2

© CNOA © AFRODES © ORCONE Este documento es producto de un proceso participativo entre organizaciones de base afrocolombianas; la coordinación estuvo a cargo de: • Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas (CNOA). - Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer la Juventud y la Infancia (Asomujer y Trabajo). - Proceso de Comunidades Negras (PCN). Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes). Organización de Comunidades Negras (Orcone).

• •

Este documento fue elaborado con el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado para los Refugiados (ACNUR). El contenido de la información reproducida en este documento, no representa ni compromete la opinión del ACNUR. Dirección Editorial María del Pilar López Patiño ALTA VOZ Comunicaciones altavoz@etb.net.co Diseño y Diagramación Rubén Urriago Fotografía Cortesía de Steve Cagan ISBN 978-958-98748-0-6 Bogotá D.C., octubre de 2008

Agradecimientos
A la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) Colombia, por su interés y apoyo en el desarrollo de esfuerzos autónomos de las organizaciones afrocolombianas que trabajan para construir propuestas de política pública, que permitan atender las problemáticas de desplazamiento forzado y confinamiento. A las comunidades y organizaciones afrocolombianas que participaron con sus visiones y propuestas en los diferentes momentos del proceso de construcción de este documento.

3

4

Contenido
PRESENTACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . INTRODUCCIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . REFERENTES ESTRUCTURALES PARA UN ENFOQUE DIFERENCIAL ÉTNICO-AFROCOLOMBIANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Reconocimiento del Pueblo Afrocolombiano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Carácter estructural de la exclusión y la discriminación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Causas del desplazamiento afrocolombiano: relaciones desarrollo-exclusiónviolencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..... ..... ..... ..... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 7 9 11 13 16 18 18 24 25 26 27 29 30 33 34 39 58 61 65 72

CARACTERIZACIÓN DEL DESPLAZAMIENTO DEL PUEBLO AFROCOLOMBIANO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Magnitud y tendencias generales. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Territorios de expulsión: una mirada autónoma desde la base. . . . . . . . . . . . . . . . Comunidades afrocolombianas en situaciones de confinamiento o resistencia. . Violencias contra las mujeres afrocolombianas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Impactos generacionales: Niños, jóvenes y adultos mayores afrocolombianos . . Repoblamiento territorial y la exclusión urbana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Valoración afrocolombiana sobre respuestas institucionales . . . . . . . . . . . . . . . . . PROPUESTAS DE LINEAMIENTOS Y ESTRUCTURA . Referentes Generales de la Política . . . . . . . . . . . . . . . Estructura de la Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Gestión de la Política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ANEXO 1. Personas Desplazadas en Municipios con Significancia Afrocolombiana . . . ANEXO 2. Perfil de Organizaciones Coordinadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Presentación

L

as comunidades afrocolombianas que continúan viviendo la dolorosa experiencia del desplazamiento forzado o el confinamiento, coinciden en que una de las rutas para superar esta crisis que destruye nuestra cultura, transita por la adopción de una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano por parte del Estado. Así mismo, compartimos la visión sobre la necesidad de nuestra participación activa en la construcción de dicho enfoque. De ahí que un grupo de organizaciones afrocolombianas que trabajamos en forma autónoma para promover, proteger y restituir los derechos fundamentales de las comunidades desplazadas o confinadas, con el apoyo de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Uni-

das para los Refugiados (ACNUR), hayamos adoptado como prioridad la construcción de análisis y propuestas que aporten al proceso de construcción pública de este tipo de política. El presente documento es uno de los resultados en esta perspectiva. El proceso de construcción colectiva que llevó a su consolidación se ha dinamizando de manera continua desde septiembre de 2006, y ha contado con la participación de un conjunto de organizaciones y líderes de diferentes ciudades y regiones del país: Buenaventura y Cali (Valle del Cauca), Quibdó (Chocó), Urabá (Antioquia), Cartagena (Bolívar), Montería (Córdoba), Bogotá (Cundinamarca), Pereira (Risaralda), Tumaco (Nariño), Barranquilla (Atlántico), Riohacha (Guajira) y Valledupar (Cesar).

5

6
A lo largo del proceso se elaboraron varias versiones del documento que fueron retroalimentadas por las organizaciones. En la presente publicación se ofrece una versión resumida del Documento General1 que se consolidó finalmente, y en el cual se desarrollan en forma extensa cada uno de los contenidos que aquí se presentan. El propósito del documento es presentar nuestras propuestas de líneas de acción para construir un enfoque diferencial en la atención de la población afrocolombiana en situaciones de desplazamiento forzado o confinamiento; propuestas fundamentadas en nuestra comprensión sobre los factores estructurales que subyacen a estos fenómenos y en la valoración que hacemos sobre las respuestas institucionales que ha adoptado el Estado colombiano. Esperamos que el documento, en la medida que recoge las visiones y propuestas de las comunidades, sea asumido como marco de referencia por parte de todos los actores institucionales que tienen la responsabilidad o comparten el compromiso de construir rutas para la promoción, protección y restitución de los derechos del Pueblo Afrocolombiano.

1 Para obtener copia electrónica de este documento enviar solicitud a politicadesplazamiento@gmail.com

Introducción

L

a adopción de una política pública, con enfoque diferencial, para atender a la población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado o confinamiento, es una necesidad y una demanda planteada desde que estos fenómenos comenzaron a golpear a las comunidades, produciendo violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos, al Derecho Internacional Humanitario y a los derechos colectivos étnico-territoriales, ya reconocidos constitucionalmente. Aunque el consenso sobre esta necesidad ha ido creciendo y el Estado colombiano así lo ha reconocido e incorporado en los marcos normativos e institucionales para la atención al desplazamiento forzado, en la actualidad se sigue reportando con gran frustración, que el

enfoque diferencial étnico-afrocolombiano no se ha adoptado, y por lo tanto, los fenómenos de desplazamiento continúan registrándose, las comunidades confinadas se mantienen sin el apoyo estatal adecuado en sus esfuerzos para permanecer en sus territorios y la mayoría de afrocolombianos que han sido expulsados de sus territorios, están viviendo en condiciones indignas, sintiendo que se aleja cada vez más la posibilidad de un retorno en condiciones de dignidad y seguridad. ¿Cómo explicar y superar la inconsistencia que se mantiene entre lo que prescriben las normas y lo que efectivamente ejecuta el Estado en forma limitada en materia de prevención, protección y atención del desplazamiento forzado y del confinamiento del Pueblo Afrocolombiano?

7

8
La experiencia cotidiana de las comunidades desplazadas o confinadas, indica que los ajustes en el plano normativo continúan sin garantizar la restitución de los derechos. Y la baja efectividad de las políticas públicas parece estar asociada con las características y condiciones que orientan los esfuerzos institucionales, las cuales no son adecuadas para el enfoque diferencial étnico-afrocolombiano; entre otras razones, porque: (i) No reconocen el carácter estructural del problema que se encuentra en la base de los fenómenos de desplazamiento forzado y confinamiento del Pueblo Afrocolombiano y la atención se reduce a las consecuencias. (ii) No reconocen en el análisis, ni “en la acción”, la dimensión étnica implicada, en tanto los fenómenos de desplazamiento y confinamiento están amenazando y destruyendo las condiciones de supervivencia material y cultural del Pueblo Afrocolombiano. (iii) Adoptan una concepción de política pública limitada al ámbito técnico, desconociendo la dimensión política del proceso, que conlleva la participación real de las comunidades afectadas en todos los componentes de la misma. Con base en estas consideraciones, se puede pensar que una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe construirse a través de un proceso técnico y político que reconozca la complejidad del fenómeno y que realmente asuma un enfoque de derechos y no una perspectiva asistencialista. Se espera obtener una política pública que implique sujetos autónomos, que hagan parte de un proceso participativo, de construcción colectiva.

Referentes Estructurales
para un Enfoque Diferencial Étnico-Afrocolombiano

E

l reconocimiento del desplazamiento forzado y el confinamiento como una violación múltiple y profunda de todo el conjunto de Derechos Humanos, debe constituirse como punto de

partida para el diseño y adopción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano. Aunque la definición normativa sobre el desplazamiento2 intentó integrar los diferentes aspectos que implica este reconocimiento, el diseño e implementación de las políticas públicas parece haberlo olvidado, convirtiendo la prevención y atención en un conjunto de respuestas fragmentadas, homogéneas e insuficientes, que por lo tanto no logran una restitución integral de los derechos vulnerados. De ahí que las organizaciones afrocolombianas hayamos estado insistiendo sobre la ne-

2 Según la Ley 387 de 1997 “es desplazado toda persona que se ha visto forzada a migrar dentro del territorio nacional abandonando su localidad de residencia o actividades económicas habituales, porque su vida, su integridad física, su seguridad o libertad personal han sido vulneradas o se encuentran directamente amenazadas, con ocasión de cualquiera de las siguientes situaciones: Conflicto armado interno, disturbios o tensiones interiores, violencia generalizada, violaciones masivas de los Derechos Humanos, infracciones al Derecho Internacional Humanitario u otras circunstancias emanadas de las situaciones anteriores que puedan alterar o alteren drásticamente el orden público.”

9

10
cesidad de adecuar las comprensiones para que aspectos como la dimensión colectiva de la problemática, los fenómenos de confinamiento y resistencia3, el carácter de “víctimas”4 que compartimos, entre otros, sean incorporados y atendidos por las políticas públicas. De la comprensión que se tenga sobre el desplazamiento y el confinamiento del Pueblo Afrocolombiano, dependerán las respuestas de política que se planteen. En esta perspectiva, no se muestra una representación adecuada: es un continuo sentir que el reconocimiento constitucional de la multiculturalidad5 con los respectivos derechos étnico-territoriales particulares y deberes del Estado para protegerlos y promoverlos, es ignorado en los procesos de diseño e implementación de la política de atención al desplazamiento. Lo que se registra, en cambio, es una explicación de los fenómenos limitada a las dinámicas militares del conflicto armado durante los últimos años, desconociendo así las causas estructurales que están profundamente asociadas a las dimensiones económicas de un modelo de desarrollo excluyente, que hace parte de un orden social, en el que pervive la exclusión y la discriminación contra el Pueblo Afrocolombiano. Por lo tanto, una comprensión que recoja y reconozca una perspectiva estructural como fundamento de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, plantea la necesidad de volver a plantear de manera explícita aquellos elementos que definen tanto

3 Confinamiento o comunidades confinadas: con esta categoría se está haciendo referencia a la experiencia de comunidades afrocolombianas que a pesar de estar viviendo físicamente dentro de un territorio colectivo u otra ubicación producida por el desplazamiento forzado, ven vulneradas las posibilidades de ejercer sus derechos étnico-territoriales o Derechos Humanos.

Resistencia o comunidades en resistencia: con esta categoría se está haciendo referencia a un conjunto de actitudes y prácticas autónomas por parte de las comunidades afrocolombianas en situaciones de desplazamiento forzado o confinamiento, o cualquier otra condición que vulnere el ejercicio de sus derechos colectivos, a través de las cuales manifiestan su rechazo y encuentran alternativas autónomas para la protección de sus derechos. La “resistencia” es una posición política e instrumental con profundos referentes históricos en la experiencia de los afrocolombianos que se ha ido recreando.

4 Sobre el concepto de víctima, tiene relevancia considerar propuestas como la de la Mesa de Impulso del Encuentro de Víctimas Pertenecientes a Organizaciones Sociales (2008), a saber: “Se consideran víctimas (…) aquellas personas que individual o colectivamente hayan sufrido daños tales como lesiones transitorias o permanentes que ocasiones algún tipo de discapacidad física, psíquica y/o sensorial (visual o auditiva), sufrimiento emocional, pérdida de la libertad, reclutamiento forzado de menores, pérdida financiera, desplazamiento forzado y/o menoscabo de sus derechos fundamentales, como consecuencia de acciones u omisiones que constituyan una violación manifiesta de las normas internacionales de derechos humanos o una violación grave del derecho internacional humanitario.” 5 “El Estado reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la Nación colombiana”. Artículo 7 de la Constitución Política Colombiana.

la vida, como los impactos diferenciales que está teniendo el desplazamiento forzado y el confinamiento sobre éstas.

Reconocimiento del Pueblo Afrocolombiano6
El reconocimiento del Pueblo Afrocolombiano como sujeto colectivo, cuyos derechos humanos y étnicos son violados en forma sistemática por medio del desplazamiento forzado y el confinamiento, debe constituirse en el referente estructural del enfoque diferencial étnico-afrocolombiano. Se debe tener presente, que el carácter del Pueblo Afrocolombiano, está fundamentado en:

Una conciencia histórica particular de nuestro ser y estar en el mundo. El proyecto colectivo continúa profundamente ligado al horizonte de libertad que construyeron los ancestros africanos traídos contra su voluntad. Las formas de resistencia temprana contra la esclavitud y las que actualmente se construyen, tanto para permanecer en el territorio como para mantener la identidad en cualquier contexto al que nos desplacen, tienen sus raíces en esa conciencia histórica. Un sentido profundo sobre el territorio, que trasciende las visiones dominantes que continúan reduciendo el mismo a su función económica, a cualquier precio. Para nosotros, los territorios ancestrales sobre los que finalmente se conquista el reconocimiento legal por parte del Estado colombiano, siempre han sido la fuente permanente de la vida física y espiritual del Pueblo Afrocolombiano y, por lo tanto, se ha construido una relación respetuosa con los mismos, a través de prácticas productivas y culturales que aseguran la sostenibilidad. Si se comprende la relación con el territorio, en el sentido profundo que aquí se plantea, se podrá entender por qué el desplazamiento forzado puede asimilarse a un etnocidio.

6 Pueblo Afrocolombiano. Se usará como denominación para comunicar el consenso entre las organizaciones que suscriben este documento en torno al auto-reconocimiento como sujetos históricos, y no solamente como sujetos de ley. De manera específica, al usar ese término nos estamos afirmando como parte de un grupo humano que a partir de la afrodescendencia y su experiencia histórica, ha construido una identidad cultural a partir de procesos específicos de apropiación territorial y de otros referentes simbólicos propios del “ser afrocolombiano”. Con el uso de esta denominación también estamos expresando nuestra identificación con la concepción planteada por el Convenio OIT 169 en cuanto a la especificidad cultural que caracteriza nuestra vida cultura y la existencia de una normatividad que ha adoptado el Estado colombiano para el diseño de políticas públicas que promuevan y protejan nuestros derechos colectivos como grupo étnico.

11

12
Una identidad cultural incluyente, que trasciende la dimensión territorial: tanto las comunidades que habitan los territorios contemplados por la Ley 70 de 1993, como los afrocolombianos, que viven en contextos urbanos, comparten referentes simbólicos y prácticas culturas propias del ser afrocolombiano, que han orientado diversas trayectorias identitarias y que han contribuido a la construcción del país. El reconocimiento de esta diversidad del ser afrocolombiano dentro de una misma comunidad de referentes y sentidos compartidos, es crucial para evitar el desconocimiento de las violaciones que se cometen contra afrocolombianos que habitan en contextos diferentes a los territorios ancestrales. Una vida social con características culturales particulares: (i) una estructura y dinámica de organización familiar extensa que con los lazos de solidaridad y corresponsabilidad aseguran la conservación, transmisión y recreación de la cosmovisión y formas de relacionarnos entre nosotros mismos y los demás grupos humanos y (ii) un papel central de la mujer afrocolombiana en el mantenimiento de nuestra cultura. A nivel comunitario, se han construido relaciones solidarias a través de la cuales se ejerce una apropiación colectiva de los territorios que compartimos, se toman las decisiones que nos afectan y se resuelven los conflictos; esta perspectiva es la que recogió la Ley 70 con la figura de los Consejos Comunitarios, los cuales concretan formas autónomas de autogobierno. Las Expresiones y prácticas culturales son elementos vivos y trascendentales de nuestra forma de estar en el mundo: nuestros universos musical, religioso, gastronómico, literario…, todos ellos expresan nuestra cosmovisión; no pueden verse como simple folclor. El desplazamiento y el confinamiento también amenazan con destruirlos. Una mayoría étnica tanto a nivel cuantitativo como en la dimensión cualitativa, porque no solamente podemos llegar a representar entre el 18%-26% de total de la población colombiana, es decir, entre 7.8 y 11.6 millones de afrocolombianos, sino que nuestro universo cultural ha sido ampliamente incorporado por la cultura colombiana en general.

Los resultados del Censo 2005, con una estimación de 4.261.996 ciudadanos afrocolombianos, como lo han indicado algunas organizaciones (Afrodes, 2008), aunque constituye un avance en el reconocimiento del peso demográfico de la población afrocolombiana, que debe ser referente obligado para que el Estado ajuste sus políticas públicas, continúa expresando los fenómenos de invisibilidad frente a nuestro Pueblo.

lógica, los objetivos de la política se orientan a aliviar los efectos sin incidir en la transformación de sus causas. Por el contario, el reconocimiento del carácter estructural de las dos realidades (exclusión y desplazamiento) y las interrelaciones entre ellas, exige que un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano busque transformar las causas y factores estructurales implicados en ambas. En otras palabras, una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano que pretenda tener éxito para detener y prevenir el fenómeno del desplazamiento, debe transformar las condiciones de exclusión estructural en que sigue viviendo el Pueblo Afrocolombiano, las cuales se ven profundizadas como efecto del conflicto armado. Los factores o condiciones estructurales que se deberían considerar son de diversa naturaleza (económica, política, social y cultural); estos han sido construidos históricamente y sus efectos continúan experimentándose: Una sociedad que mantiene imaginarios racistas que promueven ideas, valores y comportamientos discriminatorios hacia los y las afrocolombianas, los cuales se expresan tanto en la esfera de la convivencia social como en la vida

Carácter estructural de la exclusión y la discriminación
El desconocimiento de los factores estructurales que subyacen y mantienen la situación de exclusión y discriminación racial contra el Pueblo Afrocolombiano, no solamente se constituye en fuente de error de las políticas públicas para prevenir el desplazamiento y el confinamiento, sino que provoca efectos contraproducentes que profundizan la exclusión y la crisis humanitaria. Los fenómenos de desplazamiento y confinamiento tienen una relación profunda con estos factores estructurales. Reducir la comprensión de los mismos a la coyuntura del conflicto armado colombiano en la última década genera una distorsión porque los presenta como una “desafortunada” consecuencia del enfrentamiento militar; y, en esta

13

14
institucional. Este estado de cosas que se configuró con la experiencia histórica del sistema esclavista no fue erradicada con la abolición de la esclavitud ni con la adopción forma del ideal de la “igualdad ciudadana”, el cual invisibilizó la diferencia y el racismo. La ausencia formal de leyes discriminatorias, no ha significado la ausencia de comportamientos racistas en la sociedad y sus instituciones. Como ha sucedido en otros países que han vivido la degradación de un conflicto armado, en Colombia también parece que la dinámica del mismo exacerba la expresión del racismo latente. Si algo ha caracterizado los etnocidios en la historia de la humanidad, es la negación sistemática de la existencia de un racismo estructural que va más allá de lo institucional, aunque lo incluye. Una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe reconocer esta vergonzosa situación y desarrollar acciones contundentes para transformar este factor estructural. El abandono Estatal, por acción u omisión, ha impedido al Pueblo Afrocolombiano, el goce efectivo de los Derechos Humanos en todas sus dimensiones: Derechos civiles y políticos Derechos económicos, sociales y culturales Derechos colectivos como pueblo.

Los derechos económicos, sociales y culturales de las comunidades afrocolombianas y las regiones donde se ubican los territorios ancestrales, continúan presentando un rezago significativo frente al resto del país: todas las mediciones objetivas de los últimos 20 años lo constatan. El reconocimiento de esta situación de marginalidad está presente en los textos formales de las políticas públicas que el Estado colombiano ha debido diseñar para responder a los compromisos prescritos en la Constitución y la Ley 70 de 1993. Sin embargo, los programas y proyectos implementados, no solamente ofrecen resultados limitados sino que son incapaces de detener la tragedia humanitaria. La explicación de esta faceta de la exclusión, necesariamente debe considerar la actitud del Estado colombiano como uno de sus factores centrales. Una actitud inaugurada históricamente por el acto de abolición formal de la esclavitud, que en esencia se preocupó por indemnizar a los esclavistas, negando no solamente la reparación de las víctimas, sino las condiciones mínimas para ejercer la ciudadanía. La continuidad de esta omisión/

abandono está expresada, no solamente en la negación de la existencia física de nuestras comunidades a través de la figura de “baldíos”, sino en las múltiples “promesas y proyectos de desarrollo” que han orientado la explotación insensata de los territorios. El carácter estructural implicado en esta situación, solo ha comenzado a ser reconocido recientemente. En el último ejercicio de planificación realizado para fundamentar una política pública para la población afrocolombiana, el Plan Integral de Largo Plazo de la Población Negra-Afrocolombiana, Palenquera y Raizal (2007–2019), los diferentes aná7 Así lo sintetizan: “La población negra/afrocolombiana, palenquera y raizal, enfrenta una mayor situación de pobreza y miseria en relación con el promedio nacional debido a comportamientos sociodemográficos y peores condiciones de vida que inducen su reproducción intergeneracional (Livi-Bacci, 1990). Ésta se caracteriza por tener una estructura de edad más joven, mayor tamaño promedio del hogar, mayor nivel de analfabetismo y mayor porcentaje de inasistencia escolar. Estas características, excepto pocas excepciones, derivan en logros educativos inferiores e inserción temprana en ocupaciones de bajo estatus, lo cual provoca bajos ingresos que no permiten generar las capacidades mínimas aceptables para superar su situación (Sen y Foster, 2003). A su vez, los bajos niveles de ingresos y la poca participación en los mercados de bienes y servicios y financieros son el resultado de una menor inversión en recursos públicos para el desarrollo en las áreas geográficas de mayor concentración de población afrocolombiana (escolaridad, salud, reforma agraria, mercados financieros y las actividades y estructura de impuestos de los gobiernos locales), y a la exclusión y discriminación étnico–racial por parte de la sociedad colombiana.” (Viáfara, 2007).

lisis en cada una de las dimensiones vuelven a corroborar la precariedad del Pueblo Afrocolombiano en cuanto al goce efectivo de los derechos a la educación, la salud, la vivienda y el trabajo. En este ejercicio, además, se pone en evidencia el carácter estructural que subyace esta situación: una dinámica estructural en la que la ausencia de un esfuerzo político e institucional para garantizar el derecho a la igualdad, limita las posibilidades para el desarrollo de competencias para el ejercicio de la autonomía ciudadana.7 El abandono estatal también se constituye en factor explicativo de la no vigencia de nuestros derechos civiles y políticos. La incapacidad histórica del Estado colombiano para garantizar los derechos a la vida, la seguridad y la integridad personal de todos los ciudadanos, ha sido especialmente crítica en el caso de las regiones que habitamos. Una situación de vulnerabilidad aumentada por el conflicto armado e incluso por la presencia de las Fuerzas Militares, la cual se ha convertido en factor de riesgo. Es cada vez más remoto el goce efectivo de los derechos fundamentales y, por lo tanto, del disfrute de los derechos colectivos ya reconocidos, en especial, si se tiene en cuenta la ausencia de voluntad política, que se refleje en niveles de inversión adecuados orien-

15

16
tados al fortalecimiento de nuestro Pueblo; ¿para qué las carreteras y la infraestructura, si no estamos presentes como Pueblo en condiciones de autonomía? de más de 2 millones de campesinos. En las últimas dos décadas, el “encuentro” entre los fenómenos del narcotráfico, el enfrentamiento entre Estado, guerrilla, paramilitarismo y la profundización de un modelo de desarrollo excluyente, ha configurado una nueva combinación que da continuidad al proceso de despojo territorial de todos los grupos humanos que tenemos un proyecto de vida diferente y que defendemos de manera pacífica. El valor geoestratégico (político-económicomilitar) de la región pacífica colombiana se ha constituido en la denominación genérica para sintetizar la funesta relación entre los intereses económicos dominantes a niveles nacional y global, y el uso de la violencia para eliminar cualquier obstáculo humano o natural que se interponga: la nueva “promesa de desarrollo” mantiene la misma lógica. En esta perspectiva, no debe resultar extraña la “coincidencia” entre los desplazamientos y confinamientos del Pueblo Afrocolombiano con los principales procesos económicos y expresiones de violencia que los acompañan. Los mapas del desplazamiento y el confinamiento tienen correspondencia con: Los nuevos megaproyectos de infraestructura y agroindustria, de manera

Causas del desplazamiento afrocolombiano: relaciones desarrollo-exclusión-violencia
Una política pública que se limita a intervenir las consecuencias sin transformar las causas seguirá destinada al fracaso. Para orientar la segunda perspectiva, en el caso de los fenómenos de desplazamiento forzado y confinamiento del Pueblo Afrocolombiano, se requiere partir del reconocimiento de las estrechas relaciones entre intereses económicos (legales e ilegales) sobre recursos estratégicos y el ejercicio de la violencia contra la población civil en contextos de marginalidad y exclusión como es el caso de los territorios habitados por las comunidades afrocolombianas. Este marco de relaciones se ha construido históricamente y el despojo territorial de las comunidades étnicas, con frecuencia, ha sido el resultado. El antecedente estructural más reciente se ubica en el período de La Violencia (1948-1958), que además de su dimensión político-militar, significó destierro

especial la palma aceitera. Hasta ahora, y siguiendo la tendencia, su implementación no solo deja intacto o profundiza la exclusión socioeconómica, sino que continúa provocando desplazamientos y confinamientos. La economía del narcotráfico se ha instalado en nuestros territorios contra nuestra voluntad, y a costa de nuestra vida o permanencia en los mismos. El traslado de los cultivos de coca a la Región Pacífica, como efecto de la ofensiva estatal en las selvas del sur, el uso de los recursos del narcotráfico como fuente de financiación por parte de los actores armados y la disputa por el control territorial que todo esto supone, han convertido la región en territorio de guerra para el ejercicio de todas las violencias. La Política de Seguridad Democrática, lejos de proteger los derechos del Pueblo Afrocolombiano, es factor causante de desplazamiento, confinamiento y de violaciones a los derechos étnico-territoriales. De esta manera, y según lo reconoció la misma Corte Constitucional, las fumigaciones son causa de desplazamientos y generadora de violaciones a derechos como la seguridad alimentaria. Así mismo, muchas actividades milita-

res del Estado siguen ejecutándose sin las medidas necesarias para garantizar los derechos que tenemos como población civil.

17

18

Caracterización
del Desplazamiento del Pueblo Afrocolombiano
Magnitud y tendencias generales
Conocer con precisión el número de afrocolombianos en situación de desplazamiento forzado, así como sus características sociodemográficas y las condiciones de bienestar en que se encuentran, se sigue planteando como el requisito indispensable para diseñar e implementar una política pública –con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano– oportuna y adecuada. La producción de esta información ha sido un proceso al que el Estado colombiano no ha asignado la prioridad requerida dada la magnitud y características de la tragedia que vive el Pueblo Afrocolombiano. Al igual que con el reconocimiento de nuestro peso demográfico en el país, no se observa el despliegue de los esfuerzos políticos y técnicos necesarios para construir una estimación que sirva como base para orientar y priorizar la inversión adecuada en función del impacto diferencial, experimentado por las comunidades. Negar o minimizar la dimensión étnica, implicada en el desplazamiento forzado por las dificultades estadísticas, es a todas luces una nueva expresión de exclusión y discriminación.

Aunque se están observando avances en la adecuación del Sistema de Información de Población Desplazada (SIPOD), los resultados que sigue arrojando el mismo, evidencian que aún es incapaz de aproximarse a una estimación real sobre el número de afrocolombianos que han sido desplazados. El SIPOD, a diciembre 2007, registraba 152.995 afrocolombianos, una cifra muy alejada de la realidad. Para contribuir a la producción de información válida y oportuna, algunas organizaciones han venido realizando análisis sistemáticos, aplicando un enfoque territorial, sobre las cifras oficiales, que a pesar de presentar un nivel de subregistro reconocido, ofrecen la ventaja de configurar un conjunto de datos históricos desagregados hasta el nivel municipal (Afrodes, 2006, 2007).

El enfoque consiste en analizar las cifras de personas expulsadas y recibidas (año a año y acumuladas) en el conjunto de municipios con “significancia afrocolombiana”, el cual puede agruparse en tres tipos: (i) municipios en los que existen territorios ancestrales en los que se ha reconocido títulos colectivos (son 50), (ii) municipios con población mayoritariamente afrocolombiana8 (son 68) y (iii) los 100 municipios de mayor concentración de población afrocolombiana de acuerdo con el censo oficial de 2005.9 La aplicación de este enfoque, en función de la necesidad de producción de información para el diseño de una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, ofrece los siguientes datos y análisis:

8 La lista de estos 68 municipios fue presentada en el Documento CONPES 3310. Política de Acción Afirmativa para la Población Negra o Afrocolombiana. Bogotá, D.C., 20 de septiembre de 2004. 9 Este listado es construido y publicado en el marco de elaboración del Plan Integral de Largo Plazo de la Población Negra/Afrocolombiana, Palenquera y Raizal (2007–2019) por Viáfara López, Carlos Augusto (2007). Consultoría Desarrollo Económico–Género. Informe Final–. Bogotá, DC., 7 de junio de 2007. Disponible en http://www.dnp.gov.co/paginas_detalle.aspx?idp=885

19

20
Cifras Desplazamiento en Municipios con Significanacia Afrocolombiana
Subgrupo ND 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Total a 2007

Expulsión
Mpios Territorios Colectivos Mpios Pob. Afro Mayoritaria Mpios TC o Pob. Afro Mayoritaria Mpios. Afro Significativos

15.211 19.467 22.745 46.093 169.789

35.307 46.378 46.828 55.052 73.015

4.787 9.559 10.068 16.758 41.145

4.218 6.939 7.385 16.429 57.378

31.040 30.326 43.565 76.431 203.357

42.809 61.493 66.882 124.975 342.988

37.265 49.053 50.974 121.731 391.298

27.758 33.261 34.051 61.204 220.912

12.571 18.633 19.872 44.452 200.144

21.294 30.464 32.628 67.053 236.618

28.467 33.484 37.651 67.703 238.851

34.115 41.658 43.917 66.492 184.343

294.842 380.715 416.566 764.373 2.359.838

NACIONAL

Recepción
ND
Mpios Territorios Colectivos Mpios Pob. Afro Mayoritaria Mpios TC o Pob. Afro Mayoria Mpios. Afro Significativos NACIONAL

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

Total a 2007

114 154 155 3.697 10.430

27.035 35.446 35.634 54.831 64.156

1.938 5.646 5.668 34.394 53.344

2.053 5.544 5.576 30.559 53.854

24.434 35.565 38.124 173.063 312.018

34.114 42.507 45.004 227.676 384.319

27.821 33.372 33.879 217.647 393.211

22.676 24.949 25.231 113.823 221.777

10.293 13.024 13.437 99.342 201.485

14.942 17.668 18.429 130.614 234.902

16.220 19.214 19.997 126.308 239.117

21.249 24.868 25.085 115.266 191.225

202.889 257.957 266.219 1.327.220 2.359.838

Fuente: Cuadro construido por Afrodes, a partir cifras publicadas por Subdirección de Atención a Población Desplazada de Acción Social-Sistema de información de Población Desplazada (SIPOD), con corte al 31 de diciembre. Consultado el 2008/01/30 en www.accionsocial.gov.co/Estadisticas/publicacion%20dic%2031%20de%202007.htm

Des-territorialización de las comunidades afrocolombianas. A diciembre de 2007, 294.842 personas han sido expulsadas de los 50 municipios donde están los territorios ancestrales reconocidos legalmente hasta hoy. Esta cifra representaría el 93% de los 318.647 habitantes que fueron censados en el proceso de adjudicación de los títulos colectivos. Impacto general sobre el Pacífico colombiano. A diciembre de 2007, 416.566 personas han sido expulsadas de los 75 municipios que conforman la región, en los cuales se localizan los territorios co-

lectivo y/o tienen población mayoritariamente afrocolombiana. Intensificación del conflicto en el Pacífico y tendencia al aumento del desplazamiento. Entre 2004-2007 se registró un aumento significativo en el número de personas desplazadas por año en el conjunto de los 75 municipios afrocolombianos del Pacífico: mientras que el nivel nacional se observa una disminución, para los 75 municipios de la región analizados. Se registra una nueva tendencia ascendente a partir del 2005: de 19.872 en 2004, se pasa a 32.628 en 2005; 37.651 en 2006, y 43.917, en 2007.

TENDENCIAS EXPULSIÓN (Nº. Personas) Nivel Nacional vs. Municipios Afro 450.000 400.000 350.000 300.000 Nivel Nacional 250.000 200.000 150.000 100.000 50.000 ND 1997 1998 1999 Nacional 2000 2001 2002 Años 2003 2004 2005 2006 2007

MTC o PAM: Mpios TC o Pob. Afro Mayori.

Fuente: Cuadro construido por Afrodes, a partir cifras publicadas por Subdirección de Atención a Población Desplazada de Acción Social-Sistema de información de Población Desplazada (SIPOD), con corte al 31 de diciembre. Consultado el 2008/01/30 en www.accionsocial.gov.co/Estadisticas/publicacion%20dic%2031%20de%2 02007.htm

Los anuncios del Gobierno sobre la disminución del fenómeno, basados en la tendencia nacional, no solo esconden las cifras reales para el Pueblo Afrocolombiano, sino que distorsionan la comprensión sobre los efectos que está teniendo la política de seguridad democrática sobre la vida de los afrocolombianos, a saber: una estrategia que contribuye a la generación de condiciones para el desplazamiento forzado.

Desplazamiento en total de municipios con significancia Afrocolombiana. A diciembre de 2007, 764.373 personas han sido desplazadas de los 100 municipios con significancia afrocolombiana, los cuales incluyen municipios de la Región Atlántica, valles interandinos y algunas ciudades capitales del resto del país. Una estimación general puede ubicarse en 30%, dependiendo de la estimación

21

22
global que se asuma (Acción Social: 2.359.838 o CODHES: 3.832.527 personas) la cifra de referencia para una política pública con enfoque diferencial no sería inferior a los 700 mil afrocolombianos y podría llegar hasta 1.4 millones. Magnitud, tendencia y concentración municipal de la población afrocolombiana desplazada. A diciembre de 2007, 1.327.220 personas desplazadas han sido recibidas por los 100 municipios con significancia afrocolombiana. Aunque se requieren estudios específicos, es de esperarse que la mayoría de estas personas sean afrocolombianas. Para el caso específico de los 75 municipios del Pacífico, en los cuales la población afrocolombiana supera el 85%, el número de personas desplazadas asciende a 266.219. La relevancia de estas cifras en materia de política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe tener un lugar central al considerar, en especial, aquellos centros urbanos con reconocida presencia de población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado y en donde las condiciones de vida que enfrentan, siguen sin tener una respuesta adecuada por parte del gobierno, tanto a nivel central como local. Se habla del siguiente grupo de ciudades: Municipios con significancia afrocolombiana que han recibido más de 10.000 desplazados a 31 de diciembre de 2007 Departamento
Bogotá Antioquia Magdalena Sucre Cesar Valle del Cauca Meta Bolívar Valle del Cauca Atlántico Santander Antioquia Chocó Santander Atlántico Córdoba Risaralda Antioquia La Guajira Córdoba Nariño Bolívar Chocó

Municipio receptor
Bogotá D.C. Medellín Santa Marta Sincelejo Valledupar Buenaventura Villavicencio Cartagena Cali Barranquilla Bucaramanga Turbo Quibdó Barrancabermeja Soledad Montería Pereira Apartado Riohacha Tierralta El Charco Magangué Riosucio

Personas recibidas
193.726 103.571 85.074 80.312 54.435 53.651 52.338 50.820 49.729 42.776 33.022 32.585 31.759 30.966 27.440 27.212 22.506 20.573 20.565 20.124 14.710 14.443 11.884

Municipios con significancia afrocolombiana que han recibido más de 10.000 desplazados a 31 de diciembre de 2007 Departamento
Bolívar Córdoba Valle del Cauca Nariño

Municipio receptor
San Pablo Montelíbano Tuluá Tumaco

Personas recibidas
11.358 10.676 10.358 10.331

Fuente: Cuadro construido por Afrodes a partir Cifras publicadas por Subdirección de Atención a Población Desplazada de Acción Social-Sistema de información de Población Desplazada (SIPOD) con corte a 31 de diciembre en www. accionsocial.gov.co/Estadisticas/ publicacion%20dic%2031 %20de%202007.htm

Con las limitaciones que tienen los datos que registra el Estado sobre la población en situación de desplazamiento forzado, si se adopta un enfoque diferencial que realice el esfuerzo por adoptar criterios validados para aproximarse a la realidad del Pueblo Afrocolombiano, es perfectamente viable producir información que de cuenta de la dimensión y caracterís-

ticas de los dinámicas que de manera diferencial nos están impactando. Diversas modalidades y dinámicas de desplazamiento: los actores armados, en la lógica de la estrategia para lograr el control territorial, han generado una diversidad de modalidades de desplazamiento que deben ser, además de reconocidas, atendidas a través de medidas específicas. Estamos hablando de los desplazamientos que se dan al interior de un mismo municipio o región10 (ruralurbano, rural-rural, urbano-urbano), que igualmente representan una violación

10 En esta perspectiva, el Sistema de información de Población Desplazada (SIPOD), viene ofreciendo estadísticas que deben ser consideradas en forma sistemática para el diseño de las políticas públicas.

23

24
flagrante a nuestros derechos fundamentales. En el caso de los municipios con mayor concentración de población afrocolombiana desplazada (por ejemplo: Buenaventura, Bogotá, Cartagena, entre otras), dichas dinámicas están relacionados con la continuidad de amenazas sobre población que ya ha sufrido un desplazamiento. estadística consolidada se debe suplir con estas contribuciones a las que debe darse la legitimidad que se merecen. En esta perspectiva, el registro y valoración que realizan las comunidades afrocolombianas sobre los eventos de desplazamiento y las condiciones que se registran en las diferentes regiones en cuanto a situaciones de riesgo o casos violatorios de nuestros derechos, se deben constituir en información relevante para la elaboración del enfoque diferencial étnicoafrocolombiano. En el proceso de elaboración de este documento, las organizaciones participantes realizaron un nuevo esfuerzo para sistematizar este tipo de información11, en el cual se realizó una identificación de los territorios de expulsión y recepción que se en las diferentes regiones (Consultar Documento General).12 En correspondencia con el análisis cuantitativo que ya se presentó, los fenómenos de desplazamiento forzado que afectan al Pueblo Afrocolombiano, en cuanto a la dimensión de expulsión, registran una concentración sobre aquellos municipios y regiones del país que se reconocen como asiento territorial de las comunidades afrocolombianas y/o ha existido una presencia histórica significativa de las mismas. De manera específica, la precisión de algunas zonas pone en evidencia especial,

Territorios de expulsión: una mirada autónoma desde la base
La adopción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe nutrirse de la información que producen las organizaciones y comunidades, muchas veces a costa de su vida e integridad. La ausencia de información

11 Informes Regionales elaborados específicamente para este documento: Informe Quibdó (Chocó), sept.–nov. 2006. Informe Tumaco (Nariño), sept.–nov. 2006. Informe Urabá (Chocó/Antioquia), sept.–nov. 2006. Informe Cartagena (Bolívar), sept.–nov. 2006. Informe Montería (Córdoba), sept.–nov. 2006. Informe Buenaventura (Valle del Cauca), sept.–nov. 2006. Informe Cali (Valle del Cauca), sept. –nov. 2006. Informe Pereira (Risaralda), sept.–nov. 2006. Informe Bogotá (Cundinamarca), sept.–nov. 2006. 12 Para obtener copia electrónica de este documento enviar solicitud al correo electrónico politicadesplazamie nto@gmail.com

que las zonas de expulsión hacen parte de los territorios ocupados ancestralmente por estas comunidades. Estos reportes confirman los datos acerca de la concentración de la población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado, en las ciudades capitales de los departamentos del pacífico colombiano, algunas del atlántico y otras ciudades intermedias que siempre han constituido lugares de refugio de los afrocolombianos en virtud de redes familiares que se han ido construyendo. Las familias afrocolombianas que son desplazadas hacia las ciudades más grandes como Bogotá o Cali, deben asentarse en zonas con altos niveles de exclusión y marginalidad.

nales ante estos fenómenos, no solo resultan insuficientes sino contraproducentes, en la medida que las Fuerzas Militares se constituyen en otro de los factores para la vulneración de los derechos. Una comunidad confinada enfrenta restricciones directas e indirectas que los actores armados imponen para el desarrollo de las actividades productivas, sociales, políticas y culturales que sustentan la vida material y espiritual de la misma. Estas restricciones están acompañadas de prácticas atroces: asesinatos selectivos a través de métodos de violencia sexual contra las mujeres afrocolombianas, entre otras, de ahí que el confinamiento se constituya en una experiencia emocional profundamente dolorosa y lesionante en la medida que se provoca miedo, inseguridad, desesperanza, impotencia… no son pocas las comunidades cuya vida ha comenzado a transcurrir de esta manera. La magnitud y extensión de la situación de confinamiento dentro de las comunidades afrocolombianas, al igual que la del desplazamiento, también registra niveles críticos que no han sido reconocidos en forma adecuada. Los reportes de la mayoría los Consejos Comunitarios indican que es una realidad extendida sobre todas las áreas rurales de Región Pacífica. Igualmente, las zonas urbanas de las principales ciudades donde se asientan las

Comunidades afrocolombianas en situaciones de confinamiento o resistencia
El enfoque diferencial étnico-afrocolombiano requiere de la inclusión de medidas específicas para las comunidades en situaciones de confinamiento. Aquellas que ante la imposibilidad de desplazarse y/o en virtud de procesos de resistencia, permanecen en sus territorios, debiendo enfrentar múltiples violaciones a los DDHH, el DIH y los Derechos Étnico-territoriales. Las respuestas institucio-

25

26
comunidades afrocolombianas desplazadas y receptoras, no son ajenas a los fenómenos de disputa por el control territorial con las restricciones correspondientes (el caso más crítico se encuentra en Buenaventura). La adopción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, en esta perspectiva de reconocimiento de la mayor vulnerabilidad, debe prestar atención a las siguientes particularidades de su situación13: Las violencias contra la sexualidad, en especial aquellas cometidas por los diferentes actores armados en el curso de las acciones militares que rodean las estrategias del desplazamiento y el confinamiento. Violencias en las que además se despliegan actitudes y comportamientos racistas por parte de los perpetradores. La vida cotidiana de quienes vivimos en situación de confinamiento se ve profundamente alterada, por el ejercicio de los principales derechos étnico-territoriales y por el desarrollo de las actividades más sencillas, pero trascendentales para la vida familiar y cultural de nuestras comunidades. Todo ello produciendo sentimientos de temor e inseguridad constante que impiden el disfrute de la vida. El destierro, desaparición o asesinato de familiares (esposos, hijos o hijas) imponen la jefatura femenina de los hogares, teniendo las mujeres que asumir todas las cargas económicas y emocionales. La composición de los hogares es alta-

Violencias contra las mujeres afrocolombianas
Los impactos diferenciales del desplazamiento forzado y el confinamiento sobre la vida de las mujeres, han sido ampliamente denunciados y documentados por diversos análisis de organismos nacionales e internacionales. La múltiple discriminación asociada a las condiciones de ser “desplazadas, negras y mujeres”, a pesar de ser reconocida, e inclusive incorporada en los discursos de algunas instituciones, en las políticas y práctica institucionales públicas, sigue sin ser atendida desde un enfoque de derechos que realmente garantice los mismos, en cuanto a la condición de mujeres.

Síntesis de análisis construidos a partir de los aportes realizados en las reuniones regionales en las que se discutió el presente documento y los análisis producidos por las compañeras de Afrodes, a partir de un ejercicio sistemático en el que se realizó una Encuesta a una muestra de mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado, que viven en diferentes regiones del país (Afrodes, 2007).
13

mente vulnerable, ya que los tamaños de los hogares son altos y en ellos existe una cantidad significativa de menores de edad y adultos mayores. En la experiencia de llegada a las ciudades en condición de desplazamiento, se profundizan las discriminaciones y violencias: (i) actitudes y comportamiento racistas por parte de las instituciones y la ciudadanía en general, (ii) bajos niveles educativos que son producto de los procesos de exclusión anteriores al desplazamiento, que nos colocan en situación de desventaja para articularnos laboralmente a la ciudad, (iii) los saberes y competencias, de gran riqueza en la vida anterior, ante la imposibilidad de recontextualizarlos, empujan al desempeño de oficios mal remunerados en los que somos víctimas de expresiones racistas, y (iv) la alta dependencia de ayuda externa, que al no facilitar la creación de alternativas autónomas y sostenibles para la generación de ingresos, genera condiciones que incluso empujan hacia las prácticas de mendicidad. Las instituciones que tienen la responsabilidad de restituir derechos, tienen deficiente calidad y con frecuencia se experimenta un trato desigual ante la

presencia de mujeres solas, pertenecientes al grupo étnico afrocolombiano. Los esfuerzos autónomos para crear organizaciones como un recurso para reconstruir solidaridades y gestionar en forma colectiva la reclamación de derechos, aunque efectivamente registran logros significativos, se enfrentan al mismo tipo de dificultades asociadas a las múltiples discriminaciones e, inclusive, algunas mujeres han abandonado las actividades de liderazgo como consecuencia de amenazas.

Impactos generacionales: Niños, jóvenes y adultos mayores afrocolombianos
El desplazamiento forzado y el confinamiento conducen a la destrucción de las estructuras sociales y comunitarias, produciendo no solamente dificultades de índole material, sino la ruptura de los mecanismos para que cada grupo generacional construya sus proyectos de vida individual y colectivos. El proyecto histórico colectivo del Pueblo Afrocolombiano, también ha construido formas particulares de “ser niño/niña afrocolombiano”, “ser hombre/mujer joven

27

28
afrocolombianos”, “ser hombre/mujer adulta afrocolombianos” y “ser afrocolombiano/ afrocolombiana mayor14”. Una política con enfoque diferencial étnicoafrocolombiano que no reconozca esta especificidad cultural, estaría dejando por fuera una de las variables para garantizar los derechos étnico-territoriales. Algunos de los impactos más significativos que está teniendo el desplazamiento forzado en las generaciones que registran mayores vulnerabilidades son: Los niños y niñas afrocolombianas constituyen sin duda alguna el grupo generacional con mayores afectaciones negativas. Vivir la experiencia propia de los contextos de guerra, implica entre otras violaciones: restricción al derecho a la educación, el reclutamiento forzoso, la presión para ser “colaboradores”, ser objetos de actitudes racistas en los contextos urbanos a los que son desplazados. Las familias realizan grandes esfuerzos para proteger física y espiritualmente a sus integrantes, pero ello resulta difícil debido a la pérdida de la alegría y la confianza en el mundo, que sin duda alguna hace parte de las características distintivas del “ser niño/niña afrocolombiano”. Las y los jóvenes afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado o confinamiento también están siendo significativamente vulnerados en todos sus derechos. Entre los impactos más profundos deben mencionarse: (i) ruptura de sus procesos de construcción de un proyecto de vida; la disyuntiva de los contextos de guerra presionan al destierro o la adaptación a las dinámicas de la guerra, (ii) se convierten en botín de guerra para los ejércitos en contienda por medio del reclutamiento forzado o la presión para colaborar. (iii) Las diferentes formas de violencia sexual, especialmente contra las jóvenes afrocolombianas, hacen parte de las prácticas de guerra usadas por los actores armados, inclusive por parte de algunos miembros de las Fuerzas Militares. (iv) En los contextos urbanos de desplazamiento, vienen siendo el principal objeto de masacres, presión para vincularse a actividades delictivas o para ejercer la prostitución. Pero al igual que las mujeres,

14 La expresión “mayor” se corresponde con nuestra forma de referirnos a los miembros de nuestra comunidad que son adultos mayores; denota el reconocimiento a su sabiduría y rol central en la conservación de la memoria colectiva y su liderazgo en la orientación de la vida colectiva de las comunidades.

este grupo generacional ofrece en medio de la adversidad una gran capacidad de “resistencia” con procesos organizativos de gran vitalidad y dinamismo a través de los cuales luchan por mantener y re-crear su identidad. Para los y las afrocolombianas mayores, el desplazamiento y el confinamiento, además de representar la violencia contra un grupo generacional que merece especial consideración en sí mismo, implica un golpe muy profundo para el proyecto de vida colectivo de las familias, las comunidades y el Pueblo Afrocolombiano como un todo. Ellos y ellas desempeñan un papel protagónico en la conservación de la memoria colectiva, que orienta y motiva en el presente y hacia el futuro. De ahí que el asesinato o el destierro de una persona mayor convierte al fenómeno de desplazamiento forzado en un etnocidio, en tanto se está golpeando uno de los actores claves de la supervivencia cultural de nuestras comudidades. Los adultos mayores que viven en las ciudades en situación de desplazamiento forzado, aunque realizan un esfuerzo increíble para adaptarse a una situación radicalmente ajena a sus experiencias,

reflejan de la manera más intensa el desarraigo al que nuevamente se les somete por ser Pueblo Afrocolombiano.

Repoblamiento territorial y la exclusión urbana
Un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano para el desplazamiento forzado y el confinamiento, exige construir una compresión compleja que considere el conjunto de fenómenos implicados, los cuales trascienden el ámbito de la “emergencia”. Se están operando transformaciones profundas en los contextos y condiciones para la supervivencia física y cultural. Es el caso de los fenómenos de repoblamiento de nuestros territorios y la profundización de la exclusión en los contextos urbanos a los que somos desterrados. En cuanto al repoblamiento como elemento integral de la estrategia de despojo: se ha denunciado la ocupación ilegal de territorios de los que se nos ha desplazado o donde mantienen confinada a la población afrodescendiente por parte de actores y agentes económicos (legales e ilegales), que inician el desarrollo de proyectos productivos. Son personas ajenas a la comunidad que incluso hicieron parte de los grupos armados que ocasionaron el desplazamiento. Los pro-

29

30
yectos de retorno y la misma viabilidad de mantener los derechos territoriales en un escenario de post-conflicto, están siendo afectados por estos fenómenos de repoblamiento. El desplazamiento hacia contextos urbanos profundiza la exclusión: las ciudades no garantizan ser refugio para la protección de la vida ni tampoco para acceder a una oferta que permita el goce efectivo de derechos. La magnitud del número de desplazados en las ciudades, sumado a las deficiencias en la planificación de las mismas y una cultura ciudadana cargada de prejuicios contra los afrocolombianos desplazados, genera condiciones que propician condiciones adversas para mantener y re-crear nuestra vida cultural. La ubicación de los afrocolombianos en situación de desplazamiento forzado en espacios geográficos, se definen como no aptos para hacer vida social o familiar deteriora aún más las condiciones de vida y lleva al surgimiento de nuevos conflictos, productos de la contradicción, del enfrentamiento interno y hasta de la insolidaridad y rechazo de sus formas tradicionales de convivencia por parte de las comunidades receptoras.

Valoración afrocolombiana sobre respuestas institucionales
En la construcción de este documento, el trabajo participativo también buscó identificar las valoraciones que tienen las organizaciones acerca de la calidad y efectividad de las respuestas institucionales al desplazamiento forzado y el confinamiento. Cada taller realizado se constituyó en un ejercicio de denuncia, no solamente de la inoperancia de los programas y proyectos específicos, sino de la actitud de indiferencia e irrespeto frente a la dolorosa vivencia de las comunidades afrocolombianas en situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento. De manera específica, las organizaciones identificaron el siguiente conjunto de problemáticas: La brecha entre los contenidos textuales de las políticas de carácter nacional y las prácticas concretas en el ámbito local, se refleja con crudeza en el sin número de casos concretos de familias desatendidas y que además son sometidas a un tortuoso tránsito por extenso trámite. Los avances reportados por el Estado en cuanto a la “diferenciación de la atención

de la Población Desplazada respecto de la atención del resto de población vulnerable, a través de programas dirigidos a atenderlos”, que suponen la focalización de estrategias y programas específicos, en la práctica no ha recogido el acervo cultural y de las características regionales de las comunidades que se ven forzadas a desplazarse. En los niveles más concretos de la implementación de criterios diferenciales, se sigue observando ausencia de adopción de instrumentos específicos que permitan la identificación y atención específica de la población afrocolombiana desplazada.15 Esta situación resulta especialmente crítica para la protección de la vida de líderes, organizaciones y co-

munidades, así como para garantizar la participación en las diferentes instancias de diseño y ejecución de los programas y proyectos. Se observa que las instituciones responsables de la implementación de las políticas no desarrollan los esfuerzos técnicos necesarios para producir y utilizar información (bases de datos, estudios...) que permita diagnosticar los impactos diferenciales y las condiciones socioeconómicas, epidemiológicas, étnico-culturales y de derechos humanos de la población afrodescendiente desplazada. Continúa predominando un enfoque asistencialista que no logra cubrir las necesidades básicas, ni mucho menos el goce efectivo de los derechos étnico-territoriales. El actual modelo de atención se reduce al ámbito de la asistencia humanitaria de emergencia (que presenta serios problemas de acceso y eficiencia institucional) sin lograr crear las condiciones para erradicar la exclusión y permitir un retorno en condiciones de seguridad y dignidad16. Esta situación se profundiza en el Pacífico, dadas las condiciones de marginalidad y concentración de comunidades étnicas (afrocolombianos e indígenas)”17.

15 Al respecto, en el Informe del Resultado del Seguimiento y Control Preventivos al Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada presentado en el año 2005, la Procuraduría General de la Nación afirmaba: “A la fecha no existen planes o instructivos diseñados para la atención especial de las comunidades negras, ni orientaciones específicas sobre la atención diferenciada a que tiene derecho esa población. 16 17

Ibídem.

Regional pacífico: organizaciones étnico-territoriales (…), jurisdicciones eclesiásticas (…), parroquias (…). Derecho a la alimentación y territorio en el pacífico colombiano; Proyecto Consolidación del proceso de definición, apropiación y ejercicio de la autonomía de las comunidades Indígenas y Afrodescendientes del Pacífico Colombiano. 2006. p. 176.

31

32
Los esfuerzos de la cooperación internacional, que se registran en las ciudades con población afrocolombiana desplazada, sin duda alguna contribuyen a la atención de la crisis humanitaria que vivimos. Sin embrago, se percibe la necesidad de una mejor articulación entre ellas y los esfuerzos públicos, así como la adopción de una perspectiva que realmente fortalezca la autonomía y no profundice las dinámicas de dependencia propias de los enfoques asistencialistas. La reiteración y consenso en torno a estas problemáticas permite afirmar que las respuestas institucionales a nivel de políticas públicas –Sistema Nacional de Atención Integral a Población Desplazada y Plan Nacional de Atención Integral a Población Desplazada–, han sido a todas luces insuficientes e inadecuadas, tanto para la población desplazada en general, como para las comunidades étnicas desplazadas (afrocolombianos e indígenas). De esta manera, se confirma lo demostrado por los diversos análisis institucionales, en especial los de la Corte Constitucional (T-025 de 2004 y sus Autos) y de los organismos de control (Procuraduría, Contraloría y Defensoría). En estos análisis, se ha puesto de relieve que la ausencia efectiva de enfoques diferenciales se convierte en el factor central para la explicación de la baja efectividad de estas políticas públicas.

Propuestas
de Lineamientos y Estructura

L

a construcción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano para la prevención y atención al desplazamiento forzado y confinamiento, además de estar fundamentado en un marco de comprensión adecuado como el que se ha intentado ofrecer este documento, requiere ser asumida como un proceso que integre adecuadamente las dimensiones técnica y política. Para lograr esto, se deben abandonar los esquemas excluyentes que reducen los procesos a su dimensión técnica. La estrategia fundamental que permitirá ajustar los procesos institucionales que hasta ahora continúan

fallando para garantizar, promover, proteger y restituir nuestros derechos, debe garantizar la participación de las comunidades afectadas, así como de las organizaciones de afrocolombianos desplazados y organizaciones de desplazados en general. En esta perspectiva, es fundamental adoptar como marco de referencia las propuestas que las organizaciones y comunidades afrocolombianas han ido construyendo como rutas para superar la exclusión estructural, prevenir la des-territorialización y garantizar los derechos fundamentales en las circunstancias extremas que estamos viviendo como consecuencia del destierro y el confi-

33

34
namiento. En esta parte del documento, se presenta la consolidación de las propuestas planteadas por las diversas organizaciones que participaron en este ejercicio. la prevención, protección y restitución de los derechos de las comunidades desplazadas o confinadas. Una política que transforme los factores estructurales: la constatación de factores estructurales subyacentes a los fenómenos de desplazamiento forzado y confinamiento, obliga precisamente a diseñar una política que transforme los mismos. De manera especial, el enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe estar estrechamente relacionado con el conjunto de políticas públicas, que no solamente se circunscriben a los fenómenos del desplazamiento, sino que se dirigen a eliminar la exclusión del Pueblo Afrocolombiano a través de la promoción, protección y restitución de todos los derechos vulnerados. Una política que restituya la autonomía: la destrucción de la autonomía como valor fundamental de nuestro proyecto histórico configura el impacto estructural más profundo del desplazamiento forzado y el confinamiento. Su restitución debe constituir el elemento central de las finalidades de la política. Se requiere respetar nuestra condición como “sujeto de derechos” y evitar la adopción de modelos asistencialistas que conducen a la dependencia. No se debe confundir el derecho a la asistencia humanitaria con el fin último de la política que es la restitución de la autonomía.

Referentes Generales de la Política
Los referentes generales de la política sintetizan en forma de orientaciones las comprensiones desarrolladas en el marco de análisis; son elementos transversales a todos los componentes y procesos del enfoque diferencial étnico-afrocolombiano.

Horizontes de la política pública con enfoque diferencial étnicoafrocolombiano
Una política con reconocimiento del “ser afrocolombiano”: si los enfoques diferenciales fundamentan su diseño en el reconocimiento de las particularidades de un grupo humano y los impactos diferenciales asociados a las mismas, el “ser afrocolombiano”, como se ha definido, se constituye en el referente central. Para efectos del diseño, esto implica asumir el conjunto de los derechos colectivos étnico-territoriales consagrados en la Ley 70 de 1993, como el marco para valorar

Una política que garantice el derecho a la participación como fin y medio de la política: la participación, como principio fundamental del Estado de Derecho, tiene connotaciones especiales para el Pueblo Afrocolombiano, en especial para las comunidades en situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento, ya que constituye otro de los derechos étnicos que han sido vulnerados. De ahí que la participación en todos los procesos políticos y técnicos que demandan el diseño, implementación, seguimiento y evaluación de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, no solo sea un medio para buscar una adecuación óptima, sino una ruta para la restitución del derecho en sí mismo. Una política que garantice el horizonte del retorno en condiciones de seguridad, dignidad y no repetición: dado que el territorio se constituye en uno de los referentes estructurales para la supervivencia cultural del Pueblo Afrocolombiano, el retorno de las comunidades desplazadas continúa siendo parte de las finalidades últimas de la política. El fracaso de la mayoría de experiencias de retorno, además de errores en cuanto a garantizar las condiciones prescritas por la normatividad (seguridad, voluntariedad, dignidad y no-repetición), tiene que ver con una perspectiva limitada que desconoce las condiciones sociales que se requieren para el ejercicio de la autonomía territorial.

Un política comprometida con la los derechos a la verdad, la justicia y la reparación, desde una perspectiva integral: el desplazamiento forzado y el confinamiento producen impactos sobre la vida individual y colectiva de los afrocolombianos que trasciende la dimensión material y física, implicando la destrucción del capital cultural y espiritual, de ahí que enfoque diferencial étnico-afrocolombiano deba contener mecanismos que garanticen “la verdad, justicia y reparación” en una perspectiva integral que trasciende el nivel de la reparación administrativa. Una política comprometida con la reconstrucción del tejido social y de las relaciones equilibradas entre etnodesarrollo, sostenibilidad y vida digna: es decir, que cumpla con los compromisos del Estado y la sociedad colombiana para respetar y promover nuestra existencia como Pueblo.

Sujetos de la política
Un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano debe asumir a la población impactada por los fenómenos de desplazamiento forzado y confinamiento como “sujetos de política” cuyos derechos colectivos han sido vulnerados, tanto por factores estructurales como por las dinámicas del conflicto armado. Esta perspectiva implica que su cobertura incluye

35

36
la casi totalidad de los territorios colectivos, en virtud de su situación de confinamiento y de una población en situación de desplazamiento forzado que está entre 700 mil y 1.4 millones. Con base en el reconocimiento de los diferenciales regionales y urbano-rurales implicados, se deben adoptar criterios específicos que respondan a los mismos. En especial: procesos identitarios de género y generaciones, niveles de exclusión, dinámica del conflicto armado y profundidad de la crisis humanitaria que se registra en las grandes ciudades. to forzado y confinamiento ha sido reconocido y ampliamente caracterizado en la normatividad del nivel nacional e internacional. La traducción de las prescripciones allí planteadas en políticas públicas efectivas constituye el reto fundamental. Para esta tarea se ofrecen algunas consideraciones en torno a las normas de mayor carácter estructural: Normas Internacionales Convenio 169 OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales (1989): se comparte el consenso sobre la necesidad de asumir esta norma como referente central, en especial los aspectos relacionados con los derechos territoriales. Convención Internacional para la Eliminación Todas las Formas de Discriminación Racial (1965): el racismo como factor estructural que subyace a los fenómenos de desplazamiento y confinamiento del Pueblo Afrocolombiano, asigna a esta norma una pertinencia como referente central. Principios Rectores para los Desplazamientos Internos18: la necesidad de un enfoque diferencial sensible a nuestra condición cultural ha sido incorporada en el bloque de constitucionalidad19 para orientar la acción del Estado:

Marco normativo
La necesidad de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano para la prevención y atención a los fenómenos de desplazamien-

18 Naciones Unidas. Consejo Económico y Social. Comisión de Derechos Humanos. “Intensificación de la promoción y el fomento de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular la cuestión del programa y los métodos de trabajo de la Comisión de Derechos Humanos, Éxodos en Masa y Personas Desplazadas. Informe del Representante del Secretario general, Sr. Francis M. Deng, presentado con arreglo a la resolución 1997/39 de la Comisión de Derechos Humanos. Adición. Principios Rectores de los Desplazamientos Internos.” E/ CN.4/1998/53/Add. 2 de febrero de 1998. 19

Corte Constitucional. Sentencia SU-1150 de 2000.

“Principio 9. Los Estados tienen la obligación específica de tomar medidas de protección contra los desplazamientos de pueblos indígenas, minorías, campesinos, pastores y otros grupos que tienen una dependencia especial de su tierra o un apego particular a la misma.”

vo lento, cuyo ritmo no se correspondió con la evidencia temprana sobre los impactos diferenciales del desplazamiento forzado sobre el Pueblo Afrocolombiano. Es pertinente tener presentes elementos estructurales de este proceso. En los antecedentes de política (Conpes 2804/95 y 2924/97) de la Ley 387/1997, y en los planteamientos de la misma, se ofrecieron los elementos para comprender las articulaciones del fenómeno con el conflicto armado y la necesidad de una respuesta integral por parte del Estado a través de la creación del Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada (SNAIPD) y un diseño institucional con componentes para atender las diferentes etapas del fenómeno (prevención, atención humanitaria de emergencia, consolidación y estabilización socioeconómica, retorno). Igualmente, la Ley prescribe la creación del Consejo Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada, así como de Comités en los diferentes niveles; instancias que ofrecen resultados muy limitados en función de las metas planteadas. Los Decretos y Documentos Conpes que han seguido a ley, sin duda alguna han contribuido a mejorar el diseño institucional para atender el fenómeno, en tanto han ido precisando contenidos y rutas, y proponiendo

Principios sobre la Restitución de las Viviendas y el Patrimonio de los Refugiados y las Personas Desplazadas (2005)20, desarrollo reciente para reconocer la problemática generalizada vivida por la población afrocolombiana en situaciones de desplazamiento forzado o confinamiento. Lo más importante es su reiteración de que el derecho a la restitución de las viviendas, las tierras y el patrimonio es independiente de que se haga o no efectivo el regreso de los refugiados y desplazados a quienes les asista ese derecho. Legislación Nacional La adecuación normativa para fundamentar un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano ha sido el resultado de un proceso acumulati-

20 Naciones Unidas. Consejo Económico y Social. Comisión de Derechos Humanos. Derechos Económicos, Sociales y Culturales. “Restitución de viviendas y de patrimonio con motivo del regreso de los refugiados y desplazados internos. Informe definitivo del Relator Especial, Sr. Paulo Sergio Pinheiro Principios sobre la restitución de las viviendas y el patrimonio de los refugiados y las personas desplazadas” E/CN.4/Sub.2/2005/17 28 de junio de 2005.

37

38
transformaciones institucionales a partir de las valoraciones críticas que se han ido presentando en desarrollo de las respuestas21. En esta perspectiva el Decreto 250 de 2005 por el cual se adopta el actual Plan Nacional para la Atención Integral Desplazada por la Violencia, finalmente incluye la prescripción para adoptar enfoques diferenciales para la atención de poblaciones particulares como la afrocolombiana, en el cual la restitución de derechos adquiere un carácter determinante en la orientación de las políticas públicas. Haber llegado a la convicción y formalización de la prescripción de un enfoque diferencial representa un avance importante siempre y cuando sea precisado en forma adecuada y tenga la asignación presupuestal que se corresponda con la magnitud del fenómeno que experimenta la población afrocolombiana. Jurisprudencia constitucional La jurisprudencia emanada de los fallos22 de la Corte Constitucional en torno a los casos de la denuncia continua se ha constituido en el motor institucional para conducir al Estado colombiano hacia las rutas que permitan la restitución de nuestros derechos, lo más importante de ello radica en que ofrecen y dan validez a una compresión estructural de los fenómenos y prescribe la adopción de un enfoque de derechos. La Sentencia T025/2004 y sus respectivos autos, repre-

21 Decreto 173 con el cual se estableció el primer Plan Nacional Para la Atención Desplazada, el CONPES 3057 de 1999, en donde se realizó un análisis y evaluación de la política estatal, el Decreto 2569 de 2000, el CONPES 3115 de 2001, con el cual se propone un mecanismo de “distribución presupuestal sectorial”, el CONPES 3057 y Directiva Presidencial No. 6 de 2001, Documento CONPES 3400 en donde se señalaron la metas institucionales del SNAIPD y se estableció el esfuerzo presupuestal que deberán desarrollar las entidades del Sistema para atender los requerimientos de la población desplazada. 22 “• Sentencia C-225 de 1995, con la cual la Corte Constitucional colombiana determinó la constitucionalidad del Protocolo II Adicional a los Convenios de Ginebra de 1949, que prohíbe los desplazamientos forzados internos.

criminatorias de autoridades locales contra la población desplazada. • SU-1150 de 2000, en la cual la Corte constató que el desplazamiento constituye una violación masiva, sistemática y compleja de derechos fundamentales, determinó que la Nación asumiera los costos finales del desplazamiento, y atribuyó preferencia al gasto para atención a desplazados. • Sentencia T-1635 de 2000, donde la Corte dispuso la integración de las normas del derecho internacional de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario en el bloque de constitucionalidad en materia de desplazamiento forzado interno. • Sentencia T-327 de 2001, por medio de la cual la Corte estableció que el desplazamiento es una situación de hecho, subrayó la obligación estatal de interpretar las normas relativas al desplazamiento forzado de la manera más favorable al desplazado, y ordenó tener en cuenta la presunción de buena fe en favor del desplazado.

• Sentencia T-227 de 1997, a través de la cual la Corte determinó los alcances de los derechos a la permanencia y a la circulación, y rechazó actuaciones dis-

sentan un proceso acumulativo de comprensiones y alternativas concretas para avanzar en esta dirección. Las organizaciones afrocolombianas comprometidas en la defensa de los derechos de las comunidades desplazadas o confinadas, compartimos los análisis que sobre la Sentencia y sus autos, han ido realizando diversas entidades y organismos especializados23. En función de los propósitos del presente documento, parece oportuno recordar los siguientes elementos centrales de este conjunto de jurisprudencia: (i) La declaración de un

Estado de Cosas Inconstitucional (ECI), (ii) El carácter estructural y sistemático del desplazamiento, así como su carácter integral en cuanto a las dimensiones de afectación sobre los derechos y la vida del Pueblo Afrocolombiano, (iii) La dimensión de prevención que deben incorporar las políticas públicas, (iv) La necesidad de adoptar enfoques diferenciales, con base en el reconocimiento de impactos diferenciales y el marco de protección a derechos colectivos de los grupos étnicos, (v) La formulación de Indicadores sobre el goce efectivo de derechos.

Estructura de la Política
• Sentencia T-098 de 2002¸ donde la Corte se refirió al derecho de los desplazados a un urgente trato preferente13, y a la necesidad de restablecer los derechos de los desplazados por vía de tutela. • Sentencia T-268 de 2003, por medio de la cual la Corte estableció que el desplazamiento intraurbano merece atención a la luz de la normativa nacional e internacional de protección, y sostuvo la prevalencia del derecho sustancial sobre las formas y las interpretaciones restrictivas. • Sentencia T-602 de 2003, mediante la cual la Corte consideró válida la discriminación positiva a favor de los desplazados, y definió el contenido y los alcances del derecho al restablecimiento de la población desplazada. • Sentencia T-721 de 2003, donde la Corte se refirió a la necesidad de incorporar la perspectiva de género en la política de atención a población desplazada por la violencia.”
23 De manera especial, los balances elaborados por la ACNUR en los que se ofrece, no solamente un análisis detallado de la Sentencia y sus Autos, sino que se realizan propuestas para traducir operativamente los lineamientos planteados en estos fallos.

Una política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombianos para prevenir y atender las situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento, finalmente se concretiza en un conjunto de líneas de acción implementadas por las instituciones públicas responsables, con la participación activa de los sujetos en todas las fases y para lo cual se asignan los recursos suficientes y adecuados. La efectividad de la implementación de estas líneas de acción estará determinada, no solamente por los niveles de precisión en la especificidad de los objetivos y medios, sino por la coherencia que tenga la estructura general de la política en cuanto a articulación de sus

39

40
diferentes componentes programáticos. Esta condición se alcanza solamente si esta estructura tiene correspondencia con el marco de análisis y los referentes que la fundamentan; en este caso: la compresión estructural del desplazamiento y el confinamiento. En esta perspectiva, la estructura de la política pública con enfoque diferencial étnicoafrocolombiano estaría conformado por un conjunto de líneas de acción que se ordenan de acuerdo con un conjunto de componentes, a saber: dimensiones, ejes de derechos, fases de atención y situaciones. La matriz lógica que se puede configurar a partir de estos componentes, es finalmente la ruta para concretar las líneas de acción (Ver gráfico).

Política Pública con Enfoque Diferencial Etnico-Afrocolombiano
Matriz Lógica Estructura de la Política para Definición de Líneas de Acción
FASES

DIMENSIONES

EJES

Derechos

Prevención y Protección Situaciones Desplazamiento Confinamiento Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n)

Atención Humanitaria de Emergencia Situación Desplazamiento Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n)

Estabilización Socio-Económica Situaciones Reubicación Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Retorno Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n)

Reparación Situaciones Reubicación Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Retorno Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n)

Derecho 1

ESTRUCTURAL Exclusión Discriminación

Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n) Líneas acción (1,2,3...n)

EJE 1 Reconocimiento de la Diferencia Derechos Etnicos

Derecho 2 Derecho3 Derecho ...n Derecho 1 Derecho 2 Derecho3 Derecho ...n

COYUNTURAL Conflicto Desplazamiento

EJE 2 Alcance de la igualdad DDHH, DIH D. Civiles y Políticos D. Desplazados

Políticas Públicas Derechos Humanos

Políticas Públicas Pueblo Afrocolombiano

Componentes
Dimensiones. Como referentes de nivel superior, la estructura de enfoque diferencial étnico-afrocolombiano deberá contemplar líneas de acción que intervengan tanto sobre la dimensión estructural como sobre la dimensión coyuntural que subyacen, mantienen y profundizan los fenómenos de desplazamiento forzado y confinamiento. Solamente a través de una intervención simultánea en las dos dimensiones, se puede avanzar en la creación de condiciones que detengan y prevengan la continuidad de los fenómenos. Ejes de Derechos. La adopción de los derechos como ejes en la estructura de la política permite precisar operativamente la perspectiva de enfoque diferencial que con-

sideramos adecuada24, a saber: una política que promueva, proteja y restituya tanto los derechos para el reconocimiento de la diferencia como aquellos referidos al alcance de la igualdad. Dicho en otras palabras: ser tratados de manera diferente en función de nuestros derechos étnicos y buscar la igualdad para el goce efectivo de nuestros derechos como seres humanos y ciudadanos. Esta perspectiva implica que para el Eje 1 (“reconocimiento de la diferencia”) los derechos étnicos reconocidos al Pueblo Afrocolombiano son el parámetro de referencia para el diseño de líneas de acción en virtud de que las situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento afectan de manera directa la posibilidad de su ejercicio. Y que para el Eje 2 (“alcance de la igualdad”), la posición de desventaja de las comunidades afrocolombianas en cuanto al goce efectivos de los Derechos Humanos y el DIH, en virtud de la exclusión asociada a la condición étnica y profundizada por el conflicto armado, se constituye en el otro eje de las líneas de acción. Los conjuntos de derechos que incluye cada uno estos Ejes, se derivan de (i) los instrumentos normativos nacionales e internacionales que los han formalizado, (ii) la jurisprudencia relacionada con el desplazamiento y los derechos étnicos, y (iii) las prescripciones incorporadas en las políticas y planes de

24 Esta perspectiva sobre un enfoque diferencial se corresponde con los desarrollos conceptuales de esfuerzos institucionales como los de jurisprudencia de la Corte Constiucional, ACNUR (2004,2007) y CODHES (2008). El planteamiento que mejor la resume fue expresado por Donny Meertens (2002): “método de análisis que toma en cuenta las diversidades e inequidades en nuestra realidad con el propósito de brindar una adecuada atención y protección de los derechos (…) Parte de los principios básicos del libre ejercicio de los derechos, de la equidad y del reconocimiento de las diferencias entre los grupos poblacionales. Emplea un análisis de la realidad que pretende (en particular) hacer visibles las diferentes formas de discriminación contra aquellas poblaciones consideradas diferentes y define las discriminaciones más relevantes en contexto de la crisis humanitaria y del desplazamiento”.

41

42
atención al desplazamiento forzado. Teniendo como parámetro de referencia el nivel de afectación producido por las situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento sobre cada uno de estos conjuntos, la política pública con enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, debe generar líneas de acción para los siguientes derechos:

Derechos Eje 1. Reconocimiento de la diferencia25
Reconocimiento de la propiedad colectiva. Protección jurídica de propiedades colectivas. Permanencia en el territorio. Seguridad alimentaria. Medio ambiente saludable. Uso de la tierra y protección de los recursos naturales y del ambiente. Prelación para exploración y explotación de recursos mineros. Derecho a un proceso educativo acorde con las necesidades y aspiraciones etnoculturales. Acciones afirmativas para el acceso a la educación superior. Acciones afirmativas para garantizar procesos organizativos orientados a la recuperación, preservación y desarrollo de la identidad cultural. Derecho a participar en diseño, elaboración evaluación de proyectos que tengan impacto sobre los territorios colectivos. Derechos a desarrollarse económica y socialmente, atendiendo los elementos de la cultura autónoma. Derecho a la participación en diseño, elaboración evaluación de proyectos que tengan impacto sobre los territorios colectivos. Participación en los sistemas de planeación en todos los niveles y sectores.

Derechos Territoriales

Derechos a la Identidad Cultural

Derechos al Etnodesarrollo

25 Las fuentes de este conjunto de derechos son: Ley 70 de 1993, Convenio 169 de la OIT y Sentencias del Corte Constitucional.

Derechos Eje 2. Alcance de la Igualdad 26
Derechos Civiles y Políticos (*) Vida. Integridad personal. Libertad. Vivienda. Salud. Educación. Alimentación. Generación de Ingresos. Registro. Identidad. Atención humanitaria. Reunificación familiar. Retorno bajo condiciones de seguridad y dignidad. Verdad. Justicia. Reparación. Derechos a una vida libre de violencias. Derecho a la participación y la representación de las mujeres. Derecho al trabajo en condiciones de igualdad y dignidad. Derecho a la salud plena. Derecho a la educación con equidad. Derecho a una cultura libre de sexismos.

Derechos Económicos, Sociales y Culturales (*)

Derechos Desplazados (*)

Derechos de Género 27

(*) Existe una interdependencia y un “cruce” entre los tres conjuntos, en la medida que el goce efectivo los derechos de los desplazados implica la garantía de los otros dos. Sin embargo, resulta útil ofrecer una perspectiva analítica que los separa en la medida que facilita la formulación de líneas de acción que atienden aspectos específicos sobre las situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento.

26 Las fuentes de este conjunto de derechos son: (i) instrumentos internacionales sobre DDHH, DIH y Desplazamiento a los cuales está adherido el Estado colombiano, (ii) legislación que configura las políticas públicas para la atención al desplazamiento forzado, (iii) Primer Informe a la Corte Constitucional de la Comisión de Seguimiento a la Política Pública sobre el Desplazamiento Forzado (2008), y (iv) Carta de derechos básicos de toda persona que ha sido víctima de desplazamiento forzado interno.

27 Para especificar este conjunto de derechos, creemos apropiado adoptar el marco de análisis y las categorías planteadas por la Política Pública de Mujer y Géneros del Distrito Capital (Alcaldía Mayor de Bogotá, 2007), en la medida que ofrece una aproximación conceptual y metodológica que es apropiada para orientar un ejercicio de políticas públicas.

43

44
Fases y situaciones. Un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano requiere de criterios particulares para la definición de líneas de acción en cada una de las fases de la política actual28: (i) prevención y protección, (ii) atención humanitaria de emergencia, y (iii) estabilización socioeconómica (esta última precisa dos situaciones posibles: retorno o reubicación). En el nivel general, es imprescindible la distinción entre las situaciones de desplazamiento y confinamiento, que compartiendo las mismas causas ofrecen particularidades en cuanto la forma e intensidad de los derechos vulnerados. En cuanto al confinamiento no resulta adecuado limitarse a la categoría “comunidad en riesgo” ya que se estaría reduciendo el alcance a la inminencia del desplazamiento sin considerar sus causas estructurales. En el nivel específico de cada una de las fases es necesario considerar: Prevención y Protección Articular las líneas de acción propuestas para esta fase con los procesos de planeación del desarrollo afrocolombiano a nivel nacional, departamental y municipal. Atención Humanitaria de Emergencia Enfatizar sobre el sufrimiento y la alta vulnerabilidad emocional y física en que se encuentran los y las afrocolombianas que ha sido desplazados. Ha sido durante esta Fase que se registran con mayor frecuencia actitudes discriminatorias, especialmente hacia las mujeres afrocolombianas. Garantizar el registro de la condición étnica y las necesidades específicas asociadas como condición para la atención propia de esta Fase y la de Estabilización Socioeconómica. Estabilización socioeconómica
28 También se requeriría la formulación explícita de acciones diferenciales en cada uno de los componentes de las diversas líneas estratégicas, a saber: Acciones Humanitarias, Desarrollo Económico Local, Gestión Social, Hábitat. No se ofrece un ejercicio de esta naturaleza en este punto del documento, ya que nos parece más adecuada su ubicación dentro de las líneas de acción ordenadas por los “ejes de derechos”.

La reconstrucción de la autonomía como horizonte fundamental de esta fase debe priorizar el fortalecimiento de los procesos organizativos más que en acomodar a las comunidades a la oferta institucional.

La adecuación de la oferta de alternativas productivas a las particularidades y competencias afrocolombianas constituye en facto crítico de esta Fase. Para el caso del confinamiento, resulta fundamental el apoyo a los proyectos colectivos autónomos de los respectivos Planes de Etnodesarrollo. La reparación, dada la complejidad de las afectaciones debe ser objeto de un diseño explícito que se articule en forma coherente dentro de la política y el Plan Nacional.

Líneas de Acción
A continuación, la clasificación, según la estructura propuesta, del conjunto de líneas de acción que las organizaciones y comunidades han venido proponiendo, así como de las propuestas institucionales29 que se han orientado por la necesidad de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano.

De manera especial, valoramos el último trabajo de ACNUR (2007) en el que precisamente se ofrece una perspectiva en este sentido.
29

45

46

Líneas de Acción para el Reconocimiento
DERECHOS TERRITORIALES
Prevención y Protección Para situaciones confinamiento y desplazamiento: • Garantizar el derecho de consulta previa en todas las decisiones normativas y administrativas que incidan sobre los territorios colectivos. De manera especial, todas aquellas relacionas con la implementación de megaproyectos de infraestructura o agroindustriales. • Implementar medidas extraordinarias que garanticen la pronta expedición de los títulos colectivos en trámite y agilice los procesos de adjudicación de las comunidades afrocolombianas que aún faltan, de manera especial para todas aquellas que habitan en regiones diferentes al Pacífico Colombianos. • Implementar planes evitar el uso de plaguicidas u otras sustancias químicas dentro de los territorios colectivos. • Protección de bienes patrimoniales. Para situación de desplazamiento: • Adoptar mecanismos para validar y dar credibilidad a los registros que sobre los eventos de desplazamiento producen los Consejos Comunitarios y las organizaciones afrocolombianas. • Garantizar protección de predios mientras dure la situación de desplazamiento forzado. • Diseñar planes concertados para la difusión de procedimientos a seguir en caso de desplazamiento.

Para situación de confinamiento: Fortalecer a los Consejos Comunitarios para que puedan desarrollar las funciones que les corresponden por Ley, y a las que tienen derecho para que puedan ejercer una gobernabilidad efectiva dentro de sus territorios. Para ello, deben asignarse los recursos necesarios para la implementación de sus Planes de Etnodesarrollo. Atención Humanitaria de Emergencia

Para situación de desplazamiento: Garantizar el registro de información sobre la procedencia de los individuos o grupos desplazados, así como de su pertenencia étnica. Continúa

Estabilización Para situación de desplazamiento: • Retorno: Adoptar medidas especiales para la recuperación de la propiedad ante situaciones de invasión asociadas al repoblamiento y la implementación de megaproyectos. • Reubicación: Desarrollar programas o medidas específicas para la adjudicación de tierras a familias o comunidades que se decidan por la reubicación. Para situación de confinamiento: • Reconocer y apoyar financieramente los proyectos de manejo ambiental de los Consejos Comunitarios.

DERECHOS A LA IDENTIDAD CULTURAL
Prevención y Protección Para situaciones confinamiento y desplazamiento: Garantizar la participación de las comunidades en el diseño, elaboración y evaluación de proyectos que tengan un impacto sobre los territorios colectivos. • Reconocer y apoyar los proyectos etnoeducativos de las comunidades y articularlos con los planes municipales de desarrollo.

Atención Humanitaria de Emergencia Para situación de desplazamiento: Adoptar mecanismos que garanticen el auto-reconocimiento y el registro de la condición étnica. Adoptar mecanismos que garanticen una atención psicosocial de la más alta calidad que incorpore las particularidades culturales afrocolombianas. • Garantizar, en lo posible, lugares de habitación temporal que se adecuen a prácticas culturales de las familias afrocolombianas. • Garantizar una oferta de alimentos acorde a las costumbres afrocolombianas. • Garantizar la oferta de servicio educativo con perspectiva afrocolombiana. • Adoptar mecanismos que reconozcan e incentiven las medicinas y saberes tradicionales.

• •

Estabilización Para situación de desplazamiento: • Reconocer y financiar procesos organizativos y proyectos orientados a la recuperación, preservación y Continúa desarrollo de la identidad cultural.

47

48 • •
Diseñar y adoptar programas de atención a familias afrocolombianas que reciben a parientes que ha sido desplazados hacia los centros urbanos. Dichos programas deben contemplar componentes de apoyo psicosocial integral, subsidios económicos y de mejoramiento de la vivienda. Desarrollar acciones afirmativas para garantizar el acceso de los y las jóvenes afrocolombianos a la educación superior.

DERECHOS AL ETNODESARROLLO
Prevención y Protección Para situaciones confinamiento y desplazamiento: • Garantizar el reconocimiento apoyo técnico y financiero a los Planes de Etnodesarrollo. • Reconocimiento y fortalecimiento de los mecanismos de consulta previa. • Garantizar la articulación de los Planes de Etnodesarrollo con los Planes de Desarrollo Municipal y Planes de Ordenamiento Territorial. • Adoptar medidas especiales para evitar la discriminación en el acceso a programas de atención. Atención Humanitaria de Emergencia

Garantizar la consulta permanente a las organizaciones, líderes y liderezas para que las acciones contempladas para esta Fase de la política se adecuen a las características culturales de nuestras comunidades. Estabilización

Para situación de desplazamiento: • Reconocer y financiar procesos organizativos y proyectos orientados a la generación de ingresos desde saberes y prácticas culturales. • Oferta flexible de iniciativas y proyectos para modalidades individuales o colectivas según aspiraciones y características de cada núcleo familiar. • Programas de capacitación que permitan el desarrollo de nuevas competencias adecuadas al entorno o la re-contextualización de los saberes tradicionales. Para situación de confinamiento: • Reconocer y apoyar financieramente proyectos productivos de los Consejos Comunitarios

Líneas de Acción para el alcance de la igualdad
DERECHOS CIVILES Y POLÍTICOS
Vida, Integridad personal, Libertad Prevención y Protección Para situaciones confinamiento y desplazamiento: • Reconocer y fortalecer sistemas y prácticas de seguridad tradicionales y autónomas. • Garantizar cobertura total de medidas de seguridad adecuadas a los contextos para los líderes de las comunidades y organizaciones. Atención Humanitaria de Emergencia Para situación de desplazamiento: • Adoptar medidas especiales de protección a líderes de las comunidades desplazadas. Estabilización Para situación de desplazamiento: • Adoptar mecanismos para evitar procesos de reubicación en zonas en las que los actores armados se estén disputando el control.

DERECHO A LA VIVIENDA
Prevención y Protección

Diseñar e implementar un programa de vivienda específico para construcción o mejoramiento para los Consejos Comunitarios. Atención Humanitaria de Emergencia

Garantizar un alojamiento en condiciones dignas que elimine las situaciones de hacinamiento y problemas fitosanitarios en que viven la población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado (se debe evitar al máximo el uso de albergues). Continúa

49

50
Estabilización

Generar acciones afirmativas para facilitar el acceso de las comunidades a las ofertas institucionales.

Retorno • Construir vivienda nueva como parámetro general, dado la situación de deterioro significativo registrado la mayoría de las veces. • Considerar las nuevas estructuras familiares que produce el desplazamiento como criterio determinante en el diseño de las nuevas viviendas. Reubicación • Tener espacios adecuados en las viviendas para tener huertas caseras que contribuyan a garantizar la seguridad alimentaria.

DERECHO A LA SALUD
Prevención y Protección

Crear acciones afirmativas para incrementar la afiliación de la población afrocolombiana al Sistema de Seguridad Social. Atención Humanitaria de Emergencia

• •

Adoptar mecanismos especiales para la identificación de necesidades específicas en salud. Garantizar que a cada afrocolombiano en situación de desplazamiento forzado le sea entregado un carnet único de atención en salud con nivel cero de cubrimiento nacional y cobertura amplia de entrega de medicamentos y servicios especializados, ello con previa certificación de los Consejos Comunitarios y organizaciones de base. Desarrollar brigadas de atención para la promoción de hábitos saludables que prevengan problemas de mayor complejidad en la salud mental y/o física. Estabilización

Retorno y reubicación: • Garantizar la construcción de puestos de salud con dotación adecuada, tanto a nivel de equipos como de recurso humano. Continúa • Garantizar una afiliación al sistema de salud que permita la atención a nivel nacional.

• •

Garantizar la provisión de medicamentos y tratamientos especializados. En cuanto a la provisión de medicamentos se requiere la creación de alternativas que permitan ubicar oportunamente aquellos que no se tienen en los lugares en que no los hay. Desarrollar programas específicos en salud sexual y reproductiva.

DERECHO A LA EDUCACIÓN
Prevención y Protección

• • •

Garantizar la adopción de la Cátedra Afrocolombiana en los municipios con mayor recepción de población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado. Generar acciones afirmativas para facilitar acceso y permanencia de niños y jóvenes afrocolombianos. Atención Humanitaria de Emergencia Diseño y adopción de medidas específicas que garanticen el acceso de los niños y jóvenes a oferta institucional que incluya el componente étnico-afrocolombiano. Estabilización

Retorno y reubicación: • Desarrollar programas de alfabetización. Retorno: • Garantizar la existencia de plantas físicas adecuadas y de personal docente idóneo que ofrezca formación étnico-cultural. Reubicación: • Garantizar la no discriminación, acceso y permanencia. Entre otros aspectos, implica: Proveer kits escolares, garantizar plena gratuidad, garantizar primara y secundaria completa.

DERECHO A LA ALIMENTACIÓN
Prevención y Protección Para situación de confinamiento: • Reconocimiento y apoyo a las alternativas autónomas orientadas a la seguridad alimentaria.
Continúa

51

52
Atención Humanitaria de Emergencia Para situación de desplazamiento: • Adecuación de la oferta alimentaria a las particularidades de la cultura Afrocolombiana. Estabilización Retorno y reubicación: • Adoptar mecanismos necesarios para garantizar la sostenibilidad alimentaria hasta que se logre el restablecimiento de la capacidad de auto-subsistencia.

DERECHO A LA GENERACIÓN DE INGRESOS
Prevención y Protección

• • •

Reconocimiento y apoyo técnico y financiero a los proyectos productivos de los Consejos Comunitarios. Acciones afirmativas para facilitar el acceso de las comunidades a las ofertas institucionales. Atención Humanitaria de Emergencia Garantizar la adopción de mecanismos que permitan el desarrollo de actividades productivas acordes con las prácticas culturales. Estabilización

Retorno y reubicación: • Flexibilización de los mecanismos de crédito que eliminen requisitos y trámites que no son posibles de cumplir por la misma condición de carencias en que se encuentra la población. Retorno • Programas y/o proyectos productivos adecuados al contexto del retorno que garanticen la comercialización. Reubicación • Programas y/o proyectos productivos y de empleo que ofrezcan condiciones para la sostenibilidad.

Registro, identidad, atención humanitaria, reunificación familiar, retorno bajo condiciones de seguridad y dignidad, verdad, justicia y reparación. Prevención y Protección Atención Humanitaria de Emergencia

DERECHOS DESPLAZADOS

Adoptar mecanismos especiales para asegurar expedición de documentos de identidad a afrocolombianos en situación de desplazamiento forzado. Estabilización

Retorno • Diseñar en forma concertada los planes de retorno. Reparación

Adoptar medidas específicas para gestionar los procesos de justicia, verdad y reparación de las comunidades afrocolombianas. En esta perspectiva, se deben considerar, entre otras, las siguientes líneas de acción: - Diseño de mecanismos de reparación colectiva. - Diseño de modelo de acompañamiento específico a las personas y colectivos en procesos de reclamación. - Diseñar e implementar proyectos para garantizar la memoria colectiva.

DERECHOS DE GÉNERO30
Prevención y Protección

Adoptar un programa de salud con enfoque diferencial que este fundamentado y orientado desde las características de morbi-mortalidad específica de las mujeres afrocolombianas. Para ello se requiere de dos procesos fundamentales: (i) la realización de estudios e investigaciones que den cuenta de las razones que afectan la salud de las mujeres afrocolombianas desplazadas, y (ii) la adecuación de los sistemas de información del sector salud del tal forma que registren la condición étnica de las personas Continúa desplazadas.

53

54
DERECHOS DE GÉNERO30

Dada la mayor vulnerabilidad que se ha demostrado que tienen las mujeres afrocolombianas desplazadas para que les sean violados sus derechos sexuales y reproductivos, se requiere incorporar un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano a la política nacional de salud sexual y reproductiva que fundamentándose en las especificidades derivadas de la cultura de la mujer afrocolombiana y los impactos del desplazamiento, permita el diseño e implementación de un Programa Especial para la Promoción, Prevención, Protección y Restitución de los Derechos Sexuales y Reproductivos de las Mujeres Afrocolombianas en Situación de Desplazamiento Forzado. Dicho Programa deberá incluir el diseño e implementación de modelos y proyectos específicos en las siguientes áreas: - Proyectos para la atención integral las mujeres afrocolombianas víctimas de delitos sexuales ocurridos tanto durante los hechos que produjeron el desplazamiento como en los contextos de los lugares de recepción. - Proyectos con servicios protección, asesoría y acompañamiento orientados a la prevención del abuso sexual contra las mujeres afrocolombianas desplazadas, en especial aquellas que por su condición de viudez como consecuencia del desplazamiento, se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad para ser víctimas de este tipo de delitos. - Proyectos y servicios formativos de planificación familiar que respetando los valores culturales de las mujeres, promuevan actitudes y competencias para la vivencia de una sexualidad satisfactoria, saludable y responsable. - Proyectos de prevención orientados a evitar que la prostitución sea una alternativa a la que se ven obligadas las mujeres dada su situación socioeconómica. - Proyectos formativos sobre los derechos de las mujeres en general y de las afrocolombianas en particular, en todas las instituciones educativas ubicadas en los municipios con población afrocolombiana mayoritaria y las zonas de las grandes ciudades donde se ubican las familias desplazadas. - Proyecto y campaña que combata la discriminación y las violencias asociadas a la triple condición género-etnia-desplazamiento, que tenga carácter nacional y local. Para ello se requiere diseñar e implementar medidas normativas y administrativas que prescriban la obligatoriedad de los Departamentos Continúa y las Alcaldías para financiar este tipo de proyecto.

Las líneas de acción que desde la perspectiva de género se presentan aquí, recogen algunas de las propuestas que las organizaciones de mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado, con la coordinación de AFRODES (2008), han consolidado y
30

presentado a la Corte Constitucional en Octubre de 2008 dentro del marco de consulta en relación con el Programa de Protección de los Derechos de las Mujeres Afrodescendientes Desplazadas, que el Estado colombiano está en obligación de diseñar e implementar.

Atención Humanitaria de Emergencia

Diseño y adopción de servicios especializados para la atención psicosocial a mujeres afrocolombianas víctimas de violencias sexuales. Estabilización

Retorno y reubicación

Adopción de criterios de trato diferencial por género que prioricen a las mujeres afrocolombianas en los procesos de adjudicación de tierras recuperadas de manos de grupos al margen de la ley, como estrategia para generar condiciones que permitan la continuidad en el desarrollo de las actividades productivas tradicionales. Programa para facilitar acceso y permanencia de las mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado a la oferta educativa del SENA; para ello debe garantizarse la asignación de una bonificación económica que realmente permita desarrollar este tipo de formación. También se hace indispensable eliminar requisitos de edad. El analfabetismo o bajos niveles educativos que se presentan entre las mujeres afrocolombianas, y que en razón de la situación de desplazamiento, se convierten en obstáculos críticos para la sobrevivencia y alternativas de restablecimiento, debe atenderse a través de un Programa específico que ofrezca alternativas según la edad de las mujeres. El acceso a la Educación Superior por parte de las mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado requiere de la adopción de medidas afirmativas dentro de la asignación de los créditos condonables que para este propósito se prescriben dentro de la Ley 70, así como de un programa especial de becas. Diseño e implementación de un Programa específico para la creación de proyectos productivos acordes con nuestros saberes y competencias, y que la vez pueda garantizárseles condiciones de sostenibilidad. La creación de pequeñas y medianas empresas para las mujeres afrocolombianas, bajo estas condiciones, representa una alternativa que valoramos favorablemente como alternativa. La creación de condiciones para el desarrollo de alternativas productivas autónomas, requiere del diseño de un Programa de formación en emprendimiento empresarial orientado a la creación de nuestros propios negocios de acuerdo a nuestros perfiles productivos, modelos de etnodesarrollo y saberes ancestrales. Continúa

55

56 • • • •
El acceso a formas de crédito que se adecuen a nuestras características y posibilidades se constituye en un proceso que debe garantizarse a través de medidas especiales. La contratación las organizaciones de mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado para la ejecución de proyectos productivos constituye una alternativa que también de promoverse y apoyarse. La creación de un subsidio de desempleo para la mujer afro en situación de desplazamiento, debe generarse como mecanismo para enfrentar las dificultades que estamos encontrando para acceder a un empleo digno en virtud de la triple vulnerabilidad (mujer-afro-desplazada) Promover y apoyar financieramente el fortalecimiento de los procesos organizativos específicos que las mujeres afrocolombianas desplazadas están consolidando como mecanismo de interlocución, incidencia y concertación con las instituciones del SNAIPD y las entidades encargadas de velar por los derechos de las mujeres. Específicamente, debe apoyarse a la Coordinación Nacional de Mujeres Afrocolombianas en Situación de Desplazamiento Forzado. El diseño e implementación de un Programa de Formación Sociopolítica para mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado, se constituye una estrategia prioritaria para generar las competencias conceptuales e instrumentales que se requieren para la exigibilidad de nuestros derechos. Dicho Programa debe incorporar criterios y acciones diferenciadas según las características de las mujeres (capacidades de liderazgo, autonomía y autodeterminación, reconocimiento de trayectorias, desarrollo. personal e integral). La participación de las mujeres afrocolombianas en el SNAIPD y en general dentro las políticas públicas para atender el desplazamiento forzado, debe generarse y/o fortalecerse a través de la adopción de medidas que corrijan y/o adecuen las condiciones y procedimientos. En especial se requiere que los procesos de información que las instituciones utilizan para convocar a las organizaciones de mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado se den a través de instrumentos y personal que cuenten con las características que garanticen, tanto la oportunidad, como la comprensión adecuada por parte de las organizaciones. La equidad e igualdad en la participación de las mujeres afrocolombianas en situación de desplazamiento forzado. dentro de las instancias de todos los niveles (Nacional, Departamental, Municipal y Local) debe garantizarse aplicando criterios de proporcionalidad (según el peso demográficos de este grupo poblacional en los diferentes lugares de asentamiento) y priorización hacia los grupos de mayor vulnerabilidad (mujeres cabeza de familia, adultas mayores y discapacitadas).

DERECHOS NIÑAS, NIÑOS, JÓVENES Y ADULTOS MAYORES Para niñas, niños, jóvenes y adultos mayores
En cada uno de los derechos, se requiere la adopción de una perspectiva generacional transversal, que permita la atención a los impactos y necesidades específicas en estos grupos de edad. Además, y de manera especial, entre los aspectos específicos se debe integrar las siguientes líneas de acción:

Para niñas y niños
Acciones específicas para: • Prevenir su involucramiento en las actividades de los actores armados. • Brindar atención psicosocial idónea y permanente. • Prevenir actitudes y comportamientos racistas en los contextos sociales e institucionales de los lugares de recepción.

Para jóvenes
Acciones específicas para: • Prevenir fenómenos de reclutamiento forzado, tanto en los territorios colectivos como en los contextos urbanos. • Prevenir y proteger los derechos sexuales y reproductivos, es especial de las mujeres adolescentes jóvenes. • Garantizar acceso a educación superior. • Fortalecer procesos organizativos orientados a la identidad cultural.

Para adultos mayores
Acciones específicas para: • Garantizar una atención integral en salud que se adecué a las problemáticas específicas de salud e integra las prácticas de medicina tradicional. • Desarrollar proyectos o iniciativas productivas acorde con los saberes y prácticas tradicionales. • Fortalecer procesos organizativos orientados a conservar su rol en la conservación y transmisión de las prácticas culturales.

57

58

Gestión de la Política
La adopción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, además de garantizar una estructura que de coherencia a las líneas de acción, exige corregir las limitaciones que se han reconocido en relación con los diversos procesos implicados en la gestión de la política. A continuación se indican un conjunto de criterios sobre procesos y aspectos críticos.

Procesos de Articulación y Coordinación
En relación con las limitaciones de articulación y coordinación que se continúan registrando en el funcionamiento del actual diseño institucional, hay que considerar los siguientes lineamientos: Políticas, planes, programas y proyectos dirigidos al Pueblo Afrocolombiano. El carácter estructural y la interrelación de los fenómenos de exclusión y desplazamiento forzado plantean la necesidad de una articulación coherente entre todas las políticas públicas para la población afrocolombiana y sus respectivas rutas de acción (Planes, programas y proyectos). De manera especial, se deben generar los mecanismos de coordinación con el Plan Integral de Largo Plazo.

Niveles Nacional, Departamental, Municipal y Local: la baja articulación entre estos niveles requiere de la adopción de mecanismos específicos adicionales que garanticen la coherencia y colaboración. La incorporación del enfoque diferencial étnico-afrocolombiano dentro de los respectivos Planes de Desarrollo debe ser un ordenador de estas articulaciones, así como dentro la principal herramienta de planificación estratégica que se ha propuesto para atender el desplazamiento forzado, a saber: el Plan Integral Único (PIU). Para ello se requiere la adopción de mecanismos específicos que brinden apoyo a los procesos organizativos afrocolombianos de tal forma que técnicamente se garantice la participación adecuada de los mismos. Procesos de Planeación Municipal y los Planes de Etnodesarrollo de los Consejos Comunitarios: se requiere el diseño y la adopción de los mecanismos normativos y administrativos que garanticen la inclusión de los Planes de los Consejos Comunitarios como uno de los ordenadores de la planeación de las administraciones municipales. Cooperación Internacional y las formas organizativas afrocolombianas. Es necesario el diseño de mecanismos que fortalezcan el relacionamiento directo (político, técnico y presupuestal) entre las entidades de co-

operación internacional y las organizaciones afrocolombianas.

Procesos de participación
La concepción de la participación como medio y fin de la política exige la implementación de mecanismos específicos que garanticen la presencia, representación y participación efectiva de las comunidades afrocolombianas en situaciones de desplazamiento forzado o confinamiento, dentro de las diferentes instancias del Sistema Nacional de Atención Integral a la Población Desplazada por la Violencia (SNAIPD). A Nivel Territorial, deben adoptarse directrices especiales que se focalicen sobre los Comités Territoriales de Atención Integral a la Población Desplazada, de aquellos departamentos y municipios donde se concentra mayoritariamente la población afrocolombiana en situaciones de desplazamiento forzado y confinamiento. En el Nivel Nacional, también se hace necesario la adopción de mecanismos específicos para fortalecer técnicamente la participación de las comunidades afrocolombianas dentro de las Mesas Nacionales y el Comité Técnico del Comité Nacional de Atención a la Población Desplazada. La participación en los procesos a cargo del Comité de Sistemas de Información, también tiene una gran re-

levancia para la adopción de un enfoque diferencial étnico-afrocolombiano, en tanto los procesos a su cargo resultan críticos para la visibilización de las problemáticas específicas y para el seguimiento de la atención. Aspectos críticos según Proceso del Ciclo de la Política La adopción de una política diferencial étnico-afrocolombiana también exige considerar algunos aspectos críticos al interior de cada una de las etapas del Ciclo de la Política, los cuales han sido identificados de manera reiterada por las comunidades y organizaciones: Análisis Realización de análisis y estudios específicos orientados a la profundización de la estimación y la caracterización de la población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado y confinamiento. Adecuación del Sistema de Información de Población Desplazada - SIPOD para garantizar el registro de la condición étnica de la población afrocolombiana en situación de desplazamiento forzado. Diseño Garantizar participación de las comunidades y organizaciones afrocolombianas

59

60
en todas las instancias del SNAIPD que tienen la responsabilidad de diseño. De manera especial, al interior de los Comités y Mesas de los diferentes niveles (nacionales, departamentales y municipales). El diseño de Normas, Planes y/o Programas específicos para la población afrocolombiana es una alternativa que puede facilitar la acción institucional en el corto, mediano y largo plazo. En esta perspectiva, la elaboración y expedición de una Ley de Emergencia Social para la Población Afrocolombiana en Situación de de Desplazamiento Forzado y el diseño de un Plan Integral para la Población Afrocolombiana en Situación de de Desplazamiento Forzado, deben valorarse como opciones válida y viables para operacionalizar el enfoque diferencial étnico-afrocolombiano. Ejecución Programas de capacitación sobre los Derechos Étnico-Territoriales de la población afrocolombiana dirigidos a los funcionarios de todos los niveles de las instituciones del SNAPD. Seguimiento y Evaluación La construcción de indicadores específicos por derecho y tipo (gestión, resultados e impacto) es un requisito fundamental para la valoración y el ajuste del enfoque diferencial étnico-afrocolombiano.31

31 En esta línea, un grupo de organizaciones afrocolombianas, conjuntamente con CODHES, ha venido desarrollando un ejercicio de diseño dentro del marco de los procesos promovidos por la Corte Constitucional en relación con el seguimiento a la Sentencia T-025. (Ver Anexos).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Política Pública de Mujer y Géneros. Plan de Igualdad de Oportunidades para la Equidad de Género en el Distrito Capital 2004-2016. Bogotá, D.C. Secretaría Distrital de Integración Social. 2007 Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) Global Rights. Los Derechos Humanos de las Comunidades Afrocolombianas Enero 2006 – Agosto 2007. Luces y Contraluces Sobre La Exclusión. Informe desde una Perspectiva Afrocolombiana. Bogotá D.C., Noviembre de 2007. Los Derechos Humanos de las Comunidades Afrocolombianas 2005. Informe desde una Perspectiva Afro colombiana, Washington, Marzo de 2006. 2006b Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes) “Propuesta de lineamientos al programa de Protección de los Derechos de las Mujeres Afrodescendientes Desplazadas”. En: Varias Organizaciones de Mujeres y Derechos Humanos. Lineamientos para un Plan Integral de Prevención y Protección del Impacto Desproporcionado y Diferencial del Desplazamiento Forzado Sobre Las Mujeres Colombianas. Auto 092. Participación obligatoria de las organizaciones de población desplazada y promotoras de derechos humanos que protegen a la mujer desplazada por la violencia en el diseño de los 13 programas ordenados. Bogotá, Septiembre de 2008. Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes). Los desplazamientos y el desarraigo forzado de las mujeres afrocolombianas con sus familias, tiene la connotación de enfrentarlas a una crisis humanitaria. Bogotá, 2006. Documento inédito. Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes). Fortalecimiento de la gestión de las mujeres, de género y generacional de la Asociación de Afrocolombianos Desplazados–AFRODES’. Memorias. Bogotá D.C. Julio de 2004. Asociación de Afrocolombianos Desplazados (Afrodes). Estudio a Hogares y Familias de Afrocolombianos en Situación de Desplazamiento Residentes en Bogotá. Ver http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/afro.html, octubre de 2000. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Oficina para Colombia. Balance de la política pública para la atención integral al desplazamiento forzado en Colombia. Enero 2004–abril 2007. Bogotá D.C., Colombia. Agosto de 2007. Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados–ACNUR. Oficina para Colombia. Balance de la política pública de prevención, protección y atención al desplazamiento forzado en Colombia. Agosto 2002–Agosto 2004. Bogotá D.C., Colombia. Diciembre de 2004. Bello, Martha. El Desplazamiento Forzado en Colombia: Acumulación de Capital y Exclusión Social”. En: Varios autores. Desplazamiento Forzado: Dinámicas de guerra, exclusión y desarraigo. Bogotá, Universidad Nacional de Colombia. Comisión de Seguimiento a la Política Pública sobre el Desplazamiento Forzado. Proceso Nacional de Verificación de los Derechos de la Población Desplazada. Primer Informe a la Corte Constitucional. Bogotá D.C., 31 de enero de 2008.

61

62
Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La Mujer frente a la Violencia y la Discriminación Derivadas del Conflicto Armado en Colombia. En: www. cidh.oas.org/countryrep/ColombiaMujeres06sp/ resumenejecutivo.htm Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento Forzado (CODHES). Desplazamiento Forzado y Enfoques Diferenciales. Documentos CODHES No. 9. Bogotá D.C. Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento Forzado (CODHES). Boletín 69, Bogotá, 12 de septiembre de 2006. Conferencia Episcopal de Colombia-Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES). Desafíos para Construir Nación. El país ante el desplazamiento, el conflicto armado y la crisis humanitaria 1995-2005. Bogotá. Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas (CNOA). Plan Estratégico 2008-2011. Bogotá, 2008 Córdoba Ruiz, Piedad. El pueblo Afrocolombiano y las Políticas Públicas, Ponencia presentada al Segundo Encuentro de Profesionales Afrocolombianos y Primero Afroamericano USC. 15 al 17 de febrero de 2007, Cali. Defensoría del Pueblo. Decimocuarto Informe del Defensor del Pueblo ante el Congreso de la República. Bogotá, 2006. Defensoría del Pueblo. Decimosegundo Informe del Defensor del Pueblo ante el Congreso de la República. Bogotá, 2005. Departamento Administrativo Nacional De Estadísticas (Dane). Movilidad y Desplazamiento Forzado en Colombia a partir del Censo General 2005. (Presentación Power Point). Departamento Administrativo Nacional De Estadísticas (Dane). Colombia: Una Nación Multicultural. Su diversidad Étnica, Bogotá, Octubre de 2006. Departamento Nacional de Planeación (DNP). La Paz: el desafío para el desarrollo. Bogotá, Tercer Mundo. Friedeman, Nina. La saga del negro. Instituto de Genética Humana, Facultad de Medicina, Pontifica Universidad Javeriana, 1993. Garcés Carabalí, Daniel y Estupiñán Jader, Darío. Jóvenes afrocolombianos y los derechos humanos, en Punto de Encuentro: documentos sobre democracia y paz, N° 44, Bogotá, mayo-junio de 2007. Giraldo G., Fernando. Legislación y reglamentación para poblaciones afrodescendientes en Colombia. Ponencia presentada en el panel de balance sobre participación política de afrodescendientes, Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Universidad Javeriana de Cali, Colombia, Cali, 25 de julio de 2006 (documento Inédito). Grueso Castelblanco, Libia Rosario (Coordinación Técnica del Plan y editora documento final). Documento Propuesta para la Formulación del Plan Integral de Largo Plazo de la Población Negra / Afrocolombiana, Palenquera y Raizal (2007–2019). Informe de Consultoría - Versión Final. Documento Resumen. Bogotá, D.C., 31 de mayo de 2007. Disponible en http://www.dnp.gov.co/paginas_detalle. aspx?idp=885 Henao, Diego. “Los pueblos indígenas y el conflicto colombiano”, En: Asuntos Indígenas/Indigenous Affairs. No 4/03. Bogotá-Copenhague, International Work Group for Indigenous Affairs – (IWGIA), www.iwgia.org Hernández, Rubén & Herrera María. El Caribe Continental: Entre la Reafirmación y la Desesperanza (Documento inédito), 2006. I Conferencia Nacional Afrocolombiana. Memorias I Conferencia Nacional Afrocolombiana, septiembre 13, 14, 15 y 16 de 2002. Bogotá: 3 Mundos Editores Ltda..

Meertens, Donny. Encrucijadas urbanas. Población desplazada en Bogotá y Soacha: una mirada diferenciada por género, edad y etnia. ACNUR. Mayo de 2002. Naciones Unidas-Consejo Económico y Social. Comisión de Derechos Humanos. Intensificación de la promoción y el fomento de los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular la cuestión del programa y los métodos de trabajo de la Comisión de Derechos Humanos, Éxodos en Masa y Personas Desplazadas. Informe del Representante del Secretario general, Sr. Francis M. Deng, presentado con arreglo a la resolución 1997/39 de la Comisión de Derechos Humanos. Adición. Principios Rectores de los Desplazamientos Internos.” E/CN.4/1998/53/Add.2 de febrero de 1998. Naciones Unidas. Consejo Económico y Social. Comisión de Derechos Humanos. Derechos Económicos, Sociales Y Culturales. Restitución de viviendas y de patrimonio con motivo del regreso de los refugiados y desplazados internos. Informe definitivo del Relator Especial, Sr. Paulo Sergio Pinheiro Principios sobre la restitución de las viviendas y el patrimonio de los refugiados y las personas desplazadas” E/CN.4/Sub.2/2005/17 28 de junio. Oslender, Ulrich. Des-territorialización y Desplazamiento Forzado en el Pacífico Colombiano: La Construcción de Geografías de Terror. Departamento de Geografía, Universidad de Glasgow, Escocia, Seminario Internacional “(Des) Territorialidades y (no) lugares”, INER, Medellín, 4-6, Noviembre 2004. Pécaut, Daniel. ¿Es posible aún una interpretación global de los fenómenos recientes de violencia en Colombia?” En: Violencia y Política. Medellín, Hombre Nuevo Editores & Universidad del Valle. Procuraduría General de La Nación. La Prevalencia de los Derechos de las Victimas del Delito de Desplazamiento Forzado. Bogotá, Noviembre de 2006.

Regional Pacífico: Organizaciones Etnico-Territoriales (…), Jurisdicciones Eclesiásticas (…), Parroquias (…). Derecho a la Alimentación y Territorio en El Pacífico Colombiano. Proyecto Consolidación del proceso de definición, apropiación y ejercicio de la autonomía de las comunidades Indígenas y Afrodescendientes del Pacífico Colombiano. 2006. Roth Deubel, André-Noël. Políticas Públicas. Formulación, implementación y evaluación. Colombia, Ediciones Aurora. Seminario Regional sobre Desplazamiento Interno en las Américas. Aplicación de los Principios Rectores en Colombia: No Se Puede Aplazar Más El Respeto Por La Dignidad Humana, Comisión Colombiana de Juristas México D.F., 18-20 de Febrero de 2004. Springer, Natalia. Colombia: Desplazamiento interno-Políticas y problemas. Informe de Writenet solicitado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Sección de Información sobre la Determinación de la Condición de Refugiado y la Protección (DIPS).

Artículos de prensa y comunicados
Boletín Rut Informa sobre el Desplazamiento Interno, No. 28, Enero a Marzo de 2006, En: http:// www.disaster-info.net/desplazados/informes/ rut/28/rut28.pdf. Boletín Rut Informa sobre el Desplazamiento Interno, No. 24 y 25, Junio 2005, En: http://www. disaster-info.net/desplazados/informes/rut/28/ rut28.pdf. Centro Virtual de Noticias Ministerio de Educación Nacional, “La Justicia o la Injusticia en la Vida de los Desplazados de El Charco”, Abril 17 de 2007. En: http://www.mineducacion.gov.co/cvn/1665/article-123207.html

63

64
CODHES, “Peor trimestre de desplazamiento en 3 años”, diario El Tiempo, 28 de Octubre de 2005, www.eltiempo.com El Espectador, Colombia, Segundo País del Mundo con Desplazados. 16 de Abril de 2007. Diócesis de Tumaco, “Sobre los Acontecimentos de Orden Público Ocurridos en el mes de Marzo de 2007 en los Municipios de El Charco y la Tola”, Abril 2 de 2007 En: http://www.renacientes.org/index.php?option=com_content&task=view&id=461& Itemid=2. Martínez Sinisterra, Rossih Amira, La otra historia: Más allá de ser jóvenes, somos jóvenes Afrocolombianos, En http://www.afroamericaplural.net/ noticias.shtml?x=963. Proceso de Comunidades Negras, PCN, “Por Enfrentamiento Entre La Fuerza Naval Del Pacífico, Los Paramilitares Y Las Farc Ocurre Inminente Violación De Derechos A Las Comunidades Negras Que Habitan Territorios Colectivos De Comunidades Negras En El Río Tapaje En El Municipio De El Charco – Nariño”, Abril 2 de 2007. En:http://www.renacientes.org/index.php? option=com_content&task=view&id=461&Itemid=2. Revista Semana, 2 al 9 de septiembre de 2002 p. 17. Verney, Marie-Helene, “Pueblo en Colombia Duplica su Población por Afluencia de Desplazados”, El Charco, Abril 20 de 2007. En: http://www.acnur. org/index.php?id_pag=6291

Informes
Informe Octubre–noviembre 2006. Sala de Situación Humanitaria. Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Naciones Unidas Vol. 5 y No. 11. Informe Visita de Acompañamiento a las Comunidades Negras del Territorio Ancestral de los Ríos: Naya, Yurumanguí, Mayorquín y Raposo (PCN. 2006). Gobierno Nacional. Informe Común de Cumplimiento a la Corte Constitucional. 13 de septiembre de 2006. Informe Buenaventura (Valle del Cauca), sept.nov. de 2006. Informe Quibdó (Chocó), sept.-nov. de 2006. Informe Urabá (Chocó/Antioquia), sept.-nov. de 2006. Informe Cartagena (Bolívar), sept.-nov. de 2006. Informe Montería (Córdoba), sept.-nov. de 2006. Informe Tumaco (Nariño), sept.-nov. de 2006.

Páginas Web
www.accionsocial.gov.co www.acnur.org. www.codhes.org.co. www.ramajudicial.gov.co. www.renacientes.org www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/afro. html. www.derechoshumanos.gov.co/index.php?news ecc=observatorio. www.cidh.oas.org/countryrep/ColombiaMujeres 06sp/resumenejecutivo.htm.

Personas Registradas como Desplazadas (expulsadas y recibidas) en “Municipios con Significancia Afrocolombiana” Período: Desde 1997 y anteriores hasta diciembre 31 de 2007
ANTIOQUIA ANORI APARTADO ARBOLETES BELLO CAREPA CAUCASIA CHIGORODO EL BAGRE FRONTINO GIRARDOTA ITAGUI MEDELLIN MURINDO MUTATA NECOCLI SAN JUAN DE URABA SEGOVIA SOPETRAN TURBO URRAO VIGIA DEL FUERTE YONDO ZARAGOZA Expulsión 3.473 20.648 2.769 1.096 4.009 2.618 5.574 13.973 10.789 250 183 13.177 1.790 9.784 5.448 4.258 2.656 150 32.323 11.503 4.385 10.639 3.441 Recepción 301 20.573 830 8.340 5.710 5.996 4.010 5.837 1.829 427 3.265 103.571 3.377 3.761 1.243 225 737 136 32.585 6.196 2.130 2.114 2.159 ATLANTICO BARRANQUILLA LURUACO MALAMBO REPELON SOLEDAD BOGOTA BOGOTA D.C BOLIVAR ALTOS DEL ROSARIO CARTAGENA MAGANGUE MAHATES MARIA LA BAJA SAN PABLO TURBACO CALDAS MARMATO RIOSUCIO SUPIA CHOCO RIOSUCIO S. JOSE DEL PALMAR SIPI TADO Expulsión 1.560 148 226 225 427 Expulsión 2.337 Expulsión 2.292 7.388 3.608 1.000 14.678 17.277 989 Expulsión 114 2.868 470 Expulsión 29.179 2.884 414 4.187 Recepción 42.776 122 5.932 151 27.440 Recepción 193.726 Recepción 52 50.820 14.443 511 8.779 11.358 2.142 Recepción 966 137 Recepción 11.884 368 112 1.635 UNGUIA UNION PANAMERICANA CORDOBA AYAPEL LORICA MONTELIBANO MONTERIA MOÑITOS PTO. ESCONDIDO SAN ANTERO S. BERNARDO DEL VIENTO TIERRALTA CUNDINAMARCA GIRARDOT LA GUAJIRA MAICAO RIOHACHA MAGDALENA CIENAGA EL BANCO SANTA MARTA ZONA BANANERA META VILLAVICENCIO 4.961 42 Expulsión 573 613 9.899 3.365 250 272 167 414 37.531 Expulsión 258 Expulsión 2.540 11.515 Expulsión 21.004 2.651 41.231 3.982 Expulsión 3.569 2.674 24 Recepción 622 1.152 10.676 27.212 687 368 224 777 20.124 Recepción 1.830 Recepción 3.269 20.565 Recepción 6.847 2.521 85.074 1.022 Recepción 52.338

ANEXO 1

Fuente: Cuadro construido por Afrodes a partir de cifras publicadas por Subdirección de Atención a Población Desplazada de Acción Social - Sistema de información de Población Desplazada - SIPOD con corte al día 31 de Diciembre-Consultado el 2008/01/30 en http://www.accionsocial.gov.co/Estadisticas/publicacion%20dic%2031%20de%202007.htm

65

66
NARIÑO BARBACOAS EL CHARCO FRANCISCO PIZARRO LA TOLA MAGUI MALLAMA MOSQUERA OLAYA HERRERA POLICARPA RICAURTE ROBERTO PAYAN SANTA BARBARA TUMACO NTE. SANTANDER OCAÑA QUINDIO ARMENIA CAUCA ARGELIA BUENOS AIRES CALOTO EL TAMBO GUAPI LOPEZ MIRANDA PATIA PUERTO TEJADA
SANTANDER DE QUILICHAO

Expulsión 6.963 18.724 560 1.330 1.379 221 535 2.569 4.703 1.926 1.563 2.378 13.747 Expulsión 2.775 Expulsión 614 Expulsión 3.738 9.546 2.531 10.656 1.341 5.783 3.238 3.583 419 2.617 1.066 1.767 19

Recepción 2.790 14.710 103 905 197 151 482 363 986 1.093 266 296 10.331 Recepción 6.134 Recepción 8.607 Recepción 111 3.832 2.114 1.680 2.160 547 2.725 1.307 188 7.370 167 1.381 144

CESAR EL COPEY TAMALAMEQUE VALLEDUPAR CHOCO ACANDI ALTO BAUDO ATRATO BAGADO BAHIA SOLANO BAJO BAUDO BLEN DE BAJIRA BOJAYA CANTON DE S. PABLO CARMEN DEL DARIEN CERTEGUI CONDOTO EL CARMEN DE ATRATO EL LITORAL DEL S. JUAN ITSMINA JURADO LLORO MEDIO ATRATO MEDIO BAUDO MEDIO SAN JUAN NOVITA NUQUI QUIBDO RIO IRO RIO QUITO RISARALDA DOS QUEBRADAS

Expulsión 9.579 643 29.461 Expulsión 2.580 4.802 927 4.123 221 1.767 238 15.635 182 6.990 17 1.621 2.885 994 3.815 1.789 2.916 3.065 250 107 1.681 851 15.427 694 576 Expulsión 315

Recepción 2.517 299 54.435 Recepción 1.512 97 32 472 701 870 220 5.567 173 4.707 1.468 1.968 24 1.313 48 2.013 90 112 61 178 534 31.759 383 Recepción 4.248

MISTRATO PEREIRA PUEBLO RICO SANTADER BARRANCABERMEJA BUCARAMANGA SUCRE SAN BENITO ABAD SAN ONOFRE SANTIAGO DE TOLÚ SINCELEJO VALLE DEL CAUCA BUENAVENTURA CALI CALIMA CANDELARIA DAGUA EL CERRITO FLORIDA GUADALAJARA DE BUGA JAMUNDI PALMIRA PRADERA TULUA YUMBO ZARZAL TOTALES
Mpios Territorios Colectivos Mpios Pob.Afro Mayoritaria Mpios TC o Pob.Afro Mayori. Mpios. Afro Significativos

1.644 1.112 4.114 Expulsión 18.796 2.659 Expulsión 4.143 17.781 1.004 4.644 Expulsión 53.518 3.792 918 111 3.503 1.015 2.368 3.596 4.107 1.684 1.132 9.590 296 360 Expulsión
294.842 380.715 416.566 764.373

351 22.506 996 Recepción 30.966 33.022 Recepción 640 9.172 507 80.312 Recepción 53.651 49.729 369 731 2.361 341 1.705 3.571 4.980 3.592 1.157 10.358 2.133 417 Recepción
202.889 257.957 266.219 1.327.220

SUAREZ TIMBIQUI VILLA RICA

Propuesta de Indicadores
Indicadores para los afrocolombianos desplazados
La siguiente propuesta de indicadores fue creado por las siguientes organizaciones: Afrodes, PCN, Asomujer y Trabajo, la Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas, Codegev, Corporación Viva la Ciudadanía y CODHES. Se trata de un proceso en construcción que posteriormente abordará otros derechos que no son contempladas aun en la presente propuesta. Las comunidades consideran que un enfoque diferencial no solamente representa derechos diferenciales, sino también la necesidad de implementar acciones afirmativas para asegurar de que estas comunidades vulnerables gocen de los mismos derechos de todo la población desplazada.

Número de desplazamientos masivos evitados o prevenidos/número de informes de riesgo emitidos por la Defensoría del Pueblo (cuando el CIAT no haya emitido ningún tipo de alerta o haya estimado que el riesgo era bajo).

2. Vida, libertad y protección
Esquemas de seguridad implementados en organizaciones afro-colombianas que trabajan en la defensa de los Derechos Humanos de la población afrocolombiana desplazada. Número de programas de protección, prevención y atención integral a población afrocolombiana víctima sobreviviente de violencia sexual y por motivos de género. Existencia de medidas de protección a líderes y comunidades afrodescendientes, adecuadas a las condiciones del entorno urbano o rural. Número de casos de violaciones de los Derechos Humanos a las comunidades afrocolombianas desplazadas, en conocimiento de la Fiscalía. Números de fallos judiciales proferidos por el delito de desplazamiento forzado perpetrados sobre comunidades afrocolombianas/número de desplazamientos de comunidades afrocolombianas. Número de programas de protección y prevención en los Consejos Comunitarios facilitados con la financiación y apoyo técnico del Gobierno.

Lista extensa

1. Prevención
Programas de fortalecimiento organizativo e institucional dirigidos a organizaciones afrocolombianas y consejos comunitarios implementados como estrategia de prevención del desplazamiento forzado. Número de desplazamientos de la población afrocolombiana evitado o prevenidos/ número de alertas tempranas emitidas por el CIAT (se considerará cualquier nivel de riesgo, es decir, bajo, medio o alto).

67

68
Número de planes de contingencia implementados en consulta con los consejos comunitarios antes de operaciones militares en el territorio de los afrocolombianos /Número de operaciones militares llevado a cabo en territorios de afrocolombianos. El Plan Obligatorio de Salud incorpora la medicina tradicional de la población afrocolombiana. Los municipios con población desplazada afrocolombiana tienen al menos un hospital con un convenio con el departamento y/o la nación para atender a la población desplazada. El 100% de las mujeres afrocolombianas cuenta con acceso a salud integral33, incluyendo salud sexual y reproductiva. Número de afrocolombianos desplazados con carné de afiliación al SGSSS que tenga portabilidad nacional para ser usado en todo el país.

3. Participación
Número de representantes de las organizaciones y autoridades de los afrocolombianos (hombres y mujeres) que participen en el diseño y desarrollo de programas para la población desplazada y la comunidad afrocolombiana en general.

4. Salud
El 100% de la población afrocolombiana desplazada se encuentra afiliada al Sistema General de Seguridad Social en salud32.
32 Aunque en principio este indicador parece igual para toda la población desplazada, el objetivo de insistir en un cubrimiento prioritario para los afrodescendientes desplazados radica en que tanto los lugares de expulsión, como muchas veces algunos lugares de reubicación (Quibdo por ejemplo) poseen estructuras muy débiles del sistema de salud. En esta capital del Chocó, por ejemplo, no hay hospitales del nivel tres y la proporción de médicos por personas es bajísima según lo han denunciado las mismas organizaciones de afro-desplazados. 33 Las mujeres afro-desplazadas reclaman que si bien se trata de un problema general para toda la población afro-descendiente desplazada, en ellas dicha carencia actúa con mayor intensidad. Varias mujeres reunidas en Santa Marta entre el 25 y el 28 de Noviembre de 2007 en un espacio donde se discutieron estos indicadores con or-

5. Educación
El 100% de la población afrocolombiana desplazada entre 5 y 17 años está vinculada al sistema educativo34.

ganizaciones afro-desplazadas, mencionaron que exámenes como por ejemplo la citología vaginal (imprescindible como medio preventivo) no está cubierta por el POS y tiene que ser pagada por ellas. En Cali por ejemplo, dicho examen puede costar $25.000, lo cual hace que muchas mujeres no puedan pagarlo, agravando en muchos casos su situación de salud.
34 Sucede lo mismo que con el indicador propuesto en salud, pues los afro-desplazados argumentan que a una situación de discriminación que ya traían consigo antes del desplazamiento, se añaden las discriminaciones subsecuentes vinculadas con tal fenómeno del conflicto, de tal suerte que no sólo los discriminan por ser afrodescendientes, sino por serlo y además ser desplazados. Es peor aún en el caso de las mujeres y de las niñas. Por esa razón reclaman un cubrimiento prioritario tanto en educación como en salud.

Número de programas preescolares para la atención a la niñez afrocolombiana desplazada de cero a cinco años. Número de Jóvenes Afro-colombianos desplazados que cursan educación media técnico o académico (jóvenes hasta 17 años/número de jóvenes en la misma edad inscritos en el RUPD. Número de afrocolombianos desplazados analfabetos mayores de 15 años que cuentan con programas de alfabetización y/o modelos pedagógicos flexibles para garantizar educación básica primaria y/o básica secundaria. Número de jóvenes afrocolombianos desplazados vinculados a la Educación Superior/ Número de jóvenes en la misma edad inscritos en el RUPD. Número de docentes en las instituciones educativas (primaria y secundaria) con formación en educación intercultural y de género. Numero de Proyectos Educativos Institucionales (PEI) que incluyen programas contra la discriminación étnica y de género. Manuales de Convivencia que incluyen derechos diferenciales de la niñez y juventud afrocolombiana desplazada que hayan sido construidos con la participación de las organizaciones afrocolombianas. Número de afrocolombianos desplazados que han recibido una beca para estudios universitarios/número de afrocolombianos desplazados que han aplicado por becas del gobierno.

6. Atención humanitaria
Número de albergues con programas de atención humanitaria de emergencia, específicamente destinados a la población afrocolombiana desplazada. Número de programas de asistencia humanitaria para los afrocolombianos que hacen resistencia para evitar el desplazamiento de su territorio colectivo, a pesar de situación de riesgo/ Número de poblaciones afrocolombianas en resistencia para evitar el desplazamiento. Número de casas de paso específicamente para la población afrocolombiana desplazada. Ayuda de emergencia que incluye las necesidades básicas de la población femenina afrocolombianas en cuanto a su sexualidad y función reproductiva.

7. Estabilidad socioeconómica
Número de proyectos de seguridad y soberanía alimentaría implementados para las comunidades afrocolombianas desplazadas. Número y especificación de retornos que se han producido bajo los criterios de los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos con especial referencia a seguridad, voluntariedad y dignidad. Número de proyectos productivos concertados con las comunidades afrocolombianas desplazadas.

69

70
Número de funcionarios públicos o contratistas afro-colombianos tanto mujeres como hombres del nivel directivo o asesor en las entidades del Sistema Nacional de Atención a Población en situación de Desplazamiento. Número de personas afrocolombianas desplazadas vinculadas a los programas de emprendimiento empresarial y de capacitación laboral/número de afrocolombianos desplazados en edad de trabajar. Número de hectáreas de suelos productivos adjudicadas a población afrocolombiana desplazada por fuera de los territorios de titulación colectiva. Número de mujeres afrocolombianas desplazadas jefas de hogar que acceden a programas de protección de sus bienes y a la restitución de los mismos (en caso de usurpación). colombianas desplazadas que han solicitado un subsidio de vivienda Familias que han recibido asistencia para mejorar las condiciones de Habitabilidad /familias desplazadas registradas en el RUPD. Número de proyectos de vivienda concertados con la población afrocolombiana desplazada para que se respecte su cultura y necesidades especificas.

9. Tierra
Número de consultas hechas a las Juntas Directivas de los Consejos Comunitarios antes de adelantar proyectos de gran impacto ambiental o fumigaciones. Número de licencias ambientales negadas como consecuencia del rechazo de las comunidades afrocolombianas en la consulta previa/ Número de licencias ambientales aprobadas para proyectos de alto impacto ambiental (fuente: Ministerio de Vivienda, Medio Ambiente y Desarrollo y Corporaciones autónomas regionales). Número de planes de manejo territorial de los Consejos Comunitarias financiado y facilitado por el gobierno. Territorios de la población afrocolombiana restituidos a la comunidad después de haber sido usurpados ilegalmente/Número de territorios despojados a la población afrocolombiana. Número de comunidades afrocolombianas, que estando en riesgo de desplazamiento,

8. Vivienda
Número de familias afrocolombianas desplazadas que han podido acceder a una solución de vivienda digna/número de familias afro-colombianas desplazadas registradas en el RUPD. Número de familias Afrocolombianas desplazadas que han solicitado subsidio de vivienda/Número de familias Afrocolombianas desplazadas registradas en el RUPD. Número de familias Afrocolombiana desplazadas que han sido asignados un subsidio de vivienda/Número de familias afro-

conservan el control de su territorio, como consecuencia de la protección brindada por el Estado.

ejercicio de diseño y priorización de los indicadores propuestos. El resultado de este proceso fue la formulación de los siguientes tres indicadores: 1. Número de programas de fortalecimiento organizativo e institucional y programas de protección dirigidos a organizaciones y líderes afrocolombianos y consejos comunitarios implementados como estrategia de prevención del desplazamiento forzado, y protección de las comunidades y sus territorios y bienes. Número de representantes de las organizaciones y autoridades de los afrocolombianos (hombres y mujeres) que participen en el diseño y desarrollo de programas para la población desplazada, incluyendo programas colectivos de reparación.

10. Retorno
Número de familias afrocolombianas que han retornado a su tierra colectiva apoyadas por el SNAIPD. Número de proyectos de desarrollo de la comunidad afrocolombiana que ha retornado concertados con los propios beneficiarios, implementados con el apoyo del SNAIPD.

2.

11. Justicia y reparación
Número de Casas de Justicia y Paz implementadas en los territorios de los afrocolombianos. Número de programas de reparación colectiva implementadas para los afrocolombianos desplazados después de haber consultado las autoridades y las organizaciones afrocolombianas. Número de procesos de investigación y judiciales acabados por el delito de desplazamiento y el delito de violencia sexual sufrido por la población Afrocolombiana.

3a. Número de consultas hechas a las Juntas Directivas de los Consejos Comunitarios antes de adelantar proyectos de gran impacto ambiental o fumigaciones. 3b. Número de licencias ambientales negadas como consecuencia del rechazo de las comunidades afrocolombianas en la consulta previa/ Número de licencias ambientales aprobadas para proyectos de alto impacto ambiental (fuente: Ministerio de Vivienda, Medio Ambiente y Desarrollo y Corporaciones autónomas regionales).

Lista Breve
En respuesta a una solicitud de la Corte Constitucional, el grupo de organizaciones realizó un

71

72 ANEXO 2 Perfil de Organizaciones Coordinadoras
Conferencia Nacional de Organizaciones Afrocolombianas (CNOA). Fue constituida inicialmente como Conferencia Nacional Afrocolombiana (C.N.A.) en Noviembre de 2002 y su existencia es de hecho. Varias organizaciones afrocolombianas, “nos autoconvocamos para actuar conjuntamente y seguir apostándole desde nuestros sueños y anhelos a la construcción de un proyecto de vida como pueblo y a la negociación política del conflicto colombiano, como única opción de construcción de una sociedad con democracia, real diversa…, con dignidad y justicia para todas y todos”. Asociación de Afrocolombianos Desplazados (AFRODES). Es un una organización de base conformada por 2.340 familias en situación de desplazamiento forzado, creada en 1999. Tiene como misión erigirse como una organización que brinda orientación, apoyo, acompañamiento y asesoría, capacitación e interlocución en defensa de los derechos e identidad cultural de los afrocolombianos, procurando alternativas de vida digna para sus afiliados, mediante la sensibilización a la sociedad colombiana, frente al desplazamiento de las comunidades negras, proponiendo al Estado políticas para el manejo y solución de este problema.

Asociación para el desarrollo integral de la Mujer, La Juventud & La Infancia. Es una organización sin ánimo de lucro, que desde 1994, ha venido desarrollando acciones encaminadas al empoderamiento de la comunidad en la búsqueda de alternativas positivas a la problemática existente en los sectores más vulnerables. Proceso de Comunidades Negaras (PCN). Es una red de más de 120 organizaciones locales de comunidades negras, nació como resultado de la Tercera Asamblea Nacional de Comunidades Negras, realizada en septiembre 1993, en Puerto Tejada. Con sedes en Buenaventura y Bogotá pretende coordinar la lucha de la población afro a nivel nacional. Organización de Comunidades Negras (ORCONE). Es un una organización no gubernamental que busca el mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades afrocolombianas. Su Misión institucional busca rescatar, enaltecer, afianzar y difundir la identidad étnica afrocolombiana, a través de procesos de etnoeducación; elevar su nivel y calidad de vida y defender los derechos humanos de todos los colombianos. Propende por una sociedad justa, participativa, democrática y equitativa, sin ninguna clase de discriminación, donde los afrocolombianos cuenten con garantías para el ejercicio de sus derechos como grupo étnico organizado social, política y económicamente..