You are on page 1of 2

ESCUELA DE DISCIPULADO PARA JÓVENES Y ADOLESCENTES

EL JOVEN Y EL TIEMPO 1. CONCEPTO El tiempo es la duración de las cosas sujetas a mudanza o mutación, también se puede decir que el tiempo es la época en que sucede o sucedió alguna cosa, así como la duración cronológica que vive una persona. El tiempo es la materia prima de la vida y al cual hay que sacarle el mejor provecho posible, para no lamentarnos después por no haber hecho lo que debimos hacer. El tiempo es como un archivador donde se guardan las experiencias de toda nuestra existencia física. 2. EL TIEMPO Y LAS IMPLICANCIAS EXISTENCIALES DEL HOMBRE Con respecto al tiempo la Biblia nos advierte que: 1. Estamos viviendo tiempos sumamente peligrosos debido a la manifestación del carácter de los hombres impíos (Efesios 5:16). 2. Estamos viviendo tiempos contradictorios, pues ahora a lo malo le dicen bueno y a lo bueno malo ( (Isaías 5:20). 3. Estamos viviendo los últimos tiempos (1 Juan 2:18). 4. Estamos viviendo tiempos de búsqueda, es decir, tiempos en los que Dios puede ser hallado y es más, él desea darse a conocer por medio de Jesucristo al hombre esclavizado por el pecado (Oseas 10:12; Isaías 55:6). Así mismo, el Señor nos anticipa: 1. Que en los “últimos días” de los postreros tiempos, se manifestará una conducta humana desenfrenada, perversa y apóstata (Judas 18; 1 Timoteo 4:1; 2 Timoteo 3:1). 2. Que el tiempo de la venida del Señor está cerca (Apocalipsis 1:3; 22:10) y debemos estar espiritualmente preparados (Apocalipsis 22:11-14). 3. DEMANDAS BIBLICAS PARA LA MAYORDOMIA DEL TIEMPO El tiempo como la sucesión de horas, días, meses y años no es creación humana, sino obra de Dios (Hechos 17:24-26) y por lo cual esto obedece a los planes y designios soberanos de su voluntad. A nosotros nos toca atender a los siguientes consejos que nos llevarán a ser buenos mayordomos del tiempo: 1. El tiempo es corto, es decir, no es eterno (1 Corintios 7:29; Santiago 4:4). 2. Dios ha establecido el límite de vida a cada persona (Hechos 17:26), pues también puede acortar la vida (Eclesiastés 7:17; Job 22:15, 16; Salmos 102:24), así como prolongarla (Isaías 38:1-5; Proverbios 10:27), permitir que uno cumpla sus años de existencia física (Exodo 23:26) o reducir los años de vida de la persona (Jeremías 28:16, 17). 3. El tiempo de nuestra existencia humana en las manos de Dios (Salmos 31:15). 4. El tiempo no está oculto o velado para Dios ((Job 24:1). Por tanto todo cristiano debe: Aprovechar bien el tiempo (Efesios 5:16). Redimir el tiempo (Colosenses 4:5). Ordenar y distribuir adecuadamente el tiempo (1 Corintios 14:20). Manifestar en todo tiempo una conducta santa y respetuosa (Eclesiastés 9:8). • Discernir y diferenciar el tiempo presente (Romanos 13.11-14). • Distribuir y emplear de manera diligente, prudente y eficiente su tiempo (Juan 11:9, 10). • Planificar adecuadamente el empleo del tiempo (Lucas 14:28-30). • • • •