You are on page 1of 2

La Sexualidad en la Tercera Edad

MARÍN (2008)

Por GUSTAVO ANDRÉS

El que nada tiene, nada puede perder. Tener es aferrar en el puño una cosa, una idea, una certeza. Ahí es adonde atiza el pánico. Se puede perder. No tengas. Tampoco tendrás miedo. Vive con plena convicción de la inseguridad, de que mañana no será hoy, de que nada se repite, y de que no sabes qué nueva forma tomará eso que no va a repetirse. De sorpresa en sorpresa, sorprendiéndote a ti mismo siendo alguien que no conocías. Te asombrarás al descubrirte.

Jaime Barylko

El proceso de envejecimiento es insuficiente para eliminar el interés sexual, el deseo y el placer. “Estudios científicos sobre la sexualidad muestran la persistencia del interés y la capacidad sexual en personas de 90 años, en particular en aquellas que gozan de buena salud e integridad psicológica. Tanto para varones como mujeres, el interés, la frecuencia, el goce sexual a edades más tempranas fueron buenos predictores del interés y de la actividad en la vejez”.(Kaplan, R.) La sexualidad del ser humano se ha ido significando a lo largo de la historia, de distinta forma: a veces como natural, otras como pecaminosa, también como enfermante, debilitante, perversa y también como saludable, placentera, potenciadora, espiritual. Hoy en día estas significaciones se siguen alternando, lo cual crea una gran confusión. A pesar de las evidencias científicas de que la sexualidad es inseparable de nuestra condición humana, se la sigue negando y esto cobra más fuerza en la vejez, llegando a considerarse al Adulto Mayor asexuado. Entonces, si algún anciano demuestra interés sexual, dicha expresión se la considera anormal, inadecuada, suprimible o perversa. En general se espera del Ad.Mayor la “neutralidad” sexual, en la cual quedaría abolido el deseo, la capacidad y la actividad relacionada con el sexo. Esta negación de la sexualidad tiene sus raíces en valores sociales (pre-juicios) y religiosos muy primarios, y por lo tanto, no son fáciles de modificar. La ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD O.M.S. brinda esta definición referida a la Sexualidad: “La salud sexual es la integración de los elementos somáticos, emocionales, intelectuales y sociales del ser sexual, por medios que sean positivamente enriquecedores y que potencien la personalidad, la comunicación y el amor. Presenta decisiva importancia desde ese punto de vista el derecho a la información sexual y el derecho al placer.” El último párrafo de esta definición alude claramente a que la información sexual y el placer (o sea , el ejercicio de la sexualidad toda), es un derecho de todas las personas (sanas y enfermas, de todas las edades), es por ello que en el caso que nos atañe, debemos ofrecerles a los adultos mayores, a nuestros viejos y viejas, un importante apoyo y contención, estar sensibles y abiertos a sus demandas cuando requieran información, orientación, espacio y lo más importante, permiso, para que vivan su sexualidad sin culpa y con dignidad.
BIBLIOGRAFÍA consultada sobre sexualidad: Flores Colombino, A. (1998), "Conducta sexual en la patología demencial" "La vejez. Una mirada gerontológica actual", Edit. Paidós, Bs.As.. en

Kaplan, Roberto: “La sexualidad y los ancianos”. Artículos originales. Ficha sin fecha.

http://www.dailymotion.com/video/x7yp3t_sexo-en-la-tercera-edadfrances_school .