El Salvador 2013

... sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.
Saludos
Querida familia: Les mando saludos de parte de me familia (Ethel, Zion y John Elías) y de nuestra familia del Ministerio Canaán en El Salvador. Les amamos y sus oraciones y esfuerzos para avanzar el Reino de Dios son muy apreciados, aquí en Bolivia y en El Salvador. Como saben, mi hermano Jamin, nuestro amigo Travis Kiker y yo nos encontramos en El Salvador el 14 de febrero con una misión para llevar agua a los sedientos. Y esta gente sedienta está muy agradecida tanto hacia los que fueron como a los que los enviaron. Gracias por su colaboración. Lo que sigue es un testimonio de lo que Dios estaba haciendo desde mi perspectiva. Espero que lo disfrute y que le inspire a dejar que Dios lo use como bien le agrada. Atentamente Lucas Vandergriff

Cronograma
Domingo Lunes Martes Miércoles
Lucas vuela de Cochabamba a Santa Cruz

Jueves
Partir de Santa Cruz y arribar a El Salvador para encontrarse con Jamin y Travis Ministrar en la iglesia en San Rafael Cedros (SRC) Ministrar en SRC en la tarde

Viernes
Ministrar en una reunión juvenil en Soyapango en la Iglesia Central del Ministerio Canaán

Sábado
Ministrar en una reunión juvenil en SRC.

Llevar a Jamin, Travis y Carlos a la ciudad para reunirse con el ministerio Living Water Predicar en SRC

Dejar las luces prendidas y cerrar las llaves dentro de la camioneta Reunión de oración en SRC.

Un hermano abre la puerta de la camioneta y carga su batería Ministerio de niños en SRC

Visitas casa a casa Asistir a un servicio en la Iglesia Central

Encontrar a Jamin, Travis y Carlos para almorzar por la playa. Ministrar en vigilia en SRC

Jamin y Travis vuelan a casa en EEUU Lucas vuela a Panamá

Introducción Este alcance fue concebido a través de una cita divina. Carlos García, nativo de El Salvador, consiguió un trabajo con dos albañiles llenos del Espíritu Santo. Mi padre, Henry Vandergriff, y mi hermano, Jamin, lo guiaron a Jesucristo. Los lazos en ellos se fortalecieron tanto que cuando Carlos finalmente volvió a casa con su familia, le prometieron ir a visitarlo. Así que fuimos en Febrero de 2012.

Esta vez Jamin quería volver con un nuevo enfoque. Había contactado a Living Water. Este ministerio perfora pozos para comunidades pobres en toda América Central. Entonces el objetivo inicial para este viaje fue reunirse con este grupo en El Salvador, ayudarlos a perforar un pozo en la frontera de El Salvador con Guatemala y aprender como se hace. Sin embargo, como teníamos contactos del año anterior y queríamos fortalecer las relaciones, Jamin y Travis decidieron llegar unos días antes para estar con la iglesia Ministerio Canaán en San Rafael Cedros (SRC). Así es como yo pude ir, necesitaban un intérprete. Pero no me necesitaban el resto de la semana mientras perforaban el pozo, así yo decidí quedarme en SRC para fortalecer la relación con los pastores Atilio y Santos Cerón y servirles en lo que podía.

Cavando el pozo espiritual primero Gloria a Dios, todos llegamos puntuales a El Salvador y encontramos a Carlos García quien nos llevó a su casa en San Rafael Cedros, aproximadamente una hora y meda del aeropuerto. Luego esa noche tuvimos la oportunidad de ministrar en la iglesia donde Carlos y su familia asisten, el mismo lugar donde ministramos el 2012. Después de su tiempo normal de alabanza y adoración, nos tocó dirigir otras dos canciones. Jamin en la guitarra y voz principal, Travis con el doumbek (tambor medio-oriental) y yo me entretenía con mis flautitas. La presencia de Dios ya estaba debido al tiempo previo de canciones, pero parecía espesarse y hacerse pesada mientras tocamos y dejamos al Espíritu fluir. Entonces Jamin comenzó a ministrar la palabra y yo interpretaba. Él dirigió al pueblo hacia la fuente de agua viva y luego convocó a los sedientos al frente para beber. Ahí bajamos de la tarima y pudimos orar por unos cuantos. Orando por una señora, discerní ansiedad y preocupación y comencé a hablar paz sobre ella. Entonces me vinieron unos pensamientos y decidí lanzarlos para ver si eran de Dios. Yo le dije que estaba preocupada por su hijo que tal vez tenga unos 17 años. Ella simplemente asentía con la cabeza y seguía derramando su dolor mientras yo le hablaba y le dije que no se preocupara porque Dios se encargaría de todo. Luego me dijo que estaba preocupada por su hijo que tenía fuertes dolores en su columna. Le dije que lo trajera a la próxima reunión para orar por él. Bueno, llegó, pero no pude orar por él porque Dios ya lo había sanado. Ah, y tenía como 40 años. Medio que no acerté la edad.

Ministrando en la Central Pastor Atilio Cerón de SRC había pedido que ministráramos en el culto juvenil en la Central del Ministerio Canaán en la ciudad de Soyapango. Más de 500 jóvenes llegaron en buses de todo San Salvador. La reunión comenzó con su banda juvenil que hizo un buen trabajo dirigiendo la alabanza. Entonces nosotros procedimos de forma similar a la noche anterior. Los jóvenes parecían identificarse inmediatamente con las canciones que tocamos. Entre canciones Travis leyó el Salmo 24 y llamó a todos al frente para abrir las puertas y levantar las cabezas para que entre

el Rey de Gloria mientras seguimos tocando y dando gloria y honra al único que lo merece. Cuando sentí que ya era hora, pedí a todos regresar a sus asientos y les hablé sobre la gracia, el poder de Dios para vencer el pecado. Después del culto fuimos con los pastores de jóvenes a un pequeño restaurante para conocernos un poco más. Lo pasamos muy bien.

Volviendo al Padre Sábado por la tarde nos reunimos con el pastor en la iglesia en San Rafael Cedros y de ahí caminamos por el pueblo invitando a la gente a la iglesia. Luego era la reunión de jóvenes, sin embargo creo que todas las edades fueron representadas. Esta vez le tocaba predicar a Travis. Él habló sobre no esconderse de Dios y de tener confianza en que Él nos ama y quiere una relación con nosotros. Fue uno de los sermones más divertidos que he interpretado, lleno de actuación, expresión y movimiento.

Ahora a cavar un pozo de verdad Domingo por la mañana salimos para la ciudad para dejar a Jamin, Travis y Carlos con el equipo de Living Water. De ahí se dirigirían hacia la frontera guatemalteca/salvadoreña para ayudar a perforar un pozo para una comunidad muy pobre. Aquí tanto los guatemaltecos como los salvadoreños se beneficiarían del agua. Entonces nosotros volamos en la camioneta de Carlos para el culto en San Rafael Cedros. Esa tarde hablé sobre convertir el agua en vino, un mensaje que sólo he compartido abiertamente una vez en Lamb's Christian Center y con algunos amigos. Esta vez sentí del Señor ponerle un enfoque diferente al mensaje. El mensaje tuvo dos objetivos principales: enseñar a la gente como aprender el idioma simbólico de Dios y que la obediencia al Espíritu Santo es una clave para la vida abundante.

Lunes, tenía que ser lunes La semana siguiente llevé a Rut, esposa de Carlos, al mercado a comprar algunas cosas. Al volver, como es mi costumbre, prendí las luces para asegurar que el vehículo era visible. Luego esa tarde tuvimos que ir a la reunión de oración, pero la camioneta no encendía. La batería estaba agotada. Intentamos arrancar empujándola, pero no alcanzamos la velocidad necesaria. Así que la cerré y fuimos a la reunión en transporte público (una camioneta con barras atrás para sostenerse, y hay que agarrarse bien). Fue impresionante ver que más de la mitad de los que vienen el Domingo vinieron a orar y realmente oraron. El Pastor Atilio luego nos exhortó un poco sobre la importancia de la oración y fue hora de irnos. Pedimos a otro hermano que nos lleve a casa en su camioneta y ayudarnos a encender la de Carlos. Para nuestra consternación, yo había cerrado la camioneta con las llaves adentro. Gracias a Dios, un miembro fiel de la iglesia tenía bastante experiencia en abrir puertas de vehículos y vino a socorrernos en la mañana. También llevó la batería para cargarla.

Mesas para el ministerio de niños Antes de irse, Travis había donado algo de dinero para ayudar con el proyecto del ministerio de niños. Con parte de ese dinero fuimos a la ciudad a comprar mesas plásticas para que los niños puedan sentarse, pintar y hacer otras manualidades. Las usamos esa misma noche. Yo también tuve la oportunidad de compartir mi testimonio con los niños.

Que suba la fe Miércoles por la mañana fuimos a visitar unas cuantas personas. Paramos a ver un hermano quien no había asistido a la iglesia durante varios meses. Abiertamente confesó que estaba desviado y necesitaba volver a Dios pero nunca encontraba la fuerza para levantarse. También nos contó de un hombre que vive a lado de la iglesia con quien él estaba furioso, y no quería ir a la iglesia temiendo que al verlo perdería los estribos. Y para él, siendo ex-pandillero, perder los estribos significaba sacar su rifle. El pastor y yo le exhortamos, le animamos y le ministramos con oración y palabra profética. Gloria a Dios que nos lleva a la victoria, él vino a la iglesia el viernes en la noche por primera vez en meses (sin su rifle).

La Gran Comisión Habían pedido que yo compartiera sobre la Gran Comisión el jueves en la noche. Así que abrimos la Biblia en Mateo 28 y hablé de "ir" o no esperar que simplemente suceda; "hacer discípulos" de Cristo y no sólo miembros o convertidos; "bautizar" en el sentido de que el creyente debe experimentar la muerte (arrepentimiento) y resurrección de Jesús (la vida vencedora en el Espíritu); "enseñar" no una lista de que se debe y no se debe hacer, sino entrenarlos a obedecer a Dios; y que Jesús quien está "con vosotros siempre" tiene "toda potestad... en el cielo y la tierra" para respaldarnos. Concluí la prédica dando a los pastores una hoz que había comprado en Bolivia. La hoz representaba el poder para segar la mies y cumplir la Gran Comisión. Entonces llamé adelante a los que estaban comprometidos con los pastores a cumplir la misión que Jesús nos había encomendado. Los pastores entonces me ayudaron a orar por los que vinieron adelante.

Testimonios a vista del mar El viernes los pastores y yo hicimos un viaje de 1 hora 45 minutes a la costa para almorzar con Jamin, Travis, Carlos y el equipo de Living Water. Compartieron unas historias buenísimas. Este trío ministró a salvadoreños, guatemaltecos y a gringos desde el comienzo hasta el final. Tuvieron varias oportunidades de orar con los habitantes locales y demostrarles el Evangelio. La gente de Living Water dijo que nunca habían visto otra persona ministrar con tanta unción en otro viaje. Por supuesto, el pozo fue perforado e instalaron un sistema de bomba de mano. Living Water fue muy impresionado por Carlos y, hay la posibilidad de emplearlo tanto para mantenimiento de pozos como para seguimiento ministerial. Estamos orando que esto se de.

La Vida Nocturna Jamin and Travis continuaron con el equipo al hotel y Carlos volvió con nosotros a San Rafael Cedros para la vigilia. La congregación se reunió a las 8 pm y tuvo tiempos de alabanza y oración hasta la hora que me tocaba predicar a las 11 de la noche o, 1 de la mañana en Bolivia. Estábamos todos cansados y bostezando pero el Señor nos concedió energía para oír Su palabra. El mensaje fue simple, Dios prefiere obediencia sobre sacrificio. Después de la palabra, tuvimos algo de refrigerio y ya era hora de despedirme.

Conclusión La misión fue exitosa. Todos nos sentimos muy bien acerca de lo que el Señor logró en este viaje de 10 días. Hay muchas historias pequeñas y testimonios más para contar. Si Jamin, Travis y yo compiláramos nuestras historias, podríamos escribir un pequeño libro. Es obvio que Dios está haciendo conexiones y unificando a Su Iglesia. Él está derramando el agua de Su Espíritu, satisfaciendo nuestra sed y preparándonos para el vino nuevo. Pude ver a Jamin y Travis una vez más en el aeropuerto. Ellos volvieron a casa para estar con sus familias y yo empecé mi retorno de 3 días; no sabía que los eventos más sorprendentes estaban por ocurrir. Continuará...
Ministerio Canaán en San Rafael Cedros

Pastores Atilio y Santos Cerón

Equipo de Living Water Iglesia Central del Ministerio Canaán

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful