TEOLÓGIA LUCAS I Ya que muchos intentaron escribir un relato de los acontecimientos que han venido a suceder entre nosotros

, como nos lo han transmitido los que fueron ya testigos oculares desde el principio y los que han venido a ser los servidores del mensaje, yo también me he decidido a escribírtelo por orden, ilustre Teófilo, después de haberme informado de todo desde el principio, a fin de que así reconozcas la firmeza de las doctrinas que has recibido (Le 1, 1-4). De esta forma ha comenzado Lucas su tratado. Intenta escribir un relato «sobre los acontecimientos que han venido a suceder entre nosotros». ¿Cuáles? En primer lugar, aquellas cosas que Jesús ha realizado y enseñado hasta el momento en que instruyendo a sus apóstoles por medio del Espíritu se eleva hacia la altura de los cielos (Hech 1, 1-2). Pero esto forma solamente la primera parte del trabajo (cf. Hech 1, 1). Entre los hechos que han pasado «entre nosotros» se encuentra para Lucas la venida del Espíritu, la vida y testimonio de la iglesia palestina, la misión de Pablo entre las gentes. Por eso escribe una segunda parte del tratado, precisamente el libro de los «Hechos». Los acontecimientos de Jesús y de la iglesia se realizan para Lucas a la luz de todo el mundo (Hech 26, 26). Ya no son desnudo objeto de un mensaje. Pueden ser muy bien el tema de un trabajo de tipo literario en que se emplean las técnicas del tiempo. Son asunto de una historia que merece ser contada. Con esto se sitúa el evangelio y libro de los Hechos a la altura de las obras literarias de su tiempo. Lucas parece ser el único escritor del nuevo testamento que ha dejado de pensar sólo en la iglesia y se preocupa de ofrecer el hecho de Jesús y su mensaje en el mercado abierto de su mundo. Pero Lucas no abandona la tradición. Es al contrario. Conscientemente se sitúa en la línea que se apoya en los testigos oculares (los apóstoles) y los mismos servidores del mensaje. Es más, advierte que ya ha habido otros autores que quisieron trazarnos un relato de los hechos sucedidos (Le 1,1). Con eso se refiere, al parecer, a Me y al llamado documento Q en el que según hipótesis probable se exponían sentencias de Jesús que conoció también Mateo. Nada impide que san Lucas consultara otros escritos; quizá alguno contuviera detalles de la historia de la iglesia palestina o de los viajes de Pablo. Marcos había presentado a Jesús como «evangelio», el salvador auténtico del hombre. Mateo se ha centrado en Jesús como el origen de la nueva y verdadera ley (sermón de la montaña), el juez (25, 31-46) y fundamento de la iglesia (28, 16-20). ¿Lucas? Jesús se ha mostrado como el punto de partida, el centro de un profundo movimiento religioso que ya alcanza importancia en este mundo y que merece ser contado. Lucas puede realizar su cometido porque, aun no siendo un genio literario, es narrador que entiende, sabe escribir y cree que los hechos que se fundan en Jesús y se actualizan por medio del Espíritu se pueden exponer en un contexto de saber greco-latino. Al realizar su obra ha de mostrarse fiel a los antiguos datos de la fe que nos presentan las palabras de Jesús, datos que expresan el sentido de la pascua y que se fijan de una forma especial en la presencia del Espíritu en la iglesia. Con el paso del tiempo y con la nueva reflexión creyente aquel acento que al principio se ponía en la esperanza inquieta del fin próximo, inmediato de la tierra se ha cambiado. El fin se alarga. Lo importante no es el tiempo en el que venga a realizarse. Lo importante y decisivo es el vivir de acuerdo a la palabra y al camino de Jesús. La misma iglesia, sostenida en el Espíritu, ha venido a formar parte del misterio del mensaje. Así lo siente Lucas, interpreta los datos primitivos, crea. Marcos y Mateo no pudieron escribir ninguna «historia de la iglesia». Tal historia no formaba parte de la obra de Jesús; no era evangelio (Mar), no añadía algo distinto a la palabra dedicada al Cristo, legislador, juez y principio salvador del hombre (Mt). Ciertamente, Jesús es para Lucas el origen, es el punto de partida de toda salvación. Pero hay que precisar que su influencia se realiza por medio del espíritu, en la iglesia. Como «hechos» del espíritu que deriva de Jesús, los rasgos fundamentales y los acontecimientos decisivos de la iglesia tienen valor de salvación, pues actualizan la presencia de Dios entre los hombres. Ciertamente, Jesucristo es para Lucas centro y expresión de toda historia salvadora. Sus palabras y milagros son el punto de partida al que debemos mirar siempre y del que estamos dependiendo en todo instante. Hay más; su muerte, interpretada según las Escrituras, es camino hacia la pascua que, mirada en forma de ascensión al cielo, convierte a ese Jesús en centro de la vida y el quehacer de los humanos (cf. Le 22, 69).

Lucas no niega que Jesús sea. que actuaba en el Bautista (Le 1. Sólo Dios es el principio de los cielos y la tierra. como tema y contenido de la historia. a la vez. Ese final se ha concretado ahora en la gloria de Jesús que nos atrae hacia su altura (cf. se ha transformado así en presente glorificado y glorificante. 2. que termina en la ascensión. desde Jesús y en forma de expresión abierta del obrar divino se comprende el tiempo del Espíritu y la iglesia. No es riqueza de un utópico después sino la vida concreta del ahora. Todo se encuentra.). 1. por su Cristo. De Dios proviene Adán. Hech 2. viniendo a ser la vida más interna y verdadera de la iglesia. tiempo primero. En el nivel externo los diversos momentos del misterio y de la obra de Jesús se diferencian de una forma plena y nítida. el Espíritu de Dios inunda el mundo y se convierte en fundamento del camino de los hombres. ¿Volverá Jesús en el final del tiempo? Para Lucas el Jesús glorificado no es un simple futuro. 23 s. 30). tendido hacia el futuro apocalíptico que puede interpretarse como «vuelta decisiva de Jesús» y cumplimiento de su obra. se halla inmerso en el misterio del Padre se actualiza en sus discípulos y el mundo por medio del Espíritu.. desde el mismo momento de su juicio y de su muerte. Pero al hacer de Jesucristo.. es el origen de los hombres (Hech 17. imagen y secreto del camino de los hombres (Le 9-18) hacia el viejo final de la esperanza que se encuentra en la resurrección (que admiten igualmente los judíos: cf. en fin. Hech 21-26). mensajero del . siendo a su vez el desplegarse pleno del misterio de Dios entre los hombres. Descubrirlo significa haber hallado ya el camino que con Cristo han de hacer suyo los creyentes. Más que dé un después habla san Lucas de un presente. 56-60). Pablo. 69). ' 1. el trasfondo de Israel y su camino en nuestra historia (Hech 7. no ha pasado todavía y sigue esterilidad interna. siendo el punto de partida original. 2 s. Así se expresa al afirmar que el «reino» es ya la auténtica riqueza y la verdad en la aventura de la búsqueda del hombre (Le 9-18). de un Jesús que es plenitud y que se encuentra allá en la hondura del camino de la vida. porque ese Dios que se halla encima de la historia (es verdadero más allá) se viene a mostrar. Dios como principio El avance de la historia se deriva del Padre que se encuentra en el origen y es la base y fundamento universal del cosmos. siendo humano. La más profunda validez del momento salvador actual no niega ni destruye la marcha de la historia que se encuentra dirigida hacia una meta que es el triunfo de Dios Padre. Por eso mismo. Teniendo esto en cuenta distinguimos los dos planos de lectura de san Lucas. 5. al mismo tiempo. su Padre. 16 s. llamado el Cristo (Le 3. 18 s. 15) y que se expresa de una forma absoluta por Jesús. 4. 15 s. 32-35). 22. un presente salvador por el Espíritu.). Actuándose en el mundo. 1. se convierte así en modelo. Suponiendo esos niveles se precisan los diversos tiempos de la obra de san Lucas. 22. más que avance hay un venirse a desvelar de aquello que se hallaba como en germen al principio y que se actúa después en Jesucristo y el Espíritu. Jesús se halla sentado como guía. Así lo muestran y actualizan Cristo y el Espíritu. es necesario partir siempre de Dios como principio. Por medio del Jesús glorificado (Le 24. Se trata del Espíritu que estaba velado en los profetas (Hech 2. 38). 38). El Jesús de nuestra tierra. 3. De Dios proceden el Espíritu y el Cristo.El pasado de la vida de Jesús. 49. a la Vez. en su altura que es divina. Hech 10. modelo y plenitud en el misterio de Dios Padre (Le 22. como un «luego» que todavía no ha llegado y nos influye. Aunque no se le vea. 43 y Esteban: Hech 7. y penetrando en el nivel profundo comprendemos que el avance de los tiempos no se puede tomar como palabra decisiva. 14. El presente divino de Jesús que. el exaltado a la derecha del Padre. allá al comienzo (Le 3. desde allí. no han venido a situarse fuera del misterio primordial. guía nuestra historia hacia sí mismo. en el centro está la historia de los hechos y palabras de Jesús que empieza en el momento bien preciso del anuncio del ángel a María y que termina en la subida del Señor resucitado al cielo. siempre que se trate de los «tiempos» en san Lucas es preciso comenzar hablando de ese Dios que. 4. Jesús interpreta desde ahora el papel de Dios. 33). Jesús se encuentra inmerso en el misterio de Dios Padre y. y es a Dios a quien Jesús refleja aquí en el centro de la historia (Le 3.). Pero. hay avance histórico v un tiempo sucede al anterior de una manera bien precisa. el que vendrá al final del tiempo. desde Dios se entiende el tiempo de preparación del hombre que ha tomado en Israel forma profética y se viene a precisar entre las gentes como «era de ignorancia» (Hech 17. que ya ha muerto. buen ladrón: Le 23.

evangelio para el mundo. es una especie de expresión concreta y corporal del mismo Espíritu divino (cf. Es un presente que llena de tal modo la vida de los hombres que se puede afirmar que ir a Jesús es «ir a Dios». auténticos representantes de Israel y las promesas. 2. un israelita de la más pura observancia. bajo el mando del Augusto (Le 2. 11). El tiempo de experiencia primordial del Jesús resucitado abarca todavía. Hech 14. en un momento bien concreto. por eso me ha ungido. 22. Conzelmann ha simplificado de manera extrema la noción de tiempo e historia en Lucas. la iglesia como tiempo de misión y de camino. 35). Le 23. en medio de todos sus aciertos. Siendo poder que actúa sobre el . 56 s. el libro de los Hechos repite hasta el final que la verdad se encuentra en Jesucristo. aun en contra de la misma verdad histórica superficialmente entendida. Todo acaba. Con esto no termina la historia de Jesús. sigue siendo aun después de la ascensión de Jesús un tiempo de comienzo de redención. Le 3. me ha enviado a evangelizar a los pobres. el viejo tiempo salvador de la ley y los profetas. Hech 10. La actividad del Espíritu. sin embargo. El Señor glorificado en quien se centra la fuerza de Jesús es salvación para los hombres. 18). Lucas se esforzará por mostrar que Pablo. aunque condene la riqueza de este mundo en los escribas y fariseos. Todo eso indica que aunque el Cristo sea culmen de Israel.). Siendo verdad para Israel. 15. No hace falta esperar que llegue el fin de nuestra historia. excluyente. 32): cuando el viejo pueblo de la esperanza encuentre su verdad. Es tiempo de una vida que se puede enmarcar en los anales de una historia (Le 3. Con la ascensión se profundiza en lo divino. Debemos confesar que nuestra forma de entender a Lucas presupone y a la vez supera la visión de H. 4. el cristiano más abierto hacia lo nuevo. en un presente. Hech 7. mesías) es poder renovador para la tierra.. Se implican. 43. Jesús contiene a su vez un tiempo bien concreto. el tiempo del Espíritu y la iglesia no es. por otro. los cuarenta días. el salvador de todos (cf. 49. El evangelio que encierra esta palabra no es verdad para un momento. El mismo es el sentido de «hoy» en Le 4. proclama de forma solemne las raíces comunes de Israel y el cristianismo que es aquí la iglesia de las gentes (Hech 21-26). aunque sea en realidad una era de ignorancia. El tiempo de Jesús En un primer momento Jesús aparece para Lucas como la maduración de la esperanza y el tiempo de Israel (Le 1-2). Por eso. aunque el mismo judaismo oficial no le ha aceptado. Pablo anuncia la esperanza mesiánica en la resurrección. Por eso muere en un momento bien preciso. Jesús es luz para las gentes (Le 2. señor. se convierte para la predicación cristiana en preludio de Jesús. en el tiempo de esperanza de Israel puede integrarse el ámbito de preparación de las gentes que. centrado en el fariseísmo. 1-2). se convertirá en servicio para el mundo. para Lucas. Este segundo aspecto es el que ahora nos importa. la obra de Jesús recibe así dos rasgos principales: por un lado. con Pilato y con Herodes y los sumos sacerdotes de testigos. Sólo se acaba un tipo de existencia. los que mueren en Jesús suben al cielo. De alguna manera. Jesús resucitado sube al Padre. Hech 1. Tiempo de la iglesia y el Espíritu El tiempo del Espíritu no empieza simplemente con la iglesia. Hay más. 21: Hoy se cumple esta escritura: El Espíritu de Dios está sobre mí. los momentos de la historia de Lucas no se suceden de forma puramente cronológica. salvación para los pueblos. a la vez. tiempo que viene después del de Jesús. mejor. su misma persona se convierte en fuerza salvadora para siempre. 21 y 4. 8) y se condensa de una forma simbólica en el primer Pentecostés (Hech 2). Es el tiempo de un hombre que limita con la profundidad de Dios (pues surge del Espíritu) v que nace. sin embargo. anunciar la remisión a los cautivos. no es tampoco la expresión de un hecho físico pasado. En otras palabras. en el misterio primordial de lo divino. (cf.). 3. Esto nos dice que el pasado de la historia de Jesús se ha convertido para Lucas. Siendo la verdad de Israel. 17. 1. Nos parece que. 23 s. sin más. se interpenetran. para Lucas. 4. pues encierra la certeza de que el Jesús glorificado (salvador. es a la vez y hasta el final un auténtico fariseo. en la ciudad de David» (Le 2. Por eso. cuando llegue a su plena dimensión.). Conzelmann (Die Mitíe der Zeií). Ciertamente. pata Lucas todo el ser y realidad de nuestra iglesia es consecuencia del Espíritu que Jesús ha prometido (Le 24. 38). Pero dando un paso atrás tenemos que afirmar que hasta el mismo Jesús es un efecto (Le 1.. su 1 r se expande y se realiza por medio del Espíritu. 1 s. Por eso. Le 4. paraíso (cf. esperanza que comparten con él los fariseos. forman sobre el mundo el campo de influencia del Jesús glorificado. el año del empadronamiento de Cirino. Sólo desde la ascensión de Jesús cobra sentido el «hoy» salvador del nacimiento: «Os ha nacido hoy un soter que es cristo Kyrios.

en fin. el resultado del obrar del nuevo y viejo Espíritu divino. Es a la vez. a renovarlo todo. Ser de Jesús implica ya un vivir en testimonio misionero.. 27). Jesús puede prometerlo y concederlo de una forma plena (Hech 1. Por eso. como presencia del Espíritu (cf. Aunque Lucas no se fije abiertamente en ese tema puede afirmarse que toda la obra de Jesús se viene a resumir en este centro: subiendo al cielo nos concede el Espíritu de Dios (su Espíritu) a fin de que podamos tomar parte en su camino hacia la gloria. en la misión. la venida de Jesús glorificado y el final del tiempo dejan de ser centro de su obra y su evangelio. es fuerza que unifica la historia salvadora. ¿Puede hablarse de un tiempo del Espíritu (la iglesia) cronológicamente posterior al tiempo de Jesús? Ciertamente. El Espíritu es la fuerza inmediata que deriva de Jesús y que realiza el cambio entre los hombres. el verdadero hijo del hombre que desciende de las nubes (Le 21. . Utilizando un trasfondo de apocalíptica judía habla san Lucas de un tiempo de «restitución universal» (Hech 3.4. el cumplimiento verdadero de Israel. El ritmo final lo ha reflejado Pablo. Basándose en Jesús resucitado. Hech 2. 33). tenemos desde ahora la verdad y realidad que es decisiva (el Espíritu divino). 21). Se cree en Jesús y se recibe la fuerza del Espíritu desde los moldes de la religiosidad israelita. La vuelta de Jesús y el tiempo del reino decisivo Para Lucas. Lucas no niega ese trasfondo apocalíptico judío. la meta a que tendemos sin cesar en el camino de la vida. igualmente. la iglesia ha de fundarse en el más hondo testimonio de aquellos que le han visto. diciendo adiós al mundo. Lo que desde un punto de vista puede expresarse en forma de «creencia en Jesucristo» viene a mostrarse. 38 y 10. el pueblo de las promesas.). perseguido por los judíos. como signo de verdad y salvación para los hombres. es garantía del origen divino de Jesús y de la iglesia.. como salvador que está elevado a lo divino y que transforma nuestra vida en el Espíritu. La iglesia. tiene un ritmo peculiar que Lucas ha sabido interpretar de manera impresionante. consta de fieles judíos y de miembros del antiguo paganismo. a la vez. Lo ha recibido del Padre y puede darlo (Le 24. de la nueva realidad. efecto del Espíritu. Toda la sección del caminar de Jesús hacia su muerte (Le 9-18) nos indica ya que el reino es la riqueza verdadera de los hombres. el libro de los Hechos nos indica que en la fe se nos concede ya el perdón de los pecados. al mismo tiempo. Hech 2. juzgado en Roma y predicando. como el efecto del más nuevo obrar de Dios (Espíritu) y como el pleno cumplimiento de aquella realidad que se encontraba velada en los profetas (Hech 2.). 2. pero sólo cuando se advierta que el Espíritu es la expresión de la profundidad de Jesús y es. humano y divino. en todo el libro de los Hechos. es el efecto del nuevo obrar de Dios que inunda el mundo a partir de Jesucristo. el Espíritu se actúa plenamente en Jesús de Nazaret. La iglesia de Jesús se muestra así. 32 s. Sin dejar de ser divino. ni ha excluido la primera esperanza de los fieles cristianos que nos hablan de un Jesús que viene pronto a transformarlo. la iglesia es la continuación. y dirigida por la fuerza del Espíritu. Fundado en Dios y prometido en Israel (cf. El que acepta a Jesucristo vive en Dios y aunque espere en el final definitivo está seguro desde ahora. sino el que late entre nosotros. Sin embargo. sin embargo.). el verdadero contenido de la iglesia se ha expresado en dos rasgos que se muestran. La verdad de ese encuentro se desvela sólo en la venida del Espíritu (Hech 2). En un segundo momento. es el efecto y la expresión. la manifestación plena del Espíritu de Jesús y. Hech 10. en otra perspectiva. la iglesia se ha mostrado en forma de Israel perfecto.8). a todo el mundo de los hombres. a la vez. misionero de las gentes. el evangelio. por eso Lucas nos presenta los cuarenta días del encuentro con Jesús glorificado. no aquel reino que vendrá. De manera semejante. a la vez. Mejor. la iglesia palestina viene a abrirse hacia las gentes y se muestra como signo de perdón y salvación universales (Hech 6-15). 5. de un mundo nuevo que vendrá a formarse en torno al Cristo. De tal modo se iguala el Espíritu de Dios con Jesucristo que. complementarios y constantes: la fe en Jesús es fundamento y es origen. Pero el Espíritu no actúa de una forma uniforme y monótona. 38). unida en el testimonio de Jesús. 49. No interesa que Jesús se atrase. 16 s. pero todo es. Se forma así una doble iglesia que. el Espíritu es de Dios. Jesús es el origen. el tiempo del Espíritu no es más que la expresión de aquel obrar del Jesús resucitado que transforma. de tal manera que su obra es concreción visible del eterno poder de lo divino (cf. 16 s. En un primer momento (Hech 2-5).mundo. Lo que vale es su importancia actual. 42 s. Hech 2. Dios no es sólo el «tiempo en el principio». El Espíritu es «de Jesús».

toda la existencia de la iglesia y del creyente se convierte en realidad escatológica. 1. un consagrado (Le 1. el Señor del libro de los Hechos no podría tener sentido alguno sin Jesús. 4-4. Jesús existe como un hombre bien concreto en un momento de la historia y constituye de esa forma un verdadero pasado que ya ha sido. Jesús. evoca un gran misterio religioso. Lo que muestra el evangelio es más que la historia de un hombre que ha pasado. Por eso el hombre que ha vivido en Jesús. Allí se encarna la grandeza del antiguo Israel y su esperanza. No tengamos curiosidad. repetimos. Las precedentes consideraciones pueden ayudarnos a entender a Lucas. ni por nombres o familiar. EL NACIMIENTO DE JESÚS. porque el fin universal deja de ser el centro del vivir cristiano. Pero. es el reflejo y resultado del misterio de Jesús que sube al Padre. la iglesia son momentos progresivos del obrar de un mismo Espíritu divino. c. 56 s. se viene a reflejar luego en el primer y gran pentecostés del nacimiento de la iglesia (Hech 2). Hech 7. la estructura literaria y los problemas que suscita el texto Y Lucas sabe. La historia de Jesús lleva al misterio del Señor resucitado. Al situarnos en el templo. No basta con trazar los rasgos de un avance de la historia que nos lleva de Israel hacia Jesús y de Jesús hacia la iglesia. es también el testimonio de un Señor que vive por encima del transcurso de los tiempos y que llama a su nivel de salvación a todos. Lucas nos dirige precisamente al templo. va sin más. sin hijos. Israel. el camino de Jesús (Le 9-18). Lucas no pretende abandonarnos en el templo. sacerdote. podrá tener utilidad esta lectura de su obra que intentamos reflejar en las páginas que siguen. tenemos que afirmar que sólo el Cristo es centro. se refleja en su mismo evangelio. El ángel habla (Le 1. Esta dialéctica no ha venido a reflejarse sólo en la unión de las dos obras de san Lucas. ni por tiempos o lugares. el evangelio. como el mismo Israel de aquellos tiempos. Lucas no pretende describirnos simplemente los sucesos de un pasado. De manera semejante. 13) I. ya desde ahora. Lo importante es Juan. en el Espíritu.). que la misión y encargo del Bautista se enraíza en el antiguo pueblo . La obra doble de Lucas gira en torno a la dialéctica del evangelio y de los Hechos. tratando de la infancia hemos seguido a Laurentin. Jesús es para Lucas el Señor presente que se sienta a la derecha de Dios Padre y lo dirige todo. es eso lo que aquí nos dicen. la misma vida de la iglesia. Ciertamente. 11 s. centrado en la promesa del Espíritu. Pero si el Espíritu es la fuerza constante que se viene desvelando de una forma progresiva. así lo supone. El anciano y su mujer viven estériles.Por eso mismo. Israel es realidad sagrada. 43. no preguntemos en el texto por detalles. Lo que importa es el que Dios se nos desvela en el recinto santo. pero Lucas vale. Jesús está anunciado en Israel (cf. Al mismo tiempo. 1-2) El evangelio de Lucas se abre con la escena del anuncio del ángel al anciano Zacarías (Le 1. No hace falta presentarlo. la venida del Espíritu en los Hechos no se puede tomar como algo puramente nuevo.). 5-25). En Israel todo se abre hacia Jesús (Le 1-2). o. se penetra en la verdad de lo que estaba oculto. no es necesario decir nada. Por eso. o en Jesús muere. Esta dialéctica refleja una verdad permanente de la iglesia y del cristiano. De una manera general se pudiera sostener que Lucas ha intentado descubrir los rasgos de continuidad histórica del único Espíritu de Dios. No hace falta teorizar. su esperanza es santa. Todo Israel. con la vieja tradición. es el sentido del pensar de Lucas. al kyrios de los Hechos. al mismo tiempo. Lucas presupone una visión del mundo. Lucas no es el único criterio en el camino que conduce al Cristo. 13-15). Sus palabras son precisas: el verdadero culto de Israel y su esperanza vendrán a concretarse ahora en un hombre. pero más cercana. Siguiendo ya la tradición de Marcos. Le 23. Es necesario comprender que en ese avance no se viene simplemente hacia lo nuevo. se llama Juan y es «nazoreo ». SU RELACIÓN CON JUAN Y EL VIEJO TESTAMENTO (C. Pero veamos. Sin embargo. al reino (cf. Se está jugando ya en nosotros el gran juicio. Concluimos. De manera general. eran los dos hombres honestos que se mueven en la esfera de esperanza religiosa y Zacarías. como tantos en la vieja historia de su pueblo. Le 1-2). sirve a Dios allá en su templo.A su obra remitimos a quien quiera precisar las influencias del antiguo testamento. sin nombrarlo. PRESENTACIÓN DE JESÚS (1. En ellas hemos visto que el esquema de su obra no se puede entender de una manera puramente unívoca.

Lucas habla: Concebirás y parirás un hijo. el que proviene de María. 3. Le pondrás Jesús de nombre y será grande. del ser de lo divino. inmensamente abierto. En su gozo se resume la dicha del auténtico Israel por la venida de Jesús. nace de la fuerza del Espíritu. En el vientre de Isabel. Ciertamente. Isabel bendice a la madre del Señor que es su pariente. que nos trae el reino decisivo. sabiduría humana. No es el simple efecto transitorio de un proceso de este mundo. Todo Israel se ha resumido en Juan y se convierte en un anuncio. Jesús. si no precisamos las citas se refieren aquí. María ha comenzado a ser ya signo de una nueva forma de existencia. una doncella.2 Tampoco aquí. el gran Señor se acerca. María visita a Isabel. el hijo de María. Jesús no anuncia. Se han escrito mil historias de Jesús. Aquí no hay nada de aquel ámbito sagrado de Israel en que se anuncia el nacimiento de Juan a Zacarías. Juan se alegra. Desaparece altar y templo y nos hallamos en un pueblo cualquiera de la tierra palestina: Nazaret. Esto plantea dos preguntas: ¿cuál es la verdadera conversión? ¿Cómo se acerca Dios y cómo puede asegurarse su presencia? Pero con esto corremos el riesgo de perdernos en cuestiones generales. externamente. qué valores nos presenta? No sabemos nada. Pero es silencio que Dios llena. Sin embargo. 56). que se exija penitencia. siguiendo el texto. es Dios que viene. estaba en Dios en el principio y se «desvela» por María en el final (centro) del tiempo. al evangelio). Jesús es ya la realidad del «hijo». Del ámbito sagrado del judaismo y de su templo. Paralelo al de Juan está en san Lucas el anuncio de Jesús (1. 5 t ) Jesús no es simplemente consecuencia del tiempo y de la tierra. En Nazaret está María. Han pasado ya siglos y siglos. 31-33). que la vida cambie. 28). que son preparación. la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra. ¿Qué ha pensado. de reverencia. Hace algo más. Semejante. aunque expresado de otra forma. lo que trae en su persona. por eso. Todo sucede en ese campo inmensamente delicado. Juan anunciaba la llegada del Señor. por eso «nace del Espíritu» (1. El Señor Dios le dará el trono de David su padre y reinará sobre la casa de Jacob por siempre. transmitiéndoles el fuego sagrado de sus padres. presenta el gran secreto del hombre que se encuentra abierto a Dios (María). el Cristo. Vendrá sobre ti el Espíritu santo. Por el otro. es glande lo que afirma Lucas: Jesús es la expresión del gran misterio. proviene de Dios mismo. su verdad proviene de lo eterno. es una gracia de Dios. nada cambia. 35). el reino eterno de Dios sobre los hombres. no es un hijo más entre los hijos de la tierra. de esa forma. María (el mundo entero de Israel y de las gentes) recibe a su Señor como el regalo decisivo. su prima (Le 1. no prepara como Juan algo más alto. en testimonio de verdad inmensa: Dios. grandiosidad. los profetas y patriarcas (Le 1. su madre. El texto sigue. En torno a ella sólo existe un gran silencio. Para Lucas la exigencia de conversión se ha precisado en Juan. 26-38). 35). el culmen de la historia se ha expresado simplemente en una escena de confianza delicada.israelita y viene de Dios mismo: estará lleno (ha estado lleno) del Espíritu de Dios y ha convertido a numerosos miembros de su pueblo. La plenitud de Dios. agraciada. en la escena del anuncio del ángel a María. de la fe de una muchacha que ha aceptado la palabra de Dios que le pregunta y habla. al campo profano y decisivo en el que viene a penetrar Jesús y su mensaje salvador divino. lo que nazca será santo. 15-17). Pero el quehacer de Juan se concretiza de una forma todavía más profunda: preparará el camino y la venida de su Dios (1. nos lleva hasta el misterio del Dios que se refleja y se realiza a través del compromiso del hombre que le acepta. La escena sirve para unir desde el principio los destinos del Bautista y de Jesús. es lo que dice Pablo cuando afirma que Jesús es «preexistente» (cf Flp 2. Están en Dios sus verdaderas raíces y su hondura. María (la mujer). de aceptación. salimos a la misma realidad del mundo. Viene de Dios. como el punto de partida del quehacer más alto. la llegada de Dios se ha realizado en Jesucristo. el ángel dice: «Salve a ti. en Galilea.. (1. Dios mismo. . Sin conversión humana Dios no viene. es necesario que los hombres se preparen. 17. En torno a Juan se ha precisado la verdad fundamental del evangelio: por un lado.. el Señor está contigo» (1. le llamarás hijo de Dios (1. 39-45. Esto es lo que Lucas quiere decirnos cuando afirma que Jesús. hay que afirmar que la llegada de Dios es el momento decisivo. qué secretos se reflejan en su vida. virgen desposada. Será llamado el hijo del Altísimo. ofrece Lucas el detalle de una historia. sin venida de Dios la conversión no puede ser auténtica. Ninguna de ellas ha sabido reflejar con más hondura y sencillez el gran misterio. no hay tampoco nota alguna de poder.

el que pretende asegurar su vida desde el mundo.Mejor que en ninguna escena puramente histórica. 55). Juan. El canto de María ofrece un contenido muy lucano: Porque ha mirado la pequenez de su esclava. 46-47). E] mundo era suyo y mandaron a todos venir a inscribirse en las listas del censo. en realidad está vacío y es hambriento. me gozo en Dios mi salvador.. En él se da el ahora escatológico. ha redimido al pueblo. 63). Preguntamos. Su parentesco es el reflejo de la unión de sus caminos: son aliados en la obra de Dios. Nace solo. Y nace el niño. al mismo tiempo. Nace Juan (1.49. pero. verdad cristiana la que aquí se halla cantada. el que ha nacido.. 8-20). a los ricos despidió vacíos (Le 1. Desde ahora. un salvador que es Cristo-señor (2: 10-11). 1. ese Jesús no es más que el cumplimiento de las ansias del antiguo testamento. Hoy mismo os ha nacido. a la vez. Sólo abriéndose a la hondura de Dios y de su amor. Así lo ha reflejado el misterio de Jesús que viene. al lado de un pesebre. de Abraham y nuestros padres. el que se encuentra lleno de sí mismo. 76-79). se mantiene en el nivel del judaismo: se han cumplido ya las profecías y la alianza y las promesas. ante su Dios. 46-55): se alaba a Dios porque amanece para el hombre la existencia verdadera. El canto de Zacarías (1. un gozo dirigido a todo el pueblo. liberado ya del mundo y los poderes enemigos. 42-45). se han encontrado ya al comienzo de sus vidas. El Jesús que nace es la verdad. 58). 48. el cambio de la vida de los hombres.. 46-55). es decir. Pero todo es. en este canto y su esperanza. Un mundo que es regalo dirigido hacia los pobres. que es salvador desde el principio. los pastores más perdidos de la tierra. Dios de Israel. Corrían los años de César Augusto. profetiza: Bendito sea el Señor.. Lo es en verdad «porque ha creído» (1. María Tesponde con palabras de sonido viejo y contenido absolutamente nuevo: «engrandezco al Señor. Así lo expresa el canto de María en que san Lucas ha querido resumir el verdadero destino de Israel. En el Jesús que nace —está en el mundo aún sin nacer— se ha resumido ya la salvación humana. porque visita. al recibir la gracia del perdón y al extenderla hacia los otros llega el hombre a hacerse rico. Tal es el contenido de la historia de Jesús y del Espíritu en el mundo. mejor que en ningún relato de carácter teológico. los que ignoran los secretos de las cosas y están solos (2. 1-7). ¿Puede darse ese misterio de justicia y libertad que aquí se canta? ¿No será todo un inmenso sueño de los hombres? Lucas ha escrito dos libros porque quiere mostrarnos que ese sueño existe y es posible conseguirlo. . a la vez. Hizo conmigo cosas grandes el que es fuerte. en la ciudad de David. 69-73). A los hambrientos los llenó de bienes.53). Se alegran ante Dios los conocidos (1. la más profunda condición humana que se muestra y plenifica en Jesucristo. ahora y sólo ahora la casa de David llega a su centro (cf. Dispondrá el camino de su Dios. Pero nace. Con palabras del antiguo testamento y en contexto puramente israelita nos presenta Lucas la certeza de que estamos ya ante el mundo decisivo.. 57). el nacimiento (2. Todo. 74-75). 68). La verdad del nacimiento de Jesús no la ha podido desvelar palabra alguna de la tierra. un nombre que no es simple expresión de voluntad o tradición humana sino un signo de misión divina: «Juan será su nombre» (1.» (1. libre y completo. un ser y vida que no acaba. Y ante el nombre y la misión del niño se desata la callada voz del padre Zacarías que bendice a Dios y canta. En este ambiente de visita ha situado Lucas el canto de María (1. El hombre está sin miedo. y la verdad y gracia de Jesús. 80). Isabel la ha declarado «la bendita» y portadora de interna bendición. centrado en Juan. Después de haber dejado prepararse a Juan en el desierto (1. Nace el niño como miembro de un imperio profano de este mundo (Roma). Sigue la historia. José y María fueron a Belén. se retrata aquí el destino de Israel. un mundo nuevo. 68-79) nos ofrece el mismo tema que tenían las palabras de María (1. es un pregón de ese misterio. los que viven alejados y no tienen un cobijo en las ciudades. canta (1. Por eso el ángel del Señor rompe el silencio de los cielos y comienza a suscitar con su mensaje un mundo nuevo. Lucas nos conduce hacia Belén.. en Belén porque desciende de David y es la expresión de la esperanza y las promesas del antiguo testamento. la salvación más honda. Zacarías lo recoge. No temáis. (1. es hombre en santidad. será un anuncio del Oriente salvador que ya se acerca ( 1 . Por la tierra de fatiga y de cansancio pasa un fresco soplo de esperanza. Sólo Dios es la riqueza verdadera. separado de los grandes caminos de este mundo. Y aquel niño viene a recibir su nombre propio. Os anunciamos un gran gozo. por eso. al principio (Le 1.

el «hoy» de la venida de Jesús perdura siempre. enseña ya en el templo (2. maestro de los hombres. En ellas se compendia y se resume el mensaje de san Lucas. 21). 22 s. 34-35). que bendice a Dios y canta: Una ambientación de este pasaje del anuncio de los ángeles y su relación con el culto imperial del helenismo en P. La tendencia a presentar posturas que Juan desarrollará de forma más extensa es una línea constante de san Lucas. Los nacimientos de este mundo pasan. lo que se expresa en su ascensión y en la venida del Espíritu. 2. el sacrificio (¡gloria a Dios en las alturas!) se traduce como nueva realidad humana. La escena del templo ofrece un tema bien preciso. luz de revelación para las gentes y gloria de tu pueblo Israel (2.). Como a judío. lleva en sí la verdadera redención de Jerusalén (2. La gloria de Dios y la paz de los hombres se encuentran unidas por siempre en el Cristo. Lo son. es un hoy que nos conduce a aquel Señor y salvador que nos ayuda y vive. 19. es para Lucas la expresión del gran misterio salvador del Padre. la salvación del hombre. Viene de Dios y es Dios quien salva. Sólo en la espada de la persecución. 41-50). el niño es señor (kyrios). Así lo entiende ya María que conserva todo en lo más hondo (2. es el soler. es fuerza y realidad que salva. Así lo muestra la escena de Jesús que. sin cesar. Su valor. 5. se encuentra aquí latente. aquel que salva desde el mismo origen de su vida. Mikat. expresan parto en el dolor. la encarnación del gran misterio de Dios en nuestra tierra. Sin embargo. Su vida es un misterio. en su interior contienen lucha. Las palabras del ángel se dirigen a los hombres de todas las edades. es a la vez revelación y plenitud para las gentes. La acción comienza desde abajo: cumpliendo la escritura ofrecen a Jesús al Padre (2. ese Jesús es la verdad del viejo pueblo israelita. En el Jesús que es niño se condensan todos los momentos de la historia salvadora. le ponen el nombre revelado por el ángel (2. como amor de Dios que se ha extendido sobre el mundo —y en la tierra paz al hombre. y su alegría se diluyen y se olvidan pronto. El verdadero culto. Ya hemos dicho que Jesús. Lucas ha querido precisar esta verdad respecto a la doctrina de Jesús.. De algún modo se puede sostener que en la venida de Jesús se ha resumido para Lucas toda la revelación de Dios. Es hombre de este mundo. Toda la obra de Jesús es verdadero «nacimiento» de Dios en este mundo. predicador del reino. 10: «Os evangelizamos»). 29-32). aunque Jesús esté entroncado en Galilea (anunciación) y en Belén (nacimiento). de una forma germinal y verdadera. 40) y pasa. Su sabiduría no es producto de un contacto con los sabios de la escuela. de un actuar del Espíritu divino. La salvación de Jesús no se reduce ya al momento de la cruz y de la pascua (como en Pablo). y lo es desde el principio. el expectante anciano. Sin embargo. El viejo Israel de esperanza ya puede morir. Lucas se acerca a lo que será la teología clásica de Juan. 22-24). Por eso. Dios responde luego: el Espíritu penetra en Simeón. salvación que nunca pasa. No es un hecho que se pierde. 38). porque han visto mis ojos tu salvación. sin embargo. Sin embargo. dificultad y muerte. siendo niño. No acaba en vano pues ha visto al salvador y sabe que su meta es ahora gloria. puede presentarse al niño como bandera salvadora para el mundo (2. El nacimiento de Jesús deja de ser un simple rasgo del pasado. el ángel canta allá en lo alto: Gloria a Dios en las alturas. La venida de Jesús.. En otras palabras. ha de subir al templo y escuchar allí la voz del Padre (2. Por eso.Aquí se centra el evangelio (Le 2. el niño. La salvación de Dios ha comenzado a expandirse desde el templo (1.). la que has dispuesto ante la faz de todo el mundo. Es nacimiento la pascua y la ascensión y la venida del Espíritu en la iglesia. crece (2. no es tampoco resultado de unos hechos más o menos arbitrarios. Es culmen y verdad del viejo pueblo israelita. en cierto modo. 4 Pero sigamos con Lucas. y en la tierra paz al hombre en el que Dios se agrada (2. Jesús. María es desde ahora signo de la iglesia que mostrando el gran misterio de Jesús ha suscitado división y enfrentamiento. para nosotros. el niño. . La predicación de Cristo en san tucas y el culto al emperador: RevOcc 111 (1973) 267-297. circuncidan a Jesús. es estallido de luz y salvación para las gentes. la salvación no es simple efecto de un esfuerzo humano. Su verdad no es la noticia o el recuerdo del nacimiento de un César o Señor de los imperios de la tierra. 15 s. Son anuncio de evangelio. 14). Por eso. De esta manera. Las palabras del anciano pueden parecer sentimentalmente preciosas. La salvación que nos ofrece Jesús es la expresión de una venida de Dios. su verdad y realidad perduran. a Lucas le interesa centrar todo el destino de Jesús en torno al templo. Todo lo que luego se desvela en la enseñanza de Jesús. 51). sólo en el dolor de un ofrecerse con Jesús por todos.

Disputa con los sabios.11). 3). la fuerza (3. Podría asegurar. la palabra de Dios vino sobre Juan en el desierto.. es el saber del Padre el que le llena. el apelar a honores viejos: la llamada que se extiende a todos es la misma: demostrad la conversión con obras (cf. Todo eso lo supone Juan cuando nos habla de que viene el que es más fuerte. Más que la exactitud del dato concreto le interesa a Lucas su sentido teológico: el hecho de Jesús y de la iglesia es. utilizando palabras de san Juan: «Mi ciencia no proviene de este mundo».» (3. De esta forma ha preparado Juan la senda que conduce al Cristo: «Yo os bautizo en agua. representan la dictadura del dinero inicuo o del poder tirano. 8). que el Espíritu nos llene. Busca la conversión. plenitud para Israel. Sabemos que el niño proviene de Dios.. Mientras tanto Jesús crece (2. 3. nadie se puede llamar dueño ver dadero de sus bienes. de verdad.). viene el que es más fuerte. los bienes de fortuna y las personas. De esta forma se sitúa a la luz de los profetas. nos amenaza con el juicio: «Ya está el hacha en la raíz del árbol. 12-14). 1. Es necesario que Dios venga. Juan es la llamada a penitencia y simboliza la preparación del hombre que se quiere disponer para su Dios. 3 s. Ciertamente. I I .. definitivo. siempre que compartan lo que tienen y les sobra con el pobre (3. Por eso dice a María y a José que le han buscado: «No sabíais que he debido ocuparme de las cosas de mi Padre» (2. 52). lo que pide está más cerca de una revolución que de un simple cambio sentimental interno. revelación para los pueblos. el que reunirá el trigo en el granero de la gloria decisiva (cf. Y sin embargo Juan recibe su pregunta y testimonia que también a ellos se extiende la llamada. 16). La salvación no se resume simplemente en el cambiar humano. dirigido al perdón de los pecados (3. En él se ha reflejado todo el viejo testamento y su camino de justicia y de esperanza. Nos hablan de una forma pública y abierta.. en el milagro del perdón que ofrece. cita de Is 40. no se trata aquí de un cambio social planificado (revoluciones modernas). a la vez. Esta actitud de conversión puede encontrarse también entre los hombres que parecen servidores de un estado o situación injusta (3. Pero.Su mensaje no es efecto de un pensar o discurrir del mundo. 49). de los que necesitan de mí y son pobres. 9). 3. 12-14).. En todo esto. 2). Es necesario que la vida ya no sea simple intento de dominio sobre el mundo. La conversión se muestra en el servicio a los demás: «Quien tenga dos túnicas regale (una) al que no tiene. haga lo mismo el que dispone de alimentos» (3. un elemento nuevo.. Las escenas que ahora siguen volverán sobre lo mismo: Jesús y Juan. LA ACTIVIDAD DE JUAN (3. Publícanos y soldados son para Israel la más viviente expresión de una injusticia. él os bautizará en Espíritu santo y fuego» (3. Ciertamente. el cambio humano y quiere colocar a los judíos ante el juicio de Dios que exige un cambio radical.. Pero ahora Jesús y Juan dejan de ser niños. 16. sabemos que su misma realidad es salvadora. Juan aparece como el precursor de Dios: la conversión que ha suscitado intenta disponer para el perdón que se aproxima (cf.. siempre que no abusen de la ley. según la vieja tradición. la situación.» (3. cuando predica al pueblo dirigiéndole hacia el Cristo.. el punto de partida del mensaje. se convierte en voz que clama: ¡preparaos! Preparad vuestros caminos porque Dios se acerca y verán toda su venida salvadora (cf. 11). Sin embargo. en el templo. 3. Por eso anuncia: Viene aquel que os dará el Espíritu de Dios.. 4-6. Por eso podemos esperar un poco. 3). De nada vale el ser judío (3. La vida ha de mostrarse ahora a manera de servicio para el otro. De repente se descubre ahora que nadie tiene cosas para sí. Pero todo su quehacer y su exigencia carecen de sentido si es que Dios no se acercara. y les enseña. Esta llamada a conversión es' importante para Lucas. 8). en la igualdad y la justicia entre los hombres. Convertirse significa poner lo que se tiene al servicio de los otros.. Con esto se ha dicho lo esencial respecto de la infancia de Jesús. Juan proclama un bautismo de penitencia. 1-20) El mensaje de Juan comienza con una datación histórica: «El año 15 del reinado de Tiberio César.17). pero viene a realizarse en este mundo. Sien do niño —doce años— Jesús sabe. ha comenzado en un momento bien preciso de la historia. . 3.. vivir en el amor de su presencia. es necesario recibir el don de Dios.

como paloma» (3. Jesús va más allá. Ya sabemos que Jesús procede del Espíritu divino (Le 1. Pero no por eso es «acristiana». 21-22). aunque al final nos lleven a la cárcel (3. algo así como la encarnación del Espíritu de Dios. Lo anuncia cuando habla del perdón de Dios que viene sobre aquellos que hacen penitencia ( = se convierten).. I I I . como gracia de Dios en nuestra vida. «Se abrió el cielo y el Espíritu santo descendió sobre él en forma corporal. Por eso puede comenzar con frase ambigua: «Sucedió que al bautizarse todos. por el otro es resultado de la historia de los hombres (3. Ha situado su figura sobre el campo de conversión y de perdón en que se vuelve comprensible. De una forma general se identifica con la exigencia de conversión de Juan en que culmina todo el viejo testamento. cuando se cumple su exigencia de servicio hacia el pequeño. La palabra del reino que es un don de Dios —que es gracia.Sin necesidad de nombrarlo. EL ORIGEN DE JESÚS. el contenido del reino de Jesús. así bajó el Espíritu sobre Jesús y se mostró en él de forma corporal». es más profundo. Precisando ese rasgo. Juan anuncia al Cristo. LAS TENTACIONES ( 3 .no destruye lo anterior (renovación.». 13) La unidad rediccional Le 3. 38). en ritos muertos. Por eso puede escucharse una palabra que proclama: «Tú eres mi hijo. Aquí no podemos detenernos en detalles. como preludio a la misión de Galilea y al conjunto de todo el evangelio. Sin la conversión. Por eso ya no importa su acción en el bautismo.. Utilizando un lenguaje más moderno se pudiera precisar: la revolución social no es.. Para san Lucas la llamada a penitencia del Bautista es un momento del evangelio de Jesús. 21-38 quiere precisar. por sí misma. sin embargo. Estamos hablando de Juan como preparación para Jesús y hemos notado el sentido que presenta su mensaje. Jesús no viene. su reino es más interno. Podremos complacernos en palabras sin sentido. Jesús se encuentra «ungido en el Espíritu». se muda y aguarda expectante el gran día de Dios que se acerca. Si queremos que Jesús venga a nosotros tenemos que buscar la conversión y la justicia. del mundo nuevo que ya brilla. Sólo por ella puede comprenderse la palabra de perdón del reino. Le interesa el fondo de Jesús... es mucho más. Todo se ha centrado en el misterio de Dios que se desvela. Lo que Jesús realiza no se puede tomar como obra humana. Tal es el destino del profeta. Por eso hemos querido plantearlo desde ahora. Sólo cuando se escucha la urgencia del mensaje del Bautista. 35). por un lado. De ella se habla en todo el evangelio. Así comienza el texto en Lucas. también Jesús fue bautizado. autonomía personal. toda su obra se presenta aquí como expresión y consecuencia de ese Espíritu. tiene. el Cristo. Una y otra vez ha de volver san Lucas sobre el tema. es todavía antiguo testamento.4 . el Cristo. es decir. «Sucedió que al bautizarse todos. la expresión de lo divino (3. 22). un cambio en el que el hombre se muestra dispuesto. Es más exacto llamarla «precristiana». sin la justicia que nos lleva a la igualdad.. un intento de vivir de acuerdo al misterio del perdón ya recibido. sólo entonces puede comprenderse la llamada de Jesús. justicia). 23-38). Esta venida del Espíritu ha adquirido en Lucas importancia extraordinaria (cf. Es el misterio y es la fuerza de Dios la que se actúa en su persona. sin el cambio profundo. y sin la ayuda a los pequeños es utópico pensar que entenderemos algún día la palabra de Jesús. 18. 2 1 . guiado y plenificado en el Espíritu divino. Su persona y realidad es. . Hech 10. 38). san Lucas no se quiere referir tan sólo a un viejo tema de la historia ya pasada. el doble origen de Jesús. desde el Cristo. Al hablar así. Lo que hoy se llama de ordinario «teología de la liberación» no es la verdad de Jesús. Si no pasamos por la conversión de Juan —justicia— no podremos llegar nunca hasta Cristo. De manera general podemos afirmar que todavía hoy suena su palabra. Sea cual fuere la traducción. Le 4. Aquí se pueden distinguir los dos momentos de la conversión cristiana. De esta primera conversión sería Juan el verdadero prototipo. » (3. El primero es una preparación a la venida de Jesús. nos dice el libro de los Hechos (10. 21). Parece cierto que la antigua tradición se refería a ese bautismo de Juan que recibió Jesús en el comienzo de su obra. sin la entrega a los demás. Pero a Lucas no le importa ya ese dato. Jesús sería la corporalidad. La segunda es ya expresión de la gracia. Pero sin esa revolución. Lo profundiza desde el plano del amor de Dios.. 19-20).. nuestro texto del bautismo pudiera traducirse del siguiente modo: «Como paloma que desciende. aquel origen que es divino y que aquí se manifiesta. Juan ha hablado de Jesús. tenemos que afirmar que Jesucristo.

a la vez. Todas esas cosas son en Lucas riqueza de la tierra. 22). Jesús será. Pudiera parecer pero no es cierto. 33. 9-13). Contra todos esos riesgos ha luchado la historia de Jesús y los cristianos (iglesia). Más aún. Es más. Hech 1. La verdad de lo que aquí está contenido sólo puede mostrarse plenamente en el final de su camino (ascensión). Pero al hacerlo es hijo bien concreto. La tentación del Cristo es. Entre Dios y el hombre. un hombre entre los hombres. Descubrir y conceder esa riqueza es el quehacer del Cristo y es el lema de vida en los cristianos Condensamos lo anterior. termina Lucas de anunciar a los actores de la obra de Jesús cuando presenta al diablo (4. es hombre entre los hombres. Es cierto que realiza el misterio de Dios sobre la tierra. un hombre emparentado por Adán con los humanos todos (3. 31). en ti me he complacido» (3. en su verdad podemos descubrir si somos trigo de granero o sólo paja que se emplea para el fuego (3. Es cierto. La verdad no es un poder que nos concede el pan del mundo. 1-13). El riesgo es finalmente la confianza en el milagro. Al presentar la línea humana de Jesús y al situarla al lado de su origen celeste (Padre. No estará de más el que aguardemos también nosotros hasta entonces. inundar a los humanos de su fuerza. ni tampoco la confianza en la justicia propia que obligara a Dios a hacer milagros. 17). 3-4). Siendo israelita. Por eso abarca su obra salvadora a judíos y gentiles. aunque a primera vista nos pudiera parecer que el texto así lo indica (4. Juan ha resumido su misión diciendo: «Él os bautizará en Espíritu santo y fuego» (3. 16). Le 1. Sólo en el centro de su obra. Porque tiene el Espíritu de Dios. a la vez. el riesgo del poder del mundo. 23-38). en la verdad ya poseída. ni la fuerza de un estado. Vamos a entrar. pero debe tenerse muy en cuenta desde ahora. Lleno del Espíritu y siendo en realidad el «hijo de Dios Padre ». Su nombre propio es «tentador». Por eso. 58). a la vez. con esto. se mueve el tercer actor del drama. Jesucristo es. hijo de Abraham (3. Espíritu) señala Lucas ese doble plano en que se mueve Jesús en todo tiempo. Jesús derrota al diablo. en el relato propiamente dicho de las obras y palabras de Jesús (cf. Ciertamente.el predilecto. 11). Sus tentaciones no son algo que se ha dado solamente en el principio. Superándolas presenta su evangelio la auténtica riqueza de Dios y de su reino. movido desde arriba. precisa Lucas la mutua implicación y diferencia de Jesús. el Padre y el Espíritu en la misma historia salvadora. Como sabemos que Jesús es salvador. Jesús tiene como propio el Espíritu divino. señor del mundo (cf. 2. el diablo. por eso puede darlo. Jesús nos juzga. Jesús no es un autómata. El riesgo del pan como verdad definitiva (4. Con esto se preludia todo el tema de san Lucas y hasta el mismo libro de los Hechos. 34) y de David (3. 1) y ya sabemos que aquel reino que existe para siempre es de Jesús. se han marcado ya los rasgos decisivos de su vida: con él viene a cumplirse lo que tiene de verdad la gran llamada a penitencia del antiguo testamento y del Bautista. Es hombre y. Sin embargo. Para mostrarlo y hacer ver en paralelo el doble origen de su Cristo nos presenta Lucas su gran genealogía (3. El peligro de quedarse en el poder de la política ignorando el más profundo resplandor del reino (4. al final del evangelio y al principio de los Hechos. Pudiera parecemos que con esto hemos llegado a conocer todo el trasfondo de la obra de Jesús y ya podemos comenzar con su evangelio. es el efecto (es obra) del Espíritu divino. Jesús ha derrotado el poder del mal. 38). igual que san Mateo. no sabemos todavía aquello que será del niño que ha nacido. en la bondad de nuestra propia postura ya tomada (4. enfrentado con Jesús. . las tentaciones son como una nota que resuena en todo el evangelio: viniendo de Dios y siendo un hombre. Estando aquí en el prólogo. presentando la subida de Jesús a la derecha de Dios Padre y concretando la venida del Espíritu a la iglesia. De tal modo proviene de Dios que el Padre mismo le ha llamado para siempre «hijo». Sobre el fondo de esperanza del antiguo testamentó y preludiado en la llamada a conversión de Juan Bautista se presenta el Cristo. Conociendo esto podemos pasar a la misión de Galilea. 13). en el fondo.