You are on page 1of 12

Índice BLOQUE 3 - Incendios Forestales

UD. 8 - Conceptos básicos 1. Los incendios forestales 2. Formas y partes de un incendio 3. Tipos de incendios 4. Propagación del fuego 5. Factores que influyen en el desarrollo de un incendio

UD. 9 - Prevención de incendios forestales

Bloque 3 - UT.8 INCENDIOS FORESTALES

1. LOS INCENDIOS FORESTALES
Los incendios forestales son fuegos no controlados que queman los montes. Si el fuego encuentra unas condiciones apropiadas para su expansión puede recorrer extensas superficies produciendo graves daños a la vegetación, a la fauna y al suelo, causando importantes pérdidas ecológicas, económicas y sociales. El triangulo del fuego Para que se origine un incendio se necesitan tres elementos: Fuente de calor, oxigeno y combustible, que constituyen el llamado triángulo del fuego. Además es necesario un iniciador de la

reacción, un PUNTO DE IGNICIÓN que lo que genera es un exceso de calor
CALOR. En los fuegos naturales, la fuente de calor proviene de los rayos. Los incendios accidentales se originan a partir de colillas, vidrios abandonados que hacen el efecto lupa, barbacoas mal apagadas…La afluencia masiva a los montes como lugares de ocio aumenta el riesgo de incendios. La mayoría de los incendios son intencionados, o debidos a negligencias, y es el hombre el causante de éstos. OXIGENO. El oxígeno lo proporciona el aire. Por eso, son los días con más viento cuando los incendios forestales se expanden con mayor rapidez. COMBUSTIBLE. En los incendios forestales, el combustible es la vegetación, constituida por el matorral, el arbolado, las pequeñas plantas y por los restos muertos, que se encuentra en los montes. El abandono del medio rural provoca que el monte no se limpie como se hacía antaño favoreciendo la acumulación de material combustible que facilita la expansión del fuego. Paralelamente, se ha producido una disminución del pastoreo privando al monte de la importante acción de control que el ganado ejerce sobre el matorral.

2. FORMAS Y PARTES DE UN INCENDIO
Cuando se inicia el fuego en un punto las llamas se van extendiendo a su alrededor formándose una línea perimetral que va ardiendo y quedando en su interior una zona ya quemada. Si el terreno fuese llano, la vegetación uniforma y no soplase viento, el fuego avanzaría por igual en todas las direcciones y el perímetro del incendio sería circular.

Cuando sopla viento o el terreno es inclinado el perímetro en llamas suele adoptar una forma de elipse, y el fuego tiene distinta intensidad y velocidad en distintos puntos de dicho perímetro. Por ello en el incendio se distinguen las siguientes partes: Borde: Línea perimetral que está ardiendo. Cabeza o frente: Extremo de la elipse por donde avanza más rápidamente el fuego. Flancos: Bordes laterales de la elipse. Cola: Extremo de la elipse en donde el fuego avanza con lentitud. Focos secundarios Son provocados por el incendio principal, por medio de la columna de convección o por los rodados

-

El frente avanza más rápido cuanto más fuerte es el viento, o más inclinado el terreno, pues las llamas van desecando el combustible, que está sin arder, lo que facilita su ignición, y al mismo tiempo la elipse se va haciendo más alargada. En los flancos y cola, por el contrario, el fuego no encuentra estas condiciones en la vegetación y avanza más despacio, y serán las zonas por donde se pueda atacar al fuego directamente. Sin embargo, en general, la forma de fuego no será elíptica, pues cambios en la composición de la vegetación, barreras naturales, o variantes del terreno, harán que el borde del incendio adquiera un contorno irregular con la aparición de dedos o leguas de frente y entrantes o bolsas en los que la progresión del fuego será menor. El viento produce una eliminación de la llama que provoca mayor radiación en la dirección de avance de éste, y por tanto, los combustibles más próximos a ella entran antes en ignición. A medida que el tamaño de la superficie afectada aumenta, se empieza a distinguir un frente y una cola. El frente genera mayor cantidad de energía, ya que la emisión de calor que produce no es sólo por radiación, sino también por convección

3. TIPOS DE INCENDIOS
Según la forma de propagarse el fuego pueden ser: DE COPAS. Los que se propagan a través de las copas de los árboles. Estos incendios son los más difíciles de apagar. Afecta generalmente a bosques adultos. El mayor peligro lo tienen las pavesas transportadas por el viento, también la altitud y la longitud de la llama que pueden alcanzar más de dos veces la altura del combustible. Es un GIF atacable únicamente de forma indirecta.
DE SUPERFICIE. Los que se propagan por la superficie del suelo, hasta una altura de 1,7mts, quemando el matorral y la vegetación de poca altura y restos secos de los árboles como los troncos, las ramas caídas, la hojarasca,… La mayoría de incendios son de este tipo. Este tipo de incendio se da generalmente en pastizales, pero también puedeocurrir en bosques adultos, donde la llama no alcanza las copas, debido generalmente al manejo de los bosques. SUBTERRANEOS. Los que avanzan quemando la materia orgánica y las raíces existentes por debajo de la superficie del suelo. Son fuegos lentos y casi no desprenden humo, por lo que son difíciles de detectar y de apagar. Estos incendios son los que provocan que aunque aparentemente el fuego esté apagado porque ya no se ven llamas, el fuego vuelva a revivir en algún punto porque las llamas corrían por debajo de la superficie del suelo. Pueden reaparecer después de días en un incendio que creímos controlado

fuego de superficie

4. PROPAGACIÓN DEL FUEGO
Las formas básicas de propagación del fuego son:. RADIACIÓN: transferencia de energía calórica a través del espacio sin contacto entre elementos. CONDUCCIÓN: Es la transferencia del calor por contacto directo entre objetos. Los combustibles forestales son muy malos conductores térmicos. CONVECCIÓN: Es la transmisión del calor a través de

las masas de fluidos como el aire. Es la forma de transmisión más peligrosa (pavesas).

5. FACTORES INFLUYENTES EN EL DESARROLLO DE UN INCENDIO
El desarrollo y tamaño del incendio forestal vendrán condicionados por los siguientes factores: la meteorología, la topografía y los combustibles 1. COMBUSTIBLES Características del combustible: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. Cantidad Tamaño y forma Compactación Continuidad horizontal Continuidad vertical Densidad de la madera Sustancias químicas Humedad del combustible

Cantidad
Es la carga o peso de combustible seco por unidad de superficie (Kg/m 2, Toneladas /ha).Cuanta más cantidad exista el incendio arderá con mayor intensidad. Aproximadamente cuando el combustible disminuye a la mitad, la intensidad se reduce a la cuarta parte.

Tamaño y forma
El tamaño del combustible es importante, ya que nos da la relación entre el área superficial de la partícula y su volumen. Los combustibles finos tienen una alta relación área/volumen, por ello, los combustibles finos no sólo entran en ignición más fácilmente, sino que también arden muy deprisa y suelen consumirse casi por completo. CLASIFICACIÓN DEL COMBUSTIBLE EN FUNCIÓN DE TAMAÑO Finos y ligeros: < de 5 mm de diámetro. Ej: Hojarasca, capa de descomposición, acículas de pino. Regulares: 5-25 mm de diámetro. Medianos: 25-75 mm. Ej.: Ramillas, tamaños pequeños (arbustos). Ej.: Ramas.

Gruesos o pesados: >75 mm de diámetro .Ej: Fustes, troncos, ramas gruesas. La forma del combustible determina en gran medida la facilidad de éste para volar en forma de pavesas y originar focos secundarios.

Compactación
Es el espaciamiento entre las partículas del combustible. Dentro de una cantidad de combustible, determina qué porcentaje son partículas combustibles y qué porcentaje ocupa el aire que se encuentra entre ellas. Así el combustible más compacto tendrá menos cantidad de aire entre sus partículas que el combustible menos compacto. La compactación afecta a: -La velocidad de secado: Cuanto más espaciamiento exista, los combustibles se secan más rápidamente y viceversa. -La velocidad de propagación: Al tener más aire, el fuego tiene más oxígeno para propagarse con mayor rapidez.

Continuidad Horizontal
Es la distribución de los combustibles en el plano horizontal. Es un factor principal en la evolución de un incendio. Define hacia dónde se propagarán las llamas e influye en la velocidad de alcance. Existe gran variedad de condiciones de continuidad, pero bastará con reconocer 2 clases: -Uniforme: No hay interrupción en el combustible. Las llamas se propagarán sin barreras. -No uniforme: El combustible se encuentra de forma dispersa. Está rodeado de un área despejada o con vegetación no inflamable.

Continuidad Vertical.
Es la distribución de los combustibles en el plano vertical. La continuidad vertical aumenta la probabilidad de que el fuego superficial se transforme en un incendio de copas. Si los combustibles se encuentran en forma escalonada hay gran continuidad vertical. Por el contrario, si el arbolado está bien podado y además se limpia el monte de los desechos de podas y clareos, no hay continuidad vertical. La existencia de continuidad vertical produce incluso, que un de fuego superficial, o subsuelo se pueda convertir en aéreo al originarse un coronamiento ( o ignición esporádica de la copa de algún árbol); o un fuego de copas, cuando el viento, la topografía y la continuidad sean favorables a este fenómeno.

Densidad de la madera.
Afecta a la capacidad calórica, es decir, al poder de la madera para absorber o ceder calor sin variar su temperatura. La madera más densa, como por ejemplo la del roble, antes de encenderse absorbe más calor que una madera más liviana, como por ejemplo la de pino. Los combustibles con muy poca densidad, troncos y tocones podridos, tienen una capacidad calórica muy baja. Por lo tanto, no necesitan absorber mucho calor para que suba su temperatura hasta el punto de ignición, encendiéndose con mucha facilidad mediante la aplicación de una fuente de calor poco intensa.

Sustancias químicas.
Algunos combustibles tienen ciertos materiales volátiles junto con la celulosa. Estas sustancias químicas, tales como aceites, ceras y resinas, hacen que el combustible que las contiene esté disponible bajo condiciones que no permiten arder a otros que las poseen.

Las sustancias químicas pueden afectar a la intensidad lineal del fuego, la dificultad para realizar la liquidación, la velocidad de propagación, etc. Además cuanto más alto sea el contenido en sustancias de este tipo, mayores serán la intensidad lineal y velocidad de propagación del incendio.

Contenido de humedad.
Es el factor más importante a la hora de evaluar los combustibles. Influye en la probabilidad de que se inicie un incendio y en el comportamiento que se adoptará una vez que se haya producido. Antes de que el combustible arda, es necesario evaporar el exceso de humedad que contiene. Por lo tanto, su humedad influye mucho en la cantidad de calor requerida para encenderlo. Los combustibles vivos, como los arbustos, árboles y pastos verdes, tienen una humedad muy elevada, de manera que pueden actuar como retardantes del incendio. Por eso la relación entre combustible vivo y muerto es muy importante cuando se producen ciertas combinaciones entre ellos. En época de floración los vegetales tienen un contenido de humedad superior al 300%. Durante la temporada de incendios bajan hasta el 80%. Los factores que pueden ocasionar cambios en el contenido de humedad del combustible son: -Condición del combustible (vivo o muerto). -Estación del año. -Tª del aire. -Humedad relativa. -Días sin lluvia. -Grado de insolación, ( debido a su efecto sobre la Tª y la humedad relativa). -Viento. -Proximidad de combustibles cubrientes -Exposición y pendiente. (Radiación recibida).

Disponibilidad.
Cuando se produce el incendio forestal no todo el material vegetal que existe arde y se consume; rara vez los combustibles más gruesos se carbonizan totalmente. En la mayoría de las ocasiones simplemente están inflamadas. Esto indica que no todo el combustible que había en el incendio se encontraba en condiciones de arder, o lo que es lo mismo, no estaba disponible. Por ello distinguimos entre: -COMBUSTIBLE TOTAL: materia vegetal que se encuentra en el lugar del incendio -COMBUSTIBLE DISPONIBLE: material en condiciones de arder y de consumirse en el incendio -COMBUSTIBLE RESTANTE: Es aquella fracción del combustible que no está disponible para quemarse y queda después del incendio. Probablemente no se haya quemado debido a su alta humedad, ( por estar vivo o mojado, por ser demasiado grande el tronco o los tocones, etc); o por estar fuera del alcance de las llamas. La disponibilidad del combustible cambia según la: hora, ubicación (estrato), época del año, tiempo atmosférico, características de los combustibles, o la intensidad del propio fuego. Clasifición de especies vegetales según su inflamabilidad. 1. Especies muy inflamables todo el año. Calluna vulgaris ( brecina). Erica arborea ( brezo).

Phillirea angustifolia ( labiérnago) Pinus halepensis ( pino carrasco). Thymus vulgaris ( tomillo). 2. Especies muy inflamables sólo en verano. Anthyllis cytisoides ( albaida). Cistus ladaniferus ( jara pringosa) Genista falcata ( aulaga) Pinus pinaster ( pino resinero) Rosmarinus officinalis ( romero) Rubus idaeus ( zarza) Stipa tenacísima ( esparto) Ulex parviflorus ( aliaga) 3. Especies moderadamente o poco inflamables. Arbutus unedo ( madroño) Cistus albidus ( jara estepa) Cistus aslcifolius ( jara) Erica multifora ( brezo) Juniperus oxycedrus ( enebro) Olea europea ( Acebuche) Quercus coccifera ( coscoja)

2. TOPOGRAFIA La topografía es el más constante de los tres elementos ambientales de los que depende el comportamiento del fuego. Por eso es más fácil prever la influencia que la topografía tendrá sobre un fuego que no la del combustible o la meteorología. Se incluyen cuatro elementos: La pendiente, la orientación, la altitud y la configuración del terreno.

La pendiente
Con pendiente fuerte se acelera la propagación, ya que: − Los combustibles están más cerca de las llamas. − El precalentamiento del combustible es más rápido. − La velocidad del viento aumenta. − Se desarrolla rápidamente la columna de convección.

La orientación
Es la dirección a la que está encarada una pendiente respecto a los puntos cardinales. Esta orientación determina la cantidad total de calor que recibe del sol. Este calentamiento cambia hora a hora, tal y como el sol se va desplazando por lo que las condiciones varían a lo largo del día. La orientación también condiciona el tipo y la situación del combustible. Las laderas de solana, con orientaciones sur y sur oeste, están más expuestas al calentamiento solar. Cuentan generalmente con combustibles más ligeros, menos humedad, y son por tanto más críticas en la iniciación y propagación de los incendios. Las orientaciones norte son más umbrías, tienen combustibles más gruesos, más humedad y menor temperatura. Los incendios normalmente se desplazan más lentamente aunque debido a que existen combustibles más gruesos pueden resultar más difíciles de controlar.

La elevación

Al ascender, una masa de aire se expande, se enfría y, si tiene vapor de agua, se condensa. La temperatura baja 0,6º C por cada 100 metros de subida. Condiciona el tipo de combustible, su cantidad y condición, la meteorología de la zona y por tanto el comportamiento del fuego. Las laderas se dividen en tres zonas: − Tercio inferior, con temperaturas más altas. − Tercio intermedio, con posibilidad de formación del cinturón térmico. − Tercio superior, zona conflictiva, en tanto que suceden cambios bruscos de viento..

La forma del territorio
La configuración del terreno y lo abrupto que resulte, afecta a los patrones del viento, al régimen de precipitaciones, la exposición al sol, y en definitiva a todos los factores que determinan la propagación de un incendio. Puede afectar también al itinerario del fuego, su velocidad y su intensidad. Hay, pues, que estar muy atentos a los fenómenos que se pueden dar en las siguientes situaciones. • Cuando el viento sigue el sentido de un cañón o quebrada, en las curvas pueden esperarse remolinos • En cumbres muy quebradas también pueden esperarse remolinos y turbulencias • En valles estrechos las laderas tienen un precalentamiento más rápido. Puede presentarse una situación explosiva. • En incendios en fondo de valles puede arder lentamente durante la noche a causas de la inversión térmica. Los gases y el aire caliente quedan aprisionados por el cinturón térmico. Los combustibles se calientan, pero les falta oxígeno para arder. Una ruptura de la inversión a media mañana puede producir una situación explosiva. 3. METEOROLOGÍA Humedad El clima mediterráneo con sus veranos prolongados, sin prácticamente nada de lluvia, y temperaturas diurnas medias muy superiores a 30º C reducen la humedad de la materia vegetal muerta a menos del 5 por 100. En estas condiciones basta un pequeño foco de calor para desencadenar un incendio. A mayor porcentaje de humedad relativa, la vegetación contiene mayor humedad, por lo que su combustión es más dificultosa, y cuando estos porcentajes descienden, la vegetación se reseca, dando lugar a una mayor facilidad para su combustión, y por consiguiente, a aumentar la velocidad de propagación. Como regla práctica, puede indicarse, que la humedad relativa se duplica cuando la temperatura ambiental disminuye 10 C°, de ahí que los incendios presenten menor actividad en las horas que discurren desde la puesta del sol a las primeras horas de la mañana. Cuando la humedad relativa del aire es menor del 30%, pueden aparecer focos secundarios en combustibles ligeros (pastos y rastrojeras) y si es menor del 10%, existe peligro de que éstos aparezcan en cualquier tipo de combustible.

Viento

La velocidad de propagación de un incendio forestal, aumenta en función del viento por los siguientes motivos: • • • • Aporta oxígeno. Traslada aire caliente. Reseca los combustibles Dispersa partículas en ignición.

PPerimetro de un incendio en función de la velocidad del viento.

Vientos dominantes El viento general o dominante amplía o retarda el efecto de los vientos locales según su dirección y fuerza. En otoño e invierno, la circulación general de las latitudes medias impone un claro dominio de los vientos del Oeste, y son asimismo las estaciones propicias a los vientos marcadamente fuertes, debido al elevado contraste de temperatura y presión entre altas y bajas latitudes; por otro lado, la baja temperatura de la tierra firme impide o amortigua casi completamente las brisas. En primavera y verano, por el contrario, el dominio de la componente Este, especialmente de las brisas del SE es grande. Brisas En zonas próximas a las costas se da un tipo de vientos que influyen de uno u otro modo en la propagación de los incendios forestales; son las brisas, producidas por la diferencia de calentamiento entre la tierra y el mar. Existen dos tipos de brisas: a) Brisas de mar. Son corrientes de mar a tierra. Se producen durante el día b) Brisas de tierra

Vientos locales diarios: Tipo de Viento Viento de ladera Viento de ladera Viento de valle Viento de valle Sentido Ascendente Descendente Ascendentes Descendente Generación Día Noche Día Noche Velocidad 13-19 km/h 1-8 km/h 16-32 km/h 12-25 km/h

Viento foëhn

El viento foëhn o viento pendiente, ocurre cuando un viento húmedo sopla sobre una cordillera, asciende perdiendo humedad, y desciende al otro lado de las montañas cálido y seco. El 90% de la superficie quemada en la Comunidad Valenciana se ha producido bajo la influencia del efecto fhöen debido a su rápida propagación y la dificultad para operar con medios aéreos.. Cinturón térmico En regiones montañosas se forman en ocasiones durante la noche cinturones térmicos. El proceso es el siguiente: Durante el día el aire caliente ocupa las capas más bajas y el frío las altas. Al caer la tarde el aire fresco y pesado penetra en el fondo del valle empujando hacia arriba al aire caliente, que queda comprimido entre dos bandas de aire a menor temperatura. El cinturón térmico tiene el promedio de temperatura más alto y el de humedad más bajo. Este efecto suele producirse durante días y noches despejados propios de un tiempo estable. Como principales signos de estabilidad tenemos: - Nubes en capas (estratos). - Humo extendiéndose en horizontal (bajo). - Viento tenue. - Capas de niebla. - Mala visibilidad. La rotura del cinturón térmico ocasiona peligrosas deflagraciones (evoluciones explosivas de un incendio forestal) debidas a la inversión térmica. Las deflagraciones también pueden ser debidas la evolución del propio incendio, en zonas con laderas de pendiente muy elevada y por la parte baja de los accesos al incendio asociadas a reproducciones.