26.04.2009 La Jornada ¿Cómo explicar que la fiebre porcina sea curable en EU y en México no?

Le Monde y el virus Yuriria Iturriaga En el diario francés Le Monde, el articulista Hervé Morin escribió ayer en su artículo Alerta mundial contra nuevo virus gripal, ciertas ideas que resumimos a continuación: Actualmente los focos de infección humana por un virus de gripa hasta ahora desconocido –de origen porcino– aparecidos en Estados Unidos y en México, y que han causado varias decenas de muertes en este último país, parecen bajo control en Estados Unidos, donde se registraron ocho casos entre finales de marzo y el 24 de abril, fecha en que el Centro de Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) precisó que los pacientes fueron moderadamente afectados, aunque uno fue hospitalizado. “Contrariamente a México –escribe Morin– donde ha habido más de un millar de enfermos y 20 decesos formalmente atribuidos al nuevo virus H1N1, lo que provocó medidas de urgencia, como la anulación de cursos escolares y universitarios, sin que las autoridades sepan por cuánto tiempo se prolongarán las restricciones, o incluso si convendrá confinar en sus domicilios al conjunto de la población.” Y continúa, tras advertir que “las autoridades francesas de salud pública se reúnen para reflexionar sobre las medidas a tomar para los turistas que regresen de México. “El agente infeccioso, virus de influenza A de tipo H1N1, desconcierta a los expertos. Muy contagioso pero poco peligroso en el animal y rara vez identificado en el hombre, para quien ha sido hasta ahora excepcionalmente mortal, no se ha encontrado vínculo evidente entre las personas infectadas y la cría de puercos, dándose por cierto que el virus no se transmite por la ingesta de su carne (…) Y más enigmático aún: los primeros análisis muestran que la cepa que ataca en México es idéntica a la que se encontró en California. ¿Cómo explicar que sea mortal al sur del río Bravo y curable al norte? Lo ignoramos aún, confesó un vocero de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien vacilaba en declarar la pandemia. Mientras que “para el director general de la Organización Mundial de la Salud Animal, Bertrand Vallat, conviene no pronunciar conclusiones precipitadas (…) a la vez que constata: siendo el nuevo virus sensible a antivirales recientes, se podrían fabricar vacunas rápidamente, pero ello sustituiría la producción de vacunas contra la gripa de estación que mata hasta un millón de personas en el mundo. Pero habría qué escoger... (…) Con mayor razón –prosigue Morin– cuando uno de los raros casos de infección mortal humana por gripe porcina, en 1976, sólo mató a un soldado en 1976 en Nueva Jersey, lo que desató una vacunación masiva que a la larga parece haber provocado casos de polineuritis aguda autoinmune (síndrome de Guillain-Barré) algunos de ellos mortales”. C E N C O A L T Centro de Comunicacion Alternativa http://mx.geocities.com/cencoalt/index.html