La causa de los contratos Concepto: Consentimiento, objeto y causa constituyen los elementos estructurales del contrato.

Afirmar que la causa es un elemento necesario para la existencia del contrato, significa adherir a la corriente neocausalista. La palabra causa tiene tres significados: 1. La causa impulsiva o personal: motivos puramente personales, por lo común numerosos, y altamente variables, las más de las veces, reservados en la mente de las partes. 2. Causa-fuente: la pregunta que nos hacemos para identificar esta causa-fuente es ¿por qué? Jurídicamente esta consagrada en el art. 499 del Cód. civil. Art. 499 del Código civil: No hay obligación sin causa, es decir, sin que sea derivada de uno de los hechos, o de uno de los actos lícitos o ilícitos, de las relaciones de familia, o de las relaciones civiles. 3. Causa-fin: es el fin que las partes persiguen cuando celebran el contrato: la pregunta que nos hacemos para identificar la causa-fin es ¿para que? Jurídicamente esta consagrada en los arts. 500, 501 y 502. Art. 500 del Código civil: Aunque la causa no esté expresada en la obligación, se presume que existe, mientras el deudor no pruebe lo contrario. Art. 501 del Código civil: La obligación será válida aunque la causa expresada en ella sea falsa, si se funda en otra causa verdadera. Art. 502 del Código civil: La obligación fundada en una causa ilícita, es de ningún efecto. La causa es ilícita, cuando es contraria a las leyes o al orden público. Entendemos por causa: la razón o motivo, determinante del contrato. El motivo determinante debe ser común los celebrantes. Siendo individual el móvil entendemos se vuelve común, se bilateraliza, cuando se lo declara, cuando llega a conocimiento de la otra parte a haya debido conocerse normalmente. Un ejemplo seria el caso de una persona que tiene un familiar enfermo y acuerda que le va a pasar una suma “x” de dinero mientras dure la enfermedad, una vez terminada la misma no existiría causa por eso ya no existiría obligación pues no puede haber obligación sin causa. 1

la exteriorización diferencia y juridiciza el motivo que sirve de causa. aun siendo de la misma sustancia psicológica. que legislan la causa-fin. sin lugar a dudas. Mientras el consentimiento es el acuerdo de voluntades. Diferencias con los restantes elementos del contrato Resulta de la mayor importancia. reservados en la mente de las partes. por ahora. 500. civil). La causa eficiente está en la raíz u origen de la obligación. la causa es. la causa es el motivo determinante. el cód. con argumentos que nos parecen insuficientes. eficiente. En la teoría general de las obligaciones. en nuestro derecho. con prescindencia del número de partes intervinientes y de tratarse de actos entre vivos o de última voluntad. En la causa impulsiva y personal es irrelevante. 501 y 502 aluden a la causa fuente de la obligación. como una reacción del derecho. Diversas Teorías 2 . los arts. y altamente variables. que trasunta el querer de las partes. que son los motivos puramente personales. 501 y 502.:referida al acto o contrato que genera la relación jurídica obligacional (art. La causa fin. Causa-fin y la causa impulsiva y personal. no puede ser elemento de la obligación porque existen relaciones jurídicas creditorias nacidas al margen de la intención de las partes.Causa del acto jurídico y de la obligación Más que hablar de causa del contrato corresponde aludir a la “causa del acto jurídico”. por lo común numerosos. las más de las veces. es aplicable a todos los negocios jurídicos. en general. civil. por el contrario. el por qué del querer. es el antecedente explicativo o título en que se funda. Los arts. en cambio. Una fuerte corriente en la doctrina nacional ha sostenido que. 499 del cód. civil francés y dedicadas. sólo cabe la noción de causa-fuente o causa. lo que no puede extrañarnos si considerarnos el carácter de categoría invasora que el mismo reviste en el cód. la causa-fin es el motivo determinante o decisivo que se exterioriza. distinguir neta y esquemáticamente la causa de los restantes elementos del contrato. a la consideración de la causa final de los contratos. Pero tampoco es posible identificar la causa-fin y la causa impulsiva y personal. que los textos citados son una reproducción muy aproximada de disposiciones análogas incluidas en. como consecuencia de los planteos anticausalistas. no se confunden pues. con su finalidad económica y jurídica. la razón subjetiva por la cual se la ha querido. en tanto la causa-fin es trascendente. Bástenos señalar. 500. Mientras el objeto es la operación jurídica considerada. lo hacen con referencia al contrato. pues concebida como la razón que determinó la voluntad del otorgante.

“el compromiso de una de las partes –afirma. Bonnecase sintetiza el concepto expuesto por la escuela clásica diciendo: “la causa es el fin abstracto. 1. En los onerosos.108. “el compromiso de quien da tiene -para Domat. Los juristas de la escuela de la exégesis desarrollan la noción clásica. “La obligación del que ha tomado prestado -aclara. en el año 1.su fundamento en algún motivo razonable y justo. la causa equivale a una cosa que se entrega.804 recogió las enseñanzas de Domat.826. personal y variable. idéntico en todos los actos jurídicos pertenecientes a la misma categoría. o. ninguna influencia tiene sobre la formación y validez del contrato. incluyendo a la causa entre los elementos esenciales del contrato art. sistematizada por Domat y cultivada por los exégetas franceses. En los reales. de la entrega de aquello que debía dar para formar la convención”. Domat expuso una concepción unitaria. en el siglo XVII. distinguiendo entre los contratos onerosos. La causa se halla en la interdependencia o reciprocidad de la obligaciones a cargo de una y otra parte. por parte del otro. Así Demolombe afirma que la causa impulsiva. que es indiferente que esa causa impulsiva. los gratuitos. expuesta por primera vez. que no es sino el motivo que impulsa a cada una de las partes. por el jurista belga Ernst. La posición anticausalista a) El anticausalismo: Contra la noción clásica de causa. sea seria o frívola. Domat considera que la causa no se trata de móviles personales o psicológicos sino de los elementos materiales que existen en cada contrato. por último. como un servicio prestado u otro mérito del donatario o el solo placer de hacer. referida más a la causa de las obligaciones que a la de los contratos. como tampoco importa que sea lícita o ilícita. manteniendo la confusión entre causa de la obligación y del contrato. El Code Civil de 1. sistematizando ideas que ya tenían aplicación en su tiempo por haberse desarrollando en el pensamiento medieval y en los primeros momentos de la edad moderna. y deja fundado el derecho a exigir otra prestación en correspondencia a la primera. los reales y. tesis anticausalista. centrando sus preocupaciones en distinguir la causa de los móviles o motivos personales de los contratantes. se levantó la denominada.La Concepción Clásica Se denomina clásica a la concepción que de la causa expuso Domat.ha sido precedida. por eso es un criterio objetivo. En las donaciones y demás contratos gratuitos.es el fundamento del compromiso de la otra”. 3 . que persiguen fatalmente el autor o los autores de un acto jurídico.

en resumidas cuentas.Decía Ernst. en su proyecto. es lo que cada una de las partes debe respectivamente a la otra. Freitas. que no constituye un elemento distinto del consentimiento o del objeto. generadora del contrato mediante la tradición. c) en los gratuitos. por cuanto: a) en los contratos onerosos. Los anticausalistas coinciden. para descartar a la causa en su concepción clásica. los actos jurídicos. una de las obligaciones no podría ser la causa de la otra. la falta de intención se confunde con la falta de consentimiento y no existiendo consentimiento no se perfecciona el contrato. que el contrato carece de causa. “de la que sería preferible librar a la ciencia”. b) en los contratos reales. en síntesis. la falta de causa implica la falta de objeto de la otra obligación y ello es suficiente para quitar validez al negocio. c) en los a título gratuito. Falsa. Inútil. Giorgi la denominó “quinta rueda del carro” o “cuarto lado del triángulo”. escolástica. para hacer de el un elemento del contratos”. porque la causa precede naturalmente al efecto y además las dos obligaciones nacen al mismo tiempo. tampoco es cierto que ésta sea por sí misma una condición exterior de la existencia de tales contratos. no alcanzó. en afirmar que la idea de la causa es artificial. de nada sirve afirmar. b) en los contratos reales. cuando en realidad sólo existen tres. cuando él es ilícito. se confunde con el objeto de la convención y por tanto de nada sirve hacer de una sola y misma cosa dos elementos distintos y exigir cuatro condiciones: voluntad. objeto y causa. en los contratos a título oneroso. No puede separarse el sentimiento que anima al donante de la voluntad que expresa. por consiguiente. en cambio. capacidad. de la falta de intención”. en opinión de los anticausalistas. para detener las críticas de Planiol. la entrega de la cosa no es el fundamento de la causa de la obligación de efectuar una contraprestación. Si lo recordado es suficiente. 4 . “Si la causa. la falta de causa o la falsa causa es un -vicio derivado del error y. Si en los contratos a título gratuito la causa reside en la liberalidad del benefactor. quien. sino la causa eficiente. por cuanto: a) en los onerosos. siendo la entrega de la cosa un requisito de la formación del contrato. subrayó su falsedad e inutilidad. se muestra contrario al concepto de causa en los contratos: “La causa ilícita de los contratos –dice entra en el objeto de. si la cosa no se entrega. se baja en una confusión entre la causa y los motivos.

porque el objeto es un elemento material. Al comienzo del presente Capítulo.832. c) esfuerzo por distinguir la causa de los demás elementos: sostenían que la causa se diferencia del objeto. y la causa-fin es un elemento volitivo de la voluntad cuando el motivo se exterioriza en el contrato.El neocausalismo b) El neocausalismo. Este autor 5 . Para una fuerte corriente neocausalista la causa se ubica en el ámbito de la pura voluntad. se debe al anticausalismo el haber despertado a la consideración de los juristas el tema de la causa. sin temor a errar. a) La tesis subjetiva: el motivo determinante. se detuvo a mitad del camino. Puede afirmarse. Para Capítant la causa del contrato reside. señalamos los caracteres fundamentales de la concepción subjetiva. En las donaciones la causa es la intención de efectuar una liberalidad. Intentan. y será ilícita cuando ambas partes lo han tomado en consideración y han manifestado tal circunstancia. El gran renovador de los estudios sobre la causa y precursor de las corrientes: neocausalistas fue Capitant. como la compra-venta. en el parágrafo 1) al exponer nuestro concepto sobre la causa. de 1. afirmar la distinción entre la causa y el objetivo. en rigor. Bonnecase recuerda dos fases en la jurisprudencia sobre la causa: desde 1. Lo ubicamos como precursor por cuanto. pacíficamente admitida por unos y repudiada por otros. Buena parte del mérito por la formulación de esta tesis corresponde a los tribunales franceses. sobre la cual nada de nuevo cabría decir. quienes la profesan. en la causa de las obligaciones. que aún cuando algunas de las críticas formuladas a la concepción tradicional carecieran de razón suficiente. La causa del contrato es el motivo determinante que al declararse o exteriorizarse se vuelve común.804 a 1. la causa siempre es la misma: la voluntad de obtener la ejecución de la obligación asumida por el otro contratante o sea de lograr el cumplimiento. en algunos contratos. por encontrarse demasiado cerca de la tesis clásica. entendida como finalidad. una primera fase caracterizada por la admisión de la tesis clásica y luego. un “concepto diametralmente opuesto. La define como “la consideración del fin” a cumplir por el negocio. el motivo determinante. Siendo varias las posturas neocausalistas conviene precisar. antes de exponerlas los comunes denominadores que presentan: a) superación de la teoría clásica de Domat.832 a nuestros días. b) afirmación de la causa como elementos estructural del acto o negocio jurídico. que aparecía como una “vieja cuestión”. dado que identifica la causa con el motivo de aquella tesis”.

a un fin lícito”. La Sección II. b) La tesis objetiva. y. idea que se desarrolla paralelamente a la evolución del Estado moderno. en sentido objetivo. Para Stolfi la causa. Gorla.942. en la compraventa. en todos los casos.sintetiza la noción expuesta por la jurisprudencia en los siguientes términos: “La causa es el fin concreto de interés general o privado. si no se conoce que tal consentimiento se dirige. 1. por ejemplo. objetivo del negocio. del título destinado a los contratos en general. como ente o legislador racional y de la que fueron precursores los economistas.344-. “tiene relieve por servir para limitar la autonomía de la voluntad: el legislador no establece la protección del ordenamiento jurídico si no sabe previamente para qué han dado las partes su consentimiento. más que los juristas. Entendida la causa como la función que el negocio es idóneo a realizar por sí e igualmente en todos los casos. y es. el cambio de la cosa vendida por el precio. civil de 1. la causa es. que más allá de: un acto jurídico determinado y por medio de este acto tratan de alcanzar sus autores.343 y del “contrato en fraude a la ley” -art.345. además. 1. 6 . Las recientes tendencias hacia la llamada economía dirigida parecen resumidas en la teoría de la función económico-social del contrato. la objetiva. d) La tesis dualista: La tercera corriente neocausalista se orienta hacia una concepción dualista. aspectos subjetivos y objetivos.por el vendedor al dinero que obtiene de la venta y por el comprador a la cosa que adquiere. en el art. finalidad económico social: Para otra corriente neocausalista la causa aparece como un elemento material. contrario a la concepción objetiva de la causa. cualquiera sea el destino a dar -motivos. bajo la influencia de algunas ideas germánicas. a la vez. aludir al “motivo ilícito”. sin definir la causa se ocupa de la “causa ilícita” -art. que contiene. encontró amplio campo en la doctrina italiana posterior a la sanción del cód. para luego. por el contrario. Es la finalidad económico-social que éste cumple y que es reconocida por el ordenamiento jurídico. este fin no se halla ligado a la estructura técnica de un acto jurídico. acota: “La teoría en cuestión parece estar influida por las ideas de que el Estado admite o permite el cambio privado de bienes o servicios típicamente económicos (la denominada iniciativa privada) en vista de la utilidad social que tal cambio representa como medio apto para la producción y distribución de aquellos bienes con miras al bienestar social. Mientras la concepción subjetiva se desarrolló principalmente en la jurisprudencia y doctrina francesas. 1. otorga a una determinada figura su impronta típica. susceptible de variar en los actos jurídicos pertenecientes a la misma categoría”.

459). y la profundidad subjetiva. Siguiendo esta tesis. De donde bien puede ocurrir que la causa no se encuentre mencionada en el contrato y no obstante ello se presume su existencia. admisibles para el derecho. entendida en el doble sentido de la causa categórica de la figura en cuestión de los motivos psicológicos relevantes. que en la hipótesis concreta hayan impulsado a las partes a concluir el acto”. se presume que existe. para poder juzgar sobre la aptitud de las finalidades buscadas por los sujetos del acto”. “De esta manera -nos aclara. lo cual no significa -afirman. salvo que la acción tenga por objeto dejar sin efecto el acto y las partes no puedan obtener ningún beneficio de la anulación” (art. tiene un carácter proteiforme. que permite introducirse en la voluntad de las partes. su noción. 926 del cód. Pero vimos antes que el motivo determinante debe haberse incorporado al régimen del contrato. al mismo tiempo. civil). 7 . Videla Escalada la define así: “La causa es. la finalidad o razón de ser del negocio jurídico. si se funda en otra causa verdadera.puesto que uno de los contratantes es susceptible de equivocarse sobre la existencia del móvil que le hace obrar. así como su licitud. por consiguiente.Para sus seguidores. la causa. mientras el deudor no pruebe lo contrario. Falsa causa: La cuestión que plantea una causa no verdadera que oculta otra. Interesa la causa real y no la aparente -simulación relativa pero: “Los que hubieran simulado un acto -el motivo determinante. 501 del Código civil: La obligación será válida aunque la causa expresada en ella sea falsa. 955 y ss. sobre la simulación. no pueden ejercer acción alguna el uno contra el otro. mientras no se pruebe lo contrario. Entendida la causa como el motivo determinante no puede concebirse un contrato que carezca de ella. existente. Art. civil. 500: Art. sea por mención expresa en su título o por común intención de los otorgantes.se define una noción más completa e integral que tiene. del cód. 500 del Código civil: Aunque la causa no esté expresada en la obligación. se vincula con el tema de la simulación (art. la ventaja de mantener la solidez objetiva del primer aspecto. Influencia de la causa sobre la existencia y validez del contrato Presunción de la existencia de causa: Dice el art. el uniforme. El tema adquiere especial relevancia en lo atingente al “error sobre la causa principal del acto” -art.con el fin de violar las leyes o de perjudicar a un tercero. aún el celebrado por un demente responde a una finalidad.negar la unidad de concepto que hace a su esencia-misma. En tal supuesto la inexistencia del móvil entraña la nulidad del contrato por falta de causa. real y lícita.

compraventa o locación de inmuebles. supuestos en los que.Causa Ilícita: “La obligación (acto jurídico o contrato). La causa es ilícita. es de ningún efecto. Respecto de los contratos a título gratuito nuestros tribunales brindan muy variados ejemplos. la nulidad puede provenir de la causa ilícita -la finalidad perseguida-. El motivo determinante puede ser ilícito por contrariar la ley. Observamos que aun siendo lícito el objeto. fundada en una causa ilícita. como lo es evitar dificultades o litigios entre los futuros herederos. analizando la causa o sea el motivo determinante. Debemos recordar aquí lo dicho acerca de la ilicitud. finalmente. Es igualmente un objeto ilícito. por transgredir las buenas costumbres -inmoralidad-. La donación es válida si responde a un sentimiento de afecto por la ex concubina y no procura el restablecimiento de la unión concubinaria. La causa es ilícita cuando es contraria a las leyes o al orden público”. cuando tiende al mantenimiento de la relación sexual o importa el pago de los favores inmorales. en su letra o espíritu -ilegalidad-. como el contrato sobre herencias futuras cuando pueda estar motivado por una causa lícita. en cambio. 502 del Código civil: La obligación fundada en una causa ilícita. etc. por estar prohibido como atentatorio contra el orden público o. Es igualmente válida si constituye la reparación de los daños causados por la cesación del concubinato. licitud o ilicitud del negocio tenido en mira. cuando es contraria a las leyes o al orden público 8 . casas de tolerancia. se ha declarado la. Se ha declarado. al tratar el objeto del contrato. La necesidad de descubrir el fin perseguida permite calificar al contrato de anulable. Estando de por medio un interés público la nulidad acarreada por la causa ilícita no es susceptible de confirmación. su nulidad. es de ningún efecto. En lo referente a contratos onerosos son ejemplos elocuentes los relativos a préstamos con fines ilícitos. Art. es absoluta. venta o locación de inmuebles para la explotación del juego.