You are on page 1of 26

HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA

DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS, VENEZUELA

LUIS E. MOLINA
UNIVERSIDAD CENTRAL DE VENEZUELA. ESCUELA DE ANTROPOLOGÍA

GEOGRÁFICO DEL VALLE DE

RESUMEN: EL INGENIO MONTALBÁN FUE UNA DE LAS HACIENDAS AZUCARERAS QUE CARACTERIZARON EL PAISAJE CARACAS DURANTE LA ÉPOCA COLONIAL. EN ESTE ARTÍCULO SE PRESENTA UNA INTERPRETACIÓN, A PARTIR DE DATOS HISTÓRICOS Y ARQUEOLÓGICOS, DE LOS ESQUEMAS TECNOLÓGICOS QUE PREVALECIERON EN EL INGENIO MONTALBÁN, EN EL SUROESTE DEL VALLE DE CARACAS, DESDE SUS ORÍGENES EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVIII HASTA MEDIADOS DEL SIGLO XX.

PALABRAS CLAVE: Arqueología, caña de azúcar, valle de Caracas. ABSTRACT: The Ingenio Montalbán was a sugar cane mill that characterized the geographical landscape from Caracas valley during colonial epoch. This article present an interpretation, based on historical and archaeological sources, of

technological schemes that prevailed in the Ingenio Montalbán, at southwestern Caracas valley, from its origins during the second half of the nineteenth century to the half of twenty century. KEY WORDS: Archaeology; sugar cane; Caracas valley.

ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). PÁGS. 199-224

[ 199 ]

LUIS E. MOLINA

I INTRODUCCIÓN

Las unidades de producción de derivados de la caña de azúcar resumen una larga tradición tecnológica. Para el momento de la introducción de la caña de azúcar en Venezuela, la producción de derivados de dicha planta requería de un conjunto de destrezas técnicas que reunía conocimientos de diversa raíz geográfica e histórica. En el trabajo de los primeros trapiches e ingenios que se organizaron a partir de mediados del siglo XVI, se encuentran cementadas formas técnicas de origen medieval, así como tradiciones tecnológicas provenientes del mundo islámico. Los conocimientos de la botánica de la planta, los sistemas de riego para su cultivo, las técnicas hidráulicas aplicadas al movimiento de las maquinarias para la molienda, el control de la energía calórica necesaria en los procesos de cocción del jugo de la caña (conocido en Venezuela con el nombre de guarapo) y las técnicas de purgado del azúcar, forman un compendio tecnológico poco común en la siembra de otros cultivos traídos por los europeos al Nuevo Mundo y en el trabajo fabril necesario para su transformación en bienes para el mercado de consumo. Además, esta relevancia de los establecimientos cañeros no se reduce a los orígenes históricos de la tecnología que vino de Europa a América, sino que en el continente americano tuvo un desarrollo propio, al calor del papel que jugó la producción azucarera de las colonias europeas en la economía capitalista a partir del siglo XVI. El cultivo y procesamiento de la caña de azúcar en la Venezuela colonial y republicana no tuvo como objetivo competir en un mercado mundial, pues el vínculo de la economía venezolana con el sistema capitalista global fue en condición de región agroexportadora, esquema en el que ciertamente la caña de azúcar nunca tuvo un papel protagonista. No obstante, el rol de la industria cañera en el mercado interno permitió suplir las necesidades del consumo de la fuerza de trabajo incorporada a la agricultura de plantación orientada a la exportación, como fue el cultivo del tabaco y del cacao durante los siglos XVII y XVIII y del café en el siglo XIX. Otro aspecto a destacar acerca de las relaciones de las fábricas azucareras con la economía capitalista, es la organización del trabajo en los establecimientos cañeros. Desde la conformación de las verdaderas haciendas dedicadas a la producción de derivados de la caña de azúcar, que ocurrió fundamentalmente hacia finales del siglo XVII y con mayor firmeza en la primera mitad del siglo XVIII, la organización de la fuerza de trabajo comenzó a revelar aspectos que las diferenciaban de una producción precapitalista. Tal como lo ha destacado Sidney Mintz para el caso de las factorías azucareras antillanas del siglo XVII (Mintz, 1989:176), las secuencias de trabajo y la obligatoria exactitud en los tiempos de ejecución en cada una de las actividades, requerían de un concepto que caracteriza a la industria capitalista, a pesar de la paradójica existencia de mano de obra esclava. Los productos elaborados en los establecimientos cañeros venezolanos desde el siglo XVIII fueron fundamentalmente el papelón (Arcila Farías, 1986: 74) y el aguardiente, con una posible producción clandestina de importancia de este último (Rodríguez, 1983:147). El papelón es un producto similar al que en la India se conoce como gur

[ 200 ]

ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). PÁGS. 199-224

por el norte (López. 1992:32-33. (McKinley. Caracas era el centro urbano que jugaba el papel de pivote alrededor del cual giraban las actividades económicas. para cuya destilación se utiliza el aparato conocido como alambique. El aguardiente es un licor obtenido a partir de la fermentación del jugo de la caña. 1986:16-17). fabricados en madera. por el sur y con el litoral. con Antímano y Las Adjuntas. el mismo producto se conoce como panela y se diferencia del papelón porque el jugo de la caña de azúcar batido y semi-solidificado se vierte en moldes de planta rectangular. 1975:293-294) y consiste en la obtención de una masa endurecida a partir de la cocción del zumo de las cañas y su posterior batido y enfriamiento. Esta carac- ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). como los Andes. Ya entrado el siglo XIX. por el sur y suroeste. la revolución independentista influyó negativamente en el crecimiento de la ciudad y su área de influencia. Por tanto. tal como lo señala McKinley: «Para finales del siglo XVIII el cultivo de la caña de azúcar ya tenía una larga historia y no daba señales de que estuviese exhausto su potencial de expansión. sociales y políticas de las distintas subregiones. En el caso de Caracas. el cacao y el café fueron los cultivos predominantes durante los siglos XVIII y XIX. fabricadas en cerámica o en madera. vemos cómo las haciendas de café y de caña de azúcar caracterizaban el paisaje humanizado del valle de Caracas y a la vez eran el soporte fundamental del centro urbano. VENEZUELA (Fauconnier y Bassereau. Hernández. 1986:23). es a finales del siglo XVIII cuando este proceso se consolida y para entonces existen numerosas haciendas de caña de azúcar en el valle de Caracas. conformando lo que se ha denominado «paisajes suburbanos» (López. En algunas regiones de Venezuela. 1983). por el este. conformaban una unidad geohistórica. 1994:24). en la segunda porción del XIX. junto a La Guaira y los cercanos valles del Tuy y de Aragua. Dentro de esta unidad regional. respectivamente.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. Para este momento ya existían numerosos establecimientos de procesamiento de caña de azúcar en el valle de Caracas. para lo cual se utilizan hormas de forma cónica. dentro de una economía agroexportadora. Como hemos señalado antes. el cual. 1993:82). con Baruta y El Hatillo. pero en la segunda mitad de esta centuria se observa una recuperación económica. cuyos orígenes se remontan al siglo XVI y se conforma definitivamente a partir de finales del siglo XVIII (Rengifo. PÁGS. 199-224 [ 201 ] . cuando se definieron los caminos que la enlazaban con Chacao y Petare. II LA CAÑA DE AZÚCAR EN EL VALLE DE CARACAS Si bien el proceso que da origen a las haciendas cañeras en el valle de Caracas y en zonas vecinas (como Guatire y Macarao) se inicia desde el siglo XVI (Ortega. estos cultivos posibilitaron la consolidación de la ciudad como eje administrativo y político de un área de mayores alcances. Esta conexión de Caracas y su valle con otras subregiones se consolida a partir de la segunda mitad del siglo XVIII. Dos informes separados por doce años indican que el número de haciendas dedicadas al cultivo de la caña seguía creciendo gradualmente».

realizado en 1891. 1986:110). El Empedrado. Montalbán. Mamera. La Urbina. interrumpidas por muchos sitios eriazos. 22. El número de trapiches existentes en el valle de Caracas para finales del siglo XIX perdura al menos hasta la cuarta década del siglo XX. conformaban los sistemas de conexión de la región histórica durante el siglo XIX. Bello Monte. en El Empedrado. PÁGS. Este camino.LUIS E. En cuanto a los caminos antes mencionados. La Bandera. Coche y Monterola. A su paso se encontraban haciendas como Montalbán y La Vega y daba acceso a los frutos menores que se cultivaban en las márgenes del río Guaire» (López. basureros. Antímano y Las Adjuntas conducía a los valles de Aragua transmontando la montaña de Higuerote. Este numeroso conjunto de haciendas de café (en las faldas de El Ávila y de las montañas que cierran por el sur al valle caraqueño) y de caña (en las vegas del río Guaire) representó una barrera de contención al crecimiento de las «áreas de suburbio». en El Rincón de El Valle. Lourdes. La Elvira. se conforma una interrelación entre los paisajes suburbanos de las haciendas y los paisajes de suburbio. Turmerito. El Carmen. Esta vía que salía por San Juan hacia Palo Grande. Sosa. junto al del sur. La Vega. 16 (López. alambiques. pues. a saber: El Paraíso. A medida que avanza el siglo XX se producen cambios sustanciales en el paisaje caraqueño. en El Valle. periféricas al núcleo urbano de la ciudad. El Café. Al respecto nos dice Margarita López: «A nivel de lo que hoy constituye la parroquia de San Juan se diluye la estructura urbana de Caracas en el plano de 1801. en Las Barrancas. Valle Abajo. Trapichito. en La Guairita. En el Tercer Censo de la República de Venezuela. Las Ibarras. Bello Monte. Valle Abajo. alfarerías. en Mari-Pérez. debemos destacar el camino del Oeste. Moreno y Arvelo (Rohl. El Vapor. tenerías. Los Ruices. MOLINA terización del paisaje decimonónico del valle caraqueño encuentra respaldo en la información que nos proporciona Landaeta Rosales (1919) acerca de numerosas haciendas en el «Cantón Caracas» para enero de 1861. que relacionaba a la ciudad y su valle con el valle del Tuy y el camino de La Guaira. Es este el límite suroeste de la ciudad por donde entra el camino proveniente de los valles de Aragua. existían para 23 establecimientos para el procesamiento y producción de derivados de la caña de azúcar: Mamera. que la enlazaba con su puerto. La Industria. 1986:42-43). Caricuao Afuera. De tal suerte. que conectaba a Caracas con los valles de Aragua y que es particularmente importante para nuestro caso de estudio. proceso que de alguna manera se facilita con la [ 202 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). integrados estos últimos por «viviendas de sectores sociales de bajos ingresos agrupados en caseríos y callejones desordenados. en Quebrada Honda. Montalbancito. Ibarra. Tazón. 1934). La Majada y Las Adjuntas. en Antímano. en La Majada. El Judío. Las Vegas. Rengifo. La Estancia. según el mapa elaborado por Eduardo Rohl en 1934. El Empedrado y La Estancia. Santo Domingo. 199-224 . San José. cementerios. La Vega. mataderos. Juan Díaz. trapiches. Hasta finales de la segunda mitad del siglo XIX parecen mantenerse estas características del paisaje geohistórico del Valle de Caracas. en Chacaíto. pulperías» (Cunill Grau. Montalbán. 37. La importancia de este trayecto es significativa por enlazar una de las regiones más fértiles del valle con la capital. cuando algunos de estos espacios suburbanos dan paso a los primeros proyectos de urbanizaciones residenciales. La Carlota. 1983:336). Buenos Aires y La Trinidad. se ofrecen las siguientes cifras en relación con la siembra y procesamiento de la caña de azúcar en el valle de Caracas: plantíos.

respecto a 195 censadas en 1937.500 ha.000 ha.. Las siguientes cifras de Greaves y Molinet (1945:10) son ilustrativas de la disminución del cultivo en el valle de Caracas. 1950b:468). 25 no eran mayores de 5 hectáreas. Tacarigua. Barquisimeto.000 ha. Hacia mediados del siglo XX disminuyen las áreas cultivadas con caña de azúcar en el valle de Caracas. 241). los orígenes históricos más remotos del área ocupada por la hacienda Montalbán se remontan a los primeros tiempos de la conquista. en la década de los sesenta. 1950a: 12. en razón del proceso urbanizador antes señalado. en el valle de Caracas solo estaban cultivadas 123 hectáreas. cuando formaba parte de una de las ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). la expansión urbana caraqueña se dirige al sureste y suroeste. 2. 2. valle de Aragua. en 1950 se cultivaban 1. 199-224 [ 203 ] . que se había mantenido hasta inicios del siglo XX.965 hectáreas de caña de azúcar en el Distrito Federal. Baruta. VENEZUELA existencia de los primeros puentes sobre el río Guaire (puente de Hierro y puente de La Constitución) que se habían construido en las últimas décadas del siglo anterior.» (Perna. 2. Estos puentes conectaron lo que hasta entonces había sido el núcleo urbano de Caracas con sus zonas suburbanas. como lo señala Perna: «Con el desarrollo del área residencial de El Paraíso. Ejido. nuestro caso de estudio. PÁGS. En resumen y recurriendo a un mapa de Berner Marchand reproducido por Perna (1981: Ilustración N.000 ha.000 ha.500 ha. En 1950. El proceso de expansión urbana de Caracas se inicia en la ribera sur del Guaire y luego continúa en las áreas agrícolas situadas al este. 2. 700 ha y valle de Caracas. alcanzando a El Hatillo.226 hectáreas censadas en 1937 (Ministerio de Fomento. 1993). 1981:103). Por último.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS.500 ha. 2. Guatire. 500 ha. En 1950 solo existían 49 unidades de producción de caña de azúcar en el Distrito Federal.º 73). de igual forma. En los años cincuenta del siglo XX la expansión genera las urbanizaciones y barriadas que están al norte y al este de la ciudad y que unen al núcleo original con Petare. de éstas.000 ha. comienza a expandirse entre los años veinte y cuarenta de este siglo hacia zonas como El Paraíso. Valera. 2. valle del Tuy. Catia y Sabana Grande. Los cultivos comienzan a ceder terreno a las edificaciones urbanas.. Cumanacoa. El Valle y La Vega. vemos que el núcleo urbano de la Caracas colonial. la ciudad da el primer salto importante al sobrepasar la demarcación hacia el Sur por el río Guaire. Molina y Urdaneta. en comparación con otras regiones del país: Bobures. III LA HACIENDA MONTALBÁN: FUENTES DOCUMENTALES Como se ha señalado en un estudio preliminar (Herrera. paisajes de los cuales formaba parte la hacienda Montalbán. El Tocuyo. repartidas en 3 haciendas de la Parroquia Antímano (Ministerio de Fomento. en relación a las 1. 1. 1. 1.000 ha. Es el momento en que el crecimiento de la ciudad inicia su avance a expensas del área agrícola circundante. dedicadas a actividades fundamentalmente agropecuarias. Es en esta última fase expansiva de la ciudad cuando comienzan a desaparecer los paisajes cañeros que se encontraban en el antiguo camino del oeste que conducía a los valles de Aragua.

Tierras situadas al margen de un río. también realizada por don Hipólito Mendes de Quiñones (Archivo Arquidiocesano de Caracas. En la segunda mitad del siglo XVIII. doc. 512). doc. 504). según consta en la Matrícula General de los Pueblos de S. entre ellas los «bujíos» (bohíos) donde vivían los esclavos. C1. fl. Matrículas Parroquiales. 1981:41) esta área fue de gran importancia pues se encontraba sobre el camino natural que comunicaba al valle de Caracas con los valles de Aragua. en esta última casa de estancia hay 14 esclavos. Como señala la misma autora (Herrera de Weishar. y por esta circunstancia de gran feracidad. sirvieron de asiento a una de las primeras encomiendas que se constituyeron con los indios que habitaban la zona. en 1767. con tierras de la Estancia [ 204 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). igualmente elaborada por don Hipólito Mendes de Quiñones. y que la recibió en recompensa un hombre de destacada actuación en el sometimiento de los naturales. fl. por parte de doña Antolina y doña María de la Concepción Carlomano. Matrículas Parroquiales. C1. fl. además de su soporte documental. la «Casa de San Joseph». Pedro y S. donde luego surgiría la población de La Vega. 93. Herrera de Weishar dice: «Históricamente es el poblado de La Vega casi coetáneo con la fundación de Caracas. correspondiente a 1768 (Archivo Arquidiocesano de Caracas. En la Matrícula del año siguiente. describe la casa de la hacienda y menciona otras construcciones. Ermila Troconis de Veracoechea refiere la venta de una estancia en Montalbán. Posteriormente. se indica que estas lindan por el sur con «el río Guaire de por medio. mayordomo parroquial (Archivo Arquidiocesano de Caracas. 90. hijas de don Andrés Carlomano. fl. es que al señalar los límites de las tierras en venta. según la Matrícula correspondiente (Archivo Arquidiocesano de Caracas. en 1741. 518). fl. en Montalbán. 88. el “Pacificador” Garcí González de Silva» (Herrera de Weishar. con 37 esclavos para ese momento. propiedad de don Joseph Laureano Machado. Matrículas Parroquiales. de 1762. indicando que para ese momento había 12 esclavos en la casa de don Andrés Carlomano y 10 esclavos en la casa de la estancia del señor don Francisco de Thobar. cuya casa aparece mencionada en los documentos citados supra. elaborada por el mayordomo parroquial don Hipólito Mendes de Quiñones (Archivo Arquidiocesano de Caracas. entre ellas la hacienda Montalbán. doc. C1. Señora» y en él. el «sitio de Montalván» aparece mencionado en la Matrícula de los indios naturales del Pueblo de Antímano y de los vecinos españoles. Lo interesante de esta referencia. PÁGS. 477). 87. Es posible que a mediados del siglo XVIII ya existiese como tal una hacienda en el sitio de Montalbán. 94. En otra Matrícula. esta antigua encomienda pasa por un proceso de fragmentación que da origen a numerosas unidades agrarias. quienes mostraron a los recién llegados las posibilidades que brindaban como fácil ruta de penetración al interior del valle. en 1771. C1. Al respecto. En 1765. Duarte (1997:150) hace referencia a la existencia. 21 esclavos. 199-224 . doc. En tal sentido. MOLINA primeras encomiendas otorgadas en el valle de Caracas. dos. la misma casa posee 29 esclavos. Matrículas Parroquiales. de la hacienda de doña Juana Andrea de la Concepción Machado. del mismo mayordomo parroquial. Pablo de Antímano. 1981:21). se menciona el «sitio de Montalbán y la Coronación de Ntra. 486) y dos años más tarde. Matrículas Parroquiales. C1.LUIS E. pues las tierras que le pertenecen fueron conocidas y transitadas por los primeros pobladores.

). en el que se incluye el del Sr. 93. Archivo Arquidiocesano de Caracas. 1964:144) se instruye la realización del inventario de la hacienda. En 1792. 29 de julio. doc. 12. de 1784 (Archivo General de la Nación. fls. como lo atestigua el documento citado en el párrafo anterior. para 1791 solo hay 13 esclavos en la «Casa del Señor Conde de Tovar» (Matrícula elaborada por Nicolas Antonio Osio. doc. Matrículas Parroquiales. 200-200 vto. fl. doc. En 1788. C29. En nuestra opinión. En este Procedimiento. perteneciente a Manuel Felipe de Tovar. doc. 199). (M). Matrículas Parroquiales. existe una hacienda y trapiche en Montalbán. Real Hacienda. Dos años más tarde. Tomo 459a. 172-173). sí hemos localizado un Avalúo de la hacienda Montalbán realizado en 1822 por Juan Félix Landaeta. Procedimiento de secuestro de los bienes del emigrado Carlos Machado (Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico. fl. 561). Una Matrícula correspondiente a 1816 señala que en la «Hacienda de Montalvan de Caña» había unos 50 esclavos. Matrículas Parroquiales. se ordena la confiscación de los bienes de Machado y tres días después. esta cifra asciende a 59 esclavos. quien la habría heredado de don Francisco de Tovar (Herrera de Weishar. Algunos muebles» (Duarte. 1982:348). Matrículas Parroquiales. esta diferenciación corresponde a la hacienda Montalbán. 199-224 [ 205 ] . lo que significa que desde el punto de vista de la conformación de la propiedad territorial hay una diferenciación para la fecha entre la estancia o hacienda Montalbán y el resto de las regiones vecinas. Duarte. Matrículas Parroquiales. C1. censó 48 esclavos en la «Casa y Hacienda de D. fls. En cuanto a la hacienda La Vega. 526). Si bien no disponemos del inventario ordenado en 1814. según la respectiva Matrícula (Archivo Arquidiocesano de Caracas. doc. los documentos disponibles especifican que la hacienda Montalbán era una unidad de producción de caña de azúcar. la Matrícula elaborada por Nicolas Antonio Osio cura doctrinero de los pueblos de La Vega y Antímano (Archivo Arquidiocesano de Caracas. Casa de trapiche. 1964:141) indica que la hacienda Montalbán era propiedad de Carlos Machado. fl. propiedad de José Laureano Machado y describe el conjunto de la siguiente forma: «Casa de vivienda con oratorio.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. se reportan 35 esclavos en la misma casa y hacienda. 10. PÁGS. cura doctrinero de los pueblos de La Vega y Antímano. 98. especificando los matrimonios y los hijos de los mismos (Archivo Arquidiocesano de Caracas. Laureano Machado». a solicitud de los herederos de José Laureano Machado (Archivo General de la Nación. Matrículas Parroquiales. 11. ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). 1822. C29. según Carlos F . En 1789. Fl. 207) y en 1792 se incluyen 9 esclavos en la Matrícula correspondiente a ese año (Archivo Arquidiocesano de Caracas. doc. Esta afirmación tiene un sustento adicional. C29. en la Orden de levantar inventario de la Hacienda Montalbán (Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico. perteneciente a José Laureano Machado y la hacienda La Vega. en 1790. su propietario al menos hasta 1762. Joseph Laureano Machado entre los del pueblo de La Vega. C1. C1. como lo es el Padrón de los trapiches que hay en las inmediaciones de esta ciudad. Un cuarto con pieza de alto. 93. 534-534v). D. fls. Un documento de fecha 25-26 de julio de 1814. según la Matrícula elaborada por el Mayordomo Parroquial Don Hipólito Mendes Quiñones (Archivo Arquidocesano de Caracas. 1997:150). Para comienzos del siglo XIX. VENEZUELA Montalbán» (Troconis de Veracoechea. seguramente uno de los herederos de José Laureano Machado. 1981:149).

había tres fondos y una tacha de cobre. de tres tambores de hierro colado. tres almas en hierro dulce. un fondo de hierro colado (roto). un tablero para colocar las hormas. (M). fls. cubierto de texas de veinte varas de largo y ocho de ancho». 92 varas de mampostería. aparentemente para estimar la reparación de la casa de la hacienda y el trapiche. dos sunchos de hornallas. 1822. fl. También se menciona la existencia de una canoa para pasar el guarapo a la tacha. 199-224 . La casa del trapiche poseía techumbre de tejas. que descansaba sobre pilares de mampostería. MOLINA fls. setenta y cinco cuñas. como en infraestructura y mano de obra esclava. En este documento se describen con mayor detalle los bienes que conformaban la hacienda. 75). discriminados así: uno de 16. cinco canales de pasar guarapo (tres de ellos inútiles). Otro Avalúo de la hacienda realizado el mismo año por Anselmo Erqueta. setenta y nueve hormas. a excepción de la maza mayor que estaba lastimada y carecía de tambores de hierro. En la «Casa de Repartimiento» se distinguen dos sectores: la pieza de habitación del mayordomo. PÁGS. 77v-81). se cuenta un total de 43. 72-72 vto. T. En la sala de pailas. cinco fondos de cobre. En cuanto a los esclavos. que contaba con un corredor y despensa y 16 bohíos. 5.LUIS E. 74). tanto en tierras de cultivo. 274 varas de tapia. ofrece las siguientes medidas y características relacionadas con la infraestructura de la hacienda: 55 varas de cimiento. tres juegos de trompos y dados. Otro inventario de la hacienda Montalbán fue realizado en 1822. tres de 11 arrobas y uno de 10 arrobas. También menciona algunos sectores a reparar como el torreón. un suncho cuadrado en la maza mayor.5 arrobas. incluye. En el sector llamado «Amasero del Dulce» había: una canoa grande para guardar el dulce. tableros para vaciar el melado y para colocar los papelones. una canoa de pasar melado a la canoa de batir. Un tercer Avalúo. (M). realizado por Agustín Ibarra (Archivo General de la Nación. En la Sala de Pailas. en el que se menciona la existencia en la Casa de la Oficina de Moler. fl. en buen estado y además otro fondo «por separado» y un fondo inútil. «todos de tapias y cubiertos de texas». También se menciona «un caney para echar vagazo. con motivo de la Partición de Bienes de Laureano Machado (Archivo General de la Nación.). una de ellas con su paleta y espátula. 1822. cinco sunchos embutidos en las mazas. también a petición de los herederos de José Laureano Machado (Archivo General de la Nación. paredes de adobe y pilares. tres espumaderas y dos remillones. la máquina de molienda estaba en buen estado. deteriorado. Al parecer. entre otros objetos. la batería y el bagacero. 1822. seis sunchos exteriores en las mazas. agrupados según edades en la siguiente forma: [ 206 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). dos canoas de recibir.

HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. VENEZUELA EDADES (AÑOS) 2 3 4 5 6 7 10 12 13 14 17 18 20 22 24 25 27 28 30 34 39 40 43 45 50 53 55 60 TOTAL GENERAL HOMBRES 1 MUJERES SUB-TOTAL EDADES 1 1 1 2 3 1 2 1 1 1 1 1 1 2 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 2 1 1 2 1 1 1 22 21 1 1 2 1 1 1 2 4 1 3 2 1 1 1 3 1 1 1 3 1 1 2 2 1 2 1 1 2 1 1 1 43 ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). 199-224 [ 207 ] . PÁGS.

montura y torreones. una máquina de desterrenar. 1986:87).LUIS E. En el Censo Nacional de 1881 se indica una población de 25 personas (15 varones y 11 hembras). un barril de cuarenta botellas. 199-224 . cinco yugos sin aperar. siete carros de bueyes. un fondo de hierro de doscientos galones. Por su inmediatez a Caracas presentan características especiales. de 1876 (Archivo General de la Nación. Año 1876. un canal de madera para conducir los guarapos al estanque (en mal estado). cuatro espumaderas.000). es puesta de relieve en la siguiente cita de Cunill Grau: «Los paisajes de haciendas de caña y cafetaleras presentan una barrera a la extensión del suburbio medio caraqueño.000). Sin embargo. repartidos en cuatro casas. seis yugos aperados. un peso para el licor. Testamentarias. cinco burros (dos de ellos viejos) y una mula de carro. 1981:166. para conducir el guarapo a los pipotes y de estos al alambique. cochera. La actividad productiva de la hacienda se mantuvo durante la segunda mitad del siglo XIX. un tubo de hierro. una batería con cinco fondos. seis remillones de lata. dos bateas. un aparato de cobre galvanizado para aguardiente. un galón de cobre. tal como lo señala Landaeta Rosales (1919) al referirse a una información aparecida en El Independiente del 19 de enero de 1861. T6. columna vertical y calentador. fl.000) solo era superado por las haciendas La Vega ($ 180. En este último. se especifican. López. de ochenta y ocho metros de largo. MOLINA A mediados del siglo XIX la hacienda Montalbán es propiedad de Carlos Machado. 1(M)) se mencionan los edificios correspondientes a la casa de habitación. el antiguo repartimiento (en ruinas). cuatro carros de mula. un depósito de madera para meladuras. PÁGS. En la misma. una yunta de novillos. como mejores servicios públicos. Cada una de estas grandes propiedades monocultivadoras presentan un poblamiento de una veintena a un centenar de personas aisladas. tacho de cobre. en la hacienda Montalbán. una espumadera de cobre. condensador. culebra. en medio de enormes extensiones de cultivos.000) y Valle Abajo ($ 150. dos tableros para poner las hormas para el papelón. cuatro arados criollos. rectificador. una campana de cobre. alambique de cuatrocientos galones con su cabezote. una canoa de madera para batir papelón. para conducir el agua a la culebra (del alambique). La vigencia de este tipo de ocupación y su relación con el núcleo urbano de Caracas en estos últimos veinte años del siglo XIX. entre otros bienes: un trapiche y rueda de hierro. cuatro pipas para aguardiente de veinte. En la Partición de Bienes del Señor Carlos Machado. se ofrece una lista de las 20 haciendas de caña existentes para el momento en el «Cantón Caracas» y es interesante destacar que el valor estimado para Montalbán ($ 140. una paleta de madera para batir el papelón. cuatro docenas de hormas de barro para el papelón. dos canales de madera. un horno de alfarería y el trapiche. dos mesas de tablero para enfriar el papelón. un embudo. tres fondos de hierro (dos de ellos servían como estanques para las bombas y uno para la cerveza). citando el mismo Censo. la casa del medianero. buenas vías de comunicación que le permi- [ 208 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). Coche ($ 150. veintisiete pipotes para fermentar guarapo. dos bombas. dos canoas para depósitos de cachaza. de treinta y nueve metros de largo. trece barriles de ochenta botellas. cifras que son consideradas un porcentaje alto de población para el momento (Herrera de Weishar. un peso para el cirop. seis yuntas de bueyes. dos de ellos de cobre. Donís Ríos (1988:92) ofrece cifras distintas para la población de la hacienda Montalbán en 1881: 79 habitantes repartidos en 6 casas. en los entornos de la casa patronal.

HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. La actividad productiva de la hacienda se prolongó un poco más allá de la mitad del siglo. 1966: 74). 1959:15. 1947:95). Del examen de la cartografía histórica del valle de Caracas. junto a otros factores socioeconómicos. Sin embargo. en el cual se advierte que el comprador deberá entenderse con parceleros y pisatarios que para el momento se encontraban en la propiedad. 1974:336). Tazón. que junto a otros centrales que funcionaban en la zona de Petare. la hacienda Montalbán es adquirida por Gustavo Vollmer a dicha Sucesión a un precio de 950. el 26 de diciembre de 1896 (Moreno. de acuerdo a la información relativa a este mismo período. 2. Finalizando el siglo XIX la hacienda Montalbán pasa a manos de la Sucesión Guzmán Blanco.72 durante el mes de agosto de 1903 (Archivo Histórico de Miraflores. 1983:336). VENEZUELA tan un fácil acceso al mercado comercial de Caracas y La Guaira. la unidad productiva inició una fase de transformación y pasó a convertirse en uno de los más importantes «centrales» azucareros que surtían de azúcar refinado al mercado caraqueño (Greaves y Molinet.000 bolívares (Moreno. Juan de Mata Guzmán Blanco. Montalbán» (Cunill Grau. Ello se desprende del documento de venta. concentraban la producción de azúcar en el valle de Caracas en las vísperas de la mitad del siglo XX (Vila. como parte de los bienes de Juan de Mata Guzmán (Archivo Histórico de Miraflores. Este traspaso se realizó a través del testamento de su hermano. Para entonces. que requirieron la instalación de una tahona en las cercanías del edificio del trapiche (Moreno. como se constata. es importante destacar las referencias acerca del papel del Central Montalbán. 1994:17). Es interesante destacar la observación de Moreno (1994:14) acerca del probable estado de abandono y declinación en que se encontraba la hacienda para el momento de su venta a Gustavo Vollmer por parte de la Sucesión Guzmán Blanco. en los casos de Coche. entre otras. hacia 1957-1959 (Felice Cardot. A estos cambios en la producción de derivados de la caña de azúcar en la hacienda Montalbán deben sumarse los ensayos experimentales de siembra de trigo. constituida por la viuda e hijos de Antonio Guzmán Blanco. poca necesidad de personal permanente por la cómoda contratación de peones ocasionales en la zafra de la caña de azúcar y en la recolección del café en los suburbios caraqueños. Gómez Alvarez. entre los Bienes embargados por el Gobierno a la Sucesión Guzmán Blanco con motivo de la Revolución Libertadora. podemos confirmar nuestra anterior observación acerca de que la hacienda Montalbán se mantiene como unidad de producción de caña de azúcar hasta finales de la década de los cincuenta del siglo XX. En el Plano de Incremento de la Ciudad de Caracas (Revista Municipal del Distrito ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). No tenemos información acerca de la forma y el momento en que esta propiedad volvió a formar parte de la Sucesión Guzmán Blanco. Luego de esta compra de la hacienda Montalbán por parte de la familia Vollmer. la hacienda tenía alguna actividad productiva. 1994:15). En 1903. PÁGS. la producción de Montalbán era la menor entre los 22 Centrales que estaban en funcionamiento en Venezuela (Vila. 1975:464-465). 199-224 [ 209 ] . 1945:10-11). fechado en París. Estas ventajas. En relación a este aspecto.590. 1994:14). hacen que los propietarios mantengan la mayor parte de estas haciendas indivisas en estos últimos decenios del siglo XIX. se encontraba la hacienda Montalbán. La Vega. 1966:91). pues en el documento antes citado se señala un ingreso de Bs. pero lo cierto es que en 1924.

En la actualidad. 199-224 . 1957) todavía se aprecian los tablones de caña de la hacienda Montalbán. canales de riego. PÁGS. las fotografías aéreas indican que las zonas de cultivo se mantienen. Dirección de Cartografía Nacional. del extremo este de las antiguas áreas de cultivo de caña de azúcar. Para esta fecha es evidente la explosión de las barriadas pobres que ocupaban la margen norte del Guaire. las áreas de cultivo permanecen sin mayores cambios. formada por las áreas de cultivo (contiguas al río Guaire). las áreas de cultivo han desaparecido y en algunos de los antiguos tablones de caña de azúcar aparecen pequeñas construcciones y sembradíos.º 1. se puede apreciar que han desaparecido las pequeñas construcciones que habían proliferado en lo que antes fueran los tablones de caña. aun cuando se aprecia una notable transformación del paisaje ubicado en la margen norte del río Guaire. En 1956. a la vez que se desarrolla el parcelamiento. 2). lo que permite hacer una reconstrucción hipotética del conjunto productivo. así como la densificación de las áreas de la vecina zona industrial de La Yaguara . En 1966. Son mucho mayores las nuevas intervenciones en la ribera norte del Guaire. En el Plano del Área Metropolitana y sus alrededores (Ministerio de Obras Públicas. IV LA HACIENDA MONTALBÁN: DATOS ARQUEOLÓGICOS El contexto arqueológico Las estructuras que corresponden a la hacienda Montalbán se encuentran ubicadas en el suroeste del valle de Caracas (fig. N. posiblemente de hortalizas. En [ 210 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). 1966).LUIS E. En 1973. MOLINA Federal. Igualmente en el Plano del Área Metropolitana de Caracas (Ministerio de Obras Públicas. con fines urbanísticos. está ocupada por las urbanizaciones Montalbán II y Juan Pablo II. los espacios de la antigua unidad de producción se han reducido al área ocupada por la infraestructura que se dedicaba a las actividades de obtención de derivados de la caña de azúcar. En el conjunto edilicio que se preserva se pueden distinguir varios espacios que hipotéticamente corresponden a las actividades diferenciadas que en ellos se realizaban (fig. los caminos. noviembre de 1939) se señala al área de Montalbán como zona de «futuras extensiones» de la ciudad. En las vistas correspondientes a 1936 se pueden apreciar las áreas de cultivo que correspondían a la hacienda Montalbán. En 1949. Año I. ahora intervenido por la instalación de industrias y la aparición de barrios pobres. Dirección de Cartografía Nacional. etc. El resto de la hacienda. formado por los tablones de caña de azúcar y la infraestructura de procesamiento del cultivo. Igual observación se puede hacer a partir de un análisis de fotografías aéreas realizadas en distintas fechas. solo se ha urbanizado parte del área que antes correspondía a las zonas de cultivo de la hacienda Montalbán. 1). incluidas extensas zonas utilizadas como estacionamientos de vehículos..

4. EL VALLE. 7. 5. A Y C: OFICINAS. G: DEPÓSITO DE CAÑA FRESCA. 3. 199-224 [ 211 ] . 2. K: AREA DE MOLIENDA. EN VALERY. corresponden a sus lados norte. ANTÍMANO. 6.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. J: TORREÓN DEL ALAMBIQUE. LA CIUDAD DENTRO DEL VALLE EN 1810. H: CABALLERIZAS. oeste y sur. INDICADAS MEDIANTE (PLANO PLANTA DE ARQUITECTURA DEL TRAPICHE MONTALBÁN. F: ENTRADA DE LA CAÑA. mientras que el cerramiento sur lo separa del área en que se encontraba el alambique. construidos con tapias. PETARE (PLANO BASE: PLANO 6. Los cerramientos norte y oeste limitan al sector con el exterior del conjunto. FINALES DEL SIGLO COMIENZOS DEL primer lugar se encuentra el espacio o ambiente en el que probablemente se depositaba la caña inmediatamente a su corte y acarreo desde las áreas de cultivo. PÁGS. FIGURA 2: ESPACIOS O AMBIENTES DEL INGENIO MONTALBÁN. MOLINA Y URDANETA. B: PASILLO DE ACCESO. CARACAS. L: TORREÓN. 1993). CHACAO. D: SALA DE PAILAS. VENEZUELA FIGURA 1: UBICACIÓN DEL INGENIO MONTALBÁN EN EL VALLE DE CARACAS Y SU RELACIÓN CON LOS PRINCIPALES NÚCLEOS DE POBLACIÓN A XVIII Y XIX: 1. Los cerramientos de este espacio. EN HERRERA. 1990). MACARAO. E: BAGACERA. Este sector está próximo al portón principal de la hacienda y tiene un área de unos cien metros cuadrados. Por el lado este es completamente abierto y comunica a una especie de patio que se encuentra inmediato al interior del portón principal. TRIÁNGULOS NEGROS BASE: ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). ÁREAS EXCAVADAS O EXPLORADAS ARQUEOLÓGICAMENTE. M: PORTÓN PRINCIPAL. VALLMITJANA Y MORALES. I: ALAMBIQUE. LA VEGA.

de pailas y de bagacera. Contiguo a la fachada oeste del sector que probablemente corresponde a la sala de pailas. De 25 m2. [ 212 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). en las cuales se llevaban a cabo las actividades de molienda. que debe corresponder al tiro de la hornalla del alambique. la bagacera y el sitio donde se procesaba el papelón y. El resto del conjunto albergaba las mazas de molienda (el trapiche propiamente dicho). contigua al muro de contención que recorre todo el lado sur del conjunto. la sala de pailas. que se prolongan por debajo del nivel del piso del resto de la edificación. se encuentra un torreón de 9 m de altura y base de 4 m2. las paredes norte. que imprimía fuerza al sistema de mazas de molienda y era movida mediante el agua conducida a través de la acequia que se encuentra en la terraza superior inmediata a las edificaciones. El bloque formado por estas dos edificaciones está separado del resto del conjunto por un patio o espacio abierto de 17 m2. 3). que incluye rafas y basamentos de lajas y piedras. así como dos pequeños muros que posiblemente corresponden a la hornalla del aparato de destilación (el alambique propiamente dicho). se encuentra el torreón. pues se encuentra a mayor profundidad que el área donde se realizaba la cocción del guarapo. se encastraba o empotraba la rueda hidráulica. este y oeste fueron construidas con la técnica del tapial. exento 10 m de la cara este de la edificación. Dicho sector. de 135 m2. se encuentra a una cota de 90 cm por debajo del piso del área de las mazas de molienda. con el área o sector que debe corresponder al lugar donde funcionaba la sala de pailas. se encuentra un espacio de 70 m2. se observó una acumulación de escombros recubiertos de maleza. formado por dos muros paralelos. mientras que al sur está limitado por uno de los muros que contienen a la rueda hidráulica y al norte se conecta de manera directa. ubicado muy próximo al muro sur.5 m x 2. MOLINA El ambiente correspondiente al alambique se encuentra contiguo al espacio antes descrito. El espacio donde se encuentran empotradas las mazas de molienda es completamente abierto en sus lados este y oeste. sin tabiques o divisiones. Por otra parte. así como restos de estructuras metálicas y huellas de aberturas que la comunicaban con la sala de pailas. que corre a lo largo del lado sur de todo el conjunto de las edificaciones. que probablemente corresponden a la etapa de modernización del establecimiento en el siglo XX. su pared este (que es la pared oeste de la sala de pailas) presenta dos grandes contrafuertes. En uno de estos espacios. Este bloque o sector del conjunto es el de mayores dimensiones y también fue construido con la técnica del tapial.50 m y su base cuadrangular es de 2. En dicho sector se pueden distinguir ambientes más específicos donde tenían lugar las diversas faenas productivas. se encuentra otro bloque de edificaciones.5 m (fig. mientras que la pared sur corresponde a un muro de contención de 6.5 m de altura. cocción y elaboración del papelón o del azúcar. PÁGS. Dentro de este espacio se encuentra un tanque de planta octogonal.LUIS E. Su altura es de unos 15. 199-224 . fabricado con ladrillos rectangulares cocidos y frisado en sus lados externo e interno. Al este de este patio. en el cual funcionaba la bagacera. Este tanque tiene 2 m de altura. se purgaba el azúcar. Como parte de todo este gran sector que comprende a las áreas de molienda. En la esquina suroeste. pues parecen ser indicios de las adaptaciones realizadas para la instalación de sistemas mecanizados. 3 m de diámetro y 50 cm de espesor en sus paredes. También en la esquina suroeste. posiblemente.

2). con la información y los datos que se pudieran obtener a partir de métodos arqueológicos. Excavaciones arqueológicas En el trapiche Montalbán se realizaron exploraciones arqueológicas a fin de contrastar las hipótesis iniciales y la información histórica preliminar recopilada. adyacente al sistema de mazas para la molienda. se dispusieron 3 áreas de trabajo (véase fig.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. VENEZUELA FIGURA 3: TORREÓN O CHIMENEA DEL INGENIO MONTALBÁN. PÁGS. la segunda. 199-224 [ 213 ] . en un espacio que se encuentra a un ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). La primera de ellas. En tal sentido.

correspondiente al último esquema tecnológico implementado en el trapiche Montalbán.5 m2cada una. ASÍ COMO RESTOS DE UNA TUBERÍA. El trabajo se inició retirando un duro piso de concreto. Por debajo de este piso y de un pequeño relleno arcilloso aparecieron los restos de lo que fuera una estructura de concreto armado. que solo fue excavada parcialmente pues ocupaba un área mayor a la explorada. entre la tercera y la quinta décadas del siglo pasado. PROBABLEMENTE PARA VAPOR. fabricado en un cemen- FIGURA 4: EXCAVACIÓN EN EL ÁREA DE MOLIENDA DEL INGENIO MONTALBÁN. es un foso en cuyo piso se observa un tratamiento a base de un material asfáltico y también existen restos de un anclaje. Este foso posee una estructura en forma escalonada y con una abertura en su parte norte y restos de una tubería que emerge del fondo del foso (fig. MOLINA nivel de piso inferior a la primera y la tercera en la zona que correspondía al alambique. 4). de más de 2 m de profundidad por debajo del piso actual. con pernos doblados. presentó varios pares de restos de anclajes. que recubre gran parte de las edificaciones del trapiche. 10 de ellas de 4 m2 cada una y el resto de 2. EN LA QUE SE OBSERVA LA ESTRUCTURA DE CONCRETO EN LA ZONA DE MAYOR PROFUNDIDAD. de 15 cm de espesor. a una profundidad aproximada de 18 cm por debajo del piso actual (piso de concreto más el relleno arcilloso).LUIS E. de 4 m2 cada una. En la primer área mencionada se trazaron 15 unidades de excavación. En la otra área excavada se trazaron 4 unidades de excavación. [ 214 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). 199-224 . posee dos niveles básicos: el primero. Previamente se retiró parte del friso de la pared adyacente y al hacerlo se pudieron observar restos de arcos que parecían indicar la presencia de antiguas hornallas. similares a las observadas en otros trapiches del siglo XIX. PÁGS. Al retirarse el piso. El otro nivel. Esta estructura. Interpretamos esta estructura como correspondiente a las bases de una mezzanina en la cual se encontraba parte de la maquinaria del trapiche en su etapa semi-industrializada. Posiblemente en ella se encontraban evaporadores o centrífugas que utilizaban fuerza de vapor.

VENEZUELA to muy pobre. INGENIO MONTALBÁN.º 1. ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). PÁGS. 5) posee un acceso de escalones fabricados con ladrillos de arcilla en sardinel y un piso de ladrillos de arcilla frente al acceso al hogar del horno.º 2 también se encontraba sellada.º 1 y además se le habían acuñado en su entrada FIGURA 5: EXCAVACIÓN DE LA HORNALLA N. pero por un relleno menos compacto que la N.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. Este acceso se encontraba sellado por un relleno de tierra y no fue abierto durante esta etapa del trabajo. aparecieron las señales de escaleras de acceso a dos de dichas hornallas.º 1 (fig. 199-224 [ 215 ] . La hornalla N. La hornalla identificada como N.

Este esquema tecnológico permaneció vigente hasta comienzos del siglo XX. utilizado fundamentalmente durante el siglo XIX. en las adaptaciones que sufriera el trapiche durante esta modernización. ocurrida entre los años veinte y treinta. la antigua maquinaria fue dejada en sitio. 6). Interpretamos estas estructuras como parte del tren de pailas para el cocimiento del guarapo. Al retirar el material que sellaba la entrada. mientras que el tren de pailas fue demolido para habilitar los espacios a la nueva tecnología. como testimonio de pasadas épocas. no se observó tratamiento de piso frente a la entrada de la hornalla. se pudo acceder parcialmente al hogar del horno y a la bóveda de cañón que formaba parte del tren de pailas. 199-224 .LUIS E. cuando fue suplantado por maquinaria industrial que utilizaba la fuerza de vapor. también construido con ladrillos de arcilla en sardinel (fig. INGENIO MONTALBÁN. Este trabajo consistió en el retiro de escombros provenientes FIGURA 6: EXCAVACIÓN DE LA HORNALLA N. La excavación permitió determinar el acceso al hogar de la hornalla. las hornallas fueron selladas y el salón de la bagacera fue cerrado por las mismas razones de adaptación de la infraestructura al nuevo patrón tecnológico. realizamos una exposición de los restos de la hornalla que funcionaba junto al aparato de destilación. que aún se encuentran en superficie en el área de molienda. A diferencia de la otra hornalla. permitiendo realizar un relevamiento de esta estructura.º 2. Sin embargo. Estas estructuras eran parte del esquema tecnológico al cual pertenecían la rueda hidráulica y el sistema de mazas horizontales. PÁGS. más que una excavación. pero con dos hornallas alimentadoras de la batería de pailas. 7). El espacio en que se encuentran estas antiguas hornallas formaba parte de lo que era la bagacera del trapiche. Allí. MOLINA ladrillos de arcilla. La tercera área explorada corresponde al alambique (fig. [ 216 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). el cual correspondía al tipo del «tren jamaiquino».

restos de madera carbonizada. PÁGS. de planta circular. 1998: 92 para la primera mitad del siglo XIX). piezas metálicas con orificios. Excavación de la estructura de concreto. clavos (se asemejan a los descritos por Noël. se encuentra bastante deteriorada. cabillas de 1 pulgada. ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). Esta estructura. 5. VENEZUELA FIGURA 7: VESTIGIOS DE LA HORNALLA DEL ALAMBIQUE. ladrillos. Excavación de la Hornalla N. Sectores varios de las edificaciones: ladrillos refractarios. INGENIO MONTALBÁN. 9 y 10): 1. fragmentos de friso. 6. Excavación de la Hornalla N. azada. 2. 4. 8. tornillos. fragmentos de vidrio. Materiales arqueológicos El material recolectado en cada uno de los sectores fue el siguiente (figs. fragmentos de madera. 199-224 [ 217 ] . Exploración en el área del Alambique: ladrillos con restos de argamasa. Recolección superficial debajo de las mazas de molienda: ruedas. para luego proceder a su levantamiento.º 1: ladrillos.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. 3. tuercas. de las paredes de tapia adyacentes (colapsadas) y basura que se encontraba cubriendo la estructura. muestras de la capa de cemento que cubría el sector. 1991: 253 y Wells. en el sector próximo a las mazas de molienda: clavos. fragmentos de ladrillos. fragmentos de concreto. LUEGO DE LA EXPLORACIÓN ARQUEOLÓGICA.º 2: ladrillos.

LUIS E.º 1. MOLINA FIGURA 8: MATERIALES ARQUEOLÓGICOS DEL INGENIO MONTALBÁN: A: MUESTRA DE LA CAPA DE CONCRETO QUE RECUBRE AL ÁREA DE MOLIENDA. B: LADRILLO RECUPERADO EN LA EXCAVACIÓN DE LA HORNALLA N. 199-224 .º 2. PÁGS. RECOLECTADOS EN SUPERFICIE EN EL SECTOR DE LAS MAZAS DE MOLIENDA. C-D: RUEDA METÁLICA. [ 218 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). FIGURA 9: MATERIALES ARQUEOLÓGICOS DEL INGENIO MONTALBÁN: A-B: LADRILLO Y CLAVOS. C-D: LADRILLOS RECUPERADOS EN LA EXCAVACIÓN DE LA HORNALLA N. RECOLECTADOS EN LA EXPLORACIÓN DE LA HORNALLA DEL ALAMBIQUE. TORNILLOS Y TUERCA.

1845. VENEZUELA FIGURA 10: MATERIALES ARQUEOLÓGICOS DEL INGENIO MONTALBÁN: A-B-C: TUERCA Y LADRILLOS. en el sector sur de las edificaciones. & A. fabricada en la fundición C. de 3 m x 10 cm. Inglaterra. del tipo espiral o sinfin. Las partes de esta rueda se encontraban esparcidas en las áreas que hipotéticamente correspondieron a la sala de pailas y al alambique. conectado a la rueda hidráulica. WINKEL JOHANN Y CÍA. proveniente de la patente W. 4. PÁGS. 199-224 [ 219 ] . 11). 2.. de 2 m x 29 cm (dos de ellas tienen la inscripción: G. ancho: 1. Taylor & Co. Inglaterra. Wareington. altura: 1. ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). La cantidad y dimensiones de las distintas partes son: 44 cangilones.7 m. Diámetro: 7 m. Restos de una rueda hidráulica de cangilones. Largo: 3. Trapiche de 3 mazas horizontales. 3. Rueda hidráulica de cangilones. Estos elementos de la tecnología productiva son los siguientes: 1. McOnie. Largo: 2.60 m. ancho: 45 cm.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. su emplazamiento corresponde a su ubicación original en la secuencia técnica de trabajo. encastrada en dos muros paralelos en el sector sur de la edificación. 10 tensores.5 m. es decir. 1882. Algunos se hallan in situ. RECOLECTADOS EN EL SECTOR DE LAS MAZAS DE MOLIENDA. Transportadora de azúcar. Glasgow. de 50 cm x 92 cm. 5 camisas. Otros están esparcidos en distintos ambientes de la infraestructura.26 m. Se encuentra in situ. RECOLECTADOS EN SUPERFICIE. VALENCIA 1892). colocada en el espacio que hipotéticamente corresponde a la bagacera. D-E: LADRILLO REFRACTARIO Y AZADA METÁLICA. Maquinarias y aparatos En las edificaciones de la hacienda Montalbán se encuentra un conjunto de maquinarias y aparatos relacionados con la producción de derivados de la caña de azúcar (fig. También permanece ubicado en su lugar original.

& A. [ 220 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). D: RESTOS DE RUEDA HIDRÁULICA DE CANGILONES (FABRICADA EN G. 1882). 199-224 . WINKEL JOHANN Y CÍA.LUIS E.. INGLATERRA. PÁGS. MCONIE. GLASGOW. 1892). 1845). MOLINA FIGURA 11: MAQUINARIAS Y APARATOS DEL INGENIO MONTALBÁN: A-B: RUEDA HIDRÁULICA DE CANGILONES (FABRICADA EN LA FUNDICIÓN TAYLOR & CO. INGLATERRA. VALENCIA. C: SISTEMA DE MAZAS DE MOLIENDA (FABRICADO EN W. WAREINGTON.

De acuerdo a la información histórica y arqueológica. Además. 10. 7. altura: 1.20 m. se mantiene la molienda mediante un trapiche de tracción de sangre y. lo que correspondería con las principales características constructivas que han pervivido hasta el presente. Restos de una carreta. posiblemente tirada por bueyes.25 m.20 m. Paila de cobre. los documentos correspondientes a los primeros años del siglo XIX indican que los sistemas constructivos se caracterizaron por el uso de paredes de tapia. se mencionan los bohíos de los esclavos. En el siglo XIX. posiblemente el esquema que prevaleció para entonces fue el de un establecimiento caracterizado por un sistema de molienda movido por animales. En la segunda mitad del siglo XIX ocurre una importante introducción de elementos que van a cambiar el esquema tecnológico que hasta entonces había prevalecido. Posible parte o componente de una centrífuga.12 m. 199-224 [ 221 ] .HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. altura: 1. Se encuentra en la antigua casa de la familia Vollmer. con seguridad funciona para la época en Montalbán un alambique para ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). posiblemente. PÁGS. Tacho metálico. ancho: 80 cm. Alma o eje de rueda hidráulica. basamentos de piedra. Desde el punto de vista de la infraestructura. se encuentra en la antigua casa de la familia Vollmer. Se encontraba en el espacio correspondiente a la bagacera. Largo: 1. pilares y techos de tejas. Se encuentra ubicada en los jardines próximos a la antigua casa de la familia Vollmer. ancho: 1 m. colocada al lado del trapiche de mazas horizontales antes mencionado. en el sector que probablemente corresponde a la bagacera. Máquina posiblemente utilizada para coser los sacos de azúcar. se incorpora el «tren jamaiquino» para la cocción del guarapo. 6.5 m. diámetro: 80 cm. 9. 8. utilizada para el acarreo de la caña y el transporte de sus derivados. Desde el punto de vista tecnológico. V CONCLUSIONES La información histórica sustenta que la conformación del trapiche Montalbán como unidad productiva se inicia a mediados del siglo XVIII. Esta hipótesis la establecemos a partir de la diferenciación que históricamente se ha hecho entre «trapiches» (haciendas de caña con sistemas de molienda movidos por fuerza de sangre) e «ingenios» (haciendas de caña con sistemas de molienda movidos por agua) y a la denominación de «trapiche» que se le asigna a la hacienda en la documentación correspondiente al siglo XVIII. que probablemente corresponde a un sistema de evaporación al vacío. Largo: 1. Largo: 1. fabricada en Alemania. fue para esta época cuando se instala una rueda hidráulica y su respectivo sistema de mazas. Nos referimos a la incorporación de la fuerza hidráulica para imprimirle movimiento a las mazas de molienda. Además. adobe y mampostería. Se encuentra in situ. VENEZUELA 5.

De igual manera. 199-224 . [ 222 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). uno de los varios que constituyeron el preludio de los grandes centrales industriales azucareros en Venezuela. cronológicamente. Tal como se desprende de las fuentes de información escritas. A la arquitecta María Victoria Herrera. Otro aspecto a señalar es que la producción de la hacienda Montalbán a lo largo de todo el siglo XIX parece haber sido de papelón (en la primera mitad del siglo) y luego se le añadiría el aguardiente. PÁGS. Agradecimientos: A monseñor Mario Moronta. El carácter de «central». En efecto. según se desprende de los documentos escritos. Por otra parte. Como se desprende de estas consideraciones. mientras que no se mencionan en forma explícita las hormas para el purgado del azúcar. cuya colaboración fue fundamental para el levantamiento de la edificación y de los rasgos arqueológicos estudiados. que habíamos estimado. es expresión de una forma de ocupación e intervención humana del espacio geográfico. sociales y tecnológicos. a la vez que es ampliamente referido en las fuentes bibliográficas consultadas. MOLINA la producción de aguardiente. así como de las de carácter arqueológico.LUIS E. Las excavaciones arqueológicas confirmaron la existencia de un sistema de cocción del tipo del «tren jamaiquino». en sus aspectos económicos. según los documentos. lo que conduce a un cambio en su producción. orientado a la producción de azúcar refinado. reafirman nuestra caracterización de la hacienda Montalbán como un central «protoindustrial». presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana para el momento en que se realizaron las exploraciones arqueológicas en el Ingenio Montalbán. los esquemas tecnológicos fueron profundamente transformados en las primeras décadas del siglo XX. una vez la hacienda es adquirida por la familia Vollmer. así como de la presencia de materiales arqueológicos (clavos) recolectados en el sector correspondiente y que parecen ubicarse. También es importante destacar que la documentación correspondiente a la segunda mitad del siglo XIX refiere que para entonces el área del repartimiento de esclavos se encontraba en ruinas. los restos de maquinarias y aparatos inventariados en los distintos espacios y ambientes del establecimiento. las edificaciones existentes que corresponden a la antigua hacienda Montalbán representan en forma genuina y emblemática un tipo de unidad productiva que sintetiza un largo recorrido histórico. en la segunda mitad del siglo XIX. a juzgar por la descripción de los implementos que existían en la hacienda y que son descritos en los inventarios realizados durante el mencionado siglo. que tuvo hasta bien entrado el siglo XX una vigencia notable en lo que concierne a la definición de los paisajes humanizados del valle de Caracas. se hace énfasis en estos inventarios en la existencia de «hormas de barro» para la producción de papelón. en la primera mitad del siglo XIX. está atestiguado por las estructuras soterradas que fueron excavadas en una de las edificaciones de la antigua hacienda.

J. L. Vol. Caracas. Barcelona. MOLINET (1945): Proyecto de la Caña de Azúcar. CUNILL G. Caracas. El Nuevo Diario (2225): 1. CH. (1975): Caña de Azúcar. LANDAETA R. (1986): Hacienda y Comercio de Venezuela en el siglo XVII: 1601-1650. Venezuela 1883 (227463). R. (1986): Los suburbios caraqueños del siglo XIX. Caracas.º 78. Ministerio de Fomento. PÁGS. Conferencia Episcopal Venezolana. V. URDANETA (1993): Estudio preliminar de una infraestructura de procesamiento de caña de azúcar en el valle de Caracas: el trapiche Montalbán. L. (1988): «Aportes para una Historia de Antímano». Caracas. (1993): Caracas antes de la Independencia. Caracas. (1919): «Catastro de las haciendas de caña del “Cantón Caracas” en enero de 1861. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia.. Congreso de la República. Caracas. Dirección General de Estadística y Censos Nacionales. HERRERA. Boletín del Archivo Histórico de Miraflores. con su valor». MINTZ. Facultad de Humanidades y Educación. (1959): «Notas sobre la economía azucarera en el país». A. P. MINISTERIO DE FOMENTO (1950a): Censo Nacional de 1950. M. Biografía de una Parroquia. V. E. HERRERA DE W. & D. C. S. En Actas del Primer Seminario Internacional “La caña de azúcar en tiempos de los grandes descubrimientos” (14501550): (173-177). FAUCONNIER. F . Monografías y Ensayos n. & G. Caracas. Revista Shell. Impresores Unidos. II Censo Agropecuario.. Caracas. CONSEJO DE DESARROLLO CIENTÍFICO Y HUMANÍSTICO (1964): Materiales para el estudio de la cuestión agraria en Venezuela (18001830). (1950b): Censo Nacional de 1950. MORENO. Dirección General de Estadística y Censos Nacionales. Universidad Central de Venezuela. (1994): Informe Histórico Arquitectónico del Trapiche de la Hacienda Montalbán. M. (1994): Macarao. Caracas. Caracas. McKINLEY. M. Ediciones de la Presidencia de la República. Serie Proyecto Hacienda Pública Colonial Venezolana. Universidad de Cádiz. DONIS R. Motril. C. FELICE C. Resumen nacional por entidades federales. VENEZUELA BIBLIOGRAFÍA ARCILA F . Tomo I. (1981): La Vega. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. DUARTE. Universidad Central de Venezuela. Caracas. Escuela de Historia. M. MOLINA & F . BASSEREAU (1975): La caña de azúcar. C. Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela n. M. Caracas. (1983): «El país geográfico». Resultados generales por entidades federales. VII (40): 71-99. En R. LÓPEZ M. Caracas. Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico. (1989): «Imagen y realidad en el paisaje antillano de plantaciones». M. Universidad Central de Venezuela. Montalbán. GREAVES. ARCHIVO HISTÓRICO DE MIRAFLORES (1966): «Inventario de los Bienes de la Sucesión Guzmán Blanco embargados por el Gobierno con motivo de la Revolución Libertadora». 20: 67-101. 17481810: Espacio y Hombres en un pueblo cañero del siglo XVIII. distritos y municipios. Estudios. II Censo Agropecuario. Monte Ávila Editores Latinoamericana.º 236. Ministerio de Fomento. Vol. E. Maestría en Conservación y Restauración de Monumentos. Banco Central de Venezuela. J. Blume. I. Velásquez (director). VIII (32): 11-19. Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarias (FONAIAP). GÓMEZ A. ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). (1997): Aportes documentales a la historia de la arquitectura del período hispánico venezolano.HISTORIA Y ARQUEOLOGÍA DE UN ANTIGUO INGENIO AZUCARERO DEL VALLE DE CARACAS. Caracas. 199-224 [ 223 ] . HERNÁNDEZ.

199-224 . Caracas. M. I. LXVI (261): 145-160. J. (1982): Los Censos en la Iglesia colonial venezolana (Sistema de préstamos a interés). RODRÍGUEZ. Editorial A. A. (1981): Evolución de la geografía urbana de Caracas. Siglo XVIII. E. Universidad Central de Venezuela. Caracas. VILA. Instituto de Urbanismo.P. Facultad de Arquitectura y Urbanismo.U. M. A. VALERY. PERNA. WELLS. PÁGS. Universidad Central de Venezuela. Caracas. Caracas. (1947): Monografía Geográfica del Valle de Caracas. Vintage Books. (1998): «Nail chronology: the use of technologically derived features». E. (1934): Plano de Caracas y sus alrededores. (1992): La esclavitud en el contexto agropecuario colonial. TROCONIS DE V.º 165. T. Tomo I. Corporación Venezolana de Fomento. MORALES T.I. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. A. contrabando y consumo del aguardiente de caña en Venezuela en el siglo XVIII». Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela n. Historical Archaeology.º 153. Publicaciones del Grupo de Caracas de la Sociedad Interamericana de Antropología y Geografía. (1990): Estudio de Caracas.º 2). ORTEGA. RENGIFO. Litografía y Tipografía del Comercio. [ 224 ] ANALES DEL MUSEO DE AMÉRICA 13 (2005). Tomo II. M. Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Caracas. (Colección El Otro Discurso n. (1991): A Guide to Artifacts of Colonial America. 1567/1936.M. & A. Caracas. Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela n.C. (1983): «Clandestinidad. R. Caracas. (1983): La Unidad Regional Caracas-La Guaira-Valles de 1775 a 1825. 32 (2): 78-99. C. D. MOLINA NOËL H. Evolución del patrón urbano desde la fundación de la ciudad hasta el período petrolero. Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia. VALLMITJANA. Facultad de Humanidades y Educación. (1974): Geoeconomía de Venezuela. ROHL.LUIS E. Caracas. Nueva York.