PROEMIO.

Una sociologia raaical ae las caaenas ae rituales ae interaccion

'Un hombre solo una mujer asi tomados de uno en uno son como polvo no son nada.
Pero yo cuando te hablo a ti cuando te escribo estas palabras pienso también en otra
|gente.
Tu destino esta en los demas tu Iuturo es tu propia vida tu dignidad es la de todos.
(.) La vida es bella tu veras como a pesar de los pesares tendras amor tendras amigos.
Por lo demas no hay eleccion y este mundo tal como es sera todo tu patrimonio.¨
J.A. Goytisolo, a su hija Julia.
1


A quien esto leyere:

La produccion social de quienes somos es un complejo y variado proceso que asocia
multiples elementos heterogéneos. Muchas ciencias, mediante muchos métodos,
intentan dilucidarlo en detalle y a ese empeño este libro aporta numerosas perspicaces
sugerencias. La descripcion de sus contenidos principales se hallara en el preIacio; aqui,
como boton de muestra, devanaremos tan solo y parcamente uno de los hilos dorados
de su trama. ¿Como hace nuestra especie de sus ejemplares individuales seres unicos,
individuos?

Una microsociologia radical no responde con hipostasis Iicticios agentes unitarios
o la abstraccion de la estructura de sus relaciones, sino desde las situaciones reales
de interaccion ritual en las que ingredientes variados cuerpos, mentes, cosas se
combinan en eIervescentes rituales construidos con éxito diverso y de las que emergen
creencias y emociones, personalidades y valores, memorias, proyectos, esperanzas y
acciones, estructuras y moralidades.

Un ritual de interaccion (RI) es un encuentro pautado entre personas que, mejor o
peor, han aprendido de otros y por experiencia propia a percibir, inIerir, reproducir,
desarrollar, improvisar esas pautas. (¿Qué no es ritual, entonces? Quiza lo anomico,
lo arbitrario, lo aleatorio, lo solamente somatico.) Los individuos son precipitados
transitorios de cadenas de rituales de interaccion (CRI) previas, e ingredientes de las
subsiguientes; las situaciones son propiedades de su sintonizacion ritual; ambos son
entidades-procesos emergentes del Ilujo de una agencia la energia somatoemotiva
que intensiIica el Ioco de atencion de los participantes que se autoorganiza en toda la
pluralidad de estructuras inIormativas que crean, encauzan, modulan, conIorman y son
las dinamicas de los encuentros situados.
2

La mayor parte de la vida social Iluye por cauces rituales rutinarios; es diIicil crear
1
José Agustin Goytisolo (1997) Antologia Personal. Madrid: Visor.
2
Toda conIiguracion colectiva (la vida social en su conjunto juego y labor, conIlicto y creacion y cada
uno de sus componentes) es una estructura disipativa. Véase Ilia Prigogine (1972-1982) ¿Tan solo una
ilusion? Una exploracion ael caos al oraen. Barcelona: Tusquets, 1983.
1

buenos RI nuevos.
3
En todo caso, innovar y repetir suponen lo mismo: el compromiso
aIectivo y eidético a deIender con celo la presente deIinicion local de la realidad de
un grupo. Al cabo, son las circunstancias comunes que crean, preservan o reanudan la
solidaridad social ésta misma, esencialmente lo que da sentido cotidianamente a la
vida. Y, ¿como es un RI?

Una masa critica de personas converge corporeamente, con emociones analogas o
complementarias, en acciones iguales o coordinadas; algunas de éstas demarcan quién
puede/debe participar y quién no, dictan el acceso y contienen a los ajenos.
4
La atencion
de los participantes coincide en un mismo Ioco, lo saben, y empatizan y armonizan con
el hacer y el sentir de los demas, y los reIuerzan, y notan que el contagio emocional y
la conciencia de su mutua concordancia se generalizan. La congregacion que allega, la
circunscripcion que segrega, la atencion unanime que procrea simbolos, la armonizacion
e intensiIicacion emocional que los consagra, sinergizan.
5
Por esa dinamica, los
participes comparten, y saben (o sienten, o intuyen, u obran como si asi Iuera) que
comparten una misma vivencia.
6

El Ioco comun y la consonancia emocional intensos crean una experiencia de realidad
compartida que dicta la cantidad, calidad y Iorma de la intersubjetividad que un RI
logrado genera: energia emocional (EE) personal,
7
solidaridad grupal y sentimiento
de membrecia veneracion a los emblemas grupales que mueve a respetarlos y
deIenderlos; o, si el RI se malogra, desencanta, EE baja, renuencia a la solidaridad
con el grupo e inIidelidad a sus simbolos. Los RI son transIormadores emocionales que
mutan, para bien o para mal, el caracter y la intensidad de las emociones ingredientes.
La busqueda de EE es la brujula de la vida personal y social. Tendemos a los RI que
3
En Buenos aias (Ohayô, Ozu 1959) una pareja sin nada que decirse pero demasiado enamorada para
perder la ocasion de charlar por primera vez en su diario viaje en tren a la ciudad se saluda timidamente y
se pregunta de qué sirve la oIiciosa ceremoniosidad de sus padres. Japoneses bien educados, concuerdan
en que se muestra simpatia. Es decir, una disposicion a cooperar por deIecto que es condicion necesaria
para el éxito de toda estrategia de cooperacion colectiva. Véase Robert Axelrod (1984) La evolucion ae la
cooperacion. Madrid: Alianza, 1996. Quién reputan banales Iormulas rituales como las de saludo ignora
su valor como expresion de buena voluntad Iutura, como un cheque de incierta cuantia que promete una
posible solidaridad lo mismo que el dinero.
4
El término caliIica a alguien como Iuera de lugar`. De las barreras` hablar en jerga, cobrar entrada,
interponer una guardia se espera que lo pongan en su sitio`. La distribucion de participaciones nos
troquela.
5
La eIervescencia colectiva cohesiva tiene una base evolutiva. Su antecedente se encuentra en la euforia
ae reunion observable en muchas especies con vidas sociales complejas. No obstante, la especie humana
es, al parecer, la unica de cuyos rituales emergen simbolos colectivos que mas tarde son generalizados`,
hechos circular en situaciones y contextos diIerentes. Véase Franz de Waal (1996) Bien Natural. Herder,
especialmente las paginas 224-227.
6
Es mejor saberlo, sin sombra de duda, vaga, subconscientemente; la intencionalidad y la conciencia
inhiben la naturalidad y malogran el ensueño y el placer. Muchos bienes solo se alcanzan por el invisible
sendero del bosque de lo puramente expresivo, de lo inutil, de lo gozoso en y por si mismo.
7
La EE equivaldria, basicamente, al término clinico catexia`, la energia mental o aIectiva que se aplica a
una idea u objeto, pero, en la practica, en la accion, iria mas alla: seria un sentimiento de contento, Iuerza,
conIianza, iniciativa y resolucion, el conatus espinoziano de la vivencia de ser, seguir siendo uno mismo
y mejorarse en alguna dimension valorada obrando por la Iuerza de la propia voluntad. Véase Damasio,
Antonio (2003) En busca ae Spino:a. Neurobiologia ae la emocion y los sentimientos. Critica, 2005. Las
CRI transIorman tiempo, materia e informacion en energia vital.
2

nos placen y evitamos los que nos aIligen o hastian: asi prosperan o decaen aIiciones,
identidades, credos, reglamentos, amistades. El otro gran eIecto de los RI son
simbolos portatiles totems intangibles, que del contexto de accion en el que surgen
pueden pasar a circular por RI de conversacion o por RI mentales que llamamos
pensamiento todo simbolo tiene una historia social. De su carga emocional depende
que mas adelante pueda reeditar RI que revivan la EE individual y grupal.

Entonces, ¿somos juguetes de un mecanismo ae consonancia emocional focali:aaa en
simboli:aciones compartiaas, quiza Iortuita? Los RI bordados nos apasionan porque
sumergirse corporal, totalmente en una interaccion social hondamente sincronizada
una grata charla, un beso, una carcajada compartida, una idea lucida es el mayor placer
humano. Los RI son buenos mecanismos de aprendizaje social: cuanto mas activa la
participacion la consonancia emocional mayores eIectos identitarios y de solidaridad
grupal. Y de (de)construccion: asi trasmutan la eIimera intersubjetividad situacional
en intersubjetividad cristalizada simbolicamente; asi crean, reIuerzan, reIorman o
destruyen culturas.
8

El RI paradigmatico es el sexo. Caso ideal-tipico: un grupo (normalmente dos personas)
se reune apartado de los demas, enIoca su emocionada atencion en su contacto corporal
y lo multiplica e intensiIica hasta alcanzar un paroxismo de eIervescencia cuyo poso
es aIecto, mas deseo, ideales de erotismo y moralidad, y celos.
9
El sexo se busca,
en variables proporciones, porque se goza, prestigia y relaciona. El atractivo de la
combinacion explica que haya sido universalmente el objeto prioritario del control
social. Sea cual sea la modalidad y plazca mas por el placer tactil, el regodeo de
cazar en vedado o la mutua ampliIicacion ritmica de la pasion compartida, su tipo
ideal es siempre una copula en la que los ritmos somaticos y los movimientos de los
participantes entran en una absorbente consonancia aIectiva, en un embriagador y
sincronico concierto, experiencia que puede acrisolar una Iuerte alianza aIectiva y moral
entre ellos, pues toda relacion sexual es un RI.
10

8
Si la solidaridad es el cemento` de la sociedad`, los RI son la hormigonera`. Pero nada se Iie a
la solidez` de estas metaIoras: el sencillo modelo input/output de los RI no es lineal y puede resultar en
imprevisibles biIurcaciones emergentes, consecuencias no deliberadas de la accion. No las preaice eso
equivaldria a crearlas in mente; negaria la irreducible complejidad de los procesos temporales; pero un
experimentaao estudioso, usando analogias con casos precedentes, podria, tal vez, Iormular conjeturas
atinadas, preverlas. Este es nuestro modo cotidiano de operar.
9
Hay muchas excepciones a la regla: sexo solitario o que no enIoca propiamente en el contacto corporal
mutuo prostitucion, donjuanismo, o es asimétrico en cuanto a la pasion o el placer; pero a menor Ioco
comun, simetria y equidad de la consonancia emocional menor solidaridad y menor placer confunto. En
cuanto a los celos (miedo a que cese una solidaridad amorosa muy valorada o resentimiento porque se
le ha sido desleal), son tan naturales`, o no, como cualquier otro sentimiento negativo enIocado en la
deIeccion de un vinculo importante al que se queria, y creia, reciproco, exclusivo e intocable: la herejia, el
cisma, la traicion a la famiglia, a la nacion o al amigo del alma, el intento de adelantarse en una cola, etc.
10
Las condiciones de produccion y las cadenas de los RI explican el cambio historico en las atracciones
sentidas y en las practicas sexuales: la genética, la cultura o los traumas inIantiles, pesen lo que pesen
en la conducta, se expresan siempre a través de RI que las gentes crean y celebran cooperativamente; no
existen esencias eroticas inmutables: todo gusto, cultura o identidad sexual es situacional; el Iuturo en
este terreno esta tan abierto como la reinterpretacion del pasado
3

Los mundos sociales son convencionales construcciones colectivas sostenidas a
menudo en gran medida por la pereza, la conIormidad, la conveniencia, la Ialta de
imaginacion, el apego que sentimos por algunas cosas viejas y el pavor a sentir absurdos
nuestros Iines y motivos, el amor a como nos gusta reconocernos y el terror al vértigo
existencial. La cohesion de un grupo humano lo que contiene la siempre acechante,
nauseabunda y centriIuga sensacion de irrealidad, de Iutilidad, de error deriva de la
solidaridad mutua de sus miembros; la abundancia, distribucion y sostenibilidad de
ésta es producto de sus practicas culturales de aIectivacion` mutua, es decir, de los
mecanismos rituales de enIoque, intensiIicacion y transIormacion de emociones que
suscitan solidaridad moral con ciertas personas, practicas o simbolos. En la practica,
el RI basico y Iundamental es el dialogo, porque con quien no se puede ni hablar, con
quien no se entiende uno hablando, mal se coordinan acciones mas complejas; y porque
el nucleo del mecanismo que genera la consonancia emocional es el ajuste ritmico de
los aspectos ultra-micro de la interaccion aqui, de la conversacion.

La transIormacion emocional que producen los RI logrados genera, idealmente, una
solidaridad moral que el curso de las CRI subsiguientes conserva o muda. Este Ilujo
aIectivo situado es Iactor clave de los nexos micro-a-micro en cuya concatenacion
coalescen pautas macro, las mas importantes de las cuales son las que, desde un punto
de vista macro, llamamos estratiIicacion. Los RI clave de la estructura y la dinamica
sociales, de la cognicion, la identidad, la aIectividad, la personalidad y la moralidad
individuales son los rituales de estratiIicacion, pues somos una especie irredimiblemente
jerarquica.
11
Recibir acatamiento y conseguir cumplimiento son cosas distintas:
la diversidad, Irecuencia e intensidad de los RI de poder en que se tome parte y la
ubicacion central o periIérica que se ocupe en ellos dictan quién manda, quién obedece
(o lo Iinge), quién consigue lo que quiere y quién no; y en los RI de estatus, quién es
excluido de un grupo y quién admitido y en qué posicion. Nuestro constante juzgar a los
demas, y a nosotros mismos, con aprobacion o no, son sistole y diastole de nuestra leal
identiIicacion y compromiso eIectivo con los grupos cuya membrecia nos deIine social,
moralmente.

La estructura social clase, género, etnia, honor, estilo de vida, poder. se cimienta
en la estructura de produccion y distribucion de EE, cuyo poder motivacional es el
grado de (des)conIianza implicita que se tenga en el respaldo que una membrecia grupal
(estatus en el grupo y rango de éste en la estructura social) otorgue al propio lugar
y los propios actos: actuamos, implicitamente, apoyados en, y con vistas a mejorar
nuestro amor propio, que no es una emocion individualista, sino de sintonia social:
el sentimiento de que se encaja de suyo en el Iluir de la interaccion colectiva, que el
sentir personal es emblematico del estado emocional que domina el grupo. El homo
oeconomicus, antes que individuo calculador, es miembro de una comunidad, simbolica
y practica, de valores.

11
Frans de Waal (1982) La politica ae los chimpances. Alianza, 1993. Iaem (2002) El simio y el aprenai:
ae sushi. Paidos.
4

La participacion en los RI suele estar estratiIicada y resulta en desigualdades e
inequidades duraderas que a menudo se describen en términos de clases. Hay clases
sociales cuando hay grupos que usan su poder para crear y sostener esa diIerencia,
situacion tras situacion. El poder es una relacion en la que una parte asume que su
contraparte situacional detenta la inIormacion decisiva para elegir su siguiente accion
entre las accesibles en el momento sobre todo cuando ese otro es el Iactor determinante
de las condiciones materiales en que la decision se encuadra. El ascendiente del agente
apoderado (empowerea) descansa en la eIectividad que se atribuye a la especiIica
combinacion de competencia coercitiva y persuasiva que le acreditan como poder.
Los RI intensos crean, instilan, reproducen y alargan la vida de las identidades
colectivas clases, grupos de estatus, rangos locales. Los mecanismos y las tacticas
de dominacion microsituacional que resultan mas eIicaces en cada situacion explican
la construccion social de relaciones de prestigio y poder dispares. Esas situaciones
destilan hoy un hecho historicamente insolito, la virtual extincion de los indicadores
de categoria o clase en la micro-interaccion social: la Iragmentacion global de los
mercados materiales y situacionales ha producido una plétora mundial de comunidades
locales de estatus y diluido las identidades universales` de clase,
12
lo cual, unido a la
generalizacion de la etiqueta inIormal no por ello menos obligatoria, transmite una
engañosa apariencia de amplia igualacion social, estratiIicada solo sobre la base del
prestigio personal local. La lucha de clases, como vivencia personal, suena a relato
épico antiguo y la competencia entre rivales, colegas, compañeros, conmilitones,
parientes, vecinos, conocidos y hasta desconocidos en la liza del consumo, consume
buena parte de las energias cotidianas de todas las clases sociales.

Los RI son protocolos de construccion de la realidad social. Cooperar en la creacion y
reproduccion de rituales es tan natural para los humanos como usar herramientas. Es
consecuencia de nuestra habilidad innata para coordinar rutinas, de nuestra incapacidad
congénita para hacer algo siempre del mismo modo y de nuestra ilimitada capacidad
para aburrirnos de cualquier constancia. Semovientes heliotropos atentos a arrimarnos
al RI que mas calienta, acudimos a ellos atraidos por la oportunidad de consagrar como
real una deIinicion de nosotros mismos, nuestras relaciones o creencias que Iavorezca
nuestras expectativas Iuturas. Las ocasiones de encuentro y lo que para atraer a otros
a determinados RI en ellas se oIerte (EE, simbolos) condicionan estructuralmente
con quién y con qué intensidad se interactue. Las diIerencias individuales de capital`
o renta` de caracter emocional y simbolico crean una estructura motivacional de
mercado, un mercado de interacciones rituales. Por ende, las emociones que los RI
procesan son bienes, o males, y pueden ser mercancias, y externalidades. Hay cosas
que el dinero no puede comprar, pero todo posee alguna carga de EE; por eso es ésta el
denominador comun de toda eleccion entre cursos sociales.

Todas las actividades economicas son o comprenden RI con cierto grado de EE
12
En el dia a dia, los movilizaciones y conIlictos en torno a la raza` (negros, gitanos, inmigrantes
identiIicables como tales) o el cuerpo` (obesidad, tabaquismo, adiccion a otras drogas toxicas.) son mas
intensos que los articulados en términos de clases sociales.
5

y, con el tiempo, puede acumular la conIianza o capital social indispensable para
que se produzcan rutinariamente transacciones impersonales que a su vez provean
la inIraestructura` material de los RI. De tal dinamica derivan la motivacion personal
para vivir y actuar, y las decisiones sobre qué bienes se desea y en qué costes se puede
y se quiere incurrir para conseguirlos. En realidad, la unica razon para trabajar, producir
o invertir es obtener los recursos necesarios para celebrar RI intensos: la religion es el
centro de las sociedades premodernas el sector ritual dinamiza tanto como abarca la
economia material y en las sociedades modernas el motivo ultimo de la inconcebible
desmesura con que se invierte, trabaja, produce y consume es el éxito desorbitado de los
RI del consumo masivo.
13

Cuando el ciclo retroalimentado de un RI un bien colectivo producido mediante
cooperacion colectiva satisIace, unicamente la saciedad, natural o educada, o la
Ialta de medios materiales para reanudarlo la necesidad de restaurar el deseo o de
avituallarse de los ingredientes Iisicos y simbolicos requeridos explican que no
continue indeIinidamente. Ahora bien, si la alta EE es tan deseable y somos tan aptos
para cooperar ¿por qué tantos bienes publicos colapsan o nunca se producen debido al
problema ael gorron? Al contrario, si somos egoistas, ¿como es que hay tantos bienes
publicos el sistema de bienestar social, el voluntariado, la urbanidad cotidiana?
Participar en RI de alta EE es un juego de cooperacion necesaria siempre que cooperar
a corto, y mas aun a largo plazo, garantice a cualquier participante mas EE que no
cooperar, incluso si los demas no lo hacen,
14
pero ¿cuando se dan, y cuando no, y por
qué esas condiciones? Los RI son Iruto de una cooperacion que rara vez esta del todo
asegurada.

El altruismo puede ser natural entre los imbuidos de una ingente EE por su comunidad
ritual y el calculo extremo derivar de colectivos rituales donde el negocio o el dinero
son los objetos consagrados. Para dar cuenta de porqué ocurre lo uno o lo otro u otra
cosa es necesario investigar, in situ y en tiempo real, las diIerencias en el capital
de EE, y en los recursos simbolicos, su uso, sus expectativas, en cada situacion a
través de las CRI, esto es, las condiciones materiales, simbolicas y emocionales de
las decisiones morales. EsIorzarse por desempeñar bien una identidad o posicion, o
por aplicar determinada aptitud o habilidad es actuar un rol que un grupo sacraliza
como simbolo de membrecia identiIicador. Exhortar a otros a hacer igual es un tipo de
ritual de correccion que atiende a tener a raya a los gorrones y a asegurar la correcta
reiteracion de la accion colectiva. Esta emerge de RI cuyo Ioco emocionado es la
conciencia mutua de los participantes de compartir resueltamente una misma voluntad
de accion. Sus actos individuales concretos, sean sencillos tatuajes cinestésicos o sutiles
13
Véase Sahlins, Marshall (1974) Economia ae la eaaa ae pieara. Akal, 1983. Los cazadores-
recolectores y los nomadas o campesinos de subsistencia, cuando la satisIaccion de las necesidades
colectivamente reconocidas como basicas esta asegurada suelen dejar de trabajar y dedican el tiempo a
reposar, inventar, distraerse u otras actividades rituales. En las sociedades modernas ese planteamiento
suele condicionarse a la percepcion de algun ingreso excepcional, del tipo de los grandes premios de la
loteria.
14
William Poundstone (1992) El ailema ael prisionero. Alianza, 2005.
6

acciones complejas, es ser, o intentar ser una entusiasta y perita membrecia simbolica
en accion. Actuar es simbolizar y simbolizarse; toda individualizacion es, de hecho,
una colectivizacion`, y a la inversa.

Porque amor y odio son semblantes janicos de la EE y porque el valor de un simbolo
grupal reside tanto en el desequilibrio de Iuerzas que crea entre ellos` y nosotros`,
nuestras agrupaciones con Irecuencia son deIensiva u oIensivamente antagonicas,
contra algo o alguien. Un ejemplo actual, la cuestion de Iumar o no Iumar, algo
que parece Iutil, sin relacion con asuntos serios como la reputacion, el prestigio o el
poder, pero el tabaco ha sido centro de RI mediante los cuales movimientos sociales
promotores de estilos de vida contrarios han pugnado por imponer discutidas jerarquias
de estratiIicacion. Los oponentes del tabaco lo son de los grupos dominantes que
se recrean en RI centrados en él y en los que éstos Iundan su dominio situacional,
reputacional o categorial la democratizacion` de su consumo es lo que lo ha hecho
de él una vulgaridad insalubre. En épocas historicas diversas al tabaco se le han
atribuido eIectos sedantes, potenciadores de la concentracion laboral o detonadores
de la diversion Iestiva y la excitacion sexual. La sensacion indeIinida que produce su
ingestion hace de él como de otras sustancias materia plastica idonea para imbuirlo,
en los RI iniciaticos y de membrecia adecuados, del signiIicado sentido apropiado a
cada caso del asco y la repugnancia a los sentimientos de virilidad, osadia o elegancia,
o al deliquio o la adiccion extrema; cuando debido a la incuria de sus adeptos o por el
éxito de RI antitéticos el tabaco deja de sentirse asi, deja de ser asi.

Los RI, IumiIeros o no, crean contenidos` o enmascaran su ausencia. Una
interaccion sin sentido` ni designio`, pura consonancia, puede ser satisIactoria,
y generar apego a sus participantes humanos y a sus adminiculos no humanos o
resquemor hacia otros. Esta poderosa Iuerza` de cohesion y conIlicto social debe ser
por necesidad objeto preIerente de control social. Los movimientos de estilo de vida`,
de estatus o morales, luchan por deIinir qué es bueno y qué es malo, y jerarquizan
conductas, grupos e identidades. La disputa sobre el consumo de tabaco en lugares
publicos contrapone una disciplina, conveniente o no, y una libertad, perniciosa o
no; otrora Iue una discrepancia entre elegantes divertidos y tediosos moralistas
un conIlicto entre sensibilidades emocionales: apolineos y dionisiacos, estoicos y
epicureos, joviales y saturnales, puritanos y hedonistas, parranderos y aguaIiestas,
hoy es un antagonismo radicalizado entre gente sana y responsable e insolidarios
envenenadores.
15
La cuestion no es banal, porque las actitudes son aptitudes,
habilidades emocionales, competencias éticas competitivas, o cooperativas, encarnadas
en practicas de accion, conversacion o pensamiento moralizadas.

Cuando pensamos el pensamiento nos parece lo mas propio y personal de cada uno,
15
No se tome esto como una satira de Nietzsche o un esperpento de la dialéctica marxiana entre la clase
explotada y oprimida y la clase explotadora dominante. Hay algo proIundo en esta discordancia de los
humores, como lo revela la presencia de su paradigma en el inicio mismo del mito biblico: la vividora
Eva convence al probo Adan de que la Iruta prohibida debe saber mejor.
7

y lo es sin dejar de ser al tiempo lo mas social que hay en nosotros. La circulacion en
conversaciones o como pensamiento privado de los simbolos creados y emocionados
en RI de accion es vital para la viabilidad como actor e interlocutor social de un ser
humano. El pensamiento reelabora RI practicos y conversacionales bajo condiciones
que encauzan su evocacion de situaciones recientes y su ideacion de plausibles
coalicionesasociaciones (mas o menos libres`) con vistas a encuentros Iuturos.
La coalicion primera que urde el pensamiento es el niño-con-su red de agentes
socializadores, proceso que se desarrollara hasta acabar un individuo autonomo, la
circunscrita coalicion que llamamos uno mismo`. El pensar externo colectivo por el
dialogo, al interiorizarse, se individualiza, poliIonico; solemos llamar yo` a la voz
cantante, a la que dice la ultima palabra y concluye la solucion, la moraleja, la decision,
pero puede haber otras: vocales, iconicas, cinéticas,
16
etc. Los deuteragonistas, coros
y coriIeos adjuntos al yo` protagonista, pueden multiplicarse, lo que cuenta es que
la conversacion interior es el centro de nuestra conciencia personal; contrapunto o
poliIonia, verbo, o accion Iaustica, o imagen, pensar es platica interior, secuencia de
turnos alternos aprendida en la inIancia en situaciones de socializacion.
17

Las trayectorias de encuentros o CRI, moldean personalidades, Iraguan temperamentos,
Iorjan, quiebran o co-rompen caracteres. En ese Ilujo de energia y simbolos un
individuo es conductor, resistencia, inductor, aislante, acumulador. En una sociedad
compleja, calidoscopio de encuentros heterogéneos, la gente es toda distinta, y proteica,
ecosistemas mentales de consistencias e inconsistencias, originalidades, rigideces,
ambigüedades y ambivalencias. El poder y el rango esculpen el caracter; los tiempos
hacen las costumbres. La modernidad es movilidad a gran velocidad y su revolucionado
motor es una mayor, mas honda, deliberada, reIlexiva e introvertida interioridad. La
introversion tipicamente moderna, la neurosis´ hiper-reIlexiva, es la intensiIicacion,
Iruto de redes complejas de valor Ilotante, de tipos mas antiguos de introversion,
18
en
todo caso, personas cuyas tribulaciones y resarcimientos son carne de la carne de la
condicion social humana eterna. Nuestra vida mental o intelectual es la consecuencia
psiquica de nuestras habilidades innatas, reIinadas o adquiridas de inventar transIormar
y recombinar simbolos y para utilizarlos para actuar coordinadamente con otros. La
historia del pensamiento, y del sentimiento, lo es de una piramide troIica de innumeros
estatus-nicho y roles-especies generalistas y especialistas, autotroIos, depredadores,
parasitos, comensales, simbiontes a las que el socio-topo` oIrece materialidades y
simbolos con los que cultivar RI a partir de los cuales metabolizar EE. La cultura y sus
grupos, y sus individuos muda, evoluciona; es una Iascinante y creativa contorsionista
Iunambula, en perenne proceso de aprendizaje y adiestramiento.

16
El pensamiento` cinético es el nucleo basico del conocimiento tacito practico incluida la praxis del
razonamiento teorico. Véanse David Bloor (1991) Conocimiento e imaginario social. Gedisa, 1998, y
Harry Collins y Martin Kush (1998) The shape of actions. Cambridge, Mass.: MIT.
17
Cuando aparenta monologo el otro esta elicito, de lo contrario, ¿con quién hablan el exquisito Marcel o
la suIrida Molly, si no es con el callado lector? ¿Con quién estoy hablando yo`?
18
Individuos intelectual o devocionalmente demasiado especializados, élites exiguas y dispersas,
personas que preIieren a su corazon sus asuntos.
8

Los tipos de individuos y los individuos mismos somos construcciones sociales
historicas, eIecto siempre de las condiciones ecologicas que enmarcan nuestro caracter
de seres que, entre sus oportunidades vitales, preIieren aquellas interacciones y
simbolos que maximizan la carga de EE de su capital simbolico y que optimizan
sus colectivos y redes sociales, sintetizados en RI, sus lugares en ellos, y la EE que
generan, Ietichizados todos en simbolos. Que nuestra vida e identidad personales estén
intrinsecamente mediadas por simbolos a cuyo través las vivimos, que son la estructura
misma de nuestra conciencia, no menoscaba nuestra humanidad. La interaccion social,
aquella tan proxima y magnética que los sistemas nerviosos de los participantes se
sincronizan y se armonizan en ritmos y anticipaciones mutuas, produce simbolos
emotivamente moralizados; su encadenamiento es el discurrir de la vida social, del
que los individuos somos corrientes, trazos y remolinos que transportan y disponen
de nuevos modos objetos Ilotantes como simbolos o cosas, a veces discernibles
al Iormar numerosos un brazo de corriente distinguible del resto; otras, una breve
salpicadura de espuma, siempre, al Iin, disueltos en el transcurrir del todo.


9

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful