CAPÍ TULO 1

RELACIÓN MOMENTO CURVATURA
Y VISION 2000



RESUMEN


Se presenta el cálculo de la relación momento curvatura para elementos de hormigón
armado, sin considerar el acoplamiento del efecto del corte. Con el objeto de ilustrar el cálculo
de un punto del diagrama se trabaja con modelos de hormigón no confinado muy sencillos de
manejar como son: el modelo de Jensen y el modelo de Whitney. Por otra parte para el acero
se utiliza el modelo elasto plasto. Los ejemplos que se resuelven son: una viga, un muro de
corte y una columna.

Posteriormente se presenta en forma resumida el Método de las Dovelas que se utiliza
para encontrar todo el diagrama momento curvatura pero está orientado a la elaboración de un
programa de ordenador.

Existen formulas aproximadas para encontrar los puntos notables del diagrama
momento curvatura, en este capítulo se presentan estas fórmulas para vigas simplemente
armadas y vigas doblemente armadas. En este contexto s e presenta el formulario propuesto
por Y. Park que tiene un carácter experimental y analítico para encontrar las relaciones
momento curvatura en vigas y columnas, se resuelven dos ejemplos y los valores obtenidos se
comparan con los que reporta el programa CEINCI1.

Por otra parte se presentan aplicaciones de los diagramas momento curvatura en el
diseño sísmico de estructuras, como son: la capacidad de ductilidad por curvatura, la demanda
de ductilidad, la reserva de ductilidad, la redistribución de momentos, la determinación de
inercias agrietadas, índices de daño a nivel de elementos.

Finalmente se presenta la nueva filosofía de diseño sísmico de estructuras propuesto
por VISION 2000, se indican los cuatro sismos de análisis denominados: frecuente, ocasional,
raro y muy raro que tienen períodos de retorno de 43, 72, 475 y 970 años respectivamente.
Luego se indica en términos generales el desempeño que deben tener las estructuras en
función del uso de las mismas para estructuras básicas, esenciales y de seguridad crítica.
MENU

SALIR
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

2
1.1 INTRODUCCIÓN


Cuando se termina un diseño estructural, es muy importante conocer la relación
momento curvatura φ − M , de las secciones de sus elementos, con el objeto de conocer cual
es la capacidad de ductilidad por curvatura
φ
µ , la máxima capacidad a flexión del
elemento
u
M y comparar estas cantidades con las demandas que se tienen en el diseño.

Si un elemento tiene muy poca capacidad de ductilidad por curvatura va a presentar
una falla frági l cuando la estructura ingrese al rango no lineal, lo cual no es deseable. Lo ideal
es que tenga un valor alto de
φ
µ para que la edificación disipe la mayor cantidad de energía,
para que sea posible la redistribución de momentos y de esa manera trabajen todos l os
elementos en una forma adecuada.

En el análisis no lineal, es fundamental conocer la relación φ − M para encontrar la
rigidez de cada una de las ramas del diagrama histerético que se utiliza para definir la no
linealidad del material. La relación φ − M es la base del análisis no lineal dinámico y del
análisis no lineal estático, como se vera en los capítulos posteriores de este libro.

El diagrama φ − M es función de los modelos constitutivos que se utilizan para
determinar la relación esfuerzo-deformación del hormigón y del acero. En efecto si emplea el
bloque rectangular de Whi tney (1942) y el modelo elasto plástico para el hormigón y acero,
respectivamente, los valores de
φ
µ que se obtengan serán bajos. En cambio si se utiliza un
modelo de hormigón confinado como el propuesto por Park et al (1982) y un modelo de acero
que contemple endurecimiento post fluencia se encontraran valores más altos de
φ
µ y son
más cercanos a la realidad.

En la figura 1.1 se presentan tres modelos para el hormigón no confinado, el de la
izquierda es el modelo de Jensen o bloque trapezoidal, el de la mitad es el modelo de
Hognestad (1955) y el de la derecha el bloque rectangular del ACI o de Whitney (1942). Este
último se utiliza para el diseño por ser un modelo conservador y sencillo para encontrar la
resultante de la fuerza a compresión; el valor de 85 . 0
1
· β para hormigones con una
resistencia a la compresión menor a 35 MPa en el modelo de Whitney.



Figura 1.1 Modelos del hormigón no confinado.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

3
En la figura 1.2 se indican tres modelos para definir el comportamiento del acero, el de
la izquierda es el Elasto-Plasto muy utilizado en el diseño por su sencillez, el de la mitad es el
modelo trilineal que contempla incremento de esfuerzos en la zona postfluencia mediante una
variación lineal y el de la derecha es la curva completa que considera una ecuación de
segundo grado para la zona de endurecimiento.


Figura 1.2 Modelos del acero.

En este capítulo, únicamente por ilustrar la forma de cálculo de un punto del diagrama
φ − M se utiliza el bloque rectangular de Jensen o el bloque rectangular del ACI, para el
hormigón y el modelo elasto plástico para el acero, por la sencillez de las operaciones pero
para fines de programación es conveniente utilizar modelos como el de Park et al (1982) para
el hormigón y el trilineal para el acero.


1.2 ESQUEMA DE CÁLCULO

Básicamente hay algunas formas de cálculo del diagrama momento curvatura pero
todas ellas están basadas en los mismos principios que son: compatibilidad de deformaciones,
equilibrio de fuerzas y equilibrio de momentos. El procedimiento de cálculo orientado a la
elaboración de un programa de computación se indica a continuación:

i) Seleccionar un valor de deformación máxima del hormigón, ∈c, para obtener un punto
del diagrama momento curvatura.

ii) Imponerse una ubicación del eje neutro c, y en base a esta ubicación trazar el perfil de
deformación a lo largo de la profundidad de la sección.
Se supone que la deformación varía linealmente. Por medio de la compatibilidad de
deformaciones se determina las deformaciones en cada fila de acero, ∈s, y en cualquier
punto del hormigón.

iii) Con las deformacion es obtenidas, se obtienen los correspondientes esfuerzos del
acero y el hormigón en base a las curvas constitutivas de los respectivos materiales.

iv) En función de los esfuerzos, se calculan las fuerzas que actúan sobre la sección de
acero y hormigón, multi plicando cada esfuerzo por su área respectiva.

v) La suma vectorial de las fuerzas representa la carga axial neta que gravita sobre la
sección. Se ve que exista equilibrio de fuerzas, considerando la carga axial dada. Si no
hay equi librio se repite desde el paso ii) aumentando o disminuyendo la profundidad del
eje neutro, según cual sea el caso. El cálculo es interactivo hasta tener equilibrio.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

4
vi) Por último, se obtiene el momento flector interno que corresponde a la última posición
del eje neutro, multiplicand o cada fuerza por su brazo respectivo, medido desde el eje
de referencia al centroide plástico de la sección.

La curvatura se calcula como la razón de la deformación del hormigón ∈
c
, sobre la
distancia al eje neutro.

De esta forma se obtiene un punto del diagrama envolvente momento curvatura. Para
encontrar otro punto se impone un nuevo valor de ∈c y se repite del paso ii) al paso vi).


1.2.1 Ejemplo de aplicación N. 1, para una viga simplemente armada


Encontrar el Momento M y la curvatura φ, para la viga rectangular simplemente armada
indicada en la figura 1.3, para una deformación del hormigón ∈
c
= 0.001. Se considera el
bloque de Jensen para el comportamiento del hormigón y el modelo trilineal para el
comportamiento del acero. Los datos de la sección transversal de la viga, son:

2
/ 4200 . 35 . 30 . 40 cm kg f cm d cm b cm h
y
· · · ·
2 ' 2 2
/ 210 / 2100000 56 . 12 cm kg f cm kg E cm A
c s s
· · ·

Figura 1.3 Sección transversal de una viga simplemente reforzada, diagramas de deformaciones y
esfuerzos

En el bloque de Jensen, se tiene para una deformación ∈
c
= 0.002 la resistencia en el
hormigón es 0.85 f'c. En consecuencia, para ∈
c
= 0.001, la resistencia será 0.425 f' c. Las
ecuaciones de cálculo, para del ejemplo se indican a continuación.

210 425 . 0 30
2
1
) ' 425 . 0 (
2
1
56 . 12
2100000
× × × × · ⇒ ·
× · ⇒ ·
∈ × · ⇒ ∈ ·


· ∈ ⇒


·

c C c f cb C
fs T f A T
fs E fs
c
c d
c d c
c c
s s s s
s s s
c s
s c


donde c es la profundidad del eje neutro,
c
ε es la deformación del hormigón a compresión,
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

5
s
ε es la deformación del acero a tracción, d es la altura efectiva de la sección,
s
f es el
esfuerzo del acero para el rango elástico,
s
T la fuerza a tracción en el acero,
c
C es la
resultante de la fuerza a compresión del hormigón, h b, son las dimensiones de la sección
transversal de la viga y
s
E es el módulo de elasticidad del acero.

Para el ejemplo, la deformación del acero es menor al de fluencia
s
y
y
E
f
· ε . Por esta
razón
s s s
E f ε · . En la tabla 1.1 , se indican los ciclos de cálculo habiendo empezado con una
profundidad del eje neutro c = 20 cm.

Tabla 1.1 Ciclos de Cálculo, hasta obtener equilibrio de fuerzas

CICLO


c
cm


∈ ∈
s

f
s
kg/cm2

T
s
T

C
c

T

1
2
3


20.0
18.0
18.2

0.00075
0.00094
0.00092

1575.0
1983.3
1938.4


19.78
24.91
24.35

26.78
24.09
24.36


En el tercer ciclo, se considera que existe equilibrio de fuerzas, en consecuencia el
Momento M y la curvatura φ , para la deformación del hormigón igual 001 . 0 ·
c
ε resulta:

m c
Tm
c
d T M
c
s
1
0055 . 0
182 . 0
001 . 0
. 047 . 7
3
182 . 0
35 . 0 35 . 24
3
· · ·
·
,
_

¸
¸
− ·
,
_

¸
¸
− ·
ε
φ


Nótese que la ubicación de la resultante de la fuerza a compresión
c
C está ubicado a
3 / c debido a que la distribución de esfuerzos es triangular.


1.2.2 Ejemplo de aplicación N. 2, para un muro de corte sin cabezales

Encontrar la curvatura φ, para el muro de corte indicado en la figura 1.4, para una
deformación del hormigón ∈
c
= 0.004. Se considera el bloque rectangular del A.C.I. para el
comportamiento del hormigón y el modelo elastoplasto para el comportamiento del acero. Por
otra parte, la carga axial actuante se considera igual a 40 T.


t
w
= 20 cm. L
w
= 400 cm. A
s
= 20.28 cm2
fy = 4200 kg/cm2 f'c = 210 kg/cm2 β
1
= 0.85

La forma de solución es la misma que la del ejemplo anterior. Únicamente, con el
objeto de presentar la teoría de Cárdenas y Magura (1973) para muros de corte, se resuelve
como ellos lo pl antearon para el caso en que la armadura se encuentra uniformemente
distribuida.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

6
• Equilibrio de Fuerzas

[ ]
w w
s
s
c w w s s
c w s s
w c
s s c o
L t
A
fy c L t T
fy c t C
t c c f C
T C C P
·
+ − ·
− ·
·
− + ·
ρ
β ρ
β ρ
β
) (
) (
' ´ 85 . 0
1



Figura 1.2 Geometría de muro de corte y diagramas de deformaciones y esfuerzos en hormigón y
acero.

Al sustituir Cc , Cs y Ts en Po, se obtiene la profundidad del eje neutro, luego de
simplificar términos:

w
s
w
o
s
L
c f
fy
c f A
P
c f
fy
c
1
1
1
1
]
1

¸

+
+
·
'
2 85 . 0
' '
1
ρ β
ρ

siendo A
w
= L
w
t
w
= 400*20 = 8000 cm2.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

7
cm c
cm c
c
c
1
0001106 . 0
174 . 36
004 . 0
174 . 36
400
210
4200
002535 . 0 2 85 . 0 85 . 0
210 8000
40000
210
4200
002535 . 0
· ·

·
·
1
1
1
1
]
1

¸

× × + ×
×
+
·
φ



1.2.3 Ejemplo de aplicación N. 3, para una columna cuadrada


Se desea encontrar el momento y la curvatura para la columna cu adrada indicada en la
figura 1.5 para una deformación del hormigón
c
ε igual a 0.002. Se considera el modelo
elastoplasto para el acero y el bloque rectangular de Whitney para el hormigón. No se
considera la contribución de los estribos en el confinamiento del hormigón.


. 30 . 4 . 665 / 2100000
/ 4200 / 210 08 . 16
0
2
2 2 ' 2
cm h b kg P cm kg E
cm kg f cm kg f cm A
s
y c s
· · · ·
· · ·





Figura 1.5 Sección transversal de una columna rectangular, diagrama de deformaciones y esfuerzos.



• Deformaciones en las diferentes capas de acero, que se obtienen por compatibilidad de
deformaciones (triángulos semejantes en figura central de 1.5), en función del
recubrimiento r , de la profundidad del eje neutro c , de la altura de la sección de la
columna h , de la altura efectiva d , y de la deformación del hormigón
c
ε .
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

8
c s c s c s
c
d
c
h
c
r
ε ε ε ε ε ε
,
_

¸
¸
− ·

,
_

¸
¸
− ·
,
_

¸
¸
− · 1 1
2
1
3 2 1


• Fuerzas en la fila de acero i en función de la deformación
si
ε , considerando un modelo
elasto plasto. Se define
y
ε como la deformación de fluencia del acero,
s y y
E f / · ε .

y si y si
y si si s si
f f
E f
ε ε
ε ε ε
> ·
≤ ·


• La determinación del eje neutro c , se realiza en forma interactiva hasta que se tenga
equilibrio entre las fuerzas a compresión
C
F y las fuerzas a tracción
T
F .


3 3 3 2 2 2 3 2
1 1 1 1
'
1
85 . 0
s s s s s s s s T
s s s c C o s C C
f A T f A T T T F
f A T b c f C P T C F
· · + ·
· · + + · β


• Una vez que se tiene definido el eje neutro c , se calcula el momento M y la curvatura
φ .


( )
c
T d C
a
T r
h
T P M
c
s c s s o
ε
φ · − + + − ·
3 1 2
2 2



• En la tabla 1.2 se muestran las iteraciones realizadas hasta obtener el equilibrio.


Tabla 1.2 Resumen de cálculo de la profundidad del eje neutro
c
1 s
ε
2 s
ε
3 s
ε
1 s
f
2 s
f
3 s
f
1 s
T
2 s
T
3 s
T
C
C
(cm) 2
/ cm kg
2
/ cm kg
2
/ cm kg
(Kg) (Kg) (Kg) (Kg)
7.0 0.00086 0.00229 0.00543 1800.000 4200 4200 10854 16884 25326 31862.3
6.6 0.00079 0.00255 0.00588 1654.545 4200 4200 9976.9 16884 25326 30041.6
6.905 0.00080 0.00223 0.00525 1678.799 4200 4200 10123.2 16884 25326 31432.1



cm
m T cm Kg M
M
Kg P T C F
kg T T F
o s C C
s s T
1
0002896 . 0
905 . 6
002 . 0
. 69 . 7 78 . 769020
25326 26 1 . 31432
2
905 . 6 * 85 . 0
2 . 10123 4 15 ) 16884 4 . 665 (
7 . 42220 4 . 665 2 . 10123 1 . 31432
42210 25326 16884
1
3 2
· ·
− · − ·
∗ − + ∗ + − ·
· + + · + + ·
· + · + ·
φ




ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

9
1.3 MÉTODO DE DOVELAS


En el apartado anterior un punto del diagrama momento curvatura se obtenía para un
valor de deformación del hormigón a compresión
c
ε , y luego se van encontrando otros puntos
para otros valores de
c
ε . En el método de las dovelas o método de las fibras
,
Kunnath et al
(1992), Park et al (1987), un punto del diagrama corresponde a una curvatura dada y lo que se
va incrementando es la curvatura para hallar otros puntos.

Las ideas generales del método fueron propuestas por Mander

(1984) y consiste en
dividir la sección de hormigón en un número finito de elementos y las filas de refuerzo de acero
estén completamente definidas.

La deformación en una sección cualquiera, viene dada por:

φ zd d z
o
+ ∈ · ∈ ) ( (1.1)

donde d∈o es la deformación en el centroide de la sección, z es la distancia medida desde el
eje de referencia, si va al centro de una dovela se notará
i
Z y si va hasta una fila de acero
será
j
Z y dφ es la curvatura de la sección para la que se está evaluando. La resultante de la
carga axial N y momento M viene dada por las siguientes ecuaciones:



∈ · dA Ed N (1.2)

∈ · zdA Ed M (1.3)


donde E es el respectivo módulo de elasticidad, del hormigón o del acero, según cual sea la
fibra, d∈ es la deformación de la fibra y dA es el área de la dovela de hormigón o el área de la
fila de aceros.

Reemplazando (1.2) en (1.3 ) y sustituyendo la integral por la sumatoria, se tiene:


φ d z A f z A f d A f A f N
NSS
j
j sj sj i
NCC
i
ci ci o
NSS
j
sj sj
NCC
i
ci ci

,
_

¸
¸
+ + ∈

,
_

¸
¸
+ · ∆
∑ ∑ ∑ ∑
· · · · 1 1 1 1
(1.4)


donde NCC es el número de dovelas en que se ha dividido la sección transversal del hormigón
y NSS es el número de filas de acero que se consideran en la sección. Por otra parte, f
ci
, f
si
son
los esfuerzos en el hormigón y en el acero respectivamente. El procedimiento de cálculo a
seguir es el siguiente:


i) Para un nuevo incremento de curvatura, se tiene:

φ φ φ ∆ + ·
+ i i
d d
1
(1.5)

ii) El cambio en el centroide de deformación para equilibrio de fuerzas es determinado
mediante la ecuación (1.4). En el primer paso se considera ∆N
*
=P
o ;
∆N
*
es igual a la
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

10
carga axial que actúa en la sección y en los pasos subsiguientes ∆N
*
=P
o
-

∆N. El
cálculo se realiza de la siguiente forma:

a
x
o
E
E N ) (
*
φ ∆ − ∆
· ∈ ∆ (1.6)
∑ ∑
· ·
+ ·
NSS
j
sj sj
NCC
i
ci ci a
A f A f E
1 1
(1.7)
j
NSS
j
sj sj i
NCC
i
ci ci x
z A f z A f E
∑ ∑
· ·
+ ·
1 1
(1.8)

iii) El incremento en la deformación centroidal calculado es sumado a la deformación d∈o,
y se obtiene las deformaciones en cada dovela y fil a de acero con la ecuación (1.1).

φ zd d z
d d
o
o o o
+ ∈ · ∈
∈ ∆ + ∈ · ∈
) (
(1.9)

iv) Se obtiene la nueva carga axial y momento utilizando las ecuaciones (1.2) y (1.3) pero
trabajando en forma discreta, primero con el hormigón y luego se suma la contribución
del acero. Si la carga axial calculada N es aproximadamente igual (con un margen de
tolerancia) a la carga Po se procede con el cálculo, caso contrario se repite el proceso
de cálculo desde el paso ii) considerando ∆φ = 0.

El procedimiento interactivo con el método de las dovelas converge rápidamente.


1.4 FORMA GENERAL DE UN DIAGRAMA MOMENTO CURVATURA


En el capítulo 4 se obtiene el diagrama momento curvatura de una viga, empleando el
modelo de Park et al (1982) para el hormigón y el modelo trilineal para el acero. Este diagrama
se presenta en la figura 1.6 en el cual se han definido cuatro puntos notables, los mismos que
se explican a continuación.

• El punto A, se alcanza cuando el hormigón llega a su máximo esfuerzo a la tracción.
En la figura 1.6 se aprecia que la capacidad a flexión del punto A es muy baja por este
motivo muchas veces se lo ignora, pero estrictamente es el comienzo del rango
elástico.

• El punto Y, se determina cuando el acero a tracción alcanza el punto de fluencia,
definido por un esfuerzo
y
f , y una deformación
y
ε . En varios estudios se considera el
rango el ástico a la recta que une el origen de coordenadas con el punto Y.

• El punto S, se obtiene cuando el acero a tracción se encuentra al inicio de la zona de
endurecimiento, es decir al final de la plataforma de fluencia, en el modelo trilineal del
acero indi cado en la figura 1.2, se tendría este punto en la deformación
sh
ε .

• El punto U, se halla cuando el hormigón llega a su máxima deformación útil a
compresión
u
ε . No es la falla de la sección del elemento. Existe un punto adicional
que tiene una menor capacidad a flexión y mayor deformación que corresponde al
colapso, este punto de fallo F más interesa para evaluar daño, Aguiar y Barbat (1997).
Pero para fines prácticos los cuatro puntos indicados son los más importantes.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

11


Figura 1.6 Diagrama momento curvatura de una viga doblemente armada resuelta en capítulo 4.


1.5 RÓTULA PLÁSTICA


Es muy común trabajar el diagrama momento curvatura en base a tres puntos notables:
A, Y, U. En consecuencia el punto S, se suele ignorarlo. Ahora bien una definición bastante
utilizada en el campo de la Ingeniería Sísmica es el de Rótula Plástica, se define este punto
como aquel en que la sección no es capaz de absorber mayor momento a flexión y empieza
únicamente a rotar.



Figura 1.7 Determinación de un modelo bilineal en función de la definición de rótula plástica.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

12
El punto Y, descrito en el apartado anterior no es el inicio de la rótula plástica. En la
figura 1.7 se presenta con las coordenadas
'
Y
φ ,
n
M , se obtiene este punto por el criterio de
iguales áreas. El área del diagrama momento curvatura inicial debe ser igual al área del modelo
bilineal indicado en la figura 1.7 en función del punto de inicio de la rótula plástica.

En la realidad no existe la rótula plástica pero es una definición que se la utiliza en el
campo de la Ingeniería Sísmica para encontrar fórmulas que simplifican algún problema. En el
presente libro no se trabaja con la definición de rótula plástica sino en base a los puntos
notables indicados.


1.6 FÓRMULAS APROXIMADAS


Para encontrar los puntos notables A, Y, U, del diagrama momento curvatura, existen
fórmulas aproximadas que se pueden utilizarlas cuando no se dispone de un programa de
ordenador. Estás fórmulas se presentan a continuación.


1.6.1 Vigas simplemente armadas


• Punto A

12
2
10 . 0
3
'
h b
I
I E
M
h
C f f f
C
I
M
c
A
A
t c ct ct
t
A
· ·
· · ·
φ



donde
t
C es la distancia del centro de gravedad de la sección a la fibra más traccionada;
ct
f
es el esfuerzo máximo a tracción del hormigón, I es el momento de inercia de la sección. Las
restantes variables han sido ya indicadas.



• Punto Y


( )
( )d k d b
A
E
E
n
n n n k d
k
jd jd f A M
y
Y
s
c
s
y s Y

· · ·
− + ·
,
_

¸
¸
− · ·
1
2
3
1
2
ε
φ ρ
ρ ρ ρ



siendo kd la profundidad del eje neutro, jd es el brazo de palanca o distancia desde el
centroide de la fuerza a compresión del hormigón al centroide de la fuerza de tensión, d es la
altura efectiva,
s
A es la armadura a tracción de la viga. Se ha utilizado la nomenclatura
presentada por Marín (1979).
( 1.10)
( 1.11)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

13
• Punto U

' '
7225 . 0 7 . 1
c
y s
U
Ú
c
y s
y s U
f b
f A
c
c f b
d f A
d f A M · ·

,
_

¸
¸
− ·
ε
φ


donde
U
ε es la deformación máxima útil del hormigón, para análisis se considera
004 . 0 ·
U
ε . Este valor es para cuando no se considera la contribución de la armadura
transversal, al considerar el confinamiento del hormigón el valor de
U
ε es mayor al anotado.
En la ecuación que define el eje neutro c se ha considerado 85 . 0
1
· β



1.6.2 Vigas doblemente armadas



Para el cálculo del punto A se procede de igual manera que en el caso de vigas
simplemente armadas.


• Punto Y

( ) ( )
( )d k E
E
n
d b
A
d b
A
n n
d
d
n k d
k
jd jd f A M
Y
Y
c
s s s
y s Y

· · · ·
+ −

,
_

¸
¸
+ + − ·
,
_

¸
¸
− · ·
1
2
3
1
'
'
'
'
' 2
2
'
ε
φ ρ ρ
ρ ρ ρ ρ ρ ρ



donde
'
s
A es la armadura a compresión. Las restantes variables han sido ya definidas.


• Punto U


( ) ( )
( )
a c
f b
f A A
a d d f A a d f b a M
c c
U
c
y s s
y s c U
1
'
'
' ' '
85 . 0
5 . 0 85 . 0
β ε ε
φ · ·

· − + − ·



La deformación
c
ε no se la conoce razón por la cual no es posible utilizar la ecuación
(1.14). En este contexto lo más adecuado es utilizar el formulario propuesto por Young Park
que tiene un carácter experimental y teórico que se indica a continuación y es aplicable para
vigas y columnas.


( 1.12)
( 1.13)
( 1.14)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

14
1.6.3 Formulario general para Vigas y Columnas


• Punto A

I E
M
h b A
A
P
f
C
I
M
c
A
A
o
ct
t
A
· ·
,
_

¸
¸
+ · φ


donde
o
P es la fuerza axial de compresión. Las otras variables han sido ya definidas.

• Punto Y


( ) ( ) ( ) [ ]
( ) ( )
( )
( ) ( ) ( )
( )
t y
t t
y
t c t
y
t t
y
o
y c
y
c
c c
U Y y c
c
y s
t
c
y s
t
c
o
o
o
y
y
o
c
y
c
t c c t o c c Y
p
C p p p p p p k
d k
C
d
f d b
f A
p
f d b
f A
p
f d b
P
d
d
p p d b f M
+
+ · + − + + + ·

1
]
1

¸

− + · ≤ − − ·
≤ − · · ·
· ·

,
_

¸
¸
+
· ·
− + − + − + ·
84 . 0
45 . 0
1
2
1 1
4
1
1 03 . 0
05 . 1 05 . 1 1 1
1
75 . 0
2 2 1 5 . 0
2
' '
2
2
'
2
'
'
'
'
'
7 . 0
'
' 2 '
α α
β
α
ε η
φ β
ε
ε
β α
ε ε φ ε
η
ε
ε
α
ε
ε
α
η β
α β η η η η β



Las formulas indicadas en (1.16) fueron propuestas por Y. Park (1985) tienen un
respaldo teórico y experimental basado en el ensayo de 400 elementos. Las variables todavía
no definidas, son:
'
d es el recubrimiento de la armadura a compresión,
o
ε es la deformación
del hormigón asociado a la máxima resistencia. Se ha mantenido en lo posible la nomenclatura
utilizada por Y. Park.


• Punto U

( )
y o t U
M p M η 5 . 0 15 . 0 24 . 1 − − ·
( ) 38 . 0 654 . 0 exp
15 . 2 218 . 0
+

,
_

¸
¸
·
·

pw
pw
o
p
y u
ε
ε
µ
φ µ φ
φ
φ


donde pw es la cuantía de confinamiento del refuerzo transversal en porcentaje. Si % 2 > pw
se considera 2 · pw . Por otra parte la ductilidad por curvatura
φ
µ será igual a 1 si el valor
que resulta al aplicar la respectiva ecuación es menor a la 1. Las variables todavía no definidas
son:
( 1.15)
( 1.16 )
( 1.17)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

15
( )
0 9 . 1 1
0 05 . 1
3 . 0
5 . 0 5 . 0
' 4 . 2
1
'
1
1 2 1
2 2
· + ·
≠ ·
1
]
1

¸

− + ·
+ + ·
t t
t
y
o
b
s b b p
p Para p C
p Para C
C C C φ
η
ε
θ ε ε ε


( )
t t
p p
C
− +
+ ·
'
2
2 84 . 0
45 . 0
1
( ) [ ]
( )
'
5 . 2 5
4 . 0
5 185 . 0
1
5 . 0
002 . 0
4 5 . 2 5 5 27 . 0 1
5 . 0
002 . 0
4 5
5 . 0
002 . 0
c
b
s
s
s
f
u
d
L
y u
pw
u
d
L
d
L
y u u
d
L
d
L
o u
d
L
τ
θ
θ
θ
·
< >
1
1
]
1

¸



+

·
< < > − +

·
> <

·


donde
s
θ es la rotación por corte,
b
τ es el esfuerzo promedio de adherencia y L es la
longitud del elemento.



1.6.4 Ejemplo de Aplicación N. 4, para una viga doblemente armada


Determinar los puntos A, Y, U, de la relación momento curvatura, para la viga cuya
sección transversal se indica en la figura 1.8, utilizando los formularios indicados en el presente
apartado. Los datos de la viga son:
2
47 . 35 cm A
s
· ,
2 '
84 . 18 cm A
s
· , cm b 40 · ,
cm d 55 · , cm d 5
'
· ,
2 '
/ 210 cm kg f
c
· ,
2
/ 4200 cm kg f
y
· , . 0 . 6 m L · , % 2 . 1 · pw ,
. / 2100000
2
m T E ·


• Punto A

. / 1 000332 . 0
007539 . 0 2100000
278 . 5
278 . 5
30 . 0
007539 . 0
2100 1 . 0
007539 . 0 25 . 0 001884 . 0 25 . 0 003547 . 0
12
6 . 0 4 . 0
4 2 2
3
m
Tm M
m I
A
A
·

·
· ∗ ∗ ·
· ∗ + ∗ +

·
φ

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

16



Figura 1.8 Descripción de sección transversal de viga de ejemplo N. 4.

• Punto Y

090909 . 0
0 . 55
0 . 5
952381 . 0
0021 . 0
002 . 0
493728 . 0
171273 . 0
210 55 40
4200 84 . 18
322455 . 0
210 55 40
4200 47 . 35
'
'
· ·
· ·
· +
·
∗ ∗

·
·
∗ ∗

·
c
y
t t
t
t
p p
p
p
β
α



( ) ( )
( )
( )
( ) ( )
. 7632 . 71
171273 . 0 491364 . 0
090909 2 271786 . 0 322455 . 0 271786 . 0 2
55 . 0 40 . 0 2100 5 . 0
491364 . 0 090909 . 0
002 . 0
001281 . 0
090909 . 0 1
271786 . 0
0021 . 0
001281 . 0
952381 . 0 1
75 . 0
001281 . 0 002 . 0 55 . 0 005966 . 0
. / 1 005966 . 0
55 . 0 390496 . 0 0 . 1
002 . 0
390496 . 0
952381 . 0 2
493728 . 0
952381 . 0
171273 . 0 090909 . 0 322455 . 0
952381 . 0 4
493728 . 0
2
7 . 0
2
2
Tm M
M
m
k
Y
Y
c
c
Y
·
1
]
1

¸


∗ ∗ − + ∗ −
∗ ∗ ∗ ∗ ·
· − − ·
·

,
_

¸
¸
+
·
· − ∗ ·
·
∗ −
·
·


∗ +
+

·
α
η
ε
φ


ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

17
• Punto U

006266 . 0 0002 . 0 006264 . 0 5 . 0 006264 . 0 5 . 0
0002 . 0
5 . 0
55 . 0
0 . 6
002 . 0
006264 . 0 005966 . 0 05 . 1
05 . 1
2
1
· + + ∗ ·
·

·
· ∗ ·
·
p
s
b
C
ε
θ
ε

( ) 4067 . 0 38 . 0 2 . 1 654 . 0 exp
0021 . 0
006266 . 0
15 . 2 2 . 1 218 . 0
· + ∗ ∗
,
_

¸
¸
·
− ∗
φ
µ


Pero la ductilidad por curvatura no debe ser menor que 1. Por lo tanto 1 ·
φ
µ


( ) . 001 . 81 975 . 67 322455 . 0 15 . 0 24 . 1
. / 1 005966 . 0
Tm M
m
U
U
· ∗ ∗ − ·
· φ



Con el objeto de ver el grado de confianza de los resultados obtenidos se encontró los
puntos A, Y, U, utilizando el programa CEINCI1 Aguiar (1996, 1999), se consideró para el
efecto que los estribos de la viga son de 10 mm. de diámetro y están espaciados cada 10 cm.
En la tabla 1.3 se indican los resultados encontrados de las dos maneras y se aprecia que hay
una muy buena correlación en los momentos pero no así en las curvaturas .


Tabla 1.3 Puntos Notables del diagrama momento curvatura obtenidos con formulario y con CEINCI1.
Ejemplo N. 4
Punto Formulario CEINCI1
A
φ (1/m.)
0.000332 0.0005657
A
M (Tm.)
5.278 8.093
Y
φ (1/m.)
0.005966 0.007920
Y
M (Tm.)
71.763 71.874
U
φ (1/m.)
0.005966 0.080786
U
M (Tm.)
81.001 86.366



1.6.5 Ejemplo de Aplicación N. 5, para una columna


Se desea encontrar los puntos notables A, Y, U, para la columna rectangular cuya
sección transversal se indica en la figura 1.9, la base de la sección es de 30 cm, la altura 40
cm., está armada con 12 hierros de 16 mm. de diámetro cada uno, la longitud del elemento es
de 2.30 m. y la carga axial que gravita sobre la misma es de 30 T.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

18

Figura 1.9 Sección transversal de una columna de 30/40 con 10 φ de 16 mm.

• Punto A

( ) ( )
4 2 2
3
001629 . 0 05 . 0 000201 . 0 4 15 . 0 000201 . 0 6
12
4 . 0 3 . 0
m I · ∗ ∗ + ∗ ∗ +

·
. / 1 001095 . 0
001629 . 0 2100000
747 . 3
. 747 . 3
4 . 0 3 . 0
0 . 30
2100 1 . 0
20 . 0
001629 . 0
m
Tm M
A
A
·

·
·
,
_

¸
¸

+ ∗ ·
φ


• Punto Y

142857 . 0
0 . 35
0 . 5
952381 . 0
0021 . 0
002 . 0
382859 . 0
191429 . 0
210 35 30
4200 05 . 10
'
'
· ·
· ·
· +
·
∗ ∗

· ·
c
y
t t
t t
p p
p p
β
α

( )
( )
( )
. / 1 010276 . 0
35 . 0 318726 . 0 0 . 1
002 . 0
3 . 0
136054 . 0
05 . 1 426288 . 1 05 . 1
136054 . 0
35 . 0 30 . 0 00 . 2100
00 . 30
436288 . 1
191429 . 0 84 . 0
45 . 0
1
318726 . 0
952381 . 0 2
382858 . 0
952381 . 0
191429 . 0 142857 . 0 191429 . 0
952381 . 0 4
382858 . 0
2
2
2
m
C
k
Y
o
·
∗ −

1
]
1

¸

∗ − + ·
·
∗ ∗
·
·
+
+ ·
·


∗ +
+

·
φ
η

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

19
( )
( ) ( )
( )
. 8918 . 16
191429 . 0 541572 . 0 142857 . 0 2 31713 . 0
191429 . 0 31713 . 0 2 136054 . 0 31713 . 0 142857 . 0 1
35 . 0 3 . 0 2100 5 . 0
541572 . 0 142857 . 0
002 . 0
001597 . 0
142857 . 0 1
31713 . 0
0021 . 0
001597 . 0
952381 . 0 1
75 . 0
001597 . 0 002 . 0 35 . 0 010276 . 0
2
7 . 0
Tm M
M
Y
Y
c
c
·
1
]
1

¸

∗ ∗ ∗ − +
∗ − + ∗ − +
∗ ∗ ∗ ∗ ·
· − − ·
·
,
_

¸
¸
+
·
· − ∗ ·
α
η
ε

• Punto U


( )
( )
( )
Y u
p
b
s
U
Tm M
φ φ µ µ
ε
ε
θ
φ φ
· → · → < + ∗ ∗
,
_

¸
¸
·
· + ∗ + ∗ ·
· ∗
1
]
1

¸

− + ·
·

·
· ∗ ∗ − ∗ − ·
− ∗
1 0 . 1 38 . 0 2 . 1 645 . 0 exp
0021 . 0
01259 . 0
01259 . 0 000329 . 0 01259 . 0 5 . 0 01259 . 0 5 . 0
01259 . 0 010276 . 0
3 . 0
136054 . 0
05 . 1 436288 . 1 05 . 1
000329 . 0
5 . 0
35 . 0
30 . 2
0002 . 0
. 3117 . 19 8918 . 16 136054 . 0 5 . 0 191429 . 0 15 . 0 24 . 1
15 . 2 2 . 1 218 . 0
2 2



Tabla 1.4 Puntos Notables del diagrama momento curvatura obtenidos con formulario y con CEINCI1.
Ejemplo N. 5
Punto Formulario CEINCI1
A
φ (1/m.)
0.001095 0.001508
A
M (Tm.)
3.747 4.83
Y
φ (1/m.)
0.010276 0.016206
Y
M (Tm.)
16.892 17.41
U
φ (1/m.)
0.010276 0.202608
U
M (Tm.)
19.312 22.59


En la tabla 1.4 se presentan los puntos A, Y, U obtenidos con el formulario y con el
programa CEINCI1. Nuevamente se aprecia que los momentos obtenidos con los dos métodos
son bastante parecidos. Con las curvaturas existe alguna diferencia para los puntos A, Y. Para
el punto U definitivamente la diferencia es notable esto se debe a que no reporta resultados
adecuados el cálculo de la ductilidad por curvatura obtenido por Y. Park (1985) .

Existen otros trabajos para encontrar en forma aproximada los puntos notables del
diagrama momento curvatura, como los que presenta Satyarno (2000).

Lo más adecuado es contar con un programa de ordenador para encontrar todos los
puntos del diagrama momento curvatura y los puntos notables. Este programa debe contemplar
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

20
un modelo para el hormigón confinado y un modelo que tome en cuenta la zona de
endurecimiento del acero.


1.7 APLICACIONES DE LA RELACIÓN MOMENTO CURVATURA


La principal aplicación de las relaciones momento curvatura en el contexto del presente
libro se tiene en el cálculo de la rigidez de un elemento que está trabajando en el rango no
lineal como se verá en los capítulos subsiguientes, especialmente en el próximo. Sin embargo
de ello se presentan otras aplicaciones orientadas al diseño sismo resistente.


1.7.1 Ductilidad local por curvatura


Una definición, un tanto cuestionada Blume et al (1961) pero muy utilizada dentro de la
Ingeniería Sismo Resistente, es la referente a la ductilidad por curvatura µ
φ
, que relaciona la
curvatura última φ
u
, con relación a la curvatura de fluen cia φ
y
, que se denomina también como
la capacidad de ductilidad por curvatura de una sección.

y
u
φ
φ
µ
φ
·
















Figura 1.10 Modelo Trilineal y un momento actuante Md ante un sismo muy fuerte.


En el diseño sismo resistente de una estructura es necesario que
φ
µ sea lo más alta
posible para que la estructura sea capaz de disipar la mayor cantidad de energía ante un sismo
muy severo.


1.7.2 Reserva de ductilidad por curvatura


En el siguiente apartado, se habla sobre los sismos de análisis que con los cuales se
debe verificar el desempeño estructural de una edificación. Ahora bien, ante los sismos
denominados raro y muy raro, por VISION 2000, que son muy severos la estructura va a
ingresar al rango no lineal. Sea M
d
, el momento actuante debido a uno de los dos sismos
indicados, el cual es mayor que M
y
, como se indica en la figura 3.22; asociado a M
d
se tiene la
( 1.18 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

21
curvatura φ
d
. Se define la demanda de ductilidad por curvatura
d
µ

, con la siguiente relación:

y
d
d
φ
φ
µ ·

Por otra parte, se define la reserva de ductilidad por curvatura
r
µ , como la diferencia
entre la capacidad de ductilidad y la demanda de ductilidad, por curvatura.

y
d
y
u
r
φ
φ
φ
φ
µ − ·

Mientras más alta sea la reserva de ductilidad por curvatura de los diferentes
elementos que conforman una estructura, mejor será el comportamiento sísmico que se espera
de la edificación, toda vez que se permitirá la redistribución de momentos, se obligará a que
otros elementos adyacentes a los que están sobrecargados absorban parte de las cargas,
aliviando de esta manera las zonas recargadas.


1.7.3 Redistribución de Momentos


Para que se de la redistribución de momentos, es necesario que los elementos tengan
suficiente reserva de ductilidad por curvatura, en las secciones críticas que son los extremos de
los elementos. El Código ACI-02 calcula en forma muy burda esta reserva de ductilidad en
función de la cuantía del acero a tracción ρ , del acero a compresión
'
ρ y de la cuantía
balanceada
b
ρ y permite que el momento negativo en los extremos de elementos continuos a
flexión pueda incrementarse o disminuirse en no más de lo indicado en la ecuación (1.21).


1
]
1

¸


b
ρ
ρ ρ ) ' (
1 20


Si
b
ρ
ρ ρ
'


es mayor que 0.5 el ACI-02 no permite redistribución de momentos.

Un principio fundamental para la redistribución, es que la suma de momentos de las
vigas, antes de la redistribución, es igual a la suma de momentos de las vigas, después de la
redistribución. En consecuencia, no se admite ninguna modificación a la sumatoria de
momentos. La redistribución, se puede realizar de la siguiente manera:

• Redistribución de momentos a través de un nudo. En este caso, si el momento negativo
de un nudo se reduce en un determinado porcentaje, en el mismo porcentaje debe
aumentarse el momento positivo del nudo en análisis. Por lo tanto, el momento total
introducido al nudo permanece inalterado; en consecuencia, los momentos y cortantes
de la columna que concurre al nudo, no cambian,

Paulay y Priestley (1992 ).

• Redistribución de momentos en vigas que involucra redistribución de acciones entre las
columnas. Se cambian los momentos en vigas, considerando el principio fundamental
de la redistribución indicado anteriormente y luego, se debe buscar el equilibrio del
nudo para la cual se modifica los momentos en las columnas y esto conduce a deducir
( 1.19 )
( 1.20 )
( 1.21 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

22
unos nuevos cortantes que actuarán sobre las columnas.

Se puede únicamente cambiar los momentos en los extremos de las vigas, dejando
constante el momento en el centro del tramo. Para lograr el equilibrio, ante cargas
verticales, se considera que la viga se encuentra simplemente apoyada. Por lo tanto,
los momentos se consideran superpuestos sobre la base de una línea recta que une
los momentos de los extremos de las vigas.


Las secciones de las vigas, cuyos momentos se han reducido debido a la
redistribución, ingresaran al rango no lineal, en forma anticipada pero tienen suficiente reserva
de ductilidad por curvatura y esto implica que tienen suficiente reserva de ductilidad por
rotación, lo que permite que el hormigón trabaje a grandes deformaciones y la sección rote
inelásticamente transmitiendo las acciones a otros elementos.


1.7.4 Inercias Agrietadas


Una vez que se tiene la relación momento curvatura de una sección, definida por un
modelo numérico de cálculo similar al indicado en la figura 1.6 o 1.10, se puede encontrar la
rigidez a flexión EI, para diferentes condiciones a las cuales puede estar sujeto el elemento.


• Si la sección no experimenta daño, significa que estrictamente el momento actuante
es menor que M
A
, en este caso se tiene:

g
A
A
EI
M
EI · ·
φ


donde
g
I es la inercia no agrietada de la sección transversal del elemento y E es el módulo
de elasticidad del material.

Si en la figura 1.10 , se une el punto Y, con el origen se determina la rigidez a flexión
agrietada
cr
EI .

y
y
cr
M
EI
φ
·


Desde un punto de vista más riguroso, en base a la relación Momento Curvatura se
determinan los modelos histeréticos que se utilizan para el análisis dinámico no lineal Roufaiel
y Meyer (1987) , tema bastante complejo que no se lo aborda en el presente capítulo. Lo que
interesa ilustrar, por ahora, es la forma de calcular
cr
I del diagrama momento curvatura.

Ante un sismo muy severo , la estructura va a sufrir daño. En consecuencia, el análisis
sísmico para estos eventos se los realiza considerando la Inercia Agrietada
cr
I . Los códigos
establecen estos valores en función de la Inercia no agrietada
g
I y está en función del nivel de
desempeño estructural esperado de la edificación. A continuación se presentan los valores
estipulados en el Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000 y en la Normativa Sismo
Resistente de Colombia NSR-98.

( 1.22 )
( 1.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

23
♦ Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000

• I
cr
= 0.5 I
g
Para Vigas.
• I
cr
= 0.8 I
g
Para Columnas.
• I
cr
= 0.2 I
g
Para Muros Estructurales .


♦ Normativa Sismo Resistente de Colombia NSR-98

q Estado Límite de Servicio

• I
cr
= 0.5 I
g
Para Vigas.
• I
cr
= 1.0 I
g
Para Columnas.
• I
cr
= 1.0 I
g
Para Muros no fisurados
• I
cr
= 0.5 I
g
Para Muros fisurados
• I
cr
= 0.35 I
g
Para Losas, en sistemas losa-columna

q Estado Límite de Resistencia

• I
cr
= 0.35 I
g
Para Vigas.
• I
cr
= 0.70 I
g
Para Columnas.
• I
cr
= 0.70 I
g
Para Muros no fisurados
• I
cr
= 0.35 I
g
Para Muros fisurados
• I
cr
= 0.25 I
g
Para Losas, en sistemas losa-columna


En la Norma NSR-98 se puede apreciar que el valor de
cr
I depende del Estado de
Diseño, si se espera poco daño (Estado Límite de Servicio) los valores de
cr
I son más altos en
relación a cuando se espera más daño (Estado Límite de Resistencia).

Es importante destacar que cuando se trabaja con Inercias Agrietadas todos los
elementos de la estructura se ven reducidos su rigidez pero esto no es cierto ya que no todos
los elementos van a ingresar al rango no lineal durante un sismo muy severo. Esto es una
debilidad de trabajar con
cr
I .



1.7.5 Índices de daño sísmico local


La tendencia del diseño sismo resistente es cuantificar el comportamiento no lineal que
se espera de una edificación y esto entre otras cosas significa, calcular el Índice de daño a
nivel de sección de los elementos, a nivel de piso y a nivel de la estructura. En el presente
apartado se estudia la evaluación del índice de daño a nivel de sección, también denominado
índice de daño local y se desea presentar un modelo muy sencillo basado únicamente en las
relaciones momento curvatura. El objetivo, es que el lector empiece a familiarizarse con los
índices de daño
D
I .

Si el momento actuante
d
M , indicado en la figura 1.10, es igual al momento de
fluencia
y
M , el índice de daño es igual a cero y si el momento actuante
d
M es igual a
u
M ,
el índice de daño es igual a uno. Por otra parte, si se considera una variación lineal del índice
de daño, hipótesis del modelo de daño, se tiene que:


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

24
y u
y d
D
M M
M M
I


·

En forma similar, se puede definir otro modelo de cálculo del índice de daño
D
I , en
función de la curvatura.

y u
y d
D
I
φ φ
φ φ


·



1.8 SISMOS DE ANÁLISIS DE ACUERDO A VISION 2000


Las normas que están vigentes en la mayoría de los códigos y normativas sísmicas,
tienen un objetivo principal, cual es que la estructura tenga un buen comportamiento inelástico
ante un sismo severo, el mismo que se define mediante estudios de peligrosidad sísmica,
considerando una vida útil de la estructura de 50 años y con un 10% de probabilidad de
excedencia. Este sismo tiene un período de retorno que está alrededor de los 475 años. Para
este evento, que tiene muy poca probabilidad de registrarse durante la vida útil de la estructura,
se desea que la edificación disipe la mayor cantidad de energía y no colapse. De tal forma que
el objetivo principal de la mayor parte de los códigos es salvar vidas para el sismo severo.

El objetivo indicado en el párrafo anterior, se ha venido cumpliendo en la práctica, en
estruc turas bien diseñadas pero cuando se han registrado sismos de menor magnitud, con
aceleraciones menores a las esperadas en el sismo severo se ha visto que el daño estructural
y no estructural es demasiado grande, en las estructuras con alto nivel de diseño sísmico, de
tal manera que las pérdidas registradas han sido cuantiosas. Por este motivo es fundamental
una vez que se ha terminado de diseñar los elementos estructurales verificar el desempeño
que va a tener la edificación ante sismos de menor intensidad y que de seguro se van a
registrar durante la vida útil de la estructura, hay que verificar el desempeño en términos
estructurales y económicos.

En 1992, la Asociación de Ingenieros Estructurales de California SEAOC, conformó el
COMITÉ VISION 2000, con la misión de “mirar al futuro y desarrollar un marco de referencia
para procedimientos que condujesen a estructuras de desempeño sísmico predecible”.
Concretamente, saber cual es el desempeño que se espera de una estructura ante un
determinado evento sísmico, desempeño que es función del uso que tenga la edificación.

El resultado del trabajo realizado por el Comité VISION 2000, fue publicado por la
Sociedad de Ingenieros Estructurales de California SEAOC, en dos Volúmenes. En el Volumen
I, se definen los sismos de análisis, niveles de desempeño expresados en términos cualitativos
para la estructura, para los elementos no estructurales y para los diferentes sistemas de
instalaciones que conforman la edificación. Se define además el marco conceptual para el
diseño por desempeño. En el Volumen II se presentó un informe preliminar del sismo de
Northridge de 1994, que no hacía más que ratificar la necesidad de contar a futuro con
procedimientos de análisis sísmico por desempeño o performance.

El Comité VISION 2000, definió cuatro sismos de análisis, los mismos que se
presentan en la tabla 1.5. Desde un punto de vista riguroso lo que se estableció son los
parámetros para definir los estudios de peligrosidad sísmica tendientes a obtener 4 eventos,
denominados sismos: frecuente, ocasional, raro y muy raro.

Al observar el período de retorno del sismo frecuente, se aprecia que este evento si se
va a registrar durante la vida útil de una edificación que por lo regular es de 50 años. La nueva
( 1.24 )
( 1.25 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

25
visión es que se tome en cuenta este sismo en el diseño y no únicamente el sismo raro, que
se tome en cuenta y que se verifique el desempeño que va a tener la edificación acorde a lo
indicado en las tablas 1.6 y 1.7 . Lo propio se puede indicar para el sismo ocasional , que tiene
una alta probabilidad de registrarse durante la vida útil de la estructura. Finalmente se ha
añadido un nuevo evento denominado sismo muy raro, con una baja probabilidad de
ocurrencia.

Tabla 1.5 Parámetros de los sismos de análisis establecidos por el ComitéVISION 2000.
SISMO VIDA ÚTIL
PROBABILIDAD
DE EXCEDENCIA
PERÍODO DE
RETORNO
Frecuente 30 años 50% 43 años
Ocasional 50 años 50% 72 años
Raro 50 años 10% 475 años
Muy Raro 100 años 10% 970 años




1.9 COMPORTAMIENTO ESPERADO


En la tabla 1.6, se indica una descripción muy resumida de las definiciones utilizadas
por el Comité 2000 para los diferentes niveles de desempeño, expresado en términos de los
efectos que un sismo puede dejar en las edificaciones.

Tabla 1.6 Definiciones del desempeño estructural según las publicaciones NEHRP y VISION 2000.
GUIA NEHRP

VISION 2000 DESCRIPCIÓN

Operacional

Completamente
Operacional

La edificación permanece en condiciones aptas para
su uso normal, se esperan daños mínimos. Todos los
sistemas de abastecimiento y líneas vitales deben
estar en funcionamiento, de tal manera que el edificio
entra en funcionamiento inmediatamente.

Inmediatamente
Ocupacional

Ocupacional

No hay daño significativo a la estructura la misma
que se mantiene muy cerca de la resistencia y rigidez
que tenía antes del sismo. Los componentes
estructurales son seguros y mantienen su función. El
edificio puede ser utilizado luego de pequeños
arreglos.

Seguridad de
Vida

Seguridad de Vida

Daño significativo a los elementos estructurales con
reducción sustancial en la rigidez pero tienen un
margen de seguridad antes del colapso. Elementos
no estructurales seguros pero con daño. La
edificación podrá funcionar luego de ser reparada y
reforzada.

Prevención de
Colapso

Cerca de Colapso

Daño sustantivo estructural y no estructural. Existe
una gran degradación de resistencia y rigidez de la
estructura, solo queda un pequeño margen para
llegar al colapso.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

26
En el Volumen I, se indica en varias paginas el desempeño y por su redacción se
aprecia que está dirigido al público en general y más no exclusivamente a los proyectistas
estructurales.

De acuerdo al uso que va a tener una estructura, el Comité VISION 2000, ha
presentado un nivel mínimo de desempeño, el mis mo que se indica en la tabla 1.7, para tres
tipos de edificaciones: básica, esencial y de seguridad crítica.

La visión a futuro de diseño sísmico de estructuras, consist e en verificar el desempeño
en términos estructurales y económicos que va a tener la edificación para cada uno de los
sismos indicados en la tabla 1.7, de acuerdo al uso de la misma. Esta verificación se la realiza
sobre la base de las distorsiones máximas permitidas, en base al grado de daño local y global
de la estructura y en base al Índice de Desempeño. El costo de construcci ón es una variable
importante que no se debe descuidar en las decisiones que se adopten, es muy probable que
inicialmente se tenga una estructura con un bajo costo pero que va a sufrir demasiado daño en
elementos no estructurales ante un sismo frecuente y el costo de reparación sea tan grande a
más de las molestias que esto conlleva que a lo mejor se decide en hacer una estructura más
resistente.


Tabla 1.7 Sismos de análisis y desempeño esperado en las edificaciones.
Sismo de
Análisis
OPERACIONAL
INMEDI ATAMEN
TE
OCUPACIONAL
SEGURIDAD DE
VIDA
PREVENCIÓN
DE COLAPSO
Frecuente ♦

Ocasional • ♦

Raro v • ♦

Muy Raro v • ♦

♦ Edificaciones básicas, como residencias y oficinas.
• Edificaciones esenciales como hospitales, destacamentos militares, bomberos, etc.
v Edifi caciones de seguridad crítica.


En la nueva filosofía de diseño sísmico, el análisis estático no lineal, es el soporte de
varias metodologías que se han propuesto para encontrar la respuesta sísmica de una
edificación y dentro de este análisis la determinación de la curva de capacidad resistente, es la
base del análisis, tema que se abordará con detenimiento en el capítulo 2.



REFERENCIAS


1. Aguiar R. y Barbat A. (1997), “Daño Sísmico en Estructuras de Hormigón Armado”, Centro
de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 238 p, Valle de los Chillos,
Ecuador.

2. Aguiar R. (1996), “Comportamiento Sísmico del Hormigón Armado”, Centro de
Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, CEINCI-04-96. También
publicado en, XII Curso Nacional de Estructuras, Escuela Politécnica del Ejército (1999),
Quito, Ecuador.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

27
3. ATC 33-03, (1995), “Guidelines for Seismic Rehabilitation of Buildings”, 75% Submittal,
Third Draft , 3 Vol , Redwood City.

4. Blume J., Newmark N y Corning L., (1961), “Design of Multistory Reinforced Concrete
Buildings for Earthquake Motions”, Portland Cement Association.

5. Cárdenas A. y Magura D. (1973), “Stregth of High-Rise Shear Walls-Rectangular cross
sections”, A.C.I. Response of Multistorey Concrete Structures to Lateral Forces, Special
Publication , 36, 119-150.

6. Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000, (2000), “Capítulo 1: Peligro sísmico,
espectros de diseño y requisitos de cálculo para diseño sismo resistente'', XIII Jornadas
Nacionales de Estructuras. Ponti ficia Universidad Católica del Ecuador , Quito, Ecuador.

7. Hognestad E., Hanson N. and McHenry D., (1955), “Concrete Stress Distribution in
Ultimate Strength Design”, Journal ACI,52 (6), 455-479.

8. Kunnath S. Reinhorn A. y Lobo R. (1992), “IDARC Version 3.0: A program for the Inelastic
Damage Analysis of Reinforced Concrete Structures”, Technical Report NCEER 92-0022,
National Center for Earthquake Engineering Research, State University of New York at
Buffalo, Buffalo.

9. Mander J. (1984), “Seismic design of bridge piers”, Ph.D Thesis, Department of Civil
Engineering, University of Canterbury, New Zealand.

10. Marín J. (1979), “Comportamiento del Concreto Armado en Flexocompresión”, Folleto de
Estructuras N. 6. Universidad Central de Venezuela, 4ta impresión, 232 p, Caracas,
Venezuela.

11. NSR-98, (1998), “Normas colombianas de diseño y construcciones sismo resistente'',
Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, Tomo 1, Colombia.

12. Park R., Priestley M. and Gill W. (1982), “Ductility of Square Confined Concrete Columns”,
Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

13. Park Y. (1985), “Seismic damage analysis and damage-limiting design for reinforced
concrete structures”, Ph.D. Thesis, Department of Civil Engineering, University of Illinois at
Urbana-Champaign.

14. Park Y., Reinhorn A. y Kunnath, (1987), “IDARC: Inelastic damage analysis of reinforced
concrete frame shear -wall structures”, Technical Report NCEER-87-0008. National Center
for Earthquake Engineering Research, State University of New York at Buffalo, Buffalo.

15. Paulay T. and Priestley M., (1992), “Seismic design of reinforced concrete and masonry
buildings”, John Wiley and Sons, Inc, 744 p, USA.

16. Roufaiel M., and Meyer C., (1987), “Analytical modeling of hysteretic behavior of R/C
frames”, Journal of Structural Division, ASCE, 113 (3), 429-444.

17. Satyarno I. (2000), “Adaptive pushover analysis for the seismic assessment of older
reinforced concrete buildings”, Ph.D Tesis, Department of Civil Engineering, University of
Canterbury, 260 p, New Zealand.

18. SEAOC, (1995), “Vision 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Volume I , Sacramento.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

28
19. Whitney C. (1942), “Plastic Theory of Reinforced Concrete Design”, Proceedings ASCE
1940, Transactions ASCE, Vol 107, 251-326.



Capítulo publicado en la Revista CIMIENTOS del Colegio de Ingenieros Civiles de
Esmeraldas, N. - 2, 6-16, Esmeraldas, 2002.












CAPÍ TULO 2






DESCRIPCIÓN NUMÉRICA DE LA TÉCNICA DEL PUSHOVER
Y MODELOS DE PLASTICIDAD



RESUMEN


Se describe mediante la realización de un ejemplo numérico la técnica del pushover
en una estructura de hormigón armado de un vano y un piso cuyas columnas se encuentran
articuladas en su base por facilidad de cálculo. Se considera que la viga es totalmente rígida y
las columnas son axialmente rígidas.

Se analiza la estructura como un sistema de un grado de libertad para lo cual se
trabaja con la matriz de rigidez de las columnas condensada a un solo grado de libertad. Para
la no linealidad del material se considera un modelo de plasticidad que concentra todo el daño
a flexión en los extremos de los elementos.

Hasta el apartado 2.9 fue publicado como un artículo en la Revista CIMIENTOS, con
ligeras modificaciones. A partir de ese apartado se han implementado algunos apartados con el
objeto de que el libro sea didáctico y se han eliminado otros apartados del artículo como el
referente a l as conclusiones.

El Análisis Matricial de Estructuras es un tema fundamental en el Análisis no Lineal
Estático por ese motivo se explican algunos temas como: la obtención de la matriz de rigidez
de una estructura por ensamblaje directo, la condensación es tática de la matriz de rigidez, la
matriz de rigidez de lateral. La formulación de estos temas es general tanto para el análisis
lineal como para el análisis no lineal.

Posteriormente se obtiene la curva de capacidad resistente en el mismo pórtico de un
vano y un piso pero cambiando las condiciones de apoyo y el modelo de los elementos, en esta
vez se tiene como lo hacen los programas de computación en que también se considera la
carga vertical.

Se obtienen las curvas de capacidad resistente empleando cinco modelos de
plasticidad extendida los mismos que son detallados para un mejor entendimiento del tema.
Finalmente se explica como se obtienen las propiedades dinámicas de la estructura.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



30
2.1 INTRODUCCIÓN


El análisis no lineal estático es una alternativa muy práctica para encontrar la respuesta
sísmica de una estructura en lugar que un análisis no lineal dinámico que sería lo más
adecuado pero a la vez es bastante complejo. Realmente es un gran avance el análisis no
lineal estático en comparación con la forma de análisis actual en que se utiliza teoría lineal y se
espera daño en las estructuras de tal manera que hay bastante incongruencia, Aguiar y Ruiz
(2002)

En este contexto el análisis no lineal estático es un paso intermedio entre el análisis
lineal el ástico y el análisis no lineal dinámico. Dentro del análisis no lineal estático lo que más
se utiliza es la Técnica del Pushover para encontrar la curva de capacidad resistente de las
estructuras ante acciones sísmicas, curva que relaciona el cortante basal V con el
desplazamiento lateral máximo en el tope
t
D .

La técnica del pushover consiste en llevar a una estructura ya diseñada de la cual se
tiene su armado, al colapso; esto se logra mediante la colocación de ca rgas laterales
increméntales, estas cargas se aplican en la misma dirección hasta que la estructura colapse,
Aguiar (2002).

La estructura analizada con la cual se aspira explicar la técnica del pushover es de un
piso, la carga que se aplica es concentrada en un nudo de piso. Con cada incremento de carga
se determina las nuevas características obtenidas en base a las relaciones momento -
curvatura obtenidas del programa CEINCI1, Aguiar (1996) para la sección del elemento en
estudio, para el ejemplo de las columnas (de la viga no porque se considera totalmente rígida),
se determina las nuevas rigideces de los elementos, las deformaciones, los momentos que
genera cada incremento de carga.

Es necesario encontrar en la relación momento curvatura los puntos en los cuales se
produce el cambio de pendiente, estos puntos son A, Y, U. En donde el punto A representa que
el hormigón ha llegado a su máxima capacidad a tracción, el punto Y cuando el acero alcanza
la fluencia y por último el punto U, el cual nos indica que el hormigón llega a la máxima
deformación útil, como se indicó en el capítulo 1.

La técnica del pushover se realiza con pequeños incrementos de carga alrededor de
0.1 T. esto para cuando se utiliza un programa de ordenador. Para resolver manualmente en el
ejemplo se plantea incremento de carga de 2 T., la carga con la que se resuelve es muy alta
pero se tendrán menos operaciones y será factible mostrar la secuencia de cálculo.

También se trabajara con el modelo de plasticidad concentrada de Giberson (1969)
indicado en la figura 2.1, y del cual se presenta la deducción de su matriz de rigidez
condensada con la cual se resuelve el ejercicio.



2.2 MATRIZ DE RIGIDEZ DEL ELEMENTO



En la figura 2.1, se indica el modelo de plasticidad concentrada, con el cual se resuelve
el ejemplo, el mismo que fue propuesto por Giberson (1969). Como se aprecia este modelo
concentra la inelasticidad en los puntos extremos del elemento. Sea
a
EI ) ( ,
o
EI ) ( y
b
EI ) ( la
rigidez a flexión del nudo inicial, centro de luz y nudo final; las mismas que se obtienen del
respectivo diagrama momento -curvatura.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

31








Figura 2.1 Modelo de plasticidad concentrada en los extremos


La matriz de flexibilidad del elemento asociada únicamente a los giros del elemento,
se encuentra deducida en Aguiar (2002) y es la siguiente


( )
( )
b
o
b
a
o
a
b
a
o
EI
EI
S
EI
EI
S
S
S
EI
L
f
) (
) (
) (
) (
1 1
1 1
) ( 6
· ·
1
]
1

¸

+ −
− +
·


Por otra parte, la matriz de rigidez del elemento k no es más que la inversa de la
matriz de flexibilidad. Esta result a:


( ) ( ) [ ]
( )
( )
1
]
1

¸

+
+
− + +
·
a
b
b a
o
S
S
S S L
EI
k
1 1
1 1
1 1 1
) ( 6




2.2.1 Matriz de rigidez del elemento condensada


En el ejercicio que se va a resolver posteriormente se tiene un elemento articulado. En
este tipo de vínculo el momento es cero. Hay dos formas de realizar el análisis la primera
trabajando con la matriz de rigidez del elemento indicada en la ecuación ( 2.4 ) que es una
matriz de dos por dos y la otra forma es con una matriz condensada únicamente al giro
izquierdo del elemento, para el efecto se debe encontrar primero la matriz de rigidez
condensada, Aguiar (1995).


BA BB AB AA
k k k k k
1 − ∗
− ·


Al aplicar la condensación estática en la matriz definida en la ecuación ( 2.4 ) se tiene:


( )
( ) ( ) [ ] ( ) ( ) [ ]
( )
( ) ( ) [ ]
( )
( ) ( ) [ ] 1 1 1
1 ) ( 6
1 1 1
6
1 1 1
) ( 6
1 1 1
1 ) ( 6
− + +
+
·
− + +
·
− + +
·
− + +
+
·
b a
a o
BB
b a
o
BA
b a
o
AB
b a
b o
AA
S S L
S EI
k
S S L
EI
k
S S L
EI
k
S S L
S EI
k

(EI) a (EIb) b (EI)
0
( 2.1 )
( 2.2, 2.3)
( 2.4 )
( 2.5 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



32
Al reemplazar las submatrices indicadas en la ecuación ( 2.5 ), se tiene la matriz de
rigidez del elemento condensada al giro izquierdo, esta resulta.

( )
) 1 (
6
a
o
S L
EI
k
+
·




En forma similar se puede encontrar la matriz de rigidez del elemento condensada al
nudo derecho o nudo final. Esta resulta.

( )
) 1 (
6
b
o
S L
EI
k
+
·




2.3 ESTRUCTURA DE ANÁLISIS


En la figura 2.2 se indica una estructura de un piso y un vano cuyas columnas están
articuladas en su base, se indica además las hipótesis del modelo de cálculo adoptado. La viga
se considera totalmente rígida y las columnas axialmente rígidas.


Figura 2.2 Hipótesis de cálculo, grados de libertad y armadura de columnas


El sistema tiene tres grados de libertad, un desplazamiento horizontal del piso y una
rotación en la base de cada una de las columnas. Como está articulado en su base el momento
( 2.6 )
( 2.7 )
A ∞
Ιο
A ∞
Ιο
A ∞
Ι∞
1
Q- q
30
30
30
30
10mm
30 cm
30 cm
4 cm
8 Ø 16mm
2E Ø
@10 y 20 cm
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

33
debe ser cero esto da la posibilidad de considerar un solo grado de libertad pero se debe
trabajar con la matriz de rigidez condensada del elemento. El ejercicio, que consiste en
determinar la curva de capacidad resistente de la estructura empleando la técnica del
pushover, se va a resolver considerando un solo grado de libertad.


2.4 MATRIZ DE RIGIDEZ DE LA ESTRUCTURA


Sea K la matriz de rigidez de la estructura y k la matriz de rigidez de un elemento. Del
Análisis Matricial de Estructuras, Aguiar (1995) se conoce que:



·
·
n
i
i i t i
A k A K
1
) ( ) ( ) (


donde n es el número total de elementos,
) ( i
A es la matriz de compatibilidad del elemento i. La
matriz de compatibilidad relaciona las deformaciones p de la estructura con los
desplazamientos q

q A p
i i ) ( ) (
·

Para el ejemplo indicado en la figura 2.2, la matriz de compatibilidad de deformaciones
resulta:
1
1
1
]
1

¸

− − ·
1
1
1
1
1
]
1

¸

− − ·
) 2 (
) 1 (
1
1
A
A
H
H
A

siendo H la altura del piso, para el ejemplo es igual a 2.70 m. Al realizar el triple producto
matricial indicado en la ecuación ( 2.8 ) se encuentra que la matriz de rigidez de la estructura
de la figura 2.2, es:
1
1
1
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
+
+

,
_

¸
¸
+
·
2
3
1
3
) (
) (
1
) ( 6
) (
) (
1
) ( 6
b
o
o
b
o
o
EI
EI
H
EI
EI
EI
H
EI
K

En el presente ejemplo la matriz de rigidez de la estructura es de uno por uno toda vez
que el sistema es de un solo grado de libertad.


2.5 SOLUCIÓN MATRICIAL


La solución general de un marco plano sometido a cargas laterales, actuando en cada
uno de los pis os, es la siguiente:

1) Se determina la matriz de rigidez de la estructura K y el vector de cargas generalizadas Q.
( 2.8 )
( 2.9 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



34
2) Se encuentran los des plazamientos q resolviendo el sistema de ecuaciones:

q K Q ·

3) Se obtienen las deformaciones p utilizando la ecuación ( 2.9 ).

4) Finalmente se hallan las fuerzas y momentos P en cada elemento con la ecuación
siguiente.

) ( ) ( ) ( i i i
p k P ·



2.6 DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE CÁLCULO


Para encontrar la curva de capacidad resistente de la estructura indicada en la figura
2.2, empleando la técnica del pushover se procede de la siguiente forma.

En primer lugar se determina la relación momento curvatura en vigas y columnas. Para
la estructura del ejemplo la viga al ser totalmente rígida no contribuye a la matriz de rigidez en
consecuencia el cálculo se lo hace solamente en cada una de las columnas.

La relación momento curvatura en columnas depende de l a carga axial para iniciar el
cálculo se considera una carga axial nula.


En la figura 2.3 se aprecian los modelos constitutivos del acero y del hormigón,
utilizados en el ejemplo. Se destaca que la versión del CEINCI1 que se utilizó, es de 1996
Aguiar (1996), en la cual se modelaba el hormigón con la curva propuesta por Kent y Park
(1971). En la versión del CEINCI1 de 2003 se trabaja con el modelo de hormigón de Park et al
(1982).


Figura 2.3 Modelos del acero y hormigón utilizados en CEINCI1 de 1996.


Los puntos notables del diagrama momento curvatura, que se obtienen al utilizar el
programa CEINCI1 (1996) se indican en la tabla 2.1.

( 2.10 )
( 2.11 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

35
Tabla 2.1 Relación momento curvatura para columna cuadrada de 30 cm. de lado, sin carga axial.
A
M
A
φ
Y
M
Y
φ
U
M
U
φ
(kg cm) (1/cm) (kg cm) (1/cm) (kg cm) (1/cm)
133088.69813 0.000015095 766556.60902 0.000129111 1164796.9883 0.001385287


Para iniciar el cálculo se tiene que la rigidez en el nudo inicial
a
EI ) ( es igual a la
rigidez en el centro de luz
o
EI ) ( y es igual a la rigidez en el nudo final
b
EI ) ( y vale:

( )
2
71 . 8816740518
000015095 . 0
69813 . 133088
cm kg
M
EI
A
A
o
· · ·
φ



Se denomina columna uno a la de la izquierda de la figura 2.2 y dos a la de la derecha.
Las matrices de rigidez de cada una de ellas al inicio del pushover son las siguientes.


( )
( )
( )
cm kg k k
cm kg
EI
EI
H
EI
k
b
o
o
5413 . 97963783
5413 . 97963783
71 . 8816740518
71 . 8816740518
1 270
71 . 8816740518 6
1
6
1 2
1
1
· ·
·

,
_

¸
¸
+ ∗

·

,
_

¸
¸
+
·


Por otro lado, la matriz de rigidez de la estructura, resulta.
cm
kg
EI
EI
H
EI
EI
EI
H
EI
K
b
o
o
b
o
o
6209 . 2687
) (
) (
1
) ( 6
) (
) (
1
) ( 6
2
3
1
3
·
1
1
1
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
+
+

,
_

¸
¸
+
·

Esta matriz de rigidez es valida siempre y cuando el momento actuante en la parte
superior de las columnas no superen el momento
A
M indicado en la tabla 2.1.


















Figura 2.4 Primera fuerza lateral tentativapara la determinación de la curva de capacidad
COLUMNA
1
2000 Kg
COLUMNA 2
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



36
Para iniciar el cálculo se aplica una carga de 2 T. en el primer piso como se ilustra en la
figura 2.4. Se debe resolver este estado de carga siguiendo el procedimiento indicado en el
apartado anterior.

Por ser un sistema de un grado de libertad el desplazamiento lateral q se obtiene
dividiendo el vector de cargas 2000 · Q para la rigidez de la estructura. El resto de cálculo se
indica a continuación.

3 ) 2 ( ) 2 (
3 ) 1 ( ) 1 (
10 75612 . 2 74415 . 0
270
1
10 75612 . 2 74415 . 0
270
1
. 74415 . 0
6209 . 2687
2000


∗ · · ·
∗ · · ·
· · ·
q A p
q A p
cm
K
Q
q


Finalmente los momentos en la parte superior de la columna valen:

cm kg p k P M
cm kg p k P M
270000 10 75612 . 2 5413 . 97963783
270000 10 75612 . 2 5413 . 97963783
3 ) 2 ( ) 2 ( ) 1 ( ) 2 (
3 ) 1 ( ) 1 ( ) 1 ( ) 1 (
· ∗ ∗ · · ·
· ∗ ∗ · · ·




Los momentos encontrados superan el momento de agrietamiento
A
M en
consecuencia se debe determinar la carga lateral que se debe aplicar para llegar exactamente
al momento
A
M . Esto se lo hace mediante una simple regla de tres.
cm kg X
cm kg kg
698 . 133088
000 . 270000 2000



kg X 842 . 985 ·
La fuerza lateral que se debe aplicar es de 985.842 kg. Entonces se debe repetir el
cálculo para esa fuerza lateral y desde un punto de vista riguroso con otras rigideces en función
de la carga axial que gravita sobre cada columna. En la figura 2.5, se indica el nuevo estado de
carga que en realidad es el estado de carga inicial, se indica además las fuerzas axiales N
que actúan en las columnas. Nótese que la columna izquierda está trabajando a tracción y la
columna derecha a compresión.

















Figura 2.5 Fuerza Lateral Inicial para determinar la curva de capacidad resistente.
985.8 Kg 985.8 Kg
N N
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

37
Del equilibrio de momentos, se obtiene la fuerza axial N en las columnas, esta
resulta:

kg N 4 . 665
400
270 8 . 985
·

·

Con esta fuerza axial se determina la nueva relación momento curvatura y por
consiguiente la nueva matriz de rigidez de cada uno de los elementos y de la estructura. En la
tabla 2.2 se indican los valores de momento y curvatura para la columna izquierda y derecha, y
en la última columna la rigidez del elemento. Por otro lado, en la tabla 2.3 se resume el análisis
estático.


Tabla 2.2 Relación φ − M para primer ciclo de carga y rigidez de cada columna.
COLUMNA 1 Fuerza
Lateral
N
A
M
A
φ
Y
M
Y
φ
U
M
U
φ ( )
1 b
EI
) 1 (
k
(T) (T) (Tm) (1/m) (Tm) (1/m) (Tm) (1/m)
2
m T
m T
0.9858 -0.6854 1.1644 0.0011 7.8142 0.0182 11.712 0.1408 1022.092 1051.8
COLUMNA 2
N
A
M
A
φ
Y
M
Y
φ
U
M
U
φ ( )
2 b
EI
) 2 (
k
(T) (Tm) (1/m) (Tm) (1/m) (Tm) (1/m) 2
m T
m T
0.9858 0.6854 1.3578 0.0015 7.9705 0.0186 11.874 0.1413 893.900 986.38



Tabla 2.3 Resumen del análisis estático para el primer incremento de carga lateral.
Fuerza Lateral
K
q ) 1 (
M
) 2 (
M
(T) (T/m) (cm) (Tm.) (Tm.)
0.9858 279.5991 0.00353 1.37366 1.2881


Desde un punto de vista riguroso, la columna izquierda superó el momento
A
M , se
debería volver a repetir el análisis con una menor carga lateral hasta llegar exactamente al
momento
A
M . Por otra parte la columna derecha todavía no supera el momento
A
M . Por
consiguiente para el próximo ciclo de carga, si se trabajara con cargas laterales muy pequeñas
las rigideces a flexión serían.

( )
2
1
87 . 388
0011 . 0 0182 . 0
1644 . 1 8142 . 7
m T
M M
EI
A Y
A Y
b
·


·


·
φ φ


Nótese como baja la rigidez
1
) (
b
EI de la columna izquierda de 1022.092 a 388.87. En
el centro de luz la rigidez de la columna uno es
2
092 . 1022 ) ( m T EI
o
· . La columna derecha
se mantiene con rigidez a flexión
o b
EI m T EI ) ( 90 . 893 ) (
2
2
· · por que todavía no se
supera el momento
A
M . Se recuerda que en este ejercicio el incremento de carga se
considera de 2 T.

De igual forma se realizara los incrementos sucesivos hasta llegar al punto Y, y de la
misma forma cuando pasen ese punto cada una de las columnas se trabajara con la nueva
rigidez que para la última rama será.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



38
Y U
Y U
b
M M
EI
φ φ −

·



2.7 RESUMEN DEL CÁLCULO DE INERCIAS Y RIGIDEZ DEL ELEMENTO



En las tablas 2.4 y 2.5 se presenta el resumen de los cálculos efectuados para
encontrar la rigidez a flexión de las columnas uno (izquierda) y dos (derecha), de acuerdo a la
rama de la relación momento curvatura en la que se encuentran.



Tabla 2.4 Propiedades de la sección generadas con los Resultados de la relación momento curvatura
obtenidos del programa CEINCI1 para la columna uno (izquierda), con las fuerzas laterales indicadas.
Fuerza
Lateral
Fuerza
Axial
M
A
M
Y
M
U φ φ
A
φ φ
Y
φ φ
U
(EI)
b1
k de
( T ) ( T ) ( Tm. ) ( Tm. ) ( Tm. ) ( 1/m ) ( 1/m ) ( 1/m ) ( T.m
2
) Miembro
2.0000 0.0000 1.3309 7.6656 11.6480 0.0015 0.0129 0.1385 881.6741 979.6378
0.9858 -0.6654 1.1644 7.8142 11.7125 0.0011 0.0182 0.1408 1022.0921 1051.8940
2.0000 -2.0154 1.1222 7.6729 11.5545 0.0011 0.0182 0.1408 383.3402 593.7239
0.6408 -1.0980 1.1509 7.7690 11.6621 0.0011 0.0182 0.1408 387.2902 597.9745
2.0000 -2.4480 0.9958 7.5757 11.4981 0.0011 0.0171 0.1394 412.5598 624.5535
2.0000 -3.7980 0.9470 7.4338 11.3405 0.0011 0.0171 0.1394 405.9943 617.7482
2.0000 -5.1480 0.7903 7.2390 11.1779 0.0009 0.0159 0.1381 429.5971 641.8955
1.4494 -4.7763 0.8053 7.7008 11.1843 0.0010 0.0262 0.1381 273.0975 463.3586
2.0000 -6.1263 0.6550 7.1357 11.0624 0.0009 0.0159 0.1381 32.1534 68.9379
1.8963 -6.0563 0.6581 7.1431 11.0706 0.0009 0.0159 0.1381 32.1599 68.9513





Tabla 2.5 Propiedades de la sección generadas con los Resultados de la rel ación momento curvatura
obtenidos del programa CEINCI1 para la columna dos (derecha), con las fuerzas laterales indicadas.
Fuerza
Lateral
Fuerza
Axial
M
A
M
Y
M
U φ φ
A
φ φ
Y
φ φ
U
(EI)
b2
K de
( T ) ( T ) ( Tm. ) ( T.m ) ( T.m ) ( 1/m ) ( 1/m ) ( 1/m ) ( T.m
2
) Miembro
2.0000 0.0000 1.3309 7.6656 11.6480 0.0015 0.0129 0.1385 881.6741 979.6378
0.9858 0.6654 1.3578 7.9705 11.8745 0.0015 0.0186 0.1413 893.9008 986.3837
2.0000 2.0154 1.5141 8.1618 11.9084 0.0015 0.0197 0.1385 996.7520 1039.6533
0.6408 1.0980 1.3753 8.0662 11.8026 0.0015 0.0197 0.1385 905.4174 992.6534
2.0000 2.4480 1.5294 8.2069 11.9589 0.0015 0.0197 0.1385 366.3441 575.1271
2.0000 3.7980 1.5772 8.1390 12.1487 0.0015 0.0152 0.1413 479.9969 690.6561
2.0000 5.1480 1.7327 8.2726 12.2954 0.0015 0.0152 0.1413 478.3991 689.1656
1.4494 4.7763 1.7215 8.2359 12.2550 0.0015 0.0152 0.1413 476.5298 687.4176
2.0000 6.1263 1.7621 8.3694 12.4017 0.0015 0.0152 0.1413 31.9835 68.5864
1.8963 6.0563 1.7600 8.3625 12.3941 0.0015 0.0152 0.1413 31.9781 68.5752


ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

39
La primera columna de las tablas 2.4 y 2.5 corresponde a la fuerza lateral aplicada.
Ahora bien no siempre se ha aplicado esta fuerza. En efecto al inicio del cálcul o se aplicó una
fuerza de 2.0 T. pero como se pasó el momento m T M
A
3309 . 1 · se volvió a aplicar la
fuerza de 0.9858 T. con la cual se llegaba a
A
M y se ignora la primera fuerza.

En la tercera fila se aprecia que nuevamente se aplica la fuerza de 2.0 T. pero con
este valor se sobrepasa esta vez el momento de fluencia MY por lo que se procede en forma
similar al punto A y se aplica una fuerza de 0.6408 T. y así sucesivamente.

En definitiva hasta la fila 4 de las tablas 2.4 y 2.5 no se han aplicado las cuatro cargas
laterales indicadas sino únicamente la de 0.9858 T. y 0.6408 T. pero lo que se está
presentando es todo el cálculo que se realiza como lo hacen los programas de computación.



2.8 RESUMEN DEL CÁLCULO DE ESTRUCTURA COMPLETA



Al ser un análisis incremental se van sumando las acciones que se produzcan en la
estructura como son las fuerzas axiales y los momentos, los momentos se comparan para
ajustarse con la relación momento - curvatura, como se ha indicado cuando se pasa uno de los
puntos que definen esa relación se debe hacer una regla de tres para determinar el valor de la
fuerza lateral con la cual se llegara al punto determinado. En la tabla 2.6 se indica un resumen
de la carga lateral aplicada, la matriz de rigidez de la estructura K el desplazamiento lateral
que se obtiene para la fuerza lateral indicada, los momentos en el nudo superior de las
columnas y el momento acumulado.

En las dos últimas columnas de la tabla 2.6 se indican los momentos acumulados que
son los que realmente se comparan con los momentos
A
M ,
Y
M o
U
M del respectivo
diagrama momento curvatura, cuando la fuerza lateral ha servido únicamente para determinar
los momentos indicados se ha dejado en blanco el casillero correspondiente al momento
acumulado. Para simplificar el proceso es que se ha colocado que las dos columnas ingresan
simultáneamente a una nueva rama del diagrama φ − M .


Tabla 2.6 Resultados del análisis estructural ante las cargas laterales.
Fuerza ESTRUCTURA COMPLETA
Lateral
K
q ) 1 (
M
) 2 (
M
) 1 (
M
acumulado
) 2 (
M
Acumulado
( T ) ( T/m ) ( m ) ( T.m ) ( T.m ) ( T.m ) ( T.m )
2.0000 268.762095 0.00744 2.70000 2.70000
0.9858 279.599137 0.00353 1.37366 1.28811 1.373662 1.288112
2.0000 224.057231 0.00893 1.96287 3.43713
0.6408 218.193122 0.00294 0.65047 1.07980 2.024134 2.367913
2.0000 164.565243 0.01215 2.81124 2.58876 4.835373 4.956674
2.0000 179.479324 0.01114 2.54955 2.85045 7.384922 7.807125
2.0000 182.587266 0.01095 2.60411 2.79589
1.4494 157.856821 0.00918 1.57570 2.33764 8.960622 10.144763
2.0000 18.864778 0.10602 2.70690 2.69310
1.8963 18.865099 0.10052 2.56697 2.55297 11.527594 12.697732

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



40
2.9 RESULTADOS DE LA CURVA DE CAPACIDAD RESISTENTE


En base a los resultados indicados en la tabla 2.6 se obtienen la curva de capacidad
resistente que relaciona el cortante basal V con el desplazamiento lateral
t
D pero estos
valores se los determina en forma acumulada. En la tabla 2.7 se presenta la fuerza lateral
aplicada, el desplazamiento lateral debido al incremento de carga y en las dos últimas
columnas V y
t
D .

Tabla 2.7 Resumen del cálculo de la curva de capacidad resistente.
Fuerza Lateral q
V
t
D
(Kg.) (m.) (Kg.) (cm.)
0.00 0.00 0.00 0.00
985.84 0.3526 985.84 0.3526
640.84 0.2937 1626.68 0.6463
2000.00 1.2153 3626.68 1.8616
2000.00 1.1144 5626.68 2.9760
1449.39 0.9181 7076.07 3.8941
1896.27 10.0518 8972.34 13.9459


En la figura 2.6 se indica la curva de capacidad sísmica resistente de la estructura
analizada.

No se ha considerado la carga vertical en el análisis para no desviar la atención pero
estrictamente en el primer incremento de carga lateral se debió haber considerado la carga
vertical.



Figura 2.6 Curva de capacidad resistente para estructura de un vano y un piso.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

41
2.10 MATRIZ DE RIGIDEZ ORIENTADO AL USO DEL COMPUTADOR


Interesa ilustrar el cálculo de la matriz de rigidez, orientado al uso del computador para
estructuras compuestas por vigas y columnas. Por facilidad la explicación del ensamblaje
directo y de la condensación estática se la realiza utilizando teoría de análisis lineal pero los
fundamentos son aplicables al análisis no lineal donde se debe ir cambiando la rigidez a flexión
y al corte de acuerdo al grado de solicitaciones que actúen sobre el elemento.

En análisis lineal se considera que la rigidez a flexión (EI)
o
, es constante; lo propio
sucede con la rigidez al corte (GA)
o
. En consecuencia, la matriz de rigidez de un elemento es
constante, todo el tiempo, lo mismo sucede con la matriz de rigidez de la estructura. La
obtención de las matrices indicadas se presenta con detenimiento en Aguiar (1995), aquí se
omite la deducción y únicamente se presentan los formularios de cálculo.


2.10.1 Análisis sin nudo rígido

En la figura 2.7, se indica el sistema de coordenadas locales de un elemento horizontal
de un pórtico plano, en el que no se considera la deformación axial, hipótesis de cálculo que se
puede utilizar en el análisis sísmico de estructuras para los elementos horizontales.


Figura 2.7 Sistema de coordenadas locales para un elemento axialmente rígido.


Para el elemento hori zontal indicado en la figura 2.7, se tiene que el sistema de
coordenadas locales es igual al sistema de coordenadas globales. Por otra parte, se recuerda
que las estructuras se resuelven en coordenadas globales.

La matriz de rigidez del elemento, es simétrica con respecto a la diagonal principal,
razón por la cual solo se presenta la matriz triangular superior. Con relación al sistema de
coordenadas locales de la figura 2.7, la matriz de rigidez es la siguiente.


k
1
1
1
1
1
]
1

¸




·
'
'
'
k
b t
a b k
b t b t
(2.12)

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



42
la forma de la matriz de rigidez, indicada (2.12) es válida para elementos de sección constante
o de variable; es valida para análisis lineal o no lineal. Para elementos de sección constante
que trabajen en el rango elástico se tiene:

1
]
1

¸

+
+
·
φ
φ
4 1
1 ) ( 4
L
EI
k
o
(2.13.1)
k k · ' (2.13.2)
1
]
1

¸

+

·
φ
φ
4 1
2 1 ) ( 2
L
EI
a
o
(2.13.3)
1
]
1

¸

+
·
φ 4 1
1 ) ( 6
2
L
EI
b
o
(2.13.4)
b b · ' (2.13.5)
1
]
1

¸

+
·
φ 4 1
1 ) ( 12
3
L
EI
t
o
(2.13.6)
2
) (
) ( 3
L GA
EI
o
o
β
φ · (2.13.7)


donde E es el módulo de elasticidad del material, I es la inercia a flexión de la sección
transversal, β es el factor de forma por corte de la sección, A es el área de la sección
transversal, G es el módulo de corte y L la longitud del elemento.


♣ Como ejemplo de aplicación, se desea encontrar la matriz de rigidez, sin
considerar nudos rígidos, para una viga de sección constante de 30cm de base por
30 cm. de altura y tiene una longitud de 3.7m. Por otra parte, E=2100000 T/m2 y
G=840000 T/m2.


• Solución


Tm a
Tm k k
Tm k
m I
m A
99 . 743
004931 . 0 4 1
004931 . 0 2 1
7 . 3
000675 . 0 2100000 2
21 . 1510 '
21 . 1510
004931 . 0 4 1
004931 . 0 1
7 . 3
000675 . 0 2100000 4
004931 . 0
7 . 3 840000 09 . 0
000675 . 0 2100000 2 . 1 3
000675 . 0
12
3 . 0 3 . 0
09 . 0 3 . 0 3 . 0
2
4
3
2
·
1
]
1

¸

× +
× − × ×
·
· ·
·
1
]
1

¸

× +
+ × ×
·
·
× ×
× × ×
·
·
×
·
· × ·
φ

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

43
m T t
T b b
T b
/ 32 . 329
004931 . 0 4 1
1
7 . 3
000675 . 0 2100000 12
24 . 609 '
24 . 609
004931 . 0 4 1
1
7 . 3
000675 . 0 2100000 6
3
2
·
1
]
1

¸

× +
× ×
·
· ·
·
1
]
1

¸

× +
× ×
·



k
1
1
1
1
1
]
1

¸




·
20 . 1510
24 . 609 32 . 329
99 . 743 24 . 609 20 . 1510
24 . 609 32 . 329 24 . 609 32 . 329


Para un elemento columna, en la figura 2.8 , se indica el sistema de coordenadas
globales, para el caso de que el elemento sea totalmente flexible. Se destaca que así se
consideran las columnas en el análisis sísmico.


Figura 2.8 Sistema de coordenadas globales para un elemento vertical, totalmente flexible.


La matriz de rigidez del elemento columna, en coordenadas globales es la siguiente.


k
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸


− − −
·
'
0
' 0
0
0 0 0
' 0 0
k
r
b t
a b k
r r
b t b t
(2.14)

L
EA
r · (2.15)
Los restantes términos de la matriz de rigidez, fueron indicados en las ecuaciones
anteriores.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



44
2.10.2 Análisis con nudo rígido


En el análisis estructural se puede considerar que los nudos son completamente
rígidos. En consecuencia, la longitud de l os elementos que ingresa al nudo, tienen rigidez axial
infinita y rigidez a flexión infinita. Sean c1 y c2 las longitudes de rigidez infinita de un elemento,
como el indicado en la figura 2.9.



Figura 2.9 Sistema de coordenadas locales para un elemento axialmente rígido y con dos sectores de
rigidez infinita.


Ahora, la matriz de rigidez del elemento, es la siguiente:


k=
1
1
1
1
1
]
1

¸

+ +
+ −
+ + + + − + +
+ − +
t c b c k
t c b t
t c c b c b c a t c b t c b c k
t c b t t c b t
2
2 2
2
2 1 2 1 1
2
1 1
2 1
' 2 '
) ' (
' ) ( 2
'
(2.16)


donde, los términos de rigidez k, a, k', b, b', t, son los indicados en las ecuaciones (2.13.1 a
2.13.7).


♣ Se desea encontrar la matriz de rigidez, para la viga de sección constante del
ejemplo anterior, considerando que los nudos rígidos tienen los siguientes valores:
c
1
= c
2
= 0.15 m. En la figura 2.10 se indica la viga a analizar.

• Solución

Al reemplazar c
1
= c
2
= 0.15 y los restantes datos indicados en el ejemplo anterior, en
(2.16), se obtiene:


k=
1
1
1
1
1
]
1

¸




39 . 1700
64 . 658 32 . 329
17 . 934 64 . 658 39 . 1700
64 . 658 32 . 329 64 . 658 32 . 329

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

45
En la figura 2.11, se indica el sistema de coordenadas globales, de un elemento
vertical, en el cual se consideran dos sectores de rigidez infinita de longitudes c
1
, para el nudo
inicial y c
2
, para el nudo final. La matriz de rigidez del elemento, en este caso es la indicada en
(2.17).


Figura 2.10 Geometría de la viga con dos sectores de rigidez infinita.



k=
1
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

+ +
+
+ + + + + +

+ − − + −
t c b c k
r
t c b t
t c c b c b c a t c b t c b c k
r r
t c b t t c b t
2
2 2
2
2 1 2 1 1
2
1 1
2 1
' 2 '
0
' 0
' 0 2
0 0 0
) ' ( 0 ) ( 0
(2.17)



Figura 2.11 Sistema de coordenadas globales para un elemento vertical, totalmente flexible y con dos
sectores de rigidez infinita.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



46
2.10.3 Ensamblaje de la matriz de rigidez

La matriz de rigidez de una estructura K, se obtiene por ensamblaje directo de las
matrices de rigidez en coordenadas globales de cada uno de los elementos de la misma. Para
ello es necesario definir el vector de colocación VC, el mismo que ...está conformado por los
grados de libertad del nudo inicial y final... de un elemento.

♣ Para ilustrar el cálculo, se desea encontrar la matriz de rigidez de la estructura
indicada en la figura 2.12, considerando nudos rígidos. Todos los elementos son de
30/30. Se consideran los mismos valores de E y G, de los ejemplos anteriores.



Figura 2.12 Geometría y grados de libertad de pórtico plano, utilizado en ejemplo.


• Solución

Sea la columna izquierda, el elemento número 1, la viga el 2 y la columna derecha el 3.
Los vectores de colocación de estos elementos, son:

[ ]
[ ]
[ ] 5 4 3 2
5 4 1 0 0 0
3 2 1 0 0 0
) 2 (
) 3 (
) 1 (
·
·
·
VC
VC
VC


La matriz de rigidez del elemento dos, se indicó en el ejemplo anterior y la de los
elementos uno y tres, al aplicar (2.17), se obtiene la siguiente:


k=
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸


− − −
02 . 2797
0 53 . 80425
72 . 1655 0 60 . 1249
28 . 1342 0 28 . 1468 42 . 2328
0 53 . 80425 0 0 53 . 80425
72 . 1655 0 60 . 1249 28 . 1468 0 60 . 1249

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

47
Para entender el ensamblaje directo de la matriz de rigidez, se coloca el vector de
colocación sobre y a la derecha de la matriz de rigidez del elemento. Cuando el vector de
colocación es 0 significa que esa fila o columna no contribuye a la matriz de rigidez de la
estructura y cuando es diferente de cero se ubica el elemento en la posición que especifica el
vector de colocación, si en dicha posición se encuentra otro elemento se suma.

Es así como se obtiene la matriz de rigidez de una estructura por ensamblaje directo o
también conocido como método directo de cálculo. Para el ejemplo que se está resolviendo la
matriz de rigidez que se obtiene es la siguiente:


k=
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸




40 . 4497
64 . 658 85 . 80754
17 . 934 64 . 658 40 . 4497
64 . 658 32 . 329 64 . 658 85 . 80754
72 . 1655 0 72 . 1655 0 20 . 2499




2.10.4 Condensación estática de la matriz de rigidez


En la figura 2.13, se presenta nuevamente la estructura que se ha venido analizando y
cuyos grados de libertad se indicaron en la figura 2.12. Ahora, primero se deben numerar los
grados de libertad con los cuales se desea realizar el análisis sísmico y luego se numeran los
demás grados de libertad. Lo importante es destacar que se separan los grados de libertad.




Figura 2.13 Coordenadas "a" y "b", de estructura ejemplo.



En el sistema de coordenadas de una estructura, se puede diferenciar un grupo de
coordenadas a las que se denomina “coordenadas a'', que en el ejemplo de la figura 2.13 es la
uno y las restantes, a las que se denomina "coordenadas b''. Al hacer esto, tanto el vector de
cargas generalizadas Q, como el vector de coordenadas generalizadas q , están particionados
de la siguiente forma:


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



48

,
_

¸
¸
·
b
a
Q
Q
Q (2.18.1)

,
_

¸
¸
·
b
a
q
q
q (2.18.2)


Por otra parte, la ecuación básica de análisis estático, que relaciona el vector de cargas
generalizadas Q, con el vector de coordenadas generalizadas q, por medio de la matriz de
rigidez de la estructura K, viene definida por la ecuación ( 2.10 ) la misma que se escribe
nuevamente.

Kq Q ·

Al reemplazar (2.18.1) y (2.18.2) en (2.10) y al trabajar con submatrices, la matriz de
rigidez de la estructura, también estará particionada, de la siguiente forma:

,
_

¸
¸
1
]
1

¸

·

,
_

¸
¸
b
a
bb ba
ab aa
b
a
q
q
k k
K K
Q
Q
(2.19)


La condensación estática de la matriz de rigidez se da cuando Q
a
o Q
b
son ceros, los
dos casos se desarrollan a continuación:


Ø Condensación a las coordenadas "a"


Este caso se presenta cuando el vector Q
b
=0.

,
_

¸
¸
1
]
1

¸

·

,
_

¸
¸
b
a
bb ba
ab aa a
q
q
k k
K K Q
0


de donde:

b bb a ba
b ab a aa a
q K q K
q K q k Q
+ ·
+ ·
0


luego:

a ba bb b
q K k q
1 −
− · (2.20.1)
a ba bb ab aa a
q K K K K Q ) (
1 −
− · (2.20.2)

Sea K* la matriz de rigidez condensada a las coordenadas "a".


ba bb ab aa
K K K K K
1
*

− · (2.20.3)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

49
Ø Condensación a las coordenadas "b"

Se presenta cuando el vector de cargas Q
a
=0. Procediendo en forma similar se
obtiene:

b ab aa a
q K k q
1 −
− · (2.21.1)
b ab aa ba bb b
q K K K K Q ) (
1 −
− · (2.21.2)

Sea K
+
la matriz de rigidez condensada a las coordenadas "b".

ab aa ba bb
K K K K K
1 − +
− · (2.21.3)


♣ Encontrar la matriz de rigidez condensad a a la coordenada lateral 1, indicada en la
figura 2.13. Que corresponde a la estructura de la figura 2.12 , que se ha venido
analizando.


• Solución


En este caso, la partición de la matriz de rigidez de la estructura K se la realiza en la
primera fila y primera columna, toda vez que existe una sola "coordenada a". Por lo tanto las
submatrices, son:

[ ]
[ ] 72 . 1655 0 72 . 1655 0
20 . 2499
·
·
ab
aa
K
K


1
1
1
1
1
]
1

¸




·
40 . 4497
64 . 658 85 . 80754
17 . 934 64 . 658 40 . 4497
64 . 658 32 . 329 64 . 658 85 . 80754
bb
K

La submatriz Kba es la transpuesta de la submatriz Kab. Para aplicar la ecuación
(2.20.3) es necesario calcul ar la inversa de Kbb.


5 1
10
27 . 23
1501 . 0 241 . 1
790 . 4 1501 . 0 27 . 23
1501 . 0 0026 . 0 1501 . 0 24 . 1
− −
×
1
1
1
1
1
]
1

¸


− −
·
bb
K


[ ]
] 772 . 1485 [ *
*
428 . 1013
1
1
·
− ·
·


K
K K K K K
K K K
ba bb ab aa
ba bb ab


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



50
2.10.5 Condensación mediante solución de ecuaciones

El trabajar con la ecuación (2.20.3) o con la ecuación (2.21.3) implica calcular una
matriz inversa, lo cual demanda bastante tiempo de cálculo, razón por la cual lo que se hace en
la práctica, es transformar el cálculo de la matriz inversa por un sistema de ecuaciones lineales,
como se ve a continuación.


Ø Caso en que Q
b
= 0


En la ecuación (2.2 0.3) se realiza, se define la matriz T de la siguiente manera:

ba bb
K K T
1 −
− · (2.22.1)

Al multiplicar ambos lados de la ecuación (2.22.1) por Kbb, se obtiene:

ba bb
K T K − · (2.22.2)

Para encontrar la matriz T, se debe resolver un conjunto de ecuaciones lineales, cuya
matriz de coeficientes es la submatriz K
bb
y los términos independientes son las diferentes
columnas de la submatriz K
ba
.

Con el cambio de variable realizado, la ecuación (2.20.3) se transforma en:

T K K K
ab aa
+ · * (2.22.3)



♣ Encontrar la matriz de rigidez condensada del ejercicio anterior, por intermedio de
la matriz T.

• Solución

Al sustituir las submatrices, del ejemplo anterior en (2.22.2), se obtiene:

,
_

¸
¸
− ·

,
_

¸
¸
1
1
1
1
1
]
1

¸


− − −


72 . 1655
0
72 . 1655
0
40 . 4497 64 . 658 17 . 934 64 . 658
64 . 658 85 . 80754 64 . 658 32 . 329
17 . 934 64 . 658 40 . 4497 64 . 658
64 . 658 32 . 329 64 . 658 85 . 80754
41
31
21
11
T
T
T
T



La solución del sistema de ecuaciones lineales, reporta

,
_

¸
¸



·
30599 . 0
00497 . 0
30605 . 0
00497 . 0
T
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

51
] 772 . 1485 [ *
*
] 428 . 1013 [
·
+ ·
·
K
T K K K
T K
ab aa
ab


Ø Caso en que Qa= 0

Se procede en forma similar al indicado en el apartado anterior , con lo que se obtiene:

ab aa
K K T
1 −
− · (2.23.1)
T K K K
ba bb
+ ·
+
(2.23.2)
ab aa
K T K − · (2.23.3)

Ahora, la matriz T se obtiene resolviendo un conjunto de ecuaciones lineales que
tienen una sola matriz de coeficientes que es K
aa
pero diferentes términos independientes que
son las diferentes columnas de la matriz k
ab
. En Aguiar (1989) se presenta lo expuesto con más
detalle.



2.10.6 Condensación mediante eliminación de Gauss


Si bien es cierto, mediante la solución de un conjunto de ecuaciones lineales, se
optimiza la obtención de la matriz de rigidez condensada. No es menos cierto, que todavía se
puede optimizar el proceso de cálculo únicamente triangularizando la matriz de rigidez, tema
que se trata a continuación y es válido únicamente para el caso de que Qa= 0 .

,
_

¸
¸
1
]
1

¸

·

,
_

¸
¸
b
a
bb ba
ab aa
b
q
q
k k
K K
Q
0


de donde:

b ab a aa
q K q k + · 0 (2.24.1)
b bb a ba b
q K q K Q + · (2.24.2)

Si a la ecuación (2.24.1) multiplicamos por K
aa
-1
, y en ésta se reemplaza la ecuación
(2.23.1), se obtiene:

b ab aa a
q K K q I
1
0

+ ·
b a
q T q I − · 0 (2.24.3)

Ahora, si a la ecuación (2.24.3) multiplicamos por -Kba y sumamos a la ecuación
(2.24.2), se encuentra:

( ) T K K q Q
ba bb a b
+ + · 0 (2.24.4)

De acuerdo a (2.23.2), la ecuación entre paréntesis es la matriz de rigidez condensada
K
+
.
) ( 0 T K q Q
a b
+
+ · (2.24.5)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



52
Al rescribir en forma matricial las ecuaciones (2.24.3) y (2.24.5) se halla.

,
_

¸
¸
1
1
]
1

¸

·

,
_

¸
¸
+
b
a
b
q
q
k
T I
Q
0
0
(2.24.5)


Por consiguiente, dada la matriz de rigidez total, se aplica la eliminación de Gauss
Jordan hasta eliminar los elementos correspondientes a las coordenadas "a" y lo que se
obtienen son las matrices T y K
+
.


♣ Encontrar la matriz de rigidez condensada, de la estructura que se ha venido
analizando, pero aplicando la eliminación de Gauss Jordan.


• Solución


Primero se debe encontrar la matriz de rigidez de la estructura, para la nueva
numeración de los grados de libertad, que se indican en la figura 2.14. Nótese que la
coordenada lateral, se ha numerado al último.



Figura 2.14 Numeración de los grados de libertad para poder aplicar la eliminación de Gauss Jordan.


k =
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸




20 . 2499
72 . 1655 40 . 4497
0 64 . 658 85 . 80754
72 . 1655 17 . 934 64 . 658 40 . 4497
0 64 . 658 32 . 329 64 . 658 85 . 80754



Al triangularizar la matriz de rigidez, se obtiene:

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

53
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸




772 . 1485 0 0 0 0
31116 . 0 1 0 0 0
0030 . 0 00645 . 0 1 0 0
368591 . 0 206764 . 0 146027 . 0 1 0
000000 . 0 008156 . 0 004078 . 0 008156 . 0 1



Finalmente, al llevar a la forma de la ecuación (2.24.5), se encuentra:

1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

772 . 1485 0 0 0 0
31116 . 0 1 0 0 0
0030 . 0 0 1 0 0
368591 . 0 0 0 1 0
000000 . 0 0 0 0 1




Los valores de las cuatro primeras filas de la quinta colum na, corresponden a -T, la
diferencia que existe es debido al redondeo. El último valor es la matriz de rigidez condensada
a la coordenada lateral, de la estructura analizada.


...Para fines prácticos la matriz de rigidez se obtiene únicamente de la etapa de
triangularización...




2.11 MATRIZ DE RIGIDEZ LATERAL



Se define ...matriz de rigidez lateral , K
L
... a la matriz de rigidez asociada a las
coordenadas laterales de piso. Cuando en el análisis sísmico de pórticos planos se considera
un solo grado de libertad por piso, a este modelo se denomina ...piso rígido... y sirve
únicamente para el análisis ante la componente horizontal de movimiento del suelo.

Existen dos formas de modelar los elementos de un pórtico plano, ante la acción
sísmica horizontal. En la primera forma se considera que únicamente las vigas son axialmente
rígidas y las columnas totalmente flexibles. En cambio, en la segunda forma se considera que
todos los elementos son axialmente rígidos. El pórtico analizado en los numerales anteriores
corresponde a la primera forma de cálculo.

En la figura 2.15 , se indican los dos modelos anotados, para un pórtico plano de dos
pisos y dos vanos. El modelo de la izquierda, corresponde a la primera forma de cálculo y el de
la derecha a la segunda forma de cálculo. En el pórtico de la izquierda se nota que solo las
vigas son axialmente rígidas; en cambio, en el de la derecha todos los elementos son
axialmente rígidos.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



54

Figura 2.15 Modelos de cálculo para determinar la matriz de rigidez lateral.



2.11.1 Vigas axialmente rígidas


Para este modelo de cálculo, las matrices de rigidez de los elementos: viga y columna,
orientados al análisis en el computador, se indicó en el apartado 2.10, razón por la cual se
omite el marco teórico y únicamente s e presenta un ejemplo de cálculo.


♣ Para el pórti co plano indicado en la figura 2.16, cuyas vigas son de 30/30 y las
columnas de 30/40. Se desea encontrar la matriz de rigidez lateral, considerando
que solo las vigas son axialmente rígi das. A la derecha de la figura 2.16, se indica
la numeración de los elementos. Por otra parte, el módulo de elasticidad E =
2173706.5 T/m2 y no se considera nudos rígidos.


Figura 2.16 Geometría del pórtico cuya matriz de rigidez lateral se va a calcular de dos formas. Se
indica además la numeración de los elementos .

• Solución

En la figura 2.17 , se indica a la izquierda los grados de libertad del pórtico de la figura
2.16, al considerar que solo las vigas son axialmente rígidas. Se ha numerado primero los
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

55
corrimientos laterales de piso y luego los restantes grados de libertad. A la derecha de la figura
2.17, se presentan las coordenas laterales de piso.

Figura 2 .17 Grados de libertad, considerando vigas axialmente rígidas y coordenadas laterales de piso
para el análisis sísmico, ante la componente horizontal de movimiento del suelo

La matriz de rigidez es de 14 por 14; la submatriz Kaa es de 2 por 2, la Kab de 2 por 12;
la Kbb es de 12 por 12 y la Kba de 12 por 2. En forma resumida, las operaciones matriciales
son:

1
]
1

¸




1
]
1

¸



· −

50 . 5286 07 . 3558
07 . 3558 64 . 4477
15 . 8013 15 . 8013
15 . 8013 30 . 16026
1
ba bb ab aa
K K K K

1
]
1

¸



·
65 . 2726 08 . 4455
08 . 4455 66 . 11548
L
K


2.11.2 Vigas y columnas axialmente rígidas

Cuando todos los elementos de un pórtico plano, conformado por vigas y columnas, se
consideran axialmente rígidos, se disminuye notablemente el número de grados de libertad y el
cálculo es más rápido. Para el caso de que no se considere nudo rígido, las matrices de
rigidez, son:

• Elemento viga
k =
1
]
1

¸

' k a
a k
(2.25)


Figura 2.18 Coordenadas globales para un elemento viga, de un pórtico en que todos los elementos
son axialmente rígidos.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



56
La ecuación (2.25) se encuentra de la ecuación (2.12), eliminando la primera y tercera
columna, y, la primera y tercera fila. El sistema de coordenadas asociado con la ecuación
(2.25) se indica en la figura 2.18.



Figura 2.19 Coordenadas globales para un elemento columna, de un pórtico en que todos los
elementos son axialmente rígidos.

• Elemento columna
k =
1
1
1
1
1
]
1

¸




− − −
' ' '
'
'
k b a b
b t b t
a b k b
b t b t
(2.26)

Si en la ecuación (2.14), se elimina la segunda y quinta fila, por un lado, y se elimina la
segunda y quinta columna, por otro lado, se obtiene la ecuación (2.26) que es la matriz del
elemento columna para el sistema de coordenadas globales indicado en la figura 2.19.


♣ Con relación al pórtico plano de la figura 2.16. Encontrar la matriz de rigidez lateral,
considerando que todos los elementos son axialmente rígidos.

• Solución


Figura 2.20 Grados de libertad, considerando que todos los elementos son axialmente rígidos y
coordenadas laterales de piso para el análisis sísmico.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

57
En la figura 2.20, a la izquierda se indica los grados de libertad del pórtico, cuando
todos los elementos son axialmente rígidos. Existe un corrimiento horizontal en cada piso y una
rotación en cada uno de los nudos. A la derecha de la figura 2.20, se muestran las
coordenadas laterales para las cuales se determina la matriz de rigidez lateral.


• Matriz de rigidez del elemento viga.

k =
1
]
1

¸

22 . 1304 11 . 652
11 . 652 22 . 1304


• Matriz de rigidez del elemento columna.

k =
1
1
1
1
1
]
1

¸




− − −
69 . 5564 81 . 3338 34 . 2782 81 . 3338
81 . 3338 05 . 2671 81 . 3338 05 . 2671
34 . 2782 81 . 3338 69 . 5564 81 . 3338
8132 . 3338 05 . 2671 81 . 3338 05 . 2671


• Vectores de colocación VC, de las vigas.

[ ]
[ ]
[ ]
[ ] 8 7
7 6
5 4
4 3
10
9
8
7
·
·
·
·
VC
VC
VC
VC


• Vectores de colocación VC, de las columnas.

[ ]
[ ]
[ ]
[ ]
[ ]
[ ] 8 2 0 0
7 2 0 0
6 2 0 0
5 1 0 0
4 1 0 0
2 1 0 0
6
5
4
3
2
1
·
·
·
·
·
·
VC
VC
VC
VC
VC
VC


• Submatrices Kaa, Kab, Kbb

1
]
1

¸



·
152 . 8013 152 . 8013
152 . 8013 303 . 16026
aa
K

1
]
1

¸
− − −
·
813 . 3338 813 . 3338 813 . 3338 813 . 3338 813 . 3338 813 . 3338
813 . 3338 813 . 3338 813 . 3338 0 0 0
ab
K

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



58
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
913 . 6868 112 . 652 0 344 . 2782 0 0
112 . 652 136 . 8173 112 . 652 0 344 . 2782 0
0 112 . 652 913 . 6868 0 0 344 . 2782
344 . 2782 0 0 726 . 10207 112 . 652 0
0 344 . 2782 0 112 . 652 83 . 13737 112 . 652
0 0 344 . 2782 0 112 . 652 601 . 12433
bb
K



• Matriz de rigidez lateral


1
]
1

¸




1
]
1

¸



· −

492 . 5358 309 . 3509
309 . 3509 582 . 4516
15 . 8013 15 . 8013
15 . 8013 30 . 16026
1
ba bb ab aa
K K K K

1
]
1

¸



·
658 . 2654 841 . 4503
841 . 4503 718 . 11509
L
K



2.12 DETERMINACIÓN DE CURVA DE CAPACIDAD RESISTENTE


Con el objeto de ilustrar el cálculo de la curva de capaci dad resistente de un pórtico
plano como lo hacen los programas de computación se obtiene esta curva para la estructura
indicada en la figura 2.2 pero ahora se han cambiado las condiciones de los apoyos a
empotrados como se aprecia en la figura 2.21. Todos los elementos de la estructura son de
30/30. En la parte central, se indica la numeración de los nudos y de los elementos y a la
derecha de la figura 2.21, se indica el número de los elementos tipo.


2.70 m
4.0 m
30/30
30/30
30/30
1
3
2
4
1 3
2
1 3
2

Figura 2.21 Geometría de una estructura de un piso. Numeración de nudos, elementos y elementos
tipo.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

59
En la figura 2.22, se aprecia que la columna esta conformada por 8 hierros de 16 mm
y tiene un estribo doble de 10 mm de diámetro espaciado a 10 cm., en los extremos y a 20 cm.,
en el centro; el recubrimiento es de 4 cm. Se indica además el armado de la viga; en este caso
se usan estribos simples de 10 mm espaciados a 10 y 20 cm. El hormigón utilizado es de 210
kg/cm2 y el acero tiene un límite de fluencia de 4200 kg/cm2.


1 φ 16 mm
2 φ 14 mm
1 φ 16 mm
3 φ 14 mm
E 1 φ 10 mm E 1 φ 10 mm E 1 φ 10 mm
@ 10 cm @ 20 cm @ 10 cm
VIGA
4 cm
30 cm
30 cm
1 φ 16 mm
COLUMNA
1 φ 10 mm @
10 y 20 cm

Figura 2.22 Armadura de columnas y vigas de laestructura de figura 2.21.


En la tabla 2.8, se indica el momento en el punto A, Y, y U, denominados
u y a
M M M , , , para la viga en el nudo inicial (a), en el centro de luz (o) y en el nudo final (b).
Tanto para valores positivos como negativos. La convención de signos con la cual se está
trabajando es horario positivo. También se indica la capacidad de ductilidad por curvatura
φ
µ .

Tabla 2.8 Capacidad resistente de la viga
Sección
a
M
y
M
u
M
φ
µ
T m T m T m
Nudo Inicial 1.215 4.483 7.471 30.44
-1.215 -4.938 -8.174 27.30
Centro Luz 1.215 3.064 5.039 31.47
-1.215 -4.493 -7.316 29.27
Nudo Final 1.215 4.938 8.174 27.30
-1.215 -4.483 -7.471 30.44



En la columna, la armadura es igual en toda la longitud del elemento. En
consecuencia, la capacidad resistente es igual en el nudo inicial , final y centro de luz. En la
tabla 2.9 , se indican los valores iniciales correspondientes a una carga axial nula.


Tabla 2.9 Capacidad resistente inicial de la columna.
a
M
y
M
u
M
φ
µ
T m T m T m
1.344 7.714 12.690 20.02

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



60
Se ha decidido que los incrementos de carga lateral sean de 0.5 T. Con est e
antecedente, en la figura 2.23 se indica el primer ciclo de carga para la estructura, en la cual
actúa la carga vertical que se ha considerado igual a 1.1 T/m. Se destaca que en el primer ciclo
de carga lateral se debe hacer actuar a la carga vertical, en los restantes incrementos de carga
solo actuará la carga lateral de 0.5 T.

A la derecha de la figura 2.23 se indican los grados de libertad. En general , se
considera un corrimiento lateral por piso, el mismo que empieza a numerarse desde el piso
inferior hasta el último piso y luego se considera un desplazamiento vertical y una rotación en
cada uno de los nudos, para poder aplicar la condensación estática de la matriz de rigidez que
se vio en los apartados anteriores.

El vector de coordenadas generalizadas q, que se obtiene para el ciclo de carga
indicado en la figura 2.3, es el siguiente, en metros para los desplazamientos y radianes para
los giros.

1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

× −
× −
×
× −
×
·





3
4
3
4
3
10 343710 . 0
10 296845 . 0
10 554317 . 0
10 261885 . 0
10 354535 . 0
q


3
2
5
1
4
0.5 T
1.1 T/m
Q - q

Figura 2.23 Carga vertical y primer incremento de carga lateral. A la derecha se indican los grados de
libertad.



Las fuerzas y momentos en cada uno de los elementos correspondiente al estado de
carga indicado en la figura 2.23, se indica en la figura 2.24. Para este primer ciclo de carga
todos los elementos de la estructura están en el rango elástico. Los momentos son menores al
valor de
a
M , en todos los elementos.

Del estado de carga ini cial, descrito en la figura 2.23 , se ha encontrado un punto de la
curva de capacidad resistente de la estructura y está definido por un cortante basal igual a
T V 5 . 0 · y un desplazamiento lateral máximo cm D
t
0354535 . 0 · .
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

61
2.338 T
2.062 T
1.504 T.m 0.9532 T.m
0.9636 T 0.9636 T
2.062 T
2.062 T
2.338 T
2.338 T
1.504 T.m 0.9636 T
0.9636 T
1.098 T.m
0.4636 T
0.4636 T
0.9532 T.m
0.2984 T.m
Figura 2.24 Acciones en los elementos correspondientes al ciclo de carga inicial.


Para el segundo incremento de carga únicamente actúa una carga lateral de 0.5 T.,
que sumado a la fuerza inicial de 0.5 T., se tiene una fuerza total actuante de 1.0 T. En la figura
2.25, se indica el nuevo ciclo de cargas y las acciones en los elementos. El nuevo vector de
coordenadas q, resulta:

1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

× −
× −
×
× −
×
·





3
4
3
4
3
10 23790 . 0
10 314384 . 0
10 655917 . 0
10 244346 . 0
10 702273 . 0
q


Al observar los resultados se aprecia, que el momento en el nudo final de la viga es de
7793 . 1 Tm que es mayor al momento de agrietamiento
a
M . De igual forma el momento en el
nudo final de la columna derecha tiene el mismo valor y también ha superado el momento
a
M
de la columna. Por lo tanto, está sección desde un punto de vista riguroso se puede decir que
ingresó al rango no lineal. En la tabla 2.10, se indican las inercias y los códigos de las
secciones que tienen actualmente.

Para el tercer ciclo de carga la matriz de rigidez de la estructura se obtendrá con las
inercias indicadas en la tabla 2.10.

El nuevo punto de la curva de capacidad resistente de la estructura tiene un cortante
basal de 1 T., y un desplazamiento l ateral de 0.0702273 cm.


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



62
1 T
1.1 T/m
1.2136 T
1.9243 T
0.1013 T.m
0.6779 T.m
1.9243 T
1.4977 T.m
0.2136 T
2.4757 T
1.2136 T
1.7793 T.m
2.4757 T 1.9243 T
0.2136 T
0.6779 T.m
2.4757 T
1.7793 T.m 1.2136 T
1.2136 T

Figura 2.25 Cargas totales y acciones resultantes en los elementos.


Tabla 2.10 Inercias y códigos de identificación al final del segundo ciclo.
Elemento Nudo Inicial Centro de Luz Nudo Final
1 ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
×
2 ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 1 ( 10 142938 . 0
3 −
×
3 ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 0 ( 10 675 . 0
3 −
× ) 1 ( 10 2300444 . 0
3 −
×


Para los restantes ciclos de carga se va incrementando la carga lateral en 0.5 T., se
controla los momentos en cada una de las secciones con relación a los de la curva momento
curvatura y se modifican las rigideces a flexión, si es del caso. Algo similar se realiza con las
rigideces al corte. El código (0) es para rango elástico, el (1) para la primera rama del diagrama
momento curvatura.


2.13 MODELOS DE PLASTICIDAD EXTENDIDA



En la figura 2.26 se indican varios modelos de plasticidad extendida que están
detallados en Aguiar (2002) con los cuales se ha obtenido la curva de capacidad resistente de
la estructura indicada en la figura 2.23. La explicación del cálculo que se lo ha venido
realizando se lo ha hecho empleando el modelo de plasticidad ( 2 ).

Ø El modelo ( 2 ), de la figura 2.26, es utilizado en el programa IDARC: Inelastic Damage
Analysis of Reinforced Concrete, Versión 1.0, Park et al (1987). Este modelo considera que
la variación de rigidez es lineal en el elemento, desde el valor de
a
EI ) ( o
b
EI ) ( , donde
existe deterioro de rigidez hasta la rigidez
o
EI ) ( que se mantiene siempre en el rango
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

63
elástico. Los términos de la matriz de flexibilidad son deducidos para cuando existe punto
de inflexión y para cuando no lo hay.


(EI)o (EI)a (EI)b (6)
(EI)o
(EI)o
α a-L
(EI)a
λa-L
(EI)a
(5) (EI)b
α b-L
(4)
(EI)b
λb-L
(EI)o
(EI)o
(EI)o
(EI)a
(EI)a
(EI)a
(2)
(EI)b
(3)
(EI)b
(1) (EI)b


Figura 2.26 Modelos de plasticidad extendida empleados para el análisis lineal y no lineal.



Ø En el modelo ( 3 ), la variación de rigidez a flexión no se considera lineal y es utilizada en el
progr ama IDARC Versión 3.0, Kunnath et al (1992). Los elementos de la matriz de
flexibilidad se obtienen por integración numérica. Tanto en el modelo ( 2 ) como en el
modelo ( 3 ) no se considera la longitud de la zona del elemento que ingresa al rango no
lineal .

Ø El modelo ( 4 ), es utilizado en el programa SARCF: Seismic Analysis of Reinforced
Concrete Frames, implementado por Chung et al (1988) . En este modelo se determina la
longitud de la zona que ingresa al rango no lineal L
a
λ , para el nudo inicial y L
b
λ , para el
nudo final, en función de los momentos actuantes y considerando que ante acciones
sísmicas el diagrama de momentos es triangular. En las zonas con daño el modelo
considera que la rigidez a flexión es constante, como se aprecia en la figura 2.26

Ø El modelo ( 5 ), considera la longitud de las zonas que ingresan al rango no lineal y permite
que el centro de luz pueda ingresar al rango no lineal. Este modelo es utilizado en el
programa IDARC Versión 4.0 y fue desarrollado por Valles et al (1996).

Los términos de la
matriz de flexibilidad fueron deducidos por Lobo

(1994) e incluyen el efecto del corte. En
este modelo a diferencia de los anteriores la rigidez a flexión en el centro de luz
o
EI) ( , va
a disminuir en función de la longitud de daño que se tenga en los extremos de los
elementos.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



64
Ø El modelo ( 6 ), es el modelo de Giberson (1969) que ha sido indicado al comienzo de este
capítulo con detalle.

Inicialmente se trabaja con el modelo ( 1 ), cuando la estructura se encuentra en el
rango elástico. Luego para el rango no lineal, el programa trabajará con uno de los modelos
que el usuario ha seleccionado, e indicados del ( 2 ) al ( 6 ) en la figura 2.26.

En la figura 2.27 se indican las curvas de capacidad resistente que se obtuvieron para
la estructura de un piso y un vano que se estuvo resolviendo en el apartado 2.12, también se
ha incluido la curva de capacidad resistente que se obtiene con el programa DRAIN-2DX.
Nótese que las curvas dependen del modelo de plasticidad que se utilice.





Figura 2.27 Curvas de capacidad obtenidas en pórtico de un piso y un vano obtenidas con diferentes
modelos de plasticidad extendida.



2.14 PROPIEDADES DINÁMICAS


Cuando se trabaja con todos los grados de libertad, horizontales, verticales y giros las
propiedades dinámicas de la estructura se obtienen aplicando el Método de la Búsqueda del
Determinante , descrito en Barbat y Canet (1994) , que permite encontrar un número
determinado de modos de vibración.

Se puede decir que las coordenadas principales, son los desplazamientos laterales,
uno por cada piso y que las coordenadas secundarias son los desplazamientos y giros de cada
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

65
uno de los nudos. Por ejemplo, con relación a los grados de libertad indicados en la figura 2.23,
la coordenada principal es la número 1 y las secundarias las cuatro restantes.

El análisis sísmico de estructuras se las realiza normalmente en coordenadas
principales, por ese motivo se acostumbra utilizar la condensación estática de la matriz de
rigidez, para lograr este objetivo pero para evaluar el estado en que se encuentra cada uno de
los elementos ante cargas laterales se necesita trabajar con todos los grados de libertad . Pero
para el cálculo de los modos de vibración se tiene un problema y es el siguiente: que la matriz
de rigidez es de orden (ngl X ngl) y la matriz de masa es de orden (np X np). Donde ngl es el
número total de grados de libertad y np es el número de coordenadas laterales de piso. Para la
estructura de la figura 2.23 se tiene una matriz de rigidez de (5 X 5) y la de masas de (1 X 1)
puesto que toda la masa se concentra a nivel de piso. En consecuencia, directamente no se
puede resolver el problema de valores y vectores propios, lo que se realiza es lo siguiente:


1) Encontrar la matriz de rigidez condensada a la coordenada lateral,

K

2) La matriz de rigidez condensada y la matriz de masas son ahora del mismo orden (np X
np). Por lo tanto, se puede emplear cualquiera de los métodos conocidos para resolver el
problema de valores y vectores propios y obtener los modos de vibración en coordenadas
principales.

3) Sea
a
φ φ , los modos de vibración asociado a las coordenadas principales y
b
φ φ , los modos
de vibración en coordenadas secundarias que se puede calcular con la ecuación ( 2.27 ).

a BA BB b
K K φ φ φ φ
1 −
− ·

El procedimiento descrito demanda una gran cantidad de operaciones, por lo que es
más óptimo utilizar el Método de la Búsqueda del determinante que permi te encontrar un
número determinado de modos de vibración para lo cual se plantea el polinomio característico
correspondiente.

Con relación a la estructura de la figura 2.23, en la cual la masa total es 0.45 T s2/m, la
frecuencia natural del sistema es 9777 . 55 1/s , y el período de vibración es s T 112244 . 0 · .
El modo de vibración es:

1
1
1
1
1
1
]
1

¸

× −
×
·


4428 . 0
10 735 . 0
4428 . 0
10 735 . 0
491 . 1
2
2
φ φ

Los períodos de vibración se incrementan conforme la estructura va ingresando al
rango no lineal, es decir la estructura se hace más flexible en el rango inelástico.


REFERENCIAS


1. Aguiar R., (2002), “Sistema de computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Val le de los Chillos, Ecuador.
( 2.27 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE



66
2. Aguiar R., (1995), “Análisis Matricial de Estructuras”, Centro de Investigaciones Científicas.
Escuela Politécnica del Ejército, 611 p, Segunda Edición, Valle de los Chillos, Ecuador.

3. Aguiar R., (1996), “Comportamiento Sísmico del Hormigón Armado”, Colegio de Ingenieros
Civiles del Chimborazo. Centro de Actualización de Conocimientos”, 55 p, Riobamba,
Ecuador.

4. Aguiar R., (1989), “Análisis Dinámico Espacial”, Escuela Politécnica del Ejército, 270 p,
Quito, Ecuador.

5. Aguiar R y Ruiz S. (2002), “Influencia de los modelos de plasticidad en la respuesta
sísmica obtenida mediante el Método del Espectro de Capacidad”, Sociedad Mexicana de
Ingeniería Estructural, A.C. XIII Congreso Nacional de Ingeniería Estructural, 12 p, Puebla,
México.

6. Barbat A. y Canet J., (1994), “Es tructuras sometidas a acciones sísmicas. Cálculo por
ordenador”, Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería. Segunda Edición,
821 p, Barcelona España.

7. Cheng Y. S., Shinozuka M. and Meyer C., (1988), “SARCF User´s Gui de: Seismic Analysis
of Reinforced Concrete Frames'', National Center for Earthquake Engineering Research,
Technical Report NCEER-88-0044, State University of New York at Buffalo.

8. Giberson M.F. (1969), “Two Nonlinear Beams with Definitions of Ductility”, Journal of the
Structural Division, ASCE, Vol. 95, No ST2, 137-157

9. Kent D. and Park R. (1971) , . “Flexural members with confined concrete'', Journal of
Structural Engineering ASCE, 97 ST7, 1969-1990.

10. Kunnath S., Reinhorn A. and Lobo R., (1992), “IDARC Version 3.0: A Program for the
Inelastic Damage Analysis of Reinforced Concrete Structures'', National Center for
Earthquake Engineering Research, State University of New York, Technical Report
NCEER-92-0022.

11. Lobo R. F., (1994), “IDARC: Inelastic Dynamic Analysis of Reinforced Concrete Structures
in Three Dimension'', Ph.D. Dissertation Department of Civil Engineering. State University
of New York at Buffalo, New York.

12. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete Columns”,
Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

13. Park Y., Reinhorn A. and Kunnath S., (1987), “IDARC: Inelastic damage analysis of
reinforced concrete frame shear-wall structures'', National Center for Earthquake
Engineering Research, State University of New York, Technical Report NCEER-87-0008.

14. Valles R.E., Reinhorn A., Kunnath S., Li C. and Madan A., (1996), “IDARC2D Version 4.0:
A computer Program for the Inelastic Damage Analysis of Buildings'', National Center for
Earthquake Engineering Research, State University of New York, Technical Report
NCEER-96-0010.

15. SEAOC (1995) , “Visión 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Volume I , Sacramento.

Capítulo publicado en “Mecánica Computacional”, Vol XXI, 2094-2115, Santa Fe-Parana,
Argentina, 2002.












CAPÍ TULO 3






UN NUEVO MODELO DE PLASTICIDAD PARA EL
ANÁLISIS ESTÁTICO NO LINEAL



RESUMEN


Se presenta el desarrollo numérico de un nuevo modelo de plasticidad extendida, para
encontrar la curva de capacidad sísmica resistente de una estructura de hormigón armado,
mediante análisis estático no lineal, en forma incremental (pushover). En el modelo, se
determina las zonas de daño en los extremos del elemento en función del diagrama de
momentos, ante cargas laterales y en esta zona se cons ideran cuatro escalones de variación
de la rigidez a flexión.

Para verificar la bondad del modelo propuesto, se comparan las curvas de capacidad
sísmica resistente en edificaciones de 3, 5 y 10 pisos, utilizando los modelos de plasticidad de
los programas DRAIN-2DX, IDARC (Inelastic damage análisis of reinforced concrete) y SARCF
(Seismic análisis of reinforced concrete frames). Estos últimos modelos han sido incorporados
al programa CEINCI2

Las curvas de capacidad sísmica resistente, relaciona el cortante basal con el
desplazamiento lateral máximo de la edificación . En la comparación que se realiza se
considera y no se considera el efecto ∆ − P . Por otra parte, se realiza el estudio estadístico
de los diferentes modelos utilizados , con relación al modelo de plasticidad que se propone, en
los siguientes parámetros: resistencia última asociada al 5% de la altura total del edificio,
resistencia de fluencia, desplazamiento de fluencia y relación entre la rigidez post fluencia con
respecto a la rigidez elástica; para el efecto se construyen modelos bilineales de la curva de
capacidad sísmica, empleando el criterio de iguales áreas.


3.1 INTRODUCCIÓN


Ante acciones sísmicas son los extremos de los elementos los que van a estar sujeto s
a grandes esfuerzos en consecuencia el daño se inicia en estos puntos y se va propagando
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

68
hacia el centro de luz. Existen varios modelos de plasticidad que han sido propuestos para
simular este comportamiento, varios de ellos se indican en la figura 3.1, los mismos que se
describen a continuación, previamente se destaca que
b o a
EI EI EI ) ( , ) ( , ) ( , son las rigidez a
flexión en el nudo inicial, centro de luz y nudo final respectivamente los mismos que se
determinan del diagrama momento-curvatura C M − .

Cuando el elemento se encuentra en el rango elástico la rigidez a flexión del nudo
inicial, centro de luz y nudo final es igual cuando se trata de elementos de sección constante,
pero una vez que una sección ingresa al rango no lineal esta rigidez ) (EI disminuye.

En el modelo (1) indicado en la figura 3.1, se considera que la variación de rigidez
entre los extremos del elemento y el centro de luz es lineal. Este modelo fue utilizado en la
Versión 1.0 del programa IDARC, Park et al (1987). Este modelo considera que todo el
elemento ingresa al rango no lineal, lo cual no es cierto cuando se tiene una acción sísmica de
moderada intensidad que ha ocasionado que únicamente los extremos sufran daño.




Figura 3.1 Modelos de plasticidad extendida.


El modelo (2) define una longitud de daño en el nudo inicial y nudo final de magnitud
L
a
λ y L
b
λ ,respectivamente. En cada una de estas zonas de daño la rigidez a flexión se
considera constante. Esta es una mejor aproximación en relación al modelo (1) pero no es real
que el daño sea uniforme en toda la longitud de daño. Este modelo fue utilizado por el
programa SARCF, Cheng et al (1988).

En el modelo (3), el daño se concentra en un solo punto, en los extremos del elemento,
fue propuesto por Giberson (1969). No contempla longitud de daño, es un modelo
extremadamente sencillo pero report a buenos resultados, como se vio en el capítulo anterior.

El modelo (4) , es el nuevo modelo de plasticidad que se propone en este capítulo . En la
longitud daño L
a
λ del nudo inicial se consideran cuatro niveles de rigidez a flexión y no uno
solo como en el modelo (2). Lo propio se considera para el nudo final como se aprecia en la
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

69
figura 3.1. La longitud de cada nivel de inercia en el nudo inicial es igual a L
a
λ /4, y la
magnitud se considera proporcional a las rigideces comprendidas entre
a
EI ) ( y
o
EI ) ( .
Iguales consideraciones se realizan para el nudo final.


3.2 DIAGRAMA DE MASAS ELASTICAS


Dado un elemento con cualquier variación de inercia a flexión , como el presentado en
la figura 3.2, en el cual se han definido un par de ejes verticales denominados Y e Y’, en el
nudo inicial y final respectivamente , Aguiar (1995). Adicionalmente se consideran dos
coordenadas para definir la posición de un punto del elemento que son X y Z , cumpliéndose
que L Z X · + .

En la parte superior de la figura 3.2, se presenta la forma general de variación de
rigidez a flexión
x
EI ) ( , y en la parte inferior el diagrama de masas elásticas que resulta al unir
los puntos cuyo valor es
x
EI ) (
1
.




Figura 3.2 Diagrama de Masas Elásticas


Al considerar el elemento diferencial dx , se nota que el diferencial de área vale
x
EI
dx
) (
. En consecuencia el área total del diagrama de masas elásticas W , vendrá dado por la
siguiente ecuación:

·
L
x
EI
dx
W
0
) (



Por otra parte, el momento de inercia del diagrama de masas elásticas con respecto al
eje Y, denominado
Y
I , y con respecto al eje Y’, llamado
'
Y
I , valen:
(3.1 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

70

·
L
x
Y
EI
dx
X I
0
2
) (


·
L
x
Y
EI
dx
Z I
0
2 '
) (


Finalmente, el momento de inercia compuesto del diagrama de masas elásticas
respecto a los ejes Y Y’, denominado '
YY
I , es:


·
L
x
YY
EI
dx
XZ I
0
) (
'


En base a las ecuaciones indicadas se determinan los elementos de la matriz de
flexibilidad.


3.3 MATRIZ DE FLEXIBILIDAD


La forma de la matriz de flexibilidad para el sistema de coordenadas indicado en la
figura 3.3, es la siguiente:

1
]
1

¸

·
22 21
12 11
f f
f f
f

donde los elementos de la primera columna de f , son los giros en el nudo inicial y final que
resultan al aplicar un momento unitario en el nudo inicial, lo propio es para los elementos de la
segunda columna pero esta vez el momento unitario se aplica en el nudo final.


Figura 3.3 Sistema base de coordenadas de un elemento y distribución de curvatura.


En forma general las deformaciones
ij
f se obtienen para el caso de marcos planos
con la ecuación siguiente:

( 3.2 )


( 3.3 )
( 3.4 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

71
∫ ∫ ∫
+ + ·
L L L
x
j i
x
j i
x
j i
ij
dx
EA
N N
dx
GA
V V
dx
EI
M M
f
0 0 0
) ( ) ( ) (
β


donde
i
M ,
j
M son los momentos a flexión;
i
V ,
j
V son los cortantes;
i
N ,
j
N las cargas
axiales; ) (EI la rigidez a flexión; ) (GA la rigidez al corte, ) (EA la rigidez axial y β el
coeficiente de forma que caracteriza la distribución de las tensiones tangenciales.


3.3.1 Cálculo de
11
f


Al aplicar un momento unitario en el nudo inicial de la figura 3.2, las ecuaciones de
momento, corte y carga axial, son las siguientes:


0
1
1 1 1
· ·

· N
L
V
L
X L
M

Al reemplazar estas ecuaciones en la ecuación ( 3.5 ) se tiene:
∫ ∫
+ ·
L L
x x
dx
GA
V
dx
EI
M
f
0 0
2
1
2
1
11
) ( ) (
β

∫ ∫
+

·
L
x x
L
GA
dx
L EI
dx
L
X L
f
0
2 2
2
0
11
) (
1
) (
) (
β

Al despreciar el efecto de corte, es decir no se considera la segunda integral y al
reemplazar Z L X − · , se encuentra.

∫ ∫
· ·
L L
x x
dx
EI
Z
L EI
dx
L
Z
f
0 0
2
2 2
2
11
) (
1
) (


Al sustituir la ecuación ( 3.3 ) en esta última ecuación se obtiene la ecuación con la cual
se calculará
11
f

2
'
11
L
I
f
Y
·

3.3.2 Cálculo de
22
f


Al aplicar el momento unitario en el nudo final, las ecuaciones de momento, corte y
carga axial, resultan.

0
1
2 2 2
· · · N
L
V
L
X
M

( 3.5 )
( 3.6 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

72
Al reemplazar en ecuación ( 3.5 ) se encuentra:

∫ ∫
+ ·
L
x x
L
dx
GA
V
dx
EI
M
f
0
2
2
2
2
0
22
) ( ) (
β

∫ ∫
+ ·
L L
x x
dx
GA L EI
dx
L
X
f
0 0
2 2
2
22
) (
1
) (
β


Nuevamente al despreciar el segundo término y al sustituir la ecuación ( 3.2 ) se halla

2 22
L
I
f
Y
·


3.3.3 Cálculo de
21 12
f f ·

Al considerar únicamente el ef ecto de flexión en la ecuación ( 3.5 ) se tiene:


∫ ∫

· ·
L L
x x
EI
dx
L
L X X
dx
EI
M M
f
0 0
2
2 1
12
) (
) (
) (


Pero . Z L X · − Luego,
12
f se calcula en función del momento de inercia
compuesto, de la siguiente manera.

∫ ∫
· ·
L L
x x
dx
EI
XZ
L EI
dx
L
XZ
f
0 0
2 2 12
) (
1
) (

2 12
'
L
I
f
YY
·


3.3.4 Relación Importante


Al reemplazar las ecuaciones ( 3.2 ) a ( 3.4 ) en ( 3.6 ) a ( 3.8 ) y teniendo en cuenta
que L Z X · + , se demuestra que:

12 22 11
2f f f W + + ·

Es más fácil calcular el término
12
f con la ecuación ( 3.9 ) en lugar de la ecuación (3.8).


3.4 ALGORITMO DE CÁLCULO


Los términos de la matriz de flexibilidad para el elemento de plasticidad que se
propone se obtienen a partir del cálculo de
y
I ,
'
y
I y W. En la figura 3.4, se indica el diagrama
de masas elásticas del modelo ( 4 ) en el cual se ha utilizado la siguiente nomenclatura.
( 3.7 )
( 3.8 )
( 3.9 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

73


Figura 3.4 Nomenclatura utilizada para el cálculo de los términos de la matriz de flexibilidad


2
2
) ( ) (
) (
1
2
2
) ( ) (
) (
1
2
) ( ) (
1
) (
1
) (
1
) (
1
o a
o
o a
a
o a
b o a
EI EI
EI
D
EI EI
EI
B
EI EI
C
EI
I
EI
E
EI
A
+
+
·
+
+
·
+
· · · ·



Las variabl es G H, y F son similares a las variables C B, y D con la diferencia
de que en lugar de
a
EI ) ( se tiene
b
EI ) ( . Por otra parte la nomenclatura utilizada para definir
la longitud de cada una de las subfiguras es la siguiente:


L L X L X
L
X
L
X
L
X
b a
a a a
λ λ
λ λ λ
− · · · · ·
5 4 3 2 1
4
3
2 4



Las restantes variables
i
X se encuentran en forma similar. Lo importante es
destacar que todas se miden a partir del nudo inicial que es el nudo izquierdo. En base a esta
nomenclatura en la tabla 3.1 se indica el cálculo de
y
I ,
'
y
I y W.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

74
Tabla 3.1 Cálculo del área y momentos de inercia del diagrama de masas elásticas.
Fig
W
y
I
'
y
I
1
1
X A
3
3
1
X A

[ ]
3
) (
3
1
3
X L L A − −

2
) (
1 2
X X B −
3
) (
3
1
3
2
X X B −

[ ]
3
) ( ) (
3
2
3
1
X L X L B − − −

3
) (
2 3
X X C −
3
) (
3
2
3
3
X X C −

[ ]
3
) ( ) (
3
3
3
2
X L X L C − − −

4
) (
3 4
X X D −
3
) (
3
3
3
4
X X D −

[ ]
3
) ( ) (
3
4
3
3
X L X L D − − −

5
) (
4 5
X X E −
3
) (
3
4
3
5
X X E −

[ ]
3
) ( ) (
3
5
3
4
X L X L E − − −

6
) (
5 6
X X F −
3
) (
3
5
3
6
X X F −

[ ]
3
) ( ) (
3
6
3
5
X L X L F − − −

7
) (
6 7
X X G −
3
) (
3
6
3
7
X X G −

[ ]
3
) ( ) (
3
7
3
6
X L X L G − − −

8
) (
7 8
X X H −
3
) (
3
7
3
8
X X H −

[ ]
3
) ( ) (
3
8
3
7
X L X L H − − −

9
) (
8
X L I −
3
) (
3
8
3
X L I −

3
) (
3
8
X L I −



W
∑ y
I

'
y
I


Con los resultados encontrados y con la notación indicada en la tabla 3.1, la matriz de
flexibilidad del elemento es la siguiente.



1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

− −
− −
·


∑ ∑




2
2
'
2
2
'
2
2
'
2
2
L
I
L
I
L
I
W
L
I
L
I
W
L
I
f
y
y y
y y
y




3.5 RELACIONES MOMENTO CURVATURA M-C


En cada incremento de carga lateral, se encuentra el diagrama M-C en el nudo inicial,
centro de luz y nudo final de cada elemento de la estructura. Así como se determina los
momentos actuantes en cada uno de estos puntos y se observa en el diagrama en que rama
de la misma se encuentra para determinar la correspondiente rigidez a flexión ) (EI . La forma
( 3.10 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

75
general del diagrama se indica en la figura 3.5, la curva del primer cuadrante corresponde al
caso de que l a carga actúa en un sentido y la curva del tercer cuadrante para cuando la carga
actúa en sentido contrario.

Como se aprecia en la figura 3.5, se considera un modelo trilineal para el diagrama M-
C, en el cual el punto A, se encuentra cuando el hormigón llega a su máximo esfuerzo a
tracción. El punto Y, cuando el acero a tracción alcanza el límite de fluencia y el punto U,
cuando el hormigón a compresión llega a su máxima deformación útil.

Para el modelo de cálculo adoptado se tienen tres rigideces a flexi ón, para cada una de
las ramas del modelo, que son:

y u
y u
a y
a y
a
a
o
M M
EI
M M
EI
h b E M
EI
φ φ
φ φ
φ


·


·
· ·
2
1
3
) (
) (
12
) (


Se ha omitido el signo t para darle el carácter general. Para la primera rama que
corresponde al rango elástico
o
EI ) ( se tiene que la rigidez se calcula con la Inercia gruesa. En
consecuencia, en la ecuación ( 3.11 ) se tiene que b , es la base y h , es la altura de la sección
transversal.

Cuando se inicia el proceso de carga, la sección analizada tiene una rigidez
o
EI ) ( y
se mantiene con esta rigidez hasta cuando el momento actuante supera el valor de
a
M , en
que disminuye la rigidez a flexión al valor de
1
) (EI , con este valor permanece hasta que el
momento actuante sea mayor a
y
M en que la rigidez disminuye notablemente al valor de
2
) (EI .


Figura 3.5 Modelo numérico adoptado para la curva momento curvatura.



( 3.11 )
( 3.12 )
( 3.13 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

76
3.6 LONGITUD DE DAÑO


En la figura 3.6, se indica el diagrama de momentos de un elemento a partir del cual
se determina la longitud de daño L
a
λ para el nudo inicial y L
b
λ para el nudo final. Sean
i
M
y
j
M los momentos actuantes en el nudo inicial y final respectivamente. Estrictamente cuando
estos valores superan el valor de
a
M se tiene daño en el elemento pero normalmente se
considera la longitud de daño cuando el momento actuante supera el momen to de fluencia
y
M .


Figura 3.6 Diagrama de momentos y longitudes de daño.


De la figura 3.6, por triángulos semejantes se deduce que:

j i
y j
b
j i
y i
a
M M
M M
M M
M M
+

·
+

·
'
λ
λ


donde
y
M y
'
y
M , son los momentos de fluencia para el nudo inicial y final del elemento.


3.7 DESCRIPCIÓN DE LAS ESTRUCTURAS


La altura de los entrepisos de las estructuras que se analizan es de 3.0 m. Por otra
parte, cada una tiene luces iguales y es de 4 m. para las de 3 y 5 pisos, la de 10 pisos tiene
luces de 5 m. En Aguiar (2002) y Aguiar et al (2002), se presenta el armado de las columnas y
vigas y en la tabla 3.2 se presenta las dimensiones de las mismas al igual que la carga vertical
actuante.
( 3.14 )
(3.15 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

77
Tabla 3.2 Descripción de las estructuras analizadas.
Columnas Estructura Vanos Carga Vertical
Dimensiones Niveles
Vigas
3 Pisos 2 1.6 T/m. 40X40 cm. Todos 30X30 cm.

5 Pisos 3 2.5 T/m. 45X45 cm. Todos 30X45 cm.

56X56 cm. 1-4 75X35 cm.
54X54 cm. 5-6 75X35 cm.
50X50 cm. 7-8 75X35 cm.
10 Pisos 3 4.0 T/m.
42X42 cm. 9-10 75X35 cm.





3.8 CURVAS DE CAPACIDAD SIN CONSIDERAR EFECTO ∆ − P



En el presente apartado se presentan las curvas de capacidad resistente que se
obtienen con cada uno de los modelos de pl asticidad indicados en la figura 3.1, mediante el
programa de computación CEINCI2 y mediante el programa DRAIN-2DX, Prakash et al (1993).
Se presentan resultados, sin considera el efecto ∆ − P . Las curvas de capacidad resistente,
relacionan el cortante basal V , con el desplazamiento lateral máximo de la estructura
t
D , y se
obtienen aplicando la técnica del pushover.


En la figura 3.7, se muestra en la parte superior las curvas de capacidad en la
estructura de 3 pisos, se aprecia que la curva que se obtiene con el modelo de plasticidad
propuesto se encuentra aproximadamente en la mitad de las que se obtienen con los otros
modelos. La curva de capacidad que se halla con el programa DRAIN-2DX es una cota
superior y la que se encuentra con el modelo (1) de rigidez lineal es una cota inferior.


En la parte central de la figura 3.7, se indican las curvas de capacidad que se obtienen
en la estructura de 5 pisos. En forma general se aprecia que la dispersión es menor en relación
a la estructura de 3 pisos. Por otra parte, la curva que se obtiene con el modelo de plasticidad
propuesto se halla en la mitad de las curvas hasta el 2% de la altura del edificio, después de
este valor se convierte en una cota superior; similar comportamiento se obtiene con la
estructura de 10 pisos, cuyos resul tados se indican en la parte inferior de la figura 3.7


La curva de capacidad que se encuentra con el modelo de plasticidad (2) que solo
considera un escalón de inercia para deformaciones mayores al 2 % de la altura total del
edificio presenta valores menores de resistencia en comparación con el modelo ( 4) que se
propone en este estudio, lo cual era de esperarse por la forma del modelo.


.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

78






Figura 3.7 Curvas de capacidad resistente que se obtienen con diferentes modelos de
plasticidad en estructuras de 3, 5 y 10 pisos. Análisis sin considerar efecto ∆ − P .
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

79
3.9 CURVAS DE CAPACIDAD CONSIDERANDO EFECTO ∆ − P


En la técnica del pushover se aplican cargas laterales que se van incrementando, en
una sola dirección. En consecuencia, el efecto ∆ − P , va a ser importante, cuando los
desplazamientos laterales son considerables. En Aguiar (2002) se presenta el marco teórico
respectivo, razón por la cual se indica a continuación, la forma como se calcula. Por ejemplo,
para una estructura de tres pisos, como la indicada en la figura 3.8, en la cual se han
concentrado las masas a nivel de cada piso. Sean 3 , 2 , 1 m m m , las masas totales de los pisos
uno, dos y tres. Por otra parte, sean 3 , 2 , 1 D D D , los desplazamientos laterales de los
respectivos pisos. Finalmente a la derecha de la figura 3.8, se ha indicado una deformada
lateral en los cuales los pesos 3 , 2 , 1 W W W , tienden a voltear a la estructura. Este efecto
adicional se considera como un estado de cargas horizontales actuando en cada uno de los
pisos, en la estructura deformada como se ilustra a la derecha de la figura 3.8.



Figura 3.8 Nomenclatura utilizada y esquema de cálculo del efecto ∆ − P .


El vector de cargas generalizadas Q, para las coordenadas indicadas, en la figura
3.8, debido al efecto ∆ − P , resulta:


( )
( )
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸


− ·
2 3
3
3
1 2
2
2
1
1
1
D D
H
W
D D
H
W
D
H
W
Q


Siendo 3 , 2 , 1 H H H , las alturas de los pisos uno, dos y tres. Por lo tanto, el efecto
∆ − P lo que incrementa es el vector de cargas Q. Sin efecto ∆ − P , únicamente contiene
las fuerzas laterales que se aplican a la estructura; con el efecto ∆ − P , estas fuerzas se
( 3. 16)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

80
incrementan por el producto del desplazamiento relativo de piso multiplicado por el peso de
piso y dividido para l a altura del entrepiso.

Existen algunas consideraciones especiales, que deben tomarse en cuenta en el
efecto ∆ − P , las mismas que están descritas en Aguiar (2002) con detalle, que se resumen
a continuación:

• El vector que contiene las coordenadas de los nudos de la estructura debe
actualizarse en cada incremento de carga lateral. Cuando no se considera el
efecto ∆ − P , las coordenadas de los nudos permanecen constante. En el
efecto ∆ − P , las coordenadas de los nudos cambian, a la posición de la
estructura deformada.

• El cálculo del efecto ∆ − P , se realiza en forma incremental, al igual que todo
el análisis no lineal estático.

• El Vector de cargas Q, es igual al vector de cargas debido a las fuerzas
horizontales, de la técnica del pushover, más el vector de cargas debido al
efecto ∆ − P .

Cuando se considera el efecto ∆ − P , la resistencia de la estructura es menor. Como
se aprecia en la figura 3.9 con relación a la figura 3.7.

En la parte superior de la figura 3.9, se tiene la curva de capacidad resistente de la
estructura de 3 pisos pero considerando el efecto ∆ − P , en la parte central se tiene lo propio
pero en la estructura de 5 pisos y en la parte inferior la curva de capacidad para la estructura
de 10 pisos.

El comportamiento de las curvas indicadas en la figura 3.9, es similar al
comportamiento que se obtuvo en las mismas estructuras pero sin considerar el efecto ∆ − P .



3.10 MODELO BILINEAL


En las figuras 3.7 y 3.9, se tienen las curvas de capacidad resistente, sin considerar y
considerando el efecto ∆ − P . Ahora bien en el análisis tendiente a obtener la respuesta de la
estructura ante una acción sísmica se acostumbra encontrar un modelo bilineal de la curva de
capacidad resistente, de esta manera se simplifica el problema.

Existen varios criterios para encontrar el modelo bilineal, uno de ellos y es el que se
utiliza en el presente artículo es el criterio de iguales áreas, que cumple con la condición de
que el área bajo la curva de capacidad resistente es igual al área del modelo bilineal.

En la figura 3.10, se presenta a la izquierda los modelos bilineales, correspondientes a
la estructura de 3 pisos, sin considerar el efecto ∆ − P y a la derecha considerando dicho
efecto. Nótese que en la figura de la derecha la resistencia es menor.

En la figura 3.11, se indican los modelos bilineales de las curvas de capacidad
resistente de la estructura de 5 pisos y en la figura 3.12, de la de 10 pisos; en el mismo formato
de presentación, a la izquierda sin efecto ∆ − P y a la derecha con efecto ∆ − P .

Como los modelos bi lineales se obtienen de las curvas de capacidad resistente, los
comentarios que se pueden hacer con relación al nuevo modelo de plasticidad son los mismos
que ya se han indicado.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

81





Figura 3.9 Curvas de capacidad resistente que se obtienen con diferentes modelos de
plasticidad en estructuras de 3, 5 y 10 pisos. Considerando efecto ∆ − P .
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

82




Figura 3.10 Modelos bilineales con diferentes modelos de plasticidad de la estructura de 3
pisos. Análisis sin efecto ∆ − P , a la izquierda y con efecto ∆ − P , a la derecha.




Figura 3.11 Modelos bilineales con diferentes modelos de plasticidad de la estructura de 5
pisos. Análisis sin efecto ∆ − P , a la izquierda y con efecto ∆ − P , a la derecha.





Figura 3.12 Modelos bilineales con diferentes modelos de plasticidad de la estructura de 10
pisos. Análisis sin efecto ∆ − P , a la izquierda y con efecto ∆ − P , a la derecha.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

83
En base a los modelos bilineales, se determinan los parámetros que están indicados en
la tablas 3.3 a 3.5, con los cuales se realiza el estudio estadístico. En base a todos los datos se
ha determinado el valor medio, la desviación estándar y el coe ficiente de variación.

La nomenclatura utilizada para el estudio estadístico es la siguiente:
ty
D es el
desplazamiento a nivel de fluencia de la estructura,
y
V y
u
V son los cortantes basales a nivel
de fluencia y de capacidad última,
elas
K es la rigidez elástica de la estructura y finalmente
plas
K es la rigidez post fluencia de la estructura.


Tabla 3.3 Valores obtenidos en edificio de 3 pisos y parámetros estadísticos.
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
Modelo
(cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.) (cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.)
1 5.72 13.18 17.45 230.47 10.89 5.65 12.82 16.18 226.83 8.54
2 4.23 15.88 19.12 375.70 7.94 4.27 15.90 17.32 372.04 3.48
3 6.67 14.82 17.06 222.46 5.82 6.71 14.67 15.59 218.57 2.40
Propuesto 5.18 14.61 19.19 281.95 11.52 5.22 14.50 17.43 277.66 7.36
Media 5.45 14.62 18.21 277.65 9.04 5.46 14.47 16.63 273.78 5.45
Desviac. 0.88 0.96 0.96 61.04 2.30 0.88 1.10 0.78 61.08 2.57
Coef. Var. 0.16 0.07 0.05 0.22 0.25 0.16 0.08 0.05 0.22 0.47


En la tabla 3.3, se observa que los coeficientes de variación que se obtienen con
todos los datos para la estructura de 3 pisos, es menor a 0.10 para los cortantes a nivel de
fluencia y de capacidad última. Estos valores son menores en la estructura de 5 pisos como se
aprecia en la tabla 4. A nivel de rigidez los coeficientes de variación obtenidos en la estructura
de 10 pisos son los menores.

Tabla 3.4 Valores obtenidos en edificio de 5 pisos y parámetros estadísticos.
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
Modelo
(cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.) (cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.)
1 8.38 53.25 71.41 635.34 27.25 8.33 52.28 66.00 627.64 20.58
2 8.62 59.08 70.56 685.68 17.29 8.65 58.71 64.73 678.56 9.07
3 9.80 54.64 68.29 557.45 20.94 9.78 53.73 63.04 549.56 14.27
Propuesto 10.17 58.05 72.89 571.08 22.89 10.21 57.54 66.98 563.37 14.56
Media 9.24 56.26 70.79 612.38 22.09 9.24 55.62 65.19 604.78 14.62
Desviac. 0.76 2.39 1.67 51.53 3.59 0.78 2.68 1.47 51.79 4.08
Coef. Var. 0.08 0.04 0.02 0.08 0.16 0.08 0.05 0.02 0.09 0.28

Tabla 3.5 Valores obtenidos en edificio de 10 pisos y parámetros estadísticos.
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
ty
D
y
V
u
V
elas
K
plas
K
Modelo
(cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.) (cm.) (T.) (T.) (T/m.) (T/m.)
1 13.93 178.20 243.51 1279.01 48.00 14.12 178.55 224.86 1264.3 34.08
2 17.59 192.68 251.65 1095.11 44.53 17.70 191.33 228.97 1081.2 28.45
3 15.44 171.72 240.20 1112.49 50.89 15.45 169.56 219.83 1097.2 37.36
Propuesto 17.98 197.47 261.17 1098.05 48.25 18.61 201.28 233.08 1081.5 24.20
Media 16.23 185.02 249.13 1146.17 47.92 16.47 185.18 226.68 1131.1 31.06
Desviac. 1.65 10.45 8.103 76.98 2.26 1.78 12.09 4.91 77.20 5.06
Coef. Var. 0.10 0.06 0.03 0.07 0.05 0.11 0.07 0.02 0.07 0.16
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

84
3.11 ANÁLISIS ESTADÍSTICO


En la tabla 3.6, se comparan los valores medios que se obtienen con los tres primeros
modelos y los que se encuentran con el modelo propuesto. La comparación se realiza para el
desplazamiento y cortante de fluencia, para el cortante último y para la relación de rigidez post
fluencia con respecto a la rigidez elástica.

Tabla 3.6 Comparación entre el modelo propuesto y otros modelos deplasticidad indicados en fig. 3.1.
3 PISOS
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

Modelos
( cm.) (T. ) (T.) (cm.) (T.) (T.)
1,2 y 3 5.54 14.63 17.88 0.031 5.54 14.46 16.36 0.016
Propuesto 5.18 14.61 19.19 0.041 5.22 14.50 17.43 0.027
Diferencia
(%)
6.95 0.14 6.83 24.39 6.13 0.28 6.14 40.74
5 PISOS
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

Modelos
( cm.) (T.) (T.) (cm.) (T.) (T.)
1,2 y 3 8.93 55.66 70.09 0.035 8.92 54.91 64.59 0.024
Propuesto 10.17 58.05 72.89 0.040 10.21 57.54 66.98 0.026
Diferencia
(%)
12.19 4.12 3.84 12.5 12.63 4.57 3.57 7.69
10 PISOS
Sin efecto ∆ − P Con efecto ∆ − P
ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

ty
D
y
V
u
V
elas
plas
K
K

Modelos
( cm.) (T.) (T.) (cm.) (T.) (T.)
1,2 y 3 15.65 180.87 245.12 0.042 15.76 179.81 224.55 0.029
Propuesto 17.98 197.47 261.17 0.044 18.61 201.28 233.08 0.022
Diferencia
(%)
12.96 8.41 6.15 4.55 15.31 10.67 3.66 31.82


Con excepción de la relación entre la rigidez de post fluencia con respecto a la rigidez
elástica, todos las restantes comparaciones entre el modelo propuesto y el promedio de los tres
primeros modelos indicados en la figura 3.1, es menor al 16%. Lo cual demuestra que el
modelo propuesto presenta valores cuya media se aproxima bastante bien a la media de los
modelos anotados. La relación de rigidez presenta valores bastante bajos de tal forma que al
considerar dos dígitos los valores obtenidos coinciden.


3.12 OTROS MODELOS DE PLASTICIDAD


En el presente apartado se presenta la matriz de flexibilidad de los modelos de
plasticidad denominados en la figura 3.1 como Rigidez Lineal y Rigidez Constante. El modelo
de Rigidez Concentrada de Giberson se detallo en el capítulo anterior.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

85
3.12.1 Modelo de Rigidez Lineal


Kunnath et al

(1992) consideran dos casos, el primero cuando el punto de inflexión se
encuentra dentro de la longitud del elemento, en éste caso se tiene doble curvatura y el
segundo cuando el punto de inflexión se encuentra fuera del elemento, caso de simple
curvatura. El último caso se presenta cuando ambos extremos del elemento han pasado el
límite de fluencia. Para el caso de doble curvatura los elementos de la matriz de flexibilidad de
miembro, son:

( ) ( ) ( )
2 3 2 3 2
11
3 3
) ( 12
1
3 3 1
) ( 12
1
4 6
) ( 12
1
α α α α α α α α + − + − + − + + − ·
o b a
EI EI EI
f
(3.17)
( ) ( ) ( )
2 3 2 3 2
21 12
1
) ( 12
1
1
) ( 12
1
2
) ( 12
1
α α α α α α α + − − + − + + − + + − · ·
o b a
EI EI EI
f f
(3.18)
( ) ( )
2 3 2 3
22
1
) ( 12
1
3
) ( 12
1
) ( 12
1
α α α α α α + + + − − − + ·
o b a
EI EI EI
f
(3.1 9)
b a
a
M M
M
∆ + ∆

· α (3.20)

donde
a
M ∆ y
b
M ∆ son los incrementos de momento en el nudo inicial y final
respectivamente. Una de las formas de controlar que el elemento no tiene punto de inflexión,
es chequeando que ∆Ma = ∆Mb = 0 en este caso se han formado rótulas plásticas en sus
extremos. En el programa IDARC se considera que si el valor de α es menor a 0.2 se tomará
α = 0.2 y si el valor de α es mayor a 0.8 se considera α = 0.8. Por otra parte para el caso de
simple curvatura, se tiene:

( ) ( )
b a
EI EI
f
12
1
4
1
11
+ · (3.21)
( ) ( )
b a
EI EI
f f
12
1
12
1
21 12
− − · · (3.22)
( ) ( )
b a
EI EI
f
4
1
12
1
22
+ · (3.23)



3.12.2 Modelo de Rigidez Constante



La longitud de las secciones que han ingresado al rango no lineal, λ
a
L y λ
b
L , se
obtienen con las ecuaciones (3.14) y (3.15) respectivamente, en el programa SARCF. Este
programa trabaja con inercia constante, en el nudo inicial, centro de luz y nudo final. La
formulación de los términos de la matriz de flexibilidad fue realizada por Roufaiel (1983)

[ ]
3 3 3
2
1
11
) )( 1 ( ) )( 1 (
) ( 3
1
L Q L L Q L Q
L EI
f
i a i b j
+ − − − − · λ λ (3.24)
[ ]
3 3 3
2
1
22
) )( 1 ( ) )( 1 (
) ( 3
1
L Q L L Q L Q
L EI
f
j b j a i
+ − − − − · λ λ (3.25)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI-ESPE

86
1
]
1

¸

+ − − + − − · ·
3
2 2
2
1
21 12
2
) 5 . 1 ( ) )( 1 ( ) 5 . 1 ( ) )( 1 (
) ( 3
1 L
L L L Q L L L Q
L EI
f f
a a i b b j
λ λ λ λ
(3.26)


Q
i
, Q
j
son las relaciones entre las rigidez a flexión elástica con relación a la rigidez inelástica en
el nudo inicial y final respectivamente.



3.13 CONCLUSIONES


Se ha presentado la teoría de un nuevo modelo de plasticidad para encontrar la curva
de capacidad resistente de una estructura empleando análisis estático no lineal.
Posteriormente se han comparado las curvas de capacidad que se obtienen al utilizar el
modelo propuesto con otros modelos de plasticidad y empleando dos programas de ordenador
que son el CEINCI3 y el DRAIN-2DX. La comparación se ha realizado en estructuras de 3, 5 y
10 pisos considerando el efecto ∆ − P y sin considerar dicho efecto.

Para el análisis estadístico se ha construido un modelo bilineal cuya área interior es
igual al área de la curva de capacidad resistente. En este modelo se han comparado los
desplazamientos y cortantes a nivel de fluencia, los cortantes últimos, la rigidez elástica y
plástica y finalmente la relación de estas dos rigideces. De todo el estudio realizado se
desprenden las siguientes conclusiones:

• El modelo propuesto presenta curvas de capacidad resistente que se aproximan muy
bien a las obtenidas con otros modelos de plasticidad extendida. Por lo tanto es un
modelo confiable para el análisis de estructuras compuestas por columnas y vigas sin
muros de corte que es lo que se ha analizado en el presente artículo.

• El considerar cuatro niveles de inercia en la zona de daño modela de mejor forma el
comportamiento sísmico del elemento en lugar de considerar un solo nivel de inercia.

• Es importante la incorporación del efecto ∆ − P , en el análisis sísmico debido a que la
capacidad resistente disminuye en el rango inelástico. El comportamiento de las curvas
de capacidad resistente que se obtienen con diferentes modelos de plasticidad es similar
al que se halla al no considerar dicho efecto.


REFERENCIAS


1. Aguiar R. (2002), “Sistema de computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército,
302 p, Vall e de los Chillos, Ecuador.


2. Aguiar R. (1995), “Análisis Matricial de Estructuras”, Centro de Investigaciones Científicas.
Escuela Politécnica del Ejército, 611 p, Segunda Edición, Valle de los Chillos.


3. Aguiar R., Torres M. y Ruiz S. (2002), “Influencia de distintos modelos de comportamiento
plástico en el comportamiento estático no lineal de marcos estructurales planos”, Revista
CIENCIA. Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 5 (1), 73-
95, Valle de los Chillos, Ecuador.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

87
4. Chung Y. S., Shinozuka M and Meyer C. (1988), “ SARCF User´s Guide: Seismic Analysis
of Reinforced Concrete Frames'', National Center for Earthquake Engineering Research ,
Technical Report NCEER-88-0044, State University of New York at Buffalo.

5. Giberson M.F. (1969), “Two Nonlinear Beams with Definitions of Ductility”, Journal of the
Structural Division, ASCE, Vol. 95, No ST2, 137-157.

6. Kunnath S. K., Reinhorn A. M. and Abel J. F., (1992), “A computational tool for seismic
performance of reinforced concrete buildings'', Computers and Structures, Pergamon Press,
41 (1) 157-173, Great Britain.

7. Kunnath S. K., Reinhorn A. M. and Lobo R. F., (1992), “IDARC Version 3.0: A program for
the Inelastic Damage Analysis of Reinforced Concrete Structures'', National Center for
Earthquake Engineering Research, Technical Report NCEER-92-0022, State University of
New York at Buffalo.

8. Park Y., Reinhorn A. and Kunnath S. (1987), “IDARC: Inelastic damage analysis of
reinforced concrete frame shear-wall structures'', National Center for Earthquake
Engineering Research, State University of New York, Technical Report NCEER-87-0008.

9. Prakash V., Powell G. H. and Campbell S. (1993), “DRAIN-2DX Base Program Description
and User Guide”, Department of Civil Engineering, University of California, Berkeley, CA.

10.Roufaiel M. S. L. (1983), “Analysis of Damaged Reinforced Concrete Frame Buildings'',
Ph.D. Thesis, Department of Civil Engineering and Engineering Mechanics, Columbia
University, New York.

Capítulo publicado en la “Revista CIENCIA Vol 6 N. 1, 101-120., del Centro de
Investigaciones Científicas de la ESPE, 2003.













CAPÍ TULO 4






INCORPORACIÓN DEL EFECTO DE CORTE EN LOS
DIAGRAMAS MOMENTO CURVATURA



RESUMEN



Se considera el efecto de corte en los diagramas Momento Curvatura de elementos, en
elementos con poco refuerzo transversal la falla va a ser de corte y el elemento no va a ser
capaz de desarrollar toda su capacidad a flexión, de tal forma que la ductilidad por curvatura
que se obtiene al considerar únicamente el efecto de flexión no va a ser real y no solo eso sino
que en el análisis no lineal , la rigidez en el rango inelástico es función del momento de rotura y
si este punto no está bien determinado, por que falla el elemento por corte, se estará
realizando en forma equivocada el análisis sísmico.

En el sistema de computación CEINCI4 se incorpora el efecto de corte en el diagrama
momento curvatura y si es del caso se limita la capacidad a flexión por el efecto de corte. En
elementos con una gran cantidad de refuerzo transversal y una cantidad moderada de refuerzo
longitudinal se puede obviar el efecto de corte ya que la falla se va a dar por flexión, pero para
evitar esta incertidumbre de que si la falla de corte es o no importante lo más prudente es
contar con una figura en la cual se observe el comportamiento a flexión y el comportamiento al
corte.

Por otra parte, se presentan los diagramas momento curvatura que se obtienen en
vigas que tienen la misma sección rectangular pero diferente armadura a tracción y
compresión. Este cálculo se lo realiza con dos modelos que definen el comportamiento del
hormigón confinado. Se analizan las curvas que se obtienen para ver la incidencia del modelo
del hormigón y del modelo trilineal que se acostumbra adoptar para la relación momento
curvatura. Finalmente se analiza el comportamiento de cuatro columnas cuadradas con
diferente armadura longitudinal y refuerzo transversal muy bajo, de tal forma que cuando la
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


90
cuantía de acero es muy alta se produce primero la falla de corte y el elemento no alcanza a
desarrollar su capacidad a flexocompreción.

Las construcci ones antiguas tienen una gran cantidad de armadura longitudinal pero
muy poco refuerzo transversal, en estos casos es fundamental considerar la interacción entre
el efecto de flexión y el de corte.


4.1 INTRODUCCIÓN


Del diagrama Momento Curvatura MC, se obtiene la rigidez en una sección de un
elemento, que ha de utilizarse en el análisis no lineal. En general este diagrama es una curva,
como se verá posteriormente pero para el análisis se acostumbra trabajar con un modelo
trilineal como el indicado en la figura 4.1, donde el punto A se alcanza cuando el hormigón
llega a su máximo esfuerzo a tracción, el punto Y se determina cuando el acero a tracción llega
a la fluencia, finalmente el punto U se obtiene cuando el hormigón alcanza su máxima
deformación útil a compresión, Aguiar (2002).


Figura 4.1 Modelo numérico del diagrama Momento Curvatura.


Se tienen dos diagramas MC en la figura 4.1, debido a que un elemento puede tener
una curvatura cóncava o convexa. Normalmente en la literatura se indica únicamente el
diagrama del primer cuadrante y en las ecuaciones de cálculo se omite el signo más o menos,
pero es importante que se comprenda que dependiendo la forma como trabaja el elemento se
tendrá el diagrama MC del primer cuadrante o del tercer cuadrante . En una viga estos dos
diagramas serán iguales solamente cuando la armadura a tracción
s
A , es igual a la armadura
a compresión
'
s
A .

Retomando el tema la pendiente de las diferentes ramas del diagrama MC,
corresponden a la rigidez a flexión ) (EI . Si el momento actuante es menor que
A
M se tendrá
la rigidez
o
EI ) ( , si el momento actuante supera
A
M pero es menor que
Y
M se trabajará con
la rigidez
1
) (EI , finalmente si el momento actuante en una sección del elemento es mayor que
Y
M se deberá trabajar con
2
) (EI . Cada rigidez a flexión se obtiene como sigue:
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

91
y u
y u
a y
a y
a
a
o
M M
EI
M M
EI
h b E M
EI
φ φ
φ φ
φ


·


·
· ·
2
1
3
) (
) (
12
) (


En l a ecuación ( 4.1 ) se tiene que b, y h, son la base y altura de la sección transversal
del elemento, E es el módulo de elasticidad del material. Las restantes variables están
indicadas en la figura 4.1 y son los momentos y curvaturas en los puntos A, Y, U.

Hasta ahora no se ha dicho nada de la capacidad al corte del elemento y es muy
importante que se considere este efecto, toda vez que el miembro puede tener una gran
capacidad a flexión y una baja capacidad a corte, de tal manera que se produce primero la falla
de corte y la sección no llegó al punto U, puede darse el caso que la sección no llegue ni al
punto Y.

En efecto se puede tener, por ejemplo, una viga con una gran cantidad de refuerzo
longitudinal pero con una cantidad insufi ciente de armadura transversal. En este caso la falla
que se va a dar en el elemento es por corte y probablemente la viga o columna no alcanza a
llegar ni siquiera al punto Y.

Por este motivo es que en el diagrama MC se debe incorporar el efecto de corte para
saber si la sección con la armadura longitudinal y transversal es capaz de llegar al punto U. Si
la falla de corte se presenta antes que la de flexión se restringe la ubicación del punto U, y con
ello la determinación de la rigidez
2
) (EI .

En el sistema de computación CEINCI3, se tenía desacoplado el efecto de flexión y el
de corte, Aguiar (2002), se consideraba que una sección siempre va a llegar al punto U. Ahora,
en el sistema de computación CEINCI4 se incorpora el efecto de cor te en el diagrama
Momento Curvatura y se determina si la falla va a ser por flexión o por corte, tema que es
tratado en el presente capítulo.



4.2 NUEVO MODELO PARA EL HORMIGÓN CONFINADO



En la figura 4.2, se indica el modelo de hormigón confinado prop uesto por Kent y Park
en 1971, que ha sido implementado en el sistema de computación CEINCI3, este modelo a
pesar de que fue publicado hace algunas décadas ha sido muy utilizado por varios
investigadores, en programas como el programa IDARC (Inelastic Damage Análisis of
Reinforced Concrete), Park et al (1987), Kunnath et al (1992). Ha sido muy utilizado por que es
un modelo bastante conservador para hormigón confinado. Se destaca que este modelo
contempla incremento de la ductilidad por el confinamiento per o no contempla incremento de
resistencia por confinamiento. El modelo de Park et al (1982) si contempla incremento de
resistencia y ductilidad por el confinamiento.

( 4.1 )
( 4.2 )
( 4.3 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


92


Figura 4.2 Modelo de Kent y Park para el comportamiento del hormigón confinado, utilizado en el
Sistema de Computación CEINCI3.

En la figura 4.2 se aprecian las dos curvas, la interior corresponde al modelo de
hormigón no confinado, sin considerar el refuerzo transversal y la exterior al modelo de
hormigón confinado que considera el refuerzo transversal. Nótese que en los dos casos se
alcanza la misma resistencia máxima a la compresión
'
c
f , pero en el modelo de hormigón
confinado la deformación a la rotura ) (
20c
ε es mayor con relación al modelo de hormigó n no
confinado ) (
50c
ε . De la figura 2, se tiene que:

Z f
Z f f
tg
o c
c o c
c c
8 . 0 2 . 0 ´
20
20
+ · ⇒ ·


· ε ε
ε ε
θ

En el sistema de computación CEINCI3, a la variable
c 20
ε se la ha denominado
u
ε . Al
usar la ecuación ( 4.4 ) se obtienen valores muy altos de
u
ε que están muy distantes del 0.003
que se utiliza en el diseño y 0.004 que se usa en el análisis cuando se emplean modelos de
hormigón no confinado. Por esta razón es muy conveniente que se analice con detenimiento la
ecuación ( 4.4 ) y se tome una decisión. En la investigación que posteriormente se presenta se
trabajó con el siguiente valor para
u
ε .
Z
o u
5 . 0
+ · ε ε

Al modelo indicado, en la forma propuesta inicialmente por Kent y Park (1971), se lo ha
denominado modelo 1, en el presente estudio y al modelo de Park et al (1982), que se indica a
continuación, modelo 2.

En la figura 4.3, se presentan dos curvas que definen el comportamiento del hormigón
confinado, la interior corresponde al modelo 1 y la superior al modelo 2, que fue propuesta por
Park et al

(1982).


( 4.4 )
( 4.5 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

93


Figura 4.3 Modificación del modelo de Kent y Park, por Park et al en 1982.


La resistencia máxima a la compresión en el nuevo modelo de Park et al (1982), tiene
un valor de
'
c
f k , y está asociada a una deformación
o
k ε . El factor k , está definido por la
siguiente ecuación:

'
1
c
yv v
f
f
k
ρ
+ ·

donde,
v
ρ es la relación volumétrica entre el refuerzo transversal y el hormigón confinado; y,
yv
f es la fluencia del refuerzo transversal. La otra variable ya fue indicada. Las ecuaciones de
cálculo son las siguientes:


[ ]
Z
k
s
b
f
f
k
Z
k k Z f k f
k
k k
f k f
o u
v h
c
c
u
o h u
u c o o c c c
o c
o
c
o
c
c c
8 . 0
4
3
1000 145
29 . 0 3
5 . 0
) ( 1
2
' '
50
'
'
50
50 50
'
2
'
+ ·
·

+
·
− +
·
≤ ≤ − − ·
<
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− ·
ε ε
ρ ε
ε
ε ε ε
ε ε ε ε ε
ε ε
ε
ε
ε
ε

( 4.6 )
( 4.7 )
( 4.8 )
( 4.9 )
( 4.10 )
( 4.11 )
( 4.12 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


94
Para la rama ascendente se mantiene la ecuación de Hognestad pero considerando el
factor k , para la rama descendente se tiene la ecuación de la recta afectada por el factor k .
La ecuación que define
u 50
ε ha sido modificada, son relación al modelo 1. Las variables no
definidas todavía son:
' '
b que es el ancho del núcleo confinado de hormigón medido al exterior
de los estribos; s es el espaciamiento de los estribos.


4.3 MODELO DEL ACERO


En el sistema de computación CEINCI4 se mantiene el modelo trilineal para definir el
comportamiento del acero. En la figura 4.4, se indica dicho modelo que contempla incremento
de resistencia por endurecimiento del acer o en el rango inelástico.

Las ecuaciones (4.13) a (4.17) definen el modelo trilineal adoptado para el acero. El
significado de las variables utilizadas es
s
E es el módulo de elasticidad del acero,
y
ε es la
deformación a nivel de fluencia,
sh
ε es la deformación al inicio de la zona de endurecimiento,
y
f es el esfuerzo del acero en el límite de fluencia,
su
f es el máximo esfuerzo del acero que
no necesariamente coincide con el esfuerzo en la rotura del acero,
su
ε es la deformación
asociada a
su
f ,
sh
E es el módulo de elasticidad del material al inicio de la zona de
endurecimiento.





Figura 4.4 Modelo Trilineal para el comportamiento del acero.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

95
sh su
y su
sh
y
y
s
sh s sh s sh y s
sh s y y s
y s s s s
f f
E
f
E
E f f
f f
E f
ε ε
ε
ε ε ε ε
ε ε ε
ε ε ε


·
·
> − + ·
≤ < ·
≤ ·
) (


4.4 EJEMPLO NUMÉRICO DE FLEXIÓN


Se desea encontrar la relación MC, para una viga de 25 cm., de base por 35 cm., de
altura y 4 cm., de recubrimiento. La resistencia del hormigón a la compresión es de 210
kg/cm2., y a la tracción es de 21 kg/cm2. El módulo de elasticidad del hormigón que se
considera en el ejemplo es de 210000 kg/cm2. Por otra parte el acero tiene un límite de
fluencia de 4200 kg/cm2., un esfuerzo máximo de 6430 kg/cm2., un módulo de elasticidad en el
rango elástico de 2000000 kg/cm2., al inicio de la zona de endurecimiento el valor de
sh
E es
de 44463 kg/cm2., finalmente se considera 015 . 0 ·
sh
ε .

Se desea encontrar varios diagramas MC para distintas condiciones de armado y en
todos los casos el refuerzo transversal es el mismo y está compuesto por un estribo de 10 mm.
de diámetro espaciados cada 10 cm., el límite de fluencia de los estribos es igual al de la
armadura longitudinal. La cuantía longitudinal se la obtiene en base a las cuantías mecánicas
q , y
'
q .

'
'
'
'
c
y s
c
y s
f d b
f A
q
f d b
f A
q · ·

En la tabla 4.1, se indican los casos considerados y la identificación de cada uno de
ellos. Con estos da tos se encuentran los diagramas MC utilizando los modelos del hormigón 1
y 2. Los resultados obtenidos se indican en las figuras 4.5 y 4.6.


Tabla 4.1 Armadura longitudinal considerada en el ejemplo
CASO q '
q
1 0.60 0.60
2 0.60 0.45
3 0.60 0.30
4 0.45 0.45
5 0.45 0.30
6 0.45 0.15
7 0.30 0.30
8 0.30 0.15
9 0.30 0.10
10 0.15 0.15
11 0.15 0.10
( 4.13 )
( 4.14 )
( 4.15 )
( 4.16 )
( 4.17 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


96


Figura 4.5 Relación Momento Curvatura de una viga con diferente armadura utilizando modelo del
hormigón de Kent y Park (1971)

En las figuras 4.5 y 4.6 se aprecia el comportamiento que era de esperarse, en la
medida que se incrementa la cuantía mecánica q , las vigas tienen mayor resistencia pero
menor ductilidad. En efecto las curvas superiores son para 6 . 0 · q y las inferiores para
15 . 0 · q . Para cada grupo de variación de la cuantía mecánica q se aprecia que conforme se
incrementa la armadura a compresión las vigas tienen mayor ductilidad y resistencia.


Figura 4.6 Relación Momento Curvatura de una viga con diferente armadura utilizando modelo del
hormigón de Park et al (1982).
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

97
Nótese que se puede mejorar el modelo trilineal del diagrama MC indicado en la figura
4.1, considerando un cuarto punto entre el punto Y, y el punto U. Este sería el punto S que se
alcanza cuando el acero llega al inicio de la zona de endurecimiento. De igual manera se
podría pensar en eliminar el punto A del modelo indicado en la figura 4.1.

En las figuras 4.5 y 4.6 se tiene una línea recta hasta el punto de fluencia Y, luego se
tiene una línea que es casi hori zontal al final de esta línea se tendría el punto S y finalmente se
tiene una línea inclinada hasta llegar al punto U. En base a este comportamiento se determina
la ductilidad por curvatura
φ
µ como la relación entre la curvatura última con relación a la de
fluencia.

y
u
φ
φ
µ
φ
·


La ecuación ( 4.18 ) es valida siempre y cuando se produzca la falla por flexión primero,
pero si se tiene una viga con pocos estribos la falla va a ser por corte y nunca llegará a tener la
ductilidad
φ
µ . De ahí la importancia de incluir en el diagrama MC el comportamiento de corte.

En las figuras 4.5 y 4.6 no se aprecia con que modelo del hormigón se obtuvo mayor
resistencia y ductilidad, para ver este efecto se presenta en la figura 4.7, los diagramas MC
para los tres primeros casos indicados en la tabla 4.1 y en la figura 4.8 para los casos 4 a 6.
Se aprecia que con el modelo 2 que es el de Park et al (1982) se obtienen mayores
resistencias y ductilidades en relación al modelo 1, pero no es muy notable este incremento.
Algo similar se obtuvo con los otros casos.





Figura 4.7 Comparación de diagramas MC con modelo1 de hormigón de Kent y Park (1971) y con
Modelo 2 de Park et al (1982) para una cuantía mecánica de 0.6



( 4.18 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


98


Figura 4.8 Comparación de diagramas MC con modelo1 de hormigón de Kent y Park (1971) y con
Modelo 2 de Park et al (1982) para una cuantía mecánica de 0.45



4.5 RELACIÓN CORTE DUCTILIDAD POR ROTACIÓN


Varios son los trabajos que existen en el que se incorpora el efecto de corte al de
flexión, entre ellos se tienen los desarrollados por Park y Paulay en 1975, Vecchio y Collins en
1986 y 1988, Collins yMitchell en 1997, Ichinose en 1992, Priestley y Calvi en 1991, Priestley y
Seible en 1994, Hakuto et al en 1995, Priestley et al en 1994, Satyarno en 2000. Como se
aprecia la mayor parte de estos trabajos son recientes por esta razón, en el diseño actual no se
considera el acoplamiento entre la flexión y el corte, lo hacemos en forma independiente.

Ventajosamente en el diseño actual la armadura transversal de una estructura
compuesta por vigas y columnas se la obtiene por capacidad para que primero ocurra la falla
por flexión y posteriormente la falla de corte, adicionalmente en columnas la armadura
transversal debe ser mayor a la que se necesita por confinamiento con la que se incrementa la
ductilidad y resistencia.

De tal forma que en los diseños actuales se puede pasar por alto la no consideración
del acoplamiento entre la flexión y el corte, pero en los edificios antiguos que fueron
construidos hace más de dos décadas que tienen una gran cantidad de armadura longitudinal y
poca armadura transversal es importante el acoplamiento de la flexión y el corte ya que puede
presentarse una falla por corte que es frágil o empezar una falla de flexión y acto seguido una
falla de corte.

En la figura 4.9 se presenta el modelo numérico que ha sido adoptado por l a Normativa
Sísmica de Nueva Zelanda, NZS (1996) para ver la degradación de la capacidad al corte en el
rango inelástico.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

99


Figura 4.9 Degradación del cortante con el incremento de la ductilidad por rotación.


Una sección transversal de un elemento de hormigón armado tiene una capacidad
máxima de cortante
max
V , la misma que es función de la capacidad al corte del hormigón, de la
capacidad al corte del refuerzo transversal y de la carga axial. Esta capacidad al corte va a
permanecer cons tante hasta el punto 1, que está asociado a una ductilidad por rotación
1 v θ
µ ,
luego de lo cual va a existir una pérdida en la trabazón de los agregados y por ende una
degradación de la resistencia al corte hasta el punto 2 en que se produce la falla de corte. El
punto 2 está asociado a una ductilidad por rotación
2 v θ
µ , con un cortante denominado
min
V .


max 2 min
V R V
v θ
·


4.5.1 Relación corte ductilidad para vigas rectangulares


Para el caso de vigas la degradación de la capacidad al corte en función de la
ductilidad de rotación se indica en la figura 4.10, y las ecuaciones de cálculo son las siguientes:


s
d f A
d b f
s
d f A
d b f
R
s
d f A
d b f V
vy v
c
vy v
c
v
vy v
c r
+
+
·

,
_

¸
¸
+ ·
'
'
2
'
max
2 . 0
05 . 0
2 . 0
θ
φ

( 4.19 )
( 4.20 )
( 4.21 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


100
donde
'
c
f es la resistencia a la compresión del hormigón expresada en MPa, en las
restantes ecuaciones que se indican para columnas también
'
c
f deberá expresarse en MPa,
r
φ es el factor de reducción de esfuerzos por corte que es igual a 0.85.




Figura 4.10 Degradación de la capacidad al corte en vigas de hormigón armado.


4.5.2 Relación corte ductilidad para columnas rectangulares


Para el caso de columnas con estribos rectangulares, las ecuaciones son las
siguientes:

¹
¹
¹
;
¹
¹
¹
¹
'
¹

,
_

¸
¸
− + · α φ tan 30 cot 8 . 0 29 . 0 85 . 0
' '
'
max
N
s
d f A
A f V
o
vy v
g c r

α
α
θ
tan 30 cot 8 . 0 29 . 0
tan 30 cot 8 . 0 1 . 0
' '
'
' '
'
2
N
s
d f A
A f
N
s
d f A
A f
R
vy v
g c
vy v
g c
v
− +
− +
·


siendo
g
A el área gruesa de la columna,
' '
d es la longitud del núcleo del hormigón confinado
medido desde los extremos del refuerzo transversal, N es la carga axial que gravita en la
columna será positi va si es de tensión y negativa si es de compresión, α es el ángulo entre el
eje longitudinal de la columna y la recta que une los puntos del centro donde actúa la fuerza a
compresión en el hormigón en el nudo inicial y final. Entonces para determinar α se debe
( 4.22 )
( 4.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

101
determinar primero la posición de la resultante de la fuerza a compresión del nudo inicial y final
de la columna. En la figura 4.11 se indica el modelo de degradación del cortante en una
columna.


µθV 7 3 5 1

Figura 4.11 Degradación de la capacidad al corte en columnas.


En la figura 4.11 se aprecian dos curvas, la superior es para el caso de fuerzas
sísmicas actuando en un solo sentido es decir la columna está sujeta a flexo compresión
uniaxial y la inferior es para el caso de que las fuerzas sísmicas actúan en dos sentidos la
columna trabaja a flexo compresión biaxial. Lógicamente para el caso biaxial la degradación de
resistencia en el rango inelástico se produce más rápido.


4.5.3 Relación corte ductilidad para columnas circulares


Las ecuaciones de cálculo son muy similares a las indicadas para una columna,
Satyarno (2000) . El cambio radica en el área del refuerzo transversal de la columna
denominado
sp
A . Estas ecuaciones son las siguientes:

¹
¹
¹
;
¹
¹
¹
¹
'
¹

,
_

¸
¸
− + · α
π
φ tan 30 cot
2
8 . 0 29 . 0 85 . 0
' '
'
max
N
s
d f A
A f V
o
vy sp
g c r

α
π
α
π
θ
tan 30 cot
2
8 . 0 29 . 0
tan 30 cot
2
8 . 0 1 . 0
' '
'
' '
'
2
N
s
d f A
A f
N
s
d f A
A f
R
vy sp
g c
vy sp
g c
v
− +
− +
·


( 4.24 )
( 4.25 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


102
4.6 ACOPLAMIENTO ENTRE EL EFECTO DE CORTE Y DE FLEXION


Los extremos de los elementos son los más afectados durante un sismo, ahí se va a
producir daño. Sea
p
l la longitud de la zona dañada en un elemento. Evidentemente que en
esta zona de daño la distribución de curvatura no va a ser igual pero se acostumbra considerar
que si lo es, en consecuencia se considera curvatura es constante en la longitud
p
l .

Se puede considerar que en la zona de daño la ductilidad por rotación es
aproximadamente igual a la ductilidad por curvatura , Satyarno (2000) . Con esta hipótesis
la ductilidad por rotación expresada en las figuras 4.9 a 4.11 se considera como demandas de
curvatura para poder expresar en un solo gráfico el comportamiento a flexión y el
comportamiento a corte.

La relación entre el momento a flexión M y el cortante V viene dado por la luz libre
de corte

L , que es la distancia en la cual el diagrama de corte es constante. Para el caso
sísmico la luz libre de corte es la distancia desde el extremo de un elemento hasta el punto de
inflexión. En el análisis sísmico de una estructura el punto de inflexión va cambiando de
posición pero no en una forma drástica, es factible determinar la ubicación exacta del punto de
inflexión en un análisis paso a paso. Como aproximación se puede considerar que el punto de
inflexión se encuentra en la mi tad del elemento. En base a la luz libre de corte

L se tiene que:


*
L V M ·

En consecuencia, en el MC tradicional en el cual se indica la capacidad a flexión de un
elemento se incluirá el efecto de corte, utilizando la ecuación ( 4.26 ) para el efecto se debe
multiplicar el
max
V o
min
V , indicado en el apartado anterior por la luz libre de corte, que se
considera igual a 2 / L , siendo L, la longitud del elemento. Es importante analizar el significado
físico que involucra la ecuación ( 4.26 ) y sobre todo la incorporación de los dos diagramas en
la relación MC .

• Si la curva de momento proveniente del corte se encuentra sobre la curva de flexión
tradicional, la falla que se va a producir primero es de flexión.

• Si la curva de momento proveniente del corte se encuentra bajo la curva de flexión
tradicional, la falla que se va a producir primero es la de corte. En este caso la sección
analizada no va a ser capaz de desarrollar su capacidad a flexión.

• El caso intermedio entre los dos es el más complejo y ocurre cuando el momento debido al
corte cruza la curva de flexión. En este caso la resistencia al corte disminuye a medida que
se pierde la trabazón del agregado esto se debe al aumento de la curvatura en la sección
crítica. El punto de cruce de las dos curvas indica que la sección comenzó a fluir por
flexión y luego cambia y se desarrolla una falla por corte. Esto demuestra el
acoplamiento entre el corte y la flexión.


4.7 EJEMPLO NUMÉRICO DE FLEXIÓN Y CORTE


Con relación a la viga de 25 cm. por 35 cm., que se analizó en el apartado 4, se desea
encontrar ahora la capacidad a flexión y al corte, únicamente para el caso en que la cuantía
mecánica 6 . 0 · q , y 6 . 0
'
· q , si la viga tiene una longitud de 5.0 m.; por otra parte se
( 4.26 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

103
consideran tres casos de armadura transversal, el primero si el refuerzo está conformado por 1
φ de 10 mm. a 10 cm., cada uno; el segundo caso si los estribos tienen un diámetro de 8 mm.,
y se encuentran espaciados cada 10 cm., finalmente si los estribos son de 8mm., a 20 cm. La
armadura longitudinal permanece constante para los tres casos. Se trabaja con el modelo 2 del
hormigón.



Figura 4.12 Comportamiento a flexión y corte de una viga de 25 cm., de base por 35 cm., de altura, con
estribos de 10 mm. de diámetro espaciados cada 10 cm. Caso 1.



Figura 4.13 Comportamiento a flexión y corte de una viga de 25 cm., de base por 35 cm., de altura, con
estribos de 8 mm. de diámetro espaciados cada 10 cm. Caso 2.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


104
En la figura 4.12 se aprecia cual va a ser el comportamiento de la viga para el primer
caso, se aprecia que la viga va a desarrollar toda su capacidad a flexión. En este caso la falla
que se va a producir es de flexión.




Figura 4.14 Comportamiento a flexión y corte de una viga de 25 cm., de base por 35 cm., de altura, con
estribos de 8 mm. de diámetro espaciados cada 20 cm. Caso 3.


Por otra parte en la figura 4.13 se indica el comportamiento de la viga para el caso 2,
en que los estribos son de 8 mm., de diámetro. Se aprecia que la viga no desarrolla toda su
capacidad a flexión, empezó la viga a incursionar en el rango no lineal y cuando la curvatura
era mayor a 0.12 .) / 1 ( m se produce la falla por corte.

El comportamiento de la viga para el caso 3, en que los estribos son de 8 mm., de
diámetro espaciados cada 20 cm., es más crítico ya que la viga cuando ha incursionado muy
poco en el rango no lineal se produce la falla por corte.

En la tabla 4.2, se indica la curvatura de fluencia
y
φ , momento de fluencia
y
M ,
curvatura y momento asociados a la deformación máxima del hormigón,
u
φ ,
u
M , ducti lidad
por curvatura
φ
µ , y la rigidez
2
) (EI indicada en ecuación ( 4.3 ), para los tres casos
analizados en el presente apartado, si no se consideraba la interacción con el corte, es decir
solo el efecto de flexión.

Tabla 4.2 Curvatura por ductilidad y rigidez que se obtiene sin considerar la interacción con el corte.
y
φ
y
M
u
φ
u
M
2
) (EI
Caso
(1/m.) (T m.) (1/m.) (T m.)
φ
µ
( T m2.)
1 0.0185 26.812 0.179 35.858 9.68 56.361
2 0.0185 26.783 0.173 34.848 9.35 52.201
3 0.0164 26.665 0.145 32.466 8.84 45.109


ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

105
4.7.1 Reducción de la capacidad a flexión por efecto del corte

Las vigas de los casos 2 y 3 del ejemplo desarrollado no van adesarrollar toda su
capacidad a corte, ya que como se indicó van a fallar primero por corte. En las figuras 4.15 y
4.16 se presentan la reducción de la capacidad a flexión por el efecto de corte.



Figura 4.15 Reducción de la capacidad a flexión de la viga de 25/35 con estribos de 8 mm. de diámetro
espaciadas cada 10 cm.



Figura 4.16 Reducción de la capacidad a flexión de la viga de 25/35 con estribos de 8 mm. de diámetro
espaciadas cada 20 cm.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


106
En la tabla 4.3 se obtiene la ductilidad por curvatura y la rigidez a flexión para el tramo
del modelo trilineal del diagrama MC entre los puntos Y-U, considerando la interacción entre la
flexión y el corte.

Tabla 4.3 Curvatura por ductilidad y rigidez que se obtiene considerando la interacción con el corte.
y
φ
y
M
u
φ
u
M
2
) (EI
Caso
(1/m.) (T m.) (1/m.) (T m.)
φ
µ
( T m2.)
1 0.0185 26.812 0.179 35.858 9.68 56.361
2 0.0185 26.783 0.127 32.136 6.86 49.336
3 0.0164 26.665 0.0677 27.579 4.13 17.817


Al comparar las tablas 4.2 y 4.3 se observa que la ductilidad por curvatura y la rigidez a
flexión en el tramo Y-U, disminuyen para los casos 2 y 3, en los que se produce la falla por
corte.


4.8 INCORPORACIÓN DEL PUNTO S EN EL DIAGRAMA MC


Luego del análisis de las figuras en las cuales se presentan las relaciones MC, se
observa que es necesario modificar el modelo de cálculo indicado en la figura 4.1 e incluir un
nuevo punto entre Y-U. Este nuevo punto es el S, que está asociado a la iniciación del trabajo
en frío del acero o inicio de la zona de endurecimiento del acero o punto de finalización de la
plataforma de fluencia del acero. Con la incorporación de este punto se deben calcular cuatro
valores de la rigidez a flexión en lugar de los tres que se tenían en las ecuaciones (4.1) a ( 4.3).

En la figura 4.17 se indica el nuevo modelo de cuatro rectas para la relación MC, para
el caso 1, de la viga de 25/35 que se ha estudiado en el apartado anterior. Vale la pena
comparar esta figura, con la figura 4.14.




Figura 4.17 Modelo de cuatro rectas para la relación momento curvatura de la viga del caso 1.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

107
En la figura 4.18, a la izquierda se presenta el nuevo modelo MC, para el caso 2, y a la
derecha para el caso 3. Nuevamente al comparar esta figura con las figuras 4.15 y 4.16 se
aprecia que se modela de mejor manera con 4 rectas el diagrama MC.




Figura 4.18 Modelo de cuatro rectas para la r elación MC de la viga de los casos 2 y 3.


Tabla 4.4 Deformaciones en el hormigón asociadas a los puntos notables Y-S- U, para los tres casos
analizados de la viga de 25/45, con igual armadura longitudinal pero diferente armadura transversal.
Punto Y Punto S Punto U Caso
c
ε
c
ε
c
ε
1 0.0017 0.0034 0.00934
2 0.0017 0.0034 0.0066
3 0.0017 0.0034 0.0042

En la tabla 4.4 se indica la deformación en el hormigón para los puntos notables Y-S-U,
considerando la interacción corte-flexión, para los tres casos desarrollados. Evidentemente que
para el caso 3, el hormigón no trabaja casi nada en el rango no lineal, por la falla de corte.


4.9 EJEMPLO CON UN COLUMNA


En la figura 4.19 se indican los diagramas momento curvatura para el caso de cuatro
columnas que tienen la misma sección transversal (40/40) pero las cuantías de acero ρ varían
desde el 1% hasta el 4%. Para los cuatro casos, el refuerzo transversal está compuesto por un
simple estribo de 8 mm. de diámetro espaciado a 30 cm. La carga axial que gravita en la
columna es de 60 T. El hormigón utilizado tiene una resistencia a la compresión de 21 MPa y el
acero tiene un límite de fluencia de 420 MPa, es decir los materiales empleados son los
mismos del ejemplo anterior. La columna tiene una longitud de 3.0 m.

En la figura 4.19 se aprecia que cuando el refuerzo longitudinal de las columnas es del
1%, 2% y 3%, la falla se produce por flexión, pero para el caso en que la armadura longitudinal
es del 4% la falla que se produce es de corte y la columna no es capaz ni siquiera de alcanzar
el momento de fluencia.

En la tabla 4.5 se indica los valores de momento y curvatura para los puntos A, Y, S y
U, para la columna con una cuantía % 4 · ρ , sin considerar la interacción con el corte y
considerando la interacción. En construcciones antiguas no es raro encontrar columnas con la
armadura longitudinal y transversal descrita en este caso, en las cuales la falla se va a dar por
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


108
corte. Evidentemente que en este tipo de construcciones, el reforzamiento estructural estará
orientado a darle una mayor resistencia al corte.




Figura 4.19 Falla por corte en una columna que tiene una cuantía de acero del 4%.



Tabla 4.5 Valores de Momento y Curvatura para una columna sin considerar el efecto de corte y
considerando dicho efecto.
SIN CONSIDERAR LA INTERACCION CON EL EFECTO DE CORTE
Punto A Punto Y Punto S Punto U
A
φ
A
M
Y
φ
Y
M
S
φ
S
M
U
φ
U
M
(1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.)
0.000019 11.88 0.000163 51.30 0.000164 51.81 0.000465 52.89
CONSIDERANDO EL EFECTO DE CORTE
Punto A Punto Y Punto S Punto U
A
φ
A
M
Y
φ
Y
M
S
φ
S
M
U
φ
U
M
(1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.) (1/m.) (Tm.)
0.000019 11.88 0.000145 45.57 0.000145 45.57 0.000145 45.57


4.10 CONCLUSIONES


Se ha presentado la variación del diagrama MC en función de la variación de la cuantía
mecánica a tracción y de la cuantía mecánica a compresión encontrándose que la resistencia
se incrementa conforme la cuantía mecánica a tracción se incrementa pero la ductilidad por
curvatura disminuye. Por otra parte se ha visto que conforme la cuantía mecánica a
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

109
compresión se incrementa la resistencia y ductilidad también se incrementan, para el caso de
vigas.

Por otro lado, se ha visto que con el modelo de hormigón confinado de Park et al de
1982, los diagramas MC, reportan mayores resistencias y ductilidades con relación al que se
obtiene con el modelo de hormigón confinado de Kent y Park de 1971, pero el incremento no
es notable.

Finalmente pero a su vez lo más importante de este estudio es la incorporación del
efecto de corte en el efecto de flexión, del estudio realizado se desprenden las siguientes
conclusiones:

• En elementos con una baja capacidad al corte, la falla se va a producir por corte y se
reduce la capacidad a flexión del mismo, lo que implica disminución de la ductilidad por
curvatura, disminución de la rigidez a flexión en el rango del modelo trilineal comprendido
entre los puntos Y-U, disminución del momento
u
M y curvatura
u
φ .

• Las estructuras construi das hace más de dos décadas tienen poca armadura transversal y
bastante armadura longitudinal. En consecuencias en esas estructuras es fundamental la
incorporación del efecto de corte al de flexión, en los modelos numéricos de cálculo.

• Si se está pensando en mejorar los programas de análisis no lineal con la incorporación
del efecto de corte en la relación MC, vale la pena también pensar en mejorar el modelo
trilineal A-Y-U, con la incorporación del punto S.


AGRADECIMIENTO

El autor desea dejar constanci a de su agradecimiento al Dr. José Ignacio Restrepo,
Profesor Asociado de la Universidad de California, San Diego, por la documentación facilitada
sobre la incorporación del efecto de corte en los diagramas MC, tema que el lo trabajó
extensamente en la Uni versidad de Canterbury en Nueva Zelanda en el 2000, conjuntamente
con el Dr. A. J. Carr y el Dr. I. Satyarno. Además de ello por todas las consultas realizadas vía
Interned, poderoso medio de comunicación del siglo XXI que permite hacer investigación
científica a la distancia.


REFERENCIAS


1. Aguiar R. (2002), “Sistema de Computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Valle de los Chillos.

2. Collins M. and Mitchell D. (1997), “Prestressed concrete structures”, Response
Publication , 766 p, Canada.

3. Hakuto S., Park R. and Tanaka H. (1995), “Retroftiting of reinforced concrete moment
resisting frames”, Research Report 95-4, Dept. of Civil Engineering, University of
Canterbury, 390 p, New Zealand.

4. Ichinose T.(1992), “A shear design equation for ductile R/C members”, Earthquake
Engineering and Structural Dynamics, Vol 21, 197-214.

5. Kent D. and Park R. (1971), “Flexural members with confined concrete'', Journal of
Structural Engineering ASCE, 97 ST7, 1969-1990.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE


110

6. Kunnath S., Reinhorn A. and Lobo R. (1992), “IDARC Version 3.0: A Program for the
Inelastic Damage Analysis of Reinforced Concrete Structures'', National Center for
Earthquake Engineering Research, State University of New York, Technical Report
NCEER-92-0022.

7. NZS 4203:1996, (1996) “Code of Practice for General Structural Design and Design
Loadings for Buildings”, Standards Association of New Zeland.

8. Park Y., Reinhorn A. and Kunnath S. (1987), “IDARC: Inelastic damage analysis of
reinforced concrete frame shear-wall structures'', National Center for Earthquake
Engineering Research, State University of New York, Technical Report NCEER-87-
0008.

9. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete
Columns”, Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

10. Priestley M. and Calvi M. (1991), “Toward a capacity design assessment procedure for
reinforced concrete frames”, Earthquake Spectra, 77 (3), 413-437.

11. Priestley M. and Seible F. (1994), “Seismic assessment of existing bridges”, Proc. of the
Second International Workshop held in Queenstown, 447-471, New Zealand.

12. Satyarno I. (2000), “Adaptive pushover analysis for the seismic assessment of older
reinforced concrete buildings”, Ph.D Tesis, Department of Civil Engineering, University
of Canterbury, 260 p, 2000.

13. Vecchio F. and Collins M. (1986), “The modified compression field theory for reinforced
concrete elements subjected to shear”, ACI. Journal, 83 (2), 219-231.

14. Vecchio F. and Collins M. (1988), “Predicting of reinforced concrete beams subjected to
shear using modified compression field theory”, ACI Journal, 85 (3) , 258-268.

Capítulo publicado en la “Revista CIENCIA Vol. 6 N. 1, 1-14, del Centro de
Investigaciones Científicas de la ESPE, 2003.













CAPÍ TULO 5





CAPACIDAD SISMICA ESPACIAL DE LAS ESTRUCTURAS
MODELO CON TRES GRADOS DE LIBERTAD



RESUMEN


Se presenta el programa de computación denominado ESPACIAL que permite
encontrar la curva de capacidad resistente sísmica en estructu ras espaciales, aplicando la
técnica del pushover. Previamente se indica el marco teórico respectivo y se ilustra el cálculo ,
mediante el desarrollo manual de un ejemplo.

El modelo numérico de cálculo del pushover espacial considera que cada uno de los
pórticos es elemento de una estructura que tiene una losa rígida con tres grados de libertad,
dos desplazamientos horizontales y una rotación alrededor de un eje perpendicular a la losa.
En el modelo de cálculo se obtiene previamente la curva de capacidad resistente de cada
pórtico plano; y de ella, se obtiene un modelo bilineal en el que se define el punto de fluencia
del pórtico, la rigidez elástica del mismo y la rigidez post fluencia. Con estos datos se encuentra
el pushover espacial.

Por otra parte, se ha obtenido la curva de capacidad resistente de estructuras , cuyo
centro de resistencia no coincide con el centro de masa; yse analizan los resultados en el
rango no lineal, en términos del desplazamiento lateral de cada uno de los pórticos.

Finalmente se presentan varios criterios con los cuales se encuentra el modelo bilineal
de la curva de capacidad resistente de una estructura.


5.1 INTRODUCCIÓN


La tendencia futura del análisis sísmico de edificios , a nivel mundial, será la realización
de un análisis no lineal dinámico. Se podría decir que, actualmente, nos encontramos en la
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

112
época de transición entre el análisis lineal, con algunas variantes para predecir comportamiento
no lineal , y el análisis no lineal dinámico.

Época de transición en que se están desarrollando varios métodos de cálculo sísmico
basados en el análisis no lineal estático , Fajfar (2000), Reinhorn (1997), ATC-40 (1996),
Chopra y Goel (1999, 2000), Li et al (1999), Aguiar (2002, a). Métodos como el Espectro de
Capacidad, Sistema Equivalente, Eje de Corte, entre otros, que se fundamentan en la curva de
capacidad resistente de la estructura que relaciona el Cortante Basal V con el Desplazamiento
Lateral Máximo
t
D , la misma que se obtiene aplicando la técnica conocida en lengua inglesa
como “pushover” y en la lengua de Cervantes como técnica del “colapso incremental”.

Normalmente se ha venido trabajando el caso del pushover plano , Aguiar (2002, b),
ahora en este capítulo se presenta el caso del pushover espacial. Para el caso plano, las
fuerzas laterales se aplican en un nudo a nivel de cada piso. Para el caso espacial , esta fuerza
lateral se aplicará en el Centro de Masas CM. En la figura 5.1, se indica: a la izquierda, una
estructura espacial en la cual se ilustra como las fuerzas estáticas monotónicas crecientes se
aplican en el CM; y a la derecha, la respectiva curva de capacidad resistente.




Figura 5.1 Esquema de cálculo de la cur va de capacidad resistente basada en un pushover espacial.



5.2 ANÁLISIS PLANO


Para encontrar la curva de capacidad resistente espacial es necesario analizar cada
uno de los pórticos en forma aislada y encontrar la respectiva curva de capacidad sísmica
resistente, pero para el caso plano ; para ello se procederá como se indica en la figura 5.2. Una
vez que se tiene la curva de capacidad, se encuentra un modelo bilineal equivalente aplicando
alguno de los criterios existentes. Se recomienda utilizar el criterio de iguales áreas para
encontrar el modelo bilineal y específicamente el punto que define el límite elástico del pórtico
que tiene un desplazamiento de fluencia
ty
d y un cortante de fluencia
y
v .

Las pendientes del modelo bilineal representan la ri gidez elástica
e
k y de post fluencia
p
k , respectivamente. Para fines de explicación se denomina k a la rigidez de un pórtico plano
y se tendrá que
e
k k · , si el desplazamiento lateral máximo del pórtico es menor a
ty
d caso
contrario
p
k k · .
0
20
40
60
80
100
120
140
0.00 0.10 0.20 0.30 0.40 0.50 0.60 0.70 0.80
C
o
r
t
a
n
t
e

B
a
s
a
l

(
T
o
n
)
Dt (m)
V

(
T
o
n
)

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

113
ty t p
ty e
d d Si k k
d dt Si k k
> ·
≤ ·





Figura 5.2 Esquema de cálculo de un pushover plano y el modelo bilineal equivalente.



5.3 MODELO DE CÁLCULO


Para el modelo de cálculo del pushover espacial, que aquí se presenta, se considera
que cada pórtico plano es un elemento y cada elemento está unido entre si por medio de una
losa rígida, que tiene tres grados de libertad: dos desplazamientos horizontales, según los ejes
X, e Y y una rotación de piso alrededor de un eje perpendicular a la losa, como se indica en la
figura 5.4.

Sea q el vector que contiene a los desplazamientos y giro en coordenadas de piso y
Q el vector de cargas aplicadas, conformado por la fuerza horizontal en sentido X,
x
F ; la
fuerza horizontal en sentido Y,
y
F ; y el Momento Torsor. Cuando se desee obtener la curva
de capacidad resistente con relación al eje X, únicamente tendrá valor
x
F y los restantes
valores de Q son nulos. Para el caso en que se desee encontrar la curva de capacidad con
relación al eje Y, la cantidad diferente de cero será
y
F . La matriz KE , relaciona el vector de
cargas Q, con el vector de coordenadas q, de la siguiente manera, Aguiar (1995).

q KE Q·

Por otra parte la relación que existe entre el vector de coordenadas de piso q y el
desplazamiento lateral de un pórtico
t
d viene dado por el vector de compatibilidad de
deformación A

q A d
t
·

0
20
40
60
80
100
120
140
0. 00 0. 10 0. 20 0. 30 0. 40 0. 50 0. 60 0. 70 0. 80
C
o
r
t
a
n
t
e

B
a
s
a
l

(
T
o
n
)
dt (m)
v

(
T
o
n
)

dty
v
dt
vy
( 5.1 )
( 5.2 )
( 5.3 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

114
En la figura 5.3, se tiene una estructura espacial compuesta por cuatro pórticos. Se
denomina α el ángulo que forma la orientación positiva del pórtico con relación al eje X. Por
otra parte se llama r la distancia que existe del CM al pórtico, será positivo si la orientación
positiva del pórtico rota con relación al CM en forma antihoraria. La orientación positiva de los
pórticos es aquella que es paralela a los ejes X, Y.



Figura 5.3 Notación de los ejes de coordenadas de piso y la orientación positiva de los
pórticos.

La forma del vector de compatibilidad de deformaciones A para el pórtico i, es la
siguiente, Aguiar (1989).


[ ] r Sen Cos A
i
α α ·
) (



La matriz de rigidez KE , se obtendrá del siguiente triple producto matricial.



·
·
n
i
i i t i
A k A KE
1
) ( ) ( ) (


donde n es el número de pórticos de la estructura. La matriz KE va cambiando de acuerdo al
desplazamiento lateral de cada pórtico, inicialmente todos los pórticos trabajan con la rigidez
elástica
e
k pero después, de acuerdo a como van ingresando al rango no lineal, cambian su
rigidez a
p
k . El cálculo se va realizando en forma incremental, aplicando cargas horizontales
en el CM, hasta llevar al colapso a la estructura. Si se desea encontrar la curva de capacidad
resistente en sentido X, las cargas laterales se aplicarán en ese sentido; lo propio para el
sentido Y.



5.4 EJEMPLO NUMÉRICO


Se desea encontrar la curva de capacidad resistente en sentido X, de la estructura de
cinco pisos, cuya configuración en planta se indica en la figura 5.4. Por facilidad, cada uno de
( 5.4 )
( 5.5 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

115
los pórticos se considera que tienen igual resistencia, tanto en sentido X como en sentido Y.
Los valores que definen al modelo bilineal de uno de los pórticos se indican en la tabla 5.1.
Tabla 5.1 Datos del modelo bilineal de un pórtico tipo de la estructura de la figura 5.4.
Punto de Fluencia Rigidez Elástica Rigidez Post Fluencia
ty
d
y
v
e
k
p
k
0.1017 m. 58.05 T. 571.08 T/m. 22.89 T/m.


En la figura 5.4 se indica el CM, que dicho sea de paso coincide con el centro de
gravedad de la planta para el ejemplo. Se indica n además los tres grados de libertad
considerados.




Figura 5.4 Distribución en planta de estructura de cinco pisos conformada por vigas y columnas.


Con respecto al CM, en la Tabla 5.2, se indican la di stancia a cada uno de los pórticos
y el ángulo α que sirve en primer lugar para determinar el vector A de cada pórtico y luego la
matriz de rigidez KE .


Tabla 5.2 Valores de α en grados y distancia r a cada uno de los pórticos desde el CM
Pórtico α r
1 0 -6.0 m.
2 0 -2.0 m.
3 0 2.0 m.
4 0 6.0 m.
A 90 -6.0 m.
B 90 -2.0 m.
C 90 2.0 m.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

116
D 90 6.0 m.

Con los datos indicados en las tablas 5.1 y 5.2 se obtiene la siguiente matriz de rigidez:


1
1
1
]
1

¸

·
80 . 91372 00 . 0 00 . 0
00 . 0 32 . 2284 00 . 0
00 . 0 00 . 0 32 . 2284
KE


Al aplicar una fuerza horizontal en sentido X de 1 T., la estructura se desplaza
0.000437 m. en sentido X, no se desplaza en sentido Y ni rota. La solución del sistema de
ecuaciones a resolver, para encontrar los desplazamientos, es la siguiente:


1
1
1
]
1

¸

·
·
·

1
1
1
]
1

¸

1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
]
1

¸

000 . 0
000 . 0
000437 . 0
80 . 91372 00 . 0 00 . 0
00 . 0 32 . 2284 00 . 0
00 . 0 00 . 0 32 . 2284
0 . 0
0 . 0
0 . 1
3
2
1
3
2
1
q
q
q
q
q
q


Los pórticos 1, 2, 3 y 4 se mueven exactamente lo mismo 0.000437 m. Por los datos
del ejercicio la rigidez elástica se mantiene constante hasta tener un desplazamiento lateral de
0.1017 m. Como se está trabajando en el rango elástico, se obtiene directamente mediante una
regla de tres, la fuerza horizontal con la cual se llega al desplazamiento de fluencia. Esta fuerza
es de 232.20 T. Al aplicar dicha fuerza se encuentran los siguientes desplazamientos y giro.


1
1
1
]
1

¸

·
·
·

1
1
1
]
1

¸

1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
]
1

¸

000 . 0
000 . 0
1017 . 0
80 . 91372 00 . 0 00 . 0
00 . 0 32 . 2284 00 . 0
00 . 0 00 . 0 32 . 2284
0 . 0
0 . 0
20 . 232
3
2
1
3
2
1
q
q
q
q
q
q



Este cálculo en un programa de ordenador se lo realiza en forma incremental; es decir,
la fuerza horizontal de 1 T., se continuaría apli cando en cada ciclo de carga y los
desplazamientos laterales que se van obteniendo se van acumulando.

En este ejercicio todos los pórticos en sentido X alcanzan simultáneamente el punto de
fluencia, debido a que tienen la misma resistencia. Cuando esto sucede empiezan a trabajar
con la rigidez post fluencia
p
k . A partir del Cortante Basal de 232.20 T, la matriz de rigidez en
coordenadas de piso pasa a valer:


1
1
1
]
1

¸

·
40 . 3662 00 . 0 00 . 0
00 . 0 56 . 91 00 . 0
00 . 0 00 . 0 56 . 91
KE


Con esta matriz de rigidez KE se mantendrá hasta alcanzar el colapso, la misma que
se considera cuando el desplazamiento lateral en el tope es 5% de la altura del edificio. La
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

117
altura total del edificio que se está analizando es de 15 m. En consecuencia, el desplazamiento
de fallo es 0.75 m. Por lo tanto, el desplazamiento inelástico es de 0.75-0.1017=0.6483.

Al aplicar una carga de 1 T., en el rango inelástico, se tiene ahora que el
desplazamiento horizontal en sentido X es de 0.0192 m. Procediendo de igual manera que el
caso elástico, la fuerza con la que se llega al colapso es de 59.37 T.


1
1
1
]
1

¸

·
·
·

1
1
1
]
1

¸

1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
]
1

¸

000 . 0
000 . 0
648 . 0
40 . 3662 00 . 0 00 . 0
00 . 0 56 . 91 00 . 0
00 . 0 00 . 0 56 . 91
0 . 0
0 . 0
37 . 59
3
2
1
3
2
1
q
q
q
q
q
q



Existen varios criterios para determinar el punto de fallo o de colapso de una estructura;
aquí, se ha considerado 5% de la altura total. Lo mejor es ver el daño en la estructura que se
va produciendo al realizar el pushover en cada uno de los pórticos y determinar el fallo. Es muy
probable que se produzca un mecanismo antes o después del 5% de la altura pero, para no
distraer la atención, se consideró la cantidad indicada como para definir el fallo de la estructura.



Figura 5.5 Curva de Capacidad Resistente de la estructura de 5 pisos indicada en la figura 5.4 y que
corresponde al ejemplo 1.

En la figura 5.5 se indica la curva de capacidad resistente de la estruct ura de cinco
pisos que se ha analizado. Se destaca que como se trabajó con modelos bilineales para la
capacidad resistente de los pórticos, también se ha obtenido un modelo bilineal. En realidad es
una curva que se aproxima bastante al modelo indicado en l a figura 5.5.


5.5 PROGRAMA ESPACIAL


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

118
Para encontrar la curva de capacidad resistente en forma espacial, a partir de las
curvas de capacidad de los modelos bilineales de los pórticos. Se ha desarrollado un programa
de computación denominado ESPACIAL. Para usar este programa se debe preparar el archivo
de datos con el siguiente formato.
• Título del problema

Se dispone de 80 caracteres alfanuméricos para identificar el problema.

• Datos Generales del edificio, formato libre

libre NP = Número de pórticos de la estructura.
libre H = Altura total del edificio en metros.
libre NPX = Número de pórticos en sentido X.


• Datos de los pórticos, formato libre . Primero indicar los datos de los pórticos en X.

libre α = Ángulo que forma la orientación positiva del pórtico con el eje X
libre r = Distancia del Centro de Masa al pórtico. Positivo si la orientación positiva rota
con respecto al Centro de Masa en forma antihorario.
libre
e
k = Rigidez elástica del pórtico.
libre
p
k = Rigidez post fluencia del pórtico.
libre
ty
d = Desplazamiento de fluencia del pórtico.
libre
tu
d = Desplazamiento asociado al colapso del pórtico.


• Fuerza estática a aplicar en cada ciclo de carga, formato libre


libre FX = Fuerza Horizontal en Sentido X.
libre FY = Fuerza Horizontal en Sentido Y.


Si se desea encontrar la curva de capacidad resistente sísmica con relación al eje X,
se colocará un valor para FX y cero para FY. Por el contrario, si se desea encontrar la curva de
capacidad resistente con respecto al eje Y, el valor de FX será nulo y únicamente habrá valor
en FY. No se pueden tener valores en las dos variables. FX o FY, son las fuerzas horizontales
que se van a aplicar a la estructura en cada incremento de carga lateral hasta llegar al colapso.

El archivo de datos para la estructura que se ha resuelto es la siguiente:


• Archivo de datos para ejemplo 1


PUSHOVER ESPACIAL DE UN EDIFICIO DE 5 PISOS. EJEMPLO 1
8 15.00 4
0 6.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
0 2.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
0 -2.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
0 -6.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
90 6.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
90 2.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
90 -2.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
90 -6.0 571.08 22.89 0.1017 0.75
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

119
1 0.0

Se recomiendan utilizar el programa CAPACIDA para encontrar la curva de capacidad
resistente de un pórtico plano y el programa MBCAP para definir el modelo bilineal. Estos
programas se encuentr an detallados en Aguiar (2002, b).

El programa ESPACIAL forma parte del sistema de computación CEINCI4 que analiza
el desempeño sísmico de estructuras, en tres dimensiones.


5.6 CENTRO DE RESISTENCIA


Normalmente cuando se realiza un análisis sísmico de una estructura se determina el
Centro de Rigidez para cuantificar los efectos de torsión pero, este centro es válido únicamente
cuando la estructura trabaja en el rango elástico. En efecto , para el rango inelástico cambia la
rigidez del elemento que ingresa al rango no lineal y con ello el Centro de Rigidez, de tal forma
que este parámetro deja de ser representativo para definir el comportamiento sísmico de una
estructura a la luz de que la estructuras deben tener un comportamiento dúctil ante sismos
severos, Crisafulli (2002).

Por este motivo en lugar de trabajar con el Centro de Rigidez, es conveniente trabajar
con el Centro de Resistencia CR especialmente para evaluar los efectos de torsión. Para ello,
se acostumbra trabajar con un modelo elásto perfectamente plástico para definir la curva de
capacidad resistente de los pórticos. Es decir, con un modelo en el cual la rigidez post fluencia
p
k sea nula. En la práctica esta rigidez
p
k es bastante baja, en el ejercicio realizado es del
orden del 4% de la rigidez elástica
e
k . En consecuencia, la resistencia de un pórtico puede
definirse por el cortante de fluencia
y
v del modelo bilineal.

El CR es el punto en el cual se considera concentrada toda la resistencia del edificio.
Para el ejemplo realizado en el apartado anterior, el CR coincide con el CM., porque todos los
pórticos tienen la misma resistencia. Ahora , a manera de ejemplo, se desea calcular el Centro
de Resistencia para la estructura de 5 pisos de la figura 5.6., en la que se ha reducido la
resistencia de los pórticos A y 1 a la mitad.

El CR se determina haciendo equilibrio de fuerzas y momentos en cada una de las
direcciones. Para el sentido X se tiene:


. 857 . 6 175 . 203 4 05 . 58 8 05 . 58 12 05 . 58
. 175 . 203 025 . 29 3 * 05 . 58
m Y Y
T V
· ⇒ ∗ · ∗ + ∗ + ∗
· + ·



Se ha tomado momentos con respecto al pórtico 1, que tiene una resistencia igual a la
mitad de las otras resistencias. Se pudo realizar el equilibrio de momentos con relación a
cualquier eje.

Se define la excentricidad por resistencia a la distancia que existe entre el CR y el CM.
Esta excentricidad puede influir significativamente sobre la respuesta torsional, especialmente
en el rango no lineal. Para analizar este efecto en el próximo apartado se analizan varias
estructuras.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

120


Figura 5.6 Resistencia de pórticos y estructura de ejemplo 2. Se destaca además ubicación de
Centro de Masas CM y Centro de Resistencia CR.




5.7 ESTRUCTURAS CON EXCENTRICIDAD DE RESISTENCIA


En la figura 5.7 se presentan dos curvas de capacidad resistente, de los ejemplos hasta
aquí realizados en sentido X, la una corresponde a la estructura cuyos pórticos tienen igual
resistencia y la de más abajo a la estructura en la cual el pórtico 1 y el pórtico A tienen la mitad
de la resistencia de los otros pórticos. Se aprecia que la reducción de resistencia no es en la
misma proporción en relación a la del pórtico. La reducción que se observa en la figura 5.7 es
mayor a la reducción de resistencia del pórtico , esto se debe a la torsión.

En la figura 5.6 se aprecia que el pórtico más débil en sentido Xes el 1 y en sentido Y
es el A. Son los pórticos débiles los que más van a incursionar en el rango no lineal y
consiguientemente van a experimentar más daño. En la figura 5.8 se presenta los
desplazamientos laterales en cada pórtico vs. el cortante basal de toda la estructura. Ahí se
apr ecia que el pórtico 1 es el que más se desplaza y el que menos se desplaza lateralmente es
el 4, las dos curvas intermedias corresponden a los pórticos 2 y 3. Esto es muy importante
tenerlo presente , ya que la demanda de ductilidad del pórtico 1 será mayor que la demanda de
ductilidad del pórtico 4.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

121


Figura 5.7 Curvas de capacidad resistente de las estructuras de los ejemplos uno en que todos los
pórticos tienen la misma resistencia y dos en que un pórtico tiene la mitad de resistencia.


En la estruct ura del ejemplo 1, en que la resistencia era igual en todos los pórticos, los
desplazamientos laterales de los pórticos eran iguales; lo que no sucede cuando existe
excentricidad por resistencia.




Figura 5.8 Desplazamientos laterales en cada uno de los pórticos en sentido X. vs. el cortante basal.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

122
En la figura 5.9 se presenta una nueva estructura en la que se ha modificado la
resistencia de los pórticos 1 y 2 a la mitad de la resistencia de los pórticos 3 y 4. En el sentido
perpendicular también se ha modificado la resistencia de los pórticos A y B a la mitad de la de
los pórticos C y D. En la figura 5.9 se indican las resistencias de cada uno de los pórticos y
también se aprecia que el centro de resistencia, en este caso, tiene una excentricidad
. 33 . 1 m e
x
· y una excentricidad . 33 . 1 m e
y
· Se define
x
β a la relación entre la
excentricidad en sentido X con relación a la dimensión total, algo similar se tiene con
y
β . Para
el ejemplo 3 se tiene que 11 . 0 · ·
y x
β β

y
y
y
x
x
x
B
e
B
e
· · β β


Figura 5.9 Resistencia de pórticos de estructura de ejemplo 3 y nomenclatura utilizada para
excentricidades del Centro de Rigidez.


En la figura 5.10 se indican las curvas de capacidad resistente de las estructuras que
se han analizado en los ejemplos 1, 2 y 3. La estructura del ejemplo 1 tiene todos sus pórticos
iguales; la del ejemplo 2 la resistencia del pórtico 1 y pórtico A es la mitad de los otros; y en la
estructura del ejemplo 3, la resistencia de los pórticos 1, 2, A y B es la mitad que la de los otros
pórticos. Se aprecia que la reducción no es proporcional a la disminución de resistencia en los
pórticos. Esto se debe, como se indicó anteriormente, a la tors ión.

Por otra parte, en la figura 5.11, se muestran los desplazamientos laterales en los
pórticos 1 a 4, vs. el cortante basal para la estructura del ejemplo 3. En la estructura del
ejemplo 3, el valor de 11 . 0 · ·
y x
β β y en la estructura del ejemplo 2 , 07 . 0 · ·
y x
β β . El
valor de β es mayor y consecuentemente el efecto torsionante es más importante de ahí que
( 5.6 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

123
la diferencia de desplazamientos laterales en los pórticos es mayor en la estructura del ejemplo
3 que en l a estructura del ejemplo 2.



Figura 5.10 Curvas de Capacidad Resistente de las estructuras de los ejemplos 1, 2 y 3.



Figura 5.11 Desplazamientos laterales en los pórticos para estructura con 11 . 0 · β
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

124
5.8 CRITERIOS PARA OBTENER EL MODELO BILINEAL


Existen varios criterios para encontrar el modelo bilineal de la curva de capacidad
resistente con el que se determina el punto en el cual la estructura deja de trabajar en el rango
elástico e inicia su trabajo en el rango no lineal. A este punto se denomina punto de fluencia de
la estructura.

En forma muy conservadora se puede indicar que el punto de fluencia de la estructura
se alcanza cuando alguna sección de la misma ingresa al rango no lineal, para el efecto basta
que en el análisis con el pushover se determine cuando alguna sección alcanzó el punto de
fluencia. En realidad esto sería una cota inferior de
y
V . Se destaca que el punto de fluencia al
aplicar cualquiera de los criterios que se explican a continuación no debe estar distante de este
punto que se ha denominado cota inferior.

Los cuatro criterios que se describen en el presente apartado, para la determinación del
punto de fluencia en una estructura, son los siguientes:

• Criterio de la Rigidez Tangente Horizontal.
• Criterio de las Rigideces Tangentes.
• Criterio de las Áreas Iguales.
• Ajuste por Mínimos Cuadrados.


5.8.1 Criterio de la Rigidez Tangente Horizontal


En este criterio se traza la tangente a la curva de capacidad resistente, en el rango
elástico, luego se traza una horizontal en el punto de Cortante Basal
u
V , como lo indica la
figura 5.12; la intersección de estas dos rectas definen el punto
ty
D .




Figura 5.12 Criterio 1.- Rigidez Tangente Horizontal, para determinar el punto de fluencia de una
estructura.


Finalmente al ingresar con el valor de
ty
D a la curva de capacidad resistente se
determina el punto
y
V . A este criterio se denominará Criteri o 1.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

125
Existen estructuras cuya curva de capacidad resistente es irregular , en las cuales se
tienen dos valores de
u
V . Aquí es recomendable obtener un promedio de los dos valores de
u
V y trabajar con el promedio.


5.8.2 Criterio de la Rigideces Tangentes


El Criterio 2, corresponde al caso en que se trazan dos tangentes a la curva de
capacidad resistente, una en el rango elástico y otra en el punto de cortante
u
V , como lo ilustra
la figura 5.13, el punto de intersección de las dos tangentes determina el punto de fluencia de
la estructura.




Figura 5.13 Criterio 2.- Rigideces Tangentes, para determinar el punto de fluencia de una estructura.


En estructuras cuya curva de capacidad resistente es irregular se deben trazar dos o
más pendientes en el rango inelástico y trabajar con la pendiente más dominante que más se
ajusta a la curva de capacidad resistente o trabajar con una pendiente promedio.



5.8.3 Criterio de las Áreas Iguales


El tercer criterio, corresponde al que se obtiene al igualar las áreas externa e interna de
la curva de capacidad resistente, como se indica en la figura 5.14.

Este criterio es más elaborado, con relación a los anteriores en el sentido de que se
debe reali zar más operaciones. El punto de fluencia se determina en forma iterativa hasta que
el área exterior se considere aproximadamente igual al área interior.

Existe otra alternativa de encontrar el modelo bilineal, con este criterio y consiste en
igualar el área bajo la curva de capacidad con el área de la curva del modelo bilineal, como se
ilustra en la figura 5.15 .

Se destaca que la recta que corresponde al rango elástico pasa por la curva de
capacidad resistente que está asociada a un cortante igual a 0.6
y
V , en consecuencia se
trabaja con una rigidez secante.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

126
Para la evaluación del área bajo la curva de capacidad resistente, es conveniente
dividir la figura en trapecios elementales y para encontrar el área del modelo bilineal se debe
calcular el área de un triangulo y de un trapecio. El cálculo del punto de fluencia, se determina
en forma iterativa hasta conseguir igualar las áreas o que la diferencia en valor absoluto de las
dos sea menor que una tolerancia dada.




Figura 5.14 Criterio 3.- Iguales Áreas, para determinar el punto de fluencia de una estructura.



Figura 5.15 Alternativa para determinar el modelo bilineal empleando el Criterio 3.


5.8.4 Ajuste por Mínimos Cuadrados


La ecuación de la recta que une el origen de coordenadas con el punto de fluencia
viene definido por la ecuación ( 5.7 ) y la ecuación de la recta para el rango no lineal es la
indicada en la ecuación ( 5.8 ).

2 1
2
2 2
1
b b
a
D
D b a V
D b V
ty
t
t

·
+ ·
·


( 5.7 )
( 5.8 )
( 5.9 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

127
Los valores
2 2 1
, a b b , se obtienen del ajuste por el método de los mínimos cuadrados.
El punto de fluencia
ty
D satisface las ecuaciones ( 5.7 ) y ( 5.8 ) ya que es punto común de las
dos rectas. Por lo tanto al igualar estas ecuaciones se determina
ty
D , con la ecuación ( 5.9 ).

El cálculo se realiza en forma iterativa, hay que imponerse el punto
ty
D , de tal manera
que los puntos de la curva de capacidad resistente se dividen en dos partes, los que se
encuentran bajo
ty
D y los que están sobre este valor. Con los datos del primer grupo se
determina la pendiente
1
b y con los datos del segundo grupo se obtienen
2 2
, b a .
Posteriormente, con la ecuación ( 5.9 ) se recalcula el valor
ty
D y se continúa con el cálculo
hasta que el valor impuesto del desplazamiento de fluencia sea aproximadamente igual al valor
calculado.



Figura 5.16 Criterio 4.- Ajuste con mínimos cuadrados, para determinar el punto de fluencia de una
estructura.

El programa ESPMBCAP determina también el punto de fluencia pero con una
característica adicional que permite obtener la rigidez de cada uno de los pisos asociado al
punto de fl uencia o a cualquier desplazamiento later al de la estructura. La rigidez de piso se
necesita conocer para encontrar la respuesta sísmica empleando el Método del Sistema Lineal
de Corte descrito en el capítulo 11.



5.9 CONCLUSIONES


Se ha presentado un modelo muy sencillo para encontrar la curva de capacidad
resistente de una estructura en tres dimensiones, a partir de los resultados que se obtienen del
análisis de un pushover plano. Para facilitar el cálculo se ha desarrollado el programa
denominado ESPACIAL. Del estudio realizado se desprenden las siguientes conclusiones:

• El considerar que cada pórtico es un elemento de una estructura que está unida por una
losa rígida, es una buena apro ximación para estructuras con piso rígido.

• La entrada de datos del programa ESPACIAL es muy sencilla pero se requiere que el
usuario obtenga la curva de capacidad resistente de cada pórtico plano y el modelo bilineal
respectivo.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

128
• El Centro de Resistencia es más adecuado utilizarlo que el Centro de Rigidez, en los
problemas de Torsión especialmente para el rango no lineal.

• En lugar de trabajar con un modelo elasto plástico perfecto es conveniente utilizar un
modelo bilineal que considere rigidez post fluencia.

• Se aspira haber explicado en forma didáctica el modelo numérico de tres grados de libertad
con el cual se obtiene el pushover espacial



REFERENCIAS


1. Aguiar R. (1989), “Análisis Dinámico Espacial”, Escuela Politécnica del Ejército, 270 p,
Quito, Ecuador.

2. Aguiar R. (1995), “Análisis Matricial de Estructuras”, Editorial ESPE. Escuela
Politécnica del Ejérci to, Segunda Edición , 614 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

3. Aguiar R. (2002 a), “Estado del arte de los métodos de análisis sísmico y desempeño
estructural”, XV Jornadas Nacionales y Primeras Binacionales de Ingeniería
Estructural, 69-101, Loja, Ecuador.

4. Aguiar R. (2002 b), “Sistema de Computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en
los Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

5. ATC-40 (1996), "Seismic evaluation and retrofit of concrete buildings", Applied
Technology Council, Redwood City, California.

6. Crisafulli F. (2002), “Torsión de Estructuras”, XV Curso Internacional de Estructuras.
Escuela Politécnica del Ejército, Memorias del Curso, Valle de los Chillos, Ecuador.

7. Chopra A. and Goel R. (1999), "Capacity-demand-diagram methods for estimating
deformation of inelastic structures: SDF systems", Pacific Earthquake Engineering.
Research Center , Rep. No PEER-1999/02,University of California, Berkeley, California .

8. Chopra A. and Goel R. (2000), "Evaluation of NSP to Estimate Seismic Deformation:
SDF systems", Journal of Structural Engineering ASCE, 126 (4) , 482-490.

9. Fajfar P. (2000), “A Non linear analysis method for performance -based seismic design”,
Earthquake Spectra, 16, 573-591.

10. Li Hyung Lee, Sang Whan Han and Young Hun Oh (1999), “Determination of ductility
factor considering different hysteretic model”, Earthquake Engineering and Structural
Dynamics, 28, 957-977.

11. Reinhorn A. (1997), “Inelastic analysis techniques in seismic evaluations”, in P. Fajfar
and H. Krawinkler (Eds), “Seismic Design Methodologies for the Next Generation of
codes” , 277-287, Balkema Rotterdam.


Capítulo aceptado para su publicación en el XIV Congreso Nacional de Ingeniería
Sísmica que se realizara en Guanajuato-México en Nov. de 2003. Publicado en la Revista
Sigma del Colegio de Ingenieros Civiles de Pichincha, 19 edición 5-14, Quito 2003.












CAPÍ TULO 6




CAPACIDAD RESISTENTE SÍSMICA EN ESTRUCTURAS
ANTIGUAS


RESUMEN

Un gran porcentaje de las construcciones del mundo, que se encuentran en zonas
sísmicas fueron construidas hace más de 25 años con el nivel de conocimientos sismo
resistente existente en la época. Estas construcciones se caracterizan por tener una gran
cantidad de armadura longitudinal y poca armadura transversal.

En este tipo de construcciones es necesario incorporar el efecto de corte al efecto de
flexión, en las relaciones momento curvatura y en los modelos de plasticidad que se utilizan
para encontrar la curva de capacidad resistente en estructuras de hormigón armado,
empleando análisis no lineal estático.

En este artículo se presenta las recomendaciones formuladas en el Código de Nueva
Zelanda de 1996 para determinar la capacidad al corte de una sección y para encontrar la
rigidez equivalente al corte. Posteriormente se presentan dos modelos de plasticidad
extendida: el de Giberson (1969) que concentra la inelasticidad en dos resortes rotacionales
ubicados en los extremos de los elementos y que no toma en cuenta el efecto de corte, y el de
Thom et al (1983) que concentra la inelasticidad en cuatro resortes, un vertical y un rotacional
en cada extremo del elemento, el resorte vertical incorpora el efecto de corte.

Finalmente y como una aplicación práctica se presentan las curvas de capacidad
sísmica resistente que relacionan el cortante basal con el desplazamiento lateral máximo en el
tope del edificio, en una edificación espacial de 4 pisos para tres casos de armadura
transversal en dos de ellos la falla se produce por corte y en el tercero no.


6.1 INTRODUCCIÓN


Las construcciones de hormig ón armado de los años setenta, sesenta o más antiguas,
por lo general, tienen una gran cantidad de refuerzo longitudinal y muy poco refuerzo
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

130
transversal de tal manera que ante un sismo severo la falla que se produce es de corte y el
refuerzo longitudinal prácticamente permanece en el rango elástico.

A manera de ejemplo en la figura 6.1 se indica el estado en que quedó una de las
columnas perimetrales de uno de los bloques estructurales de dos pisos del Hospital Miguel H.
Alcívar de Bahía de Caráquez, en Ecuador, luego del sismo del 4 de agosto de 1998 que tuvo
una magnitud 1 . 7 ·
s
M , la columna tiene una sección transversal cuadrada de 40 cm. de
lado, con una armadura longitudinal
' ' ' '
8 / 7 12 1 4 φ φ + es decir tiene una cuantía del 4.18%
valor sumamente alto pero que está dentro de lo permitido por las normas; la armadura
transversal estaba compuesta por estribos simples de
' '
8 / 3 espaciados uniformemente cada
30 cm. (Aguiar et al, 1998). Se habla en pasado del refuerzo transversal ya que en el
reforzamiento ejecutado se confirió una mayor capacidad al corte.





Figura 6.1 Falla por corte en una de las columnas del Hospital Miguel H. Alcívar de Bahía de Caráquez
luego del sismo de Agosto de 1998.



En la figura 6.1 se aprecia que la columna estuvo muy cerca del colapso y el hierro
longitudinal trabajó en el rango elástico. Este comportamiento es factible reproducir
analíticamente al analizar la capacidad a flexión y corte de una sección transversal de la
columna, este comportamiento se indica en la figura 6.2, a la izquierda se presenta el caso
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 131
cuando la carga axial es de 40 T. y a la derecha cuando esta carga es de 50 T. En estos
rangos de carga axial trabajó la mencionada columna.





Figura 6.2 Comportamiento a flexión y corte de una columna del Hospital de Bahía de Caráquez,
Ecuador



La línea horizontal de la figura 6.2 corresponde a la máxima capacidad al corte
max
V que resiste la sección , la misma que es función de la capacidad al corte del concreto, del
acero y de la carga axial que actúa sobre la columna. Se aprecia que la falla se produce por
corte, en los dos casos, y que la sección no alcanzó el momento de fluencia de tal forma que el
hierro longitudinal trabajó en el rango elástico.

Con relación a la figura 6.2 se debe manifestar que en este artículo se indica en forma
rápida, el modelo numérico con el cual se obtiene la capacidad a corte de una sección
transversal pero no se explica la forma de encontrar la capacidad a flexocompreción ya que es
un tema muy conocido.

Lo importante del trabajo es analizar la capacidad sísmica resistente de la estructura
considerando el efecto de corte y sin considerar dicho efecto para ello se indicará en primer los
modelos de plasticidad extendida que se van a utilizar.




6.2 CAPACIDAD A CORTE



Varios son los trabajos que existen en el que se incorpora el efecto de corte al de
flexión, entre ellos se tienen los desarrollados por Park y Paulay (1975), Vecchio y Collins
(1986) y (1988), Collins et al (1996), Ichinose (1992), Priestley y Calvi (1991), Priestley y
Seible (1994), Hakuto et al (1995), Priestley et al (1994), Satyarno (2000). En este artículo se
trabaja con lo recomendado en la Sociedad de Ingeniería Sísmica de Nueva Zelanda NZNSEE
(1996).



Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

132


Figura 6.3 Degradación del cortante con el incremento de la ductilidad por rotación.


En la figura 6.3 se aprecia que la capacidad de corte máximo llega hasta el punto 1
que está asociado a una ductilidad por rotación
1 v θ
µ a partir del cual decrece esta capacidad
hasta el punto 2 en que la capacidad al corte es
min
V .


max 2 min
V R V
v θ
·



El valor de
2 v
R
θ
depende del elemento estructural que se analiza, a continuación se
indican estos valores y las fórmulas con las que se encuentran las variables indicadas en la
figura 6.3, para el caso de vigas y columnas, cuyos modelos numéricos de cálculo se muestran
en la figura 6.4, a la izquierda para el caso de vigas y a la derecha para columnas
rectangulares.





Figura 6.4 Modelo utilizado para l a degradación de la capacidad al corte en vigas (izquierda) y en
columnas (derecha).
( 6.1 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 133
6.2.1 Relación corte ductilidad para vigas rectangulares



Las ecuaciones que definen la capacidad al corte de una viga, son las siguientes:


s
d f A
d b f
s
d f A
d b f
R
s
d f A
d b f V
vy v
c
vy v
c
v
vy v
c r
+
+
·

,
_

¸
¸
+ ·
'
'
2
'
max
2 . 0
05 . 0
2 . 0
θ
φ


donde
'
c
f es la resistencia a la compresión del hormigón expresada en MPa,
r
φ es el factor
de reducción de esfuerzos por corte que es igual a 0.85, d b, son la base y la altura efectiva de
la sección transversal,
vy v
f s A , , son el área, espaciamiento y límite de fluencia del refuerzo
transversal.



6.2.2 Relación corte ductilidad para columnas rectangulares



Para el caso de columnas con estribos rectangulares, las ecuaciones son:

¹
¹
¹
;
¹
¹
¹
¹
'
¹

,
_

¸
¸
− + · α φ tan 30 cot 8 . 0 29 . 0 85 . 0
' '
'
max
N
s
d f A
A f V
o vy v
g c r

α
α
θ
tan 30 cot 8 . 0 29 . 0
tan 30 cot 8 . 0 1 . 0
' '
'
' '
'
2
N
s
d f A
A f
N
s
d f A
A f
R
vy v
g c
vy v
g c
v
− +
− +
·



siendo
g
A el área gruesa de la columna,
' '
d es la longitud del núcleo del hormigón confinado
medido desde los extremos del refuerzo transversal, N es la carga axi al que gravita en la
columna será positiva si es de tensión y negativa si es de compresión, α es el ángulo entre el
eje longitudinal de la columna y la recta que une los puntos del centro donde actúa la fuerza a
compresión en el hormigón en el nudo inicial y final. La obtenci ón del momento a partir del
corte se lo realiza en función de la luz libre de corte.

Se destaca que el valor del corte máximo
max
V indicado en las ecuaciones (6.2) y (6.4)
contempla la degradación de resistencia por incremento de la ductilidad de rotación del
elemento.

( 6.2 )
( 6.3 )
( 6.4 )
( 6.5 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

134
6.3 MODELOS DE PLASTICIDAD



Los modelos de plasticidad extendida que se van a utilizar en el presente trabajo son el
de Giberson (1969) y el de Thom et al. (1983). El primero concentra la plasticidad en un
resorte rotacional y el segundo considera a más del resorte rotacional un resorte vertical, en
cada uno de los extremos del elemento. En la parte superior de la figura 6.5 se indica el primer
modelo y en la parte inferior el segundo modelo. Se ha denominado
a
EI ) ( ,
o
EI ) ( ,
b
EI ) ( a la
rigidez a flexión en el nudo inicial, centro de luz y nudo final. Por otra parte
a s
K ) ( ,
b s
K ) ( son
la rigidez a corte en el nudo inicial y final.




Figura 6.5 Modelos de plasticidad extendida de Giberson (1969) y de Thom et al (1983).


La matriz de flexibilidad f asociada a las rotaciones del elemento, indicado en la figura
6.6. Para el modelo de Giberson esta matriz resulta:

1
1
1
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
+ −

,
_

¸
¸
+
·
b
o
a
o
o
EI
EI
EI
EI
EI
L
f
) (
) (
1 1
1
) (
) (
1
) ( 6
'




Figura 6.6 Rotaciones en los extremos de un elemento.
( 6.6 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 135

donde
'
L es la luz libre del elemento. Los términos
b o a
EI EI EI ) ( , ) ( , ) ( se obtienen del
diagrama momento curvatura. Se destaca que al invertir la matriz de flexibilidad se encuentra la
matriz de rigidez y a partir de esta matriz utilizando la matriz de transformación de coordenadas
se determina la matriz de rigidez en coordenadas locales y globales del elemento considerando
tres grados de libertad por nudo (Aguiar 1995) . Para el modelo de Thom et al. (1983) la matriz
de flexibilidad es la siguiente:



1
1
1
1
1
]
1

¸

+

,
_

¸
¸
+ + −
+ − +

,
_

¸
¸
+
·
2 '
'
2 '
'
2 '
'
2 '
'
) (
1
) (
) (
1
) ( 6 ) (
1
) ( 6
) (
1
) ( 6 ) (
1
) (
) (
1
) ( 6
L K EI
EI
EI
L
L K EI
L
L K EI
L
L K EI
EI
EI
L
f
s b
o
o s o
s o s a
o
o




siendo
s
K la rigidez al corte de una sección del elemento. Existen varios modelos para
determinar la rigidez al corte que están sintetizados en Satyarno (2002), uno de ellos es el
indicado en la figura 6.7 que relaciona la fuerza de corte con la deformación.



6.4 RIGIDEZ DE CORTE



Park y Paulay (1975) presentan en forma muy extensa la deducción de las ecuaciones
para determinar la rigidez en el rango elástico
se
K y en el rango plástico
sp
K , por unidad de
distorsión al corte, estas son las siguientes:



( )
d b E
Sin n Sin
Cot Cot Sin Sin
K
d b E
K
s
v sp
sp sp v
sp
c
se
γ ρ θ
γ θ γ θ ρ
β
4 4
2 4 4
4 . 0
+
+
·
·

c
s v
v
E
E
n
Sin b s
A
· ·
γ
ρ


Las variables todavía no definidas son:
s c
E E , módulos de elasticidad del hormigón y
del acero, β factor de forma que toma en cuenta la distribución no uniforme de los esfuerzos
de corte, para secciones rectangulares 2 . 1 · β ,
sp
θ es el ángulo de inclinación de la falla por
corte, γ es el ángulo del estribo con respecto al eje del elemento. Se puede considerar que
0
45 ·
sp
θ para vigas y
0
30 ·
sp
θ para columnas.

( 6.7 )
( 6.8 )
( 6.9 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

136



Figura 6.7 Modelo numérico de cálculo adoptado para definir la rigidez al corte


Park y Paulay (1975) desarrollan un caso particular de
sp
K , para
0
45 ·
SP
θ , y
0
90 · γ encontrando:


d b E
n
K
s
v
v
sp
ρ
ρ
4 1+
·


El valor de
sp
K está en el orden del 10 al 30% del valor de
se
K de ahí la gran
importancia de considerar la degradación de la rigidez al corte en el análisis.



6.4.1 Valor de
cr
V para vigas



El valor del cortante
c
V en el límite del rango elástico, para el caso de vigas es
únicamente función de la capacidad al corte del hormigón
c
V .


d b f k V V
c c cr
'
· ·


donde k es un factor de resistencia al corte y está en función de la ductilidad por rotación ; el
valor de
'
c
f se expresa en MPa. En la figura 6.8 a la izquierda se indica valor de k para vigas
y a la derecha para columnas, en función de la demanda de ductilidad por rotación.

( 6.10 )
( 6.11 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 137

Figura 6.8 Valores del factor de resistencia al corte k para vigas (izquierda) y columnas (derecha).




6.4.2 Valores de
cr
V para columnas


El valor de
cr
V para columnas es función de la capacidad al corte del hormigón y de la
carga axial que gravita sobre la misma.


α tan 8 . 0
'
N A f k V V V
g c n c cr
+ · + ·


Todas las variables indicadas en la ecuación ( 6.12 ) ya han sido indicadas y el valor de
k se indica a la derecha de la figura 6.8 para el caso de flexocompresión uniaxial y biaxial.




6.4.3 Rigidez equivalente
s
K


En la figura 6.7 se aprecia que se puede encontrar una rigidez al corte equivalente
s
K
como la relación entre el cortante máximo
max
V y la deformación máxima de corte
max s
d .


sp ps
ps
sp
s
se
cr
s
s
s
h l
l
K
V
K
V
d
d
V
K
θ cot
max
max
max
·

,
_

¸
¸
+ ·
·



( 6.12 )
( 6.13 )
( 6.14 )
( 6.15 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

138
donde
s
V es la capacidad al corte del refuerzo transversal y es el segundo término de las
ecuaciones ( 2 ) y ( 4 ) para vigas y columnas, respectivamente;
ps
l es la longitud de la rótula
plástica;
sp
K fue definida en la ecuación (9); y h es la altura de la sección transversal del
elemento.



6.5 ESTRUCTURA DE ANÁLISIS


En la figura 6.9 se indica la distribución en planta de una estructura de 4 pisos, cada
uno de ellos tiene una altura de 3.0 m., la misma está constituida por columnas cuadradas de
40 cm. de lado, iguales en todos los pisos y por vigas que en los dos pisos inferiores son de
30/40 cm., y 25/35 cm., en los dos últimos pisos, la primera cantidad representa la base y la
segunda la altura de la sección transversal.




Figura 6.9: Distribución en planta del edificio tipo de 4 pisos considerado en el estudio.



La cuantía del refuerzo longitudinal de las columnas se ha considerado constante e
igual al 2% de la sección transversal. Por otra parte, el refuerzo transversal es de 8 mm. de
diámetro, espaciado cada 30 cm. en toda su longitud. La armadura longitudinal de las vigas
tienen una cuantía mecánica 60 . 0 · q en la parte superior e inferior de las vigas y en toda su
lontigud. Para el refuerzo transversal se han considerado 3 casos, a saber: 1) los estribos son
de 8 mm. de diámetro espaciados a 30 cm., en toda su longitud; 2) estribos de 8 mm. a 20 cm.,
en toda su longitud; y 3) estribos de 10 mm. de diámetro a 10 cm. en los extremos y 20 cm. en
el centro de luz.


'
c
y s
f d b
f A
q ·



ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 139
Se destaca que el hormigón utilizado tiene una resistencia a la compresión de 21 MPa
y el acero un límite de fluencia de 420 MPa. Se ha utilizado el modelo de hormigón confinado
de Park et al (1982), y para el acero se ha trabajado con un modelo trilineal que contempla
incremento de esfuerzo en la zona de endurecimiento, los mismos que se indican en la figura
6.10. En el modelo del hormigón confinado la variable k está definida por la siguiente
ecuación:


'
1
c
yv v
f
f
k
ρ
+ ·


donde,
v
ρ es la relación volumétrica entre el refuerzo transversal y el hormigón confinado; y,
yv
f es la fluencia del refuerzo transversal. Las ecuaciones de cada una de las ramas de los
modelos constitutivos del acero y del hormigón están definidas en Aguiar (2003) o Satyarno
(2000).





Figura 6.10 Modelo de hormigón confinado de Park et al (1982) y trilineal del acero.





6.6 CURVAS DE CAPACIDAD SÍSMICA



La curva de capacidad sísmica resistente relaciona el cortante basal con el
desplazamiento lateral máximo en el tope de un edificio y se la obtiene aplicando cargas
estáticas monotónicas incrementales has ta llevar la edificación al colapso, todo esto
empleando análisis estático no lineal.

Existen varios criterios de colapso como el propuesto por Roufaiel y Mayer (1987) o el
de Stephens y Yao (1987). En este estudio se ha considerado que el colapso se presenta
cuando el desplazamiento lateral máximo está alrededor del 4% de la altura del edificio; esto en
el caso de que no se produzca la falla por corte antes.
( 6.16 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

140
En la figura 6.11 se muestra la curva de capacidad sísmica que se obtiene para el caso
1 en que el refuerzo transversal está constituido por 1φ de 8 mm. cada 30 cm. En la parte
superior se presenta el caso en que no se toma en cuenta la interacción entre el efecto de corte
y el de flexión y se considera que los elementos van a desarrollar toda su capacidad a flexión;
esta curva de capacidad ha sido obtenida con el modelo de plasticidad de Giberson (1969). En
la parte inferior de la figura 6.11, se muestra la curva de capacidad que se obtiene con el
modelo de plasticidad de Thom et al (1983) al considerar la interacción del efecto de corte y
flexión, se aprecia que existe una reducción sustancial en la capacidad resistente ya que se
produjo una falla de corte en las vigas del primer piso las que llevaron al colapso de la
estructura en forma prematura.





Figura 6.11 Capacidad resistente en estructura con estribos de 8 mm. a 30 cm. en todos sus
elementos.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 141

Nótese que si no se consideraba la interacción del corte en la flexión, simplemente se
estaba sobredimensionando la capacidad sísmica resistente de la estructura.

Para el caso 2, en que se mantiene el diámetro del refuerzo transversal en 8 mm. pero
se reduce el espaciamiento a 20 cm. En la figura 6.12 se presentan las curvas de capacidad
sísmica resistente, en la parte superior se tiene el caso en que no se toma en cuenta la
interacción del corte con la flexión y en la parte inferior cuando se considera esta interacción.
Nuevamente la falla por corte se presentan en las vigas del primer piso.

Debido a que el espaciamiento del refuerzo transversal es menor en el caso 2, con
relación al caso 1, la capacidad resistente sísmica del pórtico se incrementa, esto se observa al
comparar los dos gráficos inferiores de la figuras 6.11 y 6.12, este incremento es del orden del
20%.

En la figura 6.13 se indican las curvas de capacidad resistente que se obtienen en la
estructura analizada cuando el refuerzo transversal está conformado por estribos de 10 mm. de
diámetro espaciados cada 10 cm. en los extremos y cada 20 cm. en el centro de luz. En este
caso no se produce la falla de corte. Se aprecia en la figura 6.13 que las curvas de capacidad
que se obtienen con el modelo de Giberson (1969) son muy similares a las que se encuentran
con el modelo de Thom et al. (1983).




Figura 6.12 Capacidad resistente en estructura con estribos de 8 mm. a 20 cm. en todos sus
elementos.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

142


Figura 6.13 Capacidad Resistente en estructura con estribos de 10 mm. espaciados a 10 cm. en los
extremos y a 20 cm. en el centro de luz.





6.7 CONCLUSIONES




Se ha incorporado el efecto de corte al efecto de flexión en las relaciones momento
curvatura de una sección de hormigón armado y después se ha determinado la rigidez
equivalente al corte, todo esto siguiendo las recomendaciones formuladas por NZNSEE (1996) .

Por otra parte, se ha encontrado la curva de capacidad sísmica resistente en una
estructura espacial de cuatro pisos, empleando dos modelos de plasticidad extendida el de
Giberson (1969) que no considera el efecto de corte y el de Thom et al (1983) que considera
dicho efecto, del estudio realizado se desprenden las siguientes conclusiones:


• En estructuras con refuerzo transversal de corte insuficiente, como son las
edificaciones antiguas es fundamental incorporar el efecto de corte al efecto de flexión
para encontrar la curva de capacidad sísmica resistente, empleando análisis estático
no lineal. De no hacerlo se estará sobredimensionando la capacidad sísmica, ya que va
a colapsar la estructura por corte y no va a poder desarrollar toda su capacidad a
flexión.

• Cuando se tiene una estructura con suficiente refuerzo transversal, el modelo de
plasticidad de Giberson (1969) proporciona resultados satisfactorios en la
determinación de la curva de capacidad sísmica resistente.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 143
REFERENCIAS


1. Aguiar R. (1995), “Análisis Matricial de Estructuras”, Escuela Politécnica del Ejército,
Segunda Edición, 612 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

2. Aguiar R., Torres M., Romo M. y Caiza P. (1998), “El Sismo de Bahía”, Centro de
Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 125 p, Valle de los Chillos,
Ecuador.

3. Aguiar R. (2003), “ Sistema de computación CEINCI4: Incorporación del efecto de corte
en los diagramas momento curvatura”, Revista CIENCIA. Centro de Investigaciones
Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 6 (1) , 101-120, Valle de los Chillos,
Ecuador.

4. Collins M. P., Mitchell D, Adobar P. and Vecchio F. J., (1996), “A general shear design
method”, ACI Structural Journal, 93 (1), 36-45.

5. Giberson M.F. (1969), “Two Nonlinear Beams with Definitions of Ductility”, Journal of
the Structural Division, ASCE, Vol. 95, No ST2, 137-157.

6. Hakuto S., Park R. and Tanaka H., (1995), “Re troftiting of Reinforced Concrete Moment
Resisting Design of Reinforced Concrete Frames”, Research Report 95-4, Dept. of
Civil Engineering, University of Canterbury, 390 pp, New Zeland.

7. Ichinose T., (1992), “A shear design equation for ductile R/C members”, Earthquake
Engineering and Structural Dynamics, Vol 21, 197-214.

8. NZNSEE (1996), “The Assessment and Improvement of the St ructural Performance of
Earthquake Risk Buildings”, New Zealand National Society for Earthquake Engineering,
Draf for General Release for Building Industry Authority, 122 p.

9. Park R. and Paulay T., (1975), “Reinforced Concrete Structures”, John Wiley & Sons,
Inc., 769 p, New York.

10. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete
Columns”, Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

11. Priestley M. J. N. and Calvi G. M., (1991), “Toward a capacity design assessment
procedure for reinforced concrete frames”, Earthquake Spectra, 77 (3), 413-437.

12. Priestley M. J. N. and Seible F., (1994), “Seismic Assessment of Existing Bridges”,
Proc. of the Second International Workshop held in Queenstown, New Zealand, 9-12
Aug 1994, 447-471.

13. Roufaiel M. and Meyer C. (1987), “Analytical modeling of hysteretic behaviour or R/C
frames”, Journal of Structural Division. ASCE, 113 (3), 429-444.

14. Stephens J. E. and Yao T. P. (1987), “Damage assessment using response
measurements”, Journal of Structural Division, ASCE, 113 ( 4 ), 787-801.

15. Thom C. W., Buckle I.G. and Fenwick R. C., (1983), “The Effect of Inelastic Shear of the
Seismic Response of Structures”, Dept. of Civil Engineering University of Auckland,
Report No 347, 164 p, New Zealand.

16. Vecchio F. J. and Collins, M.P., (1986), “The modified compression field theory for
reinforced concrete elements subjected to shear”, ACI Journal, 83 (2), 219-231.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

144

17. Vecchio J. and Collins M. P., (1988), “Predicting the response of reinforced concrete
beams subjected to shear using modified compression field theory”, ACI Structural
Journal, 85 (3) , 258-268

18. Satyarno I., (2000), “Adaptive pushover analysis for the seismic assessment of older
reinforced concrete buildings”, Ph.D. Tesis, Department of Ci vil Engineering. University
of Canterbury, 260 p, New Zealand.








Capítulo publicado en Revista Matemáticas Vol. 2 N. - 1 de 2003 de la Politécnica del
Litoral, 9-16.












CAPÍ TULO 7






ESPECTRO DE CAPACIDAD
PARA MODELO ESPACIAL



RESUMEN


Se presentan aspectos teóricos fundamentales del Espectro de Capacidad de una
estructura espacial modelada como un sistema de tres grados de libertad, los mismos que
están complementados con el desarrollo de un ejemplo y con un programa de computación
denominado ESPACAP. Se destaca que los períodos de vibración que se obtienen al resolver
el problema de valores y vectores propios con las matrices de rigidez y de masa, son los
mismos períodos que se hallan al obtener la pendiente de la curva del espectro de capacidad.

La incertidumbre que tiene el modelo se la considera mediante una función de
distribución Log normal de la aceleración espectral ; se presentan tres espectros de capacidad
para una misma estructura, el uno corresponde a valores medios, el otro a valor medio más
una desviación y el otro a valor medio menos una desviación, de tal forma que para un
desplazamiento espectral se tendrá un rango de variación de la aceleración espectral.

Posteriormente , se presentan los espectros de capacidad y los niveles de daño de
acuerdo a lo estipulado por el Comité VISION 2000, y se indica la forma de construir estos
gráficos que permiten visualizar en forma global el comportamiento de la edificación.

Hasta el apartado 7.9 fue publicado en la Revista Matemática sin el Ejemplo N. 1, que
se ha añadido para ilustrar el procedimiento de cálculo de un punto del espectro de capacidad.
De igual forma se han incrementado dos apartados, el uno que es muy conceptual sobre la
forma de cálculo de los valores y vectores propios de una estructura a partir de la solución del
problema de vibración libre sin amortiguamiento y el otro en que se presenta un algoritmo que
se utiliza antes de aplicar alguno de los métodos clásicos de cálculo de valores y vectores
propios.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

146
7.1 INTRODUCCIÓN


Uno de los métodos que día a día va ganando espacio en el análisis sísmico de
estructuras es , sin lugar a dudas, el Método del Espectro de Capacidad , que permite visualizar
en un gráfico el probable comportamiento de la estructura, Aguiar (2002 a y b), Chopra y Goel
(1999, 2000), Fajfar (1999, 2000). Para aplicar este método es necesario encontrar el espectro
de capacidad de la estructura en el formato, desplazamiento aceleración y el espectro de
demanda del sismo en el mismo formato.

La pendiente de la curva del espectro de capacidad reporta la frecuencia de vibración
elevado al cuadrado
2
n
ω y con este valor se halla el período de la estructura T . En el rango
elástico, el período de vibración es constante pero en el rango inelástico este período va
cambiando de acuerdo a la degradación que sufre la estructura.

Sean K y M , las matrices de rigidez y de masa de un sistema estructural , Aguiar
(1989). De la solución del problema de valores y vectores propios indicados en la ecuación
(7.1) se hallan los valores propios λ λ y los vectores propios φ φ.

0 · − φ φ λ λ ) ( M K

En análisis no lineal se considera que l a matriz de rigidez va a cambiar y la matriz de
masas permanece constante, esto origina que los períodos de vibración cambien. Esto se lo
visualiza al analizar las pendientes del espectro de capacidad.

En la figura 7.1 se presentan los espectros de capacidad de tres estructuras de altura
intermedia del mismo número de pisos , con igual sección transversal de sus elementos , pero
con diferentes niveles de diseño. La estructura con bajo ni vel de diseño, que en la figura 7.1 se
la ha identificado como (3), tiene poca ductilidad y baja resistencia; por el contrario la de alto
nivel de diseño sísmico, identificada por (1), tiene alta ductilidad y resistencia; la de nivel de
diseño moderado es la (2) y se encuentra entre las dos curvas.




Figura 7.1 Espectros de capacidad de tres estructuras con diferentes niveles de diseño, obtenidas con
la base de datos de HAZUS 99, implementado al sistema de computación CEINCI3.
( 7.1 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 147
Los espectros de capacidad de la figura 7.1 fueron obtenidos utilizando la base de
datos de HAZUS 99, que tienen un carácter estadístico, implementados en el subprograma
CURVAEC del Sistema de Computación CEINCI3, Aguiar (2002, a). HAZUS 99 define altura
intermedia a edificios que pueden ser de 4, 5 o 6 pisos; en consecuencia, no se trata de una
estructura específica si no que es general. Los espectros de capacidad de la figura 7.1
corresponden a estructuras de hormigón armado compuestas por vigas y columnas.


7.2 ECUACIONES DE CÁLCULO


Para la deducción de las ecuaciones de cálculo, es importante repasar algunos
aspectos de la dinámica estructural, como la ecuación básica para un sistema de múltiples
grados de libertad, la misma que se indica a continuación:

Q q K q C q M · + +
. ..


siendo M, C y K, las matrices de masa, amortiguamiento y de rigidez;
.
, q q y
..
q , los vectores de
desplazamiento, velocidad y aceleración; Q, es el vector de cargas generalizadas. Para la
solución del problema, se acostumbra realizar el siguiente cambio de variable.

η Φ · q

donde Φ Φ, es la matriz modal, cuyas columnas son los modos de vibración y se resuelve el
sistema de ecuaciones diferenciales en las coordenadas η η.

Por otra parte, el método de superpos ición modal se describe en el capítulo 12, ahí se
halla la respuesta máxima para el modo i, con la ecuación siguiente:


i i i i
Sd q φ γ ·

donde el subíndice representa el modo i. Por otra parte
i
γ , es el factor de participación
dinámica del modo
i
φ , por último
i
Sd , es el desplazamiento espectral del modo i.

i
t
i i
i
t
i
i
M m
m
J M
φ φ
φ
γ
·
·



para el análisis sísmico plano en que las masas se concentran a nivel de piso el vector J , es
unitario. La matriz de masas M es diagonal y está compuesta por las masas de cada piso.


En el …Método del Espectro de Capacidad…, se considera, normalmente, que la
estructura va a responder en el primer modo. En consecuencia se trabaja únicamente con este
modo. Sea
t
D , el desplazamiento máximo del primer modo, que ocurre en el tope del edificio y
d
S , el desplazamiento espectral asociado al primer modo, al despejar esta variable de la
ecuación se tiene:





Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

148
1 1 t
t
d
D
S
φ γ
·

donde
1 t
φ , es la amplitud en el tope del vector
1
φ .

Por otra parte, las fuerzas estáti cas equivalentes, F se obtienen multiplicando la
matriz de rigidez Kpor el vector de desplazamientos q . En forma general, para el modo i, se
tiene

i i i i
Sd K F γ φ ·

Por otro lado, del problema de valores y vectores propios, se conoce que:


i i i
M K φ ω φ
2
·

Al reemplazar está última ecuación en la anterior pero teniendo en cuenta la
definición de seudo espectros, que es valida para el rango elástico
i i i
Sa Sd ·
2
ω , se tiene que
las fuerzas laterales en el modo i, valen:

i i i i
Sa M F γ φ ·


Por otra parte, la sumatoria de las fuerzas laterales reporta el cortante basal
i
V . Sea
k un subíndice para identificar el número de piso y n el número total de pisos. En función de
este subíndice se tiene que el cortante basal en el modo i, vale:

∑ ∑
· ·
· ·
n
k
ki k i i
n
k
ki i
m Sa F V
1 1
φ γ


El factor de participación modal en función de la masa de piso
k
m y del vector modal
de piso
ki
φ se puede escribir de la forma siguiente:



·
·
·
n
k
ki k
n
k
ki k
i
m
m
1
2
1
φ
φ
γ


Al sustituir la ecuación del factor de participación modal en la ecuación del cortante
basal se tiene

i n
k
ki k
n
k
ki k
i
Sa
m
m
V


·
·

,
_

¸
¸
·
1
2
2
1
φ
φ








ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 149
Se define
i
α como el factor de participación del modo i en el cortante basal y en
función de esta variable el cortante basal en el modo i, se escribe de la siguiente manera:



i T i i
Sa M V α ·


donde
T
M es la masa total de la estructura. Al comparar estas dos últimas ecuaciones, se
encuentra:



∑ ∑

· ·
·

,
_

¸
¸
·
n
k
ki k
n
k
k
n
k
ki k
i
m m
m
1
2
1
2
1
φ
φ
α


Sean V , el cortante basal , Sa, la aceleración espectral,
1
α, el factor de
participación en el cortan te basal, del primer modo. En base a esto, se obtiene:


T
M
V
Sa
1
α
·


Las ecuaciones que definen
d
S y Sa deben aplicarse a cada uno de los puntos de
los puntos de la curva de capacidad resistente que relaciona el cortante basal V , con el
desplazamiento lateral máximo en el tope del edificio
t
D . Por este motivo se acostumbra
escribir estas ecuaciones con un subíndice j, donde j es cada punto de la curva de capacidad
resistente.


1 1 t
tj
dj
D
S
φ γ
·

T
j
j
M
V
Sa
1
α
·


En efecto, para cada punto se tiene un vector de configuración dominante φ que está
normalizado a la unidad . Con el objeto de organizar el cálculo del espectr o de capacidad a
continuación se resumen las ecuaciones que se deben utilizar y el orden de aplicación. Se
escriben las ecuaciones para el caso de que 1
1
·
t
φ , que es un caso muy común.





Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

150
( )
T
j
j
tj
j
T
t
t
t
M
V
Sa
D
Sd
m M
J M
m
J M
M m
1
1
1
2
1
1
1
1
α
γ
φ
α
φ
γ
φ φ
·
·
·
·
·



Se destaca que J es un vector en función del cual se escribe el vector de cargas
generalizadas Q, para el análisis sísmico plano J es un vector unitario pero para el análisis
sísmico espacial depende del modelo numérico de cálculo que se utilice , Aguiar (1989).

Las ecuaciones ( 7.2 ) a ( 7.7 ) sirven para obtener el espectro de capacidad de la
estructura asociada al primer modo de vibración. En consecuencia, los períodos de vibración
que se obtienen del espectro de capacidad están asociados a dicho modo. Normalmente la
mayor parte de edificios responden en el primer modo de vibración.

Para problemas especiales en que se conoce que la estructura no va a responder en el
primer modo, se deberá encontrar el espectro de capacidad para el modo que se desee,
Bonett et al (2003). En este caso las ecuaciones ( 7.5 ) y ( 7.6 ) se cambian por las siguientes:


i
tj
j
i
j
j
D
Sd
g m
V
Sa
γ
·

·


donde
i
m es la masa modal i,
i
γ es el factor de participación del modo i pero adicionalmente
debe cumplir con la condición de que el período de vibración del espectro de capacidad para el
rango elástico es igual al período de vibración del modo i que se obtiene de la solución del
problema de valores y vectores propios.

A pesar de que es posible obtener espectros de capacidad para cualquier modo de
vibración, lo común es trabajar con el primer modo.


7.3 EJEMPLO NUMÉRICO N. 1


En un pórtico plano de tres pisos, un punto j, de la curva de capacidad resistente está
definido por un cortante basal T V 11 · y un desplazamiento lateral en el tope
m D
t
060034 . 0 · . Se desea encontrar el desplazamiento espectral Sd y la capacidad de
aceleración espectral Sa. Se indica a continuación la matriz de masas en T s2/m., y el vector
( 7.2 )
( 7.3 )
( 7.4 )
( 7.5 )
( 7.6 )
( 7.7 )
( 7.8 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 151
de desplazamientos q en m., a partir del cual se obtiene el vector φ , normalizado en el tope a
la unidad, dividiendo todos los valores para
t
D .


1
1
1
]
1

¸

·
306 . 1 000 . 0 000 . 0
000 . 0 306 . 1 000 . 0
000 . 0 000 . 0 306 . 1
M


1
1
1
]
1

¸

· ⇒
1
1
1
]
1

¸

·
00000 . 1
67289 . 0
29017 . 0
060034 . 0
040396 . 0
017420 . 0
φ
m
m
m
q


• Cálculo de φ φ M m
t
·
1


[ ] 1 67289 . 0 29017 . 0
1
· m
1
1
1
]
1

¸

306 . 1 000 . 0 000 . 0
000 . 0 306 . 1 000 . 0
000 . 0 000 . 0 306 . 1
0073 . 2
00000 . 1
67289 . 0
29017 . 0
·
1
1
1
]
1

¸

• Cálculo de J M
t
φ

[ ] 1 67289 . 0 29017 . 0 · J M
t
φ
1
1
1
]
1

¸

306 . 1 000 . 0 000 . 0
000 . 0 306 . 1 000 . 0
000 . 0 000 . 0 306 . 1
56376 . 2
0 . 1
0 . 1
0 . 1
·
1
1
1
]
1

¸

• Cálculo de
1
1
m
J M
t
φ
γ ·
27722 . 1
0073 . 2
56376 . 2
1
· · γ

• Cálculo de

·
i T
m M

918 . 3 306 . 1 3 · × ·
T
M


• Cálculo de
( )
1
2
1
m M
J M
T
t
φ
α ·


( )
83575 . 0
0073 . 2 918 . 3
56376 . 2
2
1
2
1
·
×
· ·
m M
J M
T
t
φ
α
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

152
• Cálculo de
1
γ
t
D
Sd ·
m
D
Sd
t
0470036 . 0
27722 . 1
060034 . 0
1
· · ·
γ


• Cálculo de
1
α
T
M
V
Sa ·

m Sa 3593 . 3
83575 . 0 918 . 3
11
·
×
·



7.4 MODELO DE ANÁLISIS ESPACIAL


En el capítulo 5 se presenta en detalle el modelo numérico de cálculo con el cual se ha
encontrado la curva de capacidad resiste nte de una estructura espacial. El modelo considera
que cada pórtico plano es un elemento de una estructura espacial que tiene tres grados de
libertad, dos traslaciones y una rotación de piso, como se muestra a la izquierda de la figura
7.2. La estructura puede tener cualquier cantidad de pórticos, se han colocado solo cuatro en la
figura 7.2 por facilidad de explicación. Se ha notado CM, al Centro de Masas de la estructura.



Figura 7.2 Grados de libertad que se consideran en el modelo de análisis espacial.


La forma de la matriz de rigidez K y de masas M asociada a las coordenadas de
piso indicada en la figura 7.2 es la siguiente:


1
1
1
]
1

¸

·
θθ θ θ
θ
θ
k k k
k k k
k k k
K
y x
y yy yx
x xy xx

( 7.9 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 153
1
1
1
]
1

¸

·
T
T
T
J
M
M
M
0 0
0 0
0 0


La forma de cálculo de la matriz K está detallada en el capítulo 5. La variable
T
M ya
se indicó anteriormente y corresponde a la masa total del sistema y
T
J es el momento de
inercia de la masa
T
M .

( )
2 2
12
b a
M
J
T
T
+ ·

donde a y b son las dimensiones totales de la losa en sentido X e Y.

Cuando se desea encontrar el Espectro de Capacidad con relación al eje X, el vector J
que se mencionó en el apartado anterior, es:

1
1
1
]
1

¸

·
0
0
1
J

Para obtener el Espectro de Capacidad con relación al eje Y, el 1 del vector J se
encuentra en la mitad.


7.5 EJEMPLO NUMÉRICO N. 2


Se desea encontrar el Espectro de Capacidad, en sentido X, de la estructura de cinco
pisos, indicada en la figura 7.3, cuya curva de capacidad resistente se obtuvo en capítulo 5 y se
indica en la figura 7.4. Se considera una carga muerta 2 / 500 m kg D · y una carga viva
2 / 200 m kg L · . Para el análisis sísmico se considera en este ejemplo el 25 % de la carga
viva.

Para el rango elástico la matriz de rigidez asociada al CM es la siguiente:

1
1
1
]
1

¸

·
80 . 91372 00 . 0 00 . 0
00 . 0 32 . 2284 00 . 0
00 . 0 00 . 0 32 . 2284
K

Por otra parte, la masa total
T
M , el momento de inercia de la masa
T
J y la matriz de
masas M para el edificio de 5 pisos resultan ser:

( )
. / 41 . 40 / 16 . 40408 5 *
8 . 9
12 12 200 25 . 0 500
2 2
m s T m s kg M
T
· ·
∗ ∗ ∗ +
·

( )
2 2 2
84 . 969 12 12
12
41 . 40
s m T J
T
· + ·
( 7.10 )
( 7.11 )
( 7.12 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

154
1
1
1
]
1

¸

·
84 . 969 00 . 0 00 . 0
00 . 0 41 . 40 00 . 0
00 . 0 00 . 0 41 . 40
M



Figura 7.3 Distribución en planta de estructura de cinco pisos conformada por vigas y columnas.


Los valores propios que se obtienen de la solución de la ecuación ( 7.1 ) con las
matrices de rigidez y de masas indicadas, son las siguientes:


312 . 94 528 . 56
3 2 1
· · · λ λ λ

De la dinámica de estructu ras se conoce que la frecuencia natural λ ω ·
n
y que el
período
n
T ω π / 2 · . En consecuencia, asociado a cada valor propio se tiene un período de
vibración. Para el espectro de capacidad lo que interesa es exclusivamente el per íodo asociado
al primer modo que resulta igual a 0.836 s. Este período se deberá encontrar en el espectro de
capacidad.

Se ilustra el procedimiento de cálculo de un punto del Espectro de Capacidad. Para el
punto cuyo cortante basal T V 10 · el desplazamiento lateral . 004377 . 0 m D
t
· y el vector
[ ] 0 0 1 ·
t
φ . Al remplazar los datos indicados en las ecuaciones ( 7.2 ) a ( 7.6 ), se
obtiene:

2
1 1 1 1 1
/ 24746 . 0 . 004377 . 0 1 1 41 . 40 s m Sa m Sd m · · · · · α γ
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 155
Al proceder de igual forma con los restantes puntos de la curva de capacidad resistente
de la figura 7.4, se halla el espectro de capacidad indicado en la figura 7.5. Se destaca que en
el ejercicio todos los pórticos tienen la misma resistencia, por ese motivo se aprecia en las
figuras 7.4 y 7.5 un comportamiento bi lineal. Para el rango no lineal, la matriz de rigidez es la
siguiente:

1
1
1
]
1

¸

·
40 . 3662 00 . 0 00 . 0
00 . 0 56 . 91 00 . 0
00 . 0 00 . 0 56 . 91
K




Figura 7.4 Curva de capacidad resistente de estructura de 5 pisos, cuya configuración en planta es la
indicada en la figura 7.3. Todos los pórticos tienen la misma resistencia.


Nuevamente de la solución del problema de valores y vectores propios se obtiene que
el período de vibración asociado al primer modo sea . 1741 . 4 s T · Pero para el rango
inelástico. Nótese como se incrementa notablemente el período en el rango inelástico.

Tanto el período para el rango elástico como el para el rango inelástico se obtienen a
partir de las pendientes del espectro de capacidad resistente indicado en la figura 7.5.



7.6 PROGRAMA ESPACAP



Antes de usar este programa, lógicamente, se necesita haber utilizado el programa
ESPACIAL, descrito en el capítulo 5, que genera varios archivos entre ellos uno en el cual se
encuentran los datos con los que se obtienen la curva de capacidad resistente y otro en que
están los modos de vibración para cada punto de la curva indicada. La entrada de datos para el
programa ESPACAP, es la siguiente:

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

156
• Número de pisos, formato libre

libre NPISOS = Número de pisos.

• Masa total de cada piso, formato libre .

libre MASA1 = Masa total del Piso 1.
libre MASA2 = Masa total del Piso 2.
libre MASA3 = Masa total del Piso 3, hasta el último piso. Una línea de datos para cada
masa.


• Datos de la dimensiones totales en planta, formato libre

libre a = Dimensión total de la planta representativa en sentido X.
libre b = Dimensión total de la planta representativa en sentido Y.


• Archivo de datos para ejemplo 2


5
8.082
8.082
8.082
8.082
8.082
12.0 12.0


• Archivo de Resultados con espectro de capacidad:

SPECAP.OUT Contiene espectro de capacidad normal
SPECAMIN.OUT Contiene espectro de capacidad menos una desviación.
SPECAMAX.OUT Contiene espectro de capacidad más una desviación.




7.7 INCERTIDUMBRE DEL MODELO



La mayor parte de los modelos numéricos de cálculo conllevan una incertidumbre,
razón por la cual es conveniente resolver los problemas en forma probabilística en lugar de
hacerlo en forma determinística.

A más del modelo numérico como tal, en las estructuras, se tiene incerti dumbre en los
materiales utilizados, en los modelos constitutivos empleados para definir las relaciones
esfuerzo deformación para el rango no lineal, todo esto ha dado origen a lo que se denomina,
Confiabilidad Estructural, Montiel et al (2002 a y b).

En los espectros de capacidad, se considera que la función de distribución de la
aceleración espectral de las estructuras es Log normal , Hazus (1999). En consecuencia, el
espectro de capacidad indicado en la figura 7.4 tendría una probabilidad del 50%. Si se quiere
incrementar esa probabilidad se tendría que establecer un rango de variación de la aceleración
espectral para cada desplazamiento espectral.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 157
El valor de la desviaci ón ) (
a
S β depende del nivel de diseño de las estructuras y, por
que no decirlo, de la tipología estructural. Es un valor que amerita ser investigado para los
sistemas constructivos del Ecuador. En el programa ESPACAP, se ha considerado
25 . 0 ) ( ·
a
S β y las ordenadas espectrales se han multiplicado por
( )
a
S
e
β
para tener la curva
media más una desviación; y se han multiplicado por
( )
a
S
e
β −
para encontrar la curva media
menos una desviación.

De tal manera que lo mejor es determinar tres espectros de capacidad para una
estructura, conforme se lo ha indicado en el párrafo anterior. Al trabajar de esta manera , la
probabilidad de que la aceleración indicada sea la correcta, es del 68%. En la figura 7.5 se
indican los tres espectros de capacidad, para la estructura de 5 pisos que se está analizando.




Figura 7.5 Espectros de capacidad de una estructura , considerando las incertidumbres del modelo y de
los materiales empleados.



7.8 DISTORSIÓN GLOBAL Y DE PISO


Uno de los parámetros que se utilizan para evaluar el desempeño de una estructura
ante acciones sísmicas es la distorsión de piso
oi
ψ , el mismo que se define como el
desplazamiento relativo del piso i con respecto a la altura del entrepiso.

Por otra parte, se define la distorsión global
o
ψ como la relación entre el
desplazamiento lateral máximo de la estructura
t
D para la altura total del edificio
t
H . Es
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

158
importante diferenciar que a nivel de estructura se tiene un desplazamiento
t
D y a nivel de
espectro de capacidad, que está asociado a un sistema de un grado de libertad, el
desplazamiento lateral máximo se denomina
d
S ; la relación entre estos dos desplazamientos
viene dado por el factor de participación modal γ . De tal forma que:


d t
S D γ ·


En consecuencia, la distorsión global
o
ψ vale:

t
d
o
H
S γ
ψ ·

La relación entre la distorsión de piso
oi
ψ y la distorsión global
o
ψ viene dada por
medio del factor
i
α , donde el subíndice i corresponde al piso i.


o i oi
ψ α ψ ·

En Aguiar (2002, a) se ilustra la forma de cálculo de
i
α , para cualquier condición.
Ahora, en el presente modelo de cálculo, se consideran las siguientes hipótesis en el cálculo de
i
α :

• La configuración del modo dominante φ tiene una forma triangular con un valor máximo
unitario en el último piso.

• La altura de los entrepisos son iguales.


En base a estas hipótesis, el programa ESPACAP determina la deriva o distorsión de
piso y genera un archivo de resultados denominado DERIVA.OUT en el que aparece la
distorsión de piso en función del desplazamiento espectral.

Como se indicó en el capítulo 1, el comité VISION 2000, SEAOC (1995), ATC 33-03
(1995), establece varios niveles de desempeño para las estructuras en función del uso de las
mismas, niveles de desempeño denominados: Operacional, Inmediatamente Ocupacional,
Seguridad de Vida, Prevención de Colapso y Colapso.


Operacional significa que después del sismo la edificación debe funcionar sin realizar
ninguna reparación. En el desempeño denominado Inmediatamente Ocupacional se
esperan ligeros daños estructurales y habrá que reparar la edificación en un tiempo no mayor a
los dos meses. En Seguridad de Vida, el daño registrado en la estructura obliga a desocupar
la edificación y proceder a reparar o reforzar la estructura en un tiempo considerable.
Finalmente en Prevención de Colapso, el daño en la edificación es de tal magnitud que es
más económico derrocar el edificio y construir uno nuevo. En ninguno de los casos la
estructura colapsa.

En función de la distorsión de piso, VISION 2000 establece en forma aproximada el
límite de cada uno de estos desempeños, como se especifica en la tabla 7.1.
( 7.13 )
( 7.14 )
( 7.15 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 159
Tabla 7.1 Distorsiones de Piso máximas, recomendadas por el Comité VISION 2000
Operacional Inmediatamente
Ocupacional
Seguridad de
Vida
Prevención del
Colapso
Colapso
< 0.2% +/- < 0.5% +/- < 1.5% +/- < 2.5% +/- > 2.5% +/-



En la figura 7.6 se indica la distorsión de piso en porcentaje en función del
desplazamiento espectral
d
S , de la estructura de cinco pisos que ha servido de ejemplo, se
muestran además los desplazamientos asociados a cada límite de daño, el ( 1 ) corresponde al
límite para el desempeño denominado Operacional, el ( 2 ) para el Inmediatamente
Ocupacional, el ( 3 ) para Seguridad de Vida y el ( 4 ) para Prevención del Colapso.




Figura 7.6 Límites de los estados de desempeño de acuerdo a VISION 2000.




7.9 ESPECTRO DE CAPACIDAD CON LÍMITES DE DAÑO


Con los desplazamientos espectrales
d
S , encontrados para cada nivel de desempeño,
se grafican en el espectro de capacidad los rangos en los cuales se espera un determinado
desempeño que en lengua inglesa se denomina performance.

Al nivel de desempeño denominado Operacional se le puede llamar Sin Daño; por otra
parte, al desempeño Inmediatamente Ocupacional se le denomina Leve. Parece más
explicativo denominarles de esta forma a los dos primeros niveles de desempeño.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

160
En la figura 7.7 se indican los tres espectros de capacidad de la estructura de 5 pisos
que ha servido de ejemplo y en ella se muestran los límites de daño. Espectros de capacidad
con límites de daño deben ser construidos por los proyectistas ya que permiten visualizar el
probable comportamiento que va a tener l a estructura y, sobre todo , el desempeño esperado
de la misma.

Es importante destacar que una distorsión de piso límite para el desempeño
operacional o sin daño de 0.2% es un valor muy severo, pero algunos códigos lo contemplan,
como el del Distrito Fede ral de Ciudad de México. Para sismos de baja intensidad, las
estructuras no van a tener daño estructural y no estructural, esto se cumple si la distorsión
máxima de piso es menor a 0.2% para esos sismos. Los elementos estructurales deberán tener
suficiente resistencia para asegurar respuesta elástica ante sismos menores.

El Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000, únicamente establece un límite
para la distorsión de piso asociada al nivel de diseño denominada Seguridad de Vida, éste
límite es del 2%, cantidad superior al 1.5% estipulado por VISION 2000. Todo esto es para
estructuras de hormigón armado.




Figura 7 .7 Espectros de capacidad y estados límites de daño de acuerdo a VISION 2000.




7.10 VIBRACIONES LIBRES SIN AMORTIGUAMIENTO


Un tema muy común en el análisis dinámico es el relacionado con el cálculo de los
valores y vectores propios de estructuras, razón por la cual el presente apartado se dedica a
dicho estudio, empezando desde la solución del sistema de ecuaciones diferenciales que
gobiernan los problemas de vibraciones libres sin amortiguamiento, cuya ecuación es la
siguiente:
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 161

· + 0
..
q K q M
Todas las variables de ( 7.16 ) han sido ya definidas. Sea la solución de ) (t q , de la forma:
) ( ) ( t f t q φ ·
donde φ es un vector que no depende del tiempo y que contiene los vectores propios y ) (t f
es una función del tiempo.
Al reemplazar la ecuación (7.17) en (7.16) y luego de realizar algunas simplificaciones
se obtiene que el sistema (7.16) se transforma en dos problemas que están expresados en las
siguientes ecuaciones:
[ ]
0 ) ( ) (
0
..
_
· +
· −
t f t f
M K
λ
φ λ


7.10.1 Valores Propios

La ecuación (7.18), representa el problema de valores y vectores propios, donde λ es
el valor propio y φ es el vector propio. Una vez calculado λ se obtiene con la ecuaci ón (7.19) el
valor de ) (t f .
La ecuación (7.18) tiene soluciones φ distintas de cero, solamente si el determinante de
la matriz de coeficientes es nulo.
0 det · − M K λ

Al resolver la ecuación (7.20) se obtiene un polinomio característico, si se tiene una
matriz K de n × n este polinomio será de orden n.
De solución de este polinomio obten go las n raíces λ . Si las matrices K y M son
reales, simétricas y definidas positivas, estos valores de λ serán reales y positivos.

♣ Encontrar los valores propios de una estructura, cuyas matrices de rigidez y de masas
son las siguientes:
1
]
1

¸

·
1
]
1

¸



·
97 . 0 00 . 0
00 . 0 02 . 2
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
M K
(7.18 )
( 7.19 )
( 7.20 )
( 7.16 )
( 7.17 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

162
• Solución

Cuando se resuelva el polinomio característico ) (λ P siempre se notarán las raíces de
menor a mayor.

7.10.2 Propiedades dinámicas

Una ves que se ha resuelto el problema de valores propios, y se ha obtenido las raíces
del polinomio caracte rístico, se pasa a calcular las frecuencias de vibración
ni
W usando la
ecuación 7.21 . El subíndice i representa el modo i.
i ni
W λ ·
ni
i
W
T
π 2
·
Con cada una de las frecuencias de vibración, se obtienen los períodos de vibración ,
i
T según la ecuaci ón (7.22 ). Para el ejercicio se tiene:
1994 . 87 737 . 7603
017 . 26 888 . 676
2 2
1 1
· · ·
· · ·
λ
λ
n
n
W
W

. 072 . 0
1994 . 87
2 2
. 242 . 0
017 . 26
2 2
2
2
1
1
s
W
T
s
W
T
n
n
· · ·
· · ·
π π
π π

( ) ( ) [ ] ( ) [ ]
( )
737 . 7603 888 . 676
0 6 . 10084792 056 . 16225 9594 . 1
0 0 . 3983 97 . 0 8 . 2100 02 . 2 0 . 12352
97 . 0 8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 02 . 2 0 . 12352
97 . 0 0 . 0
0 . 0 02 . 2
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
0
2 1
2
2
· ·
· + ⋅ − ⋅ · ∴
· − − ⋅ − ⋅ ⋅ − · −
1
]
1

¸

⋅ − −
− ⋅ −
· −
1
]
1

¸

⋅ −
1
]
1

¸



· −
· −
λ λ
λ λ λ
λ λ λ
λ
λ
λ
λ λ
λ
P
M K
M K
M K
M K
n
λ λ λ λ < < < < L
3 2 1
( 7.21 )
( 7.22 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 163
7.10.3 Modos de vibración
Cada uno de los valores propios, está asociado a un modo de vibración. Estos modos
de vibración nos indican la forma como va a responder la estructura y son adimensionales.
Obtenemos los modos de vibración, reemplazando los valores propios obtenidos en la
ecuación (7.18). Este procedi miento se apreciara mejor a medida que sigamos resolviendo el
ejercicio.
o Cálculo del primer modo de vibración
) 1 (
φ .

Sea
) 1 (
φ de la forma:
Al reemplazar valores se tiene:

De donde
Aparentemente se tienen dos ecuaciones con dos incógnitas. Pero eso no es cierto, ya
que si a la segunda ecuación se le multiplica por –2.7579, se obti ene la primera ecuación y es
una de las características de los vectores propios, es que siempre hay una ecuación menos.
De tal manera que el sistema de ecuaciones es linealmente dependiente, eso significa
que hay una gran cantidad de vectores propios.
[ ] 0
) 1 (
1
· ⋅ ⋅ − φ λ M K
1
]
1

¸

·
b
a
) 1 (
φ
( )
1
]
1

¸



·
1
]
1

¸


1
]
1

¸



·
1
]
1

¸

⋅ −
1
]
1

¸



· ⋅ −
219 . 1444 0 . 3983
0 . 3983 686 . 10984
581 . 656 0 . 0
0 . 0 314 . 1367
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
97 . 0 0 . 0
0 . 0 02 . 2
888 . 676
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
1
M K λ
[ ]
1
]
1

¸

·
1
]
1

¸


1
]
1

¸



· ⋅ ⋅ −
0
0
219 . 1444 0 . 3983
0 . 3983 686 . 10984
0
) 1 (
1
b
a
M K φ λ
0 219 . 1444 0 . 3983
0 0 . 3983 686 . 10984
· ⋅ + ⋅ −
· ⋅ − ⋅
b a
b a
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

164
Por ejemplo, si a = 1 y se reemplaza en la primera ecuación de las anteriores, se
obtiene que b = 2.758, pero si de igual forma si b = 1 se obtiene que a = 0.363, es decir que
tendríamos:

Al existir un infinito número de vectores propios, se habla de vectores propios
normalizados. La forma más común de normalizar los modos es:
C M
i t i
·
) ( ) (
φ φ
donde C es una constante de normalización que puede tener cualquier valor. Algunos
consideran el valor del promedio de las masas, otros lo normalizan de tal forma de C sea
unitaria.
Por didáctica se va a llamar X el vector propio sin normalizar, como los que se han
obtenido en los ejemplos realizados y φ al vector propio normalizado. Para el modo de
vibración i, se tendrá:
) ( ) ( ) ( i i i
X α φ ·
Al sustituir (7.24) en (7.23) y luego de despejar
) ( i
α se tiene:
) ( ) (
) (
i t i
i
X M X
C
· α

♣ Se desea normalizar los modos de vibración del ejercicio que se ha venido resolviendo
en el presente apartado si la constante de normalización es la unidad, 1 · C .

• Solución

Al reemplazar valores en ( 7.25 ) se obtiene 326 . 0
) 1 (
· α . Por lo tanto el primer vector
propio normalizado vale:

1
]
1

¸

·
1
]
1

¸

· ·
899 . 0
326 . 0
758 . 2
000 . 1
326 . 0
) 1 ( ) 1 ( ) 1 (
X α φ
L ∧
1
]
1

¸

· ∧
1
]
1

¸

·
1
363 . 0
758 . 2
1
) 1 ( ) 1 (
φ φ
( 7.24 )
( 7.25 )
( 7.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 165
o Cálculo del segundo modo de vibración
) 2 (
X
[ ]

· − 0
) 2 (
2
X M K λ

Sea
1
]
1

¸

·
b
a
X
) 2 (
al reemplazar en [ ]

· − 0
) 2 (
2
X M K λ se tiene:
de donde el sistema de ecuaciones resulta:
0 825 . 5274 0 . 3983
0 0 . 3983 549 . 3007
· − −
· − −
b a
b a

Al igual que antes solo se tiene una ecuación con dos incógnitas, así que se impone un
valor para cualquiera de las variables. Si a = 1, se tiene que:
1
]
1

¸

·
755 . 0
000 . 1
) 2 (
X
A partir de
) 2 (
X se encuentra por un procedimiento similar al anterior el vector propio
normalizado a la unidad.
Estos dos modos de vibración encontrados, indican como se comportará la estructura
bajo la acción de un sismo o de una excitación dinámica. En la figura 7.8 se grafica n estos
modos para el caso de un pórtico plano de dos pisos en el que se han concentrado las masas a
nivel de piso.
( )
1
]
1

¸

− −
− −
·
1
]
1

¸


1
]
1

¸



·
1
]
1

¸

⋅ −
1
]
1

¸



· ⋅ −
825 . 5274 0 . 3983
0 . 3983 549 . 3007
625 . 7375 0 . 0
0 . 0 549 . 15359
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
97 . 0 0 . 0
0 . 0 02 . 2
737 . 7603
8 . 2100 0 . 3983
0 . 3983 0 . 12352
2
M K λ
1
]
1

¸

·
1
]
1

¸


1
]
1

¸

− −
− −
0
0
825 . 5274 0 . 3983
0 . 3983 549 . 3007
b
a
1
]
1

¸

·
471 . 0
623 . 0
) 2 (
φ
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

166

Figura 7.8 Modos de vibración de una estructura de dos pisos.


7.11 ALGORITMO DE
2
1
M



En el apartado anterior se presentó el cálculo de las propiedades dinámicas y de los
modos de vibración de una estructura desde un punto de vista conceptual. Ahora bien en la
práctica se calculan los valores y vectores propios de una matriz utilizando algún método, uno
de los más utilizados es el de Jacobi que encuentra todos los valores y vectores propios de una
matriz simétrica.

Se tiene que definir por lo tanto esa matriz a partir de las matrices de rigidez K y de
masas M . Para el efecto una alternativa es utilizar el algoritmo que en este apartado se
indica. La ecuación (7.18) puede escribirse de la siguiente manera:


φ λ φ M K ·

Sea

o
M φ φ
2
1

·
Al reemplazar ( 7.27 ) en ( 7.26 ) se tiene:
o o
M M M K φ λ φ
2
1
2
1
− −
·
( 7.26 )
( 7.27 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 167
Por otro lado se tiene que:
2
1
2
1
M M M ·
Al reemplazar en la última ecuación se encuentra:
o o
M M K φ λ φ
2
1
2
1
·


Premultiplicando por la izquierda por
2
1

M se obtiene:
o o
M K M φ λ φ ·
− −
2
1
2
1

Se denomina
2
1
2
1
− −
· M K M K
o


De donde la ecuación ( 7.28 ) se transforma en:

o o o
K φ λ φ ·

De tal forma que el procedimiento de cálculo para encontrar los valores y vectores
propios de u na estructura aplicando el algoritmo de
2
1
M es el siguiente:
1. Se encuentra la matriz
2
1
M . Normalmente la matriz de masas es diagonal de
tal manera que
2
1
M se encuentra sacando la raíz cuadrada de los elementos
de la diagonal.
2. Se determina
2
1

M . Para el caso de matrices diagonales no es más que la
inversa de los elementos de la diagonal.
3. Se determina
o
K .
4. Se aplica cualquier Método de cálculo de valores y vectores propios en
o
K .
5. Finalmente se hallan los vectores propios
o
M φ φ
2
1

·
( 7.28 )
( 7.29 )
( 7.30 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

168
7.12 CONCLUSIONES


Se ha presentado la teoría que permite calcular el Espectro de Capacidad para
cualquier estructura. En el presente artículo se lo ha aplicado al análisis sísmico espacial ,
considerando un modelo de tres grados de libertad. Por otra parte, se ha desarrollado un
programa de computación que permite encontrar el espectro de capacidad de estructuras
espaciales. Las incertidumbres del modelo y de los materiales han sido cubiertas con la
presentación de tres espectros de capacidad para una misma estructura, de tal forma que para
un determinado desplazamiento espectral se tiene un rango de variación de la aceleraci ón
espectral. Finalmente, en base al modelo espacial de tres grados de libertad se ha presentado
una forma de cálculo de la distorsión de piso y se han incorporado los límites de daño al
espectro de capacidad. Del estudio realizado se desprenden las siguientes conclusiones:


• Normalmente se obtiene el espectro de capacidad para el primer modo de vibración, pero
se puede encontrar dicho espectro para cualquier modo.

• La pendiente del espectro de capacidad representa el período de vibración de la estructura
para el modo para el cual se ha obtenido el espectro.

• Por la incertidumbre que se tiene en los modelos de análisis no se puede definir un solo
espectro de capacidad sino que se deben definir tres espectros, uno de valor medio y dos
de valor medio t una desviación.

• La forma de cálculo de la distorsión de piso que incorpora el programa ESPACAP es valida
para una estructura con altura de entrepiso igual en todos los pisos y que el modo de
vibración tenga una variación lineal.

• Es muy útil la incorporación en el espectro de capacidad de los límites de niveles de daño.



REFERENCIAS


1. Aguiar R. (1989), “Análisis Dinámico Espacial”, Escuela Politécnica del Ejército, 270 p,
Quito, Ecuador.

2. Aguiar R. (2002, a), “Sistema de Computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en
los Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

3. Aguiar R. (2002, b), “Estado del arte de los métodos de análisis sísmico y desempeño
estructural”, XV Jornadas Nacionales y Primeras Binacionales de Ingeniería
Estructural, 69-101, Loja, Ecuador.

4. ATC 33-03 (1995) , “Guidelines for Seismic Rehabilitaction of Buildings”, 75% Submittal,
Third Draft , 3 Vol , Redwood City.

5. ATC-40, (1996), "Seismic evaluation and retrofit of concrete buildings", Applied
Technology Council, Redwood City, California.

6. Bonett R., Penna A., Lagomarsino S., Barbat A., Pujades L. y Moreno R. (2003) ,
“Evaluación de la vulnerabilidad sísmica de un edificio típico del Eixample de
Barcelona, España”, Revista Internacional de Ingeniería de Estructuras, 8 (2), 85-115.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO 169

7. Chopra A. and Goel R. (1999) , "Capacity-demand-diagram methods for estimating
deformation of inelastic structures: SDF systems", Pacific Earthquake Engineering.
Research Center , Rep. No PEER-1999/02,University of California, Berkeley, California .

8. Chopra A. and Goel R. (2000), “Evaluation of NSP Estimate Seismic Deformation SDF
Systems”, Journal of Structural Engineering, 126 (4), 482-490.

9. Fajfar P. (1999), “Capacity Spectrum Method based on Inelastic Demand Spectra”,
Earthquake Engineering and Structural Dynamics, 28, 979-993.

10. Fajfar P. (2000), “A Non linear analysis method for performance -based seismic design”,
Earthquake Spectra, 16, 573-591.

11. HAZUS 99 (1999), "Eart hquake Loss Estimation Methodology", Federal Emergency
Management Agency FEMA and National Institute of Building Sciences NIBS, Vol 5,
Chapter 5, Washington DC.

12. Montiel M., Palacios J., Aparicio J., Ruiz S. y Granados R. (2002, a), “Evaluación de la
Confi abilidad Sísmica de Marcos”, XIII Congreso Nacional de Ingeniería Estructural.
Sociedad Mexicana de Ingeniería Sísmica, 190, 671-682, Puebla, México.

13. Montiel M., Ruiz S. y Chan S. (2002, b) , “Evaluación de la Confiabilidad Sísmica de
Construcciones usando un método simplificado”, Octavas Jornadas Chilenas de
Sismología e Ingeniería Antisísmica, 10 p, Valparaíso, Chile.

14. Reinhorn A. (1997), “Inelastic analysis techniques in seismic evaluations”, in P. Fajfar
and H. Krawinkler (Eds), “Seismic Design Methodologies for the Next Generation of
codes” , 277-287, Balkema Rotterdam.

15. SEAOC (1995), “Visión 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Volume I , Sacramento.



Capítulo publicado en el XI Seminario de Ingeniería Sísmica que se realizó en Mendoza,
Argentina, en Agosto de 2003 . Publicado además en la Revista Cimientos N. 3 del
Colegio de Ingenieros Civiles de Esmeraldas, en Agosto de 2003.












CAPÍ TULO 8





ESPECTROS SÍSMICOS DE RIESGO UNIFORME PARA
VERIFICAR DESEMPEÑO ESTRUCTURAL EN PAISES
LATINOAMERICANOS



RESUMEN



Se presenta una propuesta para encontrar formas espectrales para los sismos
denominados por el Comité VISION 2000, como frecuente, ocasional, raro y muy raro, para
Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. A excepción de Colombia, las
normativas sísmicas vigentes al 2003 en los países mencionados establecen el espectro de
diseño para el sismo raro que tiene 10% de probabilidad de excedencia en 50 años. En la
Norma de Colombia también se ha definido el espectro para el umbral de daño que tiene una
probabilidad del 80% de ser excedido en 15 años. En base al espectro para el sismo raro se
propone obtener formas espectrales para los tres restantes niveles de diseño sísmico:
frecuente, 50% de probabilidad de excedencia en 30 años; ocasional, 50% de probabilidad de
excedencia en 50 años; y muy raro, 10% de probabilidad de excedencia en 100 años. De esta
manera se aporta al desarrollo del diseño sísmico por desempeño en América Latina.


8.1 INTRODUCCIÓN


Uno de los países con mayor conocimiento dentro del campo de la Ingeniería Sísmica
es los Estados Unidos de Norte América; sin embargo de ello, dos sismos recientes de
magnitud moderada, como el de Loma Prieta de 1989, con una magnitud de 7.1, y el de
Northridge de 1994 , con una magnitud de 6.7, dejaron ocho mil millones y cuarenta mil millones
de dólares en pérdida, respectivamente . El número de muertos en el sismo de Loma Prieta fue
de 63 y 51 en el sismo de Northridge. Cifras demasiadas altas que motivaron la revisión de la
filosofía de diseño, por parte del Comité VISION 2000.
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

172
En la nueva filosofía se da mayor importancia al diseño por desempeño que al diseño
por resistencia, ya que este último por si solo no garantiza un adecuado comportamiento de la
edificación ante sismos menores . Países como Japón, Nueva Zelanda y algunos europeos han
acogido la iniciativa del diseño y análisis sísmico por desempeño y es muy probable que, a
corto tiempo, presenten nuevas normativas sísmicas que incluyan esta nueva filosofía, en
contraste con otros países que están agobiados por problemas políticos y económicos, que
tienen a sus pueblos sumidos en una pobreza que se agrava cu ando se registra un sismo de
moderada magnitud , como el que afectó al eje cafetero de Colombia en 1999 y que dejó un mil
ochocientos millones de dólares en pérdidas.

En la forma de diseño tradicional se garantiza que el edificio no va a colapsar ante un
sismo mayor y se entiende que ante sismos menores la estructura va a responder en el rango
elástico o con ligero daño ante sismos moderados. Todos los controles que se realizan en el
diseño están orientados exclusivamente al sismo mayor . Pero es importante cuantificar el
desempeño que va a tener la edificación ante los sismos menores y moderados para saber si
no se va a producir graves pérdidas de capital e interrupción del servicio (Flores 2002).

En el diseño sísmico por desempeño lo que se desea es conocer los desplazamientos,
distorsiones de piso y el comportamiento de cada uno de los elementos, ante sismos de
pequeña magnitud que se van a repetir varias veces durante la vida de la estructura, o sismos
de mayor magnitud que probablemente se registren una sola vez en el tiempo de vida de la
edificación, o sismos más fuertes en los cuales la probabilidad de ocurrencia es menor. Lo
cierto es que lo que se persigue es ante diferentes eventos sísmicos de diferente intensidad
conocer su desempeño en términos de índices de daño a nivel local y global de la edificación,
conocer las pérdidas económicas que se van a generar ante estos eventos y ver si son
tolerables.

En definitiva con el diseño sísmico por desempeño lo que se persigue es conocer más
sobre el comportamiento de la estructura ante diferentes acciones sísmicas, lo que todavía no
está suficientemente claro es la variable que mejor define el nivel de desempeño, entre estas
tenemos el desplazamiento lateral máximo en el tope del edificio, la ductilidad, la deriva de
piso, la energía disipada, los índices de daño, etc.

VISION 2000 recomienda que se verifique el desempeño de las estructuras ante los
cuatro eventos sísmicos que están indicados en la tabla 8.1. En consecuencia, en las
normativas sísmicas se deben establecer los espectros de diseño para cada uno de estos
eventos, tema bastante difícil si se considera la poca información sísmica instrumental que se
dispone en varios países en vías de desarrollo; pero no por ello, debemos quedarnos con los
brazos cruzados a la espera de que un nuevo sismo cause nuevas pérdidas humanas y
económicas.

En Latinoamérica las redes sísmicas que existen tienen dos o tres décadas de vida y la
mayor parte de sus registros corresponden, gracias a Dios, a sismos de pequeña magnitud, en
base a esta información, en Ecuador por ejemplo, se han generado sismos de mayor magnitud
y formas espectrales; las mismas que constan en el Código Ecuatoriano de la Construcción,
CEC-2000. Se sabe que conforme se tenga una mayor información sísmica se actualizarán los
mapas de peligro sísmico y la forma de los espectros pero esto demanda su tiempo.

Tabla 8.1 Sismos recomendados por el Comité VISION 2000.
Sismo Vida Útil
T
Probabilidad de
Excedencia

P
Período de
Retorno,
r
t
Tasa Anual de
excedencia ,
1
p
Frecuente 30 años 50% 43 años 0.02310
Ocasional 50 años 50% 72 años 0.01386
Raro 50 años 10% 475 años 0.00211
Muy raro 100 años 10% 970 años 0.00105

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

173
En la tabla 8.1, la tasa anual de excedencia
1
p se obtiene en función de la
probabilidad de excedencia
*
P , durante la vida útil t , mediante la siguiente ecuación:

( )
t
P p
/ 1
1
1 1

− − ·

El período de retorno
r
t , se determina mediante la inversa de
1
p . Para cada sismo de
análisis se espera un desempeño de la edificación, de acuerdo al destino de la misma; pero en
términos generales , ante el sismo frecuente, la estructura debe comportarse elásticamente, en
consecuencia el coeficiente de amortiguamiento referido al crítico para estructuras de hormigón
armado será del 2%. Este coeficiente para el sismo ocasional , en que se espera daño en los
elementos no estru cturales estará alrededor del 3%. Para el sismo raro, todas las normativas
sísmicas presentan el espectro elástico asociado a un 5%; finalmente para el sismo muy raro el
coeficiente de amortiguamiento es mayor.

En el apartado 8.11 se presenta la teoría general con la cual se realizan los estudios de
peligrosidad sísmica, su lectura será de gran ayuda para entender la temática que aquí se
indica.



8.2 ZONIFICACIÓN SÍSMICAY ESPECTRO ELÁSTICO



En la figura 8.1 se indica el mapa de zonificación sísmica de Venezuela, Colombia,
Ecuador, Perú, Chile y Argentina, que ha sido obtenido para el sismo raro y que consta en: la
Norma COVENIN 1756 -98 (Rev. 2001) para el caso de Venezuela, en la Norma Sismo
Resistente NSR-98 de Colombia, en el Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000, en
la Norma Técnica de Perú E030 de 1997, en la Norma de Chile NCh 433.Of 96 de 1996 y en el
Reglamento Argentino para Construcciones Sismorresistentes IMPRES-CIRSOC de 1982.

Nótese que a nivel de fronteras la aceleración varía de un país a otro. Por ejemplo, en
la frontera entre Perú y Chile se tiene en el primer país 0.4 g., y en el segundo la aceleración
varía de 0.2 a 0.4 g., algo similar se tiene en las otras fronteras. Esto amerita que a futuro se
piense en tener un solo mapa de zonificación sísmica de América Latina y por qué no decirlo,
una sola normativa sísmica.

Se define el espectro de amenaza uniforme como la curva que une las aceleraciones
espectrales asociadas independientemente a cada período estructural con una probabilidad de
excedencia dada en un tiempo determinado y para un cierto factor de amortiguamiento con
respecto al crítico. Es decir que es la curva que une las aceleraciones espectrales asociadas al
mismo período de retorno, trabajando cada período estructural independientemente (Jaramillo
2002).

No es el objetivo del presente capítulo comparar las formas espectrales de las
normativas sísmicas vigentes al 2003 en Latinoamérica peor aún comentar sobre ellas, se
entiende que estas responden a la mejor información sísmica disponible en cada país. Lo que
se pretende es que a partir de las formas espectrales vigentes se determinen los espectros
para los sismos recomendados por VISION 2000. Se considera que los períodos de retorno de
cada uno de estos eventos que han sido determinados para el área de California se mantienen
en Latinoamérica.
( 8.1 )
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

174
Amáx ZONA
0.10 g 1
2
3
4
5
6
7
0.15 g
0.20 g
0.25 g
0.30 g
0.35 g
0.40 g


Figura 8.1 Zonificación sísmica en Venez uela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina al 2003.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

175
8.2.1 Normativa de Venezuela


En Venezuela se han determinado ocho zonas sísmicas que van desde la zona 0, en la
cual no se esperan sismos, hasta la zona 7, que está caracterizada por una aceleración
máxima del terreno
o
A , igual a 0.4 g.; siendo g, la aceleración de la gravedad. Las ecuaciones
que definen las tres ramas del espectro elástico, mostrado en la figura 8.2, son las siguientes:

( )
p
o d
o d o
o
o d o
T
T
A A T T
A A T T T
T
T
A A T T

,
_

¸
¸
· >
· < <
1
]
1

¸

− + · <


ϕ β α
ϕ β α
β ϕ β α
*
1 1


donde α es el coeficiente de importancia de la estructura; ϕ es el factor de corrección del
coeficiente de la aceleración horizontal del suelo, por efecto de las condiciones locales de
suelo; β es el factor de magnificación promedio, indicado en la tabla 8.2;
o
A es la aceleración
máxima del suelo, indicado en el mapa de zoni ficación de la figura 8.1. Los períodos

T T
o
, se
indican en la tabla 8.2, para diferentes perfiles de suelo. Finalmente, T y
d
A son el período y
la aceleración, que posteriormente se va a denominar
a
S .


Figura 8.2 Espectro Elástico de la norma venezolana de 2001.


8.2.2 Normativa de Colombia


La norma NSR-98 de Colombia contempla nueve zonas sísmicas; la de mayor
peligrosidad es la nueve , con un valor g A
o
4 . 0 · ., y la de menor peligrosidad, la uno con un
. 05 . 0 g A
o
· Las ecuaciones del espectro elástico que se indican en la figura 8.3, son:
( 8.2 )
( 8.3 )
( 8.4 )
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

176

( )
2
2 . 1
5 . 2
0 . 5 0 . 1
*
o
d
o
d
o d o
o d o
A
A T T
T
S A
A T T T
A A T T T
T A A T T
α
α
α
α
· >
· < <
· < <
+ · <
+
+ ∗

La variable todavía no definida es S, que es el factor de amplificación del suelo. En la
tabla 8.2 se indican los respectivos valores.


(1.2 α Ao S)/ T
Para análisis Dinámico
solo modos diferentes
al Fundamental
α Ao
0 To
T*
Ad
2.5 α Ao
Período, T(s)
T+
α Ao/ 2

Figura 8.3 Espectro Elástico de la norma de Colombia de 1998.


8.2.3 Código de Ecuador


El CEC-2000 considera cuatro zonas sísmicas que van desde . 15 . 0 g , en la región
oriental, hasta la zona cuatro que tiene un valor . 4 . 0 g A
o
· , en parte de la costa y de la sierra.
Con relación al espectro elástico , se debe indicar que para períodos menores a
o
T , es opcional
considerar la recta lineal que va desde
o
A α hasta
o
T , o se puede trabajar con aceleración
constante, como se indica en la figura 8.4. Las ecuaciones que definen el espectro son:


2
25 . 1
o
d
S
o
d
o d
A
A T T
T
S A
A T T T
A A T T
α
α
β α
· >
· < <
· <
+
+ ∗


( 8.5 )
( 8.6 )
( 8.7 )
( 8.8 )
(8.9 )
( 8.10 )
( 8.11 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

177
Opcional para
Análisis Dinámico
α Ao
To
0
T* Período, T(s)
α Ao/ 2
T+
1.25 α Ao S / T
Ad
β α Ao
S

Figura 8.4 Espectro Elástico del Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000


8.2.4 Norma de Perú


En el Perú, la Norma Técnica de Edificaciones E30 de 1997 considera 3 zonas
sísmicas, la zona 1 que tiene un valor de 0.15 g ., la dos es la más extensa con un valor
g A
o
20 . 0 · ., y la de mayor peligrosidad es la 3 con 0.4 g . En la figura 8.5, se indican los dos
segmentos que definen el espectro elástico de la Norma Técnica E 030 de Perú, cuyas
ecuaciones son:

T*
2.5 α Ao S
Ad
2.5 ( T* / T ) . α Ao S
1.25
T

Figura 8.5 Espectro Elástico de la Norma Técnica de Edificaciones de Perú de 1997.


25 . 1
5 . 2
5 . 2

,
_

¸
¸
· >
· <



T
T
S A A T T
S A A T T
o d
o d
α
α


( 8.13 )
( 8.12 )
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

178
8.2.5 Norma de Chile


La Norma NCh 433.Of 96 contempla tres zonas sísmicas, la de mayor peligrosidad es
la tres con . 4 . 0 g A
o
· , y la menor es la uno con . 20 . 0 g A
o
· El espectro elástico de Chile es
diferente al de los otros países de Latinoamérica y está gobernado por una sola ecuación.

3
1
5 . 4 1

,
_

¸
¸
+

,
_

¸
¸
+
·
o
p
o
o d
T
T
T
T
A A α

donde p T
o
, son parámetros relativos al tipo de suelo de fundación que se determinan en la
tabla 8.2, de acuerdo al perfil de suelo.


8.2.6 Norma de Argentina


En Argentina, se tienen 5 zonas sísmicas que van desde la zona 0, que corresponde a
la mayor parte del territorio y está caracterizado por un valor g A
o
04 . 0 · ., hasta la zona 4,
con g A
o
35 . 0 · . En las zonas sísmicas 1 y 2, el valor de
o
A varía de acuerdo al perfil de
suelo. En la figura 8.6, se indica la forma del espectro elástico y las ecuaciones de cada una de
las ramas, son:

( )
3 / 2
*
*
*

,
_

¸
¸
· >
· ≤ ≤
− + · <
T
T
A A T T
A A T T T
T
T
A A A A T T
o d
o d o
o
o o o d o
β α
β α
α β α



Para la zona 0, se tiene que el valor de . 10 . 0 s T
o
· , y el valor de
*
T vale 1.20 para el
perfil de suelo S1, 1.40 para S2 y 1.60 para S3; los restantes valores se indican en la tabla 8.2.
Solo se tienen tres perfiles de suelo en el Reglamento Argentino para Construcciones
Sismorresistentes INPRES-CIRSOC de 198 2.

Es importante destacar que en el presente apartado se ha indicado el espectro elástico
de las diferentes normativas sísmicas analizadas, a esta forma espectral se la denomina
ae
S .
Por otra parte, la clasificación de los perfiles de suelo difiere de normativa a normativa a
excepción del CEC-2000 de Ecuador y E030 de Perú, que son las mismas.

Lamentablemente Bolivia no tiene una normativa sísmica, por lo que no se incluye en el
estudio, a pesar de que varios sismos han dejado grandes pérdidas humanas y económicas, el
último de ellos es el sismo de Aiquile del 22 de Mayo de 1998, con una magnitud 8 . 6 ·
w
M y
( 8.14 )
( 8.15 )
( 8.16 )
( 8.17 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

179
una profundidad focal de 24 km., que dejó 105 muertos, 315 heridos y pérdidas estimadas en
15 millones de dólares.


To 0 T*
Ad
Período, T(s)
2/ 3
α Ao
α β Ao
α β Ao (T*/ T)
αΑο + (β Ao - Ao)α T/ To


Figura 8.6 Espectro Elástico del reglamento argentino de 1982.


Tabla 8.2 Parámetros que definen el espectro elástico de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y
Argentina, vigentes al 2003.
PERFIL
DE
SUELO
PAIS
o
T
seg.

T
seg
+
T
seg.
β
S
p
S1 Venezuela -01 0.1 0.40 2.4 1.0
Colombia-98 0.3 0.52 2.40 2.5 1.0
Ecuador-00 0.1 0.50 2.50 2.5 1.0
Perú-97 0.40 2.5 1.0
Chile-96 0.15 0.20 0.9 2.0
Argentina 0.20 0.35-0.60 3.0
S2 Venezuela-01 0.175 0.70 2.6 1.0
Colombia-98 0.3 0.62 2.88 2.5 1.2
Ecuador-00 0.1 0.52 3.11 3.0 1.2
Perú-97 0.60 2.5 1.2
Chile-96 0.30 0.35 1.0 1.5
Argentina 0.30 0.60-0.80 3.0
S3 Venezuela-01 0.25 1.00 2.8 1.0
Colombia-98 0.3 0.78 3.60 2.5 1.5
Ecuador-00 0.16 0.82 4.59 2.8 1.5
Perú-97 0.90 2.5 1.5
Chile-96 0.75 0.85 1.2 1.0
Argentina 0.40 1.00-1.20 3.0
S4 Venezuela-01 0.325 1.30 3.0 0.8
Colombia-98 0.3 1.04 5.08 2.5 2.0
Ecuador-00 0.4 2.00 10.00 2.5 2.0
Perú-97 2.5 2.0
Chile-96 1.20 1.35 1.3 1.0



Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

180
8.3 ANÁLISIS DE ESTUDIOS REALIZADOS EN VENEZUELA

En el Manual de Ingeniería de Diseño de PDVSA 1999 se presentan dos mapas de
amenaza sísmica, el uno contiene valores de
*
a , y el otro contiene valores de γ . En base a
estos dos mapas es factible obtener la aceleración máxima del suelo
o
A , para los sismos raro
y muy raro, que tienen una probabilidad anual de excedencia 002 . 0
1
≤ p , empleando la
siguiente ecuación:

( ) [ ] { }
γ / 1
/ 1 ln

∗ ∗
− − · t P a A
o



donde
o
A viene expresado en
2
/ s cm . En la tabla 8.3 se indican los valores de
o
A ,
encontrados para diferentes zonas sísmicas de Venezuela, para los sismos raro y muy raro.
Nótese que la relación entre la aceleración encontrada para el sismo muy raro con relación a la
aceleración del sismo raro, en promedio es de 1.19 y se aprecia que no hay una gran
dispersión con respecto a este valor. Se destaca que los puntos seleccionados en la tabla 8.3
son de todo venezolano y se ha tenido especial cuidado de considerar puntos del Estado Sucre
que contempla las zonas sísmicas 6 y 7.


Tabla 8.3 Relación de valores de
o
A del sismo muy raro con relación al sismo raro, para Venezuela.
Zona ∗
a
γ Sismo Raro
) (g A
o

Sismo Muy raro
) (g A
o

raro A
raro Muy A
o
o

7 60 4.00 0.286 0.340 1.189
7 60 3.50 0.356 0.434 1.219
6 60 4.00 0.286 0.340 1.189
6 60 3.75 0.317 0.381 1.202
6 55 4.00 0.262 0.312 1.191
5 40 3.75 0.211 0.254 1.204
5 45 3.75 0.238 0.286 1.202
5 55 4.25 0.239 0.282 1.180
5 50 4.50 0.201 0.234 1.164
5 50 4.25 0.218 0.256 1.174
4 45 4.25 0.196 0.230 1.173
4 40 4.25 0.174 0.205 1.178
4 35 3.75 0.185 0.222 1.200
4 40 4.00 0.191 0.227 1.188
4 30 3.75 0.158 0.190 1.203
4 35 4.00 0.167 0.198 1.186
4 30 3.50 0.178 0.217 1.219
3 27.5 3.50 0.163 0.199 1.221
3 28 4.00 0.133 0.159 1.195
3 30 4.25 0.131 0.154 1.176
3 32 3.75 0.169 0.203 1.201
2 27 4.30 0.115 0.136 1.183
2 26 4.25 0.113 0.133 1.177
1 25 4.50 0.100 0.117 1.170
1 25 4.40 0.104 0.121 1.163
Promedio 1.19



( 8.18 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

181
Por otro lado, en las tablas 8.4 y 8.5 se indican los resultados del estudio de
peligrosidad sísmica, considerando los sismos recomendados por VISION 2000 para el
occidente de Venezuela. Trabajo realizado por Bendito et al en 2001.


Tabla 8.4 Aceleraciones (g) encontradas por Bendito et al, en Zona Sísmica 5.
San Cristóbal Mérida Trujillo Barquisimeto San Felipe
Sismo
Media M+σ Media M+σ Media M+σ Media M+σ Media M+σ
Prom
edio
Frecuente 0.083 0.120 0.102 0.154 0.124 0.194 0.071 0.110 0.064 0.101 0.089
Ocasional 0.102 0.147 0.123 0.192 0.149 0.235 0.088 0.136 0.083 0.127 0.109
Raro 0.203 0.298 0.238 0.371 0.274 0.431 0.177 0.280 0.173 0.273 0.213
Muy Raro 0.255 0.377 0.293 0.456 0.331 0.521 0.222 0.350 0.219 0.345 0.264
Ocas/Frec 1.229 1.225 1.206 1.247 1.202 1.211 1.239 1.236 1.297 1.257 1.235
MRaro/Raro 1256 1.265 1.231 1.229 1.208 1.209 1.254 1.250 1.266 1.264 1.243

Tabla 8.5 Aceleraciones encontradas por Bendito et al, en Zona Sísmica 3
Coro Maracaibo Sismo
Media M+ σ Media M+ σ
Promedio
Frecuente 0.033 0.054 0.056 0.086 0.045
Ocasional 0.042 0.067 0.074 0.112 0.058
Raro 0.085 0.130 0.181 0.274 0.133
Muy raro 0.104 0.162 0.243 0.367 0.174
Ocasional/Frecuente
1.272 1.241 1.321 1.302 1.284
Muy raro/Raro
1.224 1.246 1.343 1.339 1.288


En la última columna de las tablas 8.4 y 8.5 se presenta el promedio para los cuatro
sismos, obtenidos con los valores medios; pero para las relaciones entre la aceleración máxima
del sismo ocasional con relación al frecuente y del sismo muy raro con respecto al raro, se
obtuvo con todos los datos.

La Norma COVENIN 1756-98 establece que g A
o
30 . 0 · , para la zona 5 y
g A
o
20 . 0 · , para la zona 3. En consecuencia, la relación de
o
A especificado en la normativa
con relación a la aceleración del sismo frecuente encontrado en las tablas 8.4 y 8.5 son 3.37 y
4.44, respectivamente. Por lo tanto para obtener la aceleración del suelo para el sismo
frecuente se deben dividir los valores que están en la normativa sísmica 1756-98 para un valor
que está entre 3 y 4.

En las tablas 8.4 y 8.5 se aprecia que para obtener la aceleración para el sismo
ocasional se deben multiplicar los valores de la aceleración para el sismo frecuente por 1.235 y
1.284. Por otro lado el factor por el cual se debe multiplicar la aceleración del sismo raro para
obtener el sismo muy raro es ahora de 1.288.

En base a los valores obtenidos en este tipo de relaciones se planteará una forma de
obtener los espectros para los sismos de VISION 2000 a partir de los espectros que constan en
las diferentes normativas sísmicas. Son pocos los trabajos de peligrosidad sísmica que se han
realizado en los diferentes países sísmicos de Sur América para obtener los sismos
propuestos por VISION 2000; por este motivo es conveniente que del análisis de todos los
estudios se haga una prop uesta en conjunto. Además no se dispone de una base de datos
instrumentales numerosa para los sismos moderados y fuertes con los cuales se puedan
obtener conclusiones sobre las formas espectrales.

Avelar y Ayala (2002) presentan una metodología para encontrar espectros de diseño
para diferentes períodos de retorno a partir de registros sísmicos y obtienen espectros para el
Distrito Federal de México para períodos de retorno de 100, 200, 500 y 1000 años en los que
se aprecia que es factible llegar a esas formas espectrales empleando un procedimiento como
el que se indicará posteriormente en este artículo. Es factible para períodos menores a los 2 s.
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

182
8.4 ANÁLISIS DE ESTUDIOS REALIZADOS EN COLOMBIA


La NSR-98 de Colombia a más de definir el espectro de diseño para el sismo raro,
también lo hace para el sismo denominado Umbral de Daño, el mismo que se lo obtiene para
una probabilidad de excedencia del 80%, en un lapso de quince años; es decir , está asociado a
un período de retorno de 9.32 años. Es probable que este sea el período de retorno para el
sismo frecuente en Colombia, de ahí la necesidad de que en Latinoamérica se realicen
estudios para determinar los períodos de retorno para los cuatro eventos sísmicos
denominados: frecuente, ocasional, raro y muy raro.

Al comparar el período de retorno del sismo umbral de daño de la NSR-98 con el sismo
frecuente de VISION 2000, se observa que es 4.61 veces menor. Sin embargo de ello y con el
objeto de tener una idea de la relación entre la aceleración del sismo raro y del sismo de
umbral de daño, en la tabla 8.6 se indica lo especificado por la NSR-98 para los dos sismos. Se
destaca que para el sismo raro se tienen nueve zonas sísmicas y para el de umbral de daño , 7;
en consecuencia, para compararlos se debe hacer una ap roximación considerando los
mayores valores.


Tabla 8.6 Aceleraciones (g) para sismo raro y umbral de daño de NSR- 98 de Colombia.
Zonas Sismo
Raro
Zona Umbral de
Daño
Valor
o
A
Sismo Raro
Valor
o
A
Umbral de Daño
Umbral A
Raro A
o
o

1 1 0.05 0.005 10.0
2 y 3 2 0.10 0.01 10.0
3 y 4 3 0.15 0.02 7.50
5, 6 y 7 4 0.30 0.03 10.0
5, 6, 7 y 8 5 0.35 0.04 8.75
5, 6 y 8 y 9 6 0.40 0.05 8.00
9 7 0.40 0.06 6.67
Promedio 8.7


Es importante destacar que Medellín se encuentra en la Zona Sísmica 5 para el sismo
raro y para el sismo de umbral de daño. Jaramillo 2002, determina los dos espectros para 14
zonas de Medellín y el valor promedio de la aceleración para el umbral de daño es
g A
o
062 . 0 · , y para el sismo raro g A
o
252 . 0 · . Valores superiores a los prescritos en
NSR-98. La relación entre estos dos valores es 4.06 valor más bajo que los indicados en la
tabla 8.6. Por consiguiente para encontrar la aceleración del sismo umbral de daño se debe
dividir la aceleración de la Normativa NSR-98 para un valor que está alrededor de 4.


8.5 ANÁLISIS DE ESTUDIOS REALIZADOS EN ECUADOR


Mera et al, 2000 , 2002, han realizado estudios de peligrosidad sísmica en Esmeraldas,
Machala, Salinas y Manta, siguiendo los lineamientos de VISION 2000. Por otro lado, Aguiar
2000, 2001 ha realizado igual trabajo en el Tena, Pujilí y Santo Domingo, de tal manera que se
tienen resultados de ciudades ubicadas en las tres regiones de la geografía ecuatoriana. Los
resultados encontrados se indican en las tablas 8.7 y 8.8

La zona IV contempla que g A
o
4 . 0 · , y en la zona III se tiene . 3 . 0 g A
o
· , para el
sismo raro. En la tabla 8.7, se aprecia que el promedio del valor de
o
A es mayor que el
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

183
respectivo promedio indicado en la tabla 8.8, como era de esperarse; pero para los sismos
frecuente y ocasional, el promedio de la tabla 8.8 es mayor que el de la tabla 8.7.


Tabla 8.7 Aceleraciones (g) para ciudades ubicadas en Zona IV del CEC- 2000
Sismo Esmeraldas Salinas Manta Pujilí Promedio
Frecuente 0.07 0.072 0.07 0.12 0.083
Ocasional 0.10 0.091 0.10 0.14 0.108
Raro 0.37 0.212 0.32 0.23 0.283
Muy Raro 0.60 0.313 0.51 0.27 0.423
Ocas/Frec. 1.429 1.264 1.429 1.167 1.322
M Raro/Raro 1.622 1.476 1.594 1.174 1.467


Tabla 8.8 Aceleraciones (g) para ciudades ubicadas en Zona III del CEC- 2000
Sismo Machala Tena Santo Domingo Promedio
Frecuente 0.077 0.114 0.150 0.114
Ocasional 0.098 0.130 0.180 0.136
Raro 0.229 0.213 0.330 0.257
Muy Rar o 0.313 0.255 0.410 0.326
Ocas/Frec. 1.272 1.140 1.200 1.204
M Raro/Raro 1.367 1.197 1.242 1.269


La relación de la aceleración especificada en el CEC-2000 con respecto a las obtenidas
para el sismo frecuente en las tablas 8.7 y 8.8, son: 4.82 y 2.63, respectivamente. En
consecuencia la aceleración del sismo frecuente se obtendrá dividiendo la aceleración del
CEC-2000 para un valor que está entre 2.5 y 5.


8.6 ANÁLISIS DE ESTUDIOS REALIZADOS EN PERÚ


Investigadores como Muñoz 2002, Silva 2002 y Zegarra 2002, han presentado trabajos
de reforzamiento de construcciones, en los que han utilizado los valores indicados en la tabla
8.9 para la zona de mayor peligrosidad sísmica del Perú, para determinar los sismos de
análisis de acuerdo a VISION 2000 y verificar el desempeño de las edificaciones.

Tabla 8.9 Aceleraciones (g) utilizadas para la zona III de Perú.
Sismo
o
A
Frec A
Ocas A
o
o

Raro A
Raro M A
o
o
.

. Frec A
Norma A
o
o

Frecuente 0.20
Ocasional 0.25
Raro 0.40
Muy Raro 0.45


1.25


1.25


2



8.7 ESTUDIOS REALIZADOS EN CHILE


Guendelman 2002 realiza una proposición para modificar la Norma NCh 433 Of 96,
con la cual se determina los sismos de análisis de acuerdo a VISION 2000. La propuesta se
muestra en la tabla 8.10.


Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

184
Tabla 8.10 Proposición para NCh 433 futura, realizada por Guendelman.
Sismo Nivel de Demanda
Frecuente
*
min
1
R
S f
Sa
ae
·
Ocasional
1 2
4 . 1 Sa Sa ·
Raro
ae
S Sa ·
3

Muy Raro
ae
S Sa 5 . 1
4
·


donde
ae
S es el espectro elástico propuesto en la Norma NCh 433 para el sismo raro,
min
f es
un factor de corrección que garantiza el mínimo cortante basal y

R es el factor de reducción
de la aceleración espectral, calculado para el período del modo con mayor masa trasnacional
equivalente en la dirección de análisis especificada en NCh 433.

Por lo tanto, a partir de la Norma de Chile vigente al 2003, en que solo se especifica el
sismo raro, es factible obtener los otros sismos de análisis recomendados por VISION 2000.


8.8 RESUMEN DE ESTUDIOS REALIZADOS


En la tabla 8.11 se resumen los parámetros encontrados en este estudio, que sirven de
base para definir los sismos de análisis recomendados por VISION 2000.

Tabla 8.11 Parámetros encontrados
País
Frecuente A
Ocasional A
o
o

Raro A
raro Muy A
o
o

Frecuente A
Norma A
o
o

Umbral A
Norma A
o
o

Venezuela 1.235 (Tabla 8.4)
1.284 (Tabla 8.5)
1.190 (Tabla 8.3)
1.243 (Tabla 8.4)
1.288 (Tabla 8.5)
3.37 (Tabla 8.4)
4.44 (Tabla 8.5)

Colombia 8.70 (Tabla 8.6)
4.06 (Jaramillo)
Ecuador 1.322 (Tabla 8.7)
1.204 (Tabla 8.8)
1.467 (Tabla 8.7)
1.269 (Tabla 8.8)
4.82 (Tabla 8.7)
2.63 (Tabla 8.8)

Perú 1.250 (Tabla 8.9) 1.250 (Tabla 8.9) 2.00 (Tabla 8.9)



8.9 PROPUESTA DE FORMAS ESPECTRALES


Para el Sismo Frecuente, se propone obtener espectros para un factor de
amortiguamiento ξ del 2%, empleando la misma forma del espectro elástico que consta en las
respectivas normativas sísmicas , pero con un valor de
o
A igual al que está en la norma para el
sismo raro divido para tres. Se recomienda usar las ecuaciones de Newmark y Hall para
encontrar espectros con cualquier amortiguamiento, estas son:

ξ α ln 68 . 0 21 . 3 − ·
a



( 8.19 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

185

ξ α
ξ α
ln 27 . 0 82 . 1
ln 41 . 0 31 . 2
− ·
− ·
d
v



Las ecuaciones ( 8.19 ) a (8.21) tienen un 50% de probabilidad de excedencia. Por
otra parte, en estas ecuaciones
c b a
α α α , , , son los factores de amplificación para la
aceleración, velocidad y desplazamiento. Existen otras ecuaciones más sencillas para
encontrar un factor de ajuste
a
f del espectro ha un ξ , una de ellas es la siguiente:

04 . 0
5

,
_

¸
¸
·
ξ
a
f

La ecuación (8.22) es adecuada utilizarla en espectros que están formulados por una
sola ecuación, como es el caso de Chile. En cambio, con las ecuaciones (8.19) a (8.21) se
modifica la posición de los puntos de quiebre del espectro.




Figura 8.7 Espectros para un perfil S3 en zona 7 de Venezuela.


Para el Sismo Ocasional, es muy adecuado utilizar la recomendación de Guendelman
2002, que consiste en multiplicar el espectro del sismo frecuente por 1.4, se puede pensar en
un factor ligeramente menor pero conservadoramente queda el valor anotado por los valores
encontrados y que constan en la tabla 8.11.

Finalmente para el Sismo Muy Raro se propone multiplicar el espectro elástico por 1.3.
Proposición que se la realiza en base a los resultados de la tabla 8.11 y considerando que al
multiplicar el espectro elástico de las normativas por 1.3 la probabilidad de excedencia se
reduce al 5% en un tiempo de 100 años, esto para un valor g A
o
4 . 0 · , Aguiar y Haro (2000),
( 8.20)
( 8.21 )
( 8.22 )
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

186
pero como se esperan sismos más fuertes la probabilidad de excedencia va a subir al orden del
10%. Un valor más alto a 1.3 implica la reducción de la probabilidad de excedencia y un
incremento del período de retorno.

En la figura 8.7 se presenta, los cuatro espectros para un perfil de suelo S3, ubicado en
la zona de mayor peligrosidad sísmica de Venezuela y cuyo uso es para vivienda. En la figura
8.8 se presenta lo mismo pero para Chile.




Figura 8.8 Espectros para un perfil S3 en zona 3 de Chile



8.10 ESPECTROS DE DEMANDA


Los espectros de demanda, relacionan el desplazamiento espectral
d
S , con la
aceleración espectral
a
S , y se los obtiene a partir de los espectros indicados en el apartado
anterior. La ecuación que se utiliza para el cambio, en el rango elástico, es la siguiente:

ae de
S
T
S
2
2

·

En la ecuación ( 8.23 ),
ae de
S S , , corresponden al desplazamiento y aceleración
espectral, para el rango elástico. Sean
d
S y
a
S , el desplazamiento y la aceleración espectral
para el rango inelástico y considerando que el espectro inelástico se obtiene dividiendo el
espectro elástico para el factor de reducción de las fuerzas sísmicas
µ
R , de tal forma que:

( 8.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

187
a ae
de
d
ae
a
S
T
S
R
T
R
S
S
R
S
S
2
2
2
2
4 4 π
µ
π
µ µ
µ µ
µ
· · ·
·


donde µ , es la demanda de ductilidad. En el presente capítulo, únicamente se trabaja con la
ecuación ( 8.23 ), pero para encontrar el punto de demanda y el desempeño que va a tener una
estructura en el rango inelástico se utiliza la ecuación ( 8.25 ).



Figura 8.9 Espectros de Demanda para Venezuela en Zona 7 y en suelo S3.

En las figuras 8.9 y 8.10 se muestran los espectros de demanda para Venezuela y
Chile que se derivan de los espectros indicados en las figuras 8.7 y 8.8, que se han obtenido
hasta un período de 2 s., si se amplía el rango del período los espectros de demanda de las
figuras 8.9 y 8.10 van a continuar con la curva descendente.

En la figuras 8.11, a 8.14, se presentan, a la izquierda, los espectros clásicos en el
formato aceleración – período y, a la derecha, los espectros de demanda en el formato
aceleración – desplazamiento, para las zonas de mayor peligrosidad sísmica de Colombia,
Ecuador, Perú y Argentina, en un perfil de suelo S3 y para un coeficiente de importancia igual
a uno.

Para Colombia, la forma del espectro del sismo frecuente se ha considerado igual a la
estipulada en NSR-98 para el sismo denominado umbral de daño, lo demás se procede de
acuerdo a la propuesta realizada.

( 8.24 )


( 8.25 )
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

188


Figura 8.10 Espectros de Demanda para Chile en Zona 3y en suelo S3.



Figura 8.11 Espectros para Colombia en zona de mayor peligrosidad sísmica y en suelo S3 .



Figura 8.12 Espectros para Ecuador en zona de mayor peligrosidad sísmica y en suelo S3 .
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

189


Figura 8.13 Espectros para Perú en zona de mayor peligrosidad sísmica y en suelo S3.




Figura 8.14 Espectros para Argentina en zona de mayor peligrosidad sísmica y en suelo III.




8.11 PELIGROSIDAD SÍSMICA


Se define como Peligrosidad Sísmica, la probabilidad de ocurrencia, dentro de un
período específico de tiempo y dentro de una región determinada, movimientos del suelo cuyos
parámetros: aceleración, velocidad, desplazamiento, magnitud o intensidad son cuantificados .
Para la evaluación se deben analizar los fenómenos que se producen desde el hipocentro
hasta el sitio de interés.


Para el diseño sísmico de estructuras, fundamentalmente se necesita conocer cual es
la aceleración máxima del suelo que se espera en la zona que se va a implantar el proyecto
durante la vida útil de la estructura. Si adicionalmente, se pueden establecer los otros
parámetros indicados en el párrafo anterior u otros adicionales como el tiempo y contenido de
frecuencias, que de alguna forma se están incorporando en los estudios de peligrosidad
sísmica.




Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

190
8.11.1 Etapas de cálculo


En la figura 8.15, se presentan las etapas que se siguen para la evaluación de la
Peligrosidad sísmica a nivel regional, tendientes a la obtención de parámetros para el diseño
sismo resistente, expresados en términos probabilísticos.




Figura 8.15 Etapas de la evaluación de la Peligrosidad Sísmica.


La información sísmica histórica, de eventos que se registraron en el período 1500 -
1900 es muy importante, por que son cuatro siglos de datos, razón por la cual es fundamental
su estudio. Lamentablemente, los sismos históricos no han sido estudiados con el detenimiento
del caso, primero porque es una tarea que demanda mucho tiempo y segundo por lo difícil que
resulta el conseguir la información. Las crónicas de los sismos históricos en algunos casos son
muy exagerados , Aguiar (1991) y tienden a sobredimensionar el daño ocasionado.

Por otra parte, en la mayor parte de países, el catálogo sísmico instrumental tiene
amplia información a partir de los años 1960 y 1970, por la implementación de un mayor
número de estaciones sismográficas. En el período 1900-1960 la información es escasa, no
porque no hayan ocurrido sismos sino porque no existía suficiente instrumentación sísmica. En
consecuencia, antes de empezar un trabajo de peligrosidad sísmica lo primero que se debe
hacer es un estudio de completitud de la información sísmica, se puede utilizar para el efecto,
el procedimiento propuesto por Steep

(1972), quien describe un procedimiento basado en la
varianza como parámetro estadístico en los cuales la tasa de ocurrencia de los sismos es
estable para distintos niveles de magnitud.

La información tectónica, geológica, geofísica y geotécnica es un complemento a la
información sísmica instrumental para poder definir un mapa sismotectónico de la región en
estudio.

En la elaboración del mapa sismotectónico del Ecuador, Iglesias et al (1991) se
utilizaron, a más de la información tradicional, imágenes satelitarias LANSAT, mosaicos de
radar de apertura sintética SAR, se interpretó alrededor de 400 fotogra fías aéreas. Todo ello
para la detección y limitación de las fallas geológicas.

Con el mapa sismotectónico se procede a la definición de zonas fuentes o áreas
fuentes que son aquellas regiones en las cuales existe una homogeneidad de los focos de los
sismos registrados. Estas zonas de unidad sísmica están asociadas a un sistema de fallas.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

191
No es conveniente considerar fuentes puntuales sino fuentes con una actividad
sísmica difusa que abarcan una gran área, debido a la complejidad de la tectónica, al
incompleto conocimiento de las zonas de fallamiento y a un eventual desconocimiento de
accidentes tectónicos sin expresión superficial.

Algunos investigadores, Palacio et al (1987), Ryall et al (1966), determinan las áreas
fuentes en base al flujo tectónico definido como la cantidad de energía disipada por unidad de
área y por unidad de tiempo.


8.11.2 Relación de recurrencia


Para la evaluación de la peligrosidad sísmica en cada una de las áreas fuentes es
necesario calcular:

• La relación de recurrencia de la actividad sísmica, propuesta independientemente
por Ishimoto-Ida en 1939 y Richter -Gutenberg en 1944. La misma que tiene la
siguiente forma:

bM a M N − · ) ( log (8.25)

siendo N(M) el número de sismos anuales de magnitud mayor o igual que M. Las
constantes a y b definen la sismicidad del área.



♣ Como ejemplo de aplicación de la ecuación (8.25), se obtiene la relación de
recurrencia para los sismos registrados en el Ecuador en el período comprendido
entre 1963 y 1987. Del catálogo sísmico, se han obtenido los siguientes datos:

Tabla 8.12 Sismicidad en el Ecuador en el período 1963- 1987

MAGNITUD M
b


NÚMERO DE SISMOS

3.5 - 4.0
4.0 - 4.5
4.5 - 5.0
5.0 - 5.5
5.5 - 6.0
6.0 - 6.5
6.5 - 7.0


1061
1003
553
137
31
5
1


• Solución


Con los datos de la tabla 8.12, se obtienen las constantes a y b, mediante regresión
lineal. Los resultados son: a = 7.47 y b = -1.07. Es importante destacar que la muestra
analizada es de 24 años.

b
M N 07 . 1 47 . 7 log − ·

En base a la ecuación de recurrencia encontrada, se desea averiguar cuantos sismos
de magnitud M
b
= 7.0 se presentarán en el Ecuador en los próximos 24 años y 48 años.
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

192

• Próximos 24 años


01 . 1 005 . 0 7 07 . 1 47 . 7 log
24 24
· → · × − · N N

La cantidad obtenida es el número de sismos de magnitud M
b
= 7, que se esperan en el
Ecuador en los próximos 24 años, Para 48 años, se tendrá:

02 . 2 01 . 1
24
48
50
· × · N

En resumen, en los próximos 24 años se espera en el Ecuador 1 sismo de magnitud
Mb= 7.0 y en los próximos 48 años 2 sismos de la misma magnitud. Contados a partir de 1987.


A la ecuación (8 .25) se le conoce como ley de Richter, la misma que puede escribirse
también de la siguiente forma:

M
e
β
α γ

· (8.26)

donde γ es la tasa de ocurrencia anual de eventos de magnitud mayor o igual que M. La
relación que existe entre las variables a, b y α, β son las siguientes:

α log · a (8.27)

10 ln
log
b
e
b
· · β (8.28)

Tanto los parámetros a, b como α, β se obtienen de un ajuste de mínimos cuadrados.
La pendiente b indica que tan rápido o lento se mueve una zona de fallamiento. De los estudios
de peligrosidad sísmica realizados en el Perú, Casaverde y Vargas (1980) el valor de b varía
entre 0.67 y 1.29. Para el Ecuador, Aguiar (1982) el valor de b se encuentra entre 0.588 y
1.078. En Venezuela, Grases (1980), para la región comprendida entre los 4° N - 12° N y 68°W
- 75°W este valor varió entre 0.85 y 1.09

En función del Momento Sísmico se puede determinar la actividad sísmica de una área
fuente, para ello se tiene:
β
β
β



×
− ·
1
) (
) 1 ( ) (
Max
w
w
M
M M
M N (8.29)

siendo N(Mw) el número de sismos con momento sísmico mayor o igual a Mw,

M es la tasa
media anual de ocurrencia de momentos sísmicos. Por otra parte, se tiene:

) 8 . 11 5 . 1 (
max
10
+
·
O
S
M
M (8.30)

donde
O
S
M es la máxima magnitud esperada en la zona. El momento sísmico M
w
se puede
evaluar con la siguiente ecuación:
µ D L h M
w
· (8.41)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

193

en la cual h y L es el ancho y largo de la zona de fallamiento, D el desplazamiento y µ el
módulo de rigidez. Lo más apropiado para determinar el momento sísmico es a partir de las
ondas superficiales de los registros .


8.11.3 Magnitud Máxima


• En cada zona fuente, se debe determinar la máxima magnitud M
max
que se espera,
para ello existen diferentes fórmulas empíricas que relacionan la longitud de rotura
de la falla L, con Mmax. Una de las primeras relaciones fue suministrada por Idda en
1959 para fallas inversas

L M
max
log 0 . 1 47 . 5 + · (8.42)
L M
max
log 79 . 0 04 . 6 + · (8.43)

La ecuación (8.42) es para sismos profundos y la ecuaci ón (8.43) para sismos
superficiales e intermedios.

Por otra parte, en base al estudio estadístico de 58 sismos ocurridos a nivel mundial y
lo deducido con base en la geología para fallas transcurrentes se tiene:

L M
max
log 704 . 0 04 . 6 + · (8.44)

donde 3.5 Km < L < 420 Km, σ
Ms
= 0.3 M
s
< 8.


En la evaluación de la peligrosidad sísmica de Colombia, Sarria et al (1980), utilizaron
las ecuaciones propuestas por Ambrasseys para determinar la magnitud máxima, estas
son:


Inferior Limite e L
mx
M ) 35 . 3 150 . 1 ( −
· (8.45)
Ajuste Mejor e L
mx
M ) 56 . 7 596 . 1 ( −
· (8.46)
Superior Limite e L
mx
M ) 58 . 8 615 . 1 ( −
· (8.47)



Se aprecia que la relación entre la Magnitud Máxima M
max
y el logaritmo de la longitud
de rotura L es de tipo lineal, de la forma:

B L A M + · log
max
(8.48)

donde A y B son constantes que se obtienen por regresión lineal. Es conveniente que
los valores de A y B se obtengan con sismos de una determinada zona geográfica
como lo propone Acharya (1979). Por otra parte, Slemmons (1977) propone calcular la
magnitud máxima en base al tipo de falla. Cuando en una zona fuente, no se tiene un
tipo de falla definido es conveniente utilizar la metodología propuesta por Acharya.

Para América del Sur, Acharya propone la ecuación (8.4 9) para encontrar la magnitud
máxima, la misma que fue obtenida a partir de 31 eventos con magnitud superior a 7.
Por lo tanto, para magnitudes inferiores su aplicación es incierta.

Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

194
L M
max
log 83 . 2 30 . 2 + · (8.49)



v A manera de ejemplo se va a determinar una relación entre M
max
y la longitud de
rotura L, en base a los datos de la tabla 8.13 que presenta Winkler (1981).



Tabla 8.13 Relación entre Magnitud M y Longitud de rotura L.

SISMO

LONGITUD FALLA
(L)

MAGNITUD
(M)


Alaska, 1964
San Francisco, 1906
Mongolia, 1957
Kern Co, 1952
Niigata, 1964
Turkey, 1953
Imperial Valley, 1940
Fairview Peak, 1954
Montana, 1959
San Miguel, 1956
Parkfield, 1966


600
450
280
50
100
50
60
36
30
19
38

8.5
8.3
8.3
7.8
7.5
7.2
7.1
7.1
7.1
6.8
5.5



La ecuación que se obtiene luego del ajuste por mínimos cuadrados, es:

L M
max
log 33 . 1 86 . 4 + · (8.50)

El coeficiente de correlación de la ecuación (8.50) es 0.782, que es un valor bajo. En
los estudios de peligrosidad sísmica se puede aplicar una ecuación como las indicadas para
encontrar la máxima magnitud esperada en la fuente pero es conveniente comparar el valor
obtenido con el registrado instrumentalmente. De igual forma en las ecuaciones que definen la
magnitud máxima se deben indicar parámetros estadísticos como el coeficiente de correlación
y la desviación Standard para incluirlos en la evaluación de l a peligrosidad sísmica.

Finalmente, se debe indicar que hay ecuaciones en las cuales se incluye el
desplazamiento permanente D en la determinación de la magnitud máxima. Una de ellas es la
presentada en la ecuación (8.5 1), en la cual L y D, se expresan en centímetros, Grases (1997).


) log( 4 . 0 1 . 1
2 58 . 1
D L M
max
+ · (8.51)


8.11.4 Metodología de Evaluación


La evaluación de la peligrosidad sísmica se ejecuta utilizando los algoritmos propuestos
por Algermissen y Perkins (1972 y 1976), cuya formulación matemática está descrita en Aguiar
(1982), Palacio et al (1987). La metodología de cálculo se resume a continuación.

i) Dividir al País en una cuadrícula de 30 minutos por 30 minutos.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

195
ii) Determinar en cada área fuente, los coeficientes a y b de la ecuación (8.25) por
medio de una regresión exponencial con los datos correspondientes a sismos de
magnitud mayor o igual a M
min
. Siendo M
min
la magnitud mínima seleccionada en el
estudio. Un valor adecuado de 0 . 4
min
· M .

iii) Determinar la longitud de rotura de la falla y la máxima magnitud esperada.

iv) Calcular la frecuencia anual de ocurrencia de aceleraciones en cada vértice de la
cuadrícula. Un programa que fue muy utilizado para el efecto fue el desarrollado por
Mc Guire (1976). Previamente se habrá seleccionado una ley de atenuación de
movimiento del suelo.

v) Obtener la aceleración o velocidad máxima esperada en cada vértice de la retícula,
utilizando el programa: "Line Source Model" de Der Kiureghian y Ang (1977) o
uti lizando una distribución de valores extremos tipo II que fue lo seleccionado para el
caso de Ecuador , Aguiar (1982).

La distribución de valores extremos tipo II, aplicada al caso de aceleraciones,
es de la siguiente forma:

max
A K A F ln ln )] ( ln ln[ β β − − · − (8.52)

que puede escribirse de la siguiente manera:

β −

·
) (
) (
max
kA
e A F (8.53)

siendo F(A) la probabilidad de no excedencia de la aceleración máxima A
max
. Los
parámetros β y k se obtienen del ajuste por mínimos cuadrados.


vi) Se dibuja el mapa de isoaceleraciones, si se ha estado trabajando con aceleraciones o
puede ser el mapa de isovelocidades o el parámetro seleccionado para el estudio de la
peligrosidad sísmica.


♣ En la tabla 8.14, se indica las tasas de ocurrencia esperadas en Quito , Aguiar (1982), para
diferentes aceleraciones del suelo. Esto se obtiene de un estudio de peligrosidad sísmica y
se desea determinar la aceleración máxima del suelo en roca para una vida útil de la
estructura de 50 años y con una probabilidad de excedencia del 10%


Tabla 8.14 Aceleración máxima y tasa media de ocurrencia para Quito

LUGAR

ACELERACÍON MÁXIMA
(cm/s
2
)

TASA DE OCURRENCIA
(veces/año)


Quito

50
100
150
200
250
300
400
500


0.382
0.0389
0.0105
0.00392
0.00177
0.000891
0.000269
0.0000996
Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

196


• Solución


Con los datos de la Tabla 8.14 , se obtuvo que la relación entre el ln A y el
ln[-ln F(A)] es lineal de la fo rma planteada en la ecuación (8.5 2), con lo cual se determina:


β=3.543 k=0.025


La ecuación (8.5 3) es válida para un año. Para el caso de 50 años, tiempo de la vida
útil de las estructuras, lo que cambia es el valor de k, ahora será
β
1
50
1
k . En consecuencia la
ecuación (8.53), queda:

β
β

,
_

¸
¸

·
max
1
50
) (
A
k
e A F
(8.54)


Para el sismo raro o severo, la probabilidad de no excedencia en 50 años se consideró
del 90%. Luego al reemplazar en la ecuación (8.54), se tiene:

β
β

,
_

¸
¸

·
max
A
k
e
1
50
9 . 0

de donde:

k
A
max
β
β
1
1
50
10536 . 0
1

,
_

¸
¸
· (8.55)


Reemplazando los valores de k y β, encontrad os para Quito, en la ecuación (8.5 5) se obtiene:


Amax = 227.37 cm/s
2
= 0.232 g



♣ Para el caso de puentes, se considera que la vida útil es de 75 años. Se desea conocer el
valor de la aceleración máxima en roca, con una probabilidad de no excedencia del 90%.
Si β = 3.543 y k = 0.025.

• Solución

Al reemplazar los valores de β y k en la ecuación (1. 25) pero considerando 75 años en
lugar de 50, se tiene:
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

197
g s cm A
max
216 . 0 / 35 . 255
025 . 0
75
10536 . 0
1
2
543 . 3
1
543 . 3
1
· ·

,
_

¸
¸
·

La aceleración para 75 años es mayor que la aceleración para 50 años en 12.3%, con
los datos del ejemplo.



8.12 CONCLUSIONES


Se ha presentado una propuesta para obtener formas espectrales para cuatro niveles
de diseño sísmico, denominados por VISION 2000 como: frecuente, ocasional, raro y muy raro,
para Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela y Argentina, las mismas que se derivan
a partir del espectro elástico definido para el sismo raro en las normativas sís micas vigentes al
2003 en los países mencionados.


8.13 RECOMENDACIONES


Es muy importante que en Latinoamérica se defina el período de retorno de los cuatro
sismos recomendados por VISION 2000, debido a que estos perí odos responden a la
sismicidad de California que es diferente a la de Sur América. Por ejemplo en el siglo XX se
registraron 6 eventos de magnitud mayor a 7 en California, mientras que en ese mismo siglo se
registraron 3 sismos en Venezuela, 17 en Colombia, 15 en Ecuador, 49 en Perú, 92 en Chile y
23 en Argentina de magnitud mayor a 7 (Bulletin ISC).


REFERENCIAS


1. Acharya H. K., (1979), “Regional variations in the rupture-length magnitude relationships
and their dynamical significance”, Bulletin of Seismological Society of America, 69 (6),
2063-2084.

2. Aguiar R., (1982), “Cuantificación de la amenaza sísmica del Ecuador”, VI Jornadas
Nacionales de Ingeniería Estructural. Escuela Politécnica Nacional, 16 p, Quito.

3. Aguiar R., (1991), “El sismo del 4 de febrero de 1797”, VI Jornadas Nacionales de
Ingeniería Estructural. Escuela Politécnica Nacional , 16 p, Quito.

4. Aguiar R., y Haro A., (2000). “Zonificación Sísmica en Países Bolivarianos”, Boletín
Técnico. Instituto de Materiales y Modelos Estructurales. Universidad Central de
Venezuela, 38 (3) , 27-41, Caracas.

5. Aguiar R., (2000). “Determinación de puntos notables en la curva de capacidad resistente
para el reforzamiento de hospitals”, Desastres sísmicos en desarrollo. Instituto de
Materiales y Modelos Estructurales. Universidad Central de Venezuela, EE1-EE15,
Caracas.

6. Aguiar R., y Lozada R., (2000). “El sismo de Pujilí de 1996 y la propuesta del CEC-99”, XIII
Jornadas Nacionales de Ingeniería Estructural. Pontificia Universidad Católica del Ecuador,
296-305, Quito.

Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

198
7. Aguiar R., (2000). “Sismo de Macas de 1995 y la reconstrucci ón”, Centro de
Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del Ejército, 74 p, Quito.

8. Aguiar R., (2001). “Reforzamiento sísmico del Hospital de Santo Domingo de los
Colorados”, Memoria de cálculo. Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica
del Ejército, Quito.

9. Algermissen S. T. y Perkins D., (1972), “A technique for seismic zoning: general
considerations and parameters microzonation”, Conference Seattle .

10. Algermissen S. T. y Perkins D., (1976), “A probabilistic stimate of maximum acceleration in
rock in the contiguous United States U.S”, Geological Survey.

11. Avelar C. y Ayala G., (2002). “Determinación de espectros de diseño de utilidad en el
diseño sísmico basado en desempeño”, VII Simposio Nacional de Ingeniería Sísmica,
Cuernavaca, México.

12. Bendito A., Rivero P. y Lobo W., (2001). “Curvas de isoaceleración para estados de
desempeño estructural en el Occidente de Venezuela”, Boletín Técnico. Instituto de
Materiales y Modelos Estructurales. Universidad Central de Venezuela, 39 (2), 1-18,
Caracas.

13. Bulletin of the Internacional Seismological Centre Database Access Program. Interned
http://www.isc.ac.uk/Cite/cite.html.

14. Casaverde L. y Vargas J., (1980), “Zonificación Sísmica del Perú”, II Seminario
Latinoamericano de Ingeniería Sismorresistente, Lima.

15. CEC-2000, “Código Ecuatoriano de la Construcción”, XIII Jornadas Nacionales de
Ingeniería Estructural. Pontificia Universidad Católica del Ecuador, 325-350, Quito.

16. Der Kiureghian A. and Ang A., (1977), “A fault rupture model for seismic risk analysis”,
Bulletin of Seismological Society of America, 67.

17. Flores R., (2002). “Ingeniería Sísmica por desempeño un exigente desafío. Nota sobre
Sismología”, VIII Jornadas Chil enas de Sismología e Ingeniería Antisísmica. Universidad
Federico Santa María, 22 p, Valparaíso.

18. Grases J., (1980), “Investigación sobre los sismos destructores que han afectado al Centro
y Oriente de Venezuela”, Proyecto INTEVED, Caracas.

19. Grases J. (1997), “Peligrosidad Sísmica”, Seminario dictado en la Dirección Nacional de
Defensa Civil , Quito.

20. Guendelman T., (2002). “Análisis y Diseño Sísmico de Edificios de Hormigón Armado”,
Memorias de Seminario dictado en Universidad de La Serena”, compilado en CD, La
Serena.

21. Iglesias R., Eguez A., Pérez V, y Molina G., “Mapa sismotectónico del Ecuador”, Escuela
Politécnica del Ejército y Dirección Nacional de Defensa Civil, 188 p, Quito.

22. IMPRES (1982). “Reglamento Argentino para Construcciones Sismorresistentes”, IMPRES
CIRSOC 103.

23. Jaramillo J., (2002). “Espectros de diseño sísmico para la ciudad de Medellín”, Revista
Internacional de Ingeniería de Estructuras. Editores: A. Barbat y R. Aguiar, 7 (1) , 1-19,
Quito.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

199
24. McGuire R., (1976) “Fortran computer program for seismic risk analysis”, United States
Department of the Interior Geological Survey, Open-File Report 76-67, 90 p.

25. Mera W., Villacrés A., Yépez O., Ponce G. y Guamán J., (2000), “Microzonificaci ón sísmica
y espectros de respuesta de diseño elástico de la ciudad de Salinas”, XIII Jornadas
Nacionales de Ingeniería Estructural. Pontificia Universidad Católica del Ecuador , 365-380,
Quito.

26. Mera W., Villacrés A., Yépez O., Ponce G. y Guamán J., (2002), “Microzonificación
sísmica y espectros de respuesta de diseño elástico de la ciudad de Esmeraldas”, XV
Jornadas Nacionales de Ingeniería Estructural, 177-192, Loja.

27. Muñoz A., Bartolomé A. y Rodríguez C., (2002), “Demandas de resistencia para edificios
de albañilería en el Perú”, VIII Jornadas Chilenas de Sismología e Ingeniería Antisísmica.
Universidad Federico Santa María, 10 p, Valparaíso.

28. Newmark N., and Hall W., (1969). “Seismic design criteria for nuclear reactor facilities”,
th
4
World Conference on Earthquake Engineering. Santiago de Chile.

29. Norma NCh 433.Of 96, (1996). “Diseño sísmico de edificios”, Instituto de Normalización.
INN-Chile, 42 p, Santiago.

30. Norma COVENIN 1756-98 (Rev. 2001), “Edificaciones Sismorresistentes”, FUNVISIS.
Ministerio de Desarrollo Urbano, 69 p., Caracas.

31. Norma Técnica de Edificaciones E.030, (1997). “Diseño Sismorresistente”, Reglamento
Nacional de Construcciones. Ministerio de Transporte y Comunicaciones, Lima.

32. NSR-98, (1998). “Normas colombianas de diseño y construcciones sismo resistente”,
Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, Tomo 1, Bogotá.

33. Palacio J., Blum R., Maruri J. y Rodríguez J., (1987) “Determinación de la distribución de
los niveles de aceleración en el Ecuador y regionalización con fines de prevención
sísmica”, Instituto de Investigaciones y Estudios Avanzados, Universidad de Guayaquil,
46p, Guayaqui l.

34. PDVSA JA-221, (1999). “Diseño sismorresistente de instalaciones industriales”, PDVSA.
Manual de Ingeniería de Diseño, 18, 53 p, Caracas.

35. Ryall A., Slemmon D. and Gedney D., (1966) “Seismicity, tectonics and surface faulting in
the western United States during historic time”, Bulletin of the Seismological Society of
America, 56 (5).

36. Sarría A.,Bernal C. y Echeverri D., (1980), “Estudio preliminar del riego sísmico en
Colombia con base en curvas de isoaceleración”, Segundo Seminario Colombiano de
Geotecnia, Bogotá.

37. SEAOC, (1995). “VISION 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Sacramento.

38. SEAOC, (1995), “A framework for performance based design”, Structural Engineers
Association of California. VISION 2000 Committee, California.

39. Silva W., (2002). “Vivienda en Perú”, Curso sobre Diseño y Construcción Sismorresistente
de Estructuras. CENAPRED. México.

Robert o Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

200
40. Slemmons D. B. (1977), “State-of-the-adt for assessing earthquake hazards in the United
States, Report 6. Faults and earthquake magnitude:U.S.” , Army Corps of Engineers,
Waterways Experimental Station, Soil and Pavements Laboratory, Vicksburg, Mississippi,
Miscellaneous Paper S-73-1, 129 p .

41. Steep J., (1972), “Analysis of completeness of the earthquake sample in the puget sound
area and its effect on statiscal estimates of earthquake hazard”, Proceedings of the
International Conference on Microzonation for Safer Construction. Research and
Application , 2.

42. Winkler V., (1981), “Tectónica de Placas”, Curso de Post Grado, Universidad Central de
Venezuela, Caracas.

43. Zegarra L. y Yeckle L., (2002). “Reparación y refuerzo de edificaciones escolares dañadas
en el sismo del 23 de junio de 2001”, VIII Jornadas Chilenas de Sismología e Ingeniería
Antisísmica. Universidad Federico Santa María, 10 p, Valparaíso.




Capítulo publicado en el XI Seminario Iberoamericano de Ingeniería Sísmica que se
realizó en Mendoza en Agosto de 2003.












CAPÍ TULO 9






APLICACIÓN DEL MÉTODO DEL ESPECTRO DE CAPACIDAD,
EL FACTOR DE REDUCCIÓN DE LAS FUERZAS SÍSMICAS
Y TEORÍA DE ESPECTROS


RESUMEN


Se aplica el Método del Espectro de Capacidad para encontrar el punto de demanda de
una estruc tura que puede estar situada en las zonas de mayor peligrosidad sísmica de
Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Se determina el punto de demanda
para cuatro espectros de riesgo sísmico uniforme denominados: frecuente, 50% de
probabilidad de excedencia en 30 años; ocasional, 50% de probabilidad de excedencia en 50
años; raro, 10% de probabilidad de excedencia en 50 años y muy raro, 10% de probabilidad de
excedencia en 100 años.

Por otra parte, se indican varios estudios realizados para encontrar el factor de
reducción de las fuerzas sísmicas, con los cuales se obtienen los espectros inelásticos que se
los utiliza para determinar el punto de demanda de una estructura que va a trabajar en el rango
no lineal.


9.1 INTRODUCCIÓN


La tendencia del análisis sísmico es el análisis no lineal. Si bien es cierto esta forma de
trabajo todavía se lo realiza mayoritariamente a nivel de investigación científica no es menos
cierto que programas comerciales como el SAP 2000 ya están incluyendo módulos que
permiten realizar análisis no lineal.

Se tienen dificultades todavía en preparar los datos para el análisis no lineal. En efecto
no es fácil definir los modelos constitutivos que definen la no linealidad del material, no es fácil
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

202
determinar la degradación de rigidez en la descarga o la degradación de resistencia o el efecto
de cierre de grietas por comportamiento inelástico. Se requiere cierta experiencia para ello.

Una vez superado este problema se presenta otro con el análisis no lineal cual es la
gran cantidad de información que reportan los programas. Como se realiza un análisis paso a
paso se tiene una gran cantidad de información que dificulta la interpretación de los resultados.
Sin embargo la tendencia de la Ingeniería Sísmica es por el Análisis No Lineal.

Desde hace muchos años se viene cuestionando al Método de Superposición Modal
como método de análisis sísmico por ese motivo en los principales Centros de Investigación
Científica del Mundo se ha venido trabajando en otros posibles métodos de análisis que sean
más confiables pero que no sean tan complicados como el Análisis No Lineal. En esta línea de
investigación en este libro se presentan tres métodos de análisis los mismos que tienen una
base en común cual es el Análisis No Lineal Estático.

Los tres métodos que se presentan son el Método del Sistema Lineal de Corte, el
Método del Sistema Equivalente y el Método del Espectro de Capacidad. Estos Métodos
constituyen un caso intermedio entre lo “exacto” que sería el análisis no lineal y lo “aproximado”
que representa el Método de Superposición Modal. Los dos primeros se tratarán muy
rápidamente en este capítulo pero con detenimiento en los siguientes capítulos.

El Método del Sistema Lineal de Corte , Aguiar (2002), sirve para estructuras
conformadas por vigas y columnas; la base de partida es el cálculo de la rigidez de piso de la
curva de Capacidad Resistente Sísmica, la misma que se obtiene aplicando la técnica del
pushover. Se destaca que varios investigadores de prestigio mundial están trabajando en un
método basado en el Eje de Corte entre ellos Chopra y Goel (2002) con un procedimiento de
análisis que es bastante complejo. El análisis sísmico se realiza en el eje de corte y luego los
resultados se pasan a la estructura original.

El Método del Sistema Equivalente , en el que a partir de la estructura se determina
un sistema de un grado de libertad en el cual se realiza el análisis sísmico. Algunos
investigadores han presentado modelos de cálculo para obtener el sistema equivalente de un
grado de libertad entre ellos se tiene el de Esteva (1999), Rodríguez (1994), Fajfar (1996),
Aguiar (2002) , Ayala (2001). El análisis sísmico se ejecuta en el sistema de un grado de
libertad y posteriormente se pasan estos resultados al sistema con n grados de libertad.



9.2 MÉTODO DEL ESPECTRO DE CAPACIDAD


Otro método de análisis que se presenta es este capítulo es el denominado Método
del Espectro de Capacidad, si bien es cierto este método fue propuesto inicialmente por
Freeman (1975), Freeman et al (1978) y luego fue olvidado, en la última década nuevamente
se lo ha vuelto a utilizar con una serie de modificaciones. El ATC-40 en 1996 presentó tres
procedimientos de cálculo con este método los mismos que han sido criticados por otros
investigadores quienes han presentado nuevas propuestas a este método que tiene una gran
ventaja sobre los otros métodos y es que en un solo gráfico se puede visualizar el probable
comportamiento de la estructura ante un sismo dado.

En la figura 9.1 se presenta un espectro de demanda para un sismo determinado y a
la izquierda se tiene una estructura sin diseño sísmico cuyo espectro de capacidad se
encuentra muy distante del espectro de demanda en consecuencia va a tener gran daño. Por el
contrario la estructura de la derecha de la figura 9.1 tiene un mayor espectro de capacidad y
tendrá un mejor comportamiento sísmico. Mientras más alejado se encuentre el espectro de
capacidad del espectro de demanda mayor será el daño que se espera, esta visualización no
es posible apreciarla con los métodos indicados en el apartado anterior.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

203

Figura 9.1 Visualización del probable comportamiento sísmico de dos estructuras.


Cuando se necesita reforzar una estructura es necesario conocer cual es la capacidad
resistente de la estructura original y una vez que se ha reforzado la edificación nuevamente se
encuentra la capacidad resistente de la estructura reforzada, como se aprecia en la figura 9.2.
Este incremento de resistencia y ductilidad de la edificación se visualiza en el espectro de
capacidad y el comportamiento ante un sismo determinado en el Método del Espectro de
Capacidad.



Figura 9.2 Visualización del incremento de resistencia y ductilidad en una edificación y del probable
desempeño sísmico.


9.3 EXPLICACIÓN DEL METODO DEL ESPECTRO DE CAPACIDAD


En el Método del Espectro de Capacidad se coloca en un solo gráfico el Espectro de
Capacidad y el Espectro de Demanda, como se aprecia en las figuras 9.1 y 9.2. El punto de
cruce de los dos espectros determina el punto de demanda que no es otra cosa que aquel
punto de desplazamiento lateral máximo en el sistema de un grado de libertad de la estructura.
Pero este punto de demanda debe ser tal que la demanda de ductilidad de la acción
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

204
sísmica sea igual a la demanda de ductilidad de la estructura. Para lograr esto se realiza
un cálculo interactivo. La idea fundamental del Método del Espectro de Capacidad se indica en
la figura 9.3.

El ATC-40 recomienda que se obtenga el espectro inelástico en función del coeficiente
de amortiguamiento viscoso efectivo he indica tres formas de cálculo para determinar el punto
de demanda. Tanto la forma de obtener el espectro inelástico como los procedimientos de
cálculo han sido muy criticados por Chopra y Goel (1999 y 2000) fundamentalmente. Por lo que
se recomienda encontrar los espectros inelásticos por medio del factor de reducción de las
fuerzas sísmicas
ξ µ ,
R descrito en el apartado siguiente.



Figura 9.3 Descripción del Método del Espectro de Capacidad para determinar el punto de demanda




9.4 FACTORES DE REDUCCIÓN


Los espectros inelásticos se obtienen en función del factor de reducción de las fuerzas
sísmicas
ζ µ ,
R el mismo que se define de la siguiente manera:

) , , ( / ) , 05 . 0 , 1 ( ) , , (
, o o o o o o o
T FS T FS T R ζ µ ζ µ ζ µ
ζ µ
· · ·

siendo
o o o
T , , ζ µ , los valores específicos de la demanda de ductilidad, amortiguamiento y
período, asociados a la estructura en la cual se determina el factor de reducción de fuerzas
ζ µ,
R .

Existen una gran cantidad de trabajos para estimar los factores de reducción de las
fuerzas sísmicas, entre los que se destacan los desarrollados por Wu y Hanson en 1989,
Nassar y Krawinkler en 1991, Miranda en 1993, Ordaz y Pérez en 1998, Vidic, Fajfar y
( 9.1 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

205
Fishinger en 1999, Chopra y Goel en 1999, Danny Arroyo en 2001.Lee et al en 1999. A parte
de todo esto se tienen las recomendaciones dadas por FEMA 273. Todo esto demuestra que
se debe tener bastante cuidado al seleccionar una determinada ecuación de
ζ µ,
R para obtener
los espectros inelásticos a partir de los elásticos. Es importante conocer la fuente de los datos
sísmicos en base a los cuales se obtuvieron los factores de reducción de las fuerzas sísmicas y
de esa manera seleccionar la más adecuada de acuerdo a la ubicación de la construcción. Por
ejemplo si se trata de analizar una edificación situada en suelo blando del Distrito Federal de
México, lo más adecuado sería utilizar las ecuaciones propues tas por Arroyo para dicho tipo de
suelo. Los trabajos indicados se describen a continuación.


9.4.1 Factor de reducción de Wu y Hanson


En base al estudio de diez acelerogramas, registrados la mayoría en suelo firme, Wu y
Hanson (1989) encontraron la respuesta no lineal, en un sistema de un grado de libertad SDOF
con comportamiento elastoplástico perfecto y proponen la siguiente expresión
ζ µ ,
Ψ , con la
cual se determina el factor de reducci ón de las fuerzas
ζ µ,
R .

[ ]
s
r r q p ) 1 ( ) ln(
,
− − · Ψ µ ζ
ζ µ


donde ζ , es el amortiguamiento equivalente, µ es la ductilidad y los valores de r q p , , y s ,
vienen defi nidos en la tabla 9.1. El factor de reducción
ζ µ,
R , se obtiene reemplazando en la
ecuación (9.2) µ =1 y 05 . 0 · ζ . Esta cantidad hay que dividirla para los valores de µ y ζ ,
para los cuales se desee calcular.

Tabla 9.1 Valores de r q p , , y s obtenidos por regresión por Wu y Hanson.
T (s) P Q r S
0.1 -0.35 0.10 2.9 -0.24
0.5 -0.55 0.42 1.8 -0.56
0.5-3.0 -0.47 0.52 1.5 -0.70
3 -0.48 0.48 1 -1.0
10 -0.29 0.05 1 -1.0

Del análisis de la ecuación (9.2) se deduce que al aumentar ζ , conduce a un
incremento notable en
ζ µ,
R , aún para valores altos de ductilidad.



9.4.2 Factor de reducción de Nassar y Krawinkler


Del estudio de la respuesta dinámica de sistemas SDOF, sujetos a acelerogramas de
sismos registrados en el oeste de Estados Unidos, Nassar y Krawinkler (1991) proponen una
ecuación para el factor de reducción de la respues ta
µ
R . Se consideró en el estudio, la
distancia epicentral, el período del sistema, el tipo de comportamiento histerético y la ductilidad,
encontrándose que la distancia epicentral no tiene un efecto significativo en el valor
µ
R .La
mayor parte de los registros utilizados en el estudio son registros de suelo firme y aluvial.

( 9.2 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

206
[ ]
c
c R
/ 1
1 ) 1 ( + − · µ
µ



donde c , es función del período del sistema T y de la relación entre la rigidez postfluencia y la
rigidez inicial elástica α . Los valores de a y b , se indican en la tabla 9.2.

T
b
T
T
T c
a
a
+
+
·
1
) , ( α


Tabla 9.2 Valores a y b obtenidos por Nassar y Krawinkler en función de α .
α A B
0.00 1.00 0.42
0.02 1.00 0.37
0.10 0.80 0.29



9.4.3 Factor de reducción de Miranda


Miranda (1993) presenta factores de reducción de las fuerzas sísmicas en función del
tipo de suelo, aspecto que no lo tenían en consideración los otros trabajos, para esto encontró
la respuesta no lineal con comportamiento elastoplástico de 124 acelerogramas registrados en
roca, suelo blando y depósitos al uviales. Determinó que las condiciones de suelo tienen un
efecto importante en la forma de los factores de reducción. En suelo blando, destaca que la
relación entre el período del sistema y el período de la excitación tienen un efecto notable en el
factor de reducción. Por otra parte, señala que la distancia epicentral no tiene un efecto
importante en el factor de reducción.

1 1
1
≥ +

·
φ
µ
µ
R

donde φ , es un factor que depende del tipo de suelo y está definido por (9.6) para sitios en
roca, ( 9.7 ) para depósitos aluviales y ( 9.8 ) para suelos blandos.

1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− − − + ·
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− − −

+ ·
1
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− − −

+ ·
2
2
2
4
1
ln 3 exp
4
3
3
1
5
1
ln 2 exp
5
2
12
1
1
5
3
ln
2
3
exp
2
1
10
1
1
g
g g
T
T
T
T
T
T
T
T T T
T
T T T
φ
µ
φ
µ
φ



siendo
g
T , el período de vibración del suelo. Por lo tanto si se desea considerar la influencia
del suelo, especialmente cuando se tienen suelos blandos, se recomienda trabajar con los
( 9.3 )
( 9.4 )
( 9.5 )
( 9.6 )
( 9.7 )
( 9.8 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

207
factores de reducción de Miranda. Por otra parte, se destaca que aún para suelos firmes se
pueden alcanzar valores de
µ
R mayores a la demanda de ductilidad µ .


9.4.4 Factor de reducción de Ordaz y Pérez


Con un enfoque un tanto diferente, Ordaz y Pérez (1998), proponen una ecuación para
el factor de reducción de resistencia que es función del desplazamiento espectral para el
período considerado ) (T D y el desplazamiento máximo del suelo
max
D . Ellos encontraron la
respuesta dinámica en un sistema SDOF, considerando 445 acelerogramas registrados en
diferentes tipos de suelo. La ecuación a la que llegan es la siguiente:

) 1 (
) (
1 ) (
) (
max

,
_

¸
¸
+ · µ
µ ζ
µ
D
T D
T R

173 . 0
) 1 ( 388 . 0 ) ( − · µ µ ζ


Las ecuaciones indicadas pueden ser utilizadas para determinar el factor de reducción,
para valores de amortiguamiento menores al 10%, calculando los desplazamientos espectrales
correspondientes al nivel de amortiguamiento para el cual se desea encontrar el factor de
reducción.



9.4.5 Factor de reducción de Vidic, Fajfar y Fishinger


Al encontrar la respuesta no lineal de un sistema SDOF, con comportamiento Bilineal,
Vidic, Fajfar y Fishinger (1999) , han determinado las siguientes ecuaciones para el factor de
reducción.

c c o
o
o
o
T T T
T T R
T T
T
T
R
≤ ·
≥ + − ·
≤ + − ·
2 . 0
95 . 0
95 . 0
75 . 0
1 ) 1 ( 35 . 1
1 ) 1 ( 35 . 1
µ
µ
µ
µ
µ



donde
c
T , es el período de transición entre el dominio de aceleración constante y de velocidad
constante. Por otra parte, µ , es la demanda de ductilidad.



9.4.6 Factor de reducción de Chopra y Goel


Los factores de reducción propuestos por Chopra y Goel (1999) son consistentes con
los propuestos por Newmark y Hall y son los siguientes:
( 9.9 )
( 9.10 )
( 9.11 )
( 9.12 )
( 9.13 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

208
c
c c
c
c b
b a
a
T T si R
T T T si
T
T
R
T T T si R
T T T si R
T T si R
> ·
< < ·
< < − ·
< < − ·
< ·
µ
µ
µ
µ
µ
µ
µ
β
µ
µ
'
'
2 /
1 2
) 1 2 (
1




donde ., 125 . 0 ., 33 / 1 s T s T
b a
· ·
c
T , es el período al final de la rama de aceleración
constante e inicio de la rama descendente.
'
c
T , es el equivalente a
c
T pero para el espectro
inelástico.



9.4.7 Factor de reducción para suelo firme de ciudad de México, de Arroyo


Del estudio de la respuesta dinámica en un sistema SDOF, con comportamiento
elastoplástico perfecto, considerando 152 acelerogramas registrados en México, Arroyo (2001),
presenta las siguientes ecuaciones para el factor de reducción
ζ µ ,
R .

( )
( )
µ
θ
α
α
ζ µ
µ
θ
ζ ζ µ φ
α
β
β
φ
4
1
1 . 0
,
67
4
93 . 0
2 . 1 4 . 1 4 . 3
2 . 1
16 . 0
1
T
T
T
R


·
− + ·
·
·
1
]
1

¸

+

,
_

¸
¸
+
·


El exponente θ , define la velocidad con que la curva de
ζ µ,
R , disminuye después de
alcanzar el máximo valor. Es importante destacar que en suelos firmes o duros, el factor de
reducción vale uno para períodos muy cortos y va incrementándose hasta alcanzar su valor
máximo, a partir del cual disminuye gradualmente hasta alcanzar el valor de µ , para períodos
muy largos..



9.4.8 Factor de reducción para suelo blando de ciudad de México, de Arroyo


Del análisis de 152 acelerogramas registrados en suelo blando en México, Arroyo
(2001), propone la siguiente ecuación para el factor de reducción
ζ µ ,
R .

( 9.14 )
( 9.15 )
( 9.16 )
( 9.17 )
( 9.18 )
( 9.19 )
( 9.20 )
( 9.21 )
( 9.22 )
( 9.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

209

4
4
17 . 0
1
,
5 . 2
6 . 0 92 . 0
175 . 0
1
µ
µ
θ
ζ µζ ϕ
ϕ
θ
ζ µ
+
·
− + ·
·
1
1
]
1

¸

− +

,
_

¸
¸
·
+
b
T
T
b
T
T
R
g
g



9.4.9 Comentarios sobre los factores de reducción


Se han presentado los trabajos publicados por Wu y Hanson (1989), Nas sar y
Krawinkler (1991), Miranda ( 1993), Ordaz y Pérez (1998), Vidic, Fajfar y Fishingen (1999),
Chopra y Goel (2001) y Dani Arroyo (2001). En estos trabajos se ha considerado un modelo
elastoplástico perfecto o un modelo bilineal. No se ha considerado el deterioro de resistencia, el
deterioro de rigidez y el efecto de cierre de grietas en los modelos constitutivos, utilizados para
no definir la no linealidad del material. Parámetros que si lo considera el trabajo desarrollado
por Lee et al. (1999), el mismo que será analizado en el siguiente apartado. Ahora lo que se
desea comentar son las condiciones de frontera básica que deben satisfacer todos los trabajos.
Estas, son:

Ø El factor de reducción
ζ µ,
R , debe tender a 1 conforme el período tiende
a cero. Independiente de los valores de demanda de ductilidad µ ,
amortiguamiento ζ , tipo de suelo y modelo de análisis. Esto debido a que la
aceleración máxima de un sistema infinitamente rígido es igual a la
aceleración máxima del suelo.

Ø El factor de reducción
ζ µ,
R , debe tender a µ conforme el período
tiende a infinito. Independiente de µ , ζ y del tipo de suelo. Debido a que
el desplazamiento máximo relativo para un suelo muy flexible es
prácticamente igual al desplazamiento máximo del suelo.

Ø El factor de reducción
ζ µ ,
R para 1 · µ y 05 . 0 · ζ , debe valer 1. Por la
forma en que se definió
ζ µ,
R .


9.5 FACTORES DE REDUCCIÓN CONSIDERANDO DIFERENTES
MODELOS HISTERÉTICOS

Uno de los pocos trabajos para calcular
ζ µ,
R , en los cuales se considera el
incremento de rigidez post fluencia, mediante la variable
1
α , el deterioro de resistencia
mediante la variable
2
α , el deterioro de rigidez en la descarga mediante la variable
3
α y el
( 9.24 )
( 9.25 )
( 9.26 )
( 9.27 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

210
efecto de cierre de grietas mediante la variable
4
α ., es el desarrollado por Lee et al (1999). En
la figura 9.4, se indican las variables utilizadas y los modelos histeréticos considerados.






Figura 9.4 Modelos histeréticos: (a) Bilineal; (b) Degradación de Resistencia; (c) Degradación de rigidez
en la descarga y (d) efecto de cierre de grietas.



El estudio lo realizaron en base al análisis de 40 sismos registrados en suelo S1,
en el que se incluyen sismos ocurridos en Estados Unidos, Alaska, México y El Salvador,
fundamentalmente. El resultado al que llegan es el siguiente:

4 3 2 1 ,
) , (
α α α α ζ µ
µ C C C C T R R × × × × ·

donde ) , ( µ T R es el factor de reducción de las fuerzas que se encuentran en un modelo
elastoplástico perfecto.
3 2 1
, ,
α α α
C C C y
4 α
C , son los factores de corrección debidos a los
( 9.28 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

211
modelos: bilineal ) (
1
α , degradación de resistencia ) (
2
α , degradación de rigidez en la
descarga ) (
3
α y efecto de cierre de grietas ) (
4
α , respectivamente.


( ) [ ]
83 . 0
69 . 23
15 . 0 99 . 0
exp 1 ) , (

·
+ × ·
× − − × ·
µ
µ
µ
o
o
o o
B
A
T B A T R



El factor de corrección debido al modelo bilineal, viene definido por:

21 . 5 ) ln( 55 . 10
28 . 0 ) ln( 07 . 2
0 . 1
1
1
2
1 1 1 1 1
+ × − ·
− × ·
× + × + ·
µ
µ
α α
α
B
A
B A C



El factor de corrección por el deterioro de resistencia, viene dado, por:

98 . 0 005 . 0
42 . 0 2 . 0
1
2
2
2 2 2
2
+ × ·
+ × ·
+ ×
·
µ
µ
α
α
B
A
B A
C


El factor de corrección por deterioro de rigidez en la descarga, es:

99 . 0 03 . 0
02 . 1 03 . 0
001 . 0 1
85 . 0
3
3
2
3 3 3
3 3
3
+ × ·
+ × ·
+ × +
× +
·
µ
µ
α α
α
α
C
B
C
B
C


Finalmente, el factor de corrección por efecto de cierre de grietas, es:

( )
6 . 6 ) ln( 4 . 1
exp 11 . 0 1
1
4
4 4
4
+ × − ·
× − × +
·
µ
α
α
C
C
C



Con el propósito de conocer el grado de influencia del modelo histerético con relación
a los resultados que se obtienen del modelo elastoplást ico perfecto. En las tablas 9.3 a 9.6, se
indican los valores promedios encontrados por Lee et al (1999) para cada uno de los modelos.

En la tabla 9.3, se presenta la relación entre los resultados que se obtienen en el
modelo bilineal con rigidez postfluencia en relación al modelo elastoplástico perfecto. Se
aprecia que el factor
µ
R se incrementa considerablemente conforme el coeficiente de rigidez
postfluenci a
1
α crece y conforme la demanda de ductilidad crece. Si es significativa esta
variable.

( 9.29 )

( 9.30 )

( 9.31 )





( 9.35 )

( 9.36 )

( 9.37 )
( 9.38 )

( 9.39 )

( 9.40 )
( 9.41 )

( 9.42 )
( 9.32 )

( 9.33 )

( 9.34 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

212
Tabla 9.3 Comparación de
µ
R obtenido con el modelo bilineal en relación al modelo elastoplástico
perfecto.
Demanda
de
ductilidad
% 0
1
· α % 2
1
· α % 5
1
· α % 7
1
· α % 10
1
· α % 15
1
· α
2 · µ
100 103 107 109 112 117
3 · µ 100 104 110 113 116 120
4 · µ
100 105 112 116 119 122
5 · µ
100 106 114 118 122 124
6 · µ
100 107 115 119 123 125
8 · µ
100 108 117 122 126 127


Tabla 9.4 Comparación de
µ
R obtenido con modelo con degradación de resistencia en relación al
modelo elastoplástico perfecto.
Demanda
de
ductilidad
% 0
2
· α % 3
2
· α % 6
2
· α % 9
2
· α % 12
2
· α % 15
2
· α
2 · µ 100 98 96 94 91 89
3 · µ 100 97 94 92 89 87
4 · µ 100 96 93 90 87 84
5 · µ 100 95 91 88 85 82
6 · µ 100 95 91 87 84 80
8 · µ 100 94 89 85 81 77


En la tabla 9.4, se indica en cambio la influencia del modelo histerético con
degradación de resistencia en relación al modelo elastoplástico perfecto. En la medida que
existe una mayor pérdida de resistencia el factor de reducción disminuye. En forma general al
examinar l os resultados de las tablas 9.3 y 9.4 , se puede decir que se equilibran los valores. Es
decir los valores de reducción que se obtienen de un modelo elastoplástico perfecto son
similares a los que se obtendrían de un modelo bilineal con rigidez postfluencia y con pérdida
de resistencia. Esto en forma general.

Tabla 9.5 Comparación de
µ
R obtenido con modelo con degradación de rigidez en la descarga, en
relación al modelo elastoplástico perfecto.
Demanda
de
ductilidad
% 15
3
· α % 4
3
· α % 2
3
· α % 1
3
· α % 5 . 0
3
· α % 0
3
· α
2 · µ 100 99 97 94 91 85
3 · µ 100 99 97 94 91 85
4 · µ 100 99 97 94 91 85
5 · µ 100 99 97 94 91 85
6 · µ 100 99 97 94 91 85
8 · µ 100 99 97 94 91 85

En la tabla 9.5, se indican los resultados que se obtienen con el modelo histerético
que contempla pérdida de rigidez en la descarga, en relación al modelo elastoplástico perfecto.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

213
Se aprecia que el factor de reducción, disminuye y sorprendentemente no varía con la
demanda de ductilidad.

Tabla 9.6 Comparación de
µ
R obtenido con modelo que considera el efecto de cierre de grietas, en
relación al modelo elastoplástico perfecto.
Demanda
de
ductilidad
% 100
4
· α % 40
4
· α % 30
4
· α % 20
4
· α % 10
4
· α % 5
4
· α
2 · µ 100 99 98 97 94 92
3 · µ 100 99 98 96 94 92
4 · µ 100 98 97 96 94 92
5 · µ 100 98 97 96 93 92
6 · µ 100 98 97 95 93 92
8 · µ 100 98 96 95 93 92


Finalmente, en la tabla 9.6, se muestran los resultados obtenidos con el modelo
histerético que considera el efecto de cierre de grietas, en relación al modelo elastoplástico
perfecto. Se nota una disminución del valor de reducción de las fuerzas.

En general, se puede decir, que al considerar un modelo histerético que considere
rigidez postfluencia, deterioro de resistencia, deterioro de rigidez en la descarga y efecto de
cierre de grietas. Los valores del factor
µ
R , son menores a los que se obtienen en el modelo
elastoplástico perfecto.


9.6 PROCEDIMIENTO DE CÁLCULO


Se ha dedicado dos apartados a los factores de reducci ón de las fuerzas sísmica por la
importancia que tienen en la obtención del espectro inelástico, que se necesitan para calcular
el punto de demanda en el Método del Espectro de Capacidad. M.E.C.

Ahora se presenta el procedimiento de cálculo para encontrar el punto de demanda de
una estructura espacial, ante la acción de cuatro sismos definidos por su respectivo espectro.

La estructura de análisis se indica en la figura 9.5, tiene 4 pisos con una altura de
entrepisos de 3.0 m., con columnas cuadradas de 40 cm. de lado en todos los pisos y tienen
una cuantía de acero del 2 %, los estribos son de 10 mm. de diámetro a 10 cm. en los
extremos y 20 cm. en el centro de luz. Las vigas de los dos primeros pisos son de 30/40 y de
los dos últimos pisos 25/35 cm. (b/h) El refuerzo de todas las vigas, inferior y superior tienen
una cuantía mecánica de 0.60 y el ref uerzo transversal es igual al de las columnas.

En resumen la estructura de análisis que se indica en la figura 9.5 está conformada por
3 pórticos en sentido X y 3 pórticos en sentido Y. Cada uno de los pórticos tiene la misma curva
de capacidad resistente sísmica. Se trata de una estructura bastante reforzada y que tiene un
hormigón con un
2 '
/ 210 cm Kg f
c
· , y un acero con un límite de fluencia
2
/ 4200 cm kg f
y
· .

Se considera que ésta estructura se halla ubicada en la zona de mayor peligrosidad
sísmica de Chile, sobre un perfil de suelo S3 y que está destinada para vivienda. Los espectros
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

214
de análisis son los indicados en el capítulo anterior en la figura 8.10 y que se repiten en la
figura 9.6



Figura 9.5 Estructura de análisis de cuatro pisos, con columnas de 40/40 (todas) y vigas de 30/40
en los dos primeros pisos y de 25/35 en los pisos superiores. Altura de entrepiso 3.0 m.



Figura 9.6 Sismos de Análisis: Frecuente (43 años), Ocasional (72 años), Raro (475 años)
Y Muy Raro (970 años). Entre paréntesis se indica el período de retorno.


9.6.1 Capacidad resistente para el caso plano


Se obtienen las curvas de capacidad resistente de cada uno de los pórticos planos de
la estructura, empleando la Técnica del Pushover. En este ejercicio se consideró el modelo de
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

215
hormigón confinado de Park et al (1982) y para el acero un modelo trilineal que contempla
incremento de esfuerzos en la zona de endurecimiento. Por otra parte se trabajó con el modelo
de plasticidad extendida de Thom et al (1983) el mismo que considera la inelasticidad en cuatro
resortes, dos en cada extremo del elemento, uno de ellos es para considerar el
comportamiento a flexión y el otro para tomar en cuenta el comportamiento a corte.

En la figura 9.7 se presenta la curva de capacidad para uno de los pórticos, como
todos tienen la misma sección transversal, armadura longitudinal y transversal, es la curva de
capacidad típica de un pórtico de la estructura de 4 pisos que se está analizando. El colapso o
fallo de la estructura se ha considerado asociado a un desplazamiento lateral máximo cercano
al 4% de la altura total del edificio.




Figura 9.7 Curva de capacidad resistente de un pórtico tipo del edificio de cuatro pisos.


9.6.2 Modelo bilineal de la curva de capacidad resistente


Una vez que se tiene la curva de capacidad resistente sísmica de cada uno de los
pórticos que relaciona el cortante basal con el desplazamiento lateral máximo, se obtiene un
modelo bilineal de la capacidad resistente en el que quede perfectamente definido el rango
elástico y el rango plástico, por el punto de fluencia del pórtico.

Existen varios modelos para encontrar el punto de fluencia, Aguiar (2002), uno de los
más utilizados y es el que se utiliza en el presente trabajo es el las áreas iguales que consiste
en determinar el modelo bilineal de tal manera que el área de la curva indicada en la figura 9.7
sea aproximadamente igual al área del modelo bilineal. Por otro lado, la rigidez elástica del
modelo bilineal debe pasar aproximadamente por el punto cuya ordenada es el 60% del
cortante de fluencia.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

216


Figura 9.8 Modelo bilineal de la curva de capacidad resistente de un pórtico tipo.


En la figura 9.8 se indica el modelo bilineal obtenido para el pórtico tipo de la estructura
de cuatro pisos. El punto de fluencia tiene las siguientes coordenadas: . 124 . 0 m d
ty
· ,
desplazamiento de fluencia; . 12 . 56 T v
y
· , cortante de fluencia . Las pendientes de las dos
rectas representan la rigidez elástica
e
k y la rigidez de postfluencia
p
k . Para el cálculo de la
capacidad resistente de la estructura espacial interesa también determinar el desplazamiento
de fallo del pórtico
tu
d . Los resultados obtenidos para el pórtico se resumen en la tabla 9.7

Tabla 9.7 Par ámetros que definenla curva de capacidad resistente del modelo bilineal de pórtico tipo.
ty
d
y
v
e
k
p
k
tu
d
(m.) (T.) (T/m.) (T/m.) (m.)
0.124 56.12 452.54 28.80 0.48


9.6.3 Capacidad resistente de estructura espacial


El modelo numérico de cálculo con el cual se obtiene la curva de capacidad sísmica
espacial, indicado en el capítulo 5, considera que cada pórtico es un elemento, los mismos que
están unidos entre si por medio de una losa rígida con tres grados de libertad, dos
desplazamientos horizontales y una rotación de piso. Cada elemento tiene un comportamiento
bilineal definido por una rigidez elástica
e
k y una rigidez post fluencia
p
k . Por este motivo para
cada pórtico se deben encontrar los parámetros indicados en la tabla 9.7

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

217
La curva de capacidad sísmica espacial para la estructura de 4 pisos que se analiza se
indica en la figura 9.9.




Figura 9.9 Capacidad resistente sísmica espacial de estructura de cuatro pisos.


9.6.4 Espectro de capacidad


Una vez que se tiene la curva de capacidad sísmica resiste nte, para la estructura
espacial se encuentra el espectro de capacidad, cuya teoría está descrita en el capítulo 7. Se
considera en el ejemplo que se está resolviendo que cada piso tiene una masa total de
. / 633 . 6
2
m s T , y es igual en todos los pisos.

El espectro de capacidad de la estructura es una definición que está asociada a un
sistema de un grado de libertad, SODF. Al aplicar el M.E.C. lo que se encuentra es el
desplazamiento lateral en el sistema SDOF. Para encontrar este desplazamiento en el sistema
de múltiples grados de libertad se aplica la siguiente ecuación:


d t
S D γ ·

donde
d
S es el desplazamiento lateral en el sistema SDOF, que se obtiene aplicando el
M.E.C.; γ es el factor de participación modal asociado al modo para el cual se obtuvo el
espectro de capacidad;
t
D es el desplazamiento lateral en el sistema MDOF. Por los modelos
numéricos de cálculo con los cuales se obtienen la curva de capacidad resistente y el espectro
de capacidad, en este trabajo, el factor de participación modal 1 · γ .

( 9.43 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

218


Figura 9.10 Espectro de capacidad de la estructura analizada de 4 pisos.

En la figura 9.10 se indica el espectro de capacidad de la estructur a analizada, se
aprecia que es bilineal debido a que la curva de capacidad resistente espacial, también lo es.
El desplazamiento espectral de fluencia es 0.124 m.


Figura 9.11 Descripción del procedimiento de cálculo para el Sismo Muy Raro.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

219
9.6.5 Cálculo del punto de demanda


En la figura 9.11 se describe el cálculo del punto de demanda para el sismo muy raro.
La figura superior corresponde al espectro de demanda elástico ( ) 1 · µ , se aprecia que la
intersección de este espectro con el espectro de capacidad está alrededor de 0.32 m. En
consecuencia la demanda de ductilidad 58 . 2 124 . 0 / 32 . 0 · ·
o
µ . El punto de demanda se
obtiene cuando
o
µ µ ≈ .

Se van obteniendo espectros inelásticos y se determina la intersección de estos
espectros con el de capacidad, hasta conseguir que
o
µ µ ≈ . En la figura 9.11 también se
presenta el punto de demanda para 5524 . 1 · µ , que es de 0.275, con lo que
21 . 2 124 . 0 / 275 . 0 · ·
o
µ . El valor de
o
µ µ ≠ por lo que se debe continuar con el proceso
de cálculo.

Con el espectro inelástico obtenido para 9153 . 1 · µ se tiene que el punto de
demanda es 0.2375 m., con lo que se . 9153 . 1 124 . 0 / 2375 . 0 · ·
o
µ Por lo tanto
o
µ µ · , y
se ha encontrado el desplazamiento lateral máximo para el sismo muy raro.

Al proceder de igual manera con los otros sismos indicados en la figura 9.6 se
encuentran los puntos de demanda que están indicados en la tabla 9.8 y se muestran en la
figura 9.12.





Figur a 9.12 Puntos de demanda de la estructura de cuatro pisos ante los sismos: frecuente,
ocasional, raro y muy raro que se esperan en Chile.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

220
Tabla 9.8 Desplazamientos laterales máximos esperados en estructura situada en Chile.
DESPLAZAMIENTO
LATERAL MÁXIMO
SISMO
(m.)
DUCTILIDAD
Muy Raro 0.2375 1.9153
Raro 0.1850 1.4919
Ocasional 0.1125 1.000
Frecuente 0.080 1.000


Al analizar en forma rápida la figura 9.12 se puede decir que el punto de demanda para
el sismo muy raro esta bastante alejado del punto de fallo de la estructura. En consecuencia la
estructura tiene un muy buen desempeño sísmico y se podría pensar en que la estructura está
sobredimensionada. Pero si se considera que existen normativas sísmicas como la de México
que consideran el colapso cuando el desplazamiento lateral máximo es del orden del 2% de la
altura total del edificio, que para el ejemplo sería de 0.24 m., en este caso el punto de demanda
encontrado para el sismo muy raro estaría prácticamente en el colapso.


9.7 ANÁLISIS EN DIFERENTES LUGARES SÍSMICOS DE SUR AMÉRICA


En la tabla 9.9 se presenta el desplazamiento lateral de la estructura de cuatro pisos
que ha sido analizada en el apartado anterior, si esta se halla ubicada en las zonas de mayor
peligrosidad sísmica de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Además todas
ellas se hallan ubicadas sobre un perfil de suelos S3, de acuerdo a las normativas sísmicas
vigentes al 2003 en los países indicados. Los espectros de demanda de análisis son los
mostrados en el capítulo anterior, para los sismos: frecuente, ocasional, raro y muy raro.


Tabla 9.9 Desplazamientos esperados en una estructura de cuatro pisos ubicada en
las zonas de mayor peligrosidad sísmica de Países Sur Americanos.
Sismo Venezuela Colombia Ecuador Perú Chile Argentina
( m.) ( m.) ( m.) ( m.) ( m.) ( m.)
Muy Raro 0.26 0.21 0.26 0.32 0.24 0.25
Raro 0.21 0.16 0.20 0.26 0.19 0.19
Ocasional 0.13 0.11 0.12 0.16 0.11 0.12
Frecuente 0.09 0.08 0.08 0.11 0.08 0.09



9.8 ESPECTROS ELÁSTICOS


En el Método de Análisis Sísmico que se acaba de estudiar se trabaja con el Espectro
de Demanda pero vale la pena que se conozca algo más sobre los espectros en general que
se utilizan en la Ingeniería Sismo Resistente por este motivo el presente apartado está
dedicado se muestra la teoría básica de los Espectros Elásticos.


9.8.1 RESEÑA HISTÓRICA

Por los años de 1915, Naito diseñaba sus estructuras ante sismos considerando como
fuerzas laterales una fracción del peso de sus elementos y sus edificaciones tuvieron un buen
comportamiento durante el sismo de Tokyo de 1923 lo que no ocurrió con otras edificaciones
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

221
que colapsaron. El primer código de diseño sísmico del mundo fue el de Japón de 1919,
Rosenblueth (1965).

A partir de 1930 se reconoció el problema sísmico como un problema de dinámica de
estructuras y ya se empezaron a definir modelos numéricos de cálculo, Suyehiro (1932),
Freeman (1932), en los que se establecieron bien las variables involucradas. En 1934 Benioff
introduce la definición de espectro de respuesta. Sin embargo de esto todavía existen
proyectistas estructurales que a lo mucho la naturaleza dinámica del problema sísmico, la
consideran al calcular el cortante basal Vo; por otra parte, determinan el período de vibración T
de la estructura utilizando ecuaciones muy elementales, lo propio realizan con la determinación
de las fuerzas laterales estáticas equivalentes. Existen importantes avances en el análisis lineal
y no lineal de estructuras que deben ser acogidas.

En 1952, Housner presenta el pseudo espectro de velocidades. Luego en 1959,
Housner propuso el primer grupo de formas espectrales promedio, normalizando para el efecto
8 registros obtenidos de los siguientes terremotos: El Centro 1934 y 1940, Western
Washington, (Olympia) 1949 y Kerb County (Taft) 1952.

Hayashi, Tsuchida y Kurata en 1971, presentan formas espectrales promedio
trabajando con 61 acelerogramas registrados en Japón, lamentablemente muchos de los
registros tenían aceleraciones muy bajas y las condiciones del subsuelo en las estaciones de
los registros se conocen parcialmente, por estos motivos los resultados obtenidos son
considerados como preliminares.

Newmark, Blume y Kapur en 1973 presentaron los resultados a los que llegaron
trabajando con acelerogramas cuya aceleración máxima del suelo es mayor que 0.1g. Los
estudios realizados los dividieron en dos grupos. ... En el primer grupo obtuvieron espectros
normalizados con respecto a la aceleración máxima del suelo ..., para el efecto trabajaron con
33 registros. ... En el segundo grupo obtuvieron espectros normalizados con respecto a la
velocidad máxima del suelo ..., en este caso trabajaron con 28 registros. En los estudios
realizados no se clasificó los registros de acuerdo al tipo de suelo. Fue Shannon &
Wilson/Agbabian Associates (1974) quienes clasificaron los registros de Newmark et al (1973)
en función del tipo de suelo en el cual fueron registrados; concretamente, consideraron tres
tipos de suelos: roca, suelos rígidos y suelos profundos obteniendo formas espectrales
diferentes para cada tipo de suelo.

Seed, Ugas y Lysmer (1976) ampliaron el estudio y consideran 104 registros obtenidos
en sitios en los cuales se conoce con cierta exactitud las condiciones del suelo. El trabajo
realizado ha servido como base para la formulación de normativas sismo resistentes.

Por otra parte, es abundante el trabajo desarrollado para la construcción de espectros
tripartitos. Sin embargo se debe indicar que Hudson (1962) fue uno de los pioneros en la
definición de pseudo espectros, las investigaciones han continuado por parte de Newmark y
Hall en 1969, Mhoraz, Hall y Newmark en 1972, Riddell y Newmark

en 1979, García y Riddell
en 1995.



9.8.2 Espectros de respuesta


La Norma de edificaciones antisísmicas de Venezuela (1982) presenta la siguiente
definición de espectro: Define la respuesta máxima de osciladores de un grado de libertad y de
un mismo amortiguamiento, sometidas a una historia de aceleraciones dada, expresada en
función del período . En resumen, el espectro es un gráfico en cuya abscisa se presenta el
período o la frecuencia natural de vibración y en la ordenada se indica el parámetro de
respuesta máxima que se ha seleccionado. Normalmente este parámetro es la aceleración,
velocidad o desplazamiento.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

222
9.8.3 Sistema de un grado de libertad


La ecuación diferencial del movimiento para un sistema de un grado de libertad
sometida a una acción sísmica, es:


) ( ) ( ) ( ) ( t U m t kq t q c t q m
g
& &
& & & − · + + (9.44)

donde m, c, k son la masa, amortiguamiento y rigidez del sistema, ) ( ), ( , ) ( t q t q t q & & &
&
son el
desplazamiento, velocidad y aceleración relativos de la masa con respecto al suelo, ) (t U
g
& &
es
la aceleración de la exci tación sísmica. La ecuación (9.44) es para el análisis sísmico lineal en
el cual se ha considerado amortiguamiento viscoso. Por otra parte, se define:


m
k
W
n
· (9.45)
mk
c
c
c
cr
2
· · ζ (9.46)
T
W
n
π 2
· (9.47)

siendo W
n
la frecuencia natural no amortiguada y ζ la fracción de amortiguamiento crítico. En
función de estas últimas variables, la ecuación (9.44) puede rescribirse de la siguiente manera:


) ( ) ( ) ( 2 ) (
2
t U t q W t q W t q
g n n
& &
& & & − · + + ζ (9.48)

En general, existe dos formas de resolver la ecuación diferencial de segundo orden
indicada en la ecuación (9.48) que son: i) encontrar una solución analítica exacta, y, ii)
encontrar una solución aproximada empleando métodos numéricos. Para la solución analítica
se puede trabajar con la integral de Duhamel, cuya respuesta, es:



− − ·
− −
t
a
t W
g
a
d t W Sin e U
W
t q
n
0
) (
)] ( [ ) (
1
) ( τ τ τ
τ ζ
& &
(9.49)
2
1 ζ − ·
n a
W W (9.50)


La ecuación (9.49) corresponde a la solución particular de la ecuación diferencial
(9.48). La solución homogénea no se incluye en la ecuación (9.49) toda vez que la excitación
se aplica cuando el sistema está en reposo. En estas condiciones los términos
correspondientes a la vibración libre (solución homogénea) son nulos.

La segunda forma de solución, es mediante métodos numéricos. En este contexto uno
de los algoritmos más utilizados es el Método de Newmark, utilizando el valor de β =1/6 que
corresponde a variación lineal de la aceleración.

Al derivar, con respecto al tiempo t la ecuación (9.49 ), se obtiene una expresión para
calcular la velocidad ) (t q&
y derivando de nuevo se encuentra la aceleración ) (t q& &
.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

223
Los espectros de respuesta en desplazamiento S
d
, velocidad S
v
y aceleración S
a
, se
obtienen para un cierto acelerograma, como los máximos valores de la respuesta del sistema.


max
d
t q S ) ( · ( 9.51)
max
v
t q S ) ( & · ( 9.52)
max
a
t q S ) ( & & · ( 9.53)


En la figura 9.13 se indica en forma gráfica la construcción de los espectros de
respuesta. Es importante hacer las siguientes observaciones de los espectros de respuesta
elásticos:

• Para sistemas de período muy pequeño (T → 0), edificaciones muy rígidas, se
observa que: S
d
→ 0, S
v
→ 0 y
gmax a
U S
& &
→ . Siendo
gmax
U
& &
la máxima aceleración
del acelerograma.

• Para sistemas de período muy alto ) ( ∞ → T , edificaciones muy flexibles, se
observa: 0 , , → → →
a gmax v gmax d
S U S U S
&
. Siendo
gmax gmax
U U
&
, los valores
máximos de desplazamiento y velocidad del acelerograma.

• Los espectros de respuesta suministran la respuesta máxima de cualquier oscilador
de un grado de libertad, definido por sus propiedades dinámicas T y ζ.

• Con un acelerograma se pueden encontrar por lo menos tres espectros de
respuesta: S
d
, S
v
, y S
a
.



Figura 9.13 Esquema de cálculo de un Espectro de Respuesta Elástico.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

224
9.8.4 Fracción del amortiguamiento crítico



Como se indicó los espectros de respuesta elásticos se construyen para una
determinada fracción de amortiguamiento ζ, el mismo que se considera constante en la
evaluación de la respuesta dinámica.

El valor de ζ depende del tipo de material, estructura y fundamentalmente del nivel de
esfuerzos a que está sometida la estructura. Newmark y Hall (1969) , recomiendan los valores
de ζ, indicados en la tabla 9.10 . Normalmente este amortiguamiento es menor al 8% cuando la
estructura se encuentra en el rango elástico, para el rango inelástico que implica daño este
valor se incrementa.


Tabla 9.10 Valores de amortiguamiento ζ recomendados por Newmark y Hall

NIVEL DE
TENSIONES


TIPO Y CONDICIÓN
DE LA ESTRUCTURA

ζ ζ
(EN %)

Tensiones de servicio
menores al 50% de
los de fluencia

a) Tuberías Vitales
b) Acero soldado, hormigón
pretensado, hormigón muy reforzado
con pequeño amortiguamiento
c) Hormigón armado con
fisuramiento considerable
d) Acero apernado y/o remachado;
estructuras de madera con
uniones apernadas o clavadas.


1 a 2
2 a 3


3 a 5

5 a 7


Tensiones a nivel de
fluencia o cercanos
a la fluencia


a) Tuberías Vitales
b) Acero soldado, hormigón
pretensado sin pérdida
completa de la pretensión
c) Hormigón pretensado con pérdida
completa del pretensado
d) Hormigón Armado
e) Acero apernado y/o remachado,
estructuras de madera con
uniones apernadas
f) Estructuras de madera
con uniones clavadas


2 a 3
5 a 7


7 a 10

7 a 10
10 a 15


15 a 20



Para las estructuras de mampostería el amortiguamiento está entre el 7 y 8 %.
Finalmente debe indicarse que el factor ξ se puede obtener con estudios de vibración
ambiental y es una manera de saber si una estructura tiene o no tiene daño. Si los valores de
ξ son menores al 1% la estructura definitivamente no presenta daño pero si estos valores
superan ésta cantidad es conveniente mediante un análisis estático no lineal determinar las
zonas más débiles del edificio y en esas zonas proceder a revisar muy minuciosamente para
detectar el daño y empezar un estudio para reforzar en formaintegral la estructura. Nótese que
para el reforzamiento se debe estudiar la estructura en todo su conjunto.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

225
9.8.5 Importancia de las formas espectrales


La aceleración máxima de un sismo no es un indicativo determinante que sirva para
indicar el grado de daño en las estructuras ; es necesario tener en cuenta además el contenido
de frecuencias, el tiempo de duración, tipo de suelo y topografía para poder asociar el
movimiento sísmico con el daño registrado en las edificaciones. Los acelerogramas y
consecuentemente los espectros toman en cuenta las variables indicadas y se puede indicar
que las estructuras cuyo período coincide o están cercanas con los períodos del espectro en
los cuales la respuesta es máxima, son las que más daño sufren. En la figura 9 .14 se presenta
los espectros de respuesta elástica del sismo de Northridge de 1994, Hall (1994) obtenidos de
4 acelerogramas registrados muy cerca del epicentro. Además consta el espectro de diseño del
ATC3-S2 que estaba vigente en la zona. Del análisis de la figura 9.14 se pueden hacer los
siguientes comentarios:




Figura 9.14 Espectros de respuesta elásticos del sismo de Northridge del 17 de enero de 1994. En
ordenadas se presenta la relación Fy/W , siendo Fy la fuerza lateral de fluencia y W el peso del oscilador.


i) El registro de Arleta se encuentra a 9 Km. del epicentro y corresponde al
acelerograma más cercano al epicentro, de los cuatro analizados, allí la aceleración
horizontal máxima del suelo fue de 0.34 g., que es la menor de las cuatro indicadas en
la figura 9.14. En cambio, el registro de Santa Mónica corresponde al más lejano, se
encuentra a 24 Km. de la zona epicentral y sin embargo es el que mayor aceleración
registró, de los analizados, 0.88g. Esto se debe a la forma de propagación del sismo y
el tipo de suelo. Este comentario demuestra que no es fácil determinar una ley de
atenuación.

ii) Las estructuras cuyos períodos coincidía con los períodos de valores máximos de los
espectros, fueron las que mayor daño sufrieron, Hall (1994).

En la zona del espectro de respuesta elástico, donde se obtienen los mayores valores
espectrales se debe a que para esos períodos de la estructura las frecuencias naturales de las
edificaciones se acercan a las frecuencias dominantes de las ondas sísmicas en la base,
presentándose una especie de resonancia de la estructura con el sismo.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

226
Por otra parte, las ondas sísmicas que llegan a la base de la edificación han sido filtradas
por el suelo que se halla sobre la roca basal y adquieren de alguna forma la frecuencia
dominante del sitio . Por esta razón es fundamental conocer el período de vibración del suelo
sobre el que va la edificación y el de la estructura, para saber si hay o no posibilidad de entrar
en resonancia.

Con relación a la figura 9.14, se puede indicar que si se habría tenido una misma
estructura, en los cuatro lugares donde se obtuvieron los registros, todos ellos muy cercanos al
epicentro, se habrían tenido diferentes respuestas estructurales y consecuentemente el daño
habría sido distinto.




Figura 9.15 Espectros de respuesta normalizados. Comparación de efectos de sitio en la forma del
espectro de respuesta de aceleraciones.

En la figura 9.15, se presenta los espectros de respuesta elásticos, Cardona et al (1993),
de tres eventos sísmicos registrados en suelo duro el del Imperial Valle de 1910, en suelo
blando el de Tokachi Oki de 1968 y en suelo muy blando el de Michoacán en 1985. En estos
registros se pone de manifiesto la influencia del suelo en la forma espectral. Del análisis de la
figura 9.15 se pueden realizar los siguientes comentarios:

i) El sismo del 19 de Septiembre de 1985 de México se registró frente a las costas de
Guerrero y Michoacán y el registro cuyo espectro aparece en la figura 9.15
corresponde al obtenido en la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, SCT sobre
un suelo muy blando del Distrito Federal D.F. de México. En consecuencia el registro
se encuentra aproximadamente a 250 Km. de la zona epicentral, Alviar et al (1986) . Se
entiende que a esta distancia ya los sismos se han atenuado con la distancia sin
embargo en este evento las ondas sísmicas al llegar al suelo blando del D.F. se
amplificaron de ahí la forma espe ctral indicada en la figura 9.15. Los edificios entre 6
y 16 pisos fueron los más afectados durante este sismo en el D.F. Los períodos de
vibración de estos edificios se encuentran en la zona de mayores ordenadas
espectrales.

ii) En la figura 9.15 también se aprecia el espectro elástico de un registro en suelo blando
del sismo de Tokachi-Oki en el cual se aprecia que la zona de mayores ordenadas
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

227
espectrales están entre 0.4 y 1.2 segundos. Por lo tanto los edificios entre 3 y 10 pisos
serán los que reciban mayores fuerzas sísmicas. Finalmente se aprecia un espectro
en suelo duro del sismo del Imperial Valle de 1940 en el que se observa que los
mayores valores de aceleración están entre 0.5 y 0.7 segundos.

iii) Las condiciones locales del suelo determinan diferentes zonas del espectro donde se
alcanzan los mayores valores espectrales. De ahí la importancia de conocer para una
determinada ciudad la forma del espectro elástico, con esta información se podrá
decidir si se realiza una estructura flexible o una estructura rígida. Inclusive se puede
llegar a limitar el número de pisos para evitar que el período de la estructura sea
similar al período donde se presentan las mayores aceleraciones espectrales.


9.8.6 Pseudo espectros

Al derivar la ecuación (9.49) se obtiene la velocidad ) (t q& y derivando esta se obtendrá la
aceleración ) (t q& &
, las expresiones que se encuentran son:


− − ·
− −
t
a
t W
g
a
d t W Sin e U
W
t q
n
0
) (
)] ( [ ) (
1
) ( τ τ τ
τ ζ
& &
.
) ( )] ( [ ) ( ) (
0
) (
t q W d t W Cos e U t q
n
t
a
t W
g
n
&
& &
& ζ τ τ τ
τ ζ
+ − − ·

− −
(9.54)

) ( ) ( ) ( 2 )] ( [ ) ( ) ( ) (
2
0
) (
t q W t q W d t W Sin e U W t U t q
n n
t
a
t W
g a g
n
ζ ζ τ τ τ
τ ζ
− − − · +

− −
&
& & & &
& & (9.55)

Por otra parte, en la tabla 9.10 se observa que los valores de ζ varían entre 1 y 20%,
correspondiendo este último valor a un estado en que la estructura está sometida a grandes
esfuerzos. Al reemplazar los valores de ζ habituales en la expresión (9.50) se obtiene W =W
n
.
De igual forma se puede despreciar los valores que se encuentran fuera de la integral de las
ecuaciones (9.54) y (9.55 ) por que están multiplicados por ζ que es un valor pequeño.
Asimismo Hudson (1962) estableció que la función Coseno que aparece en la ecu ación (9.54),
puede sustituirse a efectos de cálculo por la función Seno sin cometer mayores errores al
calcular la respuesta máxima. Esta aproximación basada en la aleatoriedad de los movimientos
del suelo es válida para el rango de frecuencias que tienen las estructuras. Con estas
consideraciones se introducen tres nuevas cantidades definidas como Pseudoespectros de
respuesta de desplazamiento, velocidad y aceleración
d
PS ,
v
PS y
a
PS , respecti vamente.

max
0
) (
)] ( [ ) (
1

− − ·
− −
t
n
t W
g
n
d
d t W Sin e U
W
PS
n
τ τ τ
τ ζ
& & (9.56)
max
0
) (
)] ( [ ) (

− − ·
− −
t
n
t W
g v
d t W Sin e U PS
n
τ τ τ
τ ζ
& &
(9.57)
max
0
) (
)] ( [ ) (

− ·
− −
t
n
t W
g n a
d t W Sin e U W PS
n
τ τ τ
τ ζ
& &
(9.58)


Al observar las ecuaciones (9.56) a (9.58 ) se concluye que:


d n v
PS W PS · (9.59)
d n a
PS W PS
2
· (9.60)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

228
Se ha encontrado que para el rango de valores de T y ζ de interés práctico en
ingeniería estructural los pseudo espectros son muy parecidos a los espectros reales.


a a v v
S PS S PS ≈ ≈ (9.61)


Para períodos mayores a 3 segundos las curvas de los pseudo espectros difieren de las
curvas de los espectros, lo propio sucede para períodos menores a 0.10 segundos. La mayor
parte de estructuras tiene períodos comprendidos entre 0.10 y 3 segundos por lo que se acepta
que:

d n v
S W S · (9.62)
v n d n a
S W S W S · ·
2
(9.63)


La última expresión se utiliza en el Método de Superposición Modal, para encontrar las
respuestas máximas de un edificio sometido a acciones sísmicas. También se utiliza para
encontrar el espectro de demanda en el formato aceleración desplazamiento.

Por otra parte, las ecuaciones (9.62) y (9.63) permiten obtener en un solo gráfico los tres
espectros
d
S ,
v
S y
a
S en una escala logarítmica. Este tipo de gráficos se denomina
espectros tripartitos.


9.8.7 Espectros de respuesta suavizados


Estudios estadísticos sobre numerosos espectros de respuesta han llevado a
investigadores como Newmark y Hall (1969) ha presentar una metodología de cálculo tendiente
a la obtención de espectros de diseño, basados en los pseudo espectros. Estos estudios
iniciaron en la década de los años sesenta, para lo cual tomaron todos los acelerogramas
registrados en U.S.A., encontraron sus espectros de respuesta, los normalizaron y emitieron
las siguientes observaciones:

• En la zona de períodos cortos la aceleración espectral permanece constante y es
igual a la aceleración máxima del registro.

• En la zona de períodos medios la velocidad espectral permanece constante y en la
zona de períodos altos el desplazamiento espectral se mantiene constante. Por lo
tanto en estas zonas el valor de
d
S ,
v
S y
a
S es independiente del período.

• Es posible estimar los valores del espectro, conociendo únicamente los valores
máximos de la aceleración, velocidad y desplazamiento del terreno, mediante las
siguientes ecuaciones:

max g a a
U S
& &
α · (9.64)
max g v v
U S
&
α · (9.65)
max g d d
U S α · (9.66)

donde α
a

v
y α
d
, son los factores de amplificación dinámica de la aceleración,
velocidad y despl azamiento, respectivamente.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

229
• Los factores de amplificación dinámica medios, que obtuvieron, Newmark y Hall,
(1978), son los siguientes:

ζ α ln 68 . 0 21 . 3 − ·
a
(9.67)
ζ α ln 41 . 0 31 . 2 − ·
v
(9.68)
ζ α ln 27 . 0 82 . 1 − ·
d
(9.69)

ζ se expresa en porcentaje. La probabilidad de excedencia en este caso es del 50%.
Por otra parte, los valores obtenidos para la media de los datos estadísticos más una
desviación Standard, son:

ζ α ln 04 . 1 38 . 4 − ·
a
(9.70)
ζ α ln 67 . 0 38 . 3 − ·
v
(9.71)
ζ α ln 45 . 0 73 . 2 − ·
d
(9.72)

Al utilizar las ecuaciones (9.70) a (9.72) la probabilidad de no excedencia es del 84.1%.


• Se construye el espectro de diseño suavizado de acuerdo a lo indicado en la figura
9.16

v
d
a
v
S
S
T
S
S
T π π 2 2
*
· ·
+
(9.73)


9.8.8 Estimación de los movimientos del terreno


En los estudios de peligrosidad sísmica de una determinada región se obtienen la
aceleración, velocidad y desplazamiento máximos del suelo a esperarse durante la vida útil de
la estructura t con un determinado nivel de probabilidad de excedencia p. Por falta de
información sísmica, lo que normalmente se determina es la aceleración máxima del suelo
únicamente. Para encontrar la velocidad y desplazamientos máximos del terreno, cuando no se
dispone de información confiable se puede utilizar los cuocientes entre los valores de velocidad
y aceleración
gmax gmax
U U
& & &
/ y entre el producto de la aceleración por el desplazamiento para la
velocidad elevada al cuadrado
2
/
gmax gmax gmax
U U U
& & & .

Estas relaciones dependen del sitio del registro, de la distancia epicentral y de la
magnitud. Newmark et al (1973) encontraron las siguientes relaciones para .. suelos firmes ..,
para sismos con magnitud M
s
=6.5 y a una distancia epicentral de 100 Km.

g s cm
U
U
gmax
gmax
/ / 120 ·
& &
&
(9.74)
6
) (
2
max
max max
·
g
g g
U
U U
&
& &
(9.75)
Para ... registros en roca ... la relación entre la velocidad y la aceleración máxima del
suelo, varía entre 80 y 90 cm/s/g. En cambio que la segunda relación vale 6 independiente del
tipo de suelo.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

230


Figura 9.16 Formas espectrales propuestas por Newmark y Hall


La relación
gmax gmax
U U
& & &
/ varía en un 25%, por cada unidad de cambio en la magnitud
y se incrementa ligeram ente con la distancia epicentral. Los valores presentados en las
ecuaciones (9.74) y (9.75 ) fueron obtenidos estadísticamente trabajando con registros de la
costa oeste de los U.S.A., cercanos a la falla de San Andrés.

Posteriormente, Riddell y Newmark (1979) ampliando la muestra de datos encontraron
los siguientes valores promedios:

g s cm
U
U
gmax
gmax
/ / 9 . 88 ·
& &
&
(9.76)
9 . 5
) (
2
max
max max
·
g
g g
U
U U
&
& &
(9.77)

Por otra parte, los factores de amplificación encontrados por Riddell y Newmark (1979)
para un 5% de amortiguamiento, son:

228 . 2 55 . 1 47 . 1 · · ·
a v d
α α α (9.78)

Finalmente, uno de los últimos trabajos de investigación en este campo, es el
desarrollado por García y Riddell (1995), quienes trabajan con 52 registros de sismos ocurridos
en la costa oeste de U.S.A., México (1985), Chile (1981, 1985), Loma Prieta (1989), Northridge
(1994), entre otros. Es decir con la mayor información instrumental de eventos sísmicos que
han dejado daño en América, hasta fines del siglo XX. Es importante destacar que en el estudio
realizado no clasificaron los registros de acuerdo al tipo de suelo. Los resultados encontrados,
son:

g s cm
U
U
gmax
gmax
/ / 5 . 98 ·
& &
&
(9.79)
4
) (
2
max
max max
·
g
g g
U
U U
&
& &
(9.80)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

231
09 . 2 67 . 1 76 . 1 · · ·
a v d
α α α (9.81)


♣ Se desea construir un espectro de diseño sísmico, para un 5% de amortiguamiento,
en un lugar en el cual la aceleración máxima del suelo es 0.25 g, valor obtenido de
estudios de peligrosidad sísmica, para una vida útil de la estructura de 50 años y con
una probabilidad de excedencia del 10%. Se seguirá la metodología y resultados
obtenidos por Riddell y Newmark.


• Solución


cm U U U
s cm U U
g U
g g g
g g
g
90 . 11
980 25 . 0
) 23 . 22 ( 9 . 5
/ ) ( 9 . 5
/ 23 . 22 25 . 0 9 . 88 9 . 88
25 . 0
2
max
2
max max
max max
max
·
×
×
· ·
· × · ·
·
& & &
& & &
& &



cm U S
s cm U S
g g U S
g d d
g v v
g a a
49 . 17 9 . 11 47 . 1
/ 46 . 34 23 . 22 55 . 1
557 . 0 25 . 0 228 . 2
max
max
max
· × · ·
· × · ·
· × · ·
α
α
α
&
& &



En la figura 9.17 se indica la línea base, conformada por los valores máximos de
aceleración, velocidad y desplazamiento del suelo. Luego estos valores son multiplicados por
los factores de amplificación encontrando
d
S ,
v
S y
a
S . Finalmente de estas nuevas líneas se
unen a la línea base desde los períodos propuestos por Riddell y Newmark (1979) que difieren
ligeramente a los propuestos por Newmark y Hall.

Los valores obtenidos al aplicar los resultados de García y Riddell son parecidos a los
encontrados por Riddell y Newmark.


9.8.9 Influencia del suelo


Las condiciones locales del suelo pueden modificar las características de los
movimientos del suelo, esto se ha puesto de manifiesto en algunos sismos, entre los cuales se
puede mencionar al de San Francisco 1957, Skopje 1963, Caracas 1967, Bucarest 1977,
Llolleo 1985, México 1985 y Northridge 1994, entre otros. Razón por la cual los espectros de
diseño deben estar en función del tipo de suelo.

Evidencias de las condiciones locales del suelo pueden observarse en los espectros
normalizados de la figura 9.18 presentados por Seed et al

(1976); quienes clasificar on ciento
cuatro registros en cuatro tipos de suelo, a saber: i) Registros en roca (28), ii) Registros en
suelo duro con espesor inferior a 60 m. (31), iii) Registros en suelos granulares con profundidad
superior a 75 m. (30), y iv) registros para arcillas medias o arenas (15).

Seed et al (1976), luego de la clasificación de los registros, construyeron los espectros
de respuesta elásticos para un 5% de amortiguamiento y en la figura 2.6 se indican los
espectros de aceleración promedios para los cuatro tipos de suelo, indicados. Del análisis de la
figura 9.18 se puede indicar:
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

232

• La respuesta máxima espectral de los registros en roca se dio para un período de
0.2 s y tiene un factor de amplificación de 2.5.

• En los suelos duros con espesores inferiores a los 60 m, la respuesta máxima se dio
para períodos de 0.4 s con un factor de amplificación de 2.8.

• El espectro promedio de suelos no cohesivos profundos tiene dos picos máximos,
uno a los 0.45 s de período con un factor de amplificación de 2.7 y otro a los 0. 90 s
de período con un factor de 1.5, aproximadamente.

• Los registros de arcillas blandas a medias, producen un espectro con un factor de
amplificación de 2.1, que se da para un rango de períodos que varía de 0.3 a 1.0 s.




Figura 9.17 Espectro de respuesta elástico para 5% de amortiguamiento y a una aceleración del suelo
máxima de 0.25 g.


9.9 CONCLUSIONES


Se ha presentado en forma didáctica el Método del Espectro de Capacidad y se ha
encontrado el desempeño de una estructura de cuatro pisos de hormigón armado,
considerando que esta se halla ubicada en la zona de mayor peligrosidad sísmica de
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

233
Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. El cálculo explicativo se lo realizó para
el caso de Chile. Se encontró el desempeño en términos del desplazamiento lateral máximo,
para los cuatro sismos recomendados por VISION 2000.




Figura 9.18 Espectros promedios de aceleraciones, normalizados, para un amortiguamiento
del 5%, para diferentes condiciones de suelo. Seed et al (1976) .


Por otra parte se presentó un extenso acopio de los trabajos que se han realizado para
determinar el factor de reducción con el cual se determina el espectro inelástico, tema que es
fundamental dentro del contexto del Método del Especto de Capacidad y el estado del arte
sobre la teoría de los Espectros Elásticos que son la base de la Ingeniería Sismo resistente.


REFERENCIAS


1. Aguiar R. (2002), “Estado del arte de los métodos de análisis sísmico y desempeño
estructural ”, XV Jornadas Nacionales y Primeras Binacionales de Ingeniería Estructural ,
69-101, Loja, Ecuador.

2. Aguiar R. (2002), “Sistema de Computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

3. Alviar J., Panela J. y Echezuría H., (1986), “Desarrollo de un sistema de medición para
evaluar la eficiencia energética en campo del SPT”, Memorias del IX Seminario de
Geotecnia, 1-28, Caracas, Venezuela.

4. Arroyo D. (2001), “Factores de redu cción para el diseño de sistemas pasivos de disipación
de energía”, División de Estudios de Posgrado. Facultad de Ingeniería. Universidad
Nacional Autónoma de México. Tesis de Maestría en Estructuras, 102 p, México D.F.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

234
5. ATC-40 (1996), "Seismic evaluation and retrofit of concrete buildings", Applied Technology
Council, Redwood City, California.

6. Ayala G. (2001), “Evaluación del desempeño sísmico de estructuras -un nuevo enfoque”,
Revista Internacional de Métodos Numéricos para Cálculo y Diseño en Ingeniería, 17 (3),
285-303, Barcelona, España.

7. Benioff H., (1934), “The physical evaluation of seismic destructiveness”, Bulletin of the
Seismological Society of America, 24, 398-403.

8. Cardona O., Hurtado J., Sarmiento J. y Fonseca H, (1993), “Mitigación de desastr es en las
instalaciones de la salud: Aspectos de Ingeniería”, Organización Panamericana de la
Salud, 4, 92 p, Washington.

9. Chopra A. and Goel R. (1999), "Capacity-demand-diagram methods for estimating
deformation of inelastic structures: SDF systems", Pacific Earthquake Engineering.
Research Center, Rep. No PEER-1999/02,University of California, Berkeley, California.

10. Chopra A. and Goel R. (2000), "Evaluation of NSP to Estimate Seismic Deformation: SDF
systems", Journal of Structural Engineering ASCE, 126 (4) , 482-490.

11. Chopra A. and Goel R. (2002), “A modal pushover analysis procedure for estimating
seismic demands for buildings”, Earthquake Engineering and Structural Dynamics, Vol 31,
561- 582.

12. Esteva L. (1999), " Diseño sísmico basado en desempeño: tendencias y retos'', XII
Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, 28p, Morelia, México.

10. Fajfar P. and Gaspersic P. (1996), " The N2 Method for the seismic damage analysis of RC
buildings'', Earthquake Engineering and Structural Dynamics, Vol 25, 31-46, 1996.

11. Fajfar P. (2000), “A Non linear analysis method for performance-based seismic design”,
Earthquake Spectra, 16, 573-591.

12. Freeman J. R., (1932), “Earthquake damage and earthquake insurance”, Mc Graw Hill
Book Co. Inc.

13. Freeman S. A., Nicoleti J. P., and Tyrell J. V. (1975), "Evaluation of existing buildings for
seismic risk - A case study of Puget Sound Naval Shipyard, Bremerton, Washington",
Proceedings of the 6
th
U. S. National Conference on Earthquake Emgineering, Seattle.

14. Freeman S. A. (1978), "Prediction of response of concrete buildings to severe earthquake
motion", American Concrete Institute, SP-55, 585-605, Detroit.

15. García E. y Riddell R., (1995), “Espectro de energía disipada por histéresis en sistemas
inelásticos sometidos a terremotos”, Departamento de Ingeniería Estructural , Universidad
Católica de Chile, DIE N. 95-3.

16. Hall J., (1994), “Northridge Earthquake January 17, 1994”, Earthquake Engineering
Research Institute EERI , 106 pp, California Institute of Technology.

17. Hayashi S. Tsuchi da H. and Kurata E., (1971), “Average response spectra for various
subsoil conditions”, Third Joint Meeting, U.S. Japan Panel on Wind and Seismic Effects,
UJNR, Tokyo.

18. Housner G. W., (1952), “Spectrum Intensities of strong motion earthquakes”, Proceedings
of Symposium on Earthquake and Blunt Effects on Structures, Earthquake Engineering
Research Institute.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

235

19. Hudson D. E., (1962), “Some problems in the application of spectrum techniques to strong-
motion earthquake analysis”, Bulletin of the Seismological Society of America, 52, 417-430.

20. Li Hyung Lee, Sang Whan Han and Young Hun Oh (1999), “Determination of ductility factor
considering different hysteretic model”, Earthquake Engineering and Structural Dynamics,
28, 957-977.

21. Krawinkler H. (1995), “New trends in seismic design methodology”, Proc. 10
th
Eur. Conf.
Earthquake Engineering, Vol 2, Vienna, 1994, Balkema Rotterdam, Vol 2, 821-830.

22. Miranda E. (1993), “Site-dependent strength reduction factors”, Journal of Structural
Engineering. ASCE, 119 (12), 3503-3519.

23. Mohraz B., Hall W. J. and Newmark N. M., (1972), “A study of vertical and horizontal
earthquake spectra”, Newmark Cons. Eng. Services, Urbana Illinois, USAEC Contract N.-
AT (49-5), 2656-2667.

24. Nassar A. and Krawinkler H. (1991), “Seismic demands for SDOF and MDOF systems”,
Earthquake Engineering Center. Universidad de Stanford. Reported N. 95.

25. Newmark N. M., Blume J. A. and Kapur K., (1973), “Seismic design spectra for nuclear
power plant”, Journal of Power Div. ASCE, PO2.

26. Newmark N., and Hall W. J., (1969), “Seismic design criteria for nuclear reactor facilities”,
4th World Conference on Earthquake Engineering, Santiago de Chile .

27. Newmark N. y Hall W. J., (1978), “Earthquake resistant design of nuclear power plants”,
The Assesment and Mitigation of Earthquake Risk , Chapter 10, UNESCO.

28. Norma Venezolana, (1982), “Edificaciones Antisísmicas”, Fundación Venezolana de
Ingeniería Sísmica, FUNVISIS, Caracas.

29. Ordaz M. and Perez E. (1998), “Estimation of strength reduction factors for elastoplastic
systems: a new approach”, Earthquake Engineering and Structural Dynamics”, Vol 27,
889-901.

30. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete Columns”,
Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

31. Riddell R. and Newmark N., (1979), “Statistical analysis of the response of nonlinear
systems subjected to earthquakes”, Civil Engineering Studies, Structural Research Series
N. 468, Department of Civil Engineering, University of Illinois, Urbana Illinois.

32. Rodriguez M. (1994), " A Measure of the capacity of earthquake ground motions to damage
structures'', Earthquake Engineering and Structural Dynamics , Vol 23, 627-643.

33. Rosenblueth E., (1965), “Diseño Sísmico”, Revista de la Sociedad Mexicana de Ingeniería
Sísmica, A. C., 3 (1), México.

34. SEAOC, (1995). “VISION 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Sacramento.

35. SEAOC, (1995), “A framework for performance based design”, Structural Engineers
Association of California. VISION 2000 Committee, California.

36. Seed H. B., Ugas C. and Lysmer J., (1976), “Site-dependent spectra for earthquake-
resistant design”, Bulletin of the Seismological Society of America, 66 (1) , 221-244.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

236

37. Shannon Wilson, Inc. and Agbabian Associates, (1974), “Soil behavior under earthquake
loading conditions”, Procedures for Evaluation of Vibratory Ground Motions of Soil Deposits
for Nuclear Power Plant Sities prepared for United States Atomic Energy Comission,
Division of Reactor Safety Research.

38. Suyehiro K., (1932), “Engineering Seismology”, Proceedings American Society Civil
Engineering, 68 (4).

39. Thom C. W., Buckle I.G. and Fenwick R. C., (1983), “The Effect of Inelastic Shear of the
Seismic Response of Structures”, Dept. of Civil Engineering University of Auckland, Report
No 347, 164 p, New Zealand.

40. Wu J.. and Hanson R. D. (1989) , “Study of Inelastic Spectra with high camping”, Journal of
Structural Engineering”, 115 (6).













CAPÍTULO 10




MÉTODO DEL SISTEMA EQUIVALENTE
Y RESPUESTA LINEAL O NO LINEAL



RESUMEN



Se inicia el capítulo presentando un estudio para determinar las fuerzas laterales que
se deben aplicar en una estructura para encontrar la curva de ca pacidad sísmica resistente.
Estas fuerzas se determinan de acuerdo a dos criterios el primero de ellos si solo se trabaja
con el modo fundamental, este criterio es valido para estructuras regulares en planta y
elevación, y el segundo criterio si se consideran los modos superiores para el efecto se debe
encontrar el modo fundamental equivalente, este criterio es para estructuras en las cuales los
modos superiores tienen un papel importante en la respuesta estructural.

Posteriormente se presentan cinco modelos para encontrar el sistema equivalente de
un grado de libertad, los mismos que han sido propuestos por: Rodríguez (1994), Fajfar y
Gaspersic (1996), Esteva (1999), Aguiar (2001) y Ayala (2001). Este sistema de un grado de
libertad es equivalente al de la estructura de múltiples grados de libertad. Es en éste sistema
que se encuentra la respuesta dinámica ante una acción sísmica dada, ésta respuesta se pasa
al sistema con múltiples grados de libertad por medio del factor de participación modal.

Se complementa el estudio con la realización de un ejemplo de una estructura de
cuatro pisos en la cual se halla su respuesta ante el sismo de Chile de 1985, representado por
un acelerograma registrado en Viña de Mar. La respuesta se halla aplicando el Método del
Sistema Equivalente y el Método del Espectro de Capacidad.

Finalmente se indica el Método β de Newmark para encontrar la respuesta lineal o no
lineal de sistemas con múltiples grados de libertad. Estrictamente lo que se requiere en este
capítulo es encontrar la respuesta ante un sistema de un grado de libertad que es un caso
particular del Método β de Newmark.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

238
10.1 FUERZAS LATERALES PARA PUSHOVER


La curva de capacidad sísmica resistente de una estructura es funci ón de la
distribución de fuerzas laterales que se aplican en cada uno de los pisos. Por este motivo es
importante tener presente los principios de la dinámica de estructuras para aplicar las fuerzas
laterales en cada uno de los pisos, con los cuales se va aplicar la técnica del pushover.



10.1.1 Criterio 1: Modo Fundamental


Si se tiene una estructura muy regular en planta y elevaci ón esta va a trabajar
básicamente en el primer modo de vibración. En consecuencia las fuerzas laterales a aplicarse
en cada uno de los pisos se determinan con la siguiente ecuación.

V
m
m
F
N
j
j j
i i
i

·
φ
φ

donde
i
m es la masa del piso i;
i
φ es la forma del primer modo en el piso i, V es el cortante
basal, N es el número de pisos y
i
F la fuerza lateral correspondiente al piso i. A continuación
se deduce la ecuación (10.1). De la dinámica de estructuras se sabe que el vector de fuerzas
laterales

i
F en un modo cualquiera es:

ai i i
i S M F γ φ
∩ ∩
·
siendo M la matriz de masas;

i
φ es el vector del modo i,
i
γ es el factor de participación del
modo i,
ai
S es la aceleración espectral del modo i. La sumatoria de las fuerzas laterales
reporta el cortante basal V .


·
N
j
j j ai i
m S V φ γ

Al despejar
ai i
S γ de la ecuación (10.3) y al reemplazarlo en la ecuación (10.2) se
encuentra la ecuación (10.1).


10.1.2 Criterio 2: Modos Superiores


Cuando se tiene una estructura en la cual se conoce que la influencia de los modos
superiores es importante en la respuesta sísmica, se debe encontrar las fuerzas laterales
aplicando el presente criterio que está basado en el Modo fundamental equivalente
i
φ
propuesto por Valles et al (1996).

El modo fundamental equivalente
i
φ se determina empleando el criterio del Máximo
Valor Probable en la combinación de los modos de vibración, utilizando la siguiente ecuación:
( 10.1 )
( 10.2 )
( 10.3 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

239
( )
2
1

·
·
N
j
j ij i
γ φ φ



·
·
·
N
k
kj k
N
k
kj k
j
m
m
1
2
1
φ
φ
γ
Finalmente las fuerzas laterales en cada piso se obtienen aplicando la siguiente
expresión:

V
m
m
F
N
j
j j
i i
i

·
φ
φ



10.1.3 Ejemplo de aplicación


Se desea calcular la curva de capacidad resistente de un pórtico de la estructura de 4
pisos indicada en la figura 9.5, que se repite en la figura 10.1, si las matrices de rigidez K
(triangular superior) y de masa M (diagonal) , son las siguientes:


1
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
1
]
1

¸



− −
·
1 . 1
1 . 1
1 . 1
1 . 1
71 . 2719
82 . 4232 61 . 9798
51 . 1826 88 . 7459 13 . 11655
87 . 412 34 . 2397 72 . 8421 43 . 14438
M K





Figura 10.1 Estructura de análisis de cuatro pisos, con columnas de 40/40 (todas) y vigas de 30/40
en los dos primeros pisos y de 25/35 en los pisos superiores. Altura de entrepiso 3.0 m.
( 10.4 )
( 10.5 )
( 10.6)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

240
En la tabla 10.1 se indican los valores propios
i
λ que se obtienen y a partir de ellos se
encuentra la frecuencia natural de vibración
i ni
λ ω · y los períodos de vibración
ni
i
T
ω
π 2
· .
En la tabla 10.2 se presentan los respectivos modos de vibración y en la tabla 10.3 se
muestran los factores de participación modal
i
γ .


Tabla 10.1 Propiedades dinámicas del pórtico plano de 4 pisos que se analiza.
Valor Propio Frecuencia Período
Modo
i
λ
ni
ω
i
T
1 231.73 15.22 1/s. 0.41 s.
2 2272.24 47.67 1/s. 0.13 s.
3 9677.77 98.37 1/s. 0.06 s.
4 22920.00 151.39 1/s . 0.04 s.



Tabla 10.2 Modos de vibración
i
φ de la estructura de 4 pisos que se analiza.
Modo 1 Modo 2 Modo 3 Modo 4
0.1283 0.3921 0.6360 0.5783
0.3356 0.6430 0.0924 -0.6120
0.5400 0.2124 -0.6261 0.4247
0.6988 -0.5449 0.3226 -0.1405


Tabla 10.3 Factores de participación modal
i
γ
1
γ
2
γ
3
γ
4
γ
1.8731 0.7727 0.4675 0.2756


El modo fundamental equivalente
i
φ resulta:

1
1
1
1
]
1

¸

·
3838 . 1
0721 . 1
8199 . 0
5132 . 0
i
φ

Las fuerzas laterales en cada piso que se encuentran para un cortante basal
. 5 . 1 T V · , aplicando los dos criterios indicados se muestran en la tabla 10.4 y las curvas de
capacidad sísmica que se obtien en con estas fuerzas laterales en cada piso se muestran en la
figura 10.2.

Tabla 10.4 Distribución de Fuerzas Laterales en cada piso.
Criterio 1 Criterio 2
Piso (T.) (T.)
1 0.1131 0.2032
2 0.2956 0.3246
3 0.4757 0.4244
4 0.6156 0.5478
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

241
En la figura 10.2 se presentan tres curvas de capacidad sísmica resistente, la (1) se
obtiene al colocar como fuerza lateral los valores del modo fundamental indicados en la primera
columna de la tabla 10.2; la curva (2) corresponde al caso en que las fuerzas lateral es se
obtienen aplicando la ecuación (10.1) es decir que se considera el primer modo de vibración o
modo fundamental; finalmente la curva (3) es para el caso en que las fuerzas laterales se
obtienen aplicando la ecuación (10.6).





Figura 10.2 Curvas de capacidad sísmica resistente que se obtienen con diferentes distribuciones de
fuerzas laterales.


Nótese que prácticamente no existen diferencias entre las curvas (1) y (2) pero en
cambio hay una diferencia entre estas curvas y la (3) que considera la importancia de los
modos superiores en la respuesta sísmica.

En los tres casos el modelo de plasticidad utilizado es el de Thom et al (1983). Por otra
parte se ha considerado el modelo de hormigón confinado de Park et al (1982) y el modelo
trilineal del acero. El punto de fallo se ha considerado 2% de la altura total del edificio. En el
capítulo anterior se obtuvo esta curva hasta un desplazamiento lateral máximo que está
alrededor del 4% de la altura total del edificio.



10.2 SISTEMA EQUIVALENTE DE 1 G.D.L.


En el Método del Espectro de Capacidad se trabaja con un sistema de un grado de
libertad el cual no está explícitamente indicado, en un solo gráfico se coloca el espectro de
demanda y el espectro de capacidad y como se conoce la definición de espectro está asociada
a un sistema de un grado de libertad.

En el Método del Sistema Equivalente se define en forma explicita el sistema de un
grado de libertad, el mismo que se deriva de la estructura con todos los grados de libertad que
tiene. En este sistema equivalente que se lo va a denominar 1gdl se realiza el análisis sísmico
lineal o no lineal y se encuentra el punto de desempeño definido por su desplazamiento lateral
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

242
máximo, posteriormente la respuesta del sistema de 1gdl se pasa al sistema con múltiples
grados de libertad.

Existen varios modelos para definir el sistema equivalente de 1gdl, todos ellos se
derivan de los principios básicos de la dinámica de estructuras y se presentan a continuaci ón
en forma práctica, se destaca que el marco teórico se encuentra detallado en el capítulo 3 de
Aguiar (2002). Los modelos que aquí se presentan son los propuestos por:

• Rodríguez (1994) del Instituto de Ingeniería de la UNAM, México.

• Fajfar y Gaspersic (1996) de la Universidad de Ljubljana, Slovenia.

• Esteva (199 9) del Instituto de Ingeniería de la UNAM, México.

• Aguiar (2001) del Centro de Investigaciones Científicas de la ESPE, Ecuador.

• Ayala (2001) del Instituto de Ingeniería de la UNAM, México.



10.2.1 Modelo de Rodríguez (1994)


Sean M K, las matrices de rigidez y de masas de la estructura; φ el vector de
configuración dominante es un vector modal que puede estar asociado al punto cuando un
marco plano o la estructura espacial ingresan al rango no lineal. Está nomenclatu ra es general
para todos los modelos. Por otra parte sea m k, la rigidez y la masa del sistema de 1 gdl.

El modelo de Rodríguez se obtiene al igualar la frecuencia natural del sistema
equivalente de 1 gdl., con la frecuencia natural del sistema de múltiples grados de libertad , las
ecuaciones que se obtienen son:

φ φ γ
φ φ
M m
K k
t
t
·
·



10.2.2 Modelo de Fajfar y Gaspersic (1996)


Se denomina
ty y
D V , al cortante basal y desplazamiento lateral en el punto de fluencia
del sistema de múltiples grados de libertad m gdl., y
ty y
d v , el cortante basal y desplazamiento
lateral en el punto de fluencia en el sistema de 1 gdl. Las ecuaciones que definen la rigidez y la
masa del sistema de 1 gdl., son:


·
·
i i
ty
y
m m
D
V
k
φ


La ecuación (10.10) es la misma que la ecuación (10.8). En efecto si se reemplaza el
factor de participación modal γ en la ecuación (10.8) se obtiene la ecuación (10.10) para el
caso plano.
(10.7)
(10.8)
(10.9)
(10.10)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

243
10.2.3 Modelo de Esteva (1999)


Se obtiene igualando el cortante basal del sistema de 1 gdl y del sistema de m gdl, por
un lado y por otro igualando las frecuencias naturales de los dos sistemas, las ecuaciones que
se obtienen son:

φ φ
φ
γ
φ φ
φ
φ φ γ
φ φ γ
M
J M
K
J K
r
M r m
K r k
t
t
t
t
t
t
·
·
·
·


Para el caso plano J es un vector unitario con lo cual la ecuación (10.14) se convierte
en la ecuación (10.5).



10.2.4 Modelo de Aguiar (2001)


La curva de capacidad resistente de un sistema de m gdl, como se vio en los capítulos
anteriores puede aproximarse por un modelo bilineal en el cual se tiene definida un rigidez
elástica
e
k y una rigidez plástica
p
k . En el modelo de Aguiar (2001) se considera que estas
rigideces del sistema m gdl son iguales a las rigideces del sistema de 1 gdl. Además de ello se
igualan las frecuencias de vibración de los dos sistemas. Con estas consideraciones, las
ecuaciones que definen el modelo equivalente son:

φ φ
φ φ
K
M k
m
D
V
k
t
t
ty
y
·
·



10.2.5 Modelo de Ayala (2001)


Ayala (2001) propone obtener el modelo equivalente de 1 gdl a partir del espectro de
capacidad de la estructura que relaciona la aceleración espectral
a
S con el desplazamiento
espectral
d
S . Para el efecto multiplica la aceleración espectral por la masa modal
correspondiente al primer modo
1
m , con lo que obtiene la curva de cortante modal
m
V con el
desplazamiento espectral
d
S .



·
·
2
1
2 1
i i
i i
m m
m m
φ
φ

(10.11)
(10.12)
(10.13)
(10.14)
(10.15)
(10.16)
(10.17)
(10.18)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

244
10.2.6 Ejemplo de aplicación


Se desea encontrar los sistemas equivalentes de un grado de libertad para la
estructura de cuatro pisos analizada en el apartado anterior.

En la figura 10.2 se presentó las curvas de capacidad resistente de un pórtico plano de
la estructura de cuatro pisos indicada en la figura 10.1 , utilizando varias distribuciones de
fuerza lateral, entre ellas se encontraba la del criterio 2 que considera la influencia de los
modos superiores. Ahora en la figura 10.3 se indica la curva de capacidad sísmica espacial
consideran do la distribución de fuerzas laterales provenientes del criterio 2. En base a esta
curva de capacidad se resuelve el presente ejemplo.




Figura 10.3 Capacidad sísmica resistente de estructura espacial de 4 pisos obtenida con distribución
lateral de fuerzas que considera todos los modos de vibración.


Las matrices de rigidez K y de masas M para el modelo espacial que se está
considerando son de 3X3. El modelo considera un desplazamiento horizontal según la
dirección X, otro desplazamiento horizontal según la dirección Y, y una rotación de piso
alrededor del eje Z. Con los datos del ejemplo las matrices indicadas y el vector φ con los
cuales se obtienen el sistema equivalente, son:


1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
]
1

¸

·
0
0
1
40 . 5306
532 . 26
532 . 26
00 . 58009
27 . 1740
27 . 1740
φ M K



Por otra parte, el cortante y desplazamiento lateral en el punto de fluencia, son: 124 T.,
y 0.071 m., con todos estos datos al utilizar las ecuaciones indicadas para obtener los
diferentes modelos del sistema equivalente de un grado de libertad se obtienen los resultados
indicados en la tabla 10.5
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

245
Tabla 10.5 Sistemas equivalentes de 1 gdl., obtenidos con diferentes modelos.

Modelo de
Rodriguez
Modelo de
Fajfar
Modelo de
Esteva
Modelo de
Aguiar
Modelo de
Ayala
Rigidez k
(T/m)
1740.27 1746.48 1740.27 1746.48 1746.48
Masa m
(T s2/m)
26.532 26.532 26.532 26.630 26.532



En la figura 10.4, se presenta el espectro de capacidad de la estructura analizada,
obtenida a partir de la figura 10.3. Para determinar el sistema equivalente de 1 gdl., con el
modelo de Ayala se necesita conocer el espectro de capacidad.





Figura 10.4 Espectro de Capacidad obtenida a partir de la Curva de Capacidad Resistente
indicada en la figura 10.3


Al multipli car el espectro de capacidad de la figura 10.4 por la masa equivalente se
obtiene el diagrama de cortante modal vs. desplazamiento espectral que para el ejemplo va a
coincidir con la figura 10.3 y de este gráfico se obtiene las características del sistema de un
grado de libertad.



10.3 AMORTIGUAMIENTO VISCOSO EQUIVALENTE


Teóricamente cuando se tiene definido la masa, rigidez y el modelo que relaciona el
cortante basal con el desplazamiento lateral para el sistema de un grado de libertad, todo lo
que resta es encontrar la respuesta en el tiempo de la estructura ante una determinada acción
sísmica empleando la teoría de dinámica de estr ucturas.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

246
Únicamente lo que falta por definir es el factor de amortiguamiento ξ , tarea compleja.
No se puede encontrar la respuesta no lineal para un valor de 05 . 0 · ξ si se trata de una
estructura de hormigón armado porque ese valor es para un nivel de tensiones menor al 0.5 de
las del límite de fluencia. Si la estructura sufre daño el valor de ξ es mayor. Entonces es
necesario calcular con detenimiento está variable para dar como dato en cualquier programa
que encuentre la respuesta no lineal de un sistema de 1 gdl. En este apartado se



10.3.1 Amortiguamiento Viscoso Equivalente


Sea
dm
S , el punto de máximo desplazamiento lateral de la estructura ante una acción
sísmica, como se aprecia en la figura 10.5; asociado a este punto se tiene una aceleración
espectral
am
S . Por otra parte, se han definido las coordenadas del punto de fluencia como
dy
S
y
ay
S .

En la figura 10.5, con línea continua se indica el espectro de capacidad y con línea
entrecortada el respectivo modelo bilineal que tiene una rigidez elástica k y una rigidez post
fluencia k α . Donde α , es el coeficiente que relaciona la rigidez elástica con la rigidez
inelástica; por lo regular es un valor bajo.


Por otr a parte, se define la demanda de ductilidad µ , como la relación entre
dm
S con respecto a
dy
S .
El amortiguamiento viscoso efectivo, para el rango no lineal
eq

ξ se puede considerar
igual al amortiguamiento viscosos inherente a la estructura ξ , más el amortiguamiento viscoso
equivalente
eq
ξ , el mismo que se obtiene aplicando el Método de la Rigidez Secante en el que
se compara la energía disipada en un ciclo de vibración inelástico y del sistema lineal
equivalente de rigidez secante, puede evaluarse con la siguiente ecuación.


S
D
eq
E
E
π
ξ
4
1
·

donde
D
E , es la energía disipada por el sistema inelástico y es i gual al área de un ciclo de
histéresis. Es igual al área sombreada indicada en la figura 10.6. Se aprecia que el modelo no
considera deterioro de rigidez en la descarga, tampoco deterioro de resistencia y efecto de
cierre de grietas. Finalmente,
S
E , es la energía máxima de deformación que absorbe el sistema
de rigidez
sec
k , es el área sombreada de la figura 10.7. …El sistema absorbe una energía por
deformación
s
E , la misma que es disipada en el proceso de descarga, esta energía disipada
se denomina
D
E …


( 10.19 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

247
α


Figura 10.5 Modelo Bilineal del Espectro de Capacidad y un punto de máximo desplazamiento lateral.




Figura 10.6 Energía disipada inelásticamente
D
E por el sistema equivalente en un ciclo.


10.3.2 Cálculo de la energía disipada


Se puede demostrar que el área sombreada de la figura 10.8, es la cuarta parte del
área sombreada de la figura 10.6. En consecuencia para calcular la energía disipada en un
ciclo de histéresis es suficiente calcular el área sombreada de la figura 10.8 y multiplicar este
valor por 4. En la figura 10.8, se han definido las áreas elementales
2 1
, A A y
3
A , en base a
las cuales se determina el área sombreada.

( )
( )
2
) ( ) (
2
2 2 2 * 4
3
2
1
3 2 1
dy dm ay am
dy ay
dy ay am
dm am D
S S S S
A
S S
A
S S S A
A A A S S E
− −
·
·
− ·
− − − ·


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

248

Figura 10.7 Energía absorbida
s
E , por el sistema lineal rigidez
sec
k .

Al reemplazar las áreas elementales, en
D
E y luego de simplificar términos se
obtiene:


) ( 4
dy am dm ay D
S S S S E − ·




Figura 10.8 Cálculo de la energía disipada



10.3.3 Cálculo de energía absorbida por el sistema

La energía absorbida por el sistema de rigidez
sec
k , es la siguiente:

( )
( )
2
1
1
2
µ µ α µ
µ
µ µ α
− +
·
·
− + ·
·
dy ay
S
dy dm
ay am
dm am
S
S S
E
S S
S S
S S
E

( 10.20 )
( 10.21)
( 10.22 )
( 10.23 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

249
10.3.4 Cálculo de amortiguamiento viscoso equivalente


Al reemplazar las ecuaciones (10.21) y (10.22) en (10.20) se obtiene la energía
disipada en un ci clo de histéresis y al dividir este valor para
s
E , se encuentra el
amortiguamiento viscoso equivalente
eq
ζ , como se indica a continuación.

( )
eq eq
eq
dy ay D
dy ay dy ay D
S S E
S S S S E
ξ ξ ξ
α µ α µ π
α µ
ξ
α µ
α µ α µ
+ ·
− +
− −
·
− − ·
− + − ·

) 1 (
) 1 ( ) 1 ( 2
) 1 ( ) 1 ( 4
) 1 ( 4




10.3.5 Amortiguamiento viscoso efectivo


El ATC-40 al considerar las imperfecciones de las curvas de histéresis, en el sentido de
que no son rectas como se ha considerado en los apartados anteriores sino curvas, introduce
un factor de corrección κ , el mismo que se indica en la figura 10.9. La ecuación (10.25) al ser
modificada por este factor queda:

eq eq
ξ κ ξ ξ + ·


En la figura 10.9, se aprecian tres curvas para determinar el factor de corrección κ , las
mismas que corresponden a tres categorías de comportamiento estructural. La Tipo A, tiene un
comportamiento estable y perfectamente histerético. La tipo C, es para estructuras con un
pobre comportamiento histerético que corresponden a estructuras con mal compor tamiento
sísmico y la Tipo B, es para un caso intermedio.

En la figura 10.9, se aprecia que el ATC-40

(1996) considera 1 · κ , para un
eq
ξ menor a 0.15
para las estructuras tipo A. Para las tipo B, el factor es 0.667 para un amortiguamiento viscoso
equivalente menor a 0.25 y para las estructuras tipo C, el factor es 0.333 lo que implica una
considerable reducción en el área del diagrama de histéresis. Por otra parte, el valor
eq
ξ tiene
que ser menor a 0.45.



10.4 APLICACIÓN DEL MÉTODO


Se encuentra la respuesta en el tiempo de la estructura de cuatro pisos que se ha
venido estudiando, ante el sismo de Chile del 3 de marzo de 1985 que tuvo una magnitud
Ms=7.8. En la figura 10.10 se indica a la izquierda el acelerograma de dicho sismo registrado
en Viña del Mar y a la derecha el respectivo espectro elástico.

( 10.24 )
( 10.25 )
( 10.26 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

250
ζ
κ


Figura 10.9 Variación del factor de modificación del amortiguamiento en función del amortiguamiento
viscoso equivalente.






Figura 10.10 Acelerograma y espectro del sismo de 1985, para un registro de Viña de Mar.


Se encuentra la respuesta en el tiempo para el sistema equivalente de 1 gdl., obtenido
con el modelo de Aguiar , que está indicado en forma resumida en la tabla 10.5 y en forma más
detallada en la tabla 10.6


Tabla 10.6 Parámetros que definen el sistema equivalente de 1 gdl.
y
v
ty
d
u
v
tu
d k
α m
T
(T.) (m.) (T.) (m.) (T/m.) (T s2/m) (s)
124.0 0.0713 308.5 0.4790 1746.48 0.259 26.630 0.776


donde
ty y
d v , son el cortante y desplazamiento en el punto de fluencia;
tu u
d v , son el cortante
y desplazamiento en el punto de fallo; k es la rigidez elástica; k α es la rigidez post fluencia,
m la masa y T el período de vibración.

El procedimiento para encontrar la respuesta no lineal del sistema equivalente es el
siguiente:
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

251
i. Se impone un valor de amortiguamiento viscoso efectivo
eq

ξ y se halla la respuesta en
el tiempo.

ii. De la respuesta en el tiempo se determina el desplazamiento máximo y se divide este
valor para el desplazamiento de fluencia con lo cual se determina la demanda de
ductilidad µ .

iii. Se obtiene la viscosidad equivalente
eq
ζ aplicando la ecuación (1 0.24).

iv. Se recalcula el amortiguamiento viscoso efectivo
eq

ξ y se compara con el valor
impuesto en el paso i. Si se considera que son iguales el cálculo terminó.


El problema que se tiene al aplicar la metodología indicada es que el algoritmo
indicado no siempre es convergente. Para el ejemplo que se está analizando la convergencia
se dio para un amortiguamiento viscoso efectivo
eq

ξ igual a 0.10; con este valor el
desplazamiento máximo obtenido es de 0.081 m. En la figura 10.11 a la izquierda se encuentra
la respuesta de desplazamientos en el tiempo y a la derecha el gráfico que relaciona el cortante
basal con el desplazamiento lateral.
.




Figura 10.11 Respuesta en desplazamiento y relación corte desplazamiento para sistema de 1 gdl




10.5 MÉTODO DEL ESPECTRO DE CAPACIDAD


En la figura 10. 12 se presentan tres curvas, la (1) corresponde al espectro de
capacidad de la estructura que corresponde a la indicada en la figura 10.4; la (2) es el espectro
de demanda elástico obtenido a partir del espectro elástico indicado a la derecha de la figura
10.10 y la (3) el espectro inelástico de demanda para una ductilidad de 1.6, con la cual se
encontró el desplazamiento del sistema que en este caso es de 9.25 cm.

Se des taca que al aplicar el Método del Sistema Equivalente el desplazamiento
máximo que se obtuvo es de 8.1 cm., y al aplicar el Método del Espectro de Capacidad el
desplazamiento encontrado es de 9.25 cm.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

252
10.6 RESPUESTA EN SISTEMA DE MÚLTIPLES GRADOS DE LIBERTAD


Tanto en el Método del Espectro de Capacidad como en el Método del Sistema
Equivalente se halla la respuesta dinámica en un sistema de 1 gdl. Para encontrar la respuesta
en el sistema con múltiples grados de libertad se utiliza el factor de participación modal del
modo fundamental.




Figura 10.12 Espectro de capacidad y de demanda elástico e inelástico para ejemplo.


Sea
t
D el desplazamiento lateral máximo en el sistema de múltiples grados de libertad
y
t
d el desplazamiento lateral máximo en el sistema de 1 gdl. La relación entre estos dos
desplazamientos viene dada por el factor de participación del modo fundamental
1
γ , de la
siguiente manera:

t t
d D
1
γ ·

10.7 RESPUESTA LINEAL Y NO LINEAL


En el presente apartado se ilustra el cálculo de la respuesta en el tiempo de un sistema
de n grados de libertad. Se empieza por facilidad encontrando la respuesta en el rango elástico
o lineal y posteriormente en el rango no lineal, todo esto aplicando el Método β de Newmark.
Cuando se tiene un sistema de 1 gdl , las matrices serán de orden 1X1. En consecuencia el
método que aquí se indica es aplicable a un sistema de 1 gdl.

Sea
..
i
q y
1
..
+ i
q los vectores de respuesta, de aceleración de un sistema de n grados de
libertad en los tiempos discretos
i
t y
1 + i
t , ante acciones dinámicas y t ∆ el incremento de
tiempo, como lo mues tra la figura 10.3

Se define:
( 10.27 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

253
1 +
≤ ≤ − ·
i i i
t t t para t t τ

De ecuación (10.28), se observa que para
i
t t · se tiene que 0 · τ y para
t t t
i
∆ · ·
→ +
τ
1
. Siendo:
i i
t t t − · ∆
+1
.



Figura 10.3 Variación de la aceleración entre [ ]
1
,
+ i i
t t


La aceleración del sistema para un instante cualquiera τ , viene definida por:
) ( ) ( ) (
.. ..
1
..
1
..
i i i
q q f q q − + ·
+ +
τ τ

De tal forma, que:

t para f
para f
∆ · ·
· ·
τ τ
τ τ
1 ) (
0 0 ) (


En otras palabras, se tiene que:

1 ) ( 0 ≤ ≤ τ f

La ecuación (10.29 ) considera que la ley de variación de las aceleraciones en el intervalo
[ ]
1
,
+ i i
t t es la misma para los n grados de libertad.

La velocidad del sistema para un tiempo cualquiera del intervalo puede expresarse como:


+ ·
t
i
d q q q
0
.. . .
) ( ) ( τ τ τ
Al reemplazar (10.29) en (10.30) se tiene:

( ) τ τ τ τ
τ τ
d f q q d q q q
i i i i ∫ ∫

,
_

¸
¸
− + + ·
+
0
..
1
..
0
.. . .
) (
( 10.29 )
( 10.30)
( 10.28 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

254
Se destaca que
i
q
.
,
i
q
..
y
1
..
+ i
q son los vectores de velocidad y aceleración en los tiempos
discretos
i
t y
1 + i
t respectivamente, son cantidades constantes. Luego:

,
_

¸
¸
− + + ·
+
t
i i i i
d f q q q q q
0
..
1
.. .. . .
) ( ) ( τ τ τ τ
Sea:

·
τ
τ τ τ
0
) ( ) ( d f g


· ∆
t
d f t
0
) ( τ τ γ


· ∆
t
d g t
0
2
) ( τ τ β

Para t t
i
∆ · ·
+1
τ se tiene al reemplazar (10.33) en (10.31)

t q q t q q q
i i i i i
∆ − + ∆ + ·
+ +
γ ) (
..
1
.. .. .
1
.


de donde:

( ) t q q q q
i i i i

1
]
1

¸

+ − + ·
+ + 1
.. .. .
1
.
1 γ γ

Al reemplazar ( 10.32 ) en ( 10.31 ) e integrar, se halla:


( ) ( )
∫ ∫ ∫ ∫

,
_

¸
¸
− + + ·
+
t
i i i i
d g q q d q d q d q
0 0 0
..
1
.. ..
0
. .
) (
τ τ τ
τ τ τ τ τ τ τ

,
_

¸
¸
− + + · −
+
τ
τ τ
τ
τ τ
0
..
1
..
2
.. .
) (
2
) ( d g q q q q q q
i i i i i



− + + + ·
+
τ
τ τ
τ
τ τ
0
..
1
..
2
.. .
) ( ) (
2
) ( d g q q q q q q
i i i i i


Para t t
i
∆ · ·
+1
τ se encuentra, luego de sus tituir ( 10.34 )

2
..
1
..
2
.. .
1
2
t q q
t
q t q q q
i i i i i i

,
_

¸
¸
− +

+ ∆ + ·
+ +
β

de donde:
2
1
.. .. .
1
2
1
t q q t q q q
i i i i i

1
]
1

¸

+

,
_

¸
¸
− + ∆ + ·
+ +
β β
( 10.31 )
( 10.32 )
( 10.33 )
( 10.34 )
( 10.35 )
( 10.36 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

255
2
1
..
2
.. .
1
2
1
t q t q t q q q
i i i i i
∆ + ∆
,
_

¸
¸
− + ∆ + ·
+ +
β β

Al despejar
1
..
+ i
q de esta última ecuación, se tiene:

i i i i i
q t q q q
t
q
.. .
1 1
..
1
2
1 1

,
_

¸
¸
− −
1
]
1

¸

∆ − −

·
+ +
β β



Al reemplazar (10.37) en (10.35), se obtiene:

( )

,
_

¸
¸
− ∆ −
1
]
1

¸

∆ − −

∆ + ∆ − + ·
+ +
1
2
1 1
1
.. .
1
2
.. .
1
.
β
γ
β
γ γ
i i i i i i i
q t t q q q
t
t t q q q

Luego:

( )
i i i i i
q t q q q
t
q
.. .
1 1
.
2
1 1 ∆

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− + −

·
+ +
β
γ
β
γ
β
γ



♣ Determinar los valores de β y γ . Si ) (τ f se considera constante y vale 0.5

• Solución


Al ser constante ) (τ f de ecuación ( 10.32 ), se tiene:
τ τ
2
1
) ( · g

Al sustituir este valor en ecuación (10.34), se obtiene:


· ∆
t
d
t
0
2
2
1
τ τ
β
4
1
4
1
2 2
·
∆ · ∆
β
β t t

Por otra parte, al reemplazar ) (τ f en ecuación (10.33) se halla:

2
1
2
1
2
1
0
·
∆ · ∆
· ∆


γ
γ
τ γ
t t
d t
t

( 10.37 )
( 10.38 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

256
Por lo tanto, cuando se considera que la variación de la aceleración en la respuesta del
sistema es constante, los valores de β y γ son respectivamente
4
1
y
2
1
. A este caso se
denomina Método de Aceleración Constante o Método del Trapezoide.


♣ Determinar los valores de β y γ si ) (τ f varía en forma lineal y viene definida por la
siguiente ecuación:


• Solución

t
f

·
τ
τ) (
Al emplear la ecuación ( 10.32 ), se encuentra:

t
g

·
2
) (
2
τ
τ

Al reemplazar este valor en ( 10.32 ) e integrar, se halla:

τ τ β d
t
t
t
2
0
2
2
1



· ∆
6
1
3 2
1
3
2
·


· ∆
β
β
t
t
t


Al trabajar con la ecuación ( 10.33 ), se encuentra:

2
1
2
1
2
0
·


· ∆

· ∆


γ
γ
τ
τ
γ
t
t
t
d
t
t
t

Por lo tanto para el caso de aceleración lineal
6
1
· β y
2
1
· γ


10.7.1 Análisis lineal con β de Newmark


El sistema de ecuaciones diferenciales que gobierna los problemas sísmicos, está
definido por la ecuación (10.39). La solución de este sistema se realizará con el método β de
Newmark.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

257
) (
. ..
t a J M q K q C q M − · + +

donde K C M , , son las matrices de Masa, Amortiguamiento y Rigidez del sistema. Se
consideran constantes para análisis lineal;
.. .
, , q q q son los vectores de desplazamiento,
velocidad y aceleración, respectivamente; J es un vector que contiene unos, depende del
modelo numérico de análisis, a(t) es la aceleración de movimiento del suelo. Normalmen te se
considera la componente horizontal.

Para el tiempo discreto
1 + i
t , la ecuación (10.39), queda:

1 1 1
.
1
..
+ + + +
− · + +
i i i i
a J M q K q C q M

Por otra parte, el vector de desplazamientos en forma incremental, es

i i i
q q q + ∆ ·
+ + 1 1



Las ecuaciones ( 10.38 ) y ( 10.37 ) en función de ∆ quedan:


i i i i
i i i i
q t q q
t
q
q q
t
q
t
q
.. .
1 1
.
.. .
1
2 1
..
2
1 1
1
2
1 1 1

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− + ∆

·

,
_

¸
¸
− −

− ∆

·
+ +
+ +
β
γ
β
γ
β
γ
β β β



Finalmente, al reemplazar ( 10.43 ), ( 10.42 ) y ( 10.41 ) en ( 10.40 ), se obtiene luego de
agrupar términos

1 1 + +

· ∆
i i
F q K


siendo:

C
t
M
t
K K

+

+ ·

β
γ
β
2
1



1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− −
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− +

+ − ·
+ + i i i i i i
q t q C q q
t
M a J M F
.. . .. .
1 1
2
1 1 1
2
1 1
β
γ
β
γ
β β



Se denomina a

K como la matriz de rigidez efectiva, que es una matriz constante para
análisis lineal y a
1 + i
F el vector de cargas efectivas, que es variable en cada ins tante de
tiempo.
( 10.39 )
( 10.40 )
( 10.41 )
( 10.42 )
( 10.43 )
( 10.44 )
( 10.45 )
(10.46)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

258
Al resolver el sistema de ecuaci ones lineales definido en ( 10.44 ) se encuentra
1 +

i
q .
Por lo tanto el vector de desplazamientos para el tiempo 1 + i se obtendrá sumando éstos
valores a los del tiempo i, utilizando la ecuación (10.41). La aceleración y velocidad para el
tiempo 1 + i se encuentran con las ecuaciones ( 10.42 ) y ( 10.43 ).

Si en el tiempo 0 · t , la aceleración del suelo es diferente de cero y si las condiciones
iniciales 0 ) 0 ( ) 0 (
.
· · q q . Se debe evaluar ) 0 (
..
q con la ecuación del movimiento que queda:

) 0 ( ) 0 (
..
a J M q M − ·



10.7.2 Procedimiento de cálculo para Análisis Lineal.


El procedimiento de cálculo, para el análisis lineal, utilizando el método β de
Newmark, es el siguiente:


i. Se determina la matriz de rigidez efectiva.


C
t
M
t
K K

+

+ ·

β
γ
β
2
1


ii. Para el instante de tiempo 1 + i se determina el vector de cargas efectivo.

1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− −
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− +

+ − ·
+ + i i i i i i
q t q C q q
t
M a J M F
.. . .. .
1 1
2
1 1 1
2
1 1
β
γ
β
γ
β β



iii. Se obtiene el incremento de desplazamiento para el tiempo 1 + i , para ello se debe
resolver el sistema de ecuaciones lineales:

1 1 + +

· ∆
i i
F q K

iv. Se calculan la aceleración, velocidad y desplazamiento en el incremento de tiempo
1 + i .
i i i i
i i i i
q t q q
t
q
q q
t
q
t
q
.. .
1 1
.
.. .
1
2 1
..
2
1 1
1
2
1 1 1

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− + ∆

·

,
_

¸
¸
− −

− ∆

·
+ +
+ +
β
γ
β
γ
β
γ
β β β


i i i
q q q + ∆ ·
+ + 1 1


v. Se actualizan desplazamientos, velocidades y aceleraciones y se pasa al próximo
punto desde el paso ii.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

259
1
.. ..
1
. .
1
+
+
+
·
·
·
i i
i i
i i
q q
q q
q q




10.7.3 Procedimiento de cálculo para Análisis No Lineal.



En Barbat (1995), Barbat y Canet (1994), Barbat et al (1993), se indica el marco teórico
para el Análisis No Lineal, que es muy similar al que se ha presentado en los párrafos
anteriores, razón por la cual se indica únicamente el procedimiento de cálculo que es iterativo.



Ø 1. Primera Iteración (paso del instante i al instante i+1)


i. Se actualiza la matriz de rigidez K.

ii. Se obtiene la matriz de rigidez efectiva y el vector de cargas.

C
t
M
t
K K

+

+ ·

β
γ
β
2
1


1
]
1

¸

− ∆

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− −
1
]
1

¸

,
_

¸
¸
− +

+ ·
+
+

i i i i i i
i q K q t q C q q
t
M t F F
.. . .. .
1
1
1
2
1 1 1
2
1 1
) (
β
γ
β
γ
β β



iii. Se determinan las primeras aproximaciones en el instante i+1


1
1
1
+

+

· ∆ i
i
F q K

i i i i
i i i i
q t q q
t
q
q q
t
q
t
q
.. .
1 1
.
.. .
1
2 1
..
2
1 1
1
2
1 1 1

,
_

¸
¸
− +

,
_

¸
¸
− + ∆

·

,
_

¸
¸
− −

− ∆

·
+ +
+ +
β
γ
β
γ
β
γ
β β β


i i i
q q q + ∆ ·
+ + 1 1




Ø Siguientes iteraciones (se busca el equilibrio para el instante i+1)


a. Se actualizan las matrices de rigidez, rigidez efectiva y vector de cargas.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

260
C
t
M
t
K K

+

+ ·

β
γ
β
2
1


j
i
j
i
j
i i
j
i
j
i q K q C q M t f F
1 1
.
1
..
1 1
1
1 ) (
+ + + + +
+
+

− − − · Ψ ·


b. Si
j
i 1 +
Ψ no es pequeño, es mayor al de tolerancia se debe calcular:


j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
j
i
q q q
q q
t
q
q q
t
q
F q K
1
1
1
1
1
1
.
1
1
.
1
1
.
1
..
1
1
2
1
1
..
1
1
1
1
1
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+
+

+
+

+ ·
+

·
+

·
·
δ
δ
β
γ
δ
β
δ


c. Volver al paso a.



En el Capítulo IV de Aguiar (2002) se presenta la respuesta lineal y no lineal de
sistemas de un 1 gdl , con un formulario más simplificado para el análisis no lineal, se indica
además como se debe proceder en la elaboración de un programa de computación sobre to do
en la forma como hay que manejar los modelos constitutivos que determinan la no linealidad
del material.



10.8 CONCLUSIONES



Se ha presentado dos formas para distribuir las fuerzas laterales en cada uno de los
pisos, la primera que está en base del modo fundamental y la segunda en función del modo
fundamental equivalente. Posteriormente se ha indicado una forma de obtener el factor de
amortiguamiento ξ de acuerdo al ATC-40 (1996) para definir el comportamiento inelástico de
un sistema. Después se ha presentado cinco modelos con los cuales se encuentran el sistema
equivalente de 1 gdl en forma explicita en el que se realiza el análisis dinámico.

El estudio se complementa con el desarrollo de un ejemplo en el que se halla la
respuesta dinámica ante un acelerograma registrado en Viña del Mar del sismo de Chile de
1995. Respuesta realizada empleando el Método del Sistema Equivalente y el Método del
Espectro de Capacidad.

Finalmente se ha presentado el Método β de Newmark para el análisis lineal o no
lineal de sistemas de n grados de libertad a sabiendas que la solución de un sistema de 1 gdl.
es un caso particular. Del estudio realizado se desprenden las siguientes conclusiones:


ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

261
• La curva de capacidad resistente sísmica es función de la distribución de cargas
laterales.

• Los modelos con los cuales se obtienen el sistema equivalente de un grado de libertad
se fundamentan en los principios de la dinámica de estructuras. Ahora bien para
encontrar la respuesta no lineal se resuelve mediante un proceso iterativo en función
del factor de amortiguamiento ξ el mismo que no siempre es convergente lo cual limita
seriamente el método del sistema equivalente de un grado de libertad.

• El obtener es pectros inelásticos en función del factor de reducción de las fuerzas
sísmicas y aplicar posteriormente el Método del Espectro de Capacidad garantiza
convergencia para encontrar el punto de demanda.



REFERENCIAS


1. Aguiar R. (2001), “Evaluación del daño en edificios y desempeño sísmico. Programa de
ordenador CEINCI3”, Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería, CIMNE,
IS-45, 107 p, Barcelona, España.

2. Aguiar R. (2002), “Sistema de Computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
Países Bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Valle de los Chillos, Ecuador.

3. ATC-40 (1996), "Seismic evaluation and retrofit of concrete buildings", Applied Technology
Council, Redwood City, California.

4. Ayala G. (2001), “Evaluación del desempeño sísmico de estructuras-un nuevo enfoque”,
Revista Internacional de Métodos Numéricos para Cálculo y Diseño en Ingeniería, 17 (3),
285-303, Barcelona, España.

5. Barbat A, Rodellar J, Ryan E. y Molinares N, (1993),“Comportamiento sísmico de edificios
con un sistema no lineal de control híbrido”, Revista Internacional de Métodos Numéricos
para Cálculo y Diseño en Ingeniería, 9 (2), 201-220, Barcelona, España.

6. Barbat A. y Canet J. M., (1994), Estructuras sometidas a acciones sísmicas, Segunda
Edición, Centro Internacional de Métodos Numéricos en Ingeniería, Barcelona, España.

7. Barbat A., (1995), “Reducción de la respuesta sísmica de edificios mediante sistemas
pasivos y activos de aislamiento de base”, IX Jornadas Nacional es de Ingeniería
Estructural. Escuela Politécnica del Ejército, Vol. 1, 41 p, Quito, Ecuador.

8. Esteva L. (1999), “Diseño sísmico basado en desempeño: tendencias y retos”, XII
Congreso Nacional de Ingeniería Sísmica, 28p, Morelia, México.

6. Fajfar P. and Gaspersic P. (1996), " The N2 Method for the seismic damage analysis of RC
buildings'', Earthquake Engineering and Structural Dynamics, Vol 25, 31-46, 1996.

7. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete Columns”,
Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

8. Rodriguez M. (1994), " A Measure of the capacity of earthquake ground motions to damage
structures'', Earthquake Engineering and Structural Dynamics , Vol 23, 627-643.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

262
9. Thom C. W., Buckle I.G. and Fenwick R. C., (1983), “The Effect of Inelastic Shear of the
Seismic Response of Structures”, Dept. of Civil Engineering University of Auckland, Report
No 347, 164 p, New Zealand.

10. Valles R., Reinhorn A., Kunnath S., Li C. y Madam A. (1996), “IDARC2D Version 4.0: A
computer program for the inelastic analysis of buildings”, Technical Report NCEER-96-
0010, National Center for Earthquake Engineering Research, Buffalo, New York.
























CAPÍTULO 11




MÉTODO DEL SISTEMA LINEAL DE CORTE
CASO PLANO Y EL MÉTODO DE JACOBI


RESUMEN


Se presenta el Método del Sistema Lineal de Corte con el cual se obtiene la respuesta
no lineal de un sistema de múltiples grados de libertad ante acciones sísmicas. En este método
se encuentra un sistema equivalente, en base al eje de corte, de la estructura, y en este eje de
corte se realiza el análisis sísmico aplicando el método de superposición modal.

La matriz de rigidez del eje de corte se ob tiene aplicando el criterio de la rigidez
secante en la curva de capacidad sísmica resistente que se encuentra mediante análisis no
lineal estático. El Método es iterativo de tal manera que la matriz de rigidez está asociada a un
desplazamiento lateral máximo de la estructura.

La variable que se utiliza para definir la convergencia del método es la demanda de
ductilidad la misma que se calcula en cada iteración. Se destaca que el espectro inelástico se
obtiene en función del factor de reducción de respuesta
µ ς,
R .

Finalmente se presenta la teoría y un ejemplo completo del Método de Jacobi para
obtener los valores y vectores propios de una matriz simétrica. Jacobi es un método clásico
muy utilizado en la Ingeniería Sismo Resistente.


11.1 ANTECEDENTES


En el Método del Espectro de Capacidad o en el Método del Sistema Equivalente se
encuentra una estructura equivalente de un grado de libertad en la cual se realiza el Análisis
Dinámico Lineal o No Lineal, como se había indicado en los capítulos anteriores. La respuesta
obtenida en el sistema de un grado libertad se pasa al sistema de múltiples grados de libertad
por medio del factor de participación modal.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

264
Como mejor aproximación Chopra y Goel (2002) han propuesto el Método del Empuje
Lateral Modal, en el que se realiza un análisis sísmico en un sistema de múltiples grados de
libertad. Esta propuesta es más exacta a trabajar con sistemas de un grado de libertad y no tan
complicado como realizar un análisis no lineal dinámico. Sin embargo de ello tiene su cierta
complejidad que hace que el método no sea tan aplicable en problemas comunes como el
análisis sísmico de estructuras conformadas por vigas y columnas.

Basado en las ideas generales del Método del Empuje Lateral Modal, Fernández et al
(2002) han reali zado algunas simplificaciones y proponen el Método del Sistema Lineal
Equivalente que se describe en los próximos apartados. La diferencia entre la propuesta
realizada por Fernández et al (2002) y la realizada por Aguiar (2002) es que los primeros
trabajan con el factor de amortiguamiento efectivo ξ para encontrar el espectro inelástico, en
cambio Aguiar (2002) encuentra este espectro en función de la demanda de ductilidad µ . En el
capítulo 9 se vio lo inconveniente que es trabajar con ξ .


11.2 EJE DE CORTE


En la figura 11.1, se presenta al lado izquierdo los grados de libertad de un pórtico
plano en el cual se considera que las vigas son axialmente rígidas y todos los demás
elementos son completamente flexibles. Se puede realizar el análisis sísmico considerando
todos estos grados de libertad o condensando la matriz de rigidez a las coordenadas laterales y
encontrar la respuesta dinámica asociada a los corrimientos laterales de piso. En el lado
derecho de la figura 11.2, se indica las masas concentradas a nivel de piso y las coordenadas
laterales de cada piso, a este modelo numérico de cálculo se denomina eje de corte.


Figura 11.1 Grados de libertad y modelo numérico de cálculo para el análisis sísmico.
Eje de corte


Para el marco plano, indicado en la figura 11.1, primero se obtendrá la matriz de
rigidez, con los grados de libertad indicados, la misma que resulta de (20,20) y luego se realiza
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

265
la condensación estática a los corrimientos laterales, encontrando una matriz de (4,4) con la
cual se realiza el análisis dinámico. A esta matriz se denomina matriz de rigidez lateral
L
K .

En forma aproximada la matriz de rigidez l ateral puede encontrarse en base al modelo
del eje de corte o edificio de corte. Este modelo, estrictamente tiene un solo vano y en el se
considera que la viga es totalmente rígida y las columnas axialmente rígidas de tal manera que
existe un grado de libertad por piso. Para este modelo la matriz de rigidez K, para la
estructura de la figura 11.1 es:


1
1
1
1
]
1

¸


− + −
− + −
− +
·
4 4
4 4 3 3
3 3 2 2
2 2 1
K K
K K K K
K K K K
K K K
K

donde
4 3 2 1
, , , K K K K son las rigideces de los pisos uno, dos, tres y cuatro. Lo interesante
ahora es la forma como se va a obtener la rigidez de piso, lo que se expone en el siguiente
apartado.

Por otra parte, la matriz de masas M y el vector J , cuando se considera únicamente
la componente horizontal del movimiento del suelo, son para la estructura de cuatro pisos las
siguientes:
1
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
1
4
3
2
1
J
m
m
m
m
M

donde
4 3 2 1
, , , m m m m , son las masas de los pisos uno, dos tres y cuatro,
respectivamente.

En forma general se puede indicar que la matriz de Rigidez K y de masas M para el
análisis plano, son las indicadas en las ecuaciones ( 11.1 ) y (11.2).

1
1
1
1
1
1
]
1

¸




− + −
− +
·
n n
n
K K
K
K
K K K K
K K K
K
... .......... .....
..... .. ..........
3
3 3 2 2
2 2 1

1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
n
m
m
m
M
......
.....
2
1

( 11.1 )
( 11.2 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

266
siendo
n
k la rigidez del piso n (último piso),
n
m la masa del piso n. El vector J es unitario. Se
considera que las columnas tienen únicamente rigidez pero no masa, esta ya fue concentrada
en la masa.


11.3 RIGIDEZ DE PISO


En base a la curva de capacidad resistente obtenida con la técnica del pushover se
propone determinar la rigidez de piso
i
k de cada uno de los entrepisos de la estructura. Se
sabe que
i
k se obtiene como la relación entre el cort ante de piso
i
V dividido para el
desplazamiento relativo de piso.

1 −

·
i i
i
i
D D
V
k

Para determinar la rigidez de piso se necesita conocer la relación entre el cortante en
cada uno de los pisos y los desplazamientos laterales del piso. En la figura 11.2 se indican
estas relaciones para cada uno de los pisos en una estructura de 5 pisos, Aguiar (2002). Se
puede encontrar la rigidez de piso asociada a cualquier desplazamiento lateral, empleando la
ecuación ( 11.3 ).




Figura 11.2 Relación entre el Cortante de piso y el desplazamiento de piso.


En la tabla 11.1 se indica las rigidez de piso asociada a un desplazamiento lateral de
10.2 cm., que para el ejemplo corresponde al límite del rango elástico.

( 11.3 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

267
Tabla 11.1 Rigidez de Piso para rango elástico de la estructura de cinco pisos.
Desplazamiento
de Piso
Cortante
De Piso
Rigidez
de Piso
Piso
( cm. ) ( T. ) (T/m.)
1 2.2 48.35 2151.007
2 4.7 45.73 1890.246
3 7.0 38.97 1648.707
4 9.0 28.47 1448.854
5 10.2 15.19 1245.794


11.4 MÉTODO DEL SISTEMA LINEAL DE CORTE


El procedimiento de cálculo para encontrar la respuesta dinámica en términos de
desplazamientos de un sistema de múltiples grados de libertad con comportamiento no lineal,
al aplicar el Método del Sistema Lineal de Corte, es el siguiente:

i. Se encuentra la curva de capacidad resistente de la estructura que se va a
analizar. Esto implica tener la estructura ya diseñada.

ii. Se determina el desplazamiento lateral en el último piso con el cual la
estructura ingresa al rango no lineal
ty
D . Para empezar el análisis se puede
encontrar la rigidez de cada uno de los pisos asociados a este
desplazamiento
j
K . El programa ESPMBCAP, es una alternativa para el
efecto.

iii. Se obtiene la matriz de rigi dez y de masas del Eje de corte aplicando las
ecuaciones ( 11.1 ) o ( 11.2 ).

iv. Se resuelve el problema de valores y vectores propios, con lo cual se
determina los períodos de vibración
i
T y los modos de vibración
) (i
φ , donde i
representa el modo de vibración.

v. Como se partió con un desplazamiento en el Rango Elástico
ty
D , el espectro
sísmico con el cual se trabaje deberá ser elástico 1 · µ . Por fines didácticos a
este valor se va a denominar
ini
µ .

vi. Con cada
i
T del respectivo espectro se encuentran las aceleraciones
espectrales
i
Ad .

vii. Se determinan los factores de participación modal
) (i
γ
) ( ) (
) (
) (
i t i
t i
i
M
J M
φ φ
φ
γ ·
viii. Se encuentran los desplazamientos máximos modales
im
q aplicando la
siguiente ecuación, del Método de Superposición Modal que se explica con
detenimiento en el siguiente capítulo.
i
i
i
i
im
Ad
T
q
2
) (
2

,
_

¸
¸
·
π
γ φ
( 11.4 )
( 11.5 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

268
ix. Se aplica un criterio de combinación modal, puede ser el del valor máximo
probable propuesto por Newmark y Rosenblueth (1971) , Rosenblueth y
Elorduy (1969), y se halla los desplazamientos laterales máximos q .

( )

·
·
N
i
im
q q
1
2


x. Se encuentra el des plazamiento máximo en el tope
t
D del vector q y se halla
la demanda de ductilidad que por fines de ductilidad se denomina
fin
µ .
ty
t
fin
D
D
· µ
xi. Se compara
ini
µ con
fin
µ si se consideran parecidas se habrá concluido con
el cálculo caso contrario habrá que repetir el proceso desde el paso ii. Es decir
encontrar la rigidez de cada uno de los pisos asociadas a
t
D . Por otra parte el
ini
µ será el
fin
µ . El espectro inelástico se obtendrá para esta nueva demanda
de ductilidad, para el efecto se puede trabajar con el factor de reducción de las
fuerzas sísmicas que más convenga los mismos que han sido i ndicados en el
capítulo 9. No es mala opción considerar
ini
R µ
µ ξ
·
,




11.5 EJEMPLO DE APLICACIÓN


En el capítulo 12 se presenta con detalle la estructura de 6 pisos que se va a analizar
su comportamiento sísmico, sin embargo de ello en la figura 11.3 se indica la distribución en
planta y se desea hacer un análisis sísmico del pórtico 2, ante el sismo especificado en el
espectro que se indica en la figura 11.4, empleando el Método del Sistema Lineal de Corte.



Figura 11.3 Distribución en planta de edificación de seis pisos que será analizada.
( 11.6 )
( 11.7 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

269


Figura 11.4 Espectro de Análisis considerado en este ejemplo.


En el capítulo 12 se indican las cargas verticales que actúan en cada piso con las
cuales se obtiene la masa, que para el presente ejemplo es igual en todos los pisos y vale 3.48
T s2/m. Además se indica la armadura longitudinal y transversal de vigas y columnas. Se
presenta además la curva de capacidad resistente del pórtico 2, la misma que se repite en la
figura 11.5, en la cual se ha indicado también el modelo bilineal y el punto en el cual la
estructura ingresa al rango no lineal, se aprecia que el desplazamiento de fluencia es
. 47 . 9 cm D
ty
·



Figura 11.5 Curva de capacidad sísmica resistente y modelo bilineal.

Al aplicar el Método del Sistema Lineal de Corte, descrito en el apartado anterior que
está implementado en el programa EJECORTE se encuentra que el desplazamiento lateral
máximo en el último piso es de 16.707 cm. Las iteraciones realizadas para llegar al valor
indicado se indican en la tabla 11.2
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

270
Tabla 11.2 Valores de desplazamientos máximos y demandas de ductilidad.
ini
Dt
fin
Dt
(cm.)
ini
µ
(cm.)
fin
µ
ini fin
µ µ −
9.470 1.000 25.083 2.648 1.648
25.083 2.648 12.555 1.326 1.322
12.555 1.326 19.944 2.106 0.780
19.944 2.106 14.490 1.530 0.576
14.490 1.530 18.003 1.901 0.371
18.003 1.901 15.515 1.638 0.263
15.515 1.638 17.134 1.809 0.171
17.134 1.809 16.116 1.702 0.107
16.116 1.702 16.707 1.764 0.062



Al resolver este problema con el Método del Espectro de Capacidad, se encontró que el
desplazamiento lateral máximo es de 17.752 cm., que no difiere mayormente al encontrado con
el Método del Sistema de Corte. En la figura 11.6 se indican los espectros de capacidad y de
demanda utilizados en el Método del Espectro de Capacidad.

Este ejercicio se resuelve en el siguiente capítulo aplicando el Método de
Superposición Modal y se encuentra que el desplazamiento lateral máximo es de 12.21 cm.
Esta cantidad si está distante con relación a las encontradas con los otros dos métodos. En la
tabla 11.3 se indican los desplazamientos laterales en cada uno de los pisos, de la estructura
analizada, al aplicar los tres métodos de cálculo.





Figura 11.6 Espectros de capacidad de pórtico analizado y de demanda sísmica.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

271


Tabla 11.3 Desplazamientos laterales de piso encontrados con tres métodos.
PISO Método de Sistema
Lineal de Corte
Método del
Espectro de
Capacidad
Método de
Superposición
Modal
(cm.) (cm.) (cm.)
1 1.583 1.651 1.094
2 4.184 4.369 3.245
3 7.285 7.748 5.716
4 10.515 11.382 8.226
5 13.628 14.800 10.570
6 16.707 17.752 12.210




11.6 MÉTODO DE JACOBI


Un método clásico para encontrar los valores y vectores propios de una matriz
simétrica es el Método de Jacobi, en este capítulo se lo ha empleado por este motivo se lo
indica a continuación. Los teoremas fundamentales en que se basa el método son:


v Teorema 1. Dos matrices A y B se dicen que son semejantes si existe una
matriz que admite inversa P, tal que:

P A P B
1 −
·

v Teorema 2. Si A y B son dos matrices semejantes, entonces tienen los mismos
valores propios.

v Teorema 3. Si una matriz es diagonal. Entonces los valores propios son los
elementos de la diagonal.

v Teorema 4. Toda matriz simétrica es diagonalizable en una base de vectores
propios.

v Definición de Matriz Ortogonal. Una matriz H se dice que es ortogonal, si:

t t
H H I H H · → ·
−1


La idea básica del Método de Jacobi es construir una serie de matrices que son
semejantes a la original, para lo cual se emplea una matriz de paso P que es ortogonal . Las
matrices semejantes que se van obteniendo tienden a ser diagonales. El procedimiento es
iterativo y termina estrictamente cuando se llega a una matriz diagonal.

El procedimiento termina cuando en la última matriz encontrada, la suma de los
elementos fuera de la diagonal en valor absoluto es menor a una tolerancia prefijada. La matriz
final es semejante a la matriz original y además se considera diagonal. Por lo tanto los valores
propios son las cantidades de la diagonal.

Existe las siguientes posibilidades para hacer cero a los elementos fuera de la
diagonal: i) Hacer ceros por filas, ii) Hacer ceros por columnas, iii) Hacer cero al mayor
elemento fuera de la diagonal en valor absoluto, iv) Una combinación de los casos anotados.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

272
11.6.1 Desarrollo del Método

Sea
q p
a
,
el elemento de la fila p y columna q, de una matriz A, que se desea hacer
cero, q p ≠ , el elemento se encuentra en la matriz triangular inferior en el ciclo k. La matriz P,
con la cual se construirá la matriz semejante y con la cual se logrará el objetivo propuesto tiene
la siguiente forma:

1
1
1
1
1
1
]
1

¸


·
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

· →
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
+
1
1
1
0
1
,
θ θ
θ θ
Cos Sen
Sen Cos
P
A P
a
A
k
q p
K


En la ecuación (11.8) se han indicado los elementos no nulos de la matriz P. En
general ésta matriz se halla compuesta de la siguiente manera.


i. En la diagonal principal todos los elementos son 1 a excepción de dos términos
que valen Cos θ . Estos términos corresponden a los ubicados en la fila p y
columna p; y al ubicado en la fila q y columna q.

ii. El elemento
q p
a
,
de la matriz triangular inferior tiene por valor θ Sen − , su
simétrico vale θ Sen

La matriz P, indicada en la ecuación (11.8) es ortogonal. En consecuencia se cumple
que la inversa de la matriz P no es más que la transpuesta. A esta matriz se la conoce también
con el nombre de matriz de rotación.

La base del método consiste en evaluar θ de tal manera que el elemento
q p
a
,

correspondiente a la matriz
1 + k
A sea nulo. El valor de θ se obtiene a partir de la siguiente
ecuación:

q q p p
q p
a a
a
tg
, ,
,
2
2

· θ



11.6.2 Procedimiento de cálculo


El procedimiento de cálculo para encontrar los valores y vectores propios de una matriz
A simétrica es como sigue:
( 11.8 )
( 11.9 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

273
i. Se construye la matriz
1
A semejante a la matriz A

1
1
1 1
P A P A

·
pero
t
P P
1
1
1
·

. Luego:




ii. Se obtiene la matriz
2
A semejante a
1
A , etc…
1 1 1
4 3 4 4
3 2 3 3
2 1 2 2
.... .......... ..........
+ + +
·
·
·
·
k k
t
k k
t
t
t
P A P A
P A P A
P A P A
P A P A


Se puede decir que
1 1 1 + + +
+ ·
k k k
E D A . Donde
1 + k
D es una matriz diagonal y
1 + k
E lo
que está fuera de la diagonal. Entonces.

0
....
...
1
2
1
1
·
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
+
∞ →
+
∞ →
k
k
n
k
k
E
D
lím
lím
λ
λ
λ


Por el teorema 2, los valores propios λ de A son los valores propios de
1 + k
A . Por otra
parte el test de parada deber á verificar que ε <

+1
,
k
j i
a . La sumatoria en valor absoluto de
los elementos fuera de la diagonal es menor que una cantidad muy pequeña ε .


11.6.3 Cálculo de los Vectores Propios

Al desarrollar el procedimiento indicado en el a partado anterior, se tiene:

1 1 4 3 2 1 1 2 3 4 1 1 1
4 3 2 1 1 2 3 4 4
3 2 1 1 2 3 3
2 1 1 2 2 1 2 2
1 1 1
....... .......
........ ...
+ − − + +
·
·
·
· ·
·
k k k
t t t t t
k
t
k
t
k k
t t t t
t t t
t t t
t
P P P P P P P A P P P P P P P A
P P P P A P P P P A
P P P A P P P A
P P A P P P A P A
P A P A

1 1 1
P A P A
t
·
(11.10)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

274
El producto de las matrices P transpuesta de (11.10) converge a
t
P y el producto de
las matrices P de (11.10) converge a P, que es matriz ortogonal. Luego se tiene que:


P A P A
t
k
·
+1


Por lo tanto por el teorema 4, las columnas de la matriz P de (11.11) son los vectores
propios de A.



11.6.4 Ejemplo de Aplicación del Método de Jacobi


Encontrar los valores y vectores propios, por el Método de Jacobi, de la siguiente
matriz A . Determinar los términos
q p
a
,
como el máx
j i
a
,
, el máximo en valor absoluto de los
elementos fuera de la diagonal de la matriz triangular inferior.

1
1
1
]
1

¸


− −

·
1 1 0
1 3 2
0 2 5
A

• Solución


o Primer Ciclo


( )
717 . 31 435 . 63 2 2
5 3
2 2
2
2
1 2 2
, ,
,
,
· → · → ·

− ∗
·

·
· · − ·
θ θ θ
q q p p
q p
q p
a a
a
tg
q p a


1
1
1
]
1

¸

− ·
1
1
1
]
1

¸

− ·
1 0 0
0 8507 . 0 5257 . 0
0 5257 . 0 8507 . 0
1 0 0
0
0
1
θ θ
θ θ
Cos Sen
Sen Cos
P

1
1
1
]
1

¸


− · ·
0000 . 1 8507 . 0 5257 . 0
8507 . 0 7640 . 1 0000 . 0
5257 . 0 0000 . 0 2364 . 6
1 1 1
P A P A
t


o Segundo Ciclo


( )
909 . 32 227 . 2
7640 . 1 1
8507 . 0 2
2
2
2 3 8507 . 0
, ,
,
,
· → ·

− ∗
·

·
· · − ·
θ θ
q q p p
q p
q p
a a
a
tg
q p a

(11.11)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

275
1
1
1
]
1

¸


·
1
1
1
]
1

¸


− ·
8395 . 0 5453 . 0 0000 . 0
5453 . 0 8395 . 0 0000 . 0
0000 . 0 0000 . 0 0000 . 1
0
0
0 0 1
2
θ θ
θ θ
Sen Sen
Sen Cos P

1
1
1
]
1

¸



· · ·
4494 . 0 0000 . 0 4411 . 0
0000 . 0 3145 . 2 2861 . 0
4411 . 0 2861 . 0 2364 . 6
2 1 1 2 2 1 2 2
P P A P P P A P A
t t t


7272 . 0 4411 . 0 2861 . 0
,
· + ·
∑ j i
a

Vectores Propios

1
1
1
]
1

¸


·
8395 . 0 5433 . 0 0000 . 0
4622 . 0 7142 . 0 5257 . 0
2858 . 0 4413 . 0 8507 . 0
2 1
P P



o Tercer Ciclo


3339 . 4 1524 . 0
2
2
1 3 4411 . 0
, ,
,
,
− · → − ·

·
· · ·
θ θ
q q p p
q p
q p
a a
a
tg
q p a



1
1
1
]
1

¸

·
9971 . 0 0000 . 0 0756 . 0
0000 . 0 0000 . 1 0000 . 0
0756 . 0 0000 . 0 9971 . 0
3
P

1
1
1
]
1

¸



· ·
4160 . 0 0216 . 0 0000 . 0
0216 . 0 3145 . 2 2852 . 0
0000 . 0 2852 . 0 2689 . 6
3 2 1 1 2 3 3
P P P A P P P A
t t t


3068 . 0 0216 . 0 2852 . 0
,
· + ·
∑ j i
a


Vectores Propios


1
1
1
]
1

¸


− ·
8321 . 0 5433 . 0 0635 . 0
5006 . 0 7142 . 0 4892 . 0
2207 . 0 4413 . 0 8698 . 0
3 2 1
P P P
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

276
o Cuarto Ciclo


104 . 4 1 2 2852 . 0
,
· → · · − · θ q p a
q p

1
1
1
]
1

¸

− ·
000 . 1 0000 . 0 0000 . 0
0000 . 0 9974 . 0 0716 . 0
0000 . 0 0716 . 0 9974 . 0
3
P


1
1
1
]
1

¸



· ·
4160 . 0 0216 . 0 0015 . 0
0216 . 0 2937 . 2 0000 . 0
0015 . 0 0000 . 0 2887 . 6
4 3 2 1 1 2 3 4 4
P P P P A P P P P A
t t t t


0231 . 0 0216 . 0 0015 . 0
,
· + ·
∑ j i
a

Vectores Propios


1
1
1
]
1

¸


− ·
8371 . 0 5373 . 0 1022 . 0
5006 . 0 6773 . 0 5391 . 0
2205 . 0 5024 . 0 8359 . 0
4 3 2 1
P P P P


Se considera que
∑ j i
a
,
es un valor sumamente pequeño por lo que se termina el
cálculo. Por lo tanto los valores y vectores propios son los siguientes:

2887 . 6
1
· λ
1
1
1
]
1

¸

− ·
1022 . 0
5391 . 0
8359 . 0
) 1 (
φ
2937 . 2
2
· λ
1
1
1
]
1

¸


·
5373 . 0
6773 . 0
5024 . 0
) 2 (
φ
4160 . 0
3
· λ
1
1
1
]
1

¸

·
8371 . 0
5006 . 0
2205 . 0
) 3 (
φ

Cuando se realiza un programa de computación para encontrar los valores y vectores
propios de una matriz con el Método de Jacobi, es necesario tener en cuenta lo siguiente:

i. La matriz inicial de P es la identidad.

ii. No se programa el triple producto matricial. Este producto se realiza a mano y
se obtienen ecuaciones especificas para los elementos que van a modificarse y
son estas ecuaciones las que se programan.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

277
iii. Los valores propios que se encuentran, como se vio en el ejemplo realizado no
se obtienen de menor a mayor. Quien programa debe realizar este
ordenamiento una vez que ha finalizado el cálculo.

iv. En lugar de chequear la
∑ j i
a
,
para ver el test de parada. Es conveniente ir
controlando la traza de la matriz. Se define la traza de la matriz como la
sumatoria de los elementos de la diagonal.


11.6.5 Ortogonalidad de los Vectores Propios


Si la matriz A es simétrica, sus valores propios son reales y además los vectores
propios asociados a dos valores propios distintos son ortogonales. Lo expuesto se va a
demostrar con los vectores propios encontrados del ejemplo realizado. Para esto se
comprobará:

i. La suma de los cuadrados de cada vector propio es la unidad. Por ejemplo al
trabajar con
) 1 (
φ se obtiene:

( ) ( ) ( ) 1 1022 . 0 5391 . 0 8359 . 0
2 2 2
· + − +


ii. El producto punto es cero. Por ejemplo
( )
0
2 ) 1 (
· φ φ

( ) ( )
( )( ) ( )( ) ( )( ) 0 5373 . 0 1022 . 0 6773 . 0 5391 . 0 5024 . 0 8359 . 0
2 1
· − + − + · φ φ


iii. En el producto cruz se cumple por ejemplo
( ) ( ) 3 2 ) 1 (
φ φ φ · ∗

( ) ( )
( ) ( )
( ) ( ) ( ) 8371 . 0 5006 . 0 2205 . 0
5373 . 0 6773 . 0 5024 . 0
1022 . 0 5391 . 0 8359 . 0
2 1
2 1
k j i
k j i
+ + · ∗
1
1
1
]
1

¸


− · ∗
φ φ
φ φ



Por consiguiente los vectores propios son ortogonales si la matriz A es simétrica. Esta
propi edad es muy utilizada para desacoplar el sistema de ecuaciones diferenciales que
gobiernan los problemas dinámicos, Aguiar (1989).


11.7 CONCLUSIONES


Se ha presentado el marco teórico del Método del Sistema Lineal de Corte aplicado a
pórticos planos. Si bien es cierto es más exacto encontrar la respuesta no lineal en el eje de
corte que en lugar de un sistema de un grado de libertad como sucede en los Métodos del
Espectro de Capacidad y el Método del Sistema Equivalente. En este sentido es una ventaja el
método presentado, el punto débil es la aplicación del método de superposición modal en el Eje
de Corte.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

278
Sin embargo de ello en el ejemplo realizado se ha visto que los desplazamientos
laterales obtenidos con el Método del Sistema Lineal de Corte son bastante parecidos a los
encontrados con el Método del Espectro de Capacidad, al menos en la estructura analizada.

Por otra parte se ha presentado con bastante detenimiento el Método de Jacobi que es
un método clásico para matrices simétricas en que se desea calcular todos los valores y
vectores propios.


REFERENCIAS


1. Aguiar R., (1989), Análisis Dinámico Espacial, Escuela Politécnica del Ejército, 270 p,
Quito, Ecuador.

2. Aguiar R., (2002), “Estado del arte de los Métodos de Análisis Sísmico y Desempeño
Estructural ”, XV Jornadas Nacionales y Primeras Bienales de Ingeniería Estructural , 69-
101, Loja, Ecuador.

3. Fernández M., Díaz O., y Esteva L., (2002), “Análisis del empuje lateral modal utilizando
sistemas lineales equivalentes de múltiples grados de libertad”, XIII Congreso Nacional de
Ingeniería Estructural, 541-553, Puebla, México.

4. Chopra A. and Goel R. (2002), “A modal pushover analysis procedure for estimating
seismic demands for buildings”, Earthquake Engineering and Structural Dynamics, Vol 31,
561-582.

5. Newmark N., y Rosenblueth E., (1971), “Fundamentals of Earthquake Engineering”,
Prentice Hall.

6. Rosenblueth E., y Elorduy J., (1969), “Responses of linear systems to certain transient
disturbances”, Proceedings Fourth World Conference on Earthquake Engineering, Vol I,
185-196, Santiago de Chile.

























CAPÍTULO 12



MÉTODO DE SUPERPOSICIÓN MODAL




RESUMEN



Se presenta el marco teórico del Método de Superposición Modal a partir de la solución
de un sistema de ecuaciones diferenciales acopladas que gobiernan los problemas dinámicos.
El Método permite desacoplar el sistema considerando que la matriz de amortiguamiento es
una combinación lineal de las matrices de rigidez y de masas. Es importante conocer que con
el método se puede encontrar la respuesta en el tiempo paso a paso trabajando con
acelerogramas o encontrar la respuesta máxima trabajando con espectros.

Como aplicación del Método se analiza una estructura de acuerdo a lo estipulado por el
Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000 y se presenta con detalle el cálculo para que
el lector pueda utilizar con propiedad programas comerciales que existen en el medio. Se
indican los controles de cortante basal mínimo, del efecto ∆ − P , y de la deriva o distorsión de
piso.

Una vez que se tiene diseñada la armadura de los diferentes elementos de la
estructura es fundamental que el proyectista estructural calcule el factor de reducción de las
fuerzas sísmicas
w
R con el cual obtuvo el espectro inelástico. El calculo de este factor se
presenta en este capítulo al igual que el desempeño que va a tener la misma, para el efecto se
indican los elementos estructurales que van a ingresar al rango no lineal, todo esto con la
estructura que se analiza , la misma que tiene 6 pisos.

Finalmente se explica la aplicación del Método de Superposición Modal al Análisis
Sísmico de estructuras espaciales considerando tres grados de libertad por planta. Es decir
considerando que la losa o diafragma horizontal es completamente rígido en su plano. Se
indica el cálculo de la torsión accidental y la simultaneidad de acciones sísmicas.


Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

280
12.1 DESCRIPCIÓN GENERAL DEL MÉTODO


En forma general, se puede indicar que el sistema de ecuaciones diferenciales que
gobiernan los problemas dinámicos está definido por la ecuación (12. 1). En la cual, K C M , ,
son las matrices de masas, amortiguamiento, rigidez; Q el vector de coordenadas
generalizadas;
.. .
, , q q q son los vectores de desplazamientos, velocidades y aceleraciones.

Q q K q C q M · + +
. ..



El sistema definido en (12.1), es un sistema de ecuaciones diferenciales acopladas, en
virtud de que las matrices de rigidez K y amortiguamiento C por lo general no son
diagonales. El acoplamiento, dificulta la solución matemática.

El método de superposición modal, permite desacoplar el sistema de ecuaciones
diferenciales, para ello se trabaja con la matriz modal Φ, la misma que viene a ser una matriz
de transformación de coordenadas, como se verá más adelante.


[ ]
) ( ) 3 ( ) 2 ( ) 1 ( n
φ φ φ φ K K · Φ


donde la primera columna de la matriz modal Φ es el primer modo de vibración, la segunda
columna el segundo modo y así sucesivamente hasta el últi mo modo de vibración.

Para el desacoplamiento se considera que la matriz de amortiguamiento C, es del tipo
Rayleigh, indicado en la ecuación (12. 2), que se repite a continuación.


K a M a C
o 1
+ ·

Por otra parte, se plantea la transformación de coordenadas indicada en la ecuación
(12.3); donde η se define como coordenadas principales.


η Φ · q

Al reemplazar (12.2) en (12. 1) y luego al pasar a coordenadas principales utilizando la
ecuación (12.3), se tiene:

∗ ∗ ∗ ∗ ∗
· + + + Q K K a M a M
o
η η η η
.
1
. ..


Donde:


Q Q
K K
M M
t
t
t
Φ ·
Φ Φ ·
Φ Φ ·




( 12.1 )
( 12.4 )
( 12. 5 )
( 12. 6)
( 12. 7 )


( 12.2 )
( 12.3 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

281
La deducción de las ecuaciones (12.6) y (12. 7) se presentan en Aguiar (1995). La
deducción de la ecuación (12.5) puede obtenerse evaluando la energía cinética de una
estructura. En Aguiar (19 89) se presenta también la deducción de las ecuaciones indicadas.

De otro lado, por la ortogonalidad de los modos de vibración, se conoce que:


j i K
j i M
j t i
j t i
≠ ·
≠ ·
0
0
) ( ) (
) ( ) (
φ φ
φ φ



12.1.1 Modos normalizados de la forma

·η φ φ
) ( ) ( i t i
M


Los modos de vibración se obtienen de la solución de un sistema de ecuaciones que es
linealmente dependiente, de tal manera que se tiene infinito número de modos de vibración
pero que guardan cierta relación entre si. Con el objeto de determinar modos específicos se
acostumbra normalizar los modos de vibración, una forma de hacerlo es la siguiente:


·η φ φ
) ( ) ( i t i
M

Se ha denominado

η a la constante de normalización de los modos de vibración. Con
este antecedente y notación, se tiene que las matrices

M y

K , valen:


1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·






2
2
2
2
2
1
n
i
W
W
W
W
K M
K
K
K
K η
η
η
η



Al ser

M y

K , matrices diagonales, el sistema de ecuaciones diferenciales, está
desacoplado. Siendo la ecuación correspondiente al modo de vibración i, de la siguiente forma.


∧ ∧ ∧ ∧
· + + +
i i i i i o i
Q W W a a η η η η η η η η
2
.
2
1
. ..


donde
i
W es la frecuencia natural del sistema correspondiente al modo i. Por otra parte,
i i i
.. .
, , η η η son el desplazamiento, velocidad y aceleración en coordenadas principales del
modo i. Ahora si se factora
i
.
η , se obtiene:


∧ ∧ ∧
· + + +
i i i i i o i
Q W W a a η η η η η η
2
.
2
1
..
) (
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

282
En Aguiar (1989) se demuestra que el valor de ) (
2
1 i o
W a a + es igual a
i i
Wξ 2 . Luego
una de las ecuaciones diferenciales desacopladas tiene la siguiente forma:


∧ ∧ ∧
· + +
i i i i i i i
Q W W η η η η ξ η η
2
. ..
2


12.1.2 Modos normalizados de la forma 1
) ( ) (
·
i t i
M φ φ


Para este caso de normalización de los modos de vibración, la ecuación a la que se
llega por un procedimiento análogo es la siguiente:


· + +
i i i i i i i
Q W W η η ξ η
2
. ..
2


12.1.3 Modos normalizados de cualquier forma


La ecuación diferencial desacoplada queda en función de

i
M , se destaca que

i
M es
un escalar y vale:


·
i
i t i
M M
) ( ) (
φ φ


La ecuación genérica, es la siguiente:


∗ ∗ ∗ ∗
· + +
i i i i i i i i i i
Q W M M W M η η ξ η
2
. ..
2



12.1.4 Caso de análisis sísmico


Para el caso general, en que actúen las tres componentes sísmicas, que son: ) (
..
t U ghx
aceler ación horizontal en sentido X, ) (
..
t U ghy aceleración horizontal en sentido Y, y ) (
..
t U gv
aceleración vertical. El vector de cargas Q, es:

) ( ) ( ) (
.. .. ..
t U J M t U J M t U J M Q gv
Z
ghy
Y
ghx
X
− − − ·


El término

i
Q no es más que el modo de vibración
t i) (
φ por el vector Q. En
consecuencia, se tiene:


) ( ) ( ) (
..
) (
..
) (
..
) (
t U J M t U J M t U J M Q gv
Z
t i
ghy
Y
t i
ghx
X
t i
i
φ φ φ − − − ·


( 12.8 )
( 12.9 )
( 12.11 )
( 12.10 )
( 12. 12 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

283
Se definen
iz iy ix
γ γ γ , , , los factores de participación del modo i, para análisis sísmico
en sentido X, Y y para la componente vertical de movimiento del suelo.





·
·
·
i
Z
t i
iz
i
Y
t i
iy
i
X
t i
ix
M
J M
M
J M
M
J M
) (
) (
) (
φ
γ
φ
γ
φ
γ


Al dividir la ecuación (12.11) para el escalar

i
M , la forma general de una ecuación
diferencial desacoplada es la siguiente:

) ( ) ( ) ( 2
.. .. ..
2
. ..
t U t U t U W W gv
iz
ghy
iy
ghx
ix i i i i i i
γ γ γ η η ξ η − − − · + +


La ecuación (12.14) corresponde a un sistema de un grado de libertad. En
consecuencia se puede encontrar la respuesta dinámica aplicando la integral de Duhamel o el
método β de Newmark. La importancia del método de superposición modal radica cuando se
aplica utilizando un espectro de diseño.


12.1.5 Organización del Método de Superposición Modal


Una vez que se ha definido el modelo numérico de cálculo que se va a utilizar el
siguiente es el procedimiento a seguir empleando el método de superposición modal.


1) Se determinan las matrices de rigidez K, de masas M y los vectores
Y X
J J , y
Z
J .
2) Estimar o determinar los valores de
i
ξ
3) Calcular las propiedades dinámicas
i
W y
i
φ . Es un problema de valores y vectores
propios.
4) Determinar

i
M

·
i
i t i
M M
) ( ) (
φ φ

5) Determinar los factores de participación modal.




·
·
·
i
Z
t i
iz
i
Y
t i
iy
i
X
t i
ix
M
J M
M
J M
M
J M
) (
) (
) (
φ
γ
φ
γ
φ
γ

( 12.13.1 )
( 12.13.2 )
( 12.13.3 )
( 12.14 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

284
6) Resolver la ecuación diferencial correspondiente a un grado de libertad y hallar
i
η ,
utilizando métodos analíticos o numéricos.

) ( ) ( ) ( 2
.. .. ..
2
. ..
t U t U t U W W gv
iz
ghy
iy
ghx
ix i i i i i i
γ γ γ η η ξ η − − − · + +

7) Encontrar el vector de desplazamientos q

η Φ · q

En función de los modos de vibración
) ( i
φ se tiene:


·
·
N
i
i
i
t q
1
) (
) ( η φ

Donde N es el número de modos que se consideran en la respuesta dinámica. Se
destaca que no es necesario considerar todos los modos de vibración en la respuesta sísmica,
los modos superiores influyen muy poco en la respuesta.


12.2 MÉTODO DE SUPERPOSICIÓN MODAL CON ESPECTRO


La respuesta dinámica, se puede encontrar aplicando el método de superposición
modal ya sea trabajando con un espectro de respuesta, con un espectro de diseño elástico o
con un espectro de diseño inelástico.

Por otra parte, si bien todas las aplicaciones de este capítulo están orientadas al
análisis plano, no es menos cierto que se aplican las mismas definiciones y procedimientos de
cálculo para el análisis espacial de estructuras. Por lo tanto, es un método de carácter general
siempre y cuando sea factible desacoplar el sistema de ecuaciones diferenciales.

Los espectros definen la respuesta máxima de osciladores de un grado de libertad y de
un mismo amortiguamiento, sometidas a una historia de aceleraciones dada, para el análisis
sísmico. En consecuencia el espectro proporciona la respuesta máxima del sistema. Con este
antecedente la respuesta máxima
im
η se obtiene con la ecuación ( 12.16)
i
i
i im
Ad
T
2
2

,
_

¸
¸
·
π
γ η

donde
i
T es el período correspondiente al modo i. Por otra parte,
i
Ad , es la aceleración
espectral correspondiente al período
i
T . Se ha definido en forma general el factor de
participación modal
i
γ . La ecuación (12.16) tiene involucrado el concepto de pseudo
espectros .


12.3 RESPUESTAS MODALES MÁXIMAS


Varios son las respuestas modales máximas que interesan para el análisis y diseño
sísmico de edificios, las mismas que se detallan en el presente apartado.
( 12. 15 )
( 12. 16 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

285
12.3.1 Desplazamientos Modales Máximos


La ecuación (12. 16) define el desplazamiento máximo, en coordenadas principales
im
η , para el modo i. Los desplazamientos máximos de la estructura
im
q , se obtienen con la
ecuación (12.17)

i
i
i
i
im
i
im
Ad
T
q
2
) ( ) (
2

,
_

¸
¸
· ·
π
γ φ η φ

La ecuación (12.17) permite encontrar los desplazamientos máximos en cada uno de
los diferentes modos. Para encontrar los desplazamientos máximos totales, se aplicará un
criterio de combinación modal que se indicará posteriormente .

Con los desplazamientos máximos modales, se pueden encontrar las derivas de piso
en cada uno de los modos. La deriva, a secas, no es más que el desplazamiento horizontal
relativo entre dos puntos colocados en la misma línea vertical, en dos pisos o niveles
consecutivos de la edificación.


12.3.2 Fuerzas equivalentes y Cortantes


En forma aproximada se puede encontrar las fuerzas estáticas equivalentes de un
modo de vibración
i
F , como el producto de la matriz de rigidez K por el vector de
desplazamientos del modo
im
q .

im i
q K F ≈

Al reemplazar el valor de
im
q por la ecuación (12.17) y si se tiene en cuenta que:

M W K
T
W
i
i
2
2
· ·
π


Se demuestra fácilmente que las fuerzas estáticas equivalentes del modo i,
denominadas
i
F , se obtiene con la ecuación ( 12.19 ).

) ( i
i i i
M Ad F φ γ ·

Se denomina
i
A , Coeficientes de forma, al producto del modo de vibración i por el
factor de participación modal.

) ( i
i i
A φ γ ·

El cortante
i
V , se determina sumando las fuerzas laterales en cada uno de los pisos.

Se destaca que el criterio de combinación modal, tema que se abordará
posteriormente, no debe aplicarse en las fuerzas estáticas equivalentes sino en los cortantes,
ya que así se toma en cuenta la forma del modo. Una vez que se ha realizado la combinación
modal en los cortantes se obtiene las fuerzas estáticas equivalentes.
( 12.17 )
( 12.18 )
( 12.19 )
( 12. 20 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

286
Se denomina
o
V al cortante basal. En cada modo de vibración se tiene un cortante en
la base al que se llamará
oi
V , cortante basal del modo i, en base al cual se va a calcular el
Peso efectivo modal que se trata a continuación.



12.3.3 Peso efectivo Modal


Se define el peso efectivo modal
i
W como la relación entre el cortante basal para el
coeficiente sísmico pero evaluado en cada modo de vibración.


g
Ad
c
c
V
W
i
i
i
oi
i
· ·

La sumatoria de los pesos efectivos
i
W , en todos los modos de vibración reporta el
peso total de la estructura. El cálculo del peso efectivo, es fundamental, para saber determinar
el mínimo número de modos que se deben considerar en el análisis.

El cálculo de los pesos modales con la ecuación ( 12.21 ) implica el conocer el cortante
basal en cada modo de vibración, lo que demanda un considerable trabajo razón por la cual se
recomienda encontrar los pesos modales con las ecuaciones ( 12.22 ) y (12. 23).


T i i
n
k
ki k
n
k
k
n
k
ki k
i
W W
m m
m
α
φ
φ
α
·

,
_

¸
¸
·
∑ ∑

· ·
·
1
2
1
2
1


donde
i
α es el factor de participación del modo i en el cortante basal ., n es el número de
grados de libertad que se consideran en el análisis.

Para deducir la ecuación (12.22) se recuerda que la sumatoria de las fuerzas laterales
reporta el cortante basal
i
V . Sea k un subíndice para identificar el número de piso y n el
número total de pisos, esto sería para el caso en que las masa se concentra a nivel de piso y
se considera un grado de libertad por planta, en el caso general es el número de grados de
libertad. En función de este subíndice se tiene que el cortante basal en el modo i, vale:


∑ ∑
· ·
· ·
n
k
ki k i i
n
k
ki i
m Sa F V
1 1
φ γ


El factor de participación modal
i
γ de la masa de piso
k
m y del vector modal de piso
ki
φ se puede escribir de la forma siguiente:
( 12.21 )
( 12.22 )
( 12.23 )

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

287


·
·
·
n
k
ki k
n
k
ki k
i
m
m
1
2
1
φ
φ
γ

Al sustituir esta última ecuación en
i
V se encuentra:

i
n
k
ki k
n
k
ki k
i
Sa
m
m
V


·
·

,
_

¸
¸
·
1
2
2
1
φ
φ


Por otra parte, el cortante basal
i
V en función de
i
α se escribe de la siguiente forma:


i T i i
Sa M V α ·
donde
T
M es la masa total de la estructura y es igual a

·
n
k
k
m
1
. Al comparar estas dos últimas
ecuaciones se obtiene:

∑ ∑

· ·
·

,
_

¸
¸
·
n
k
ki k
n
k
k
n
k
ki k
i
m m
m
1
2
1
2
1
φ
φ
α


Es recomendable que el número mínimo de modos de vibración NM sea tal que la
sumatoria de los pesos efectivos para ese número mínimo de modos sea mayor al 90% del
peso de la estructura. En función de la variable
i
α el número mínimo de modos se obti ene
cuando 9 . 0 >
i
α



12.4 CRITERIOS DE COMBINACIÓN MODAL


Existen una serie de criterios de combinación modal, para estimar la respuesta sísmica
máxima. En el presente apartado se presentan algunos de ellos.



12.4.1 Criterio del máximo valor probable


Sea r un cierto valor de respuesta que se desea obtener, puede ser un momento,
desplazamiento, corte, etc. El cri terio del máximo valor probable propuesto por Newmark y
Rosenblueth (1971) es:





Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

288

·
·
N
i
i
r r
1
2
) (


donde N es el número de modos que se consideran en la respuesta y la variable i
corresponde al modo de vibración.

Por su sencillez es uno de los más utilizados. Es apropiado su uso cuando las
frecuencias naturales de vibración se encuentran bastante separadas, más del 10%. Utilizar el
criterio del máximo valor probable cuando no cumple esta condición puede llevar a subestimar
o sobrestimar considerablemente la respuesta.



12.4.2 Criterio de la doble suma


Este criterio se utiliza cuando las frecuencias naturales están bastante cercanas entre
sí.


( )
j i
j i
ij
N
i
N
j ij
j i
N
i
i
W W
W W
r r
r r
+


·
+
+ ·
∑ ∑ ∑
· · ·
ξ
ξ
ε
ε
1
1
1 1
2
1
2 2



siendo
j i
W W , las frecuencias de vibración de los modos i, j, respectivamente; ξ el porcentaje
de amortiguamiento crítico para cada modo de vibración. La forma de cálculo de
ij
ε , indicada
en la ecuación (12.26) es la más práctica. Sin embargo una forma más refinada de cálculo es la
siguiente:


j
i i
i i i
j j i i
j i
ij
W s
W W
W W
W W
2
1
'
2 '
' '
' '
+ ·
− ·
+

·
ξ ξ
ξ
ξ ξ
ε


donde s , es la duración del sismo. Este criterio considera la proximidad entre los valores de las
frecuencias de los modos naturales que contribuyen a la respuesta, la fracción del
amortiguamiento crítico y la duración del sismo.



12.4.3 Criterio de la combinación cuadrática completa


Este criterio considera la posibilidad de acoplamiento entre los modos de vibración.
( 12.24 )
( 12.25 )
( 12.26 )
( 12.27 )
( 12.28 )
( 12.29 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

289
( )
( ) ( )
( )
( ) ( ) ( )
2 2 2 2
2
2
5 . 1
2 2
2
2
5 . 1 2
1 1
2
4 1 4 1
8
1 4 1
1 8
a a a a
a a
W
W
a
a a a
a a
r r r
j i j i
j i j i
ij
i
j
ij
N
j
j i ij
N
i
ξ ξ ξ ξ
ξ ξ ξ ξ
ρ
ξ
ξ
ρ
ρ
+ + + + −
+
·
·
+ + −
+
·
·
∑ ∑
· ·



Se puede utilizar las ecuaciones (12. 31) o (12.33) para evaluar
ij
ρ ;
i
ξ ,
j
ξ son las
fracciones del amortiguamiento crítico correspondientes a los modos de vibración i,j.

Cuando las frecuencias están bastante separadas, el criterio de la combinación
cuadrática completa, proporciona valores similares al criterio del máximo valor probable.


12.4.4 Criterio AGH


Existe una gran cantidad de criterios de combinación modal y lo interesante es que se
continúa investigando en esa línea es así como Gómez (2002) presenta un nuevo criterio sin
condicionar su empleo a las frecuencias de vibración. En consecuencia se puede utilizar en
estructuras cuyas frecuencias estén cercanas o alejadas, El criterio cuyo nombre corresponde
a las iniciales del autor es el siguiente:

2
2
2
1

,
_

¸
¸
+ ·

N
i
r r r

Este criterio está inspirado en los criterios de la respuesta modales totales y el del
máximo valor probable.



12.5 APLICACIÓN UTILIZANDO EL CEC-2000


Se desea encontrar las fuerzas estáticas equivalentes, los desplazamientos máximos y
las derivas de piso de la es tructura de 6 pisos indicada en la figura 12.1, la altura de los
entrepisos es de 3.0 m., cada uno. Las columnas de los dos primeros pisos son iguales y
tienen una sección transversal de 60/60, las columnas de los pisos 3 y 4 son de 55/55 y las de
los últi mos pisos de 50/50. Las vigas de los dos primeros pisos es de 30/45 y las restantes de
30/40.

Se desea calcular la respuesta sísmica plana del pórtico 2, ante el espectro estipulado
por el Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000, si la misma se halla situada en la
zona de mayor peligrosidad sísmica del Ecuador sobre un perfil de suelo S2 y va a ser utilizada
para vivienda. Considerar para el espectro inelástico un valor de 8 ·
w
R . En la figura 12.2 se
( 12.30 )
( 12.31 )
( 12.32 )
( 12. 33 )
( 12.34 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

290
indica en la parte superior el espectro elástico y en la parte inferior el espectro inelástico que se
considera en el análisis sísmico y que responde a las condiciones del problema.


Figura 12.1 Distribución en planta de edificación de seis pisos que será analizada.




Figura 12.2 Espectro Elástico e Inelástico para 8 ·
w
R en la zona de mayor peligrosidad sísmica de
Ecuador (0.4 g) y para un perfil de suelo S2.


El análisis sísmico debe realizarse de acuerdo al CEC-2000, considerando inercias
agrietadas ya que la estructura va a ingresar al rango no lineal ante el sismo de análisis y las
vigas serán las más afectadas. Las Inercias agrietadas son:

g C g V
I I I I 8 . 0 5 . 0 · ·

La matriz de rigidez lateral que se obtiene para el pórtico 2, considerando inercias
agrietadas en vigas y columnas es la siguiente (triangular superior).
( 12.35 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

291
1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸



− −
− −
− − −
·
68 . 5392
16 . 9256 56 . 22680
12 . 5083 87 . 20288 50 . 32543
62 . 1591 34 . 8933 94 . 26216 45 . 40177
18 . 486 41 . 2724 37 . 11696 06 . 31916 25 . 48123
36 . 156 83 . 887 76 . 3810 09 . 14351 42 . 40795 01 . 69633
K


La carga muerta uniforme distribuida que actúa en cada piso del pórtico analizado es
2.1 T/m., y la carga viva es 0.7 T/m., se considera por facilidad que ésta carga es igual en
todos los pisos. Para el análisis sísmico se trabaja con el 25% de la carga viva, de tal manera
que la carga vertical es de 2.275 T/m. Al multiplicar ésta cantidad por la longitud total de cada
pórtico que es de 15 m. y al dividir para la gravedad se encuentra la masa de cada piso que es
de 3.48 T s2/m. De tal manera que la matriz de masas es:


1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
48 . 3
48 . 3
48 . 3
48 . 3
48 . 3
48 . 3
M


Tabla 12.1 Valores Propios, Frecuencias (1/s) y Períodos (s).
Modo Valor Propio Frecuencia Natural Período

i
λ
i
W
i
T
1 55.4502 7.44649 0.843778
2 590.843 24.3073 0.258490
3 2527.40 50.2733 0.124981
4 7504.97 86.6312 0.0725279
5 17677.3 132.956 0.0472576
6 34308.8 185.226 0.0339216


En la tabla 12.1 se indica los valores propios, las frecuencias naturales de vibración y
los períodos de vibración, se destaca que el período fundamental es bastante alto esto es
debido a que se calcula con inercias agrietadas. En la tabla 12.2 se indican los respectivos
modos de vibración.


Tabla 12.2 Modos de Vibración
) (i
φ
Piso Modo 1 Modo 2 Modo 3 Modo 4 Modo 5 Modo 6
1 0.02768 -0.09069 0.1655 0.2476 0.2866 0.3277
2 0.08617 -0.2366 0.2939 0.1878 -0.05537 -0.3147
3 0.1563 -0.2986 0.08922 -0.2535 -0.2128 0.2368
4 0.2284 -0.2003 -0.2508 -0.1039 0.3161 -0.1419
5 0.2939 0.04092 -0.2219 0.3067 -0.2271 0.06543
6 0.3406 0.3033 0.2309 -0.1426 0.07236 -0.01696
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

292
Los factores de participación modal
i
γ se indican en la tabla 12.3. Se destaca que para
el caso plano el vector J es unitario. Con cada período de vibración
i
T se ingresa al espectro
inelástico indicado en la figura 12.1 y se obtiene la aceleración espectral
i
Ad que también se
indica en la tabla 12.3.


Tabla 12.3 Factores de Participación Modal y Aceleración Espectral.
Modo
Factor de Participación
i
γ Aceleración Espectral
i
Ad
(m/s
2
)
1 3.94547 0.903432
2 1.67846 1.470000
3 1.06863 1.470000
4 0.824008 1.470000
5 0.625867 1.470000
6 0.54431 1.470000


Las fuerzas laterales en cada modo se obtienen con la siguiente ecuación
) ( i
i i i
M Ad F φ γ · . Los valores se indican en la tabla 12.4. Con estas fuerzas laterales se
obtienen los cortantes modales los mismos que se indican en la tabla 12.5.


Tabla 12.4 Fuerzas Laterales Modales.
Piso Modo 1 Modo 2 Modo 3 Modo 4 Modo 5 Modo 6
(T.) (T.) (T.) (T.) (T.) (T.)
1 0.3435 -0.7792 0.9052 1.044 0.9181 0.9130
2 1.069 -2.033 1.608 0.7922 -0.1774 -0.8768
3 1.940 -2.566 0.488 -1.069 -0.6818 0.6597
4 2.835 -1.721 -1.372 -0.4611 1.013 -0.3954
5 3.648 0.3515 -1.214 1.294 -0.7275 0.1823
6 4.227 2.606 1.263 -0.6015 0.2318 -0.04725


Tabla 12.5 Cortantes Modales.
Piso Modo 1 Modo 2 Modo 3 Modo 4 Modo 5 Modo 6
(T.) (T.) (T.) (T.) (T.) (T.)
1 14.06 -4.141 1.679 0.9981 0.5758 0.4355
2 13.72 -3.362 0.7735 -0.04624 -0.3423 -0.4774
3 12.65 -1.329 -0.8344 -0.8384 -0.1649 0.3994
4 10.71 1.236 -1.322 0.2308 0.5169 -0.2603
5 7.875 2.957 0.04932 0.6920 -0.4956 0.1351
6 4.227 2.606 1.263 -0.6015 0.2318 -0.04725



Tabla 12.6 Cortantes Totales y Fuerzas Laterales
Piso Cortante (T.) Fuerza Lateral (T.)
1 14.80765 0.64833
2 14.15932 1.37702
3 12.78230 1.9020
4 10.88030 2.42377
5 8.45653 3.29175
6 5.16478 5.16478


ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

293
Al aplicar el criterio del máximo valor probable en los cortantes se obtienen los valores
indicados en la tabla 12.6 y de ellas por un procedimiento contrario se determinan las fuerzas
laterales que también se indican en la tabla.

En la tabla 12.6 se aprecia que el cortante basal obtenido del análisis sísmico
o
V es
igual a 14.807 T. Este cortante debe compararse con el cortante basal mínimo
om
V que
recomienda el CEC-2000. Si
om o
V V ≥ se prosigue con el análisis, caso contrario se determina
un factor de corrección
o
om
V
V
f · por el cual se multiplican las fuerzas laterales para que el
cortante basal sea mínimo.

W
R
C I Z
V
e p w
om
φ φ
·

donde Z es el factor de zona sísmica, I es el factor de importancia, C es el coeficiente
sísmico definido en la figura 12.13, en función del factor de amplificación por efecto de suelo S
y del período fundamental T , W es el peso reactivo el mismo que se calcula exclusivamente
con la carga muerta,
w
R es el factor de reducción de las fuerzas sísmicas para obtener el
espectro inelástico,
e p
φ φ , factores reducen el comportamiento no lineal debido a
irregularidades en planta y elevación.



Figura 12.13 Coeficiente sísmico C, de acuerdo al CEC 2000.

Para el ejemplo el cortante basal mínimo vale 17.42 T., que es mayor a
o
V , luego el
factor 177 . 1 · f con el cual deben multiplicarse las fuerzas laterales indicadas en la tabla
12.6. El resultado se indica en la tabla 12.7, donde también se presentan las fuerzas laterales
que se obtendrían al aplicar el método está tico en base al modo fundamental aplicando la
ecuación (12.37) y al modo fundamental equivalente mediante la ecuación (12.38), todo esto
con el objeto de comparar resultados. Ecuaciones que fueron estudiadas en el capítulo 10.
om N
j
j j
i i
i
V
m
m
F

·
φ
φ

( 12.36 )
( 12.37 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

294
V
m
m
F
N
j
j j
i i
i

·
φ
φ

donde
i
m es la masa del piso i;
i
φ es la forma del primer modo en el piso i, V es el cortante
basal, N es el número de pisos y
i
F la fuerza lateral correspondiente al piso i. En la ecuación
(12.38) se tiene que
i
φ es el modo fundamental equivalente, Valles et al (1996) el mismo que
se calcula con la ecuación (12.39) en función del factor de participación modal γ .

( )
2
1

·
·
N
j
j ij i
γ φ φ

Con la ecuación (12.37) se determinan las fuerzas laterales equivalentes debido a
sismo en forma muy rápida trabajando en función del modo fundamental y es aplicable a
estructuras regulares que responden básicamente en el primer modo. La ecuación (12.38) en
cambio es aplicable a estructuras en las cuales la influencia de los modos superiores es
importante.

Tabla 12.7 Fuerzas estáticas equivalentes obtenidas de diferentes maneras
Piso Fuerzas Laterales
Método de
Superposición Modal
Fuerzas Laterales
Método Estático
Modo Fundamental
Fuerzas Laterales
Método Estático
Modo Fundamental Equivalente
(T.) (T.) (T.)
1 0.763 0.4053 1.2860
2 1.620 1.2821 2.0209
3 2.238 2.4045 2.6179
4 2.852 3.5608 3.2044
5 3.873 4.5451 3.7849
6 6.077 5.2255 4.5092


Para el cálculo de las derivas o distorsiones de piso, de acuerdo al CEC-2000 es
necesario volver a calcular la matriz de rigidez de la estructura pero trabajando con las inercias
gruesas ya no con las inercias agrietadas. Está matriz resulta:


1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸



− −
− −
− − −
·
41 . 8139
67 . 12919 38 . 30370
87 . 6163 46 . 25605 12 . 41718
48 . 1787 48 . 10446 94 . 32800 73 . 51155
95 . 508 79 . 2957 11 . 13597 50 . 39363 93 . 60757
20 . 145 78 . 884 51 . 4067 80 . 16330 69 . 50046 43 . 86734
K


Los desplazamientos elásticos q se obtienen de la solución del sistema de ecuaciones
lineales siguiente:


q K Q ·

( 12.38 )
( 12.39 )
( 12.40 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

295
donde el vector de cargas Q está formado por las fuerzas laterales de piso. Los
desplazamientos inelásticos
in
q se obtienen de acuerdo al CEC-2000 multiplicando los
desplazamientos elásticos por el factor de reducción de las fuerzas sísmicas
w
R .


q R q
w in
·


Con los desplazamientos inelásticos se determina la deriva de piso
i
δ como la relación
entre el desplazamiento relativo inelástico para la altura de entrepiso. En la tabla 12.8 se
indican los desplazamientos elásticos, inelásticos y las distorsiones de piso obtenidas con las
fuerzas laterales encontradas del método de superposición modal.


Tabla 12.8 Desplazamientos elásticos, inelásticos y distorsión de piso.
Piso Desplazamiento
Elástico
Desplazamiento
Inelástico
Distorsión de
Piso
i
δ
(cm.) (cm.) (%)
1 0.13669 1.094 0.36
2 0.40567 3.245 0.72
3 0.71453 5.716 0.82
4 1.0282 8.226 0.84
5 1.3209 10.570 0.78
6 1.5268 12.210 0.55


La deriva máxima recomendada por el CEC-2000 para el sismo analizado es del 2%, y
los valores obtenidos son menores a dicha cantidad. En consecuencia no hay problema de
distorsión de piso. Ahora lo que se debe controlar es el efecto ∆ − P .

Una forma simplificada de controla r el efecto ∆ − P es mediante el factor de
estabilidad de piso
k
θ el mismo que viene definido por la siguiente ecuación:

k
k
k
k
V
PT
δ θ ·

donde
k
PT es la carga vertical que gravita desde el piso k hasta el tope del edificio,
k
δ es la
deriva del piso k y
k
V es el cortante del piso k . Si el valor de
k
θ en todos los pisos es menor
a 0.08, la estructura no tendrá problema del efecto ∆ − P . Por el contrario si en algún piso el
valor de
k
θ supera el valor de 0.30 la estructura tendrá serios problemas por el efecto ∆ − P
debiendo rediseñarse la misma para el efecto se debe incrementar la sección transversal de
vigas y columnas y repetir el análisis sísmico.

Finalmente para el caso en que el valor de
k
θ en algún piso este comprendido entre
0.08 y 0.30 se debe encontrar un factor de corrección
∆ − P
f y todas las fuerzas laterales
deberán multiplicarse por dicho valor.
k
P
f
θ −
·
∆ −
1
1

( 12.41 )
( 12.42 )
( 12.43 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

296
En la tabla 12.9 se indican los índices de estabilidad de piso
k
θ obtenidos para el
ejercicio resuelto se observa que ningún valor supera 0.08.

Tabla 12.9 Descripción del cálculo del efecto ∆ − P .
Piso
k
δ
k
PT
K
V
k
θ
1 0.0036 204.75 17.423 0.0423
2 0.0072 170.625 16.660 0.0737
3 0.0082 136.500 15.040 0.0744
4 0.0084 102.375 12.802 0.0671
5 0.0078 68.250 9.950 0.0535
6 0.0055 34.125 6.077 0.0308


12.6 DISEÑO DE VIGAS Y COLUMNAS


Una vez que se realizó el análisis sísmico se procedió al diseño de vigas y columnas
considerando cargas verticales (muerta y viva) y cargas sísmicas. Se consideró un hormigón
con una resistencia máxima a la compresión de 210 kg/cm2 y un acero con un límite de
fluencia de 4200 kg/cm2. En la figura 12.14 se indica el armado respectivo y en las tablas 12.10
y 12.11 se detallan las armaduras utilizadas.

Mc 03
11 E@10
A
1.13
Mc 07
Mc 01 - Mc 02
Mc 3, 4, 5, 6
Mc 7, 8, 9, 10
Eø 10 @ 10 y 20
Mc 10
11 E@10
VIGAS COLUMNAS
ARMADO DE VIGAS TIPO TODOS LOS NIVELES
hc
8 ø 20
Eø 10 @ 10 y 20
bc
bv
hv
B C
12 E@20
2.25
Mc 05
Mc 08
Mc 01
Mc 09
Mc 04
Mc 02
11 E@10 12 E@20 12 E@20 11 E@10 11 E@10
1.13 1.13 2.25 1.13 2.25 1.13
11 E@10
D
Mc 06
1.13


Figura 12.14 Armadura de una viga y columna tipo.

Tabla 12.10 Detalle de Secciones Para Vigas y Columnas
Rw = 8
Nivel
Columna Refuerzo Viga
+ 3.00 60 x 60 8 ø25 30 x 45
+ 6.00 60 x 60 8 ø25 30 x 45
+ 9.00 55 x 55 8 ø22 30 x 40
+ 12.00 55 x 55 8 ø22 30 x 40
+ 15.00 50 x 50 8 ø20 30 x 40
+ 18.00 50 x 50 8 ø20 30 x 40
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

297
Tabla 12.11 Disposición de Acero de Refuerzo en Vigas
Mc Nivel +3.00 Nivel +6.00 Nivel +9.00 Nivel +12.00 Nivel +15.00 Nivel +18.00
01 2 ø16 2 ø16 3 ø16 3 ø16 3 ø12 3 ø12
02 2 ø16 2 ø16 3 ø16 3 ø16 3 ø12 3 ø12
03 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
04 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
05 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
06 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
07 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
08 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
09 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
10 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16



12.7 CAPACIDAD SÍSMICA RESISTENTE


Una vez que se tiene diseñado el pórtico se encuentra la curva de capacidad sísmica
resistente, que relaciona el desplazamiento lateral máximo en el tope
t
D con el cortante basal
V , se ha considerado el modelo de hormigón confinado de Park et al (1981), el modelo trilineal
para el acero y el modelo de plasticidad extendida de Thom et al (1983).



Figura 12.15 Curva de capacidad sísmica resistente y modelo bilineal.

Por otra parte la distribución de cargas laterales empleadas en la técnica del pushover
es proporcional a las fuerzas laterales obtenidas del método de superposición modal indicadas
en la primera columna de la tabla 12.7. En la figura 12.15 se indica la curva de capacidad
resistente y el modelo bilineal equivalente obtenido con el criterio de igual área. En el modelo
bilineal se aprecia que el punto de fluencia está caracterizado por un desplazamiento de
fluencia . 47 . 9 cm D
ty
· y un cortante de fluencia . 080 . 36 T V
y
·

Para el punto de fallo se considera que este está asociado a una deriva global del
edificio del 2%. Del análisis con el pushover se encuentra que el punto más cercano al 2% de
la altura total del edificio es: . 22 . 29 cm D
tu
· , . 52 . 50 T V
u
·
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

298
12.8 CÁLCULO DE
w
R Y DESEMPEÑO SÍSMICO

Por otra parte del análisis sísmico realizado se encontró que el desplazamiento lateral
máximo que se espera ante el sismo estipulado por el CEC-2000 es . 21 . 12 cm D
t
· y que el
cortante basal de diseño . 42 . 17 T V
o
· En consecuencia se tiene:

93 . 8 08 . 3 9 . 2
08 . 3
47 . 9
22 . 29
9 . 2
42 . 17
52 . 50
· ∗ · ·
· · ·
· · ·
w s w
ty
tu
s
o
u
s
R R R
D
D
R
V
V
R
µ
µ µ

donde
s
R es la sobreresistencia, µ es la ductilidad y
w
R el factor de reducción de las fuerzas
sísmicas por comportamiento inelástico. El valor encontrado es ligeramente mayor al valor
inicial 8 ·
w
R con el cual se obtuvo el es pectro inelástico. En consecuencia está muy bien, lo
inaceptable habría sido que el valor de
w
R sea menor.

En la figura 12.16 se indica el desempeño esperado de la estructura analizada ante el
sismo estipulado por el CEC-2000. Se apr ecia que el daño se va a presentar en las vigas pero
este no es de consideración, en ningún momento se van a formar rótulas plásticas. Los
extremos de las vigas que ingresan al rango no lineal sus momentos han superado el momento
de fluencia.













Figura 12.16 Desempeño esperado de estructura analizada.

12.9 COMENTARIOS

El período de vibración que se obtiene del análisis con la técnica del pushover,
asociado al desplazamiento lateral de 12.21 cm. es de 1.51 s. que es muy diferente al que se
obtuvo en el análisis con inercias agrietadas cuyo valor era de 0.84 s.
3 m
3 m
3 m
3 m
3 m
3 m
5 m 5 m 5 m
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

299
Por otra parte esta estructura fue analizada por Aguiar y Viera (2003) por el Método del
Espectro de Capacidad para el mismo espectro sísmico de análisis y se encontró que el
desplazamiento lateral máximo en el último piso es de 21.5 cm. Cantidad que difiere
notablemente a los 12.21 cm.

Los desplazamientos laterales y las derivas que se encuentran en cada piso, con la
técnica del pushover, asociado al desplazamiento de 12.21 cm. se indican en la tabla 12.12 los
mismos que se comparan con los que reporta el Método de Superposición Modal y se aprecia
en términos generales que son parecidos.

Tabla 12.12 Desplazamientos obtenidos con Técnica de Pushover y Método de Superposición Modal.
Técnica del Pushover Método de Superposición Modal
Piso Desplazamiento Deriva Desplazamiento Deriva
(cm.) (%) (cm.) (%)
1 0.949 0.316 1.090 0.36
2 2.742 0.598 3.245 0.72
3 5.110 0.789 5.716 0.82
4 7.746 0.879 8.226 0.84
5 10.284 0.846 10.570 0.78
6 12.250 0.655 12.210 0.55




12.10 ANÁLISIS ESPACIAL


Se presenta el análisis sísmico de estructuras considerando tres grados de libertad por
planta las mismas que deben satisfacer los siguientes requerimientos para que su losa o
entrepiso sea considerado infinitamente rígido en el plano horizontal.

§ La relación entre el largo y el ancho de la losa o diafragma horizontal debe
tender a uno. Si es mayor que tres ya no se podrá modelar como piso rígido.

§ Las rigideces de sus elementos deben estar distribuidos de una manera más o
menos uniforme.

§ La losa o diafragma horizontal tienen un espesor adecuado.

La explicación de la teoría se realiza en base a la estructura, irregular, de dos pisos
indicada en la figura 12 .17 Nótese que el primer piso tiene 6 columnas y el segundo piso 4
columnas , de tal manera que sus Centros de Masa no van a ser colineales.

Se define el Centro de Masa C.M. como el lugar geométrico en el cual se considera que
está concentrado todo el peso de la planta. En edificios cuya carga está distribuida en forma
simétrica se puede calcular el Centro de Gravedad como el C.M.

En el C.M. se acostumbra considerar los tres grados de libertad por planta con el objeto
de que la Matriz de Masa sea diagonal y de esta forma se puede evaluar muy fácilmente los
valores y vectores propios, además que facilita el desacoplamiento del sistema de ecuaciones
diferenciales.

En la figura 12.18 se indican los tres grados de libertad por planta que se han
considerado para la estructura de dos pisos. Nótese que primero se numeran todas las
coordenadas horizontales en sentido X, empezando desde la planta baja hasta el último piso.
Después se numeran las coordenadas horizontales en sentido Y de la misma manera y
finalmente l as rotaciones de piso.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

300

Figura 12.17 Estructura con la que se realizará el análisis sísmico espacial.


El vector de coordenadas generalizadas para la estructura de la figura 12.18, se indica
a continuación. Donde
1
q es la componente de desplazamiento horizontal en sentido X del
piso 1,
2
q es la componente de desplazamiento horizontal en sentido X del piso 2,
3
q y
4
q es
similar a las anteriores pero en sentido Y,
5
q es la componente de torsión del piso 1 y
6
q la
componente de torsión del piso 2.

1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
6
5
4
3
2
1
q
q
q
q
q
q
q
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

301
Figura 12.18 Sistema de coordenadas de piso Q - q.

12.10.1 Matriz de Rigidez en coordenadas de piso

El procedimiento de cálculo para encontrar la matriz de rigidez en coordenadas de piso
E
K Aguiar (1995), es el siguiente:

i. Se determina la matriz de rigidez lateral
L
K de cada uno de los pórticos
planos.

ii. Se encuentra la matriz de compatibilidad de deformaciones A de cada pórtico.

iii. Se halla la matriz de rigidez en coordenadas de piso.


·
·
NP
i
i i
L
t
i
E
A K A K
1
) ( ) ( ) (


donde ) (i es el número del pórtico plano y NP es el número de pórticos. La ecuación (12.44)
es la cl ásica de Análisis Matricial de Estructuras con la cual se obtiene la matriz de rigidez a
partir de los elementos de una estructura. Ahora para el análisis sísmico espacial con tres
grados de libertad por planta los elementos son los pórticos, esa es la hipótesis de cálculo. La
forma de la matriz A es:


1
1
1
]
1

¸

·
n
i
r Sen Cos
r Sen Cos
A
α α
α α
...... ....... ......
1
) (


donde α es el ángulo que forma la orientación positiva del pórtico con respecto al eje X,
1
r es
la distancia desde el origen de coordenadas (C.M.) hasta el pórtico (i) en el piso uno,
n
r es la
distancia medida en el último piso desde el origen de coordenadas hasta el pórtico. En las
figuras 12.19 y 12.20 se indican las orientaciones positivas de los pórticos de la estructura que
( 12.44 )
( 12.45 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

302
se analiza. El valor de r tiene signo, será positivo si la orientación positiva del pórtico rota en
sentido antihorario con relación al C.M., en las figuras 12.19 y 12.20 se indica además el signo
de esta variable.


Figura 12.19 Valores y signos de ri para los pórticos 1 y 2 de la estructura.


Figura 12.20 Valores y signos de
i
r para los pórticos en sentido Y.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

303
Las matrices de compatibilidad A de los pórticos de la estructura de dos pisos indicada
en la figura 12.17, son:

1
]
1

¸

·
1
]
1

¸



·
0 . 2 0 0 0 1 0
0 0 . 2 0 0 0 1
0 . 2 0 0 0 1 0
0 0 . 2 0 0 0 1
) 2 (
) 1 (
A
A

1
]
1

¸

·
0 0 0 0 0 0
0 5 . 4 0 1 0 0
) ( A
A

El pórtico A, es de un piso de tal forma que su matriz de compatibilidad debería tener
una fila y tres columnas pero para poder aplicar la ecuación (12.44) y poder sumar todas las
restantes contribuciones se utiliza un artificio que consiste en dejarla del mismo orden de las
otras matrices y colocar ceros donde no existe piso.

1
]
1

¸

·
1
]
1

¸



·
5 . 2 0 0 0 0 0
0 5 . 4 0 1 0 0
5 . 2 0 1 0 0 0
0 5 . 0 0 1 0 0
) (
) (
C
B
A
A



Al ser el pórtico A de un solo piso su matriz de rigidez tendrá un solo elemento, pero
para poder realizar el triple producto matricial con la matriz de compatibilidad indicada se debe
utilizar el mismo artificio qu e consiste en que la matriz de rigidez lateral del mencionado pórtico
sea de 2X2 donde únicamente el elemento de la primera fila y primera columna tiene cantidad
diferente de cero.

La Matriz A relaciona las coordenadas laterales de l os pórticos que se va a denominar
con la letra p , con las coordenadas de piso q .


q A p
i i ) ( ) (
·

En la figura 12.21 se indican las coordenadas laterales de cada uno de los pórticos de
la estructura analizada. Por otra parte, sea P el vector que contiene las fuerzas laterales en
cada pórtico. La relación entre P y p viene dada por la matriz de rigidez lateral.


) ( ) ( ) ( i i
L
i
p K P ·

Para el cálculo de la matriz de rigidez lateral se procede de igual manera a lo indicado
en el apartado 12.5, es decir se trabaja con inercias agrietadas en cada uno de los pórticos.
Luego se aplica la ecuación (12.44) y se obtiene la matriz de rigidez es pacial.


(12.46)
(12.47)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

304

Figura 12.21 Sistema de coordenadas laterales de cada elemento.



12.10.2 Matriz de Masas

La forma general de la matriz de Masas para el análisis sísmico considerando tres grados de
libertad por planta y para cuando se numeran primero los desplazamientos en X, luego los en Y, y
finalmente las rotaciones de piso. La forma de M es:

1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
n
i
m
m
m
m
J
m
m
M
....
....
1
__
__
__
__

(12.48)
(12.49)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

305
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
n
i
J
J
J
J
....
.....
1
__



donde
i
m es la masa total del piso i,
i
J es el momento de inercia de la masa
i
m referido al
C.M. del piso i.
( )
2 2
12
i i
i
i
b a
m
J + ·

siendo
i i
b a , , las dimensiones de la planta i. En pisos que tienen aberturas se determina el
momento de inercia dividiendo la planta en figuras rectangulares y se aplica la ecuación
(12.52).

( )
2 2 2
. .
12
j j j j
j
M C
d m b a
m
J + + ·

donde
i
d es la distancia desde la figura j hasta el C.M. del piso i.

Con las matrices de rigidez
E
K y de masas M en coordenadas de piso, se resuelve
el problema de valores y vectores propios y se hallan las propiedades dinámicas de la
estructura y los respectivos modos de vibración. Se puede trabajar con todos los modos de
vibración pero también es factible considerar únicamente unos cuantos modos, los primeros.



12.10.3 Factores de Participación Modal

El análisis sísmico se debe realizar en las dos direcciones, primero el sismo actúa en
sentido X, y luego el sismo actúa en sentido Y. Por lo tanto hasta el cálculo de las propiedades
dinámicas y los modos de vibración no se hace ninguna diferencia en el procedimiento de
cálculo. A partir de este punto si hay que considerar el sentido de análisis del sismo. Para
sismo en sentido X, los factores de participación
) (i x
γ se obtienen con la ecuación (12.53) y
para sismo en sentido Y, los factores
) ( i y
γ se hallan con la ecuación (12.55).

• Caso 1. Análisis en Sentido X.

1
1
1
1
1
]
1

¸

·
·
__
__
__
) ( ) (
) (
) (
0
0
1
X
i t i
X
t i
i x
J
M
J M
φ φ
φ
γ

(12.50)
(12.51)
(12.52)
(12.53)
(12.54)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

306
siendo
__
1 un vector unitario cuyo orden es el número de pisos de la estructura,


• Caso 2. Análisis en Sentido Y.


1
1
1
1
1
]
1

¸

·
·
__
__
__
) ( ) (
) (
) (
0
1
0
Y
i t i
Y
t i
i y
J
M
J M
φ φ
φ
γ




12.10.4 Procedimiento de Cálculo

Primero se debe determinar las propiedades dinámicas de la estructura para ello hay
que proceder de la siguiente manera:

i. Encontrar la matriz de rigidez lateral de cada uno de los pórticos trabajando
con Inercias Agrietadas.

ii. Determinar el Centro de Masas de cada uno de los pisos.

iii. Obtener la matriz de compatibilidad de cada pórtico
) ( i
A . Ecuación (12.45).

iv. Hallar la matriz de rigidez en coordenadas de piso
E
K . Ecuación (12.44).

v. Calcular la matriz de masas M . Ecuación (12.48).

vi. Encontrar los valores propios
i
λ y los vectores propios
) (i
φ .

vii. Encontrar las propiedades dinámicas,
i
T y
i
W .


Segundo se debe encontrar las respuestas máximas probables para cuando el sismo
actúa en sentido X, para ello se debe hacer lo siguiente:

i. Determinar los factores de participación modal
xi
γ . Ecuación (12.53).

ii. Con cada período de vibración
i
T se determina del espectro inelástico
i
Ad .

iii. Calcular los desplazamientos en cada modo
xi
q .
) (
2
2
i
i
i
xi xi
Ad
T
q φ
π
γ
,
_

¸
¸
·
(12.55)
(12.56)
(12.57)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

307
iv. Encontrar los desplazamientos laterales en cada pórtico y en cada modo de
vibración
) (i
p . Ecuación (12.46).

v. Hallar las fuerzas laterales
) ( i
P en cada pórtico y en cada modo de vibración.
Ecuación (12.47).

vi. Obtener los cortantes en cada pórtico y en cada modo de vibración.

vii. Aplicar un criterio de combinación modal en los cortantes.

viii. Encontrar las fuerzas estáticas equivalentes.

ix. Realizar el control del Cortante Basal Mínimo. Ecuación (12.36)

x. Realizar el control del efecto ∆ − P . Ecuación (12.42).


Tercero Encontrar las fuerzas laterales debidas a Torsión Accidental para análisis
sísmico en sentido X.

Cuarto Se realizan los pasos dos y tres pero considerando el sismo en sentido Y.

Quinto Realizar el control de la deriva en cada uno de los pórticos con las fuerzas
laterales totales.

Sexto Se considera la posibilidad de simultaneidad de las acciones sísmicas. Es decir
que el sismo puede actuar en cualquier dirección.



12.10.5 Torsión Accidental

Existe una serie de aproximaciones que se cometen en el análisis sísmico en general,
como por ejemplo se considera que la amplitud de la onda sísmica de entrada a un edificio es
la misma que a la salida, es decir no hay atenuación por efecto de la distancia, lo cual no es
cierto. En la deducción de la ecuación (12.51) se considera que la densidad del material es la
misma en todos los puntos de la losa, lo cual tampoco es cierto. En fin existen una serie de
aproximaciones que por facilidad se han adoptado para simplificar los cálculos.

Estas aproximaciones en la deducción de las ecuaciones de cálculo son cubiertas con
lo que se denomina torsión accidental. Del análisis descrito en el párrafo anterior se determinan
unas fuerzas laterales en cada pórtico a las que se van a denominar por didáctica
DIN
F . Ahora
con el análisis de la torsión accidental se van a determinar otras fuerzas laterales en cada
pórtico a las cuales se las llamará
TOR
F . La suma de estas dos fuerzas dan las totales que se
denominan
TOTAL
F .

TOR DIN TOTAL
F F F + ·

Es importante destacar que las fuerzas debidas a torsión accidental siempr e deben
incrementar a las fuerzas obtenidas del análisis dinámico
DIN
F . Por ningún motivo luego de
aplicar la torsión accidental estas fuerzas van a disminuir. El propósito de la torsión accidental
es cubrir las aproximaciones realizadas.
(12.58)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

308
Hay varias formas de considerar la torsión accidental, una de ellas que es la más
conceptual es mover la ubicación del Centro de Masas C.M., una distancia igual a la que
recomiendan las diferentes normativas sísmicas. Por ejemplo el CEC-2000 contempla que el
C.M. se mueva un 5% de la distancia de la dirección perpendicular al sentido de análisis
sísmico. Nótese que se generan varios casos de la nueva posición del C.M. En cada caso se
deben aplicar las fuerzas laterales encontradas del análisis dinámico y resolver como un
problema estático.

Al hacer lo indicado en el párrafo anterior para una determinada ubicación del C.M. en
algunos pórticos las fuerzas laterales que se obtuvieron del análisis dinámico se habrán
incrementado pero en otros pórticos las fuerzas habrán disminuido. Pero al mover el C.M. a la
posición contraria cambia la situación, de tal mamera que se deben considerar todas las
probables ubicaciones del C.M. que se tienen con el 5%.

Al mover el C.M., las matrices de compatibilidad de cada uno de los pórticos cambia
por consiguiente varía también la matriz de rigidez en coordenadas de piso, etc. Prácticamente
cambia todo por lo que esta forma de análisis de la torsión accidental no es práctica más es
conceptual.

Lo mejor es calcular un momento torsor
t
M que se genera en cada piso el mismo que
se aplica en el C.M. inicial de tal manera que no hay que calcular otra matriz de rigidez en
coordenadas de piso. Para calcular éste momento torsor se tienen dos posibilidades de
hacerl o, la primera es trabajar con los cortantes de piso y la segunda con las fuerzas laterales
de piso.

Si se trabaja con los cortantes de piso
j
V se debe tener claro que al resolver el
problema estático lo que se obtienen son cortan tes. Por lo tanto a partir de estos cortantes se
obtendrán las fuerzas
TOR
F . En cambio si el momento torsor se obtiene con las fuerzas
laterales que actúan en cada piso al resolver el problema estático lo que se hallan son fuerzas.

Las normativas sísmicas presentan el cálculo en función de los cortantes de piso de la
siguiente manera:

j j tj
V B M ∗ ∗ · 05 . 0

donde
j
B es la distancia mayor de la planta j, perpendicular a la dirección del análisis sísmico;
j
V es el cortante del piso j; finalmente
tj
M es el momento debido a torsión accidental en el
piso j. Con relación a la estructura de dos pisos que se ha venido analizando el vector de
cargas Q por efecto de la torsión accidental, tiene la siguiente forma:

1
1
1
1
1
1
1
1
]
1

¸

·
2
1
0
0
0
0
t
t
M
M
Q


Se recomienda ver la figura 12.18 para entender la forma del vector de cargas Q,
anotado, el procedimiento de cálculo de
TOR
F es el siguiente:
(12.59)
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

309
i. Determinar los momentos de torsión accidental en cada piso. Ecuación (12.59).

ii. Calcular el vector de cargas Q.

iii. Encontrar el vector q , que contiene los desplazamientos y giros en coordenadas
de piso. Para el efecto se debe resolver el siguiente sistema de ecuaciones
lineales.

q K Q
E
·

Donde
E
K es la matriz de rigidez en coordenadas de piso con la que se realizó el
cálculo de
DIN
F .

iv. Hallar los desplazamientos laterales p en cada pórtico. Ecuación (12.46).

v. Obtener las fuerzas laterales P en cada pórtico. Ecuación (12.47).


A las fuerzas P en valor absoluto se ha denominado
TOR
F . Se considera en valor
absoluto para tener en cuenta la diferente ubicación del C.M.


12.10.6 Simultaneidad de Acciones Sísmicas

Para el diseño de las vigas en sentido X, suficiente es considerar los resultados del
análisis sísmico en sentido X, más las cargas verticales. Lo propio para el diseño de las vigas
en sentido Y, que se debe trabajar con los resultados del análisis sísmico en sentido Y, más las
cargas verticales de los estados de carga permanente (muerta) y transitoria (viva).

Pero para el diseño de las columnas es importante cons iderar la posibilidad de que el
sismo llegue al edificio en cualquier dirección generando cargas (fuerzas y momentos) en los
elementos mayores a los que se obtienen cuando el sismo actúa en una dirección.

El tener en cuenta que el sismo actúa en cualquier dirección sobre un edificio se
conoce con el nombre de simultaneidad de acciones sísmicas ya que para su formulación se
considera una combinación lineal de los resultados obtenidos en sentido X, y en sentido Y,
como se lo verá a continuación. Se destaca que este tema todavía se lo está investigando,
López et al (2000) porque es bastante complejo sin embargo de ellos se acostumbra tratar la
simultaneidad de acciones sísmicas de la siguiente manera:


• Pórticos en sentido X

Y Sismo X Sismo 30 . 0 +



• Pórticos en sentido Y

X Sismo Y Sismo 30 . 0 +

Con las ecuaciones (12.60) y (12.61) se aspira cubrir las cargas que gravitan en los
elementos debido a que un sismo actué en la base de una estructura con cualquier ángulo de
(12.60)
(12.61)
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

310
incidencia y no solamente a cero grados cuando actúa solo sismo en sentido X, o a noventa
grados cuando actúa solo sismo en sentido Y.



12.11 CONCLUSIONES


Se ha presentado el marco teórico del Método de Superposición Modal para el análisis
sísmico plano con un grado de libertad por piso y es pacial considerando tres grados de libertad
por planta. Este método es muy utilizado en el análisis sísmico de estructuras y se ha
desarrollado un ejercicio paso a paso, para el caso plano, de tal manera que el lector pueda
seguir el cálculo. Por otra parte se ha determinado las fuerzas laterales de tres maneras por el
Método de Superposición Modal, por el Método Estático en función del modo fundamental y por
el Método Estático en función del modo fundamental equivalente. Posteriormente se ha
encontrado el desempeño de la estructura y se ha calculado el valor de
w
R , del estudio
realizado se desprenden las siguientes conclusiones:


• Las fuerzas laterales en cada piso que se obtienen al aplicar el Método de
Superposición Modal, el Método Estático en función del modo fundamental y el Método
Estático en función del modo fundamental equivalente son diferentes, las que más se
aproximan son las encontradas con el primer y tercer método pero se insiste que son
diferentes.

• Existen varios control es que deben realizarse al utilizar el Método de Superposición
Modal que conviene que el usuario los conozca cuando este ejecutando programas
comerciales. Si estos programas no reportan por ejemplo el control del efecto ∆ − P ,
el usuario puede calcularle a mano en base a los otros reportes pero es necesario que
los conozca para saber más sobre su estructura.

• El Método de Superposición Modal se lo debe utilizar con mucha cautela, el usuario no
debe dejarse vislumbrar con programas comerciales que presentan el movimiento de
los modos de vibración como sinónimo de exactitud del método. Existen incertidumbres
en el Método como por ejemplo en la forma como se encuentran los desplazamientos
máximos modales o en la forma como se encuentran los desplazamientos inelásticos.

• Es importante el cálculo del factor de reducción de las fuerzas sísmicas
w
R una vez
que se ha terminado el diseño, con el objeto de ver si el valor con el cual se determinó
el espectro inelástico es el correcto y sobre todo para conocer más sobre el
desempeño de la estructura, saber si la misma va a responder de acuerdo a la filosofía
de diseño.



REFERENCIAS


1. Aguiar R. (1995), “Análisis Matricial de Estructuras”, Escuela Politécnica del Ejército.
Segunda Edición, 612 p, Quito, Ecuador.

2. Aguiar R. (1989), “Análisis Dinámico Espacial”, Escuela Politécnica del Ejército, 270 p,
Quito, Ecuador.

ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

311
3. Aguiar R. y Viera P. (2003), “Desempeño sísmico en términos estructurales y económicos
de edificaciones de hormigón armado”, XVI Jornadas Nacionales de Ingeniería Estructural.
Escuela Superior Politécnica del Litoral, 14 p, Guayaquil, Ecuador.

4. Gómez J. (2002),”Presentación de un nuevo modelo matemático para cálculo de la
respuesta modal total de estructuras de edificios”, XIII Congreso Nacional de Ingeniería
Estructural, 10 p, Puebla, México.

5. López O., Chopra A., and Hernández J., (2000), “The significance of the direction of ground
motion on the structural response”, Desas tres sísmicos en desarrollo. Universidad Central
de Venezuela, 77-87, Caracas.

6. Newmark N., y Rosenblueth E., (1971), “Fundamentals of Earthquake Engineering”,
Prentice Hall.

7. Park R., Priestley M., Gill W. D., (1982), “Ductility of Square Confined Concrete Columns”,
Journal of Structural Division, ASCE, 108 (4), 929-950.

8. Thom C. W., Buckle I.G. and Fenwick R. C., (1983), “The Effect of Inelastic Shear of the
Seismic Response of Structures”, Dept. of Civil Engineering University of Auckland, Report
No 347, 164 p, New Zealand.

9. Valles R., Reinhorn A., Kunnath S., Li C. y Madam A. (1996), “IDARC2D Versión 4.0: A
computer program for the inelastic análisis of buildings”, Technical Report NCEER-96-0010,
National Center for Earthquake Engineering Research, Buffalo, New York.
























CAPÍTULO 13




PÉRDIDAS ECONÓMICAS



RESUMEN


Se presentan dos modelos para el cálculo de las pérdidas por reparación de las
estructuras que se ven afectadas por la acción sísmica. El primer modelo es el presentado por
HAZUS 99, en el cual cuantifica las pérdidas clasificándolas en: daño estructural, no estructural
por distorsión de piso y no estructural en elementos susceptibles a la aceleración. En el
segundo modelo se propone el cálculo de las pérdidas de reposición en forma total en función
de la distorsión global de piso.

Como ejemplos de aplicación de los dos modelos se analiza el desempeño sísmico en
términos estructurales y económicos de un edificio de 6 pisos que ha sido diseñado para tres
valores de reducción de las fuerzas sísmicas
w
R de tal manera que se tienen 3 estructuras
una muy dúctil ( ) 12 ·
w
R , una menos dúctil ( ) 10 ·
w
R y una más rígida ( ) 8 ·
w
R . El otro
ejemplo que se estudia es el caso de una vivienda de dos pisos ante tres alternativas
estructurales de las vigas, que son el Caso N.- 1 la estructura es con vigas banda, el Caso N.-
2 las vigas son descolgadas en los pórticos perimetrales y bandas en los interiores y la tercera
el Caso N.- 3 todas las vigas son descolgadas.



13.1 INTRODUCCIÓN


Con el gran desarrollo informático que se tiene actualmente es importante que para
cualquier diseño arquitectónico-estructural se realicen varias alternativas en el que se verifique
el desempeño en términos estructurales y económicos. Es importante que al propietario del
edificio o de la vivienda en forma clara se le indique por ejemplo, si usted quiere que en la
estructura no se vean las vigas , ante un sismo frecuente que de seguro se registrará durante la
vida útil va a existir daño y el costo de reparación será de tal valor, en cambio si la estructura
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

314
tiene vigas perimetrales descolgadas que se pierden con las paredes o no se notan con las
ventanas el desempeño será de tal forma.

En definitiva es importante que al propietario se le indique los sismos de análisis
considerados y el desempeño que se espera de la misma para varias alternativas estructurales.
Es de interés del propietario conocer en forma general el desempeño estructural y el costo de
reparación de la misma. Este conocimiento probablemente le obligue a modificar el proyecto
arquitectónico y a decidirse por una solución más segura desde el punto de vista estructural.

Existen varios modelos de evaluación de pérdidas económicas, Reyes (1999), Esteva
et al (2001) pero están orientados al diseño en los que se han planteado una función objetivo
sujeto a varias condiciones, que es muy diferente a lo que se persigue en este capítulo que es
establecer el costo de reparación de una estructura ya diseñada. Para este efecto se presenta
el modelo de pérdidas de HAZUS 99 y se propone un modelo de pérdidas que es sencillo en su
formulación.



13.2 MODELO DE HAZUS



La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de los Estados Unidos de Norte
América, FEMA por sus siglas en inglés, publicó el programa HAZUS que proviene de
Hazards U.S. con el cual, entre otras cosas, se puede evaluar en forma aproximada el
desempeño sísmico de 36 tipologías estructurales. En Aguiar (2002) se presenta con bastante
detalle el cálculo de los espectros de capacidad, y las curvas de fragilidad propuestas por
HAZUS 99, que sirven para dicha evaluación y que a continuación se explica en forma rápida.

En la figura 13.1 se resume la manera de cálculo de los niveles de daño de una
estructura ante una acción sísmica dada. En la parte superior se aprecia como se determina el
punto de demanda utilizando el Método del Espectro de Capacidad que se ha estudiado con
bastante detenimiento en el capítulo 9 , el punto de demanda está definido por las coordenadas
Sdm y Sam.

Con el desplazamiento lateral máximo en el sistema de un grado de libertad Sdm se
ingresa a las curvas de fragilidad de HAZUS 99 y se determinan los porcentajes de daño
estructural y no estructural por distorsión de piso, en las respectivas curvas que recomienda
HAZUS 99 para cada una de las 36 tipologías estructurales.

HAZUS 99 ha considerado cuatro niveles de daño denominadas: Ligero, Moderado,
Extensivo y Completo. El significado de cada uno de estos niveles de daño está muy detallado
en la publicación de HAZUS 99 y con bastante detenimiento en Aguiar (2002). Es lógico pensar
que la suma de los porcentajes de daño Ligero (L) más Moderado (M) más Extensivo (E) más
Completo (C) y más Sin Daño (SD) da el 100%.


100 · + + + + SD C E M L


Con el valor de Sam se ingresa a otras curvas de fragilidad y se determina el daño en
elementos no estructurales que son susceptibles a desprenderse o voltearse durante un sismo
que en la figura 13.1 se ha colocado como Daños no estructurales –aceleración-.


( 13.1 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

315

Figura 13.1 Esquema de cálculo del Daño de acuerdo al Método del Espectro de Capacidad y las
curvas de fragilidad propuestas por HAZUS 99.


Se destaca una vez más que HAZUS 99 es muy aproximado y que sirve para evaluar
en forma muy rápido el desempeño sísmico de un barrio, de una ciudad, de gran cantidad de
estructuras en las que no se dispone de planos estructurales o si se los tiene se desea evaluar
muy rápidamente.

Por otra parte, HAZUS 99, establece el costo promedio de reparación para cada uno de
los niveles de daño en función del Costo Total de Reparación, CTR. Se destaca que el costo
total de reparación es mayor que el costo total de construcción debido a que implica hacer los
trabajos con mayor detenimiento para no dañar otros elementos, implica la colocación de
aditivos para pegar hormigones por ejemplo, implica colocar elementos especiales en los sitios
donde no es posible colocar material. En la tabla 13.1 se indican los costos de reparación de
acuerdo al nivel de daño.

Los valores indicados en la tabla 13.1 son aplicados de acuerdo a HAZUS 99, para
elementos estructurales, no estructurales sensitivos a drift y no estructurales sensitivos a
aceleración.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

316
Tabla 13.1 Costos de reparación de acuerdo a los niveles de daño
Nivel de Daño Costo de Reparación
Ligero 0.02 CTR
Moderado 0.10 CTR
Extensivo 0.50 CTR
Completo CTR


El costo total de reparación CT es igual al costo de reparación de los elementos
estructurales
E
C más el costo de reparación de los elementos no estructurales sensitivos por
drift
DRIFT
C más el costo de reparación de los elementos no estructurales sensiti vos por
aceleración
ACEL
C . Se considera que la cimentación no se va a ver afectada por el sismo. Se
destaca que se va a calcular el costo de reparación y más no el costo de reforzamiento que es
igual al de reparación más el costo de conferirle una resistencia y ductilidad adicional a la
estructura, en este caso es posible que se refuerce la cimentación.


CTR A D D D D C
C C C CT
T COM EXT MOD LIG
ACEL DRIFT E
∗ + ∗ + ∗ + ∗ ·
+ + ·
) 5 . 0 1 . 0 02 . 0 (



La ecuación ( 13. 3 ) sirve para calcular
E
C ,
DRIFT
C o
ACEL
C según el valor unitario de
CTR sea para reparar elementos estructurales, elementos no estructurales por drift o
elementos no estructurales por aceleración.
T
A es el área total de construcción,
LIG
D es el
daño ligero,
MOD
D es el daño moderado,
EXT
D es el daño extensivo y
COM
D es el daño
completo que se obtienen de las curvas de fragilidad.



13.3 EJEMPLO DE APLICACIÓN N.- 1


La estructura de seis pisos que se ha venido analizando en los últimos capítulos ha
sido diseñada de acuerdo al Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000 para los
siguientes valores de
w
R : 8, 10 y 12. De tal forma que se tienen tres estructuras la primera de
ellas es bastante rígida
w
R = 8, y la última es una estructura muy dúctil
w
R = 12. En la figura
13.2 nuevamente se presenta la distribución en planta de esta estructura.

Por otra parte en el capítulo 12 se indica el armado tipo de vigas y columnas, y sobre
todo se presenta la nomenclatura de los hierros que permiten entender el armado que se
presenta en las tablas 13.2 y 13.3.

Se desea ver su comportamiento estructural ante los cuatro sismos indicados en la
figura 13.3, especificados por sus respectivos espectros de demanda, para los sismos:
frecuente, ocasional, raro y muy raro. Adicionalmente se desea conocer en términos
económicos el costo de reparación de las edificaciones ante cada uno de los cuatro eventos
sísmicos.
( 13.2 )
( 13.3 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

317

Figura 13.2 Distribución en planta de edificación de seis pisos que será analizada.




Tabla 13.2 Detalle de Secciones Para Vigas y Columnas

Rw = 12 Rw = 10 Rw = 8
Nivel
Columna Refuerzo Viga Columna Refuerzo Viga Columna Refuerzo Viga
+ 3.00 50 x 50 8 ø20 30 x 40 55 x 55 8 ø22 30 x 45 60 x 60 8 ø25 30 x 45
+ 6.00 50 x 50 8 ø20 30 x 40 55 x 55 8 ø22 30 x 45 60 x 60 8 ø25 30 x 45
+ 9.00 45 x 45 8 ø18 25 x 35 50 x 50 8 ø20 25 x 35 55 x 55 8 ø22 30 x 40
+ 12.00 45 x 45 8 ø18 25 x 35 50 x 50 8 ø20 25 x 35 55 x 55 8 ø22 30 x 40
+ 15.00 40 x 40 8 ø16 25 x 35 45 x 45 8 ø18 25 x 35 50 x 50 8 ø20 30 x 40
+ 18.00 40 x40 8 ø16 25 x 35 45 x45 8 ø18 25 x 35 50 x 50 8 ø20 30 x 40



Tabla 13.3 Disposición de Acero de Refuerzo en Vigas

Mc Nivel +3.00 Nivel +6.00 Nivel +9.00 Nivel +12.00 Nivel +15.00 Nivel +18.00
01 2 ø16 2 ø16 3 ø16 3 ø16 3 ø12 3 ø12
02 2 ø16 2 ø16 3 ø16 3 ø16 3 ø12 3 ø12
03 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
04 4 ø 16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
05 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
06 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16 4 ø16
07 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
08 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
09 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16
10 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16 2 ø16



Al aplicar el Método del Espectro de Capacidad se encuentra el desplazamiento lateral
y la demanda de ductilidad de cada estructura, ante los cuatro eventos sísmicos indicados en la
figura 13.3. Los resultados obtenidos se presentan en las tablas 13.4 y 13.5.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

318
Del análisis de las tablas 13.4 y 13.5 se desprende que la estructura diseñada con un
valor menor de
w
R presenta desplazamientos laterales menores y demandas de ductilidades
menores en relación con aquellas en que el valor de
w
R es alto. Por otra parte y como era de
esperarse los mayores desplazamientos y demandas de ductilidad se tienen en el análisis
sísmico en sentido Y, que tiene dos vanos, en sentido X se tiene 3 vanos.






Figura 13.3 Espectros de demanda para los sismos: frecuente, ocasional, raro y muy raro,
considerados en el estudio.


Tabla 13.4 Desplazamientos máximos y demandas de ductilidad en sentido X.

8 ·
w
R 10 ·
w
R 12 ·
w
R
SISMO Desp. Max. Ductilidad Desp. Max. Ductilidad Desp. Max. Ductilidad
(cm.) (cm.) (cm.)
Frecuente 9.7 1.00 10.5 1.05 11.5 1.11
Ocasional 13.7 1.31 14.0 1.40 14.8 1.42
Raro 21.5 2.05 22.3 2.22 23.0 2.22
Muy raro 26.8 2.55 27.5 2.75 28.0 2.69


Tabla 13.5 Desplazamientos máximos y demandas de ductilidad en sentido Y.

8 ·
w
R 10 ·
w
R 12 ·
w
R
SISMO Desp. Max. Ductilidad Desp. Max. Ductilidad Desp. Max. Ductilidad
(cm.) (cm.) (cm.)
Frecuente 9.8 1.00 11.0 1.10 11.3 1.17
Ocasional 13.8 1.38 14.5 1.45 14.8 1.53
Raro 21.8 2.18 22.8 2.28 23.3 2.41
Muy raro 27.0 2.70 28.0 2.80 28.5 2.96


En la figura 13.4 se indica el desempeño esperado para la estructura diseñada para un
valor 8 ·
w
R ; a la izquierda se aprecia el desempeño en sentido X, y a la derecha el
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

319
desempeño en sentido Y. Lo propio se presenta en la figura 13.5 pero para la estructura
diseñada para 12 ·
w
R . Se aprecia además que la estructura diseñada para 8 ·
w
R tiene un
mejor comportamiento estructural.





Figura 13.4 Desempeño en términos de desplazamiento de la estructura diseñada para 8 ·
w
R .





Figura 13.5 Desempeño en términos de desplazamiento de la estructura diseñada para 12 ·
w
R .



Tabla 13.6 Porcentaje de niveles de Daño Estructural en edificio diseñado para 8 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y
Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente 53.96 38.47 6.76 0.82 53.96 38.47 6.76 0.82
Ocasional 47.03 39.51 11.72 1.74 47.03 39.51 11.72 1.74
Raro 0.00 60.58 32.05 7.38 0.00 60.58 32.05 7.38
Muy Raro 0.00 55.57 35.35 9.08 0.00 55.57 35.35 9.08


Con los puntos de demanda obtenidos para cada uno de los sismos, se encuentra los
porcentajes de daño en la estructura utilizando las curvas de fragilidad de HAZUS 99. Estos
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

320
porcentajes se indican en las tablas 13.6 a 13.8 para la estructura diseñada para 8 ·
w
R y en
las tablas 13.9 a 13.1 1 para 12 ·
w
R . Para 10 ·
w
R los valores que se obtienen están entre
los dos resultados obtenidos para 8 ·
w
R y 12 ·
w
R .

Tabla 13.7 Porcentaje de Daño No Estructural por drift en edificio diseñado para 8 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y

Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente
57.51 35.92 5.38 1.19 57.51 35.92 5.38 1.19
Ocasional
49.49 38.00 9.64 2.87 49.76 38.20 9.69 2.35
Raro
41.28 37.04 16.00 5.68 41.28 37.04 16.00 5.68
Muy Raro
38.06 35.74 19.15 7.05 37.66 35.36 18.95 8.03


Tabla 13.8 Porcentaje de Daño No Estructural por aceleración en edificio para 8 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y
Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente 1.39 0.00 0.00 0.00 1.39 0.00 0.00 0.00
Ocasional 2.28 0.00 0.00 0.00 1.79 0.00 0.00 0.00
Raro 3.59 0.26 0.00 0.00 2.87 0.19 0.00 0.00
Muy Raro 5.48 0.47 0.00 0.00 4.46 0.35 0.00 0.00


Tabla 13.9 Porcentaje de niveles de Daño Estructural en edificio diseñado para 12 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y

Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente
50.42 40.00 8.38 1.20 51.03 39.18 8.57 1.23
Ocasional
45.72 39.36 12.83 2.09 45.72 39.36 12.83 2.09
Raro
40.02 59.33 33.52 7.15 0.00 58.58 33.10 8.32
Muy Raro
0.00 54.92 34.73 10.35 0.00 53.79 36.08 10.13


Tabla 13.10 Porcentaje de Daño No Estructural por drift en edificio diseñado para 12 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y

Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente
53.05 38.50 6.76 1.69 54.25 37.11 6.91 1.72
Ocasional
48.25 38.28 10.70 2.77 48.25 38.28 10.70 2.77
Raro
40.02 36.54 17.02 6.42 40.02 36.54 17.02 6.42
Muy Raro
0.00 57.04 30.17 12.79 0.00 57.04 30.17 12.79


Tabla 13.11 Porcentaje de Daño No Estructuralpor aceleración en edificio para 12 ·
w
R
SISMO SENTIDO X SENTIDO Y

Ligero Moderado Extensivo Completo Ligero Moderado Extensivo Completo
Frecuente
0.62 0.00 0.00 0.00 0.47 0.00 0.00 0.00
Ocasional
1.07 0.00 0.00 0.00 0.82 0.00 0.00 0.00
Raro
2.87 0.00 0.00 0.00 1.79 0.00 0.00 0.00
Muy Raro
3.59 0.26 0.00 0.00 2.28 0.00 0.00 0.00


En la figura 13.6 se indica el plano arquitectónico de una planta tipo, en base al cual se
ha determinado con precios a Mayo de 2003, Aguiar y Viera (2003), el costo promedio por
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

321
metro cuadrado de la estructura separando el valor de la cimentación, el costo promedio por
metro cuadrado de los elementos no estructurales que son susceptibles al daño por drift y de
los que son susceptibles a la aceleración del suelo. Estos valores promedios obtenidos con
precios en la ciudad de Ambato, Ecuador se indican en la tabla 13.12. Se destaca que estos
valores no incluyen costos indirectos, son valores únicamente de construcción.


Tabla 13.12 Costo Directo Promedio por metro cuadrado de construcción, calculados a Mayo de 2003.
NOMBRE COSTO EN USD/M2 PORCENTAJE
Estructurales 50 30.3
No estructurales por drift 65 39.4
No estructurales por aceleración. 35 21.2
Cimentación 15 9.1




Figura 13.6 Planta arquitectónica tipo de edificación de seis pisos.



Tabla 13.13 Costo total directo de construcción.
Estructura diseñada para Valor Total en USD
8 ·
w
R
156000
10 ·
w
R
151000
12 ·
w
R
144000


En la tabla 13.13 se indica el costo total de construcción de las 3 edificaciones. Para el
estudio se considera que el Costo Total de Reparación es 20% más alto que el Costo Total de
Construcción.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

322
En la tabla 13.14 se indican los costos de reparación de la estructura diseñada para un
valor 8 ·
w
R en el caso de que se registre un sismo frecuente o un sismo ocasional o un
sismo raro o un sismo muy raro. En la tabla 13.15 se tiene lo propio pero para la estructura
diseñada para 10 ·
w
R y en la tabla 13.16 para 12 ·
w
R . Todo esto aplicando las ecuaciones
(13.2) y (13.3).


Tabla 13.14 Costo de Reparación de estructura con 8 ·
w
R para diferentes eventos sísmicos.
SISMO
E
C
DRIFT
C
ACEL
C CT
Frecuente 6336.39 8458.38 22.52 14817.29
Ocasional 8769.10 12012.35 32.97 20814.42
Raro 20683.03 17863.62 62.86 38609.50
Muy Raro 22679.51 19499.53 99.55 42278.60


Tabla 13.15 Costo de Reparación de estructura con 10 ·
w
R para diferentes eventos sísmicos.
SISMO
E
C
DRIFT
C
ACEL
C CT
Frecuente 7012.91 9437.91 15.31 16466.13
Ocasional 9045.48 12197.07 19.93 21262.47
Raro 20591.77 18157.33 49.41 38798.51
Muy Raro 23311.31 27131.91 76.38 50519.61


Tabla 13 .16 Costo de Reparación de estructura con 12 ·
w
R para diferentes eventos sísmicos.
SISMO
E
C
DRIFT
C
ACEL
C CT
Frecuente 7319.05 9785.46 8.83 17114.34
Ocasional 9375.49 12667.85 15.31 22058.45
Raro 21260.42 19016.10 37.75 40314.26
Muy Raro 23431.36 32941.00 58.08 56430.43


Se ha cuantificado únicamente el costo de reparación pero existen otros costos que
son difíciles cuantificar como por ejemplo el dejar de laborar, si la edificación estaba destinada
para oficinas o el costo que implica mudarse de la vivienda hasta que sea reparada con las
correspondientes molestias del caso. Mientras mayor es el daño mayores serán los costos que
no se han cuantificado porque demandan más tiempo de reparación, mayores serán las
molestias en los usuarios y porque no decirlo mientras mayor es el daño mayor es la
probabilidad de víctimas fatales.



13.4 ÍNDICE DE DESEMPEÑO


En la literatura sísmica existe una gran cantidad de modelos de índices de daño, a nivel
local de elementos a nivel de piso o a nivel global de la estructura. Una recopilación de los
modelos de daño se encuentra en Aguiar y Barbat (1998). Pero ahora lo que se pretende
definir es un Índice de Desempeño de la estructura ante un determinado evento sísmico y
considerando un nivel de desempeño que se espera de la edificación de acuerdo al uso de la
misma. El Índice de desempeño
DE
I que se propone está normalizado entre 0 y 1, el primer
valor significa que el diseño estructural es muy satisfactorio y el último que el diseño no cumple
con el desempeño esperado de la edificación.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

323
elastico
elastico total
DE
DRIFT DRIFT
DRIFT DRIFT
I


·
max



donde
elastico
DRIFT es la distorsión global elástica de la estructura;
total
DRIFT es la
demanda de distorsión de la estructura;
max
DRIFT es la distorsión global que se considera
aceptable para un determinado nivel de desempeño. Se define la distorsión global como la
relación entre el desplazamiento lateral máximo para la altura total del edi ficio. Nótese que la
definición es diferente a la distorsión de piso.

Se consideran las distorsiones máximas permisibles las recomendadas por VISION
2000, que son 0.2% para daño ligero; 0.5 % para daño moderado; 1.5% para daño extensivo y
2.5 % para daño completo. Estos niveles de daño se indican en la parte superior de la figura
13.7.



13.5 NUEVO MODELO DE PÉRDIDAS


El modelo de pérdidas con el cual se obtiene el costo de reparación de una edificación
ante un sismo determinado se determina en forma global, sin diferenciar lo que corresponde a
daño estructural y daño en elementos no estructurales. En la figura 13.7 se presenta el
esquema general de cálculo de la reparación de una edificación en función del
total
DRIFT .

En la parte superior de l as líneas de la figura 13.7 se indican las distorsiones
recomendadas por VISION 2000 y pueden resumirse en que para una distorsión menor a 0.002
no hay daño en la estructura en consecuencia el costo de reparación es nulo. El caso contrario
se tiene cuando la distorsión es mayor a 0.025 el costo de reparación es igual al 100% ya que
la edificación si no ha colapsado tiene tal grado de daño que se debe derrocar y reconstruir
nuevamente.














Figura 13.7 Esquema de cálculo de las pérdidas económicas por reparación del edificio.


En la parte inferior de la segunda línea de la figura 5 se indica el costo por metro
cuadrado de reparación para los niveles de daño, así por ejemplo para el daño leve el costo de
reparación es el 2% del CTR, etc, que ya se indicó anteriormente.

El modelo de evaluación de pérdidas que se propone considera que el daño es
completo hasta un determinado nivel de daño. Por ejemplo si el
total
DRIFT se encuentra
comprendido entre 0.015 y 0.025; el costo de reparación será igual a la suma de reparar toda la
( 13.4 )
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

324
edificación con daño leve más el costo de reparación de toda la construcción por daño
moderado más el porcentaje del área que tiene daño extenso, porcentaje que se calcula
considerando una variación lineal entre 0.015 y 0.025.


T
total
A
DRIFT DRIFT
DRIFT DRIFT
CTR COEF CT ∗

,
_

¸
¸


∗ ∗ ·
− −


inf max sup max
inf max



donde COEF es el coeficiente del CTR que está indicado en la figura 13.7 y puede ser 0.02
para daño ligero; 0.10 para daño moderado; 0.50 para daño extensivo y 1.00 para daño
completo. CTR como se indicó es el costo total de reparación.
sup max−
DRIFT es la distorsión
global correspondiente al valor superior del intervalo en el cual se encuentra
total
DRIFT . El
valor de
inf max−
DRIFT es similar al
sup max −
DRIFT pero con el valor inferior del intervalo.
total
DRIFT es la distorsión total de la estructura. La Sumatoria es para indicar que el costo es
acumulativo como se indicó en el párrafo anterior. Por último
T
A es el área total de
construcción.


13.6 EJEMPLO DE APLICACIÓN N.- 2


Se desea ver el desempeño sísmico en términos estructurales y económicos de tres viviendas
de dos pisos cuya planta se muestra en la figura 13.8, entre los ejes C-D y 1-2 se tiene una
tapa grada por la cual se llega a la terraza. Todas las columnas son de 40/30, la dimensión
mayor se tiene en la dirección paralela al eje Y., la losa tiene un peralte de 20 cm. de espesor,
para todas las viviendas. Para las vigas se van a considerar 3 casos que son los siguientes:

• Caso 1.- Las vigas se encuentran pérdidas en la losa y son de 40/20, es decir se trata
de una vivienda con vigas banda.

• Caso 2.- Las vigas de los pórticos perimetrales son descolgadas de las mismas
dimensiones pero ahora la base es 20 cm. y la altura 40 cm., las vigas de los pórticos
interiores son banda de 40/20.

• Caso 3.- En este caso todas las vigas son descolgadas de 20 cm. de base y 40 cm. de
altura (20/40).

En la distribución en planta se indica además la ubicación del Centro de Masas de la
edificación con la orientación de los ejes X-X, Y-Y. El sentido X es en la dirección más corta.

Desde el punto de vista constructivo es muy sencillo el armado de la estructura ya que
únicamente se tiene un armado tipo para las vigas en sentido X, y un armado tipo para las
vigas en sentido Y. Las columnas mantienen la misma armadura longitudinal en todos los pisos
y para el ejemplo se ha mantenido la misma armadura en los tres casos analizados. En la
figura 13.9 se indica el armado respectivo, es importante destacar que está construcción fue
construida para el Caso N.- 1 en una de las ciudades de mayor sismicidad del Ecuador.

Llama la atención que los estribos de vigas y columnas se coloquen a 15 cm., en los
extremos del elemento, en lugar de 10 cm. El diámetro utilizado es de 8 mm., es muy normal el
empleo de este diámetro en las viviendas. El hormigón de acuerdo a los planos estructurales
tiene una resistencia a la compresión de 210 kg/cm2 y el acero un límite de fluencia de 4200
kg/cm2.
( 13.5 )
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

325

4
.
3
5
4
.
7
5
4
.
7
5
4
.
7
5
B3
A
E
D
C
4.75 4.35 4.75 4.75
A
PLANTA TIPO
D C B
PÓRTICO EJE 1 = EJE 2 Y - Y
3 2 1
4.41 4.41
X- X
Y- Y
2 1 3
4.41 4.41
PÓRTICO EJE C = EJE D X - X
E


Figura 13.8 Distribución en planta y dos pórticos, uno en sentido X y otro en sentido Y.





























Figura 13.9 Armadura tipo de vigas y columnas de casa de dos pisos.
Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

326
Se desea analizar el desempeño sísmico ante los cuatro espectros indicados en la
figura 13.3 y que corresponden a los sismos: frecuente (43 años), ocasional (75 años), raro
(475 años) y muy raro (970 años). Se destaca que el sismo raro es el que está prescrito en el
Código Ecuatoriano de la Construcción CEC-2000.

En la figura 13.10 se indica con el número (5) el espectro de capacidad sísmica
resistente de la casa de dos pisos con vigas banda, Caso N.- 1, en sentido X, y los cuatro
sismos de análisis. Se aprecia que el espectro de capacidad está muy distante de los espectros
de demanda, lo cual demuestra a simple vista sin realizar ningún cálculo que la edificación no
va a tener un buen desempeño sísmico.




Figura 13.10 Espectro de capacidad en sentido X, para Caso N. - 1 y Espectros de Demanda.


Ante el sismo frecuente la estructura no debe sufrir daño debe comportarse en el rango
elástico pero se aprecia en la figura 13.11 que esto no va a ocurrir, va a sufrir daño estructural
y el daño en los elementos no estructurales va a ser considerabl e de tal manera que el costo
de reparación va a ser notable, esto es para el Caso N.- 1. Se aprecia además en la figura
13.11 que la estructura va a colapsar ante el sismo muy raro.

En la figura 13.11 el Caso N.- 1 corresponde a la figura inferior cuya cura de capacidad
resistente se ha identificado con el número ( 5 ). La del Caso N.- 2 es la intermedia ( 6) y la del
Caso N.- 3 la superior ( 7 ). En los tres casos la estructura va a sufrir daño ante el sismo
frecuente, claro está que el mayor daño se pres enta para el Caso N.- 1 y el menor para el Caso
N.- 3. Si los estribos en vigas y columnas en lugar de colocarse cada 15 cm. se habrían
colocado cada 10 cm. el desempeño estructural habría mejorado considerablemente.

El Caso N.- 2 con vigas descolgadas en los pórticos perimetrales es una buena opción
desde el punto de vista arquitectónico y estructural. En efecto se aprecia en la figura 13.11 que
la estructura ahora si va a ser capaz de resistir el sismo muy raro, existe daño pero es menor
que el caso N. - 1.

Evidentemente la condición más óptima es tener vigas descolgadas como se aprecia
en la curva superior de la figura 13.11. Se destaca que el desempeño presentado es para el
análisis sísmico en Sentido X. En el sentido Y en que se tienen más vanos el des empeño es
mejor.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

327


Figura 13.11 Comparación del desempeño para los tres casos analizados: con vigas descolgadas;
vigas banda y descolgadas en el perímetro y todas con vigas banda.



En la tabla 13.17 se resume los aspectos más importantes del análisis sísmico en
sentido X. En la parte superior se indican los desplazamientos en el punto de fluencia de la
estructura prácticamente son iguales para los tres casos. En la parte inferior se indican los
desplazamientos laterales máximos
t
D , la demanda de ductilidad µ y el Índice de desempeño
DE
I ante cada uno de los sismos analizados. Las mayores demandas de ductilidad se tienen
para el Caso N.- 1, en consecuencia hay más daño. Se aprecia además que el Índice de
Desempeño disminuye conforme se aumenta la resistencia.



Tabla 13.17 Desplazamientos laterales máximos, demanda de ductilidad e Índices de desempeño para
los tres casos analizados.
Vigas banda
Caso N.- 1
Vigas banda-descolgada
Caso N.- 2
Vigas descolgadas
Caso N.- 3
. 4 . 1 cm D
ty
· . 5 . 1 cm D
ty
· . 7 . 1 cm D
ty
·
t
D
µ
DE
I
t
D
µ
DE
I
t
D
µ
DE
I
SISMO
(cm.) (cm.) (cm.)
Frecuente 4.50 3.21 1.00 3.75 2.50 1.00 3.50 2.06 1.00
Ocasional 6.25 4.46 1.00 5.00 3.34 1.00 4.75 2.79 1.00
Raro 10.00 7.14 1.00 8.00 5.34 1.00 7.25 4.26 0.89
Muy Raro
Colapsa Colapsa
1.00 10.00 6.67 0.73 9.00 5.30 0.63



La estructura que se está analizando tiene un área total de construcción de 350 m2.
Por otra parte el CTR se considera igual a 200 USD por metro cuadrado y la altura total con la
cual se determina la distorsión global es de 5.30 m. Con los datos obtenidos el costo de
reparación para los diferentes eventos sísmicos considerados, para el Caso N.- 1, se indica a
continuación.

Roberto Aguiar Falconí
CEINCI - ESPE

328
• SISMO FRECUENTE

USD CT
DRIFT
total
3850 200 1 . 0 350
005 . 0 015 . 0
005 . 0 0085 . 0
350 200 02 . 0
0085 . 0
30 . 5
045 . 0
· ∗ ∗ ∗


+ ∗ ∗ ·
· ·



• SISMO OCASIONAL

USD CT
DRIFT
total
6160 200 1 . 0 350
005 . 0 015 . 0
005 . 0 0118 . 0
350 * 200 * 02 . 0
0118 . 0
30 . 5
0625 . 0
· ∗ ∗ ∗


+ ·
· ·



• SISMO RARO

USD CT
DRIFT
total
22050 200 5 . 0 350
015 . 0 025 . 0
015 . 0 0189 . 0
350 200 10 . 0 350 200 02 . 0
0189 . 0
30 . 5
10 . 0
· ∗ ∗ ∗


+ ∗ ∗ + ∗ ∗ ·
· ·


• SISMO MUY RARO

USD CT 70000 350 * 200 · ·


En la tabla 13.18 se resumen los costos de reparación para los tres casos, como era de
esperarse los mayores costos de reparación se encuentran para el caso de la estructura con
vigas banda y los menores costos para la estructura con vigas descolgadas. El porcen taje que
se indica en la tabla 13.18 es con respecto al costo total de construcción que es de 56000
USD. Se destaca una vez más que el costo de reparación es mayor que el costo de
construcción.


Tabla 13.18 Costos de reparación de las tres estructuras ante los cuatro eventos sísmicos
SISMO Vigas banda Vigas banda-descolgada Vigas descolgadas
Costo Porcentaje Costo Porcentaje Costo Porcentaje
Frecuente 3850 6.88 2870 5.13 2520 4.50
Ocasional 6160 11.00 4480 8.00 4200 7.50
Raro 22050 39.38 8750 15.63 7490 13.38
Muy Raro 70000 125.00 22050 39.38 15400 27.50


REFERENCIAS


1. Aguiar R., (2002), “Sistema de computación CEINCI3 para evaluar daño sísmico en los
países bolivarianos”, Centro de Investigaciones Científicas. Escuela Politécnica del
Ejército, 302 p, Quito , Ecuador.
ANÁLISIS SÍSMICO POR DESEMPEÑO

329
2. Aguiar R. y Barbat A. (1998), “Índices de daño sísmico en edificios de hormigón armado”,
Revista Hormigón y Acero, Asociación Técnica Española del Pretensado, 210, 73-92,
Madrid, España.

3. Aguiar R. y Viera P. (2003), “Desempeño sísmico en términos estructurales y económicos
de edificaciones de hormigón armado”, Revista Ciencia. Centro de Investigaciones
Científicas. Escuela Poli técnica del Ejército, 6 (2), 133-148, Valle de los Chillos, Ecuador.

4. Esteva L., Díaz O., García J., Sierra G., y Ismael E., (2001) “Criterios y procedimientos
para diseño sísmico basado en metas de confiabilidad y desempeño”, Proyecto 31181 U.
Informe técnico parcial elaborado para CONACYT, México.

5. Hazus 99, (1999), “Earthquake Loss Estimation Methodology”, Federal Emergency
Management Agency FEMA and National Institute of Building Sciences NIBS, Vol 5,
Chapter 5, Washington DC.

6. Reyes C., (1999), “El estado límite de servicio en el diseño sísmico de edificios”, Tesis
Doctoral. Facultad de Ingeniería. UNAM, México.

7. SEAOC (1995), “Vision 2000 Report on performance based seismic engineering of
buildings”, Structural Engineers Association of California, Volume I , Sacramento.












Sign up to vote on this title
UsefulNot useful