Pág.

1

Tocado por Nuestros Sentimientos
Una investigación histórica del concepto adventista sobre la naturaleza humana de Cristo Publicado originalmente por la Review and Herald Publishing Association bajo el título “Touched With Our Feelings”

Pr. Jean R. Zurcher, Ph. .
Presidente de la Comisión de nvestigación !íblica de la "ivisión #uro$A%ricana de la A&" ' &ecretario de la misma "ivisión Traductor: Luís Hortolani (al Portugués (ndice 1 Pre!"cio por Kenneth H. Wood 5 Desafiado por los Críticos 6 Diálogo y Cambio 7 #ntroducci$n ) *os apóstoles enfrentan las primeras here ías ! "a Cristología a tra#$s de los siglos % Cristología contemporánea % "os prec&rsores de la Cristología contemporánea '' "a Historia de la Cristología ad#entista '' P%RT& # ' (% N%T)R%(&Z% #*#NO+,)-%N% & J&S).R#STO '( .ap/tulo 0. *a !ivinidad de Cristo '( )ames *pringer White +'!,!-'!!'. '( /riah *mith +'!(,-'%0(. '1 )oseph H. Waggoner +'!,0-'!!%. '1 2llet ). Waggoner +'!55-'%'6. '5 2llen 3o&ld White +'!,7-'%'5. '7 .ap/tulo 1. "a "aturaleza Humana de Cristo ,0 "a encarnación4 &n misterio ,0 "os f&ndamentos bíblicos de la Cristología ,' "os primeros testimonios ad#entistas ,, "a primera declaración oficial ,( "a nat&rale5a h&mana en estado caída ,( P%RT& ## ' (% .R#STO(O23% & (OS P#ON&ROS & (% #2(&S#% % *&NT#ST% +, .ap/tulo 4. "a Cristología de #llen $% &hite ('()*+','- )"a h&manidad de )es&cristo ,6 6"a nat&rale5a de 7dán antes o desp&$s de la caida8 ,6 "a nat&rale5a h&mana en estado caído ,7 9:entado en todo4 como nosotros ...; ,!

Pág. + 9... pero sin pecado; ,% Di#ino y h&mano (0 <articipante de la nat&rale5a di#ina (' Concl&sión (, .ap/tulo 5. #llet .% &aggoner ('(--+','/ 0<rimeras declaraciones hechas entre '!!1 y '!!! (5 9Dios manifiesto en la carne; (6 Waggoner compr&eba s& Cristología (! Concl&sión (% .ap/tulo 6. 1lonzo T% .ones ('(-2+',)0 3' 42l mensa e de )ones es a&n digno de confian5a8 1' "a Cristología de )ones 1, '. "a nat&rale5a h&mana caida de Cristo 1( ,. 2l pecado condenado en la carne 11 (. "a nat&rale5a de 7dán= 6antes o desp&$s de la caida8 11 1. "a #ictoria posible a tra#$s de )es&cristo 16 Concl&sión 17 .ap/tulo 7. &illiam &arren Prescott ('(--+',33 3, /n ardoroso partidario del mensa e de '!!! 50 '. "a encarnación4 &na #erdad f&ndamental 50 ,. H&mani5ado en 9carne pecaminosa; 5' (. "a carne de 7dán desp&$s de la caida 5' 1. Cristo en nosotros4 la esperan5a de gloria 5' 2llen 3. White apr&eba la Cristología de <rescott 5, <rescott compr&eba s& Cristología 5( '. )es>s participó de la sangre y de la carne h&mana 51 ,. /na carne seme ante a la de pecado 51 (. "o en#ió para condenar al pecado en la carne 51 1. <ara poder participar de *& nat&rale5a di#ina 55 /n mensa e #erdaderamente cristoc$ntrico 55 Concl&sión 56 .ap/tulo 8. #l movimiento de la carne santa ,) Has?ell informa 2llen 3. White 5! 2llen 3. White responde a Has?ell 5% /n #igoroso protesto 5% Waggoner ref&ta la doctrina de la carne santa 60 2llen 3. White recha5a la doctrina de la carne santa 6' Condenada la doctrina de la carne santa 6, Concl&sión 6, P%RT& ### ' &9TR%.TOS 0=61> -. & (%S P):(#.%.#ON&S OF#.#%(&S & (% #2(&S#% ;0<=6+

.ap/tulo <. #/tractos de las publicaciones o%iciales 01)1,$111,2 -. #/tractos de los periódicos de la iglesia 61

Pág. 3 2@tractos de las lecciones de la esc&ela sabática 65 2@tractos de di#ersos libros 67 '. Airando a )es>s4 de 4riah &mith -5 ,. <reg&ntas y resp&estas4 de 6ilton C. 7ilco/ -5 (. 2st&dios bíblicos para el Hogar 6! .ap/tulo =. #/tractos de las publicaciones o%iciales 0111-$11,+2 58 #/tractos de los periódicos de la iglesia 70 2@tractos de la literat&ra ad#entista e&ropea 7, 2@tractos de las lecciones de la esc&ela sabática 75 2@tractos de libros seleccionados 76 '. "a doctrina de Cristo9 de 7. 7. Prescott 76 ,. Bida #ictoriosa4 de 6eade 6ac:uire 76 (. Hechos de la fe4 de Christian #dwardson 76 1. 2l #ino de la Cabilonia Domana4 de 6ar; #. 7alsh 77 5. Desp&estas a ob eciones 4 de <. ". =ichol 77 6. "a e@piación y el drama de los siglos4 de 7. H. !ranson 7% Concl&sión 7% P%RT& #* ' .ONTRO*&RS#% .R#STO(?2#.% &N &( S&NO % *&NT#ST% !, .ap/tulo 0@. >#l nuevo marco histórico adventista? () "a primera fecha memorable de &n cambio radical !, 2l recha5o de las 9erradas; ideas del pasado !( 2l manifiesto de la n&e#a Cristología !1 9H&mano4 pero no carnal; !5 2l n&e#o marco histórico ad#entista !6 C&estiones *obre Doctrinas !6 "a carta de 2llen 3. White a William ". H. Ca?er !! .ap/tulo 00. *as primeras reacciones al libro C&estiones *obre Doctrinas %0 "a Cristología tradicional comprobada por el Comentario Cíblico 7d#entista del *$ptimo Día %0 2l <atrimonio White p&blica 6ensajes &electos %, A. ". 7ndreasen y s&s >Cartas a las glesias? %, <rop&estas para la re#isión del libro C&estiones *obre Doctrinas %5 /na #otación aclaradora %5 "a p&blicación del #ol&men 7E7 del Comentario Cíblico 7d#entista del *$ptimo Día %6 Doy 7llan 7nderson4 2l "ios$hombre9 &u naturale@a ; obra %6 "eDoy 2dFin Groom apr&eba la n&e#a Cristología %7 .ap/tulo 01. Reacciones a la nueva Cristología 01158 a 11512 '2' "a reacción de la De#ieF and Herald '0' *a reacción del Hnstit&to de Hn#estigación Cíblica '0( Herbert 2. Do&glass reacciona a tra#$s de las lecciones de la 2sc&ela *abática '0( "a Cristología de la comisión de la &stificación por la fe '01 "as disertaciones de Gord en la Conferencia de <almdale '05 Herbert 2. Do&glas reafirma la Cristología tradicional '06 Kenneth H. Wood confirma la Cristología tradicional '07 & (% #2(&S#%

Pág. . "a Cristología de 2dFard Heppenstall '0% "a posición de ). D. *pangler sobre la Cristología4 mientras a&n era editor del periódico 2l 6inisterio 111 :homas 7. Da#is4 6<ue AesBs realmente como nosotrosC '', 2l p&nto de #ista de William 3. )ohnsson ''( 2dFard W. H. Bic?4 AesBs9 el Hombre ''1 .ap/tulo 04. #l auge de la controversia ''! /n celoso defensor de la Cristología tradicional ''! "a n&e#a Cristología en las lecciones de la 2s&eola *abática ',0 "a vo@ de la Berdad <resente ',' Corrientes conflicti#as en la Cristología ad#entista ',( "as dos Cristologías frente a frente ',1 '. 3&lley= "a nat&rale5a h&mana antes de la caida ',5 ,. Do&glass= "a nat&rale5a h&mana desp&$s de la caida ',6 De#isión recíproca de las tesis y antítesis ',! Críticas y preg&ntas de los lectores de 2l 6inisterio ',% 2l p&nto de #ista alternati#o de :homas 7. Da#is '(0 .ap/tulo 05. #n busca de la verdad histórica '(1 /n siglo de Cristología ad#entista '(1 2l <atrimonio White es solicitado a posicionarse '(5 2l p&nto de #ista de Dobert Ilson '(6 Disc&sión sobre Cristología en el <atrimonio White '(6 :im <oirier y las f&entes de la Cristología de 2. 3. White '(7 D. 7. Delafield apoya la Cristología de 2llen 3. White '(! 3eorge D. Knight confirma la Cristología de los pioneros '(% /na e@posición bíblica #n #sto Creemos '10 Doy 7dams b&sca #ol#er a encender el debate '1' "a sit&ación e&ropea '1, 3eorges *t$#eny en el camino de los pioneros '1( William 3. )ohnsson trata de armoni5ar '11 )ac? *eJ&eira y el problema del pecado '15 "a >ltima declaración de 2llen 3. White sobre la nat&rale5a h&mana de Cristo '17 P%RT& *. )N R&TORNO % (%S F)&NT&S % *&NT#ST% '5, & (% .R#STO(O23% :3:(#.% &

.ap/tulo 06. #valuación ; Crítica '5, 62sto es realmente esencial8 '5( *&mario de las tres interpretaciones act&ales '51 '. "a Cristología histórica o tradicional '51 ,. "a n&e#a Cristología o la posición pre-lapsariana '55 (. "a Cristología alternati#a '55 2rrores de e#al&ación '56 /na doctrina condenada por la iglesia '56 A$todos tendenciosos '57 /n arg&mento ficticio4 &na e@presión desencaminadora '5! <&ntos f&ertes y d$biles de la Cristología alternati#a '5%

Pág. , .ap/tulo 07. "atos bíblicos sobre Cristología '6' 2#idencias neotestamentarias '6, 2l concepto bíblico de pecado '6( '. <ecado como poder y pecados como acciones '6( ,. *olamente los J&e pecan son c&lpados '61 92n seme an5a de carne pecaminosa;'65 Da5ones para la encarnación '67 '. <ara ser &na ofrenda por el pecado '67 ,. <ara condenar al pecado en la carne '6! (. <ara libertar al hombre de la 9ley del pecado y de la m&erte; '6! 1. 9<ara J&e la &sticia de la ley se c&mpliese en nosotros; '6! Bictoria por medio del 92spírit& de Bida en Cristo )es>s; '6% '. Cristo 9 &stificado en el 2spírit&; '6% ,. :ransformado por el 92spírit& de Cristo; '70 Concl&sión '7' #pílogo '7, 5ndice 6emisivo '7( Una palabra de los patrocinadores '76 PR&F%.#O "esde Due ;o era un niEo peDueEo9 al comien@o de 11+89 mis padres me enseEaron Due el Hijo de "ios vino a este mundo con la herencia %ísica semejante a la de cualDuier otro bebF humano. &in destacar &u línea de ascendencia de pecadores9 ellos me contaron de Raab ; "avid9 ; en%ati@aban Due9 a pesar de &u herencia %ísica9 AesBs vivió una vida per%ecta como niEo9 joven ; adulto. #llos me decían aun Due Cristo comprendía mis tentaciones9 pues %ue tentado como ;o9 ; Due deseaba con%erirme poder para vencer como #l lo hi@o. #so me impresionó pro%undamente9 pues me a;udó a ver a AesBs no apenas como mi &alvador9 sino como un ejemplo9 ; a creer Due por &u poder ;o podría vivir una vida victoriosa. #n aEos posteriores aprendi Due la enseEan@a de mis padres con respecto a AesBs estaba bien apo;ada en la !iblia9 ; Due #llen :. 7hite9 la mensajera del &eEor para la iglesia remanente9 dejó clara esa verdad en numerosas declaraciones9 como las Due siguen a continuaciónG 9K&e los niLos tengan en mente J&e el niLo )es>s tomó sobre *i mismo la nat&rale5a h&mana4 en seme an5a de carne pecaminosa4 y f&e tentado por *atanás como todos los niLos lo son. Ml f&e capa5 de resistir a las tentaciones de *atanás a tra#$s de la dependencia del di#ino poder de *& <adre celestial4 mientras est&#iese s& eto a *& #ol&ntad y obediente a todos *&s mandamientos;. AouthBs #ntructor, 14 de %gosto de 0<=5. 9)es>s t&#o #&estra edad. "as circ&nstancias y los pensamientos J&e &stedes tienen en ese periodo de #ida4 )es>s tambi$n los t&#o. Ml no p&do pasarlos por alto en esa fase crítica. Cristo comprende los riesgos J&e los en#&el#en. Ml está relacionado con #&estras tentaciones;. 5-(C146. 4na de las principales ra@ones por las cuales Cristo entró en la %amilia humana para vivir una vida de conDuistas9 desde el nacimiento hasta la madure@9 %ue el ejemplo Due Hl debería darle a aDuellos a Duien vino a salvar. 9)es>s tomó la nat&rale5a h&mana4 pasando por la infancia4 niLe5 y &#ent&d4 para J&e p&diese saber como simpati5ar con todos4 y de ar &n e emplo para todas los niLos y ó#enes. Ml está relacionado con las tentaciones y las debilidades de los niLos;. AouthBs #ntructor, 0 de SeptiemDre de 0<84. #n mis aEos de curso medio ; %acultad9 continuF escuchando de pro%esores adventistas ; pastores Due AesBs tomó la misma naturale@a carnal Due cada ser humano tiene ' carne a%ectada e in%luenciada por la caída de Adán ; #va. &e destacaba Due los católicos no creían en eso9 porDue su doctrina del

Pág. pecado original e/ige Due alejen a AesBs de la carne pecaminosa. #llos hicieron eso al crear el dogma de la inmaculada concepción9 la doctrina en Due 6aría9 la madre de AesBs9 aun cuando %ue concebida naturalmente9 estaba desde el momento de su concepción9 libre de cualDuier mancha de pecado original. Así9 una ve@ Due ella era di%erente de sus ancestrales ; del resto de la ra@a caída9 podía proveerle a su Hijo carne semejante a la de Adán antes de la caída. Aun cuando algunos protestantes rechacen la doctrina católica9 la ma;oría aun debate sobre la di%erencia entre la humanidad de Cristo ; la de la ra@a a la cual vino a salvar. &obrenaturalmente9 dicen ellos9 Hl %ue privado de la herencia genFtica Due podría haber recibido de &us degenerados antepasadosI de ahí Due está e/cento de ciertas tendencias contra las cuales los seres humanos9 como un todo9 precisan batallar. esa!iados por los .r/ticos.+ PorDue los adventistas9 desde el inicio9 sostienen Due AesBs tomó la naturale@a humana despuFs de .888 aEos de pecado9 ministros ; teólogos de otras iglesias han distorsionado esa creencia ; la han utili@ado para desviar al pueblo de la verdad del sábado ; de los tres mensajes angFlicos. Con la doctrina del pecado original en su orden de re%erencia9 ellos declaran Due si AesBs tomó un cuerpo 9en seme an5a de carne de pecado; 0Rom. )G329 Hl habría sido un pecador ;9 consiguientemente9 Hl mismo habría tenido la necesidad de un salvador. Al principio de 11389 un artículo desa%iando tres enseEan@as adventistas9 inclusive la naturale@a de Cristo9 apareció en el Aoody Aonthly 06ensario 6odd;2. <rancis ". =ichol9 editor de la De#ieF and Herald 0ho; Revista Adventista29 respondió a las acusaciones escribiFndole una carta al editor de Aoody. Con re%erencia a la enseEan@a de Due Cristo 9heredó &na nat&rale5a decaída y pecaminosa;4 Fl dijoG 9"a creencia de los ad#entistas del s$ptimo día sobre ese as&nto está claramente f&ndamentada en Hebreos ,='1-'!. 2n la medida en J&e ese pasa e bíblico enseLa la real participación de Cristo en n&estra nat&rale5a4 así nosotros lo predicamos;. 6ás tarde9 en un editorial en Due comentaba la respuesta crítica a su declaración9 Fl escribióG 9Concordamos plenamente J&e para J&e alg&ien diga J&e Cristo heredó &na nat&rale5a pecaminosa y decaída4 podría4 en la a&sencia de c&alJ&ier otra declaración c&alificati#a4 ser mal interpretado4 significando J&e Cristo era &n pecador por nat&rale5a4 como nosotros. 2sa sería4 realmente4 &na doctrina aterradora. <ero4 tal enseLan5a no es creía por nosotros. 2nseLamos completamente J&e a&n c&ando )es>s h&biese nacido de m& er4 compartía de la misma carne y de la misma sangre J&e nosotros4 hecho tan #erdaderamente seme ante a *&s hermanos4 J&e "e era posible ser tentado en todos los p&ntos como nosotros4 pero sin pecado. Ml no conoció el pecado. 9"a cla#e de todo el as&nto4 de hecho4 es la frase Npero sin pecadoO. Creemos irrestrictamente en esa declaración de las 2scrit&ras *agradas. Cristo era4 #erdaderamente4 sin pecado. Creemos J&e 7J&el J&e no conoció pecado4 f&e hecho pecado por nosotros. De lo contrario4 Ml no podría haber sido n&estro *al#ador. Po importa en J&e leng&a e c&alJ&ier ad#entista se esf&erce por describir la nat&rale5a J&e Cristo heredó del lado h&mano E y 6J&i$n p&ede esperar hacer eso con absol&ta precisión y libre de c&alJ&ier posible mal entendido8 E creemos implicitamente4 como ya lo hemos declarado4 J&e Cristo era Nsin pecadoO?. ReEieF and ,erald, 01 de -arGo de 0=40. *a posición colocada por el Pr. =ichol era precisamente la creencia Due la iglesia9 así como muchos respetables estudiosos no$adventistas de la !iblia9 mantuvieron a travFs de las dFcadas. #se era el punto de vista sustentado por #llen 7hite. #lla escribióG 9:omando sobre *i la nat&rale5a h&mana en s& estado decaído4 Cristo no participó4 en lo mínimo J&e f&ese4 de s& pecado... Ml f&e tocado con la sensación de n&estras debilidades4 y en todo f&e tentado como nosotros. Q sin embargo no conoció pecado... Po debemos tener d&das acerca de la perfecta a&sencia de pecado en la nat&rale5a h&mana de Cristo;. 0-SC167.

Pág. 5 ialogo H .amDio.+ magine mi sorpresa entonces9 cuando9 como uno de los editores de la De#ieF en los aEos cincuenta9 oí algunos líderes de iglesia decir Due ese no era un punto de vista correcto ' Due esa era apenas la visión de un >ala lunática? de la iglesia. #l diálogo %ue tomando espacio entre unos pocos ministros evangFlicos9 Due estaban comprometidos con un punto de vista sobre la naturale@a del hombre9 lo cual incluía el error de la inmortalidad del alma. 6e %ue dicho Due nuestra posición sobre la naturale@a humana de Cristo estaba siendo >aclarada?. Como resultado de ese diálogo9 muchos líderes de la iglesia Due habían estado envueltos en las discusiones9 declararon Due Cristo tomó la naturale@a de Adán antes de la caída ; no despuFs de ella. #l cambio %ue de 1)8 gradosG póst$lapsarianos ; pre$ lapsarianos. #sa dramática alteración me compilió a estudiar la cuestión con una intensidad Due anduvo cerca de la obsesión. Con toda la objetividad Due pude reunir9 e/aminF las #scrituras ; leí los escritos de #llen 7hite. JambiFn leí las declaraciones de pensadores adventistas hechas en los Bltimos cien aEos. #/aminF estudios ; libros de teólogos contemporáneos9 adventistas ; no$adventistas. JratF de comprender Due e%ecto podría traer ese cambio de creencia sobreG 12 el simbolismo de la escala de Aacob9 Due alcan@aba la Jierra ; el CieloI +2 el propósito de haber Cristo asumido la naturale@a humanaI 32 la relación de &u humanidad para ser cali%icado como nuestro &umo &acerdote 0Heb. +G18I c%. D:3=5.,9 ; Bida de )es>s=1,,2I .2 la relativa di%icultad de luchar contra el adversario en carne inmaculada9 en lugar de carne pecaminosaI ,2 el pro%undo signi%icado del :etsemani ; del CalvarioI -2 la doctrina de la justi%icación por la %eI ; 52 el valor de la vida de Cristo como ejemplo para mi. "urante cuarenta aEos continuF ese estudio. #n consecuencia9 lleguF a comprender mejor no solamente la importancia de sustentar una correcta visión de la naturale@a humana de Cristo9 sino tambiFn dos comentarios de #llen 7hite sobre el por DuF de verdades simples eran algunas veces aparentemente con%usasG 12 9<rofesos teólogos parecen tener placer en #ol#er misterioso aJ&ello J&e es claro. 2llos re#isten las enseLan5as simples de la <alabra de Dios con s&s propios ra5onamientos obsc&rantistas4 y así conf&nden las mentes de aJ&ellos J&e oyen s&s doctrinas;. 0Signs o! the Times, 1 de Julio de 0<=72. +2 9A&chos pasa es de la 2scrit&ra4 J&e hombres doctos consideran misterios o pasan por alto como mereciendo poca importancia4 están llenas de confort para aJ&el J&e aprende en la esc&ela de Cristo. /na de las ra5ones por J&e m&chos teólogos no tienen &na me or comprensión de la Ciblia es J&e ellos cierran los o os para las #erdades J&e no les con#iene practicar. "a b&ena comprensión de la Ciblia no depende tanto de la f&er5a intelect&al p&esta al ser#icio do s& est&dio4 como de la sing&laridad de propósito4 del sincero deseo de conocer la #erdad;. 0.onseIos SoDre la &scuela SaD"ticaC4<2 "urante las recientes dFcadas9 cierto nBmero de escritores han tratado de probar su creencia de Due Cristo tomó la naturale@a de Adán antes de la caída. &us te/tos bíblicos de prueba parecen robustos apenas cuando interpretados de acuerdo con sus presuposiciones. Kcasionalmente utili@an de un abordaje ad hominem9 esto es9 para con%undir a Duien los o;e o lee9 en la cual se empeEan en desacreditar respetabilísimos pro%esores ; ministros adventistas9 Due mantienen el punto de vista post$ caída. #ntiendo Due sus tentativas %ueron moldeadas segBn un abogado a Duien se le atribu;e las siguientes palabrasG 9*i &sted tiene &n caso difícil4 trate de conf&ndir la c&estión. *i &sted no tiene ning>n caso4 reprenda al &rado;. #sto; ampliamente convencido de Due antes Due la iglesia pueda proclamar con poder el Bltimo mensaje divino de advertencia al mundo9 debe unirse en torno de la verdad de la naturale@a humana de Cristo. He esperado largamente Due alguien con credenciales espirituales ; acadFmicas impecables colocase en %orma sucinta ; legible la completa Cristología basada en la !iblia 0; en el #spíritu de Pro%ecía29 ; e/pusiese cómo la iglesia se apartó de esa verdad .8 aEos atrás. #ste libro atendió a esa esperan@a. Cono@co a su autor ;a hace muchos aEos. Hl es un %iel adventista del sFptimo día9 un erudito Due procura la verdad con objetividad incomBn. Apro/imadamente hace tres dFcadas Fl hi@o una e/celente contribución a la teología contemporánea9

Pág. ) escribiendo la obra :he Pat&re and Destiny of Aan 0*a =aturale@a ; el "estino del Hombre29 publicada por la <hilosophical "ibrary4 de =ueva LorM9 en 11-1. Con clara comprensión de la naturale@a humana9 Aean Nurcher ha tenido el discernimiento necesario para e/aminar la doctrina de la naturale@a humana de Cristo. #n este volumen Fl presenta cuidadosamente la verdad acerca de la naturale@a humana de Cristo9 ; muestra Due la gloria de la e/itosa misión del &alvador a este mundo es aumentada9 ; no disminuída9 por el hecho de haber triun%ado a pesar de haber asumido los riesgos de la >carne pecaminosa?. Creo Due este libro meticulosamente investigado ; bien escrito9 será entusiasticamente recibido por todos aDuellos Due aman la verdad ; desean comprender mejor cuan íntima es la relación entre AesBs ; la %amilia humana. Oerdaderamente9 9la h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2s la corriente de oro J&e liga n&estra alma a Cristo4 e por medio de Cristo a Dios;. 0-SC155. Penneth H. 7ood9 presidente Consejo Procurador del Patrimonio de #llen :. 7hite 18 de Agosto de 111-. #NTRO )..#?N A travFs de la historia de la glesia Cristiana9 el asunto de la Cristología9 Due trata de Cristo9 &u persona ; obra19 %ue el centro de muchas disputas teológicas. *as más daEinas herejías ; más dramáticos cismas tuvieron sus orígenes en la diversidad de teorías concernientes a la persona ; obra de Cristo. "ebido a la heleni@ación de la %e 0con%ormar la %e al carácter ; cultura griegas2 ; del surgimiento de doctrinas herejes9 los apóstoles ; sus sucesores %ueron %or@ados a contender en %unción de la cuestión de la naturale@a divino$humana de Cristo. #so dio como resultado la creación de 9&na Cristología en el estricto sentido do t$rmino4 o &na e@presa doctrina de la persona de )es&cristo;., Ho;9 la naturale@a humana de Cristo aun permanece como un serio problema para el Cristianismo9 ; varias denominaciones tratan de resolverlo con%orme una variedad de modos. #se es un importantísimo tópico. "e ese punto dependen no apenas nuestra comprensión de la obra de Cristo9 sino tambiFn el entendimiento del modo de vida esperado de cada uno de nosotros9 mientras seguimos 9la #erdad J&e es en )es>s;. 0#%e. .G+12. (os ap$stoles en!rentan las primeras hereI/as.+ #s interesante notar Due en los comien@os del Cristianismo9 la cuestión de la persona de Cristo no %ueG >QCuál %ue &u naturale@aC?9 sino >QRuiFn es HlC?. Cuando AesBs le preguntó a &us discípulosG 96K&i$n4 dicen los hombres4 ser el Hi o del hombre8 #llos respondieronG 9/nos dicen J&e es )&an el Ca&tistaR otros4 2líasR y otros4 )eremías4 o alg&no de los profetas;. 9<ero #osotros4 les preg&ntó )es>s4 6J&i$n decís J&e Qo soy8; &imon Pedro respondióG 9:& eres el Cristo4 el Hi o del Dios #i#o;. 0-at. 07C04+072. A medida Due la evangeli@ación del mundo greco$romano progresaba9 la cuestión dejó de ser una simple materia sobre Duien AesBs era. Ahora el problema cambió de rumboG QCómo AesBs se re%ería a "iosC Q#ra Hl verdaderamente divino9 o apenas un hombreC &i ambos9 Qcómo podemos e/plicar el relacionamiento entre &u divina naturale@a ; &u naturale@a humanaC *a iglesia9 al con%rontarse con la herejía9 %ue obligada a considerar esas cuestiones ; tratar de responderlas. Pablo ; Auan %ueron los primeros a re%utar las %alsas enseEan@as sobre la naturale@a de Cristo9 en respuesta a dudas Due surgieron acerca de &u divinidad ; humanidad. #n la epístola a los <ilipenses9 despuFs de en%ati@ar la igualdad de Cristo con "ios9 Pablo dice Due AesBs vino a este mundo ; se volvió 9seme ante a los hombres4 y encontrado en la forma de hombre...; 0<il. +G5$)2 gualmente9 habiFndole

Pág. 1 escrito a los romanos Due "ios envió a 9*& Hi o en seme an5a de carne de pecado...; 0Rom. )G329 Fl le declara en%áticamente a los colosenses Due Cristo 9es imagen del Dios in#isible;4 ; Due 9en Ml habita corporalmente toda la plenit&d de la Di#inidad;. 0Col. 1G1,I +G12 <uera de eso9 Auan %ue compelido a a%irmar en su evangelio Due 9el Berbo era Dios;4 y Due 9el Berbo se hi5o carne; 0Auan 1G1 ; 1.2 #ntonces9 con%rontado con las alegaciones de los gnósticos9 Fl decidió Due era necesario advertir a la iglesia contra aDuellos Due negavan la humanidad de CristoG 92n esto conoceis el 2spírit& de Dios= todo espírit& J&e confiesa J&e )es&cristo #ino en carne es de DiosR y todo espírit& J&e no confiesa a )es>s4 no es de DiosR ese es el espírit& del anticristo;. 00 Juan 5C1+ 42 (a .ristolog/a a traEJs de los siglos.+ "esde el inicio del segundo siglo9 los sucesores de los apóstoles %ueron atraídos para los ine/orables argumentos Due tratan de la persona de Cristo9 ; en particular de &u naturale@a. #n%rentado con el desarrollo del arianismo9 Due negaba la divinidad de Cristo9 el Concilio de =icea 03+, d. C.2 resolvió el problema a%irmando la divinidad de AesBs. Permaneció aun el problema de las dos naturale@as9 humana ; divina9 Due %ue solucionado por el Concilio de Caldedonia 0.,1 d. C.29 ; ese dogma se volvió la declaración de %e de la glesia Católica. *os re%ormadores no %ueron9 en realidad9 innovadores cristológicosI ellos estaban más preocupados con los problemas re%erentes a la naturale@a de la %e ; de la justi%icación9 Due con aDuellos de la Cristología. #n tFrminos generales9 todos ellos aceptaron 9el dogma f&ndamental de la esencial di#inidad de Cristo4 con la &nidad de la persona y la d&alidad de nat&rale5as;. ( Apenas unos pocos teólogos protestantes en &ui@a de habla %rancesa abandonaron la 9doctrina de las dos nat&rale5as;. 1 &in embargo9 muchos teólogos del siglo veinte siguieron sus pisadas. Kscar Culmann9 por ejemplo9 considera Due 9la disc&sión relati#a a las dos nat&rale5as es4 esencialmente4 &n problema griego y no &dío o bíblico;5. #mil !runner garanti@a Due 9el comple o con &nto de los problemas s&scitados por la doctrina de las dos nat&rale5as es el res&ltado de &na c&estión eJ&i#ocadamente presentada4 de &n problema J&e desea conocer algo J&e nosotros simplemente no podemos saber4 o sea4 cómo la di#inidad y la h&manidad están &nidas en la persona de Cristo;. 6 #sa notable retirada del dogma de Calcedonia por parte de esos teólogos9 está en la base de la nueva tendencia en Cristología. *a vasta ma;oría de los teólogos9 ho;9 tanto católicos como protestantes9 reconocen Due el estudio del misterio de Cristo no puede más estar separado de su signi%icado para la humanidad. #n otras palabras9 una característica de las Cristologías contemporáneas es Due ellas están más estrechamente ligadas a la antropología. =aturalmente9 esa nueva relación conduce algunos teólogos a una consideración mucho más pro%unda de la naturale@a humana de Cristo. #l concepto de Due el Hijo del hombre tomó la naturale@a humana es reconocido por todos os cristianos. Pero la cuestión es sobre DuF especie de naturale@a humana Hl asumióG QaDuella a%etada por la caída o la originalmente creada por "iosC #n otros tFrminos9 Qla naturale@a de Adán antes o despuFs de la caídaC .ristolog/a contempor"nea.+ A travFs de los siglos pasados9 atreverse a sugerir Due la naturale@a humana de Cristo era la de Adán despuFs del pecado9 habría sido considerado una grave herejía. Ho;9 muchos consideran Due esa cuestión aun es discutible.5 =o obstante9 debemos ciertamente reconocer Due los más eminentes teólogos protestantes de la segunda mitad del siglo veinte9 tales como Parl !arth9 #mil !runner9 Rudol% !ultmann9 Kscar Culmann9 A. A. J. Robinson ; otros9 se han declarado abiertamente en apo;o a la naturale@a humana a%ectada por la caída.

Pág. 18 Parl !arth %ue el primero a declarar su apo;o a esa e/plicación9 en un artículo publicado ;a en 113.). &in embargo9 su más amplio análisis es encontrado en Dogmatics 0"ogmáticos29 bajo el título :r&ly 3od and :r&ly Aan 0Oerdaderamente "ios ; Oerdaderamente Hombre2 1. Habiendo a%irmado su creencia de Due Aesucristo era >verdaderamente "ios?9 Fl considera pormenori@adamente como el >Oerbo &e hi@o carne?. Para Fl no había ninguna posible duda sobre la caída naturale@a humana de AesBs. Con certe@a Fl a%irmóG 9Ml +)es>s. no era &n pecador. Aas interior y e@teriormente *& sit&ación era de &n hombre pecador. Ml nada hi5o de lo J&e 7dán practicó4 sino J&e #i#ió en la forma en J&e precisó as&mir como base el acto de 7dán. Ml soportó inocentemente todo aJ&ello de J&e hemos sido c&lpados E 7dán y todos nosotros en 7dán. 2spontáneamente4 Ml *e solidari5ó con nosotros y entró en necesaria asociación con n&estra perdida e@istencia. 7penas de ese modo podría la re#elación de Dios a nosotros y n&estra reconciliación con Ml4 manifiestamente #ol#erse &n e#ento en Ml y por Ml;.'0 Habiendo justi%icado sus conclusiones con versos de Pablo ; la epístola a los Hebreos9 !arth aEadeG 9<ero no debe haber c&alJ&ier debilitación o ensombrecimiento de la sal#adora #erdad de J&e la nat&rale5a J&e Dios as&mió en Cristo es id$ntica a n&estra nat&rale5a4 como nosotros la entendemos a la l&5 de la caída. *i eso f&ese diferente4 6cómo podría Cristo ser realmente seme ante a nosotros8 6K&$ relación tendríamos con Ml8 2stamos delante de Dios caracteri5ados por la caída. 2l Hi o de Dios no apenas as&mió n&estra nat&rale5a4 sino J&e penetró en la concreta forma de n&estra nat&rale5a4 ba o la c&al estamos delante del *eLor como hombres maldecidos y perdidos. Ml no creó o estableció esa forma di#ersamente de la n&estraR a&n c&ando era inocente4 Ml *e hi5o c&lpadoR a despecho de ser sin pecado4 Ml *e #ol#ió pecado. <ero esas cosas no deben lle#arnos a dismin&ir *& completa solidariedad con nosotros y de ese modo ale arlo de nosotros;.'' #mil !runer9 en su Dogmatics9 llega a la misma conclusión. Hl no duda en declarar Due 9el hecho de J&e 2l haya nacido de m& er4 así como nosotros4 m&estra J&e Ml era #erdaderamente hombre; ',. !runer indagaG 96G&e )es>s de hecho &n hombre como nosotros y así4 &n pecador8; *a respuesta viene de la #scrituraG 92l apóstol <ablo4 hablando de la h&manidad real de )es>s4 #a hasta donde es posible c&ando dice J&e Dios en#ió a *& Hi o en seme an5a de carne pecaminosa +Dom. !=(.. "a epístola de los Hebreos aLade= N/no J&e4 como nosotros4 en todo f&e tentado4 pero sin pecadoO. Hebreos 1='5.;'( Aun cuando !runner concuerda Due 9Ml era &n hombre como nosotros;4 tambiFn reconoce Due 9Ml no es &n hombre como nosotros mismos;.'1 Apo;ándose en los mismos versos9 !ultmann ; Culmann9 concuerdan enteramente. #n su comentario sobre <ilipenses +G,$)9 Culmann escribeG 97 fin de as&mir la Nforma de sier#oO4 f&e necesario antes de más nada4 tomar la forma de hombre4 #ale decir4 &n hombre afectado por la decadencia h&mana. 2se es el significado de la e@presión SvolviFndose seme ante a los hombresT 0verso 52. 2l sentido de homoiomati es perfectamente &stificado. 7&n más4 la sig&iente frase enfati5a J&e al encarnarse4 )es>s4 NhombreO4 aceptó completamente la condición de los NhombresO. 7J&el J&e4 en esencia4 f&e el >nico Dios-hombre... se #ol#ió por la obediencia a *& llamado4 &n Hombre celeste4 de forma a c&mplir *& obra e@piatoria4 &n Hombre encarnado en carne pecaminosa.; '5 &ería lastimable dejar de mencionar aDuí la posición del obispo anglicano A. A. J. Robinson9 Due en su estudio sobre el concepto de >cuerpo? en la teología paulina9 se e/presó más claramente Due cualDuier otro sobre la naturale@a humana de AesBsG 92l primer acto en el drama de la redención;4 escribió Fl9 9es la a&to-identificación del Hi o de Dios hasta el límite4 pero sin pecado4 con el c&erpo carnal en s& estado caído;.'6 92s necesario acent&ar esas palabras;4 detalla Fl9 9porJ&e la teología cristiana ha sido e@traordinariamente rel&ctante en aceptar #alientemente las a&daciosas y casi r&das frases J&e <ablo &sa para demostrar el agra#io del e#angelio en ese p&nto. "a tradicional ortodo@ia católico-protestante sostiene J&e Cristo se encarnó en &na nat&rale5a h&mana no-caída;.'7 9<ero4 si la c&estión es reafirmada en s&s t$rminos bíblicos4 no hay ra5ón para temor E y realmente son ellos los terrenos más importantes a in#estigar E la imp&tación a Cristo de &na h&manidad s& eta a todos los efectos y consec&encias de la caída;.'!

Pág. 11 <uera de eso9 el problema %ue objeto de una propuesta de Jhomas <. Jorrance9 en una sesión de la Comisión ><e ; Constitución? del Concilio #cumFnico 6undial9 ocurrida en Herrenalb9 Alemania9 en Aulio de 11,-. 9Pecesitamos considerar más seriamente el hecho de J&e el Berbo de Dios as&mió n&estra sar74 esto es4 n&estra h&manidad caída +y no &na inmac&ladamente concebida.4 para así santificarla. "a doctrina de la iglesia necesita ser pensada en t$rminos del hecho de J&e Cristo )es>s as&mió n&estra h&manidad y *e santificó. "a iglesia es santa en la santificación de Cristo;.'% Jhomas Jorrance es aun más e/plícitoG 9:al #e5 la más f&ndamental #erdad J&e hemos aprendido de la iglesia cristiana4 o antes4 reaprendida4 ya #e5 J&e la s&primimos4 es J&e la encarnación f&e la #enida de Dios para sal#arnos en el cierne de n&estra caída y depra#ada h&manidad4 c&ando ella está en s& p&nto más alto de enemistad y #iolencia contra el reconciliante amor di#ino. K&iero decir4 la encarnación debe ser comprendida como la #enida de Dios para tomar sobre *i mismo n&estra caída nat&rale5a h&mana4 n&estra real e@istencia cargada de pecado y c&lpa4 n&estra h&manidad enferma de mente y alma4 en s& alienación del Creador. 2sa es la doctrina encontrada en todas partes en la iglesia primiti#a4 en los primeros cinco siglos4 y se e@presa frec&entemente en t$rminos de J&e el hombre total t&#o J&e ser as&mido por Cristo4 para J&e el hombre total p&diese ser sal#o4 y para J&e el no-as&mido se pierda4 o sea4 lo J&e Dios no as&mió en Cristo no sea sal#o... 7sí la encarnación debía ser entendida como el en#ío del Hi o de Dios en la concreta forma de n&estra propia nat&rale5a pecaminosa y como sacrifício por el pecado4 en el c&al Ml &5gó el pecado en s& #erdadera nat&rale5a4 de forma a redimir el hombre de s& mente carnal y hostil;.,0 #l rol de teólogos Due ho; están comulgando con ese pensamiento podría ser e/tendido. Pero esos hombres tuvieron precursores9 dentro de los cuales están pioneros de la glesia Adventista del &Fptimo "ía. (os precursores de la .ristolog/a contempor"nea.+ &ería eDuivocado pensar Due los teólogos del siglo veinte %ueron pioneros en su posición con respecto a la naturale@a humana de Cristo. Parl !arth cita muchos autores del siglo diecinueve en su Dogmatics9 los cuales de%endieron la creencia de la naturale@a caída. +1 "e manera aun más pormenori@ada9 Harr; Aohnson9 un valoroso de%ensor de la naturale@a caída de Cristo9 se re%iere a :regor; de =a@ian@us 03+1$3)129 Due habló convincentemente acerca de CristoG 9<&es aJ&ello J&e Ml no asumió9 Hl no puede salvarI pero aDuello Due está unido a &u divinidad9 está tambi$n sal#o;.,, #ntonces Aohnson dedica un capítulo entero a la enseEan@a de doce precursores9 desde el dFcimo sFptimo hasta el dFcimo nono sigloI desde Antoinette !ourignon hasta #dward rvingI todos a%irmaron Due Cristo tomó la naturale@a de Adán tal cual ella era despuFs de la caída. Con Aohnson9 concluimos el sumario histórico de los testimonios de los teólogos contemporáneos. A partir de 1),89 la Cristología de los pioneros adventistas siguió las mismas líneas de interpretación. #n ese tiempo9 esa posición era aun insólita ; %ue considerada hereje por el cristianismo tradicional ; radical. UCuan interesante es Due la Cristología de esos pioneros es ahora con%irmada por algunos de los mejores teólogos contemporáneosV &e conclu;e Due la Cristología desarrollada por los pioneros del movimiento adventista entre 1),+ ; 11,+9 podría bien ser considerada la vanguardia de la Cristología contemporánea. Jan avan@ada posición9 entonces9 merece ser e/aminada en detalles para bene%ício de aDuells Due están buscando los %undamentos cristológicos. (a historia de la .ristolog/a adEentista.+ 6uchos autores ingleses se han9 en aEos recientes9 e/presado sobre el asunto9 la ma;oría de los cuales asume la posición de la prF$caída o prF$caída modi%icada. &in embargo9 hasta ahora9 no ha; ninguna obra Due e/amine la historia de la creencia de la glesia Adventista sobre el asunto. Algunos autores han generosamente provisto obras particularmente Btiles en este pro;ecto. #llas inclu;en9 12 de Herbert #. "ouglass9 7 Condensed *&mmary of the Historic *D7 <ositions on the H&manity of )es>s 04n &umario Condensado de las Posiciones Históricas de los Adventistas del &Fptimo "ía &obre la Humanidad de AesBs2I +2 7illiam H. :rotheer9 7n Hnterpretati#e History of the Doctrine of the Hncarnation as :a&ght by the *D7 Ch&rch 04na Historia nterpretativa de la "octrina

Pág. 1+ de la #ncarnación9 tal como es #nseEada por la glesia Adventista del &Fptimo "íaI 32 !runo 7. &teinweg9 :he Doctrine of the H&man Pat&re of Christ 7mong 7d#entists *ince '%50 0*a "octrina de la =aturale@a Humana de Cristo entre los Adventistas9 desde 11,82. #sos autores deben ser especialmente reconocidos. *a historia de la Cristología presentada en estas páginas está dividida en cinco secciones. *a parte inicia con un capítulo dedicado a la divinidad de Cristo9 una doctrina Due no %ue aceptada sin argumentación por muchos líderes adventistas. #n el segundo capítulo9 son presentados los %undamentos bíblicos en los cuales %ue basada la interpretación de la naturale@a pós$caída de Cristo9 unánimemente aceptada entre 1),+ ; 11,+. *a parte es dedicada a un pormenori@ado estudio de la Cristología como entendida por los pioneros adventistas9 mientras Due la parte contiene una colección de testimonios e/traidos de la literatura o%icial de la iglesia. #n la parte O9 per%ilamos el esDuema histórico de la controversia surgida cerca de 11,89 siguiendo una nueva interpretación. #sa sección está %undamentada esencialmente en los escritos de #llen :. 7hite. #spero Due el lector comprenda el signi%icado ; la magnitud de la actual controversia. Jal ve@ la discusión de los corrientes puntos de vista incluidos en la parte O9 a;ude un poco a uni%icar el pensamiento de la iglesia sobre el asunto de la naturale@a humana de Cristo. Notas H Re!erencias.+ 1. Kscar Cullman9 Christologie d& Po&#ea& :estament 0Cristología del =uevo Jestamento2 0=euchWtelG "elacroi/ et =iestlF9 11-)29 págs. 1 ; 11. +. Parl !arth9 Dogmatics 0"ogmáticos2 0#dimburgoG JXJ ClarM9 11,-29 vol. 19 parte +9 pág. 1+3. 3. 6. :eta@ Kp9 "es #ariations de la doctrine christologiJ&e che5 les theólogiens de la *&isse romande a& SHSe siTcle 0*as variaciones de la doctrina cristológica en los teólogos de la &ui@a Romanda9 en el siglo 112 0<riburgoG #diciones de la biblioteca de la universidad9 115829 pág. 1). .. Hdem4 pág. +5. ,. Cullman9 pág. 1+. -. #mmil !runner9 Dogmatics 0"ogmáticos2 0<iladFl%ia9 7estminster Press9 11,+29 vol. +9 pág. 3,+. 5. Henri !locher9 Christologie 0Cristología29 serie <ac. #tude9 Oau/$sur$&eineG 11).29 vol. +9 págs. 1)1$ 11+. ). Parl !arth9 Iffenbar&ng4 Kirche4 :heologie 0Jeología #clesiástica de la Revelación29 en :heologische 2@isten5 He&te 0#/istencia Jeológica Ho;2 06uniDueG 113.2. 1. !arth9 Dogmatics4 vol. 19 parte +9 págs. 13+$151. 18. Hdem9 pág. 1,+. 11. Hdem4 pág. 1,3. 1+. !runner9 vol. +9 pág. 3++. 13. Hdem4 pág. 3+3. 1.. Hdem4 pág. 3+.. 1,. Cullmann9 pág. 1,.. 1-. A. A. J. Robinson9 :he Cody4 a *t&dy in <a&line :heology 0#l CuerpoG un #studio de la Jeología Paulina2 0*ondresG &C6 Press9 *td.9 11,+29 pág. 35. 15. Hdem4 págs. 35 ; 3). 1). Hdem4 pág. 3). 11. Citado por Harr; Aohnson en :he H&manity of :he *a#io&r 0*a Humanidad del &alvador2 0*ondresG #pworth Press9 11)+29 pág. 15+. +8. Jhomas <. Jorrance9 :he Aediation of Christ 0*a 6ediación de Cristo29 págs. .) ; .19 citado por AacM &eDueira en Ceyond Celief 06as Allá de la <e2 0!oise9 dahoG Paci%ic Press Pub. Assn.9 111329 págs. .. ; .,.

Pág. 13 +1. Oer !arth9 Dogmatics9 vol. 19 parte +9 págs. 1,3$1,,. ++. Oer Aohnson9 págs. 1+1$1)1. Parte ' L1 "1TU61L#81 !9:9";+HU<1"1 !# C69=T; Capítulo ' (% #*#N# % & .R#STO

"esde el inicio del movimiento adventista9 en 1)..9 la divinidad de Aesucristo siempre %ue una de sus creencias %undamentales. Presentada por primera ve@ en 1)5+9 ; muchas veces desde entonces9 %ue especi%icada nuevamente en los siguientes tFrminos9 por la sesión de la Asociación :eneral de 11)8G 9Dios4 el 2terno Hi o4 se encarnó en )es&cristo. 7 tra#$s de 2l todas las cosas f&eron creadas4 el carácter de Dios re#elado4 la sal#ación de la h&manidad cons&mada y el m&ndo &5gado. Desde la eternidad4 siendo #erdaderamente Dios4 Ml tambi$n *e #ol#ió #erdaderamente hombre4 )es>s4 el Cristo;. ' #so no signi%ica Due en el comien@o del movimiento los cre;entes no tenían di%erencias de opiniones acerca de la divinidad de AesBs. "e los pastores Due se unieron al movimiento adventista en 1)..9 3) creían en la Jrinidad9 mientras cinco eran semi$arianos9 inclu;endo Aames 7hite9 Aoseph !ates9 4riah &mith ;9 posteriormente9 Aoseph H. 7aggoner ' todos pilares de la nueva %e. Algunos de ellos venían de la Cone/ión Cristiana9 un movimiento Due negaba la igualdad del Padre ; del Hijo.+ #sos hombres no negaban la divinidad de Cristo o Due Hl no %uese el Creador de los cielos ; de la Jierra9 el Hijo de "ios9 &eEor ; &alvador9 sino Due cuestionaban sobre el signi%icado de las palabrasG >Hijo? ; >Padre?9 a%irmando Due el Hijo había tenido un comien@o en el in%inito pasado ' una posición semi$ariana. Cuando se volvieron adventistas del sFptimo día9 esos pastores retuvieron las creencias semi$ arianas por un tiempo. #so es visto aDuí ; allá en sus escritos. &u desaparecimiento %ue marcado por peDueEas desaveniencias. #se litigio podría haber puesto en peligro la unidad del nuevo movimiento9 pero los pioneros e/presaron abiertamente sus di%erencias de opinión ; las discutieron en espíritu de oración9 descubriendo soluciones a travFs de diligente estudio de la Palabra de "ios. James Springer White ;0<10+0<<0>4 Aames 7hite %ue co$%undador de la glesia Adventista del &Fptimo "ía9 juntamente con #llen :. 7hite ; Aoseph !ates. Hl nació el día . de Agosto de 1)+19 en Palm;ra9 en 6aine. &u padre era descendiente de uno de los peregrinos del AayfloFer. "espuFs de oír predicar a :uillermo 6iller sobre la segunda venida de Cristo9 Aames se encajó en el movimiento milerita ; pasó por el :ran Chasco de 1)... 6ientras muchos de los Due habían esperado la venida de AesBs en gloria el día ++ de Kctubre de 1)..9 renunciaron a la %e9 Aames 7hite %ormó el nBcleo de un grupo Due acabó siendo pionero del movimiento adventista. Hl era un brillante predecador ; escritor %ecundo. :randemente animado por #llen Harmon9 con Duien se casó en 1).-9 Aames dio inicio a varias revistasG <resent :r&th 0*a Oerdad Presente29 en 1).19 7d#ent De#ieF and *abbath Herald 0Revista del Advento ; Heraldo del &ábado29 en1),89 Qo&thOs Hnstr&ctor 0 nstructor de la Auventud29 en 1),+9 ; *igns of the :imes 0&eEales de los Jiempos29 en 1)5.. #ntre 1),3 ; 1))89 Fl publicó cuatro libros ; muchos pan%letos. #n artículos publicados en la 7d#ent De#ieF and *abbath Herald 0Revista Adventista ; Heraldo

Pág. 1. del &ábado24 Aames 7hite e/presó sus puntos de vista acerca de la divinidad de AesBs. Al comien@o9 Fl recha@ó totalmente lo Due describía como 9el antig&o despropósito trinitariano;4 Due %avorecía la idea de Due 9)es&cristo es #erdaderamente el Dios 2terno;.1 &in embargo9 despuFs de 1),39 Fl a%irmó su creencia en la divinidad de Cristo., Oeinte ; tres aEos despuFs9 Aames escribió Due los adventistas del sFptimo día 9creen en la di#inidad de Cristo de la misma forma J&e los trinitarianos; 6 #n 1)559 Fl publicó un artículo titulado >Cristo igual a "ios?5. Poco tiempo antes de su muerte9 Fl declaró más una ve@ Due 9el Hi o era ig&al al <adre en la Creación4 en la instit&ción de la ley y en el gobierno de las criat&ras inteligentes;. ! 6ientras la posición de Aames 7hite era moderada9 tal no sucedía con 4riah &mith. )riah Smith ;0<41+0=@4>= 4riah &mith nació en =ew Hampshire9 en 1)3+9 poco despuFs Due :uillermo 6iller iniciara su predicación sobre el inminente retorno de Cristo. Hl tenía apenas +8 aEos de edad cuando se volvió adventista9 en 1),+. Laá en 1),,9 Fl %ue indicado como editor$asistente de la De#ieF and Herald4 donde estuvo en estrecha asociación con Aames 7hite . *uego se volvió editor$je%e9 una posición Due mantuvo hasta casi el día de su muerte. 4riah &mith poseía una personalidad dominante ; mantenía vigorosamente sus posiciones. &us libros ; artículos ejercían %uerte in%luencia sobre las convicciones doctrinarias de la iglesia. &mith es bien conocido principalmente en ra@ón de sus libros sobre pro%ecías bíblicasG Daniel and the De#elation 0"aniel ; Apocalipsis29 :he /nited *tates in <rophecy 0*os #stados 4nidos en la Pro%ecía29 ; "oo?ing /nto )es&s 06irando a AesBs2. Como Aames 7hite9 Aoseph !ates ; otros9 4riah &mith abandonó su postura semi$ariana9 pero no sin di%icultad. #n su primer libro9 :ho&ghts on the De#elation 0Re%le/iones &obre el Apocalipsis2 01)-529 Fl declaró abiertamente sus puntos de vista antitrinitarianos. 18 Hl no apenas negaba la e/istencia del #spíritu &anto9 sino Due tambiFn consideraba Due 9la eternidad absol&ta... sólo p&ede ser atrib&ída a Dios4 al <adre;. 11 #se atributo9 decía Fl9 nunca puede ser aplicado a Cristo. #n su comentario sobre Apocalipsis 3G1.9 4riah &mith especi%ica Due Cristo no es reconocido como 9el iniciador4 sino como el inicio de la creación4 y el primer ser creado;. ', Poco tiempo despuFs9 Fl moderó sus a%irmaciones antitrinitarianas. Al tiempo de la publicación de Daniel and the De#elation4 en 1))+9 Fl e/plicó Due 9*& Hi o &nig$nito;9 de Auan 3G1-9 di%icilmente podría ser aplicado a 9&n ser creado en el sentido com>n;. '( #n 1)1)9 en su Bltimo libro9 "oo?ing /nto )es>s9 4riah &mith abandonó la idea de Cristo como 9&n ser creado;. Pero9 sostuvo Due en algBn punto en el tiempo9 AesBs 9apareció; ; Due9 consecuentemente9 Hl tuvo un comien@o. 9Unicamente Dios no tiene principio;. #n la más remota Fpoca9 cuando pudo haber un comien@o ' un periodo tan lejano Due para mentes %initas es esencialmente eternidad ' apareció la Palabra. 92n el principio era el Berbo4 y el Berbo estaba con Dios4 y el Berbo era Dios;. 0Auan 1G12 *a Palabra no creada era el &er Due9 en la plenitud de los tiempos9 se hi@o carne ; habitó entre nosotros. *& principio no f&e seme ante al de m&chas otras cosas en el /ni#erso;. '1 Considerando la posición de Cristo antes de la encarnación9 &mith a%irmaba Due ella era 9ig&al a la del <adre;. &in embargo9 9ning&na obra de la creación f&e reali5ada hasta J&e Cristo se h&bo hecho &n acti#o agente en escena;. '5 #ntonces9 trae a pBblico esta declaración e/traEaG 9Con el Hi o4 la e#ol&ción de la Deidad4 como di#inidad4 cesó;.'6 #n otras palabras9 &mith apo;aba el concepto de Due Cristo no %ue creado9 sino 9deri#ado de Dios;. '7 #se punto de vista tambiFn era de%endido por Aoseph H. 7aggoner.

Pág. 1, Joseph ,. Waggoner ;0<1@+0<<=>0< Aoseph H. 7aggoner %ue un celoso de%ensor de la posición semi$ariana9 especialmente cuanto a la divinidad de Cristo. Hl tambiFn se oponía a la doctrina de la Jrinidad ; consideraba el #spíritu &anto como meramente una in%luencia inpersonal.11 7aggoner parece no haber pertenecido a la Cone/ión Cristiana9 pero esa comprensión era compartida por muchas denominaciones de aDuella Fpoca. Antes de unirse al creciente movimiento adventista9 Fl era miembro de la iglesia bautista ; trabajaba como editor$asistente de un diario político de 7isconsin. 6u; rápidamente Fl %irmó su posición al lado de los pioneros adventistas ; ejerció cargos de in%luencia9 como editor de la *igns of the :imes9 sucediendo a Aames 7hite. Posteriormente9 7aggoner editó el 7merican *entinel 0&entinela Americano29 ; %inalmente9 <acific Health )ornal 0"iario de la &alud del Pací%ico2. <ue autor de varios artículos ; libros9 inclusive del :he 7tonement 0*a #/piación2 ;9 Grom 2den to 2den 0"el #dFn Para el #dFn29 en 1))-. Aoseph H. 7aggoner no pudo asistir a la sesión de la Con%erencia :eneral de 6ineápolis9 en 1)))9 a causa de su precario estado de salud. Hl %alleció en 1))1. *a cuestión de la divinidad de AesBs estaba en la agenda de la Con%erencia de 1))). #n esa ocasión9 el hijo de Aoseph9 #llet A. 7aggoner9 re%utó los Bltimos argumentos semi$arianos remanentes en la iglesia9 ; de%initivamente estableció el %undamento bíblico necesario para el establecimiento de la plena ; completa divinidad de Aesucristo. &llet J. Waggoner 01),,$111-21@ #llet A. 7aggoner %ue el primer teólogo adventista a presentar la Cristología sistemática re%erente a la divinidad ; a la humanidad de Aesucristo. =acido en !araboo9 7isconsin9 #llet A. 7aggoner estudió en el Colegio de !attle CreeM9 6ichigan. Prosiguió sus estudios en el !ellevue 6edical College9 =ew LorM9 para la obtención del grado en medicina. nició su carrera como mFdico en el &anatorio de !attle CreeM9 pero descubrió Due pre%ería predicar ; así entró para el ministerio evangFlico. "espuFs de revelar talento para escribir9 %ue llamado a trabajar como editor$asistente de la revista *igns of the :imes+19 en 1)).9 bajo la dirección de su padre. "os aEos más tarde9 se volvió editor$je%e9 cargo Due mantuvo hasta 1)11. "e 1)1+ hasta 118+9 7aggoner trabajó en nglaterra9 primeramente como editor de la <resent :r&th9 ; despuFs como primer presidente de la Asociación del &ur de nglaterra. "espuFs volvió a los #stados 4nidos por causa de su divorcio ; nuevo casamiento9 gastó los aEos restantes de su carrera separado de la iglesia9 como pro%esor de teología en el Colegio de !attle CreeM9 en esa Fpoca dirigido por Aohn Harve; Pellogg. ++ 7aggoner era un teólogo mu; %ecundo. #scribió varios e importantes libros +39 numerosos pan%letos ; centenas de artículos para revistas. &in embargo9 Duedó más conocido por el papel Due desempeEó en la sesión de la Con%erencia :eneral de 1)))9 en 6ineápolis9 juntamente con su colega Alon@o J. Aones. Auntos dejaron su marca en la historia de la iglesia adventista9 por las presentaciones sobre justi%icación por la %e. Para 7aggoner9 el asunto solamente podría ser comprendido a travFs de los lentes de la Cristología. La en 1)).9 7aggoner publicó una serie de artículos en la *igns of the :imes9 en los cuales a%irmaba su %e en la divinidad de Cristo9 Creador de todas las cosas9 a Duien los ángeles adoran e/áctamente como lo hacen con "ios9 el Padre. 9Ml +Dios. dio a *& Hi o /nig$nito E por J&ien todas las cosas f&eron hechas y a J&ien los ángeles adoran con re#erencia ig&al a la rendida a Dios E para J&e el hombre p&diese tener #ida eterna.;,1 #n la sesión de la Con%erencia :eneral de 6ineápolis9 en 1)))9 7aggoner presentó una serie de charlas sobre la divinidad de Cristo9 un asunto Due estaba en la agenda de la Con%erencia. Aun cuando no dejó versiones escritas de sus presentaciones9 7aggoner publicó una serie de cuatro artículos sobre

Pág. 1el asunto9 inmediatamente despuFs de la sesión.+, #so sugiere Due ellos %ueron relatos de sus charlas. #llos tambiFn %ueron vistos en las primeras cuatro secciones del libro Christ and His Dighteo&sness 0Cristo ; &u Austicia29 publicado en 1)18. #se libro contiene la ma;oría de las ideas prevalecientes en la Cristología de 7aggoner.+#n ese tiempo9 muchos líderes de la iglesia aun tenían conceptos semi$arianos o adocianistas9 concernientes a la naturale@a divina de Cristo9 de ahí la importancia de la cuestión levantada por 7aggonerG 9Cristo es Dios8; Para probar Due Hl realmente era "ios9 7aggoner citó muchos versos en los cuales Cristo era llamado "ios. Para bene%ício de aDuellos Due aun negaban eso9 Fl e/plicó Due el nombre de "ios 9no le f&e dado a Cristo como consec&encia de alg&na gran reali5ación4 sino J&e es *&yo por derecho hereditario;.,! 9Cristo es la Ne@presa imagenO de la persona del <adre 0Heb. 1G32... Aun cuando era el Hi o del Dios a&to-e@istente4 Ml tenía por nat&rale5a todos los atrib&tos de la di#inidad;. ,% #l propio Cristo enseEó de manera categórica Due Hl era "ios 0Auan 1.G)$1I 18G33I )G,)2 38 7aggoner en%ati@aba la importancia de la declaración de Pablo en Col. 1G11G 9<orJ&e aprobó a Dios J&e en 2l habitase toda la plenit&d;. Col. +G1G 9<orJ&e en 2l habita corporalmente toda la plenit&d de la di#inidad;. 7aggoner cali%ica eso como 9el más absol&to e ineJ&í#oco testimonio; ('4 noción Due %ue repetida Duince veces en su estudio. =o basta simplemente decirG 9)es&cristo es Dios;. *os apóstoles lo describen tambiFn como 9Creador;. 7aggoner cita Colossenses 1G1,$159 a%irmando Due 9no hay cosa alg&na en el /ni#erso J&e haya de ado de ser creada por Cristo... :odo depende de 2l para e@istir ... Ml sostiene todas las cosas por la palabra de *& poder;.(, #n Hebreos 1G189 el propio Padre le dice al HijoG 9:&4 oh *eLor4 en el principio f&ndaste la :ierra y los cielos son obra de :&as manos;.(( Ruien9 entonces9 puede atreverse a negar 9la di#inidad de Cristo y el hecho J&e Ml es el Creador de todas las cosas;.(1 nsistir9 como 9m&chas personas; lo hacen9 Due 9Cristo es &n ser creado;4 basándose en un Bnico verso9 como Apocalipsis 3G1.9 es simplemente negar &u divinidad. 3, *o mismo es válido cuando alguien se apo;a en la e/presión de Pablo9 declarando Due Cristo era 9el primog$nito de toda a Creación;0Col. 1G1,2. #l siguiente versículo9 observa 7aggoner9 muestra claramente Due Hl es 9el Creador y no la criat&ra;.(6 &in embargo9 aun 7aggoner creía Due 9h&bo &n tiempo c&ando Cristo deri#ó y salió de Dios4 del seno del <adre 0Auan )G.+I 1G1)29 pero J&e ese tiempo es tan distante en los días de la eternidad4 J&e para la finita comprensión $l es prácticamente sin principio;. (7 <inalmente9 7aggoner en%ati@ó Due 9&na #e5 J&e Ml es el /nig$nito Hi o de Dios4 es de la misma s&bstancia y nat&rale5a de Dios4 y posee4 por nacimiento4 todos los atrib&tos de Dios... Ml tiene inmortalidad por derecho propio4 y p&ede conferirla a otros;. (! #so porDue9 7aggoner conclu;eG 9Ml es apropiadamente llamado )eho#á4 el Qo *oy;.(% *a insistencia de 7aggoner sobre el hecho de ser Cristo de la misma substancia de "ios ; poseer vida en &í mismo9 no era9 indudablemente9 una novedad a los ojos de muchos de los delegados en la sesión de 6ineápolis. &u posición sobre la naturale@a divina de Cristo era9 probablemente9 parte de la ra@ón para la oposición de muchos delegados a su mensaje sobre la justi%icación por la %e. Hl9 evidentemente9 encontró Due era esencial a%irmar la igualdad de Cristo con "ios9 pues solamente la vida de "ios en Cristo tenía el poder de salvar pecadores9 justi%icándolos por &u gracia. &u contribución en ese punto9 como tambiFn a respecto de la naturale@a humana de Cristo9 %ue decisiva. <room reconoce eso prontamenteG 92n '!!!4 Waggoner estaba siendo pionero4 y sin los benefícios de las m&chas afirmaciones posteriores de ella Y#llen 7hiteZ?9 9no apenas sobre la eterna pree@istencia de Cristo4 sino tambi$n de *& e@istencia indi#id&al y *& infinit&d4 ig&aldad y

Pág. 15 omnipotencia;. 10 #llen 7hite se e/presó así despuFs de oír a 7aggonerG 9"a plenit&d de la di#inidad en )es&cristo nos f&e mostrada con belle5a y encanto;. 1' Para ella9 eso demostraba Due "ios estaba operando entre ellos. *a interpretación de 7aggoner %ue9 ma;ormente9 una prueba teológica de lo Due ella siempre cre;ó ; declaró en sus escritos para aDuel tiempo. &llen 2ould White ;0<18+0=06> #ducada en la %e metodista9 #llen 7hite nunca tuvo problema en tratar la divinidad de Cristo9 &u pree/istencia e igualdad con el Padre. #s9 en larga medida9 gracias a ella ; a sus escritos Due la doctrina de la Jrinidad %ue de%initivamente establecida. =o iniciada en las complejidades de la teología9 ella cuidadosamente evitaba caer en la trampa de las controversias cristológicas anteriores. gualmente9 ella nunca tomó parte en con%rontaciones directas con sus asociados más allegados Due mantenían erróneas ideas sobre la persona de Cristo. #so no impidió Due su in%luencia %uese decisiva. =acida el +- de =oviembre de 1)+59 en :orham9 6aine9 #llen creció en el seno de una %amília temiente a "ios. A la edad de 1+ aEos9 ella %ue bauti@ada por inmersión en la glesia 6etodista. Al encerramiento de una serie de sermones de :uillermo 6iller sobre la breve vuelta de AesBs9 toda la %amília se unió al movimiento milerita ; pasó por el :ran Chasco del ++ de Kctubre de 1)... #n "iciembre de 1)..9 aun aturdida por aDuellos acontecimientos9 #llen tuvo su primera visión durante una reunión de oración. Con el pasar del tiempo9 se hi@o evidente Due el &eEor le había concedido el don de pro%ecía9 hablándole a travFs de sueEos ; visiones. Como mensajera del &eEor9 ella sirvió de consejera en el mismo seno de la iglesia. #n Agosto de 1).-9 #llen Harmon se casó con Aames 7hite. Auntos se volvieron columnas del movimiento adventista. =o podemos en%ati@ar su%icientemente como el &eEor usó a #llen 7hite para guiar9 desde su inicio9 la peDueEa comunidad adventista a la !iblia como la Palabra de "ios9 ; a travFs de ella9 a Aesucristo. &i ;a hubo un escritor o escritora Due honró9 adoró ; e/altó a Cristo9 &u carácter9 vida ; obra9 esa %ue #llen 7hite. Para comprobarlo alguien sólo precisa leer los libros Due ella escribió en relación a &u vida ; enseEan@as. .3 Con certe@a9 en todos sus libros el Hijo de "ios es el tema central. #n 6ineápolis9 #llen 7hite sostuvo el principio de *ola *cript&ra4 promovido por 7aggoner9 para resolver el problema en%rentado por los delegados sobre la divinidad de Cristo9 la justi%icación por la %e ; la le; en :álatas. #llen no %ue capa@ de encontrar un manuscrito anterior Due había escrito para A. H. 7aggoner sobre la materia9 ; sugirió Due eso podría haber sido providencialG 9Dios tiene &n propósito en esto. Ml desea J&e #ayamos a la Ciblia y tomemos la e#idencia escrit&rística;. 11 #n su charla de encerramiento9 titulada 7 Call to a Deeper *t&dy of the Word 04n *lamado al #studio más Pro%undo de la Palabra29 #llen 7hite promovió un ejemplo del propio mFtodo de 7aggoner. 92l Dr. Waggoner;4 ella dijo9 9presentó s&s p&ntos de #ista de manera clara y directa4 como &n cristiano debe hacerlo. *i $l está errado4 &stedes deberían4 de modo calmo4 racional y cristiano4 tratar de mostrarle a tra#$s de la <alabra de Dios dónde $l está en desarmonia con s&s enseLan5as... :omemos n&estra Ciblia y con h&milde oración y espírit& s&sceptible de enseLan5a4 #amos al gran Aaestro del A&ndo... "a #erdad precisa ser presentada tal c&al ella es en )es>s... Debemos in#estigar las 2scrit&ras a fin de obtener e#idencias de la #erdad... :odos los J&e re#erencian la <alabra de Dios tal c&al ella se presenta4 todos J&e hacen *& #ol&ntad seg>n lo me or de s&s capacidades4 conocerán si la doctrina procede de Dios;.15 Por haber seguido ese mFtodo desde el comien@o9 #llen 7hite nunca tuvo problemas con la divinidad de AesBs. #lla a%irmaba la igualdad de Cristo con "ios. .- *o describía como 9la Aa estad del Cielo... ig&al a Dios;174 9*oberano del Cielo4 &no en poder y a&toridad con el <adre;1!4 9de &na sola s&bstancia4 poseyendo los mismos atrib&tos; del Padre .1 9el /nig$nito Hi o de Dios4 J&e estaba con el <adre desde las eras eternas; 504 92l *eLor Dios... re#estido de las #estid&ras de la

Pág. 1) h&manidad;5'4 9Hnfinito e ImnipotenteR 2terno y a&to-e@istente Hi o;5,. #n su ma;or obra9 2l Deseado de :odas las 3entes9 publicado primeramente en 1)1)9 #llen 7hite escribe en las líneas iniciales del libroG 9Desde los días de la eternidad el *eLor )es&cristo era &no con el <adreR era Nla imagen de DiosO4 la imagen de *& grande5a y ma estad4 Nel resplendor de *& gloriaO. G&e para manifestar esa gloria J&e Ml #ino al m&ndo... para ser NDios con nosotrosO; 5(. #scribió másG 92n Cristo hay #ida original4 no emprestada4 no deri#ada... "a di#inidad de Cristo es para el creyente la seg&ridad de la #ida eterna;.51. #n un artículo publicado en 11889 #llen 7hite insistióG 9Cristo es el pree@istente4 a&to-e@istente Hi o de Dios... Hablando de *& pree@istencia4 Cristo cond&ce la mente para las eras sin fin del pasado. Ml nos garanti5a J&e n&nca h&bo &n tiempo en J&e no esti#iese en íntimo compaLerismo con el Dios 2terno. 7J&el c&ya #o5 los &díos entonces oían4 había estado con Dios como 7lg&ien con#i#iente con Ml;.55. &emejantemente9 en otro artículo %echado el , de Abril de 118-9 #llen 7hite a%irmó por Bltima ve@ aDuello Due se volvió la creencia o%icial de la glesia Adventista sobre el asunto de la divinidad de CristoG 9Cristo era esencialmente Dios4 y en el más alto sentido. Ml estaba con Dios desde toda la eternidad... &na <ersona distinta4 toda#ía &no con el <adre;.56. *a in%luencia de #llen 7hite %ue decisiva para a;udar a disipar las creencias semi$arianas Due aun permanecían entre algunos miembros de la iglesia. #lla %ue apo;ada por #llet A. 7aggoner ; más tarde por 7illiam 7. Prescott ,5 ; Arthur :. "aniells,). Notas H Re!erencias 1. *e#enth-day 7d#entists Celie#e= 7 Ciblical 2@position of ,7 G&ndamental Doctrines 0*o Rue Creen los Adventistas del &Fptimo "ía ' 4na #/posición !íblica de las +5 "octrinas <undamentales2$ 0Haggerstown9 6d.I Review and Herald Pub. Assn.9 11))29 pág. 3-. +. Oer *eRo; #dwin <room9 Ao#ement of Destiny 06ovimiento del "estino2 07ashington9 ".C. Review and Herald Pub. Assn.9 115129 págs.1.)$1)+. 3. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia 0#nciclopedia Adventista del &Fptimo "ía2 07ashington9 ".C.9 Review and Herald Pub. Assn.9 115-29 págs. 1,1)$1-8.. .. Aames &. 7hite9 en la De#ieF and Herald 0Revista ; Heraldo24 , de Agosto de 1),+. Oer *e#enthday 7d#entist 2ncyclopedia4 págs. +)-$+)). ,. Aames &. 7hite9 en De#ieF and Herald4 ) de &eptiembre de 1),3. -. Hdem4 1+ de Kctubre de 1)5-. 5. Hdem4 +1 de =oviembre de 1)55. ). Hdem4 , de Aulio de 1))8. 1. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 págs. 13,,9 13,-. 18. Oer <room9 págs. 1,)9 1,1. 11. 4riah &mith9 :ho&ghtsontheDe#elation 0Re%le/iones &obre el Apocalipsis20n.p.91)-529pág.1.. 1+. Hdem9 pág. ,1. 13. &al. +G5I Hechos 13G33I Auan 1G1.I 3G1-I Heb. 1G,I ,G,. 1.. [[[[[[ "oo?ing /nto )es&s 06irando a AesBs2 0!attle CreeM9 6ich.G Review and Herald Pub. Assn.9 1)1)2 0; reimpreso por Pa;son9 Ari@.G *eaves o% Autumn !ooMs9 11)-29 pág. 18. 1,. Hdem4 pág. 1+. 1-. Hdem4 pág. 13. 15. Hdem4 pág. 15. 1). Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 pág. 1,-3. 11. Oer <room9 págs. 1-5$15,. +8. Oer #ric Claude 7ebster9 Crossc&rrents in 7d#entist Christology 0Contracorrientes en la

Pág. 11 Cristología Adventista2 0=ew LorMG Peter *ang9 11).29 págs.1,5$+.5. +1. nicialmente esa revista %ue llamada de :he *igns of the :imes4 pero posteriormente *igns of the :imes. ++. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia9 vol. 189 pág. 1,-3. +3. *os principales libros sonG Gathers of the Catholic Gaith 0Padres de la <e Católica29 0KaMlandG Paci%ic Press Pub. Co.9 1)))2I :he 3ospel in the Coo? of 3alatians 0#l #vangelio en la #pístola a los :álatas2 0KaMlandG Paci%ic Press Pub. Co.9 1)182I :he 3ospel in Creation 0#l #vangelio en la Creación29 !attle CreeM9 6ich.G nternational Jract &ociet;9 1)1,2I :he 3lad :idings 0*as !uenas =uevas2 0KaMlandG Paci%ic Press Pub. Co.9 11882I :he 2#erlasting Co#enant 0#l Pacto #terno2 0*ondresG nternational Jract &ociet;9 11882. +.. #llet A. 7aggoner 9 en *igns of the :imes4+) de Agosto de 1)).. +,. Hdem9 +, de 6ar@o de 1))1I 19 ) ; 1, de Abril de 1))1. +-. Oer Aean Nurcher9 >#llet A. 7aggonerTs Jeaching on Righteousness b; <aith? 0*a #nseEan@a de #llet A. 7aggoner &obre la Austi%icación Por la <e2 0ensa;o presentado en la reunión de los "epositarios 7hite 9 7ashington9 ".C.9 en #nero de 11))2. +5. 7aggoner9 Christ and His Dighteo&sness 0Cristo ; &u Austicia29 págs. 1$1-. +). Hdem4 págs. 11 ; 1+. +1. Hdem4 pág. 1+. 38. Hdem4 pág. 13$1,. 31. Hdem4 pág. 1-. 3+. Hdem4 pág. 15. 33. Hdem4 pág. 1). 3.. Hdem4 pág. 11. 3,. Hdem4 págs. 11$+1. 3-. Hdem4 pág. +1. 35. Hdem4 págs. +1$+,. 3). Hdem4 pág. ++. 31. Hdem4 pág. +3. .8. <room9 pág. +1-. .1. #llen :. 7hite en De#ieF and Herald4 +5 de 6a;o de 1)18. .+. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia9 págs. 1,).$1,1+I 7ebster9 págs. )+$)). .3. *os más conocidosG *teps to Christ 0Camino a Cristo2 0=ew LorMG <leming H. Revell9 1)1+2I :ho&ghs Grom the Ao&nt of Clessing 0#l "iscurso 6aestro de Cristo2 0!attle CreeM9 6ich.G nternational Jract &ociet;9 1)1-2I Christ I&r *a#io&r 0Cristo9 nuestro &alvador2 0!attle CreeM9 6ich.G nternational Jract &ociet;9 1)1-2I :he Desire of 7ges 0#l "eseado de Jodas las :entes2 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Co.9 1)1)2I ChristOs Ib ect "essons 0Palabras de Oida del :ran 6aestro2 0!attle CreeM9 6ich.G Review and Herald Pub. Assn.9 11882. ... #llen :. 7hite9 Aan&scrito '59 1))). Citado en A. O. Klson9 :hro&gh Crisis to Bictory 0"e la Crisis a la Oictoria2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11--29 pág. +13. .,. Hdem4 págs. +1.$38+. .-. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 pág. +)5. .5. #llen :. 7hite9 Aan&scrito 14 1)-39 citado en *elected Aessages 06ensajes &electos2 07ash ington9 ".C..G Review and Herald Pub. Co.9 11,)29 volumen 19 pág. -1. .). #llen :. 7hite9 :he 3reat Contro#ersy CetFeen Christ and *atan 0#l :ran Con%licto2 06outain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 1)))29 pág. .,1. .1. [[[[[[9 en *igns of the :imes4 +5 de =oviembre de 1)13. ,8. [[[[[[9 <undamentals o% Christian #ducation 0<undamentos de la #ducación Cristiana2 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 1)1,29 pág. 3)+. ,1. Hdem4 pág. 351.

Pág. +8 ,+. #llen :. 7hite9 Aan&scrito '0'9 1)159 citado en #:79 2#angelim 0#vangelismo2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn9 11.-29 pág. -1,. ,3. #llen :. 7hite9 :he Desire of 7ges 0#l "eseado de Jodas las :entes2 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 11-.29 pág. 11. ,.. Hdem4 pág. ,38. ,,. [[[[[[9 en *igns of the :imes4 +1 de Agosto de 1188. ,-. [[[[[[9 en De#ieF and Herald9 , de Abril de 118-. ,5. 7illiam 7. Prescott 01),,$11..29 editor de la De#ieF and Herald 0118+$11812 ; vice$presidente de la Asociación :eneral9 publicó en 11+8 :he Doctrine of Christ 0*a "octrina de Cristo29 una serie de estudios bíblicos conteniendo 1) lecciones. #se %ue9 realmente9 el primer ensa;o adventista en teología sistemática sobre la persona de Cristo. Oer nuestro capítulo -. ,). Arthur :. "aniells 01),)$113,29 presidente de la Asociación :eneral de 1181 a 11++9 publicó en 11+-9 Christ I&r Dighteo&sness 0Cristo9 =uestra Austicia2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.2. #se libro ejerció notable in%luencia cristocFntrica sobre el cuerpo ministerial. Capítulo ) (% N%T)R%(&Z% ,)-%N% & .R#STO Ha sido siempre un desa%io comprender la naturale@a humana de Cristo9 reto tal ve@ ma;or Due entender &u naturale@a divina. *a humanidad de Cristo ha sido el punto crucial de la controversia9 desde los primeros siglos de la #ra Cristiana hasta ahora9 al punto Due la Cristología está ho; con%inada ma;ormente a su estudio. *a cuestión crítica es si la carne de Cristo era la de Adán antes de la caída o despuFs de ella. #n otras palabras9 Qestaba la carne de Cristo libre de las in%luencias del pecado o sujeta a su poder ; a la muerteC #se es un problema de magna importancia. &i errarmos acerca de la naturale@a humana de AesBs9 nos arriesgamos a cometer errores sobre cada aspecto del plano de la salvación. Podemos malograr en la comprensión de la realidad redentiva de la gracia concedida por AesBs a los seres humanos9 al de%ender &u humanidad como si estuviese libre del poder del pecado. #llen 7hite destacó esa %undamental verdadG 92l tri&nfo y la obediencia de Cristo son los de &n ser h&mano. 2n n&estras consideraciones4 podemos cometer m&chos errores en ra5ón de eJ&i#ocados p&ntos de #ista sobre la nat&rale5a h&mana del *eLor. C&ando le conferimos a *& nat&rale5a h&mana &n poder J&e no le es posible al hombre poseer en s&s conflictos con *atanás4 destr&imos la entere5a de *& h&manidad;.' (a &ncarnaci$n ' )n -isterio.+ nnegablemente9 la encarnación del Hijo de "ios es un misterio. #l apóstol Pablo declaróG 92s4 sin d&da alg&na4 grande el misterio de la piedad= 7J&el J&e *e manifestó en carne4 f&e &stificado en espírit&4 #isto de los ángeles4 preficado entre los gentiles4 creído en el m&ndo4 y recibido arriba en la gloria;. 01 Jim. 3G1-2. #se misterio se relaciona con todos los aspectos del plan de la salvación9 ; no apenas con la encarnación. =o admira Due #llen 7hite hubiese declaradoG 92l est&dio de la encarnación de Cristo4 de *& sacrifício e@piatorio y obra mediadora4 oc&pará la mente del diligente est&diante mientras d&re el tiempo;., A respecto de la encarnación9 ella semejantemente escribióG 97l contemplar la encarnación de Cristo en la h&manidad4 J&edamos atónitos delante de tan insondable misterio J&e la mente h&mana no p&ede comprender. Aientras más refle@ionamos sobre $l4 más espantoso nos parece;.( #l hecho de ser un 9insondable misterio; no implica Due sea un asunto prohibido ; puesto de

Pág. +1 lado como incomprensible. Q=o habla Pablo del 9misterio J&e est&#o oc&lto de los siglos y de las generaciones4 pero J&e ahora f&e manifestado a s&s santos... J&e es Cristo en #osotros4 la esperan5a de la gloria;8 0Col. 1G+-$+52 Hl tambiFn habló del misterio de la piedad Due %ue 9predicado entre los gentiles4 creído en el m&ndo; 01 Jim 3G1-2. #so implica en una progresiva revelación de verdades Due "ios desea compartir con la humanidad9 cu;o propósito es conducirla a la salvación. Aun cuando ella a%irme Due la encarnación de Cristo sea un misterio9 #llen 7hite nos convida a estudiarla en pro%undidad. L de la una buena ra@ón de su importanciaG 9"a h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2s la corriente de oro J&e liga n&estra alma a Cristo y por medio de Cristo a Dios. 2sto debe constit&ir n&estro est&dio;. #lla9 sin embargo9 hace una advertenciaG 9C&ando abordamos este as&nto4 bien haremos en tomar a pecho las palabras dirigidas por Cristo a Aois$s4 &nto a la sar5a ardiente= N*aca las sandalias de t&s pies4 porJ&e el l&gar en J&e estás es tierra santaO. 0#/o. 3G,2 Debemos apro@imarnos de este est&dio con la h&mildad de &n discíp&lo4 de cora5ón contrito;. #n el encerramiento del párra%o9 ella diceG 92l est&dio de la encarnación de Cristo es campo fr&ctífero4 J&e recompensará al in#estigador J&e ca#e hondo en b&sca de #erdades oc&ltas;. 1 #l problema al buscar su comprensión no es tanto el mFtodo de la encarnación ' cómo la divina naturale@a %ue capa@ de unirse a la naturale@a humana en Cristo. #se es un misterio Due está mucho más allá de nuestra comprensión. #l problema Due la Cristología busca resolver es el por J&$ de la encarnación9 ; en DuF especie de carne AesBs realmente se mani%estó. #se es el cierne del problema. A ese respecto9 el =uevo Jestamento no tiene carencia de in%ormación clara. &l Fundamento :/Dlico de la .ristolog/a.+ *a Bnica manera por la cual los pioneros consiguieron deshacerse de la in%luencia de sus tradiciones semi$arianas9 %ue con%iar enteramente en la enseEan@a de las #scrituras. #n virtud de eso9 ellos abrieron el camino para una Cristología9 la cual los mejores e/Fgetas del siglo +8 solamente vinieron a veri%icar recientemente en sus estudios. \ parte del =uevo Jestamento9 es di%ícil especi%icar Due %uentes están por detrás de la primera atribución adventista de 9carne pecaminosa; a AesBs. Por otro lado9 es %ácil acordarse de las re%erencias bíblicas usadas por los primeros escritores adventistas9 para de%inir la naturale@a de la carne en la cual el &eEor AesBs venció el poder del pecado. #l te/to más citado ; más e/plícito es Rom. )G3. =ingBn otro pasaje parece e/plicar mejor la ra@ón para la encarnación9 ; en DuF especie de carne ella %ue reali@adaG 9Dios4 en#iando a *& Hi o en seme an5a de carne de pecado4 y por ca&sa del pecado4 en la carne condenó el pecado;. *os primeros teólogos adventistas interpretaban con naturalidad la e/presión de la King )ames Bersion 9en seme an5a de carne de pecado; como la de%inición paulina de la carne de AesBs en el tiempo de &u encarnación. #llos consideraban Due la palabra 9seme an5a; debía ser usada precisamente con el mismo sentido dado en <ilipenses +G59 Due dice Due AesBs 9 despuFs de haberse despojado de la %orma de "ios ; de &u 9ig&aldad; con Hl9 9tomó la forma de sier#o4 haci$ndose seme ante a los hombres;. Rue eDuivale a decir Due AesBs no tuvo simplemente una aparencia humana9 sino Due de hecho tuvo una naturale@a con 9carne pecaminosa; sar?o hamartias4 como Pablo declara en Rom. )G3. #so no era entendido como implicando Due AesBs hubiese sido un pecador9 o Due Hl hubiese participado9 en lo mínimo Due %uese9 del pecado del hombre. *a e/presión 9Dios ... condenó el pecado en la carne; %ue interpretada como signi%icando Due AesBs9 habiendo vivido una vida sin pecado9 en 9carne pecaminosa;9 había realmente 9condenado el pecado en la carne; 0Rom. )G32. "e esa manera9 9#ino a ser a&tor de eterna sal#ación para todos los J&e "e obedecen; 0Heb. ,G12. Así9 desde el inicio9 la Cristología de los pioneros %ue desarrollada en directa relación con su &oteriología9 siendo la Bltima una %unción de la primera. #ntre otros te/tos a menudo citados9 tambiFn encontramos Rom. 1G39 Due de%ine la naturale@a de

Pág. ++ AesBs a travFs de &us ancestralesG 9VCristoW J&e nació de la descendencia de Da#id seg>n la carne; Hebreos +G1- tambiFn %ue citadoG 9<&es4 en #erdad4 no presta a&@ílio a los ángeles4 sino J&e a la descendencia de 7braham;. 4n escritor hi@o mención de algunos de los menos alabables de la descendencia de Abraham9 ; comentóG 9/na rápida mirada en los ancestrales y en la posteridad de Da#id4 m&estra J&e la línea de la c&al Cristo descendió era tal J&e tendería a concentrar en 2l todas las debilidades de la h&manidad;.5 6uchos otros pasajes de la epístola a los Hebreos %ueron citados9 los cuales en%ati@aban la identidad de la naturale@a humana de AesBs con aDuella de &us hermanos humanos. Por ejemploG 9<&es tanto el J&e santifica4 como los J&e son santificados4 #ienen todos de &no sólo.; 0Heb. +G112 9<or lo tanto4 #isto como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml4 seme antemente4 participó de las mismas cosas; 0verso 1.2. 9<or lo c&al con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a *&s hermanos;. 0verso 152. L aun otroG 9<orJ&e no tenemos &n s&mo sacerdote J&e no p&eda compadecerse de n&estras debilidadesR sino &no J&e4 como nosotros4 en todo f&e tentado4 pero sin pecado;. 0Heb. .G1,2 *a declaración de Pablo en :álatas .G.$,9 es %recuentemente citada como implicando en una completa ; real participación en la caída humanidad9 como condición para la salvación del hombreG 9<ero4 #iniendo la plenit&d de los tiempos4 Dios en#ió a *& Hi o4 nacido de m& er4 nacido deba o de la ley4 para rescatar los J&e estaban deba o de la ley4 a fin de J&e recibamos la adopción de hi os;. &emejantemente9 en + Cor. ,G+1G 97J&el J&e no conoció pecado4 Dios lo hi5o pecado por nosotrosR para J&e en 2l f&$semos hechos &sticia de Dios;. Ahí están algunos pasajes$clave en Due se apo;aron los teólogos ; escritores adventistas anteriores a 11,89 para de%inir la naturale@a humana de AesBs. "e hecho9 las primeras a%irmaciones en la literatura o%icial de la iglesia mostraban Due el signi%icado dado a las e/presiones bíblicas re%erentes a la naturale@a de AesBs %ueron %irme ; claramente establecidas. (os Primeros Testimonios %dEentistas.+ "e acuerdo con #llen 7hite9 la naturale@a humana de Cristo %ue de%inida al comien@o por los pioneros adventistas9 juntamente con otras creencias %undamentales. 9Desp&$s del gran chasco... la #erdad f&e desdoblada p&nto por p&nto4 y entrela5ada con s&s más santas recordaciones y simpatías. "os in#estigadores de la #erdad sentían J&e la identificación de Cristo con s& nat&rale5a e intereses f&e completa;.6 *a primera re%erencia a la naturale@a humana de AesBs salida de la pluma del editor Aames 7hite se encuentra en la De#ieF and Herald de 1- de &eptiembre de 1),+. #n el editorial de la revista9 Fl escribióG 9Como 7arón y s&s hi os4 Ml V)es>sW tomó sobre *i carne y sangre4 la simiente de 7braham;.7 Al aEo siguiente9 en un artículo titulado >4n Autor nglFs?9 leemosG 9)es&cristo4 declara ser Ml el Hi o de Dios4 &no con el <adre... el J&e tomó sobre *i la simiente de 7braham;4 n&estra nat&rale5a4 y la preser#ó sin pecado;.! #n 1),.9 A. 6. &tephenson9 escribió una serie de artículos sobre la naturale@a humana de AesBs. 9Decir J&e Dios en#ió a *& propio Hi o Nen seme an5a de carne de pecadoO4 eJ&i#ale a afirmar J&e el Hi o de Dios as&mió n&estra nat&rale5a;.% Para responder a la preguntaG 96K&$ sangre f&e derramada para la remisión de los pecados8;4 &tephenson diceG 96Po f&e la sangre id$ntica a la J&e fl&ía en las #enas de Aaría4 *& madre4 y J&e #ino a tra#$s de toda s& ancestralidad desde 2#a4 la madre de todos los #i#ientes8 <or otro lado4 6Ml no era la 9simiente de la m& erO de 7braham4 Hsaac4 )acob y Da#id8;'0 <uera de esos tres autores9 nadie más escribió sobre la naturale@a humana de AesBs en la dFcada de 1),89 con e/cepción de #llen :. 7hite. &u primera declaración9 %echada en 1),)9 aparece en la descripción de un diálogo entre AesBs ; &us ángeles9 discutiendo el plan de la salvación. HabiFndoles

Pág. +3 revelado Due abandonaría &u gloria celestial9 &e encarnaría en la Jierra9 &e humillaría como un hombre comBn9 ; sería tentado como hombre9 para poder prestar asistencia a aDuellos Due %uesen tentados9 9)es>s les di o J&e ellos tendrían &na parte a desempeLar...R Ml tomaría la nat&rale5a caída del hombre4 y *& f&er5a no sería ni a&n ig&al a la de ellos VángelesW;.'' #n el mismo relato9 #llen 7hite dice Due al %inal de la revelación de AesBs9 &atanás 9le di o a s&s ángeles J&e c&ando )es>s as&miese la caída nat&rale5a del hombre4 $l podría sobrep& arlo e impedir la reali5ación del plan de la sal#ación;. 1+ Para #llen 7hite todo el plan de la salvación dependía de la naturale@a humana de Cristo. 92staba en los planes de Dios;4 escribió ella en 1)-.9 9J&e Cristo tomase sobre *i mismo la forma y la nat&rale5a caída del hombre;.'( Para ella9 9la gran obra de la redención debería ser lle#ada a efecto no apenas con el Dedentor tomando el l&gar del caído 7dán... 2l Dey de la gloria *e prop&so h&millarse a *i mismo en la degenerada h&manidad... Ml tomaría la nat&rale5a corrompida del hombre;.'1 (a Primera eclaraci$n O!icial.+ *as primeras testimonias e/presaban no apenas sus puntos de vista personales9 sino tambiFn las convicciones de toda una comunidad. Por eso es Due sus opiniones %ueron incluídas en la Declaración de los <rincipios G&ndamentales 2nseLados y <racticados por los 7d#entistas del *$ptimo Día4 publicada en 1)5+. #l preámbulo de ese documento declaraba e/plícitamente Due los artículos de %e no constituían un credo9 sino Due simplemente 9&na res&mida declaración de aJ&ello J&e es4 y f&e4 con gran &nanimidad4 mantenido por ellos;.'5 &abemos9 de hecho9 Due Aames 7hite9 ;a en 1).59 se mostrava contrario a cualDuier idea de con%inar las creencias %undamentales de la iglesia en un credo in%le/ible. >*a !iblia es una per%ecta ; completa revelación. #s nuestra Bnica regla de %e ; práctica?.1=o se pretendía prohibir cualDuier declaración de %e. Al contrario9 la iglesia se veía obligada a declarar sus creencias tan claramente como %uese posible9 para el bene%ício de los miembros9 así como para los de %uera. Pero 9la Ciblia y solo la Ciblia4 debe ser n&estro credo... 2l hombre es falible4 pero la <alabra de Dios no falla amás;.'7 "e los +, artículos de %e en esa primera declaración doctrinaria o%icial de la iglesia9 el segundo es acerca de la persona ; obra de Aesucristo.. Hl proclama 9J&e hay &n *eLor )es&cristo4 el Hi o del <adre 2terno4 el >nico por J&ien Dios creó todas las cosas4 y por J&ien ellas s&bsistenR >ue ?l tomó sobre =í la naturaleza de la simiente de 1braham@ para la redención de n&estra ra5a caídaR J&e Ml habitó entre los hombres4 lleno de gracia y #erdad;.'! #sa declaración no especi%ica cómo los adventistas de aDuel tiempo comprendían la e/presión 9la nat&rale5a de la simiente de 7braham; . &in embargo9 tenemos las interpretaciones de aDuellos Due usaron esa %rase antes ; despuFs de 1)5+. =o satis%echo en citar simplemente el te/to bíblico9 Aames 7hite escribió Due AesBs 9tomó sobre *i carne A sangre9 la simiente de 7braham;. 11 #sa ;a es una e/plicación de especie. Como veremos9 la ma;oría de las declaraciones de aDuellos Due usaron la e/presión le dio el mismo signi%icado Due #llen 7hiteG 9Como c&alJ&ier hi o de 7dán4 aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la herencia. "o J&e estos res&ltados f&eron4 se manifiesta en la historia de *&s ancestrales terrestres. Bino con esa herencia para compartir de n&estros dolores y tentaciones4 y darnos el e emplo de &na #ida impecable;.,0 #s interesante notar Due la declaración o%icial de 1)5+ sobre la naturale@a humana de Cristo9 permaneció intocada hasta 1131. #n esa Fpoca9 ella %ue cambiada para e/presar con palabras di%erentes la misma convicción básica. 9ConJ&anto reteniendo *& di#ina nat&rale5a4 Ml tomó sobre *i la

Pág. +. nat&rale5a de la família h&mana4 y #i#ió en la :ierra como &n hombre;. ,' Puesta en el conte/to de los escritos de ese período9 esa nueva %ormulación con%irma lo Due %ue la enseEan@a unánime de la iglesia hasta 11,89 esto es9 Due la carne de AesBs era 9en seme an5a de carne de pecado;. (a NaturaleGa ,umana en &stado .a/do.+ *a declaración o%icial de 1)5+ sobre la naturale@a humana de AesBs constitu;e la piedra angular de la Cristología Adventista anterior a 11,8. "e acuerdo con Ralph *arson9 ella %ue rea%irmada más de 1+88 veces por los escritores ; teólogos adventistas9 de los cuales cerca de .88 son de la propia #llen 7hite. ++ Por vuelta de 11,89 sin embargo9 in%luenciada por consideraciones e/trabíblicas9 otra interpretación surgió en los medios adventistas9 a%irmando Due la naturale@a humana de Cristo era la de Adán antes de la caída. #se %ue un indisputable retorno a los credos de los primeros siglos. #se cambio se constitu;ó9 entre todos9 el más sorprendente9 porDue9 al mismo tiempo9 los más eminentes teólogos protestantes de la segunda mitad del siglo veinte se emanciparon de las posiciones tradicionales e inconcientemente con%irmaron la interpretación Due había prevalecido hasta entonces en la iglesia adventista. Alguien puede Duedar espantado ante ese sBbito cambio de interpretación dentro de la iglesia9 especialmente despuFs de presentar un %rente unánime durante un siglo de consistente enseEan@a sobre el asunto. "e hecho9 desde el inicio del movimiento9 la naturale@a caída de Cristo nunca había sido objeto de cualDuier controversia9 distintamente de lo acontecido con otros puntos doctrinarios como la divinidad de Cristo. 4na nota manuscrita de 7illiam C. 7hite9 así como otros documentos emitidos por la sesión de la Con%erencia :eneral de 6ineápolis9 con%irma Due la 9Cristología no f&e el p&nto de roce en '!!!;. ,( A travFs de toda la dFcada de 1)189 la Cristología se volvió el asunto %avorito entre los predicadores adventistas. #llen 7hite9 en particular9 continuamente insistía sobre la importancia del tema en todos sus escritos9 en%ati@ando la naturale@a caída de Cristo. *a ra@ón es patente. Primeramente9 Fl servía al propósito de a%irmar la realidad de la humanidad de Cristo9 aun más en%áticamente Due otros cristianos9 Due tendían a apo;ar la naturale@a inmaculada de AesBs9 esto es9 la de Adán antes de la caída. Como nuestro estudio constatará9 la obra de la redención puede ser e/plicada Bnicamente con la comprensión apropiada de la persona divino$humana de Aesucristo. #ngaEarse en la Cristología es errar sobre la obra de salvación reali@ada en los seres humanos por Cristo9 a travFs del proceso de justi%icación ; santi%icación. <inalmente9 ese tópico probó ser importante en la instrucción de los nuevos conversos al adventismo. Hl era totalmente contrario a sus creencias9 Due representaban para muchos un serio desa%ío. =o espanta Due muchas preguntas le ha;an sido hechas a #llen 7hite ; a los editores de las diversas publicaciones de la iglesia. &us respuestas contienen una riDue@a de in%ormaciones valiosas. Notas H Re!erencias.+ 1. #llen :. 7hite ' 6anuscrito 19 de 1)1+. Citado en *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary 07ashington9 ".C.9 Review and Herald Pub. Assn.9 11,3$11,52 2llen 3. White Comments9 vol. 59. Pág. 1+1. +. #llen :. 7hite9 3ospel Wor?ers 0Kbreros #vangFlicos2 07ashington9 ".C. Review and Herald Pub. Assn.9 111,29 pág. +1. 3. [[[[[[[[9 en *igns of :he :imes 0&eEales de los Jiempos29 38 de Aulio de 1)1-. Citado en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 1138. .. [[[[[[[[9 *elected Aessages 06ensajes &electos2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub.

Pág. +, Assn.9 11,)29 libro 19 pág. +... ,. #llet A. 7aggoner9 en *igns of :he :imes4 +1 de #nero de 1))1. -. #llen :. 7hite9 *elected Aessages4 libro +9 págs. 1819 118 0itálicos suplidos2. 5. Aames &. 7hite9 De#ieF and Herald 9 1- de &eptiembre de 1),+. ). Hdem4 1) de Kctubre de 1),3. 1. A. 6. &tephenson 9 De#ieF and Herald4 1 de =oviembre de 1),.. 18. Hdem4 1, de Aulio de 1),.. 11. #llen :. 7hite9 2arly Writings 0Primeros #scritos2 07ashington9 ".C.9 Review and Herald Pub. Assn.9 11.,29 pág. 1,8 0itálicos suplidos2. 1+. Hdem9 pág. 1,+ 0itálicos suplidos2. 13. [[[[[[[[[9 *pirit&al 3ifts 0"ones #spirituales2 07ashington9 ".C.9 Review and Herald Pub. Assn.9 11.,29 vol. .9 pág. 11, 0itálicos suplidos2. 1.. [[[[[[[[[9 De#ieF and Herald4 +. de <ebrero de 1)5. 0itálicos suplidos2. 1,. De#ieF and Herald4 + de #nero de 1)5+. Oer P. :erard "amsteegt9 Go&ndations of the *e#enthday 7d#entist Aessage and Aission 0<undamentos del 6ensaje ; 6isión de los Adventistas del &Fptimo "ía2 0:rand RapidsG 7. !. #erdmans Pub. Co.9 115)29 págs. 381$38,. 1-. Aames &. 7hite9 7 Word to the "ittle Gloc? 04na Palabra al PeDueEo RebaEo24 pág. 13. Citado en *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia9 pág. 3,). 15. #llen :. 7hite9 *elected Aessages4 vol. 19 pág. .1-. 1). De#ieF and Herald9 + de #nero de 1)5+ 0itálicos suplidos2. 11. Aames & 7hite9 De#ieF and Herald9 1- de &eptiembre de 1),+ 0itálicos suplidos2. +8. #llen :. 7hite9 :he Desire of the 7ges 0#l "eseado de Jodas las :entes29 pág. .1. Oer interpretaciones similares en nuestras páginas más adelante. +1. Oer Creencia <undamental n] 39 *e#enth-day 7d#entista Qearboo? 011312. #sa misma declaración %ue adoptada por el Concilio KtoEal de 11.19 ; %ue incluída en el Aan&al de la Hglesia 011.+29 donde permaneció inalterable a travFs de diversas ediciones9 hasta 11)8. ++. Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh4 Ine H&ndred Qears of *e#enth-day 7d#entist Christology E '!5,-'%5, 0*a Palabra &e Hi@o Carne9 188 aEos de Cristología Adventista del &Fptimo "ía ' 1),+$11,+29 0Cherr; Oalle;9 Cali%.G Cherr;stone Press9 11)-29 págs. ++89 +.,. *arson levantó un censo cronológico de las declaraciones re%erentes a la naturale@a humana de Cristo contenidas en la literatura denominacional. +3. Oer #ric Claude 7ebster. Crossc&rrents in 7d#entist Christology 0Contracorrientes en la Cristología Adventista29 pág. 15-9 nota ,-. Parte ) L1 C69=T;L;$51 !# L;= P9;"#6;= !# L1 9$L#=91 1!:#"T9=T1 Capítulo 0 (% .R#STO(O23% & &((&N 2. W,#T& ;0<18+0=06> #llen :. 7hite desempeEó un importante papel durante la %ormación de las creencias %undamentales de la glesia Adventista. #lla %ue la primer líder ' ; realmente la Bnica ' Due9 anteriormente a 1)))9 se e/presó por escrito sobre la posición de la naturale@a humana de AesBs9 la cual %ue %inalmente adoptada por toda la joven comunidad. "espuFs de sus primeras declaraciones sobre el asunto9 en 1),)9 #llen continuó a e/presar sus pensamientos concernientes al tema con creciente claridad9 en artículos publicados en la De#ieF and Herald9 ; más tarde en sus libros. #n 1)5.9 una serie de artículos tratando de la tentación de Cristo

Pág. +presentó la esencia de su Cristología.1 #n 1)))9 en la sesión de la Con%erencia :eneral de 6ineápolis9 donde #llet A. 7aggoner hi@o de la divinidad ; de la humanidad de Cristo el %undamento de la justi%icación por la %e9 todos los elementos de su Cristología habían ;a sido e/presados en los escritos de #llen 7hite. *a persona ; la obra de AesBs %ueron siempre el centro de interFs de #llen 7hite. 9"a h&manidad del Hi o de Dios; era todo para ella. #lla la llamaba 9la cadena de oro J&e liga n&estras almas a Cristo4 y a tra#$s de Cristo a Dios;. , #se asunto es el ámago de sus escritos9 hasta su muerte en 111,. Apenas seis meses antes de dejar caer la pluma9 ella escribióG 9Ml VCristoW se hi5o de ning&na rep&tación4 tomó sobre *i la forma de sier#o4 y hecho en seme an5a de carne de pecado... Hnmac&lado y e@altado por nat&rale5a4 el Hi o de Dios consintió en tomar las #estid&ras de la h&manidad4 para #ol#erse &no con la ra5a caída. 2l Berbo 2terno permitió #ol#erse carne. Dios se hi5o hombre;.( n%eli@mente9 #llen 7hite nunca trató el asunto como un todo ; de modo sistemático. #sa es una %uente de di%icultad. #ntre sus 1+8.888 páginas manuscritas .9 las declaraciones sobre la naturale@a humana de AesBs se cuentan por centenas. <uera de eso9 dependiendo de las circunstancias ; del punto especí%ico en consideración9 los mismos conceptos son algunas veces tratados de modo tan di%erente9 Due pueden parecer contradictorios. Por esa ra@ón9 es importante colocar las declaraciones en su debido conte/to9 ; evitar la tentación de %iarnos en a%irmaciones aisladas9 pues eso es pre$reDuisito %undamental de una e/Fgesis idónea. =os es%or@aremos en seguir esas reglas en la siguiente síntesis de la Cristología de #llen :. 7hite. (a ,umanidad de JesKs.+ Como vimos9 #llen 7hite atestaba convictamente la di#inidad de Cristo. #lla es en%ática sobre ese punto. &in embargo9 habla de la humanidad de Cristo con la misma convicción. =o ha; cualDuier tra@o de docetismo^ en sus escritos. #l triun%o del plan de la salvación dependía enteramente de la encarnación9 del Oerbo hecho carne9 ; del Hijo de "ios revestido de la humanidad. 9Cristo no aparentó tomar la nat&rale5a h&manaR Ml realmente la as&mió. )es>s4 en realidad4 poseía la nat&rale5a h&mana. N<or lo tanto4 como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml seme antemente participó de las mismas cosas...O 0Heb. +G1.2. Ml era el hi o de AaríaR Ml era la simiente de Da#id4 conforme la descendencia h&mana. *e declara ser Ml &n hombre4 el Hombre Cristo )es>s;.5 #llen 7hite acentua la humana realidad de AesBsG 9Ml no tenía &na mera seme an5a de &n c&erpoR )es>s tomó la nat&rale5a h&mana4 participando de la #ida de la h&manidad;.6 9Ml #ol&ntariamente as&mió la nat&rale5a h&mana. Hi5o eso por *& propia iniciati#a y consentimiento.; 7 9Ml #ino como &n desamparado beb$4 poseyendo la misma h&manidad J&e nosotros;.! =o satis%echa con declarar su opinión de manera general9 #llen no dudó en especi%icarG 9C&ando )es>s tomó la nat&rale5a h&mana y as&mió la forma de hombre4 poseía &n organismo h&mano completo;.% 9*&s fac&ltades f&eron red&cidas al propio ni#el de las d$biles fac&ltades del hombre;. '0 Aun cuando Cristo ha;a asumido la naturale@a humana con 9los res&ltados de la operación de la gran ley de la herencia;4 todavía 9estaba libre de c&alJ&ier deformidad física;. '' 9*& estr&ct&ra física no estaba manchada por c&alJ&ier defectoR *& c&erpo era f&erte y sal&dable. Q a tra#$s de toda *& #ida4 Ml #i#ió en conformidad con las leyes de la nat&rale5a. :anto física bien como espirit&almente4 Ml f&e &n e emplo de lo J&e Dios desea J&e toda la h&manidad sea por medio de la obediencia a *&s leyes;.', Repetidamente #llen 7hite e/plica Due 9no h&biese Cristo sido plenamente h&mano4 no podría haber sido n&estro s&bstit&to;.'( &obre ese punto en particular9 no ha; cualDuier divergencia entre los

Pág. +5 teólogos adventistas. *os puntos de vista di%ieren9 mas apenas con respecto a la especie de naturale@a humana con la cual Cristo %ue revestido. Q#ra ella la de Adán antes o despuFs de la caídaC ∗ = Pota del trad&ctor ' #l docetismo era una enseEan@a ligada a los gnósticos9 a%irmando Due AesBs no poseía realmente un cuerpo humanoI Due apenas pareció haber muerto en la cru@. L(a NaturaleGa de %d"n %ntes o espuJs de la .a/daM #sa es realmente una cuestión preeminente. *os proponentes de las dos interpretaciones discordan vigorosamente desde 11,8. #s sorprendente Due la cuestión debiese surgir al %inal. Kbviamente9 nadie insinuaría Due Adán antes de la caída tenía una carne 9en seme an5a de carne de pecado;4 como el apóstol Pablo dice Due Cristo poseía. 0Rom. )G32. #llen 7hite compara la naturale@a ; posición de Adán antes de la caída9 ; la naturale@a ; posición de AesBs despuFs de millares de aEos de pecadoG 97dán f&e tentado por el enemigo y cayó. Po f&e el pecado interior J&e lo hi5o ceder4 p&es Dios lo hi5o p&ro y &sto4 a *& propia imagen. Ml era inmac&lado como los ángeles delante del trono. Po había en $l J&alesJ&ier principios corr&ptos ni tendencias para el mal. <ero4 c&ando Cristo f&e a enfrentar las tentaciones de *atanás4 portaba la seme an5a de la carne de pecado;.'1 #n su libro 2l Deseado de :odas las 3entes4 #llen 7hite muchas veces contrasta la naturale@a ; la situación de Adán ; AesBsG 9Habría sido &na casi infinita h&millación para el Hi o de Dios tomar la nat&rale5a h&mana4 a&n c&ando 7dán permanecia en s& inocencia en el 2d$n. <ero )es>s aceptó la h&manidad c&ando la ra5a estaba debilitada por c&atro mil aLos de pecado. Como cada hi o de 7dán4 Ml aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la herencia. "o J&e f&eron esos res&ltados está mostrado en la historia de *&s ancestrales terrenos. Ml #ino con tal herencia para compartir n&estros dolores y tentaciones4 y darnos el e emplo de &na #ida sin pecado;.'5 L nuevamenteG 9Cristo debía redimir4 en n&estra h&manidad4 la falla de 7dán. C&ando este f&e #encido por el tentador4 entretanto4 no tenía sobre si ning&no de los efectos del pecado. *e encontraba en la p& an5a de la perfecta #aronilidad4 poseyendo el pleno #igor de la mente y del c&erpo. *e encontraba circ&ndado de las glorias del 2d$n4 y en com&nicación diaria con seres celestiales. Po f&e así c&anto a )es>s4 c&ando penetró en el desierto para medirse con *atanás. <or c&atro mil aLos había estado la ra5a a decrecer en f&er5as físicas4 #igor mental y moralR y Cristo tomó sobre *i las debilidades de la h&manidad degenerada. Unicamente así podia sal#ar al hombre de las prof&ndidades de s& degradación;.'6 <inalmente9 #llen 7hite deja poca duda acerca de su posición re%erente a la naturale@a póst$caída de Cristo9 en su declaración de 1)5.G 9"a gran obra de la redención podía ser efect&ada apenas por el Dedentor tomando el lugar del caído 1dBn”.15 4na a%irmación hecha en 1181 tocó en el mismo puntoG 9"a nat&rale5a de Dios4 c&ya ley había sido transgredida4 ; la naturaleza de 1dBn@ el transgresor@ se &nieron en )es>s4 el Hi o de Dios y el Hi o del hombre;. '! &in embargo9 ella cali%ica eso en una declaración hecha en 1)18G C"o debemos pensar >ue la posibilidad de Cristo ceder a las tentaciones de =atanBs degradó =u humanidad@ A >ue ?l poseía las mismas pecaminosas A corruptas propensiones como el hombre% "a nat&rale5a di#ina4 combinada con la h&mana4 lo hi5o s&ceptoble de ceder a las tentaciones de *atanás. 7J&í la pr&eba de Cristo era tanto mayor J&e la de 7dán y 2#a4 p&es Ml tomó n&estra nat&rale5a4 caída pero no corrompida;.'% #n todos los escritos de #llen 7hite no ha; una simple re%erencia Due identi%iDue la naturale@a humana de Cristo con la de Adán antes de la caída. Contrariamente9 sobran declaraciones a%irmando Due AesBs tomó la naturale@a de Adán despuFs de .888 aEos de pecado ; degeneración. #n otras palabras9 Hl se revistió de nuestra carne en estado caídaI o9 tomando emprestada la e/presión de Pablo9 9en seme an5a de carne de pecado;.

Pág. +) (a NaturaleGa ,umana en &stado .a/do.+ #llen 7hite acentBa vigorosamente la semejan@a de la naturale@a de AesBs ; la nuestra. =o satis%echa en decir Due AesBs tomó nuestra naturale@a9 ella repite Due Hl la asumió en su 9estado caído;,0 #n otra colocación ella usa el lenguaje de <ilipenses +G59 el cual declara Due AesBs 9se hi5o seme ante a los hombres;. JambiFn se vale de Romanos )G3G 9<orc&anto4 lo J&e era imposible a la ley4 ya J&e se hallaba d$bil por la carne. Dios4 en#iando a *& propio Hi o en seme an5a de carne de pecado4 y por ca&sa del pecado4 en la carne condenó el pecado?.+1 Con %recuencia la &ra. 7hite cita + Coríntios ,G+1G 97 7J&el J&e no conoció pecado4 Dios "o hi5o pecado por nosotros;. #lla hace una cone/ión de eso no apenas con la muerte de Cristo en la cru@ como sacri%ício vicario 9por los pecados de todo el m&ndo; 01 Auan +G+29 sino tambiFn en ligación con el inicio de &u ministerio9 al tiempo de &u tentación en el desierto ; a travFs de toda &u vida9 como Due estableciendo la verdadera naturale@a de Cristo9 Due llevó 9Ml mismo4 n&estros pecados en s& c&erpo sobre el madero...;. 01 Pedro +G+.2. 9Cristo soportó los pecados y debilidades de la ra5a h&mana tales como e@istian c&ando Ml #ino a la :ierra para ay&dar al hombre... Q para ele#ar al hombre caído4 precisaba Cristo alcan5arlo donde se encontraba. 7s&mió la nat&rale5a h&mana y arcó con las debilidades y degeneración de la ra5a. Ml4 J&e no conocía pecado4 se #ol#ió pecado por nosotros. *e h&milló hasta las más ba as prof&ndidades de la miseria h&mana4 a fin de J&e p&diera estar habilitado para alcan5ar al hombre y sacarlo de la degradación en la c&al el pecado lo lan5ara;.,, Con relación a asuntos tan serios ; delicados como ese9 #llen 7hite es mu; clara ; usa un lenguaje distinto sin dobles signi%icados. *a participación de Cristo en la naturale@a humana caída no podría ser descrita con ma;or claridad. 9<oniendo a &n lado *& corona real4 Ml condescendió en descender4 paso a paso4 al ni#el de la caída h&manidad;.,( 9<ensemos sobre la h&millación de Cristo. Ml tomó sobre *i mismo la caída4 s&frida4 degradada y mac&lada nat&rale5a h&mana;. ,1 L másG 9Ml *e h&milló y tomó sobre *i la mortalidad?.+, 9G&e &na h&millación m&cho mayor J&e la J&e el hombre p&ede comprender;. ,6 9Cristo tomó sobre *i las enfermedades de la degenerada h&manidad. 7penas de ese modo podía Ml rescatar al hombre de los prof&ndísimos abismos de s& degradación;.,7 Para evitar cualDuier posible mal entendido sobre la realidad de la participación de AesBs en la naturale@a de la humanidad caída9 #llen 7hite a menudo emplea el verbo asumir4 implicando Due Hl realmente la tomó sobre &í mismo. 9Cristo asumió n&estra nat&rale5a caída y se e@p&so a cada tentación a la J&e el hombre está s& eto;. ,! 9Ml asumió los riescos de la nat&rale5a h&mana4 para ser probado y tentado;.,% 9Ml asumió la nat&rale5a h&mana4 s&s enfermedades4 riesgos y tentaciones;.(0 *a participación de Cristo en la plena naturale@a humana en su estado caído9 es colocada por #llen 7hite como condición sine >ua non para la salvación del hombre. 92staba en los planos de Dios J&e Cristo tomase sobre *i mismo la forma y la nat&rale5a del hombre caído4 para J&e Ml p&diese ser perfeccionado a tra#$s del s&frimiento4 y soportar en *i mismo la f&er5a de las tentaciones de *atanás4 a fin de J&e conociese me or como socorrer a aJ&ellos J&e son tentados;. (' 9<or ese acto de condescendencia4 Ml sería capa5 de derramar *&s bendiciones a fa#or de la ra5a caída. 7sí Cristo nos hi5o posible J&e seamos participantes de *& nat&rale5a;.(, <ue e/áctamente eso lo Due el autor de la epístola a los Hebreos nos enseEó. 9Con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a *&s hermanos;4 9para J&e p&diese estar en posición de libertar los seres h&manos de s&s pecados;. 0Heb. +G152. L aEadeG 9<orJ&e en aJ&ello J&e Ml mismo4 siendo tentado4

Pág. +1 padeció4 p&ede socorrer a los J&e son tentados; 0verso 1)2. “Tentado de Todas las -aneras, .omo Nosotros...”.+ #llen 7hite hi@o todo lo Due podia para e/plicar el signi%icado de esa verdad. 9P&estro *al#ador #ino a este m&ndo para soportar en nat&rale5a h&mana4 todas las tentaciones con las c&ales el hombre es asediado;.(( 9Ml conoce por e@periencia c&ales son las debilidades de la h&manidad4 c&ales son n&estras carencias y donde yace la f&er5a de n&estras tentaciones4 p&es Ml f&e Ntentado en todos los p&ntos4 como nosotros4 pero sin pecadoO;(1 9Ml sabe c&an f&ertes son las inclinaciones del cora5ón nat&ral;.(54 habiFndolas e/perimentado en &í mismo. 97lg&nos piensan J&e Cristo4 por ser el Hi o de Dios4 no t&#o tentaciones como los hi os ahora las tienen. "as 2scrit&ras dicen J&e Ml f&e tentado en todos los p&ntos4 como nosotros;.(6 9"as tentaciones a J&e Cristo est&#o s& eto f&eron &na terrible realidad... *i no f&ese asíR si no "e f&ese posible caer4 Ml no podría ser tentado en todos los p&ntos como la familia h&mana es tentada. "as tentaciones de Cristo y *&s s&frimientos ba o ellas f&eron proporcionales a *& carácter incontaminado y e@altado... Ml Nresistió hasta la sangreO en aJ&ella hora c&ando el temor del fracaso moral era como el temor de la m&erte. Aientras estaba c&r#ado en el 3etsemaní4 en agonía de alma4 gotas de sangre le afloraron a los poros y h&medecieron el s&elo... *obre la cr&5 Cristo sabía4 como ning>n otro podía saber4 el terrible poder de las tentaciones de *atanás;.(7 9Ping>n otro nacido de m& er f&e tan fero5mente asaltado por la tentación;. (! 9Ml realmente enfrentó y resistió las tentaciones de *atanás4 como c&alJ&ier ser h&mano;. (% #n su batalla en el desierto9 9la h&manidad de Cristo f&e p&esta a pr&eba como ning&no de nosotros amás podrá saber... 2sas f&eron tentaciones reales y no sim&lacros;. 10 #l apóstol lo con%irma cuando habla de las pruebas Due AesBs tuvo Due soportarG 97&n no resististeis hasta la sangre4 combatiendo contra el pecado;. 0Heb. 1+G.2. #n la misma carta9 #llen 7hite describe las tentaciones Due AesBs tuvo Due en%rentarG 92l Hi o de Dios4 en *& h&manidad4 l&chó con las mismas cr&eles y aparentemente abr&madoras tentaciones J&e asedian los hombres - tentaciones para condescender con el apetito4 a a#ent&rarse pres&nt&osamente donde Dios no los cond& o4 y darle c&lto al dios de este m&ndo4 sacrificar &na eternidad de biena#ent&ran5a por los fascinantes placeres de esta #ida;.1' 9"as tentaciones J&e Cristo resistió f&eron aJ&ellas J&e encontramos tan difíciles de soportar. 2las f&eron intensificadas sobre Ml en m&cho mayor grado4 en la medida en J&e *& carácter era s&perior al n&estro. Con el terrible peso de los pecados del m&ndo sobre Ml4 )es>s resistió la pr&eba del apetito4 del amor del m&ndo4 y del amor de la ostentación J&e cond&ce a la pres&nción;.1, 92s &n misterio ine@plicable a los mortales J&e Cristo p&diese ser tentado en todos los p&ntos4 como nosotros lo somos4 y a&n ser sin pecado;.1( Cierta ocasión9 algunas personas cuestionaron la caída naturale@a de Cristo. #llen 7hite les respondióG 9He recibido cartas afirmando J&e Cristo no podía haber tenido la misma nat&rale5a J&e el hombre4 p&es en ese caso4 habría caído ba o seme antes tentaciones. *i no poseyese nat&rale5a h&mana4 no podría haber sido e emplo n&estro. *i no f&ese participante de n&estra nat&rale5a4 no podría haber sido tentado como el hombre lo ha sido. *i no "e h&biese sido posible ceder a la tentación4 no podría ser n&estro 7&@iliador;.11 9<retenden m&chos J&e era imposible J&e Cristo f&ese #encido por la tentación. 2n ese caso4 no habría sido colocado en la posición de 7dánR no podría haber obtenido la #ictoria J&e aJ&el de ara de ganar. *i t&#i$semos4 en cierto sentido4 &n más probante conflicto J&e lo J&e t&#o Cristo4 entonces Ml no estaría habilitado para socorrernos. <ero n&estro *al#ador *e re#istió de la h&manidad con todas las contingencias de la misma. :omó la nat&rale5a del hombre con la posibilidad de ceder a la

Pág. 38 tentación. Po tenemos J&e soportar ning&na cosa J&e Ml no haya s&frido;.15 &in embargo9 9al tomar sobre *i la nat&rale5a del hombre en s& decadente condición4 Cristo no participó en lo mínimo J&e f&ese de s& pecado;.16 He aDuí otra solemne verdad Due #llen 7hite nunca dejó de repetir9 mientras en%ati@aba la realidad de las tentaciones a las cuales AesBs estaba sujeto. Pues9 como está escritoG 97ntes4 f&e Ml tentado en todas las cosas4 pero sin pecado;. 0Heb. .G1,2. “... Pero Sin Pecado”.+ Cada ve@ Due #llen 7hite escribía sobre el delicado asunto de la naturale@a caída de Cristo9 era mu; cuidadosa en aEadir inmediatamente Due AesBs vivió 9sin cometer pecado;4 sea por pensamientos9 palabras u obras. #n una carta enviada a 7. *. H. !aMer9 Due evidentemente tenía tendencia de hablar de Cristo como un hombre 9integralmente h&mano;9 #llen 7hite sugirió Due Fl %uese más cautelosoG 9P&nca4 de modo alg&no4 de e la más le#e impresión sobre mentes h&manas de J&e &na mancha4 inclinación o corr&pción incidía sobre Cristo4 o J&e Ml4 de alg&na manera4 cedió a la corr&pción;. 17 9Ping&na palabra imp&ra escapaba de *&s labios. P&nca Ml practicó &na acción mala4 p&es era el Hi o de Dios. 7&n c&ando pos&yese forma h&mana4 sin embargo era e@cento de la mancha del pecado;. 1% 92n *& nat&rale5a h&mana4 Ml mant&#o la p&re5a de *& di#ino carácter. Ml #i#ió la ley de Dios y la honró en &n m&ndo de transgresión;.50 92n medio a la corr&pción4 Cristo mant&#o *& p&re5a. *atanás no podía mancharla o corromperla. *& carácter re#elaba &n perfecto odio contra el pecado;. 5' 9*i h&biese podido encontrarse &n sólo pecado en Cristo4 si h&biese Ml en algo partic&lar J&e f&ese4 cedido a *atanás para escapar a la horrible tort&ra4 y el enemigo de Dios y del hombre habría tri&nfado;.5, Algunos creen Due AesBs %ue tentado apenas e/ternamente. &i hubiese sido así9 Hl no habría sido verdaderamente tentado como nosotros lo somos9 ni habría conocido 9el poder de n&estras tentaciones; 5(9 ; la 9 f&er5a de la pasión h&mana; 519 a los cuales los hombres están sujetos. &in embargo9 9n&nca Ml cedió a la tentación de practicar &n simple acto J&e no f&ese p&ro4 ele#ado y ennoblecedor;.55 #llen 7hite dijoG 97l p&eblo4 y desp&$s4 más plenamente4 a los discíp&los4 )es>s e@plicó J&e la contaminación no procede de lo e@terior4 sino del interior. <&re5a e imp&re5a pertenecen al alma. 2s el mal acto4 la palabra o el pensamiento malo4 la transgresión de la ley de Dios4 no la negligencia de ceremonias e@ternas creadas por el hombre4 lo J&e contamina;. 56 9*i la ley alcan5ase apenas la cond&cta e@terior4 los hombres no serían c&lpados por s&s pensamientos4 deseos y designios in &stos. <ero la ley reJ&iere J&e la propia alma sea p&ra y la mente santa4 J&e los pensamientos y sentimientos est$n de ac&erdo con el padrón de amor y &sticia;.57 97 menos J&e haya la posibilidad de ceder4 la tentación no es tentación. "a tentación es resistida c&ando &n hombre es poderosamente infl&enciado a practicar &na mala acción y4 sabiendo J&e p&ede hacer eso4 resiste por la fe4 apegándose firmemente al poder di#ino. 2sa f&e la d&rísima e@periencia por la c&al Cristo pasó;.5! 9:omando sobre *i la nat&rale5a h&mana en s& estado caído4 Cristo no participó4 en lo mínimo J&e f&ese4 de s& pecado... Po debemos tener d&das acerca de la perfecta a&sencia de pecado en la nat&rale5a h&mana de Cristo;.5% #so no signi%ica Due &u naturale@a era impecable en sí misma ' lo cual contradiría todo cuanto #llen 7hite escribiera en otras partes ' sino Due en el sentido de Due9 a causa de &u per%ecta obediencia9 Hl la hi@o impecable9 9condenando el pecado en la carne;. iEino H ,umano.+

Pág. 31 (a realidad de la encarnación no signi%ica Due AesBs renunció a &u divinidad. #llen 7hite acostumbraba a decir Due 9Ml re#istió *& di#inidad con la h&manidad;4 o Due 9Ml #eló *& di#inidad con la h&manidad;. #se tipo de e/presión es encontrado cerca de 1+, veces en sus escritos. -8 He aDuí algunos ejemplosG 9<or n&estra ca&sa4 Ml de ó *& trono real y #istió *& di#inidad con la h&manidad. <&so a &n lado *& manto real4 *& ma est&osa corona4 para J&e p&diese ser &no con nosotros;.6' 9Cristo no cambió *& di#inidad por la h&manidad4 sino J&e la re#istió con la h&manidad;. 6, 9Ml #eló *& di#inidad con la ropa de la h&manidad4 pero no *e separó de *& di#inidad;. 6( 97&n c&ando tomase la h&manidad sobre *í mismo4 Ml era di#ino. :odo lo J&e es atrib&ído al propio <adre4 tambi$n lo es a Cristo;.61 92n Ml4 el propio Dios descendió del Cielo;.65 #n un comentario sobre la visita de AesBs al templo de AerusalFm9 #llen 7hite escribióG 92l seg&ndo templo f&e honrado4 no con la n&be de la gloria de )eho#á4 sino con la presencia #i#a de 7J&el en J&ien habita corporalmente toda la plenit&d de la di#inidad E el propio Dios manifiesto en carne;.66 9He aJ&í porJ&e4 a&n c&ando f&ese tentado en todos los p&ntos como nosotros4 est&#o en el m&ndo4 desde *& primera entrada en $l4 e@cento de corr&pción4 a&n c&ando est&#o por ella cercado;.67 Habiendo dicho eso9 #llen 7hite entonces %ormula una cuestiónG 962stamos nosotros #ol#i$ndonos tambi$n participantes de esa plenit&d4 y no es así4 y así solamente4 J&e #enceremos como Ml #enció8;6! "e hecho9 9Desistió Ml la tentación4 mediante el <oder J&e el hombre tambi$n p&ede poseer. *e apoyó en el trono de Dios4 y no e@iste hombre o m& er J&e no p&eda tener acesso al mismo a&@ilio4 por la fe en Dios;.6% 9Cristo4 en la debilidad de la h&manidad4 debía enfrentar la tentación de alg&ien J&e poseía los poderes de &na ele#ada nat&rale5a J&e Dios le concediera a la família angelical. <ero la h&manidad de Cristo estaba &nida a *& di#inidad4 y en ese poder Ml soportaría todas las tentaciones J&e *atanás p&diese lan5ar contra Ml4 y a&n mantener *& alma incontaminada del pecado. Q ese poder de #encer Ml le daría a cada hi o e hi a de 7dán J&e aceptase por la fe los &stos atrib&tos de *& carácter;.70 Participantes de la NaturaleGa iEina.+ #llen 7hite en%ati@a especialmente la posibilidad o%recida a la humanidad de 9participar de la nat&rale5a di#ina; 0+ Pedro 1G.2. #se es el propósito por el cual Cristo vino a este mundo. Hl vino para traerle a los hombres el poder de "ios de librarlos del poder del pecado9 ; hacerlos hijos de "ios. Para ese %in Cristo participó de la caída naturale@a del hombre9 a %in Due Fl pudiese ser capa@ de participar de &u divina naturale@a. 9Ml VCristoW tomó n&estra nat&rale5a y #enció4 para J&e4 tomando *& nat&rale5a4 p&di$semos #encer. Hecho Nen seme an5a de carne de pecadoO 0Rom. )G329 Ml #i#ió &na #ida sin pecado;.7' Pues9 9la #ida J&e Cristo #i#ió en este m&ndo4 hombres y m& eres p&eden #i#ir a tra#$s de *& poder y ba o *& instr&cción. 2n el conflicto contra *atanás4 ellos p&eden tener toda la ay&da J&e Ml t&#o. <&eden ser más J&e #encedores por 7J&el J&e los amó y se entregó a *í mismo por ellos;.7, #n &u humanidad9 Cristo triun%ó sobre el pecado a travFs del poder de "ios al cual &e apegaba. Cada miembro de la %amília humana tiene el mismo privilegio. 9Cristo nada hi5o J&e la nat&rale5a h&mana no p&eda hacer si es participante de la nat&rale5a di#ina;. 7( 9Ml no e erció en *& pro#echo ning>n poder J&e no nos sea libremente ofrecido. Como hombre4 Ml enfrentó la tentación4 y la #enció en la f&er5a J&e "e f&e dada por Dios;.71 9*i Cristo poseyese &n poder especial J&e el hombre no tiene el pri#ilegio de poseer4 *atanás se habría apro#echado de ese hecho;.75 "e acuerdo con #llen 7hite9 9*atanás declaró ser imposible

Pág. 3+ J&e los hi os e hi as de 7dán obser#aran la ley de Dios;. 764 haciendo con Due la responsabilidad ca;ese sobre el *egislador ; no sobre el hombre. Pero 9Cristo #ino a este m&ndo para ser tentado en todos los p&ntos como nosotros lo somos4 para probaler al /ni#erso J&e en este m&ndo de pecado4 los seres h&manos p&eden #i#ir del modo J&e Dios apr&eba;.77 92l *eLor )es>s #ino a n&estro m&ndo no para re#elar lo J&e Dios podría hacer4 sino lo J&e el hombre podría hacer a tra#$s de la fe en el poder de Dios para ay&dar en cada emergencia. 2l hombre debe4 mediante la fe4 ser participante de la nat&rale5a di#ina y #encer cada tentación con J&e es asediado;.7! #llen 7hite enseEaba consistentemente Due la obra de salvación reali@ada por Aesucristo no Duedó con%inada a un simple acto legal9 o perdón de nuestros pecados9 sino Due ella tambiFn inclu;e victoria sobre la tentación ; el pecado. 9Cristo #ino para hacernos Nparticipantes de la nat&rale5a di#ina; 0+ Pedro 1G.29 ; *& #ida declara J&e la h&manidad4 &nida a la di#inidad4 no comete pecado;.7% 92ra &na solemne realidad esta de J&e Cristo #ino para herir las batallas como hombre4 en fa#or del hombre. *& tentación y #ictoria nos dicen J&e la h&manidad debe copiar el AodeloR debe el hombre #ol#erse participante de la nat&rale5a di#ina;. !0 9*& #ida testificó J&e4 con la ay&da del mismo poder di#ino J&e Cristo recibió4 le es posible al hombre obedecer la ley de Dios;.!' Kbviamente9 esa prueba no habría sido e%ectiva si AesBs hubiese vivido una vida sin pecado en una naturale@a humana diversa de la nuestra ' esto es9 en la naturale@a de Adán antes de la caída. #so e/plica por Due9 con per%ecta lógica9 #llen 7hite a%irmaba Due 9la gran obra de la redención podría ser efect&ada apenas con el Dedentor tomando el l&gar del caído 7dán;.!, .onclusi$n.+ #llen 7hite escribió e/haustivamente sobre una amplia variedad de tópicos tales como dietFtica9 salud9 educación9 teología9 obra mFdica9 predicación evangelística9 ; mucho más. )3 =o obstante9 su asunto %avorito era9 indudablemente9 la persona ; la obra de AesBs. Aun cuando no trate de temas cristológicos de manera sistemática9 ellos saturan sus escritos. L ella declaró eso mu; bienG 9Cristo4 *& carácter y obra4 son el centro y el ámbito de toda la #erdadR Ml es la corriente a la c&al las oyas de la doctrina están ligadas. 2n Ml es encontrado el sistema completo de la #erdad;.!1 Por esa ra@ón9 ella escribióG 9"a h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2s la cadena de oro J&e liga n&estra alma a Cristo4 y por medio de Cristo a Dios;.!5 Como podemos constatar9 el nBcleo de la Cristología de #llen 7hite está basado en la obra mediadora de Aesucristo9 por causa de la reconciliación de los pecaminosos seres humanos con el propio "ios. #lla está en per%ecta armonía con Pablo9 Due dice ser posible esa reconciliación por causa de la encarnación de Cristo 9en seme an5a de carne de pecado; 0Rom. )G32. Podemos pensar Due no ha; mejor síntesis de la Cristología de #llen 7hite9 Due su comentario sobre el &ermón de la 6ontaEaG 9Cristo es la escalera J&e )acob #ió4 teniendo la base e lna :ierra4 y el tope llegando a la p&erta del Cielo4 al propio límite de la gloria. *i aJ&ella escala h&biese de ado de llegar a la :ierra4 por &n >nico peldaLo J&e f&ese4 habríamos estado perdidos. <ero Cristo #ino a tener con nosotros donde nos encontramos. :omó n&estra nat&rale5a y #enció4 para J&e4 re#isti$ndonos de *& nat&rale5a4 nosotros p&di$semos #encer. Hecho Nen seme an5a de carne de pecadoO +Dom. !=(.4 #i#ió &na #ida e@centa de pecado. 7hora4 por *& di#inidad4 se afirma del trono del Cielo4 mientras J&e4 por *& h&manidad4 *e liga a nosotros. Pos manda J&e4 por la fe en 2l4 alcan5emos la gloria del carácter de Dios. <or lo tanto4 debemos ser perfectos4 así como Nes perfecto #&estro <adre J&e está en los CielosO. 6at. ,G.)?.)-

Pág. 33 Para #llen 7hite9 Cristo mani%iesto en 9seme an5a de carne de pecado; constitu;e la condición sin la cual no habría habido reconciliación con "ios. 9"a entere5a de *& h&manidad4 la perfección de *& di#inidad4 forman para nosotros &n firme terreno sobre el c&al podemos ser lle#ados a la reconciliación con Dios;.!7 Notas H re!erencias.+ 1. #llen :. 7hite ' 6ensajes &electos9 vol. 19 págs. +.+$+)1. ,. Hdem4 pág. +... 3. [[[[[[[9 en *igns of the :imes4 , de #nero de 111,. .. Cuando #llen 7hite %alleció9 en 111,9 sus obras incluían +. libros publicados ; traducidos en varios idiomas9 con dos otros prontos para publicación9 .-88 artículos ; numerosos pan%letos sobre varios asuntos9 ; cerca de .,.888 páginas manuscritas. "esde su muerte9 muchos libros %ueron publicados en %orma de compilaciones. ,. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald9 , de Abril de 118-9 citado en Aensa es *electos4 vol. 19 pág. +.5. -. Carta 15 de #llen :. 7hite9 1)1). 5. #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald9 , de Aulio de 1))5. ). 6anuscrito +18 de #llen :. 7hite9 1)1,. 1. Carta 3+ de #llen :. 7hite9 1)11. Citada en :he *e#enth-Day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #.:.7hite9 vol. ,9 pág. 1138. 18. #llen :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 11 de "iciembre de 1))). 11. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 págs. .1$,8. 1+. Hdem4 págs. ,8$,1. 13. [[[[[[[9 en *igns of the :imes4 15 de Aunio de 1)15. 1.. Hdem4 15 de Kctubre de 1188. 1,. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. .1. 1-. Hdem4 pág. 115. #sa comparación ;a había sido hecha en De#ieF and Herald4 +) de Aulio de 1)5.. Oer Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +-59 +-). 15. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 +. de <ebrero de 1)5. 0itálicos suplidos2. 1). 6anuscrito 1.1 de #. :. 7hite9 1181. Citado en *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. 59 pág. 1+- 0itálicos suplidos2. 11. 6anuscrito ,5 de #. :. 7hite9 1)18 0itálicos suplidos2 +8. Carta 18- de #. :. 7hite9 1)1-. +1. # :. 7hite9 en Cible 2cho 0publicado por la "ivisión Australasiana29 1, de "iciembre de 1)1+. ++. [[[[[[[9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +-59 +-). +3. [[[[[[[9 Coletin de la Conferencia 3eneral4 +3 de Abril de 1181. +.. [[[[[[[9 en Qo&thOs Hnstr&ctor4 +8 de "iciembre de 1188. +,. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 . de &eptiembre de 1188 0itálicos suplidos2 +-. 6anuscrito 1.3 de #. :. 7hite9 1)15. +5. #. :. 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes4 115. +). 6anuscrito )8 de #. :. 7hite9 1183. +1. #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. 19 pág. ++-. 38. 6anuscrito 1.1 de #. :. 7hite9 1181 0itálicos suplidos2 31. #. :. 7hite9 *pirit&al 3ifts 0"ones #spirituales29 vol. .9 págs. 11,9 11-. 3+. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 15 de Aulio de 1188. 33. [[[[[[[9 *ons and Da&ghters of 3od 0Hijos e Hijas de "ios29 pág. +38. 3.. [[[[[[[9 :he Ainistry of Healing 0*a Ciencia del !uen Oivir2 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press. Pub. Assn.9 11,+29 pág. 5). 3,. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch 0Jestimonios Para la glesia29 vol. , 06ountain Oiew9 Cali%.G

Pág. 3. Paci%ic Press Pub. Assn.9 11.)2 9 pág. 155. 3-. [[[[[[[9 Qo&thOs Hnstr&ctor4 Abril de 1)53. 35. Hdem4 +- de Kctubre de 1)11. Citado en *elected 6essages 06ensajes *electos29 vol. 39 págs. 1319 13+. 3). [[[[[[[9 2d&cation 0#ducación2 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press. Pub. Assn.9 11,+29 pág. 5) 31. Carta 15 de #llen :. 7hite9 1)5). .8. #. :. 7hite9 *elected Aessages4 vol. 19 págs. 1.$1,. .1. Hdem4 pág. 1,. .+. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. 11-. .3. Carta ) de #. :. 7hite9 1)1,. Citada en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. ,9 págs. 11+)9 11+1. ... #. :. 7hite9 *elected Aessages9 vol. 19 pág. .8). .,. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. 115. .-. [[[[[[[9 en Qo&thOs Hnstr&ctor9 1 de Aunio de 1)1). Citado en *elected Aessages9 vol. 19 pág. +,-. .5. Carta ) de #. :. 7hite9 1)1,. Citada en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. ,9 pág. 11+). .). #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald9 ) de =oviembre de 1))5. .1. [[[[[[[9 Welfare Ainistry 0!ene%icencia &ocial2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11,+29 pág. +)5. ,8. [[[[[[[9 Qo&thOs Hnstr&ctor4 + de Aunio de 1)1). ,1. [[[[[[[9 en *igns of the :imes4 18 de 6a;o de 1)11. ,+. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. 5-1. ,3. [[[[[[[9 :he Ainistry of Healing4 pág. -1. ,.. [[[[[[[9 Hn Hea#enly <laces 0#n *os *ugares Celestiales29 pág. 1,,. ,,. Hbidem. ,-. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. 315. ,5. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 , de Abril de 1)1). ,). [[[[[[[9 en Qo&thOs Hnstr&ctor4 +8 de Aulio de 1)11. ,1. [[[[[[[9 *elected Aessages4 vol. 19 pág. +,-. -8. #ric Claude 7ebster9 Crossc&rrents in 7d#entist Christology4 pág. 5-. -1. #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald 9 +. de Kctubre de 1)11. -+. Hdem4 +1 de Kctubre de 1)1,. Citado en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. ,9 pág. 11+). -3. Hdem4 1, de Aunio de 118,. -.. Hdem4 11 de Aunio de 1)1-. -,. Hdem4 1 de <ebrero de 1)1). --. Hdem4 1- de #nero de 118). -5. 6anuscrito 1- de #. :. 7hite9 1)18. Citado en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. 59 pág. 185. -). Hbidem. -1. #. :. 7hite9 *elected Aessages4 9 vol. 19 pág. .81. 58. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 +) de #nero de 1181. Citado en :he *e#enth-day Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. 59 pág. 1+5. 51. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 págs. 3119 31+. 5+. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch4 vol. 19 pág. ++. 53. [[[[[[[9 en *igns of the :imes4 15 de Aunio de 1)15. 5.. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. +..

Pág. 3, 5,. [[[[[[[9 *elected Aessages9 vol. 39 pág. 131. 5-. [[[[[[[9 en *igns of the :imes4 1- de #nero de 1)1-. 55. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 1 de mar@o de 118,. 5). 6anuscrito 1 de #. :. 7hite9 1)1+. Citado en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #. :. 7hite9 vol. 59 pág. 1+1. 51. #. :. 7hite9 :he Ainistry of Healing4 pág. 1)8. )8. [[[[[[[9 *elected Aessages4 vol. 19 pág. .8). )1. 6anuscrito 1.19 de #. :. 7hite9 1181. Citado en *elected Aessages4 vol. 39 pág. 13+. )+. #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 +. de <ebrero de 1)5.. )3. Oer Xndice de los 2scritos de 2. 3. White 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 11)329 en el cual encontramos clasi%icados al%abeticamente varios asuntos de los escritos de #llen :. 7hite. ).. #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 1, de Agosto de 1)13. ),. [[[[[[[9 *elected Aessages4 vol. 19 pág. +... )-. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 págs. 3119 31+. )5. Carta 3, de #. :. 7hite9 1)1.. Citada en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. 5$A9 pág. .)5.

Capítulo 3 &((&T J. W%22ON&R ;0<66+0=07> Cuando9 en 1)).9 #. A. 7aggoner se envolvió por primera ve@ con la cuestión de la naturale@a humana de AesBs9 #llen 7hite ;a se había pronunciado claramente sobre el asunto. Hasta ese tiempo nadie dudaba Due Cristo9 en &u encarnación9 hubiese tomado sobre &í la naturale@a caída del hombre. &i 7aggoner se sintió compelido a a%irmar tal convicción9 %ue porDue consideraba esa verdad indispensable para la comprensión del plan de la salvación en general9 ; a la justi%icación por la %e en particular. &u propósito no era con%irmar el punto de vista de #llen 7hite9 sino usar su Cristología como %undamento para su mensaje sobre la justicia obtenida a travFs de ADuel Due vino 9en seme an5a de carne de pecado;. Primeras eclaraciones ,echas entre 0<<5 H 0<<<.+ #n 1)).9 tan luego %ue apuntado para el cargo de editor$asistente de la *igns of the :imes9 7aggoner escribió una serie de artículos relativos a la naturale@a humana de AesBs. #n ellos a%irmó Due Cristo vino a este mundo en las mismas condiciones del hombre pecaminoso9 ; permaneció per%ectamente justo ; santo. #n su primer artículo9 el 3 de Aulio de 1)).9 titulado 9Condenado y )&stificado;9 leemosG 9Cristo era sin pecadoR la ley estaba en *& cora5ón. Como el Hi o de Dios4 *& #ida era más e@celente J&e todos los seres creados4 tanto en la :ierra como en el Cielo... Ml tomó sobre *i n&estra nat&rale5a +Heb. ,='6.4 y lle#ó sobre *i Nla iniJ&idad de todos nosotrosO 0 sa. ,3G-2. 7 fin de sal#arnos4 Ml llegó hasta donde nosotros estábamosR en otras palabras4 Ml tenía J&e tomar la posición del pecador perdido... Q porJ&e Cristo Nf&e contado entre los transgresoresO4 s&frió la penalidad de la transgresión. <ero el s&frimiento de Cristo no f&e por *& propia c&lpa. Ml Nno cometió pecado4 ni en *& boca se hayó engaLoO 01 Pedro +G++2?.1 #n el segundo artículo9 por título 9/na P&e#a Criat&ra en Cristo;4 Waggoner escribió= 9Dios hi5o a Cristo +el Hnmac&lado. pecado por nosotros. Ml f&e4 en todas las cosas4 Nseme ante a los

Pág. 3hermanosO4 y eso significa no simplemente en la forma e@terior4 física4 sino J&e Ml soportó el pecado como nosotros. 2sos pecados J&e as&mió sobre *i no eran *&yos4 sino n&estros. Ml Nno conoció pecadoO4 Npero el *eLor hi5o caer sobre Ml la iniJ&idad de todos nosotrosO. +Hsa. 5(=6. 7&n c&ando los pecados J&e estaban sobre Ml f&esen n&estros4 ellos f&eron contados como *&yos propios4 y eso "e ca&só la m&erte 0 sa. ,3G,2?.+ #n el tercer artículo9 bajo el título >"ebajo de la *e;?9 7aggoner rea%irma Due AesBs 9se colocó en la e@acta condición de aJ&ellos a J&ien #iniera a sal#ar;. #so de modo alguno implica Due AesBs %uese un pecador. Cristo %ue contado entre los transgresores9 aun cuando Hl no %uese uno de ellos. 9Ml lle#ó los pecados del m&ndo como si f&esen *&yos;.( Para 7aggoner9 la e/presión 9nacido deba o de la ley; 0:ál. .G.2 signi%icaba no apenas Due Cristo estaba sujeto a la le;9 sino Due Hl tambiFn estaba sujeto a la condenación de la le; como un pecador. Cristo se colocó en el lugar de aDuellos Due habían violado la le; ; Due %ueron condenados a muerte. He ahí por Due Cristo su%rió la condenación de la le;. #n su pan%leto 92l 2#angelio en la 2pístola a los 3álatas; 9 publicado a inicios de 1)))9 7aggoner dio especial consideración a :álatas .G.9 Auan 1G1. ; Romanos )G39 pasajes esos Due tratan de la cuestión de Cristo en la carne. "e esos te/tos Fl conclu;ó Due 9Cristo nació en seme an5a de carne pecaminosa;.1 &us comentarios sobre <ilipenses +G,$5I Romanos 1G3I Hebreos +G19 1-$159 ; + Coríntios ,G+19 tambiFn identi%icaban la naturale@a humana de Cristo con la de la humanidad pecadora. *ejos de considerar el asunto perturbador9 el rebajamiento de Cristo era para 7aggoner un tema animador Due Fl tenía Due compartir con sus lectores. 9/no de las más ent&siasmantes enseLan5as de la 2scrit&ra es J&e Cristo tomó sobre *í la nat&rale5a del hombreR y J&e *&s ancestrales seg>n la carne f&eron pecadores. C&ando est&diamos la #ida de los antepasados de Cristo y #emos J&e ellos tenían todas las debilidades y pasiones J&e tenemos4 desc&brimos J&e ning>n hombre tiene c&alJ&ier derecho de disc&lpar s&s actos pecaminosos debido a la hereditariedad. *i Cristo no *e h&biese hecho en todas las cosas seme ante a *&s hermanos4 entonces *& #ida inmac&lada no ser#iría para animarnos a nosotros. <odríamos mirar para ella con admiración4 pero sería &na consideración J&e nos traería ine@orable desesperación;.5 9<ablo declara J&e Dios lo hi5o pecado por nosotros;4 asegura 7aggoner. 9Qo simplemente presento hechos de la 2scrit&raR no trato de e@plicarlos. NQ4 sin d&da alg&na4 grande es el misterio de la piedadO. Po p&edo comprender como Dios p&do manifestarse en carne4 en seme an5a de carne pecaminosa. Po se como el p&ro y santo *al#ador p&do soportar todas las enfermedades del hombre4 J&e son res&ltado del pecado4 y ser contado con los pecadores4 s&friendo la m&erte de &n pecador. *implemente acepto la declaración escrit&rística de J&e apenas así Ml podría ser el *al#ador de los hombresR me regoci o en ese conocimiento porJ&e &na #e5 J&e Ml se #ol#ió pecado4 yo p&edo ser hecho &sticia de Dios en Ml;.6 Pues Cristo 9descendió hasta las ba as prof&ndidades a las c&ales el hombre había caído4 para J&e p&diese erg&irlo a *& e@altado tronoR sin embargo4 Ml n&nca de ó de ser Dios4 o perdió siJ&iera &na partíc&la de *& santidad;.7 #sos son los principales conceptos desarrollados por 7aggoner en sus primeros escritos9 tratando la humanidad de AesBs. Como se re%ieren a la divinidad de Cristo9 7aggoner erige sobre ellos los %undamentos sobre los cuales estructuró su mensaje de justi%icación por la %e9 presentado en la sesión de la Con%erencia :eneral de 6ineápolis9 en 1))). “ ios -ani!iesto en .arne”.+ Como se dijo antes9 ninguno de los te/tos de los discursos de 7aggoner presentados en la sesión de 6ineápolis e/isten ahora. Pero sus artículos publicados en la *igns of the :imes inmediatamente despuFs de la sesión9 podrían ser representativos de sus presentaciones. *a sesión %ue concluída el . de

Pág. 35 =oviembre de 1))). La el +1 de #nero de 1))19 apareció el primer artículo tratando de 9Dios Aanifiesto en Carne;! &u tenor %ue reimpreso integralmente bajo el mismo título en el libro de 7aggoner publicado en 1)18G >Cristo ; &u Austicia?.1 Hl inició el libro con un capítulo sobre la divinidad de Cristo9 ; entonces discutió &u humanidad usando apenas la !iblia para presentar 9la mara#illosa historia de la h&manidad de Cristo;. ntrodujo el te/to citando Auan 1G1. para en%ati@ar Due 9Cristo era tanto Dios como hombre. Iriginalmente4 apenas di#ino4 Ml tomó sobre *í mismo la nat&rale5a h&mana4 y and&#o entre los hombres como &n simple mortal;.'0 #sa voluntaria humillación de AesBs es mejor e/presada por Pablo9 de acuerdo con 7aggoner9 en <ilipenses +G,$)G #scribe FlG 9Pos es imposible comprender como Cristo p&edo4 siendo Dios4 h&millarse hasta la m&erte en la cr&54 y es más J&e in>til para nosotros espec&lar sobre eso. :odo lo J&e podemos hacer es aceptar los hechos como son presentados en la Ciblia;.'' Para dejar claro el signi%icado Due ocorrió cuando 9el Berbo *e hi5o carne;4 7aggoner cita Romanos )G3$.G 9/n peJ&eLo pensamiento será s&ficiente para mostrarle a c&alJ&iera4 J&e si Cristo tomó sobre *í mismo la seme an5a del hombre4 de forma J&e p&diese redimir al hombre4 debe haber sido a seme an5a de &n hombre pecador4 p&es es al hombre pecador J&e Ml #ino a redimir... G&era de eso4 el hecho J&e Cristo haya tomado sobre *í la carne4 no de &n ser sin pecado4 sino de &n pecador4 esto es4 la carne J&e Ml as&mió tiene todas las debilidades y tendencias pecaminosas a las c&ales la caída nat&rale5a h&mana está s& eta4 es mostrado por la afirmación J&e Ml Nera de la simiente de Da#id seg>n la carneO. Da#id tenía todas las pasiones de la nat&rale5a h&mana. Ml di o de sí mismo= NHe aJ&í J&e yo nací en iniJ&idad4 y en pecado me concibió mi madreO. 0&almo ,1G,2?1+ Para 7aggoner9 el te/to de Hebreos +G1-$1) con%irma esa posiciónG 9*i Ml VCristoW f&e hecho en todas las cosas seme ante a *&s hermanos4 entonces debe haber soportado todas las enfermedades y estado s& eto a todas las tentaciones de *&s hermanos;. '( Pablo lleva el tema más allá cuando escribe9 en + Coríntios ,G+19 Due 97J&el J&e no conoció pecado4 Dios "o hi5o pecado por nosotros4 para J&e en Ml f&$semos hechos &sticia de Dios;. 7aggoner aEadeG 92l inmac&lado Cordero de Dios4 J&e no conocía pecado4 f&e hecho pecado. 7&n c&ando era inocente4 sin embargo f&e contado no apenas como &n pecador4 sino4 en #erdad4 Ml tomó sobre *í la nat&rale5a pecaminosa. Ml f&e hecho pecado para J&e nosotros p&di$semos ser hechos &stos;.'1 "espuFs de citar más una ve@ :álatas .G.$,9 ; Hebreos .G1,$1-9 7aggoner comentaG 97lg&nos p&eden haber pensado4 leyendo s&perficialmente4 J&e estamos depreciando el carácter de )es>s4 tray$ndolo al ni#el del hombre pecador;.'5 97l contrario;4 replica Fl9 9estamos simplemente e@altando el Npoder di#inoO de n&estro bendito *al#ador4 J&e #ol&ntariamente descendió al ni#el del hombre pecaminoso4 de forma J&e p&diese e@altarlo hasta *& propia inmac&lada p&re5a4 la c&al Ml ret&#o ba o las más ad#ersas circ&nstancias;.'6 A despecho de la debilidad de la carne9 9*& di#ina nat&rale5a n&nca4 ni por &n sólo momento4 abrigó &n mal deseo4 ni *& di#ino poder4 por &n momento4 d&dó. Habiendo s&frido en la carne todo lo J&e el hombre p&ede s&frir4 Ml #ol#ió al trono de *& <adre tan inmac&lado como c&ando de ó las cortes de la gloria;.'7 #l secreto de la victoria de Cristo sobre el pecado reside en esta lógicaG 9Ml f&e cercado por la enfermedad4 y sin embargo4 Nno cometió pecadoO4 por ca&sa del poder di#ino habitando constantemente en Ml. 2sa misma f&er5a p&ede ser n&estra si NCristo habita por la fe en n&estros cora5onesR y si4 como Ml4 somos Nllenos hasta la entera plenit&d de DiosO 0#%e. 3G15 ; 112?.1) 9Habiendo s&frido todo lo J&e la carne h&mana padece4 Ml VCristoW sabe todo sobre eso4 y *e identifica tan intimamente con *&s hi os4 J&e lo J&e J&iera J&e los acose hace la misma impresión

Pág. 3) sobre Ml4 y sabe tambi$n c&anto poder di#ino es necesario para resistirR y si nosotros sinceramente deseamos ren&nciar a la Nimpiedad y a las pasiones m&ndanasO4 Ml está ansioso en conceder y es capa5 de conferirnos poder 9m&chísimo más J&e todo c&anto pedimos o pensamos. :odo el poder J&e Cristo poseía habitando en 2l por nat&rale5a4 podemos tenerlo en nosotros por la gracia4 p&es )es>s nos lo concede libremente;.'% 9YK&$ mara#illosas posibilidades hay para nosotros cristianosZ;4 e/clamaba 7aggoner. "e ahí en adelante Fl podía decirG 9<&edo todas las cosas en 7J&el J&e me fortalece;.,0 Jal es la argumentación de 7aggoner sobre el asunto de 9Dios manifiesto en carne;. A %in de vencer el poder del pecado9 %ue necesario9 de acuerdo con Fl9 Due Cristo viniese a habitar con nosotros en 9seme an5a de carne de pecado;. Habiendo obtenido la victoria en la carne9 Hl podría ahora conceder &u poder a aDuellos Due *o aceptasen. Así9 el mismo poder divino Due %ortaleció Cristo para vivir una e/istencia impecable en la pecaminosa naturale@a humana9 haría al pecador en Duien Cristo habitase capa@ de vencer la tentación ; sobrepujar el poder del pecado. Como se puede ver9 la Cristología de 7aggoner lo condujo naturalmente a la justi%icación por la %e. *a obra de Cristo no podría ser separada de &u persona. #l mensaje de la justi%icación por la %e como presentado por 7aggoner en 1)))9 es en realidad tan solamente una aplicación práctica de su Cristología. Por Due Cristo &e identi%icó per%ectamente con la naturale@a humana caída9 &u obra en nosotros no está limitada a una mera transacción legal9 el perdón del pecado9 sino Due ella tambiFn contiene la puri%icación de 9toda la in &sticia; 01 Auan 1G12.+1 >C&ando Cristo nos c&bre con el manto de *& propia &sticia4 Ml no nos de la &na capa para el pecado4 sino J&e retira el pecado de nosotros... 2n #erdad Ml p&rifica de la c&lpa4 y si el pecador está limpio de s& c&lpa4 está &stificado4 hecho &sto4 y pasó por &n cambio radical. 2s4 de hecho4 otra persona... Nes &na n&e#a criat&raO 0+ Cor. ,G152?.++ *a gran contribución de 7aggoner no %ue apenas reintroducir el principio de la justi%icación por la %e en la glesia Adventista9 sino tambiFn aplicar la Cristología a la obra de salvación. Para Lutero@ la DustiEicación por la Ee era puramente una transacción legal% *a <órmula de Concord con%irma ese punto de vistaG 9:oda n&estra rectit&d está f&era de nosotrosR ella habita enteramente en )es&cristo;. Para &aggoner@ por otro lado@ la DustiEicación incluAe la acción de Cristo en el hombre para hacerlo Dusto 0Rom. ,G1129 a travFs del poder Due "ios le concede a aDuel Due cree en Cristo ; *o recibe en su cora@ón 0Auan 1G1+2. YHn%asis aEadidaZ. #n su Bltimo libro9 2l <acto 2terno4 publicado en *ondres en el aEo 11889 7aggoner declaróG 97ntes J&e el fin #enga4 y al tiempo de la #enida de Cristo4 precisa haber en el m&ndo &n p&eblo4 no necesariamente grande en relación al n>mero de habitantes de la :ierra4 pero grande lo s&ficiente para ser conocido en todo el planeta4 y en J&ien Ntoda la plenit&d de DiosO sea manifiesta4 así como lo f&e en )es>s de Pa5aret. Dios le demostrará al m&ndo J&e lo J&e Ml hi5o con )es>s de Pa5aret4 lo hará con c&alJ&iera J&e se entreg&e a Ml;.,( Waggoner .on!irma Su .ristolog/a ;0<=0+0=@1>.+ "urante la dFcada de 1)189 7aggoner dis%rutó de un gran prestigio ; autoridad en la glesia Adventista. Apo;ado por #llen 7hite ; en colaboración con su colega A. J. Aones9 le %ue dada la oportunidad de presentar el mensaje de la justi%icación por la %e en los encuentros campales9 en grandes convenciones pastorales ; en diversas sesiones de la Con%erencia :eneral. #n 1)119 en la sesión de la Con%erencia :eneral9 7aggoner %ue convidado a presentar una serie de 1- estudios bíblicos9 Due Fl dedicó a la epístola a los Romanos. +. Hl di%icilmente podría escoger una epístola más %avorable para desarrollar las grandes ideas de su mensaje de justicia por la %e. "os pasajes9 en particular9 %ueron relevantes sobre el tema de la naturale@a humana de AesBs. *a declaración de Pablo9 en Romanos 1G39 acerca de la posteridad de "avid le o%reció la primera oportunidad. Pablo dijo Due Aesucristo 9nació de la descendencia de Da#id seg>n la carne;.

Pág. 31 7aggoner9 por lo tanto9 nos convida a 9leer la historia de Da#id y de los reyes J&e de $l descendieron4 los c&ales f&eron ancestrales de )es>s4 y &stedes #erán J&e el lado h&mano del *eLor estaba en des#enta a por s& ancestralidad4 tanto como c&alJ&ier &no de nosotros p&ede estarlo. A&chos de ellos f&eron licenciosos e idólatras cr&eles. 7&n c&ando )es>s esti#iese así tan cercado de debilidades4 Ml Nno cometió pecado4 ni en en la *& boca se hayó engaLoO 01 Pedro +G++2. 2so es para darle ánimo a los hombres en las más ba as condiciones de #ida. 2* para mostrar J&e el poder del e#angelio de la gracia de Dios p&ede tri&nfar sobre la hereditariedad;.,5 Con respecto a la a%irmación de Due "ios envió a &u Hijo 9en seme an5a de carne de pecado;4 7aggoner aseguraG 92@iste la idea com>n de J&e eso significa J&e Cristo sim&ló tener carne pecaminosa4 J&e Ml no *e re#istió realmente de la carne pecaminosa4 sino J&e tan solamente pareció poseerla;.,6 #n rFplica9 7aggoner citó Hebreos +G159 Due a%irma Due 9con#enía J&e en todo V)es>sW f&ese hecho seme ante a *&s hermanos4 para #ol#erse &n s&mo sacerdote misericordioso y fiel en las cosas concernientes a Dios4 a fin de hacer propiciación por los pecados del p&eblo;. #ntonces re%irió :álatas .G.$, nuevamente9 donde Pablo sustenta Due AesBs %ue 9nacido de m& er4 nacido ba o la ley4 para rescatar a los J&e estaban ba o la ley;. L conclu;eG 9Ml tomó la misma carne J&e todos los J&e son nacidos de m& er poseen;.,7 <inalmente9 para establecer la ra@ón por Due Cristo vino en semejan@a de carne de pecado9 7aggoner coloca lado a lado Romanos )G3$. ; + Coríntios ,G+1. 9"os primeros #ersos dicen J&e Cristo f&e en#iado en seme an5a de carne pecaminosa4 Npara J&e la &sta e@igencia de la ley se c&mpliese en nosotrosO. "os >ltimos dicen J&e Dios N"o hi5o pecado por nosotrosO4 a&n c&ando Ml no h&biese conocido pecado4 Npara J&e en 2l f&$semos hechos &sticia de DiosO;.,! #n todas esas e/plicaciones9 7aggoner ligaba constantemente la encarnación de Cristo9 Due &e revistió de la caída naturale@a humana con propósitos de redenciónI para libertar los seres humanos del poder del pecado ; de la muerte9 mediante el poder del #spíritu de vida Due está en Aesucristo 0Rom. )G+2. #n 1)1+9 7aggoner aceptó un llamado para ir a nglaterra ; volverse el editor de la revista "a Berdad <resente. Hl permaneció allí hasta 118+. #n esa ocasión9 %ue convidado a tomar parte en la sesión de la Con%erencia :eneral en 1)159 donde presentó 11 estudios basados en los primeros capítulos de la epístola a los Hebreos. #so no sorprende9 considerando Due esos capítulos contienen la más clara evidencia de la naturale@a divino$humana de Cristo.+1 6ás una ve@ 7aggoner tuvo la oportunidad de propagar su Cristología9 Due concordaba tambiFn con aDuella de los ejecutivos de la Comisión de la Con%erencia :eneral ; de la iglesia. &i no %uese ese el caso9 ellos no lo habrían siempre convidado para venir de nglaterra ; participar de esos eventos especiales. 4na ve@ más 7aggoner con%irmó su posición inicial9 la cual tambiFn e/aminamos9 sobre la naturale@a humana de AesBs. #n un punto Fl para%raseó al apóstol PabloG 9*i con n&estra boca confesamos a )es>s como *eLor4 J&e Ml #ino en carne4 y si creemos en n&estro cora5ón J&e Dios "o res&citó de entre los m&ertos E J&e Ml es &n poder #i#o E seremos sal#os;.(0 Para asegurarse de Due el pBblico tuviese una visión clara de ese punto9 7aggoner insistióG 9"a <alabra se hi5o carne perfecta en 7dán4 mas en Cristo la <alabra se hi5o carne caída. Cristo descendió hasta el fondo4 y he aJ&í la <alabra en carne4 carne pecaminosa;.(' #n un artículo publicado en la *igns of the :imes9 titulado >"ios 6ani%iesto en Carne?9 7aggoner especi%icó Due nuestros pecados no %ueron puestos sobre Cristo de manera simbólica9 sino realmente lan@ados sobre Hl.3+ "el mismo modo9 en su comentario sobre la epístola a los :álatas9 publicado en 11889 Fl subra;a en%aticamente Due Cristo llevó nuestros pecados 9en *& propio c&erpo; 01 Pedro +G+.2. L escribióG 9P&estros pecados no f&eron mera y fig&rati#amente p&estos sobre Ml4 sino

Pág. .8 Nen *& propio c&erpoO. Ml *e Nhi5o maldiciónO por nosotros4 se hi5o NpecadoO por nosotros y4 consec&entemente4 m&rió por nosotros... 2l mismo te@to J&e nos dice haber Ml lle#ado n&estros pecados Nen *& propio c&erpoO4 c&ida en de arnos saber J&e Ml Nno pecóO. 2l hecho J&e Ml haya podido lle#ar n&estros pecados con Ml y en 2l4 haci$ndose pecado por nosotros y4 sin embargo4 sin haber cometido c&alJ&ier pecado4 es para *& gloria eterna y n&estra eterna sal#ación del pecado;.(( .onclusi$n.+ #so es lo esencial de la Cristología de 7aggoner. &i su posición no estiviese de acuerdo con la creencia de la iglesia9 la Comisión de la Con%erencia :eneral no lo habría convidado a la sesión de 11819 para re%utar 9la e@traLa doctrina; del movimiento de la carne santa9 de acuerdo con la cual Cristo había tomado la 9nat&rale5a de 7dán antes de la caída;. &i ha; un tema recurrente en la enseEan@a de 7aggoner9 ese es ciertamente su Cristología. *a obra Confesión de Ge4 escrita poco antes de su muerte9 en 111-9 permanece como la mejor evidencia de esa realidad. Allí Fl e/presa nuevamente lo paradojal de Cristo9 Due asumió la naturale@a del 9hombre pecaminoso;4 mientras o%reció una 9#ida perfecta;4 una vida libre de pecado9 una vida victoriosa sobre la muerte. 97sí4 Dios en Cristo dio *& #ida en fa#or de los hombres pecadores. 2sta es4 de ac&erdo con Waggoner4 la s>m&la del e#angelio;.(5 Notas H re!erencias.+ 1. #llet A. 7aggoner9 en *igns of the :imes9 3 de Aulio de 1)).. +. Hdem4 15 de Aulio de 1)).. 3. Hdem4 1) de &eptiembre de 1)).. Oer #ric Claude 7ebster en Contracorrientes en la Cristología 7d#entista9 págs. 1-) a 151. .. #llet A. 7aggoner9 :he 3ospel in the Coo? of 3alatians 0#l #vangelio en la #pístola a los :álatas2 0Pa;son9 Ari@.G *eaves o% Autumn !ooMs9 11582 7aggoner escribió ese pan%leto de 51 páginas en respuesta a un pan%leto de ), páginas9 escrito por :. . !utler9 titulado :he "aF in the Coo? of 3alatians 0*a *e; en la #pístola a los :álatas. ,. Hdem9 pág. -1. -. Hdem4 pág. -+. 5. Hdem4 pág. -3. ). &iete artículos %ueron publicados en la *igns of the :imes. #l primero versaba sobre la naturale@a humana de Cristo 0+1 de #nero de 1))12I los cuatro siguientes9 sobre la divinidad de Cristo 0días 19 )9 1, ; ++ de 6ar@o de 1))12I los Bltimos dos tenían por título9 respectivamente9 >Cristo9 el *egislador? ; >Cristo9 el Redentor?. 1. #ste libro %ue igualmente impreso en Australia ; en nglaterra9 en 1)1+9 ; en Hamburgo ; en !asilea. Oer <room9 Ao#ement of Destiny4 pág. 353. #n 11)1 Fl %ue traducido ; publicado en <rancia. 18. 7aggoner9 Christ and His Dighteo&sness4 pág. +.. 11. Hdem4 pág. +,. 1+. Hdem4 págs. +-$+5. 13. Hdem4 pág. +5. 1.. Hdem4 págs. +5$+). 1,. Hdem4 pág. +). 1-. Hbidem. 15. Hdem4 pág. +1. 1). Hbidem. 11. Hdem4 pág. 38 +8. Hdem4 págs. 38$31.

Pág. .1 +1. Hdem4 pág. ,1. ++. Hdem4 pág. --. +3. [[[[[[[9 :he 2#erlasting Co#enant 0#l Pacto #terno29 pág. 3--. Arthur :. "aniells recomendó ese libro de 7aggoner a 7. C. 7hite9 en una carta %echada el 1+ de 6a;o de 118+G >#sto; pro%undamente convencido de Due algo debe ser hecho para colocar un diluvio de lu@ en los lares de nuestro pueblo. =o cono@co un libro mejor para hacer eso9 %uera de la !iblia9 Due el del hermano 7aggoner.? 0citado en A. O. Klson9 :hro&gh Crisis to Bictory 0"e la Crisis a la Oictoria29 pág. +312. +.. #llet A. 7aggoner9 en el !oletín de la Con%erencia :eneral de 1)11I *igns of the :imes9 Kctubre de 1)1, ; &eptiembre de 1)1-I Waggoner on Domans 07aggoner Kn Romanos9 el #vangelio en la :ran Carta de Pablo2 0ParisG :lad Jidings Publishers9 n.d.2. +,. [[[[[[[9 Waggoner on Domans4 pág. 1+. +-. Hdem4 pág. 1+). +5. Hbidem. +). Hbidem. +1. #sos estudios %ueron publicados en el !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)159 bajo el título *t&dies in the Coo? of HebreFs 0#studios &obre el *ibro de Hebreos2. 38. !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)159 vol. 9 pág. 1+. 31. Hdem4 vol. 9 pág. ,5. 3+. #. A. 7aggoner9 en *igns of the :imes4 +1 de #nero de 1))1. 33. [[[[[[[9 :he 3lad :idings 0!uenas =uevas24 pág. -+ . 3.. #se evento será considerado en el capítulo 5. 3,. Confession of Gaith 0Con%esión de <e29 págs. ) ; 18. Oer 7ebster9 Crossc&rrents in 7d#entist Christology4 págs.+++$++3. Capítulo %(ONZO T. JON&S ;0<6@+0=14> Predicador entusiasta9 editor de diversos periódicos9 + ; autor de varias obras39 Alon@o J. Aones %ue uno de los primeros líderes espirituales de la iglesia adventista en la dFcada de 1)18. Aones nació el día +1 de Abril de 1),89 en RocMhill9 Khio. Con +8 aEos de edad se alistó en el ejFrcito ; ahí se Duedó durante tres aEos. "e esa e/periencia Fl conservó el espíritu de disciplina ; cierta brusDuedad en sus relacionamentos. 6ientras a la ma;oría de sus compaEeros le gustaba divertirse en los ratos libres9 Aones pre%ería leer obras de historia o publicaciones adventistas9 juntamente con la !iblia. Así Fl adDuirió gran parte del conocimiento básico necesario para su %uturo trabajo como predicador ; escritor. *ibre de las obligaciones militares9 solicitó el batismo en la iglesia adventista. <ue entonces designado para ir a la costa Keste como predicador. #n 6a;o de 1)),9 %ue admitido como editor$ asistente de la revista *igns of the :imes9 una posición Due mantuvo al lado de #llet A. 7aggoner hasta 1))1. Aun cuando era completamente di%erentes uno del otro9 esos hombres colaboraron mu; estrechamente en la predicación del mensaje de la justi%icación por la %e. Con el apo;o de #llen 7hite9 ellos revolucionaron la sesión de la Con%erencia :eneral de 1)))9 en 6ineápolis. Como resultado9 por dos aEos la comisión de la Con%erencia :eneral nombró a 7aggoner ; Aones para enseEar ese mensaje en los encuentros campales9 en los concilios pastorales9 en las instituciones e iglesias por todo el país. Hasta viajar para a Australia9 en "iciembre de 1)119 #llen 7hite %recuentemente los acompaEaba en esas campaEas. #lla consideraba su mensaje como venido de "ios.

Pág. .+ "espuFs de la ida de 7aggoner para nglaterra9 en 1)1+9 Aones Duedó encargado de mantener el interFs en el mensaje de 1))). L Fl lo hi@o de manera magistral ; con la plena aprobación de los líderes de la iglesia. "urante la dFcada de 1)189 en cada sesión de la Con%erencia :eneral9 una posición pre%erencial le era reservada para la presentación de varios aspectos del 9tercer mensa e ang$lico;9 como la colección de sus estudios bíblicos era popularmente conocida. A causa de su interFs en libertad religiosa9 Aones %ue escogido en 1))1 para dirigir la revista 7merican *entinel 0&entinela Americano2. #n 1)159 Fl %ue llamado a servir como uno de los miembros de la Comisión de la Con%erencia :eneral9 ;9 al mismo tiempo9 como editor$je%e de la De#ieF and Herald. #ntonces9 en la sesión de la Con%erencia :eneral de 11819 Fl %ue elegido para la presidencia de la Asociación de Cali%ornia9 posición en Due se mantuvo hasta 1183. Aones %ue entonces convidado para tomar cuenta del departamento de libertad religiosa a nivel de la Con%erencia :eneral9 en 7ashington. Al comien@o aceptó la invitación9 pero despuFs declinó ; %ue para !attle CreeM a %in de trabajar con el "r. Aohn Harve; Pellogg9 bajo cu;a in%luencia acabó entrando en con%licto con la Con%erencia :eneral. A causa de eso dejó la Kbra. Posteriormente9 en ra@ón de creciente hostilidad con el lidera@go de la iglesia9 %ue desligado del rol de miembros en 1181. Antes de esa separación9 sin embargo9 A. :. "aniells9 presidente de la Con%erencia :eneral9 trató de hacer una reconciliación en la sesión de 1181. Por alguna ra@ón9 Aones recha@ó esa apertura. "e ahí en adelante9 aun cuando era un observador del &ábado ligado a las más %undamentales doctrinas adventistas9 permaneció alejado de la iglesia. <uera de eso9 como su biógra%o :eorge R. Pnight observaG 97 despecho de s& animosidad con la iglesia organi5ada4 )ones parecia deseoso de compaLerismo ad#entista;.1 Hl %alleció el día 1+ de 6a;o de 11+39 en !attle CreeM9 despuFs de su%rir una hemorragia cerebral. L&l -ensaIe de Jones es %un igno de .on!ianGaM A causa de su ulterior separación de la iglesia9 algunos adventistas ho; cuestionan seriamente la valide@ del mensaje de Aones. Realmente9 como regla general9 el mensaje de Duien no permanece %irme en la %e hasta el %inal tiende a perder toda la credibilidad.) #n el caso de Aones9 sin embargo9 su desligamiento ocurrió %undamentalmente por conElicto con la organización ; no con la Ee. :eorge R. Pnight escribeG 9Habiendo est&diado s& #ida por m&chos aLos4 creo casi imposible creer J&e el #igoroso )ones de inicio de la d$cada de '!%04 p&diese haber na&fragado en la fe. <or otro lado4 tambi$n parece casi imposible para $l E como consec&encia de s& org&llo4 obstinadas opiniones y e@tremismo E haber hecho c&alJ&ier cosa más. "a cla#e para s& f&t&ro yace en el mensa e J&e f&e tan caro a s& cora5ón E de ar el poder del 2spírit& *anto transformar s& #ida a tra#$s de la fe. 2se f&e el p&nto donde )ones falló. <oseía &na correcta teoria de la #erdad4 pero fracasó en s& práctica;.6 #llen :. 7hite acentua la di%erencia entre el mensaje ; el mensajero. #lla conocía bien a ambos. *a &ra. 7hite había aceptado el mensaje como inspirado por el Cielo. #lla misma no dudó en predicarlo. -as como resultado de la oposici$n Nue Jones H Waggoner tiuEieron Nue en!rentar, ella temía Due se desanimasen ; por %in 9s&c&mbiesen a las tentaciones del enemigo ;. "e cualDuier modo9 ella advertíaG C=i eso aconteciese@ no probaría >ue ellos no tenían ningFn mensaDe de !ios@ o >ue la obra >ue hicieron Euese totalmente un errorG%5 YHn%asis aEadidoZ #se testimonio es aun más digno de nota9 en vista de las circunstancias Due desa%ortunadamente justi%icaron más tarde los temores de #llen 7hite con relación a los mensajeros. "e hecho9 ella nunca dudó del origen del mensaje básico predicado por Aones ; 7aggoner9 aun cuando9 a veces9 ella los corrigiese en algunos puntos particulares.) Habiendo leído9 en Australia9 los +. estudios bíblicos presentados por Aones en la sesión de la Con%erencia :eneral en 1)139 #llen 7hite escribióG 9*abemos J&e el hermano )ones ha dado el mensa e para este tiempo E alimento en el tiempo debido para el

Pág. .3 hambriento rebaLo de Dios. 7J&ellos J&e no permiten J&e el preconcepto obstr&ya el cora5ón contra el mensa e en#iada por el Cielo4 no p&eden sino sentir el espírit& y la f&er5a de la #erdad;.% Aones tambiFn dis%rutó de la con%ian@a de los líderes de la iglesia9 de acuerdo con Arthur *. 7hiteG 9:al #e5 la #erdadera actit&d de la iglesia y s&s líderes para con )ones y Waggoner4 desp&$s de la sesión de la Conferencia de '!!!4 sea me or refle ada en las in#itaciones e@tendidas a esos dos hombres4 para cond&cir est&dios bíblicos en las sesiones de la Conferencia 3eneral reali5adas en los '0 aLos sig&ientes. 2s b&eno recordar J&e la Comisión de la Conferencia 3eneral f&e responsable por la planificación de las re&niones de la Conferencia 3eneral y por escoger a s&s oradores. "a iglesia tenía m&chos oradores competentes. "as elecciones hechas re#elan los sentimientos de s&s líderes;.'0 4na rápida mirada en la impresionante cuenta de estudios bíblicos presentados por 7aggoner ; Aones en las diversas sesiones de la Con%erencia :eneral9 de 1)11 a 11819 será su%iciente para establecer el nivel de con%ian@a de Due go@abanG 15 para 7aggoner en 1111I +. para Aones en 1)13I +para Aones en 1)1,I 11 para 7aggoner ; 11 para Aones en 1)15I 3 para 7aggoner ; 5 para Aones en 1)11. #sos hombres nunca habrían sido solicitados a presentar como lo hicieron9 los diversos aspectos del tercer mensaje angFlico9 si su discurso no hubiese estado en armonía con las creencias de la iglesia. .ristolog/a de Jones.+ Aones habló pro%usamente sobre la naturale@a humana de Cristo9 primeramente en numerosos artículos en la De#ieF and Herald9 de la cual %ue editor$je%eI11 más tarde en los estudios bíblicos presentados en las sesiones de la Con%erencia :eneral e%ectuadas entre 1)13 ; 1)1,9 bajo el título >#l Jercer 6ensaje AngFlico?1+ ; %inalmente en un libreto titulado :he Consacrated Way to Christian <erfection 0#l Camino Consagrado Para la Per%ección Cristiana2 139 publicado al %inal de su ministerio9 en 118,. "entro del alcance de este estudio9 es imposible considerar todos los detalles del mensaje e/puesto por Aones. &erá su%iciente aDuí de%inir los puntos principales de su Cristología. Primeramente9 vamos a dejar claro Due Aones siempre presentó Cristo como "ios. Para Fl9 9tan enteramente la nat&rale5a de Cristo es la nat&rale5a de Dios4 J&e ella es la propia marca de la substancia de Dios;. 9Ml es Dios;.'1 )ones declaró= 92s esencial conocer el primer capít&lo a los Hebreos4 para entender lo J&e es *& nat&rale5a como hombre@ re#elada en el seg&ndo capít&lo de Hebreos;.'5 #n sus presentaciones en el aEo 1)139 Aones con%irmó las enseEan@as de 7aggoner sobre justi%icación por la %e. Hl a%irmó Due 9)es>s participó de la misma carne y sangre J&e nosotros tenemos;.'6 L9 en su dFcimo estudio Fl e/plicó cómo "ios tejió en Cristo 9las #estid&ras de la &sticia;4 disponibles a aDuellos Due *o aceptan. Aones a%irmóG 92sas #estid&ras f&eron te idas en &n c&erpo h&mano. 2l c&erpo h&mano E la carne de Cristo E era el telar4 6no era8 2sa ropa f&e te ida en )es>sR en la misma carne J&e &sted y yo tenemos4 p&es Ml tomó parte en la misma carne y sangre J&e tenemos. 2sa carne4 J&e es s&ya y mia4 f&e la J&e Cristo tra o a este m&ndo4 la c&al f&e el telar en el c&al Dios te ió los tra es para J&e &sted y yo #istamos en la carne4 y Ml J&iere J&e los &semos ahora;.'7 *as más completas ; detalladas presentaciones %ueron las hechas por Aones en la sesión de la Con%erencia :eneral de 1)1,. "e +- estudios9 seis %ueron dedicados a la doctrina de la encarnación. 1) #n el curso de esas e/posiciones9 Aones mencionó Due la naturale@a de Cristo había sido objeto de pro%undo estudio durante 9tres o c&atro aLos;4 pero Due "ios los estaba conduciendo 9más allá; en el asunto.11 Aones creía Due había nuevos argumentos capaces de consolidar la enseEan@a sobre la naturale@a humana de Cristo. #videncias sugieren Due9 despuFs de su llegada a nglaterra en 1)1+9 7aggoner le envió a Aones

Pág. .. los escritos de un obispo anglicano9 #dward rving9 bien conocidos por su Cristología. #stá bastante claro Due Aones había leído las obras de rving ; Due ellas tuvieron in%lu_ncia sobre los argumentos ; e/presiones usados en las presentaciones de 1)1,.+8 *a comprensión de Aones sobre la naturale@a humana de AesBs ; sus aplicaciones prácticas en la vida cristiana9 pueden ser sumariadas en cuatro principales conceptosG 0. (a NaturaleGa .a/da de .risto.+ Aones no tenía la mínima duda de Due Cristo tomó sobre &í la naturale@a humana caída o pecaminosa9 9la seme an5a de carne de pecado;. #se tipo de e/presión ocurre no menos de 18 veces en sus presentaciones hechas en el aEo 1)1,.+1 =o satis%echo en a%irmar la verdad de ese mensaje9 Aones deseaba e/plicar su lógica. Para ese %in Fl comen@ó a en%ati@ar el origen comBn de la naturale@a humana de Cristo ; de todos los seres humanos. Para demostrar ese punto9 Fl citaba Hebreos +G11G 9<&es tanto lo J&e santifica4 como los J&e son santificados4 #ienen todos de &no sólo...; Con base en ese verso9 Aones conclu;ó Due 9en *& nat&rale5a h&mana4 Cristo pro#ino del hombre de J&ien todos nosotros #inimos... /n hombre es la f&ente y cabe5a de toda la nat&rale5a h&mana. Q la genealogía de Cristo4 como &no de nosotros4 se origina en 7dán... :odos #ienen de &n hombre seg>n la carneR son todos de &no. 7sí4 del lado h&mano4 la nat&rale5a de Cristo es precisamente n&estra nat&rale5a;.,, 96K&$ carne es esa4 de hecho8;4 interrogaba Aones. 96K&$ especie de carne solamente este m&ndo conoce8 :an solamente la carne J&e &sted y yo tenemos. 2l m&ndo no conoce c&alJ&ier otro tipo de carne h&mana4 y no ha sabido de otra por la c&al la necesidad de la #enida de Cristo f&e creada. <or ese moti#o4 como el m&ndo conoce apenas tal especie de carne como la J&e tenemos4 como es ahora4 es ciertamente #erdad J&e c&ando Nel Berbo *e hi5o carneO4 f&e la misma carne J&e la n&estra. 2so no p&ede ser de otro modo;.,( <undamentándose en los versos de Hebreos +G1.$1)9 Aones destacaba el hecho de Cristo haber participado de la carne ; de la sangre9 de la misma manera Due nosotros compartimos de la carne ; de la sangre. 9Ml no *e re#istió de la nat&rale5a de los ángeles4 sino de la nat&rale5a de 7braham. <ero la nat&rale5a de 7braham y la simiente de 7braham son tan solamente nat&rale5a h&mana... N<or lo J&e con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a *&s hermanosO. 62n c&ántas cosas8 :odas las cosas. 2ntonces4 en *& nat&rale5a h&mana no hay ni siJ&iera &na partíc&la de diferencia entre Ml y &sted;.,1 Aones preguntaG 96<ercibe &sted J&e n&estra sal#ación yace e@áctamente ahí8 6Po #e J&e es &stamente ahí J&e Cristo *e apro@ima de nosotros8 Ml llegó hasta nosotros precisamente donde somos tentados4 y f&e hecho como nosotros e@áctamente donde somos tentadosR y ese es el p&nto donde nosotros "o encontramos E el *al#ador #i#o contra el poder de la tentación;.,5 1. &l Pecado .ondenado en la .arne.+ Cuando Aones consideraba las tentaciones a las cuales Cristo estuvo sujeto9 aludía a Hebreos .G1,G 9*ino4 &no J&e4 como nosotros4 en todo f&e tentado4 pero sin pecado;. Kbviamente9 declaró AonesG 9Ml no podría ser tentado en todos los p&ntos como yo soy4 si en todos los p&ntos no f&ese como yo soy.... Cristo estaba en =u lugar4 ; Ml poseía la naturaleza de toda la ra5a h&mana. 2n Ml se encontraba toda la debilidad de la h&manidad4 de forma J&e cada hombre sobre la :ierra J&e p&ede ser tentado4 enc&entra en )es&cristo poder contra la tentación. <ara cada alma hay en )es>s #ictoria contra todas las tentaciones y socorro contra s& poder. 2sa es la #erdad;.,6 #n su dFcimo cuarto estudio9 Aones repitió lo Due cada hombre heredó de Adán. 97sí4 todas las tendencias para el pecado encontradas en la ra5a h&mana #inieron de 7dán. <ero )es&cristo s&frió todas esas tentaciones. Ml f&e tentado en todos los p&ntos en la carne J&e Ml recibió de Da#id4

Pág. ., 7braham y 7dán... 7sí4 en la carne de )es&cristo E no en *í mismo4 sino en *& carne E n&estra carne J&e Ml tomó en la nat&rale5a h&mana E oc&rrieron &stamente las mismas tentaciones al pecado J&e e@isten en &sted y en mi... Q así4 e@istiendo en seme an5a de carne pecaminosa4 Ml condenó el pecado en la carne;.,7 Por consiguiente9 Aones diceG 9:odas las tendencias para pecar J&e e@isten en la carne h&mana estaban en *& carne4 y a ning&na le f&e amás permitido J&e se manifestaseR Ml #enció a todas ellas. Q en Ml todos tenemos la #ictoria sobre ellas;.,! Para hacer más clara su e/plicación9 Aones admite 9&na diferencia entre la tendencia para pecar y el abierto aparecimiento de ese pecado en las acciones;.,% Al someterse a la gran le; de la hereditariedad9 Cristo aceptó ser tentado en todos los puntos como nosotros lo somos9 pero sin ceder al poder de la tentación Due Hl llevaba en &u carne. #ntonces Aones declaraG 9Ml es &n *al#ador completo. Ml es &n *al#ador de los pecados cometidos y &n ConJ&istador de las tendencias para cometimiento de pecados. 2n Ml tenemos la #ictoria;.(0 Aones a%irmaba no haber misterio en "ios ser mani%iesto en una carne Due no estiviese sujeta al poder del pecado. 9<ero la mara#illa está en lo J&e Dios p&ede hacer a tra#$s de la y en la carne pecaminosa. 2se es el misterio de Dios E Dios manifiesto en carne pecaminosa. 2n )es&cristo4 J&e estaba en carne pecaminosa4 Dios demostró ante el /ni#erso J&e Ml p&ede así tomar posesión de la carne pecaminosa para re#elar *& propia presencia4 poder y gloria4 en #e5 de J&e el pecado en ella se manifieste;.(' 4. (a NaturaleGa de %d"nC L%ntes o espuJs de la .a/daM Para Aones9 esa cuestión nunca debería haber sido levantada. 92l seg&ndo 7dán #ino4 no como el primer 7dán era4 sino con lo J&e el primer 7dán había prod&cido en s&s descendientes en el tiempo de *& #enida. 2l seg&ndo 7dán #ino en el p&nto J&e la degeneración de la ra5a había alcan5ado desde el primer 7dán;.(, 9)es>s #ino aJ&í4 en el territorio de *atanás4 y as&mió la nat&rale5a h&mana &stamente en el p&nto al c&al *atanás la había lle#ado;.(( #s claro Due algunos delegados no comprendieron cómo %ue posible Due AesBs tuviese 9carne pecaminosa; ; no haber sido un pecador. Consecuentemente9 hubo cuestionamentos a los cuales Aones se vió compelido a responder. "e pronto Fl %ue %or@ado a recurrir a la doctrina de la inmaculada concepción. 9"a falsa idea de J&e Ml es tan santo J&e "e sería enteramente impropio allegarse a nosotros y ser poseído de la misma nat&rale5a J&e tenemos E pecaminosa4 deprabada4 caída nat&rale5a h&mana E tiene s& origen en la encarnación de aJ&ella enemistad contra Dios4 y J&e separa al hombre de Dios E el papado;.(1 "e acuerdo con esa doctrina9 9Aaría4 por lo tanto4 debe haber nacido inmac&lada4 perfecta4 impecable4 y más ele#ada J&e el J&er&bín y el serafínR entonces Cristo debe haber nacido así4 para tomar de ella *& nat&rale5a h&mana en absol&ta impecabilidad. Aas eso "o coloca m&cho más distante de nosotros de lo J&e &n J&er&bín y &n serafín están4 y en nat&rale5a pecaminosa... K&iero J&e alg&ien me ay&de4 alg&ien J&e cono5ca alg&na cosa sobre nat&rale5a pecaminosa4 p&es esa es la nat&rale5a J&e yo tengo y es esa la J&e el *eLor as&mió. Ml *e hi5o &no de nosotros;.(5 Algunos delegados encontraron Due Aones estaba ;endo mu; lejos al a%irmar Due 9Cristo poseía las mismas pasiones J&e nosotros;. #llos lo con%rontaron con una declaración de #llen 7hite de Due 9Cristo es &n hermano en n&estras debilidades4 pero no en poseer las mismas pasiones;. Aones respondió en%ati@ando la di%erencia entre la carne de AesBs ; &u menteG 9Ml f&e hecho en seme an5a de carne pecaminosaR no a la seme an5a de la mente pecaminosa. Po coloJ&en *& mente en esto. *& carne era n&estra carne4 pero la mente era Nla mente de Cristo )es>sO. <or consig&iente4 está escrito= NHaya en #osotros el mismo sentimiento VmenteW J&e tambi$n h&bo en Cristo )es>sO;.(6

Pág. .Al principio9 en el Aardín del #dFn9 Aones e/plicaba9 Adán ; #va tenían la mente de Cristo AesBs. Al permitir ser seducidos9 se volvieron 9escla#os; de &atanás9 ; así nosotros despuFs de ellos. AesBs vino9 por lo tanto9 para herir la batalla en el mismo terreno de Adán9 donde Fl %ue derrotado. L por &u victoria 9en )es&cristo4 la mente de Dios es concedida &na #e5 más a los hi os de los hombresR y *atanás es #encido;.(7 9)es&cristo #ino en la misma carne J&e la n&estra4 pero con la mente J&e mantenía s& integridad contra cada tentación4 contra cada ind&cción al pecado E &na mente J&e amás consentía en pecar. Po4 n&nca4 ni en la mínima concebible sombra de &n pensamiento;.(! Para %undamentar su argumento9 Aones citó una declaración e/traída de un artículo en el cual #llen 7hite destaca las dos naturale@as de AesBs9 la humana ; la divina9 con base en <ilipenses +G-$5 ; Hebreos 1G+. 31 #ntonces Aones hi@o mención de un trecho del manuscrito de 2l Deseado de :odas las 3entes9 aun no impreso en la ocasión ; con título provisorio de "a Bida de CristoG 9<ara completar la gran obra de la redención4 el Dedentor precisa tomar el l&gar del hombre caído... 7 fin de ele#ar al hombre degenerado4 Cristo debía alcan5ar al hombre donde este se encontraba. Ml as&mió la nat&rale5a h&mana4 soportando las debilidades y la degeneración de la ra5a. Ml *e h&milló hasta las más ba as prof&ndidades de la miseria h&mana4 para poder simpati5ar con el hombre y rescatarlo de la degradación en la c&al el pecado lo había s&mergido... Cristo as&mió la h&manidad con todos s&s riesgos. "a tomó con la posibilidad de ceder a la tentación4 y se apoyó sobre el poder di#ino para s&stentarla;.10 Aones conclu;óG 9/sted #e J&e estamos sobre terreno firme en todo el camino4 así J&e c&ando es dicho J&e Ml VCristoW tomó n&estra carne4 pero no era participante de n&estras pasiones4 eso está totalmente e@acto4 totalmente correctoR porJ&e *& mente di#ina n&nca consintió con el pecado. Q esa mente nos es concedida a tra#$s del 2spírit& *anto4 el c&al nos es dado libremente;.1' Algunos encuentran Due Aones tenía9 en e%ecto9 admitido Due Cristo no tenía pasiónes como las nuestras..+ =o aceptó eso totalmente. Hl hi@o lo mejor para aclarar la di%erencia entre tendencias hereditarias para pecar9 Due son comunes a todos nosotros9 ; hábitos de culpa Due cultivamos por ceder a la tentación. Además9 9la carne de )es&cristo era n&estra carne4 y en ella había todo lo J&e hay en n&estra carne E todas las tendencias al pecado J&e hay en n&estra carne estaban en *& carne4 atray$ndolo para J&e cediese al pecado;.1( "el mismo modo9 AesBs llevó en &u propia carne nuestras pasiones por hereditariedad9 potencialmente9 pero no en actos. He ahí por Due Aones era capa@ de decir sin contradecirseG 9K&e eso no signifiJ&e J&e Cristo participó de n&estras pasiones;. Hl poseía nuestras pasiones9 pero nunca participó de ellas. Jodo el problema de la naturale@a humana de Cristo ;ace en la comprensión de esa di%erencia... (a *ictoria es PosiDle a TraEJs de Jesucristo.+ Realmente9 la victoria de AesBs sobre el pecado en la carne proveía para Aones la prueba de Due cada discípulo de Cristo puede tambiFn vencer el pecado en la carne. #n Bltimo análisis9 %ue para ese real propósito Due "ios envió a AesucristoG para condenar el pecado en la carne 9para J&e la &sta e@igencia de la ley se c&mpliese en nosotros4 J&e no andamos seg>n la carne4 sino seg>n el 2spírit&; 0Rom. )G.2. 92n )es&cristo4 mientras Ml estaba en la carne pecaminosa4 Dios demostró ante el /ni#erso J&e p&ede tomar posesión de la carne pecaminosa4 para manifestar *& propia presencia4 poder y gloria4 en #e5 de dar l&gar a la e@presión del pecado. Q todo lo J&e el Hi o pide de c&alJ&ier hombre para poder reali5ar esa e@periencia en el4 es J&e permita J&e el *eLor lo posea como oc&rrió con el *eLor )es>s;.15 #n 1)139 Aones sacó esta lección práctica de la victoria de Cristo sobre el pecadoG de la misma manera Due "ios vistió los trajes de justicia en la carne de Cristo9 así 9Ml desea J&e nosotros los

Pág. .5 #istamos ahora4 como tambi$n c&ando la carne se #&el#a inmortal al final... Cristo precisa estar en nosotros4 así como Dios estaba en 2lR *& carácter precisa estar en nosotros4 así como el de Dios estaba en 2l. Q *& carácter tiene J&e re#estirnos y transformar a tra#$s de esos s&frimientos4 tentaciones y trib&laciones J&e enfrentamos. Dios es el te edor4 pero no sin nosotros. 2s la cooperación de lo di#ino y de lo h&mano E el misterio de Dios en &sted y en mi E el mismo misterio J&e había en el e#angelio y J&e hay en el tercer mensa e ang$lico;.16 *a misma conclusión práctica es e/traída del %inal de su dFcimo sFptimo estudio9 en 1)1,G 9De ac&erdo con *& promesa4 somos participantes de la nat&rale5a di#ina;. 17 L en la medida en Due somos dependientes de "ios todo el tiempo9 9el di#ino 2spírit& J&e estaba en 2l V)es>sW4 y J&e nos f&e concedido4 restringirá n&estro yo nat&ral4 n&estro yo pecaminoso... 2sta es n&estra #ictoria;4 y la manera por la cual "ios destru;e la enemistad a nuestro %avor..) *os escritos ; predicaciones de A. J. Aones aclararon una de las ma;ores verdades del mensaje de 1)))G Due los cristianos pueden vivir vidas victoriosas >a travFs de Cristo AesBs9 la le; del #spíritu de vida? 0Rom. )G+2. #s verdad9 con%orme Aones9 Due algunos se eDuivocan sobre el signi%icado de esa libertadad9 guiEando algunas veces para un lamentable per%eccionismo9 como si la victoria sobre el pecado pudiese ser absolutamente obtenida9 ; el poder del pecado erradicado de la carne. Aones hi@o alusión a eso en 1)119 en un artículo relativo al movimiento de la >carne santa?9 condenado en la sesión de la Con%erencia :eneral de 1181 0hablaremos de eso posteriormente2. &u artículo titulado >Carne Pecaminosa? colocó en perspectiva algunas de sus declaraciones sobre la per%ección cristiana. 9Hay &n serio y m&y preoc&pante error mantenido por m&chas personas. 2se error consiste en pensar J&e c&ando se con#ierten4 s& antig&a nat&rale5a pecaminosa es eliminada. 2n otras palabras4 cometen el error de pensar J&e están libres de la carne4 por ella haber sido retirada completamente de ellas. 2ntonces4 c&ando desc&bren J&e la cosa no es asíR c&ando #erifican J&e a&n están con la misma antig&a carne con s&s inclinaciones4 bloJ&eos y sed&cciones4 #en J&e no están preparados para eso y se desanimanR J&edan pensando J&e n&nca se con#irtieron4 al final;.1% Aones continua e/plicando Due 9la con#ersión ... no re#iste de n&e#a carne al antig&o espírit&4 sino J&e &n n&e#o espírit& es p&esto en la antig&a carne. 2lla no se propone a c&brir la antig&a mente con la n&e#a carne4 sino J&e &na n&e#a mente p&esta en la antig&a carne. "ibramiento y #ictoria no son obtenidos porJ&e la nat&rale5a h&mana f&e retirada4 sino por el recibimiento de la di#ina nat&rale5a para s&by&gar la h&mana y haber domínio sobre ella... "a 2scrit&ra no dice= N:ransfórmense por la reno#ación de la carne de &stedesO4 sino J&e dice= 9:ransfórmense por la reno#ación de s& mente; 0Rom. 1+G+2. *eremos trasladados por la reno#ación de n&estra carneR pero debemos ser transformados por la reno#ación de n&estras mentes?.,8 <inalmente9 en 118,9 la Paci%ic Press publicó 2l Camino Consagrado <ara la <erfección Cristiana. !asado enla epístola a los Hebreos9 el libro recuerda las enseEan@as más importantes de Aones sobre la naturale@a humana de Cristo ; la per%ección de carácter Due cada cristiano puede conseguir9 gracias alo ministerio de Cristo9 nuestro gran &umo &acerdote en el santuario celestial9 9&no J&e4 como nosotros4 en todo f&e tentado4 pero sin pecado;R 9VMlW p&ede socorrer a los J&e son tentados; 0Hebreos .G1,I +G1)2. .onclusi$n.+ Como :eorge R. Pnight escribióG 97 . :. )ones f&e &na de las más infl&yentes #oces en el ad#entistmo;.5' A despecho del %in Due pueda haber tenido9 su mensaje nada perdió de su valor. &u Cristología9 en particular9 se armoni@a per%ectamente con la de #llen 7hite ; 7aggoner. Aun cuando algunas de sus e/presiones puedan aparecer en tFrminos un tanto absolutos9 cuando considerados en la totalidad de sus enseEan@as9 Aones nada dijo más de aDuello Due #llen 7hite había

Pág. .) enseEado previamente sobre el tema. Al %inal de las presentaciones de Aones9 en 1)1,9 #llen 7hite escribió a la iglesia de !attle CreeM9 en una carta %echada el 1 de 6a;o de 1)1,G 92l *eLor4 en *& gran misericordia4 en#ió &n preciosísimo mensa e a *& p&eblo a tra#$s de los <rs. Waggoner y )ones... Consec&entemente4 Dios les concedió a *&s sier#os &n testimonio J&e presentó la #erdad tal c&al ella es en )es>s4 J&e es el mensa e del tercer ángel4 en líneas claras y distintas;.5, #l mensaje de Aones9 considerado como un todo9 %ue en aDuel tiempo la mejor e/plicación de lo Due vino a ser conocido como 9el tercer mensa e ang$lico;5(9 Due le rindió un privilegiado stat&s entre los líderes de la iglesia durante la dFcada de l)18. &e no hubiese sido ese el caso9 ellos jamás habrían convidado a Aones a hablar con tanta %recuencia. #se mensaje no %ue otro sino el de la justi%icación por la %e9 donde la naturale@a divino$humana de Aesucristo provee el medio de reconciliación con "ios.,. =o es sin ra@ón Due #llen 7hite llama tan vigorosamente la atención para los mensajes de Aones ; 7aggoner. #s importante tener en mente su advertenciaG 92s bien posible J&e los <astores )ones o Waggoner p&edan ser #encidos por las tentaciones del enemigoR pero si ellos lo f&esen4 eso no probaría J&e no t&#iesen &n mensa e #enido de Dios4 o J&e la obra J&e reali5aron f&e totalmente &n error. <ero4 h&biese eso de acontecer4 c&antos tomarían esa posición y caerían ba o fatal engano por>ue no estBn baDo el control del #spíritu =anto;.,, YHn%asis aEadidoZ *os temores de #llen 7hite9 se con%irmaron. PorDue %allaron los mensageros9 muchos ho; en día consideran Due su mensaje no era de "ios9 ; buscan substituirlo por un nuevo mensaje9 el cual #llen 7hite describió como engaEo %atal9 porDue no estaba basado en las revelaciones del #spíritu de "ios. Para en%ati@ar9 %uera de eso9 la certe@a de esa predicción9 #llen 7hite la repiteG 9Qo se J&e esa es la posición real J&e m&chos tomarían si esos hombres #iniesen a caer;.56 Por increíble Due pare@ca9 como veremos9 %ue eso e/áctamente lo Due aconteció. Notas H re!erencias.+ 1. :he *e#enth Eday 7d#entist 2ncyclopedia4 pág. 585. Oer tambiFn :eorge R. Pnight9 Grom '!!! to 7postasy4 the Case of 7. :. )ones 0"e 1))) Para la Apostasía ' #l Caso de A. J. Aones2. 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11)52. +. *igns of the :imes9 De#ieF and Herald y 7merican *entinel. 3. :he :hirdOs 7ngel Aessage 0#l 6ensaje del Jercer `ngel29 sermones pro%eridos en la sesión de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 por A. J. Aones9 publicados por Aohn K. <ord 0Angwin9 Cali%.G Paci%ic 4nion College Press9 11552I :he Consecrated Way to Christian <erfection 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Assn.9 118,2I "essons on Gaith 0*ecciones &obre <e29 una selección de artículos ; sermones publicados por Aohn K. <ord 0Angwin9 Cali%.G Paci%ic 4nion College Press9 s.d.2. .. Knight4 pág. +,,. ,. *eRo; #dwin <room9 en Ao#ement of Destiny9 ignora casi Due enteramente el papel ; el mensaje de A. J. Aones. -. Pnight9 pág. +,-. 5. #llen :. 7hite9 carta +.9 de 1)1+. Citada en A. O. Klson9 :hro&gh Crisis to Bictory9 págs. 31,9 31-. ). Para ejemplo9 ver #llen :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. 355$351. 1. 6anuscrito 11)8 de #llen :. 7hite. Oer Robert A. 7ieland9 2llen 3. White 2ndorsements of the '!!! Aessage9 as Cro&ght by )ones and Waggoner 0Avais de #llen :. 7hite a 6ensaje de 1)))9 Como presentado Por Aones ; 7aggoner2 0&t. 6aries9 daho9 *6= Publishing9 s.d.2. 18. Arthur *. 7hite9 2llen White= :he "onely Qears 0#llen 7hiteG *os AEos &olitarios2 07ashington9

Pág. .1 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11).29 págs. .1+$.13. 11. Alon@o J. Aones9 en De#ieF and Herald9 1) de <ebrero de 1)1-I 1- de =oviembre de 1)15I 11 ; 1) de Abril de 1)11I .9 119 1) ; +, de "iciembre de 1188I 1 ; ++ de #nero de 1181. 1+. Oer !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)139 pág. +85. 13. Alon@o J. Aones9 2I :he Consecrated Way to Christian <erfection 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Assn.9 118,29 reeditado por 4pward 7a;9 "odge Center9 6innesota9 11)). 1.. Hdem9 pág. 1-. 1,. Hbidem. 1-. !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)139 pág. +85. 15. Hbidem. 1). Oer !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,. los Bltimos 1- estudios %ueron publicados por Aohn K. <ord9 :he :hird 7ngelOs Aessage4 *ermons 3i#en at the 3eneral Conference of '!%54 por A. J. Aones 0Angwin9 Cali%.G Paci%ic 4nion College Press9 11552. 11. !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 pág. 338. +8. Oer 7illiam H. :rotheer9 7n Hnterpretati#e History of the Doctrine of Hncarnation as :a&ght by *D7 Ch&rch 0t;pescript2 04na Historia nterpretativa d ela "octrina de la #ncarnación9 Como #nseEada Por la glesia Adventista del &Fptimo "ía29 págs. 38 ; 3+. +1. Oer Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh 0*a Palabra &e Hi@o Carne29 pág. -5. ++. !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 pág. +31. +3. Hdem4 pág. +3+. >#n ese argumento9 Aones hacía eco de las palabras de #dward rving9 Due había declaradoG SRue Cristo tomó nuestra naturale@a caída es más evidente porDue no había ninguna otra en e/istencia para tomarT0Kbras ,G1,2.? 0:rotheer9 pág. 382. +.. Hdem4 pág. +33. +,. Hbidem. +-. Hdem4 págs. +33$+3.. +5. Hdem4 págs. +--$+-5. +). Hdem4 pág. +-5. Oer tambiFn Aones9 :he Consecrated Way to Christian <erfection4 págs. .8$.1. +1. Hbidem. 38. Hbidem. 31. Hdem4 pág. 383. 3+. Hdem4 pág. .3,. 33. Hdem4 pág. ..). 3.. Hdem4 pág. 311. 3,. Hbidem. 3-. Hdem4 pág. 3+5. 35. Hbidem. 3). Hdem4 pág. 3+). 31. #. :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 , de Aulio de 1))5. .8. A. J. Aones9 en !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 págs. 33+$333. .1. Hdem4 pág. 333. .+. Oer Pnight9 pág. 131. .3. A. J. Aones9 en !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 pág. 3+). ... #llen :. 7hite con%irma el punto de vista de Aones. Por un lado9 ella dijo Due Cristo no poseía “las mismas pasiones... de nuestra humana H ca/da naturaleGa”. :estimonies for the Ch&rch4 vol. +9 págs. +8+9 ,8)2I por otro9 decía DueG “Ol ten/a todo el poder de la pasi$n de la humanidad” . 0#n *os *ugares CelestialesG1,,2. .,. A. J. Aones9 en !oletín de la Con%erencia :eneral9 1)1,9 pág. 383. .-. Hdem4 1)139 pág. +85. .5. Hdem4 1)1,9 pág. 3+1.

Pág. ,8 .). Hdem4 pág. 331. .1. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 1) de Abril de 1)11. Citado en A. J. Aones ; #. A. 7aggoner9 "essons on Gaith 0Angwin9 Cali%.G Paci%ic 4nion College Press9 115529 págs. 18$1+2. ,8. Hbidem. ,1. Pnight9 en la contratapa de Grom '!!! to 7postasy. ,+. #llen :. 7hite9 carta ,59 1)1,. Citado en A. *. 7hite9 pág. .1.. ,3. #se nombre es una re%erencia al mensaje del tercer ángel de Apocalipsis 1.9 el cual contiene esencialmente el mensaje de la justi%icación por la %e. Pero esa e/presión tan a menudo citada9 tambiFn se re%iere a los mensajes combinados de los tres ángeles de Apocalipsis 1.. ,.. #llen :. 7hite de%ine mejor la naturale@a divino$humana de Cristo en estas palabrasG >*a entere@a de &u humanidad9 la per%ección de &u divinidad9 crean para nosotros un %irme terreno a travFs del cual podemos ser llevados a la reconciliación con "ios?. 0Carta 3,9 1)1.2. ,,. #llen :. 7hite9 carta +.9 1)1+. Citado en A. *. 7hite9 págs. .5.$.5,. ,-. Hdem4 en A . *. 7hite9 pág. .5,. Capítulo / W#((#%- W%RR&N PR&S.OTT ;0<66+0=55> #s importante Due se mencione 7illiam 7. Prescott como alguien Due contribu;ó para el triun%o del mensaje de la justi%icación por la %e despuFs de 6ineápolis. "urante la dFcada de 1)189 Fl estuvo intimamente ligado a 7aggoner9 Aones ; #llen 7hite. Como ellos9 Prescott hi@o de la naturale@a divino$humana de Cristo la base de su Cristología. 7illiam 7. Prescott nació en =ueva nglaterra9 en el aEo 1),,9 hijo de padres piadosos ; %ervorosos seguidores del movimiento milerita. 7illiam vivió su juventud en el #stado de 6aine. &e graduó en el "artmouth College en 1)559 ejerciendo entonces el magisterio como pro%esor de griego ; latín. "e 1)55 a 1))89 %ue director de la escuela secundaria de =orth%ield9 ; despuFs en 6ontpelier9 en el #stado de Oermont. Por cierto período se dedicó al jornalismo9 antes de %undar su propio diario9 :he *tate Dep&blican 0#l #stado Republicano29 de 6ontpelier. #l aEo de 1)), marcó el punto decisivo en su vida. Primeramente9 Fl se unió al movimiento adventista9 aceptando entonces el comando del Colegio de !attle CreeM9 puesto Due conservó hasta 1)1.. 6ientras estuvo ahí9 su competencia %ue reDuerida para a;udar en el establecimiento del /nion College4 en =ebrasMa9 ; en el 7alla 7alla College9 en el #stado de 7ashington. Prescott tambiFn tomó la iniciativa de a;udar a organi@ar el primer instituto educacional de entrenamiento en enseEan@a personal para la iglesia. A causa de su reputación como educador ; pro%esor de !iblia9 los líderes de la Con%erencia :eneral le pidieron Due viajase para `%rica del &ur9 Australia ; #uropa9 con el propósito de estimular el desarrollo de la obra educacional9 de enseEar en los diversos institutos bíblicos especiali@ados en la %ormación de pastores9 ; para tomar parte en las reuniones campales. "urante su estada en Australia9 Fl asistió a la creación del Avondale College. #n nglaterra9 lan@ó los %undamentos de la obra educacional. "urante la sesión de 11819 Prescott %ue elegido vice$presidente de la Con%erencia :eneral ; presidente de la comisión directiva de la Casa PublicadoraI tambiFn se volvió editor$je%e de la De#ieF and Herald. Cuando dejó esos cargos9 en 11819 %ue elegido editor de la Revista Protestante. #so le propició la oportunidad de dedicarse durante siete aEos a una pro%unda investigación. #sa revista mensual tenía el objetivo de 9protestar contra errores eclesiásticos y promo#er la #erdad e#ang$lica;., )n %rdoroso Partidario del -ensaIe de 0<<<.+ Prescott prontamente aceptó el mensaje de la justi%icación por la %e9 como predicada por

Pág. ,1 7aggoner en 1))). 4n relatorio %echado de 11389 recordando los nombres de aDuellos Due tomaron posición a %avor del mensaje anunciado en 6ineápolis9 le de la a Prescott un lugar proeminente. 3 &in embargo9 ese relatorio tambiFn reveló Due Fl Duedó tan chocado con el estado espiritual prevaleciente en ciertas discusiones9 Due dejó la sesión poco antes de su encerramiento.. Apesar de todo9 asumió pBblicamente una postura de apo;o al lado de 7aggoner ; Aones en las sesiones de la Con%erencia :eneral de 1)13 ; 1)1,. Ha; muchas declaraciones en el Coletín de la Conferencia 3eneral a%irmando sus convicciones sobre la cuestión de la naturale@a humana de Cristo. He aDuí una das en%áticas sobre el temaG 97pesar de J&e )es&cristo haya tomado sobre *i la carne pecaminosa E carne en la c&al pecamos E Ml la as&mió. Baciándose de *í mismo y recibiendo la plenit&d del propio Dios4 el *eLor p&do mantenerlo libre de pecar en esa carne pecaminosa;.5 =o obstante9 más completa ; detallada consideración de Prescott es encontrada en su estudio sobre Auan 1G1.9 presentado durante su visita a Australia 01)1.$1)1,2. Hl %ue un destacado orador en varios encuentros campales organi@ados especialmente para su visita. #llen 7hite9 Due estaba viviendo en aDuel país desde el %inal de 1)119 participó igualmente de esas asambleas. Por eso mismo o;ó a Prescott predicar ; no ocultó su apreciación al respecto. #l tenor completo de su estudio %ue publicado en la revista australiana :he Cible 2cho 0#l #co !íblico2.- #n su análisis9 Prescott declara en%áticamente Due Cristo se revistió de carne pecaminosa. Oeinte ; cinco veces Fl a%irma Due AesBs vino a este mundo con la caída naturale@a humana9 ; por dos veces especi%ica Due nuestro &eEor no llegó a la Jierra con la naturale@a de Adán antes de la caída. #s válido9 entonces9 sumariar aDuí las cuatro principales ideas Due están claramente registradas en ese importante estudio bíblico tituladoG 9Q el Berbo *e Hi5o Carne;. 0. (a &ncarnaci$n ' )na *erdad Fundamental.+ Prescott inicia el estudio resaltando su pre%erencia por la 7merican De#ised Bersion 0Oersión Americana Revisada29 la traducción más %iel al te/to originalG 9Q el Berbo *e hi5o carne;4 pre%eriblemente a 9"a <alabra f&e hecha carne;. Hl escribeG 97 tra#$s de 2l todas las cosas #inieron a e@istir. 7hora4 Ml mismo #ino a e@istir. 7J&el J&e poseyera toda la gloria con *& <adre4 ahora la pone a &n lado y *e #&el#e carne. De a a &n lado *& modo di#ino de #ida4 as&me el modo h&mano de e@istencia4 y Dios *e manifiesta en carne. 2sa #erdad es el f&ndamento de toda la #erdad;. 1. ,umaniGado en “.arne Pecaminosa”.+ Para probar ese punto9 Prescott hace re%erencia a Hebreos +G1.G 9<or lo tanto4 #isto como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml seme antemente participó de las mismas cosas4 para J&e por la m&erte derrotase a aJ&el J&e tenía el poder de la m&erte4 esto es4 el diablo;. "e ese pasaje Prescott dedujo Due 9)es&cristo tenía e@áctamente la misma carne J&e nosotros E carne de pecado4 carne a tra#$s de la c&al pecamos4 pero en la c&al Ml no pecó y en J&e lle#ó n&estros pecados;. #ntonces9 desa%iaba a su auditorioG 9Po coloJ&en ese p&nto a &n lado. Po importa como &sted lo #io en el pasado4 #$alo ahora como $l está en la <alabraR y c&anto más &sted lo #e de ese modo4 más ra5ón tendrá para agradecerle a Dios porJ&e eso es así;. Pasando para el caso de Adán9 Prescott asevera Due por su pecado Fl perdió la imagen de "ios9 ; así tambiFn sus descendientes. He aDuí por Due 9)es&cristo #ino4 de carne y en carne4 nacido de m& er y ba o la leyR nacido del 2spírit&4 pero en la carne. 6Q J&$ carne podría Ml tomar sino la de aJ&ella ocasión8 Po apenas eso4 sino J&e f&e la misma carne J&e Ml intentó as&mirR porJ&e4 como &sted p&ede #er4 el problema era ay&dar al hombre a salir de la dific&ltad en J&e se había metido... "a obra de Cristo tiene J&e ser4 no destr&írlo4 no crear &na n&e#a ra5a4 sino recrear al hombre4 resta&rarlo a la imagen de Dios;. A %in de e/jcutar la obra de salvación9 9)es&cristo #ino para esa finalidad4 y para reali5arla4 Ml

Pág. ,+ #ino4 no para donde el hombre estaba antes de la caída4 sino desp&$s de ella... C&ando Cristo #ino para ay&dar al hombre a salir del foso4 Ml no f&e hasta el límite del Cielo para e@aminar la sit&ación y decir= *&ba hasta aJ&í y Qo lo ay&dar$ a #ol#er... )es&cristo descendió donde $l estaba y lo encontró ahí. Ml *e re#istió de s& carne y *e #ol#ió &n hermano para $l;. 4. (a .arne de %d"n espuJs de la .a/da.+ #n su artículo9 Prescott repite incansablemente el punto Due considera %undamentalG 9Ml #ino y tomó la carne pecaminosa J&e esa família había prod&cido para si misma por el pecado4 y operó s& sal#ación condenando el pecado en la carne... <ara redimir al hombre desde el p&nto en J&e $l había caído4 )es>s #ino y se re#istió de la carne entonces poseída por la h&manidad;. "e la misma manera9 cuando Prescott considera la tentación a la cual Cristo ; Adán estuvieron sujetos9 especi%ica Due 9f&e en la carne pecaminosa J&e Ml f&e tentado4 y no en la carne a tra#$s de la c&al 7dán cayó;. #s verdad9 acentBa Prescott9 Due AesBs 9poseía la santidad J&e "o capacitaba para #enir y habitar en carne pecaminosa y glorificarla por *& presencia en ellaR y f&e eso lo J&e Ml hi5o4 así J&e c&ando res&rgió de los m&ertos4 f&e glorificado. *& ob eti#o era4 desp&$s p&rificar la carne pecaminosa por *& presencia en ella4 poder santificar y glorificar la carne pecaminosa en nosotros;. 5. .risto en Nosotros, la &speranGa de 2loria.+ "espuFs de la e/posición teológica9 Prescott e/trajo las aplicaciones prácticasG 9Bamos a penetrar en la e@periencia de Dios de habernos dado a )es&cristo para habitar en n&estra carne pecaminosa4 para en ella act&ar como lo hi5o c&ando aJ&í est&#o. Ml #ino y aJ&í #i#ió para J&e p&di$semos4 a tra#$s de 2l4 refle ar la imagen de Dios;. Prescott prosiguió9 e/clamandoG 92se es el mismo ámago del cristianismo;. #n apo;o9 Fl cita al apóstol AuanG 9... :odo espírit& J&e confiesa J&e )es&cristo #ino en carne es de DiosR y todo espírit& J&e no confiesa a )es>s no es de Dios;. 01 Auan .G+$32. 97hora4 eso no p&ede significar el simple reconocimiento de J&e )es&cristo aJ&í est&#o y #i#ió en la carne. "os demonios tambi$n lo reconocen. 2llos saben J&e Cristo #ino en carne. "a fe J&e #iene por el 2spírit& de Dios afirma= N)es&cristo #ino en mi carneR y yo "o acept$O. 2se es el cora5ón y la #ida del cristianismo;. 9"a dific&ltad del cristianismo moderno es J&e Cristo no habita en los cora5ones de los J&e profesan *& nombre. Ml les es como &n intr&so4 alg&ien #isto de le os como &n e emplo. Aas Ml es más J&e &n modelo para nosotros. Cristo nos hi5o saber c&al es el ideal de Dios para la h&manidad4 y entonces #ino y #i#ió ese ideal delante de nosotros4 para J&e p&di$semos #er lo J&e es ser conforme a la imagen de Dios. Desp&$s m&rió y ascendió al <adre4 en#iándonos *& 2spírit&4 *& propio Depresentante4 para #i#ir en nosotros4 a fin de J&e la #ida J&e Ml #i#ió en la carne podamos #i#irla más &na #e5. 2so es cristianismo;. 9Po es s&ficiente hablar de Cristo y de la hermos&ra de *& carácter. Cristianismo sin Cristo habitando en el cora5ón no es gen&íno. Ms tan solamente legítimo cristiano aJ&el J&e tiene a Cristo habitando en s& cora5ónR podemos >nicamente #i#ir la #ida de Cristo teni$ndolo habitando en nosotros... Po est$ satisfecho con c&alJ&ier otra cosa... NCristo en #osotros4 la esperan5a de gloriaO. *& poder4 *& presencia4 eso es cristianismo;. Así Prescott real@aba consistentemente la di%erencia entre el cristianismo tradicional9 Due está satis%echo con un Cristo Due no comparte ni la carne ; ni la sangre de la humanidad ; Due9 consecuentemente9 no podría hacerlos Nparticipantes de la nat&rale5a di#inaO +, <edro '=1.R y el cristianismo e#ang$lico J&e afirma4 en oposición4 J&e Cristo #ino Nen carne pecaminosaO +Dom. !=(.4 J&e f&e Ntentado en todas las cosas4 como nosotros4 pero sin pecadoO +Heb. 1='5.4 y J&e Nes poderoso para hacer m&chísimo más J&e todo c&anto pedimos o pensamos4 seg>n el poder J&e en nosotros opera; 0#%e. 3G+82. Prescott conclu;e9 deseando Due la vida de Aesucristo9 9el Berbo; Due 9*e hi5o carne;4 pueda ser

Pág. ,3 re%lejado en nosotros cada día. &llen White %prueDa la .ristolog/a de Prescott.+ Al comien@o de 1)1,9 Aones presentó en la sesión de la Con%erencia :eneral lo Due Fl cognominó 9el tercer mensa e ang$lico;. Hl lo eDuiparó al mensaje de la 9 &stificación por la fe;9 basado en la plena humanidad de Cristo ; en &u per%ecta divinidad como pre$reDuisito de nuestra reconciliación con "ios. #n virtude de ser esa tambiFn la convicción de la comunidad adventista americana9 los líderes de la organi@ación enviaron a Prescott para predicar tal mensaje en las iglesias al otro lado del mar9 en `%rica del &ur9 en Australia ; en #uropa. :racias a la revista australiana9 Due publicó su estudio denominado 92l Berbo *e Hi5o Carne;9 ; a los numerosos testimonios de #llen 7hite9 sabemos precisamente lo Due Prescott enseEó con respecto a la naturale@a humana de Cristo9 ; hasta DuF punto su presentación %ue apreciada ; considerada como e/presión de la %e adventista. #n la reunión campal de Armadale9 pró/ima a 6elbourne9 Australia9 Prescott transmitió su estudio sobre Auan 1G1.. #llen 7hite estaba presente. #lla había hablado ante la misma asamblea la noche del domingo9 día 31 de Kctubre de 1)1,. Así9 la &ra. 7hite sabia e/áctamente de lo Due estaba hablando cuando e/presaba9 a travFs de cartas9 su entusiástica apreciación por el mensaje presentado por Prescott. He aDuí lo Due descubrimos en uno de los manuscritos de #llen 7hite9 redactados en la maEana de la presentación de Prescott. 9Habiendo oído los sermones del <rof. <rescott. 2llos son &n poderoso apelo al p&eblo... V*&sW palabras son dichas en demostración del 2spírit& y con poder. *& hace toda brilla con la l&5 celestial. "a presencia del *eLor se hace sentir en todos n&estros enc&entros diarios;.7 Aun en otro manuscrito9 leemos más especi%icamente cómo ella recibió el contenido del mensaje de PrescottG 92l *eLor #isitó a <rescott de manera partic&lar y le dio &n mensa e especial para el p&eblo... "a #erdad fl&ye de $l en ricas torrentesR el p&eblo dice J&e la Ciblia es ahora &na n&e#a re#elación para ellos;.! #n una carta escrita en ese tiempo9 #llen 7hite diceG 92l *eLor en#ió a <rescottR $l no es &n #aso sin contenido4 sino lleno del tesoro celestial. Ml presenta #erdades con claridad y estilo simple4 repletas de n&trición;.% Ktra cartaG 9W. W. <rescott ha sido portador de candentes #erdades4 tales como oí en '!11. "a inspiración del 2spírit& *anto está sobre $l. <rescott n&nca t&#o tamaLo poder al predicar la #erdad;.'0 Ktras cartas podrían ser citadas9 en las cuales #llen 7hite repite elogios no solamente al propio Prescott9 sino tambiFn al tenor de su mensaje presentado 9ba o inspiración del 2spírit& *anto;.'' =o limitándose simplemente a mencionarlo en su correspondencia particular9 la &ra. 7hite insistió en hacer conocida a toda la iglesia su apreciación9 en un artículo enviado a la De#ieF and Herald9 publicado el 5 de #nero de 1)1-. #l siguiente e/tracto hace re%erencia especí%ica al estudio de Prescott sobre el tema9 92l Berbo *e Hi5o Carne;. 9Cierta noche +(' de Ict&bre.4 el <rof. <rescott dio la más #aliosa lección4 preciosa como el oro. "a tienda estaba llena y m&chos permanecían al lado de af&era. :odos parecían fascinados con el sermón4 donde $l presentaba la #erdad en líneas tan n&e#as para aJ&ellos J&e no son de n&estra fe. "a #erdad era separada del error y hecha4 por el di#ino 2spírit&4 brillar como oyas preciosas... 2l *eLor está operando con poder a tra#$s de *&s sier#os J&e están proclamando la #erdad4 y Ml le concedió al hermano <rescott &n mensa e especial para el p&eblo. 2l poder y el espírit& de la #erdad #ino de labios h&manos en demostración del 2spírit& y poder de Dios. 2l *eLor #isitó al hermano <rescott de manera e@traordinaria. :enemos certe5a de J&e el *eLor l ha dotado con *& *anto 2spírit&4 y la #erdad fl&ye de $l en ricas torrentes;.',

Pág. ,. #sos testimonios de #llen 7hite son de gran signi%icado por su relación con la historia de la Cristología en la iglesia adventista. #llos con%irman la interpretación de Prescott acerca de la naturale@a humana de AesBs. JambiFn establecen el conte/to en el cual la carta dirigida al Pr. 7. *. H. !aMer9 13 escrita en el mismo período9 debe ser interpretada. Algunos teólogos adventistas se apo;an en esa carta para justi%icar su >nueva? interpretación9 como veremos posteriormente en este estudio. 1. "ebemos9 sin embargo9 recordar lo Due #llen 7hite escribió sobre el asunto durante tal período. #stá %uera de cuestión si ella aprobaría la interpretación de Prescott con tal %ervor9 si %uese a %avor de una interpretación radicalmente opuesta. Prescott .on!irma Su .ristolog/a.+ "urante el aEo 1)1-9 Prescott con%irmó sus convicciones sobre la naturale@a humana de AesBs9 en una serie de artículos publicados en la Review and Herald. 1, Hl las presentó de modo natural9 como un porta$vo@ de las creencias de la iglesia9 ; con base en las enseEan@as bíblicas. "ijoG 9"a 2scrit&ra no nos de a en la incerte5a sobre J&e especie de carne y sangre eran esas... c&ando Dios en#ió a *& propio Hi o en seme an5a de carne pecaminosa... "a carne J&e )es&cristo as&mió c&ando #ino f&e la >nica J&e alg&ien podría tomar al haber nacido de m& er4 la c&al era la carne de pecado;.'6 Para evitar cualDuier duda sobre el signi%icado de la e/presión de Pablo >en semejan@a de carne pecaminosa?9 Prescott aEadió una declaración e/actaG 9Ml V)es&cristoW no as&mió la seme an5a de hombre como 7dán antes de la caída4 sino J&e #ino &stamente en el plano en J&e el hombre se hallaba caído... y tomó sobre *í mismo la carne de pecado;.'7 Como los Due antes de Fl habían abordado el problema de la naturale@a humana de Cristo9 Prescott hi@o uso de Romanos 1G3 para a%irmar Due 9las 2scrit&ras dan $nfasis a la manera de *& nacimiento... nacido de la simiente de Da#id;.'! #legido vice$presidente de la Con%erencia :eneral en 11819 ; al mismo tiempo editor$je%e de la De#ieF and Herald 01181$118129 Prescott aprovechó la oportunidad para repetir la enseEan@a de la iglesia sobre la naturale@a humana de AesBs. Hl dedicó tres editoriales en particular para ese tópico. *os títulos por si solo ;a revelaban el contenidoG 9Como *&s Hermanos;4 9Cristo y *&s Hermanos; y 92n la Carne de <ecado;. #l tercer artículo %ue dedicado a responder a cuestiones presentadas por los lectores. "e modo natural9 uno de ellos hi@o el siguiente comentario sobre Romanos )G3G 9Poto J&e ese te@to no dice J&e Dios en#ió a *& propio Hi o Nen carne pecaminosaO4 mas Nen seme an5a de carne pecaminosaO. Ae parece &na declaración m&y diferente;.,0 #n su rFplica9 Prescott destacó cuatro verdades %undamentalesG 0. JesKs Particip$ de la Sangre H de la .arne ,umanas.+ Primeramente9 Prescott se re%iere a Hebreos +G1.$159 Due declara Due AesBs 9participó de la carne y de la sangre; de los hijos de los seres humanos. 9"a nat&ral y legítima concl&sión de esa declaración sería J&e la carne y la sangre de )es>s f&eron las mismos J&e los hi os tienen. 2so es destacado más adelante en la misma cone@ión= N<&es4 en #erdad4 no presta a&@ílio a los ángeles4 sino J&e a la descendencia de 7brahamO. <or lo J&e con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a s&s hermanosO;. #ntonces9 su primera conclusiónG 9"a misión de )es>s no f&e rescatar ángeles caídos4 sino sal#ar hombres caídos. Ml4 por lo tanto4 se identificó con el hombre y no con los ángelesR y se hi5o Nen todas las cosasO seme ante a aJ&ellos a J&ienes *e prop&so ay&dar. "a carne del hombre es pecaminosa. <ara ser ig&al Nen todas las cosasO era necesario J&e )es>s as&miese la carne pecaminosa;.

Pág. ,, 1. )na .arne SemeIante a la de Pecado.+ "espuFs Prescott cita Rom. )G3G 92n seme an5a de carne de pecado;4 y levanta la cuestiónG 96K&$ significa eso8 6K&iere decir 9en carne pecaminosa;8 *i así es4 6por J&$ no f&e escrito de ese modo8 6<or J&$ las palabras Ncarne de pecadoO4 como leídas al margen de la Bersión 7mericana De#isada4 se presentan como si no f&ese la intención del a&tor transmitir el significado de J&e la carne de )es>s era la misma carne pecaminosa J&e tenemos8 2so parece e@igir &na interpretación for5ada4 a fin de adicionar c&alJ&ier otro significado a la declaración;. Prescott e/plica posteriormenteG 9<odemos comprender más claramente el significado de ese pasa e4 si la comparamos con otra declaración en la c&al &na forma similar de e@presión es &sada. He aJ&í &na de ellas= N<ero se #ació a *i mismo4 tomando la forma de sier#o4 haci$ndose seme ante a los hombresO. 6Po podemos nosotros concl&ir con acierto J&e )es>s f&e realmente &n hombre4 c&ando leemos J&e Ml *e #ol#ió Nen seme an5a de hombreO8 YCiertamenteZ 2l >nico modo por el c&al Ml podría ser Nen seme an5a de hombreO4 era hacerse hombre... 6Po está ig&almente claro J&e la >nica manera por la c&al Dios podría en#iar a *& Hi o Nen seme an5a de carne pecaminosaO4 seria J&e el Hi o t&#iese carne pecaminosa8 6Como seria posible para Ml ser Nen seme an5a de carne pecaminosaO4 y a&n *& carne ser impecable8 :al interpretación en#ol#ería &na contradicción de e@presiones;. Para evitar con%usión9 Prescott prontamente aEade Due >aun cuando AesBs hubiese sido enviado Nen seme an5a de carne pecaminosaO9 sin embargo Hl no cometió pecado. 97J&el J&e no conoció pecado4 Dios "o hi5o pecado por nosotrosR para J&e en 2l f&$semos hechos &sticia de DiosO 0+ Cor. ,G+12?. 4. (o &nEi$ Para .ondenar el Pecado en la .arne.+ Aun deseando dejar más clara la necesidad de la >carne pecaminosa?9 Prescott continuaG 9<ara J&e el carácter de Dios p&diese ser manifiesto en los hombres pecaminosos J&e en 2l creyesen4 era necesario J&e )es>s &niese la di#inidad a la h&manidad en *í mismo4 para J&e la carne J&e Ml lle#ase f&ese la misma de los otros hombres en J&ien debía así ser manifestado. Itra forma de e@presar eso sería decir J&e el Hi o de Dios habitó en la carne c&ando apareció en )&dea4 para poder preparar &n camino para morar en la carne de todos los creyentes4 y J&e4 por lo tanto4 le f&e necesario tomar el mismo tipo de carne en el c&al debería habitar más tarde4 c&ando estableciese domicílio en los miembros de *& iglesia;. #sa no %ue una materia meramente teórica. 9*i el Hi o de Dios no habitase en carne pecaminosa c&ando nació en este m&ndo4 entonces no sería ba ada la escala del Cielo a la :ierra4 y el abismo entre el Dios *anto y la h&manidad caída no habría sido transp&esto. *ería entonces preciso J&e alg&nos medios posteriores f&esen pro#idenciados4 a fin de completar la cone@ión entre el Hi o de Dios y la carne pecaminosa. Q eso f&e e@áctamente lo J&e la Hglesia Católica Domana hi5o. "a doctrina de esa organi5ación está en perfecta armonía con el p&nto de #ista adoptado por n&estro correspondiente. "a e@presión formal de esa doctrina es llamada de el dogma de la inmac&lada concepción de la #irgen Aaría... 2#itamos esas consec&encias4 reh&sando tal doctrina y s&stentando la clara enseLan5a escrit&rística;. 5. Para Poder Participar de Su iEina NaturaleGa.+ Aun remanente la segunda cuestión del lector a ser respondidaG >QCómo puede alguien en carne pecaminosa ser per%ecto9 ser santoC? #sa es una cuestión comBn levantada por los nuevos conversos al mensaje adventista. #lla tambiFn suscitó una respuesta de parte de #llen 7hiteG 9<rescott consideraba J&e Nesa c&estión toca el propio cierne de n&estro cristianismo. "a enseLan5a de )es>s es= N*ed #osotros perfectos4 como es perfecto #&estro <adre J&e está en los cielosO. Q por medio del apóstol <edro #iene la instr&cción = N*ed santos porJ&e Qo *oy santoO;. 9Padie negará J&e tenemos &na carne pecaminosa y4 por lo tanto4 preg&ntamos cómo será posible atender a los reclamos de la 2scrit&ra4 si es imposible a J&ien J&iera J&e sea ser perfecto o santo en carne de pecado. "a #erdadera esperan5a de alcan5ar la perfección y la santidad está basada

Pág. ,en la mara#illosa #erdad de J&e la perfección y la santidad de la di#inidad f&eron re#eladas en carne pecaminosa en la persona de )es>s. Po somos capaces de e@plicar cómo eso s&cede4 pero n&estra sal#ación se f&ndamenta en creer en el hecho. 2ntonces p&ede ser c&mplida la promesa de )es>s= N*i alg&ien Ae ama4 g&ardará Ai <alabraR y Ai <adre lo amará4 y #endremos a $l y haremos en $l moradaO. 2sa es la gloria mayor de n&estra religión4 J&e a&n la carne de pecado p&ede #ol#erse &n templo para la habitación del 2spírit& *anto;. 9A&cho más podría ser dicho en resp&esta a la c&estión de n&estro lector4 pero esperamos J&e los principios en#&eltos y s& relación con la e@periencia cristiana hayan sido aclarados4 y J&e ning&no de n&estros lectores acepte la doctrina romanista4 porJ&e ellos son incapaces de e@plicar el misterio de la piedad. 2s seg&ro creer apenas en la clara enseLan5a de las 2scrit&ras;. )n -ensaIe *erdaderamente .ristocJntrico.+ A los ojos de Prescott9 la verdad %undamental de Due Cristo puso de lado &u igualdad con "ios para volverse un simple hombre9 9seme ante a los hombres;4 9en todas las cosas;4 9participando de la carne y de la sangre; de la humanidad9 permanece como >la verdad central del Cristianismo?. Hl ponía Fn%asis en ese punto9 en oposición a las interpretaciones de otras denominaciones9 a causa de su novedad para muchos reciFn convertidos al mensaje adventista9 ; a causa de su importancia en la comprensión de cómo AesBs %ue capa@ de 9condenar el pecado en la carne; ; capacitar a pecadores para Due se liberten de la 9ley del pecado y de la m&erte; por el poder 9del 2spírit& de #ida en Cristo )es>s; 0Rom. )G+$.2. *a más amplia Cristología de Prescott es vista en su libro >*a "octrina de Cristo?9 publicado en 11+89 como libro didáctico para colegios ; seminarios. ++ Como e/plicado en la introducción9 ese libro no era un tratado de teología sistemática9 sino >la revelación de Cristo?9 visando a una e/periencia práctica en la vida del cre;ente.+3 Hl trató el asunto con simplicidad en 1) secciones9 cada cual comprendiendo varias lecciones. Cada lección está dividida en dos partesG la primera conteniendo re%erencias bíblicas apropiadas al asuntoI la segunda9 inclu;endo numerosas notas e/plicativas. Como un todo9 esa obra es realmente una Cristología en el sentido más amplio del tFrmino. Para nuestros propósitos9 deberíamos mirar apenas las más signi%icativas declaraciones en las tres lecciones dedicadas a la encarnación.+. Para Prescott9 Cristo era la verdad central del Cristianismo9 ; la encarnación constituía 9la integralidad del e#angelio;4 9la #erdad... absol&tamente esencial a la religión cristiana;4 9la mad&ra e@presión4 en la plenit&d del tiempo4 de la #erdad de J&e NDios es amorO;.,5 "e hecho9 9el Berbo no apenas N#ino en carneO4 como en 1 Auan .G+9 sino Due Nse hi5o carneO. #sas Bltimas palabras implican Due el #terno Hijo presentó en &u encarnación un modo e/istencial nuevo para Hl9 se hi5o lo Due no era antesI Due Hl no solamente tomó sobre &i la %orma corporalmente humana9 sino Due aceptó las limitaciones de una vida coherente con &u modo de e/istir mientras estuvo en la Jierra?.+97J&el J&e comprende la encarnación del Hi o de Dios;4 escribió Prescott9 9tiene &n terreno más seg&ro de fe y &na más rica esperan5a y directo aceso al Cielo4 J&e si la escala de )acob J&edase al lado de la cabecera de s& cama y los ángeles de Dios lo est&#iesen sir#iendo;. ,7 Pues al tiempo de &u encarnación 9de &n modo efecti#o y f&ndamental4 a&n c&ando sea ine@plicable para nosotros4 el di#ino *al#ador *e &nió a la ra5a pecadora del hombre J&e Ml presentó en *& propio c&erpo4 en *& propia e@periencia personalR no solamente el peso de s&s debilidades físicas4 sino tambi$n de s& pecado4 pero no la c&lpa;.,! Para evitar cualDuier posible duda sobre esa noción9 Prescott especi%ica nuevamente lo Due di%erencia la naturale@a humana de AesBs de aDuella de Adán. 9Cristo as&mió no la original e impecable4 sino n&estra caída h&manidad. 2n esa seg&nda e@periencia4 Ml permaneció no

Pág. ,5 precisamente donde 7dán antes de Ml estaba4 sino con inmensas des#enta as. 2l mal4 con todo s& corte o de #ictorias y consec&ente entroni5ación en la propia constit&ción de n&estra nat&rale5a4 armado del más terrible poder contra el posible c&mplimiento de la idea di#ina de hombre E la perfecta santidad. Considerando todo esto E las des#enta as de la sit&ación4 los tremendos riesgos en#&eltos y la ferocidad de la oposición encontrada E4 llegamos a la comprensión adec&ada de la realidad y de la grande5a de la #asta reali5ación moral= la nat&rale5a h&mana tentada4 probada4 fallida en 7dán4 y erg&ida por Cristo a la esfera de la perfecta impecabilidad;.,% *a ra@ón para la encarnación %ue el Bnico punto dejado para ser e/plicado. 92l problema J&e4 al as&mir la caída nat&rale5a h&mana Cristo prop&so y aceptó para *í mismo4 no f&e ning>n otro sino este4 esto es4 personalmente identificarse con s& s&erte total4 y compartir la real incapacidad aLadida por el pecado4 para enseLortearse4 en él A por él9 del infernal poder J&e operara todo daLo y aflicción;.(0 Así "ios providenció nuestra salvación9 conclu;ó Prescott. 9Ml VCristoW era Dios manifiesto en carne4 y #ino a la :ierra Npara poder cond&cirnos a DiosO. 2so es lo J&e hace Cristo central y dominante en cada #ida J&e "o recibe4 conJ&istando confian5a4 redimiendo del pecado4 impiliendo a la de#oción4 e inspirando esperan5a. 2so porJ&e Ml es Dios manifiesto4 Dios J&e penetró en la #ida h&mana4 Dios satisfaciendo las carencias h&manas;.(' 9Hemos apenas contado la mitad de la historia del amor di#ino4 c&ando hablamos de la ba ada del Hi o de Dios de *& grande5a y ma estad4 para las triste5as y conflictos de la #ida terrenalR y J&e mitad de esa historia es increíble hasta J&e #emos claramente J&e Ml #ino para erg&ir la ra5a h&mana a las alt&ras de Dios;.(, 9Ml *e manifestó E y no nos permitió interpretar en 2l c&alJ&ier cosa peJ&eLa o estrecha. *i nosotros lo hacemos4 seremos dirigidos inmediatamente al p&nto de tener J&e negar la declaración de J&e Ml p&ede e@piar pecados. *i Cristo f&ese meramente &n hombre como yo4 a&n perfecto y sin pecado4 no podría perdonar pecados. *i en 2l podemos #er todo aJ&ello J&e )&an J&i5o decir4 de ac&erdo con los testimonios de s&s propios escritos4 comen5aremos a percibir algo de la est&penda idea y algo de la posibilidad de4 por lo menos4 creer en la declaración de J&e NMl *e manifestó para J&itar n&estros pecadosO;.(( .onclusi$n.+ ndudablemente9 la carrera de Prescott %ue singular en muchos aspectos9 en relación a la historia de la iglesia adventista. !rillante educador9 pro%esor de teología9 editor9 e%iciente administrador ; vice$ presidente de la Con%erencia :eneral9 Fl ejerció decisiva in%luencia en pro del desarrollo de la obra de educación ; de la clari%icación de varias doctrinas. #n particular9 Prescott contribu;ó para la e/pansión del mensaje de la justi%icación por la %e más allá de las %ronteras de los #stados 4nidos9 durante sus viajes por el mundo. Como 7aggoner ; Aones9 Prescott hi@o lo mejor para edi%icar el mensaje sobre la Cristología Due9 aun reconociendo plenamente la per%ecta divinidad de Cristo9 daba destaDue a la naturale@a humana de Adán despuFs de la caída9 vale decir9 una naturale@a pecaminosa9 como condición de la reconciliación de la humanidad con "ios. Ciertamente9 la Cristología de Prescott reBne el mFrito de ser la más completa ; la más e/plícita. Por su competencia ; prestígio Due go@aba como vice$presidente de la Con%erencia :eneral9 Fl %ue evidentemente autori@ado como porta$vo@ de la iglesia. &u testimonio constitu;e innegable indicación de Due los adventistas enseEaron ; cre;eron con respecto a la naturale@a humana de Cristo9 desde el origen del movimiento hasta el %inal de la larga carrera de Prescott9 en 11... Notas H re!erencias.+

Pág. ,) 1. +. 3. .. ,. Oer :he *e#enth Eday 7d#entist 2ncyclopedia4 págs. 11.)9 11.1. Hdem4 pág. 11,). Oer *eRo; #dwin <room9 Ao#ement of Destiny4 pág. 353. Hdem4 pág. +,.. 7illiam 7. Prescott9 en 3eneral Conference C&lletin9 1)1,9 pág. 311. #n la sesión de la Con%erencia :eneral de 1)),9 Prescott presentó seis sermones sobre el tema :he Di#ine H&man Gamily 0*a <amilia "ivino$Humana29 estructurados enteramente con base en la naturale@a humana caída de Cristo. -. [[[[[[[9 en Cible 2cho9 - ; 13 de #nero de 1)1-9. Oer Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh 0*a Palabra &e Hi@o Carne29 págs. 18$11. Jodas las citas en las diversas páginas siguientes proceden de eses dos artículos. 5. #llen :. 7hite9 manuscrito 119 de 1)1,. Oer Arthur *. 7hite9 2llen White= :he 7&stralian Qears 0#llen 7hiteG *os AEos Australianos2 07ashington9 ". C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11),29 págs. +3+9 +33. ). #llen :. 7hite9 manuscrito .59 de 1)1,. 1. #llen :. 7hite9 carta +,9 1)1,. 18. #llen :. 7hite9 carta 3+9 1)1,. 11. #llen :. 7hite9 carta ).9 1)1,. 1+. #llen :. 7hite9 De#ieF and Herald4 5 de #nero de 1)1-. Oer Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh 0*a Palabra &e hi@o carne29 págs. ))$)1. 13. #llen :. 7hite9 carta )9 1)1,. Citada en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary9 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. ,9 pág. 11+)$11+1. 1.. Oer nuestro capítulo 18. 1,. 7. 7. Prescott9 en la De#ieF and Herald4 +) de #nero de 1)1-I 18 de 6ar@o de 1)1-I +. de 6ar@o de 1)1-I 5 de Abril de 1)1-I 1. de Abril de 1)1-I +1 de Abril de 1)1-. 1-. Hdem4 18 de 6ar@o de 1)1-. 15. Hbidem. 1). Hdem4 1. de Abril de 1)1-. 11. Hdem4 1 de =oviembre de 118,I +1 de "iciembre de 118,. +8. Hdem4 +1 de "iciembre de 118,. Jodas las citas en algunas de las páginas siguientes son de ese artículo. +1. Oer nuestro capítulo 3. ++. 7illiam 7. Prescott9 :he Doctrine of Christ 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Ass.9 11+829 pág. 1. +3. Hdem4 pág. 3. +.. Hdem4 págs. ., a ,.. +,. Hdem4 pág. .-. +-. Hdem4 pág. .5. +5. Hdem4 pág. .). +). Hdem4 pág. ,+. +1. Hdem4 pág. ,3. 38. Hbidem. 31. Hbidem. 3+. Hbidem. 33. Hbidem. Capítulo * &( -O*#-#&NTO & (% .%RN& S%NT%

Pág. ,1 &i permanecieran algunas dudas sobre la posición de los pioneros adventistas sobre el asunto de la Cristología9 su reacción al >Ao#imiento de la Carne *anta; las disipa totalmente. #se movimiento nació en las iglesias de la Asociación de ndiana9 entre 1)1) ; 1)11. nstituída por el pastor$evangelista &. &. "avis9 esa doctrina luego encantó al presidente de la Asociación9 R. &. "onnell9 ; muchos otros pastores. Al %inal de cuentas9 toda la comisión directiva de la Asociación de ndiana se volvió %avorable a la 9doctrina de la carne santa;9 como sus de%ensores escogieron designarla. Contrariamente a la Cristología ortodo/a adventista9 esa 9e@traLa doctrina; a%irmaba Due Cristo tomó la naturale@a de Adán antes de la caída ; Due Hl9 por lo tanto9 poseía 9carne santa;. !asados en esa premisa9 reivindicaban ser posible la obtención de esa misma 9carne santa; al seguir a AesBs en &u e/periencia en el Aardín del :etsemaní. "e ese modo9 aDuellos Due seguían al &alvador podrían alcan@ar un correspondiente estado %ísico de impecabilidad9 ; obtener una %e 9trasladati#a; semejante a la de #noDue ; #lías.+ #n%rentados con el desarrollo de esa creencia en las iglesias de ndiana9 los líderes de la Con%erencia :eneral pensaron ser prudente enviar los hermanos &. =. HasMell ; A. A. !reed como delegados al encuentro campal marcado para 6uncie9 ndiana9 del 13 al +3 de &eptiembre de 1188. Al volver a !attle CreeM9 HasMell se vio compelido a in%ormar no apenas a sus colegas de la Con%erencia :eneral9 sino tambiFn a #llen 7hite. Hl le envió una carta9 %echada el +, de &eptiembre de 11889 para in%ormarla de la situación. ,asPell se .omunica con &llen White.+ HasMell3 conocía per%ectamente bien las convicciones de #llen 7hite con respecto a la naturale@a humana de AesBs. Hl mismo se encontraba en armonía con la enseEan@a de ella. #l propósito de su carta no %ue probar si Fl o los abogados de la carne santa estaban correctos. Hl simplemente cre;ó ser necesario mantener in%ormada a #llen 7hite. He aDuí como HasMell le presentó el problema a #llen 7hiteG 9C&ando nosotros declaramos J&e creíamos J&e Cristo nació de la caída h&manidad4 ellos nos representaban como creyendo J&e Cristo pecó4 apesar del hecho de haber colocado n&estra posición con tal claridad4 J&e no #eíamos como alg&ien podría entenderla mal;.1 Como porta$vo@ de la iglesia9 HasMell no dudó en incluir a #llen 7hite9 así como la iglesia9 en su declaración. HasMell había previamente e/presado sus convicciones con mucha transparencia en varios artículos. La en 1)1-9 Fl escribió para la revista *igns of the :imes acerca del temaG 9Ml VCristoW no #ino a este m&ndo y tomó sobre *í mismo la condición de 7dán4 sino J&e descendió más y más ba o4 para encontrar al hombre donde $l estaba4 debilitado por el pecado4 contaminado por s& propia iniJ&idad;.5 #n otro artículo Fl escribióG 9Cristo... no *e re#istió de la nat&rale5a de los ángeles4 o a&n del hombre en el estado en J&e f&e creado4 sino de n&estra nat&rale5a caída;. 6 9De esa forma4 Cristo4 desde la eternidad4 es el helo de ligación entre el Cielo y la ra5a caída;. 7 9Ml tra o la di#inidad desde las cortes de la gloria hasta la h&manidad degenerada;.! #se era el posicionamiento de HasMell cuando surgió la doctrina de la carne santa. #n una carta enviada a #llen 7hite9 Fl aclaraG 9*& teología en ese partic&lar parece ser esta= 2llos creen J&e Cristo tomó la naturaleza de 1dBn antes de la caídaI por lo tanto4 Ml *e re#istió de la h&manidad como ella era en el )ardín del 2d$n. 2ntonces4 la h&manidad era santa y esa f&e la J&e )es>s tomó sobre *í. Q ahora4 dicen ellos4 llegó hasta nosotros el tiempo especial de #ol#ernos santos en ese sentido. 2n ese caso4 tendremos la Nfe de la traslaciónO y n&nca moriremosO;.%

Pág. -8 &llen 2. White Responde a ,asPell.+ Cuando #llen 7hite recibió la carta de HasMell9 hacía poco Due se instalara en #lmshaven9 en Cali%ornia9 despuFs de haber vuelto de Australia. Jan grave consideró ella la situación9 Due respondió inmediatamente. &u carta %echada el 18 de Kctubre de 11889 establece una %irme ; clara postura contra la enseEan@a del movimiento de la carne santa9 Due ella de%ine como 9e@traLa doctrina;4 9teorías y m$todos errados;4 y 9&na deplorable in#ención del pensamiento h&mano4 preparada por el padre de la mentira;.'0 #l contenido de la carta de HasMell no pilló a #llen 7hite de sorpresa. #lla ;a estaba conciente de lo Due había sucedido en ndiana. Como e/plicó más tarde9 su partida para Australia %ue incitada por el movimiento de la carne santa. He aDuí su respuesta a HasMellG 92n 2nero >ltimo4 el *eLor me mostró J&e teorías A métodos errados serían introd&cidos en n&estras re&niones campales4 y J&e la historia del pasado habría de repetirse. Ae sentí grandemente afligida. G&i instr&ída a decir J&e en esas demostraciones4 demonios en forma h&mana están presentes4 operando con toda la ingeniosidad J&e *atanás p&ede emplear para hacer la #erdad rep&gnante a las personas sensiblesR el enemigo está tratando de colocar as&ntos para las re&niones4 a fin de J&e las campales4 J&ehan sido los medios de lle#ar el mensa e del tercer ángel ante las m&ltit&des4 pierdan s& f&er5a e infl&encia;.'' L aEadió solemnementeG 92l mensa e del tercer ángel... debe ser mantenido libre de las in#enciones baratas y miserables de las teorías h&manas4 preparadas por el padre de la mentira y enmascaradas como la brillante serpiente &sada por *atanás como medio de engaLar n&estros primeros padres;.', &i la in%ormación de HasMell no estuviese de acuerdo con la verdad del mensaje ; de las convicciones de #llen 7hite9 ella no habría dudado en decirle eso. #n ese caso9 ella no apenas aprobó la posición de HasMell9 sino Due tambiFn lo animó a de%ender la verdad. #llen escribió nuevamente9 esta ve@ para el matrimonio HasMellG 97 tra#$s de los fieles emba adores del *eLor4 la #erdad debe ser presentada en contornos bien delineados. A&cho de lo J&e hoy es llamado de #erdad probante4 no pasa de &n disparate J&e lle#a a la resistencia al 2spírit& *anto;.'( )na *igorosa Protesta.+ &in esperar por la reacción o%icial de la Con%erencia :eneral9 el Pr. &. :. Huntington publicó una vigorosa protesta en un peDueEo %olleto de 1- páginas9 titulada "a Herida del Hombre. &u objetivo era rea%irmar la posición de la iglesia ; e/plicar cómo AesBs %ue capa@ de vivir una vida impecable9 aun en carne pecaminosa. 9<or medio de implícita fe en *& <adre4 Ml f&e fortalecido a fin de J&e *& nat&rale5a di#ina pre#aleciese abr&madoramente sobre *& nat&rale5a pecaminosa y las tendencias hereditarias. 7sí4 del ber5o al Cal#ario4 *&s días de s&frimiento y pr&ebas4 Ml #i#ió &na #ida p&ra4 santa e inmac&lada. Consec&entemente4 atendió a los reclamos de la ley J&ebrantada4 y se hi5o Nel fin de la ley para &sticia de todo aJ&el J&e creeO;.'1 #ntonces9 Dueriendo e/plicar las ventajas para aDuellos Due creen en Cristo ; Due *o reciben como su &alvador9 Huntington aEadeG 97sí como Dios en Cristo4 1000 aLos desp&$s de la Creación4 #i#ió &na #ida perfecta e inmac&lada en carne pecaminosa4 así por la fe en 2l4 el *eLor nos e@p&rga de todas n&estras in &sticias4 nos com&nica *& propia &sticia4 habita en n&estros cora5ones y #i#e el mismo tipo de #ida en n&estra carne pecaminosa 6000 aLos desp&$s de la Creación. 2ntonces4 podemos #erdaderamente decir= 97sí como Ml es4 así tambi$n nosotros somos en este m&ndoO. 01 Auan .G152?1, Waggoner Re!uta la octrina de la .arne Santa.+

Pág. -1 #n%rentando la e/pansión del movimiento de la carne santa9 la Con%erencia :eneral cre;ó imperioso tomar un curso de acción. #l problema estaba incluso en la agenda de la sesión de 1181. #llen :. 7hite %ue convidada a asistir. Como destacó en su presentación9 si no hubiese sido por ese movimiento ; sus erradas enseEan@as9 ella no habría respondido positivamente a la invitación. #staba entonces con 53 aEos de edad. Había vuelto recientemente de Australia9 ; viajar a travFs de los #stados 4nidos hasta !attle CreeM no era poca cosa para alguien de su edad ; %ragil salud. 7aggoner tambiFn estaba presente en la sesión. Como un especialista en el problema9 Fl9 juntamente con #llen 7hite9 %ue solicitado a re%utar esa 9e@traLa doctrina; ; con%irmar la creencia o%icial como reconocida por la iglesia9 sobre el asunto de la naturale@a humana de Cristo. Hl hi@o eso en su estudio del 1- de Abril de 11819 dedicado enteramente a objetar la a%irmación de Due Cristo viniera en carne santa. Hl inició su presentación con una preguntaG 92l *er santo J&e nació de la #irgen Aaría4 6lo hi5o en carne pecaminosa8 62sa carne tenía las mismas malas tendencias a enfrentar J&e la n&estra8; Antes de presentar su rFplica a la cuestión9 7aggoner Dui@o a;udar a su auditorio a comprender el concepto sub;acente ; tan bien oculto en la cuestiónG la doctrina católica de la inmaculada concepción. #n su pensamiento9 el concepto de 9carne santa; era nada más nada menos Due 9la deificación del demonio;.'7 92n realidad4 la obra demoníaca de colocar &n largo abismo entre )es>s4 el *al#ador4 y los hombres a J&ien #iniera sal#ar4 para J&e ni /no ni los otros p&diesen transponerlo. 2s eso;. '! 96/stedes no perciben;4 desa%ió 7aggoner9 9J&e la idea de J&e la carne de )es>s no era seme ante a la n&estra +a ca&sa de saber J&e la n&estra es pecaminosa.4 necesariamente en#&el#e la idea de la inmac&lada concepción de la #irgen Aaría8 <resten atención4 en 2l no hay pecado4 pero el misterio de Dios manifiesto en la carne4 la mara#illa de los siglos4 el asombro de los ángeles4 J&e a&n ahora desean comprender y sobre lo c&al no p&eden formar &na idea e@acta4 e@cepto como lo enseLan para la iglesia4 es la perfecta manifestación de la #ida de Dios en s& inmac&lada p&re5a en la carne pecaminosa. +Congregación= Yam$nZ. Ih4 6no es sino &na mara#illa8;'% Al hacer eso. 9Ml VCristoW estableció la #ol&ntad de Dios en la carne y tambi$n el hecho de J&e la #ol&ntad de Dios p&ede ser reali5ada en c&alJ&ier h&mana y pecaminosa carne. <ero antes de todo4 esa mara#illa precisa ser reali5ada en el hombre pecaminoso4 no simplemente en la persona de Cristo4 sino en )es&cristo reprod&cido y m&ltiplicado en *&s millones de seg&idores... )es>s nos concede la e@periencia del poder de Cristo en la carne pecaminosa... para pisarla con los pies y hacerla s&misa a *& #ol&ntad esa carne pecaminosa;.,0 :eneralmente hablando9 9los hombres4 como para oc&ltar la falta de s&s antepasados4 y si hay &n desl&stre en c&alJ&ier parte de la familia4 esa no aparece c&ando el registro de los parientes es escrito. )es&cristo Nnació de la simiente de Da#id4 de ac&erdo con la carneO4 y en la simiente de Da#id estaba Aanas$s4 J&e c&brió )er&sal$n con sangre inocente4 de &n lado al otro. 2n ese lina e estaba )&dá4 el ad>ltero4 y el hi o nacido de &n incesto4 y tambi$n la prostit&ta Daab. :odos de este lina e J&e f&eron p&estos como ancestrales de Cristo4 m&estran J&e Ml no *e a#erg[en5a de llamar hombres pecaminosos como *&s hermanos;.,' "e la lección de la victoriosa e/periencia de Cristo en carne pecaminosa9 7aggoner conclu;óG 9Po importa lo J&e n&estra herencia p&eda haber sido en nat&rale5a4 el 2spírit& de Dios tiene poder sobre la carne pecaminosa y p&ede in#ertir completamente todo eso4 y hacernos participantes de la nat&rale5a di#ina4 libertándonos de la corr&pción J&e por la conc&piscencia hay en el m&ndoR así Dios manifiesta *& poder por n&estro intermedio;.,( &llen White RechaGa la octrina de la .arne Santa.+ #n la maEana siguiente9 15 de Abril de 11819 %ue la ve@ de #llen 7hite condenar pBblicamente el

Pág. -+ movimiento de la carne santa. "e hecho9 ella no repitió los argumentos teológicos ;a presentados por 7aggoner. &u objetivo consistía antes en e/poner las %alsas conclusiones derivadas del concepto de la carne santa de Cristo. He aDuí algunos e/tractos del mensaje Due ella preparó para ese propósito9 bajo el título 92l Deciente Ao#imiento en Hndiana;. 9Ae f&e dada instr&cción con respecto a la reciente e@periencia de los hermanos en Hndiana y la enseLan5a J&e ellos presentan en las iglesias. <or medio de esa e@periencia y enseLan5a4 el enemigo ha traba ado para des#iar las almas;.,( #llen 7hite no abordó las presuposiciones con respecto a la naturale@a de Cristo en la controversia de la carne santa. #n lugar de eso9 su argumento de Due 9la enseLan5a con respecto a lo J&e f&e denominado Ncarne santaO4 es &n error;4 estaba basado en dos puntos esenciales. Primero9 ella recha@ó la reivindicación de Due seres humanos pecaminosos precisan obtener santidad de carne. #lla escribióG 9:odos p&eden ahora mismo obtener cora5ones santos4 mas no está correcto rei#indicar en esta #ida la carne santa... 7J&ellos J&e han proc&rado obtener por la fe la así llamada carne santa4 me g&staría decirles= /stedes no la p&eden conseg&ir. Pingi&no de &stedes posee carne santa presentemente. Ping>n ser h&mano sobre la :ierra tiene carne santa. 2sa es &na imposibilidad;.,5 9*i aJ&ellos J&e hablan tan libremente sobre perfección en la carne p&diesen #er las cosas ba o la #erdadera l&54 retrocederían horrori5ados de s&s pres&nciosas ideas. 7l mostrar la falacia de s&s pretensiones con respecto a la carne santa4 el *eLor está b&scando impedir J&e hombres y m& eres le den a *&s palabras &n significado J&e cond&5ca a la contaminación del c&erpo4 del alma y del espírit&... Q a&n c&ando no podamos reclamar la perfección de la carne4 podemos obtener la perfección cristiana del alma. Aediante el sacrifício hecho a n&estro fa#or4 los pecados p&eden ser totalmente perdonados. P&estra dependencia no está en lo J&e el hombre p&ede hacer4 sino en lo J&e Dios p&ede hacer por el hombre a tra#$s de Cristo... <or medio de la fe en *& sangre4 todos p&eden ser perfectos en Cristo )es>s;.,6 9G&y instr&ída a decirle a aJ&ellos J&e4 en Hndiana4 están apoyando e7traHas doctrinas: /stedes le están dando &n Eormato errado a la preciosa e importante obra de Dios. Aant$nganse dentro de los limites bíblicos... C&ando los seres h&manos reciban carne santa4 ellos no permanecerán en la :ierra4 sino J&e serán lle#ados al Cielo. 7&n c&ando el pecado est$ siendo perdonado en esta #ida4 s&s res&ltados no serán ahora plenamente remo#idos. 2s en *& #enida J&e Cristo Ntransformará n&estro c&erpo de h&millación4 para ser ig&al al c&erpo de *& gloriaO 0<ilip. 3G+12?.+5 &egundo9 #llen 7hite tambiFn criticó las turbulentas ; %anáticas mani%estaciones de los de%ensores de la carne santa. 92l modo como han sido reali5adas las re&niones en Hndiana4 con r&ido y conf&sión4 no las recomienda a las mentes pensantes e inteligentes. Po hay nada en esas demostraciones J&e con#en5a al m&ndo de J&e tenemos la #erdad. Aero alarido y gritería no son e#idencias de santificación o de la descida del 2spírit& *anto. *&s e@hibiciones b&lliciosas crean tan solamente a#ersión en la mente de los no creyentes;.,! Como vimos9 las ra@ones de #llen 7hite para recha@ar el movimiento de la carne santa %ueron de cuEo teológico ; práctico. #lla desaprobó su comportamiento bi@arro ; recha@ó la doctrina de Due seres humanos pueden tener carne santa aun en esta vida. Aun cuando la &ra. 7hite no ha;a hecho ningBn comentario acerca de su posición sobre la naturale@a de Cristo9 ella condenó claramente aDuellas prácticas ; creencias Due emanaban de la premisa de la carne santa. Arthur 7hite aclara9 en la biogra%ia de su abuelaG 92nfrentar el fanatismo f&e &na de las ra5ones porJ&e ella de ó 7&stralia y #ol#ió a los 2stados /nidos. "a sit&ación J&e ahora estaba enfrentando le f&e re#elada en 7&stralia4 en 2nero de '%004 Nantes J&e de ara CooranbongO;.,% .ondenada la octrina de la .arne Santa.+ #l mensaje de 7aggoner ; el testimonio de #llen 7hite %ueron atendidos. La al día siguiente9 los

Pág. -3 dos principales líderes del movimiento9 R. &. "onnell ; &. &. "avis9 con%esaron su error delante de un auditorio de apro/imadamente 388 espectadores. *os otros delegados9 así como los miembros de la comisión de la Asociación de ndiana9 siguieron el ejemplo de su presidente. K%icialmente9 el movimiento de la carne santa había ruído. Pero9 en realidad9 la doctrina no desapareciera de las iglesias. "onnell ; "avis continuaron cre;endo ; enseEando Due Cristo &e revistió con la naturale@a de Adán antes de la caída. Como resultado9 ellos %ueron de%initivamente alejados del ministerio. #n su sermón9 #llen 7hite dio algunos consejos sobre como lidiar con ese tipo de situaciónG 92l fanatismo4 &na #e5 iniciado y no reprimido4 es tan difícil de e@ting&ir como el f&ego J&e toma c&enta de &n edifício. 7J&ellos J&e abra5aron y mantienen ese fanatismo4 harían me or si se empeLasen en &n traba o sec&lar4 ya J&e por s& inconsistente comportamiento están deshonrando al *eLor y poniendo en peligro al p&eblo;.(0 #n 11839 . A. HanMins9 Due sucedió a R. &. "onnell como presidente de la Asociación de ndiana9 le escribió a &. &. "avis9 el promotor del movimiento de la carne santa9 para preguntarle de su %e. HanMins le hi@o ocho preguntas9 cuatro de las cuales conducían directamente a la doctrina de la encarnación. 31 =o nos debemos olvidar de Due su argumento teológico básico consistía en decir Due 9Cristo tomó la nat&rale5a de 7dán antes de la caída;4 tan nitidamente mostrado en la carta de HasMell a #llen 7hite. *a respuesta de "avis con%irma Due Fl no había cambiado sus opiniones en relación a la naturale@a humana de Cristo. =o sabemos si la misma pregunta le %ue hecha tambiFn a "onnell. Pero9 en 118,9 "onnell %ue readmitido al ministerio9 mientras Due "avis %ue e/cluído de%initivamente. Hl dejó %inalmente la iglesia adventista para unirse a los bautistas9 donde %ue ordenado ministro. Con e/cepción de "avis9 parece Due todos los Due estaban envueltos con el movimiento de la carne santa %inalmente aceptaron el testimonio de #llen 7hite. AunDue %ue auspicioso el resultado9 la actitud de oposición a esa doctrina tomada por la Con%erencia :eneral en sesión9 es indicativa de la enseEan@a o%icial de la iglesia sobre el asunto de la naturale@a humana de AesBs. .onclusi$n.+ #l movimiento de la carne santa %ue la primera tentativa de introducir en la iglesia adventista una doctrina radicalmente opuesta a su enseEan@a para este tiempo. &i los pronunciamientos de 7aggoner9 Aones ; Prescott9 así como de otros9 estuviesen eDuivocados9 #llen 7hite los habría corregido9 como lo hi@o con la 9e@traLa doctrina; de la carne santa. 4n testimonio escrito en 1185 no deja duda sobre su posiciónG 9D&rante la Conferencia 3eneral de '%0'4 me f&e dada instr&cción con relación a la e@periencia de alg&nos hermanos en Hndiana4 y con respecto a las doctrinas J&e ellos estaban enseLando en las iglesias. Ae f&ie mostrado J&e a tra#$s de esa e@periencia y de las doctrinas enseLadas4 el enemigo ha operado para des#iar las almas;.(, Notas H re!erencias.+ 1. Oer #llen :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. +9 págs. 31$31. +. Oer Arthur *. 7hite9 2llen White= :he 2arly 2lmsha#en Qears 0#llen 7hite $ *os Primeros AEos en #lmshaven2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11)129 vol. ,9 págs. 188$118. 3. &tephen$=elson HasMell 01)33$11++2 %ue misionero9 pro%esor9 administrador ; presidente de varias asociaciones. &us obras escritas inclu;en :he *tory of Daniel the <rophet 0*a Historia de "aniel9 el Pro%eta24 :he *tory of the *eer of <atmos 0*a Historia del Oidente de Patmos2 4 y :he Cross and Hts *hadoF 0*a Cru@ ; &u &ombra2 .. &tephen$=elson HasMell4 a #llen :. 7hite9 +, de &eptiembre de 1188. ,. &tephen$=elson HasMell9 en *igns of the :imes4 + de Abril de 1)1-. -. Hdem4 1 de Abril de 1)1-. 5. Hdem9 +) de 6a;o de 1)1-.

Pág. -. ). Hdem9 15 de #nero de 1188. 1. &tephen$=elson HasMell a #llen :. 7hite9 +, de &eptiembre de 1188 0itálicos suplidos2. 18. Oer tambiFn #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. +9 pág. 35. 11. #llen :. 7hite9 carta 13+9 1188 0Aensa es *electos9 vol. +9 pág. 352. Citado por A. *. 7hite9 pág. 183 0itálicos suplidos2. 1+. #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. +9 pág. 35. 13. Hdem9 pág. 3). 1.. &. :. Huntington9 "a Herida del Hombre9 pág. 1-. Citado por 7illiam H. :rotheer9 Historia Hnterpretati#a de la Doctrina de la 2ncarnación9 pág. ,1. 1,. Hbidem. 1-. #llet A. 7aggoner9 en el Coletín de la Conferencia 3eneral4 11819 pág. .83. 15. Hdem4 pág. .8,. 1). Hdem4 pág. .8.. 11. Hbidem. +8. Hdem4 pág. .8-. +1. Hdem4 pág. .8). ++. Hbidem. +3. #. :. 7hite9 en el Coletín de la Conferencia 3eneral9 11819 págs. .11$.++. *o citamos de Aensa es *electos4 vol. +9 págs. 31$3+. +.. [[[[[[[9 Aensa es *electos4 vol. +9 pág. 3+. +,. Hbidem. +-. Hbidem. +5. Hdem4 pág. 33 0itálicos suplidos2. +). Hdem4 pág. 3,. +1. A. *. 7hite9 pág. 188. 38. #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. +9 pág. 3,. 31. Oer &. &. "avis para . A. HanMins9 1, de 6ar@o de 1183. Citado por :rotheer9 págs. ,.$,,. 3+. #llen :. 7hite9 manuscrito 319 1185.

Parte 0 Capítulo ( &9TR%.TOS & (%S P):(#.%.#ON&S OF#.#%(&S & (% #2(&S#% + ;0<=6+0=06> Como aEadidura de los escritos de los pioneros Due hemos estudiado9 la posición de la glesia Adventista sobre Cristología es claramente ilustrada en el contenido de las publicaciones o%iciales9

Pág. -, tales como revistas9 lecciones trimestrales de la #scuela &abática9 boletines de la Con%erencia :eneral ; una amplia variedad de libros impresos por nuestras casas publicadoras. #ste capítulo tratará de las declaraciones hechas entre 1)1, ; 111,9 principiando por el tiempo en Due la doctrina de la encarnación comen@ó a ser mirada como básica para la comprensión adecuada del plan de la salvación9 ; %inali@ando con el aEo de la muerte de #llen 7hite. #n el capítulo siguiente9 cubriremos el período Due va de 111- hasta 11,+9 despuFs del cual surgió una nueva interpretación ; algunos escritores emergieron para cuestionar la posición tradicional de la glesia Adventista sobre la cuestión de la naturale@a humana de Cristo. &Qtractos de los Peri$dicos de la #glesia.+ "urante 1)1, ; 1)1-9 más de +,8 declaraciones %ueron hechas en varias revistas por los líderes de la iglesia9 todas a%irmando claramente Due AesBs tomó sobre &í la naturale@a humana de seres caídos. "e 1)15 a 111, más de +88 pueden ser encontradas9 de las cuales cerca de 188 son de autoría de #llen 7hite9 no inclu;endo 5, adicionales o distribuidas en sus cartas ; manuscritos. 1 &in embargo9 una ve@ Due ;a discutimos #llen 7hite9 7aggoner9 Aones ; Prescott9 en este capítulo ignoraremos las citas de esos autores. #n 1)1,9 una serie de artículos salidos de la pluma de A. H. "urland %ueron publicados en la *igns of the :imes9 ; re%lejaban la Cristología de Aones como presentada en la sesión de la Con%erencia :eneral algunos meses antes. 9<ara enfrentar *atanás4 era necesario hacerlo en la carne del hombre caído;4 escribió "urland. 97sí4 c&ando )es>s #ino a habitar en carne h&mana4 no lo hi5o en la carne del hombre antes de haber $l caído4 sino J&e en carne pecaminosa poseída desp&$s de la caída... Ml #ino para sal#ar pecadores4 por lo tanto4 precisaba as&mir la carne de pecadores... Ml tenía todas las debilidades de la carne J&e nosotros tenemos. "a carne de J&e Ml *e re#istió poseía todos los deseos J&e n&estra propia carne tiene;., Algunos meses despuFs9 en otro artículo9 "urland le hi@o las siguientes preguntas a sus lectoresG 96C&al era la nat&rale5a de la carne J&e Ml tomó8 2staba ella e@centa de todas las tendencias para pecar8 62staba ella libre de las tentaciones8 "a 2scrit&ra responde a las preg&ntas... +Heb. 1='5.. 7sí4 la carne J&e el "ogos tomó estaba s& eta a la tentación4 de la misma forma J&e la carne J&e tenemos... "a carne sin c&alesJ&ier deseos por el mal no está s& eta a la tentación. <ero Cristo f&e tentado como nosotros lo somos4 de forma J&e Ml debía tener la misma especie de carne J&e poseemos;.( =o contento en a%irmar Due Cristo asumió la carne pecaminosa9 "urland tambiFn Duería e/plicar la ra@ón para eso. 9)es>s #ino en carne para enfrentar a *atanás en s& propio bal&arte y e@p&lsarlo... <ara hacer eso Ml tenía J&e re#estirse de la misma carne J&e el hombre poseía desp&$s de la caída... Cristo no as&mió la nat&rale5a ang$lica ni la del hombre antes de la caída4 sino J&e Ml nació Nba o la leyO para redimir aJ&ellos J&e estaban ba o la ley... H&biese Ml tomado la nat&rale5a de 7dán antes de la caída4 y no estaría ba o la sentencia de m&erte J&e pasó para todos los hombres;.1 &in embargo9 "urland acentuóG 9Ml no poseía las pasiones de n&estra nat&rale5a caída4 prod&cidas por caer en pecado. <ero la carne de J&e Ml se re#istió tendría poseído todas las pasiones J&e el pecado nos tra o4 h&biese Ml &na sóla #e5 cedido a ellas. Cristo enfrentó al tentador en la debilidad de la carne pecaminosa4 y la condenó porJ&e ella no f&e capa5 de #encerlo... )es&cristo f&e en#iado a este m&ndo para condenar el pecado en la carne. Ml tomó la carne pecaminosa para J&e p&diese s&by&gar las corr&pciones de n&estra antig&a nat&rale5a;.5 AcuFrdese Due A. J. Aones había dichoG 9)es>s poseía las mismas pasiones J&e tenemos;. &in embargo9 Aones e/plicó Due Hl nunca &e rindió a ellas. "urland escribió Due 9Ml no poseía las pasiones de n&estra nat&rale5a caída;4 signi%icando Due Cristo nunca las entregó al pecado. #l punto de vista de "urland está mucho más pró/imo del de Aones9 de lo Due pueda parecer al comien@o. Aones consideraba

Pág. -el problema del punto de vista de una naturale@a heredadaI "urland ;a veía la cuestión bajo el prisma de una naturale@a cultivada. Potencialmente9 9poseía las mismas pasiones J&e tenemos;R en realidad9 9)es>s no poseía las mismas pasiones J&e tenemos; porDue Hl jamás sucumbió al poder de la naturale@a pecaminosa del hombre9 Due heredó de &us ancestrales. "el mismo modo9 #llen 7hite constantemente hacía la di%erencia entre la naturale@a heredada ; la naturale@a pecaminosa c&lti#ada. Por un lado9 ella escribió Due AesBs 9tenía toda la f&er5a de la pasión de la h&manidad;6 R por otro9 ella declaraba Due 9Ml es &n hermano en n&estras debilidades4 pero no en poseer id$nticas pasiones;74 9no poseyendo las pasiones de n&estra nat&rale5a h&mana caída;! #s bien posible Due ella tuviese en mente la di%erencia entre tendencias heredadas para pecar9 por las cuales no somos culpados9 ; tendencias c&lti#adas9 Due nos hacen pecadores. Para #llen 7hite bien como para sus contemporáneos adventistas9 9seme antemente a todo hi o de 7dán4 Ml VCristoW aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad; )9 pero sin jamás ceder a esas tendencias. Ktras declaraciones sobre el tema aparecen en las revistas australianas Cible 2cho ; la 7&stralasian *igns of the :imes. :. C. Jenne;9 Due era el director de la revista Cible 2cho9 declaró en un editorialG 9A&y pocos de nosotros comprenden c&án pró@imamente la nat&rale5a di#ina estaba de la h&mana en la persona de )es>s de Pa5aret. Aás propriamente hablando4 es imposible para nosotros mismos concebir la infinita condescendencia J&e f&e necesaria para J&e el Hi o de Dios4 el 7sociado del <adre4 #iniese en carne mortal y participase de las e@periencias h&manas4 con todas s&s aflicciones y debilidades. C&án plenamente eso se c&mplió4 f&e e@presado por el apóstol en Hebreos ,='7= 9<or lo J&e con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a *&s hermanos...; 9*olamente de esa manera podría Ml sentir el poder de las tentaciones. Po podemos s&poner J&e las tentaciones a las c&ales la h&manidad está s& eta impresionasen la Di#inidad. <ero NMl f&e tentado en todos los p&ntos como nosotrosO4 consec&entemente4 ?l precisaba participar de nuestra naturaleza... Po hay sino poca simpatía en el pensamiento de )es>s haber enfrentado n&estras tentaciones con *&s di#inas capacidad y nat&rale5a. 2llas no serían sino como la flor del cardo soplada contra la montaLa. 2n ese sentido NDios no p&ede ser tentadoO;. 9<ero c&ando consideramos a n&estro *al#ador... luchando contra la innata debilidad I c&ando obser#amos n&estra faltosa4 y frec&entemente4 desastrada carrera4 deseamos saber= 6Cómo Ml soportó Ntal contradicción de los pecadores contra *í mismoO8;'0 6uchas declaraciones similares podrían ser citadas9 como indicadas por la obra de Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh 0*a Palabra &e Hi@o Carne29 en la cual el autor inde/ó en orden cronológico muchas declaraciones re%erentes a la Cristología Adventista. 11 &Qtractos de las (ecciones de la &scuela SaD"tica.+ #n 1))19 apareció por primera ve@ la lección trimestral de la #scuela &abática. *as lecciones eran preparadas para proveer el estudio diario de la !iblia9 ; como temas de discusión para la maEana del sábado9 en conjunto con el servicio de culto. *a introducción diceG 9"as lecciones de adultos de la #scuela =abBtica son preparadas por el Departamento de 2sc&ela *abática de la Conferencia 3eneral de los 7d#entistas del *$ptimo Día. "a preparación de la lección es dirigida por &na comisión m&ndial de la lección de la 2sc&ela *abática4 c&yos miembros sir#en como cons&ltores-editores;. #l papel de esa comisión era garanti@ar Due las notas e/plicativas de cada lección estuviesen en armonía con la enseEan@a o%icial de la iglesia. "urante el período comprendido entre los aEos 1)1, ; 111,9 muchas declaraciones son encontradas en las lecciones de la #scuela &abática9 las cuales dejan poca duda sobre el asunto de la creencia adventista con respecto a la naturale@a humana de Cristo. 4n ejemplo de eso es la siguiente e/plicación de una de las lecciones del segundo trimestre de 1)1-G 9<ara poder ir al enc&entro del

Pág. -5 hombre donde $l se encontraba desp&$s de la caída4 Cristo se #ació a *í mismo de toda *& gloria y poder4 haci$ndose tan dependiente de *& <adre por #ida y f&er5a diaria4 como el hombre pecador depende de 2l;.', #n 11819 otra lección re%erente al segundo trimestre trataba de Auan 1G1$1). He aDuí un comentario sobre el verso 1.G 9"a Di#inidad habitó en la carne h&mana. Po en la carne de &n hombre impecable4 sino en la carne como la poseía &n hi o de la :ierra. 2sa era *& gloria. "a simiente di#ina p&do manifestar la gloria de Dios en carne pecaminosa4 hasta la #ictoria perfecta y absol&ta sobre toda tendencia de la carne;.'( #n ese mismo periódico9 se repite la e/plicaciónG 9)es>s era Dios act&ando en la carne pecaminosa a fa#or del pecador. Ml *e hi5o &no con la h&manidad. :omó sobre *í mismo los infort&nios4 las necesidades y los pecados de la h&manidad4 así sintió *& consciencia y la intensidad como ning&na otra alma lo hi5o;.'1 #ntre los tópicos del primer trimestre de 11139 estaba el estudio sobre la relación entre la encarnación ; el sacerdocio de Aesucristo. #sta declaración se encuentra incorporada en la primera notaG 92s m&y importante J&e tengamos &na clara comprensión de la relación entre la encarnación de Cristo y *& obra mediadora. Ml f&e hecho sacerdote Nseg>n el poder de &na #ida sin finO4 para J&e p&diese ministrar gracia4 misericordia y poder al d$bil y errante.2so es reali5ado por tal &nión íntima con aJ&ellos J&e necesitan de a&@ílio4 J&e la di#inidad y la h&manidad son traídas en ligación personal4 y el propio 2spírit& y la #ida de Dios habitan en la carne del creyente. <ara establecer esa relación entre Dios y la carne pecaminosa4 f&e necesario J&e el Hi o de Dios as&miese la carne pecaminosa4 y así constr&yese &n p&ente sobre el abismo J&e separaba al hombre pecador de Dios;.'! *a nota 3 de la misma lección %inali@a con estas palabrasG 97l as&mir la carne pecaminosa4 y #ol&ntariamente hacerse dependiente de *& <adre para g&ardarlo de pecar mientras est&#iese en el m&ndo4 )es>s no apenas sir#ió de e emplo para todos los cristianos4 como tambi$n hi5o posible a *í mismo ministrarle a la carne pecadora el don de *& propio 2spírit& y el poder para obedecer a la #ol&ntad de Dios;.'6 #sa óptica sobre la encarnación %ue tambiFn contrastada con la doctrina católica de la inmaculada concepción9 Due era9 al pensamiento adventista9 la negación de la encarnación de Cristo. 92sa negación de la perfecta &nión de Cristo con la carne pecaminosa abre el camino para &na serie de mediadores s&bsidiarios4 c&yo deber es cond&cir al pecador en sal#ífico contacto con Cristo;.'7 *as lecciones del segundo trimestre de 1113 %ueron dedicadas al santuario ; a la mediación de Cristo. #n una de ellas se discutía la enseEan@a católicaG 96C&ál es la enseLan5a de la moderna Cabilonia concerniente a esa doctrina f&ndamental8 <or el dogma de la inmac&lada concepción de la Birgen Aaría4 Doma enseLa J&e la madre de )es>s f&e preser#ada de la mancha del pecado original4 y J&e ella poseía carne santa4 sin pecado. Consec&entemente4 ella f&e apartada del resto de la h&manidad. Como res&ltado de esa separación de )es>s de la carne pecaminosa4 el sacerdocio romano f&e instit&ído para J&e p&diese haber alg&ien para mediar entre Cristo y el pecador;.'! #ntonces9 en rFplica a la cita de la %uente católica9 Due consideraba revoltante la creencia de Due AesBs tomara la carne pecaminosa9 la nota conclu;eG 97sí4 por apartar a Cristo de la misma carne y sangre J&e tenemos... la moderna Cabilonia realmente niega la #erdad #ital del Cristianismo4 a&n pretendiendo enseLarla. 2se es Nel misterio de la iniJ&idadO;.'% #l cuarto trimestre de 1113 %ue dedicado al estudio de la epístola a los Romanos. #n la primera lección ha; una cuestión sobre Cristo 9nacido de la simiente de Da#id seg>n la carne; 0Rom. 1G32. *a nota , comentaG 9Cristo era4 porlo tanto4 del lina e real a tra#$s de *& madre. Aas Ml era más J&e esoR Ml era de la misma carne J&e la simiente de Da#id4 en y a tra#$s de la c&al4 por generaciones4

Pág. -) había fl&ído la sangre de la h&manidad pecaminosa E *alomón4 Doboan4 7ca54 Aanas$s4 7món4 )econías y otros. 2l Hi o de Dios tomó esa misma carne para poder enfrentar las tentaciones por nosotros4 y #encer mediante el poder di#ino todas las pr&ebas J&e tenemos J&e encarar. Cristo es n&estro hermano en la carne4 n&estro *al#ador de los pecados;.,0 *a epístola a los Romanos %ue más una ve@ objeto de estudio durante el primer trimestre de 111.. He aDuí un comentario sobre Romanos )G3$.G 9"o J&e la ley no podía hacer en el hombre pecador4 Dios lo hi5o en#iando a *& propio Hi o. 2se Hi o se re#istió de la carne del hombre pecaminoso y #enció donde el hombre fracasó4 destr&yendo el pecado en la carneR así Ml p&ede tomar posesión de la carne de aJ&ellos J&e abren s&s cora5ones para recibirlos4 con el mismo poder4 y #encer el pecado allí;. #sos e/tractos de las lecciones trimestrales de la #scuela &abática están en armonía con todo lo Due %ue enseEado por los escritores adventistas Due se e/presaron sobre la naturale@a humana de Cristo a travFs de los aEos. &Qtractos de (iDros iEersos.+ Así como las lecciones de la #scuela &abática9 ningBn libro %ue jamás impreso por las editoras de la iglesia sin una previa revisión de los originales por una comisión especial. #sa postura garanti@a Due el contenido de los libros estF en armonía con la enseEan@a o%icial. =o es nuestro propósito aDuí repetir las obras de 7aggoner9 Aones9 Prescott o #llen 7hite9 las cuales ;a %ueron tratadas en los capítulos anteriores. =os basta mencionar las obras más representativas. '% <irando a .esFs, de )rias Smith.+ 4rias &mith no %ue apenas editor de la De#ieF and Herald durante 3, aEos9 ; autor de muchos libros sobre pro%ecía9 sino tambiFn el segundo en el comando de la Con%erencia :eneral durante +1 aEos9 en la posición de secretario. He aDuí dos e/tractos de su libro Airando a )es>s9 publicado en 1)15G 92n seme an5a de carne pecaminosa... Ml descendió a las prof&ndidades de la condición del hombre caído4 y se hi5o obediente hasta la m&erte4 a&n a la ignominiosa m&erte de cr&5;.,, 9Ml V)es>sW #ino en seme an5a de carne pecaminosa para demostrar ante todos los partidos en contro#ersia4 J&e era posible a los hombres g&ardar la ley en la carne. Demostró eso obser#ándola Ml mismo. 2n n&estro plano de e@istencia y en n&estra nat&rale5a4 Ml prestó tal obediencia a cada principio y precepto4 J&e el propio o o de la Imniciencia no detectó ni siJ&iera &na falla en ella. :oda *& #ida no f&e sino &na transcripción de esa ley4 en *& nat&rale5a espirit&al4 en *& santa4 b&ena y &sta demanda. <orlo tanto4 condenó Ml al pecado en la carne y no pecó4 mostrando serle posible al hombre #i#ir así;. ,( )% Preguntas A 6espuestas@ de -ilton .. WilcoQ.+ nicialmente9 6ilton C. 7ilco/ %ue director$adjunto de la De#ieF and Herald9 en asociación con 4rias &mith. 6ás tarde9 se volvió el primer editor de la Berdad <resente en nglaterra9 ; entonces de la *igns of the :imes4 por un cuarto de siglo en la Paci%ic Press9 Cali%ornia. #n 11119 publicó <reg&ntas y Desp&estas9 una compilación de respuestas dadas por el editor a las preguntas de los lectores9 mientras era encargado de la *igns of the :imes. He aDuí un e/tracto típico9 una respuesta dada a una cuestión %ormulada por un lector sobre el asunto de los versos de Hebreos +G1.$159 declarando Due AesBs %ue 9hecho seme ante a *&s hermanos;. 92l Berbo 2terno Nse hi5o carneO4 la misma J&e poseemosR p&es Ml es Nnacido de m& er4 nacido ba o la leyO4 ba o s& condenación4 como &n h&mano4 teniendo en la carne todas las tendencias h&manasR &n participante de la Ncarne y de la sangreO de la h&manidadR Nen todas las cosasO Nhecho seme ante a *&s hermanosO4 Nsiendo tentadoO. Ml enfrentó todas las tentaciones J&e &sted y yo

Pág. -1 enfrentamos4 por la fe en la #ol&ntad y <alabra de Dios. Po h&bo &na tendencia en la carne h&mana J&e no h&biese en 2l. Ml las #enció todas;.,1 4. #studios Iíblicos Para el Hogar%+ #n 111,9 la Review and Herald Publishing Association publicó un libro de estudios bíblicos titulado 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar.+, Al tiempo de su segunda edición9 en 113-9 más de 1.+,8.888 ejemplares %ueron distribuídos por el mundo. *a tercera edición vino al pBblico en 11.-.+Por cerca de medio siglo9 ese libro se constitu;ó en la base de la enseEan@a bíblica en la iglesia. *a ma;oría de los adventistas lo utili@aba para aumentar su conocimiento de la doctrina de la iglesia9 ; como au/iliar para compartir el mensaje con otros. =inguna otra publicación denominacional %ue marcada con ma;or aprobación o%icial Due este libro. *os estudios bíblicos recibieron la 9contrib&ción de &n gran n>mero de est&diantes de la Ciblia;. *a introducción a la edición de 11.- declara Due 9la obra f&e re#isada4 reescrita totalmente y ampliada... por &na gran comisión de críticos y est&diosos competentes;. ,7 Alguien di%icilmente encontraría un documento más representativo de la enseEan@a de la iglesia. *as lecciones son presentadas en %orma de preguntas ; respuestas9 con notas e/plicativas ocasionales. *a doctrina de la encarnación9 titulada 9/na Bida *in <ecado; es en ella reproducida completamenteG +) 0. LRuJ testimonio es dado con respecto a la Eida de .risto en la TierraM 9Ml no cometió pecado4 ni en *& boca se halló engaLo;. 1 Pedro +G++. 1. LRuJ se dice de todos los dem"s miemDros de la !am/lia humanaM 9<orJ&e todos pecaron y destit&ídos están de la gloria de Dios;. Rom. 3G+3. 4. L.on NuJ pregunta JesKs desa!i$ a Sus enemigosM 96K&i$n de entre #osotros Ae con#ence de pecado8; Auan )G.-. 5. L&n NuJ eQtensi$n .risto !ue tentadoM 9VMlW como nosotros4 en todo f&e tentado4 pero sin pecado;. Hebreos .G1,. 6. &n Su humanidad, Lde NuJ naturaleGa .risto particip$M 9<or lo tanto4 #isto como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml seme antemente participó de las mismas cosas4 para J&e por la m&erte derrotase a aJ&el J&e tenía el poder de la m&erte4 esto es4 el diablo;. Hebreos +G1.. 7. L.u"n plenamente .risto particip$ de nuestra humanidadM 9<or lo J&e con#enía J&e en todas las cosas f&ese hecho seme ante a *&s hermanos4 para hacerse fiel en las cosas concernientes a Dios4 a fin de hacer propiciación por los pecados del p&eblo;. Oerso 15. "otaC #n &u humanidad9 Cristo participó de nuestra naturale@a pecaminosa9 caída. =o %uese así9 Hl no habría sido 9seme ante a *&s hermanos;4 ni 9tentado en todos los p&ntos como nosotros;9 ni vencería como tenemos nosotros Due vencer9 ; no es9 por lo tanto9 un completo ; per%ecto &alvador Due el hombre necesita ; precisa tener para ser salvo. *a idea de Due Cristo nació de una madre inmaculada o e/centa de pecado9 sin haber heredado cualesDuier tendencias para el pecado9 ; por esa ra@ón no cometió pecado9 lo remueve del reino del mundo caído ; del verdadero lugar donde la a;uda es necesaria. Por &u lado humano9 Cristo heredó todo lo Due cada hijo de Adán hereda ' una naturale@a pecaminosa. Por el lado divino9 desde &u concepción9 Hl %ue generado ; nacido del #spíritu. L todo eso %ue hecho para colocar la humanidad en un lugar ventajoso9 ; para demostrar Due del mismo modo9 todo el Due es 9nacido del 2spírit&; puede obtener la victoria sobre el pecado en su propia carne pecaminosa. Así9 cada uno debe vencer como Cristo #enció. Apoc. 3G+1. &in ese nacimiento no puede haber victoria sobre la tentación ; ninguna salvación del pecado. Auan 3G3$5.

Pág. 58 8. L $nde ios, en .risto, conden$ el pecado H oDtuEo para nosotros la Eictoria soDre la tentaci$n H el pecadoM C<or lo tanto4 lo J&e era imposible a la ley4 #isto J&e se encontraba d$bil por la carne4 Dios4 en#iando a *& propio Hi o en seme an5a de la carne de pecado4 y por ca&sa del pecado4 en la carne condenó el pecado;. Rom. )G3. "ota: "ios9 en Cristo9 condenó el pecado9 no por pronunciarse contra Fl meramente como un jue@ sentado en su silla9 sino viniendo ; viviendo en la carne9 en seme an5a de la carne pecaminosa9 pero sin pecado. #n Cristo Hl demostró Due es posible por &u gracia ; poder9 resistir a la tentación9 vencer el pecado ; #i#ir &na #ida sin pecado en la carne. <. L% traEJs de NuJ poder .risto EiEi$ una Eida per!ectaM 9Qo no p&edo de Ai mismo hacer cosa alg&na...; Auan ,G38. 9"as palabras J&e Qo os digo4 no las digo por Ai mismoR pero el <adre4 J&e permanece en Ai4 es J&ien hace as s&s obras;. Auan 1.G18. "ota: #n &u humanidad9 Cristo era dependiente del divino poder para reali@ar las obras de "ios como cualDuier hombre. Para vivir una vida santa9 Hl no empleó ningBn medio Due no estF disponible a cada ser humano. A travFs de #l9 cada uno puede tener "ios habitando ; operando en sí >tanto el Duerer como el hacer &u buena voluntad?. 1 Auan .G1,I <ilipenses +G13. =. LRuJ prop$sito altru/sta JesKs ten/a siempre delante de S/M 9<orJ&e Qo descendí del Cielo 4 no para hacer Ai #ol&ntad4 sino la #ol&ntad de 7J&el J&e Ae en#ió;. Auan -G3). #sta lección trata de modo sumário los diversos aspectos de la Cristología adventista. &in embargo9 la pregunta - %ue obviamente considerada como siendo de importancia %undamental9 tanto así Due e/igió una nota e/plicativa. *as notas estaban en armonía con la Cristología adventista como enseEada consistentemente por los pioneros del mensaje9 desde el origen del movimiento ; manteniFndose hasta la tercera edición de la obra en 11.-. Como vimos9 es precisamente en la base de las notas apenas de las preguntas -9 5 ; )9 Due un buen nBmero de teólogos evangFlicos han condenado a los adventistas de no ser cristianos autFnticos9 porDue le atribu;en una naturale@a pecaminosa a AesBs. Pero ellas estaban correctas9 considerando Due las declaraciones hechas en esa lección eran verdaderamente representativas de la iglesia. Notas H re!erencias.+ 1. Oer Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh4 págs. -5 ; 111. +. A. H. "urland9 en *igns of the :imes9 1+ de &eptiembre de 1)1,. 3. Hdem4 +- de &eptiembre de 1)1,. .. Hdem4 18 de Kctubre de 1)1,. ,. Hbidem. -. #llen :. 7hite9 2n "os "&gares Celestiales4 pág. 1,,. 5. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch4 vol. +9 pág. +8+. ). Hdem4 pág. ,81. 1. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. .1. 18. :. C. Jenne;9 en Cible 2cho9 1, de 6a;o de 1))1. 0 tálicos suplidos2 11. Oer *arson9 :he Word Was Aade Glesh4 págs. 3. a 1,.. 1+. "ección de 7d&ltos de la 2sc&ela *abática4 segundo trimestre de 1)1-9 pág. 11. Jodas las citas de las lecciones de la #scuela &abática %ueron hechas por 7illiam H. :rotheer en "a Historia Hnterpretati#a de los 7d#entistas del *$ptimo Día sobre la Doctrina de la 2ncarnación4 págs. 3) a .1. 13. Hdem4 segundo trimestre de 11819 pág. ). 1.. Hdem4 pág. +8. 1,. Hdem4 primer trimestre de 11139 pág. 1.. 1-. Hdem4 pág. 1,. 15. Hdem4 pág. 1..

Pág. 51 1). 11. +8. +1. ++. +3. +.. Hdem4 cuarto trimestre de 11139 pág. -. Hdem4 pág. +-. Hdem4 cuarto trimestre de 11139 pág. -. Hdem4 primer trimestre de 111.9 pág. 1-. 4rias &mith9 Airando a )es>s4 pág. +3. Hdem4 pág. 38. 6ilton C. 7ilco/9 K&estions and 7nsFers 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 111129 vol. 19 págs. 11 e +8. +,. *a primera edición de los 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar viene de antes de los aEos 1))8. Hasta 111,9 las diversas ediciones no poseían notas. +-. 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar4 tercera edición 0113-29 pág. 11. +5. Hbidem. +). Hdem4 págs. 11, e 11- 0Jodos los te/tos bíblicos de esa cita son de la King )ames Bersion2. Capítulo , &9TR%.TOS & (%S P):(#.%.#ON&S OF#.#%(&S & (% #2(&S#% + ;0=07+0=61> #l aEo 111, no presentó cualDuier cambio en la interpretación de la doctrina adventista de la #ncarnación. &in embargo9 Fl marcó la muerte de #llen 7hite. Con su ida9 el Bltimo sobreviviente del grupo de pioneros de 1).. desapareció. #llen 7hite repitió la resonante advertencia poco antes del %in de su vidaG 9Pada tenemos J&e temer del f&t&ro4 a menos J&e nos ol#idemos de la manera como Dios nos ha cond&cido4 y de =u enseHanza en nuestra historia pasada?.1 Jodos los documentos del período de 111- a 11,+ e/istentes traen un testimonio uni%orme de la posición mantenida por la iglesia sobre la naturale@a humana de AesBs9 a saber9 Due Hl tomó sobre &í mismo la naturale@a de Adán despuFs de la caídaI en otras palabras9 naturale@a caída9 pero sin haber cometido un sólo pecado. &Qtractos de los Peri$dicos de la #glesia.+ 4n índice conteniendo cerca de +88 declaraciones de los periódicos o%iciales de la iglesia muestra Due no hubo cualDuier variación en esa tradicional posición. Pastores9 pro%esores9 editores9 administradores9 ejecutivos de la Con%erencia :eneral9 inclu;endo muchos presidentes9 todos hablaron al unísono. #l - de &eptiembre de 11159 Aoseph #. &teed escribió en la De#ieF and HeraldG 9G&e necesario J&e Cristo t&#iese &na e@periencia como la del hombre4 de forma a poder socorrerlo en todas s&s tentaciones y tambi$n act&ar como s& intercesor... Qa J&edó demostrado J&e ese *al#ador se hi5o &n hombre s& eto a todas las debilidades de la carne4 nacido en carne pecaminosaR y mientras est&#o en esa carne4 s&frió como otros hombres s&fren en s& conflicto con el pecado;., #l testimonio de R. &. Kwen es tambiFn interesanteG 9"a obra de Cristo en la carne f&e la condenación del pecado en la carne. 2l pecado habita en n&estra carne pecaminosa4 y Cristo lo condenó habitando en la propia casa del pecado4 pero nunca =e rindió a los clamores ilícitos A nunca respondió a sus malas invitaciones. Ml demostró J&e el hombre p&ede conseg&ir con la ay&da de Dios4 aJ&ello J&e lo capacitará a #i#ir en la carne4 y a&n #i#ir para Dios;.( #n ese mismo mes9 A. A. Rippe; escribió en el periódico australiano *igns of the :imesG 9Pada4 entonces4 podría estar más claro J&e ser esa especie de carne J&e Da#id poseía4 la misma J&e )es>s tomó. 6K&i$n f&e Da#id8 Ml f&e el hi o de )ess$. 6Q J&i$n f&e )ess$8 Ml era hi o de D&t. D&t era &na mo5a moabita4 &na descendiente de AoabR y Aoab era hi o de &na de las hi as de "ot. 3$nesis '%=(6(7. Desc&brimos del est&dio de los ancestrales de )es>s J&e ellos eran los más obsc&ros de la :ierra4 y

Pág. 5+ descendieron a las mayores prof&ndidades del pecado;. 9C&ando )es>s nació4 tomó sobre *í mismo la carne pecaminosa desp&$s de estar ella debilitada por cerca de 1000 aLos de iniJ&idad. Ml podría haber #enido de otro lina e4 pero pro#ino de la más d$bil entre las d$biles4 para J&e p&diese probar al m&ndo J&e el hombre n&nca se s&merge tan hondo en el pecado4 J&e el poder de Dios no sea s&ficiente para habilitarlo a #i#ir &na #ida #ictoriosa. Ml Nf&e tentado en todos los p&ntos4 como nosotros4 pero sin pecadoO Heb. 1='5. Ml no f&e apenas tentado4 sino J&e *&s tentaciones eran tan f&ertes J&e Ml s&frió c&ando era tentado. Hebreos ,='!. 7&n c&ando )es>s t&#iese en *& carne todos los deseos J&e habitaron en la carne de *&s antepasados4 sin embargo Ml n&nca4 ni a&n por &na sóla #e54 cedió al pecado;.1 #l ++ de 6ar@o de 11+59 *. A. 7ilco/ publicó en la *igns of the :imes un artículo Due anali@aba la cuestiónG 96Hay esperan5a de #encer n&estras heredadas tendencias para el mal8; Hl responde recurriendo a la genealogía de AesBsG 9Qo estoy feli5 a ca&sa de ella Vla genealogía de CristoW. <&es ella me ay&da a comprender cómo Ml p&do ser 9tocado por el sentimientoO de todas mis enfermedades. Ml #ino hasta donde yo estaba y J&edó en mi l&gar. 2n *&s #enas estaba el germen de &na hereditariedad corrompida4 como &n león en a&lado4 siempre b&scando atacar y destr&ir. <or 1000 aLos la ra5a se #enía deteriorándose en f&er5a física4 poder mental y dignidad moralR y Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad en s& peor estado. 7penas así podría Ml rescatar al hombre de las más ba as prof&ndidades de la degradación;.5 #ntonces 7ilco/ cita en apo;o a su declaración un pasaje de #llen 7hite9 e/traído del libro 2l Deseado de :odas las 3entesG 9*i t&#i$semos4 en cierto sentido4 &n más probante conflicto J&e el J&e t&#o Cristo4 entonces Ml no estaría habilitado para socorrernos. <ero n&estro *al#ador *e re#istió de la h&manidad con todas las contingencias de la misma. :omó la nat&rale5a del hombre con la posibilidad de ceder a la tentación. Po tenemos J&e soportar ning&na cosa J&e Ml no haya s&frido;. 92s b&eno saber J&e;4 acentBa 7ilco/9 9Ml4 el Hi o de Dios4 se hi5o el Hi o del hombre4 para J&e yo4 &n hi o del hombre4 p&diese #ol#erme &n hi o de Dios. Ml *e hi5o como yo soy4 para J&e yo p&diese #ol#erme como Ml es. Ml participó de mi nat&rale5a h&mana4 para J&e yo p&diese participar de *& nat&rale5a di#ina. 2n cada tentación J&e ataca4 hay poder en saber J&e tal tentación4 en toda s& a#asalladora f&er5a4 "o atacó tambi$n de todas las maneras y en ocasiones inesperadas4 y J&e4 con ig&ales tendencias para el mal4 a despecho de la mala sangre y maldad heredadas4 a tra#$s del mismo poder al c&al yo tengo acceso4 Ml #enció. Ml #enció por mi. Ml me ofrece *& #ictoria como mía propia E &n don grat&ito. Q así4 en todas esas cosas4 soy más J&e #encedor a tra#$s de 7J&el J&e me amó;.7 6ás tarde9 <. 6. 7ilco/9 editor de la De#ieF and Herald 01111$11..29 tambiFn co$%undador del Patrimonio *iterario #llen :. 7hite ; miembro del consejo de sus depositarios9 e/plicó por DuF encontraba importante identi%icar la carne de Cristo con la de la humanidad caídaG 92l terreno seg&ro para nosotros al ir al *eLor )es>s es el hecho de J&e Ml tomó sobre *í la nat&rale5a del hombre4 y en la forma h&mana #enció a *atanás4 transponiendo de ese modo el abismo J&e el pecado abriera entre Dios y la h&manidad. <asando por esa e@periencia a fa#or de la ra5a perdida4 Ml *e hi5o &n *al#ador perfecto... *e identificó con el hombre en todas las pr&ebas y tentaciones... Cristo f&e intensa y se#eramente tentado4 tentado como ning>n otro ser h&mano amás lo f&e4 y sin embargo Ml soportó todo eso sin pecar. Pi &na sola #e5 Ml cedió al poder del tentador. 2n cada conflicto Ml f&e #ictorioso. Con la mente firmada en Dios4 confiando en el amor y en el poder de *& <adre celestial4 Cristo resistió todas las #eces a los ataJ&es del enemigo. 2so4 la herencia de la #ictoria sobre el pecado4 Ml ig&almente nos transmitió4 en aLadid&ra4 la simpatia J&e nos dispensa en tiempos de pr&ebas. Como Ml lan5ó mano del poder di#ino4 es n&estro pri#ilegio hacer lo mismo. "os rec&rsos J&e estaban abiertos a *& pedido4 tambi$n lo están a nosotros;.! #sa enseEan@a no Duedó restricta a los editores de los diversos periódicos denominacionales. Hlla tambiFn %ue predicada por las más altas autoridades de la iglesia9 como presidentes de división9 vice$ presidentes9 ; presidentes de la Con%erencia :eneral. #sa %ue realmente la más autFntica e/presión de

Pág. 53 la %e encontrada en la comunidad adventista sobre la cuestión de la Cristología. &in desear citar cada uno individualmente9 deseamos hacer re%erencia a unos pocos testimonios de los más representativos autores. "urante ese período9 7. 7. Prescott %ue ciertamente el más prolí%ico ; competente. #ntonces9 como secretario general ; vice$presidente de la Con%erencia :eneral en el período de 111, a 11359 Fl continuó propagando esa enseEan@a denominacional a travFs de sus numerosos artículos. &u interpretación ;a %ue ampliamente presentada9 de %orma Due no será repetida aDuí. 6ás tarde9 7. H. !ranson9 Due %ue presidente de la Con%erencia :eneral de 11,8 a 11,.9 proclamaba las mismas convicciones en artículos publicados en los di%erentes periódicos.1 Repetidas veces Fl escribióG 9<ara Cristo poder comprender las debilidades de la nat&rale5a h&mana4 precisaba e@perimentarla... <or lo tanto4 Ml *e #ol#ió h&eso de n&estros h&esos y carne de n&estra carne... Dios precisó primero descender hasta el hombre para poder erg&irlo hasta *í mismo;.'0 9Po f&e la nat&rale5a de los ángeles J&e Ml as&mió4 sino la de 7braham. Ml *e hi5o Nseme ante a *&s hermanosO;.'' 9Ih4 J&e #erg[en5a J&e el 3ran Dios *e prop&siese #enir a habitar con los hombres4 morar en s& propia carne;.', "e los presidentes de la "ivisión &ur$#uropea9 cu;a sede se encontraba en !erna9 &ui@a9 hicieron lo mejor para divulgar en #uropa la Cristología enseEada en los #stados 4nidos. A. O. Klson 13 %ue el primero a e/presarse sobre el asunto de la naturale@a humana caída Due Cristo asumió. Klson escribióG 9)es>s heredó... la nat&rale5a de *& madre. /n hombre llamado )es>s4 hecho de carne y sangre como los otros hombres4 #i#ió realmente en s& medio;.'1 92n ese sentido4 el seg&ndo 7dán no era fisicamente id$ntico al primero. G&e tambi$n en el sentido de depreciación en estat&ra y #italidad J&e Cristo4 por la ley de la hereditariedad4 tomó sobre *í mismo n&estra Nnat&rale5a caídaO 0#l "eseado de Jodas las :entes9 pág. 11+29 Nn&estra nat&rale5a en s& deteriorada condición 0&igns o% the Jimes9 1 de Aunio de 1)1)2.?1, 6. O. Campbell9 igualmente9 %ue presidente de la "ivisión &ur$#uropea 011,.$11,)29 ; más tarde %ue vice$presidente de la Con%erencia :eneral. He aDuí como Fl se e/presó9 en un tiempo cuando se estaba come@ando a %ormular la nueva interpretación re%erente a la naturale@a de AesBsG 97l #enir a n&estro m&ndo4 el *al#ador no descendió del Cielo como &n ángel o como &n ser de otro planeta. Ml tomó *& l&gar como miembro de la ra5a h&mana al nacer en &na familia c&yos ancestrales eran bien conocidos. Pació tan desamparado como c&alJ&ier otro beb$... )es>s no #ino a la :ierra como lo hi5o el primer 7dán4 J&e de ó las manos del Creador sin ning&na inclinación para pecar. 7ntes4 Ml #ino en seme an5a Nde carne pecaminosaO +Dom. !=(.. *& di#inidad no dismin&yó *& h&manidad. 2lla la llenó4 la in&ndó4 la cercó4 pero de ning>n modo la destr&yó. 2l *al#ador f&e infl&enciado para pecar a tra#$s de la hereditariedad4 del ambiente y de las poderosas tentaciones del diablo... <ara #encer el pecado4 )es>s no &só c&alJ&ier poder espirit&al J&e f&ese *&yo en #irt&d de ser el Hi o de Dios. Ml apenas &tili5ó las armas J&e están en las manos del más h&milde de *&s seg&idores;.'6 &Qtractos de la (iteratura %dEentista &uropea.+ *os testimonios de esos dos presidentes de la "ivisión &ur$#uropea ' ambos americanos ' son representativos de la enseEan@a Due9 en aDuel tiempo9 había en las iglesias adventistas de habla inglesa del mundo. Pero9 Qcuál era la creencia general sobre el asunto en #uropa continental9 donde el mensaje había sido o%icialmente introducido en 1)5.C15 Como sabemos9 la revista *ignes des :emps 0&eEales de los Jiempos en %ranc_s2 %ue %undada por Aohn =evins Andrews en la ciudad de !asilea9 en 1)5-. #s interesante notar Due hasta 113)9 ninguna mención %ue hecha con relación a la naturale@a humana caída de Cristo. #videntemente9 ese aspecto de

Pág. 5. la Cristología no constituía ninguna importante característica de la enseEan@a adventista en ese tiempo.1) Puede ser Due los adventistas del continente compartían los mismos puntos de vista de la ma;oría de los protestantes sobre ese asunto. #l apo;o para eso vino del editor$je%e de la &ignes des JempsG 9<ara sal#ar la h&manidad4 f&e necesario4 de ac&erdo con la &sticia de Dios4 J&e Cristo f&ese colocado ba o las mismas condiciones de 7dán en la creación4 #ale decir4 libre del pecado4 pero s&sceptible de caer en tentación;.'% "e ese modo9 la Cristología adventista tradicional9 como enseEada en el mundo de habla inglesa9 no %ue completamente obscurecida9 pero su introducción %ue retardada en el continente europeo hasta Due las traducciones inglesas de los libros ; artículos de #llen 7hite se hiciesen disponibles. *a primera mención de la Cristología tradicional es encontrada en la Revue Adventiste 0Revista Adventista en %rancFs29 el órgano in%ormativo de los adventistas del sFptimo día en #uropa *atina. #l artículo está %echado el 1, de =oviembre de 11+3. <ue escrito por Jell =ussbaum9 primer presidente de la Asociación <rancesa.+8 &u títuloG 9)es>s4 Hi o de Dios e Hi o del Hombre; 9 resume la enseEan@a de la glesia Adventista sobre el tema de la persona ; obra de Cristo. He aDuí un e/tractoG 9)es>s f&e declarado con poder ser el Hi o de Dios a tra#$s del 2spírit& *anto4 por *& res&rrección de los m&ertos. Dom. '=1. Habiendo #enido en n&estra carne enferma4 nacido ba o la ley4 capa5 de pecar4 Ml no cometió c&alJ&ier pecado. G&e en ella J&e el pecado debería ser #encido y el hombre4 en s& caída nat&rale5a4 p&do ser colocado en &n estado en J&e la santidad sería posible. Ml debería #i#ir la #ida de Dios J&e se enc&entra >nicamente en )es&cristo4 la c&al Ml nos aseg&ra contin&amente por la fe;. 92l propósito de )es&cristo f&e c&mplido= transmitir *& perfecta nat&rale5a a *& posteridad. <ero ella no será completamente adJ&irida hasta el día c&ando nosotros "o #eamos como es ahora en el Cielo +)&an '7=,,.. Hoy4 aceptando por la fe lo J&e Cristo hi5o por nosotros4 andamos por el 2spírit& de )es&cristo... 2l 2spírit& de #ida4 J&e está en )es&cristo4 nos libertó del pecado. <or *& m&erte4 Ml tri&nfó sobre el pecado a fin de concedernos ese poder;.,' #s dudoso Due esa declaración represente el pensamiento de la ma;oría de los adventistas de #uropa continental. #l objetivo del autor era aparentemente hacer conocido más ampliamente la enseEan@a aceptada por la glesia Adventista. Ktra serie de artículos con el mismo propósito apareció en la De#&e 7d#entiste9 entre 11+, ; #nero de 11+-.++ #sos %ueron9 más tarde9 reimpresos en %orma de pan%leto con este signi%icativo títuloG 7 :o&chstone E )es&s Christ Come in Glesh 04na Piedra de JoDue ' Aesucristo Oino en Carne2. +3 &u autor %ue Aules$Cesar :uenin9 entonces presidente de la Asociación <rancesa. Hl tenía un per%ecto conocimiento de la Cristología como establecida por #llen 7hite ; los pioneros9 a los cuales hace re%erencias. Para introducir el asunto9 Fl se basea en 1 Auan .G1$39 aseverando Due 9todo espírit& J&e confiesa J&e )es>s #ino en carne; es de "ios9 mas todo espíritu Due no reconoce Due AesBs vino en carne es del anticristo. Pero :uenin preguntaG 96K&$ J&iere decir la Ciblia c&ando habla J&e N)es>s #ino en carneO8 "espuFs de considerar los principales pasajes Due tratan de la #ncarnación 0<ilip. +G,$)I Auan 1G1.I Rom. )G3I Heb. +G1.$1)I .G1,29 Fl conclu;eG 92sa doctrina tiene tal importancia J&e es4 por así decir4 la doctrina de las doctrinas4 el p&nto alto de la predicación apostólica y e#angelística4 la piedra de toJ&e del cristianismo a&t$ntico;.,1 Abordando el problema de la naturale@a humana de Cristo9 :uenin per%ila con sus colegas americanosG 9"a redención de la h&manidad solamente podría ser adJ&irida mediante Dios haci$ndose hombre. G&e re#estido de carne como la n&estra J&e Cristo enfrentó las l&chas morales y corrió los mismos riesgos J&e nosotros4 de modo a probar J&e la &sticia de la ley podría ser alcan5ada por el hombre. 2l Hi o de Dios #ino a este m&ndo con carne seme ante a la n&estra... 7sí4 el pecado f&e gloriosamente #encido y finalmente condenado4 y la santidad efecti#ada en la carne

Pág. 5, h&mana;.,5 Hablando sobre las tentaciones Due Cristo soportó9 :uenin hace re%erencia a diversas declaraciones de #llen 7hite9 tales como estasG 9*i t&#i$semos4 en cierto sentido4 &n más probante conflicto J&e el J&e t&#o Cristo4 entonces Ml no estaría habilitado para socorrernos. <ero n&estro *al#ador *e re#istió de la h&manidad con todas las contingencias de la misma. :omó la nat&rale5a del hombre con la posibilidad de ceder a la tentación. Po tenemos J&e soportar ning&na cosa J&e Ml no haya s&frido;.,6 Además9 A. C. :uenin tambiFn citó el teólogo protestante #. de Presence9 en la cuestión de las tentaciones Due AesBs en%rentó en el desiertoG 92l Dedentor pasó por *& gran pr&eba de libertad sin lo c&al ning>n destino moral es alcan5ado. 2s aJ&í J&e precisamos aceptar el completo misterio de *& h&millación. *i "e atrib&imos impecaminosidad4 "o separamos de las reales condiciones de &na e@istencia terrestreR *& h&manidad no es4 entonces4 más J&e &na il&sión4 &n #elo& transparente a tra#$s del c&al es #ista *& transcendente di#inidad. Po siendo como nosotros4 Ml no está más con nosotros. 7l e@citante drama de la l&cha moral sig&e &na indescriptible fantasmagoría metafísica. Po debemos más hablar de tentaciones o pr&ebas con respecto a ese as&nto;.,7 "e la victoria de AesBs sobre el pecado9 :uenin e/trae la siguiente lección prácticaG 9Cristo #enció el pecado para probar J&e cada creyente tambi$n p&ede #encerloR pero Ml tri&nfó porJ&e deseaba hacerlo y porJ&e l&chó y s&frió &sando apenas las armas de la fe y de la oración. 2s por esos medios4 con esos armamentos4 J&e el creyente p&ede tri&nfar... 2so es lo J&e significa confesar haber #enido Cristo en carne;.,! *a doctrina de la #ncarnación constitu;e para A. C. :uenin 9el p&nto #ital de la religión redenti#a y regenerati#a de )es>sR negar eso es hacer con J&e el cristianismo pierda toda s& eficacia y #alor práctico;.,% #n un artículo sobre los dos Adanes publicado en la De#&e 7d#entiste9 en 11.+9 A. C. :uenin reen%ati@a la importancia Due AesBs ha;a participado de nuestra completa humanidad. 9*i )es>s h&biese #enido con la imposibilidad de pecar4 como ciertos creyentes y cierta teología preconi5an4 6cómo podría Ml haberse #&elto el padre de la n&e#a h&manidad #ictoriosa4 &n Ngran s&mo sacerdoteO J&e podía simpati5ar con las debilidades de la h&manidad y probar la posibilidad de &na #ida #ictoriosa8 )es>s no #ino al m&ndo apenas para rescatar del pecado4 para e@piar la c&lpa de los pecadores4 sino tambi$n para darle a la h&manidad &n e emplo de perfecta obediencia a la #ol&ntad di#ina4 para probar J&e tal obediencia es posible a aJ&el J&e sinceramente desea tenerla. <ara hacer eso4 era necesario J&e Cristo #i#iese &na absol&ta #ida santa4 sin pecado;.(0 Almejando e/plicar la doctrina de la #ncarnación a sus lectores no$adventistas9 A. C. :uenin publicó una serie de tres artículos en la *ignes des :emps.31 <ue la primera mención de la Cristología adventista en ese maga@ine despuFs de -+ aEos de e/istencia. #l contenido de esos artículos está claramente patentado en sus títulosG 9)es&cristo Bino en Carne;R 9)es&cristo4 el Hdeal de la H&manidad;R 96G&e )es>s &n <ecador8; #n ellos encontramos repetida la enseEan@a desarrollada en el trabajo /na <iedra de :oJ&e= )es>s Bino en Carne. Ktros autores hicieron re%erencias semejantes a la creencia comBn de los adventistas de aDuel tiempo. #n un artículo escrito por Aames Howard9 traducido del ingl_s ; publicado en la De#&e 7d#entiste9 encontramos la siguiente declaración acerca de la tentación de CristoG 9"a tendencia hereditaria para pecar es #erdaderamente f&erte. "a madre de )es&cristo heredó la Nforma y la seme an5aO de s&s ancestralesR ella nació en carne pecaminosa. *iendo así4 s& Hi o )es&cristo heredó la nat&rale5a h&mana;.(, JambiFn en la e/posición de un sermón predicado el día 11 de Aulio de 11+)9 en :inebra9 sobre 9el precio de n&estra redención;9 !. #. !eddoe9 un visitante9 habló acerca de la naturale@a humana de

Pág. 5AesBs Due9 siendo como nosotros9 9conocía las tendencias de la carne4 los deseos J&e lle#an al pecado;. "e ahí9 ante la preguntaG 96<odría tener Ml pecado8;9 el predicador respondió sin dudarG 9Ciertamente;.(( <inalmente9 es bueno repetir lo Due Charles :erber3. escribió en sus %olletos evangelísticos9 distribuídos por millares ; más tarde compilados ; %ormatados en un libro titulado "e Chemin d& *al&t 0#l Camino de la &alvación2.3, #n el capítulo Due trata del 9Aisterio de la 2ncarnación;9 Fl con%irma la Cristología adventista aceptada. 9<ara sal#ar la h&manidad4 Dios dio *& Hi o4 el c&al as&mió n&estra nat&rale5a y *e identificó con nosotros. 2l Hi o de Dios consintió en hacerse Hi o del hombre. NDios en#ió a *& hi o4 nacido de m& er4 nacido ba o la leyO +3ál. 1=1.. N2l Berbo *e hi5o carne y habitó entre nosotrosO +)&an '='1.. N... Dios4 en#iando a *& propio Hi o en seme an5a de la carne de pecado4 en la carne condenó el pecado;. 92s &n milagro4 es &n misterio4 Dios descender entre nosotros y hacerse carne4 es el Cielo h&millándose delante de la :ierra4 es la escala de )acob ligando la :ierra al Cielo y el Cielo a la :ierra... )es>s *e hi5o hombre... *&frió hambre4 sed y cansancio así como nosotros. 2ra Nen todas las cosas... seme ante a *&s hermanosOR Ml enfrentó seme antes tentaciones4 derramó lágrimas y finalmente m&rió;.(6 &Qtractos das (ecciones de la &scuela SaD"tica Como ;a %ue dicho9 las lecciones de la #scuela &abática son el mejor indicador o%icial de la enseEan@a de la glesia Adventista. Preparadas por especialistas ; revisadas por una comisión de representatividad mundial9 ellas son realmente la más autFntica e/presión de la %e adventista. Cada ve@ Due las lecciones tocan en el asunto de la naturale@a humana de AesBs9 las notas e/plicativas invariablemente presentan la enseEan@a tradicional. #jemplos del período comprendido entre 111- ; 11,+ son tan pocos Due es posible citarlos todos. #l primero está %echado en el primer trimestre de 11+19 ; es relevante sobre la cuestión de la #ncarnación. 9Cristo as&mió4 no el original impecable4 sino J&e n&estra h&manidad caída. 2n esa seg&nda e@periencia4 Ml *e encontró no precisamente donde 7dán est&#iera antes J&e 2l4 sino4 como dicho anteriormente4 con inmensas des#enta as contra *í E el mal4 con todo s& #ictorioso prestigio y s& consec&ente entroni5ación en la propia constit&ción de n&estra nat&rale5a4 armado con el más terrible poder contra la posible reali5ación de ese di#ino ideal en el hombre E perfecta santidad. :odo eso considerado4 las des#enta as de la sit&ación4 los tremendos riesgos en#&eltos y la ferocidad de la oposición encontrada4 nos hace tener &na idea de la realidad y de la grande5a de ese #asto emprendimiento moralR la nat&rale5a h&mana tentada4 probada y e@tra#iada en 7dán4 es ele#ada por Cristo a la esfera de la cons&mada santidad;.(7 #n otra lección acerca del sacerdocio de Cristo9 editada el mismo aEo9 veri%icamos este comentario versando sobre los primeros dos capítulos de la epístola a los HebreosG 97J&el J&e es presentado en el primer capít&lo como Hi o4 Dios y *eLor4 c&ya di#inidad y eternidad son enfati5adas4 lo encontramos en el seg&ndo capít&lo como el Hi o del hombre4 con todas las limitaciones de n&estra h&manidad com>n. Ml es conocido por *& nombre personal y terrestre y como alg&ien J&e p&ede probar la m&erte +Heb. ,=%.4 y p&ede ser Nperfeccionado por los s&frimientosO +#erso '0.. Ml participó de la misma carne y sangre J&e nosotros +#erso '1.4 haci$ndose tan #erdaderamente hombre +#erso '7.4 como es #erdaderamente Dios;.(% #n el tercer trimestre de 11+19 el mismo concepto es encontrado destacadamenteG 9C&ando el Hi o de Dios nació de m& er +3ál. 1=1. y participó de n&estra carne pecaminosa 0Rom. )G329 la #ida eterna se manifestó en c&erpo h&mano 01 Auan 1G+2?.31 #n 11+)9 las lecciones del primer trimestre %ueron basadas en la epístola a los #%Fsios. He aDuí una nota e/plicativa en relación a #%Fsios +G1,2 92l hombre carnal4 nat&ral4 no p&ede abolir s&

Pág. 55 enemistad contra Dios. 2lla hace parte de s& nat&rale5a. 2stá entrete ida en cada fibra de s& ser. <ero )es>s tomó sobre *í mismo n&estra nat&rale5a de carne y sangre +Heb. ,='1.4 Nen todas las cosas.... para ser seme ante a *&s hermanosO +Heb. ,='7.4 Nde la simiente de Da#id seg>n la carneO +Dom. '=(.R NMl enfrentó y abolió la enemistad en *& carneO4 Nla mente carnalO +Dom. !=7.. Ml #enció el pecado en la carne por nosotros4 para siempre;. 10 &Qtractos de (iDros Seleccionados.+ "urante el período Due va de 111- hasta 11,+9 muchos libros tratando directa o indirectamente de la doctrina de la #ncarnación %ueron publicados por las diversas casas editoras de la iglesia9 tales comoG De#ieF and Herald <&blishing 7ssociation4 <acific <ress <&blishing 7ssociation y *o&thern <&blishing 7ssociation. Jodos los libros por ellas editados habían recibido el previo sello de aprobación de una comisión editorial9 certi%icando Due el contenido estaba en armonía con la %e ; las doctrinas adventistas. '% La !octrina de Cristo@ de W. W. Prescott.+ Recordamos Due Prescott9 en su libro %echado en 11+8 ; por título "a Doctrina de Cristo9 demostraba Due sin participar de la 9carne y de la sangre; de aDuellos a Duien Hl viniera libertar del poder del pecado ; de la muerte9 Cristo no podría haber sido nuestro &alvador. #sa verdad9 en la mente de Prescott9 era la verdad central del evangelio. )% Una :ida :ictoriosa@ de -ead -ac2uire.+ #n 11+.9 %ue lan@ado el libro de 6ead 6ac:uire9 /na Bida Bictoriosa. #l autor tambiFn %ue uno de los %undadores del "epartamento de Aóvenes a nivel de Con%erencia :eneral. Hl %ue9 sucesivamente9 secretario de los "epartamentos 6isionero ; 6inisterial. .1 #n el capítulo en Due trata de la 9medoLa nat&rale5a del pecado;9 6ac:uire responde a la cuestión levantada por Pablo en Romanos 5G+3G 9<ero #eo en mis miembros otra ley g&erreando contra la ley de mi entendimiento4 y J&e me lle#a ca&ti#o a la ley del pecado4 J&e está en mis miembros;. 9Hay apenas &n medio de libramento de esa cong$nita ley del pecado. Ml es Cristo. Ml *e re#istió de la h&manidad. Ml #enció el pecado mientras est&#o en &n c&erpo J&e estaba ba o la hereditaria ley del pecado. 7hora Ml nos propone #i#ir esa misma #ida impecable en mis miembros. *& presencia ne&trali5a completamente el poder de la ley del pecado;.1, #n otro capítulo9 6acguire escribeG 9C&ando )es>s soportó la cr&54 Ml admitió la sentencia de m&erte sobre la nat&rale5a del pecado. Cristo tomó n&estra nat&rale5a4 la nat&rale5a de 7dán4 la #ida de *a&lo4 y concordando con el <adre de J&e esa nat&rale5a estaba calificada apenas para morir4 Ml f&e #ol&ntariamente hasta la cr&5 y cond& o esa nat&rale5a caída hasta s& ine#itable y necesaria m&erte... <or *& gran sacrifício4 Cristo hi5o pro#isión para la m&erte de la nat&rale5a de 7dán en &sted y en mi4 si estamos disp&estos a lle#ar esa n&estra degenerada nat&rale5a hasta *& cr&5 y cr&cificarla en ella;.1( 0% Hechos de la Je, de .hristian &dFardson.+ #n 11.+9 #dwardson abordó el asunto de la #ncarnación ; de la naturale@a humana de Cristo bajo un ángulo di%erente. Hl discutió + Auan 59 Due declara Due los engaEadores ; el anticristo no 9confiesan J&e )es&cristo #ino en carne;. #n oposición al argumento de Due el papado podría no ser el anticristo9 una ve@ Due el catolicismo no niega la encarnación de Cristo9 #dwardson escribióG 92se arg&mento4 sin embargo4 está basado en &n mal entendido prod&cido por el desc&ido de &na palabra en el te@to. 2l anticristo no niega J&e Cristo #ino en carne4 sino J&e niega J&e Ml h&biese N#enido en la carne4 en la misma especie de carne de la ra5a h&mana J&e #iniera a sal#ar... *obre esa #ital diferencia se artic&la la #erdad N#ital del e#angelioO. 6Descendió Cristo totalmente para

Pág. 5) establecer contacto con la ra5a caída4 o sólo parcialmente4 de modo J&e precisamos tener santos4 papas y padres para interceder por nosotros &ntamente con Cristo4 J&e está m&y ale ado de la h&manidad caída y de s&s necesidades para establecer contacto directo con el pecador indi#id&almente8 )&stamente aJ&í yace la gran di#isión J&e separa el protestantismo del catolicismo romano;. #dwardson se e/tiende sobre el segreto de la salvación del hombreG 9<or medio del pecado el hombre se separó de Dios4 y s& nat&rale5a caída es op&esta a la #ol&ntad di#ina... 7penas a tra#$s de Cristo4 n&estro Aediador4 p&ede el hombre ser rescatado del pecado y n&e#amente entrar en ligación con la f&ente de la p&re5a y del poder. *in embargo4 para #ol#erse ese elo de ligación4 Cristo t&#o J&e participar de la di#inidad de Dios y de la h&manidad del hombre4 de forma J&e *& di#ino bra5o p&diese cingir a Dios y con *& bra\o h&mano en#ol#er al hombre4 ligando así ambos en *& propia <ersona. 2n esa &nión de lo di#ino con lo h&mano yace el NmisterioO del e#angelio4 el secreto del poder para erg&ir al hombre de s& degradación;. #dwardson busca e/plicar el por DuF de la encarnación de CristoG 92ra el hombre caído J&ien debía ser rescatado del pecado. 2 para hacer contacto con $l4 Cristo tenía J&e condescender en tomar n&estra nat&rale5a sobre *í mismo +y no alg&na especie más ele#ada de carne.. N<orlo tanto4 #isto como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml seme antemente participó de las mismas cosas... <or lo J&e con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a *&s hermanosO. 2se te@to está redactado de &n modo J&e no p&ede ser mal comprendido. CristoNtomó parte de la misma carne y sangre J&e los n&estrosOR Ml #ino Nen la carneO. Pegar eso es la marca del anticristo;.11 3% #l :ino de la Iabilonia 6omana@ de -arH &. Walsh.+ Como sugerido por el propio título9 ese libro contrasta la enseEan@a católica con la de las #scrituras. 6ar; #. 7alsh9 la autora9 %ue por +8 aEos una %ervorosa católica.., #n el capítulo dedicado a la inmac&lada concepción4 6ar; 7alsh escribeG 9:odo lo J&e Aaría le dio a Cristo f&e *& c&erpo h&mano. 2s &na ley de la Pat&rale5a J&e alg&ien no p&ede dar aJ&ello J&e no posee4 y Aaría4 siendo h&mana en cada aspecto de la palabra4 no podría concederle a *& Hi o la nat&rale5a de la di#inidad;.16 #ntonces9 habiendo mostrado ambos aspectos de la naturale@a de AesBs9 la divina ; la humana9 6ar; 7alsh cita Rom. )G3 ; Hebreos +G1.9 15$1)9 para concluirG 92n la genealogía de Cristo4 como presentada en Aateos4 #erificamos J&e )es>s es llamado el hi o de Da#id y tambi$n Hi o de 7braham. 7lg&ien tiene J&e est&diar apenas los caracteres de 7braham y Da#id4 para aprender J&e ellos f&eron #erdaderamente h&manos y tenían tendencia para pecar. 7sí #emos J&$ especie de nat&rale5a h&mana Cristo heredó de *&s progenitores;.17 Al comien@o de los aEos cincuenta9 muchas otras obras %ueron publicadas buscando e/plicar el por DuF de la #ncarnación ; lo Due Cristo reali@ó viviendo una vida impecable en carne pecaminosa. #l libro de A. !. *icMe;9 Cristo <ara *iempre ; la obra de 7. !. Kchs9 2n eso yo Creo4 ambos publicados en 11,1 por la Review and Herald Publishing Association.)9 mantuvieron la enseEan@a adventista tradicional de los Bltimos 188 aEos. Para completar nuestro e/amen9 abordaremos más dos autores cu;o testimonio es particularmente valioso porDue vino en un tiempo en Due un cambio radical estaba siendo implementadoG <. ". =ichol9 editor$je%e de la De#ieF and Herald de 11., a 11--9 ; autor de muchos libros9 ; 7. H. !ranson9 presidente de la Con%erencia :eneral de 11,8 a 11,.. -% 6espuestas a ;bDeciones@ de F. . Nichol.+ #n 11,+9 =ichol se sintió compelido a replicar al criticismo %recuentemente dirigido contra los adventistas9 en estos tFrminosG 9"os ad#entistas del s$ptimo día enseLan J&e4 como toda la

Pág. 51 h&manidad4 Cristo nació con &na nat&rale5a pecaminosa. 2so indica plenamente J&e *& cora5ón4 tambi$n4 era NengaLoso4 más J&e todas las cosas4 y per#ersoO +)er. '7=%.. 2n armonía con eso ellos tambi$n enseLan J&e Cristo podría haber fallado mientras est&#o en *& misión terrestre como *al#ador del hombreR J&e Ml #ino al m&ndo Nba o riesgo de fracaso y eterna p$rdidaO4 y J&e Ml Nno falló ni J&edó desanimadoO;.50 *a respuesta de =ichol es encontrada9 antes de todo9 en dos artículos de la De#ieF and Herald4 despuFs reproducida en el libro 7nsFers to Ib ections 0Respuestas a Kbjeciones2,19 publicado el mismo aEo. #l pre%acio %ue escrito por 7. H. !ranson9 entonces presidente de la Con%erencia :eneral. !ranson escribióG 92ste #ol&men nos da &na bien definida y con#incente resp&esta a las ob eciones más amen&do le#antadas por los críticos de las doctrinas mantenidas por la Hglesia 7d#entista del *$ptimo Día... Con cordial aprobación4 porlo tanto4 recomendamos este libro a cada obrero e#ang$lico. Ml se probará &n pronto a&@iliar en el enfrentamiento de los ataJ&es de los críticos teológicos4 y sincero al responder las indagaciones del perple o in#estigador;.5, #n su rFplica9 =ichol no dice Due los críticos estaban engaEados cuanto a las creencias de los adventistas sobre el asunto. Hl simplemente procuró mostrar Due ellos se engaEaron en concluir Due 9los ad#entistas del s$ptimo día eran c&lpados de terrible here ía;. 5( #n verdad9 observa =icholG 9"os ad#entistas n&nca hicieron &n pron&nciamiento formal sobre el as&nto en s& declaración de creencias. "a >nica declaración en n&estra literat&ra J&e podría ser considerada como #erdaderamente a&tori5ada en esa c&estión es aJ&ella J&e la *ra. 2llen 3. White escribió.;51 <uera de eso9 los contestadores citan un e/tracto del libro 2l Deseado de :odas las 3entes 9 para probar Due ellos no están eDuivocados en su ju@gamiento9 ; =ichol hace lo mismo para con%irmar Due 9Cristo tenía J&e ser4 en todas las cosas4 seme ante a *&s hermanos;. 92sa es la creencia ad#entista. Q nosotros la s&stentamos porJ&e sentimos J&e ella conc&erda con la re#elación y la ra5ón;. Apo;ándose en los te/tos bíblicos habituales 0Rom. )G3I Hebreos +G1.9 1-$159 ; .G1,29 =ichol aseveraG 92l opositor proc&ra e#itar la f&er5a de esos pasa es declarando J&e c&anto a Cristo4 NtentadoO simplemente significa NprobadoO o Ne@perimentadoO. <ero los te@tos J&e #imos enfati5an J&e la nat&rale5a de la tentación de Cristo f&e e@áctamente la misma J&e le sobre#iene a la h&manidad. Dealmente4 esas escrit&ras mencionan &na diferencia E c&ando Cristo f&e tentado4 Ml no pecó. "o J&e no p&ede ser dicho de la h&manidad. 2n mayor o menor grado4 todos caímos delante de la tentación. 2l te@to no dce5 J&e Cristo no podría pecar4 sino J&e Ml no pecó. *i en *& nat&rale5a h&mana "e f&ese imposible pecar4 6por J&$ <ablo no nos m&estra los te@tos concernientes8 2sa habría sido &na gran re#elación;.55 #ntonces =ichol prosigue mostrando Due los adventistas no son los Bnicos Due mantienen ese punto de vista. Hl cita una constelación de teólogos de di%erentes denominaciones protestantes antes de concluirG 9"a creencia ad#entista con relación a Cristo es J&e Ml era #erdaderamente di#ino y #erdaderamente h&manoR J&e *& nat&rale5a h&mana estaba s& eta a las mismas tentaciones para pecar J&e nos confrontan4 para J&e tri&nfase sobre la tentación mediante el poder a Ml dado por *& <adreR y J&e Ml p&ede ser literalmente descrito como Nsanto4 inocente4 inmac&ladoO 0Heb 5G+-2?.,Algunas de las e/presiones de =ichol han llevado muchos a pensar Due Fl era un de%ensor de la nueva interpretación Due surgió por esa Fpoca. ,5 Pero lo Due Fl escribió sobre el tema de las tentaciones de Cristo indica Due ese no %ue el caso. =ote la comparación entre los dos AdanesG 9Cristo #enció a despecho del hecho de haber tomado sobre *í Nla seme an5a de la carne pecaminosaO4 con todo lo J&e ella implica en efectos mal$ficos y debilitantes del pecado sobre el c&erpo y el sistema ner#ioso del hombre4 y s&s res&ltados sobre el medio ambiente E N6<&ede #enir alg&na cosa b&ena de Pa5aret8O;.5! #n nota adicional a la objeción 1.9 =ichol e/plicó la e/presión Ncarne pecaminosaTG 9"os

Pág. )8 críticos4 especialmente aJ&ellos J&e #en las 2scrit&ras a tra#$s de o os cal#inistas4 leen en el $rmino Ncarne pecaminosaO algo J&e la teología ad#entista no reJ&iere. 7sí4 si &samos el t$rmino Ncarne pecaminosaO en relación a la nat&rale5a h&mana de Cristo4 como alg&nos de n&estros escritores han hecho4 nos arriesgamos a ser mal comprendidos. Dealmente4 con esa e@presión J&eremos decir simplemente J&e Cristo Ntomó sobre *í la simiente de 7brahamO4 y *e hi5o Nen seme an5a de carne pecaminosaO4 pero los críticos no están disp&estos a creer en eso;.5% "e acuerdo con el testimonio de Penneth H. 7ood9 por mucho tiempo editor$asociado de <. ". =ichol ; su sucesor como editor$je%e9 de 11-- a 11)+9 =ichol siempre apo;ó en sus conversaciones ; discusiones la creencia de Due Cristo vino a este mundo con la naturale@a caída del hombre. #so e/plicaría por Due 7alter 6artin declaróG 9"a Conferencia 3eneral inteligentemente separó Pichol de mi. Ml f&e prohibido de hacer contacto conmigo;.60 /% La #7piación A el !rama de los =iglos, de W. ,. :ranson.+ #l punto de vista e/presado por 7. H. !ranson en diversos artículos es con%irmado en dos de sus libros. #n el primero9 "a 2@piación9 publicado en 113,9 Fl declara aDuello Due siempre %ue la enseEan@a de la iglesia hasta entonces. 9Cristo4 el Hi o de Dios4 el Creador del /ni#erso4 tomó sobre *í mismo n&estra nat&rale5a y se hi5o hombre. Ml nació de &na m& er. *e hi5o Nla simiente de 7brahamO4 se hi5o &no de nosotros;.6' #n 11,39 mientras !ranson era presidente de la Con%erencia :eneral9 ; probablemente estando consciente de una nueva interpretación emergente9 Fl escribió en su Bltima obra9 Drama de los *iglos G 9G&e de la carne y sangre del hombre J&e )es>s participó. Ml *e hi5o &n miembro de la ra5a h&mana. Ml *e hi5o como los hombres... 2sa4 entonces4 era &na h&manidad real. Po f&e la nat&rale5a de los ángeles J&e Ml as&mió4 sino la de 7braham. Ml f&e Nen todas las cosas hecho seme ante a *&s hermanosO. *e hi5o &no de ellos. 2staba s& eto a la tentaciónR Ml conocía las ang&stias del s&frimiento y no era e@traLo a los pesares com&nes de los hombres;. 6, #ntonces 7. H. !ranson e/plica su posición con respecto al motivo de la participación de Cristo en la naturale@a caída de la humanidadG 9<ara J&e Cristo p&diese comprender la debilidad de la nat&rale5a h&mana4 Ml t&#o J&e e@perimentarla. 7 fin de poder simpati5ar con los hombres en s&s aflicciones4 )es>s t&#o J&e ser afligido. <recisó s&frir hambre4 cansancio4 desengaLo4 triste5as y persec&ciones. :&#o J&e trillar los mismos caminos4 #i#ir ba o las mismas circ&nstancias y pasar por el mismo tipo de m&erte. <or lo tanto4 Ml *e hi5o h&eso de n&estros h&esos4 carne de n&estra carne. *& encarnación f&e en la h&manidad real;.6( .onclusi$n.+ =uestra investigación9 cubriendo un siglo de Cristología adventista 0de 1),+ hasta 11,+29 nos permite a%irmar Due los teólogos ; administradores de la iglesia hablaron al unísono sobre el asunto de la persona de Cristo ; &u obra a %avor de la salvación del hombre. Aun cuando9 primeramente9 descubriFsemos algunos sentimientos semi$arianos sobre el tema de la naturale@a divina de Cristo entre los líderes de la iglesia9 esos %ueron abandonados antes del pasaje del siglo. Por otro lado9 sobre la naturale@a humana de Cristo9 no había divergencia. "esde el comien@o9 la glesia Adventista presentó notable unanimidad en su enseEan@a sistemática de ese punto. &u estudio neotestamentario llevó a los pioneros del mensaje ; sus seguidores a comprender la #ncarnación9 no simplemente envolviendo la creencia de Due AesBs vino en carne9 sino Due por sobre todo9 9a seme an5a de carne pecaminosa;. L por la ra@ón de ser su enseEan@a radicalmente opuesta a la tradición de las iglesias establecidas9 %ue necesario repetirla consistentemente para bene%ício de los

Pág. )1 nuevos conversos al mensaje adventista. #sa doctrina %ue considerada como la 9piedra de toJ&e del Cristianismo a&t$ntico;R como la 9á&rea cadena en la c&al f&eron incr&stadas las oyas de la doctrina;4 9la doctrina de las doctrinas;4 en resumen9 9el p&nto #ital de la regeneradora y redenti#a religión de )es>s;. Por vuelta de 11,89 surgió una nueva interpretaciónG Cristo no asumió la caída naturale@a de la humanidad9 sino Due aDuella de Adán antes de la caída. "e hecho9 tal drástico cambio de interpretación encontró una viva reacción. #s9 por consiguiente9 mu; importante considerar ese nuevo paso en la historia de la Cristología adventista9 para comprender las causas reales de la controversia Due per%oró el mismo ámago de la iglesia. 6u; importanteG es necesario a%ilar la capacidad de distinguir la enseEan@a Due concuerda con el evangelio9 de aDuella Due no lo hace. #se es un punto de destaDue9 porDue de acuerdo con el apóstol Auan9 la prueba del verdadero #spíritu de "ios se centrali@a precisamente sobre el concepto de Cristo viniendo en carne 01 Auan .G1$32. Notas H re!erencias.+ 1. #llen :. 7hite9 :estimonios <ara la Hglesia4 vol. 19 pág. 18. 0itálicos suplidos2. Kriginalmente publicados en Bida y 2nseLan5as de 2llen 3. White 0*i%e &Metches o% #llen :. 7hite2 06ountain Oiew9 Cali%.9 Paci%ic Press Pub. Assn. 9 111,29 pág. 11-. +. Aoseph #. &teed9 en la De#ieF and Herald9 - de &eptiembre de 1115. 3. R. &. Kwen9 en la De#ieF and Herald9 +1 de 6a;o de 11+.. .. A. A. Rippe;9 en la *igns of the :imes4 , de 6a;o de 11+.. ,. *. A. 7ilco/9 en la *igns of the :imes4 ++ de 6ar@o de 11+5. -. #llen :. 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes9 pág. 115. 5. 7ilco/9 en la *igns of the :imes4 ++ de 6ar@o de 11+5. ). 7. 7. Prescott9 en la 7&stralian *igns of the :imes9 5 de #nero d 11+.I . de 6a;o de 113-I 5 de Agosto de 113-I *igns of the :imes9 1, de #nero de 11+1I ++ de <ebrero de 11+1. 1. 7. H. !ranson9 no :he Watchman 0#l Atala;a29 Aulio$Agosto de 113+I 7&stralian *igns of the :imes4 38 de Kctubre de 1133I 1 de =oviembre de 1135. 18. [[[[[[[9 :he Watchman9 Agosto de 1133. 11. [[[[[[[9 *igns of the :imes9 ) de =oviembre de 113-. 1+. [[[[[[[9 :heW atchman9 Aulio de 113+. 13. A. O. Klson %ue el primer presidente de la 4nión *atina 01115$11+829 despuFs presidente de la "ivisión &ur$#uropea 011+8$11.-29 ; %inalmente vice$presidente de la Con%erencia :eneral. <ue el autor del libro :hirteen Crisis Qears 0Jrece AEos de Crisis29 1)))$1181 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11--2. 1.. [[[[[[[9 en la De#ieF and Herald4 - de Agosto de 11.+. 1,. [[[[[[[9 en Ainistry 0#l 6inisterio29 #nero de 11-+. Citado en "a 2ncarnación de Cristo4 estudio publicado por <red C. 6et@ 0&eptiembre de 11-.2. 1-. 6. O. Campbell9 en la De#ieF and Herald9 , de Kctubre de 11,8. 15. =uestra investigación se restringió a la "ivisión &ur$#uropea9 comprendiendo los siguientes paísesG `ustria9 !Flgica9 !ulgaria9 ChecoslovaDuia9 <rancia9 :recia9 Hungría9 srael9 talia9 Portugal9 Rumania9 #spaEa9 &ui@a9 Lugoslavia ; las colonias %rancesas en `%rica. 1). #se aspecto particular de la Cristología adventista no %ue incluído en los cursos teológicos de nuestros seminarios. #n su manual sobre doctrina9 "OHistoire d& *al&t 0*a Historia de la &alvación29 Al%red Oaucher simplemente a%irma Due AesBs se hi@o humano. 11. Aules !oureau9 en la *ignes des :emps4 6a;o de 11,8. +8. Jell =ussbaum %ue presidente de la Asociación de las glesias Adventistas en <rancia 01118$111.2. #ra padre del "r. Aean =ussbaum9 conocido mundialmente por sus actividades a %avor de la libertad religiosa9 ; %undador de la revista Consciene et "ibert$ 0Consciencia ; *ibertad2. +1. Jell =usbaum9 en la De#&e 7d#entiste4 1, de =oviembre de 11+3.

Pág. )+ ++. De#&e 7d#entiste4 1 ; 1, de "iciembre de 11+,I #nero9 1 a 1, de 11+-. +3. Aules$Cesar :uenin9 /ne <ierre de :o&che E )es&cristo #ino en Carne 0"ammarie$les$*;s2G mprensa >*as &eEales de los Jiempos? n.d.2. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 págs. ,..9 ,.,. ,1. Hdem4 págs. 3$.. ,5. Hdem4 págs. .$,. ,6. Hdem4 pág. ,. Oer #llen 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. 115. ,7. Hbidem. ,!. Hdem4 pág. -. ,%. ]]]]]]]9 en la De#&e 7d#entiste4 1, de "iciembre de 11+,. 38. [[[[[[[9 en la De#&e 7d#entiste4 #nero de 11.+. 31. [[[[[[[9 en la *ignes des :emps4 Aulio9 Agosto e &eptiembre de 113). 3+. Aames Howard9 De#&e 7d#entiste4 1, de Aulio de 11+5. 33. !. #. !eddoe9 De#&e 7d#entiste4 +, de #nero de 11+1. 3.. Charles :erber %ue9 al mismo tiempo9 editor$je%e de los periódicos *ignes des :emps 01133$11.829 De#&e 7d#entiste 01133$113129 ; Bie et *ant$ 0Oida ; &alud2 01131$11-12. 3,. Charles :erber9 "e Chemin d& *al&t 0#l Camino de la &alvación2 0"ammarie$les$*;sG mpresa >*as &eEales de los Jiempos?9 n.d.2. 3-. [[[[[[[9 *ignes des :emps4 Kctubre de 1135. (7. "ecciones :rimestrales de la 2sc&ela *abática9 adultos9 primer trimestre de 11+19 pág. 1-. (!. Hdem9 segundo trimestre de 11+19 págs. 13$1.. (%. Hdem4 tercer trimestre de 11+19 pág. +8. 10. Hdem4 primer trimestre de 11+)9 pág. 1,. Jodos los ejemplos citados por 7illiam H. :rotheer están contenidos en la obra Historia Hnterpretati#a de los 7d#entistas del *$ptimo Día - Doctrina de la 2ncarnación4 págs. ,-$,5. .1. 6eade 6acDuire9 ver *e#enth-day 7d#entista 2ncyclopedia9 pág. )+,. .+. [[[[[[[9 :he "ife of Bictory 0Oida Oictoriosa2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11+.29 págs. 15$1). .3. Hdem4 pág. .3. ... Christian #dwardson9 Hechosatos de la Ge 0=ashville9 Jenn.G &outhern Pub. Assn.9 11.+29 págs. +8.$+8,9 en 7illiam H. :rotheer9 Historia Hnterpretati#a de los 7d#entistas del *$ptimo Día Doctrina de la 2ncarnación4 págs. ,)$,1. .,. 6ar; 7. 7alsh9 :he Wine of Cabylon4 pág. 39 en 7illiam H. :rotheer9 obra Historia Hnterpretati#a de los 7d#entistas del *$ptimo Día - Doctrina de la 2ncarnación4 págs. ,1$-8. 16. Hdem4 pág. 13+. 17. Hdem4 pág. 13.. .). A. #. *icMe;9 Christ Gore#er 0Cristo Para &iempre2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11,12. .1. Oer :he *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 artículo ><. ". =ichol?9 págs. 15.$15,. &imultaneamente a su larga carrera como editor$je%e de la De#ieF and Herald4 Fl tambiFn %ue editor del :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary. =ichol escribió cerca de +8 libros. ,8. =ichol9 De#ieF and Herald9 18 ; 15 de Aulio de 11,+. ,1. =ichol9 7nsFers to Ib ections 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11,+29 objeción 1.9 págs. 3)1 ; 315. 5,. Hdem4 págs. +3$+.. 5(. Hdem4 pág. 3)1. 51. Hdem4 pág. 318. 55. Hdem4 pág. 311. 56. Hdem4 pág. 315.

Pág. )3 ,5. Oer 7illiam H. :rotheer9 Historia Hnterpretati#a de los 7d#entistas del *$ptimo Día - Doctrina de la 2ncarnación4 págs. 58 a 5+I ; Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh4 págs. ++1 a ++3. ,). =ichol9 Hdem4 pág. 313. ,1. [[[[[[[9 7nsFers to Ib ections4 pág. 315. -8. Oer *arson9 :he Word Was Aade Glesh4 pág. ++3I 7d#entist C&rrents 0Corrientes Adventistas24 Aulio de 11)39 pág. 1). -1. !ranson9 :he 7tonement 0*a #/piación2 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 113,29 pág. 1.. -+. [[[[[[[9 Drama of the 7ges 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11)829 págs. 15$ 1). 6(. Hdem4 pág. 1). Parte 5 (% .ONTRO*&RS#% .R#STO(?2#.% &N &( S&NO & (% #2(&S#% % *&NT#ST% Capítulo '2 &( N)&*O -%R.O ,#ST?R#.O % *&NT#ST% A travFs de la historia del Cristianismo9 los cambios doctrinarias han generalmente ocurrido lenta9 sutil e imperceptiblemente. Por vía de regla es mu; di%ícil determinar el origen de esos cambios o los Due %ueron responsables por ellos. Pero ese no el caso de la modi%icación doctrinaria sobre la naturale@a humana de Cristo9 el cual tuvo lugar en la glesia Adventista durante la dFcada de 11,8. *os principales responsables por la alteración dejaron sus marcas sobre las creencias de la iglesia. Parece óbvio Due los autores de los cambios estaban plenamente concientes de Due estaban introduciendo una nueva enseEan@a doctrinaria con re%erencia a la #ncarnación. #so Duedó evidente en el relato de las circunstancias registrado por *eRo; #dwin <room en su libro Ao#ement of DestinyI1 ; en una e/posición Due podría ser considerada como un mani%iesto de esa nueva interpretación9 publicado en la revista Ainistry 0#l 6inisterio2 bajo el título 92l P&e#o Aarco Histórico 7d#entista;. , #ste capítulo %ocali@a la historia de esa nueva óptica como delineada en esas %uentes. =o pretendo cuestionar el compromiso de mis colegas con la verdad o su lealtad a la iglesia. #sto; cierto de Due ellos aman al &eEor ; &u Palabra. Pero tengo Due e/aminar ciertos abordages doctrinales9 buscando hacerlo con bondad cristiana. (a Primera Fecha -emoraDle de )n .amDio Radical.+ #n 11.19 la Review and Herald Publishing Association le solicitó al Pro%. ". #. ReboM9 presidente del &eminario Jeológico Adventista de 7ashington9 ".C.9 Due revisase el te/to del libro 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar39 en preparación para la nueva edición. #se libro9 Due tuvo numerosas ediciones9 es largamente usado por las %amílias adventistas en el estudio sistemático de la !iblia. Hl presenta la enseEan@a o%icial de la iglesia con muchos detalles. Como ;a dijimos9 la edición de 111,9 reimpresa en 113- ; 11.,9 especi%ica ineDuivocamenteG 92n *& h&manidad4 Cristo participó de n&estra naturaleza pecaminosa caída. Po f&ese así y Ml no podría ser Nseme ante a *&s hermanosO4 ser Ntentado en todos los p&ntos como nosotrosO4 ni #encido como tenemos J&e #encerR y por lo tanto4 no tendría condiciones de ser el completo y perfecto *al#ador J&e el hombre necesita y debe tener para ser sal#o;.1 <room hace comentarios acerca de ReboMG 92ncontrando esta infort&nada nota en la pág. '714 en el est&dio sobre la NBida *in <ecadoO4 $l reconoció J&e ella no era #erdadera... 7sí4 la ine@acta

Pág. ). nota f&e s&primida y J&edó f&era de todas las ediciones s&bsec&entes;. 5 Como resultado9 la nueva edición de 2st&dios Cíblicos dio otra respuesta a la cuestiónG 96C&án plenamente Cristo participó de n&estra h&manidad com>n8; #s hecha la cita de Hebreos +G15 con la siguiente observación e/plicativaG 9)es&cristo es el Hi o de Dios y el Hi o del Hombre. Como miembro de la família h&mana Ncon#enía J&e Ml f&ese seme ante a *&s hermanosO E Nen seme an5a de carne pecaminosaO. Hasta J&$ p&nto esa Nseme an5aO llegó4 es &n misterio de la 2ncarnación J&e los hombres n&nca f&eron capaces de e@plicar. "a Ciblia claramente enseLa J&e Cristo f&e tentado como los otros hombres son tentados E Nen todos los p&ntos... como nosotros lo somosO. :al tentación precisa4 necesariamente4 incl&ir la posibilidad de pecarR pero Cristo f&e sin pecado. Po hay apoyo bíblico para la enseLan5a de J&e la madre de Cristo4 por medio de la inmac&lada concepción4 f&e preser#ada de la pecaminosa herencia de la ra5a4 siendo *& di#ino Hi o4 por lo tanto4 incapa5 de pecar;.6 #sta es una signi%icativa di%erencia de la edición de 11.-. 6ientras la versión anterior real@a la participación de Cristo en la 9pecaminosa nat&rale5a del hombre;4 en 9s& nat&rale5a caída;4 la posterior a%irma decididamente Due 9Cristo era sin pecado;. Kbviamente9 la a%irmación es per%ectamente correcta. =adie alegó nada en contrario. Pero esa no es la cuestión. #l problema se prende a la humanidad de Cristo9 &u 9carne pecaminosa;4 como Pablo la coloca. Como %ue mostrado59 por el recha@o del dogma de la inmaculada concepción ; por la declaración de Due 6aría heredó naturalmente las imper%ecciones de la humanidad9 ReboM deja sin e/plicación como AesBs no heredó9 Hl mismo9 la carne pecaminosa9 a ejemplo de todos los descendientes de Adán. QPablo no dice e/presamente Due Hl nació 9de la simiente de Da#id4 seg>n la carne;8 ReboM9 en su edición de los 2st&dios Cíblicos9 tambiFn alteró la segunda nota e/plicativa en respuesta a la cuestiónG 96Dónde4 en Cristo4 condenó Dios el pecado y nos obt&#o la #ictoria sobre la tentación y el pecado8; *as dos notas e/plicativas de las dos di%erentes ediciones %ueron a seguir colocadas en paralelo a título de comparaciónG &dici$n de 0=57 9Dios4 en Cristo4 condenó el pecado4 no por pron&nciarse contra $l como &n simple &e5 sentado en el trib&nal4 sino J&e #iniendo y viviendo en la carne@ en la pecaminosa carne@ pero sin pecar. 2n Cristo Ml demostró J&e es posible4 por *& gracia y poder4 resistir a la tentación4 #encer el pecado y #i#ir &na vida sin pecado en la pecaminosa carne. TeQto ReEisado Por ReDoP 9Dios4 en Cristo4 condenó el pecado4 no por pron&nciarse contra $l como &n simple &e5 sentado en el trib&nal4 sino J&e #iniendo y #i#iendo en la carne9 0omisión29 pero sin pecar. 2n Cristo Ml demostró J&e es posible4 por *& gracia y poder4 resistir a la tentación4 #encer el pecado4 y #i#ir &na #ida sin pecado 0omisión2 en la carne;. *as di%erencias entre las dos notas son peDueEas pero signi%icativas. *a e/presión de Pablo9 >carne pecaminosa?9 es omitida. #sa edición revisada de los 2st&dios Cíblicos no aparece9 sin embargo9 hasta 11,)9 despuFs Due la nueva interpretación hubo sido %omentada por una serie de artículos e n el Ainistry9 una revista publicada especialmente para los ministros. &l RechaGo de las “&rradas” #deas del Pasado.+ *os eventos Due condujeron a la nueva interpretación sobre la naturale@a humana de Cristo son bien conocidos. 4n %uerte proponente9 *eRo; #dwin <room9 registró las circunstancias descendiendo a los más minuciosos detalles.1 Jodo comen@ó en #nero de 11,,9 cuando apareció una declaración en el periódico evangFlico P&estra 2speran5a9 declarando Due la glesia Adventista del &Fptimo "ía

Pág. ), 9reba a la <ersona y la obra de Cristo;9 al enseEar Due Hl9 en &u humanidad9 Nparticipó de n&estra pecaminosa y caída nat&rale5aO. *a opinión de &chu;ler #nglish9 editor del periódico9 era Due Cristo no participó de la naturale@a caída de los otros hombres. 18 "e acuerdo con <room9 #nglish %ue desencaminado por la antigua edición del Cible Deadings for the Home Circle. <room inmediatamente le escribió a #nglish observando Due Fl estaba eDuivocado cuanto a la posición adventista sobre la naturale@a humana de Cristo. 9"a nota sobre el p&nto de #ista minoritario de Colcord4 salida en el Cible Deadings E contendiendo por &na inherente pecaminosa y caída nat&rale5a de Cristo E f&e aLos antes e@aminada a ca&sa de s&s errores;.'' #n el encerramiento de esa correspondencia9 #nglish Duedó convencido Due Fl estaba errado. #ntonces publicó una corrección sobre el asunto en la revista P&estra 2speran5a. Algunos meses más tarde9 Fl publicó un artículo de 7alter R. 6artin9 un teólogo bautista Due9 despuFs de estudiar los adventistas durante siete aEos9 conclu;óG 97c&sar a la mayoría de los ad#entistas hoy como manteniendo esos here es p&ntos de #ista4 es inDusto@ incorrecto A decididamente anticristiano;.', "espuFs de esos contactos iniciales con #nglish9 <room %ue presentado a "onald :re; !arnhouse9 pastor presbiteriano ; editor del periódico 2ternidad9 de <iladel%ia9 ; a 7alter 6artin9 Due estaba ansioso por in%ormaciones sobre los adventistas para concluir su libro "a Berdad *obre los 7d#entistas del *$ptimo Día.13 "e 11,, a 11,-9 una serie de 1) con%erencias tuvo lugar entre los evangFlicos ; los adventistas9 con el propósito de discutir la doctrina de la #ncarnación. Cuando el tópico sobre la naturale@a humana de Cristo %ue presentado9 los representantes adventistas a%irmaron9 de acuerdo con el relatorio de !arnhouse9 Due 9la mayoría de la denominación siempre había mantenido Vla h&manidad as&mida por CristoW como siendo sin pecado4 santa y perfecta4 a despecho del hecho J&e alg&nos de s&s escritores ocasionalmente imprimieran obras con p&ntos de #ista totalmente contrarios e incompatibles con la iglesia en general;.'1 "e acuerdo con ese relatorio9 los representantes adventistas le revelaron a 7alter 6artin Due 9ellos tenían entre s&s miembros ciertos indi#id&os e7tremistas4 así como hay irresponsables en cada campo del cristianismo f&ndamental. Ib#iamente los representantes ad#entistas dieron la impresión de J&e había alg&nos l&náticos irresponsables J&e habían escrito J&e Cristo había tomado sobre sí la caída nat&rale5a h&mana;. Al leer el relatorio de <room acerca de esos encuentros9 alguien puede Duedar impresionado por su %uerte deseo de ver a los adventistas retractados como autFnticos cristianos. *os sub$títulos de su relatorio son por sí mismos reveladoresG 9Walter Aartin 7firma K&e los 7*D son Hermanos en Cristo;R 9"os 7d#entistas *on NAás DecididamenteO Cristianos;. Hl llega aun a decir Due los evangFlicos ahora ven ese cambio de actitud como resultado de los N<&ntos de Bista 7nteriores N:otalmente Decha5adosO;.'6 &l -ani!iesto de la NueEa .ristolog/a.+ 6ientras esos encuentros estaban teniendo lugar9 se concordó Due los resultados de las discusiones serían publicados simultaneamente en los periódicos o%iciales de ambos grupos. *a nueva interpretación adventista9 como materia de hecho9 %ue publicada en 2l Ainisterio de &eptiembre de 11,-9 bajo el título general 9Conse os del 2spírit& de <rofecía;. #n apo;o a la nueva interpretación9 ocho páginas de citas de #llen 7hite %ueron cuidadosamente seleccionadas para de%inir 9la nat&rale5a de Cristo en la encarnación;. !ajo ese título encontramos en e/preso destaDue los puntos esenciales del mani%iestoG 9Ml 7s&mió P&estra Pat&rale5a H&mana4 Po P&estras <ropensiones <ecaminosasR P&estro <ecado4 C&lpa y <&nición le f&eron todos imp&tados4 <ero Po 2ran Dealmente *&yos;. '7 #l re%erido te/to hace un buen trabajo al resumir los di%erentes aspectos de la nueva Cristología. *os títulos de siete secciones revelan la idea generalG 9'. 2l Aisterio de la 2ncarnaciónR ,. "a Ailagrosa /nión de lo H&mano y lo

Pág. )Di#inoR (. 7s&mió la Pat&rale5a H&mana HmpecableR 1. Diesgos 7s&midos de la Pat&rale5a H&manaR 5. :entado en :odos los <&ntosR 6. *oportó el <ecado Hmp&tado y la C&lpa del A&ndoR 7. "a <erfecta Hmpecabilidad de la Pat&rale5a H&mana de Cristo;. *os subtítulos de cada sección tambiFn transmiten la saliente posición dada a los conceptos %undamentales en relación a la naturale@a humana de AesBsG >Cristo 7s&mió la H&manidad Como Dios la Creó;R 9Hnició Donde 7dán Comen5ó;R 9:omó la Gorma H&mana <ero Po *& Corrompida y <ecaminosa Pat&rale5a;R 97s&mió la Hmpecable Pat&rale5a H&mana de 7dán;R 9"a <erfecta Hmpecabilidad de *& Pat&rale5a H&mana;R 9Po Heredó de 7dán Ping&na Aala <ropensión;4 ; otros semejantes.'! *as notas e/plicativas de cada una de esas a%irmaciones %ueron todas e/traídas de los escritos de #llen :. 7hite. =o ha; una simple re%erencia a te/tos bíblicos. #se %ue un nuevo punto de vista sobre el tema9 pues hasta ese tiempo la discusión había sido %undamentada en las #scrituras. #so ciertamente abriría la puerta a controversias porDue se haría esencialmente un problema de de%inición del signi%icado de las declaraciones de #llen :. 7hite. #sa %ue tambiFn la opinión de 6orris OendenG 9<ienso J&e el problema semántico más árd&o J&e tenemos hoy es sobre la nat&rale5a de Cristo. Q a mi me parece J&e $l es tan pesadamente semántico J&e es casi imposible traba ar en el as&nto;. '% He ahí por Due Ro; Allan Anderson9 secretario de la Asociación 6inisterial de la Con%erencia :eneral ; editor$je%e de 2l Ainisterio9 creía ser necesario presentar el relato a seguir9 el cual representa verdaderamente la caracteri@ación de la nueva Cristología adventista.+8 “,umano, Pero No .arnal”.+ #se es el título del editorial de Anderson. He aDuí su punto de vista sobre el tema de la naturale@a humana de CristoG97 tra#$s de n&estra historia denominacional no siempre t&#imos &na clara comprensión de ese as&nto4 como sería deseable. De hecho4 ese p&nto partic&lar en la teología ad#entista pro#ocó se#eras críticas por parte de m&chos eminentes er&ditos bíblicos4 tanto los de n&estra fe como de f&era. 7 lo largo de los aLos f&eron hechas afirmaciones en sermones4 y ocasionalmente en impresos4 J&e4 consideradas debidamente4 han desacreditado la persona y la obra de )es&cristo4 n&estro *eLor. Hemos sido ac&sados de hacerlo totalmente h&mano;.,' 6encionando numerosas ; bien seleccionadas citas de #llen 7hite como evidencia9 Anderson a%irmó 9J&e n&estro *eLor participó de n&estra limitada nat&rale5a h&mana4 pero no de n&estra carnal y corr&pta nat&rale5a4 con todas s&s propensiones para el pecado y conc&piscencias. 2n Ml no había pecado@ Aa sea heredado o cultivado@ como es com>n a todos los descendientes nat&rales de 7dán;.,, Anderson tambiFn declaró Due 9en apenas tres o c&atro l&gares en todos esos inspirados conse os; de #llen 7hite9 ella usa 9e@presiones tales como Nnat&rale5a caídaO y Nnat&rale5a pecaminosaO;. Pero aEadióG 92sas son f&ertemente contrabalanceadas y claramente e@plicadas por m&chas otras declaraciones4 J&e re#elan el pensamiento de la escritora +2llen 3. White.. Cristo realmente participó de n&estra naturaleza9 n&estra nat&rale5a humana con todas s&s limitaciones físicas4 pero no n&estra nat&rale5a carnal con s&s conc&piscientes corr&pciones. C&ando Ml entró en la família h&mana4 lo hi5o desp&$s J&e la ra5a había sido tremendamente debilitada por la degeneración. <or millares de aLos la h&manidad f&e siendo fisicamente deteriorada. Comparada con 7dán y s& inmediata posteridad4 la h&manidad4 c&ando Dios apareció en carne h&mana4 había dismin&ido en estat&ra4 longe#idad y #italidad... Ml no cesó de ser Dios. Berdaderamente4 no podemos comprender eso4 pero tenemos J&e aceptarlo por la fe;.,( #n el mismo editorial9 Anderson más adelante alude a la declaración Due 9apareció en la obra #studios Iíblicos Para el Hogar +edición de '%'5.4 la c&al declaraba J&e Cristo #ino Nen carne

Pág. )5 pecaminosaO. )&stamente como esa e@presión se escab&lló para el libro es difícil saber. 2lla ha sido m&chas #eces citada por los críticos alrededor del m&ndo4 como siendo típica de la Cristología ad#entista;.,1 Al %inal9 Anderson convoca la clase ministerial 9para est&diar c&idadosamente y con oración la sección ConseDo sobre esa c&estión. <ero hagámoslo con la misma mente abierta con J&e reconocemos ser tan importante en el est&dio de los temas f&ndamentales de la Ciblia;.,5 &l NueEo -arco ,ist$rico %dEentista.+ *a editora$asociada9 *ouise C. Pleuser9 publicó otro editorial sobre la temática9 destinado a promover la plata%orma Due ella llamó de 92l P&e#o Aarco Histórico 7d#entista;,6 *ousie anunció los cambios9 primeramente con respecto a nuestras relaciones con 9n&estros hermanos e#ang$licos en Cristo;4 de Duien 9estamos tratando de aprender alg&nas lecciones;,74 ; entonces con respecto a la naturale@a humana de Cristo9 tratada por Anderson en la segunda parte del editorial. "e acuerdo con Anderson9 9nada hay más claramente enseLado en la 2scrit&ra J&e4 c&ando Dios se hi5o hombre a tra#$s de la 2ncarnación4 Ml participó de la nat&rale5a del hombre4 esto es4 Ml tomó sobre *í mismo la nat&rale5a h&mana. 2n Domanos '=( leemos J&e )es&cristo nació Nde la simiente de Da#id seg>n la carneO4 y en 3álatas 1=14 J&e Ml era Nnacido de m& erO. Ml *ehi5o hi o de la h&manidad por *& nacimiento h&mano y se sometió a las condiciones de la e@istencia h&mana4 poseyendo &n c&erpo h&mano 0Heb. +G1.2?.+) Pero9 >c&ando leemos J&e )es&cristo tomando la nat&rale5a del hombre4 es imperati#o reconocer la diferencia entre nat&rale5a h&mana en el sentido físico de la palabra4 y nat&rale5a h&mana en el sentido teológico del t$rmino. Ml f&e realmente &n hombre4 pero4 f&era de eso4 era Dios manifiesto en carne. Berdaderamente4 Ml tomó n&estra nat&rale5a h&mana4 esto es4 n&estra forma física4 pero no poseía n&estras pecaminosas propensiones;.,% <inalmente9 Anderson insiste en Due la di%erencia entre el primero ; el segundo Adán no era de naturale@a9 sino una simple diferencia de sit&ación. 9C&ando el encarnado Dios entró en la historia h&mana y se hi5o &no con la ra5a4 entendemos J&e Ml poseía la impecaminosidad de la nat&rale5a con la c&al 7dán f&e creado en el 2d$n. 2l ambiente en J&e )es>s #i#ió4 entretanto4 era trágicamente diferente de aJ&el J&e 7dán conocía antes de la caída;.(0 Como resultado9 conclu;e Anderson9 9n&estros pecados "e f&eron imp&tados. 7sí4 vicariamente Ml as&mió n&estra pecaminosa y caída nat&rale5a4 m&riendo en n&estro l&gar4 y f&e Ncontado con los transgresoresO+Hsa. 5!=',.. 2l pecado f&e colocado sobre MlR el pecado n&nca t&#o parte en 2l. 2ra e@terior y no interior. :odo lo J&e Ml asumió no era inherentemente *&yoR lo tomó9 esto es4 Ml lo aceptó. K?l voluntariamente asumió la naturaleza humana% G&e &n acto *&yo propio y mediante *& consentimiento personalO 0#llen :. 7hite9 en la De#ieF and Herald9 del , de Aulio de 1))5I Hn%asis suplida2.31 #n el mismo nBmero de 2l Ainisterio9 apareció un artículo escrito por 7. #. Read9 Due per%ilaba con Anderson ; <room. !ajo el título "a 2ncarnación y el Hi o del Hombre9 Read presenta un sumario de la Cristología. Para cada una de sus declaraciones Fl cita te/tos bíblicos apropiados9 seguidos por e/tractos de los escritos de #llen 7hite. L sugirió tambiFn el adverbio >vicariamente? como palabra$ clave de la nueva Cristología9 para capacitarnos a comprender la naturale@a humana de Cristo. Con%iantemente Fl escribióG >Cristo Eue tentado en todos los puntos@ como nosotros . 2se es &n pensamiento confortador4 mara#illoso. <ero recordemos J&e a&n c&ando $l sea #erdadero4 tambi$n es #erdad J&e Cristo era Nsin pecadoO+Heb. 1='5.. *& nat&rale5a tentada4 entretanto4 no contaminó al Hi o de Dios. Ml soportó vicariamente n&estras debilidades4 n&estras tentaciones4 del mismo modo J&e lle#ó n&estras iniJ&idades;.(, #sos artículos pretendían preparar las mentes para recibir 9el n&e#o marco histórico del

Pág. )) ad#entismo;4 como desarrollado en el libro "os 7d#entistas del *$ptimo Día Desponden a C&estiones *obre Doctrina. Poco antes de su impresión9 Anderson lo anunció en 2l Ainisterio como el más maravilloso libro jamás publicado por la iglesia.33 4na ve@ Due Fl trata de la naturale@a humana de Cristo en detalles9 se hacía necesario e/aminarlo más detenidamente. .uestiones SoDre octrina.+ #sa obra %ue el resultado de las reuniones mantenidas con los representantes evangFlicos "onald :re; !arnhouse ; 7alter R. 6artin. 6artin estaba para imprimir su libro "a Berdad *obre el 7d#entismo del *$ptimo Día9 publicado en 11-8.3. C&estiones *obre Doctrina no lidia apenas con la doctrina de la #ncarnación. Hl es una respuesta a las numerosas cuestiones doctrinarias hechas por evangFlicos sobre los temas de la 9sal#ación por la gracia #ers&s sal#ación por las obras4 la distinción entre la ley moral y la ley ceremonial4 el antítipo del macho cabrío e@piatorio4 la identidad de Aig&el4 y así por delante4 a tra#$s de &n amplio elenco de creencias y prácticas f&ndamentales de los ad#entistas4 c&briendo doctrina y profecía;. (5 6artin ; !arnhouse hicieron especí%icas objeciones a las posiciones sustentadas por los pioneros adventistas en relación a la divinidad de Cristo ; &u naturale@a humana9 las cuales ellos sinceramente consideraban erradas ; herejes. =o %ue de todo sorpresa Due ellos preguntasen si la posición o%icial había cambiado en esos puntos.3- Cuestiones especí%icas con respecto a la encarnación de Cristo %ueron colocadasG 96K&$ es lo J&e los ad#entistas entienden por el &so del tít&lo NHi o del hombreO4 por parte de Cristo8 6Q c&ál4 entienden &stedes4 haber sido el propósito básico de la 2ncarnación8; #n respuesta9 casi todos los te/tos bíblicos re%erentes a la Cristología %ueron citados. Como notas e/plicativas9 ellos generalmente las redactaban con base en las citas de #llen 7hite. *os o%iciales adventistas hicieron lo má/imo para mostrar Due 9los escritos de 2llen 3. White están enteramente en armonía con las 2scrit&ras acerca de eso;. (! 9Po se negó J&e Cristo Nera el seg&ndo 7dán4 #iniendo en Nseme an5aO de carne pecaminosa +Dom. !=(.;(%4 o J&e 2llen White haya &sado e@presiones como9nat&rale5a h&mana;4 9n&estra carne pecaminosa;4 9n&estra caída nat&rale5a;4 9la nat&rale5a del hombre en s& condición caída;.10 =adie dijo si 9)es>s se enfermaba o si había e@perimentado las debilidades de las c&ales n&estra caída nat&rale5a es heredera. <ero Ml s&frió todo eso. 6Po podría oc&rrir J&e Ml tambi$n haya soportado eso vicariamente9 &stamente como soportó los pecados de todo el m&ndo8 2sas debilidades4 enfermedades y fallas son cosas J&e nosotros4 en n&estra caída y pecaminosa nat&rale5a4 tenemos J&e enfrentar. <ara nosotros ellas son nat&rales4 inherentes4 pero4 c&ando Ml las soportó4 las tomó no como algo innato *&yo4 sino como n&estro s&bstit&to. Cristo las s&frió en *& perfecta e impecable nat&rale5a. Aás &na #e5 afirmamos J&e Cristo toleró todo vicariamente9 así como vicariamente s&frió las iniJ&idades de todos nosotros;.1' #n suma9 9lo J&e J&iera J&e )es>s haya as&mido4 no f&e *&yo intrínseca o congenitamente... :odo lo J&e Ml recibió4 todo lo J&e Ml soportó4 ya sean cargas y penalidades de n&estras iniJ&idades o males y fragilidades de n&estra nat&rale5a h&mana4 todo f&e as&mido o s&portado vicariamente?.1, #sa e/presión es realmente la %órmula mágica contenida en el 9n&e#o marco histórico del ad#entismo;. "e acuerdo con los autores de C&estiones *obre Doctrina9 9es en ese sentido J&e deberían ser comprendidos los escritos de 2llen 3. White c&ando ella se refiere ocasionalmente a la nat&rale5a h&mana pecaminosa4 caída y deteriorada;. 1( *os autores del libro publicaron en un apFndice9 cerca de -- citas de #llen 7hite divididas en secciones con subtítulos tales comoG 97s&mió la Hmpecable Pat&rale5a H&mana;159 o 9"a <erfecta Hmpecabilidad de la Pat&rale5a H&mana de Cristo;. Jales %rases9 naturalmente9 jamás %ueron escritas

Pág. )1 por #llen 7hite..#stá claro Due >el nuevo marco histórico del adventismo? di%iere signi%icativamente de la tradicional enseEan@a sobre la naturale@a humana de Cristo en cuatro puntos. Hl apo;a DueG 12 Cristo tomó la naturale@a espiritual de Adán antes de la caídaI lo Due Duiere decir9 una naturale@a humana impecable. +2 Cristo heredó apenas las consecuencias %ísicas de la pecaminosa naturale@a humanaI o9 su hereditariedad genFtica %ue debilitada por .888 aEos de pecado. 32 *a di%erencia entre la tentación de Cristo ; la de Adán permanece Bnicamente en la di%erencia del ambiente ; de las circunstancias9 pero no de naturale@a. .2 Cristo llevó vicariamente los pecados del mundo9 no en realidad9 sino apenas como substituto del hombre pecador9 sin participar de su naturale@a pecaminosa. Presentado con el aparente sello de aprobación de la Con%erencia :eneral9 el libro "os 7d#entistas del *$ptimo Día Desponden a C&estiones *obre Doctrina %ue ampliamente divulgado en seminarios9 universidades ; librerías pBblicas..) 6illares de ejemplares %ueron enviados a los miembros del ministerio9 así como a pro%esores no$adventistas de teología. .1 *as casi 1.8.888 cópias tuvieron in%luencia evidente tanto dentro como %uera de la glesia Adventista.,8 *a publicación de esa obra produjo un impacto cu;as reacciones no demoraron a ser sentidas. 6al ella había salido de la imprenta ; ;a se había hecho objeto de viva controversia9 Due prosiguió con intensidad a travFs de los aEos hasta nuestros días. Jrataremos de eso en los pró/imos capítulos de este estudio. Primeramente9 sin embargo9 es imperativo mencionar aDuí la importantísima carta de #llen 7hite9 Due sirvió como uno de los principales caminos de la nueva teología. (a .arta de &llen White a William (. ,. :aPer.+ #n 1)1,9 mientras aun estaba en Australia9 #llen 7hite escribió una larga carta animando a 7illiam !aMer9 Due estaba incumbido de la obra en Australia9 Jasmania ; =ueva NelWndia. Hl era un hombre Due la &ra. 7hite apreciaba mucho ; de Duien dio positivas re%erencias. Antes de dejar los #stados 4nidos en viaje para Australia9 !aMer había trabajado en la Paci%ic Press9 Cali%órnia9 de 1))+ a 1))5. "urante cuatro aEos Fl %ue asistente de 7aggoner. #n 111.9 %ue escogido para ser pro%esor de !iblia en el Avondale College9 Australia. Al retornar a los #stados 4nidos en 11++9 encerró su carrera como pro%esor ; capellán. !aMer murió en 1133. *a carta dirigida a !aMer es compuesta de 11 páginas manuscritas9 de las cuales dos son enteramente dedicadas a errores Due deben ser evitados en la presentación pBblica de la naturale@a humana de Cristo. #sa carta9 como muchas otras misivas particulares9 nunca %ue publicada en los :estimonios <ara la Hglesia9 a ejemplo de lo Due ocurrió con varias de ellas. Preservada en los archivos del Patrimonio de #llen :. 7hite9 ella no %ue conocida por los investigadores hasta 11,,. "espuFs de su descubrimiento9 los abogados de la nueva interpretación entendieron Due su tenor parecía condenar la posición tradicional ; apo;ar el nuevo punto de vista concerniente a la naturale@a humana de Cristo. Cinco párra%os dedicados a ese tema %ueron publicados en 11,- en el :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 como nota e/plicativa del primer capítulo del evangelio de Auan. ,+ #n 11,59 una selección de citas %ue tambiFn hecha en el libro C&estiones *obre Doctrina.,3 JeniFndose en vista la importancia dada al contenido de esa carta,.9 es preciso Due se citen aDuí los más signi%icativos ; controvertidos párra%osG 9*ean c&idadosos4 e@tremamente c&idadosos c&ando traten de la nat&rale5a h&mana de Cristo. Po "o pongan delante del p&eblo como &n hombre con propensiones para el pecado. Ml es el seg&ndo 7dán. 2l primer 7dán f&e creado como &n ser p&ro e impecable4 sin &na mancha de pecado sobre síR $l era a imagen de Dios. Ml podría caer y cayó por medio de la transgresión. 7 ca&sa del pecado4 s& posteridad nació con inherentes propensiones a la desobediencia. <ero )es&cristo f&e el &nig$nito Hi o

Pág. 18 de Dios. Ml tomó sobre *í la nat&rale5a h&mana4 y f&e tentado en todos los p&ntos en J&e la nat&rale5a h&mana es asaltada. Ml podría haber pecadoR Ml podría ha#er caído4 pero ni por &n sólo momento h&bo en 2l c&alJ&ier mala propensión;.55 9P&nca4 de modo alg&no4 de en la más le#e impresión sobre mentes h&manas de J&e había en Cristo &na mancha4 &na inclinación para el mal4 o J&e Ml de alg>n modo haya cedido a la corr&pción. )es>s f&e tentado en todos los p&ntos como el hombre es tentado4 sin embargo4 Ml es llamado Nel *antoO. K&e cada ser h&mano tenga c&idado en no hacer Cristo totalmente h&mano4 tal como &no de nosotrosR p&es eso no p&ede ser... Po deberíamos tener ning&na d&da con respecto a la perfecta impecabilidad de la nat&rale5a h&mana de Cristo;.56 #sas declaraciones desempeEaron ' e aun desempeEan ' un papel decisivo en %avor de la nueva interpretación. #l testimonio de Robert A. &pangler9 Due en 11-5 se volvió el editor$je%e de 2l Ainisterio9 es especialmente signi%icativoG 97 la l&5 de esa declaración4 yo personalmente debo admitir J&e c&alJ&ier tipo de nat&rale5a pecaminosa J&e Cristo h&biese tenido +si realmente la t&#o.4 no tenía c&alJ&ier propensión4 ni nat&ral inclinación4 tendencia o pendor para el mal;.57 *os de%ensores de la posición tradicional citan la declaración de !aMer sin concluir Due AesBs estaba libre de todas las >tendencias hereditarias?. Kbviamente9 ambos lados no pueden estar ciertos. Oolveremos más tarde a la carta !aMer. "esde la publicación de C&estiones *obre Doctrina9 la glesia Adventista ha e/perimentado una seria controversia teológica. Algunos la consideran una crisis %undamental9 mientras otros creen Due ella no debe ser nada más Due una simple di%erencia de opinión. *o Due Duiera Due ella pueda ser9 una evaluación de las tesis predominantes es impositiva. He aDuí lo Due procuraremos hacer en la Parte O9 pero es importante para nosotros primeramente analisar detalladamente las suposiciones hechas por ambos lados. Notas H re!erencias.+ 1. *ero; #dwin <room9 Ao#imiento del Destino. +. Ro; Allan Anderson9 no 2l Ainisterio9 Abril de 11,5. 3. *a primera edición de 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar tiene %echa de la dFcada de 1))8. .. 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar 0111,29 pág. 11, 0itálicos suplidos2. ,. <room9 pág. .+). -. 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar 011,)29 págs. 1.3 e 1... 5. 7illiam H. :rotheer9 Hnterpretati#e History of D7* Doctrine of Hncarnation4 pág. -,. ). Comparación hecha por :rotheer9 págs. -, e --. 1. <room9 págs. .-) a .5,. 18. Hdem4 pág. .-1. 11. Hbidem. 1+. Hdem9 pág. .53. 13. 7alter R. 6artin9 "a Berdad 7cerca de los 7d#entistas del *$ptimo Día 0:rand RapidsG Nondervan Publishing House9 11-82. 1.. "onald :re; !arnhouse9 6"os 7d#entistas del *$ptimo Día *on Cristianos8 2ternity4 &eptiembre de 11,-. Citado por :rotheer9 pág. 5,. 1,. Hbidem 0 tálicos suplidos2. 1-. <room9 págs. .5+$.53. #l mismo concepto es encontrado en el editorial de Anderson. 15. Anderson9 en 2l Ainisterio4 &eptiembre de 11,-. 1). Hbidem. 11. 6orris *. Oenden9 en la Hnsight4 1, de 6a;o de 1151. +8. #ste artículo9 escrito por Anderson en 2l Ainisterio 7d#entista de &eptiembre de 11,-9 %ue tambiFn publicado en el apFndice del *e#enth-day 7d#entists 7nsFer K&estions on Doctrine

Pág. 11 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11,529 págs. -.5 a --89 ; en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. 5$A9 págs. -.5 a --8. +1. Anderson9 en 2l Ainisterio4 &eptiembre de 11,-. ++. Hbidem. +3. Hbidem. +.. Hdem. 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar %ue revisado en 11.1 ; no en 11.-. +,. Hbidem. +-. Anderson9 en 2l Ainisterio9 Abril de 11,5. +5. Hbidem. +). Hbidem. +1. Hbidem. 38. Hbidem. 31. Hbidem. 3+. 7. #. Read9 en 2l Ainisterio4 Abril de 11,5. 33. Anderson9 en 2l Ainisterio4 Aulio de 11,5. 3.. 7alter R. 6artin9 "a Berdad *obre el 7d#entismo del *$ptimo Día 0:rand RapidsI Nondervan Pub. House9 11-82. 3,. <room9 pág. .)1. 3-. K&estions on Doctrine9 pág. +1. 35. Hdem4 pág. ,8. 3). Hdem4 pág. ,5. 31. Hdem4 pág. ,+. .8. Hdem4 pág. -8. .1. Hdem4 págs. ,1$-8. .+. Hdem4 pág. -1$-+. .3. Hdem4 pág. -8 0itálicos suplidos2. ... Hdem4 págs. -.5 a --8. .,. Hdem4 págs. -,8 ; -,). .-. Ralph *arson9 en su libro :he Word Was Aade Glesh4 o!rece mil d$lares a Nuien encuentre una cita de &llen White declarando Nue .risto Eino a la Tierra con la naturaleGa de %d"n antes de la ca/da 0pág. +5.2. .5. <room se es%or@ó por mostrar Due ese no era un asunto de decisión >o%icial?. Ao#ement of Destiny4 pág. .1+. .). Hdem4 pág. .1+. .1. Hdem4 págs. .)) a .1+. ,8. Hdem4 pág. .)1. ,1. Oer la De#ieF and Herald del día 38 de 6a;o de 1133. ,+. Oer o *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. ,9 págs. 11+) e 11+1. ,3. Oer K&estions on DoctrineH4 págs. -+19 -,1 e -,+. ,.. #llen :. 7hite9 Carta ) de 1)1,. ,,. *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. ,9 pág. 11+). ,-. Hdem4 pág. 11+)$11+1I K&estions on Doctrine9 pág. -,+ e -,1. ,5. Robert A. &pangler9 en 2l Ainisterio4 Abril de 115)9 pág. +3. Capítulo '' (%S PR#-&R%S R&%..#ON&S %( (#:RO “.)&ST#ON&S SO:R& O.TR#N%” Como era de esperarse9 las nuevas interpretaciones de las declaraciones de #llen 7hite sobre la

Pág. 1+ cuestión de la naturale@a humana de Cristo provocaron enFrgicas reacciones. *os más %rancos ; directos denunciaban lo Due veían como errores de interpretación9 mientras otros calmamente con%irmaban la enseEan@a de la iglesia desde su origen. #sas reacciones al libro C&estiones *obre Doctrina merecen nuestra más dedicada atención. (a .ristolog/a Tradicional %utJntica + Por The =eventh+daA 1dventist Iible CommentarA%+ #ntre 11,3 ; 11,59 mientras encuentros no$o%iciales entre tres o cuatro adventistas ; dos o tres evangFlicos estaban teniendo lugar9 cerca de .8 teólogos bajo el lidera@go de <rancis ". =ichol estaban trabajando en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary 0Comentario !íblico Adventista del &Fptimo "ía2. "esconocemos la posición individual Due los diversos comentaristas tenían sobre la naturale@a humana de Cristo. Pero sabemos Due las dos epístolas neotestamentarias Due tratan más directamente de la Cristología9 %ueron designadas a teólogos Due eran ardientes de%ensores de la posición tradicionalG 6. *. Andreasen 0Hebreos2 ; A. :. 6a/well 0Romanos2. Aun cuando los siete volumenes del comentario ha;an sido publicados en 11,59 en el mismo aEo del C&estiones *obre Doctrina9 ningBn tra@o de la nueva teología %ue en ellos encontrado. Contrariamente9 muchas de las declaraciones suplementarias encontradas al %inal de cada volumen tienden a con%irmar la posición histórica. He aDuí a seguir muchos ejemplos típicosG 2Jnesis 4C06C 9Y2l Dey de la gloria se disp&so a h&millarse a *í mismo hasta la caída h&manidadZ Ml pondría *&s pies en las pisadas de 7dán. Ml tomaría la nat&rale5a caída del hombre y contendería con el f&erte ad#ersario J&e tri&nfara sobre 7dán;.' #sa/as 64C1+4C 9<iense sobre la h&millación de Cristo. Ml tomó sobre *í la caída y s&fridora nat&rale5a h&mana4 degradada y corrompida por el pecado... Ml soportó todas las tentaciones con las c&ales el hombre es asediado... N2l Berbo *e hi5o carne y habitó entre nosotrosO4 p&es haciendo así Ml podría asociarse con los pecaminosos y s&fridos hi os e hi as de 7dán;., -ateos 5C0+5C 92l Dedentor4 en J&ien estaban &nidos lo h&mano y lo di#ino4 permaneció en l&gar de 7dán y soportó &n terrible ay&no de casi seis semanas. "a e@tensión de ese ay&no es la más f&erte e#idencia de la pecaminosidad y del poder del apetito depra#ado sobre la familia h&mana;.( -ateos 5C0+00C 97J&í Cristo #enció en fa#or del pecador4 c&atro mil aLos desp&$s de 7dán haber #&elto las espaldas al resplandor de s& hogar... Cristo soportó los pecados y las debilidades de la ra5a como e@istían c&ando Ml #ino a la :ierra para socorrer al hombre. 2n pro de la ra5a4 con las debilidades del hombre caído sobre *í4 Ml #ino para resistir a las tentaciones de *atanás en todos los p&ntos en los c&ales el hombre era asaltado... Q a fin de erg&ir al hombre caído4 Cristo precisaba alcan5arlio donde este estaba. Ml tomó la nat&rale5a h&mana4 cargó s&s debilidades y arrostró la degeneración de la ra5a. Ml4 J&e no conociera pecado4 se hi5o pecado por nosotros;.1 (ucas 11C55C 9Po f&e &na h&manidad ficticia J&e Cristo tomó sobre *í. Ml as&mió la nat&rale5a h&mana y en ella #i#ió... :omó n&estras enfermedades. Ml no solamente *e hi5o carne4 sino J&e f&e formado en seme an5a de carne pecaminosa;.5 Juan 0C0+4 H 05C Acerca de esos te/tos9 son citados cinco párra%os de la carta de #llen 7hite a !aMer. Retornaremos a esa carta más tarde porDue ella es el principal documento sobre el cual los de%ensores de la nueva Cristología se apo;an. <uera de esas9 la siguiente declaración es citadaG 9Ml VCristoW tomó sobre *í mismo la nat&rale5a h&mana4 y f&e tentado en todos los p&ntos como la nat&rale5a h&mana es tentada. Ml podría haber pecadoR Ml podría haber caído4 pero ni por &n momento había en 2l propensión para el mal... 2s &n ine@plicable misterio para los mortales J&e Cristo p&diese ser tentado en todos los p&ntos4 como nosotros lo somos4 y sin embargo ser sin pecado... Ml se h&milló a *í mismo c&ando est&#o en forma h&mana4 para J&e p&diese comprender la f&er5a de todas las tentaciones con las c&ales el hombre es asediado;.6 Romanos 6C01+0=C 92n carne h&mana Ml f&e al desierto para ser tentado por el enemigo... Ml

Pág. 13 conoce las debilidades y las enfermedades de la carne. G&e tentado en todos los p&ntos como nosotros;.7 Romanos <C0+4C 9Cristo enfrentó4 #enció y condenó el pecado en la esfera en J&e había e ercido pre#iamente s& domínio y seLorío. "a carne4 la escena de los anteriores tri&nfos del pecado4 ahora se #ol#ió el escenario de s& derrota y e@p&lsión;.! Filipenses 1C6+<C 9"a h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2lla es la cadena dorada J&e liga n&estras almas a Cristo y4 a tra#$s de Cristo4 a Dios;.% ,eDreos 1C05+07C 92n Cristo estaban &nidos lo di#ino y lo h&mano E el Creador y la criat&ra. "a nat&rale5a de Dios4 c&ya ley había sido transgredida4 y la nat&rale5a de 7dán4 el transgresor4 se encontraron en )es>s E el Hi o de Dios y el Hi o del hombre;.'0 ,eDreos 5C06C 9"a #ictoria y la obediencia de Cristo es la de &n ser h&mano real. 2n n&estras concl&siones4 cometemos m&chos errores a ca&sa de n&estros eJ&i#ocados p&ntos de #ista sobre la nat&rale5a h&mana de n&estro *eLor. C&ando le conferimos a *& h&mana nat&rale5a &n poder J&e no es posible al hombre tener en s& conflicto con *atanás4 destr&imos la entere5a de *& h&manidad;.'' 9*atanás e@hibió s& conocimiento de los p&ntos d$biles del cora5ón h&mano4 y aplicó s& má@imo poder para obtener #enta a de la debilidad de la h&manidad J&e Cristo había as&mido4 para #encer s&s tentaciones en pro del hombre;.', 9Po debemos colocar la obediencia de Cristo en sí misma4 como algo para lo c&al Ml estaba especialmente dotado por *& partic&lar nat&rale5a di#ina4 porJ&e Ml permaneció delante de Dios como representante del hombre y f&e tentado como s&bstit&to y peLor del hombre. *i Cristo poseyese &n poder especial el c&al no es pri#ilegio J&e el hombre tenga4 *atanás habría e@traído el má@imo pro#echo de esa c&estión;.'( A respecto de la e/presión 9sin pecado;4 Andreasen hi@o el siguiente comentarioG 92n eso yace el inescr&table misterio de la #ida perfecta de n&estro *al#ador. <or primera #e5 la nat&rale5a h&mana f&e cond&cida a la #ictoria sobre s& nat&ral tendencia para pecar4 y a ca&sa de la #ictoria de Cristo sobre el pecado4 nosotros tambi$n podemos tri&nfar sobre $l;.'1 #sos pocos ejemplos9 entre otros9 1, tienen el mFrito de con%irmar la enseEan@a tradicional en una obra Due es generalmente observada como la e/presión o%icial de la doctrina de la iglesia. &l PatrimSnio de &llen 2. White PuDlica el (iDro + <ensaDes =electos%+ #n 11,)9 el Patrimonio de #llen :. 7hite publicó dos libros conocidos como Aensa es *electos. #sas obras contienen algunas de los más claros ; signi%icativos pasajes concernientes a la naturale@a humana asumida por Cristo. Artículos sobre la #ncarnación9 la naturale@a de Cristo ; las tentaciones de AesBs ocupan un lugar prominente en el primer volumen.1- Ha; una declaración Due no podría e/presar la noción más claramenteG 97l tomar sobre *í la nat&rale5a del hombre en s& caída condición4 Cristo no participó en lo mínimo J&e f&ese de s& pecado;. '7 L nuevamenteG 9Cristo no hi5o creer J&e tomó la nat&rale5a h&manaR Ml #erdaderamente de ella *e re#istió. Cristo4 en realidad4 posee &na nat&rale5a h&mana... Ml era el hi o de Aaría4 la simiente de Da#id de ac&erdo con la descendencia h&mana;.'! #n el segundo volumen encontramos el te/to completo del discurso de #llen 7hite9 en ocasión del encerraminto de la sesión de la Con%erencia :eneral en 11819 donde ella condenó el movimiento de la carne santa9 11 cu;a posición teológica9 de acuerdo con HasMell9 era Due > Cristo tomó la naturaleza de 1dBn antes de su caída;.+8 #llen 7hite describe la ruidosa con%usión ; sensualidad asociados al movimiento9 ; advierte sobre 9teorías y m$todos errados;4 e 9infelices in#enciones de teorías

Pág. 1. h&manas4 preparadas por el padre de la mentira;. ,' *a doctrina ; las prácticas de ese movimiento %ueron consideradas tan peligrosas para el %uturo de la iglesia9 Due incurrieron en condenación por los delegados de la sesión de la Con%erencia :eneral de 11819 ; sus promotores desligados del ministerio pastoral. -. (. %ndreasen H Su “Cartas a las 9glesias”.+ *a primera ; más vigorosa reacción contra el libro K&estions on Doctrine partió de 6. *. Andreasen. #minente teólogo ; pro%esor en diversos establecimientos de enseEan@a superior en los #stados 4nidos9 Andreasen encerró su carrera magisterial en el &eminário Jeológico de 7ashington9 ". C. 0113)$11.12. Autor de numerosos artículos ; muchos libros9 Fl dis%rutaba de indisputada autoridad. ++ La en 11.)9 Andreasen claramente a%irmaba su convicción sobre el asunto de la naturale@a humana de Cristo en #l *ibro de Hebreos. +3 #l segundo capítulo es enteramente dedicado a la humanidad de AesBs.+. &u comentario sobre esa misma epístola9 en el &eventh$da; Adventist !ible Commentar;9+, sigue la Cristología adventista tradicional. &u enFrgica reacción puede9 consecuentemente9 ser entendida cuando el Ruestions on "octrine promovió una interpretación de la Cristología de #llen 7hite9 Due di%ería radicalmente de la enseEan@a tradicional de la iglesia. Algunos alegaron Due Andreasen se o%endió por no haber sido convidado a participar de las discusiones Due acontecieron con 7alter 6artin ; "onald :. !arnhouse. Andreasen go@aba9 entonces9 de su jubilación. Jal ve@ esa ha;a sido una de las ra@ones de no haber sido convidado. Pero9 la ra@ón %undamental %ue9 probablemente9 su bien conocida posición con respecto a la Persona ; obra de Aesucristo. Andreasen publicó su sistemática ; vehemente crítica en Cartas a las Hglesias+,9 Due tuvo amplia circulación en el medio adventista. 4n grupo de disidentes en <rancia se aprovechó de la oportunidad para traducirlos ; acusar la iglesia de apostasía9 de modo similar al movimiento de !rinsmead.+5 Hl inició posicionando la cuestión %undamentalG Q#staba Cristo Ne@cento de las pasiones heredadas y contaminaciones J&e corrompen a los descendientes nat&rales de 7dán; C+) Hl mismo replicó citando Hebreos +G18 ; +G15G 92s correcto A Dusto para Dios ha5er Cristo Nperfecto a tra#$s del s&frimientoO y 9por esa ra5ón es necesario para Cristo4 en todas las cosas4 hacerse seme ante a *&s hermanos;,% 92s la participación de Cristo en las aflicciones y debilidades4 J&e "o capacita para ser el compadecido *al#ador J&e Ml es;.(0 9*i Cristo estaba e@cento de las pasiones de la h&manidad4 Ml era diferente de los otros hombres4 ning&no de los c&ales t&#o esa condición. :al enseLan5a es trágica y completamente op&esta a lo J&e los ad#entistas del s$ptimo día han enseLado y creído. Cristo #ino como hombre entre hombres4 no solicitando fa#ores y ni recibiendo c&alJ&ier consideración especial. De ac&erdo con los t$rminos del pacto4 Ml no debería recibir c&alJ&ier ay&da de Dios J&e no est&#iese disponible a los otros hombres. 2sa sería &na condición necesaria si *& demostración debiese ser de alg>n #alor y *& obra aceptable. 2l menor des#ío de esa ley in#alidaría la e@periencia4 n&lificando el contrato4 #aciando el pacto y efecti#amente destr&yendo toda la esperan5a del hombre;.(' Con respecto a Romanos )G39 Andreasen declaró Due "ios no envió a &u propio Hijo9 en semejan@a de carne pecaminosa9 para disculpar el pecado en la carne9 sino para condenarlo. 3+ #n apo;o a sus a%irmaciones9 Fl citó varios pasajes de #llen 7hite a%irmando ineDuivocamente Due 9el enemigo f&e #encido por Cristo en *& nat&rale5a h&mana;4 9apoyándose en Dios para recibimiento de poder;.(( 9=i ?l no Euese un participante de nuestra naturaleza@ no podría haber sido tentado como el hombre lo es% =i no Le Euese posible ceder a las tentaciones 4 Ml no podría ser n&estro

Pág. 1, ay&dador;.(1 Algunas veces Andreasen hiperboli@aba el caso. Con re%erencia a lo Due Fl veía como peligrosa herejía9 conclu;óG 9/n *al#ador J&e n&nca f&e tentado4 n&nca combatió las pasiones4 J&e n&nca ofreció Ncon gran clamor y lágrimas4 oraciones y s>plicas al J&e "o podia librar de la m&erteO4 J&e a&n siendo NHi o4 aprendió la obediencia por medio de aJ&ello J&e s&frióO4 sino J&e estaba Ne@centoO de las cosas J&e &n #erdadero sal#ador precisa e@perimentar4 tal sal#ador es lo J&e esa n&e#a teología nos ofrece. 2sa no es la especie de *al#ador J&e yo necesito4 ni el m&ndo. 7lg&ien J&e n&nca l&chó con pasiones no p&ede tener ning&na comprensión de s& poder4 ni amás e@perimentó el go5o de #encerlas. *i Dios le concedió fa#ores especiales y e@cepciones a Cristo4 en el mismo acto Ml "o descalificó para *& obra. Po p&ede haber here ía más daLina J&e esa aJ&í disc&tida. 2lla an&la al *al#ador J&e yo cono5co y "o s&bstit&ye por &na personalidad d$bil4 no considerada por Dios como capa5 de resistir y conJ&istar las pasiones J&e Ml le pide a los hombres J&e #en5an;.(5 9De hecho4 está patente a todos J&e nadie p&ede afirmar creer en los :estimonios y a&n creer en la n&e#a teología de J&e Cristo estaba e@cento de las pasiones h&manas. I es &na cosa & otra. "a denominación es ahora con#ocada a decidir. 7ceptar la enseLan5a de K&estions on Doctrin e significa abandonar la fe en el Don J&e Dios le dio a *& p&eblo;.(6 Andreasen le e/plicó a sus lectores como esa nueva doctrina penetró en la iglesia. Hl se espantaba con lo Due 9es ciertamente anómalo c&ando &n ministro de otra denominación tiene s&ficiente infl&encia con n&estros líderes para hacerlos corregir n&estra teología4 reali5ando &n cambio en la enseLan5a de la denominación sobre la más #ital doctrina de la iglesia;.(7 Hl no podía entender por Due nunca %ue publicado un relatorio sobre las reuniones. 9Po sabemos y no estamos s&poniendo saber4 &stamente J&ien escribió K&estions on Doctrine ... 7&n en la propia sesión de la Conferencia 3eneral del >ltimo aLo +'%5!.4 el as&nto no f&e disc&tido;. (! <uera de eso9 Fl especi%icaG 92sa es &na n&e#a doctrina J&e amás apareció en c&alJ&ier Declaración de Creencias de la denominación 7d#entista del *$ptimo Día4 y se enc&entra en conflicto directo con n&estras precedentes afirmaciones doctrinarias. 2lla no f&e Nadoptada por la Conferencia 3eneral en s& sesión c&adrienal4 c&ando a&tori5ados delegados de todo el m&ndo estaban presentesO4 como K&estions on Doctrine dice haber sido hecho para J&e ella sea oficiali5ada. Ber página %. 2lla4 por lo tanto4 no es &na doctrina aprobada o aceptada;.(% #n una de sus Bltimas cartas9 Andreasen volvió al problema de las pasiones hereditarias. Hl continuó a re%utar las declaraciones encontradas en la pág. 3)3 de K&estions on Doctrine9 de Due Cristo 9estaba e@cento de pasiones heredadas ; contaminaciones J&e corrompen los descendientes nat&rales de 7dán;.10 #n primer lugar9 escribió Fl9 9esa no es &na cita del 2spírit& de <rofecía;. 1' JambiFn pasión ; contaminación >son dos conceptos enteramente diferentes;4 ; no deberían ser puestos juntos como están en K&estions on Doctrine. 9<asión p&ede generalmente ser eJ&iparada a la tentación4 y eso no es pecado. /n pensamiento imp&ro p&ede oc&rrir espontáneamente a&n en &na ocasión sagrada4 pero $l no contaminaR no es pecado a menos J&e sea tolerado y n&trido. /n deseo profano p&ede repentinamente entrar en la mente ba o instigación de *atanás4 pero $l no es pecado si no es acariciado... "a ley de la hereditariedad se aplica a las pasiones y no a las contaminaciones. *i pasión es hereditaria4 entonces Cristo se habría contaminado c&ando #ino a este m&ndo4 y no podría ser llamado de 9*er santo;. "&cas '=(5. 7&n los hi os de &n padre no creyente son llamados santos E &na declaración J&e debería ser#ir de conforto a las esposas de tales hombres. 1 Coríntios 5G1.. Como ad#entistas4 por lo tanto4 no creemos en el pecado original;.1, <inalmente9 en los dos pasajes citados en los :estimonios4.3 9como probando J&e Cristo estaba e@cento de pasiones heredadas;4 9ambas declaraciones mencionan pasiones4 pero ning&na contaminaciones. "a palabra e7cento no es encontrada;.11 #ntonces Andreasen levantó la cuestiónG

Pág. 196"a declaración de la *ra. White de J&e Cristo no tuvo o poseAó pasiones significaría J&e Ml estaba e/cento de ellas8 Po4 p&es no tener pasiones no es eJ&i#alente a estar e@cento de ellas. 2sos son dos conceptos enteramente diferentes... "a *ra. White no dice J&e Cristo estaba e7cento de las pasiones. Dice si J&e Ml no tenía pasiones4 no poseía pasiones y no J&e Ml era inm&ne a ellas... K&edo a&n intrigado sobre cómo p&ede alg&ien hacer con J&e la *ra. White diga J&e )es>s era e@cento4 c&ando ella de hecho declara &stamente lo contrario y no hace &so de la palabra e7cento?.15 "espuFs de citar copiosamente #llen 7hite9 Andreasen preguntaG 92n #ista de esas y m&chas otras declaraciones4 6cómo p&ede alg&ien decir J&e Ml era e7cento8 "e os de estar e@cento o rel&ctantemente sometido a esas condiciones4 Ml las aceptó. <or dos #eces eso es dicho en las citas aJ&í hechas. Ml aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad4 y con Ntal hereditariedad Ml #ino a compartir de n&estras triste5as y tentacionesO;.16 9"a opción del ad#entista de#oto está4 por lo tanto4 entre Luestions on !octrine ; #l !eseado de Todas las $entes9 entre la falsedad y la #erdad... "a gran ley de la hereditariedad f&e decretada por Dios para hacer la sal#ación posible4 y es &na de las leyes elementales J&e n&nca f&e abrogada. 7n>lese esa ley y no tendremos &n *al#ador J&e p&eda ser#ir de ay&da o e emplo para nosotros. 3raciosamente )es>s aceptó esa ley y así hi5o posible la sal#ación. 2nseLar J&e Cristo estaba e7cento de esa ley niega el cristianismo y hace la 2ncarnación &n &g&ete piadoso. K&e Dios p&eda librar a los ad#entistas del s$ptimo día de tales enseLan5as y enseLadores;.17 *a protesta de Andreasen no Duedó sin e%ecto. 4n coro de voces se irguió casi Due en todos los lugares contra el libro K&estions on Doctrine. =o apenas a causa de su enseEan@a sobre la naturale@a humana de Cristo9 sino tambiFn por su %alta de convergencia con otros puntos doctrinales. #s bueno mencionar Due varias propuestas pidiendo una revisión del libro %ueron enviadas a la mesa de la Con%erencia :eneral. Propuestas Para ReEisi$n del (iDro Luestions on !octrine%+ #n una carta dirigida a la mesa de la Con%erencia :eneral9 redactada con el objetivo de apo;ar la reacción de Andreasen9 A. *. Hudson acusó a los autores de K&estions on Doctrine de %alta de honestidad intelectual9 a causa de la manera con Due el editor de Ainistry presentó las citas de #llen 7hite en el nBmero de &eptiembre de 11,-9 reproducidas en el apFndice ! de K&estions on Doctrine. Por un lado9 observó Hudson9 muchos pasajes importantes tratando de la caída naturale@a humana asumida por AesBs no %ueron citadasI .) por otro9 muchos no %ueron citados en su integralidad. Por ejemplo9 Hudson menciona una cita e/traída de la De#ieF and Herald del +) de Aulio de 1)5.9 en la cual la parte esencial había sido omitida9 una porción especi%icando Due 9Cristo tomó sobre *í los pecados y las debilidades de la ra5a así como e@istían c&ando Ml #ino a la :ierra para ay&dar al hombre. 2n fa#or de la ra5a4 con la debilidad del hombre caído sobre *í4 Ml enfrentó las tentaciones de *atanás en todos los p&ntos en los c&ales el hombre es asaltado;.1% Hudson9 consecuentemente9 propuso Due los delegados a la sesión de la Con%erencia :eneral de 11,) autori@asen la revisión de K&estions on Doctrine.,8 &in embargo9 como Andreasen observó9 el asunto ni siDuiera %ue tocado. Al mismo tiempo9 un grupo de miembros de la iglesia de *oma *inda9 Cali%órnia9 %ormó una comisión encargada de revisar ese libro. &u relatorio presentado a la mesa de la Con%erencia :eneral9 alega Due el libro deturpa 9ciertos dogmas f&ndamentales y compromete otros principios de n&estra fe;.5' 92s e#idente J&e determinadas declaraciones y enseLan5as del libro n&nca serán aceptadas por &n considerable n>mero de miembros de n&estra iglesia. De hecho4 estamos con#encidos de J&e4 desde el tiempo de la contro#ersia panteística de ). H. Kellogg4 más de medio siglo atrás4 no s&rgió tal inJ&iet&d4 disensión y des&nión entre n&estro p&eblo como aJ&ellas ori&ndas de la p&blicación de ese

Pág. 15 libro;.5, A despecho de las citas de #llen 7hite publicadas por los "epositarios 7hite9 ; a pesar de las numerosas críticas contra la enseEan@a contenida en 2l Ainisterio ; K&estion on Doctrine9 los postulados de la nueva teología tuvieron aceptación creciente por parte de algunos teólogos9 pro%esores ; pastores de iglesia. )na *otaci$n %claradora.+ #n 11-+9 Robert *ee HancocM emprendió un estudio sobre la enseEan@a de la iglesia concerniente a la naturale@a humana de Cristo. #n verdad9 el propósito de su trabajo era determinar cual posición era más popular9 9si aJ&ella en J&e Cristo tomó la nat&rale5a de 7dán como originalmente creado4 o si Ml tenía la carne SpecaminosaT con las inherentes debilidades J&e cada hi o hereda nat&ralmente de s&s padres;.5( He aDuí a seguir las conclusiones a Due llegó HancocMG Primera9 9desde s&s primeros días4 la Hglesia 7d#entista del *$ptimo Día ha enseLado J&e c&ando Dios participó de la h&manidad4 Ml tomó no la perfecta e inmac&lada nat&rale5a del hombre antes de la caída4 sino la caída4 pecaminosa4 transgresora y degenerada nat&rale5a del hombre como ella se encontraba c&ando Ml #ino a la :ierra para ay&dar al hombre;. &egunda9 9J&e d&rante los J&ince aLos J&e mediaron entre '%10 y '%554 las palabras NpecaminosaO y NcaídaO4 con referencia a la nat&rale5a h&mana de Cristo4 f&eron m&y o completamente eliminadas de los materiales denominacionales p&blicados;. Jercera9 9J&e desde '%5,4 frases tales como Nnat&rale5a h&mana impecableN4 Nnat&rale5a de 7dán antes de la caídaO4 y Nnat&rale5a h&mana inmac&ladaO han tomado el l&gar de la terminología inicial;.51 #l resultado %inal de ese estudio llevó a HancocM a concluirG 9"os desc&brimientos de ese est&dio garanti5an la concl&sión de J&e lo J&e los ad#entistas del s$ptimo día enseLan con respecto a la nat&rale5a h&mana de Cristo cambió4 y J&e esos cambios en#&el#en conceptos no meramente semánticos;.55 "e hecho9 durante 1158 muchas publicaciones sirvieron para populari@ar esos nuevos dogmas. #llos %ueron más prontamente aceptados dentro de la iglesia porDue eran proclamados como representando la posición o%icial de la Con%erencia :eneral. PuDlicaci$n del *olumen 8+% del The =eventh+daA 1dventist Iible CommentarA%+ #l volumen 5$A del :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary es una compilación de todas las citas de #llen 7hite anteriormente publicadas al %inal de cada uno de los siete volBmenes de la serie. Como ;a puede ser notado9 esos comentarios inclu;en algunas de sus más vigorosas declaraciones a %avor de la caída naturale@a humana asumida por Cristo. *a nueva teología %ue presentada en ese volumen en tres apFndices9 los cuales %ueron retirados del K&estion on Doctrine. #l apFndice !9 en particular9 muestra una visión radicalmente nada tradicional sobre la naturale@a humana de Cristo. *os subtítulos aEadidos por el editor tienden a contradecir algunas de las declaraciones de #llen 7hite Due aparecen en el volumen. Por un lado9 #llen 7hite es citada como diciendo Due 9Ml VCristoW tomó sobre *í mismo la caída y s&fridora nat&rale5a h&mana4 degradada y mac&lada por el pecado;574 9la nat&rale5a de 7dán4 el transgresor; 5!4 lo Due eDuivale a decir9 la naturale@a de Adán desp&$s de la caída. Por otro lado9 un subtítulo indica Due Cristo 9tomó la impecable nat&rale5a h&mana;5!4 o9 la naturale@a de Adán antes de la caída9 Due es algo Due la &ra. 7hite nunca escribió. #l problema no escapó a la observación de algunos miembros de la Comisión de nvestigación !íblica de la Con%erencia :eneral9 Due reaccionaron recomendando una seria revisión del apFndice

Pág. 1) !.-8 RoH %llan %nderson, #l !ios+Hombre@ =u "aturaleza A ;bra%+ #n el mismo aEo 0115829 Ro; Allan Anderson publicó el libro :he 3od-Aan4 His Pat&re and Wor?.-1 #l título de la primera página dice 9/na <resentación 2scrit&rística en el ^rea de la Cristología;.6( Anderson era9 en ese tiempo9 editor de Ainistry9 una revista para pastores adventistas. Hl tomó parte activa en las reuniones con los evangFlicos ; %ue uno de los autores del libro K&estions on Doctrine. #n el prólogo de su libro9 Anderson en%ati@ó Due la obra era necesaria para edi%icar sobre 9la Hnabalable Doca del Dios-Hombre;4 sobre la c&al 9el cristiano precisa asentar s& #ida en Dios; 6( 9<ara me or comprender lo J&e Cristo hizo9 tenemos necesidad de &na clara definición de J&ien Ml es.;61 #l libro e/plica el plan de la salvación como un todo ; muestra con simplicidad cómo Fl se reali@a en Aesucristo. Hasta donde la Cristología se encuentra envuelta9 el libro no contiene ningBn material controvertido en el trato con el delicado problema de la naturale@a humana de Cristo. 97l #enir al m&ndo;4 declara Anderson9 9Cristo se hi5o lo J&e nosotros somos4 para hacernos lo J&e Ml es. Hrineo se e@presa bellamente c&ando dice= NMl *e hi5o lo J&e nosotros somos4 para J&e p&diese hacernos como Ml mismo esO;.65 #n el capítulo 9"a 2ncarnación E "a *&prema De#elación de Dios;4 Anderson a%irmaG 9"a h&manidad de Cristo y *& deidad son las dos #erdades gemelas. <recisamos g&ardarnos de hacer )es&cristo meramente &n hombre di#ino4 o pensar en 2l como &n Dios h&mano. Ml no es ning&no de los dos. Ml f&e4 y es4 Dios-Hombre. 2n )es&cristo está la absol&ta h&manidad y la absol&ta di#inidad;.67 Por &u encarnación9 9Ml no *e despo ó de *& di#ina nat&rale5a4 sino J&e aceptó la nat&rale5a h&mana... Ml *e imp&so las limitaciones y restricciones de n&estra nat&rale5a h&mana. Q nada de lo J&e es h&mano J&edó alienado de 2l;.6! #n seguida9 Anderson e/ploró la cuestión sobre lo Due distinguía la naturale@a humana de Cristo de nuestra naturale@a. 9Ml Nse #acióO y Ntomó sobre *í la forma de sier#oO. Ml la tomóR esa no "e f&e transmitida4 como acontece en n&estra nat&rale5a. C&ando nacemos4 nadie nos cons&ltó sobre n&estra #enida al m&ndo. G&era de eso4 n&estros progenitores nos legaron la >nica nat&rale5a J&e poseían4 la c&al es caída y pecaminosa. Heredamos de todas las generaciones pasadas tendencias para pecar. Berdaderamente4 f&imos 9formados en iniJ&idad;. <ero desde *& primera inspiración4 n&estro *eLor era impecable. Ml estaba en la seme an5a de carne pecaminosa4 pero Ml f&e impecable en *& nat&rale5a y #ida;.6% "escubrimos aDuí un concepto básico de la nueva Cristología. Por un lado Anderson a%irma 9la absol&ta h&manidad; de Cristo9 mientras Due por otro Fl recha@a la verdadera esencia de la naturale@a humana en su estado caído9 subserviente al poder del pecado. #l hecho de Due el &eEor 9sea sin pecado...; en *& #ida4 nadie lo disp&ta. <ero4 6cómo armoni5ar eso con la declaración de <ablo de J&e Ml era Nen seme an5a de carne pecaminosaO;8 Anderson %ue aparentemente reluctante en polemi@ar en un libro hecho propositalmente para el pBblico en general.58 Jal no es el caso de la monumental obra de *eRo; #. <room? Ao#ement of Destiny. Publicada en el mismo aEo del volumen 5$A de :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 ; del libro de Anderson :he 3od-Aan4 His Pat&re and Wor?4 la obra de <room %ue instrumental en alimentar los principios de la nueva teología9 ; merece una atención mu; especial. (eRoH &dFin Froom %prueDa la NueEa Teolog/a.+ Hasta Due *eRo; #dwin <room publicase el Ao#ement of Destiny4 en 11589 Fl consiguió un

Pág. 11 indisputable reconocimiento como investigador9 erudito e historiador. &u colección de cuatro volBmenes titulada :he <rophetic Gaith of I&r Gathers 0*a <e Pro%Ftica de =uestros Padres29 ; los dos volBmenes de la Conditionalist Gaith of I&r Gathers 0*a <e Condicionalista de =uestros Padres29 contribu;eron grandemente para su reputación.51 =o sorprende Due su Ao#ement of Destiny ha;a recibido endoso o%icial. #l pro;ecto tuvo aprobación en los más altos niveles de la iglesia. #l propio <room declaró Due 9sesenta de los más competentes er&ditos denominacionales4 de &na docena de especialidades;4 aprobaron los contenidos.5+ #n Ao#ement of Destiny4 <room presenta las principales doctrinas adventistas en el marco de su desarrollo histórico. Rueda evidente Due el tópico sobre persona ; obra de Cristo era mu; caro a su cora@ón. Además9 Fl deseaba restablecer la verdad sobre la naturale@a humana de Cristo9 la cual9 de acuerdo con Fl9 una 9minoría; había %alsamente presentado como la posición adventista. 9Como res&ltado;4 sustentó <room9 9los ad#entistas f&eron tremendamente cens&rados por los teólogos no pertenecientes a n&estra fe4 por tolerar esa errada posición de la minoría?.53 #l principal objetivo de <room era 9cambiar la debilitada imagen del ad#entismo;.71 Primeramente9 por medio de discusiones con representantes evangFlicosI despuFs9 a travFs de la publicación de K&estion on Doctrine.5, <room conclu;ó Due 9por sobre todo4 las comprensibles declaraciones de Ruestions on "octrine sobre la pree@istencia y la completa deidad de Cristo4 =u impecable naturaleza y #ida d&rante la 2ncarnación4 y el transcendente acto e@piatorio cons&mado en la cr&54 son factores determinantes. A&chos er&ditos no-ad#entistas nos di eron francamente J&e esos factores hicieron con J&e f&$semos reconocidos como #erdaderos creyentes cristianos;. #n la %uer@a de e/presiones típicas tomadas de las declaraciones de #llen 7hite9 <room consideraba Due Fl estaba en posición de hacer una 9est&penda presentación de la deidad y de la h&manidad de Cristo;.77 *a demostración %ue reali@ada en 18 puntos9 inclu;endo los siguientes ; tendenciosos subtítulosG Cristo 9tomó la impecable nat&rale5a de 7dán antes de la caída;R Nas&mió Nlos riesgosO de la Nnat&rale5a h&manaOR %ue 9tentado en todos los p&ntos o princípios;R 9lle#ó los pecados imp&tados y la c&lpa del m&ndo;R 9sin las NpasionesO de la nat&rale5a caída;. 7! Como una materia de hecho9 <room estaba apenas repitiendo los conceptos contenidos en Ainistry de &eptiembre de 11,-9 ; en el libro K&estions on Doctrine. Pero su meta consistía principalmente en colocarlos en su marco histórico519 recordando las circunstancias Due le permitieron corregir lo Due Fl consideraba como la >errada? imagen del adventismo. #l libro era bastante polFmico. &obre la divulgación de Ao#ement of Destiny4 uno de los críticos de <room escribióG 92l lector precisa siempre estar alerta c&ando est$ est&diando Groom4 preg&ntándose si $l está presentando &na e@plicación completa o si importantes aspectos f&eron negligenciados o desfig&rados;.!0 #sa es una evaluación grave9 pero verdadera con respecto al modo como <room trató la historia de la doctrina de la #ncarnación. Para demostrar Due AesBs asumió una naturale@a impecable semejante a la de Adán antes de la caída9 Fl a propósito omitió todo lo Due contrariaba su tesis. Algunas veces re%erencias %ueron presentadas %uera de su conte/to o bajo títulos Due distorcionaban el signi%icado de las declaraciones hechas por el autor. =o disponemos de espacio para e/aminar todos los problemas contenidos en Ao#ement of Destiny. 4nos pocos detalles bastarán. Primeramente9 Qpor DuF <room sistemáticamente ignora las declaraciones claramente a %avor del punto de vista de Cristo habiendo asumido la pecaminosa naturale@a humanaC *a misión del historiador es reportar los hechos tan objetivamente como sea posible. QPor DuF9 entonces9 Fl descartó todas las ineDuívocas declaraciones de #llen 7hite sobre la 9nat&rale5a pecaminosa;C

Pág. 188 Ktras omisiones por parte del historiador son justamente tan ine/plicables9 Due reDuieren una vuelta a los orígenes del desarrollo de una doctrina crucial como la justi%icación por la %e9 en el conte/to de los pioneros Due la proclamaron. <room casi no hi@o mención de A. J. Aones9 Due %ue el principal e/ponente de esa doctrina9 e/cepto para recordar Due Aones %inalmente apostató. #l movimiento de la 9carne santa; %ue pasado por alto9 en completo silencio ' con una buena ra@ón9 naturalmente9 pues sus de%ensores enseEaban Due Cristo poseía carne santa9 ; eso los llevó a cometer e/travagancias Due atra;eron condenación por parte de #llen 7hite ; de los delegados de la sesión de la Con%erencia :eneral de 1181. "e todos aDuellos Due escribieron sobre la persona ; la obra de AesBs en el pasado9 Prescott %ue el Bnico Due9 de acuerdo con <room9 hi@o una contribución apreciable.)1 &u libro9 :he Doctrine of Christ9 publicado en 11+89 %ue9 segBn <room9 el primero a colocar 9la centralidad de Cristo en toda *& Nplenit&dO como la esencia del e#angelio4 y la &sticia por la fe en 2l como la >nica esperan5a del hombre;.!, <room consideraba el libro tan importante9 Due resumió sus principales capítulos. Aun cuando Prescott ha;a dedicado tres lecciones a la doctrina de la #ncarnación9 <room no mencionó una sola palabra con respecto a la enseEan@a de Prescott sobre la naturale@a humana de Cristo9 porDue estaban en oposición a su tesis. Por otro lado9 <room guardó silencio sobre el sermón de Prescott9 2l Berbo *e Hi5o Carne9 pro%erido en Australia ; ampliamente divulgado en los periódicos o%iciales de la iglesia9 aun cuando #llen 7hite ha;a entusiasticamente aprobado sus e/plicaciones.). Cuando9 en diversos puntos9 <room no podía más ignorar ciertas declaraciones de 7aggoner ; #llen 7hite Due se oponían a su tesis9 Fl las interpretó 9#icariamente;), <room introdujo en el original el tFrmino CvicariamenteG9 como si Fl procediese de la propia pluma de 7aggoner. YHn%asis aEadidoZ. Habiendo citado la e/presión >Hl &e hi@o pecado?9 de + Coríntios ,G+19 7aggoner conclu;óG 9Hmpecable4 pero no apenas contado como &n transgresor4 sino realmente tomando sobre *í mismo la nat&rale5a pecaminosa;.!6 <room repitió la declaración9 escribiendoG 9Aás J&e eso4 Ml realmente N*e hi5oO E vicariamente E pecado por nosotros9 para J&e Np&di$semos ser hechos Dusticia de !ios en #l T. 0+ Cor. ,G+12.?)5 A despecho de sus muchas %allas9 ese libro ejerció considerable in%luencia. <room dis%rutaba de elevada reputación de autoridad entre ciertos líderes de la iglesia9 muchos de los cuales no comprendian la enseEan@a tradicional de la iglesia.)) "e cualDuier modo9 Ao#ement of Destiny produjo un despertamiento9 ; una nueva rodada de reacciones por parte de muchas organi@aciones o%iciales de la iglesia9 así como de individuos cu;a competencia era incuestionable. Notas H re!erencias.+ 1. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary 9 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. 19 pág. 18), 0De#ieF and Herald4 +. de <ebrero de 1)5.2. +. Hdem4 vol. .9 pág. 11.5 02l Hnstr&ctor de la )&#ent&de9 +8 de "iciembre de 11882. 3. Hdem4 vol. ,9 pág. 1851 0De#ieF and Herald4 . de Agosto de 115.2. .. Hdem4 pág. 18)1 0De#ieF and Herald4 +) de Aulio de 1)5.2. ,. Hdem4 pág. 11+. 0#llen :. 7hite9 Carta 18- de 1)1-2. -. Hdem4 pág. 11+) 0#llen :. 7hite9 Carta ) de 1)1,2. 5. Hdem4 vol. -9 pág. 185. 0#llen :. 7hite9 manuscrito 5- de 11832. ). Hdem4 pág. ,-+ 0el comentario es de A. :. 6a/well ; no de #llen :. 7hite2. 1. Hdem4 vol. 59 pág. 18. 0#llen :. 7hite9 manuscrito -5 de 1)1)2. 18. Hdem4 pág. 1+- 0#llen :. 7hite9 manuscrito 1.1 de 11812. 11. Hdem4 pág. 1+1 0#llen :. 7hite9 manuscrito 1 de 1)1+2. 1+. Hdem4 pág. 138 0De#ieF and Herald4 1 de Abril de 1)5,2. 13. Hdem4 pág. 138 0#llen :. 7hite9 manuscrito 1 de 1)1+2.

Pág. 181 1.. Hdem4 pág. .+-. 1,. !runo 7. &teinweg re%irió las mismas citas en su documento de 11)-9 titulado "a Doctrina de la Pat&rale5a H&mana de Cristo 2ntre los 7d#entistas4 desde '%504 págs. , a 5. 1-. #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +),$331. Oer nuestro capítulo +9 2l :estimonio de los <rimeros 7d#entistas. 15. Hdem4 pág. +,-. 1). Hdem4 pág. +.5. 11. Hdem4 volumen +9 págs. 31$31. Oer nuestro capítulo 5 2l Ao#imiento de la Carne *anta. +8. &. =. HasMell9 carta a #llen :. 7hite9 &eptiembre de 1188. Citado por 7illiam H. :rotheer9 7n Hnterpretati#e History of the Doctrine of the Hncarnation4 pág. ,8. +1. #llen :. 7hite9 carta 13+ de 1188 0Aensa es *electos4 vol. +9 pág. 352. ++. Oer *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopaedia4 pág. .3. #ntre los libros de 6. *. Andreasen 9 mencionaríamos en particular 2l Dit&al del *ant&ario4 2l "ibro de HebreosR "a Ge <or la C&al Qo Bi#oR "o K&e <&ede el Hombre CreerR *antos y <ecadores. +3. 6ilian *. Andreasen9 2l "ibro de Hebreos 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11.)2. +.. Hdem4 págs. 51$181. +,. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. 59 págs. 3)5$.1.. +-. 6. *. Andreasen9 Cartas a las Hglesias 0Conwa;9 6o.G :ems o% Jruth9 n.d.2. +5. [[[[[[[9 "ettres a&@ 2glises +Cartas a las Hglesias. 0Roi%%ieu/9 Ardeche9 <ranceG Association Culturelle *aiDue Adventiste9 n.d.2 +). [[[[[[[9 "etters to the Ch&rches +Cartas a las Hglesias.4 pág. .. +1. Hdem4 págs. 1$3. 38. Hdem4 págs. 3$.. 31. Hbidem. 3+. Hdem4 pág. .. 33. Hdem4 pág. ,. #llen :. 7hite9 en 2l Hnstr&tor de la )&#ent&d9 +, de Abril de 1181. 3.. Andreasen9 "etters to the Ch&rches +Cartas a las Hglesias.4 pág. ,. 7hite9 De#ieF and Herald4 1) de <ebrero de 1)18. 3,. Andreasen9 "etters to the Ch&rches +Cartas a las Hglesias.4 págs. ,$-. 3-. Hbidem. 35. Hdem4 pág. ). 3). Hdem4 pág. 13. 31. Hdem4 pág. ,3. .8. Hbidem. .1. Hbidem. .+. Hdem4 pág. ,-. .3. #. :. 7hite9 :estimonies for the Ch&rch9 vol. +9 págs. +8+9 ,81. ... Andreasen9 "etters to the Ch&rches4 págs. ,3$,.. .,. Hdem4 pág. ,.. .-. Hdem4 pág. ,,. .5. Hdem4 págs. ,,$,-. .). A. *. Hudson se re%iere al manuscrito +1 de 1)1,9 de autoría de #. :. 7hiteI a la Carta 1+1 de 1)159 ; al manuscrito 1 de 1)1+. .1. #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +-5$+-). ,8. #sa carta de A . *. Hudson es mencionada por &teinweg9 págs. 5$). ,1. "etalles apuntados por 7illiam H. :rotheer. ,+. Hdem4 pág. )1. ,3. Robert *ee HancocM9 "a H&manidad de Cristo 0monogra%ía presentada al "epartamento de

Pág. 18+ Historia de la glesia9 Andrews 4niversit;9 Aulio de 11-+2. Oer :rotheer9 págs. )1$)+. ,.. HancocM9 págs. +-$+5. Oer :rotheer9 pág. )+. ,,. HancocM9 pág. +5. ,-. 7ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 1158. 57. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 vol. 5$A9 pág. 1,5 0Qo&thOs Hnstr&ctor9 +8 de "iciembre de 11882. 5!. Hdem4 pág. 358 0#llen :. 7hite9 manuscrito 1.1 de 11812. 5%. Hdem4 pág. ..-9 subtítulo . -8. Oer nuestro capítulo 1+. -1. Ro; Allan Anderson9 :he 3od-Aan4 His Pat&re and Wor? 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11582. 6,. Hdem4 pág. 3. 6(. Hdem9 pág. 18. 61. Hdem4 pág. 1.. 65. Hdem4 pág. 3,. 66. Hdem4 págs. 3+$.). 67. Hdem4 pág. .8. 6!. Hdem4 pág. ,3. 6%. Hbidem. 58. #l libro :he 3od-Aan4 His Pat&re and Wor?4 de Ro; Allan Anderson9 tuvo origen en una serie de sus reuniones pBblicas. 51. Oer :he *e#enth-day 7d#entist 2ncyclopedia4 pág. .).. 5+. *eRo; #dwin <room para 7illiam H. :rotheer9 15 de Abril de 1151. Oer :rotheer9 pág. )3. 53. <room9 Ao#ement of Destiny4 pág. .+). 0itálicos suplidos2. 71. Hdem4 págs. .-,$.5,. 75. Hdem4 págs. .5-$.1+. 76. Hdem4 pág. .1+ 0itálicos suplidos2. 77. Hdem4 pág. .1,. 7!. Hdem4 págs. .1,$.11. 7%. Hdem4 págs. .),$.)-. )8. ngemar *inden9 7pologetics as History 0ApologFtica Como Historia29 #spectrum9 KtoEo de 1151. )1. <room9 pág. 3)8. !,. Hdem4 págs. 3)8$3)1. )3. Oer nuestro capítulo -9 dedicado a la Cristología de Prescott. !1. Hbidem. ),. #llet A. 7aggoner9 Christ and His Digheo&sness4 págs. +)$+1. !6. Hbidem. )5. <room9 pág. 115. )). <ue mi privilegio remontar al origen de la historia de la Cristología adventista9 dentro de la Con%erencia O de los "epositarios de #. :. 7hite9 en 7ashington9 en #nero de 11)5. #s óbvio Due muchos en la distinguida audiencia no estaban conscientes de la enseEan@a de los pioneros. 4no de ellos destacó9 al %inal de la presentaciónG C=i eso es así@ precisamos cambiar nuestra posición sobre el asuntoG% Capítulo ') R&%..#ON&S T (% N)&*% .R#STO(O23% + ;0=8@ ' 0=8=> *a in%luencia de la nueva teología %ue creciente. Aun cuando los de%ensores de la Cristología tradicional Duedasen9 inicialmente9 un tanto aturdidos con la rapide@ del cambio9 comen@aron a

Pág. 183 reaccionar energicamente9 principalmente a travFs de los canales o%iciales de comunicación de la iglesia. Al comien@o9 ellos se hicieron oír en artículos publicados en la De#ieF and Herald9 ; entonces por medio del nstituto de nvestigaciones !íblicas9 a nivel de la Con%erencia :eneral. 6ás tarde9 mediante las lecciones de la #scuela &abática ; en muchos libros. #n seguida a la publicación de Ao#ement of Destiny9 el aEo 1158 marcó el inicio de un despertamiento del interFs en las enseEan@as históricas de los pioneros de la iglesia. % 6eacción de la 6evieM and Herald%+ "espuFs de la muerte de <. ". =ichol9 en 11--9 Penneth H. 7ood9 su asociado9 se volvió editor$ je%e de la De#ieF and Herald. !ajo su lidera@go9 de 11-- a 11)+9 la De#ieF nunca cesó de recordar la enseEan@a histórica. Como presidente del Patrimonio de #llen :. 7hite ; tambiFn de la junta de sus depositarios9 desde 11)89 7ood hi@o todo lo Due podía para incentivar la publicación de artículos sustentando la posición tradicional. Para ese %in9 7ood llamó dos editores$asociadosG Jhomas A. "avis9 en 11589 ; Herbert #. "ouglass9 en 1151. Ambos se revelaron %uertes de%ensores de la tradicional Cristología adventista. Por medio de artículos9 libros ; ocasionales participaciones en las lecciones de la #scuela &abática9 ellos sistematicamente se opusieron a la enseEan@a presentada en K&estions on Doctrine ; en Ao#ement of Destiny. Aun antes de ser llamado a la De#ieF4 Jhomas A. "avis había publicado en 11-- un libro de meditaciones diarias9 Due apo;aba la posición histórica. "avis escribióG 92l <oderoso Creador J&e había colocado el átomo del m&ndo girando en el espacio4 Ml mismo *e hi5o participante de la carne y de la sangre del hombre pecaminoso4 y edificó *& casa sobre el min>sc&lo planeta J&e hiciera. YK&e espantosa condescendenciaZ H&biese Ml tomado sobre *í la forma impecable de 7dán4 y ya habría hecho &n sacrifício infinito. <ero Ml f&e m&cho más allá c&ando *e encontró en la forma de hombre degradado por milenios de pecado;.' #n 11519 "avis repitió sus convicciones en el libro Domans for the 2#ery-day Aan 0Romanos Para el Hombre de Cada "ía2.+ Herbert #. "ouglass tambiFn asumió una %irme de%ensa contra los nuevos puntos de vista del Adventismo. Hl era conocido como un teólogo eDuilibrado ; respetado pro%esor de !iblia9 habiendo servido como presidente del Colegio 4nión del AtlWntico. *lamado para unirse al staff de la De#ieF and Herald como editor$asociado9 se volvió conocido como uno de los más ardientes de%ensores de la posición histórica póst$lapsariana.3 Al chegar a la De#ieF4 Fl publicó una serie de artículos ; editoriales e/poniendo un aspecto de la cuestión mu; caro a su cora@ónG 92n aJ&ella primera <asc&a4 los &bilosos ángeles sabían J&e el dramático momento había llegado. *& amado *eLor había entrado personalmente en la batalla... Ml probaría J&e lo J&e Ml reJ&iriera del hombre caído4 sería reali5ado;.1 #n el segundo editorial9 "ouglass e/plicó por J&$ Cristo tenía Due tomar sobre &í mismo la naturale@a caída del hombre. 9:odos los otros pasos en el plan de la sal#ación4 incl&yendo la res&rrección de los fieles d&rante los tiempos del 7ntig&o :estamento4 dependían totalmente del $@ito J&e )es>s tendría como co-participante en la arena de la tentación. <&es si Cristo4 ante el e@pectante /ni#erso4 no #enciese ba o las mismas condiciones J&e todo hombre precisa enfrentar4 entonces ning>n hombre podría esperar #encer;.5 #n el Bltimo artículo de la serie9 "ouglas mostró Due el hombre puede vencer la tentación con%orme el ejemplo de AesBs. 9Como s&bstit&to del hombre4 Ml probó J&e se podía #i#ir sin pecar. NPosotros tambi$n podemos #encer como Cristo #enció.O0#l "eseado de Jodas las :entesG3)12. )es>s no *e #alió de ning&na #enta a J&e no est$ disponible para cada ser h&mano. Unicamente *& fe se constit&ye en el secreto de *& tri&nfo sobre el pecado. N"a #ictoria y la obediencia de Cristo es la de &n ser h&mano... C&ando le conferimos a *& nat&rale5a h&mana &n poder J&e no le es posible al

Pág. 18. hombre poseer en s&s conflictos con *atanás4 destr&ímos la integralidad de *& h&manidadO 0&eventh$ da; Adventist !ible Commentar;9 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. 59 pág. 1+12?.4no de los conceptos Due "ouglass desarrolló en sus editoriales le era especialmente caro. #se tenía Due ver con la Bltima generación viviente al tiempo del retorno de Cristo. 9"a fe de )es>s prod&ce el carácter de )es>sR esa es la meta de todos aJ&ellos J&e desean tomar parte en aJ&ella e@traordinaria demostración de &n #i#ir seme ante al de Cristo en la >ltima generación de ad#entistas;.7 9"a >ltima generación de los J&e Ng&ardan los mandamientos de Dios y la fe de )es>sO disipará para siempre todas las d&das remanentes sobre si la #ol&ntad del hombre4 &nida al poder de Dios4 p&ede ale ar todas las tentaciones de ser#ir al yo y al pecado;.! Por varios aEos9 entre 1151 ; 115.9 "ouglass publicó un editorial natalino Due llamaba la atención para la naturale@a humana caída de Cristo9 ; para la ra@ón por DuF Hl tuvo Due tomar la humanidad sobre &í.1 Cuando le preguntaron por DuF Fl escribía esos editoriales9 "ouglass respondióG 9Ib#iamente4 eso se #ol#ió &n p&nto de enc&entro o bandera para m&chos J&e pensaban n&nca más poder #er la #erdad impresa... Qo simplemente J&ería dar &n soporte más rico al p&nto de #ista J&e f&e prominente en la historia de n&estra iglesia4 y a&n lo es en la #ida y pensamiento de m&chos hermanos de la Conferencia 3eneral4 con J&ien con#i#o en el día-a-día;.'0 (a Reacci$n del #nstituto de #nEestigaci$n :/Dlica.+ Poco despuFs del lan@amiento del Oolumen 5$A del *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary9 en 11589 los miembros del nstituto de nvestigación !íblica de la Con%erencia :eneral %ueron convocados para revisar uno de los apFndices. #so %ue hecho a travFs de un suplemento especial de Ainistry9 en <ebrero de 115+911 con la siguiente introducciónG 9Con la p&blicación de K&estion on Doctrine... se despertó considerable inter$s con respecto a la nat&rale5a de Cristo d&rante la 2ncarnación4 y la relación de esa nat&rale5a con la nat&rale5a del hombre4 especialmente en la g&erra del hombre contra la tentación y el pecado. 9Como el est&dio se sig&ió a la p&blicación de K&estions on Doctrine4 f&e hecha la s&gestión de J&e el 7p$ndice C4 tit&lado N"a Pat&rale5a de Cristo D&rante la 2ncarnaciónO podría ser más >til si los elementos de posible interpretación E $nfase por itali5ación4 interpretación por tít&lo4 etc. E 4 f&esen minimi5ados para J&e las declaraciones p&diesen ser p&estas delante del lector en s& propia f&er5a4 hablándole a la mente. 92l material en s& presente formato f&e considerado por la Comisión de Hn#estigación Cíblica de la Conferencia 3eneral4 y aprobado como la más pro#echosa forma para &na f&t&ra presentación... *&s lectores son estim&lados a considerar en esas declaraciones4 el eJ&ilíbrio entre la di#inidad y la h&manidad de Cristo4 y los peligros inherentes en hacerlo tan e@cl&si#amente di#ino o tan completamente h&mano. 2l elemento de misterio en la 2ncarnación pide constante reconocimiento;.', #l nstituto de nvestigación !íblica eliminó los itálicos9 reorgani@ó el te/to ; suprimió algunas citas. L lo más importanteG reescribió muchos de los títulos ; subtítulos para hacerlos menos tendenciosos teológicamente. Así9 por ejemplo9 el título 9 Due dice Due AesBs 9as&mió la nat&rale5a h&mana e@centa de pecado;'(9 %ue substituído por otro más de acuerdo con el contenido de las citasG 9:omando la nat&rale5a h&mana4 Cristo no participó de s& pecado o propensión para el mal;. '1 "e esa manera9 sin entrar en polFmica con los autores del apFndice !9 los miembros del nstituto de nvestigación !íblica presentaron un te/to neutro9 dejando Due los lectores sacasen sus propias conclusiones. #n su relatorio pBblico9 :ordon H;de9 entonces director del nstituto de nvestigación !íblica de la Con%erencia :eneral9 notó con pesar la creciente in%luencia de la nueva Cristología. #scribió FlG 92s

Pág. 18, generalmente sabido J&e no todos J&edaron felices con el $nfasis dado en K&estion on Doctrine 9 ; de hecho4 &no o dos est&diosos entre nosotros4 así como líderes de alg&nos gr&pos discordantes4 tomaron &na actit&d negati#a ante el $nfasis dado y disp&taron enfáticamente por la posición póst-lapsariana. 2n general4 sin embargo4 la posición de K&estion on Doctrine pareció pre#alecer y f&e mantenida por el lidera5go de la iglesia como siendo correcta... <ero4 en los >ltimos tres o c&atro aLos4 h&bo &n res&rgimiento de los as&ntos por parte de ciertos editores de la De#ieF en s&s editoriales4 y en alg&nas p&blicaciones de los gr&pos di#ergentes;.'5 ,erDert &. ouglass Reacciona a TraEJs de las (ecciones de la &scuela SaD"tica.+ #n esa ocasión9 mientras Herbert "ouglass publicaba sus editoriales en la De#ieF and Herald9 le %ue solicitado preparar las lecciones de la #scuela &abática sobre 9Cristo4 P&estra )&sticia;9 para el primer trimestre de 115..1#l problema de la naturale@a humana de AesBs es tratado bajo el título >#l Austo AesBs? 15. #l verso básico es Romanos )G39 ; la introducción del tópico presenta esta cita de #llen 7hiteG 9Cristo soportó los pecados y debilidades de la ra5a h&mana tales como e@istían c&ando Ml #ino a la :ierra para ay&dar al hombre. 2n fa#or de la ra5a4 teniendo sobre *í las debilidades del hombre caído4 debía Ml resistir a las tentaciones de *atanás en todos los p&ntos en J&e el hombre era tentado;.'! Habiendo desarrollado el tema de la divinidad de Cristo en las primeras dos secciones de la lección9 "ouglass abordó &u humanidad en las otras cuatro9 bajo los siguientes títulos 9)es>s G&e Hombre; 0<il. +G,$52I 9Comprensión A>t&a; 0Heb. +G152I 9)es>s G&e :entado; 0Heb. .G1,I 1+G3$.2I 9/na Bida *in <ecado; 0Rom. )G3I Auan 1-G332. *os comentarios de cada te/to %ueron e/traídos principalmente de los escritos de #llen 7hite. Considerando Due la nueva interpretación estaba supuestamente basada en las citas de #llen 7hite9 se encontró apropiado re%utar esa e/plicación con apo;o en sus escritos. Por esa ra@ón9 he ahí esta clásica cita en cone/ión con <ilipenses +G,$5 ; Auan 1G1.G 9Cristo no fingió as&mir la nat&rale5a h&manaR Ml de hecho la tomó sobre *í... 0Heb. +G1.2. Ml era el hi o de AaríaR era de la simiente de Da#id seg>n la descendencia h&mana. 2s declarado ser Ml hombre4 el Hombre Cristo )es>s;.'% L otra aunG 9<or c&atro mil aLos est&#o la ra5a a decrecer en f&er5as físicas4 #igor mental y moralR y Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad degenerada. Unicamente así podia sal#ar al hombre de las prof&ndidades de s& degradación;.,0 AesBs era inmaculado no por Due pose;ese carne impecable9 sino porDue Hl vivió sin pecar en una Ncarne en seme an5a de pecadoO. Así "ouglass conclu;ó Due AesBs había demostrado ser posible 9#i#ir sin pecar4 en obediencia a la ley del Cielo4 a J&ien J&iera J&e se lance enteramente en las manos de Dios;. ,' Como veremos más tarde9 "ouglass es especí%ico en en%ati@ar la ra5ón de AesBs haber venido en carne pecaminosa. Para Fl e/istía una relación de causa ; e%ecto entre Cristología ; &oterología. Realmente9 Fl sintió ser precisamente esa toda la controversia habida. #n una tentativa de resolver las divergencias sobre el asunto de la justi%icación por la %e9 los líderes de la Con%erencia :eneral entendieron Due debería ser escogida una comisión especial. Kbviamente9 esa comisión no podría considerar el problema sin tambiFn e/aminar la naturale@a humana de Cristo. nvestigaremos los relatorios de esa comisión para comparar sus conclusiones con respecto a la Cristología. (a .ristolog/a de la .omisi$n de la Justi!icaci$n Por la Fe.+ #sa comisión %ue especi%icamente creada para e/aminar el manuscrito de Robert A. 7ieland ; "onald P. &hort. Por esa ra@ón9 ella %ue inicialmente conocida como 9"a Comisión De#isora del Aan&scrito Wieland y *hort;. La en 11,89 esos dos missioneros9 al retornar de `%rica9 %ueron los

Pág. 18primeros a advertir a la Con%erencia :eneral sobre las nuevas interpretaciones a respecto de la Persona ; obra de Cristo9 Due estaban amena@ando la iglesia. &ubsecuentemente9 ellos %ueron solicitados a presentar sus preocupaciones por escrito9 lo Due hicieron en %orma de un compendio dactilogra%iado titulado '!!! Dee@aminado. Para %acilitar el trabajo de la comisión9 tres subcomisiones %ueron creadas para reunir la documentación necesaria. *a propia comisión se reunió el +, de Kctubre de 115.9 ; una segunda ve@ del 15 al 11 de <ebrero de 115,. 4n tercer ; %inal encuentro9 del +3 al 38 de Abril de 115-9 en Palmdale9 Cali%ornia9 Due inclu;ó una importante delegación proveniente de Australia. #s interesante notar como el relatorio de la reunión del 15 de <ebrero de 115, resumió el acuerdo habido con los hermanos 7ieland ; &hort. Primeramente9 ellos reconocieron la contribución sin paralelo de Aones ; 7aggoner en su mensaje sobre la justi%icación por la %e9 ; la relación e/istente entre la nat&rale5a h&mana de )es>s y la justicia por la %e. *a comisión conclu;ó9 sin embargo9 Due #llen 7hite no habría aprobado todas las declaraciones hechas por Aones ; 7aggoner. +. Además9 ella se rehusó a entrar en la controversia sobre el asunto de la naturale@a humana de Cristo. #n esencia9 esos puntos %ueron abordados en el relatorio de la comisión de Palmdale sobre justi%icación por la %e.+, #ntretanto9 algunos teólogos adventistas de Australia desa%iaron la interpretación tradicional de la justi%icación por la %e9 a%irmando Due de acuerdo con la !iblia9 la e/presión dice respecto apenas a la justi%icación9 sin incluir santi%icación. 4na delegación de 11 líderes de la iglesia australiana9 inclu;endo "esmond <ord ; Alw;n &alom9 %ue convidada a discutir la materia en la con%erencia de Palmdale. #sos hombres tuvieron la oportunidad de presentar sus puntos de vista sobre justi%icación por la %e ; la naturale@a humana de Cristo. Ruedó claro Due nadie dudaba de la relación directa entre ambas. #n la sesión Due trató de la humanidad de Cristo9 el relatorio sinteti@ó las conclusiones de la comisión con%orme estos tFrminosG 9'. K&e Cristo era4 y a&n es4 el Dios-Hombre E la &nión de la #erdadera Di#inidad y de la #erdadera h&manidad. 9,. K&e Cristo e@perimentó toda la e@tensión de las tentaciones4 con riesgo de fracaso y p$rdida eterna. 9(. K&e Cristo #enció la tentación4 apropiándose >nicamente de aJ&ellas pro#isiones J&e Dios dispone para la familia h&mana. 91. K&e Cristo #i#ió en perfecta obediencia a los mandamientos de Dios y J&e Ml era sin pecado. 95. K&e por *& #ida y m&erte e@piatoria hi5o posible J&e los pecadores f&esen &stificados por la fe y4 por lo tanto4 considerados &stos a la #ista de Dios. 96. K&e por la fe en el acto redentor de Cristo4 no apenas la posición de la persona delante de Dios p&ede ser cambiada4 sino tambi$n s& carácter4 mientras crece en la gracia y obtiene la #ictoria tanto sobre las tendencias hereditarias como sobre las c&lti#adas para el mal. 2sa e@periencia de &stificación y santificación prosig&e hasta la glorifica\_o;.,6 #l relatorio cita las declaraciones de #llen 7hite más %avorables a la posición tradicional9 en%ati@ando la participación de Cristo en la naturale@a caída del hombre ; &u vida inmaculada. Pero9 naturalmente9 los participantes de esa con%erencia no eran unánimes con respecto a las interpretaciones de esas declaraciones. #n realidad9 tanto estaban presentes allí muchos de%ensores de la posición póst$ lapsariana como de la prF$lapsariana. Así9 el relatorio de la con%erencia no tomó posición sobre ese tema9 pero %inali@ó con un apelo por la unidad ; ánimo para el proseguimiento de ese estudio en un espíritu de tolerancia de ambas partes. #n e%ecto9 eso ;a no era más una cuestión de decidir cual de las dos interpretaciones estaba correcta9 sino simplemente reconocer Due los dos di%erentes puntos de vista e/istían. #sos desvíos de las doctrinas %undamentales como justi%icación por la %e ; la naturale@a humana de Cristo9 %ueron considerados por algunos como evidencia de una aguda crisis teológica en el seno de la glesia

Pág. 185 Adventista. *a obra de :eo%%re; A. Pa/ton9 :he *ha?ing of 7d#entism 0#l Abalo del Adventismo29 representa claramente la opinión de aDuellos Due acompaEaron las discusiones de la con%erencia de Palmdale del lado de a%uera.+5 Oistas del lado de adentro9 Arthur *ero; 6oore9 un teólogo adventista9 llegó a la misma conclusión en su tesis doctoral publicada en 11)89 bajo el título :he :heology Crisis 0*a Crisis de la Jeología2+) 6oore re%uta sistematicamente las nuevas interpretaciones de los >re%ormistas? ' como Fl los llamó ' sobre la justi%icación por la %e ; la naturale@a humana de Cristo9 basadas en las presentaciones de <ord en la Con%erencia de Palmdale.+1 (as isertaciones de Ford en la .on!erencia de Palmdale.+ #ntre los delegados australianos a la Con%erencia de Palmdale9 en Abril de 115-9 estaba un in%lu;ente teólogo por nombre "esmond <ord9 Due enseEa en el Colegio Adventista de Avondale9 en su país natal. Por aEos <ord había propagado sus ideas sobre la doctrina de la justi%icación por la %e9 declarando Due la iglesia había anulado esa enseEan@a al recha@ar la doctrina del pecado original. <ord escribióG 92so... dio origen a tres here ías relacionadas= a. J&e el e#angelio incl&ye santificación así como &stificaciónR b. J&e Cristo tomó la caída nat&rale5a de 7dánR y c. J&e la N>ltima generaciónO debe desarrollar caracteres perfectos antes de la #&elta de Cristo;.(0 Como esas ideas se habían dispersado ampliamente por los #stados 4nidos9 era deseable Due <ord las presentase a la Comisión de la Austi%icación Por la <e9 para llegar9 si %uese posible9 a una declaración o%icial. Así le %ue dada a <ord la oportunidad de presentar tres documentos en la con%erencia de Palmdale. #l primero era 92l 7lcance y los "ímites de la 2@presión <a&lina N)&sticia <or la GeO;I el segundo9 N"a Delación 2ntre la 2ncarnación y la )&sticia <or la GeOR y el tercero4 N2llen 3. White y la )&sticia <or la GeO. <ord asumió posición semejante a la encontrada en K&estion on Doctrine43+ pero su colocación era bien más de%inidaG 9Cristo tomó la nat&rale5a impecable de 7dán4 pero no s& f&er5a. Ml as&mió n&estra debilidad pero no n&estra pecaminosidad. Ml podría haber pecado4 pero no lo hi5o;.(( A partir de esa Cristología9 <ord desarrolló su doctrina de la justi%icación por la %e9 en el sentido de una transacción puramente legal9 limitada a la justicia imputada. L escribióG 9<ara colocarla a&n de otra forma4 &stificación4 y no santificación4 es la &sticia por la fe del P&e#o :estamento4 y tal &sticia es el don del encarnado4 cr&cificado y res&rrecto *eLor;.(1 #sa enseEan@a de una justicia puramente legal llevó a <ord ; a sus seguidores a una %orma de adventismo evangFlico93, Due tendía a subestimar la importancia de la obediencia como condición de salvación9 o%reciendo una remisión sin temor de un ju@gamiento por venir9 ; negaba todo el signi%icado pro%Ftico del evento de 1)...3- #sas conclusiones e/tremadas están en armonía lógica con sus suposiciones9 pero en radical oposición a la Cristología adventista tradicional ; al mensaje de la justi%icación por la %e proclamada en 1))). =o admira Due la reacción a esas opiniones %uese inmediata. ,erDert &. ouglass Rea!irma la .ristolog/a Tradicional.+ "espuFs de la impresión de su primera lección de la #scuela &abática para el primero trimestre de 115.9 "ouglas %ue reDuisitado a preparar los originales para el segundo trimestre de 1155. Hl llamó ese trabajo )es>s4 el Hombre-Aodelo. #sa %ue una secuencia lógica a las precedentes lecciones sobre 2l )&sto )es>s. *os originales de las lecciones siempre son sometidos a e/amen por una comisión mundial responsable por la mantención del contenido doctrinario9 en armonía con los principios de la iglesia. #l segundo original encontró alguna oposición9 pero el "epartamento de la #scuela &abática de la

Pág. 18) Con%erencia :eneral aprobó su publicación9 a despecho de las críticas.35 #l tema dominante de esas lecciones puede ser sinteti@ado por esta declaración de #llen 7hite9 citada en la introducción generalG 9Debemos mirar para el hombre Cristo )es>s4 J&e es completo en la perfección de la &sticia y santidad. Ml es el 7&tor y Cons&mador de n&estra fe. Ml es el hombremodelo. *& e@periencia es la medida de la e@periencia J&e tenemos J&e obtener. *& carácter es n&estro modelo... Aientras "o contemplamos y meditamos en 2l4 Ml será formado interiormente;.(! <iel al concepto básico de la Cristología adventista tradicional9 "ouglass repitió Due 9)es>s4 el Carpinteiro de Pa5aret4 #ino a este m&ndo y aceptó Nlos res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad;. Ml estaba Ns& eto a la debilidad de la h&manidad... para herir la batalla en J&e cada ser h&mano precisa empeLarse4 con riesgo de fracaso y p$rdida eternaO;. (% Apo;ándose constantemente en la enseEan@a de #llen 7hite9 "ouglass se grati%icaba en a%irmar Due la victoria de Cristo sobre el pecado puede ser tambiFn la nuestra. 9Como &no de nosotros4 Ml tenía J&e dar &n e emplo de obediencia... Cristo soportó cada pr&eba a la J&e estamos s& etos4 y no e erció en *& propio fa#or ning>n poder J&e no nos sea libremente ofrecido... *& #ida testifica de J&e es posible tambi$n a nosotros obedecer la ley de Dios;.10 9*i Dios h&biese #enido a la :ierra apenas pareciendo ser &n hombre4 *& desempeLo no habría respondido a las ac&saciones de *atanásR la c&estión no era lo J&e Dios podría hacer4 sino si el hombre podría g&ardar la ley y resistir al pecado;. 1' #n apo;o a sus convicciones9 Fl citó la declaración de #llen 7hite de Due Nla #ictoria y la obediencia de Cristo son aJ&ellas de &n #erdadero ser h&mano. 2n n&estras concl&siones4 cometemos m&chos eJ&í#ocos a ca&sa de n&estros erróneos p&ntos de #ista sobre la nat&rale5a h&mana del *eLor. C&ando le conferimos a *& nat&rale5a h&mana &n poder J&e no le es posible al hombre disponer en s&s conflictos con *atanás4 destr&imos la perfección de *& h&manidad;.1, <uera de las lecciones de la #scuela &abática9 "ouglas tambiFn publicó una especie de comentario sobre las diversas lecciones9 en conjunto con *eo Oan "olsonG )es>s E 2l <&nto de Deferencia de la H&manidad..3 Para "ouglass9 AesBs %ue no apenas el 9Hombre-Aodelo;4 sino tambiFn 92l <&nto de Deferencia de la H&manidad; . #n otras palabras9 la medida de lo Due podemos volvernos por la gracia de "ios en Aesucristo. "ouglass ;a había desarrollado ese tema en un capítulo del libro <erfección4 "a Hmposibilidad <osible9 publicado en 115,... !ajo el título 2l A&estrario de la 3racia de Dios9 "ouglass rea%irmó la enseEan@a de los pioneros ; de #llen 7hite9 cu;os escritos citó pro%usamente. Hl se alegraba tambiFn al reconocer Due proeminentes teólogos como Parl !arth ; #mil !runner9 los cuales9 como Fl9 habían demostrado Due la participación de AesBs en el estado de la caída naturale@a humana9 era no apenas una verdad cristológica9 sino una realidad soteriológica de gran importancia. #n la óptica de "ouglass9 la per%ección cristiana es posible apenas en la e/tensión del reconocimiento de Due Aesucristo mismo participó de la naturale@a del hombre pecaminoso. Hl es e/plicitoG 9De ning>n modo 2llen White menospreciaría el tri&nfo de )es>s y le emprestaría soporte a la gran here ía de J&e la nat&rale5a h&mana del *eLor era la de 7dán antes de la caída E e@centa de los riesgos y de la degeneración del pecado;.15 =aturalmente9 "ouglass no estaba solo al recordar cual era el %undamento de la Cristología adventista desde el comien@o del movimiento. Ktras voces tambiFn %ueron oídas9.- tales como la de Penneth H. 7ood9 editor$je%e del órgano o%icial de la iglesia9 la De#ieF and Herald. Uenneth ,. Wood .on!irma la .ristolog/a Tradicional.+ Penneth H. 7ood9 actualmente presidente de los "epositarios de #llen :. 7hite9 %ue editor de la De#ieF and Herald de 11-- a 11)+. Hl no e/presó directamente sus puntos de vista sobre el problema

Pág. 181 de la naturale@a humana de Cristo hasta 11559 cuando publicó tres editoriales paralelamente a las lecciones de la #scuela &abática del segundo trimestre9 tratando de )es>s4 el Hombre-Aodelo. #l primero surgió el , de 6a;o de 11559 sincroni@ado para coincidir con el estudio de las lecciones preparadas por Herbert "ouglass. 7ood consideraba esas lecciones como 9siendo de e@cepcional #alor;. 92sas lecciones de la 2sc&ela *abática enfati5aban J&e )es>s satisfi5o plenamente cada calificación necesaria para la misión de sal#ar la h&manidad perdida. 2@cept&ándose *& absol&ta p&re5a4 )es>s se identificó completamente con la ra5a h&mana 0Oer #llen :. 7hite9 Carta 159 de 1)5)2?..5 9Aas ahí;4 observó 7oods9 9no todos los cristianos E a&n los ad#entistas del s$ptimo día E conc&erdan con la interpretación de esas y otras inspiradas declaraciones;. 1! 2so J&edó demostrado en la Conferencia de <almdale donde4 de ac&erdo con el relatorio4 los participantes J&edaron di#ididos entre aJ&ellos J&e sostenían el p&nto de #ista acerca de la nat&rale5a perteneciente a la pecaminosa h&manidad4 como heredada por Cristo4 y aJ&ellos J&e creían J&e *& nat&rale5a había sido la de la h&manidad impecable;.1% 7ood creía Due los adventistas habían sido comisionados por "ios para e/altar a Cristo. 962stán ellos haciendo eso8 Po tan plenamente como debieran. Q tal #e5 &na ra5ón para eso sea J&e por aLos m&chos miembros y ministros han recelado anali5ar la h&manidad de Cristo4 por miedo de parecer irre#erentes y hacer a )es>s totalmente h&mano +lo J&e Ml no f&eR n&estro *eLor tambi$n era di#ino.. 2llos J&edaban transtornados c&ando alg&nos miembros de la iglesia y líderes predicaban el Cristo del ad#entismo histórico4 el Cristo J&e #i#ió como nosotros tenemos J&e #i#ir4 J&e f&e tentado como nosotros lo somos4 J&e #enció como nosotros tenemos J&e #encer4 y J&e prometió #i#ir en nosotros por *& *anto 2spírit& +&niendo n&estra nat&rale5a h&mana con *& nat&rale5a di#ina.;.50 7ood e/presó su satis%acción en estos tFrminosG 97sí4 estamos felices porJ&e el Departamento de la 2sc&ela *abática de la Conferencia 3eneral4 a tra#$s de las lecciones trimestrales4 está lle#ando al m&ndo a contemplar demorada y firmemente a )es>s. Creemos J&e como res&ltado de esas lecciones sobre la #ida y ministerio de )es>s4 habrá mayor pro#echo para cada creyente4 y entendemos J&e f&e creado &n clima de apert&ra en el c&al el est&dio p&ede propiciar aspectos de la 2ncarnación J&e precisan ser comprendidos integralmente4 antes J&e el mensa e del tercer ángel p&eda dilatarse hasta el alto clamor;.5' #n los meses Due se siguieron a esos editoriales9 %ue publicado el libro de #dward Heppenstall9 2l Hombre K&e 2s Dios4 y cu;o subtítulo decíaG 9/n 2st&dio *obre la <ersona y la Pat&rale5a de )es>s4 Hi o de Dios e Hi o del Hombre.; 5, Hablaremos más tarde sobre su contenido9 pero Dueremos destacar aDuí Due las dos editoriales salidas de la pluma de Penneth 7ood al %inal del aEo9 tenían relación con la publicación de ese libro. #n respuesta a los argumentos de Heppenstall9 7ood rea%irmó su posición el ++ de "iciembre de 11559 en un editorial titulado 92l Don *&premo;. 7ood primeramente e/presó su gratitud a "ios por ese don Due e/cede todo entendimento. 92l aspecto espantoso de la historia de Cel$n es J&e el infinito Dios #endría a este m&ndo y se &niría a la ra5a h&mana;.5( 9Y<ero4 más admirable a&n J&e el hecho de Dios Hi o #enir a habitar con la h&manidad4 es la #erdad de J&e Ml #ino a morar con la h&manidad pecadoraZ NHabría sido &na casi infinita h&millación para el Hi o de Dios4 re#estirse de la nat&rale5a h&mana a&n c&ando 7dán permanecía en s& estado de inocencia4 en el 2d$n. <ero )es>s aceptó la h&manidad c&ando la ra5a había sido debilitada por c&atro mil aLos de pecado. Como c&alJ&ier hi o de 7dán4 aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad. "o J&e estos res&ltados f&eron4 se manifiesta en la historia de *&s ancestrales terrestres. Bino con esa hereditariedad para compartir n&estros dolores y tentaciones4 y dar-nos el e emplo de &na #ida impecable.+2l Deseado de :odas las 3entes=1%.T?.,.

Pág. 118 #n su segundo editorial9 7ood e/plicó cómo AesBs pudo vivir sin pecar mientras estaba en carne humana pecaminosa. Ciertamente9 seEaló Fl9 eso 9desafía la fe y la ra5ón4 pero no osamos recha5ar la #erdad meramente porJ&e no podemos comprenderla o e@plicarla;.55 Ktros aspectos de la #ncarnación son tambiFn un misterio9 sin embargo9 nosotros los aceptamos ' tales 9como la nat&rale5a di#ina y la nat&rale5a h&mana podrían combinarse en &na <ersona;.56 7ood advirtió contra dos peligrosas conclusiones Due algunos e/traían de la declaración de Due Cristo tomó la naturale@a pecaminosa del hombre. PrimeraG 9J&e eso hi5o a Cristo apenas h&mano y no di#ino.; &egundaG 9J&e )es>s f&e a ca&sa de eso mac&lado por el pecado o t&#iese inclinación para $l;.57 7ood citó #llen 7hite contra esos puntos de vistaG > P&nca4 de modo alg&no4 de en la más le#e impresión sobre mentes h&manas de J&e había en Cristo &na mancha o inclinación para la corr&pción4 o J&e Ml4 de alg&na forma4 cedió a la tentaciónO. 0Jhe &"A !ible Coomentar;9 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. ,9 pág. 11+)2.?,) "e hecho9 7ood declaróG 9'. :omar la nat&rale5a pecaminosa del hombre no contaminó o manchó a Cristo. ,. )es>s f&e totalmente leal a *& <adre y contrario a la rebelión4 J&e es la #erdadera esencia del pecado;.5% 7ood justi%icó la primera declaración con la siguiente e/plicaciónG 9Poten lo J&e acontecía c&ando )es>s tocaba los leprosos. 6G&e Ml contaminado por tocarlos8... Po4 en l&gar de eso4 los leprosos es J&e f&eron p&rificados;. 9C&ando la Di#inidad toca la h&manidad4 2lla no es contaminadaR en #e5 de eso4 la h&manidad es bendecida4 c&rada y p&rificada;. Cristo nació del #spíritu9 ; cuando Hl &e unió a la pecaminosa naturale@a humana9 9por el hecho de haberla tomado4 la p&rificó de toda s& inherente depra#ación;.60 Cuanto a la segunda declaración9 7ood e/plicó Due ningBn tra@o de rebelión %ue encontrado en AesBs. 9Ml siempre estaba en completa armonía con la #ol&ntad y la ley de *& <adre... )es>s di o de *í mismo= NBiene ahí el príncipe de este m&ndoR y $l nada tiene en AiO +)&an '1=(0.. Q tambi$n= N... no proc&ro Ai propia #ol&ntad4 y4 si4 la de aJ&el J&e Ae en#ióO +cap. 5=(0.. )es>s poseía *& propia #ol&ntad E como todo ser h&mano E pero la sometió a *& <adre E como debería ser con la #ol&ntad de todo aJ&el J&e nace del 2spírit&;.6' 9C&ando se escribe J&e )es>s f&e tentado en todos los p&ntos como nosotros4 sin cometer pecado 0Heb. .G1,29 6a J&i$n describe ese 9nosotros;8;4 pregunta 7oods. 9Ml no se refiere a los paganos4 sino al p&eblo de Dios... :al #e5 se refiera primariamente a los nacidos del 2spírit& 0c%. Auan 3G3$)29 a personas no más dirigidas por la carne y Nen la carneO4 pero espirit&almente cond&cidas y Nen el espírit&O 0ver Rom. )G.$12.?-+ Consecuentemente9 NaJ&ellos J&e son nacidos del 2spírit& p&eden4 a tra#$s del poder de Cristo4 resistir con $@ito cada tentación y ser #ictoriosos en s& l&cha contra el enemigo de s&s almas;.6( Al vivir victoriosamente en la naturale@a humana caída9 9)es>s dio &n e emplo de lo J&e *&s seg&idores p&eden #alerse en s& batalla contra el pecado.; 61 #ncerrando9 7ood e/clamaG 9YK&e mara#illoso Dios nosotros ser#imosZ YK&e mara#illoso *al#ador nosotros tenemosZ YK&e mara#illoso poder está disponible para capacitarnos para #i#ir &na #ida #ictoriosaZ;65 (a .ristolog/a de &dFard ,eppenstall.+ #dward Heppenstall %ue un proeminente pro%esor de %iloso%ia cristiana9 para Duien la teología no era verdaderamente Btil9 a menos Due condujese a un relacionamento con "ios a travFs de Aesucristo. =acido en nglaterra9 Heppenstall enseEó en varias universidades americanas ; en el &eminario Jeológico Adventista del &Fptimo "ía en 7ashington9 ".C.9 a partir de 11,,. #n la 4niversidad Andrews9 en !errien &prings9 6ichigan9 Fl tenía a su cargo las cátedras de teología sistemática ;

Pág. 111 %iloso%ia cristiana. #n 11-59 Fl aceptó el llamado para la 4niversidad de *oma *inda9 Cali%órnia9 para enseEar en el "epartamento de Religión9 donde se Duedó hasta su jubilación en 1158.-A travFs de los aEos9 Heppenstall %ue un %iel colaborador de varios periódicos adventistas9 en particular de Ainistry9 *igns of the :imes y :hese :imes. #l comentario de la segunda epístola a los Coríntios9 en el *D7 Cible Commentary9 procede de su pluma. 6uchos de los libros escritos durante su jubilación9 son dignos de crFditoG I&r High <riest 0=uestro &umo &acerdote29 115+I *al#ation /nlimited 0&alvación limitada29 115.9 Hn :o&ch With 3od 0#n Contacto Con "ios29 115,9 :he Aan Who Hs 3od 0#l Hombre Rue es "ios29 11559 todos publicados en 7ashington9 ".C.9 por la Review and Herald Publishing Association. Hasta donde nuestro tema está envuelto9 Heppenstall detalló su Cristología en el libro :he Aan Who Hs 3od. #sa es tal ve@ el más sistemático abordaje hecho por un teólogo adventista sobre 9la persona y la nat&rale5a de )es>s4 el Hi o de Dios e Hi o del Hombre; 0el subtítulo del libro2. #n Fl son tratados todos los aspectos de la CristologíaG Cristo en la historia humana9 la #ncarnación9 el nacimiento de AesBs9 la doctrina de la ?enosis 0la abdicación de la %orma divina por AesBs al hacerse hombre ; su%rir la muerte29 el centro de la consciencia de Cristo9 Cristo ; el pecado9 la impecabilidad de AesBs9 la tentación de Cristo ; la singularidad de Cristo. Para Heppenstall9 la #ncarnación constitu;e el ma;or milagro de todos los tiempos ; de la eternidad. #lla es verdaderamente el hecho central del Cristianismo. 9*i alg&ien no cree en la 2ncarnación4 entonces es imposible comprender lo J&e la fe cristiana representa;4 67 porDue4 9la s&bstancia de n&estra fe yace en lo J&e Cristo f&e e hi5o4 y no meramente en lo J&e Ml enseLó;. 6! 9"a &nión de lo di#ino y de lo h&mano res&ltó en dos nat&rale5as en &na persona4 )es&cristo. De ahí el t$rmino &sado para )es>s E el Dios-Hombre;.6% Habiendo en%ati@ado el milagroso nacimiento de AesBs9 Heppenstall prosigue a%irmando la per%ecta divinidad de Cristo ; &u per%ecta humanidadI plenamente "ios ; totalmente hombre. Heppenstall creía Due la humanidad de AesBs no era la impecable humanidad de Adán antes de la caída. 9Cristo #ino en la h&milde forma de &n sier#o en *& encarnación4 representando ser#id&mbre4 s& eción4 s&bordinación. Ml as&mió la debilitada nat&rale5a h&mana y no la perfecta nat&rale5a J&e 7dán poseía antes de pecar. )es>s no #ino a la :ierra como &n n&e#o ser h&mano4 creado n&e#amente en poder y esplendor... 2n l&gar de comandar y reinar en poder y ma estad4 oc&pando &n l&gar de honra y preeminencia entre los hombres4 Ml se h&milló a *í mismo. 7nd&#o la senda de la h&millación J&e c&lminó en *& m&erte sobre la cr&5;.70 6ientras Heppenstall di%ería de aDuellos Due a%irmaban Due AesBs tomó la naturale@a de Adán antes de la caída9 tambiFn divergía de los Due le atribuían a AesBs la naturale@a de Adán desp&$s de la caída. Hl veía una di%erencia entre tener una naturale@a pecaminosa ; una naturale@a Due portaba simplemente los resultados del pecado. Kbviamente9 9si la transmisión del pecado es por propagación nat&ral4 entonces )es>s debe haber heredado de Aaría lo J&e todos nosotros heredamos de n&estros padres4 a menos J&e admitamos alg&na forma de doctrina de inmac&lada concepción;.7' Para Heppenstall9 el pecado no es algo genFtico. *o Due los seres humanos heredaron de Adán por el nacimiento %ue un estado de pecado Due separa de "ios9 esto es9 9pecado original;. 92l pecado es &n hecho espirit&al ca&sado por la alienación total de Dios por parte del ser h&mano. Po podemos aplicar esa condición alienada a Cristo. Ml no nació como nosotros4 separado de Dios. Ml era el propio Dios. Ml podría heredar de Aaría apenas aJ&ello J&e sería transmitido gen$ticamente. 2so significa J&e Ml heredó la constit&ción física debilitada4 los res&ltados del pecado sobre el c&erpo4 J&e todos nosotros heredamos. Con referencia a los demás hombres4 ellos nacen sin Dios. :odos los hombres necesitan de regeneración. Cristo no. 7J&í yace la gran diferencia entre Cristo y nosotros;.7, Por Due distinguió el pecado original del proceso genFtico9 Heppenstall pudo a%irmar Due Cristo

Pág. 11+ no tuvo una naturale@a pecaminosa como el resto de la humanidad. <uera de eso9 destacó FlG 92sa 2scrit&ra YRom. )G3Z no dice J&e Dios en#ió a *& Hi o Nen carne pecaminosaO4 sino apenas Nen seme an5aO de ella... *i Cristo h&biese nacido e@áctamente como nosotros4 <ablo no habría escrito Nen seme an5aO4 sino Nen carne pecaminosaO. 2l apóstol es m&y c&idadoso en de ar clara la impecabilidad de la nat&rale5a de Cristo;.7( 9Cristo no nació e@cento de deterioración física. Ml la heredó totalmente de Aaría... Ml estaba físicamente s& eto al declínio de la ra5aR pero &na #e5 J&e el pecado no es transmitido gen$ticamente4 sino como res&ltado de la separación del hombre de Dios4 Cristo nació sin pecado;.71 Al lidiar con el problema de la tentación9 Heppenstall consideró Due Nla posibilidad de ser tentado es la misma para &n ser sin pecado como para &no pecaminoso. 7dán f&e tentado c&ando era &n ser impecable. Ml enfrentó la tentación en la plena f&er5a de &n sistema físico y mental perfecto. <ero Cristo no *e hi5o carne en el perfecto estado en J&e 7dán f&e creado. <ara Cristo4 el poder de la tentación f&e enormemente a&mentado en #irt&d de *& herencia de &na constit&ción física debilitada por 1000 aLos de creciente degeneración de la ra5a. "a posibilidad de ser #encido era m&cho mayor J&e la de 7dán a ca&sa de eso;.75 #n ra@ón de &u con%ian@a en &u Padre celestial ; por el poder del &anto #spíritu9 Cristo triun%ó sobre el pecado. 92n eso Ml es n&estro <adrón perfecto. P&estra &nión con Dios es por la fe y no por n&estros propios esf&er5os. Cristo escogió #i#ir como &n ser h&mano4 en total dependencia de Dios. Pada podría cambiar eso. Ml and&#o con Dios por la fe4 así como tenemos J&e hacerlo;.76 #n conclusión9 alguien puede apreciar el es%uer@o de síntesis intentado por Heppenstall entre la Cristología tradicional ; aDuella enseEada por los autores del libro K&estions on Doctrine. 6ás de una ve@9 Fl declaró Due Cristo había tomado sobre &í9 no la naturale@a de Adán antes de la caída9 sino la naturale@a humana despuFs de .888 aEos de degeneración de la ra@a. &in embargo9 si a%irmamos Due el pecado es meramente un hecho espiritual aparentado con la naturale@a religiosa9 ; no transmitido genFticamente9 somos dejados con un Cristo Due realmente no 9condenó el pecado en la carne;4 la verdadera misión por la cual Hl %ue enviado por "ios para cumplir 9en seme an5a de carne pecaminosa; 0Rom. )G32. #l argumento de Heppensttall tiende a ser más %ilosó%ico Due bíblico9 ; Fl no da ninguna cita de #llen 7hite. #stá evidente por Due9 despuFs de la publicación de :he Aan Who Hs 3od4 Penneth 7ood sintió la responsabilidad de rea%irmar la Cristología adventista histórica en su editorial publicado en la Pascua 1155. *ejos de aclarar el problema de la naturale@a humana de Cristo9 Heppenstall la hi@o más hipotFtica. Recientes descubrimientos genFticos parecen contradecir esa hipótesis. "e acuerdo con la antropología bíblica9 los seres humanos son un todoI ; si los e%ectos del pecado son trans%eribles9 ciertamente lo mismo debería ser verdadero cuanto al pecado como un poder. (a Posici$n de J. R. Spangler SoDre .ristolog/a, -ientras era &ditor de <inistrA%+ AcordFmonos del papel desempeEado por el editor$je%e de Ainistry9 Ro; Allan Anderson9 cuando 9el n&e#o marco histórico del ad#entismo; %ue publicado en 11,-. A. R. &pangler lo sucedió en 11--9 pero Fl encontró mejor ponerse al margen de la controversia Due %ue creciendo en intensidad a travFs de los aEos. #lla alcan@ó tal punto Due muchos encontraron e/traEo Due el editor de Ainistry no se envolviese en el asunto. *a cuestión le %ue colocadaG 96<or J&$ los editores de Ainistry no tienen algo a decir sobre la presente disc&sión a respecto de la nat&rale5a de Cristo y de la &sticia por la fe8 6C&ál es s& posición sobre esos temas8;77 *a rFplica de &pangler %ue %ranca9 directa ; clara. "urante sus 3- aEos de ministerio9 su opinión sobre esos puntos había cambiado. Hl escribióG 97&n ahora4 d&do en responder a tales c&estiones por

Pág. 113 miedo de de ar impresiones erróneas sobre la nat&rale5a del *eLor;. 7! Pero desde el momento en Due no había ninguna declaración de %e votada por la Con%erencia :eneral sobre ese asunto9 Fl se sintió libre para e/presar su punto de vista. 97ntes de la p&blicación de K&estions on Doctrine y de ciertos artíc&los en Ainistry9 yo no le dediJ&$ m&cha atención sobre la e@acta nat&rale5a de Cristo. *implemente creía J&e Ml era DiosHombre y "o presentaba como tal en las campaLas e#angelísticas. D&rante los primeros aLos de mi ministerio4 yo apoyaba firmemente el p&nto de #ista de J&e Cristo tenía tendencias y propensiones para el mal4 &stamente como nosotros. Qo creía J&e Cristo poseía &na nat&rale5a e@áctamente ig&al a la mía4 e@cepto J&e Ml n&nca cediera a la tentación. *in embargo4 en los aLos 504 mientras la iglesia focali5aba la nat&rale5a de Cristo4 mi posición cambió. 7hora era a fa#or de la idea de J&e Cristo f&e gen&inamente hombre4 s& eto a las tentaciones y al fracaso4 pero con &na nat&rale5a h&mana impecable4 totalmente libre de c&alJ&ier tendencia o predisposición para el mal;. 7% Habiendo e/aminado lo Due la !iblia enseEaba sobre la naturale@a humana de Cristo9 &pangler se hi@o preguntas como estasG 96Pació )es>s con &na nat&rale5a corrompida como la mía8 6G&e Ml Napartado del >teroO8 62ra Ml4 por nat&rale5a4 hi o de la ira8 6Decibió in &stos tra5os de carácter por el nacimiento8 6:&#o Ml J&e batallar contra las f&ertes tendencias para el mal con las c&ales nació8 *i así es4 6J&$ tendencias y per#ersiones hereditarias poseía8 6I *& nat&rale5a tenía toda #ariedad4 a&n c&ando n&nca h&biese cedido a ellas8;!0 Algunos elementos contenidos en la carta de #llen 7hite al Pastor !aMer9 hechos pBblicos en K&estion on Doctrine9 de%inieron su posición9 particularmente la declaración 9ni por &n momento h&bo en 2l c&alJ&ier propensión para el mal;.!' Q<ue AesBs realmente como nosotrosC &pangler no estaba solo en su deseo de saber sobre esa %undamental cuestión. Jhomas A. "avis9 editor$asociado de la De#ieF and Herald9 se ocupó del problema ; trató de darle una respuesta a travFs del libro Was )es>s Deally "i?e /s8 0Q#ra AesBs Realmente Como =osotrosC29 publicado en 1151.)+ Thomas %. aEisC 4Jue .esFs 6ealmente Como "osotrosN &i el libro de Heppenstall tuvo la distinción de ser el más completo estudio entre aDuellos Due sustentaban Due AesBs tenía una naturale@a impecable9 el libro de "avis o%recía una interesante alternativa. :racias a sus primeras publicaciones9 la posición de "avis era bien conocida. &u objetivo en ese punto no era repetir su primera postura. #n Q#ra AesBs Realmente Como =osotrosC9 el autor trató9 en ve@ de eso9 de%inir DuiFn era el 9nosotros; a Duien se suponía Due AesBs &e asemejaba. #se %ue el punto central de ese estudio. "avis convida sus lectores a leer atentamente Hebreos +G11$15. #l verso 11 diceG 9Pues tanto lo >ue santiEica como los >ue son santiEicados@ todos vienen de uno sólo . <or eso es J&e Ml no *e a#erg[en5a de llamarlos hermanos;. #l verso 1+ se re%iere más una ve@ a los NhermanosOI en el verso 139 9los hiDos J&e Dios Ae dioR en el verso 1.4 >los hiDos tienen participación com>n de carne y sangre;. #l verso 1- dice Due AesBs vino para socorrer los descendientes de 1braham. He aDuí por Due el verso 15 especi%ica Due AesBs Nen todas las cosas *e hiciese seme ante a los hermanosT. #l autor conclu;e Due 9aJ&ellos J&e son santificados E p&estos a parte como hi os de Dios E son hombres y m& eres J&e4 en res&men4 nacieron de nuevo?.). L aEadeG 9"atente en el t$rmino hermanos está4 tal #e54 &na de las más #itales cla#es de toda la Ciblia para la comprensión de la nat&rale5a h&mana de )es>s. 2l modo por el c&al el t$rmino es &sado en Hebreos ,=''-'7 abre &n #asto campo de e@ploración tanto en las 2scrit&ras como en los escritos del 2spírit& de <rofecía;.!5 A partir de Hebreos +G159 "avis conclu;e Due 9)es>s no *e encarnó en la nat&rale5a com>n de todos los hombres. Ml no #ino a este m&ndo seme ante al hombre en todos los aspectos. "a nat&rale5a h&mana J&e Ml adoptó no era seme ante a aJ&ella de los pecadores no regenerados. *& nat&rale5a h&mana era comFn apenas con la de a>uellos >ue habían e7perimentado un renacimiento espiritual%

Pág. 11. 2ntonces4 c&ando leemos J&e )es>s era4 en todos los aspectos4 seme ante a *&s hermanos4 comprendemos J&e Ml poseía &na nat&rale5a seme ante a la de las personas renacidas;.!6 #sa posición ;a había sido mantenida por otros teólogos adventistas del pasado. "avis se re%iere9 entre otros9 a 7. 7. Prescott9 Due había escrito en uno de sus editoriales Due 9)es>s nació n&e#amente por el 2spírit& *anto... C&ando alg&ien se entrega a Dios y se somete al n&e#o nacimiento del 2spírit&4 entra en &na n&e#a etapa de la e@istencia4 &stamente como )es>s lo hi5o;. !7 #se concepto %ue tambiFn mencionado por Penneth 7ood en su editorial del +1 de "iciembre de 1155.)) #so no signi%ica Due AesBs tuviese Due pasar por un nuevo nacimiento9 aclara "avis. 9)es>s siempre f&e lleno del 2spírit&4 p&ro4 impecable4 totalmente incontaminado por el pecado. De esa forma4 Ml n&nca necesitó de la e@periencia transformadora. 2ntonces4 c&ando &samos el t$rmino con referencia a Ml4 lo hacemos en el sentido acomodati#o4 por no poseermos &n #ocablo me or;.!% 9C&ando describimos la nat&rale5a espirit&al y moral de )es>s como Nnacida de n&e#oO4 no J&eremos transferir la idea de J&e ella sea e@actamente como la nat&rale5a moral y espirit&al de &na persona regenerada. )es>s es el Hombre ideal4 el 7bsol&to en perfección de carácter en todos los aspectos. /na persona regenerada es a&n alg&ien fallo4 de J&ien )es>s está remo#iendo los defectos;.%0 "avis interpretaba Romanos )G3 signi%icando 9J&e hay íntima similariedad entre la h&manidad de Cristo y la n&estra4 pero ellas no son id$nticas. Hay &na sing&laridad en 2l J&e no podría ser encontrada en nadie más;.%' #n el capítulo -9 despuFs de e/aminar algunas declaraciones de #llen 7hite particularmente di%íciles Due alguien las acepte9 "avis llega al 9p&nto central; de su argumento. 9Debemos tener delante de nosotros el concepto alrededor del c&al toda n&estra in#estigación gira= J&e )es>s poseía &na nat&rale5a seme ante a la de &na persona renacida. Ml f&e Nhecho en todo seme ante a *&s hermanosT9 Npero4 sin pecadoO 0Hebreos +G15I .G1,2. Jengamos en mente Due &u naturale@a humana era Nid$ntica a la n&estraO4 %, Due Hl Nas&mió los riesgos de la nat&rale5a h&mana4 para ser probado y tentadoO4%( e Due tomó Nsobre *í mismo n&estra caída nat&rale5aO.%14 %5 9*i eso es #erdad4 si concordarmos J&e )es>s no estaba fingiendo c&ando *e hi5o hombre4 entonces precisamos aceptar el concepto de J&e Ml encontró dific&ltades con *& nat&rale5a h&mana caída4 &stamente como el ser h&mano E &n ser h&mano renacido E las tendría. Hnsistir J&e la nat&rale5a h&mana de )es>s era menos J&e la de &na persona regenerada4 J&e ella era como la de alg&ien no-con#ertido4 es algo imponderable...<or otro lado4 creer J&e *& nat&rale5a era s&perior a aJ&ella de &na persona con#ertida4 es realmente colocarlo sobre la propia h&manidad4 lo J&e es algo ig&almente inadmisible. 2so es rei#indicar para Ml #enta as J&e ning>n ser h&mano p&ede tener4 p&es el n&e#o nacimiento es la más alta etapa espirit&al a la c&al la h&manidad p&ede alcan5ar en s& presente estado;.%6 Para "avis9 AesBs %ue realmente el "ios$Hombre. 9Ml era &n hombre con &na Nnat&rale5a h&mana caída4 J&e f&e Ndegradada y contaminada por el pecadoO4 en &na Ndeteriorada condiciónO con las mismas Ns&ceptibilidadesO mentales y físicas J&e el hombre pecaminoso tiene4 estando s& eto a la Ndebilidad de la h&manidadO4 sin toda#ía Ml mismo ser pecaminoso4 y por lo tanto4 sin c&lpa. Ml era impecable4 inc&lpableR *& #ol&ntad estaba constantemente en concordancia con la de *& <adre;.%7 &l Punto de *ista de William 2. Jonson.+ 7illiam :. Aohnsson %ue indicado para el cargo de editor$je%e de la Adventist Review el + de "iciembre de 11)+. #s importante para nosotros comprender su punto de vista con respecto a la controversia sobre la naturale@a humana de Cristo.1)

Pág. 11, Hl no se envolvió directamente en el debate. &in embargo9 e/presó sus ideas en un libro sobre la epístola a los Hebreos9 publicado en 1151. Hn 7bsol&te Confidence= :he Coo? of HebreFs *pea?s to I&r Days 0#n Con%ian@a AbsolutaG #l *ibro de Hebreos Habla Para =uestros "ías2. 11 #l pre%acio e/plica Due el libro no pretende ser un comentario. 92l propósito de la obra es básico= e@plicar claramente el Nmensa eO de Hebreos y mostrar s& significado para los cristianos hoy;.188 =adie puede e/plicar Hebreos sin hablar de Cristología9 una ve@ Due los primeros dos capítulos a%irman tanto la divinidad como la humanidad de Aesucristo. Aohnsson consideraba Due AesBs era plenamente "ios ; plenamente hombre. &obre &u naturale@a humana9 9el apóstol J&iere J&e estemos totalmente con#encidos de ella VJ&e Cristo *e hi5o n&estro hermanoW. Dealmente4 todo s& arg&mento con respecto a )es>s como *&mo *acerdote celestial se romperá en r&ínas4 si $l no p&ede mostrárselo a la h&manidad. 7sí4 a&n c&ando $l disc&ta más e@tensamente el p&nto en Hebreos ,=5-'!4 retorna a $l más y más #eces;.'0' Pero aun cuando AesBs 9*e identifiJ&e con nosotros;4 eso se hace 9en la base de la5os sang&íneos familiares;. Hl es nuestro hermano de sangre4 Nno por adopción4 sino por nacimiento. Q a&n c&ando *&s orígenes "o coloJ&en m&y distante de n&estros límites4 Ml no *e a#erg[en5a de nosotros4 sino J&e le proclama al /ni#erso re&nido J&e nosotros somos =us hermanos;.'0, #n el capítulo 39 Aohnsson vio los su%rimientos ; las tentaciones de Cristo como garanti@ando 9la gen&inidad de la plena h&manidad de )es&cristo;. '0( Pero Fl creía Due la epístola a los Hebreos no responde a las modernas cuestiones del ámago del debate sobre la naturale@a de AesBs. 92l problema es J&e los escritores del P&e#o :estamento no estaban concientes de la distinción entre nat&rale5a 9pecaminosa; e 9impecable;4 y así no la mencionan. <odemos J&edar pert&rbados c&anto a eso4 pero no ellos. <ara ellos f&e s&ficiente afirmar la realidad de la h&manidad del Hi o y *&s pr&ebas4 la certe5a de *& impecabilidad a tra#$s de todas las tentaciones4 y *& capacidad de ay&dar al cristiano a #encer en la hora de s& pr&eba;.'01 #n una nota e/plicativa9 Aohnsson declaróG 97penas dos #ersos del P&e#o :estamento focali5an directamente el tema de la Nnat&rale5aO de Cristo= Domanos !=( y Gilipenses ,=7. Cada #erso4 sin embargo4 es ambíg&oR así4 los proponentes de ambos lados los &san en los debates;. Aun cuando Aohnsson no se inclinase e/plícitamente para ninguno de los lados de la cuestión en su libro9 sus palabras sugieren Due Fl %avorecía el concepto de la naturale@a humana sin pecado9 como la de Adán antes de la caída9 con%orme sus declaraciones posteriores tambiFn sugieren.18&dFard W. ,. *icPC .esFs@ el Hombre%+ #n 11519 surgió otro libro notable en muchos aspectosG )es>s4 el Hombre4 de autoría de #dward 7. H. OicM. OicM era conocido en los medios adventistas a causa de muchos de sus libros9 como D$ eme 3arant5airle.185 Con diplomas de las 4niversidades de *ondres ; K/%ord9 ; un Ph.". de la Oanderbilt 4niversit;9 OicM dirigía el "epartamento de #studios Religiosos del <orest <ields College9 en =ottingham9 nglaterra9 en la ocasión en Due surgió )es>s4 el Hombre9 en una serie de estudios sobre teología adventista. A su propio estilo9 OicM buscó responder a las numerosas cuestiones Due los teólogos habían levantado sobre el tema de la persona de AesBsG 96K&i$n el p&eblo dice J&e *oy8; !ien naturalmente el problema de la naturale@a humana de AesBs %ue ejerciendo presión sobre OicM. Hl lo aborda en el capítulo -G 9Dealmente4 /n Hombre Berdadero;. #ntonces9 habiendo listado muchas e/presiones similares Due ;acen en la raí@ de la %e cristiana9 OicM destacóG 9Pote J&e esas declaraciones no alegan J&e )es>s4 en todo el alcance de *& persona4 es id$ntico a nosotros. 2llas meramente afirman J&e con respecto a *& h&manidad4 Ml es seme ante a nosotros y J&e eso es esencial. 62sencial a J&$8 /na resp&esta efica5 s&giere J&e la identidade es necesaria para la

Pág. 11sal#ación del hombre. G&e dicho J&e el J&e no es alcan5ado no p&ede ser sal#o. <ara sal#ar &n ser h&mano es preciso ser instr&mental4 >til;.'0! OicM conclu;óG 9Ml es la agencia de la redención h&mana4 por #irt&d de *& h&manidad;.'0% <uera de eso9 9la h&manidad de )es>s es &na confesión de fe. 2lla f&e la pres&posición de fe para los creyentes primiti#os y #ino a ser &na declaración e@plícita como la ocasión lo e@igía4 c&ando4 por e emplo4 la amena5a del docetismo la c&estionaba;.''0 Pero9 obviamente9 no es %ácil hablar acertadamente sobre Aesucristo9 Due es "ios ; Hombre9 9#erdaderamente Dios y #erdaderamente Hombre?9 como el Concilio de Calcedonia *o de%inió. Pero OicM preguntabaG 9C&ando alg&ien dice J&e en )es&cristo4 Dios y el hombre son &no4 6J&$ especie de &nidad eso J&iere significar8; Para comprender esa unidad9 de acuerdo con OicM9 el problema de Aesucristo precisa ser considerado bajo dos puntos de vistaG uno histórico ; otro e/perimental. 6ediante esos dos abordajes9 OicM entonces buscó de%inir la #ncarnación en estos tFrminosG 9"a 2ncarnación significa J&e Dios toma parte de la h&manidad. *ignifica J&e4 a&n c&ando )es>s haya participado de las estr&ct&ras de &na e@istencia h&mana pecaminosa4 como formada por el hombre4 Ml no f&e #encido por tal participación... 7 tra#$s de 2l4 J&e *e entregó4 Dios recibe el m&ndo para *í mismo. :al es el misterio de la gracia de Dios E &n misterio e@perimentado por el creyente c&ando $l enc&entra la fe en Dios4 y participa de la reno#ación de la fe día-a-día. C&ando el hombre pecador abandona a Dios4 Ml desc&bre &n medio de re#elarse al hombre;.'', OicM insistía Due en Cristo 9Dios y el hombre están &nidos. 2l t$rmino NencarnaciónO e@presa &na realidad ob eti#a. 2n )es>s la h&manidad está comprendida4 y Ml *e #ol#ió las primicias4 el paradigma4 el e emplo4 el modelo capa54 el mediador E pero ning>n símbolo es adec&ado... 2l leng&a e J&e no permite J&e )es>s sea realmente Dios y realmente Hombre es totalmente inaceptable;.9Pada debe comprometer la real h&manidad de )es>s. Po podemos permitir hibridación de c&alJ&ier especie;.''( #se era el punto de vista de OicM sobre la humanidad de AesBs. #n cierto sentido9 Fl retorna a la de%inición de #llen 7hiteG 9"a integralidad de *& h&manidad4 la perfección de *& di#inidad4 forman para nosotros &n seg&ro terreno sobre el c&al podemos ser lle#ados a la reconciliación con Dios;.''1 Con el testimonio de OicM9 la dFcada de 1158 se encerró. "urante ese período9 la Cristología de los pioneros %ue con%irmada de muchos modos9 por las autori@adas publicaciones de la iglesia. Con%rontados con esa revigorada enseEan@a tradicional9 aDuellos Due se le oppnían trataron varias %órmulas concesivas envolviendo una posición intermediaria9 como la clave de la naturale@a humana de Cristo9 o simplemente decidieron convivir con ambas posiciones. #sa tendencia culminó en Aunio de 11),9 con la simultanea publicación en Ainistry de las dos interpretaciones opuestas. Notas H re!erencias.+ 1. Jhomas A. "avis9 <rel&des to <rayer 0PrelBdios a Kración2 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 118-29 pág. 3.-. +. [[[[[[[9 Domans for the 2#ery-Day Aan 0Romanos Para el Hombre de Cada "ía2 02 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11512. 3. #ric Claude 7ebster9 en Crossc&rrents in 7d#entist Christology9 hi@o un pormenori@ado estudio de la Cristología de Herbert #. "ouglass 0págs. 3.5$.+)2. .. Herbert #. "ouglass9 :he H&manity of the *on of 3od Hs 2#erything to /s9 Review and Herald9 +3 de "iciembre de 1151. ,. [[[[[[[9 )es>s *hoFed /s the <ossible4 Review and Herald9 38 de "iciembre de 1151. -. [[[[[[[9 :he Demonstration :hat *ettles 2#erything9 Review and Herald9 - de #nero de 115+. 5. Hbidem. ). Hbidem.

Pág. 115 1. Oer Why the 7ngels *ang4 Review and Herald9 +1 de "iciembre de 115+I 2mman&el4 3od With /s4 +8 de "iciembre de 1153I :he Aistery of Aanger9 11 de "iciembre de 115.. 18. Herbert #. "ouglass para !runo 7. &teinweg9 #nero de 11)-9 en :he Doctrine of the H&man Pat&re of Christ 7mong 7d#entists *ince 11,89 pág. 1+. 11. [[[[[[[9 en Ainistry9 <ebrero de 115+. 1+. Hbidem. 13. K&estion on Doctrine4 pág. -,8. 1.. Ainistry4 *&pplement9 <ebrero de 115+9 pág. ,. 1,. :ordon H. H;de9 en la De#ieF and Herald9 +8 de Agosto de 115.. 1-. *ecciones de Adultos de la #scuela &abática 0:rantham9 #ng.G &tanborough Press *td.9 115329 primer trimestre de 115.9 pág. 3. *as re%erencias de las cinco siguientes notas de pie de página %ueron reimpresas en esa %uente. 15. Hbidem. 1). #. :. 7hite9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +-59 +-). 11. Hdem4 pág. +.5. +8. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. 115. +1. [[[[[[[9 De#ieF and Herald9 +5 de &eptiembre de 118-. ++. Oer Ain&tes of the Dighteo&sness by Gaith Committee9 <ebrero de 115,. +3. Robert A. 7ieland and "onald P. &hort9 '((( 6e+#7aminado4 re#ised and &pdated 0*eominster9 6ass.G #use; Press9 nc.9 11)52. +.. 7ieland4 2llen 3. White4 2ndorsements of the '!!! Aessage4 as Cro&ght Cy )ones and Waggoner 0&t. 6aries9 dahoG *6= Publishing2. +,. De#ieF and Herald4 +5 de 6a;o de 115-. +-. bidem. +5. :eo%%re; A. Pa/ton9 :he *ha?ing of 7d#entism 07ilmington9 "el.G Nenith Publishers9 nc.9 11552. Oer <rit@ :u; en *pectr&m9 Aulio de 115)9 págs. +) a -8. Oer tambiFn "avid P. "u%%ie9 :heological Hss&es Gacing the 7d#entist Ch&rch 0:rand Jerrace9 Cali%.G 115,2. +). Arthur *ero; 6oore9 :heology in Crisis= 7 *t&dy of Dighteo&sness by Gaith 0Amarillo9 Je/.G &outhwestern Pub. Co.9 11)82. +1. Con respecto a la naturale@a humana de Cristo9 ver 6oore9 págs. +.+$+1+. 38. Hdem4 pág. +39 nota 1. 31. AacM ". 7alMer9 Doc&ments Grom the <almdale Conference on Dighteo&sness by Gaith 0:oodlessville9 Jenn.G 115-2. 3+. Hdem4 págs. 3-$.1I K&estions on Doctrine4 págs. -.5$--8. 33. "esmond <ord9citadoen:illian <ord9JheHuman=atureo%Christin &alvation9págs.)$1. 3.. "esmond<ord9"ocuments<romthe PalmdaleCon%erenceonRighteousnessb;<aith9pág.3-. 3,. #l periódico 2#ang$lico9 publicado por los estudiantes de la Andrews 4niversit; seguidores de <ord9 es un ejemplo. Hl sistematicamente colocaba en oposición >el adventismo evangFlico contra el adventismo tradicional?. 3-. Oer el documento de "esmond <ord presentado en la Con%erencia de :lacier Oiew9 Colorado9 en Agosto de 11)8. 35. &teinweg 0pág. 1+2 menciona los nombres de aDuellos Due aprobaron la publicación del manuscrito por "ouglassG Prs. Pierson9 Rampton9 =igri9 #va9 H;de9 *esher ; "ower. #sa no %ue una aprobación de la tesis de "ouglass con respecto a la naturale@a humana caída asumida por Cristo9 sino una aceptación de su publicación en las lecciones de la #scuela &abática9 en armonía con el espíritu de la Con%erencia de Palmdale. *a opinión contraria %ue presentada en las lecciones del primer trimestre de 11)3. Oer nuestro capítulo 139 págs. 15,$15-. 3). :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 59 pág. 158. Citado por Herbert "ouglass9 )es>s4 el Hombre-Aodelo9 "ecciones de 7d&ltos de la 2sc&ela

Pág. 11) *abática4 segundo trimestre de 11559 pág. 3. 31. #. :. 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. +.. Citado en "ouglass9 :rimensario. .8. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. +.. Citado en "ouglass9 :rimensario. .1. "ouglass9 )es>s4 el Hombre-Aodelo9 lección +9 sección -. 3). :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 59 pág. 1+1. Citado en "ouglass9 )es>s4 Hombre-Aodelo. .3. Herbert #. "ouglass9 )es>s4 el <&nto de Deferencia de la H&manidad 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 11552. .. Herbert #. "ouglass9 #dward Heppenstall9 Hans P. *aRondelle9 C. 6erw;n 6a/well9 <erfección4 "a Hmposibilidad <osible 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 11552. Oer págs. 3,$.,. .,. Hdem4 pág. .+. .-. A . Aohn Cli%%ord ; Russell R. &tandish9 Conceptos Conflicti#os sobre la )&stificación <or la Ge 0Rapidan9 Oa.G Hartland nstitute Publications9 115-2I Robert A. 7ieland9 6Cómo Podría Cristo =er 9nocente Como un IebéN Q 7lg&nas C&estiones Con Despecto a la Pat&rale5a de Cristo 9 segunda edición 0Chula Oista9 Cali%.G 11552I Albert H. Klesen9 <ensando Correctamente *obre la 2ncarnación 0Platina9 Cali%.G 4nwalled Oillage Publishers9 11552. .5. Penneth H. 7ood9 )es>s4 el Dios-Hombre9 De#ieF and Herald9 , de 6a;o de 1155. .). Hdem9 pág. 1+. .1. Degistros de la Comisión de <almdale *obre la )&sticia <or la Ge4 pág. 1. Oer De#ieF and Herald9 , de 6a;o de 1155. ,8. 7ood. ,1. Hbidem. ,+. #dward Heppenstall9 2l Hombre K&e es Dios 07ashington9 ".C.= De#ieF and Herald4 +5 de 6a;o de 115-. ,3. 7ood9 en la De#ieF and Herald9 ++ de "iciembre de 1155. ,.. Hbidem. ,,. [[[[[[[9 en De#ieF and Herald4 +1 de "iciembre de 1155. ,-. Hbidem. ,5. Hbidem. ,). Hbidem. ,1. Hbidem. -8. Hbidem. -1. Hbidem. -+. Hbidem. -3. Hbidem. -.. Hbidem. -,. Hbidem. --. Oer 7ebster9 págs. +.)$3.-. -5. Heppenstall9 pág. +1 -). Hdem4 pág. +,. -1. Hdem4 pág. ++. 58. Hdem4 pág. 5.. $ 51. Hdem4 pág. 1+-. 5+. Hbidem. 53. Hdem4 págs. 13-$135. 5.. Hdem4 pág. 13). 5,. Hdem9 pág. 1,.. 5-. Hdem4 pág. 1-+. 55. A. R. &pangler9 en Ainistry4 Abril de 115).

Pág. 111 5). 51. )8. )1. )+. Hbidem. Hbidem. Hdem4 pág. +3. Hbidem. Jhomas A. "avis9 6G&e )es>s4 Dealmente4 Como Posotros8 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11512. )3. Hdem4 pág. ++ 0itálicos suplidos2. ).. Hdem4 pág. +. 0itálicos suplidos2. ),. Hdem4 pág. +,. )-. Hdem4 págs. 38$31. )5. Hdem4 pág. 3+. )). 7ood9 en De#ieF and Herald4 +1 de "iciembre de 1155. Oer nuestro capítulo 1+. )1. "avis9 6G&e )es>s4 Dealmente4 Como Posotros84 pág. 3,. 18. Hdem4 pág. 35. 11. Hdem4 pág. .-. 1+. #llen :. 7hite9 6anuscrito 1.9 1)13. 13. #llen :. 7hite9 *igns of the :imes9 + de Agosto de 118,. 1.. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. 11+. 1,. "avis9 6G&e )es>s4 Dealmente4 Como Posotros89 pág. ,3. 1-. Hbidem. 15. Hdem4 pág. 15. 1). "espuFs del día , de #nero de 115)9 la De#ieF and Herald pasó a denominarse 7d#entist De#ieF. 11. 7illiam :. Aohnsson9 2n 7bsol&ta Confian5a= 2l "ibro de Hebreos Habla <ara P&estros Días 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 11512. 188. Hdem4 pág. 11. 181. Hdem4 pág. ,,. 18+. Hdem4 pág. ,5$,). 183. Hdem4 pág. -1. 18.. Hdem4 pág. -3$-.. 18,. Hdem4 pág. 539 nota 11. 18-. Oer nuestro capítulo 1.. 185. #dward 7. H. OicM9 D$ eme 3aranti5arle 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Publ Assn.9 11-)2I )es>s4 el Hombre 0=ashvilleG &outhern Pub. Assn.9 11512. 18). [[[[[[[9 )es>s4 el Hombre9 pág. ,3. 181. Hdem4 pág. ,.. 118. Hdem4 pág. ,5. 111. Hdem4 pág. 13. 11+. Hdem4 pág. 1.. 113. Hdem4 págs. 1.$1,. 11.. #llen :. 7hite9 Carta 3,9 de 1)1.. Citada en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 Comentarios de #llen :. 7hite9 vol. 5$A9 pág. .)5. Capítulo '0 &( %)2& & (% .ONTRO*ORS#% "espuFs de más de +, aEos de controversia sobre la naturale@a humana de Cristo9 era de esperarse un período de distensión. Pero9 al contrario9 la intensidad de la discusión se %ue elevando en un crescendo en el período comprendido entre 11)8 ; 11),.

Pág. 1+8 6ientras la Cristología tradicional estaba ganando popularidad9 la nueva teología parecía estar perdiendo %uer@a ; sus proponentes procurando nuevos argumentos. #n%rentando hasta las críticas más contundentes9 los de%ensores de la nueva teología se es%or@aron por armoni@ar ambas posiciones contrarias9 como si ellas %uesen de igual valor ; mFrito. )n .eloso e!ensor de la .ristolog/a Tradicional.+ Como ;a mostrado9 7ieland ; &hort %ueron los primeros a alertar la iglesia sobre las nuevas interpretaciones concernientes a la persona ; obra de Cristo.1 Para estudiar el asunto9 la Con%erencia :eneral escogió una comisión especial cu;as conclusiones %ueron publicadas en el relatorio de la Con%erencia de Palmdale9 despuFs de muchas reuniones. Jotalmente insatis%echo con los resultados9 7ieland procuró aclarar el asunto a travFs de la publicación9 en 11559 de un libro titulado 6Cómo <&do Cristo *er Hnocente Como &n Ceb$8 + #n 11519 Fl escribió nuevamente para responder cuestiones complementares relacionadas a la Cristología tradicional.3 Habiendo sido un misionero9 7ieland era bien versado en asuntos a%ricanos. Hl %ue convidado a volver a `%rica con el especí%ico propósito de preparar allí una variedad de libros para suplir las necesidades espirituales de los cristianos de la región subsaariana. La en `%rica9 Fl publicó en 11)19 entre otros libros9 un estudio de la naturale@a humana de Cristo denominado 2l 2lo Doto.. #n el pre%acio9 7ieland declaró Due el propósito de su libro era 9tratar de aclarar las aparentes o supuestas contradicciones sobre la c&estión de la h&manidad de Cristo. "a total di#inidad de Cristo es f&ndamental y se espera J&e sea comprendida. P&estro >nico problema en disc&sión aJ&í es Dué especie de humanidad Cristo tomó o asumió en =u encarnación% K&e Ml ret&#iera *& plena di#inidad en la encarnación no es ni minimamente c&estionado;.5 7ieland reconoció Due parecía haber algunas contradicciones en muchas declaraciones de #llen 7hite sobre la naturale@a de Cristo. 9<ero c&ando s&s declaraciones son est&diadas dentro del conte@to4 los paradoDos demostraron J&e ella lle#ó m&y en serio s&s conse os sobre Nser c&idadoso4 e@tremamente c&idadoso4 c&ando tratar de la nat&rale5a h&mana de CristoO. 2lla no se omite sobre el as&nto y ni nosotros deberíamos hacerloR y porJ&e $l significa Ntodo para nosotrosO4 Nla corriente dorada J&e liga n&estras almas a Cristo4 y a tra#$s de Cristo a DiosO4 no p&ede haber ning>n elo roto en esa corriente;.6 Para 7ieland 9probablemente la más clara y más bella presentación de Cristo como NDios con nosotrosO4 desde los tiempos apostólicos4 es encontrada en el mensa e de '!!! sobre la &sticia de Cristo.; Pero ese mensaje contenía piedra de tropie@o para muchos Due temían Due la inocencia de Cristo pudiese ser violada. 7ieland declaraG 9"os mensa eros de '!!! s&stentaban J&e la &sticia de Cristo f&e por Ml #i#ida en &na nat&rale5a h&mana id$ntica a la n&estra4 y J&e c&ando el p&eblo de Dios #erdaderamente comprenda y reciba esa N &sticia por la feO4 serán capaces de #encer como Cristo #enció;.7 7ieland presentó 3+ cuestiones ; las respondió con la #scritura ; las declaraciones de #llen 7hite. Primeramente9 7ieland mostró Due no ha; ninguna contradicción en la !iblia con re%erencia a la naturale@a humana de Cristo.) #ntonces demostró Due #llen 7hite nunca se opuso a la enseEan@a de 7aggoner o Aones sobre ese asunto.1 Prosiguió entonces mostrando Due la carta escrita a !aMer en 1)1, no tenía la intención de desacreditar los puntos de vista de esos predicadores. 18 &u análisis de algunas declaraciones contenidas en la carta !aMer reveló Due ellas no eran contrarias a las enseEan@as de #llen 7hite.11 7ieland respondió a algunas series de preguntas de personas Due9 comprensiblemente9 no aceptaban la noción de Due AesBs podría haber vivido una vida e/centa de pecado en una naturale@a

Pág. 1+1 humana caída. Hl no apenas colocó en su debido conte/to algunas citas contenidas en K&estions on Doctrine9 sino tambiFn re%utó ciertas declaraciones eDuivocadas tales como la de Due 9)es>s as&mió &na nat&rale5a h&mana impecable;4 destacando Due 9la propia 2llen White nunca DamBs escribió tales palabrasR ellas f&eron >nicamente s&posiciones de los editores;. ', #n resumen9 ese estudio contenía respuestas detalladas a muchas de las cuestiones básicas Due pueden ser levantadas sobre la naturale@a humana de Cristo. #n 11)39 la Paci%ic Press publicó el libro Iro <robado en el G&ego13 9 en el cual 7ieland e/plicó lo 9J&e Cristo necesitaba para ser n&estro s&bstit&to;4 esto es9 9oro probado en el f&ego;4 como el título sugiere. "e hecho9 segun 7ieland9 9Cristo no p&ede ser n&estro *&bstit&to a menos J&e haya enfrentado n&estras tentaciones como tenemos J&e hacerlo nosotros. Ml precisaba enfrentar n&estro enemigo en s& propio terreno4 en s& propio esconderi o4 y eliminarlo;.'1 Posteriormente9 al comentar Romanos )G39 7ieland escribióG > "a palabra semejan@a &sada por <ablo no p&ede significar diEerencia9 p&es sería &n monstr&oso fra&de para Cristo profesar J&e condenó el pecado en la carne4 la carne en la c&al <ablo dice J&e f&imos N#endidos ba o pecadoO4 donde 9la ley del pecado; opera4 si Ml presentase &na engaLo de *& encarnación por tomar simplemente lo J&e parecía ser n&estra carne pecaminosa4 pero J&e no era de hecho algo real ... <ablo &sa la palabra semeDanza +con b&ena ra5ón. para denotar la realidad de la plena identificación de Cristo con nosotros4 sin embargo4 de ando claro J&e Ml4 de ning&n modo4 participó de n&estro pecado. "a gloriosa #ictoria de Cristo yace en el hecho J&e Ml f&e Ntentado en todo4 como nosotros lo somos4 pero4 sin pecadoO 0Heb. .G1,2?.1, #/tra;endo de esa 9#ictoria; la conclusión óbvia9 7ieland anima a sus lectores a vencer la tentación como Cristo lo hi@oG 9Po importa J&ien &sted sea o donde est$4 tenga la certe5a de J&e 7lg&ien ya est&#o e@áctamente en s& l&gar4 Npero sin pecadoO. Airarlo4 N#erloO4 con todas las n&bes del engaLo disipadas por la #erdad de *& &sticia4 Nen seme an5a de carne pecaminosaO. Creer J&e el pecado J&e lo atrae f&e Ncondenado en la carneO. /sted p&ede #encer a tra#$s de la fe en 2l;.'6 (a NueEa .ristolog/a en las (ecciones de la &scuela SaD"tica.+ Como ;a declarado9 las lecciones de la escuela sabática preparadas por Herbert #. "ouglass en 11559 enseEaban Due Cristo asumió la naturale@a humana de Adán despuFs de la caída. #n contraposición9 las lecciones preparadas por =orman R. :ulle;9 pro%esor de !iblia del &outhern 6issionar; College9 para el primer trimestre de 11)39 enseEaban Due la naturale@a espiritual de Cristo %ue prF$caída9 pero &u naturale@a %ísica %ue póst$caída. Realmente9 :ulle; trató de probar Due los dos modos de comprender la naturale@a humana de Cristo se real@aban mutuamente. Para lograr su intento9 :ulle; e/plicó detalladamente esa teoría en el libro Cristo4 P&estro *&bstit&to.15 9"os ad#entistas del s$ptimo día creen J&e )es&cristo era plenamente Dios y plenamente hombre. <ero podemos entender la frase Nplenamente hombreO de dos modos. )es>s poseía +'. la nat&rale5a h&mana impecable4 tal como 7dán la tenía antes de la caída4 o la nat&rale5a h&mana caída. 6C&ál es la correcta8 Ml as&mió ambas. <&es Cristo tenía la nat&rale5a espirit&al del hombre antes de la caída4 y s& nat&rale5a física desp&$s de la caída;.'! :ulle; hi@o una síntesis de ambas interpretaciones ; reivindicó el apo;o de #llen 7hite. 9*i ella est&#iese defendiendo *& impecabilidad4 entonces la nat&rale5a pr$-caída está apoyada. *i ella est&#iese defendiendo *& limitada h&manidad4 entonces la nat&rale5a póst-caída es apoyada;4 escribió Fl. 1) *a e/plicación9 en principio9 puede parecer atra;ente. Por lo menos ella tiene el mFrito de soportar el ímpetu de la oposición entre ambas ideas. Pero algunos pueden discutir el hecho de crear más con%usión al atribuir a Cristo dos naturale@as humanas en aEadidura a &u divina naturale@a. #n

Pág. 1++ vista de eso9 prorrumpieron comentarios ; objeciones a travFs de las cartas de los lectores de la sección de la 7d#entist De#ieF. *o Due se sigue es de autoría de "onald P. &hortG 92llen White no dice &na simple palabra sobre Nla nat&rale5a pr$-caídaO de Cristo4 y s&gerir eso es poner palabras en s& boca y promo#er la conf&sión. Po hay &n l&gar donde ella coloJ&e )es>s a parte de *& p&eblo y trate de eJ&ilibrar las nat&rale5as pr$-lapsariana y pós-lapsariana. 6Cómo p&ede ese tipo de conf&sión ser promo#ido en nombre de la N&nidad dentro de n&estra iglesiaO8;,0 Herbert "ouglass envió dos artículos al editor de la 7d#entist De#ieF4 para ser ambos publicados en la Pascua de 11)39 bajo el signi%icativo título 9<or K&e los ^ngeles Cantaron en Cel$m;. ,' &in reparos al punto de vista general de "ouglass9 mencionamos a seguir su lista de e/presiones distintivas emprestadas de #llen 7hite ; de eminentes teólogos con relación a la naturale@a humana de CristoG 9*i )es>s... Vh&bieseW tomado Nn&estra nat&rale5a caídaO Nel l&gar del caído 7dánO4 Nla nat&rale5a h&mana... a seme an5a de carne pecaminosa4 y h&biese sido tentado por *atanás como todos los hi os son tentadosO4 la Nnat&rale5a de 7dán4 el transgresorO4 Nla ofensi#a nat&rale5a del hombreO4 y m&chas otras e@presiones similares4 esos er&ditos y 2llen White son claros en decir J&e el material h&mano caído4 degradado4 no "o for5ó a pecar4 ya sea en pensamiento4 o en actos. Ml *e mant&#o inmac&lado y p&ro4 a&n c&ando haya sido tentado por dentro y por f&era;.,, Ktros protestos %ueron hechos directamente a H. <. Rampton9 director del "epartamento de #scuela &abática de la Con%erencia :eneral. 4no de ellos9 %echado el 11 de #nero de 11)39 %ue enviado por los líderes de la iglesia de Anderson9 en Cali%órnia. #llos e/presaban su preocupación con los 9gra#es errores doctrinarios; presentados 9s&tilmente; por medio de las lecciones de la #scuela &abática. 9*entimos J&e esas lecciones representan &n deliberado esf&er5o para Npers&adirO la masa de lectores y preparar los miembros de la 2sc&ela *abática para recibir n&e#os conceptos teológicos4 totalmente contrarios a las creencias ad#entistas tradicionales4 creencias f&ndamentadas en sanos principios bíblicos y del 2spírit& de <rofecía;.,( 9"a lección del día '5 de 2nero de a conf&sa la nat&rale5a h&mana de Cristo en la 2ncarnación4 pero con decidida tendencia para &na Nnat&rale5a no caídaO;,1 #l modo de escoger las citas de #llen 7hite %ue criticado. 9"a doctrina de la Nnat&rale5a no caída de CristoO es #ital al n&e#o concepto teológico. *atanás ha traba ado diligentemente para introd&cir las ideas de la Nn&e#a teologíaO en la Hglesia 7d#entista. 2n los aLos cinc&enta4 *atanás operó a tra#$s de &n gr&po de destacados teólogos para promo#er s& 9Cristología;4 pero la iglesia no la recibió. 62stará $l n&e#amente &sando la 2sc&ela *abática para reali5ar s& propósito8;,5 #l periódico "a Bo5 de la Berdad <resente9 aun cuando no siendo una publicación denominacional9 imprimió cartas de grupos ; miembros escandali@ados con la presentación de la Nn&e#a teologíaO en la iglesia9 por medio de las lecciones de la #scuela &abática. Con la misión de 9representar los principios f&ndamentales del Ao#imiento 7d#entista; +-9 ese periódico dedicó enteramente la edición de 6ar@o a la rea%irmación de la enseEan@a tradicional sobre el tema de la naturale@a humana de Cristo. A %in de cumplir ese objetivo9 %ueron solicitados artículos de autores como Herbert #. "ouglas ; "ennis #. Priebe. (a *oG de la *erdad Presente.+ #l artículo de Herbert "ouglass trajo su título estampado en letras garra%ales en la parte superior de la primera páginaG 92l Hombre Aodelo;. "e hecho9 nada hubo en ese artículo Due "ouglass no hubiese dicho previamente. #l objetivo no era presentar nuevas verdades9 sino recordar las antiguas. "ouglass escribióG 9Dios no #ino por la mitad a la :ierra en *& tentati#a de redimir hombres y m& eres. Ml no #ino como &n simpático ángel4 o a&n como &n s&per-hombre ine@p&gnable a todos los problemas y debilidades de la h&manidad. "a escala del Cielo a la :ierra alcanzó plenamente el punto donde los pecadores estaban% *i ella h&biese de ado de tocar la :ierra por &n simple peldaLo4

Pág. 1+3 estaríamos perdidos. <ero Cristo #ino hasta nosotros donde estábamos. Ml tomó n&estra nat&rale5a y #enció4 para J&e tomando *& nat&rale5a podamos #encer; 0#l "eseado de Jodas las :entes9 págs. 311$31+2?.+5 =aturalmente9 el blanco del artículo de "ouglas era mostrar Due 9)es>s entró para la família h&mana tomando la misma nat&rale5a de todos los otros Ndescendientes de 7brahamO... )es>s era &n hombre real4 e7cepto por no haber pecado?.+) &in embargo9 Hl %ue tentado como nosotros lo somos en todas las cosas. Para destacar ese punto9 "ouglass citó las más impresionantes declaraciones de #llen 7hite sobre el asunto. #ntre muchas9 "ouglass recordó la respuesta de #llen 7hite a aDuellos Due suponían Due si AesBs hubiese realmente poseído la misma naturale@a de todos los seres humanos9 Hl habría sucumbido a la tentación. C=i ?l no tuviese la naturaleza del hombre@ no podría ser nuestro eDemplo . *i $l no f&ese participante de n&estra nat&rale5a4 no podría ser tentado como el hombre lo es. *i no "e f&ese posible ceder a la tentación4 no podría ser n&estro a&@iliador. 2s &na solemne realidad J&e Cristo #ino para herir las batallas como hombre4 en fa#or del hombre. *& tentación y #ictoria nos enseLan J&e la humanidad tiene >ue copiar el <odeloI el hombre precisa hacerse participante de la nat&rale5a di#ina 06ensajes &electos9 vol. 19 pág. .8)2?.+1 #l artículo de "enis #. Priebe9 entonces pro%esor de !iblia en el Paci%ic 4nion College9 en Cali%ornia9 tambiFn merece nuestra atención. Para Fl 9la principal doctrina4 o tema J&e determina el r&mbo de ambos sistemas de creencia4 el f&ndamento y la premisa de toda la contro#ersia4 es la c&estión N6K&$ es <ecado8O 2l e#angelio es todo sobre como somos sal#os del pecado. 2s el pecado J&e nos hace perdidos y el e#angelio son las b&enas n&e#as de cómo Dios nos redime del pecado. "a mayoría de nosotros s&pone J&e sabemos lo J&e es pecado4 sin tomar tiempo para definirlo;.(0 Primeramente9 Priebe condujo la cuestión al pecado original. "e acuerdo con los re%ormadores9 9el pecado original es simplemente la creencia de J&e somos c&lpados a ca&sa de n&estro nacimiento como hi os e hi as de 7dán. 2sa doctrina enseLa J&e somos c&lpados por nat&rale5a4 antes J&e c&alJ&ier cosa entre el bien o el mal entre en escena;. (' Priebe observó con propiedadG 9Ca o ese p&nto de #ista4 debilidad4 imperfección y tendencias son pecado. 2s &n enfoJ&e interesante y significati#o J&e los reformadores hayan edificado s& doctrina del pecado original sobre la premisa de la predestinación... 2s &n poco e@traLo J&e mientras la predestinación haya sido recha5ada por la mayoría de los cristianos hoy4 el pecado original está a&n #isto como el f&ndamento de la correcta enseLan5a e#ang$lica;.(, 9Ib#iamente4 Ml VCristoW tiene J&e poseer &na nat&rale5a impecable4 totalmente diferente de la nat&rale5a J&e &sted y yo heredamos por nacimiento... 7 ca&sa de la creencia de J&e la nat&rale5a pecaminosa en#&el#e c&lpa a la #ista de Dios4 es absol&tamente imperati#o J&e Cristo no tenga ligación con n&estra nat&rale5a caída;.(( *a visión de Priebe sobre la naturale@a del pecado era totalmente di%erente. Para Fl9 9el pecado no es basicamente lo J&e o hombre es4 sino lo J&e $l escoDe ser. 2l pecado oc&rre c&ando la mente consiente con aJ&ello J&e parece deseable y así rompe s& relacionamiento con Dios. Hablar de c&lpa en t$rminos de nat&rale5a heredada es pasar por alto la importante categoría de la responsabilidad. Hasta haber &nido n&estra #ol&ntad a la rebelión h&mana contra Dios4 hasta J&e nos oponemos a *& #ol&ntad4 la c&lpa no es cabible. 2l pecado está en#&elto en la #ida del hombre4 en s& rebelión contra Dios4 en s& #ol&ntariosa desobediencia4 y con el transtornado relacionaminto con Dios J&e de eso res&lta. *i la responsabilidade por el pecado debe tener alg>n significado4 no se p&ede afirmar J&e la nat&rale5a h&mana caída hace al hombre ine#itablemente c&lpado de pecado. Hne#itabilidad y responsabilidad son conceptos m&t&amente e@cl&yentes en la esfera moral. 7sí4 el pecado es definido como #ol&ntarioso deseo de escoger rebelarse contra Dios en pensamiento4 palabra o acción. 2n ese e#angelio4 el pecado es escoger en forma intencional para e ercitar n&estra caída nat&rale5a en

Pág. 1+. oposición a la #ol&ntad de Dios;.(1 Priebe aplicó su de%inición de pecado a la naturale@a de CristoG 9*i el pecado no es nat&ral4 sino J&e escoger4 entonces Cristo podría heredar n&estra caída nat&rale5a sin4 por medio de eso4 #ol#erse pecador. Ml permaneció siempre impol&to porJ&e *& conscienciosa manera de escoger siempre f&e la obediencia a Dios4 n&nca permitiendo J&e *& nat&rale5a caída "e controlase las opciones. *& herencia era la misma J&e la n&estra4 sin necesidad de rec&rrir a &na especial inter#ención di#ina para e#itar J&e )es>s recibiese la plenit&d h&mana de Aaría. Cristo aceptó espontaneamente la h&millación de descender no apenas al ni#el del hombre sin pecado4 sino al ni#el J&e el hombre había caído a tra#$s del pecado de 7dán y de los pecados de las s&cesi#as generaciones. 2l hombre no estaba en el estado de 7dán antes de la caída4 así4 algo m&cho más drástico era necesario si los efectos de la caída de 7dán debiesen ser s&plantados. Cristo precisaba ba ar a las prof&ndidades a las c&ales la h&manidad había descendido4 y en *& propia <ersona erg&irla de s&s ba e5as a &n n&e#o ni#el de #ida. )es>s descendió desde las alt&ras hasta las prof&ndidades para erg&irnos4 para ser n&estro *al#ador;.(5 #n seguida Priebe consideró lo Due habría acontecido 9si )es>s *e h&biese re#estido de la nat&rale5a h&mana perfecta;4 o la nat&rale5a de 7dán antes de la caída. Ml habría sido Nintocado por la caídaO4 Ny no estaría lado a lado con el hombre en s&s necesidadesO4 Nhabría &n gran abismo entre )es>s y aJ&ellos a J&ien Ml representaba delante de Dios... *i )es>s as&miese la perfecta nat&rale5a h&mana4 habría atra#esado el abismo entre Dios y el hombre4 pero esa #orágine entre el hombre caído y el hombre no-caído a&n precisaría ser cr&5ada;.(6 9*i4 sin embargo;9 aEadió Priebe9 9Cristo compartió de n&estra nat&rale5a h&mana caída4 entonces *& obra mediatoria cr&5ó todo el abismo desde el hombre caído4 en s& triste necesidad4 hasta Dios. :an solamente por haber entrado en n&estra sit&ación4 en el más prof&ndo y plenísimo sentido4 e identificándose totalmente con nosotros4 f&e Ml capa5 de ser n&estro *al#ador. C&alesJ&ier otras condiciones4 e@cepto en &na carne caída4 podrían haber sido desafiadas de &na #e5 por el enemigo e infl&enciado el pensamiento de s& &ni#erso;.(7 Priebe escribió Due ese modo de comprender la naturale@a humana de Cristo %ue tambiFn proclamado por 7aggoner ; Aones en 1)))9 ; claramente apo;ado por #llen 7hite. 9De hecho4 esa comprensión de la #ida de Cristo f&e el poder dinámico del mensa e E el *eLor )es&cristo4 J&e f&e leal a Dios en carne pecaminosa;. (! Considerando la aplicación práctica del mensaje de la justi%icación9 Priebe la abordó en dos %rentes. 9De aJ&í el mensa e del e#angelio #iene hasta n&estra sit&ación. 2l e#angelio son las b&enas n&e#as sobre el carácter de Dios E de J&e Ml perdona y resta&ra. 2l e#angelio es la declaración de Dios de J&e somos &stos en los m$ritos de Cristo y de la reno#ación de n&estras #idas pecaminosas4 para J&e4 grad&almente4 podamos ser resta&rados a *& imagen. 2l e#angelio es &n #eredicto legal y &n poder transformador. "a &nión con Cristo es la cla#e de la fe4 a tra#$s de la c&al la &stificación debe oc&rrir. 2l e#angelio incl&ye &stificación4 &na ligación con Cristo por la fe en la base de la c&al somos declarados Dustos 9 y santificación4 &na siempre creciente seme an5a con Cristo mediante el e ercicio diario de &na progresi#a fe4 en la base de la c&al somos hechos Dustos ;. (% #n 11),9 Priebe desarrolló detalladamente cada uno de sus argumentos en un libro publicado por la Paci%ic Press9 titulado Gace to Gace With the Deal 3ospel 0Cara a Cara con el #vangelio Real2. .8 Citaremos apenas una observación Due consideramos apropiadaG 9Como iglesia4 n&nca definimos formalmente n&estras creencias en estas tres áreas críticas E pecado4 Cristo y perfección. Q a ca&sa de n&estra falta de claridad y p&ntos de #ista di#ergentes acerca de ellas4 hemos peregrinado en &n desierto teológico de incerte5a y fr&stración a tra#$s de 10 aLos. G&era de ello4 porJ&e hemos tenido

Pág. 1+, contradictorios p&ntos de #ista en esas áreas4 f&imos incapaces de definir claramente n&estro mensa e y misión;. 1' #l contraste entre las di%erentes Cristologías encontró clari%icación en una e/celente tesis doctoral de #ric Claude 7ebster9 de%endida en la %acultad de teología de la &tellenbosch 4niversit;9 Provincia del Cabo9 en `%rica del &ur9 ; publicada en 11). bajo el título Crossc&rrents in 7d#entist Christology 0Corrientes Con%lictivas en la Cristología Adventista2. Corrientes ConElictivas en la Cristología 1dventista%+ Como un hábil cirujano9 #ric Claude 7ebster .3 e/puso el verdadero cierne de la Cristología adventista en su voluminosa obra sobre el asunto. #n el primer capítulo9 7ebster abordó el problema de la Cristología en sus variados marcos históricos. #n los capítulos sucesivos Fl anali@ó las Cristologías de cuatro eminentes escritores ; teólogos adventistasG #llen :. 7hite9 #llet A. 7aggoner9 #dward A. Heppenstall ; Herbert #. "ouglass9 dos de ellos representando la generación de los pioneros ; dos contemporáneos. #n el capítulo %inal9 7ebster resumió sus pensamientos con respecto a esas cuatro Cristologías9 las cuales son realmente representativas de las di%erentes corrientes ; contra$ corrientes en la Cristología adventista. La e/aminamos la posición de cada uno de esos autores ;9 por consiguiente9 evitaremos repetirlas aDuí. "e especial interFs son los notables puntos de vista personales con respecto a la controversia sobre la naturale@a humana de Cristo. Por ejemplo9 Fl clasi%icó as Cristologías de #llen 7hite ; Heppenstall como ontológicasI la de 7aggoner como especulativa ; la de "ouglas como %uncional. 7ebster tambiFn citó lo Due Fl consideraba ser el %actor dominante de cada Cristología. Para #llen 7hite9 7aggoner ; Heppenstall9 %ue la persona de AesBs9 mientras Due para "ouglass9 la obra de Cristo. Como objetivo propuesto de cada uno9 Fl a%irmó Due #llen 7hite %ocali@ó la mani%estación del carácter de "ios9 mientras 7aggoner destacó la entere@a de la santidad en el hombreI Heppenstall se detuvo sobre el objetivo de la salvación9 ; "ouglas en%ati@ó la semejan@a con Cristo. Cuanto a la naturale@a humana de AesBs9 7ebster con%irmó el análisis Due hasta aDuí hicimos a respecto de cada uno de esos autores. &in embargo9 sus conclusiones acerca de #llen 7hite di%erían en importantes puntosG 92n relación al pecado4 creemos J&e 2llen White entiende la #enida de Cristo a la :ierra en nat&rale5a pós-caída4 con todas las Nsimples enfermedades y debilidades del hombreO4 &ntamente con los pecados imp&tados y la c&lpa del m&ndo4 soportando así #icariamente la c&lpa y la p&nición de todo pecadoR y a&n en &na nat&rale5a J&e era impecable y sin per#ersión4 contaminación4 corr&pción4 propensiones pecaminosas y tendencias o mancha de pecado;.11 7ebster entonces rea%irmó la posición pós$lapsariana de #llen 7hite. &in embargo9 Fl alude a las Nsimples enfermedadesO en citas sueltas9 como si esa e/presión %uese de #llen 7hite. Como previamente declarado9 esa e/presión nunca %ue usada por #llen 7hiteI cuanto al tFrmino N#icariamenteO4 ella nunca lo utili@ó en todos sus escritos. #n la presentación de su punto de vista9 7ebster concordó esencialmente con Heppenstall. ., Hl escribióG 9D&rante la 2ncarnación4 )es&cristo manifestó *& di#inidad de forma a ser plenamente Dios4 y ... *& h&manidad de forma a ser plenamente hombre.; Pero por sobre todo9 9)es&cristo #ino a este m&ndo en la h&manidad de 7dán desp&$s de la caída y no antes de ella. Ml as&mió la h&manidad afectada por las leyes de la hereditariedad y s& eta a la debilidad4 enfermedades y tentaciones;. 16 7ebster aEadeG 9*in embargo4 )es&cristo4 a&n #iniendo en nat&rale5a h&mana caída4 no f&e infectado por el pecado original y nació sin c&alesJ&ier propensiones para el pecadoR así4 no precisamos tener d&das con respecto a *& absol&ta impecabilidad;. 17 *in embargo4 9)es&cristo escogió libremente as&mir no apenas &na nat&rale5a como la n&estra en todos los respectos4 e@cept&ándose el pecado4 como tambi$n la sit&ación com>n de s&frimiento4 alineación y p$rdida4 #iniendo en carne mortal4

Pág. 1+aceptando #icariamente n&estra c&lpa4 p&nición y separación sobre *í mismo;. 1! #l estudio de 7ebster es una mina de oro para aDuellos Due desean mejor comprensión del problema actual9 en el centro de la controversia en la glesia Adventista. &u posición en %avor de la naturale@a pós$caída de Cristo constitu;e un voto a %avor de la Cristología tradicional. =o obstante9 algunos ven contradicción en las posiciones de 7ebster. Por un lado9 Fl a%irma Due 9)es>s *e re#istió de la h&manidad aEectada por la ley de la hereditariedad;4 mientras Due por otro9 Fl garanti@a Due Cristo 9no f&e inEectado por el pecado original y nació sin c&alesJ&ier tendencias y propensiones para pecar;. =uestras objeciones con relación a aDuellos Due declaran Due Cristo no poseía tendencia para pecar ; Due Hl heredó apenas 9simples debilidades;9 se aplican tambiFn a 7ebster. "e hecho9 esas declaraciones no son bíblicas ni están en armonía con la enseEan@a de #llen 7hite. %mDas .ristolog/as .ara a .ara.+ #n respuesta a la polFmica9 A. Robert &pangler9 editor de Ainistry4 solicitó Due dos teólogos9 cada uno especiali@ado en el asunto9 presentasen sus puntos de vista para los pastores adventistas. #n el editorial de Aunio de 11),9 Fl escribióG 9<or m&chos aLos hemos intencionalmente e#itado p&blicar en n&estro periódico c&alJ&ier artíc&lo tratando de la nat&rale5a de Cristo. Ai editorial de 7bril de '%7! en Ainistry testificó de mi propia l&cha sobre ese tema. DestaJ&$ J&e yo había sido oprimido con sentimientos de ins&ficiencia propia en la tentati#a de e@presar mis con#icciones;.1% 92ntretanto4 en #ista del hecho de J&e hay aJ&ellos J&e sinceramente creen J&e la iglesia caerá o se erg&irá seg>n s& comprensión sobre Cristo y *& nat&rale5a4 y en #ista de las reimpresiones y de la disc&sión sobre el as&nto4 creí J&e ambos lados de la c&estión deberían ser ree@aminados. <or lo tanto4 estamos p&blicando dos e@tensos artíc&los de dos er&ditos ad#entistas;.50 &pangler se es%or@ó para darle Fn%asis a las líneas comunes en ambas interpretaciones. 97mbos lados creen J&e n&estro *eLor era plenamente h&mano y plenamente di#inoR J&e Ml f&e tentado en todos los p&ntos4 como nosotros lo somosR J&e Ml podría ha#er caído en pecado4 abortando así todo el plan de sal#ación4 pero J&e n&nca cometió pecado. +<arece J&e en alto grado la diferencia de p&ntos de #ista p&ede ser atrib&ída a la #ariación de comprensión de lo J&e constit&ye la nat&rale5a pecaminosa. <&ede haber m&cho menos de lo J&e parece separando los dos lados en s& debate.;.5' "espuFs de revisar los puntos concordantes9 el editor ponderó unas pocas cuestiones %undamentales de las cuales el debate dependía. 92n *& nat&rale5a h&mana4 6comen5ó n&estro *eLor donde todos los otros hi os comien5an8 6Cristo as&mió la nat&rale5a h&mana pr$ o pós-caída8 *i la ra5a h&mana f&e afectada por la caída de 7dán y 2#a4 6f&e Cristo tambi$n alcan5ado o Ml estaba inm&ne a eso8 *i Cristo aceptó la nat&rale5a h&mana impecable4 6tenía Ml alg&na #enta a sobre nosotros8 6:omó Ml #icariamente la nat&rale5a h&mana caída8 *i Ml as&mió la nat&rale5a h&mana caída4 6ese elemento NcaídoO decía respecto apenas a *& físico y no a *& carácter moral8 62s posible resol#er el as&nto de la nat&rale5a de Cristo4 con lo c&al la iglesia cristiana #iene debati$ndose por dos mil aLos8 6Pos es necesario tener &na definiti#a y precisa comprensión de la nat&rale5a de Cristo para ser sal#os8 6<recisaba Cristo tener n&estra nat&rale5a caída +sin pecado4 es claro.4 a fin de J&e los cristianos p&dieran #i#ir la #ida inmac&lada J&e Ml #i#ió8;5, #sas %ueron las preguntas a las cuales los dos teólogos indicados deberían responder. Para evitar in%luenciar los lectores9 las dos presentaciones %ueron publicadas bajo pseudónimos. #n un artículo posterior9 los dos nombres %ueron reveladosG =orman R. :ulle; ; Herbert #. "ouglas. 0. 2ulleHC (a NaturaleGa ,umana %ntes de la .a/da.+ :ulle; de%endía la posición prF$lapsariana. Pero contrariamente a la práctica de aDuellos Due compartían ese punto de vista9 Fl no estableció su posición con base a las declaraciones de #llen 7hite. &u e/posición se apo;ava en el estudio e/egFtico de versos bíblicos cristológicos. ,3 Hl creía Due toda

Pág. 1+5 verdad doctrinaria debería estar %undamentada en terreno escriturístico. Hl procedióu a un estudio lingbístico ; teológico para de%inir el signi%icado de las palabras griegas sar7@ hamartia@ isos@ homoioma@ monogenes H prototoPos4 y el signi%icado de las e/presiones >descendientes de 7braham? 0Heb. +G1-2 ; >descendiente de Da#id? 0Rom. 1G32. &u premisa principalG 97 tra#$s de la in#estigación4 doc&mentaremos la abr&madora e#idencia de J&e )es>s4 de hecho4 tomó la nat&rale5a h&mana sin pecado en *& nacimiento +espirit&almente.4 a&n c&ando poseyendo nat&rale5a física similar a los otros de *& tiempo;.51 4n sólo te/to9 sustentava Fl9 hacía re%erencia directa a la carne y pecado= 92l pecado habita en mi; 0Rom. 5G152. 9<or lo tanto4 sar7 no signiEica necesariamente KpecaminosoO%.. 2n ' :im. (='6 no aparece soma4 sino sar7. 2so significa simplemente NencarnadoO4 no KpecaminosoO.;55 #ntonces :ulle; pasó a discutir el signi%icado de la palabra Nseme an5aO como citada en Romanos )G39 <ilipenses +G5 ; Hebreos +G159 para concluir Due 9)es>s era apenas seme ante a otros seres h&manos4 teniendo &n c&erpo h&mano físico afectado por el pecado4 pero no el mismo de otros seres h&manos4 p&es solamente f&e impecable en *& relacionamiento espiritual con Dios;.56 Jratando del pecado9 :ulle; consideraba Due Fl no podría ser de%inido apenas como un 9acto;. 92sa es &na definición m&y s&perficial. 7&n c&ando el pecado incl&ya escogimientos errados y4 por lo tanto4 actos4 y a&n pensamientos +#er Aateos 5=,!.4 $l tambi$n incl&ye nat&rale5a. *i no h&bi$semos nacido pecadores4 entonces no tendríamos la necesidad de &n *al#ador hasta &n primer acto o pensamiento pecaminoso. :al idea presta &n terrible mal ser#icio a las trágicas consec&encias del pecado y a la misión de Cristo4 como el >nico *al#ador de cada ser h&mano +)&an '1=6R Hechos 1=',.. 2so tambi$n significa J&e si )es>s #ino con &na nat&rale5a pecaminosa4 pero resistió4 entonces tal #e5 alg&ien más p&eda hacer lo mismo4 y J&e esa persona no necesita de )es>s para ser sal#a;.57 Citando &almo ,1G5I ++G18I 131G3 ; otros9 :ulle; argumentaba Due todos son pecadores9 con e/cepción de Cristo. #l hecho de AesBs ser impecable no justi%ica la inmaculada concepción. 9<ero si Dios p&do reali5ar tal acto sal#ífico por &n h&mano4 6por J&$ no por todos8 2so habría ahorrado Cristo de todas las ang&stias de hacerse h&mano. G&era de eso4 si Aaría se #ol#ió inmac&lada sin Cristo4 eso coloca la misión de Cristo en c&estión;.5! "e acuerdo con declaraciones bíblicas9 AesBs era 9>nico;4 monogenesI 9el primog$nito;4 prototoPos. Ciertamente esas e/presiones no deberían ser interpretadas literalmente9 especi%icaba :ulle;. 92llas implican J&e Ml era el >nico de &na especie. *& misión era hacerse el n&e#o 7dán4 el n&e#o primog$nito4 o cabe5a4 de &na ra5a. 2so "o calificaba para ser n&estro representante4 s&mo sacerdote e intercesor en el gran conflicto. )es>s es n&estro e emplo en *& #ida4 pero no en nacimiento... Ml nació sin pecado para atender n&estra primera necesidad de 2l como *al#ador4 mientras J&e nosotros nacemos pecadores;.5% "e acuerdo con :ulle;9 los versos Due declaran Due AesBs es >descendiente? de Abraham ; de "avid9 9no están lle#ando en c&enta la naturaleza4 sino la misión de Cristo. 2llos no dicen respecto al tipo de carne con la c&al Ml nació +impecable o pecaminosa. ... 2l conte@to se refiere a la misión y no a la nat&rale5a.; 60 97J&el J&e no Nconoció pecadoO4 se hi5o Npecado por nosotrosO en *& m&erte 0+ Cor. ,G+12. P&nca antes de aJ&el momento el pecado "o separara de *& <adre y "o lle#ara a clamar NDios Aio4 Dios Aio4 6por J&$ Ae desamparaste8O 06at. +5G.-2. 2l hombre )es>s se hi5o pecado por nosotros en misión para la m&erte y no en naturaleza por nacimiento;.6' #n su 9do@ología;4 :ulle; a%irmaba energicamente Due 9la Cristología es el centro y el cora5ón de la teología4 p&es )es&cristo es la mayor re#elación de Dios al hombre. Ml es tambi$n la me or re#elación del a&t$ntico hombre para el hombre. )es&cristo es >nico no solamente como Dios con nosotros4 sino como Hombre con nosotros. Ml era la di#inidad inmac&lada &nida a la carne h&mana debilitada por el pecado4 pero era ig&almente impecable en ambas nat&rale5as;.6, :ulle; e/plicaba Due la verdadera Cristología no es completa con adoración9 obediencia ; oración apenas. Al

Pág. 1+) contemplar a Cristo nos volvemos como Hl 0+ Cor. 3G1)2. :ulle; tambiFn conclu;ó Due 9la Cristología c&lmina en la declaración= NBi#o4 no más yo4 sino Cristo #i#e en miO 0:ál. +G+82. :an solamente en esa dependiente &nión p&ede )es>s ser n&estro hombre-modelo4 n&nca en *& nat&rale5a de nacimiento;.6( =adie censuraría :ulle; por basar su demostración Bnicamente en las #scrituras9 mientras Due sus predecesores habían %undamentado las su;as principalmente sobre los escritos de #llen 7hite. -. Peroas su e/egFsis es similar a aDuella encontrada en la ma;oría de los teólogos protestantes ortodo/os9 lo Due lo coloca en oposición a los pioneros ; a #llen 7hite. 1. ouglassC la NaturaleGa ,umana espuJs de la .a/da.+ Herbert "ouglass estaba correctísimo cuando le dijo a sus lectores Due si ellos hubiesen vivido antes de 11,89 estarían completamente desatentos con respecto a la presente controversia. Pues 9hasta el tercer c&arto del siglo #einte4 los porta-#oces ad#entistas afirmaban consistentemente J&e )es>s as&mió n&estra nat&rale5a caída;.65 "ouglas volvió a %ocali@ar la atención de sus lectores en la cuestión del 9por J&$; antes Due del 9cómo;. "e acuerdo con Fl9 9el tema de la sal#ación no es primariamente como Dios *e hi5o hombre4 pero por >ue... *in la c&estión4 el misterio en#&el#e la 2ncarnación. <ero el misterio es concerniente a como Dios y el hombre se combinaron4 no por >ué;.66 "e hecho9 9el as&nto parece estancado hasta J&e nos preg&ntamos por >ué Ml #ino del modo como lo hi5o. *i no encaramos la c&estión correctamente4 cada tema bíblico parecerá distorcionado;.67 Por otro lado9 el plan de la salvación aparece en su simplicidad cuando es %ormulada la preguntaG 96<or J&$ )es>s4 como todo beb$ de dos mil aLos atrás4 as&mió la condición de la h&manidad caída4 y no la de 7dán Nen s& inocencia en el 2d$nO8;6! 6uchos teólogos no$adventistas han desa%iado el punto de vista tradicional Due a%irma Due Cristo tomó la naturale@a de Adán antes de la caída9 ; asumen la posición pós$lapsariana. "ouglass listó cerca de 1, de ellos.-1 Hl escribióG 9Ping&no de esos hombres creía J&e Cristo pecó4 ya f&ese en pensamiento o acto4 y J&e a ca&sa de haber Ml as&mido la pecaminosa carne caída necesitaba de &n sal#ador. 3enericamente hablando4 el t$rmino carne pecaminosa significa la condición h&mana en todos s&s aspectos4 como alcan5ada por la caída de 7dán y 2#a. :al nat&rale5a es s&sceptible tanto a la tentación de dentro como de f&era. Contrariamente al d&alismo griego4 J&e inicialmente impregnó m&cho del cristianismo ortodo@o4 la carne no es mála ni peca por sí misma. 7&n c&ando la carne sea amoral4 ella proee el eJ&ipamiento4 la ocasión y el sítio para el pecado4 si la #ol&ntad h&mana no f&ese constantemente asistida por el 2spírit& *anto. <ero la persona nacida con carne pecaminosa no necesita ser &n pecador;.70 QCuáles son las implicaciones de enseEar Due AesBs poseía la naturale@a impecableC 9*&gerir J&e Ml naciera libre de los riesgos de la hereditariedad es andar el mismo camino J&e el catolicismo romano tomó c&ando conf&ndió pecado con s&bstancia física... Ping&na e#idencia bíblica s&giere J&e la corriente de la hereditariedad h&mana J&edó rota entre Aaría y )es>s;.7' =ada demuestra mejor la solidariedad de AesBs con la ra@a humana Due la manera de presentarse bajo el nombre de Hijo del hombre 06at. )G+8I +.G+59 etc.29 ; la analogía Due Pablo establece entre Cristo ; Adán 0Rom. ,G1I 1 Cor. 1,2. 9A&chos consideran Domanos 5=', como e#idencia de J&e hombres y m& eres nacen pecadores4 pero ese no es el arg&mento de <ablo. Ml está simplemente declarando &n hecho ób#io= el camino de la m&erte comen5ó con 7dán?. 9<ero todos los descendientes de 7dán m&eren Spor>ue todos los hombres pecaronT... "a s&posición de J&e )es>s tomó la nat&rale5a de 7dán antes de la caída destr&ye la f&er5a del paralelo de <ablo y s& principio de solidariedad. "a analogía pa&lina 7dán-Cristo se #&el#e rele#ante para la h&manidad y en el conte@to del gran conflicto4 solamente si )es>s *e incorporó a la nat&rale5a

Pág. 1+1 h&mana caídaR solamente si Ml enfrentó el pecado en la arena donde todos los hombres están E Nen 7dánO E4 y #enció cada apelo para ser#irse a *í mismo4 ya sea de adentro o de af&era. )es>s deseaba J&e aJ&ellos J&e est&#iesen en 2l se &niesen corporati#amente a los res&ltados de *& obra sal#adora. <ero para c&mplir eso4 Ml precisaba primero haber estado corporati#amente ligado a la h&manidad en s& condición decadente;.7, "ouglass observó entonces Due Pablo %ue mu; cuidadoso en escoger sus palabras en Romanos )G3. Por Due Fl dijo9 en ese caso9 S en homoiomati sarPos hamartiasT 0en semejan@a de carne pecaminosa29 antes Due simplemente Sen sarPi hamartiasT +en carne pecaminosa.87( "ouglas citó C. #. !. Cran%ield9 pro%esor de teología de la 4niversidad de "urhamG 9"a intención no es4 de modo alg&no4 atraer la atención para el hecho de J&e4 a&n c&ando el Hi o de Dios haya #erdaderamente as&mido sar7 hamartias4 Ml n&nca *e hi5o sar7 hamartias y nada más4 ni a&n sar7 hamartias habitada por el 2spírit& *anto;. 92ntendemos... J&e el pensamiento de <ablo +concerniente a s& &so de homoioma aJ&í.4 sea de J&e el Hi o de Dios as&mió id$ntica nat&rale5a caída a la n&estra4 pero J&e en *& caso esa nat&rale5a h&mana caída n&nca f&e integral en 2l E Ml n&nca cesó de ser el eterno Hi o de Dios;.71 Analisando los versos cristológicos de la epístola a los Hebreos 0+G11$1)I .G1,I ,G5$129 "ouglass demostró la necesidad de Due el sumo sacerdote %uese solidario con la humanidad. 9/na de las principales líneas de arg&mento en Hebreos es J&e la eficacia del s&mo sacerdote depende de c&an intimamente $l se identifica con aJ&ellos por J&ien media. )es>s es &n perfecto s&mo sacerdote por ca&sa de *& real identificación con los predicamientos h&manos4 ya sea del espírit& +tentaciones.4 o del c&erpo +pri#aciones y m&erte.;.75 9<or J&e no tenemos &n *&mo *acerdote J&e no p&eda compadecerse de n&estras debilidades4 antes f&e Ml tentado en todas las cosas4 a n&estra seme an5a4 pero sin pecado. 1lleguémonos@ por lo tanto4 confiadamente... 0Heb..G1,$1-2?5- >AesBs f&e #ictorioso ba o los mismos riesgos y des#enta as com&nes a toda la h&manidadR consec&entemente4 hombres y m& eres tambi$n p&eden #encer recibiendo el mismo a&@ílio del c&al Ml dependía4 si se Napro@imanO en tiempos de necesidad?.55 Para Cristo ser un per%ecto sumo sacerdote9 la epístola a los Hebreos e/ige Due Hl 9sea &no con el hombre en cada aspecto del material h&mano +principio de la solidariedad.4 pero no &no con $l como pecador4 esto es4 del p&nto de #ista del desempeHo h&mano +principio de la disimilaridad.... 2n la 2ncarnación4 el *al#ador se hi5o &n hombre en cada aspecto esencialR Ml estaba cercado de todas las des#enta as h&manas... 7l tomar la nat&rale5a del hombre en el estado en J&e se encontraba c&ando Ml se encarnó4 )es>s cr&5ó el abismo entre el Cielo y la :ierra4 entre Dios y el hombre. 7l hacer eso4 Cristo se hi5o la escala p&esta en el Cielo y apoyada solidamente en la :ierra4 7lg&ien en J&ien los hombres y m& eres podrían confiar;.7! Para "ouglass no había sombra de dudaG 9Hasta el tercer c&arto del siglo #einte los predicadores ad#entistas consistentemente presentaron a )es>s como alg&ien J&e as&mió n&estra nat&rale5a caída. Como m&chos er&ditos no-ad#entistas4 ellos habrían sido intimidados por la falsa concl&sión de J&e al creer J&e por )es>s haber tomado la nat&rale5a h&mana caída4 necesitasen tambi$n creer J&e Ml t&#iese J&e ser &n pecador. I J&e Ml t&#iese necesidad de &n sal#ador;.7% 9De ning>n modo &na mancha de pecado est&#o sobre )es>s4 porJ&e Ml n&nca f&e &n pecador. Cristo n&nca t&#o &na Nmala propensiónO porJ&e amás pecó. :entaciones gen&ínas4 sed&cciones reales para satisfacer deseos legítimos de modos egoístas4 inc&estionablemente n&estro *eLor las e@perimentó y con toda la posibilidad de ceder a ellas. <ero4 Nni por &n momentoO )es>s permitió tentaciones J&e concibiesen y diesen a l&5 el pecado. Ml tambi$n trabó cr&entas batallas con el yo y las tendencias potencialmente hereditarias4 pero n&nca permitió J&e &na inclinación se #ol#iese pecaminosa 0ver &antiago 1G1.$1,2. Cristo *e mantenía diciendo NYnoZO4 mientras todos los otros seres h&manos decían

Pág. 138 NYsiZO;.!0 Conclu;endo9 "ouglass una ve@ más colocó la cuestión Due debería dirigir todas las investigaciones sobre la naturale@a humana de CristoG >6<or J&$ )es>s #ino a la :ierra8; >"a razón de =u venida determinó el modo por el cual vino@ o amás ella habría c&mplido s& propósito. Ml tri&nfó gloriosamente sobre el malR Ml *e #ol#ió el s&bstit&to adec&ado4 el hombre pionero4 el modelo de la h&manidad. Q reali5ó todas las cosas en medio a las peores circ&nstancias4 sin e@cepción de nada4 con la misma hereditariedad compartida por todos los hombres y m& eres a los c&ales #ino a sal#ar;.!' #s interesante notar Due la presentación de "ouglass9 como la de :ulle;9 está apo;ada enteramente en versos del =uevo Jestamento. &in embargo9 para probar Due sus conclusiones estaban en armonía con la enseEan@a tradicional de la iglesia9 "ouglass %ue cauteloso9 en una nota9 al listar +5 autores adventistas con sus apo;adoras declaraciones9 juntamente con a%irmaciones de #llen 7hite.)+ ReEisi$n Rec/proca de Tesis H %nt/tesis.+ Posteriormente9 el editor de Ainistry pidió Due los dos autores criticasen cada uno los artículos del otro9 en la edición de Agosto de 11),. "ouglass %ue el primero ; destacó Due las opiniones de :ulle; surgieron en el escenario de la glesia Adventista apenas en la dFcada de ,8. 9"as consec&encias de esos cambios t&#ieron m&cho J&e #er con el tra&ma y las di#isiones teológicas J&e la iglesia e@perimentó en los >ltimos treinta aLos;.!1 "ouglass mostró Due :ulle; no había 9hecho diferencia entre baga e h&mana heredada y desempeLo dentro de la h&manidad degenerada por las consec&encias del pecado;. !5 "e hecho9 lo Due :ulle; anticipó como naturale@a humana de AesBs correspondía a la herejía de la carne santa9 Due a%irmaba 9J&e )es>s tomó la nat&rale5a pr$-caída de 7dán. "os adeptos de aJ&el mo#imiento creían J&e )es>s recibió de Aaría &na nat&rale5a física debilitada por el pecado. <ero ellos tambi$n creían J&e Ml recibió del 2spírit& *anto la nat&rale5a espirit&al de 7dán antes de la caída4 y así f&e e#itado el pleno impacto de la ley de la hereditariedad;. !6 Ahora9 9&na errada comprensión de la 2ncarnación tiene res&ltados prácticos infelices4 especialmente4 c&ando alg&ien trata de armoni5ar el error y la #erdad;. !7 Con respecto a la teoría de la salvación9 "ouglass consideraba Due :ulle; había sido %uertemente in%luenciado por su propia Cristología. 9<or J&e )es>s *e #ol#ió hombre4 me parece4 p&ede ser comprendido apenas del p&nto de #ista del gran conflicto E &na perspecti#a acent&adamente perdida en el Nprotestantismo ortodo@o4 así como en el catolicismo. )es>s no #ino para satisfa5er &n Dios ofendido J&e reJ&ería sangre antes de poder perdonar4 o para probar J&e Dios podría obser#ar las leyes di#inas4 o a&n J&e 7dán podría haber permanecido obediente;.!! :ulle;9 a su ve@9 atacó el argumento de "ouglass de Due 9)es>s no era &n pecador por nacimiento4 porJ&e todos los hombres son impecables en el nacimiento. <&es4 alg&ien Nnacido con carne pecaminosa no necessita ser &n pecadorO;.!% "e acuerdo con :ulle;9 la !iblia contesta tal idea. 92lla indica J&e todos los hombres Nse hicieron pecadores por la transgresión de 7dán4 de modo similar a aJ&el por el c&al se hicieron &stos por la obediencia de Cristo. Do&glass pasó por alto ese paralelo en Domanos 5. *omos pecadores por el nacimiento y &stos en Cristo. 7penas los dos 7danes entraram sin pecado en el planeta :ierra. :odos los otros nacieron pecadores;.%0 Cristo no vino a este mundo 9como &n pródigo4 sino como Dios-hombre... Consec&entemente4 como el seg&ndo 7dán4 Ml #ino no a la imagen del hombre4 sino en la e7acta imagen de !ios 0Col. 1G1,I Heb. 1G1$32.?11 Además4 92l p&nto de #ista de Do&glass sobre propensiones es simplemente m&y s&perficial. <or definición4 las propensiones están contenidas en la nat&rale5a caída4 antes de

Pág. 131 c&alJ&ier acto pecaminoso. <ero )es>s no las poseía. Po sorprende J&e *atanás no haya encontrado ning>n mal en 2l 0Auan 1.G382... "a imagen creati#a de Dios no tiene nada J&e #er con la caída. 2se reino está confinado a la imagen del hombre;.%, :ulle; destacó las contradicciones de la argumentación de "ouglass con relación al hecho de Due 9Cristo tomó la nat&rale5a pós-caída de 7dán;4 mientras admitiese J&e no h&bo ning&na Nmancha de pecadoO4 ning&nas Nmalas propensionesO4 o debilidades pecaminosas como las n&estras... 2sas e@cepciones destr&yen *& e@acta identidad con nosotros;.%( 9Do&glas declaró J&e el por >ué de )es>s hacerse h&mano es más importante J&e el cómo Ml *e hi5o h&mano... <ero todas las seis ra5ones J&e Do&glass dio f&eron plenamente satisfechas por la #enida de )es>s como espirit&almente inmac&lado en &na nat&rale5a h&mana debilitada por el pecado;.%1 9P&nca debemos perder de #ista el hecho de J&e la identidad de )es>s como Dios es más importante J&e *& solidariedad con la h&manidad. Ml no es simplemente otro hombre4 sino Dios hecho hombre;.1, #n suma9 :ulle; concordó con "ouglass en el hecho de Due >)es>s era &n hombre real y J&e Ml f&e realmente tentado y podría haber fracasadoR J&e *& dependencia de Dios nos pro#eyó &n e emplo. Concordamos J&e Ml *e mant&#o inmac&lado... 62l )es>s de Do&glass no es m&y h&mano8 Deconoció $l apropiada y adec&adamente *& di#inidad8;1*a respuesta recíproca nada trajo de nuevo. Cada autor mantuvo su posición. Hasta cirto punto esa reserva era una cuestión de semánticaG los dos teólogos dieran di%erentes signi%icados a tFrminos bíblicos ; teológicos básicos. .r/ticas H Preguntas de los (ectores de <inistrA%+ Para ampliar el círculo9 el periódico Ainistry %ranDueó sus páginas a los lectores . *os más signi%icativos comentarios %ueron publicados en las ediciones de "iciembre de 11), ; Aunio de 11)-. *a incisiva crítica presentada por Aoe #. Crews merece mención especial. 15 9Ml +3&lley. no apenas conf&nde pecado con efectos del pecado4 sino J&e hace la nat&rale5a pecaminosa eJ&i#alente al propio pecado... /na #e5 J&e nat&rale5a caída es lo mismo J&e c&lpa y pecado4 cada beb$ nacido tiene necesidad de redención antes J&e p&eda pensar4 hablar o act&ar. 2so significa J&e )es>s sería c&lpado ya por haber nacido4 a menos J&e *& nat&rale5a f&ese diferente de todos los otros beb$s;.%! 9Del mismo modo J&e $l me5cla pecado con nat&rale5a pecaminosa4 los res&ltados del pecado con el propio pecado y la separación de Dios con nat&rale5a corrompida4 el a&tor V3&lleyW conf&nde malas propensiones con propensiones nat&rales. Ml define malas propensiones como Ninclinación para pecarO. Ml escribe= NAalas propensiones +inclinación para pecar. son adJ&iridas de dos modos= mediante el acto de pecar y a tra#$s del nacimiento como pecador. Cristo no participó de ning&na de ellasO;.%% 9Qo no cono5co &na sola persona J&e crea J&e )es>s pecó o nació pecador. Pi cono5co alg&ien J&e crea J&e )es>s tenía Npropensiones pecaminosasO. <ero cono5co m&chos J&e creen J&e Ml poseía Npropensiones nat&ralesO4 &stamente como todos nosotros4 como res&ltado de haber nacido como nosotros4 con &na nat&rale5a caída. Aalas propensiones son aJ&ellos imp&lsos para el pecado J&e f&eron c&lti#ados y fortalecidos por la ind&lgencia para con el pecado. <ropensiones nat&rales son aJ&elas tendencias heredadas. "a c&lpa está contenida en &nas pero no en otras. 2so no es pecaminoso a menos J&e alg&ien ceda a la propensión;.'00 Ktro lector9 Anibal Rivera9 Duedó pasmado de Due alguien le diese crFdito a la idea de Due ha; dos puntos de vista posibles en la teología adventista9 con relación a la naturale@a humana de AesBs. 181 9P&estros pioneros y el 2spírit& de <rofecía no estaban en conflicto con respecto a la c&estión de la nat&rale5a h&mana de )es>s. 2s como si nosotros4 como &n p&eblo4 h&bi#$semos decidido creer J&e

Pág. 13+ los g&ardadores del domingo y los obser#adores del sábado están &stificados a los o os de Dios. Ib#iamente4 h&bo &n cambio en n&estra posición histórica;.'0, Algunos lectores Duedaron simplemente espantados con Due Ainistry publicase artículos pró ; contra sobre una doctrina bien establecida en la glesia Adventista del &Fptimo "ía. 183 Por ejemplo9 he aDuí un enFrgico comentario de R. R. ". 6arMs4 un pro%esor australianoG 9P&estras lecciones de la esc&ela sabática4 por más de &n c&arto de siglo antes de la m&erte de 2llen 3. White4 enfati5aban J&e Cristo as&mió n&estra nat&rale5a caídaR y a&n c&ando ella las haya est&diado4 como tambi$n aconse ó otros a hacerlo4 n&nca irg&ió s& #o5 contra las enfáticas enseLan5as del trimensario sobre al as&nto. Pote la lección del seg&ndo trimestre de '%0%4 pág. != N"a simiente di#ina podría manifestar la gloria de Dios en carne pecaminosa4 e ig&almente obtener &na absol&ta y perfecta #ictoria sobre c&alJ&ier tendencia de la carneO;.'01 4na lectora cali%orniana9 #thel 7ildes9 presentó un Bnico argumentoG 9*i Cristo h&biese #enido con la nat&rale5a de 7dán antes de la caída4 el hombre habría h&ído de *& presencia. 2l pecado robó de 7dán s& gloria y $l percibió J&e estaba desn&do. "a hace de Aois$s resplandecía con &na peJ&eLísima porción de la p&re5a y gloria de Dios4 y el p&eblo temió. Ml f&e obligado a #elar s& hace. C&ando )es>s #enga en *& gloria4 la c&al f&e #elada por la h&manidad c&ando andaba entre los hombres4 m&chos le clamarán a las rochas y montaLas J&e los escondan de 2l. 2sa gloria destr&ye a los impíos. Dios habitó en &na nat&rale5a como la mia y resistió a toda tentación. Ml p&ede hacer lo mismo por mi al habitar en mi cora5ón por *& 2spírit&. YCendito sea *& santo nombreZ;'05 &l Punto de *ista %lternatiEo de Thomas %. aEis.+ JambiFn en Ainistry9 Jhomas A. "avis presentó una propuesta alternativa sobre la naturale@a humana de Cristo9 como e/plicada en su libro Was )es>s Deally "i?e /s8 0Q<ue AesBs Realmente Como =osotrosC2 Hl creía Due su punto de vista podría servir de puente entre las interpretaciones de "ouglass ; :ulle;9 ; resolver adecuadamente el problema por ellos levantado. "avis escribióG 9"eemos en Hebreos ,='7 J&e )es>s en todas las cosas *e hi5o Nseme ante a *&s hermanos Vlos renacidos y santificadosW.O Creo J&e no se hace daLo a la sinta@is al hacer esa cone@ión y4 además4 estamos nat&ralmente aplicando la regla de la primera mención. 2s simplemente &n b&en sentido s&poner J&e el significado e@plícito o implícito dado a &na palabra en la primera #e5 en J&e ella es &sada en &n pasa e4 sea mantenido a tra#$s del pasa e4 a menos J&e sea indicado de otro modo;.'06 97 la l&5 de lo precedente4 podemos concl&ir J&e h&bo algo importante sobre la encarnada nat&rale5a de Cristo J&e era seme ante a la persona recien nacida4 pero deseme ante a la persona degenerada. Creo J&e en esa idea está &n concepto J&e podría &nir los dos p&ntos de #ista disc&tidos en Ainistry;.'07 "avis conclu;óG 9)es>s4 entonces4 se hi5o hombre con &na nat&rale5a h&mana integral +a&n c&ando era tambi$n plenamente Dios.. 7sí4 en la carne4 Ml tenía la debilidad de la h&manidad atacada por la tentación como acontece con nosotros4 con la posibilidad de pecar. <ero4 en esa condición4 Cristo poseía mente4 cora5ón y #ol&ntad impecablesR estaba total y contin&amente afinado con el <adre y dirigido por el 2spírit& *anto. De ese modo4 Ml era seme ante al 7dán no caído. Q es en ese p&nto J&e4 creemos4 el regenerado y )es>s se enc&entran en terreno com>n;.'0! #sa interpretación parece atra;ente. &in embargo9 en el conte/to del segundo capítulo de la epístola a los Hebreos9 es cuestionable si la palabra 9hermanos; se aplica estrictamente a los regenerados. <uera de eso9 la comparación hecha entre AesBs ; 9*&s hermanos; no pretende cotejar sus semejan@as espirituales9 sino subra;ar la semejan@a natural de 9carne y sangre; compartida con Cristo. 9"os hi os; 0verso 1.2 aDuí mencionados como viniendo 9de &no sólo; 0verso 1129 son todos aDuellos por Duien AesBs su%rió la muerte 0verso 12. 9<or eso es J&e Ml no *e a#erg[en5a de llamarles

Pág. 133 hermanos; 0Oerso 112. Notas H Re!erencias.+ 1. Oer nuestro capítulo 1+. +. Robert A. 7ieland9 HoF Co&ld Christ Ce *inless as a Caby8 0Chula Oista9 Cali%.G 11552. 3. [[[[[[[9 7nsFers to *ome K&estions 0Chula Oista9 Cali%.G 11512. .. [[[[[[9 :he Cro?en "in? 0Pendu !a;9 Pen;aG A%rica Herald Publishing House9 11)12. #se libro %ue tambiFn impreso en Australia por #lija Press. #se estudio ;a había sido asunto de un cuadernillo publicado en 115,9 en el tiempo en Due la Comisión &obre Austicia Por la <e estaba reunida en Palmdale. ,. Hdem4 pág. +. -. Hbidem. 5. Hdem4 pág. ,. ). Hdem4 págs. 1$11. 1. Hdem4 págs. 11$1.. 18. Hdem4 págs. 1.$1-. 11. Hdem4 págs. 1-$11. 1+. Hdem4 págs. 33$3.. 13. [[[[[[[9 3old :ried in the Gire 0Kro Probado en el <uego2 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 11)32. 1.. Hdem4 pág. 53. 1,. Hdem4 pág. 5,. 1-. Hdem4 pág. 55. 15. =orman R. :ulle;9 Christ I&r *&bstit&te 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11)+2. 1). Hdem4 pág. 33. 11. [[[[[[[9 en 7d#entist De#ieF4 +1 de "iciembre de 11)3. +8. "onald P. &hort para 7illiam :. Aohnsson 0editor de la 7d#entist De#ieF29 . de Aulio de 11)3. Citado por !runo 7. &teinweg9 :he Doctrine of the H&man Pat&re of Christ9 pág. +1. +1. Herbert #. "ouglass9 en la 7d#entist De#ieF9 ++ ; +1 de "iciembre de 11)3. ++. [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF4 +1 de "iciembre de 11)3. +3. :he Boice of <resent :r&th 0*a Oo@ de la Oerdad Presente2 0Platina9 Cali%.G revista publicada por 4nwalled Oillage Publishers9 11)329 pág. 13. +.. Hbidem. +,. Hdem4 págs. 1)$11. +-. Hdem4 pág. 1. +5. Herbert #. "ouglass9 en :he Boice of <resent :r&th9 pág. 1. +). Hdem4 págs. 1 e + . +1. Hdem4 pág. + 0itálicos suplidos2. 38. "ennis #. Priebe9 en :he Boice of <resent :r&th9 pág. 1+. 31. Hdem4 pág. 13. 3+. Hbidem. 33. Hbidem. 3.. Hdem4 pág. 1.. 3,. Hdem4 págs. 1.$1,. 3-. Hbidem. 35. Hdem4 pág.1,. 3). Hbidem. 31. Hbidem.

Pág. 13. .8. [[[[[[[9 Gace to Gace With :he Deal 3ospel 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 11),2. 1'. Hdem4 pág. 1. .+. #ric Claude 7ebster9 Crossc&rrents in 7d#entist Christology. .3. 7ebster nació el +- de Agosto de 11+5 en `%rica del &ur. "espuFs de la conclusión de sus estudios teológicos en Heldelberg College9 pró/imo a la Ciudad del Cabo9 Fl obtuvo el 6aster en divinidad en la Andrews 4niversit;. "esde 11.) Fl trabajó en la iglesia adventista en diversos sectores. ... [[[[[[[9 Crossc&rrents in 7d#entist Christology4 pág. 1,-. *a e/presión >simples en%ermedades? debe ser atribuída a Henr; 6elvill. Oer nuestro capítulo 1.. .,. Hdem4 págs. .,8$.,+. Oer proposiciones presentadas por 7ebster en su conclusión en las págs. .,8$ .,+. .-. Hdem4 pág. .,19 proposiciones ) ; 1. .5. Hdem4 proposicdo 18. .). Hdem4 proposicdo 11. .1. Robert A. &pangler9 no Ainistry9 Aunio de 11),9 pág. +.. ,8. Hbidem ,1. Hbidem. ,+. Hbidem. ,3. =orman R. :ulle; hi@o un estudio de los te/tos de #llen :. 7hite en la 7d#entist De#ieF de 38 de Aunio de 11)3. ,.. [[[[[[[9 en Ainistry9 Aunio de 11),. ,,. Hbidem. ,-. Hbidem. ,5. Hbidem. ,). Hbidem. ,1. Hbidem. -8. Hbidem. -1. Hbidem. -+. Hbidem. -3. Hbidem. -.. Oer Ainistry4 Abril de 11,5I K&estions on Doctrine9 apFndice !9 págs. -.5$--8. -,. Herbert #. "ouglass9 en Ainistry4 Aunio de 11),. --. Hbidem. -5. Hbidem. -). Hbidem. -1. Hbidem. 58. Hbidem 51. Hbidem. 5+. Hbidem. 53. Hbidem. 5.. Hdem. "as citas son de C. #. !. Cran%ield9 :he 2pistle to the Domans4 nternational Critical Commentar; 0#dinburgoG J. J. ClarM9 *td.9 11)829 vol. 19 pág. 351. 5,. Hbidem. 5-. Hbidem. 55. Hbidem. 5). Hbidem. 51. Hbidem. )8. Hbidem. )1. Hbidem.

Pág. 13, )+. Hbidem. )3. Ainistry4 Agosto de 11),. ).. Hbidem. ),. Hbidem. )-. Hbidem. )5. Hbidem. )). Hbidem. )1. Hbidem. 18. Hbidem. 11. Hbidem. 1+. Hbidem. 13. Hbidem. 1.. Hbidem. 1,. Hbidem. 1-. Hbidem. 15. Aoe #. Crews9 eo Ainistry4 "iciembre de 11),. 1). Hbidem. 11. Hbidem. 188. Hbidem. 181. Anibal Rivera9 eo Ainistry4 Aunio de 11)-. 18+. Hbidem. 183. Hbidem. 18.. R. R. ". 6arMs9 en Ainistry4 Aunio de 11)-. 18,. #thel 7ildes9 en Ainistry4 Aunio de 11)-. 18-. Oer nuestro capítulo 1+. 185. Jhomas A. "avis9 en Ainistry4 Aunio de 11)-. 18). Hbidem. Capítulo '3 &N :)S.% & (% *&R % ,#ST?R#.% #s bastante óbvio Due no puede haber dos verdades incongruentes sobre la naturale@a humana de Cristo. &in embargo9 algunos tratan de armoni@ar ambas posiciones como si las di%erencias %uesen de poca monta. Ktros aun sugieren Due los dos puntos de vista realmente se real@an uno al otro. ndependientemente del mFrito9 eso parece una tentativa de reconciliación con poca chance de F/ito. Al contrario9 la vigorosa reacción de los miembros de la iglesia ; las críticas ;a destacadas de algunos teólogos9 muestran Due la controversia está mu; lejos de ser resuelta. &in embargo9 el período comprendido entre 11)- ; 111. marcó un cierto reavivamiento de la Cristología tradicional. &i es verdad Due un grandnBmero de adventistas ho; desconocen la posición histórica de la iglesia sobre el asunto9 tambiFn es verdad Due estudios recientes hechos por investigadores contemporáneos se encuentran ahora disponibles para recordarla. )n Siglo de .ristolog/a %dEentista.+ #l primer estudio9 publicado en 11)-9 %ue el de Ralph *arson ; tuvo por título :he Word Was Aade Glesh= Ine H&ndred Qears of 7d#entist Christology 0*a Palabra &e Hi@o CarneG Cien AEos de Cristología Adventista2.1 #se libro es la más completa obra sobre el asunto9 del punto de vista esencialmente histórico.

Pág. 13Ralph *arson estudió teología en la Andrews 4niversit; ; obtuvo su doctorado en la Andover$ =ewton &eminar;9 en la ciudad de !oston. Por .8 aEos Fl sirvió a la glesia Adventista como pastor9 evangelista9 secretario departamental9 misionero ; pro%esor de teología. &u Bltimo cargo antes de la jubilación %ue la presidencia del seminario teológico de las <ilipinas. Por muchos aEos *arson anali@ó sistematicamente la literatura o%icial de la iglesia publicada entre 1),+ ; 11,+9 coleccionando cuidadosamente las declaraciones sobre Cristología en ella habidas. Así Fl %ue capa@ de inde/ar cerca de 1+88 citas9 de las cuales más de .88 procedentes de la pluma de #llen 7hite ; colocadas en secuencia cronológica. Con eso *arson esperaba proveer comprobación para lo Due había sido la creencia adventista sobre la naturale@a humana de Cristo entre 1),+ ; 11,+. #l objetivo de *arson no era hacer un estudio escriturístico o teológico9 sino simplemente >establecer lo >ue los ad#entistas habían creído y no por >ue lo habían creído;., *o más importante era Due Fl deseaba Due todos estuviesen concientes de la principal cuestión ; asunto de la controversiaG 962l Cristo encarnado #ino a la :ierra con la nat&rale5a h&mana de 7dán en estado de santidad4 o con a nat&rale5a h&mana del hombre caído8;( Primeramente *arson trató de clari%icar las e/presiones$clave usadas por los pioneros9 particularmente aDuellas utili@adas por #llen 7hite9 tales como 9nat&rale5a pecaminosa;4 9nat&rale5a caída;4 9nat&rale5a pecaminosa heredada;4 etc.9. ; aclarar los sentidos de las palabras 9pasión; ; 9propensión4 dependiendo de ser o no atrib&ídas a Cristo o a parte de *& nat&rale5a;. 5 <inalmente Fl trató de colocar ciertas declaraciones contenidas en la carta de #llen 7hite a 7. H. *. !aMer en su conte/tos histórico$literario.!asado en su colección de citas9 *arson ve una 9era de l&cide5; durante la cual 9la iglesia habla en &nísono; 01),+$11,+29 ; despuFs de la cual sigue la 9era de conf&sión; 0sección .29 de 11,+ en adelante. *as Bltimas tres secciones son dedicadas a en%ati@ar la estrecha cone/ión entre Cristología ; &oteriología.5 L prosigue dando a entender Due *arson gentilmente discordó de la nueva teología. Hl consideraba Due su lan@amiento en Ainistry9 en K&estions on Doctrine ; en Ao#ement of Destiny había ejercido un incalculable grado de in%luencia9 promoviendo con%usión entre los adventistas por el mundo a%uera. #lla hi@o parecer Due #llen 7hite hablara en tFrminos contradictorios ; Due el adventismo histórico había estado engaEado acerca de la doctrina de la salvación. *arson e/presó su creencia de Due la 9Cristología4 la nat&rale5a de Cristo4 la *oteriologia y la obra sal#ífica de Cristo están inseparable e intimamente ligadas. C&ando hablamos de &na4 ine#itablemente hablamos de la otra. C&ando cambiamos &na4 ine#itablemente cambiamos la otra;. % *a obra de *arson provee una %uente de in%ormaciones sin precedente. &u análisis crítico$ histórico ilumina a Duien desea estar in%ormado con respecto a la enseEan@a unánime de la iglesia desde 1),+ a 11,+9 ; sobre el cambio Due tuvo lugar en los aEos cincuenta. #n conclusión9 *arson convidó a sus lectores a comprobar los resultados de su investigación9 ; no meramente aceptarla o recha@arla sin un estudio personal. #n caso de errores de interpretación9 Fl creía Due la iglesia debería tener la valentía de admitirlos ; corregirlos.18 &l Patrimonio White es Solicitado a Posicionarse.+ Como miembro de la mesa directiva de los "epositarios de #llen :. 7hite9 11 ;o no podría permanecer indi%erente a la creciente controversia9 particularmente porDue sus orígenes %ueron %undamentados en muchas declaraciones de #llen :. 7hite con respecto a la naturale@a humana de Cristo. Lo creía Due el Patrimonio #llen :. 7hite9 comisionado para cuidar de los escritos de #llen 7hite9 debería hablar claramente como lo había hecho en muchas ocasiones.1+ #n &eptiembre de 11),9 aceptF una invitación para dar un curso de Cristología en la %acultad

Pág. 135 adventista de teología9 en <rancia. 6e pareció imperativo concienti@ar mis alumnos sobre la controversia en el setor de habla inglesa del mundo adventista. Para su bene%ício9 preparF un manual Due %ue la primera selección histórica de la Cristología adventista en %ranc_s. 13 #sa era una oportunidad sin igual para evaluar la magnitud del problema ; alimentar la esperan@a de su solución. Creí Due el Patrimonio 7hite debería discutir el asunto ; declararse a respecto de la Cristología de #llen :. 7hite. *e sugerí a su presidente9 Penneth H. 7ood9 Due el item %uese puesto en la agenda de la reunión anual. 1. 6i carta de 1 de Aulio de 11)- no %ue una sugestión para la tentativa de una nueva e/Fgesis de las declaraciones de #llen 7hite9 o para %ormular una crítica de una u otra de las tesis en voga. Propuse9 antes9 Due se veri%icase más detenidamente la posición de #llen 7hite9 así como su evaluación de enseEan@a de sus contemporáneos 7aggoner9 Aones9 Prescott ; HasMell sobre el asunto9 cu;as posiciones ella aprobaba. #n carta de retorno9 Penneth 7ood me avisó Due Fl concordaba con mi sugestión9 ; Due el item estaría en la agenda de la O Reunión. Al mismo tiempo9 sin embargo9 Robert 7. Klson9 secretario del Patrimonio de #llen :. 7hite9 me in%ormó Due esa no era una cuestión Due el Patrimonio 7hite debería resolver. 92l <atrimonio White n&nca emitió &n doc&mento sobre Cristología. :engo para mi J&e la >nica ra5ón para eso es J&e no concordamos entre nosotros mismos sobre &na concl&sión definiti#a... Considerando el hecho de J&e hay4 por lo menos4 dos diferentes esc&elas de pensamiento entre nosotros4 senti J&e no sería pr&dente para el <atrimonio White tratar de decidir J&ien está cierto y J&ien está errado. /na #e5 hecho eso4 nos colocaríamos en &na posición confrontati#a contra todos aJ&ellos J&e disc&erdan de nosotros;. '5 &in embargo9 aun cuando era %avorable a la idea de una discusión en la O Reunión9 Robert Klson deseaba tener los dos puntos de vista representados. Klson sugirió la presentacióno de un documento en el cual Fl mismo e/presaría su opinión. &in esperar por una respuesta9 Fl me envió un sumario de sus ideas en dos cartas %echadas en Abril ; &eptiembre de 11)-. &l Punto de *ista de RoDert Olson.+ #n su carta del +1 de Abril de 11)-9 Robert Klson resumió para mi bene%ício su comprensión del problema. 9Ai opinión personal sobre el aspecto-cla#e de la c&estión es J&e Cristo no poseía tendencias hereditarias para pecar4 sino como mi s&bstit&to Ml f&e capa5 de e@perimentar todos mis sentimientos4 para J&e p&diese entender plenamente la nat&rale5a de mis tentaciones;.'6 9<ersonalmente creo J&e Cristo f&e diferente de nosotros en *& nacimiento. "&cas '=(5 me dice eso. Ml era santo c&ando nacióR por otro lado4 yo4 al nacer4 no lo era. Cristo n&nca precisó de con#ersión4 pero nosotros si. *e J&e el tema está lleno de m&chos misterios J&e nos son realmente incomprensibles. Creo4 sin embargo4 J&e Ml f&e capa5 de tomar mis pecados sobre *i y e@perimentar las sensaciones del alma perdida sobre la cr&5R J&e "e f&e posible e@perimentar mi nat&ral inclinación para el mal4 sin as&mir esa tendencia;.'7 #n su segunda carta9 %echada el 3 de &eptiembre de 11)-9 Klson más una ve@ %ue al cierne del problemaG 9<ienso4 partic&larmente4 si )es>s heredó tendencias pecaminosas de *& madre. 2l <r. Wood cree J&e Ml las t&#oR mi opinión es J&e no4 pero J&e en ciertas ocasiones de *& e@istencia terrena Ml e@perimentó #icariamente lo J&e es poser tendencias pecaminosas. 2n otras palabras4 creo J&e )es>s aceptó4 a #eces4 mis tendencias pecaminosas de manera #icaria4 del mismo modo J&e tomó mis c&lpas. *i yo p&diese e@plicar &na4 p&edo e@plicar la otra. <&ede ser J&e estemos aJ&í hablando sobre algo J&e sea ine@plicable;.'! Klson publicó sus puntos de vista durante un seminario reali@ado en la Andrews 4niversit;9 de

Pág. 13) 1. al +. de Aulio de 11)-. "espuFs de dos contradictorios artículos publicados en Ainistry4 en Aunio de 11),9 ; de la crítica Due ellos provocaron9 el asunto de la naturale@a humana de Cristo se volvió una cuestión candente. #n respuesta9 Klson preparó un resumen de tres páginas conteniendo cuestiones respondidas directamente con el uso de te/tos e/traídos del =uevo Jestamento ; de los escritos de #llen 7hite. #n 11)19 Klson sacó a pBblico un pan%leto mu; elaborado bajo el título :he H&manity of Christ 0*a Humanidad de Cristo2911 en el %ormato de un programa de estudios. #scribió Due9 9el propósito de este peJ&eLo libro es presentar &n preciso retrato de n&estro *eLor en *& h&manidad. Bisto J&e 2llen 3. White conoció a )es>s tan bien y J&e ella misma con#ersó con Ml en #isión... la hemos citado ab&ndantemente4 pero a&n m&y le os de hacerlo e@ha&sti#amente4 tanto s&s escritos como las *antas 2scrit&ras;.,0 PorDue esa compilación %ue hecha en nombre del Patrimonio de #llen :. 7hite9 su secretario procuró mantenerse lo más posible en el terreno de la neutralidad. #se trabajo constitu;e una e/celente %uente para Duien desea saber las respuestas de #llen 7hite a las preguntas de Robert Klson. #ntretanto9 una ve@ Due alguien Duiera interpretar a voluntad las citas provistas como respuestas9 el problema permanece. iscusi$n SoDre .ristolog/a en el Patrimonio White.+ *a O Reunión tuvo lugar en 7illiamsburg9 Oirgínia9 del +3 al +, de #nero de 11)5. A causa de una tremenda tempestad de nieve Due parali@ó todo el tra%ico de la costa Keste de los #stados 4nidos9 el encuentro %ue trans%erido para Columbia9 6ar;land. Posteriormente9 %ue condensado en un sólo día. Joda la sesión %ue dedicada al problema de la naturale@a humana de Cristo basada en mi presentación. &u contenido %ue esencialmente aDuel e/puesto en la segunda parte de este estudio9 la cual %ue dedicada a la Cristología de los pioneros. #lla tambiFn contenía una crítica a la nueva teología9 Due sería discutida con más detalles en la Duinta parte del libro.++ Ktros documentos %ueron preparados pero no pudieron ser presentados por %alta de tiempo. "e cualDuier modo9 los te/tos %ueron incluídos en el voluminoso registro de la O Reunión. "os de ellos9 en especial9 tienen relación directa con nuestro tema ; merecen consideración.+3 Tim Poirier H las Fuentes de la .ristolog/a de &llen White.+ Jim Poirier9 secretario$asociado ; archivista del Patrimonio de #llen :. 7hite9 preparó un estudio comparativo entre la Cristología de #llen 7hite ; la de los autores de cu;o lenguaje ella aparentemente se utili@ó. "e acuerdo con Poirier9 esas %uentes son Btiles en la aclaración de la Cristología de #llen 7hite.+. 4n predicador anglicano9 Henr; 6elvill 0151)$1)5129 %ue una de las %uentes de Due #llen 7hite se sirvió para escribir su artículo Christ4 AanOs 2@ample 0Cristo9 el #jemplo del Hombre29 publicado en la De#ieF and Herald del , de Aulio de 1))5. #l Patrimonio 7hite conserva un ejemplar de los &ermones de 6elvill.+, Poirier encontró el sermón de 6elvill denominado :he H&miliation of the Aan Christ )es>s 0*a Humillación del Hombre Cristo AesBs29 de especial valor para aclarar el signi%icado de algunas e/presiones de #llen 7hite con respecto a la humanidad de Cristo. "e acuerdo con 6elvill9 la caída de Adán tuvo dos consecuencias %undamentalesG +'`. 9simples debilidades; y +,`. 9propensiones pecaminosas;. #n 9simples debilidades;4 6elvill inclu;ó hambre9 su%rimiento9 debilidad ; triste@a. Por 9propensión pecaminosa; Fl entendía 9tendencia para pecar;. Al tFrmino de su argumento 6elvill conclu;óG 97ntes de la caída4 7dán no poseía Nsimples debilidadesO ni Npropensiones pecaminosasOR nosotros nacemos con ambasR Cristo as&mió las primeras pero no las seg&ndas;.,7 Consec&entemente4 9la h&manidad de Cristo no f&e la adánica4 esto es4 la h&manidad de 7dán

Pág. 131 antes de la caídaR ni la h&manidad caída en cada aspecto de la h&manidad de 7dán desp&$s de la caída. Po f&e la adánica porJ&e ella poseía las simples debilidades de la caída. Po f&e la caída porJ&e la h&manidad de )es>s n&nca ba ó a la imp&re5a moral. G&e4 por lo tanto4 más literalmente n&estra h&manidad4 pero sin pecado;.', Poirier tambiFn comparó el lenguaje de #llen 7hite con el de Kctavius 7inslow +19 para mostrar Due ambos usaron el tFrmino propensión@ limitación9 ; tendencia en el mismo sentido ; en armonía con 6elvill. Poirier colocó los pasajes de #llen 7hite al lado de los te/tos cristológicos de 7inslow 389 de los cuales ella había tomado emprestados tFrminos9 e/presiones ; aun conceptos. QPero eso signi%ica Due #llen 7hite tenía idFntico punto de vistaC 4n e/amen cuidadoso de las evidencias nos permite llegar a otra conclusión. #n su argumento9 7inslow llegó a la conclusión de Due en la naturale@a humana de Cristo 9no había c&alJ&ier seLal de principios corr&ptos o propensionesR ni operaban c&alesJ&ier deseos y tendenciasR p&es hasta el momento de *& #enida a la :ierra4 ning>n ángel del Cielo permaneció delante del trono más p&ro y más inmac&lado J&e Ml 0Jhe :lor; o% the Redeemer $ *a :loria del Redentor9 pág. 1+19 13+$13.2;.(' #n el e/tracto comparativo presentado por Poirier9 #llen 7hite empleó esencialmente el mismo lenguaje9 pero lo aplicó a Adán antes de la caída ; no a Cristo. 9Po había principios corr&ptos en el primer 7dán4 ni corrompidas propensiones y tendencias para el mal. 7dán era irreprensible como los ángeles delante del trono de Dios;.(, L en la cita precedente9 tambiFn puesta en paralelo con el te/to de 7inslow9 #llen 7hite escribió sobre CristoG 97J&í la pr&eba de Cristo f&e m&cho mayor J&e la de 7dán y 2#a4 p&es Ml as&mió n&estra nat&rale5a4 caída pero no corrompida4 y J&e no se per#ertiría a menos J&e Ml aceptase las palabras de *atanás en l&gar de las palabras de Dios;.(( #s verdad Due #llen 7hite usó palabras ; e/presiones de otros teólogos. Pero eso necesariamente no implica Due ella las utili@ó para decir las mismas cosas. Así9 por ejemplo9 7inslow a%irmó Due 9la e@posición de n&estro *eLor a la tentación y *& consec&ente capacidad de resistir a s&s solicitaciones4 tiene el f&ndamento en *& perEecta humanidad?.3. #llen 7hite empleó la misma e/presión de esta maneraG 9"a perfecta h&manidad de Cristo es la misma J&e el hombre p&ede poseer a tra#$s de la ligación con Ml;.(5 #n otras palabras9 mientras 7inslow aplica la e/presión a la naturale@a humana de Cristo9 heredada desde el nacimiento9 #llen 7hite dice Due podemos tener la misma 9perfecta h&manidad; Due Hl poseía. Con relación al argumento de 6elville de Due Cristo tenía apenas 9simples debilidades;4 es importante destacar Due una investigación del C"$RK6 de #llen :. 7hite indica Due ella nunca empleó tal e/presión. Ciertamente #:7 hi@o mBltiples menciones de las 9debilidades; Due Cristo soportó9 pero nunca las cali%icó como 9simples;. Contrariamente9 ella repetidamente habla Due 9Cristo tomó sobre sí las debilidades de la h&manidad degenerada;. (6 K Due 9Cristo soportó los pecados y debilidades de la ra5a como ellos e@istían c&ando Ml #ino a la :ierra para socorrer al hombre;.(7 Así9 no es su%iciente comparar palabras ; e/presionesI su uso tambiFn precisa ser veri%icado. . %. ela!ield .on!irma la .ristolog/a de &llen White.+ #l tercer documento contenido en los registros de la O Reunión procedió de la pluma de ". A. "ela%ield9 uno de los decanos del Patrimonio 7hite. Como secretario$asociado9 Fl era mundialmente conocido por sus seminarios sobre el #spíritu de Pro%ecía ; por los numerosos artículos abordando varios aspectos de los escritos de #llen 7hite. #n #uropa9 Fl ; su esposa son especialmente recordados en ra@ón del aEo en Due pasaron enseEando sobre el #spíritu de Pro%ecía en las iglesias9 ; a causa de su libro tratando de las visitas de #llen 7hite a di%erentes países europeos.3)

Pág. 1.8 #l estudio preparado para 7illiamsburg trajo el siguiente títuloG :he Credentials of the :r&e <rophet 0*as Credenciales del Oerdadero Pro%eta2. #ntre esas credenciales "ela%ield citó 1 Auan .G1$39 Due Fl consideraba el sello del testimonio cristiano. "e acuerdo con Fl9 #llen 7hite hi@o de la Cristología su tema permanente9 con%orme es indicado en el Hnde@ to the Writings of 2llen 3. White 0(ndice de los #scritos de #llen :. 7hite2. !ajo la palabra Cristo están )5 páginas de re%erencias9 todas dedicadas a Cristo como encarnado e impecable9 el cual murió por los pecados de los hombres.31 "ela%ield escribióG 9*iempre J&e est&diamos el as&nto de la 2ncarnación4 deberíamos tener en mente el hecho central= )es>s #i#ió #ictoriosamente en carne h&mana real E carne caída4 pero no corrompida;.10 #ntonces9 apo;ándose en una declaración de #llen 7hite9 Fl especi%icóG 9P&estro *eLor f&e tentado como el hombre es tentado. Ml era capa5 de ceder a la tentación4 como lo son los seres h&manos... 7J&í4 la pr&eba de Cristo f&e m&cho mayor J&e la de 7dán y 2#a4 p&es Ml tomó n&estra nat&rale5a4 caída pero no corrompida4 y J&e no sería corrompida a menos J&e Ml aceptase las palabras de *atanás en l&gar de las palabras de Dios;.1' "ela%ield subra;ó el hecho de Due Cristo era 9caído pero no corrompido;4 citando la carta a !aMerG 9P&nca4 de modo alg&no4 de ad la más le#e impresión sobre mentes h&manas de J&e &na mancha o inclinación para la corr&pción e@istían en Cristo4 o J&e Ml de alg&na manera cedió a la corr&pción... K&e cada ser h&mano sea ad#ertido sobre hacer Cristo totalmente h&mano4 tal como c&alJ&ier &no de nosotrosR p&es eso no p&ede ser.; 0Jhe &"A !ible Commentar;9 vol. ,9 págs. 11+)9 11+12?..+ Para "ela%ield9 9)es>s reali5ó lo J&e ning>n otro ser h&mano hi5o antes de 2l= #i#ir &na #ida sin pecado4 sin mancha e incorr&ptible en *& carne h&mana... 7&n *&s enemigos reconocían la inocencia. <ilatos 0*ucas +3G1.2I s& esposa 06at. +5G112 ; tambi$n los propios demonios 06arcos 1G+.2 *o declararon Nel *anto de DiosO;.1( "ela%ield conclu;ó con una cita de #llen 7hiteG 9NMl enfrentó todas las tentaciones con J&e 7dán f&e asaltado4 y las #enció porJ&e4 en *& h&manidad4 *e apoyaba en el poder di#ino... "a #ida de Cristo es &na re#elación de lo J&e los caídos seres h&manos p&eden #ol#erse a tra#$s de la &nión y compaLerismo con la nat&rale5a di#inaO 0Jhe <aith *ive !;9 *a Ge <or la C&al Qo Bi#o4 pág. ,'%..;11 "ela%ield e/presó su convicción de Due esa era la Cristología de los pioneros de la glesia Adventista. 2eorge R. Unight .on!irma la .ristolog/a de los Pioneros.+ "e entre las declaraciones sobre la historia de la Cristología Adventista9 las de :eorge R. Pnight son especialmente valiosas. Pro%esor de Historia de la glesia en la Andrews 4niversit;9 6ichigan9 Pnight es claro en su opinión objetiva sobre la creencia adventista acerca de la naturale@a humana de Cristo9 desde el inicio del movimiento. *a ma;oría de sus obras es dedicada a los diversos aspectos de la historia de la glesia Adventista. ., *o Due lo llevó a escribir sobre la naturale@a humana de Cristo se originó del caso de A. J. Aones. 4n capítulo completo es dedicado a detallado análisis de la enseEan@a de Aones cuanto a la naturale@a de Cristo..- &on de interFs especial9 sin embargo9 las observaciones de Pnight sobre la historia de la Cristología Adventista en general. Hl acentuó Due >Waggoner4 )ones y <rescott... desarrollaron el concepto de J&e Cristo era e@áctamente como c&alJ&ier otro hi o de 7dán E incl&yendo la tendencia para pecar E en la característica central de s& doctrina de la &sticia por la fe;..5 Pero9 observó Fl Due 9s& p&nto de #ista sobre la nat&rale5a de Cristo no creó contro#ersias en el ad#entismo de la d$cada de '!%0. "a opinión era generalmente aceptada como &n p&nto teológico no litigioso. 2so todo cambiaría en la d$cada de '%504 c&ando se #ol#ería el tema teológico para m&chos ad#entistas sobre ambos lados de la c&estión;.1!

Pág. 1.1 9A. ". 7ndreasen4 &no de los principales teólogos denominacionales de los aLos 504 s&stentaba J&e la doctrina de la nat&rale5a pecaminosa de Cristo es &no de los Npilares f&ndamentalesO del ad#entismo. Cambiar esa posición4 di o $l4 no f&e apenas abandonar el ad#entismo histórico4 sino tambi$n ab &rar la creencia en los testimonios de 2llen White. A&chos han seg&ido ese camino. Itros4 en la iglesia4 creen J&e &na fe adec&ada en Cristo precisa reconocer J&e Ml f&e diferente de los otros seres h&manos en s&s tendencias para el pecado. <or (0 aLos el ad#entismo ha #i#ido &na g&erra de palabras sobre el tópico;.1% 9"a nat&rale5a de Cristo no era &n p&nto di#isi#o en los círc&los ad#entistas hasta los aLos 50. Hasta ese tiempo los escritores denominacionales habían estado en armonía con )ones4 Waggoner y <rescott4 acerca de J&e Cristo #ino en carne h&mana la c&al tenía4 como la del caído 7dán4 todas las tendencias de la h&manidad para pecar;.50 "e acuerdo con Pnight9 dos %actores motivaron el cambio teológico en los aEos ,8. 4no de ellos %ue el descubrimiento9 en 11,,9 de la carta de #llen 7hite a 7. *. H. !aMer. Ktro %ue la sensibilidad de algunos líderes de la iglesia 9a la crítica de ciertos e#ang$licos de J&e la Cristología de Ntendencias pecaminosasO de los ad#entistas era inadec&ada;.,1 &in embargo9 a%irmó Pnight9 había una pro%usión de declaraciones de #llen 7hite a%irmando Due Cristo 9tomó sobre *í n&estra pecaminosa nat&rale5a;4 o 9J&e Ml tomó sobre *í mismo la caída y s&fridora nat&rale5a h&mana4 degradada y contaminada por el pecado;. Q aEade el autorG 92sas no f&eron afirmaciones aisladas;. 2n el mismo aLo de la carta a Ca?er4 ella escribió J&e 9Cristo as&mió la nat&rale5a h&mana caída;.5, Por %in9 Pnight aseveróG 9Po hay la más le#e d&da de J&e 2llen White creía J&e Cristo as&mió la nat&rale5a h&mana caída y pecaminosa en la 2ncarnación. "o J&e J&iera J&e ella consistiese4 sin embargo4 J&eda claro J&e no estaban incl&íadas las malas propensiones para el pecado E Nlos cardos y las rosas bra#asO del egoísmo4 del amor propio y así por delante;.5( =o es %ácil averiguar el punto de vista de Pnight sobre el asunto. &u análisis objetiva como historiador con%irma9 sin embargo9 lo Due los de%ensores de la Cristología histórica siempre a%irmaron. #l objetivo de su libro no %ue decir lo Due Fl mismo creía9 sino atestar lo Due los adventistas creen ; e/plicar como ocurrió el cambio radical en su Cristología en los aEos ,8. )na &Qposici$n :/Dlica 2n #sto Creemos%+ "urante la sesión de la Con%erencia :eneral de 11)8 %ue preparada una nueva declaración de creencias. 6uchas veces9 desde la primera declaración de %e en 1)5+9 los líderes de la glesia Adventista del &Fptimo "ía comprendieron la necesidad de rea%irmar sus creencias %undamentales9 de %orma a hacerlas cada ve@ más claras. Para ese %in9 la Asociación 6inisterial de la Con%erencia :eneral tomó la iniciativa de preparar 9&na e@posición bíblica de las ,7 doctrinas f&ndamentales de los ad#entistas del s$ptimo día;,.9 ; ponerlas en un libro Due vino a la lu@ en 11))9 ; %ue traducido ; distribuído en muchas de las principales lenguas del mundo. Oarios autores %ueron escogidos para redactar los artículos9 mientras una comisión de 11. miembros escogidos dentre las 18 divisiones mundiales9 %ueron comisionados a criticar cada capítulo. 4na comisión menor9 compuesta de +5 líderes de la iglesia9 teólogos ; pastores9 se reunieron regularmente para supervisionar la preparación de la obra.,, Aun cuando el libro pareciese ser una declaración o%icial9 los editores tomaron el cuidado de en%ati@arG 9Aientras este #ol&men no sea oficialmente #otado E y solamente la Conferencia 3eneral en sesión m&ndial p&ede reali5ar eso E $l p&ede ser #isto como representante de la N#erdad ... en )es>sO +2f$s. 1=,'.4 J&e los ad#entistas del s$ptimo día alrededor del m&ndo estiman y proclaman;.56

Pág. 1.+ A causa de las di%erencias de opinión9 la declaración votada en la sesión de la Con%erencia :eneral de 11)8 evitó de%inir la naturale@a humana de Cristo de manera precisa. #lla meramente a%irmó Due AesBs era 9Dios #erdadero y eternamente; y 9#erdaderamente hombre;. 9Ml f&e concebido del 2spírit& *anto y nacido de la #irgen Aaría. Bi#ió y s&frió tentaciones como &n ser h&mano4 pero e emplificó perfectamente la &sticia y el amor de Dios;.57 *a re%erida sesión destacó9 sin embargo9 Due en el capítulo . de 2n 2sto Creemos no %altaron detalles precisos con re%erencia a los diversos aspectos de la Cristología. #n particular9 la naturale@a humana de Cristo %ue allí desarrollada de manera sistemática a partir de te/tos bíblicos. AesBs %ue presentado como 9#erdaderamente hombre;.5! 9Ml podia rei#indicar #erdadera h&manidad a tra#$s de *& madre;R 9d&rante *& &#ent&d Ml est&#o s& eto a *&s padres 0*ucas +G,12?I 9el nombre Hi o del hombre enfati5a *& solidariedad con la ra5a h&mana mediante la 2ncarnación;.5% *a cuestión controvertida %ue claramente colocadaG 962n J&$ e@tensión Ml VCristoW *e identificó con o se hi5o id$ntico a la caída h&manidad8 /n correcto p&nto de #ista sobre la e@presión Na seme an5a de carne pecaminosaO4 o hombre pecaminoso4 es cr&cial. Ipiniones ine@actas han promo#ido disc&sión y contienda a tra#$s de la historia de la iglesia cristiana;.60 #l capítulo usa e/presiones típicas de la enseEan@a tradicional de la glesia AdventistaG 9Ml re#istió *& di#inidad de la h&manidadR se hi5o en Nseme an5a de carne pecaminosaO4 Nnat&rale5a h&mana pecaminosaO o Nnat&rale5a h&mana caídaO +cf. Dom. !=(. 2so de ning>n modo indica J&e )es>s f&e pecaminoso o participó de actos o pensamientos pecaminosos. 7&n c&ando en forma o seme an5a de carne pecaminosa4 Ml f&e sin pecado y *& inocencia está f&era de c&estión;.6' *a naturale@a humana de AesBs no %ue identi%icada con la de Adán antes de la caída. 9Cristo tomó la nat&rale5a h&mana J&e4 comparada con la nat&rale5a no caída de 7dán4 decreció en f&er5a física y mental4 a&n c&ando Ml n&nca h&biese pecado. C&ando Cristo as&mió la nat&rale5a h&mana J&e portaba las consec&encias del pecado4 se hi5o ob eto de debilidades e inclinaciones J&e todos e@perimentan. *& nat&rale5a h&mana estaba Nasolada por debilidadesOo Ncercada de debilidadesO +Heb. 5=,R Aat. !='7R Hsa. 5(=1.;.6, Con re%erencia a las declaraciones del obispo anglicano Henr; 6elvill9 se a%irmóG 9"a h&manidad de Cristo no era la adánica4 esto es4 la h&manidad de 7dán antes de la caídaR ni la h&manidad caída4 o sea4 en cada aspecto de la h&manidad de 7dán pós-caída. Po era la adánica porJ&e ella poseía las simples debilidades de la caída. Po era la caída porJ&e ella n&nca había descendido a la imp&re5a moral. 2lla era4 por lo tanto4 más literalmente n&estra h&manidad4 pero sin pecado;.65 <inalmente9 con re%erencia al problema de la tentación9 9el modo como enfrentó la tentación pr&eba J&e Ml era #erdaderamente h&mano. K&e Cristo f&ese Ntentado en todos los p&ntos como nosotrosO 0Heb. .G1,24 m&estra J&e Ml era participante de la nat&rale5a h&mana. :entación y la posibilidad de pecar eran reales para Cristo. *i Ml no p&diese pecar4 no habría sido h&mano y ni podría ser n&estro e emplo. Cristo as&mió la nat&rale5a h&mana con todos s&s riesgos4 incl&yendo la posibilidad de ceder a la tentación;.61 Para real@ar la realidad de las tentaciones a Due Cristo estaba sujeto9 dos teólogos bien conocidos %ueron citados. 9Concordamos con <hilip *chaff4 J&e di o= NH&biese Ml sido dotado desde el inicio de absoluta impecabilidad4 o con la imposibilidad de pecar4 y no podría haber sido &n hombre real4 ni n&estro modelo para imitaciónR *& santidad4 en l&gar de ser &n hecho a&to-adJ&irido o de m$rito propio4 habría sido accidental o &n don e@terior4 y *&s tentaciones &n shoM fantasiosoO. Parl 4llmann acrecentaG N"a historia de la tentación4 a&n c&ando p&eda ser e@plicada4 no tendría significadoR y la e@presión en la epístola a los Hebreos= Nf&e tentado en todas los p&ntos como nosotrosO4 sería sin sentidoO;. 65

Pág. 1.3 &egBn esas declaraciones9 alguien sólo puede Duedar espantado al leer Due 9la nat&rale5a h&mana de Cristo haya sido retratada como impecable;R Due 9)es&cristo tomó sobre *í n&estra nat&rale5a con todos s&s riesgos4 pero J&e Ml estaba libre de la corr&pción hereditaria o degradación y del pecado;. K Due 9)es>s no poseía malas propensiones o inclinaciones4 o a&n pasiones pecaminosas;.66 Ciertamente Cristo nada tuvo de ese tipo. Hl nos dio 9el e emplo de &na #ida sin pecado;.67 Pero eso %ue reali@ado en la 9nat&rale5a h&mana caída;6! sujeta a la 9operación de la gran ley de la hereditariedad;. 6% Aun cuando no tuviese malas inclinaciones9 >Ml sabía c&án f&ertes eran las inclinaciones del cora5ón nat&ral;.70 QL para DuF hablar9 como 6elvill9 de 9simples debilidades;4 cuando #llen 7hite declara Due 9Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad degenerada;8 7' "e cualDuier modo9 en otros aspectos la Cristología presentada 2n 2sto Creemos con%irma la posición pós$caída. Por lo tanto9 limitando la hereditariedad de Cristo apenas a las consecuencias %ísicas ' a 9simples debilidades;7, ' los autores se alejaron de la posición tradicional en un punto mu; importante. Al hacer eso9 el 2n 2sto Creemos estableció una interpretación intermediaria sobre la naturale@a humana de Cristo9 la cual Ro; Adams trató de divulgar por medio de sus artículos en la 7d#entist De#ieF ; en el libro :he Pat&re of Christ= Help for a Ch&rch Di#ided I#er <erfection 0*a =aturale@a de CristoG Au/ílio a una glesia "ividida &obre la Per%ección2. RoH %dams :usca *olEer a &ncender el eDate.+ "espuFs de los debates de los aEos ochenta9 la 7d#entist De#ieF publicó una serie de seis artículos de autoría de =orman R. :ulle; bajo títulos como > Aodel or *&bstit&te4 Does it Aatter HoF We *ee )es>s8? 06odelo o &ubstitutoG Q mporta Cómo =osotros Oemos a AesBsC?2 ; 9<ressing :ogether?. #sos artículos incluían algunos conceptos propios de :ulle;9 tales como 9)es>s se hi5o pecado por nosotros #icariamente;R 9)es>s no e@perimentó tentaciones como las n&estras4 porJ&e *& nat&rale5a era diferente de la n&estra;R ; #llen 7hite 9#eía la misión de Cristo en dos dimensiones. 2lla habla de &na dimensión pr$ y de &na dimensión pós-caída;.7( #n la primavera de 11189 Ro; Adams9 editor$asociado de la De#ieF9 volvió a encender el debate al publicar tres editoriales sobre si Cristo era como Adán 0antes de la caída2 o como los pecadores. #sos artículos tuvieron como títuloG 96Como 7dán o Como Posotros8;71 Adams cita #llen 7hiteG 9C&ando J&erramos &n prof&ndo problema para est&diar4 fi emos n&estras mentes sobre el más mara#illoso hecho J&e t&#o l&gar en la :ierra o en el Cielo E la encarnación del Hi o de Dios;. 75 92sa es la doctrina central de la fe cristiana;. L aEadeG 9*in ella todo el canon de las 2scrit&ras se #&el#e &n doc&mento sin significado4 &n absurdo?.592l problema J&e enfrentamos aJ&í es seme ante a aJ&el encarado por n&estros pioneros cristianos en los primeros siglos E la falta de &na definida declaración en la 2scrit&ra. 2sa es la ra5ón por la c&al los ad#entistas se han apoyado tan maci5amente en los escritos de 2llen White sobre esa c&estión;.77 Adams mostró Due #llen 7hite a%irma perentoriamente9 por un lado9 Due Cristo era semejante a nosotros en todas las cosas9 ; por otro9 Due Hl era9 al mismo tiempo9 9diferente de nosotros;. *a di%icultad ;ace en la aparente contradicciónG 9*i Cristo4 de hecho4 se hi5o h&mano4 6cómo f&e Ml capa5 de contornar la infección &ni#ersal del pecado8;7! Para e/plicar esa paradoja9 Adams apeló para Henr; 6elvill9 el ministro anglicano Due a%irmaba Due los dos resultados esenciales de la caída %ueron +'. 9simples debilidades; y +,. 9propensiones pecaminosas; Ahora9 concordando con 6elvill9 9antes de la caída4 7dán no poseía Nsimples

Pág. 1.. debilidadesO4 ni Npropensiones pecaminosasO. *omos nacidos con ambas4 y ... Cristo tomó las primeras4 pero no las seg&ndas;. 7% Adams conclu;ó9 como 6elvill9 Due 9el encarnado Cristo no era ni como 7dán antes de la caída4 ni como nosotros. Ml era sin ig&al;.!0 #sa es la solución propuesta por Adams en su libro 0publicado en 111.2 sobre la naturale@a de Cristo.)1 Habiendo criticado la Cristología de algunos 9hermanos rebeldes; de la herencia de Aones ; 7aggoner9 así como la enFrgica reacción de Andreasen contra la nueva teología9 Fl desarrolló las ideas contenidas en sus editoriales.)3 #n particular9 Adams recuEó en detalles la e/plicación de 6elvill. #9 como Jim Poirier9 consideró Due #llen 7hite9 por haber usado las mismas e/presiones9 debe haberles dado el mismo signi%icado.). Como otros antes de Fl9 Adams justi%icó su punto de vista citando e/tensivamente la carta de #llen 7hite a !aMer. Posteriormente9 reveló Due su interpretación corresponde a aDuella de sus pro%esores de teología.), Reconocemos Due la interpretación de Ro; Adams representa positivamente la postura mantenida por gran parte de los adventistas ho;. &in embargo9 sería errado concluir Due ese punto de vista es compartido por la ma;oría en la glesia Adventista dispersada por el mundo. (a Situaci$n &uropea.+ Como ;a lo re%erimos)-9 hasta el inicio de la dFcada de ,8 la Cristología adventista en los países de la "ivisión &ur$europea estaba en línea con las enseEan@as de la iglesia en general. "esde entonces9 a despecho de la importancia dada al problema de la naturale@a humana de Cristo en la literatura de los adventistas de habla inglesa9 ninguna controversia había aun emergido de ese lado del AtlWntico. <uera de algunos pocos especialistas9 no muchos adventistas se entregaron a la lectura de libros de teología en inglFs. <uera de eso9 los especialistas Due tomaron interFs en las sutile@as del problema en cuestión %ueron realmente escasos. #n 11-19 el editor de la De#&e 7d#entiste9 Aean Caseau/9 %ue el primero a publicar los principios de la nueva teología.)5 Al%red Oalcher9 el padre de los teólogos adventistas de habla %rancesa9 )) tambiFn dedicó un artículo sobre 9"a Doble Pat&rale5a Di#ino-H&mana de Cristo;4 en el cual anali@ó las diversas tendencias del pensamiento en la glesia Adventista.)1 *a Bnica observación personal e/presada en este artículo concernía a la palabra 9seme an5a;4 Due para Fl no era 9sinónima de identidad;. 9Q si alg&ien s&stenta J&e )es>s as&mió &na nat&rale5a pecaminosa4 eso significa >nicamente J&e Ml aceptó la realidad de la tentación y la posibilidad de pecar;. %0 *a cuestión de saber si Cristo tenía la naturale@a de Adán antes o despuFs de la caída no parece preocupar Oaucher. #n su magistral obra9 Histoire d& *al&d 0Historia de la &alvación29 Fl se satis%i@o en a%irmar la simple realidad de &u humanidad ; &us tentaciones.11 #s di%ícil determinar e/actamente cuándo la nueva teología se hi@o conocida de los pastores ; miembros de la iglesia en #uropa.1+ #n la enseEan@a ministrada en el &eminário Adventista de Collonges9 donde pastores de muchos países son entrenados9 13 las dos líneas de pensamiento %ueron presentadas por pro%esores comoG Raoul "ederen9 hasta Due Fl se trans%irió para la Andrews 4niversit;9 en 11-3I :eorges &tFven;9 de 11-5 a 11)8I ; ;o9 de 11-8 a 11589 ; de 11), a 111). Cuando contactado recientemente9 Raoul "ederen me aseguró Due sus puntos de vista sobre la naturale@a humana de Cristo eran9 en substancia9 e/actamente los mismos de%endidos por #dward Heppenstall. #n otras palabras9 Cristo tomó la naturale@a de Adán despuFs de la caída9 pero sin participación en las tendencias naturales para el mal ' una carne semejante a la de pecado9 pero no idFntica.1. Cuanto a las opiniones de :eorges &tFven;9 las tenemos por escrito ; bien detalladas9

Pág. 1., gracias a su reciente libro 7 "a D$co&#erte d& Christ 0*a "escubierta de Cristo2.1, 2eorges StJEenH, “&n el .amino de los Pioneros”.+ :eorges &tFven; estudió teología en el &eminario Adventista de Collonges$sous$&aleve ; recibió su diploma de pós$graduación en %iloso%ía en la 4niversidad de :inebra. "espuFs de muchos aEos leccionando9 Fl sirvió la glesia Adventista por 1) aEos como pastor$evangelista en <rancia ; en !elgica. !rillante orador9 &tFven; %ascinó muchas veces grandes auditorios con sus argumentos %ilosó%icos ; bíblicos. *lamado para ser pro%esor de teología en el &eminario Adventista de Collonges$ sous$&aleve en 11-59 %ue Fl posteriormente llevado al lidera@go de la institución9 de 1158 a 11)8. "io continuidad a su ministerio como presidente de la Asociación <ranco$&ui@a ; secretario general de la "ivisión #uro$A%ricana de los Adventistas del &Fptimo "ía9 de 11), a 1118. Aun cuando hubiese escrito muchos artículos ; au/iliado en la edición de muchas obras publicadas9 tuvo Fl Due esperar hasta su jubilación para escribir 7 "a D$co&#erte d& Christ9 Due representó la cosecha del conocimiento ; de las meditaciones espirituales de toda su vida. #sos %ueron presentados en %orma de una Cristología de dos niveles. Primeramente como la > Ca a Cristología;4 arraigada en la historia Due nos capacita a descobrir Cristo en &u vida terrena. #ntonces9 en un segundo nivel9 la 97lta Cristología;4 Due era la revelación del Cristo de nuestra %e. #sa parte de su obra es de particular interFs porDue trata directamente de la #ncarnación9 sus implicaciones ; consecuencias.1#l mFtodo seguido es la presentación de la e/Fgesis sistemática para cada te/to cristológico9 come@ando con el <rólogo del evangelio de Auan9 seguido por pasajes$claves de las epístolas de Pablo. #sa es una Cristología enteramente basada en el estudio de la revelación bíblica. #l estudio lleva al lector a travFs de la demostración de Due 9)es>s era Dios antes de *& encarnación;4 y 9permaneció ine#itablemente Dios por sobre *& h&millación;.%7 9<ero en Cristo4 el mismo Dios habitó con nosotros. Ml *e hi5o hombre4 el seg&ndo y >ltimo 7dán. *&rge4 sin embargo4 &na c&estión4 ind&dablemente delicada4 pero legítima= 6C&án identificado con nosotros realmente estaba )es>s8 6:omó Ml la nat&rale5a de 7dán antes o desp&$s de la caída8;%! :eorges &tFven; recha@ó categoricamente la noción de Due Cristo poseía la naturale@a de Adán antes de la caída. *a e/presión paulina 9en seme an5a +similit&d. de carne pecaminosa; no podría ser atribuída a Adán antes de la caída. Pero9 9no es s&ficiente den&nciar la diferencia entre ambas sit&aciones e@perimentadas por los dos 7danes4 lo J&e es totalmente ób#io. "o J&e precisamos reconocer es J&e ellos no #i#ieron en la misma carne ni en la misma nat&rale5a;.%% 9Decir J&e )es>s #i#ió en la carne seme ante a la de 7dán antes de la caída es4 por lo tanto4 discordar de la di#ina re#elación. <ero sería otro error decir J&e Ml era id$ntico a 7dán desp&$s de la caída. Pos prendemos a falsas opciones al J&erer definir la nat&rale5a de )es>s simplemente en relación a 7dán4 antes o desp&$s de la caída. /na enorme y esencial diferencia J&e disting&e )es>s del hombre4 el c&al se #ol#ió ontologicamente separado de Dios;. '00 9)es>s no era apenas DiosR no era apenas hombre. Cristo oc&pó &na posición diferente4 &na n&e#a posición4 en el comien5o de &na n&e#a era;.'0' <ero4 entonces4 96c&ál es e@áctamente la carne de Cristo y c&áles *&s inclinaciones interiores8 6Hasta dónde #a *& identificación con nosotros8;'0, Para renovar la condición humana9 tenía Hl Due asumirla enteramente. 4na mera semejan@a e/terna no está en armonía con la declaración de Pablo9 de Due "ios envió a &u Hijo en 9seme an5a de carne pecaminosa; 0Rom. )G32. 9G&e en la carne J&e Dios condenó el pecado por )es&cristo. "a demostración del apóstol <ablo es #álida apenas para &na condición formal4 para dar a conocer J&e )es>s resistió ba o las mismas condiciones J&e las n&estras. Po admitir eso es decir J&e toda la arg&mentación es falla y la concl&sión inaceptable= N... para J&e la &sta e@igencia de la ley se c&mpliese en nosotros4 J&e no andamos seg>n la carne4 sino seg>n el

Pág. 1.2spírit&O. 0Rom. )G.2?183 9*i )es>s no h&biese enfrentado la tentación ba o las mismas condiciones J&e las n&estras;4 asevera &tFven;9 9la l&cha sería desig&al y *& e emplo impropio;.'01 Pero el poder del #spíritu9 a travFs de Duien Cristo condenó el pecado en la carne9 es o%recido a todos los Due *o reciben por la %e. Consecuentemente9 9gracias a )es&cristo el 2spírit& *anto desarrolla a n&estro fa#or el mismo ministerio J&e Ml c&mplió a fa#or del Hi o de Dios. 2n eso reposa &n aspecto esencial del e#angelio... C&án confortador es saber J&e la h&manidad4 comprometida por 7dán4 s& líder4 p&ede ser regenerada por )es&cristo4 en K&ien todas las cosas son hechas n&e#as;.'05 William 2. Johnsson Trata de %rmoniGar.+ #n una serie de cinco editoriales publicados en la 7d#entist De#ieF9 7illiam :. Aohnsson9 editor$ je%e9 trató de amainar la discusión sobre la naturale@a de Cristo en sus artículos 9P&estro Hncomparable *al#ador;.'06 9Ai propósito en esos editoriales no es tratar de probar J&e &n lado está cierto y el otro errado. 2spero reconciliarnos presentando fielmente las preoc&paciones de cada lado y mostrando c&anto tenemos en com>n4 a despecho de todo. Po espero cambiar las mentesR deseo apelar para la sabid&ría y el b&en sentido de n&estro p&eblo4 en J&ien deposito gran confian5a;.'07 Habiendo destacado Due los adventistas con%iesan la completa ; eterna divinidad de Aesucristo9 Aohnsson en%ati@ó Due &u humanidad es igualmente vital. Pero es precisamente ahí Due ;ace el pomo de la discordia entre los adventistas contemporáneos. Aohnsson recapituló objetivamente ambos puntos de vista ; entonces preguntóG 96K&$ nos dice la Ciblia sobre la h&manidad de )es>s8; '0! *a respuesta %ue e/áctamente aDuella dada en su libro sobre la epístola a los Hebreos.181 92l silencio del P&e#o :estamento sobre ese específico p&nto de debate es ensordecedor. 7 mi #er nosotros4 como iglesia4 somos pr&dentes en no tratar de definir en n&estras creencias f&ndamentales la nat&rale5a h&mana de Cristo4 más detenidamente de lo J&e lo hace la 2scrit&ra;.''0 96K&$ nos dice 2llen White acerca de )es>s8; ''' 4 Aohnsson pregunta. #lla en%ati@ó &u divinidad tanto cuanto &u humanidad ; la milagrosa unidad entre ambas. 9Ml padeció triste5as4 s&frimiento y tentaciónR *&s pr&ebas f&eron reales E Ml *e arriesgó al fracaso y a la p$rdida eterna. <ero4 en medio a todo eso4 Ml *e mant&#o perfectamente impecableR Ml es n&estro incomparable *al#ador;.'', &i #llen 7hite nos estimuló a estudiar la humanidad de AesBs9 tambiFn se es%or@ó para recordarnos Due debemos hacer eso con e/tremo cuidadoG 9*ean c&idadosos4 e@tremamente c&idadosos c&ando tratando de la nat&rale5a h&mana de Cristo;. 6<ero Due es lo Due ella dijo sobre &u naturale@aC Q#ra la de Adán antes o despuFs de la caídaC Para saber eso 9precisamos mirar hacia lo J&e ella escribió y no escribió al respecto;. ''( #llen 7hite9 Due hi@o mBltiples re%erencias a los 9f&ndamentos; o 9pilares; del mensaje adventista9 nunca mencionó la naturale@a humana de Cristo como siendo uno de ellos. Además9 es %ácil descubrir declaraciones de ella para apo;ar cada punto de vista. "e hecho9 notó Aohnsson9 #llen 7hite a%irmó Due 9a&n c&ando )es>s *e haya hecho #erdaderamente h&mano y pasado por n&estras e@periencias4 Ml era diferente de nosotros en aspectos-cla#e. Cristo era Dios-Hombre y no participó de n&estras pasiones4 inclinación para el mal y propensiones para pecar. Ml era seme ante a nosotros y sin embargo diferente de nosotros. *olamente teniendo esos dos hechos en mente podemos hacerle &sticia a ella;.''1 Con %recuencia9 observó Aohnsson9 los argumentos no tocan el problema real ' la naturale@a del pecado. 9"a c&estión por detrás de la c&estión es el concepto de pecado. 7J&ellos J&e pretenden comprender más claramente la nat&rale5a h&mana de Cristo4 conseg&irían más si parasen de debatir

Pág. 1.5 si )es>s #ino en nat&rale5a h&mana pr$ o pós-caída4 y gastasen tiempo b&scando saber lo J&e la Ciblia dice a respecto del pecado;.''5 Aohnsson sustentaba Due la !iblia no restringe la de%inición de pecado a la transgresión de la le;. 92n penetrante análisis4 <ablo describe el pecado como &na f&er5a4 &n principio innato4 &n estado E Nel pecado habita en miO0Rom. 5G1.$+82. 7sí no solamente n&estros actos son pecaminososR n&estra propia nat&rale5a está en g&erra contra Dios;.''6 96<oseía )es>s tal nat&rale5a8 Po. *i así f&ese4 Ml tendría necesidad de &n *al#ador. Ml no poseía propensión para el malR ning&na deformación en *& nat&rale5a moral J&e "o predisp&siese a la tentación. Ml es el >nico totalmente sin pecado E en acciones y tambi$n en *& ser interior. Ml es Nsanto4 inocente4 inmac&lado4 separado de los pecadoresO 0Heb. 5G+-2.?115 9<ero yo necesito de &n *al#ador J&e es diferente4 alg&ien J&e no participa del problema del pecado4 J&e no necesita Ml mismo de &n sal#ador. Q mi *al#ador debe no apenas estar libre de la mancha del pecado4 Ysino tambi$n ser $l mismo DiosZ *olamente Dios p&ede remo#er mis pecados;.''! #l es%uer@o de Aohnsson para resolver el problema es9 sin duda9 digno de loor. ncuestionablemente9 el primer passo para la solución ;ace en la de%inición bíblica del concepto de pecado. *as aparentes contradicciones entre la caída9 su%ridora ; degradada naturale@a humana Due Cristo asumió9 ; la pura9 santa e impecable naturale@a Due todos *e atribu;en9 no encontrarán de otro modo una e/plicación capa@ de reconciliar dos puntos de vista radicalmente opuestos. #ntretanto9 para alcan@ar ese propósito9 no es su%iciente declarar lo Due Cristo es o no es. 111 Cada adventista cree Due AesBs era impecable9 Due Hl no tiene en &í malas propensiones9 ; Due solamente podría ser nuestro salvador en ese estado. Precisa ser e/plicado cómo Hl pudo ser tentado en todas las cosas como nosotros9 en carne semejante a la carne pecaminosa9 sin cometer pecado. #sa es la verdadera esencia del problema. Pero cuando el impase es resuelto9 Cristo surge más e%ectivamente como nuestro incomparable &alvador. JacP SeNueira H el ProDlema del Pecado.+ #n su libro Ceyond Celief41+8 AacM &eDueira busca la solución para el problema de la naturale@a humana de Cristo en la de%inición bíblica de pecado. Como sugerido en el título9 el autor pretende conducir a sus lectores 9más allá de la creencia;4 para 9la promesa4 el poder y la realidad del e#angelio eterno;. &eDueira está más interesado en &oteriología Due en CristologíaI Fl busca colocar 9el plan de la sal#ación ba o &na n&e#a l&5;.',' Pero9 una ve@ Due no se puede hablar de la obra de Cristo sin hablar de &u persona9 &eDueira es compelido a tomar posición sobre la naturale@a humana de Cristo ; la naturale@a del pecado. Para Fl9 9el e#angelio es la sol&ción de Dios para el problema del pecado. 7sí4 es importante principiar n&estro est&dio del e#angelio comprendiendo el pecado. A&chas #eces tratamos de la sol&ción J&e Dios nos preparó en Cristo +el e#angelio.4 sin primero reconocer la plena e@tensión del problema... Unicamente c&ando comprendemos n&estra completa pecaminosidad en nat&rale5a y acción4 entenderemos la sol&ción de Dios. Hasta percibir la depra#ada nat&rale5a del pecado4 no perderemos n&estra confian5a propia ni #ol#eremos para Cristo como n&estra >nica &sticia. 2l e#angelio se #&el#e significati#o4 entonces4 >nicamente contra el paLo de fondo de &na plena comprensión del pecado;.',, &eDueira entonces tra@a el origen ; el desarrollo del pecado. 9Como descendientes de 7dán y 2#a4 somos todos escla#os del pecado. Pacemos egoístas y n&estra inclinación nat&ral es #i#ir independientemente de Dios 0ver Auan )G3.I Rom. 1G+8$+3I -G152?. 1+3 #l Antiguo Jestamento se vale de una docena de di%erentes tFrminos para pecado. Pero en el &almo ,1G+$39 descubrimos conceptos básicos e/presados en tres palabras$claveG ini>uidad@ pecado A transgresión. >a.2 #niNuidad. 2lla no

Pág. 1.) se refiere primariamente al acto del pecado4 sino a la condición de pecaminosidadR por nat&rale5a4 somos espirit&almente NinclinadosO 0ver &al.,1G,I sa.,3G-I -.G-2. b.2 Pecado. "iteralmente Nperder la marcaO. 2so se refiere a n&estro fracaso en alcan5ar el ideal de Dios 0ver Rom. 3G+3I 5G1,$+.I sa. 1G.$ -2. c.2 Jransgresión. 2lla es &na deliberada #iolación de la "ey de Dios4 &n acto espontáneo de desobediencia 0ver 1 Auan 3G.I Rom. 5G5$132?.1+. Comentando saías ,3G-9 &eDueira escribeG 9<rimero4 cada &no de nosotros se des#ió porJ&e todos seg&imos la inclinación nat&ral para el Npropio caminoO. *eg&ndo4 ese pendor de seg&ir n&estro propio camino4 esa a&to-centrali5ación4 es la iniJ&idad J&e f&e p&esta sobre Cristo4 n&estro <ortador de pecados. C&ando Ml Ncondenó el pecado en la carneO sobre la cr&5 0Rom. )G329 f&e la inclinación para el pecado J&e Ml sentenció;.',5 "ios envió &u Hijo en carne pecaminosa9 no para probar a &us hijos Due ellos podrían igualmente obedecer la le; de "ios o para servir como un ejemplo para ellos9 sino para libertarlos del pecado. 92n el mismo centro de la doctrina de la Cristología está la gloriosa #erdad de J&e Cristo as&mió la h&manidad para poder ser el *al#ador del m&ndo. Unicamente a aJ&ellos J&e primeramente lo recibieron como *al#ador4 se hi5o Ml &n 2 emplo;.',6 Habiendo e/plicado el por J&$ de la #ncarnación9 &eDueira tambiFn consideró el cómo. >QCómo Cristo sal#ó el g$nero h&mano en *& h&manidad8 962so se dio vicariamente con Cristo act&ando en el lugar de la ra5a h&mana4 o realmente9 esto es4 con Cristo as&miendo la caída nat&rale5a de la h&manidad8; &eDueira opta por la Bltima9 recha@ando la idea de la substitución vicária9 la cual dice Fl 9hace el e#angelio anti$tico;. K&e &n hombre inocente p&diese morir en l&gar de &n c&lpado es inaceptable. 7demás4 eso red&ce m&y fácilmente el e#angelio a la 9gracia barata;.',7 "e acuerdo con &eDueira9 CCristo@ en =u humanidad@ salvó los hombres A las muDeres en realidad A no vicariamente% Los defensores de esa posición enseLan J&e Cristo tomó la nat&rale5a J&e 7dán poseía desp&$s de la caída. 7rg&mentan ellos J&e &na #e5 J&e Cristo #ino para sal#ar la caída h&manidad4 Ml tenía J&e as&mir la nat&rale5a h&mana pecaminosa J&e necesitaba de redención. Hdentificándose así con n&estra colecti#a h&manidad degenerada4 Cristo se calificó a ser el seg&ndo 7dán y legalmente obt&#o el derecho de ser n&estro *&bstit&to;.',! Para &eDueira eso no signi%ica Due Cristo en &u humanidad hubiese sido e/áctamente como nosotros en nuestra caída humanidad. Ciertamente9 9la 2scrit&ra enseLa J&e Cristo realmente asumió n&estra condenada nat&rale5a h&mana pecaminosa como nosotros la conocemos. <ero Ml derrotó completamente 9la ley del pecado y de la m&erte;0Rom. )G+2 J&e habitaba en esa nat&rale5a h&mana pecaminosa4 y entonces la e ec&tó en la cr&5. H&biese Cristo consentido4 a&n por &n pensamiento4 con los pecaminosos deseos de la nat&rale5a J&e Ml as&mió4 entonces *e habría #&elto &n pecador con necesidad4 Ml mismo4 de &n sal#ador. He aJ&í por J&e4 lidiando con la nat&rale5a h&mana de Cristo4 debemos ser e@tremamente ca&telosos para no ind&cir *& mente o la capacidad de escoger al pecado o decir J&e Ml Nt&#oO &na nat&rale5a pecadora;.',% Con respecto al problema del pecado9 &eDueira en%ati@a Due no deberíamos ir más allá de lo Due la #scritura dice. 9Po debemos enseLar J&e en 7dán toda la h&manidad heredó la c&lpa. 2sta es la here ía del Npecado originalO introd&cida por 7g&stín y adoptada por la Hglesia Católica Domana. C&lpa4 en sentido legal4 siempre incl&ye #olición personal o responsabilidad y Dios no nos hace personalmente responsables por algo por lo c&al no t&#imos capacidad de escoger. *olamente c&ando personal4 conscienciosa4 deliberada4 persistente y definiti#amente recha5amos el don de la #ida eterna en Cristo4 la c&lpa4 la responsabilidad y la seg&nda m&erte se #&el#en n&estras 0ver Auan 3G1)9 3-I 6arcos 1-G1I Hebreos +G1$.I 18G1.9 +-$+12?.138 *a Cristología de &eDueira es apenas un %undamento de su teología con respecto a como los pecadores son salvos 9en Cristo;. &u posición intransigente contra la e/piación substitutiva se ha probado controversial9 pero Fl claramente asume una postura %avorable a la Cristología tradicional9 basando sus argumentos en la #scritura ; no en #llen 7hite.

Pág. 1.1 (a Vltima eclaraci$n de &llen White SoDre la NaturaleGa ,umana de .risto.+ Comen@amos este estudio histórico %ocali@ando 1,8 aEos de Cristología9 con la primera declaración de #llen 7hite. "aremos el toDue %inal a esa historia con una de sus Bltimas a%irmaciones. #sa intrigante mani%estación %ue descubierta apenas recientemente ; trata con la parte más controversial del asuntoG si Cristo estaba sujeto a todas las 9malas tendencias; de la humanidad o si Hl era e/cento de ellas. =uestra investigación con%irma la de :eorge Pnight9 Due a%irma Due #llen 7hite nunca usó la e/presión 9tendencias pecaminosas; en relación a la naturale@a humana de Cristo. "e acuerdo con Pnight9 eso hacía parte de las 9enseLan5as de <rescott4 Waggoner y )ones sobre las tendencias de la nat&rale5a h&mana de Cristo;4 Due 9penetraban el clima ad#entista a mediados de la d$cada de '!%0;.'(' Pero la reciFn descubierta carta levanta la cuestión sobre si ella realmente usó una e/presión tan %uerte. *a 7d#entist De#ieF del 15 de <ebrero de 111. anunció Due una carta inFdita de #llen 7hite había sido descubierta recientemente.13+ #scrita el +1 de Agosto de 11839 en #lmshaven9 &ta. Helena9 Cali%ornia9 esa carta %ue dirigida al "r. A. H. Pellogg.133 Parece Due ella nunca %ue enviada9 como %ue el caso con muchas otras retenidas por #llen 7hite9 mientras aguardaba para ver cómo la controversia con Pellogg se desarrollaría entre 118+ ; 118). CualDuiera Due sea la ra@ón9 esa carta9 o su copia9 estaba %uera de los archivos. #l archivista Jim Poirier la descubrió totalmente por acaso en "iciembre de 1113. Cuando el anBncio de la descubierta %ue hecho9 el Patrimfnio 7hite le o%reció una copia a todos aDuellos Due deseasen tenerla. Como la ma;oría de las cartas de #llen 7hite9 ella trata de diversos asuntos de naturale@a práctica. Pero uno de los párra%os tocó en el asunto de la humanidad de Cristo en tFrminos particularmente signi%icativos. Al revisar el pasaje en el cual ella habla de la naturale@a humana caída asumida por Cristo9 #llen 7hite hi@o varias alteraciones manuscritas en el te/to. #sos cambios son presentados abajo en negrito. #sa muestra de su trabajo testi%ica de su preocupación con la claridad sobre un punto particularmente sensible ; pasible de mal$entendidos. He aDuí el párra%o en cuestiónG 9C&ando Cristo4 al inicio4 le an&nció a la h&este celestial *& misión y obra en el m&ndo4 declaró J&e estaba para de ar *& posición de dignidad y oc&ltar *& santa misión as&miendo la seme an5a del hombre4 c&ando en realidad Ml era el Hi o del infinito Dios. Q c&ando llegase la plenit&d de los tiempos4 Ml descendería de *& trono de alto comando4 pondría a &n lado *& manto regio y corona real4 re#istiendo *& di#inidad con la h&manidad4 #iniendo a la :ierra para e emplificar lo J&e la h&manidad debe hacer y ser para #encer el enemigo y sentarse con el <adre en *& trono. Biniendo como lo hi5o4 como &n hombre4 para enErentar A estar suDeto a todas las malas tendencias de las c&ales el hombre es heredero4 operando de todas las maneras concebibles para destruir =u Ee@ consintió en ser herido por las agencias h&manas inspiradas por *atanás4 el rebelde J&e había sido e@p&lsado del Cielo;.'(1 #se te/to tiene paralelo con algo Due #llen 7hite publicara en 2arly Writings.13, Allí ella usó9 por primera ve@9 la e/presión 9nat&rale5a h&mana caída; para describir la naturale@a asumida por Cristo. #n la declaración de 11839 deseó ser aun más precisa. "e inicio ella escribióG 9Biniendo como "o hi5o4 como &n hombre4 con todas las malas tendencias de las c&ales el hombre es heredero4 a *í mismo hi5o posible ser herido por las agencias h&manas inspiradas por *atanás.; #so pareciera ser un claro apo;o a una naturale@a humana sujeta a 9todas las tendencias malas;4 a las cuales Cristo nunca cedió. Pero9 evidentemente9 #llen 7hite9 al releer el te/to dactilogra%iado9 sintió Due ese no era e/áctamente el pensamiento Due pretendía comunicar. Así9 adicionó dos %rases manuscritas las cuales %ueron negritadas en el te/to anterior. Con el te/to interlinear aEadido9 el pasaje Duedaría asíG 9Biniendo como hi5o4 como &n hombre4 para enErentar A estar suDeto a todas las malas tendencias de

Pág. 1,8 las c&ales el hombre es heredero4 operando de toda manera concebible para destr&ir *& fe4 consintió en ser herido por las agencias h&manas inspiradas por *atanás;. Algunos dirían Due esa revisión presenta signi%icativo cambio de sentido9 haciendo parecer Due las malas tendencias estaban en otras Due %ueron %ormadas contra Cristo9 aun cuando eso sea discutible. Al publicar ese importante pasaje9 el editor de la 7d#entist De#ieF escribió con propiedadG 9"os est&diantes de los escritos de 2llen White estarán interesados en la sentencia final de ese párrafo. 2llos irán a obser#ar como ella estaba preoc&pada en no ser mal comprendida y4 al leer el borrador dactilografiado4 hi5o cambios de propio p&Lo para de ar más claro el significado. 2sa afirmación tomará s& l&gar entre m&chas otras J&e ella escribió sobre la nat&rale5a h&mana de Cristo;.'(6 &egBn Paul :ordon9 entonces director del Patrimonio de #llen :. 7hite9 9no es pro#able J&e c&alJ&ier n&e#a carta cambie significati#amente la comprensión ad#entista de s&s V2llen WhiteW enseLan5as. :enemos ya &na inmensa colección de s&s escritos en libros4 cartas4 diarios y man&scritos4 por lo c&al podemos estar confiantes en saber lo J&e ella creía;.'(7 #n los párra%os siguientes9 #llen 7hite e/plicó el secreto de la victoria de Cristo sobre las 9malas tendencias;. 9Como Cabe5a de la h&manidad4 Cristo #i#ió en la :ierra &na #ida consistente y perfecta4 en conformidad con la #ol&ntad de *& <adre celestial. C&ando Ml de ó las cortes celestiales4 an&nció la misión J&e *e prop&siera c&mplir= NHe aJ&í #engoR en el rollo del libro está escrito a Ai respecto= Ae deleito en hacer :& #ol&ntad4 oh Dios Aío.O *iempre s&premo en *& mente y cora5ón estaba el pensamiento= NPo Ai h&mana #ol&ntad4 sino :& #ol&ntad sea hechaO. 2se era el infalible principio J&e "o mo#ía en todas *&s palabras y actos4 y J&e modeló *& carácter;.'(! "e ese modo9 habiendo vencido 9todas las malas tendencias de las c&ales el hombre es heredero;4 )es&cristo4 n&estro *eLor4 9nos dio &n e emplo de lo J&e hombres y m& eres precisan ser4 si escogen ser *&s discíp&los y mantienen el principio de s& confian5a hasta el fin;. '(% Pues9 9a tra#$s de *& e@periencia4 d&rante los (( aLos J&e Ml #i#ió en la :ierra4 Cristo f&e asediado por todas las tentaciones con las c&ales la familia h&mana es tentadaR sin embargo4 Ml *e mant&#o sin siJ&iera &na mancha de pecado;.'(6 Habiendo llegado al %in de un estudio alcan@ando 1,8 aEos de Cristología Adventista9 nuestro propósito es proceder a una síntesis del conocimiento obtenido hasta aDuí ; lan@ar la base para evaluación de las di%erentes posiciones. #n Bltima análisis9 esperamos sugerir una Cristología Due se armoni@e con la enseEan@a bíblico ; reconciliar los di%erentes puntos de vista. Notas H Re!erencias.+ 1. Ralph *arson9 :he Word Was Aade Glesh. +. Hdem4 pág. 5. 3. Hbidem. .. Hdem4 págs. 1,$+1. ,. Hdem4 págs. ++$+). -. Hdem4 págs. +1$31. 5. Oer 2l Ainisterio9 Aunio de 11)19 para las dos revisiones de los libros de Ralph *arson hechas por Herbert #. "ouglas ; #ric C. 7ebster. ). *arson9 págs. ++.$+-.. 1. Hdem4 pág. +)1. 18. Hdem4 págs. +15$388. 11. #l Patrimonio o "epositarios de #llen 7hite %ue creado por la propia escritora en 111+. #lla designó cuatro depositarios o %ideicomisarios. #n 11,89 el nBmero creció para siete ;9 en 11,)9 para nueve9 uno de los cuales representaba a AmFrica del &ur ; otro a #uropa. <ui honrado ; designado

Pág. 1,1 para #uropa durante +8 aEos9 de 1158 a 1118. 1+. Oer Doc&ments 7#ailable 0"ocumentos "isponibles2 del Patrimonio de #llen :. 7hite9 7ashington9 ".C.9 6a;o de 11)+. #se trabajo sugiere Due diversas publicaciones sean preparadas para corregir ciertas interpretaciones erradas de los escritos de #llen 7hiteG sobre el santuario9 sobre el juicio investigador9 sobre la re%orma de la salud9 o contra la acusación de plágio. 13. #se resumen9 "a Historia de la Cristología 7d#entista4 compuesto de 1+8 páginas poligra%iadas9 %ue preparado para bene%ício de los estudiantes matriculados en cursos de Cristología. 1.. *as reuniones del Patrimonio de #llen :. 7hite son encuentros anuales de los %ideicomisarios con los miembros del staff del 7hite #state9 para el estudio de problemas re%erentes a los escritos de #llen 7hite9 ; la con%ección de planes para e/pandir su in%luencia. 1,. Robert 7. Klson9 carta de +1 de Abril de 11)-. 1-. Hbidem. 15. Hbidem. 1). !runo 7. &teinweg9 suplemento de su estudio dactilogra%iado :he Doctrine of the H&man Pat&re of Christ 7mong 7d#entists *ince '%50 0*a "octrina de la =aturale@a Humana de Cristo #ntre los Adventistas "esde 11,82. 11. Robert 7. Klson9 :he H&manity of Christ 07ashington9 ".C.G #llen :. 7hite #state9 11)-2 +8. Hdem4 pág. 3. +1. Doc&ment of Cons&ltation HB of 2llen 3. White 2state. #se estudio %ue publicado en la revista %rancesa *er#ir9 segundo trimestre de 11)19 bajo el título "a Pat&rale5a H&mana de Cristo9 págs. 13$38. ++. Oer nuestros capítulos 1, ; 1-. +3. Oer Doc&ment of Cons&ltation HB4 bajo el título "a H&manidad de Cristo. +.. Hdem. Jim Poirier /na Comparación de la Cristología de 2llen 3. White y *&s G&entes "iterarias4 págs. 11$18.. Oer tambiFn Ainistry4 "iciembre de 11)1. +,. Henr; 6elvill9 *ermones 0=ew LorMG &tan%ord and &words9 1)..2. Oer White 2state Cons&ltation HB4 págs. 18,$11,. +-. Poirier9 pág. 188. +5. Hdem4 pág. 181. +). Hbidem. +1. Kctavius 7inslow9 "a 3loria del Dedentor 0*ondresG Aohn <arDuhar &haw9 1),,2. #llen 7hite tenía ese libro en su biblioteca particular. 38. Hdem4 págs. 1+19 13+$13.. Citado por Poirier9 págs. 1819 18+. 31. Poirier9 pág. 18+. 3+. Carta 1)1 de #llen :. 7hite9 1)119 en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 19 pág. 18)3. Citada por Poirier9 pág. 183. 33. 6anuscrito ,5 de #llen :. 7hite9 1)18. Citado por Poirier9 pág. 183. #n muchos otros conte/tos9 #llen 7hite estableció el mismo contraste entre los dos Adanes. Oer nuestro capítulo 3. 3.. 7inslow. Citado por Poirier9 pág. 18+ 0itálicos suplidos2. 3,. 6anuscrito ,5 de #llen :. 7hite9 1)18. Citado por Poirier9 pág. 183. 3-. #llen :. 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. 115. 35. [[[[[[[9 Aensa es *electos4 vol. 19 págs. +-59 +-). 3). ". A. "ela%ield9 2llen 3. White en 2&ropa 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9115,2. 31. [[[[[[[9 en Doc&ment of Cons&ltation HB of 2llen 3. White 2state 0dactilogra%iado2. .8. Hdem4 pág. 138 0#llen :. 7hite9 manuscrito ,5 de 1)182. .1. [[[[[[[9 en Doc&ment of Cons&ltation HB. .+. Hdem4 pág. 131. .3. Hbidem.

Pág. 1,+ ... Hdem4 pág. 131$13+. .,. *as principales obras de :eorge R. Pnight sonG Aitos en el 7d#entismo 011),2I De '!!! <ara la 7postasía E 2l Caso de 7. :. )ones 011)52I *antos 7irados 011)12I Ai 7pego Con Dios 011182I todos publicados por la Review and Herald Publishing Association. .-. Pnight9 De '!!! <ara la 7postasía4 págs. 13+$1,8. .5. Hdem4 pág. 133. .). Hbidem. .1. Hbidem. ,8. Hdem4 pág. 1.8. ,1. Hbidem. ,+. Hdem4 pág. 1.1. ,3. Hbidem. ,.. 2n 2sto Creemos. ,,. Hdem4 pág. O. ,-. Hdem4 pág. O. ,5. Hdem4 pág. 3-. ,). Hdem4 págs. .,$,8. ,1. Hdem4 pág. .-. -8. Hbidem. -1. Hdem4 págs. .-$.5. -+. Hdem4 pág. .5. -3. Hbidem. -.. Hbidem. -,. Hdem4 págs. .)$.1. --. Hdem4 pág. .1. -5. #. :. 7hite9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. .1. -). [[[[[[[9 <rimeros 2scritos4 págs. 1,89 1,+. -1. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. .1. 58. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch4 vol. ,9 pág. 155. 51. [[[[[[[9 2l Deseado de :odas las 3entes4 pág. 115. 5+. 2n 2sto Creemos4 pág. .5. 53. =orman R. :ulle;9 en la 7d#entist De#ieF4 1) ; +, de #nero9 ; 19 )9 1, ; ++ de <ebrero de 1118. Oer "onald Parr &hort9 Hecho Como... *&s Hermanos 0publicado por el autor en 11112. Hl criticó severamente esos artículos9 destacando la con%usión por ellos causada en el seno de la iglesiaI entonces de%endió las ideas %undamentales de la Cristología tradicional. 5.. Ro; Adams9 en la 7d#entist De#ieF4 +1 de 6ar@o de 1118I 11 ; +- de Abril de 1118. #sos tres editoriales %ueron inicialmente publicados en Canadian 7d#entist Aessenger4 Abril ; 6a;o de 11)). 5,. [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF4 +1 de 6ar@o de 1118. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 59 pág. 18.. 5-. [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF4 +1 de 6ar@o de 1118. 55. [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF4 11 de Abril de 1118. 5). [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF4 +- de Abril de 1118. 51. Hbidem. )8. Hbidem. )1. [[[[[[[9 "a Pat&rale5a de Cristo 0Hagerstown9 6d.G Review and Herald Pub. Assn.9 111.2 Hl consideró la noción de una iglesia dividida sobre la cuestión de la per%ección. )+. Hdem4 págs. 11$3-. )3. Hdem4 págs. 35$,..

Pág. 1,3 ).. Hdem4 págs. -)$-1. ),. Hdem4 pág. ,). Adams dice seguir la interpretación >como todos los seminaristas universitarios de los Bltimos +, aEos9 o recibida de los labios del pro%esor de teología9 "r. Raoul "ederen9 Due por muchos aEos leccionó en nuestras universidades. )-. Oer nuestro capítulo 1. )5. Aean Ca@eau/9 en la De#&e 7d#entiste4 Aulio de 11-1. )). Al%red <eli/ Oaucher 01))5$11132 estuvo directamente ligado con el inicio de la glesia Adventista en #uropa. Como pastor ; pro%esor9 Fl tambiFn se volvió un investigador especiali@ado en el campo de la pro%ecía bíblica. Hl %ue distinguido por la Andrews 4niversit;9 Due lo premió con el grado de doctor honoris ca&sa9 en 11-39 por los mFritos de sus contribuciones. )1. Oaucher9 en la De#&e 7d#entiste4 <ebrero de 115). Oer tambiFn la revista *er#ir9 primer trimestre de 11,59 págs. 15$1). %0. Hbidem4 pág. ,. 11. Oaucher9 "a Historia de la *al#ación9 cuarta edición 0"ammarie$les$*;s9 <rancaG #diciones Bie et *ant$4 11)529 págs. 113$11). 1+. Paul =ouan9 en la De#&e 7d#entiste9 "iciembre de 111.9 presenta el problema de la naturale@a de Cristo de modo semejante al de la Cristología de Heppenstall. 13. *os pastores de !Flgica9 #spaEa9 <rancia9 talia9 Portugal ; &ui@a9 así como los de muchos otros países de #uropa9 `%rica ; AmFricas9 son preparados en la <acultad Adventista de Jeología de Collonges$sous$&aleve9 <rancia. 1.. Oer nuestro capítulo 1+. 1,. :eorges &tFven;9 "a Desc&bierta de Cristo 0"ammarie$les$*;s9 <rancaG #ditions Bie et *ant$4 11112. %6. Hdem4 págs. ++1$+11. %7. Hdem4 pág. +,1. %!. Hdem4 pág. +).. %%. Hdem4 pág. +)5. '00. Hdem9 pág. +))$+)1. '0'. Hdem4 pág. +1+. '0,. Hbidem. '0(. Hdem9 pág. +13. '01 Hdem4 pág. +1-. '05. Hdem4 pág. +1). 18-. 7illiam :. Aohnsson9 en la 7d#entist De#ieF9 ) ; ++ de Aulio de 1113I 1+9 11 ; +- de Agosto de 1113. '07. Hdem4 ) de Aulio de 1113. '0!. Hdem4 1+ de Agosto de 1113. 181. Oer nuestro capítulo 1+. 118. Aohnsson9 en la 7d#entist De#ieF9 1+ de Agosto de 1113. '''. Hdem4 11 de Agosto de 1113. '',. Hbidem. ''(. Hdem. Oer :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+). 11.. Aohnsson9 en la 7d#entist De#ieF9 11 de Agosto de 1113. Pero compare lo Due #llen 7hite escribió en su carta al "r. A. H. Pellogg %echada el +1 de Agosto de 1183 0publicada en la 7d#entist De#ieF4 5 de <ebrero de 111.2 ; disicutida en nuestro capítulo 1.. 11,. [[[[[[[9 en la 7d#entist De#ieF9 +- de Agosto de 1113. ''6. Hbidem. ''7. Hbidem.

Pág. 1,. ''!. Hbidem. 111. Oer observaciones de AacM &eDueira en la 7d#entist De#ieF del +3 de &eptiembre de 1113. 1+8. AacM &eDueira9 Ceyond Celief= :he <romise4 :he <oFer and the Deality of the 2#erlasting 3ospel 06ás Allá de la CreenciaG la Promesa9 el Poder ; la Realidad del #vangelio #terno2 0!oise9 dahoG Paci%ic Press Pub. Assn.9 11132. &eDueira nació en Ruenia. #studió teología en el =ewbold College9 nglaterra. Por 1+ aEos %ue misionero en `%rica9 habiendo pastoreado en seguida diversas iglesias en los #stados 4nidos. Al tiempo de ese libro9 Fl era el pastor$je%e de la Capital Aemorial *e#enth-day 7d#entist Ch&rch en 7ashington9 ".C. 1+1. Hdem4 pág. 5. 1++. Hdem4 pág. 11 0itálicos suplidos2. 1+3.0Hdem4 pág. 15. 1+.. Hdem4 ver págs. 13$1-. 1+,. Hdem4 pág. 1.. 1+-. Hdem4 pág. .1. 1+5. Hdem4 págs. .1$.+. 1+). Hdem4 pág. .3. 1+1. Hdem4 pág. ... 138. Hdem4 pág. ,.. 131. Pnight4 Grom '!!! to 7postasy4 pág. 1... 13+. Hdem4 Oer 7d#entist De#ieF4 15 de <ebrero de 111.. 133. #llen :. 7hite9 carta 3839 1183. 13.. Hbidem. 13,. #. :. 7hite9 2arly Writings9 pág. 1,8. Oer nuestro capítulo +. 13-. Aohnsson9 en la 7d#entist De#ieF4 15 de <ebrero de 111.. 135. 7d#entist De#ieF9 1) de <ebrero de 111.. 13). #llen :. 7hite9 carta 3839 1183. 131. Hbidem. 1.8. Hbidem. Parte U" 6#T;6"; 1 L1= JU#"T#= !# L1 C69=T;L;$51 I5IL9C1 Q 1!:#"T9=T1 Capítulo '&*%()%.#?N A .R3T#.% &ería errado pensar Due la cuestión de la naturale@a humana de Cristo sea apenas de interFs e preocupación de los teólogos. Presentemente9 ella ha perturbado muchos miembros de la iglesia9 amena@ando dividirlos. *a siguiente carta9 enviada por un lector a los editores de la 7d#entist De#ieF9 es un buen indicador de esa realidad. 9"a iglesia de J&e soy miembro está di#idida en la c&estión de la nat&rale5a de Cristo.*&rgen arg&mentos en las clases de la 2sc&ela *abática4 desp&$s de las re&niones de la iglesia4 en las comidas sabáticas4 en los enc&entros de oración4 al tel$fono4 en todo l&gar. "as personas están realmente perdiendo la amistad al debater sobre la nat&rale5a de Cristo. 62s4 de hecho4 necesario decidir sobre ese p&nto para ser &n b&en ad#entista8 2so me aborrece4 6pero J&$ p&edo hacer8;' Para responder a esas angustiosas preguntas9 no basta decir9 como %ue hecho en ese caso9 Due ese es un asunto del 9gran misterio;4 Due precisamos 9est&diar la Ciblia y el 2spírit& de <rofecía

Pág. 1,, diligentemente y pensar J&e las tendencias de la iglesia sobre esa c&estión son dignas de toda aceptación4 y J&e deben ser e#itadas todas las disc&siones acrimoniosas;. , *a iglesia precisa tener tambiFn una respuesta adecuada ; su%iciente para traer con%orto a la consciencia turbada9 ; satis%acer la mente ansiosa de comprender esa verdad vital9 acerca de la cual #llen 7hite declaraG 9"a h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2lla es el elo dorado J&e liga n&estra alma a Cristo4 y a tra#$s de Cristo a Dios. 2lla debe ser n&estro est&dio;.5 Habiendo comprendido a importancia de la naturale@a humana de Cristo en el plan de la salvación9 los pioneros adventistas hicieron de ella la piedra de toDue de su Cristología9 en armonía con el consejo dado por el apóstol AuanG 92n esto conoceis el 2spírit& de Dios= todo espírit& J&e confiesa J&e )es&cristo #ino en carne es de DiosR y todo espírit& J&e no confiesa a )es>s no es de Dios. *ino J&e es el espírit& del anticristo...; 01 Auan .G+$32 L&so es Realmente &sencialM 4na ve@ Due la controversia acerca de la naturale@a humana de Cristo alcan@ó grandes proporciones9 muchos adventistas se han seriamente preguntadoG Q#s realmente imperioso decidir sobre esoC La en 115)9 el presidente de la Asociación :eneral9 Robert Pierson9 estaba deseoso de ponerle un %in a la división sobre la cuestión Due9 en su mente9 no era esencial para la salvación. . Por la misma ra@ón9 el artículo . de las creencias %undamentales9 votado en la reunión de la Asociación :eneral de 11)89 el cual dice respecto al >Hijo?9 silencia sobre el asunto. #s verdad Due nadie consideraría como esencial para la sal#ación la correcta comprensión intelectual de una doctrina especí%ica. Como :eorge Pnight apropiadamente a%irmóG 9Po es n&estra teología J&e nos sal#a4 sino el *eLor de n&estra teología;. 5 Aceptar a AesBs como nuestro &alvador ; participar de &u vida divina nos hace autFnticos discípulos de Cristo. Pocos de los discípulos de AesBs9 a travFs de los siglos9 se preocuparon con detalles de la Cristología Due discutimos ho;. Pero9 semejantemente al ladrón en la cru@9 poseían la certe@a de la salvación por la %e en Aesucristo. 9Po alabamos el e#angelio4 sino a Cristo. Po adoramos el e#angelio4 sino al *eLor del e#angelio; 69 e/clama #llen 7hite. &in embargo9 eso no signi%ica Due el contenido del evangelio o las doctrinas no sean importantes. U*ejos de esoV #l vivir cristiano ; el crecimiento espiritual son posibles apenas a travFs del conocimiento de la verdad con%orme ella es en AesBs. 0#%e. .G+12. Jodo cristiano es llamado a crecer en el 9pleno conocimiento4 seg>n la imagen de aJ&el J&e lo creó;. 0Col. 3G182. =adie podría apegarse apenas a los 9principios elementales de los orác&los de Dios; 0Heb. ,G1+2. Jodos deberían es%or@arse para comprender siempre más 9los misterios de Dios; 01 Cor. .G129 en particular 9el misterio de la piedad;4 esto es9 conocer a Cristo 9manifiesto en carne... y &stificado en 2spírit&; 01 Jim. 3G1-2. *a e/periencia cristiana ha mostrado una directa relación entre nuestra comprensión de la naturale@a humana de Cristo ; &u obra de salvación. #n otras palabras9 entre Cristología ; &oteriología. #ngaEarse sobre el signi%icado de la #ncarnación ; la realidad de la humillación de Cristo9 conduce inevitablemente al engaEo sobre la realidad de &u obra de justi%icación. *a historia de la Cristología adventista revela Due errores de interpretación han sido cometidos9 especialmente a la lu@ del hecho de Due ho; tenemos9 por lo menos9 tres e/plicaciones acerca de la naturale@a humana de Cristo. Kbviamente9 ellas no pueden estar todas de acuerdo con las #scrituras ; los escritos de #llen 7hite. #n nuestra bBsDueda de la verdad9 es necesario analisar ; evaluar las tesis con%lictivas. *os argumentos básicos de cada posición cristológica serán resumidos a seguir. Resumen de las Tres #nterpretaciones %ctuales.+

Pág. 1,Para Due nadie conclu;a Due la glesia Adventista no es clara con relación a su creencia a respecto de la Persona Due es central en su %e9 vamos a revisar las líneas comunes Due ligan esas interpretaciones antes de e/aminar sus di%erencias. #l artículo . de las Creencias <undamentales a%irma con mucha claridad lo Due los adventistas siempre cre;eron acerca de AesBs9 Hijo de "ios e Hijo del Hombre. A seguir9 presentamos su íntegra9 con%orme votada en la sesión de la Con%erencia :eneral9 en 11)8G 92l 2terno Dios-Hi o se encarnó en )es&cristo. 7 tra#$s de 2l todas las cosas f&eron creadas4 el carácter de Dios re#elado4 la sal#ación de la h&manidad reali5ada4 y el m&ndo &5gado. <ara siempre #erdaderamente Dios4 Ml tambi$n *e hi5o #erdaderamente hombre4 )es>s4 el Cristo. G&e concebido del 2spírit& *anto y nació de la #irgen Aaría. Bi#ió y s&frió tentación como &n ser h&mano. <or *&s milagros manifestó el poder de Dios y f&e confirmado como el prometido Aesías di#ino. Ml s&frió y m&rió #ol&ntariamente en la cr&5 por n&estros pecados y en n&estro l&garR res&citó de los m&ertos y ascendió al Cielo para ministrar en el sant&ario celestial a n&estro fa#or. Ml #endrá n&e#amente en gloria para el libramiento final de *& p&eblo y la resta&ración de todas las cosas;.7 Kbviamente9 esa declaración no e/presa el punto controvertido sobre la naturale@a humana de Cristo. &in embargo9 la declaración de %e de 1)5+9 Due permaneció intocada hasta 11319 especi%icaba Due Cristo 9tomó sobre *í la nat&rale5a de la simiente de 7braham4 para la redención de n&estra ra5a caída;.! A causa de las di%erencias Due surgieron en ese particular desde la dFcada de ,89 los delegados en la sesión de la Con%erencia :eneral de 11)8 ju@garon más sábio abandonar esa %raseología9 ; substituir la %órmula Due e/presaba la creencia comBn. #so9 sin embargo9 no e/tinguió la controversia9 la cual se intensi%icó hasta Due los di%erentes puntos de vista %uesen más claramente de%inidos ; una interpretación alternativa surgiese. #scogemos clasi%icarla como alternativa porDue ella toma emprestados argumentos básicos de cada una de las otras dos Cristologías9 conocidas por los teólogos como posiciones pós+lapsariana ; pré+lapsariana. *o Due sigue es un resumen de las tres CristologíasG 0. (a .ristolog/a Tradicional o ,ist$rica.+ #sa posición posee prioridad histórica en la glesia Adventista. #lla es llamada pós+lapsariana porDue enseEa Due AesBs vino en naturale@a humana caída9 la naturale@a de Adán desp&$s de la caída. Consecuentemente9 la carne de Cristo es considerada semejante a la de todos los seres humanos. =o una carne corrompida9 sino una carne Due9 de acuerdo con la le; de la hereditariedad9 lleva consigo inherentes tendencias para pecar9 tendencias a las cuales AesBs nunca sucumbió. Aun cuando %ue 9tentado en todos los p&ntos4 como nosotros; 0Heb. .G1,29 Hl no cometió pecado. "e ahí9 Hl no apenas 9condenó el pecado en la carne;4 sino Due hi@o posible Due 9la &sticia de la ley se c&mpliese en nosotros4 J&e no andamos seg>n la carne4 sino seg>n el 2spírit&; 0Rom. )G3$.2. #sa enseEan@a9 aun cuando estF basada en el =uevo Jestamento9 era contraria a las creencias básicas de la Cristiandad. #so porDue los adventistas eran considerados como herejes9 ;a Due algunos pensaban Due ellos enseEaban Due AesBs era pecador por nacimiento9 como el resto de la humanidad. 6uchos adventistas ho; no saben Due su iglesia enseEó durante un siglo ' desde el origem del movimiento hasta 11,8 ' la posición pós$lapsariana. &in embargo9 algunos teólogos adventistas9 no comprendiendo como pudo ser posible para AesBs vivir sin pecar en una naturale@a humana caída9 creen ser necesario %ormular una nueva Cristología. 1. (a NueEa .ristolog/a o la Posici$n PrJ+(apsariana.+ #l argumento básico de la nueva Cristología es bien conocidoG AesBs 9as&mió la nat&rale5a h&mana de 7dán sin pecado;4 esto es9 la naturale@a de Adán antes de la caída. #n verdad9 9en 2l no había pecado4 ya sea heredado o c&lti#ado4 como es nat&ral en todos los descendientes de 7dán;. "el

Pág. 1,5 mismo modo9 9si Cristo f&e tentado en todos los p&ntos como nosotros;4 eso nunca ocurrió como proveniente de &u íntimo9 una ve@ Due Hl no heredó de Adán ninguna de nuestras propensiones para el mal. #n suma9 9lo J&e J&iera J&e )es>s haya as&mido4 no lo f&e intrínseca o innatamente... :odo lo J&e )es>s adoptó4 todo lo J&e Ml soportó9 ya sea el fardo y la penalidad de n&estras iniJ&idades4 o las dolencias y fragilidades de la nat&rale5a h&mana E todo f&e e@perimentado vicariamente?18 >:icariamente Ml tomó n&estra pecaminosa y caída nat&rale5a... *oportó n&estras debilidades4 tentaciones4 vicariamente4 del mismo modo J&e soportó n&estras iniJ&idades;.'' #s di%ícil comprender por Due la enseEan@a tradicional %ue subitamente puesta a un lado. Aparentemente9 no %ue tanto por %alta de conocimiento de la posición histórica9 como por el deseo por parte de algunos de ser reconocidos como cristianos 9a&t$nticos;. 6ás sorprendente es Due los promotores de la nueva Cristología apo;aron su causa en los escritos de #llen 7hite. Así la disputa se resumió a di%erencias de interpretación con respecto a ciertas declaraciones cruciales de la &ra.7hite. 4. (a .ristolog/a %lternatiEa.+ *a Cristología alternativa es más reciente ; probablemente la más di%undida ho;. #lla es ahora promovida por el libro 2n 2sto Creemos1+9 Due %ue preparado por más de +88 representativos líderes ; eruditos seleccionados de los más altos niveles de la denominación. #n armonía con la Cristología tradicional de los pioneros9 la postura alternativa enseEa Due AesBs tomó la naturale@a de Adán después de la caída. Kbviamente9 de acuerdo con sus de%ensores9 Cristo no vino en 9poder y esplendor; o aun con la naturale@a impecable de Adán. Al contrario9 Hl tomó la %orma de siervo9 con la naturale@a debilitada por .888 aEos de degeneración racial. #so no implica9 sin embargo9 Due AesBs ha;a heredado 9malas tendencias; de Adán. Aun cuando el cuerpo de Cristo estuviese sujeto a la deterioración %ísica ; ha;a heredado las debilidades de la constitución corporal del hombre9 Hl no recibió ninguna de las inclinaciones para el mal asociadas a la caída naturale@a humana. !asados en la %órmula emprestada de una de las %uentes de #llen 7hite9 el ministro anglicano Henr; 6elvill9 ellos sostienen Due AesBs heredó de Adán apenas 9simples debilidades; ; 9características tales como hambre4 dolor4 debilidad4 triste5a y m&erte. 7pesar de ser consec&encias del pecado4 ellas no son pecaminosas;.'( Así9 Cristo no era e/áctamente como Adán antes de la caída ; ni despuFs de ella. "i%erentemente de otros seres humanos caídos9 Hl nació sin tendencias para el mal. #n ese punto ellos concuerdan con la nueva Cristología. Cada una de esas Cristologias es de%inida en la base de la hereditariedad humana. Kbviamente9 las di%erencias de interpretación sugieren Due pueden haber sido cometidos errores. #llen 7hite apunta la causa principalG 9Cometemos m&chos errores a ca&sa de n&estros errados p&ntos de #ista acerca de la nat&rale5a h&mana de n&estro *eLor. C&ando le conferimos a *& nat&rale5a h&mana &n poder J&e no es posible para el hombre obtener en s&s conflictos con *atanás4 destr&imos la integralidad de *& h&manidad;.'1 #sa declaración sugiere claramente el criterio por el cual una interpretación debe ser evaluada. Precisamos reconsiderar toda interpretación Due apoDue o obscure@ca la participación de Cristo en la naturale@a humana pecaminosa9 si deseamos retornar a la Cristología bíblica. &rrores de &Ealuaci$n.+ #n las diversas reuniones anuales del Patrimonio de #llen :. 7hite9 tuvimos la oportunidad no apenas de estudiar la Cristología de los pioneros9 sino tambiFn de criticar ciertos aspectos de la nueva Cristología.

Pág. 1,) #l primero de los errores %ue pasar por alto la enseEan@a tradicional de la iglesia. #s di%ícil comprender por Due las unánimes declaraciones hechas por líderes adventistas por más de un siglo debiesen ser condenadas sin una veri%icación más seria. &i los de%ensores de la nueva Cristología hubiesen e/aminado la literatura o%icial de la iglesia a la lu@ de la historia9 aun si hubiese sido apenas super%icialmente9 probablemente no habrían declarado Due apenas una minoría de los adventistas escribió Due Cristo tomó la naturale@a humana caída de Adán después de la caída. <uera de eso9 ellos nunca habrían osado decir Due 9esa eJ&i#ocada posición de la minoría; procedía de unos pocos 9l&náticos irresponsables;. #l más grave error de análisis %ue cometido en la interpretación de la enseEan@a de #llen 7hite9 sobre el cual los abogados de la nueva teología se basaron para mostrar Due Cristo tomara la naturale@a impecable de Adán antes de la caída. #sa a%irmación no es encontrada en ningBn lugar de los escritos de #llen 7hiteI pero lo contrario de ella es a%irmado centenas de veces. QCómo9 entonces9 podría alguien escribir Due 9en apenas tres o c&atro l&gares en todos esos inspirados conse os; de #llen 7hite e/isten alusiones hechas a la naturale@a humana caída asumida por CristoC 1*os estudiosos evangFlicos9 con Duien el problema de la #ncarnación %ue discutido en los aEos cincuenta9 no estaban errados cuando dirigieron la mira de su crítica contra el libro 2st&dios Cíblicos <ara el Hogar. #se volumen declaraba Due Cristo vino 9en carne pecaminosa;. 6Por DuF ellos %ueron llevados a creer Due 9esa e@presión pasó desapercibida en el libro por alg>n error desconocido8; 15 #se libro9 de hecho9 hasta cuando la Cristología %ue cambiada cerca de 11,89 era el más representativo de las creencias generales de los adventistas. <inalmente9 la manera como la nueva Cristología %ue presentada se constitu;ó en un error complementario. Publicándola sin los nombres de los autores ; bajo el título *e#enth-day 7d#entists 7nsFer K&estions on Doctrine 0*os Adventistas del &Fptimo "ía Responden a Cuestiones &obre "octrina29 solamente podría provocar una justi%icada reacción. QPor DuF debería la nueva Cristología de K&estions on Doctrine ser considerada más en armonía con la verdad bíblica Due aDuella inicialmente contenida en 2st&dios CíblicosC &olamente un e/amen crítico de los di%erentes puntos de vista puede proveer una respuesta. )na octrina .ondenada Por la #glesia.+ *a nueva Cristología %ue presentada por sus patrocinadores como 9el n&e#o marco histórico; del adventismo. Kbviamente9 para los cre;entes adventistas esa enseEan@a era nueva9 pero no para los demás cristianos. "e hecho9 ella %ue antes un lamentable retroceso a la antigua enseEan@a de las principales iglesias cristianas. A %in de considerar Cristo como teniendo una impecable naturale@a humana9 como la de Adán antes de la caída9 los concílios de la glesia Católica cre;eron ser necesario crear el dogma de la inmaculada concepción de 6aría. *as iglesias protestantes9 en contraste9 basaban su Cristología en la doctrina augustiniana del pecado original9 de acuerdo con la cual todos los hombres son pecadores ; culpados por nacimiento. Cristo9 por lo tanto9 no podría asemejarse a ellos9 ;a Due Hl no %ue ni pecador ni culpado. "e ahí la creencia general de Due AesBs9 desde &u encarnación9 asumiera la naturale@a humana de Adán antes de la caída. *os pioneros adventistas se opusieron a las doctrinas de la inmaculada concepción ; del pecado original. Algunos nuevos conversos al adventismo algunas veces tenían di%icultades en comprender como Cristo9 con una caída naturale@a humana9 podría vivir sin pecado9 como los pioneros enseEaban. Cartas %ueron escritas a #llen 7hite 9afirmando J&e Cristo no podría haber tenido la misma nat&rale5a J&e el hombre4 p&es si así f&ese4 Ml habría s&c&mbido ba o tentaciones similares;. He aDuí su respuestaG 9*i Ml no t&#iese la nat&rale5a del hombre4 no podría ser n&estro e emplo. *i Ml no f&ese participante de n&estra nat&rale5a4 no podría haber sido tentado como el hombre lo es. *i no "e f&ese posible ceder a la tentación4 Ml no podría ser n&estro ay&dador;.'!

Pág. 1,1 *a nueva Cristología no es apenas un retroceso a las antiguas creencias cristianasI ella es tambiFn un retorno a una creencia ampliamente recha@ada por la glesia Adventista. AcordFmonos de la in%eli@ e/periencia del movimiento de la carne santa. #se movimiento tambiFn enseEaba Due 9Cristo tomó la nat&rale5a h&mana de 7dán antes de la caídaR así Ml as&mió la h&manidad como ella se encontraba en el )ardín del 2d$n;.'% Jal enseEan@a %ue discutida ; recha@ada en la sesión de la Con%erencia :eneral de 1181. Cuando #llen 7hite %ue in%ormada al respecto9 volvió de Australia ; personalmente se opuso a la doctrina de la carne santa. #lla no dudó por un sólo momento para describirla como 9erradas teorías y m$todos; ; una 9in#en\_o barata y miserable de teorías h&manas4 engendrada por el padre de las mentiras;. ,0 *os proponentes de la nueva teología nunca mencionan ese incidente en su historia de las doctrinas adventistas. Considerando Due el autor de Ao#ement of Destiny recuerda pormenori@adamente como los pioneros sobrepujaron sus di%erencias a respecto de la naturale@a humana de Cristo9 Fl no dice una simple palabra sobre lo Due ellos enseEaban uni%ormemente sobre &u naturale@a humana. &in embargo9 Fl dedica varios capítulos al mensaje de 1))) ; al papel desempeEado por 7aggoner ; Aones9 pero conserva signi%icativo silencio cuanto a su Cristología. A pesar de ello se constitu;ó en la base de su mensaje de la justi%icación por la %e. -Jtodos Tendenciosos.+ *a declaración original de la nueva Cristología %ue hecha en Ainistry9 en &eptiembre de 11,-9 sección 119 apo;ada en nueve citas de #llen 7hite9 sin comentarios o re%erencias bíblicas. #l título general anuncia el concepto básico de la nueva teologíaG 9:omó la Hmpecable Pat&rale5a de 7dán 7ntes de la Caída.; #ntonces9 para introducir cada una de las citas9 ha; subtítulos pretendiendo re%or@ar la idea principal envuelta9 tales comoG 9Cristo 7s&mió la H&manidad Como Dios la Creó;4 9:omó la Gorma H&mana4 <ero no la Corrompida y <ecaminosa Pat&rale5a;4 97s&mió la Pat&rale5a H&mana Hmpecable de 7dán;4 9<erfecta Hmpecabilidad de la Pat&rale5a H&mana;4 etc. =adie precisa ser un especialista para notar Due ninguna de las citas de #llen 7hite presentadas en ese documento realmente se armoni@a con esos subtítulos. #llen 7hite nunca escribió lo Due esos títulos insinuan. #n verdad9 ella a%irma e/áctamente lo opuesto. Pero ninguna de esas declaraciones es mencionada. Habiendo aceptado la posición comBn del cristianismo con respecto a la naturale@a humana de Cristo9 ; aparentemente convencidos de Due esa era la posición de #llen 7hite9 los editores publicaron una selección tendenciosa de citas para justi%icar sus puntos de vista9 sin %undamento te/tual objetivo. 4na declaración sucinta9 registrada en Ao#ement of Destiny4 se constitu;ó en otro ejemplo típico. Cada a%irmación citada sin re%erencia merece ser cuidadosamente e/aminada9 colocada en su conte/to inmediato ; e/plicada a la lu@ de la enseEan@a general de #llen 7hite. ++ Restringiremos nuestra demostración a la siguiente sentenciaG 9Cristo era como 7dán antes de la caída E N&n ser p&ro4 impecable4 sin mancha de pecado sobre *íO;.,( Pero eso hace violencia al te/to original. *a primera parte9 9Cristo era como 7dán antes de la caída;4 es presentada como procedente de la pluma de #llen 7hite9 al paso Due9 en realidad9 es de la labra del autor del te/to. *a segunda parteI S' S&n ser p&ro4 impecable4 sin mancha de pecado sobre *íO 9 es en verdad una descripción Due #llen 7hite hace de Adán ; no de Cristo. He aDuí la declaración como presentada en su conte/to originalG 92l primer 7dán f&e creado &n ser p&ro4 impecable4 sin mancha de pecado sobre siR $l era la imagen de Dios... <ero )es&cristo era el &nig$nito Hi o de Dios. Ml tomó sobre *í la nat&rale5a h&mana y f&e tentado en todos los p&ntos como el ser h&mano;. ,1 YHn%asis suplidaZ. &i esa declaración registrada en la carta de #llen 7hite a 7. H. *. !aMer no %ue su%icientemente e/plícita9 la siguiente9 encontrada en 2l Deseado de :odas las 3entes9 no deja duda sobre lo Due ella

Pág. 1-8 enseEaba sobre el asuntoG 9Cristo debía redimir4 en n&estra h&manidad4 la falla de 7dán. C&ando este f&e #encido por el tentador4 sin embargo4 no tenía sobre sí ning&no de los efectos del pecado. *e encontraba en la p& an5a de la perfecta #aronilidad4 poseyendo el pleno #igor de la mente y del c&erpo. *e encontraba circ&ndado de las glorias del 2d$n... Po así c&anto a )es>s4 c&ando penetró en el desierto para medirse con *atanás. <or c&atro mil aLos est&#iera la ra5a a decrecer en f&er5as físicas4 #igor mental y moralR y Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad degenerada. Unicamente así podía sal#ar al hombre de las prof&ndidades de s& degradación;.,5 Ktro ejemplo de 9m$todos errados; está en ignorar declaraciones evidentes de 2l Deseado de :odas las 3entes9 a %avor de otras contenidas en la carta !aMer. Apenas alguien Due perdió todo sentido de proporción podría escribir Due las declaraciones contenidas en la carta !aMer ' 9f&ertemente contrabalanceadas;9 9tres o c&atro l&gares; ' en la cual #llen 7hite usa los tFrminos 9nat&rale5a caída; ; 9nat&rale5a pecaminosa;4 para describir la naturale@a humana asumida por Cristo. #n vista a esos 9errados m$todos y teorías;4 apenas una e/Fgesis saludable9 Due tome en cuenta todas las %uentes disponibles ; el signi%icado de los tFrminos empleados9 hará posible restablecer la unidad interpretativa con respecto a la naturale@a humana de Cristo. #s verdad Due mu; pocos de%ensores actuales de la nueva Cristología aun siguen los mFtodos eDuivocados de sus %undadores. Ho; un simple argumento ' de hecho9 una simple palabra ' es usada por muchos de ellos para justi%icar su punto de vista. QPero resistirá ese argumento a un cuidadoso escrutinioC )n %rgumento Ficticio, una &Qpresi$n esencaminadora.+ #l mFtodo ; el sistema de interpretación empleados en el libro K&estion on Doctrine di%ieren un tanto de aDuellos usados en el argumento básico de la nueva Cristología. ADuí9 los proponentes no más a%irman e/plicitamente Due 9Cristo tomó la impecable nat&rale5a de 7dán antes de la caída;4 aun cuando mantengan %irmemente Due 9en *& nat&rale5a h&mana4 Cristo era perfecto e impecable;. +#llos no niegan más Due 9Ml era el seg&ndo 7dán4 #iniendo en Nseme an5aO de carne h&mana pecaminosa 0Rom. )G32.?+5 Reconocen Due #llen 7hite 9ocasionalmente; usaba e/presiones tales como 9nat&rale5a pecaminosa; o 9nat&rale5a caída; de Cristo. +) &in embargo9 están ansiosos para especi%icar Due 9lo J&e J&iera J&e )es>s haya tomado4 no era *&yo innata o intrinsecamente... :odo lo J&e )es>s as&mió4 todo lo J&e Ml soportó E ya sea la carga y la penalidad de n&estras iniJ&idades4 o las enfermedades y debilidades de n&estra nat&rale5a h&mana E f&e adoptado vicariamente?.+1 "e acuerdo con los autores de K&estion on Doctrine9 9es en ese sentido J&e todos deberían comprender los escritos de 2llen 3. White4 c&ando ella se refiere ocasionalmente a pecaminosa4 caída y deteriorada nat&rale5a h&mana;.(0 &i #llen 7hite hubiese realmente escrito Due Cristo tomó nuestra naturale@a humana apenas vicariamente9 así como los pecados de todo el mundo9 ese seria un %uerte argumento. #n realidad9 ella nunca usó el adverbio >vicariamente?931 ni jamás escribió Due Cristo 9tomó la nat&rale5a h&mana impecable;. (, Por otro lado9 la &ra. 7hite usó apenas una ve@ la palabra vicario con relación al sacri%ício redentor de Cristo.33 Ciertamente AesBs no podría perdonar pecados e imputarle &u justicia a los pecadores penitentes de otro modo sino por la substitución. Pero a%irmar Due Hl tomó vicariamente la caída naturale@a humana9 signi%ica decir Due Hl la asumió apenas aparentemente ; no en realidad. #so tambiFn signi%icaría Due la muerte de Cristo debería ser entendida vicariamente9 una ve@ Due el salario del pecado es la muerte ; la naturale@a humana de AesBs era impecable. #n suma9 esa especie de ra@onamiento lleva9 al %inal de cuentas9 al docetismo9 esto es9 una Cristología en la cual AesBs es un ser humano apenas aparente. =os es inconcebible Due #llen 7hite ha;a insistido sobre la realidad de la participación de Cristo

Pág. 1-1 9en la carne y en la sangre; de la humanidad9 9en seme an5a de carne pecaminosa;4 Dueriendo decir Due esa relación %ue apenas vicaria. #sa e/presión no es encontrada en parte alguna de sus escritos9 así9 no ha; soporte para tal interpretación. Al contrario9 #llen 7hite no cesó de en%ati@ar la realidad de la naturale@a humana caída adoptada por Cristo. QCómo podría ella haber dicho eso más claramenteC 9Cristo no dio a entender J&e tomó la nat&rale5a h&manaR Ml4 de hecho4 la tomó. 2n realidad4 Cristo tenía la nat&rale5a h&mana.; L para no dejar cualDuier duda sobre ese tipo de naturale@a9 ella aEadeG 9N<or lo tanto4 #isto como los hi os son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml seme antemente participó de las mismas cosas...O 0Heb. +G1.2 Ml era el hi o de AaríaR la simiente de Da#id de ac&erdo con la descendencia h&mana. Cristo declaró ser &n hombre4 el hombre Cristo )es>sO;.(1 9Ml no poseía la mera seme an5a de &n c&erpo4 sino J&e tomó la nat&rale5a h&mana participando de la #ida de la h&manidad;. (5 C?l no apenas =e hizo carne@ sino >ue Eue hecho en semeDanza de carne pecaminosaG%(6 #llen 7hite no usaba9 como regla9 un lenguaje simbólico ; meta%órico con doble signi%icado. #l principio por ella e/presado con relación a la interpretación del lenguaje bíblico9 se aplica igualmente al su;o propioG 92l leng&a e de la Ciblia debería ser e@plicado de ac&erdo con s& significado ób#io4 a menos J&e &n símbolo o fig&ra sea empleado;.(7 #lla escribió en lenguaje claro Due signi%ica e/áctamente lo Due pretendía decir. #so es aun más necesario con respecto al delicado ; di%ícil tópico de la naturale@a humana de Cristo. Puntos Fuertes H JDiles de la .ristolog/a %lternatiEa.+ =uestra apreciación sería incompleta si los conceptos básicos de la Cristología alternativa no %uesen sometidos a un e/amen crítico. Por un lado9 esa posición intermediaria tiene el mFrito de re%or@ar la posición pós$lapsarianaI pero por otro9 ella perpetua el error principal de la posición prF$lapsariana al declarar impecable la naturale@a humana de Cristo. "e hecho9 los patronos de la Cristología alternativa a%irman9 como los pioneros9 Due la humanidad de Cristo no era la inocente humanidad de Adán antes de la caída. A %in de poder reali@ar la obra de salvación para la cual el Padre envió AesBs en carne 9seme ante al pecado;4 %ue necesario Due Hl viniese 9en *& encarnación en la h&milde forma de sier#o4 retratando ser#id&mbre4 s& eción4 s&bordinación. Ml tomó &na debilitada nat&rale5a h&mana y no la perfecta nat&rale5a de 7dán antes de haber pecado;.(! #sa posición hace un gran progreso en la dirección de un retorno a la verdad central del evangelio. Pero ella aun se prende a la idea eDuivocada del pecado original9 de acuerdo con la cual los seres humanos nacen pecadores. Oisto Due a AesBs no le sería permitido heredar pecado9 Hl precisaba nacer con una naturale@a impecable. Consecuentemente9 dicen ellos9 Due Cristo heredó apenas las debilidades de la constitución %ísica del hombre9 9simples debilidades;= hambre4 dolor4 debilidad4 triste5a y m&erte;4 pero no 9tendencia para pecar; o 9propensiones pecaminosas;. #sas conclusiones encubren muchos lamentables engaEos. #l primero envuelve la misión de AesBs. #l propósito de la #ncarnación no era librar la humanidad de todas las 9simples debilidades;4 sino libertarla del pecado interior Due 9me lle#a ca&ti#o a la ley del pecado J&e está en mis miembros; 0Rom. 5G+32. Para librarnos de la esclavitud del pecado es Due AesBs %ue enviado en 9seme an5a de carne pecaminosa; ; tuvo Due ser hecho 9seme ante a *&s hermanos; 0Heb. +G152. Ha; tambiFn eDuivocaciones en ciertas e/presiones tales como 9propensiones heredadas; ; >malas propensiones?. #llas no son semejantes en las obras de #llen 7hite. Propensión es una tendencia9 una inclinación9 una atracción a la tentación. &i resistida ella no se vuelve pecado. 9<ropensiones heredadas; se vuelven 9malas propensiones; apenas despuFs Due cesó la tentación. #llen 7hite diceG 9Po "o e@pongan VCristoW delante del p&eblo como &n hombre con propensiones para pecar. Ml es el seg&ndo 7dán. 2l primer 7dán f&e creado p&ro4 impecable4 sin &na mancha de pecado sobre sí... 7 ca&sa del pecado4 s& posteridade nació con inherentes propensiones para la desobediencia. <ero )es&cristo era el Hi o /nig$nito de Dios. Ml tomó sobre *í mismo la nat&rale5a h&mana... Pi por &n momento h&bo en 2l &na mala propensión;..8 #videntemente9 9Ml sabe por e@periencia c&ales son las debilidades de la h&manidad4 c&ales son n&estras necesidades4 y donde yace la f&er5a de n&estras tentacionesR p&es Ml f&e 9tentado en

Pág. 1-+ todas las cosas4 como nosotros4 pero sin pecadoO 0Heb. .G1,2?..1 gualmente9 ha; un mal$entendido entre las e/presiones 9malas tendencias; ; 9malas propensiones9. 2llen White hace na clara distinción entre ambas loc&ciones. Aientras declara solemnemente J&e )es>s n&nca t&#o 9malas propensiones;41, tambi$n afirma J&e Ml tenía J&e enfrentar y estar s& eto a todas las malas tendencias de las c&ales el hombre es heredero4 operando de toda manera concebible para destr&ir *& fe;.1( Como 7illiam H;de observóG 9a&n c&ando era oprimido por las debilidades de la h&manidad caída4 )es>s n&nca permitió J&e las tendencias y propensiones de la ra5a h&mana se #ol#iesen malas. Ml n&nca permitió J&e &na debilidad h&mana se #ol#iese &n pecado personal. 7&n c&ando tentado a pecar4 n&nca participó del pecado4 n&nca desarrolló propensiones malas o pecaminosas;.11 Para justi%icar el punto de vista de Due AesBs poseía una naturale@a humana sin pecado9 Heppenstall a%irmó Due el pecado nunca %ue transmitido por 9propagación nat&ral;. &iendo 9&na cosa espirit&al;4 el propio pecado no puede 9ser transmitido gen$ticamente;. ., &i eso %uese verdad9 debería ser válido para toda la humanidad9 lo Due claramente no es el caso. Al declarar Due AesBs nació 9de m& er4 nació ba o la ley; 0:ál. .G.29 Pablo con%irma Due AesBs heredó9 como todos los hombres9 9los res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad. "o J&e f&eron esos res&ltados es mostrado en la historia de *&s antepasados terrestres. Ml #ino con tal hereditariedad para compartir de n&estras dolores y tentaciones4 y darnos e emplo de &na #ida impecable;.16 *a di%erencia entre AesBs ; el restante de la humanidad no procede del hecho de Due todos los humanos son pecadores por hereditariedad. #llos son pecadores 9porJ&e todos pecaron; 0Rom. ,G1+2. &olamente AesBs nunca pecó9 aun cuando vino 9en seme an5a de carne pecaminosa;. Kbviamente9 los ancestrales de Cristo poseían más Due 9simples debilidades;. #llen 7hite a%irma Due 9Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad degenerada. *olamente así podría Ml rescatar al hombre de las prof&ndidades de s& degradación;17 97l tomar sobre *í la nat&rale5a del hombre en s& condición caída4 Cristo no participó4 en lo mínimo J&e f&ese4 de s& pecado;.1! Para e/plicar esa paradoja9 es imperativo Due nos abstengamos de los errores de la inmaculada concepción ; del pecado original. #so es lo Due trataremos de hacer en el capítulo %inal9 con base en la #scritura. Notas H Re!erencias.+ 1. 7d#entist De#ieF4 31 de 6ar@o de 111.. +. Hbidem. 3. #llen :. 7hite9 *elected Aessages9 libro 19 pág. +... .. Robert H. Pierson9 en la De#ieF and Herald9 5 de "iciembre de 115). Oer 7d#entist De#ieF9 1 de =oviembre de 1118G 97n 7ppeal for ch&rch /nity; 04n Apelo a la 4nidad de la glesia29 del nstituto de nvestigación !íblica. ,. :eorge R. Pnight9 Grom '!!! to 7postasy4 pág. 13,. -. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 59 pág. 185. 5. 2n 2sto Creemos4 pág. 3-. ). Oer nuestro capítulo +. 1. R. Allan Anderson9 en Ainistry9 &eptiembre de 11,-. Oer nuestro cap. 1.. 18. K&estions on Doctrine4 págs. -1 e -+. 11. 7. #. Read9 en Ainistry4 Abril de 11,5. Oer nuestro cap. 18. 1+. Oer 2n 2sto Creemos4 págs. .,$,+. 13. Hdem4 pág. -). 1.. #llen :. 7hite9 manuscrito 19 1)1+. #n :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. 59 pág. 1+1. 1,. *eRo; #dwin <room9 Ao#ement of Destiny4 pág. .+). Oer nuestro cap. 18. 1-. Anderson. 15. Hbidem. 1). #. :. 7hite9 *elected Aessages4 libro 19 pág. .8) 0De#ieF and Herald9 1) de <ebrero de 1)182.

Pág. 1-3 11. +8. +1. ++. +3. +.. &. =. HasMell para #llen :. 7hite9 +, de &eptiembre de 1188. 0 tálicos suplidos2 Oer nuestro cap. 5. #llen :. 7hite9 carta 13+9 1188 0*elected Aessages4 vol. +9 pág. 352. Oer nuestro cap. 5. Anderson. Oer nuestro cap. 18. Ralph *arson hace un análisis crítico de esa declaración en :he Word Was Aade Glesh4 págs. +.1$+-1. <room9 pág. .15. #llen :. 7hite9 carta )9 1)1,9 en *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+). +,. #llen :. 7hite9 :he Desire of 7ges4 pág. 115. +-. Anderson. Oer nuestro cap. 18. +5. K&estions on Doctrine9 pág. ,,. +). Hdem4 pág. ,+. +1. Hdem4 págs. -8. 38. Hdem4 págs. -1$-+. 31. Oer el C"$RK6 de #llen :. 7hite. #s verdad Due la palabra #icariamente aparece en un subtítulo de *elected Aessages4 vol. 39 pág. 133. Kbviamente9 ese subtítulo debe ser creditado a los autores de la compilación del libro ; no a la pluma de #llen 7hite. 3+. K&estions on Doctrine9 pág. -,8. 33. #. :. 7hite9 en la De#ieF and Herald4 1 de =oviembre de 1)1+. 3.. #. :. 7hite9 en la De#ieF and Herald9 , de Abril de 118- 0*elected Aessages4 vol. 19 pág. +.52. 3,. #llen :. 7hite9 carta 159 1)1). 3-. #llen :. 7hite9 carta 18-9 +- de Aunio de 1)1-. Citado en :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+-. 35. #. :. 7hite9 :he 3reat Contro#ersy4 pág. ,11. 3). #dward Heppenstall9 :he Aan Who is 3od4 pág. 5.. Oer nuestro cap. 1+. 31. Ro; Adams9 en la De#ieF and Herald4 +- de Abril de 11189 ; :he Pat&re of Christ4 págs. -)$-1. .8. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+). .1 #. :. 7hite9 :he Ainistry of Healing 0*a Ciencia del !uen Oivir29 pág. 51. .+. :he *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+). .3. #llen :. 7hite9 manuscrito 3839 11839 publicado en la De#ieF and Herald9 15 de <ebrero de 111.. &in embargo9 ese manuscrito no apenas no %ue publicado en toda la vida de #llen 7hiteI Fl nunca %ue enviado ; así debe ser usado con e/trema cautela. ... 7illiam J. H;de9 en Ainistry9 <ebrero de 115+. Oer nuestro cap. 1+. .,. Heppenstall9 pág. 1+-. Oer nuestro cap. 1+. .-. #. :. 7hite9 :he Desire of 7ges4 pág. .1. .5. Hdem4 pág. 115. .). #. :. 7hite9 *elected Aessages4 vol. 19 pág. +,-. Capítulo '/ %TOS :3:(#.OS SO:R& .R#STO(O23% *a posición de Due Cristo tomó la caída naturale@a humana ha tenido apenas unos pocos de%ensores a travFs de la historia del Cristianismo9 ; aDuellos Due la enseEaban %ueron %recuentemente considerados herejes. #so precisa ser prontamente reconocido. Pero la verdad no depende del nBmero de sus seguidores. 6uchas verdades bíblicas esenciales han sido distorcionadas a travFs de los siglos9 en ra@ón de ideas preconcebidas o conceptos errados9 resultando en una enseEan@a completamente e/traEa a las #scrituras. #l problema de la naturale@a ; destino de la humanidad es el primer ejemplo. 1 Al aceptar la idea

Pág. 1-. platónica de la inmortalidad del alma9 los padres de la glesia perpetuaron errores graves con respecto a la muerte9 resurrección ; vida eterna. "el mismo modo9 por desconsideración de las in%ormaciones del =uevo Jestamento sobre el asunto de la naturale@a humana de Cristo9 %ueron %ormuladas teorías arbitrarias Due resultaron en doctrinas de%ectuosas. &Eidencias Neotestamentarias.+ Para resolver el problema9 es preciso iniciar con un cuidadoso análisis de las in%ormaciones. 4n problema bien entendido está medio resuelto. *os datos escriturísticos claramente de%inidos sobre los cuales la Cristología se apo;a9 pueden ser sinteti@ados como un paradojoG Cristo participó de la 9seme an5a de carne pecaminosa;4 sin compartir de ningBn pecado de la humanidad. #sa a%irmación doble está colocada en el cora@ón del prólogo del evangelio de Auan. Por un lado9 el apóstol declaraG 92l Berbo *e hi5o carne;4 ; por otro a%irma Due el Oerbo 9habitó entre nosotros;... lleno de gracia y #erdad; 0Auan 1G1.2. #l paradojo surge del hecho de Due9 aun cuando &e ha;a hecho humano en estado de caído9 Cristo9 no obstante9 vivió entre nosotros sin pecado9 en per%ecta obediencia a la le; de "ios. Auan deja esa verdad como la piedra de toDue de su CristologíaG 92n esto conoc$is el 2spírit& de Dios= todo espírit& J&e confiesa J&e )es&cristo #ino en carne es de DiosR y todo espírit& J&e no confiesa a )es>s no es de DiosR sino J&e es el espírit& del anticristo...; 01 Auan .G+$32 *a palabra carne9 en Auan9 tiene generalmente un signi%icado despreciativo. &eres humanos nacen de acuerdo con 9la #ol&ntad de la carne; 0Auan 1G1329 ; ju@gan 9seg>n la carne; 0Auan )G1,2. L Auan conclu;eG 9<orJ&e todo lo J&e hay en el m&ndo4 la conc&piscencia de la carne4 la conc&piscencia de los o os y la soberbia de la #ida4 no #iene del <adre4 sino del m&ndo.; #l mismo AesBs siempre opuso sistematicamente 9carne; y 92spírit&;. 92l J&e es nacido de la carne es carne4 y el J&e es nacido del 2spírit& es espírit&.; 0Auan 3G-2 92l 2spírit& es el J&e #i#ifica4 la carne para nada apro#echa;. 0Auan -G-32 Pablo tambiFn en%ati@a en sus epístolas la oposición entre la carne ; el #spíritu en la persona de Cristo. #n la introducción de su epístola a los Romanos9 Fl de%ine la doble naturale@a de Cristo en estos tFrminosG 9... nació de la simiente de Da#id seg>n la carneR y J&e con poder f&e declarado Hi o de Dios4 seg>n el espíritu de santidad 0Rom. 1G3$.2. #ntonces9 apelando a la grande@a del 9misterio de la piedad;9 Pablo declara una ve@ más los %undamentos de la CristologíaG > 7J&el J&e *e manifestó en carne@ Eue DustiEicado en espíritu...? 01 Jim. 3G1-2 =o satis%echo en a%irmar Due Cristo es9 al mismo tiempo9 carne ; #spíritu ' esto es9 verdaderamente hombre A verdaderamente !ios ' Pablo dice Due "ios envió 9... *& propio Hi o en semeDanza de carne de pecado;4 así 9en la carne condenó el pecado; 0Rom. )G32. CualDuiera Due sea el signi%icado dado a la palabra 9seme an5a;4 eso no signi%ica Due la carne de Cristo sería di%erente de aDuella de la humanidad en &u nacimiento. AesBs9 sin embargo9 no era como Adán antes de la caída9 pues "ios no creó Adán 9en seme an5a de carne pecaminosa;. #n su epístola a los <ilipenses9 Pablo destaca el paradojo e/istente entre la realidad de la condición humana ; la per%ección de la obediencia de AesBs hasta el %in de &u vida. "e un lado9 el apóstol acentBa la plena ; total participación de Cristo en la naturale@a humanaG 9Ml tomó Nla forma de sier#oO; 0literalmente esclavo2I Hl &e hi@o 9seme ante a los hombres; ; %ue 9obediente hasta la m&erte4 y m&erte de cr&5; 0<il. +G5$)2. #n otras palabras9 aun cuando era 9nacido de m& er4 nacido ba o la ley? como todos los seres humanos9 por &u per%ecta obediencia a la *e; de "ios Cristo no apenas 9condenó el pecado en la carne; 0Rom. )G329 sino Due se hi@o el Redentor de aDuellos Due están 9ba o la ley; 0:ál. .G,2. #n e%ecto9 escribió PabloG 9<orJ&e la ley del 2spírit& de #ida4 en Cristo )es>s4 te libró de la ley del pecado y de la m&erte;. 0Rom. )G+2 *a epístola a los Hebreos real@a ese doble aspecto de la persona ; obra de Cristo. 9<&es4 en #erdad4 no presta a&@ílio a los ángeles4 pero si a la descendencia de 7braham. <or lo J&e con#enía J&e en todo f&ese hecho seme ante a s&s hermanos...; 0Heb. +G1-$152. 4na ve@ Due los hermanos 9son participantes com&nes de carne y sangre4 tambi$n Ml4 seme antemente4 participó de las mismas cosas; 0verso 1.2. Por lo tanto9 Hl 9en todo f&e tentado4 pero sin pecado; 0Heb.

Pág. 1-, .G1,2. #sa %ue la condición necesaria para el cumplimiento de &u misión de servir como 9&n s&mo sacerdote misericordioso y fiel en las cosas concernientes a Dios4 a fin de hacer propiciación por los pecados del p&eblo. <orJ&e en aJ&ello J&e Ml mismo4 siendo tentado4 padeció4 p&ede socorrer a los J&e son tentados;. 0Heb. +G15$1)2. #sos son los datos bíblicos %undamentales de la Cristología. Nadie tiene el derecho de deDilitar o alterar esas in!ormaciones con argumentos !altos de idoneidad D/Dlica. &l .oncepto :/Dlico de Pecado.+ 4no de los principales problemas de la Cristología envuelve mal$entendidos sobre la naturale@a del pecado. "e %orma a resolver el problema de la naturale@a humana de Cristo9 precisamos determinar primeramente el concepto bíblico de pecado. A travFs de los siglos Fl %ue entendido de diversas maneras9 pero raramente en armonía con la enseEan@a de las #scrituras. *os católicos ; muchos protestantes enseEan la doctrina del pecado original. Ha; muchos modos de entender esa doctrina9 pero el concepto básico es Due somos pecadores por nacimiento9 culpados simplemente porDue pertenecemos a la %amília humana como descendientes de Adán. "e ese punto de vista9 si AesBs hubiese nacido con la misma naturale@a pecaminosa como todos los otros hombres9 Hl sería un pecador9 culpado por nacimiento. Consecuentemente9 no podría ser nuestro &alvador. Habiendo adoptado esa premisa9 en armonía con los teólogos evangFlicos9 los promotores de la nueva Cristología adventista pudieron apenas concluir Due 9Cristo tomó la nat&rale5a de 7dán antes de la caída;. A %in de ser el &alvador del mundo9 Cristo tenía Due poseer una naturale@a sin pecado9 la cual no tendría si hubiese nacido con la naturale@a de Adán desp&$s de la caída. #n ra@ón de no haber base bíblica para la doctrina del pecado original9 el adventismo tradicional la condenó o simplemente la ignoró. #llen 7hite9 en todos sus escritos9 nunca la mencionó. 4na ve@ apenas ella usó la e/presión 9el pecado original; en relación al pecado cometido por Adán al principio. 9Cada pecado cometido;4 escribió ella9 9rea#i#a el eco del pecado original.;, Ho;9 algunos teólogos de otras con%esiones9 del mismo modo9 consideran la doctrina del pecado original como e/traEa a la enseEan@a bíblica.3 A %in de comprender la enseEan@a bíblica sobre la cuestión del pecado9 no es su%iciente saber Due el 9pecado es ilegalidad; 01 Auan 3G.29 ; Due todos los hombres son pecadores 9porJ&e todos pecaron; 0Rom. ,G1+2. *os redactores de las #scrituras9 ; Pablo en particular9 estabelecen ciertas distinciones sin las cuales la naturale@a humana de Cristo permanecería incomprensible. Primeramente9 es importante no con%undir pecado como un principio de acción ; pecados como acción. 0. Pecado .omo un Poder H Pecados .omo %cciones.+ *a !iblia establece una importante distinción entre pecado9 en el singular9 como el poder de la tentación9 ; pecados9 en el plural9 como actos transgresores de la le;. Pablo9 en especial9 hace la di%erencia entre lo Due Fl llama de 9ley del pecado;4 Due lo mantiene 9prisionero; 0Rom. 5G+329 ; 9las obras de la carne;4 las cuales Fl clasi%ica 0:ál. ,G11$+1I Jito 3G32. #n su análisis del hombre 9#endido ba o pecado;4 Pablo especi%ica Due el principio del pecado vive en Fl9 esto es9 en su carne. #se principio actBa en sus miembros9 9g&erreando contra la ley ...; Así9 9a&n J&eriendo yo hacer el bien4 el mal está conmigo;. 92n efecto4 el J&erer está en mi4 pero el efect&arlo no;. Consecuentemente9 9no soy más yo J&e hago esto4 sino el pecado J&e habita en mi;. 0Rom. 5G1.$+32. Pablo de%ine el principio Due hace la humanidad 9prisionera de la ley del pecado;4 usando varias e/presiones. Primero lo llama de 9inclinación de la carne; 0phronema tes sarMos29 oponiFndose a la 9inclinación del 2spírit&; 0phronema tou pneumatos2 0Rom. )G-2. *a palabra phronema inclu;e las a%ecciones9 la voluntad9 así como la ra@ón de alguien Due vive de acuerdo con su naturale@a pecaminosa o de acuerdo con el #spíritu 0Rom. )G. ; 52. Pablo utili@a la e/presión 9la codicia de la carne; 0ephith&mian sar?os2 0:ál. ,G1-$152 traducida %recuentemente por la palabra carne 0Rom. 1G+.I -G1+I

Pág. 1-5G52. <inalmente9 la e/presión 9poder del pecado; 0d&namis tes hamartia2 01 Cor. 1,G,-2 traduce bien el aspecto dinámico del principio Due opera en el hombre ; lo hace esclavo del pecado. A travFs de esas e/presiones Pablo no Duiere re%erirse a acciones del pecado9 sino simplemente a las tendencias de la carne Due impelen al pecado. #sas son apenas inclinaciones9 no pecados aun. Pero tales tendencias naturales para la desobediencia9 heredadas de Adán9 inevitablemente se vuelven pecados cuando cedemos a sus apelos. #n su análisis del proceso de tentación9 &antiago establece precisamente la di%erencia Due e/iste entre 9codicia; 0ephit&mia2 ; el acto pecaminoso. "e acuerdo con Fl9 9cada &no4 sin embargo4 es tentado c&ando atraído y sed&cido por s& propia conc&piscenciaR entonces la conc&piscencia4 habiendo concebido4 da a l&5 el pecadoR y el pecado4 siendo cons&mado4 genera la m&erte;. 0&antiago 1G1.$1,2. #n otras palabras 9la conc&piscencia de la carne4 la conc&piscencia de los o os y la soberbia de la #ida; 01 Auan +G1-29 son los orígenes de todas las tentaciones9 como las de Cristo en el desierto9 volviFndose pecado solamente con el consentimiento del tentado. #llen 7hite con%irma ese punto de vista cuando escribeG 9Hay pensamientos y sentimientos s&geridos y despertados por *atanás4 J&e afectan a&n al me or de los hombresR pero si ellos no son n&tridos4 si ellos son repelidos como odiosos4 el alma no es contaminada con la c&lpa4 y nadie es contaminado por s& infl&encia;.1 CualDuiera Due pueda ser la intensidad de la tentación9 ella nunca es9 en sí misma9 un pecado. 9Ping>n hombre p&ede ser for5ado a transgredir. *& propio consentimiento debe ser primeramente obtenidoR el alma tiene J&e J&erer practicar el acto pecaminoso antes J&e la pasión domine la ra5ón o la iniJ&idad tri&nfe sobre la consciencia. "a tentación4 a&n c&ando sea f&erte4 n&nca es disc&lpa para pecar;.5 #llen 7hite escribióG 92l Hi o de Dios4 en *& h&manidad4 l&chó contra las mismas impet&osas y aparentemente aplastadoras tentaciones J&e asaltan al hombre E tentación a la ind&lgencia con el apetito4 la pres&nciosa osadía de a#ent&rarse donde Dios no "o cond& era4 y a la adoración del dios de este m&ndo4 sacrificando así &na feli5 eternidad por los facinantes praceres de esta #ida;. 6 9Ml sabe por e@periencia c&ales son las debilidades de la h&manidad4 c&ales son n&estras necesidades4 y donde yace la f&er5a de n&estras tentacionesR p&es Ml f&e 9tentado en todos los p&ntos4 como nosotros4 pero sin pecadoO;.7 *a di%erencia entre AesBs ; los seres humanos no está en el plano de la carne o de la tentación9 una ve@ Due Hl 9f&e tentado en todos los p&ntos4 como nosotros;. *a di%erencia está en el hecho Due AesBs nunca cedió a las seducciones de la carne9 mientras todos nosotros9 sin e/cepción9 sucumbimos a ellas ; Duedamos bajo el poder del pecado 0Rom. 3G12. Aun cuando alguien siente el deseo de hacer el bien9 no tiene en sí mismo el poder para resistir la %uer@a del pecado Due habita en Fl 0Rom. 5G1)2. &ólo Cristo9 por el poder del #spíritu de "ios Due en #l habitaba9 %ue capa@ de resistir 9hasta la sangre4 combatiendo contra el pecado; 0Heb. 1+G.2. #llen 7hite con%irmaG 97&n c&ando Ml s&friese toda la f&er5a de la pasión de la h&manidad4 n&nca cedió a la tentación de practicar &n simple acto J&e no f&ese p&ro4 ele#ado y ennoblecedor;.! Para comprender cómo AesBs pudo vivir sin pecar 9en seme an5a de carne pecaminosa;9 otra importante distinción debería ser hechaG la di%erencia entre las consecuencias del pecado de 1dBn9 transmitidas a todos sus descendientes9 de acuerdo con la 9gran ley de la hereditariedad; %4 ; la culpa9 Due no es transmisible de padre para hijo. 1. Solamente %Nuellos Rue Pecan Son .ulpados.+ "e acuerdo con la doctrina del pecado original9 no apenas son culpados los deseos de la carne9 sino tambiFn todos los seres humanos en virtud del nacimiento9 a causa del pecado de Adán. #so e/plica la práctica del bautismo in%antil para librar de la maldición del pecado. #sa creencia ; práctica son totalmente e/traEas a las #scrituras. =i aun en Rom. ,G1+9 el locus classicus 0posición clásica2 de

Pág. 1-5 la doctrina del pecado original9 a%irma Due todos los seres humanos son nacidos pecadores. <uera de eso9 Pablo aEade Due antes de 6oisFs9 la humanidad no pecaba 9a la seme an5a de la transgresión de 7dán; 0verso 1.2. *a #scritura enseEa Due la culpa no es transmisible por hereditariedad. Apenas aDuel Due peca es culpado. 9Po se harán morir los padres por los hi os4 ni los hi os por los padresR cada cual morirB por su propio pecado?. 0"eut. +.G1-I + Re;es 1.G-2. #l pro%eta #@eDuiel repite esa misma le; en estos tFrminosG 92l alma J&e pecar4 esa moriráR el hi o no lle#ará la iniJ&idad del padre4 ni el padre lle#ará la iniJ&idad del hi o. "a &sticia del &sto J&edará sobre $l4 y la impiedad del impío caerá sobre $l;. 0#@e. 1)G+82 Cada uno9 por lo tanto9 es culpado de sus propias %altas. Consecuentemente9 aunDue ;o sea 9pecador desde el tiempo en J&e mi madre me concibió; ; 9pecador desde el nacimiento;4 de acuerdo con las palabras del salmista 0&al. ,1G,29 de manera alguna so;9 culpado del pecado de mis ancestrales. Pablo escribe Due antes de su nacimiento9 los hijos de saac ; Rebeca no habían 9practicado bien o mal; 0Rom. 1G112. Ciertamente ellos se levaban en sí mismos9 por hereditariedad9 las consecuencias del pecado de Adán9 Due inevitablemente los volverían pecadores ; responsables por sus propias transgresiones de la le; de "ios9 pero no eran culpados ;a sea por naturale@a o por hereditariedad. Así ocurre con todos los Due son 9nacidos de m& er4 nacidos ba o la ley; 0:ál. .G.29 ; sucedió con el mismo AesBs. &obre ese punto9 #llen 7hite escribeI 92s ine#itable J&e los hi os s&fran las consec&encias de los malos hechos de s&s padres4 pero ellos no son punidos por la culpa de sus padres@ e@cepto si participan de s&s pecados. *i los hi os andan en los pecados de los padres4 ese será el caso. <or herencia y e emplo los hi os se #&el#en participantes del pecado de s&s padres. :endencias al error4 apetitos per#ertidos y corr&pción moral4 así como enfermedades físicas y degeneración4 son transmitidos como legado de padre para hi o4 hasta la tercera y c&arta generación;.'0 *o Due la posteridad de Adán ; #va heredó %ue la tendencia para pecar ; las consecuencia del pecadoG muerte. Por sus transgresiones el veneno de la serpiente %ue inoculado en la naturale@a humana como un vírus mortal. Pero en Cristo9 "ios prove;ó la vacuna salvadora. “&n SemeIanGa de .arne Pecaminosa”.+ A la lu@ de lo Due hemos dicho sobre la naturale@a del pecado9 debería ser comprendido Due era posible para AesBs vivir sin pecar9 libre de toda corrupción9 en pensamiento ; actos9 9en seme an5a de carne pecaminosa;. La hubo mucha discusión sobre el signi%icado de la palabra 9seme an5a; 0homoiomati2. =aturalmente9 ella en%ati@a semejan@a9 similitud9 identidad9 pero no di%erencia. #n los tres pasajes donde la e/presión es usada9 siempre indica identidad de una naturale@a Due tiene Due ver con parecerse o semeDanza de la carne 0Rom. )G329 con el hombre 0<il. +G529 o con la tentación 0Heb. +G152. Para estar en posición de poder a;udar los 9descendientes de 7braham;... Hl debía ser semejante a &us hermanos? 0Heb. +G1-$152. #ntretanto9 es importante entender Due Pablo no está diciendo Due Cristo &e 9aseme aba; al hombre carnal9 ni Due &u carne &e parecía con aDuella del hombre pecaminoso9 corrompido por una vida de pecado ; esclavo de las malas propensiones. #l apóstol limitó la semeDanza a la carne en la cual habitaba 9la ley del pecado;4 ; donde 9la conc&piscencia de la carne4 la conc&piscencia de los o os y la soberbia de la #ida; 01 Auan +G1-2 dominaban. "e acuerdo con &antiago 1G1,9 la concupiscencia es la madre del pecado9 ; no el pecado en sí mismo9 así como el pecado es el padre de la muerte ; no la propia muerte. *as concupiscencias son tentaciones a las cuales todos los seres humanos están sujetos9 ; Due el mismo AesBs tuvo Due en%rentar9 una ve@ Due Hl %ue 9tentado en todos los p&ntos4 como nosotros; 0Heb. .G1,2. Pero9 di%erentemente de lo Due acontece con nosotros9 Cristo nunca permitió Due las malas tendencias9 aun cuando eran

Pág. 1-) hereditarias ; potencialmente pecaminosas9 se volviesen pecado. Hl siempre supo 9recha5ar el mal y escoger el bien; 0 sa. 5G1,29 desde el día de &u nacimiento hasta la muerte en la cru@. #llen 7hite ; los de%ensores de la Cristología tradicional hacen distinción entre 9tendencias hereditarias; ; >tendencias c&lti#adas para el mal;'' Ahora9 si AesBs heredó tendencias para el mal9 por otro lado9 Hl nunca las 9c&lti#ó;. He aDuí porDue ella pudo escribir Due Cristo conocía 9por e@periencia... el poder de n&estras tentaciones;',4 así como >el poder de la pasión de la h&manidad;139 pero sin nunca ceder a su %uer@a de atracción. *a mejor e/plicación re%erente a las di%erencias entre tendencias heredadas ; cultivadas@ es encontrada en la carta de #llen 7hite a !aMer. #sa e/plicación es mu; signi%icativa9 porDue la carta es el principal documento sobre el cual los propugnadores de la nueva Cristología se %ian para a%irmar Due Cristo tomó la impecable naturale@a de Adán antes de la caída. 9Po "o presenten delante del p&eblo como &n hombre con Spropensiones para pecarT. Ml es el seg&ndo 7dán. 2l primer 7dán f&e creado p&ro y sin pecado4 sin mancha de pecado sobre síR $l era la imagen de Dios. <odría caer y cayó por la transgresión. 7 ca&sa del pecado4 s& posteridad nació con inherentes propensiones para la desobediencia. <ero )es&cristo era el /nig$nito Hi o de Dios. Ml tomó sobre *í la nat&rale5a h&mana4 y f&e tentado en todos los p&ntos como ser h&mano. Ml podría haber pecadoR podría haber caído4 pero ni por &n momento había en 2l &na mala propensión;.'1 YHn%asis aEadidoZ Comparando 9inherentes propensiones para la desobediencia;4 heredadas por toda la posteridad de Adán9 con 9malas propensiones;4 Due AesBs no poseía9 los teólogos de la nueva Cristología9 bien como aDuellos de la Cristología alternativa9 interpretaron mal la carta de #llen 7hite a !aMer9 en contradicción con sus propias enseEan@as en otras partes. YHn%asis aEadidoZ #scribiendo a !aMer9 ella dijoG 97l tratar de la h&manidad de Cristo4 &sted precisa estar atento a cada afirmación4 con recelo de J&e s&s palabras sean interpretadas como significando más de lo J&e J&ieren decir4 y así pierdan o of&sJ&en las claras percepciones sobre *& h&manidad combinada con la di#inidad;.'5 L aEadióG 9<ercibo J&e hay peligro en abordar as&ntos J&e traten de la h&manidad del Hi o del infinito Dios;.'6 "e ahí esas advertenciasG 9*ean c&idadosos4 e@tremamente c&idadosos al tratar de la nat&rale5a h&mana de Cristo. Po "o presenten al p&eblo como &n hombre con propensiones para el pecado;. '7 9P&nca4 de modo alg&no4 de en la más le#e impresión sobre mentes h&manas4 de J&e &na mancha de pecado o inclinación para la corr&pción habitaba en Cristo4 o J&e Ml4 de alg&na forma4 cedió a ella... K&e cada ser h&mano se abstenga de hacer Cristo totalmente h&mano4 como &no de nosotros4 p&es eso no p&ede ser;.'! Pero9 si #llen :. 7hite insiste9 por un lado9 sobre la per%ección inmaculada de Cristo9 ella tambiFn declara Due &u naturale@a impecable %ue adDuirida 9ba o las más probantes circ&nstancias;'%4 9para J&e p&diese comprender la f&er5a de todas las tentaciones con las c&ales el hombre es atacado;. ,0 <ero 9en ning&na ocasión h&bo c&alJ&ier resp&esta a s&s V*atanásW m>ltiples tentaciones. Pi por &na >nica #e5 Cristo entró en el terreno de *atanás4 para concederle c&alJ&ier #enta a. *atanás nada encontró en 2l para animarlo en s&s a#ances;. 9 K#stB escritoO4 era *& arma de resistencia4 y es esa la espada del 2spírit& *anto J&e todo ser h&mano debe &sar;.,' Ciertamente9 nunca comprenderemos plenamente como Cristo pudo ser 9tentado en todos los p&ntos4 como nosotros4 pero sin pecado;. #llen 7hite a%irmaG 9"a encarnación de Cristo f&e y será para siempre &n misterio;.,, Pablo declaró Due 9grande es el misterio de la piedad= 7J&el J&e *e manifestó en carne4 f&e &stificado en espírit&4 #isto de los ángeles4 predicado entre los gentios4 creído en el m&ndo4 y recibido arriba en la gloria; 01 Jim. 3G1-2.

Pág. 1-1 "ado Due la nueva Cristología reivindica estar apo;ada en algunas declaraciones de #llen 7hite ' particularmente aDuellas hechas en la carta a !aMer ' es pertinente demostrar Due esa carta está en per%ecto acuerdo con la enseEan@a de los pioneros9 ; en armonía con la doctrina de los apóstoles. RaGones Para la &ncarnaci$n.+ &in duda9 la encarnación del Hijo de "ios siempre estará envuelta en cierto misterio para la comprensión humana. &in embargo9 el misterio dice más respecto al cómo de la encarnación Due al por >ué. =ingun pasaje bíblico e/plica cómo 9el Berbo *e hi5o carne;4 o cómo las naturale@as divina ; humana f&eron combinadas en la persona de Cristo. Por otro lado9 AesBs ; los apóstoles se mani%estaron claramente sobre el por >ué de &u venida. Oale decir9 la solución para el problema de la encarnación debería primero ser buscada a la lu@ de lo Due "ios reveló. A travFs de los siglos9 los teólogos se perdieron en sus respuestas al por >ué. Con mucha %recuencia9 e/plican el sacri%ício de Cristo en relación a "ios antes Due al hombre. *as teorías de la substitución penal ha hecho parecer Due "ios precisaba de los su%rimientos de Cristo9 o de la sangre de una víctima inocente9 para perdonar pecados. Pero "ios &e de%ine como siendo9 por naturale@a9 9misericordioso4 compasi#o4 tardío en irarse... J&e perdona la iniJ&idad4 la transgresión y el pecado;. 0g/o. 3.G-$52 saías ,3 muestra hasta DuF punto la comprensión humana acerca del don de "ios puede estar eDuivocadaG 9... nosotros "o rep&tábamos por afligido4 herido de Dios y oprimido;4 al paso Due 9Ml f&e herido a ca&sa de n&estras transgresiones4 y aniJ&ilado a ca&sa de n&estras iniJ&idades; 0 sa. ,3G.$,2. Kbviamente9 AesBs no &e o%reció en sacri%ício para apaciguar la ira de un "ios o%endido. "ios no &e vengó en Cristo para satis%acer &u justicia. Jodos los te/tos Due e/plican la ra@ón de la venida de Cristo a%irman lo contrario9 esto es9 Due "ios envió &u Hijo unigFnito por nuestra causa. "ios siempre es presentado como el niciador del plan de la salvación ; AesBs como el 6ediador entre "ios ; los hombres. 97J&el J&e ni a&n escatimó a *& propio Hi o4 antes "o entregó por 0h;per2 todos nosotros%%%? 0Rom. )G3+2. AesBs con%irmó eso a travFs de los símbolos de la Cena del &eEorG 92sto es Ai c&erpo 4 J&e es dado 0h;per2 por vosotros... 2ste cáli5 es el n&e#o pacto en Ai sangre4 J&e es derramada por YhyperZ vosotros?. 0*ucas. ++G11$+82. Pablo se es%or@ó para a;udarnos a comprender las ra@ones de la venida de Cristo. Pero debemos concordar con Pedro9 Due en sus epístolas ha; 9p&ntos difíciles de entender4 J&e los indoctos e inconstantes t&ercen...; 0+ Pedro 3G1-2. *a Cristología de Pablo realmente se constitu;e en uma de las más di%íciles. &in embargo9 ningun pasaje es más revelador Due aDuel en el cual Fl muestra9 por un lado9 la miserable situación del hombre 9#endido ba o pecado; 0Rom. 5G1.$+.2I ; por otro9 las ra@ones por las cuales "ios envió 9*& propio Hi o en seme an5a de carne pecaminosa; 0Rom. )G+$.2. *a pregunta Due se hace a sí mismoG 96K&i$n me librará del c&erpo de esta m&erte8;4 Fl mismo respondeG 93racias a Dios4 por )es&cristo n&estro *eLor.; 0Rom. 5G+.$+,2. #ntonces9 Pablo resume cuatro ra@ones especí%icas para e/plicar el por >ué de la acción salví%ica de "iosG 0. “Para Ser )na O!renda por el Pecado”.+ #sa ra@ón es %undamental ; justi%ica todas las otras. Kbviamente9 si no hubiese habido pecado al inicio9 la encarnación de Cristo no sería necesaria. Pero9 a causa del pecado ; del amor divino por la humanidad9 9Dios ... dio a *& Hi o /nig$nito4 para J&e todo aJ&el J&e en 2l cree4 no pere5ca4 sino J&e tenga la #ida eterna;. 0Auan 3G1-2. Joda la !iblia es la respuesta de "ios al problema del pecado. Jan luego el pecado entró en el mundo como resultado de la desobediencia de Adán ; #va a las le;es del Creador9 "ios reveló &u plan de salvación. Antes de mostrarle a nuestros primeros padres las consecuencias del pecado9 Hl les prometió un &alvador nacido de la simiente de la mujer. Aun cuando la serpiente hiriese &u calcaEar9 Hl le pisaría su cabe@a 0:Fn. 3G1,2. Así9 a travFs de los siglos9 la promesa de un &alvador %ue renovada. Por medio del ángel :abriel9 "ios le anunció a "aniel9 el pro%eta9 Due el 6esías vendría en un tiempo especí%ico para reali@ar &u

Pág. 158 obra redentiva9 9para hacer cesar la transgresión4 para dar fin a los pecados4 para e@piar la iniJ&idad y traer la &sticia eterna...; 0"an. 1G+.2 Cuando AesBs &e presentó a Auan !autista9 en las márgenes del Aordán9 Fl *o proclamó como 9el Cordero de Dios J&e J&ita el pecado del m&ndo;. 0Auan 1G+12. *a misión de Cristo9 una ve@ completada9 es e/plicada por Pablo en tFrminos similares a la ra@ón por la cual "ios 9en#ió *& Hi o en seme an5a de carne pecaminosa;4 para condenar 9el pecado en la carne; 0Rom. )G32. 1. Para .ondenar “el Pecado en la .arne”.+ #videntemente9 esa condenación del pecado no %ue reali@ada 9#icariamente; o en la base de una mera transacción legal por parte de "ios. A causa del pecado9 %ue necesario Due el Oerbo &e hiciese carne 0Auan 1G1.29 Due Cristo 9f&ese hecho seme ante a *&s hermanos; 0Heb. +G152 ; Due %uese 9tentado como nosotros4 pero sin pecado; 0Heb. .G1,2. Para condenar Nel pecado en la carne;4 Pablo especi%ica Due %ue 9en el c&erpo de *& carne; 0Col. 1G++2 Due Cristo triun%ó sobre el pecado9 luchando contra el pecado a punto de derramar sangre 0Heb. 1+G.2. A travFs de 9*& carne; Cristo 9abrió &n n&e#o y #i#o camino; 0Heb. 18G+829 Due nos llevó a la reconciliación con "ios. Pedro declaró Due Cristo llevó 9Ml mismo n&estros pecados en *& c&erpo sobre el madeiro4 para J&e4 m&ertos para los pecados4 p&di$semos #i#ir para la &sticia...; 01 Ped. +G+.2 <uera de eso9 para abolir la muerte 0+ Jim. 1G182 así como todas 9las obras del diablo; 01 Auan 3G)29 Cristo tuvo Due participar de la 9carne y de la sangre; del hombre9 9para J&e por la m&erte derrotase a aJ&el J&e tenía el poder de la m&erte4 esto es4 el diablo; 0Heb. +G1.2. #se %ue el prF$ reDuisito para Cristo hacerse 9&n *&mo *acerdote santo4 inocente4 inmac&lado4 separado de los pecadores...; 0Heb. 5G+-29 ; estar en posición de librar a 9todos aJ&ellos J&e4 con miedo de la m&erte4 estaban por toda la #ida s& etos a la escla#it&d; 0Heb. +G1,2. #sta es la segunda ra@ón dada por Pablo para justi%icar la encarnación de Cristo. 4. Para (iDertar los Seres ,umanos “de la (eH del Pecado H de la -uerte”.+ Habiendo condenado el pecado en la carne9 Cristo podía ahora actuar para librar al hombre de la esclavitud del pecado. 9<orJ&e en aJ&ello J&e Ml mismo4 siendo tentado Vpero sin pecadoW s&frió4 p&ede socorrer a los J&e son tentados; 0Heb. +G1)I .G1,2. *ibrar al hombre del pecado constitu;e9 por lo tanto9 el primer objetivo de la encarnación de Cristo. A %in de a;udarnos9 los escritores sacros usaron el lenguaje de una sociedade practicante de la esclavitud9 donde era necesario pagar rescate para libertar un esclavo. #l mismo AesBs usó esas palabras para ilustrar la ra@ón de &u misión. Hl a%irmóG 9:odo aJ&el J&e comete pecado es escla#o del pecado;. L aEadió para el bene%ício de &u pBblicoG 9*i4 p&es4 el Hi o os libertar4 #erdaderamente ser$is libres;. 0Auan )G3. ; 3-2 Pues 9el Hi o del hombre #ino... para dar *& #ida en rescate de m&chos;. 06arcos 18G.,I 6ateos +8G+)2 Pablo9 semejantemente9 usa esas e/presiones. Hl le escribió a los :álatasG 9<ero #iniendo la plenit&d de los tiempos4 Dios en#ió *& Hi o4 nacido de m& er4 nacido ba o la ley4 para rescatar Yliteralmente4 comprarZ a los J&e estaban ba o la ley4 a fin de J&e recibamos la adopción de hi os;. 0:ál. .G.$,2. #n su carta a Jimoteo9 Fl recuerda Due Cristo 9... *e dio a *í mismo en rescate por todos;. 01 Jim. +G-2 #ntonces9 en Jito9 Fl escribe Due AesBs 9... *e dio a *í mismo por nosotros4 para redimirnos Vliteralmente4 libertarnosZ de toda iniJ&idad4 y p&rificar para *í &n p&eblo todo *&yo4 celoso de b&enas obras; 0Jito +G1.2. #n suma9 AesBs no solamente vino para >uitar nuestros pecados 01 Auan 3G,29 sino tambiFn para libertarnos de ellos 0Apoc. 1G,I 1 Auan 1G5$12. 5. “Para Rue la Justicia de la (eH se .umpliese en Nosotros”.+ #se es el principal objetivo por el cual "ios envió &u Hijo 9en seme an5a de carne pecaminosa;. *a conjunción 9para J&e; 0ina29 Due introduce la Bltima declaración de Pablo9 seEala el propósito de la

Pág. 151 acción de Cristo a nuestro %avor. =ote Due no es sobre la justi%icación 0di?aios&ne2 Due se está tratando aDuí9 sino de los justos 0di?aioma2 reclamos de la le;. #n nuestra situación como seres humanos9 prisioneros de la le; del pecado9 somos incapaces de obedecer los mandamientos de "ios. Aun cuando deseemos hacerlo9 nos %alta poder. Además9 por sí misma9 la le; es impotente para librarnos del poder del pecado. 9... *i la &sticia #iene mediante la ley4 l&ego Cristo m&rió en #ano;. 0:ál. +G+12 #ntretanto9 eso no signi%ica Due la le; %ue abolida ; Due no debemos más observarla. Al contrario9 Pablo a%irma Due 9la obser#ancia de los mandamientos de Dios; es lo Due cuenta 01 Cor. 5G112. AesBs %ue enviado para capacitarnos a vivir de acuerdo con la voluntad de "ios9 e/presa en &u *e;9 como nos enseEó por &u ejemplo. Por &u participación en la sangre ; carne de la humanidad9 ; en ra@ón de &u victoria sobre el 9pecado en la carne;4 AesBs se volvió para nosotros un principio vital9 una licencia para la trans%ormación9 capa@ de %ortalecer cada pecador en la 9obediencia J&e pro#iene de la fe; 0Rom. 1G,I 1-G+-2. Pues si9 a travFs de la solidariedad humana9 9por la desobediencia de &n sólo hombre m&chos f&eron constit&ídos pecadores;4 Pablo nos dá la certe@a de Due 9por la obediencia de &no4 m&chos serán constit&ídos &stos;. 0Rom. ,G112 #n armonía con el nuevo pacto prometido9 del cual Cristo es el 6ediador9 la le; no está más simplemente escrita en tablas de piedra. 92ste es el pacto J&e har$ con ellos desp&$s de aJ&ellos días4 dice el *eLor. <ondr$ Ais leyes en s&s cora5ones4 y las escribir$ en s& entendimiento.; 0Heb. 18G1-2. "e ese modo9 la justicia de la le; puede ser reali@ada en nosotros9 para Due9 despuFs de eso9 no más andemos segBn la carne9 sino segBn el #spíritu9 seguiendo el ejemplo de Cristo. *ictoria a TraEJs “del &sp/ritu de *ida en .risto JesKs”.+ #n el mismo pasaje de la epístola a los Romanos9 Pablo no e/plica meramente el por >ué de la misión de Cristo. Hl tambiFn nos revela el secreto de &u victoria sobre el pecado9 ; cómo lo imposible se hace posible para aDuellos Due están en Cristo. Por dos veces el apóstol hace re%erencia al #spírituG primero9 al decir Due en Cristo estaba 9el 2spírit& de #ida;4 ; entonces9 al mostrar cómo9 por el #spíritu de Cristo9 somos capacitados a 9andar como )es>s and&#o; 01 Auan +G-2. 0. .risto, “Justi!icado en el &sp/ritu”.+ 4na de las revelaciones esenciales de la Cristología reside en el hecho de Due el propio Cristo9 durante &u mani%estación en la carne9 tuvo Due ser 9 &stificado en el 2spírit&; 01 Jim. 3G1-2. #n ra@ón de &u victoria sobre el pecado ; la muerte9 AesBs 9... con poder f&e declarado Hi o de Dios.; 0Rom. 1G.2. Aun cuando AesBs ha;a nacido 9de la simiente de Da#id seg>n la carne; 0Rom. 1G329 6ateos especi%ica Due Hl %ue concebido por el #spíritu &anto 06at. 1G1) ; +82. "e acuerdo con el salmista9 Hl %ue puesto bajo el cuidado de "ios desde &u nacimiento 0&al. ++G182. #ntonces9 en &u bautismo9 AesBs 9#io el 2spírit& de Dios descendiendo como paloma y #iniendo sobre Ml; 06ateos 3G1-2. #l #spíritu tambiFn *o condujo al desierto 9para ser tentado por el diablo; 06at. .G12. PorDue "ios no le concedió a AesBs 9el 2spírit& por medida;4 Pablo escribió Due >en 2l habita corporalmente toda la plenit&d de la Di#inidad; 0Col. +G12. Realmente9 9Dios estaba en Cristo reconciliando Consigo mismo el m&ndo;. 0+ Cor. ,G112. Joda la vida de Cristo en este mundo9 así como toda &u obra en %avor de la salvación del hombre9 lleva el sello del >#spíritu de vida? Due en #l estaba. 9Dios "o &ngió con el 2spírit& *anto y con poder4 el c&al and&#o por todas partes4 haciendo el bien y c&rando a todos los oprimidos del diablo4 porJ&e Dios era con Ml;. 0Hechos 18G3)2 &in el #spíritu9 AesBs nunca habría sido capa@ de reali@ar las obras Due e%ectuó. 92l Hi o4 de *í mismo4 nada p&ede hacer...; 0Auan ,G119 382. <uera de eso9 sin el #spíritu de "ios9 Hl nunca habría sido capa@ de derrotar el poder del pecado en &u propia carne. Pero por el #spíritu9 Hl &e santi%icó 0Auan 15G1129 para volverse 9tal *&mo *acerdote4 santo4 inocente4 inmac&lado4 separado de los pecadores4 y hecho más s&blime J&e los cielos; 0Heb. 5G+-2. Para a;udarnos a comprender cómo "ios desea bene%iciarnos con la victoria de Cristo9 Pablo aplica la tipología de los dos Adanes. Hl presenta a AesBs como el nuevo Adán9 destinado a substituir el Adán transgresor. 6ientras Due 9el

Pág. 15+ primero 7dán se hi5o alma #i#ienteR el >ltimo 7dán4 espírit& #i#ificante; 01 Cor. 1,G.,2I en otras palabras9 un espíritu Due crea vida. "e ahí9 de acuerdo con el principio de la solidariedad humana9 por la desobediencia del primer Adán9 9entró el pecado en el m&ndo4 y por el pecado la m&erte4 así tambi$n la m&erte pasó a todos los hombres...; 0Rom. ,G1+2. Pero9 por &u obediencia9 el segundo Adán le trajo a 9todos los hombres ... &stificación y #ida;. 0Rom. ,G1)2. 9Q4 así como tra imos la imagen de lo terreno4 traeremos tambi$n la imagen de lo celestial;. 01 Cor. 1,G.12. Ha; una condición9 todaviaG el #spíritu de vida Due estaba en Cristo debe9 igualmente9 habitar en nosotros. Pues9 9si alg&ien no tiene el 2spírit& de Cristo4 ese tal no es de 2l;. 0Rom. )G12. 1. Trans!ormado por el “&sp/ritu de .risto”.+ #l mismo #spíritu Due permitió a AesBs obtener la victoria sobre el pecado9 debería9 semejantemente9 actuar en nosotros con poder para hacernos hijos de "ios. AesBs %ue el primero a e/plicar eso a =icodemosG 92n #erdad4 en #erdad te digo J&e si alg&ien no nace del ag&a y del 2spírit&4 no p&ede entrar en el reino de Dios... Pecesario os es nacer de n&e#o;. Como la acción del vento9 9así es todo aJ&el J&e es nacido del 2spírit&;. +Auan 3G,$)2. AesBs le habló a &us discípulos sobre 9el 2spírit& J&e habían de recibir loo J&e en 2l creyesen;. Pero Auan e/plicaG 9... el 2spírit& a&n no había sido dado4 porJ&e )es>s a&n no había sido glorificado;. 0Auan 5G312 He aDuí por Due9 despuFs de haber anunciado &u partida9 AesBs les reaseguróG 9:oda#ia4 os digo la #erdad4 os con#iene J&e Qo #ayaR p&es si Qo no f&ere4 el Consolador no #endrá a #osotrosR pero4 si Qo f&ere4 os lo en#iar$. Q c&ando Ml #enga4 con#encerá al m&ndo de pecado4 de &sticia y de &icioo;. 0Auan 1-G5$)2 L másG 9C&ando #enga4 sin embargo4 7J&el4 el 2spírit& de #erdad4 Ml os g&iará a toda la #erdad;. 0Auan 1-G132. nmediatamente despuFs de &u resurrección9 AesBs renovó la promesaG 9... <ero #osotros sereis ba&ti5ados en el 2spírit& *anto dentro de pocos días;. 0Hechos 1G,2 L repitióG 9<ero recibireis poder4 al descender sobre #osotros el 2spírit& *anto4 y me sereis testigos4 tanto en )er&sal$n4 como en toda )&dea y *amaria4 y hasta los confines de la :ierra;. 0Hechos 1G)2 ADuello Due AesBs le prometió a los doce ; se cumplió en el PentecostFs9 semejantemente lo promete a todos los Due responden a los apelos del #spíritu. Pues 9toda la a&toridad en el Cielo y en la :ierra; le %ue dada a Hl 06at. +)G1)2 Cristo está trabajando para atraer todos los seres humanos a &í mismo 0Auan 1+G3+29 para dejarles clara la verdad ; capacitarlos a vivir por el #spíritu9 como Hl mismo lo hi@o cuando estuvo en la Jierra. "esde el PentecostFs9 "ios concede &u #spíritu a todo aDuel Due lo pide 0*ucas 11G132. L el #spíritu habita $ ; tambiFn Cristo a travFs de &u #spíritu9 en aDuellos Due *o reciben. Así como AesBs venció 9el pecado en la carne; por el #spíritu &anto9 igualmente Hl habilita &us hijos a vencer por el poder del #spíritu. "e hecho9 + Pedro 1G. declara Due ellos se hacen 9participantes de la nat&rale5a di#ina4 habiendo escapado de la corr&pción4 J&e por la conc&piscencia hay en el m&ndo;. Por &u ministerio9 AesBs ha abierto el camino para el #spíritu ; ha proporcionado un nuevo nacimiento a la generación de seres humanos regenerados por el #spíritu. L a todos los Due son nacidos del #spíritu9 "ios no solamente les da el poder para decir 9no; a la 9impiedad y a las pasiones m&ndanas; sino tambi$n para #i#ir 9en el presente m&ndo sobria4 y &sta4 y piamente4 ag&ardando la bien-a#ent&rada esperan5a y el aparecimiento de la gloria de n&estro gran Dios y *al#ador Cristo )es>s;. 0Jito +G1+$132. #llen 7hite resumió per%ectamente lo Due los adventistas creen con respecto al papel del #spíritu en la vida del cre;ente. 92s el 2spírit& J&e hace efecti#o lo J&e f&e reali5ado por el Dedentor del m&ndo. 2s por el 2spírit& J&e el cora5ón es p&rificado. 7 tra#$s de 2l el creyente se hace participante de la nat&rale5a di#ina. Cristo concedió *& 2spírit& como &n di#ino poder para #encer todas las tendencias heredadas y c&lti#adas para el mal4 y para imprimir *& propio carácter en la iglesia;. ,( 9Cristo m&rió en el Cal#ario para J&e el hombre p&diese tener el poder de #encer s&s tendencias nat&rales para el pecado;.,1 *a vida de los pro%esos cristianos no está9 por lo tanto9 limitada al perdón de los pecados9 o a

Pág. 153 9&na religión fácil J&e no e@i a l&cha4 abnegación y separación de los desatinos del m&ndo;. ,5 Contrariamente9 el #spíritu de vida Due está en Cristo ha realmente libertado al cristiano de la esclavitud del pecado9 de %orma Due Fl pueda vivir victoriosamente9 segBn el ejemplo del &alvador. 9"a #ida J&e Cristo #i#ió en este m&ndo4 hombres y m& eres p&eden #i#irla a tra#$s de *& poder y ba o *& instr&cción. 2n s& conflicto con *atanás4 ellos p&eden tener toda la ay&da J&e Ml t&#o. <&eden ser más J&e #encedores por 7J&el J&e los amó y a *í mismo *e dio por ellos;.,6 .onclusi$n.+ Para encerrar este capítulo9 citamos un pasaje e/traído de un manuscrito de #llen 7hite9 sobre el asunto de la humillación de Cristo. #n el9 #llen 7hite e/plica la naturale@a humana de Cristo de un modo Due no podría ser más claro. Primeramente ella evoca el dato %undamental de la Cristología bíblicaG 9Ml VCristoW no tomó para *í la nat&rale5a de los ángeles4 sino la h&manidad4 perfectamente id$ntica a n&estra propia nat&rale5a4 e@cept&ándose la mancha del pecado;. #ntonces9 reconociendo las di%icultades de algunos en comprender una verdad totalmente opuesta al credo de las principales iglesias9 #llen 7hite prosigueG 9<ero no debemos apegarnos a n&estras ideas com&nes y terrenas4 y en n&estros det&rpados pensamientos cogitar J&e el riesgo de Cristo ceder a las tentaciones de *atanás haya degradado *& h&manidad4 y J&e Ml poseía las mismas tendencias pecaminosas y corr&ptas propensiones como el hombre;. 9"a nat&rale5a di#ina4 combinada con la h&mana4 "o hi5o s&sceptible de ceder a las tentaciones de *atanás. "a pr&eba de Cristo f&e m&cho mayor J&e la de 7dán y 2#a4 p&es el *al#ador tomó n&estra nat&rale5a caída pero no corrompida4 la c&al no se per#ertiría a menos J&e Ml atendiese a las palabras de *atanás en l&gar de las palabras de Dios. *&poner J&e Cristo no p&diese ceder a la tentación4 "o coloca donde Ml no p&ede ser &n perfecto e emplo para el hombre;.,7 #l trecho siguiente muestra claramente Due si AesBs vivió una vida impecable en una naturale@a humana di%erente de la nuestra9 ; si Hl no hubiese sido 9en todo seme ante a *&s hermanos; 0Heb. +G1529 no podría 9socorrer a los J&e son tentados; 0Heb. +G1)2. #sa es la misma verdad Due Auan sinteti@a en el prólogo de su evangelio9 ; Due es el cora@ón de la Cristología bíblicaG 92l Berbo;4 Due 9estaba con Dios en el principio; ' 9*e hi5o carne y habitó entre nosotros lleno de gracia y #erdad... p&es todos nosotros recibimos de *& plenit&d4 y gracia sobre gracia;. 97 todos c&antos "o recibieron4 a los J&e creen en *& nombre4 les dio el poder de #ol#erse hi os de Dios;. 0Auan 1G+9 1.9 1-9 1+2 Notas H Re!erencias.+ 1. Oer Aean R. Nurcher9 :he Pat&re and Destiny of Aan 0=ew LorMG Philosophical *ibrar;9 11-12. +. #llen :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 1- de Abril de 1181. 3. Oer nuestro capítulo 5 ; #mil !runner9 Dogmatics9 vol. +9 pág. 183. .. #llen :. 7hite9 en De#ieF and Herald4 +5 de 6ar@o de 1))). ,. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch4 vol. ,9 pág. 155. -. [[[[[[[9 *elected Aessages4 libro 19 pág. 1,. 5. [[[[[[[9 :he Ainistry of Healing9 pág. 51. ). [[[[[[[9 Hn Hea#enly <laces4 pág. 1,,. 1. [[[[[[[9 :he Desire of 7ges4 pág. .1. 18 [[[[[[[9 <atriarchs and <rophets 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press Pub. Assn.9 111329 pág. 38- 0itálicos suplidos2. 11. [[[[[[[9 Co&nsels to <arents4 :eachers and *t&dents 06ountain Oiew9 Cali%.G Paci%ic Press. Pub. Assn.9 111329 pág. +8I ChristOs Ib ect "essons 07ashington9 ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11.129 pág. 338. 1+. [[[[[[[9 :he Ainistry of Healing4 pág. 51. Carta ) de #llen :. 7hite9 1)1,9 en *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 #llen :. 7hite Comments9 vol. ,9 pág. 11+1 0itálicos suplidos2.

Pág. 15. 13. [[[[[[[9 Hn Hea#enly <laces4 pág. 1,, 0itálicos suplidos2. 1.. Carta ) de #llen :. 7hite9 1)1,9 en *e#enth-day 7d#entist Cible Commentary4 2llen 3. White Comments4 vol. ,9 págs. 11+)9 11+1 0itálicos suplidos2. 1,. Hbidem. 1-. Hbidem. 15. bidem. 1). Hbidem. 11. Hbidem. +8. bidem. +1. Hbidem. ++. Hbidem. +3. #. :. 7hite9 :he Desire of 7ges4 pág. -51. +.. [[[[[[[9 De#ieF and Herald4 + de <ebrero de 111+. +,. [[[[[[[9 :he 3reat Contro#ersy4 pág. .5+. +-. [[[[[[[9 :estimonies for the Ch&rch4 vol. 19 pág. ++. +5. #llen :. 7hite9 manuscrito 1119 1)18. #/traído de )o&rnal 1.9 págs. +5+$+),. &P3(O2O =o es la primera ve@ Due la glesia Adventista ha con%rontado serios problemas teológicos. =inguna de las doctrinas de la iglesia %ue aceptada sin un cuidadoso ; diligente estudio9 algunas veces seguido por largos períodos de discusión9 investigación ; oración. Comparando sus divergentes convicciones9 los pioneros %ueron capa@es de e/cluir errados conceptos teológicos heredados de varias tradiciones cristianas9 ; aclarar verdades bíblicas tales como reveladas por las #scrituras. Para cumplir su tarea9 el principio aplicado era consistente con el praticado por los re%ormadoresG sola script&ra 0&ólo la #scritura2. 9"a Ciblia4 y sólo la Ciblia4 es n&estro credo... 2l hombre es falible4 pero la <alabra de Dios es infalible... 2rgamos la bandera en la c&al está escrito= N"a Ciblia es n&estra regla de fe y disciplinaO; .1 #se %ue el %undamento sobre el cual las creencias esenciales de la glesia Adventista %ueron establecidas ' ; ninguno otro más. Cuando el problema de la justi%icación por la %e %ue discutido en 6inneapolis9 en el aEo 1)))9 #llen 7hite creía ser necesario recordarle a los delegados el Bnico mFtodo válido para resolver problemas doctrinales. 9:omemos la Ciblia y con h&milde oración y espírit& de aprendi5a e4 #amos al gran Aaestro del m&ndo... Debemos e@aminar las 2scrit&ras proc&rando las e#idencias de la #erdad... :odos los J&e re#erencian la <alabra de Dios4 tal como ella enseHaR todos los J&e c&mplen *& #ol&ntad seg>n lo me or J&e p&eden4 conocerán si la doctrina es de Dios... C&alJ&ier otro medio no es el modo de Dios y creará conf&sión;., A causa de Due la iglesia no siempre siguió estrictamente ese mFtodo en su bBsDueda de la verdad9 ella su%re ho; de un lamentable estado de con%usión con respecto a la Cristología. #l inevitable resultado es Due la misma con%usión ahora reaparece con relación a la doctrina de la justi%icación por la %e.3 #s alto el tiempo de reconocer la seriedad de la situación ; promover un %órum especial con el propósito e/preso de pro%undi@ar la investigación sobre los diversos aspectos históricos ; teológicos de la Cristología. #ste estudio no %ue emprendido para recrudecer la controversia Due in%eli@mente ;a pagó un alto precio. =uestro propósito es simplemente hacer conocida la enseEan@a unánime de los pioneros de la iglesia9 desde su inicio hasta los aEos cincuenta9 así como las diversas interpretaciones presentadas por los autores en dFcadas recientes. *a objetividad en esa cuestión reDuiere comprensión de toda la historia. #l consejo de #llen 7hite ' cu;os escritos son9 en sí mismos9 el ámago de la controversia ' debería ser cuidadosamente seguido si esperamos alcan@ar la unidadG 9K&e todos pr&eben s&s

Pág. 15, posiciones por las 2scrit&ras y s&bstancien cada p&nto rei#indicado como #erdad por la re#elada <alabra de Dios;.1 "esde Due comencF a escribir la historia de la Cristología Adventista ' intencionalmente restringida a los primeros 1,8 aEos de la iglesia 01)..$111.2 ' muchas obras %ueron publicadas para a;udar a resolver la controversia Due nos divide., Cada uno de esos libros hace una signi%icativa contribución al debate9 pero a causa de sus puntos de vista antagónicos9 ellos aun sostienen la con%usión. #s importante recordar la declaración de Penneth 7oodG C1ntes >ue la iglesia proclame con poder divino el Fltimo mensaDe de advertencia al mundo@ ella debe unirse en torno de la verdad sobre la naturaleza humana de Cristo ?.- YHn%asis aEadidoZ =unca está demás repetirG 9"a h&manidad del Hi o de Dios es todo para nosotros. 2s la corriente de oro J&e liga n&estra alma a Cristo4 y por medio de Cristo a Dios. 2se debe ser n&estro est&dio;.7 Notas H Re!erencias.+ 1. #llen :. 7hite9 *elected Aessages4 libro 19 pág. .1-. +. #llen :. 7hite9 6anuscrito 1,9 1))). Citado en A. O. Klson9 :hro&gh Crisis to Bictory4 '!0'-'%0'9 págs. +13$38+ 0itálicos suplidos2. 3. 6artin 7eber9 WhoOs 3ot the :r&th8 0QRuiFn Jiene la OerdadC2 0&ilver &pring9 6d.G Home &tud; nternational9 111.2. .. #llen :. 7hite9 2#angelism 07ashington ".C.G Review and Herald Pub. Assn.9 11.-29 pág. +,-. ,. A. *ero; 6oore9 7d#entism in Conflict= Desol#ing the Hss&es :hat Di#ide /s 0#l Adventismo en Con%lictoG &olucionando las Cuestiones Rue =os "ividen2 0Hagerstown9 6d.G Review and Herald Pub. Assn.9 111,2I ver especialmente las págs. 1.,$1,5I 7oodrow 7. 7hidden 9 2llen White on *al#ation= 7 Chronological *t&dy 0#llen :. 7hite ; la &alvación ' 4n #studio Cronológico2 0Hagerstown9 6d.G Review and Herald Pub. Assn.9 111,2 ver especialmente las págs. ,5$-,2I AacM &eDueira 9 *a#io&r of the World= :he H&manity of Christ in the "ight of the 2#erlasting 3ospel 0#l &alvador del 6undoG la Humanidad de Cristo a la *u@ del #vangelio #terno2 0!oise9 dahoG Paci%ic -. Press Pub. Assn.9 111-2I 7oodrow 7. 7hidden 9 2llen White on :he H&manity of Christ 0#llen 7hite ; la Humanidad de Cristo2 0Hagerstown9 6d.G Review and Herald Pub. Assn.9 11152. -. Penneth H. 7ood9 en nuestro pre%ácio9 pág. 1 5. #. :. 7hite9 *elected Aessages +Aensa es *electos.4 vol. 19 pág. - +... 3N #.& R&-#S#*O A Adams9 Ro;9 1119 11+9 113 Anderson9 Ro; Allan9 11-9 1159 11)9 13+9 1339 1,19 1-3 Andreasen9 6. *.9 1+.9 1+-9 1+59 1+)9 1+19 1389 1))9 11+ Andrews9 A. =.9 11 ! !aMer9 7illiam9 *. H.9 .19 5+9 1+89 1+19 1++9 1+,9 1,+9 1-19 1)+9 1)59 1)19 11+9 +139 ++.9 ++, !arnhouse9 "onald :re;9 11,9 1119 1+5 !arth9 Parl9 139 1,9 1., !ates9 Aoseph9 1)9 11 !eddoe9 !. #.9 1)9 119 18+ !ranson9 7.H. 1)9 18-9 18) !reed9 A. A.9 51 !runner9 #mil9 1+9 139 1.9 1.,

Pág. 15!ultmann9 Rudol%9 139 1. C Campbell9 6. O.9 11 Caseau/9 Aean9 113 Cran%ield9 C. #. !.9 153 Cullman9 Kscar9 1- r " "aniells9 Arthur :.9 ,"avis9 &. &.9 519 ).9 ), "avis9 Jhomas A.9 13)9 1,+9 1,39 1,.9 1559 15) "ederen9 Raoul9 113 "ela%ield9 ". A.9 1)59 1)) "onnell9 R. &.9 519 ).9 ), "ouglass9 Herbert9 1-9 13)9 1319 1.19 1..$1.-9 1-+$1-.9 1-59 1-)9 151$155 "urland9 A. H.9 )59 )) # #dwardson9 Christian9 18, #nglish9 &chu;ler9 11.9 11, < <ord9 "esmond9 1.+$1.. <room9 *eRo; #.9 +39 113$11,9 11)9 133$13, : :erber9 Charles9 18+ :ordon9 Paul9 +81 :rotheer9 7illiam9 1:uenin9 Aules$Cesar9 188$18+ :ulle;9 =orman9 1-+9 1-39 1589 1519 15.$1559 11+ H HancocM9 Robert *9 1389 131 HanMins9 . A.9 ). HasMell9 &. =.9 51$)19 ),9 1+-9 1)3 Heppenstall9 #dward9 1.5$1,+9 1-59 1-)9 1139 +1Howard9 Aames9 18+ Hudson9 A. *.9 138 Huntington9 &. :.9 )1 H;de9 :ordon9 1.8 H;de9 7illiam9 +1rving9 #dward9 1,9 ,) A Aohnson9 Harr;9 1,

Pág. 155 Aohnsson9 7illiam :.9 1,.9 1,,9 11,$115 Aones9 Alon@o J. +19 ,+9 ,,9$-,9 -59 -)9 519 559 ),9 )59 ))9 1+9 13.9 1.+9 1-19 1--9 1)39 1))9 11+9 1119 +1+ P Pellogg9 A. H.9 +19 ,-9 1389 1119 +88 Pleuser9 *ouise C.9 115 Pnight9 :eorge R. ,-9 -.9 1))9 1)19 1119 +85 * *arson9 Ralph9 3+9 )19 1)19 1)+ *icMe;9 A. !.9 18*utero9 6artinho9 ,1 6 6ac:uire9 6eade918. 6arMs9 R. R. ".9 155 6artin9 7alter R.9 18)9 11.9 11,9 1119 1+5 6a/well9 A. :.9 1+. 6elvill9 Henr;9 1),9 1)-9 118$11+9 +18 6iller9 :uilerme9 119 +3 6oore9 Arthur *ero;9 1.3 = =ichol9 <. ".9 59 )9 18-$18)9 1+.9 13) =ussbaum9 Jell9 188 K Kchs9 7. !.9 18Klson9 A. O.9 11 Klson9 Robert 7.9 1.,9 1)39 1). Kwen9 R. &.9 1P Pa/ton9 :eo%%re;9 1.3 Poirier9 Jim9 1),9 1)-9 11+9 +88 Prescott9 7. 7.9 +,9 -5$559 ),9 )59 1+9 1)9 18.9 13,9 1,39 1)39 1))9 111 Presence9 #. de9 181 Priebe9 "ennis9 1-.$1-5 R Read9 7. #.9 11) ReboM9 "enton #.9 11+$11. Rippe;9 A. A.9 1Rivera9 Anibal9 155 Robinson9 A. A. J.9 139 1. & &alom9 Alw;n9 1.+ &cha%%9 Philip9 111

Pág. 15) &eDueira9 AacM9 115$111 &hort9 "onald P.9 1.+9 1-89 1-3 &mith9 4riah9 1)$+89 1+ &pangler9 A. Robert9 1+19 1,19 1,+9 1-1 &teed9 Aoseph #.9 1&teinweg9 !runo9 1&tephenson9 A. 6.9 38 &tFven;9 :eorges9 113$11, J Jenne;9 :. C.9 )1 Jorrance9 Jhomas <.9 1.9 1, 4 4llmann9 Parl9 111 O Oan "olson9 *eo9 1., Oaucher9 Al%red9 113 Oenden9 6orris9 11OicM9 #dward 7. H.9 1,,9 1,7 7aggoner9 #llet A.9 +1$+,9 3,9 .5$,)9 -.9 -)9 559 )1$),9 )59 1+9 1+89 13,9 1.+9 1-19 1--$1-)9 1)39 1))9 1119 +1+ 7aggoner Aoseph9 1)9 +89 +1 7alsh9 6ar; #.9 187ebster9 #ric Claude9 1-5$1-1 7hite9 Arthur *9 ,59 ). 7hite9 #llen :.9 -9 )9 19 1-9 119 +3$+,9 +59 +)9 38$339 3,$..9 .59 ,+9 ,,$,59 -19 -.9 -,9 -59 -)9 519 5+9 5.9 519 )89 )19 )3$),9 1+9 1-9 159 1889 1819 1859 11,$1+19 1+39 1+.9 1+-9 1+59 1+1$13+9 13.9 13,9 13)9 1319 1.1$1.-9 1.)9 1,1$1,39 1,-9 1-19 1-39 1-.9 1--$1519 15.9 1559 1)1$1)19 1119 11+9 11-9 111$+819 +8-9 +859 +81$+1-9 ++8$++,9 +319 +339 +3. 7hite9 Aames9 1)$+89 +.9 38$3+ 7hite9 7illiam9 3+ 7ieland9 Robert A.9 1.+9 1-8$1-+ 7ilco/9 6ilton C.9 1+9 159 1) 7ildes9 #thel9 155 7inslow9 Kctavius9 1)7ood9 Penneth H.9 18)9 13)9 1.-$1.)9 1,19 1,39 1)39 1).9 +3. N Nurcher9 A. R.9 18 Una Palabra de los Patrocinadores #n esta sección9 presentaremos los siguientes asuntosG • ReseEa crítica del Pr. "ennis <ortin ....hh....................................... pág.

Pág. 151 • • • • • Carta de #llen 7hite al Pr. !aMer ....................................................... pág. 4n Análisis de la Carta !aMer ' hecha por el Pr. Ralph *arson......... pág. Q#s Clara la Carta !aMerC ' por el Pr. Robert A. 7ieland.............. pág. Comentarios de 1))) C#6 ............................................................ pág. *os Conceptos de 1))) C#6.......................................................... pág. ReseWa cr/tica del Pr. ennis Fortin
'

Comentario publicado en el &eminario de #studios de la 4niversidad Andrews9 volumen. 3)9 KtoEo de +8889 =Bmero +9 Andrews 4niversit; Press

Nurcher9 A. R. :ocado por n&estros *entimentos= /na in#estigación histórica del concepto ad#entista sobre la nat&rale5a h&mana de Cristo. Hagerstown9 6"G Review and Herald9 1111. 38) páginas. *ibro !rochura. 4&i1,911. #n el Adventismo del &Fptimo "ía pocos asuntos pueden generar tanto calor cuanto una discusión sobre la naturale@a humana de Cristo. Por dFcadas los Adventistas han debatido si la naturale@a humana de Cristo era idFntica a aDuella de Adán antes de la caída 0prF$lapsarianismo29 o a aDuella de Adán despuFs de la caída 0pós$lapsarianismo29 o hasta aun una posición intermediaria. Aun cuando muchos %actores teológicos entren en juego en este debate9 al centro está la cuestión si Cristo puede verdaderamente ser un ejemplo moral para la humanidad. #l Bltimo libro en este debate es la obra del veterano teólogo Aean R. Nurcher9 traducido del <ranc_s9 Tocado por "uestros =entimentos. #n su investigación histórica del concepto adventista sobre la naturale@a humana de Cristo9 Nurcher busca resolver el problema demostrando como9 en los Bltimos 1,8 aEos9 el concepto adventista evolucionó de una posición estrictamente pós$lapsariana para las posiciones actuales. *os diecisFis capítulos en este libro están agrupados en cinco partes. *a primera brevemente investiga la discusión teológica sobre la naturale@a humana de Cristo ; acertadamente averigua Due muchos de los primeros teólogos adventistas9 con la e/cepción de #llen :. 7hite9 tenían una visión semi$ariana de la divinidad de Cristo. #n la segunda parte9 Nurcher e/amina la Cristología de los pioneros adventistas como #llen :. 7hite9 #llet A. 7aggoner9 Alon@o J. Aones9 ; 7illiam 7. Prescott. *a tercera estudia e/tratos de publicaciones o%iciales de la iglesia sobre la naturale@a humana de Cristo de 1)1, a 11,+. *a cuarta es la más e/tensa ; trata de la controversia provocada por el libro Luestions on !octrine 011,529 reacciones a su publicación9 ; posiciones teológicas actuales. *a parte %inal es el apelo de Nurcher a un retorno a una autFntica Cristología pós$lapsariana como enseEada antes de 11,8. A parte de algunas inadecuadas traducciones de e/presiones %rancesas9 el libro de Nurcher es una buena obra de investigación histórica ; se empeEa en presentar un e/acto cuadro del desarrollo del concepto adventista sobre la naturale@a humana de Cristo. &u investigación de numerosas publicaciones presenta un sorprendente cuadro al lector contemporáneo9 Due puede no estar %amiliari@ado con los primeros escritos teológicos sobre la naturale@a de Cristo. &us comparaciones entre di%erentes ediciones de documentos o%iciales ; libros9 como #studios Iíblicos 01,,29 ilustran los cambios en el concepto adventista a respecto de la naturale@a de Cristo. *as evidencias históricas ; teológicas Due el autor presenta son abundantes. Aun cuando el autor pretenda presentar una solución autori@ada al debate por mostrar cómo los teólogos adventistas en los aEos 11,8 ; 11-8 SabandonaronT el entendimento tradicional de la naturale@a humana de Cristo9 su obra está lejos de ser neutra e imparcial. &u tratamiento de posiciones apo;adas por diversos teólogos es claramente polFmica. Hasta
1

Traducido por Olvide Zanella. Los énfases fueron añadidos.

Pág. 1)8 aun el pre%ácio por el anterior editor de la Revista Adventista9 Penneth 7ood9 establece el tonoG la obra se destina a sustentar la posición pós$lapsariana. 6ientras Nurcher es para ser altamente recomendado por su completa investigación sobre este asunto9 su obra sin embargo es dFbil en algunas áreas importantes. *a ma;or debilidad está en su tratamento de declaraciones de #llen 7hite sobre la naturale@a humana de Cristo9 Due son el %oco de esta controversia adventista. #n su capítulo sobre la Cristología de #llen 7hite 0,3$-52 Nurcher provee una síntesis del pensamiento de ella9 real@ando las semejan@as entre la naturale@a humana de Cristo ; las nuestras. Pero Fl evita cualDuier mención de otras declaraciones Due en%ati@an las di%erencas entre la naturale@a humana de Cristo ; las nuestras. <uera de eso9 entre varias e/plícitas declaraciones apo;ando la posición adventista prF$lapsariana desde los aEos 11,89 la carta de #llen 7hite de 1)1, a 7. H. *. !aMer es completamente ignorada aDuí. Nurcher discute el contenido ; las implicaciones de esta carta unas pocas veces a lo largo del libro en otros lugares9 pero nunca en una manera clara ; sistemática. #sto9 creo9 es una gran omisión. Como muchos otros teólogos pós$lapsarianos9 Nurcher %alla en considerar como 7hite presenta una tensión entre semejan@as ; di%erencias entre la naturale@a de Cristo ; las nuestras. 6uchas de sus declaraciones Due real@an las semejan@as con nuestra naturale@a son hechas en el conte/to de discusiones sobre como Cristo %ue tentado a pecar como nosotros lo somos. #l autor dá un buen ejemplo en la pág. 38+. &in embargo9 %alla en reconocer Due en la carta a !aMer ella categóricamente contesta una completa semejan@a entre Cristo ; los seres humanos pecaminosos9 hasta aun en la manera de sus tentaciones. 6ientras los primeros adventistas situaron sus discusiones cristológicas en el conte/to de las doctrinas de la salvación ; escatología 0como ellos podrían seguir el ejemplo de Cristo en vencer las tentaciones ; el pecado en la preparación para el segundo advento de Cristo29 las discusiones despuFs de 11,8 se han muchas veces situado dentro del conte/to de la doctrina de la humanidad ; como el pecado nos a%ecta9 ; hasta Due magnitud la naturale@a de Cristo %ue ; no %ue a%ectada por el pecado. Nurcher hace un comentario sobre este signi%icativo cambio teológico9 causado en gran parte por el jredescubrimientoj de la carta de #llen 7hite a !aMer9 pero no puede reconciliar esta cambio ; ju@garlo antiFtico a la inicial posición adventista. =o apenas Nurcher está evitando una clara e/posición de la carta a !aMerI Fl la está tambiFn interpretando mal ; tomando declaraciones %uera de conte/to. #n su S#valuación ; CríticaT Fl discute el actual híbrido teológico en Due Cristo tenía una naturale@a %ísica pós$lapsariana ; una naturale@a moral prF$lapsariana. "os veces Nurcher cita la carta a !aMer para apo;ar su visión de Due tal posición es historicamente inválida ; Due #llen 7hite no creía en una naturale@a moral prF$lapsariana. Hl argumenta Due *eRo; <room hace violencia al pensamiento de #llen 7hite cuando citó la carta a !aMer 0+55$+5)2. &in embargo9 para probar su punto9 Nurcher cita apenas parte de la misma carta ; deja %uera dos importantes sentencias cortas en las cuales #llen 7hite establece un agudo contraste entre la naturale@a de Cristo ; las nuestras. *a misma cosa acontece nuevamente en la pág +)1. ADuí el autor trata de distinguir entre las e/presiones de #llen 7hite Spropensiones inherentesT ; Smalas propensionesT9 argumentando Due las Spropensiones inherentesT se vuelven Smalas propensionesT solamente despuFs de ceder a la tentación. #ntonces Fl cita la carta a !aMer9 parando un poco antes de incluir una sentencia en la cual #llen 7hite compara las tentaciones de Cristo en el desierto a aDuellas de Adán en el #dFn. *a distinción entre Spropensiones inherentesT ; Smalas propensionesT no es apo;ada por #llen 7hite en su carta. 6ás ella usa las dos e/presiones como sinónimos al argumentar Due Cristo no tenía tales propensiones. #n ambas instancias9 Nurcher viola el conte/to para sustentar sus puntos. #ste libro ciertamente se en%ilará entre las mejores apologías a la posición pós$lapsariana. Pero9 como muchos otros9 %alla en ser convincente9 porDue aborda el asunto con semejante parcialidad. #l libro está tan inclinado en hacer de nuestra pecaminosa naturale@a humana el padrón para medir la naturale@a de Cristo Due %alla en mostrar cómo la humanidad de Cristo es el padrón puro ; verdadero

Pág. 1)1 por el cual seremos medidos. Andrews 4niversit; k "#= & <KRJ = .omentario de 0<<< .&-C Con%orme se concluirá a seguir9 es lastimoso Due el Pr <ortin teja los comentarios Due real@amos en el te/to. &i Fl no se hubiese eDuivocado cuanto al obDetivo de la carta de #llen 7hite9 nunca habría escrito de la manera Due lo hi@o. A %in de evaluar con entera seguridad la crítica Due acabamos de transcribir9 vamos primeramente recordar laG .arta <, 0<=6 de &llen 2. White al Pr. :aPer 9*ea c&idadoso4 e@tremamente c&idadoso al presentar la nat&rale5a h&mana de Cristo. Po "o presente a las personas como &n hombre con propensiones al pecado. Ml es el seg&ndo 7dán. 2l primer 7dán f&e creado como &n ser p&ro4 inmac&lado4 sin mancha de pecado en $lR f&e hecho a imagen de Dios. <odia caer4 y cayó por la transgresión. 7 ca&sa de s& pecado4 s& posteridad nació con propensión inherente para la desobediencia. <ero )es&cristo era el Hi o &nig$nito de Dios. Ml tomó sobre *í la nat&rale5a h&mana y f&e tentado en todos los p&ntos en J&e la nat&rale5a h&mana es tentada. <odía haber pecadoR podía haber caído4 pero ni por &n momento h&bo en 2l c&alJ&ier propensión para el mal. G&e asediado por las tentaciones en el desierto4 como 7dán f&e asediado por las tentaciones en el 2d$n. 2#ite toda disc&sión a respecto de la h&manidad de Cristo J&e de l&gar a mal-entendidos. "a #erdad anda cerca del camino de la pres&nción. 7l tratar sobre la nat&rale5a h&mana de Cristo4 &sted precisa c&idar al e@tremo toda afirmación4 impidiendo J&e s&s palabras signifiJ&en más de lo J&e deben y así &sted pierda o obsc&re5ca la clara percepción de *& h&manidad combinada con la di#inidad. *& nacimiento f&e &n milagro4 p&es el ángel di o= NQ he aJ&í J&e en t& #ientre concebirás y darás a l&5 &n hi o4 y le pondrás el nombre de )es>s. 2ste será grande4 y será llamado Hi o del 7ltísimoR y el *eLor Dios "e dará el trono de Da#id4 s& padreR y reinará eternamente en la casa de )acob4 y *& reino no tendrá fin. Q le di o Aaría al ángel= 6Cómo se hará esto4 #isto J&e no cono5co #arón8 Q4 respondiendo el ángel4 le di o= Descenderá sobre ti el 2spírit& *anto4 y la #irt&d del 7ltísimo te c&brirá con *& sombraR por lo J&e tambi$n el *anto4 J&e de ti ha de nacer4 será llamado Hi o de DiosO +"&cas '=('-(5.. 2stas palabras no se refieren a c&alJ&ier ser h&mano4 e@cepto al Hi o del Dios Hnfinito. P&nca4 de modo alg&no4 de e la más le#e impresión en las mentes h&manas4 de J&e &na mancha de corr&pción4 o inclinación a ella había en Cristo4 o J&e Ml4 de alg&na forma4 cedió a la corr&pción. G&e tentado en todos los p&ntos como el hombre es tentado4 sin embargo f&e llamado Nel *er *antoO. 2s &n misterio J&e f&e de ado sin e@plicación para los mortales4 J&e Cristo p&do ser tentado en todos los p&ntos como nosotros lo somos4 y4 sin embargo4 ser sin pecado. "a encarnación de Cristo f&e y siempre será &n misterio. "o J&e f&e re#elado es para nosotros y n&estros hi os4 <ero J&e todo ser h&mano sea ad#ertido contra la idea de considerar a Cristo totalmente h&mano4 como c&alJ&ier &no de nosotros4 p&es no p&ede ser. Po es necesario J&e sepamos el e@acto momento c&ando la h&manidad se &nió a la di#inidad. Debemos firmar n&estros pies sobre la Doca4 Cristo )es>s4 como Dios re#elado en la h&manidad. Percibo Due ha; peligro en el abordaje de asuntos Due traten de la humanidad del Hijo del "ios n%inito. Hl &e humilló a &í mismo cuando vio Due había tomado la %orma humana9 ; Due podría comprender la %uer@a de todas las tentaciones por las cuales el hombre es asediado. #l primer Adán ca;óI el segundo Adán &e apegó %irmemente a la mano de "ios ; a &u Palabra en las más probantes circunstancias9 ; &u %e en la bondad9 misericordia ; amor del Padre no osciló en momento alguno. S#stá escritoT %ue &u arma de resistencia9 ; esa es la espada del #spíritu Due todo ser humano debe usar. SLa no hablarF mucho con vosotrosI porDue se apro/ima el príncipe de este mundo9

Pág. 1)+ ; nada tiene en 6iT 0Auan 1..382. ' nada Due sea susceptible a la tentación. #n ninguna ocasión hubo reacción %avorable a sus mBltiples tentaciones. =inguna ve@ Cristo pisó en el terreno de &atanás9 para no le dar cualDuier ventaja. &atanás nada encontró en #l Due animase sus avances?. )n %n"lisis de la .arta a :aPer, Por el Pr Ralph (arson ' U#l Due o%rece 4&i1.888988 a Duien presente una Bnica cita de #llen :. 7hite9 a%irmando Due AesBs pose;ó la naturale@a de Adán antes de la caídaV 0Pr A. R. Nurcher9 :ocado por P&estros *entimentos9 pág. 1+32. Para ver este comentario en la íntegra9 %avor vea el Asunto =l 313 de mi C" 0#6#9 Casilla 589 *ongaví9 Chile2. .omentario de 0<<< .&-C Como el Pr. *arson magistralmente la presenta9 la carta al Pr. !aMer es nada más J&e &na amnestación contra el adocianismoX *a Nn&e#a teologíaO4 al colocar la carta %uera de conte/to9 se eDuivoca redondamente. #s9 de hecho9 una lástima Due tanta controversia9 a lo largo de nuestra historia9 tenga como %undamento apenas un Nte@to f&era de conte@toO4 generando incontables prete/tosV

He aDuí otra e/celente análisis de la cartaG L&S .(%R% (% .%RT% % :%U&RM
(

'% 4Por >ué #llen &hite le escribió la Carta (@ '(,- al Pr% IaPer de "ueva 8elSndiaN 4Pretendía ella desacreditar el concepto de .ones A de &aggoner sobre la humanidad de Cristo (=!1IC:'')(+''), N 0a2 *a carta no está dirigida a Aones o a 7aggoner9 ni %ue enviada a ellos. 0b2 #lla no menciona los conceptos de Aones ; de 7aggoner por nombre ni hace cualDuier mención a ellos. 0c2 #lla no condena los conceptos de ellos ni remotamente9 apenas condena las distorciones Due !aMer hace de los conceptos de ellos. 0d2 &i ella pretendía oponerse a Aones ; a 7aggoner en sus enseEan@as a respecto de la naturale@a de Cristo9 ella sabia bien escribirle cartas a ellos. *a idea de Due ella pretendiese advertirlos indirectamente9 via !aMer en JasmWnia9 como un tipo de ... reprensión9 está %uera de alcance para cualDuiera Due cono@ca la %ranDue@a directa de #llen 7hite. 0e2 =adie sabe 0en la Fpoca2 a lo cierto lo Due !aMer estaba enseEando Due motivó esta carta. Hl9 no Aones o 7aggoner9 %ue Duien estaba enseEando o en peligro de enseEar ideas erradas. Hl puede haber sido tentado a caer en un e/tremo al presentar la verdad sobre la humanidad de Cristo. La Due #llen 7hite no condena a !aMer ni lo incita a Due deje el ministerio9 sino9 Due en realidad9 lo anima a clari%icar su enseEan@a9 es posible Due Fl estuviese reaccionando a la crítica al 6ensaje de 1))) ;9 en su juventude o ine/periencia9 estuviese en peligro de turbar las aguas mediante e/presiones imprecisas. #s interesante Due ella no hi@o ningBn movimiento para publicar esta carta o hasta aun de incorporarla en los volBmenes de los :estimonies YJestimoniosZ en la ocasión. &i #llen 7hite hubiese sentido Due la
+ 3

Traducido por Olvide Zanella. Transcripción de las páginas 67 a 76, del libro ‘El Elo Roto’, del Pr. Rober !. "ieland, referido a la pág. #6# de es a obra del Pr. Zurc$er. Traducido por Olvide Zanella.

Pág. 1)3 Cristología de Aones ; de 7aggoner estaba de%ectuosa o peligosa9 ella no habría dudado en publicar la carta de ella a !aMer en los mensajes Due inclu;en nuestros volBmenes de los :estimonies for the Ch&rch YJestimonios para la glesiaZ. )% 4=i Cristo tomó la naturaleza pecaminosa del hombre después de la caída@ sería ?l Tun hombre con las propensiones al pecadoT >ue la carta IaPer dice >ue nosotros no Lo debemos presentar como si así Euese (-IC:'')( N #n el propio conte/to de #llen 7hite9 su uso del tFrmino apropensiones al pecadoa signi%ica caAendo en la tentación9 un abrigar un mal propósito Due sería el compulsivo resultado de un previo envolvimento en un acto9 palabra9 o pensamiento pecaminosos. #lla no enseEó Due nosotros genFticamente incurrimos en culpa. Aones ; 7aggoner nunca insinuaron Due Cristo tuviese amalas propensionesa. #llen 7hite de%ine sus propios tFrminos. =osotros no podemos in;ectar nuestro propio concepto eDuivocado en el uso Due ella hace de estas palabras. #lla dijo Due mni por un momento Ml t&#o &na propensión para el mala. #sta %rase no tiene sentido a menos Due ani por &n momentoa sea comprendido como insinuando el ejercicio de escoger personalmente de momento a momento. Jal e/presión no hace sentido si se re%eriere a la herencia genFtica. Así una 9propensión al mala es comprendida como carBcter pecaminoso envolviendo escoger personalmente. #n la misma carta9 su conte/to deja claro el signi%icadoG aP&nca4 de manera alg&na4 de e la más le#e impresión en las mentes h&manas de J&e &na mancha de4 o inclinación a la corr&pción estuvo en Cristo4 o J&e Ml4 de alg&na forma4 =e rindió a la corr&pcióna. #n otro lugar ella declara Due Hl %ue tentado por la inclinación a la desobediencia a la voluntad de &u Padre9 pero nunca &e rindió a ella 0con%orme 5 &"A!CG1382. #n su propio uso del tFrmino9 a&na propensión al mala habría sido una apasióna9 una e/hibición de egoísmo9 un rendimiento al ego9 una indulgencia a la desobediencia. ADuí está un sucinto ejemplo del uso Due #llen 7hite hace de la palabra apropensionesa= ael ind&lgenciar a si mismo4 el agradarse a sí mismo4 el org&llo4 y la e@tra#agancia deben ser ren&nciados. Po podemos ser cristianos y4 al mismo tiempo4 satisfacer estas propensionesa 0Review X Herald 9 1- de 6a;o de 1)132. Cuando Pablo dice9 aCristo no *e agradó a *í mismoa +Domanos '5=(.4 está claro J&e Ml no t&#o estas apropensionesa. CualDuier persona puede %acilmente descubrir la idea de #llen 7hite sobre la e/presión apropensionesa consultando el 9nde79 volumen +9 páginas +1,5 ; +1,) bajo el verbete a<ropensitya YPropensiónZm. Joda declaración citada puede ser entendida ra@onablemente como consistente con la idea Due una apropensión pecaminosaa o amalaa es una luDuria YcodiciaZ tolerada creada por un previo envolvimiento en actos de pecado9 %ortalecidos por la repetición. 4n alcoholatra tiene una propensión para el álcohol porDue lo usó previamente. aPi por &n momento había dentro de 2l VCristoW &na propensión para el mala$$$ esto no signi%ica Due Hl no atomóa nuestra naturale@a caída9 pecaminosa9 porDue aDuellos Due tienen la %e de AesBs 0en carne pecaminosa ; mortal9 2 m no precisan retener ning&na propensión pecaminosaa. *a gracia de "ios aopera en nosotros...vencer las poderosas tendenciasa 0#llen :. 7hite9 5 &"A!CG 1.3I PO:6G3,.9 Fn%asis suplido2. Pero hasta mismo despuFs Due el pueblo de "ios a#en5a completamentea9 Fl aun estará en acarne pecaminosaa9 con una mnat&rale5a pecaminosaa4 hasta la glori%icación. 0% 4Transgride el <ensaDe de '((( los conseDos de #llen &hite en esta carta dando la Tla mBs leve impresión %%% de >ue una mancha de@ o inclinación a la corrupción estuvo en Cristo@ o >ue ?l@ de alguna Eorma@ =e rindió a la corrupciónT (#llen $% &hite@ - =!1IC:'')(+''), N =o. #n realidad9 7aggoner anticipó esta declaración9 usando casi esta e/acta e/presión de ella9 siete aEos antes de Due ella se la escribiera a !aMer9 en%ati@ando la ausencia de pecado en CristoG

Pág. 1). 96Cómo podía Cristo ser Nrodeado de debilidadesO +Hebreos 5=,. y al mismo tiempo no conocer pecado8 7lg&ien p&ede pensar4 mientras lee estas líneas4 J&e estamos depreciando el carácter de )es>s4 reba ándolo al ni#el de la pecaminosa h&manidad. 7l contrario4 estamos simplemente e@altando el 9Di#ino <oder; de n&estro bendito *al#ador... *& propia p&re5a inmac&lada J&e Ml conser#ó ba o las más cr&eles y ad#ersas circ&nstancias... :oda *& #ida f&e &n constante conflicto. "a carne4 imp&lsionada por el enemigo de toda &sticia4 tendía al pecado4 apesar de J&e *& di#ina nat&rale5a ni por &n momento abrigó &n deseo pecaminoso ni *& di#ino poder vaciló en c&alJ&ier ocasión. Habiendo s&frido en la carne todo lo J&e al hombre le es posible s&frir4 Ml retornó al trono del <adre tan inmac&lado como c&ando de ó las cortes de la gloria. 07aggoner9 Christ and His Righteousness9 pág. +)$+12. *os verbos Due 7aggoner usó eran sinónimos a los de la carta de #llen 7hite9 de siete aEos despuFsG ella dijo TestuvoT ; TrindióT9 ; Fl dijo TabrigóT ; TvacilóT9 en la misma sinta/is de e/presión. #lla dijo en 1)1, Due ani por &n momento h&bo en 2l &na mala propensióna9 ; Fl escribió en 1))1 Due ani *& di#ino poder vaciló en c&alJ&ier ocasión;. #s casi como si #llen 7hite estuviese aconsejando a !aMer Due9 si Fl adhiriese a las precisas e/presiones de 7aggoner de 1))19 estaría seguro. 3% 4#l concepto del <ensaDe de '(((@ a respecto de la naturaleza de Cristo@ Lo hace Tcompletamente humano@ como cual>uier uno de nosotros mismos@ >ue esto no puede serT (#llen $% &hite@ =!1IC:'')(+''), N *a e/presión de #llen 7hite es claraG ella no se opone a hacer Cristo ah&manoa per si9 porDue ella no es una docetista. #l pensamiento %undamental en esta su e/presión es Tcomo cual>uier uno de nosotros mismosT% Cristo era divino como tambiFn ah&manoa9 pero nosotros somos meramente acompletamente h&manosa ; no divinos. #l conte/to de su declaración deja claro Due este es su puntoG bK&e todo ser h&mano est$ alerta en hacer a Cristo completamente h&mano4 tal como nosotros mismos4 porJ&e esto no p&ede ser. Po nos es necesario saber el tiempo e@acto en J&e la h&manidad se combinó con la di#inidad. Debemos mantener n&estros pies sobre la Doca4 Cristo )es>s4 como Dios re#elado en la h&manidada. 6ás adelante9 nosotros amismosa somos pecadores ; Cristo no era pecadorI entonces9 Hl no puede ser ahecho h&mano completamente4 como cual>uier uno de nosotros mismosT. #sto no es decir Due desde Due nosotros somos pecadores por herencia genFtica9 Due Cristo estaba ae@centoa de participar %uertemente en nuestra herencia genFtica como NK&estions In DoctrineO insinBa 0página 3)32. =i la !iblia ni #llen 7hite enseEan la doctrina agustiniana del apecado originala. -% 4Cómo entonces podemos nosotros entender la siguiente declaración: T"unca@ de manera alguna@ deDe la mBs leve impresión en las mentes humanas de >ue una mancha de@ o inclinación a la corrupción estuvo en Cristo@ o >ue ?l@ de alguna Eorma@ =e rindió a la corrupciónT% (#llen $% &hite@ - =!1IC:'')(+''), N *os dos verbos principales en esta e/presión sonG TestuvoT ; T=e rindióT. *a Austicia de Cristo es el resultado de un a#erboa ; no un mero as&bstanti#oa. Hl siempre hizo justiciaI ; Hl no podría haber hecho justicia a menos Due Hl escogiese. Adán %ue creado sin pecado9 ; si %uFsemos a decir Due Fl era a &stoa en su estado sin pecado 0Due parece Due ni #llen 7hite ni la !iblia nunca dicen Due Fl lo era2 tendríamos Due implicar9 por aDuella e/presión9 Due la justicia era innata en #l ; Due no era por escoger Due Fl era asin pecadoa. Pero la gloria de la Austicia de Cristo es Due era por esger Due Hl era sin pecado9 ; no por una innata9 prF$programada9 autónoma anat&rale5aa. Hl e/plica la verdad9 hablándonos Due Hl había tomado sobre Hl mismo una voluntad natural Due era contraria a la voluntad de &u Padre9 ; así Hl tuvo la misma lucha con el aegoa Due nosotros tenemosG aPo proc&ro Ai propia #ol&ntad4 y4 si4 la de aJ&el J&e Ae en#ióaR aQo descendí del cielo no para hacer Ai propia #ol&ntadR y4 si4 la #ol&ntad de aJ&el J&e Ae en#ióa 0Auan ,.38I -.3)2. aCristo no

Pág. 1), *e agradó a *í mismo 0Romanos 1,G32. #ntonces la Austicia de #l era el %ruto de una constante lucha para someter &u voluntad a la voluntad de &u PadreI ; la terrible e/tensión de aDuella lucha es vista en &u agonía en el :etsemaní ; en la cru@. *a e/presión de #llen 7hite indica Due a&na mancha de corr&pción estando en Cristoa habría sido eDuivalente a Crendirse a la corr&pcióna. L eso habría sido pecado. L eso Hl nunca lo hi@o9 ni en pensamiento9 ni en propósito9 o ni aun en %antasía. /% 4Cómo podría Cristo haber tomado sobre =í la naturaleza pecaminosa del hombre después de la caída@ A no tener Tninguna mancha de pecadoTN *a palabra bmanchab signi%ica un toDue o sabor indicando la presencia del artículo Due mancha. *eche deteriorado tiene la amanchaa de la deteriori@ación porDue la deteriori@ación está ahí. &i Cristo tuviese a&na mancha de pecadoa9 o hubiese9 bpor &n momentob9 permitido Due ella aest&#iese en 2la9 Hl habría sido un pecador ; así habría traído sobre &i mismo 9la mancha de pecadoa. #l mensaje de Aones ; 7aggoner nunca presentó la amás le#ea mancha de pecado o corrupción como aestando en Cristoa. Pero Cristo soportó la completa posibilidad de ser tentado Due los caídos hijos de Adán se encuentran9 no solamente la posibilidad de ser tentado sin pecado9 de Adán en el Aardín antes de la caída. *a gloria de la a &sticia de Cristoa es Due ani por &n momento Ml permitió J&e &na mancha de pecado best&#ieseb en #l mismo. *a cru@ es la respuesta. *% =i Cristo nació Tsin una mancha de pecadoT (Carta ,*@ '(,( @ ?l no era diEerente de nosotros@ >ue nacemos Tcon propensiones inherentes a la desobedienciaT (#llen $% &hite@ - =!1IC:'')( N &i9 ciertamente Hl era di%erente de nosotros9 porDue nosotros somos pecadores caídos ; Hl era sin pecado. *o Due era adiferentea9 entre nosotros9 era &u carácter9 &u justicia. *o Due es aseme antea9 entre nosotros9 es &u naturale@a Due Hl atomóa9 &u hereditariedad genFtica ; la nuestra. =o debemos entender mal lo Due son nuestras ainherentes propensiones a la desobedienciaa 9 o como nosotros las heredamos. #llen 7hite es mu; clara Due las in%luencias prF$natales son una parte de nuestra aherenciaa. Pero tal ve@ ha;a una di%erencia entre mpropensiones inherentes a la desobedienciam Due un bebF puede mheredarm genéticamente a travFs de los genes9 ; aDuellas Due Fl mheredaríam a travFs del medio ambiente por las in%luencias prF$natales. =o osamos decir Due el pecado per si es transmitido en el "=A9 o tendríamos Due adoptar una versión de la nmaculada Concepción católica romana. (% =i Cristo TEue asaltado con tentaciones en el desierto@ como 1dBn Eue asaltado con tentaciones en el #dénT (#llen $% &hite@ - =!1IC:'')( @ esto signiEica >ue la naturaleza de #l era como la de 1dBn sin pecadoN =o9 a menos Due reescribamos las palabras de ella e insiramos bsolamenteb donde aparece la coma. #s verdad Due Cristo tomó el lugar de Adán9 pero no es verdad Due Hl redimió solamente el %racaso de Adán. Hl redimió tambiFn el nuestro. #l uso de la palabra mmasm en estas declaraciones en b2l Deseado de :odas las 3entesb es signi%icativoG 9Desde el pecado de 7dán4 est&#iera la ra5a h&mana cortada de la directa com&nión con Dios ... 7hora4 J&e )es>s #iniera Nen seme an5a de carne de pecadoO +Dom. !=(.4 el propio <adre habló. 7ntes4 com&nicárase con la h&manidad por intermedio de CristoR lo hacía ahora en Cristo. Y#sta cita se vuelve sin sentido se alguien entiende Due Cristo tomó la naturale@a sin pecado de Adán antes de la caída.Z ... *atanás ap&ntara el pecado de 7dán como pr&eba de J&e la ley de Dios era in &sta4 y no podía ser obedecida. Cristo debía redimir4 en n&estra h&manidad4 la falla de 7dán. C&ando este f&era #encido por el tentador4 entretanto4 no tenía sobre sí ning>n de los efectos del pecado.... Po así c&anto a )es>s.... <or c&atro mil aLos est&#iera la ra5a a decrecer en f&er5as físicas4 #igor mental y moralR y Cristo tomó sobre *í las debilidades de la h&manidad degenerada. Unicamente así podía sal#ar al hombre de las prof&ndidades de s& degradación;. 0pág 11,9 1159 Fn%asis original2 9Habría sido &na casi infinita h&millación para el Hi o de Dios4 re#estirse de la nat&rale5a

Pág. 1)h&mana a&n c&ando 7dán permanecía en s& estado de inocencia4 en el 2d$n. <ero )es>s aceptó la h&manidad c&ando la ra5a había sido debilitada por c&atro mil aLos de pecado. Como c&alJ&ier hi o de 7dán4 aceptó los res&ltados de la operación de la gran ley de la hereditariedad..... Bino con esa hereditariedad para ...darnos el e emplo de &na #ida impecable;. 0#l "eseado de Jodas las :entes9 pág. .12. Kbviamente9 de acuerdo con el Fn%asis de ella9 la caída 9hereditariedad; Due Cristo aaceptóa no era meramente deterioración %ísica9 sino tambiFn amorala. &u punto es Due en nuestra naturale@a9 Due es claramente apecaminosaa9 es posible vivir a&na #ida sin pecadoa9 porDue Hl hi@o eso como un ae emploa. a"as más ba as prof&ndidades de degradacióna son espirituales ; morales9 no meramente Eísicas. L era el ;hombrea ahí Due Cristo arescatóa con aDuela larga acorriente de oroa bajada del cielo9 la cual no es para Due tenga ningBn aelo rotoa. "e manera alguna esto compromete la per%ecta ausencia de pecado de Cristo. #sto lo enaltece9 ; nos da esperan@a. #ste es el mmensaje de la justicia de Cristom. #l lenguaje de #llen 7hite parece claroG aCristo #ino para redimir el fracaso de 7dán4...pero c&ando 7dán f&e asaltado por el tentador4 ning&no de los efectos del pecado estaba en 2l... "o así cuanto a .esFsa. U#l gran con%licto reDuiere Due Hl rescate tambiFn nuestro %racasoV ,% T?l (Cristo se humilló a =í mismo cuando vio >ue estaba en la Eorma como hombre@ a Ein de comprender la Euerza de todas las tentaciones con >ue el hombre es atacadoT (#llen $% &hite@ =!1IC:'')(+''), % 4#sto sugiere >ue ?l nació con una naturaleza diEerente de la nuestra@ pero >ue después en =u encarnación@ ?l Tse humilló a =í mismoTN =o necesariamente. Cristo nació como un bebF humano ; acreció; en conocimiento ; entendimento. aMl aprendió la obediencia por las cosas J&e s&frióa 0Hebreos ,G)I vea tambiFn *ucas +G,+2. Como un bebF Hl no pudo acomprender la f&er5a de todas las tentaciones con J&e el hombre es atacadoa $$$ ningBn bebF puede. Hl tuvo Due crecer en esta maturidad. #l punto es Due en cualDuier momento en este proceso de crecimiento9 el Hijo de "ios podía haber rehusado su%rir más9 ; Hl podría haberse e/cusado de una participación adicional con nosotros en tentación. Pero Hl ase h&milló a *í mismoa para soportar ala f&er5a de todas las tentacionesa hasta el %in. '2% 4Cómo estB T#l !eseado de Todas las $entesT@ de #llen &hite@ relacionado con los conceptos del <ensaDe de '((( sobre la naturaleza de CristoN #stá mu; íntimamente relacionado. #lla lo escribió en la dFcada despuFs de 1))). Contiene varias declaraciones mu; claras Due apo;an el concepto de Aones ; de 7aggoner 0con%orme páginas .19 -)$589 11+9 1159 +8)9 3+19 33-9 3-32. "eclaraciones mu; poderosas aparecen tambiFn en Qo&thOs Hnstr&ctor del + de Aunio9 . de Agosto9 ) de &eptiembre9 13 de Kctubre de 1)1)I &J de 1 de Aunio de 1)1)I ; Carta 159 1)1). #lla9 en aDuella Fpoca9 parece haber sido casi obcecada con el paralelismo entre la historia de los judíos ; nuestra historia de 1))). #lla habla de esto en una serie de artículos en la De#ieF c Herald de #nero a Abril de 1)18G 9He recibido cartas4 afirmando J&e Cristo no podría haber tenido la misma nat&rale5a como &n hombre4 porJ&e si Ml t&#iese4 Ml habría caído ba o tentaciones seme antes.... Qo tengo ganas de h&ir del l&gar para J&e no reciba el molde de esos J&e no p&eden in#estigar francamente... la e#idencia de &na posición J&e difiere de la de ellos; 0<eb.1)2. 92llos Vlos hermanosW se oponen a aJ&ello J&e no conocen4 porJ&e4 infeli5mente4 ellos están fermentados con el espírit& de oposición; 0+, de <ebrero2. aHermanos4 hay l&5 para nosotros... "&5 está flameando del trono de Dios4 6y para J&$ es esto8--- 2s J&e &n p&eblo p&eda estar preparado para estar en pie en el día de Dios... Como estoy escribiendo a respecto de la aBida de Cristoa4 yergo mi cora5ón a lo alto en oración a Dios para J&e la l&5 p&eda #enir a *& p&eblo ... :oda línea J&e tra5o sobre la condición del p&eblo en el tiempo de

Pág. 1)5 Cristo4 sobre s& actit&d para con la "&5 del m&ndo4 en el c&al #eo peligro de nosotros tomar la misma posición4 ofre5co a Dios &na oración= bIhZ no de es J&e sea esta la condición de :& p&eblo. Po permitas J&e :& p&eblo cometa este error.b... 2s c&ando encontramos incred&lidad en esos J&e deberían ser los líderes del p&eblo4 J&e n&estras almas son heridas. 2sto... aflige el 2spírit& de Diosa 0. de 6ar@o2. Por alguna ra@ón9 ni el 7hite &tate YPatrimonio 7hiteZ ni cualDuier otra editora o%icial alguna ve@ reimprimió el poderoso libreto m!ible &tudentjs *ibrar;j de #llen 7hite de 1)1.9 titulado aChrist :empted 7s We 7rea 0Cristo tentado como nosotros2. #ste es de la misma Fpoca Due la carta a !aMer. #lla apo;a claramente el 6ensaje de 1)))G 0a2 jmConvenía Due9 en todas las cosas9 &e volviese semejante a los hermanosmj. 0b2 Hl m%ue tentado en todos los puntos como nosotros somos9 pero sin pecadom. 0c2 &us tentaciones no %ueron como las de AdánI ano f&e así con )es>sa. a*olito Ml est&#o a andar por el camino de la tentación y e erció a&tocontrol más f&erte J&e el hambre4 la ambición4 o la m&erte... 7rg&mentación engaLosa f&e &na tentación a Cristo. *& h&manidad la hi5o &na tentación para Ml. ... Ml and&#o por la fe4 como nosotros tenemos J&e andar por la fe.... 7lg&ien soportó todas estas tentaciones antes J&e nosotros ... "as más f&ertes tentaciones ... del cristiano #endrán de adentro. Cristo Vf&eW tentado como nosotros somos Ymisma páginaZm 0pág.112. 0d2 j:oda l&cha contra el pecado4 todo esf&er5o para conformarse a la ley de Dios4 es Cristo operando mediante *&s designadas agencias en el cora5ón h&manoa. U*a mente de #llen 7hite no estaba con%usa en este asuntoV

Los conceptos de C'((( C#<G

1

*a traducción ; edición de este libro %ueron patrocinadas por el C'((( C#< n Comit$ de 2st&dio de CIAI B2PC2D "I* BXCHI*4 "I* D2G2H:I* D2 C7D^C:2D Q "7* :2P:7CHIP2* <ID "7 G2; es %ormado por Adventistas del &Fptimo "ía9 dispersos en diversos países. &omos die@mistas9 actuantes en nuestras iglesias locales como pastores9 ancianos9 directores de grupos9 directores de 6inisterio Personal9 #scuela &abática9 A"RA9 A. A.9 ConDuistadores9 Pro%esores9 "iáconos9 "iaconisas9 alumnos9 etc. Recha@amos la idea de ser nuestra Duerida :*#& A A"O#=J &JA "#* &HPJ 6K "(A llamada de !abilonia o de Due ella sea una de sus hijas. #ntendemos el relacionamiento de Cristo con la A&" como mejor retratado en el paralelismo entre Kseas YAesBsZ ; :omer Y A&"Z. #l drama de Kseas es Due no había otra esposa. :omer es Bnica. Hl ama a &u esposa in%iel9 la leva al desierto9 le habla al cora@ón9 la reconDuistará ; ella Y A&"Z9 %inalmente9 corresponderá a &us anseos. ne/iste la ) a. iglesia en Apoc. + ; 3. Así no convivimos con las ideas de los re%ormistas o de otros separatistas. &omos estricta ; de%initivamente denominacionales. 9"a Hglesia de Cristo4 d$bil e imperfecta Yde%iciente9 de%ectuosaZ como p&eda parecer4 es el >nico ob eto en la tierra sobre el c&al Ml aplica4 en &n sentido especial4 *& amor y *& c&idado;.5 9Hoy en día hay J&ien pone en d&da n&estro destino prof$tico de posiciones m&y diferentes4 concl&yendo J&e la iglesia organi5ada fracasó estrepitosamente4 J&e de ó de ser la iglesia remanente de la profecía. 2sa mentalidad separatista se origina en la a&sencia de las #erdades contenidas en el mensa e de '!!! ... YDueZ son como #itaminas esenciales para el organismo h&manoR s& a&sencia prepara el terreno para la enfermedad;.6 #n breve síntesis9 he aDuí nuestra visiónG
. , -

Los énfasis, en las ci as de es e cap% ulo, fueron suplidos. &llen '. "$i e, 1888 Materials, pág. #((). Rober !. "ieland, ‘Sé Pues Celoso y Arrepiéntete, Pueblo Mío’, cap. *.

Pág. 1)) • LRuJ postura el 0<<< .&- adopta en relaci$n a los oponentes Nue no aceptan, ni reconocen, la luG enEiada por ios en el 4a mensaIe angJlico originalN 9"a #erdad dispensa el apoyo de la mayoría;. 9De emos J&e las ideas l&chen4 mientras nosotros contin&amos siendo b&enos amigos;. L.u"l es la relaci$n entre la Justi!icaci$n por la Fe enseWada por (utero H la Nue nos !ue enEiada por ios en 0<<<M Así como se dice Due9 en la %ísica9 #instein NtragóO a =ewton9 semejantemente9 en tFrminos de comprensión de la Austi%icación por la <e bíblica9 7aggoner ; Aones NtragaronO a *utero. Para *utero9 la justi%icación por la %e era "ios declarandoG N&sted es &stoOI era puramente una transacción legalI era apenas la imp&tación de la Austicia de Cristo9 restricta a lo Due "ios hi@o por nosotros9 en Cristo. 9:oda n&estra rectit&d está f&era de nosotrosR ella habita enteramente en )es&cristo;. Para 7aggoner9 por otro lado9 cuando "ios declaraG Susted es &stoO9 debido al poder creador de &u Palabra9 tambiFn hace &sto 0Auan 1.1+I Rom. ,.112. nclu;e tanto lo Due Cristo hi@o por nosotros como lo Due opera en nosotros. nclu;e tanto la imp&tación como la com&nicación de la Austicia de Cristo. *o Due Cristo hi@o por nosotros nos dá el derecho a la vida eterna ; lo Due Hl hizo@ hace A harB en nosotros nos hace dignos de la vida eterna. QL cuál es el concepto del #spíritu de Pro%ecíaC 9)&stificación significa perdón;. 92l perdón de Dios no es meramente &n acto &dicial por el c&al Ml nos libra de la condenación. 2s no solamente perdón por el pecado4 sino libramiento del pecado;.7 *uego9 como el lector percibe9 se ve cuanto de verdad ha; en la a%irmativa prF$lapsariana de Due *utero ;a había recibido ; predicado el 3a mensaje angFlicoV L(a puri!icaci$n del santuario celestial est" conectado al mensaIe de la Justi!icaci$n por la FeM 2l sant&ario será p&rificadoO Y"aniel ).1.Z se re%iere tanto al santuario celestial como al humano Y1 Coríntios 3G1-Z. #l trabajo allá no se concluirá antes Due Cristo puri%iDue el templo del alma de &u pueblo aDuí YAudas +.I + Coríntios 11G+Z. N7hora4 mientras n&estro gran *&mo *acerdote está haciendo e@piación por nosotros4 debemos proc&rar #ol#ernos perfectos en Cristo. Pi a&n por &n pensamiento podría n&estro *al#ador ser lle#ado a ceder al poder de la tentación. ... 2sta es la condición en J&e deben encontrarse los J&e s&bsistirán en el tiempo de ang&stia.
!

L.u"l es la condici$n para la Eida eternaM 9"&ego al comien5o de la #ida cristiana4 debe enseLarse a los creyentes s&s principios f&ndamentales. *e les debe enseLar J&e no serán sal#os solamente por el sacriEício de Cristo@ sino >ue también deben hacer la vida de Cristo@ su vida A el carBcter de Cristo@ su carBcterG%% 97s condiciones de la #ida eterna4 ba o la gracia4 son e@áctamente las mismas J&e eran en el 2d$n n perfecta &sticia4 armonía con Dios4 conformidad perfecta con los principios de *& ley;.
'0

5 )

&llen '. "$i e, Meditaciones Matinales #+++, pág. *+, Mayor Discurso de Cristo, pág. ##). &llen '. "$i e, ran Con!licto, pág 6*-. 1 &llen '. "$i e, P" M, pág. (. / (+. 18 &llen '. "$i e, Mayor Discurso de Cristo pág 76.

Pág. 1)1 9Padie diga= Po p&edo corregir mis defectos de carácter. *i llegares a esa decisión4 ciertamente de areis de alcan5ar la #ida eterna;.'' 9G&e porJ&e la ley es inm&table4 porJ&e el hombre sólo se p&ede sal#ar mediante la obediencia a s&s preceptos4 J&e )es>s f&e erg&ido en la cr&5;. 9Dios no aceptará cosa alg&na a no ser la p&re5a y la santidadR &na mancha4 &na arr&ga4 un deEecto de carBcter@ los e7cluirB para siempre del Cielo@ con todas s&s glorias y riJ&e5as;.'( 9"a &sticia de Cristo no es &na capa para enc&brir pecados no confesados y no abandonados;.'1
',

#ntonces la justicia de Cristo imputada al cre;ente n lo Due Hl hi@o por nosotros n9 le da el derecho a la vida eterna ; la justicia de Cristo impartida al cre;ente n lo Due Hl hi@o9 hace ; hará en nosotros n lo hace digno de la vida eterna. • L&n el ego humano de .risto la enemistad con Satan"s era natural o soDrenaturalM &abemos Due9 al hombre convertirse9 es "ios Duien pone en #l la enemistad contra el pecado9 el mal. Así decimos Due 9la enemistad p&esta entre la simiente de la serpiente YdiabloZ y la simiente de la m& er YnosotrosZ f&e sobrenat&ral. Con Cristo la enemistad era en cierto sentido nat&ralR en otro sentido f&e sobrenat&ral4 ya J&e se combinaron h&manidad y di#inidad;.'5 &iendo Due9 en el ego humano de Cristo9 la enemistad contra el pecado %ue sobrenat&ral4 se conclu;e Due su naturale@a humana %ue caída ; egoísta9 e/áctamente como la nuestraI Hl tambiFn tenía en &í la NmáJ&ina de pecarO pero nunca la puso en %uncionamiento9 aun cuando %ue tentado9 tanto por dentro como por f&era. 9Biniendo4 como Ml lo hi5o4 como &n hombre4 para e7perimentar todas las malas tendencias de las c&ales el hombre es heredero y ser suDeto a ellas4 operando de todos los modos concebibles para destr&irle la fe4 Ml hi5o posible a *í mismo el ser bofeteado por los agentes h&manos inspirados por *atanás4 el rebelde J&e había sido e@p&lsado del Cielo;. &i Hl venció9 entonces cualDuier uno de nosotros tambiFn puede vencer como HlG 9Po hay disc&lpas para pecar;.'!
'6 '7

&n .risto, la naturaleGa diEina H la naturaleGa pecaminosa, idJntica a la nuestra, se combinaron ; este conjunto venció. Al aceptarlo como nuestro &alvador9 nuevamente se %orma la unión de la naturaleGa diEina n de #l9 con la carne pecaminosa n la nuestraG este conjunto nuevamente puede ser vencedor ; re%lejar per%ectamente el carácter de "ios. YRom. ).3$.Z. AesBs Duiere nuevamente condenar el pecado9 ahora en nuestra carne pecaminosa. 9*i el grano de trigo YAesBsZ9 cayendo en la tierra4 no m&ere4 J&eda $l sóloR pero si m&ere4 prod&ce m&cho fr&to YcristianosZ; YAuan 1+G+.Z. &i el Nfr&toO es compuesto de la naturale@a humana pecaminosa o la naturale@a divina9 entonces9 idFnticamente9 ocurrió con el :rano original. AesBs >se hi5o carne4 e@áctamente como nosotros somos;. 9Como c&alJ&ier hi o de 7dán4 aceptó los res&ltados de la operación de la gran "ey de la hereditariedad. "o J&e estos res&ltados f&eron4 se manifiesta en la historia de *&s ancestrales
'%

11 1+

&llen '. "$i e, P" M, pág. --#. &llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. 76-. 13 &llen '. "$i e, Cons$ Sobre Salud, pág. (6.. 1. &llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. (((/((6. 1, &llen '. "$i e, 1a$ Mensa%es Selectos, pág. *(). 10eredi árias. 1o a del co2pilador. 15 &llen '. "$i e, Carta &'()( 3 #+4-. 1) &llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. -##. 11 &llen '. "$i e, *ec+os de los Ap,stoles, pág )7*.

Pág. 118 terrestres;. 9*olamente por *& propia s& eción a la ley de la herencia podía Ml alcan5ar la medida entera y #erdadera del pecado. *in esto no podían ser p&estos sobre Ml n&estros pecados realmente cometidos4 con el castigo y la condenación pertenecientes a ellos;.
,0 ,'

Fuera de una carne pecaminosa, LtuEo JesKs tamDiJn una mente pecaminosaM 9Bol#amos al as&nto de J&e Cristo no t&#iese Npasiones seme antesO a las n&estras4 #emos J&e en todas las 2scrit&ras Ml es como nosotros4 y como nosotros seg>n la carne... G&e hecho en seme an5a de carne de pecado. <ero no andemos demasiado le os : Eue hecho en semeDanza de carne de pecado@ no en semeDanza de mente de pecado% Po forcemos *& mente hasta allí. =u carne Eue nuestra carne@ pero la mente era Kla mente %%% >ue tuvo Cristo .esFsO ... VGil ,=5 K)BW *e Ml h&biese tomado n&estra mente46cómo entonces seríamos e@hortados a tener la mente de Cristo8 Qa la poseeríamos anticipadamente;.
,, ,(

LJesKs tuEo alguna EentaIa soDre nosotros, alguna !uerGa Nue no nos es disponiDleM 9)es>s no re#eló c&alidades4 ni e erció poderes J&e los hombres no p&edan tener mediante la fe en 2l. *& perfecta h&manidad es la J&e todos *&s seg&idores p&eden poseer4 si están s& etos a Dios como Ml lo f&e;.,1 9"a Aa estad del Cielo emprendió la ca&sa del hombre y4 con los mismos rec&rsos J&e el hombre p&ede alcan5ar4 resistió las tentaciones de *atanás4 como el hombre tiene J&e a ellas resistir;.,5 LRue mJtodo us$ JesKs para EencerM 92l *al#ador tomó sobre *í las enfermedades h&manas4 y #i#ió &na #ida sin pecado4 a fin de J&e los hombres no tengan ning>n temor de J&e4 debido a la debilidad de la naturaleza humana@ ellos no pudiesen vencer . Cristo #ino para hacernos 9participantes de la naturaleza divina;4 y *& #ida declara J&e la h&manidad4 &nida a la di#inidad4 no comete pecado;. 92l *al#ador #enció para mostrarle al hombre cómo $l p&ede #encer. :odas las tentaciones de *atanás4 Cristo enfrentaba con la <alabra de Dios. Confiando en las promesas di#inas4 recibía poder para obedecer a los mandamientos de Dios y el tentador no podía alcan5ar #enta a. 7 toda tentación4 *& resp&esta era= 92stá escrito;. ,6 9"as armas J&e Cristo &só f&eron las palabras de Dios= C#stB escritoGR y si mane ais la espada del 2spírit&4 tambi$n #osotros podreis salir #ictoriosos por los m$ritos de #&estro Dedentor;.,7 L(a oDediencia per!ecta es posiDleM 9Ml YAesBsZ no consentía con el pecado. Pi por &n pensamiento cedía a la tentación. "o mismo se p&ede dar con nosotros ... Dios nos toma la mano de la fe4 y la lle#a a apoderarse firmemente de la di#inidad de Cristo4 a fin de J&e alcancemos la perEección de carBcter% Q la manera como eso se reali5a4 Cristo nos la mostró. 6<or J&$ medio #enció en el conflicto contra *atanás8 n <or la <alabra de Dios. Unicamente por la Palabra p&do resistir a la tentación. K#stB escritoO4

+8 +1

&llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. )+. !ones, El Ca-ino Consa.radoa la Per!ecci,n Cristiana, pág -.. ++ Pues no uvo endencias culti/adas al 2al. 1o a del co2pilador. +3 !ones, 0oletín de la Con!erencia eneral, 1812, pág. -*7. +. &llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. 66). +, &llen '. "$i e, Mensa%es Selectos, vol. #, pág. *(* +&llen '. "$i e, #e-perancia, pág. #47. +5 &llen '. "$i e, #e-perancia, pág. *76.

Pág. 111 decía;. 9Ml sólo *e sir#ió de las armas J&e los seres h&manos están en condiciones de &sar n la <alabra de aJ&el J&e es poderoso en conse o n K#stB escritoO;. L.$mo se entiende “el Iusto EiEir" por la !e” YRomanos 1G1-$15ZM *a %e9 Due AesBs elogió en 6ateos )G,$139 %ue la creencia de Due la <alabra de )es>s Y"iosZ4 tenía poder para c&rar. #ntonces4 9#i#ir por la fe; signi%ica desarrollar el hábito de en%rentar toda ; cualDuier tentación con un N7sí dice el *eLorO9 teniendo plena con%ian@a9 ; absoluta certe@a9 de Due9 al pronunciar la Palabra de "ios9 ella mani%estará su poder9 creando en nosotros el contenido citado. "e esta manera se mani%iesta 9el poder de Dios para sal#ación; YRom. 1G1-Z de pecar en aDuella especí%ica tentación. L así sucessivamente9 9de fe en fe;.
,! ,%

LRuJ reNuiere ios de nosotros, hoHM 92s reJ&erida obediencia e@acta4 y los J&e dicen no ser posible lle#ar &na vida perEecta4 lan5an sobre Dios la ac&sación de in &sti\a y falsedadOO. (0 9"a obediencia de Cristo a *& <adre era la misma J&e es reJ&erida del hombre ... 2l *eLor )es>s #ino a n&estro m&ndo no para re#elar lo J&e Dios podría hacer4 sino lo J&e el hombre podría reali5ar mediante la fe en el poder de Dios;. 9:odos los J&e por la fe obedecen a los mandamientos de Dios4 alcan5arán la condición de impecabilidad en la c&al 7dán #i#ió antes de s& transgresión;.(,
('

L(a oDediencia per!ecta es necesariaM 97pesar de haber Cristo ganado &na #ictoria incalc&lable a fa#or del hombre4 #enciendo las tentaciones de *atanás en el desierto4 esta #ictoria no será de ning>n benefício al hombre4 a menos J&e $l tambi$n gane la #ictoria por si mismo;.(( 92l amor de Dios no "o le#a a disc&lpar el pecado. Po lo disc&lpó en *atanásR no lo e@c&só en 7dán o en CaínR ni lo disc&lpará en c&alJ&ier otro hombre. Po tolerará n&estros pecados4 y no pasará por sobre n&estros defectos de carácter. 2spera J&e #en5amos en *& nombre;.(1 L.u"l es el papel de la re!orma pr$+salud en la Eictoria soDre el egoM 9Ping&no de #osotros ha #isto la necesidad de la reforma pro sal&d4 pero c&ando las plagas de Dios est$n a #&estro alrededor4 entonces #ereis los principios de la reforma de sal&d y la estricta temperancia en todo d esa temperancia >nicamente es el Eundamento de todas las gracias J&e #ienen de Dios4 de todas las victorias a ser ganadas;.
(5

L&l mensaIe de la Justi!icaci$n por la !e Y Justicia por la !e, esto es, el mensaIe de 0<<<, !ue aceptado H predicado por nosotros de la manera como el SeWor lo planearaM 9Bi J&e )ones y Waggoner t&#ieron s& contrapartida en )os&$ y Caleb. Como los hi os de Hsrael apedrearon a los espias con piedras literales4 #osotros apedreasteis esos hermanos con piedras de sarcasmo y ridíc&lo ... Bi tambi$n J&e4 si h&bi$semos aceptado el mensa e de ellos4

+) +1

&llen '. "$i e, Deseado #odas las entes, pág. #*-. &llen '. "$i e, 1a$ Mensa%es Selectos, pág. *((. 38 &llen '. "$i e, 3ecciones de la Esc$ Sab4tica, * Tri2/.+, &dic. Profesor, pág ).. 31 &llen '. "$i e, SDA0C, vol. 7, pág. +*+. 3+ &llen '. "$i e, Si.ns o! t+e #i-es, *- de !ulio de #+4*.. 33 &llen '."$i e, En el Desierto de la #entaci,n, p4. 55 6 Con!rontation, p4. 78$ 56nfasis añadida7. 3. &llen '. "$i e, P" M, pág. -#6. 3, &llen '. "$i e, #e-perancia, pág. *4#.

Pág. 11+ habríamos estado en el reino dos aLos desp&$s de aJ&ella fecha4 pero ahora tenemos >ue retornar al desierto A >uedar 32 aHos;.(6 • L&llen 2. White !ue realmente enEiada a %ustralia contra la Eoluntad de ios H la suHaM >2l *eLor no estaba dirigiendo n&estra salida de 7m$rica. Ml no re#eló J&e era *& #ol&ntad J&e yo de ase Cattle Cree? Ysede de la Con%erencia :eneralZ35. 2l *eLor no planificó eso4 pero permitió J&e act&asen seg>n #&estra propia imaginación. 2l *eLor deseaba J&e W. C. White4 s& madre y s&s obreros permaneciesen en 7m$rica. Posotros $ramos necesarios en el centro de la Ibra ... 2l *eLor habría traba ado por 7&stralia por otros medios4 y &na f&erte infl&encia habría sido mantenida en Cattle Cree?4 el gran cora5ón de la Ibra. ... Po f&e el *eLor J&ien planificó esa c&estión. Po p&de obtener &n rayo de l&5 c&anto a de ar 7m$rica. ... C&ando partimos4 alí#io f&e sentido por m&chos ... y el *eLor no *e agradó de eso4 p&es Ml nos había colocado &nto a las r&edas del maJ&inismo de Cattle Cree?;.(! L.u"ndo JesKs EolEer"M >Cuando el carácter de Cristo se reprodu@ca per%ectamente en &u pueblo9 entonces vendrá para reclamarlos como &u;os?. 9Q será predicado este e#angelio del reino por todo el m&ndo ... 2ntonces #endrá el fin;. Y6ateos +.G1.Z. Auntando las dos citas9 se tiene Due el evangelio será tenido por predicado a alguien tan solamente cuando Fl oiga el evangelio ; vea el carácter de Cristo per%ectamente reproducido en un cristiano. Apenas la teoría del evangelio no es su%iciente para concluir la misión evangFlica.
(%

LRuJ haDr/a Ha acontecido, si el mensaIe de 0<<< huDiese sido aceptado H predicadoM L.u"l es la prueDa de Nue no ha sido predicadoM 9H&biese la iglesia de Cristo Y glesia Adventista del &Fptimo "íaVZ hecho la obra J&e le era designada4 como Ml ordenó4 el m&ndo entero habría sido antes ad#ertido4 y el =eHor .esFs habría venido a la :ierra en poder y gran gloria;.10 9"a historia del antig&o Hsrael es &n e emplo frisante de la pasada e@periencia de los ad#entistas ... *i todos los J&e traba aron &nidos en la obra en '!11 h&biesen recibido el mensaDe del tercer Bngel Vesto es= el mensa e de '!!!ZW ... y Cristo habría venido para la redención de *& p&eblo. ... =emeDantemente4 no era la #ol&ntad de Dios J&e la #enida de Cristo f&ese tan demorada4 y J&e *& p&eblo permaneciese tantos aLos en este m&ndo de pecado y triste5a;.1' U*a prueba incontestable de Due el mensaje aun no %ue aceptado por la ma;oría es Due AesBs A4= no volvióV LPodemos nosotros, humanos, atraGar la Euelta de JesKsM 92stá en n&estro poder apresar la #enida del día de Dios4 lle#ando el e#angelio al m&ndo. H&biese la iglesia de Cristo Y A&"Z3) hecho el traba o J&e le f&e ap&ntado como el *eLor lo

335

&llen '. "$i e, el 4+84(8#.+*, de 9elbourne, :us ralia. 1o a del co2pilador$ 3) &llen '. "$i e, 1888 Materials, pág #6**8#6*-, ;ar a al Pr. O. :. Olsen, presiden e de la ;onferencia 'eneral, #*7, #.+6. 39 &llen '. "$i e, P" M, pág. 6+.. 40 &llen '. "$i e, Deseado de #odas las entes, pág. 6-). .1 &llen '. "$i e, ran Con!licto, pág. )(7/)(.. .+ 1o a del co2pilador.

Pág. 113 ordenara4 y todo el m&ndo habría sido ad#ertido antes de esto4 y el *eLor )es>s ya habría #enido a la :ierra con poder y gran gloria;.30 #ntonces el evangelio estará e%ectivamente predicado al mundo tan solamente cuando este vea el carácter de Cristo en &us hijos. *a predicación e%ectiva se dirige más a los ojos Z actos9 carácter Z Due a los oídos Z teoría. #l &eEor está interesado antes en calidad Due en cantidad. *a generación9 Due acepte este mensaje ; lo viva9 verá a Cristo venir en las nubes. 6ientras ella no produ@ca los %rutos a Due se propone9 AesBs no vendrá9 aunDue se pasen centenas de aEos. &erá apenas cuando Hl vea &u Nsiembra de la tierraO madura Z Scarácter de Cristo perfectamente reprod&cido en *& p&ebloT Z entonces AesBs volverá. YApoc. 1.G1.$1,Z. • L.u"l mensaIe contiene el apelo del Testigo Fiel H EerdaderoM N2l mensa e J&e los mensa eros Y7aggoner ; AonesZ han proclamado es el mensa e a la Hglesia de "aodicea Vcitado 7poc. (='1-,0W ... 2l mensa e dado a nosotros por 7. :. )ones y 2. ). Waggoner es el mensaDe de !ios a la 9glesia de Laodicea 4 y aA de a>uel >ue proEesa creer en la verdad A aun no reEleDa a otros los raAos dados por !ios;. 9C&ando nosotros4 como &n p&eblo4 comprendamos lo J&e este libro YApocalipsisZ3/ para nosotros significa4 se #erá entre nosotros &n gran rea#i#amiento;.17 Q#ste gran rea#i#amento pro%eti@ado ;a acontecióC U=oV U#ntonces9 el mensaje de 1))) aun no %ue comprendido por nosotros9 como un puebloV Realmente9 hasta el presente momento9 Fl ni alcan@ó ni tocó la conciencia adventista9 como un todo.
.. 15

LRuJ proEoca el sarandeo en nuestro medioM S<reg&nt$ c&al era el sentido del sarandeo J&e yo acababa de presenciar y me f&e mostrado J&e era ca&sado por el positi#o testimonio moti#ado por el conse o del :estigo Giel4 a los laodiceanos. 2se testimonio Yel mensaje de 1)))VZ1! tendrá s& efecto sobre el cora5ón del J&e lo recibe4 lle#ándolo a e@altar la norma y declarar la positi#a #erdad. 7lg&nos no soportarán ese claro testimonio. *e le opondrán y esto ca&sará &n sarandeo entre los hi os de DiosO.1% &i alguien acepta el mensaje de 1)))9 Due e/alta la norma di#ina4 al colocar delante del cre;ente la posibilidad9 la necesidad ; la importancia de Due Fl obede@ca la *e; de "ios9 per%ectamente9 como AesBs la obedeció9 el enemigo9 de pronto9 lan@a sus instrumentos contra Fl. #l Nleón r&geO Y1 Pedro ,G)Z criticando9 amena@ando ; calumniando. Pondere9 con oración9 en 6arcos 13G1$139 recordando Due Ntrib&nalesO p concílios locales9 en la = O9 esto esG comisión de la iglesia. Cuando el mensaje ven@a dentro del adventismo9 ; sea enseEado Na los de af&eraO9 el NleónO rugirá a travFs del decreto dominical9 intentando barrer el mensaje. L.$mo se desarroll$ el sarandeo en las #%S M 97l a#an5ar la obra del p&eblo de Dios4 con santificada e irresistible energia4 implantando en la iglesia YA&"9 obviamenteZ el estandarte de la &sticia de Cristo4 mo#ida por &n poder J&e #iene del trono de Dios4 habrá &na contro#ersia cada #e5 más f&erte4 y se #ol#erá cada #e5 más determinada. Aente se apare ará contra mente4 plan contra plan4 principios de origen celestial
-2

.3 ..

&llen '. "$i e, Med$ Matinales 1158, pág. -(#. 1o a del co2pilador. ., &llen '. "$i e, ‘1888 Materials’, pág. #4)48#4(), confor2e ;ar a de 9ria+ S-it+, en #+.4+.#.+*. .1o a del co2pilador. .5 &llen '. "$i e, #est$ para Ministros, págs. ##-. .) 1o a del co2pilador. .1 &llen '. "$i e, #esti-onios Selectos, vol. #, pág. 64. ,8 1o a del co2pilador.

Pág. 11. contra principios de *atanás. "a #erdad4 en s&s #ariados aspectos4 estará en conflicto con el error4 en s&s formas siempre #ariadas y crecientes4 y J&e si posible4 engaLarían a los mismos escogidos;.
5'

&n un super resumen, LNuJ enseWa el mensaIe de 0<<<M N2s esto lo J&e este mensa e significa para ti y para mi n traslaciónO.5, &implemente enseEa CIAI B2PC2D "I* BXCHI*4 "I* D2G2C:I* D2 C7D^C:2D Q "7* :2P:7CHIP2* <ID "7 G2 o seaG CIAI B2PC2D el <2C7DI4 el ego o seaG Como9 por la gracia9 el hombre puede e%ectivamente obedecer la *e; de "ios9 alcan@ar la per%ección de carácter como #noc9 "aniel9 etc.V Apenas aDuel 1k3 de los ángeles e/pulsos del Cielo es Due debería ser contra el mensaje de 7aggoner ; Aones. 92l enemigo de Dios4 y de los hombres4 está decididamente contra la clara proclamación de esta #erdad Yla Austicia por la <eZ5(4 porJ&e sabe J&e4 si el p&eblo la acepta4 s& poder estará deshecho. *i p&diese4 sin embargo4 dominar los cora5ones de aJ&ellos J&e se llaman hi os de Dios4 de modo J&e s&s e@periencias de fe est$n llenas de d&das e incred&lidad4 p&ede #encerlos por s&s tentaciones;.51 #ntonces9 si usted acepta el mensaje de 1)))9 no espere ser comprendido9 ; aceptado9 por parte de los Due9 sin saberlo9 son usados por el NleónO. LRuJ dice la pro!ec/a a respecto de la reacci$n, aun de algunos de nuestros pastores, al Kalto clamorO del mensaIe de Waggoner H JonesM 92ntonces será re#elado en las iglesias el mara#illoso poder de Dios. 2ste poder4 sin embargo4 no mo#erá a aJ&ellos J&e no se hayan h&millado delante del *eLor y J&e no abrieron la p&erta de s& cora5ón al arrepentimiento y a la confesión de s&s pecados. 2n la re#elación de este poder4 J&e il&minará el m&ndo todo con la gloria de Dios4 #erán solamente algo J&e4 en s& ceg&era4 consideran como peligroso y J&e despertará miedo en ellos. Desp&$s se le#antarán y resistirán a este poder. Debido a J&e el *eLor no act&ará seg>n s&s ideas e imaginaciones4 se opondrBn a esta obra% Dicen4 N6por J&$ no reconoceríamos el 2spírit& de Dios4 nosotros >ue estuvimos por tantos aHos en la obra del =eHorN;
55

LNuestra actitud, personal H denominacional, Eiene o!endiendo el &sp/ritu Santo desde 0<<<M >2l pecado cometido4 J&e t&#o l&gar en Ainneápolis4 permanece en los libros de registro del cielo4 seLalados contra los nombres de aJ&ellos J&e resistieron la l&54 y permanecerá en los registros hasta J&e se haga plena confesión4 y los transgresores se presenten en total h&mildad delante de Dios?. 9/na #e5 será esto reconocido en s& completa importancia4 con todos s&s fardos y dolores J&e res&ltaron de aJ&ello;.57
56

&n raG$n de aun no haDer correspondido con los deseos del SalEador, Lc$mo Se siente Ol, en relaci$n a nuestra actitudM 9<ara los J&e son indiferentes en este tiempo 9 la ad#ertencia de Cristo es= N<orJ&e eres tibio4

,1 ,+

&llen '. "$i e, #est$ Ministros, pág. )47.. :. T. !ones, 0oletín de la Con!erencia eneral 181(, pág. #.(. ,3 1o a del co2pilador$ ,. &llen '. "$i e, Re/ie: ; *erald, -.+.#..+. ,, &llen '. "$i e, Re/ie: ; *erald, *-.#*.#.+4. ,&llen '. "$i e, Carta )11, 4#.4+.#.+*. ,5 &llen '. "$i e, 0oletín de la Con!erencia eneral, 181(, p4.$ 188$

Pág. 11, y no eres frio ni caliente4 te #omitar$ de Ai bocaO. 7poc. (='6. "a fig&ra de #omitar de *& boca significa= +'e. K&e Ml no p&ede ofrecer a Dios #&estras oraciones o e@presiones de amor. +, o. Po p&ede aprobar de forma alg&na #&estra enseLan5a de *& <alabra o #&estro traba o espirit&al. +(o. Po p&ede presentar #&estros c&ltos religiosos con el pedido de J&e os sea concedida gracia;.5! =o tenemos Due contra$argumentarG *a e/plicación del te/to es del #spíritu de Pro%ecía. • [Se, pues, celoso, H arrepiJnteteB. \%poc. 4C0=], Lse cumplir" entre nosotros, indiEidual H colectiEamenteM Hermanos9 habrá entre nosotros una sincera ; pro%unda triste@a por la actitud con Due9 como movimiento9 agravamos el #spíritu de "ios9 a partir de 1))). *a no aceptación del mensaje por la ma;oría Due9 hasta el momento9 tuvo contacto con el9 se prolonga hasta nuestros díasI se comparte el mismo espíritu Due reinó en aDuella Con%erenciaG el recha@o ho; es tan evidente ; %uerte Due se hacen amena@as a los Due se proponen divulgar el mensaje Due9 si practicado9 preparará un pueblo para recibir a Cristo en &u retorno. =i se edita9 mientras tanto9 por nuestra divulgación o%icial9 los libros de los mensajeros escogidos por "ios9 ni se citan sus conceptos en las *ecciones de la #scuela &abática9 Revista Adventista o Revista 6inisterio9 etc. URue penaV LPor NuJ raG$n deDer/amos nosotros, un siglo después@ con!esar los pecados de nuestros antecesoresM *ea *evítico +-G.8$.+. >"a ra5ón porJ&e Dios e@ige de nosotros la confesión de los pecados de los padres4 está en el hecho J&e s&s pecados se han #&elto tambi$n los de los hi os. 2l recha5o del mensa e di#ino4 por n&estros antecesores4 no f&e meramente &n pecado de ellos mismos4 porJ&e hombre alg&no #i#e solamente para sí. >*& espírit&4 y s& manera de pensar4 se transmitieron a los hi os y a los hi os de los hi os4 posiblemente sin darse c&enta de eso. 7J&ello J&e4 a ca&sa del recha5o de aJ&ella l&54 se manifestaba en s& #ida4 f&e transmitido a s&s descendientes. 2n este sentido@ su pecado se volvió también el nuestro% <ara poder ale ar este pecado debe n como4 aliás4 es el caso con cada pecado n ser remediada la ca&sa4 no importando c&ánto tiempo atrás haya acontecido. 7ntes de poder confesar los pecados de n&estros padres4 debemos conocer n&estra propia historia. 2s por esta ra5ón J&e Dios ordena J&e la est&diemos= 9O2s hoy ig&almente importante4 J&e los hi os de Dios se rec&erden como4 y c&ando4 f&eron probados4 donde s& fe falló y donde per &dicaron *& obra por la incred&lidad y confian5a en sí mismos. ... *i el p&eblo de Dios mirase de este modo para el pasado4 reconocería J&e el *eLor siempre repite *& manera de act&ar. 2llos deberían considerar las ad#ertencias anteriores y tener c&idado de no repetir los errores de aJ&el tiempoO. +#llen :. 7hite4 :estimonies4 vol. 59 pág. +182 . 9Cada 7d#entista debe interesarse por la c&estión de Ainneápolis4 como se hubiese estado presente en a>uel tiempo. 62stamos disp&estos a #ol&ntariamente #erificar esta parte de n&estra historia4 confesando a seg&ir la in &sticia4 cometida en aJ&el tiempo8 *olamente así nos p&ede ser sacado el espírit& de recha5o4 en J&e f&imos ed&cados por n&estros padres4 y nos p&ede ser dado &n n&e#o espírit& para la aceptación del mensa e;. *a idea de Due no ha; necesidad de esta con%esión9 ;a Due Nnada tenemos J&e #er con los actos de n&estros antepasadosO9 se %undamenta en el engaEo de Due actualmente Nestá todo bien con '!!!O9 cuando9 lamentablemente9 esta no es la realidad. L eDer/amos nosotros, %S , leer los liDros escritos por nuestros pastores Waggoner H JonesM
5%


,) ,1

&llen '. "$i e, ( #esti-onios Selectos, pág. #(. "olfgang 9e<er, =Minne4polis < 1888’, págs. +*8+-. 56nfasis suplida7.

Pág. 11#llen :. 7hite dijoG C#% .% &aggoner puede enseHar la .usticia por la Je mBs claramente de lo >ue Ao puedo ... *i4 el *eLor le dio l&5 especial en esta c&estión. He deseado e@poner el as&nto más claramente4 pero Ao no podría haberlo e7puesto tan claramente como él lo hizo . <ero c&ando $l e@p&so el as&nto en Ainneapolis4 reconocedloa.60 Por lo tanto9 UleanlosV • L $nde encontrar material suplementar al respectoM httpGkkwww.adventistas.in%o httpGkkwww.libros1))).con httpGkkwww.1)))msc.org httpGkkwww.br.geocities.conkree/aminado1))) Y*ibro en portugu_sZ. Recomendamos la lectura tamDiJn de los siguientes liDrosC aZ del Pr. #. A. 7aggonerG 9"7* C/2P7*-P/2B7*; y 92*:/DHI* CXC"HCI* *ICD2 "7 2<X*:I"7 7 "I* DIA7PI*;. bZ del Pr. A. J. AonesG 92" C7AHPI CIP*73D7DI <7D7 "7 <2DG2CCHfP CDH*:H7P7; y 9CDH*:I Q */ )/*:HCH7;. cZ del Pr. 7ieland= 9HP:DID/CCHfP 7" A2P*7)2 D2 '!!!; y 9"7* DH2g 3D7PD2* B2DD7D2* K/2 H7C2P UPHCI 2" A2P*7)2 D2 '!!!;. dZ del Pr. Aean R. NurcherG 9:IC7DI <ID P/2*:DI* *2P:HAH2P:I*; eZ del Pr. 6. *. Andreasen= 9C7D:7* <7D7 "7* H3"2*H7*; YhttpGkkbr.geocities.conkcartas[andreasenZ %Z de 7. 6e;er9 9AHPP2^<I"H* '!!!;.

0<<< .&- ' ComitF de #studio de NCIAI B2PC2D "I* BXCHI*4 "I* D2G2C:I* D2 C7D^C:2D Q "7* :2P:7CHIP2* <ID "7 G2ZO o seaG del 6ensaje de la Austicia de Cristo por la <e o seaG del 6ensaje de 1))) $ 6inneapolis o seaG del Jercer 6ensaje AngFlico o seaG del 6ensaje del SAlto ClamorT o seaG de la Austi%icación por la <e originalV Cai/a Postal 18.5 ),)).$888 6edianeira ' PR !rasil Toda esta literatura H mucho m"s aun, usted la puede encontrar en mi . con m"s de 07.@@@ p"ginas, correspondientes a traducciones H compilaciones. eme0<<<^gmail.com

-8

&n revis a del Pr. "as$burn, después #..., confor2e >>>.#...9?;.org.