You are on page 1of 222

Versión española de Rafael Tusón Calatayud

Fernand Braudel La dinámica del capitalismo Alianza Editorial

r #%#B,/,: !+,)*0, ")1,1 1ep2sito legal: &# ("#!(0,1 %" 'ompuesto en Fernández 'iudad, %# L# 3mpreso en La4el# Los Llanos, na4e 0# 5umanes 6&adrid7 Printed in %pain

Título original: La dynamique du capitalisme © Les Editions Arthaud, París, 1 !" © Ed# cast#$ Alianza Editorial %# A#, &adrid, 1 !" 'alle &ilán, (!, )!*+(,&adrid: tel-.# )** **+"

Este breve volumen reproduce el texto de tres conferencias que di en la Universidad de Johns op!ins" Estados Unidos" en #$%%& El texto ha sido traducido al in'l(s con el t)tulo de After¬ thoughts on Material Civilization and Capitalism, y m*s tarde al italiano como La Dinámica del Ca¬ pitalismo. +a presente edición no añade nin'una corrección al texto inicial que" debo advertirlo al lector" es anterior a la publicación del libro Civi¬ lizaci n material, econom!a y capitalismo, publi, cado en #$%$ por la Editorial -rmand Col)n& -l

encontrarse esta obra casi completamente escrita por aquel entonces" se me pidió que la presentara en sus l)neas 'enerales& %

3 8EFLE93:/A/1: A'E8'A 1E LA ;31A &ATE83AL < LA ;31A E':/:&3'A

Comenc( a pensar en Civilizaci n material, eco¬ nom!a y capitalismo, obra lar'a y ambiciosa" hace ya muchos años" en #$./& El tema me hab)a sido propuesto entonces o" me0or dicho" amistosamen, te impuesto" por +ucien 1ebvre" que acababa de sentar las bases de una colección de historia 'e, neral" 23estins du 4onde5" de la cual tuve que asumir la dif)cil continuación tras la muerte de su director" en #$.6& +ucien 1ebvre se propon)a

escribir" por su parte" "ens#es et croyances d$%c¬ cident, du &'e au &'(((e si#cles, libro que deb)a acompañar y completar el m)o" formando pare0a con (l" y que des'raciadamente no se publicar* #/

1ernand 7raudel

nunca& 4i obra se ha visto definitivamente pri, vada de este acompañamiento& 8in embar'o" pese a limitarse en 'eneral al campo de la econom)a" esta obra me ha planteado numerosos problemas" debido a la enorme canti, dad de documentos que he tenido que mane0ar" a las controversias que suscita el tema tratado 9la econom)a" en s)" es evidente que no existe9 y a las incesantes dificultades que suscita una his, torio'raf)a en constante evolución" ya que incor, pora necesariamente" aunque con bastante lenti, tud" de buen o mal 'rado" las dem*s ciencias hu, manas& - esta historio'raf)a en estado de perpe, tuo alumbramiento" que nunca es la misma de un año para otro" sólo podemos se'uirla corriendo y trastornando nuestros traba0os habituales" adap, t*ndonos me0or o peor a exi'encias y rue'os siem, pre distintos& :o" por mi parte" siento siempre un 'ran placer cuando escucho este canto de sire, nas& : los años van pasando& 3esesperamos en, tonces de arribar a puerto& abr( consa'rado veinticinco años de mi vida a la historia del Me¬ diterráneo, y casi veinte a la Civilizaci n mate¬ rial. 8in duda es mucho" demasiado&

#;

1

+a llamada historia económica" que se encuen, tra todav)a en proceso de construcción" tropie<a con una serie de pre0uicios= no es la historia no, ble& +a historia noble es el nav)o que constru)a +ucien 1ebvre> no se trataba de Jacob 1u''er" sino de 4art)n +utero o de 1ran?ois Rabelais& 8ea o no sea noble" o menos noble que otra" la historia económica no de0a por ello de plantear todos los problemas inherentes a nuestro oficio= es la historia )nte'ra de los hombres" contemplada desde cierto punto de vista& Es a la ve< la historia de los que son considerados como sus 'randes

ac, tores" por e0emplo= Jacques Coeur o John +a@> la historia de los 'randes acontecimientos" la his, #A

1ernand 7raudel

toria de la coyuntura y de las crisis y" finalmente" la historia masiva y estructural que evoluciona lentamente a lo lar'o de amplios per)odos& : en esto reside precisamente la dificultad" ya que" tra, t*ndose de cuatro si'los y del con0unto del mun, do" Bcómo pod)amos or'ani<ar seme0ante cCmulo de hechos y explicacionesD ab)a que esco'er& En lo que a m) respecta" he ele'ido los equilibrios y desequilibrios profundos que se producen a lar'o pla<o& +o que me parece primordial en la econo, m)a preindustrial es" en efecto" la coexistencia de las ri'ideces" inercias y torpe<as de una econom)a aCn elemental con los movimientos limitados y minoritarios" aunque vivos y poderosos" de un crecimiento moderno& Eor un lado" est*n los cam, pesinos en sus pueblos" que viven de forma casi autónoma" pr*cticamente aut*rquica> por otro" una econom)a de mercado y un capitalismo en expansión que se extienden como una mancha de aceite" se van for0ando poco a poco y prefi'uran ya este mismo mundo en el que vivimos& ay" por lo tanto" al menos dos universos" dos '(neros de vida que son a0enos uno al otro" y cuyas masas respectivas encuentran su explicación" sin embar, 'o" una 'racias a la otra&

Fuise empe<ar por las inercias" a primera vista una historia oscura y fuera de la conciencia clara de los hombres" que en este 0ue'o son bastante m*s pasivos que activos& Es lo que trato de expli, car me0or o peor en el primer volumen de mi obra" que yo hab)a pensado titular en #$6%" con oca, sión de su primera edición& Lo "osi)le y lo (mpo¬ #6

+a din*mica del capitalismo

si)le* los hom)res frente a su vida cotidiana, t), tulo que cambi( poco despu(s por el de Las es¬ tructuras de lo cotidiano. GEero qu( m*s da el t), tuloH El ob0eto de la investi'ación est* tan claro como el a'ua" si bien esta bCsqueda resulta alea, toria" pla'ada de la'unas" trampas y posibles erro, res& En efecto" todos los t(rminos resaltados 9 in, consciente" cotidianeidad" estructuras" profundi, dad9 resultan oscuros por s) mismos& : no pue, de tratarse" en este caso" del inconsciente del psi, coan*lisis" pese a que (ste tambi(n entra en 0ue'o" pese a que qui<*s haya que descubrir un incons, ciente colectivo" cuya realidad tanto atormentó a Cari Iustav Jun'& Eero es poco corriente que este tema tan amplio sea abordado" a no ser en sus as, pectos laterales& -Cn est* esperando a su histo, riador& 4e he ceñido" por mi parte" a unos criterios concretos& e partido de lo cotidiano" de aquello que" en la vida" se hace car'o de nosotros sin que ni siquiera nos demos cuenta de ello= la costum, bre 9me0or dicho" la rutina9" mil ademanes que prosperan y se rematan por s) mismos y con res, pecto a los cuales a nadie le es preciso tomar una

decisión" que suceden sin que seamos plenamente conscientes de ellos& Creo que la humanidad se halla al'o m*s que semisumer'ida en lo cotidiano& Jnnumerables 'estos heredados" acumulados con, fusamente" repetidos de manera infinita hasta nuestros d)as" nos ayudan a vivir" nos encierran y deciden por nosotros durante toda nuestra exis, tencia& 8on incitaciones" pulsiones" modelos" for, #K

1ernand 7raudel

mas u obli'aciones de actuar que se remontan a veces" y m*s a menudo de lo que suponemos" a la noche de los tiempos& Un pasado multisecular" muy anti'uo y muy vivo" desemboca en el tiempo presente al i'ual que el -ma<onas vierte en el -tl*ntico la enorme masa de sus turbias a'uas& Todo esto es lo que he tratado de en'lobar con el cómodo nombre 9aunque inexacto como todos los t(rminos de si'nificado demasiado am, plio9 de vida material. Lo se trata" claro est*" m*s que de una parte de la vida activa de los hombres" tan con'(nitamente inventores como rutinarios& Eero al principio" repito" no me preo, cup( de precisar los l)mites o la naturale<a de esta vida m*s bien soportada que prota'oni<ada& e querido ver y mostrar este con0unto de histo, ria 9'eneralmente mal apreciado9 vivido de forma mediocre" y sumer'irme en (l" familiari, <arme con (l& 3espu(s de esto" y sólo entonces" habr* lle'ado el momento de salir del mismo& +a impresión pro, funda" inmediata" que se obtiene tras esta pesca submarina" es la de que nos encontramos en unas a'uas muy anti'uas" en medio de una historia que" en cierto modo" no tiene edad" que podr)a, mos encontrar tal cual dos" tres o die< si'los antes y que" en ocasiones" podemos percibir durante un

momento aCn hoy en d)a" con nuestros propios o0os& Esta vida material" tal como yo la entiendo" es lo que la humanidad ha incorporado profunda, mente a su propia vida a lo lar'o de su historia anterior" como si formara parte de las mismas en, ;/

+a din*mica del capitalismo

trañas de los hombres" para quienes estas intoxi, caciones y experiencias de antaño se han conver, tido en necesidades cotidianas" en banalidades& : nadie parece prestarles atención&

;;

2

Tal es el hilo conductor de mi primer volumen> su ob0etivo> una exploración& 8us cap)tulos se pre, sentan por s) mismos" con tan sólo enunciar sus t)tulos" que coinciden con la enumeración de las fuer<as oscuras que traba0an e impulsan hacia ade, lante al con0unto de la vida material y" m*s all* de la misma o por encima de ella" a la historia entera de los hombres& Erimer cap)tulo= 2El nCmero de hombres5& Es la potencia bioló'ica por excelencia la que em, pu0a al hombre" como a todos los seres vivos" a reproducirse> el 2tropismo de primavera5" como lo llamaba Ieor'es +efebvre& Eero existen otros tropismos" otros determinismos& Esta materia hu, ;M

+a din*mica del capitalismo

mana en perpetuo movimiento ri'e" sin que los individuos sean conscientes de ello" buena parte de los destinos de los distintos 'rupos de seres vivos& -lternativamente" (stos" se'Cn sean las condiciones 'enerales" son demasiado numerosos o demasiado escasos> el 0ue'o demo'r*fico tiende al equilibrio" pero (ste se alcan<a en contadas ocasiones& - partir de #A./" en Europa" el nC, mero de hombres aumenta con rapide<" porque entonces resulta necesario y posible compensar las enormes p(rdidas del si'lo anterior" despu(s de la Eeste Le'ra& 8e produce una recuperación que dura hasta el si'uiente reflu0o& 8ucesivos y como si estuvieran previstos de antemano" en opi, nión de los historiadores" flu0o y reflu0o dibu0an y revelan una serie de tendencias 'enerales" de re'las a lar'o pla<o que se'uir*n presentes hasta el si'lo NVJJJ# : sólo en el si'lo NVJJJ se produ, cir* una ruptura de las fronteras de lo imposible" la superación de un techo hasta entonces infran, queable& - partir de entonces" el nCmero de hom, bres no ha cesado de aumentar" no ha habido ya frena<o ni inversión del movimiento& BEodr)a qui<*s producirse tal inversión el d)a de mañanaD En cualquier caso" hasta el si'lo NVJJJ el sis, tema de vida se encuentra encerrado dentro de un c)rculo casi intan'ible& En cuanto se alcan<a la circunferencia" se produce casi

inmediatamente una retracción" un retroceso& Lo faltan las ma, neras y ocasiones de restablecer el equilibrio= pe, nurias" escaseces" carest)as" duras condiciones de la vida diaria" 'uerras y" finalmente" una lar'a ;.

1ernand 7raudel

sucesión de enfermedades& -ctualmente aCn est*n presentes> ayer eran aut(nticas pla'as apocal)p, ticas= la peste con sus epidemias re'ulares" que no abandonar* Europa hasta el si'lo NVJJJ> el tifus que" con la lle'ada del invierno" bloquear* a Lapoleón con su e0(rcito en pleno cora<ón de Rusia> la fiebre tifoidea y la viruela" enfermeda, des end(micas> la tuberculosis" que pronto har* acto de presencia en el campo y que" en el si, 'lo NJN" inunda las ciudades y se convierte en el mal rom*ntico por excelencia> y" finalmente" las enfermedades ven(reas" la s)filis que renace o" me0or dicho" que se propa'a debido a la combi, nación de diferentes especies microbianas tras el descubrimiento de -m(rica& +as deficiencias de la hi'iene y la mala calidad del a'ua potable ha, r*n el resto& BCómo pod)a el hombre" desde el momento de su fr*'il nacimiento" escapar a todas estas a're, sionesD +a mortalidad infantil es enorme" al i'ual que en ciertos pa)ses subdesarrollados de ayer y de hoy" y la situación sanitaria 'eneral precaria& Contamos con cientos de informes sobre autop, sias a partir del si'lo NVJ& 8on alucinantes= la descripción de las deformaciones" del deterioro de los cuerpos y de la piel" la anormal población de par*sitos alo0ados en los pulmones y en las entrañas asombrar)a a un m(dico actual& asta (poca reciente" por lo tanto" una realidad bioló, 'ica malsana domina implacablemente la historia

de los hombres& 3ebemos tenerlo en cuenta cuan, ;%

+a din*mica del capitalismo

do nos pre'untamos= BCómo sonD" Bde qu( mal sufrenD" Bpueden acaso con0urar sus malesD Otras pre'untas planteadas en los si'uientes cap)tulos> BFu( es lo que comenD" Bqu( bebenD" Bcómo vistenD" Bdónde se alo0anD Ere'untas in, con'ruentes" que exi'en casi una expedición de descubridores porque" como es sabido" en los libros de historia tradicional" el hombre ni come ni bebe& 8e di0o hace tiempo" no obstante" que +Der Mensch ist ,as er isst- P2el hombre es lo que come5Q" pero qui<*s fuera tan sólo por el 'usto de hacer 0ue'os de palabras que la len'ua alemana permite& Lo creo" sin embar'o" que debamos rele'ar al terreno de lo anecdótico la aparición de tantos productos alimenticios" del a<Ccar" del caf(" del t( al alcohol& Constituyen de hecho" en cada ocasión" interminables e im, portantes flu0os históricos& Lo insistiremos nunca lo bastante en la importancia de los cereales" plantas dominantes en la alimentación anti'ua& El tri'o" el arro< y el ma)< son el resultado de selecciones antiqu)simas y de innumerables y su, cesivas experiencias que" debido al efecto de 2derivas5 multiseculares Padoptando el t(rmino empleado por Eierre Iourou" el m*s 'rande de los 'eó'rafos francesesQ" se han convertido en op, ciones de civili<ación& El tri'o" que devora a la tierra" que exi'e que (sta descanse re'ularmente" implica y posibilita la 'anader)a= BEodr)amos acaso ima'inarnos la historia de Europa sin sus

animales dom(sticos" sus arados" sus yuntas" sus distintos tipos de acarreoD El arro< nace de cierto ;$

1ernand 7raudel

tipo de 0ardiner)a" de un cultivo intenso en el cual no participan para nada los animales& El ma)< es" sin duda" el m*s cómodo" el m*s f*cil de obtener de los alimentos cotidianos= facilita el tiempo libre" y de ah) las faenas campesinas y los enormes monumentos amerindios& Una fuer<a de traba0o no utili<ada fue confiscada por la so, ciedad& : podr)amos discutir tambi(n acerca de las distintas raciones y calor)as que representan los cereales" acerca de las insuficiencias y cambios de dieta a trav(s de los si'los& B-caso no son temas tan apasionantes como el del destino del Jmperio de Carlos V o el de los esplendores fu'a, ces y discutibles de lo que llamamos la primac)a francesa en tiempos de +uis NJVD : bien es cier, to que son asimismo temas car'ados de conse, cuencias" la historia de las dro'as anti'uas" del alcohol" del tabaco" la manera ful'urante con que el tabaco" especialmente" le ha dado la vuelta al mundo" Bno constituye acaso una advertencia frente a las dro'as actuales" mucho m*s peli, 'rosasD Consideraciones an*lo'as se imponen con res, pecto a las t#cnicas. 4aravillosa historia en ver, dad" que atañe al traba0o de los hombres y a sus lent)simos pro'resos dentro del marco de su lucha cotidiana contra el mundo exterior y contra s) mismos& Todo es t(cnica desde siempre= tanto el esfuer<o violento como el esfuer<o paciente y

mo, nótono de los hombres modelando una piedra" un tro<o de madera o de hierro para fabricar una herramienta o un arma& B-caso no se trata de M#

+a din*mica del capitalismo

una actividad reali<ada a ras del suelo" esencial, mente conservadora y lenta en transformarse, y a la que la ciencia Pque es su superestructura tar, d)aQ recubre lentamente" si es que lle'a a cubrir, laD +as 'randes concentraciones económicas traen consi'o la concentración de medios t(cnicos y el desarrollo de una tecnolo')a= as) ocurre con el -rsenal de Venecia en el si'lo NV" con la olan, da del si'lo NVJJ y con la Jn'laterra del NVJJJ& : en cada ocasión la ciencia" por muy en sus co, mien<os que est(" acudir* a la cita" porque se ve llevada a ella por la fuer<a& 3esde siempre" todas las t(cnicas" todos los elementos de la ciencia" se intercambian y via0an alrededor del mundo> hay una incesante difusión& Eero otra cosa que se difunde" aunque mal" son las asociaciones" las a'rupaciones de t(cnicas= el timón de codaste" m*s el casco de tin'ladillo" m*s la artiller)a naval" m*s la nave'ación de altura 9as) como el capitalismo" suma de artificios" procedimientos" costumbres y reali<aciones& B-ca, so fueron la nave'ación de altura y el capitalismo los que for0aron la supremac)a de Europa" por el mero hecho de no haberse difundido en bloqueD Eero me pre'untar*n ustedes= Bpor qu( est*n sus dos Cltimos cap)tulos dedicados a la moneda

y a las ciudadesD Es verdad que he querido ali, 'erar el volumen si'uiente& Eero esta ra<ón por s) sola" evidentemente" no es ni podr)a ser sufi, ciente& +a verdad es que las monedas y las ciu, dades participan a la ve< de la cotidianeidad MM

1ernand 7raudel

inmemorial y de la m*s reciente modernidad& +a moneda es un invento antiqu)simo" si entendemos como tal todo medio que a'ili<a los intercambios& : sin intercambios no hay sociedad& En cuanto a las ciudades" existen desde la Erehistoria& 8e trata de estructuras multiseculares que forman parte de la vida m*s comCn& Eero son asimismo multiplicadores capaces de adaptarse al cambio" de ayudarle poderosamente& Eodr)amos afirmar que las ciudades y la moneda fabricaron la mo, dernidad> pero tambi(n" si'uiendo la re'la de re, ciprocidad tan cara a Ieor'es Iurvitch" que la modernidad" la masa en movimiento de la vida de los hombres" impulsó la expansión de la mo, neda y construyó la creciente tiran)a de las ciuda, des& Ciudades y monedas son" al mismo tiempo" motores e indicadores> provocan y señalan el cam, bio& : tambi(n son su consecuencia&

M.

3

3i'amos que no es f*cil delimitar el inmenso terreno de lo habitual" de lo rutinario" 2ese 'ran ausente de la historia5& En realidad" lo habitual invade el con0unto de la vida de los hombres y se difunde en ella al i'ual que las sombras del atardecer invaden un paisa0e& Eero estas sombras" esta falta de memoria y de lucide< admiten a la ve< <onas menos iluminadas y <onas m*s ilumi, nadas que otras& 8er)a necesario establecer el l)mite entre sombra y lu<" entre rutina y decisión consciente& Una ve< establecido" nos ser)a posible distin'uir lo que est* a la derecha y lo que est* a la i<quierda del espectador o" me0or dicho" lo que est* por deba0o y lo que est* por encima de (l&

M%

1ernand 7raudel

Eues bien" ima')nense ustedes la enorme y mCltiple capa que representan para una re'ión determinada todos los mercados elementales con los que cuenta 9una nube de puntos9" para ventas a menudo mediocres& Eor estas mCltiples salidas comien<a lo que denominamos la econo, m)a de intercambio" tendida entre el enorme campo de la producción y el del consumo" i'ual, mente enorme& 3urante los si'los del -nti'uo R('imen" entre #A// y #K//" se trata aCn de una econom)a de intercambio llena de imperfec, ciones& 8in duda" y debido a sus or)'enes" esta econom)a se pierde en la noche de los tiempos" pero no lo'ra asociar toda la producción a todo el consumo" ya que una inmensa parte de aqu(lla se pierde en el autoconsumo" de la familia o del pueblo" y no entra en el circuito del mercado& Una ve< considerada esta imperfección" nos queda que la econom!a de mercado se encuentra en v)as de desarrollo" y que enla<a ya un nCmero suficiente de bur'os y ciudades como para poder comen<ar a or'ani<ar ya la producción" a orientar y a diri'ir el consumo& abr*n de pasar si'los" sin duda" pero entre estos dos universos 9la pro, ducción" en la que todo nace" y el consumo" en el que todo perece9" la econom)a de mercado constituye el nexo de unión" el motor" la <ona es, trecha pero viva en la que sur'en las

incitaciones" las fuer<as vivas" las novedades" las iniciativas" las mCltiples tomas de conciencia" los desarrollos e incluso el pro'reso& 4e 'usta" aunque no la comparto totalmente" la observación de Carl ;K

+a din*mica del capitalismo

7rin!man" para quien la historia económica se reduce a la historia de la econom)a de mercado" observada desde sus or)'enes hasta su even, tual fin& Eor eso he observado atentamente" he descrito y he hecho revivir aquellos mercados elementales que se encontraban a mi alcance& Estos marcan una frontera" un l)mite inferior de la econom)a& Todo lo que queda fuera del mercado no tiene sino un valor de uso" mientras que todo lo que traspasa su estrecha puerta adquiere un valor de intercambio& 8e'Cn se encuentre a uno o a otro lado del mercado elemental" el individuo" el 2a'ente5" se encuentra o no incluido dentro del intercambio" dentro de lo que he llamado la vida econ mica, para contraponerla a la vida material, y para distin'uirlo tambi(n 9pero vamos a de0ar esta discusión para m*s adelante9 del capita¬ lismo. El artesano itinerante que va de pueblo en pueblo ofreciendo sus pobres servicios de repa, rador de sillas o de deshollinador" pese a ser un mediocre consumidor" pertenece" sin embar'o" al mundo del mercado> debe recurrir a (l para ase, 'urarse su alimento cotidiano& 8i ha conservado unos la<os con su campo natal y" lle'ado el mo, mento de la sie'a o de la vendimia" vuelve a su pueblo para convertirse de nuevo en un campe, sino" cru<ar* entonces la frontera del mercado" pero en el otro sentido& El campesino que comer,

ciali<a personalmente con cierta re'ularidad una parte de su cosecha y compra re'ularmente he, rramientas y ropas forma ya parte del mercado& ;$

1ernand 7raudel

-quel que sólo acude al pueblo para vender pe, queñas mercanc)as" unos huevos o una 'allina" con el fin de obtener las monedas necesarias para pa'ar sus impuestos o comprar una re0a para el arado" ro<a tan sólo el l)mite del mercado& Eer, manece inmerso en la enorme masa del autocon, sumo& El buhonero" que vende por las calles y por las campiñas unas mercanc)as en pequeñas cantidades" se halla situado del lado de los inter, cambios" del c*lculo" del debe y el haber" por muy modestos que sean tanto sus intercambios como sus c*lculos& En cuanto al tendero" es cla, ramente un a'ente de la econom)a de mercado& O vende lo que fabrica" entonces es un tendero, artesano" o bien vende lo que otros han produ, cido" y pertenece desde ese mismo momento a la escala de los comerciantes& +a tienda" siempre abierta" presenta la venta0a de ofrecer un inter, cambio continuo" mientras que el mercado sólo est* presente uno o dos d)as a la semana& 4*s aCn" la tienda representa el intercambio acompa, ñado del cr(dito" ya que el tendero recibe sus mercanc)as a cr(dito y las vende a cr(dito& En este caso" una lar'a secuencia de deudas y de cr(ditos se tiende a trav(s del intercambio& Eor encima de los mercados y de los a'entes elementales del intercambio" las ferias y las bolsas Pabiertas estas Cltimas todos los d)as y

celebr*n, dose aqu(llas sólo en fechas fi0as" durante al'unos d)as" para volver al mismo lu'ar tras lar'os inter, valos de tiempoQ desempeñan un papel importan, t)simo& Jncluso cuando se da el caso" muy fre, M/

+a din*mica del capitalismo

cuente" de que est*n abiertas a los pequeños ven, dedores y a los comerciantes medianos" las ferias aparecen dominadas" al i'ual que las bolsas" por los 'randes mercaderes" aqu(llos a los que pronto se denominar* negociantes y que ya apenas se ocupan del comercio detallista& En los primeros cap)tulos del volumen JJ de mi obra" titulado Los .uegos del intercam)io, he descrito ampliamente estos diversos elementos de la econom)a de mercado" tratando siempre de ver las cosas tan de cerca como fuese posible& Fui<*s lo haya hecho con excesivo entusiasmo y el lector lo encontrar* se'uramente demasiado lar'o& Eero" Bno es bueno acaso que la historia sea ante todo una descripción" una simple observación" una cla, sificación sin excesivas ideas preconcebidasD Ver" mostrar" en eso consiste la mitad de nuestra tarea& : ver" si es posible" con nuestros propios o0os& Eorque les puedo ase'urar que nada resulta m*s f*cil en Europa 9en Estados Unidos es dife, rente9 que observar todav)a lo que puede ser un mercado en la calle de una ciudad" o una tienda de antaño" o un buhonero dispuesto a

con, tarnos sus via0es" o una feria" o una bolsa& Vayan ustedes a 7rasil" tierras adentro de 7ah)a" a Ca, billa o al Rfrica ne'ra" y encontrar*n mercados arcaicos que aCn viven ante nuestros o0os& -de, m*s" si se quiere leerlos" existen mil documentos que nos hablan de los intercambios del pasado= archivos de ciudades" re'istros notariales" docu, mentos policiales" y tantos y tantos relatos de via, 0eros" por no hablar ya de los pintores& M#

1ernand 7raudel

Tomemos" por e0emplo" el caso de Venecia& -l pasearnos por la ciudad" tan mila'rosamente intacta" despu(s de haber va'ado por archivos y museos" podemos reconstruir pr*cticamente del todo los espect*culos del pasado& En Venecia ya no hay ferias o" me0or dicho" ya no hay ferias de mercanc)as& +a /ensa, feria de la -scensión" es una fiesta que tiene lu'ar en la pla<a de 8an 4arcos con puestos de mercaderes" m*scaras" mC, sica y el espect*culo ritual de los esponsales del 3ux y el mar a la altura de 8an Licolo& -l'unos mercados se establecen en la pla<a de 8an 4arcos" especialmente los de 0oyas y pieles no menos va, liosas& Eero tanto ayer como hoy" el 'ran espec, t*culo mercantil es el de la pla<a de Rialto" frente al puente y al 1ondaco del Tedeschi" que es actualmente la oficina central de Correos de Ve, necia& acia #.M/" el -retino" que ten)a una mansión situada sobre el Canal Irande" se entre, ten)a observando las barcas car'adas de frutas y de montañas de melones procedentes de las islas de la la'una y que acud)an a este 2vientre5 de Venecia" ya que la doble pla<a de Rialto" Rialto Luovo y Rialto Vecchio" era el 2vientre5 y el cen, tro activo de todos los intercambios y de todos los ne'ocios" 'randes y pequeños& - dos pasos de

los ruidosos escaparates de la doble pla<a se encuen, tran los 'randes ne'ociantes de la ciudad" en su +o''ia construida en #A.." y a la que podr)amos llamar su 7olsa" discutiendo discretamente cada mañana acerca de sus ne'ocios" se'uros mar)timos y fletes" y comprando" vendiendo" firmando con, M;

+a din*mica del capitalismo

tratos entre ellos o con comerciantes extran0eros, - dos pasos est*n los )anchieri, en sus estrechas tiendas" dispuestos a arre'lar transacciones en el acto mediante transferencias de cuenta a cuenta& 4uy cerca tambi(n" all) donde se encuentran toda, v)a hoy" est*n la 0er)eria, el mercado de verduras" la "escheria, el mercado de pescado" y" un poco m*s le0os" en la anti'ua Ca Fuarini" las 1eccarie, las carnicer)as" situadas en las cercan)as de la i'le, sia de 8an 4ateo" la i'lesia de los carniceros" que no fue destruida hasta finales del si'lo NJN& Los sentir)amos un poco m*s desorientados en medio del estruendo de la 7olsa de -msterdam" pon'amos en el si'lo NVJJ> pero un a'ente de Cambio y 7olsa actual que se hubiera entretenido leyendo el curioso libro de Jos( de la Ve'a= Con¬ fusi n de confusiones P#6KKQ" no tendr)a" me ima'ino" problemas para desenvolverse en ella" en el 0ue'o ya por aquel entonces complicado y sofisticado de las acciones que se compran y se venden sin poseerlas" si'uiendo los muy moder, nos procedimientos de la venta a pla<os o con prima& Un via0e a +ondres" a los c(lebres caf(s de Chan'e -lley" revelar)a las mismas marruller)as y acrobacias&

Eero de0emos estas enumeraciones& emos dis, tin'uido" para simplificar" dos re'istros de la eco, nom)a de mercado> uno inferior" los mercados" tiendas y buhoneros" y otro superior" las ferias y las bolsas& Erimera pre'unta planteada= Ben qu( nos pueden ayudar estos instrumentos del inter, cambio para explicar" grosso modo, las vicisitu, MM

1ernand 7raudel des de la econom)a europea del -nti'uo R('imen" del si'lo NV al NVJJJD 8e'unda pre'unta= Bcómo pueden esclarecernos" por seme0an<a o por con, traste" los mecanismos de la econom)a no europea" de la que sólo estamos comen<ando a saber al'u, nas cosasD Estas son las dos pre'untas a las que quisi(ramos responder para concluir esta confe, rencia&

MA

4

En primer lu'ar" la evolución de Occidente a lo lar'o de estos cuatro si'los= NV" NVJ" NVJJ y NVJJJ& El si'lo NV, sobre todo a partir de #A./" pre, sencia un resur'ir 'eneral de la econom)a en beneficio de las ciudades que" favorecidas por la subida de los precios 2industriales5" mientras que los precios a'r)colas se estabili<an o ba0an" des, pe'an m*s r*pidamente que el campo& En ese momento" el papel motor corresponde con toda se'uridad a las tiendas de artesanos o" me0or aCn" a los mercados urbanos& 8on estos mercados los que dictan las normas& El resur'ir se inicia por lo tanto en la )ase de la vida económica&

M. 1ernand 7raudel

En el si'lo si'uiente" cuando la m*quina reac, tivada se complica precisamente a causa de su recobrada velocidad Plos si'los NJJJ y NVJ" antes de la Eeste Le'ra" hab)an sido (pocas de franca aceleraciónQ y debido a la expansión de la eco, nom)a atl*ntica" la fuer<a motri< del movimiento se sitCa en las ferias internacionales= ferias de -mberes" de 7er',op,Soom" de 1rancfort" de 4edina del Campo y de +yon" que fue por un instante el centro de Occidente" sobre todo a partir de las llamadas ferias de 27esan?on5" su, mamente comple0as y especiali<adas en el tr*fico de dinero y cr(ditos" que fueron instrumento de dominación 9durante al menos cuarenta años" de #.%$ a #6;#9 de los 'enoveses" maestros indiscutibles de los movimientos monetarios in, ternacionales& Raymond de Roo!er" poco dado a las 'enerali<aciones debido a su innata pruden, cia" no dudaba en definir el si'lo NVJ como el del apo'eo de las 'randes ferias& +a expansión carac, ter)stica de este si'lo tan activo corresponder)a" se'Cn un an*lisis reciente" a la exuberancia de un Cltimo estadio" de una superestructura, y" de re, sultas" a la proliferación de esta superestructura" a'randada entonces por las lle'adas de metales preciosos de -m(rica y" m*s aCn" por un sistema de cambios y recambios que permite la circulación de una 'ran masa de papel a la venta y de cr(, dito& Esta fr*'il obra maestra de los banqueros 'enoveses se derrumbar* en la d(cada de #6;/ por mil ra<ones a la ve<& M6

+a din*mica del capitalismo

+a vida activa del si'lo NVJJ, una ve< liberada de los sortile'ios del 4editerr*neo" se desarrolla a trav(s de la vasta superficie del Oc(ano -tl*n, tico& 8e ha descrito a menudo este si'lo como una (poca de retroceso o de estancamiento económico" abr)a" no obstante" que mati<ar& Eorque si bien el impulso del si'lo NVJ se ve indudablemente cortado en Jtalia y en otras partes" la fant*stica subida de -msterdam no se halla situada" sin embar'o" ba0o el si'no del marasmo económico& En todo caso" con respecto a este punto" los histo, riadores est*n todos de acuerdo= la actividad que persiste se apoya en un decisivo retorno a la mer, cancia" a un intercambio de base en definitiva" y todo ello en beneficio de olanda" de sus flo, tas y de la 7olsa de -msterdam& -l mismo tiem, po" la feria cede el paso a las 7olsas y a las pla<as mercantiles" que son a la feria lo que la tienda normal es al mercado urbano" es decir" un flu0o continuo que sustituye a unos encuentros inter, mitentes& 8e trata en este caso de una historia archiconocida y cl*sica& Eero no sólo entra en 0ue'o la 7olsa& +os esplendores de -msterdam corren el peli'ro de ocultarnos ciertas reali<acio, nes m*s corrientes& El si'lo NVJJ, de hecho" es asimismo el del florecimiento masivo de las tien,

das" otro 'ran triunfo de lo continuo& Estas se multiplican a lo lar'o de Europa" en donde crean apretadas redes de distribución& Es +ope de Ve'a P#6/%Q quien dice del 4adrid del 8i'lo de Oro que +todo se ha vuelto tiendas-. M%

1ernand 7raudel

En el NVJJJ" si'lo de aceleración económica 'eneral" todos los instrumentos del intercambio entran ló'icamente en 0ue'o= las 7olsas ampl)an sus actividades> +ondres imita y trata de suplan, tar a -msterdam" que tiende a especiali<arse como la 'ran pla<a de los pr(stamos internacio, nales> Iinebra y Ienova participan en este peli, 'roso 0ue'o> Ear)s se anima y empie<a a ponerse a tono> el dinero y el cr(dito fluyen as) cada ve< m*s libremente de una pla<a a otra& 3entro de este ambiente" es natural que las ferias sal'an perdiendo= hechas para activar los intercambios tradicionales 'racias" entre otras cosas" a sus pri, vile'ios fiscales" pierden su ra<ón de ser en un per)odo de intercambios y de cr(ditos f*ciles& Lo obstante" si bien comien<an a declinar all) donde la vida se precipita" florecen y se mantienen all* donde subsisten econom)as aCn tradicionales& -dem*s" enumerar las ferias activas durante el si'lo NVJJJ supone señalar las re'iones mar'inales de la econom)a europea= en 1rancia" la <ona de las ferias de 7eaucaise> en Jtalia" la re'ión de los -lpes P7ol<anoQ o el 4e<<io'iorno> m*s aCn en los 7alcanes" Eolonia" Rusia y hacia el oeste" al otro lado del -tl*ntico" en el Luevo 4undo& Resulta superfino decirlo" pero en este per)odo de consumo y de crecientes intercambios" los mer, cados urbanos y las tiendas se hallan m*s anima, dos que nunca& B-caso no es entonces cuando (stas lle'an a los pueblosD asta los buhoneros

multiplican por dos sus actividades& 1inalmente" se desarrollar* lo que la historio'raf)a in'lesa de, MK

+a din*mica del capitalismo

nomina el pr!vate mar2et para oponerlo al pu)lic mar2et, vi'ilado (ste por las altivas autoridades urbanas y fuera aqu(l de estos controles& Este pr!vate mar2et, que comen<ó a or'ani<ar en toda Jn'laterra" bastante antes del si'lo NVJJJ, las compras directas y a menudo anticipadas a los productores y la compra a los campesinos 9 fuera de los circuitos del mercado9 de lana" tri'o" te, las" etc&" consiste en el monta0e 9en contra de la re'lamentación tradicional del mercado9 de cadenas comerciales autónomas y muy lar'as" con 'ran libertad de movimiento y que" adem*s" se aprovechan sin nin'Cn escrCpulo de dicha liber, tad& 8e impusieron por su eficacia" aprovechando los 'randes suministros necesarios al e0(rcito o a las 'randes capitales& El 2vientre5 de +ondres y el 2vientre5 de Ear)s fueron" en definitiva" revo, lucionarios& En resumen" el si'lo NVJJJ lo incre, mentar)a todo en Europa" incluido el 2contra, mercado5& Todo esto es verdad por lo que se refiere a Europa& asta ahora sólo hemos hablado de ella& : no es porque queramos centrarlo todo en su vida particular" si'uiendo una visión eurocentrista demasiado cómoda" sino simplemente porque el oficio de historiador se ha desarrollado en Eu, ropa y los historiadores se han aferrado a su pro, pio pasado& 3esde hace al'unos decenios" se ha producido un profundo cambio> las fuentes

docu, mentales en la Jndia "en Japón y en Turqu)a son explotadas sistem*ticamente" y empe<amos a co, nocer la historia de estos pa)ses por otra v)a" que M$

1ernand 7raudel

ya no es la de las crónicas de los via0eros o la de los libros de historiadores europeos& 8abemos ya lo suficiente como para poder plantearnos la si'uiente pre'unta> si los en'rana0es del inter, cambio que acabamos de describir para el caso europeo existen fuera de Europa 9y existen en China" en la Jndia" a lo lar'o del Jslam y en Japón9" Bpodemos acaso utili<arlos para un en, sayo de an*lisis comparativoD El ob0etivo ser)a" en el caso de ser posible" situar en l)neas 'ene, rales la no,Europa con relación a la misma Eu, ropa" ver si el creciente abismo que entre ellas se abre durante el si'lo NJN era ya visible antes de la Revolución Jndustrial" y si Europa se encon, traba o no adelantada con respecto al resto del mundo& Erimera constatación= en todas partes hay ins, talados mercados" incluso en aquellas sociedades apenas esbo<adas" como en Rfrica ne'ra y en las civili<aciones amerindias& A fortiori, en las socie, dades m*s densas y evolucionadas" que aparecen literalmente acribilladas de mercados elementales& aciendo un pequeño esfuer<o" estos mercados aparecer*n ante nuestros o0os aCn vivos y f*ciles de reconstruir& En los pa)ses isl*micos" las ciuda, des han despo0ado pr*cticamente a los pueblos de sus mercados" al i'ual que en Europa los han devorado& +os m*s desarrollados de estos merca,

dos se extienden al pie de las puertas monumen, tales de las ciudades" en unos espacios que no son" en definitiva" ni campo ni ciudad" y donde el ciudadano por un lado y el campesino por otro A/

+a din*mica del capitalismo

se encuentran en terreno neutral& En la misma ciudad" de estrechas calles y pla<as" al'unos mer, cados de barrio lle'an a esbo<arse= el cliente encuentra en ellos el pan reci(n hecho" al'unas mercanc)as y" contrariamente a la costumbre eu, ropea" muchos platos cocinados= albóndi'as de carne" cabe<as de cordero asadas" buñuelos" pas, teles& +os 'randes centros comerciales 9a un mismo tiempo mercados" a'rupaciones de tiendas y lon0as a la europea9 son los fondu2s y los )a¬ zares, como el 7esest*n de Estambul& En la Jndia" señalaremos una particularidad= no hay pueblo que no cuente con su propio mer, cado" debido a la necesidad de transformar en (l 9mediante la intervención del mercader ban, yan9 los censos pa'ados en especie por la comu, nidad aldeana en censos en met*lico" bien sea para el Iran 4o'ol" bien para los señores de su s(quito& B emos de ver" qui<*" en esta nebulosa de mercados rurales" una imperfección del acapa, ramiento urbano en la JndiaD BO bien" por el contrario" debemos ima'inar que los mercaderes banyan practicaban cierto tipo de pr!vate mar2et al acaparar la producción en su ori'en" en el mismo puebloD +a or'ani<ación m*s sorprendente" en el nivel de los mercados elementales" es

indudablemente la de China" hasta el punto de que su caso nos mues, tra una 'eo'raf)a exacta" casi matem*tica& Tome, mos un pueblo o una ciudad pequeña& 4arquen ustedes un punto en una ho0a en blanco& -lrededor de ese punto se sitCan de seis a die< pueblos" a A#

1ernand 7raudel

una distancia tal que el campesino puede ir al pueblo y re'resar en un mismo d)a& Este con0unto 'eom(trico 9un punto en el centro y die< alre, dedor9 es lo que podr)amos llamar un cantón" la <ona de iradiación de un mercado de pueblo& Er*cticamente" este mercado se subdivide si'uien, do las calles y pla<as del pueblo y en'loba las tiendas de los revendedores" usureros" escribanos y comerciantes detallistas" las casas de t( y sa!(& T& 8!inner ten)a ra<ón> en este espacio cantonal es donde se sitCa la matri< de la China campesina" y no en el pueblo& -dmitir*n ustedes tambi(n sin dificultad que los bur'os 'iran" por su parte" en torno a una ciudad a la que envuelven a distancia conveniente" a la que surten y a trav(s de la cual est*n li'ados a los tr*ficos le0anos y a las mercan, c)as que no se producen in situ. Fue todo ello constituye un sistema" lo demuestra claramente el hecho de que el calendario de los mercados en los distintos pueblos y en la ciudad se establecen de forma que no se superpon'an unos y otros& 3e un mercado a otro" de un pueblo a otro" circu, lan sin cesar buhoneros y artesanos" pues en Chi, na la tienda del artesano es ambulante" y es en el mercado donde contratan sus servicios> tanto es as) que el herrero o el barbero traba0an a

domi, cilio& En resumen" la masa china se encuentra atravesada y animada por cadenas de mercados re'ulares" li'ados unos a otros y todos ellos es, trechamente vi'ilados& +as tiendas y los buhoneros tambi(n son muy numerosos" proliferan> pero las ferias y las 7ol, A;

+a din*mica del capitalismo

sas" en'rana0es superiores" se echan de menos& 8) hay al'unas ferias" pero mar'inales" en las fron, teras de 4on'olia o en Cantón" para los merca, deres extran0eros" lo cual es tambi(n una manera de vi'ilarlos& Eor lo tanto" una de dos= o el 'obierno es hostil a estas formas superiores de intercambio" o bien la circulación capilar de los mercados ele, mentales resulta suficiente para la econom)a chi, na> las arterias y venas no le ser)an" entonces" necesarias& Eor una u otra de estas ra<ones" o por ambas al mismo tiempo" el intercambio en China se encuentra" en definitiva" yu'ulado" arra, sado" y en otra conferencia veremos cómo este hecho ha tenido 'ran importancia para el no des, arrollo del capitalismo chino& +os estadios superiores del intercambio apare, cen me0or desarrollados en Japón" en donde las redes de los 'randes comerciantes se hallan per, fectamente or'ani<adas& Tambi(n lo est*n en Jn, sulindia" vie0a encruci0ada comercial que cuenta con sus ferias re'ulares y sus 7olsas" si entende, mos por tales" lo mismo que en la Europa de los si'los NV y NVJ" e incluso m*s tarde" las reu, niones cotidianas de los 'randes mercaderes de una <ona determinada& -s) en 7antam" en la isla

de Java 9durante mucho tiempo la ciudad m*s activa" incluso despu(s de la fundación de 7a, tavia en #6#$9" los ne'ociantes se reCnen todos los d)as en una de las pla<as de la ciudad a la hora en que acaba el mercado& AM

1ernand 7raudel

+a Jndia es" por excelencia" el pa)s de las ferias" vastas reuniones mercantiles y reli'iosas a un mis, mo tiempo" ya que suelen montarse en los lu'ares de pere'rinación& Toda la pen)nsula aparece remo, vida por estas reuniones 'i'antescas& -dmiremos su omnipresencia y su importancia> pero" Bno constitu)an" por otra parte" el si'no de una eco, nom)a tradicional" orientada en cierto modo hacia el pasadoD En cambio" en el mundo isl*mico" pese a que las ferias exist)an" no eran ni tan numero, sas ni tan 'randes como las de la Jndia& Excep, ciones como las ferias de la 4eca no hacen m*s que confirmar la re'la& En efecto" las ciudades musulmanas" superdesarrolladas y superdin*mi, cas" pose)an los mecanismos y los instrumentos de los estadios superiores del intercambio& +os pa'ar(s circulaban con tanta frecuencia como en la Jndia e iban a la par con la utili<ación directa del dinero en met*lico& Toda una red de cr(dito relacionaba las ciudades musulmanas con el Ex, tremo Oriente& Un via0ero in'l(s" de vuelta de las Jndias en #%K$" y a punto de pasar de 7asora a Constantinopla" al no querer de0ar su dinero en depósito en la East Jndia Company" pa'aba ;&/// piastras en met*lico a un banquero de 7a, sora" que le entre'ó una carta redactada en +Lin¬

gua franca- para un banquero de -lepo& 3eber)a haber sacado de ello" en teor)a" al'Cn beneficio" pero no 'anó tanto como se esperaba& Lo hay nadie que 'ane siempre" en todas las ocasiones& En resumen" la econom)a europea" si la com, paramos con las del resto del mundo" parece ha, AA

+a din*mica del capitalismo

ber debido su desarrollo m*s avan<ado a la supe, rioridad de sus instrumentos e instituciones= las 7olsas y las diversas formas de cr(dito& Eero" sin excepción al'una" todos los mecanismos y artifi, cios del intercambio pueden encontrarse fuera de Europa" desarrollados y utili<ados en 'rados di, versos" y podemos distin'uir aqu) una 0erarqu)a= en un estadio casi superior" Japón" tal ve< tam, bi(n Jnsulindia y el Jslam" y se'uramente la Jn, dia" con su red de cr(dito desarrollada por sus mercaderes banyan" la pr*ctica de los pr(stamos dinerarios para empresas arries'adas y sus se'u, ros mar)timos> en un estadio inferior y acostum, brada a vivir reple'ada sobre s) misma" la China> y" para terminar" 0usto por deba0o de ella" miles de econom)as aCn primitivas& El hecho de establecer una clasificación de las econom)as del mundo no de0a de tener una si'ni, ficación& Tendr( en cuenta esta 0erarqu)a en el si'uiente cap)tulo" cuando intente evaluar las po, siciones ocupadas por la econom)a de mercado y el capitalismo& En efecto" esta ordenación en sentido vertical har* que el an*lisis d( sus frutos& Eor encima de la enorme masa de la vida material diaria" la econom)a de mercado ha tendido sus re, des y mantenido vivos sus diversos entramados& : fue" de ordinario" por encima de la econom)a

de mercado propiamente dicha por donde pros, peró el capitalismo& Eodr)amos afirmar que la econom)a del mundo entero se hace visible en un aut(ntico mapa de relieve& A.

=) L:% >?E@:% 1EL 3/TE8'A&B3:

En mi anterior conferencia señal( el lu'ar ca, racter)stico que ocupa" del si'lo NV al NVJJJ" un enorme sector de autoconsumo que permane, ce en lo esencial completamente al mar'en de la econom)a de intercambio& Europa" incluso la m*s desarrollada" aparece sembrada" hasta el si, 'lo NVJJ e incluso m*s adelante" de <onas que participan poco en la vida 'eneral y que" en su aislamiento" se obstinan en llevar su propia exis, tencia" casi por completo encerrada en s) misma&

Fuisiera abordar hoy lo que concierne propia, mente al intercambio y que desi'naremos a la ve< como econom!a de mercado y como capita¬ lismo. Este doble apelativo indica que pensamos A$

1ernand 7raudel

diferenciar estos dos sectores que" desde nuestro punto de vista" no se confunden& Repitamos" no obstante" que estos dos 'rupos de actividad 3econom!a de mercado y capitalismo9 son mi, noritarios hasta el si'lo NVJJi" y que la mayor)a de las acciones de los hombres permanece ence, rrada" sumer'ida" en el inmenso campo de la vida material& 8i bien la econom)a de mercado se en, cuentra en plena expansión" cubre ya vast)simas superficies y cosecha (xitos espectaculares" ado, lece aCn" con bastante frecuencia" de falta de den, sidad& En cuanto a aquellas reali<aciones del -n, ti'uo R('imen que llamo 9con ra<ón o sin ella9 capitalismo, son )ndice de un nivel brillante y sofisticado" aunque limitado" que no afecta al con0unto de la vida económica y no crea 9la excepción confirma la re'la9 nin'Cn 2modo de producción5 propio y tendente" por s) mismo" a 'enerali<arse& 3ista mucho" incluso" ese capita, lismo al que denominamos mercantil de domi, nar y diri'ir en su totalidad a la econom)a de mercado" aunque (sta sea su condición previa in, dispensable& : sin embar'o" el papel nacional" internacional y mundial que desempeña el capi, talismo resulta ya evidente&

%6

1

+a econom)a de mercado" de la que habl( en el primer cap)tulo" se nos presenta sin excesiva ambi'Uedad& +os historiadores le han otor'ado" en verdad" un lu'ar de favor& Todos la ensal<an& En comparación" la producción y el consumo son aCn continentes mal investi'ados por una bCs, queda cuantitativa que todav)a se encuentra en sus comien<os& Lo se entiende este universo con facilidad& +a econom)a de mercado" por el con, trario" no de0a de suscitar opiniones en torno a ella& +lena por s) sola p*'inas y p*'inas de docu, mentos de archivos 9archivos urbanos" archivos privados de familias de comerciantes" documentos 0ur)dicos y policiales" deliberaciones de las cama, %%

1ernand 7raudel

ras de comercio" re'istros de notarios&&& Enton, ces" Bcómo no reparar en ella e interesarse por ellaD Est* continuamente presente& El peli'ro reside" evidentemente" en que sólo nos fi0emos en ella" en que la describamos con un lu0o de detalles tal que pueda lle'ar a su'erir una presencia invasora" insistente" cuando en rea, lidad sólo es un fra'mento de un vasto con0unto" por su propia naturale<a" que la reduce a un papel de la<o entre la producción y el consumo> y de hecho" antes del si'lo NJN es una simple capa m*s o menos 'ruesa y resistente" en ocasiones muy fina" situada entre el oc(ano de la vida cotidiana que subyace y los procedimientos del capitalismo que" una ve< de cada dos" la diri'en desde arriba& Eocos historiadores son claramente conscientes de esta limitación que" al restrin'irla" define la econom)a de mercado y señala su verdadero papel& Titold Vula es de los pocos que no se de0an llevar demasiado por el movimiento de los pre, cios del mercado" sus altiba0os" sus crisis" sus le0a, nas correlaciones y sus tendencias al un)sono 9 es decir" todo aquello que torna palpable el aumento re'ular del volumen de los intercambios& Eara

reco'er una de sus im*'enes" es importante mi, rar siempre al fondo del po<o" hasta lle'ar a la masa profunda del a'ua o de la vida material a la que afectan los precios del mercado" pero no calan en ella ni consi'uen arrastrarla siempre& Eor lo tanto" toda historia económica que no sea a doble re'istro 9a saber" la salida del po<o y el %$

+a din*mica del capitalismo

po<o en su profundidad9 corre el peli'ro de que, dar terriblemente incompleta& Una ve< señalado esto" resulta evidente que entre los si'los NV y NVJ" la <ona ocupada por esta vida r*pida que es la econom)a de mercado no ha cesado de expandirse& +a variación en ca, dena de los precios de mercado es" a trav(s del espacio" la señal que lo anuncia y lo demuestra& Estos precios var)an en el mundo entero= en Eu, ropa" se'Cn demuestran numerosas informacio, nes" en Japón y en China" en la Jndia" y a lo lar'o de los pa)ses del Jslam Ptambi(n en el Jm, perio turcoQ" as) como en -m(rica" en donde los metales preciosos 0ue'an un papel preco< 9es decir" en Lueva España" en 7rasil" en EerC& : todos estos precios se corresponden me0or o peor" se suceden con diferencias m*s o menos acusadas" apenas sensibles a trav(s de toda Europa" donde las econom)as aparecen )ntimamente conectadas unas con otras" pero" en cambio" con un retraso de al menos veinte años con respecto a Europa en la Jndia de finales del si'lo NVJ y principios del NVJJ& Resumiendo" cierta econom)a relaciona entre s)" me0or o peor" los distintos mercados del mun, do" una econom)a&&& que no arrastra tras ella& m*s que al'unas mercanc)as excepcionales" pero tam,

bi(n los metales preciosos" via0eros privile'iados que est*n dando la vuelta al mundo& +as piezas de a ocho españolas" acuñadas con la plata de -m(rica" cru<an el 4editerr*neo" atraviesan el Jmperio turco y Eersia" y lle'an a la Jndia y Chi, K#

1ernand 7raudel

na& - partir de #.%;" por el enlace de 4anila" la plata americana cru<a tambi(n el Eac)fico y" al final del via0e" lle'a de nuevo a China por esta nueva v)a& Estas conexiones" estas cadenas" tr*ficos y transportes esenciales" Bcómo no iban a llamar la atención de los historiadoresD Estos espect*culos les fascinan" como ya fascinaron a sus contempo, r*neos& Jncluso los primeros economistas" Bqu( estudiaban en realidad si no es la oferta y la de, manda en el *mbito del mercadoD +a pol)tica eco, nómica de las altivas ciudades" Bqu( era sino la vi'ilancia de sus mercados" de sus suministros y de sus preciosD : cuando una pol)tica económi, ca se esbo<a en la actuación del Er)ncipe" Bno es acaso a propósito del mercado nacional" de la bandera nacional que hay que defender" de la industria nacional li'ada al mercado interior y exterior y a la que interesa promoverD En esta <ona estrecha y sensible del mercado es donde resulta posible y ló'ico actuar& En ella repercu, ten las medidas tomadas" como demuestra la pr*c, tica diaria& Tanto es as) que se ha lle'ado a creer" con ra<ón o sin ella" que los intercambios 0ue'an por s) solos un papel decisivo" equilibrante" que allanan los desniveles mediante la competencia" a0ustan la oferta y la demanda" y que el mercado es un dios escondido y ben(volo" la 2mano invi, sible5 de -dam 8mith" el mercado autorre'ulador

del si'lo NJN y la piedra an'ular de la econom)a" si nos atenemos al laissez faire, laissez passer. KM

+a din*mica del capitalismo

ay en esto una parte de verdad y otra de mala fe" pero tambi(n de ilusión& BEodemos acaso olvidar cu*ntas veces el mercado fue invertido y falseado" arbitrariamente fi0ados sus precios por los monopolios de hecho y de derechoD : sobre todo" si admitimos las virtudes competidoras del mercado P2el primer ordenador puesto al servi, cio de los hombres5Q" es importante señalar al me, nos que el mercado no es sino un nexo imperfecto entre producción y consumo" aunque sólo fuese en la medida en que si'ue siendo parcial. 8ubra, yemos esta Cltima palabra= parcial. Creo de hecho en las virtudes y en la importancia de una eco, nom)a de mercado" pero no en su reinado exclu, sivo& Esto no impide que" hasta una (poca relati, vamente cercana" los economistas ra<onasen Cni, camente a partir de sus esquemas y de sus lec, ciones& Eara Tur'ot" la circulación se identifica realmente con el con0unto de la vida económica& 3el mismo modo y mucho despu(s" 3avid Ri, cardo no ve m*s que el r)o" estrecho pero vivo" de la econom)a de mercado& : si bien los econo, mistas" desde hace m*s de cincuenta años e ins, truidos por la experiencia" ya no defienden las virtudes autom*ticas del laissez faire, el mito

si'ue aCn presente en el *mbito de la opinión pCblica y de las discusiones pol)ticas actuales&

K.

2

1inalmente" si he introducido el t(rmino capi¬ talismo en el debate" a propósito de una (poca en la que no siempre se le reconoce carta de natu, rale<a" ha sido sobre todo porque necesitaba otra palabra que no fuera econom!a de mercado para desi'nar aquellas actividades que se nos revelan como diferentes& 4i intención no era ciertamente la de 2introducir el lobo en la ma0ada5& 8ab)a muy bien 9Wlos historiadores han insistido tan, tas veces al respectoH9 que este t(rmino con, flictivo es ambi'uo" terriblemente car'ado de actualidad y" virtualmente" de anacronismo& 8i" con 'ran imprudencia" le he abierto la puerta" ha sido por mCltiples ra<ones& K6

+a din*mica del capitalismo

En primer lu'ar" entre los si'los NV y NVJJJ hay ciertos procesos que exi'en un apelativo espe, cial& Cuando los observamos de cerca" resulta casi absurdo incluirlos" sin m*s" dentro de la eco, nom)a de mercado ordinaria& El t(rmino que nos viene entonces espont*neamente a la cabe<a es el de capitalismo. 8i lo expulsamos" molestos" por la puerta" vuelve a entrar casi inmediatamente por la ventana& Eorque no le encontramos un sus, tituto adecuado" y esto es sintom*tico& Como dice un economista americano" la me0or ra<ón para em, plear el t(rmino capitalismo, por muy despresti, 'iado que est(" es" a fin de cuentas" que no hemos encontrado nin'Cn otro que le sustituya& Es indu, dable que presenta el inconveniente de arrastrar tras de s) innumerables querellas y discusiones> pero estas querellas" las buenas" las menos bue, nas y las ociosas" son" en verdad" imposibles de evitar> no se puede actuar y discutir como si no existieran& Otro inconveniente peor es que el t(r, mino aparece car'ado de aquellas connotaciones que le presta la vida actual& Eorque el t(rmino capitalismo, en su acepción m*s amplia" data de principios del si'lo NN&& Ob, servo por mi parte" de una forma un poco arbi,

traria" que su verdadero lan<amiento se produce con la edición" en #$/;" del famoso libro de Ter, ner 8ombart" 'er moderne 4apitalismus. Este t(rmino fue pr*cticamente i'norado por 4arx& enos aqu) entonces directamente amena<ados por el mayor de los pecados" el de anacronismo& Lo existe el capitalismo antes de la Revolución KK

1ernand 7raudel

industrial" 'ritaba un 0oven historiador= 2El ca, pital s)" pero el capitalismo noH5 Lo obstante" nunca se produce entre el pasado" incluso le0ano" y el presente ruptura total" discon, tinuidad absoluta o 9si se prefiere" no contami, nación& +as experiencias del pasado no de0an de prolon'arse en la vida actual" no de0an de incre, mentarla& -s) pues" muchos historiadores 9y no de los menores9 se dan cuenta actualmente de que la Revolución Endustrial se anuncia mucho antes del si'lo NVJJJ& Fui<*s la me0or ra<ón para persuadirse de ello sea el e0emplo que dan ciertos pa)ses subdesarrollados de hoy en d)a que inten, tan reali<ar su revolución industrial y" aun te, niendo" se'Cn dicen" el modelo de (xito ante sus o0os" fracasan en el intento& Resumiendo" esta dial(ctica interminable puesta en tela de 0uicio 9pasado" presente> presente" pasado9 corre el ries'o de ser simplemente el cora<ón" la ra<ón de ser de la historia misma&

$/

3

Lo podremos doble'ar ni definir el t(rmino capitalismo y para ponerlo al servicio exclusivo de la explicación histórica" a no ser encuadr*ndolo seriamente entre las dos palabras que subyacen y le prestan su sentido= capital y capitalista. El ca¬ pital, como realidad tan'ible y masa de medios f*cilmente identificables" y en constante activi, dad> el capitalista, como persona que &preside o intenta presidir la inserción del capital en el pro, ceso incesante de producción al cual se ven obli, 'adas todas las sociedades> el capitalismo constir tuye" grosso modo Py sólo grosso modo5, la forma en que es llevado 9normalmente con fines poco altruistas9 este constante 0ue'o de inserción& $#

1ernand 7raudel

+a palabra clave es la de capital& Esta Cltima" en los ensayos de los economistas" ha tomado el sentido refor<ado de )ien capital6 no sólo desi'na las acumulaciones de dinero" sino tambi(n los re, sultados utili<ables y utili<ados de todo traba0o previamente e0ecutado> una casa es un capital" al i'ual que el tri'o almacenado en una 'ran0a> un nav)o o una carretera tambi(n constituyen capita, les& Eero un bien capital sólo merece ese nombre si participa en el renovado proceso de la produc, ción= el dinero de un tesoro que permanece inac, tivo ya no constituye un capital" al i'ual que un bosque no explotado" etc& Una ve< sentado esto" Bexiste acaso al'una sociedad conocida que no haya acumulado o acumule bienes capitales" que no los utilice con re'ularidad en su traba0o y que" por medio del traba0o" no los reconstituya y ha'a fructificarD El m*s modesto de los pueblos de Oc, cidente" en el si'lo NV" posee sus caminos" sus cam, pos desempedrados" sus tierras cultivadas" sus bosques or'ani<ados" sus setos vivos" sus huertas" sus ruedas de molino" sus reservas de 'rano&&& Ciertos c*lculos reali<ados con respecto a las eco, nom)as del -nti'uo R('imen arro0an una relación

de uno a tres o a cuatro entre el producto bruto de un año de traba0o y la masa de los bienes capi, tales Plo que en franc(s llamamos le patrimoine5, la misma" en suma" que la aceptada por Veynes para la econom)a de las sociedades actuales& Cada sociedad llevar)a" pues" tras s) el equivalente a tres o cuatro años de traba0o acumulado" en re, serva" que utili<ar)a para sacar adelante su pro, $M

+a din*mica del capitalismo

ducción" y el patrimonio sólo se movili<a parcial, mente con tal fin" nunca en un #// por #//" desde lue'o& Eero de0emos estos problemas& +os conocen ustedes tan bien como yo& Lo les debo" en reali, dad" m*s que una sola explicación= Bcómo puedo distin'uir aceptablemente el capitalismo de la econom!a de mercado, y viceversaD 8upon'o" desde lue'o" que no esperar*n uste, des de m) que lleve a cabo una distinción peren, toria del tipo de 2el a'ua deba0o y el aceite en, cima5& +a realidad económica no trata nunca de cuerpos simples& Eero aceptar*n sin demasiada di, ficultad que pueda haber al menos dos tipos de econom)a llamada de mercado P- y 7Q" discerni, bles si les prestamos un poco de atención" aun, que sólo sea por las relaciones humanas" económi, cas y sociales que instauran& En la primera cate'or)a P-Q" incluir)a de buen 'rado los intercambios cotidianos del mercado" los tr*ficos locales o a corta distancia" como el tri'o y la madera que se encaminan hacia la ciu, dad cercana> e incluso los que tienen lu'ar en un radio m*s amplio" siempre que sean re'ulares" previsibles" rutinarios y abiertos" tanto a los pe,X queños" como a los 'randes comerciantes= como por e0emplo los env)os de 'rano del 7*ltico desde

3ant<i' hasta -msterdam en el si'lo NVJJ" o el tr*fico del aceite y del vino del sur hacia el norte de Europa" y estoy pensando en aquellas 2floti, llas5 de carros alemanes que ven)an a buscar" cada año" el vino blanco de Jstria& $.

1ernand 7raudel

El mercado de un pueblo podr)a constituir un buen e0emplo de estos intercambios carentes de sorpresas" 2transparentes5" cuyos pormenores co, noce todo el mundo de antemano y cuyos bene, ficios siempre moderados podemos calcular apro, ximadamente& Este reCne ante todo a producto, res 9campesinos" campesinas" artesanos9 y a clientes" unos del mismo pueblo y otros de los pueblos cercanos& Todo lo m*s hay" de ve< en cuando" dos o tres comerciantes> es decir" entre el cliente y el productor aparece el intermediario" el tercer hombre& : este comerciante puede" en ciertas ocasiones" alterar el mercado" dominarlo e influir en los precios por medio de mane0os de almacenamiento> incluso un pequeño revendedor puede" en contra de los re'lamentos" salir al en, cuentro de los campesinos a la entrada del pueblo" comprarles a precio reducido sus '(neros y ofre, cerlos se'uidamente (l mismo a los compradores= es un fraude de tipo elemental" que est* presente en todos los pueblos y m*s aCn en todas las ciu, dades y que es capa<" cuando se extiende" de hacer subir los precios& -s) pues" incluso en el pueblo ideal que nos estamos ima'inando" con su comercio re'lamentado" leal y transparente 9donde los hombres traba0an 2el o0o en el o0o" la mano con la mano5" como dicen los alema, nes9" el intercambio perteneciente a la cate'o,

r)a 7" que huye de la transparencia y del control" no se halla por completo ausente& -simismo" el comercio re'ular que anima a los 'randes 2con, voys5 de tri'o del 7*ltico es un comercio trans, $%

+a din*mica del capitalismo

parente= las curvas de precios a la salida de 3ant, <i' y a la lle'ada a -msterdam son sincrónicas" y el mar'en de beneficios es a la ve< se'uro y moderado& Eero si se produce una carest)a en el 4editerr*neo" hacia #.$/" por e0emplo" veremos a los mercaderes internacionales" representantes de importantes clientes" desviar de su ruta habi, tual a barcos enteros" cuyo car'amento" transpor, tado a +iorna o a Ienova" triplica o cuadruplica entonces sus precios& Tambi(n en este caso" la econom)a - puede cederle el paso a la econo, m)a 7& En cuanto nos elevamos en la 0erarqu)a de los intercambios" es el se'undo tipo de econom)a el que predomina y dibu0a ante nuestros o0os una 2esfera de circulación5 evidentemente distinta& +os historiadores in'leses han señalado la cre, ciente importancia" a partir del si'lo NV 9y 0unto al mercado pCblico tradicional" el pu)lic mar¬ 2et¬ de lo que ellos llaman private mar2et, o sea" el mercado privado> yo lo llamar)a m*s bien" para acentuar la diferencia" el contramercado. B-caso no trata (ste" en efecto" de desembara, <arse de las re'las del mercado tradicional" en exceso parali<adoras a vecesD -l'unos comercian, tes itinerantes" recolectores de mercanc)as" van a buscar a los productores en sus propias casas& Compran directamente al campesino la lana" el c*ñamo" los animales vivos" los cueros" la avena o el tri'o" las aves de corral" etc& O incluso les compran estos productos por adelantado= la lana

antes de que esquilen a las ove0as" el tri'o cuando $$

1ernand 7raudel

est* apuntando& Un simple papel firmado en la posada del pueblo o en la misma 'ran0a cierra el trato& 3espu(s" encau<ar*n sus compras" por medio de carros" bestias de car'a o barcos" hacia las 'randes ciudades o hacia los puertos exporta, dores& E0emplos como estos se encuentran en el mundo entero" tanto en Ear)s como en +ondres> en 8e'ovia para las lanas" en torno a L*poles para el tri'o" en -pulia para el aceite" en Jnsu, lindia para la pimienta&&& Cuando no acude a la misma explotación a'r)cola" el comerciante itine, rante concierta sus citas 0unto al mercado" al mar, 'en de la pla<a donde (ste tiene lu'ar o bien" con mayor frecuencia" se reCne en una posada= las posadas son etapas de la circulación rodada" ofici, nas de transporte& Fue este tipo de intercambios sustituye las condiciones normales del mercado colectivo por transacciones individuales cuyos t(rminos var)an arbitrariamente se'Cn sea la si, tuación respectiva de los interesados" lo demues, tran sin ambi'Uedad los numerosos procesos que ori'ina en Jn'laterra la interpretación de los pe, queños papeles firmados por los vendedores& Es evidente que se trata de intercambios desi'uales en los que la competencia 9ley esencial de la llamada econom)a de mercado9 no desempeña apenas nin'Cn papel" y en los que el mercader cuenta con dos venta0as= ha roto las relaciones

entre el productor y el destinatario final de la mercanc)a P(l es el Cnico que conoce las condi, ciones del mercado a ambos extremos de la ca, dena y" por lo tanto" el beneficio contableQ y dis, #/#

+a din*mica del capitalismo

pone de dinero en efectivo" lo que constituye su ar'umento principal& 3e ah) que se tiendan lar'as cadenas mercantiles entre la producción y el con, sumo" y es sin duda su eficacia lo que las hi<o imponerse" especialmente en lo que se refiere al abastecimiento de las ciudades" y lo que incitó a las autoridades a hacer la vista 'orda o" por lo menos" a rela0ar sus controles& -hora bien" cuanto m*s se alar'an dichas cade, nas" m*s escapan a las re'las y controles habitua, les y m*s claramente emer'e el proceso capita, lista& : lo hace de forma brillante en el comercio a lar'a distancia" el 7ernhandel, en el que los historiadores alemanes no son los Cnicos en ver el superlativo de la vida de intercambio& El 7ern¬ handel es" por excelencia" un campo en el que se maniobra libremente" opera a unas distancias que le ponen a res'uardo de los controles ordina, rios" o que le permiten sortearlos> actuar*" se'Cn los casos" desde las costas de Coromandel o las riberas de 7en'ala hasta -msterdam> desde -ms, terdam hasta cualquier almac(n de reventas de Eersia" de la China o del Japón& En esta extensa <ona de operaciones" cuenta con la posibilidad de esco'er" y esco'er* aquello que le proporcione los m*ximos beneficios= BEl comercio en las -nti, llas ya sólo produce beneficios modestosD 3a lo

mismo" ya que" en ese mismo instante" el comer, cio de la Jndia y de la China 'aranti<a la obten, ción de beneficios dobles& 7asta" pues" con cam, biar de punto de mira& #/M

1ernand 7raudel

3e estos 'randes beneficios se derivan consi, derables acumulaciones de capital" tanto m*s cuanto que el comercio a lar'a distancia sólo se reparte entre unas pocas manos& Lo entra cual, quiera en (l& El comercio local" por el contrario" se esparce entre multitud de participantes& En el si'lo NVJ por e0emplo" el comercio interior de Eortu'al" visto en su totalidad y con todo su supuesto valor monetario" es" con mucho" supe, rior al comercio de pimienta" especias y dro'as& Eero este comercio interior se encuentra a me, nudo ba0o el si'no del trueque" del valor de uso. El comercio de especias" en cambio" se sitCa direc, tamente dentro del *mbito de la econom)a mone, taria& : son sólo los 'randes ne'ociantes los que lo practican y concentran en sus manos sus anor, males beneficios& El mismo ra<onamiento valdr)a para la Jn'laterra de tiempos de 3efoe& Lo es una casualidad que" en todos los pa)ses del mundo" un 'rupo de 'randes ne'ociantes se destaque claramente por encima de la masa de mercaderes" y que este 'rupo sea m*s limitado" por un lado" y apare<ca siempre li'ado" por otro" al comercio a lar'a distancia" entre otras activi, dades& Este fenómeno es visible en -lemania desde el si'lo NJV" en Ear)s desde el NJJJ" en las ciudades italianas desde el NJJ" e incluso antes& El tayir, en el Jslam y antes ya de la aparición de los primeros ne'ociantes occidentales" es un ex, portadorYimportador que" desde su casa

Pestamos ya ante el comercio fi0oQ" diri'e a a'entes y comi, sionistas& Lo tiene nada en comCn con el ha,anti, #/.

+a din*mica del capitalismo

el tendero del <oco& En -'r*" que" hacia #6A/" es aCn una enorme ciudad de la Jndia" un via0ero anota que con el nombre de 2so'ador5 se desi'na a 2aquel al que llamar)amos en España un mer¬ cader, pero hay al'unos que adornan con el nombre particular de 2atari, el t)tulo m*s emi, nente para aquellos que profesan en estos pa)ses el arte mercantil y que si'nifica comerciante riqu), simo y de 'ran cr(dito5& En Occidente" el voca, bulario señala unas diferencias an*lo'as& El n#go¬ ciant es el 2atari franc(s" y esta palabra aparece en el si'lo NVJJ& En Jtalia" hay una enorme dis, tancia entre el mercante a taglio y el negoziante6 lo mismo en Jn'laterra entre el tradesman y el merchant que" en los puertos in'leses" se ocupa ante todo de la exportación y del comercio a lar'a distancia> y en -lemania" entre los 4r8mer, por un lado" y el 4aufmann o el 4aufherr, por otro& B ace falta señalar que estos capitalistas tanto en el Jslam cómo en la Cristiandad" son los ami, 'os del pr)ncipe" aliados o explotadores del Es, tadoD 4uy pronto" desde el principio" traspasa, r*n los l)mites nacionales y se entender*n con los mercaderes de otras pla<as extran0eras& Eoseen mil medios para falsear el 0ue'o a su favor" me, diante la manipulación del cr(dito y el fructuoso 0ue'o de las buenas monedas contra las falsas= las buenas monedas de oro y plata se destinan a las 'randes transacciones" al Capital> y las de

co, bre a los pequeños salarios y a los pa'os cotidia, nos" al Traba0o" en consecuencia& Cuentan con la superioridad de la información" de la inteli'encia #/%

1ernand 7raudel

y de la cultura& : se apoderan a su alrededor de lo que es bueno aprehender= la tierra" los edifi, cios" las rentas&&& BFui(n pondr)a en duda que tienen a su disposición los monopolios" o simple, mente el poder suficiente para anular en un no, venta por ciento de los casos a la competenciaD -l escribir a uno de sus a'entes de 7urdeos" un mercader holand(s le recomendaba que mantu, viera secretos sus proyectos> si no" añad)a" 2le ocurrir)a a este ne'ocio lo que a tantos otros en los que" en el momento en que sur'e la compe, tencia" Wya se acabaron los beneficiosH5 1inal, mente" y 'racias a la masa de los capitales" pueden los capitalistas preservar sus privile'ios y reser, varse los 'randes ne'ocios internacionales de su tiempo& 3e una parte" porque en esta (poca de lent)simos transportes" el 'ran comercio impone lar'os pla<os a la circulación de capitales= son ne, cesarios meses" y a veces años" para que retornen las sumas invertidas" en'rosadas por sus benefi, cios& 3e otra parte" porque 'eneralmente el 'ran mercader no utili<a sólo capitales= recurre al cr(, dito" al dinero de los dem*s& Eor Cltimo" los capi, tales se despla<an& 3esde finales del si'lo NJV" los archivos de 1rancesco di 4arco 3atini" mercader de Erato" cerca de 1lorencia" nos señalan las idas y venidas de las letras de cambio entre las ciuda,

des italianas y los puntos *l'idos del capitalismo europeo= 7arcelona" 4ontpellier" -vi'non" Ea, r)s" +ondres" 7ru0as&&& Eero se trata aqu) de 0ue, 'os tan a0enos al comCn de los mortales" como son #/$

+a din*mica del capitalismo

las actuales deliberaciones ultrasecretas del 7an, co de Ea'os Jnternacionales" en 7asilea& -s) pues" el mundo de la mercanc)a o del inter, cambio se encuentra estrictamente 0erarqui<ado" desde los m*s humildes oficios 9mo<os de cuer, da" descar'adores" buhoneros" carreteros" marine, ros9 hasta los ca0eros" tenderos" a'entes de nom, bres diversos" usureros y" finalmente" hasta los ne'ociantes& +o que a primera vista resulta sor, prendente es que la especiali<ación" la división del traba0o" que no hace m*s que acentuarse r*pi, damente al comp*s de los pro'resos de la econo, m)a de mercado" afecta a toda esta sociedad mer, cantil salvo a su cima, la de los ne'ociantes capi, talistas& -s) este proceso de parcelación de fun, ciones" esta moderni<ación" se manifestó ante todo y solamente en la base> los oficios" los ten, deros" incluso los buhoneros" se especiali<an& Lo ocurre lo mismo en lo alto de la pir*mide" ya que" hasta el si'lo NJN" el mercader de altos vue, los no se limita" por as) decir" a una sola activi, dad= es comerciante" claro est*" pero nunca de un solo ramo" sino que" se'Cn las ocasiones" es a la ve< armador" ase'urador" prestamista"

prestatario" financiero" banquero e incluso empresario indus, trial o explotador a'r)cola& En 7arcelona" en el si'lo NVJJ" el tendero detallista" el )otiguer, est* siempre especiali<ado= vende telas" o paños" o es, pecias&&& 8i al'Cn d)a se enriquece lo suficiente como para convertirse en ne'ociante" pasa auto, m*ticamente de la especiali<ación a la noY especia, li<ación& - partir de ese momento" cualquier buen ###

1ernand 7raudel

ne'ocio que se encuentre a su alcance pasar* a ser de su competencia& Esta anomal)a ha sido a menudo señalada" pero la explicación que suele d*rsele no nos puede satisfacer= el mercader" nos dicen" divide sus acti, vidades entre diversos sectores para limitar sus ries'os= perder* con la cochinilla" pero 'anar* con las especias> fracasar* en una transacción co, mercial" pero 'anar* al 0u'ar con los cambios o al prestarle dinero a un campesino para que pueda constituirse una renta&&& Eara resumir" se'uir)a el conse0o de un proverbio franc(s que recomien, da 2ne pas mettre tous ses oeufs dans le meme panier5 P2no 0u'*rselo todo a una sola carta5Q& 3e hecho" yo pienso= 9 Fue el mercader no se especiali<a porque nin'uno de los ramos que se encuentran a su alcance est* lo suficientemente desarrollado como para absorber toda su actividad& 8e cree con de, masiada frecuencia que el capitalismo de antaño era menor" debido a la falta de capitales" que le fue preciso ir acumulando durante mucho tiempo para expandirse& 8in embar'o" la correspondencia mercantil o las memorias de las c*maras de co, mercio nos muestran bastante a menudo el caso de capitales que buscan inCtilmente una forma de inversión& Entonces" el capitalista se sentir* tentado por la adquisición de tierras" por su valor refu'io y su valor social" pero tambi(n a veces

de tierras que pueden explotarse de forma mo, derna y ser fuente de beneficios sustanciosos" como sucede" por e0emplo" en Jn'laterra" en Ve, ##M

+a din*mica del capitalismo

necia y otros lu'ares& O bien se de0ar* seducir por las especulaciones inmobiliarias urbanas> o tambi(n por las incursiones" prudentes pero fre, cuentes" en el campo de la industria" as) como por las especulaciones mineras Psi'los NV y NVJQ& Eero resulta si'nificativo que" salvo en casos ex, cepcionales" no se interese por el sistema de pro, ducción y se contente" mediante el sistema de tra, ba0o a domicilio o putting out, con controlar la producción artesanal para ase'urarse me0or su comerciali<ación& 1rente al artesano y al sistema del putting out, las manufacturas no representa, r*n" hasta el si'lo NJN" m*s que una pequeña parte de la producción& 9 Fue si el 'ran comerciante cambia tan a menudo de actividad" es porque los 'randes be, neficios cambian sin cesar de sector& El capita, lismo es de naturale<a coyuntural& Jncluso hoy en d)a" uno de sus 'randes valores es su facilidad de adaptación y de reconversión& 9 Fue una Cnica especiali<ación ha mostrado" en ocasiones" tendencia a manifestarse dentro de la vida mercantil> el comercio del dinero& Eero su (xito nunca ha sido Me lar'a duración" como si el edificio económico no pudiese nutrir suficiente, mente esta punta culminante de la econom)a& +a banca florentina" al'Cn tiempo floreciente" se

de, rrumba con los 7ardi y los Eerucci en el si'lo NJV> y m*s tarde con los 4(dicis" en el si'lo NV& par, tir de #.%$" las ferias 'enovesas de Eiacen<a se convierten en el clearing de casi todos los pa'os europeos" pero la extraordinaria aventura de los ##.

1ernand 7raudel

banqueros 'enoveses durar* menos de medio si, 'lo" basta #6;#& En el si'lo NVJJJ" -msterdam do, minar* a su ve< de forma brillante los circuitos del cr(dito europeo" y la experiencia se saldar* tambi(n esta ve< con un fracaso en el si'lo si, 'uiente& El capitalismo financiero no triunfar* hasta el si'lo NJN" m*s all* de los años #KM/, #K6/" cuando la 7anca lo acapare todo" industria y mercanc)a" y cuando la econom)a" en 'eneral" haya adquirido el suficiente vi'or como para sos, tener definitivamente esta construcción& Resumiendo" hay dos tipos de intercambio= uno" elemental y competitivo" ya que es transpa, rente> el otro" superior" sofisticado y dominante& Lo son ni los mismos mecanismos ni los mismos a'entes los que ri'en a estos dos tipos de activi, dad" y no es en el primero" sino en el se'undo" donde se sitCa la esfera del capitalismo& Lo nie'o que pueda haber un capitalismo rural y disfra, <ado" astuto y cruel& +enin" se'Cn me di0o el pro, fesor 3alin de 4oscC" sosten)a incluso que" en un pa)s socialista" si se le devolv)a la libertad a un mercado de pueblo" (ste podr)a reconstruir el *rbol entero del capitalismo& Lo nie'o tampoco que pueda existir un microcapitalismo de los ten, deros& Ierschen!ron piensa que el verdadero

ca, pitalismo sur'ió de ah)& +a relación de fuer<as que se halla en la base del capitalismo puede esbo, <arse y encontrarse en todos los estratos de la vida social& Eero en definitiva" es en lo alto de la sociedad donde se desplie'a el primer capita, lismo" donde afirma su fuer<a y se nos revela& : ##%

+a din*mica del capitalismo

es a la altura de los 7ardi" de los Jacques Coeur" de los Jacob 1u''er" de los John +a@ y de los Lec!er donde debemos ir a buscarlo y donde m*s probabilidades tenemos de descubrirlo& 8i de ordinario no se hace una distinción entre capitalismo y econom)a de mercado es porque am, bos han pro'resado a la ve<" desde la Edad 4edia hasta nuestros d)as" y porque se ha presentado a menudo al capitalismo como el motor y la ple, nitud del desarrollo económico& En realidad" todo se sostiene sobre los anchos hombros de la vida material= si (sta crece" todo va hacia adelante> la econom)a de mercado crece tambi(n a su costa y ampl)a sus relaciones& -hora bien" el que se beneficia siempre de esta expansión es el capita, lismo& Lo creo que Josef 8chumpeter ten'a ra<ón cuando hace del empresario el deus e9 machina. Creo con firme<a que es el movimiento de con, 0unto el que resulta determinante" y que todo ca, pitalismo est* hecho a la medida" en primer lu'ar" de las econom)as que le son subyacentes&

##$

4

Como privile'io de una minor)a" el capitalismo es impensable sin la complicidad activa de la so, ciedad& Constituye for<osamente una realidad de orden social" una realidad de orden pol)tico e in, cluso una realidad de civili<ación& Eorque hace falta" en cierto modo" que la sociedad entera acep, te" m*s o menos conscientemente" sus valores& Eero no siempre es (ste el caso& Toda sociedad densa se descompone en varios 2con0untos5= el económico" el pol)tico" el cultural y el 0er*rquicoYsocial& El económico sólo podr* comprenderse en unión de los dem*s 2con0un, tos5" disolvi(ndose en ellos" pero tambi(n abrien, do sus puertas a los próximos a (l& ay acción #;/

+a din*mica del capitalismo

e interacción& Esta forma particular y parcial de la econom)a que es el capitalismo no se explicar* plenamente sino a la lu< de estas proximidades e invasiones> acabar* adquiriendo 'racias a ella su aut(ntico rostro& 3e ah) que el Estado moderno" que no ha creado el capitalismo pero s) lo ha heredado tan pronto lo favore<ca como lo desfavore<ca> a veces lo de0a expandirse y otras le corta sus competen, cias& El capitalismo sólo triunfa cuando se iden, tifica con el Estado" cuando es el Estado& En su primera 'ran fase" la de las ciudadesYestado de Jtalia" en Venecia" en Ienova y en 1lorencia" la (lite del dinero es la que e0erce el poder& En olanda" en el si'lo NVJJi" la aristocracia de los Re'entes 'obierna si'uiendo el inter(s e incluso las directrices de los hombres de ne'ocios" ne'o, ciantes o proveedores de fondos& En Jn'laterra" con la revolución de #6KK" se lle'a asimismo a un compromiso seme0ante al holand(s& 1rancia mantiene un retraso de m*s de un si'lo= sólo con la revolución de 0ulio" en #KM/" se instalar* por fin cómodamente la bur'ues)a de los ne'ocios en el 'obierno& -s) pues" el Estado se muestra favorable u hos, til al mundo del dinero se'Cn lo impon'a su pro, pio equilibrio y su propia capacidad de resisten, cia& +o mismo ocurre con la cultura y con la reli, 'ión& En un principio" la reli'ión 9fuer<a de tipo tradicional9 dice no a las novedades del

mundo" del dinero" de la especulación y de la usura& Eero existen acomodos con la J'lesia& -un, #;;

1ernand 7raudel

que (sta no cesa de decir no, acabar* por decir s! a las imperiosas exi'encias del si'lo& Eara decirlo brevemente" aceptar* un aggiornamento, un mo¬ dernismo como hubi(ramos dicho antaño& -'us, t)n Renaudet recordaba que santo Tom*s de -qui, no P#;;.,#;%AQ formuló el primer modernismo llamado a tener (xito" Eero si la reli'ión y" por lo tanto" la cultura" barrió bastante pronto sus obst*culos" mantuvo una fuerte oposición de prin, cipio" especialmente en lo que se refiere al pr(s, tamo con inter(s" condenado como usura& 8e ha lle'ado incluso a sostener" un poco precipitada, mente" es verdad" que estos escrCpulos sólo des, aparecieron con la Reforma y que (sta es la ra<ón profunda de la ascensión del capitalismo en los pa)ses del norte de Europa& Eara 4ax Teber" el capitalismo" en el sentido moderno de la palabra" no habr)a sido ni m*s ni menos que una creación del protestantismo o" me0or aCn" del puritanismo& Todos los historiadores se oponen a esta tesis sutil" aunque no lo'ran desembara<arse de ella de una ve< por todas= vuelve a resur'ir ante ellos sin cesar& :" sin embar'o" es manifiestamente falsa& +os pa)ses del Lorte no han hecho m*s que tomar el lu'ar ocupado durante lar'o tiempo y con brillante< por los vie0os centros capi, talistas del 4editerr*neo& Lo inventaron nada" ni en el campo de la t(cnica ni en el del mane0o

de los ne'ocios& -msterdam copia a Venecia" al i'ual que +ondres copiar* a -msterdam" y Lueva :or! a +ondres& +o que entra en 0ue'o en cada ocasión es el despla<amiento del centro de 'rave, #;A

+a din*mica del capitalismo

dad de la econom)a mundial" por ra<ones eco¬ n micas, y esto no afecta a la naturale<a propia del capitalismo& Este desli<amiento definitivo des, de el 4editerr*neo a los mares del Lorte" que se produce muy a finales del si'lo NVJ" supone el triunfo de un pa)s nuevo sobre otro vie0o& : su, pone tambi(n un amplio cambio de nivel& Ira, cias a la nueva ascensión del -tl*ntico" se pro, duce una expansión de la econom)a en 'eneral" de los intercambios" del stoc! monetario y" nue, vamente" el vivo pro'reso de la econom)a de mer, cado es el que" fiel a la cita de -msterdam" lle, var* sobre sus espaldas las construcciones amplia, das del capitalismo& 1inalmente" me parece que el error de 4ax Teber deriva esencialmente" en su punto de partida" de una exa'eración del papel desempeñado por el capitalismo como promotor del mundo moderno& Eero (ste no es el problema esencial& El ver, dadero destino del capitalismo se 0u'ó" en efecto" de cara a las 0erarqu)as sociales& Toda sociedad evolucionada admite varias 0e, rarqu)as" di'amos varios escalones" que le permi, ten salir de la planta ba0a donde ve'eta la masa del pueblo que est* en la base 9el :rundvol2 de Terner 8ombart9= 0erarqu)a reli'iosa" 0erar, qu)a pol)tica" 0erarqu)a militar y 0erarqu)as diver,

sas del dinero& Entre unas y otras" se'Cn los dis, tintos si'los o lu'ares" existen oposiciones" com, promisos o alian<as> a veces" hay incluso confu, sión& En la Roma del si'lo NJJJ" la 0erarqu)a pol), tica y la reli'iosa se confunden pero" alrededor #;6

1ernand 7raudel

de la ciudad" la tierra y el 'anado crean una clase de 'randes señores peli'rosos" mientras que los banqueros de la Curia 9sieneses9 ascienden ya muy alto& En 1lorencia" a finales del si'lo NJV" la anti'ua noble<a feudal y la nueva 'ran bur, 'ues)a mercantil forman ya un mismo cuerpo den, tro de una (lite del dinero" la cual se hace tam, bi(n" ló'icamente" con el poder pol)tico& En otros contextos sociales" por el contrario" una 0erarqu)a pol)tica puede aplastar a las dem*s= es el caso de la China de los 4in' y de los 4anchCes& Es tam, bi(n el caso" aunque de forma menos n)tida y con, tinua" de la 1rancia mon*rquica del -nti'uo R(, 'imen" que durante mucho tiempo no de0a a los mercaderes" ni siquiera a los ricos" m*s que un papel carente de presti'io" y coloca en primera l)nea a la decisiva 0erarqu)a de la noble<a& En la 1rancia de +u)s NJJJ" el camino del poder pasa por acercarse al rey y a la Corte& El primer paso de la verdadera carrera de Richelieu" titular del insi'nificante obispado de +u'on" fue convertirse en capell*n de la reina madre" 4ar)a de 4(dicis" y poder acceder as) a la Corte para introducirse en el estrecho c)rculo de los 'obernantes& ay tantos caminos para la ambición de los individuos como sociedades& : tantos tipos de (xito& En Occidente" aunque no escaseen los (xi, tos de individuos aislados" la historia repite ince,

santemente la misma lección" a saber" que los (xitos individuales deben inscribirse casi siempre en el activo de las familias vi'ilantes" atentas y consa'radas a incrementar poco a poco su for, #;K

+a din*mica del capitalismo

tuna y su influencia& 8u ambición aparece surtida de paciencia" se desarrolla a lar'o pla<o& Enton, ces" Bes preciso cantar las 'lorias y m(ritos de las 2lar'as5 familias" de los lina0esD 8upondr)a poner en primer plano" en el caso de Occidente" aquello que llamamos" en l)neas 'enerales y con un t(rmino que se ha impuesto tard)amente" la historia de la bur'ues)a" sustentadora del proceso capitalista" creadora o utili<adora de la sólida 0e, rarqu)a que se convertir* en la espina dorsal del capitalismo& Este Cltimo" en efecto" para asentar su fortuna y su poder" se apoya sucesiva o simul, t*neamente en el comercio" en la usura" en el comercio a lar'a distancia" en el 2car'o5 admi, nistrativo y en la tierra" valor se'uro y que" por añadidura" y mucho m*s de lo que se piensa" confiere un evidente presti'io de cara a la misma sociedad& 8i atendemos a estas lar'as cadenas fa, miliares y a la lenta acumulación de patrimonios y honores" el paso" en Europa" del r('imen feu, dal al r('imen capitalista se hace casi comprensi, ble& El r('imen feudal constituye" en beneficio de las familias señoriales" una forma duradera del reparto de la rique<a territorial" rique<a de base 9y por lo tanto un orden estable en su textura +a 2bur'ues)a5" a lo lar'o de los si'los" vivir* como un par*sito dentro de esta clase privile, 'iada" cerca de ella" contra ella y aprovech*ndose de sus errores" de su lu0o" de su ociosidad y de

su falta de previsión" para acabar apoder*ndose de sus bienes 9con frecuencia a trav(s de la usura9 y para infiltrarse finalmente en sus filas #M/

1ernand 7raudel

y perderse en ellas& Eero hay otros bur'ueses para reanudar el asalto" para reemprender la misma lucha& Earasitismo" en suma" de lar'a duración= la bur'ues)a no cesa de destruir a la clase domi, nante para nutrirse de ella& Eero su ascensión fue lenta" paciente" traspas*ndose sin cesar la ambi, ción a hi0os y nietos& : as) sucesivamente& Una sociedad de este tipo" derivada de la so, ciedad feudal y que todav)a si'ue siendo feudal a medias" es una sociedad en la cual la propiedad y los privile'ios sociales se encuentran relativa, mente a salvo" en la cual las familias pueden dis, frutar de aqu(llos con relativa tranquilidad" al ser la propiedad sacrosanta y desear ellos que as) sea" y en la cual permanecen" por lo 'eneral" en su sitio& -hora bien" es preciso que estas a'uas sociales est(n tranquilas o relativamente tranqui, las para que se produ<ca la acumulación y se man, ten'an los lina0es" y para que" si la econom)a mo, netaria colabora" emer0a por fin el capitalismo& Este destruye" con este proceso" ciertos bastiones de la alta sociedad" pero reconstruye" en cambio y para beneficio propio" otros tan sólidos y dura, deros como aqu(llos&

Estas lar'as 'estaciones de fortunas familiares" que desembocan un buen d)a en un (xito espec, tacular" nos resultan tan familiares" tanto en el pasado como en el presente" que nos cuesta dar, nos cuenta de que estamos aqu)" de hecho" ante una caracter)stica esencial de las sociedades de Occidente& Lo reparamos en ella" en realidad sino distanci*ndonos y observando el espect*culo di, #M;

+a din*mica del capitalismo

ferente que nos ofrecen las sociedades extraeu, ropeas& En estas sociedades" lo que llamamos o podemos llamar capitalismo tropie<a en 'eneral con obst*culos sociales nada f*ciles o imposibles de franquear& 8on estos obst*culos los que nos sitCan" por contraste" en el camino de una expli, cación 'eneral& 3e0emos a un lado la sociedad 0aponesa" en donde el proceso es el mismo" en l)neas 'enera, les" que en Europa= una sociedad feudal se dete, riora lentamente y una sociedad capitalista acaba liber*ndose de ella> Japón es el pa)s en el que las dinast)as mercantiles han durado m*s tiempo= al'unas" nacidas en el si'lo NVJJ" prosperan toda, v)a hoy en d)a& Eero la occidental y la 0aponesa son los Cnicos e0emplos que nos puede recordar la historia comparativa de sociedades que pasan casi por s) mismas del orden feudal al orden del dinero& En otras <onas" las posiciones respectivas del Estado" del privile'io del ran'o y del privi, le'io del dinero son muy distintas" y es de estas diferencias de donde trataremos de extraer una enseñan<a& Veamos el caso de la China y del Jslam& En China" las imperfectas estad)sticas que se nos ofre, cen parecen indicar que la movilidad social en l)nea vertical es mayor que en Europa& Lo por, que el nCmero de privile'iados sea

relativamente mayor" sino porque la sociedad es mucho menos estable& +a puerta abierta" la 0erarqu)a abierta" es la de los concursos de mandarines& -unque estos concursos no siempre se llevaron a cabo dentro #MA

1ernand 7raudel

de un contexto de honestidad absoluta" resulta, ban" en principio" asequibles a todos los medios sociales" infinitamente m*s asequibles en todo caso que las 'randes universidades occidentales del si'lo NJN# +os ex*menes que posibilitaban el acceso a las altas funciones del mandarinato eran" de hecho" redistribuciones de las cartas del 0ue'o social" como un constante ;e, Deal. Eero los que lo'ran de esta forma ascender a la cima no per, manecen all) m*s que de modo precario" con car*cter vitalicio si se quiere& : las fortunas ama, sadas a menudo en estas ocasiones no sirven ape, nas para fundar lo que llamar)amos en Europa una 'ran familia& Eor otra parte" las familias exce, sivamente ricas y poderosas resultan" por re'la 'eneral" sospechosas al Estado" que es el Cnico en poseer el derecho sobre la tierra y el Cnico habili, tado para recolectar los impuestos que pa'a el campesino" el cual vi'ila muy de cerca las empresas mineras" industriales y mercantiles& El Estado chino" pese a las complicidades locales de merca, deres y mandarines corrompidos" siempre fue hos, til al florecimiento de un capitalismo que" cada ve< que prospera a favor de las circunstancias" se

ve finalmente frenado por un Estado en cierto modo totalitario Psi despo0amos a esta palabra de su sentido peyorativo actualQ& 8ólo encontramos un aut(ntico capitalismo chino fuera de China 9en Jnsulindia" por e0emplo" donde el mercader chino actCa y reina con entera libertad& En los vastos pa)ses del Jslam" sobre todo an, tes del si'lo NVJJJ" la posesión de tierras es pro, #M6

+a din*mica del capitalismo

visional" ya que" tambi(n all)" pertenece por de, recho al pr)ncipe& +os historiadores dir)an" si, 'uiendo el len'ua0e de la Europa del -nti'uo R(, 'imen" que existen )eneficios Pes decir" bienes cedidos con car*cter vitalicioQ y no feudos fami, liares& Eara decirlo con otros t(rminos" los seño, r)os" es decir" las tierras" los pueblos y las rentas territoriales" son distribuidos por el Estado" al i'ual que antaño lo hac)a el Estado carolin'io" y se encuentran de nuevo disponibles cada ve< que muere su beneficiario& Esto constituye para el pr)ncipe una forma de pa'ar los servicios de sol, dados y caballeros& Cuando muere el señor" su señor)o y todos sus bienes vuelven al 8ult*n de Estambul o al Iran 4o'ol de 3elhi& 3i'amos que estos 'randes pr)ncipes" mientras dura su au, toridad" pueden cambiar de sociedad dominante" de (lite" i'ual que de camisa" y no se privan de ello& +a cima de la sociedad se renueva" por lo tanto" muy a menudo y las familias no tienen la posibilidad de incrustarse en ella& Un reciente estudio sobre el Cairo en el si'lo NVJJJ nos señala que los 'randes comerciantes no consi'uen man, tenerse en su puesto m*s all* de una sola 'ene, ración& +a sociedad pol)tica los devora& 8) en la Jndia la vida mercantil es m*s sólida" es porque se desarrolla al mar'en de la sociedad inestable de la cima" dentro de los marcos protectores cons, tituidos por las castas de mercaderes y banqueros&

Una ve< señalado esto" podr*n ustedes com, prender me0or la tesis que sosten'o" bastante sencilla y veros)mil= existen unas condiciones so, #MK

1ernand 7raudel

dales en la base del avance y del triunfo del capi, talismo& Este exi'e cierta tranquilidad del orden social" as) como cierta neutralidad" debilidad y complacencia del Estado& E incluso en Occidente" encontramos diversos 'rados de esta complacen, cia= a ra<ones claramente sociales e incrustadas en su pasado se debe que 1rancia baya sido siem, pre un pa)s menos favorable al capitalismo que" por e0emplo" Jn'laterra& Creo que este punto de vista no suscitar* ob, 0eciones serias& En cambio" un nuevo problema se plantea& El capitalismo requiere una 0erarqu)a& Eero" Bqu( es exactamente una 0erarqu)a para un historiador que ve desfilar ante s) cientos y cien, tos de sociedades que poseen todas ellas sus 0e, rarqu)as y que aparecen todas ellas rematadas en la cima con un puñado de privile'iados y de res, ponsablesD Verdad de ayer para la Venecia del si'lo NJJJ" para la Europa del -nti'uo R('imen y para la 1rancia de 4onsieur Thiers o la de #$M6" en la que los esló'anes populares denun, ciaban el poder de las 2doscientas familias5& Eero verdad tambi(n en Japón" en la China" en Turqu)a y en la Jndia& : verdad todav)a hoy= incluso en los Estados Unidos" el capitalismo no inventa las 0erarqu)as sino que las utili<a" al i'ual que tampoco ha inventado el mercado o el con, sumo& El es" dentro de la amplia perspectiva de la historia" el visitante nocturno& +le'a cuando ya todo est* en su sitio& 3icho de otra forma" el

problema en s) de la 0erarqu)a lo rebasa" lo trans, ciende" lo domina por anticipado& : las socieda, #A/

+a din*mica del capitalismo

des no capitalistas no& han suprimido" des'racia, damente" las 0erarqu)as& Todo esto abre las puertas a lar'as discusio, nes que he tratado de presentar en mi libro sin aportar conclusiones& Eorque ah) reside" sin duda" el problema clave" el mayor de todos los proble, mas= Bhay que destruir la 0erarqu)a" la depen, dencia de un hombre con respecto a otroD 8)" afirmó Jean Eaul 8artre en #$6K& Eero" Bes esto realmente posibleD

#A;

333 EL T3E&P: 1EL &?/1:

En los dos cap)tulos anteriores" las pie<as del pu<<le les han sido presentadas o bien aisladas" o bien rea'rupadas en un orden arbitrario" debido a las necesidades de la explicación& 8e trata ahora de reconstruir el pu<<le& Este es el ob0eto del ter, cer y Cltimo volumen de mi obra" titulado <l tiempo del mundo. El t)tulo su'iere" por s) solo" mi ambición= vincular el capitalismo" su evolu,

ción y sus medios a una historia 'eneral del mundo& Una historia, es decir" una sucesión cronoló, 'ica de formas y experiencias& El con.unto del mundo, es decir" esa unidad que se dibu0a entre los si'los NV y NVJJJ y cuya influencia se va no, #A.

1ernand 7raudel

tando pro'resivamente en la vida entera de los hombres" en todas las sociedades" econom)as y civili<aciones del mundo& -hora bien" este mun, do se asienta ba0o el si'no de la desi'ualdad& +a ima'en actual 9pa)ses desarrollados por un lado" y pa)ses subdesarrollados por otro9 constituye ya una aut(ntica realidad" mutatis mutandis, en, tre los si'los NV y NVJJJ& Es cierto que" de Jacques Coeur a Jean 7odin" a -dam 8mith y a Veynes" los pa)ses ricos y los pa)ses pobres no siempre han sido los mismos> ha 'irado la rueda& Eero" en lo que respecta a sus leyes" el mundo no ha cambiado apenas= si'ue distribuy(ndose" estructu¬ ralmente, entre privile'iados y no privile'iados& Existe una especie de sociedad mundial" tan 0erar, qui<ada como una sociedad ordinaria y que es como su ima'en a'randada" pero reconocible& 4i, crocosmos y macrocosmos" presentan en defini, tiva la misma textura& BEor qu(D Es lo que tra, tar( de explicar" aunque no estoy se'uro de con, se'uirlo& El historiador ve con mayor facilidad los c mos que los porqu#s, y me0or las conse, cuencias que los or)'enes de los 'randes proble, mas& Ra<ón de m*s" claro est*" para que le apa, sione aCn m*s el descubrimiento de estos or)'e, nes que con toda re'ularidad se le escapan y se mofan de (l&

#A%

1

Una ve< m*s" nos interesa fi0ar el vocabulario& Lecesitaremos" en efecto" utili<ar dos expresio, nes= econom!a mundial y econom!a=mundo, m*s importante aCn la se'unda que la primera& Eor econom!a mundial, entendemos la econom)a del mundo tomada en su totalidad" el 2mercado de todo el universo5" como ya dec)a 8ismondi& Eor econom!a¬mundo, t(rmino que he for0ado a par, tir de la palabra alemana >elt,irtschaf!, entien, do la econom)a de sólo una porción de nuestro planeta" en la medida en que (ste forma un todo económico& Escrib)" hace mucho tiempo" que el 4editerr*neo" en el si'lo NVJ" constitu)a por s) solo una >elt,irtschaf!, una econom)a,mundo& #AK

1ernand 7raudel

y" como tambi(n se dir)a en alem*n= ein >elt f?r sich, un mundo en s)& Una econom)a,mundo puede definirse como una triple realidad= 9 Ocupa un espacio 'eo'r*fico determinado> posee por tanto unos l)mites que lo explican y que var)an" aunque con cierta lentitud& ay in, cluso for<osamente" de ve< en cuando aunque a lar'os intervalos" unas rupturas& -s) ocurre tras los Irandes 3escubrimientos de finales del si, 'lo NV& -s) en #6K$" cuando Rusia" 'racias a Eedro el Irande" se abre a la econom)a europea& Jma'inemos actualmente una franca" total y defi, nitiva apertura de las econom)as de China y de la UR88= se producir)a entonces una ruptura del espacio occidental" tal y como existe en la actua, lidad& 9Una econom)a,mundo acepta siempre un polo, un centro representado por una ciudad do, minante" anti'uamente una ciudadYestado y hoy en d)a una capital" entendi(ndose por tal una ca, pital económica PLueva :or! y no Tashin'ton" en los Estados UnidosQ& Eor lo dem*s" pueden existir" incluso de forma prolon'ada" dos centros simult*neos en una misma econom)a,mundo= Roma y -le0andr)a en tiempos de -u'usto" -n, tonio y Cleopatra> Venecia y Ienova en tiempos de la 'uerra de Chio''ia P#M%K,#MK#Q> +ondres

y -msterdam en el si'lo NVJJJ" antes de la elimi, nación definitiva de olanda& Eorque uno de los #./

+a din*mica del capitalismo

dos centros acaba siempre por ser eliminado& En #$;$" el centro del mundo pasó de este modo" con un poco de indecisión pero sin ambi'Uedad" de +ondres a Lueva :or!& 9 Toda econom)a,mundo se divide en <onas sucesivas& El cora<ón" es decir" la re'ión que se extiende en torno al centro= las Erovincias Uni, das Ppero no todas las Erovincias UnidasQ cuando -msterdam domina el mundo en el si'lo NVJJ> Jn'laterra Ppero no toda Jn'laterraQ cuando +on, dres" a partir de los años #%K/" suplantó defini, tivamente a -msterdam& Vienen despu(s las <o, nas intermedias" alrededor del pivote central& 1i, nalmente" ciertas <onas mar'inales muy amplias que" dentro de la división del traba0o que carac, teri<a a la econom)a,mundo" son <onas subordi, nadas y dependientes" m*s que participantes& En estas <onas perif(ricas" la vida de los hombres evoca a menudo el pur'atorio" cuando no el in, fierno& : la situación 'eo'r*fica es" claramente" una ra<ón suficiente para ello& Estas observaciones demasiado apresuradas exi'ir)an evidentemente comentarios y explicaciones& +as encontrar*n ustedes en el tercer volumen de mi obra" pero pueden hacerse una idea exacta de las mismas en el libro de Jmmanuel Tallenstein" @he Modern >orld=/ystem, editado en #$%A en los Estados Unidos y publicado en 1rancia con el t)tulo de Le /yst#me du Monde du &'e si#cle

#.;

1ernand 7raudel

á nos .ours P1lammarionQZ& El hecho de que yo no est( siempre de acuerdo con el autor acerca de tal o cual punto" incluso acerca de una o dos ideas 'enerales" tiene poca importancia& Luestros puntos de vista son" en lo esencial" id(nticos" in, cluso teniendo en cuenta que" para Jmmanuel Ta, llenstein" no hay m*s econom)a,mundo que la de Europa" fundada sólo a partir del si'lo NVJ" mien, tras que para m)" mucho antes de haber sido co, nocido por el hombre europeo en su totalidad" desde la Edad 4edia e incluso desde la -nti'Ue, dad" el mundo ha estado dividido en <onas eco, nómicas m*s o menos centrali<adas" m*s o menos coherentes" es decir" en diversas econom)asY mun, do que coe9isten. Estas econom)as coexistentes" que no mantienen entre s) m*s que intercambios sumamente limita, dos" se reparten el espacio habitado del planeta a una y otra parte de re'iones lim)trofes bastante amplias cuya traves)a" en 'eneral" ofrece pocas venta0as al comercio" salvo raras excepciones& asta Eedro el Irande" Rusia constituye por s) misma una de estas econom)as" que vive" en lo esencial" por s) misma y para s) misma& El inmen, so Jmperio turco" hasta finales del si'lo NVJJJ" es tambi(n una de estas econom)asYmundo& Eor el

contrario" el Jmperio de Carlos V o de 1elipe ## no es una de ellas" pese a su inmensidad= se halla incluido desde su nacimiento en la vasta red de
A5aB traducci2n al castellano: El 4oderno sistema mundial& La a'ricultura capitalista y los or)'enes de la econom)a,mundo europea en el si'lo XVI C%iglo 993, &adrid, 1 = 7# (N. del T.)

#.A

+a din*mica del capitalismo

la econom)a" anti'ua y viva<" constituida a partir de Europa& Eorque antes de #A$;" antes del via0e de Cristóbal Colón" Europa" m*s el 4editerr*neo" con sus antenas diri'idas hacia el Extremo Orien, te" constituye tambi(n ella una econom)a,mundo" centrada entonces en las 'lorias de Venecia& 8e ampliar* con los Irandes 3escubrimientos" se anexionar* el -tl*ntico con sus islas y costas" y despu(s" tras una lar'a conquista" el interior del continente americano> multiplicar* asimismo sus la<os con las econom)asYmundo" aCn autónomas" que constitu)an entonces la Jndia" Jnsulindia y China& -l mismo tiempo" en la misma Europa" el centro de 'ravedad se despla<ar* de sur a nor, te" a -mberes" y despu(s a -msterdam y no 9 f), 0ense bien en ello9 a los centros del Jmperio hisp*nico o portu'u(s= 8evilla y +isboa& 8er)a entonces posible colocar sobre el mapa y la historia del mundo un papel de calco trans, parente sobre el que" para una (poca determinada" un tra<o a l*pi< delimitase a 'randes ras'os las econom)asYmundo ya establecidas& Como estas econom)as cambian lentamente" tenemos tiempo de sobra para estudiarlas" observarlas vivir y so, pesarlas& +entas en deformarse" muestran una his, toria profunda del mundo& Esta historia profunda" nos limitaremos a evocarla" ya que el problema que nos ocupa consiste Cnicamente en mostrar

cómo las sucesivas econom)asYmundo" edificadas en Europa a partir de la expansión europea" ex, plican o no los 0ue'os del capitalismo y su propia expansión& Los permitiremos anticipar que estas #.6

1ernand 7raudel

econom)asYmundo t)picas han sido las matrices del capitalismo europeo y" despu(s" del capitalismo mundial& -J menos" esa es la explicación hacia la cual yo voy a encaminarme" con bastante pru, dencia y tambi(n con bastante lentitud&

#.K

2

Una historia profunda& Lo la descubrimos nos, otros" sino que Cnicamente la ponemos en eviden, cia& +ucien 1ebvre hubiera dicho= 2+e otor'amos su di'nidad5& : esto ya es mucho& 8e persuadir*n ustedes de ello si insisto sucesivamente en los cambios de centro" en los descentramientos de las econom)asYmundo y" m*s tarde" en la división de toda econom)a,mundo en <onas conc(ntricas& Cada ve< que se produce un descentramiento" tiene lu'ar un recentramiento" como si una eco, nom)aYmundo no pudiese vivir sin un centro de 'ravedad" sin un polo& Eero los descentramien, tos y recentramientos son escasos" y por ello" tan, to m*s importantes& En el caso de Europa y de #.$

1ernand 7raudel

las <onas anexionadas por ella" se operó un cen, tramiento hacia #MK/" a favor de Venecia& a, cia #.//" se produ0o un salto brusco y 'i'antesco de Venecia a -mberes y despu(s" hacia #../, #.6/" una vuelta al 4editerr*neo" pero esta ve< a favor de Ienova> finalmente" hacia #.$/,#6#/" una transferencia a -msterdam" en donde el cen, tro económico de la <ona europea se estabili<ar* durante casi dos si'los& Entre #%K/ y #K#. se despla<ar* hacia +ondres" y en #$;$" atravesar* el -tl*ntico para situarse en Lueva :or!& En el relo0 del mundo europeo" la hora fat)dica habr* sonado por lo tanto cinco veces y" en cada ocasión" estos despla<amientos se reali<aron a tra, v(s de luchas" choques y fuertes crisis económicas& Eor lo 'eneral" son los malos tiempos económicos los que acaban destruyendo el anti'uo centro" ya amena<ado" y los que confirman el sur'imiento de uno nuevo& Todo esto" evidentemente" sin una re'ularidad matem*tica> una crisis insistente cons, tituye una prueba> los fuertes la superan y los d(biles sucumben en el intento& El centro no se derrumba" pues" a cada 'olpe que recibe& -l con, trario" las crisis del si'lo NVJJ acabaron normal, mente beneficiando a -msterdam& oy vivimos" desde hace al'unos años" una crisis mundial que se anuncia fuerte y duradera& 8i Lueva :or! su,

cumbiese ante esta prueba 9cosa que no creo9" el mundo deber)a encontrar o inventar un centro nuevo> si los Estados Unidos resisten" como todo parece anunciar" pueden salir robustecidos de esta prueba" ya que las restantes econom)as co, #6#

+a din*mica del capitalismo

rren el peli'ro de sufrir mucho m*s que ellos con la con0unción hostil que atravesamos& En todo caso" centramiento" descentramiento y recentramiento parecen estar li'ados" normal, mente" a crisis prolon'adas de la econom)a 'ene, ral& Es por lo tanto a trav(s de estas crisis como tenemos que abordar el dif)cil estudio de los me, canismos de con0unto debido a los cuales se in, vierte la historia 'eneral& Un e0emplo" observado de cerca" nos dispensar* de la obli'ación de hacer un comentario demasiado lar'o& Tras una serie de avatares" accidentes pol)ticos y en ra<ón mis, mo de la no consolidación del centro del mundo en -mberes" el 4editerr*neo entero se desquitó a lo lar'o de la se'unda mitad del si'lo NVJ& +a plata que" al lle'ar en 'randes cantidades de las minas americanas" pasaba hasta entonces priori, tariamente de España a 1landes por el -tl*ntico" tomó a partir de #.6K el camino del mar Jnterior" y Ienova se convirtió en su centro redistribuidor& El 4editerr*neo conoció entonces una especie de Renacimiento económico" desde el estrecho de Ii, braltar hasta los mares de +evante& Eero el 2si'lo de los 'enoveses5" como se ha llamado a este per)odo" duró poco& +a situación se deterioró" y las ferias 'enovesas de Eiacen<a que" durante casi medio si'lo" hab)an sido el 'ran centro de clea¬

ring de los ne'ocios europeos" pierden desde an, tes de #6;# su papel principal& El 4editerr*neo vuelve a convertirse" como era ló'ico suponer tras los Irandes 3escubrimientos" en un espacio #6M

1ernand 7raudel

secundario" y permanecer* como tal a partir de entonces& Esta decadencia del 4editerr*neo" un si'lo despu(s de Cristóbal Colón" y por lo tanto al t(r, mino de una enorme y sorprendente tre'ua" es uno de los problemas cruciales suscitados por el 'rueso libro que publiqu(" hace ya mucho tiempo" sobre el espacio mediterr*neo& BFu( fecha pode, mos asi'narle a este reflu0o= #6#/" #6;/" #6./D> y" sobre todo" Bqu( proceso interviene en elloD Esta se'unda pre'unta" la m*s importante" ha sido resuelta de forma brillante y exacta" desde mi punto de vista" en un art)culo de Richard T& Rapp A@he Bournal of <conomic 0istory, #$%.Q& Uno de los m*s hermosos art)culos" afirmar)a yo con 'usto" que me ha sido dado leer desde hace mu, cho tiempo& +o que nos demuestra es que el mun, do mediterr*neo" a partir de los años #.%/" fue hosti'ado" atropellado y saqueado por nav)os y mercaderes nórdicos" y que (stos no construyeron su primera fortuna 'racias a las Compañ)as de Jndias o a sus aventuras por los siete mares del mundo& 8e volcaron sobre las rique<as existentes en el mar Jnterior y se apoderaron de ellas em, pleando todos los medios" me0ores o peores& Jnun, daron el 4editerr*neo de productos baratos" a menudo mercanc)as de mala calidad" pero que

imitaban a conciencia los excelentes te0idos del 8ur" adorn*ndolos incluso con sellos venecianos universalmente famosos a fin de venderlos con este la)el en los mercados ordinarios de Venecia& - causa de esto" la industria mediterr*nea perd)a #6.

+a din*mica del capitalismo

simult*neamente su clientela y su reputación& Jma')nense lo que ocurrir)a si" durante veinte" treinta o cuarenta años" al'unos pa)ses nuevos tu, vieran la posibilidad de aprovecharse sistem*tica, mente y sin escrCpulo de los mercados exteriores" e incluso interiores" de los Estados Unidos al ven, der en ellos sus productos con la etiqueta de made in C/A. En resumen" el triunfo de los nórdicos no se debió ni a una me0or concepción de los ne'ocios" ni al 0ue'o natural de la competencia industrial Paunque es cierto que contaron con la venta0a de sus salarios inferioresQ" ni al hecho de su paso a la Reforma& 8u pol)tica consistió simplemente en ocupar el lu'ar de los anti'uos 'anadores" recu, rriendo tambi(n a la violencia& B ace falta decir que esta re'la si'ue vi'enteD El reparto violento del mundo que denunció +enin durante la Eri, mera Iuerra 4undial" es menos nuevo de lo que (l supon)a& B: acaso no si'ue siendo una reali, dad en el mundo actualD +os que se hallan en el centro" o muy cerca del centro" poseen todos los derechos sobre los dem*s& : eso nos lleva a la se'unda cuestión anun, ciada= la partición de toda econom)a,mundo en <onas conc(ntricas" cada ve< m*s desfavorecidas a medida que nos ale0amos de su polo triunfante&

El esplendor" la rique<a y la ale'r)a de vivir se reCnen en el centro de toda econom)a,mundo" en su mismo nCcleo& -ll) es donde el sol de la historia da brillo a los m*s vivos colores> all) donde se manifiestan los altos precios" los sala, #6%

1ernand 7raudel

r)os altos" la 7anca" las mercanc)as 2reales5" las industrias provechosas y las a'riculturas capita, listas> all) donde se sitCa el punto de partida y el de lle'ada de los lar'os tr*ficos" la afluencia de metales preciosos" de monedas sólidas y de t)tulos de cr(dito& Toda una modernidad eco, nómica avan<ada se concentra en este nCcleo= el via0ero se da cuenta de ello cuando contempla Venecia en el si'lo NV" o -msterdam en el NVJJ" o +ondres en el NVJJJ" o Lueva :or! en la actua, lidad& +as t(cnicas avan<adas tambi(n se encuen, tran" por lo 'eneral" all)" y la ciencia fundamental que las acompaña est* con ellas& +as 2libertades5 residen en (l" sin que sean enteramente mitos o realidades& WRecuerden lo que se ha entendido por libertad de vida en Venecia" o por libertades en olanda" o por libertades en Jn'laterraH Este nivel de vida ba0a de tono cuando lle'a, mos a los pa)ses intermedios, vecinos" competi, dores o emuladores del centro& Encontramos all) pocos campesinos libres" pocos hombres libres" intercambios imperfectos" or'ani<aciones banca, das o financieras incompletas y mane0adas a me, nudo desde fuera" as) como industrias relativa, mente tradicionales& Eor muy hermosa que pa, re<ca la 1rancia del si'lo NVJJJ" su nivel de vida no puede compararse al de Jn'laterra& John 7ull" 2sobrealimentado5 y comedor de carne" usa <apa,

tos> el franc(s Jacques 7onhomme" enclenque y comedor de pan" macilento y enve0ecido antes de tiempo" anda con <uecos& #6$

+a din*mica del capitalismo

Eero" Wqu( le0os estamos de 1rancia cuando abordamos las re'iones mar'inalesH acia #6./" para tomar un punto de referencia" el centro del mundo es la minCscula olanda o" me0or dicho" -msterdam& +as <onas intermedias" secundarias" son el resto de la Europa muy activa" es decir" los pa)ses del 7*ltico" del mar del Lorte" Jn'laterra" -lemania del Rhin y del Elba" 1rancia" Eortu'al" España e Jtalia al norte de Roma& +as re'iones mar'inales son" al norte" Escocia" Jrlanda y Es, candinavia" toda la Europa situada al este de la l)nea ambur'oYVenecia" y tambi(n la parte de Jtalia al sur de Roma PL*poles y 8iciliaQ> final, mente" al otro lado del -tl*ntico" la -m(rica eu, ropei<ada" <ona mar'inal por excelencia& 8i excep, tuamos Canad* y las colonias in'lesas de -m(rica del Lorte en sus principios" el Luevo 4undo se halla" en su totalidad" ba0o el si'no de la escla, vitud& 3el mismo modo" los m*r'enes de la Eu, ropa central" hasta Eolonia y m*s all*" constitu, yen la <ona de la segunda servidum)re, es decir" de una servidumbre que" tras haber desaparecido casi por completo" al i'ual que en Occidente" fue restablecida en el si'lo NVJ& En resumen" la econom)a,mundo europea" en #6./" supone la yuxtaposición y la coexistencia de sociedades que van desde la ya capitalista" como la holandesa" hasta las sociedades serviles y esclavistas que ocupan los peldaños m*s ba0os

de la escala& Esta simultaneidad" este sincronismo" replantean todos los problemas a la ve<& 3e he, cho" el capitalismo vive de este escalonamiento #%#

1ernand 7raudel

re'ular= las <onas externas nutren a las <onas in, termedias y" sobre todo" a las centrales& B: qu( es el centro sino la punta culminante" la superes¬ tructura capitalista del con0unto de la edificaciónD Como hay reciprocidad de perspectivas, si el cen, tro depende de los suministros de la periferia" (sta depende a su ve< de las necesidades del cen, tro que le dicta su ley& 1ue" pese a todo" la Eu, ropa occidental la que transfirió y volvió a inven, tar la esclavitud a la anti'ua dentro del marco del Luevo 4undo y la que" debido a exi'encias de su econom)a" 2indu0o5 a la se'unda servidum, bre en la Europa del este& 3e ah) el peso de la afirmación de Jmmanuel Tallenstein= el capita, lismo es una creación de la desi'ualdad del mun, do> necesita" para desarrollarse" la complicidad de la econom)a internacional& Es hi0o de la or'a, ni<ación autoritaria de un espacio evidentemente desmesurado& Lo hubiera crecido con seme0ante fuer<a en un espacio económico limitado& : qui, <*s no hubiese crecido en absoluto de no haber recurrido al traba0o ancilar de otros& Esta tesis supone una explicación distinta del habitual modelo sucesivo* esclavitud" servidum, bre" capitalismo& 8ienta una simultaneidad" un sincronismo demasiado sin'ular como para no

ser una teor)a de lar'o alcance& Eero no lo explica todo" no puede explicarlo todo& -unque sólo sea acerca de un punto que me parece esencial en los or)'enes del capitalismo moderno" me refiero a lo que ocurre más allá de las fronteras de la eco, nom)aYmundo europea& #%M

+a din*mica del capitalismo

En efecto hasta finales del si'lo NVJJJ" con la aparición de una aut(ntica econom)a mundial" -sia conoció por su parte unas econom)asY mundo sólidamente or'ani<adas y explotadas= pienso en la China" en el Japón" en el bloque JnsulindiaYJn, dia y en el Jslam& 8iempre se dice y es exacto" por lo dem*s" afirmarlo" que las relaciones entre estas econom)as y las europeas son superficiales" que no implican m*s que a al'unas mercanc)as de lu0o 9pimienta" especias y seda" fundamentalmente 9 intercambiadas por otras especies monetarias" y que todo ello cuenta poco en vista de las masas económicas presentes& 8in duda" pero estos inter, cambios estrechos" supuestamente superficiales" son los que se reserva, de una y otra parte, el gran capital6 y esto tampoco es 9no puede ser, lo9 una casualidad& +le'o incluso a pensar que toda econom)a,mundo se manipula a menudo desde fuera& +a lar'a historia de Europa lo repite con insistencia" y nadie piensa que se equivoca al

destacar la lle'ada de Vasco de Iama a Calicut en #A$K" la escala de Cornelius outman en 7an, tam" la 'ran ciudad de Java" en #.$." la victoria de Robert Clive en Elassey en #%.%" que entre'a 7en'ala a Jn'laterra& El destino tiene botas de siete le'uas& Iolpea desde le0os& #%.

3

e hablado ya" para el caso de Europa" de una sucesión de econom)asYmundo a propósito de los centros que las han creado y animado alternati, vamente& Es preciso señalar que" hasta #%./ apro, ximadamente" estos centros dominadores fueron siempre ciudades o ciudadesYestado& Eorque bien podemos decir de -msterdam" que domina el mundo de la econom)a aCn a mediados del si, 'lo NVJJJ" que fue la Cltima de las ciudadesYestado" de las poleis de la historia& +as Erovincias Unidas" por detr*s de ella" no e0ercen m*s que una som, bra de 'obierno& -msterdam reina sola" como un faro luminoso que contempla el mundo entero" desde el mar de las -ntillas hasta las costas del #%6

+a din*mica del capitalismo

Japón& Eor el contrario" hacia mediados del 8i'lo de las +uces" comien<a una era diferente& +ondres" nueva soberana" ya no es una ciudadY estado" sino la capital de las Jslas 7rit*nicas" que le apor, tan la fuer<a irresistible de un mercado nacional. ay" por lo tanto" dos fases> la de creaciones y y dominaciones urbanas" y la de creaciones y do minaciones 2nacionales5& Todo esto vamos a verlo muy r*pidamente" no sólo porque est*n ustedes al corriente de estos hechos tan conocidos" no sólo porque les he hablado ya de ellos" sino tam, bi(n porque sólo cuenta" a mi entender" el con, 0unto de estos hechos conocidos" ya que" a la vista de este con0unto" es cuando se plantea y se aclara de una forma bastante nueva el problema del ca, pitalismo& Europa 'iró sucesivamente" hasta #%./" alrede, dor de ciudades esenciales" transformadas por su mismo papel en monstruos sa'rados= Venecia" -mberes" Ienova y -msterdam& 8in embar'o" nin'una ciudad de esta cate'or)a domina todav)a la vida económica en el si'lo NJJJ& : no porque Europa no constituya todav)a una econom)aY mun, do estructurada y or'ani<ada& El 4editerr*neo"

conquistado durante una (poca por el Jslam" vol, vió a abrirse a la Cristiandad" y el comercio de +evante proporcionó a Occidente esa antena lar'a y presti'iosa sin la cual no existe se'uramente nin'una econom)aYmundo di'na de tal nombre& 3os re'ionesYpiloto se individuali<aron claramente= Jtalia al sur" y los Ea)ses 7a0os al norte& : el centro de 'ravedad del con0unto se estabili<ó en, #%K

1ernand 7raudel

tre estas dos <onas" a mitad de camino" en las ferias de Champa'ne y de 7rie" ferias (stas que son ciudades artificiales añadidas a una casi 'ran ciudad 9Troyes9 y a tres ciudades secundarias= Erovins" 7arYsurY-ube y +a'ny& 8er)a demasiado afirmar que este centro de 'ravedad se sitCa en el vac)o" tanto m*s cuanto que no se halla demasiado ale0ado de Ear)s" por aquel entonces una 'ran pla<a mercantil en pleno apo, 'eo de la monarqu)a de 8an +u)s y del excepcio, nal florecimiento de su Universidad& Iiuseppe Toffanin" historiador del humanismo" no se equi, vocó en su J[bro" cuyo t)tulo es caracter)stico= (l /ec lo senza Doma, entendiendo por (l el si, 'lo NJJJ" durante el cual Roma perdió" en bene, ficio de Ear)s" su primac)a cultural& Eero es evi, dente que el esplendor de Ear)s" en aquella (po, ca" tiene al'o que ver con las ruidosas y activas ferias de Champa'ne" lu'ar de reunión interna, cional casi continuo& +os paños y telas del Lorte" de los Ea)ses 7a0os en el sentido amplio 9vasta nebulosa de talleres familiares que traba0an la lana" el c*ñamo y el lino" desde las riberas del 4arne hasta el Suyder<ee9 se intercambian con la pimienta" las especias y el dinero de los mer, caderes y prestamistas italianos& Estos intercam, bios restrin'idos de productos de lu0o bastan" sin embar'o" para poner en movimiento un enorme aparato de comercios" industrias" transportes y cr(dito" y para hacer de estas ferias el centro eco, nómico de la Europa de su tiempo&

#K/

+a din*mica del capitalismo

El declive de las ferias de Champa'ne se acen, tCa" hacia finales del si'lo NJJi" por ra<ones di, versas= el establecimiento de una conexión mar), tima directa entre el 4editerr*neo y 7ru0as a par, tir de #;$% 9el mar vence a la tierra9> la reva, lori<ación de la v)a norte,sur de las ciudades ale, manas" por el 8implón y el 8aint,Iothard" y la industriali<ación" finalmente" de las ciudades ita, lianas= (stas se contentaban hasta entonces con teñir los paños de color crudo del Lorte y" a par, tir de ese momento" los fabrican" desarroll*ndose en 1lorencia el Arte della lana. Eero" sobre todo" la 'rave crisis económica que acompañar* pronto a la tra'edia de la Eeste Le'ra" en el si'lo NJV" desempeñar* su acostumbrado papel= Jtalia" el socio m*s poderoso de los intercambios de Cham, pa'ne" saldr* triunfante de la prueba& 8e conver, tir*" o volver* a convertirse" en el inne'able cen, tro de la vida europea& 8e har* car'o de todos los intercambios entre el Lorte y el 8ur" adem*s de que las mercanc)as que le lle'an de Extremo Oriente por el Iolfo E(rsico" el 4ar Ro0o y las caravanas de +evante le abren a priori todos los mercados de Europa&

En realidad" la primac)a italiana se dividir* du, rante mucho tiempo entre cuatro poderosas ciu, dades= Venecia" 4il*n" 1lorencia y Ienova& as, ta la derrota de Ienova en #MK#" no comien<a el reinado" lar'o pero no siempre tranquilo" de Venecia& 3urar*" sin embar'o" m*s de un si'lo" mientras Venecia reine sobre las pla<as de +e, vante" y sea el principal distribuidor" para Europa #K;

1ernand 7raudel

entera" que acude a ella" de los codiciados produc, tos de Oriente 4edio& En el si'lo NVJ" -mberes suplanta a la ciudad de 8an 4arcos" al conver, tirse en almac(n de la pimienta que Eortu'al im, porta en 'randes cantidades por la v)a -tl*ntica> y" en consecuencia" el puerto del Escaut se trans, forma en un enorme centro" dueño de los tr*ficos del -tl*ntico y de la Europa del Lorte& 3espu(s" diversas ra<ones pol)ticas que ser)a demasiado lar'o enumerar aqu)" y que van unidas a la 'ue, rra de los españoles en los Ea)ses 7a0os" dar*n el puesto dominante a Ienova& En cuanto a la fortuna de la ciudad de 8an Jor'e" no se funda, menta en el comercio del +evante" sino en el del Luevo 4undo" en el de 8evilla y en los raudales de plata de las minas americanas" en cuyo redis, tribuidor europeo se convierte& 1inalmente" -ms, terdam pone a todos de acuerdo= su lar'a pre, ponderancia 9m*s de si'lo y medio9" e0ercida desde el 7*ltico hasta el +evante y las 4olucas" depende en lo esencial de su dominio incontes, table sobre las mercanc)as del Lorte por un lado y" por otro" sobre las especias finas* canela" cla, vo" etc&" cuyas fuentes en Extremo Oriente aca, paró con bastante rapide< en su totalidad& Estos casi,monopolios le permiten actuar a su anto0o pr*cticamente en todas partes& Eero de0emos estas ciudades,imperio para cen, trarnos r*pidamente en el problema de los

merca, dos y econom)as nacionales& Una econom)a nacional es un espacio pol)tico transformado por el Estado" en ra<ón de las nece, #KA

+a din*mica del capitalismo

sidades e innovaciones de la vida material" en un espacio económico coherente, unificado y cuyas actividades pueden diri'irse 0untas en una misma dirección& 8ólo Jn'laterra pudo reali<ar temprana, mente esta proe<a& 8e habla con respecto a ella de revoluciones= a'r)cola" pol)tica" financiera" in, dustrial& ay que añadir a esta lista" asi'n*ndole el nombre que se quiera" la revolución que creó su mercado nacional& Otto int<e" criticando a 8ombart" fue uno de los primeros en señalar la importancia de esta transformación" que se debió a la relativa abundancia" dentro de un territorio bastante exi'uo" de medios de transporte" sum*n, dose la nave'ación de cabota0e a la apretada red de r)os y canales y a los numerosos carros y bes, tias de car'a& Eor mediación de +ondres" las pro, vincias in'lesas intercambian los productos y los exportan" adem*s de que el espacio in'l(s se li, beró muy pronto de aduanas y pea0es interiores& 1inalmente" Jn'laterra se unió con Escoc)a en #%/%" y con Jrlanda en #K/#& Esta proe<a" pensar*n ustedes" ya fue reali<ada por las Erovincias Unidas" pero su territorio era minCsculo e incapa< incluso de alimentar a su población& Este mercado interior no ten)a 'ran importancia para los capitalistas holandeses" ente, ramente volcados hacia el mercado exterior& En

cuanto a 1rancia" encontró demasiados obst*cu, los= su retraso económico" su relativa inmensidad" su renta per cápita demasiado ba0a" sus dif)ciles comunicaciones interiores y" finalmente" su cen, tramiento imperfecto& Un pa)s demasiado amplio& #K6

1ernand 7raudel

por lo tanto" en relación con los transportes de la (poca" demasiado diverso y demasiado or'a, ni<ado& - Ed@ard 1ox" en un libro que ha tenido mucha repercusión" no le fue dif)cil demostrar que exist)an al menos dos 1ranelas= una de ellas mar)tima" viva y *'il" inmersa de lleno en el des, arrollo del si'lo NVJJJ" pero poco conectada con el interior del pa)s" al estar sus miradas vueltas hacia el mundo exterior> y la otra continental" rural" conservadora y acostumbrada a los hori<on, tes locales" que desconoc)a las venta0as económi, cas del capitalismo internacional& : esta se'unda 1rancia es la que mantuvo con re'ularidad en sus manos el poder pol)tico& -dem*s de que el cen, tro 'ubernamental del pa)s" Ear)s" situado en el interior de sus tierras" no es ni siquiera la capital económica de 1rancia> este papel fue desempe, ñado durante mucho tiempo por +yon" desde el establecimiento de sus ferias en #A6#& 8e inició un desli<amiento a finales del si'lo NVJ a favor de Ear)s" pero no hubo continuidad& asta #%/." con la 2bancarrota5 de 8amuel 7ernard" Ear)s no se convierte en el centro económico del mercado franc(s" y hasta #%;A" tras la reor'ani<ación de la 7olsa de Ear)s" no comen<ar* a desempeñar su papel& Eero ya es tarde" y el motor" aunque se acelera en tiempos de +uis NVJ" no lle'ar* ni a animar ni a subyu'ar al con0unto del espacio franc(s&

Jn'laterra tuvo un destino mucho m*s senci, llo& Lo hubo m*s que un centro económico y pol)tico" +ondres" a partir del si'lo NV" y (ste" al #KK

+a din*mica del capitalismo

desarrollarse con rapide<" modela al mismo tiem, po el mercado in'l(s a su conveniencia" es decir" se'Cn conviene a los 'randes mercaderes de pro, ductos a'r)colas& Eor otra parte" su insularidad ayudó a Jn'la, terra a separarse de los dem*s pa)ses y a liberarse de la in0erencia del capitalismo extran0ero& Esto se consi'uió f*cilmente frente a -mberes 'racias a Thomas Iresham" con la creación del /toc2 <9change en #..K& 8e consi'uió tambi(n frente a los anse*ticos en #.$%" con ocasión del cierre del 8talhof y de la supresión de los privile'ios de sus anti'uos hu(spedes& Tambi(n fue f*cil con respecto a -msterdam" a partir de la primera -cta de Lave'ación" en #6.#& Eor esta (poca" -mster, dam domina lo esencial del comercio europeo& Eero Jn'laterra contaba frente a ella con un me, dio de presión= los veleros holandeses" debido al r('imen de vientos" necesitaban hacer escala cons, tantemente en los puertos in'leses& Es" sin duda" esto lo que explica que olanda haya aceptado de Jn'laterra medidas proteccionistas que no aceptó de nadie m*s& En todo caso" Jn'laterra supo prote'er su mercado nacional y su naciente indus, tria me0or que nin'Cn otro pa)s de Europa& +a

victoria in'lesa sobre 1rancia" lenta en afirmarse pero preco< en iniciarse Pen mi opinión" desde el tratado de Utrecht de #%#MQ" se manifiesta clara, mente a partir de #%K6 PTratado de Ed(nQ y se hace triunfal en #K#.& Con el advenimiento de +ondres se pasó una ho0a de la historia económica de Europa y del #$/

1ernand 7raudel

mundo" ya que el monta0e de la preponderancia económica de Jn'laterra" preponderancia que se extendió tambi(n al leadership pol)tico" marca el final de una era multisecular" la de las econo, m)as con dirección urbana" y tambi(n la de aque, llas econom)asYmundo que" pese al desarrollo y la codicia de Europa" hab)an sido incapaces de domi, nar desde el interior al resto del universo& +o que consi'ue Jn'laterra a costa de -msterdam no es sólo la continuación de sus pasadas ha<añas" sino su superación& Esta conquista del universo fue dif)cil y entre, cortada de accidentes y dramas" pero la prepon, derancia in'lesa se mantuvo y superó todos los obst*culos& Eor primera ve<" la econom)a mundial europea" arrollando a las dem*s" pretender* do, minar la econom)a mundial e identificarse con ella a trav(s de un universo en el cual se borrar* todo obst*culo" ante el in'l(s primero y ante el europeo despu(s& : todo esto hasta #$#A& -ndr( 8ie'fried" nacido en #K%. y que ten)a" por tanto" veinticinco años a principios de si'lo" recordar* con deleite" mucho m*s tarde" que hab)a dado por entonces la vuelta a un mundo sembrado de fronteras" Wcon tan sólo una tar0eta de visita como carnet de identidadH 4ila'ro de la pa9 )ritannica por la cual" evidentemente" cierto nCmero de hombres pa'aba un alto precio&&&

#$;

4

+a Revolución industrial in'lesa" de la que aCn tenemos que hablar" fue" para la preponde, rancia de la isla" un baño de 0uventud" un nuevo contrato con el poder& Eero no teman" no voy a meterme de lleno en este enorme problema his, tórico que" en realidad" lle'a hasta nosotros y nos asedia& +a industria si'ue a nuestro alrededor" siempre revolucionaria y amena<adora& Tranqui, l)cense= no voy a exponerles m*s que los comien, <os de este enorme movimiento y evitar( sumirme en las brillantes controversias en las que caen

los historiadores an'losa0ones" ellos los primeros y tambi(n los dem*s& -dem*s" el problema que se me plantea es m*s bien limitado= quiero señalar #$A

1ernand 7raudel

en qu( medida la industriali<ación in'lesa si'ue los esquemas y modelos que yo he dibu0ado y en qu( medida se inte'ra en la historia 'eneral del capitalismo" tan rica ya en lances imprevistos& Erecisemos bien que el t(rmino revolución se emplea aqu)" como siempre" en sentido contra, rio& Una revolución" se'Cn su etimolo')a" es el movimiento de una rueda" de un astro que 'ira" y es un movimiento rápido* desde el momento en que se inicia sabemos que est* destinado a acabar muy pronto& -hora bien" la Revolución industrial fue" por excelencia" un movimiento lento y poco discernible en sus comien<os& El propio -dam 8mith vivió rodeado de las señales precursoras de esta Revolución sin darse cuenta de ello& El que la Revolución fuese muy lenta y" por lo tanto" dif)cil y comple0a" Bno nos lo explica acaso el e0emplo que vemos en el tiempo presen, teD -nte nuestros o0os" una parte del Tercer 4un, do se industriali<a" pero a trav(s de un inusitado esfuer<o y tras innumerables fracasos y retrasos que nos parecen" a priori, anormales& Unas veces es el sector a'r)cola el que no ha lle'ado a mo, derni<arse> otras" falta mano de obra cualificada o bien la demanda del mercado se revela insufi, ciente> en otras ocasiones" los capitalistas a'r), colas han preferido las inversiones exteriores a las locales> o bien el Estado resulta ser dilapida, dor o prevaricador> o la t(cnica importada es inadecuada" o se pa'a demasiado cara" lo que

en, carece los precios de coste> o las necesarias impor, #$6

+a din*mica del capitalismo

taciones no se compensan con las exportaciones> el mercado internacional" por tal o cual motivo" ha resultado hostil" y dicha hostilidad se ha salido con la suya& -hora bien" todos estos avatares se producen cuando ya no es necesario inventar la Revolución" cuando ya los modelos se encuentran a disposición de todo el mundo& Todo deber)a" por lo tanto" ser f*cil a priori. Eero nada funcio, na f*cilmente& 3e hecho" la situación de todos estos pa)ses" Bno nos recuerda m*s bien a lo que sucedió antes de la experiencia in'lesa" es decir" el fracaso de tantas revoluciones anti'uas virtualmente posibles en el plano t(cnicoD El E'ipto ptolemaico cono, ció la fuer<a del vapor de a'ua" pero sólo la uti, li<ó para divertirse& El mundo romano dispone de una 'ran herencia t(cnica y tecnoló'ica que" en m*s de una ocasión" atravesar)a" sin que nos di(ramos cuenta de ello" los si'los de la -lta Edad 4edia" para revivir en los si'los NJJ y NJJi& 3u, rante estos si'los de renacimiento" Europa au, menta de forma fant*stica sus fuentes de ener')a al multiplicar los molinos de a'ua" que Roma ya hab)a conocido" y los de viento= esto ya supone una Revolución industrial& Earece ser que China descubrió en el si'lo NJV la fundición con carbón de coque" pero esta virtual revolución no tuvo nin'una continuidad& En el si'lo NVJ" todo un

sistema de extracción y achicamiento de a'ua se instala en las profundas minas" pero estas prime, ras f*bricas modernas" industrias antes de tiem, po" tras haber seducido al capital" ser*n r*pida, #$K

1ernand 7raudel

mente v)ctimas de la ley de rendimientos decre, cientes& En el si'lo NVJJ" el empleo del carbón mineral se extiende por Jn'laterra" y John U& Lef ten)a ra<ón cuando hablaba" a propósito de esto" de una primera Revolución in'lesa" pero incapa< de extenderse y de traer consi'o amplias trans, formaciones& En cuanto a 1rancia" las señales que anuncian un pro'reso industrial son ya muy cla, ras en el si'lo NVJJJ= los inventos t(cnicos se su, ceden y la ciencia fundamental es all) tan brillante al menos como al otro lado del Canal de la 4an, cha& Eero sin embar'o" es en Jn'laterra donde se dan los pasos decisivos& Earece como si todo se hubiera desarrollado por s) mismo" de forma na, tural" y (ste es el problema apasionante que nos plantea la primera Revolución industrial del mun, do" la mayor ruptura de la historia moderna& Eero" Bpor qu( Jn'laterraD +os historiadores in'leses han estudiado tanto estos problemas que el historiador extran0ero se pierde f*cilmente en medio de disputas que com, prende cuando las anali<a una por una" pero cuya suma no simplifica la explicación& +o Cnico se'u, ro es que las explicaciones f*ciles y tradicionales han sido desechadas& +a tendencia 'eneral es" cada ve< m*s" la de considerar la Revolución in, dustrial como un fenómeno de con0unto" y un fenómeno lento" que implica en consecuencia

unos or)'enes le0anos y profundos& 8i lo comparamos con los crecimientos dif)ci, les y caóticos de los que hablaba hace un instante" en las <onas poco desarrolladas del mundo actual" ;//

+a din*mica del capitalismo

Bno es extraño que el )oom de la Revolución ma, quinista in'lesa" de la primera producción ma, siva" haya podido desarrollarse a finales del si, 'lo NVJJ y a comien<os del si'lo NJN como un fant*stico crecimiento nacional sin que, en nin¬ guna parte, el motor se agarrote, sin que" en nin, 'Cn sitio" se produ<can estran'ulamientosD +os campos in'leses se vaciaron de hombres al mismo tiempo que manten)an su capacidad de produc, ción> los nuevos industriales encontraron la mano de obra" cualificada y no cualificada" que necesi, taban> el mercado interior continuó increment*n, dose pese a la subida de los precios> la t(cnica continuó proponiendo con re'ularidad sus servi, cios cuando eran necesarios> los mercados exte, riores se abrieron en cadena" uno tras otro" E in, cluso las 'anancias decrecientes" la fuerte ca)da" por e0emplo" de los beneficios de la industria del al'odón tras el primer )oom, no provocaron cri, sis al'una= los enormes capitales acumulados se invirtieron en otras partes" y los ferrocarriles su, cedieron al al'odón& En definitiva" todos los sectores de la econo, m)a in'lesa respondieron a las exi'encias de esta repentina aceleración de la producción= no hubo bloqueos ni aver)as& Entonces" Bno habr)a que considerar a toda la econom)a nacionalD -dem*s" en Jn'laterra la Revolución del al'odón sur'ió

del suelo" de la vida ordinaria& +os descubrimien, tos fueron hechos" normalmente" por artesanos& +os industriales son" con bastante frecuencia" de ori'en humilde& +os capitales invertidos" cuyo ;/;

1ernand 7raudel

pr(stamo era f*cil de obtener" fueron al principio de pequeño volumen& Lo fue la rique<a adquirida" no fue +ondres ni su capitalismo mercantil y financiero lo que provocó la sorprendente muta, ción& +ondres no asumir* el control de la indus, tria hasta despu(s de #KM/& Observamos as) perfectamente" con un amplio e0emplo" cómo la fuer<a" la vida de la econom)a de mercado e incluso de la econom)a de base" de la pequeña industria innovadora y" en no menor 'rado" del funcionamiento 'lobal de la producción y de los intercambios" son las que soportan sobre sus es, paldas lo que pronto se llamar* capitalismo indus¬ trial. Este no pudo crecer" tomar forma y fuer<a sino al comp*s de la econom)a subyacente& Lo obstante" la Revolución industrial in'lesa se'uramente no hubiera sido lo que fue sin las circunstancias que hicieron entonces de Jn'late, rra" pr*cticamente" la dueña incontestada del vas, to mundo& +a Revolución francesa y las 'uerras napoleónicas" como ya sabemos" contribuyeron ampliamente a ello& : si el )oom del al'odón se fue desarrollando de forma intensa y duradera" fue porque el motor fue relan<ado sin cesar 'ra, cias a la apertura de nuevos mercados= la -m(rica portu'uesa y española" el Jmperio turco" las Jn, dias" etc& El mundo fue" sin quererlo" el cómplice efica< de la Revolución in'lesa&

3e forma que la pol(mica tan exacerbada entre los que no aceptan m*s que una explicación interna del capitalismo y de la Revolución indus, ;/A

+a din*mica del capitalismo

trial" debida a una transformación de las estruc, turas socioeconómicas" y los que no quieren ver m*s que una explicación e9terna Pla explotación imperialista del mundo" concretamenteQ" me pa, rece superflua& -l mundo no lo explota cualquie, ra& Es necesaria una potencia previa lentamente madurada& Eero se'uro que esta potencia" si bien se forma mediante un lento traba0o sobre s) mis, ma" se refuer<a con la explotación del pró0imo y" a lo lar'o de este doble proceso" la distancia que la separa de las dem*s aumenta& +as dos explica, ciones Pinterna y externaQ van" pues" inextricable, mente unidas& a lle'ado ya el momento de concluir& Lo es, toy se'uro" hasta aqu)" de haberles convencido& Eero dudo todav)a m*s de poder convencerles ahora" al confiarles" para finali<ar mis explicacio, nes" lo que opino del mundo y del capitalismo de hoy" a la lu< del mundo y del capitalismo de ayer" tales como yo los veo y tales como he tratado de describirlos& Eero" Bno es necesario acaso que la explicación histórica lle'ue hasta los tiempos pre, sentes y se 0ustifique a trav(s de este encuentroD Cierto es que el capitalismo actual ha cambiado de talla y de proporciones de una forma fant*s,

tica& 8e ha puesto a la altura de los intercambios b*sicos y de los medios actuales" tambi(n ellos fant*sticamente a'randados& Eero" mutatis mu¬ tandis, dudo que la naturale<a del capitalismo haya cambiado de arriba aba0o& Tres pruebas me sirven de apoyo= ;/6

1ernand 7raudel

9 El capitalismo si'ue basado en la explota, ción de los recursos y posibilidades internacio, nales o" dicho de otra forma" existe dentro de los l)mites del mundo" o al menos tiende a abar, car al mundo entero& 8u 'ran proyecto actual es el de reconstruir este universalismo& 9 8i'ue apoy*ndose" obstinadamente" en mo, nopolios de hecho y de derecho" pese a las violen, cias desencadenadas a este respecto en contra suya& +a organizaci n, como decimos hoy" conti, nCa sorteando el mercado. Eero es erróneo con, siderar que esto constituya un hecho verdadera, mente nuevo& 9 4*s aCn" pese a lo que se afirma normal, mente" el capitalismo no en'loba a toda la eco, nom)a" a toda la sociedad que traba0a> nunca las encierra a ambas dentro de un sistema" el suyo" que ser)a entonces perfecto= la tripartición de la que he hablado 9vida material" econom)a de mercado" econom)a capitalista Pesta Cltima con enormes añadidosQ9 conserva un sorprendente valor actual de discriminación y de explicación& 7asta" para convencerse de ello" conocer por den, tro al'unas actividades presentes caracter)sticas" situadas a niveles distintos& En el nivel inferior" incluso en Europa" donde aCn existen tantos auto, consumos" tantos servicios que la contabilidad nacional no inte'ra" tantos puestos artesanales& En

el nivel medio" veamos el e0emplo de un fabri, cante de ropa hecha= se encuentra sometido" tanto ;/K

+a din*mica del capitalismo

en su producción como en la venta de su pro, ducción" a la estricta e incluso fero< ley de la competencia> un momento de descuido o de debi, lidad por su parte" y le supone la ruina& Eero yo podr)a citarles para el Cltimo nivel" entre otras" a dos enormes firmas comerciales que cono<co" supuestamente competidoras 9y Cnicas compe, tidoras en el mercado europeo" una de ellas fran, cesa y la otra alemana& -hora bien" les es perfec, tamente indiferente que los encar'os vayan a una u otra" ya que hay una fusión de sus intereses" cualquiera que sea la v)a adoptada con este fin& 4e reafirmo" por consi'uiente" en mi opinión" a la cual me he ido adhiriendo personalmente poco a poco= a saber" que el capitalismo deriva por antonomasia de las actividades económicas reali<adas en la cumbre o que tienden hacia la cumbre& En consecuencia" este capitalismo de al, tos vuelos flota sobre la doble capa subyacente de la vida material y de la econom)a coherente de mercado" representa la <ona de las 'randes 'a, nancias& e hecho" pues" de (l" un superlativo. Eueden ustedes reproch*rmelo" pero no soy el Cnico que mantiene esta opinión& En su folleto escrito en #$#%" +<l (mperialismo, fase superior del capitalismo-, +enin afirma en dos ocasiones= 2El capitalismo es la producción mercantil en su

m*s alto nivel de desarrollo= decenas de miles de 'randes empresas lo son todo" y millones de pe, queñas empresas no son nada&5 Eero esta verdad" evidente en #$#%" es una vie0a" una vie0)sima verdad& ;#/

1ernand 7raudel

El defecto de los ensayos de periodistas" eco, nomistas y sociólo'os" suele consistir en no tener en cuenta las dimensiones y perspectivas histó, ricas& BLo hacen acaso muchos historiadores lo mismo" como si el per)odo que est*n estudiando existiera de por s)" como si fuera un principio y un finD +enin" que ten)a una mente perspica<" escribe lo si'uiente en el mismo folleto de #$#%= 2+o que caracteri<aba al anti'uo capitalismo" en el que reinaba la libre competencia" era la expor, tación de mercanc)as& +o que caracteri<a al capi, talismo actual" en el que reinan los monopolios" es la exportación de capitales&5 Estas afirmacio, nes son m*s que discutibles= el capitalismo ha sido siempre monopolista" y mercanc)as y capita, les no han cesado nunca de via0ar simult*nea, mente" al haber sido siempre los capitales y el cr(dito el medio m*s se'uro de lo'rar y for<ar un mercado exterior& 4ucho antes del si'lo NN" la exportación de capitales fue una realidad coti, diana> en 1lorencia desde el si'lo NJJ y en -u's, bur'o" -mberes y Ienova en el NVJ& En el si, 'lo NVJJJ" los capitales recorren Europa y el mun, do& BEs necesario decir que no todos los medios" procedimientos y astucias del dinero nacen en #$// o en #$#AD El capitalismo los conoce todos y" tanto ayer como hoy" su caracter)stica princi, pal y su fuer<a consisten en poder pasar de un ardid a otro" de una manera de actuar a otra" en recar'ar die< veces sus bater)as se'Cn las

circuns, tancias coyunturales y en se'uir permaneciendo al ;#;

+a din*mica del capitalismo

mismo tiempo suficientemente fiel y seme0ante a s) mismo& +o que" por m) parte" siento" no como historia, dor sino como hombre de mi tiempo" es que tanto en el mundo capitalista como en el mundo socia, lista no se quiera distin'uir capitalismo de econo, m)a de mercado& - aquellos que" en Occidente" critican los defectos del capitalismo" los pol)ticos y economistas responden que es un mal menor" el reverso inevitable de la libre empresa y de la econom)a de mercado& Lo lo creo en absoluto& los que" por el contrario" si'uiendo una tendencia sensible incluso en la UR88" les preocupa la pesa, de< de la econom)a socialista y quisieran facili, tarle un poco m*s de 2espontaneidad5 Pyo tradu, cir)a= un poco m*s de libertadQ" se les responde que es (ste un mal menor" el reverso obli'atorio de la destrucción del a<ote capitalista& Tampoco lo creo& Eero" Bacaso es posible la sociedad que yo considero idealD WEn cualquier caso" no creo que cuente con muchos partidarios en este mundoH 4e 'ustar)a concluir mis explicaciones con esta afirmación 'eneral si no tuviera una Cltima con, fidencia de historiador que hacerles& +a historia es el cuento de nunca acabar" siem, pre est* haci(ndose" super*ndose& 8u destino no

es otro que el de todas las ciencias humanas& Lo creo" por lo tanto" que los libros de historia que escribimos sean v*lidos durante decenios y dece, nios& Lo hay nin'Cn libro escrito de una ve< por todas" como ya sabemos& ;#A

1ernand 7raudel

4i interpretación del capitalismo y de la eco, nom)a se basa en muchas horas pasadas en archi, vos y en numerosas lecturas" pero" finalmente" en unas cifras que no son suficientemente numero, sas ni est*n bastante li'adas unas con otras> se basa en lo cualitativo m*s que en lo cuantitativo& +as mono'raf)as que nos ofrecen curvas de pro, ducción" tasas de beneficios y tasas de ahorro" que elaboran serios balances de empresas" aunque nada m*s sea una estimación aproximada del des, 'aste del capital fi.o, son escas)simas& e buscado en vano" acudiendo a cole'as y ami'os" informa, ciones m*s precisas para estos distintos campos& Eero he cosechado muy pocos (xitos& -hora bien" si'uiendo esta dirección es como podemos" desde mi punto de vista" encontrar una v)a de salida fuera de las explicaciones a las que me he ceñido a falta de otra cosa me0or& 3ividir para comprender me0or" dividir en tres planos o en tres etapas" supone mutilar y for<ar la realidad económica y social" mucho m*s comple0a& En rea, lidad" es el con0unto lo que habr* que tomar para comprender a un mismo tiempo las ra<ones del cambio de las tasas de crecimiento que se pro,

duce a la ve< que el maquinismo& Una historia totali<adora" 'lobali<adora ser)a posible si lo'r*, semos incorporar al campo de la econom)a del pasado los m(todos modernos de cierta conta)ili¬ dad nacional, de cierta macroeconom)a& 8e'uir la evolución de la renta nacional y de la renta na, cional per cápita, reconsiderar una obra histórica pionera como es la de Rene 7aebrel sobre la Ero, ;#6

+a din*mica del capitalismo

ven<a de los si'los NVJJ y NVJJJ" tratar de estable, cer correlaciones entre 2presupuesto y renta na, cional5" tratar de medir la distancia 9diferente se'Cn las (pocas9 entre producto bruto y pro, ducto neto si'uiendo los conse0os de 8imón Vu<, nets" cuyas hipótesis al respecto me parecen fun, damentales para comprender el desarrollo moder, no 9tales son las tareas que quisiera proponer a los 0óvenes historiadores& En mis libros he abier, to de cuando en cuando una ventana a esos pano, ramas que Cnicamente se adivinan> pero una ven, tana no es suficiente& 8er)a indispensable reali<ar una investi'ación" si no colectiva" al menos coor, dinada& +o cual no quiere decir" claro est*" que esta historia de mañana vaya a ser la historia económi, ca ne varietur. +a contabilidad es" como mucho" un estudio del flu0o" de las variaciones de la renta nacional" y no la medición de la masa de los pa, trimonios y de las fortunas nacionales& -hora bien" esa masa" tambi(n asequible" debe ser estu, diada& 8iempre quedar*" para los historiadores" para todas las dem*s ciencias humanas y para

todas las ciencias ob0etivas" una -m(rica que des, cubrir&

;#K

Indice

J& Reflexionando acerca de la vida material y la vida económica&&&&&&&&&&&& $ JJ& +os 0ue'os del intercambio&&&&&&&&& A% JJJ& El tiempo del mundo&&&&&&&&&&&&&&& K$

;;/