You are on page 1of 10

ACUERDO SOBRE UN CÓDIGO DE

CONDUCTA POLÍTICA EN RELACIÓN
CON EL TRANSFUGUISMO EN LAS
CORPORACIONES LOCALES

COMISIÓN DE EXPERTOS INDEPENDIENTES

DICTAMEN 7/2009

Municipio: Piloña (Asturias)

Ponente: Cristóbal Sirera Conca
SUMARIO

1.- Objeto del Dictamen......................Pag. 3
2.- Antecedentes de hecho................Pags. 4-5
3.- Fundamentación Jurídica.............Pags. 6-9
4.- Pronunciamiento sobre el fondo..Pag. 10

2
1.- OBJETO DEL DICTAMEN

Por acuerdo de la Comisión de Seguimiento del Pacto contra el Transfuguismo
de fecha 17 de diciembre de 2008, es objeto de dictamen la situación acontecida en el
municipio asturiano de Piloña, tras la decisión de la formación política Izquierda
Asturiana (en adelante, IAS) de romper el acuerdo municipal de gobierno que llevó a la
Alcaldía al cabeza de lista del Partido Socialista Obrero Español (en adelante, PSOE)
y a compartir ambas formaciones el gobierno local.

El pronunciamiento deberá analizar, de una parte, la conducta del Concejal del
IAS que se apartó deliberadamente de las instrucciones de su Partido para que
abandonara el gobierno local y, de otra, sobre si dicha conducta ha reportado
beneficios tangibles al Alcalde y a los concejales del PSOE que puedan determinar
que su comportamiento sea igualmente calificado de transfuguismo.

____________________

3
2.- ANTECEDENTES DE HECHO RELEVANTES

I.- Tras de los comicios locales de mayo de 2007, la Corporación municipal de
Piloña quedó integrada por trece Concejales de los que seis pertenecen a la lista más
votada presentada por el Partido Popular (en adelante, PP), otros seis a la lista
presentada por el PSOE, y el decimotercero a la lista presentada por Izquierda
Asturiana (IAS).

II.-En la correspondiente sesión constitutiva del citado Ayuntamiento, fue
elegido Alcalde el cabeza de lista del PSOE, para lo que contó con el apoyo del
Concejal del IAS, D. José Á. García Allende, en virtud de un acuerdo expreso entre
ambas formaciones políticas. En virtud de dicho acuerdo el Sr. García Allende fue
nombrado Teniente de Alcalde, miembro de la Junta de Gobierno Local y Concejal
Delegado en las áreas de Juventud, Obras y Participación Ciudadana.

III.-Dicho acuerdo de gobierno fue roto posteriormente por el IAS, por lo que
dicha formación política dispuso que el Concejal de su grupo en este Ayuntamiento,
Sr. García Allende, abandonara su cooperación al gobierno municipal y pasara a la
oposición, si bien, y al no acatar éste dichas instrucciones, fue objeto de expediente
sancionador por su partido político de procedencia (IAS), que concluyó en fecha 12 de
enero de 2008 mediante Resolución por la que, en esencia, se le expulsa de dicho
Partido por un periodo de cinco años y se le pide que entregue el acta de Concejal.

No consta en la documentación de la cual se nos ha dado traslado una
notificación formal al Alcalde de Piloña por parte de IAS para que cesara al Sr. García
Allende de sus atribuciones y cargos en el gobierno municipal, ni para que el Pleno le
declarara concejal no adscrito. No obstante, existe una amplia cobertura informativa
sobre la cuestión, de la cual cabe inferir que el Alcalde de Piloña tuvo un conocimiento
exhaustivo de la situación política generada en su Consistorio.

IV.-En fecha 22 de diciembre de 2008, tras celebrarse días antes la reunión de
la Comisión de Seguimiento del Pacto Contra el Transfuguismo, el Alcalde-Presidente
de Piloña, D. Camilo Montes, mediante sendas resoluciones que constan publicadas

4
en el Boletín Oficial del Principado de Asturias en fecha 16 de enero de 2009, procedió
a cesar al Sr. D. José A. García Allende de todos sus cargos y delegaciones en el
gobierno municipal, cumpliendo de esta forma con las exigencias de IAS y las propias
derivadas del Pacto Contra el Transfuguismo.

V.- Tras el cese del Sr. García Allende, el Ayuntamiento de Piloña es
gobernado en minoría, manteniendo la Alcaldía el Sr. Camilo Montes con el respaldo
del Grupo Socialista.

_________________________

5
3.- FUNDAMENTACIÓN JURÍDICA

Primero.- Siguiendo la doctrina de esta Comisión de Expertos basada en que
la disciplina de partido constituye un aspecto relevante en la conformación de los
gobiernos locales (véase, entre otros, el dictamen emitido en el caso de Firgas),
procede calificar la conducta desarrollada por el Concejal electo de IAS, D. José A.
García Allende como constitutiva de transfuguismo, toda vez que su actitud queda
encuadrada en la definición contenida en el Acuerdo primero de la II Adenda del
Acuerdo sobre un Código de conducta política en relación con el transfuguismo en las
Corporaciones Locales de 2006, por mor del cual se considera tránsfuga a quién
apartándose individualmente del criterio fijado por los órganos competentes de las
formaciones políticas que los ha presentado, o habiendo sido expulsado de éstas,
pacta con otras fuerzas para conformar o mantener la mayoría gobernante en una
entidad local.

Cierto es que en el presente caso la decisión del Sr. García Allende de no
respetar el criterio político ordenado por su Partido, no fue adoptada, en sentido
estricto, para conformar o mantener el gobierno local, sino que los efectos de su
actitud se focalizan, más bien, a garantizar la mayoría absoluta; o dicho de otro modo,
a consolidar la estabilidad del gobierno. No obstante, la necesaria “cohesión externa”
de los representantes electos respecto a su formación política de procedencia se erige
en una premisa básica del Pacto Contra el Transfuguismo; y ello es así con carácter
general, sin perjuicio de que puedan existir supuestos en los cuales el apartamiento
circunstancial pueda estar justificado.

Circunscribiéndonos al presente caso, la estabilidad del gobierno local no
constituye un argumento para justificar la conducta del Sr. García Allende, por lo que
debe ser tachado de tránsfuga a todos los efectos.

6
Segunda.- Mayor enjundia, sin duda, supone analizar la conducta de los
concejales del PSOE, sobre todo del Alcalde-Presidente del municipio.

Cabe recordar que la Adenda II del Pacto (Acuerdo Sobre un Código de
Conducta Política en Relación con el Transfuguismo en las Corporaciones Locales),
dispone también la condición de tránsfuga a todos aquellos miembros de las
Corporaciones Locales que se beneficien de la conducta de los que estén reputados
como tales, lo que constituye una suerte de “transfuguismo indirecto”.

En el asunto que nos ocupa, quien tuvo la facultad de excluir del gobierno local
al Concejal de IAS fue el Alcalde-Presidente, siendo además el principal beneficiario
de la estabilidad del gobierno local. El resto de concejales del PSOE, ni tenían
atribuciones para acometer dicha exclusión, ni estaban legitimados para censurar por
ello a su Alcalde, dado que no tenían instrucciones externas de su formación política.
Partiendo de esta lógica, no sería una medida prudente exigir a estos concejales una
posición tan sumamente beligerante con su Alcalde que les llevara a desautorizarle,
devolver su acta de concejal o a solicitar la condición de “no adscritos”, lo cual en
términos absolutos respecto al Ayuntamiento traería consigo un escenario de
imposible gobernanza.

Podemos convenir que el beneficio de mantener en el núcleo de gobierno a un
concejal que ha incurrido en una conducta de deslealtad política grave susceptible de
ser calificada como tránsfuga, se proyecta sobre la Corporación en su conjunto, pero
las consecuencias que el Pacto Contra el Transfuguismo prevé en este sentido deben
extenderse únicamente a quien tiene prerrogativas tangibles de poner fin a la
situación, es decir, al Alcalde-Presidente. En este sentido, esta Comisión de Expertos
ya tuvo ocasión de pronunciarse en el caso del municipio de Castril. Y de igual forma,
en el dictamen relativo al caso del municipio de Cangas de Narcea postulamos la
aplicación del principio de presunción de inocencia ante una imputación de gravamen
como es la relativa al transfuguismo; principio éste que se puede reivindicar
perfectamente ante situaciones caracterizadas por el hecho de que supuestos

7
beneficiarios del transfuguismo –en este caso los concejales del PSOE, a excepción
de su Alcalde- no disponen de facultades para prescindir del concejal causante del
problema.

Con todo, consideramos que sólo al Alcalde-Presidente del municipio de Piloña
cabe tachar de tránsfuga por beneficiarse de la conducta del Concejal del IAS. Ahora
bien, existe un hecho relevante que complica algo más este caso. Como se ha hecho
constar en el antecedente de hecho IV, el citado Alcalde, Sr. Camilo Montes, cesó al
Concejal del IAS en todos sus cargos y atribuciones en el gobierno local una vez tuvo
constancia de que el asunto se había tratado en la Comisión de Seguimiento del Pacto
Contra el Transfuguismo celebrada en fecha 17 de diciembre de 2008.

Nos enfrentamos ante una situación nueva, cual es determinar, a la luz del
Acuerdo vigente, el alcance que debe atribuirse a una conducta política consistente en
cumplir voluntariamente las directrices pactadas (exclusión del tránsfuga del Gobierno
Local) una vez se ha denunciado la situación de transfuguismo (por beneficiarse de la
conducta espuria de otro) y con carácter previo al pronunciamiento de la Comisión de
Expertos.

Cabe partir de la consideración de que la voluntad del Pacto Contra el
Transfuguismo es tanto denunciar conductas que puedan incurrir en transfuguismo
como erradicar las mismas. En definitiva, se trata de articular toda una serie de
medidas efectivas para laminar un problema que genera inestabilidad política.

En este contexto, la Comisión de Expertos no puede soslayar que tiene ante sí
una decisión compleja, pues antes de emitir su pronunciamiento sobre una situación
denunciada como transfuguismo le consta que el cargo político afectado tomó la
decisión unilateral de poner fin a la colaboración con el concejal que ha quebrantado
las reglas del Pacto. Probablemente pueda reprocharse que esta decisión debiera
haberla acometido con anterioridad (tardó diez meses en reaccionar), pero en

8
cualquier caso nadie puede negar que lo ha hecho y por ello su tratamiento no debiera
ser el mismo que el aplicado a quien no cumple hasta tanto no existe un
pronunciamiento contundente sobre la situación.

A nuestro modo de ver, la función enjuiciadora de los supuestos de
transfuguismo no está investida de los principios del derecho penal, de modo y manera
que no puede extrapolarse la idea general de que puedan existir eximentes o
atenuantes del hecho ilegítimo. Resulta elocuente el silencio del Acuerdo sobre estas
cuestiones.

Ahora bien, el cumplimiento del Pacto por parte de un Alcalde antes de que
exista una declaración expresa de tránsfuga, constituye un hecho muy significativo que
debe ponderarse necesariamente en un doble sentido: de una parte, señalando en el
dictamen que su conducta fue constitutiva de transfuguismo en un primer momento y,
de otra, destacando que la cesación de la misma antes de que fuera declarado como
tal tránsfuga enerva la aplicación de las consecuencias previstas en el Acuerdo. Y ello
es así básicamente porque consideramos que este tipo de reacciones orientadas al
cumplimento del Acuerdo forman, inexorablemente, parte de la vocación del mismo.

_________________________

9
4.- PRONUNCIAMIENTO SOBRE EL FONDO

De todo ello deben extraerse las siguientes conclusiones:

1ª.- Que la conducta del concejal electo del IAS, Sr. D. José García
Allende, es constitutiva de transfuguismo.

2ª.- Que el mantenimiento en el gobierno local del Sr. García Allende por
parte del Alcalde-Presidente, D. Camilo Montes en el periodo que medió entre enero y
diciembre de 2008, obedeció a una actitud constitutiva de transfuguismo, en tanto que
la misma estuvo basada en la dialéctica colaboración-beneficio. No obstante, como
quiera que el Sr. Montes cesó al Sr. García Allende en todos su cargos y atribuciones
en dicho gobierno antes de que su propia conducta estuviera calificada como
tránsfuga, las consecuencias previstas en la cláusula tercera del Acuerdo Sobre un
Código de Conducta Política en Relación con el Transfuguismo en las Corporaciones
Locales (II Adenda), no le resultan de aplicación.

Este es nuestro dictamen, que emitimos en Madrid en fecha 20 de mayo de
2009.

10