Los alimentos industrializados, a diferencia de los naturales, son los que han sido sometidos a un tratamiento especial para

que permanezcan en buen estado aún después de mucho tiempo. Un poco de historia La historia de esta práctica se remota a comienzos del siglo XIX, cuando un confitero Francés, Nicolás Appert, ganó una recompensa ofrecida por Napoleón a quién descubriera una manera sencilla de conservar los alimentos. Apperte descubrió que los alimentos calentados y envasados en recipientes cerrados conservan durante mucho tiempo si el envase no se abría. La razón de este fenómeno se debe a que las bacterias causantes de la fermentación y la putrefacción del alimento se destruyen a altas temperaturas. Otra forma de conservar los alimentos es someterlos a una alta congelación. La congelación no sólo destruye los parásitos, sino que muchos microorganismos mueren por debajo de los cero grados centígrados. Sin embargo, algunas bacterias sobreviven en alimentos congelados durante seis meses a –18° C. Las frutas y los zumos conservan la vitamina C durante el congelado, pero las verduras la pierden. ¿Qué les agregan a los alimentos industriales? En la práctica, los alimentos industrializados han servido para utilizarlos en regiones donde no se pueden cultivar. Para su conservación, la industria agrega a los alimentos naturales llamadas aditivos cuyo fin, además, es el de mejorar su color, su olor, su sabor, y su textura. Estos aditivos son obtenidos por algunas ocasiones, de sustancias vegetales como el maíz y la soja; otros son fabricados en el laboratorio. Las sustancias químicas que se añaden a los alimentos son cada vez más numerosas. Su uso ha aumentado de manera considerable, debido precisamente al crecimiento de la población y el auge del consumo de las llamadas “comidas rápidas”. Sin embargo, se cree que los aditivos son cancerígenos, especialmente algunos colorantes, por lo cual su consumo debe ser disminuido o eliminado. Los aditivos más empleados son el azúcar, la sal, el vinagre, el alcohol, los antibióticos y diversos agentes químicos. Ventajas Se conservan en perfecto estado durante largo tiempo. Debido a lo práctico de sus envases, se pueden transportar o cualquier lugar. Su preparación no tiene complicaciones. Desventajas Sus envases, debido al descuido de la gente, causan contaminación. Los aditivos empleados en su conservación pueden afectar la salud de quien los consume. ¡ATENCIÓN! Qué debemos tener en cuenta al comprar un alimento industrializado Observar en la etiqueta, la fecha de vencimiento. Observar el aspecto de el envase, que no esté roto, ni abombado, ni con abolladuras, ni con óxido. Si tiene estos defectos no se pueden comprar ni consumir el producto. Antes de consumir un producto industrializado, se debe verificar que no haya alteración del color ni el sabor.