“Bakunin y las artes”

BAKUNIN Y LAS ARTES

Lo que sigue a continuación son algunas anotaciones hechas para el artículo del mismo título,
citas y fragmentos.

“El deseo de destruir es al mismo tiempo un deseo creador” este pensamiento de Bakunin
(!"#!$%&, repetido de muchas maneras a lo largo de su fant'sticamente acti(a (ida tanto en
la acción como en las ideas, pareciera ha)erse adelantado al programa de los *adaístas de
+%, un grupo artístico que reunía espíritus re)eldes contra el a)surdo de una ci(ili,ación que
les ha)ía lle(ado a una guerra de proporciones mundiales (la primera guerra mundial, llamada
hasta entonces “la gran guerra”&. Los *adaístas sentían que tenían por delante “una gran la)or
destructi(a” para echar a)a-o toda la hipocresía y necedad de un arte que era fiel e.presión de
esa sociedad edificada so)re millones de cad'(eres.
Bakunin fue en gran medida un pensador anarquista, pero supera)a a sus escritos su ha)ilidad
como hacedor de re(ueltas. La acción desencadenada por este coloso dentro del campo de las
ideas y de la acción directa, atra-o a muchos artistas de talla mundial del siglo /0/, tales como
León 1olstoi (!2+#+3, escritor, autor entre otras muchas o)ras de La 4uerra y la 5a,, 6na
7arenina, 8esurrección e innumera)les cuentos&, 8ichard 9agner (!:#!!:, compositor y
dramaturgo, autor entre otras o)ras de El Buque ;antasma, 1annhauser, Lohengrin, Los
<aestros cantores de =urem)erg, El 6nillo de los =i)elungos, 1rist'n e 0solda, 5arsifal....& y
4eorge >and (!3"#+$%, cuyo (erdadero nom)re era 6urora *upin, )aronesa *ude(ant,
no(elista francesa que escri)ió algunas o)ras de inspiración social como ?onsuelo&, entre otros
muchos artistas de su @poca, quienes le frecuenta)an con mucha regularidad y de cuya
relación nos disponemos a comentar.
Líneas atr's mencionamos uno de los pensamientos de aparición constante en la o)ra de
Bakunin, de hecho no recordamos qu@ escritor di-o alguna (e, que un artista era alguien
aferrado a unas cuantas ideas )'sicas que se encarga)a de desarrollar a lo largo de su (ida de
muchas maneras diferentes, pero preser(ando la esencia de las mismas. 4eorge ArBell es una
de esas figuras que durante su (ida y a lo largo de toda su o)ra, desplegó, entre otras ideas
centrales, su ataque a toda forma de totalitarismo, toda forma de escla(itud y dominio de unas
personas por parte de otras. *e igual manera, no hay escrito de Bakunin que no se apoye en
las siguientes ideasC
− “Day que desatar las malas pasiones”

− 1oda forma de organi,ación de)e (enir de la li)re unión entre las personas que se (inculan
para la acción colecti(a confiando unas en otras y porque la acción con-unta les pare,ca
preferi)le a la aislada.
− “Es necesario desencadenar la re(olución uni(ersal e instaurar en todas partes el
colecti(ismo anarquista” (2%&.
− “El amor a la li)ertad y un odio in(enci)le contra toda opresión, odio m's intenso incluso
cuando la opresión pesa)a no so)re mí sino so)re los otros” (3$&.
− “Buscar mi felicidad en la felicidad de los otros, mi dignidad en la dignidad de los que me
rodean, ser li)re en la li)ertad de los otros, tal es todo mi credo, la aspiración de toda mi
1
Todas las citas que se hagan en el presente trabajo, fueron tonadas del Libro Conversaciones con Bakunin, de
Arthur Lehning, editorial Anagrama, 19!, traducci"n de #nrique $ege%ic&' (e aqu) en adelante s"lo aparecer*n los
n+meros correspondientes a las p*ginas de donde fueron e,tra)das las citas' -.'/091'
5
“Bakunin y las artes”
(ida. De considerado que el m's sagrado de todos mis de)eres era re)elarme contra toda
opresión, fuera cual fuere el autor o la (íctima”. (0)id&
En la escala de la felicidad humana segEn Bakunin, en primer lugar esta)a en morir
com)atiendo por la li)ertadF en segundo lugar, el amor y la amistad y en tercer lugar la ciencia y
el arte. 4rigory Gyru)o(, nos comenta que hacia principios de !$3 tu(o la oportunidad de (er
como Bakunin se entregó a un intenso tra)a-o literario. 5oco de lo que escri)ió durante su (ida
fue pu)licado en el curso de la misma, casi todo lo que nos llega de Bakunin y su pensamiento
escrito, fue pu)licado tras su muerte. Bakunin resulta)a muy “disperso” a la hora de escri)ir.
Escri)ió ensayos, artículos, folletos e incluso li)ros que en su mayor parte permanecieron en
anaqueles, algunos como prue)as de imprenta y otros en forma de manuscritos. =unca e.istía
el dinero suficiente para pu)licarlas, todo el dinero que Bakunin conseguía era in(ertido en
correspondencia, ayuda a e.iliados, conformación de grupos de propaganda ideológica en
di(ersos países. La lucha literaria de Bakunin era controlada por impulsos inmediatos, casi
arre)atos intensos que toma)an los caminos m's insospechados. <uchas (eces empe,a)a
con una carta que se e.tendía en la forma de folleto y seguía creciendo hasta que se con(ertía
en un (olumen )astante amplio. 6 (eces, mientras escri)ía un te.to destinado a con(ertirse en
un folleto, aparecía una idea nue(a que le inquieta)a y se disponía inmediatamente a tra)a-arlaF
con lo cual otro folleto queda)a por largo tiempo inconcluso. H8epresenta)a una contrariedad
para Bakunin esta manera de escri)irI ?reemos que no. 6 lo largo de su (ida cada una de sus
o)ras era una reela)oración por distintas (ías de aquellas ideas centrales de todo su
pensamiento.
5ara Bakunin era importante mantenerse fiel a sus ideas ampli'ndolas y defendi@ndolas a
como diera lugar segEn el lugar y la circunstancia. En !23 el Escritor y poeta italiano >il(io
5ellico ($!+#!J"& formó parte de una huelga de car)oneros que se dio en esa @poca y fue
recluido en prisión por su acti(idad política. ?uriosamente su o)ra m's destacada fue el relato
de su (ida en 5risión titulado Mis Prisiones. *e este escritor italiano Bakunin argumenta)a que
ha)ía perdido el odio hacia sus (erdugos y su re)eldía característica para con(ertirse en un
místico a su salida de la c'rcel. 5ara Bakunin, que ha)ía sufrido prisión en tres países distintos
desde hasta (K&, que ha)ía sufrido escor)uto en las mismas haci@ndole perder casi todos sus
dientes, encontró ali(io en una o)ra de teatro que hacía y rehacía en su ca)e,a. *e esta o)ra
Lames 4uillaume nos comentaC “El tema era 5rometeo, a quien la 6utoridad y la Miolencia,
ha)ían encadenado en un pico rocoso por ha)er deso)edecido al d@spota del Alimpo, y que las
=infas del Ac@ano i)an a consolarle. N con su (o, gastada nos cantó una melopea compuesta
por @l mismo, con las que las ninfas reducían los sufrimientos del 1it'n cauti(o” (2%J&.
>i )ien Bakunin encontró ali(io a su triste y prolongado cauti(erio soOando @l mismo una o)ra
teatral, no menos era @l un persona-e que inspira)a a escritores y mEsicos. *e hecho 0(an
1urguenie( (!!#!!:, escritor y no(elista ruso, autor de El Humo, Relatos de un cazador,
Padres e hijos y Tierras vírgenes entre otras o)ras& ya en !J% se inspiró en la colosal figura de
Bakunin para su relato titulado “8udin”. ;ue en !"! cuando se conocieron en Berlín, ciudad
donde se encontraron en una misma casa en la que am)os ha)ían alquilado ha)itaciones y en
la que compartieron siete meses de fe)riles charlas en torno a re(ueltas y la necesidad de
acción, con(ersaciones que se prolonga)an hasta muy altas horas de la noche.
Missarión Belinski en una carta fechada el ! de Actu)re de !:+ a =ikolai >tanke(ich, le relata
el encuentro con Bakunin en <oscE hacia finales de !:$. *e este encuentro surgen estas
líneas respecto a las artesC “Bakunin fue (en aquel momento& el primero en proclamar que la
(erdad se encuentra en la o)-eti(idad y que en poesía la su)-eti(idad es negación de aqu@llaF
que hay que )uscar el infinito en todos los puntosF que en el arte puede descu)rirse a tra(@s de
la forma y no a tra(@s del contenido pues el contenido mismo se e.presa a tra(@s de la forma, y
donde ocurre lo contrario no hay arte” ("+#J3&.
6
“Bakunin y las artes”
5ara Belinski su contacto con Bakunin se traducía en estas frasesC
“PGn mundo nue(o, una (ida nue(aQ P6)a-o el yugo del de)er, al dia)lo el moralismo (iciado y
los ra,onamientos so)re el idealQ El hom)re puede (i(irC todo, cada momento de su (ida es
grande, (erdadero y sagrado.”(J3&
Gna descripción de BakuninC “<i-ail es un h@roe. 1iene un poderoso pensamiento, una gran
dial@cticaF su alma es profunda y su intuición ampliaF tiene sed de acción, )usca la tempestad y
la lucha.” (J3#J&
El mEsico 6dolf 8eichel, conoció en *resde a <i-ail Bakunin, 5a(el Bakunin (el hermano& e 0(an
1urguenie(, tres hom)res de una poco usual estatura física hacia !"2. 6 comien,os de !":,
se reunió en casa del editor 6rnold 8uge (quien pu)lica)a el Dallische Lahr)ucher #6nales de la
Dalle& donde eran frecuentes los encuentros con -ó(enes de ideas en pro de la li)eración de
todo el g@nero humano. >e trata)a del “<useo Literario”, un espacio para discutir di(ersas
lecturas, la mayoría relacionadas con artículos de periódicos, la mayoría de los cuales ha)ían
sido suprimidos de los 6nales de la Dalle por la censura de *resde. La intención era hacerlos
imprimir en Rurich en forma de un solo (olumen. En estos 6nales de la Dalle, Bakunin ha)ía
pu)licado un te.to cuyas pala)ras culminantes fueron “Sel aliento de la destrucción es un
aliento creadorT”. 5ara 8eichelC “6quellas pala)ras sona)an e.traOísimas a mis oídos pues,
encerrado en mi mundo musical, me ha)ía preocupado siempre mucho m's por conser(ar lo
que ha)ía ganado que por destruir un mal supuesto” ($3&.
Las actitudes conser(adoras a las proposiciones de Bakunin, le ganaron una muy difícil estima
entre sectores como la *iplomacia 8usa y lo hacían indesea)le a la ciudad de *resde, de ahí
que el mismo 6rnold 8uge le apoye y oculte. ;ue de hecho en Lunio de !"" que se emitió en
>entencia del conse-o de estado 8uso en >an 5eters)urgo, una orden de captura si intenta)a
(ol(er a pisar territorio ruso, destituy@ndosele de su graduación como oficial que ha)ía dimitido
el e-@rcito de ese país y retir'ndole su título no)iliario e incautación de todos aquellos )ienes
que tu(iese. La sentencia incluía que de entrar a territorio ruso, sería deportado a >i)eria y
condenado a tra)a-os for,ados.
Bakunin nunca go,ó de fortuna material cuando (i(ió fuera de 8usia. Los <ar.istas siempre le
acusaron de ser un conde y de poseer propiedades que lo con(ertía en un e.plotador, pero a lo
largo de muchas correspondencias que hacen alusión a @l, se re(ela que Bakunin (i(ía de pedir
prestado a quienes le rodea)an y @stos sa)ían, que nunca reci)irían el dinero que le
prodiga)an a Bakunin, porque @ste in(ertía ese dinero en ayudar a gente en situaciones
desesperadas y en fomentar (ínculos para la e.pansión de ideas de li)eración, re(ueltas,
ediciones de folletos, cola)oraciones con periódicos independientes.
Bakunin de hecho ha)ía conocido a <ar. en 5aris en !"" y a pesar de que el primero
admira)a profundamente al segundo, nunca sus relaciones fueron todo lo amistosas que
inicialmente Bakunin hu)iera querido. En pala)ras de BakuninC “=uestros temperamentos no
concorda)an. Ul (<ar.& decía que yo era un idealista sentimental, y tenía ra,ónF yo le llama)a
p@rfido (anidoso e hipócrita, y tam)i@n yo tenía ra,ón” (!:&.
Las diferencias entre Bakunin y <ar. se acentuarían con los aOos. ?uando Bakunin (i(ía en
Bruselas hacia inicios de !"! se hi,o patente para @ste que tales diferencias irían a marcar
hondos a)ismos entre am)os. <ar. aca)a)a de fundar una sección de comunistas alemanes
tanto en 5aris como en Bruselas y ayudado tanto por comunistas franceses como ingleses
ha)ía fundado -unto a Engels una primera asociación internacional de comunistas de di(ersos
países en Londres. ;ue entonces cuando Engels y <ar. redactaron como representantes de
esta asociación el <anifiesto de los comunistas.
7
“Bakunin y las artes”
<ientras, Bakunin se ocupa)a del mo(imiento re(olucionario europeo y esta)a m's dispuesto a
destruir el orden e.istente que en edificar y organi,ar lo que e.istiría despu@s. 5ara Bakunin
cualquier ci(ili,ación edificada o planeada de antemano, aca)aría por destruir la fuer,a
generadora de la realidad particular de cada re(olución y ahogaría )a-o la imposición y el
autoritarismo, cualquier posi)ilidad de autoorgani,ación para la li)ertad. Bakunin desea)a que a
tra(@s de la re(olución, los pue)los esla(os se li)eraran del dominio germano. En sus pala)ras
desea)a “la destrucción de los imperios ruso, austríaco, prusiano y turco, y con la
reorgani,ación de los pue)los de a)a-o hacia arri)a, con su propia li)ertad, so)re la )ase de
una completa igualdad económica y social, y no por medio de la fuer,a de una autoridad, por
re(olucionaria que ella misma diga que es y por lo inteligente que en realidad sea (...& mis ideas
y mis aspiraciones no le gusta)an nada a <ar. en primer lugar porque no eran las suyasF
tam)i@n porque eran contrarias a sus con(icciones de comunista 6utoritarioF y en Eltimo lugar
porque como patriota alem'n no admitía entonces, como no consigue admitir ahora, el derecho
de los esla(os a emanciparse del yugo de los alemanes, ya que piensan, tanto hoy como
entonces, que los alemanes est'n llamados a ci(ili,arles, es decir a germani,arlos con su
consentimiento o por la fuer,a.”(32#3:&
*urante toda su (ida Bakunin (i(iría con pocas o con ninguna comodidad. >iempre entregado a
las faenas de su espíritu y su acción, siempre reci)ió apoyo de sus amigos y )rindó apoyo. En
una carta que en(ía a sus hermanos y hermanas desde 5arís el ro de mayo de !"J,
comentaC “=o me he inclinado ante lo que se llama las necesidades del mundo real, y les sigo
haciendo guerra como en el pasadoF y como en el pasado, confío (encerlasF mi fe, mi a)soluta
fe en la alta grande,a del hom)re, en su misión sagrada, en la li)ertad como Enica fuente y
como o)-eti(o de su (ida, sigue incólumeF no ha disminuido sino que ha crecido, se ha
fortalecido y ha tomado mayor amplitud en la lucha. <i di(isa, mi grito de guerra es Stodo o
nadaTF y no me echar@ hacia atr's en ninguna de mis rei(indicaciones” (+2&.
“Da ha)ido siempre en mi naturale,a un defecto capitalC el amor que he sentido por lo
fant'stico, por las a(enturas e.traordinarias e inauditas, por las e.presiones que a)ren
horizontes ilimitados y de los que nadie puede pre(er el final” (3$&.

<i-ail Bakunin a su hermano 5a(el
5arís, 2+ de <ar,o de !"J
“6mo, 5a(el, amo apasionadamenteF no s@ si puedo ser amado como me gustaría serlo, pero
no desesperoF s@ al menos que tiene mucha simpatía por míF de)o y quiero merecer el amor de
la que me ama, am'ndola religiosamente, es decir acti(amenteF ella est' sometida a la
escla(itud m's terri)le e infamanteF y yo de)o li)erarla luchando contra sus opresores y
encendiendo en su cora,ón el sentido de su propia dignidad, suscitando en ella el amor y la
necesidad de la li)ertad, los instintos de la re)elión y la independencia, record'ndole a ella
misma sus sentimientos acerca de su fuer,a y sus derechos. 6mor es querer la li)ertad, la
independencia total del otro, es este el primer acto de amor (erdaderoF es la emancipación
completa del o)-eto al que se amaF (erdaderamente no se puede amar m's que a un ser
perfectamente li)re, independiente no solamente de todos los dem's sino incluso y so)re todo
de aquel de quien es amado y a quien se ama. Esta es mi profesión de fe política, social y
religiosa, @ste es el sentido íntimo no sólo de mis acciones y mis tendencias políticas, sino
hasta donde puedo de mi e.istencia particular e indi(idualF porque el tiempo en el que estos
dos tipos de acciones podrían ir por separado est' ya muy le-osF ahora el hom)re quiere la
li)ertad en todas las acepciones de esta pala)ra, o no la quiere. Vuerer, al amar, la
dependencia de aquella persona a la que se ama, es amar una cosa y no un ser humano, pues
el hom)re solamente se distingue de la cosa por la li)ertadF y si el amor tam)i@n implicara la
dependencia sería lo m's peligroso y lo m's infamante del mundo, porque rea(i(a entonces
una fuente inagota)le de escla(itud y em)rutecimiento para la humanidad. 1odo lo que
8
“Bakunin y las artes”
emancipe a los hom)res, todo lo que al hacerlos entrar en sí mismos suscita en ellos el
principio de su (ida propia, de una acti(idad original y (erdaderamente independiente, todo lo
que les da la fuer,a para ser ellos mismos, todo esto es (erdadF todo lo dem's es falso,
li)erticida, a)surdo. Emancipar al hom)re es la Enica influencia legítima y )ienhechora. P6)a-o
todos los dogmas religiosos y filosóficos, no son m's que engaOosQ La (erdad no es una teoría
sino un hecho, la (ida misma, es la comunidad de los hom)res li)res e independientesC es la
unidad del amor que surge de las profundidades misteriosas e infinitas de la li)ertad indi(idual
(...& =o me trateis de cruelF es ya hora que nos saquemos de encima la sensi)lería impotente e
irrealF ya es hora de que seamos hom)res, unos hom)res tan fuertes y constantes en el odio
como en el amor. =o de)e ha)er perdón sino guerra implaca)le contra mis enemigos, porque
son los enemigos de todo cuanto hay de humanos en nosotros, enemigos de nuestra dignidad y
nuestra li)ertad.
Demos amado demasiado tiempo, ahora queremos odiar.
>í, la capacidad de odiar es insepara)le de la capacidad de amar.”(!+#+&.
4eorge >and se (io en(uelta en una intriga lle(ada adelante por =eBe 8heinische Reitung que
se pu)lica)a en ?olonia y que era dirigido por <ar., en la cual se acusa)a a Bakunin de ser
agente secreto al ser(icio de 8usia en contra de la unión de los esla(os contra los imperios
8uso y 6ustro 4ermano, y se acusa)a a Bakunin de ser el causante de la delación y detención
de unos acti(istas y re(olucionarios polacos. >e decía que 4eorge >and tenía papeles que
inculpa)an a Bakunin de estas atrocidades. Ello sucedió el % de Lulio de !"!. 5ara Bakunin
era claro que <ar. esta)a detr's de esta con-ura para desprestigiarle. En sus pala)rasC “5ara
castigarme por mi audacia al tratar de conseguir la reali,ación de una idea diferente e incluso
opuesta a la suya, <ar. se (engó a su manera” (!&.
Bakunin que ha)ía estado relacionado con 4eorge >and durante su reciente estancia en 5aris,
escri)ió pronto a esta autora mientras los amigos alemanes y esla(os se ale-a)an desconfiados
de Bakunin. 8eci)ió a los pocos días una carta de 4eorge >and en la que incluía la copia de
una carta dirigida a la redacción de =eBe 8heinische Reitung en la que e.igía “una retractación
solemne y completa” pues ella nunca ha)ía dado moti(os para que se le(antaran tales infamias
contra Bakunin.
<ar. se retractó ech'ndole la culpa al corresponsal de 5arís quien ha)ría pu)licado esa crónica
durante su ausencia. Gnos meses despu@s de esto, Bakunin y <ar. se encuentran en Berlín. 6
decir de BakuninC “6migos comunes nos for,aron a darnos un a)ra,o. N entonces, en medio de
una con(ersación medio en )roma, medio en serio, <ar. me di-oCSde)es sa)er que me
encuentro ahora a la ca)e,a de una sociedad comunista secreta tan )ien disciplinada que si yo
hu)iera dicho a uno de sus miem)ros W(e y mata a BakuninX, te hu)iera matadoT. No le contest@
que si su sociedad secreta no tenía otra cosa que hacer que matar a las personas que no les
gusta)an, no podía ser otra cosa que una sociedad de criados o fanfarrones ridículos. *espu@s
de esta con(ersación no (ol(imos a (ernos hasta el aOo !%"” (+&.
En Lulio de !"! Bakunin estu(o en Berlin, de ahí a Breslau, en Actu)re fue e.pulsado de
5rusia y se fue a *resde, Luego a 7othen y a *essau donde escri)iría su llamamiento a los
eslavosF luego pasó a Leip,ig y de ahí a *resde en !"+ donde 8ichard 9agner esta)a
presentando la =o(ena >infonía de Beetho(en. Bakunin, que se esta)a escondiendo de la
policía, fue en secreto al ensayo general. 6l terminar el mismo, se acercó a 9agner grit'ndole
que “si en la conflagración uni(ersal toda mEsica se (eía condenada a desaparecer, de)íamos,
aunque fuera arriesgando nuestras (idas, sal(ar aquella sinfonía.”(2:& 6 8ichard 9agner
de)emos una relación e.hausti(a de los hechos de *resde de ese mismo aOo. Na para esa
@poca Bakunin era un perseguido por el go)ierno austriaco por su participación en los
acontecimientos de 5raga del (erano de !"!. >egEn 9agner, en la @poca en que conoció a
9
“Bakunin y las artes”
Bakunin, @ste “ya no )usca)a a los intelectuales. Lo que quería encontrar eran personalidades
en@rgicas dispuestas a la acción” (2J&
9agner nos comenta que una y otra (e, intentó con(encer a Bakunin de la necesidad de
preser(ar para el por(enir, o)ras y testimonios artísticos de esta @poca y de las anteriores.
>egEn el mEsico y compositor alem'n, a Bakunin “todo le parecía prematuro y no quería admitir
que fuera posi)le )asar las leyes del por(enir en las leyes de la mala sociedad actual, pues ese
por(enir sería la resultante de una organi,ación del mundo totalmente diferente” (2!&.
5ara Bakunin (como para los *adaístas unos sesenta aOos despu@s& La sociedad tal como
esta)a constituida de)ía desaparecer porque ella era la causa de todas las opresiones del
hom)re por el hom)re. >olo en una sociedad edificada desde la li)ertad de asociación en la
igualdad, podría producir una sociedad -usta y en esa sociedad los hipócritas (alores artísticos
de la ci(ili,ación hasta entonces, no serían Etiles y nacería una nue(a ciencia y un nue(o arte,
li)erado de dominaciones e imposiciones autoritarias. La insurrección de *resde de <ayo de
!"+, sería el marco propicio para el desarrollo de todo el fer(or de acción de Bakunin y, para
9agner, representa)a la li)eración del puesto que el mEsico ocupa)a en la ciudad de *resde y
que le causa)a opresión y disgusto. >a-onia y 6lemania se disponían a solucionar un conflicto
que lle(a)a largos aOos de tensión, era el momento que Bakunin apro(echaría para actuar y
tratar de iniciar desde allí, la gran la)or regenerati(a que imponía la destrucción. Las c'maras
ha)ían sido disueltas por un nue(o ministro nom)rado por el rey, las personas se agolpa)an en
las calles para discutir lo que de)ía ser hecho, incluso si reconocer o no a la autoridad que les
ha)ía sido impuesta. ?omit@s de f')ricas y talleres, manifestaciones pE)licas. >e instaló a unos
cuantos diputados de las c'maras, como go)ierno pro(isional. Bakunin se reía de la ingenuidad
con la que la ciudad y sus ha)itantes se entrega)an a la planificación de la defensa de la ciudad
e incluso al armisticio.
9agner se sintió enfe)recido ante la posi)ilidad de acción, fue a la casa de un amigo ca,ador
que por aquellos días se encontra)a fuera de la ciudad y que tenía unos fusiles para emplear @l
mismo una de esas armas, aconse-'ndole a la esposa de su amigo que colocase los fusiles
restantes a disposición del ?omit@ de 5atriotas antes que la gente llegara a arre)at'rselos.
Bakunin sa)ía que sólo se podía esperar un ataque muy )ien organi,ado del e-@rcito prusiano y
destinó todas sus fuer,as a organi,ar la resistencia ante la poca e.periencia y pericia que
demostra)an los re(olucionarios de *resde. Entre tanto, en toda 6lemania se producían
le(antamientos, en Leip,ig se formaron grupos de estudiantes que marcharon hacia *resde
para com)atir a los prusianos. El % de <ayo por la maOana, la )arricada de la calle del <ercado
nue(o ha)ía sido penetrada por el e-@rcito in(asor e inmediatamente fueron repelidos por un
grupo de (oluntarios de la ciudad quienes a)rieron un fuego tan intenso como inesperado que
pro(ocó la huída inmediata de los asaltantes. Bakunin estu(o entre esos (oluntarios. 1ras este
intento, Bakunin y sus conse-os referentes a la organi,ación de la defensa, fueron admitidos en
el frente, incluso la incorporación al conse-o militar de oficiales polacos e.perimentados que
Bakunin conocía. El $ de <ayo llegó a *resde una columna de mineros de Er,ge)irge que
acudía en ayuda de la ciudad. *urante todo ese día llegaron refuer,os parecidos. Los prusianos
atacaron simult'neamente (arios puntos de la ciudad. ?uatro caOones pequeOos que ha)ían
traído los reci@n llegados, sir(ieron para repeler desde las )arricadas a los asaltantes.
6Oos despu@s (!%2Y%:& 6le.ander Der,en comentaríaC “Bakunin se con(irtió en seguida en
comandante militar en *resdeF siendo e. oficial de artillería, enseOó arte militar a profesores,
mEsicos, farmac@uticos...les aconse-ó que pusieran la S<adonnaT de 8afael y los cuadros de
<urillo en las murallas de la ciudad para utili,arlos como escudo contra los prusianos, de
quienes decía que eran ,u kassich ge)ildet #de formación demasiado cl'sica# para atre(erse a
disparar contra 8afael” (23"&.
!
“Bakunin y las artes”
Entre tanto, el (ie-o edificio de la Zpera en la que semanas antes 9agner ha)ía hecho la Eltima
presentación de la =o(ena >infonía, ardía en llamas. >e le di-o a 9agner que ha)ía sido
incendiado (oluntariamente ya que un edificio hecho con tantos materiales com)usti)les, podía
representar un peligro para la ciudad. 9agner atri)uía la acción al hecho sa)ido que ese edificio
afea)a con su presencia el palacio del RBinger. 6lgunos espectadores creían que el ga)inete
de historia natural desaparecería y otros considera)an que sólo la sala de las armaduras
correría peligro “pero un miliciano que oyó el comentario di-o que no tenía importancia ya que
así los S,oquetes no)lesT arderían tam)i@n. 5or amor al arte se impidió sin em)argo que el
fuego se e.tendiera y, en realidad, no causó grandes daOos” (:$&. El ! de <ayo, cuando
9agner se a)ría paso por las )arricadas para llegar al ayuntamiento, un guardia le gritó “seOor
maestro, la di(ina chispa de la alegría ha surgidoF el (ie-o edificio podrido se ha quemado del
todo” (:$& se refería al edificio de la Zpera.
El conse-o de guerra se ha)ía plegado a la decisión del go)ierno pro(isional de hacer una
retirada armada hacia las montaOas de Er,ge)irge donde se decía que se esta)a concentrando
refuer,os que (enían de todos lados. 6 Bakunin le parecía que tal retirada era inoportuna, ello
podría desmorali,ar a las tropas de refuer,o. Los soldados prusianos ha)ían entrado en la
cuidad y lucha)an de casa en casa penetrando una a una. Las )arricadas ya no eran eficientes.
Ello moti(ó la retirada hacia las montaOas de Er,e)irge. La ciudad de *resde cayó. Bakunin se
encuentra a 9agner en la carretera y le contó cómo ha)ían talado los 'r)oles de la a(enida de
<a.imiliano para “garanti,ar su flanco i,quierdo de un e(entual ataque de la ca)allería
prusiana. Las que-as de los que (i(ían en la a(enida le resulta)an muy di(ertidas” ("&.
Deu)ner, uno de los -efes del go)ierno pro(isional, despla,ó parte de sus tropas hacia la ciudad
de ;rei)erg y alo-ó a 9agner y a Bakunin en su casa. En esa oportunidad, Deu)ner le preguntó
a Bakunin si su o)-eti(o político era la repE)lica ro-a para 6lemania. De aquí lo que le contestó
Bakunin segEn relata 9agnerC “Bakunin le contestó que no tenía planes para ninguna forma
específica de go)ierno y que @l no esta)a dispuesto a dar su (ida por ninguna de esas formas.
En cuanto a sus deseos y esperan,as, eran tan amplios que no podía tener ninguna relación ni
con las trifulcas de *resde ni con todo lo que en 6lemania se relaciona)a con ellas. 6quella
re(olución, di-o, le pareció un mo(imiento ridículo e insensato” ("2&. Deu)ner le confió a
Bakunin que desea)a lincesiar a las tropas y renunciar a la lucha. Bakunin le di-o que cada
quien era li)re de renunciar a la lucha e.cepto Deu)ner, ya que ha)ía llamado a sus
conciudadanos a las armas y cientos de (idas ya ha)ían sido sacrificadas, “de(ol(er hoy mismo
a sus casas a los com)atientes hu)iera sido lo mismo que declarar que esas (íctimas ha)ían
sido inmoladas simplemente a la (anidad” (":&. 5ara Bakunin, si sólo queda)an Deu)ner y @l
en la )atalla, de)ían pagar con su (ida para que su honor quedara sin mancha y para que si
algEn día “(ol(ía a sonar una llamada seme-ante, no se le respondiera con dudas y
desesperación” (":&.
8eapro(isionadas en ;rei)erg, las tropas marchan hacia ?hemmit,, donde se instauraría una
6sam)lea ?onstituyente. 9agner que ha)ía decidido marchar a ?hemmit,, decidió ir a )uscar
al ayuntamiento a Bakunin y a Deu)ner, y al no encontrarlos, regresó para tomar la diligencia
hacia la ciudad en la que se encontrarían. La diligencia no salió esa noche y 9agner se enteró
al dia siguiente que todo ha)ía sido una trampa para capturar al go)ierno pro(isional integrado
por Bakunin y Deu)ner. 6l llegar a la ciudad de ?hemnit, ha)ían sido detenidos y conducidos a
6lter)urgo.
Dasta aquí llega la relación que 9agner nos hace del le(antamiento de *resde. 6 Bakunin le
esperaría ser entregado a 6ustria la noche del :3 de Lunio de !J3. El rey de >a-onia cam)ió
la condena a muerte por la cadena perp@tua y luego lo entregó a 6ustria. Encarcelado en 5raga
fue transferido a Almut, en mar,o de !J, donde sería encadenado a la pared durante seis
meses consecuti(os.Luego fue entregado a 8usia. El Rar =icol's en(ió al conde Arlo( para que
Bakunin relatara la historia del mo(imiento alem'n y esla(o y Bakunin se limitó a redactar los
detalles que ya ha)ían sido pu)licados por la prensa. 6 decir de 6le-andro Der,en, Bakunin

“Bakunin y las artes”
“escri)ió un magnífico artículo periodístico” (23%&. Dacia =o(iem)re de !J circula la especie
de que Bakunin ha)ía muerto en el re(ellín
2
6le.ei de la ;ortale,a 5edro y 5a)lo. =oticia que
ha)ía sido desmentida en 6gosto de !J: por el crítico literario y escritor re(olucionario ruso
6le-andro 0(ano(ich Der,en (!2#!$3, quien ha)ía propuesto la difusión en 8usia de un
socialismo )asado en las comunidades rurales e.istentes&, en un (ia-e que hi,o a Londres ese
aOo y donde enta)laría una pol@mica defendiendo a Bakunin de las acusaciones de “agente
ruso” que le endilgaron en el <orning 6d(ertiser (periódico dirigido por los seguidores de <ar. a
los que Der,en llama)a “mar.ianos”&. En la ;ortale,a de 5edro y 5a)lo, son escasas las (isitas
que se le permiten a los hermanos y hermanas de Bakunin y poca la correspondencia
permitida.
En <ar,o de !J$, 6le-andro 00 conmuta la pena de Bakunin por el e.ilio en >i)eria. >e le
permitió a Bakunin un oficio de oficinista en >i)eria. En el ínterin del trayecto a >i)eria, en
1omsk, Bakunin se casaría con 6ntonia 7BiatkoBska, hi-a de un oficinista “al ser(icio de los
negocios pri(ados del e.plotador de las minas auríferas de 6stashe(” segEn carta de Bakunin a
su madre en mar,o de !J! (!:&. ?uando la (igilancia so)re @l se rela-a un poco, Bakunin
hi,o un (ia-e de reconocimiento del 6mur, a)andonando 0rkustsk en -unio de !%. En Lulio
llegó a =ikolae(sk, puerto de Gcrania a orillas del Bug. 6llí a)ordó un )uque de (ela fino y ligero
llamado >trelok. Luego, al cru,arse con el (elero americano Mickery, Bakunin se em)arcó en
este (elero huyendo escondido de las autoridades rusas hasta Lapón. *e ahí a >an ;rancisco
donde llegó en Actu)re de !%. 5asando por 5anam', na(egó hasta =ue(a Nork y de ahí fue
a (isitar Boston, donde sería reci)ido por un grupo muy particular de personas entre quienes
destaca)a Denry 9adsBorth LongfelloB (!3$#!!2, poeta norteamericano, autor de poemas
de inspiración rom'ntica, traductor de poemas espaOoles como las coplas de Lorge <anrique&.
Este grupo era estudioso de lo que ha)ía sido la re)elión de !"!. *urante :3 aOos, 4eorge D.
>nelling, ha)ía sido defensor y simpati,ante de la causa esla(a y conocía )ien las actuaciones
de Bakunin. El " de diciem)re de !%, Bakunin partió hacia Li(erpool (0nglaterra& ciudad a la
llegó el 2$ de *iciem)re y ese mismo día se encaminó hacia Londres llegando en la noche a
casa de su amigo y compaOero en muchas escaramu,as, 6le.ander 0(ano(ich Der,en. =ue(e
aOos de silencio y soledad serían (engados con el entusiasmo que Bakunin derrochó desde
entonces en la lucha por una sociedad construida desde la igualdad y la li)ertad. Der,en era
parte de la comisión editora del 7olokol, periódico de propaganda re(olucionaria y sindical que
se edita)a en Londres por aquella @poca. Der,en comenta que Bakunin se refería en estos
t@rminos al 7olokolC “la propaganda no )asta, que era indispensa)le suplementarlaF que era
necesario organi,ar centros, comit@sF di-o que no )asta)a con personas allegadas y le-anas,
que hacía falta (...& una organi,ación en marchaC la organi,ación de los polacos” (23!#23+& y se
puso de inmediato a tra)a-ar en ello.
1odo aqu@l que se le acerca)a, se encontra)a de pronto en(uelto en una a(enturaF misi(as
para tal grupo en tal sitio, o)tención de información de primera mano respecto a mo(imientos,
le(antamientos y acti(idad de propaganda y acción en tal otro, lecturas a)undantes, de)ates y
encuentros con personas deseosas de acción le ocupa)an casi las (einticuatro horas del día.
*e Der,en o)tenemos esta descripción de BakuninC
“...despreocupado por el maOana, despecti(o ante el dinero, capa, de tirarlo por la (entana
cuando tenía y de pedírselo prestado a quien fuera cuando no tenía, con la simplicidad de los
niOos cuando se lo piden a sus padres #sin pensar en su de(olución#, con la misma simplicidad
con la que entrega)a a otros sus Eltimos fondos, sin quedarse m's que con lo necesario para
comprar cigarrillos y t@. Este tipo de e.istencia no le molesta)a. Era un (aga)undo nato, sin
hogar. >i alguien le hu)iera preguntado de sopetón qu@ pensa)a acerca del derecho a la
propiedad, hu)iera podido contestar lo que Lalonde contestó a =apoleón cuando @ste le
/
2evell)n3 obra e,terior de fortificaci"n que defiende la cortina3 que es un lien&o de muralla entre baluarte 4
baluarte3 fortificaci"n de figura pentagonal, en la parte e,terior de la muralla -sin"nimo3 basti"n1'
"
“Bakunin y las artes”
preguntó so)re *iosC #>eOor, en el curso de mis estudios no he tenido nunca necesidad de tal
derecho.”(23&
En ;e)rero de !%: partió de Londres para participar en la insurrección polaca. 1u(o que
quedarse en >uecia y en Lunio partió hacia Masteras. *e regreso a Estocolmo se unió de nue(o
con su esposa 6ntoniaF fue a 4ine)ra de ahí a Londres y luego a 0talia. En ?aprera, antes de
llegar a ;lorencia, Bakunin se entre(istó con Los@ 4ari)aldi (!3$#!!2, nacido en =i,a,
com)atió a fa(or de la unificación de 0talia contra 6ustria y luego contra el 8eino de ='poles y
contra el papado&, quien le proporcionaría una presentación para 4iuseppe *olfi, uno de los
-efes de la democracia florentina.
1anto Bakunin como *olfi eran hom)res muy altos y corpulentos. *e 6le.ei ;riken tenemos
este relato de un paseo entre estos dos hom)res por la ciudad de ;lorenciaC “entre los dos
ocupa)an casi completo todo el ancho de las calle-uelas florentinas Smire [me di-o,
seOal'ndoles con el dedo, 6l)erto <arco, con quien yo camina)a detr's de ellos#, es una
)arricada en mo(imiento. 6 la primera insurrección la utili,aremosT” (22$&.
En 6gosto de !%", Bakunin (ol(ió a >uecia y en Actu)re a Londres (donde sostiene una
entre(ista con <ar. solicitada por @ste Eltimo para “limar malos entendidos” ocasionados aOos
antes& y en =o(iem)re a 0talia (ía Bruselas y 5arís. En Lunio de !%J, se dirigió a >orrento
pasando por ='poles. 5or aquella @poca, Bakunin esta)a conformando una sociedad
internacional a la que denomina)a La ;raternidad, de ahí sus constantes (ia-es.
En !%J, en ;lorencia, se hospedó en casa de un c@le)re pintor ruso lamado =ikolai 4e, quien
refería su estancia con Bakunin de esta formaC “1anto en las paredes de sus ha)itaciones como
en las puertas de su casa, ha)ía una muchedum)re de emigrados (...& Bakunin ignora)a o
ha)ía ol(idado la e.istencia de la pala)ra propiedad. 1oma)a el oro de los suecos para
prest'rselo a los emigrados polacosF e inmediatamente, ante los o-os de los prestamistas,
en(ia)a a alguien a cam)iar el oro y a comprar ta)aco para @lF pero hacía lo mismo con su
propio dinero, que desaparecía igualmente para satisfacer las necesidades de cualquiera”
(2:%&.
Luego ='poles en !%J, se quedaría en una modesta casa donde destinaría el esfuer,o de sus
siguientes dos aOos, en profundi,ar las relaciones internacionales y locales de su ;raternidad,
a)andonando ='poles sólo en 6gosto de !%$ para acudir a 4ine)ra al primer congreso de la
liga 0nternacional de la 5a, y de la Li)ertad que se cele)raría en >eptiem)re de ese aOo.
5ermanecería en >ui,a Luego del congreso de 4ine)ra. Da)ía sido elegido miem)ro del comit@
central pro(isional de la Liga y se integró a la sección 4ine)rina de la 0nternacional. En
>eptiem)re de !%! en Berna se cele)raría el segundo congreso de la Liga. 6 Bakunin se le
llama)a “el fundador de la 0nternacional anarquista en Europa” (2"$& ello se de)ió en gran
medida a que Bakunin instigó al ala i,quierda del ?ongreso de Berna a disociarse de la Liga y
fundador de la 6lian,a 0nternacional de la *emocracia >ocialista. En este grupo se encontra)a
Elis@e 8eclus (!:3#+3J, escritor y geógrafo franc@s, quien sería uno de los )aluartes del
anarquismo en ;rancia&.
6l)ert 8ichard nos comentaC “proclama)an con fuertes acentos la necesidad de una
propaganda colecti(a y ha)la)a de la (anidad de las reformas li)erales y de las re(oluciones
políticas que trata)an de conseguir la Liga de la 5a, (...& Bakunin decíaC #hay que desatar las
malas pasiones. Es decir, para @l no e.istían malas pasiones, y todos los instintos y apetitos
eran igualmente legítimos. Lo que era ilegítimo, nos decía, era que unos se sir(ieran de sus
facultades superiores para satisfacer sus propias necesidades e impedir a los dem's que
tam)i@n pudieran satisfacerlas” (2"!#2"+&. 6gregaría despu@sC “El inter@s, que 7arl <ar., de
acuerdo en esto con los fisiócratas, reconoció como el Enico mó(il posi)le del hom)re, no de)ía
e.istir en a)soluto entre los re(olucionarios )akuninianos. Ustos de)ían ser, como los nihilistas,
#
“Bakunin y las artes”
unos cristianos de los primeros siglos, sin la fe en *ios ni la esperan,a en el paraíso, pero como
unos cristianos no resignados capaces de ir hasta el empleo de la fuer,a” (2JJ&.
En Actu)re Bakunin a)andona 4ine)ra para ir a Lugano y de ahí a Locarno a donde llegó en
=o(iem)re de !%+. En <ar,o de !$3 Bakunin (i(ió en 4ine)ra. *e regreso a Locarno pasó
por =euch\tel donde se quedó un día.
La 0nternacional esta)a di(idida en dos tendencias, a la ca)e,a de una se encontra)a Bakunin
y a la ca)e,a de la otra <ar.. 6m)os grupos acepta)an el programa y los estatutos de la
0nternacional. 5ara la tendencia a la que pertenecía Bakunin, a quien se le llama)a fundador del
anarquismo, era contraria a la e.istencia del Estado. >u di(isa re,a)aC “6)olición de todos los
Estados y destrucción de la ci(ili,ación )urguesa, organi,ación li)re de a)a-o a arri)a mediante
asociaciones li)res de los tra)a-adores y de toda la humanidad li)erada, e instauración de una
nue(a sociedad humana uni(ersal”(2%!& mientras que para <ar. (definido como “principal -efe
de los social demócratas”& “era necesario refor,ar y mantener el Estado a toda costaF para ello
quería que los proletarios participaran acti(amente en la (ida política de sus países y, so)re
todo, en las elecciones parlamentarias, ya que, una (e, conquistada la mayoría, podría hacerse
con el poder a fin de reorgani,ar la sociedad actual sin recurrir a los m@todos re(olucionarios”
(2%!#2%+&
“el mes de Lulio de !$3, la guerra franco#alemana era ya un hecho. 1ras una serie de derrotas
francesas, el " de >eptiem)re se proclamó la repE)lica. Bakunin creía que la Enica posi)ilidad
de introducir en ;rancia una 8e(olución consistía en que @sta empe,ara en las pro(incias y,
para ello, se dispuso a unirse a sus camaradas de Lyon” (2$$&.
“La 0nternacional esta)a muy e.tendida en LyonF pero, despu@s de las persecuciones a
comien,os de mayo de !$3 ]con ocasión del ple)iscito^ era necesario (ol(erla a reconstruir
(...& Bakunin, infatiga)le, despertó y unificó todos estos ardores, y desplegó gran
acti(idad.”(2$!& 1ras una estancia en el Lura, Bakunin regresó a Locarno en !$.
En >eptiem)re de !$, se reali,ó una conferencia de la 0nternacional en Londres que lle(aría
a la ruptura definiti(a entre am)as tendencias y la e.pulsión de la tendencia que defendía
Bakunin de la 0nternacional, so)re todo por los ataques lan,ados por Mladimir Gtin contra @ste,
llenos de calumnias e infamias pero secundadas y apoyadas por <ar.. 6nselmo Loren,o,
quien esta)a presente se sintió muy impactado por la forma en las que tanto las acusaciones
como la defensa ha)ían sido lle(adas a ca)o.
En 6gosto de !$, se formó la ;raternidad en 8usia hasta !$:.
“El " de Lulio de !$2 llegó Bakunin a Rurcí, para pasar allí m's de tres meses rodeado por los
numerosos estudiantes rusos que a menudo por moti(os políticos, estudia)an en el 5olit@cnico
de esa ciudad”(2+:&
En >eptiem)re de !$2, <alatesta es designado -unto a ?afiero para representar a la
;ederación =apolitana de la internacional de tra)a-adores en el congreso a cele)rarse en >ui,a
en >aint#0mier, en el Lura de Berna. 6ntes de conocer a Bakunin personalmente, ya le
descri)ía, gracias al re(uelo que ha)ía significado el permanecer en ='poles desde !%" al
!%$, de la siguiente maneraC “Ul ha)ía conseguido hacer tem)lar todas las tradiciones, todos
los dogmas sociales, políticos, patrióticos, considerados hasta aqu@l momento por los
SintelectualesT napolitanos como (erdades seguras e indiscuti)les”(:3:& ;ue la @poca en la que
se e.cluyó a Bakunin y los seguidores de sus ideas de la 6sociación 0nternacional de los
1ra)a-adores.
$
“Bakunin y las artes”
Alimpiada (?afiero#& 7uturo(a en +3$ escri)iría un )re(e pasa-e so)re lo que fue la
e.periencia con Bakunin y otros re(olucionariosC
“En AtoOo de !$:, cuando ?afiero y otros italianos detenidos con @l fueron puestos en
li)ertad, se decidió comprar cerca de Locarno una pequeOa propiedad llamada Sla )aronataT,
donde no tardaron en instalarse Bakunin, ?afiero, <alatesta y otros italianos con sus mu-eres,
etc., salidos la mayor parte de la prisión o )ien emigrados de 0talia. 1am)i@n yo me instal@ allí
(...& La (ida en la )aronata parecía estar organi,ada segEn los principios comunistasF las tareas
y tra)a-os indispensa)les eran distri)uidos igualitariamente dentro de lo posi)leC los hom)res
tra)a-a)an en el )osque, encarg'ndose de talar 'r)oles, segar y cuidar del huerto que nos
proporciona)a a)undantes (erduras, legum)res (erdes, )ayas, castaOas y frutos. 1eníamos
tam)i@n gallinas y (acas. *ado que, segEn la costum)re italiana, eran los hom)res quienes
de)ían ocuparse del ganado, ?arlo ?afiero se encarga)a de alimentar y ordeOar a nuestra
(aca. Las mu-eres hacían la colada, cocina)an, la(a)an los platos y en general atendían todos
los tra)a-os de la casa. =os aliment')amos so)re todo de los productos de la )aronataC
castaOas, legum)res de todas clases, frutos y )ayas, en cuanto a la carne, raras (eces aparecía
en nuestros menEs.
La )aronata esta)a a dos horas de )arco, por el lago <ayor, de la frontera italiana, y era por lo
tanto un lugar muy cómodo para cele)rar reuniones o acoger a las re(olucionarios perseguidos
por la policía, que esta)an seguros de encontrar allí un refugio pro(isional (...& Gn día le pedí, de
parte de dos italianas que (i(ían con nosotros, que inter(iniera para conseguir que los italianos
modificaran su actitud respecto a sus mu-eres, que en 0talia son generalmente consideradas
como escla(as. Bakunin ha)ló largo y tendido so)re este tema y sus pala)ras causaron una
profunda impresión. 6 partir de entonces, las italianas se sumaron tam)i@n al mo(imiento
re(olucionario, y una de las ha)itantes de la )aronata participó, en !$%, en la insurrección de
las montaOas de Bene(ento.”(:2&
“*espu@s de una discusuón en torno a la propiedad en donde (i(ía, Sla )aronataT, y que
concluyó con la separación de Bakunin y ?afiero (dueOo de la casa&, y que i)a a ser seguida
por su ruptura con sus amigos del Lura, a fines de Lulio de !$" se (io o)ligado a salir de
Locarno, completamente desengaOado” ::3& Bakunin pasaría algunos días en Bolonia en la
preparación de un le(antamiento para la noche del $ al ! de 6gosto que resultó frustrado. 6
inicios de >eptiem)re de !$", Bakunin se instala en Lugano.
SL6 6G1A80*6* *E586M6, L6 >G<0>0Z= 6 L6 6G1A80*6* 8EB6L6. E> 0=1ALE86BLE
1A*6 ?A6??0Z= 0=*0M0*G6L A ?ALE?10M6T <i-ail Bakunin
En cuanto a los Eltimos días de Bakunin (los dos Eltimos aOos de su (ida&, no transcri)í ni tom@
ninguna cita del li)ro. >o)re su a,arosa, difícil y descoyuntada muerte, sólo agregu@ este
fragmento de 6dolf 8eichelC
“En el cementerio de Berna, cerca de BrungartenBald, se ele(a una losa puesta a su memoria
por la familia Mogt en el sitio donde fue enterrado su cuerpo sin reposo, y mi querida familia (ela
por ella, hasta el punto que una (ida agitada permite sustraer tiempo para el recuerdo de los
que han de-ado de e.istir”. (:!!&
5etr 7ropotkin, en el ani(ersario de la muerte de Bakunin (ocurrida en !$%&, escri)ió en
4ine)ra (en el periódico ruso ?hle)#i#Mol-a& un te.to que lo recorda)a y que en tre otras cosas
decíaC “al ha)lar de Bakunin, hay que cali)rar su papel no en ra,ón de lo que @l hi,o, sino de
acuerdo al influ-o que e-rció so)re los hom)res que lo reodea)an, so)re su pensamiento y
acción (...& la principal fuer,a de Bakunin no residía en sus escritos sino en su influencia
personal so)re los hom)res.”(:+$&
5
“Bakunin y las artes”
<'s adelante 7ropotkin comentaC “En 5arís, en !"$ (el aOo en el que fue e.pulsado&, y en
6lemania en !"!, su influencia so)re los me-ores hom)res de su @poca fue enorme. Bernard
>haB cuenta de manera un tanto humorística (Sthe perfect 9agneriteT& que 9agner representó
a Bakunin )a-o los rasgos de su >iegfried, que no conoce el miedo y que arrastra a Brunilde
por su amor. *esde luego, no es Bakunin en particular quien es representado de este modo
sino un re(olucionario en general, lleno de calor y audacia. 5ero es induda)le que la influencia
de Bakunin fue enorme tanto en el caso de 9agner como en los de 4eorge >and, Der,en y
Agare(, en todo el grupo socialista franc@s que entonces se congrega)a en 5arís, y en la -o(en
6lemania, en la -o(en 0talia y en la -o(en >ui,a. SEs imposi)le estar a su lado sin ser
conquistado por su ardor re(olucionarioT decían de @l sus contempor'neos.”(:+!&
Elis@e 8eclus, en +3:, comenta)a en un te.to que refería a la )iografía que <a. =ettlau ha)ía
escrito de Bakunin lo siguienteC
“Bakunin fue el precursor, menos sometido que todos los dem's a las influencias de su @poca,
de su medio y de la sociedad siempre en mo(imientoC como SpensadorT toma distancia y se
separa de todas las super(i(encias de los pre-uicios y las costum)resF fue en suma un
Sante(i(idorT del por(enir, fue el que con m's con(icción predicó la Ssociedad sin leyesT, fue el
propagandista de la 0nternacional futura, conce)ida no como un Estado dirigido por un 5ontífice,
sino como una alian,a fraternal de todos los hom)res li)res e iguales. La (ida de Bakunin est'
llena de acontecimientos dispares, conoce todos los e.tremos, desde las alegrías m's grandes
y los efectos m's profundos hasta la soledad y la c'rcel.” (...& SLa reno(ación sólo puede surgir
de la destrucciónT fue el principio que proclamó toda su (ida, desde su primera -u(entud, y lo
hi,o repercutir y sonar como el cristal en el seno del mundo de los opresores” ("3&.
6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful