6A

|

El Siglo de Torreón

|

DOMINGO 4 DE NOVIEMBRE DE 2007

|

EDITORIAL

LOS DÍAS, LOS HOMBRES, LAS IDEAS
FRANCISCO JOSÉ AMPARÁN
PROPUESTA PARA AYUDAR A TABASCO
Envío este escrito para proponer se contemple esta acción, independientemente de cualquier otra que se esté llevando a cabo, para poder ayudar a nuestros hermanos damnificados de Tabasco en forma práctica e inmediata y con la participación de todos los mexicanos. Que los grandes almacenes comerciales, nos sirvan de enlace entre nosotros los donantes y los damnificados ya que estas tiendas se encuentran a lo largo y ancho del territorio nacional y son además expertos en distribución. Tomando en cuenta que casi todos a diario ya asistimos a estos centros comerciales, pudiéramos en la comodidad de nuestra localidad ayudar pagando una despensa para que ellos, a su vez, la entreguen de sus centros de distribución más cercanos a las zonas afectadas, a quienes estén autorizados para recibir este tipo de ayuda y esto nos evitaría el arduo trabajo de organización, acopio y sobre todo el elevado costo de transportar dichas ayudas hasta el estado de Tabasco. El mecanismo es que preparen despensas de varios precios conteniendo artículos que realmente sean de primera necesidad y cada donante pagaremos ahí mismo en la caja, el importe de la misma. Gerardo González Duarte, Torreón, Coahuila.

Cincuenta años de Piedra de Sol L
lama mucho la atención que un país que se desgañita proclamando su vocación pacifista; que nunca ha ganado una guerra extranjera; que la única invasión que rechazó de manera contundente ni siquiera es conocida por el 95% de la gente (la repulsa de la intentona de reconquista española por Isidro Barradas en 1829… hecho de armas realizado por Santa Anna. ¿Será por eso?); y cuyos principales caudillos militares terminaron asesinados, fusilados y/o traicionados (esto es: fracasados), ese país se prodiga en bautizar calles, avenidas, pueblos y hasta entidades con los nombres de esos mexicanos cuyo principal mérito fue matar a muchos otros mexicanos. Y no digamos nada de la forma cínica y descarada en que durante el Priato se le dio vuelo a la lambisconería local y nacional, con resultados más bien patéticos. Habría que recordar que el periférico de Saltillo todavía lleva el nombre de Luis Echeverría, un personaje siniestro al que sólo los recovecos de nuestro malhadado sistema legal impidieron que fuera juzgado por genocida. Y al que a cualquier nación con cierta dignidad le daría vergüenza que la hubiera gobernado, ya no digamos que se pusiera a recordarlo. Todo esto viene a cuento porque la principal contribución que México le ha hecho a la Humanidad, al desarrollo y mejoramiento de nuestra especie, a hacer este mundo más vivible y deleitoso, no ha provenido de esos militares en última instancia derrotados; ni mucho menos de nuestros políticos, quienes (resulta patente) los muy inútiles han sido incapaces de crear una república democrática representativa funcional en más de 180 años. No, la mayor contribución mexicana a la Humanidad ha provenido de sus creadores: pintores, escritores, músicos, inventores, científicos, humanistas, cineastas. De esos hombres y mujeres sí podemos estar orgullosos y los podemos presumir en cualquier parte. Pero a ésos, ni quién les tire un lazo en este ingrato país. Tan es así que nuestros más ilustres poetas (varios de ellos entre los mejores autores que han escrito en la tercera lengua más hablada del planeta), por ejemplo, son conocidos por apenas un puñado de personas con la suficiente sensibilidad para haber abierto sus libros, pese a que no tienen nombre de calle ni se incluyan en el currículum de la mayoría de los planes educativos. Como en un país famélico de tecnología propia, los nombres de sus científicos e inventores (que sí, sí hemos tenido y seguimos teniendo) parecieran pertenecer a la alineación de un equipo de futbol de la Tercera División: de ellos no se acuerdan sino las madres que los parieron. Por todo ello, es justo y necesario conmemorar uno de los más grandes monumentos literarios de la lengua castellana del Siglo XX; que este año cumple medio siglo de haber aparecido; y que tiene por autor a Octavio Paz, un singular polígrafo que (aunque ello no sea tan importante como muchos piensan) es nuestro único Premio Nobel de Literatura. Me refiero al poema Piedra de Sol. Efectivamente, Piedra de Sol salió a la luz en el otoño de 1957, cuando Paz ya era un autor reconocido (y en muchos casos, detestado), aunque aún tuviera por delante mucho de lo mejor de su obra. Sin embargo, me arriesgo a decir que, en el campo de la poética, con Piedra de Sol alcanzó sus cotas más altas. No soy experto ni mucho menos, pero pienso que nunca volvió a brillar más como poeta como en esa extensa, sublime cadena de endecasílabos. Que es una de las peculiaridades del poema: está escrito en versos de once sílabas (con algunos pies quebrados para darle sabor al ritmo). Aquí la cuestión es que, por razones de entonación, sintaxis y creo que hasta genéticas, el verso endecasílabo no es una métrica que se le dé fácilmente al castellano. Nuestro idioma es por naturaleza octosílabo (de ocho sílabas), como lo prueban la mayoría de nuestros refranes (cuéntele: “Ár-bol que cre-ce tor-ci-do/ su tron-co nun-caen-de-reza”). El endecasílabo se le da más bien al idioma italiano, razón por la cual se coló a nuestra poética vía los genios del Renacimiento. Así pues, armar un extenso poema endecasílabo no es enchílame otra. Y es extenso: son 584 versos (cerca de cuatro mil palabras). Esa cifra es el número de días que abarca el año venusino. Y a Venus, en su faceta de divinidad femenina por excelencia, está dedicado Piedra de Sol. El poema es un intrincado retrato y reflexión sobre el amor. A veces, referido a una mujer en particular: voy por tu cuerpo como por el mundo, tu vientre es una plaza soleada, tus pechos dos iglesias donde oficia la sangre sus misterios paralelos, mis miradas te cubren como yedra (…) vestida del color de mis deseos como mi pensamiento vas desnuda, voy por tus ojos como por el agua, los tigres beben sueño de esos ojos, el colibrí se quema en esas llamas (…) Como en todo proceso amoroso digno de ese nombre, existe el delirante reconocimiento de que el entorno cambia, se transforma, la realidad se hace otra, al conjuro de la presencia del ser amado: amar es combatir, si dos se besan el mundo cambia, encarnan los deseos, el pensamiento encarna, brotan las alas en las espaldas del esclavo, el mundo es real y tangible, el vino es vino (…) el mundo cambia si dos se miran y se reconocen, amar es desnudarse de los nombres (…) Por supuesto y espero sinceramente que el amigo lector haya sentido esto (y si no, ¿qué espera? ¡Salga a vivir y a enamorarse!), la sensación amorosa y la vivencia erótica vienen siendo las mejores pruebas de que estamos vivos por algo, que este deambular tiene un sentido último, entrañable. Así (…) vislumbramos nuestra unidad perdida, el desamparo que es ser hombres, la gloria que es ser hombres y compartir el pan, el Sol, la muerte, el olvidado asombro de estar vivos; El fenómeno amoroso no puede empezar y terminar en la pareja: quien ama, extiende su

CAMBIO DE RUTAS CARECE DE INFRAESTRUCTURA VIAL
El jefe del Autotransporte desatado cual Atila moderno, declaró que había un caos en la calle Múzquiz convenciendo al alcalde de cambiarles la ruta de seis cuadras a cientos de camiones por una ruta absurda mandándolos a circular por colonias del poniente. ¡Es un genio! Cambió seis cuadras controladas con semáforos vigilancia e infraestructura vial y los mandó por calles sin vigilancia con alta densidad poblacional de niños, sin semáforos e inseguras. ¡Señor, el caos sólo existió en su cabecita, lo que había era un gran flujo vehicular como existe en los centros de todas las ciudades del país! ¿Qué no habrá nadie en la Administración municipal con un poco de sentido común que corrija esta tontería? Roberto Barranco Aguilar, Torreón, Coahuila.

querencia y preocupación a los demás. El amor es egoísta, sí, pero sensibiliza a la existencia del otro, de los otros. ¿Puede existir un enamorado genocida? Mejor dicho, ¿un genocida enamorado? ¿Puede el torturador derramar arrumacos en su amada luego de terminar su atroz faena? Siguiendo las líneas de Paz, ello es imposible: el amor nos abre la puerta a la sensibilidad y el darnos cuenta de los demás: para que pueda ser he de ser otro, salir de mí, buscarme entre los otros, los otros que no son si yo no existo, los otros que me dan plena existencia, no soy, no hay yo, siempre somos nosotros, la vida es otra, siempre allá, más lejos, fuera de ti, de mí, siempre horizonte (…) Aunque, claro, en última instancia el amor es el refugio del individuo que reniega de su individualidad para unirse a otra y crear un entorno en el que se protegen y crean una envoltura que los encubre, contiene y da aliento: los dos se desnudaron y besaron porque las desnudeces enlazadas saltan el tiempo y son invulnerables, nada las toca, vuelven al principio, no hay tú ni yo, mañana, ayer ni nombres, verdad de dos en sólo un cuerpo y alma, oh ser total... Le dejo el análisis epistemológico, tautológico, hermenéutico y hasta entomológico a los que le saben a esas cosas (o que saben qué significan esas cosas). Yo sólo quería compartir con ustedes el inmenso gozo que constituye leer Piedra de Sol y colaborar con el festejo del medio siglo de ésta, una de las creaciones más sublimes de cualquier mexicano en toda la historia. ¿Qué es un lote de útiles escolares o un puente peatonal frente a este auténtico monumento inmortal? Digo, hay que poner las cosas en su verdadera perspectiva… porque de repente se les olvida y se la creen. Consejo no pedido para sentirse “un sauce de cristal, un chopo de agua/ un alto surtidor que el viento arquea”: Lea “Ómnibus de poesía mexicana”, presentación, compilación y notas de Gabriel Zaid, un banquete de la buena poesía de los nuestros. Ah, y gracias a la mesa sabatina de Garufa por haberme acercado de nuevo a esta maravilla. Salud, caballeros. PD: El próximo 21 de noviembre sale a la venta “XX: historia ligera de un siglo pesado”, en cinco tomos semanales, obra de un servidor. La historia de su siglo como le hubiera gustado que se la contaran. Bueno, al menos a mí. Correo: anakin.amparan@yahoo.com.mx

BOLIGAN

Su opinión nos interesa
Envíela a: cartas@elsiglodetorreon.com.mx Fax: 716-59-09 Dirección: Av. Matamoros 1056 Pte. Torreón, Coah. 27000
Por favor incluya su nombre y la ciudad donde resida. Las cartas pueden ser editadas por razones de espacio.

PERIÓDICO REGIONAL DEFENSOR DE LA COMUNIDAD

ANTONIO DE JUAMBELZ Fundador ANTONIO IRAZOQUI Y DE JUAMBELZ Vicepresidente y Director General ENRIQUE IRAZOQUI MORALES Director de Operaciones

OLGA DE JUAMBELZ Y HORCASITAS Presidenta del Consejo ALFONSO GONZÁLEZ-KARG DE JUAMBELZ Director General Adjunto MARÍA DEL SOCORRO SOTO NAVARRETE Subdirectora de Finanzas

RELATOS DE ANDAR Y VER
ERNESTO RAMOS COBO

JAVIER GARZA RAMOS Subdirector Editorial

Dentro de su programa, El Siglo de Torreón pugnará:
■ ■ ■ ■ ■ ■ Por un crecimiento ordenado y sano de la zona urbana Por que la policía sea una garantía social Por la disminución de los “tabaretes” Por el aumento de escuelas y fundación de bibliotecas Por la prosperidad de La Laguna Por que todos tengamos como norma que favorecer los negocios de la Comarca es contribuir al engrandecimiento de nuestros propios negocios ■ Por llevar al ánimo del Gobierno Federal la idea de que: “La Provincia también es México”. ■ Por la conservación del lecho del río Nazas ■ Por la preservación del medio ambiente Diario de la mañana, editado e impreso por la Cía. Editora de La Laguna, S.A. de C.V., en la avenida Matamoros 1056 Pte., apartado postal 10. Teléfonos: conmutador 7-59-1200 con cincuenta líneas. Crédito y cobranzas 7-16-1352; Sociales 7-59-1200 Exts. 1111 y 1211 y 7-13-6011; Suscripciones 7-16-4514; Redacción 7-59-1200 Exts. 1113, 1115 y 1136. Fax 716-5909 ó 7-12-3055. Distribuido por Celsa Distribuciones, con domicilio en Av. Matamoros 1056 Pte., Torreón Coahuila. Registrado como artículo de segunda clase el 7 de marzo de 1922. Franquicia Postal 1-08-112/90. Miembro de la Asociación de Editores de los Estados (AEE). Agencias noticiosas: El Siglo AEE, El Universal, Notimex, AP y El País. Precio por ejemplar: $8.00 entre semana y el domingo $12.00 (Estos precios están sujetos a cambios sin previo aviso). Toda remisión debe hacerse a Cía. Editora de La Laguna, S.A. de C.V. No se devuelven originales aunque no se publiquen. Los trabajadores que laboran en la redacción y confección de este periódico son miembros de la Sección 8 del SITAG.

Tabasco y el Agua
C
on el pensamiento en Tabasco desespero ante lo que ahora viven: pobreza machacada por la naturaleza y el sufrimiento a flor de piel. Vemos el llanto de los niños que bajan del tejado a las lanchas, o escenas de ancianas, de piernas heridas, esperando tumbadas a que llegue el rescate. Terriblemente injusto y terriblemente doloroso. La pobreza golpeada en su centro. La región herida e inundada: curva de nuestro golfo, receptáculo de agua, cuna también de nuestra historia. Fue de esos llanos pantanosos, de ese verdor infinito, de donde salió Carlos Pellicer a cantar por el mundo. Sin dramatizar, con la fría conciencia de lo que está ocurriendo, pongo aquí las palabras de Pellicer en estas horas de solidaridad: “La patria necesita de aquellos hombres que le hagan ver la tarde sin tristeza. Hay tanto y lo que hay es para pocos. Se olvida que la patria es para todos. Si el genio y la belleza entre nosotros fue tanto y natural, que el recuerdo del hombre de otros días nos comprometa para ser mejores. La patria debe ser nuestra alegría y no nuestra vergüenza por culpa de nosotros. Es difícil ser buenos. Hay que ser héroes de nosotros mismos”. El llamado del presidente el pasado jueves ha sido puntual y ha sido a tiempo. No le podrán tachar los retrasos de Bush en Nueva Orleáns, o ese inmovilismo de De la Madrid ante los sismos, que le costó los recurrentes chiflidos del estadio Azteca. La reacción del Gobierno ante esta tragedia –al menos desde las percepciones, desde las imágenes difundidas— ha sido inmediata, enérgica y seguramente acrecentará su imagen de mando ejecutivo y firme. Confiemos en que nuestras autoridades sabrán coordinarse en las distintas esferas de Gobierno y que sabrán atender la situación con honestidad y eficiencia; confiemos en que los colores partidistas se harán a un lado y que todo esto no termine siendo un botín político; confiemos en que el llamado del presidente sea escuchado y que la solidaridad mexicana destine múltiples ayudas a esa región tan entrañable. Sin embargo, quisiera detenerme allí, escuchar las palabras de Pellicer, e intentar que la tragedia nos limpie el pecho y nos enseñe el camino para hacer la patria. Dejémoslo bien claro: sus palabras no son la perorata barata de predicador dominicano en alguno de esos canales perdidos; ni alguna frase suelta de un libro de autoayuda del Sanborn’s: “Hay que ser héroes de nosotros mismos”, son las palabras que buscan la esencia, la diaria responsabilidad individual, la justicia, la igualdad en nuestro México. El párrafo, leído con calma, desglosa actitud solidaria, participación social, esfuerzo máximo; conductas que a mi considerar debemos de adoptar como forma de vida recurrente para un México más justo. No sólo responder ante la tragedia. Pellicer amaba su estado natal. Su vida es fascinante y su poesía es el canto de la selva de un Tabasco inaccesible, de sus montañas, el agua desbordándose desde las cañadas majestuosas, bañándolo todo, hasta abrazar, en un suspiro de vida, nuestro Golfo de México. De él es el canto: Tabasco en sangre madura / y en mí su poder sangró. Agua y tierra el Sol se jura ;/ y en nubarrón de espesura la joven tierra surgió. Tiempo de Tabasco; en hondo / suspiro te gozo así. Contigo, cerca de mí / tiempo de morir escondo. Arde en Tabasco la vida / de tal suerte, que la muerte vive por morir hendida, / de un gran hachazo de vida que da sin querer la muerte. Agua de Tabasco vengo / y agua de Tabasco voy. De agua hermosa es mi abolengo; / y es por eso que aquí estoy dichoso con lo que tengo. ramoscobo@hotmail.com

Suscripciones: Trimestral $520.00 Semestral $950.00 · Anual $1,650.00

Consúltenos en Internet

www.elsiglodetorreon.com.mx
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada Cert. L. de T. Sec. de Gob. No. 413. Cert. L. de C. Sec. de Gob. No. 204 Reserva de derechos de autor No. 04-2001-062914324500-101

CIRCULACIÓN CERTIFICADA

Año 86 | No. 250