You are on page 1of 67

ANTROPOLOGIA, TANATALOGIA Y ODONTOLOGIA FORENSE

INTRODUCCIÓN
En ciertas ocasiones identificar a una persona fallecida no es tarea fácil, puesto que se
debe a veces debido a la falta de documentación, documentación incorrecta o faltante
de una persona, o porque el cuerpo se encuentra irreconocible debido al proceso de
trauma o de descomposición. Es por ello que a pesar de las circunstancias, se debe
hacer todo lo posible para identificarla y cumplir con las obligaciones sociales y legales
relacionadas con el deceso y acabar con la incertidumbre que genera más dolor en las
familias del causante, y para ello el investigador criminal deberá aplicar ciertas
disciplinas para determinar las causas del fallecimiento.
La aplicación de la Antropología Forense e investigación criminal en restos óseos
ayuda a la identificación del sujeto teniendo en cuenta ciertos criterios, el primer criterio
a determinar mediante la antropología es la edad, para así descubrir si los restos
corresponden a un niño, adulto, o un adulto mayor, de igual forma la determinación del
sexo; a partir de la segunda guerra mundial algunos datos y causas de muerte se
establecieron a partir de la aplicación de la antropología como ciencia, puesto que trata
de establecer a partir del estudio de los restos óseos, estudios que debe cumplir unos
procedimientos como, el estudio del lugar de los hechos, recolección de los restos y por
último el traslado de estos al laboratorio. En la recogida de los restos óseos se tienen
tres supuestos casos, uno de estos es cuando los restos cadáveres aparecen en
superficie en este caso los hallazgos suelen ser occidental otro casos en los que los
restos cadavéricos aparecen enterrados estos son hallados cuando dan alguna
declaración donde dan el lugar en que ocurrieron los hechos y por último el caso en que
los cadáveres en avanzado estado de putrefacción, se debe tener una protección
especial.
Con la Tanatalogía Forense se descubre si el cadáver ha tenido alguna modificación
desde el momento del deceso hasta su reducción esquelética, a si mismo el establecer
fecha, causa y los medios empleados para la muerte. La concepción de vida dentro de
esta disciplina es entendida como aquel proceso que preserva la integridad física al
cuerpo, la articulación, respiración y función del sistema nervioso, mientras que la
muerte es considerada como la cesación total e irreversible de todos los fenómenos
vitales la muerte. Y es a partir de esta concepción que se realiza la inspección
minuciosa del cadáver cuyo método empleado para el descubrimiento de las marcas y
modificaciones dentro de este es la Necropsia, que mas adelante será desarrollado
dentro de este trabajo.
Otra de las disciplinas empleadas para la identificación del cadáver es la Odontología
Forense, que es empleada en los casos en que es difícil la identificación del cadáver
por otros medios. La Odontología Forense es la disciplina, ciencia o especialidad que
en el ámbito médico-legal que estudia la totalidad del conocimiento odontológico en
relación con la ley y el derecho, la justicia y la ética. A su vez, comprende por una parte,
el asesoramiento a los Tribunales de Justicia a través de informes periciales; y por otra,
el estudio de las materias que enmarcan jurídica y éticamente el ejercicio de la
profesión dental; con las autoridades y con la sociedad. Comprendiendo además, el
estudio y la contribución a la generación de leyes que beneficien la salud bucal de la
población y que contribuyan a su protección. Esta disciplina es aplicable principalmente
cuando el cadáver está destruido completamente o en casos de incendios.














OBJETIVOS

OBJETIVO GENERAL
 Identificar a la Antropología, Tanatalogia y Odontología Forense como disciplinas
de la medicina legal para la identificación de Cadáveres.

OBJETIVOS ESPECIFICOS
 Identificar a través de las multidisciplinas empleadas en la medicina legal al
individuo, determinación de la causa y circunstancias de la muerte.
 Determinar las características esenciales para el reconocimiento de una persona
a través de la utilización de cada disciplina.
 Analizar y estudiar el empleo de cada una de las disciplinas (Antropología,
Tanatalogia y Odontología Forense) en la identificación de seres humanos.



1. ANTROPOLOGÍA FORENSE

1.1. INTRODUCCIÓN.
La antropología forense, según la definición de la “Americam Board of Forensic
Anthropology”, es la aplicación de la ciencia de la antropología física o antropología
biológica al proceso legal. El antropólogo forense aplica normas técnicas científicas
desarrolladas en la antropología física para la identificación de restos óseos y/o
cadáveres en distintos de conservación (con alteraciones de índole natural, accidental o
intencional), asistencia para la localización y recuperación de restos humanos e
identificación de sujetos vivo.
Al igual que en la medicina legal y forense, y por ser una rama dentro de ésta, la
antropología forense intenta determinar, en primer lugar, la identidad del sujeto, y
posteriormente, el diagnóstico de la muerte, data y todas las circunstancias que
ocurrieron en el momento de la misma.
La antropología forense, tiene como fines principales el estudio de los restos óseos
esqueléticos con objeto de llegar a la identificación personal, averiguar la causa de la
muerte, data de la muerte, edad, sexo, raza, estudio de la cavidad bucal y todo cuanto
sea posible para proporcionar información a los investigadores policiales para que
puedan llegar a la identificación del sujeto. Además, la antropología forense estudia al
sujeto vivo y sus características biotipológicas así como su posible relación con los
hechos delictivos.
1.2. ANTROPOLOGÍA FORENSE E INVESTIGACIÓN CRIMINAL EN RESTOS
ÓSEOS
Para llegar a la identificación del sujeto, uno de los primeros parámetros a determinar
es la edad del mismo a partir de sus restos óseos, diferenciando si se trata de los restos
de un individuo adulto, infantil o infanto-juvenil para, a partir de aquí, determinar sexo,
data y causas de la muerte.
De entre los métodos utilizados por el antropólogo forense para la determinación de la
edad de un individuo por sus restos óseos, la radiología juega un papel fundamental por
la información que aporta sobre los huesos. Esto hace que las técnicas radiológicas,
resulten igualmente válidas para la determinación de la edad tanto los individuos vivos
como de individuos fallecidos.
La antropología surge en España en 1860, por la influencia que ejerce en los primeros
investigadores españoles Paul Broca, antropólogo francés creador de la antropología
física, siendo en 1864 cuando Pedro González de Velasco constituye la Sociedad
Española de Antropología, y poco más tarde el Museo Antropológico Nacional.
Se crea en 1884 el Museo y Laboratorio de Craniometría, gracias al trabajo de Federico
Oloriz y Aguilera, que convierte esta colección, no sólo en una de las más numerosas
de Europa –consta de más de 2500 piezas-, sino en el referente de numerosos estudios
antropológicos.
En esta misma época, a partir de 1880, surgen las primeras publicaciones de
antropología criminal, influenciadas por las aportaciones de la escuela italiana de
antropología criminal y la antropología jurídica francesa.
Teniendo en cuenta la orientación actual de la antropología, es a partir de la II Guerra
Mundial cuando se instauran las reglas de trabajo de la antropología forense como
ciencia que trata de establecer a partir del estudio de los restos óseos todo cuanto sea
posible para la identificación, establecimiento de la data, causa de la muerte y cualquier
otra circunstancia que pueda tener relevancia en el ámbito judicial.
1

1.3. ESTUDIO DEL LUGAR DE LOS HECHOS, RECOGIDA DE LOS RESTOS Y
TRASLADO AL LABORATORIO.
Ante el hallazgo de un cadáver esqueletizado objeto de estudio mediante técnicas de
antropología forense es conveniente seguir un protocolo de actuación con el fin de
obtener la máxima información que nos ayude a su solución. Este protocolo contempla
la recogida, envío al laboratorio y tratamiento de los restos óseos. La recuperación debe
hacerse con la misma minuciosidad que la búsqueda que se hace en el lugar de un
delito, aunque debe realizarse con técnicas especiales.
2

Se debe dejar constancia de la fecha, el lugar, la hora de comienzo y terminación de la
recogida o exhumación de los restos.
1.4. RECOGIDA DE RESTOS ÓSEOS
Esta fase dentro del estudio del caso en antropología forense es de suma importancia,
ya que una vez retirado el cuerpo del lugar va a ser imposible reconstruir la escena en
su forma original.
Se distinguen tres supuestos:
 Casos en que los restos cadavéricos aparecen en superficie

1
ROBLEDO, María del Mar. Manual de Criminalística y ciencias forenses. Técnicas forenses aplicadas a la
investigación criminal. Editorial Tebar. Madrid 2010. Pág. 19
2
ROBLEDO (2010), Op. Cit. Pág.20
 Casos en los que los restos cadavéricos aparecen enterrados
 Cadáveres en avanzado estado de putrefacción.

1.4.1. Casos en que los restos cadavéricos aparecen en superficie
En estos casos, el hallazgo de los restos suele ser accidental y deberán plantearse las
siguientes tareas para evitar que se produzca una mayor alteración:
1. Aproximarse al área cuidadosamente
2. Acordar al menos diez metros alrededor de la mayor concentración de huesos
3. Que no entre nadie que no tenga algo específico que hacer
4. Sin tocar los restos, ver si son humanos
5. Retirar la vegetación excesiva sin alterar la escena
6. Fotografía de la escena. Sin tocar los huesos y utilizando un testigo métrico o un
objeto de dimensiones conocidas y extrapolables
7. Cuadricular el área con procedimientos técnicos, tomando como punto de referencia
para construir la cuadricula un accidente del terreno fijo e inamovible
8. Marcar con banderas o listones el campo y señalar en la cuadricula lo más
importante, fotografiar los hallazgos y recogerlos en bolsas o cajas que deben ir
debidamente rotuladas
9. Inventario de todos las operaciones y hallazgos realizados, búsqueda cuidadosa de
restos perdidos y examen para ver si existen huellas de animales en los huesos que
puedan posteriormente ayudar en la investigación
10. Tras la recogida de los huesos, toda el área colindante debe ser excavada y
cribada, esto es inspeccionar partícula a partícula el sedimento, se puede usar también
para ello el lavado y separación en fracciones de distinto tamaño en cribas apropiadas
11. Recoger muestras del suelo del área donde se sitúa el cuerpo o algún hueso
importante y a cierta distancia del mismo, con destino a ser estudiadas en el laboratorio
12. Recoger los objetos personales que puedan aparecer o cualquier objeto extraño
que pueda ayudar en la investigación posterior, anotando las cuadriculas en las que
aparecen.


1.4.2. Casos en los que los restos cadavéricos aparecen enterrados
En estos casos el hallazgo puede deberse a una declaración policial o judicial sobre el
lugar en el que se haya enterrada la víctima, o bien fortuito porque se remueva el
terreno. En caso de sospecha de enterramiento de un cadáver, se señalan una serie de
pautas para la búsqueda de un enterramiento:
a. Modificaciones en la vegetación debidas a la excavación del terreno. Consolidación
del terreno, que adopta una superficie cóncava respecto del suelo circundante durante
los primeros meses. La profundidad y duración de la depresión varía según el tipo de
suelo, cuando el suelo es arenoso cerca de lagos o ríos esta depresión puede
desaparecer antes; si la zona corresponde a un clima desértico la depresión dura más
tiempo, dada la ausencia de lluvias que puedan alterarla; si se trata de una tierra de
cultivo obviamente la búsqueda es más difícil.
b. Modificaciones en el suelo. Al excavar la fosa se produce una mezcla de las capas
más superficiales del suelo con las más profundas con lo que la coloración de la
superficie es diferente.
Si la localización del lugar de enterramiento es conocida solo vagamente y la simple
inspección del terreno no aporta datos suficientes, se hace preciso el uso de
instrumentos de búsqueda.
-Una vez descubierto el enterramiento debemos tener en cuenta ante qué tipo de
enterramiento nos encontramos. Se distinguen los siguientes tipos de enterramiento:
a) Individual o mezclado: Una fosa puede contener los restos mezclados de dos o más
personas enterradas en la misma tumba.
b) Aislados o adyacentes: Si las fosas son aisladas y separadas unas de otras, la
excavación se realizara como cualquier otra. Si las fosas son adyacentes debemos
tener cuidado ya que comparten una pared.
c) Primaria o secundaria: Una fosa primaria es aquella que acoge originariamente al
difunto y secundaria cuando los restos se depositan originariamente en otro lugar y
luego se cambian a la fosa.
d) Inalterado o alterado: Un entierro inalterado no ha sufrido cambio (salvo por los
procesos naturales) desde el momento del entierro primario. Un entierro alterado es
aquel que ha sufrido alguna alteración por la intervención humana. Se considera que
todos los entierros secundarios están alterados.


1.4.3. Cadáveres en avanzado estado de putrefacción
En este caso, conviene no olvidar la apropiada protección para evitar la contaminación
y la impregnación de las ropas con olores desagradables y además añadir una
mascarilla con el doble fin de evitar infecciones y olores. Se pueden utilizar mascarillas
con filtro para vapores orgánicos, de las utilizadas en el ambiente laboral, o si esto no
es posible dos mascarillas de cirujano superpuestas.
3

1.5. ENVÍO DE LOS RESTOS AL LABORATORIO
Depende del estado en que se encuentren. Si los restos son frágiles deben envolverse
en un material que impida su movimiento, para ello valen bolsas de papel, plástico,
serrín, algodón, virutas o simplemente papel de celulosa fuerte.
Si los huesos están húmedos lo mejor es dejarlos secar antes de embalarlos, o si se
envían al laboratorio por transporte urgente, en cuanto lleguen hay que sacarlos y
dejarlos secar para que no se estropeen.
No deben limpiarse los huesos en el lugar del hallazgo, esta operación se realizara en
el laboratorio.
En el caso de cadáveres en estado de putrefacción y que no se puedan estudiar en el
lugar donde aparecen, hay que enviarlos en cajas de zinc o plomo.
La documentación adicional debe remitirse al laboratorio, junto con los restos, un
informe completo con la totalidad de los datos obtenidos en el lugar del hallazgo. En
caso de presumirse la identidad del cadáver será imprescindible recopilar y enviar toda
la información disponible sobre el mismo, incluyendo a ser posible: ficha dental, historial
médico, estudios radiográficos de cualquier tipo y fotografías de retrato.
1.6. TRATAMIENTO DE LOS RESTOS EN EL LABORATORIO DE
ANTROPOLOGÍA FORENSE.
En cuanto lleguen los restos óseos y objetos al laboratorio, debemos desempaquetarlos
y extenderlos por si existe alguna humedad que terminen de secarse.
Cuando los huesos llegan al laboratorio y antes de proceder a cualquier otro tipo de
actuación debemos:
 Anotar todo tipo de detalles de coloración, persistencia de partes blandas y de
cuáles de ellas se trata (ligamentos, piel, músculos, etc.), estado de la adipocira
si existe, olor cadavérico o no, si existen insectos o pupas, color y características

3
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Págs.21-22
de la tierra adherida, si existen restos vegetales o cualquier otro tipo de materia
extraña que pueda llegar adherida al hueso.
 Examinar si existen cabellos, uñas o cualquier otro elemento que pueda
pertenecer al individuo que estudiamos.
 Tomar muestras para análisis (ADN, histología, elementos minerales, etc.).
 Finalmente, procederemos al lavado de los huesos para ver si existen en ellos
particularidades o marcas que nos puedan ayudar en nuestra investigación.
4

1.6.1. Huesos con partes blandas
Se examinaran con las partes blandas adheridas y después se procederá a su limpieza
para poder examinar las marcas, si existen, de violencia, así como los signos de
identificación, tanto de sexo, talla, edad como señas particulares. En primer lugar
trataremos mediante bisturí u otro elemento cortante de desprender la mayor cantidad
de músculos y ligamentos, teniendo cuidado de no lesionar el hueso. Posteriormente se
depositan los huesos en un recipiente adecuado con aguan que calentaremos con
detergente. Esto hará que vayan desprendiéndose los ligamentos y músculos
adheridos.
El tiempo que debemos tenerlos en esta solución es variable y depende del estado y
tipo de hueso, por lo que deberemos vigilar la operación e ir limpiando aquellos huesos
que se pueden desbridar. Los primeros suelen ser costillas y en general huesos planos
y posteriormente los huesos largos. Hay que tener cuidado de no dejarlos más tiempo
del necesario dado que pueden deteriorarse y destruirse.
1.6.2. Huesos totalmente esqueletizados
Si existe duda respecto a la resistencia de los huesos, se aconseja someter uno o dos
fragmentos de huesos postcraneanos de tamaño pequeño a un lavado de prueba con
agua caliente. Si los fragmentos han resistido bien esta prueba el resto del esqueleto
puede lavarse de modo semejante teniendo un cuidado especial con los trozos que
estén muy erosionados. En estos casos no deberá usarse ningún detergente.






4
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Pág.23
1.7. ESTUDIO ANTROPOLOGICO FORENSE
Ante el hallazgo de unos restos, el antropólogo forense tiene como objetivo principal
identificar al individuo o individuos, intentar determinar las causas de la muerte e
intentar establecer cuándo se ha producido ésta, para ello, se estudian la especie a la
que pertenecen los restos, el sexo, la edad, la talla y cualquier circunstancia anómala
que presenten los restos y que puedan ayudar a la identificación.
5

1.7.1. Determinación de la especie.

La primera pregunta que nos planteamos al iniciar el estudio de unos restos es si son
de animales o de humanos, responder a esta pregunta no suele plantear demasiados
problemas si aparece el esqueleto completo y si tenemos un buen conocimiento de la
anatomía humana, haciendo en este caso, un estudio de anatomía comparada.

Reverte (1991 señala que, además de la anatomía comparada, existen ciertas
características que pueden ser válidas para la diferenciación animal-humano:

1. Peso: El hueso animal pesa proporcionalmente más que el hueso humano.
2. Densidad: El hueso animal es más denso y compacto que el hueso humano, y el
tejido esponjoso tiene trabéculas más grandes, densas y compactas que el tejido
trabecular esponjoso humano.
3. Índice medular: Es un método que actualmente está superado por los métodos
biológicos. Su cálculo se establecía de la siguiente forma: índice medular=
diámetro mínimo del conductor medular / diámetro mínimo de la diáfisis. En el
hombre el resultado es de 0,45, en los animales en cambio el índice está por
encima de 0,50, en el feto humano los valores están comprendidos entre 0,15 y
0,48.
4. Sonido: Si se golpean suavemente entre sí dos huesos animales se produce un
sonido casi metálico. Por el contrario, si golpeamos suavemente un hueso
humano contra otro, el sonido es más apagado.
Puede ocurrir que en el hallazgo sean pocos huesos y muy fragmentados por lo que
nos sea difícil discernir si son de origen humano o animal. En este caso para su
diferenciación se han usado:
1. Métodos histológicos: Estudiando la forma y el tamaño de los conductos de
Havers.

5
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Págs. 23, 24,25.
2. Estudio inmunológico: Es un método muy fiable para determinar si el hueso es
de origen humano o animal. Para ello, se preparan 2 gramos de harina de hueso
que se macera con suero fisiológico a 4°C durante 48 horas. Se filtra al cabo de
ese tiempo y se pone en contacto con un suero anti-proteínas humanas. Una
reacción de floculación positiva i precipitación indica que se trata de un hueso
humano.

1.7.2. Determinación del número de individuos
Cuando se estudia una colección ósea, sea un enterramiento colectivo o una necrópolis
antigua, se nos plantea el problema de diferenciar el número de individuos.
Dependiendo del estado en el que se encuentren los huesos será una tarea más o
menos complicada.
Si los esqueletos están completos no vamos a tener ningún problema dado que
podemos diferenciar perfectamente el número de cráneos, el de fémures izquierdos o
derechos, o el de cualquier otro hueso que nos pueda servir de indicador. El problema
se nos plantea cuando los esqueletos están incompletos, en cuyo caso va a ser difícil
establecer el número exacto de cuerpos que se inhumaron, pudiendo establecer
únicamente un número mínimo de individuos. Para ello tendremos en cuenta la
cantidad de huesos individualizados que existan y si podemos establecer la asignación
de sexo. Normalmente los huesos que van a conservarse mejor son los más robustos,
el fémur sobre todo; si separamos los fémures derechos e izquierdos tendremos un
número mínimo de individuos.
1.7.3. Determinación del sexo.
Al hablar de dimorfismo sexual nos referimos a las diferencias existentes en tamaño,
estructura y apariencia entre machos y hembras de una determinada especie o
subespecie de la misma edad.
Las diferencias sexuales comienzan su desarrollo en el esqueleto antes del nacimiento.
La amplitud de la escotadura ciática en la pelvis, que es uno de los caracteres más
diferenciadores en la edad adulta, aumenta más rápidamente en las mujeres durante la
etapa de crecimiento fetal. A lo largo del periodo de maduración el dimorfismo sexual se
hace más marcado y los métodos antropológicos de estimación del sexo aumentan su
fiabilidad. El hecho de que las mujeres crezcan más rápidamente y maduren más
pronto hace necesario considerar la edad cuando se estima el sexo en individuos
inmaduros.
En torno a los 18 años de edad, las diferencias sexuales están bien definidas en el
esqueleto y las distinciones pueden efectuarse habitualmente con seguridad. Las
diferencias significativas son de dos tipos: de tamaño y de forma, derivada de la
función. En general, los huesos de los varones son más largos, más robustos y
muestran relieves más rugosos que los de las mujeres. El cráneo y los huesos largos
pueden aportar una información adicional.
Tradicionalmente, el cráneo es la estructura ósea más estudiada en antropología. La
atribución del sexo a partir del cráneo se ha hecho sobre una base osteológica, de
manera que ha predominado la descripción de rasgos morfológicos sobre las
dimensiones (tamaños y proporciones).
De manera general, pueden establecerse las siguientes diferencias morfológicas entre
ambos sexos:
a) Apertura nasal: En el varón suele ser más grande y estrecha y sus márgenes más
agudos que redondeados. Los huesos nasales en el varón son más grandes y tienden a
unirse en la línea media en un ángulo más pronunciado.
b) Órbitas: En la mujer son más altas, más redondeadas y proporcionalmente más
grandes en relación al esqueleto facial superior. Los márgenes orbitarios son más
afilados, menos redondeados que en el varón.
c) Pómulos: Más gruesos y robustos en los varones.
d) Contorno craneal: En la mujer es más alto, más listo, más vertical y puede ser más
redondeado en la proyección frontal; en general el patrón es más pedomórfico.
e) Paladar: Habitualmente más grande y ancho en el varón.
f) Mandíbula: En el varón es más grande y gruesa, con una mayor altura del cuerpo.
1.7.4. Determinación de la edad
Los huesos humanos se desarrollan a partir de una serie de centros separados de
osificación y crecimiento. Una idea de la complejidad del proceso global de osificación
nos la da el hecho de que a las 11 semanas de vida intrauterina, el ser humano posee
más de 800 centros de crecimiento óseo, y unos 450 en el momento del nacimiento,
mientras que el esqueleto adulto posee tan solo 206 huesos.
Cuando los dientes están ausentes, la edad puede estimarse utilizando las longitudes
de los huesos largos. Este método no es muy exacto porque los ritmos de crecimiento
varían ampliamente entre poblaciones, e incluso entre individuos del mismo grupo
social. El error en la estimación se acrecienta por el hecho de que la mayoría de los
datos han sido registrados a partir de niños vivos, mientras que las estimaciones
prehistóricas se efectúan sobre huesos secos.

1.7.5. Determinación de la talla
Altura de cualquier cuerpo u objeto es la medida de la elevación de ese cuerpo u objeto
sobre la superficie de la tierra. En el caso particular del cuerpo humano la altura se
denomina talla o estatura.
La talla de una persona es un parámetro biológico extremadamente variable,
constituyendo, grosso modo, el tamaño de un individuo de pie. Por otra parte, en todos
los grupos humanos la talla de la mujer suele ser inferior a la del hombre.
También debeos de tener en cuenta que la talla puede sufrir modificaciones debido a
enfermedades que afecten al desarrollo del individuo hasta llegar a la edad adulta, es el
caso de las cromosomopatías y ciertas enfermedades endocrinas; también sobre el
esqueleto ya formado, como las patologías degenerativas osteoarticulares y las
patologías traumáticas.
Existen variaciones entre diferentes poblaciones o razas. Cuando tratemos de
establecer estas comparaciones debemos de realizarlas en sujetos de la misma edad y
el mismo sexo.
1.7.6. Data de la muerte.
En medicina legal y forense, cuando nos enfrentamos al estudio de unos restos óseos
humanos, la primera pregunta que se nos plantea siempre es cuál es la data de la
muerte. La información que podamos dar va a tener una importancia primordial para
continuar la investigación o sencillamente considerar que esos restos sólo tienen valor
histórico o arqueológico.
Diferentes autores han establecido esquemas basados en la evolución de las partes
blandas del cadáver, pero el problema se plantea debido a la gran cantidad de factores
que intervienen en la desaparición de las partes blandas del cadáver.
En la actualidad no se dispone de ningún método de laboratorio contrastado y fiable
para establecer la data de la muerte con fines antropológico-forenses, dado que los
estudios establecidos adolecen de una falta en cuanto al número de muestras
analizadas para que puedan aplicarse con fiabilidad, y otros métodos más contrastados
son aplicables sólo con fines arqueológicos, debido al periodo de tiempo en que se
mueven.

1.7.7. Determinación de las causas de la muerte
Cuando nos enfrentamos a la resolución de un caso de antropología forense, además
de la identificación, si es posible se debe establecer la causa de la muerte. Esta es una
cuestión que no es siempre se puede resolver pero que hay que tener presente en la
investigación.
El estudio de la causa de la muerte cuando puede obtenerse es una de las tareas
principales en la investigación antropológico-forense, y en ello debemos aplicar todas
las técnicas y recursos de los que dispongamos. La conservación de los cadáveres
(momificación, saponificación o conservación por frio) nos va a permitir en muchas
ocasiones poder establecer este diagnóstico. En otras ocasiones serán las
manifestaciones óseas macroscópicas, como pueden ser traumatismos, quemaduras,
etc., y finalmente en aquellos casos que exista sospecha de envenenamiento por
venenos minerales, debemos extraerlos y cuantificarlos en los huesos cuando el
cadáver se encuentre esqueletizado.
6

1.8. TÉCNICAS DE ANÁLISIS DE IMAGEN EN ANTROPOLOGÍA FORENSE
En el análisis de imagen con fines forenses podemos distinguir entre el cotejo retrato o
cráneo-fotográfico y la reconstrucción de partes blandas.
1.8.1. Cotejo retrato o cráneo –fotográfico
En la técnica de cotejo retrato o cráneo-fotográfico podemos distinguir tres etapas:
a) Anterior a la aparición de la fotografía: En ella se trata de identificar los
cráneos de personajes famosos valiéndose de retratos, bustos, máscaras
mortuorias o cualquier otro tipo de representación del sujeto en vida.
b) Aparición de la fotografía: La fotografía se introduce en el mundo forense de la
mano de Bertillon, criminólogo francés que establece una serie de puntos
característicos faciales para la identificación de los criminales. Con la aparición
de la fotografía se realizan los primeros trabajos fidedignos de identificación
forense mediante superposición cráneo-fotográfica.
7

c) Introducción de los ordenadores: Con la introducción del ordenador, la
superposición cráneo fotografía se agiliza y se intenta llegar a conclusiones de
certeza en cuanto a identificación individual se refiere.


6
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Págs. 28-39.
7
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Pág. 40.
1.8.2. Reconstrucción de partes blandas
Esta técnica es usada cuando disponemos del cráneo de un individuo y tratamos de
identificar a quién perteneció en vida y no tenemos fotografías con las que cotejarlo.
Actualmente, y contando con las técnicas de escaneo 3D, nos encontramos con ciertos
interrogantes a la hora de reconstruir partes blandas del cráneo; debemos conocer los
espesores faciales que debemos aplicar en según qué puntos de la cara, aceptando
que la distribución de dichos espesores faciales son diferentes en distintas poblaciones,
y que dentro de una misma población son diferentes en función del sexo y del IMC
(índice de masa corporal) del individuo. Una vez superada esta fase, nos encontramos
con otra aún más complicada: se trata de la colocación de las diferentes estructuras de
la cara, siempre en función del cráneo, ya que es lo único que tenemos. Nos referimos
a la colocación de la nariz, los ojos, las orejas y la boca a partir de la información que
nos aportan las diferentes estructuras del cráneo.
1.8.3. Otras aplicaciones
La posibilidad de discriminación a través de densidades de gris de la imagen y de
realizar cualquier medida sobre la parte de la imagen discriminada hacen también muy
útil el análisis de imagen aplicado a ciertas estructuras óseas (macro o microscópicas);
así en el primer caso se han realizado algunos trabajos sobre métrica y morfología
dental.
Roldan (1989), utilizando el análisis de imagen, mide área, perímetro y diámetro
máximo y mínimo en incisivos, caninos y premolares y llega a la conclusión de que el
área de los caninos es la que mejor discrimina desde el punto de vista del sexo del
sujeto. López-Nicolás (1991) estudia mediante un analizador de imagen, IBAS I, los
incisivos centrales que previamente secciona, y obtiene que las variables que tienen
mejor significación con respecto a la edad son: grosor de la pulpa a nivel de la unión
amelo-cementaría, grosor de la dentina secundaria, transparencia de la raíz, área total
de la pulpa, longitud de la corona y unión del ligamento periodontal.
Jiménez (1994) estudia una muestra de 55 cráneos, 28 varones y 27 mujeres, con un
analizador de imagen IBAS II y se introducen como variables a tener en cuenta: área,
perímetro y diámetro máximo y mínimo de los planos vertical o superior, lateral,
occipital, agujero occipital, basal, facial, orbital derecha, orbital izquierda y nasal, y llega
a las siguientes conclusiones:
a) En los planos vertical, lateral, occipital y basal, las cuatro variables estudiadas
presentan unas diferencias estadísticamente significativas en relación al sexo.
b) En el plano agujero occipital son estadísticamente significativos para el sexo el
perímetro y el diámetro mínimo.
c) En el plano facial existe diferencia significativa con respecto al sexo en la medida
del área.
d) En los planos órbita derecha e izquierda no existen diferencias significativas.
e) En el plano nasal, tanto el perímetro como el diámetro máximo presentan
diferencias estadísticamente significativas.
Tras este estudio Jiménez concluye que, comparando los aciertos obtenidos usando el
análisis de imagen en la determinación del sexo, son en general superiores al 0% y
que, cuando se combinan las medidas de los planos occipital y facial, los aciertos
ascienden al 91,66% con los planos lateral y basal combinados los aciertos son del
90,62%.
Sánchez Pérez (1994) realiza su tesis doctoral sobre una muestra de 368 neonatos del
Hospital Clínico de Madrid y aplica un programa de análisis histomorfométrico con
videoplan sobre radiografías de centros de osificación de tibia, peroné y núcleos del
tarso y de la rodilla, en los que estudia área, perímetro, diámetro máximo y mínimo y
factor circular y elíptico. En sus conclusiones establece la dificultad de determinar la
edad gestacional solo en la base a la presencia o ausencia de los núcleos de
osificación, y que la mejor relación edad gestacional y variables óseas se obtiene con la
longitud total de la tibia, siendo el diámetro mínimo del calcáneo la más alta si sólo se
consideran las variables de los núcleos de la rodilla y el tarso.
8

1.9. EL INFORME ANTROPOLÓGICO FORENSE.
El informe antropológico forense es el objetivo final del trabajo de investigación
realizado y es una variedad de informe pericial.
El informe pericial es un documento confeccionado por uno o varios peritos acerca de
hechos, circunstancias o condiciones personales inherentes al hecho punible,
conocidos dentro del proceso, para lo cual es necesario poseer determinados
conocimientos específicos.
Se establecen dos tipos de peritos, lo titulados y los no titulados, pudiendo ser peritos
de parte o designados judicialmente. El perito debe reunir las siguientes cualidades:
1. Objetividad
2. Sentido común
3. Imparcialidad
El informe antropológico forense debe tener apoyo científico y debe reflejar los estudios
que se han realizado sobre los restos, los datos que se han obtenido a partir de dichos

8
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Págs. 46-49.
estudios, la valoración de los datos obtenidos y las conclusiones finales. Las partes del
informe antropológico forense son:
1. Introducción o preámbulo
2. Material y métodos o exposición
3. Estudios y resultados
4. Discusión o valoración
5. Conclusiones
6. Apéndices y anexos
7. Bibliografía
En la introducción o preámbulo deben constar los datos de la/s persona/s o institución
que realiza el informe, los datos de la persona o autoridad judicial que lo solicita, el
asunto que trata, los antecedentes de los que se disponen, el lugar donde se va a
realizar el estudio y el objetivo del informe.
En la exposición se realiza la descripción de la muestra que se va a estudiar, el
tratamiento previo al que la sometemos (por ejemplo limpieza), se hace una descripción
particularizada o inventario de la misma y la descripción de el/los trabajo/s realizado/s.
A continuación hacemos una valoración o discusión de los resultados obtenidos, para
posteriormente establecer las conclusiones, éstas deben ser ordenadas, sintéticas,
claras, deben ser breves y responder a los objetivos marcados inicialmente.
Se pueden y deben poner tantos apéndices o anexos como se consideren oportunos,
siendo los apéndices cualquier documento o información proporcionada por el autor del
informe para complementar, ampliar o ilustrar lo expuesto en el cuerpo del mismo, y los
anexos informes parciales o especializados complementarios.
A continuación se debe incluir la bibliografía, con las reseñas bibliográficas que se
mencionen en el informe, ordenadas por orden alfabético.
Se finaliza el informe poniendo el lugar y la fecha de emisión, la firma del especialista y
el sello de la institución si procede.
9

CONCLUSIONES
1. La antropología forense es una rama de las ciencias forenses que tiene como fin
aportar los datos necesarios a la justicia en la resolución de casos que tienen
como objeto de estudio el cadáver humano en proceso de Esqueletización o
esqueletizado, es decir; esta rama es útil para aclarar casos judiciales en donde
se investiga el tipo penal del homicidio.

9
ROBLEDO, (2010). Op. Cit. Págs. 50-51.
2. La antropología forense dispone de sus propios protocolos y métodos para la
realización de los estudios que competen a su área.
3. Los métodos utilizados en antropología forense tienen como primera finalidad
establecer: especie, raza, sexo, edad y talla, cuando nos encontramos ante unos
restos óseos desconocidos.
4. Otra de las técnicas de gran importancia en el campo de la antropología forense
es el establecimiento de la data de la muerte, del que se adolece de métodos
fiables, dado que uno de los puntos de mayor interés, según muestra la
legislación, es el establecer si unos restos tienen más o menos de 20 años de
antigüedad.
5. A nivel internacional, esta disciplina se está asentando como ciencia que,
manteniendo su nexo de unión con la medicina legal y forense, tiene su propio
ámbito de actuación.
6. Los resultados arrojados por la investigación en el campo de antropología
forense son presentados a la justicia a través de un informe pericial que debe
contar con características y partes específicas para ser válido dentro de un
proceso.













2. TANATALOGIA FORENSE
La Tanatalogia Forense es la parte de la medicina legal que estudia los fenómenos de
la muerte y las modificaciones del cadáver, desde el momento del deceso hasta la
reducción esquelética de este, procurando además, establecer la fecha, la causa y los
medios empleados para ocasionar la muerte, para fines judiciales.
10

El nombre Tanatalogia proviene de Thanatos, el dios griego de la muerte, hermano
gemelo de Hipnos. La Tanatalogia es la ciencia de la muerte y sus manifestaciones. La
Tanatalogia es la ciencia de la muerte y del morir. La primera aceptación está de
acuerdo a un sector preexistente de esta ciencia, en que la muerte es el objeto de
estudio. La segunda acepción agrega otro enfoque, dirigido al sujeto que muere.
11

De acuerdo con el Dr. Alberto Teke, la Tanatalogia se puede considerar como la suma
de conocimientos relativos al médico ya sea con valores, normas y roles encuadrado en
el Derecho y la Ley que son patrimonio de la Medicina Legal. Por lo que la Tanatalogia
ha desarrollado un sistema médico-legal en relación con ella. Puesto que es el médico
quien debe adquirir un comportamiento frente a la muerte que es fundamentado en
elementos éticos (respecto al valor de las personas en su contexto sociocultural),
elementos científicos biológicos que presten apoyo a la comprobación de la muerte
como hecho irreversible, y conocimiento y manejo jurídico de la muerte cumpliendo el
médico un rol orientado en todas las fases en que transcurre el proceso.
12

Para tener una mejor apreciación del objeto de estudio de la Tanatalogia Forense es
necesario entrar a determinar que es la Vida para entrar a apreciar lo que es Muerte
dentro esta. Por ello se considera a la vida como el proceso que preserva la integridad
física del cuerpo, la circulación, la respiración y todas las funciones del sistema nervioso
que hacen posible el buen funcionamiento y preservación de los organismos del cuerpo.
La Muerte:
Es considerada como la cesación total e irreversible de todos los fenómenos vitales; sin
embargo algunos teóricos o conocedores de la materia han manifestado que es un
proceso que no consiste en la pérdida total y repentina de la vida, sino que es un
acontecimiento lento y progresivo; que se inicia en los centros vitales (nerviosos y
cardiacos) y se propaga después al resto de los órganos y tejidos. Cuando cesa la

10
CJ, El hueco de los estudiantes de derecho. http://cj-trabajosdederecho.blogspot.com/2007/02/medicina-legal-
tanatologa-forense-i.html
11
www.wikipedia.com/tanatalogia
12
Teke, Dr. Alberto (2001), Tanatalogia: Medicina Legal, Edit. Mediterráneo, Santiago de CHILE, Pág. 179-212
función de los entes vitales se habla de muerte funcional y cuando el fenómeno se
propaga al resto de los diferentes órganos y tejidos se habla de muerte tisular.
13

De igual manera el Dr. Teke da su concepción de la muerte como proceso de
desintegración biológica irreversible. Estado que es de interés legal, ya que su
reconocimiento autoriza al médico para certificar la defunción y así poner fin a la
existencia legal de una persona. Donde la muerte se comprueba a través del cese de
las grandes funciones vitales, mediante inspección, palpación, auscultación y uso de
instrumental si la situación lo amerita. Cuyo diagnostico de muerte puede ser sencillo o
bien asumir, en algunas situaciones, extraordinaria complejidad en casos de muerte
aparente por distintas causas como intoxicación, catalepsia o enfriamiento.
Clasificación de muerte:
En una primera apreciación en cuanto a la importancia de esta rama de la medicina
(Tanatalogia) que se basa en que la muerte constituye antes que todo, la cesación de la
existencia de la persona natural, originando así diversas situaciones jurídicas, como por
ejemplo, la generación y extinción de obligaciones, traspaso de la propiedad y hasta el
cambio del estado civil de la persona y de quienes se encuentran a su alrededor.
Continuando con el objeto de estudio de la Tanatalogia Forense esta se clasifica de la
siguiente manera:
En una primera clasificación podemos encontrar la muerte natural sub clasificada en
fisiológica y patológica y, la muerte violenta en la que puede o no intervenir terceros.
14

1. Natural, es aquella que aparece como resultado final de un agente morboso o
patógeno, en el que no hay participación de fuerzas extrañas.
A. Fisiológica, se produce por la consunción o marasmo senil. Donde la
maquinaria humana tiene un desgaste natural producto del tiempo;
produciendo una oxidación a nivel celular, y en consecuencia los órganos y
sus funciones se van desgastando. Por lo tanto, a través de la curva de la
vida el sujeto integro se va extinguiendo poco a poco, ya que todo organismo
tiene una duración en el tiempo, demostrando que la muerte es un plazo y no
una condición.
B. Patológica, en esta interviene un agente no humano, es decir, se produce
una patología o enfermedad que afecta el cuerpo humano (agente virulento,
macrobiótica o una falla sistémica).

13
CJ. Op. Cit.
14
http://www.lexweb.cl/media/users/10/523229/files/49917/Medicina_Legal_II.pdf
C. Cerebral, la muerte encefálica es la cesación irreversible de las funciones
encefálicas sin posibilidad alguna de recuperación, con persistencia de las
funciones circulatorias y respiratorias.
En la muerte cerebral, realmente la persona no ha muerto, pero, tampoco
tiene la posibilidad de vivir ya que pone fin a la actividad eléctrica cerebral, el
corazón sigue funcionando y hay respiración, a veces, con la ayuda de
respiradores artificiales; sin embargo la función cerebral ha cesado en sus
funciones permitiéndole a la persona solamente continuar con vida vegetativa
ya que no tiene conciencia ni función psicomotora alguna.
15

2. Violenta, se produce por un hecho o un agente externo. Estos hechos pueden
ser producto de un accidente si hablamos desde el punto de vista médico por un
caso fortuito como se observa desde la perspectiva médico legal. La importancia
de este tipo de muerte desde la perspectiva médico legal es que la muerte
violenta causada por un agente externo puede ser entendido como homicidio,
cuasi delito de homicidio, suicidio, etc.
En la segunda clasificación se realiza a través de los antecedentes que pueden
ocasionar la muerte, señalando que la muerte es un proceso, y que es eventualmente el
propio cuerpo quien va dando señales de que la muerte se puede producir, en
consecuencia podemos clasificar la muerte en;
1. Repentina, es aquella que se produce como su nombre lo indica en forma
repentina y no hay antecedente alguno que hubiera podido siquiera pensar.
Generalmente ser produce por grandes fallas de carácter sistemático como
por ejemplo: el colesterol que es oralmente asintomático, es decir, no se
siente, pero puede producir un infarto al miocardio y el corazón se parte en
dos; también podría ser el caso de la grasa acumulada en el sistema vascular,
en las arterias, no se siente, pero se puede aglutinar la sangre y producir una
trombosis cerebral; o el caso de los infartos que pueden ser miocardíticos,
pulmonares o cerebrales.
2. Sospechosa, es aquella que al no tener causa aparente, pero al estar
rodeada de hechos comprobables en la escena del crimen o por declaraciones
de testigos, podría tratarse de una muerte provocada por un tercer humano.
Todas las cosas que rodean al cadáver deben ser recogidas y guardadas,
3. Aparente, esta parece existir en un cuerpo, pero que en un examen más
profundo puede demostrar que en realidad no había una extinción total e
irreversible de los fenómenos vitales (cerebral, circulatoria y respiratoria),
dando la sensación de que la persona está muerta.

15
Solórzano Niño, Roberto (2005), Medicina Legal, Criminalística y Toxicología para Abogados, Edit. Nomos, 5
Edición, pág. 80
4. Real o absoluta, en el sentido biológico en el cual la persona pierde total y
definitivamente las funciones cerebrales, circulatorias y respiratorias. La
muerte primero es funcional y luego tisular.
16

4.1. Signos de la muerte real, siendo coherentes de muerte real,
encontramos signos cerebrales, respiratorios y circulatorios.
4.1.1. Signos cerebrales, dentro de los signos cerebrales se encuentra la
perdida de reflejos del tallo encefálico, manifestados por:
 Pérdida de conciencia
 Pérdida de psicomotricidad
 Pérdida de sensibilidad
 Pérdida de tono muscular, se expresa por flacidez.
 Signos del ojo
a. Midriasis pupilar bilateral permanente
b. Pérdida del reflejo fotomotor
c. Deshidratación del globo ocular
d. Tinte gleroso – color gris pizarra
 Pérdida de conciencia, Conciencia es el conjunto de las funciones
psíquicas, que nos permiten darnos cuenta de nuestro propio
funcionamiento y de lo que ocurre a nuestro alrededor. A una persona
le podemos preguntar cómo se siente y ella nos podrá contestar que se
siente bien o mal. Esa sensación de bienestar o enfermedad es tener
conciencia de su propio funcionamiento. Igual, nos puede decir qué
hora es, dónde está, con quién está, qué hace allí, etc. Todo esto es
tener conciencia de lo que ocurre a su alrededor. Una persona viva
tiene conciencia, la persona muerta no, no sabe que ocurre, no sabe de
su funcionamiento.
 Pérdida de psicomotricidad, La psicomotricidad es la realización de
movimientos con una intencionalidad psíquica. La persona viva puede
realizar conscientemente desplazamientos.
En la persona muerta se pueden presentar movimientos reflejos, pero
nunca un movimiento con orden psíquica.
 Pérdida de sensibilidad, La persona realmente muerta no reacciona al
dolor, el calor, a la presión. Se explora con un alfiler, una lanceta,
arrimando una fuerte de calor, si está muerta no reacciona, no se queja,
no retira el miembro, no hay contracción muscular. Si está viva al
pincharla los músculos se contraen y retira el miembro, a la vez que
expresa dolor, es decir, tiene sensibilidad.

16
Solórzano Niño (2005), Op. Cit., pág. 67-70
 Pérdida de tono muscular, se expresa por flacidez.
 Signos del ojo, Hay dos signos neurológicos la midriasis o dilatación
de las pupilas (ojo de gato) y la pérdida de reflejo fotomotor. Tanto
pronto fallece la persona, las pupilas se dilatan, es decir, hay midriasis y
se pierde el reflejo fotomotor. Este reflejo se explora con un haz de luz
de una linterna. Se iluminan los ojos, si la persona está viva la pupila se
contrae, si está realmente muerta la pupila no se contrae con la luz
continuando dilatada.
Los otros dos signos son la deshidratación del globo ocular, el cual se
ve sin tono, arrugado y seco. Se presenta tan pronto fallece la persona.
Y el tinte gleroso en el ojo, es un color gris pizarra.
4.1.2. Signos respiratorios, hay abolición de la respiración que se manifiesta
por inmovilidad del tórax y por la ausencia del soplo nasal (aleteo
nasal).
 Prueba del espejo de Winslow; Winslow ideo la “prueba del
espejo” para demostrar la ausencia de respiración. Se coloca un
cristal o un espejo limpios frente a la boca y la nariz de la
persona presuntamente muerta. Si el espejo o el cristal se
empañan existe respiración; si permanecen limpios la respiración
está abolida.
 Prueba del hidrogeno sulfurado, por la putrefacción cadavérica
se forma hidrogeno sulfurado que sale por las fosa nasales. Se
puede comprobar su presencia tomando acetato de plomo que
es incoloro y por acción del hidrogeno sulfurado toma color
negro, debido a la formación de sulfuro de plomo. Se coloca el
acetato frente a las fosas nasales del presunto cadáver, luego se
hacen unos trazos con él, sobre un papel; si los trazos se ven de
color negro la persona está muerta.
4.1.3. Signos circulatorios, La ausencia de la función cardiaca y la ausencia
de halo inflamatorio en las quemaduras son los principales signos
circulatorios. Esta ausencia se explora con las siguientes pruebas:
a. Ligadura del dedo, se recurre a este artificio, para lo cual se
toma un cordón o una cinta y se amarra cualquier dedo de una
mano. Si el dedo se torna cianoso (amoratamiento) indica que
hay circulación; porque la sangre de retorno al encontrar la
ligadura no puede circular, congestionando el extremo distal del
dedo ligado. Si el dedo permanece pálido (lívido) o si no hay
cambio de color, indica que no hay circulación.
b. Prueba del pulso, se trata de palpar el pulso en una arteria. En
el cuello se palpar las arterias carótidas, por delante del pabellón
auricular puede palparse la arteria temporal superficial. La más
fácil de hablar es la arteria radial que se encuentra colocando el
pulpejo de los dedos del examinador inminentemente por encima
de la muñeca de la mano del examinado, por el borde externo
del pulgar. Si no hay pulso, seguramente no hay circulación.
Como la persona sin experiencia a veces no siente el pulso
radial, puede buscar la arteria pedía, que desciende por el dorso
del pie parte media tercio inferior.
c. Auscultación de latidos cardiacos, se comprueba colocando
un fonendoscopio sobre los focos cardiacos para escuchar los
latidos. Se puede colocar el oído directamente sobre la región
precordial para oír los ruidos cardiacos. El sitio más apropiado
para oírlos es el 5° espacio intercostal izquierdo línea medio
clavicular, que corresponde a la punta del corazón. El punto de
referencia de este sitio es la tetilla izquierda. Este es el signo de
Bouchut.
d. Prueba de Icard de Marsella, este autor ideó la prueba de la
fluoresceína, que consiste en inyectar intramuscularmente
fluoresceína en la persona presuntamente muerta. Si hay
circulación, la fluoresceína entra en la sangre dándole al cuerpo
un tinte amarillo y las pupilas toman un color verde esmeralda. Si
no hay circulación la fluoresceína se queda en el sitio de la
inyección sin producir ningún cambio.
La inyección no produce en la persona viva ninguna molestia
fuera de la coloración. La fluoresceína se elimina por vía renal.
e. pH de los humores (Prueba de Dominicis y de Lecha Marza),
se sabe que el pH del individuo vivo es neutro o ligeramente
alcalino y que al fallecer se torna acido.
Dominicis, basado en el pH ideo una prueba para medir el
estado de acidez o alcalinidad del cuerpo. Hace una pequeña
escarificación de la piel saliendo linfa, humedece un papel
tornasol azul en esta linfa, si el papel permanece azul el pH es
alcalino y por tanto, la persona está viva, si el papel vira a color
rosado el pH es acido y la persona está muerta.
Lecha Marza, humedece el papel en los humores líquidos del ojo
y la interpretación es igual.


FENÓMENOS CADAVÉRICOS:
Durante la vida, los sistemas del organismo humano poseen la capacidad de mantener
todos los tejidos en un nivel adecuado de eficiencia. Dentro de las principales funciones
de estos sistemas esta la distribución de nutrientes y oxigeno a las células, y la
eliminación de desechos resultantes del metabolismo celular. Los millones de células
que componen los tejidos actúan como diminutas fabricas, que a partir de materias
primas como el oxigeno y los alimentos, producen energía cinética, calórica y eléctrica;
los productores de desechos que son tóxicos o inútiles, deben ser evacuados. Con la
muerte estas funciones básicas cesan bruscamente. El cuerpo humano pierde la
capacidad de defenderse contra agresiones del medio externo; además las enzimas y
bacterias propias del organismo contribuyen a la autodestrucción. Todos estos
fenómenos se suceden en el tiempo con un cierto orden, modificado por factores
ambientales como la temperatura, grado de humedad, flora y fauna del lugar, etc. El
examen cuidadoso y la evaluación de los fenómenos cadavéricos permiten deducir la
hora aproximada de la muerte y reconstruir cronológicamente las circunstancias que la
rodearon.
17

Los fenómenos cadavéricos son una serie de cambios o modificaciones post mórten de
orden físicos, químicos y biológicos que se suceden en el cadáver, desde el comienzo
de la muerte, se evidencian por signos, que debidamente comprobados y analizados,
que son de gran utilidad para la reconstrucción cronológica de los hechos,
especialmente en casos de muerte sospechosa o violenta, y para establecer la data
aproximada de la muerte; estos fenómenos cadavéricos se dividen en tempranos y
tardíos según la época de aparición.
18

Fenómenos cadavéricos tempranos:
 Enfriamiento cadavérico o algor mortis:
Con la muerte comienza a descender la temperatura corporal hasta equilibrarse con la
del medio ambiente, lo que ocurre entre las 15 y 20 horas en promedio, pues la
temperatura normal del ser humano gira en torno a los 36°C. El enfriamiento aparece
primero en las partes descubiertas (manos, cara, pies), luego en los miembros, pecho,
dorso, abdomen, cuello y axilas y finalmente en las víceras abdominales. El
enfriamiento nos permite calcular la fecha probable de la muerte; BOUCHUT afirma que
en las primeras 12 horas y en condiciones ambientales normales, el cadáver pierde 1°C
por cada hora y 0.5°C por hora en las siguientes 12 horas restantes.

17
Teke, Dr. Alberto (2001). Op. Cit., pág. 184
18
Solórzano Niño (2005), Op. Cit., pág. 71-78
De acuerdo con GLAISTER, con base en la temperatura, ideo la siguiente fórmula para
determinar el tiempo transcurrido después de la muerte. A la temperatura rectal normal
se le resta la temperatura rectal del cadáver, esta diferencia se divide por 0.84
obteniéndose el número de horas transcurridas desde el deceso.
TRN – TRC = TIEMPO DE HORAS
0.84
De acuerdo a este autor se puede afirmar que sin riesgo de incurrir en error, que una
persona que presente 20°C de temperatura rectal está realmente muerta. Sin embargo,
hay casos excepcionales en los que la temperatura aumenta o permanece alta como
ocurre en las muertes por viruela, en las que pueden encontrarse altas temperaturas
aun 72 horas después de fallecida la persona. Igual situación puede presentarse en la
muerte causada por tétanos, meningitis, fulguración, insolación, cólera, tifo o
intoxicación con estricnina.
 Rigidez cadavérica o rigor mortis:
Se da por cambios bioquímicos que hacen que los músculos lleguen al estado de
rigidez. Estos cambios son debidos a la transformación de la glucosa en acido láctico,
aumentando la acidez del cuerpo; El acido láctico es diez veces mayor en el Rigor
Mortis que en el musculo en reposo.
Aunque, todos los músculos sufren de este fenómeno simultáneamente, es más
aparente en los pequeños, lo que hace que los músculos del maxilar inferior a las 2
horas de fallecidos ya estén rígidos. La rigidez es completa en el cuerpo a las 12 horas,
alcanzando la máxima a las 24 y desaparece a las 36, fenómeno que coincide con la
iniciación de la putrefacción.
Se denomina rigidez leve cuando hay endurecimiento de las articulaciones, moderada
cuando hay que realizar un esfuerzo para movilizarlas y completa cuando se utiliza una
fuerza mayor.
Aceleran la rigidez el ejercicio previo a la muerte, la escasa musculatura (ancianos y
niños), el calor y algunas enfermedades como el tétano y la intoxicación por estrictina.
 Livideces e Hipóstasis cadavéricas
Son manchas de color rojo vinoso debidas a la acumulación de sangre en las zonas
declives por la acción de la fuerza de la gravedad. Son visibles a los 45 minutos en el
cuello, tres horas después del fallecimiento se encuentra en el dorso. A las 24 horas las
livideces formadas no desaparecen ni cambian, pero pueden formarse nuevas livideces
con los cambios de posición que con facilidad desaparecen, a esto se le llama “Livor
Mortis y “manchas posicionales” que permiten saber si el cadáver ha sido cambiado de
posición.
La lividez cadavérica se evidencia por la coloración rojiza a violácea que toma la piel
en sitios declives, por dilatación e ingurgitación de los vasos sanguíneos. Las livideces
de los órganos y víceras se denominan Hipóstasis y se sitúan igualmente en las partes
más declives (pulmones, hígado, bazo, etc.).
 Deshidratación cadavérica
Es la pérdida de agua por evaporación, lo que explica la pérdida de peso del cuerpo
postmórten; por término medio se pierde de 10 a 18 grs. por día y por kilo.
Los principales signos de la deshidratación están en los ojos y constituyen los signos de
Stenon – Lowis, que se manifiesta por: 1. Hundimiento del globo ocular. 2. Perdida de
transparencia de la cornea. 3 formación de arrugas en la cornea y 4. Tinte gleroso (gris
ceniza). En el ojo abierto estos signos aparecen a los 45 minutos, y en el ojo cerrado a
las 24 horas.
El signo de Sommer, es una mancha triangular negra, parda o rojiza en la esclerótica
formada por el pigmento de la coroidea que se hace visible por la deshidratación.
Otros signos de la deshidratación son: el apergamiento de la piel y la desecación de los
labios, el glande y la vulva.
 Espasmo cadavérico
Se manifiesta en el cadáver por la conservación de la postura o actitud que tenía el
cuerpo en el momento de fallecer la persona (mano del suicida que queda empuñado el
arma). Se le considera como una rigidez de descerebración y persiste hasta la aparición
de la putrefacción.
Se diferencia de la rigidez en que no va precedida de la fase de relajación, que es
inmediatamente la muerte. Se observa principalmente en la muerte por trauma, y en
afecciones del sistema nervioso central y del aparato circulatorio. El espasmo
cadavérico puede ser generalizado o de un segmento corporal.
Fenómenos cadavéricos tardíos:
a. Fenómenos Tardíos Destructores
1. Autolisis
Es la autodestrucción orgánica ocasionada por la formación de enzimas en el
organismo por fermentos celulares sin intervención de bacterias. Comienza de 2 a 3
horas después del fallecimiento. Ejemplos de este fenómeno son: la hemolisis, la
autolisis del tino y el encéfalo, la auto digestión de la pared gástrica, etc. Es un
fenómeno químico.
2. Putrefacción cadavérica:
Es la descomposición de la materia orgánica del cadáver, producida por la acción
microbiana al descender las defensas inmunológicas. Se inicia entre las 24 y las 30
horas después del fallecimiento.
Normalmente en el individuo vivo colonizan y viven microorganismo (bacterias, bacilos,
etc.) que no le causan daño por ser saprofitos, y que en ocasiones son indispensables
en los procesos digestivos y metabólicos, como ocurre con las bacterias que viven en la
boca y en el intestino.
Al fallecer la persona, estos microorganismos inician un proceso de proliferación
invadiendo todo el cadáver y acelerando la descomposición. Luego aparecen gérmenes
anaeróbicos como los bacilos pútridus y el clostridium Welchi.
La putrefacción presenta cuatro periodos:
 Período Cromático
Principia hacia las 24 horas después del fallecimiento con la mancha verde del
abdomen que se inicia como una coloración verde-azulosa de la piel en los cuadrantes
inferiores izquierdo y derecho del abdomen. A las 36 horas ha ocupado todo el
abdomen; luego el cadáver toma un color verde negruzco en el recorrido de los vasos
sanguíneos recibiendo el nombre de marmorizacion por el aspecto de mármol que toma
la piel. Por extravasación de la piel finalmente toma un color purpura oscuro
generalizado.
 Período Enfisematoso o crépitus
Se caracteriza por la aparición de gases bajo la piel dándole al cadáver un aspecto
bultoso o abotagado en la cara y zonas con piel floja como el escroto, pene, parpados.
Los gases son producidos por bacterias anaerobias intestinales, comprobándose por un
crepitar bajo la piel, se presenta este período entre las 48 y 60 horas.
 Período Colicuativo o reducción muscular
Entre las 60 y 72 horas, la descomposición del cuerpo es completa; los tejidos blandos
desaparecen, los órganos más resistentes son el corazón, próstata y útero, la piel se
esfacela (epidermólisis), es decir, se desintegra la piel con formación de vesículas, el
pelo y las uñas se caen y desprenden, las costillas se aflojan, las manos y los pies
quedan cubiertos por piel semejando un guante “signo del guante” (7 días).
 Esqueletización
Las partes blandas desaparecen por completo, los huesos quedan desnudos y
separados unos de otros, los dientes también resisten la putrefacción. Este periodo
necesita de 2 a 3 años dependiendo del pH, la humedad del terreno, y de seis meses a
un año cuando ha sido enterrado a poca profundidad.
3. Necrofagia Animal:
Es la destrucción del cadáver por la acción devoradora de insectos, que se reproducen
depositando huevos en los orificios naturales (ojos, fosas nasales, boca, ano, etc.), si el
cadáver está expuesto al aire libre puede ser víctima de animales voraces (cuervos,
ratas, cucarachas, lobos, etc.) constituyendo la entomología tanatológica. Es un
fenómeno parasitario.
A. Entomología tanatológica
Entomología es el estudio científico de los insectos que intervienen en el proceso de
la descomposición mediante la necrofagia animal.
Se reconoce seis periodos:
 Califoriano. Hacia la primera semana después de la muerte se presenta
una invasión de insectos del género californiano, constituido por moscas
azules grandes que ponen huevos en los orificios naturales.
 Sarcofagiano. Hacia la segunda semana hay una invasión de moscas
grises, grandes, con el abdomen manchado de color azul y perteneciente
al género Sarcofagiano.
 Dermestiano. Llamado así por la aparición de mariposas del genero
Dérmester que se nutre de grasa y la devora. Son capaces de reducir el
cadáver al estado esquelético entre 40 y 100 días; aparecen hacia el
primer mes de fallecida la persona
 Sylfiano. Constituido por lepidópteros y coleópteros de los géneros
phoras, antomias e hister; son mariposas de talla pequeña, que son
atraídas por las emanaciones amoniacales y aparecen entre los 3 y 4
meses.
 Acariano. Son pequeños ácaros de tamaño menor a 1 mm., que se
encargan de sacar el cadáver ya reducidos a polvo. Aparecen
aproximadamente en un año.
 Tenebriano. Son insectos que aparecen después del tercer año,
consumen hasta los restos de los insectos que los han precedido.
Estos insectos invaden los cadáveres cuando se descomponen al aire libre, y son
atraídos por ciertas sustancias putrefactas. Cada grupo de necrófagos se presenta de
acuerdo con determinadas circunstancias, como son la estación del año, la causa de la
muerte, la región geográfica; estos son de gran ayuda para el patólogo, pues indican la
fecha probable de muerte.
b. Conservadores
1. Corificacion
Es la preservación del cadáver por la transformación de la piel del mismo en un tejido
semejante al cuero curtido. Este fenómeno se debe a la acción de taninos sobre la piel,
producidos por vegetales (hojas en descomposición, corteza de arboles) que se ponen
en contacto con el cadáver, igualmente cuando los cadáveres tienen prendas de cuero
(chaquetas, cinturones, zapatos, etc.) que pueden desprender taninos.
La Corificacion se produce hacia el año de la muerte aunque a veces a los 3 meses se
encuentra corificado, siendo más frecuente en terrenos arcillosos o húmedos.
2. Adipocira
Viene de adipos = grasa, y ceros = cera; es la transformación de la grasa
subcutánea de un cadáver en jabones, por lo cual también se le
denomina”saponificación”. La grasa se desdobla en glicerina y ácidos grasos que
forman jabones de olor rancio, se inicia en la cara y los glúteos a los 6 mesen del
fallecimiento, tomando el cadáver un aspecto céreo amarillento (marmóreo),
siendo más frecuente en terrenos arcillosos o húmedos.
3. Momificación
 Natural
Es la conservación de un cadáver mediante la secación por evaporación del
agua de los tejidos, se produce espontáneamente en clima medio y seco, ya que
produce corrientes de aire circulante que impiden la fermentación pútrida, es más
conocida como “momificación natural”.
En la momificación hay gran pérdida de peso, la piel se retrae y se pega al
esqueleto, es de gran consistencia y conserva características exteriores. La
momificación natural ocurre entre 6 semanas y un año después de fallecida la
persona. Iniciada por las extremidades (manos, pies, cara, luego se va
extendiendo al resto del cuerpo):
 Artificial o embalsamiento
La momificación puede ser artificial , también llamada embalsamiento, por el hecho de
usarse bálsamos aromáticos, en el antiguo Egipto usaban resinas aromáticas,
especialmente mirra y otros productos vegetales mezclados con natrón en una
proporción del 60%.
Hoy en día el embalsamiento comprende los siguientes pasos:
 Desangrado por vía venosa. (femoral, yugulares)
 Evisceración o extracción de las viceras.
 Encalamiento, es decir, se remplaza las viceras extraídas por cal amílico,
antibióticos, formol, etc.
 Los globos oculares se inyectan con una solución de parafina en alcohol para
evitar su hundimiento.
 La boca, el ano y los demás orificios se llenan de algodón fenolado o formolado.
 Finalmente se cose el cadáver.


NECROPCIA
19

Se define a la Necropsia Medico legal como el examen externo e interno de un cadáver
realizado por un médico que aplica las técnicas y procedimientos de la Anatomía
Patológica internacionalmente aceptados para estudio de un caso en que se investiga
judicialmente una muerte.
La aplicación de tales técnicas y procedimientos está indicada para satisfacer los
requerimientos de la investigación al sustentar adecuadamente los hallazgos y su
opinión de manera escrita y/o verbal frente a Fiscales y Jueces en el curso de una
audiencia u otra diligencia del Proceso Penal. El marco legal vigente para la práctica de
estas necropsias en Colombia está contenido en el Decreto 786 de 1990 y los
estándares institucionales corresponden al Manual de Patología Forense, los PETs
relacionados con el área.
Para la realización de una Necropsia Médico Legal es necesario definir diez
componentes básicos que deben atenderse de manera cuidadosa en la práctica de
esta:
Componente Nº 1
INFORMACIÓN DISPONIBLE
Antes de abordar la necropsia el médico forense debe conocer toda la información
disponible y acceder a documentos técnicos de utilidad práctica tales como fotos,
croquis, diagramas y planos de la escena, declaraciones de testigos, historias clínicas,
etc. El análisis de esta información por parte del perito al iniciar la necropsia es
fundamental, no solo para abordarla adecuadamente sino para realizar una correcta
interpretación de los hallazgos que oriente a la autoridad en la investigación de la
muerte.
La autoridad debe por lo tanto proveerla lo más pronto posible antes de iniciar la
necropsia. Sin embargo, dadas las limitaciones que aún se tienen en el trabajo técnico
de la investigación y del estudio de la escena, es probable que la información
recopilada no sea completa y adecuada. A criterio del perito y si las condiciones del
caso en particular lo permiten, puede tener acceso a información de los familiares del
fallecido de manera espontánea o por entrevista. El perito debe contextualizar el
análisis y la interpretación de sus hallazgos teniendo como referencia toda la

19
Guía de Procedimientos para la realización de Necropsias Medico legales, segunda edición, Instituto
Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses; pág. 11-24.
http://www.medicinalegal.gov.co/documents/48758/78081/G1.pdf/49000fd6-e428-4156-bb23-
04e1e1d54c02
información disponible, esto es la que le aporta la autoridad, los familiares y los
resultados de exámenes complementarios en cuanto esto sea posible y registrar lo
pertinente en el protocolo de necropsia. Este análisis integral permitirá a quien requiera
consultar el protocolo de necropsia tener una idea precisa del caso y entender el
análisis y las opiniones presentadas por el perito.
Para ello, puede incluir en el Protocolo de necropsia un resumen de la información que
considere útil para informar sobre el contexto del caso, además de la Hipótesis sobre
Manera y Causa de la Muerte a que llegó la autoridad a partir del estudio de la(s)
escena(s), los resultados de la indagación preliminar y las entrevistas a testigos- como
criterio para definir la metodología de abordaje del caso.
Componente Nº 2
CADENA DE CUSTODIA
La Cadena de Custodia se define como el conjunto de procedimientos que permiten el
seguimiento y control de los EMP
20
y la Información, con el fin de garantizar la
integridad, identidad, preservación, seguridad y aptitud de los mismos a lo largo del
proceso investigativo.
Ellos hacen posible certificar que el elemento o la evidencia es la misma desde su
obtención hasta su valoración en la etapa del juicio y que en los análisis se refleja, de la
manera más precisa posible, lo ocurrido en el momento del hecho. La Cadena de
Custodia se materializa en el registro o documentación de las transferencias entre
custodios así como de los cambios introducidos por cada uno de ellos desde el
momento de su recolección hasta la finalización de la cadena por orden de la autoridad
competente. El registro de la cadena de custodia debe permitir demostrar el curso
seguido por los elementos materia de prueba EMP (o evidencias en este contexto)
durante su procesamiento, preservando su autenticidad, de tal forma que sea posible
precisar el momento y condiciones en que ocurrió su reconocimiento, recolección,
marcación, preservación, cambios de custodio y modificaciones introducidas por ellos.
La cadena de custodia implica fundamentalmente que se pueda llevar a cabo un
seguimiento de las condiciones en que se conservó y procesó la evidencia mediante el
registro de los nombres de los custodios, momentos en que tuvieron acceso a la
evidencia y procedimientos sobre ella realizados. Estos procedimientos además deben
estar orientados a preservar la aptitud del elemento, es decir, a evitar su deterioro por
condiciones ambientales o de otra índole.

20
EMP: Elementos Materiales Probatorios.
En lo que respecta a la práctica de la necropsia, el ejercicio de la cadena de custodia se
lleva a cabo mediante la práctica regular de las siguientes actividades previas a su
abordaje:
 Verificar y consignar si el cuerpo fue entregado o no al perito en cadena de
custodia.
 Verificar y registrar las condiciones en las cuales permaneció antes de su
abordaje.
 Verificar y registrar las condiciones de embalaje del cuerpo precisando si se
pudo producir contaminación o pérdida de las evidencias, esto mediante el
registro del tipo de embalaje utilizado para cada caso y las alteraciones de este
(ruptura de cintas, rasgaduras a las bolsas etc.)
 Verificar y registrar las condiciones de embalaje, la rotulación y los documentos
remisorios de otras evidencias enviadas por la autoridad.
 Si las prendas son enviadas por la autoridad separadas del cuerpo, señalar
condiciones de embalaje y cadena de custodia y consignar los detalles antes
señalados. Si las prendas que tenía el cadáver en el momento de la Inspección
no son enviadas con la solicitud de necropsia, se debe consignar esta situación
en el protocolo.
Durante y después de la necropsia se deben realizar regularmente las siguientes
actividades:
 Consignar en los puntos pertinentes del protocolo los resultados positivos
obtenidos en la búsqueda, preservación y destino de las evidencias físicas,
macroscópicas o traza, obtenidas durante el examen.
 Registrar las pertenencias encontradas y el destino de las mismas.
 Dejar constancia en el protocolo, en un ítem específico, de la realización de
procedimientos no relacionados con la necropsia. Ej.: donación de órganos,
obtención de partes corporales para protocolos de investigación, cirugías
experimentales u otros.
 Dejar constancia del destino del cadáver al finalizar la necropsia y la custodia
institucional. Es punto esencial de la cadena de custodia saber con certeza a
quién se entregó el cuerpo, con todos los datos que permitan ubicar el cadáver
si se requiere una exhumación.
Componente Nº 3
MANEJO DE EVIDENCIA FÍSICA EN EL CADÁVER
El perito debe abordar el caso de manera sistemática, realizando todas las actividades
descritas para garantizar el adecuado manejo del cuerpo y de la evidencia física
relacionada (muestras o elementos físicos materiales de prueba), para lo cual debe:
 Examinar detalladamente las prendas de vestir y consignar en el Protocolo de
Necropsia la descripción de las mismas incluyendo: Tipo de prendas, la forma
como las tenía puestas el cadáver (usual o no), talla, marca, estado de
conservación y/o limpieza, comparando con las condiciones descritas en el Acta
de Inspección para registrar cualquier inconsistencia. Si el cadáver se recibe
desnudo y no se registra en el Acta que esta fue la condición en la que se
encontró, se pedirá a la Policía Judicial indagar y precisar cuándo y por qué fue
despojado de ellas.
 Buscar, documentar y registrar según sea el caso la presencia de evidencias en
las prendas antes de retirarlas: fibras, pelos, filamentos, sangre, otros fluidos
biológicos, otras sustancias, marcas de impresión.
 Evaluar y registrar si las manos están embaladas o no; señalando factores de
contaminación (p.e., tinta de necrodactilia).
 Examinar y describir el estado de las uñas y preservar fragmentos para
búsqueda de potencial evidencia traza.
 Buscar evidencia traza en partes corporales expuestas y registrar el destino de
las mismas.
 Documentar y/o preservar lesiones patrón para eventuales cotejos, en los casos
pertinentes, mediante fotografías, moldes, esquemas y/o dibujos y tomar y
preservar evidencia física relacionada (por ejemplo saliva en huellas de
mordedura, pelos en trauma craneoencefálico etc.)
 Tomar las muestras biológicas recomendadas según tipo de caso, incluyendo
las de referencia cuando sea pertinente (cabellos, muestras control, etc.)
 Registrar en el protocolo y en los formatos diseñados para tal fin, el destino de
todas las muestras para conocimiento de la autoridad: procesamiento en
Laboratorio forense o solicitud de guardar en reserva.
 Sospechoso: El perito, según su criterio, puede comunicar a los investigadores
y/o a las autoridades la disponibilidad de evidencia y/o documentación sobre
patrón de lesiones en el cadáver y señalar la posibilidad de practicar el cotejo
con un posible sospechoso o un arma involucrada. Como siempre, estas
aproximaciones se relacionan estrechamente con la adecuada pesquisa e
investigación en la escena.
Componente Nº 4
IDENTIFICACIÓN
La autoridad que realiza la diligencia de Inspección usualmente suministra al perito la
información necesaria sobre la identidad del fallecido y registra en la solicitud de
necropsia si considera necesario establecer la identidad técnicamente o verificarla. El
perito debe tener en cuenta en la Necropsia tal información:
 si el cuerpo fue identificado técnicamente durante la diligencia de Inspección
(mediante qué tipo de procedimiento y si consta en el acta),
 si la autoridad dispone de información aportada por familiares y/o testigos o
 si la identidad se infiere de documentos encontrados en el cuerpo y/o en la
escena o
 precisar cuando la Autoridad no se haya manifestado al respecto.
Durante la necropsia el perito debe realizar actividades Básicas Generales y/o
Especiales o Complementarias, encaminadas a documentar
21
la identidad del cadáver.
Su despliegue depende del estado del cuerpo y si este ingresa como no identificado.
Actividades Básicas de Identificación.
En todos los casos de cadáveres no identificados se debe documentar:
 Características físicas básicas: examinar y consignar en el protocolo (cuarteta
básica: sexo, edad, talla, y ancestro racial -incluido el color de la piel-).
 Señales particulares o características específicas buscar y consignar la
presencia o ausencia de aquellas que contribuyen a la individualización de una
persona, bien sea congénitas o adquiridas (trauma, estigmas ocupacionales,
enfermedad, procedimientos médicos, quirúrgicos u otros practicados con fines
estéticos o cosméticos).
 Necrodactilia: verificar si fue tomada por el funcionario encargado de Medicina
Legal o de otra institución, en cualquier caso de cadáveres frescos, de menores
o adultos o especificar si se hizo recuperación de pulpejos para posterior
tratamiento, cuando se encuentren alterados. La necrodactilia debe ser apta para
cotejo. Otros: Cotejo de huellas plantares en lactantes.
 Fotografías de filiación tomarlas oportunamente atendiendo las recomendaciones
técnicas (enfocada perpendicularmente, con rótulo marcado con datos de
referencia, y con el rostro limpio, previa descripción y documentación del estado
al ingreso). En caso de alteración de rasgos se debe disponer además de
fotografías generales del cadáver y particulares de la dentadura en la línea de la
sonrisa y de las prendas en las condiciones en que fueron encontradas.
 Necropsia oral: Examen detallado de la cavidad y de la dentadura. En todos los
casos solicitar y verificar que se realice carta dental por el funcionario
responsable (odontólogo forense, odontólogo de otras instituciones o del servicio
social obligatorio).

21
Constituyen el archivo básico para identificación, entre otros, necrodactilia, muestras para DNA, carta
dental, fotografías, además del registro completo de los datos útiles, en el protocolo de necropsia o en
formatos (edad, sexo, talla, y datos de individualización como prendas específicas y cicatrices, tatuajes,
lunares, prótesis etc.).
Actividades Especiales o Complementarias para la identificación
En muchos casos las circunstancias de la muerte y las condiciones del cuerpo
(alteración por fenómenos tafonómicos, naturales o intencionales) implican la
realización de procedimientos técnicos encaminados a establecer la identidad de la
persona fallecida o a verificarla.
Estos procedimientos varían dependiendo del estado del cuerpo (completo o
incompleto, fresco, descompuesto, calcinado, mutilado o esqueletizado). Se debe
documentar y/o preservar lo pertinente para:
 Establecer características físicas básicas (cuarteta básica: indicando el
procedimiento mediante el cual fueron determinadas).
 Dactiloscopia: recuperar pulpejos para procesamiento.
 Antropología: en cuerpos calcinados o descompuestos (piezas óseas como
cuarta costilla, sínfisis púbica y cráneo para establecer la edad. Pelvis o sínfisis
púbica completa para determinar el sexo. Hueso largo para establecer la talla.
Estudio del cuerpo esqueletizado completo. Técnicas de superposición cráneo .
foto).
 Odontología: Autopsia oral y estudios radiológicos (si se dispone del recurso).
 Laboratorio de DNA: Muestras biológicas para cotejo genético según el estado
del cuerpo y de partes corporales
22
.
 Radiología (si se dispone del recurso): Carpograma y radiografía de cráneo para
determinar la edad, señales particulares en el sistema esquelético, con especial
énfasis en cuerpos calcinados.
Si el cadáver ingresa identificado, se documentar á básicamente la necrodactilia, las
fotografías de filiación y las características físicas básicas antes descritas.
Componente Nº 5
EXAMEN EXTERNO
El examen externo incluye:
 Descripción general del cuerpo.
 Descripción Topográfica. Además de la descripción por segmentos se incluye la
descripción de lesiones y de los signos de intervención médica.
 Descripción de fenómenos cadavéricos.

22
Guía para la recolección y manejo de vestigios biológicos susceptibles de Análisis Genéticos, junio de
1998 y PET Requisitos para el envío (admisión) de casos al Laboratorio de ADN del Instituto de Medicina
Legal y Ciencias Forenses, enero 2003
Los Hallazgos del examen externo deben consignarse en el Protocolo de Necropsia y
documentarse mediante diagramas, fotografías o videos, si dispone de estos
recursos.
DESCRIPCIÓN GENERAL
Incluye las características físicas básicas: sexo, talla, peso aproximado, complexión,
patrón racial aparente, color de la piel, edad cronológica conocida (mencionar si no
coincide con la aparente, precisar cuándo se requieran estudios complementarios para
estimarla), aspecto general (o apariencia que incluye la descripción del estado
nutricional, de aseo y de cuidado corporal y de las prendas) y las señales particulares
(cicatrices, deformidades, tatuajes, etc).
Es importante mencionar de manera general los Signos externos de trauma
(politraumatismo, proyectil de arma de fuego por ejemplo) o la ausencia de trauma.
DESCRIPCIÓN TOPOGRÁFICA
Se debe hacer el examen sistemático céfalo-caudal de los segmentos corporales según
técnicas usuales y registrar si los hallazgos son normales o hay alteraciones.
Descripción de Lesiones.
Describir las pertinentes según tipo de caso, teniendo en cuenta además la información
disponible y las circunstancias particulares de cada caso. Registrar la presencia o
ausencia de lesiones diferentes a aquellas que explican directamente la causa de
muerte pero que pueden orientar sobre las circunstancias en que sucedieron los
hechos.
Es fundamental hacer una completa descripción de las lesiones en cuanto a color,
forma, tamaño, localización, presencia o no de hemorragia (discriminar si son vitales o
no), y su correlación con lesiones en el examen interno.
Esto es particularmente importante en casos de investigación de homicidio en los
cuales la descripción de las lesiones y la interpretación de las mismas debe permitir
responder a las siguientes preguntas:
- ¿Hay lesiones antemortem y postmortem?
- ¿Hay evidencia de inmovilización forzada?
- ¿Hay evidencia de pequeños traumas capaces de causar dolor?
- ¿Hay signos de lucha o defensa?
- ¿Hubo actividad sexual violenta o agresión sexual como hecho asociado?
- ¿Hay indicios que indiquen a que se ocultó el cuerpo o se realizaron actividades
tendientes a impedir su identificación?
Signos de intervención médica: Se pueden describir en un ítem específico o en la
descripción de cada uno de los segmentos corporales, diferenciándolos
específicamente del trauma.
DESCRIPCIÓN DE FENÓMENOS CADAVÉRICOS
Se debe hacer con el detalle y precisión requerida según el estado del cuerpo; si se
dispone de termómetro es útil precisar la temperatura corporal y la hora en que fue
tomada (al ingresar el cadáver, al inicio o durante la necropsia).
En cuanto a la estimación de tiempo de muerte es importante precisar que
técnicamente no es adecuado basarse únicamente en los hallazgos de necropsia
(fenómenos cadavéricos, contenido gástrico) sino que estos se deben interpretar en
correlación con:
- las circunstancias de la muerte
- las condiciones de hallazgo del cuerpo
- la .Ventana de Muerte. (lapso transcurrido entre la última vez que el fallecido fue visto
vivo y el momento de hallazgo del cadáver, ambos manifestados por testigos
confiables)
- información obtenida mediante investigación judicial (en el momento de la diligencia
de inspección judicial y posteriores).
Componente Nº 6
TÉCNICAS DE EXPLORACIÓN DEL CADÁVER
El perito debe realizar las exploraciones básicas de toda necropsia médico legal y
registrarlas en el respectivo informe. Además, realizar procedimientos especiales de
exploración según recomendaciones para cada tipo de caso o circunstancias de
hallazgo del cuerpo.
Exploraciones Básicas
Nota: El embolismo aéreo, penetración de aire o gas al sistema circulatorio, debe
documentarse antes de practicar cualquier incisión al cuerpo, se puede producir por:
- liberación súbita de los gases que normalmente se encuentran disueltos en la sangre
(descompresión de los buzos).
- entrada directa del aire a los vasos venosos o arteriales (p.e. en procedimientos
diagnósticos o quirúrgicos. - lesiones por arma corto punzante en cuello o extremidades
superiores.
La incisión apropiada para estudiarlo consiste en abrir una pequeña ventana en el
pericardio, llenar el saco con agua e incidir el ventrículo derecho, en casos positivos se
observará salida de burbujas. También puede documentarse con radiografías de tórax
tomadas antes de abrir el cadáver.
Para el cuerpo: se recomienda realizar la incisión anterior en Y que es más estética,
permite visualizar las estructuras de la parte posterior de la cavidad oral y disecar el
cuello.
Registrar la separación y retiro del peto esternal, el examen in situ de cavidades y la
extracción del bloque visceral o de los órganos según la técnica utilizada.
Cavidad craneana: Una necropsia completa requiere siempre la exploración del
cráneo. Se debe explorar por planos revisando el espacio subgaleal y epicraneano. La
apertura del cráneo debe ser amplia para permitir la extracción cuidadosa del encéfalo
(registrar si la calota se retira con segueta o con sierra). Se recomienda levantar la
musculatura y la membrana epicraneana para detectar fracturas que comprometen solo
la tabla externa. Se debe retirar totalmente la duramadre de la convexidad y de la base.
Exploraciones Especiales: Se debe realizar y registrar las incisiones especiales que
se requieran según el caso:
 alzamiento o levantamiento facial,
 incisión en V y exploración anterior por planos del cuello,
 incisión posterior en X para exploración posterior por planos del cuerpo,
 incisión posterior para exploración de columna vertebral y extracción de medula
espinal,
 extracción de bloque cervical para examen de arterias vertebrales, disección
perineal.
 disección intestinal: extracción del intestino separándolo del borde mesentérico
para apertura en toda su extensión, siempre que no sea clara la causa de muerte
o cuando las circunstancias o diagnósticos del caso lo requieran. Se recomienda
ligar el intestino a nivel del ángulo de Treiz y a partir de allí iniciar su extracción
(extracción a partir de la posición in situ).
Componente Nº 7
EXAMEN INTERNO
Se recomienda seguir los procedimientos y método convencionales de la Anatomía
Patológica, tanto para el examen macro como para el examen microscópico, haciendo
el examen y la descripción de manera topográfica, por cavidades, sistemas y órganos y
consignarlo así en el Protocolo de Necropsia.
El examen macroscópico: Se parte del conocimiento y familiaridad con la normalidad
para detectar las desviaciones desde ese punto de referencia. Incluye describir y pesar
los órganos con el grado de detalle requerido según el caso, con énfasis en aquellos en
los que se encuentran alteraciones que sustentan la causa de muerte y apreciación y
registro de los datos negativos o ausencia de cambios de especial relieve en un caso
en particular.
Describir los cambios observados por enfermedad, trauma, signos de intervención
médica y cualquier otro cambio, inclusive si es inespecífico. En cualquier caso el
corazón, los pulmones, el hígado, los riñones, genitales, tubo digestivo y el encéfalo
ameritan examen y descripción cuidadosa. La descripción de los órganos incluye las
superficies externa y de corte.
La descripción de lesiones debe seguir las recomendaciones para cada tipo de caso
pero en general se debe mencionar la localización precisa, forma y dimensiones. En el
examen de cavidades (oral, craneana, torácica y abdominal) se debe observar y
registrar normalidad y disposición de los órganos o presencia de colecciones (aspecto,
medir la cantidad o estimarla si no es posible una valoración exacta).
Para el examen microscópico se preservan muestras en formol al 10% en proporción
1:10 partes de tejido por cantidad de formol, de las zonas anormales, cambios por
enfermedad y lesiones traumáticas que deban ser documentadas histológicamente. Se
remitirán y procesarán según las disposiciones locales.
Componente Nº 8
OPINIÓN
El médico forense está abocado a dar su opinión experta en diferentes escenarios y
sobre aspectos diversos de la necropsia, según sea requerido por investigadores o por
la autoridad competente en las distintas etapas del proceso penal.
Como ocurre en la práctica clínica, el reporte del examen postmortem médico legal
debe ser concluido con una Opinión que abarque los puntos sobresalientes del caso, en
particular sobre causa y manera de muerte.
Para esto, el médico debe tener claro que la opinión sobre causa y manera de muerte
no solo debe estar adecuadamente sustentada en los hallazgos de necropsia y en los
resultados de los análisis de laboratorio sino que debe considerar el contexto de la
información disponible en la investigación, hasta el momento de emitir esta opinión.
En consecuencia, para la formulación de una opinión médico legal tendrá en cuenta la
información de la(s) escena(s), las circunstancias alrededor del deceso y la historia
clínica. La opinión puede confirmar o descartar hipótesis formuladas por investigadores
y/o autoridades competentes.
La opinión del perito debe ser lógica, objetiva, completa y, dependiendo el tipo de caso
y la manera de muerte, puede abarcar una o dos páginas o estar limitada a un párrafo
corto. Esta es la única parte del reporte que seguro será leída por cualquier interesado
en el caso, incluyendo investigadores, abogados (fiscales y de la defensa) jueces,
jurados, la familia del fallecido, y el público en general; por tanto debe ser escrita en
términos claros y lenguaje sencillo y preciso, de tal forma que pueda ser comprendida
incluso por lectores sin conocimiento médico y no suscitar especulaciones.
Junto con la opinión puede incluirse, una lista de diagnósticos técnicos en orden de
importancia, bien sea en un párrafo separado o como texto descriptivo explicativo, con
el fin de ofrecer mayor explicación de la opinión, idealmente en la Hoja De Cubierta o
Carátula del Protocolo.
Para fines del Sistema Acusatorio no es conveniente que el perito incluya en el
Protocolo de Necropsia inferencias o pronunciamientos sobre aspectos críticos que,
aunque válidas y sustentables técnicamente, requieren ser discutidos y analizados
previamente con investigadores y/o autoridades en las diferentes etapas del proceso.
Sobre el Protocolo de Necropsia, que el prosector elabora conforme a la metodología
internacionalmente aceptada, podrán elaborarse diversos Informes Técnicos
relacionados con diferentes aspectos de la necropsia, según los requerimientos que
surjan en el caso.
Aún así, en algunos casos en particular Muerte de Causa y/o Manera a Establecer
luego de necropsia médico legal pueden hacerse pronunciamientos tentativos
relacionados con algunos de los hallazgos postmortem, sin olvidar que deben estar
sustentados por los diferentes estudios.
Bajo estas circunstancias el médico forense puede expresar sus dudas y formular sus
impresiones antes que evitar el punto en cuestión y contribuir así que se realicen las
respectivas labores encaminadas a aclarar estos aspectos o profundizar en la
averiguación de algún ítem o circunstancia crítica y así ayudar a la correcta
investigación del hecho.
Debe tenerse en mente que el trabajo forense contribuye a todo lo largo del proceso
investigativo no solo durante la etapa final o de juicio y que el médico es ciertamente el
más calificado para expresar una opinión relacionada con sus hallazgos y conclusiones.
CAUSA DE MUERTE
Con base en los hallazgos y su correlación con la información disponible se hace el
diagnóstico de la causa básica de muerte que en ocasiones confirma y en otras
descarta la hipótesis planteada por la autoridad.
Es fundamental, tanto para los fines forenses como para los médicos y epidemiológicos,
que el perito se pronuncie siempre sobre la causa básica de la muerte (enfermedad o
evento que desencadena la secuencia que lleva a la muerte), aunque desde luego haya
establecido además las causas mediatas y las causas inmediatas (mecanismos
fisiopatológicos). Se recomienda pronunciarse con prudencia, sin entrar en discusiones
médicas detalladas, en particular sobre los mecanismos fisiopatológicos que puedan
crear confusiones en la interpretación del caso. El perito debe indicar el tipo de arma o
elemento causal a partir del examen y descripción de las lesiones, señalando
características de clase y características individuales si las hay, mencionando si ostenta
o no un patrón (caso en el cual debe documentarlo adecuadamente).
MANERA DE MUERTE
El perito debe evaluar la hipótesis de la autoridad sobre este tópico y definir si la
confirma o la descarta, si los hallazgos de la necropsia son o no consistentes con las
circunstancias de la muerte que constan en los documentos disponibles.
Correlacionar los hallazgos con los resultados que se encuentran ya disponibles de
otros laboratorios (p.e. toxicología balística, antropología, odontología, etc.). Se debe
seguir la clasificación de los casos propuesta por la Clasificación Internacional de
Enfermedades (CIE X) con fines epidemiológicos:
 Muerte Natural: la causada por enfermedad.
 Muerte Accidental: no intencional; originada en fuerzas de la naturaleza o por
seres humanos. Debe analizarse si puede haber o no responsables (desastres
naturales, accidentes de tránsito, accidentes laborales, prestación de servicios
de salud, actos médicos, etc).
 Probable o ciertamente Suicidio: intencional, pero el causante es la misma
víctima.
 Probable o Ciertamente Homicidio: causada por un tercero, de forma intencional
o no intencional; cuando se clasifica un caso en este ítem no se trata de tipificar
un delito, ni de hacer juicios de valor o de responsabilidad ya que esto es
competencia de la autoridad.
 Muerte en Estudio: clasificación empleada para aquellos casos en que se
requiere mayor investigación criminalística y/o estudios forenses
complementarios para definir la manera de muerte.
 Muerte de Manera Indeterminada: Se asigna esta denominación solamente
cuando no ha sido posible precisar la manera de muerte al finalizar los estudios
periciales y la investigación judicial.
A criterio del médico, dentro de la opinión o análisis se pueden incluir aspectos
relevantes para la investigación del caso como son:
a) Particulares del caso, siempre basado en los hallazgos de la necropsia y
enmarcadas dentro del contexto (p. e. en lesiones por proyectil de arma de
fuego, mencionar distancia de disparo, tipo de arma acorde con patrón de
lesiones ...)
b) Presencia de lesiones recientes diferentes a las que causaron la muerte (signos
de ataduras, sugestivos de tortura)
c) Tiempo de muerte
d) Actividad o agresión sexual
Certificación de la Muerte:
Utilizar el formato destinado para tal fin. Lo consignado debe coincidir con los ítems
registrados en el Protocolo de Necropsia.
Componente Nº 9
PROTOCOLO DE NECROPSIA
Documento médico, desarrollado por la disciplina de la Anatomía Patológica, en el que
se registran los hallazgos del examen del cadáver, la preservación de elementos
materia de prueba (evidencia física) y la interpretación y análisis del caso en el contexto
de la información acopiada y disponible al momento en que el perito aborda el caso y
realiza el informe.
En términos generales, el Protocolo de Necropsia debe incluir:
1.- Datos de referencia del caso: En el encabezado, con algunas variaciones según la
localidad, suelen listarse:
 Número de Protocolo de Necropsia.
 Número de Acta de Inspección.
 Autoridad y Laboratorio participante.
 Fecha y hora de Necropsia.
 Fecha y hora de la Muerte (conocida o por establecer).
 Sede médico legal (Unidad Local, Seccional Regional, Hospital).
 Ciudad y lugar donde se practica la necropsia (morgue, cementerio, etc.).
 Nombre y código del Perito. Formación Profesional.
 Nombre del Técnico Auxiliar.
 Nombre de la persona fallecida.
 Edad y Sexo.
 Fecha y hora de ingreso del cadáver al Instituto.
 Fecha y hora de muerte (si se conoce).
 Número del Certificado de Defunción.
2.- Registro de la información técnica: Acorde con la metodología de abordaje del
caso. Incluye:
 Documentos disponibles previos a la necropsia y, si es pertinente, un breve
resumen.
 Descripción de las prendas.
 Hallazgos del examen externo e interno.
 Técnicas de exploración del cadáver.
 Aspectos pertinentes de cadena de custodia, incluyendo un ítem referente a
muestras tomadas durante el procedimiento y a los estudios complementarios.
El Formato de Protocolo de Necropsia aceptado internacionalmente tiene una hoja
inicial de presentación u hoja de cubierta o Carátula en la que se registran los datos de
referencia del caso y la Opinión. Recomendamos esta presentación que facilita la
lectura y comprensión del texto.
El protocolo de necropsia debe ser completo. La adecuada documentación de un caso,
sustentado por una opinión lógica, completa y que explica claramente los puntos en
cuestión disminuye de manera apreciable la necesidad de que el prosector tenga que
rendir testimonio en el Juicio Oral (Prueba Anticipada. Artículo 284. Inmediación,
Artículo 16; Desarrollo de la Audiencia Preparatoria. Artículo 356 del CPP).
3.- Documentos Anexos
Diagramas: Se encuentran disponibles en todas las oficinas donde se realizan
necropsias médico legales. Deben usarse en todos los casos con heridas por arma de
fuego (es deseable ilustrar trayectorias) o arma blanca y quemaduras. La calidad y
detalle en los diagramas facilita la comprensión de las lesiones. Opcionalmente se
pueden suplir o complementar los diagramas básicos con dibujos.
 Copias de solicitud de análisis, registros de cadena de custodia, etc.
 Informes de otros laboratorios forenses.
 Fotos o videos: Si en la localidad se cuenta con estos recursos, según el caso y
cumpliendo normas técnicas. Puede registrar esta información bajo el título
Estudios Solicitados.
Componente Nº 10
OPORTUNIDAD
Es importante que la información obtenida en la necropsia esté disponible de manera
oportuna para los fines de la investigación judicial, y cuando la autoridad competente
así lo requiera, para tomar decisiones dentro de los términos del proceso penal (p.e.
suele ser un dato importante precisar que se descartaron lesiones traumáticas, aun
cuando el perito no pueda establecer con precisión la causa de la muerte).
Es de utilidad acordar mecanismos de intercambio de información verbal con
autoridades e investigadores en aras de aportar información que permita mejorar la
oportunidad.
Es altamente deseable entregar el protocolo (documento escrito) a la mayor brevedad
posible .muy pocos días- y teniendo en cuenta las implicaciones y particularidades del
caso.
Si un caso, por circunstancias especiales, requiere de mayor plazo para entregar el
protocolo, el perito debe informar las razones a su superior inmediato, con el fin de que
este pueda adelantar los trámites administrativos pertinentes.







3. ODONTOLOGIA FORENSE
3.1. DEFINICION:
La odontología legal o medicina legal odontológica es la disciplina, ciencia o
especialidad que en el ámbito médico-legal estudia la totalidad del conocimiento
odontológico en relación con la ley y el derecho, la justicia y la ética. Esta a su vez,
comprende por una parte, el asesoramiento a los Tribunales de Justicia a través de
informes periciales; y por otra, el estudio de las materias que enmarcan jurídica y
éticamente el ejercicio de la profesión dental; con las autoridades y con la sociedad.
Comprende además, el estudio y la contribución a la generación de leyes que
beneficien la salud bucal de la población y que contribuyan a su protección.
Antes de adentrarnos propiamente al campo de acción de la Odontología Legal en
su parte judicial y forense y/o identificación odontológica, se hace necesario que
estudiemos lo referente al Territorio Buco- Maxilofacial sobre el cual actúa el
odontólogo y es lo que le asigna importancia y campo especializado tanto en la
odontología general como en la legal; y por consiguiente El Odontograma esquema
que conoce y utiliza el dentista u odontólogo en el ejercicio profesional habitual el cual a
su vez contiene la totalidad de las piezas dentarias colocadas en orden y en las cuales,
mediante sistemas de signos se producen las características y condiciones en que se
encuentran dichas piezas.
3.1.1. TERRITORIO BUCO-MAXILOFACIAL
Para entender mejor su importancia, tanto en traumatología como en resistencia
a las noxas o agentes patógenos que actúan como causales de enfermedades,
imaginémosla como una especie de forma cubica, por lo tanto, una caja formada
por seis paredes:

a). Pared anterior: constituida por los labios. Son dos repliegues, uno superior y otro
inferior, de naturaleza musculo membranosa, que rodean la abertura de la boca.
La orientación de los labios varía según la raza:
- Raza blanca = verticales
- Raza negra = protrusión
Los labios pueden presentar malformaciones congénitas (leporinos), útiles en estudios
identificatorios.
b). Parte posterior. Constituye el velo del paladar; el tabique musculo membranoso
movible contráctil, son sus pilares, la válvula o “campanilla”; y las fosas que contienen
las amígdalas.
c). Paredes laterales (derecha e izquierda). Son llamadas “mejillas”, estructuras
blandas, susceptibles por lo tanto a la injuria o destrucción total de agentes
traumatizantes , esto es ácidos, fuego, golpes, putrefacción etc.
Desde la parte externa hacia la interna, encontramos los siguientes tejidos: piel (fina,
muy vascularizada, con vellos en el niño y mujer, y pelo-barba en el hombre); celular
subcutáneo (más abundante en niños y obesos); capa muscular (buccinador, masetero,
pterigoideos) y tejido mucoso (en la cara interna). En y entre estas capas se encuentran
numerosas glándulas salivales pequeñas, vasos arteriales, venosos, linfáticos, y
nervios.
En la mejilla se encuentra la bola adiposa de Bichat, almohadilla de grasa que se pierde
en los estados caquexia o miseria fisiológica
d). Pared inferior. Es el llamado piso de la boca. Se encuentran músculos, glándulas
salivales mayores (maxilar y sublinguales derechas e izquierdas) y vasos importantes
que pueden ser dañados con facilidad en caso de accidentes, traumas diversos o
armas de fuego.
e). Pared superior. La constituye el paladar. Una de las características importantes del
paladar duro es que la mucosa está prácticamente adherida directamente al tejido óseo,
lo que aumenta su resistencia a las noxas. Lo mismo se observa en la mucosa
directamente adherida al hueso alveolar, sin estructuras musculares grasas
intermedias.
El paladar duro puede presentar ciertas características utilizables en identificación. Por
ejemplo, los respiradores bucales crónicos presentan con gran frecuencia un paladar
ojival muy profundo.
En la línea media se encuentra el rafe medio, que es la unión de los dos hemimaxilares,
y que en algunos sujetos es muy desarrollado (torus palatino)
En la parte anterior encontramos las arrugas palatinas, repliegues mucosos muy
marcados en los fetos, y que van borrándose con el paso de los años.
Ahora bien todas las estructuras anteriormente mencionadas tienen al igual que el resto
del Organismo un Esqueleto o sostén; además hacen parte de dichas estructuras la
Lengua y los Dientes:
e). Esqueleto. Este está formado por la maxila o complejo maxilar superior y la
mandíbula o hueso maxilar inferior.
 Maxila o complejo maxilar superior
Está formado por:
- 2 maxilares superiores: derecho e izquierdo
- 2 pómulos o malares
- 2 apófisis pterigoides del esfenoides
- 1 etmoides
- 2 huesos propios de la nariz
- 2 cornetes inferiores
- 2 unguis
- Vómer o hueso del tabique nasal
- Prolongaciones cigomáticas del temporal. La maxila está sólidamente articulada
a la base del cráneo.
En el seno de los huesos maxilares se encuentra el llamado antro Highmore o seno
maxilar. Es una cavidad que ocupa el cuerpo del hueso, siendo de tamaño muy
variable, desde pequeño a amplio. En algunos casos presenta prolongaciones hacia los
huesos vecinos. Un estudio radiográfico del seno maxilar, por comparación con
radiografías anteriores, puede a ayudar en la identificación.
 Mandíbula o hueso maxilar inferior
Es un hueso único, impar, móvil, que se une a la base del cráneo a través de la
articulación del cráneo a través de la articulación témporo-mandibular o témporo-
mandibulo-dentaria.
En líneas generales es un hueso simétrico; si se advierten pequeñas diferencias entre
uno y otro lado, se debe a la acción diversa de las masas musculares que se insertan
en él.
El hueso maxilar superior y la mandíbula poseen los llamados procesos alveolares, en
los cuales se insertan los dientes. Estos procesos desaparecen cuando se pierden las
piezas dentarias (desaparece esta función de soporte dentario).
El hueso mandibular sufre cambios y evoluciona notablemente con la edad. Sufre
cambios morfológicos y estructurales.
Hacia el nacimiento está formado por dos mitades unidas por un tejido fibroso. Al
segundo mes de vida este tejido desaparece permitiendo la soldadura de ambas partes
y la formación de la sínfisis mentoniana
El ángulo goníaco del feto a término es muy obtuso (alrededor de 160°). La rama
ascendente es corta y ancha. A medida que se crece el ángulo se va cerrando.
Cuando salen los dientes, el cuerpo del maxilar inferior crece en altura y las ramas
ascendentes se alargan. En un niña de 4 a 6 años, el ángulo goniaco es de
140° se ensancha la escotadura sigmoidea, se exagera la inflamación hacia atrás de la
apófisis condilar y la sínfisis se proyecta hacia adelante. Los rebordes se hacen romos y
anchos y el cuerpo del hueso mandibular se aprecia muy angosto.
La observación del agujero mentoniano también nos puede ayudar en el estudio de la
edad. En efecto, su ubicación con respecto al reborde alveolar va variando con los
años. En el niño está más cerca del reborde inferior. En el adolecente y adulto joven,
está en posición equidistante de ambos bordes. En los ancianos se encuentra casi en el
mismo reborde alveolar.
Descrita la cavidad bucal y su esqueleto, revisaremos a continuación sus contenidos de
interés odontológico-legal
 Lengua. Es una estructura eminente muscular, muy móvil, en la cual se asienta
el sentido del gusto. Participa también en la formación, en la describe una parte
libre y una base o raíz fijada por fibras y fascículos musculares al hueso hioides,
bóveda palatina y maxilares. Esta ricamente irrigada e inervada.

 Dientes. Las piezas dentarias se encuentran unidas a los huesos maxilar y
mandibular, a través del ligamento alveolo-dentario o periodontal, y en virtud de
estar en cierta medida protegidos por las estructuras que ya hemos descrito y
por estar constituidos por los tejidos más duros del organismo humano, poseen
un alto porcentaje de resistencia a las fuerzas y noxas de todo tipo, lo que les da
un valor inapreciable.
Cumplen una función estética, fonética y fisiológica (masticación)
Se encuentran formados por tres tejidos duros (esmalte, dentina y cemento) y uno
blando (pulpa dentaria).
Los tres tejidos duros del diente son más duros que el tejido óseo.
Esta composición da a los dientes su capacidad de soporte de altas temperaturas o la
acción de ácidos fuertes.
Por necesidades terapéuticas, se colocan muchas veces en los dientes diversos
materiales de tratamiento. Los acrílicos (composites), se inflaman y deforman con un
poco más de la resistencia que los tejidos blandos. La porcelana sintética o silicato
resiste casi tanto como el esmalte, pero se ennegrece y calcina un poco antes que los
tejidos dentarios. El oro usado en obturaciones funde a más de mil grados Celsius
(1.063°C).
Si recordamos las características de la cavidad bucal, que está como protegiendo las
piezas dentarias, comprenderemos por qué generalmente los dientes y los materiales
de obturación resisten temperaturas superiores a las señaladas.
Cabe resaltar que el ser humano tiene dos denticiones en el curso de su vida: La
primera es la llamada dentadura temporal, caduca, de leche o primera dentición. La
segunda es la llamada permanente, definitiva o adulta. Ambas denticiones tienen
diferente formula dentaria.
Existe, además, un periodo en que el individuo presenta una fórmula mixta, con
dientes temporales y permanentes, que se establece más o menos entre los 6 y 12
años, mientras se produce el recambio dentario.
 Formula Dentaria Temporal
Para la descripción de estas piezas existen varios sistemas, siendo los más usados
en nuestro país los siguientes:
a) Denominar las piezas con letras, empezando por el segundo molar superior
derecho, al cual se le asigna la letra A. así tenemos:
A-B-C-D-E F-G-H-I-J
K-L-M-N-O P-Q-R-S-T
La letra Ñ no se usa para evitar confusiones
b) Más claro es el sistema que numera las piezas del 1 al 20, empezando también
en el último molar superior derecho. Así tenemos del 1 al 10 en el superior derecho
y del 11 al 20 en el inferior, empezando también en el último molar derecho inferior.
Para señalar que se trata de piezas temporales, se agrega a cada número, la letra t.
Este sistema es el que menos se presta a confusiones.
 Formula Dentaria Permanente
La cual está formada por 32 piezas. Se distribuyen 8 piezas por hemiarcada, es
decir 16 en el maxilar superior y 16 en el inferior
Esta fórmula dentaria permanente también puede expresarse de la siguiente:
M-M-M-P-P-C-I-I- I-I-C-P-P-M-M-M
M-M-M-P-P-C-I-I- I-I-C-P-P-M-M-M = 32 piezas
Para la descripción de las piezas permanentes se usas varios sistemas. En
nuestro país el más usado es el que les asigna un número correlativo, del 1 al 32,
empezando por el tercer molar superior (o del juicio) derecho, y terminando en el
tercer molar inferior del lado izquierdo que recibe el numero 32.
Otro sistema aun en uso, es el de Palmer, que divide la dentadura en cuadrantes y
coloca números del 8 (tercer molar) al 1 (incisivo central). Según el cuadrante a que
corresponda la pieza. Este sistema se presta a fáciles confusiones.
En EEUU se utiliza el sistema universal, similar al nuestro (del 1 al 32), pero
con la diferencia de que en la arcada inferior, la numeración viene de izquierda a
derecha. Es decir, nuestra pieza 17 es para ellos la 32 viceversa.
Interpol utiliza el sistema de anotación de Palmer (llamado por otros autores,
de Zsigmondi), estimado que es fácil de transmitir por telex o radio a los distintos
países. Para esto, agrega un número a cada hemiarcada.
Para señalar que se trata de piezas temporales, se agrega a cada número, la letra t.
este sistema es el que menos se presta a confusiones.
A modo de ejemplo una demostración grafica de la formula dentaria con la
utilización del sistema universal acogido por Colombia para la descripción de las
piezas permanentes, es el siguiente:














3.2. ODONTOGRAMA
Tal como lo mencionamos al inicio del tema el odontograma un esquema que contiene
las piezas dentarias colocadas en orden, y en las cuales, mediante sistemas de signos
– que varían mucho ya que no se han estandarizados- se producen las características
y condiciones en que se encuentran dichas piezas.
El odontograma corriente tiene por objetivo indicar condiciones, tratamientos, incluso
planes de tratamiento a ejecutar en la cavidad bucal. Por lo general va a ser de
manejo intraprofesional.
El odontograma forense tiene por objetivo preciso reproducir lo más fielmente posible
la cavidad bucal objetivo del estudio, con fines identificatorios. Debe cumplir con la
norma esencial de ser claro y fácil de interpretar, ya que va a ser visto no solo por
dentistas, sino también por jueces, abogados, policías, presunto, familiares, etcétera.
Como no existe un diseño universal para el dibujo del odontograma, ni acuerdo en
cuanto a un diseño estándar, en el odontograma forense es necesario colocar una clave
para la interpretación. Pueden utilizarse colores, trazo de distinta orientación, letras y
números, para reflejar las diversas características que en las distintas caras o zonas del
diente se encuentran.
Lo más importante es la claridad y la seguridad. Cuando además del dibujo se
acompaña una descripción, debe colocarse además del número de la pieza se
denominación en palabras.
Al respecto, podemos ver reflejado en la siguiente imagen un odontograma forense
usado internacionalmente:























3.3. CAMPO DE ACCION DE LA ODONTOLOGIA LEGAL O FORENSE
Es múltiple el campo de acción de la odontología legal en su parte judicial o forense. No
solo es en el aspecto identifica torio, tan dramático y muchas veces espectacular, en
donde se puede recurrir a la odontología.
En la clínica médico-legal también se emiten informes especiales en los cuales tiene
cabida la odontología legal: estudio de edad (sobre todo en menores), características
dentomaxilares hereditarias (en problemas de paternidad), manifestaciones bucales en
caso de intoxicaciones y envenenamiento (generalmente por acción prolongada de
plomo, mercurio, etcétera.
En la parte tanatología de la medicina legal, además del importante rol en la
identificación, el dentista puede participar en la autopsia de la región buco-maxilofacial
cuando proceda, como asimismo en el estudio de manifestaciones patológicas en la
boca del cadáver.
En aquella parte en que confluyen el laboratorio, la medicina legal y la criminalística, la
moderna odontología legal judicial puede entregar una vasta gama de posibilidades de
apoyo a la justicia. Es así que el estudio de la cavidad bucal o de restos
dentomaxilares puede proporcionar antecedentes valiosos en cuanto a determinar:
data o antigüedad, especie, raza, sexo, edad, hábitos, condición socioeconómica,
medio ambiente de trabajo o actividad, deducción de forma dé la cara y dimensiones
(para reconstrucción facial), enfermedades de infancia, grupo sanguíneo.
Con el auxilio del laboratorio médico-legal es posible investigar en saliva, el grupo
sanguíneo y algunos elementos que se excretan como drogas, toxico o medicamentos.
Debe entenderse la importancia que, en los casos de grande dificultades para la
identificación médico legal, va a adquirir la posibilidad de utilizar todos los recursos que
proporciona el terreno odontológico.
En odontología legal se han realizado y buscado método identificatorios que se basan
en la llamada rugas, arrugas, o rugosidades palatinas. El venezolano Peñalver
adelanto un método que se usa en su país y en Perú.
En Japón en especial, se ha procurado llegar a clasificar las huellas labiales, pero
hasta hoy los resultados son inciertos.
a). CLINICA
 Lesionologia dento-maxilofacial
El terreno sobre el cual actúa el dentista, está expuesto a sufrir diversas lesiones por
acción traumática, las que pueden ser de naturaleza accidental (causales, accidentes
de caza, del trabajo, de tránsito, etc.), o de naturaleza intencional (por sí mismo o por
terceros, en riñas, explosiones, agresiones, intentos de suicidio).
En estas situaciones debe emitirse un informe parcial que establezca posibles causas,
efectos y un pronóstico médico-legal que esté de acuerdo con las secuelas o
consecuencias de todo tipo que pudieran producir (estéticas, fonéticas, fisiológicas,
física y psíquicas).

 Pronóstico, secuelas y consecuencias de las Lesiones Dento-
Maxilofaciales
El pronóstico es suma importancia para el conocimiento del magistrado que haya
solicitado una pericia, ya que de acuerdo a la mayor o menos gravedad, se
determinaran castigo, compensaciones, etcétera.
Recordemos que según el Código Penal, son lesiones graves las que causan:
“demencia, inutilidad para el trabajo, importancia, impedimento de un miembro
importante, o deformidad notable”. También son lesiones graves las que “produjeran
enfermedad o incapacidad para el trabajo por más de 30 días. Lesiones menos graves,
las que las produjeran de 15 a 30 días, y lesiones leves, hasta 15 días”.
Así vemos que las mutilaciones son gravísimas, las fracturas maxilares, las avulsiones y
pérdidas dentarias también son graves desde este punto de vista.
Las lesiones simples observables en una riña a puñetes, sin mayores consecuencias,
debieran oscilar entre leves y menos graves.
Las lesiones simples del territorio maxilofacial pueden dejar secuelas de tres tipos:
estético, fonético y fisiológico (físico o psíquico).
En el pronóstico médico- legal de la lesión deben relacionarse estas consecuencias
establecidos por el Código Penal. Así, las mutilaciones del aparato dento-maxilofacial
para un cantante, un actor o un músico que toque instrumentos de viento, estarán
determinando inutilidad para su trabajo, además de la deformidad notable consecuente
y de los trastornos de todo orden que se apreciarán.
1. Secuelas de tipo estético. Son muy importantes debido a su ubicación. Es la
parte de nuestro organismo más expuesta a las miradas.
Las pérdidas de piezas dentarias, las consolidaciones viciosas en los polifracturados,
las grandes pérdidas de tejidos en heridas por arma de fuego o explosiones y las
cicatrices que se hayan producido en la cara, aun cuando sean susceptibles de
reparación quirúrgica o protésica o mediante cirugía plástica, muchas veces no se
conseguirá un resultado óptimo.
Además, siempre está presente el componente psíquico, que puede llevar a sufrir
cambios de personalidad y alteraciones graves del carácter de la persona afectada por
la lesión.
2. Secuelas de tipo fonético. La lengua, las piezas dentarias, los labios y la
cavidad bucal y peribucal (seno maxilar, senos frontales, fosas nasales),
participan de una y otra manera en la fonación. Su alteración, por mínima que
sea, va a causar cambios y trastornos en la modulación, pronunciación y tono de
la voz, y si el daño es mayor, puede significar la pérdida del habla parcial o total.
De ahí la gravedad que para cualquier persona, y en especial para un cantante,
locutor, orador, profesor, etc., se deriva de esta lesiones.

3. Secuelas de tipo fisiológico. Son de varios tipos:
- Alteraciones de la masticación. A causa de pérdida parcial o total de piezas
dentarias. También por pérdida de sustancia ósea de uno o ambos maxilares.
Cuando se hace una rehabilitación protésica dentaria, se debe considerar que
desde el punto de vista estético se restituye casi un 100%, y la fonética también
con un entrenamiento adecuado. Pero fisiológicamente, la rehabilitación jamás
llega al 100%. Por medio de elementos protésicos fijos, esta rehabilitación
oscilará entre un 40 y un 80%, dependiendo de factores como magnitud de la
lesión, disposición o ubicación de la prótesis, etc. Por medio de elementos
protésicos removibles la rehabilitación fisiológica masticatoria oscila de 0 a 20%.

- Alteraciones sensoriales. Sabemos que el sentido del gusto se aloja en la
lengua. Ramas del lingual participan en la capacitación de lo dulce. Ramas del
glosofaríngeo en la capacitación de lo agrio. Entonces cuando hay sección de
troncos nerviosos, se altera la reacción a los estímulos gustativos.
- Alteraciones sensitivas. Por sección de los diferentes troncos nerviosos de la
región pueden producirse trastornos de sensibilidad transitorios o permanentes
(si la destrucción es muy grande). Debe considerarse que la recuperación de
estas funciones, cuando la hay, es muy lenta y muchas veces se producen
anastomosis aberrantes, que producen problemas como, por ejemplo, lagrimeo
al haber estimulación salival. Puede haber pérdida de sensibilidad total o parcial,
como asimismo hipoestesias o hiperestesias que muchas veces adquieren forma
de neuralgias que se presentan durante el resto de la vida del individuo.

- Alteraciones motoras. Son bastantes serias. El daño del nervio facial puede dar
paresias y parálisis (en la paresia la función motora está sólo disminuida).
Cuando la paresia se acentúa, puede llegar a identificarse con la parálisis. En las
parálisis se agrega una secuela que influye estéticamente: el paciente queda con
asimetría facial. El daño de los otros nervios motoras, dará el cuadro que
corresponda en el territorio que intervienen. al igual que en las alteraciones
sensitivas, la recuperación de la capacidad motora, si la hay, será muy lenta.



3.4. IDENTIFICACION POR MEDIOS ODONTOLOGICOS

a. Valor identificatorio de los tejidos bucales
Son de utilidad tanto los tejidos blandos como los duros. Esto va a depender de las
condiciones en que se encuentre el cadáver o restos. Naturalmente, los tejidos duros
(huesos y piezas dentarias), son de mayor utilidad debido a su resistencia frente a
diversas noxas pueden ser de varios tipos: químicas (ácidos); físicas (fuego);
traumatismos; biológicas (putrefacción).
Las piezas dentarias poseen en especial dos características que les confieren un alto
valor en las pericias de identificación.
1. Su alta resistencia a cualquier agente destructivo (mencionados
anteriormente).
2. Su variabilidad en relación a esto se ha señalado que:
- Existe una probabilidad en 500 millones, de encontrar dos dentaduras iguales.
- Si se consideran sólo 8 piezas por caso (4 sanos y 4 obturados con un mismo
material terapéutico): hay una posibilidad en 780 millones de que se repita la
formula.
¿A qué se debe esta gran variabilidad?

a) El número de piezas dentarias: 32 adultos ó 20 temporales.
b) Cada pieza posee 5 caras, superficies o bordes.
c) Cada pieza posee 1, 2 ó 3 raíces y en ocasiones 4.
d) Estas piezas pueden tener o sufrir modificaciones ambientales, fisiológicas,
terapéuticas (diversos tratamientos dentales con elementos y medicamentos
variados). Por añadidura, tenemos además de las piezas, al resto de
elementos maxilofaciales, que también poseen y confieren individualidad.
Estos elementos son:
- Cráneo (zona de articulación témporomandibular).
- Macizo óseo maxilofacial.
- Relaciones intermaxilares en sentido sagital y frontal.
- Hueso alveolar.
- Tejidos blandos constituyendo las estructuras de recubrimiento.
En cuanto a las modificaciones terapéuticas que pueden recibir las piezas dentarias,
éstas contribuyen a individualizarlas y por lo tanto a darles más variabilidad.
Comprenden a:
- Las técnicas empleadas por los odontólogos.
- Los materiales usados.
- Los tratamientos: temporales o provisorios, permanentes o definitivos.

b. Elementos en que se apoya el peritaje identificado
El peritaje odontológico con fines de identificación se apoya en:
 Elementos post mortem. Se refieren a la descripción y el estudio, con sus
correspondientes conclusiones, de los restos bucales. Es importante que sean lo
más completos posibles (modelos, fichas post mortem, odontogramas, radiografías,
etcétera).
 Elementos pre mortem. Son los que proporcionan el o los odontólogos tratantes de
la presunta víctima; familiares, amigos, servicios, etcétera
En su recolección y obtención deben jugar un gran papel la policía y los medios de
comunicación.
Los elementos pre mortem fundamentalmente son: la ficha clínica, anotaciones o
registros llevados por odontólogos, radiografías (aunque sean antiguas), modelos de
estudio, fotografías, prótesis en poder del dentista o de la familia, videos familiares.
Muchas veces un odontólogo puede efectuar un reconocimiento personal o testimonial
de un tratamiento realizado por él, gracias a características especiales, aun cuando no
cuente con una respectiva ficha.
Ubicación de antecedentes pre mortem. Para esta acción debe apelarse a diversos
medios y utilizarse variados recursos. Hay que tener presente que la persona puede
haber sido atendida por uno o más odontólogos; que puede haber recibido atención en
consultas privadas, en hospitales, en servicio de bienestar, en escuelas dentales
etcétera.
Por lo tanto, el método a usar para la recolección de antecedentes es de primera
importancia. En primer lugar, la colaboración de la familia de una presunta víctima es
fundamental. Ella puede llegar desde el nombre del odontólogo, una fotografía, placas
radiográficas, e incluso prótesis guardadas en la casa.
Una persona puede haber sido tratada en los siguientes lugares:
1. En consultas privadas: la familia, cuando se presume una identidad, puede dar el
nombre del profesional que atendía a la víctima
2. En los servicios de urgencia: por lo general hay registros.
3. En clínicas de servicio de bienestar de industrias, empresas, etcétera.
4. En hospitales o consultorios externos; por regla general, allí todos los pacientes
son fichados.
5. En escuelas dentales. Existen registros cuidadosos y completos.
6. En servicio militar.
7. En cárceles, presiones, reformatorios.
8. En internados y clínicas escolares.

c. Papel policial y de medios de comunicación
La primera participación en esta recolección de antecedentes debiera corresponder a la
policía. De hecho, se conocen casos así resueltos.
En los desastres masivos (como accidentes de aviación), es indispensable la
colaboración de los medios de comunicación (prensa, radio y televisión).
Una forma de utilización de medios de comunicación es la inserción de llamados y
fotografías de tratamientos dentales solicitando su reconocimiento por parte del
profesional.
d. Transmisión de datos.
Actualmente la trasmisión de los antecedentes escritos es prácticamente instantánea
mediante el uso de fax. Incluso desde cualquier lugar del mundo civilizado se puede
evitar antecedente original (ficha dental con su odontograma) sin importar demasiado la
nomenclatura en la cual esté registrada. Un odontólogo forense experiméntalo debe
conocer la mayoría de los sistemas de anotación dentaria.
El transporte de elementos como modelos dentales, radiografías, etc., es más lento
pero sin duda, la obtención de estos elementos es importante.
e. Estudios post mortem de restos dentarios maxilofaciales.
Podemos obtener valiosas conclusiones o estimaciones del estudio de los rectos que
ayudan a la identificación, en cuanto a; data, especie ,raza, sexo, edad, hábitos,
actividad o medio ambiente de trabajo, condición socioeconómica, estimación de
formas, dimensiones, tamaño de cara y maxilares (e hipotéticamente la talla), grupo
sanguíneo.
Escapa al propósito de esta exposición el analizar más en detalle estos aspectos, pero
digamos que tienen un gran valor en la identificación criminalística y la acción policial.
f. Ventajas y limitaciones de la identificación odontológica
Las ventajas fundamentales nacen de dos elementos: variabilidad y resistencia.
 Variabilidad. Como ya se ha comentado, en la práctica, es casi imposible
encontrar dos dentaduras iguales, aun en caso de mellizos univitelinos, ya que en ellos
influye el medio ambiente.
 Resistencia. Las piezas dentarias están formadas por los tejidos más duros del
organismo. Además, los materiales terapéuticos utilizados por el dentista, son también
altamente resistentes a todo tipo de injurias que destruyan fácilmente los tejidos
blandos (dermis de las falanges entre ellos, anulando la posibilidad de identificación
dactiloscópica).
Las limitaciones están dadas por los siguientes aspectos:
1. Ausencia de registros dentales, debido a que el odontólogo tratante no hizo
las anotaciones pertinentes; el individuo nunca ha recibido atención dental;
atención dental antigua, lo que motivó desaparición de registros, o dificultad para
su ubicación; extravió o destrucción de los registros; atención dental recibida en
el extranjero.

2. Atención dental proporcionada en diversos servicios, este hecho puede
alterar un primitivo diagrama o fichaje, o a menos que persistan, como ocurre,
piezas o restauraciones muy típicas.
No hay que olvidar que en una misma pieza tratada, otro odontólogo
posteriormente podría cambiar el material terapéutico usado, o extraer la pieza.
3. Alteración, variación o confusión en los registros (por migraciones dentarias,
confundir piezas 17 con 18, 4 con 13, etcétera).

4. Adulteración de la ficha dental, con todo, la experiencia práctica ha
demostrado que las ventajas son superiores a las limitaciones, de manera que la
identificación odontológica es utilizable, insustituible, y muchas veces único y
último recurso.


g. Posibilidades que se presentan en identificación dental
Hay varias posibilidades y alternativas que facilitan o dificultan el proceso
identificatorio. Trataremos de esquematizar estas posibilidades:
- Identificación de un cuerpo o restos de una persona.
- Identificación de varios cuerpos o restos correspondientes a varias personas
(puede tratarse de la identificación desde 2 a más de 100 personas, como en
caso de desastre aéreo).
Al realizar esta pericia, es posible que se presuma identidad de la o las víctimas,
o no se presuma ninguna identidad. Esta acción es obviamente mecho más
difícil.
El grado de dificultad de la labor identificatorio dependerá de las siguientes
situaciones:
1. Tratarse desdentado total.
2. Tratase de desdentado parcial.
3. Tratarse de dentado completo, el que a su vez puede haber tenido atención
dental, o no haberla tenido.
4. Tratarse de trozos de maxilar o mandíbula, con o sin piezas dentarias. Es
bueno tener presente las siguientes situaciones;
a) Mientras más mutilados estén los restos, más difícil es la tarea. Pero a
veces, una sola pieza, muy característica, puede bastar para una
identificación positiva.
b) Las mayores dificultades se presentarían en los casos de desdentados
totales.
c) Cuando no se aprecie tratamiento dental, no hay que olvidar que la
persona podría haber recibido tratamiento de ortodoncia, periodoncia o
algún tipo de cirugía casi inadvertible.

h. Evaluación del proceso identificatorio
El resultado de una identificación odontológica puede basarse en:
a) Positividad. La evidencia es tan clara y exacta, que no hay duda posible.
b) Negatividad. El estudio y comparación de los antecedentes pre y post mortem
indican que la identidad presumida no corresponden a los restos.
c) Duda. Hay cierto grado de coincidencia, pero es suficiente. Se debe dejar
constancia de esto, y buscar mayores antecedentes.

i. Huellas de mordida
En los últimos veinte años ha adquirido gran relevancia en el campo odonto-legal, el
estudio de las llamadas “huellas de mordidas”. Las huellas de mordida son la
impresión en negativo de las piezas dentarias (todas o algunas), sobre una superficie
capaz de sostenerla; ésta puede ser un elemento inerte (boquilla, un alimento); o
biológico como la piel humana. Cuando la huella de la mordida afecta la piel, se habla
de una lesión contusa (una herida contusa), que tiene una forma muy típica constituida
por dos líneas equimóticas curvas que se miran por su concavidad, reproduciendo en la
mayoría de las ocasiones, las arcadas dentarias.
Se encuentran huellas de mordida en delitos de tipo sexual (violaciones, riñas
homosexuales), en niños agredidos y en caso de reyertas y peleas muy violentas.
El estudio de las características que presente una huella de mordida puede servir para
excluir a sospechosos o para aportar una prueba de su culpabilidad.
Las huellas de mordida pueden encontrarse tanto en la victima como en el hechor. Así,
se habla de “mordidas de ataque” y “mordidas de defensa”. Estas últimas se ubican de
preferencia en manos y dedos de agresor. También existen huellas de mordida del tipo
autoinferida, las cuales se han podido apreciar en personas (cadáveres). Que han
tenido un infarto al corazón y como una forma de mitigar el dolor es mordiéndose el
brazo. Una simulación de huella de mordida de la cara se dio en el caso de un
inculpado de homicidio, quien presentaba una lesión producida por hongos: Tinea
barbae (tricofitia de la barba). El homicida pretendió haber sido provocado y mordido
por la víctima y reclamaba así defensa propia. Sin embargo, el examen de la huella y su
cultivo demostró la falsa mordedura y sí, la presencia del hongo causal.
A pesar de que esta materia ha despertado mayor interés para su investigación en los
últimos tiempos, su historia en la medicina legal viene también desde antaño. Así, se
citan por ejemplo el caso de la viuda. Cremineux, que mordió a su asesino, lo que
posibilito su detención (mordida de defensa), y el caso del Vampiro de Dusseldorf que
mordía en el cuello a sus víctimas (mordida de ataque).
El estudio de una huella de mordida debe girar en especial, entorno a algunas
consideraciones:
a) Establecer si la mordida es humana.
b) Establecer si corresponde a dentadura temporal, mixta o permanente.
c) Estimar si se trata de mordida de ataque, defensa o autoinferida.
d) Estudiar las características particulares para permitir una identificación.
e) Establecer si se trata de lesión pre o post mortem.
Se ha discutido el grado de seguridad en la identificación de una huella de mordida, no
existiendo a la fecha cánones rígidos preestablecidos. La precisión va a depender del
perito y de la aceptación del magistrado. En todo caso, como gran norma general puede
establecerse que “mientras más se aleje de lo normal la característica dentaria del
causante de la huella, mayor seguridad habrá en su identificación positiva”.
Podemos concluir de este aparte que las piezas dentarias, dentro de los tejidos
humanos, son las más resistentes a la destrucción y en ocasiones el peritaje
odontológico puede ser definitivo.
La dentadura en términos generales, es un elemento valioso de identificación en
múltiples circunstancias. Será ideal la existencia de un fichaje obligatorio y ojala
universalizado de delincuentes, traficantes, como también personas que desarrollan
actividades altamente riesgosas como pilotos de aviación, etcétera.
En una identificación por medios odontológicos, no solo pueden utilizarse las piezas
dentarias, sino todos los elementos de la especialidad de los cuales sea posible
disponer. Con todo, en la práctica lo básico es el proceso de individualización a
descasar en las características que presenten las piezas dentarias.


CONCLUSIONES
Se puede concluir que la identificación de cadáveres es una tarea multidisciplinaria y
por ende compleja, que a lo largo de la historia ha logrado un desarrollo científico y
técnico que ha permitido una identificación óptima y eficaz de las causas y señales de
muerte. Es por ello que en trabajo realizado se pudo determinar y estudiar a la
Antropología Forense como una rama dentro de la medicina legal y forense, la cual
intenta determinar, en primer lugar, la identidad del sujeto, y posteriormente, el
diagnóstico de la muerte, data y todas las circunstancias que ocurrieron en el momento
de la misma.
De igual forma se estableció que la Tanatalogía como rama de la medicina, consiste en
facilitar toda la gama de cuidados atenuantes terminales , además de ayudar a la
familia del fallecido, a sobrellevar el duelo producido por la muerte natural o inesperada
causada por un sin número de situaciones.
Es así por lo que establecer criterios de la muerte ha sido un problema, no solo desde
el punto de vista ético sino legal, ya que se necesita precisión frente a los diferentes
casos, pues la certificación de muerte tiene múltiples implicaciones. Por lo que desde el
punto de vista de la práctica médico forense se puede llegar a establecer una definición
de la muerte, como el cese definitivo de las actividades respiratoria, cardiaca y cerebral.
Y por último se estableció que la Odontología en el campo de las ciencias forenses se
hacen proposiciones metodológicas sobre el modelo operacional en estas
circunstancias de reconocimiento de una persona a través de referencias dentales, a
demás de la factibilidad y eficiencia de los métodos de identificación más utilizados,
teniendo en cuenta las condiciones del lugar donde se produjo el hecho, las
características socioeconómicas de la población involucrada, así como los recursos
humanos y materiales con que cuenta el grupo de Identificación Forense.


BIBLIOGRAFÍA

 Solórzano Niño, R. (2005). Medicina legal Tanatalogica. En R. Solórzano Niño,
Medicina legar, criminalistica y toxicologia para abogados (págs. 67-88). Bogotá:
Nomos.
 ROBLEDO, María del Mar. Manual de Criminalística y ciencias forenses.
Técnicas forenses aplicadas a la investigación criminal. Editorial Tebar. Madrid
2010. Pág. 19-51
 TEKE, D. A. (2001). TANATALOGIA. En D. A. TEKE, MEDICINA LEGAL (págs.
179-212, 229-258,). SANTIAGO DE CHILE: MEDITERRANEO.
 CJ. (8 de FEBRERO de 2007). EL HUECO DE LOS ESTUDIANTES DE
DERECHO. Recuperado el 16 de JUNIO de 2014, de http://cj-
trabajosdederecho.blogspot.com/2007/02/medicina-legal-tanatologa-forense-
i.html

 Guía de Procedimientos para la realización de Necropsias Medico legales,
segunda edición, Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses; pág.
11-20.
http://www.medicinalegal.gov.co/documents/48758/78081/G1.pdf/49000fd6-
e428-4156-bb23-04e1e1d54c02
 http://www.lexweb.cl/media/users/10/523229/files/49917/Medicina_Legal_II.pdf
 http://es.wikipedia.org/wiki/Tanatolog%C3%ADa