You are on page 1of 3

¿CÓMO PARTICIPO COMO MÉDICO EN EL PROCESO DE SALUD Y

ENFERMEDAD?

Podemos definir la salud como la posibilidad que tiene una persona de gozar de
una armonía bio-psico-social al interrelacionarse con el medio en el que vive.
Un individuo se considera sano cuando:
• No presenta signos de enfermedad ni padece una enfermedad inaparente que
podría curarse.
• Padeciendo una enfermedad incurable, ésta puede ser controlada sin que se
acorte su vida ni disminuya su actividad.
• Aun teniendo una notoria incapacidad, esté acostumbrado a vivir con la
enfermedad y esté integrado en su medio social.
• Luche contra las dificultades ambientales sin dejarse dominar por la melancolía,
la angustia o la desesperación.
• No viva con la preocupación obsesiva de la enfermedad y la muerte.
La salud se asocia con la vida, con la capacidad de vivir con el menor sufrimiento
posible y de luchar para reproducir la vida; tanto para el individuo como para los
conjuntos sociales como la alimentación, hábitos de vida, consulta al sistema
médico, prácticos de deportes, bienestar intrapsíquico e interpersonales, higiene, y
prácticas religiosas. Estas se llevan a cabo según el nivel socioeconómico al que
pertenecen.
Nosotros como personal médico, participamos en la prevención de la salud
aplicando medidas técnicas que incluye aspectos médicos y de otras disciplinas
que tienen como finalidad impedir la aparición de la enfermedad. La prevención de
la salud va dirigida a los individuos y Grupos que se encuentren en riesgo, y en
posibles complicaciones.
La prevención la podemos hacer mediante campañas en alguna comunidad o
grupo específico de personas, llevándoles trípticos, carteles, rota folios, y dar
platicas de un tema en específico, por ejemplo, si es un grupo de mujeres de 20 a
40 años, darles a conocer los métodos de planificación familiar, el tiempo que
pueden mantener en cada uno de estos y los efectos secundarios, así mismo
fortalecer el conocimiento de la autoexploración de mamas.
Si es un grupo de personas de edad mayor, darle pláticas acerca de riesgo de
caídas, para prevenirlas y que hacer en caso de sufrir una, así como las
complicaciones que estas les pueden causar a corto o a largo plazo si no acuden
al médico.
Podemos llamar enfermedad al proceso y a la fase que atraviesan los seres vivos
cuando padecen una afección que atenta contra su bienestar al modificar su
condición de salud. Las causas de una enfermedad pueden ser muchas, algunas
relacionadas con agentes externos y otros internos.
Las creencias sobre la enfermedad dan forma a los síntomas de quien las sufre.
La cultura forma parte de la naturaleza misma de la enfermedad.
Estas diversidades culturales influyen en la forma de pensar y actuar de las
personas, por lo que el significado de la enfermedad y las implicaciones que tenga
para cada sujeto tendrán características particulares, para lo que cada persona
este padecimiento lo puede ver de manera distinta.
Cada cultura ve la enfermedad de un modo particular, desde el modo de
reconocerla y de nombrarla hasta la forma de enfrentarla. Por lo que los factores
económicos, culturales y sociales posibilitan o dificultan la adopción de conductas
saludables por parte de la población, lo que desencadena frecuentemente las
enfermedades.
Las definiciones que la persona tenga sobre su padecimiento condicionan los tipos
de ayuda buscada y las percepciones de las ventajas o desventajas del
tratamiento.
La resistencia a seguir las indicaciones terapéuticas, el consumo autónomo y por
propia iniciativa de fármacos, la resistencia o incapacidad de asumir
comportamientos preventivos, son todos factores que ayudan a la aparición de
ciertas enfermedades.
Principalmente debemos realizar una historia clínica al paciente, hacerle una
exploración y hacer los estudios necesarios para diagnosticar la enfermedad que
el este padeciendo.
Como médicos debemos darle el tratamiento para curar su patología, y llevar a
cabo un seguimiento para considerar si el tratamiento fue un éxito.
La rehabilitación es más frecuente en pacientes con enfermedades más crónicas,
que necesitan de una ayuda psicológica, o acudir a grupos de autoayuda, al que
nosotros como personal médico, debemos remitir, para que el paciente tenga una
rehabilitación completa, en todos los aspectos.
La rehabilitación también se puede dar en pacientes que han sufrido alguna
intervención quirúrgica y necesitan de ciertas actividades para poder realizar su
vida de manera normal.
Gabriela Guadalupe Estrada Palacios Medicina 1°D