El autor: Apunte biobibliográfico

Carlos Dámaso Martínez
Escritor, doctor en Letras y profesor universitario
(Crítica de Artes - Instituto niversitario !acional del Arte, Ar"entina#
En uno de sus escritos auto$io"ráficos, %ioy Casares &a afirmado 'ue (para mí la literatura está dentro de la
vida, es una parte de la vida)
*
, 'ue es como decir 'ue la vida y la literatura no son para +l e,periencias distintas ni
separadas- .odemos o$servar entonces c/mo esa convicci/n a lo lar"o de su e,istencia traspasa profundamente su
e,periencia vital y su producci/n literaria durante varias d+cadas del si"lo 00-
El *1 de setiem$re de *2*3 nace Adolfo %ioy Casares en %uenos Aires- La precocidad de iniciaci/n en la
lectura y la escritura es una marca indele$le ya en su infancia- Al"o 'ue el mismo escritor &a narrado en al"unos
escritos de recuerdos y memorias- .or su testimonio se conoce 'ue el deslum$ramiento por la literatura y los
"+neros fantástico y policial le viene desde la ni4ez cuando ley/ el cuento infantil (.inoc&o) y lue"o al"unos
relatos de Conan Doyle- De ese cuento lo sedu5o y fascin/ la (idea de un mu4eco con vida propia) y de los
se"undos te,tos narrativos el misterio de las &istorias de eni"mas policiales-
A su vez &ay dos an+cdotas, entre otras tantas, de su infancia 'ue en sus remem$ranzas aparecen como un
intento de rastrear en su personalidad los motivos 'ue lo inclinaron por las ficciones donde los planos de lo real y lo
onírico suelen confundirse- (En una rifa o$tuve un perro 'ue se llama$a 6a$riel- Lo "an+ en el cine 6rand
7plendid- 8ra5e el perro lanudo a casa y cuando al día si"uiente no lo encontr+, mi madre me convenci/ 'ue se
trata$a de un sue4o- 9oy no s+ si lo sa'u+ en a'uella memora$le rifa o lo so4+ :---; A4os despu+s, sa'u+ en otra rifa
una petisa, se llama$a por ese motivo La suerte- 9e estado convencido toda mi vida 'ue yo la dom+, aun'ue yo no
recuerdo la 5ineteada- Me pre"unto entonces, si no me pasa 'ue mis padres me en"a4aron &aci+ndome creer 'ue la
&a$ía domado tal como antes me &icieron creer 'ue &a$ía so4ado con el perro)
<
-
De esa etapa, el escritor tiene tam$i+n muy presente la relaci/n con sus padres- 9i5o de una familia de "randes
estancieros $onaerenses, &ered/ de su pro"enitor además de la estancia 'ue administr/ por un tiempo -desde *2=1
con poco +,ito, u$icada en .ardo, .rovincia de %uenos Aires-, su nom$re y su pasi/n por la literatura> (.apá
entendía de campo, pero le "usta$a ser escritor y de5/ dos tomos de recuerdos muy lindos anteriores al 2??)- .or la
línea materna desciende de @icente L- Casares, fundador de la empresa láctea La Martona y poseedor de "randes
e,tensiones de campo en la zona de Ca4uelas y 8andil, tam$i+n de la pampa $onaerense- 7u madre se llama$a
Marta Casares y de ella el escritor &a recordado su atracci/n por el cine y la presencia de un espe5o veneciano
tridimensional 'ue &a$ía en el vestidor de su dormitorio, el 'ue 5unto a su propia atracci/n cin+fila, &a reconocido
como una de las motivaciones de la preeminencia de lo visual en su novela La invención de Morel (*23?#- %ioy &a
rescatado además de am$os pro"enitores su formaci/n cultural francesa ('ue por esa +poca era comAn en nuestro
país)
=
-
.or otra parte, en el li$ro Memorias
3
&a reconocido 'ue su padre fue 'uien no s/lo le &izo las primeras
correcciones de sus primeros escritos, sino 'ue tam$i+n le ayud/ -en plena adolescencia, a los *1 a4os-, a pu$licar
su primer li$ro titulado Prólogo (*2<2# y tam$i+n 'uien pa"/ su edici/n en la imprenta %i$los- n a4o antes &a$ía
escrito un relato titulado Vanidad, o una aventura terrorífica (*2<B#- Ca de "rande, lue"o de &a$er autocriticado y
ne"ado esos te,tos iniciales, recuerda 'ue era un relato de misterio con una aparente e,plicaci/n fantástica pero 'ue
se resolvía como un policial
1
- @emos entonces 'ue desde la adolescencia esta$a presente ya la elecci/n de estos dos
"+neros, los 'ue van a caracterizar toda su o$ra a partir de La invención de Morel, en *23?, el primer li$ro 'ue %ioy
va a reconocer y asumir plenamente como suyo en su trayectoria literaria-
Esta etapa es tam$i+n un período importante en su formaci/n de lector- Dl mismo &a mencionado las lecturas
de Eoyce, Apollinaire, Cocteau, Fam/n 6/mez de la 7erna y al"unos clásicos de la literatura espa4ola y ar"entina-
En esta +poca por cierto la práctica de la escritura -y el deseo de escri$ir- está vinculada a uno de los temas
recurrentes de su narrativa> las &istorias de amor entrelazadas muc&as veces con situaciones fantásticas- %ioy &a
comentado 'ue intent/ escri$ir una novela, Iris y Margarita, por'ue esta$a enamorado de su prima María In+s
Casares- Ella lo rec&az/ y esa frustraci/n amorosa lo llev/ a proyectar otro relato para intentar convencerla de sus
sentimientos- 9aciendo un $alance de esa +poca dice al respecto 'ue (la adolescencia fue para mí una verdadera
iniciaci/n de derrotas- .or esos a4os los amores desdic&ados tendieron a convertirse en costum$re)
G
- El amor en
una dimensi/n de su imposi$ilidad, o desde una perspectiva ir/nica y a veces par/dica, será entonces una constante
temática en su o$ra, 'ue a$orda en La invención de Morel desde una visi/n esc+ptica y solipsista-
En este momento de (li$ros malos), como dice su autor, pu$lic/ además otros relatos 'ue se encuentran en
esa dimensi/n de (olvidados y olvida$les li$ros)- Fespetando la decisi/n de %ioy de no considerarlos dentro de su
o$ra narrativa, s/lo los mencionaremos a'uí como un re"istro de sus e,istencias- Además del ya
mencionado Prólogo, están los li$ros 17 disparos sobre el porvenir (*2==, 8or Ediciones#, Caos (*2=1, Editorial
@iau y Hona#, La nueva tormenta o la vida Mltiple de !uan "uteno (*2=1, Editorial Irancisco A- Colom$o#, La
estatua casera (*2=G, Ediciones Eacarandá# y Luis #reve, muerto (*2=J, Editorial Destiempo#- 7o$re los dos
Altimos te,tos, %or"es escri$i/ rese4as críticas en la revista $ur, destac/ la importancia de su escritura y cele$r/
al"unos de los relatos fantásticos incluidos
J
-
Este período es el del comienzo de su relaci/n con %or"es, a 'uien conoce &acia *2=< en la casa de 7an Isidro
de @ictoria Kcampo- 7e podría decir 'ue es el momento inicial de una amistad duradera entre estos dos escritores,
consolidada por la elecci/n de una po+tica literaria ficcional $asada en el artificio, la visi/n con5etural y la
preeminencia de la invenci/n fantástica- 7o$re esta relaci/n amistosa dice %ioy> (8eníamos una compartida pasi/n
por los li$ros- 8ardes y noc&es &emos conversado de Eo&nson, de De Luincey, de 7tevenson, de literatura
fantástica, de ar"umentos policiales :---;, de teorías literarias, de pro$lemas de traducci/n, de Cervantes, de
Lu"ones, de 6/n"ora y Luevedo :---;, de Macedonio Iernández, del tiempo, de la relatividad, del idealismo, de
la %antasía metafísica de 7c&open&auer---)
B
-
La renovación del fantástico
En ese marco de un apoyo mutuo y de complicidades literarias am$os escritores inician la difusi/n del "+nero
en el espacio literario de %uenos Aires- En *23?, 5ustamente, %ioy, %or"es y 7ilvina Kcampo pu$lican la &ntología
de la literatura fant'stica- Este li$ro es fundamental para entender el proceso de renovaci/n del "+nero fantástico
'ue va a llevar a ca$o %ioy Casares en coautoría con estos escritores ami"os- Dl no s/lo participa en la $As'ueda,
traducci/n y compilaci/n de los te,tos narrativos 'ue incluyen en esta muestra del "+nero, sino tam$i+n 'ue es el
autor del pr/lo"o, en el 'ue realiza un interesante recorrido &ist/rico del fantástico y ensaya una posi$le
cate"orizaci/n de sus variantes temáticas y procedimientos literarios- La &ntología, tanto por el pr/lo"o de %ioy
como por la selecci/n de los relatos 'ue se incluyen, implica un proceso de traducci/n apropiaci/n -como lo &a
se4alado .ampa Arán utilizando el concepto de Lotman- del "+nero fantástico contemporáneo y especialmente de
la tradici/n an"losa5ona
2
- Esto implica 'ue la &ntología es una (apropiaci/n) 'ue se sitAa en un momento de
$As'ueda de un cam$io est+tico en la narrativa rioplatense y se propone como una alternativa al realismo 'ue en
ese momento era una corriente predominante en la literatura ar"entina de la +poca-
Eunto a los te,tos fantásticos de autores contemporáneos como Mells, NafOa y Eames presentes en
la &ntología, se pu$lican tam$i+n al"unos relatos de escritores ar"entinos, como Macedonio, 7ilvina Kcampo y
%or"es, 'uien a"re"a su cuento (8lPn, '$ar, Kr$is 8ertius)- La inclusi/n de estos escritores locales es parte sin
duda de ese proceso de apropiaci/n del "+nero y del "esto de cam$iar al"unos aspectos del conte,to del ancla5e
an"losa5/n- En este sentido, se puede ver 'ue al ras"o propio del modo de recepci/n amplia 'ue el "+nero tiene en
su espacio de ori"en, se $usca cam$iarlo por una literatura diri"ida a un lector de importantes competencias
culturales 'ue, como dice %ioy, de$ería tener la inteli"encia e'uivalente a la de un escritor o un crítico literario-
na concepci/n similar a la fi"ura de (escritor intelectual) 'ue tanto %ioy Casares como %or"es intentan
personificar-
.uede pensarse 'ue esta idea de modificar en su apropiaci/n al "+nero les permitiría crear al"o nuevo en la
literatura ar"entina- %ioy parece e,presar esta convicci/n cuando afirma 'ue con (QEl acercamiento a AlmotásimQ,
con Q.ierre MenardQ con Q8lPn, '$ar, Kr$is 8ertiusQ, %or"es &a creado un nuevo "+nero literario, 'ue participa
del ensayo y de la ficci/n, carentes de lan"uideces, de todo elemento &umano, pat+tico o sentimental)- Al"o similar
dice %or"es cuando afirma, en el pr/lo"o de La invención de Morel, 'ue %ioy Casares con este li$ro (traslada a
nuestras tierras y a nuestro idioma un "+nero nuevo)
*?
-
La traducción apropiación de los modelos del fantástico moderno 'ue e,presa la &ntología implica tam$i+n la
decisi/n est+tica de %ioy, %or"es y Kcampo de adoptar una modalidad del fantástico 'ue se diferencie de la
tradici/n nacional del "+nero de carácter (cientificista, psicopatol/"ica o de e,trava"ancia modernista), como
se4ala !o+ EitriO
**
, es decir, de la variante fantástica representada en las o$ras de Eduardo 9olm$er" y Leopoldo
Lu"ones, referentes anteriores de la iniciaci/n del "+nero en la literatura ar"entina-
Una estética de la invención
%ioy Casares construye una fi"ura de escritor, como $ien lo &a se4alado Kfelia Novacci, 'ue es la de (un
típico artista intelectual), intelectual por'ue considera 'ue es (un escritor para 'uien la ima"inaci/n está fiscalizada
por la inteli"encia) y por'ue (es un creador 'ue tam$i+n es un te/rico de la literatura y un crítico
a"udo)
*<
- Induda$lemente es una ima"en de escritor distinta y ori"inal para la +poca- 8al vez por esta concepci/n
su o$ra a$unda en refle,iones so$re su propia práctica de la literatura, so$re su elecci/n por el "+nero fantástico y
los modelos literarios 'ue más &a admirado- En al"unos casos enunciadas e,plícitamente a trav+s de ensayos
críticos, pr/lo"os y entrevistas críticas o en el espacio de sus propias ficciones- Entre los primeros, además del ya
mencionado pr/lo"o a la&ntología de la literatura fant'stica, %ioy realiza con %or"es otras selecciones de relatos
fantásticos, policiales y escri$e notas preliminares a al"unas reediciones de al"unos autores clásicos- .uede
mencionarse, entre otros te,tos, a Los me(ores cuentos policiales (*23=#R Cuentos breves y e)traordinarios (*211# y
sus ensayos incluidos lue"o en su li$ro La otra aventura (*2B=#-
De la lectura de las refle,iones fra"mentarias 'ue se desarrollan en al"unos de estos li$ros puede inferirse una
serie de ellas 'ue conforma su concepci/n de la literatura- En un principio la conciencia de 'ue el arte literario es
un sistema de convenciones 'ue el $uen escritor de$e mane5ar con eficacia> (Las leyes e,isten -manifiesta en el
pr/lo"o de la &ntología***-R escri$ir es, continuamente, descu$rirlas o fracasar--- El escritor de$erá, pues, considerar
su tra$a5o como un pro$lema 'ue puede resolverse, en parte, por las leyes "enerales y preesta$lecidas y, en parte,
por las leyes especiales 'ue +l de$e descu$rir y acatar)-
.or otra parte, como una reacci/n crítica &acia la est+tica del realismo tradicional propone una narrativa 'ue
ten"a s/lidos ar"umentos y tramas cuyos modelos preferidos son la novela de aventura y particularmente los
"+neros fantástico y policial- En la posdata de la se"unda edici/n de la &ntología de la literatura fant'stica, de
*2G1 (%uenos Aires, 7udamericana#, %ioy Casares e,presa> (Los compiladores de esta antolo"ía creíamos entonces
'ue la novela, en nuestro país y en nuestra +poca, adolecía de una "rave de$ilidad en la trama, por'ue los autores
&a$ían olvidado lo 'ue podríamos llamar el prop/sito primordial de la profesi/n> contar cuentos :---; Acometimos
contra las novelas psicol/"icas :---; ale"á$amos 'ue el ar"umento se limita a una suma de episodios e'uipara$les a
ad5etivos o láminas 'ue sirven para definir a los persona5es)-
Ktro aspecto 'ue en este escritor aparece li"ado a los nAcleos semánticos de su o$ra es la preocupaci/n por la
temporalidad y la inmortalidad- La literatura y el arte en "eneral, desde su perspectiva, pueden ser una manera o
$As'ueda para acceder a la perpetuidad> (el li$ro es siempre la posteridad del escritor -dice en el pr/lo"o a una
edici/n de La celestina
*=
-- .erderse y perdurar en la o$ra, todo lo 'ue &ay de triste, de $ello, de terri$lemente 5usto,
en la creaci/n, no me parece una estrec&a inmortalidad)-
La concepci/n o fi"ura de escritor intelectual 'ue %ioy propone de sí mismo puede verse representada
tam$i+n en sus ficciones- .or lo "eneral &ay en ellas una elecci/n predominante de persona5es de escritores o
poetas, como, por e5emplo, en los cuentos (El per5urio de la nieve), (El otro la$erinto), (De los reyes futuros),
(En memoria de .aulina) ('ue reAne en su li$ro La trama celeste, *23B#, o en novelas como La invención de
Morel- En cuanto a las estrate"ias enunciativas, se o$serva en sus ficciones una $As'ueda constante por entrete5er
una pluralidad de voces y visiones narrativas 'ue contri$uyen a la creaci/n de relatos donde la am$i"Sedad
característica de lo fantástico se acentAa e intensifica el interro"ante so$re 'u+ es lo real, ras"o característico del
"+nero tal como lo conci$e en su conocido ensayo Fosmary EacOson- Es por esto tal vez 'ue pueda comprenderse
por 'u+ en su o$ra sus procedimientos discursivos más frecuentes asumen las formas del diario íntimo, del informe,
de cartas, con las 'ue de al"An modo se pone, por una parte, en relieve la e5ecuci/n de la escritura y, por otra, las
via$ilidades de percepci/n de la len"ua escrita- Asimismo, no es casual 'ue la estructura del relato de eni"ma sea la
'ue le permite a %ioy desarrollar una s/lida línea ar"umental y &acer del acto de narrar una aventura del
conocimiento, del deseo de develar lo misterioso y, en este punto, es donde lo fantástico alcanza en sus relatos por
lo "eneral una dimensi/n pertur$adora-
Estos ras"os de su po+tica narrativa se evidencian claramente en los li$ros más si"nificativos de la renovaci/n
del fantástico 'ue %ioy pu$lica en d+cada de *23?- La invención de Morel va a ser su primera novela y la 'ue va a
tener una $uena recepci/n crítica en su momento y un reconocimiento so$resaliente como uno de sus me5ores
li$ros dentro de su producci/n narrativa.
La preeminencia de lo visual, de la ima"en en esa novela, revela la influencia del cine, uno de los fen/menos
de la invenci/n t+cnica de esa +poca
*3
- Así como los inventos y cierta fascinaci/n por los adelantos tecnol/"icos
están presente en los relatos de otros escritores de ese momento (como Fo$erto Arlt y, particularmente, el cine en
las invenciones fantásticas de 9oracio Luiro"a#, en La invención de Morel la má'uina "ra$adora de personas y
situaciones, un elemento fantástico de carácter (científico), es el suceso misterioso, el "ran eni"ma 'ue el fu"itivo
refu"iado en la isla intentará descu$rir- De todos modos, además de este prodi"io de la invenci/n t+cnica, la novela
lo"ra fascinar a sus lectores mediante la narraci/n de la percepci/n de la serie de sucesos incomprensi$les 'ue
confi"uran su trama- Es a trav+s de la /ptica personal del fu"itivo 'ue se va develando la verdadera dimensi/n de
las acciones en el relato- .ero esta no es la Anica visi/n, sino 'ue en el desarrollo del discurso narrativo se
superponen distintos punto de vista> el de Morel en su diario, el del fu"itivo 'ue lo lee y trata de interpretar lo 'ue
allí se narra y, además, el de un editor 'ue tiene una visi/n al parecer más totalizadora- Esta pluralidad de miradas,
de posi$ilidad de interpretaciones intensifica sin duda un efecto de am$i"Sedad propio del "+nero fantástico- La
alteraci/n del tiempo y el espacio, la simultaneidad de acciones y la creaci/n de fantasmas visuales -o más
precisamente virtuales- 'ue se lo"ran crear en la novela $ien pueden ser considerados los procedimientos más
destacados de la renovaci/n del "+nero en la literatura ar"entina &acia *23?-
na lectura atenta de esta novela &oy no puede soslayar 'ue fue escrita y pu$licada en el conte,to de una
+poca de conmoci/n provocada por los sucesos $+licos del ascenso del nazismo y el fascismo 'ue desem$ocaron en
la 7e"unda 6uerra Mundial- La fi"ura del fu"itivo, representado con cierta am$i"Sedad fantástica, sin las marcas
referenciales del realismo, pero claramente reconoci$le como un perse"uido político (de ori"en venezolano, 'ue
vive casi paranoicamente las posi$ilidades de ser &ec&o prisionero#, como una serie de indicios y alusiones a la
catástrofe, a la violencia y a una situaci/n $+lica en el te,to narrativo (la isla &a sido pro$a$lemente a$andonada
por una epidemia, &ay cámaras 'ue parecen refu"ios para una "uerra o para "uardar armas# remiten ficcionalmente
y desde una modalidad fantástica a ese clima de desesperanza y sentimiento "eneralizado de peli"ro inminente 'ue
se vivía a nivel mundial en ese momento-
na novela poco estudiada por la crítica, o tal vez menos valorada y difundida, es Plan de evasión (*231# 'ue
%ioy escri$e durante esos a4os difíciles de la 7e"unda 6uerra- El espacio ele"ido es tam$i+n el de una isla- En
realidad, es una isla prisi/n y propiedad colonial del Estado franc+s en ultramar, 'ue se caracteriza por ser un lu"ar
donde coe,isten (elementos contrarios e incon"ruentes), ras"os 'ue distin"ue al espacio particular de la literatura
fantástica-
Las perspectivas narrativas ad'uieren a'uí una mayor amplitud 'ue en la novela anterior- 7e com$inan con
eficacia la visi/n de un narrador omnisciente 'ue se ocupa de comentar un te,to epistolar -las cartas del persona5e
!evers-, la intercalaci/n de los documentos de Castel, el e,trava"ante "o$ernador de la isla, 'uien, a trav+s de un
e,perimento científico 'ue modifica las percepciones de los reclusos, intenta crear en el interior de la prisi/n un
lu"ar paradisiaco y una ilusi/n de li$ertad- En uno de sus pasa5es, este persona5e e,presa> (.ens+, para los
pacientes, las celdas de$en parecer lu"ares $ellos y desea$les :---; Lue"o, mis pro$lemas fueron> preparar las celdas
de modo 'ue los pacientes perci$ieran y las vivieran como islas :---; les reemplac+ el an&elo de volver al &o"ar y las
ciudades por el anti"uo sue4o de la isla solitaria)
*1
- Al mismo tiempo es una novela en la 'ue la interte,tualidad es
&iper$/lica, ya 'ue se introducen una serie de citas y notas diversas, un ras"o innovador dentro del "+nero
fantástico- .rocedimientos discursivos 'ue por sus efectos par/dicos (Dmile Hola y el naturalismo# y sus alusiones
&iperliterarias confi"uran una mayor posi$ilidad de lecturas e interpretaciones-
.or otra parte, en torno a una serie de eni"mas 'ue se van conformando en torno a la e,tra4a conducta y
proceder del "o$ernador de la isla, de las misteriosas desapariciones y muerte de al"unos reclusos, crece la
sospec&a continua 'ue !evers tiene de 'ue en la isla se está preparando una confa$ulaci/n de carácter
revolucionario- 7e "enera así una tensa situaci/n de complot- El tema de la conspiraci/n -tam$i+n presente en
varios relatos 'ue pu$lica en esa d+cada de *23?- acentAa el misterio de lo fantástico y de5a traslucir una mirada
con5etural y crítica so$re el antisemitismo franc+s, el do"matismo militar de su r+"imen colonialista y una alusi/n,
tam$i+n +ticamente cuestionadora, de la complicidad con el nazismo llevada a ca$o en esos a4os de "uerra por el
"o$ierno de la Irancia de @ic&y-
A %ioy Casares, como a %or"es, le interes/ e,plorar literariamente al"unas visiones filos/ficas y científicas,
evidentemente un ras"o nuevo en su narrativa, y, por cierto, innovador en el "+nero fantástico rioplatense para esa
+poca- En Plan de evasión se vale e,plícitamente en la trama ficcional de las teorías so$re la percepci/n de Milliam
Eames y de los postulados de las correspondencias enunciados por los poetas sim$olistas para enfatizar o construir
el fen/meno temático de carácter fantástico- En (La trama celeste), cuento 'ue da título a su li$ro de cuentos
pu$licado en *23B, desarrolla la concepci/n de la pluralidad de los mundos aplicados a un relato en el 'ue en la
ciudad de %uenos Aires se desdo$la en dos espacios paralelos casi id+nticos, 'ue s/lo el persona5e principal puede
transitar, aludiendo a las ideas de Luis A- %lan'uiR en (El per5urio de la nieve) (*231# cruza admira$lemente las
fantasías so$re una posi$ilidad de detener el transcurso temporal con la trama del "+nero policial-
En este volumen de cuentos, su primer li$ro relevante del "+nero, reAne los principales relatos escritos en la
d+cada del 3?, al"unos pu$licados en revistas o suplementos literarios con anterioridad, modalidad de pu$licaci/n
'ue %ioy, como otros autores de su +poca realiza$an por esos a4os del si"lo 00- Además del cuento &om/nimo y
de (El per5urio de la nieve), se incluye (En memoria de .aulina), un lo"rado te,to narrativo 'ue con5u"a
admira$lemente una &istoria de amor con posi$les entrecruzamientos fantásticos entre ima"inaci/n, sue4os, tiempo
y realidad- El relato concluye, precisamente, con la develaci/n del eni"ma planeado, pero su$siste como conflicto
e,istencial en el plano fantástico y en el afectivo- (rdir esta fantasía es el tormento de Montero -dice el narrador
prota"onista-- El mío es más real- Es la convicci/n de 'ue .aulina no volvi/ por'ue estuviera desen"a4ada de su
amor- Es la convicci/n de 'ue nunca fui su amor)- (El ídolo), otro de los relatos de este li$ro desplie"a motivos
seme5antes pero si"nados por los rituales secretos y la ma"ia de las culturas primitivas- La tensi/n entre pesadilla y
realidad, entre fantasías y contin"encias se resuelve, en el nivel del relato como &istoria, en la posi$ilidad de contar,
de componer con las pala$ras un mundo, otra realidad- 7e conforma de este modo su"erente una concepci/n de la
escritura como un proceso 'ue puede contri$uir a superar el caos, una especie de ta$la de salvaci/n en medio del
naufra"io- ((7i no fuera por la tarea de escri$ir, la cosec&a inevita$le de estos interludios oníricos &u$iera sido la
desaz/n y la locura- A la madru"ada, cuando resolví componer mi relato, encontr+ la salvaci/n)#- (El otro
la$erinto), casi una nouvelle, en su inda"aci/n del tiempo y el espacio -esa posi$ilidad de la ausencia del
transcurrir> la eternidad y lo simultáneo- toca tam$i+n lo sentimental y se inscri$e dentro de este volumen, en lo
'ue respecta a la comple5idad de las visiones y a su construcci/n narrativa, en el me5or re"istro de los cuentos de
esta +poca-
En estos a4os iniciales de su narrativa fantástica, pu$lica, además con 7ilvina Kcampo la novela policial Los
+ue aman, odian (*23G# y las ficciones par/dicas 'ue escri$e con %or"es y firman como %ustos Domec' y 7uárez
Lync&- Es la +poca en la 'ue, tam$i+n con %or"es, diri"e la colecci/n de novelas policiales El 7+ptimo Círculo para
la editorial Emec+
*G
-
Desde el espacio de las islas al ámbito barrial de Buenos Aires
En *213 con la novela ,l sue-o de los ./roes, sin apartarse de lo fantástico, a$andona las islas ut/picas de sus
novelas anteriores y eri"e su &istoria en el ám$ito de %uenos Aires- na "eo"rafía $arrial porte4a, descripta con
precisa verosimilitud, se entremezcla con situaciones inusitadas y fantásticas- Como se4ala María Luisa %astos,
%ioy Casares pasa de (la topo"rafía más o menos confusa, intercam$ia$les, de las islas antiut/picas a $arrios
localizados con precisi/n verista)
*J
- El eni"ma se desprende en esta novela de los &ec&os vividos por el
prota"onista, Emilio 6auna, a lo lar"o (de tres días y tres noc&es del carnaval de *2<J)- El empleo del len"ua5e
colo'uial y el mane5o ir/nico de ciertos mitos porte4os y nacionalistas a$ren otra perspectiva de su narrativa- 7u
desenlace &ace recordar por los &ec&os (una situaci/n de duelo criollo a cuc&illo# y cierto clima del mítico culto al
cora5e ar"entino a los cuentos (El sur) y (El fin) de %or"es- Eustamente, en su rese4a en $ur, este escritor ami"o
de %ioy Casares va a destacar la mirada crítica de la novela so$re la violencia y el comportamiento autoritario del
"uapo Doctor @aler"a, y su"erir con esta actitud una referencia te4ida por la visi/n opositora al peronismo de
%or"es y la de muc&os escritores de la +pocaR aspecto 'ue, parad/5icamente en relaci/n a sus preferencias est+ticas,
valora en esta lectura más 'ue el carácter fantástico del te,to
*B
-
En otras dos novelas si"uientes, 0iario de la guerra del cerdo (*2G2# y 0ormir al sol (*2J=# nuevamente
%ioy eli"e %uenos Aires- En la primera, fantasía y realidad se entremezclan en las calles ur$anas de un .alermo de
conventillos, petit &oteles y almacenes-$ar- La violencia ine,plica$le e5ercida por las "eneraciones 5/venes contra
inofensivos ancianos o &acia 'uienes se encuentran en la antesala de la ve5ez, no s/lo es el nudo conflictivo de su
&istoria sino una sutil ale"oría de un mundo crispado de tensiones sociales y la re$eldía inevita$le ante una escala
de valores tradicionales y conservadores- Aun'ue más &umanista 'ue meramente esc+ptico, %ioy opone a las
situaciones límites, la posi$ilidad del amor como aparece planteado en el desenlace de esta novela- En 0ormir al
sol, por su parte, la acci/n ficcional se sitAa en otro $arrio porte4o> @illa r'uiza- 8am$i+n en sus pá"inas, el
len"ua5e cotidiano y el desarrollo de situaciones ins/litas -so$renaturales- ad'uieren un matiz ir/nico 'ue, por
al"unos pasa5es, podrían leerse como una parodia de las propias claves de la literatura fantástica de invenciones
científicas, y 'uizá, más concretamente, en referencia a las manifestaciones del comienzo de este "+nero en la
narrativa ar"entina como la de los relatos de 9olm$er", de$ido a las alusiones satíricas so$re los e,perimentos
frenopáticos- 7in em$ar"o, tam$i+n está presente esa preferencia recurrente de su narrativa fantástica por las
relaciones amorosas o sentimentales-
En *21G, %ioy pu$lica un li$ro de cuentos si"nificativo, 1istoria prodigiosa- En el relato 'ue da nom$re al
volumen encontramos una dimensi/n satírica des$ordante y fluida, respecto a las supersticiones y a las
convenciones de las creencias en mila"ros y &ere5ías, en mitos y leyendas- Lo so$renatural, la pertur$aci/n de lo
fantástico se amal"ama en estos te,tos con un tono incisivamente $urlesco- Ktro cuento destaca$le incluido en este
li$ro es (La sierva a5ena)- En este relato se con5u"a una eficaz ironía con efectos par/dicos 'ue &ace recordar a los
me5ores momentos de $eis problemas para Isidro Parodi (*23<#, te,to escrito con %or"es- .ero a'uí se parodia una
po+tica intimista y melanc/lica (uno de los prota"onistas principales es un poeta 'ue anota frases en (Apuntes para
un diario íntimo)#, 'ue $ien podría identificarse con un inte"rante de los poetas de la llamada "eneraci/n del
cuarenta, tanto por sus manifestaciones 'ue tienen al"o de la vertiente po+tica neorromántica y de cierta $As'ueda
popular de este momento de la poesía ar"entina- Asimismo, el espacio ele"ido es %uenos Aires> la acci/n narrativa
se desarrolla en zonas del Knce, el 8i"re, el %a5o, las calles Corrientes y 7anta Ie- 8am$i+n el amor, la pasi/n se
desenvuelve en situaciones satíricas y &umorísticas- .or e5emplo, una relaci/n amorosa trian"ular 'ue tiene como
v+rtice a una e,trava"ante mu5er, 'ue se completa con la presencia de un &om$recito ('ue por su tama4o minAsculo
puede ser encerrado en una cartera de mu5er#, y un atri$ulado poeta- Este li$ro contiene tam$i+n el cuento (Clave
de un amor), una narraci/n 'ue si $ien a$unda en alusiones interte,tuales (Eo&nson se llama uno de los persona5es,
se &acen referencias a NafOa y se transcri$en citas enciclop+dicas#, la trama amorosa está supeditada a la presencia
de lo misterioso, lo so$renatural como recreaci/n o vivencia de un ritual de la mitolo"ía romana> el culto a %aco y
su cele$raci/n carnavalesca- 7u escenario es un lu"ar turístico u$icado en .uente del Inca, en plena cordillera cerca
de la frontera de Ar"entina con C&ile, y su trama se desarrolla en un &otel lu5oso- Asimismo, sus persona5es son
seres de &ol"ada vida econ/mica, acuciados por la soledad y por pro$lemas sentimentales- En este cuento, en torno
al comportamiento de un persona5e sumamente autoritario, el coronel %enito Krellana, al"unos críticos &an
manifestado 'ue se puede entrever una sutil alusi/n a la visi/n política adversa 'ue tiene %ioy Casares so$re el
peronismo
*2
-
.or otra parte, la elecci/n en muc&os de sus relatos de lu"ares de descanso y turismo es evidentemente una
recurrencia distin"ui$le en su narrativa- En otras ficciones, por e5emplo, los lu"ares ele"idos para sus relatos suelen
ser las sierras cordo$esas, la costa atlántica, Montevideo, al"unas de las principales ciudades europeas o una remota
e, colonia $ritánica-
Ktro cuento de %ioy de esta +poca es (9omena5e a Irancisco Almeyra), perteneciente a este li$ro, pero nada
fantástico- Es una e,cepci/n dentro de su po+tica narrativa, ya 'ue eli"e un tema vinculado a un momento de la
&istoria ar"entina del si"lo 0I0, el período de Fosas- Iue tam$i+n escrito en el conte,to del "o$ierno peronista y la
&istoria 'ue narra tiene evidentes connotaciones ideol/"icas- El relato refiere la &istoria de un 5oven poeta
enfrentado al rosismo 'ue se e,ilia en ru"uay y, a trav+s del desarrollo de al"unas secuencias 'ue &acen recordar
a (El Matadero) de Ec&everría y de &malia de Mármol (el final violento#, repite el es'uema civilizaci/n versus
$ar$arie, uno de los nAcleos constitutivos del material narrativo, en clara correspondencia con la tradici/n de la
perspectiva &ist/rica del li$eralismo del si"lo 0I0 so$re este momento-
En la misma d+cada, edita #uirnalda con amores (*212#, un li$ro muy ori"inal dentro de la producci/n de
%ioy, so$re todo por'ue introduce relatos $reves en los 'ue con5u"a casi siempre &istorias y situaciones donde el
amor es un e5e temático central, y a"re"a $reves misceláneas narrativas y refle,ivas- Al"unos relatos son muy
ir/nicos, predomina un incisivo &umor y el tratamiento de al"unas relaciones amorosas alcanzan casi siempre un
tono par/dico- Lo fantástico es desplazado a un se"undo plano, pero sin duda el predominio de lo sentimental
siempre se desarrolla en una atm/sfera e,tra4a y parado5al-
En los li$ros 'ue pu$lica a partir de la d+cada de *2G?, si $ien lo fantástico suele ser un si"no presente, se va a
ir acentuando la presencia del &umor y la modalidad par/dica- En el relato (Los afanes), de ,l lado de la
sombra (*2G<#, aun'ue escrito antes, por su temática puede vinculárselo con la novela 0ormir al sol(*2J=#- %ioy
satiriza en este te,to la ret/rica y los mitos de los intelectuales positivistas> su atracci/n por el espiritismo, así como
a la literatura cone,a con sus t/picos de invenciones y fantasías-
na visi/n ficcional frente al peronismo, similar a los cuentos comentados de 1istoria prodigiosa, asoma
tam$i+n en otros te,tos en referencias $reves pero directas respecto a las circunstancias &ist/ricas- .or e5emplo, en
cuentos de ,l gran $erafín (*2GJ# como (Ad .orcos), una aparente &istoria sentimental, y en (El ata5o), en el 'ue
la trama de una infidelidad amorosa se com$ina con el tema de la e,istencia de mundos paralelos y simultáneos
seme5ante a lo 'ue sucede en (La trama celeste)- En el cuento (El "ran 7erafín), si $ien predomina lo fantástico
&ay alusiones más directas a un conte,to &ist/rico conspirativo y de ruptura de un orden constitucional ((Ktra
revoluci/n -vaticina el persona5e Capolon"o-- Estos militares---)#-
En su li$ro si"uiente, (El &+roe de las mu5eres) (*2J2#, %ioy eli"e para el cuento 'ue da título al li$ro, el
ám$ito rural, el distanciamiento &umorístico y lo"ra satirizar con su &a$itual maestría al"unos tropos de la literatura
fantástica, especialmente en la 'ue desarrolla en sus primeros te,tos> (Aun a los narradores de relatos fantásticos
-dice uno de los persona5es de este cuento- les lle"a la &ora de entender 'ue la primera o$li"aci/n del escritor
consiste en conmemorar unos pocos sucesos, unos pocos pasa5es y, más 'ue nada, a las pocas personas 'ue el
destino mezcl/ definitivamente a su vida o si'uiera a sus recuerdos- TAl dia$lo las Islas del Dia$lo, la al'uimia
sensorial, la má'uina del tiempo y los má"icos prodi"iosU nos decimos, para volcarnos con impaciencia en una
re"i/n, en un pa"o, en un entra4a$le partido del sur de %uenos Aires)- Este cuento se mueve con fluidez en un
re"istro del len"ua5e colo'uial, casi campero, de resonancias del &a$la de la pampa $onaerense- .ero a su vez su
in"eniosa trama narrativa a$orda el tema de la imposi$ilidad del amor, en un sentido solipsista- 8al vez influido por
sus lecturas de fil/sofos idealistas como %erOeley y 9ume, lo"ra una mirada desencantada de la imposi$ilidad de
conocer la otredad-
De los "randes escritores 'ueda siempre la fascinaci/n de su universo ficcional, la seducci/n de su escritura,
su ima"en de autor y el aura de una vivaz visi/n social de su +poca- En los li$ros memora$les de los 3? y los 1?,
%ioy traza una po+tica y una estrate"ia de su arte narrativo, esta$leciendo una renovaci/n del "+nero, como &emos
visto en los comentarios de los relatos y novelas de ese período fundacional de su po+tica- A partir de los a4os
cincuenta, aun'ue manteniendo esos lineamientos iniciales del "+nero fantástico 'ue caracteriza a su narrativa, se
podrá o$servar además un cierto vira5e &acia el &umor y la parodia 'ue cada vez más se inclinará &acia la oralidad
rioplatense y la ironía- Despu+s de sus novelas más destacadas 'ue &emos comentado a'uí, las 'ue pu$lica &acia el
final de su o$ra, alcanzan de al"An modo lo"ros dispares- .or una parte, por e5emplo, la reconoci$le eficacia
narrativa presente en &venturas de un fotógrafo en La Plata (*2B1#, en la 'ue puede destacarse una sa"az
percepci/n, a trav+s de la modalidad fantástica, del clima de miedo y desesperanza durante el periodo de la
dictadura cívico militar (*2JG-*2B=#, como tam$i+n la clara alusi/n a la desaparici/n violenta y forzada de
personas 'ue llevaron a ca$o en Ar"entina, como un verdadero "enocidio, los 5erarcas de este r+"imen dictatorial-
.or otra, aun'ue prevalece el &umor y la fluidez de su escritura narrativa, se visualiza cierta trivialidad en las
tramas de 2n campeón despare(o (*22=# y 2na magia modesta (*22J#-
7in em$ar"o, en la narrativa $reve puede distin"uirse la continuidad en su estilo y en la utilizaci/n de ciertos
procedimientos escriturarios, como el ori"inal desenvolvimiento del diálo"o, las voces alternadas de narradores en
primera persona tan reconoci$les de esa polifonía narrativa 'ue utiliza en sus ficcionesR como así tam$i+n la
presencia de lo fantástico y su recurrencia a los conflictos amorosos 'ue caracteriza a su o$ra y lo coloca entre los
escritores de la me5or narrativa del si"lo 00- Estos ras"os ori"inales son tam$i+n visi$les en sus li$ros de cuentos
de los 1? y, particularmente, en ,l lado de la sombra (*2G<#, ,l gran $erafín (*2GJ#,,l ./roe de las
mu(eres (*2J2#, 1istorias desaforadas (*2BG#, 2na mu-eca rusa (*22*#- Difícil es a su vez olvidar las precisas y
sutiles construcciones de estos cuentos ('ue $ien elo"i/ Cortázar en una de sus narraciones#
<?
, la modalidad
renovadora de lo fantástico 'ue incisivamente plantea una constante interro"aci/n de 'u+ es lo real frente a la
am$i"Sedad y una dimensi/n inco"nosci$le de la e,istencia- 8ampoco el sutil uso de la ironía, el &umor y la
parodia y, particularmente, los perfiles im$orra$les 'ue 'uedan en los lectores de al"unos persona5es memora$les
como el e, presidiario y Iaustine de La invención de MorelR !evers y el "o$ernador Castel, de Plan de evasiónR los
de .aulina, Kri$e, @illafa4e, el capitán Morris, entre sus cuentosR el atri$ulado 6auna, la misteriosa y amada Clara,
el %ru5o 8a$oada y el malevo doctor @aler"a de ,l sue-o de los ./roes-
Carlos Dámaso art!ne"
Escritor# doctor en Letras $ profesor universitario
%Cr!tica de Artes & 'nstituto Universitario (acional del Arte# Argentina)
*- Primera Plana, *G de noviem$re *2J*, entrevista con Mi"uel %riante, citado en &3C &dolfo 3ioy Casares,
de Daniel Martino, %uenos Aires, Emec+, *2B2, p- =3-
<- P'(aro de fuego, n-V <J, 5ulio *2B?-
=- Ibidem-
3- &dolfo 3ioy Casares, Memoria, %uenos Aires, 8us'uets, *223, p- 13-
1- Ibidem, pp- 1=-13-
G- Ibidem, pp- 1B-12-
J- Eor"e Luis %or"es, (7o$re la ,statua casera de A- %ioy Casares), $ur, n-V *B, marzo *2=G, pp- B1-BG- C
Fese4a so$re Luis #reve, muerto, $ur, n-V =2, diciem$re *2=J, pp- B1-BG-
B- 4p* cit*, p- JB-
2- Kl"a .ampa Arán, (La invenci/n del "+nero- El fantástico en una Antolo"ía traducida), "evista ,* 5* C*, n-V
2, *22B, pp- 1=-G=- En este ensayo dice 'ue se"An Iuri Lotman (5amás puede una cultura desarrollarse sin te,tos
venidos de QafueraQ, aun'ue ese afuera puede estar dentro de las fronteras internas 'ue siempre traza la
semioesfera- La traducci/n de te,tos de otras len"uas a la cultura vernácula es la concreci/n más evidente del
dinamismo parad/5ico de un sistema cultural 'ue se apropia de Qlo otroQ (otra len"ua, otro modelo de mundo# para
ela$orar Qlo propioQ) (p- 1=#-
*?- Eor"e Luis %or"es, (.r/lo"o) a La invención de Morel, %uenos Aires, Emec+, *21=, p- *1-
**- !o+ EitriO, (Estudio preliminar) de Las fuer6as e)tra-as y Cuentos fatales de Leopoldo Lu"ones, en la
Colecci/n Letras y .ensamiento en el %icentenario (diri"ida por Carlos Dámaso Martínez#, @illa María, ED@IM,
<?*?-
*<- Kfelia Novacci, &dolfo 3ioy Casares, %uenos Aires, ECA, *2G=, p- *?-
*=- (La celestina), en La otra aventura, %uenos Aires, Emec+, *2B=- .rimera edici/n> %uenos Aires, 6alerna,
*2GB-
*3- Consultar (na po+tica de la invenci/n) de Carlos Dámaso Martínez, en La seducción del relato 7,scritos
sobre literatura8, C/rdo$a, Alci/n, <??<, pp- <2-3*-
*1- Adolfo %ioy Casares, Plan de evasión, %uenos Aires, Napelusz, *2J3, pp- *GG-*GJ (Con pr/lo"o de
Al$erto Man"uel#-
*G- Además de diri"ir con %or"es la colecci/n de policiales El s+ptimo círculo, escri$i/ varios li$ros en
cola$oraci/n con +l, entre ellos podemos mencionar> Los me(ores cuentos policiales I, %uenos Aires, Emec+
Editores, *23=R Los me(ores cuentos policiales II, %uenos Aires, Emec+, *21*R Cuentos breves y
e)traordinarios (antolo"ía#, %uenos Aires, Fai"al, *211R ,l libro del cielo y el infierno (antolo"ía#, %uenos aires,
7ur, *2GGR Poesía gauc.esca, M+,ico, Iondo de Cultura Econ/mica, *211R Los orilleros y ,l paraíso de los
creyentes (dos ar"umentos cinemato"ráficos#, %uenos Aires, Losada, *2G1R Crónicas de 3ustos 0omec+, %uenos
Aires, Losada, *2G1-
*J- María Luisa %astos, (9a$la popular- Discurso unificador> ,l sue-o de los ./roes de A- %ioy
Casares), "evista Iberoamericana, n-V *<1, octu$re-diciem$re *2B=, p- J11-
*B- Eor"e Luis %or"es, (El sue4o de los &+roes), %uenos Aires, $ur, n-V <=1, 5ulio-a"osto *211, pp- BB-B2-
*2- Claudio .aolini, (Lo fantástico ar"entino en ru"uay y sus em$ates velados contra el poder (*23G-*21J#),
en "evistas culturales del "ío de la Plata, 0i'logo y tensiones 719:;<19=>8, Montevideo, .a$lo Focca editor, <?*<-

<?- Eulio Cortázar en su cuento (Diario para un cuento) del li$ro 0es.oras e,presa su admiraci/n por el estilo
narrativo de %ioy Casares> (Luisiera ser %ioy por'ue siempre lo admir+ como escritor y como persona :---; 'uisiera
ser %ioy por'ue me "ustaría tanto poder escri$ir so$re Ana$el como lo &u$iera &ec&o +l si la &u$iera conocido y si
&u$iera escrito un cuento so$re ella- En ese caso %ioy &u$iera &a$lado de Ana$el como yo ser+ incapaz de &acerlo,
mostrándola desde cerca y &ondo y a la vez "uardando esa distancia, ese desasimiento 'ue decide poner (no puedo
pensar 'ue no sea una decisi/n# entre al"unos persona5es y el narrador) (Eulio Cortázar, Cuentos completos ? @,
%uenos Aires, Alfa"uara, *223#