Óscar Fernández Ruiz de Alegría

INDICADORES DE ÉXITO EN EL AULA CON ALUMNADO TDAH (I)
FACTORES A TENER EN CUENTA EN LA ORGANIZACIÓN Y TRABAJO DE AULA

Introducción:
Nuestro sistema educativo se vertebra a través de un eje fundamental que tiene como objetivo,
el dar respuesta a la necesidad educativa del diferente tipo de alumnado que nos podemos
encontrar en nuestras aulas. Ese eje vertebrador, es la “Atención a la Diversidad”, y acompaña
a nuestro alumnado en toda su etapa formativa.
Alrededor de ésta, se establecen una serie de estrategias que llevadas a cabo de manera
grupal e individual, permiten intentar y obtener en la praxis educativa diaria que nuestros
alumnos vayan adquiriendo sus competencias, habilidades, destrezas y conocimientos. En
definitiva, formarlos como personas y ciudadanos de pleno derecho y perfectamente integrados
en la sociedad, sin importar diferenciación alguna por cuestión de raza, sexo, religión, cultura,
etc….
Atender entonces a esta diversidad, es de vital importancia si queremos que nuestros alumnos
se formen adecuadamente. Es por ello, que toma especial relevancia que el Sistema Educativo
sea capaz de detectar esa diversidad y además darla respuesta en el caso de los alumnos que
por sus singularidades, se escapan del estereotipo de alumno, llamémosle “normal”. Estos
alumnos, que por sus características necesitan de intervenciones tanto desde la vertiente
académica como desde la personal, necesitan que esas intervenciones, se cristalicen en
actuaciones concretas atendiendo al grado de necesidades que demanden.
Así, nuestro Sistema Educativo recoge distintas medidas de tipo ordinario, específico y
extraordinario conducentes a la atención esta diversidad. Todas comparten el denominador
común de actuación en el campo organizativo de aulas y grupos de alumnos y en las
estrategias metodológicas de impartición de contenidos para motivar y enriquecer la
acción formativa, así como, de coordinación y adecuación del currículo en las distintas
etapas. La específica y extraordinaria, además, atenderán a un tipo de alumnado que por
sus extremas dificultades (trastornos de la conducta y/o discapacidad intelectual) necesitan
de adaptaciones curriculares en contenidos y evaluaciones muy significativos.
Circunscribiéndonos al tipo de alumno que nos atañe, “el TDAH”, éstos no son ajenos a esta
realidad de atención y desde ese punto de vista, la acciones destinadas a atenderles son de
tipo ordinario; generales si su aplicación es al grupo de referencia dónde están encuadrados y
singulares, si se llevan a cabo con el alumno de manera individualizada y de tipo específico si
su desfase curricular y/o madurativo requiriese de la modificación de contenidos específicos y
evaluativos propios de la etapa y nivel que esté cursando.
Nos encontraríamos aquí con un tipo de “Alumnado Con Necesidades Específicas De Apoyo
Educativo” en el primer caso y con un “Alumnado Con Necesidades Educativas Especiales” en
el segundo.
Veremos a continuación algunas medidas que se pueden proponer de tipo ordinario para
atender al alumnado con TDAH encuadrado en “Alumnado Con Necesidades Específicas De
Apoyo Educativo” por resultar los más comunes y compartirlas, a excepción de la adaptaciones
de currículo significativas, con las necesidades de los TDAH encuadrados en “Alumnado Con
Necesidades Educativas Especiales”.

1

Óscar Fernández Ruiz de Alegría

INDICADORES DE ÉXITO EN EL AULA CON ALUMNADO TDAH (II)
FACTORES A TENER EN CUENTA EN LA ORGANIZACIÓN Y TRABAJO DE AULA

Todas las actuaciones que empleemos en el aula tanto desde el punto de vista organizativo
como metodológico deben ir encaminadas para que el alumno pueda mejorar su iteración con
el entorno, su atención, autoestima, sociabilización, capacidad organizativa y planificadoras de
tareas, técnicas de estudio, hiperactividad e impulsividad, su canalización de emociones, etc…
Es por ello, que se hace imprescindible la acción tutorial y con ello la tutoría con el grupo, para
llegar a entrenar a estos alumnos en técnicas de organización y planificación de tareas,
técnicas de estudio, habilidades sociales, resolución de conflictos, etc…

Factores de organización de aula aplicadas a secundaria
El alumnado TDAH:
-

se distrae con mucha facilidad
necesita moverse
necesita conocer lo que se va hacer
necesitan mejorar su comprensión lectora, escrita y matemática.

Adaptaciones ambientales:
1.- Situar los pupitres de manera que al alumno se le pueda tener constantemente vigilado.
2.- Ubicarlo además, al lado de compañeros en los que se pueda apoyar para copiar o
completar tareas.
3.- Tenerlo alejado de potenciales distracciones como son: ventanas, imágenes, etc…
4.- Permitir a alumno movilidad, de hecho, este es uno de los puntos en los que más se insiste
desde el Dpto. Orientación, que el alumno pueda disponer de distintas ubicaciones dentro del
aula para realizar tareas. Que éstas no sean excesivamente largas para no mantenerle
demasiado tiempo en el mismo sitio. Permitirle salir al baño, que reparta el material, etc..,
mejorará su hiperactividad.
5.- Establecer aulas específicas para el estudio de materias como son: plástica, tecnología,
música, informática, etc… ayudará al alumnado a mejorar su atención e interés además de su
hiperactividad.
6.- Organización de aulas para apoyos, desdobles y refuerzos educativos en materias
instrumentales como son: la lengua, matemática e idiomas.
7.- Establecer una rutina tipo, por ejemplo, a través de un esquema, lo que se hará en clase
ese día.
8.- Escribir los deberes en la pizarra. En el caso de ESO además asegurarse que los apunta en
la agenda.

2

Óscar Fernández Ruiz de Alegría

Factores de trabajo en el aula aplicadas a secundaria (metodología)
Hay que tener en cuenta que el alumnado TDAH:
-

-

-

Necesita unos estímulos atractivos que capten su atención, es por ello, que la
utilización de distintas estrategias metodológicas didácticas se hacen imprescindibles
para ello.
Necesitan el poder moverse en el aula, por lo que la organización de los mismos en
grupos que puedan además consultar y/o utilizar elementos didácticos repartidos en el
aula les ayudará a mejorar además de su atención, su hiperactividad. Es por ello que
las estrategias organizativas de alumnos y recursos son imprescindibles.
Necesitan reconocimiento, potenciar entonces sus habilidades, en lo que son buenos o
les motiva expresamente, mejorará la percepción que tienen de sí mismos y la que
tienen los demás, su autoestima, por lo que darles un ROL determinado o encargarles
de manera individual una actividad dentro de un grupo, puede beneficiar al grupo, en
caso de estar haciéndola así, o que ponga toda su atención en llevarla a cabo.

Estrategias metodológicas organizativas y didácticas generales:
1.- Tener una relación positiva con el alumno y mostrar interés por lo que hace.
2.- Hacerle participar en clase, de esa manera tendrá sensación de pertenencia a un grupo,
mejorará su sociabilización y se le prestará atención.
3.- Utilizar recursos didácticos diferenciados para la aproximación a los contenidos, utilizar en
la manera de lo posible las TICs, mejorará su atención.
4.- Fragmentar las actividades para que el alumno pueda desarrollar la tarea al completo por
sub_tareas, les ayudará a ver que pueden cumplir objetivos y mejorará su autoestima.
5.- Utilizar metodologías activas para la adquisición de contenidos en detrimento de la clase
magistral: aprendizaje por descubrimiento o el trabajo cooperativo son dos buenas muestra de
ello, que combinadas con la utilización de las TICs puede captar la atención del alumnado,
mejorando además su hiperactividad y sociabilización.
6.- Potenciar los puntos fuertes del alumnado proponiendo una tarea determinada dentro de un
trabajo en grupo o individual. Imaginemos que un alumno es bueno haciendo presentaciones y
además le motiva sobremanera. Él será entonces el encargado de llevarla a cabo en el grupo o
le daremos flexibilidad a la hora de presentarnos la tarea en cuestión para hacerla así y no por
ejemplo en procesador de textos, escrita, etc …..
7.- El entregarle apuntes fotocopiados, escribir los deberes o tareas en la pizarra, establecer
una rutina de actuación en clase tipo, mejorará su organización, planificación y seguridad en sí
mismo.
Estas son algunos factores y estrategias a tener en cuenta si queremos tener éxito en la
gestión de este tipo de alumnado en nuestros centros. Sin embargo y como dije al principio de
este punto, a estas estrategias habría que unir aquellas encaminadas a las de adquisición de
habilidades sociales, resolución de conflictos, organizativas, planificadoras y técnicas de
estudio para asegurar buen desempeño personal y académico por parte de la acción tutorial,
así como, la adaptación curricular significativa, en caso del TDAH NEE. Por último, la familia
como veladora de todo este proceso y la intervención psico-pedagógica y farmacológica si
fuera necesaria.

3

Óscar Fernández Ruiz de Alegría

Bibliografía:
-

TDAH en el aula. Guía para docentes. Fundación CADAH. 2009.
Respuesta educativa para el alumnado con TDAH. Apuntes Bloque 3. Curso
TDAH_INTEF. 2014.
Decreto 98/2005, de 18 de agosto, de ordenación de la atención a la diversidad de
Cantabria. BOC nº 165.

4