UNIVERSIDAD RICARDO

PALMA
PROGRAMAS DE ESTUDIOS BÁSICOS
FILOSOFÍA
ANTOLOGÍA DE LECTURAS DEL CURSO DE
FILOSOFÍA
1. EL POR QUÉ DE LA FILOSOFÍA:
PLATÓN: Defensa de Sócrates, en: PLATÓN: Obras completas, Madrid, Aguilar,
1969, pp. 201-218
2. ORIGEN DE LA FILOSOFÍA Y SU DESARROLLO HISTÓRICO:
ARISTÓTELES: Metafísica de Aristóteles, Madrid, Gredos, 1970, edición trilingüe
por Valentín Gacía Yebra, Libro I, ( 980 a – 992 b), en: Ballón, José Carlos, et al :
Para iniciarse en filosofía I (antología): Pensamiento griego y medieval, Lima,
UMNSM, 1997, pp. 83-105 (se han suprimido las notas al final).
3. EL POR QUÉ DE LA CIENCIA:
BUNGE, Mario: “Ciencia, técnica y epistemología”, en: Vigencia de la filosofía,
Lima, Fondo editorial de la Universidad Inca Garcilazo de la Vega, 1999.
4. LIBERTAD, RESPONSABILIDAD MORAL Y SANCIÓN:
KANT, Manuel: Fundamentación de la metafísica de las costumbres, en: KANT,
Manuel: Fundamentación de la metafísica d las costumbres. Crítica de la razón
práctica y La paz perpetua, México, Porrúa, 1983, pp. 21-29
5. EL PROBLEMA DEL HOMBRE:
BUBBER, Martin: ¿Qué es el hombre?, México, FCE, 1973, pp. 24-40

1

EL POR QUÉ DE LA FILOSOFÍA
PLATÓN: Defensa de Sócrates, en: PLATÓN: Obras completas, Madrid, Aguilar,
1969, pp. 201-218
DEFENSA DE SÓCRATES
No sé, atenienses, qué impresión han dejado en vosotros las palabras de mis acusadores,
mas de mí si puedo decir que, al oírlas, me ha faltado poco para olvidarme de mi propia
persona: tal era el poder de persuasión de las mismas. Sin embargo, tocante a verdad,
nada han dicho, en resumidas cuentas. Y entre las muchas mentiras que han salido de
sus labios hay una que me ha causado especial maravilla: me refiero a aquella parte de
su discurso en que afirmaban que debéis estar prevenidos para no ser embaucados por
mí ya que según ellos, soy un hábil orador. En efecto, el hecho de que no sientan
vergüenza ante la proximidad de ser puestos por mí en evidencia, y no con palabras,
sino con hechos, una vez que quede patente mi completa inhabilidad oratoria me parece
lo más descarado de su conducta, a no ser que llamen hábil orador al que dice la verdad.
Si es ese el sentido de sus palabras, tendré que reconocer que soy orador, mas no al
modo de ellos. Poco o nada ha sido, repito, lo que han dicho sin mentir, y, en cambio, de
mis labios vais a escuchar toda la verdad. Y no será, por Zeus, un elegante discurso el
que escuchéis, un discurso como el de estos, adornado con bellas frases y palabras; lejos
de eso, emplearé las primeras expresiones que acudan a mi mente. Tengo la firme
convicción de que lo que voy a decir no se aparta un punto de lo justo, y no espere nadie
de mí un lenguaje distinto del citado; por otra parte, tampoco cuadraría a un hombre de
mi edad el comparecer ante vosotros puliendo discursos como un adolescente. Y por lo
demás, atenienses, he aquí lo que muy encarecidamente os pido: si veis que, al hacer mi
defensa, me expreso en términos iguales a los que suelo emplear en la plaza junto a las
mesas de los cambistas, donde muchos de vosotros me habéis escuchado, y en otros
lugares, no os extrañéis ni hagáis manifestaciones desaprobatorias a causa de esto.
Tened en cuenta que es ahora cuando por primera vez comparezco ante un tribunal,
pese a mis setenta años, y que, por tanto, soy completamente extraño al modo de hablar
de aquí. Pues bien: de igual modo que, si yo fuese de otra ciudad, me perdonaríais sin
duda que hablase en mi nativo dialecto y emplease sus giros propios, así, en la ocasión
presente, os hago este ruego, que, a mi modo de ver, no es contrario a derecho: haced
2

caso omiso de mi modo de hablar, sea peor, sea mejor, y examinad esto—y solo a ello
dedicad vuestra atención: si mis palabras se avienen con la justicia o no se avienen, ya
que es esa la virtud del juez, como la del orador es decir la verdad.
Pues bien: en primer término es justo, atenienses, que me defienda contra las primeras
acusaciones calumniosas lanzadas contra mí y contra mis primeros acusadores; en
segundo término, contra las posteriores acusaciones y los posteriores acusadores. Y es
que han sido muchos los que han ejercido ese oficio ante vosotros contra mi, y son
muchos ya los años que han transcurrido desde que vienen propalando BUS mentiras; les
temo más que a Anito y los suyos, aun siendo temibles también estos. Pero más temibles
son aquellos ateniendo me refiero a los hombres que han ejercido cierto magisterio
sobre vosotros desde que los niños y que con sus mendaces acusaciones han tratado de
ganaros en contra mía: hablaban de cierta especie de sabio, llamado Sócrates,
investigador de los fenómenos celestes y de todo cuanto hay en las profundidades de la
Tierra, y transformador de argumentos débiles en fuertes4. Los que han propalado esa
noticia, esos son, atenienses, mis acusadores temibles,

pues

quienes los

oyen

consideran que los que se dedican a tales investigaciones tampoco creen en los dioses,
Además, son muchos los tales y mucho tiempo lince ya que vienen acusándome, y, por
si fuera poco, os han hablado durante los años de mayor credulidad—algunos de
vosotros erais niños o muchachos—, y eran verdaderamente acusaciones sin
comparecencia de acusando, sin defensa. Pero lo más chocante de todo es que ni
siquiera es posible saber ni decir sus nombres, excepto el de alguno que es comediógrafo5, y tanto los que, movidos por la envidia y por el deseo de calumniar, trataban
de convenceros como los que, convencidos ya ellos, trataban de despertar la convicción
en los demás, todos esos son dificilísimos de combatir, pues no es posible hacer
comparecer ni poner en evidencia a ninguno de ellos, sino que, al defenderse, hay en
verdad que luchar como con una sombra y hacer refutaciones sin que nadie se dé por
aludido. Reconoced, pues, también vosotros que, como os digo, los acusadores que
pesan sobre mí forman dos grupos, el de los recientes y el de aquellos antiguos de que
os hablo, y considerad que debo defenderme en primer término contra estos, pues
también vosotros comenzasteis a escuchar sus acusaciones antes que las de los
posteriores y mucho más las habéis oído. La pues, defenderme debo, atenienses, y tratar
de arrancar de vuestras mentes en tan breve tiempo la calumnia que forjasteis al cabo de
mucho. Y en verdad que, tanto en interés vuestro como en el mío, quisiera con-i seguir
este propósito y que no resultase baldía mi defensa. Mas creo que ello es difícil; no se
3

me ocultan en absoluto los obstáculos que hay que vencer. No obstante, que la cosa
resulte como plazca a la divinidad, que hay que obedecer a la ley y hacer la defensa.
Pues bien: remontémonos al principio de donde nació la acusación que dio lugar a la
calumnia que sobre mí gravita y a la cual ha dado crédito finalmente Meleto 0, el hombre
que ha presentado contra mí esta denuncia de carácter público. Veamos, pues: ¿qué decían mis calumniadores? ¿Qué calumnias divulgaban? Como si se tratase de acusadores
judiciales, os leo—finjo leer, mejor dicho—su acusación jurada—la que habrían
presentado—: «Sócrates delinque al ocuparse con exceso en la investigación de lo
subterráneo y lo celeste, convertir en fuerte el argumento débil y enseñar a otros estas
mismas prácticas.» Algo así es dicha acusación; eso es lo que vosotros mismos veíais
en la comedia de Aristófanes, en la que aparecía un tal Sócrates andando de acá para
allá y diciendo, entre otras muchas tonterías, que podía ir por los aires, cosas todas en
las que no soy entendido ni poco ni mucho. Y conste que al hablar así no tengo
intención de menospreciar tal ciencia ni a nadie que sea versado en tales conocimientos
—no vaya a ser que Mileto me denuncie por tal motivo; lo que ocurre es, sencillamente,
que no tengo nada que ver con eso, atenienses. Y como testigos de esto invoco una vez
más a la mayor parte de vosotros y os pido que cuantos alguna vez me habéis escuchado
platicar—que sois muchos— os informéis unos a otros y os pongáis al corriente sobre el
particular; tratad de recordar en común si en alguna ocasión me ha escuchado hablar
alguno de vosotros poco o mucho sobre semejantes cuestiones, y por ahí conoceréis
que todo lo demás que él vulgo dice sobre mí es de la misma índole.
Nada de lo aludido es verdad, y, si escucháis decir a alguien que yo me dedico,
mediante estipendio, a instruir a los hombres, tampoco es eso verdad. Aunque realmente
me parece decoroso eso, si se les puede instruir al modo de Gorgias de Leontinos,
Pródicos de Ceos e Hipias de Elide, los cuales van recorriendo las ciudades y, pese a
que los jóvenes pueden seguir gratuitamente las enseñanzas del maestro que prefieran
entre los de su ciudad, los mueven a abandonar el magisterio de estos y hacerse
discípulos suyos, con pago de honorarios, y quedar encima agradecidos. Y aquí hay
también un sabio de ese estilo, oriundo de Paros, y ved cómo me enteré de su estancia
en Atenas: me acerqué sin otro propósito que el de costumbre9 a un hombre que lleva
pagado a los sofistas10 más dinero que nadie, Calías, hijo de Hípónico, y le interrogué de
este modo (pues son dos los hijos que tiene): «Calias —díjele—, si tus dos hijos
hubiesen nacido potros o terneros, tendríamos que poner a su cuidado a un mayoral,
4

Ese calificativo que me ha quedado aplicado no tiene otro fundamento. ¿a quién piensas tomar para que esté al cuidado de ellos? ¿Quién es conocedor de tal ciencia. Pues bien: alguno de vosotros podría interrumpirme diciendo: «Pero. Tal vez parezca a algunos de vosotros que bromeo. Escuchad. o no sé qué nombre darle12. fue su segunda respuesta. Y ahora. ¿cuál ha sido la actividad a que te has dedicado? ¿Dónde está el origen de las calumnias de que eres objeto? Porque. la que hace hombres buenos y ciudadanos buenos? Yo supongo que tú lo habrás averiguado. atenienses.» Razonables me parecían tales palabras.. Y yo dije que feliz Eveno si realmente tenía ese arte y enseñaba con tanto acierto' 1. Sabéis sin duda cuál era su carácter cuan vehemente era en todo lo que emprendía. atenienses. por mi parte. me respondió.mediante el estipendio correspondiente. para que no formemos juicios gratuitos. con vosotros partió para el desierto y con vosotros regresó. y voy a procurar demostraros qué es lo que me ha deparado el calificativo de sabio y la calumnia. Fue amigo mío desde la juventud y simpatizante con vuestro partido democrático. ¿De qué clase? Sin duda una sabiduría de carácter humano. Dinos. pues. a mi modo de ver. y ese seria un entendido en caballos o en ganado vacuno. de la isla de Paros. ¿Existe alguno—le pregunté—o no?» «Ya lo creo que existe». atenienses. de dónde y por cuánto enseña?» «Eveno. sino que me remitiré a las de alguien que os merece crédito. ya que yo. para que encauzase bien y acrecentase las buenas cualidades de estos animales. Es realmente posible que sea sabio en ese sentido. qué es. no pueden haber nacido semejantes noticias y rumores acerca de ti sin que te hayas dedicado a una ocupación más desusada que las de los demás. y el que afirma que la tengo miente y lo dice con intención de difamarme. pero !a verdad. no prorrumpáis en manifestaciones desaprobatorias si lo que os voy a decir os parece jactancioso. pues invoco para vosotros el testimonio del propio dios de Delfos en lo relativo a la existencia de mi sabiduría y a la índole de la misma. pues yo al menos no estoy en posesión de ella. tú debes de haber hecho algo distinto de lo que hacen la mayor parte de los hombres. «¿Quién es— inquirí de nuevo—. pero como son hombres. Sabéis sin duda quién era Querefonte. Sócrates. estaría Orgulloso y jactancioso de contar con esa sabiduría. ya que eres padre de familia. que una sabiduría de cierta clase. por cinco minas». es que no la poseo. pero podéis estar seguros de que os voy a decir la pura verdad. lo que diga no serán palabras mías. pues. En cierta ocasión he aquí hasta dónde llegó: fue a Delfos y se atrevió a hacer esta consulta— 5 . mientras que aquellos a quienes he citado poco ha serán quizá anbios con una sabiduría sobrehumana.

pues. es posible que ninguno de los dos sepamos cosa que valga la pena. atenienses. y me malquisté con él y con otros muchos. tampoco creo saberlo. Fui a ver a uno de los que pasan por sabios. Y ahora debo acabar de poner en vuestro conocimiento la peregrinación que a modo de trabajos de Hércules llevé a cabo para que al fin el oráculo me resultase tan sin refutación como al principio. al sostener que yo soy el más sabio de los hombres? Pues él no miente. ¡voto al perro!. me dediqué a descifrarlo del siguiente modo.» No hace falta que diga su nombre. no le es lícito. puesto que él ha muerto. Finalmente. pese a no saberlo. pero él cree que sabe algo. mientras que yo. Vais a poder considerar ahora las razones por las cuales hago referencia a esto. me dispongo a informaros sobre el origen de la calumnia de que soy víctima. y partí pensando para mis adentros: «Yo soy más sabio que este hombre. preguntó si había algún hombre más sabio que yo. ya que es necesario deciros la verdad. Tras los políticos. ¿Qué quiere decir. Pues bien: al oír aquello. muy a pesar mío. el dios? ¿Qué significa su enigma? Yo no tengo conciencia en modo alguno de ser sabio. 6 . solo diré que era un político y que. mientras que otros que pasaban por inferiores a aquellos me parecieron intelectualmente mejores. A consecuencia de esto me gané su enemistad y la de muchos de los que estuvieron presentes. el dedicar la máxima atención a las palabras del dios me parecía una tarea inaplazable. uno de los que pasan por más sabios que aquel. pero no lo era. A partir de entonces seguí entrevistándome sin interrupción con hombres como aquellos. movido por el pensamiento de que así es como mejor dejaría malparada la respuesta del oráculo y que podría manifestarle: «Este es más sabio que yo. a pesar de que advertía con pena y con temor que me iba ganando enemistades. que me ocurrió lo que os voy a decir: en mi investigación relativa a las palabras del dios encontré que los que gozaban de mayor renombre no andaban lejos de ser los más faltos de sabiduría. pero no lo era.» Me encaminé a ver a otro. así como no sé nada. pensé de esta manera: «¿Qué quiere decir. por supuesto. Pues bien: la Pitonisa 14 respondió que no había nadie. al examinarlo. Con relación a eso podrá ser testigo ante vosotros su hermano aquí presente. y deduje la misma conclusión. Y. me pasó lo que voy a referiros: llevé a cabo el examen a que lo sometí por medio de la conversación y tuve la impresión tic que es hombre parecía sabio a muchos y sobre todo a sí mismo.repito que no hagáis manifestaciones de desaprobación—. y tú decías que yo lo era más que todos.» Y pasé mucho tiempo sin conocer el sentido de las palabras del dios. yo os puedo jurar. y seguidamente procuré demostrarle que creía ser sabio.

que los buenos de los artesanos adolecían del mismo defecto que los poetas: por el hecho de ejercer bien su oficio. y también tiene su origen en ella la fama de sabio que me han creado. sin serlo. hay que hacerlo. no obstante. sino de una natural aptitud. Y la respuesta que me di y que di al oráculo fue que era para mí más ventajoso ser como soy De esta encuesta. los que asisten a cualquiera de mis conversaciones creen que soy sabio en aquellas cuestiones con relación a las cuates convenzo a otro. como los profetas y adivinos. los que componen ditirambos15 y los de los restantes géneros. Algo así me pareció bien a las claras que les ocurría a los poetas. o tener las dos cosas que ellos tenían. y de que. Y llegué pronto a la conclusión de que sus obras no eran fruto de la sabiduría. lo hacían inspirados por la divinidad. pues yo no tenía conciencia de saber nada. hasta el punto de brotar de ellos muchas calumnias. casi todos los presentes iban hablando mejor que los poetas sobre tas propias creaciones de estos. ni sabio con arreglo a la sabiduría de ellos ni ignorante al modo de los mismos. y este desarreglo de su saber oscurecía aquellos conocimientos. Y en esto no me equivoqué. y advertí al propio tiempo que a causa de sus dotes poéticas extreían ser también los más sabios de los hombres en todo lo demás. para aprovechar el tiempo aprendiendo algo de ellos. el más sabios que yo. por así decirlo. a mi entender. que dicen muchas cosas excelentes. con la intención de sorprenderme a mí mismo en flagrante como más ignorante que ellos. Finalmente. más perfectas. al escribirlas. Y me marché el de allí con el mismo pensamiento que tuve me anteriormente: a mi modo de ver. yo superaba a mis últimos interrogados en la misma medida que a los demás. les iba preguntando qué querían decir. Por así decirlo. atenienses.fueron los poetas mis visitados. sino que sabían cosas que yo ignoraba y en eso eran. Me entrevisté con los que escriben tragedias. Y teniendo en mis manos sus obras. han nacido muchos odios hacia mí. y esperaba encontrar en ellos muchos excelentes conocimientos. los más profundos y enconados que cabe imaginar. de suerte que yo me preguntaba a mí mismo en nombre del oráculo si debía preferir ser como soy. encaminé mis pasos hacia los artesanos. claro está. pero en realidad es la divinidad quien sin duda es sabia. Pues bien: vergüenza me da deciros la verdad. y por medio del citado oráculo quiere significar que la sabiduría humana 7 . atenienses. pero nada de lo que dicen es producto de sus conocimientos. En efecto. creía cada uno de ellos ser muy sabio también en todas las demás cosas de mayor importancia. es decir. Pero advertí.

y. es el más sabio.» Esta es la razón por la cual me dedico todavía hoy a andar de acá para allá buscando e inquiriendo de acuerdo con las palabras del dios en las personas de todos los que imagino sabios. han llenado vuestros oídos con sus ya viejas y vehementes acusaciones. los interrogados por ellos se encolerizan contra mi. mentes esta calumnia. en nombre de los oradores—. Por otra parte. de que está el origen de la calumnia que me han le-venido. amén de numerosa. no están dispuestos a decir la verdad.es poco o nada lo que vale. pero. Y cuando alguien les pregunta qué hago y qué enseño para corromper a los jóvenes. en nombre de los artesanos y de los políticos. gustan de oír a los que someto a interrogación. no hace sino presentarme como ejemplo. creo yo. como he dicho en el exordio de este discurso. lejos de eso. pues lo ignoran.maravillado que daría yo si fuera capaz de arrancar de vuestras. Apoyándose en esto. no pueden responder nada. atenienses. la verdad de lo sucedido. Pues. un sinnúmero de hombres que creen saber algo. me han atacado Meleto. en mi opinión. de suerte que. indignado en nombre de los poetas. y Licón. Anito. en vez de hacerlo contra si mismos. Y como son gente. Pero casi estoy seguro do que con estas mis palabras me estoy granjeando enemistades. Ahí tenéis. trato de demostrar esto para corroborar lo que el dios ha dicho. y la verdad es—la cosa está clara — que se jactan de saber. en consecuencia. y dicen que Sócrates es un completo malvado y que corrompe a los jóvenes.. Esta tarea ha sido la que ha motivado que no haya tenido tiempo de cumplir ningún cometido político digno de mención. en el breve tiempo de que dispongo. aquello de «lo celeste y lo subterráneo». lo cual es precisamente un prueba de que digo verdad. que tales dimensiones ha alcanzado. os he hablado sin ocultar ni disimular poco ni mucho. Añilo y Lícón— Meleto. según creo. lo de «no creer en los dioses» y lo de «convertir en fuerte el argumento débil». Es como si dijera: «Hombres. que son aquellos que tienen más tiempo Ubre. ha caído en la cuenta de que no vale nada en verdad en lo tocante a sabiduría. Evidentemente. y al parecerme que no lo son. los jóvenes que espontáneamente me siguen. pero saben poco o nada. es decir. al hablar de Sócrates. encuentran. de que eso es la 8 . y aun ellos mismos me imitan con frecuencia y se dedican a preguntar a otros. recurren a los tópicos que suelen emplearse contra todos los filósofos. vivo en una extrema pobreza por servir al dios. ni de ocuparme de mis intereses particulares. aquel de vosotros que. tanto si se trata de atenienses como de extranjeros. como Sócrates. quisquillosa y violenta. los hijos de los ricos. pero no saben nada. De resultas de esto. que ha puesto empeño y persuasión en todo lo que ha dicho sobre mí. al emplear mi nombre. con el fin de disimular su perplejidad.

evidentemente. cómo callas y no puedes responder? ¿Y no te parece vergonzoso y una prueba fehaciente de lo que acabo de decir. ya que te preocupa. en conclusión.» «¿Cómo dices. al convertir a otros en reos de un proceso. hacéis una Investigación de los hechos.» «¡Bravo! Por Hera que es grande el número de los que. como si mis acusadores en sentido jurídico fuesen. y dime: «¿Verdad que tú concedes una importancia extraordinaria al hecho de que los jóvenes mejoren todo lo posible?» «Sí. Tales son los cargos que se me hacen en dicha acusación. que soy yo el que los corrompe—lo cual te ha inducido a hacerme comparecer ante estos. examinémoslos uno por uno. creencias delinque: no reconoce a los dioses de la ciudad. sirven para tal menester. por cierto.» «¿Todos.. Meleto? ¿Pueden esos instruir a los jóvenes y hacerlos mejores?» «Sin duda alguna. Dice así. Meleto. en cambio. yo soy el 9 . dales a conocer quién es el que los hace mejores. atenienses. Y si has descubierto. a más de estos.» «¿Y los miembros del Consejo?»1B. debe conocer ante todo precisamente eso. Meleto.» «Todos los atenienses. sostengo que Meleto delinque al obrar jocosamente en asuntos muy graves. Ven acá. sino qué hombre. Voy a tratar también de demostraros que esto es así. por mi parte. baste lo dicho como defensa ante vosotros. Y si ahora.causa de todo. y en general contra mis posteriores acusadores. como dices. las leyes. pues.» «No es eso lo que te pregunto. Tú lo sabes. según tú. amigo mío: ¿quién los hace mejores?» «Las leyes. según parece.. corrompe a tiene extrañas relacionadas con genios»17. de los que asisten a la Asamblea popular? ¿Corrompen a los jóvenes? ¿O también todos ellos los hacen mejores?» «También todos ellos. encontraréis que han sido así. Meleto. Se me acusa del delito de corrupción de la juventud. voy a tratar de defenderme a continuación. el cual. En lo tocante a las acusaciones hechas por mis primeros acusadores. «También los miembros del Consejo» «¿Y qué me dices. también aquellos—. a los jueces quién los hace mejores. Contra el bueno y patriota Mileto asÍ se llama él a si mismo—. poco más o menos: «Sócrates los jóvenes.» «Esos. Consideremos la acusación jurada de los mismos—con esta son dos las que traigo colación. o cuando quiera que sea. hacen de ellot hombres perfectos. amigo. Y yo. diles ahora. Yo soy la única excepción.» «Di. y. no obstante. y con ese fin has formulado una acusación—. sea quien fuere. o unos sí y otros no?» «Todos. Sócrates: los jueces. simulando ser un hombre afanado y lleno de inquietud por asuntos que jamás le han preocupado ni lo más levemente. ¿Y qué me dices de los que asisten al juicio como oyentes? ¿Hacen mejores a los jóvenes o no?» «También ellos. o sea de que no te has preocupado en absoluto de eso? Di. ¿Ves.

» «Grande es la desgracia que me atribuyes. y claramente revelas tu propia negligencia. desde luego. Y ahora dinos. que uno solo. o muy pocos. lo hago involuntariamente. la ley ordena responder. a los que tienen más cerca. no sigo tu opinión en eso. correré el riesgo de recibir de él algún daño. una calamidad tan grande? Yo. superas en sabiduría a un hombre de mi edad hasta el extremo de haberte dado cuenta de que los malos producen siempre algún perjuicio a las personas que tienen más cerca y los buenos algún bien. Meleto. ¿no es eso?» «Sin ningún género de duda. lejos de lo que tú dices. si andan con caballos y se sirven de ellos. amigo. en tanto que la mayoría de los hombres. sino a todos los seres vivos?. ten en cuenta que la ley no prescribe que se haga comparecer aquí a nadie por faltas de esa índole.. sino que se le hable en privado para aleccionarle y amonestarle. pues: ¿tú me haces comparecer aquí porque crees que corrompo a los jóvenes y los hago peores voluntaria o involuntariamente?» «Voluntariamente.. pues. es decir. Meleto: ¿qué es mejor. y que lleve a cabo voluntariamente. Así. si los corrompo. ¿Hay alguien que prefiera ser dañado?» «No por cierto. Tanto si tú y Anito decís que no. mañana pasado. la respuesta ha de ser por entero afirmativa. me 10 . y haber llegado yo a un grado de ignorancia tal que no sepa que si convierto en malvado a alguno de los que conviven conmigo. vivir entre ciudadanos buenos o entre ciudadanos malos? Responde. no es nada difícil lo que te pregunto.único que los corrompe.» «Y bien.» «Pues bien: ¿hay alguien que prefiera ser dañado por ¡os que conviven con él a ser favorecido? Responde. no solo en lo relatKo a los caballos. una vez bien informado. amigo mío. pues mucha sería la suerte de los jóvenes si una sola persona los corrompiese y todas las demás les reportasen utilidad. por Zeus. Mas respóndeme: ¿tienes la misma opinión en lo concerniente a los caballos? ¿Todos los hombres hacen que sean mejores. que eres tan joven. que consiste en no haberte ocupado jamás del asunto que ha motivado mi comparecencia aquí de resultas de una denuncia hecha por ti. como tú dices. en ambos casos te equivocas. los llamados caballistas. y. Meleto. dejas ver suficientemente que jamás te has preocupado de los jóvenes. Meleto. en cambio. y. en tanto que los buenos les deparan algún bien?» «Así es. o no los corrompo o. evidentemente. en mi caso. hoy. No has querido hacerlo. y creo que nadie la sigue. como si asentís. podré dejar de hacer. por tanto. Ahora bien: si los corrompo involuntariamente. los estropean? ¿No ocurre así.» «Veamos. y es uno solo el que los estropea? ¿O más bien ocurre al revés. Meleto: ¿la vez tú. Pero tú has evitado el conversar conmigo y aleccionarme. aquello que sin querer vengo haciendo. ¿Verdad que los malos ocasionan algún daño. cumplen esa función.

sobre todo por ser tan insólitas. No obstante.traes aquí. habíamos. en efecto. 11 . Tú. con más claridad. Pues creo. querido Meleto? Y.» Pues bien atenienses. según la denuncia que presentaste. adonde. sino que ha preparado una especie de enigma y que. como los demás hombres?» «No los considera. veamos.» «¿Qué quieres decir con eso. queda ya claro lo que yo decía: que Meleto no se ha cuidado jamás de esto poco ni mucho. por Zeus: ¿tienes de mí esa opinión? ¿No creo en la existencia de ningún dios?» «No. no puedo saber sí dices que enseño a creer en determinados dioses—en ese caso. al hacerlo. a que enseño a reconocer ¡i. ni siquiera a ti mismo. hay que hacer venir a los que están faltos de castigo y no de enseñanzas. o le engañaré junto con todos los oyentes? Eso es lo que me parece: que se contradice a sí mismo en el texto de la acusación. trata de ver contestada esta pregunta: ¿advertirá ese sabio de Sócrates que estoy chanceándome y que me contradigo. Meleto. Yo.» «Pues por esos mismos dioses a los cuales ahora nos referimos. pero no en los de la ciudad. Meleto. Y. «No mereces crédito. su falta de freno y su juventud.» «¿Crees que estás acusando a Anaxágoras. y que la acusación que ha presentado es un simple fruto de su insolencia. Reflexionad conmigo. y no soy en modo alguno ateo ni es mala mi postura por ese lado—. en el mercado de libros de la plaza? Y ten en cuenta que si Sócrates fingiese que eran suyas. por otra parte. que no crees en los dioses en modo alguno. por qué me parece que dice eso. chocante Meleto? ¿Que tampoco considero dioses al Sol y a la Luna. como si dijera: «Sócrates delinque no creyendo en los dioses. los corrompo enseñándoles a no creer en los dioses de la ciudad y sí en extraños asuntos de genios? ¿No es cierto que afirmas que los corrompo con esas enseñanzas?» «Con toda mi alma eso es lo que digo. por Zeus. o si sostienes que yo no creo absolutamente ninguno y enseño mi incredulidad a los demás.» Y eso es una burla. «Dinos. del clazomenio Anaxágoras están llenos de estas palabras? ¿Y qué me dices de los jóvenes de Atenas? ¿Aprenden de mí aquellas cosas que pueden conocer adquiriendo un libro por un dracma. puesto que dice que el Sol es piedra y la Luna tierra. según ley. ¿tanto desprecias a estos? ¿Los consideras tan iletrados como para no saber que los libros. todo lo más. por mi parte. pero creyendo en los dioses. Meleto: ¿por qué sostienes que yo corrompo a los jóvenes? ¿No es verdad que. también yo creo que hay dioses. sino en otros. otros dioses.» . ¡por Zeus!. y si tu inculpación queda reducida a eso. que este es un hombre en extremo insolente y sin freno. atenienses. Mas dime. Meleto. a mí entender. jueces.» «Eso es lo que digo. solo conseguiría que se riesen de él. No parece. ni en el más pequeño grado. atenienses. a esos hombres y a mí.

de que una misma persona puede creer en cosas de genios y en cosas divinas y no creer. Así. que ha caído sobre mí una gran animosidad y que son muchos los que la han suscitado. creo. pero crea. o sea el hecho de que digas que yo. si tú no quieres responder. que os acordéis de no hacer manifestaciones desaprobatorias en contra mía. como también se dice. han 12 . Y ahora dime: ¿no es verdad que tenemos la creencia de que los genios son dioses o hijos de los dioses? ¿Estás de acuerdo o no?» «Sí.» «Pues bien: si yo creo en genios. dioses ni héroes. pues. Sea como fuere. como dices. y que deje de alborotar una y otra vez.responde. por otro lado. Y ahora respóndeme a esto: ¿existe alguien que crea en asuntos de genios y. ¿No es así? Así es: ya que no contestas. si la motiva. por tonto que sea. Meleto. como es sabido. Por tanto. Meleto. en cambio. Y es eso lo que va a motivar mi condena. en genios. no existe ninguna posibilidad de que tú convenzas a algún hombre. en las cosas equinas? ¿Y alguien que no crea en la existencia de los flautistas y sí en la de las cosas relativas a ellos? No hay nadie. no es posible que tú hayas hecho la presente acusación sin que ello obedezca a uno de estos dos motivos: a que trates de probarnos del modo referido. cosas que. ¿qué hombre puede creer que hay hijos de dioses. obligado por estos! Pues bien: tú afirmas que yo creo y enseño cosas de genios. amigo mío. Ahora bien: si creo en cosas de genios. ¿Hay alguien que no crea que existen caballos. tanto si son extraños como si son conocidos de antiguo. en los dioses. en cambio. o a que no sepas de qué delito verdadero acusarme. el caso es que yo creo en cosas de genios según tus propias palabras. considero suficiente lo dicho.» «¡Qué bien me haces al responder. En cuanto a lo que antes os decía yo. es del todo forzoso que crea también en genios. y eso es además lo que con juramento declaraste en la acusación. pero no dioses? Eso estaría tan fuera de lugar como creer que los mulos son hijos de caballos y asnos. sino la calumnia y la malevolencia. si hablo según mi costumbre. que crea que existen cosas humanas. doy por supuesto lu asentimiento. atenienses. no Meleto ni Anito. pero que no hay caballos ni asnos. si los genios son dioses. por otra parte. al tiempo que no creo en los dioses. no crea en genios?» «No. en cambio. Y si los genios son hijos bastardos de los dioses. nacidos de las ninfas o de otras divinidades. en cambio. podéis estar seguros de que es verdad. «¿Hay algún hombre. y a vosotros os vuelvo a pedir lo que os pedí al principio. esto significaría aquello que me ha hecho afirmar que tú presentas en son de burla un enigma. Y. aunque lo hagas de mala gana. ya que creo en los genios. pero no crea en la existencia de los hombres? Que responda. yo te lo digo a ti y a estos que ahí ves. no creo que necesite yo una larga defensa para demostrar que no cometo el delito que me atribuye la acusación de Meleto.

antes que aceptar una suerte vergonzosa. Lamentable hubiese sido tal modo de obrar. por considerarlo mejor o en virtud de la orden de un jefe. si mal no recuerdo. que era diosa. amigo mío. allí hay que permanecer. y entonces sí que se me habría podido hacer comparecer con razón ante el tribunal. y su madre. temiendo mucho más el vivir siendo un cobarde y el no vengar a los amigos. estas palabras. por poco que sea. pues es lo mismo que creer saber lo que no se sabe: nadie sabe ni siquiera si la muerte es para el hombre el mayor de todos los bienes. para ser irrisión de todos. hubiese abandonado mi puesto por temor a la muerte o a otra cosa cualquiera. despreció tanto el peligro. temer la muerte no es otra cosa que creer ser sabio sin serlo. Sócrates.perdido a otros muchos hombres de bien. si lo que hace es justo o no lo es y si es propio de un hombre bueno o de un hombre malo. como cualquier otro. no obstante. y no ha de considerar solamente. Y en verdad que podría tal vez decirme alguien: «¿No te avergüenzas. poco más o menos: «Si vengas. Y en verdad. Según tu modo de pensar. según creí y deduje. Al oír aquello hizo menosprecio de la muerte y del peligro. el hijo de Tetis entre ellos. pues. hijo. la muerte de tu amigo Patroclo matas a Héctor. si -crees que un hombre que valga algo. para afrontar los riesgos del combate. si yo. y. «Muera21 yo al punto—replicó—imponiendo castigo de agresor. cuando el dios me ordenó. obediente a aquellos a quienes vosotros elegisteis para mandarme—ello tuvo lugar en Potidea. sin pensar en la -muerte ni en cosa alguna que no sea la posibilidad de caer en el deshonor. cuando ardía en deseos de matar a Héctor. ha de pararse a considerar los riesgos de muerte. serían unos simples todos los semidioses muertos en Troya. cuando obra. carga vana de la tierra. que. y. tu destino está presto tras la caída de Héctor». Anfipolis y Delio—. atenienses. atenienses adonde uno se sitúa. que viviese dedicado a la filosofía y examinándome a mí mismo y a los demás. que no quiero permanecer aquí. le dijo. por no prestar obediencia al oráculo. en >mi opinión. de haber observado una conducta tal. tú también morirás. y creo que seguirán obrando de igual modo: no se detendrán en mí. quien. Pues bien: vergonzosa habría sido mi conducta.» ¿Se preocupó. En efecto. ¿Motivos? El hecho-de no creer en los dioses. que ahora te pone en peligro de muerte?» A ese yo le replicaría con toda razón: «Estás en un error. temer la muerte y creer ser sabio sin serlo. ¿cómo no va a ser una especie censurable de ignorancia la 13 . junto22 a las cóncavas naves. que permanecí en el puesto que me asignaron mis jefes y corrí el riesgo de morir. la temen como si tuvieran la certeza de que sea el mayor de todos los males. de la muerte y del peligro?» Y es que así debe ser sin duda alguna.

como decía. desoyendo a Anito. y «firmó ante vosotros que si yo salía absuelto. sino que le absolvemos. vuestros hijos se dedicarían en adelante 11 cultivar lo que Sócrates enseña y todos por entero serían victimas de la corrupción.que consiste en creer saber lo que no se sabe? Yo. pero confieso no conocerlo. y porque tu alma sea lo mejor posible?». y así. de que cuerpos ni de c que no l de procurar que . de exhortaros y de hacer demostraciones a todo aquel de vosotros con quien tope con mi modo de hablar acostumbrado. y. seguiré diciendo: «Hombre de Atenas». si no me parece estar en posesión de la virtud. Este será mi modo de obrar con todo aquel con quien yo tope. yo respondería: «Agradezco vuestras palabras y los estimo. me dijerais: «Sócrates». le echara en cara con su poco aprecio de lo que más vale y que estime en más lo que es más vil. no hago otra cosa que tratar de convenceros. extranjero o ateniense. y yo considero habéis tenido en la ciudad hasta la fecha un bien mayor que mi labor al servicio del dios. yo afirmase ser más sabio que alguien por algo. mientras tenga aliento y pueda. sino que lo haré preguntas. me diferencio quizá de la mayoría de los hombres—también en este caso—en lo siguiente. y si. sea hombre. ya que comparecí. pues bien: si. me absolvierais con una condición. Así. morirás». a la vista de loa males que sé que lo son. y. pero obedeceré al dios antes que a VOSOTROS y. sea dios. por mi parte. sostendría que por ello: yo no conozco de modo satisfactorio lo del Hades. Y. sabedlo bien. es mulo y vergonzoso. no temeré ni rehuiré nunca lo que no sé si son bienes. el hombre que dijo que o yo no debí en modo alguno comparecer aquí o. con relación a esto. yendo de acá para e e no debéis cuidaros de vuestros I la fortuna antes ni con tanta intensidad como 14 c allá. y M alguno de vosotros se muestra en desacuerdo conmigo y asegura preocuparse. no cuidarle ni lo quietarte por la sabiduría y la verdad. no cesare de filosofar. en cambio. pero con esta condición: con la condición de que dejes esos diálogos examinatoríos y ese filosofar. por ende. os ateniense. ni aun en el caso de que vosotros me absolvieseis. tanto a jóvenes como a viejos. no vamos a hacer caso a Anito. aunque lo diga. no era posible dejar de condenarme a muerte. la ciudad de más importancia y renombre en lo que atañe a sabiduría y poder. le examinaré. pero si eres sorprendido practicando eso todavía. ¿no te avergüenzas de afanarte por aumentar riquezas todo lo posible. le pedirá cuentas. Ahora bien: si sé que el obrar injustamente y el desobedecer a un superior. pues. no le dejara marcharse al punto ni yo me alejaré. Efectivamente. ni. pero preferentemente con esto últimos por cuanto que estáis más cerca de mi razón de nacimiento. Pues eso es lo que ordena el dios. así como fama y honores. como decía. sea joven o viejo.

como si esta fuera un caballo grande y de buena raza. si hacéis caso de mis razones. tratar de que se dé injusta muerte a un hombre. ni aunque se me impongan mil penas de muerte. a mi juicio. Pues bien. pasaríais el resto de vuestra vida durmiendo. sino seguid cumpliendo lo que yo os pedí: que no hicieseis manifestaciones de desaprobación por lo que yo os diga.» No alborotéis. su destierro o la pérdida de sus derechos cívicos. por así decido. . Ni Meleto ni Anito pueden ocasionarme perjuicio alguno. cometáis un yerro en relación con lo que el dios os ha dado23. en cambio. porque si me matáis no encontraréis fácilmente otro hombre como yo. miente. a quien el dios ha puesto al cuidado de la ciudad. llegan a ser bienes para los hombres por la virtud. pero lardo a causa de su elevada talla y falto de ser aguijoneado por una especie ríe tábano. pero no yo. será ello nocivo. la fortuna y todo lo demás. son despertados. Que hay una perfecta armonía entre mi 15 . me dais un golpe y me matáis. Podéis estar seguros de que si me condenáis a muerte. y. absolvedme o no me absolváis. pues no creo que la justicia divina permita que un hombre de superior condición sea dañado por otro de inferior. atenienses. en cambio. preocupado por vosotros. por lo que hace a estas penas. adormecidos. voy a deciros algunas otras cosas que pueden dar lugar a que gritéis. siendo yo tal como digo. pero no lo hagáis en modo alguno. a no ser que el dios. pero si alguien sostiene que yo digo algo distinto de esto. lo hago en interés vuestro. según me parece. haced caso a Anito o no se lo hagáis. Pues bien: si diciendo esto corrompo a los jóvenes. para evitar que. atenienses. que no ceso en absoluto durante el día entero de aguijonearos. en ese caso. Y con relación a eso mismo he aquí lo que os diría: «Atenienses: tened presente que yo no puedo obrar de otro modo. condenándome. os enviase algún otro. es decir. el escuchar os resultará beneficioso. quizá ese u otro cualquiera las considere grandes males. un hombre. ni siquiera sería posible. sino que.vuestra alma sea lo mejor posible: para ello os decía que no nace la virtud de la fortuna y. con este pensamiento. De otro como yo no dispondréis fácilmente. papel que con respecto a la ciudad. Por tanto. seguis el parecer de Anito. el dios me ha asignado a mí. tanto en el orden privado como en el público. aunque el símil sea un tanto irrisorio. es un mal mucho mayor lo que hace ese. mas. me conservaréis: supongamos que vosotros. como podría creerse. sentándome a conversar con vosotros dondequiera que sea. sino que os limitaseis a escuchar: en mi opinión. Podrá tal vez lograr su condena de muerte. enojados como los que. tratar de convenceros y haceros reproches. no me dañaréis a mí más que a vosotros mismos. estoy ahora muy lejos de defenderme en interés mío.

podéis conocerlo por esto: no cuadra bien a cosa humana el que yo no me haya cuidado de ninguno de mis intereses y haya permanecido indiferente durante tantos años ante el descuido de todo lo de mi casa. y que soy capaz de morir antes que ceder. actúe en privado y no en público. aludió Mileto en su jocosa acusación—: se trata de una voz que comenzó a mostrárseme en mi infancia. vaya por doquier aconsejando en privado del modo referido y metiéndome en cosas ajenas. para tratar de moveros a prestar atención a la virtud. en cambio. Podéis estar seguros. a pesar de que mis denunciantes han llevado a cabo su acusación de modo tan. trata de apartarme de . y. la cual. Ahora bien: tal vez parezca chocante el hecho de que yo. acercándome en privado a cada uno de vosotros. aquello que quiero hacer y nunca me incita hacia ello. sino lo que vosotros preferís. de que si yo me hubiese puesto hace tiempo a intervenir en la política. y me parece que se opone con sobrada razón. Os voy a contar cosas importunas y prolijas. pues. pero verdaderas. no han sido capaces de cometer la desvergüenza tic presentar un testigo que alegase que yo en alguna ocasión he recibido dinero de alguien o le he pedido. desvergonzado en todo lo demás. hechos. Eso es lo que se opone a que yo me dedique a la política. tiempo ha que se me habría dado muerte. Pruebas poderosas voy a daros de esto. en cambio. y. y ni a vosotros ni a mí mismo habría sido útil en cosa alguna. Y de que esto es así presento un testigo que considero fehaciente: mi pobreza. Y si yo hubiese obtenido de esto algún provecho y os hubiese dado estos consejos a cambio de una paga. lo que a mí me ha sucedido.' si pretende sobrevivir algún tiempo. que lo que os digo es la pura verdad. como un padre o un hermano mayor. no me atreva a subir ante vuestra Asamblea para' aconsejar públicamente a la ciudad. 16 . lejos de eso. haya trabajado siempre en interés vuestro. Escuchad. y. Y no os enojéis conmigo. por poco que sea. no palabras. como es sabido. que sobre mí siento la influencia de algún dios y de algún genio—a lo cual como oísteis. Pues no podrá salvarse ningún hombre a quien su nobleza de corazón mueva a enfrentarse a vosotros o a cualquier otra muchedumbre y a tratar de impedir que tengan lugar en la ciudad muchas secciones inicuas e ilegales. a fin de que sepáis que yo no puedo ceder ante nadie por temor a la muerte en contra de la justicia.conducta y el hecho de haber sido entregado a la ciudad por el dios. atenienses. necesario será que el que quiera verdaderamente luchar en defensa de lo justo. siempre que se deja oír. Mas la causa de ello es lo que muchas veces me habéis oído decir en muchos lugares. habría tenido alguna razón personal para obrar así: pero la verdad es que también vosotros estáis viendo que.

a su vez. De estos hechos darán fe ante vosotros muchos testigos. ni con nadie. por temor a la prisión o a la muerte. lejos de eso. atenienses: el único cargo público desempeñado por mí fue el de miembro del Consejo. Yo. ni con ninguno de aquellos que. y que todo mi interés está en no cometer ninguna acción injusta ni impía. y tal vez por eso habría sucumbido yo si aquel gobierno no hubiese sido derrocado poco después. que yo habría vivido tantos años si me hubiese dedicado a la política. Entonces demostré nuevamente de hecho—no de palabra—que la muerte no me importa.Mirad. los Treinta. pese a la violencia con que solian actuar. un comino. y ejercía la pritanía nuestra tribu Antióquide. Ocurrió esto cuando la ciudad estaba aún gobernada por el régimen democrático. modo de juzgar contrario a las leyes. los otros cuatro marcharon a Salamína y trajeron a León. cuando vosotros quisisteis que se juzgase conjuntamente a los diez generales que no recogieron a los caídos en la batalla que sabéis25. como si se atiende a lo privado. En aquella ocasión yo fui el único de los pritanos que se opuso a que procedieseis en desacuerdo con las leyes y el único que votó en contra vuestra. en mi mayor estima? Ni mucho menos. sino que cuando alguien. En efecto. en tanto que yo me dirigía a mi casa. hubiese acudido en ayuda de lo justo. Cuando se instauró el régimen oligárquico. y a que vosotros los animabais a ello gritando. y perdóneseme la expresión. como es debido. apareceré el mismo: un hombre que jamas transigió con nadie en nada que fuese contrario a justicia.. ni tampoco soy persona que 17 . por mi parte. esta orden fue una de las muchas dadas por aquellos a muchos ciudadanos con la intención de propagar las responsabilidades entre el mayor número posible de atenienses. ponerme de vuestro lado en ocasión en que vuestros proyectos no estaban de acuerdo con la justicia. ciertamente—he hecho en el terreno público. Pese a que los políticos estaban dispuestos a presentar denuncia contra mí y conducirme ante los jueces correspondientes. aquellos gobernantes. ¿Creéis. me mandaron llamar ¡unto con otros cuatro u la Rotonda'-17 y nos ordenaron traer de Sala-mina a León el salaminio. para su ejecución. atenienses. son mis discípulos. no me movieron a llevar a cabo un acto injusto. desea oírme hablar o presenciar mi modo de comportarme. como posteriormente todos considerasteis. y hubiese tenido esto. sea viejo. Pero yo jamás fui maestro de persona alguna. según los que tratan de calumniarme. sea joven. si. cuando salimos de la Rotonda. atendiendo a ella como corresponde a un hombre bueno. si se analiza lo que a través de toda mi vida—poco. no me intimidaron. yo estimé que debía correr aquel riesgo sin apartarme de la ley y de lo justo antes que. pues. Ni ningún otro hombre. nunca pongo obstáculos.

Paratio. En efecto. repito. y Ayantodoro. por tanto. a quien tenéis ahí también. es decir. hijo de Aristón. Adimanto. Y a otros muchos puedo yo citaros. que escuchando lo pasan bien con el examen a que son sometidos los que creen ser sabios sin serlo. y en verdad que la cosa no es desagradable. de mis labios. hijo de Demódoco. y si entonces se le olvidó. Este cometido. del cual es hermano Platón. y mejor que a nadie"Meleto debió presentar como testigo al pronunciar su discurso a alguno de entre todos estos. mirad a Lisanias. los padres. Y no solo es verdad lo que os digo acerca de la actividad que ha ocupado mi tiempo. padre de Critóbulo. padre de Esquines. Pero encontraréis todo lo contrario 18 . si realmente sufrieron algún daño por causa mía. algún mal consejo. y ved a An tifón te. ahí presente. me ha sido impuesto por la divinidad por medio de oráculos. y a esos otros cuyos hermanos han estado presentes en las conversaciones aludidas: Nicóstrato. pues. también presente. ahí tenéis a Critón. de mi misma edad y de! mismo distrito que yo. los hermanos. podéis estar seguros de que no dice verdad. para que me pregunten y para que todo el que quiera escuche lo que digo al responder. sí será forzoso que se acuerden ahora y traten de vengarse algunos de los parientes de aquellos. del rico como del pobre. suban ahora a la tribuna y me acusen y se venguen. ya que lejos de eso. que lo haga ahora (yo se lo concedo) y que diga el testigo si puede corroborar en algún punto la afirmación acusatoria. del cual es hermano Apolodoro. que si han advertido algunos de ellos. sino además fácilmente demostrable. creo yo. me pongo a disposición de todos. del distrito de Esfeto.converse mediante estipendio y se niegue a dialogar sin él. no puede pedir a aquel que no me acuse —. toda la verdad. hijo de Teozótides. y sí alguien dice que ha aprendido de mí en alguna ocasión o que me ha oído decir a solas algo que no hayan oído también los demás. yo estoy corrompiendo a una parte de los jóvenes. seguidamente. y a los restantes los he corrompido ya. ya que a ninguno prometí ni enseñé jamás disciplina alguna. si. sueños y por todos los procedimientos de que la voluntad divina se ha valido hasta la. Pero no es así. hermano de Teódoto—Teódoto murió y. del distrito de Cefisia. que yo les di en alguna ocasión. En primer lugar. los estoy viendo. padre de Epígenes. cuando eran jóvenes. la razón por la cual gustan algunos de pasar mucho tiempo en mi compañía? Acabáis de oír. Ahora bien: en caso de no querer hacerlo ellos mismos. será forzoso. etcétera. como dicen mis acusadores. atenienses. ¿Cuál es. del cual era hermano Téages. ya con más edad. ahí presente. fecha para ordenar a un hombre que lleve a cabo cualquier cosa. Y no se me puede imputar en buena ley el que cualquiera de ellos se haga bueno o se haga malo. Presentes están aquí muchos de ellos.

yo también tengo algunos familiares. atenienses: las razones que yo puedo alegar en mi defensa son estas. Si aquellos de vosotros que tienen fama de sobresalir en sabiduría. y que. por otra parte. Tal vez alguno de vosotros se indigne al acordarse de sí mismo si. que todos están dispuestos a salir en mi defensa. Esos me parece que ocasionan a la ciudad una deshonra: cualquier extranjero puede creer que los atenienses 19 . tres. Yo. y a muchos de sus familiares y amigos. envuelto en un proceso de menor importancia que este. también es válido para mí aquello que dice Hornero. Pues. en efecto. la vuestra y la de la ciudad entera—. a no ser la recta y justa razón de saber que Meleto miente y yo digo la verdad? Bien. tanto por la edad que tengo como por el juicio que acerca de mi hay formado. de suerte que tengo parientes. que alguno ¡il pensar esto. rogó y suplicó a los jueces con abundantes lágrimas. mas ¿qué razón podrían tener para hacerlo los no corrompidos. me parece que yo le contestaría cabalmente diciéndole: . yo. ¡oh atenienses!. no sin 1 haber hecho comparecer a sus hijos. «Amigo mío. he visto más de una vez escenas de ese tipo en juicios: hombres que pasaban por ser de cierto temple observaban una conducta sorprendente. como veis.de esto. Pues bien: si en alguno de vosotros se da esa circunstancia—no aseguro que se de pero admitamos esa posibilidad—. Sócrates se diferencia en algo de la mayoría de los hombres. el mayor peligro. y hasta hijos. pues. del hombre que ha dañado a sus parientes. pero no obstante. no me parece decoroso que yo haga nada de lo referente. irritado por eso mismo. ni por desprecio hacia vosotros. valor o en cualquier otra es» meritoria se comportasen así. en tanto que él. se endurezca hacia mí y que. según la opinión general. y acaso otras semejantes. los parientes de aquellos. en suma. hombres ya de edad. sea ello como fuere. pero lo cierto es que. el cual será verdadero o falso. atenienses. como sostienen Meleto y Anito. Omitamos. uno ya mozalbete y dos pequeños. sino de seres humanos. para inspirar la mayor compasión posible.» ¿Y por qué no voy a hacer nada de eso? No por presunción. en cambio. seria vergonzoso. no parecía sino que pensaban que iban a sufrir algún terrible mal. desde luego. serían inmortales. mas. Es probable. es decir. y «ni de una encina ni de una roca he nacido»2*. pues. la consideración de si me encuentro animoso ante la muerte o no. no voy a hacer nada de eso. en caso de que no los condenaseis a muerte. si morían. por lo que hace a la fama—la mía. los corrompidos mismos podrían tener motivos para auxiliarme. a pesar de que corro. a ninguno de ellos he hecho comparecer aquí para pedir que voléis en favor mió. según parece. en defensa del corruptor. emita su voto en estado de cólera.

en ese caso os enseñaría n no creer en la existencia de los dioses. No adoptéis. en ocasión en que pesa sobre mí muí acusación de impiedad. pues. A que no me enoje. mucho más que eso me extraña el número de votos de una y otra parte. tampoco me parece justo suplicar al juez ni salir absuelto merced ti las súplicas. atenienses. sino para juzgar lo que está en litigio. pues ni unos ni otros obraríamos piadosamente. Y yo. contribuye. (por Zeus!. Y. Asi. por haber sido condenado por vosotros. a los procesados para sacrificar la justicia al deseo de complacer. esa actitud suplicante cuando seáis juzgados. no esperéis que yo me comporte ante vosotros de un modo que no considero ni justo ni piadoso. Pues el juez no asiste. no creía yo que iba a ser tan pequeña la diferencia. dejando a un lado la consideración del buen nombre. seáis jueces. entre otras muchas razones. y no solo eso. pretendiese forzaros por medio de súplicas. Por tanto. con solo treinta votos que se hubiesen cambiado. si los acusados obramos así. y mucho menos. y a vosotros y a la divinidad me encomiendo para que resolváis acerca de mi como haya de ser mejor para mí y para vosotros. ahí presente. por todo lo dicho. sino dar explicaciones y tratar de convencer. y cuando. sino a pronunciar sentencia con arreglo a las leyes.que sobresalen por sus méritos. mas la verdad es que. Pues si yo. atenienses. aquellos a quienes sus conciudadanos prefieren a la hora de elegir a los magistrados que los han de gobernar o a quienes han de alcanzar honores. Ese hombre propone contra mí la pena de muerte. y mi discurso de defensa sería pura y simplemente una acusación contra mí mismo de no creer en los dioses. sino que cualquiera puede ver que si Aníto y Licón no hubiesen comparecido para acusarme. pues creo en ellos. me parece que he salido absuelto de la acusación de Meleto. por mi 20 . y no se ha comprometido mediante juramento a agradar a aquellos a quienes le parezca bien. atenienses. como ahora. por lo ocurrido. sino hacer ver que estáis mucho más dispuestos a votar en contra del que pone' en escena tales dramas y deja en ridículo a la ciudad que del que sabe contenerse. lo cual está muy lejos de ser verdad. ni nosotros debemos acostumbrarnos a ser perjuros ni vosotros debéis acostumbraros a ello. En efecto. en vez de inilm de persuadiros. Y. loa que gozáis de algún renombre en lo que quiera que fuere. Pasemos a otra cuestión. Bien. incluso hubiese tenido que pagar la multa de mil dracmas por no haber alcanzado la quinta parte de los votos 30. no se diferencian en nada de las mujeres. sino que seria grande. no debéis permitirlo. formulada por Meleto. como ninguno de mis acusadores. a despecho de los juramento» que habéis hecho. yo habría sido absuelto29. el hecho de que la cosa no me haya sobrevenido de forma inesperada.

otros una ley. los discursos ante el pueblo. a un bienhechor de la ciudad. por no haber ido a aquellos lugares en los que no había de reportar utilidad alguna ni a vosotros ni a mí mismo. pero la realidad no es esa. Y lo que es más. mismo ni mucho menos voy a nacérmelo a mi diciendo que merezco algún mal y proponiendo para mí una tal cosa. atenienses. por haberme despreocupado de aquello que constituye la preocupación de la mayor parte de los hombres. y asi sucesivamente? ¿Qué merezco que me ocurra. habiendo sido así? Algún bien. si debo estimar de acuerdo con la justicia la pena que merezco. no un solo día. de que a nadie hago daño. sino más bien como os voy a decir. como ya os he dicho. y haber acudido a donde os podía ocasionar los mayores beneficios. de manera privada. ¿Qué 21 . pues es poco el tiempo que llevamos conversando. En resumen. atenienses. y yo sí. por haber creído que yo era demasiado honrado para conservar la vida. el gobierno de la casa. el generalato. si me dedicaba 3 esas actividades. Si. las ganancias. en las de carros tirados por una pareja de corceles o en la de cuadrigas. yo creo que quedaríais persuadidos. no es fácil rechazar graves cargos en breve tiempo. pues. que se ha visto obligado a desatender sus intereses personales para dedicarse a instruirlos? No hay cosa más adecuada. como la tienen otros hombres. Yo estoy convencido de que no causo perjuicio voluntariamente a ningún hombre. y yo que lo seáis. Persuadido. pues. dadas las circunstancias presentes. esa es mi estimación: la manutención enelPritaneo. por haberme esforzado por convencer a cada uno de vosotros de que no debía cuidarse de ninguna de sus cosas antes que de procurar ser lo mejor y lo más prudente posible. al menos si en verdad hay que hacer la estimación con arreglo a los merecimientos. las conjuraciones y las disensiones que en la ciudad vienen teniendo lugar. pero.parte. ¿qué pena voy a proponeros para mi? ¿Verdad que debo sugerir aquella que merezco? Pues bien: ¿qué castigo debo sufrir o qué multa pagar por no haber tenido en la vida punto de reposo. es decir. que es arrogante mi comportamiento. que manutener a un hombre así en el Pritaneo 31. sino muchos. Pues ese hace que vosotros creáis ser felices. pero no os dejo convencidos a vosotros de ello. ni de las cosas de la ciudad antes que de la propia ciudad. contrariamente. al decir yo esto. que en los casos en que está en juego la pena í capital prescribiese que el juicio durase. él no tiene necesidad de manutención. con mucha más razón que si alguno de vosotros ha resultado vencedor en Olimpia 32 en las carreras de caballos. Es probable que. un bien de tal naturaleza que cuadre a mi persona. todos los cargos públicos. tuvieseis vos. forméis la misma opinión que tal vez concebísteis cuando hablaba acerca de la compasión y de la súplica. ¿Y qué premio cuadra a un hombre pobre.

Bien sé que allí adonde vaya me escucharán los jóvenes. sugiero esa multa. ¿cómo otros hombres las van a soportar fácilmente? Claro está que no las soportarían. tal ve?. asistentes a este 22 . al igual que aquí. ¿Propondré. no me creeréis. Pero una y otra cosa son como os las digo. ellos mismos me expulsarán de la ciudad. Critón. aunque no sea fácil convenceros de su veracidad. atenienses. no fuisteis capaces de soportar mis conversaciones y mis argumentaciones. por considerar que se trata de una evasiva mía. me expulsarán. Critóbulo y Apolodoro. pues no cuento con ningún dinero con que pagar. deberé proponer mas útil y licitar encarcelado hasta que pague la última moneda? Pero estamos en lo mismo. si afirmo que el mayor bien para el hombre consiste en hablar día tras día acerca de la virtud y acerca de las restantes cuestiones con relación a las cuales me oís discurrir y examinarme a mi mismo y a los demás. a los Once v de cada año? ¿O. el destierro? Pues seguramente me condenaríais a eso. Y. sometido invariablemente a los magistrados de turno. en general. os lo repito.temor podría mover- me a eso? ¿Tal vez el de sufrir aquello que Meleto sugiere contra mí. se me podría objetar tal vez: «¿Y callando y renunciando a tu ocupación habitual no podrás vivir en el destierro?» He aquí la cosa que encierra mayor dificultad a efectos de convencer a algunos de vosotros. de acuerdo con esto. y que. no estoy acostumbrado a considerarme merecedor de ningún mal. yendo de ciudad en ciudad y arrojado de todas partes. y si los alejo de mi presencia. propondría el desembolso de aquella cantidad que me encontrase en condiciones de abonar. Tal vez podría entregaros una mina de plata. mientras que si no los alejo. Porque si digo que eso es desobedecer al dios y que por esa razón es imposible renunciar a esa actividad. Ahora bien: Platón. en cambio. una cosa que. eso me lo creeréis todavía menos. ganándose para ello la voluntad de los de más edad. entonces. Pero muy grande en verdad sería. atenienses. si yo tuviera dinero. la vida sin tal género de examen no merece ser vivida. sus padres y. Ahora bien. pues ello no me ocasionaría ningún daño. que sois conciudadanos míos. saliendo a mis años de Atenas. sino que os han resultado pesadas y odiosas hasta el extremo de tratar ahora de libraros de ellas. Y por lo que toca al pago de una multa. cuando hable. pero la verdad es que no es posible. Y bonita vida sería la mía. Por otra parte. no sé si es un bien o es un mal? ¿Debo preferir a' eso alguna de las cosas que sí sé que son males. mirando por ellos. mi apego a la vida si fuera tan ciego que no pudiera advertir que si vosotros. a no ser que vosotros me aceptéis la propuesta de pagar la pequeñísima cantidad de que yo podría desprenderme. sus parientes. proponiéndola como castigo para mí? ¿Tal vez la cárcel? Pero ¿qué necesidad tengo yo de vivir en la cárcel.

saldrán fiadores ante vosotros. y se ofrecen a salir fiadores. he sido alcanzado por la más lenta. Tal vez era preciso que ello sucediera asi. ni otro alguno. rehuir la muerte.proceso. estáis acostumbrados a oír a los demás. es el mismo Por no querer esperar un espacio de resultado habría llegado por sí solo a vuestras manos:' viendo estáis tiempo i no largoa5. con tal de escapar del. atenienses. si uno se resigna a hacer y decir lo que sea. lamentándome y llorando y haciendo y diciendo muchas cosas indignas de mí. pues ni en el proceso ni en la guerra debo yo. no me dirijo a todos vosotros. me necesario recurrir a todo. sino de atrevimiento y reproches. pero no de discursos. 23 . un hombre aquellos con que yo os hubiera convencido. naturalmente. Por cierto que muchas veces en las batallas se hace evidente que podría uno escapar de la muerte deponiendo las armas y recurriendo a suplicar a los perseguidores. qué vivir. mientras que mis acusadores. Y ahora yo. una multa de treinta minas. castigo. Y así como yo ahora partiré de aquí condenado por vosotros a la pena de muerte. decir que si hubieseis aguardado un breve tiempo. y creo que está bastante bien. de acuerdo con eso sugiero tal pena y estos. Nada más lejos de la realidad. decirlo todo. Y mucho me temo que no sea esto lo difícil. me instan a proponer. sino a los que han votado inculpación: los que quieren injuriar é contra mí la muerte. personas solventes. que es cosa que corre más ligera que la muerte. Yo quedaré sujeto a la pena que se me ha impuesto y ellos a la suya. aunque no lo sea. sino que mil veces prefiero morir habiéndome defendido de este modo. si me hubiese defendido de aquella otra manera. Sí he sido condenado por los que quieren haceros cierta carencia. han sido atrapados por la más ligera. la maldad. y hay otros recursos en ciuki clase do peligros para evitar la muerte. Quiero desvergüenza y de querer expresarme ante vosotros del modo que más sería de vuestro gusto. por ser lento y anciano. a la ciudad dirán que sois los atenienses. ni ahora me arrepiento de haberme defendido así. del jaez de las que. buscar el modo de rehuir la muerte apelando a cualquier medio. Pero ni entonces consideré conveniente hacer por miedo al peligro nada que fuese bajo. llamarán sabio. si hubiese considerado sabio. estos marcharán acusados por la verdad de maldad e injusticia. que he sido condenado por falta de discursos del tipo de matadores de Sócrates. Y a esos dígales lo siguiente: Tal vez penséis. Al mala fama y ser objeto de hablar así. vais a ganar que mis años están ya lejos de la vida y cerca de la muerte. como os he dicho. pues. fuertes y rápidos. sino que resulte mucho más difícil escapar de la maldad. como es sabido.

algo notable. hombres que me habéis condenado. ni cuando subía aquí. al partir. y vuestro enfado será mayor. permaneced ese tiempo. Este es el vaticinio que. Decisiva es la prueba que de esto me ha venido a las mientes en modo alguno habría dejado de oponérseme la señal de costumbre si no hubiese sido algún bien lo que me iba a ocurrir. os hago a los que . aunque no lo advertíais). no en causar quebranto a los demás. cuando tienen la muerte próxima. quiero haceros una profecía. sino en ponerse uno mismo en condiciones de ser lo mejor posible. por cuanto que son más jóvenes. al tribunal. y en modo alguno discurrimos rectamente cuantos consideramos que el morir es un mal. todo lo contrario: serán mas los que en adelante os pidan cuentas (yo era quien los contenía. ¡por Zeus!. el de mi genio. Y ahora me gustaría conversar con los que me habéis absuelto en relación con lo que aquí ha tenido lugar. ni en momento alguno de mi discurso. y la más bella y asequible es la que consiste. que inmediatamente después de mi muerte os llegará un castigo mucho más duro. Pues bien: ¿cuál es la causa de esto. hombres que me habéis condenado a la última pena. ni en hecho ni en palabra alguna. aquello que todo el mundo. aun en cosas de muy poca monta. Si creéisquedando muerte a hombres vais a impedir que se os eche en cara que no vivís rectamente. 24 . pues.Y a continuación. lo hago con toda propiedad—. Me acaba de sobrevenir lo que habéis visto. Habéis hecho esto ahora en la idea de que os veréis libres de rendir cuentas de vuestra vida. discurrís mal. suele considerar como la peor de las desgracias. en todo el tiempo anterior a este día se me manifestaba con gran frecuencia. Mi oráculo habitual. que nada impide que conversemos mientras es posible. que el que me habéis infligido con vuestra condena. mientras los magistrados están ocupados 36 y me llega el momento de partir hacia el lugar donde tengo que morir. es decir. Os considero amigos y quiero manifestaros qué es lo que hace pensar lo que me acaba de sobrevenir. Me ha ocurrido. según parece. jueces»?—al llamaros jueces a vosotros. habéis votado en contra mía. pero os sobrevendrá. no en balde me encuentro ahora en aquella situación en que más profetizan los hombres. se me opuso la señal del dios. y serán más molestos. dicha señal me hizo detenerme. Ea. No obstante. ni al salir hoy temprano de casa. al ir a decir lo que quiera que fuese. según creo. siempre que iba yo a caer en algo inconveniente. Yo os aseguro. En muchos pasajes de otros discursos. según hablaba. según mi opinión He aquí lo que pienso es posible que o que me ha ocurrido sea un bien. pero ahora no se me ha opuesto en ningún 'momento de esta coyuntura. tal género de liberación ni es en absoluto posible ni hermoso.

tanto yo como mis hijos habremos recibido de vuestras manos una justa merced. fijando su atención en aquella noche en que durmió de suerte que no tuvo ningún sueño y comparando todas las restantes noches y los días de su vida con esa noche. ¿Sois vosotros. y si creen ser algo no siendo nada. Y ahora he aquí lo único que les pido: cuando mis hijos lleguen a la mayoría de edad. hecha la reflexión necesaria. cuántos días y cuántas noches ha pasado en su vida mejor y más a gusto que dicha noche. La muerte es una de estas dos cosas: o es como no ser nada y no tener ninguna sensación de cosa alguna. encontraría muy pocos días y muy pocas noches en comparación con los restantes y las restantes de su vida. dormido. es un cambio y una migración del alma de este lugar a otro. castigadlos afligiéndoles del mismo modo que yo os afligía: si os parece que se cuidan de la riqueza o de alguna otra cosa antes que de la virtud. jueces? Ahora bien: si votaron desfavorablemente y me acusaron. por el contrario. no un simple particular. ¿qué bien puede haber mayor que este. Si no existe sensación alguna. y vosotros a vivir. Yo pienso que si alguien. Si. sino con la de causarme un perjuicio. que allí están todos los muertos. Y no digo más. porque es hora de partir. Pues bien: si la muerte es así. sino el propio rey de Persia. o. 25 . o soy yo quien va a una situación mejor? Eso es oscuro para cualquiera. la muerte significa un viaje de aquí a otro lugar. no lo hicieron con esa intención.Y ahora veamos con el siguiente razonamiento cómo cabe esperar fundadamente que. y eso sí es justo echárselo en cara. pues en tal caso todo el tiempo no es. yo afirmo que es una ganancia. diciéndoles que no se cuidan de lo que deben y que creen ser algo a pesar de no valer nada. reprochádselo como yo os los reprochaba. no sueña en absoluto nada. aunque fuese. yo he de marchar a morir. salvo para la divinidad. evidentemente. sino que es como et sueño del hombre que. tuviese que decir. y es verdad lo que se dice. lo sucedido sea un bien. admirable ganancia sería la muerte. Si obráis así. de acuerdo con lo que se dice. mayor en modo alguno que una sola noche.

los que. además de memoria. pues muchos recuerdos de la misma cosa llegan a constituir una experiencia. y nos muestra muchas diferencias1 Por naturaleza. 83-105 (se han suprimido las notas al final). el de la vista. Todos los hombres desean por naturaleza saber. Y del recuerdo nace para los hombres la experiencia. edición trilingüe por Valentín Gacía Yebra. Y la causa es que. ( 980 a – 992 b). José Carlos. 26 . Y la experiencia parece. pero saber que fue provechoso a todos los individuos de tal constitución. et al : Para iniciarse en filosofía I (antología): Pensamiento griego y medieval. Pero el género humano dispone del arte y del razonamiento.ORIGEN DE LA FILOSOFÍA Y SU DESARROLLO HISTÓRICO ARISTÓTELES: Metafísica de Aristóteles. Lima. por decirlo así. aprenden. y participan poco de la experiencia. 1997. Los demás anímales viven con imágenes y recuerdos. pues. Y por eso éstos son más prudentes y más aptos para aprender que los que no pueden recordar. no sólo para obrar. pp. y la inexperiencia. y el que más de todos. a todos los otros. de los sentidos. el azar. Nace el arte cuando de muchas observaciones experimentales surge una noción universal sobre los casos semejantes. por ejemplo a los flemáticos. afectado por tal enfermedad. Pues la experiencia hizo el arte. y lo mismo a Sócrates y a otros muchos considerados individualmente. es propio de la experiencia. a los biliosos o a los calenturientos. en cambio. pero la ciencia y el arte llegan a los hombres a través de la experiencia. éste es el que nos hace conocer más. semejante a la ciencia y el arte. como dice Polo 3. mientras que en otros sí. UMNSM. en cierto modo. preferimos la vista. En efecto. si los hay). tienen este sentido2. Libro I. agrupados en una misma clase y afectados por tal enfermedad. Así lo indica el amor a los sentidos. le fue bien tal remedio. Gredos. 1970. en: Ballón. son prudentes sin aprender los incapaces de oír los sonidos (como (a abeja y otros animales semejantes. Madrid. pero ésta no engendra en algunos la memoria. Pues tener la noción de que a Calías. son amados a causa de sí mismos. al margen de su utilidad. los animales nacen dotados de sensación. corresponde al arte. sino también cuando no pensamos hacer nada.

y que. éstos. sino como sabio y diferente de los otros. Así. sino que incluso tienen más éxito los expertos que los que. efectivamente. y consideramos más sabios a los conocedores del arte que a los expertos. de las universales. Por consiguiente. Es. Pues los expertos saben el qué. pero hacen sin saber lo que hacen. de las sensaciones. sin experiencia. a quien sana el médico. Creemos. o a otro de los así llamados. que. por ejemplo. y el arte. pues. pues es lo singular lo que puede ser curado. no consideramos que ninguna sea sabiduría. En definitiva. al inventarse muchas artes. el conocimiento teórico. no consideramos a los jefes de obras más sabios por su habilidad práctica. separado de las sensaciones comunes. si alguien tiene. es hombre. y los operarios. del mismo modo que quema el fuego. pues. Y esto. pues aquéllos5 pueden y éstos6 no pueden enseñar. aunque éstas son las cogniciones más autorizadas de los objetos singulares. sino a Calias o a Sócrates. natural que quien en los primeros tiempos inventó un arte cualquiera. Además. para la vida práctica. pensando que la sabiduría corresponde en todos al saber. sino por su dominio de la teoría y su conocimiento de las causas. porque saben las causas de lo que se está haciendo. sí. por qué es caliente el fuego. que el saber y el entender pertenecen más al arte que a la experiencia. fuese admirado por los hombres. y todas las acciones y generaciones se refieren a lo singular. conocen el porqué y la causa. sin la experiencia. sin embargo. Aquéllos.Pues bien. poseen el conocimiento teórico. hacen. por costumbre. y los otros no. sino tan sólo que es caliente. pero no el porqué. errará muchas veces en la curación. a no ser accidentalmente. orientadas unas a las necesidades de la vida y otras a lo que la 27 . en cambio. la experiencia no parece ser en nada inferior al arte. lo que distingue al sabio del ignorante es el poder enseñar y por esto consideramos que el arte es más ciencia que la experiencia. además 4. no sólo por la utilidad de alguno de los inventos. y sabe lo universal pero ignora su contenido singular. en cambio. pero no dicen el porqué de nada. Los seres inanimados hacen estas operaciones por cierto impulso natural. Y esto se debe a que la experiencia es el conocimiento de las cosas singulares. Por eso a los jefes de obras los consideramos en cada caso más valiosos. No es al hombre. como algunos seres inanimados. y pensamos que entienden más y son más sabios que los simples operarios. porque unos saben la causa.

adorna, siempre fuesen considerados más sabios los inventores de éstas que los de
aquéllas, porque sus ciencias no buscaban la utilidad. De aquí que, constituidas ya todas
estas artes, fueran descubiertas las ciencias que no se ordenan al placer ni a lo necesario;
y lo fueron primero donde primero pudieron vagar los hombres. Por eso las artes
matemáticas nacieron en Egipto, pues allí disfrutaba de ocio la casta sacerdotal.
Hemos dicho en la Ética cuál es la diferencia entre el arte, la ciencia y los demás
conocimientos del mismo género. Lo que ahora queremos decir es esto: que la llamada
Sabiduría versa, en opinión de todos, sobre las primeras causas y sobre los principios.
De suerte que, según dijimos antes8, el experto nos parece más sabio que los que tienen
una sensación cualquiera, y el poseedor de un arte, más sabio que los expertos, y el jefe
de una obra, más que un simple operario, y los conocimientos teóricos, más que los
prácticos. Resulta, pues, evidente que la Sabiduría es una ciencia sobre ciertos
principios y causas.
Y, puesto que buscamos esta ciencia, lo que debiéramos indagar es de qué causas y
principios es ciencia la Sabiduría. Si tenemos en cuenta el concepto que nos formamos
del sabio, es probable que el camino quede más despejado. Pensamos, en primer lugar,
que el sabio lo sabe todo en la medida de lo posible, sin tener la ciencia de cada cosa en
particular.
También consideramos sabio al que puede conocer las cosas difíciles y de no fácii
acceso para la inteligencia humana (pues el sentir es común a todos, y, por tanto, fácil y
nada sabio). Además, al que conoce con más exactitud y es más capaz de enseñar las
causas, lo consideramos más sabio en cualquier ciencia. Y, entre las ciencias, pensamos
que es más Sabiduría la que se elige por sí misma y por saber, que la que se busca a
causa de sus resultados, y que la destinada a mandar es más Sabiduría que la
subordinada. Pues no debe el sabio recibir órdenes, sino darlas, y no es él el que ha de
obedecer a otro, sino que ha de obedecerle a él el menos sabio.
Tales son, por su calidad y su número, las ideas que tenemos acerca de la Sabiduría y
de los sabios. Y de éstas, el saberlo todo pertenece necesariamente al que posee en sumo
grado la Ciencia universal (pues éste conoce de algún modo todo lo sujeto a ella). Y,
generalmente, el conocimiento más difícil para los hombres es el de las cosas más
universales (pues son las más alejadas de los sentidos). Por otra parte, las ciencias son
tanto más exactas cuanto más directamente se ocupan de los primeros principios (pues
las que se basan en menos principios, son más exactas que las que proceden por adición;
la Aritmética, por ejemplo, es más exacta que la Geometría). Además, la ciencia que
28

considera las causas es también más capaz de enseñar (pues enseñan verdaderamente los
que dicen las causas acerca de cada cosa). Y el conocer y el saber buscados por sí
mismos se dan principalmente en la ciencia que versa sobre lo más escible (pues el que
elige el saber por el saber preferirá a cualquier otra la ciencia más ciencia, y ésta es la
que versa sobre lo más escible). Y lo más escible son los primeros principios y las
causas (pues mediante ellos y a partir de ellos se conocen las demás cosas, no ellos a
través de lo que les está sujeto). Y es la más digna de mandar entre las ciencias y
superior a la subordinada, la que conoce el fin por el que debe hacerse cada cosa. Y este
fin es el bien de cada una, y, en definitiva, el bien supremo en la naturaleza toda.
Por todo lo dicho, corresponde a la misma Ciencia el nombre que se busca 10. Pues es
preciso que ésta sea especulativa de los primeros principios y causas. En efecto, el bien
y el fin por el que se hace algo son una de las causas.
Que no se trata de una ciencia productiva, es evidente ya por los que primero
filosofaron. Pues los nombres comienzan y comenzaron siempre a filosofar movidos por
la admiración; al principio, admirados ante los fenómenos sorprendentes más comunes;
luego, avanzando poco a poco y planteándose problemas mayores, como los cambios de
la luna y los relativos al sol y a las estrellas, y la generación del universo. Pero el que se
plantea un problema o se admira, reconoce su ignorancia. (Por eso también el que ama
los mitos11 es en cierto modo filósofo; pues el mito se compone de elementos
maravillosos). De suerte que, si filosofaron para huir de la ignorancia, es claro que
buscaban el saber en vista del conocimiento, y no por alguna utilidad. Y así lo atestigua
lo ocurrido. Pues esta disciplina comenzó a buscarse cuando ya existían casi todas las
cosas necesarias y las relativas al descanso y al ornato de la vida. Es, pues, evidente que
no la buscamos por ninguna otra utilidad, sino que, así como llamamos hombre libre al
que es para sí mismo y no para otro, así consideramos a ésta como la única ciencia libre,
pues ésta sólo es para sí misma. Por eso también su posesión podría con justicia ser
considerada impropia del hombre. Pues la naturaleza humana es esclava en muchos
aspectos; de suerte que, según Simónides, "sólo un dios puede tener este privilegio",
aunque es indigno de un varón no buscar la ciencia a él proporcionada. Por
consiguiente, si tuviera algún sentido lo que dicen los poetas, y la divinidad fuese por
naturaleza envidiosa, aquí parece que se aplicaría principalmente, y serían desdichados
todos los que en esto sobresalen. Pero ni es posible que la divinidad sea envidiosa (sino
que, según el refrán, mienten mucho los poetas), ni debemos pensar que otra ciencia sea
más digna de aprecio que ésta. Pues la más divina es también la más digna de aprecio. Y
29

en dos sentidos es tal13 ella sola: pues será divina entre las ciencias la que tendría Dios
principalmente, y la que verse sobre lo divino. Y ésta sola reúne ambas condiciones;
pues Dios les parece a todos ser una de las causas y cierto principio, y tal ciencia puede
tenerla o Dios solo o él principalmente. Así, pues, todas las ciencias son más necesarias
que ésta; pero mejor ninguna.
Más es preciso, en cierto modo, que su adquisición se convierta para nosotros en lo
contrario de las indagaciones iniciales. Pues todos comienzan, según hemos dicho,
admirándose de que las cosas sean así, como les sucede con los autómatas de los
ilusionistas [a los que aún no han visto la causa], o con los solsticios o con la
inconmensurabilidad de la diagonal (pues a todos les parece admirable que algo no sea
medido por la unidad mínima). Pero es preciso terminar en lo contrario y mejor, según
el proverbio1*, como sucede en los casos mencionados, después que se ha aprendido:
pues de nada se admiraría tanto un geómetra como de que la diagonal llegara a ser
conmensurable.
Queda, pues, dicho cuál es la naturaleza de la Ciencia que se busca, y cuál la meta
que debe alcanzar la indagación y todo el método.
Y puesto que, evidentemente, es preciso adquirir la Ciencia de las primeras causas
(decimos, en efecto, que sabemos una cosa cuando creemos conocer su causa primera),
y las causas se dividen en cuatro, una de las cuales decimos que es la substancia 1* y la
esencia17 (pues el porqué se reduce al concepto18 último, y el porqué primero es causa y
principio); otra es la materia o el sujeto; la tercera aquella de donde procede el principio
del movimiento, y la cuarta, la que se opone a ésta, es decir, la causa final o el bien
(pues éste es el fin de cualquier generación y movimiento). Aunque hemos tratado
suficientemente de las causas en la Física, recordemos, sin embargo, a los que se
dedicaron antes que nosotros al estudio de los entes y filosofaron sobre la verdad. Pues
es evidente que también ellos hablan de ciertos principios y causas. Esta revisión será
útil para nuestra actual indagación; pues, o bien descubriremos algún otro género de
causa, o tendremos más fe en las que acabamos de enunciar.
Pues bien, la mayoría de los filósofos primitivos creyeron que los únicos principios
de todas las cosas eran los de índole material, pues aquello de lo que constan todos los
entes y es el primer origen de su generación y el término de su corrupción,
permaneciendo la substancia pero cambiando en las afecciones, es, según ellos, el
elemento y el principio de los entes. Y por eso creen que no se genera ni se destruye
30

nada pensando que tal naturaleza se conserva siempre, del mismo modo que no decimos
que Sócrates llegue a ser en sentido absoluto cuando llega a ser hermoso o músico, ni
que perezca si pierde estas maneras de ser, puesto que permanece el sujeto, es decir
Sócrates mismo. Así, tampoco se genera ni se corrompe, según estos filósofos, ninguna
de las demás cosas; pues dicen que siempre hay alguna naturaleza, ya se una o más de
una, de la cual se generan las demás cosas, conservándose ella.
Pero, en cuanto al número y a la especie de tal principio, no todos dicen lo mismo,
sino que Tales, iniciador de tal filosofía, afirma que es el Agua (por eso también
manifestó que la Tierra estaba sobre el Agua); y sin duda concibió esta opinión al ver
que el alimento es siempre húmedo y que hasta el calor nace de la humedad y de ella
vive (y aquello de donde las cosas nacen es el principio de todas ellas). Por esto, sin
duda, concibió esta opinión, y porque las semillas tienen siempre naturaleza húmeda, y
por ser el Agua, para las cosas húmedas, principio de su naturaleza.
Según algunos, también los primeros autores de cosmogonías, antiquísimos y muy
anteriores a nosotros, opinaron así acerca de la naturaleza. Hicieron, en efecto, al
Océano y a Tetis padres de la generación, y testigo del juramento de los dioses, al Agua,
la llamada por ellos [los poetas] Estigia. Pues lo que más se respeta es lo más antiguo, y
aquello por lo que se jura es lo que más se respeta. No es seguro que ésta sea
efectivamente una opinión primitiva y antigua sobre la naturaleza; pero se dice que
Tales se expresó así acerca de la primer causa (pues a Hipón nadie pretendería incluirlo
entre éstos, por el escaso valor de su pensamiento).
Anaxímenes y Diógenes dicen que el Aire es anterior al Agua y el principio
primordial entre los cuerpos simples. El metapontino Hípaso y el efesio Heráclito dicen
que es el Fuego; y Empédocles, los cuatro 19, añadiendo, además de los mencionados, en
cuarto lugar la Tierra (pues, según él, éstos subsisten siempre y no son objeto de
generación, a no ser por multiplicación o reducción numérica, juntándose y separándose
hacia la unidad y a partir de ella). Pero Anaxágoras de Clazómenas, que es anterior a
éste por la edad y posterior por las obras, afirma que los principios son infinitos; pues
dice que casi todos los seres que tienen partes semejantes, como el Agua o el Fuego, se
generan y se destruyen así, por unión y separación únicamente, y que de otro modo ni se
generan ni se destruyen, sino que permanecen eternos.
Basándose en esto, podría uno considerar como única causa la que llamamos de
especie material. Pero, al avanzar así, la cosa misma les abrió el camino y les obligó a
investigar. Pues, si es indudable que toda generación y corrupción proceden de uno o de
31

Así. ni el bronce la estatua. de donde procede el comienzo del movimiento. pero algunos de los que enseñaban tal unidad. pues. entre los que sostienen que todo es uno. Sabemos con seguridad que Anaxágoras adoptó este punto de vista. en efecto. Este. Pues bien. como diríamos nosotros. como también Parménides. igual que en los animales. dice: "concibió " en su mente al Amor / mucho antes que a los demás dioses". sino dos. y. otros filósofos buscaron el tercer principio. afirman que lo Uno es inmóvil. sino que es otra la causa del cambio. nadie llegó a concebir tal causa21. Puede sospechar alguien que fue Hesíodo el primero en buscar tal cosa. En cambio. a no ser. les es más fácil enunciarla. también en la naturaleza había un Entendimiento que era la causa del mundo y del orden todo. Después de éstos. Por eso cuando alguien dijo que. como hemos dicho. sino también en cuanto a los demás cambios. y al Agua y a la Tierra y otros elementos semejantes. pero se dice que su primer iniciador fue Hermotimo de Clazómenas. y después la Tierra de ancho 32 . al mismo tiempo. y también la naturaleza toda. lo contrario. como vencidos por esta investigación. y de nuevo obligados. tratando de explicar la generación del universo. los que emprendieron por vez primera este camino y sostuvieron que el sujeto era uno. en tanto en cuanto afirma que no sólo un elemento. pues. y éste. Así. otros que quizá consideraron el Amor y el Deseo como principio de los entes.varios principios. no sólo en cuanto a la generación y corrupción (pues esto es antiguo y todos lo admitieron). Y tampoco estaría bien confiar a la casualidad y al azar tan gran empresa. los que pensaban de este modo afirmaron que la causa del bien 22 era el principio de los entes y. con él. y considerando que tales principios no bastaban para generar la naturaleza de los entes. Parménides. a los que admiten como tales lo Caliente y lo Frío o el Fuego y la Tierra. ni la madera hace la cama. quizá. el principio de donde reciben los entes el movimiento. por la verdad misma. en cierto modo. y ésta es doctrina peculiar suya. ni la madera ni el bronce son causa de que cambien una y otro. ¿por qué sucede esto y cuál es la causa? Ciertamente. pues atribuyen al Fuego la naturaleza motriz. Por ejemplo. a los que dicen que son más. Pues de que en unos entes haya y en otros se produzca lo bueno y lo bello sin duda no es causa ni el Fuego ni la Tierra ni ninguna otra cosa semejante. no se plantearon a sí mismos ninguna dificultad. Investigar esto es buscar el otro principio. son causas. el sujeto no se hace cambiar a sí mismo. por ejemplo. se mostró como hombre prudente frente a las divagaciones de los anteriores. ni probablemente aquéllos lo creyeron. y Hesíodo: "mucho antes que todas las cosas fue el Caos.

yendo de un lado a otro. Leucipo y su colega Demócrito dicen que son elementos lo Pleno y lo Vacío. como decimos. en los mencionados principios. sino también el desorden y la fealdad. a uno 33 . y. como hacen en los combates los no adiestrados. y de las malas el Mal. pues. frente a los anteriores. los opuestos. de nuevo se congregan en uno. la doctrina y el número que este pensador fijó para los principios. no es consecuente consigo mismo. y sólo cuando desconoce la causa de algo necesario echa mano del Entendimiento. si es cierto que la causa de todas las cosas buenas es el Bien en sí. y el segundo. hallará que la Amistad es causa de las cosas buenas. el primero en dividir la causa. Y cuando. Pues. / y el Amor.pecho. evidentemente tocaron antes de ahora dos causas de las definidas por nosotros en la Física: la materia y el principio del movimiento. pero. al usarlas. pues. fue Empédocles. la primera. como era evidente que también estaba en la naturaleza lo contrario del bien. hubo otro que introdujo la Amistad y el Odio. pero tampoco suficientemente. pero vagamente y sin ninguna claridad. el Fuego se junta en uno. Pero. pues está claro que casi no se apoyan. Así. y el Odio de las malas. que brilla entre todos los inmortales". como una sola naturaleza: la Tierra. Esto puede verse leyendo su poema). es probable que tenga razón. y que eran más los males que los bienes. De cómo se deba juzgar a éstos en cuanto a la prioridad. no haciendo uno el principio del movimiento24. usa el Entendimiento como recurso para la formación del mundo. cada vez que el todo es dividido en sus elementos por el Odio. como causa de éstas. en cierto modo. ni aquéllos parecen saber lo que dicen. en muchos casos la Amistad separa y el Odio une. En efecto. sino como si fueran dos solos. y propone el primero. y lo mismo cada uno de los demás elementos. de las otras. el Fuego en sí. y. asestan muchas veces buenos golpes. Empédocles usa las causas más que éste.. y más las cosas feas que las bellas. Estos. profundiza y se atiene al pensamiento y no a los balbuceos con que se expresa Empédocles. en los que el Entendimiento. Tal es. sino diversos y contrarios. Así. Anaxágoras. en efecto. el Mal y el Bien como principios. si alguien dice que. y no sólo el orden y la belleza. en efecto. por una parte. por otra. necesariamente vuelven a disgregarse sus partículas. pero ni éstos lo hacen por ciencia. Si uno. pensando que debe haber en los entes una causa que mueva y congregue las cosas. Fue también él primero en decir que eran cuatro los elementos llamados de especie material (pero no utiliza los cuatro. permítasenos decidir más tarde. movidos por la Amistad. Estos filósofos. o se apoyan muy poco. a nuestro juicio. en efecto. Empédocles propone.. según él. el Aire y el Agua.

y otra. y en ellos les parecía contemplar muchas semejanzas con lo que es y lo que deviene. Y de estas diferencias. el contacto es el orden y la colocación es la posición. Y. los llamados pitagóricos. en efecto. en efecto. creyeron que sus principios eran los principios de todos los entes. siendo nueve sólo los visibles. en cuanto al movimiento. y tal otra. según decimos. Así. Pero. poniendo lo Raro y lo Denso como principios de las afecciones. puesto que tal afección de los Números era la Justicia. el Alma y el Entendimiento. En tiempo de éstos. puesto que los Números son. parecen haber llegado las investigaciones de nuestros antecesores sobre las dos causas. y los Números eran los primeros de toda la Naturaleza. por decirlo así. más que en el Fuego y en la Tierra y en el Agua. la proporción es la figura. Y. el Tiempo oportuno. puesto que la Década parece ser algo perfecto y abarcar toda la naturaleza de los números. Pues la A difiere de 'la N por la figura. piensan que lo Pleno y sólido es el Ente. no sólo hicieron avanzar a éstas. entre estos principios. Y todas las correspondencias que veían en los números y en las armonías con las afecciones y con las partes del cielo y con el orden universal. pensaron que los elementos de los Números eran los elementos de todos los entes.de los cuales llaman Ente. Hasta este punto. y AN de NA por el orden. e incluso antes. ponen como décimo la Antitierra. del mismo modo estos dicen que las diferencias son causas de las demás cosas. el contacto y la colocación. que fueron los primeros en cultivar las Matemáticas. y que éstas son las causas materiales de los entes. de dónde y cómo la tendrán los entes. Pero enseñan que estas diferencias son tres: la Figura. se apresuraban a añadirlo. el No-ente (por lo cual dicen también que el Ente no es en mayor medida que lo Vacío). las reunían y reducían a sistema. de éstos. Si volvemos a insistir aquí. y H de H" por la posición. es para que 34 . dicen que también son diez los cuerpos que se mueven por el cielo. las demás cosas parecían asemejarse a los Números en su naturaleza toda. en los Números las afecciones y las proporciones de las armonías -puesto que. y al otro No-ente. además. y lo Vacío. también éstos. Y así como los que afirman la unidad de la substancia subyacente generan las demás cosas mediante las afecciones de ésta. el Orden y la Posición. cada una de las restantes. lo omitieron negligentemente. para que toda su doctrina fuese coherente. nutridos de ellas. si en algún punto faltaba algo. y. como los otros. sino que. Afirman. y. que el Ente difiere sólo por la proporción. y viendo. los primeros por naturaleza. y que todo el cielo era armonía y número. y lo mismo. Pero de esto hemos hablado con más detalles en otro sitio. por ejemplo.

lo que se puede deducir de ambas escuelas: que los contrarios son principios de los entes. sino al azar. y enseño casi lo mismo que éstos. Para nuestra actual investigación de las causas no interesa en absoluto tratar de ellos (pues no hacen como algunos fisiólogos. pues afirman que la substancia está constituida y plasmada a partir de los elementos. Sin embargo. por consiguiente. tampoco éstos lo han explicado claramente. Pero cómo pueden ser reducidos a las causas mencionadas. dicen que hay diez principios. mientras que éstos dicen que es inmóvil). sin embargo. Bueno y Malo. o bien aquéllos de éste. sino que hablan de otro modo. pero no enuncia. Este. Masculino y Femenino. Por lo dicho puede verse suficientemente e! pensamiento de los antiguos que afirmaron la pluralidad de los elementos de la naturaleza. Grande y Pequeño. floreció siendo viejo Pitágoras. hay un punto que corresponde a la presente investigación. Algunos.aprendamos también de estos filósofos cuáles dicen que son los principios y cómo caen dentro de las causas mencionadas. generan. añaden el movimiento al generar el todo. pues dice que la mayoría de las cosas humanas son dos. se expresó indeterminadamente acerca de los demás pares de contrarios. en efecto. Quieto y En movimiento. y que el número procede del Uno. a partir del Uno considerado como materia. Derecho e Izquierdo. sólo nos lo dice una. Así parece haber pensado también Alcmeón de Crotona. los términos contrarios de una manera determinada. Impar y Par. como éstos. y que los elementos del número son lo Par y lo Impar. considerados como inmanentes en ella. que enumeran paralelamente: Finito e Infinito. Recto y Curvo. después de suponer que el Ente es uno. Luz y Oscuridad. como Blanco y Negro. Parménides. Dulce y Amargo. Aquéllos 29. pues. parece que también éstos consideran que el Número es principio. en efecto. en cambio. y que el cielo entero. Esto es. no sólo como materia para los entes. sino también como afecciones y hábitos. siendo uno de éstos finito y el otro infinito. entre estos mismos. aunque parecen incluir los elementos en la de especie material. Bueno y Malo. según queda dicho. mientras que los pitagóricos enseñaron cuántos y cuáles eran. Uno y Pluralidad. que. Cuadrado y Oblongo. y que el Uno procede de estos dos elementos (pues dicen que es par e impar). Alcmeón. Pero otros. y o bien éste tomó de aquellos28 esta doctrina. Cuántos y cuáles son estos principios. en 35 . es números. hablaron del universo como si fuera una sola naturaleza. Pues bien.

como el Fuego o la Tierra u otra cosa semejante. en el del No-ente. como hemos dicho. se expresaron acerca de esto. y Meliso. fuera del Ente. que. Así. y pone lo Caliente en el orden del Ente. sino que. viéndose obligado a tener en cuenta los fenómenos. dos. la que es origen del movimiento 32. En cuanto a Jenófanes. y al opinar que el Uno según el concepto es múltiple según los sentidos. y a la segunda de éstas. piensa que necesariamente existe una sola cosa. por su parte. admitieron. y prescindiendo de éstos. dos de ellos. manifiesta en sus palabras una visión más profunda. también él afirma que son dos las causas y dos los principios. dos. en cambio. que sentó antes que éstos la doctrina del Uno (pues se dice que Parménides fue su discípulo). los demás hablaron de ellas" bastante oscuramente. y en unos el principio corpóreo es uno. por lo cual también el Número era la substancia de todas las cosas. Así. por lo dicho y por las doctrinas de los sabios que han estudiado el tema vemos lo siguiente: en los más antiguos. Los pitagóricos. la que es origen del movimiento. deben ser omitidos en la presente investigación. por ser demasiado rústicos. y ninguna otra (acerca de lo cual hemos hablado con más detalle en la Física). algunos admiten esta causa31 y. Definían.efecto. pues. Estos. y. el principio corpóreo (pues el Agua y el Fuego y otras cosas tales son cuerpos). el No-ente no es nada. y otros. Considerando. totalmente. lo Caliente y lo Frío. Jenófanes y Meliso. habiendo dirigido la mirada a todo el cielo. Parménides. en efecto. en efecto. que es infinito). al Uno según la materia (por eso aquél afirma que el Uno es finito. en el mismo sentido. afirma que el Uno es Dios. aunque procedieron de manera demasiado simple. el Ente. hasta llegar a los itálicos. pues. pues. y pensaban que lo primero en que se diese el término 36 . como hemos dicho. y comenzaron a hablar y a definir acerca de la quididad34. De este modo. sino que lo Ilimitado mismo y el Uno mismo eran la substancia de las cosas de que se predican. llegaron a utilizar dos causas. unos la consideraron una. y lo otro. siendo también ésta para los unos una. ni parece haber vislumbrado ninguna de estas dos naturalezas. superficialmente. no aclaró nada. y éste. pues. además. para los otros. dos principios: pero añadieron algo que les es propio: que no consideraron que lo Limitado y lo Ilimitado y el Uno fuesen otras tantas naturalezas. como si dijera el Fuego y la Tierra. Pero. pero en otros es múltiple. aunque. y unos y otros lo incluyen en la especie de la materia. parece referirse al Uno según el concepto.

en general. y.enunciado era la sustancia de la cosa. al margen de la filosofía de los itálicos. habiéndose familiarizado desde joven con Cratilo y con las opiniones de Heráclito. consideró que eran principios lo Grande y lo Pequeño. Y. por ser muchas semejantes. Y. pues a partir de aquéllos41. en cuanto a la participación. y Platón. que. el Uno. pero tiene también cosas propias. como materia. Por otra parte. pues. Al enseñar que el Uno es substancia. enseñaba lo mismo que ellos. Así. De lo contrario. Pero sin duda el Duplo y la Diada no tienen el mismo ser. pues. Pues. como si alguien creyera que es lo mismo el Duplo que la Diada. Esto es lo que podemos deducir de los más antiguos y de los otros. no hizo más que cambiar el nombre. porque donde primero se da el Duplo es en un conjunto de dos. Pero el poner una Diada en lugar del 37 . está de acuerdo con éstos". por otra. llamó a tales entes Ideas. el Uno sería muchas cosas. y como substancia. al lado de lo sensible y de las Especies admite' 0 las Cosas matemáticas como entes intermedios. pues por participación tienen las cosas que son muchas el mismo nombre que las Especies. y que no se dice Uno lo que es otra cosa. [Platón] aceptó sus enseñanzas. y habiendo sido el primero que aplicó el pensamiento a las definiciones. pues le parecía imposible que la definición común fuese de alguna de las cosas sensibles. ocupándose Sócrates de los problemas morales y no de la Naturaleza en su conjunto. al menos de las sujetas a perpetuo cambio. y no en las sensibles. y. por una parte. diferentes. las Especies eran los Números. que es lo que tuvieron que admitir ellos. Pero ni aquéllos ni éste se ocuparon de indagar qué era la participación o la imitación de las Especies. sostuvo esta doctrina también más tarde. su doctrina era semejante a la de los pitagóricos. pero según éstas se denominan todas39. añadiendo que las cosas sensibles están fuera de éstas38. Después de las filosofías mencionadas llegó la teoría de Platón. pero buscando en ellos lo universal. según las cuales todas las cosas sensibles fluyen siempre y no hay ciencia acerca de ellas. mientras que la Especie misma es sólo una en cada caso. que son por participación. de los objetos sensibles por ser eternas e inmóviles. habiendo cambiado el nombre. por participación del Uno. Además. pues los pitagóricos dicen que los entes son por imitación de los números. Este. puesto que las Especies son causas para las demás cosas. creyó que los elementos de aquéllas eran elementos de todos los entes. de las Especies. pero por aquel motivo 3* pensó que esto31 se producía en otras cosas. al afirmar que los números eran las causas de la substancia para las demás cosas.

y la materia que constituye el sujeto. según él. o el Fuego. Esto es lo que enseñó Platón acerca de los temas que nos ocupan. el Agua y el Aire. sino que todos. mientras que el que induce la Especie. asignó a ambos elementos la causa del bien y del mal. hacen salir de la materia muchas cosas. pues. el poner el Uno y los Números fuera de las cosas y no como los pitagóricos. es. y Empédocles. sin embargo. Pero sucede precisamente lo contrario. la Tierra. imitaciones de aquellos principios. Y es evidente por lo dicho que sólo utilizó dos causas: la de la quididad 47 y la relativa a la materia (pues las Especies son causas de la quididad para las demás cosas. de una sola materia sólo sale una mesa. y no atribuyen a las Cosas matemáticas una posición intermedia. y Anaxágoras. y el Uno. Lo mismo sucede con el macho con relación a la hembra. se generan cómodamente de ella como de una pasta blanda. hace muchas. para las Especies). Acerca de ellos podemos ya concluir que. Pues no es razonable así. Además. pero la Especie sólo genera una vez. lo Infinito. aunque oscuramente.Así. le era propio. lo Grande y lo Pequeño. la Diada. una a cada uno. Hemos expuesto brevemente y a grandes rasgos quiénes y de qué modo han hablado de los principios y de la verdad. éste42 separa los números de las cosas sensibles. ninguno ha dicho nada que se salga de las causas determinadas por nosotros en la Física. y el convertir en Diada la otra naturaleza. en efecto.Infinito como Uno y hacer el Infinito a partir de lo Grande y lo Pequeño. tuvo su origen en la investigación de los enunciados (pues los anteriores no conocían la Dialéctica). y. se acercan en cierto modo a ellas. en el hecho de que los Números. o el 38 . Además. la infinidad de las homeomerías 49. enuncian el principio como materia. en efecto. Unos. mientras que el macho fecunda a muchas. Todos éstos se han referido a esta causa. el Fuego. siendo uno. por ejemplo Empédocles y Anaxágoras. ya supongan uno ya varios. de la cual se dicen las Especies en las cosas sensibles y el Uno en las Especies. y los itálicos. Estos filósofos. como decimos. fuera de los primeros. pues ésta es fecundada por un solo coito. de los que han estudiado el principio y la causa. y la introducción de la especies. Estas son. doctrina que. y también cuantos ponen como principio el Aire. evidentemente. mientras que aquéllos 43 dicen que las cosas mismas son números. ora lo consideren cuerpo ora incorpóreo (como Platón al decir lo Grande y lo Pequeño. habían tratado de sostener ya algunos de los filósofos anteriores.

en cierto modo. para ver cómo se expresó y cómo piensa cada uno de estos filósofos acerca de los principios. siendo así que también existen cosas incorpóreas. está claro que los principios deben investigarse todos así 53 o de algún modo semejante. aquella de donde procede el principio del movimiento (por ejemplo. parecen testimoniarlo también todos éstos. Así. pero no dicen que alguno de íos entes sea o se haga a causa de ellas. suprimen la causa del movimiento. los que ponen como principio la Amistad y el Odio o el Entendimiento o el Amor). los elementos de los cuerpos. además. en efecto. pues no lo dicen en sentido absoluto. también los que afirman que el Uno o el Ente son tal naturaleza". y al tratar de todas las cosas físicamente. pero no que a causa de ellos sea o se haga. les ocurre que dicen y no dicen que el Bien es causa. o algo más denso que el Fuego pero más sutil que el Aire. decir las causas.Agua. ni el principio del movimiento 51 como procedente de ellas -pues dicen que más bien son causas de inmovilidad y de quietud-. por consiguiente. Estos. y no de las cosas incorpóreas. Además la suprimen al no considerar la substancia ni la quididad como causa de nada. pues. pero no lo llaman expresamente causa ni dicen que sea causa en el sentido en que por naturaleza lo es. excepto la Tierra. sino accidental. Pero la esencia y la substancia nadie las ha enunciado claramente. como la esencia de las Especies). sin mirar cómo establecen la generación recíproca de los 39 . En efecto. sino que de ellas proceden los movimientos. presentan como un bien estas causas. los que mencionan el Entendimiento o la Amistad. y otros. Cuantos dicen que el Universo es uno y admiten alguna naturaleza única como material. aseguran que son causa de la substancia. al intentar. acerca de la generación y corrupción. Mas. Y. y el Uno. y que ésta es corpórea y dotada de magnitud. está claro que yerran múltiplemente. de suerte que. sino que aducen las Especies como la esencia de cada una de las demás cosas. Sólo admiten. al no poder vislumbrar otra causa. Y aquello a causa de lo cual se realizan las acciones y los cambios y los movimientos. lo llaman en cierto modo causa. examinemos a continuación las posibles dificultades acerca de ellos. que hemos determinado con exactitud cuántas son las causas y cuál es su naturaleza. siendo los que más se aproximan los partidarios de las Especies (pues ni consideran las Especies como materia para las cosas sensibles ni el Uno como materia para las Especies. así mismo. tal han dicho algunos que es el primer elemento). Y. y también al poner fácilmente como principio cualquiera de los cuerpos simples. sólo tocaron esta causa* 0. en efecto.

A éste se le presentan necesariamente las mismas dificultades y.elementos. en fin. según este concepto. En efecto. en cuanto a la causa de las cosas que se mueven. pretende que la Tierra sea el elemento. Mas ¿por qué. pues lo Frío no tendrá su origen en lo Caliente ni lo Caliente en lo Frío. en efecto. sucederá lo contrario de lo que hemos dicho: el Agua será anterior al Aire. ni los que lo suponen más espeso que el Aire. en efecto. Y. Y. pues unos afirman que es el Fuego. al Agua. además. En cuanto a Anaxágoras. el de partes más pequeñas y el más sutil (por eso los que ponen el Fuego como principio serían los que más se ajustarían a este concepto. me refiero al Fuego. pero cada uno de los otros tres elementos ha hallado algún mantenedor. pero que habría aceptado necesariamente si se le hubiera propuesto. Nadie. Algo. sería afectado por los contrarios mismos. supondrá muy de acuerdo con un concepto que él mismo no articuló. que los cuerpos nacen unos de otros. lo cual es sumamente diferente en cuanto a ser antes o después. si lo posterior en la generación es anterior por naturaleza. por separación. según el cual cuatro cuerpos son la materia. absurdo decir que todas las 40 . si debe admitirse una o dos. parece que será elemento por excelencia aquel del que primero se producen las demás cosas por unión. en efecto. de entre los cuerpos. pues. de modo que no siempre sigue siendo Fuego o Tierra el mismo cuerpo (hemos hablado de ellos en la Física). otras peculiares. como Empédocles. a la Tierra y al Aire. lo cual aquél se niega a admitir. Y lo mismo habría que decir de quien las admitiera en mayor número.. Siendo. pero también cada uno de los otros confiesa que tal es la índole del elemento de los cuerpos. Pues unos se originan recíprocamente por unión. Acerca de los que sólo admiten una causa de la índole que hemos dicho. de los que afirman que es uno solo. En suma. como la mayoría de los hombres? Se dice. si alguien supone que admite dos elementos. y los otros. y también Hesíodo afirma que la Tierra llegó a ser antes que los demás cuerpos: ¡tan antigua y popular resulta ser esta opinión!). necesariamente suprimen la alteración. otros el Agua y otros el Aire. no mencionan también la Tierra. que todo es Tierra. en efecto. de una parte. los que así dicen. sería una sola naturaleza la que se haría Fuego y Agua. y lo adensado y mezclado es posterior en la generación. en efecto. no debemos creer que haya sido dicho no acertadamente ni de manera totalmente razonable. evidentemente a causa del grosor de sus partes. pero más sutil que el Agua. y la Tierra anterior al Agua. baste lo expuesto. y será tal. Así. Vemos. están en lo cierto. ni los que admiten alguno de estos elementos excepto el Fuego.

y por esta misma razón. De esto resulta que admite como principios el Uno (que es simple y sin mezcla) y lo Otro. excepto las relativas a la Astronomía). Pues bien. ni cantidad. es claro que ejercen su indagación en torno a estos dos géneros. y dice" que estaban mezcladas todas excepto el Entendimiento. pues. si alguien siguiera su pensamiento" articulando lo que quiere decir. y que éste sólo estaba inmezclado y puro. tendría alguno de estos colores. de lo contrario. porque las afecciones y los accidentes estarían separados de las substancias (pues de las mismas cosas de que hay mezcla hay también separación). pues las Cosas matemáticas carecen de movimiento. exponen las causas y los principios de tal modo que son suficientes para ascender también a los entes superiores. y consumen en esto los principios y las causas. en tal caso. ni gris. es evidente que nada verdadero se podía decir de aquella substancia. Igualmente. como si estuvieran de acuerdo con los demás fisiólogos en que el Ente es todo lo sensible y lo que abarca el llamado Cielo. a que no era blanca. por ejemplo. Pues. a ver qué dicen acertada o erróneamente en lo que se refiere a las cosas que ahora nos ocupan. sin embargo. porque no los tomaron de las cosas sensibles.cosas estaban inicialmente mezcladas. Por eso conviene que nos detengamos más en torno a ellos. cuando nada estaba separado. ya estarían separadas. afirman. en efecto. me refiero. ya que no podía tener ninguna cualidad. Pues. todas sus discusiones y estudios se refieren a la Naturaleza. aunque quiere decir algo que se acerca a las doctrinas posteriores y a las que hora tienen más aceptación. sin embargo. la generación del Cielo. Pero. sino que era necesariamente incolora. además. equivalente a lo que entendemos por Indeterminado antes de que sea determinado y participe de alguna especie. quizá se vería que dice cosas bastante nuevas. y. ni ser algo. no tendría sabor. de suerte que no se expresa recta ni claramente. Pero cuantos extienden su especulación a todos los entes y admiten que unos son sensibles y otros no sensibles. ni negra. de lo contrario. tendría alguna de las especies que llamamos particulares. como dijimos. Mas estos filósofos sólo estudian asiduamente lo relativo a la generación y a la corrupción y al movimiento (pues buscan los principios y las causas casi exclusivamente en relación con esta substancia)". y de sus afecciones y actividades. ni ninguna otra cosa semejante. y observan lo que sucede acerca de las partes de éste. ni de ningún otro color. los llamados pitagóricos recurren a principios y elementos más lejanos que los fisiólogos (y esto. y se 41 . entre otras razones porque sin duda tienen que haber preexistido sin mezcla y porque no es apta por naturaleza cualquier cosa para mezclarse con cualquier otra. lo cual es imposible estando mezcladas todas las cosas.

habrá Especies de todas aquellas cosas de las 42 . avanzaron hasta aquéllas. en efecto. sin movimiento ni cambio. supuestos sólo el Límite y lo Ilimitado y lo Impar y lo Par. no dicen más acerca de los cuerpos matemáticos que acerca de los sensibles. tanto si se les concede como si se demuestra que de estos principios resulta la magnitud. tanto para éstas de aquí abajo como para las eternas). y que no haya ningún otro número fuera de este número del cual consta el mundo? Pues. cuando . porque estas afecciones acompañan a cada lugar. sin embargo. Además. buscando en primer lugar comprender las causas de los entes que nos rodean. de algunos. creo yo.adaptan a éstos mejor que a los conceptos relativos a la Naturaleza. también él estima que sonnúmeros estas cosas y sus causas. ni cómo es posible que. sin embargo. creyera no poder hacerlo siendo pocas cosas. porque nada especial dicen. u otro distinto de éste? Platón. pues en cada caso hay [según los platónicos] algo homónimo y separado de las substancias. no lo dicen. adujeron otros iguales en número a éstos. y un poco más arriba o más abajo la Injusticia y la Decisión o la Mezcla. hay una común a muchas. En cuanto a los que ponen las Ideas como causas. serán leves unos cuerpos y pesados otros? Pues. para las demás cosas . según los enunciados procedentes de las ciencias. en efecto. y. Pero de qué modo habrá movimiento. en efecto. y que por este lugar se encuentra ya una multitud de las magnitudes constituidas. no se produce necesariamente un silogismo.en tal parte sitúan58 la Opinión y la Oportunidad. pero considera que son causas los números inteligibles. de ninguno de los modos en que tratamos de demostrar que existen las Especies resultan evidentes. como si uno. al buscar sus causas. ¿de qué manera. Dejemos por ahora a los pitagóricos (pues es suficiente lo que de ellos hemos dicho). acerca de las cosas sensibles. haya generación y corrupción o las actividades de los cuerpos que se desplazan por el Cielo. ¿cómo se ha de admitir que las afecciones del Número y el propio Número sean causas de las cosas que son y se hacen en el Cielo desde el principio y ahora. al querer contar.que las cosas de aquí abajo. desde las cuales. afirma que es otro. ¿es este mismo número que hay en el Cielo el que debemos entender que es cada una de estas cosas. Además. mientras que éstos son sensibles. y dicen como demostración que cada una de estas cosas es un número. a juzgar por lo que suponen y dicen. y contara después de hacerlas más numerosas (las Especies son. casi iguales en número -o no menos numerosas. Además. y de otros incluso se deducen Especies para cosas de las que no creemos que las haya. En efecto. Por eso acerca del Fuego o de la Tierra o de los demás cuerpos semejantes nada han dicho.

entre las Diadas corruptibles y las que son muchas pero eternas ha de haber más unidad e identidad de la Diada que entre ella misma y alguna en particular?). si la especie no es la misma. y. será algo común (¿por qué. sino de muchas otras cosas (en efecto. tanto a los eternos como a los que se generan y corrompen. unos. en cuanto que se piensa algo de lo ya corrompido. por ser lo Doble accidentalmente eterno). no son participadas accidentalmente. necesariamente sólo habrá Ideas de las substancias. sino que es preciso participar de cada una en tanto en cuanto no se dice de un sujeto (por ejemplo. si algo participa de lo Doble en sí. siguiendo la doctrina de las Ideas. lo uno común a muchos? Y. de acuerdo con lo uno común a muchos. Pero lo que con más perplejidad se preguntaría uno es qué aportan las Especies a los entes sensibles. no sólo habrá Especies de las substancias. las habrá incluso de las negaciones. sin haber visto ninguna comunidad entre ellos. en efecto. sino el número. Además. sino también de las demás cosas. serán simplemente homónimas" y algo así como si alguien llamase hombre a Calias y a un madero. los enunciados más rigurosos tratan. las habrá también de las cosas corruptibles. sino también de otras cosas. si la especie de las Ideas es la misma que la de las cosas que participan de ellas.que hay ciencias. y ocurren otras mil cosas semejantes). que no es primero la Diada. En suma. los conceptos acerca de las Especies destruyen cosas cuya existencia preferimos a la existencia de las Ideas. de los cuales negamos que haya género en sí. Y las mismas cosas significan substancia aquí que allí. de establecer Ideas de los términos relativos. Por otra parte. Sin embargo. de acuerdo con la necesidad y con las opiniones acerca de ellas. según la hipótesis en que nos basamos para afirmar la existencia de las Ideas. participa también de lo eterno. opusieron a sus principios. por consiguiente. O ¿qué sentido tendría afirmar que hay algo aparte de estas cosas. el pensamiento es uno no sólo acerca de las substancias. En efecto. y no sólo hay ciencias de la substancia. y todo lo que algunos. pues no 43 . de ellos resulta. Más aún. las Especies serán substancias. y que lo relativo es primero que lo que es por sí. y otros aducen el "tercer hombre". y. pues hay una representación mental de estas cosas. si las Especies son participables. en efecto. pero accidentalmente.

que. de suerte que. de lo contrario. 44 . habrá varios paradigmas de una misma cosa. existiendo o no existiendo Sócrates. Pero este concepto. aunque los unos sean eternos y los otros no. por ejemplo. por tanto. de suerte que una misma cosa será paradigma e imagen. Además. también varias Especies. no se producen las cosas participantes si no existe lo que será motor". quizá parecerían ser causas como lo blanco mezclado a lo blanco. Y afirmar que las Especies son paradigmas y que participan de ellas las demás cosas son palabras vacías y metáforas poéticas. es evidente que al menos hay una de aquellas cosas de las que son proporciones. al mismo tiempo. si realmente son números las Especies. en efecto. son aquéllos causa de éstos?". y. ¿cómo podrían las Ideas. Además. y tal otro Calias? ¿Por qué. Y si ésta es algo. que algo sea o se haga semejante a otra cosa sin ser modelado según ella. estar separadas de ellas? Pero en el Felón se dice que tanto del ser como del devenir son causas las Especies. ¿cómo serán causas? ¿Acaso porque los entes son otros números. como una casa y un anillo. Por lo demás. Pues. nada importará. del hombre serán Especies lo Animal y lo Bípedo. Y. tampoco sirven de nada para la ciencia de las demás cosas (pues aquéllas no son substancia de éstas. estarían en éstas). sin embargo. que Anaxágoras expresó el primero. también el Hombre en sí. es decir la materia. siendo substancias de las cosas. el género. tal número un hombre. por consiguiente. Por ejemplo. si lo fueran. y es evidente que lo mismo podría suceder si Sócrates fuera eterno. Pues. y tal otro Sócrates. está claro que también los números mismos serán ciertas proporciones de una cosa a otra. tampoco se puede decir que las demás cosas procedan de las Especies en ninguno de los sentidos en que se suele decir que una cosa procede de otra. por ejemplo. Por lo demás. alguien podría llegar a ser como Sócrates. si Calias es una proporción numérica de Fuego. cabe evidentemente que también las demás cosas sean y se produzcan por causas semejantes a las de las mencionadas ahora. y se producen muchas otras.causan en ellos ni movimiento ni ningún cambio. y posteriormente Eudoxo y algunos otros. Tierra. entonces. y. si es porque los entes de aquí 66 son proporciones de números como la sinfonía. por tanto. Agua y Aire. por ejemplo. sino también de sí mismas. no sólo de las cosas sensibles serán paradigmas las Especies. como género de Especies. es por demás refutable (pues no cuesta nada reunir contra tal opinión muchas dificultades insolubles). aunque existan las Especies. ¿que es lo que actúa mirando a las Ideas? Puede ocurrir. Además. ni para su ser. parece imposible que la substancia esté separada de aquello de lo que es substancia. Además. de las cuales no admitimos que haya Especies. pues no son inmanentes en las cosas que participan de ellas.

de cierto tipo de Pequeño y Grande. será una proporción numérica de ciertas cosas. cada una procederá de alguna Diada anterior. si son todas de la misma especie. y lo Profundo y lo Bajo. ¿cómo son. si hay un Uno en sí. es decir. de otro modo. ninguno de éstos dice que sea elemento lo común. y si éste es principio. no serán substancias los Números. lo cual es imposible. En efecto. género distinto lo Ancho y lo Estrecho. los cuales ¿cómo existen o de qué principios se producen? O ¿por qué han de estar entre el mundo sensible y las Especies? Además. Pues. es necesario establecer otro género de número. de varios números se forma un solo número. y no un número. Además. el Uno se dice múltiplemente. pero ¿cómo puede formarse de Especies una sola Especie? Y si el número no se forma de números. partiendo de lo Ancho y lo Estrecho. es imposible. Además. por ejemplo el Cuerpo. sino que.también la Idea será un número de algunos otros elementos substantes. y no habrá por esto ningún número. tanto si es como si no es cierto número. habrá que expresarse como los que dicen que los elementos son cuatro o dos. formamos longitudes partiendo de lo Corto y lo Largo. si no son de la misma especie ni lo serán ellas entre sí ni todas las otras con relación a todas. porque lo Mucho y lo Pocd difieren de estos principios. o el sólido una línea y una superficie? Son. En efecto. por ejemplo en la Miríada. ¿cómo tendrá la superficie una línea. Por consiguiente. las mónadas? 68. en efecto. ¿en qué se diferenciarán. es evidente que tampoco habrá en las cosas de abajo 45 . y un cuerpo. si es así. Y el hombre en sí. si las mónadas son realmente diferentes entre sí. evidentemente. acerca del cual tratará la Aritmética. como lo es el Fuego o el Agua. y una superficie. Pero aquí 70 se habla como si el Uno fuese de partes iguales. partiendo de lo Profundo y la Bajo. Más aún. sino de elementos que hay en el número. pues. las mónadas que hay en la Diada. si no son de la misma especie. no es razonable ni está de acuerdo con lo que pensamos acerca de las mónadas. entonces. y todos los que algunos llaman entes intermedios. sino el Fuego o la Tierra. Sin embargo. y. siendo impasibles? Esto. sucederán muchos absurdos. así como no hay en ellos Números. tanto si el cuerpo es algo común como si no. además de lo dicho. Pero. Queriendo reducir las substancias a los principios. ¿por qué será una unidad el número compuesto [de varias mónadas]? Y.

Pues el participar. considerando que era una noción geométrica. y esto es en algunas cosas imposible. Estas cosas. afirmando que son éstas las primeras diferencias del sujeto. según vemos. y ni siquiera esto.ninguna de las de arriba71. ni los Entes intermedios (pues éstos son matemáticos). siendo así que la Sabiduría busca la causa de las cosas manifiestas. en efecto. de cierto Exceso y Defecto. no resulta. Y. ¿de dónde procede?74. por ejemplo. es necesario que éstas tengan algún límite. en tal caso. Sin embargo. no es nada. el cuerpo sería una clase de superficie. Y. se podría pensar que la substancia subyacente. la tocan para nada las Especies. ¿de qué constarán los Puntos? Contra este género72. del mismo concepto del que procede la línea procede también el punto. afirmamos que hay otras substancias. En cuanto a movimiento. trátase. como ya dijimos. Pues. creyendo decir la substancia de ellas73. entendida como materia. las Longitudes. Queda suprimida. si es que estas cosas son movimiento. si no. es evidente que se moverán las Especies. Por lo demás. Pero las Matemáticas son la Filosofía para los modernos. aunque digan que deben ser cultivadas en vista de otras cosas. pero. hemos descuidado esta causa (pues nada decimos acerca de la causa de donde procede el principio del cambio). es decir. Y lo que parece ser fácil: mostrar que todas las cosas son una. y en este sentido hablan también los fisiólogos de lo Raro y lo Denso. Y la que. en efecto. Lo Grande y lo Pequeño. sobre todo si se trata de averiguar de este modo de qué clase de elementos constan. En suma. en el supuesto de que se conceda todo. ni pueden ser Especies (pues no son números). y que más es un predicado y una diferencia de la substancia y la materia que materia. en cuanto a las cosas posteriores a los Números. Pues de cuáles constan el hacer y el padecer y 46 . Además. y. de la cual decimos que es uno de los principios. al querer explicar cómo pueden éstas ser substancias de aquéllas. luchaba también Platón. y hablaba con frecuencia de Líneas insecables. si no se concede que el universal es un género. es causa para las ciencias. en efecto. porque de la prueba por exposición75 no resulta que todas las cosas sean una. es demasiado matemática. pero lo llamaba principio de la línea. en efecto. buscar los elementos de los entes sin haber distinguido sus varias acepciones es hacer imposible el hallarlos. las Superficies y los Sólidos. por consiguiente. por la cual actúa todo entendimiento y toda naturaleza. tampoco hay ninguna explicación ni de cómo son o serán ni qué potencia tienen. ni los corruptibles. En suma. io Ancho tampoco es género de lo Profundo. Además. sino que hay cierto Uno en sí. sino que nuevamente aparece éste como otro cuarto género. decimos frases vacías. tampoco a esta causa. toda investigación acerca de la Naturaleza.

pues unos dicen.lo recto. totales o parciales. en cierto modo. si hay una ciencia de todas las cosas. el que comience a aprenderla no conocerá previamente nada. y. Tierra. que todos parecen buscar las causas mencionadas en la Física. y cómo podrá estar seguro? Pues también esto es problemático. Pero volvamos de nuevo sobre cuantas 47 . las cosas que se perciben por algún sentido. Pues. podría una aprender los elementos de todas las cosas? Es evidente. así como el que comienza a aprender Geometría puede saber previamente otras cosas. se habría mostrado de acuerdo necesariamente. sólo lo sería de las substancias. se podría dudar. Además. y que fuera de éstas no podríamos decir ninguna está claro también por lo anteriormente dicho. Pero. ¿cómo podría uno conocerlas sin tener el sentido? Sin embargo. en efecto. Y lo mismo el aprendizaje que procede por inducción. pues por esta proporción serán carne y hueso y cada una de las demás cosas. en efecto. o no lo será ninguna. Sin embargo. Por otra parte. en efecto. saber previamente y que sean conocidos los elementos de la definición). ¿cómo conocerá uno cuáles son los elementos. ¿Y cómo. como afirman algunos. entonces. así también en lo demás. Y todas. Pues la Filosofía primitiva parece siempre balbucir. Pero las han buscado confusamente. no. puesto que también Empédocles dice que el hueso existe por la proporción de sus elementos. como acerca de algunas sílabas. sería extraño que tuviéramos sin saberlo la más poderosa de las ciencias. aunque nos fuese connatural76. tanto si procede por demostración como por definiciones (es preciso. tendría que ser así. Agua y Aire. si todas las cosas constan de unos mismos elementos. todo aprendizaje se realiza a través de conocimientos previos. también la carne y cada una de las demás cosas serán necesariamente la proporción de sus elementos. que es la esencia y la substancia de la cosa. por ser nueva y hallarse en sus comienzos (y al principio). Sobre estas cosas hemos tratado ya antes. que sería imposible que antes conociera nada. pero él no lo expresó con claridad. ciertamente. Por consiguiente. Así. pero ignora por completo aquellas sobre las que versa esta ciencia y acerca de las cuales se dispone a aprender. Fuego. averiguarlo. buscar los elementos de todos los entes o creer conocerlos es un error. todavía. que za consta de s más d más a. del mismo modo que constan de sus propios elementos las voces compuestas. además. y no por la material que aquél dice. si fuese posible. de suerte que. en cierto modo. pues. Y. no es posible. pero. mientras que otros afirman que es otro sonido y que no es ninguno de los conocidos. fueron ya enunciadas por otros. Si otro le hubiera dicho esto.

que los unos aprenden de los otros. Cada vez que hay cooperación también hay conflicto. S. Se escribían muchas veces a través de Mersenne 1 . Mario: “Ciencia. por supuesto que los hay. sin la cual no hay ciencia viva. etc. D. Esto es cierto pero no basta. los investigadores científicos no están solos sino que forman una comunidad más o menos cohesiva. es una actividad que se da además en una sociedad. que no se da. sino que es una actividad de investigación. Hay que tener en cuenta que la ciencia no es simplemente un cuerpo de conocimientos. 1999.dificultades pudieran quedarle a alguien acerca de esto mismo. 1 En el siglo XVII se empezaron a formar las primeras asociaciones de científicos. Es decir. pues quizá de aquí saquemos alguna luz para solucionar las que se presenten en adelante. El que los investigadores en un campo científico forman una comunidad significa simplemente que están en comunicación entre sí. Es decir. Lima. aun cuando no había todavía sociedades científicas. EL POR QUÉ DE LA CIENCIA BUNGE. A. digamos de la época de Descartes y Galileo. Es como decir “el elefante es orejudo”. que los unos corrigen a los otros. al menos en la ciencia moderna. fraile 48 . No quiere decir que no haya conflictos entre ellos. TÉCNICA Y EPISTEMOLOGÍA PRIMERA PARTE Mario Bunge Concepto general de Ciencia Vamos a ocuparnos hoy de unas ideas muy generales. la ciencia es un objeto tan complejo como un elefante. Hay que tener todo esto en cuenta cuando se quiere caracterizar el concepto de ciencia. en: Vigencia de la filosofía. Entre los promotores de estas comunidades destaca nítidamente la labor del padre Mersenne. todos los científicos han estado en correspondencia entre sí. técnica y epistemología”. O. B. Fondo editorial de la Universidad Inca Garcilazo de la Vega. A partir del siglo XVII. empezando por la idea o el concepto de ciencia. M> Ante Todo está la comunidad de investigadores (C). F. Defino una ciencia particular CP como una decatupla: CP = <C. Pues bien. G. P. se da en el curso de la historia. el sabio aislado. que hay un social y un aspecto histórico. CIENCIA. Y Aquí han fallado precisamente los filósofos que han pretendido definir la ciencia o el concepto de ciencia en un solo renglón.

Hobbes y otros. la promesa tácita de no usar el saber para dañar. Los matemáticos. Hay una sola ciencia que no supone ninguna otra ciencia. mercaderes y consumidores de bienes y servicios. quien mantenía correspondencia con Torricelli. por ejemplo las teocráticas. Es decir. Hay supuestos gnoseológicos. ésa es una de las tareas del filósofo. al contrario. o las matemáticas. como meta por lo menos. Después aparece el dominio (D). las que son codificadas por alguna teoría lógica. En toda ciencia se supone tácitamente que valen las reglas del discurso racional. En cuarto lugar aparece algo que casi siempre se desconoce cuando no se niega explícitamente: los supuestos filosóficos que tiene toda ciencia (G). ni la historia. la científica está inmersa en alguna sociedad (S). hay una ética del investigador: los imperativos de la búsqueda de la verdad. que presupone la matemática. El quinto componente es el Fondo Formal (F). Quien viola estos preceptos morales no se considera un investigador científico propiamente dicho. 49 . universo del discurso o clase de referencia. la mínimo jesuita educado en la Fleche de Paris. ni se admite la imprecisión. en las que no se tolera la búsqueda de la verdad. Por ejemplo. del debate racional. hay supuestos ontológicos. la mayor parte de los científicos no se ocupan de desenterrar esos supuestos. se bastan a sí mismas. Luego viene el Fondo Específico (B).Este notable matemático y físico era una especie de agente de enlace de los científicos de su tiempo. ni la sociología. sirviéndoles de nexo y de lugar de animadas discusiones. de la coherencia y de la claridad. ¿Por qué es preciso hacer referencia explícita a la sociedad? Porque hay sociedades que no toleran la investigación científica: son sociedades cerradas. ni con la química que presupone la matemática y la física. Los matemáticos no presuponen la física ni la biología. los científicos dan por sentada una cantidad de tesis de tipo filosófico. ni la economía. Pascal. etc. excepto al comienzo. Descartes. la contradicción. y el de la economía es el conjunto de los productores. ni con la biología. Fermat. la filosofía siempre deje ajustarse a la ciencia. a los que se refieren o que estudian los miembros de esta comunidad. porque la verdad ya se encuentra en algún libro. por ejemplo. y se busca siempre la exactitud. Naturalmente. No ocurre así con la física. nada. al menos parcial y aproximada. la propiedad común de los conocimientos. Pero de hecho. no se admite los círculos viciosos. Para una positivista no hay tales supuestos filosóficos. la sociedad en que está inmersa tiene por lo menos que tolerar la actividad de los miembros de esa comunidad. en principio. que el mundo exterior es legal. el universo del discurso de la biología es el conjunto de organismos y de ecosistemas. Por ejemplo. Para que florezca una comunidad científica. que presupone la matemática. tales como que el mundo exterior existe independientemente del investigador. es decir no hay milagros. Finalmente. la que va devorando paulatinamente todas las ramas de la filosofía. hechos ilegales. y ésa es la matemática. Gassendi. tales como el de la posibilidad de alcanzar la verdad. Éste es el conjunto de ideas o de hechos. no se admite. averiguar la filosofía que hay metida en la ciencia. Como cualquier otra comunidad.

F. Luego viene (P). y métodos particulares. A medida que se va subiendo la escala de las ciencias se ve que ese fondo es cada vez menos seguro. de modo que no es un conjunto en el sentido matemático. El noveno componente de la decatupla está constituido por los Objetivos (O) de la ciencia. se agrega o se quita algo a ese fondo de conocimiento. D. no se discute que son adquisiciones que se pueden perfeccionar. Por ejemplo..C. P. pero no se niega todo el resto. o sea la colección de mé todos generales. por lo tanto. por ejemplo el método de muestreo estadístico. pues aparecen problemas completamente nuevos. El científico se propone entonces averiguar la verdad o. otros problemas se decide que no han sido bien planteados o que no vale la pena investigarlos. admite y no discute. en la Grecia antigua. En resumen. los métodos especiales utilizados para hacer microscopía electrónica o para redactar y circular cuestionarios en sociología. O. la segunda revolución científica fue el renacimiento de la ciencia o el nacimiento de la ciencia moderna en el siglo XVII. Con todo. M >. definitivas. A. la problemática. Cuando se produce alguna transformación científica. Una fue el nacimiento de la ciencia en el siglo V a. verdades que no tienen por qué ser completas y precisas ni. Luego está el fondo de conocimientos acumulado (A). a diferencia de los objetivos de la ciencia aplicada y de la técnica? Simplemente. CP = <C. B. Es decir. Pero no hay revoluciones científicas completas a partir de la Revolución Científica del siglo XVII.. S. De aquí el crecimiento exponencial del fondo de conocimientos científicos. porque algunos problemas se van resolviendo. Finalmente está la Metódica (M). con excepción de la matemática. es un conjunto abierto. nuevas verdades. En matemática sobre todo se ve que el progreso es acumulativo. adquirir nuevos conocimientos. sabemos que las teorías físicas más exactas de todas no son completamente verdaderas: sabemos que tienen defectos y esperamos que alguna vez esos defecto se corrijan. a menos que él mismo se convierta en físico. En el caso de las ciencias básicas. Por ejemplo.física y la química. (P) es el conjunto de los problemas posibles. mejor dicho. es una colección variable en el curso del tiempo. especialmente el método científico y el método experimental. G. etc. hay un fondo específico que toda ciencia. Cada vez que se conoce algo existe la posibilidad de formular nuevos problemas. estos problemas son puramente cognoscitivos. ¿Cuáles son los objetivos de la ciencia básica. es decir el conjunto de problemas abordables por la ciencia en cuestión. y así sucesivamente. 50 . un químico no discute las proposiciones de la física. Es cierto que muchas teorías matemáticas ya no interesan en el momento actual. Creo que hubo solamente dos revoluciones científicas en la historia. Más bien.

Una de estas condiciones es que no debe estar aislada. La ciencia perenne es una ilusión. En todo caso. topológicos– 51 . Es decir. esto indica que no es ciencia genuina. Hay muchas otras filosofías de la matemática. una disciplina para ser considerada científica. además de las que he mencionado.donde: C S D G F B P A O M = = = = = = = = = = comunidad sociedad dominio supuestos filosóficos fondo formal fondo específico problemática fondo de conocimientos objetivos metódica Ahora bien. hay ciertas condiciones que debe cumplir esta decatupla o. Por ejemplo. Una de las características de la parapsicología y psicoanálisis. pero de ellas no podemos ocupamos en detalle ahora. que no forma parte del sistema de las ciencias. Otra condición es que ninguna de los componentes de la decatupla permanece constante. Por ejemplo. es que no se solapan con ninguna otra disciplina: están aisladas. el solapamiento es la fisicoquímica. y así sucesivamente. Ciencia Formal y Ciencia Fáctica Ahora quisiera hacer una diferencia radical entre dos grupos de ciencias: las ciencias formales principalmente la matemática. etc. ninguna ciencia auténtica permanece constante. mejor dicho. la mía. y las ciencias de hechos o fácticas. La historia y la sociología se combinan formando la historia sociológica y la sociología histórica. puede ser durante el periodo de la discusión. en el sentido de que cada una de estas ciencias tiene alguna ciencia vecina con la que se solapa aunque sea parcialmente. en el caso de la física y la química. no forman parte de la familia de las ciencias. aun más íntimamente. el dominio o universo del discurso de cada ciencia se va ampliando habitualmente. en la socio-economía. las sociedades se van modificando. Por ejemplo se van modificando desde luego las comunidades. La sociología y la economía se unen en la socio logía económica y. En matemática se da por sentado que los objetos matemáticos –tales como los números. van variando en el curso de la historia. La biología y la física se combinan formando la biofísica. Desde luego que lo que voy a decir pertenece a una cierta filosofía de la matemática. Si alguien menciona una disciplina totalmente aislada. Otro ejemplo: se descubre nuevas cosas o se descubre que algo que se creía que existía. toda ciencia forma parte de un sistema de ciencias. de hecho no existe. Es decir. se restringe cuando una ciencia se subdivide en varias ramas. las estructuras algebraicas y los espacios. las figuras.

dejará de haber objetos matemáticos. ni primos ni compuestos. El día que deje de haber matemáticos. Nadie puede pensar sucesivamente una infinidad de números. diremos que los objetos matemáticos son creaciones de los matemáticos. que los objetos matemáticos tienen una existencia propia y que sus características son independientes de la manera en que se los piense. 52 . Cuando alguien demuestra el teorema de Pitágoras pasa por un proceso mental diferente del proceso mental por el cual pasó el mismo Pitágoras o. estos hechos ocurren fuera o dentro de nuestros cerebros. ni sociales. Respuesta: en ninguna parte. aunque son muy parecidos. todas las propiedades de los objetos matemáticos son conceptuales. Los objetos matemáticos no cambian por sí mismos: son. Sin embargo estamos ambos diciendo “estoy pensando en el número 3”. Es decir. Se hace de cuenta que estos conjuntos.existen de una manera muy diferente de la manera en que existen los objetos físicos. el mundo de la experiencia subjetiva. que la matemática preexiste a los matemáticos. etc. todas las propiedades son atributos (o predicados). Dicho de otro modo. estos hechos tienen propiedades físicas. De modo que la matemática (incluida la lógica) es la ciencia en que. como existe este micrófono. aunque en muchos casos se los puede representar matemáticamente. hacemos de cuenta o fingimos que esos objetos matemáticos existen de por sí y no tienen propiedades físicas. eternos. mejor dicho. Pero eso sí. aquel miembro de la Escuela de Pitágoras que demostró el teorema justamente famoso. usted y yo pensamos seguramente el mismo número 3 de manera diferente. Por ejemplo. Esto no quiere decir que existan por sí mismos. Pero al menos ¿están en la mente de alguien? No. Por lo tanto. no tienen propiedades matemáticas. Se supone que estos hechos ocurren. la biología. Si uno es idealista. tienen algunas diferencias. biológicas. la sociología y la historia se ocu pan de hechos. ya en el mundo exterior ya en el mundo interno. Carecen de propiedades biológicas: no están ni vivos ni muertos. Admitimos entonces dos tipos de existencia: existencia formal y existencia material. en particular platónico. Carecen de propiedades sociales: no son prosociales ni antiso ciales. En resumen. no tienen carga eléctrica. Totalmente diferente es el caso de las ciencias fácticas. o como existe alguno de nosotros. Los objetos matemáticos carecen de propiedades físicas: no tienen masa. dirá que sí. hacemos de cuenta o fingimos. existen de por sí: son ficciones. Acaso alguien pregunte dónde están esos núme ros. sociales. numerables pero infinitos. así como las rocas preexisten a los geólogos. los que son cosas concretas o materiales. o al menos personas capaces de entender algo de matemática. biológicas. porque nuestros cerebros. como decía Platón. Si adoptamos una posición realista. Por ejemplo la física. etc. Por ejemplo. Euclides demostró el teorema según el cual hay infinitos números primos (es decir números que no son divisibles por otros números salvo por ellos mismos). En cambio.

más o menos exactamente por esa proposición. En general. no todas las cuales son pensables. que sólo contienen predicados exactos. Éste es el de la verdad de hecho. (Esta dicotomía se debe a Pascal y Leibniz) La proposición “éste es un vaso de jugo de papaya”. pero de hecho no lo son. El concepto de verdad. radicalmente diferente de la verdad de razón. si digo que está lloviendo. Sin él no podríamos hacer ciencia de ningún tipo. hay que aclarar que lo anterior vale sola mente para las proposiciones precisas. la ne gación de esta proposición será falsa si no hay ningún hecho que la apoye. Sin embargo. En las ciencias fácticas se utiliza un concepto filosófico muy importante que es el de verdad. podemos escribir un número tal como 10 elevado a la 10 elevado a la 10 elevado a la 10. estoy empleando conceptos imprecisos. En la matemática pura lo que importa es el concepto de deducibilidad: el saber si a partir de un cierto grupo de suposiciones iniciales (axiomas y definiciones). En cambio. según esta filosofía de la mate mática. pero a los cuáles se refiere una proposición dada. en este momen to en alguna parte (que no sea Lima. tal como “Fulano de tal es más o menos malo”. En estos casos también puede valer la contradictoria. y la familia de todos los subconjuntos de ese conjunto. correctamente. en las técnicas y en la vida diaria. no p queda excluida completamente. p y no-p. aunque central en las ciencias fácticas. “reales”. o conjunto de todos los números. pero no tenemos la capacidad de concebir un número tan grande como éste.Los objetos matemáticos. Sin embargo. tales como: “Fulano es más o menos bueno”. Una vez que logro afirmar la proposición p. es independiente de todo contexto teórico y de toda ideología: no es neoliberal ni socialista. católica ni atea. tiene muy poco que hacer en la matemática pura. formal ni fáctica. Luego hay hechos que están fuera de la proposición. Éste es un principio clave de toda las lógicas propiamente dichas. Otros ejemplos: la recta infinita. Por ejemplo. Está ahí el jugo de papaya: existe independientemente de que yo lo piense o lo beba. o “Zutano es más o menos joven”. Estos hechos conocidos son el soporte empírico de la proposición de marras. básica o aplicada. desde luego) esta proposición va a ser verdadera si y sólo si de hecho llueve en alguna parte del mundo. nadie puede impedimos utilizar ese concepto que no ha sido pensado y que no puede pensarse. Endomoral de la Investigación 53 . esta proposición será declarada verdadera si y sólo si corresponde a esos hechos. Si en cambio enuncio proposiciones imprecisas. Son pensables en principio. se deduce tal o cual teorema de acuerdo con ciertas reglas de lógica deductiva. son ficciones. es porque hay un conjunto de hechos que son descritos adecuadamente. Con mayor razón queda excluida la conjunción de ambas. En otras palabras. es decir. Por ejemplo. si afirmo que una proposición es verdadera de hecho.

son compartidos por quienes quieran adquirirlos o utilizarlos. es la para psicología. por teléfono. a menos que sea por fax. sino que es un proceso neurofisiológico. único que podemos afirmar es que hasta ahora nadie ha logrado transmitir pensamientos. De modo que debemos seguir experimentando. a diferencia de la exomoral. la necesidad de ajustarse a los hechos conocidos. Sin embargo. Es una mera superstición legada por la antigüedad. Es decir. sino de la libertad para buscar y enseñar la verdad. Justamente para asegurar la búsqueda de la verdad necesitamos libertad de investigación. que se refiere a la responsabilidad social del investigador. Seudociencia Ahora examinemos brevemente al concepto de seudociencia. en una época la grafología fue considerada una ciencia. Razonará. Por ejemplo. no se puede transmitir sin canales físicos. Quien primero investigó la moral inherente a la investi gación científica fue el sociólogo norteamericano Robert Merton. el hecho de que no haya secretos científicos. a diferencia de este jugo de papaya. el estatus científico de la parapsicología se ve distinto desde dos perspectivas epistemológicas diferentes. se la vende como ciencia pero no es científica. los dos principios básicos de la moral de la ciencia básica son: la búsqueda honesta de la verdad y la participación en la propiedad colectiva de los conocimientos. del conocimiento del futuro. Pero es la única seudociencia en la que se hace experimentación. Ésta es la disciplina que afirma la posibilidad de la transmisión del pensamiento. así: el pensamiento no existe de por sí. todavía muy difundida. quien fundó la sociología científica de la ciencia en los años 30. que es mío –a nadie se le ocurra tomarlo– los conocimientos científicos son propiedad común de la sociedad. de la misma manera que no se puede transmitir un dolor de barriga. Es decir. Por consiguiente. los que han estudiado los experimentos parapsicológicos han encontrado que adolecen de una de dos fallas: o bien no hay grupos de control o bien hay fallas de razonamiento estadístico. No se trata de la libertad de propagar mentiras o de incitar a la gente a la violencia. porque saben muy bien que se puede imitar la letra y en todo caso la letra no es un indicador de personalidad. un epistemólogo realista y materialista afirmará que tales experimentos son una pérdida de tiempo. Por ejemplo. un empirista dirá que la parapsicología no está probada ni refutada: que lo.Ahora demos un vistazo a lo que llamo la endomoral de la investigación. un latido del corazón o una emoción. Una seudociencia es un conjunto de ideas o prácticas que se presenta como ciencia aunque de hecho no lo es. Todos estos son procesos 54 . En cambio. En todo caso. o de viva voz. de la telequinesis y de la comunicación con muertos. Por eso es tan importante la comunicabilidad. Por ejemplo. los tribunales ya no recurren a grafólogos. Hoy día ya nadie la toma en serio. o comunis mo sistémico. es decir. En la ciencia no podemos admitir otras restricciones que las restricciones lógicas y las restricciones empíricas. Otra seudociencia. Según Merton.

han sido refutadas. Analogía: consideremos la proposición “Todos los hom bres son mortales”. 55 . los sujetos con personalidad oral son despreocupados. en realidad. También éste ha sido refutado hace una cuarentena de años. Cuando afirma que ama a su padre está probando que. Yo no conozco ninguna que haya sido verificada. Una tras otra. ¿Qué contestaría un realista científico? Veamos. y las que no han sido puestas a prueba. Segundo. porque según los psicoanalistas si uno no admite algo. Por ejemplo. indisciplinados y extravertidos. no hace falta esperar ese tiempo. por ejemplo si una niña no admite que su padre ha abusado sexualmente de ella. lo odia. no exactamente cuándo. existan seres humanos inmor tales. Hace ya una cuarentena de años se probó que no hay nin guna correlación entre la personalidad y la manera en que al niño de corta edad le han entrenado los esfínteres. Una de ellas es la hipótesis de que hay dos tipos de personalidad. Hasta ahora ha sido confirmada empíricamente: toda la gente eventualmente ha muerto. Pero un empirista podría argüir que esto no prueba la imposibilidad de que alguna vez. mutaciones. es porque ha reprimido ese recuerdo. las que han sido puestas a prueba. acumulación de sustancias tóxicas. Si un varón ama realmente a su padre. ¿cómo hacemos para refutar la hipótesis? Otro ejemplo: la hipótesis de que todo varón sufre el com plejo de Edipo. pero lo sabemos. los psicoanalistas cobran por lo menos cien dólares por hora. Si alguien persiste en hacer experimentos. Entre las incomprobables está la hipótesis de la represión. que los pague de su bolsillo. en alguna parte. En primer lugar. las que han sido falseadas. la oral y la anal. Por consiguiente. serio y más bien introvertido. y cuanto más se niega tanto más prueba esto la represión. en cambio. para confirmarla habría que esperar un tiempo infinito. Quien tiene una personalidad anal es disciplinado. La sola presencia de hipótesis incomprobables en el psicoanálisis muestra que es una seudociencia. Sabemos que necesariamente cada uno de nosotros va a morir. la hipótesis de la inmortalidad humana es inverificable. En efecto. apotopsis (muerte celular “programada” genéticamente). etc. que –junto con la homeopatía– es la más rentable de las seudociencias. mientras que los parapsicólogos no hacen consultas (a menos que oficien como espiritistas). Ahora voy a hacer una breve mención al psicoanálisis. Otro mito freudiano es el del orgasmo vaginal. no es necesario esperar un número ilimitado de años para ver si alguien logra confirmar alguna hipótesis parapsicológica. los psicoanalistas dicen que el superyó del sujeto está reprimiendo el odio. aunque por supuesto comunicables por la palabra o el ademán. En efecto. porque los que investigan el proceso de envejecimiento han descubierto una cantidad de mecanismos de envejecimiento. Entonces.fisiológicos intransferibles. Las hipótesis psicoanalíticas se pueden dividir en dos cla ses: las comprobables y las incomprobables. Las hipótesis psicoanalíticas comprobables son en principio de tres tipos: las que han sido verificadas.

acude donde una psicoanalista porque tiene algún problema psicológico.Uno de los mitos psicoanalíticos más absurdos y rentables es la tesis de que todo olvido es debido a la represión. No se nace con recuerdos: el cerebro del recién nacido es demasiado primitivo para formar recuerdos que no sean de impresiones muy básicas. lo que pasa es que usted ha reprimido ese recuer do. En resumen. quien siempre me trató con cariño y consideración. en todo caso. Han sido verificados por testigos y visitadores sociales.. y con drogas tales como embutal si es necesario. los tribunales de California han decidido que no van él aceptar más ese tipo de testimonio de psicoanalistas. ha habido algunos juicios es pectaculares. además. que su padre la violó. Una persona. escrita hace más de 100 años. Bueno.UU. Puede ser que el o la psicoanalista le diga:  Lo que ocurre es que su padre ha querido o ha logrado violarla cuando usted era chica. o termina admitiendo que sí. El único testimonio exhibido era el testimonio de un psicoanalista. una Fundación para el estudio y la denuncia de esta industria. El mago o la maga “ayuda” a la paciente incauta con hipnosis (sugestión). ocurre una de dos: la paciente abandona el tratamiento. por lo común una mujer. Nada de esto implica que en algunos casos haya habido incesto. En este segundo caso el mago o la maga ha logrado implantar un recuerdo ficticio. Éste era encarcelado y quedaba arruinado. Existe. nadie ha injertado recuerdos. No sé ha recurrido a sugestión ni a drogas. uno de los primeros ejemplos que aparece en la literatura no científica figura en La guerra y la paz de Tolstoi. Este negocio. si hay interés podremos volver al psicoanálisis cuando nos ocupemos de la Psicología. En esta novela una chica le injerta un recuerdo a su amiga. hasta hace poco floreciente en los EE. Finalmente. Los psicólogos científicos han descubierto hace un siglo que lo excepcional no es el olvido sino el recuerdo. Pero esos casos han sido descubiertos de una manera muy diferente. Dicho sea de paso.  No. de ninguna manera! Yo me llevaba bien con mi padre. En psicología experimental es cosa sabida que se puede injertar recuerdos.  ¡Oh no. y su familia queda ba desmantelada. etc. La presunta perjudicada entablaba un juicio a su padre.UU. en los cuales mujeres han acusado a su padre de haberles arruinado la vida por haberlas violado en su infancia. en los EE. Ciencia Básica y Ciencia Aplicada 56 . Estos sistemas se van formando y deshaciendo en el curso del desarrollo. En todo caso. la hipótesis de que todo olvido se debe a la represión es incompatible con la psicología experimental y la neuropsicología. Y en el curso de las últimas décadas se ha descubierto el mecanismo de la memo ria: la formación de sistemas de neuronas activadas por algún acontecimiento. Finalmente. se ha desinflado en años recientes. El negocio consiste en lo siguiente. Yo voy a ayudarla a recuperar ese recuerdo reprimido. Esto no quita que no exista toda una industria: la terapia de los recuerdos reprimidos.

pero tiene que agregar investigación e imaginación. la criminología. se propone diseñar aparatos o procesos capaces de cambiar. Por ejemplo. las estrellas y el pasado de la humanidad no tienen el menor valor para un técnico. Se da por supuesto que el técnico debe ajustarse a la verdad. En efecto. lo mismo que las ciencias básicas. son disvaliosos. de posible valor práctico. La mayor parte de la ciencia. De modo. Pero también está sometida a lo que yo llamo exomoral. bioquímica y farmacología. Exomoral de la Técnica Desde el punto de vista ético. el diseño y la fabricación de armamentos le deben poco a la ciencia básica. la técnica moderna se apoya sobre la cien cia moderna. hay ciertas restricciones sociales a las que no está sometido el científico básico. es interesante observar que la técnica tenga la misma endomoral que la ciencia básica. no es inmediatamente relevante a la técnica. es decir a exigencias sociales. por ejemplo la farmacología. El técnico original. en una sociedad mínimamente justa el técnico tiene obligaciones adicionales. sea el curso de la naturaleza.Hay ciencias básicas. etc. con la finalidad de ver si algunos de ellos podrían utilizarse en la industria farmacéutica. sea las acciones humanas. a diferencia del científico. la toxicología. En cambio. Es decir. ideas nuevas. Para un biólogo vale tanto. Naturalmente. para un epidemiólogo normativo los mosquitos. Todas estas exigencias figuran en los códigos de ética profesional. ni debiera dañar en forma irreparable al prójimo. porque éste no cambia las cosas. pues. Ejem plo. no debiera deteriorar irreversiblemente el ambiente. pro cesos u organizaciones. en cuanto diseñador de artefactos. hay técnica. que para el técnico el conocimiento es un medio. un mosquito como un elefante. El técnico. aunque ese poco sea indispensable. o para permitir que otros actúen guiados por esos diseños o esos planes. tal vez la Luna pueda alcanzar algún valor. Por ejemplo. No le basta con exprimir a la ciencia: usa algo de ciencia. asigna valores él todas las cosas. y en el medio tenemos las ciencias aplicadas. las estrellas no tienen el menor valor. empezando por la matemática. tiene. sino que se 57 . Pero las verdades que buscan son de posible utilización práctica. y para un técnico forestal los elefantes son una plaga. Porque él se propone modificar la realidad. En cambio. un instrumento para hacer. en principio. Pero estos códigos son incompletos. Estas disciplinas buscan verdades. El undécimo componente es un conjunto de juicios de valor. buscar la calidad y no debe engañar a su cliente. Mejor dicho. la investigación de productos naturales en química. En cambio. Para un ingeniero. de modo que tenemos una endecatupla. ya que tal vez podamos enviar mineros a la Luna y traer minerales de ella. pero no sobre toda ella. La definición o caracterización de una técnica es parecida a la caracterización de una ciencia. Pero hay un componente adicional.

proteger la libertad de investigación y apoyar su ejercicio. Hay una enorme diferencia entre la técnica artesanal. Los ciudadanos de una democracia deben. Son técnicas bastante diferentes. Esto sí se puede cambiar a veces con la palabra. y otros que no son auténticos. porque lleva la cuenta de los días: es el encargado del calendario. o psicoterapia. Un ejemplo más actual de seudotécnica es la psiquiatría hablada. modificar. Aunque suele afirmarse que la magia es la antecesora de la ciencia. que a su vez se basan sobre la física y la matemática. En efecto.limita a estudiarlas. Seudociencia y Seudotécnica Así como hay seudociencias hay seudotécnicas. La prime ra de éstas parece haber sido la magia. Justamente de esto se ocupa la psiquiatría biológica: de modificar los procesos químicos que intervienen en los procesos mentales. Lo que no puede modificar la palabra en forma perma nente es la química del cerebro. el mago se proponía. Hay dos clases de psiquiatría: la que supone que todas las perturbaciones mentales son perturbaciones del cerebro. pautas de conducta no adaptativas o desviantes. en efecto. pero se distinguen en que la técnica también procura ser útil. con la persuasión. los que le dan prestigio. En cambio. es decir. Lo que se puede curar con la palabra son desórdenes de conducta. pues. con el consejo dado por una persona experimentada. Si era astuto engañaba a la gente para hacerla creer que. porque en la producción en gran escala se necesita maquinaria especializada. Pero esto es modificar la manera en que trabaja cierta parte del cerebro. Con meras palabras no se puede aumentar ni disminuir sino fugazmente la concentración de los neurotransmisores. ya sea la gente. en particular los afectos. la técnica y la ciencia se parecen en que ambas procuran la verdad. por ejemplo la técnica de la confección de vestidos por modistas. Por ejemplo. era eficaz. el chamán o el médico brujo cono ce algo de hierbas y sabe tal vez como curar una fractura o detener una hemorragia. se propone. los sentimientos y 58 . En resumen. como ciudadanos tenemos el derecho y el deber de vigilar a los técnicos para evitar abusos de lo artificial. Es decir. ya sea la naturaleza. y la técnica de la confección de vestidos en escala industrial. y la que supone que son perturbaciones de un alma inmaterial que se puedan curar con la palabra. Además utiliza trucos. que se diseña sobre la base de conocimientos de ingeniería. la verdad es que la magia es la antecesora de la técnica. tiene algunos conocimientos auténticos. Imponerle restricciones al científico básico es lo mismo que limitar la búsqueda y difusión de la verdad. Lo que ocurre es que el mago no empleaba los métodos adecuados. el chamán o mago de una tribu africana empieza la danza de la lluvia poco antes de empezar la estación de las lluvias. Él sabe cuándo empiezan las lluvias.

Si Somos optimistas vamos a sobrellevar una enfer medad o una desgracia mucho mejor que si somos pesimistas. Cada decenio se cambia la definición de este trastorno y. y en particular el efecto placebo. el hecho de que casi ningún epistemólogo haya ana lizado ni 59 . que aún están en la infancia. por lo tanto a causa de ello). Son una engañifa. y ello por dos razones. encomendar su tratamiento a psicote rapeutas. Se gundo. Otra seudotécnica muy difundida es la homeopatía. El único razonamiento válido es el del farmacólogo o bioquímico aplicado. la autosugestión. su diagnóstico y su tratamiento. se puede corregir levemente la transmisión de ciertos neurotransmisores. Un depresivo no tratado con fármacos no sólo es incapaz de trabajar. Para poder aumentar la eficacia de la psiquiatría biológica es indispensable impulsar el cultivo de la neurociencia y de la psicología biológica. Hay dos razones por las cuales la psiquiatría biológica está poco desarrollada. obra el efecto placebo. A partir de entonces no es que se los puede curar. tales como la serotonina. Por siguiente. sólo queda algo así como una molécula de la llamada sustancia activa por centímetro cúbico. El segundo motivo es que la mayoría de los psiquiatras no tienen una formación científica adecuada. todos los años aparecen artículos que pretenden demostrar que la depresión y las psicosis son hereditarias. pero sí se los puede tratar. En primer lugar involucra la conocida falacia del post hoc. En el primer caso se procede a contar la fracción de casos de curación que sigue a la administración de remedios homeopáticos. siempre que se medique. el razonamiento empirista es inválido. Este procedimiento no es científico. Tienen formación de médicos. es real. Una es que sigue dominando el mito del alma inmaterial. por lo tanto. se abriga la esperanza de que aparezcan remedios homeopáticos más eficaces. o sea. inventado por las religiones y reforzado por las filosofías idealistas. e incluso criminal. Son entrenados para aplicar conocimientos biomédicos.las emociones. Ni siquiera está bien definida la esquizofrenia. que hasta los años 50 eran intratables. pero son pocos los que se han tomado la molestia de averiguar si son eficaces. de modo tal que las fluctuaciones afectivas estén más o menos acotadas. De modo que semejante fármaco carece de efecto biológico. me sentiré mejor. Es decir. Uno de los casos más trágicos es el de los maniaco-depre sivos. Si el porcentaje es bajo. Por lo tanto es absurdo seguir ensayando los presuntos remedios homeopáticos. no para contribuir a ellos. ergo propter hoc (después de ello. A propósito. Por ejemplo. La evaluación de la homeopatía se puede hacer desde dos puntos de vista: el empírico y el científico. bien o mal. Así se evita casi siempre que el paciente se desespere y se suicide. Poco tiempo después se publica una rectificación. Éste nos dirá que al cabo de las numerosas diluciones sucesivas involucradas en la fabricación de un fármaco homeopático. En resumen. que creen en la omnipotencia del verbo y en cambio no creen que el cerebro tenga algo que ver en las perturbaciones mentales. Es decir. Todos hemos oído hablar de los remedios homeopáticos. No sirven más que para enriquecer a los homeópatas y a los laboratorios homeopáticos. la sugestión: si tengo fe en un remedio. sino que termina por suicidarse. es irresponsable.

El agua en estado líquido no tiene estructura suficiente para recordar lo que contuvo en el pasado. un tal doctor Benveniste. Hace poco menos que una década. admitió el doctor Benveniste. y no encontraron nada. si bien es verdad que en un presunto remedio homeopático prácticamente no queda nada de sustancia activa. El artículo de marras fue objeto de una investigación por un equipo formado por el director de Nature. 60 . La verdad. Debido a la hora avanzada debemos terminar acá. Naturalmente. casualmente. esto reforzó la sospecha de los visitantes. el gobierno francés cerró el laboratorio fraudulento. el agua conserva el recuerdo de la misma. es que los experimentos siempre dan bien cuando los hace la doctora fulana. Ahora el panel va a demoler todo lo que he dicho. Es muy diferente del caso de una barra de hierro: si se la dobla. habían sido subvencionados por la industria homeopática francesa). el célebre James Randy –un mago de espectáculos que se especializa en trucos mágicos– y un investigador del famoso instituto norteamericano de la salud. Pero. director de un laboratorio de la Universidad de París. y si se la imanta queda imantada. queda doblada. como no aclaró en qué consistía esa presunta memoria.denunciado esta estafa intelectual y comercial mues tra que la mayoría de los epistemólogos viven muy lejos de aquello que dicen estudiar. publicó un artículo en la revista científica británica Nature. Los tres fueron al laboratorio de Benveniste y repitieron los experimentos de su equipo (que. lo que dijo no es sino bla-bla. Pocos años después. En él sostenía que. Éstos repitieron los experimentos de acuerdo con los protocolos.

bajo el nombre de felicidad. Manuel: Fundamentación de la metafísica de las costumbres. como cualidades del temperamento. son. Crítica de la razón práctica y La paz perpetua. La muestra en las afecciones y pasiones. Manuel: Fundamentación de la metafísica d las costumbres. el gracejo. la honra. sin embargo. y así parece constituir la buena voluntad la indispensable condición que nos hace dignos de ser felices Algunas cualidades son incluso favorables a esa buena voluntad y pueden facilitar muy-mucho su obra. buenos y deseables. sin embargo. sino que hasta parecen constituir una parte del valor interior de la persona. ni. si la voluntad que ha de hacer uso de estos dones de la naturaleza. sino que siempre presuponen una buena voluntad que restringe la alta apreciación que solemos -—con razón. pero también pueden llegar a ser extraordinariamente malos y dañinos. sí no existe una buena voluntad que rectifique y acomode a un fin universal el influjo de esa felicidad y con él el principio todo de la acción. sin contar con que un espectador razonable e imparcial. en: KANT. y cuya peculiar constitución se llama por eso carácter. por lo demás— tributarles y no nos permite considerarlas como absolutamente buenas. el Juicio. la perseverancia en los propósitos. el valor. pp. El entendimiento. la riqueza. la decisión. a no ser tan sólo una buena voluntad. 1983. en general. es posible pensar nada que pueda considerarse como bueno sin restricción. pero. la salud misma y la completa satisfacción y el contento del propio estado. en muchos respectos. Porrúa. y tras él a veces arrogancia. tampoco fuera del mundo. México.LIBERTAD. no podrá nunca tener satisfacción. están muy lejos de poder ser definidas como buenas sin restricción —aunque los 61 . no son buenas solamente en muchos' aspectos. El poder. Lo mismo sucede con los dones de la fortuna. 21-29 CAPITULO PRIMERO TRÁNSITO DEL CONOCIMIENTO MORAL VULGAR DE LA RAZÓN AL CONOCIMIENTO FILOSÓFICO Ni en el mundo. sin duda. al contactar las ininterrumpidas' bienandanzas de 'un ser que no ostenta el menor raspo de una voluntad pura y buena. no tienen un valor interno absoluto. la reflexión sobria. o como quieran llamarse los talentos del espíritu. dan valor. RESPONSABILIDAD MORAL Y SANCIÓN KANT. no es buena. el dominio de sí mismo.

Serían. no pudiera llevar a cabo nada y sólo quedase la buena voluntad —no desde luego como ün" mero deseo. a pesar de sus mayores esfuerzos. le faltase por completo a esa voluntad la facultad de sacar adelante su propósito. es buena sólo por el querer. es. la naturaleza habría muy mal tomado sus disposiciones al elegir la razón de la criatura para encargarla de realizar aquel su propósito. como algo que en sí mismo posee su pleno valor. que los peritos no necesitan de tales reclamos para determinar su valor. como la montura. y la sangre fría de un malvado. La buena voluntad no es buena por lo que efectúe o realice. si en un ser que-tiene razón y una voluntad. para poderla tener más a la . si. Por lo cual vamos a examinar esa idea desde este punto de vista. es buena en sí misma. La utilidad o la esterilidad no pueden ni añadir ni quitar nada a ese valor. no es buena por su adecuación para alcanzar algún fin que nos hayamos propuesto. su bienandanza. Admitimos como principio que en las disposiciones naturales de un ser 'organizado. es decir. sino como el acopio de todos los medios que están en nuestro poder—. pueden llegar a ser harto malas. si se quiere. en esta idea del valor absoluto de la mera voluntad. que no sea el más propio y adecuado para ese fin. sin que entre en consideración ningún provecho al apreciarla. por particulares enconos del azar o por la mezquindad de una naturaleza madrastra. arreglado con finalidad para la vida. al darle a nuestra voluntad la razón como directora. Pues todas las acciones que en tal sentido tiene que realizar la criatura y la regla 62 . Considerada por sí misma.mano en el comercio vulgar o llamar la atención de los poco versados. de la suma de todas las inclinaciones/ Aun cuando. Sin embargo. hay algo tan extraño. en una palabra. esto es. dispuesto para un fin. por decirlo así. sino mucho más despreciable inmediatamente a nuestros ojos de lo que sin eso pudiera ser considerado. su felicidad. Ahora bien. fuera el fin propio de la naturaleza su conservación. sería esa buena voluntad como una joya brillante por sí misma. sin comparación. Pues sin los principios de una buena voluntad. no se encuentra un instrumento. muchísimo más valiosa que todo lo que por medio de ella pudiéramos verificar en provecho o gracia de alguna inclinación y. no sólo lo hace mucho más peligroso. prescindiendo de la conformidad en que la razón vulgar misma está con ella. tiene que surgir la sospecha de que acaso el fundamento de todo esto sea meramente una sublime fantasía y que quizá hayamos entendido falsamente el propósito de la naturaleza. que.antiguos las hayan apreciado así en absoluto—.

encuentran. que en esos tales juicios está implícita la idea de otro y mucho más digno propósito y fin de la existencia. Pues como la razón no es bastante apta para dirigir seguramente a la voluntad. la razón como facultad práctica. no es un juicio de hombres entristecidos o desagradecidos a las bondades del gobierno del universo. Y hasta aquí hay que confesar que el juicio de los que rebajan mucha y hasta declaran inferiores a cero los rimbombantes encomios de los grandes provechos que la razón nos ha de proporcionar para el negocio de la felicidad y satisfacción en la vida. el bosquejo de la felicidad y de los medios a ésta conducentes. echando así por tierra el propósito de la naturaleza. regocijarse por ella y dar las gracias a la causa bienhechora que así la hizo. no sólo la elección de los fines. en lo que se refiere a los objetos de ésta y a la satisfacción de nuestras necesidades que en parte la razón misma multiplica. es 63 . en una palabra. sino también de los medios mismos. que se han echado encima más penas y dolores que felicidad hayan podido ganar. a cuyo fin nos hubiera conducido mucho mejor un instinto natural ingénito. está destinada propiamente la razón. acaban por sentir sean lo bastante sinceros para confesarlo cierto grado de misología u odio a la razón. encontramos que cuanto más se preocupa una razón cultivada del propósito de gozar de la vida y alcanzar la felicidad. tanto más el hombre se aleja de la verdadera satisfacción. deben inclinarse casi todos los peculiares fines del hombre. sin embargo. por lo cual muchos. Y si había que gratificar a la venturosa criatura además con la razón. no digo ya de la invención de las artes todas del lujo vulgar. y precisamente los más experimentados en el uso de la razón. la naturaleza habría recobrado para sí. porque computando todas las ventajas que sacan. con sus endebles conocimientos. ésta no tenía que haberle servido sino para hacer consideraciones sobre la feliz disposición de su naturaleza. para admirarla. y con sabia precaución hubiera los ambos entregado al mero instinto. como suprema condición. sino incluso de las ciencias que al fin y al cabo aparecerles como un lujo del entendimiento. y ante ese fin.toda de su conducta se las habría prescrito con mucha mayor exactitud el Instinto. como. por otra parte. mas no para someter su facultad de desear a esa débil y engañosa dirección. no para la felicidad. para el cual. y éste hubiera podido conseguir aquel fin con mucha mayor seguridad que la razón puede nunca alcanzar. sin embargo. que este más propicio a la dirección del mero instinto natural y no consiente a su razón que ejerza gran influencia en su hacer y omitir. y más bien envidian que desprecian al hombre vulgar. En realidad. la naturaleza habría impedido que la razón se volviese hacia el uso práctico y tuviese el descomedimiento de meditar ella misma. nos ha sido concedida!.

pero. de una voluntad buena sin ningún propósito ulterior. sin embargo. en efecto. las lleva a cabo porque otra inclinación le empuja a ello. no puede sentir en el cumplimiento de tal propósito más que una satisfacción de especie peculiar. la que nace de la realización de un fin que sólo la razón determina.decir. en ellas ni siquiera se plantea la cuestión de si pueden suceder por. supremo y la condición de cualquier otro. si es así que la naturaleza en la distribución de las disposiciones ha procedido por doquiera con un sentido de finalidad. Siempre condicionado. si bien bajo ciertas restricciones y obstáculos subjetivos. a saber: la felicidad. incluso del deseo de felicidad. puesto que ocurren en contra de éste. como medio. aunque ello tenga que ir unido a algún quebranto para los fines de la inclinación. sin que necesite ser enseñado. Por ejemplo: 64 . por lo menos en esta vida. Mucho más difícil de notar es esa diferencia cuando la acción es conforme al deber y el sujeto. En efecto. vamos a considerar él concepto del deber. a saber. no son de aquellas hacia las cuales el hombre siente inclinación inmediatamente. sin embargo. siendo realmente conformes al deber. que reconoce su destino práctico supremo en la fundación de una voluntad buena. Prescindo aquí de todas aquellas acciones conocidas ya como contrarias al deber» aunque en este o aquel sentido puedan ser útiles. tal como ya se encuentra en el sano entendimiento natural. necesario para aquel fin primero e in-condicionado. una inclinación inmediata hacia ella. sin que por ello la naturaleza se conduzca contrariamente ÍI su sentido finalista. lejos de ocultarlo y hacerlo incognoscible. sino. restringe en muchos modos. la consecución del segundo fin. además. para desenvolver ese concepto que se halla siempre en la cúspide de toda la estimación que hacemos de nuestras acciones y que es la condición de todo lo demás. en cuyo caso se puede . cosa para lo cual era la razón necesaria absolutamente. tiene. que contiene el de una voluntad buena. sino buena en sí misma. más bien por contraste lo nacen resaltar y aparecer con mayor claridad. no en tal o cual respecto.muy bien hacer compatible con la sabiduría de la naturaleza. pero ha de ser el bien. También dejaré a un lado las acciones que. como una facultad que debe tener influjo sobre la voluntad resulta que el destino verdadero de la razón tiene que ser el de producir una voluntad buena. los cuales. Esta voluntad no ha de ser todo el bien. Para desenvolver el concepto de una voluntad digna de ser estimada por sí misma. más bien explicado. en estos casos puede distinguirse muy fácilmente si la acción conforme al deber ha sucedido por deber o por una intención egoísta. porque la razón. ni el único bien. deber. si se advierte que el cultivo de la razón.

sin embargo. merece alabanzas y estímulos. Ser benéfico en cuanto se puede es un deber. Así. Mas por eso mismo. conformes al deber y. sino simplemente con una intención egoísta. que le queda todavía con qué hacer el bien a otros miserables. por decirlo así. y además todos tenemos una inmediata inclinación a hacerlo así. el comerciante avisado y prudente no lo hace. Pero yo sostengo que. por ejemplo. de suerte que por amor a ellos. pero no estimación. que las tales acciones sean hechas. y aun deseando la muerte. la acción no ha sucedido ni por deber ni por inclinación inmediata. el cuidado angustioso que la mayor parte de los hombres pone en ello no tiene un valor interior. supongamos. pero no por deber. sí. por tanto. cuando las adversidades y una pena sin consuelo han arrebatado a un hombre todo el gusto por la vida. en efecto. sin que a ello les impulse ningún movimiento de vanidad o de provecho propio. En cambio. honrosas. y la máxima que rige ese cuidado carece de-un contenido moral. Conservan su vida conformemente al deber. pero. además. y que pueden regocijarse del contento de los demás. sólo por deber y no por inclinación o miedo. En cambio. sin amarla. con ánimo entero y sintiendo más indignación que apocamiento o desaliento. sino que mantiene un precio fijo para todos en general. un valor moral verdadero y corren parejas con otras inclinaciones. semejantes actos.Conforme al deber que el mercader no cobre más caro a un comprador inexperto. mas no es posible admitir además que el comerciante tenga una inclinación inmediata hacia los compradores. el cual. Pero supongamos que el ánimo de ese filántropo está envuelto en las nubes de un propio dolor. esto es. pues. conserva su vida. con el afán de honras. de suerte que un niño puede comprar en su casa tan bien como otro cualquiera. por muy conformes que sean al deber. cuando. Mas esto no es ni mucho menos suficiente para creer que el mercader haya obrado así por deber. 65 . no tienen. entonces su máxima sí tiene un contenido moral. y en los sitios donde hay mucho comercio. en tal caso. pues le falta a la máxima contenido moral. además. por muy dignos de amor que sean. pues. se refiere a cosas que son en realidad de general provecho. si este infeliz. por principios de honradez: su provecho lo exigía. sino por deber. que apaga en él toda conmiseración por la suerte del prójimo. no haga diferencias a ninguno en el precio. por fortuna. hay muchas almas tan llenas de conmiseración. conservar cada cual su vida es un deber. en cuanto que es su obra. que encuentran un placer íntimo en distribuir la alegría en torno suyo. no por inclinación. Así. uno es servido honradamente.

acaso porque él mismo acepta los suyos con el don peculiar de la paciencia y fuerza de resistencia. aunque la salud no entre para él tan necesariamente en los términos de su apreciación. Pero. o hasta las exige. porque justamente en esta idea se reúnen en suma total todas las inclinaciones. y sólo entonces tiene su conducta un verdadero valor moral. sin embargo. y algunos hombres por. no por i inclinación. aunque la universal tendencia a la felicidad no determine su voluntad. como en todos ios demás casos. cuando ninguna inclinación le empuja a ello. es el supremo: en hacer el bien. una ley. y supone estas. sin embargo. del carácter que. fuese de temperamento frío e indiferente a los dolores ajenos. uno que sufra de la gota puedan preferir saborear lo que les agrada y sufrir lo que sea preciso. sin tener satisfechas sus necesidades. sabe desasirse de esa mortal insensibilidad y realiza la acción benéfica sin inclinación alguna. pudiera fácilmente ser víctima de la tentación de infringir sus deberes. y. bien determinada en cuanto a lo que ordena y al tiempo en que cabe satisfacerla.' Pero hay más aún: un hombre a quien la naturaleza haya puesto en el. entonces y sólo entonces posee esta acción su verdadero valor moral. queda. por lo cual no es de admirar que una inclinación única. un hombre como éste que no sería de seguro el peor producto de la naturaleza. en al mismo cierto germen capaz de darle un valor mucho más alto que el que pueda derivarse de un temperamento bueno? Es claro que sí! Precisamente en ello estriba el valor del carácter moral.aunque la miseria ajena no le conmueve. bajo el nombre de felicidad. el hombre no puede hacerse un concepto seguro y determinado de esa suma de la satisfacción de todas ellas. de una felicidad que debe hallarse en la salud. 66 . Un filántropo. Pero aun en este caso. Asegurar la felicidad propia es un deber —al menos indirecto—. según su apreciación. aun sin referirnos aquí al deber. sí entonces. sino por deber. sino por deber. el que se ve apremiado .mismas cualidades. siendo. porque. por lo demás. no por inclinación. un hombre que. ejemplo. desprovisto de cuanto es necesario para ser. sólo por deber. ¿no encontraría. acaso infundadas. pueda vencer una idea tan vacilante. corazón poca simpatía. pues el que no está contento con su estado. sin embargo. Pero el precepto de la felicidad está las más veces constituido de tal suerte que perjudica grandemente a algunas inclinaciones. . honrado. aquí. no van a perder el goce del momento presente por atenerse a las esperanzas.por muchos cuidados. porque le basta la suya para ocuparle. ya tienen los hombres todos por sí mismos una poderosísima e íntima inclinación hacia la felicidad. a saber: la de procurar cada cual su propia felicidad. igualmente en los demás. sin comparación.

por lo cual no es de admirar que una inclinación única. Pero aun en este caso. bien determinada en cuanto a lo que ordena y al tiempo en que cabe satisfacerla. y. amor. aquí. que se funda en principios de la acción y no en la tierna compasión. sin duda alguna. y los efectos 67 . sino por deber. una ley. no puede ser mandado. sino meramente del principio del querer. bajo el nombre de felicidad. como inclinación. no por inclinación. de una felicidad que debe hallarse en la salud. aunque la universal tendencia a la felicidad no determine su voluntad. sino en la máxima por la cual ha sido resuelta. prescindiendo de todos los objetos de la facultad de desear. incluso al enemigo. no van a perder el goce del momento presente por atenerse a las esperanzas. aun cuando ninguna inclinación empuje a ello y hasta se oponga una aversión natural e invencible. porque justamente en esta idea se reúnen en suma total todas las inclinaciones.Así hay que entender. Por lo anteriormente dicho se ve claramente que los propósitos que podamos tener al realizar las acciones. aun sin referirnos aquí al deber. el amor.por muchos cuidados. sin duda alguna. los pasajes de la Escritura Asegurar la felicidad propia es un deber —al menos indirecto—. pudiera fácilmente ser víctima de la tentación de infringir sus deberes. a saber: la de procurar cada cual su propia felicidad. La segunda proposición es ésta: una acción hecha por deber tiene su valor moral. acaso infundadas. porque. ya tienen los hombres todos por sí mismos una poderosísima e íntima inclinación hacia la felicidad. En efecto. pueda vencer una idea tan vacilante. sin tener satisfechas sus necesidades. el que se ve apremiado . según su apreciación. pues. de la realidad del objeto de la acción. según el cual ha sucedido la acción. no depende. Así hay que entender. queda. sin embargo. y algunos hombres —por. pero hacer el bien por deber. y éste es el único que puede ser ordenado. los pasajes de la Escritura en donde se ordena que amemos al prójimo. como en todos los demás casos. el hombre no puede hacerse un concepto seguro y determinado de esa suma de la satisfacción de todas ellas. Pero. ejemplo. uno que sufra de la gota— puedan preferir saborear lo que les agrada y sufrir lo que sea preciso. Pero el precepto de la felicidad está las más veces constituido de tal suerte que perjudica grandemente a algunas inclinaciones. aunque la salud no entre para él tan necesariamente en los términos de su apreciación. es amor práctico y no patológico. sin embargo. no en el propósito 'que por medio de ella se quiere alcanzar. que tiene su asiento en la voluntad y no en una tendencia de la sensación. y sólo entonces tiene su conducta un verdadero valor moral. pues el que no está contento con su estado.

se encuentra. Una acción realizada por deber tiene. considerados corno fines y motores de la voluntad. pues. puesto que todo principio material le ha sido sustraído. puro a esa ley práctica. en cuanto que ella y no el efecto esperado es el fundamento determinante de la voluntad. consecuencia de las dos anteriores.p< pío. que excluir por completo el influjo de la inclinación. La tercera proposición. a veces incluso amarla. por decirlo así. cuando una acción sucede por deber. el valor moral de la c acción no reside en el efecto que de ella se espera. como efecto de la acción que me propongo realizar. puedo. que es formal. pues la voluntad. en el primer caso. tener inclinación. fórmularíala yo de esta manera: el debe es la necesidad de una acción por respeto a la ley. sino que la domine. objetivamente. la el respeto ley y. al menos la descarte por completo en el cómputo de la elección. la simple ley en sí misma. Pues todos esos efectos —el agrado del estado pro. no puedo tener respeto: a lo sumo. aprobarla y. tendrá que ser determinada por el principio formal del querer en general. empero. ya que no debe residir en la voluntad. que es lo único en de un ser donde puede. sí. pues. y como ha de ser determinada por algo. de la voluntad. ni tampoco. mas nunca respeto. la máxima de obedecer siempre a esa ley. por consiguiente. pues. De igual modo. en la relación con los efectos esperados? No puede residir sino en el principio ele la voluntad. aun con perjuicio de todas mis inclinaciones. esto es. puedo. y por ende mandato. en ningún principio de la acción que necesite tomar su fundamento determinante en ese efecto esperado. encontrarse el bien supremo y absoluto Por lo tanto. y. ora sea mía. por una inclinación en general. en una encrucijada. ora sea de cualquier otro. en el secundo.de éstas. y no hacía falta para ello la voluntad de racional . aquello que no esté al servicio de mi inclinación. Así. y con ésta todo objeto cosa que pueda subjetivamente. es decir. si no es. otra determinar la voluntad. sólo puede serlo aquello que se relacione con mi voluntad como simple fundamento y nunca como efecto. por lo tanto. prescindiendo de los fines que puedan realizarse por medio de la acción. no queda. puesta entre su principio a priori. sin embargo. ¿Dónde. no pueden proporcionar a las acciones ningún valor absoluto y moral. considerar la como favorable a mi propio provecho. no otra cosa. sino sólo la representación de la ley en sí misma —la cual desde luego no se encuentra más que en el ser racional—. y su resorte a pos-teriori. que es material. o incluso el fomento de la felicidad ajena— pudieron realizarse por medio de otras causas. puede 68 . justamente porque es un efecto y no una actividad de una voluntad. Pero objeto del respeto. Por el objeto. puede residir este valor.

Sea. y el principio citado no se aparta nunca de sus ojos. tiene que determinar la voluntad. Aquí es la mera legalidad en general —sin poner por fundamento ninguna ley determinada a ciertas acciones— la que sirve de principio a la voluntad. me 69 . el concepto de la acción en sí mismo contiene ya una ley para mí. . Como he sustraído la voluntad a todos los afanes que pudieran apartarla del cumplimiento de una ley universal. muchas veces. la pregunta de si una promesa mentirosa es conforme al deber. de una perplejidad presente. por medio de ese recurso. veo muy bien que no es bastante el librarme. y sin engaño alguno. cuando me hallo apurado. la pregunta siguiente: ¿me es lícito. habré de considerar si no sería más sagaz conducirme en este punto según una máxima universal y adquirir la costumbre de no prometer nada sino con el propósito de cumplirlo. no son tan fácilmente previsibles que no pueda suceder que la perdida de la confianza en mí sea mucho más desventajosa para mí que el daño que pretendo ahora evitar. sin duda. de seguro es ello malo. en el primer caso. sino que hay que considerar detenidamente si no podrá ocasionarme luego esa mentira muchos más graves contratiempos que éstos que ahora consigo eludir. Pero pronto veo claramente que una máxima como ésta se funda sólo en las consecuencias inquietantes. y tiene que servirle de principio si el deber no ha de ser por doquiera una vana ilusión y un concepto quimérico. Lo primero puede suceder. aun cuando desde luego es más seguro permanecer adicto a ella. el cual está presente ya en la persona misma que obra según esa ley. para que ésta pueda llamarse buena en absoluto y sin restricción alguna?. Ciertamente. porque. puede ello a veces serme provechoso. y en el segundo. hacer una promesa con el propósito de no cumplirla? Fácilmente hago aquí ia diferencia que puede comportar la significación de la pregunta: de si es prudente o de si es conforme al deber hacer una falsa promesa. pero si soy infiel a mi máxima de la sagacidad. Pero ¿cuál puede ser esa ley cuya representación. aun sin referirnos al efecto que se espera de ella. tengo que empezar por observar alrededor cuáles efectos para mí puedan derivarse de la acción. y con todo esto concuerda perfectamente la razón vulgar de los hombres en sus juicios prácticos. a pesar de cuanta astucia me precie de tener. En cambio. y como las consecuencias. por ejemplo. Si me aparto del principio del deber. para resolver de la manera más breve. es cosa muy distinta ser veraz por deber o serlo por temor a las consecuencias perjudiciales.constituir ese bien tan excelente que llamamos bien moral. y que no es lícito esperar de ningún efecto de la acción. Ahora bien.

es cosa que compete a todos los hombres. Y esto podía haberse sospechado de antemano: que el conocimiento de lo que lodo hombre está obligado a hacer y. y que no hace falta ciencia ni filosofía alguna para saber qué es lo que se debe hacer para ser honrado y bueno y hasta sabio y virtuoso. si bien puedo querer la mentira. pues. sin enseñarle nada nuevo. por tanto. Así. cuando. incluso al i más vulgar. sino porque no puede convenir. Para saber lo que he de hacer para que mí querer sea moralmente bueno. y no por algún perjuicio que pueda ocasionarte a ti o a algún otro. La razón vulgar no precisa este principio así abstractamente y en una forma universal. qué mal. lo tiene continuamente ante los ojos y lo usa como criterio en sus enjuiciamientos. ante el cual tiene que inclinarse cualquier otro fundamento determinante. porque es la condición de una voluntad buena en sí.bastará preguntarme a mí mismo: ¿me daría yo por satisfecho si mi máxima —salir de apuros por medio de una" promesa mentirosa— debiese valer como ley universal tanto para mí como para los demás? ¿Podría yo decirme a mí mismo: cada cual puede hacer una promesa falsa cuando se halla en un apuro del que no puede salir de otro modo? Y bien pronto me convenzo de que. pagaríanme con la misma moneda. destruiríase a sí misma. que excede en mucho a todo valor que se aprecie por la inclinación. a su propio principio. de la cual no conozco aún ciertamente el fundamento —que el filósofo habrá de indagar—. no necesito ir a buscar muy lejos una penetración especial. porque sería vano fingir a otros mi voluntad respecto de mis futuras acciones. por precipitación lo hicieren. empero. tan pronto como se tornase ley universal. como Sócrates hizo. mi máxima. Fuera muy fácil mostrar aquí cómo. por lo tanto. también a saber. empero. según esta ley. qué conforme al deber o contrario al deber. no puedo querer. hemos llegado al principio del conocimiento moral de la razón vulgar del hombre. como principio. pero al menos comprendo que es una estimación del valor. cuyo valor está por encima de todo. pero. sabe distinguir perfectamente en todos los casos que ocurren qué es bien. no habría propiamente ninguna promesa. pues. y que la necesidad de mis acciones por puro respeto a la ley práctica es lo que constituye el deber. sin embargo. una ley universal de mentir. pues no creerían ese mi fingimiento. es una máxima reprobable. Y aquí puede 70 . con este compás en la mano. o si. la razón. bástame preguntar: ¿puedes querer que lo máxima se convierta en ley universal? Si no. en una legislación universal posible. me impone respeto inmediato por esta universal legislación. se le hace atender tan sólo. Inexperto en lo que se refiere al curso del mundo. incapaz de estar preparado para los sucesos todos que en él ocurren.

la razón ordena sus preceptos. a poner en duda su validez. pero. lo mejor atenerse. En esta última. ya sea que quiera sinceramente. ya sea que quiera. lo que es más frecuente. porque el filósofo no puede disponer de otro principio que el mismo del hombre vulgar.cosas morales. al juicio de la razón vulgar y. y. sin prometer con ello nada a las inclinaciones. Y luego llega hasta la sutileza. Ahora bien. consiste esa fuerza contraria en sus necesidades y sus inclinaciones. una tendencia a discutir esas estrechas leyes del deber. esto es. por ende. y hasta casi con más seguridad que este último. sin quitarle al entendimiento humano vulgar. pues. obscuridad y vacilaciones. el sistema de los costumbre y las reglas de las mismas para el uso —aunque mus aún para la disputa —. que la razón le representa tan dignos de respeto. puede muy bien enredar su juicio en multitud de consideraciones extrañas y ajenas al asunto y apartarlo así de la dirección recta. disputar con respecto a lo que deba llamarse justo. comienza la facultad de juzgar. y desatención hacia esas pretensiones tan impetuosas y a la vez tan aceptables al parecer —que ningún mandamiento consigue nunca anular—. en el sentido práctico. su venturosa simplicidad. En ¡o práctico. ni más ni menos que un filósofo.verse. cuan superior es la facultad práctica de juzgar que la teórica en el entendimiento vulgar humano. por decirlo así. severamente y. sino para procurar a su precepto acceso y duración. mostrándose ante Ludo muy provechosa. a acomodarlas en lo posible a nuestros deseos y a nuestras incli71 . De aquí se origina una dialéctica natural. cae en meras incomprensibilidades y contradicciones consigo misma. determinar el valor de las acciones. cuya satisfacción total comprende bajo el nombre de felicidad. con desprecio. cuando el entendimiento vulgar excluye de las leyes prácticas todos los motores sensibles. en las. con su conciencia u otras pretensiones. para su propia enseñanza. a lo sumo. puede en este último caso abrigar la esperanza de acertar. El hombre siente en sí mismo una poderosa fuerza contraria a todos los mandamientos del deber. al menos en un caos de incertidumbre. emplear la filosofía sólo para exponer cómodamente. no j sin admiración. ni empujarle con la filosofía por un nuevo camino de la investigación y enseñanza? ¡Qué magnífica es la inocencia! Pero ¡qué desgracia que no se pueda conservar cien y se deje fácilmente seducir! Por eso la sabiduría misma que consiste más en el hacer y el omitir que en el saber— necesita de la ciencia. en cambio. no para aprender de ella. cuando la razón vulgar se atreve a salirse de las leyes de la experiencia y de las percepciones sensibles. o al menos su pureza y severidad estricta. en manera completa y fácil de comprender. ¿No sería. en cambio.

que le obliga a pedir ayuda ÍI la filosofía. en la razón práctica vulgar. en contraposición con las máximas que radican en las necesidades e inclinaciones. en el fondona pervertirlas y a privarlas de su dignidad. del mismo modo que sucede en el uso teórico.naciones. sino por motivos prácticos. cuando se cultiva. una dialéctica inadvertida. así podrá salir de su perplejidad sobre las pretensiones de ambas partes y no corre peligro de perder los verdaderos principios morales por la ambigüedad en que fácilmente cae. para recibir aquí enseñanza y clara advertencia acerca del origen de su principio y exacta determinación del mismo. es decir. pues. cosa que al fin y al cabo la misma razón práctica vulgar no puede aprobar. no por necesidad alguna de especulación —cosa que no le ocurre nunca mientras se contenta con ser simplemente la sana razón—. y ni la práctica ni la teórica encontrarán paz y sosiego a no ser en una crítica completa de nuestra razón 72 . a salir de su círculo y dar un paso en el campo de una filosofía práctica. la razón humana vulgar se ve empujada. De esta suerte. Se va tejiendo.

con ellos. En las primeras el pensamiento antropológico se presenta como una parte del cosmológico. pp. dice con razón. y fue en los más solitarios donde el pensamiento se hizo fecundo. y que cobra conciencia de sí mismo sólo como "él" y no como "yo". En el hielo de la soledad es cuando el hombre. unos como capítulos de la prehistoria de la antropología filosófica. se siente como problema. independencia. y hasta le faltan a veces cuatro estacas para levantar una tienda de campaña. Martin: ¿Qué es el hombre?. en las segundas ese pensamiento cobra hondura y. 1931). Las épocas de la historia del espíritu en que le fue dado a la meditación antropológica moverse por las honduras de su experiencia fueron tiempos en que le sobrecogió al hombre el sentimiento de una soledad "rigurosa. o por ambas cosas a la vez. de la que venimos hablando. en las otras el mundo es la intemperie. y que en esta soledad que le queda logra topar consigo mismo y descubrir en su propio yo al hombre y en sus propios problemas los del nombre.EL PROBLEMA DEL HOMBRE BUBBER. fundador de la historia de la antropología filosófica. irremisible. 24-40 II DE ARISTÓTELES A KANT 1 A esta reflexión sobre sí. sin hogar. que. no es para sí mismo más que "un caso". propende sobre todo el hombre que se siente solitario y él es también el más capacitado para ejercerla. el hombre deja de ser problemático. a propósito de Aristóteles (Philosophische Anthropo-logie. México. se halla a solas y con su problematismo. En aquéllas. se hace cuestión de sí mismo. que. discípulo de mi maestro Wilhelm Dilthey. y por eso no se descubre el lugar 73 . Podemos distinguir en la historia del espíritu humano épocas en que el hombre tiene aposento y épocas en que está a la intemperie. por tanto. FCE. con ella. Bernhard Groethuysen. el hombre llega a cobrar experiencia de sí mismo. por su carácter o por su destino. 1973. implacablemente. y como la cuestión se dirige y hace entrar en juego a lo más recóndito de sí. No se penetra en esa dimensión peculiar en la que el hombre se conoce a sí mismo como sólo él puede conocerse. el hombre vive en el mundo como en su casa. Voy a ofrecer unos cuantos ejemplos de ambas y. con él. el hombre.

aposento que no está en lo más alto. hasta dos Tierras. más bien en un honroso lugar intermedio. escindida el alma del hombre. si tenemos en cuenta que aquel mundo redondeado de Aristóteles hacía tiempo que se había desmoronado. pues goza de aposento propio en la gran mansión del mundo. cuestión antropológica. y el hombre es también una cosa entre las del mundo. se halla dividido entre los dos reinos. Ya el hombre no es una cosa entre las demás. La tendencia de los griegos a concebir el mundo como un espacio cerrado en sí mismo culmina. fraccionó la divinidad y despojó de valor a la creación. Surge una imagen óptica del mundo. conjuntamente. Se deshizo porque. cosa que aparece por primera vez en el pueblo griego como. pero tampoco en las bodegas. En lugar de las desmoronadas esferas tenemos dos reinos independientes y hostiles. Faltaba el supuesto para una antropología filosófica en el sentido de la cuarta pregunta de Kant. y es a la vez escenario y trofeo de la lucha. El hombre es comprendido desde el mundo. tan concretamente objetivada como sólo el sentido de la vista puede hacerlo. con Aristóteles. como un mundo de cosas. y no ya un forastero. una inaudita novedad de la historia del espíritu humano. y en primera persona. un mundo de figuras contempladas.peculiar que el hombre ocupa en el universo. el maniqueísmo. pero el mundo no es comprendido desde el hombre. hegemonía que ha permitido a ese pueblo vivir una vida inspirada en imágenes y fundar una cultura eminentemente plástica. como el hombre de Platón. entre otras muchas. encontramos. Pero es con Aristóteles con quien esa imagen óptica del universo llega a su clara decantación insuperable. la gnosis. También el mundo de las ideas de Platón es un mundo de los ojos. 2 El primero que. Comprenderemos la soledad de donde arrancó la pregunta. una especie. que se apoderó de los aturdidos herederos de las grandes culturas orientales y antiguas. creada a base de las impresiones de la vista. es San Agustín. Como se compone de cuerpo y alma. y en el más consecuente de esos sistemas. También en su filosofía rige esa hegemonía del sentido de la vista sobre los demás. Los encontramos en casi todos los sistemas de ese amplio y diversísimo movimiento espiritual. y las experiencias de los demás sentidos se intercalan luego en el cuadro. ni puede poseer un lugar en el mundo. objetivamente captable. no podía captar en verdad más que un mundo también escindido. más de siete siglos después de Aristóteles. el 74 . En cada hombre se manifiesta el primer hombre. en el sistema geocéntrico de las esferas. plantea originalmente la germina. el de la luz y el de las tinieblas.

busca al hombre. atravesaba el purgatorio hasta llegar al cielo de la Trinidad. solitario entre las potencias superiores e inferiores. tan real para el cristiano medieval que el lector de la Divina Comedia emprendía in mente el viaje a lo más profundo del infierno y. retoma la pregunta del salmista. es muy diferente de aquella otra sorpresa en la que Aristóteles. Por eso planteó las cuestiones de Kant en primera persona. "¿Qué es el hombre que tú piensas ser?". entre otras muchas cosas. dirigiéndose. Y saca la misma consecuencia antropológica que ya vimos en Malebranche. ese hombre que él califica de grande profundum. como entre los griegos. de gran misterio. Agustín proviene de la escuela maniquea. Esta sorpresa del hombre ante sí mismo. No será ya. la palabra natura muestra a las claras que. como una cosa entre las cosas. al estilo de éste. sino que. No se trata propiamente de filosofía. El hombre aristotélico se sorprende y maravilla también del hombre. las olas del mar y el movimiento de los astros. pero pasan de largo ante sí mismos. y no como un problema objetivado. que es maravilloso y sorprende en general. pero nada más que como una parte del mundo. para que le dé noticia. pero con un sentido y tono diferentes. Sin hogar en el mundo. sigue siendo las dos cosas aun después de haberse guarecido en el cristianismo como redención que ya ha tenido lugar. la suya se presenta como algo muy bonito e inquietante. lo hace en aquel famoso pasaje en que apostrofa a los hombres que admiran las cimas de las montañas. 75 . a través de su persona. pero no como quien realiza una expedición por terrenos inexplorados sino por regiones de las que poseemos mapas muy exactos. subiendo luego por las espaldas de Lucifer. siguiendo a Platón. a quien de seguro que sus oyentes del curso de lógica no le tomaron las preguntas como dirigidas directamente a ellos. el estudio de la naturaleza quien construirá una nueva mansión cósmica para el alma solitaria del Occidente posagustiniano. pone el origen de toda filosofía. sin encontrar nada ahí de qué maravillarse. Surge el cosmos cristiano. El hombre Agustina no se asombra de aquello que en el hombre no se puede comprender como parte del mundo. y como aquella otra sorpresa hace mucho que derivó en filosofar metódico. en cada uno se anuncia la problemática del ser en términos de vida.que cayó. en una auténtica interrogación. a quien puede informarle: quid ergo sum. sino la fe. pero repercutirá en toda la filosofía posterior. Deus meus? quce natura mea? No pregunta por sí solo. que Agustín reclama en razón de la experiencia de sí mismo.

cubriéndolo y redimiéndolo. una mansión donde el hombre puede aposentarse. dirigiéndose al hombre: homo es. pero sus perfiles conceptuales fueron trazados por Tomás de Aquino. con el centro del espacio. que nos lleva derechamente a través del corazón humano. en cierto modo. Todavía aguanta seguro el mundo finito de los hombres: hunc inundum haud aliud esse. del que dice "yo" y al que se le dice "tú". y cuyo travesano es el tiempo finito desde la creación hasta el día del juicio. porque ahora entra también en el cuadro el tiempo finito. con él. el hombre habla "siempre.Otra vez tenemos un mundo cerrado. Claro que con esto no se había dicho que el hombre por 76 . quam amplissimam quandam hominis domum. Pero ese mismo Bovillus exclama. recogiendo de nuevo el motivo que antes había expresado Nicolás de Cusa: homo non vult esse nisi homo. el corazón del pobre pecador. Este mundo es todavía más finito que el de Aristóteles. a saber del hombre real. También de éste se puede decir que pese a ser teólogo y estar obligado. su centro. sistere in homine. el menor anhelo interrogante en busca de una confrontación consigo mismo es aquietado prontamente. se halla unida sustancial-mente con el cuerpo humano. en tercera persona". como con Aristóteles. El esquema de esta imagen del mundo es una cruz cuyo madero vertical es el espacio finito entre cielo e infierno. Verdad que en el sistema cósmico del de Aquino el hombre representa una especie de índole muy particular. dice todavía en el siglo xvi Carolus Bovillus. puesto que en él el alma humana. Dante pobló de vida el interior de ese mundo. el tiempo finito de la Biblia que toma la forma del tiempo cristiano. de suerte que aparece como "el horizonte y línea divisoria entre la naturaleza espiritual y la corpórea". que es el último de los espíritus. 3 Ya en la baja Edad Media surge un nuevo tomar en serio al hombre como hombre. En torno a este esquema se construye la imagen medieval del mundo. la muerte de Cristo. De nuevo vuelve a reposar el problema antropológico: en el hombre aposentado y nada problemático. que es la suprema cosa corpórea. por tanto. Pero Santo Tomás no conoce un problema especial ni una problemática particular del ser humano. pintando las vidas de hombres y de espíritus. coincide. tales como los sintió y expresó Agustín con el corazón angustiado.

pero Éste las tiene en sí como arquetipo. se derrumban efectivamente los muros de la mansión a los golpes de Copérnico. Y poco después de Nicolás de Cusa. pero con un 77 . no ha aprendido. Cierto que el Cusano nos habla de la infinidad espacial y temporal del mundo.su esencia fuera algo distinto del mundo. Bovillus. Lleva en sí todas las cosas creadas. exceptúa a Dios: a Él no alcanza el espíritu humano. Estos pensadores del Renacimiento aseguran que el hombre puede saber. nosotros podemos conocerlo todo y lo podemos porque también nosotros lo llevamos todo potencial-mente en nosotros. y de aquí precisamente surge la armonía del universo. pero les es totalmente ajena todavía la cuestiónkantiana de qué es lo que puede saber: puede saberlo todo. Pico de la Mirándola sacará de esta magnífica seguridad la consecuencia antropológica que nos hace pensar de nuevo en la frase de Malebranche: nos autem peculiare aliquid in ho-mine qucerimus unde et dignitas ei propria eí imago divince substantice cum nulla sibi creatura communis comperiatur. Se presenta el hombre tan autónomo y consciente de su poder que no percibe en modo alguno la cuestión auténtica. y el hombre sólo como relaciones y valores. Tal es la seguridad con que estos heraldos de una nueva época se sienten todavía hospedados en el mundo. Pero esta infinitud es todavía puramente pensada y no una infinidad contemplada y vivida. él ya no puede sentir como una casa. cada vez en forma más perfecta en la manera adecuada a su naturaleza. la razón que mide y valora. El hombre no se siente todavía solo. arrebatándole así a la tierra su categoría de centro y destruyendo mentalmente el esquema medieval. como su ojo. Cierto que el último de estos pensadores. todo lo que es desea por toda eternidad seguir siendo lo que es. Pero en el mismo momento en el que Boviílus ensalza el mundo como amplissima domus del hombre. puesto que cada ser contiene el todo en una "concentración" particular. sin esa seriedad moral de la interrogación por el hombre. Dios puede crearlo todo. penetra por todas partes lo ilimitable y en un mundo que. Pero en el hombre se añade el pensamiento. el hombre se encuentra inseguro. el de Cusa compara a Dios con el acuñador de monedas y al hombre con el cambista que las pondera. como Dios. pero el mundo entero puede ser conocido por el hombre. que ha sido creado al margen como su espectador. pero aparece sin esa problemática que es imprescindible para fundamentar como es debido la antropología. como si dijéramos. concretamente. por lo tanto. Para el Cusano no existe cosa alguna que no prefiera su propio ser a todos los seres y su propia manera de ser a todas las demás maneras. Aquí ya aparece claramente el tema de la antropología. a hacer la pregunta del solitario.

Es la parquedad propia del hombre que se encuentra en una soledad de hondura desconocida hasta entonces. y así llega a percatarse de la limitación. L'homme n'est qu'un rosean. que el hombre es diferente de todo lo demás precisamente porque hasta pereciendo puede ser un hijo del espíritu. melancólica. y con más fuerza. El hombre es el ser que conoce su situación en el mundo y que. aguanta el ser expósito ante el infinito: Connaissons done noíre portee: nous sommes quelque chose. se le enfrenta la penetración del solitario que. luego con un entusiasmo matemático por su armonía. como hombre. como Bruno. de la insuficiencia. Un gran investigador. No es la repetición de la actitud estoica. Con una claridad que no ha sido superada hasta nuestros días. II ne jaut pas que Vunivers entier s'arme pour Vécraser: une vapeur. rastrea los dos infinitos. matemático y físico. Vunivers n'en sait rien. finalmente. la nueva realidad del hombre se muestra más fuerte que la nueva realidad del universo. le plus faible de la natura.entusiasmo heroico ante su grandiosidad. Mais. sino. sin morada. más de un siglo después de la muerte de Copérnico y de la aparición de su obra. ce que nous avons d'étre nous cache la vue de Vinfini. según la cual el hombre alardea de llevarlo todo consigo y poder conocer. experimenta bajo la bóveda de! cielo estrellado no sólo su sublimidad como le ocurrirá a Kant después. hasta que. une goutte d'eau. de la provisionalidad del hombre: combien de royan-mes nous ignorent! El entusiasmo de Bruno y de Keplero. como Keplero. en esta restauración del pensamiento antropológico se nos descubre el lugar peculiar del hombre en el cosmos. parce qu'il sait qu'il meurt et Vavantage que Vunivers a sur luí. et ne sommes pas tout. Vhomme serait encoré plus noble que ce qui le tue. suffit pour le tuer. es la nueva actitud de la persona que se encuentra. por consiguiente. mientras está en sus 78 . Pascal. todo. lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño. mais c'est un rosean pensant. ha sido reemplazado por una parquedad terriblemente lúcida. pero creyente. porque todo depende esta vez de saber que la grandeza del hombre surge de su miseria. joven todavía y abocado a una muerte prematura. que parecía rebosar en los hombres. su carácter inquietante: le silence éternel de ees espaces infinis m'effraie. a la intemperie del infinito. quand Vunivers Vécraserait. Pero por el hecho de que la reflexión sobre sí mismo se lleva a cabo con semejante claridad. y su boca pronuncia con un seco patetismo la cuestión antropológica: qu'est-ce qu'un homme dans Vinfini? A la magnificencia del de Cusa.

a las nebulosas estelares. 4 Ya hemos visto que la pregunta rigurosamente antropológica que alude al hombre en su problemática genuina se deja oír en épocas en que parece como si se rescindiera el pacto primero entre el mundo y el hombre y éste se encontrara en ese mundo como un extranjero y un solitario. porque el alma experimenta con hondura el problema del mal y siente en torno a ella un mundo escindido. Y en la imagen del mundo hay que meter lo infinito. Lo decisivo no es que esta criatura sea la única que se atreve a penetrar en el mundo para conocerlo. la otra. Cuando se disipa una imagen del mundo. es más completa y más difícil de superar. cosa paradójica. limitada. Pero se puede mostrar que hay un camino que conduce de una crisis semejante a la próxima y de ésta a la siguiente. Observaré de pasada. Y de hecho se produce algo nuevo. aunque se comprende por sí mismo. el mito dual de la gnosis. . que no se había presentado nunca: se trabaja en la construcción de una nueva imagen del mundo. empleando el lenguaje de la astronomía actual.cabales. La soledad de Pascal es. que el concepto de Einstein del espacio finito no es adecuado en manera alguna para convertir de nuevo el mundo en una casa del hombre. la imagen teológica del mundo de Santo Tomás se quiebra desde fuera. porque el mundo se da a conocer como ilimitado. porque una imagen. que se ha hecho cuestión de sí mismo. Las crisis coinciden en lo esencial. y se trata nada menos que de meter en ella lo ilimitado. pero ya no se construye una nueva mansión cósmica. La imagen cosmológica del mundo de Aristóteles se quiebra desde dentro. Lo que causa la crisis es. cuando realmente lo es. no es posible ya convertir el mundo en una mansión para el hombre. una vez. se acaba la seguridad en el mundo. Pero esto quiere decir que este "en medio del" tiene su problemática especial. pronto surge un nuevo interrogar por parte del hombre que se siente inseguro. que se hallan a cientos de millones de años luz. por muy sorprendente que ello sea. históricamente posterior a la de San Agustín. sin hogar. En otras palabras: si se ha llegado al punto donde termina la imagen o. Una vez que se ha tomado en serio el concepto de infinito. puede prolongar este conocimiento. el cosmos de la ciencia no arropado por ningún mito. pero no son iguales. se tiene que sentir con la mayor claridad que el mundo no acaba ni puede acabar. es también una figura.Con esto. en medio del mundo le ha surgido a éste algo que puede encararse con él. esto es. lo decisivo es qué conoce la relación que existe entre el mundo y él mismo. ya que esa finitud es esencialmente diferente de aquella que dio origen al sentimiento de una man79 . en efecto.

demostrándola. pero ya no será capaz de dar origen a una nueva imagen del mundo. y el hombre que lo piensa tampoco vive realmente en él. al mismo tiempo. pueda ser accesible alguna vez a la razón natural humana. golpeó en sus muros para descubrir alguna ventana hacia un más allá. se debe a un hombre destinado también a una muerte temprana. Más todavía: es muy posible que el concepto del mundo descubierto por el ingenio. en verdad. después de varios milenios de imágenes cambiantes del universo. por decirlo así. pero el concepto einsteiniano del mundo en modo alguno significa ya el cumplimiento y colmo de una vislumbre del alma sino la contradicción con todas sus presunciones y figuraciones. en los momentos en que la mansión del espacio universal. Porque la imagen copernicana vino a colmar los anhelos y vislumbres del alma humana cuando. la de Aristóteles y Santo Tomás. Volvamos a nuestro segundo ejemplo y preguntemos cómo llegamos desde allí a nuestra época. su imagen del mundo: imago mundi nova —imago milla. ni siquiera a una imagen paradójica. será su sentimiento peculiar del mundo. habrá de renunciar a la posesión de una imagen de su mundo. pareció demasiado angosta. y su mundo puede ser. La generación que asimile la cosmología moderna al grado de convertirla en su pensamiento natural.sión del mundo. como en el caso de Copérnico. se le arrebata su carácter inquietante: la extensión. desprendido de lo sensible. Considerado desde el ángulo de nuestro problema. esto. pero los colmó. todavía. en una forma que angustió profundamente a esa misma alma. pensado pero no ya representado. el intento de Spinoza significa que se acepta la infinitud astronómica en forma absoluta y. de vivir en un mundo no imaginable. tal como nos la trasmite Pascal. a la que se atribuye esta infinitud. El intento mayor de dominar la nueva situación del hombre poscopernicano. es uno de 80 . precisamente. de los matemáticos. habrá de ser la primera que. a su peculiar soledad e intemperie del hombre y a su nuevo planteamiento de la cuestión antropológica. y que entró en escena poco después de la muerte de Pascal. pues así es su índole. 5 Me he adelantado mucho a la marcha de nuestra investigación.

Parece como si la cosmología y la antropología se hubieran reconciliado en forma grandiosa. No es una nueva mansión cósmica. una diversidad plásticamente ordenada en la que cada cosa y cada ser ocupa su lugar. su falta de mundo. La época del racionalismo. en la vida no apartada ni apartable desde la que habló Pascal declarando al mismo tiempo la fragilidad del hombre y el terror del mundo.. se ama a sí misma. porque el amor del espíritu humano a Dios no es más que pars infiniti amoris. ama. el otro es el pensamiento. Pero en la vida concreta del hombre de hecho. como totalidad de los modos divinos. pero no como captación y unificación real de las especies y órdenes del ser. no hay un plano de una casa ni materiales para construirla: un hombre acepta su intemperie. Goethe. embota la punta de la interrogación antropológica. y en la que el ser "hombre" se siente como en su casa en unión con todas ellas. pero para Spinoza no haría falta: su veneración por la infinita natura naturans se levanta muy por encima del carácter netamente perfilable de su natura naturata. quo Deus se ipsum amat. que debilitó y adaptó la espinociana objetivación del ser en que el mundo y el hombre. como un todo que en su síntesis con el espíritu "nos ofrece la más beata seguridad de la armonía de la existencia". se nos figura que en varios aspectos viene a ser como la euforia bendita que precede al fin de una época. quien. "para siempre. le capacita para conocer cómo Dios se ama a sí mismo en él. dentro del mundo de hecho. La sustancia infinita misma. que se presenta como auténtico heredero de Spinoza y se siente feliz con su "atmósfera de paz". y a cuyo respecto la infinitud del espacio no puede ser más que uno de sus infinitos atributos.los infinitos atributos de la sustancia infinita y uno de los dos de que tenemos noticia. que captó y penetró este universo en su plenitud viva. No tenemos ahora una nueva seguridad de ser-en-el-mundo. en su momento histórico. pero el cosmos no ha vuelto a ser lo que era con Aristóteles y con Santo Tomás. Se contesta a la pregunta de Pascal de qué sea un hombre ante el inñnito: un ser en el que Dios se ama a sí mismo. con el universo entero". Pero un hombre que conoce esto no puede ser ya problemático para sí. porque ello le capacita para la adcequata cognitio ceternce et infinites essentice Dei. se hacía cada vez más difícil lograrla. Verdad es que se podría señalar a un hombre de la época pos-racionalista. pero la astilla sigue clavada en la carne y produce secretamente su desazón y entorpecimiento. y se ama también a sí misma especialmente en el hombre. En el apartamiento intelectual de Spinoza se había logrado la reconciliación. que resulta incar-dinada en el sistema sólo conceptualmente. un "hijo de la paz" que pretende mantenerse en paz. que Spinoza denomina también Dios.ha sido 81 .

Se había apoderado de mí como una obsesión insensata: tenía que tratar de representarme constantemente los límites del espacio o su falta de límites. y ambas cosas eran igualmente imposibles y desesperadas y. con peligro tan inminente. pero él. lo mismo un espacio finito que uno infinito. a la interrogación antropológica. deficiente para sí misma y en incontenible caída". a su relación con el mundo y que. porque pretender imaginar realmente un espacio finito no es empresa menos insensata que la de pretender imaginar el espacio infinito y le hace cobrar al hombre no menos claramente conciencia de no hallarse a la altura del mundo. a veces. en su más recóndita intimidad. pueda en general conocer? ¿Cómo está el hombre en el mundo que así conoce. que seriamente pensé en escapar al peligro mediante el suicidio. qué es este mundo para él y él para el mundo? Para comprender en qué medida la Crítica de la razón pura debe ser considerada como respuesta a la cuestión de Pascal examinemos ésta de nuevo. Me encontré zarandeado entre ambos como por una compulsión irresistible. El espacio cósmico infinito es inquietante para Pascal y le hace cobrar conciencia del carácter cuestionable del hombre que se halla expuesto en este mundo. parecía que no había opción posible más que entre un absurdo y otro. sin embargo. gnoseológica-mente. Yo mismo a la edad de catorce años viví esto en una forma que ha influido profundamente sobre toda mi vida. Más bien es el hecho de que. de volverme loco. oyó "la voz de la criatura completamente metida en sí. también estuvo expuesto. a semejanza de Wer-ther. un tiempo con principio y fin o un tiempo sin principio ni fin. pero. ¿Qué es este mundo que el hombre conoce? ¿Cómo es posible que el hombre tal como es en su realidad concreta.realmente capaz todavía de vivir efectivamente en el cosmos. le resulta inquietante cualquier concepto del espacio. una respuesta que no iba enderezada meta-físicamente al ser del hombre sino. sin embargo. A los quince años encontré la solución en un libro. bajo la impresión de lo infinito. captó los problemas fundamentales. 6 Kant ha sido el primero en comprender la cuestión antropológica en una forma crítica que ofrecía una respuesta a lo que a Pascal importaba de veras. que me atreví a leer a pesar de 82 . Pero lo que le espanta y conmueve no es ya la recién descubierta infinitud del espacio por contra de su anterior supuesta finitud. que había catado las honduras de la soledad ("sobre muchos casos sólo puedo hablar con Dios"). Cierto que para él el hombre era "la primera conversación que la naturaleza mantiene con Dios". los Prolegómenos a toda metafísica del porvenir.

Ya no me veía obligado a atormentarme con el intento de representarme. porque no hace más que aparecer en el espacio y en el tiempo sin entrar él mismo en esa su aparición. sin embargo. no eran inherentes al mundo sino a la índole de mis sentidos. un problema auténtico para el que tienes que buscar la solución. una cosa irrepresentable y luego. como constructor de la casa. por tanto. tan inseguros. puede darse una comunicación entre el hombre que soy yo y lo eterno. Kant entiende que los tiempos que le van a seguir. no menos irrepresentable: tenía que pensar que el ser mismo se halla sustraído por igual a la finitud espacio-temporal y a la infinitud espacio-temporal. la contraria. En este punto se nos muestra la interrogación antropológica de Kant como un legado al que nuestra época no puede sustraerse. por tanto. Y también aprendí que para mis conceptos era igualmente imposible decir que el mundo es finito en el tiempo y en el espacio como decir lo contrario. finalmente. realmente no se dio a ella. 83 . entre la tesis y la antítesis existe una contradicción insoluble. Este libro me explicó que el espacio y el tiempo no son más que las formas en que ocurre necesariamente mi intuición humana de lo que es. La respuesta de Kant a Pascal se puede formular así: lo que te espanta del mundo. una antinomia de las ideas cosmológicas.que en las primeras líneas avisaba que no era para uso de estudiantes sino de futuros maestros. "Porque ninguna de las dos cosas puede estar contenida en la experiencia" y ninguna de las dos puede radicar en el mundo mismo puesto que éste se nos da sólo como fenómeno "cuya existencia y trabazón tiene lugar únicamente en la experiencia". lo que se te enfrenta como el misterio de su espacio y de su tiempo. que. tiempos antropológicos. primero. Ya no se traza ninguna nueva mansión cósmica para el hombre sino que se exige de él. que se conozca a sí mismo. Como se desprende de la conocida carta de 1793. Ambas tesis pueden ser afirmadas y demostradas. pero la planteó con tal claridad y urgencia que las generaciones siguientes no lo han podido olvidar y la nuestra parece. fue el primero que vio en la respuesta a la cuarta pregunta una tarea que se propuso a sí mismo y cuya solución seguiría a la de las* tres primeras cuestiones. que es algo muy diferente de lo infinito. Tu pregunta ¿Qué es el hombre? es. como también es muy diferente de lo finito y que. serán tiempos de recato y autorreflexión. es el enigma de tu propio captar el mundo y de tu propio ser. pero el ser mismo no es rozado por ninguna de las dos. Por entonces comencé a vislumbrar que existe lo eterno. dispuesta a resolverla.