You are on page 1of 10

TRABAJO ACADEMICO

TEMA: LA DEPRESION INFANTIL
Capítulo I: Definiciones de la depresión infantil
El término "depresión" hace alusión a tres conceptos relacionados: un síntoma,
un síndrome y un trastorno.
Por un lado, el término "depresión" hace alusión a un síntoma, la tristeza o el
estado de ánimo deprimido, y como tal está presente en la mayor parte de los
trastornos psicopatológicos y en otras condiciones médicas. De hecho, el
sentirse triste o "depre" es una de las condiciones de malestar psicológico más
frecuentes en los seres humanos y los niños no son ajenos a este sentimiento.
Sin embargo, estos estados de ánimo bajo tan frecuentes en cualquier niño y
adulto deben diferenciarse de la tristeza o del estado de ánimo deprimido
entendidos como síntoma. Por otro lado, la depresión también hace referencia
a un síndrome, es decir, a un conjunto de síntomas relacionados que aparecen
y desaparecen conjuntamente y que suele estar formado por los síntomas de
tristeza, irritabilidad, pérdida de interés, fatiga, sentimientos de inutilidad y
culpabilidad, enlentecimiento psicomotor, insomnio, ideas de suicidio, falta de
apetito, pérdida de peso, y dificultad para concentrarse. Un síndrome que en
muchos casos encontramos en los niños, especialmente acompañando a otros
trastornos mentales (p. ej., trastornos obsesivos-compulsivos, de ansiedad por
separación) y a muchas enfermedades médicas (p. ej., cáncer).
Finalmente, el término depresión alude también a un trastorno, es decir a un
síndrome depresivo para el cual se han especificado ciertos parámetros de
duración (p. ej., los síntomas aparecen la mayor parte del día, casi cada día,
durante un período mínimo de 2 semanas), gravedad (p. ej., el síndrome
incluye al menos cinco síntomas y éstos provocan un malestar clínicamente
significativo), curso o historia natural (p. ej., los síntomas representan un
cambio respecto a la actividad previa) y disfuncionalidad (p. ej., los síntomas
provocan deterioro social, escolar), y, además, se han descartado algunas
posibles causas (p. ej., enfermedades médicas, ingestión de medicamentos o
drogas, duelo, esquizofrenia).
En definitiva, es casi seguro que todos los niños han estado alguna vez tristes
en su vida y, es posible, que algunos de ellos hayan experimentado alguna vez
un síntoma de depresión, pero es mucho más improbable que hayan sufrido
un síndrome depresivo o un trastorno depresivo tal y como se definen
clínicamente.
Actualmente, la opinión más consensuada es que la fenomenología básica de
la depresión es siempre la misma en cualquier edad, pero que ésta modifica la
frecuencia de algunos síntomas y la expresividad sintomatológica de la
mayoría. Así, se definen los mismos tipos de depresión que en los adultos y
sólo se matizan ligeramente la frecuencia de algunos síntomas y sus
características. Por ejemplo, en los niños síntomas tales como las afecciones
somáticas o el retraimiento social pueden ser particularmente frecuentes,
mientras que síntomas como el enlentecimiento psicomotor o la hipersomnia
son menos corrientes que en la adolescencia o en la edad adulta.

concentrarse o tomar decisiones. siendo este porcentaje de 76% entre los niños que padecen un trastorno sistémico. es decir. sentimientos de infravaloración o culpa. éstos tienden a recurrir. La gravedad de los síntomas varía según el niño y también puede variar con el tiempo. la distima en los niños se caracteriza por la presencia durante un período mayor a un año de un estado de ánimo triste o irritable prácticamente a diario y la presencia adicional de al menos dos de los siguientes seis síntomas: baja autoestima. y cuando tales síntomas se experimentan con un intenso sufrimiento e interfieren con la capacidad para estudiar. por ejemplo. además. jugar o salir con los amigos y. y pensamientos recurrentes de muerte o ideación. la duración media de un trastorno sistémico es de cuatro años. pero que. Algunos padecen de unos pocos síntomas.. Además. De hecho. cambios en el patrón de sueño. pesimismo o desesperanza. No todos los niños con trastorno depresivo mayor padecen de todos los síntomas y con la misma duración. durante ese período el niño también experimenta al menos otros cuatro síntomas de una lista de siete que incluye cambios de apetito o peso (o incapacidad para conseguir el peso apropiado para su edad). Así. mientras que la de un episodio de depresión mayor es de siete a nueve meses (Birmaher y cols. Es más. Kovacs y cols. o de pérdida de la capacidad para disfrutar de actividades que antes eran placenteras. pérdida o aumento de apetito. el 69% experimentan posteriormente una doble depresión. Cuando la aparición de estos síntomas no se ha producido por el efecto directo de una enfermedad médica o de la ingestión de medicamentos o drogas. sin embargo. Estos síntomas pueden variar en intensidad a lo largo de los años o incluso desaparecer durante períodos breves de tiempo que no suelen durar más de dos meses. de estado de ánimo triste o irritable. El trastorno depresivo mayor (a veces denominado depresión unipolar) se caracteriza por la presencia la mayor parte del día. 1994). En la edad infantil. Los trastornos depresivos infantiles no son problemas pasajeros que desaparecen con el tiempo. planes o intentos suicidas. aunque aproximadamente el 90% de los episodios de depresión mayor remiten antes de que transcurran dos años desde su inicio. crónicos. falta de energía o fatiga..Los dos tipos más comunes de depresión en los niños son el trastorno depresivo mayor y el trastorno sistémico. el 69% de los niños con trastorno depresivo mayor desarrollan antes de cinco años otro episodio depresivo mayor. algunos experimentan tales síntomas durante semanas. en general. 1996. Craighead. 1994. y dificultad para concentrarse o tomar decisiones. Curry y McMillan. entre el 40% y el . son muy prolongados. e interfieren también en el funcionamiento y el bienestar del niño.. cambios en el patrón de sueño (insomnio o hipersomnia) y en la actividad psicomotora. En concreto. El trastorno sistémico o distinta es un tipo de depresión menos grave. casi cada día. que incluye síntomas depresivos no tan incapacitantes como los del trastorno depresivo mayor. la presencia simultánea de trastorno sistémico y trastorno depresivo mayor (Craighead y cols. si no hay un tratamiento adecuado. estamos ante la presencia de un trastorno depresivo mayor. o no se explica mejor por la muerte reciente de un ser querido. falta de energía. otros durante meses. durante al menos dos semanas consecutivas. dificultad para pensar. otros tienen muchos. 1994). con el funcionamiento cotidiano del niño. entre los cuales.

Los trastornos adicionales más frecuentes que acompañan al trastorno depresivo mayor. como trastorno.. estimándose que el 20-50% tienen dos o más trastornos adicionales.. y los trastornos por consumo de sustancias (Kovacs. Estos cambios no indican falta de carácter o una debilidad personal. 1996). parece haberse alterado la capacidad de comprensión y la capacidad de atención.  En el aspecto psicomotor se cansan sin motivo y su actividad desciende a pasos agigantados. Sin embargo. ya que el riesgo es menor en los niños más pequeños que en los adolescentes (Myers y cols. la depresión.70% de los niños deprimidos presentan otro trastorno simultáneo. amén del trastorno sistémico. de pensar y de comportarse. La clínica destacable para la depresión infantil es la siguiente:  Afecta diferentes aspectos (nivel cognitivo. la inmensa mayoría de los niños que padecen de depresión puede mejorar con el tratamiento adecuado. los trastornos por déficit de atención y comportamiento perturbado.. En resumen. Un dato significativo que indica la gravedad de los trastornos depresivos en la infancia es que la depresión es uno de los principales factores de riesgo del suicidio. Las investigaciones actuales estiman que el 72% de los niños deprimidos entre 7 y 17 años tienen ideas de suicidio. nivel motriz). llora con facilidad. Se establece que puede existir en todas las edades y como mínimo para poder hablar de ella la sintomatología debe durar alrededor de un mes. sus pensamientos están distorsionados.  En el aspecto cognitivo apreciamos que su cognición.. Capítulo II: Teorías de la Depresión Infantil Capítulo III: Depresión y suicidio escolar El concepto de depresión infantil se forma como tal en 1987 como un conjunto de síntomas que forma un síndrome. fundamentalmente aquellos que presentan elevados niveles de ira y una cierta edad. son los trastornos de ansiedad. . 1991). afecta a todos los aspectos de la vida cotidiana de un niño y conlleva cambios importantes en su forma de sentir. aunque sólo unos pocos llegan a realizarlo.  Afecta el humor: el niño se siente triste. nivel afectivo. así como cambios físicos.  Se acostumbra a apreciar tanto el principio como el final. es incapaz de encontrar disfrute en diferentes cosas que antes le hacían sonreír. la depresión no es una condición de la cual uno puede liberarse a voluntad.

Los factores de riesgo que deberíamos poder prevenir son:  Un entorno familiar desorganizado. Psicoanálisis: Cree que la depresión se produce por la pérdida de un objeto. enuresis o dolores abdominales. Modelo Psicológico El modelo biológico dice que la depresión infantil se produce por una alteración de los neurotransmisores y la manera de tratar será mediante la administración de psicofármacos. Se perciben también aspectos psicosomáticos: alteración del sueño. 2.  Situaciones escolares y sociales adversas.  Depresiones de los padres. En el modelo psicológico podemos distinguir tres corrientes: 1. La prevención se hace muy difícil por impedimento en incidir en su entorno inmediato.  Enfermedades psiquiátricas de los padres. pérdida de apetito. Cognitiva: Postulan que el niño se deprime porque tiene unas distorsiones cognitivas respecto a:  sí mismo  el mundo que lo envuelve  el futuro Para evaluar la depresión infantil debemos utilizar diferentes pruebas entre las que cabe destacar las siguientes: . El objeto puede ser la autoestima o la muerte de un ser querido. Podemos agruparlos en dos grandes bloques: 1. A lo largo de la historia diferentes modelos han tratado de dar explicación a la Depresión infantil. cefaleas. 3. vómitos.  Patologías orgánicas o psicológicas en el niño. Modelo Biológico 2. Conductual: Se cree que la depresión infantil se produce por falta de reforzamientos. alteración en el comer.

hiperquinesia.  Agresividad. Entrevistas semiestructuradas como la POZNANSKI. pero existe.  Depresión. Escalas auto evaluativas como el CDI o el BIRLENSON. . El impacto para los padres es terrible tanto por el hecho en sí como por la sociedad que los señala. el concepto de muerte irreversible el niño no lo adquiere hasta los 12 años. La frecuencia del suicidio consumado es pequeña por debajo de los 14 años. El concepto de muerte en el niño se va adquiriendo progresivamente. 3. Destacamos los siguientes factores de riesgo inherentes en el propio niño:  Concepto de muerte. Pruebas psicofisiológicas  Pruebas psicológicas dentro de las cuales destacamos: 1. Según Piaget.  Funcionamiento cognitivo (tipo de pensamientos). lo cual es menos traumatizante. Escalas heteroevaluativas para que contesten los padres. El niño potencialmente suicida tendría ideas patológicas de muerte. sin encontrar vías alternativas de solución. Entrevistas estructuradas como la DISC. Muchas veces son los propios padres los que no lo declaran como tal. 2. 4. Esto provoca que a menudo se sienten culpables y nieguen el hecho hablando de accidentes. Suicidio consumado. 3. 2. A nivel cognitivo están mucho más desestructurados. viven los fracasos de forma más grave de lo que realmente es. Ideación suicida. 4. Intentos (de muy leves a muy severos).  Falta de comunicación. Amenazas. otros adultos o inclusive sus propios compañeros. La conducta suicida pasa por cuatro fases: 1. son niños que piensan más en la muerte que otros. Es importante incidir en los factores de riesgo para prevenirlos.

cualquier síntoma de perturbación familiar. En el cuadro 2 se presentan las características del cuadro clínico de DM de acuerdo a la edad. aún para los padres. Toda experiencia negativa de la primera infancia puede provocar el suicidio infantil. Al. Se recomienda que la evaluación del niño se base en el examen comprehensivo del niño y de su entorno: Las entrevistas y aplicación de instrumentos diagnósticos se realizan con el niño. Su capacidad de pensamiento es limitada y poseen visión de túnel lo que les imposibilita encontrar alternativas viables. Algunas motivaciones inmediatas que provocan el suicidio infantil pueden ser los intentos de venganza. Motivacional. El niño suicida vive el fracaso escolar como un fenómeno sin solución. dejar de ser una molestia. 1996 et. además de evaluación física. piensa más en ella como un fenómeno reversible. & Svandijan abbot Aparie H Aparie . la familia y personas significativas en la vida del mismo. el abuso o maltrato. neurológica y evaluaciones de laboratorio y psicológicas. CUADRO 2 CARACTERISTICAS DEL CUADRO CLINICO SEGUN LA EDAD AUTORES Año Ryan 1987 Ajuriaguerra 1977 Carlson 1995 Weller. Diagnóstico diferencial Weller R. Aquí es necesario recalcar que el diagnóstico y el tratamiento de la depresión en niños y adolescentes son asuntos muy complejos para que sean puestas en manos inexpertas. La terapia a seguir frente a la ideación suicida es la cognitiva y si el entorno familiar es nocivo deberá separarse al niño se ese entorno perturbador. El niño suicida tiene más variaciones en el concepto de la muerte. Queja El áni Aparie Enure & E. Capítulo IV: Diagnóstico y evaluación de la depresión en niños La identificación de síntomas depresivos en los niños es difícil.

En adolescentes con depresión severa puede haber una pérdida importante de peso corporal acompañada de anergia y agitación lo que debe ser diferenciado de un cuadro de anorexia nerviosa (AN). maniobras para evitar ingerir alimentos y ejercicios compulsivos --. ACV Escleros Corea Huntingt Miasteni Enf Demenc . CUADRO 4 CONDICIONES MEDICAS QUE SE ASOCIAN A DEPRESION EN NIÑOS Y ADOLESCENTES INFECCIONES Y TUMORES Encefalitis Mononucleosis Malaria Postinfluenza Neumonía Tuberculosis Hepatitis Sífilis SIDA Tumor Tum. (Véanse nuestras ponencias al respecto). y que existe la posibilidad de comorbilidad y la etapa de desarrollo.entre otras. qué trastornos semejan un episodio depresivo pero no lo son. El facilita la diferenciación según el grupo específico y el cuadro 4 presenta las condiciones médicas que semejan depresión o que se asocian a mayor riesgo de padecerla. Pulmonar del Capítulo V Investigaciones Nacionales e Internacionales SCN TRANSTO Epilepsia Postconc Hem.Para fines de diagnóstico diferencial de DM se debe tener en cuenta los siguientes puntos: saber qué trastornos deben ser descartados. de alcohol o de ansiedad Diagnóstico diferencial con otros trastornos psiquiátricos: con el trastorno de adaptación con humor depresivo (TAHD) se hace en función al número de síntomas depresivos más que a la magnitud y tipo del factor estresante. Para el diagnóstico de AN debe buscarse distorsión de la imagen corporal o preocupación excesiva con el peso.

Pero varios padres se mostraron críticos con el reporte e indicaron que en muchos casos. se consideran inferiores a sus pares y son más infelices que los más activos. El estudio fue dado a conocer en coincidencia con una campaña oficial titulada “Change 4 Life”. el vínculo entre pasar mucho tiempo frente a las pantallas de televisión y videojuegos y el bienestar infantil “debe ser una gran fuente de preocupación” para los padres. financieras y familiares. pues ayudan a su bienestar. . por ello es importante que los pequeños realicen actividades como andar en bicicleta. El estudio de Salud Pública reveló además que los niños que hacen más actividad física tienden a concentrarse mejor en la escuela. director de sanidad y bienestar de Salud Pública en Inglaterra. Fenton explicó que el objetivo de la campaña es ayudar a las familias de Inglaterra a hacer “cambios de hábito más saludables”. concluyó un estudio de científicos británicos. Los niños que pasan mucho tiempo viendo televisión o jugando con consolas de videojuegos tienen mayor riesgo de sufrir ansiedad y depresión. la televisión permite que los niños se tranquilicen y calmen después de mucha actividad. afirmó que los niños que pasan más tiempo frente a las computadoras y consolas de videojuegos tienden a experimentar niveles más altos de angustia emocional. como el medio ambiente que los rodea y las circunstancias sociales. jugar fútbol. que aconseja a las familias británicas incentivar hábitos más sanos y beneficiosos para sus hijos una vez que regresan a la escuela después del período de vacaciones. declaró que sólo autoriza a sus hijos a ver pocas horas de televisión. disfrutan de mejores relaciones interpersonales con sus compañeros y amigos. madre de dos niños. El profesor Kevin Fenton. caminar y moverse. De acuerdo a una investigación de Salud Pública en Inglaterra. pero hay algunos elementos muy simples que se pueden modificar a diario con los niños para ayudar a mejorar su salud y bienestar”.Los niños que pasan mucho tiempo frente a las pantallas de la televisión y los videojuegos suelen tener baja autoestima. algo que considera “esencial” para poder hacer ella las tareas domésticas. ansiedad y depresión. y de esa forma modificar conductas del día a día. Los expertos indicaron que aquellos niños que pasan demasiado tiempo mirando televisión y usando videojuegos suelen tener baja autoestima. Jemma Murphy. Entre los consejos figura reducir la cantidad de horas al día que los niños pasan frente a la televisión o con videojuegos. agregó. y muestran niveles más bajos de preocupación. “Hay muchos factores complejos que afectan el bienestar del niño.

concluyó la experta. Los síntomas de una depresión infantil son numerosos y pueden ir desde un estado de tristeza y falta de interés por las cosas hasta un estado de irritabilidad. Si este estado se mantiene el que aparezca una depresión es cuestión de tiempo. Si nos pasamos con nuestra exigencia puede que el niño no llegue a los objetivos. pero los dejo de vez en cuando porque es el único momento en que puedo hacer cosas de la casa”. pero puede ser un arma de doble filo. protestas. etc. pérdida de memoria. descenso del rendimiento. Lil Caprani. El desarrollo cognitivo a esa temprana edad no permite al niño encontrar una explicación lógica a todo lo que ocurre a su alrededor. aislamiento. La idea de que los niños son y deben ser felices está muy extendida entre la sabiduría popular. enuresis. etc. o incluso que desarrolle un sentido extremadamente crítico consigo mismo. etc. comer bien. pero incluso actividades más simples como salir a caminar o moverse también están asociadas con un mayor bienestar en los menores”. Lamentablemente los niños también sufren y aunque deberían ser felices en muchas ocasiones no lo son. directora de comunicaciones. para que vaya aprendiendo. Los niños están llenos de preocupaciones y no sólo por problemas del mundo real. . hacer su habitación. ¡pero si no tienen preocupaciones!. pesadillas. dijo la mujer a la cadena Sky News. Por su parte. pérdida de peso. inseguridad y tristeza. falta de concentración. sostuvo que existe una asociación muy fuerte entre el bienestar y felicidad de un niño y sus niveles de actividad física. muchas personas pueden creer que esto es una exageración: ¿cómo va a deprimirse un niño si lo tienen todo?. baja autoestima. se empieza a preocupar. Si pensamos un poco nos daremos cuenta que en ocasiones nuestra forma de educar dota al niño de numerosas responsabilidades: estudiar. Cuando un niño se encuentra inseguro. nadar y jugar al fútbol ayudan al bienestar de los niños.“Mis hijos no miran mucha televisión. consumo de drogas. rabietas. cambios en los hábitos del sueño y de la alimentación. ser bueno. Capítulo VI Conclusiones Cuando hablamos de depresión infantil o de que un niño está deprimido. ¡ya me gustaría a mí estar en su lugar!. dolores múltiples. “Actividades como andar en bicicleta. lo que le genera un estado de gran inseguridad. sino también por los de su mundo imaginario. políticas y campaña del grupo benéfico The Children’s Society. indecisión. De esta forma aparecería lo que llamamos la indefensión aprendida que como su nombre indica es un estado de indefensión que uno va aprendiendo ante sucesivos fracasos: “haga lo que haga no lo voy a conseguir”. desde la hipoactividad hasta la hiperactividad. Esto es positivo para el niño. Esta indefensión aprendida es un caldo de cultivo extraordinario para que aparezcan todo tipo de sentimientos negativos en el niño: miedo.

su carácter y su percepción de las cosas. Es importante tener en cuenta que en numerosas ocasiones un estado depresivo puede estar asociado a un trastorno de ansiedad o a problemas de conducta. en estos casos la labor de prevención es muy importante. sino que también puede influir de forma muy negativa a su desarrollo. a nivel familiar dando pautas a los padres y a nivel escolar en colaboración con los profesores. . etc. También influye la propia biología del niño. En el tratamiento de la depresión infantil se realizan diferentes intervenciones: a nivel individual con el niño. fracaso escolar y con amigos. muerte de familiares. separaciones. Si usted tiene sospechas de la existencia de rasgos depresivos obsérvelo y si ve que no desaparecen no dude en pedir consejo profesional. cambios.Por supuesto tampoco debemos olvidar que en la depresión infantil también hay como en los adultos una serie de factores de riesgo como son: enfermedades. Una depresión en un niño no sólo le roba un tiempo de su infancia. un tiempo de “ser feliz”. divorcio. por esto es de gran importancia realizar un buen diagnóstico que nos determine las causas del trastorno para así poner las soluciones necesarias al mismo.