LA MIRA

La mira es un rectángulo semitransparente de metacrilato de color rojo. La cualidad de ser semitransparente permite usar la mira en parte como un espejo, pero teniendo la ventaja de que se puede observar a su través. Con estas características, la mira se convierte en un instrumento que, a la hora de trabajar la simetría, complementa al libro de espejos, y nos permite hacer cosas con ella que no podemos hacer con los espejos. HALLAR PERPENDICULARES: Sobre un punto cualquiera de un segmento, o con la condición de que pase por un punto determinado. Para ello, colocar la mira de forma perpendicular al segmento sobre el que se quiere trazar la perpendicular, y asegurarse de que el reflejo del trozo de segmento que tenemos delante de la mira (que veremos a su través con un tono rojizo), coincide con el trozo de segmento que tenemos detrás (que se verá a través de la mira). En ese momento, la mira está perpendicular al segmento; con la ayuda de un lápiz, siguiendo la línea de la base de la mira, trazamos la perpendicular. Si queremos que la perpendicular pase por un punto externo al segmento, basta con hacer coincidir la mira con dicho punto, y proceder de la misma manera.

Perpendicular por el punto P HALLAR EL PUNTO MEDIO DE UN SEGMENTO: Colocar la mira perpendicularmente sobre el segmento. Hacer que el reflejo del segmento que tenemos delante coincida exactamente con el trozo de segmento que vemos a través de la mira, incluido los extremos del mismo. En ese momento, la mira se encuentra sobre el punto medio del segmento.

HALLAR BISECTRICES DE ÁNGULOS: Colocar la mira enrasada con el vértice del ángulo. Girándola hacia el centro del ángulo, hasta que el reflejo del lado del ángulo que tenemos delante de la mira coincida con el lado que vemos a través de la misma. En ese momento, la mira marca la recta bisectriz del ángulo. Hay que tener cuidado en este procedimiento, ya que la mira tiene un groso de 3 mm, y puede originar que, al marcar la bisectriz, ésta no sea la correcta. Para mejorar el trazado, podemos marcar un punto en el papel, en el centro aproximado del perfil de la mira, y unir este punto con el vértice del ángulo.

HALLAR EJES DE SIMETRÍA: Colocar la mira sobre la recta de la figura que se presume un eje de simetría. Si ésta recta lo es, la imagen reflejada de la parte de la figura que tenemos delante de la mira coincidirá exactamente con la mitad que vemos a su través. COMPLETAR FIGURAS SIMÉTRICAS: Dada una figura cualquiera, y un eje de simetría. Con la mira podemos dibujar la figura simétrica sobre el papel, usando la proyección de la figura que tenemos delante, cosa que no podemos hacer con el espejo.

COMPROBAR PARALELISMOS: Sobre dos rectas que parecen paralelas, colocamos la mira de forma perpendicular a las mismas, y hacemos coincidir los reflejos de las semirrectas que tenemos delante con las semirrectas que vemos a través de la mira. Si ambas rectas son paralelas, veremos que coinciden las dos imágenes, pero si no lo son, sólo podremos hacer coincidir una de ellas, pero no la otra.