You are on page 1of 3

Hobsbawm 1: GRAN BRETAÑA EN 1750, siglo

xviii
Al viajero le impresionaría el verdor, la pulcridad y prosperidad de la
campiña inglesa y las aparentes comodidades del campesino.
Dado que el viaje habitual de los visitantes se reducía a las áreas
meridionales y centrales de Inglaterra, semejante impresión no era
exacta, pero aun así el contraste con la mayor parte del continente
era real
Al viajero iba a impresionarle el tamaño de Londres. No era una
ciudad limpia ni bien iluminada, pero mejor que otros centros
industriales. Pero ninguna otra ciudad inglesa podía compararse con
Londres con sus 50.000 habitantes.
Las ciudades de jactaban de sus sólidos y recientes muelles y de la
elegancia provinciana de sus edificios públicos que constituían lo que
el visitante podría aceptar como una agradable replica de la
metrópoli. Además, estaban infestadas de tabernas y prostitutas para
los marineros, víctimas de los manejos de los contratistas de
trabajadores o de la recluta engañosa para servir en la marina de su
majestad.
Los barcos y el comercio ultramarino eran la savia de GB y la marina
real su arma más poderosa.
Hacia mediados del siglo xviii, el viajero dedicaría menos atención a
las manufacturas y a las minas, y apreciará el ingenio con que las
gentes hábilmente realizan su duro trabajo e industria. Los ingleses
ya eran famosos por sus maquinas que multiplicaban a los hombres y
disminuían su trabajo, ej una sola persona con una maquina en un
pozo minero.
La máquina de vapor en su forma primitiva ya estaba presente.
Aunque la agricultura y las manufacturas eran prosperas y en
expansión, eran mucho menos importantes que el comercio. GB era la
nación de tenderos, y el comerciante, no el industrial, su ciudadano
más característico.
El comercio estaba ligado al sistema político de GB en el que los reyes
estaban subordinados al Parlamento. Los señores se visten como sus
criados y las duquesas imitan a sus doncellas, estaban alejados de la
aristocrática ostentación de las sociedades nobiliarias.
Todo el sistema ingles estaba basado en un gobierno preocupado por
las necesidades de la honesta clase media, la parte preciosa de las
naciones. “El comercio ha enriquecido a los súbditos, les ha ayudado
a ser libres y esa libertad ha hecho crecer el comercio”.
Inglaterra impresionaba como un país rico sobre todo por su comercio
y sus empresas; como un estado poderoso y formidable, pero cuyo

servidores o minúsculos propietarios que se contrataban. quienes contaban con el trabajo de varios jornaleros. Progreso económico y técnico. Londres tenía una demanda de alimentos y combustibles que transformó toda la agricultura del sur y del este. tabaco. El uso creciente de artículos exclusivos de importación. La naturaleza de este sistema de industria domestica rural se esparció por todo el campo británico. como el te. y sirvió para espesar la red de transacciones dinerarias. implicaba alguna otra área que se especializara en venderle los alimentos que ya no producía. Lo que alarmaba en el campo británico era la ausencia de un campesinado. empresa privada y los que ahora llamaríamos liberalismo. y estimuló las minas de carbón. atrajo suministros regulares por vías fluvial y terrestre de otros lugares. nos da la pauta de la expansión del comercio ultramarino y de la comercialización de la vida rural. Pocos esperaban su inminente explosión demográfica. se convirtieron en ciudades. Sin embargo nadie esperaba la inminente transformación del país por una revolución industrial.poder descansaba en el arma basada en el comercio y mentalizada por él. Sus instituciones eran estables. Toda villa que se especializara en manufacturas. Inglaterra constituía la más progresiva de las economías. La estructura característica de la propiedad de la tierra era: propietarios arrendaban sus tierras a aparceros. se llenaron de talleres o factorías primitivas para preparar y terminar el material y productos recogidos de los distintos trabajadores. a pesar del aparato estatal para mantener el orden público. no debían pagar el costo de las económicas locales autosuficientes: el hambre. todo eso era evidente. y el trabajador típico lo constituía una suerte de artesano rural que se iba especializando en la elaboración de un producto determinado. como un estado de libertad y tolerancia. Los pequeños centros de mercado de donde salían los mercaderes para acaparar los productos de los pueblos. Además. vinculadas con el comercio y la clase media. . buena parte de las industrias y manufacturas de GB eran rurales. o para distribuir el material en bruto y alquilas telares y bastidores a los jornaleros agrícolas. El pequeño cultivador propietario que vivía del producto de sus tierras se hizo mucho menos común que en otros países. Las variaciones regionales de los precios de artículos alimenticios eran pequeñas. con lo que se iba convirtiendo gradualmente de pequeño campesino o artesano en obrero asalariado. aunque las malas cosechas determinaran a veces elevadas alzas en el coste de la vida con los consiguientes disturbios en el país.

encabezada por una nobleza cerrada que se autoperpetuaba. el “liberalismo”. mas importante. Se produjo la prohibición de importaciones.El señalado interés de la nobleza alta y baja local en inversiones como canales y caminos de peaje no se debía tan solo a la esperanza de poder abrir mercados mas amplios para sus productos agrícolas. ya que el comerciante solo pudo movilizar Londres y algunos puertos en defensa de sus intereses. sino a la anticipadas ventajas de un transporte mejor y mas barato para sus minas y manufacturas. prevaleció el productor domestico. Así se calculaba que en 1760 la clase más pobre de los comerciantes ganaba tanto como la mas rica de los dueños de manufacturas. lo que produjo que la industria británica pueda crecer a lo ancho en un mercado interno protegido hasta hacerse fuerte como para pedir libre entrada en los mercados de otros pueblos. cuando hubo que elegir entre los intereses del comercio y los de la industria. y en especial el comercio ultramarino. en tanto que el manufacturero contó con los intereses políticos de amplios sectores del país. mas prestigioso que las manufacturas. y un sistema poderoso de matrimonios familiares. el comercio pareció ser más lucrativo. Ni la industria ni el comercio podrían haber florecido sino por las insólitas circunstancias políticas que impresionaban a los extranjeros: Inglaterra era un oligarquía de aristócratas terratenientes. Desde todos los aspectos. Y sin embargo. . Pero en 1750 estas mejoras en el transporte tierra adentro apenas si se habían iniciado. Los intereses manufactureros podían ya determinar la política del gobierno.