UNI-FIQT AACB

Lectura N º 10

QU-117 A y B

COMPLEJOS DE COORDINACIÓN
En química se denomina complejo a una entidad molecular que se encuentra formada por una
asociación que involucra a dos o más componentes unidos por un tipo de enlace químico que
normalmente es un poco más débil que un enlace covalente típico.
Por una costumbre histórica el término complejo se utiliza principalmente para describir a
aquel tipo de estructura molecular que usualmente se encuentra formada por un átomo central
(el cual es con frecuencia un catión metálico) que se encuentra enlazado a un arreglo ordenado
de otros grupos de átomos que lo rodean llamados ligandos. Esta última acepción es también
conocida como entidad de coordinación.
El término también es utilizado para referirse a una enorme cantidad estructuras inestables o
metaestables que participan como intermediarias en diferentes reacciones; por lo cual es
preferible utilizar siempre que se pueda un término más explicativo para referirse a estos
compuestos. En este sentido el término complejo es mucho más amplio, pero menos preciso.
En química inorgánica, por ejemplo, se prefiere utilizar el término entidad de coordinación en
lugar de complejo.
La química de los complejos tiene numerosas aplicaciones tanto teóricas como prácticas
sirviendo por ejemplo para explicar cosas tan vistosas como el color de las piedras preciosas,
la elaboración industrial de polímeros, pigmentos, vidrios incoloros y de colores, electro
depósito de metales, formulación de ablandadores de agua para productos de limpieza
hogareños, y hasta el tratamiento de algunas intoxicaciones y la base teórica que permite
comprender la mayoría de las reacciones enzimáticas que permiten la existencia de la vida.
Los complejos más sencillos responden a un tipo de estructura molecular que se encuentra
generalmente formada por un grupo central (generalmente un catión) llamado núcleo de
coordinación que posee orbitales de valencia no ocupados, rodeado por un cierto número de
moléculas o iones que poseen pares de electrones no compartidos. Estos electrones no
compartidos pueden ser inyectados en los orbitales vacíos del grupo central para formar
enlaces coordinados.
Aunque en general el grupo central es un catión también puede ser un átomo neutro, por
ejemplo un átomo de gas noble, o una molécula y puede poseer carga positiva, negativa o
carecer por completo de carga.
A los iones o moléculas que participan de la estructura molecular inyectando su par de
electrones no compartidos se les denomina genéricamente ligandos.
Al aducto formado por el grupo central y los ligandos se le denomina entidad de
coordinación y a los compuestos que contienen entidades de coordinación en su constitución
se les denomina compuestos de coordinación.
Un ligando enlazado a un átomo central se dice que está coordinado a ese átomo. El número
de pares de electrones que es capaz de aceptar el grupo central se denomina número de
coordinación.

Proust en 1799. propuesta por Ch. que estos compuestos parecían estar formados por la asociación de otros compuestos más sencillos. . A la par de ello el número de complejos conocidos aumentaba a medida que progresaba su estudio. especialmente por sus colores. No fue sino hasta mediados del siglo XIX que los químicos comenzaron a interesarse por la verdadera naturaleza de su constitución y por su relación con otros compuestos más sencillos. Esta primera definición fue trascendental para separar unos compuestos de otros.J. y segundo la reactividad alterada de los iones que participaban. pues era difícil encontrarles una estructura valedera que pudiera explicar todas sus propiedades. Berzelius introdujo el concepto de isomería. propuesta por J. Frankland en 1852 como una extensión de la ley de las proporciones definidas. Von Hofmann. pronto se sintetizaron una serie de nuevos compuestos que resultaron muy llamativos. Gerhardt (hacia el año 1853). J. A. esta teoría fue una primera aproximación para explicar cómo estaban unidos los átomos en los abundantes "complejos" que contenían amoníaco. KCN·Fe(CN)2·Fe(CN)3 producido por Diesbach en Berlín a comienzos del siglo XVIII. El desarrollo de modelos que permitieran explicar su naturaleza. A decir verdad. Muchos de los primeros complejos fueron utilizados como pigmentos por los pintores de la época. el cual complementa la definición anterior pero introduce una pregunta clave: ¿Cómo se unen entre sí los átomos? Para encontrar una respuesta a esta pregunta fue definitiva la teoría de los tipos. Wurtz en 1849 y ampliada y trabajada por A. se desarrolla la "Teoría de la Fuerza de Combinación" o "Teoría de la atomicidad" (una primera aproximación al actual concepto de valencia (química)). también conocido como Berliner Blau o azul de Berlín. como se puede notar en las fórmulas arriba expresadas. la definición de lo que se consideraba un compuesto "verdadero". Luego. propuesta por E. esta teoría establece que «cada elemento sólo se puede unir a un número fijo de otros elementos». especialmente en el caso de los complejos. tomaron los nombres de sus creadores. para diferenciarlos de los compuestos simples. Esto llevó a identificarlos como "compuestos moleculares". Estos compuestos presentaban dos notables propiedades que los diferenciaban de los conocidos hasta el momento: Primero los brillantes cambios de color asociados a su formación. y por último. más conocida como Ley de las proporciones definidas. en 1827. Al principio se encontró. a falta de una descripción más adecuada. se les dio el nombre de COMPLEJOS.UN POCO DE HISTORIA Con el constante avance que tuvo la Química en sus comienzos como ciencia exacta. En otras palabras lo que hoy conocemos como "estequiometría definida". tuvo que esperar la aparición de teorías y modelos válidos para compuestos más sencillos. Otro de estos vistosos compuestos fue el Azul de Prusia. hoy conocida como "Teoría del amonio". la cual establece que: «un compuesto determinado siempre estará constituido por las mismas proporciones de sus elementos constituyentes». Estos compuestos químicos.L. para diferenciarlos de los "compuestos atómicos" más simples. desarrollada para el amoníaco por Ch. Así se dieron a conocer por ejemplo la Sal de Magnus (2PtCl2·2NH3) ó la Sal de Erdmann (KNO2·Co(NO2)2·2NH2. Simultáneamente. Los pasos fundamentales en este sentido fueron en primer lugar. W. éste era un nombre acertado para la época.

se inicia con Alfred Werner (1866-1919) profesor de Química en Zurich. Sin embargo el mismo Jörgensen habría de sintetizar el compuesto que definiría la validez de su teoría. conocido como teoría de las cadenas. concluyendo al final que su modelo. Kelulé en 1858. se podía asegurar que la atomicidad del cinc siempre era dos y la del Nitrógeno o la del Fósforo era 3 ó 5. era incorrecto. de manera tal que las sales complejas como el CoCl3·6NH3 debían ser formuladas correctamente como [Co(NH 3)6]3+Cl3-.A. esta noción influyó necesariamente en un segundo modelo desarrollado en 1869 y sustentado con éxito durante varias décadas por los escandinavos Blomstrand. Además de lo conocido con anterioridad. Alfred Werner El reconocimiento de la verdadera naturaleza de los complejos. Friedrich August Kekulé von Stradonitz F.Así. propone la noción de que muchos compuestos orgánicos tenían que ser producto de la unión entre sí de átomos de carbono en forma de cadenas. quién fuera más tarde profesor en la Universidad de Copenhague y uno de los experimentadores más sobresalientes de la química de la coordinación. También demostró que se originaban profundas consecuencias estereoquímicas si se hacía la suposición de que las . quien demostró que las moléculas neutras que participaban en la formación de un complejo (entidad de coordinación) estaban directamente enlazadas al metal. profesor de Química en Lund (Suecia) y su alumno Jörgensen.

Estos tres postulados daban una explicación satisfactoria a las principales preguntas que se venían planteando los químicos con respecto a los "complejos". La mayoría de los elementos químicos presentan dos tipos de valencia. que no contenía carbono en su estructura. CoCl3·3NH3. El tercer postulado llevó a Werner a afirmar que la presencia de isomería óptica para complejos del tipo [M(AA)3] (Donde AA es un ligando bidentado) era evidencia de una estructura octaédrica y que esta isomería era debida a la asimetría de la molécula. CoCl3·5NH3. publicada en 1893. 3. La valencia secundaria o número de coordinación. 2. por 3 iones cloruro. CoCl3·4NH3. Alfred Werner. Esta controversia llevó a Werner y su grupo en 1914 a sintetizar el más extraordinario complejo de la época. En el tercer caso. el número de coordinación está satisfecho por 5 NH 3 y 1 Cl-. propuso que los átomos podían exhibir simultáneamente más de un tipo de valencia. como se ve claramente en todos los casos. el hexol ([Co(Co(NH3)4)3(OH)6]). Los elementos tienden a satisfacer tanto su valencia primaria como su valencia secundaria. se tiene que la valencia primaria o estado de oxidación del cobalto en todos los casos es 3+. 4 NH 3 y 2 Cl-satisfacen el número de coordinación [CoCl 2(NH3)4]+ y en el último caso lo satisfacen 3 NH 3 y 3 Cl--. hoy conocida como número de coordinación. la valencia primaria o unión ionizable. En el segundo ejemplo. algunos químicos orgánicos trataron de refutar su hipótesis aduciendo que la actividad óptica se debía a la presencia de átomos de carbono en la estructura y que esta propiedad era exclusivamente debida al carbono.moléculas o iones (ligandos) alrededor del metal ocupaban posiciones en los vértices de uncuadrado o de un octaedro. Estructura del hexol . Tomando como ejemplo para la aplicación de los postulados la bien conocida serie de las aminas CoCl3·6NH3. La primera parte de su teoría de la coordinación. hoy conocida como número de oxidación y la valencia secundaria o unión no ionizable. El estado de oxidación 3+ del cobalto está compensado. y la valencia secundaria o número de coordinación de este ion es 6. el número de coordinación 6 está satisfecho por 6 grupos NH3. En el primer ejemplo todos los cloruros son iónicos y no forman parte del catión complejo [Co(NH3)6]3+. está distribuida en posiciones definidas en el espacio. [CoCl(NH3)5]2+ y únicamente dos cloruros son iónicos. puede resumirse en los siguientes tres postulados: 1. [CoCl3(NH3)3].

isomería óptica. Con respecto a los compuestos de coordinación. conformando la entidad de coordinación. a toda la química de complejos como simples reacciones acido-base. y derrumbar murallas impuestas artificialmente entre la química orgánica y la inorgánica. consolidando la teoría de la coordinación. Los estudios estereoquímicos de Werner fueron seguidos más tarde por las ideas de G. es decir. en la cual una base es aquella que tiene un par libre de electrones que puede donar a otro átomo. mientras que un ácido es la sustancia que puede aceptar un par libre de electrones para formar un enlace. que no están compartidos en un enlace» y definió el número de coordinacióncomo «el número real de pares de electrones que están unidos al átomo metálico». En otro aspecto de su teoría. En sus conceptos fundamentales. Werner obtuvo el Premio Nobel en 1913 por el desarrollo de su teoría de la coordinación. llegando por ejemplo a considerar bajo esta óptica. ésta teoría continúa vigente ya que permite explicar correctamente muchos de los aspectos estructurales de los compuestos de coordinación. Ejemplos de complejos de coordinación [Fe(CN)5(H2O)]2- ion aquapentacianoferrato(III) [Fe(H2O)6]2+ ion hexaaquahierro(II) [Pt(NH3)4][PtCl6)] hexacloroplatinato(IV) de tetramminplatino(II) . EL modelo de Lewis fue posteriormente ampliado y completado por la Teoría del Enlace de Valencia (TEV) y la Teoría de Orbitales Moleculares (TOM) que nos permiten actualmente interpretar la gran mayoría de las reacciones y propiedades de los complejos. y resultó una verdadera revolución en la química porque permitió explicar de manera sencilla la naturaleza del enlace químico en compuestos sumamente diversos. Lewis propuso una definición más general para ácidos y bases. En este sentido. Lewis propuso su modelo en 1916 y Sidgwick lo amplió hacia 1927. Lewis y N. Lewis postuló que: «los grupos que están unidos al ion metálico. como hoy es obvio. N. La conclusión de Werner sentó uno de los argumentos de mayor peso para considerar a la química como una sola. quienes propusieron que eran los electrones de la última orbita de un átomo los responsables de los enlaces químicos y que «un enlace químico requería compartir un par de electrones» de manera tal que quedara cumplida la condición que cada átomo participante en el enlace obtuviera al final ocho electrones en su capa más externa (Regla del octeto). V. Sidgwick. poseen pares libres de electrones. el ion metálico en un complejo es un ácido de Lewis y los grupos que están unidos a este ion en la entidad de coordinación son bases de Lewis. y además mostrando que esta isomería es una función de las operaciones de simetría de las moléculas en general y no específica de un único tipo de átomo.El hexol presentó. con normas generales.