You are on page 1of 40

CANARIAS ARQUEOLÓGICA

2011

VOL. 19

PP. 109-147

ISSN 1888 - 4059

PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU
TERRITORIO CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000
LÓPEZ PARDO, F.1; EL KHAYARI, A.2; HASSINI, H.3; KBIRI ALAOUI, M.4;
MEDEROS MARTÍN, A.1; PEÑA ROMO,V.5; SUÁREZ PADILLA, J.5;
CARRETERO POBLETE, P.A.1 y MLILOU, B.3
1
2

Universidad Complutense de Madrid, lopardo@ghis.ucm.es, mederos@ghis.ucm.es

Institut National du Service d’Archéologie et du Patrimoine, Rabat aelkhayari@yahoo.fr
3
4

Parque Arqueológico de Lixus, hichamhassini@hotmail.com

Parque Arqueológico de Chellah, medkbririalaoui@hotmail.com
5

Centro de Estudios Fenicios y Púnicos, victoriatanit@yahoo.es,
psuarezarqueo@gmail.com, pacarretero@gmail.com

Recibido: 06-04-2011
Aceptado: 14-09-2011

Abstract. During the months of
October and November 2000, a
systematic survey was conducted in
the island of Mogador and another
selective in the surrounding area, in a
radius of 20 km., and in the estuaries
of all the rivers between the Tensif in
the Northeast and the Tamri in the
South. On the island, 8 archaeological sites could be detected, 5 unpublished. In the area M3 o Tertre, where
is, almost exclusively, the Phoenician
presence, highlights a Punic amphora fragment, Maña-Pascual A4, a
T.11.2.1.4 or 11.2.1.6, and iron slag,
Keywords.
survey.

which could come from Ain el Hajar,
in the Jebel Hadid o Iron Mountain.
The Early Empire occupation, possible coeval with Juba II, Ist century BCIst century AD, is present in the M2
area, with Dressel 7-11 and 20 plus
Beltran IIA amphorae, Italian Terra
Sigillata, and M5 sector, with Beltran
IIB amphorae and Italian Terra Sigillata. The Late Empire presence stands
in M1 sector, with Keay XIX y XXIII
amphorae, a possible Dressel 30, Terra Sigillata A and D, Terra Sigillata B
lucent and Thais haemastoma.

Morocco, Mogador, Phoenicians, Juba II, archaeological

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Resumen. Durante los meses de octubre y noviembre de 2000 se realizó una prospección sistemática en la
isla de Mogador y otra selectiva en el
territorio circundante, en un radio de
acción de 20 km., y en los estuarios
de todos los ríos entre el Tensift al
Noreste y el Tamri al Sur. En la isla
pudieron detectarse 8 áreas arqueológicas, 5 inéditas. En el sector M3
o Tertre, donde se concentra casi en
exclusiva la presencia fenicia, destaca un fragmento de ánfora púnica
Mañá-Pascual A4, una T.11.2.1.4 o
11.2.1.6, y escoria metálica de hierro,

que podría proceder de Ain el Hajar,
situado al pie del Jebel Hadid o la
Montaña del Hierro. La ocupación
alto-imperial, posiblemente coetánea
con Juba II, de los siglos I a.C-I d.C.,
está presente en el sector M2, con
ánforas Dressel 7-11 y 20, Beltrán IIA,
Terra Sigillata Itálica y en el sector M5,
con ánforas Beltrán IIB y Terra Sigillata Itálica. La presencia bajo-imperial
destaca en el sector M1, con ánforas
Keay XIX y XXIII, posible Dressel 30,
Terra Sigillata clara A y D, Terra Sigillata B lucente y Thais haemastoma.

Palabras clave. Marruecos, Mogador, Fenicios, Juba II, prospección arqueológica.

1. ANTECEDENTES DE LA INVESTIGACIÓN

La investigación sobre el ámbito costero atlántico norteafricano tiene resonancias cientíicas de primer orden para cualquier arqueólogo o historiador
de la Antigüedad. Durante siglos fue el confín del Mundo Antiguo, representado por la hasta hace poco mítica isla de Kernè, el último lugar de la Ecúmene,
la cual podemos identiicar hoy con la isla de Mogador, donde se encuentra la
última factoría fenicia que se conoce de la costa atlántica africana (Figs. 1-2).
La isla donde se halla la factoría está situada a casi 800 km. del Cabo Espartel y del Estrecho de Gibraltar. En el paisaje actual, la isla y otros pequeños
aloramientos rocosos que emergen en sus proximidades cierran una amplia
ensenada en la que vierte sus aguas un pequeño uadi, el Ksob. Sin duda, en
110

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 1. Mapa de Essaouira y la isla de Mogador.

Fig. 2. Vista aérea de Essaouira.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

111

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

la Antigüedad formaba parte de este archipiélago una isla más baja que se
encuentra en la actualidad unida a tierra irme y está ocupada por la localidad
actual de Essaouira. La isla de Mogador y los pequeños islotes que la rodean
eran los únicos, junto al de Mohamedia, que se podían reconocer a lo largo
de la uniforme costa atlántica africana, lo cual pone de relieve su importancia
para la navegación antigua y para la presencia estable fenicia en la región (Figs.
3-4).
Sobre la isla de Mogador, la única en la que por ahora se han descubierto vestigios antiguos, se han hecho converger tradiciones literarias antiguas.
Especialmente las que se reieren a las “Islas Purpurarias” del rey mauritano
Juba II, cuya tintura era especialmente apreciada en época romana. En 1950
dos profesores del Liceo de la localidad, J. Desjacques y P. Koerbelé, intentaron
descubrir las pruebas de la obtención de la famosa tintura en el lugar. Pero a
pesar de sus esfuerzos (Desjacques y Koeberlé, 1955) y los que le siguieron
de A. Jodin (1967), nunca dieron ni con los amontonamientos de malacofauna
relacionados con la tintura, ni con las estructuras artesanales propias de esa
actividad.
Sin embargo, tan intensa búsqueda dio otros frutos, los vestigios de una
factoría fenicia, identiicada como tal desde el primer instante a partir de sus
numerosas inscripciones sobre cerámica. Con tales premisas se iniciaron las
excavaciones en el yacimiento, primero bajo la dirección de P. Cintas (1954) y
después bajo A. Jodin (1957 y 1960). Si bien no fue posible descubrir el rastro
de la regia industria de la púrpura ni saber si los restos exhumados pertenecían a los más lejanos colonos semitas, se puede airmar que los hallazgos
sacados a la luz han tenido similar importancia. Por ejemplo podemos citar el
más importante conjunto epigráico fenicio del Extremo Occidente (Février,
1966; Amadasi Guzzo, 1992; Ruiz Cabrero & López Pardo, 1996) con más de
un centenar de grafiti sobre cerámica que nos ilustran sobre la antroponimia
y los usos socio-culturales de los comerciantes fenicios. Por otro lado, se destacaron aspectos sorprendentes para la época de los descubrimientos, como
el notable parecido de las cerámicas de Mogador con las de las factorías del
sur de la Península Ibérica y de la costa argelina. Además, la inexistencia de
112

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 3. Vista de la isla de Mogador desde la playa.

Fig. 4. Actual desembarcadero en la isla de Mogador con Essaouira al fondo.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

113

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

construcciones ijas en la isla hacía inevitable recordar el texto de Pseudo
Escílax (112, G.G.M. p. 94) que señala que los fenicios al llegar a la isla de Cerne
se albergaban en tiendas, y por lo tanto cabía sospechar que se trataba de
una factoría estacional (Fig. 5).
La frecuentación del enclave debió durar más de cien años, desde principios del siglo VII a.C. hasta la mitad del siglo VI a.C. pues Jodin (1960: 48-49)
propone una cronología más corta, desde mediados del siglo VII a.C. La permanencia durante ese tiempo de un hábitat sin construcciones ijas, así como
las peculiaridades de sus hallazgos, nos hizo reconocer a Mogador como una
factoría en el sentido más riguroso del término (López Pardo, 1992). Era un
establecimiento comercial con lugares de almacenaje, en el que residen temporal o permanentemente agentes de comercio. Lo cual confería al yacimiento un valor paradigmático para los comienzos de la colonización fenicia en
Occidente, en la medida en que sería posible a través de sus hallazgos extraer
informaciones valiosas extrapolables a la fase inicial de otros asentamientos,
que por su perduración con construcciones sólidas habrían borrado en gran
medida la fase inicial de su instalación.
Visto lo antes dicho, no escapa a nadie el interés de recuperar para la
investigación este importante yacimiento. Por ello en 1994 la Comisión bilateral hispano-marroquí de cooperación cultural tuvo a bien propiciar y inanciar un proyecto, aunque de bajo coste, de resultados muy prometedores.
Este consistió en el estudio de las cerámicas de la factoría fenicia de Mogador
y tuvo comienzo en octubre de 1994 con el ichado, dibujo y fotografía de
medio millar de piezas depositadas en el Musée Archeologique de Rabat, de un
total de más de cinco mil fragmentos cerámicos revisados.
Uno de los objetivos básicos de este estudio fue alcanzar un mayor conocimiento de un período histórico aún por descubrir en la fachada atlántica
africana y cuyo marco cronológico comprende los siglos VIII al III a.C. De esa
época tenemos sólo unas difusas nociones de carácter histórico que proceden en su mayoría de una limitada documentación arqueológica escasamente
procesada. En este contexto, el reestudio de los materiales cerámicos de Mogador y su publicación ha permitido poner a disposición de los investigadores
114

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 5. Antiguo desembarcadero fenicio.

que se dedican a estudiar otros ámbitos regionales una documentación de la
cual se conocía menos de un 10 %.
Hasta ahora ya han salido varias publicaciones. La primera es un informe preliminar con un análisis cuantitativo de los tipos cerámicos, clasiicados
según diferentes criterios, cuyo interés reside en que es el primer análisis
de este tipo realizado globalmente sobre los vestigios exhumados en varias
campañas en una factoría fenicia (López Pardo, 1996). El segundo recoge 18
nuevos grafiti incorporando además el análisis de las cerámicas en las que
aparecen (Ruiz Cabrero & López Pardo, 1996). Se trata de inscripciones de
carácter muy modesto, pero que nos han permitido conirmar, mediante el
estudio de los soportes, la idea de que se trata de recipientes marcados para
un uso particularizado de los mismos, debido a la composición no familiar del
grupo humano que año tras año se desplazaba a la isla. El tercer trabajo recoge el estudio de las cerámicas pintadas del yacimiento (Kbiri Alaoui & López
Pardo, 1998). Y el último fue presentado en las “Premieres Journées Nationales d’Archéologie det du Patrimoine” (Rabat, 1998) sobre las cerámicas de
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

115

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

engobe rojo y su relevancia para la problemática cronológica del yacimiento
(López Pardo & Habibi, 2001).
Más recientemente hemos realizado dos trabajos de relexión que tienen
como eje central el enclave fenicio de Mogador en el contexto regional. El primero de ellos parte de las precisiones obtenidas de la documentación arqueológica con el in de proponer la evolución de la presencia fenicia en Mogador
y su entorno: “De los mercados invisibles (comercio silencioso) a las factoríasfortaleza púnicas en la costa atlántica africana” (López Pardo, 2001). El segundo
de los trabajos tiene un mayor alcance, El empeño de Heracles (La exploración
del Atlántico en la Antigüedad) (López Pardo, 2000) y pretende demostrar, entre
otras cosas, el papel central de Mogador en la exploración y extracción de recursos de las costas atlánticas africanas realizadas por los semitas.
Quisimos que las actuaciones del año 2000 alcanzasen el nivel óptimo de
rendimiento, cosa que el equipo pretendió en todo momento, y todos sus
miembros pusieron todo de su parte para que así fuera. No obstante, las
dilaciones en distintos momentos del planteamiento del proyecto han requerido un esfuerzo notable de coordinación y de superación de problemas que
en nada han beneiciado a la puesta en marcha del mismo, máxime cuando
se trataba de la primera campaña. El hecho de que fuera en el mes de julio
cuando se conoció el resultado de la convocatoria impidió que se programara con la suiciente antelación la actividad, pues el Institut National du Service
des Antiquités et du Patrimoine de Rabat permaneció cerrado hasta el mes
de septiembre, y no se pudo tramitar hasta esa fecha ni las autorizaciones
de desplazamiento de los miembros marroquíes del equipo, ni los permisos
administrativos de la actividad, ni recavar de las autoridades provinciales, la
Gendarmerie Royale, etc., las autorizaciones para la realización del sondeo
estratigráico en la isla de Mogador, pues ésta es un “espacio protegido” y
cualquier intervención en la misma requiere de permisos solicitados con mucha antelación. Por suerte y gracias a la ayuda de la Delegación de Cultura
de Essaouira, el Gobernador Provincial nos permitió una intervención no
agresiva en la isla, que consistió en la limpieza de un antiguo corte con vistas
a la excavación del año siguiente de 2001 (Fig. 6).
116

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 6. Sector 3, denominado Tertre por Jodin, con ocupación fenicia.

El equipo de campo durante la campaña de 2000 estuvo compuesto por
los codirectores, F. López Pardo, Profesor Titular de Historia Antigua de la
Universidad Complutense de Madrid y Abdelaziz El Khayari, Profesor Investigador del Institut National du Service d’Archéologie et du Patrimoine de Rabat.
Mohamed Kbiri Alaoui, Conservador Adjunto del Parque Arqueológico de
Chellah (Rabat). Dr. Hicham Hassini, Conservador Jefe de Lixus. Dr. Alfredo
Mederos Martín, Investigador Contratado del Departamento de Prehistoria
de la Universidad Complutense de Madrid. Victoria Peña Romo y José Suárez
Padilla del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos. Pedro Carretero Poblete, Becario Predoctoral del Departamento de Historia Antigua de la Universidad
Complutense de Madrid y Brahim Mlilou, Conservador adjunto de Lixus.
Como colaboradoras participaron la arqueóloga del Taller de Arqueología, IsaCANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

117

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

bel Cisneros García y la dibujante Elena Torres Herrera.Todos los investigadores españoles son miembros del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos.
La reconstrucción de la línea costera antigua, a partir de cartografía antigua, fotografía aérea y el reconocimiento sobre el terreno está encomendado a la Dra. Pilar Carmona, Profesora Titular de la Universidad de Valencia.
El Análisis arqueometalúrgico de escorias es realizado por el Dr. Salvador
Rovira, del Museo Arqueológico Nacional. Los análisis antracológico, paleocarpológico, polínico y arqueozoológico serán realizados en el Departament
de Prehistória i d’Arqueología de la Universitat de València, coordinados por
la Profesora Elena Grau. El estudio del material epigráico recuperado en
la excavación será estudiado por Luis Alberto Ruiz Cabrero, especialista en
epigrafía semítica. El estudio de la cerámica común fenicia será realizado por
el Profesor Carlos Gómez Bellard de la Universidad de Valencia.

2. OBJETIVOS Y MARCO TEÓRICO DEL PROYECTO

Este proyecto pretende precisar las estrategias de la presencia colonial
fenicia en un ámbito costero, de la costa atlántica africana. A este respecto
se apuntan marcadas diferencias entre esta zona y las demás franjas costeras
donde se detecta la presencia fenicia en los aledaños del Estrecho. En primer
lugar, en lo que se reiere a la obtención de recursos abióticos, dadas las
particularidades en cuanto a la lora y la fauna, con modos de vida indígenas
también distintos. En cuanto a la interacción, queremos ijar las diferencias
en los procesos de aculturación y de integración de indígenas en el sistema
colonial. El registro arqueológico, en el estado actual de la investigación, no
permite apreciar claramente cuales fueron las transformaciones de carácter
social y cultural en los grupos eminentemente trashumantes de la costa presahariana parecen mucho más tenues en estos aspectos, pero seguramente
su impacto no fue menor en el marco de sus relaciones internas: formación
de grupos tribales dominantes, conlictividad inducida, potenciación del comercio a larga distancia, etc. Son cuestiones, que actualmente sólo han sido
118

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

esbozadas y apenas contrastadas cientíicamente. Por ello, uno de los ines del
presente proyecto es determinarlo con el mayor rigor y documentarlo con
los mayores matices posibles.
Aún siendo relevante esta línea de indagación, pretendemos centrar nuestro proyecto en las estrategias de aproximación fenicia en el ámbito costero
que intentamos estudiar, llegando a particularizarlas en función de las realidades de los grupos humanos con los que entran en contacto, y, lo que es quizás
más importante, en función de los recursos de interés colonial que pretendían explotar o extraer. Así nos introducimos de lleno en el debate de mayor
calado que actualmente se dirime sobre la presencia fenicia en Occidente.
Es precisamente el estudio del territorio y su articulación antrópica, un
marco de investigación bastante provechoso para el conocimiento de las
formaciones sociales que hacen uso del mismo. Precisamente, en los ámbitos
de estudio, concurren comunidades que previsiblemente, presentan grados
de complejidad diversos: los indígenas, que suponemos, a modo de hipótesis
de partida, que se trata de sociedades con probables jefaturas pero de escasa
complejidad social, de tradición prehistórica, y la fenicia, alóctona, que corresponde propiamente a grupos que forman parte de una sociedad estatal,
que aplica modelos originarios de Oriente y que se inserta en un territorio
nuevo, fundando factorías y colonias. Estas circunstancias están asociadas a
las nuevas realidades políticas que suponen un nuevo marco de interacción
intergrupal, dentro del que hay que explicar circunstancias tan importantes
como la propiedad de la tierra, el tipo de recursos explotados, así como la
organización de la producción y la relación establecida entre las comunidades
a lo largo del tiempo, con las consabidas inluencias mutuas y los previsibles
procesos de cambio que podían haber ocurrido especialmente en el ámbito
de la comunidad local.
Estas premisas son fruto de diversos posicionamientos previos (López
Pardo, 1987, 1990 y 1996), entre los que destacan el conocimiento de como
se producen estas mismas relaciones en otros espacios más o menos cercanos. Destacan los resultados que en este sentido se están obteniendo en la
costa atlántica de la península, y en el Norte de África. En la fachada atlántica
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

119

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

de Marruecos hemos podido sentar las bases de un importante proceso de
interacción a través de la aplicación de un modelo teórico bien contrastado
que sirve para analizar el paso del modo de producción doméstico al de
producción comercializable. No obstante, la percepción de esta realidad de
una fuerte interacción también en el caso magrebí ha sido documentada
con pocos indicios y no tenemos ni siquiera una secuencia del proceso. En
deinitiva, se ha podido formular el modelo, aunque estamos lejos de conocer
su desarrollo, pues todavía estamos iniciando los trabajos de campo necesarios para complementar la información obtenida en las antiguas actuaciones
arqueológicas.

3. INFORME DE RESULTADOS DE LAS ACTIVIDADES DESARROLLADAS A
LO LARGO DE LA CAMPAÑA DE 2000

Entre los meses de octubre y noviembre de 2000, el equipo que suscribe
este trabajo desarrolló labores de campo en la isla y en el territorio costero.
Las actividades desplegadas durante los trabajos de campo han consistido
en el reconocimiento del territorio circundante, a través de una prospección
selectiva y sistemática en un radio de acción de 20 km. en el ámbito continental próximo a la isla de Mogador; prospección puntual en los estuarios de
todos los uadis comprendidos entre el Tensift al Noreste y el Tamri al Sur; y
prospección sistemática en la isla.
La prospección exhaustiva en toda la supericie de la isla ha sido especialmente provechosa, pudiéndose determinar hasta ocho áreas arqueológicas,
de las cuales cinco no habían sido detectadas hasta el momento, pudiendo
asegurarse de acuerdo con el material en supericie que la principal ocupación de la isla fue durante los siglos I a.C. y I d.C., ya sea como hábitat,
necrópolis o para usos industriales. Se ha documentado la permanencia de
la ocupación durante el Alto Imperio, dato desconocido hasta el presente, y
delimitar, a su vez, el ámbito ocupado durante el Bajo Imperio en el sector
M 1 (Fig. 7).
120

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 7. Mapa de la Isla de Mogador con los sectores 1-8 con ocupación romana.

Ha quedado, sin embargo, por esclarecer la extensión de la ocupación
fenicia arcaica, un dato imposible de obtener a través de reconocimientos
supericiales por ausencia de material cerámico salvo en los sectores M 3 y
M 4. También es relevante el incremento en los escasos hallazgos de ánforas
del siglo III a.C., que podría conirmar en un futuro que la isla volvió a ser
ocupada en época púnica.
En el sector M 3 hemos realizado también una limpieza, donde se concentran las áreas excavadas en los años cincuenta por Koeberlé, Cintas y
Jodin, que afectaron a la factoría fenicia, en la zona conocida como le tertre,
concretamente en la intervención realizada por Jodin en 1956, donde fue
reconocida una estructura enlosada de una decena de metros y de 1.60 m.
de ancho que no fue interpretada en su día por el excavador, con el in de
incorporar información relativa a las actividades económicas desarrolladas en
el enclave semita. Esto nos permitió, mediante una acción tan puntual, inferior
actividades de captación de recursos de mineral de hierro y de transformación metalúrgica en la propia factoría, que fueron implementadas con prospecciones en el territorio continental en busca de cotos mineros.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

121

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Se aprecia, pues, la conveniencia de una revisión desde la perspectiva que
dan los vestigios arqueológicos de la región. En este sentido, parece cada vez
más enigmático el vacío arqueológico que sufre la isla de Mogador avanzado
el s. VI a.C., que hemos podido fechar con precisión a través del registro cerámico (Kbiri Alaoui & López Pardo, 1998). Hasta ahora no se ha podido explicar ese hiato, aunque se había sugerido el traslado de la factoría a la actual
Essaouira (Jodin, 1988: 90), pero sobre ello no existe ningún indicio arqueológico y, por otra parte, se trata de un lugar muy inseguro por su proximidad a
tierra irme y que sufre, además, los embates constantes del viento. También
se ha relacionado con la reorganización del poblamiento en la región del
Estrecho que tiene lugar en esa época, habitualmente puesta en relación con
la crisis de Tartessos, que aparentemente habría dado lugar a un fuerte retraimiento comercial. La propuesta tampoco parece muy convincente, pues las
factorías de la costa argelina, Rachgoun y Mersa Madahk (López Pardo, 1996:
270-274) siguen funcionando y no son pocas las fundaciones de esa época en
la costa andaluza. Habría que achacar, pues, el vacío arqueológico en Mogador
a la situación de su contexto regional.
Pudo instalarse en Mogador una pequeña factoría púnica, con una infraestructura exigua, similar a la que muchos siglos después construyeron los
portugueses en este lugar. El hecho parece apoyarlo no sólo por la aparición de ánforas Mañá-Pascual A4 del s. IV a.C., caso de Mog. 00.3.143, una
T.11.2.1.4 o 11.2.1.6 (Ramón Torres, 1995), sino también por la identiicación
de una cisterna púnica, que sus antiguos excavadores consideraron inicialmente como romana, a pesar de la presencia de elementos constructivos
típicamente feno-púnicos.

4. ESTUDIO DEL TERRITORIO CONTINENTAL INMEDIATO

La primera zona prospectada comprendió los aledaños de la desembocadura del uadi Ksob, zona natural de aguada para los habitantes antiguos de
la isla, donde localizamos los primeros restos antiguos en el morabito de Sidi
122

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Mogdoul (CS 1) (vide infra), una colina baja cercana tanto al mar como al río.
A través de nuestros estudios previos, parecía presumible el hallazgo de un
yacimiento arqueológico debido a su posición estratégica, la elección desde
antiguo del lugar como enterramiento del santón principal de la localidad, y
por último, las indagaciones de uno de nosotros habían permitido remitir el
nombre de Sidi Mogdoul al topónimo púnico de Mogador, Mogdul (La Torre).
En el territorio circundante, cubierto de dunas, no localizamos ningún
otro vestigio, pues se trata de un ámbito litoral que ha debido cambiar a lo
largo de los siglos, incluso es posible que el espacio que separa la costa actual
de las primeras alturas haya sido colmatado en época histórica. Más hacia el
interior hallamos algunos indicios de ocupación antigua, fragmentos de cerámicas romanas, en los primeros altos que controlan visualmente el estuario
del río y la isla (CS 2) y (CS 5). Apreciamos, pues, que todos ellos debieron
ser controlados por los habitantes coloniales de la isla, uno (CS 1) como embarcadero continental y punto de aguada y los otros dos (CS 2 y CS 5) con
carácter defensivo, al menos en época de Juba II y de la ocupación romana.
Otro punto de interés era la actual Essaouira, al norte de la isla. Aunque
la ciudad se encuentra situada sobre una plataforma rocosa de escasa elevación, encontramos indicios de que antaño pudo ser también una isla, pues
la identiicación de Mogador como el lugar donde Juba II instaló talleres de
transformación de púrpura, obligaba a considerar esta posibilidad, pues algunos autores se reieren a un archipiélago y no a una sola isla al hablar de las
“Islas Purpurarias” (Plin., N.H., VI, 201, insulas.. constat esse ex adverso Autololum, a Iuba repertas, in quibus Gaetulicam purpuram tingere instituerat). También
era importante esta cuestión para ver la posibilidad de si se produjo un
desplazamiento a la actual Essaouira de los fenicios de la factoría de Mogador,
a partir del momento en que se detecta un vacío arqueológico, avanzado el
siglo VI a.C., y por lo tanto no habría una retirada de la región, sino simplemente un cambio de emplazamiento del hábitat. Hemos podido ver a través
de la cartografía de los siglos XVIII y XIX que consultamos en el Servicio de
Cartografía Histórica del Ministerio de Defensa, que el mar inundaba la parte
que ocupa el ensanche actual de la ciudad. No hemos podido constatar, sin
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

123

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

embargo, a pesar del reconocimiento supericial exhaustivo que hemos hecho de esta zona durante los días de la misión, si la plataforma costera, que
se estrecha extraordinariamente por esta zona, conseguía separar Essaouira
del continente o no. Ello obligará a un estudio paleogeográico exhaustivo, del
que se encargará la profesora Pilar Carmona, de la Universidad de Valencia. En
cualquier caso, el solar de Essaouira es menos apropiado para la ocupación
humana que la isla de Mogador, pues no ofrece ninguna protección contra
los vientos alisios dominantes en la región, a diferencia de lo que ocurre con
la posición oriental del hábitat antiguo de la isla. Tampoco se encuentra cerca
de los recursos hídricos. Durante los siglos XVIII y XIX, un canal cubierto traía
el agua del uadi Ksob (Roux, 1996: 18-22).

5. LAS POBLACIONES AUTÓCTONAS

Aunque el conocimiento de la población colonial ubicada en la isla de
Mogador se puede considerar mínimamente aceptable a partir de las antiguas excavaciones, por su parte, la ignorancia sobre los pueblos indígenas
durante la Antigüedad es prácticamente absoluta. No han tenido lugar, hasta
el presente, trabajos arqueológicos (prospecciones, excavaciones, estudios
de materiales, etc.) que nos pudieran informar sobre los habitantes del país.
El hallazgo de cerámicas a mano en los niveles fenicios de la isla, así como
en supericie, constituye un indicio de relaciones con las poblaciones autóctonas que estamos tratando de esclarecer. Sin duda, no todas las cerámicas
a mano pueden ser atribuidas a la gente del país, pues, algunas son fenicias,
ya que consideramos como tales las groseras copias a mano de lucernas
de pico, realizadas de urgencia ante la falta de alfar con torno en la factoría
estacional; también los moldes que encontramos en la isla para contener
las tortas de metal de hierro son sin duda fenicios. Las formas cerradas, con
sus decoraciones digitales, podrían ser atribuidas a la población local, aunque la hipótesis no puede considerarse como deinitiva. En cualquier caso,
tanto la actividad comercial de la factoría, como la extracción de mineral
124

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

de hierro en la región y su transformación en metal, implican contactos con
grupos locales que deben ser dimensionados. Las relaciones entre indígenas
y alógenos que se sucedieron en este lugar durante más de cien años debieron traducirse en transformaciones socio-económicas y culturales como
las que se han podido documentar en la Península Ibérica y en el norte de
Marruecos, concretamente en la cuenca del Luccos. Transformaciones que
se perciben en la costa atlántica europea incluso en el contexto de relaciones esporádicas del tipo “Centro-Margen”. Las actividades económicas
prolongadas de la factoría fenicia de Mogador debieron tener una incidencia transformadora destacable en el seno de las comunidades autóctonas,
especialmente en aquellas que se encontraban en las inmediaciones, en
relación, sobre todo, con la extracción de mineral de hierro, pero también
con la provisión de combustible para los hornos metalúrgicos situados en
la isla que hemos detectado al recoger toberas de cerámica para horno y
moldes para contener los lingotes, pues todo ello requeriría el concurso, o
al menos la anuencia, de las elites locales. El impacto transformador también
debió ser importante sobre los grupos trashumantes, cambiando su modo
de vida de alguna manera, dado su papel vehicular en el “comercio a larga
distancia” (López Pardo, 2000: 78-82).
Es pues importante determinar las características económico-sociales de
los grupos de la zona, a este respecto el estudio de los yacimientos que a
continuación presentamos puede ser muy esclarecedor. Por ese motivo determinar la secuencia cronológica de CS 3-4 y de CS 7 nos parece prioritario
de cara al estudio de los materiales exhumados en el primero de ellos. De
éste se han obtenido muestras para análisis de C14, de malacofauna y de carbones que ya han sido enviadas para analizar. En el primero de ellos ha sido
posible reconocer la gran extensión del yacimiento a lo largo del cauce bajo
de uadi, pues se aprecian unidades estratigráicas evidentes al menos en dos
amplios tramos, CS 3 y CS 4, y posiblemente llega hasta la desembocadura,
ya que en CS 6 se reconoce una secuencia estratigráica similar. Se trata, al
parecer, de un hábitat abierto con fondos de cabañas, relacionado con la
captación de recursos alimenticios de malacofauna costera. Es un yacimiento
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

125

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

arqueológico de gran importancia para el proyecto, al igual que CS 7, un
campo de túmulos funerarios de tipo Kerkor, que se extienden por la plataforma y ladera de una colina amesetada de Sidi Ahmed Ouhmet, sobre una
supericie estimada de 9 ha., que se encuentra muy próximo, pues nos permitirá obtener datos en relación con la problemática histórica y arqueológica
de Mogador y del territorio en general. Aparentemente CS 3 y CS 4 se trata
de un hábitat posiblemente estacional, de lo que la investigación ha tenido
por costumbre llamar “tradición neolítica”, a falta de datos de discriminación
cronológica, cuya datación se sitúa en el Calcolítico. En un corte estratigráico
de más de 5 metros de potencia, en la margen izquierda del río, presenta una
delgada capa de color marrón oscuro, con escasos elemento constructivos,
donde se aprecian restos muebles, compuestos de cerámica a mano, restos
de talla de sílex y malacofauna marina, nódulos de carbón y un fragmento de
hematites. Apoya directamente sobre nivel geológico, está bajo 3 m. de aluviones del río. En un sector se documenta una estructura de horno u hogar
y restos de un tronco de madera carbonizado, y también huellas de pilotes
de madera hincados.
6. MINERÍA Y LA METALURGIA DEL HIERRO

El hallazgo de escoria de hierro en un contexto de materiales fenicios en
el yacimiento isleño durante la misma campaña de 2000 nos obligó a abrir un
campo de prospección que habíamos contemplado hasta el momento nada
más que de forma marginal. Recientemente habían sido dados a conocer
analíticas de escorias, gossan y hornos de diversos yacimientos fenicios de la
costa peninsular que indicaban que se trataba de una actividad recurrente en
las factorías semitas. El hallazgo que hicimos en el emporio de Mogador de
escoria de hierro nos permite apuntar que el enclave norteafricano puede
sumarse a estos asentamientos que se extienden desde la desembocadura
del Mondego en Portugal (Arruda, 1999-2000) hasta Guardamar del Segura en Alicante (González Prats, 1998). Era necesario, pues, ampliar nuestro
ámbito de prospección hacia las zonas con indicios de recursos en hierro.
126

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Dirigimos por ello nuestro campo de acción hacia el norte y el noreste, allí
donde aparecían indicios toponímicos señalados en la cartografía que manejamos. No muy lejos se encuentra el Cap Hadid (Cabo del Hierro) y en sus
proximidades el Jebel Hadid (Montaña del Hierro), así como otros nombres
relacionados con la actividad metalúrgica. El resultado de la prospección nos
demuestra la riqueza minera de la zona, pero sólo por el momento contamos con indicios claros de explotación de dichos recursos en época reciente, según la encuesta oral que hicimos. Consultada la bibliografía pertinente,
tampoco hallamos referencias a extracción de hierro en esta zona en época
medieval. En Talmest, localidad actual que se relaciona también con la explotación férrica, localizamos el único yacimiento con materiales antiguos (TA
1), pero sin hallar evidencias de relación con esta actividad, lo cual obligará a
una recogida más exhaustiva de restos en el lugar y a determinar el marco
cronológico de este lugar estratégico en la conluencia de los ríos Talmest y
Cha’bat al Makhalef poco antes de verter sus aguas al Tensift, vía natural de
penetración hacia las estribaciones del Atlas.
En la actualidad se encuentran en proceso de análisis las escorias recogidas en la isla de Mogador así como fragmentos de gossan y escorias de Ain
el Hajar (ES 1), situado al pie del Jebel Hadid, con el in de determinar la más
que probable procedencia de esta zona del mineral de hierro transformado
en la factoría fenicia (Figs. 8-9).
Sin duda, es de gran alcance cientíico la interrogante que se cierne sobre
la factoría fenicia de Mogador a propósito de las razones económicas que
motivaron la instalación semita. Hasta el momento se había valorado la actividad comercial como la única función del enclave, basándose en las informaciones que aportan textos de los siglos V-III a.C., evidentemente posteriores
y que no necesariamente se reieren a la instalación arcaica. No obstante, sin
base irme, algún investigador ha propuesto añadir labores de transformación
de pesca en salazones, hipótesis que nosotros descartamos hace tiempo en
razón de varios indicios: la diversidad de procedencias de las ánforas halladas
y la inexistencia de producción local de cerámica, lo cual hacía inviable el envasado de las conservas, etc. En suma, la producción metalúrgica constituirá
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

127

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

un eje fundamental en el planteamiento del proyecto, con el in de “dimensionar” su alcance.
Nuestro planteamiento de partida, que debe ser corroborado o no por
este proyecto, es que dicha actividad metalúrgica puede ser enmarcada en
el sistema de colonización, cuyo objetivo sería la venta de objetos de hierro
a las poblaciones autóctonas de la zona, igual que otras factorías hacían lo
propio con otras comunidades indígenas peninsulares y norteafricanas que
no habían incorporado aún la tecnología necesaria de esta manufactura. En
la Península Ibérica se intercambió objetos de hierro fenicios por chatarra de
bronce indígena y en el caso de la costa atlántica africana por los productos
tradicionalmente adquiridos (maril, pieles, huevos de avestruz, oro) (López
Pardo, 2000).
También tiene visos de interés la posible incorporación de indígenas
hispanos, que, formando parte del proyecto colonial, pudiesen estar integrados en las labores productivas del asentamiento fenicio, quizás la propia
extracción y transformación del hierro en Mogador. En este sentido apuntaría el hallazgo de la aparición de cerámicas a mano con motivos esgraiados
en el yacimiento (pendientes de análisis de pastas), así como la existencia
de antropónimos no fenicios grabados sobre cerámicas también recuperadas en la isla (Amadasi Guzzo, 1992: 155-173; Ruiz Cabrero & López Pardo
1996: 153-179). Es, sin duda, otra cuestión que pretendemos despejar en
los próximos trabajos.
De los yacimientos arqueológicos en los que ha sido posible, se han recogido distintos tipos de muestras, cuyos análisis se han encomendado a investigadores de laboratorios especializados: Análisis de carpología (Elena Grau,
Laboratorio de Arqueología de la Universidad de Valencia); restos minerales
(Salvador Rovira, Museo Arqueológico Nacional) y muestras de C14 (J. van
der Plicht, Universidad de Groningen, Holanda). Hemos entendido que los
resultados de los análisis solicitados pueden contribuir a aclarar cuestiones
cronológicas, de captación de recursos relacionados con la factoría fenicia, etc.
que es conveniente conocer para el desarrollo de este proyecto y por ello nos
hemos marcado como objetivo estudiar los resultados dentro del mismo.
128

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 8. Toberas para metalurgia del hierro de Mogador. Museo de Rabat.

Fig. 9. Escorias de hierro de Mogador. Museo de Rabat.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

129

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

7.YACIMIENTOS LOCALIZADOS EN LA PROSPECCIÓN DE MOGADOR Y
DEL TERRITORIO INMEDIATO A MOGADOR

Número de Inventario: M [Mogador] 1-8
Yacimiento: Mogador
Municipio: Essaouira
Coordenadas: M 1) N 31º 29.743’ W 9º 47.136’; M 2) N 31º 29.711’ W 9º
47.125’; M 3 Tertre o elevación artiicial) N 31º 29.684’ W 9º 47.127’; M 4)
N 31º 29.746’ W 9º 47.286’; M 5) N 31º 29.793’ W 9º 47.280’; M 6) N 31º
29.869’ W 9º 47.331’; M 7) N 31º 29.855’ W 9º 47.338’; M 8) N 31º 29.878’
W 9º 47.260’
Hoja-Feuille: Essaouira NH-29-XXI-3a-3b y Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: insular, con altura máxima de 28 m.s.n.m. y 836 m. de longitud
máxima
Dominio visual: N., NE., E., SE., S., SW., W y NW.
Emplazamiento: Costero, dunas.
Vegetación: Matorral bajo.
Estructuras: Restos de muros longitudinales en dos sectores, uno seguro
de opus signinum aprovechando piedras de arenisca en M 2 y otro posible en
M 4, y lajas de piedra de posible necrópolis en M 6 y M 7.
Descripción: En el sector E. de la isla se localizan los dos desembarcaderos,
uno de los cuales, situado casi en la punta SE., aprovechando una playa natural,
es donde se localiza el yacimiento fenicio o M 3 Tertre.
Materiales en supericie: M 1) Abundancia de cerámica bajo-imperial, como
ánforas Keay XIX y XXIII, posible Dressel 30, Terra Sigillata clara A y D, Terra
Sigillata B lucente, morteros, malacofauna de Patella sp., Purpura haemastoma,
Ostrea sp., además de material constructivo.
M 2) Cerámica romana alto-imperial, posiblemente coetánea con Juba II,
ánforas Dressel 7-11 y 20, Beltrán IIA, Terra Sigillata Itálica, alguna cerámica de
los siglos II-III y abundante malacofauna.
M 3 Tertre) Concentración del material en el entorno de las terreras, con
ánforas fenicias R1, cerámica de engobe rojo, pintada, gris y a mano, un frag130

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

mento de ánfora púnica Mañá-Pascual A4 y escoria metálica de hierro.
M 4) Un fragmento de ánfora fenicia R1 y material de construcción.
M 5) Cerámica romana alto-imperial como ánforas Beltrán IIB y Terra
Sigillata Itálica de los siglos I a.C-I d.C.
M 6) Posible necrópolis por presencia de lajas de piedra hincadas en supericie y fragmentos amorfos de ánforas.
M 7) Segunda posible necrópolis por presencia de lajas de piedra en
supericie. La isla cuenta con aloramientos de areniscas que facilitan su
uso.
M 8) Fragmento de ánfora bajo-imperial y cerámicas amorfas.
Número de Inventario: CS [Cap Sim] 1
Yacimiento: Sidi Mogdoul (Fig. 10)
Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 29.649’ W 9º 45.813’
Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: a 120 m. del faro, 350 m. de la Playa y 350 m. del río.
Dominio visual: sobre la costa y la isla de Mogador hacia el S., W. y
NW.
Emplazamiento: Costero, rodeado de dunas.
Vegetación: Matorral bajo.
Estructuras: Restos de muro longitudinal
Descripción: Al encontrarse cerca de la desembocadura del Ksob y de la
playa y con antigua visibilidad sobre los mismos y la isla, posible primer punto
de aguada en relación con el yacimiento isleño y quizás complejo industrial
por el hallazgo de fragmentos de ánforas.
Materiales en supericie: Fragmentos de ánforas.
Número de Inventario: CS2 (Fig. 11)
Yacimiento: Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 27.824’ W 31º 27.824’
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

131

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: a 100 m. del camping Tangarou, 50 m. de la carretera y 3.2 km.
de CS1
Dominio visual: sobre la costa y la isla de Mogador hacia el N., NW. y W.
Emplazamiento: Colina.
Vegetación: Matorral disperso.
Estructuras: Descripción: Domina el cauce del río Ksob.
Materiales en supericie: Fragmentos de ánforas romanas, cerámica común,
cerámica a mano, sílex.
Número de Inventario: CS 3 y CS 4
Yacimiento: Uadi Tidzi
Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 19.823’ W 9º 47.009’ y N 31º 19.790’ W 9º 47.106’
Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: a 800-1000 m. de la desembocadura del Uadi Tidzi.
Dominio visual: Limitado al localizarse sobre el lecho del río.
Emplazamiento: Valle luvial, inmediato a la costa.
Vegetación: Matorral bajo.
Estructuras: Posibles fondos de cabaña y un hogar, visibles en el peril del
cauce luvial.
Descripción: Ha sido posible reconocer la gran extensión del yacimiento
a lo largo del cauce bajo de uadi, pues se aprecian unidades estratigráicas
al menos en dos amplios tramos, CS 3 y CS 4, y posiblemente llega hasta
la desembocadura, ya que en CS 6 se reconoce una secuencia estratigráica
similar. Se trata, al parecer, de un hábitat abierto con fondos de cabañas relacionado con la captación de recursos alimenticios de malacofauna costera.
Es un yacimiento arqueológico de gran importancia para el proyecto, al igual
que CS 7 (campo de túmulos funerarios muy próximo), pues nos permitirá
obtener datos en relación con la problemática histórica y arqueológica de
Mogador y del territorio en general. Aparentemente se trata de un hábitat
132

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 10. Morabito de Sidi Mogdoul, CS 1

Fig. 11. Río Ksob y Essaouira desde CS 2
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

133

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

posiblemente estacional, de lo que se suele llamar “tradición neolítica”, con
cronología calcolítica.
Materiales en supericie: En un corte estratigráico de más de 5 metros
de potencia, en la margen izquierda del río, delgada capa de color marrón
oscuro, con escasos elemento constructivos, donde se aprecian restos muebles, compuestos de cerámica a mano, restos de talla de sílex y malacofauna
marina, nódulos de carbón y 1 fragmento de hematites. Apoya directamente
sobre nivel geológico, está bajo 3 m de aluviones del río. En un sector se
documenta, fotografía y dibuja una estructura de horno u hogar y restos de
un tronco de madera carbonizado, también huellas de pilotes de madera
hincados. Se recogen muestras de carbón y malacofauna para análisis de C14
y antracología como estaba previsto para tratar de disponer de cronologías
aproximadas de los poblados “prehistóricos” con cerámicas a mano. La muestra de carbón, recogida por el equipo el 30-11-2000 en el peril expuesto por
el río, a -4.8 m. de profundidad, fue remitido su resultado analítico por Prof.
J. van der Plicht, de la Universidad de Groningen el 11-4-2001, GrN-26.194,
4930±35 B.P., cal. 3782 (3703) 3646 AC, que por tomar un elemento de
comparación, en el Sureste de la Península Ibérica (Mederos, 1995) marca el
tránsito del Neolítico Final II al Calcolítico Inicial.
Número de Inventario: CS 5
Yacimiento: Municipio: Diabet
Coordenadas: N 31º 28.283’ W 9º 44.921’
Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: a 3 km. del Océano, 4.18 km. de CS2, 19.2 km. de CS 3 y 4 y
18.2 km. de CS 6
Dominio visual: Excelente dominio hacia el SW., W. y NW.
Emplazamiento: Colina de base rocosa, cubierta con arena.
Vegetación: Matorral bajo y pinos repoblados.
Estructuras: Descripción: El sitio sólo puede identiicarse por la presencia de sílex y
134

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

cerámica en supericie.
Materiales en supericie: Taller lítico, un asa de ánfora, quizás Haltern 70 y
un peril de cerámica que recuerda a un plato campaniense.
Número de Inventario: CS 6 (Fig. 12)
Yacimiento: Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 20.270’ W 9º 47.646’ y N 31º 20.281’ W 9º 47.675’
Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: a 50 m. del Uadi Tidzi, 250 m. de la playa y 400 m. de CS 3 y 4
Dominio visual: NW.
Emplazamiento: Meseta que domina la desembocadura del río Tidzi y del
mar.
Vegetación: Matorral bajo.
Estructuras: nº 1: muro de 38 m. de largo x 1.50 m. de ancho. nº 2: muro
de 10.8 m. de largo x 1.23 m. de ancho. nº 3: al otro lado del arroyo, muro de
18 m. de largo x 1.20 m. de ancho. nº 4: mismo muro que nº 3 pero cortado,
muro de 43.1 m. de largo x 1.05 m. de ancho. Otros muros poco visibles por
la vegetación de matorral bajo.
Descripción: Largo muro construido con piedras de dimensiones medias
(delimitadas las dos caras del mismo con piedras clavadas en vertical). La
longitud visible es muy grande. Su trazado sigue el relieve que presenta varios
montículos. Aloramientos rocosos importantes. Parece un cercado de piedra
más que los restos de un ediicio. En el corte que produce el cauce del río, en
esta margen derecha, junto a la desembocadura se documenta el mismo tipo
de estrato que en CS 3 y 4, con tierra ennegrecida, aunque sólo recogemos
dos muestras de sílex gris oscuro.
Materiales en supericie: Escasos fragmentos cerámicos a torno atípicos,
con supericie exterior beige-rosa con partículas de conchas blancas y grises,
presumiblemente islámicos, y raros fragmentos de lascas de sílex.
Número de Inventario: CS 7
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

135

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Yacimiento: Sidi Ahmed Ouhmet (Fig. 13)
Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 19.443’ W 9º 46.746’
Hoja-Feuille: Cap Sim NH-29-XXI-IC
Situación: Dominio visual: Excelente control sobre el uadi Tidzi y el cabo Sim, N., NE.,
W. y NW.
Emplazamiento: Colina amesetada calcárea.
Vegetación: Arganes.
Estructuras: Amplio conjunto de túmulos funerarios de piedras (Kerkor)
que se extiende por la plataforma superior y por la ladera oeste.
Descripción: Campo de túmulos de tipo Kerkor en una supericie estimada
de 9 ha., escasos amontonamientos de piedras que se extienden por la ladera
de la colina amesetada de Sidi Ahmed Ouhmet, y abundantes en la plataforma rocosa. Dos túmulos han sido excavados meses atrás por un laureado del
Institut National du Service d’Archéologie et du Patrimoine. Tienen los túmulos
un diámetro variable, aunque son frecuentes los que tienen entre 3 y 4 metros. Las fosas que ha excavado el laureado son ovaladas, unipersonales. La
visibilidad sobre el cauce del río y del cabo Sim es extraordinaria, con control
visual total. Aparece rodeando la meseta de la loma un largo muro de piedras
hincadas de la misma factura que el posible cercado de CS 6.
Materiales en supericie: Tres tipos de cerámicas a torno, pintada, común y
con inclusiones de conchas machacadas como desgrasantes.
Número de Inventario: ES [Essaouira] 1
Yacimiento: Ain el Hajar (Fig. 14)
Municipio: Essaouira
Coordenadas: N 31º 38.820’ W 9º 35.046’
Hoja-Feuille: Essaouira NH-29-XXI-3b et 3a
Situación: Dominio visual: N., NE., E., SE., S., SW., W. y NW.
Emplazamiento: Valle con arroyo y fuente.
136

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 12. Poblado sobre meseta, CS 6, sobre el río Tidzi

Fig. 13. Meseta de Sidi Ahmed Ouhmet, con túmulos funerarios de piedra, CS 7.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

137

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Vegetación: Cultivos de regadío.
Estructuras: Descripción: Al norte del zoco Had Draa existe un aduar llamado Hadada (la forja) y otro llamado Thifourna (el horno). En Talmest nos indican la
existencia de minas. En Ain el Hajar, gente del lugar señala que hay “grutas”
que horadan el Jebel Hadid, seguramente se trata de minas. En la zona se encuentran topónimos que se reieren a la extracción del mineral: Cabo Hadid
(cabo del hierro) y Jebel Hadid (macizo montañoso que corre de suroeste a
noreste). En el extremo sur de éste se encuentra Ain el Hajar, donde se localizan las escorias. Llegados a El Heddada (“la forja”) un anciano nos comenta
que en el aduar cercano de Tifourna (El horno) había hornos de fundición y
escorias, allí recogemos mineral y escorias. El viejo del lugar también señala
que al este de Ain el Hajar se encuentran “cuevas” (¿minas?). Estas minas no
fueron explotadas por los franceses. Tifourna=Ti(elemento femenino bereber) –fourna, existe en árabe, procedente del latín, seguramente es un topónimo árabe berberizado o bien simplemente bereber. Es un conjunto de
verdor extraordinario, rodeado de montañas, al norte el Yebel Hadid, con una
amplia llanura cultivable bien irrigada.
En el lugar de Ain el Hajar recogemos algunas cerámicas a mano y a torno
en las proximidades de potentes amontonamientos de escorias de hierro. Dicho material es de datación imprecisa. Parece un complejo industrial reciente,
pues no hay sedimentación sobre los amontonamientos de escorias. Sin embargo, la gente del lugar no recuerda cuando se explotaba el hierro. Justo en
la fuente se acumulan grandes masas de escorias de hierro, que en algunos
lugares son atravesadas por el cauce del río. Hemos recogido muestras de
escorias y algún fragmento de gossan.
Materiales en supericie: Amontonamientos de escorias junto a la fuente,
a veces horadados por el arroyo. También se encuentran trozos de hematites
con oxidación den limonita. Entre las cerámicas un fragmento de gris bruñida,
sin forma signiicativa.
Número de Inventario: ES 2
138

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 14. Escorial de hierro en Ain el Hajar, ES 1

Fig. 15. Poblado fortiicado islámico de Sidi Soualeh, junto al río Tensift, SQ 1
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

139

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Yacimiento: Moulay bou Zargtoun
Municipio: Moulay bou Zargtoun
Coordenadas: N 31º 38.8’ W 9º 40.9’
Hoja-Feuille: Essaouira NH-29-XXI-3b et 3a
Situación: a 5.5 km. de Cabo Hadad y a 17 km. de Essaouira
Dominio visual: N., SW. y W., al E. sólo 2 km.
Emplazamiento: Costero.
Vegetación: Matorral bajo escaso.
Estructuras: Descripción: Sólo puede identiicarse por la presencia de cerámica a torno
en supericie.
Materiales en supericie: Cerámica a torno, algunas están vidriadas en blanco con decoración en azul.
Número de Inventario: TA [Talmest] 1
Yacimiento: Municipio: Talmest
Coordenadas: N 31º 49.093’ W 9º 20.272’
Hoja-Feuille: Talmest
Situación: Dominio visual: N., NE., E., SE., S., SW., W. y NW.
Emplazamiento: Ladera abancalada en colina calcárea.
Vegetación: Pinos y eucaliptos repoblados, bancales de cultivo.
Estructuras: Posible fondo de cabaña.
Descripción: La colina domina visualmente la encrucijada del Talmest y
del uadi Cha’bat, al fondo se ven las montañas del jebel Krati. De este lugar
teníamos noticias de explotación de hierro, pero no encontramos nada. En
dirección Sur del morabito de Sidi Bouzid, avanzando hacia la conluencia
de los ríos Talmest y Cha’bat al Makhalef hallamos, justo al pie de la casa del
caid-alcalde y cortado por la pista un nivel arqueológico. En el corte, estrato
de ceniza y carbones de 5 m de longitud y 0.30 m. de potencia de un posible
fondo de cabaña a 0.60 m. de la supericie.
140

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Materiales en supericie: Cerámica a mano, a torno y fauna.
Número de Inventario: SQ [Souira Qdima] 1
Yacimiento: Sidi Soualeh o El Kherba (Fig. 15)
Municipio: Souira Qdima
Coordenadas: N 32º 0.715’ W 9º 19.761’
Hoja-Feuille: Souira Qdima
Situación: Dominio visual: SW. y W.
Emplazamiento: Meseta sobre valle luvial.
Vegetación: Cultivado de cereal.
Estructuras: Recinto fortiicado islámico. Se aprecia un grueso muro sobre
el borde del escarpe (muralla). Un silo excavado y estructuras rectangulares
y cuadrangulares. Muralla de piedras de diferentes dimensiones. Lienzo sobre
aloramiento rocoso, en el borde del cortado.
Descripción: El uadi Tensift es el río más importante en esta franja costera
al sur del uadi Oum R’bia, acceso natural hacia la llanura de Marrakhesh y el
Atlas, donde se encuentran los grabados rupestres de Oukaimeden, a una
veintena de kilómetros vierten sus aguas en el Tensift el uadi Talmest y su
aluente el uadi Ait Awna, acceso natural hacia el Jebel Hadid, donde están
las minas de hierro. Se trata también de uno de los ríos mencionados por las
fuentes clásicas, seguramente el Anatis (Plin., N.H., V, 9) donde se localizarían
algunos pueblos también mencionados en dichos textos, como los Nigrites
y los Pharousii Anatikoli (Ptol., IV, 6, 6.), los cuales fueron responsables, según
autores de los siglos IV y III a.C. (Strab., II, 5, 33) de la destrucción de varias
factorías fenicias de esta costa. Yacimiento situado sobre la margen derecha
del río Tensift, sobre una meseta que domina la desembocadura del río.
En Souira Qdima (Essaouira la antigua), muy poco alejada de la desembocadura del Tensift, se encuentra una pequeña fortiicación portuguesa del
siglo XV o del XVI, con un pequeño pueblo de pescadores, cuyas embarcaciones se encuentran acostadas en la playa, ligeramente protegida por la pequeña plataforma rocosa donde se asienta el fortín. En las paredes exteriores
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

141

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

del mismo se aprecian, entre otros, grabados de barcos de vela en los sillares
del mismo, con timón y un destacado castillo en la popa. El nombre árabe
sugiere un topónimo relacionado con Essaouira, cuando esta fue fundada y
bautizada por el sultán Sidi Abdalah con el nombre de Essaouira o Souira. En
la desembocadura del río las márgenes del río son bajas y poco defendibles,
lo cual explica la fortiicación de El Kherba (Figs. 16-17).
Materiales en supericie: Cerámica a torno medieval o moderna: vidriado
verde, melados y cerámica de cocina. A ellos se suman tres fragmentos de
cerámica de engobe rojo bruñido, con inclusiones de mica plateada y dorada.
Pertenecen a formas cerradas, aparecieron en el yacimiento en un campo
arado. Un bloque de piedra con malaquita y hierro.
Número de Inventario: SQ 2 (Figs. 18-19)
Yacimiento: Bhiyed
Municipio: Souira Qdima
Coordenadas: Hoja-Feuille: Souira Qdima
Situado: Dominio visual: N., NE., E., SE., S., SW., W. y NW.
Emplazamiento: Promontorio costero.
Vegetación: Ninguna, la zona es especialmente árida.
Estructuras: Descripción: Aloramiento rocoso con restos de construcciones al borde
del mar que protege una playa, que sirve por ello en la actualidad como
pequeño puerto de pescadores con pequeñas embarcaciones. Al borde del
mar aparece a 1.5 m. sobre la plataforma rocosa un extenso estrato de mejillones de 0.5 m de potencia, después de un estrato semiestéril y inalmente
aparecen huesos de enterramientos. Casas de pescadores y playa desierta
frecuentada en verano. Poblado de nómadas con ovejas y cabras.
Materiales en supericie: Un fragmento de cerámica a mano, cerámica
islámica a torno y tejas.

142

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 16. Fortiicación portuguesa de Souira Qdima, Essaouira la antigua

Fig. 17. Fortiicación portuguesa de Souira Qdima junto al mar.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

143

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

BIBLIOGRAFIA
AMADASI GUZZO, M.G.: 1992a. Notes sur les grafitis phéniciens de Mogador. Lixus
(Larache, 1989). Collection de l’École Française de Rome, 166. Roma: 155-173.
ARRUDA, A.M.: 1999-2000. Los fenicios en Portugal. Fenicios y mundo indígena en el
centro y sur de Portugal (siglos VIII-VI a.C.). Cuadernos de Arqueología Mediterránea, 5-6.
Universidad Pompeu Fabra. Barcelona.
CINTAS, P.: 1954a. Contribution a l’etude de l’expansión carthaginoise au Maroc. Publications de l’Institut des Haute Études Marocaines, 56. Paris.
DESJACQUES, J. y P. Koeberlé: 1955. Mogador et les iles purpuraires. Hesperis, 42:
199-202.
EUZENNAT, M.: 1990-92. Retour à Cernè. Bulletin du Comité des Travaux Historiques,
N.S., Afrique du Nord, 23B: 222-223.
EUZENNAT, M.: 1993. C37. s.v. Cerné-KEPNH. En G. Camps (ed.): Encyclopedie Berbere. XII. Edisud. Aix-en-Provence: 1853-1854.
FÉVRIER, J.G.: 1955-56. Inscriptions puniques du Maroc. B. Textes phéniciens ou puniques de Mogador. Bulletin Archéologique du Comité des Travaux Historiques, 1955-56
(1958): 33-35.
FÉVRIER, J.G.: 1966. Inscriptions puniques et neopuniques. Inscriptions antiques du Maroc. Centre de Recherches sur l’Afrique Méditerranéenne. Centre National de la
Recherche Scientiique. Paris: 81-132, nº 22-122.
GONZÁLEZ PRATS, A.: 1998. La Fonteta. El asentamiento fenicio de la desembocadura del río Segura (Guardamar, Alicante, España). Resultados de las excavaciones de
1996-97. Rivista di Studi Fenici, 26 (2): 191-228.
JODIN, A.: 1957. Note préliminaire sur l’etablissement pré-romain de Mogador (campagnes 1956-1957). Bulletin d’Archéologie Marocaine, 2: 9-40.
1966. Mogador. Comptoir phénicien du Maroc atlantique. Division des Monuments Historiques et des Antiquités du Maroc. Editions Marocaines et Internationales.
Tanger.
1967. Les etablissements du roi Juba II aux iles purpuraires (Mogador). Division
des Monuments Historiques et des Antiquités du Maroc. Editions Marocaines et Internationales. Tanger.
144

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

Fig. 18. Límite Norte de la prospección, desembocadura del río Tensift, desde Sidi Soualeh,
SQ 1

Fig. 19. Límite Sur de la prospección, desembocadura del río Tamri.
CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

145

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

1988. Les Phéniciens à Mogador. Les Phéniciens a la conquete de la Mediterranee. Les Dossiers de Histoire et l’Archéologie, 132: 88-91.
KBIRI ALAOUI, M. y F. López Pardo: 1998. La factoría fenicia de Mogador (Essaouira,
Marruecos). Las cerámicas pintadas. Archivo Español de Arqueología, 71: 5-25.
LÓPEZ PARDO, F.: 1987. Mauritania Tingitana: de mercado colonial púnico a provincia
periférica romana. Editorial de la Universidad Complutense de Madrid. Tesis Doctoral
83/87. Madrid.
1990. Sobre la expansión fenicio-púnica en Marruecos. Algunas precisiones
a la documentación arqueológica. Archivo Español de Arqueología, 63: 7-41.
1992. Mogador, ‘factoría extrema’ y la cuestión del comercio fenicio en la
costa atlántica africana.Ve Colloque International sur l’Histoire et l’Archéologie de l’Afrique
du Nord (Avignon, 1990). Comité des Travaux Historiques et Scientiiques. Paris: 277296.
1993. La colonización fenicio-púnica en el África noroccidental. Hispania
Antiqua, 17: 435-449.
1996a. Informe preliminar sobre el estudio del material cerámico de la factoría fenicia de Essaouira (antigua Mogador). En Mª.A. Querol y T. Chapa (eds.): Homenaje al Profesor Manuel Fernández-Miranda. Complutum. Extra, 6 (1): 359-367.
1996b. Los enclaves fenicios en el África noroccidental: del modelo de las
escalas náuticas al de colonización con implicaciones productivas. Gerión, 14: 251-288.
2000. El empeño de Heracles. La exploración del Atlántico en la Antigüedad.
Cuadernos de Historia, 73. Arco Libros. Madrid.
2001. Del mercado invisible (comercio silencioso) a las factorías-fortaleza
púnicas en la costa atlántica africana. En P. Fernández Uriel, C. González Wagner y F.
López Pardo (eds.): Intercambio y comercio preclásico en el Mediterráneo. I Congreso
Internacional del Centro de Estudios Fenicios y Púnicos (Madrid, 1998). Centro de
Estudios Fenicios y Púnicos. Madrid: 216-234.
2002. Los fenicios en la costa atlántica africana: balance y proyectos. En B.
Costa y J.H. Fernández Gómez (eds.): La colonización fenicia de Occidente. Estado de
la investigación en los inicios del siglo XXI. XVI Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica
(Eivissa, 2001). Treballs del Museu Arqueologic d’Eivissa i Formentera, 50. Eivissa: 1948.
146

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

Fernando López Pardo et al.
PROSPECCIÓN ARQUEOLÓGICA DE LA ISLA DE MOGADOR Y SU TERRITORIO
CONTINENTAL INMEDIATO. CAMPAÑA DE 2000

LÓPEZ PARDO, F. y M. Habibi: 2001. Le comptoir phénicien de Mogador: Approche
chronologique et céramique à engobe rouge. Ières Journées Nationales d’Archéologie
et du Patrimoine (Rabat, 1998). II. Archéologie Préislamique. Société Marocaine d’Archéologie et du Patrimoine. Rabat: 53-63.
MEDEROS MARTÍN, A.: 1995. La cronología absoluta de la prehistoria reciente del
sureste de la Península Ibérica. Pyrenae, 26: 53-90.
RAMÓN TORRES, J.: 1995. Las Ánforas fenicio-púnicas del Mediterráneo central y occidental. Collecció Instrumenta, 2. Universitat de Barcelona. Barcelona.
RUIZ CABRERO, L.A. y F. López Pardo: 1996. Cerámicas fenicias con grafiti de la isla
de Essaouira (antigua Mogador, Marruecos). Rivista di Studi Fenici, 24 (2): 153-179.

CANARIAS ARQUEOLÓGICA 2011 VOL. 19 109-147 ISSN: 1888-4059

147