Agradecimientos

Los trabajos que se reúnen en este libro originalmente fueron presentados
como ponencias en atención a la convocatoria que organizaron el Instituto
México del Centro Woodrow Wilson y el Instituto de Investigaciones Socio­
lógicas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca, con el objetivo de
conocer y reflexionar en torno a un tema de actualidad: “Los gobiernos
indígenas locales contemporáneos en América Latina”, lo cual se llevó a
cabo los días 2 y 3 de octubre de 2008 en la ciudad de Oaxaca. La reunión
para la presentación de las ponencias y la publicación de estos trabajos se
realiza gracias al generoso apoyo del Woodrow Wilson International Center
for Scholars.
Agradecemos las contribuciones de todos los participantes. Hacemos
una mención especial a Donna Lee Van Cott, quien participó a través de una
ponencia escrita en este evento y falleció poco después, luego de una larga
y destacada trayectoria de contribución al análi­sis de los movimientos in­
dígenas de América.

5

Book Organización política.indb 5

01/12/11 13:15

Book Organización política.indb 6

01/12/11 13:15

Introducción
Jorge Hernández-Díaz*
Andrew Selee**

Los países de América Latina, en los últimos treinta años, han experimen­
tado movilizaciones que reivindican los derechos de los pueblos indígenas.
En casi todos ellos este fenómeno está ligado, de una u otra forma, a los proce­
sos de democratización que se viven en la región. Las reivindicaciones de los
pueblos indígenas han propiciado arreglos constitucionales que reconocen
la pluralidad étnica en los estados que la contienen, y en algunas zonas han
consolidado los derechos al autogobierno o control territorial (Yashar, 2005;
Van Cott, 2000; 2005). Al mismo tiempo, la democratización en Latinoamérica
se acompaña de programas que promueven la descentralización del poder
político permitiendo así, en circunstancias especiales, el empoderamiento de
algunos actores sociales que se desenvuelven en espacios locales, sobre
todo en los gobiernos municipales (Oxhorn, Tulchin y Selee, 2004, Rodríguez,
2001). Nuestro propósito es abundar en la documentación y el análisis de la
manera en que esta manifestación se ha concretado en las áreas en las que
se asientan los grupos indígenas o con población indígena en América
Latina. Se busca entender, en este libro, hasta qué punto las unidades subna­
cionales se han convertido en espacios, o están en proceso de convertirse,
donde se concretan y ejercitan las prerrogativas alcanzadas o cedidas por
los estados correspondientes. Igualmente, se exploran escenarios de nuevas
demandas, conflictos emergentes y posibilidades creativas para nuevos hori­
zontes en la lucha por el control de los gobiernos locales y la conquista o
ampliación de los derechos indígenas.
* iis-uabjo. Agradezco a Aisha Cruz Caba el invaluable apoyo que me brindó a lo largo
del proceso de edición de este libro.
** Instituto Mexico wwcis.
7

Book Organización política.indb 7

01/12/11 13:15

Tomando en cuenta la necesidad de análisis de cada una de las particu­
laridades y transformaciones de los diversos grupos sociales que, desde
una perspectiva multicultural, se erigen como sujetos colectivos en distin­
tos contextos, el libro está ordenado en tres secciones: México, Centro y
Sudamérica, y el contexto internacional. Esto permite comparar las expe­
riencias mexicanas entre sí y frente a las de otros países de América Latina,
y las respuestas en el ámbito de las organizaciones supranacionales. La
primera parte del libro se compone de un texto analítico introductorio y siete
capítulos en los cuales, sus autores –Agustín Ávila Méndez, Ivy Jacaranda
Jasso Martínez, Rosa Guadalupe Mendoza Zuany, Maribel Nicasio González,
Jorge Hernández-Díaz, Araceli Burguete Cal y Mayor, y Jesús J. Lizama
Quijano– documentan la circunstancia mexicana respecto al tema. La segun­
da parte está integrada por contribuciones que, respecto a Centro y Sudamérica,
presentan Diego A. Iturralde G., Charles R. Hale, María Eugenia Brockmann
Rojas, Guillermo Padilla Rubiano y Donna Lee Van Cott. Por último, cierran el
libro dos textos firmados por Sylvia Escárcega y Rodolfo Stavenhagen, quienes
analizan el tema desde una perspectiva internacional.
Entre otras interrogantes se discute aquí la manera en que se constru­
yen las identidades, quiénes intervienen en su construcción, y quiénes se
confrontan a partir de esa definición, es decir, cómo se distingue el “noso­
tros” frente a “los otros”. También, se observa el modo en que este proceso
ha influido en los contenidos de las identidades locales y el papel que juegan
en las nuevas definiciones los factores externos a las comunidades. Igual­
mente, se abordan discusiones y documentación acerca de las relaciones
políticas en el ámbito local, la estructura de la organización de las unida­
des políticas subnacionales y las demandas indígenas en distintos contextos,
tanto en diversas regiones de México como en países de Centro y Sudamérica.
Asimismo, se toma en cuenta el reconocimiento de las comunidades en el
plano jurídico, es decir, sus prácticas de gobierno ejerciendo sus derechos,
conjuntamente con la defensa de los derechos humanos. Frente a ello, se
discuten las maneras en que los estados han respondido a las demandas de
autodeterminación de las organizaciones indígenas, y lo que estas exigen­
cias significan en cada caso. El libro es también un recuento de los costos y/o
beneficios observados en las comunidades que han tenido experiencias
autonómicas, especialmente en cuanto se refiere al nivel de vida de los
integrantes de las comunidades.
8 • Jorge Hernández-Díaz y Andrew Selee

Book Organización política.indb 8

01/12/11 13:15

Los capítulos que tratan la realidad sociocultural de las comunidades
indígenas y sus formas de organización en México, abarcan desde la zona
norte (San Luis Potosí), se detienen en la zona centro (Michoacán y Veracruz)
y la zona sur (Guerrero, Oaxaca y Chiapas), y complementa esta parte un
estudio sobre la organización municipal de las comunidades indígenas en
Yucatán.
En este contexto hay que tener en cuenta que en la segunda mitad de
los noventa en México se observó un auge de la actividad política del mo­
vimiento indígena a nivel nacional, el cual influenció y fue influenciado por
el levantamiento zapatista. La movilización se fue diluyendo poco después
del inicio del nuevo milenio, pero no se extinguieron las luchas locales y esta­
tales, existentes antes del zapatismo. Su activismo ha tenido avances en ámbi­
tos subnacionales, los que se reflejan en las nuevas leyes estatales, el fomento
de prácticas alternativas de gobierno, y nuevas estrategias en el repertorio de
formas de luchas en cada estado. En algunas entidades se han consolida­
do leyes que reconocen la autonomía y prácticas propias de los municipios de
mayoría indígena. En otras, las normas establecidas no van más allá de lo
que manda la legislación nacional. A pesar de ello, las experiencias autonómi­
cas existen de facto a nivel municipal. En algunos casos, el municipio ha sido
un espacio natural para consolidar las demandas del movimiento indíge­na,
mientras en otros lugares la consolidación de lo municipal ha requerido
una recomposición de las identidades, formas de organización y demandas,
muchas veces con conflictos dentro y fuera del municipio.
Para examinar estos problemas, Agustín Ávila se imbuye en la polémi­
ca sobre el estatus legal, tipos de organización y costumbres jurídicas de
las comunidades indígenas de San Luis Potosí. Ávila desarrolla su contribu­
ción a partir de la experiencia del Padrón de Comunidades Indígenas realiza­
do en dicho estado. Él señala que la comunidad entre los Huicholes, además
de autoadscribirse, manifiesta su consistencia y unidad al compartir una
autoridad común, voluntariamente establecida.
En Michoacán, Ivy Jasso explica la forma en que las organizaciones indíge­
nas se encuentran vinculadas estratégicamente con partidos políticos para
posicionarse dentro del gobierno local y estatal, y alcanzar mejores condi­
ciones en su lucha por el reconocimiento de sus derechos colectivos. Jasso
inscribe este proceso como parte de las políticas de ajuste estructural que
fueron implementadas por el modelo neoliberal. En la década de los ochenta,
Introducción • 9

Book Organización política.indb 9

01/12/11 13:15

los países de la región, entre ellos México, experimentaron la crisis del ago­
tamiento del modelo desarrollista y, por ende, una pérdida de legitimidad
política del Estado, que orilló a las elites políticas a buscar alternativas para
superar esta situación. En un primer momento se recurrió a diferentes formas
de descentralización, desconcentración y privatización; en este contexto se
otorgó cierta autonomía a los gobiernos locales, especialmente a través de la
transferencia de responsabilidades. Como también la legitimidad del Esta­
do estaba en entredicho, se trató de establecer una nueva relación con la
sociedad civil. Aunque las elites de los partidos políticos no estaban dispues­
tas a apoyar una reforma política que diera satisfacción a las demandas
indígenas, tuvieron que hacerlo, ya fuera porque se habían percatado de que
estas reformas no representaban un peligro para ellos o porque se vieron
obligados a ceder en esa dirección. Las políticas de descentralización funcio­
naron como una válvula de escape para el gobierno, pero los indígenas vieron
en ellas oportunidades para insertarse en los espacios de poder que les
permitían cambiar la histórica marginación política, económica, social y
cultural de la que son objeto.
La dimensión cultural o étnica de las relaciones de poder que se ejercen
en ámbitos locales en los cuales intervienen indígenas está ejemplificada en
el trabajo de Guadalupe Mendoza Zuany, al plantear el análisis de la ges­
tión local en las comunidades y municipios de Veracruz. Por su parte, la
contribución de Jesús Lizama muestra las particularidades que el gobierno
local adquiere en Yucatán, en donde existe un proyecto para consolidar el
papel de las “autoridades étnicas”. En este caso la autoridad indígena está
separada de los marcos del Estado mexicano y descansa en los comisarios
municipales, quienes son los que administran el poder a la usanza y
costum­bres propias de los mayas. Así, la discusión que hace más de una
década se ha realizado en otras regiones del país –como en Oaxaca, Chiapas,
Campeche o Quintana Roo–, en Yucatán es una novedad, aunque sin partici­
pación importante de los actores sociales ni de quienes se han asumido
como intelectuales indígenas; es decir, ha sido una discusión desde una
cúpula donde participan organizaciones no gubernamentales y depen­
dencias del poder estatal.
En algunas comunidades chiapanecas, Araceli Burguete visualiza, en la
etapa postneozapatista, nuevos diseños y organizaciones municipales desde
donde se entiendan las reorganizaciones político-territoriales, que se pueden
10 • Jorge Hernández-Díaz y Andrew Selee

Book Organización política.indb 10

01/12/11 13:15

estudiar desde una nueva categoría analítica, como es la del municipio
multicomunal. Burguete considera que el municipio libre es un obstáculo
para el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas; el muni­
cipio libre no es y no puede inscribirse como parte de una política de reco­
nocimiento, porque la institución municipal disuelve la institucionalidad
indígena, ya que ese fue su propósito al ser implementada por el Estado
mexicano. Lo que sucede en Chiapas muestra que aunque exista un recono­
cimiento legal de los derechos indígenas, éstos están condicionados y son
de difícil aplicación. Con esta perspectiva, la autora señala que los reclamos
indígenas podrían encontrar satisfacción al reconocer que las unidades de
gobierno locales no son una unidad étnica igual a municipio, y que las combi­
naciones de gobierno son múltiples.
Por otra parte, la formación de la policía comunitaria en Guerrero ha sido
ampliamente difundida como una expresión del gobierno local y regional con
bases indígenas. Los reclamos de remunicipalización, en ese estado, apuntan
hacia nuevas reconfiguraciones étnicas que, para este caso en particular y
analizados por Maribel Nicasio, presentan distintos proyectos sociales alter­
nativos desarrollados por los pueblos indígenas, los cuales se están implemen­
tando como una oposición al Estado. El efecto político ha sido de tal magnitud,
que la reacción estatal ante ellos no se ha dejado esperar.
Un recorrido sobre las demandas indígenas a partir del levantamiento de
1994 en Chiapas y los impactos que han tenido en las reformas constitu­
cionales en México –profundizando en el caso oaxaqueño– lo realiza Jorge
Hernández-Díaz, en el cual enfatiza las diferencias sociopolíticas, culturales
y económicas que existen en el país y las medidas del Estado que uniforman
a las distintas expresiones indígenas sin considerar dichas diversidades,
por lo que las políticas públicas y las legislaciones respectivas han tratado al
conjunto de la población indígena como si fuera una expresión cultural indi­
visible. Las exigencias por el establecimiento y respeto al derecho de la
población indígena sobre su territorio, cultura y organización social y políti­ca,
aun cuando incluyen una variedad de aspectos y niveles, se ciñen sobre
todo a la distribución equitativa del poder político en el ámbito local, es decir, de
la comunidad y del municipio.
En los países latinoamericanos los intentos para consolidar un proyecto
de gobierno diferente, por lo menos discursivamente, al modelo democrá­
tico-liberal hegemónico, ha dado lugar a una pléyade de formas de gobernar
Introducción • 11

Book Organización política.indb 11

01/12/11 13:15

en la región. Estas experiencias fueron precedidas por movimientos sociales
que se manifestaron en contra de las medidas impulsadas por los tratados
económicos internacionales (Área de Libre Comercio de las Américas, alca;
Tratado de Libre Comercio de América del Norte, tlcan) y también, por mani­
festaciones a favor del reconocimiento pluricultural y plurinacional. En otras
palabras, son movimientos que han demandado al Estado el reconocimiento
de sus derechos, y lo que han conseguido es palpable en las formas locales
y regionales de gobernar en varios países latinoamericanos. Las principa­
les aspiraciones de quienes proponen o implementan estos modelos de
gobierno son: la eliminación de relaciones asimétricas, que los colocan en
una condición de subordinación tanto económica como política y cultural;
la voluntad por compartir el poder y el control de los recursos naturales, y un
reconocimiento del gobierno comunitario. Esta última la ilustran muy bien
los ejemplos que se presentan en la segunda parte de este libro, donde Diego
Iturralde ofrece un panorama de las formas y prácticas de los gobiernos
locales en América Latina, en lo que ha sido “el tránsito de las sociedades in­
dígenas hacia su conversión en actores políticos”, dando a conocer varias
de las características que este proceso revela a partir del desempeño que
las comunidades han tenido en los últimos veinte años. Para ello, toma en
cuenta los mecanismos de presión y negociación que han desarrollado;
el manejo de un discurso con planteamientos ideológicos particulares; el
recla­mo de su juridización integrada a la reivindicación que hacen de su
identidad y autonomía político-cultural; la conversión como sujetos socia­
les y actores políticos que incide, irreversiblemente, en la configuración de
una nueva institucionalidad, así como la gobernabilidad de Estado y las
reformas constitucionales propuestas en los contextos nacionales que pre­
sentan ya un carácter multicultural. Asimismo, Iturralde destaca tanto la
capacidad de movilización de estos nuevos actores políticos como los
logros obtenidos en la lucha por el reconocimiento de su autonomía y cul­
turas divergentes, lo cual los ha llevado a formar alianzas con otros sectores
sociales que han sido castigados, también, por un modelo democrático y
de identidad ciudadana en crisis.
Más adelante, Charles R. Hale describe los dilemas de autogobierno
indígena que se han presentado en Centroamérica –enfoca su estudio en
Guatemala, Honduras y Nicaragua–, afirmando que es necesaria una reformu­
lación del concepto tradicional de autonomía que sustenta la lucha y prácti­
12 • Jorge Hernández-Díaz y Andrew Selee

Book Organización política.indb 12

01/12/11 13:15

cas de estas comunidades, pues el contexto del siglo xxi muestra un escenario
urbano con las características propias del sistema neoliberal, aun cuando los
estados estén implementando políticas multiculturales. Justamente, el reto
que enfrentan los grupos indígenas estriba en ser capaces de situar ahí, con
logros concretos –reconocimiento estatal– y en un primer plano, sus reivin­
dicaciones. Hale reflexiona sobre las condiciones de estos nuevos contextos,
así como la apropiación que de ellos logran las organizaciones indígenas de
esos tres países centroamericanos, y su desenvolvimiento político.
María Eugenia Brockmann Rojas, por su parte, revisa con ojo crítico el
proceso que ha tenido el Movimiento Cocalero del Chapare en Bolivia, su
relación con los gobiernos locales de la región, y éstos con el gobierno
central, el cual es representado por un presidente indígena: Evo Morales.
Con Morales al frente de un país que tiene la mayoría de población indígena,
Brockmann ilustra la manera en que el contexto resulta totalmente distinto,
pues ahora, en el ejercicio del poder, se busca la inclusión y participación del
ámbito local y los movimientos sociales en las decisiones de un gobierno
que ha ido transformando, poco a poco pero firmemente, su giro político.
Además, la investigadora señala lo necesario que es repensar el tema identi­
tario, desde la autoidentificación del que se reconoce como indígena u
originario, y la percepción que tienen de sí mismos otros grupos sociales, en
circunstancias y espacios diversos de gobernabilidad autónoma y legítima.
El texto de Donna Lee Van Cott analiza la compleja realidad boliviana de
las últimas tres décadas, enfocándose en cómo “las culturas indígenas han
adaptado estructuras institucionales y normas legales relativamente rígidas
y universalizadoras a una variedad de contextos políticos, sociales y cultura­
les”. El ejemplo clave, al que Van Cott presta atención, es la dinámica exis­
tente entre los partidos políticos y el gobierno local: los conflictos que surgen
y las características singulares que presenta el sistema de partidos al que se
ha adaptado el régimen municipal, contienen variantes que es necesario
destacar.
En el marco de violencia generada por el narcotráfico, distintas fuerzas
irregulares y una larga historia de miseria socioeconómica en Colombia,
Guillermo Padilla Rubiano destaca las actividades llevadas a cabo por la
Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca que, como otras orga­
nizaciones o movimientos sociales de su tipo que han nacido, justamente, en
razón del clima adverso en el país, y que representan o se han sumado a
Introducción • 13

Book Organización política.indb 13

01/12/11 13:15

Escárcega examina los alcances obtenidos por las mujeres en la participación política y toma de decisiones. alentadores. Asimismo. exigen el reconocimiento y defensa de su autono­ mía política. y marca una diferencia en la atención a las demandas y negociaciones que se presenten en los distintos ámbitos de autoridad y justicia internacional. En el apartado internacional. explica el papel fundamental de los mecanismos institucionales de protección que supervisan la aplicación de los acuerdos. género e indigeneidad. contribuye a la consolidación del compromiso internacional con los derechos humanos. el representante de México ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas. Ante ello. que viene desarrollando estrategias capaces de negociar y situar en un primer plano sus intereses ante los diversos “actores globales”. con resultados. Con ellos como centro de su reflexión. Escárcega destaca las dinámicas surgidas en los contextos locales a raíz de las experiencias auto­ nómicas de gobierno indígena que se han llevado a cabo. como resultado del reconocimiento a los pueblos indígenas “como actores en el derecho internacional”. y cómo estos grupos y movimientos sociales han lidiado con el nuevo escenario urbano en el que se han visto forzosamente inmersos –que entre sus rasgos más sobre­ salientes presenta un incremento en la migración trasnacional. En el contexto internacional. Por último. carácter jurídico. además. a saber: migración. y las características que ha adquirido el proceso de su implementación. las implicaciones y nuevas formulaciones de la iden­ tidad indígena en el marco internacional actual.otros grupos sociales. control territorial y fortalecimiento de una cultura con sentido propio. en buena medida. y la activa participación de quienes antes habían sido marginados y que ahora son apoyados por una plataforma indígena común.indb 14 01/12/11 13:15 . Sylvia Escárcega dilucida tres de los temas fundamentales de la reivindicación indígena. de manera que el reconoci­ miento y compromiso por parte de los estados firmantes no sólo quede en el papel sino tenga. Stavenhagen 14 • Jorge Hernández-Díaz y Andrew Selee Book Organización política. y los dictá­ menes de un mercado global y una política internacional neoliberal que ejerce presión sobre los gobiernos nacionales y su soberanía. Rodolfo Stavenhagen expone la importancia que tiene la apro­ bación de la Declaración de la Organización de las Naciones Unidas (onu) sobre los derechos de los pueblos indígenas. En el texto. la Declaración representa un gran avance para las comunidades en la lucha por su reivindicación en todos los niveles políticos y culturales.

Boulder.) (2004). con la di­ ferencia de que son enunciados en su carácter colectivo. Van Cott. Rodríguez. New York. como el que prepara la Organización de Estados Americanos para una eventual Declaración Americana de los pueblos indígenas. (2005). Westview Press. sino que todos los derechos “enun­ ciados y amparados por los diversos pactos y convenios internacionales existentes” han sido integrados y especificados en la Declaración. Joseph S. Book Organización política. Tulchin y Andrew Selee (comps. Otro énfasis que señala Stavenhagen es el referente obligado en que se convierte la ddpi para la redacción de otros documen­tos de su tipo. and Civil Society in Africa. adecuación y aplicación en la legislación nacional de los países firmantes. Decentralization in Mexico: From Reforma Mu­ nicipal to Solidaridad to Nuevo Federalismo. Victoria E. lo cual. como “derechos de los pueblos indígenas”. y hace énfasis en que no se ha “añadido” ningún nuevo derecho. el apunte que hace Stavenhagen es hacia la necesaria incorporación. En suma. de los principios y derechos estipulados en la Declaración. en las últimas décadas. Cambridge University Press. Democratic Governance. Philip. (1997).informa de manera detallada tanto los derechos como las obligaciones adquiridas por los estados firmantes de la Declaración. Bibliografía Oxhorn. From Movements to Parties in Latin America: The Evolution of Ethnic Politics. En este sen­ tido. and Latin America. Washington y Baltimore. Woodrow Wilson Center Press and Johns Hopkins University Press. Decentra­ lization. no es tarea sencilla. Asia. University of Pittsburgh Press. The Friendly Liquidation of the Past: The politics of Diversity in Latin America. como también documenta. la presente recopilación ofrece un panorama amplio. Pittsburgh.indb 15 01/12/11 13:15 . de los procesos que han caracterizado la emergencia y consolidación de los gobiernos locales indígenas en Latinoamé­ rica. Donna Lee (2000). tanto de manera general como específica.

Book Organización política.indb 16 01/12/11 13:15 .

tras la votación. económica. si lo desean.2 * Bellas Artes-uabjo. la representación Mexicana ante la Organiza­ ción de las Naciones Unidas estuvo entre las 143 delegaciones que votaron a favor de la “Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas”. Los pueblos indígenas. expresó el orgullo del gobierno mexi­ cano por tener una población multiétnica. en este volumen. Los pue­ blos indígenas tienen derecho a conservar y reforzar sus propias instituciones políticas. Australia y Nueva Zelanda votaron en contra (ver Stavenhagen. Socorro Rovirosa. sociales y culturales. en ejercicio de su derecho de libre determinación. 11 se abstuvie­ ron y solamente Estados Unidos. y le dio la bienvenida a la Decla­ ración ya que.indb 17 01/12/11 13:15 .1 Además de México. social y cultural.Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas en Latinoamérica Jorge Hernández-Hernández* Jorge Hernández-Díaz** Los avatares de los gobiernos indígenas El 13 de septiembre de 2007. ev de aquí en adelante). en la vida política. todas las demás representa­ ciones latinoamericanas votaron a favor de esta declaración (con excepción de la representación Colombiana. repre­ sentante permanente alterna de México ante la onu. Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. manteniendo a la vez su derecho a participar plenamente. así como a disponer de los medios para financiar sus funciones autónomas. observó. tienen derecho a la autonomía o al autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales. 17 Book Organización política. 1  De los 158 países que participaron en la votación sobre esta Declaración. que se abstuvo). social y cultural del Estado (onu. en su declaración frente a la asamblea. jurídicas. 2007b). contiene provisiones que concuerdan con aquellas estipuladas en la Constitución mexicana (onu. económicas. Artículo 5. ** iis-uabjo. En virtud de ese derecho determinan libremen­ te su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico. los artículos 3 al 5 de esta Declaración indican: Artículo 3. 2  Particularmente. 2007a). Canadá. Artícu­ lo 4.

Por tanto. la estructura institucional del Estado se ejerce por la población no indígena que habita en el territorio que el Estado circunscribe.1 a 60 por ciento)4 encaran una exclusión 3  Específicamente. 2007: 124-125). (…) Artículo 14. en sus respectivos primeros puntos. A este respecto.indb 18 01/12/11 13:15 . en los casos apropiados. Nicaragua 2.9 por ciento. Panamá 8 por ciento. Brasil 1.Dieciocho años antes de la aprobación de esta Declaración sobre pueblos indígenas. estimulado por una serie de procesos sociales y políticos iniciados desde finales de la déca­ da de 1970 (Van Cott. Al aplicar la legislación nacional a los pueblos interesados deberán tomarse debidamente en consideración sus costumbres o su derecho consuetudinario. así como los criterios para conta­ 18 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. deberá prestar­ se particular atención a la situación de los pueblos nómadas y de los agricultores itinerantes (oit. 2007: 110). pero a las que hayan tenido tradicional­ mente acceso para sus actividades tradicionales y de subsistencia. 1. Chile 3. Puntualizamos esto último porque los estados en donde habitan estos pueblos no están constituidos por estruc­ turas normativas que emanen de la interacción social de los indígenas. 4  Los porcentajes de habitantes indígenas con respecto a la población total de países de Améri­ ca Latina son los siguientes: Argentina 0.7 por ciento. Así. Hay que advertir que estas cifras están suje­ tas a discusión ya que las definiciones de la pobla­ción indígena. Venezuela 2. Honduras 6. Además. Colombia 1 por ciento. el Convenio Sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Inde­ pendientes (Convenio 169) de la Organización Internacional del Trabajo. El Salvador 5 por ciento. Junto con la más reciente Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas. deberán tomarse medidas para salvaguardar el derecho de los pueblos interesados a utilizar tierras que no estén exclusivamente ocupadas por ellos. Deberá reconocerse a los pueblos interesados el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. Bolivia 60 por ciento. ha ido adop­ tando gradualmente un marco normativo más incluyente de las formas de organización practicadas por los pueblos indígenas que habitan en su terri­ torio.2 por ciento. Postero. 1989). el Estado mexicano. Perú 46 por ciento. los distintos pueblos indígenas (cuya representación en la población de países de América Latina varía de 0. promovía la garantía de los pueblos indígenas a que los gobiernos nacionales respetaran sus formas de derecho consuetudinario y costumbres de orga­ nización y propiedad sobre la tierra.1 por ciento. los artículos 8 y 14 de este conve­ nio declaran: Artículo 8. 2005: 190-192.7 por ciento (ver cuadro 5 en Lizcano Fernández. Es decir. de tal suerte que este marco jurídico internacional sobre pueblos indígenas y tribales se convirtió en “ley suprema de la Unión”.3 El Convenio 169 de la oit fue ratificado por México en 1991. Guatemala 53 por ciento. al igual que otros estados latinoamericanos. Ecuador 40 por ciento. México 10 por ciento. según lo establece la propia Constitución mexicana en su artículo 133.1 por ciento. 2000. el Convenio 169 refleja una creciente atención internacional sobre las prerrogativas de las poblaciones originarias asentadas en territorios de estados a cuyas instituciones son ajenas. Paraguay 3 por ciento. 1.

para el mismo año. mientras que un año después el Instituto Indigenista Interamericano anunció que el porcentaje que representaba la población indígena era de 7. en tanto que el Consejo Nacional de Población (Conapo) reconoce. varían y. por ejemplo en México. Se entiende que este derecho ha de ser ejercido de manera “local”. una población hablante de lenguas indígenas de 6’011. Entre los organismos que informan las cifras de poblaciones indígenas. puesto que al haber sólo tres niveles de gobierno (federal. “las autonomías de facto (en su escala de comunidad. el derecho de los pueblos indígenas a la autodeterminación. ver Ávila Méndez. 1997). desde 2001. municipio y región) han sido la principal estrategia del ezln para desafiar al Estado. aparte de los censos nacio­ nales conducidos por instituciones gubernamentales de los respectivos países.202. en 1994. ev. también cambian las estimaciones numéricas que se reportan. Geografía e Informática (inegi) reportó.inicial: no ser parte del sector de la sociedad de la cual provienen y en donde se administra el arreglo institucional que rige a la población entera. el artículo 2o. que 12. ¿qué cualidades hacen de una entidad algo “local”? 6  Esta prerrogativa de autonomía ha sido aprovechada singularmente por el Ejército Za­ patista de Liberación Nacional en Chiapas. 2009: 33).76 por ciento de la población total de América Latina y el Caribe era indígena.indb 19 01/12/11 13:15 . Los procesos institucionales de bilizarla.5 Así. por tanto. de la Constitución Mexicana establece. la autodeterminación “local” significa que los pueblos indígenas tienen la libertad de establecer sus estructuras de gobierno a nivel muni­ cipal y/o comuni­dad. 5  Dentro del federalismo mexicano el gobierno local alude al municipio. el Conteo Censal de Población realizado por el Instituto Nacional de Estadística.6 La posibilidad de un gobierno autónomo local indígena es resultado de una construcción promovida por distintas fuerzas sociales y procesos insti­ tucionales que lograron incidir en la configuración del Estado latinoamericano contemporáneo.976 indígenas y. En el caso de México.72 por ciento del total (ver tabla en Burguete Cal y Mayor. ver Rodríguez. Al igual que los dos textos jurídicos internacionales señalados ante­ riormente. 7  Para el caso del proceso de descentralización en México.571 personas indígenas. una población indígena de 13’365. más bien. Entre estas diferentes fuerzas y procesos son fundamen­ tales las tendencias descentralizadoras7 y democratizadoras presentes en México y América Latina en general. simultáneamente. el nivel inferior de adminis­ tración pública municipal es el gobierno “más local” (para la discusión sobre la propuesta del reconocimiento de la comunidad como cuarto nivel de gobierno. estatal y municipal). la autonomía municipal –uno de los pilares del federalismo mexicano– y el gobierno local se han convertido en los espacios en donde se ejecuta la prerrogativa de la autodeterminación indígena. ¿qué tan grande extensión de territorio puede ser considerado local? ¿qué tanta población? o. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 19 Book Organización política. en 2005. están el Banco Mundial y el Instituto Indigenista Interamericano. 1997. la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (cdi) registra 10’103. Como argumenta Burguete Cal y Mayor (ev). Así. El Banco Mundial declaró. y nicho en donde se ha establecido la rebeldía”. Las preguntas que surgen a partir de esta observación son: ¿qué es local?. Olmedo. si no es una cuestión material y/o cuantitativa (que parece ser el caso).

No obstante lo que se ha logrado. tras haber declarado a la asamblea el orgullo del gobierno mexicano de administrar una población heterogénea. ladina. de manera relevante. su desarrollo económico. señaló que los derechos indígenas de autonomía y autodeterminación deben ejercerse dentro del marco de la Constitución mexicana para así garantizar la “uni­ dad nacional” y la “integridad territorial” (onu. en los convenios internacionales sobre derechos huma­ nos se establece que la autodeterminación implica que los pueblos tienen el derecho a fijar libremente su estatus político y a buscar.indb 20 01/12/11 13:15 . Se sugiere. 2001). al encarar discriminación. libres de la interferencia de un gobierno central. la citada representan­te de México ante la onu. tema que más adelante se tratará con mayor profundidad en este ensayo. conlleva ciertos riesgos con respecto a la responsabilidad que asumen los gobiernos locales hacia los cuales es transferido dicho poder y recursos. etcé­ tera) frente a una población predominante (ya sea que se le denomine mestiza. los estados latinoamericanos aún titu­ bean al hecho de tener entes autónomos al interior de su territorio. con todos sus potenciales de transfe­ rencia y difusión del poder político y de recursos económicos. que habitan los territorios de distintos estados. culturas y tradiciones y alcanzar una mayor autonomía. Las comunidades indígenas. social y cultural. en fundamentos filosóficos. están buscando fortalecer sus identi­ dades. para reforzar así su identidad colectiva. Los nuevos reclamos son la expresión de diferen­ cias cuya existencia no había conseguido manifestarse políticamente y que no pueden ser satisfechos desde una perspectiva universalista. Actualmente. de igual modo. el uso del concepto [pre]dominante sugiere que los indígenas. con respecto a indicadores de calidad de vida. 20 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. Tanto el proce­ so reivindicatorio como la polémica a él asociada aún están lejos de verse concluidos. 10  En este texto. generalmente se encuentran en desventaja (en cuestiones de representación. blanca. también es un proyecto del Esta­ do neoliberal y. Esta postura ya 8  Charles Hale (ev) señala que esta descentralización. Así se refleja en el discurso de Rovirosa.descen­tralización del continente8 han coincidido con los esfuerzos de gru­ pos socia­les (como son las organizaciones indígenas) por lograr mayor repre­ sentación y capacidad de autorregulación con base en sistemas e institucio­ nes propias (ver Hernández-Díaz. que las estructuras normativas de los pueblos indígenas se respeta­ rán siempre y cuando se sometan a las estructuras normativas de la sociedad [pre]dominante10 a fin de garantizar la “unidad nacional”. por tanto. y las organizaciones que de ellas emanan. preservar sus idiomas. tema que se discutirá en los siguientes apartados. quien. que se rijan por medio de estructuras distintas9 a las que gobiernan al resto de la población. 9  Distintas tanto en origen como en procedimientos y. 2007b). por tanto.

por una parte. 1998: 95-125). a partir del proceso de colonización sobre las poblaciones indígenas del conti­ nente. al ser el Estado (ya sea por iniciativa interna o como resul­ tado de normativas surgidas del arreglo institucional de la comunidad de estados) el que otorga derechos a los pueblos indígenas. ev). Bolivia. dentro del proceso de creación y adopción de derechos indígenas también resulta novedoso que la onu inte­ gre a sus marcos normativos uno que reconozca derechos colectivos (en este caso de los pueblos indígenas) ya que.g. Finalmente. es decir. pero incluso en los casos en que la población indígena supera en número al resto de la población. por un lado es una novedad el hecho de que determinados estados (como México) reconozcan instrumentos jurídicos internacionales en donde se establecen derechos indígenas. los pueblos indígenas. el término [pre]dominante alude al sector de la población que puede ser dominante y a la vez mayo­ ritario (e. por las maneras en que el pasado se interpreta y reinterpreta por los principales actores dentro de esta relación.g. Paraguay) o dominante sin necesariamente constituir una mayoría de la pobla­ ción (e. Así.indb 21 01/12/11 13:15 . considerando que en décadas anteriores no sólo no se reco­ nocía el derecho indígena a la autodeterminación conforme a instituciones y procedimientos propios. los estados se someten a sí mismos al escrutinio público. México. a través de estos marcos normativos internacionales. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 21 Book Organización política.representa una visión menos excluyente con respecto a posiciones oficia­ les anteriores. ya que deberán rendir cuentas ante la comunidad internacional al respecto del cumplimiento de estos derechos indígenas (Stavenhagen. y en otra forma. un legado histórico. Así. parte de la pobla­ ción que no comparte los patrones culturales y cosmovisión del sector de la sociedad que produce y reproduce el arreglo estatal. sino que incluso los gobiernos procuraban asi­ milar a esta población e integrarlos a la ciudadanía [pre]dominante. por el otro. etcétera). en busca de una homogeneización cultural (Fabre. Por otra parte. se encuentra en desventaja frente a un sector dominante. único ente atribuido de soberanía en el sistema internacional. como señala Stavenhagen (ev). Por un lado el Estado contemporáneo. Guatemala). del sector [pre]dominante. es decir. porque admiten como poseedora de dere­ chos a una población que en décadas anteriores trataba de suprimir. Esta relación asimétrica está determinada. Sin embargo. todavía se percibe un diálogo entre dos entidades ubicadas dentro de una relación asimétrica. Esta segunda población es predominante en el sentido de que comúnmente constituye una mayoría de la población. el enfoque dominante de la onu es el de sostener a los individuos (no a grupos) como sujetos de derechos humanos universales.

Al escribir desde una posición [pre]­ dominante es más cómodo construir conceptualizaciones (como la de “gobierno indígena”) a través de la identificación. este es el caso de los estados de Oaxaca y Yucatán (ver Lizama. y autoadscrita como indígena. casos en los que una comunidad con características que comúnmente se le atribuyen a grupos indígenas. 12  O. además. ladinos o blancos. por lo menos. al contrario.12 Más bien. autoadscritos a una identidad distinta de aque­ lla que es propia de la sociedad [pre]dominante) es una “anomalía” que se 11  Las variaciones en el conteo de la población indígena proceden de los diferentes crite­ rios observados para clasificar a una persona como indígena. puede ser de mestizos. no existe sin una tensión inmanente y que. en México por ejemplo. 22 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política.g. 13  Dualidad conceptual que. un sistema de gobierno no indígena) como en Juchitán. como se mencionó en una nota a pie. según el contexto latinoamericano desde el cual estamos documentando. los estimados de los porcentajes de población indígena en diferentes entidades tienen variacio­ nes entre ellas de hasta diez puntos porcentuales.Una relación asimétrica La necesidad del adjetivo “indígena” para especificar un tipo de gobierno que no se ejerce según los parámetros y criterios de la población [pre]dominante es un reflejo de las relaciones asimétricas que mantienen los distintos marcos institucionales que operan en los territorios de América Latina.indb 22 01/12/11 13:15 .11 Por tanto. que utiliza el sistema de parti­ dos políticos (es decir. gobierno indígena se refiere a una serie de entendimientos sobre administración pública y de justicia que no tienen sus raíces (o por lo menos no de manera nítida) en la dualidad conceptual de la democracia liberal13 proveniente esencialmente del pensamiento euro­ peo y estadounidense. gobierno indígena no necesariamente alude al tipo de pobla­ ción que lo ejerce ya que. tampoco es una concepción completamente estable (ver Mouffe. el gobierno que emana de las interacciones específicas de grupos autoadscritos como indígenas dentro del territorio de un Estado (o. Es evidente que no tenemos que especificar la opción [pre]dominante de gobierno con un adjetivo de tipo étnico (e. Así. por tanto. Oaxaca. Así. descripción y diferencia­ ción del “otro”. 2003). no existe unanimidad al respecto de la definición de población indígena. Sin embargo. Escribi­ mos sobre gobiernos locales “indígenas” porque queremos distinguirlos de las instituciones de gobierno no indígenas o de la población no indígena que. ev). existen comunidades que practican lo que se denomina gobierno indígena sin necesariamente adherirse a lo que “convencionalmente” se entiende por identidad indígena. gobierno local mestizo).

no puede definirse a partir de la espe­ cificación de una serie de procedimientos o arreglos institucionales. el sufrimiento de la discriminación y el racismo por personas no indígenas quienes han robado sus tierras. paradójicamente es el que más fácilmente se define al enumerar una serie de elementos específicos. Por tanto. Iturralde G. ev) donde afirma que “(…) hay una identidad milenaria indígena Abya Yala basada en un concepto común sobre la Madre Tierra. Entre éstos. El gobierno indígena. El gobierno no indígena (ejercido por las pobla­ ciones mestizas. se distingue precisamente por su variedad de prácticas. 15  De igual forma. la acumulación de prestigio (en vez de bienes materiales) como principal moti­ vador. que pareciera más general. procuración del equilibrio social y ambiental. y la solidaridad y respeto por la autoridad legítima.e. Diego A. su historia y el sufrimiento de la colonización por los conceptos occidentales”. un escenario político ocupado principalmente (monopolizado. Más bien. Entre esta serie de preceptos y disposiciones comúnmente se invoca la priori­ zación de la colectividad por encima del individuo. en distintos grados. ladinas. incluso) por partidos y un mecanismo de elección de funcionarios públicos determinado.15 14  Por ejemplo. por procedimientos dictados por el paradig­ ma de la democracia. (ev) enlista una serie de elementos que comparten comunidades indígenas. La principal problemática de la dicotomía gobierno indígena vis à vis gobierno no indígena es que este último término. en el discurso de un integrante del Frente Indígena de Organizaciones Binacio­ nales (citado por Escárcega. sus recursos naturales. notamos que para definir comunidad indígena o gobierno indígena tenemos que acudir a una serie de moldes que indi­ can tendencias y posiciones más que prácticas e instituciones. los conocimientos medicina­ les ancestrales. Lo más cercano a una definición de gobierno indígena se inclina hacia una serie de señalamien­ tos sobre entendimientos y actitudes (reales o percibidas) respecto a las relaciones sociales así como a la relación entre la sociedad y su ambiente. el apego y respeto del grupo hacia la tierra y los recursos naturales. blancas. legis­ lativo y judicial). por su cuenta. la búsqueda de la equidad.indb 23 01/12/11 13:15 . tequio y minga). Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 23 Book Organización política. pero también por grupos indígenas) en los estados de Latinoamérica es aquel marco de instituciones dadas por una estructura de división administrativa (comúnmente construida bajo los parámetros de una federación y con distintos grados de centralización y descentralización).14 la preferencia por instrumentos de resolución de conflictos que empleen la reconciliación en vez del castigo (en un intento por no interrumpir el equilibrio de la vida social) y el trabajo comunal como obligación y forma de reproducción social (i. una división de poderes (normalmente en ejecutivo.distingue asignándole el adjetivo de indígena para diferenciarlo del “común/ normal” y [pre]dominante gobierno “no indígena”.

Por ejemplo. el grupo es al que directamente se le atribuyen derechos. que constituyen la base de las relaciones sociales de los gobiernos indígenas. aun cuando el grupo es sujeto de derecho. Por tanto. son una construcción occidental. sólo aquellas costumbres que sean compa­ tibles con la construcción normativa de derechos humanos son aceptadas (ver Ávila Méndez. Así. Se ha argumentado que las premisas y valores de los derechos humanos son particulares a los desarrollos históricos de Francia. Pero es precisamente la diversi­ dad de prácticas gubernamentales de los grupos indígenas lo que hace más factible señalar principios a partir de los cuales los indígenas generan formas de gobierno. los marcos jurídicos que aceptan prácticas indígenas siempre y cuando se acomoden dentro del marco de derechos humanos efectivamen­ te están exigiendo que estas prácticas se circunscriban a premisas y valores occidentales. cuando son expuestas por los mismos pensadores indígenas. ev). Sin embargo. se encuentra la idea de que la colectividad tiene preeminencia sobre el individuo o. citado por Ávila Méndez. 24 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. donde en distintos grados se comparten lengua. Así. 17  Ya existen ejemplos en donde el marco jurídico [pre]dominante ha incluido a las comuni­ dades como sujetos de derecho público (en el caso de México: Oaxaca. desde una postura liberal/occidental. ver Ávila Méndez.indb 24 01/12/11 13:15 . Inglaterra y Estados Unidos (Pollis y Schawb. cultura y un auto reconocimiento como miembros de una colectividad (…)”. precisamente. los estados condicionan este derecho al cumplimiento de derechos humanos. en otras palabras. el antropólogo mixe Floriberto Díaz señala. Querétaro y San Luis Potosí. En estos marcos legales. en este texto.17 A partir de la discrepancia entre estas dos visiones opuestas se originan las princi­ pales críticas que. no al individuo. la comunidad. es decir. 1979: 8). a partir de la noción de la prioridad del individuo como portador de derechos y garantías). Desarrollamos el tema al tratar la discusión sobre Cosmopolitanismo delgado y grueso más adelante. Este juicio provoca uno de los principales desencuentros entre las distintas prácticas de gobiernos indígenas y la filosofía liberal de tradi­ ción europea (que se construye. “Un sistema comunitario de procuración y administración de justicia” además de “El consenso en asamblea para la toma de decisiones” (Floriberto Díaz.16 Entre los principales entendimientos mencionados. se le hacen a algu­ 16  Agustín Ávila Méndez (ev) utiliza como definición de comunidad a “una población arraiga­ da en uno o varios asentamientos y sujeta voluntariamente a una misma autoridad. ev). adquie­ re derechos. ev). los elementos que constituyen a una comunidad indígena se fusionan con aspectos de la organización política y de adminis­ tración de justicia. entre los distintos procesos involucrados en la construcción de una comuni­ dad indígena.Es fácil notar que estos elementos más bien hacen referencia a una cosmo­ visión indígena que a una forma de gobierno. no el individuo. que las acciones y mecanismos que de hecho constitu­ yen un gobierno indígena.

Es decir. retoman sus opiniones para analizar soluciones y tomar acuerdos” (Mendoza Zuany. autoridades y vecinos miembros de la asamblea. cobra primacía la necesidad de relaciones armónicas en el grupo por encima de los derechos y garantías que se le otorgan al individuo. A partir de su informe. la participación del consejo de ancianos “no está orientada a resolver los problemas.indb 25 01/12/11 13:15 . según la región del país. uno puede detectar la manera en que este instrumento difiere de los procedimientos e institucio­ nes de resolución de conflictos empleados por la población [pre]dominante. y nuevamente enfatizando el deseo de llegar a la conciliación como una de las premisas de las instituciones indígenas. Dentro del análisis de las comunidades indígenas en el estado de Veracruz (México).nas prácticas dentro de los gobiernos indígenas. Mendoza Zuany (ev) apunta el objetivo de este tipo de grupo de personas de edad avanzada. Muchas de las violaciones a derechos individuales (tal como se entienden en Occidente) que se dan en las comunidades indígenas resultan de la priorización del grupo por enci­ ma del individuo. tatamandones o reservados. sino de guía hacia las relaciones armónicas. en un intento por no interrumpir el equilibrio entre los miembros de la comunidad. Es decir. la autoridad de este municipio Maya tiende hacia dictámenes que priorizan la reconciliación. Por tanto. Gene­ Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 25 Book Organización política. Jesús Lizama (ev) alude a la manera en que. Esencialmente. el respeto a la propiedad privada”. la importancia que se atribuye a la tierra –y los distintos modos de tenencia de ésta– es otra de las características de las relaciones sociales indígenas que inciden en las formas y prácticas de gobierno local. Es usual encontrar dentro de la construcción de la identidad indígena un dis­ curso sobre la cercanía de esta población con y respecto hacia la tierra. ev). el consejo de ancianos no es un instrumento de coerción o de generación de jurisprudencia. “la autoridad municipal pasa por alto una de las bases del sistema capitalista. así. y falla a favor de la dueña de unas aves de corral que murieron al irrumpir en el terreno de un vecino e ingerir veneno. principales. en ciertas comunidades indígenas existe la institución de un cuerpo colegiado consultivo que adquiere designaciones como: consejo de ancianos. En el mismo orden de ideas al respecto de los instrumentos de resolu­ ción de conflictos. para resolver conflictos. sino a relatar sus experiencias al enfrentar proble­ mas similares. para no afectar la vida social. Por otra parte. En un ejemplo proveniente de la experiencia de gobierno Maya en Yuca­ tán (México).

ev). ev). mientras que en aquellas donde el reparto fue tardío. además de la tiran­ tez existente entre colectividad-individuo. Por tanto. 26 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. consecuentemente. como dentro de las mismas comuni­ dades indígenas en donde “El régimen de tenencia se debate entre la tradicio­nal posesión comunal (reconocida en algunas legislaciones) y las prácticamente irresistibles presiones por la apropiación privada” (Stavenhagen. las distintas formas de propiedad de la tierra que coexisten en algunas comunidades indígenas hacen que el entendimiento de la rela­ ción entre la población y el suelo sobre el cual habitan y trabajan sea muy distinto de lo que la sociedad [pre]dominante adopta como propiedad privada (uno de los derechos fundamentales establecidos por el liberalismo y uno de los pilares del modo de producción capitalista). Aguirre Beltrán. En el caso del Movimiento 18  Para la discusión sobre el sistema de cargos se puede consultar Greenberg. La postura de las comunidades indígenas al respecto de la tierra como propiedad de la colectividad se refleja también en las formas de transferencia de ésta de parte del grupo hacia el individuo. 1987. Este modo de relación entre la tierra y la población indígena (real o percibida) es importante tanto para los mismos in­ dígenas. Este ánimo está presente tanto entre las relaciones de la población indígena y la no indígena. los modos de organización indí­ gena presentan. la tensión entre propiedad comunalpropiedad privada. ev). por ejemplo. Medina. 1995.ralmente se describe a los pueblos originarios como “respetuosos de” y “en armonía con” la tierra que habitan. En la región Huasteca de México. el comisariado ejidal generalmente tiene preeminencia en autoridad. En comunidades de la Huasteca donde el reparto agrario sucedió temprana­ mente. frecuentemente hay discordia entre el comisariado y las autoridades “tradicionales”. 1991. La tirante relación entre modos de tenencia de la tierra necesariamen­ te incide sobre las formas de organización política. como para las personas no indígenas que buscan identificar las particularidades de los indígenas. y en las comu­ nidades donde predomina la forma de propiedad privada es posible que uno no encuentre rastros de la forma de organización indígena denominada “sis­ tema de cargos”18 (Valle Esquivel citado por Mendoza Zuany. Asimismo.indb 26 01/12/11 13:15 . los procesos históricos de las formas de tenencia de la tierra están vinculados con las relaciones que se establecen entre figuras de autoridad y entre éstas y la población en general (Mendoza Zuany. que construyen su identidad a partir de este entendido.

que lo que hace que una estructura de insti­ tuciones políticas y sociales sea llamada “indígena” o “gobierno indígena” no es necesariamente una serie de procedimientos heredados de “tiempos inmemoriales” (ya que pueden ser procedimientos adquiridos recientemen­te. ver Hernández-Díaz. ev). ver Nicasio. la bús­ Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 27 Book Organización política. ver Lizama. tareas de manifestación política como son las marchas y bloqueos (ver Brockmann Rojas. aparte de la construcción de obras comunales. ev). por tanto. obligación y derecho colectivo con respecto a la tierra. por tanto. la afiliación al sindicato es directa y no se puede obtener tierras sin la aprobación del sindicato” (Brockmann Rojas. no se puede entender por medio de un supuesto residuo de las prácticas de civilizaciones prehispánicas. ya que algunos autores indican que tales. Finalmente. 1991: 75-76). El gobierno indígena.indb 27 01/12/11 13:15 . ev). En otros casos. Actualmente. y que se construye a partir de las premisas de la priorización de la colectivi­ dad: respeto. asumidas bajo el término de “gobierno indígena”. el trabajo comunal es otra de las manifestaciones de inte­ racción social invocada como característica de la población indígena y cuya implementación repercute en la construcción del gobierno local. y/o modi­ ficada por una población que se autoadscribe como indígena y/o sugiere tener lazos de identidad distintos de los de una población [pre]dominante. ev). Lo más definitivo que se puede decir sobre gobierno indígena es que es una estructura de organización sociopolítica creada. 2007: 47-52. Este trabajo colectivo. como el del sindicato de coca­ leros de Bolivia.Cocalero del Chapare. es necesario ser miembro activo del sindicato de productores de la hoja de coca para tener derecho de adqui­ rir tierras (Brockmann Rojas. Bolivia. adoptada. “Es decir. 2007). Podemos afirmar. además de su carácter de unificación. se presenta como una alternativa para ofrecer servicios y desarrollo de infraestruc­ tura que no provee el Estado (como sucede con los municipios indígenas de Guerrero. ev). ev). son construcciones coloniales e incluso del periodo de posinde­ pendencia en Latinoamérica (Recondo. expresado a través de instituciones como el tequio y la minga (ver Van Cott. analizado por Brockmann Rojas (un ejemplo en el cual. se ha “hecho difícil distinguir entre la estructura sindical y el gobierno local”). históricamente ha servido como instrumento de integra­ ción y reproducción social en comunidades indígenas (Molina Ludy. de acuerdo con la autora. las activi­dades colectivas pueden incluir. como se demuestra en las comunidades mayas en Yucatán.

dialogar con la población [pre]dominante y argumentar su posición. Este discurso construido en torno al “gobierno indígena” se adjudica muchos conceptos y discursos generados por la población [pre]­ dominante. un gobierno indígena se construye como distin­ to de un gobierno no indígena. El hecho de que el “gobierno indígena” no sea necesariamente una serie de procedimientos e instituciones creadas por civilizaciones prehispáni­ cas.19 Además. han sido y están siendo adaptados y reutilizados por los mismos pueblos indígenas para describirse a sí mismos. un discurso originalmente discriminatorio y esencialmente racista (“los indios no usan o no saben usar métodos modernos”) construido dentro de la población [pre]dominante. defensores e implementadores de utilizar el lazo con un “pasado inmemorial” como uno de los principales pilares de su discurso. y el trabajo colectivo como deber y forma de socialización. derechos humanos. 28 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. son empleados en la construcción del entendimiento sobre y respecto hacia el “gobierno indígena”. el café orgánico. definiciones. precisa­ mente la manera en que se autodefine la identidad indígena. ideas. Así. derechos indígenas y multiculturalismo son empleados para defender la existencia de un “gobierno indígena” dentro de un Estado insertado en el esquema de democracia liberal. el reflejo del discurso que la sociedad [pre]­ dominante ha generado en torno a los pueblos indígenas.indb 28 01/12/11 13:15 . no inhibe a sus promotores. discursos como el de demo­ cracia. por ejemplo. De este modo. La formulación de este discurso de gobierno indígena y/o autonomía indígena es. sobre todo en cuestión del uso de tecnología. el discurso indígena asume la 19  Como ejemplo rudimentario se puede señalar la manera en que las poblaciones [pre]­ dominantes han concebido a las poblaciones indígenas como “ajenos” a prácticas “modernas”. Es decir. Este discurso ha sido modificado y adoptado por las poblaciones indígenas. muchos elementos (conceptos. En este discurso rehabilitado los productos generados por métodos “tradicionales” se perciben como menos dañinos (tanto para el humano como para el medio ambiente). Así. en gran medida. y demás productos en los que no se utiliza pesticidas y/o fertilizantes artificiales en su elaboración (i. conceptos como autonomía. se ha modificado y es empleado como parte del discurso indígena. prácticas “modernas” de agricultura) se les concibe como mejores y se les asocia con sociedades “tradicionales”. Esta apropiación permite a la población indígena y/o a aquellos que construyen el discurso de “gobierno indígena”. Además.e. así como justificar sus objetivos. Aunado a ello.queda de mecanismos de resolución de conflictos que aspiran al mante­ nimiento de la armonía comunitaria. autodeterminación y diversidad. con un giro positivo. sobre todo dentro de una relación asimétrica con respecto a una población [pre]dominante. estereotipos) que el sector [pre]dominante ha utilizado para describir a la población indígena.

necesita de una entidad en oposición frente a la cual construirse para lograr mayor estabili­ dad conceptual.indb 29 01/12/11 13:15 . así como resulta más fácil para la visión [pre]dominante entenderse a partir de la diferenciación de “lo indígena”. y construir una identidad a partir de esa distinción. Así. es necesario determinar lo que no son los pueblos indígenas. Es decir. a la vez. y en general las historias específicas de cada pueblo. siempre se define en oposición a algo (1999: 14). una civilización material globalizadora” (Kuper. al ser un término amplio (por la variedad de conglomerados humanos que se pretende agrupar bajo él). se analizará este tema: cómo el discurso indígena se construye en oposición al entendimiento que se tiene sobre la población [pre]dominante. afirma Adam Kuper. Si bien los diferentes grupos indígenas en Latinoamérica comparten algunos rasgos culturales que dan sentido a sus identidades colectivas. las lenguas. En el apartado siguiente. descripción y diferenciación del “otro”. traducción nuestra). La construcción de una oposición La cultura. desafiarlo y/o presentar una alternativa (ver Escárcega. Esto mismo sucede con las formas de organización política y social. en lo que coinciden los pueblos indígenas latinoamericanos es en mantener una relación asimétri­ ca con respecto a la población mestiza (o ladina o blanca) [pre]dominante y hegemónica. con la consecuente desigualdad entre el gobierno “indígena” y el Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 29 Book Organización política. y con los patrones de interacción social. cada una de ellas es singular en su expresión. Este es el caso de la cultura indígena. La notable excepción a esta gran diversidad (que se intenta aglutinar bajo el concep­ to de indígena) es que estos pueblos comparten la experiencia de some­ timiento tras el inicio del proceso de colonización. porque gene­rar una lista de elementos que comprenda la identidad de todos los pueblos indígenas resulta problemático. el discurso indígena se construye a través de la identificación. poder transformarlo. 1999: 14. Son múltiples las instancias en donde se le presenta como un ente autén­ tico. ev).estructura y forma del discurso [pre]dominante en un intento por entrar en diálogo con este discurso hegemónico y. particular y en resistencia ante “su implacable enemigo. Es decir. del inglés.

este último elemento que constituye al discurso indígena se construye como una abierta oposi­ ción al proyecto neoliberal. o por lo menos a los actores y prescripciones más visibles del neoliberalismo económico. En parte. final­ mente. El mismo desarrollo del fiob. convirtién­ dose en Frente Indígena Oaxaqueño Binacional hasta llegar finalmente a ampliar la membresía más allá de los grupos indígenas de Oaxaca para ser hoy el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales.20 De igual forma. Iturralde G. primero. (ev) apunta que el concepto de gobernabilidad indígena es alentado no sólo por el movimiento indígena. como son la iniciativa privada (sobre todo en la forma de empresas multinacionales) y la privatización. migrantes indígenas mexicanos en Estados Unidos. En gran medida. principal aunque no exclusivamente. y utilizado en el diálogo que entablan con el Estado. la organización pasó a incorporar a otros grupos indígenas de Oaxaca.indb 30 01/12/11 13:15 . el libre comercio y la privatización de los servicios públicos)”. para enfrentarnos a estas políti­ cas neoliberales […]. de que están en una posi­ ción de desventaja frente a la población que ejerce el aparato estatal y.aparato estatal nacional. reflejado en los cambios que se han dado en el nombre de la organización nos remiten a un proceso de ampliación del entendimiento sobre lo indígena. Escárcega (ev) cita a un integrante del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (fiob):21 El ser indígena es algo universal […] Esas luchas que llevan los hermanos y hermanas en el sur y Centroamérica son las mismas luchas que realiza­ mos los indígenas migrantes en los EE. Un par de referencias en dos capítulos de este mismo volumen (Brock­ mann-Rojas. política y social.  Diego A. Escárcega) ofrecen ejemplos claros de la forma en que el discur­ so indígena se construye como oposición al neoliberalismo y al imperialismo estadounidense. Originalmente fundado como el Frente Mixteco-Zapoteco Binacional. Este tipo de vínculo es retomado y reinterpretado dentro del discurso de los pueblos indígenas.e. el discurso indígena está formulado precisamente a partir del entendimiento.UU. sino por otros movimientos sociales emergentes que lo construyen “bajo la forma de una fuerte oposición a la globalización y otros procesos asocia­ dos (i. segundo. en el discurso indígena (pero obviamente no sólo en este discurso) irremediablemente se asocia al neoliberalismo con Estados Unidos y con un proyecto imperialista de ese país. de que es una población distintiva dentro de un Estado nación no homogéneo. que a partir de esta relación asimétrica han surgido proyectos distintos de organización económica. 21  El fiob es una organización que agrupa. 20 30 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política.

ev).22 Es de notarse. cita a un ex consejero municipal: Llegó la hora de la liberación de los pueblos indígenas. antineoliberales […]. Brock­ mann-Rojas (ev). las razones de la posición antineoliberal no son inmedia­ tamente evidentes. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 31 Book Organización política. Evo Morales. Es cierto que. “El mismo presidente Morales ‘salud[ó] la decisión del movimiento campesino. se encontrará en la compren­ sible posición de intranquilidad por tal situación. sin embargo.indb 31 01/12/11 13:15 . (…) ya no podemos estar sometidos al neoliberalismo […] manejado por los Estados Unidos. Aunado a esto. ev). las prescripciones del neoliberalismo no son 22  El actual presidente de Bolivia. en el caso de los grupos indígenas. a pesar de esta identificación. Es decir. por ejemplo. como consecuencia de haber una filiación de esta postura (fundamentalmente económica) con un proyecto imperial estadounidense.Para el caso de la construcción del discurso indígena en Bolivia. que uno de los pilares sobre los cuales los diversos grupos indígenas construyen una identidad “universal” (como lo indica el integrante del fiob antes citado) es la oposición a un proyecto neoliberal (percibido como de origen estadounidense) y al imperialismo (también espe­ cíficamente estadounidense). de los alcaldes del Trópico de Cochabamba’ para que el Chapare ‘no solamente sea libre de analfabetismo. sino que sea territorio libre del imperialismo norteamericano’” (Brockmann-Rojas. Así. tras describir la expulsión de la organización estadounidense usaid de Chapare. se le opone resistencia. El antagonismo hacia el imperialismo no es una postura difícil de entender. el rechazo al neolibe­ ralismo es mucho más complicado que el establecimiento de esa simple relación entre Estados Unidos y sus prescripciones económicas. ha mantenido este discurso antiimperial y ha apoyado el despliegue de este discurso por parte de otros. el hecho de que estos pueblos hayan heredado la experiencia de ser sometidos a la colonización (y se encuentren actualmen­ te posicionados en una relación asimétrica) hace evidentes las razones por las cuales una posición antiimperial es una expresión lógica. pues. Por el contrario. cualquier grupo humano que resienta algún tipo de injerencia por parte de otro grupo distinto. que permitieron la llegada al poder del primer presidente indígena de Bolivia (Brockmann-Rojas. […] Nosotros nos hemos caracterizado en el Chapare por ser anticoloniales. La autora afirma que fue precisamente un discurso antineoliberal y anti­ imperial el que ganó para el partido político Movimiento Al Socialismo los votos en la elección presidencial de 2005. anticoloniales.

Es evidente que en cuestiones de pro­ ducción y reproducción de identidad. las propuestas de la descentralización son perfectamente compatibles con la demanda de autonomía. la del respeto a la autono­ mía local concuerda con el proceso de descentralización en el que se han insertado algunos estados del continente. permitir la regulación a partir de “las fuerzas del merca­ do”). que la posición y disposición que adoptó el Estado frente a las demandas indígenas son las mismas que posibilitaron los procesos de reforma hacia el adelgazamiento del Estado. Esto implica restar influencia estatal en la actividad económica de los habitantes (es decir. algunas demandas del movimiento indígena coinciden con un programa de adelgazamiento estatal. un adelgazamiento de éste bien podría configurarse como una demanda indígena. a esta concordancia entre una aspiración de los grupos indígenas y uno de los preceptos de la política neoliberal no se hace alusión dentro de la construc­ción del discurso indígena. Esta autonomía supone la provi­ sión directa de servicios y la administración directa de los recursos existen­ tes dentro de una comunidad por parte de quienes residen en ella (o de sus habitantes originales). esta transferencia de poder y recursos no entra en conflicto inmediato con las posturas indígenas. Intentaremos explicar este argumento enseguida. Sin embargo. En este sentido. las posturas que constituyen una oposición deben ser exhaustivas y mutuamente excluyentes. 32 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. y con el riesgo de simplificar en demasía.indb 32 01/12/11 13:15 . Es más. si el Estado ha sido el principal instrumento de dominación de la sociedad [pre]dominante. pode­ mos señalar que el proyecto neoliberal es un programa de “adelgazamiento” del Estado. En términos generales. En efecto. minimizar la influencia política del “centro” de poder sobre el resto del territorio (descentralización) y transferir la capacidad de producción de bienes y servicios a la iniciativa privada. el proceso mediante el cual los gobiernos cedieron autonomía local a comunidades indígenas también fue el que propició un proyecto de Estado en contra del cual se posicionan estos pueblos. La paradoja es. Aparentemente. hacia la descentralización y la privatización. los distintos estados del continente (incluso aquellos inser­ tos en la dinámica de la descentralización) se mostraron (y algunos perma­ necen) reticentes a ceder autonomía a comunidades indígenas. (ev).forzosamente opuestas a los elementos que constituyen identidad indígena. es decir. En especial. Por su parte. Por tanto. como recalca Iturralde G.

la dinámica de descentralización –en la que se han insertado varios estados latinoamericanos– es simultáneamente una de las “trampas neoliberales” y una oportunidad para el empoderamiento de grupos indígenas. sino a todo nivel de gobierno local de la población en general) es que las dificultades con las que tropiecen estos pueblos en su propia administración pública dé lugar a que la población [pre]dominante (y/o aparato estatal dominante) las magnifique y señale como “una supuesta incapacidad de los indígenas para gobernarse”. es posible que la postura actual sea una oportunidad para el logro de antiguas demandas de poblaciones domi­ nadas.Según Charles R. Para finalizar esta sección. Este traspa­ so es impulsado. “[l]a descentralización puede llegar a reforzar el meollo de la ideología neoliberal: que los sujetos (individuales o colecti­ vos) asuman responsabilidad para su propio bienestar. ev). también se transfiere responsa­ bilidad y riesgo y. con un marco jurídico occidental (proclamado como “universal”) de derechos humanos y. como es el movimiento indígena (Hale. podemos advertir que los grupos indígenas en Latinoamérica han entablado comunicación con estados que parecen dispuestos a cumplir con sus demandas en la medida en que éstas coincidan. ev). primero. segundo. Por tanto. habría que poner atención a las repercusiones que puede tener asumir la estructura legal de derechos humanos universales y el adelgazamiento del Estado como criterios a partir de los cuales se acep­ ten o rechacen estas demandas como. por instituciones multinacionales y exigido por movimientos de reivindicación. Esta conducta de los estados latinoamericanos es un distancia­ miento de la tradicional búsqueda de la homogeneización de la población. Hale (ev). a través de ella. es culpa de sus propias limitaciones” (Hale. la transferencia de presupuesto y facultad de toma de deci­ siones tienen el potencial de “ampliar el espacio de maniobra de las luchas indígenas de base” (Hale. Por tanto. paralelamente (como se ha argumentando).indb 33 01/12/11 13:15 . México. se lleva a cabo la transferencia de presupuesto y responsabilidad al “tercer nivel” de gobierno. En consecuencia. con un proyecto de “adelgazamiento” del propio Estado. el peligro que se corre al ceder responsabilidades a comu­ nidades indígenas (y no sólo a ellas. por ejemplo. vista en décadas anteriores. como lo señala Ivy Jasso (ev) en el caso de las comunidades indígenas de Chilchota. No obstante. Sin embargo. Michoacán. Así. ev). y que si no logran satisfacer sus necesidades. la de los pueblos indí­ Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 33 Book Organización política. por tanto.

en su interior. la alusión se debe a la invocación que de ella hacen los apologistas de las organizacio­ nes indígenas. Esta observancia frecuentemente viene respaldada por una asociación de formas alternas de gobierno con mecanismos considerados deseables en la sociedad [pre]dominante occidental. Aunque también habría que revisar los mecanismos que implican las demandas de pueblos indígenas. 1995). la cual se ha convertido en un ámbito de la discusión política.genas. 1996. (c) y la defensa de la diversidad cultural de las poblaciones aborígenes de países que fueron colonizados. estructuras de dominación sobre los mismos individuos que las constituyen. Kymlicka y Norman. Este tema adquirió mayor notabilidad al concurrir una serie de circunstancias: (a) la discusión de los criterios de justicia en relación con los derechos humanos en los organismos internacionales. 2003) o “democracias radicales” (Esteva. existen dentro de ellos apa­ ratos de exclusión y prácticas que difícilmente serían asociados con los procedimientos democráticos que se desarrollaron en estados occidenta­ les a lo largo del siglo xx.indb 34 01/12/11 13:15 . a los gobiernos indígenas algu­ nos les han llamado “comunalicracias” (Martínez Luna. Los dilemas de las políticas del reconocimiento La demanda de reconocimiento de distintas formas de gobierno es parte de una tendencia que llama al respeto a la diferencia y sostiene que la diver­ sidad es deseable (Kymlicka. para advertir los riesgos que conllevan las polí­ 34 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. y no necesariamente se restringe a la población indígena. Así. Esto último es un tema que analizaremos a continuación. (b) el fenómeno de las migraciones transnacionales y los procesos de generación de identidades emergentes. por ello es necesario discutir aquí esos mecanismos de exclusión. Aunque vale señalar que las democracias occiden­ tales no se caracterizan precisamente por su carácter incluyente. bajo el entendido de que estas agru­ paciones también producen. A pesar de esta asociación del gobierno indíge­ na (particularmente aquellos ejercidos a través de un sistema de cargos) con la idea de una participación e inclusión universal. Cualquier forma de exclusión o discriminación que atente contra la dignidad humana o los derechos elementales de la persona debe ser objeto del escrutinio público. 2009).

a una sociedad libre. Tal situación es posible porque el sindicato ejerce un control de la vida política de sus integrantes que va más allá del ámbito estrictamente laboral. Guar­dando las debidas reservas del caso. lo que se observa es que democracia y dictadura sindical conviven en armónica relación en el Chapare. como explica Brockmann Rojas. lo que es conocido como “demo­cracia sindical” (Ovando. La experiencia sindical y haber ocupado altos cargos de dirigencia del movimiento se han convertido en el salvoconducto político (ver Booth et al. Por ahora. 2001: 31).ticas del reconocimiento y sus implicaciones en el marco jurídico del Estado contemporáneo. sin disidentes. las organizaciones y los partidos con identi­ dad indígena prometieron a electores indígenas y no indígenas que crearían un nuevo tipo de democracia que fuese más legítima.. En ese contexto local.indb 35 01/12/11 13:15 . 2001. clientelar. Sartori (2000: 23-24) argumenta: “Decimos democracia para aludir. esta integra­ ción también puede resultar coercitiva. ya que una incorporación pasiva es objeto de castigos que van desde el cobro de multas hasta la expiración del derecho a las tierras. en donde. se puede decir que aquel que carezca de experiencia sindical no es un candidato viable del Movimiento al Socialismo (mas). no oprimida por un poder político discrecional e incontrolable ni dominada por una oligarquía cerrada y restringida en la cual los gobernantes ‘respondan’ a Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 35 Book Organización política. ev). En el caso descrito por Brockmann Rojas. vertical y autoritaria. es que no permiten la crítica porque buscan un consenso totalitario. responsable. Nos limitamos a tomar en cuenta las definiciones propuestas por Giovanni Sartori (2000) y Norberto Bobbio (1996). a grandes rasgos. control que puede trans­ formar a esta organización en una estructura corporativa. participa­ tiva y socialmente justa que las existentes prácticas democráticas occiden­ tales (Van Cott. sin embargo. Una crítica desde el punto de vista liberal democrático a los esta­ dos corporativos. o hacia aquellos que reniegan de la laicidad. Los ejemplos que provee este volumen son ilustrativos para debatir el asunto. ev). con integrantes informados e involucrados en su movimiento. Paradójicamente. la estructura sindical se confunde con el gobierno local y las institu­ ciones de administración pública. la participación sindical es la condición por exce­ lencia para acceder al poder. Es una democracia no en el estricto sentido occidental. Brockmann Rojas. la afiliación al sindicato cocalero supone una participación militante. hacia ese tipo de organización puede inclinarse el caso de Bolivia.23 sino una democracia en la cual el sindi­ 23  No es nuestra intención discutir conceptos sobre democracia en este espacio reducido. 1997 en Oxhorn.

privilegiando relaciones cara a cara y el sindicalismo contemporáneo (ver Yashar.indb 36 01/12/11 13:15 . según si pone en mayor evidencia el conjunto de reglas cuya observancia es necesaria con objeto de que el poder político sea distribuido efectivamente entre la mayor parte de los ciudadanos. por mandato comunitario. es un asunto que requiere investigarse con dete­ nimiento. se le sanciona y puede llegar incluso a perder la parcela. tener opciones electorales (que permitan cambiar el voto). lo que aquí queremos subrayar es que. son maneras de convivencia que fomentan la cohesión y proveen. la traducción es nuestra). las llamadas reglas del juego. la democracia como gobierno del pueblo de la democracia como gobierno para el pueblo. Con base en esta distinción. pero también están acompaña­ das de tendencias corporativas en donde la comunidad cobra prima­cía sobre sus integrantes. que es una forma de trabajo colectivo donde participan las familias representadas por uno o varios de sus miembros. 36 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política.” Por su parte. 2005. se suele diferen­ ciar la democracia formal de la democracia sustancial. Albro. original en inglés. y si estas características están ausentes. En México. Hay democracia cuando existe una sociedad abierta en la que la relación entre gobernantes y gobernados es entendida en el sentido de que el Estado está al servicio de los ciudadanos y no los ciudadanos al servicio del Estado. Sartori (2000: 254) agrega: “Elegir los gobernantes. por lo menos en su origen. expresar disenso. en alguna medida. 2005. Por un lado. 2008: 12. Rojas.cato se constituye como un espacio de sincretismo que mezcla elemen­ tos de la organización comunal indígena. a trabajarla y a parti­cipar un día a la semana en la minga comunitaria. Los ejemplos que manifiestan tal disposición son ilustrativos: en el norte del Cauca (Colombia) cuando se adjudica tierra a una familia. o. ev). o el ideal en el cual un gobierno demo­ crático debería inspirarse. Norberto Bobbio (1996: 39-40) hace una observación al respecto de la naturaleza de la definición (o definiciones) de democracia: “Es indudable que históricamente ‘democracia’ tiene dos significados preponderantes. que es el de la igualdad. entonces ni el demos ni su kratos están ya cuestionados. Si la familia no cumple este requisito.” (Silvia Gómez Tagle. ev). algunas prácticas de colaboración y reciprocidad son ambivalentes. en la cual el gobierno existe para el pueblo y no viceversa. constituyen la denotación mínima de la palabra democracia. con otra conocida formulación. en la región andina. Las muestras de reciprocidad que se observan en la organización comu­ nitaria local han sido destacadas como una de las distinciones de la organiza­ ción local indígena. para adjudicarla a otra (Padilla Rubiano.” Más adelante. tequio. en las condiciones actuales. Brock­ mann. mínimos de bienestar social. algunas de las experiencias más exitosas de participación ciudadana y desarrollo local han ocurrido en comunidades rurales indíge­ nas donde organizaciones socioculturales fuertes y con tradiciones de trabajo colectivo (en México. minga) permitieron que los gobernados. Si tal correspondencia es algo heredado del pasado o sólo un modelo institucional. ésta se compromete.

los gobiernos locales se constituyeran en bastiones de gobernabilidad y de participación ciudadana. En Oaxaca (México). Como lo señala Charles Hale (ev). Así. el pro­ ceso de descentralización también es parte del proyecto del Estado neoliberal. También hay que considerar que parte de este proceso se observa en las últimas tres décadas. la legislación estatal recono­ ce el derecho de los habitantes de los municipios a elegir a sus autoridades locales respetando sus normas consuetudinarias. los cuales son dos de los riesgos que debe asumir la demanda de la autonomía local: “Si bien la des­ centralización conlleva la posibilidad de empoderamiento y un aumento de transparencia a nivel municipal. existe una polémica con respec­to a los trances que pueden ocurrir en este proceso de transferencia de poder y recursos a las localidades. a pesar del potencial para promover la participación política y de la novedad de estas nuevas expresiones de organización social. Como apunta Hale (ev): “el punto de lanza del Estado liberal fue hacer valer el principio de la propie­ dad privada. los avecindados y los integrantes de las agencias municipales (Hernández-Díaz. Con base en dicho precepto.indb 37 01/12/11 13:15 . como son los no católicos. en el fondo es también una devolución de responsabilidad y riesgo” (Hale. pues cualquier reclamo de falta de atención Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 37 Book Organización política. se justifica que quienes participan de manera preponderante en la toma de decisiones sobre asuntos locales sean los hombres adultos que hayan desem­ peñado previamente cargos municipales. De tal suerte que las comunidades cuyas estructuras e instituciones no tengan éxito en proveer bienestar a la población. y de extender esta lógica a lo largo del territorio nacional” (Hale. por limitada que sea. se desentiende de sus obligaciones y obtiene una doble ganancia polí­tica. Es un hecho que la descentralización. el cual. ha transfe­rido facultades políticas y administrativas a los gobiernos locales. en este arreglo. ev). Hale denomina el “giro territorial” al proceso en que los recursos y la au­ toridad son transmitidos al gobierno local junto con la responsabilidad y eventuali­dades que implican tal transferencia. no podrán reclamar al Estado su fracaso y tendrán que asumir toda la responsabilidad que bajo otras circunstancias compartirían con el Estado. durante las cuales se ha dado un gran impulso a la descentralización y adelgazamiento del Estado. ev). las mujeres. los adultos solteros que no tengan una residencia inde­ pendiente. en una estructura política que imbrica posiciones civiles y religiosas (católicas). ev). de esta forma quedan excluidos de la toma de decisiones varios sectores de la localidad.

un hecho contingente. desempe­ 38 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. A estos asuntos habrá que sumar otros de naturaleza contin­gente. ev). La educación se considera un desarrollo individual en el que un miembro de la comunidad se está superando a través de ella. las reglas tienen muchas excepciones y la regla puede ser precisamente la elasticidad.indb 38 01/12/11 13:15 . Lo que finalmente podemos argumentar es que. aunque sea. una suposición que se extrae del hecho de que el gobierno en este nivel está más próximo a la población que administra. de modo que los gastos sean compartidos o asumidos por la autoridad del municipio de origen de los nuevos residentes (Nicasio. donde la población mestiza señala la incapa­ cidad indígena para autogobernarse. En México son frecuentes los casos en que las comu­nidades se rehúsan. el problema de la corrupción puede agudizase (ver Iturralde G. en defensa de sus usos y costumbres. posteriormente. Hernán­dez-Díaz. o el caso de Tlapa donde. y por lo tanto se plan­ tean la necesidad de elaborar sus propios reglamentos internos. por ejemplo el servicio comunitario. aquellos que estén inscri­ tos en alguna institución escolar de nivel superior (en la universidad. sino al propio diagnóstico que la co­ munidad hace de sus problemáticas y áreas de reglamentación (Mendoza Zuany. así. el ayuntamiento diferencia a los ciudadanos del municipio de los que llegan a avecindarse. en los gobiernos locales indígenas la participación no es unívoca. incluso. al cumpli­ miento de normativas elaboradas por las cabeceras. ev). como la corrupción. ev). insisti­mos. ev.. por ejemplo). falta de experiencia o mala administración del gobierno local. por la magni­ tud de la demanda de servicios y la escasez de recursos. quedan “exentos” de servir en la estructura de administración pública local. En algunas comunidades de Oaxaca. Esta dispensa se da sobre la premisa de que la educación es importante y el servicio a la comunidad no debe de interferir con este proce­so. que se transforma en puestos públicos municipales (Mendoza Zuany. al igual que en otras partes. Así sucede en Chilchotla. En otras partes la migración de los jóvenes dificulta el cumplimiento de cargos que obliga al gobierno local a implementar formas que van en contra de las normas hasta entonces establecidas y reconocidas como comunitarias. que no necesariamente desaparece en gobiernos locales. queda temporal­ mente liberado de prestar un servicio a la comunidad porque se espera que con mayores niveles de escolaridad pueda.puede ser atribuible a la irresponsabilidad. ev). Los conte­ nidos de tales ordenamientos no obedecen a “modelos” o “guías de contenido” envia­dos por las cabeceras.

indb 39 01/12/11 13:15 . ev). con las políticas del reconocimiento por un lado se atienden los reclamos de grupos que se encuentran dentro de una relación asimétri­ ca con respecto del Estado que habitan. la ausen­ cia del pluralismo en la política local es problemática desde una perspectiva occidental de democracia liberal porque los grupos minoritarios (mestizos. las políticas del reco­ nocimiento. ciudadanos urbanos. se abre la puerta a que. pero por otro. cuestión que abordaremos enseguida. La conclusión no es que las reformas multiculturales son dañinas. La discusión teórica y el análisis de casos concretos que se presentan en este volumen es que. y de qué tan posible es llevarlas más allá de sus límites esta­ blecidos. sin embargo.ñar de mejor manera sus obligaciones para con la comunidad. oponentes políticos. son violatorios de derechos básicos del individuo (i. ev). las normas culturales locales que excusan el sexismo y la violencia política no son suficientemente cuestionadas (Van Cott. si por un lado la participación es más incluyente. también ha de someterse a un análisis el enten­ dimiento que tenemos sobre derechos humanos universales. por otra parte. sociales y políticos de los grupos hasta ahora subyugados. Es decir. y la cohesión alentada por normas éticas y morales de conformidad social desa­nima la crítica hacia líderes locales y el desarrollo de propuestas alterna­ tivas. grupos indí­ genas menos numerosos) son excluidos de las tomas de decisiones. desde una postura [pre]dominante. sino que su impacto es contingente: depende de cómo sean apropiadas por los protagonistas. mujeres. en algunos casos. también tienen el potencial para conso­ lidar nuevas condiciones de dominación. Esta violación de derechos humanos es problemática. a la vez que dan satisfacción a los recla­ mos legítimos para reparar los rezagos económicos. bajo ciertas circunstancias. no necesariamente las decisiones son consensuadas o democráticas. a través de reivindicaciones de identidad y cultura. Además. la visibilidad y el reconocimiento legal de las expresiones propias de la multiculturalidad. Por lo tanto. haciendo más difícil e improbable el avance hacia la justicia social e inclusive el empoderamiento étnico (Hale. lo que hemos llegado a construir y entender como derechos humanos universales). no católicos. las propuestas no necesariamente pueden ser consideradas indígenas de manera inequívoca.e. se justifiquen prác­ ticas que. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 39 Book Organización política. ev). ya que los movimientos que así se carac­ terizan están conformados por una fracción de la población indígena y las demandas que enarbolan no siempre son compartidas por el resto de la población a la que pertenecen (Jasso Martínez.

la admisión de derechos humanos resulta problemática cuando tratamos con sociedades que no se han desarrollado dentro de la tradición occidental. precisamente. el mismo debate se ha desarrollado en teoría de relaciones internacionales entre comunitarios y cosmopolitas. y buscan preservar las identidades específicas de cada comunidad. los inherentes valores demo­ cráticos y liberales de los derechos humanos pertenecen al desarrollo histórico particular de Francia.indb 40 01/12/11 13:15 . Por tanto. 40 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. reflejo de formulaciones éticas específicas y no universales (Dobson. Además. etcétera. El desencuentro surge a partir de que los comunitarios recha­ zan una universalización de valores. Una postura de relativismo cultural cuestio­ na el uso del término “universal” como un adjetivo que modifica el concepto de derechos humanos. 1979: 8). porque la implementación de estas normas ha resultado proble­ mática. incluso en las mismas sociedades en donde se originan los valores y el discurso de derechos humanos. Por su lado. un proyec­ to universalizador que busca un mínimo común denominador en sociedades humanas para la adopción de marcos normativos.24 El principal argumento que esboza la crítica rela­ tivista es que la declaración de derechos humanos tiene sus fundamen­tos en la filosofía política occidental. o donde los derechos económicos tienen prioridad sobre los civiles y políticos. La pérdida de la diversidad del acervo cultural humano es uno de los peligros que los relativistas culturales intentan exhibir cuando señalan el 24  En esencia.Fusión de horizontes La adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948 por la Organización de las Naciones Unidas inició un debate sobre la posi­ bilidad de un consenso al respecto de derechos humanos fundamentales más allá del mundo occidental. 2006: 168). conceptos. el cosmopolitanismo es. sobre todo en aquellos grupos donde el individuo no es el principal sujeto de derechos. Las críticas comunitaristas hacia el cosmopolitanismo se centran en el argumento de que este último es un proyecto totalizador. aquí solo hablamos de la adopción retórica de derechos humanos. Inglaterra y los Estados Unidos (Pollis y Schawb. 1979). La herencia filosófica occidental de derechos humanos lleva a la comprensión del individuo como el principal sujeto de derechos y prioriza derechos civiles y políticos por encima de derechos económicos (Pollis y Schawb. Por tanto. Es decir que la serie de normas etique­ tadas como “universales” y asimiladas por el marco normativo interna­ cional puede resultar incompatible con el sistema de valores de diferentes grupos.

los configura como entidades estáticas cuyas prácticas no están sujetas a revisión por sus mismos inte­ grantes.indb 41 01/12/11 13:15 . por ejemplo. que se lleva a cabo por medio de la imposición de normas declaradas derechos humanos universales. 1993). El relativismo cultural contiende que juicios de valor no pueden hacer­ se desde fuera de un grupo determinado. no obstante los sólidos argumentos en contra de la aculturación del mundo por parte de Occidente. la adopción de derechos humanos por socie­ dades no occidentales es vista como una amenaza al mantenimiento del sistema de valores particular de estos grupos. Así. El énfasis puesto sobre las “esen­ cias” de los grupos indígenas. Estas posturas encontradas emanan. El caso de la mutilación genital en determinadas regiones de África o la exclusión de las mujeres en gobier­ nos locales indígenas de Latinoamérica son ejemplos a los cuales acuden sus críticos. en parte. A los Innu. Es decir. corre el riesgo de esen­ cializar e idealizar a las culturas no occidentales. ya que consideran que todas las culturas son moralmente equivalentes. 2001). la idealización de sus pasados distrae la atención de las adversi­dades que encaran en la actualidad. Desde esta perspectiva. enmascara las necesidades de grupos indígenas contemporáneos y les niega la posibilidad de transformación originada al interior del grupo. especialmente a aquellas que han sido sometidas al colonialismo.efecto homogeneizador de difundir el discurso occidental de derechos huma­ nos. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 41 Book Organización política. Los críticos de esta postura argu­ mentan que la lógica relativista puede llegar a dar consentimiento a prác­ ticas inhumanas dentro de diferentes grupos con el fundamento de la defensa de la diferencia cultural (Howard. se busca evadir un colonialismo cultural o efecto occidentalizador sobre poblaciones no occiden­tales. el pro­ blema fundamen­tal es la reconciliación del respeto a la diversidad cultural con la implementa­ción de marcos normativos de garantías individuales y políticas aplicadas a la búsqueda de mejorar condiciones de vida. en Canadá. Por otra parte. en un extremo. la esencializa­ ción e idealización que. puede generar el relativismo cultural. de la falta de con­ senso al respecto de términos y conceptos comúnmente utilizados en 25  Colin Samson ha presentado el caso de los Innu en el contexto canadiense para ilustrar los problemas de entregar derechos y simultáneamente proteger o respetar las diferencias culturales (Samson. se les ha otorgado vivienda e insertado en un sistema legal Eurocanadiense de términos técnicos y administración de la tierra (sobre la cual los Innu no han cedido autonomía) a expensas de su tradicional estilo de vida nómada. Es decir.25 La posición relativista.

no sólo la descripción y comparación de instrumentos e institu­ ciones sociales presentes en distintos grupos humanos. parece promover la idea de indagar sobre estos universales que le darían a los derechos humanos cimientos sólidos en distin­ tas sociedades. No obstante. dentro de sus contextos culturales o ideológicos particulares. la falta de unanimidad al respecto de qué se en­ tiende por cultura es la principal problemática que aqueja al debate.e. El relativismo cultural. violan normas y valores” (del inglés. esto no significa que los relativistas no concedan que valores universales sí puedan ser encontrados a través de las culturas. Más allá de este ejercicio etnográfico y etnológico. sino que el entendimiento sobre muchos otros términos también crea dificultades. “[t]odas las sociedades imponen restricciones y utilizan la fuerza y la violencia sobre sus miembros y todas aplican sancio­ nes sobre aquellos que. Sobre todo. esta observación indica que todos los grupos establecen un sistema de normas y sanciones. 1997: 126).indb 42 01/12/11 13:15 .este debate. traducción nuestra. y no que el contenido de esas normas pueda tener origen en los mismos valores compartidos por grupos. 1979: 15). lo cual sería inclusivo de sadomasoquistas (Asad. se vislumbra la vulnera­ bilidad de algunas sociedades en el proceso de las tendencias homogenei­ zantes. como ha notado Talal Asad. por ejemplo. en gran medida la búsqueda del mínimo común denominador social humano requiere de un ejercicio de 26  Pero no sólo el concepto de cultura es problemático. de hecho. La obtención de los valores que comparten todas las sociedades requiere. La fortaleza de la postura del rela­ tivismo cultural radica en la identificación que se hace de una estructura jerárquica ocupada por diferentes sociedades a nivel global (i. por tanto. ¿Qué constituye tortura? ¿Quién decide qué se considera trato degradante? Estos son sólo algunos de los dilemas que el relativismo le plantea a los derechos humanos. El quinto artículo de la declaración de la onu sobre derechos humanos establece que a nadie se le someterá a la tortura o a un trato o castigo cruel.26 Por ende. 42 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. inhumano o degradante. Es decir. o que todos los sistemas adopten al individuo como el principal portador de dere­ chos. En instancias particulares el problema sólo se reduce a una redacción problemática. Sin embargo. el relativismo cultural está alerta de las diferentes interpreta­ ciones que diversas culturas pueden dar a los conceptos involucrados cuando se discuten derechos humanos. Por ejemplo. el dominio de sociedades occidentales en la construcción de discurso internacional). la obtención de valores universales requie­ re de diálogo e interpretación. del concepto de tortura. Pollis y Schwab. Cuando se toma en consideración esta estructura. el artículo quinto no está completo sin la frase “al menos que las partes involucradas sean adultos en conse­timiento”. por ejemplo. Es el caso.

1996: 60). temporalmente. rectificando situaciones perjudiciales o de vulnerabilidad sufridas por los miembros de un grupo determinado. Kymlicka (1996: 58) llama “restricciones internas” y “protecciones exter­ nas”. debemos describir desde qué postura se llevaría a cabo. pero deben rechazar las restric­ ciones internas que limitan el derecho de los miembros de un grupo a cuestionar y a revisar las autoridades y las prácticas tradicionales” (Kymlicka. Pero antes de adentrarnos a explorar las formas de este ejer­cicio hermenéutico que se propone aquí. Kymlicka (1996: 212) mantiene que estas prácticas no protegen a grupos minoritarios de la sociedad mayoritaria. Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 43 Book Organización política.hermenéutica. Con respecto a las provisiones que niegan a las mujeres el derecho de votar o ser votadas. 1996: 211. 1996: 212). sino sólo “limitan la libertad de los miembros individuales del grupo para revisar prácticas tradicionales”. respectivamente. pie de página). Un grupo puede exigir el derecho de restringir a sus propios miembros y/o puede requerir protección de la sociedad en general (a la que hemos llamado en este texto [pre]dominate). Además: Las protecciones externas únicamente son legítimas en la medida en que fomen­tan la igualdad entre grupos. pueden y deben postular determinadas protecciones externas. Este autor argumenta que “(…) los liberales. e igualdad entre los grupos minoritarios y mayoritarios (Kymlicka. cuando se trata de promover la equidad entre los grupos. En resumen. ¿Cuál debería ser la postura de las democracias liberales hacia las deman­ das grupales de derechos particulares? Will Kymlicka (1996) apunta que es importante distinguir los tipos de reclamos que un grupo étnico o nacional genera. Kymlicka argumenta que una concepción liberal de derechos minorita­ rios no puede justificar la restricción de derechos civiles o libertades políti­ cas básicas de los miembros de grupos minoritarios27 (Kymlicka. un punto de vista liberal exige libertad dentro del grupo mino­ ritario. A estos dos tipos de reclamos. 1996: 212). en el primer pie de página del capítulo 8 de Ciudadanía Multicultural. (…) Pero raras veces la experiencia avala estas pretensiones” (Kymlicka. Kymlicka advierte que “Algunas restricciones a la libertad individual dentro de una comunidad minorita­ria pueden estar justificadas.indb 43 01/12/11 13:15 . cuando son necesarias para proteger a la sociedad de la desintegración literal. 27  Sin embargo.

han prevenido mayor intervención estatal en los gobiernos locales indígenas. mantenien­ do una pureza cultural que ahora debe ser protegida de cualquier intrusión. La difusión del discurso de derechos políticos universales a través de los medios de comunicación y materiales impresos es un paso visible que los estados han tomado para interceder en las prácticas políticas loca­ les de comunidades indígenas. Los estados liberales del continente no pueden justificar la exclusión de individuos en aquellas locali­dades donde se emplean modos de administración pública “indíge­ nas”. traducción nuestra). estas vías son más una medida de recomendación que de implementación. negándoles acceso a recursos estatales y a sistemas de justicia. el desarrollo de un Estado de Derecho democrático y multicultural requiere concepciones flexibles y dinámicas de los pueblos indígenas dentro de sociedades que permitan estrategias integrales de reforma respetuosas de las diferencias culturales (del inglés.indb 44 01/12/11 13:15 . Van Cott (2000b: 212) argumenta que: Los líderes indígenas construyen una imagen de normas y procedimientos ampliamente entendidos e indisputables que han sido heredados por genera­ ciones. las mujeres indígenas a lo largo del continente se han apropiado de discursos de derechos humanos y derechos de las mujeres y. La cautela de los distintos ni­ veles de gobierno dentro de los estados latinoamericanos para prevenir malestares en las poblaciones indígenas y las “proyecciones esencialistas de identi­dad”28 promovidas por pueblos indígenas. Sieder y Witchell (2001: 202) proponen que: En vez de tales reforzamientos de estereotipos culturales. Estos sistemas legales son presentados como promotores y protectores de un estilo de vida armonioso particular de los pueblos indígenas (del inglés. en incremento. Sin embargo. Sin embargo. especialmente a los miembros menos privilegiados dentro de un grupo minoritario. han retado a los discursos esencialistas de armonía y complementariedad de género” (del inglés. 44 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. traducción nuestra). traducción nuestra).Las implicaciones de este marco conceptual para el caso de los gobier­ nos locales indígenas latinoamericanos son obvias. sistemas que han operado de manera autónoma al Estado. Estas estrategias para reforzar y esencializar arriesgan una mayor marginación de los pueblos indígenas de procesos nacionales. 28  Sieder y Witchell (2001: 218) argumentan que “Marcos legales multiculturales promovi­ dos por instituciones internacionales como la onu y la oit han motivado a movimientos indíge­nas en Latinoamérica a promover proyecciones esencialistas de identidad.

Las comunidades y prácticas indígenas no están fijas ni son estáticas;
tampoco están exentas de impugnaciones internas, conflictos de intereses
y luchas por el poder (Van Cott, 2000b: 212). Además, es sumamente
impro­bable encontrar sistemas legales y prácticas organizacionales indíge­
nas que puedan ser llamadas autocontenidas o “culturalmente puras”,
cuando se han desarrollado en una “relación dinámica y asimétrica” con el
Estado (Van Cott, 2000b: 213). Sieder y Witchell (2001: 213) argumentan
que no hay cualidades inherentemente indígenas, “lo que estamos presen­
ciando, más bien, es un proceso mediante el cual ciertas cualidades son
construidas como tales”; es decir, un proceso de reorganizar el pasado como
una herramienta para asegurar ganancias políticas en el presente (Sieder y
Witchell, 2001: 213, del inglés, traducción nuestra). Al legitimar las restric­
ciones dentro de comuni­dades indígenas como parte de una “tradición” o
“costumbre”, es altamente probable que estemos dejando desprotegidos
a miembros vulnerables de estos grupos, ante el ejercicio autoritario de
poder por sectores dominantes (Sieder y Witchell, 2001: 214).
Teniendo en cuenta este argumento sobre la postura del Estado frente
a los reclamos de los grupos indígenas, volvemos al problema fundamental
de la reconciliación del respeto a la diferencia, a la diversidad cultural, con
la implementación de protecciones a los individuos que conforman los gru­
pos a través de un marco normativo. Hemos planteado que este proceso
requiere de un ejercicio de diálogo e interpretación, es decir, un ejercicio
hermenéutico, que ayude a encontrar un mínimo común denominador de
valores universales a partir de los cuales se podrá generar una normativi­
dad aplicable en distintos contextos. Para lograr esto debemos no sólo cono­
cer los diferentes contextos, sino entrar en diálogo con ellos a partir del
contexto propio. A esta práctica hermenéutica, Hans-Georg Gadamer la
denomina “fusión de horizontes” (1996: 377).
Todo contexto o situación particular es un horizonte; los horizontes son
finitos y son ámbitos de visión que abarcan y encierran “todo lo que es
visible desde un determinado punto” (Gadamer, 1996: 372). “El que no tiene
horizontes es un hombre que no ve suficiente y que en consecuencia su­
pervalora lo que le cae más cerca. En cambio tener horizontes significa no
estar limitado a lo más cercano sino poder ver por encima de ello” (Gadamer,
1996: 373). Es decir, quedarse únicamente con el entendimiento que le
Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 45

Book Organización política.indb 45

01/12/11 13:15

proporciona el contexto propio es una limitante para dialogar y consensuar
con otros horizontes. “Ocurre como en el diálogo que mantenemos con
alguien con el único propósito de llegar a conocerle, esto es, de hacernos
idea de su posición y horizonte. Esto no es un verdadero diálogo; no se
busca el consenso sobre un tema, sino que los contenidos objetivos de la
conversación no son más que un medio para conocer el horizonte del otro”
(Gadamer, 1996: 373).
Al horizonte al que se le pretende entender sin un “desplazamiento”
hacia él, es decir, sin colocarse en ese “otro” horizonte y simultáneamente
tener presente el propio, es un horizonte al que se le niega su pretensión
de decir la verdad. Al reconocer su alteridad y tenerlo únicamente como
sujeto de conocimiento objetivo, al horizonte estudiado se le cancelan
“todas sus posibles pretensiones” (Gadamer, 1996: 374). Para desplazarse
a un horizonte ajeno uno debe, teniendo siempre a la vista el horizonte
propio, colocarse en la situación del “otro” y hacerse consciente de su in­
dividualidad irreductible (Gadamer, 1996: 375). Este desplazamiento, nos
explica Gadamer, no es ni empatía ni sumisión del otro a marcos propios:
(…) por el contrario, significa siempre un ascenso hacia una generalidad su­
perior, que rebasa tanto la particularidad propia como la del otro. El concepto
de horizonte se hace aquí interesante porque expresa esta panorámica más
amplia que debe alcanzar el que comprende. Ganar un horizonte quiere decir
siempre aprender a ver más allá de lo cercano y de lo muy cercano, no desaten­
derlo, sino precisamente verlo mejor integrándolo en un todo más grande y
en patrones más correctos (Gadamer, 1996: 375).

Así, Gadamer argumenta que “Comprender es siempre el proceso de
fusión de estos presuntos ‘horizontes para sí mismos’ (…)” La fusión tiene
lugar constantemente en el dominio de la tradición, pues en ella lo viejo y lo
nuevo crecen siempre juntos hacia una validez llena de vida, sin que lo uno
ni lo otro lleguen a destacarse explícitamente por sí mismos” (Gadamer, 1996:
376-377). La fusión de horizontes requiere, por tanto, no sólo del conoci­
miento sobre el “otro”, sino, principalmente, la comprensión del “otro” y,
al mismo tiempo, el reconocimiento de uno mismo en una “generalidad
superior”. Esta aspiración a encontrar lo que hemos venido denominando
de forma indiscriminada, “valores universales”, “mínimo común denomi­
46 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz

Book Organización política.indb 46

01/12/11 13:15

nador” y “generalidad superior”, es la propuesta básica de la postura del
cosmopolitanismo.29
El principal objetivo del proyecto cosmopolita es asegurar que el diálo­
go y el consenso reemplacen a la fuerza como el recurso mediante el cual
se resuelven las disputas entre los grupos históricamente subordinados y los
grupos [pre]dominantes en la arena nacional. La naturaleza de este compro­
miso es transformar las bases estructurales de la exclusión (asimetrías de
poder y riqueza que excluyen a grupos vulnerables), pero la fuente para
hacer de este arreglo una obligación es el reconocimiento mutuo de los del­
gados lazos de una humanidad común que nos une (Dobson, 2006: 169).
Ahora, mientras que las concepciones liberales (de las cuales se alimenta el
cosmopolitanismo) parecen ser incapaces de reconocer diferencias apro­
piadamente, los comunitarios/relativistas, por su parte, asumen como hechos
incuestionables los límites de las comunidades políticas y, en consecuencia,
no aceptan que voces “ajenas” o de individuos no miembros tengan la misma
validez que la propia en conversaciones morales. Así, mientras que los
liberales subestiman el significado moral de las diferencias, los comuni­
tarios las sobreestiman, y por tanto ambas posiciones no logran hacerle
“justicia a la diferencia” (Shapcott, 2001).
Para Richard Shapcott30 (2001) este dilema puede solventarse por medio
del reconocimiento de la diferencia que se logra a través de actos de comu­
nicación. Es decir, se puede lograr hacer justicia a la diferencia a través de
la conversación. La conversación, el diálogo, hace posible hacerle justicia
a la diferencia precisamente porque las identidades se construyen y articu­
lan a través del lenguaje. Por tanto, para poder superar los obstáculos y
29
 Andrew Dobson (2006) produce una síntesis de las preguntas que abarca el proyecto
cosmopolita. Primero, nos expone Dobson (2006: 167), el cosmopolitanismo, en todas sus
variantes, intenta dar respuesta a la pregunta sobre el alcance de la obligación política (es decir,
¿quién está obligado y hacia quiénes?). Segundo, trata de responder sobre la naturaleza de la obli­
gación política (es decir, ¿a qué se está obligado?). En tercera instancia el cosmopolitanismo
busca una respuesta a la fuente u origen de la obligación (es decir, ¿qué es lo que genera
tal obligación?). Y finalmente se buscan los límites de la obligación política (es decir, ¿qué otras
obligaciones y derechos pueden anular algunas obligaciones políticas?). A partir de estas cuatro
preguntas (y de la manera en que se presenten sus respectivas respuestas) se construyen las
diversas posturas cosmopolitas. Así, encontramos que puede haber cosmopolitanismos “del­
gados” y “gruesos”, como el que Dobson promueve (2006: 170).
30
 El libro de Shapcott, Justice, Community and Dialogue in International Relations, tiene como
tema principal a las relaciones internacionales y no específicamente a la relación entre estados y
pueblos indígenas, sin embargo, el desarrollo conceptual que despliega el autor en esa investiga­
ción, resulta relevante e iluminador para la discusión que se ha expuesto en este texto.

Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 47

Book Organización política.indb 47

01/12/11 13:15

llegar al apropiado reconocimiento de la diferencia que presentan las dos
posturas del debate, se debe establecer una “moralidad comunicativa” que
sea “universalmente incluyente de agentes particulares” (Shapcott, 2001: 51,
traducción nuestra del inglés). En cualquiera de las perspectivas, una vez
establecido este medio de comunicación, los interlocutores deberán articular
sus posiciones de manera que sean comprensibles a partir de la postura
del “otro”. Este mínimo de similitudes o características que comparten los
individuos, como miembros de una humanidad común a través de las fronte­
ras que han construido como límites entre grupos de individuos, sigue siendo
un programa universal o cosmopolita, sin embargo, está fundado sobre una
práctica incluyente que involucra la fusión de horizontes desarrollada por
Gadamer. Es decir, es una forma “delgada” de cosmopolitanismo puesto
que reduce lo “universal” a la mínima expresión posible.
De acuerdo con estas ideas, un ejemplo es el texto de Mendoza Zuany (ev,
citando a Luis Alberto Cruz Hernández), en el cual se ha generado un primer
intento de fusionar horizontes. Al indagar en una comunidad de la Huas­
teca veracruzana sobre la prohibición de pescar en una presa (sancionable
con multa monetaria), Cruz Hernández obtuvo la siguiente explicación:
Mira, donde hay agua hay pescados, son ellos los que llaman al agua y son
los que no dejan que se vaya, si nosotros nos acabáramos los pescados
también el agua se iría por eso no dejamos pescar. Aún en mi mente queda
la duda de cómo le hacen los pescados para llamar el agua. En una ocasión
que fui a una presa pequeña, me percaté de que en el centro había muchas
mojarras dando vueltas en círculos, y pregunté: “¿Por qué está pasando
eso?” A lo que se me contestó que esa era la manera en que los pescados
llaman el agua (Mendoza Zuany, ev).

El ejemplo es utilizado en el texto de Mendoza Zuany (ev) para mostrar
la diversidad de interpretaciones que se le pueden dar a una prohibición y,
por ende, la dificultad de armonizar sistemas normativos. Por tanto, es preci­
samente este ejercicio, el de tratar de comprender, no sólo conocer, sino
realmente entrar en diálogo con el “otro” (en este caso, el “otro” sistema
normativo), es necesario para poder llegar a consensuar el respecto de
valores a partir de los cuales generar marcos legales (y que, por ende, al
ser consensuado no resulte una imposición de un grupo o persona sobre
otro grupo o persona). Así, Cruz Hernández no sólo describió el hecho de que
48 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz

Book Organización política.indb 48

01/12/11 13:15

los habitantes ofrecían como explicación: “los pescados llaman al agua”, a la
prohibición de pescar; sino, aún con la duda de lo que esto significa, intentó
encontrar mayores elementos que le ayudaran a comprender tal prohibi­
ción. El intento se hace a partir de un contexto propio y entrando en diálogo
con “otro” contexto, al fin de encontrar una “generalidad superior” que dé
legitimidad al resultado del diálogo.

Conclusiones
Dentro de la discusión sobre la diversidad cultural en estados contempo­
ráneos (latinoamericanos, en el caso del presente texto), el reto actual es
formular marcos de referencia a partir de los cuales los gobiernos sustitu­
yan sus políticas de asimilación. De igual modo, se busca dar respuesta a
las demandas planteadas por grupos indígenas, especialmente con respec­
to a su reclamo de que jurídica y efectivamente se les reconozca su derecho
a la diferencia. Por tanto, el principal desafío para el Estado latinoamericano
es revertir su tendencia de homogeneización de su población, lo cual signifi­
ca lograr que tanto el grupo [pre]dominante como las instituciones del mismo
incluyan al “otro” como parte de una misma entidad política. Es decir, el
desafío sigue siendo la inclusión del “otro” sin la supresión de las diferencias.
Así, la solución a los dilemas que presenta una sociedad diversa
requie­re atención de la sociedad civil en general, pero sobre todo del
aparato esta­tal, el cual debe asumir la responsabilidad de plantear una
propuesta para su propia reforma en un sentido que modifique su carác­
ter nacionalista unificador. Por un lado, la sociedad civil es invocada como
sujeta a obligaciones sólo de manera esporádica; no obstante, bajo el
entendido de que el respeto a la diversidad es deseable en sociedades
contemporáneas, la sociedad civil debe mostrarse como aliada del movi­
miento indígena y asumir las responsabilidades que conlleva, como el
importante actor social que es en este proceso. Por otro lado, el gobierno,
al ser el principal interlocutor entre grupos indígenas con reclamos y el
aparato estatal, debe proveer el escenario de discusión imprescindible
para generar el marco legal e institucional que, en última instancia, posi­
bilitará las condiciones para simultáneamente respetar la diferencia y
observar los derechos que garantizan la dignidad humana.
Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 49

Book Organización política.indb 49

01/12/11 13:15

Además, refrendar los derechos que aseguran una vida digna supone
superar las relaciones asimétricas y el rezago material que mantienen los
grupos que demandan respeto a la diferencia. De acuerdo con las distintas
estadísticas que arrojan los indicadores de bienestar social, podemos afirmar
que las condiciones socioeconómicas de la población indígena son las más
desfavorables dentro de las poblaciones de los distintos estados. Esta situa­
ción es un legado del periodo colonial, pero sobre todo resulta de una falta
de interés por parte del sector [pre]dominante por enmendar las relaciones de
subordinación y dominación que heredaron de los colonizadores (hace ya
casi 200 años) con respecto a la población indígena. La ausencia de coordi­
nación y diálogo entre los distintos niveles de gobierno y la sociedad en
general, e igualmente la carencia de tales dentro de la sociedad civil, son los
principales obstáculos para superar el contexto presente.
La autonomía del gobierno local ha sido considerada una herramienta
viable para lograr los mínimos requerimientos de bienestar social en las comu­
nidades, pero hasta ahora no ha mostrado la efectividad que se esperaba e
incluso, en algunos casos, ha resultado contraproducente. En esas situacio­
nes, como lo hemos anotado anteriormente, la comunicación ha sido más
bien un monólogo en vez de diálogo: un sector se presenta como emisor
mientras que otro permanece como mudo e invariable receptor. Este tipo de
comunicación nunca logrará la deseada “fusión de horizontes” (Gadamer,
1996: 376-377). Tal limitante se origina, en parte, por la diversidad de interpre­
taciones al respecto de sistemas normativos, y por las relaciones asimétricas
que mantienen las posturas o grupos de las que emanan estas interpre­
taciones.
Las sociedades indígenas han sobrevivido a varias fases y modelos de
colonización: europea, nacionalismos latinoamericanos, globalización. Nin­
guna de estas empresas colonizadoras ha sido completada con éxito. Estos
son proyectos incompletos por el hecho de que los pueblos “indígenas” siguen
siendo quienes son; distintos de las poblaciones [pre]dominantes de los
estados nación contemporáneos. Las personas que mantienen formas
de gobierno local basados en manifestaciones culturales subalternas, diferen­
tes a las de los grupos [pre]dominantes, por definición no se identifican con
el Estado dentro del cual habitan. Sólo podrán insertarse en la estructura es­
tatal cuando sus prácticas e instituciones de organización político social sean
jurí­dica y efectivamente reconocidas por el aparato estatal y, en consecuencia,
se conviertan en el Estado mismo.
50 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz

Book Organización política.indb 50

01/12/11 13:15

Bibliografía
Aguirre Beltrán, Gonzalo (1991) [1953], Formas de gobierno indígena, México,
Fondo de Cultura Económica.
Asad, Talal (1997), “On Torture, on Cruel, Inhuman and Degrading Treatment”,
en R. Wilson (ed.), Human Rights, Culture and Context, London, Pluto Press,
pp. 111-133.
Bobbio, Norberto (1996), Liberalismo y Democracia, México, Fondo de Cultura
Económica.
Burguete Cal y Mayor, Araceli (2009), “La municipalisation de la gouvernan­
ce locale autochtone en Amérique Latine”, en Télescope, otoño, pp. 31-52.
Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (2006), Indicadores
sociodemográficos de la población indígena 2000-2005. [En línea], disponible
en: http://www.cdi.gob.mx/cedulas/sintesis_resultados_2005.pdf [Consultado
el 1o. de febrero de 2010].
Consejo Nacional de Población (Conapo) (2010), De la población indígena de
México 2000-2010 [En línea], disponible en: http://www.conapo.gob.mx/in­
dex.php?option=com_content&view=article&id=37&Itemid=235 [Con­
sultado el 1o. de febrero de 2010].
Dobson, Andrew (2006), “Thick Cosmopolitanism”, en Political Studies, vol. 54,
pp. 165-184.
Esteva, Gustavo (2009), Otra autonomía, Otra democracia. Tiempo de los pueblos.
La autonomía como proyecto político de liberación y expresión de la democracia
radical, a partir de la experiencia zapatista [En línea], disponible en: http://
gustavoesteva.org/09/images/stories/pdf/OTRA%20AUTONOM%C3%8DA,
%20OTRA%20DEMOCRACIA%2004%2009.pdf
Fabre, Henri (1998), El indigenismo, México, Fondo de Cultura Económica.
Gadamer, Hans-Georg (1996), Verdad y Método 1: Fundamentos de una hermenéutica
filosófica, Salamanca, Sígueme.
Greenberg, James B. (1987), Religión y economía entre los chatitos, México, Instituto
Nacional Indigenista.
Hernández-Díaz, Jorge (2001), Reclamos de la Identidad: La formación de las
organizaciones indígenas en Oaxaca, México, Universidad Autónoma Benito
Juárez de Oaxaca/Miguel Ángel Porrúa.
(coord.) (2007), Ciudadanías diferenciadas en un estado multicultural:
Los usos y costumbres en Oaxaca, México, Siglo XXI/Universidad Autónoma
Benito Juárez de Oaxaca.
Howard, Rhoda E. (1993), “Cultural absolutism and the nostalgia for community”,
en Human Rights Quaterly, vol. 15, núm. 2, pp. 315-338.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (inegi) (2005), II Conteo
de Población y Vivienda 2005.
Las disyuntivas de los gobiernos locales indígenas • 51

Book Organización política.indb 51

01/12/11 13:15

(inegi) [En línea], disponible en: http://www.inegi.gob.mx/lib/olap/general/
Kuper, Adam (2000), Culture: The Anthropologists’ Account, Cambridge, Har­
vard University Press.
Kymlicka, Will (1996), “Ciudadanía y multiculturalidad, Barcelona, Paidós.
(1996), Ciudadanía multicultural: Una teoría liberal de los derechos de las
minorías, Barcelona, Paidós.
y Norman Wayne (1995), “Return of the Citizen: A Survey of Recent
Work on Citizenship Theory”, en R. Beiner (ed.), Theorizing Citizen­
ship, Albany, SUNY.
Lizcano Fernández, Francisco (2007), Iberoamérica: Un área cultural heterogénea,
México, Universidad Autónoma del Estado de México.
Marshall, Thomas Humphrey y Tom Bottomore (2005), Ciudadanía y clase
social, Madrid, Alianza Editorial.
Martínez Luna, Jaime (2003), Comunalidad y Desarrollo, México, Campo/Conaculta.
Medina, Andrés (1995), “Los sistemas de cargos en la Cuenca de México: Una
primera aproximación a su trasfondo histórico”, en Alteridades, año 5, núm. 9,
México, uam-Iztapalapa.
Molina Ludy, Virginia (1991), “La migración indígena y sus efectos al interior de
la comunidad de origen”, en A. Castellanos Guerrero y G. López Rivas
(eds.), Etnia y sociedad, México, Instituto Nacional de Antropología e Histo­
ria/Escuela Nacional de Antropología e Historia, pp. 71-80.
Mouffe, Chantal (2003), La paradoja democrática, Barcelona, Gedisa.
Olmedo Carranza, Raúl (1997), “La modernización de la administración públi­
ca municipal: la reordenación interna del municipio”, en S. Mancilla Guzmán
et al. (coords.), El municipio mexicano en el umbral del nuevo milenio, México,
uaem/Gobierno del Estado de México.
Organización de las Naciones Unidas (onu), Asamblea General (2007a), Decla­
ración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas [En
línea], disponible en: http://www.un.org/esa/socdev/unpfii/es/drip.html
[Consultado el 1o. de febrero de 2010].
, Department of Public Information (2007b), General Assembly Adopts De­
claration on Rights of Indigenous Peoples [En línea], disponible en: http://www.
un.org/News/Press/docs/2007/ga10612.doc.htm [Consultado el 1o. de febrero
de 2010].
Organización Internacional del Trabajo (oit), Conferencia General (1989). Con­
venio oit No. 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes
[En línea], disponible en: http://www.ilo.org/public/spanish/region/ampro/
lima/publ/conv169/convenio.shtml [Consultado el 1o. de febrero de 2010].
Pogge, Thomas (2002), World Poverty and Human Rights, Cambridge, Polity Press.
52 • Jorge Hernández-Hernández y Jorge Hernández-Díaz

Book Organización política.indb 52

01/12/11 13:15

Pollis, Adamantia y Peter Schwab (1979), “Human Rights: a Western Construct
with Limited Applicability”, en A. Pollis y P. Schwab (eds.), Human Rights:
Cultu­ral and Ideological Perspectives, New York, Praeger, pp. 1-18.
Postero, Nancy Grey (2007), Now We are Citizens, California, Stanford Univer­
sity Press.
Recondo, David (2007), La política del gatopardo. Multiculturalismo y democracia en
Oaxaca, México, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropo­
logía Social/Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos.
Rodríguez, Victoria E. (1997), Decentralization in Mexico: From Reforma Municipal
to Solidaridad to Nuevo Federalismo, Boulder, Westview Press.
Samson, Colin (2001), “Rights as the Reward for Simulated Sameness”, en J.
Cowan, M. Dembour y R. Wilson (eds.), Culture and Rights, Cambridge,
Cambridge University Press, pp. 226-248.
Santin del Río, Leticia, Araceli Burguete y Fausto Díaz (coords.) (2004), Seminario
Federalismo y gobiernos locales, formas de integración política de ciudadanía
multicultural en Oaxaca y Chiapas, México, Flacso.
Sartori, Giovani (2000), ¿Qué es la democracia?, México, Nueva Imagen.
(2001), La sociedad multiétnica. Pluralismo, multiculturalismo y extranje­
ros, Madrid, Taurus.
Shapcott, Richard (2001), Justice, Community and Dialogue in International Rela­
tions, Cambridge, Cambridge University Press.
(2002), “Cosmopolitan Conversations: Justice, Dialogue and the Cos­
mopolitan Project”, en Global Society, vol. 16, núm. 3.
S ieder , Rachel y Jessica Witchell (2001), “Advancing Indigenous Claims
Through the Law: Reflections on the Guatemalan Peace Process”, en J.
K. Cowan, Dembour, M.-B. y R. A. Wilson (eds.), Culture and Rights, Cambrid­
ge, Cambridge University Press, pp. 201-225.
Van Cott, Donna Lee (2000), The Friendly Liquidation of the Past: The Politics of
Diversity in Latin America, Pittsburgh, University of Pittsburgh Press.
(2000b), “A Political Analysis of Legal Pluralism in Bolivia and Colombia”,
en Journal of Latin American Studies, vol. 32, núm. 1, pp. 207-234.
(2005), From Movements to Parties in Latin America: The Evolution of
Ethnic Politics, New York, Cambridge University Press.

Book Organización política.indb 53

01/12/11 13:15

indb 54 01/12/11 13:15 .Book Organización política.

en el que concreten sus reivindicaciones. se han concen­ trado en espacios regionales y locales. El compartimiento del poder público en ese ámbito implica el derecho de la población indígena sobre su territorio. así como el reconocimiento legal y polí­ tico de la pluriculturalidad y libre determinación de los pueblos indígenas. gobierno local y municipio en Oaxaca Jorge Hernández-Díaz* Introducción En décadas recientes. territorial.indb 55 01/12/11 13:15 . pero adquirió mayor noto­ riedad cuando se llevaron a cabo las conversaciones entre el ezln y el gobierno federal. especialmente en la comunidad y el municipio. Aquí confluyen. igualmente. En México esta demanda se asocia. 1 55 Book Organización política. se han escuchado reclamos de carácter autonómico con más frecuen­ cia e intensidad. los reclamos por el reconocimiento legal y político de la pluralidad cultural y libre determinación de los pueblos indígenas.Autonomía. cultural y política. cultura y organización social y política –en todos los niveles–. Esta no es una historia reciente. Entre los acuerdos se presentó la reforma de los artículos 4 y 115 de  iis-uabjo. de las cuales surgieron algunas coincidencias que se forma­ lizaron en lo que se conoce como los Acuerdos de San Andrés (16 de febrero de 1996). tanto en México como en otras partes de América Latina. Las exigencias del movimiento indígena con respecto al establecimiento de instancias de organización social. indiscutiblemente. Tal situación ha sido la razón por la cual las organizaciones indígenas y sus aliados han encaminado sus reclamaciones hacia la construcción de un cuerpo jurídico que reconozca el derecho autonómico de las entidades subnacionales. a la de la autonomía municipal.

la Constitución. Bases de coordi­nación con las entidades federativas. Los legisladores incorporaron en la Constitución. Así pues. entre otras cosas. Sin duda. en consecuencia. La Constitución federal “reconoce y garantiza el derecho de los pueblos y las comunidades indígenas a la libre determinación y. que definirían los derechos de los pueblos indígenas. En lo subsecuente. Cámara de Diputados hubie­ra podido introducir las demandas indígenas. el 26 de abril de 2006. al reformar los artículos 36. lo que se traducía en el ejercicio real de la autonomía comunitaria o municipal. Órganos de fiscalización autónomos. 5. La parte central del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas se concentró en el apartado “A” del artículo 2o. Red iglom). abril 27. Por ejemplo. la H. que enumera los derechos reconocidos al tiempo que establece la obligatoriedad de que tales derechos se concreten en el marco municipal. a la autonomía para”. en el artículo 2o. muestra que en esa ocasión se desdeñó comple­tamente el asunto de la autonomía municipal e indígena. “decidir sus formas internas de convivencia y organización social. sus esfuer­ 56 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. el dictamen que las Comisiones Unidas de Fortalecimiento del Federalismo y Constitucionales presentaron para tal efecto. 105. 76. política y cultu­ ral”. sin embargo.. los legisladores evadieron el tema.indb 56 01/12/11 13:15 . Indi­cado­res de desempeño y planeación a mediano y largo plazo. No obstante. gran parte del contenido de los acuerdos. Servicio profesional de carrera. En ese contexto. Como se puede observar. los cambios tocan aspectos relevantes para la dinámi­ca social del amplio mapa municipal del país. El texto debía incluir el derecho a la elección de autoridades y el ejercicio del gobier­ no comunitario respetando sus normas internas. transpa­rencia y rendición de cuentas. 3. reformado. 2. Las reformas se centraron en los siguientes puntos: 1. la reivindicación de los pueblos indígenas poco a poco se abre paso a partir del trabajo conjunto y sistemático de las organizaciones indí­ genas para configurar un aparato legal que la sustente. Incentivos positivos en la distribución de participaciones federales. 4. Derechos de alumbrado público. pero no se to­ man en cuenta aquellos que forman parte de las demandas realizadas por las organizaciones que siguen trabajando por el reconocimiento de las particu­ laridades específicas del municipio indígena (Boletín Extraordinario 20061. la autonomía tendría como límite el marco constitucional para así poder garan­ tizar la unidad de la nación. el reconocimiento autonómico fue cir­ cunscrito a la esfera municipal. económica. 6. 115 y 116 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Esto. Chihuahua en contra del gobierno de ese estado (30 de agosto de 1994). 1998: 56). 1983. se le permitía la base de la división territorial y de la organización administrativa de los estados. esas medidas no fueron para que éste se convirtiera en la base de la división territorial y de la organización administrativa de los estados. es decir. legislativas. sigue vigente la deman­ da de incorporar al texto legislativo una garantía expresa de la autonomía municipal (iglom. también. Tan es así que en repetidas ocasiones la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha tenido que intervenir para definir y garantizar la autonomía de este ámbito de gobierno. le concedieron una demarcación territorial sin la autoridad suficiente para decidir qué hacer con su hábitat: “al municipio mexicano se le quería fuerte y sano. con lo cual se efectúan acciones que afectan a la institución municipal. Esta laguna legislativa ha dado lugar para que algunos asuntos que debieran o pudieran ser resueltos en el área de compe­ tencia de las autoridades municipales se trasladen a otros niveles de gobierno.1 Además. autogobierno. al resolver la Controversia constitucional presentada por el Ayuntamiento de Delicias. gobierno local y municipio en Oaxaca • 57 Book Organización política. Éstos incluyen la reforma de los artículos 4 y 115 de la Consti­ tución. Es por ello que. 2002: 620). pero le restringieron los dispo­ sitivos legales.zos no han sido en vano. la autonomía del municipio mexicano está legalmente restringida. pues le regatearon los dispositivos necesarios para lograrlo: lo dotaron de autonomía formal sin las facultades legales para ejercerla. otros problemas han surgido o se han potenciado a 1  Por ejemplo. autodesarrollo. judicial. económicos y políticos necesarios para lograrlo. De igual manera. pues en las leyes antes citadas y en otras más se observa que en las entidades federativas se han expresado avances positivos en la materia. sin embargo. autoimposición y autoseguridad” (Quintana. una reforma al artículo 115 de la Constitución federal precisó que el municipio era un ámbito de gobierno y no sólo de admi­ nistración. que permite la puesta en práctica del derecho de los pueblos indíge­ nas para elegir a sus autoridades. Autonomía. Así. como forma de poder público de la sociedad debe cumplir con las funciones ejecutivas. De este modo. en 1999. tal capacidad al municipio. pero se le estructuró endeble y enfermo” (Carpizo. por lo que su autonomía debe expresarse en el ejercicio de los derechos de autoadministración. de forma expresa y concreta. Espi­ noza. se daba respuesta a la demanda que por décadas se enarbo­ ló para reconocer. social y hacendaria. la participación de las mujeres en igualdad de condiciones. 2005). la Corte señala que “el municipio. y ejercer el gobierno comunitario de acuerdo con las normas construidas desde su propio marco sociopolítico y cultural. desde los espacios locales.indb 57 01/12/11 13:15 . Por otra parte. con el objetivo de respetar espacios indígenas de autonomía y garan­ tizar.

además. para facilitar el camino de las propuestas que plantean tales proyectos. esta complejidad deriva de la pluralidad y diversidad política y cultural del país. la definición misma del municipio rompió con el esquema de organización interna y generó conflictos donde antes no los había. su apoyo valida la exis­ tencia de una entidad tan discutida que recibe. los cuales impiden el fortalecimiento de polí­ ticas públicas que refuercen los espacios de la vida comunitaria. El municipio indígena y la brega por su reconocimiento y autonomía El pronunciamiento por la autonomía del municipio indígena en los últimos veinte años ha formado parte esencial de la lucha de los integrantes de diversas organizaciones e intelectuales en la materia. En parte. la simpatía de am­ plios sectores de la sociedad con el surgimiento del movimiento neozapatista (ezln).indb 58 01/12/11 13:15 . principalmente para aquellas regiones con gran población indígena. En ellas.partir de tales políticas de descentralización de recursos y del fortalecimien­ to de la institución municipal. al ignorar la variedad de la realidad estatal. El reconocimiento de los aspectos y cualidades históricas de las regiones del estado de Guerrero forma parte de la recomposición del mapa municipal que han exigido las propias comunidades y varios núcleos de población 58 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. en el agotamiento de los tradicionales esquemas de rendición de cuentas y transparencia en el ejercicio de los recursos. lo que generó una acción política positiva –la remunicipalización–. para el caso de Oaxaca) ante la ausencia de mecanismos para la distribución interna de los recursos de la hacienda municipal. regional y municipal. Esto se refleja también en las dificultades de los proyectos de descentralización que. y en las carencias de mecanismos técnico-admi­ nistrativos y contables para administrarlos. Esta situación se puede apreciar en diversas entidades del país. ya que al poner en marcha algunas acciones de la descentralización fomentó la competencia por el manejo de recursos y competencias al interior del municipio. en donde las unidades territoriales y administrativas no necesariamente se ajustan a los límites formales del municipio. se enfrentan con obstáculos insuperables. Es el caso de las tensiones que se producen en las relaciones entre las sedes de los poderes muni­ cipales y las localidades subordinadas o periféricas (cabeceras y agencias.

así como ha estado presente la visión neozapatista. y dada la envergadura del proyecto. y en 2003 se reconoce el muni­cipio de Cochoapa el Grande –desprendido de Metlatónoc–. donde la mayoría habla la lengua mixteca y está considerado como el municipio más pobre del país. llevar a cabo. los logros políticos obtenidos por la Revolución (acceso a la educación. Al respecto. aunque con significaciones diferentes al resto de los estados de la República en su proceso de remunicipalización. al estallar el movimiento revolucionario de 1910. requería de una política social incluyente y redistribu­ tiva que necesariamente. y que tenían como finalidad la castellanización. hubo de pasar por alto las especificidades étnicas y culturales de la población a la que iba dirigida. La discusión en torno al tema ha estado íntimamente relacionada con la idea de autonomía como reconocimiento de las formas tradicionales de gobierno. Otro ejemplo lo ofrecen los municipios del estado de Chiapas. Gonzalo Aguirre Beltrán (1991). El fondo histórico de tales temas reside en la institución municipal gene­rada en la época posrevolucionaria. Él afirmaba que entre los mecanismos puestos en marcha por el Estado mexi­ cano posrevolucionario. de mane­ ra fehaciente para la población indígena. entre otros). 2001). En dicha propuesta se hacía realidad un discurso que había adquirido sentido a partir de una práctica política amparada en el mestizaje como símbo­ lo –ideal– de la identidad nacional: La minoría mestiza inicial. además. como bien lo señalaba uno de los investiga­ dores más esclarecidos del indigenismo. Dehouve. por ejemplo. el único sector de población Autonomía. derecho al salario. Así pues. y su carácter plural. alfabetización y el desarrollo social a partir del fomento de proyectos con un perfil de homogeneización. que expresa tal demanda en su acepción política más amplia. ya que la organización municipal entre estas comunidades permitía un mayor alcance y control de la diversidad de programas contenidos en la propuesta del indigenismo (que usaba como bandera el Estado mexicano en ese contexto). constituía ya evidente mayoría. y para quienes se involucran directa o indirectamente en él. era. repartición de la tierra.indb 59 01/12/11 13:15 .indígena y que. gobierno local y municipio en Oaxaca • 59 Book Organización política. el municipio libre fue el que resultó más favorable al proyecto de aculturación indígena. ha habido dos logros importan­tes: en 1993 el congreso local reconoció a los tlapanecos de Acatepec su municipio (Flores Félix. en la región de la montaña se ha expresado de una forma clara y contundente ya que es ahí donde se concentra la mayo­ ría indígena de la entidad. 1998. salud.

expresada en las respuestas que el Estado ofrece a las problemáticas ya mencionadas. 1991: 17). abren espacios para la participación indígena en la toma de decisiones. sin embargo. Por ejemplo. cuando se incentivó la formación de varios centros coordinadores. Estos hechos son más notorios a nivel subnacio­ nal. quienes estarían a cargo de la organización y desarrollo de las acciones destinadas a la integración de las comunidades indígenas. se llegará a ella cuando las comunidades indígenas que aún persisten en el país sean positivamente integradas a la vida nacional (Aguirre Beltrán. en 1939– se adoptó una perspectiva de integración que se apoyaba en el respeto de las lenguas indígenas. entre otros. entre los cuales resaltan: la cesión de facultades. así se mantuvo hasta la década de los setenta. para llevar a cabo una política de tales características ha sido necesario impulsarla desde distintas modalidades que tienen su expresión última en la institución municipal. Esta meta. Quintana Roo. a partir del primer Congreso Indigenista Interamericano –celebrado en Pátzcuaro. sin embargo. la nueva configuración territorial que ha favore­cido a algunas regiones del país. el intento de imponer un modelo único no logró homogeneizar a 60 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. no ha sido del todo alcanzada. Y es que. específicamente en lo que se refiere a la concreción de su autono­ mía de acuerdo con las demandas existentes. funciones y recursos al gobierno local. así lo ejemplifica el hecho de que estados como Oaxaca. así como el impulso de un enfoque intercultural en las relaciones entre el Estado y dicha población. No obstante. Michoacán. en oposición a la política de incorporación y asimila­ ción que primaba hasta ese momento. hayan emitido leyes de derechos y cultura indígena. San Luis Potosí. Sin embargo. A partir de la década de los ochenta se han establecido nuevas relaciones entre los pueblos indígenas y el Estado. algunos cambios se han venido manifestando en el diálogo entre las distintas instancias que conforman al Estado mexicano y los pue­ blos indígenas. el fomento de políticas y programas de bienestar diseñados específicamente para la población indígena. Hay que enfatizar que este desencanto social se origina por la visión del municipio como un ente homogéneo. el Estado siguió siendo el promotor de dicho cambio. desde un principio. Chiapas.alrededor del cual podía realmente crearse la nacionalidad mexicana. En adelante.indb 60 01/12/11 13:15 . prerrogativas que no satisfacen plenamente a quienes demandan mayor amplitud autonómica.

principalmente el estatal y el federal. En pocas palabras. La síntesis de tales características. Como hemos visto. al contrario. la capacidad de reproducción que ha mostrado su especial organización de gobierno no necesariamente la ha llevado a convertirse en un instrumento eficaz para lograr un mínimo de bienestar en las condiciones sociales de este grupo social. las reivindicaciones políticas se han vuelto prioritarias para los grupos indíge­ nas. Medina. Regino. 2002). además. en todo caso. En el marco del gobierno local. 1987. en su disolución. Asimismo. las cuales dan sentido e identidad al pano­ rama sociopolítico de las comunidades indígenas. el municipio es el centro que articula la relación entre las comunidades y el Estado. Sin embargo. gobierno local y municipio en Oaxaca • 61 Book Organización política. todas las acciones descritas han sido lleva­ das a cabo por las comunidades indígenas de manera independiente a cual­ quier posicionamiento político o discusión ideológica. desarrollo y convivencia. les resulta el hecho de ser reconocidos como sujetos políti­ cos. concurrió al fenómeno que se vive hoy en día: el aumento de la diversidad que se trasluce en la heterogeneidad de formas que presentan los gobiernos locales. afectan la vida cotidiana de su población. para la población indígena es inherente a su realidad política y Autonomía. ignora­ ron aspectos esenciales que dan sentido al mapa sociocultural indígena: la diversidad de agentes sociales que colaboran en el sostenimiento de las colectividades indígenas o. además. Sólo a partir de estas premisas será posible un nuevo pacto social incluyente (Martínez Luna. lo que permite distinguir algunos de los mecanismos que utilizan en la toma de decisiones. generadas por distintos ámbitos de gobierno. 1961.la sociedad indígena. desarrollar sus relacio­nes políticas y sociales y ejercer su autoridad. 1995). la constante recrea­ ción de sus identidades culturales. la organización de su vida social y productiva así como ciertos elementos que conforman su cultura y los diferencian de aquellos gobiernos considerados mestizos o no indígenas. Greenberg. así como tampoco ha concretado alguna posibilidad de influir en el diseño de las políticas públicas que. se ha denominado “sistema de cargos” (Carrasco. y la procuración de condiciones que favorezcan su reproducción y les permitan. únicos capaces de llevar a cabo las transformaciones necesarias de su propia realidad.indb 61 01/12/11 13:15 . Al entender la importancia de contar con todos los atributos legales para formular sus propias estrategias de gobierno. las formas y procedimientos para la impartición de justicia. sigue luchando por obtener una completa autonomía política. 2003. la cual.

Mendoza García. La autonomía comunitaria. ya que aglutinó a comunidades históricamente autónomas en un dominio político administrativo formal más amplio. desde la Colonia. A partir de la discusión de esta situación municipal en el estado de Oaxaca. A ello se debe que la política emplea­ da por las autoridades coloniales haya sido la de aprovechar la tradición auto­ nómica de las comunidades. defensa de la territorialidad y práctica histórica de gobierno local2 En Oaxaca. podemos vislumbrar la problemática que se manifiesta en cuanto a las demandas de autonomía municipal o comunitaria en territorios indígenas. o para defender sus derechos territoriales. 1999). 62 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. establecer relaciones de colaboración y apoyo o formar frentes comunes contra agresiones del exterior o lucha conjunta por la defensa de sus intere­ ses. En el caso oaxaqueño. Esta situación propició conflictos intercomunitarios. que ha servido a los distintos gobiernos a lo largo de la histo­ ria de México– y. fundamentalmente a través de la recaudación de impuestos y la injerencia de agentes que se constituían en los mediadores entre los distintos ámbitos gubernamentales (Bailón. Al mismo tiempo.social desde la Conquista –de ahí también su carácter como instrumento de dominación. es posible revisar las alternativas para atender la conflictivi­ dad derivada de estos hechos.indb 62 01/12/11 13:15 . pues eran capaces de realizar acciones concertadas. en otras circunstancias lo han sabido utilizar para rebelarse e impugnar las políticas que desde el centro les han sido impuestas. pero no derivó necesariamente en división y enfrentamiento. el establecimiento del municipio como célula básica de los estados federados y del país representó una camisa de fuerza. 2  Parte de la información de este apartado proviene de Hernández-Díaz y Juan Martí­ nez (2007a). el municipio y la comunidad fueron utilizados como espacio de dominación y control. 2004a). Respetar esa situación permitía mantener un mayor control sobre ellas. de autoridad o de formas de convivencia social (Chassen. fundamentalmente en torno a sus límites territoriales. que se mantenían independientes unas de otras. así también. con sus propias autoridades locales y mecanismos de decisión sobre el desarrollo de la colectividad. 2004. que se constituía no sólo en la circunscrip­ ción administrativa sino que tomaba la intermediación política de ellas.

la existencia en Oaxaca del mayor número de municipios del país: 570. donde. la experiencia de la región Sierra Norte de Oaxaca. gobierno local y municipio en Oaxaca • 63 Book Organización política. pues en los hechos el ayuntamiento. aunque no necesariamente lo es para todos los casos. en parte. Es pertinente aclarar que la propie­ dad territorial es importante. 2005) señalan que esta característica de Oaxaca deriva fundamental­ mente del régimen en la tenencia de la tierra. Ramos. sólo por personas residen­ tes en la cabecera municipal. 2004b). En otros textos ya hemos argumentado que la persistencia de las autono­ mías comunitarias constituye un ejercicio de representación real en Oaxaca. efectivamente. Aunque en la Constitu­ ción de 1857 la denominación se cambió por la de municipios y agencias municipales y de policía. 2003. la comunidad agraria se traslapa con las otras divisiones legales ahí existentes. entendida como “la capacidad de desarrollar histórica­ mente un conjunto de funciones que van configurando una tradición. desde la primera Constitución estatal de 1824 fueron reconocidas con las mismas facultades y atribuciones tanto los Ayuntamientos como las llamadas Repúblicas de Indios –ambas categorías heredadas de la época colonial–. cada núcleo poblacional elige a sus autoridades locales. y es precisamente la defensa de esa territorialidad. Dicha posición recoge. representa al gobierno de esa localidad. cuentan con un territorio. 1994: 52). que en los hechos se traducía en el ejercicio de una autonomía por cada una de las comunidades que integran al municipio (Bailón. en la que el municipio es sólo el espacio administrativo que cubre una formali­ dad. en las diversas legislaciones secundarias subsistió este rasgo. considerando que la comunidad agraria es la que persiste en estos esquemas de relación. en una gran parte de los municipios. Algunos autores (Martínez. lo­ grando así conservar la autonomía de unas y otras.La resistencia a esta nueva figura explica. no al del municipio en su totalidad. en primera instancia. en un gran número de casos. el fundamento de ese ejercicio de representación. la de una común pertenencia a un territorio y de un sentimiento de comunidad de intereses sobre el territorio” (Carmagnani. Men­ doza. Es por eso que. 1999. pero en la que no existe subordinación de las agencias ante la cabecera municipal. además.400.indb 63 01/12/11 13:15 . de este modo se explica por qué los Ayuntamientos están integrados. 1995. 2003. Autonomía. En esta entidad del sureste mexicano. casi el 23 por ciento del total nacional que es de más de 2. generalmente.

sí persiste el problema. pero no necesariamente cons­tituye un espacio territorial comunal. San Pedro Nexicho no forma parte de la comunidad agraria de Ixtepeji.Los ejemplos de la Sierra Norte. lo que importa es la territoria­ lidad. Al mismo tiempo. que por lo regular ocupan el cargo de regidores. no presenta en ningún caso. como se explicó en el párrafo anterior. y dentro de este territorio comunal se encuentran solamente cuatro de sus cinco agencias municipales. es independien­te. Yuvila. de Ixtepeji. y otro es el asunto de la asignación de las participaciones munici­ pales. al contrario. ésta se concibe como constituida por diferentes territorios. en la cual diversos munici­ pios comparten un espacio geográfico. es decir.indb 64 01/12/11 13:15 . Esta situación ha generado que Nexicho no se sienta totalmente comprometido con la aportación de dos ciu­ dadanos para integrar el cabildo municipal de la cabecera. aporta dos ciudadanos para integrar el cabildo municipal. Según las normas locales. El Punto. territorialmente hablando. Tierra Colorada y el Estudian­te. sugieren que no es la formalidad de una unidad legal agraria lo fun­ damental en la lucha por la autonomía política. Santa Catarina Ixtepeji es un municipio que pertenece al distrito de Ixtlán de Juá­ rez. por lo que han tenido que buscar mecanismos alternativos para una relación Ayun­ tamiento-agencia que permita un trabajo eficiente en las respectivas unidades de gobier­no local (Hernández-Díaz y Juan Martínez. Santa Catarina Ixtepeji es una comunidad agraria que cuenta con un territorio comunal de aproximadamente 17 mil hectáreas. Yuvila. ya que Nexicho cuenta con su propio territorio comunal. Tal es el caso de las mancomunidades que subsisten en la entidad. las cuales son: El Punto. todos ellos tienen que cumplir con su cabecera municipal en cuanto al sistema de cargos (de hecho Ixtepeji tiene aproximadamente 20 regidores) pero cada comunidad. esta figura jurídica del derecho agrario. y cuenta con cinco agencias municipales: San Pedro Nexicho. Existen otros casos donde. cada agencia. Tierra Colorada y el Estudiante. Esta situación se puede ilustrar con lo que sucede en Santa María Ixte­ peji. 64 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. esta unidad es posible porque existe una concepción única del territorio. formado por la cabecera municipal y cuatro agencias municipales. que aunque no llega a un punto crítico. unión o trabajo con­ junto entre los pueblos que la conforman. pese a la permanencia de una sola unidad agraria. éste es uno de los conflictos. al igual que los de otros lugares en Oaxaca. es decir. 2007). y las co­ munidades mantienen celosamente su autonomía e incluso presentan con­ flictos entre ellas.

el acontecimiento fue celebrado como un triunfo de estos pueblos en su lucha por su autonomía. que les permitió delimitar su territorio y designar a su propio Comisariado de Bienes Comunales. porque eran enfrentamientos tras enfrentamientos.indb 65 01/12/11 13:15 . una resolución favorable para su disgregación. […] Las autoridades y habitantes comprendieron la importancia que tiene tener documentos y planos que avale lo que es de la comunidad. Todos éramos dueños de todo. tras décadas de litigio y negociaciones. En una entrevista concedida en 2008. Así pues. en 2007. Diario Noticias. Los testimonios de los dirigentes mixes dan una idea de la importancia que adquiere el territorio local en defen­ sa de la autonomía comunitaria en este contexto. San Pedro y San Pablo Ayutla y Tamazulapan del Espíritu Santo. Los municipios que compo­ nen estas unidades agrarias insisten en delimitar el territorio que corresponde a cada uno. Santa María Tepantlali y Santa María Tlahuiltoltepec– se separa­ ron de ella al obtener. las disputas internas son por los límites terri­ toriales. los cinco municipios que integraban esta mancomunidad agraria –Santo Domingo Tepuxtepec.3 Este es un ejemplo que contradice el discurso que pregona la idea de unidad y convivencia armónica de las comunidades que comparten el mismo 3  Comunidad Mixe confirma su separación y autonomía. care­ cíamos de una división territorial. 13 de febrero de 2008. Nadie tenía su terreno. En la región mixe. Al pertenecer a la mancomunidad no teníamos personalidad jurídica. el presidente del Comisariado de Bienes Comunales de Tepuxtepec lo expresaba así: Gracias a Dios por fin pudimos separarnos de la mancomunidad[…] Una unión que vivimos durante muchos años y que no nos dejaba desarrollar en forma comunitaria. Sólo quedan en la mancomuni­ dad. lo que había en cada comunidad era de los cinco pueblos. en los hechos cada uno de los municipios identifica la superficie que le pertenece y reclama su derecho sobre ella. dictada por el Tribunal Agrario con sede en Tuxtepec. dos comunidades que continúan protago­ nizado enfrentamientos en años recientes.En los tres casos de unidades agrarias mancomunados existentes en Oaxaca están presentes los conflictos internos. Comisariado de Bienes Comunales de Santo Domingo Tepuxtepec. el 3 de diciembre de 2007. gobierno local y municipio en Oaxaca • 65 Book Organización política. al no llegar a acuerdos sobre sus límites. Entrevista con Fidencio Reyes Domín­ guez. Autonomía. aunque legalmente estos no existan. aunque legalmente se reconozca una unidad agraria.

tras la disgregación de la mancomunidad: “ahora es convivencia e interacción de hombres y mujeres. Entrevista con Manuel Estrada. en la superficie reclamada como “propiedad” de Lachatao existen manantiales. Yavesía se ha manteni­ do totalmente al margen y con una actitud de defensa de la superficie que considera el territorio de su comunidad. los tres municipios que la integran: San Miguel Amatlán. no así en la que. Con diversos matices esta situación se repite en la mancomunidad que existe en la Mixteca integrada por los municipios de San Mateo Xindihui. y han delimitado su territorio pese a que formalmente subsiste una sola comunidad agraria. Por otra parte. precisamente. cada uno de los municipios y comu­ nidades que la integran son autónomos. Si bien no se han presentado enfrentamientos.indb 66 01/12/11 13:15 . Yutanduchi de Guerrero. porque el proble­ ma se ha acabado e iniciamos una vida de paz y armonía”. Amatlán asume como propias. una planta purificadora y envasadora de agua. entre otros). San Pedro Tezoacoalco y San Miguel Piedras. Yavesía no participa en las actividades conjuntas ni acude a las reuniones de los comuneros en protesta. Mientras los comuneros de Amatlán y Lachatao emprendieron proyectos conjuntos (un aserradero. En la Sierra Norte se encuentra la experiencia más conocida de munici­ pios mancomunados. formaba una mancomunidad agraria. junto con el de los otros dos muni­ cipios. Desde hace décadas sostienen un agudo conflicto agrario al pretender fijar límites territoriales entre ellos. 4  Es Tepantlali segundo municipio mixe con autonomía. por los exitosos proyectos productivos que ha implemen­ tado una mancomunidad. y también derivado de la explotación de los recursos forestales. un vivero. 17 de febrero de 2008. planos y demás documentos. en los hechos. 66 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. carpeta básica. una planta deshidratadora y empacadora de frutas. presi­ dente de Bienes Comunales de Santa María Tepantlali. Santa Catarina Lachatao y Santa María Yavesía se encuen­ tran reñidos. Diario Noticias. de acuerdo al testimonio del dirigente agrario de Tepantlali.4 Y es que.espacio geográfico. lo que nos retrasó (nuestro desarrollo)”. la mancomunidad les afectaba “porque nos tenía atados y nada podíamos hacer a falta de terri­ torio propio. por la resolución presidencial que determinó que su territorio. En la realidad esa situación genera enfrentamientos por límites territoriales. en 2006 se presentaron también fricciones entre los habi­ tantes de estos municipios derivados de la búsqueda de fuentes de agua potable. Pese a ello. en cambio.

incluso que tienen que ver con antiguas rencillas. De ahí la constante movilización de comunidades y las decenas de solicitudes que se han presentado al Congreso local exi­ giendo la creación de nuevos municipios. sin embargo. lo que ha dado lugar a su fragmentación y separación. 1998). gobierno local y municipio en Oaxaca • 67 Book Organización política.Pese a la supuesta unidad. Es el caso de San Pablo Güilá. la propie­ dad colectiva de la tierra entre varias comunidades es más bien motivo de conflictos que de unidad.5 Como puede observarse con los tres ejemplos mencionados. Así se aprecia en el largo y por momentos violento litigio que sostienen Santa María Asunción Cacalotepec y San Isidro Huayapan. pese a ello. a lo que Cacalotepec no se opuso. implicaba para la agencia municipal o de policía. derivados de la defensa que cada una hace de su autonomía comunitaria. una relación de subordinación a una unidad administrativa y sociopolítica mayor. así como la utilización instrumen­ tal de esta facultad de la Legislatura. y una agencia municipal en la división administrativa. aunque fuese formalmente. con la subsiguiente contienda por la titularidad o los límites territoriales. pues consideran que éste se formó gracias a que Lachatao permitió que un grupo de familias se asentaran en el lugar. Se podría argumentar que esta situación se genera por situaciones excepcionales. en otros casos. de igual manera se han presentado serias rupturas entre las localidades que forman una comunidad agraria y que son parte de un mismo municipio. con quien ni siquie­ 5  Entre los hombres de mayor edad de Lachatao existen viejas resentimientos contra los de Amatlán. por ende. en un sometimiento real. que la ha empleado como premio o castigo político en determinadas coyunturas. Autonomía. las diferencias han surgido por ése y otros moti­ vos. que de ostentar la categoría de municipio fue degradado a agencia municipal de Santiago Matatlán. pero sí rechazó la propuesta de que Huayapan se llevase el control de las tierras. El diseño del nuevo marco jurídico creado en la Constitución local de 1857 y fortalecido en la de 1922. en la región Mixe. en donde Cacalotepec era cabecera de ambas y Huayapan un anexo en lo que respecta a la cuestión agraria. sin derecho a gozar de los beneficios de esas tierras. Hasta la década de los cincuenta del siglo xx ambas pertenecían al mismo municipio y comunidad agraria. que también se tradujo.indb 67 01/12/11 13:15 . el ejercicio autonómico comunitario marcaba la relación entre ellas hasta que la segunda pidió y obtu­ vo su separación administrativa. lo que los hace aparecer como los “arrimados” y. como es el caso de las mancomunidades. lo que ha dado lugar a un complejo conflicto agrario (Santos Gómez.

Tal es la demanda permanente de los triquis. en la región Triqui.ra mantiene continuidad territorial. Que hay varias rancherías que pertene­ cen al Ayuntamiento de Copala pero que desgraciadamente existe una divi­ sión muy honda entre ellas” (Actas de las sesiones ordinarias de la XL Legislatura citadas por Javier Parra Mora y Jorge Hernández-Díaz. (Antonio Bautista et al. cit. Frente a la negativa de la Legislatura. que se expresa en el número de palenques.indb 68 01/12/11 13:15 . En la Legislatura de Oaxaca se han acumulado decenas de solicitu­ des requiriendo les sea asignada la categoría de municipio. que a partir de entonces se convertiría en agen­ cia municipal. e incluye pugnas inter e intracomunitarias. en la década de 1920. expide el Decreto No. que desean reconstituir el municipio de San Juan Copala. municipio que fue desin­ tegrado a mediados del siglo pasado por los frecuentes conflictos y el alto índice de violencia que. las pugnas sangrien­ tas. En este escenario el gobernador del estado. el incremento del volumen de producción y la generación de empleos e ingresos para la comunidad. 68 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. en Güilá fueron asesinados dos empleados del gobierno encargados de recaudar los impuestos del mezcal. Lo que es cierto es que existe una tendencia hacia la defensa de la autonomía local. en ese contexto se produce el asesinato de los inspectores fiscales asignados a esta comunidad. la antigua cabecera municipal y el principal centro ceremonial del pueblo Triqui). Los productores de mezcal de Güilá se oponen al cumplimiento de tal decreto. hasta la fecha. los desórdenes de toda clase de delitos cometidos en dicho lugar (…) es caótico el estado que prevalece allá. Manuel Gar­ cía Vígil. la XL Legislatura del estado decreta la desaparición del municipio de San Juan Copala –cate­ goría adquirida desde 1826–. Esta es una situación compleja que requiere mayor análisis. la región y el estado. la desaparición del municipio de San Pablo Güilá. op. se presenta en la zona. Las decenas de comunidades que formaban parte de ese municipio fueron integradas a los municipios de Putla y Juxtlahuaca (a este último fue adscrita Copala. los habitantes de Copala 6  En la segunda década del siglo xx en Matatlán y en otras comunidades de Oaxaca. 20 en el que crea el impuesto para la elaboración de mezcal.6 O el caso de San Juan Copala. al menos explícitamente. decre­tó con fundamento a la fracción V del artículo 59 de la Constitución política del estado. a la defensa del territorio o a la territorialidad.. 2007) “El sistema de usos y costumbres bajo el poder económico y político local en el municipio de Matatlán”. la XXXVII Legislatura constitucional del Estado libre y soberano de Oaxaca. Todo sucedió porque. ya que también existen demandas por la autonomía política local que no están asociadas. la agroindustria del mezcal cobra gran importancia económica. en Ciudadanías diferenciadas. En diciembre de 1948. 1997). El argumento de los legisladores fue: “(…) no existen autoridades municipales en San Juan Copala. Frente a este suceso.

Una experiencia similar es la de San Mateo Yucutindoo. propuesta que sustenta un grupo político. El Cuajilote.anunciaron. Similar situación ocurre con Lachilana. 2007). a principios de 2007. la creación del “Municipio Autónomo de Copala”. que durante muchos años fue cabecera municipal hasta que el Congreso determinó que la sede del municipio fuera trasladada a Zapotitlán del Río. Aunque esta singular situación no ha ocasio­ nado desavenencias entre las diferentes comunidades agrarias. que pertenece al Ejido de San Pedro Mártir. Desde enton­ ces. Autonomía. además. en este caso. El Porvenir. la comunidad agraria la constituye el Ejido de San José del Progreso. como lo constituye el hecho de que Lachilana pague el predial en San José del Progreso. En el caso que estamos comentando. Ocotlán. en el cual están asentadas las poblaciones de San José del Progreso (cabecera municipal). Este municipio. Como hemos señalado. así. La Garzona. que se asienta en el Ejido de San Matías Chilazoa. mantienen su autonomía y no intervienen.indb 69 01/12/11 13:15 . su pretensión de convertirse en cabecera municipal y la defensa territorial. tiene otra agencia. como aquí fue defi­ nido. que tiene su propio Ejido. de entre varios que se disputan el control regional (Juan Martínez. incluida la elección de autoridades. No obstante. en prensa). Un caso sin conflicto. Maguey Largo y varias rancherías. y no hace referencia a una unidad agraria o a un territorio. la comunidad agraria puede definirse con respecto a la propiedad del suelo y no exactamente del territorio. de manera legal. que ilustra esa compleja integración y heteroge­ neidad de los municipios oaxaqueños es el de San José del Progreso. la institución municipal se refiere al gobierno y a la administración de una población que se encuentra asentada en una área geográfica determinada. gobierno local y municipio en Oaxaca • 69 Book Organización política. sí es moti­ vo de algunos inconvenientes administrativos. Tal es el caso de Los Vásquez. si bien en tareas ejidales los habitantes de las agencias participan activamente en los asuntos municipales. La peculiaridad de este municipio estriba en que dos de sus localidades están integradas a comunidades agrarias que a su vez forman parte de otros municipios. La conflictividad agraria que esta localidad enfrenta con varias de sus circunvecinas combina. los pobladores de Yucutindoo se movilizan periódicamente para exigir que se reconozca su categoría de municipio. siendo que sus terrenos pertenecen a la jurisdicción agraria de Chilazoa (Hernández-Díaz y Juan Martínez.

pues no todos los habitantes de un muni­ cipio mantienen una cultura indígena y viceversa: esta instancia gubernamen­ tal. Los intelectuales indígenas argumentan. Pero esta consideración es ambigua y excluyen­te. es el hecho de que la población hablante de alguna de las más de 60 lenguas indígenas registradas en el país. En Oaxaca. La misma argumentación es válida respecto a la identificación cultural. resulta polémico utilizar categorías generales para entender o definir la cultura indígena. y en esa medida sustentan la defensa de que deben ser una entidad política y administrativa con autono­ mía. por tanto. ya que el municipio alberga una población de cultura diversa y no sólo indígena. aun sin hablantes de lengua indígena. entre otras varias. puede conservar tradiciones y formas de organización social consideradas indígenas.indb 70 01/12/11 13:15 . por lo que en casi todos los municipios se registra la existencia de población indígena. cuando en su forma y contenido existen múltiples manifestaciones. Al clasificarlos de esta manera se comete el error que tanto se ha criticado a los indigenistas: el de conceptuar la cultura indígena de manera homogénea. los intelectuales indígenas y algunos de sus aliados sostienen 70 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. Otro tema indispensable es el de la identificación cultural. Pero ¿con qué criterios se puede definir a dichas unidades? ¿Cuáles de ellas serían entonces los municipios indígenas? Estas son pregun­ tas que no tienen una respuesta simple. y cualquier decisión al respecto siempre dejará la sensación de que la definición no es satisfactoria. Calificar a los municipios indígenas corresponde a una preocupación específica por la adscripción étnica de la población que compone a estos municipios. pues se ignora de esta manera a la población mestiza. Una dificul­ tad para definir al municipio como indígena.Aunque las propuestas de una nueva relación entre los pueblos indíge­ nas y el Estado mexicano han encontrado eco en muchos sectores de la población mexicana. se encuentra distribuida a lo largo de todo el territorio mexicano. no se encuentran libres de controversia. que en forma y contenido revela una variedad impresio­ nante en cada localidad. lo mismo sucede con aquellos en los que la proporción de hablantes de lengua indígena es menor que la de los monolingües de español. El porcentaje de la población hablante de lengua de origen prehispáni­ co es el criterio frecuentemente empleado para caracterizar a una localidad o municipio como indígena. por otra parte. la existencia y especificidad de los municipios indígenas.

d) Un sistema de normas ancestrales indígenas. conciliatoria. expresada en la identidad co­ munitaria y el sentido fundamental del territorio. políticas. Cesem. por el gobierno que tiene y. las organizaciones indígenas. b) La participación comu­ nitaria. de igual manera. 2006. 2005. gobierno local y municipio en Oaxaca • 71 Book Organización política. transmi­ tido oralmente y donde la elección de autoridades se realiza a través de un sistema generado por la propia comunidad. éstos se han mantenido a lo largo de toda la historia del México colonial. entre los distintos ámbitos de gobierno y entre los habitantes del país. 2006. c) La práctica del tequio como derecho colectivo ancestral que coadyuva en el progre­ so de la comunidad. y apela a las normas internas de la comunidad (Morga Cruz. que tiene como elemento básico a la Asamblea general. En el léxico jurídico y político estricto no se puede hablar. que es expedita. 1995. Sin dejar de reconocer las particularidades que definen actualmente al municipio indígena. por la población que lo habita. en voz de sus representantes. sin tener problemas teóricos. de tal unidad político-adminis­ trativa. Regino. tienen la certeza de que se destacan en él algunos elementos con los que es posible identificarlo y definirlo: a) Identidad indígena. la población es el compo­ Autonomía. Algunas tentativas en Chiapas y en Oaxaca se han manifestado de facto con esta intención. Aquí hay que recordar que la diversidad de formas de ejercer esas prácticas es una evidencia de la heterogeneidad municipal.indb 71 01/12/11 13:15 . con la intención de conseguir relaciones más equitativas entre los poderes de la federación. cuyo proceso de transformación ha depen­ dido de las condiciones jurídicas. sociales y culturales de cada época y región. Martínez Luna. preventiva. Tequio Jurídico. económicas. Según esta perspectiva. único espa­ cio para la toma de decisiones que afectan a la comunidad entera.que: “a pesar de todas las injerencias que han sufrido los municipios indíge­ nas. Córdova Tello y García Arreola. 2003. En esta área el municipio es conceptuado como una unidad política. 2002). factores que han determinado indiscutiblemente las características del municipio indígena contemporáneo” (emo. En este sentido. independiente y contemporáneo. que contiene elementos particu­ lares y está basado en el sistema de cargos. un orden de gobierno compuesto por el territorio geo­ gráfico donde se asienta. y que precisamen­ te ha sido uno de los argumentos para insistir en que cualquier propuesta de reforma constitucional debe considerar la diversidad. 2006). es jurídica y políticamente controvertible afirmar que existe un municipio indígena. Educa. así como la justicia interna en la oralidad. Morga Cruz.

nente más objetivo. por ejemplo. En Oaxaca. el más evidente. contradecir el anhelo de encontrar un ambiente de respeto a la diversidad. pero “que requiere para su existencia de un vínculo que la constriña. Las reformas constitucionales al artículo 115 realizadas en 1983. constituyeron los catalizadores de este proce­ so (Díaz y Silva. por otro lado. Las distintas maneras de gobierno local Dos procesos recientes le han dado visibilidad a esta diversidad. que ha tenido su enunciación más clara con las reformas a la legislación local que. desde entonces. su monto y las 72 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. con todo lo limitado que puedan resultar. La población que se enmarca dentro de los municipios es. los municipios en donde la elección de las autoridades municipales se realiza respetando las prácticas consuetudinarias es un elemento que se argumen­ ta para definir este ámbito de gobierno como indígena. en Oaxaca. de manera general. hubo cambios sustantivos en el proceso de descentralización de los recur­ sos dirigidos a la hacienda municipal. sin el cual no sería más que un agregado humano. el otro es la expre­ sión de la política del reconocimiento. la unidad de gobier­ no local “indígena” es la localidad y no el municipio. Uno de estos sucesos es la propuesta de descentralización del Estado mexicano. y en otros lugares del país. étnica y cultural­ mente heterogénea. pero no es el caso. que le dé solidaridad. Este elemento parecería el adecuado para poder clasificar a los municipios de acuerdo con sus espe­ cificidades históricas y culturales. se han ido delegando u otorgando mayores facultades al municipio. 2002: 5). que la integre. El primero de estos procesos empezó en la administración del Presidente De la Madrid. Y también al hecho de que en Oaxaca. ese víncu­ lo es el orden jurídico. apelar a la instauración de entes definidos por particu­ laridades dadas por la homogeneidad cultural es. permiten que en los municipios se elijan a las autoridades por medio de las normas consuetu­ dinarias. y es una de las propuestas que aparece con mayor frecuencia en la agenda de las organi­ zaciones indígenas.indb 72 01/12/11 13:15 . pero no una población” (Robles Martínez. Aunque en los inicios los recursos públicos fueron canalizados para el ejercicio directo de los ayuntamientos. 2004). y el Programa Nacional de Solidaridad (Pronasol) iniciado en 1989.

1997: 71). Este proceso se integra con tres elementos: la aceleración del grado de descentralización en el uso de los fondos. Si bien.indb 73 01/12/11 13:15 . gobierno local y municipio en Oaxaca • 73 Book Organización política. En 1998 se crean los ramos 28 (que son las llamadas participaciones municipales y que se utilizan para el gasto corriente del ayuntamiento) y 33 (con sus fondos III para la Infraestructura Social y IV para el Fortalecimien­ to Municipal). de tal forma que su distribución queda en manos de los ayuntamientos. la utilización de fórmulas para distribuir geográfica­ mente los recursos a partir de indicadores de pobreza. recaudación de recursos propios. Una premisa básica de un proceso de descentralización es que éste debe considerar la hetero­ geneidad territorial y contemplar medidas para las correcciones en las disparidades territoriales del modelo de desarrollo (Cantero. tamaño de la población así como una constante matemática. 2003). aunque sea de manera formal. en el caso del ramo 33 los recursos no se ejercen libremente. lo que permite mayor libertad a los ayuntamientos en la ejecución de obras y acciones. Para la asignación de los recursos a los municipios se establece una fórmula que contempla las variables de margi­nación. pues otorga a los gobiernos municipales. Este paso también hace un reconocimiento tácito a la autonomía muni­ cipal. Aunque en la práctica esta normatividad tuvo problemas de ejecución. administración y aplicación de esos recursos. lo que no Autonomía. Durante 1996 y 1997 operó el Fondo de Desarrollo Social Municipal. el manejo. a partir de 1995 las reglas cambiaron y la descentralización aceleró su paso con el fin de fortalecer a los gobiernos locales. su porcentaje aumen­taba al 40 por ciento. las localidades contaban con un mecanismo que pretendía pro­ teger sus prerrogativas. que permitió destinar mayores recursos al municipio. cuyas reglas de operación establecen que se asignaría hasta el 25 por cien­ to de los recursos a la cabecera municipal y no menos de 75 por ciento al resto de las comunidades. Carrasco y Tarriba.reglas de operación ponían una serie de candados para que se distribuye­ ran entre todas las poblaciones que integraban el municipio. En 1990 inicia el programa Fondos Municipales de Solidaridad (fms). pues están condicionados para destinarse a infraes­tructura básica. educación y salud. en el caso de que más de 60 por ciento de la po­ blación del municipio se concentrara en la cabecera. y el fortalecimiento de los mecanismos institucionales de negociación y coordinación entre los tres órdenes de gobierno y entre éstos y la sociedad (Del Val. Sin embargo.

la transferencia de responsabilidades y recursos no funciona si no se generan las condiciones institucionales necesarias para que la autori­ dad local tenga la capacidad de administrar y gestionar sus nuevas funciones. La mayor debilidad de este proceso es que ha sido concebido desde el nivel central. además de que hay problemas de transparencia en el manejo de los recursos. confor­mar orga­ nizaciones encargadas de coordinar y fiscalizar. este sistema presenta variaciones que responden a sus particularidades culturales y a la manera como cada uno de ellos se insertaron en la construcción de la nación y su posterior desarro­ 74 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. 2006: 6). y proponer estrategias de planeación y evaluación de los resultados. derechos. recursos y obligaciones que en los últimos años se ha dado entre los tres niveles de gobierno en México. Aunque es pertinente y necesario aclarar que resulta poco preciso referirse a los “usos y costumbres”. Es el caso de las políticas del reconocimiento. El reclamo comunitario es un mayor acercamiento a las localidades para avanzar en este proceso de descentralización del ejercicio federalista. muni­ cipios y comunidades indígenas. Entre las deficiencias que le señalan es que no ha logrado crear una apropiada infraestructura institucional para generar políticas adecuadas que se desarrollen a través de marcos normativos y legales. aunque el fortalecimiento de los municipios y sus gobiernos como entidad pública más cercana a la pobla­ ción es una condición indispensable para la viabilidad de las políticas de descen­ tralización. que en algunas partes y en ciertos ámbitos públicos se ha convertido en políticas públicas.indb 74 01/12/11 13:15 . En Oaxaca esa parte se concreta en lo que se ha popularizado como el reconocimien­ to de los usos y costumbres. facultades. El otro hecho es la corriente de opinión favorable a la población indíge­na. y pueda distribuir sus recursos adecuadamente (ammac. Según las tradiciones propias de cada uno de los grupos. la experiencia ha mostrado que. El proceso de descentralización no ha sido tan exitoso como esperaban sus impulsores. Además.necesariamente ocurre con esta redistribución de funciones. necesario para conse­ guir eliminar las diferencias internas en el municipio y establecer relaciones equitativas entre las cabeceras y las localidades subordinadas. con poca participa­ ción de los estados y municipios. 2004: 8). limitada sólo a transferir recursos sin consi­ derar su impacto y divergencias a nivel regional (Chávez. como si fueran un tipo de gobierno que operara de igual manera en todas las comunidades indígenas.

Pero. en muchos casos sólo es considerado ciudadano el originario de la comunidad o quien. también el financiamiento de festi­ vidades religiosas puede ser una condición de ciudadanía. los adultos solteros que no tengan una residencia independiente. tequio. Medina. el sistema de cargos y la práctica de los trabajos comunitarios (fajina. que defienden la ciudadanía co­ munitaria y la comunalidad como la esencia de la cultura indígena (Martínez Luna. aquellos que pueden tomar decisiones en cuanto a los asuntos políticos y administrativos de la comunidad. son sólo los hombres quienes participan en las asambleas. sin importar la edad. 1995). en donde aquellos que reúnen los requisitos pueden intervenir en las discusio­ nes que se llevan a cabo durante la Asamblea. gobierno local y municipio en Oaxaca • 75 Book Organización política. ya que se toma como base de la comunidad a la unidad parental. también es cierto que se pueden distinguir una serie de características y formalida­ des que comparten entre ellas de manera general. 1961. a la que puede denominar ciudadanía comunitaria. También puede ser un requisito ser jefe de familia. se trate del ejido o de la tierra comunal. como son los no católicos. y en una porción importante de los municipios las mujeres son excluidas junto con los avecindados y los integrantes de las agencias municipales. faena).llo. es requisito indispensable para la obtención de esta ciudadanía comunitaria la pertenencia a la unidad agraria de la localidad. es un grupo específico de la comunidad el que tiene ciudadanía plena. al definir los municipios indí­ genas por su forma de organización política caemos en la misma dificultad. En la mayoría de los casos. Autonomía. es decir. Esta idea ha sido ampliamente discutida entre los intelectuales indígenas. De esta manera quedan excluidos varios sectores de la localidad. aunque este modelo se caracteriza por una alta variabilidad. Entre sus características. en otros. es necesario señalar que tampoco está libre de complicaciones. se reconocen tres instituciones fundamenta­ les: la asamblea general. Esta situación da lugar a formas especí­ ficas de ciudadanía. Aunque varios autores han resaltado las virtudes de este sistema. cumple con las obligacio­ nes comunales. Pero como lo muestra el caso de Oaxaca. 1995). lo que ha permitido construir el modelo ideal de este sistema político-religioso (Carrasco.indb 75 01/12/11 13:15 . Entre algunas de sus limitaciones se puede señalar el hecho de que en varias de las locali­ dades donde se practica. además de ser vecino por un tiempo determinado.

y también existen municipios que sin contar con una población indígena significativa lo hacen por medio de lo que se conoce como usos y costumbres. Santa Cruz Amilpas y Santa Cruz Xoxocotlán. de entre los 18 que componen esta área.ya que muchos con altos porcentajes de población indígena eligen a sus autoridades por sistemas de partidos. Otra postura al respecto. 1995. situación que ha dado lugar a distintos arreglos políticos y. 2003) y los que proponen la autonomía regional (Díaz Polanco. al conflicto abierto. situación que forma parte de la discusión de la autonomía que fluctúa entre los defensores de la autonomía de las comunidades (Martínez Luna.indb 76 01/12/11 13:15 . 1994. 2003: 6). Propuestas a favor de nuevos órdenes de gobierno La creación de un cuarto nivel de gobierno es una propuesta que ha sido debatida en los últimos años. Aunque esta discusión no es exclusiva de los grupos indígenas. pues se le ha visto como una opción tanto para atender esta exigencia como para tomar medidas que logren la ade­ cuada distribución de los recursos y la representación política interna. favorece el reconocimiento de la comunidad como la enti­ 76 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. algunas veces. diversas agrupaciones y líderes intelectuales consideran al cuarto nivel como un espacio necesariamente regional (Velasco. ambas como medidas para conseguir o consolidar las políticas del reconocimiento. ha sido parte de su agenda y en ella se pueden identificar dos posturas disímiles pero que. en donde. 1996). El resto lo hace en la forma consuetudinaria. justa­mente por ello. en 13 las autoridades municipales se eligen por el sistema de usos y costumbres. Lo que vemos es la controversia entre la localidad y la entidad más amplia: el municipio. son paradigmáticas de la heterogeneidad del país: A partir de la propuesta de la Asamblea Nacional Indígena Plural por la Autonomía (anipa). lo que se ha dado en llamar: las autonomías regionales. San Jacinto Amilpas. como sucede en los municipios conurba­ dos de la ciudad de Oaxaca. Los cinco municipios que eligen a sus autoridades por el sistema de partidos son los de Oaxaca de Juárez. Santa Lucía del Camino. defendida con argumentos basados en la práctica del gobierno local oaxaqueño.

Sin embargo. con los Centros Integradores. donde se pueden apreciar algunos elementos comunes entre sí. De esta manera. Es indudable que los distintos tipos de problemas y conflictos que se están presentando en los municipios oaxaqueños deterioran el potencial que pudieran tener para hacer más eficiente el funcionamiento y la administra­ ción de los gobiernos locales. y en Oaxaca. En el caso oaxaqueño. con las presidencias auxiliares (Olmedo. entonces. de tal forma que consiguieran atender eficaz­ mente las necesidades y demandas de la población. los problemas aún existen. cambios constitucionales con reformas al artículo 115 y al sistema de coordinación fiscal. en algunas entidades se han dado avances en lo que se refiere al reconocimiento de este cuarto orden de gobierno. gobierno local y municipio en Oaxaca • 77 Book Organización política. estas dos posturas ya se han llevado a la práctica. se han establecido en la legislación figuras operativas que permiten ir resolviendo los problemas que está causando ese proceso de descentralización. en Tlaxcala. por ejem­ plo. pues sería atentatorio contra la autonomía municipal. Para conseguir este objetivo se requieren. Aun sin llegar a un acuerdo total. 2002b. o bien de un admi­ Autonomía. En Tabasco.dad con todos los atributos para adquirir la categoría de cuarto nivel (Regino. Por lo pronto. 1997). la solución jurídica que se da es la desaparición de poderes municipales y la designación de un Consejo de Administración Municipal. en la práctica no hay forma de operar tales disposiciones. los gobiernos regionales se han implementado como instancias que apoyen la elaboración de iniciativas más eficaces para la planeación del desarrollo y la contraloría (Vela y Ávila. que se establecen en los municipios (Olmedo. 1997). puesto que cuando no hay acuerdos internos. 1996a. Martínez. con el reconocimiento de la comunidad (Hernández-Díaz y Juan Martínez. El caso oaxaqueño muestra que los conflictos comunitarios generan ingobernabilidad y detrimen­ to de la autonomía municipal. en Veracruz. y en la Ley de Coordinación Fiscal se señala la necesidad de que la distribución interna de las participaciones federales se realice con base en los mismos criterios que lo hace el Presupuesto de Egresos de la Federación. para que se reconozca a la comunidad como cuarto orden de gobierno. 2003). 2007).indb 77 01/12/11 13:15 . Por ejemplo. mientras en la Ley de Derechos de los Pueblos y Comunidades Indígenas se ha reconocido a las comunidades como entidades sujetas de derecho públi­co. 2006).

Por ende. en Oaxaca. para reafirmar el sistema federalista. una firme plataforma a los procesos de descentraliza­ ción y democratización del país (Olmedo. fortalecer los mecanismos de transparencia en el ejercicio de los recursos y contar con eficaces instrumentos para la rendición de cuentas.  Diario Tiempo de Oaxaca. en 129 municipios de Oaxaca –de 418 que eligen a sus autoridades por el régimen de usos y costumbres– hombres y mujeres que viven en fraccionamientos y agencias municipales no tienen derecho a votar ni a ser votados en las asambleas comunitarias para elegir concejales.7 Como puede observarse. 13 de febrero de 2008. eficientar la conducción de los gobiernos locales. Con tales antecedentes. Por esas razones. varios actores políticos abogan por que se imple­ mente un cuarto nivel de gobierno como una herramienta en pro del federa­ lismo mexicano. a la par que desactivar los potenciales conflictos por la disputa de los recur­sos entre cabeceras y agencias. enfrentamientos incluso violentos.indb 78 01/12/11 13:15 . 1997). nos alerta de los extremos a que puede llegar esta indefinición en la distribución de los recursos. con el fin de que la distribución de los recursos siga un esquema puntual y acorde con las nece­sidades de todos los involucrados. elaborado por el iee. más aún si consideramos que. que es una persona externa a la comunidad y designa­ da por el gobierno estatal. donde la preservación de la autonomía comunitaria es más impor­ tante que la unanimidad municipal. La persistencia de conflictos. es necesario consolidar el recono­ cimiento a la comunidad como cuarto nivel de gobierno. existe una relación casi simbiótica entre las demandas autonómicas y políticas del reconocimiento con las propues­ tas descentralizadoras. Esta preocupación y propuesta tam­ bién se ha hecho patente en otras entidades del país. 7 78 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política.nistrador municipal. son de interés los reclamos autonómicos que exigen más atribuciones a la comunidad. movilizaciones. Esta circunstancia adquiere tintes significativos en Oaxaca. Su argumento se basa en que el reordenamiento –con la pertinente regulación jurídica de derechos y obligaciones– generaría un contra­peso a las tendencias centralizadoras y otorgaría. de acuerdo al Catálogo de Municipios que eligen a sus autoridades por normas de dere­ cho consuetudinario. para su transforma­ción positiva.

En parte. En los ordenamientos jurídicos y en los planteamientos políticos hay un gran vacío de referencias sobre derechos colectivos de esa naturaleza. como persona jurídica. pues se trata de que satisfaga los derechos de equidad e indi­viduales. la noción de los derechos individuales predomina sobre la de los derechos colectivos. una exigencia fundamental ahí contenida es la de la autonomía municipal. estatal o federal. que consideren a los pueblos indígenas como sujetos colectivos. gobierno local y municipio en Oaxaca • 79 Book Organización política. Autonomía. En tanto. Por supuesto. sobre la cual ha sido difícil llegar a un acuerdo en cuanto a su implementación en el contexto local. la relación de los pueblos indígenas y el Estado requiere de normas diferentes. e impiden la necesaria relación horizontal con otras instituciones del Estado. este obstáculo se debe a que la participación de los integrantes de la colectividad se concibe desde la perspectiva del Estado mexicano en relación con el individuo. que la organización municipal es indígena no porque se origine en tiempos prehispánicos. lo que da como resultado que en otras estruc­ turas de poder del Estado. el ciudadano. sino por el hecho de que los grupos u organizaciones indígenas han sabido ha­ cerla suya al reclamar como propias las demandas que ésta conlleva.Y es que la articulación entre el poder local y el municipal. no como la simple suma de intereses individuales agregados porque se estructuran sobre los parámetros de la identidad y la cultura. requiere de reformas de fondo de los ordenamien­tos jurídicos vigentes en el país. los pueblos indígenas hallen obstáculos que frenan el desarrollo de aquellas instancias de gobierno local. a la vez que cumpla con reconocer la diversidad de las colecti­ vidades. el reconocimiento que reclaman las organizaciones y sus dirigentes para que los pueblos indígenas sean consi­ derados sujetos colectivos. que les han sido reconocidas en los ordenamientos jurídicos respec­ tivos. no está definida con claridad. Para el Estado. municipal o comuni­ tario. Habría que añadir a la discusión donde se expresan los diversos reclamos por el establecimiento de políticas del reconocimiento. así como al reivindicarla como una forma de gobierno propia. En el marco jurídico que prevalece. es decir. En este sentido. es un ente individualizado a quien le reconoce intereses particulares.indb 79 01/12/11 13:15 .

pp. Ensayo de Geopolítica Indígena. 483-497. Ciudadanías diferenciadas en un estado multicultural. Las elecciones en los Altos de Chiapas (1991-1998). Siglo XXI. La experiencia de la Escuela Municipalista de Oaxaca 1999-2003. México. “Descentraliza­ ción de políticas sociales y desarrollo regional”. Oaxaca. Del Val. From Liberal to Revolutionary Oaxaca. Educa. Pueblos indios. núm. 63. Porrúa. Viqueira y W. ciesas/Colmex/ife. Jaime (1999). Bailón Corres. en Nuevo Derecho Constitucional Mexicano. núm. costumbres y pluralismo en los Altos de Chiapas”. Democracia en tierras indígenas. Carrasco. Dehouve. Formas de gobierno indígena. 15. pp. Francie R. Conferencia Nacional de Muni­ cipios de México. núm. Pedro (1961). en Estu­ dios y perspectivas (Serie). Educa. (coord. “Evolución y perspectiva del régimen municipal mexicano”. Fondo de Cultura Económica [tercera edición]. Carpizo. en J. Aguirre Beltrán. México.). “Usos. en American Anthropo­ logist. Los municipios tlapane­ cos. México. en Memoria. México. (2004). Carrasco. Tequio Jurídico (2006). Araceli (1998). en Diálogo y Debate. agosto. Edmundo (2000). Cesem. cepal.C. 4. P. núm. ciesas/Miguel Ángel Porrúa.. México. “Remunicipalización en Chiapas: los retos”. Antonio et al. 80 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. 114. Gonzalo (1991) [1953]. Alberto y Sergio Silva Castañeda (2004). Centro de Estudios para la Reforma del Estado. Jorge (1983). México. Pennsylvania. México. en Los límites del Federalismo (Informe sobre Desarrollo Humano 2004). Enríquez Arellano. elites y territorio. Enrique. Mexico 1867-1911. (2007). J. El Colegio de México.Bibliografía Agenda para el Fortalecimiento Municipal 2006-2012.). Bautista. Chávez Presa. The view from tie South. pnud. “El Reto del Desarrollo Local”. “The Civil Religious Hierarchy in Mesoamerica: PreHispanic Background and Colonial Development”. (2004). México. “El sistema de usos y costumbres bajo el poder económico y político local en el municipio de Mazatlán”. 61-84. Los usos y costumbres en Oaxaca. 2006. Daniele (2001).indb 80 01/12/11 13:15 . A. Burguete Cal y Mayor. The Pennsylvania State University Press. Jorge A. conamm. en Hernández-Díaz. Chassen-López. diciembre. Rosalba y Gabriel Tarriba (1997). Repensando un proceso educativo-político desde el Municipio Indígena. Sonnleitner (coords. “Descentralización a escala municipal en México: la inversión en infraestructura social”. Díaz Cayeros.

enero-febrero. Veracruz. Dionisio Córdova.htm Greenberg.mx/ MunicipiosInd%EDgenasA. Miguel Ángel Porrúa/ iisuabjo. Instituto de Investigaciones Legislativas de la Cámara de Diputados. Ana María. Flores Félix. Universidad Autónoma Metropolitana y MC Editores. Democracia y usos y costumbres ¿antagónicos?”. en Quórum. en Cuadernos Agrarios. disponible en: http://www. noviembre. Jorge (2002). Oaxaca. núm. núm. Religión y economía entre los chatitos. López Bárcenas. “La disputa por el poder municipal en Oaxaca.municipio. México. Gelacio Morga y A. “De la lucha por las autonomías a la disputa entre las autono­ mías: el municipio y la comunidad en Oaxaca”. año 8. México. iisuabjo/Siglo XXI. García. mayo-junio. México. México. [En línea]. Víctor Leonel (2003). gobierno local y municipio en Oaxaca • 81 Book Organización política. Nueva Época. dominación política y resisten­ cia popular. . México. Francisco (2009). año vii. proclamas y propuestas)”. “Historia y poderes locales. (2007). México. y Javier Parra Mora (1993). Gobierno del Estado de Oaxaca (1992). Hernández-Díaz. José Joaquín (1998). Dilemas de la institución municipal. La disputa por el control regio­ nal”. James B. Ciudadanías diferenciadas en un estado multicultural. “De la lucha por las autonomías a la disputa entre las autonomías: el municipio y la comunidad en Oaxaca” [en prensa]. Catálogo de Localidades del Estado de Oaxaca. ii. San Juan Copala. México. Ponencia presentada en el Sexto Congreso de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales. (1998). en Revista En Marcha. Sedesol/Indesol/Flacso. “El municipio autónomo triqui. Secretaría de Plantación. núm. “Las particularidades de los municipios con población indígena”. en América Indí­ gena. Los usos y costumbres en Oaxaca. México. y Víctor Leonel Juan Martínez (2007). (2007). en Perfil y Perspectivas de los Municipios Mexicanos para la Construcción de una Política Social de Estado.org. Una incursión en la experiencia oaxaqueña. 16. Pueblos Indígenas y Munici­ pio. Serie Apuntes Municipalistas IV.indb 81 01/12/11 13:15 . Juan Martínez. De las rebeliones de Hilarión a la formación del municipio autónomo. Violencia y cambio social en la región triqui. “Municipios y autonomías de México (leyes. 88. Instituto Nacional Indigenista. Cecilia et al. Dolores (2008). la precomposición de los municipios en la Montaña de Guerrero”. (2007a). Educa/Cesem/Campo/ Tequio Jurídico/cnd Ñu’u Candí. Autonomía.Espinoza Bonilla. González Saravia Calderón. vol. Instituto Indigenista Interamericano. Dirección de Desarrollo de Sistemas. 60. Sandoval (2004). iisuabjo/Coespo. Autoridades locales en municipios indígenas. (1987).

Tesis de Doctorado en Ciencias Políti­ cas. el nuevo municipio: A gestión comunitaria. Mendoza García. Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México [mimeo]. Oaxaca. núm. Paris III. Institut Des Hautes Études De L’amerique Latine. noviembre. Taxco. uaemGobierno del Estado de México. Una propuesta para su reconocimiento constitucional”. Le système politique de Oaxaca (Mexique) et la représentation politique des indigènes.Martínez Luna.ciesas-golfo. Jaime (1995). 82 • Jorge Hernández-Díaz Book Organización política. Porrúa (sexta edición). Salomón (s/f). “¿Es la comunidad nuestra identidad?”. pp. Tesis de Maestría en Desarrollo Regional. en Memoria del Seminario de Estudios Municipales. Ramos Morales.edu. 18251857. uam-Iztapalapa. “La modernización de la administración pública municipal: la reordenación interna del municipio”. (2003). Raúl (1997). disponible en: http://www.htm Nicasio González. El municipio mexicano en el umbral del nuevo milenio. Las regiones histórico-culturales: sus problemas e interacciones. Diversidad municipal. año 5. Morga Cruz. México. México. Maribel (2006). “Dimen­ sión jurídica de los municipios indígenas de Oaxaca.mx/istmo/docs/sistemagobierno/indice. inah. ganancia de partidos”. Derecho Municipal. El proceso de municipalización en Oaxaca. (coords. Cultura y desarrollo comunalitario. en Ojarasca. Primera edición. Ponencia presentada en la II Mesa Redonda El conocimiento antropológico e histórico sobre Guerrero. 9. “Cochoapa el Grande. Olmedo Carranza. en Alteridades. [En línea]. Santa María Yavesía. Lourdes (2006). mayo. Red de Investi­gadores en Gobier­ nos Locales Mexicanos. “Los sistemas de cargos en la cuenca de México: Una primera aproximación a su trasfondo histórico”. Nahmad. Andrés (1995). en S. Dionisio B. . Campo-Conaculta. Medina. México. (1997a). Universite De La Sorbonne Nouvelle. Morales Canales. Carlos (2002). Comunalidad y Desarrollo. Grupo Multidis­ ciplinario de Estudios sobre Guerrero. México. México. 34-38. y Ana María García Arreola (2005). “Reconocimiento Constitucional del Municipio Indí­ gena”. núm. iglom. Córdova Tello. Ponencia presentada en el IV Congreso: Retos de modernización del municipio mexicano. “Hacia el Cuarto Orden de Estado y de Gobierno: La Comuni­ dad”. Gelacio (2006). México.). Ponencia presentada en el 2o. Reflexiones sobre las formas de gobierno en tres munici­ pios mixes del istmo de Tehuantepec. Fernando (2004). Quintana Roldán. Mancilla Guzmán et al. Congreso de la red de investigadores en gobiernos locales de México.indb 82 01/12/11 13:15 . uam. 23-25 de agosto. Edgar (2001). 42-43.

Red de Investigadores en Gobiernos Locales Mexicanos (2005). México. Revista de la Procuraduría Agraria. “La Comunalidad. (2002). Publicación trimestral del Instituto Nacional Indigenista. Regino Montes. Reynaldo (2002). enero-abril.veracruz. en Estudios Agrarios. pensamiento. 16. 1. núm. París. “Autonomía y derecho indígena”. iee. État et coutumes électorales dans l’Oaxaca (Mexique): Réflexions sur les enjeux politiques du multiculturalisme. México. núm. Robles Martínez. en Cuadernos Agrarios. Tesis de Doctorado en Ciencias Políticas. en Memoria del Coloquio sobre derechos indígenas. núm. Adelfo (1996). raíz. México. año 8. Vela Martínez. Nueva Época. Hugo (1999). [En línea]. Bases para una reforma constitucional en materia municipal. El Municipio.mx/pls/portal/url/ITEM Velásquez. David (2002). Rodríguez W. “Rancho Nuevo de la Democracia”. 11. “Conflictos agrarios en la región mixe: Cacalotepec vs. Nueva Época. disponible en: www. El nombramiento. Secretaría de la Reforma Agraria (1993). Book Organización política. Oaxaca. 2. Santos Gómez. iglom. Carlos A. ioc-Gobierno del Estado de Oaxaca. Ley Agraria..gob. (1998). Rafael y Verónica Ávila (2006). acción y horizonte de los pueblos indígenas”. Huayapam”. vol. Cuarto nivel de gobierno y con­ traloría en planeación para el desarrollo. en México Indígena. Université Montesquieu Bordeaux IV. Porrúa.indb 83 01/12/11 13:15 . Oaxaca.Recondo. Cristina (2000). noviembre.portal. la elección de autoridades por usos y 76 costumbres.

Book Organización política.indb 84 01/12/11 13:15 .

que se llevó a cabo en la ciudad de Oaxaca. viven en la ignorancia. el arresto y el cepo están listos en la comunidad para el castigo de los delincuentes indígenas. como los particulares… El azote. alcaldes y regidores que forman su república… El gobernador es el todo de la república. los días 2 y 3 de octubre de 2008. pues casi todos habitan en las serranías separados de la gente llamada de razón… y forman su república separada. no es así. Oaxaca. cesarán ya las facultades del gobernador… Y aunque pudiera creerse que este gobierno indígena debería ser estorboso y constituir un obstáculo para el verdadero gobierno mexicano. y con él se entienden tanto las autoridades de los pueblos. conviene previamente despejar. ** Programa Agua y Sociedad de El Colegio de San Luis. están llenos de preocupaciones y huyen de la sociedad civilizada. Antonio J.indb 85 01/12/11 13:15 . algunas incógnitas de orden conceptual sobre las entidades de dere­ * Texto de la ponencia presentada en la Reunión Internacional sobre Gobiernos Locales Contemporáneos en América Latina.Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí* Agustín Ávila Méndez** Los mexicanos como los huastecos coinciden en tener un sistema de gobierno electivo compuesto de un gobernador. Los indígenas constituyen una raza separada con su idioma propio. por una parte. 85 Book Organización política. sus trajes peculiares y sus costumbres singulares. Cabrera (1876) Presentación Para tratar lo relativo al gobierno local y su ejercicio contemporáneo en las comunidades indígenas potosinas. organizado por el Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y el Mexico Institute del Woodrow Wilson Center For International Scholars. pero si hay heridas. político y municipal. si los demandantes prefieren ocurrir al juez legal.

los efectos o aplicación de la nueva legislación son inmediatos. Referirse al nuevo marco jurídico potosino resulta oportuno y revelador puesto que éste otorga a la autoridad indígena la facultad para mandar y hacer­ se obedecer. están inmersas en una terminología y nomenclatura que no han estado exen­ 1  Únicamente los estados de Oaxaca. en cuyo diseño y coordinación nos hemos ocupado los últimos años –a partir de 2003– y cuya construcción se ha desarrollado en diálogo directo con las auto­ ridades locales y las asambleas comunitarias. Corresponde señalar que este ensayo encuentra un valioso punto de apoyo en datos etnográficos recabados directamente en campo. misma que ha dado el marco desde el cual se ha ejercido el gobierno local en el nivel comunitario.1 con ello. puesto que descriminaliza ciertas prácticas históricas y vigentes en las comunidades indígenas compatibles con los derechos humanos. San Luis Potosí y Querétaro reconocen en sus consti­tu­ ciones a las comunidades indígenas como sujetos de derecho público. Lo anterior. en distintos grados y modalidades. dándole un potencial inusual al empoderamiento comunitario y al ejercicio de su libre determinación. proyectadas como la base histórica desde donde. así como mecanismos de regulación que inclu­ yen la coerción y el consenso como prácticas valoradas y vigentes. asociado a ciertas prácticas. por otra parte.indb 86 01/12/11 13:15 . con el fin de procurar el contexto que da sentido y susten­ to a nuestras observaciones sobre las comunidades. que garantiza una cierta organización del sistema de poder que corresponde a cierto orden social. el énfasis en observar la estructura interna de las comunidades como un sistema articulador de niveles de la autori­ dad e instancias de decisión. bajo mi dirección. se ha practi­ cado la autonomía indígena. a partir de reconocer a las comunidades como sujetos de dere­ cho público. 86 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política.cho público. De ahí. La figura comunitaria y el gobierno local La nomenclatura. en­ tre los cuales se deben destacar los asociados al proyecto en curso. histórica y geográfica. así como abordar determinados problemas involucrados en la nomenclatura utilizada para referirse a las comunidades. de gobierno local y sus diversos usos. en cada caso. “El padrón de comunidades indígenas de San Luis Potosí”. Localidades y/o comunidades Las nociones de comunidad indígena. es pertinente ofrecer algunos referentes sobre la presencia indíge­ na en su dimensión social.

500 o más habitantes.2 Por otro lado. las delegaciones son equivalentes a los municipios. se estructura a partir del concepto de localidad. se puede pensar que el uso ambiguo de una nomenclatura que equipara locali­ dad con comunidad se deriva del hecho de que las estadísticas del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (inegi). Municipio: Base de la división territorial y de la organización político-administrativa de las entidades federativas. como la prevalencia de una concepción colonia­ lista predominante que no concede valor ni reconocimiento a las estructuras propias de organización indígena. Dicho sea de paso.500 habitantes. Localidad urbana: Localidad con 2. De ahí entonces. la enorme dificultad de aplicabilidad y eficacia de las nuevas disposiciones legales en materia indígena. no son consideradas. elemento sustantivo de la organización del gobierno municipal. referencias y conocimientos claros sobre las comunidades. junto con los ejidos. su diversidad y distinción pertinente frente a las localidades. Adicionalmente. estatal y municipal. Entre las ambigüedades se puede señalar la que equipara a la comuni­ dad indígena con la comunidad agraria. pues la insuficiente definición conceptual de las comunidades conlleva a la falta de identificación de los sujetos. responde a varios factores. En el caso del Distrito Federal.indb 87 01/12/11 13:15 . quien haría exigible la ley. en su origen la comunidad agraria correspondió al procedimiento de ratificación y confirmación de bienes comunales. o a lo sumo como sujetos de aculturación. a la llamada propie­ dad social. y su denominación general es de “Núcleos Agrarios”. que en rigor corresponderían a un cuarto nivel de go­ bierno. y por tanto la plataforma infor­ mativa para la planeación y la toma de decisiones. La ausencia de definiciones.] Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 87 Book Organización política. no se encuentra tipificado. y dado que la estructura administrativa nacional sólo reco­ noce tres niveles de gobierno: federal. reconocido por un nombre dado por la ley o la costumbre. directamente 2  Los conceptos del inegi son los siguientes: Localidad: Todo lugar ocupado con una o más viviendas habitadas. Cierta­ mente. lo cual implica jus­ tamente que el sujeto de derecho colectivo. esta última constituye un estatus legal de propiedad agraria adscrita. en tanto corresponde al nivel básico de la administración pública. resulta entonces que las comunidades. por ello es común que cuando se habla del gobierno local se refieran al municipio. [Pero no tienen cabildos. aquí radica una debilidad sustantiva de la nueva legisla­ ción indígena en México. imprecisión y limitado rigor concep­ tual. Localidad rural: Localidad con menos de 2. que son vistas como un lastre para el desarrollo. por tanto.tos de un cierto grado de ambigüedad.

articulado y cohesionado. 27. Una población 3. por todo ello resulta incorrecto reducir la comunidad indígena al estatus legal agrario. Por tanto. con reglas sobre pertenencia.3 El problema de estos enfoques es que tienden a dejar fuera de su consi­ deración la existencia de diversas unidades sociales organizadas que cuentan con órganos propios de gobierno y representación. José Roldán Xopa nos dice que: Al ser la comunidad una unidad asentada en un territorio que reconoce autoridades según sus usos y costumbres. a saber: 1.asociado a la población indígena. 88 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. Sí atendemos a la teoría clásica del Estado. Un sistema de gobierno y representación. ofrece datos reveladores al registrar que de los 29. es decir. constituidos como pode­ res de facto con ejercicio de autoridad. Un territorio 2. así como con los instrumentos para el ejercicio de la autoridad.961 núcleos agrarios. 85-118. donde registra que en 7. A propósito de las comunidades indígenas. se asientan tanto en comunida­ des agrarias como en ejidos y también en propiedades privadas. con más del 70 por ciento de hli (Hablantes de Lengua Indígena) se da en 6. de una variada cantidad de comunidades rurales. se reúnen los elementos de un sujeto análogo a los de derecho público: un conjunto de normas que tienen validez en un ámbito territorial determinado que es aplicado por una autori­ 3  Al respecto.372 comunidades agrarias.299 ejidos y 1.indb 88 01/12/11 13:15 . entre las cuales se pueden situar de manera sobresaliente las comunidades indígenas. y con base en distintos procesos históricos.327 son comunidades agrarias. Más aún. el estudio denominado “Territorios indígenas y conflictos agrarios” de Francis­ co López Bárcenas.634 son ejidos y 2. podremos observar que en lo sustantivo las comunidades indígenas se estructuran en un sistema inter­ dependiente. pp. pues los indígenas. Mas no por eso se puede reducir la comu­ nidad indígena al estatus de la comunidad agraria. justamente. las comunidades como gobierno local cuentan con los tres elementos básicos de una fuerza estatal.671 núcleos agra­ rios sus titulares son en más del 75 por ciento indígenas y de ellos los núcleos agrarios. una estructura de organización y mando. Este es el caso. hoy podemos encontrar numerosas comunidades agrarias que ya no cuentan con población indígena. derechos y obliga­ ciones.

la comunidad y su estructura de toma de decisiones tienden a corresponderse con identidad. valores y concepciones que aportan el cemento de la cohesión. parajes y sitios. el alimento del espíritu de cuerpo y constituyen la red articuladora del capital cultural. p. 4 5 Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 89 Book Organización política. 22. Está habitada por personas con una serie de valores y normas. personas que en buena medida comparten una concepción del mundo. De tal manera que. como un solo cuerpo que dispone de instrumentos propios para elegir sus mandos y los términos de referencia que norman prácticas sociales y que dan vida y sentido dinámico. el ámbito comunita­ rio se constituye en el espacio natural y privilegiado que agrupa al conjunto de sus miembros. desde la cual se autorregulan sus integrantes. etcétera. Hacia una definición empírica de la comunidad indígena Para los fines que nos ocupan. 2006. Por ello. definitorio de pertenencia y una membresía que establece derechos y obliga­ ciones. coincidimos con la definición de comunidad que en la materia  José Xopa Roldán.5 En lo general. a saber: La comunidad indígena constituye una unidad territorial con espacios inter­ namente delimitados y jerarquizados: barrios o secciones.4 Con ello entonces se puede establecer que las comunidades indígenas en general cumplen con los requisitos propios para ser reconocidas como sujetos de derecho público.indb 89 01/12/11 13:15 . anexos. 2002. Un espacio claramente delimitado. p. partimos de una definición de comunidad que ha sido susceptible de traducirse a referentes empíricos y útil a la identifica­ ción legal de estas unidades sociopolíticas territorializadas.  Agustín Ávila Méndez. En la comunidad. 55.dad con jurisdicción en el mismo sobre las personas que se ubiquen en tal demarcación. desde los cuales se norma la convivencia y se construyen futuros posibles. a toda una gama de institucio­ nes propias y principios colectivos. entre los que destacan los de preservar y reproducir a la propia comunidad. el espacio geográfico y político se articula como unidad. hablan principalmente una misma lengua indígena y se organizan de acuerdo a normas particulares para lograr objetivos comunes. a partir también de un concep­to propio de derechos y obligaciones.

No obstante y en tal caso. formuló lo siguiente: ¿Qué es una comunidad para nosotros los indios? –Un espacio territorial. 1997. disponiendo de instrumen­ tos propios para elegir sus mandos y los términos de referencia que norman prácticas sociales y que dan vida y sentido dinámico a toda una gama de insti­ tuciones indígenas propias. –Los ritos y ceremonias como expresión del don comunal. –El consenso en asamblea para la toma de decisiones. –El trabajo colectivo como acto de recreación. Floriberto Díaz. frente a los que no. visiones y posiciones que. encierran desavenencias. cuyos elementos que la definen son: –La tierra como madre y como territorio. sustentadas en principios colectivos desde los cuales se norman y regulan para construir futuros posibles. –Una historia común que circula de boca en boca y de generación en generación. –El servicio gratuito como ejercicio de la autoridad. tensiones. y sobre la tendencia de la comunalidad. 3-4. –Una variante de lengua del pueblo a partir de la cual identificamos nuestro idioma común. lo colectivo. demarcado y definido por la posesión.se ha formulado en Oaxaca. la complementariedad y la integridad.6 En la lógica de estas definiciones tenemos entonces que el ámbito comu­ nitario se constituye como: el espacio natural y privilegiado que agrupa al conjunto de sus miembros como un solo cuerpo. pp. en general han desarrollado herramien­ tas que les permiten practicar ese difícil arte que es “la connivencia”. Para entender cada uno de sus elementos hay que tener en cuenta cier­ tas nociones: lo comunal. al igual que cualquier entidad social colectiva.indb 90 01/12/11 13:15 . Mas no por ello se debe entender que las comunidades constituyen islas de igualitarismo. también se configuran cacicazgos y se registran prácticas excluyentes como la ejidalización de las comunidades. pues son espacios donde en su interior existen tendencias y contra tendencias. conflictos y luchas internas. –Un sistema comunitario de procuración y administración de justicia. sobre la cual el antropólogo mixe. facciones.  Floriberto Díaz. Efectivamente. 6 90 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. donde en la toma de decisiones pesan demasiado aquellos que tienen tierra.

2000].23% ini-pnud-Conapo-2000 348  551 15. 72-76. Indicadores socioeconómicos de los pueblos indí­ genas de México. pp.2 por ciento  Agustín Ávila. lo que coloca a San Luis Potosí en el grupo de nueve estados con mayor concentración de población indígena en México. En 11 de sus municipios.En el mismo sentido y como lo registramos para la huasteca hidalguense. 88. México. 1990. donde ocho de cada 10 personas hablan una lengua indígena. pnud. ini. donde reside 94.7 por ciento también habla. Presencia indígena y configuración comunitaria en San Luis Potosí La población indígena La población indígena estimada por el Consejo Nacional de Población (Conapo) para San Luis Potosí. en algún grado.8 por ciento de los hablantes de lenguas indígenas de la entidad. Conapo [Población indígena en San Luis Potosí. el 98 por ciento reside en áreas rurales correspondientes a 23 municipios. registra alrededor de 350 mil indígenas. La población indígena8 en la entidad representa a más del 10 por ciento de la población total estatal. en especial en San Antonio. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 91 Book Organización política. Embriz y P. Del total de los potosinos hablantes de lengua indígena. A.7 ha habido periodos en que las autoridades comunitarias han sido sujetos cauti­ vos de agentes externos y opuestos a sus intereses colectivos. Tanlajás y Coxcatlán.   7 8 Concepto de población indígena Hablantes de lenguas indigenas (hli) Población indígena estimada (pie) Instituciones Núm. a partir del censo general de población del año 2000.2% Fuente: E. La mayoría de los indígenas del estado habita en alguna de las 1. y sus 19 municipios. Serrano. más de la mitad de sus habitantes de cinco años de edad en adelante se comunican a través de alguna lengua distinta al español.722 localidades registradas por el inegi en donde viven hablantes de alguna lengua indígena.indb 91 01/12/11 13:15 . Fernández Ham (2002). absoluto de población indígena Proporción de población indígena en relación con el total estatal inegi-2000 235  253 10. de éstos. el español y 10. 19 de la Huasteca y cuatro de la Zona Media. Es en la región conocida como la huasteca potosina.

con 3. los pames o xi úi habitan en un territorio vasto y diver­ so en paisajes que van desde el semidesierto. VALLES AL AQ U IN E S T AM U IN C AR D E N AS T AM AS O P O R AY O N AQ U IS M O N S AN T A C AT AR IN A S AN V IC E N T E T AN L AJ AS T A NC A N H U IT Z S A N A NT O N IO T A NQ TAMPAMOLO N H U E H UE T L A N C O X C A T L A N X IL IT L A U IA N AX T L A T A M P A C A N MATLAPA T A M A Z U NC H A L E CH AL CH SA IC N UA M AR HU T IN TL A Predominante Nahua Mientras que en la Huasteca se concentran casi en su totalidad los nahuas y téenek o huastecos. hasta donde. y el pame. donde se recolecta el “Peyote”. merece mencionarse que en el semidesierto se encuentran varios sitios sagrados de los huicholes. pasando por la Zona Media y la Sierra Gorda.9 por ciento del total de hablantes. Las mismas lenguas comprenden a 99. Predominante Pame Predominante Tenek C D . cada año. hasta la misma Huasteca. le sigue el huasteco. como ocurre en el Municipio de Real del Catorce. D E L M A IZ EL N AR AN J O E B AN O CD.indb 92 01/12/11 13:15 . es decir. con 37. Al respecto.sólo habla la lengua nativa. son monolingües. llegan las peregrinaciones rituales de esa bien llamada “Tribu de artistas”. sobresale el náhuatl. En cuanto a las lenguas autóctonas en la entidad. 92 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política.4 por ciento.4 por ciento de los hablantes de lenguas indígenas en San Luis Potosí. El mapa indica predomi­ nancia de lenguas indígenas por municipio. con 58.1 por ciento. no obstante conviene indicar que en todos los municipios y al interior de algunas comunidades coexis­ ten hablantes de distintas lenguas indígenas y del español.

al amparo de las misiones franciscanas y a diferencia de otras zonas. daba estabilidad política y. como una constante de la historia y en distintos grados. p. durante el periodo colonial enmarcaron la presencia de poblaciones indígenas que ejercían en distintos grados un poder semiautónomo. tenían guerras y lianzas con quien mejor pare­ cía. así como el mecanismo para el cobro de impuestos y para sostener una estruc­ tura de servidumbre agraria que en varias subregiones se continuaría y alcanzaría grados extremos durante el siglo xix y hasta la primera mitad del siglo xx. dado que a los indios de cultura sedentaria se les eximió del pago de tributo y se permitió a sus caci­ ques y principales disponer de caballos y de armas. el cual. de tal suerte que. la presencia indígena en San Luis Potosí y en las huastecas se ha distinguido por su carácter pluriétnico y pluri­ lingüístico. Joaquín Meade (1942: 49) refiere que “En todas partes había señor universal como en México y Mechoacan y Meztitlan. Se trataba entonces de unidades territoria­ les independientes. La autonomía resultó fortalecida por situarse en la frontera de guerra con los Chichimecas. sino cada lugarejo estaba por sí. presumiblemente. pues el autogobierno significaba un gran ahorro a las arcas públicas. con ello. frontera de guerra y República de Indios. lo cual normalmente estaba reservado exclusivamente para los españoles. es decir. las estructuras del gobierno indígena local se mantu­ vieron vigorosas y contradictoriamente limitadas.10 Al amparo de la dominación indirecta. se registra duran­ te los siglos xvii y xviii un fenómeno particular.Apuntes sobre la historia comunitaria Los historiadores coinciden al señalar que entre los huastecos de la época prehispánica no existía un gobierno unificado. como los señores de Italia… particulares señores todos. por la cohabitación en un mismo espacio de distintas culturas y lenguas indígenas. 9  Citando a Fray Nicolas de White. Frontera entre Mesoamérica y Árido América.indb 93 01/12/11 13:15 . 70. encuentra elementos de continuidad hasta la actualidad. ni fue impuesto algo seme­ jante bajo el dominio mexica de la huasteca. Existían señoríos que entre sí se hacían la guerra o se aliaban. gobernabilidad. 2008. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 93 Book Organización política. cada cual con sus príncipes o soberanos.9 Desde tiempos precolombinos y hasta estas fechas. ececto en la guasteca… no tenía señor universal. resultando funcionales al poder colonial y poscolonial. y agora no hay ninguno particular tampoco…” 10  José Alfredo Rangel Silva.

como señala Miranda. al amparo de esta definición.14 El México liberal del siglo xix. en ayuntamientos. 1983. 8. donde la ganadería de engorda constituyó su eje de reproduc­ ción básica. 14  Juan Manuel Pérez Cevallos. pues. la instau­ ración del ayuntamiento en el siglo xix significó que en adelante todos los habitantes de un pueblo tendrían calidad de electores y. 33. “el factor principal en la defensa de la propiedad indígena no fueron las armas legales ni la política protectora de la Corona. que bajo las condiciones de aislamiento imperantes adquirió un alto grado de autonomía. algunos. los criollos y mestizos desplegarían su presencia como habitan­ tes de las cabeceras de los pueblos de indios o “Repúblicas” convertidos. tales como la enco­ mienda.indb 94 01/12/11 13:15 . amparada jurídicamente en la legislación de la República de Indios modela­ da como institución democrática y participativa conforme a una institución occidental: el Ayuntamiento español. posteriormente. fueron los indios a través de sus comunidades”.12 No se les permitió el acceso a los puestos directivos de la Colonia. 11 12 94 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. mismos que pasarían a ser los  Juan Manuel Pérez Cevallos. representó para los indígenas la pérdida primero del control de sus pueblos y. p. hechos que remarcaron y acentuaron en unos las diferencias entre los pueblos y en otros lograron la unión de los mismos”. la hacienda. de sus tierras. 1972. 213-290. p. en la realidad los cargos de la república de indios segui­ rían vigentes. 7. p. pero se les concedió un gobierno local semi autónomo. pp. 13  Stresser-Péan. que se adueñó en particular de la planicie y los valles. y la criollo-mestiza. Ciertamente estos cambios ocurrieron de manera paulatina a lo largo de todo el siglo xix. Desde la Colonia.  Citado en Ludka Gortari Krauss. con la desaparición legal de las repúbli­ cas de indios. incluyendo a sus gobernadores.13 “Durante el periodo colonial las instituciones impuestas fueron reformuladas por los pueblos de acuerdo a su propia estructura social y composición. el repartimiento. la huasteca se caracterizó por estructurarse en torno. 1953. Efectivamente.11 La propiedad comunal alimentó la cohesión social entre los indios.Los pueblos indios subsistieron a la implantación de sucesivas institu­ ciones y regímenes impuestos por los colonizadores. dominada y proveedora de mano de obra para una ganadería en expansión constante. a la coexistencia de dos sociedades articuladas: la indígena. pues más allá de lo que establecieran las nuevas leyes. principalmente. etcétera.

se sofocara el levantamiento. 15 16 Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 95 Book Organización política. fueran huertistas. agrario e indígena. para la población de las huastecas fue una zona de guerra sin bandera agraria.16 Valle del Maíz. Fenómeno que podemos atribuir a la importancia que esta pobla­ ción le ha dado a las seguridades de vivir en comunidad. sumando a los huastecos o teenek. se caracterizaron por el abuso. Los destacamentos militares de San Luis fueron insuficientes para combatir esta rebelión. en parte. Opresión extrema. como la de Sierra Gorda (1847-1853). 502-522. como estrategia histórica de resistencia y sobrevivencia. Antes y después de la Revolución Mexicana. cargo existente hasta este siglo xxi en las comunida­ des rurales y que ha sido plenamente reconocido en las nuevas disposicio­ nes legales. Juan Santiago.15 Bocas (1847-1853). pp. al tenor de pueblo arrasado. 139-165. Después de la conflagración armada ocurrida durante la Revolución Mexicana. pp. En este sentido. pues el movimiento popular. quedó desgastado y descabezado.Jueces Auxiliares. algunas comunidades lograron la restitución de tierras. los sobrevivientes se reagruparon y arraigaron voluntariamente en comunidades que con frecuencia partieron de una composición pluri­ lingüística.  Enrique Márquez Jaramillo. otras las volvieron a comprar. toda clase de abusos y el despojo de sus tierras alimen­ tarían el desarrollo de varias rebeliones agrarias e indígenas ocurridas durante el siglo xix. Por el oriente se extendió hasta lo que hoy forma parte de la huasteca hidalguense. valga señalar que la rebelión de Tamazunchale encabezada por el mítico gobernador indígena nahua.indb 95 01/12/11 13:15 . Tamaulipas y Querétaro para que. 1986. 1991. de tal suerte que ello explica. en el sur de la huasteca. que la revolución en la huasteca la hicieran los hacendados descontentos con el porfiriato. Minas Viejas (1905). implicando enton­ces que las demandas agrarias y de restitución de tierras no aparecieran. la leva y la violencia indiscriminada. haciendo necesaria la concurren­ cia de tropas de la Ciudad de México. carrancis­ tas. logró extenderse hasta el norte. otras más se volvieron ejidos y algunas se mantienen hasta la fecha bajo el régimen de la propiedad privada. Tamazunchale (1879-1882). Lo común y conocido  Leticia Reina. villistas o zapatistas. al igual que algunos pames. y marcaría sustantivamente el desarrollo de la región. Esta rebelión puede ser considerada como un antecedente directo o precursora de la Revolu­ ción Mexicana. donde las tropas de paso. De éstas.

1984. Desde 1911 y dada la indefinición de las tierras. Si bien suponemos que en la huasteca las milicias guardaban un alto grado de autonomía en relación con el mismo Cedillo. los grupos de mili­ cias campesinas que al impulso de Saturnino Cedillo comprendieron entre 10 mil y 15 mil hombres. “el gobierno cepedista inició un proceso de deslindes entre ejidos y propiedades” que fue aprove­ chado por los indios de varios municipios huastecos para mantener u ocupar sus tierras y. al mismo tiempo. La dimensión de esta milicia potosina se puede referir a partir de que. pp. apoyándose en los campesinos que habían sido armados en los años veinte para ocupar o invadir tierras y reali­ zar todos los trámites correspondientes. quien. particularmente durante la guerra cristera. que en 1923 “demandó armar a todos los campesinos del país” y defendió las milicias armadas existentes en San Luis Potosí. pp.17 Se trata de un periodo envuelto en la convulsión. en el marco no sólo de la coexistencia. y quienes prestaron importante servicio al gobier­ no federal frente a las continuas asonadas. En ese contexto se desarro­ llaron como experiencia casi única. 132-133.19  Romana Falcón. sino también de la convivencia. es relevante para nuestros fines que se deba observar el repar­ to realizado por Manrique y el Partido Nacional Agrarista. en sólo dos años repartió casi 400 mil hectáreas. vacíos y la fragmen­ tación del poder que se jugaban en disputas permanentes entre facciones revolucionarias. 190-191. para tratar de cancelar los servicios de traba­ jo gratuito a favor de los propietarios. sus beneficios y las calamidades propias de la vida en el trópico. en ese momento. pames y mestizos reconstruyeron las comu­ nidades y compartieron las tierras. el ejército regular contaba con unos 80 mil hombres. Huastecos.es que entre todos reconstituyeron las comunidades y su vida cotidiana. es decir. nahuas. junto con Veracruz.  Ibidem. 150-169. 19  Ibidem. 17 18 96 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. establecieron una autoridad. pp.18 En ese periodo se inició un contrato con el gobierno que permitía crear cuerpos policíacos elegidos entre los campesinos. como Gobernador. lo cierto es que este proce­ so permite observar las bases de sustento y continuidad de lo que hoy cons­ tituye la presencia de las policías comunitarias presentes en la gran mayoría de comunidades indígenas de la entidad. normas y valores compartidos bajo el mismo techo.indb 96 01/12/11 13:15 .

en algún grado. pues fue el mismísimo presidente Lázaro quien extendió los primeros certificados de inafectabilidad y el control mo­ nopólico de la venta de ganado. modificando su previo hábitat Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 97 Book Organización política. luchas. Aun cuando se trata de un episodio no investigado. En la década de 1970. Esfuerzos. nos atrevemos a pensar que durante la ex­ propiación petrolera sucedió una necesaria alianza entre el general Cárde­ nas y los rancheros huastecos. que ciertamente encontra­ ron un respaldo significativo en la presencia de guardias rurales. Todo ello explicaría el que aquí la reforma agraria del periodo cardenista no llegara con la radicalidad ocurrida en otras regiones. asignadas exclusivamente a las uniones ganaderas. quienes en premio por sus servicios al gobierno durante la guerra cristera mantuvie­ ron las armas y con ello garantizaron. confirmación o ampliación de la dotación agraria. casas comunales y muchos otros servicios construidos con faenas. cami­ nos. y que los primeros maestros pagados por las propias comunidades a menudo han enfrentado la resistencia de los cacicazgos y autoridades municipales. frente al cual la cohesión interna se convirtió en un valor altamente socorrido y casi la única fortaleza interna en una condición de sobrevivencia y resistencia local. Desde las historias comunitarias y las que relatan sus pobladores de memoria es posible afirmar que las primeras escuelas fueron edificadas con su mano de obra y su trabajo. sino también por el acceso a los satisfactores propios de la vida en sociedad.indb 97 01/12/11 13:15 . trabajos y quehaceres cotidianos gracias a los cuales tienen escuelas. trámites y luchas. De ahí que cada comunidad realizara por separado alianzas. encarga­ dos de trámites agrarios que en las huastecas hidalguense y veracruzana eran simplemente asesinados.Ello llevó a un notorio retraimiento de las comunidades. se inició un proceso de reagrupamiento de la población en las cabeceras y barrios de pertenencia. Valga enfatizar que las comunidades constituyen la columna vertebral que a manera de red guardan y recrean continuamente el capital social. donde en torno al agua y otros servicios. así como por la construcción de caminos y puentes. la integridad física de sus representantes y comisionados encargados de los comités agrarios para solicitar reparto. desde donde los indígenas no sólo han luchado por la tierra. se inicia el proceso de construcción de infraestructura básica. que en ese momento se vieron relativamente aisladas para entonces abordar su lucha por la tierra en un entorno desfavorable. con recursos públicos y traba­ jo comunitario. mediante la expedición de guías para la compra venta.

sólo el 11 por ciento de la superficie total de 18 municipios de la huasteca potosina correspondían legalmente a la propiedad social (Ejidos y Comunidades Agrarias). Es el caso. que se produjeron en tan sólo dos décadas.disperso. 20 98 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. en todos los órdenes. y en dos superior al 78 por ciento. donde la superficie en propiedad privada en 1970 representaba el 70 por ciento del total de la tierra. Estas profundas transformaciones en cuanto a la concentración de la población en cabeceras y barrios con acceso a los servicios básicos. conectaban a la huasteca potosina con el puerto de Tampico. De esta manera y en el marco de la Nueva Ley de Aguas de 1973. por ejemplo. Ya desde la dé­ cada de 1960. para culminar un proceso de reforma agraria en el que la expropiación y redistribución de tierras de la zona de riego llamada Proyecto Pujal-Coy20 tuvo un papel relevante. desestructuró el poder de los grandes caciques y ganaderos de la región. de la vida comunitaria y las culturas indígenas. donde únicamente en dos municipios la propiedad social representa menos del 50 por ciento. para 1960 la propiedad social asciende al 32 por ciento. resultado de una permanente tensión frente a la autoridad y fuerzas externas. Todo ello gracias a su organización y su autogobierno.indb 98 01/12/11 13:15 . En la misma dirección apunta Gerardo Hernández para la zona teenek. p. 388. Con ello. mismos que frente al exterior han guardado un notable dinamismo. del gobierno federal. la propiedad social se amplía significativamente a costa de la propiedad privada. como efecto directo tanto del movimiento campesino como de las acciones expro­ piatorias del Estado para fines de irrigación. la proporción de tierra por tipo de propie­ dad tiende a invertirse. En 1950. y para 1980 pasó a representar sólo el 25 por ciento del total en sólo la década referida. mientras que en seis municipios es mayor al 50 por ciento. en una alianza no declarada pero sí fáctica con el movimien­ to campesino. No fue sino hasta la década de 1970 cuando la acción del Estado. se dejaron de lado las rutas de los arrieros y la navegación fluvial que. de los municipios de Ébano y Tamuín. A partir de la década de 1970. quedaron abiertas las nuevas rutas y condiciones para la articulación de las comunidades entre sí y con la cultu­ra nacional. 1981. mediante los ríos Moctezuma y Pánuco. al amparo de la inicial construcción de caminos y puen­ tes. la construcción de vías de comunicación y la propiedad de la tierra. y en 1970 es ya del 41 por ciento de la superficie total. que quedaron  Agustín Ávila. significaron la modificación.

En este sentido y al reconocer a las comunidades la calidad de sujetos de derecho público. etcétera. para constituirse como disposiciones legales. durante el 2003 se reforma el Artículo 9o. entre las que se pueden destacar. Así la ley se hace plenamente aplicable. con ello los efectos e impactos de la nueva legislación son inmedia­tos y aplicables.723 localidades con presencia de hablantes de len­ guas indígenas. la localidad como categoría censal que se refiere a unidades de asentamiento. y con ello sus actos de autoridad. y constituyó un impulso principal al reconocimiento de dere­ chos indígenas en todo el país.de lleno expuestas a la cultura y a las formas de organización nacional. cómo toman decisiones y cómo regulan su convivencia interna. En Chiapas. hemos identificado la existencia de 388 comunidades indígenas en el estado de San Luis Potosí. anexos.21 21  Efectivamente. Al reconocer las prácticas indígenas. de ahí que tanto sea la única entidad donde se reconoce a las policías comunitarias. el alzamiento indígena del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln) el 1 de enero de 1994 hizo visible la vigencia y el vigor del mundo indígena. Huelga decir que el padrón general de comunidades fue realizado y concluido por El Colegio de San Luis. ni de cómo se agrupan dichas localidades para integrar barrios. políticas y jurídicas indígenas que siendo compatibles con los derechos humanos rigen la convivencia comunitaria.indb 99 01/12/11 13:15 . o cómo es que reivindican sus derechos. se les está reconociendo como un cuarto nivel de gobierno. ni cómo reconocen su historia compartida o sus autoridades comunes. Constitucional y se emite su respectiva ley reglamentaria. desde entonces apli­ cables en alto grado. de las comunidades. Desde entonces se suceden en la entidad numerosas modifica­ ciones a los ordenamientos legales en materia indígena. secciones. inscritos en un padrón de comunidades. Si bien. De ello nos ocuparemos más adelante. se les está descriminalizando. el inegi registra en el censo del año 2000 que el estado de San Luis Potosí cuenta con 1. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 99 Book Organización política. Tampoco nos dice cómo esas comunidades están orga­ nizadas. La reforma indígena potosina se distingue por haber reconocido las prácticas sociales. tanto La Ley de Justicia Indígena y Comunitaria como el reglamento para el registro legal de las comunidades indígenas en un padrón. como que cuente por mandato constitucional con la identificación de los suje­ tos de derecho colectivo. A la iniciativa de “Los Acuerdos de San An­ drés Larráinzar” respondieron los cambios ocurridos a partir de entonces en San Luis Potosí. no da cuenta de la identidad comunitaria. mismos que se han sucedido en cascada y con coheren­cia jurídica. La configuración comunitaria en la actualidad En correspondencia con nuestro concepto de comunidad y la aplicación del principio legalmente establecido de autoadscripción.

hasta el caso de una de ellas que se integra por 45 barrios y anexos. La búsqueda  Totales de la clasificación de barrios con los que cuentan las comunidades al interior 22 Comunidades Comunidades Comunidades Comunidades Total unitarias de 2 a 5 barrios de 6 a 10 barrios de 11 y más barrios 217 110 32 29 388 comunidades 100 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. Por otra parte. mismo que nos ha ocupado desde el 2004. donde de las comunidades originales o cabeceras madre se desprenden barrios o anexos. a lo largo de los últimos cien años. Incluso. reproducción y fisión. secciones o barrios. el modelo más antiguo o colonial de comunidad indígena se compone de un centro o cabecera. distribuidas en 23 de los 58 municipios de San Luis Potosí. se convierten en nuevas cabeceras. Las historias comunitarias constatan que.indb 100 01/12/11 13:15 . Con mayor frecuencia las comunidades se integran por más de un asentamiento humano o localidad. encontramos que bajo el concepto de comunidad tienen cabida distintas formas de tenencia de la tierra. se ha podido establecer la identificación in situ de 389 comunidades indígenas autoadscritas. Hemos encontrado que el 77. eficiencia y equidad. como se ilustra en el siguien­te cuadro: Comunidades indígenas por tipo de tendencia de la tierra Comunidades agrarias Ejidos Propiedad privada Nuevo centro de Población Suma 147 185 37 19 388 Fuente: Proyecto “Padrón de Conunidades Indígenas”. responde a la búsqueda permanente de seguridad.Efectivamente. viven en comunidades de tipo plurilocal. ha ocurrido un proceso continuo de reproducción por fisión. a la manera de reproducción celular. y posteriormente algunos de ellos. que se componen de más de una localidad según la categoría censal del inegi. El Colegio de San Luis. según nuestros regis­tros actuales.22 es decir. a semejanza de lo que fue la República de Indios. en el estudio bajo mi cargo sobre el padrón de comuni­ dades indígenas en San Luis Potosí.73 por ciento de los indigenas. con sus anexos. Podría pensarse que la lógica de unidad. que después de un tiempo tam­ bién viven la separación y fragmentación.

de seguridad se corresponde a una percepción de la correlación de fuerzas
y a la conciencia sobre la protección que ofrece la vida comunitaria. Lo sustan­
tivo de la eficiencia se relaciona, a mi parecer, con las condiciones propias y
efectivas del autogobierno y los medios y prácticas de control social.

¿La comunidad indígena como un poder local?
Comunidad frente a localidad
Como antes indicamos, las comunidades se constituyen esencialmente por
una población arraigada en uno o varios asentamientos y sujeta voluntariamente
a una misma autoridad, donde en distintos grados comparten lengua, cultura y
un auto reconocimiento como miembros de una colectividad con una historia
compartida y sobre todo con derechos y obligaciones asociados, con visiones,
valores e intereses compartidos bajo un mismo techo o espacio territorial.
La falta de consideración a la frecuente composición de una comunidad
articulada por varias localidades representa una aberración extendida a las
políticas públicas y privadas, que de esta manera ignoran y posiblemente
combaten el capital social depositado al interior de las comunidades, mismo
que ha sido construido a lo largo del tiempo y guarda potencialidades indis­
pensables para el buen gobierno y desarrollo.
Disponen, con independencia del tipo de propiedad agraria, de un
espa­cio territorial identificado, donde los conflictos por linderos, tanto en­
tre las comunidades como entre los barrios de una misma comunidad, se
resuelven y concilian cuando se descarga con claridad el asunto de ¿a
quién le deben sus contribuciones, faenas y servicios comunitarios en el
sistema de cargos? Con ello se revela que más que sobre la tierra, la discusión
es, en el fondo, sobre la jurisdicción de una autoridad local, pues efectiva­
mente la comunidad ejerce un grado de sujeción sobre sus miembros in­
tegrantes, ya que consideran que no hay derechos sin obligaciones y, al
mismo tiempo, no hay obligaciones sin derechos. En el mismo sentido se
ha encontrado que, por ejemplo en el municipio de Tanlajas, la entrada del
Procede fue aprove­chada por las asambleas comunitarias para redistribuir
la tierra de manera más equitativa e incorporando a los jóvenes.
Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 101

Book Organización política.indb 101

01/12/11 13:15

La organización interna y estructura de mando, como componentes del
poder público local son claros y están presentes en todas las comunida­
des; de ello se da constancia, a manera de ejemplo, con algunos gráficos de
la organización comunitaria que revelan los sistemas de cargos y jerarquías
de autoridad entre nahuas, huastecos y pames.
El primer caso y que puede considerarse extremo, es el de la comunidad
pame de “La Palma”, pues tratándose del ejido más grande del estado de San
Luis Potosí, encontramos que se integra por 43 localidades denominadas
anexos, de los cuales una parte se sitúa en el municipio de Tamasopo y la
otra en el municipio de Rayón. En conjunto, la comunidad de “La Palma”
alberga una población total de 7  024 personas. Tiene un estatus legal de
ejido y según la historia oral y las referencias documentales consultadas,
esta comunidad fue creada en 1669 y, desde entonces, ha vivido numerosas
vicisitudes, como el haber sido tierra comunal, cabecera municipal y parte
de una hacienda, hasta que la propiedad agraria se regularizó como ejido en
1924, una vez que se le restituyeron las tierras de las que habían sido
despojados.
Territorio de la comunidad pame de “La Palma”
municipios de Rayón y Tamasopo, S.L.P.

102 • Agustín Ávila Méndez

Book Organización política.indb 102

01/12/11 13:15

Book Organización política.indb 103

01/12/11 13:15

Barrio
Rancho Nuevo

Barrio
Las Canoas

Barrio Abinito
de Caballete

Barrio Cañón
de la Vígen

Barrio
El Obispito

Barrio
El Carnero

Barrio
Tierras Coloradas

Barrio
El Epazote

Barrio
La Vieja

Barrio Vicente
Guerrero

Barrio
Vallecitos

Barrio Pozo
del Sauz

Barrio
Las Marías

Barrio
El Nogalito

Comités

Barri
Las Guapas

Barrio
La Escondida

Barrio
La Cebadilla

Barrio
La Brecha

Barri
El Piruche

Barrio
Puertecitos

Barrio
Naranjito

Barrio
La Alberca

Barrio
Copalillos

Policías

Educación Inicial
Secundaria
Telesecundaria
Preescolar
Telepreparatoria
Casa de Salud
Clínica
Oportunidades
Procampo
Agua
Electrificación
Camino
Tienda
Comunitaria

Comités
Institucionales

Tamasopo, S.L.P.

Barrio Sabinito
de los Orozco

Asamblea
General

Representante
de Comisariado

Barrio
Huizachal

Juez Auxiliar
Propietario
Suplente de Juez
Auxiliar

Juez
Auxiliar

Barrio
Pozos Cuates

Representante comisariado

Barrio Tanque
del Borrego

Barrio Rincón
La Mohonera

Barrio
Puerto Verde

Juez Auxiliar

Barrio
La Cuchilla

Barrio Rincón
de Ramírez

Barrio
La Palma Centro

Representante
de asuntos
indígenas

Barrio Sabinito
Quemado

1
Comandante
2 Mayules

Delegado
Municipal

Barrio
La Manzanilla

Presidente
3 Secretarios
2 Suplentes

Presidente
Secretario
Tesorero
3 Suplentes

Gobernador
Tradicional

Barrio
Aguapuerca

Consejo de
Vigilancia

Comisariado
Ejidal

Agraria

La Palma

Organización y sistema de cargos de la comunidad pame de “La Palma”

Barrio Nueva
Reforma

Barrio Laguna
del Saucillo

Barrio
El Carrizo

Barrio
Cuesta Blanca

Barrio Sabinito
Tepehuajal

Capilla
Presidente
Secretario
Tesorero

Comités
Internos

Para ilustrar una comunidad huasteca o teenek, optamos por presentar
el caso de una comunidad plurilingüe de la sierra alta, ubicada en el muni­
cipio de Aquismón, donde si bien predominan los teenek, hallamos tam­
bién hablan­tes de pame y de español. De los nueve barrios que constitu­
yen la comuni­dad, encontramos que en seis la primera lengua es el teének
o huasteco, mientras que en dos (La Mesa y La Reforma) la primera lengua
es el pame, y que en el barrio de El Sabino el español es la primera lengua.
Territorio de la comunidad Teenek de “Tanzozob”
municipio de Aquismón, S.L.P.

Como se ilustra en la siguiente figura, los nueve barrios y sus lenguas
integran una sola comunidad y una estructura de autoridad y sistema de
cargos común:

104 • Agustín Ávila Méndez

Book Organización política.indb 104

01/12/11 13:15

Book Organización política.indb 105

01/12/11 13:15

Barrio
Yerba
Buena

Delegado
Municipal

Delegado
Municipal

Presidente
Suplente
Secretario
Tesorero

Presidente
Suplente
Secretario
Suplente
Tesorero
Suplente

Barrio
Jaguey
Cerrado

Consejo de
Vigilancia

Comisariado
de Bienes
Comunales

Delegado
Municipal

Barrio
La Mesa

Agraria

Delegado
Municipal

Barrio
La Brecha

Juez Auxiliar
Propietario
7 Mayules

Juez Auxiliar

Delegado
Municipal

Barrio
El Puerto

Salud
Electrificación
Sub comité dif
Consejo de
Desarrollo
Social
Mpal.
Agua
Tienda
Comunitaria
Café
Preescolar
Primaria
Secuandaria

Comités
Institucionales

Asamblea
General

Delegado
Municipal

Barrio
La Reforma

Camino
Iglesia Católica
Danza

Comités
Internos

Organización y sistema de cargos de la comunidad teenek de “Tanzozob”

Delegado
Municipal

Barrio
El Sabino

Para el caso nahua elegimos la comunidad de “Santiago”, la cual tiene
un estatus legal de comunidad agraria y se ubica en el municipio de Tama­
zunchale. Su nombre es en honor de “Santiago apóstol”, patrono de la
comunidad. El año de fundación se remonta hacia 1750. Cuenta con una su­
perficie de 2, 914 hectáreas y de acuerdo con la información proporcionada
por sus autoridades, la población total es de 9, 051 habitantes. Cuenta con
21 barrios cuya composición territorial y la ubicación de los distintos asen­
tamientos que la integran se ilustra en la siguiente gráfica.
Territorio de la comunidad nahua de “Santiago”,
municipio de Tamazunchale, S.L.P.

Como indicábamos antes, las comunidades en propiedad privada guardan
una estructura interna con un patrón semejante, donde la diferencia es que
no hay presidente del comisariado ejidal o de bienes comunales ni su respec­
tivo consejo de vigilancia. El caso ilustrativo es el de la comunidad nahua
de Arroyo de Enmedio del municipio de Axtla, mismo que cuenta con dos
barrios que la integran.
106 • Agustín Ávila Méndez

Book Organización política.indb 106

01/12/11 13:15

Organización y sistema de cargos
de la comunidad nahua de “Arroyo de Enmedio”
Asamblea
General

Delegado
Municipal
1er. Suplente
2do. Suplente

Juez
Auxiliar
Juez Auxiliar
Propietario
1er. Suplente
2do. Suplente
Secretario

Comités
Institucionales

Comités
Internos

Casa de Salud
Tercera Edad

Camino
Capilla Católica

dif

Oportunidades
Electrificación
conafe

Educación
Pre-escolar
Primaria
Telesecundaria

Barrio
Cuatecoyo

Barrio
El Saucito

Comités

Comités

Sistema de autoridad, justicia y representación
A propósito de la existencia de un cuerpo organizado de autoridad y un sis­
tema de cargos y gobierno local encontramos que, como se ha ilustrado
antes, cada comunidad cuenta con un sistema de autoridad y cargos, donde
sus miembros cumplen con una responsabilidad de funcionarios sin retri­
bución económica y, en muchos casos, el ejercicio de los cargos supone
el patrocinio individual.23
Se trata de una organización interna sólida y eficiente, con capacidad
para autorregularse. En efecto, frente a la visión general que reduce la repre­
sentación comunitaria a una ambigua e indefinida autoridad tradicional, en
las comunidades indígenas potosinas encontramos una estructura de
orga­nización (sistema de cargos secularizado) basada en principios consisten­
tes. La participación en las tareas del bien común alcanza proporciones
que involucran entre 10 y 15 por ciento de la población total de cada comuni­
dad, que participan en el gobierno comunitario indígena local. Ello se pue­
de inscribir en lo que Robert Putman ha llamado el “capital social”.
 Pedro Carrasco, 1991.

23

Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 107

Book Organización política.indb 107

01/12/11 13:15

Encontramos una estructura interna de cargos con hasta siete niveles de
autoridad. Cargos a los cuales, en general y por tradición, se accede median­
te un sistema escalafonario, el cual permite que quien llega al nivel más
alto es porque cuenta tanto con una experiencia como con la habilidad y la
solvencia moral para ser elegido. Valga señalar, a manera de epígrafe, que
cuando se inquiría al respecto, en algunas comunidades se nos decía que un
criterio para ser elegido como autoridad superior era que se tratara de una
persona con buen trato, conciliador y que no golpeara con las palabras.
Ciertamente también encontramos que en cargos como el de Mayul para
los teenek, o Tequihuas para los nahuas, que fungen como citadores, avisa­
dores y/o policías, el criterio de elección favorece a los jóvenes, quienes
cuentan con la fuerza física para andar los caminos notificando y para dete­
ner y someter a los transgresores del orden establecido. Ha ocurrido que,
recientemente y a partir del creciente proceso de migración internacional
entre los indígenas potosinos, se opta por elegir a personas que después de
años de experiencia migrante y con otros conocimientos, accedan a cargos
de alta jerarquía sin haber cumplido con todo el escalafón. Los criterios y
mecanismos varían de comunidad a comunidad, de sus circunstancias y de
sus ensayos. No obstante, en todos los casos, el sistema de cargos y las funcio­nes de autoridad son una muestra clara del proceso de adaptación y re­
creación de la organización social de las comunidades indígenas.
Es de mencionarse la dinámica y los instrumentos utilizados por las auto­
ridades comunitarias para la autorregulación y el cumplimiento de las fun­
ciones de su cargo. Van desde el uso de sistemas de radiocomunicación para
proporcionar y recibir información, comunicar problemas y solicitar ayuda
al municipio, hasta la existencia de cuerpos de policía y guardias rurales que
se encargan de proteger el entorno y la seguridad de sus miembros. De esta
manera, encontramos amplios cuerpos de policía comunitaria24 que en un
solo caso comprenden hasta cuarenta personas de la comunidad; mien­
tras que en algunos municipios el cuerpo de policía municipal no rebasa a
las quince personas; o bien, bajo otro criterio, hay un policía por cada mil
quinientos habitantes. Los guardias rurales merecerían un capítulo aparte,
24
 San Luis Potosí es la única entidad del país que reconoce legalmente la existencia de la
“policía comunitaria” y la figura de la “detención preventiva”. Ver Reforma al artículo 9o. Consti­
tucional, Ley Reglamentaria del Artículo y Ley de Administración de Justicia Indígena y Comu­
nitaria del Estado.

108 • Agustín Ávila Méndez

Book Organización política.indb 108

01/12/11 13:15

pues en San Luis Potosí es una figura que tiene más de sesenta años de exis­
tencia; cuentan con licencia para el uso de armas reglamentarias del ejército,
son elegidos para su cargo por la comunidad y se sujetan al mando de la
autoridad comunitaria; ejercen su cargo de manera honorífica, se encar­gan
no sólo de prevenir robos y asaltos, sino ahora también de garantizar la
seguridad de las personas cuando acuden a las cabeceras municipales para
cobrar los subsidios gubernamentales, como Procampo y Oportunidades.
El sistema de autoridad comunitaria cuenta con un amplio y ordenado
cuerpo de funcionarios cuya jerarquía alcanza hasta siete niveles, como se
ilustra en el siguiente cuadro:
Nivel de jerarquía del sistema de cargos de la autoridad local
en las comunidades indígenas de San Luis Potosí
Nivel

Cargos

1

Asamblea General-Asamblea Agraria-Asamblea de Autoridades-Asamblea
de Barrio
Comisariado Ejidal o de Bienes Comunales (presidente, secretario, tesorero
y suplentes)
Consejo de Vigilancia (presidente, secretario, tesorero y suplentes)
Gobernador Pame
Juez Auxiliar (1er. juez, 2o. juez y 3er. juez)
Delegado Municipal (propietario y suplente)
Comandante-subcomandante y cabo
Policías y guardias rurales
Tequihuas-mayules-vocales-citadores-notificadores
Comités

2

3
4
5
6
7

Fuente: Proyecto “Padrón de Comunidades Indígenas”, El Colegio de San Luis.

Por otra parte, indicamos dos cargos más en el sistema de autoridad
comunitaria: los jueces auxiliares y los delegados municipales. No podemos
omitir un hecho significativo: el cargo de delegado municipal no está reco­
nocido en ley alguna, ni está presente en todos los municipios y comunida­
des; parecería predominante entre los nahuas, pero no exclusivo. Se trata,
pues, de una autoridad de hecho, que en la práctica es reconocida por las
autoridades municipales como interlocutor válido; cuenta con sello y cumple
todos los protocolos de la autoridad. En cuanto a los jueces auxiliares,
mucho queda aún por investigar, sin embargo, podemos decir que corres­
ponderían, en promedio, seis jueces auxiliares a cada comunidad indígena
como lo muestra el siguiente cuadro.
Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 109

Book Organización política.indb 109

01/12/11 13:15

pues de otra manera los datos y/o elementos aislados inducen a visiones ambiguas sobre la autoridad indígena. para la atención de éste. civil y familiar. penal.Jueces auxiliares y delegados municipales en comunidades indígenas Municipios Comunidades indígenas Localidades Jueces auxiliares Delegados municipales 23 388 1  369 2  366 990 Fuente: Proyecto “Padrón de Comunidades Indígenas”. quienes se ocupan de los asuntos agrarios. Cuentan con una policía comunitaria y 110 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. conflictos. distinguiendo ámbitos o campos interdependientes. puede concurrir. hay cuestiones que en definitiva son turnadas a la asamblea de barrio o a la asamblea general. un grupo ampliado de autoridades de distinto nivel y ámbito. En las comunidades indígenas en San Luis Potosí. como un sistema. lengua y cultura deben entenderse como un todo integrado. generalmente cuando se trata de ejidos o comunidades agrarias. articulado e interdependiente. aguas y espacios colectivos en general. Organización social. los rituales y un calendario anual festivo-ceremonial interminable. integra en conjunto una jurisdicción propia desde donde se establece un sistema de representación y toma de decisiones. El sistema de autoridad y justicia en las comunidades indígenas integra una condición variable de derechos y obligaciones. derechos de paso (servidumbres) y otros vinculados con el uso común de bosque.indb 110 01/12/11 13:15 . por ejemplo. es el juez auxiliar o delegado muni­ cipal quienes atienden problemas agrarios de linderos. Todo ello. a la que reducen simplemente bajo el término de “autoridad tradicional”. controversias y faltas o delitos se depositan principalmente en la figura del juez auxiliar y en la del delegado municipal. Los asuntos en materia admi­ nistrativa. encontramos que de acuerdo con el tipo y el tamaño del problema. No obstante. costumbre jurídica. autoridad. son atendidos por el comisariado ejidal o de bie­ nes comunales. las faenas. En ese mismo sentido. las atribuciones direc­ tas para atender y resolver los asuntos vinculados a las disputas. El Colegio de San Luis. Disponen de institucio­ nes y prácticas propias como la faena. costumbre jurídica e instituciones que regu­ lan la acción colectiva como. En el caso de las comunidades en propiedad privada. es decir.

y para velar por la seguridad de sus miembros. no se puede intervenir. faltar el respeto a una mujer o a cualquier persona. para poner en juego un conjunto de recursos comunitarios que se aplican para el bienestar colectivo.L. encontramos que: Las autoridades consideran como delitos menores el agredir a una persona.. calumnias. Esto es. chismes.L. lesiones leves.con mecanismos para tomar acuerdos.indb 111 01/12/11 13:15 . en coordinación con el comi­ sariado y el consejo en colegiado. se reporta el siguiente procedimiento: Las autoridades de la comunidad consideran faltas o delitos menores riñas entre vecinos. es decir. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 111 Book Organización política. faltas y delitos de lo que consideran el ámbito interno. agredir a un menor. de los municipios de Tamasopo y Rayón. con la que por lo general lamentablemente se les asocia. chismes. andar en estado de ebriedad. el que interviene para su solución es el juez auxiliar y lleva a cabo el siguiente procedimiento: cita a las partes y trata de conciliar. si el acusado es culpable se le obliga al pago de los daños y a que se comprometa a no seguir afectando a la gente. tene­ mos que en la comunidad teenek de “Xolol” perteneciente al municipio de San Antonio. En la comunidad pame de “La Palma”. S.P. si hay un culpable se le asigna una multa y reparación del daño y se levanta el acta correspondiente. Así. escándalo en la vía pública. mediante el siguiente procedimiento: si no hay queja. atienden y resuelven a su manera. Para ilustrar lo anterior. de su competencia y facultades propias. el que interviene para la solución es el juez auxiliar. S. vienen a deslindar a la justicia indígena con la justicia por propia mano. que por lo regular llaman a los implicados para que se pongan de acuerdo. robos pequeños. algún robo menor.. a veces el quejoso también recibe llamada de atención porque interpone una queja sin fundamento. sólo en caso de que exista un “quejoso” actúan las autoridades. con capacidad para asegurar un orden social. Los casos referidos al expresar un debido proceso de juicio con derecho de audien­ cia y réplica.P. haremos una breve referencia sobre el procedi­ miento y mecánica practicada en algunas comunidades para tipificar y atender faltas y delitos que consideran en su esfera interior de competencia. cuentan con un gobierno local propio y relativamente autónomo. los conflictos.

indb 112 01/12/11 13:15 .En la comunidad nahua de “Xochicuautla” del municipio de Tampacán. Contamos con algunos datos cuan­ titativos que muestran. lo que indica que no se trata de casos aislados. éste cita a las partes. se aplica un multa de $50. Huasteco o Teenek San Martín Chalchicuautla. El Colegio de San Luis.P. que las mujeres llegan a ocupar cargos del más alto nivel comunitario. Nahua Tamazunchale-Nahua Axtla-Nahua Santa Catarina-Pame Valles-Teenk Ébano-plurilingüístico Huehuetlán-Teenek Matlapa-Nahua San Antonio-Teenek Tamasopo Rayón-Pame Suma Número total de comunidades Número de comunidades donde una mujer ocupa cargos superiores 8 19 43 32 31 8 10 2 11 13 10 1 188 1 4 5 9 8 1 3 2 3 4 2 1 43 Fuente: Proyecto “Padrón de Comunidades Indígenas”.00 según el delito y si no se resuelve lo pasa con el delegado. pelea sin sangre. problemas familiares.. 112 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. encon­ tramos a las mujeres en cargos superiores en 43 de las 188 comunidades consideradas. tal vez como un fenómeno relativamente reciente. naranja.L. se registra que: Las autoridades de la comunidad consideran como faltas o delitos menores escándalo en la vía pública. si el delegado no lo resuelve lo turna al municipio con el síndico municipal. Por otra parte. Así.00 a $200. Pame Aquismón. robos pequeños (maíz. para su solución se lleva a cabo el siguiente procedimiento: se presenta una queja con el juez. el que interviene para la solución es el juez auxiliar y el delegado. Acceso de las mujeres a los cargos superiores en comunidades de trece municipios Municipio y lengua indígena predominante Santa Catarina. si lo resuelve se levanta acta. lo que significa que en el 22 por ciento de las comunidades las mujeres ocupan cargos comunitarios de nivel superior. chismes. en doce municipios con predominancia de hablantes de lengua indígena. la participación de la mujer en el sistema de cargos de la autoridad indígena es un asunto complejo. en ocasiones participan el comisariado y el consejo. S. gallinas). trata de resolver el pro­ blema.

Esto generó que los habitantes del lugar los rodearan. S..indb 113 01/12/11 13:15 . entre otros. reportero. si bien disminuida.L. en la comunidad teenek de la Loma. informó que […] se tuvo una reunión con los representantes comunitarios y jueces auxiliares. Juan Javier Bautista Fernández. la inter­ vención de la policía comunitaria impidió un acto arbitrario y brutal por parte de la policía municipal. por abuso de autoridad […] cerca de las 02:00 horas del domingo un grupo de uniformados de la preventiva al mando del Comandan­ te Jesús Vidales.” Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 113 Book Organización política. lunes 17 de septiembre. 2007. Tomás Remigio de 18 años de edad. llegó al lugar para realizar una revisión a los asistentes.” 26  Diario Huasteca Hoy. El afectado dijo que presentará la denuncia correspondiente.Conviene presentar. El síndico municipal. En ese momento Timoteo se acercó y los policías municipales inmedia­tamente le pusieron las esposas y lo jalonearon. Mario Castillo. Graciela Velásquez reportera. sólo para bajarles dinero. ante la brutalidad con la que era sometido. 2009.A partir de este fin de semana quedó prohibida la venta de bebidas alcohólicas en la comuni­ dad de La Loma. las autoridades y la asamblea comunitaria participan activamente en la regulación de la venta de bebidas alcohólicas. porque no puede quedar impune el delito cometido por los gendarmes. para impedir que se llevaran al joven ya que sólo estaba sentado y no había cometido delito alguno. al amparo de la nueva legislación estatal en materia de derechos y cultura indígena. Por ejemplo. a la práctica. En ese mismo sitio se encontraba el hermano de Timoteo. “Aquismón. 25  Diario Huasteca Hoy.. junio 30. Se trata de casos cotidianos que resultan ilustrativos del peso de la acción comunitaria ante los municipios.Vecinos de la comunidad de Tancuime. ponen así un alto. municipio de Tanquián. a manera de ejemplo sobre cómo se articula el poder comunitario con el exterior y de manera preponderante con el muni­cipio. de obtener productos y trabajo indígena a cambio de bebidas embriagantes. municipio de Aquismón. Golpearon a dos per­ sonas sin razón en un baile y la policía comunitaria impidió la arbitrariedad de los municipales.25 La cuestión es que la nueva ley de alcoho­ les en su adaptación a la reforma constitucional estableció que es necesa­ rio el consentimiento de la asamblea general para otorgar un permiso para la venta de bebidas alcohólicas. Ahí los habitantes de la comunidad decidieron por unanimidad prohibir de forma permanente la venta de cerveza y todo tipo de licores o bebidas embriagantes.P. En la comunidad teenek de Tancuime. intervinieron los policías de la comunidad e impidieron que se cometiera una injusticia con él. pues sin ésta podrían haber sido acusados entre otras cosas. que en vez de andar correteando delincuentes actúan contra gente indefensa. por lo que se cancelarán todos los permisos o licencias para la venta de estos productos. que de manera sorpre­ siva fue jaloneado y tirado al suelo por los uniformados. algunos sucesos registrados recientemente en la prensa y en campo. presentarán demanda ante el Agente del Ministerio Público y una queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (cedh) contra el comandante y elementos de la Policía Municipal.26 Los policías comunitarios estaban actuando dentro de su jurisdicción y en un asunto de su competencia como lo establece la ley indígena. “Tanquián.

Municipio de Xilitla. pues de acuerdo a lo relatado por los mismos. además acusan al supervisor de la zona. según ellos. Fernando Roque Cruz […] Des­ pués de varias horas los presentes acordaron nombrar a un nuevo director para el plantel. 2006. las auto­ ridades comunitarias lograron deponer al director y a profesores de una escuela primaria.indb 114 01/12/11 13:15 . Ramón Ramírez Martínez. Intervención de la juez auxiliar mujer logra fregar al síndico municipal.P. “Aquismón. como presión tras una cadena de irregularidades por parte de los profesores de la institución. quienes liberaron a un agresor que. que­ dando al frente la profesora Julia de la Cruz. el síndico Luis Astello Espinoza.En una clara violación a su encomienda como servidor público. el agresor. Alfredo Lara reportero. […] pues a la misma oficina llevaron al joven acusado. cobró indebidamente mil 400 pesos a humilde mujer por la expedición de un acta de defunción de un familiar.Alrededor de 300 indígenas de la comunidad de Tancuime. justicia para los macheteados. […] La corrupción del funcionario fue denunciada ante el alcalde Efrén Barrón Ramos.” 29  Diario El Mañana de Valles. 2009. el comisariado ejidal Otilio Corona Bocanegra. reportero. Macedonio García García y el juez auxiliar. por la misma afectada Valentina Dorado Almanza y la juez auxiliar Reyna Alvarado Dorado de la comunidad Quelabitat Calaba­zas. el Síndico Municipal es obligado a reintegrar recursos indebidamente cobrados. en el pago quin­ cenal del Síndico municipal. el joven tiene antecedentes penales y “ya ha hecho varias”. mientras que los profesores referidos fueron reubi­ cados en otras escuelas. La misma comunidad presionó a la autoridad municipal y al ministerio público. 28  Diario El Mañana de Valles. de querer imponer como director a Humberto Márquez Correa.L. 11 de octubre.27 En el municipio nahua de Tanlajás se reporta que por la intervención de la Jueza Auxiliar de la comunidad de Quelabitat Calabazas. Graciela Velásquez reportera. pues el pasado miércoles fue libe­ rado un joven que lesionó a dos con un machete y fue puesto en libertad después de haber paga­ do una fianza de mil 500 pesos […] Al darse cuenta. perteneciente a este municipio.El pasado miércoles más de 50 padres de familia se manifestaron en las instalaciones de la Escuela Primaria “Ignacio Zaragoza” de la comunidad Soledad de Zaragoza.. llevado por la comunidad ante la misma autoridad que lo liberó. amenazas y obstrucción de la justicia.. 2008. los campesinos decidieron este jueves. machete en mano.28 Es también el caso de la supervisión a los maestros. “Tanlajás. la cual debió ser entregada en un término de 24 horas y de forma gratuita.de usurpación de funciones. 24 de mayo. La comuni­ dad depone al director de una primaria por irregularidades. profirió varias heridas a dos vecinos de la misma comunidad y. Ignacio Olvera Mar. ordenando la autoridad el descuento del dinero mal obtenido. Los inconformes eran encabezados por el presidente de la sociedad de padres de familia. que a manera de contralo­ría social y que por ley las comunidades tienen derecho a ejercer. “Xilitla. se comprometió a pagar los gastos médicos de los agredidos.29 27  Diario El Pulso. S. se manifestaron en la oficina del Ministerio Público del lugar en demanda de justicia. el cual dijo que pagaría los gastos médicos solamente. en la comuni­ dad nahua de Soledad de Zaragoza. aseguraron.” 114 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. 27 de enero... el presidente del conse­jo de vigilancia. Tonathiú Recendiz. exigir. sin respetar las decisio­ nes de éstos.

pues un ejidatario decidió cancelar una servidumbre de paso. Frente a este planteamiento y con la ley en la mano. en su mayoría.Por último.indb 115 01/12/11 13:15 . aprobada el 9 de septiembre del 2003. que al parecer no sabían de la existen­ cia de la ley. Las comunidades frente al municipio Durante el último tercio del siglo pasado asistimos a la emergente aparición de nuevas presencias y liderazgos indígenas que. que ciertamente atravesaba su parcela y era utilizada por otros ejidatarios para acceder a las propias. La asamblea y autori­ dades formularon un planteamiento apelando a la ley indígena: […] de acuerdo a la Ley Reglamentaria sobre los derechos y la cultura indí­ gena. El conflicto se inició el 20 de febrero de 2008 y su resolución reabriendo el paso de acceso implicó buena parte del año. dado que tanto la presidencia municipal como el visitador de la Procuraduría Agraria correspondiente al municipio de San Vicente Tancualayab en principio daban la razón al ejidatario que clausuró el paso. un hecho medular es que las comunidades despliegan prácticas democráticas para ejercer su autorregulación que. al mismo tiempo. sección tercera articulo 17 dice: Se reconoce a la asamblea general como la máxima autoridad de las comunidades indígenas. regular y solucionar sus problemas y conflictos y decidir sobre las activi­ dades de beneficio común. a través de la cual elegirán de acuerdo con sus normas y procedimientos. eleva la gobernabilidad local. se forma­ Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 115 Book Organización política. en cuanto al valor del capital social. terminaron por dar razón y asentar en acta del 30 de noviembre de 2008 el derecho de la comunidad a mantener la servidumbre de paso. la mediación y los juicios orales. sin embargo la asamblea comunitaria y todas las autoridades apela­ron esa definición. artículo 9o. presentamos el caso de la comunidad huasteca o teenek de Lázaro Cárdenas en el Municipio de San Vicente Tancuayalab donde se suscitó un conflicto por paso de servidumbre. Podemos decir que en algunos aspectos las comunidades indígenas y su sistema de gobierno van por delante de la sociedad nacional. a la autoridades o representantes para el ejercicio de sus formas propias de gobierno interno. los involucrados del municipio y Procuraduría Agraria. noveno del capitu­ lo II. dado que además tanto el Comisariado Ejidal como el Juez Auxiliar eran imputados por alterar el orden. Más allá de otros nume­ rosos temas que se pueden desprender del asunto en cuestión.

De esta manera. desde 1968. Mención particular amerita el gobierno municipal de San Antonio. pero que desde 1968 inauguraron su acceso a la titularidad de algunas presidencias municipales.indb 116 01/12/11 13:15 . con algunos intervalos. Encontramos que en San Antonio.30 La presencia y capacidad de presión comunitaria hacia los municipios está asociada a dos factores: por una parte al peso demográfico y por la otra. desde la década de 1990 es que los indígenas han accedido al más alto nivel del poder municipal. o dicho en otras palabras. Santos Pedro Hernández Gutiérrez Romualdo Bautista Guadalupe Leocadio Martínez Santiago Guadalupe Rivera Rivera Diego Alonso Luisa José Salomón Hernández Reina José Esteban Ana Felipe Alberto Rosas Pablo Santiago Antonia Domingo Rodríguez Martell Bonifacio Hernández Vicente Efrén J. Ascensión Cantú Cecilio Filemón Rosas María del Carmen P.ron en la lucha por la tierra de la década de 1970. a la consistencia de la estructura interna. 116 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. Matlapa (Nahua). encontramos que la aparición de presidentes municipales indígenas corresponde a los municipios donde la mayoría de la población. es decir. a la capacidad organizativa. El Colegio de San Luis. Lengua Periodo Pame Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Náhua Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Teenek Náhua Náhua Náhua 1992-1994 2005-2006 1968-1970 1977-1979 1980-1982 1989-1991 1995-1997 2000-2003 2000-2003 1977-1979 1983-1985 1986-1988 1989-1991 1994-1997 1997-2000 2000-2003 2007-2009 1997-2000 2002-2003 1992-1994 Fuente: Proyecto “Padrón de Comunidades Indígenas”. donde los hablantes de lengua Teenek representan más del 90 por ciento de la  Presidentes Municipales indígenas en San Luis Potosí 30 Municipio Alaquines Aquismón San Antonio San Antonio San Antonio San Antonio San Antonio San Antonio San Martín Chalchicuautla Tanlajas Tanlajas Tanlajas Tanlajas Tanlajas Tanlajas Tanlajas Tanlajas Matlapa Tamazunchale Tamazunchale Nombre del Presidente Tomas Aguilar I. En otros municipios como Alaquines (Pame). Tamazunchale (Nahua) San Martín (Nahua) y Aquis­ món (Teenek). mientras que en Tanlajás desde 1977 predominan los ediles indígenas. los presidentes municipa­ les son indígenas o hablan el Teenek. más de la mitad de sus habitantes mayores de cinco años son hablantes de lengua indígena (hli). Felipe Cruz Martínez J. Barrón Ramos Benjamín Sagahón Medina Cristóbal Medina Antonio Justino Hernández Hilaria.

concilien. resuelvan. que son turnados al gobierno municipal. todo aquello que choque con su idiosincrasia. Nos parece observar que ahí donde la correlación de fuerzas no es favorable a los indígenas frente a la justicia ordinaria de los poderes municipal. que no obstante tienen en común el haber impuesto por su fuerza figuras como las del delegado municipal que. Siendo entonces el Ayuntamiento de San Antonio un go­ bierno municipal indígena. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 117 Book Organización política. garanticen el debido proceso. Es decir. al amparo del gobierno indíge­ na integrado por ellos mismos y en quien depositan un amplio margen de confianza. donde las fronteras comunitarias no son inamovibles. se entiende que las autoridades comunitarias indígenas se ocupen directamente de las faltas administrativas únicamente. Todo ello en un marco que atañe a factores de unidad o de riesgo. es formalmente reconocida por los ayunta­ mientos y funcional al sistema de gobierno indígena. cuando es el caso. estatal y nacional.población mayor de cinco años del municipio. que antes fuera República de Indios. el Ayuntamiento de San Antonio se compone y funciona bajo los mismos principios que hemos descrito para la autori­dad de una comunidad indígena. es decir. De ahí se deri­ van prácticas. para que los atiendan. hagan justicia y. aparentando asumir y aceptar las reglas externas y. simple­ mente avasallador. mas no de los delitos. sus doce comunidades proponen y aportan un determinado número de funcionarios para el cabildo y sus carteras. partidarias. el hecho de haberse electo presidentes indígenas en los municipios mencionados constituye un indicador de la creciente fuerza indígena en varios municipios. al margen de las hegemonías mestizas. sino que tienen la flexibilidad necesaria para adaptarse a las circunstancias.indb 117 01/12/11 13:15 . pesos e incidencias variadas. estando al margen de la ley. también indígena. cada comunidad tiene derecho a disponer y designar a los funcionarios que habrán de ocupar una o varias carteras y/o regidurías del gobierno municipal. se sigue recurriendo a la estrategia histórica de disfrazar su estructura interna y su sistema de toma de decisiones. minimi­ zando los riesgos. guardarlo como secreto comunitario. se mantienen atrincherados en prácticas inter­ nas. evitando el desgaste permanente frente a un poder sobre ellos. religio­ sas o sindicales. Más allá de este alcance logrado en San Antonio. Resulta que en conjunto.

la defensa colectiva y la construcción de consensos es histó­ rica. regulan acciones cotidianas del magisterio y. abuso de autoridad e incluso. uno de los elementos más sobresalientes de la nueva legis­ lación es que descriminalizó las prácticas indígenas compatibles con el respe­ to de los derechos humanos. en su caso. En resumen. sean de orden municipal. De ahí entonces que regularmente cada comunidad se constituya como un poder local competente para establecer alianzas. De otra manera. donde ocurren un conjunto de procesos políticos y sociales que constituyen poderes locales.A manera de conclusiones Es justamente en esas comunidades indígenas. y para dotar legalmente a sus autoridades de la facultad para mandar y hacerse obedecer. encontramos como una constante de la historia en las huastecas la presencia de comunidades indígenas que persis­ ten conservando sus sistemas propios de organización y de gobierno. las autoridades indígenas se habían vuelto sujetas a ser acusadas de usurpación de funciones. negociar. que puede ser equiparable a secuestro. al concebirse la ley como no excluyente implica y sujeta a todos los miembros de la comunidad. y cuando es el caso. En otro sentido. en su caso. ahora legalmente respaldados en la nueva legislación. regidores y sobre todo. fuente de resistencia y de reproducción contemporáneas. En distintos grados y modalidades. Esa capacidad ha sido sustancialmente abonada por el marco jurídico que les ha conferido expresamente la competencia para inter­ venir frente a determinadas faltas y delitos.indb 118 01/12/11 13:15 . que en varios casos han tenido la capaci­ dad de poner o deponer presidentes municipales. de privación ilegal de la libertad. así como de re­ presentar a las comunidades frente a los actores externos. inexistentes para la esta­ dística general. aunque éstos no hablen una lengua indígena o no se reconozcan como tales. 118 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. Regulan la venta de alcohol. mantener a raya a poderes de facto. rebelarse. de tal suerte que ahí se constituye un gobierno comunitario local. con facultades para gobernar a todos sus ciudadanos. como los maestros que compraron su plaza y sus dirigentes que son vitalicios. sobre todo. La lógica del interés. buscar y. regulan su convivencia y conflictos con apego al interés común. para funcionar como un contrapo­ der frente a las fuerzas y/o autoridades externas. tanto a caciques tradicionales como a modernos intermediarios políticos.

3. en F. Tesis de Licenciatura en Antro­ pología Social y Etnología. donde en general la impunidad tiene poco espacio frente al escudriño regular y permanente de colectividades que tienen muchos ojos y los instru­ mentos pare ejercer la autoridad con sus dosis de consenso. Ávila Méndez. mediante el ejercicio cotidiano de formas propias de tomar decisiones. Bibliografía Aguirre Beltrán. 65-96. México.). Gonzalo (1981). Valga entonces recordar que un conjunto de situaciones históricas han permitido que. pp. donde se han configurado gobiernos locales. Cohesión social. prejuicios e ignorancias determinadas por variaciones en las historias. a lo largo del tiempo y en distintos grados. políticas o militares. de relacionarse entre sí y con el exterior. civil. Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 119 Book Organización política. Sus actuaciones se corresponden con la lógica de la vida en comunidad.indb 119 01/12/11 13:15 . Autoridades Indígenas y Reforma Consti­ tucional”. unam. Insti­ tuto Nacional Indigenista. México. Las organizaciones de productores rurales en México. diciembre. Escuela Nacional de Antropolo­gía e Historia. núm. “Etnia y movimiento campesino en la huasteca hidalguense”. pero también de coerción. estos elementos constituyan una constante a partir de la cual se han generado espacios y vacíos que han sido ocupados por distintas formas y grados de autonomía indígena. poderes con capaci­ dad para determinar la definición de sus presentes y. Agustín (1981). México. 85-90. Nueva Época. (2002). 47-58. Dominación y Luchas Sociales. Los orígenes del Campamento Tierra y Libertad. “Organización Social. de los derechos colec­ tivos. (1990). las políticas y marcos jurídicos que poco a poco han ido incidiendo en la configuración indígena. pp. pp. concepciones. religiosas. Institu­to Nacional Indigenista. que se acompa­ ñan de toda clase de sorpresas. Formas de Gobierno Indígena. 1. Rello (comp. vol. normas de comportamiento y sancio­ nes. siempre en constante y con frecuencia imperceptible cambio. en un grado. de sus valores. de sus futu­ ros. capacidades políticas y horizontes culturales encuen­ tran un abanico de diversidades en el juego de las correlaciones de fuerzas. en México Indígena. Capítulo III.estatal o federal. la geografía.

Las continuida­ des y transformaciones de los pueblos indios de las Huastecas hidalguense y veracruzana. núm. “Más que cosas son personas.). El Colegio de México. Quincuagésima Séptima Legislatura Constitucional 120 • Agustín Ávila Méndez Book Organización política. México. México. Gortari Krauss. 1910-1938. Revolución y caciquismo. 1750-1853. 1856-1930”. disponible en: www. México. y Luz Carregha Lamadrid (2002). ligeros apuntes sobre este país. en Revista Ojarasca. Informe Técnico. Escobar Ohmstede. documento de evaluación presentado en el Seminario ciesas-ColSan Multiculturalismo y Reforma Indígena. San Luis Potosí. pp. “La transformación de la cultura indígena durante la Colonia”. 1-29. Antonio (1994). Díaz. El Colegio de San Luis. De cabeceras a pueblos sujetos. Instituto Indigenista Interamericano. Tesis de Doctorado en Historia. Un reto al Centralismo” en Carras­ co Altamirano y J. Pedro (1991). La extracción del excedente en Yahualica. pp. San Luis Potosí. México. El siglo xix en las Huastecas. Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (2008). México. H. pp. 8 de diciembre. en Estudios campesinos en el Archivo General Agrario. “La reforma indígena potosina. [En línea]. México. Floriberto (1997). La Huasteca potosina. Ley de Administración de Justicia Indígena y Comunitaria del Estado (2006). Programa Agua y Sociedad. Indicadores Socio­ demográficos de México 1930-2000. Antonio (1876).indb 120 01/12/11 13:15 . Chávez Orozco. Centro de Estudios Históricos. Centro de Estudios Históricos.mx [Consultado en 2008]. Carrasco. ciesas/El Colegio de San Luis (Colección Huasteca). Ludka (1972). Sede ColSan. y Jacqueline Gordillo (1998).gob. La experiencia potosina”. ¿Una década de reformas indíge­ nas?. México. San Luis Potosí. Padrón de Comunidades Indígenas de San Luis Potosí [Resultados preliminares del proyecto Padrón de Comunidades Indígenas]. Romana (1984). Cámara de Diputados del Congreso de la Unión/Comisión Nacional de Derechos Humanos/Instituto de Investigaciones Humanísti­ cas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.(2008). en América Indígena. “¿Defensa o despojo? Territorialidad indí­ gena en las Huastecas. 1-4. El Colegio de México (Lecturas de Historia Mexicana 2). México. San Luis Potosí. 17-74. vol. ran/ciesas (Colección Agraria). en Los pueblos de indios y las comunidades. ciesas. iii. 123-139. (2008). Cabrera. Luis (1943). Falcón. “Reforma indígena y padrón de comunidades. “Las instituciones democráticas de los indíge­ nas mexicanos en el época colonial”. la geometría comunal”. Bailón Corres (coords. “Decreto 501” (LVII. México. inegi. (2009). Tipografía del Comercio. noviembre. El Colegio de México.

Pasado y Presente. 1-10. Peter (1976). de la Constitución Política del Estado (2003). Academia de Historia Potosina. Escuela Nacional de Antropología e Historia. Huastecos y totonacos. Reglamento para el Registro de Comunidades Indígenas en el Estado (2006) (Poder Ejecutivo del Estado. Enrique (comp. Coordinación Estatal para la Atención de los Pueblos Indígenas). 1617-1823. Meade. 13 de septiembre. Leticia (1994). pp. Época antigua. pp.) (1986). Textos. 1-10. 32. linajes de frontera. La Huasteca. La Huasteca en el siglo xvi: Fragmentación de los señoríos prehispánicos. pp. La jurisdicción de la Villa de Santiago de los Valles en 1700-1800. El Colegio de México. Putman. Márquez. B. Jesús y Juan Manuel Pérez Zeballos (1996). Gobierno local y comunidades indígenas en San Luis Potosí • 121 Book Organización política. Biblioteca de Histo­ ria Potosina (Serie documentos 3). viernes 11 de julio. Rangel Silva. en Periódico Oficial (Edición Extraordinaria). López Bárcenas. Pu­ blicaciones Históricas. José Alfredo (2008). San Luis Potosí. textos de su historia. Ruvalcaba Mercado. México. Robert D. “La rebelión campesina de Sierra Gorda (1847-1850)”. 1 de junio. Ascenso y consolidación de las elites en el oriente de San Luis. México. Quincuagésima Sexta Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí)”. núm. México. Bowling Alone: The Collapse and Revival of American Community. en Periódico Oficial. Reforma del artículo 9o. 1-11. México. Ochoa.indb 121 01/12/11 13:15 . organización social y tributo. “Territorios indígenas y conflictos agrarios”. Instituto de Investigaciones Doctor José María Luis Mora. Francisco (2006). “Decreto 570” (LVI. en Periódico Oficial (Edición Extraordinaria). México. San Luis Potosí. Centro de Inves­tigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social. Mandevil. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. una antología histórico-cultural. pp. Ley Reglamentaria del Artículo 9o. temas y problemas. Tesis de Licenciatura en Antropología Social y Etnología. Reina. Lorenzo (1989).del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí). Quincuagésima Sexta Legislatura Constitucional del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí). Juan Manuel (1983). de la Constitución Política del Estado sobre Derechos y Cultura Indígenas (2003). Fondo Editorial de Querétaro (Colección Quarta de Forros 6). Capitanes a guerra. New York. San Luis Potosí. 85-118. Pérez Zevallos. San Luis Potosí. Simon & Schuster. 16 de agosto. San Luis Potosí. 2-4. pp. (2000). San Luis Potosí. “Decreto 591” (LVI. Editorial Cossío. en Estudios Agrarios. Querétaro. en Periódico Oficial (Edición Extraordinaria). en Sierra Gorda. México. año 84. La Huasteca en los albores del tercer milenio. Revista de la Procuraduría Agraria. Joaquín (1942).

México. Arnulfo Embriz y Patricia Fernández Ham (2002). Colloque international du cnrs. xiii. Wolf. Era. Pueblos y Culturas de Mesoamérica. Xopa Roldán. “Les indiens Huastèques”. México. Eric (1967). El pueblo y las comunidades indígenas como sujetos de dere­cho. (1967). en Les problemes agraires des Ameriques Latines.Serrano Enrique. México: ini/pnud/Conapo. Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indíge­ nas (Serie Desarrollo Indígena Reflexiones y Propuestas). Book Organización política. en Revista Mexicana de Estudios Antropológicos. Stresser-Péan. México. 201-214. Indicadores socioeconómicos de los pueblos indígenas de México. “Problèmes agraires de la huastèque ou región de Tampico”. Guy (1953).indb 122 01/12/11 13:15 . pp. José (2006).

la población indígena ha demostrado simpatía por éste. Introducción: las organizaciones purépechas y el inicio del movimiento indígena Los movimientos indígenas. En el caso de Michoacán. y las causas que le dan cauce. estas organizaciones han mostrado dife­ rentes.1 * Universidad de Guanajuato. por la vía de los partidos políticos. reivindicaciones etnopolíticas. entendidos como un tipo de movimiento social. 123 Book Organización política. 1  El tratar al movimiento como una red implica reconocer la importancia de las relaciones sociales que vinculan a los diferentes agentes del movimiento. y cuyas demandas contienen. integrantes de éstas compi­ten por cargos públicos como parte de la estructura de partidos políticos. y muy variadas. grupos. estrategias para luchar por sus demandas y derechos. Esto se relaciona con la vida política en la entidad. dos de las principales organizaciones purépechas han optado. Y a pesar de que las orga­ nizaciones expresan su independencia política. A la fecha. Esta red de relaciones limita y activa la acción colectiva. da forma y motiva prácticas. Su principal interlocutor es el Estado. Este fenómeno está estrechamente rela­ cionado con la emergencia del movimiento indígena en el continente. y se articula en los diferentes niveles de intercambios. ya que desde el nacimiento del partido de izquierda (prd) en los años ochenta del siglo xx. por lo menos en términos informales. líderes– que se identifican a sí mismos como indígenas.indb 123 01/12/11 13:15 . hacen referencia a la red de relaciones y al conjunto de prácticas y discursos de agentes sociales –las organizaciones. campus León. como principal línea.Organizaciones indígenas purépechas y estrategias para ocupar el gobierno local en Michoacán Ivy Jacaranda Jasso Martínez* La conformación de organizaciones indígenas en México se remonta a la década de los setenta del siglo xx.

pero expresada a través de un nuevo tipo de discurso y acción (Bartolomé. Es necesario reconocer que no todas las manifestaciones en las que participan indígenas forman parte de este tipo de movimientos. El predominio de un proyecto homogeneizador ha producido respuestas inesperadas de grupos minorita­ rios que se caracterizan por su diferencia cultural. el movimiento indígena se conforma por diferentes agentes y uno de ellos son las organizaciones sociales del movimiento. violaciones. Bartolomé considera que la emergencia actual no es algo completamente nuevo. sus posicio­ nes políticas no siempre coinciden y la falta de una postura clara provoca división. obreros. migrantes– y no necesa­ riamente son reivindicaciones de tipo étnico. el Plan Puebla-Panamá. una comunidad. La asistencia a convenciones nacionales o regionales (foros. y colocan en primer lugar aquellas que exigen respeto a la diversidad cultural y que están en contra de la homogeneidad. Esto marca una tendencia hacia una acción colectiva: el movimien­ to indígena nacional. ocurre cuando hechos urgentes (como asesinatos. También ocurre. que los que se dicen representantes hablan sólo a nombre de un sector del municipio. Éstas son la estructura formal del movimiento e influyen poderosamente en el curso. aunque sirven de antecedentes para nuevas convocatorias. Sus agentes politizan su etnicidad al reordenar sus deman­ das. Existen demandas avaladas por indígenas que se pronuncian desde otra posición –como la de campesinos. Los mo­ vimientos indígenas están conformados por una fracción de la población indígena y las demandas que enarbolan no siempre son compartidas por el resto de la población a la que pertenecen.La formación de redes amplias que relacionan a los diferentes agentes sociales en todo el país. Esta observación se relaciona con el hecho de que las construcciones de etnicidades e identidades étnicas se vinculan al proceso de formación de un Estado-nación. pobres. difícil mantener sólida y fuerte una o varias redes. sino la expresión reestructurada de la misma lucha centenaria de las etnias indígenas. 2002: 10). etcétera) requieren la presión y apoyo de éstos. por tanto.indb 124 01/12/11 13:15 . Esto sugiere que lo que une y conjuga la acción colectiva (o los movimientos indígenas) son las demandas por el reconocimiento de derechos desde una posición política consciente de su identidad étnica. Como se mencionó. como afirma Sarmien­ to (2001). el contenido y los resultados de la lucha. sin embargo. El movimiento indígena surge como parte de procesos de resistencia. Es. un grupo o una pareja. encuentros) refuerza este tipo de redes. Las organizaciones sociales 124 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política.

líderes profesionistas. organiza­ ciones independientes y autoridades comunitarias. Ahora trataré la formación de las organizaciones purépechas de Michoa­ cán y la dinámica a través de la cual se van constituyendo en movimiento vía la manifestación de demandas etnopolíticas. por tanto. Aparecieron organizaciones cuya demanda común era la defensa de las tierras frente a ganaderos. Para Vázquez (1992). talabos­ ques y empresarios. Considero que esta definición señala y se centra en dos elementos importantes para las organizaciones conformadas por indígenas: su estructura interna y la intencionalidad con la que fueron creadas. En la década de los setenta. El movimiento campesino nacional vivió su mayor ascenso a partir de 1973 y recobró fuerza con los cuestionamientos a la forma de operar de la Confederación Nacional Campesina (creada por el gobierno). y su objetivo general fue constituir una organización que defendiera los intereses de los que la formasen y de los Organizaciones indígenas purépechas • 125 Book Organización política. Las políticas de explotación de los bosques originaron frentes de lucha y se formaron coaliciones inter­ comunitarias para la defensa de éstos. La organización que aglutinó las principales demandas fue la Unión de Comuneros Emiliano Zapata (ucez). y están configuradas racionalmente (al menos en su intención. están orientadas de una manera consciente hacia fines y objetivos específicos. ha tenido que reunirse y formar grupos. con vistas al cumplimiento de estos fines u objetivos) (Mayntz. Ésta surgió en noviembre de 1979. pero para los fines de este texto basta con mencionar qué entiendo por organización. Se empezó a constituir un movimiento campesino en el que coincidieron luchadores sociales.han sido ampliamente estudiadas. 1980: 47). en la comunidad de Tingambato. Mayntz arguye que todas las organizaciones son formaciones socia­ les (totalidades articuladas con un círculo precisable de miembros y una dife­ renciación interna de funciones).indb 125 01/12/11 13:15 . en Michoacán se aprobó la ley federal de la Reforma Agraria (1971). el reconocimiento de la propiedad indígena y la calidad de campesino comune­ ro durante el gobierno federal de Lázaro Cárdenas del Río propició un cambio cualitativo de gran envergadura: el paso de un estigma peyorativo de indíge­ na a un sentimiento de orgullo de ser comunero e indígena. A partir de entonces las demandas agrarias de las comunidades purépechas cobraron ímpetu y el gobierno federal tendió a dar el fallo judicial a su favor (Yasumura. La formación de organizaciones agrarias independientes también se multiplicó en Michoa­ cán. La formación de organizacio­ nes responde a la incapacidad del individuo de satisfacer todas sus necesi­ dades y deseos por sí mismo. 2003: 656).

En el marco de las políticas indigenistas y como estrategia utilizada para frenar el avance del movimiento campesino (que empezaba a tener tinte indígena) se crearon los Consejos Supremos para cada grupo etnolingüístico del país. 126 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. 2007: 124). Otras experiencias organizativas se formaron en esa época. es producto del periodo en que las críticas al indigenismo integracionista adquirieron impor­ tancia. el cambio en la política indigenista contribu­ yó a una redefinición de la relación con el Estado. 2003: 581). bajo el auspicio del ini. de los comuneros indígenas de Santa Fe de la Laguna contra los ganaderos mestizos de Quiroga. 1999: 254). en el mismo año. Actualmente es una referen­ cia obligada en las contiendas entre indígenas y mestizos. La formación de organi­ zaciones que manifiestan una pertenencia a grupos étnicos. aunque no inmune de divisiones en su interior. se pasó del enfrentamiento a la posible obtención de ciertos beneficios sin necesidad de comportarse como una organización oficial (Zárate. También se crearon los Centros Coordina­ dores Indigenistas (cci) y los albergues para niños y jóvenes estudiantes. e inició la formación de una conciencia étnica que marcaba diferencias con los campesinos mestizos.demás campesinos (Máximo. 2  Para contrarrestar esta crisis y los ataques de los antropólogos críticos. López Portillo dio un viraje a la política indigenista y adoptó una nueva denominación: “indigenismo de participación”.indb 126 01/12/11 13:15 . En Michoacán se creó el Consejo Supremo Purépecha y el Frente Juvenil Purépecha para neutralizar la participación y fortalecer al partido oficial (pri). Se instrumentó “una política con los indígenas” para lograr mayor participación de éstos y se trató de comba­ tir el intermediarismo. Estas instancias fueron instrumentos para la manipulación y control del naciente movimiento indígena. La comunidad emergió victoriosa de esta disputa. La lucha de esta comu­ nidad inició con demandas agrarias y concluyó con reivindicaciones étnicas acompañadas de la construcción de símbolos (bandera purépecha. lema) que legitimaron la lucha y que más tarde se convirtieron en referentes para todo el grupo purépecha.2 El acento que las nuevas políticas pusieron en la participación de los indígenas ayudó a que éstos crearan discursos desde sus particularida­ des culturales. Al inicio de los años ochenta. pero con el tiempo se vol­ vieron de corte político: Comité de Comunidades de la Meseta (ocho comu­ nidades). Ramírez afirma que los comités de comunidades empeza­ ron concibién­dose con una orientación cultural. el Comi­té de Productores Purépechas y la Cooperativa Marka Anchekoren (Ramírez. Esta organización se fortaleció a partir de la lucha.

Book Organización política. Andrew Roth y Topografía de las cartas 1:250. marzo de 2007. El Colegio de Michoacán. A. Región Purépecha del censo de 2000.indb 127 01/12/11 13:15 Límites municipales del marco geoestadístico municipal. Fuente: inegi.000. Ejecución: Marco Antonio Hernández.. Mapa de las cuatro subregiones purépechas .C. Elaboración: Ivy Jacarandas Jasso Martínez.

En ésta combaten maestros indígenas de la entidad y algu­ nos de sus agremiados participaron en la conformación de organizaciones en la entidad. Centroamérica y el Caribe. con posibilidades de instituir sus propias prácticas y crear espacios institucionales desde los cuales enarbolar discursos étnicos. Otros dos eventos que trataron de realzar y devolver el valor y la dignidad del ser purépecha. que contribuyó al crecimiento de redes y alianzas entre diferentes grupos y regiones.indb 128 01/12/11 13:15 . Surgieron agrupaciones purépechas como la Asociación de Profesionistas de Zacán. A pesar de que el discurso clasista y marxista tenía gran peso. La formación de promotores culturales y maestros bilingües (provenien­ tes de las poblaciones indígenas) creó agentes capaces de relacionarse con el exterior a través del aprendizaje del castellano. el interés por el conocimiento de la cultura purépecha se tradujó en la creación del Centro de Investigación de la Cultura P´urhépecha de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. La sección xviii del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (snte) representa el ala crítica a la herencia del charrismo. legitimar y sistematizar el cono­ cimiento purépecha en la lengua. la organización Camino del Pueblo (Xanaru Ireteri). Encuentro de Organizaciones Indígenas Independientes de México. las artesanías y la microhistoria. 2003: 582). En esta línea. La experiencia de trasladar­ se fuera de las comunidades e interactuar en otras sociedades. el Comité de Pueblos Purhépechas por los Cinco Puntos.En 1981. la Federación de Profesionistas Purhépechas. La educación fue la forma privilegiada de relación entre el Estado y los pueblos indígenas. Michoacán. Este espacio insti­ tucional intenta. los obligó a desenvolverse y conocer lógicas de pensamiento diferentes a sus culturas. la diferencia cultural se asumió de manera clara. un sector de la Alianza Nacional de Profesionales Indígenas Bilingües (anpibac) y el Movimiento Indígena Revo­ lucionario (mir) (Máximo. fueron la celebración del 128 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. la medicina tradicional. desde su creación en 1983. en Cheranástico. de allí que este sector creciera constantemente y en su seno se formaron líderes. la música. También se instaló la radiodifusora xepur “La voz de los Purhépechas” en Cherán (como parte del ini) en 1982. En Michoacán se formó una corriente política al interior de la Dirección General de Educa­ ción Indígena (dgei). se realizó el 2o. Se formó entonces un sector intermedio de origen indio. Con éste se buscó fortalecer el movimiento campesino independien­ te en la entidad. y se forta­ lecieron organizaciones como la ucez.

y constituir referentes para todo el grupo. Organizaciones indígenas purépechas • 129 Book Organización política. política. en las decisiones de aquéllos. el movimiento campesino dotó al movimiento indíge­ na de estrategias para la lucha o de repertorios de protesta. el proceso de descentralización se inició en los años setenta. Políticas de reconocimiento y descentralización: sus consecuencias en Michoacán Las políticas de ajuste estructural se implementaron con el modelo neolibe­ ral. de las transnacionales y de los grupos corporativos más poderosos del planeta influyen. No logran constituirse aún como organizaciones independientes.Año Nuevo Purépecha (ideado por el padre Agustín García Alcaraz.indb 129 01/12/11 13:15 . pero su calidad de indígenas es revalorada y adquirirá impulso con los hechos de las siguien­ tes décadas. y celebrado por primera vez en 1983). origina­ rio de Zacapu. de forma creciente. Aunque los organizadores de estos eventos no se consideran una organización política. Además. su discurso tiene un claro tinte de reivindicación cultu­ ral y por ende. la toma de tierras y el cierre de carreteras es actualmente una táctica común de esta lucha campesina que ahora también aparece en el movimiento indí­ gena de la entidad. al tiempo que el Estado se empezó a retirar de algunas de las actividades que anteriormente desem­ peñaba.3 y el Concurso Artístico de la Raza Purhépecha (promovido por profesionistas de la comunidad de Zacán). Éstas tendieron a la liberalización económica. Como apunta Assies (2003). Durante la década de los setenta y ochenta del siglo xx surgieron orga­ nizaciones con reivindicaciones étnicas que conforman una red que supera al movimiento campesino y a las instituciones gubernamentales. Por ejemplo. Además. Esto orilló a buscar alternativas para solucionar 3  Zárate (1999) considera que el objetivo de esta celebración [Año nuevo purépecha] es su­ perar la fragmentación de regiones y comunidades. Esto provocó que los Estados se vuelvan cada vez más dependientes de los procesos de globalización mundial. Ambas celebraciones continúan realizándose. pero tomó bríos en la década de los noventa del siglo xx. las lógicas de los organis­ mos multinacionales. En la década de los ochenta. algunos países de América Latina vivieron la crisis del agotamiento del nacional-desarrollismo. y por ende una pérdida de legi­ timidad política del Estado.

su situación. Algunos simpatizantes que apoyaron su candidatura se manifestaron: “más de 60 ayuntamientos miembros del Frente Democrático Nacional (fdn) realizaron plantones como estrategia para rechazar lo que se consideraba un fraude electoral mayúsculo” (Calderón. campesinas. En un primer momento. desconcentración y privatización como parte de las condiciones que el fmi impuso para otorgar créditos. Sin embargo. 2006: 28). por lo que se trató de establecer una nueva rela­ ción con la sociedad civil. En Michoacán. Ramírez (2007) afirma que desde finales de 1988 unas cuantas presidencias quedaron en manos de simpatizantes cardenistas. Carlos Salinas de Gortari. 1993: 213). Ellos cuestionaron la políti­ ca económica del gobierno y “demandaron la democratización del proceso de selección del candidato presidencial” (Anaya. Las elecciones presidenciales de ese año fueron las más cuestionadas de la historia. En 1988 Cuauhtémoc Cárdenas fue postulado como candidato presidencial. plantones. También la legitimidad del Estado estaba en entredicho. Con estas estrategias igualmente se buscó ceder mayor autonomía a los gobiernos locales. al interior del Partido Revolucionario Institucional (parti­ do oficial) se formó un ala disidente. especialmente a través de la transferencia de responsabilidades. Éste atrajo el apoyo de la izquierda.indb 130 01/12/11 13:15 . muchos de éstos fueron desalojados por las fuerzas armadas y sólo en la sierra purépecha ayuntamientos como Nahuatzen. lo que incrementó las movilizaciones de organizaciones independien­ tes políticas (de izquierda). Cherán y Paracho quedaron en manos de los inconformes hasta la siguiente elección (Ramírez. Las manifestaciones en contra de dicho proceso electoral (como la toma de los edificios del ayuntamiento. partidos de oposición y organizaciones popu­ lares. la “Corriente Democrática” dirigida por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo. Algunos miem­ bros de organizaciones independientes indígenas se integraron al Frente De­ mocrático Nacional (fdn) y posteriormente al Partido de la Revolución Demo­ crática (prd). se recurrió a diferentes formas de descen­ tralización. le ganó a Cuauhté­ moc en medio de denuncias de implementación de un gigantesco fraude electoral. quienes las convirtieron en “ayun­ tamientos paralelos”. 130 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. 2007: 129). el candidato del pri. la toma de carreteras) se volvie­ ron una práctica común en el sistema político en la entidad. Tiempo después abandonaron el partido y formaron el Frente Democrático Nacional. En este contexto. la arena política regional se desbordó. obreras y sindicales.

Volvamos a la arena nacional. lo que también dotó de experiencia en la gestión y administración de recursos. La disminución del presupuesto designado al desarrollo. Principalmente atendieron y asesoraron proyectos productivos y ecologistas entre las poblaciones indígenas. la legislación laboral. Su indige­ nismo de concentración y de traspaso de funciones. una vez que se comprobó que las reformas aplicadas no rindieron los resultados espe­ rados (condiciones para el crecimiento económico y reducción de la pobreza y desigualdad). empezaron a surgir organizaciones no gubernamentales para atender aquellas actividades que el Estado dejó de lado. En este acto se marcaron los principios de una nueva organización india que lucharía por los intereses de las comunidades. el prd ha sido una fuerza política con gran presencia en la entidad michoacana. Ramírez (2005) afirma que en el periodo inicial del nuevo cardenismo (1989-1992) muchas de las comunidades indígenas fueron fundamentales para hacer posibles los triunfos electorales del prd en muni­ cipios con alta población purépecha. En esta línea. Estas actividades impulsaron procesos de educación popular y de conforma­ ción de organizaciones independientes que más tarde presentaron su variante indígena como distinción de su lucha. Estas dos organizaciones son el punto de despegue del movimiento indígena en Michoacán por los purépechas. la justicia y el aparato judicial. afirma Sarmiento (1996). Se constituyó el Frente Independiente de Comunidades Indígenas de Michoacán (ficim) y el Frente Independiente de Pueblos Indios (fipi-Michoacán). pero las funciones que se transfirieron no fueron las sustanciales. la disminución de los servicios otorga­ dos a la población. se recurrió a una segunda etapa en la que éstas se enfoca­ ron en la administración pública. Desde entonces. consistió en establecer acuerdos con los pueblos indios para proporcio­ narles recursos con los que pudieran realizar sus proyectos. 2003: 17). En un segundo momento.A la par. y mayor atención a educación y salud (Assies. el gobierno de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994) marcó cambios sustanciales a las políticas dirigidas a las poblaciones indígenas. y la privatización de empresas del sector público fueron causales para que estas organizaciones se reprodujeran.indb 131 01/12/11 13:15 . la transformación o desaparición de instituciones. De forma paralela a la simpatía por el partido de izquierda. en febrero de 1991 se convocó a un primer Encuentro de Comunidades Indígenas de Michoacán en la localidad de Cherán. Organizaciones indígenas purépechas • 131 Book Organización política.

de la Constitución mexicana (la “Nación mexicana tiene una composición pluricul­ tural sustentada originalmente en sus pueblos indígenas”). a emigrar a las grandes ciudades y a los Estados Unidos dejando abandonadas cientos de hectáreas por no contar con los recursos necesa­ rios para elevar la productividad del campo (Com. como nación Purhépecha. y en particular. y reduce las responsabili­ dades del Estado en un marco de neoliberalismo. en México. Indígenas de Michoacán. promovido por el ficim y firmado por un gran número de comunidades indí­genas. En el marco de este reconocimiento. ejidatario o comu­ nero. un primer párrafo para ser sumado al artículo 4o. la reforma al artículo 27 constitucional de 1992. 169– no confiere derechos políticos o socioeconómicos a los pueblos indígenas. dos hechos dieron impulso y ayudaron a consolidar la proble­ mática indígena en el plano internacional. por considerarlo un adelanto sustancial en las relaciones entre el Estado y los pueblos indígenas. rechazamos enérgicamente la reforma al artículo 27 constitucional y denunciamos: La política privatiza­ dora del actual gobierno que ha marginado la atención al campo en los últimos 15 años y ha orillado al trabajador del campo.indb 132 01/12/11 13:15 . el Diario Oficial de la Federación publicó una refor­ ma a la Constitución. mismo que contribuyó al fortaleci­ miento de organizaciones indígenas y su conciencia étnica: 1) La reforma en 1989 del Convenio 107 de la Organización Internacional del Trabajo (oit). 2) La conmemoración de los 500 años de la llegada de españoles a Amé­ rica (1992). Dicha reforma representa el fin a la posibilidad de redistribución de la tierra y un ataque ideológico contra la tenencia comunal y el ejido. el 28 de enero de 1992.No obstante. El gobierno mexicano ratificó el convenio 169 de la oit en el año de 1990. Sólo se puede entender el alcance de esta reforma al situarla en el contexto del proyecto de reajuste macroestructural que tiene una de sus principales manifestaciones en la reestructuración rural. 132 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. la reforma al artículo 27 causó alarma entre la población indígena michoacana. fijó la postura de estas poblaciones ante tal reforma: Nosotros. 1995: 166). Con esto. se convirtió en el segundo en hacerlo y el primero en América Latina. El Decreto de la Nación Purhépecha (5 de diciembre de 1991). En Michoacán. Las comunidades y sus autoridades se pronunciaron en contra. Esta reforma –a diferencia del Convenio anteriormente citado.

El gobier­ no estatal se vio presionado ante la formación de organizaciones independien­ tes.Este pronunciamiento reafirma el carácter agrarista de las luchas socia­ les en la entidad. A la par de la escandalosa reforma. que apoyaba proyectos productivos y la comercialización de productos agrícolas en regio­ nes indígenas del país. Ade­más de ser un programa de la política social. que había sido erigida meses antes por el ayuntamien­ to moreliano. el rechazo a la reforma del artículo 27 de la Constitución. Morelia. representó un cambio en la vinculación entre sectores populares y el Estado: “establece relaciones más flexibles. En la capital del estado. La “Celebración de los 500 años del descubrimiento de América” comen­zó con los preparativos en los últimos cinco años de la década de los ochenta. el apremio de sus demandas. nuevamente fomentaron el clientelismo y la indi­ vidualización. Éstos hicieron una eva­ luación de las consecuencias que ha producido la llegada de españoles a estos territorios. Pero esto representa la primera manifestación públi­ ca en la que se unen autoridades.indb 133 01/12/11 13:15 . aunque no hubo mayores concesiones. La importancia que estos agentes otorgan a la tierra y la presentación de las autoridades agrarias como los principales represen­ tantes de las comunidades contribuyeron a reproducir la imagen corporati­ va de éstas. organizaciones y líderes indígenas de la entidad. se implementó el programa nacional de “Solidaridad” (recursos focalizados) para paliar la pobreza intensificada por los recortes en el gasto público de la nueva estrategia económica. de base territorial. más que una celebración se volvió un acto de reivindicación de los pueblos indios que lo habitan. La presión provocada con el pronunciamiento de tal oposición influyó en la conformación de un contexto de negociación. En el continente americano. Este hecho mostró el descontento y la falta de una política adecuada para las poblaciones indígenas de la entidad y la nación. la construcción de espacios de discusión y las manifesta­ Organizaciones indígenas purépechas • 133 Book Organización política. creados para aliviar la privatización y adelgazamiento del Estado. el disgusto causado por la contienda electoral de 1988 y el avance de la oposición. colocando a sus beneficiarios en una situación más vulnerable. de tipo más bien clientelar. Estos programas. dadas las tradi­ cionales debilidades dentro de los grupos de apoyo” (Tanaka. organizaciones y comunidades indígenas marcharon por el centro de la ciudad y culminaron con el derribamiento de la estatua del virrey Antonio de Mendoza. 1995: 60-61). También se implementó el programa de Fondos Regionales. Michoacán vivió estas manifestaciones.

los integrantes de la onp se asumen como indígenas explotados y clase social. a lo que se sumó una historia de discriminación. ni tampoco frenó políticas propiciatorias de divisionismo en y entre las comunidades. por indígenas tzetzales. en 1994 surgió otra organización en Michoacán. aunque esto ya lo venían 134 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política.ciones del 12 de octubre. La lucha del ezln logró reagrupar a organizaciones y grupos indígenas y unificó las principales demandas. Como se advierte. además de los agrarios y económi­cos. a la vez que ganó espacios de discusión internacional. 2005: 5-6). En el documento titu­ lado “Carta de principios de la nacionalidad p’urhépecha de Michoacán. sin embargo. El ejercito zapatista impulsó la reunión e intercambio de experiencias entre grupos y organizaciones (como la formación del Consejo Nacional Indígena). También provocó que las organizaciones indígenas tuvieran presencia en las comunidades y que sus demandas se diversificaran a los aspectos políticos y culturales. Sin embargo. justicia estancada y miseria prolongada. México: Ireta P´orhécheri-juchari Uinapekua”. Con la circulación de este documento inicia una nueva etapa de organización de los purépechas. tojolabales y tzotziles. cuyos creadores son cercanos al magisterio indígena y a una de las corrientes internas del prd. y como parte de las discusiones hechas en el ficim. El integrante de una organización purépecha comenta que el ezln fue el detonante para que se revalorizara la identidad. y se hermanan con otras luchas (Máximo. Esto provocó que se mostrara más conciliador y concedió espacios para el diálogo. La promesa de entrada al “primer mundo” se resquebrajó ante una amenaza ar­ mada. El cuestionamiento del poder estatal se agudizó ante las alian­ zas que las organizaciones empezaron a crear. las políticas implementadas para contener el descontento social no fueron suficientes ni adecuadas. En este contexto. 2003: 585). el primero de enero de 1994.indb 134 01/12/11 13:15 . Este hecho trastocó al sistema y volvió los ojos de la sociedad sobre la problemática indígena. no significó cambios cuali­ tativos. La proliferación de organizaciones indígenas en los años noventa se rela­ ciona estrechamente con el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln) en el estado sureño de Chiapas. El contexto creado a partir de su apari­ ción fue de relativa apertura para la discusión de las reivindicaciones étnicas. la Organi­ zación Nación Purhépecha (onp) (Ramírez. En esta fecha daba inicio el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá. se limitó a algunos aspectos.

y el estado con eso se justifica (entrevista B. La respuesta del gobierno para conte­ ner posibles estallidos sociales se dio mediante la concesión de recursos o cargos públicos. respeto a la diferencia cultural) fomen­ tó la interrelación entre las organizaciones. son utilizados nuevamente. adquirieron fuerza en el momento en que el ezln concentró las miradas. gracias a las movilizaciones también. nahuas. pero no resuelven nada porque ningu­ no de ellos está en los espacios en los que se puedan decidir y resolver los problemas. 2005). B. de dinero. en los espacios políticos.. 2005).trabajando las organizaciones (entrevista I. en las instancias del gobierno. no se vio otro tipo de apertura como más político u otro interés más real (entrevista O. Como afirman estos agentes. 2005). en las oficinas.indb 135 01/12/11 13:15 . Por ejemplo. 2005). pero al menos están ahí. conflictos de tierras. lo que a su vez activó las redes  Para conservar el anonimato de mis informantes alteré las siglas de sus nombres. apertura en las posiciones. y en la entidad michoacana la coincidencia en la búsqueda de autodeterminaciones particulares (como servicios básicos. 4 Organizaciones indígenas purépechas • 135 Book Organización política. en las estructuras del Estado. N. G.4 La realización de foros nacionales en la entidad (como parte de las discusiones de demandas zapa­ tistas) contribuyó a la difusión de las demandas del movimiento indígena y facilitó la formación de alianzas entre los purépechas. que ya tenían una historia en el movimiento indígena. Dos líderes indígenas de la onp perciben el contexto de forma similar: A partir del 94 para acá se dieron... Después del 94 y el ezln la apertura se dio en forma de proyectos producti­ vos.. y con grupos indígenas de otros estados. Se formaron organizaciones al interior del pri para mostrar que “los indígenas” eran reconocidos y representados en estas instancias. y ponerla en el ámbito público como una organización que sola­ mente hacía política o que andaban gente que no salía a trabajar y que sólo querían los beneficios” (entrevista D. Las organizaciones indígenas michoacanas. Las diferentes demandas se agruparon en un con­ junto común para las organizaciones indígenas. la creación del Frente Estatal Indígena (fei) se hizo con el fin de contrarrestar la influencia de la onp y mostrar el lado productivo de otras organizaciones: “se trataba de desvirtuar la lucha de la Organización Nación Purépecha. la variante étnica en los proyectos de los partidos políticos no estaba presente. mazahuas y otomíes. D. Han estado tomando esos espacios los propios indígenas.

Aun­ que la escisión fue temprana. participó con el ini en la promoción de encuen­ tros de las autoridades en 1998 y 1999 (Primer y Segundo Encuentro Estatal de Auto­ridades Indígenas de Michoacán). 2004). el conflicto causado entre las cabeceras mestizas y las comunidades indígenas (producto de la exclusión política de la que ha sido objeto la población indígena en Michoa­ cán) adquirió relevancia (Ramírez y Ventura. Esto ejemplifica la vulnerabilidad de las organiza­ ciones ante agentes externos y ante dinámicas que no conocen y que en ocasiones rebasan sus capacidades. Para contrarrestar la formación de un frente de lucha. y es común que purépechas que no pertenecen a estas organizaciones relacionen este hecho con la fractura de la onp. y propició la generación de demandas de remunicipalización y la exigencia en la creación de “muni­ cipios indígenas”. 2003). tienen que ser los propios líderes. U. Un hecho que trastocó la dinámica de las organizaciones indígenas y que posiblemente debilitó al movimiento en la entidad fue la escisión que sufrió la onp en 1998. 2006).indb 136 01/12/11 13:15 . Los que ahora forman npz no deseaban romper con el prd ni con la corrien­te de la Iglesia católica de la teología de la liberación (entrevista B. ambas organizaciones lograron conformar grupos y bases de apoyo.. El nombre de zapatista refiere una afinidad con la línea del ezln. así como centralización de información y de toma de decisiones en uno y otro grupo. N. y de la cual nació la organización Nación Purhépecha Zapatista (npz). Los dirigentes de ambas organizaciones afirman que la separación ocurrió debido a que existían desacuerdos y diferencias generacionales. las propias organizaciones las que rectifiquen y lo superen” (entrevista K. por ejemplo. pero el gobierno no quiere o no tiene por qué unificar este proceso. la organización recibió un finan­ ciamiento internacional cuantioso. En el momento en que ocurrió la división. el gobierno estatal michoacano concedió algunos espacios para la expresión de las demandas indígenas. La onp secundó propuestas de creación de municipios. Dicha ruptura vulneró la red del movimiento y mostró las dispu­ tas al interior de organizaciones independientes y autónomas: “el movimien­ to indígena en Michoacán se conduce por dos vertientes fundamentales que no logran unirse (las dos organizaciones). Además. El manejo y distribución de estos recursos también causó diferencias. 136 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política.que ya se venían tejiendo desde antes de 1994.. las cuales continúan hasta la actualidad sin respuesta favorable. aunque la onp también se reconoce próxima a los lineamientos de los chiapanecos.

Pero sólo duraron algu­ nos meses. Había expectativas con respecto a los cambios que el nuevo presidente implementaría para solucionar el problema indíge­na. Con este acto. Fox dio facilidades para la marcha del ezln en marzo de 2001. Fox nombró a líderes del movimiento indígena en la dirección del ini para ganar legitimidad (Marcos Matías como su director y Francisco López Bárcenas como direc­ tor de la Procuraduría de Justicia de este instituto). El ini desapareció y en su lugar fue creada la Comisión Nacio­nal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (cdi) en 2003. ya que durante su campaña anunció que resolvería el problema de Chiapas en “15 minutos”. En un marco de aparente tolerancia. ya que las diferencias entre las organizaciones desaparecieron ante la llegada del máximo representante del movimiento indígena nacio­ Organizaciones indígenas purépechas • 137 Book Organización política. en el estado de Michoacán. y fueron sustituidos por personal que comulgaba con la política pública oficial. que ahora combinan el entusiasmo por la diversidad cultural con programas para formar “capital humano” e impulsar el “desarrollo empresarial” de las comunidades indígenas. Al ocupar la presidencia. Vicente Fox Quesada en el año 2000. La política indígena de Fox siguió una línea similar a la de las anteriores administraciones. Ésta opera con muy bajo perfil y tiene menor presupuesto. (2005) hablan de un neoindigenismo para referirse a las pretensiones de renovar el discur­ so oficial y mostrar la continuidad de las nuevas instituciones. La “Caravana de la Dignidad Indígena” realiza­ da por la delegación zapatista. realizó el III Congreso del Consejo Nacional Indígena (cni) en la comu­ nidad purépecha de Nurío. el movimiento indígena michoacano reco­ bró fuerza. Hernández et al.indb 137 01/12/11 13:15 . El partido oficial fue finalmen­ te derrocado en las elecciones. Recorrió una docena de estados de la República y antes de culminar el 12 de marzo en la Ciudad de México. aunque su discurso exaltó el multiculturalismo con el fin de posicionarse en el campo político de la lucha indígena.La hegemonía del pri vivió su mayor deterioro durante el gobierno de Ernesto Zedillo y alcanzó su punto de quiebre con la victoria del candidato del pan. Los líderes purépechas se dieron cita para recibir a la delegación zapatista y demás grupos y diri­ gentes indígenas. tuvo como objetivo dar a conocer y explicar a la nación el sentido de las demandas indígenas y promover la aprobación de los Acuerdos de San Andrés en la versión de la Comisión para la Concor­dia y Pacificación (Cocopa) en el Congreso de la Unión.

En respuesta a esta determinación. el movimiento indígena vivió momentos de incertidumbre. El gobierno del estado se mostró receloso y sólo aceptó contribuir con la vigilancia del orden en forma pacífica. La coincidencia en las demandas de la lucha regional y nacional estimuló la simpatía y apoyo de una parte de la clase media profesionista michoa­ cana. Aunque algunos de los diputados priístas de ese entonces reproba­ ron un acontecimiento de ese tipo (entrevista D. las organizaciones indígenas más sobresalientes empezaron a concen­ trar su atención en la actividad política electoral.. o participar y negociar en las discusiones de las reformas a las constituciones estatales. y además limitaba y daba por finalizada la discusión de estas demandas. El Congreso aprobó en abril de 2001 una reforma a la Constitución y una ley de Derechos y Cultura Indígena que poco reflejaba los Acuerdos de San Andrés. pan y prd votaron a favor de dicha ley. En septiembre de 2002. 138 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. Esto significa una disyuntiva para los agentes sociales que conforman el movimiento indígena nacional. pero hay división respecto a rechazar –como lo hacen éstos– cualquier negociación que niegue u omita la iniciativa de la Cocopa. En el Senado de la República. La regresión que significa dicha ley en los avances logrados en otros estados marcó el cierre de negociaciones entre el ezln y el gobierno federal. G. cerca de 330 autoridades estatales y mu­ nicipales antepusieron controversias constitucionales ante la Suprema Corte de Justicia contra el Estado mexicano por violaciones del Convenio 169 de la oit y al procedimiento para la reforma constitucional federal (artícu­lo 135 de la Constitución mexicana y constituciones estatales). ocurrió lo contrario.nal. la Suprema Corte determinó que eran improcedentes. los zapatistas y demás representantes indíge­ nas expusieron las razones por las cuales el Congreso de la Unión debía aprobar la propuesta de la Cocopa. A pesar de que parecía un nuevo escena­ rio para el reconocimiento de dichas demandas. lo que finalmente también implica divisiones en su interior. Con la aprobación de una Ley Indígena federal que no contaba con el apoyo de las organizaciones y comunidades. el pri. A partir de entonces las organizaciones han buscado otras vías o medios para lograr el cambio. Los siguientes pronunciamientos de los zapatistas llaman a las poblaciones y organizaciones indígenas a seguir en la lucha. la cual (sin ser indígena) respaldó sus causas. 2005).indb 138 01/12/11 13:15 . En la Ciudad de México. Especialmente en Michoa­ cán.

2004). La vía electoral se consolidó entonces como una posibilidad de cambio para las organizaciones indígenas. que desde 1988 se hallaban cercanos a este partido.Estrategias para ocupar el gobierno local de Organización Nación Purhépecha (onp) y Organización Nación Purhépecha Zapatista (npz) A finales de 2001. la creación de una Secretaría de Asuntos Indígenas. La onp 5  A pesar de que en sus comunicados npz y onp afirman ser una organización “indepen­ dientemente política” (onp. años antes. Además. el antropólogo Lázaro Cárdenas Batel. especialmente la creación de una Universidad Indígena. apoyaron su candidatura5 y en la reunión que las organizaciones mantuvieron con el candidato del prd se plantearon las principales deman­ das del movimiento indígena en la entidad: la creación de una ley indígena apegada a los Acuerdos de San Andrés. una educación que respetara las culturas indígenas. integrante de la onp. y gran parte de las comunidades bases son perredistas. Integrantes de onp y npz. algunos de sus integrantes. Organizaciones indígenas purépechas • 139 Book Organización política. la resolución de con­ flictos agrarios con apego a derecho y con garantías de imparcialidad durante los procesos. quien compitió por el prd. Años antes fungió como senador de la República y a principios de ese año votó a favor de la Ley Indígena federal. Durante su campaña hizo una audiencia con las organizaciones indígenas y se comprome­ tió a apoyar su causa como una forma de resarcir el error cometido al votar a favor de dicha ley. Alfredo Victoriano. Las organizaciones y agrupaciones indígenas con­ centraron sus esfuerzos en estas negociaciones. Éstas mantuvieron su imagen política hacia el exterior al manifestar su independencia política. incluidos coordinadores. A pesar de que el apoyo al perredista no fue declarado a nombre de éstas. entre otras. el hijo de Cuauhtémoc Cárdenas y nieto del general Lázaro Cárdenas. el munici­ pio de Santiago Tangamandapio fue gobernado (2001-2004) por un purépecha. originario de la comunidad indígena de La Cantera. fue candidato a gobernador de Michoacán por el prd. finalmente se postuló como candida­ to y ganó la presidencia de un municipio cuya cabecera es mestiza. pero en la arena local fue por todos conocido la simpatía y apoyo que los integrantes de npz y onp mostraron al partido de izquierda. sus líderes e integrantes participaron y apo­ yaron la candidatura de Lázaro Cárdenas Batel. han concursado para puestos políticos con el prd.indb 139 01/12/11 13:15 .

Lo que anteriormente había sido un triunfo para las comunidades indígenas de Chilchota se volvió un conflic­ to entre purépechas. Lo anterior ha implicado que pobla­ dores de las comunidades se aglutinen y participen como parte de esta or­ ganización. su preparación política se relaciona estre­ chamente con el desarrollo de la onp y el magisterio indígena.. M.no se adjudicó este triunfo. Incluso se suscitaron más problemas y el líder de Tacuro cues­ tionó de forma directa la actuación del presidente municipal (indígena de Ichán). quien se opuso a com­ pañeros de la organización. con lo cual se hizo evidente su simpatía con ese partido. el conflicto entre Tacuro e Ichán comprometió la actuación del líder. Este hecho muestra los problemas y dilemas al interior de las organizaciones etnopolíticas. Específicamente. los problemas de tierras entre Tacuro y comunidades vecinas. de forma parcial. P. Esto significó un gran logro para las comunidades. A pesar de que su gestión fue obstaculizada. Pero también hay participantes de la npz. las 11 comunidades que lo conforman son indígenas. pues por primera vez serían gobernados por un igual. 2005). y puso al descubierto diferencias irreconciliables en los 140 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. un indígena.indb 140 01/12/11 13:15 . y una vez que desempeñó su cargo hubo una separación muy marcada de ésta. fungió como presidente municipal (también contendiente perredista). En el municipio de Chilchota. Esta región (conocida como la Cañada de los Once Pueblos) mantiene un apoyo constante para ambas organizaciones indígenas. y las afrentas personales se mane­ jaron por encima de intereses colectivos. Uno de los líderes de la onp (originario de Tacuro) ha afectado la imagen de ésta al intentar solucionar. Éstos decidieron ya no participar en las activi­ dades de ésta: “nos alejamos de la onp por el problema por tierras entre Tacuro e Ichán. La gente se peleó y las autoridades también. Aunque no tenía relación directa con alguna de las dos organiza­ ciones aquí revisadas. Hay que mencionar que Chilchota es un municipio prominen­ temente indígena. otro purépecha originario de la comunidad indígena de Ichán. y salvo la cabecera. ya que existen bases de apoyo cercanas a los líderes que se separaron. Uno de los principa­ les líderes de la onp es originario de la región y ha logrado conseguir apoyos (en términos de capacitación y recursos). En el momen­ to en el que compitió por la candidatura se alejó de la organización. pero sí reconoció al integrante como parte de sus filas. ya no vamos a Tacuro y tampoco vienen” (entrevista integrante onp. sus asesores participaron en la onp y fueron integrantes activos de ésta. Esto debilitó las filas de la onp.

además.indb 141 01/12/11 13:15 . Nurío y Cheranátzi­ curi anunciaron su intención de no permitir las elecciones. Conflictos internos al interior del prd y la falta de atención de los dirigentes de éste para atender las inconformidades de las comunidades indígenas orilló a su fracaso. entre otras. Santa Fe de la Laguna impuso reglas al juego electoral al convocar a la presentación de un debate entre los tres candidatos de los partidos como condición para presen­ tarse en el lugar y “quienes no se allanasen. fueron expresa­ das en dichas jornadas (2003-2004). Comu­ nidades como Ahuiran. Entre estas comunidades. la onp presentó la “Propuesta de ley sobre derechos de los pueblos originarios del Estado de Michoacán de Organizaciones indígenas purépechas • 141 Book Organización política. Como apunta este autor. Ramírez (2007) cita además otros dos ejemplos. 2007: 146). Urapicho. que desde 1989 había sido gobernado por perre­ distas y en 2004 el pri ocupó la presidencia municipal. Santa Fe había formado parte de la organización ucez a prin­ ci­pios de la década de los ochenta del siglo xx. (2001-2007). En esta línea. y las comunidades indíge­ nas de Paracho participaron en los inicios del movimiento indígena michoa­ cano. En 2002. con este boicot salió a relucir tanto la capacidad de acción de los grupos inconformes. Nurío es una zona de influencia zapatista desde el 2001. En estos dos casos la aparente ausencia de las organizaciones etnopolíticas indica procesos políticos inde­ pendientes. Pomacauarán. no podrían tampoco fijar propa­ ganda en la comunidad” (Ramírez. Demandas como la ocupación de diputaciones locales. Estos procesos ocurrieron durante la gobernatura de Lázaro Cárdenas B. es el del municipio de Quiroga. Otro ejemplo. lo que dio pie para que los mestizos manifestaran una supuesta incapacidad de los indígenas para gobernarse. otomí y mazahua. como la nula capa­ cidad del marco electoral interno del prd y del proceso electoral constitucio­ nal (Ramírez. Uno es el del municipio de Paracho. Una vez que ocupó el mando en Michoacán. que contrasta notablemente. pero también un aprendizaje conjunto de las comunidades y las organizaciones. Se realizaron diferen­ tes jornadas y foros en la capital del estado y en municipios indígenas con po­ blación purépecha. nahua. la formación de distritos y municipios indígenas. promovió las dis­ cusiones para conformar una Propuesta de Ley sobre Derechos de los Pueblos Originarios del Estado de Michoacán de Ocampo.proyectos de lucha. el reconocimiento de los Acuerdos de San Andrés. lo que contribuyó al derrumbe del prd. Quinceo. 2007: 149). en el que llega a la presidencia un mestizo apoyado por las comunidades indígenas en 2004.

o por no retomar puntos im­ portantes de la que habían presentado. ya que la postura del ezln es primero reformar la ley nacional y reconocer la propuesta de la Cocopa. Dicha propues­ ta constaba de modificaciones a doce artículos de la constitución michoacana (2. generaron una propuesta que sería presentada por el grupo parlamentario del prd para ser discutida y resuelta por el Congreso a finales del 2004. pero no se explicita la forma de elección de éstos. Ésta fue producto de discusiones en asambleas comunitarias. en la comunidad indígena de Tacuro. 2005: 18). 44. Es así como un pacto acordado no se cumplió a cabalidad. 20. La npz mostró cierta reticencia a participar en el proceso. Este punto puede ser problemático ya que las representaciones en este nivel implican más intereses y complejidad. La propuesta gubernamental no fue presentada y se quedó en espera de ser revisada. en su creación sólo participó un grupo reducido del gobierno perredista. 2004). 114 y 139).. especialmente la onp. como se mencionó. y ante la falta de consulta del borrador éstas desconocieron lo allí vertido (entrevista F. D. Hay que recordar que ambas organizaciones respaldan los Acuerdos de San Andrés y luchan por la autonomía del pueblo purépecha. 102. 21. Las organizaciones dudaron de la eficacia del proceso de su creación. La npz y la onp se pronunciaron en contra de dicha iniciativa por conside­ rarla opuesta a los Acuerdos de San Andrés. Este hecho indicó que 142 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. 67. 69. 89 bis. ya que el prd no tenía mayoría en el Congreso local.Ocampo” a Lázaro Cárdenas B. 3. Esto requiere la existencia de autoridades por cada pueblo originario. Una vez que concluyeron las Jornadas y los Foros regionales. Pablo González Casanova y Juan Guerra.indb 142 01/12/11 13:15 . y a las bases del reconocimiento de la autonomía indígena principalmente (Ramírez. Los integrantes de las organizaciones indígenas participaron en estas jornadas y foros. una comi­ sión del gobierno y el diputado perredista Elesban Aparicio Cuiriz (encargado de la comisión de Asuntos Indígenas en el Congreso estatal). Sin embargo. relacionados con la condi­ ción pluriétnica y pluricultural del estado. y en su etapa final recibió comentarios y sugerencias de académicos como Héctor Díaz Polanco. Luis Villoro. 93. A esto se sumó la reticencia de los priístas a discutirla. En esta propuesta llama la atención la conformación del Consejo de Pueblos Originarios de Michoa­cán como máxima instancia de representación de los cuatro grupos etnolin­ güísticos originarios de la entidad.

a título personal. Lo anterior sugiere el posicionamiento de las organizaciones en la arena nacional como zapatistas. Organizaciones indígenas purépechas • 143 Book Organización política. amuzgos y puré­pechas. Un integrante de las organizacio­ nes comenta: “las organizaciones entraron para conquistar los verdaderos derechos. esta acción fue reconocida como una estra­ tegia para negociar y alcanzar sus demandas. algunos de sus integrantes ingresaron para laborar en ella. hubo una ruptura con ellas porque dijeron que hay cacicazgo y por eso. pero después cuando estuvo en la gobernatura ya no quiso nada con las organizaciones. Este inicial involucramiento de las organizaciones en los foros de consulta contrasta con la participación de éstas en una reunión de la Región CentroPacífico del cni en la comunidad indígena de Ocumicho (2004). A pesar de que los integrantes y líderes de ambas organizaciones se pronunciaron.. o lo harían sólo cuando no representara peligro para intereses políticos y económicos. mixtecos. totonacos. mientras que en su campo político inmediato negocian con el gobierno (y el prd) y aceptan la creación de una ley estatal. 2005). sin embargo. fueron desplazadas de las negociaciones por grupos creados ex profeso (por el gobierno) como legítimos representan­ tes de las poblaciones indígenas. lo que puso al descu­ bierto que se trataba de una estrategia implementada para contener la movilización. La creación de una Coordinación y no de una Secretaría de Asuntos Indí­ genas del Estado de Michoacán también causó descontento entre las organi­ zaciones que pactaron con el candidato perredista. N. A este encuen­ tro acudieron indígenas nahuas. la preparación y capacitación de los dirigentes de las organi­ zaciones suele ser mejor que el de las autoridades comunitarias. Ciertamente. A pesar de que éstas se mostraron renuentes a aceptar el tipo de institución creada (por carecer de recursos propios).indb 143 01/12/11 13:15 . Las organizaciones indígenas michoacanas participaron y firma­ ron los acuerdos allí tomados (oposición a la formulación de leyes indígenas estatales). según el gobierno canaliza mejor los apoyos a las comu­ nidades” (entrevista D.las elites de los partidos políticos estaban lejos de apoyar una reforma indí­ gena como se había creído. huicholes. a favor de Lázaro Cárdenas y no como organización. las autoridades son las más indicadas para pronunciar y luchar por las demandas de sus comunidades. El gobierno tampoco aceptó el diá­ logo con las organizaciones y los grupos protestantes. Las organizaciones (entre ellas la onp y npz) que apoyaron la campaña del perredista Lázaro Cárdenas B.

La cooptación de líderes y la ocupación de cargos públicos por integrantes de las organizaciones independientes también fue. lo que resultó en una aparente ruptura entre el gobierno estatal y estos agentes: “No hemos tenido ninguna repre­ sión y tampoco nosotros hemos querido hacer gran cosa. Finalmente. En este sentido. B. la creación de una Universidad Intercultural Indígena ha atravesado múltiples dificultades. El cuestio­ namiento hacia esta institución se hizo patente con las críticas hechas a la la­ bor del director de la Coordinación Interinstitucional en el 2005. 144 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política.. considero que la creación de una institución educativa especializada en el rescate de las culturas indígenas. Sin embargo. un grupo interinstitucional e interdisciplinario participó en la formación de un proyecto escolar que inició con la realiza­ ción de diplomados en diferentes sedes para conocer la demanda. y es una limitante para el desempeño de éstas. De forma similar. pero eso también es un peligro. el apoyo de organizaciones indígenas. su participación en actos de la Coordi­ nación y las sesiones que realizó sugirieron más una figura que avala­ba los discursos y acciones de la Coordinación y el gobierno estatal. El cuestionamiento acerca de quiénes eran los más aptos para crear y definir este proyecto produjo nuevas contien­ das. Lázaro Cárdenas Batel recibió. y posiblemente pactó.En el 2002. El análisis muestra un desconoci­ miento de éstas en las negociaciones. por lo mismo. Sin embargo. y se niegan a participar en dicho proyecto. porque pasa uno a ser del gobierno y no es fácil ser del gobierno. Éste tiene la función de: “ser interlocutores entre las co­ munidades y el gobierno”. por decreto se creó el Consejo Consultivo de Autoridades Indíge­ nas de Michoacán. El gobierno también implementó otras estrategias para desarticular el movimiento en la entidad.indb 144 01/12/11 13:15 . La ocupación de la “izquierda” en el gobierno estatal supondría una apertura del sistema. las cuales revivieron la disputa entre la elite educada y profesionista de los purépechas. que trata de establecer vínculos y compromisos con las comunidades indígenas de la enti­ dad es un logro importante. hay limitaciones” (entrevista I. Las organi­ zaciones que exigieron la creación de este tipo de educación advierten su descontento por ser excluidas en su creación. 2005). parte de su capital humano tiene que responder a las líneas de acción de las dependen­ cias en las que laboran: “alguna gente se ha integrado al gabinete. Las demandas y propuestas de las organizaciones fueron readaptadas a concesiones que no significaban peligro para intereses partidistas y empre­ sariales.

Antes de finalizar quisiera agregar un ejemplo más al cambio sintomá­ tico que se vive en Michoacán. asumió las demandas indígenas y en lo que va de su periodo ha respondido al compromiso con los líderes y organizaciones que lo apoyaron. 2004). en las diferentes direcciones y departamentos. A pesar del aparente descontento con el anterior gobierno.indb 145 01/12/11 13:15 . ¿no? Entonces no han querido levantarse” (entrevista F. Como contaba con el apoyo de gran número de perredis­ tas indígenas de las comunidades (es originario de la comunidad indígena de Ihuatzio). D. En esta institución. En la actualidad. esta táctica parece una limitante para el movimiento indígena michoacano. Por ejemplo. y en elección interna del partido denunció conflictos y deci­ dió salir de éste. y su capacidad para ocupar espacios de deci­sión a los que anteriormente no tenían acceso. en 2007 el prd nuevamente ganó la gobernatura de Michoacán. pobladores de las comu­nidades indígenas que no pertenecen a la cabecera municipal se desempeñan en estos puestos.porque ahí anduvimos. Leonel Godoy Rangel. Falta evaluar el desempeño de lo que va de su gobierno. fuimos parte del apoyo de este gobierno y entonces ahorita meteríamos las cuatro. que sustituyó a la ante­ rior Coordinación Interinstitucional. Organizaciones indígenas purépechas • 145 Book Organización política. Anteriormente era perredista. Esta nueva oportunidad para negociar y obligar al gobierno a colocar en la agenda política la proble­ mática indígena del estado implicó algunos cambios. En la contienda electoral para ocupar la presidencia municipal de Tzintzuntzan en 2006. Creó la Secretaría de Pueblos Indígenas. el ahora presidente muni­ cipal ganó como candidato del Partido Verde Ecologista (pve). las comunidades tienen mayor presencia en el ayuntamiento debido a que. se inscribió en las filas del pve y ganó las elecciones. pero esto es una muestra del conocimiento que las pobla­ ciones indígenas tienen de la política electoral. El candidato ganador. aunque con bajo presupuesto. pero también sus dirigen­ tes han demostrado margen de acción. en julio de 2008 orga­ nizaron las jornadas para el análisis y debate de la propuesta de reforma a la Constitución michoacana para dar cabida a una ley indígena. De nueva cuenta. Su desem­ peño como parte del gobierno ha motivado críticas entre las bases y fuerte presión para generar logros ahora que están en una posición de “mayor influencia”. Los dirigentes de onp y npz participan como tales. el gobernador incluyó a los líderes de las organizaciones y corrien­ tes del movimiento indígena como asesores de la Secretaría..

Comentarios finales A partir del levantamiento zapatista no se registró para Michoacán una apertura política. Los procesos anteriores de organización. La arena regional volvió a ser el espacio de acción por excelencia. las co­ munidades indígenas también se enfocaron en esta ruta para modificar sus circunstancias. económica. y la preeminencia que adquirieron como agentes sociales se refleja en acciones del conjunto de comunidades en momentos claves. logró mantener sus líneas de acción y el interés de la población no indígena que simpatizaba con los pos­ tulados zapatistas. La formación de una cultura política que combina el legado de la lucha de 1988 con prácticas políticas locales (indígenas) ha permitido que las comu­ nidades indígenas logren ejercer mayor presión política. se consolidaron y las organizaciones indígenas figuran ya como agentes capaces de negociar y posicionarse en el campo político. Ante el cambio de políticas y el desgaste del movimiento indígena a principios del nuevo milenio. pero las poblaciones indígenas vieron oportunidades para insertarse en los espacios de decisión y cambiar la histó­ rica marginación política. y la configuración de fuerzas políticas hizo que las organizaciones (por lo menos la onp y npz) giraran la mirada hacia la vía electoral y las demandas de remu­ nicipalización. En las comunidades indígenas se registra una crecien­ te desconfianza hacia líderes de organizaciones. lejos de una ruptura con el gobierno. y se han pagado los errores. 146 • Ivy Jacaranda Jasso Martínez Book Organización política. debieron reconstituirse en su inte­ rior. las organizaciones han reconsiderado la vía electoral y mantienen nego­ ciaciones con éste. cultural y social de la que son objeto. Sin embargo. el movimiento se fortaleció y. La historia de Michoacán nos muestra dinámicas políticas en que las poblaciones indígenas participan activamente. que principal­men­ te provenían del movimiento campesino. Las políticas de descentralización funcionaron como una válvula de salida para el gobierno. Esto motiva el interés político y obliga a reflexionar sus procesos como adaptaciones a las políti­ cas actuales. y condicionado su desempeño electoral. Aunque también hay riesgos. Este cambio no fue exclusivo de las organizaciones. Las elites en el poder tampoco mostraron interés en sus demandas.indb 146 01/12/11 13:15 . lo que ha obligado a que éstos se manejen con mayor honestidad y humildad. En la actualidad. a pesar de las afren­ tas del gobierno y las divisiones en su interior.

33 pp. en Neoliberalismo y organización social en el campo mexicano. 61/62. Sociología de la organización. México”. 163-167. en Gobiernos locales y reforma del Estado en América Latina. Renate (1980). invierno-primavera. Organización Nación P’urhépecha (onp). autonomía y agenda nacional”. Paz y María Teresa Sierra (2005). Zamora. Colmich/iwgia/iiam-Universidad Católica del Norte de Chile. Red de información indígena. Colmich. Willem (2003). Raúl (2003). legalidad e identidad. “Municipios y remunicipalización en la región purhépecha de Michoacán: entre `nuevos municipios´ y municipios indíge­ nas”. Mayntz. ii. Colmich. pp. Luis (2005). Colmich.html [consultado en enero 2004]. núm. Universidad Iberoamericana/Plaza y Valdés Editores. Movimientos indios en América Latina: los nuevos procesos de construcción nacionalitaria. 53. ponencia presentada en el Seminario Autonomía y Remunicipalización en Regiones Indígenas de México. septiembre [mimeografiado. [En línea]. (2007). Brasilia. núm. México. en Movimientos indígenas y gobiernos locales en América Latina. México. julio [fotocopias]. Ramírez Sevilla. “Decreto de la Nación Purhépecha”. Organizaciones indígenas purépechas • 147 Book Organización política. pp. “La descentralización en perspectiva”. “Orígenes y proyecto de nación P´urhépecha”.Bibliografía Anaya Muñoz. México. Autonomía indígena. “Movimientos indígenas y gobiernos locales en la región purhépecha de Michoacán. de Antropología. “Movimientos indígenas y gobiernos locales en la región purépe­ cha de Michoacán. ciesas/Plaza y Valdés Editores. Calderón Molgora. Máximo Cortés. Sarela. Sarmiento Silva. Madrid.indb 147 01/12/11 13:15 . Estudios de Historia y Sociedadn. Comunidades indígenas de Michoacán (1995). Miguel A. Alejandro (2006). “Introducción”. “Poder y autoridad: elecciones municipales en Michoacán”. México.apc. Estudios de Historia y Sociedad. en Autoridad y gobierno indígena en Michoacán. vol. México. México.].org/rci/organinteg/napurhe. Hernández. en El estado y los indígenas en los tiempos del pan: neoindigenismo. (2002). Colmich. México”. Assies. disponible en: www. Colmich. Colmich/ciesas/ inah/umsnh. 197-218. unam/ Plaza y Valdés Editores. en Relaciones. México. “Movimiento indio. gobernabilidad y legitimidad en México.lantea. Alianza Editorial. Marco A. México. Zamora. (1993). y Ventura Carmen (2003). Sergio (1996). Bartolomé. México. invier­no. en Relaciones. ponencia presentada en el Semi­ nario del proyecto Estado y Pueblos Indígenas en América Latina. Rosalba Aída. Universidade de Brasilia-Dpto. La legalización de usos y costumbres electorales en Oaxaca.

N. México”. 65-96. de Chilchota. Mpio. núm. Mich. unam-iis. Mich. Tanaka. 2004. “La reconstrucción de la nación purhépecha y el proceso de autonomía en Michoacán. K. Pueblos indígenas y reforma del estado en América Latina. O.. F. Tomás. U. Mich. Eduardo (1999). “La participación política de los sectores populares en América Latina”. Vázquez León. México. Mich. “El movimiento indio mexicano y la reforma del Estado”. México. Un caso de la política de identidad”... B. N.. Comachuén.. 2005. Conaculta. año lviii. Mich. Colmich. Yasumura. Ser indio otra vez. 2005. Ichán. P. Mich. México. N. ii. 01/12/11 13:15 . 2004.. Chilchota y Morelia. D. en Cuadernos del Sur.. de Zacapu. 2005.indb 148 B. en Revista Mexicana de Sociología.. B. Morelia. M. La purepechización de los tarascos serranos. Zárate Hernández. D.. Mich. México. pp. Nahuatzen.. Sto. “Polifonía en la construcción de lo purhépecha. J.. pp. Oaxaca. 41-65... 2005. 2006. G. Morelia.. de Chilchota. en El reto de la diversidad. vol. 2005. Mpio. Tacuro. Naoki (2003). Martín (1995). en Autoridad y gobierno indígena en Michoacán. Luis (1992). 3. Entrevistas Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Entrevista Book Organización política. Mich. Morelia... I. Morelia. inah/iis-uabjo. Colmich/ciesas/inah/umsnh. D. Tírindaro. D.(2001). Mpio. 2005.

al margen de las limitaciones jurídicas y operativas que los estados han puesto.Pobreza. de la participación ciudadana y del ejercicio autonómico de los pueblos indígenas en el estado de Guerrero. el ataque a luchadores sociales en el municipio de Ayutla. a través de los cuales los pueblos indígenas están atendiendo la ausencia de seguridad pública y procuración de justicia con la policía comunitaria. 149 Book Organización política. en el sur del país es donde mejor se visualizan los procesos autonómicos y reivindicativos de los pueblos indígenas que se concentran ahí. Tlapa de Comonfort. y su relación administrativa con el centro regional. la falta de medios de difusión en la lengua materna en la radio comu­ nitaria de Xochistlahuaca. en la primera presento la dinámi­ ca económica vivida en la región de la Montaña. recursos y procesos alternativos ante la desatención gubernamental en la Montaña de Guerrero Maribel Nicasio González Introducción Los inicios del siglo xxi representan la cristalización de avances del movimien­ to indígena en América Latina. y la desatención materno-infantil con la Coordi­ nadora Guerrerense de Mujeres Indígenas. y caracterizo las instituciones responsables del desarrollo de obras municipales a nivel estatal. Es una presentación apretada que pretende dar cuenta rápida de las políticas públicas. En la segunda parte presen­ to cuatro casos paradigmáticos de procesos de organización indígena. En el caso de México. la impo­ sición de políticas de salud. área de concentración de los municipios indígenas en Guerrero. paralelamente a los procesos que se dan entre los pueblos indígenas asentados y los nuevos sitios ocupa­ dos por migrantes indígenas.indb 149 01/12/11 13:15 . Este artículo está dividido en dos partes.

I NE GI 72 76 56 1 Municipios Con 5 000 o más indígenas Con 40% y más de población indígena División municipal ÊÚ Capital del estado 10 51 14 o 33 66 28 44 21 24 5 61 ÊÚ 29 11 2 74 18 o 70 45 42 75 48 17 19o 35 7 6 98 o 52 25 18 71 36 46 13 23 60 km 99 o o 98 1  Conapo establece como municipio indígena aquellos cuya población es superior al 70 por ciento. Costa Chica. Hay 81 municipios. 172). de quienes el 17 por ciento son indígenas pertenecientes a uno de los cuatro pueblos asentados en la entidad: nahua.indb 150 01/12/11 13:15 . 2002: 58). México. por lo que se quejan de una desatención y marginación gubernamental. según el censo de 2000. 2000. que es real. de ellos 21 son indígenas.1 en otros 17 hay presencia indígena en la mayoría de las comunidades. como trabajadores temporales o asentados definitivamente. na’a savi (mixteco). De las siete regiones geoeco­ nómicas. Estimación de la población indígena a partir de la base de datos del X II Censo de población y vivienda. en las otras dos hay una minoría nahua asentada incluso en Tierra Caliente.649 habitantes. tal como ocurre en los casos de Acapulco y Chilpancingo (ver cuadro de anexo 1. concentrándose mayormente en las dos primeras. 150 • Maribel Nicasio González Book Organización política. en cuatro hay presencia indígena –Montaña. me’phaa (tlapaneco) o ñomndaa (amuzgo) (Serrano. Centro y Norte–.Los municipios indígenas de Guerrero El estado de Guerrero está conformado por una población total de 3’079. Municipios con población indígena 19 o 102o o 100 101o 99 o 60 27 47 50 73 16 31 64 37 58 67 68 49 12 GUERRERO 55 División municipal 15 26 17 34 59 8 22 18o 19 3 54 38 32 40 57 39 102o o 101 30 20 0 20 40 100o 65 69 20 4 9 63 41 43 17 o 62 12 53 Fuente: INI-CO NA PO. que no es conside­ rada en las políticas públicas de ningún orden de gobierno. y en cuatro hay una importan­ te representación a causa de la migración. p.

indb 151 01/12/11 13:15 . La expulsión de mano de obra barata inició con la población na’a savi. Copalillo. Cochoapa el Grande. Iliantenco. estacional o permanente. Tlacoapa. La mayoría son programas asis­ tencialistas dedicados a la distribución de recursos económicos en efectivo y en especie. La migración pasó de ser individual y masculina. les si­ guen los me’phaa y los nahuas. Atlixtac. porque los recursos no llegan a quienes los necesitan debido a una mala planeación. Programa para abatir el rezago educativo. Atlamajalcingo del Monte. Pronabes o Piso firme. abandonando la escuela. Alcozauca. Acatepec.La forma como el gobierno ha enfrentado la marginación ha sido a través de políticas públicas definidas desde el centro de la federación. el pueblo ñomndaa ha sido el último en in­ corporarse al proceso de expulsión migratorio en la entidad. muje­res y algunos niños. particularmente en el caso de los na’a savi. Vivir mejor. Para paliar mediana­ mente la pobreza. Xalpatláhuac. 2  Los municipios que atiende Sedesol de Guerrero son 18 municipios indígenas: Metlatónoc. que se basan en criterios como el género. de los que se ven beneficiados los indígenas. en perjuicio de la sociedad y de las mismas comunidades indígenas. en la que el asisten­ cialismo desplazó a la organización comunitaria. el gobierno estatal desarrolla programas locales enfoca­ dos a la población en general. por lo que hay comunidades que en la temporada de migración se quedan solamente con ancianos. Tlacoachistlahuaca. manejo político en el otorgamiento de los bienes e improvisación en la implementación. siendo la mayoría migrante. destinada a los 125 municipios más pobres del país. implemen­ tadas por sus representaciones estatales. Para los pueblos indígenas una alternativa de enfrentar la pobreza es la migración. entre otros. Estos aspectos han generado una cultura política de pasividad y apatía en la ma­ yoría de la población indígena. que se ha ido imponiendo como una estrategia de sobreviven­ cia temporal. el gobierno federal implementó en 2006 la “Estrategia 100 × 100”. deficiencia o ausencia en el seguimiento. concretados en los programas de Oportuni­ dades. Zapotitlán Tablas. fomenta­da por el Estado.2 Paralelamente. entre otros: Pensión Guerrero. Copanatoyac. José Joaquín de Herrera. y Programa de salud y nutrición para los pueblos indígenas. Pobreza. Malinalte­ pec. los rangos de edad y el tipo de actividad. Zitlala. Ahuacuotzingo. El problema central con dichos programas consiste en la operación federal y estatal. Procampo. se van con sus padres a trabajar. entre los que se encuen­tran 18 municipios indígenas de la montaña y costa chica. a colectiva y familiar. recursos y procesos alternativos • 151 Book Organización política. Xochistlahuaca.

en el bajío. “Tachinollan: necesario. y en el norte del país a los estados de Sinaloa. Chicago. a Jalisco. educación a nivel medio superior y superior y. autoridades municipales y legisladores. Ante la migración no existe un proyecto serio a nivel municipal o regio­ nal de los municipios o las instituciones.indb 152 01/12/11 13:15 . sep. y la entrega de despen­sas para ayudarse en el viaje rumbo a los campos agrícolas. Sedeso). en las últimas décadas. Chilpancingo y las zonas agrícolas de la región de la Tierra Caliente. 3 de agosto de 2006. En Guerrero. Uno de los primeros ejerci­ cios de organización de los migrantes en la Montaña se dio en 20063 a través de una organización civil. lo más importante. a alguna forma de sobrevivencia. La migración a Estados Unidos es sobre todo ilegal. 4  Diario El Sur. 152 • Maribel Nicasio González Book Organización política. Carmen González. Florida. “Inicia la construcción del comedor para jorna­ leros en Tlapa. que el gobierno atienda las necesidades básicas de jornaleros”. la creación de un comedor y lavadero. porque faltaron los alcal­ des”. Ometepec.Los lugares de destino a nivel estatal son Acapulco. el Centro de Derechos Humanos de la Montaña. 6 de julio de 2007 y El Sur. los principales lugares de destino son Nue­ va York. “Sin acuerdo.4 conformaron el Consejo de Jornale­ros Agrícolas de la Montaña. Tlachinollan. 6 de octubre de 2006. el apoyo jurídico para aplicar la ley federal del trabajo y defensa de sus derechos laborales. Las pláticas y negociaciones se llevaron a cabo con representantes de instituciones (ja. con menor presencia en otros estados. Telo­ loapan. a los estados vecinos de Morelos y el Distrito Federal. 3  Diario El Sur. Las demandas de los migrantes consisten en la atención a la salud. Washington. Chihuahua. Iguala y Chilpancingo. entre las nece­ sidades más sentidas. las capitales regionales son los cen­ tros de atracción para la población: Tlapa de Comonfort. Virginia. secretarías entregan insumos”. la agencia del Minis­ terio Público. sai. Baja California y Baja California Sur. Impulsaron el reacondicionamiento de la Casa del Campesino. que conjuntamente con algunos contratistas comunitarios y mayordomos de la región de la Montaña. reunión sobre jornaleros agrícolas. Carmen González. la mejo­ ra de las condiciones de traslado y retorno en el transporte. encaminado a crear condiciones de arraigo o atención a las diversas situaciones que viven los migrantes y los familiares que se quedan en sus comunidades. Carmen González Benicio. ssa. debido a que son los lugares que permi­ten acceder a servicios.

y el Banco Mun­ dial en educa­ción básica y superior. Para resarcir el atraso. 5  El pnud caracteriza el desarrollo humano como el goce de las oportunidades de salud. En relación a los pueblos indígenas. Sin embargo. el derecho al desarrollo humano es a la vez un derecho individual y colectivo. aunándose más tarde el poder federal.indb 153 01/12/11 13:15 . Dicha situación económica dio lugar a un discurso político forjado a partir de la década de 1970 por el pri. aunados a los derechos culturales sociales y económi­ cos como ciudadano. empleo. 1998). una década después. la desertifi­ cación y las técnicas de cultivo (tlacolol). los recursos y programas han sido insuficientes. En la década de 1990. Todo lo cual ha mantenido los bajos niveles económicos y la agudización de la pobreza por el decremento de la producción agrícola para el autoconsumo. en el que se reconocía el rezago en el desarrollo y la marginación de la región de la montaña. 2006: 27). Instancias internacionales como el Programa de las Naciones para el Desarrollo (pnud) han invertido recursos para apoyar pro­gramas de alimentación. recursos y procesos alternativos • 153 Book Organización política. como lo muestran los Índices de Desarrollo Humano de los Pueblos Indígenas5 (idh) en los municipios de Guerrero. y dotar de servicios como es la construcción de caminos. sociales y económicos (cdi-pnud. ha pasado a ocupar el primer lugar con 23 municipios. en 2000. pues ninguno de estos mejoró su situación económica. salud y educación en distintos niveles (Camposortega Cruz. electrifi­ cación. culturales.Situación económica de los municipios indígenas en Guerrero Históricamente la región de la montaña de Guerrero ha estado marginada del desarrollo estatal. políticos. se impul­ saron proyectos a nivel federal como fue la Comisión de la Cuenca del Río Balsas con Lázaro Cárdenas en los años sesenta y la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas y Grupos Marginados (Coplamar). Pobreza. educación. a fina­les de los setenta. en una tierra de baja producción por sus características. a través de los representantes de los distintos niveles de gobierno estatal y municipal. relacio­ nado con el conjunto de derechos humanos: derechos civiles. respecto de la marginación Guerrero estaba detrás de Chiapas. con los recursos mínimos para operar programas sociales. infraestructura y medio ambiente. con la obligación del Estado de procurarlos. entre otros aspectos. debido al gran deterioro de la tierra por el uso de agroquímicos. El discurso versó en torno a “la deuda histórica que se tiene con los pueblos indígenas”.

6238 0.5249 0. donde disminuyó. Los municipios con los menores índices de desarrollo humano (idh) se encuentran en la región de la Montaña.5373 0.5697 0.6334 0. Esto signi­ fica que casi una cuarta parte de los 100 municipios más pobres de México se encuentran en Guerrero (Conapo.6893 0.7063 0.4483 0. 1 2 3 Al considerar los idh de los 41 municipios con presencia indígena.6060 0.  Municipio indígena.6318 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 Municipio Tlacoapa3 Ayutla de Los Libres2 Zirándaro1 Malinaltepec3 Atenango del Río2 Igualapa2 Ometepec2 Azoyu2 Alpoyeca1 Tepecoacuilco de Trujano2 Huamuxtitlán2 Tlapa de Comonfort3 Teloloapan2 Eduarno Neri2 Taxco de Alarcón2 Chilpancingo de Los Bravo1 Acapulco1 Cochoapa el Grande3** Iliatenco3*** José Joaquín de Herrera3** idh 0.7093 0.indb 154 01/12/11 13:15 . 2006).5726 0.5266 0.6216 0.5560 0.6 encabezó la lista a nivel nacional.manteniéndose todos ellos con una muy alta marginación. 154 • Maribel Nicasio González Book Organización política. Índices de desarrollo humano de los pueblos indígenas asentados en municipios con población indígena en Guerrero Núm.6158 0.6374 0. definido como suma­ mente bajo.5262 0.7117 0.6307 0. por los bajos índices de marginación.6252 0. se encuentra Metlatónoc que está por debajo del 0.7298 0. el nuevo municipio desprendido de Metlatónoc.  Con población indígena. junto con otros 17 municipios.6550 0. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 Municipio Metlatónoc3 Atlixtac3 Alcozauca3 Xalpatláhuac3 Tlacoachistlahuaca3 Ahuacuotzingo2 Xochistlahuaca3 Copalillo3 Copanatoyac3 Atlamajalcingo del Monte3 Acatepec3* Zapotitlán Tablas3 Martir de Cuilapa2 Zitlala3 Chilapa de Álvarez3 Quechultenango2 San Miguel Totolapan2 Cualac2 Olinalá2 San Luis Acatlán3 Tlalixtaquilla2 idh4 Núm.6994 0.6442 0.8190 0.5690 0. ** Creado en 2002. le siguen 10 municipios con el índice de “bajo”.5 idh.7049 0. país africano.6492 0. 0.8263 S/I S/I S/I  Lugar de migración.5849 0.6112 0.5860 0. Cochoapa el Grande. En 2005. de los que dos no 6  En 2005 Conapo definió el municipio que fue comparado con la situación de Malawi. en contraste con Chiapas y Oaxaca.6489 0.7784 0. * Creado en 1993.6277 0.6977 0. *** Creado en 2004.6166 0.

y otros nuevos como la migración y el narcotráfico se han traducido en nuevas demandas sociales. Las comunidades más alejadas de las cabeceras municipales de algu­ nos municipios promovieron la creación de nuevos municipios como estrate­ gia para obtener capital estatal y federal. de modo que incluso hay decrementos. Cabe comentar que aunque los recursos destinados a los nuevos municipios forman parte del presupuesto asignado al municipio de origen del que se escinden. Retomo el concepto de Lewis en lo relativo a la situa­ ción económica de quienes viven las condiciones de pobreza y las relaciones sociales. El rezago económico histórico-estructural en la región de la montaña ha generado la agudización de algunos procesos. entre las que se encuentran: el discurso y cultura de la pobreza. que en algunos casos resulta cuestionable. fracaso en la organización económica. política y social.indb 155 01/12/11 13:15 . Dicha situación ha sido aprovechada para que se innoven prácti­ cas tanto de ciudadanos como de políticos.son de la región de la montaña. inciden en la definición de presu­ puestos. 2) en 12 se dio un 0. un caso son los años electorales. lo mismo que acuerdos políticos entre partidos. que en el caso de la montaña ha adquirido algunos matices. Las coyunturas políticas. Los números dejan entrever que existen distintos criterios para definir recur­ sos presupuestales. tales como: el desgaste de la tierra. recursos y procesos alternativos • 155 Book Organización política. los otros fueron decrementos de 65 y 81 por ciento. Es información estadística de los datos enviados por algu­ nos municipios. 3) en uno fue de 46 por ciento. La asignación presupuestal anual de 2007 y 2008 aprobada por el congre­ so estatal para los municipios indígenas permite entender las razones que generaron la creación de los nuevos municipios. Tlapa fue el ayuntamiento con mayor apoyo. y de esa manera acceder a obras municipales. la escasez de la misma para las nuevas generaciones. 2006). Pobreza. En 2007 hubo cinco tipos de asignación a los municipios de la montaña:7 1) en dos no hubo incremen­to. 8  El antropólogo Oscar Lewis caracterizó la cultura de la pobreza como un sistema de vida en el que coinciden una economía escasa. e Iliatenco en 2004.8 Para los políticos la pobreza es una 7  La información presentada por inegi (1989-2007) para 2007 da cuenta sólo de 17 munici­ pios de la montaña y en 2008 son 13.30 por ciento. pocas oportunidades de trabajo cuando se carece de calificación. sueldos bajos. 1966). es posible realizar una mejor distribución de las obras. aunque la pobreza en zonas rurales asume algunas características distintas a las observadas por el autor. Los nuevos municipios indígenas constituidos fueron Cochoapa el Grande y José Joaquín de Herrera en 2002. La situación cambió en 2008 debido a que el incremento presupuestal fue el mismo para los 13 municipios que enviaron información: 2. Los restantes cuentan con recursos (Conapo.91 por ciento. y Malinaltepec y Metlatónoc donde hubo una baja sustancial. elementos socioculturales básicos (Lewis.

Ricardo Castillo Díaz. Del discurso se pasó a la incorporación de la cultura de la pobreza al implementar una estrategia para obtener algún beneficio. “Llama Calderón a acuerdos para combatir pobreza y reconoce deuda del país con Guerrero”.indb 156 01/12/11 13:15 . ubicados claramente en la geografía electo­ ral estatal y federal con población indígena. Guerrero. sección polí­ tica. ofrece amlo”. al solicitar la credencial de elector o una firma para alguna institución o trámite. im­ portante en número de votos. el apoyo de programas oficiales estatales y federales de los tres partidos políticos con mayor presencia: pri. La contra­parte radica en que la organización comunitaria que en otro tiempo fue suficiente para atender los requerimientos colectivos. 10  Diario La Jornada. “Inicia su campaña en Metlatónoc. Guerrero. 9  Diario El Sur. cuando el pri buscó recuperar el voto de los ciudadanos que sufragaron por la oposi­ción y a quienes simpatizaron con ella en los municipios más depauperados de la región. Renato Dávalos y Sergio Ocampo. la visita a comunidades con los antecedentes de mayor pobreza. Progreso social y justicia indígena. de manera que en periodos en que no hay campaña. Tlacoachistlahuaca. los líderes partidistas han sido los operarios de la maniobra. 22 de octubre de 2004. La Jornada. el municipio más pobre del país. “El candidato de los ricos está en Acapulco y nosotros aquí estamos”. misma que es usada en todo periodo administrativo.9 prd10 y pan. Es así como en la época contemporánea se puede observar el inicio de campañas. Progreso social y de 2006. 11  Diario El Sur. sección política. Entonces los candidatos hablaron de “la deuda histórica” con los habitantes de la montaña. el municipio más pobre del país. dice en aparente referencia a Zeferino Torreblanca”. con esta práctica ha sido mediatizada en muchas comunidades. 7 de diciem­ bre de 2006. Se incorporó en los años ochenta. La demanda se ha extendido a cualquier tipo de actividad y es una práctica que se está generalizando entre quienes han aprendido a usu­ fructuarla. “En la montaña se compromete Astudillo a trabajar por los pueblos más po­ bres de Guerrero. El candidato de Todos por Guerrero fue recibido por indígenas en Tlapa. indistinta­ mente del partido político. no así en donde la total desaten­ción estatal o donde la organización se mantiene.bande­ra de reivindicación que los acerca a un sector social concreto. Jesús Trigo.11 La bandera de lucha es la pobreza. Metlatónoc. 156 • Maribel Nicasio González Book Organización política. Xal­ patláhuac y Copanatoyac. cuando los partidos quie­ ren mantener su presencia para dar continuidad a su trabajo. creando programas y en­ viando recursos para los pobres de la montaña. quienes la otorgan lo hacen a condición de obtener una retribución monetaria o en especie. 20 de enero. “Inicia su campaña en Metlatónoc.

que en ocasiones llega al 1 por ciento. Tlapa es el municipio que maneja un presupuesto propio por el cobro de servicios a la ciudadanía.La administración municipal en la cabecera regional de la Montaña Dentro de este contexto y con el objetivo de mostrar la situación que vive una cabecera regional en términos administrativos. Información de la tesorera municipal. La población indígena es de 31. 2005). la población urbana era de 37. entre 45  mil y 50  mil pesos. el municipio es de los que cuentan con un presupuesto importante.936 habitantes.indb 157 01/12/11 13:15 . sin embargo la localidad no es considerada como indígena debido a que históricamente los mestizos tuvie­ ron el poder y. incorporando en 2008 una medida para que los municipios indígenas generen recursos propios. y de esa manera atender algunos gastos con recursos municipales. las contradicciones entre lo estatuido y lo aplicado en términos normativos. aunque da idea de las estrategias seguidas por las autoridades y la ciudadanía en la resolución de sus demandas. El ayuntamiento apoya total o parcialmente estas solicitudes con los recur­ 12  El presupuesto mensual de Tlapa en 2008 fue de 5 millones mensuales y la entrada de recursos propios. por lo tanto. Según el censo de 2005. y la compra de material de construcción para vivienda. iglesias. Entre las cuestiones comunitarias están la construcción de comisarías. Pobreza. y la dinámica y problemáti­ ca regional. por lo que las instituciones que trabajan con indígenas canalizan sus recursos a la zona rural del municipio. En la región de la Montaña. presento la situación de Tlapa de Comonfort. vinculados a la pobreza extrema. tales como: la compra de medicamentos. lo que repre­ senta el 84 por ciento del total municipal. Administrati­ vamente. recursos y procesos alternativos • 157 Book Organización política.12 dirigido a la atención de gastos no etiquetados. el traslado de enfermos o cadáveres de migrantes a sus lugares de origen. le impusieron su propia identidad. aunque sean míni­ mos.975 habitantes (inegi. El crecimiento urbano se aceleró a partir de 1990. aunque debemos considerar el incremento por la migración constante. Tlapa es una ciudad de tamaño medio en constante crecimiento por la migración intrarregional indígena. El presupuesto recibido en los ayuntamientos está predefinido a nivel estatal en partidas presupuestales. la realización de fiestas patrona­ les. que no se puede generalizar para todos los centros regio­ nales. las actividades de apoyo a eventos académicos o proyectos comunitarios.

El ayuntamiento tlapaneco en los trienios pasados se ha conformado por funcionarios y trabajadores manuales de origen indígena. ante lo que se ha creado el mecanismo de obtener el recurso a través de un vecino originario de Tlapa. el ayuntamiento de Tlapa se apoya en las alcaldías de la región. y en caso de tomar dinero de otras partidas. En la búsqueda de recursos o desarrollo de proyectos. para evitar conflictos administrativos. no sólo por la ausen­ cia de apoyo estatal. los presidentes municipales perredistas se reunían en la entidad para discutir la problemática administra­ tiva.sos propios. siendo ésta la única forma como se relacionan las autoridades. porque no cuentan con apoyo municipal. Al interior del prd. lo que denota que las demandas económicas y culturales de los pueblos indígenas no están consideradas en la administración municipal. Esta situación es una combinación de marginación y burocratismo contra los mi­ grantes intrarregionales. en años anteriores. la decisión del uso y forma de comprobación se toma por acuerdo de cabildo. En ambos casos se crean estrategias para cumplir con la normatividad institucional. sino que aparecen y son atendidas de forma marginal. de modo que los gastos sean compartidos o asumidos por la autoridad del municipio de origen de los nuevos residentes. de Tlapa y de otros municipios. sistemas jurídicos ni políticos al quehacer administrativo y de gobierno municipal. no hay un liderazgo o proyecto que los convoque. avalada por la autoridad. constituyéndose 158 • Maribel Nicasio González Book Organización política. Por la magnitud de la demanda de servicios y la escasez de recursos en Tlapa. procedimiento que han retomado las autoridades muni­ cipales cuando tienen que justificar un apoyo. sin embargo la adscripción indígena no incorpora su cosmovi­ sión. Aunque las autorida­ des ven la necesidad de algún tipo de trabajo coordinado. el gasto se demuestra con un acta comunitaria de una obra realizada. La otra situación en que se ha dado la interrelación de munícipes es a partir de la convocatoria que ha hecho el gobierno estatal para definir una obra re­ gional. El modelo administrativo estatal es el que se ha impuesto en una constante interacción con los sistemas políticos indígenas. Algo similar ocurre en otros municipios regionales. financiera e institucional común. alterando la información relativa a las obras o apoyos. pero dejaron de llevarse a cabo estas reuniones porque su partido llegó a la gubernatura. sino también pensando en la continuidad partidista en sus municipios.indb 158 01/12/11 13:15 . el ayuntamiento diferencia a los ciudadanos del municipio de los que llegan a avecindarse. en el caso de Metlató­ noc.

2007). ins­ titución creada por el gobernador Francisco Ruiz Massieu.13 La mayoría de los municipios indígenas de la Montaña incorporan prácticas políticas y jurídicas propias de sus sistemas políticos y jurídicos.indb 159 01/12/11 13:15 . los pueblos indígenas no dejen a un lado sus prácticas propias. situaciones o procesos particulares (Nicasio. El ayuntamiento no ha creado alternativas para enfrentar los problemas de ausencia de servicios y seguridad pública. que se refiere a una moda­ lidad de la interlegalidad. en la que se establecen mecanismos que permi­ten el desarrollo de las distintas formas de hacer política con el objetivo de ejercer poder a partir de contextos. Las instituciones y los pueblos indígenas A nivel estatal existe una institución encargada de la atención a la población indígena: la Secretaría de Asuntos Indígenas (sai). situación que adquiere matices particu­ lares. en lo particular por el incremento de la delincuencia organizada vinculada al narcotráfico. no sólo en la entidad sino en México. ya que dicho proceder político forma parte de la diversidad sociocultural y de hacer política. estableciendo transiciones y transgresio­ nes en el ámbito jurídico. según se trate del ámbito rural o urbano. tiempos. en la actualidad se llevan a cabo con el Estado y operan sin el reconocimiento gubernamental. quien explica que las leyes actúan como mapas mentales que se corresponden con diferentes sistemas normativos que se sobreponen e interactúan. recursos y procesos alternativos • 159 Book Organización política. 13  Los diarios estatales y los informes del Centro de Derechos Humanos de la Montaña. 14  El concepto de interlegalidad es desarrollado por Boaventura de Sousa Santos (1987: 298). de modo que. La interlegalidad relaciona sistemas jurídicos que tienen asignados distintos niveles en el orden jerárquico del Estado o de la sociedad. Pobreza. En la interacción de sistemas jurídicos y políticos la interlegalidad e interpoliticidad14 no son prácticas nuevas. Tlachinollan.mutuamente en algunos aspectos. sujetos y procedimientos. como es la relación entre los trabajadores de limpia na’a savi. siendo rebasa­ do por las demandas. que tiene su origen en la Procuraduría Social de la Montaña y de Asuntos Indígenas (Prosomai). La categoría de interpoliticidad es una propuesta conceptual propia. sino todos los elementos que representa un sistema normativo. al mismo tiempo. dan cuenta de la situación vivida por comunidades pertenecientes a los pueblos indígenas. permitiendo que lo establecido por el Estado sea traducido en prácticas y meca­ nismos locales. se llevan a cabo desde la llegada de los españoles. maneja distintas representa­ ciones simbólicas de valores. poniendo en relación no sólo normas. Posteriormen­te. cuando se les vincula o tienen algún tipo de relación con la siembra y traslado de enervantes. y a la que defino como la convergencia de más de dos sistemas políticos en una relación de hegemonía-subordinación.

5) presencia indígena. y distribuir algunos recursos a los solicitantes. además de la escasez de recursos. La institución está re­ presentada por un indígena desde la pasada administración priísta. Aparte encontra­ mos proyectos que. paliando algunas nece­ sidades menores y duplicando algunas acciones que todavía ésta desarrolla. estarían encaminados a la creación de políticas públicas interinstitucionales y al fortalecimiento de su libre determinación y autonomía. 7) servicios emergentes de bienestar social. la sai implementó nueve programas15 destinados a la atención de cuestiones legales.indb 160 01/12/11 13:15 . no cuenta con la infraestructura y los recursos suficientes para lograr un impacto conforme a sus objetivos. 16  Misión y visión de la sai.mx/pics/art/articles/609/ file. lo que ha sido una de las demandas de las organiza­ciones civiles y de la ciudadanía del estado.con Rubén Figueroa Alcocer (1993-1996) la Prosomai se convirtió en la Procuraduría Social. productivas y de migrantes. 15  Los programas que operan son los siguientes: 1) transversalidad institucional. 4) diversi­ dad cultural y justicia social. sin convertirse en la entidad rectora de la acción institucional que tiene como meta. Este papel aún sigue siendo representado por la cdi.pdf1023.pdf 160 • Maribel Nicasio González Book Organización política. 6) reforma jurídica y reconocimiento indígena. lo mismo que ahora con el gobierno perredista. hasta llegar en la actualidad a vincularse con la Comisión Nacional de Desarro­llo de los Pueblos Indígenas (cdi) para el desarrollo de algunas acciones de los programas federales que maneja. René Juárez Cisneros (1999-2005) propuso crear la Secretaría de Desarrollo Indígena que quedó truncada. En un inicio la labor de la Prosomai consistió en encargarse de canalizar las demandas de las comunidades indígenas a otras instancias de gobierno. La sai ha desarrollado diferentes programas en cada año de trabajo. En 2008. Dentro de sus principa­ les limitaciones se encuentra. equidad y acción institucional. aunque hay algunos que se mantienen.gob. la poca importancia que el gobierno estatal le ha dado al sector indígena y a la secre­ taría misma.16 Sus acciones se quedan en el asistencialismo. 2) observa­ torio intercultural de la acción institucional. Campesina y de Asuntos Indígenas de la Montaña (Proscai). culturales. pues aunque la sai tiene presencia. lo mismo que la ley indígena que promovió para la entidad. como es el caso de la asesoría jurídica. que hasta el momento no muestran un impacto real en este senti­ do.guerrero. en teoría. 3) autogestión indígena para el desarrollo. 8) financiamiento de proyectos productivos demostrativos para los pueblos indígenas y 9) defensa y asesoría jurídi­ ca a la población indígena. [En línea]: http://www.

Por su parte. es la instancia responsable de la política indigenista a nivel nacional. lo que en 2007 propició que se realizara una consulta con algunas organizaciones y representantes indígenas para proponer y elegir al nuevo delegado. 2) infraestructura básica. con gran disgusto y reclamo constante de los afectados. la cdi. apoyo a mujeres– como los recursos destinados al sector indígena. 7) turismo alternativo y 8) apoyo a la producción. recursos y procesos alternativos • 161 Book Organización política. Pobreza. Los recursos de estas instituciones resultan insuficientes. 3) desarrollo de las culturas. Los proyectos sociales alternativos En la segunda parte de este trabajo presento diversos proyectos que. 6) convenios en materia de justicia. cuyo antecedente es el transfor­ mado Instituto Nacional Indigenista (ini). Las organizaciones sociales indígenas en el estado demandan que el delegado sea indígena. 4) fondos regionales indígenas. más por la presión social y normativa. Sedesol. La cdi ha reducido paulatinamente tanto los programas17 –infraestructu­ ra. sin decla­rarse como tales.indb 161 01/12/11 13:15 . Sagarpa–. emanada de aquella. aunque continúa siendo la institución que establece la política indigenista y la que mayor inversión realiza en infraestructura. proyectos productivos. pero son las que proporcionan los recursos federales para el desarrollo de obras de infraestructura municipal. proceso que ha sido difícil porque el interés de las instituciones se limita a obtener la infraestructura y los recursos manejados en cada programa. Las alternativas para enfrentar la pobreza. con su representación en la entidad. constituida en 2003. El objetivo de la transformación del ini consistió en transferir a las institucio­ nes existentes la atención de la población indígena en cada entidad federativa –ssa. 5) organizaciones productivas para mujeres. son autonómicos por el ejercicio político al reivindi­ 17  En 2008 desarrolla ocho programas: 1) albergues escolares. Es hasta años recientes que parcialmente las han incorporado a las activida­ des de cobertura. que por tenerlas presentes para desarrollar proyectos. sin importarles conocer la situación de la población indíge­ na en su ámbito de competencia. Tanto la cdi como la sai han destinado la mayor parte de sus recursos humanos y económicos a la zona donde se concentra la población indíge­ na –Montaña y Costa Chica–. dejando al margen a comunidades en la zona norte y centro.

omisiones e incapacidad del sistema estatal de procuración de justicia. Flores Félix (2004). Tesis de doctorado en Antropo­ logía. El éxito de esta organización es tal. coincidentes en el reclamo del reco­nocimiento a participar como sujetos de derecho. La policía comunitaria El Sistema de Seguridad. Existen en la entidad otros procesos avanzados o en ciernes. con el reconocimiento oficial.car su identidad y sus derechos como pueblos indígenas. Surgió en 1995 con la participación de comuni­ dades indígenas. lo que enfrenta a la Coordinadora Re­ gional de Autoridades Comunitarias (crac). en la actualidad es la región más segu­ra de la entidad donde se ha abatido la delincuencia en un 90 por ciento. Sánchez Serrano (2007). y dos regiones. asu­ miendo un papel como sujetos de cambio. México. ciesas. Tiene 12 años de servicio. conscientes de que es posible vivir de otra forma. organizaciones y sociedades productivas. algunos son los siguientes: E. más conocida como “policía comunitaria”. máxima instancia de autoridad en  Existe una serie de trabajos de investigación publicados y en red que pueden ser consul­ tados para tener más detalles sobre el proyecto. 75. J.18 Después de la negra historia de inseguridad e impunidad. en revista Ciudades. Martínez Sifuen­ tes (2001). y por buscar alter­ nativas para atender necesidades que consideran sus particularidades sociocultura­les. Los cuatro procesos sociales resultan paradigmáticos por­ que ilustran la problemática de los pueblos indígenas en la región de asen­ tamiento de la población indígena. y con el acom­ pañamiento de la iglesia. su cobertura es de 10 municipios indígenas y mestizos. políticas y de derechos humanos”. ini. Justicia y Reeducación Comunitaria. que otras comunidades quieren incluirse. 18 162 • Maribel Nicasio González Book Organización política. E. fue conformada por comunidades y organiza­ ciones sociales con el objeto de defenderse de la delincuencia organizada y para enfrentar la negligencia. núm. México. 62 comunidades en las que viven aproxi­ madamente 100  000 habitantes. pro­ motores de un rumbo propio al margen de lo que el Estado establezca como la norma.indb 162 01/12/11 13:15 . la forma de enfrentarla y la relación esta­ blecida con el gobierno a raíz de la construcción de las alternativas. Reinventando la ciudadanía: la construcción social de la democracia en la región costa-montaña de Guerrero. “Policía comunitaria y redes cafetaleras. La policía comunitaria: un sistema de seguridad pública comunitaria indígena en el Estado de Guerrero. julio-septiembre.

recur­ sos económi­cos y capacitación. La policía comunitaria está compuesta por na’a savi y me’ phaa de la región Costa Chica y Montaña. el proyecto general se constituye de otros proyectos alter­ nos. a la que se incorpora Radio Kimi Ndica (Estrella Libre).19 También se ha contemplado elaborar docu­mentales y promover la gráfica popular para difundir su experiencia. cuyo objetivo es fortalecer la organización e identidad comunitaria. trabajo para la comunidad. por lo que se piensa como un proyecto integral. incluyendo la educación. por la educa­ ción e ideas imperantes en torno del rol femenino y la actividad pública. Respecto del ámbito educativo. la producción y la comunicación. geopolítica. sin remuneración.la estruc­tura. entre otros aspectos. los locutores son jóvenes bilingües de las comu­ nidades integrantes del proyecto. incorporándose en últimas fechas comunida­ des mestizas. está funcionan­ do la primer radio comunitaria.policiacomunitaria. a considerar las peticiones. En el aspecto económico se desarrollan proyectos relacionados con la producción y comercialización de productos agrícolas. los logros han consistido en la apertura de una sede de la Universidad Pedagógica Nacional y en el desarrollo del proyecto de la Universidad Intercultural del Sur (Unisur) en cinco sedes indígenas. ropa y otros bienes. al incluirlas dentro de la Comisión de Participación de la Mujer que forma parte de la Asamblea Regional. es decir. dados los retos a los que se tienen que enfren­tar en términos de infraestructura. recursos y procesos alternativos • 163 Book Organización política. esto a pesar de que hay limitaciones en un involucramiento mayor.indb 163 01/12/11 13:15 . incorporando a sus vecinos afromestizos asentados en un extremo de la Costa Chica. y en algunos periodos las comunidades son las que brindan la mayor contribución al proporcionar un grupo de entre 10 y 12 policías que brindan servicio. Con respecto a la comunicación. Se ha recibido apoyo económico y en especie de algunos municipios. comunicación.org 19 Pobreza. aquí el trabajo es incipiente. Radio Vee Savi. a través de alternativas como el intercambio. que ubica a los hombres como los actores principales. Tienen claro que para llevar adelante tales proyectos requieren de espe­  La dirección electrónica de la página web es www. debido a que los participantes tienen claro que no es posible mejorar las condiciones de vida abocándose a un solo aspecto social. La participación de las mujeres en la estruc­ tura de autori­dad se dio en 2006. Cuentan con una página web que brinda información general sobre la organización y difunde información fuera de la región sobre los acontecimientos recientes.

se han implementado campañas de desprestigio y se realiza un acoso político por parte de presidentes munici­pales y de los dos últimos gobernadores. La Organización del Pueblo Indígena Me’phaa. Como alternativa de seguridad pública y procuración de justicia. En 2002 surgió la 164 • Maribel Nicasio González Book Organización política. asimismo. Esta situación ha generado enfrentamientos con los diversos cuerpos de policía y militares. este pro­ yecto ha resultado un ejercicio apegado a la cosmovisión y legitimidad comu­ nitaria indígena. A.cialistas en cada aspecto que se pretende desarrollar. situación con la que los miembros de la crac están en desacuerdo. sino que está usando los elementos cultu­ rales que le sirven para construir alternativas de solución a las necesidades que el gobierno no está atendiendo.C. incorporándola a su sistema policial. como es el Convenio 169 de la oit. por lo que. cada subproyecto se convierte en un nuevo proyecto al que hay que dar seguimiento y lograr que se articule. A. no sin diferencias en los enfoques de qué y cómo hacerlo. la Organización del Pueblo Mixteco y Tlapaneco. sin embargo. pudiendo trazar un rumbo por consenso. que se separó en dos organizaciones. lo que da continui­ dad e involucra a los distintos actores sociales. El mecanismo propuesto por el gobierno para reconocer a la policía comunitaria ha consistido en pre­ tender legalizarla. cada uno en su momento. La toma de decisiones es colectiva –en asamblea–. además de que se han emitido órdenes de aprehensión contra los represen­ tantes visibles. en sí.indb 164 01/12/11 13:15 . está conformada por habitantes me’phaa del municipio de Ayutla de los Libres.C. dado que su lucha incluye el reconocimiento de sus derechos culturales. quienes inicia­ ron la organización conjuntamente con na’a savi de la misma demarcación desde 1994. políticos sociales y económicos como pueblos indígenas. la estructura y normas no son reconocidas por el gobierno porque establecen nuevos marcos políticos y jurídicos que impli­ can una relación diferente a la que el gobierno local sustenta. una por cada pueblo indígena. El proyecto de la policía comunitaria ha reactivado no sólo la organización de las comunidades involucradas. basándose en el artículo 2o. La Organización del Pueblo Indígena Me’phaa. constitucional y en normas internacionales.

La pobreza estructural los llevó a organizarse para buscar la solución de sus necesidades. es el más visible en el resguardo de su integridad física. “Militares buscan a dirigentes indígenas y civiles armados amenazan en comunidades de Ayutla. Así. integrante de la opim. quienes se encontraban durmiendo en una primaria después de haber participado en una reunión. Los defensores y defensoras de la opim. Valentina Rosendo Cantú.Organización del Pueblo Indígena Me’phaa (opim) cuyo trabajo consistió en la defensa de su identidad. por parte de la Secretaría de Salubri­dad. de sus derechos como pueblo indígena y en la denuncia de la violación de los humanos. Ezequiel Flores Contreras. y a otra mujer en la localidad de Barranca Bejuco. y la detención de cinco integrantes de la organiza­ ción. 3 de abril de 2008. además de que se habla del apoyo de un grupo paramilitar. acusados del asesinato de cuatro policías municipales y un trabajador de telégrafos. entre milicianos del erpi y vecinos de la comunidad de El Charco. es decir guerrilleros. mu­ nicipio de Acatepec.indb 165 01/12/11 13:15 . quienes denunciaron los casos ante las autoridades mexicanas. así como para integrantes de la opim que han denunciado esta situación y la de los hombres esterilizados. y enervantes. 21  Diario El Sur. por lo que el trabajo de acompañamiento de las organi­ zaciones defensoras de derechos humanos. denuncian”. los militares al buscar “encapuchados”. y de robo del dinero que se pagaría a los beneficiarios del progra­ma Oportunidades. referida líneas arriba. En el mismo año los militares asesinaron a once personas. recursos y procesos alternativos • 165 Book Organización política. 19 de noviembre de 2008. misma que se pronunció en 2008 pidiendo medidas cautelares para las dos mujeres. y Cuauhtémoc Ramírez.21 De este hecho se han derivado otras arbitrarie­ 20  Diario El Sur. vecinos de la comunidad de El Camalote. Pobreza. se encuentra el asesinato del hermano de Inés Fernández Ortega. redacción. accedieron a ser esterilizados a cambio de promesas de algunos bienes para sus familias y para la comunidad. violaron a una mujer en la comunidad de Barranca Tecoani. entre ellos Obtilia y Andrea Eugenio Manuel. “Denuncia la opim que la pgje pretende involucrar a sus miembros en la matanza”.20 En 2002. han sido amenazados por su labor de denun­cia. oficial y civil. quien ya había sido amenazado. Inés Fernández Ortega. Entre los últimos acontecimientos ocurridos en 2008. Este hecho provocó la militarización del municipio desde entonces. 14 hombres na’a savi y m’e phaa. Ante esta situación se estable­ció una denuncia en 2007 ante la Comisión Interamericana de Dere­ chos Huma­nos (cidh). mismas que turnaron el asunto a un ministerio público militar que no encontró responsables. en 1998.

ante lo esta­ blecido por un Estado hegemonizador que niega la diversidad sociocultural y el derecho a la autodeterminación.nodo50. aunque hay que aclarar que su ejercicio de autonomía no era de ningún modo un intento separatista. con magros resultados. conocido como “autoridades tradicionales”.htm 22 23 166 • Maribel Nicasio González Book Organización política. la población se ha organizado para crear alternativas políticas. contando con el apoyo económico de los simpatizantes al carecer de presupuesto estatal. Se sustentan en la Constitución nacional. retomaron el “mandar obedeciendo” neozapatista. para quitarle el poder. Una posibilidad la encontraron las comunidades en la creación de un cuerpo de autoridades alternas a las nombradas en el proceso electoral municipal de 2002. 61-70). encargadas de la administración de algunos espacios municipales.23  La historia política de Xochistlahuaca es descrita por Miguel Ángel Gutiérrez Ávila (2001). 6.dades cometidas por los procuradores de justicia contra parientes de los detenidos y los acusados.  Pronunciamiento de las autoridades tradicionales hecho el 1 de diciembre de 2002 al esta­ blecer el autogobierno de Suljaa’. Tiene una historia de caciquismo político priísta. al crimina­lizar a los promotores de proyectos sociales. con la claridad de que era un ejerci­ cio de reivindicación de sus derechos como pueblo indígena. Esta situación exhibe la forma como se usa el sistema judicial para enfrentar a una organización que realiza una labor de denuncia. Se puede consultar en la dirección electrónica www.22 Se conformó un grupo de siete autorida­ des designadas en asamblea de comunidades del municipio. Suljaa’ en ñomndaa. representado en los últimos años por la familia de Aceadeth Rocha Ramírez.org/ pchiapas/mexico/noticias/amuzgo. ex presidenta y diputada estatal. buscando alianzas entre las fuerzas políticas de oposi­ ción e incluso con el mismo pri. asentado en la Costa Chica. mediante el acoso militar y policiaco. Ante esta situación. Las autori­ dades tuvieron el poder y la legitimidad otorgada por la ciudadanía indíge­ na al retomar su sistema normativo y político para gobernarse. na’a savi y una minoría nahua. Se intentó nombrar autoridades en las comunidades. (artículo 39). en el convenio 169 de la oit y en los Acuerdos de San Andrés. mostrando la persecución que en los últimos meses se está llevando a cabo desde el gobierno estatal.indb 166 01/12/11 13:15 . la Ley orgánica del municipio libre del Estado de Guerrero (artículos 1-3. Las autoridades tradicionales y Radio Ñomndaa El municipio de Xochistlahuaca. está poblado mayoritariamente por ñomndaa.

fortalecer la identidad ñomndaa al recuperar la histo­ria y lengua propia. quien desconoce el proyecto. por la policía y. provocando una gran división intracomunitaria acompañada de temor permanente y tensión social. limitando la conjugación de esfuerzos. los locu­ tores fueron jóvenes estudiantes de secundaria y bachillerato. La Palabra del Agua. enfocada en apoyar la comunicación entre los simpatizantes. la identidad y la autodetermina­ ción en el uso de los recursos.El proyecto resultó innovador al buscar un gobierno apegado a un actuar político propio. que llevan a cada una a centrarse en sus luchas particulares. acudiendo al ayuntamien­ to oficial instalado en casas y locales particulares. como es el territorio. El proyecto fue apoyado por los propios habitantes. de acuerdo con sus necesidades socioeconómicas particu­ lares. Radio Ñomndaa. La radio se ha convertido en un proyecto en sí mismo.indb 167 01/12/11 13:15 . quie­ nes están desarrollando alternativas para atender sus necesidades. y a dar la palabra a los distintos secto­res sociales. La lucha dada por la mayoría ñomndaa del municipio de Suljaa’. hasta llegar a contar con instalaciones que varias veces han sido allana­ das por distintos tipos de autoridades: por militares. por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. pues la presión oficial se ha manifestado en la nega­ ción de recursos y obras. y que en el ejercicio de resolución hay una serie de cuestionamientos de legitimidad por parte del gobierno. con órdenes de aprehensión en contra de algu­ nos colaboradores. La división política interna agrupó en faccio­ nes a quienes estaban a favor de cada autoridad. Como parte del proyecto político. y en la persecución y giro de órdenes de apre­ hensión contra los dirigentes. las mujeres tejedoras y las autoridades tradicionales (cdhm. El ejercicio no ha estado exento de dificultades. en 2004 se creó una radio comunitaria. por la Agencia Federal de Investigaciones. no sólo por el autorita­ Pobreza. 2005). en 2008. Las mismas organizaciones sociales indígenas (autoridades tradi­ cionales y el Consejo de la Nación Amuzga) con presencia en el municipio tienen desencuen­tros políticos. al reivindi­car el derecho a la comunicación. con logros paulatinos. recursos y procesos alternativos • 167 Book Organización política. que se fue desgastando poco a poco por la carencia de recursos. ante lo que los simpatizantes tuvieron que ceder. retomando lo establecido en el Conve­nio 169 de la oit. ilustra la forma como se ejerce el tener una gobernanza de los pueblos indígenas. La radio fue un pro­ yecto que hizo confluir esfuerzos locales y externos. y la del movimiento.

pues la participación de mujeres en el ámbito público no es sencilla dada la cultura patriarcal dominante. la anipa. 168 • Maribel Nicasio González Book Organización política. evitar la muerte materna. de modo que en 2003 conformaron a nivel estatal la Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas (cgmi). entre otras. Hoy en día existen mujeres jóvenes que forman los cuadros políticos que han asumido el liderazgo del movimiento indígena femenino. conocen las demandas sectoriales y obtienen los medios y contactos necesarios. Coordinadora Nacional Plan de Ayala (cnpa). elaboraron una agenda con el objetivo de abordar la defensa. resguardados por normas nacionales e internacionales.rismo en el ejercicio del poder hegemónico. que conforman una sociedad en cambio. que se integraron a la Coordinadora Nacional de Mujeres Indí­ genas (Conami). Sociedades de Seguridad Social y organizaciones comunitarias. Nduu na uu savi y Axale SSS.indb 168 01/12/11 13:15 . erradi­ car la violencia intrafamiliar. Al iniciar su trabajo. a pesar de que existen ejerci­ cios a nivel municipal relacionados con la salud o la producción de algún tipo de arte. 24  Algunas de estas organizaciones son el Consejo de la Nación Amuzga Ñe’cwii ñ’oom. donde se forman en la temática del género. con mujeres militantes del Consejo Guerreren­ se 500 años. sino porque a los gobernantes les falta entender en qué consiste la diversidad sociocultural y cómo vivirla sin violentar los derechos de los ciudadanos indígenas. La Coordinadora tiene sus orígenes en 1997. con antecedentes de participación en organizaciones locales. Su presencia es el agua fresca en el movimiento indígena. promoción y difusión de los derechos humanos de las mujeres. con la participación de ocho organizaciones de mujeres. Noche Sihuame Sanse Tajome. que limita la participación de las muje­ res al inte­rior de las mismas organizaciones indígenas. capacitar en el cono­ cimiento y manejo de instrumentos jurídicos nacionales e internacionales. La Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas Son pocos los proyectos emprendidos por mujeres indígenas en Guerrero que hayan logrado trascender a nivel regional.24 nacionales (Congreso Nacional Indígena –cni– y la Asamblea Nacional Indígena Plural por la Autonomía –anipa) e internacionales (Enlace Continental de Mujeres Indígenas –ecmi).

Para desarrollar estos objetivos. a instituciones estatales y nacionales. Esta postura ha generado resque­ mores al interior de las organizaciones y los movimientos sociales. contar con una organización estatal de mujeres. centro regional de la Costa Chica. Los logros obtenidos desde el punto de vista de la cgmi consis­ten en la reivindicación de las demandas de las mujeres. Para lograr sus metas ha sido importante la formación de cuadros a nivel municipal y estatal. cuidar el medio ambiente y buscar el desarrollo económico de las mujeres. por lo que son mal vistas. se han acercado a los ayuntamientos indígenas. identificaron la salud materno-infantil como prioridad. queda claro que el gobierno estatal no ha imple­ mentado la atención sanitaria necesaria. trabajan­do por el reconocimiento de su identidad y la equidad de género y de etnia (Sánchez. proyecto que fue retomado por la Coordinadora. ante lo cual los pueblos indígenas organizados como etnias o comunidades crean alternativas para enfrentar o dar solución a las Pobreza. Las experiencias mostradas ilustran el tipo de problemática y las razo­ nes que la ocasionan. 2005: 98). para que acompañen a las mujeres embarazadas en el seguimiento médico. Al hacerse cargo del proyecto. debido a los altos niveles de muertes de mujeres por aspectos vinculados a estas problemáticas. De este modo. En 2002 se elaboró un estudio sobre la mortalidad materna en Guerrero. obtener el reconocimiento de autoridades municipales.indb 169 01/12/11 13:15 . y a agencias internaciona­ les. y con las nuevas condiciones de atención que considera el enfoque intercultural con la mediación de los “enlaces interculturales”. recursos y procesos alternativos • 169 Book Organización política. La lucha de la cgmi es pionera. las mujeres siguen siendo discriminadas y desatendidas. y del movimiento in­ dígena en general. buscando la interlocución. empoderar y capacitar a las mujeres en las regiones. y formar liderezas. independientemente del trabajo y esfuerzos realizados a favor de la organización en particular. donde se capacita a muje­ res en salud materna. en las que no sean vistas como parte de un colectivo mayor o de la lucha comu­ nitaria. Los ejes transversales a estos aspectos consis­ten en elaborar políticas públicas definidas para mujeres. y se constituye como un ejercicio que se debe reproducir a pesar de las dificultades. donde se cuestiona que las mujeres luchen por demandas particulares como género. que dio origen al proyecto de la “Casa de Salud” en el municipio de Ometepec.fomentar la salud y nutrición. recursos y capacitación.

Uno más es el cono­ cimiento. quienes se asumen como sujetos con derechos están desarrollando alternativas legitimadas comunitariamente. lo que les permi­ te mantenerse en el proceso. manejo y apropiación de instrumentos jurídicos internacionales usados como parte de la argumentación para avalar el ejercicio de sus dere­chos económicos. estatal. Hay una reivindicación identitaria y de sus derechos como pueblos indígenas. En la marcha de los proyectos se han incorporado aspectos como el género. ha criminalizado los nuevos procesos autoges­ tivos. usando sus propios medios en la mayoría de los casos y buscando recursos e interlocución con instancias también alter­ nas. asumiendo una postura proactiva como sujetos sociales. rescatando aspectos de sus sistemas políticos y del sistema estatal y estableciendo relaciones interlegales e interpolíticas.condiciones de vida. Uno de ellos consiste en asumir un posiciona­ miento contra el Estado frente a lo que éste deja de hacer por la ciudadanía indígena. y la mayo­ ría cuenta con un medio de difusión usando la tecnología existente. se han agregado a redes establecien­ do vínculos a nivel regional. lo que hace vivir la diversidad política al interior de los pueblos indí­ genas. adecuándolos a las nuevas propuestas. nacional e internacional. que es el caso de la policía comuni­ taria. independiente­ mente de su filiación partidista. dejando al margen las normas que permiten su dichas demandas. Como contraparte. El gobierno estatal. pues existen diversos puntos de vista sobre cómo y por dónde llevar el pro­ yecto. Al construir dichas alternativas. Otro es retomar elementos socioculturales de las sociedades con las que conviven. dinamizan el quehacer político en varios sentidos. imponien­do un “deber ser” sustentado en el autoritarismo y sospechando de cualquier proyecto y de sus promotores.indb 170 01/12/11 13:15 . políticos y culturales. y su adminis­ tración se ve mediada por los compromisos e intereses político-partidistas 170 • Maribel Nicasio González Book Organización política. la autogestión y la autonomía. Reflexiones finales En Guerrero los recursos estatales y federales enviados a los municipios indígenas de la región de la montaña resultan insuficientes. quienes son vistos como alteridad e inferiores dentro de la socie­dad guerrerense.

Pobreza. caso de la opim. han seguido varias estrategias.indb 171 01/12/11 13:15 . consistentes en orga­nizar y operar proyectos de varias comunidades o sectores interesados. el uso del discurso y una cultura de la po­ breza.de las autoridades municipales y estatales. y unos más están dentro de la defensa de sus derechos desde los derechos humanos. y generalmente imple­ mentan programas al margen de la consulta a los pueblos indígenas. los municipios más pobres y los que más recursos reciben. Para acceder a servicios. La dinámica iniciada en los años ochenta ha generado en algunas comunidades y líderes. La organización comunitaria ha llevado a otro tipo de acciones. los ejemplos son la policía comunitaria y la coordinadora guerrerense de mujeres indígenas. infraestructura y capital. Entre las primeras aparecen las que los adminis­tradores crean para obtener recursos al interior del municipio. y las otras consisten en la creación de nuevos municipios. esta­ tales y federales dedicadas a atender a los pueblos indígenas. Metlatónoc y Tlapa de Comonfort respectivamente. debido a que se vuelve un círculo vicioso de cliente­ lismo y pasividad. De la situación económica en los municipios y los requerimientos comen­ tarios. acordes a una organización comunitaria. en otros son alternativas a las que la población puede acceder –la atención a la salud materno-infantil–. La entrega de recursos en estas condiciones enrarece aún más las condiciones de vida donde se pone en práctica. convenientes para quienes manipulan y mediatizan la mejo­ ra de las condiciones de vida. La situación de rezago en el desarrollo regional ha sido utilizada por los partidos políticos para promoverse y convertir “el combate a la pobreza” en bandera de lucha. cuentan con recursos –según sea la coyuntura política– que son dosificados e insufi­ cientes para atender los requerimientos regionales. en que “ser pobreza” es el argumento para hacerse acreedores a cual­ quier apoyo o beneficio sin una participación organizada en la resolución de sus necesidades. algunas son relativa­ mente viables y otras radicales. con deficiencias en la planeación. recursos y procesos alternativos • 171 Book Organización política. Las instituciones oficiales. como procesos autonómicos en algunos casos –la seguridad comunitaria y la radiodifusora–. lo trascendente son las experiencias organizativas que se están desarro­ llando desde las comunidades.

Me’phaa Me’phaa Nahua Na’a Savi. Me’phaa Na’a Savi. Na’a savi Nahua Na’a savi. Asentado 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 Acapulco Acatepec Ahuacatzingo Alcozauca3 Alpoyeca Atenango del Río2 Atlamajalcingo Del Monte3 Atlixtac3 Ayutla de Los Libres2 Azoyú2 Copalillo3 Copanatoyac3 Cualac2 Chilapa de Álvarez3 Chilpancingo de Los Bravo1 Cochoapa El Grande3** Eduarno Neri2 Huamuxtitlán2 Igualapa2 Iliatenco3*** José Joaquín de Herrera3** Malinaltepec3 Martir de Cuilapa2 Metlatónoc* Olinalá2 Ometepec2 San Luis Acatlán3 Tlacoachistlahuaca3 Tlalixtaquilla de Maldonado2 Tlacoapa3 Tlapa de Comonfort3 Xalpatláhuac3 Xochistlahuaca3 Zapotitlán Tablas3 Zitlala3 Nahua. Me’phaa Na’a savi. Municipio Pueblo Indíg. Nahua Me’phaa Nahua Fuente: E. Na’a Savi Me’phaa Nahua Na’a Savi Na’a Savi. Me’phaa Nahua Ñomnda Na’a savi. Me’phaa Nahua. Na’a Savi Me’phaa Nahua Me’phaa. Nahua Ñomnda. (2002). Na’a savi Nahua Me’phaa Nahua. Me’phaa Ñomnda. Na’a savi. Me’phaa Na’a Savi Nahua Nahua Ñomnda. Na’a Savi. Nahua Nahua Na’a Savi. Nahua Nahua Nahua Nahua.Anexo 1 Cuadro de municipios con población indígena en Guerrero Núm. Serrano Carreto et al.indb 172 01/12/11 13:15 . 172 • Maribel Nicasio González Book Organización política.

Oxford. Camposortega Cruz. “Las auto­ ridades tradicionales y Radio Ñomndaa.indb 173 01/12/11 13:15 . México. Flores Félix. Conapo (2006). cdi-pnud [versión electrónica]. ciesas. (2006). Migrar o morir: El dilema de los jornaleros agrícolas de la Montaña de Guerrero. Carmen (2006). Tejedores de Esperanza. 14. en El Sur. Miguel Ángel (2001). cepal. Conapo. cdi-pnud (2006). en 90 minutos. “Sin acuerdo. Herrera Beltrán. secretarías entregan insumos”. Combate a la pobreza y al rezago social en el estado de Guerrero. Ezequiel (2008). 19 de enero. México. Toward a Postmodern Conception of Law” en Journal of Law and Society. 6 de octubre. México. Sergio y René Jiménez Ornelas (1998). 99-109. “Tachinollan: necesario. Una antropología política de los amuzgos de Guerrero. recursos y procesos alternativos • 173 Book Organización política. Tlachinollan (2005). porque faltaron los alcaldes”. “Inicia la construcción del comedor para jornaleros en Tlapa. 3. Centro de Derechos Humanos de la Montaña. Dávalos. La lucha de los pueblos indígenas de Guerrero. México. Índices de marginación. México. Calderón se asomó a la Pobreza. en El Sur. pp. Centro de Derechos Humanos de la Montaña. ofrece amlo”. Basil Blackwell.Bibliografía Bello. unam/crim-Universidad Americana de Acapulco. La Palabra del Agua”. (2005). Boaventura (1987). Castillo Díaz. el municipio más pobre del país. “Inicia su campaña en Metlatónoc. en El Sur. Chile. uag. en XI Informe. Reinventando la ciudadanía: la construcción social de la democracia en la región costa-montaña de Guerrero. González Benicio. Chilpancingo. en El Sur. Álvaro (2004). Renato y Sergio Ocampo (2006). Claudia (2006). La acción colectiva de los pueblos indígenas. que el gobierno atienda las necesidades básicas de jornaleros”. reunión sobre jornaleros agrícolas. Etnicidad y ciudadanía en América Latina. Informe sobre desarrollo humano de los pueblos indígenas de México 2006. 7 de diciembre. cdhm. Flores Contreras. “En marcha. Tesis de Doctorado en Antropología. De Sousa Santos. Ricardo (2006). Joaquín (2004). “Llama Calderón a acuerdos para combatir po­ breza y reconoce deuda del país con Guerrero”. el programa para el desarrollo de los cien municipios más marginados. 2005. otoño. 3 de agosto. (2007). Progreso social y justicia indígena. México. 3 de abril. vol. núm. 6 de julio. Déspotas y caciques. en La Jornada. “Denuncia la opim que la pgje pretende invo­ lucrar a sus miembros en la matanza”. Gutiérrez Ávila. “Law: a Map of Misreading. en El Sur.

“Ciudadanía y pueblos indígenas”. México. año 3. Redacción (2008). 7 de diciembre. “Policía comunitaria y redes cafetaleras. “La cultura de la pobreza”. “Entre la ciudadanía diferenciada y la ciudadanía indígena ¿otra es posible?”. La policía comunitaria: un sistema de seguri­ dad pública comunitaria indígena en el Estado de Guerrero. en Revista Ciudades. Revista de la uam-Azcapotzalco. Bassols. Nicasio González. 7-17. políticas y de derechos humanos”. 22-26 de octubre. Ilaquiche Licta. 137. Publicación mensual del Instituto Científico de Culturas Indígenas. pp. unam. disponible en: http://www. Raúl (2001). en Boletín icci. ieeg (2007). México. inegi (2006).C. (2002). “Reconoce juez trascendente la lucha de Mini Numa contra el gobierno estatal”. “Ser mujer indígena en México: una experien­ cia personal y colectiva en el movimiento indígena en la última década”. 21. sai. 75. México. [En línea]. Conteo de población y vivienda 2005. año y vol. Gobierno del Estado. en La Jornada. México. Maribel (2007). 240-251. mayo-junio. Ley número 571 de Instituciones y procedimientos electorales del Estado de Guerrero. A. en El Cotidiano. mx/pics/art/articles/609/file. Indicadores socioeconómicos de los pueblos indígenas de México.gob. Promete realizar obras elementales en Tlacoachistlahuaca”. núm. Martínez Sifuentes. inegi./Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (unifem).indb 174 01/12/11 13:15 . Daniela (2008). Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir. Sedesol-ini-pnud-Conapo. en La doble mirada: voces e historias de mujeres indígenas latinoamericanas. en M. pp. denuncian”. 2002. Martha (2005). [En línea]. ini. Ponencia presentada en el VI Congreso de la Asociación Mexicana de Estudios Rurales. Oscar (1966). núm. Veracruz. en El Sur. “Militares buscan a dirigentes indígenas y civiles arma­ dos amenazan en comunidades de Ayutla.pdf1023. un municipio indígena de la montaña de Guerre­ ro”. Sánchez Serrano. Tamayo. en El Sur [Agencia Reforma]. núm.mx/est/contenidos/espanol/sistemas/conteo2005/localidad/iter/ default. Guerrero.asp?s=est&c=10395 Lewis.guerrero. 19 de no­ viembre. julio-sep­ tiembre. Evangelina (2007). Enrique et al. “Entre el ser y el deber ser del nombramiento de autoridades: Malinaltepec. enero. Rea.gob. Serrano Carreto. Ecuador. 2 de junio. disponible en: www. Sergio (2006). 22. Misión y visión de la sai. 174 • Maribel Nicasio González Book Organización política. Esteban (2001).pdf Sánchez Néstor.pobreza extrema. Antología de socio­ logía urbana.

“En la montaña se compromete Astudillo a trabajar por los pueblos más pobres de Guerrero.Trigo. Xalpatláhuac y Copanatoyac. Jesús (2004). en El Sur. El candidato de los ricos está en Acapulco y nosotros aquí estamos. El candidato de Todos por Guerrero fue recibido por indígenas en Tlapa. 22 de octubre. Book Organización política.indb 175 01/12/11 13:15 . dice en aparente referen­ cia a Zeferino Torreblanca”.

Book Organización política.indb 176 01/12/11 13:15 .

17. participación política. dinámicos y sujetos a múltiples influencias. c. construcción intercultural de saberes y conocimientos en el ámbito uni­ versitario. J. sino productos híbridos. 177 Book Organización política. Xalapa. Actualmente lleva a cabo un proyecto de investigación sobre la construcción intercultural de políticas educativas a nivel superior para los pueblos indígenas en el estado de Veracruz. y la construcción de autonomías indígenas comunitarias en el estado de Oaxaca a través del diálogo intercultural. ** J. Lo anterior supone una construcción intercultural de gobiernos locales en los que coexisten y se hibridizan formas de toma de decisiones. Ha participado en investigaciones sobre educación superior para pueblos indígenas.Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz: un panorama estatal Rosa Guadalupe Mendoza Zuany* Universidad Veracruzana Intercultural** Introducción El estado de Veracruz no ha sido comúnmente incluido en la discusión sobre la cuestión indígena en México. México. como manifestación de la diversidad étnica.p. México. económica. 91000. estáticos ni reductos del pasado. +52 228 8183239 y 8183411. conforman un estado diverso donde los gobiernos locales –en múltiples municipios y comunidades– son producto de hibridaciones entre formas de gobierno indígena e instituciones introducidas por el Estado –como el municipio y el ejido– y apropiadas por los pueblos. Veracruz. política. Tel. donde también coordina el departamento y la orientación en Derechos de la Licenciatura en Gestión In­ tercultural para el Desarrollo. Sin embargo. en regiones con contextos y proble­ máticas distintas. numerosos pueblos indígenas que lo habitan a lo largo y ancho del territorio. zona Centro. a diferencia de estados como Chiapas. social y cultural que caracteriza al estado de Veracruz * Doctora en Política por la Universidad de York en Reino Unido y Maestra en Ciencias Antropológicas por la Universidad Autónoma de Yucatán en México.indb 177 01/12/11 13:15 . Es profesora investiga­ dora en la Universidad Veracruzana Intercultural (uvi) de la Universidad Veracruzana. De modo que los gobiernos indígenas locales no son puros. Herrera núm. gestión local. Oaxaca y Guerrero. etcétera.

La tendencia muestra un contexto donde los partidos políticos monopo­ lizan el acceso al poder municipal y empiezan a incidir fuertemente en el ámbito comunitario. como la campesina junto a la indígena por ejemplo. para después enfocarse en explorar los retos de los gobiernos locales y sus sistemas normativos comunitarios en la región Huasteca. ¿Desde dónde miramos los gobiernos locales? Este texto articula la investigación diagnóstica que estudiantes de la Univer­ sidad Veracruzana Intercultural (uvi). limitado. y así presentar algunos retos de la gestión local que pueden trasladarse a lo que sucede en otros pueblos y regiones del estado y el país. realizan como parte de su formación como gestores interculturales para el desarrollo en el ámbito 178 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. adaptado. El texto introduce a un panorama estatal de las regiones indígenas en Veracruz. estatales. de comu­ nidad en comunidad.y que remite a múltiples formas de gobierno de región en región. pone en evidencia que el factor étnico ha sido un factor que complica la gestión local en las comunidades y municipios del estado. hibridizado prácticas políticas y encontrado espacios para su participación en un contexto político estatal donde ni el poder ejecuti­ vo ni legislativo han priorizado la cuestión indígena. Sin embargo. entre ellos. la “comunidad” sigue siendo el espacio donde las iniciativas y prácticas de autonomía de facto adquieren y reprodu­cen su vitalidad en el marco de múltiples relaciones con actores regionales. Los indígenas de Veracruz han adoptado. pero no es el único.indb 178 01/12/11 13:15 . actores educativos como la Universidad Veracruzana Intercultural. nacionales e internacionales. dependiendo de contextos y procesos históricos diferenciados. Asimismo. al no aprobar ninguna ley específica para reglamentar la reforma constitucional nacional y estatal en relación con los derechos de los pueblos indígenas. La diversidad se expresa de múltiples formas y a través de distintas identidades. y donde no existe una ley in­ dígena o códi­go electoral que avale formas alternativas al sistema de parti­ dos. Esto se conjuga con una desestructuración de los sistemas normativos y de gobierno comunitarios dentro de un marco legal estatal de reconocimiento mínimo. como en el estado de Oaxaca. sede Huasteca.

desarrollo humano y desarrollo social. susten­tables y respetuosas de la diversidad. Es relevante resaltar que la variable “población indí­ gena” usada en estadísticas del Consejo Nacional de Población (Conapo). Estas regiones interculturales “están constituidas por un conjunto de municipios que comparten rasgos culturales. con los actores sociales. proyectos de investigación vinculada. En función de la elección de orientación. Para ello. aprendizaje y aplicación de saberes y conocimientos. índice de desarrollo humano (idh). lenguas. Parte integral de la formación de los gestores es el desarro­ llo de competencias para realizar diagnósticos comunitarios y regionales que les permitan identificar colectivamente. y el profesor responsable de la orientación en Derechos de la Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 179 Book Organización política. índice de desarrollo social (ids) y población indígena (pi). la uvi ha trabajado desde 2004 en cuatro regiones del estado de Veracruz a las que denomina “regiones interculturales”: Totonacapan. o que si la ha tenido. en función de las cuatro variables mencionadas: índice de marginación (im). Se caracterizan por bajos índices de marginación. Los alumnos de la licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarro­ llo (lgid) eligen formaciones profesionales en cinco orientaciones o áreas de especialización: comunicación. culturales y demográficos y no sólo el criterio lingüístico. focalizan temática y metodológica­ mente sus diagnósticos. cuya pobla­ ción ha sido históricamente marginada de la educación superior. las princi­ pales problemáticas y los planes de acción para resolverlas. 2005: 2). tienen condiciones socioeconómicas desfavorables. Las Selvas y Grandes Montañas. El presente artículo visibiliza los hallazgos que los alumnos Guadalupe Cruz Martínez y Luis Alberto Cruz Hernández. Las regio­ nes interculturales del estado de Veracruz fueron definidas por la uvi para delimitar espacios de influencia y de cobertura de sus programas educati­ vos. clasificando a los municipios como indígenas en distintos grados por su proporción de población indígena. incluye componentes sociales. así como un porcen­ taje elevado de población indígena. Uno de los propósitos principales de los gestores es dinamizar iniciativas locales y empoderar a los pueblos a través de su participación activa en la definición de su desarro­llo y formas alternativas de incidir en la creación de sociedades justas.indb 179 01/12/11 13:15 . derechos. Huasteca. no ha sido pertinente a sus necesidades y a las que la Universidad Veracruzana Intercultural espera dar cobertura” (uvi. salud y sustentabilidad.de los derechos.

3 por ciento del total. de 0.indb 180 01/12/11 13:15 .09 por ciento del total nacional. con una población total de 6’908. administración de justicia. así como de campos de acción en el marco de los proyectos de investigación vinculada e intervención de los estudiantes –futuros gestores– y docentes. un nivel bajo (uvi. la población del estado en el año 2005. el estado de Veracruz es el tercero con mayor número de población indígena en el país.744. el índice de desarrollo social para la entidad es de 0. De este modo. es de 7’275. desde una perspectiva comparativa y con la intención de contribuir al desarro­ llo sustentable de las regiones interculturales. representando el 7. 2005).757 tienen menos de 2. análisis. es decir. sistematización y síntesis sobre formas de gobierno indígenas. que corres­ ponde al cuarto lugar a nivel nacional después de Chiapas. Si bien el criterio lingüístico no fue el único tomado en cuenta para su defini­ ción. sistemas normativos comunitarios. los datos mostrados en el presente artículo son producto de un trabajo colectivo de diagnóstico. pluralismo jurídico y derechos humanos y colectivos en el estado de Veracruz.603.500 habitantes.sede Huasteca. Los diagnósticos enfatizan su carác­ ter participativo no sólo por la colaboración de los actores comunitarios aportando información a través de entrevistas. sino en la definición de proble­ máticas prioritarias y de soluciones a las mismas. han sistematizado para diagnósticos comunitarios en el ámbito de los sistemas normativos comu­ nitarios y formas de gobierno indígenas.27756. Contextos de las regiones interculturales Veracruz es la tercera entidad federativa más poblada de México (inegi. Guerrero y Oaxaca. Asimismo. de 1. distribuidos en más de 22  mil localidades. 2000). Según el Plan Veracruzano de Desarrollo 2005-2010. ubicándose en el lugar 29 con un nivel medio. para ser el cuarto estado con menor índice de todo el país. el número de hablantes de lenguas indígenas en el estado da información sobre los pueblos más numerosos y la diversidad cultural del estado. 180 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. el antropólogo Daniel Bello López. Por otra parte. Otro indicador es el índice de Desarrollo Humano. Las condiciones socioeconómicas de su población pueden reflejarse en indicadores como un grado de marginación muy alto.000.975 personas. la cual representa el 15. de las cuales 21.

con grado medio bajo y bajo de desarrollo humano y niveles de desarrollo social muy bajo.8 3. las expresiones de autonomía de facto varían dependiendo los ámbitos de acción.indb 181 01/12/11 13:15 .6 0. y de organización sociopolítica en los espacios ganados y conce­ didos para toma de decisiones.4 0.5 0. las comunidades indígenas –muchas con estatus de congregaciones– han estado subordinadas a cabe­ ceras municipales dominadas por los mestizos. 2005). XII Censo General de Población y Vivienda (uvi. las problemáticas particulares de cada región resultan en soluciones y respuestas diversas a la forma de construir el desarrollo. Adicionalmente. los grupos y las regiones.8 * Se incluyen 54 diferentes lenguas indígenas que el censo del año 2000 registró.Principales lenguas indígenas del estado según el número de hablantes Lengua Número de hablantes Porcentaje del total de hablantes Náhuatl Totonaca Huasteco (Teenek) Popoluca Zapoteco Chinanteco Otomí Mazateco Tepehua Mixteco Zoque Mixe Otras lenguas* 338 324 119 957 51 625 36 999 20 678 19 285 17 584 8 784 6 103 3 535 2 818 2 358 4 670 53.6 por ciento (uvi. En Veracruz.9 0. 2005). Fuente: inegi (2000).9 2. Selvas 21.7 1. Totonaca.2 19. Políticamente. Así. las concentraciones de municipios con muy alta margina­ ción. Por lo anterior. Las relaciones interétnicas –y potencialmente interculturales en un sentido normativo– en un estado con regiones multiculturales se caracte­ rizan por la subordinación de los grupos indígenas a los mestizos en todos los ámbitos de la vida social. Coincidentemente. los sistemas normativos que se rigen por derecho consuetudinario y las formas de orga­ Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 181 Book Organización política.5 8. Grandes Montañas y Las Selvas.8 por ciento y Totonaca con 19. Por esta razón.1 por ciento. los retos de los gobiernos locales –comu­ nitarios y municipales– en las regiones indígenas del estado son de magni­ tudes considerables.1 0.8 2. se observan en las zonas o regiones Huasteca.0 por ciento.6 5. las regiones con mayo­ res porcentajes de población indígena son: Huasteca 39. Grandes Montañas 22.

aunque compar­ tan múltiples elementos entre ellos a raíz de sus interacciones cotidianas a través de la historia. Mestizos y nahuas habitan en todo el estado. En el Totonacapan. En el sur. los teenek. se afianzaron como comerciantes y recibie­ ron dotaciones de tierras a costa de que los totonacos perdieran las suyas. la estratificación incluye mestizos y nahuas. los popolucas también han sufrido las presiones de otros grupos como los nahuas y mestizos. 2003). sistemas de cargos. como las Grandes Montañas. con mestizos que intro­ dujeron programas educativos. se han organizado bajo formas distin­ tas a las de los gobiernos indígenas coloniales. Sin embargo. La diversidad étnica en las regiones se expresa. la figura del comisariado goza por lo general de preponderancia sobre otras ins­ tancias de decisión. por ejemplo. Cada región multicultural expresa particularidades. etcétera.nización política basadas en sistemas de cargos se han reproducido funda­ mentalmente en el ámbito comunitario (local) y no en el municipal. en la Huasteca. sobre todo ahí donde el reparto agrario sucedió tem­ pranamente. Diversos autores han relacionado la desaparición de estas formas de organización comunitaria al control de los territorios.indb 182 01/12/11 13:15 . a mediados del siglo xx. Pero donde el proceso fue tardío. En otras zonas predominantemente nahuas. frecuentemente existe una abierta hostilidad entre esta figura san­ 182 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. En este sentido. también se presentan variaciones en el grado y tipo de conflic­ tividad en las relaciones interétnicas de región en región. es decir. 2006. como los tepehuas. la forma de propiedad de la tierra a raíz de la reforma agraria y el momento de su incorporación al proceso de reparto (Valle Esquivel y Hernández Alvarado. en contraste con otros pueblos indígenas como los nahuas y otomíes agrupados en pueblos. otomíes y teenek. esto ha dado origen a nuevas localidades y a una historia de lucha por el control de sus territorios. donde existe una estratificación étnica en la cual los nahuas ocupan un lugar intermedio entre los mestizos y los demás pueblos indígenas. Por ejemplo. en la Huasteca. la subordina­ ción de los nahuas no admite posiciones intermedias como en la Huasteca. desapareciendo sus consejos de ancianos. Valle Esquivel. y al no existir un número significativo de indígenas de otros grupos. históricamente los totonacos han tenido conflictos con los nahuas que residen en la región y. Valle Esquivel (2003: 17) habla sobre las “formas de autoridad tradicionales” en la Huasteca: En los lugares en los que el ejido es la forma de propiedad predominante. por supuesto.

Masferrer Kan (2004: 28) menciona que existen otros factores que también han contribuido a la desestructuración de sistemas normativos comunitarios: En la actualidad este sistema de participación comunitaria está desmovili­ zado. y es motivo de orgullo de las mismas mantener estas instituciones sociales. culturas. los puntos de contacto en medio de esta diversidad existen. desestructurando este sistema en aproximadamente diez años. y garantizará a sus integrantes el acceso efectivo a la jurisdicción del Estado.cionada por la ley y las formas tradicionales de autoridad. La ley promoverá y protegerá el desarrollo de sus lenguas. La diversidad observada en el estado de Veracruz conduce a la cautela para generalizar las características.. En este sentido. ofrece espacios y oportunidades. recur­ sos y formas específicas de organización social. En términos políticos es una forma de reorganización que plantea nuevas formas de configuración de las facciones. por ejemplo. problemáticas y retos de los gobiernos locales. Sin embargo. al contar con un marco normativo positivo estatal que es compartido. se tomará en cuenta sus prácticas y costum­ bres en los términos que establezca la ley. En el caso de los totonacos. usos y costumbres. En los juicios y procedimien­ tos en que aquellos sean parte. retoma el espí­ ritu de la reforma constitucional del país en torno a los pueblos indígenas diciendo lo siguiente: Artículo 5. En las locali­ dades en las que sigue predominando la propiedad privada a veces ni siquiera existen sistemas parecidos a los que llamamos de cargos. en su artículo 5o. Ahora sólo se mantiene en ciertas comunida­ des. 22 de diciembre de 2006) Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 183 Book Organización política. la Constitución Política del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave. El Estado tiene una composición pluricultural y multiétnica sustentada originalmente en sus pueblos indígenas.indb 183 01/12/11 13:15 . La expresión concreta de ésta es la autonomía de las comunidades indígenas en los términos establecidos por la ley. (adicionado. Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación dentro del marco constitucional. mediante los programas de empleo emergente comenzó a remu­ nerar todos los servicios municipales. g.o. igualmente. la migración de los jóvenes les dificultó el cumplimiento y además el gobierno implementó una política de pagar todos los cargos municipales. pero también impone restric­ ciones y vacíos importantes.

Ante este contexto político y legal. la dignidad e integridad de las mujeres. el gobierno federal. etcétera. pero sin una ley que reglamente de forma clara y precisa el artículo 5o. presenciamos la existencia de sistemas normativos comunitarios que se han producido y reproducido en el marco de un sistema político compuesto de actores como el municipio. los ámbitos y tipos de “autonomía de facto” que se observan presentan limitaciones pero también 184 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. ya sean autoridades comunitarias. de manera relevante. de acuerdo con sus normas. partidos políticos. reconocerá el derecho de las comunidades indígenas a promover su desarro­ llo equitativo y sustentable. de la Constitu­ ción del estado. Estos espacios se han organizado en el marco de una estructura estatal –que desde la Colonia– ha introducido a las regiones indígenas instituciones como el municipio y. a las autoridades o representan­ tes para el ejercicio de sus formas propias de gobierno interno. el gobierno del estado. procedimientos y prácticas tradicionales.En la regulación y solución de sus conflictos internos. El uso y disfrute colectivo de los recursos naturales por las comunidades indígenas se realizará de acuerdo con las formas y modalidades de propiedad previstas por la Constitución Federal. impulsará el respeto y conocimiento de las diversas culturas existentes en la entidad y combatirá toda forma de discriminación. deberán aplicar sus propios sistemas normativos. regional y estatal y sus actores. más recientemente. estratégica y sujeta a los vaivenes de la política local. y a una educación laica. obligatoria. los derechos humanos y. la interpretación que se haga de estas disposiciones es variable. Asimismo.indb 184 01/12/11 13:15 . Con este marco legal y algunas otras leyes que han incorporado espe­ cificaciones relativas a los derechos de los pueblos indígenas. que han evadido y/o cedido espacios a las comu­ nidades indígenas. (adicionado. el ejido y la comunidad agraria. de modo que se garantice la participación de las mujeres en condiciones de equidad frente a los varones en un marco que respete el pacto federal y la soberanía del estado. en los términos previstos por la ley. organizaciones gubernamentales y no guberna­ mentales. respecto de garantías individuales. bilingüe y pluricultural. con sujeción a los principios generales de esta Constitución. 22 de diciembre de 2006) Las comunidades indígenas podrán elegir.o. Sin lugar a dudas. g. El Estado y los municipios. municipales y es­ tatales. en el ámbito de sus respectivas competencias. etcétera.

teenek.oportunidades para las comunidades indígenas en términos de organización interna (por ejemplo apropiándose de la estructura municipal y agraria). tepehuas y totonacas. ubicada en Ixhuatlán de Madero. y la presencia mestiza. ya que está compuesta por comunidades indígenas nahuas. Desde esta aproximación a los gobiernos locales como espacios híbri­ dos. Retos de los gobiernos locales indígenas en la Huasteca veracruzana La región de la Huasteca es eminentemente multicultural en el sentido descriptivo. otomíes. dinámicos. alumnos de la orientación en Derechos de la licenciatura en Gestión Intercultural para el Desarrollo sede Huasteca. en interacción con actores externos y tomando ventaja de lo que el Estado y otros actores no gubernamentales pueden ofrecer para su desarrollo. se presentan algunos de sus retos en la Huasteca veracruzana. las comunidades comparten características en cuanto a su organización sociopolítica con otras ubicadas en los demás estados del país. La vitalidad de los sistemas normativos comunitarios ha sido producto de la lucha de las comunidades para conservar y ganar espacios. como un caso regional específico. insertos en la estructura política estatal y federal. estratégicos. se pueden encontrar dos estructuras que entrelazan y comparten ámbitos de poder en las comunidades: la municipal Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 185 Book Organización política.indb 185 01/12/11 13:15 . pero también es resultado de una interacción estratégica con el Estado y desde el Estado. aunque también se distinguen por procesos históricos y contextos particu­ lares. realizaron diagnósticos que revelan las dinámicas y problemáticas en su región. toma de decisiones (por ejemplo para la administración de justicia y nombra­ miento de autoridades locales). interdependientes. como ya se explicó en la sección anterior. En este marco de diversidad. Fundamentalmente. incluso dentro de la misma región. uso estratégico de la legislación (por ejemplo en casos que el derecho positivo ofrece ventanas de oportunidad para la defensa de sus derechos). etcétera. Como se mencionó anterior­ mente. La práctica de la autonomía está intrínsecamente relacionada con la capaci­ dad de las comunidades de operar dentro del “sistema”. De ahí se tomaron los datos etnográficos que se presentan en la siguiente sección.

de su reproduc­ ción haciendo uso estratégico de una adecuada aplicación del pluralismo jurídico. la policía y. municipio. el espacio donde colectivamente se toman las decisiones de la comunidad. en algunos casos. en el marco de las dinámi­ cas y transformaciones que plantean a sus habitantes. etcétera. incorporando aspectos como. se elije a las autori­ dades comunitarias. estado y federación. En este texto me referiré fundamentalmente a los retos que tienen las autoridades comunitarias del ámbito municipal.y la agraria. los principales actores son la asamblea comunitaria. Para 186 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. definir el desarrollo desde las comunidades. se dan a conocer propuestas y acciones. confiando en la buena fe de los miembros de la comunidad para su cumplimiento. relaciones entre comunidades.indb 186 01/12/11 13:15 . Se parte de una idea dinámica e interdependiente de los sistemas normativos comunitarios en sus interacciones con otros niveles y poderes de gobierno. la mayoría de las comunidades son ejidos que cuentan con un comisariado y un conse­ jo de vigilancia con sus respectivos secretarios y vocales. por ejemplo. el juez auxiliar. En el plano agrario. en algunos casos se administra justicia. de encontrar y formar espacios autónomos dentro de los municipios. En el ámbito municipal. sino fundamental­ mente de subordinación y dominación. la autoridad ejidal es un actor fundamental en una zona donde el reparto agrario fue proble­ mático y sigue generando conflictos. sin llevar registro escrito. generar iniciativas y realizar acciones para que el pluralismo se convierta en realidad. Se reconoce que existen vínculos. el consejo de ancianos o “reservados”. la participación de las mujeres en sus órganos de decisión. Algunos de los retos de los gobiernos locales en la región Huasteca son presentados a continuación. Generalmente se logran acuerdos de manera oral. Los retos de los gobiernos locales indígenas tienen que ver con su operación dentro del sistema. el agente municipal. Reproducción y fortalecimiento de sus dinámicas de toma de decisiones colectivas y participativas El primer reto de los gobiernos comunitarios (locales) indígenas de la Huaste­ ca es la reproducción y fortalecimiento de sus dinámicas de toma de decisio­ nes colectivas y participativas. que no son precisamente de coordinación. El máximo órgano de la comunidad sigue siendo la asamblea comunitaria. se integran comisiones. conexiones.

En las comunidades no sólo se enfrentan al “dilema” de la participación de las mujeres.indb 187 01/12/11 13:15 . al hombre y a la mujer. al reflexionar sobre reproducción de roles de género en los cargos comunitarios: […] se tiene que modificar la manera de trabajar del Centro de Salud. Sin importar la edad en que se haya contraído matrimonio.la definición de sus miembros. En todas las comunidades existe una modalidad de organización en comi­ tés –de salud. y los hombres tienen que trabajar para llevar el susten­to de la familia. sino también de otros ciudadanos y su inclusión en el siste­ ma de cargos. En este sentido. religiosos. el sistema de cargos también ha generado retos para los gobiernos locales. porque si no el mensaje que los hombres entienden es que las mujeres sirven para limpiar. etcétera– que han dado cabida y protagonismo a las mujeres. La participación de las mujeres en las asambleas es un tema pendiente. Por ejemplo. al menos en esos espacios. es a partir de ese Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 187 Book Organización política. y que la mujer no participe a menos que el esposo no se encuentre trabajando en la comunidad. Las mujeres sólo partici­ pan en los comités y en la elección de comités donde ellas tienen permitido asumir cargos. Creo que estas citas tienen que ser de manera equi­ tativa. en desempeño de cargos municipales. los hombres cumplen sus obligaciones a partir de que contraen matrimonio. es muy pertinente el análisis que hace Luis Alberto Cruz Hernández. a ellas se les cita para recibir las pláticas. se tiene que citar a la pareja. generando espacios eminentemente femeninos que no se traducen en parti­ cipación de las mujeres en otras instancias de decisión y representación comunitarias. alumno de la orientación en Derechos. La exclusión de la mujer de la organización sociopolítica de las comunidades se ha reforzado con el funcionamiento de comités conforma­ dos por programas gubernamentales como Oportunidades –si bien algunos podrían decir que estos programas son los que han abierto espacios de parti­ cipación femenina en asuntos de la comunidad como la salud y la educación–. en muchas comunidades de la región. en cuanto a citar a las señoras que reciben el programa de Oportunidades ya que es a ellas a las que se les cita para lavar la clínica. etcétera. de las escuelas. sigue siendo una práctica común que solamen­ te los hombres casados de la comunidad puedan participar en la asamblea. En general. aunque no en las asambleas ni en cargos municipales o agrarios. y cuidar a la familia. es decir.

respetando las creencias religiosas y simpatías políti­ cas de sus vecinos. Ante la importancia de este cargo. La alternativa de solución o decisión sería consultando con las demás autoridades y con el respaldo de la asamblea comunitaria. según habitantes de una comunidad otomí. solicita y gestiona apoyos y programas con otras instancias de gobierno. en su diagnóstico comunitario: […] su responsabilidad no es sólo resolver los problemas. El agente municipal. La injerencia de las cabeceras municipales y de partidos políticos mediante el nombramiento de candidatos ha trastocado 188 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. alumna de la uvi de la orienta­ ción en Derechos.indb 188 01/12/11 13:15 . por la migración. de acuerdo a sus necesidades. son expuestas por Guadalupe Cruz Martínez. sino mantener unida a la comunidad.momento que se asume el primer cargo como topil o presidente de algún comité. vigila y da seguimiento al cumplimiento de los acuerdos de la asamblea. En otros casos. es la figura que conduce a la comuni­ dad. Por eso. se encarga de mantener los caminos de la comunidad en buen estado y sin obstrucciones. entre otros factores. los problemas relacionados con la participación en el sistema de cargos tienen que ver con el desapego a las instancias de gobierno de las comunidades. El problema surge con aquellos que no se casan y que pueden “estar ahí en su casa sin hacer nada”. administra justicia en conjunto con el juez auxiliar. a manera de resolver sus problemas comunitarios. su elección dentro del ámbito comuni­ tario ha sido fundamental. etcétera. Las responsabilidades de un agente. donde se propongan medidas que se deberán tomar para cualquier incidente. Articulación de mecanismos para elección de autoridades con o sin presencia de partidos políticos El proceso de elección de autoridades en general continúa siendo. en la mayoría de las comunidades. hacer un reglamento propio de la comunidad –como ya lo mencionan las propias autoridades y el mismo agen­ te lo propone–. la principal autoridad elegida tradicional­ mente al margen de partidos políticos. un indicador de autonomía de facto a nivel comunitario. por los problemas electo­ rales que han surgido ante la entrada de los partidos políticos en los procesos de elección de cargos comunitarios. la obligación de él es: poner un orden. y así en el escalafón hasta cumplir con todos los cargos comunita­ rios.

Estas nuevas modalidades. o problemas leves como faltas a las faenas o a las cooperaciones. etcétera. que se traducen en desobediencia al agente electo por parte de los simpatizantes del partido perdedor. por mencionar sólo algunas. multas (ej. reducción de la participación en la asamblea. nombrándose candidatos de los partidos que participan en una elección por mayoría de votos a mano alzada. una noche por borrachera) se están empezando a reglamentar por escrito tomando en cuenta “libros de derechos humanos” para que se conviertan en guía de las autoridades. negación a participar en faenas y obras convocadas por el agente procedente de un determinado partido. Administración de justicia en el marco del pluralismo jurídico El juez auxiliar es quien resuelve los problemas comunitarios. leve 75 pesos. entre otros. hacer faenas). caja de refrescos) y criterios de encarcelamientos (ej. es consejero y apoyo del agente. violencia intrafamiliar. sustituyéndolo en caso de requerirse. analiza los delitos cometidos para determinar si pueden resolverse en la comunidad o se envía el caso a la cabecera municipal. en las que se propone a una terna de candidatos elegida en asamblea para que el presidente municipal elija al agente.indb 189 01/12/11 13:15 . “borracheras”. atención y servicio por parte del agente solamente a aquellos que simpatizan con su “color”. desacuer­ dos en cuanto a la forma de elegir a las autoridades. los partidos políticos –principalmente el pri y el prd– han permeado en las comunidades para la elección del agente. En general. El cuerpo de policía se encuentra bajo las órdenes del agente municipal para velar por la seguridad y orden en la comunidad.los procesos que históricamente venían desarrollándose en las comunida­ des y que contribuían a la construcción de autonomías comunitarias de facto. En otros casos. la elaboración de reglamentos comunitarios que Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 189 Book Organización política. Existen algunas comunidades que recientemente han adoptado “elecciones modernas”. Los castigos (ej. los delitos que se resuelven en la comunidad son los llamados “no ensangrentados”. problemas entre vecinos. han gene­ rado tensiones comunitarias por la formación de facciones partidarias. incum­ plimiento de las obligaciones como la manutención de la familia. Dada la complejidad en la armonización de sistemas normativos comu­ nitarios con la legislación positiva y el uso creciente de instrumentos jurídi­ cos de derechos humanos.

en una comunidad otomí de La Huasteca. se generaron ideas sobre los contenidos de su re­ glamento comunitario. – Regular la venta de bebidas alcohólicas. se plantean la necesidad de elaborar sus propios regla­ mentos internos. – Poner acuerdos de cómo resolver los problemas. 190 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. no tomar en cuenta las religiones ni los partidos políticos. por lo tanto. – No vender terrenos a personas que no sean de la comunidad. y la de los padres de familia es mandarlos a la escuela. a menos que sea muy urgen­te y necesario se despachará. sino también de algunas cabeceras municipales que han intentado involucrarse en los asuntos de las comunidades a través de la exigencia del cumplimiento de reglamentos aplicables a la totalidad de su población. sino al propio diagnóstico que la comunidad hace de sus problemáticas y áreas de regla­ mentación. respeten el horario de servicio que marca la licencia para la venta de alcohol. en el marco de un taller participativo sobre dere­ chos humanos organizado por Guadalupe Cruz Martínez. – Que no se presente borracho a las asambleas. Por ejemplo. – Prohibir a los borrachos entrar a la iglesia. incluyendo las siguientes: – Prohibición a maestros tomar en las cantinas. Los contenidos de dichos reglamentos no obedecen a “modelos” o “guías de contenido” enviados por las cabeceras. ya sea en la noche como en el día. Las comunidades se rehúsan al cumplimiento de reglamentos elaborados por las cabeceras. – Que se respeten las colindancias de los solares y los caminos. – Las personas que tengan tiendas. – No hacer escándalo de 9 de la noche en adelante. – Los borrachos que hagan escándalo.plasmen por escrito sus “usos y costumbres” se ha tornado una preocupa­ ción de las comunidades en general. y multar de acuerdo al tipo de delito que hayan cometido. – Para el trabajo comunitario. se castigará encerrándolos de dos a cuatro horas. en defensa de sus propios usos y costum­ bres y. Pero no solamente es una preocupación de las comunidades.indb 190 01/12/11 13:15 . – Reglamentar las faltas de faenas y poner una sanción. porque la obligación del maestro es dar clases a los niños y dar buen ejemplo.

se multará de salario mínimo. si no. – Respetar la autoridad. Se multará con 50 pesos. los mantengan amarrados. – Quien cometa daños en propiedad ajena. después de las 10. especialmente a los borrachos. cuando sea de puros hombres. – Sancionar al que tenga música prendida a todo volumen a altas horas de la noche. se prohíbe amarrar animales cuadrúpedos. Quemarla o enterrarla. – Cumplir con todas las faenas. Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 191 Book Organización política. – Los jóvenes de 12 a 17 años que cometan un delito. así como también en los trabajos de beneficio común. – Prohibir la vagancia de animales. Las familias que tengan perros. – Enterrar animales muertos para tener limpia la comunidad y evitar enfermedades e infecciones. reuniones que se realicen. – Respetar los partidos políticos y las religiones (Información del Diagnós­ tico Comunitario. a menos que visiten algún enfermo o tengan otro compromiso importante. se le llamará la atención junto con su padre y posteriormente se pondrá una multa de acuerdo a la gravedad del delito cometido. si no. y sea sorprendido por cualquier persona excepto de un niño. en el arroyo.indb 191 01/12/11 13:15 . burros y caballos. – Prohibir tirar basura (como bolsas plásticas de detergentes.– Prohibir a todas las personas andar después de las 10 de la noche en la calle. elaborado por Guadalupe Cruz Martínez). – Construir letrinas antes de que se llenen. Si no se multará un salario mínimo. se multará de acuerdo al tipo de delito. luego taparlas para evitar el mal olor. especialmente a los que viven cerca de la galera pública. – Prohibir a las asambleas asistir hombres y mujeres. se obligará a que repare el daño. cooperaciones. en lugares públicos y en propiedad ajena. así como robo o entren en lugares ajenos y sin permiso. ropa gastada y toallas sanitarias) en el solar ajeno. – El terreno de la escuela secundaria (campo) y la parcela de la escuela primaria. – A los que se les castigue con cárcel. no debe haber fianza o libertad hasta que pague su castigo.

o por el uso que se le da al agua no quieren que se revuelva. Pero la explicación que encontré en la comunidad para este “deacuerdo” fue la siguiente: “mira. Si se toman en cuenta las dinámicas de donde nacen las leyes. en fin. a quien sea sorprendido pescando (en la presa grande) se le aplicará una multa de $20. por lo tanto quiere regular su con­ sumo. y sólo forman parte de los principios que rigen al sistema de justicia de los estados. narra y analiza lo siguiente en referencia a las normas de una comunidad: Hay toda una serie de reglas que son aceptadas por toda la comunidad. y si se articu­ lan todos los “deacuerdos” de la comunidad. no se escriben pues el ayuntamiento entendería mal si se incluyeran en el reglamento de la comuni­ dad. si nosotros nos acabáramos los pescados también el agua se iría por eso no dejamos pescar”. Además. Al respecto. son ellos los que llaman al agua y son los que no dejan que se vaya. Me doy cuenta que en la aplicación de un reglamento se observa la influencia de las leyes que rigen al municipio. donde hay agua hay pescados. y aunque haya una ley parecida en otra comunidad. por ejemplo puede ser porque la comunidad fue la que echó los peces. se analizan en qué se basan las comunidades para formar un “deacuerdo”. genera toda una reflexión sobre lo que implica la creación de reglamentos. estudiante de la orientación en Derechos. de normas. En una ocasión que fui a una pre­ 192 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. Luis Alberto Cruz Hernández. Lo ante­ rior hace textual una ley que no está escrita en la comunidad. podemos encontrar varias explicaciones. nacerá en otras circunstancias y su aplicación y forma de uso será diferente.00. Para que llegue a ser un “deacuerdo”. pues aunque se dice que se le da la oportunidad a los pueblos indígenas de que las leyes nazcan de ellos. pero en cada lugar tiene explicaciones diferentes. aquí es importante tomar en cuenta a Rodolfo Stavenhagen cuando menciona que hay tantos siste­ mas como pueblos indígenas. no son escritas. debe tratar una problemática específica. nos daremos cuenta que hay un sistema jurídico y no sólo un principio. y que sólo están en los “deacuerdos”. Esta parece una ley común y corriente que está presente en muchos lugares.De estos enunciados se desprende lo que potencialmente contendría un reglamento comunitario que ejemplifica el pluralismo jurídico existente en la región. Aún en mi mente queda la duda de cómo le hacen los pescados para llamar el agua. sus características y su aplicación. y esto hace que las leyes ya no sean propias de la comunidad. Para dar un ejemplo de esto se tomará en cuenta un “de acuerdo” de la comunidad: En una comunidad de la región se prohíbe pescar.indb 192 01/12/11 13:15 . lo cierto es que muchas veces se les da un molde para que se guíen.

de escuchar a testigos y al consejo de ancianos. pero si es gente que tiene billete. a la corrupción de los servidores públicos. el consejo. Un juez puede primero aconsejar. a la falta de intérpretes y traductores de las lenguas indígenas de la región que asistan su derecho a la procuración de justicia en su propia lengua. las comunidades prefieren la solución de los conflictos y administración de justicia de delitos no graves en sus propios espacios. Por ejemplo. También los consejos de ancianos y las asambleas tienen funciones relacio­ nadas con la administración de justicia. Los jueces auxiliares y los agentes municipales tienen un papel preponderante en la administración de justicia. Un habitante de la región Huasteca relata lo siguiente al respecto: […] cuando uno va al ministerio público sólo te hacen caso cuando quieren y te tienen parado ahí hasta que ellos quieran atenderte y en el ministerio público sólo hacen justicia cuando les conviene. por lo tanto. es el que pasa prime­ ro y luego lo atienden (indígena de comunidad de la región). como el hecho de enfrentarse a discriminación por parte de sus funcionarios. Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 193 Book Organización política. si eres indígena te hacen a un lado. el diálogo y la imposición de castigos y sanciones que emanan de sus propios usos y costumbres. me percaté de que en el centro había muchas mojarras dando vueltas en círculos. ¿Qué sucede cuando los delitos “ensangrentados” o graves son remitidos a los ministerios públicos de la región? En general. Ante la deficiente procuración de justicia por parte de las instancias correspondientes. llevar un caso al ministerio público tiene implicaciones económicas importantes. la experiencia de los indí­ genas de la Huasteca no es alentadora en términos de la impartición de justicia. luego multar o levantar actas de acuerdo o delito cometido para turnar a otra instancia. y pregunté: “¿Por qué está pasando eso?” A lo que se me contestó que ésa era la manera en que los pescados llaman el agua. Lo anterior ejemplifica la diversidad de interpretaciones que una prohibi­ ción puede generar y. implicaciones en cuanto al respeto a sus dere­ chos humanos y colectivos. la asamblea emite resoluciones partiendo de los hechos presentados.sa pequeña. te orillan. Además. a través de la conciliación. como el costo de trasladarse a las localidades donde los minis­ terios públicos se encuentran. en una comunidad nahua de la región Huasteca.indb 193 01/12/11 13:15 . etcétera. resol­ viendo en forma dialogada. la complejidad de la armonización de los sistemas normativos comunitarios.

ha­ 194 • Rosa Guadalupe Mendoza Zuany Book Organización política. etcétera. Se observa la desinte­ gración de instituciones como los consejos de ancianos. por procesos de hibridación. Conclusión A partir del contexto social y político de los pueblos indígenas en el estado de Veracruz. 1. Los sistemas normativos comunitarios –en el marco de gobiernos loca­ les– han transitado en algunos casos por procesos de desestructu­ ración y debilitamiento. La vitalidad de los sistemas normativos comunitarios ha dependido también de la historia agraria y de las relaciones que las comunidades han sostenido con el exterior. Su participación no está orientada a resolver los problemas. considerada valiosa por su experiencia en cargos comunita­ rios. pero el detrimento de las mismas en los ámbitos administrativos y civiles. así. En algunas comunidades se les llama “reservados” a los hombres mayores de 55 años. pero sin autoridad formal en el ámbito de la administración de justicia.indb 194 01/12/11 13:15 . La construcción de autonomía comunitaria dependerá de la capacidad de los pueblos de interactuar al exterior. adaptación y apropiación de dinámicas extra-comunitarias. o su transfor­ mación hacia funciones de consulta o en el ámbito religioso. sino a relatar sus experiencias al enfrentar problemas similares. como la participación de partidos políticos en la elección de autoridades. o como grupos de consejeros con experiencia. autoridades y vecinos miembros de la asamblea retoman sus opiniones para analizar solu­ ciones y tomar acuerdos. Los consejos de ancianos son compuestos por hombres generalmente de más de 60 años. y pueden encar­ garse de resolver algunos problemas de la comunidad. asesorar a las autori­ dades en cuanto a cuestiones de tierras. en otros. quienes pueden ser llamados a la asamblea general para dar su opinión. de administración de justicia.Es importante mencionar que los consejos de ancianos siguen operando en algunas comunidades de la Huasteca como la máxima autoridad tradicio­ nal. se generan algunas conclusiones generales que bien pueden ser aplicables a la situación de los gobiernos locales indígenas en otras regiones de Veracruz y en otras entidades federativas. y de la exposición de algunos de los retos identificados en la región Huasteca.

para reglamentar aquellos derechos que ya han sido reconocidos y para los cuales debe exigirse su respeto. la transformación de las relaciones con partidos políticos y dependencias gubernamentales para abandonar el clientelismo. 4. hablan su propio idioma y conocen sus problemas. En lo general. 3. eso implica organización a todos los niveles. programas sociales e instancias gubernamen­ tales han permeado en las zonas indígenas para ofrecer soluciones a necesidades y así inducir el voto.ciendo valer sus derechos colectivos reconocidos en la Constitución federal y las estatales. ya que son de la comunidad. Desafortunadamente. aunque no el único ni el determinante. 2. acentúa las asimetrías. rompiendo en muchos casos los “sentidos colectivos”. Los retos de la región y de todos los pueblos indígenas de Veracruz atraviesan múltiples ámbitos de acción. como el de contar con sistemas normativos comunitarios en el marco de un pluralismo jurídico y del respeto a los derechos humanos y colec­ tivos de los pueblos. traductores lingüísticos y culturales en la procuración de justicia. la población indígena prefiere acudir al juez auxiliar o al agente. no se han generado procesos que contrarresten esta influencia hegemónica como podrían ser: la generación y apropiación de espacios y procesos políticos –concre­ tamente legislativos y de política pública– para participar en la toma de decisiones extracomunitaria. Sin duda. Ante la mínima o nula confianza y credibilidad de los ministerios públi­ cos. Los partidos políticos. la discriminación y las injusticias a las que se enfrentan la población indígena. La falta de intérpretes. La gestión intercultural para desarrollo es una propuesta integral que puede contribuir a la construc­ ción intercultural y participativa de un desarrollo sustentable mediante la incorporación y valoración de saberes y haceres locales. a la par de Gobiernos locales en las regiones indígenas de Veracruz • 195 Book Organización política. el reforzamiento de la autonomía local en el marco del pluralismo jurídico y del respeto a los derechos que han sido reco­ nocidos a los pueblos indígenas en instrumentos jurídicos interna­ cionales y la legislación nacional. dichos actores han intentado infil­ trarse en las regiones rurales e indígenas para el control de sus territo­ rios y recursos naturales.indb 195 01/12/11 13:15 . La promul­ gación de una ley indígena que se genere en el diálogo con los pueblos indígenas que habitan el estado de Veracruz sería un paso.

cdi/pnud.saberes y haceres externos que contribuyan a una conviven­cia armóni­ca. la gestión implica organización y movilización. Ixhuatlán de Madero. México. sociales o políticas. desde una posición horizontal.mx/Estatal/VERACRUZ/Constitu­ cion/VERCONST01. Luis (2009). cdi/pnud. Book Organización política. [En línea].pdf Valle Esquivel. a través de la sobreexposición de lo culturalmente diverso. Universidad Veracruzana Intercultural (2005). Huastecos de Veracruz. Bibliografía Constitución Política del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave. Diagnóstico y estudio de factibilidad. Bardomiano Hernández Alvarado (2006). cdi. Nahuas de la Huasteca. Diagnóstico sobre la impartición de justicia y la vigencia de los usos y costumbres. Totonacos. y J. México. La impartición de justicia y la vigencia de los usos y costumbres. alimentar y fortalecer visiones y acciones locales. disponible en: www. “neoliberal”.mx/bbuvi/Parcela%20Digital%205. México. la interculturalidad como punto de partida de la apuesta de la Univer­ sidad Veracruzana Intercultural está contribuyendo a la formación de sujetos sociales que incidan en el desarrollo de sus regiones y de sus pueblos desde el reconocimiento y respeto de la diversidad.gob.indb 196 01/12/11 13:15 . Masferrer Kan. o cómplice de las asimetrías y de las diferencias económicas. México: disponible en: www. Cruz Martínez. la desigualdad y la diversidad –no sólo cultural– y que busca soluciones para atender integralmente ese estado de cosas. Elio (2004). Lejos de ser una oferta de multiculturalismo “light”. respetuosa de la diversidad y que fomente la equidad. Cruz Hernández. el proyecto es una propuesta que reconoce la diferencia. México.uv.pdf [consultado el 17 de febrero de 2009].ordenjuridico. [En línea]. uvi [Diagnóstico comunitario de comunidad indígena de la Huasteca]. En ese sentido. uvi [Diagnóstico comunitario de comunidad indígena de la Huasteca]. Julieta (2003). y articular a las comunidades con actores externos y viceversa. Guadalupe (2009). Ixhuatlán de Madero. Indudablemente.

clave YUC-2005-C04-21 265. son miembros del pueblo maya. La administración del poder político entre los mayas* Jesús J. siglos xvi-xxi. que con financiamiento de Concayt-Gobierno del Estado. en muchos lugares es un puesto que recae sobre una persona maya. ejerciendo un papel importante en la vida de los pueblos mayas.indb 197 01/12/11 13:15 . ** ciesas Peninsular. Este ensayo tratará sobre la figura de estos personajes y la manera en que administran el poder. en la práctica se desempeñan como tales. al administrarlos de acuerdo a la historia y cultura locales. quienes tienen como encargo administrar los servicios públi­ cos y velar por el orden y gobierno de sus localidades. en muchas de las comunidades del Estado. A pesar de que entre los requisitos oficiales que deben cumplir no se estipula que pertenezcan al pueblo maya yucateco ni que sepan hablar su lengua o conozcan las costum­ bres locales. 197 Book Organización política. se contó con el apoyo de la cdi. * Este ensayo es uno de los resultados del Proyecto El concepto maya de desarrollo frente a los modelos socioeconómicos regionales. independientemente de los requisitos formales que debe cumplir quien ocupe el cargo. La breve reseña que haremos sobre las autoridades mayas también abordará el papel que desarro­llan los jueces de paz que.Los comisarios municipales en Yucatán. se realizó en la Unidad Peninsular del ciesas en el periodo 2005-2007. como en el caso de los comisarios muni­ cipales. Lizama Quijano** Introducción Los comisarios municipales de Yucatán son autoridades auxiliares de los ayuntamientos. Si bien no se encuentran oficialmente recono­ cidos como autoridades indígenas. quienes tienen en sus manos la administración del poder políti­co. quien financió parte del traba­ jo de campo que permitió en 2006 acceder a las actas de los comisariados municipales y juzga­ dos de Paz en diversos municipios yucatecos. Asimismo.

el nombrar o no a dichos individuos como “autoridades mayas” sí es un asunto relativamente reciente. En busca de una legislación La discusión sobre la forma en que se administra el poder político al interior de las localidades mayas no es reciente en Yucatán. económicas y culturales o parte de ellas. 198 • Jesús J. manifesta­ ciones e idioma. 3  En el Diario Oficial de la Federación. Terán y Rasmussen. en la que se reconoció la compo­ sición pluriétnica de la entidad. pues de su total poblacional el 99 por ciento es hablante de la lengua maya. básicamente. con el fin de reformar la Constitución del Estado de Yucatán. responder a las siguientes preguntas: ¿quién puede ser concep­ tualizado como una “autoridad maya”?. Estudios diversos han analizado el papel de los comisarios municipales. 2  Capetillo (2001) se había referido a los comisarios y jueces de Paz de las comisarías de Méri­ da como autoridades mayas. Lizama Quijano Book Organización política.2 cuya difusión y generalización residen en las consultas realizadas en el primer lustro de la década del 2000. el cual desciende de la población que habitaba la pe­ nínsula yucateca. Sin embargo. 2001. aunque de manera breve –pues no es la intención de este ensayo– sobre los planteamientos que en Yucatán se han desarrollado en torno a la construcción de una ley sobre derechos del pueblo maya. En el artículo 2 se indica: El Estado tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en el pueblo maya. Las discusiones acontecidas hace ya más de una década en otros puntos del país.3 La actualidad del tema se ha debido al debate desarrollado en el seno del Congreso local en 2008.indb 198 01/12/11 13:15 . tal como sería el caso de Tahdziú donde históricamente han ocupado ese cargo político personas adscritas al pueblo maya. y han mostrado la impor­ tancia de su encargo para la vida de sus localidades (Quintal. al iniciarse la colonización. como Oaxaca o San 1  No abundaremos en otras autoridades mayas como serían algunos de los presidentes municipales de Yucatán. lo que finalmente ocurrió en abril de 2007.Nuestro interés al momento de presentar a las autoridades mayas será. con fecha 11 de abril de 2007 se publica la reforma a la Constitución local. que conserva sus propios conocimientos. en el contexto de la elaboración de la respectiva ley reglamentaria. en el sentido de que eran mayas en puestos de autoridad. ¿cuáles son los requisitos que deberá de cumplir quien ostente un cargo de esas características? y ¿cómo se admi­ nistra el poder al interior de los pueblos mayas?1 Para poder contextualizar la importancia del desempeño de la función en la vida política estatal será necesario hablar. 2004). así como sus instituciones sociales.

532 93.683 606. que la importancia de la discusión sobre las autoridades indígenas reside en que los mayas conforman no sólo una población importante en términos numéricos. A pesar de las variaciones indicadas. pero con nueva pre­ sencia en el escenario político. según los datos del inegi. Cuadro 1 Hablantes de lengua maya en la Península de Yucatán Población de 5 años y más nhli hli Censo de 2000 Yucatán Campeche Quintana Roo Yucatán Campeche Quintana Roo 1’472. aunque sin una significativa participación del pueblo maya ni de organizacio­ nes soli­darias con éste. en un futu­ro. que en Yucatán. sino también una población relativamente homogénea. se convierten en novedad en esta región del sureste mexicano.29 por ciento de la población total del estado.indb 199 01/12/11 13:15 . 4  Mención especial merece Indignación A.102 672. los mayas representarían actualmente el 33. Embriz y Fernández.911 510. que no sólo consideran la lengua como elemento de adscripción. como una primera respuesta. aunque algunas estimaciones.4 Si preguntáramos ¿en qué reside la importancia de la discusión? podría­ mos señalar.689 714.1 por ciento.785 890. 5  Según los datos censales. 2002). indican que representan más del 50 por ciento del total de habi­ tantes del estado (Serrano.592 1’070.Luis Potosí. hli: Hablantes de lengua indígena..442 Conteo de 2005 1’617. que en 2005 participó activamente en una campaña titulada “No en nuestro nombre”. en la que básicamente se proponía que no se legislara sobre el pueblo maya si prime­ ramente no se respetaban los Acuerdos de San Andrés. una organización que promueve el respeto a los derechos humanos.5 También podemos indicar. nhli: No hablantes de lengua indígena.812 578. como otra respuesta a la pregunta inicial. aunque otras estimaciones indican que conforman el 59.355 89.C. Censo de 2000 y Conteo 2005. es decir.493 538.084 170. sin mayores o significativas diferencias internas.982 Fuente: inegi.548 549. resulta innegable la importancia de un sector de la población culturalmente diferenciado. Los comisarios municipales en Yucatán • 199 Book Organización política. los mayas representan la tercera parte de su población total.699 755.405 579. podría presentarse como un viejo actor social.989 918. lo que los convierte en un sujeto colectivo que.765 173.

las discusiones que actualmente se llevan a cabo pudieran pare­ cer fuera de contexto o tiempo para el caso de otros estados o regiones del país. Por ello. de las instituciones de gobierno –estatales y federales–. con una evidente dificultad de acceso a los servicios de salud. en que la discusión ha llegado a Yucatán con atraso. Si bien. se ha reco­ nocido y aceptado que el pueblo maya conforma el sector más marginado del estado. es decir. sino hablar de aquellos perso­ 200 • Jesús J. Este ha sido un punto. Lo cierto es que la reforma constitucional y su ley reglamentaria han abierto un debate en el que se han podido observar puntos de vista encontrados.No podemos afirmar que la discusión sobre los contenidos que debería poseer la ley sobre el pueblo maya se centre únicamente en el nombra­ miento o no de las autoridades indígenas. Por ello se habla de autonomía indíge­na. así como de algunos académicos e instituciones de investigación. esta exposición no tiene por objeto presentar las discusio­nes –acaso silenciosas– ocurridas en la entidad. las ideas puestas sobre la mesa con la excusa de la elaboración de contenidos de la ley evidencian formas de ver al otro que guían las acciones dentro de la relación social (Bracamonte y Lizama. de territorios y justicia mayas. dentro del conjunto de planteamientos realizados. Sin embargo. entre otros muchos factores (Bracamonte. las diferencias signifi­ cativas con respecto a estas entidades no sólo radican en lo reciente del caso.indb 200 01/12/11 13:15 . parecería que la elaboración de la legislación ha corrido más de la mano de los parti­ dos políticos. con las tasas más altas de desempleo. instituciones gubernamen­ tales enfocadas en la atención de los indígenas del estado. para algunos sectores. En el caso del pueblo maya han sido pocos los sectores e individuos que se han vinculado decididamente a la discusión de la elaboración de la ley. pues sólo en las últimas fechas es que han emergido en el escenario político. Chiapas o Guerrero. de autoridades étnicas. Por un lado. o bien. 1993). sino en que los actores sociales involucrados en la misma han sido pocos y sus voces muchas veces no han sido audibles. Por ello. las problemáticas por las que atraviesan los mayas son debidas a la propia condición étnica y no a estructuras históricas de domi­ nación regional. 1998). en Yucatán mantienen vigencia. los niveles más bajos de escolaridad e ingresos. quizá margi­ nal. Sin embargo. pero por el otro. Lizama Quijano Book Organización política. y de diversas temáti­ cas que en otros momentos se tornaron de difícil discusión en entida­des como Oaxaca. que han presentado propuestas diversas con el fin de que puedan ser analizadas. Han tenido un papel más protagónico algunas organizaciones solidarias.

En 2008 realizamos la “II Encuesta sobre Margina­ lidad indígena. Es por eso que los hemos denominado autoridades mayas. en su totalidad. mientras que un 13. el 42. sobre la emergencia de las mujeres como nuevas protagonistas en la vida política de las localidades mayas se puede consultar el trabajo de Herrero (2001). el poder político se encuentre en manos de los no mayas. ni en el legislativo estatal ni en el Congreso de la Unión. a través de los cuales pueden o no sentirse representados. como grupo. no por ello muchos de los actores del escenario político de las localidades mayas no sean parte de ese grupo o bien que. existen 734 ejidos. Los representantes de los mayas y las autoridades mayas La presencia de los mayas en las diversas esferas de la vida política se da por medio de distintos actores sociales. que en su mayoría podríamos indicar que son miembros del pueblo maya. Aquí habría que indicar que a pesar de no tener una existencia legalmente reconocida.7 las que detentan la administración municipal son las reconocidas por el Estado mexicano.69 por ciento manifestó que 6  El trabajo de Nadal (2009) es altamente ilustrativo sobre el ejercicio del poder político entre las mujeres mayas. en otros lugares del país. funcionarios y comisarios. Según el censo ejidal de 2001. pobreza e identidad del pueblo maya” (Bracamonte y Lizama.7 por ciento afirmó que consideraban que la representa­ ción era parcial o insuficiente. en el estado de Yucatán 680 de los 734 comisarios ejidales hablaban lengua indígena. delegados.najes a los que podríamos considerar como autoridades mayas. la cultura local. un 43. 2008).6 por ciento respondió que para ellos los mayas no tenían ningún tipo de representación. También. es decir. denominados estos últimos. Son personas que se adhieren a las reglas socialmente estipuladas para ocupar los distintos cargos. subdele­ gados o agentes municipales. si sus demandas eran debidamente escuchadas y tomadas en cuenta. La realidad indica que pode­ mos encontrar a muchos hombres –y en muy pocos casos mujeres–6 que administran ciertos espacios y que lo hacen en función de aquellos elemen­ tos que en el imaginario maya debe ser un dirigente. A un lado del poder ejercido por las autoridades ejidales. 7  En Yucatán. presidentes municipales.indb 201 01/12/11 13:15 . dirigida a jefes de familia de una muestra representativa de poblacio­ nes mayas del estado de Yucatán. suficientemente representados ante el gobierno. y en los que nos detendremos. Los comisarios municipales en Yucatán • 201 Book Organización política. integrantes del cabildo. Al inquirir a los encuestados si consideraban que en Yucatán estaban. con su acción. pero que poseen espa­ cios de acción en los que reproducen.

sobre todo en los ubicados dentro del litoral costero.9 En 41 municipios se pudo ubicar que los mayas se encontraban en relativa igualdad con los no mayas. pues los porcentajes de población estaban dentro de un rango que iba del 40 al 69 por ciento. en porcentajes que iban del 70 al 99. El resto de municipios. En los últimos cinco años. unos 31. al menos en el discurso.7 por ciento. como maya. a pesar de que ninguno de los candidatos propuestos haya sido miembro de su pueblo o bien. la división hecha de los municipios correspondería a tres tipos diferentes que irían desde los municipios consi­derados como indígenas (tipo A).7 por ciento del total poblacional. 8  Existe una notable variación de porcentajes con respecto a la primera encuesta –que denominamos empimaya– realizada en 2004. Acción Nacional y de la Revolución Democrática. los mayas han ejercido su dere­ cho de voto. la participación política de los mayas en las elecciones estatales y federales es siempre una constante.2 por ciento de los jefes de familia había simpatizado o pertenecido a algún partido político en los últimos años. donde sólo un 7 por ciento de la población total indicó que hablaba la lengua maya. En ese entonces un mayor número de mayas consideraba que sí estaba representado (21. La misma encues­ ta registró que el 79. 2006). registró escasa presencia maya. Si en los espacios políticos más importantes a nivel estatal y federal los mayas no se encuentran representados y ni siquiera cuentan con un diputado o un funcionario de primer nivel que se adscriba como maya ¿en qué espacios esta posibilidad se vuelve real? Para responder a esta pregunta permítanos obser­ var la distribución de los mayas en el estado.10 Según la clasificación realizada por la cdi. Lizama Quijano Book Organización política. una zona históricamente poco poblada por los mayas. las demandas del pueblo maya eran consideradas o tomadas en cuenta.indb 202 01/12/11 13:15 . cuya población hablante de lengua maya fue del 99.355 hablantes de lengua maya registrados por el inegi en 2005 se encontraban distribuidos de manera muy diversa en los 106 municipios que conforman la entidad. 9  En este rango sobresalió el municipio de Tahdziú. Los 538. que alguno de los aspirantes a puestos de elec­ ción popular se haya adscrito.8 No obstante los datos señalados.01 por ciento). mientras que un 40.sí existía una representación o que al menos.37 que ésta era parcial o insuficiente (Bracamonte y Lizama. conocidos como de tipo C. hasta aquellos en los que viven en situación de minoría poblacional.63 por ciento manifestó que no existía alguna representación y un 38. 202 • Jesús J. El Conteo de Población de ese año registró que unos 28 municipios estaban habitados en su mayoría por mayahablantes. entre éstos sobresa­ len el Partido Revolucionario Institucional. 10  Caso extremo fue registrado en el municipio de Dzidzantún.

a aquellos que son sus representantes en los núcleos poblacionales que caen dentro de la jurisdicción municipal. en donde históricamente habita un importante número de mayahablantes. al ser mayoría. iglesias o mercados. como ya indicamos. Diversos factores pueden asociarse. que los mayas yuca­ tecos enfrentan muy diferentes espacios de socialización. 12  Sin embargo. tanto en el interior del hogar como en las plazas. para influir en que sean desplazados de los cargos políticos importantes. En un contexto completamente diferente se enmarca la vida de los mayas que habitan en los municipios del tipo C.indb 203 01/12/11 13:15 . tanto del devenir histórico como de intere­ ses económicos. Capetillo (2001) se refiere a que las autoridades munici­ pales de las comisarías meridanas. que en estos municipios los mayas poseen mayor control en los procesos de socialización. hasta los sitios en donde residen dispersos unos de otros y la fricción interétnica tiende a ser mayor. porque la comprensión del mundo es masivamente compartida por los actores socia­ les. Los comisarios municipales en Yucatán • 203 Book Organización política. Ahora bien. mientras que la vida cotidiana de unos y otros no difiere.Se puede concluir. la lengua es hablada en todos los espacios sociales. en virtud de que sus acciones son dirigidas por la costumbre local. pueden ejercer un mayor control cultural de la vida de sus comunidades. deberían ser consideradas como autoridades mayas. la lengua y la cultura no encuentran mayores obstáculos para su reproducción. es de supo­ ner que en los municipios de tipo A resulte más frecuente el que un maya ocupe un puesto político que en los restantes 72 municipios de Yucatán. es decir. si las autoridades se eligen de entre los miembros de las comunidades es de presumir que porcentualmente se estaría en mayores posibilidades de que una persona que hable la lengua y conozca la cultura sea postulado a alguno de los cargos. por tanto. a la vista de los datos presentados. pues son ampliamente comparti­ das por los demás habitantes del municipio.12 Los comisarios municipales y los jueces de paz Las autoridades municipales tienen la facultad de nombrar a sus ayudantes. En los municipios del tipo A. en los que la lengua y la cultura se reproducen en condiciones de desventaja y desigualdad social. que van desde los lugares en los que. lo anterior tampoco es garantía de que los mayas ocupen tradicionalmente estos puestos. Anteriormente el nombramiento se reali­ 11  No obstante. viven marcados por situaciones más difíciles para la reproducción cultural e iden­ titaria. por ello. si de la administración del poder político se trata.11 La justificación a esta deducción se encuentra en lo mencionado con anteriori­ dad.

se efectuara durante el sexe­nio del gobernador Patricio Patrón Laviada. por ello no fue extraño observar que la reforma constitucio­ nal que convirtió en ley que la designación de los comisarios fuera realizada por la propia comunidad y no por el munícipe. de igual modo coadyuvarán para garantizar la tranquilidad.zaba después de la designación directa del munícipe. secreto y directo de los residentes en la localidad dentro de los primeros noventa días siguientes a la toma de posesión del Ayuntamiento. Este ejer­ cicio lo desarrollaron principalmente las autoridades emanadas del Partido Acción Nacional.indb 204 01/12/11 13:15 . y gobernador de Yuca­ tán de 2001 a 2007. Ninguna de las reglamentaciones habla –ni abierta ni encubiertamente– de la cultura maya. con el fin de atender las funciones y la prestación de los servicios públi­cos. La misma ley indica los requisitos que debe cumplir quien aspire a ese cargo: ser mayor de edad. Dice: Las autoridades auxiliares son aquellas que colaboran con el ayuntamiento. a fin de que fueran ellos los que por voto libre y directo eligieran a su autori­ dad. 70). que elegía a las perso­ nas de su confianza para que fueran sus representantes en esas localida­ des. 204 • Jesús J. la reforma constitucional de mayo de 2005 indicaba que: en las comisarías que conforman los municipios del estado habrá autori­ dades auxiliares del ayuntamiento. ser vecino del municipio.13 Así. a partir de los años noventa esta facul­tad fue delegada a los pobladores de las comisarías municipales. la seguridad y el orden público en el municipio (art. En algunos municipios. La ley de Gobierno de los Municipios del Estado de Yucatán define el papel de las autoridades auxiliares e indica las responsabilidades que tienen a su cargo. misma que después era ratificada por el presidente municipal. conforme a los lineamientos establecidos por la ley del ramo (artículo 78. como el de Mérida. no ser propietario de expendio de bebidas alcohólicas ni tener intereses en esa clase de negocios y no contar con antecedentes penales (art. las que serán electas mediante el voto universal libre. ni ésta se convierte en un elemento que califique al comi­ 13  Patricio Patrón fue presidente municipal de Mérida de 1995 a 1998. 68). sección XVII). Lizama Quijano Book Organización política. saber leer y escribir.

a fin de suprimir la discrecio­ nalidad de los Presidentes Municipales en las elecciones de estos actores políticos. conoce el trabajo de la milpa porque lo ha desempeñado en alguna ocasión y sabe de las tradiciones del pueblo.sario municipal. afines en la mayoría de los casos a los presidentes municipales. La iniciativa proponía que la elección de estos cargos se realiza­ra a través de un procedimiento dictaminado por el Cabildo. Pero aún más. la búsqueda por ocupar este puesto no necesariamente es por representar un espacio de empoderamiento maya. una persona maya en un puesto de autoridad. Esto refiere a un tipo concre­ to de identidad. a pesar de compartir una cultura en común y una misma forma de aprehen­ der la realidad social. Sin embargo. Es decir. recono­ce que las autoridades auxiliares han jugado un papel fundamental en el aspecto administra­ tivo y político de los municipios. En otras palabras. en algún caso. la que Bartolomé (1992) denominaría residencial. Los comisarios municipales en Yucatán • 205 Book Organización política. Es. la que se da a partir del lugar del nacimiento. difícilmente podrían ser electos para él. y de haber pasado toda su vida en el seno de esa 14  La iniciativa de reforma a la ley de Gobierno de los Municipios del Estado. Por tanto. el comisario municipal no sólo será un funcionario sino que también podrá erigirse –sin tener reconocimiento oficial– en una autoridad maya. económica o de otra índole en el seno de las localidades. los “avecindados” o personas no natas de la comunidad si bien pueden ser postulados al cargo. Así. independientemente de su adscrip­ ción identitaria o étnica. sino que podría ser. presentada en septiembre de 2007 por la fracción del Partido Acción Nacional en el Congreso local. por tanto. no porque las haya estudiado sino porque forman parte de su vida cotidiana y éstas no son conscientemente asumidas sino que son parte del mundo de lo ya dado. también manifiesta que los cargos de Comisario Muni­cipal se convirtieron en representantes políticos de grupos de poder.indb 205 01/12/11 13:15 . independiente­ mente de que para haber llegado a él pudiera haber sido postulado por algún partido político. la que está unida a una localidad concreta y que identifica y tipifica al individuo que se reconoce con tal identidad. para el caso de las comisarías dependientes de alguno de los municipios incluidos en la tipología A de la cdi. en las localidades mayas son requisitos implícitos para ocupar este puesto haber nacido en la localidad. habla la lengua maya como el resto de sus veci­ nos. por una lucha interna entre facciones que simpatizan o se adscriben a una fuerza política. de su base prejuicial.14 Como sobradamente hemos indicado. no porque se convierta en líder indígena ni en intelectual orgánico. es decir. los requisitos que deben cumplir quienes aspiran a ser comisarios son universales. desde el momento mismo de su nacimiento. sino porque es un individuo que ha sido socializado como maya.

El cargo de comisario municipal no sólo contempla las funciones que la ley le concede. con concer­ tar acuerdos. En este caso. de la forma en que ordinaria y comúnmente se conocen y resuelven los asun­ tos dentro de la población. en donde la lengua utilizada es el castellano. Aquí la costumbre se adquiere a lo largo del tiempo. Lizama Quijano Book Organización política. pueda desenvolverse en dos espacios diferentes. mayo de 2006. con equilibrar. los jueces de paz también podrían ser calificados como autoridades mayas. La costumbre es parte de la vida cotidiana.indb 206 01/12/11 13:15 . el ámbito externo. es el Poder Judicial el que establece los diversos órganos para la administración de justicia. sino la aprobación de sus vecinos. la sabiduría la proporcionan los años. la participación constante en la vida del pueblo y la posibilidad de los coterráneos de observar el comportamie­to del individuo y calificarlo. donde deberá atender las quejas y planteamientos de sus vecinos y. Las diferencias internas entre los mayas aquí se evidencian y manifiestan la complejidad misma del proceso identitario. el hecho de conocer la costumbre significa que posee la expe­ riencia necesaria para tratar la casuística manifestada en la vida cotidiana. Si bien éste no necesariamente sería un requisito susceptible de ser objetivado o conscien­ temente discutido. En la base del sistema se encuentran los llamados Juzgados de Paz. Chemax. en el caso de estas poblaciones. porque para su función no sólo requieren el nombramiento oficial del Estado. puesto que el individuo elegido para ocupar el puesto es un vecino del pueblo y un miembro del grupo maya. La destreza del habla se torna aquí en una obligación más que es necesario cumplir. 15 206 • Jesús J. por un lado. En Yucatán. por otro. Así. Uno de los requisitos necesarios de cumplimiento en algunos pueblos de Yucatán es que quien ocupe el puesto “pueda responder a una plática”. empleando para ello las herramientas que siempre han tenido a su alcance.15 es decir. sino también las que el imaginario social le adjudica. denominados en otros lugares como menores. con mantener el orden social según la forma en que tradicio­ nalmente éste se ha mantenido. el seno de la comunidad. Por eso. pero la que se solicita a quienes ocupen el cargo manifiesta una parcialidad de esa vida que sólo se adquiere a través de la especialización. el cargo tiene mucho que ver con cuestiones de justicia. una de las condiciones será la de conocer “la costumbre” del lugar.comunidad. La Ley Orgánica del Poder Judicial del  Entrevista al comisario municipal de Xcatzín. municipales o de menor cuantía. Yucatán. como las sanciones y los exhortos.

No obstante. La ley específica: Para ser Juez de Paz se requieren los requisitos siguientes: I. que en la mayoría de los casos confirma la elección y le extiende el nombramiento. tener sus papeles.16 La elección del juez tiene que ver con la cercanía que los candidatos al puesto guardan con los munícipes. III. Por esta razón es posible observar que en algunos municipios con alto porcentaje de hablantes maya los juzgadores no hablen la lengua y.indb 207 01/12/11 13:15 .Haber cumpli­ do veintiún años de edad. ser mayor de edad. saber leer y escribir. Entre lo que debes cumplir está mínimo tener secundaria. mayo de 2006. no se encuentra entre los requisitos para la designación de los jueces alguno que haga referencia a la lengua maya o a los usos y costumbres. Los comisarios municipales en Yucatán • 207 Book Organización política. no logre comprender la importancia que le otorgan a un problema los actores involucrados en él. es decir. El cargo tiene una duración de tres años. al carecer la entidad de una legislación sobre el pueblo maya. fotos y es todo. II. Al juez de Paz lo elige el presidente municipal. quien después lo presenta al pleno del Tribunal Superior de Justicia.– Haber concluido la Enseñanza Primaria y poseer conocimientos necesarios para desempeñar bien el cargo. ahora mi puesto como juez de paz es por designación de parte del procurador general de justicia de acá de Yucatán y del presidente municipal. certificado de nacimiento. convocado por el ayuntamiento. por ello no es tan relevante que el individuo conozca 16  Entrevista al Juez de Paz de la localidad de San José Tzal. o bien que quien ocupe el puesto sea reconocido entre la población como uno de sus miembros respetables.– Care­ cer de antecedentes penales (artículo 58. por tanto. y al igual que en el caso de los comi­ sarios municipales. de estudios y sacar una hoja donde dice que somos radicados de este lugar. carta de vecindad..Estado señala que en cada cabecera municipal deberá integrarse un juzgado de Paz del que dependan. Ley Orgánica del pjey). municipio de Mérida. ser oriundo de esta localidad. en el mejor de los casos. El comisariado es por elección del pueblo. en lo judicial. los residentes de las poblaciones adscritas a su jurisdicción. conozca los asuntos a través de un intérprete o bien. es uno de los nombramientos que se otorga cuando las autoridades inician en su encargo y es conferido a gente de confianza. lógico ¿no?.

sino que éstos  Entrevista al Juez de Paz de Caucel. este. también importan­ tes. Así. mucho menos a elementos inamovibles y cambiantes. el derecho consuetudinario significará para los encargados de impartir justicia la forma en que siempre lo han hecho. Lizama Quijano Book Organización política. soy allegado del comisario. Mérida. pero soy licenciado en derecho. ¿qué se entiende en las localidades mayas por dere­ cho consuetudinario? Ciertamente no es un mundo escindido de la vida nacio­ nal. a través de un caso particular. Los usos y costumbres a los que se aluden son prácticas propias de la vida cultural y de la forma de organización social que cada grupo posee.de leyes o bien de la forma en que se resuelven los problemas en las locali­ dades. a lo mejor por eso el me invitó a participar con él. sino que en éste encuentra su complemento. Se hace alusión a un conjunto de prácticas consideradas como propias por los mayas. 17 18 208 • Jesús J. En este sentido no estamos aquí hablando de una serie de elementos que hagan referencias a esencias inalte­ rables. sino que entran en la designación otros elementos.18 En Yucatán no existe un compendio de asuntos que pudieran ser aten­ didos por los jueces de paz o los comisarios municipales. como la lealtad y la amistad: Para llegar a juez de paz me propuso el comisario y ya lo aprobaron. mayo de 2006. No hubo competencia.indb 208 01/12/11 13:15 . Al recurrir a ella para imponer penas o solucio­ nar conflictos. que expone. atienden los asuntos que llegan a ellos de acuerdo a los usos y tradiciones propios del pueblo maya. supongo que en sesión de Cabildo (en Mérida). el comisario me propuso en la alcaldía de Mérida y ya en una sesión supongo me dieron el nombramiento porque. Por ello. aunque en términos estrictos éstas hayan sido adquiridas recientemente. No importa si la llamada tradición es relativamente reciente o si sus orígenes son inmemoriales. La tradición orienta aquí la acción jurídica.  Sobre las concepciones que mayas y no mayas tienen sobre las cuestiones jurídicas puede consultarse el trabajo de Walker (2001). las diferencias que sobre un mismo concepto poseen ambas sociedades. habría que preguntarse aquí: ¿Qué es eso de los usos y costumbres?.17 La administración de la vida comunitaria Los jueces de Paz y comisarios municipales. aún sin tener la consigna. el individuo hace referencia a un mundo concebido como propio y diferente del resto de sociedades.

en los que las partes involucradas presentan sus alegatos y el juez determina quién de ellos tiene la razón. Códi­ go de Procedimientos Penales y Código del Registro Civil) y los mayas están sujetos a dichos ordenamientos. los asuntos tratados son de poca monta o menor cuantía. entre otros asuntos sacados de una casuísti­ ca muy rica. en el contexto de las relaciones cotidianas entre vecinos y que su solución cobra especial importancia. Esto no quiere indicar que estemos ante una normatividad maya completamente escindida del mundo occidental. los asuntos que se dirimen son resuel­ tos bajo el esquema de conciliaciones o “juicios orales”. En materia civil. En todos los casos. la ley les da facultades para conocer algu­ nos problemas de carácter civil. Los comisarios municipales en Yucatán • 209 Book Organización política.indb 209 01/12/11 13:15 . familiar y penal. En el caso de los jueces de Paz. pero no se especifica la forma en que deben ser solucionados. Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado. y de aquellos cuyo conocimiento les confiere el Código de Procedimientos Civiles del Estado” (Ley Orgánica del pjey. sino que hablamos de formas particulares de ser que requieren un tratamiento espe­ cífico en cada caso. robos. En el plano familiar dan entrada a problemas relacionados con controversias familiares y en el plano penal conocen de agresiones.19 La imposibilidad de tener un listado de delitos o infracciones responde a la propia organización social del pueblo maya. fraudes o daños. de la manera en que siempre se han tratado. así como conocen y atienden problemas por deudas y obligaciones de pago. Es por eso que los problemas intentan ser solucionados en la misma instancia en la que han sido presentados. penal y familiar que son resueltos a través de la forma tradicional. pero son los que se suscitan en el día a día de las localidades mayas. los comisarios municipales fungen como fedatarios en los contratos de compraventa. pues de ella depende el mantenimiento de un orden social y la validez de la costumbre. es decir. en la cotidianidad. en el seno de las poblacio­ nes mayas. Código de Procedimientos Civiles. Si bien la aplicación de la justicia está regida por los códigos estatales (Constitución Política del Estado de Yucatán. Sus características culturales y los modos de vida propios permitirán la emergencia de problemas que no siempre pueden ser tipificados bajo los esquemas del derecho positivo. 19  La ley dice que “Los Jueces de Paz conocerán de los asuntos civiles cuyo interés no exceda de 200 veces el salario mínimo que rija en la Ciudad de Mérida.se encuentran abiertos a la casuística. ante los comisarios municipales y jueces de paz se exponen asuntos de carácter civil. artículo 60). Por esta razón.

entonces el problema rebasa el ámbito del trabajo del juez o del comisario y es turnado a otras instancias: Cuando una persona se siente un poquito con carácter. que significa imprimir. aquello que distingue. Una vez reunidos todos se presenta de nueva cuenta el problema: el quejoso expone su versión de los hechos y el o los acusados la aceptan o discrepan. Los problemas quedan resueltos a través de un acuerdo.20 En todos los casos. En lengua maya. En ese caso se volverá a citar al incum­ plido y si no se encuentra de acuerdo en buscar un arreglo. el cumplimiento de los compromisos sólo tiene como soporte la palabra de los involucrados. dibujar. se le lee para que ellos escuchen qué es lo que están firmando. En muchos de los casos. Yaxcabá. es una forma de que si vuelven a hacer de las suyas. enton­ ces sabes que esto estás firmando. pero esta vez lo volviste a hacer  Entrevista al comisario municipal de Tiholop. a esta acción se le conoce como “chikil”. Marcar con la firma o impri­ mir la huella en el acta es signo de involucrarse en su totalidad en el caso. 20 210 • Jesús J. lo que garantiza muchas veces la observancia de los acuerdos: Lo que yo hago acá es que todo lo que se trata levanto un escrito y se le lee a ellos. entonces es cuando nosotros en realidad lo agarramos y lo castigamos: “sabes. la otra vez te perdoné porque no te metí a la cárcel. si se vuelven a meter en un problema.indb 210 01/12/11 13:15 . Las autoridades indican que en ocasiones la gente firma sólo para concluir con la audiencia pero no con la intención de solucionar el problema. El juez escucha la expo­ sición y después se da a la tarea de citar a los involucrados. entonces se estampa la huella digital. exponiendo sus puntos de vista sobre el asunto. Firmar es un acto profun­ damente simbólico que involucra la totalidad del ser. que hace al individuo único y diferente a otra persona. y con esto se da formalidad al asunto. mayo de 2006. Si los involucrados no saben escribir. Yucatán. los involucrados rubrican un acta. grabar. es decir. por lo cual se sigue con el siguiente paso del proce­ so que es buscar un acuerdo entre las partes. Lizama Quijano Book Organización política.La forma de iniciar la solución de un problema es la siguiente: la perso­na ofendida se presenta ante el juez y expone su queja. (y dice) “a mí no me importa lo que firmé” y al día siguiente hace su voluntad. las personas aceptan su culpa ante la autoridad. Para formalizar los compromisos. sabes que acá hay la prime­ ra vez (una constancia).

Véase bibliografía al final del capítulo. La gente lo va aprendien­do.21 Casos Los problemas que surgen al interior de las localidades son vehículos que expresan. mientras que un 13.23  Idem. de Víctor Manuel Collí Ek (2004). hasta los ancianitos y todo eso con la edad.indb 211 01/12/11 13:15 .04 por ciento lo clasificamos como “otros casos”. En esa ocasión tuvimos acceso a más de 6  mil actas generadas en audiencias.81 por ciento del tipo familiar. Entre los asuntos familiares se puede incluir el maltrato familiar. Su solución. o el adulterio. sí pasa.04 por ciento de los casos era de tipo civil. deberá darse en este mismo tenor. los daños a propiedades ajenas. que sistematizamos y clasificamos. En resumen. La multitud de asuntos atendidos puede ser clasificada en primera instancia en tres tipos: los penales. relacio­ nes grupales y creencias. Lizama y Solís (2009). de compra y venta de bienes muebles o inmuebles. de deslinde de tierras y de deudas. es decir. ya que se asume que actúan respetando una costumbre jurídica propia. a veces llegan y dicen: “pos no me importa”. entre otras cosas. 13. Mientras que en los casos de tipo civil.22 Entre los primeros estarían las agresiones. valores sociales. el allanamiento de morada o bien las faltas de carácter sexual. elementos culturales. 21 22 Los comisarios municipales en Yucatán • 211 Book Organización política. los familiares y los civiles. la pensión otorgada a los hijos. los casos más comunes que atendían y la forma de resolver quejas y problemas al interior de los pueblos.1 por ciento de los casos atendidos eran de carácter penal. costumbres y sistemas normativos que los jueces de Conciliación en las comunidades indígenas del Estado de Campeche aplican al momento de conciliar o resolver un asunto dentro de su competencia. de ahí que la figura de la autoridad sea importante dentro de las poblaciones mayas. en muchas localidades se presentan casos que no pueden ser tipificados en alguna de las categorías anteriormente señaladas. por tanto. un 15. a veces sí. atendiendo las condiciones sociales en las cuales emergieron. las autoridades dan fe en asuntos de sucesión testamenta­ ria. en los que entrevistamos a los comisarios munici­ pales y a los jueces de paz a fin de conocer la forma en que desarrollaban sus encargos.y sabes que tienes que hacer 24 horas en la cárcel”. 23  En 2006 visitamos diversos municipios. Consúltese a Braca­ monte. las separaciones. observamos que un 58. el robo. No obstante. el abandono del hogar. porque a veces dices: “si lo que firmé no es nada”.  La clasificación está basada en el trabajo Compilación de los usos.

por no alimentarlas a diario. en el contexto de la población. sus aves de corral. por lo que considera que su vecino es responsable de la pérdida de sus aves y que. sin em­ bargo. Sin saberlo. sino en la práctica consuetudinaria. por ser peligrosos.indb 212 01/12/11 13:15 . la acción de la autoridad deberá buscar la solución del problema no en los lineamientos canónicos escritos en las legislaciones judiciales. principalmente. del municipio de Yaxcabá. en modelos no escritos en papel. debe de pagar su costo. fue que envenenó alimento y lo esparció. en el contexto de las relaciones sociales y en el marco de una cultu­ ra específica. la casuística atendida es amplia y refiere. de un modo particular de comprender y ordenar el mundo social. Por ello. con el único propósito de acabar con los animales que a diario invaden su propiedad y consumen sus cultivos caseros. su dueña. una vez conciliadas las partes. Lizama Quijano Book Organización política. la responsabilidad recae en aquel que es capaz de pensar y actuar con dolo. Mirna Cetina soltó. Tun indicó que un día dijo en voz alta que iba a esparcir veneno. Los animales. por tanto. Gabino Tun. por descuido e irresponsabilidad de Cetina. Asimis­mo. como cada mañana lo hacía. Mirna Cetina pidió que Gabino Tun la indemnice por la muerte de dos gallinas y dos pavos. pues se limitó a esparcir veneno dentro de los límites de su propiedad y que por tanto fueron las aves las que invadieron su predio. de la localidad de Tahdzibichén. a fin de que salieran por las calles del pueblo a buscar su alimento. Yucatán. incidentes ocurridos en el día a día de los pueblos mayas. Si bien podríamos indicar que Tun no tendría ninguna responsabilidad civil o penal en el caso. al invadir el terreno del señor Tun. Mirna Cetina respondió que no escuchó tal advertencia.Como se dijo al inicio de esta sección. El caso de Tahdzibichén ilustra cómo se concilian las relaciones vecina­ les. la autoridad exhortó a Gabino Tun a que no volviera a incurrir en esos actos. consumieron el maíz envenenado y murieron. por querer intencionalmente dar muerte a esos animales. Tun sabía que iban a entrar las aves a su terreno y por eso. había desperdigado un día antes semillas envenenadas de maíz dentro de los límites de su vivienda. insistimos. Veamos unos ejemplos: Mirna Cetina. se presentó ante el comisario municipal para manifestarle que su vecino. por tanto es responsable 212 • Jesús J. ambas partes llegaron al acuerdo de que Tun pagaría $300 pesos en calidad de reparación del daño que sufrió Cetina. Por esa razón. pero que responden a la forma en que “se acostumbra” solucionar los proble­ mas. Ante el comisario municipal y después de exponer sus argumentos. En su defensa.

No obstante. Contra­ riado por ello. a Ermilo Matus para que realizara trabajos de tumba en una extensión de ejido.indb 213 01/12/11 13:15 . la queja de Mezeta podría haber concluido con el exhor­ to de buscar a otra persona que realizara el trabajo pendiente. Matus dejó de acudir al terreno. pero como había “salido a trabajar fuera”. Lo que se busca en este caso es la conciliación. dejando sin tumbar la parte que no había cobrado. Por ello. la autoridad municipal pasa por alto una de las bases del sistema capitalista. el respeto a la propiedad privada. En el caso expuesto se puede observar una práctica común entre los miembros del pueblo maya: la responsabilidad compartida de una familia. Ambas partes aceptaron que don Pedro cobraría la parte faltante y se comprometería a entregar el trabajo en un plazo de dos semanas. a falta de tiempo para dedicarse personalmente a ello. Si bien dejó sin realizar una parte de las labores pactadas. Pudiéramos afirmar que no existe problema alguno. Mezeta continuó con sus labores de albañil en Mérida y Matus comenzó la tumba del monte. lo que se observan son varias cosas. Felipe Mezeta. al paso del tiempo y una vez concluido el trabajo en la extensión por la que cobró. uno de los muchos jefes de familia que acude entre semana a la ciudad de Mérida a emplearse como albañil pero que también realiza milpa en la localidad.00 pesos por el trabajo y le entregó 1. contrató. (que deja al cuidado sus hijos y esposa). municipio de Yaxcabá. el señor Pedro Matus. es la concertación de voluntades que permita que el orden social se conduzca bajo los lineamientos con los que siempre se ha mantenido. No obstante. Por tanto. en la que plantaría en la siguiente temporada de lluvias. Una de ellas es que un pacto debe ser respetado. Expuesto el caso. Mezeta acudió ante el comisario municipal y le externó su inconformidad. la persona se ha comprometido a realizarlo y por tanto debe cumplir con su palabra. Veamos otro ejemplo: En la localidad de Tiholop.960. Otro Los comisarios municipales en Yucatán • 213 Book Organización política. también es cierto que no obtuvo alguna ganancia por ellas y que tampoco está comprometido legalmente a ello porque no firmó contrato alguno. Se citó a Ermilo Matus. no importa si no se ha cobrado por el trabajo. en su lugar y representación acudió a la audiencia su padre.de la muerte y debe pagar los daños causados a sus vecinos. porque no hacerlo afectaría la vida social.300 pesos. Pedro Matus aceptó la falta de su hijo y dijo que sería él quien respondiera a Mezeta y concluyera el trabajo. queriendo realizar sus cultivos en un nuevo terreno un poco más fértil. porque Matus realizó el trabajo por el que cobró. Pactó con Matus la cantidad de 1.

No hacerlo representaría una mancha para su familia. el juez de paz no sólo dio fe de los hechos. se concertó una audiencia en el Palacio. de lograr reconstruir la cohesión social que pudiera resultar dañada. quien personalmente dio fe de los hechos narrados por Margarita. es refor­zada a través de las acciones de las autoridades mayas.aspecto es que las faltas de un miembro (o a un miembro) de la familia se hacen extensivas a todos los integrantes de la misma. no sólo porque conocen a los involucrados. salió por la tarde a visitar a sus comadres. Nuevamente nos encontramos con asuntos no propios de ventilarse en juzgados penales. por ello buscó la concertación entre las partes. Teodora Canché escribió: “notificados: familia Moo Cetina”. a con­du­cirse con decoro. sino que asumió que se trataba de problemas del tipo antes refe­ rido. a la que asistieron Cetina y Moo. pero la relacionada con hechicerías y maleficios no procedería porque no se encuentra tipificada como tal en los códigos de derecho. vecina de la localidad de Mayapán. Una vez que Margarita se calmó un poco. municipio del mismo nombre. 214 • Jesús J. Lo que se busca aquí –y en los casos anteriores– no es sólo impartir justicia con los códigos que dicta la costumbre y la tradición. Cuando el juez le preguntó quién podría desearle mal.indb 214 01/12/11 13:15 . a no difamarse ni ofenderse recípro­ camente. sin embargo su sorpresa fue mayor cuando se dio cuenta de que sobre la mesa de la cocina se encontraba una galleta. con las que siempre ha tenido problemas. La única falta que pudiera haber aquí sería la de allana­ miento de morada. Lizama Quijano Book Organización política. a quienes culpa de algún maleficio que pudiera caerle a ella o a su familia. sino porque comparten con ellos un código gnoseológico que orienta su conducta en la vida social. El Juez exhortó a las partes a respetarse. La vida social. Al regresar a su casa y abrir la puerta se encontró al pie de la entrada un huevo sancochado. Después de la alocución se procedió a la firma del acta. Inmediatamente se dirigió al Palacio Municipal y le comentó lo sucedido al Juez de Paz. sin pensarlo mucho tiempo Yam indicó como culpa­ bles del acto a Teodora Canché y Araceli Moo. que lo señalaría socialmente. en el contexto local. En ella. Sin embargo. por ello pidió a la autoridad “notifique” a estas personas. de volver a encontrar un equilibrio que se rompió. sino hacerlo con la intención de concertar. Por ello. por tanto. Por ello su papel es fundamental dentro de las poblaciones. Un caso más: Margarita Yam. es el padre quien se compromete a cumplir lo pactado por el hijo.

el Partido Re­ volucionario Institucional cobijó e incentivó la forma en que cada comisa­ ría municipal elegía a sus autoridades. enfermos. parece que en las discusiones actuales no aportan mucho. en no pocos casos. además de las acciones de justicia que realizan. al que se le dejaron. un partido político con minoría en el Legislativo. sea para pobres. organizan la fiesta patronal. 26  La reforma de la Constitución indicó que en el periodo de un año debería de publicar­ se la ley reglamentaria. las autoridades mayas. del municipio de Valladolid.24 Sin acuerdos aún Las discusiones actuales sobre la ley indígena en Yucatán buscan normar los derechos del pueblo maya. introducción de agua pota­ ble. aquellas consideradas como de me­ nor interés. Hasta mayo del 2009. 25  Es de señalar que el presidente de la Comisión de Asuntos Étnicos en el Congreso estatal es un diputado proveniente del pan.26 se han realizado diversas propuestas en las que presuntamente subyace la buena fe. el Congreso yucateco seguía en desacato. si se aprueban unos cambios de leyes que propuso el diputado local panis­ta Antonio Aragón Uicab. Los comisarios municipales en Yucatán • 215 Book Organización política. Su función excede las impuestas por la legislación. anuncian las obras que se realizarán en la localidad. pero son las exigidas en el seno de su locali­ dad. citan a asambleas informativas. El comisario recibe instrucciones y propuestas de estas oficinas e instituciones. luz eléctrica. damnificados por sequía o huracanes. solicitud de ampliación de calles.Dentro de las atribuciones y en busca de lograr el “equilibrio” social. y él a su vez canaliza cualquier tipo de solicitud de apoyo para el pueblo. apoyan la organización de actividades reli­ giosas y.indb 215 01/12/11 13:15 . esos pueblos tendrían a su Asamblea Comunitaria como máxima autoridad y su sistema de jus­ 24  Para el poblado de Xocén. Ser autoridad no es cumplir sólo con el rol que el Estado impone. en la repartición de las comisiones. Terán y Rasmussen (2004: 18) señalan que entre las funciones del comisario se encuentran: mantener orden y paz en el pue­ blo… establecer y mantener relaciones con las diferentes oficinas y dependencias de los gobiernos estatal y federal. organi­ zan el trabajo comunitario.25 En busca de lograr realizar la ley reglamentaria y salir del desacato en que se encuentran. La fecha límite venció en abril del 2008. etcétera. A pesar de que. Según el legislador. también la ignorancia con respecto al pueblo maya: Los pueblos mayas de Yucatán tendrían el derecho de autodeterminación y podrían establecer bases y mecanismos para ejercer su autonomía. sino respetar y desarrollar el que sus mismos electores le señalan. históricamente. pero manifiestamente.

conformadas por un gobernador vitalicio y un cabildo cuyos miembros eran electos anual­ mente entre los principales del pueblo. excepto delitos calificados como graves en el Código Penal. La reorganización del poder político. obedeció a las condiciones propias de Yucatán: en el centro del territorio se buscó aminorar la autoridad de encomenderos y de la nobleza indígena. el ejercicio del poder que se deja a las autoridades mayas ha sido. 7 de julio de 2008. a diferencia de lo ocurrido en otras partes del territorio de la Nueva España. Lizama Quijano Book Organización política. que únicamente se realizan en los santuarios de la San­ tísima Cruz de Quintana Roo y que la legislación quintanarroense acepta como válidos: Podrían intervenir. 216 • Jesús J. las funciones que se pretenden delegar a las autoridades mayas son las mismas que ellas realizan desde hace muchos años. mucho menos por su reconocimiento político. se dio paso a la conformación de las llamadas Repúblicas de indios. como los mencionados matri­ monios mayas. como muestra se encuentra el hecho de proponer “matri­ monios mayas”. Lo único que cambiaría sería el reconocimiento oficial que posean. por ejemplo. Al contrario. casi literalmente. Podrían impo­ ner multas de hasta 30 salarios mínimos y arresto de hasta 36 horas. Fuera de lo que no es común en Yucatán. Después del proceso de reducción llevado a cabo en el siglo xvi. en los matrimonios mayas y su disolución. es decir. en asuntos sobre la custodia de los hijos y las pensiones alimentarias. Además. tendrían un “Juez de paz y conciliación étnica”. consideramos que hoy más que nunca se encuentran paulatinamente tomando conciencia de su adscripción identitaria como un recurso estratégico frente al Estado y a los mediadores políticos. y en todo asunto penal. En unos casos más. en contratos que no excedan los 100 sala­ rios mínimos. transcrito de las legislaciones de Campeche y Quintana Roo. se podría hablar ya de “autoridades mayas”. No creemos que las autoridades mayas estén disminuyendo en presen­ cia.ticia sería “alternativo a la vía jurisdiccional ordinaria y al fuero de los jueces del orden común”. también lo es el hecho de que los mayas han sabido adecuarse a los cambios. El futuro de la institución no pasa por la reglamentación de la Ley Indígena de Yuca­ tán.indb 216 01/12/11 13:15 . Diario de Yucatán. Si bien es cierto que las condiciones estructurales en las que reproducen su cultura e identidad les son adversas.

de autoridades mayas que solucionan conflictos según las costumbres locales. Eran los batabes y principales las figuras que podían organizar el trabajo de los mayas. Estamos convencidos de que un pleno ejercicio del poder político de los mayas no se llevará a cabo únicamente por la aprobación de una legislación. Durante el siglo xvii y xviii los batabes mayas serían figuras políticas importantes. que en una tierra caren­ te de minas o metales preciosos. lo importante está en el sentido de mantener una sociedad conforme a las reglas que la rigen. éstas desempeñaron un papel importante en el contexto de dominación. en cuanto al papel de mediación que desempeñaban. Así. como parte del ser y vivir la cultura maya. que castigan y sancionan de acuerdo con lo acostumbrado en el lugar. lo que no quiere indicar que el poder políti­co dejara de estar en manos de los mayas en algunos lugares. El mantenimiento del poder en manos de los mayas. Por ello. se consolidó en las Repúbli­ cas de indios. Los comisarios municipales en Yucatán • 217 Book Organización política.pero en Yucatán la permanencia de esta última fue condición de posibilidad para la instauración del dominio español. poder o costumbre se haya mantenido inamovible. No obstante. el ejercicio del poder político se inscribe en un proceso que posee su génesis en otros momentos históricos. que la dotan de particularidad. a expensas –cierto– de un alto costo (Bracamonte y Solís. no de manera conscientemente asumida sino más bien.indb 217 01/12/11 13:15 . Hacia el siglo xix. así como en el escenario político de Yucatán durante toda la época colonial. de quienes se conoce muy poco su adscripción étnica. permitido también por las políticas de segregación de la Corona. más que eliminar a las autoridades indígenas. de ahí que habláramos. a lo largo de esta exposición. en los que se siguieron recreando y conservando. Gracias a ellos fue posible la instauración de un pacto colonial que permitió poseer a una población sometida. sino por un cambio profundo en las formas de clientelis­ mo político y en la transformación de modos de pensar. muchas innovaciones han enriquecido la forma en que adminis­ tran el poder. Muchos cambios ha habido. se constituía como la única fuente de riqueza. se crearon los municipios yucatecos sobre la base de las antiguas Repú­ blicas de indios. espacios claves de reproducción social. en las cabeceras municipales el poder recayó en grupos hegemónicos de poder económico y político. aunque sí es indicativo de una merma de esos espacios que necesariamente tuvie­ ron que refugiarse en los lugares más pequeños. que mantienen la cohesión social según sus propios parámetros. 1996). que la mantienen en diferencia. Las autoridades mayas que hemos presentado no son figuras cuya gestión.

cdi/Universidad Autónoma de Campe­ che/Poder Judicial del Estado de Campeche [Mecanoescrito]. costumbres y sistemas normativos que los jueces de conciliación en las comunidades indígenas en el Estado de Campeche. Mérida. Tabulados básicos de la encuesta sobre marginali­ dad. pp. Muñoz Menéndez. México. concientizando y exhor­ tando: actas y actuación del comisario municipal en una comunidad maya yucateca”. Mérida. en Desacatos. ciesas [en prensa]. México.indb 218 01/12/11 13:15 . Terán. en América Indígena. México. en Esteban Krotz (coord. 147-158.). Cristina (1997). México. Nancy (2001). Walker Olvera. Una perspectiva histórica”. Bracamonte. Ella Fanny (2001). en Jesús Lizama (coord. Pedro y Jesús Lizama (2003). Martha (2001).Bibliografía Bartolomé. Universidad Autónoma de Yucatán. Capetillo Pasos.). la etnohistoria y la antropología. Herrero Buchanan. Mérida. Aproximaciones a la antropología jurídi­ ca de los mayas peninsulares. ciesas.) (2004). enerojunio. Collí Ek. (2006). Perspectivas desde la lingüística. Aproximaciones a la antropología jurídica de los mayas peninsulares. 251-273. ciesas. pnud-uady.). “Las representaciones indígenas de la autoridad: reflexiones sobre la diversidad cultural en las sociedades pluriétnicas”. México. Víctor Manuel (2004). Milagros (2001). aplican al momento de conciliar o resolver un asunto dentro de su competencia. núm. invierno. Aspectos de la cultura jurídica en Yucatán. 13. Tocando fondo. en Esteban Krotz (coord. “¿Qué es lo justo? Discrepancias en torno a un caso de robo”. 2001.). Aproximaciones a la antropología jurídica de los mayas peninsulares. Maldonado Editores-Conaculta. “La identidad residencial en Mesoamérica: fronteras étnicas y fronteras comunales”. Espacios mayas de autonomía. “Buscando amistades. Nadal. “Autoridades mayas en el municipio de Mérida”. 1-2. Miguel (1992). lii. 159-171. las sanciones y las autoridades en un pueblo yucateco”. núm. México. vol. 49-99. pnud-uady.). Ayuntamiento de Mérida. “Marginalidad indígena en Yucatán. Quintal Avilés. México. Rasmussen (eds. pp. Book Organización política. Marie-José (2009). en Esteban Krotz (coord. Cambio de luna: Luz y sombra del voto femenino. Compilación de los usos. pp. pnud-uady. pp. México. Universidad Autónoma de Yucatán. pp. El pueblo maya y la sociedad regional. pobreza e identidad del pueblo maya. en Esteban Krotz (coord. El diario del comisario Gaspar Canal Nahuat. “Aproximaciones a una tipología de los delitos. Silvia y Christian H. Empimaya 2004. 183-189. y Gabriela Solís (1996).

De la misma manera. Leyva y Burguete. Simultáneamente. obligaron al congreso local a proceder a la destitución de los ayuntamientos. cuando las organizaciones campe­ sino indígenas de tradición agrarista en Chiapas. el gobierno federal y estatal. que se unieron alrededor del Consejo Estatal de Organizaciones Indígenas y Campesinas (coeic). cuando tomaron los edificios edilicios.indb 219 01/12/11 13:15 . Lo mismo ocurrió con el ezln. después de la firma de los Acuerdos de San Andrés en 1996. y difundió la “Primera Declaración de la Selva Lacandona. En el mismo año de 1994. En diciembre de 1994 decretaron la acción “rompiendo el cerco” y establecieron los primeros “municipios rebeldes”. que evolucio­ narían a municipios autónomos cuando la autonomía quedó colocada como su principal reivindicación. obteniendo por primera vez el poder muni­ cipal en sus manos mediante la creación de consejos municipales. no aparece allí escrita. Hoy decimos basta”.El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista Araceli Burguete Cal y Mayor* Cuando el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (ezln) irrumpió a la luz pública en enero de 1994. Tales omisiones fueron rápida­ mente subsanadas. A partir de entonces. por su parte. el municipio adquirió un lugar central en el programa de los rebeldes. Con los edificios municipales en sus manos. la palabra municipio. y es allí en donde debe buscarse su legado. Fue desde *ciesas-Sureste. se constituyó en el principal espacio desde donde el ezln ha desafiado al Estado. o gobierno municipal. el municipio no era mencionado de manera expresa en el pliego de demandas de ese colectivo (García. 219 Book Organización política. las organizaciones campesino­ indígenas colocaron el tema de la autonomía y el autogobierno municipal en primerísimo lugar. también encontraron en el municipio su principal nicho de intervención. El Municipio Autónomo Rebelde Zapatista (Marez). 1998).

puede afirmarse que el municipio es en la actualidad el espacio en donde se disputa el ejercicio de los derechos indígenas. hoy día. a los zapatistas y a las organizaciones sociales. Grupos de zapatistas (en aquel año. y centró en el municipio el espacio jurisdiccional en donde deberían de realizarse los “derechos autonómicos” reconocidos en el artícu­ lo segundo constitucional. entonces. Y también es. movilizados junto con el zapatismo. medidas de cooptación. pequeños en número) tomaron los edificios edilicios de siete muni­cipios: San Cristóbal de Las Casas. también. Promovió. Oxchuc.1 El municipio como objetivo político-militar del ezln La irrupción del Ejército Zapatista de Liberación (ezln). desde donde el ezln ha construido sus espacios de poder y contrapoder y ha sostenido su permanencia. al abrir los espacios del gobierno municipal a las organizaciones sociales y a diversos actores que estaban. De cómo ocurrieron tales circunstancias. Las Margaritas. en el año 2001 (Burguete. innovaciones en las políticas municipales para aumentar el presu­ puesto público. De esta forma. A manera de balance. con los juegos de la política electoral procedimental. el municipio se presentó como un actor inesperado en la coyuntura zapatista. El municipio es. 2008). en el municipio.indb 220 01/12/11 13:15 . Ha sido la institu­ ción que más ha redituado al gobierno. Ocosingo. impulsó la creación de nuevos municipios (políticas de remunicipalización) en las regiones de su área de influencia. Altamirano. sino que se disputan poder local. me ocuparé de dar cuenta en esta colaboración. el espacio regulado desde donde las orga­ nizaciones sociales ya no reclaman tierras. El municipio como institución fue usado como el recurso político que detuvo la expansión del zapatismo. que había sido duramente cuestionada por el ejército rebelde y la acción colectiva generada después del levantamiento armado. alimentó la deserción de las filas rebeldes. a quince años de la irrupción armada. el primero de enero de 1994. y el despliegue de políticas sociales con enfoque participativo. 1  Este material forma parte de mi tesis para obtener el grado de doctor en sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la unam. 220 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. Adicionalmente. estuvo cargada de un gran simbolismo. el Estado operó para volver las cosas a una situación de “normalidad democrática”.allí donde el Estado rearticuló su hegemonía. Mediante prácticas asistenciales. Mediante políticas de municipalización.

y su mobiliario fue incendiado y destruido.Huitán y Chanal. a él. el gobernador Gral. entonces ocurría la apropiación del edificio como barricada y. a su hermano y a su esposa. 3  “Toma grupo armado indígena cuatro ciudades de Los Altos de Chiapas”. en sentido estricto. La Jornada. un punto más en un mapa de una travesía. “Plagia el ezln al ex gobernador de Chiapas Absalón Castellanos”. después se daba la retención o secuestro de autoridades de alto mando. al tomar la cabecera municipal de Las Margaritas. Al momento del ataque a las cabece­ ras. una lucha de clases de pobres contra los ricos. los insurgentes tomaron los edificios municipales y se posesionaron tanto de los espacios edilicios formales como de los del poder local no formal. el ataque zapatista en contra del poder no fue. por último. los milicianos retuvieron a funcionarios del gobierno local y los tomaron como rehenes. Y tampoco lo fue la toma de tierras de forma masiva. sin embargo. en el curso de los quince años que han transcurrido desde entonces (1994-2009). plagio o asesinato de personas adineradas. Primero realizaban la ocupa­ ción militar de la cabecera municipal. En algunos lugares. Desde su inicio. Por ejemplo. 3 de enero de 1994. al menos no en el momento de la incursión armada. De he­ cho. consideradas “burguesas”. saqueo y quema del mobiliario. Al tomar posesión de ellas.2 así como la destrucción. Absalón Castella­ nos Domínguez (1982-1988) sobre el que pesaba una historia de violencia y represión. no eran gente extraña a la localidad. sino que eran los objetivos político militares más importantes de los insurgentes. como eran las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (pri) o las asociacio­ nes ganaderas. 2 de enero de 1994. La Jornada. como ocurrió en Ocosingo.indb 221 01/12/11 13:15 . se puede obser­ var la presencia de un patrón de cómo operaban. El secuestro. Lo to­ maron como preso de guerra. Cfr. no fue su princi­ pal estrategia político militar. De la lectura de la información periodística de la época. La toma de los edificios municipales no era. la retirada. Es significativo mencionar que los mili­ cianos zapatistas que participaban en esos eventos. allí además fueron en contra de otro símbolo del poder oligárquico. sino en su mayoría eran personas nativas del lugar que actuaban simultáneamente como actores locales. no sólo destruyeron el edificio municipal. Fue su debut público para dar a conocer la declaratoria de guerra contra el gobierno mexicano. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 221 Book Organización política. los edificios fueron derribados a golpe de marro. luego procedían a la apropiación del edificio municipal expulsando a los trabajadores.3 2  En cada municipio los rebeldes atacaban los símbolos del poder. los zapatistas no han vuelto a tener ningún otro objetivo militar. La rebelión del primero de enero de 1994 tuvo a las instituciones de gobierno local municipal como su principal objetivo de guerra.

En mi opinión. sin independencia de los extranjeros. Oxchuc y Chanal de la región Altos. sin paz ni justicia para nosotros y nuestros hijos. sino también se fueron en contra de los edificios municipales de Huixtán. nodo50. sostenida por el partido de Estado y operada por los sectores económicos privilegiados del lugar.indb 222 01/12/11 13:15 . Pero nosotros hoy decimos ¡basta!. ni salud. El levantamiento armado del primero de enero y la masiva incorporación a ella de un amplio movimiento campesino indígena en la entidad durante los años 1994-1995. un rechazo al poder del Estado.Sin embargo. en sentido estricto. el levantamiento armado del primero de enero de 1994 irrumpía desde las raíces más populares como una rebelión en contra del poder político y de las instituciones en ellas represen­ tadas. Hoy decimos basta!”. municipios todos ellos gobernados por autoridades indígenas. una guerra de carác­ ter étnica.4 Posteriormente.… Primero. finqueros y rancheros. y que posteriormente sería conocida como la “Primera Declaración de la Selva Lacandona. ni alimentación. La violencia física y simbólica en contra del gobierno local indígena de esos municipios era la misma que se desplegaba en contra de los ladinos de Ocosingo.org/pchiapas/chiapas/documentos/selva. ni educación. sino algo más (Burguete. de indígenas en contra de mestizos y ladinos (aunque lo contenía). según afirmaban los propios zapatistas en la propaganda que distribuían a su paso. a sus propias autoridades administra­ tivas…” La Primera Declaración de la Selva Lacandona. absolutamente nada. surgieron Villa y Zapata.htm#marca1 222 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. protegiendo en su avance liberador a la población civil y permitiendo a los pueblos liberados elegir. los zapatistas no sólo atacaron municipios gobernados por mestizos. estas demandas comenzarán a ser argumentadas en una gramática autonómica. el centro. ni tierra. hombres pobres como nosotros a los que se nos ha negado la preparación más elemental para así poder utilizarnos como carne de cañón y saquear las riquezas de nuestra patria sin impor­ tarles que estemos muriendo de hambre y enfermedades curables.(se) nos negó la aplicación justa de leyes de Reforma y el pueblo se rebeló formando sus propios líderes. 1999). el gobierno municipal era la representación del poder vertical que venía desde la presidencia de la Repú­ blica. ladinos. La ocupación de las alcaldías era. cuando la lucha campesino-indígena-municipalista incorpora reclamos de derechos como pueblos indígenas. Las Margaritas y Altamirano. En aquellos años de acendrado centralismo. sin importarles que no tenga­ mos nada. estaban alimentados por anhelos democráticos y aspiracio­ nes a ejercer el derecho a elegir libre y democráticamente a sus propias autoridades. sin tener derecho a elegir libre y democráticamente a nuestras autoridades. ni trabajo. No era pues. claramente. 4  Allí se lee: “Somos producto de 500 años de luchas…. Avanzar hacia la capital del país venciendo al ejér­ cito federal mexicano. libre y democráticamente. está disponible en línea: http://www. ni un techo digno.

El 6 de marzo. llamó al ceoic como “el otro poder”. las organizaciones estable­ cieron una asamblea permanente que condujo a la creación del Consejo Estatal de Organizaciones Indígenas y Campesinas (ceoic). para ser planteados en una gramática autonómica. junto con los viejos y nuevos reclamos como el derecho a la tierra-territorio y al autogobierno (García. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 223 Book Organización política. que fueron plenamen­te validadas (Pérez Ruiz. abandonaron sus ranchos y fincas. 2007). así como a favor de la reagru­ pación del movimiento campesino indígena (Reyes. vieron en esa coyuntura una oportunidad para tomar las tierras que infructuosamente solicitaban. más frecuentemente. entre otras cosas. el ceoic se convirtió en una suerte de “tercer actor” en el conflicto. En el desconcierto. la destitución de todos los presidentes municipales en el estado. miles de indígenas marcharon por las calles de San Cristóbal de Las Casas exigiendo. en 1992. Leyva y Burguete. Este contexto trabajó a favor del fortalecimiento de las organizaciones agrarias. En las asambleas del ceoic la demanda de autonomía fue adquiriendo contenidos. 1998). 2004). Las antiguas organizaciones campesino indígenas que aún mantenían en sus manos las demandas agrarias (que ya nadie les recibía porque dos años atrás. así como otras que en el pasado inmediato se habían adherido al partido gubernamental. En los meses de febrero y marzo. en un texto publicado a menos de dos meses de irrupción del levantamiento armado. integrado por casi tres centenas de agrupaciones de distinto tamaño. a veces por su voluntad o.Emergencia indígena e insurgencia municipalista En medio de la confusión generalizada por la sorpresa del levantamiento. En sólo un par de meses. Dentro del naciente ceoic quedaron incorporadas organizaciones de viejo cuño de izquierda. los rancheros y finqueros temieron por sus vidas. los viejos actores irrumpieron de sus trincheras para sumarse a la gigantesca acción colectiva que se gestaba. empu­ jados por el temor (Bobrow-Strain. La demanda de autogobierno como un componente de la autonomía fue la noción más rápidamente aprehendida. politizan­do su discurso y adhiriéndose a las causas zapatistas. Convocados por la situación de emergencia. 2004). ideología y propósito. se había realizado una refor­ ma legal que cancelaba el reparto agrario).indb 223 01/12/11 13:15 . el movimiento campesino indígena se 5  Julio Moguel (1994) un editorialista del influyente diario La Jornada.5 Fue en su seno en donde los vie­ jos reclamos agrarios y de democracia fueron reconfigurándose. el Partido Revolucionario Institucional (pri).

no sólo le reprocharon la cancelación del reparto agrario. 6 224 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. así como la toma de los edificios municipales. en otras regiones no indígenas. desde su perspectiva.. Sobre esa base material y simbólica. La Jornada.6 De esta forma. que concretaron al tomar posesión de varios miles de hectáreas. Asociaciones civiles ligadas a las luchas democrático electorales que habían estado muy activas en los años anteriores. y la mayoría de ellas había teni­ do poca experiencia en el campo del gobierno local. Habían dejado de ser invencibles (Bobrow-Strain.radicalizó y orientó sus acciones políticas en una doble dirección: la lucha agraria (mutándose en el camino hacia un reclamo de carácter territorial). por el contrario. los finqueros estaban suficientemente debilitados como poder económico y político.indb 224 01/12/11 13:15 . Al mismo tiempo. demandar la remoción de los ayuntamientos y proceder a la creación de concejos municipales que los sustituyeran (Eisens­ tad. Cuando el gobierno dio por concluida la negocia­ ción agraria. rápidamente volvieron a salir a la calle. Las organizaciones campesino indígenas. sino movimientos organizados. el tema del gobierno local quedó incorporado a la agen­ da de las organizaciones campesino indígenas. sino que. todos los ediles habían sido “impuestos por el fraude electoral”. Por ello. la acción colectiva se canalizó hacia la lucha por el poder local. Justi­ ficaban esta solicitud en que. a posesionar­ se de los edificios municipales. frentes cívicos o asociaciones de  “Pedirá la ceoic destituir a los 110 alcaldes de Chiapas”. además. Los actores visibles de esas movilizaciones no eran los parti­dos políticos. otros actores también irrumpieron articulándose con las luchas populares. no dejó de sorpren­ der que cuando las organizaciones sociales campesino indígenas que estaban articuladas al ceoic se entrevistaron con Carlos Salinas a tres meses del conflicto armado. 6 de marzo de 1994. esas organizaciones habían centrado su propósito en la lucha por la tierra. y los acusaban de ser responsables de la represión en contra de los campesinos. 2004). 1998. pusieron sobre la mesa reclamos municipalistas. Décadas atrás. Villafuerte et al. le demandaron la destitución de los 110 alcaldes de la entidad. 1999) y también en los espacios del gobierno local en los municipios en donde las organizaciones campesino indígenas tenían presencia. Simultáneamente. pero sobre todo su poder se había debilitado a nivel de las representaciones. en las negociaciones con el gobierno se trabajaba en los llamados acuerdos agra­ rios (Reyes. En la entre­ vista. legitimadas por logros en la lucha agraria y con el gran apoyo simbólico que el zapatismo significaba. estaban fortalecidas. 2007).

llamada “bases de apoyo”. Gaspar Morquecho realizó el siguiente recuento: “…guerra.organizaciones. Varios miles de adherentes se autoadscribieron al zapatismo. asesinatos de dirigentes indígenas y enfrenta­ mientos armados entre campesinos. el ezln era víctima de su propio éxito. las “tres identidades” (organización. en donde la doble y triple militancia eran frecuentes. un total de diez y nueve edificios de presidencias municipales –que luego ascendió a medio centenar. Alejandro Luévano (1995) ha llamado a este episodio: “insurgencia municipalista”. secuestros. Fue una época de gran pluralismo y caminos múltiples en el movimien­ to social. y con un partido político. Las “tres vías”. se discipli­ nara bajo una sola línea. Las regio­ nes mestizas del centro y costa del estado fueron las primeras. que en ese momento la comandancia no podía obligar que su nueva membresía. Fue este un periodo de transición. En esos años. pero rápida­ mente se expandieron en distintas regiones de la entidad. indígenas. en el que hubo diversos desplazamien­ tos. Era tal el pluralismo de los convocados. el número de adherentes al zapatismo creció. De tal forma que. si se quiere. invasiones de predios y fincas. y tuvo que aceptar su diversidad. a sólo cuatro meses del inicio del conflicto armado. sustituidos por concejos municipales (Burguete. Los años 1994 y 1995 fueron cruciales en la reestructuración política que se vivió en diversas regiones de la entidad. ganaderos y guardias blancas” (Morque­ cho. movilizaciones de fuerzas populares y tradicionales. 2006). entre 1994 y 1995– habían sido tomados y sus ayuntamientos expulsados. nombramiento de conce­ jos municipales. Muchos campesinos. que actuaban con base en acuerdos de asamblea. incluso para el propio ejército rebelde. Los miembros de organizaciones sociales podían tener militancias simultáneas en el ezln o en una organización social. Era ese un momento de reajuste de fuerzas. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 225 Book Organización política. y muchos de ellos a las filas rebeldes. se desestructuraron los viejos amarres que daban cohesión a los vínculos corporativos del pri con los sistemas de poder local indígena. de manera relevante en las regio­ nes indígenas. En ese contexto. y mesti­ zos abandonaron el pri y se pasaron a otros partidos de oposición. partido y movimiento armado) o. desalojos de plazas públicas y edificios municipa­les y predios.indb 225 01/12/11 13:15 . toma de alcaldías. 1995: 11). toda vez que el programa de su declaratoria de guerra emitida el primero de enero de 1994 tuvo que ser modificado y adecuado a las nuevas circunstan­cias. así como a los cacicazgos ladinos que ejercían el control autoritario. En un contexto general de reacomodos. destitución de presidentes municipales.

La intempestiva presencia de los indígenas en el gobierno local paralizó momentáneamente a los actores políticos que históricamente habían mante­ nido el poder local en sus manos.los “tres proyectos políticos” podían. tanto en lo étnico como en lo político. los indíge­ nas han tenido que disputar el poder por la vía electoral. Desde entonces. lo han mantenido en sus manos. fueron el recurso que lo hizo posible. entonces. Adicionalmente. Los concejos municipales de composición plural. El nudo que juntó esas “tres vías” fue lo que hizo posible articular una gran fuerza social. este momento fue aprovechado por diver­ sas fuerzas desde el gobierno federal y del estado. el gobierno del estado se vio obligado a desti­ tuir 38 ayuntamientos. Con estos movimientos se inicia un proceso de apertura política por la vía de facto. el impacto desarticuló los amarres del sistema de dominación étnico-regional. que la sociedad reclamaba. lo cual produjo un fenómeno de “doble transición”.indb 226 01/12/11 13:15 . sustituyéndolos por sendos concejos municipales. 2006). 226 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. que vieron allí una oportunidad para la redistribución del poder. en tanto fueron frecuentes concejos muni­ cipales de oposición gobernados por indígenas. 2007). De esta forma. 2002). un gran detonador que cimbró al sistema político y al Estado. tres síndicos y cinco regido­ res (Burguete. que luego sería viabilizado de manera institucional mediante la reforma electoral. Municipios indígenas con doble transición: pluralismo político y pluralismo étnico Frente a la toma masiva de edificios municipales en las primeras semanas de 1994 y continuando en 1995. haciendo posible abrir camino al pluralismo político que en las regiones indígenas implicó al pluralismo étnico. coexistir. En la mayoría de los casos. que desplazaban al pri y a los finqueros ladinos del poder (Burguete. y que lo obligó a modificarse al promover una reforma política entre 1994 y 1996. Además. En los municipios. cambió a 12 presidentes municipales. cada muni­ cipio vivió su propio proceso de “microtransición” en el ámbito municipal (García. los concejos municipales en las regiones indígenas hicieron posible mecanismos oficiosos para responder de manera pragmática al conflicto político que irrumpió más allá de los cinco municipios en donde arrancó el problema en enero de 1994.

En las regiones indígenas este pluralismo incluyó. Vallverdú. en los pluriétnicos municipios de Ocosingo. dio inicio formal al proceso de diálogos hacia la paz. 2005. con ello. el presidente Carlos Salinas decretó el cese unilateral del fuego y.7 A partir de entonces. En los municipios de las regiones predomi­ nantemente mestizas en la entidad.A doce días de inicio de la declaratoria de guerra de parte del ezln al gobierno de México. Mediante los concejos municipales. la incorporación del pluralismo étnico en los ayuntamientos. En esa estrategia de “democratización intervenida”. el factor étnico estuvo implícito en la composición de los miembros de los concejos munici­ pales creados. Unos días antes. Esta intervención tuvo como propósito desarticular algunos grupos de poder local duros. Así por ejemplo. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 227 Book Organización política. que habían impedido en el pasado reciente la presen­ cia de los partidos políticos de oposición y el pluralismo religioso (Rivera et al. 2005).indb 227 01/12/11 13:15 . se produjo un pluralismo político partida­ rio en donde antes no había sido posible mediante la vía de las urnas. se reunió con los alcaldes de los municipios indígenas de la región Altos. Allí les dijo “no traten de eliminar a sus adversarios” al mismo tiempo que les ofreció más fondos públicos para el desarrollo municipal. de forma adicional el gobierno federal inició un marcaje directo a los ayuntamientos indígenas.. La Jornada. en las regiones Selva y Norte del estado. En un contexto de creciente etnización de la política. cuyo primer interés sería el tema de los expulsados políticos y religiosos en dichos municipios. 9 de enero de 1994. la figura de los conce­ jos municipales fueron rutas opacas por donde caminó la transición política en la vida municipal chiapaneca. Chilón y Jitotol. desde el presidente municipal hasta el último de los escaños de los trabajadores. sobre todo a los del altiplano para obligarlos a su pluralización. México. el 9 de febrero. los concejos municipales desplazaron del ayuntamiento municipal a los “mestizos ricos”. y posteriormente a través 7  “Salinas a 13 ediles de los Altos: “no traten de eliminar a sus adversarios”. después de algunas acciones militares. además. Muchos de esos concejos municipales se nutrieron de los liderazgos de las organizaciones campesino indígenas que participaban movilizados en las luchas indígenas autonómicas y de apoyo al zapatismo. En San Cristóbal de Las Casas se instaló una oficina de la Comisión de Derechos Humanos. quedando en manos de los indígenas. simultáneamente se aprovechó la oportu­ nidad para implementar la nueva Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público.

gob. Los tres nive­ les de gobierno (federal. Por ejemplo. la justicia. o mantener una fuerte presencia en la disputa por el mismo (Burguete. Desde entonces.e-local. Los concejos municipales fueron una oportunidad para. ser gobierno municipal. la organización Yomlej en la primera. estos ayuntamientos tienen un sentido de autogobierno. A esta capacidad de los actores indígenas para resig­ nificar las insti­tuciones de gobierno y convertirlas de ajenas a “apropiadas”.49 km² (representa el 11.indb 228 01/12/11 13:15 . el concepto de auto­ nomía se fue traduciendo principalmente en la noción de autogobierno muni­ cipal. sino también la alternancia étni­ ca y la redistribución de poder del centro (cabecera municipal) hacia las loca­ lidades o micro regiones dentro del municipio. los cuales. mx/work/templates/enciclo/chiapas/municipios/07059a. a su vez. en la zona Selva y Jitotol. en varios municipios los mestizos (o ladinos) ya no regresarían al poder local. el municipio fue durante medio siglo una zona de colonización. los derechos humanos y el respeto a la dignidad de las personas. A manera de balance. en la zona Norte del estado. Para muchos habi­ tantes.del ascenso al gobierno municipal por la vía de las urnas. mediante sendos concejos municipales. y la Central Inde­pendiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (cioac). Este 8  Por su amplia extensión territorial. La presencia de organizaciones campesino indígenas gobernando muni­ cipios comenzó en el municipio de Ocosingo8 en el periodo 1995-1998.htm [consultado en febrero de 2009]. los municipios de Chilón. el procedimiento electoral no tiene como único fin la alternancia política. lo que favoreció la posibilidad de la organización armada. que desde los años setenta y ochenta habían estado bregando en luchas por la tierra. Este esfuerzo ha dado cierta legitimi­dad a esos actores para asegurar votos y continuidad en la permanencia en el poder. estatal y municipal) carecían de presencia institucional en el municipio. En estos casos. 228 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. le ha llamado “colonización del multiculturalismo”. por primera vez. los indígenas se han manteni­ do en el gobierno local por la vía de la democracia electoral procedimental. se esfuerzan por responder a los reclamos de las bases de las orga­ nizaciones sociales que los sostienen. Puede verse que las organizaciones indígenas.39 por ciento de la superficie estatal). Laura Vallada­res (2009). se puede afirmar que en los tres lustros que han trascurrido desde 1994 hasta nuestros días. de 8. misma que ha sido incorporada a sus prácticas políticas. fueron progresiva y consistentemente incorporando su aspira­ ción al autogobierno en el marco de luchas por el reconocimiento de derechos en la escala local. así como en el autogobierno comunitario (Burguete. Disponible en: http://www.617. 2007). en un perfil de autogobierno que respon­da a esas expectativas. en la segunda. lleva­ ron a liderazgos indígenas al gobierno municipal en 1994 y 1995. 2007).

los dos ayuntamientos se rotaban: por dos meses la mitad del ayuntamiento ejercía las funciones de gobierno. indígenas y mestizos militan por igual en todas las siglas partidarias posibles.indb 229 01/12/11 13:15 . Este mecanismo hizo posible la gobernabilidad en el municipio durante los tres años más difíciles. mientras en el periodo siguiente lo hacía la otra mitad. Para funcionar. A quince años del conflicto armado y con un movimiento social desarticulado. marca esta ruptura de la siguien­ te manera: “…los ocosinguenses fueron testigos de cómo el edificio donde albergaba la presidencia municipal fue completamente quemado y derretido. El ayun­ tamiento funcionó de esta manera durante tres años. las elecciones municipales de 1995 no tuvieron condiciones para celebrarse. en un contexto de pluralismo partidario. demandando la creación de un Concejo Municipal. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 229 Book Organización política. 2008). el símbolo del poder había sido destruido… Con la quema de la presiden­cia municipal se inicia una etapa de insurrección cívica que pronto tendrá frutos en el municipio” (1999: 263).municipio era emblemático por ser el nicho de organizaciones sociales. en pleno conflicto armado. dos síndicos. todo volvió a la “normalidad democrática”. que alimentó a las filas rebeldes (Acosta. En 1997 hubo elecciones municipales y el pri y los mestizos regresaron al poder municipal. dos secretarios municipales y ocho regidores. El gobierno del Estado y el Congreso local respondieron al reclamo e integraron un concejo mu­ nicipal sui generis. por eso los resultados que daban el triunfo absoluto al candi­ dato del pri fueron impugnadas por las organizaciones sociales (de triple militancia: organización social. resultado del facciona­ lismo interno. quien fuera secretario del Concejo Municipal por el coao. 2003). como la aric-Unión de Uniones. y cada periodo electoral se inau­ gura una nueva oficina municipal de algún partido. Ricardo Hernández. El nombre respondía al hecho de que se integraría por el doble de miembros de un ayuntamiento municipal: dos presidentes municipales. las elecciones del año 2007 fueron ganadas por el pan y algu­nos indígenas han sido incorporados como regidores. En la actualidad. adhesión al ezln y militancia en el prd). que no tenía una base legal pero que fue propuesto y aceptado por el propio gobierno del estado. Le llamaron “Concejo Munici­ pal Plural Ampliado (cmpa)” (Leyva y Vázquez. Con una situación de conflicto armado y polarización de la pobla­ ción. La mitad integra­ ba un “ayuntamiento mestizo del pri” y el otro a un “ayuntamiento indígena del prd” o de las organizaciones sociales.

fue un recurso al que el gobierno federal y del estado recurrió para dar una salida funcional al conflicto social en los municipios indígenas. Al introducir nuevas mediaciones y al configurarse el campo político-electo­ ral como una arena para disputar el poder. entre otros llamamientos e iniciativas que a la larga desa­lentaron la participación campesina (Pérez Ruiz. entre 1994 y 1995 (como resultado de 58 ayuntamientos que sustituyeron todos sus miembros). En la ac­ tualidad. contribuyó a debilitar la presencia del zapatis­ mo en las regiones indígenas y condujo al gobierno a desestimar el proceso 230 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. Posteriormente. en su conjunto. 2008). que­ dando reduci­do a pequeños grupos dispersos en un amplio territorio donde antes había sido hegemónico. religiosos y políticos. lo que significó la primera ruptura. Todo ello. el ezln ha visto disminuir su membresía.En resumen. mediante la municipalización.indb 230 01/12/11 13:15 . Al mismo tiempo. el conflicto político bajó su beli­ gerancia. en la medida en que esos espacios se han consolidado. La coman­ dancia zapatista había llamado a sus bases a no aceptar la negociación de las tierras mediante el programa gubernamental de los “Acuerdos Agra­ rios”. De manera simultánea. los reclamos auto­ nómicos del autogobierno indígena y las aspiraciones de poder de los líderes de las organizaciones campesino indígenas. quien creó instituciones que tenían como propósito dar salidas institucionales a los conflictos así como a la reconciliación de los conflictos agrarios. en 1994. que vieron allí una oportunidad. lo que ha minimizado sustancialmente la conflictividad regional. Progresivamente. radicalizándose la confrontación y ruptura entre los zapatistas y el movimiento campesino indígena. Esta estrategia hizo coincidir. los grupos indígenas oposi­ tores al ezln comenzaron a armarse (los llamados “grupos paramilitares”) y disputaron la tierra y la hegemonía del ezln. los operadores gubernamentales canalizaban fondos municipales y otras inver­ siones en infraestructura y otros proyectos productivos para favorecer la deserción de las filas rebeldes. el gobierno del estado contribuía a que tal cosa ocurriera. la sustitución de dos centenares de funcionarios municipa­ les realizada por la vía de facto por el congreso local de Chiapas. En un contexto de contrainsurgencia y de cerco a los zapatistas. el ezln ha disminuido su membresía de manera drástica. convocó a sus bases a rechazar la vía electoral y les llamó a no participar en las elec­ ciones municipales de 1995. Esto último ocurrió de manera señalada durante el gobierno de Pablo Salazar.

A partir de entonces. En lo general. entre el 9 y el 19 de diciembre de 1994. Pero esa fuerza ha disminuido en la política local y ha dejado de ser un referente obligado en las diversas luchas y procesos políticos en la entidad y.de paz. Para llegar hasta allí. Muchos de esos nuevos adherentes ya no estaban en la selva o en los luga­ res en donde el ezln había tenido su nicho de incubación. el ezln ha dejado de ser una fuerza militar. para expandir su presencia hacia esos nuevos territorios. exis­ te la percepción que reconoce el derecho de los zapatistas a su existencia como una fuerza político social diferenciada. y su primer ciclo de crecimiento desde el 17 de noviembre de 1983.indb 231 01/12/11 13:15 . en donde la membresía del ezln coexiste (con mayor o menor conflicto. Fue un momento de reacomodo interno. en donde sus bases crecieron en núme­ ro al sumar campesinos que habían realizado ocupaciones de tierras y que buscaban al ejército rebelde para la protección de esas tierras tomadas. Estas extensiones preparaban el terreno para las declara­ ciones de los municipios rebeldes que iban a ser la base de legitimidad del gobierno en rebeldía. sin que haya acto­ res interesados en echarlo a andar. ignorando el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés (16 de febre­ ro de 1996). toda vez que se vive una suerte de norma­ lización del estado de las cosas. según la disputa de la tierra y los recursos) con el resto de las organizaciones indígenas en los municipios. Las nuevas bases de apoyo se extendían en distintos municipios de la enti­ dad. fecha de su fundación. que se constituyó en rechazo al nuevo gobernador Eduardo Robledo Rincón. es posible decir. la agenda de negociación con el ezln quedó virtualmente suspendida y el proceso de paz inconcluso. El municipio en las autonomías de facto del ezln Después de su fugaz aparición en enero de 1994 y su retorno a la selva. siendo ahora una fuerza político social importante en las regiones en donde tiene presencia. el ezln olvidó momentáneamente al municipio como referente de lucha. también del país. En la percepción comunitaria. el ezln desplegó la “Campaña Paz con Justicia y Dignidad para los Pueblos Indios” y la estrategia “rompiendo el cerco”. La declaratoria de emergentes demarcaciones territoriales admitía su adscripción al mando de la Comandancia General El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 231 Book Organización política.

y su última alianza con el prd y con las organizaciones campesino indígenas. Al hacerlo. instaurando otra decena de concejos municipales. por algunos meses. Al estudiar el proceso electoral de 1994. en 1994 el ezln convocó y participó activamente en las elec­ ciones para gobernador en el estado. y haciendo alianza con el Partido de la Revolución Democrática. partido político y movimien­ to armado) se articularon para declarar y sostener. El 26 de febrero el Comité Clandestino Revolucionario Indígena del ezln convocó a elecciones libres y democráticas como prerrequisito para sus demandas de libertad. su negativa a aceptar la jurisdicción de las autoridades constitucionalmente electas. el prd y las organizaciones sociales aliadas volvieron a movilizarse para tomar otra vez los edificios municipales y demandar la sustitución de los ayuntamientos electos. opina la autora. a la renuncia del presiden­ te de la República y de los gobernadores que hubieran llegado al poder mediante el fraude como paso para conformar un gobierno de transición (…) En una extraña paradoja. las tres vías (organización social.del ezln y declaraba. En la celebración de la Convención Nacional Democrática. En efecto. que renovó la presidencia de la República (en el mes de julio) y el gobierno del estado en Chiapas (en el mes de agosto). al mismo tiempo. la democracia electoral se convirtió así en la principal demanda zapatista. la forma de gobierno’…” (1998: 123). justicia y dignidad. Fue esa la única ocasión en la que el ezln convocó a participar en elecciones locales. firmados los Acuerdos de San Andrés. reconocien­ do al señor Amado Avendaño como su “gobernador en rebeldía”. en su Segunda Declaración de la Selva Lacandona. al ganar la gubernatura el priísta Eduardo Robledo Rincón. la autonomía quedó incorporada en el programa zapatista.indb 232 01/12/11 13:15 . Los municipios rebeldes serían 232 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. Sin embargo. con libertad y democracia. María Eugenia Valdés Vega recapituló: Del 21 de febrero al 2 de marzo se efectuó el diálogo en la catedral de San Cristóbal. a partir de allí comenzaron a ser llamadas “traidoras” y “gobiernistas”. De nueva cuenta. Después de 1996. el ezln se refirió al concepto de democracia en veintiséis ocasiones y especificó que “el más valioso de los derechos elementales del ser huma­ no ‘es el derecho a decidir. nombraron sus propias autoridades y constituyeron sus consejos municipales rebeldes. apoyando y movilizando el voto a favor de Avendaño. a Avendaño como gobernador paralelo. el ezln.

Todos los Marez rechazan vínculos y no reconocen a las instituciones de gobierno constitucional. desde donde se ejercen ciertas prácticas como la revocación del mandato. hasta hoy día. municipio y región) ha sido la principal estrategia del ezln para desafiar al Estado. Adicionalmente. 2005). Aunque las propuestas de autonomías de facto han El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 233 Book Organización política. López Monjardin. las autonomías de facto zapatista se erigen como una denuncia en contra del gobierno de México por el incumplimiento de los Acuerdos de San Andrés. 1999. Sus miembros se esfuerzan por retomar y reinventar instituciones (como el cabildo indígena) y formas de autogobierno que ellos significan como propios (Carlsen. según afirman. entre otras propuestas propias de la democracia directa (Carlsen. Las autonomías de facto zapatistas fueron construyéndose progresiva­ mente en un proceso acumulativo. educación y de carácter productivo (co­ mo colectivos y cooperativas). En una jurisdicción autónoma los zapatistas comparten instituciones de salud. Como su nombre lo indica. ésta ha sido la más consistente y la única que ha permanecido. “desde la sociedad civil”. los cuales son exclusivos para sus miembros (Burguete. 2002). Gutiérrez. Burguete. Cerda. esto es. 2006. sino formas de resistencia que desafían al Estado y cuestionan la legitimidad y legalidad de sus instituciones (Díaz-Polanco y Sánchez. 2006).indb 233 01/12/11 13:15 . Una declaratoria de creación de un Marez se acompaña del establecimiento de una institución de gobierno autónomo. 2004. 2005). que se consti­ tuye como paralela a la gubernamental. 2004). De todas las iniciativas impulsadas por el ezln. desde 1994 hasta nuestros días. Van der Haar. y nicho en donde se ha estable­ cido la rebeldía. Se representan como el rechazo a las políticas asistencia­ les e integracionis­tas que se implementan desde el gobierno federal y del estado. resultado de la aplicación de algún ordenamien­ to legal. las autonomías de facto (en su escala de comunidad. aun cuando éstas sean ocupadas por sus pares indígenas. “otro tipo de poder”: el poder “desde abajo”. estas no son autonomías de jure (autonomías de derecho). fusionando la idea de territorios liberados pero también espacios para construir. 1999. Cerda. el mandar obedeciendo. 1999. 2002.renombrados como Municipios Autónomos Rebeldes Zapatistas (Marez). de su misma comunidad y municipio (Burguete. Los Marez son jurisdicciones (no compactas territorialmente) que el ezln ha demarca­do para realizar la autonomía mediante la autogestión y el autogobierno. Desde entonces.

Es el espacio que más les ha redituado. Mientras tanto. a manera de balance. Esta es una limitación para que cualquier otra organización indígena de México pueda poner en réplica la experiencia zapatista. y probablemente también para los zapatistas. Dos razones podrían explicar esta circunstancia: en primer lugar. es más fácil para el gobierno. 234 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. la cual se sostiene en la Ley de la Comi­sión de Concordia y Pacificación (Cocopa). que obliga a las partes a una tregua hasta la firma de la paz. el gobierno ha minimizado la dimensión del reconoci­ miento de derechos. carecen de la principal fuente de protección de esas autonomías.9 Así las cosas. Por ello. Los zapatistas pueden. y refiriéndose a la región tojolabal. También. el municipio adquirió central importancia en el desenlace zapatista. Es en este espacio en donde debe buscarse su legado. las cuales recibe de sus adherentes internacionales. enton­ces tendrían que renegociar sus espacios con otros actores políticos indígenas. a quince años de la irrupción del conflicto armado. los municipios zapatistas han per­ manecido “tolerados” por el gobierno. Al respecto. con los que coexisten. por otro lado. Lo que es poco probable que quieran hacer. véase Mattia­ ce (2002). pero sin posibilidades de réplica idéntica de los mismos.intentado ser replicadas en otros estados del país. no han logrado sostenerse.indb 234 01/12/11 13:15 . 9  Una dimensión de las luchas indígenas se ha dado alrededor de la disputa del espacio. la influencia de los rebeldes ha sido principalmente simbó­ lica: referente de inspiración de luchas argumentadas en gramática autonómi­ca. La administración de la etnicidad como un recurso de gobernabilidad y no de reconocimiento de derechos. lo que hace posible la permanencia del ejército rebel­de. en el municipio de Las Margaritas. mantener un margen autónomo de acción (siempre negociada con el Estado) haciendo posible el autogobierno rebelde. Este marco legal ha dado al ezln una protección especial que ninguna otra región indígena del país tiene. toda vez que existe el riesgo de ver la disolución de sus pro­ pios espacios de poder. ya que si ésa fue­ ra legal. los munici­ pios autónomos son espacios desde donde el ezln interpela al Estado y construye el proyecto zapatista de sociedad. por un lado. las comunida­ des/municipios/regiones autónomas son el microcosmos en donde el ezln ha podido realizar lo que ofreció como proyecto de nación a las y los mexica­ nos. Por ese marco legal que los protege. así. aunque siempre hostigados y amenaza­ dos. carecen de fuentes de financiamiento que el zapatismo sí tiene.

ubicado en la región del altiplano. ante el gobierno del estado. Para estos efectos. Amplió la estrategia a siete vertientes. El gobierno federal promo­ verá. que establezca los mecanismos políti­ cos necesarios para que las denominadas “autoridades en rebeldía” retor­ nen al marco de la legalidad constitucional. más celeridad y su focalización en las zonas de mayor mar­ ginación y pobreza” (cciodh. coordinadas por la Secretaría de Gober­nación y el gobierno local para hacer llegar los programas de educación. para las comunidades.. etcétera.Sobre los llamados municipios autónomos. y diversas medidas. a casi un año de la masacre de Acteal.10 Como consecuencia. El primer punto tocaba lo relativo a los mu­ nicipios autónomos y les ofertaba la creación de nuevos municipios: 1. Aunado a lo anterior. asegurando los tiempos y procedimientos que garanticen un proceso de consulta democrática inclu­ yente de las diver­sas fuerzas políticas (Coordinación para el Diálogo y la Negociación en Chiapas. el 12 de junio de 1998 el gobierno federal presentó a la Cocopa una iniciativa de diálogo directo con el ezln. en Chenalhó. Pese al cerco. los gobiernos federal y estatal cercaron militar­ mente al ezln intentando acotar su área de influencia. a esto lo lla­ mó “Propuesta de distensión”. Desde 1995 se hacía. salud y comunicacio­nes.La estrategia gubernamental municipalista de contención a la autonomía zapatista Entre los años 1994 y 1997. mediante fórmulas de convivencia pací­fica. se utilizará como marco el Proyec­ to de Remunicipalización del gobierno del estado. Roberto Albores 10  En una entrevista dada a la Comisión Civil Internacional de Observación por los Dere­ chos Humanos. las dependencias del gobierno federal. pero también atacar las causas del conflicto. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 235 Book Organización política. el ezln daba muestras de su presencia en otras regiones. pues a pesar del diálogo con el ezln existían otros problemas. Coordinador del Gobierno para el Diálogo en Chiapas. el señor Emilio Rabasa. da cuenta de la ampliación de la acción del Estado hacía otras regiones que se ubicaban fuera del área de conflicto: “A raíz de lo suce­dido en Acteal. en noviembre de 1999. creando proyectos de atención social a las comunidades indígenas por lo que se estableció un mecanismo de coordinación entre el Gobierno Federal. cuando se produjo la masacre de Acteal.indb 235 01/12/11 13:15 . donde se incluía el diálogo del ezln. esta propuesta de distensión tuvo su propia versión en el gobierno del estado. Este evento tuvo tal impacto en la opinión pública nacional e internacional. 1999: 13). agua potable. El nuevo gobernador sustituto. la estrategia del Gobierno se modificó totalmente. 2000: 194). las bases zapatistas se expandían en amplias regiones del estado. pero ahora se le da más volumen de recursos. En diciembre de 1997. que el gobierno federal y estatal realizaron un cambio de estrategia.

En este mismo orden. 3. se ofrecía que dicho proceso se desarrollaría “mediante mecanismos imparciales de diálogo y concilia­ ción”. Francisco Gómez y San Pedro Chenalhó (Polhó) que inicien negociaciones apra que se conviertan en Juntas de Gobierno Municipal de Transición. como medidas de descentralización. Muchos de ellos tocaban temas relativos al gobierno municipal. Por su impor­tancia. Burguete. Estas propuestas ponían de relieve varias cosas. San Pedro Michoacán.indb 236 01/12/11 13:15 . y Selva. Altos y Selva (Coordinación para el Diálogo y la Nego­ciación en Chia­ pas. propuso un “Programa de distensión del Gobierno del Estado de Chiapas” que contenía 17 puntos. a la democracia electoral procedimental. esas 236 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. como instrumento de desarrollo y conciliación. Cerda. tanto indígenas como ladinos. 2004. 2000: 198). López Monjardin. la figura de las referidas Juntas de Gobierno. 17 de noviembre. Algunos de los puntos de la estrategia de Albores Guillén eran: “1. 1999. es pertinente la reproducción textual de la propuesta: 2. pese a que se presumía que dichas propuestas intentaban dar respuestas prácticas a los Acuerdos de San Andrés. 1999) la creación de gobiernos autónomos paralelos eran respuestas de resistencia a la dominación política local. Como ha sido documentado (Carlsen. para algunos municipios autónomos. El ejecutivo del estado propone a los llamados munici­ pios autónomos. entre otros. 2. La remunicipalizacion. Altos.Guillén. 2006. Ernesto Ché Guevara. subordinado al poder del partido de Estado y sus operadores políticos locales.1.2.” Para llegar a tales fines se proponía la creación de un Consejo y Comisión estatal para la remunicipalizacion. Creación de Delegaciones Municipales en las zonas Norte. de manera transitoria. El ejecutivo del estado promoverá las reformas legales necesarias para descentralizar las funciones de los ayuntamientos de las zonas Norte.1. a las autori­ dades tradicionales y a los usos y costumbres. 3. Junta de Gobierno Municipal de Transición: nueva figurada para la disten­sión. que se ofertaba como una nueva figura de gobierno municipal. Vander haar. Por lo tanto. 1999. el Programa ofrecía su reconocimiento como juntas de gobierno municipal de transición. 2. pero ninguno de ellos incorporaba el reconocimiento de la palabra autonomía. El gobierno del estado de Chiapas propondrá al Poder Legislativo las reformas conducentes a la Constitución Política de la entidad para establecer. En primer lugar el agotamiento de las formas de gobierno local indígena establecidas mediante la figura del municipio libre.

en donde la ins­ titución municipal debía de ser reformada como un ente de gobierno autonó­ mico indígena. El ezln rechazó la propuesta gubernamental. sino que se limitaba a reconocerlo como un municipio más (como un municipio libre) dentro de la organización del Estado. la instauración de nuevos municipios en localidades del altiplano. di­ ferenciado). tuvo como resultado que al llegar el nuevo municipio lo hiciera desestructurando el sistema de autorida­ des y la organización social de “usos y costumbres”. En este orden de ideas. Pero la ausencia zapatista no fue obstáculo para que el gobierno propusiera la creación de 33 nuevos municipios en regio­ nes de influencia rebelde con un claro propósito contrainsurgente y antiau­ tonómico (Leyva y Burguete. específicamente lo relativo a las reformas constitucio­nales y el reconocimiento de la autonomía indígena. fuera de la institucionalidad del Estado. se impuso una nueva institucionalidad y organización estatal en el gobierno local. como Magadalena-Aldama y Santiago el Pinar. La oferta gu­ bernamental de nuevos municipios no ofrecía reconocer a los municipios autónomos su institucionalidad (como un tipo de municipio específico. previamente existen­ tes (Burguete y Torres. y la comunidad reconocida como una entidad de derecho público. 2007). El ezln rechazó las propuestas de Zedillo y Albores y no aceptó partici­ par en la implementación. Las consecuencias se hicieron sentir. sino que impuso la institucionalidad estatal municipal por encima de la “tradicional”. Estas limitaciones fueron claramente visibles en la estrategia de remuni­cipalizacion. pero perdieron en sus derechos colec­ tivos. recla­ mando que antes que cualquier negociación era necesario dar cumplimiento a los prime­ros acuerdos firmados. En este sentido. La oferta gubernamental era solamente un recurso instrumental para la distensión.medidas resultaban respuestas pragmáticas a la problemática. 2007).indb 237 01/12/11 13:15 . y no para el reconocimiento de derechos. la creación del nuevo municipio no reconoció los derechos de los pueblos. colocando a esta última en condición de “usos y costum­ bres”. pero ciertamen­te no eran la implementación de los Acuerdos de San Andrés. Por ejemplo. que estaban construidos bajo una gramática autonómica. Con el arribo del nuevo municipio. cuando la institucionalidad y organización de su gobierno local fue El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 237 Book Organización política. los habitantes de los nacientes municipios de Magdalena-Aldama y Santiago el Pinar ganaron en derechos ciudadanos cuando sus localidades fueron ascen­ didos al estatus de municipio libre.

Fortalecidos por los resultados. 2007). Con ello. Denunció al gobierno por aplicar la fuerza de la coacción y por usar la remunicipalización como una “estrate­ gia contrainsurgente”.ignorado en su reconocimiento. los nuevos municipios se instau­ raron encima de localidades que eran área de influencia de los zapatistas. y a la anunciada “nueva relación” entre el Estado y los pueblos indígenas que quedó establecida en San Andrés. el presidente Ernesto Zedillo y el gobernador Roberto Albores programaron la creación de otros 14 nuevos municipios para que fueran cons­tituidos en la siguiente administración. En algunos casos. el ezln intentó evitarlos. el gobernador Salazar. toda vez que buscaba minar la integridad de los Marez. quien había sido miembro de la Cocopa. En realidad. Este acuerdo político con Salazar. Pero la derrota del pri a nivel nacional y en el gobierno del estado ya no permitió que esos nuevos mu­ nicipios vieran la luz. Esta denuncia por lo general provenía de las ong. y no de las voces autorizadas de la comandancia. acusó que la política de remunicipalización era un “escollo para la paz” (Leyva y Burguete. cosa que. entre 2000 y 2006. 2007). en efecto. la creación de siete de los 33 municipios ofertados.indb 238 01/12/11 13:15 . el nuevo gobernador enviaba al ezln un mensaje de conviven­ cia mutua. recha­zaron las políticas de remunicipalización y procedieron a sus­ penderlo. el gobierno federal y el del estado lograron. 238 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. consolidar espacios de autono­ mías de facto en el ámbito municipal y microrregional (las Juntas de Buen Gobier­no) innovando las formas del gobierno local indígena. La política de remunicipalización fue publicitada por el gobierno como si ésos fueran parte de la demanda del ezln y como si con ellos se estuviera dando respuestas al reconocimiento de los municipios autónomos (Lescieur. el gobierno volvió a implementar prácticas de la más vieja usanza integracionista (Guillén. El nuevo presidente de la República (Vicente Fox) y el nuevo gobernador (Pablo Salazar). Este acuerdo entre el gobierno de Salazar y el ezln permitió que ambos pudieran coexistir. Sólo de vez en vez. Salazar fue acusado de implementar una suerte de “contrainsurgencia blanda” mediante los programas de desarrollo social. en algunos casos. Pese a los nuevos tiempos. quienes tomaron posesión en el año 2000. hizo posible que el ezln pudiera sostener y. 1998). propios del multiculturalismo. en muchos lugares se consiguió. Al cancelar el programa. respetándose mutuamente. en julio de 1999. Después de meses de un intenso debate en los medios.

con cabe­ cera en el municipio de Chamula. Los distritos que nacieron como resultado de la redistrita­ ción fueron el XX. de cierta forma. México se ha transformado de manera significativa. fueron claves en el (parcial) desenlace del conflicto político en Chiapas. que afectó principalmente a las regiones indígenas. la representación de los tojolabales (como ha ocurrido en alianza con mestizos de la cabecera). En la nueva geografía distrital electoral. El distrito XXI se recortó del municipio de Ocosingo. sin que se les llamara así de manera expresa.Reforma municipal. y la reforma electoral que volvió más confiables los procesos electorales. Todos estos procesos han contribuido a la “representación El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 239 Book Organización política. De los cambios más impor­ tantes que interesa ponderar aquí. Algunos de esos cambios fueron empujados por la rebelión armada combi­ nada con la revuelta civilista que le siguió. y se puso su cabecera en Tenejapa para demarcar una suerte de “distrito tseltal”. la administra­ ción de la diversidad étnica por parte de los actores involucrados. El primero surgió del recorte del municipio de Comitán para colocar la cabecera en Las Margaritas y acotar un territo­ rio que garantizara.indb 239 01/12/11 13:15 . desde entonces. y en lo particular contribuyó a la distensión social y a una rearticulación de la hegemonía del Estado en lo que fue la zona de conflicto armado. aunque sí fue usado como un recurso para administrar el conflicto étnico-político en esas regiones. todos los diputados de ese distrito son tseltales. no formó parte de una política de reconocimiento llamada así textualmente. A sólo cinco meses de la irrupción de la rebelión armada. En mayo de 1994 se hace pública una política de “redistritación” en el esta­do. se produje­ ron en Chiapas reformas en el ámbito electoral que habían estado contenidas. reagrupando las cabeceras de los distritos. reforma electoral y política de descentralización: la despolitización de las luchas indígenas autonómicas En los últimos tres lustros. se encuentra la reforma fiscal que transfi­ rió más recursos a las entidades federativas y municipios. y en lo general por la crisis política y financiera que vivió el país entre 1994 y 1995. Mientras que el distrito XXII. se ha constituido como una suerte de “distrito tsotsil”. la concen­ tración de electores garantizó la creación de una suerte de “distritos indíge­ nas”. Ambas reformas tendrían impactos sobre la entidad chiapaneca. XXI y XXII. así como los procesos de municipalización de la demanda autonómica. Aunado a esas variables. Por lo tanto.

mencionada arriba.2. junto con la reforma electoral fede­ral. autónomo y de carácter permanente. dotado de personali­ dad jurídica y patrimonio propios. La anunciada estrategia gubernamental de 17 puntos para la distensión. mediante el cual el H. cuando el pri ocupaba prácticamente todas las presidencias municipales en el estado.11 Esta reforma. apuntaba hacia la reforma política. 240 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. 033. Congreso Local expide un Código Electoral del Estado que dero­ ga la Ley Electoral del Estado. 16. Aunado a estos acontecimientos. Chiapas. realizada por el gobernador Roberto Albores Guillén en junio de 1997. El gobierno del estado de Chiapas se compromete a respetar la iniciativa política de los ciudadanos y de sus organizaciones representativas. apegados estrictamente a la norma­ tividad electoral y plenos de civilidad y cultura democrática (Coordinación para el Diálogo y la Negociación en Chiapas. para la construcción de un acuerdo político de los partidos y el gobierno que asegure a la ciudadanía la realización de unos comicios confiable. En todas las regiones. 16. núm. en esa misma fecha se reformó la Ley Electoral del Estado. de carácter permanente. siendo gobernador del estado de Chiapas Julio César Ruiz Ferro. 2000: 200). integrado por Consejeros Ciudadanos.política indígena” en el Congreso local. Acuerdo político democrático entre partidos y gobierno. La consolidación de la institucionalidad del Estado creó condiciones para que las votaciones fueran más confiables que en el pasado.indb 240 01/12/11 13:15 . en la actualidad no es así. Tuxtla Gutiérrez. 16 de mayo de 1994. el 6 de mayo de 1995. 1995 y 1998. 175. autónomo. Al paso de los años. Un año después. y crea un Consejo Estatal Electoral como un organismo público. que crea a la Comisión Electoral del Estado como un organismo público. incluyendo las regiones 11  Decreto Núm. las medidas anunciadas en los 17 puntos fueron progresivamente realizándose. Periódico Oficial del Estado. Textualmente se proponía: 16. A diferencia de lo que ocurría en 1991. El ejecutivo del estado propone a todos los partidos políticos de la entidad iniciar conversaciones de inmediato. el decreto No. 205.1. contribuyó a crear y consolidar nuevas formas de mediación. 315. hoy día se asiste a un pluralismo partidario en la mayoría de los municipios en la entidad. Como resul­tado de ello. se publica en el periódico Oficial del Estado No. pero tales distritos no han sido legal­mente reconocidos.

en medio de una fuerte crisis del sistema de partidos. o de reconocimiento de “usos y costumbres” como procedimien­ to para la elección de las autoridades municipales (como sí ocurrió en Oaxaca). mediante los modos procedimentales convencionales. Es evidente que para que ése pueda ser llamado “gobierno indígena”. esos ayuntamientos son vistos como una suerte de “gobierno indígena”. En algunos municipios. crecientemente. Todo ello ocurre. en Chiapas. la etnicidad ha sido administra­ da por el gobierno federal y del estado para desactivar la conflictividad al­ tamente polarizada en el último lustro del siglo xx. 10. ha­ ciendo posible la realización del autogobierno municipal. A quince años del inicio del conflicto armado. Algunas veces.1. La estrategia para la distensión apuntaba también a esos propósitos. en donde éstos. los actores gubernamentales llaman a esos muni­ cipios y ayuntamientos. Al no haber realizado cambios constitucionales de reconocimiento de derechos autonómicos. Textualmente se proponía: 11. pero no de derecho. no satisfacen a la ciudadanía. lo cual introduce nuevos y severos cuestionamientos a la democracia electoral en el país. regulado por la norma­tividad del Estado. En este contexto. existen ayuntamientos que han sido ganados por partidos políti­ cos de oposición al pri (Burguete. en donde el voto ha adquirido un valor antes ausente. Por otro lado. Atención prioritaria a zonas de alta marginación. En realidad. se requiere de un reconocimiento expreso de esa forma de gobierno. los procesos electores se han etnizado. los actores políticos indígenas disputan el poder local en el terreno de la política electoral.indb 241 01/12/11 13:15 . Este cuestio­namiento puede contribuir a modificar el estado de cosas en un mediano tiempo. la noción de autogobierno indígena da cuenta de una situación de hecho. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 241 Book Organización política. ni tampoco en la Constitución y en la Ley Orgánica Municipal en el estado. las políticas de descentralización fiscal fueron factores com­ plementarios para integrar la dupla que hizo posible la rearticulación de la hegemonía del Estado en la zona de conflicto. En un contexto de democracia electoral. sin embargo. 2006). Los candi­ datos indígenas hoy tienen muchas más posibilidades de acceder al gobierno municipal. como ha sido explicado líneas arriba. “municipios indígenas” o “gobierno indígena”. El gobierno del estado establecerá un programa especial de estímulos a la inversión privada nacionales y extranjeras. aunque no es posible hacer pronósticos de hacia dónde podría dirigirse.indígenas. en Chiapas. ninguna de las dos figuras está reconocida ni en la ley electoral. y también en los municipios indígenas.

En este orden. justo cuando Zedillo y Albores Guillén anuncian su oferta de “distensión”. 2004).indb 242 01/12/11 13:15 . Durante el periodo de Ernesto Zedillo (1994-2000) y de Vicente Fox (2000-2006) se implementaron sendas políticas de descentralización (“Nuevo Federalismo”. las fórmulas de distribución fueron modifi­ cadas para considerar a la pobreza extrema como un problema multidimen­ sional. el Ramo 26 del presupuesto federal de “Superación de la Pobreza” fue reformado. el segundo). Consejos Comunitarios para el Desarrollo y la Reconciliación. con el firme propósito de que sean los propios habitantes y las organizaciones sociales de cada comunidad quienes participen en la planeación ejecución de las actividades y programas necesarios para mejorar los niveles de vida (Coordinación para el Diálogo y la Negociación en Chiapas.12 que incrementaba sustancialmente los ingresos municipales. 2000: 200). Entre los años 1997 y 1998. 29 (saneamiento financiero). haciendo partícipes a las comunidades. que tuvieron como propósito incrementar los fondos públicos destinados hacia el munici­pio (Favela. Esto ha permitido que se realicen obras de infraestructura y equipamiento en las comunidades. El ejecutivo del estado promoverá la instalación de consejos comunita­ rios para el Desarrollo y la Reconciliación. equidad y justicia en la asigna­ ción a estados y municipios. El primero modificó el Programa Na­ cional de Solidaridad que había implementado Salinas de Gortari. En 1998. y “Auténtico Federalismo”. Se crea el Ramo 33. con el fin de distribuir los recursos según criterios. el Congreso de la Unión realiza cambios en la distribución de los fondos municipales. 12. evitando la discrecionalidad y asegurando que el presupuesto se destinase a acciones para superar la pobreza. siendo fondos que adminis­ tran los municipios. Pardo. de transparencia.10. 25 (educación) y 23 (partida del presidente). 12. se decía.1. en la disputa por los fondos públicos. eficiencia y puntualidad en la asignación de los recur­ sos federales es determinante para que. el primero. se erradiquen las causas económicas y sociales de la inconformidad y el descontento. 2003. 12  Éste se formó con recursos de los ramos 26 (combate a la pobreza). representando la primera o segunda fuente de recursos.2. sumado al esfuerzo de las autoridades locales. En el segundo año de gobierno de Zedillo. muchas organizaciones sociales campesino indígenas concurrieron a participar en las contiendas electorales. además de las participaciones federales. La colaboración. 04 (seguridad pública) y 23 (coordina­ ción hacendaria). y se fueron creando fondos para atenderla. 242 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política.

el Copladem funcionó integrando consejos comunitarios que partici­ paban en la priorización de la obra social. bajo el registro de una alian­ za de partidos de oposición. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 243 Book Organización política. De los cambios más importantes. En su primer informe de gobierno. Se creó la figura de los sub­ comités de planeación para el desarrollo regional (Coplader) en distintas regiones de la entidad. En dicha alianza se comprometió con los actores sociales a introducir políticas de descentralización y aumentar la participa­ ción ciudadana en el gasto público. yendo más allá del propó­sito de la eficiencia estatal. Con diverso éxito. destaca el haber dejado de ser una institución que ope­ raba fondos. Esta medida. mediante asambleas democráticas. municipal y comunitarias. para que ellos sean los ejecutores de los mismos. publicada en el Diario Oficial de la Federación el 21 de mayo de 2003.php?option=com_content&task=view&id =5&Itemid=8 [consultado en abril de 2008]. en donde los procesos de descentralización han estado articulados al debate sobre la democratización. Como resultado de una fuerte movilización ciudadana y con la partici­ pación de un número significativo de organizaciones sociales. el gobernador Salazar anunció que “con el apoyo de los ayuntamientos se ins­ talaron 4  510 consejos comunitarios. creando en su lugar a la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (cdi). de apoyo a los gobiernos de los estados y municipios. Disponible en línea: http://www. siendo mínima. ya que muchas de esas comunidades habían permane­ cido exclui­das de tal participación.mx/index.cdi. En su primer año de gobierno. era altamente valorada. y también se fortaleció el funcionamiento de los sub­ comités de planeación para el desarrollo municipal (Copladem). designando por mayoría su mesa directiva y nombrando representantes 13  Ley que crea la cdi. En el año 2000 se produce un cambio relevante en la política local chiapa­ neca.indb 243 01/12/11 13:15 . fortaleció el funcionamiento del Comité de Planeación para el Desarrollo del Estado (Coplade) y estimuló su coordinación con otras instancias de planeación en las escalas regional. aumenta la fuente de recursos a los llamados “muni­ cipios indígenas”. La cdi tiene ahora la función de canalizar fondos a los municipios.13 A partir de estos cambios el municipio se convirtió en un protagonista importante. Con tal medida.Durante el periodo de Fox se realizó una reforma institucional que desapareció al Instituto Nacional Indigenista (ini).gob. para convertirse en una instancia normativa. Pablo Salazar (2000-2006) gana las elecciones para gobernador.

interiorizada por la política local. en donde el factor étnico es toma­ do como un criterio de política pública. por ejemplo en la elección de autorida­ des mediante el régimen de usos y costumbres (Hernández y Leonel. policías o jardineros. en algunos casos. ocurre por la vía de facto.indb 244 01/12/11 13:15 . La clase política chiapaneca continúa implemen­ tando las políticas de gobierno sobre la base del pensamiento integracionista.htm [con­ sultado en febrero de 2005]. que ha favorecido el sentimiento de auto­ gobierno en las comunidades. El mecanismo ha resultado exitoso. que por su atomización se convierten en palia­ tivos). ya sea como regidores.ante el Comité de Planeación del Desarrollo Municipal.informe. esta práctica se encuentra. se fomenta la participación comunitaria…”14 Pese a los alcances limitados del programa (por los escasos fondos que distribuyen. 14  Primer informe de gobierno Pablo Salazar. Disponible en: http:// www. empoderándolas de manera significativa frente a los ayuntamientos.gob. 2007). por lo que carecen de impacto significativo en el desarrollo o en la superación de la pobreza. Además. el mecanismo de planeación comunitario-municipal ha logrado arraigar­ se en la mayoría de los municipios indígenas de la entidad. 2001 [En línea]. ya que se ha producido una suerte de representación territorializada. ésta no tiene como base un reconocimiento legal. dichas localidades eligen a “su repre­ sentante” comunitario para ocupar algún puesto en el gobierno municipal.mx/Contenido/1er_Informe/Pag_Documentos/Pueblos. cobijada mediante procedimientos administrativos. que se esfuerza por aplicar políticas universales intentando diluir la diferencia étnica. El mecanismo asambleario y de priorización de la obra pública de parte de las comunidades ha ido más allá. del mero procedimiento administrativo y ha tocado el terreno político. en lo general. Pese a ello. en estos municipios. El énfasis de ir “hacia abajo” se modifica según la persona que ocupa el cargo de presidente y/o el partido en el poder. Cuado se produce. En los municipios de predominancia campesino indígena. A través de estos consejos.chiapas. no es así en Chiapas. u otros de menor rango. Cuando la participación-representación territorializada y rotativa ocurre en los municipios. A diferencia de Oaxaca. Copladem. las comunidades participan en priorizar la obra pública de los fondos que “les corresponden” por año. 244 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. como en el municipio de Chilón o Jitotol en la zona Norte. lo que es motivo para que los electores de las unidades submunicipales decidan a quién y por dónde emitir su voto (Burguete. 2007).

agotadas en sus propias contradicciones. a quince años del levantamiento zapatista. nego­ cian. y en muchos municipios la coexistencia entre los ayuntamientos se produce de El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 245 Book Organización política. En la actualidad. que ha accedido al ayuntamiento mediante contiendas electorales. comparten y compiten diversos proyectos indíge­ nas de autogobierno. en lo general. 2008). son activas en emitir reclamos en gramática autonómica para presionar al gobierno y a los ayuntamientos.y todavía no asume las políticas de reconocimiento propias del multicultu­ ralismo. las mi­ crorregiones y. sin embargo. en ge­ neral. y con ello lograr aumentar su participación y represen­ tación e incidir de mejor manera en la política municipal. tanto en el avance de su realización como en los esfuerzos por contenerlos. interactúan. Pese a estas limitaciones. acuerdan. En este terreno se encuentran. con los finqueros y. en los últimos tres lustros. Además. las unidades submunicipales. con el resto de la sociedad no indígena. desplazándolos por una estrategia de munici­ palización de la demanda autonómica. Las organizaciones sociales campesino indígenas autonómi­cas se diluyeron. las comunidades. dado que no es un derecho. A manera de reflexión final El espacio municipal en Chiapas ha sido. tanto los del ezln como los del gobierno municipal indígena. Hoy día. los pueblos indígenas perciben cam­ bios en las viejas relaciones con el poder político. el terre­ no más dinámico en donde se han disputado los derechos de los pueblos indígenas. la demanda autonómica prácticamente se ha borra­do del mapa. Los municipios autonómicos son pequeños grupos con escasa incidencia local. se confrontan. las disputas entre ambos proyectos han bajado en confrontación. No obstante. éste todavía no se modifica para recibir los derechos autonómicos que le fueron asignados en la reforma constitucional de 2001 (Burguete. aun­ que los derechos ciudadanos van llegando gota a gota por la vía del municipio. Tal situación ya es una práctica en la mayoría de los municipios.indb 245 01/12/11 13:15 . coexisten. siempre está sujeto a las mediaciones clientelares y el manejo de los recursos como políticas asis­tenciales. Así. los actores locales han incorporado un sentido a los reclamos de derechos al demandar su participación en la definición de los presupuestos locales. aunque los derechos autonómicos fueron intencionalmente diluidos desde el poder político.

es poco probable que el gobierno acepte negociar la auto­ nomía en otras escalas que no sean el municipio y la comunidad. Aaron (2007). 363. núm. Landowners. las cartas volverán a ser puestas sobre la mesa. Dependerá de los actores políticos hacer que los derechos autonómicos puedan lograr un mayor avance y realización en esos ámbitos. año/vol. Rebeliones comunitarias y luchas municipalistas”. son dos grandes pendientes que serán reclamados en algún momento dado. En ese momento.com. Intimate Enemies. Los indígenas accedieron al gobierno municipal mediante la lucha políticoelectoral. son estos los espacios para la contención de derechos. 115-135. marzo. php?id_article=1662&id_rubrique=746 [consultado en agosto de 2009]. Duke University Press. María 246 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. en un contexto de debilidad del movi­ miento indígena. “La Quiptic ta lecubtesel: autonomía y acción colectiva”.manera cotidiana. en el ámbito municipal.. “Los otros acuerdos de San Andrés Larráinzar”. Eufemio. pp. el municipio es el campo de negociación de derechos entre los diversos actores que contienden en las disputas autonómicas. México. USA. en Reyna Moguer. Araceli (1999). 063. 2008). Marcela (2003). dichas reformas tuvieron como propósito la distensión. núm. Disponible: en: http://historico. con un fuerte énfasis contra­ insurgente y antiautonómico. en Revista Nueva Antropología. Sin embargo. octubre. Las demandas de los pueblos indígenas fueron canalizadas. Bobrow-Strain. En realidad. y encontraron espacios de representación política (limitada) en el congreso local. La carencia de solución al conflicto armado y la omisión del cumplimiento a los Acuerdos de San Andrés. Martín Díaz Teratol y Juan Pedro Viqueira (2008). En este sentido. Burguete Cal y Mayor. xix. en un creciente entendimiento (Aguilar et al. Aguilar Hernández. empujados por alguna coyuntura no prevista. Bibliografía Acosta Chávez. [En línea]. que son los únicos disponibles ahora. En el marco general de reforma política y de reforma en la administración pública. “Poder local y autonomía en Chiapas. el conflicto no está resuelto pero sí fue parcialmente contenido. Con estas medidas.indb 246 01/12/11 13:15 . que se ha desplegado en Chiapas en los últimos quince años. power and violence in Chiapas. en Revista Nexos.nexos. y encontraron parcialmente respuesta.mx/articulos. pero también lo son de oportunidad para la realización de los mismos.

unam. y Orlando Aragón Andrade (2008).). Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica/Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas. Disponible en: http://membres. pp. México. Estado y democracia.indb 247 01/12/11 13:15 . inah. México.). etnici­ dad e inclusión digital en los albores del milenio. Francois (1989). pp. [En línea]. San Cristóbal de Las Casas. año li. 239-278. umshn.). Un panorama. México. (2006). pp. Cerda García. y Jaime Torres (2007). en Maya Lorena Pérez Ruiz. Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos Humanos (1999). (coord. en Orlando Aragón Andrade (coord. México. 316-336. “Municipios Indígenas: por un Régimen Multimunicipal en México”. México. 2.Eugenia Reyes y Gemma Van der Haar (coords. Pueblos indígenas. en Pablo Dávalos (comp. 239-276]. núm. 9. ciesas/Miguel Ángel Porrúa. enero-junio. 275-314. “Libre deter­minación y autonomía indígena. (2008). pp. 017. 143-190. en Revista Alteridades. Carlsen. pp. “Aldama: disputas por la restitución de una municipalidad”. 67-83. La remuni­ cipalización en Chiapas: la política y lo político en tiempos de contrainsurgencia. legislación y autonomías de facto en México: un acercamiento”. Espacios disputados: transi­ciones rurales en Chiapas [pp.).html [consulta­ do en agosto 2009]. 35. pp. Debates teóricos. en Revista Chiapas. uam-Iztapalapa.fr/revistachiapas/No7/ch7carlsen. Tierra. pp. México. (2007). “Concejo Municipal en regiones indígenas pluriétnicas de Chiapas (1994-1995): un recurso para la transición política en gramática autonómica”. Poder. pp. abril-junio. 91-134. Héctor Tejera y Laura Valladares (coords. 209-264.lycos.). II Informe de la Comisión Civil Internacional de Observación por los Derechos El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 247 Book Organización política. Alejandro (2006). en Revista Mexicana de Sociología. (2005). Chevalier. antigua y permanente reivindi­ cación mexicana”. “Los concejos municipales: un recurso oficial y oficioso para la transición política en Chiapas”. en Xóchitl Leyva y Araceli Burguete (coords.). Laura (1999). (2004). México. “Desplazando al Estado: la política social zapatista”. Buenos Aires. núm. género y poder en Chiapas. en Anuario 2005. Tejiendo historias. núm. uam/Ecosur. 433-449. era. núm. 135-186. Los derechos de los pueblos indígenas en México. año/vol. Clacso. Toluca. “Una década de autonomías de facto (1994-2004): los límites”. “Gobierno indígena: la disputa entre el ámbito local y la autonomía regional”. pp. uaem. febre­ro. “La libertad municipal. en Scott Robison. uam-x. Morelia. en Espacios Públicos. año 18. 7. “Autonomía indígena y usos y costumbres: la innovación de la tradición”.

pp. compromisos. LIX Legislatura. Ricardo (1999). Tuxtla Gutiérrez. Guillén López. Luces y sobras de la democracia en Chiapas”. Cortejando a la democracia en México: estrategias parti­ darias e instituciones electorales. en Araceli Burguete (coord.) (2004). ciesas/Miguel Ángel Porrúa.org/?q=es/taxonomy_menu/3/27 [consultado en agosto de 2009]. Dilemas de la institu­ ción municipal. 63. “La autonomía y la resolución de conflictos étnicos: los Acuerdos de San Andrés Larráinzar”. México. María del Carmen (2002).).). ciesas/Miguel Ángel Porrúa. 11-39. Hernández Arellano. 75-94. Miriam. Una incursión en la experiencia oaxaqueña. iwgia. Favela. acciones y obras. 15-21 de noviembre. pp. Coordinación para el Diálogo y la Negociación en Chiapas. pp. Cesmeca/Unicach. El Estado y los indígenas en tiempos del pan: neoindigenismo. 345-354. Paz Sarela y María Teresa Sierra (coords. Gran Comisión. “Las organizaciones campesinas e indígenas de Chiapas frente a la reforma del Estado: una radiografía”. México. pp. Disponible en: http://cciodh. Gutiérrez Chong. Miguel Ángel Porrúa/uabjo. Tonatiuh (2007). Chiapas con justicia y dignidad. Alejandro. en Jorge Mario Lescieur Talavera (comp. Natividad (2002). 248 • Araceli Burguete Cal y Mayor Book Organización política. Palma. partidos políticos y electorales. año/vol. H. Memoria de acuerdos. Hernández. Siglo XXI. en Anuario 2000. . Tuxtla Gutiérrez. “Reformas electorales. México. 243-268. Congre­ so del Estado de Chiapas. Calvillo. México. México. en Xóchitl Leyva y Araceli Burguete (coords. Rosalba Aída. México. xix. México Diverso. uam/Plaza y Valdés. pp. núm.indb 248 01/12/11 13:15 . México: experiencias de autonomía indígena. Chiapas. Lescieur. Eisenstadt. nueva época. Guatemala. en Cuadernos Agrarios.pangea.Humanos. El debate por la autonomía. México. García. Xóchitl Leyva y Araceli Burguete (1998). 16. El combate a la pobreza en el sexenio de Zedillo. Todd (2004). 261-281. cciodh. Héctor y Consuelo Sánchez (2002). [En línea].). Coordinación para el Diálogo y la Negociación en Chiapas [2000]. 11-86. El derecho del diálogo y de la paz. legalidad e identidad. Colmex. Hernández Díaz. León. Israel y Pablo Martínez (2003). Jorge y Víctor Leonel Juan Martínez (2007). La remunici­ palización en Chiapas: la política y lo político en tiempos de contrainsurgencia. Jorge Mario (1998). Alfonso. México. Antesalas del derecho indígena en Chiapas. “Ocosingo: poder local y buen gobierno. “Remunicipalización: ¿hecho o derecho?”. pp. La experiencia del Concejo Municipal”. núm. en Revista Nueva Antropo­ logía. “La remunicipalización y el retorno del paradigma integracionista”. Díaz-Polanco.

La remunicipalización en Chiapas: la política y lo político en tiempos de contrainsurgencia. Pérez Ruiz. México. en La Jornada del Campo.). México. ciesas/ Miguel Ángel Porrúa. Tierra. Moguel. “Reconfiguración del espacio agrario en Chiapas: las consecuen­ cias del levantamiento zapatista”. año/vol. (2002). 36. 469-515. regiones autónomas y parla­mentos indígenas”. “Propuesta del gobierno de Fox para reformar la administración pública”. Ponencia presentada en el IX Congreso Interna­ cional del clad sobre Reforma del Estado y de la Administración Pública.pdf [consultado en agosto de 2009]. Shanan L. 2-5 de noviembre.). Tierra. López Monjardín.ucr. Adriana (1999). Mattiace. pp. núm. 11. uam/Ecosur. México. ¡Todos somos zapatistas! Alianzas y rupturas entre el ezln y las organizaciones indígenas de México. inah. Pardo. (2004). 30 de mayo. libertad y autonomía: impactos regionales del zapatismo en Chiapas. núm. Luévano Pérez. en Shanan L. en Boletín del Centro de Servicios Municipales ‘Heri­ berto Jara’ A. Julio (1994). Disponible en: http://www. ac. 22 de febrero. en María Eugenia Reyna Moguel Viveros y Gemma Van der Haar. inah. Suplemento del diario La Jornada. 127-145. Maya Lorena (2004). en Maya Lorena Pérez Ruiz (coord. Guada­ lajara. Alejandro (1995).derecho. México. en Xóchitl Leyva. Araceli Burguete y Shannon Speed (coords. núm. pp. Madrid. Chiapas”. Gobernar en la diversi­ dad: experiencias indígenas desde América Latina. ciesas/Flacso. “El ceoic: el otro poder en la guerra de Chiapas”. Reyes Ramos. México. en Espiral. pp.. 21-48. pp. María Eugenia (1999). “Renegociaciones regionales del espacio: Identidad étnica tojolabal en Las Margaritas. 31-70. en Maya Lorena Pérez Ruiz (coord. género y poder en Chiapas. “Los Acuerdos Agrarios en Chiapas ¿una política de contención social?”. 014. Gaspar (1995). ciesas/iwgia.).C. 83-124. enero-abril. Espacios disputados: transformaciones rurales en Chiapas. Morquecho. Hacia la investigación descolonizada. El caso del ceoic”. 71-90. Xóchitl y Araceli Burguete (coords. María del Carmen (2004). enero-febrero. y Juan Vázquez (2008).).cr/archivos/documentacion/inv%20otras%20entidades/CL AD/ CLAD%20IX/documentos/pardo.indb 249 01/12/11 13:15 . pp. en La Jornada del Campo. pp. v. género y poder en Chiapas. “Los Acuerdos de San Andrés y los gobiernos autónomos en Chiapas”.iij. inah. “El Consejo Municipal Plural Ampliado de Oco­ singo: demandas de ciudadanía étnica en tiempos de guerra”. México. “Municipios rebeldes. [En línea]. martes. El municipio: un actor inesperado en la coyuntura zapatista • 249 Book Organización política. “La lucha por los municipios en Chiapas”. Rosalba Aída Hernández y Jan Rus (eds. México.) (2007). Tierra. México. México. (2008). “Cerco antizapatista y lucha por la tierra en Chiapas. Tejiendo historias. Tejiendo historias.Leyva. Mattiace.

vol. 65. Estados plurales.). Book Organización política. Maya Lorena Pérez Ruiz y Margarita Zárate (coords. María Eugenia (1998).). “Violencia religiosa y conflicto político en Chiapas. en Laura Valladares de la Cruz. Valladares. Daniel et al. México. Tierra. México. La tierra en Chiapas. Valdés. Intereses. “Autonomía a ras de tierra: algunas implicaciones y dilemas de la autonomía zapatista en la práctica”. pp. Diver­sidad religiosa y conflicto en Chiapas. pp. 181-226. México. (1999). pp. Laura (2009). Plaza y Valdés. en Manuel Larrrosa y Leonardo Valdés (coords. Villafuerte Solís. “Chiapas: guerra y elecciones”.). 1994.indb 250 01/12/11 13:15 . Jaume (2005). Vallverdú.Rivera Farfán. pp. México”. unam. viejos problemas nuevos. Carolina. 55-74. Van der Haar. “Colonizando el multiculturalismo. México. en Nueva Antropología. uam/Juan Pablos. Los retos de la diversidad y la diferencia. utopías y realidades. Gemma (2004). núm. 121-132. México. en Maya Lorena Pérez Ruiz (coord. género y poder en Chiapas. María del Carmen García y Miguel Lisbona (2005). Resistencia y adaptación entre los pueblos indios en tiempos multiculturales”. 119-142. xx. Tejiendo historias. uam-i/ierd. inah. Elecciones y partidos políticos en México. unam.

Este artículo ha sido elaborado a partir de tres textos del autor. * Contribución al seminario Gobiernos Locales Contemporáneos en América Latina. muchos de estos movimientos están participando activa­ mente en contiendas electorales que permiten acceder a puestos de represen­ tación en órganos colegiados como el legislativo. “Movimiento indígena.Movimiento indígena. 29 y 30 de marzo 2005). que permanecen inéditos: “Revitalización étnica y emergencia del movimiento social indígena” (ponencia para el Congreso Latinoamericano de Antropología. independientemente del éxito que hubieran tenido.indb 251 01/12/11 13:15 . 11 a 15 de julio 2005). 2 y 3 de octubre de 2008). la dirección de gobiernos de entidades locales1 y han conseguido participaciones importan­ tes en ejecutivos nacionales. ** ciesas. Iturralde G. participaciones que están relacio­ nadas también con la posibilidad de negociar su presencia en otros espacios públicos como el poder judicial. 251 Book Organización política. París.** Introducción En los pasados veinte años movimientos indígenas de algunos países de la región han captado. gobernabilidad y gobiernos locales* Diego A. en el marco de la división político-territorial de los países. D. San José y La Paz. cambio gubernamental y gobernabilidad en Ecuador” (ponencia para el Encuentro: Experiencias indígenas de gobierno (bid-ehess-ParísCentre de Sociologie Europeen et Centre d`Analyse et d’Ìntervention Sociologiques. 2003). solos o en alianzas con otros sectores. 1  En este texto se utilizará esta expresión para referir entidades subnacionales. las instituciones electorales y los órganos de control. Rosa­ rio. los consejos provinciales o departamentales y los ayuntamientos. México. y el documento “Gobernabilidad y reducción de la corrupción en gobiernos locales indígenas” (preparado a solicitud del Banco Mundial y el Fondo Indígena como texto auxiliar para el módulo sobre reducción de la corrupción a nivel local del Curso de gestión urbana y municipal. organi­ zado por el Woodrow Wilson Center for International Scholars y la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (Oaxaca.F. Más aún. o bajo regímenes territoriales especiales.

Brasil 1985. Panamá 1989. Perú 1980. y relacio­ nar estos hechos con una comprensión de gobernabilidad relativamente distinta de la que se viene manejando comúnmente. Iturralde G. Costa Rica. Guatemala 1986. En aquellos países en los que se establecieron regímenes militares en la segun­ da mitad del siglo estas dinámicas ocurren por lo menos desde la recupera­ ción de las democracias a lo largo de la década de 1980. El Salvador 1979.Estos hechos son parte de un conjunto de dinámicas presentes en los países de la región que afectan al movimiento social en su conjunto. de la participación de tales organizaciones en el marco de movimientos sociales que actúan en coyunturas locales y nacionales. Uru­ guay 1985. Book Organización política. Al mismo tiempo. como una respuesta a las demandas de los pueblos y organizaciones indígenas y a las presiones de los movimientos sociales. que en la mayoría de los casos son acompañados del forta­ lecimiento y/o de la emergencia de organizaciones indígenas de varios tipos y. se dan en el marco de transforma­ ciones políticas de cierta profundidad en la siguiente década. Ecuador 1978. conocer el desempeño de algunos gobiernos locales a cargo de movimientos indígenas. a los parti­ dos políticos y a la configuración política y administrativa del Estado. sus actuaciones y sus perspectivas en la arena política. dos asuntos centrales en la crisis de las democracias en el cambio de milenio. Chile 1990.2 en otros países. 2  Argentina 1983. Bolivia 1982. a la cual se ha empe­ zado a denominar gobernabilidad indígena. leer este fenómeno desde la cuestión de la gobernabilidad puede enriquecer el concepto y permite destacar algunas virtudes de estas expe­ riencias de gobierno local indígena relativas al combate contra la corrupción y el fomento de la rendición de cuentas.indb 252 01/12/11 13:15 . como Colombia. Paraguay 1989. México y Venezuela. Nicaragua 1979. más recientemente. Este texto se propone recorrer brevemente el tránsito de las sociedades indígenas hacia su conversión en actores políticos. Honduras 1982. Incursiones indígenas en las arenas electorales Por lo menos desde los años ochenta del siglo pasado se vienen documentan­ do procesos de revitalización de las identidades étnicas en los países de América Latina. Recorrer el camino de los movi­ mientos indígenas hacia los gobiernos locales puede ser de utilidad para comprender su naturaleza. 252 • Diego A.

irrupción a la que se corresponde. así como modificaciones en la institucio­ nalidad pública que atiende los asuntos relativos a los pueblos y comunida­ des indígenas.pero también como parte de procesos de reforma y modernización del Estado. un incipiente movimiento de modificación de las reglas electorales. Lo que constituye un fenómeno reciente es la forma específica de participación a partir de este tipo de movimientos. entre las que destaca su participación en competen­ cias electorales3 y/o en otros procedimientos para el establecimiento de autori­ dades y/o representaciones institucionales. Panamá y Nicaragua el asunto se presenta principalmente en torno a las experiencias de gestión de regímenes de autonomía o territorialidad. es la irrupción de movimientos de los pueblos y organizaciones indígenas en los escenarios políticos nacionales bajo diversas formas. gobernabilidad y gobiernos locales • 253 Book Organización política. como tampoco lo son algunos intentos de forjar partidos políticos indígenas. Movimiento indígena. formas de inclusión basadas en la participación en la gestión institucional. Hondu­ ras y Perú estas dinámicas son más recientes y se corresponden con proce­ sos incipientes de movilización indígena en dirección a la participación política electoral. En Colombia. en algunos países. cultural y lingüística. desarrollados inicial­ mente al margen de la institucionalidad electoral. En Bolivia. Un componente relativamente reciente de la compleja dinámica estable­ cida entre los fenómenos antes indicados. En Chile.indb 253 01/12/11 13:15 . En Argentina. En México se ha dado estrechamente ligado a las reformas políticas en los ámbitos federal y estatal a partir de 1995. así como con modificaciones relativamente tardías de la institucio­ nalidad pública sobre asuntos indígenas. en la mayoría de los países de la región se han adoptado normas cons­ titucionales y legales que tienden a reconocer la diversidad étnica. En algunos países este reconocimiento incluye garan­tías para algunos derechos colectivos. con el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional como un telón de fondo. Como resultado de las dinámicas antes descritas. Ecuador y Guatemala este fenómeno está ligado al desarrollo y consolidación de las organizaciones indígenas y a su tránsito hacia la parti­ cipación en frentes político-electorales desde hace unos quince años. Brasil y Paraguay predominan. por lo pronto. en los países de la región andina –todos con importante presencia de pueblos y comunidades indíge­ nas– están ocurriendo tres fenómenos de mucho interés: (i) un aumento de importancia de las formas de organización y de ejercicio de autoridad en el nivel más bajo de la escala del régimen administrativo y territorial: las 3  La participación de personas indígenas como candidatos no es nueva.

cabildos indígenas. 5  El Instituto Federal Electoral en México y el Tribunal Supremo Electoral de Ecuador (ahora Consejo Nacional Electoral) han estado activos en esta dirección en los últimos cinco años.comunidades. muy lenta­ mente. la consideración de estos asuntos ha llamado la atención de algu­ nos organismos electorales. 254 • Diego A. El abordaje de las cuestiones indígenas desde la ciencia política como una preocupación específica de su campo de estudio. concomitante­ mente. preparado para capel por Natalia Wray. habiendo encargado un estudio preliminar y la preparación de 4  La iniciativa dio como resultado un documento de trabajo. en muchos casos mediante la participación en procesos electorales locales. Más recientemente. en el seno del Centro de Asesoría y Promoción Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (capel-iidh). la discusión aparece en el campo de la ciencia jurídica y de los derechos humanos como una prolongación de los trabajos sobre protección y disfrute de las garantías fundamentales. consejos de principales). en relación con los aspec­ tos técnico-electorales implicados. y (iii) la captación de espacios en los órganos legislativos y la participación en instancias de gobierno provincial y nacional. es más tardío. Más recientemente. a veces en el marco del sistema de partidos políticos. 1992). (ii) un creciente acceso de los movimientos indígenas a las estruc­ turas de gobierno municipal. el Tribunal Electoral de Guatemala. en parte debido a la acción capel.indb 254 01/12/11 13:15 .5 desde donde está pasando ahora. Diego Iturralde y Ricardo Moreno (La Paz y Quito. También el Fondo Indígena6 incursionó en la década de los noventa en esta temática. pero la irrupción en los escenarios democráticos es un fenómeno relativamente nuevo para la disciplina. Una expresión temprana de la preocupación por comprender el fenóme­ no de la irrupción política de los movimientos indígenas fue planteada en 1992. el surgimiento de organiza­ ciones y la emergencia de movimientos indígenas han llamado la atención de la antropología desde principios de la década de 1980.4 en los años siguientes. que ha permanecido inédito. El tratamiento de estos temas viene atrayendo crecientemente la atención de los estudiosos. 6  Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe. pero la irrupción electoral de los movimientos indígenas. La revitalización étnica. los asentamientos. se desarrolla ahora muy rápida­mente. en tanto reto para la comprensión de los sistemas democráticos en curso. Book Organización política. al terreno de la discusión interna de los partidos políticos –cuestión sobre la que hay muy poca evidencia. Iturralde G. el reforzamiento de los sistemas tradicionales de organización de tales administraciones (asambleas comunitarias. los pequeños pueblos y.

gobernabilidad y gobiernos locales • 255 Book Organización política. entre otros.cr).un proyecto de investigación. González y Buvollen. 8  Conferencia Internacional sobre Reformas Constitucionales y Derechos Indígenas (México. 2003. ini. 2000.indb 255 01/12/11 13:15 . 2007). Guerrero y Ospina. Bonfil (coord. 1998. Panamá y Perú se recogen en un libro colectivo (iidh.iidh. 2006 y Sáenz. el Instituto Interamericano de Derechos Humanos (iidh) impul­ só un estudio sobre el progreso en la protección de los derechos humanos. mediante una investigación piloto sobre ocho países. y en J. 2005). en Iturralde y Barillas (2002 inédito). Movimiento indígena. sre. 10  Los resultados sobre Bolivia.10 y ha iniciado una explo­ ración acerca de las dinámicas –en el mismo sentido– de las organizaciones de afrodescendientes. 11  Una publicación reciente recoge los avances de esta iniciativa para el caso mexicano P.11 Hay algunos estudios recientes a propósito de las incursiones de los movimientos indígenas en el campo electoral y sus experiencias de partici­ pación en el gobierno para Bolivia (Melgar. el tema de los derechos de los pueblos indígenas a la participación política. Está en curso.8 pero más adelante dejó el espacio a otra preocupación concurrente: la participación indígena en la formulación de políticas públicas y en la conducción directa de las instituciones a cargo de los asuntos indígenas. 7  La propuesta fue preparada por Natalia Wray y consta de un documento preparado para el Fondo Indígena que permanece inédito. 9  Algunos resultados en Mapa de Progresos en Derechos Humanos (www. Barrera. Ecuador. la cual reveló que a la par de los reconocimientos constituciona­ les se estaban dando algunos cambios en las condiciones legales y adminis­ trativas del orden electoral que podrían favorecer o potenciar el ejercicio activo (elegir) y pasivo (ser elegido) del sufragio por parte de las personas y las comunidades indígenas. 2008). Thompson (2007 inédito). y García. Fondo Indígena. En 2002. Colombia. mayo-junio 1999).) (2009). 1995). Ecuador (Freidenberg y Sánchez.9 Con ese antecedente. por iniciativa del pnud desde México. El estudio atendió. el iidh y el Centro de Inves­ tigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (ciesas) vienen realizando algunas acciones de investigación sobre la temática respecto de países con alta concentración de población indígena. Nicaragua (Früling. Guatemala (Brett. México. un programa que indaga sobre la participación política –y electoral– de muje­ res indígenas en varios países de la región.7 Esa iniciativa se concretó en un primer semi­ nario internacional que tuvo lugar en México a mediados de 1999.ed. que incluyó preguntas específicas sobre los derechos de los pueblos indíge­ nas. La compilación de los resultados de la Conferencia ha permanecido inédita.

Iturralde G. activos en la promoción de la participa­ ción electoral indígena y protagonistas de los procesos de incorporación de nuevas normas en los textos constitucionales. Guatemala y México. que se concen­ tran en el análisis de la suerte que han corrido las candidaturas indígenas en coyunturas electorales y en el desempeño de los gobiernos conducidos por ellos. Book Organización política. 2006). entre otros cabe mencionar el Foro Internacional Participación Indígena y Formas de Representación (La Paz. autoridades y académicos y técnicos indígenas de Colombia. Ecuador. 2008. Álvaro Bello (2004). el 51o. como los libros y artícu­ los de José Bengoa (2000).2007) y una acumulación significativa de publicaciones sobre México (Dehouve. como el XII Congreso Internacional Derecho Consuetudinario y Pluralismo Legal: Desafíos en el tercer Milenio (Arica. junto con académicos europeos. 1999. el Encuentro Internacio­ nal Experiencias Indígenas de Gobierno en América Latina (París. entre otros. Salvador Martí i Puig (2004) y Sergio Sarmiento (1999). Esta temática ha formado parte de varios eventos académicos. Gobernabilidad indígena En este marco. Aun cuando la atención de la academia a este fenómeno y la discu­ sión sobre sus dimensiones y consecuencias más allá de las coyunturas son aún incipientes y regionalmente desiguales. el 1er. los interesados por el tema son más numerosos y más jóvenes. Congreso Internacional de Americanistas (Santiago de Chile. 2000). se puede entender por gobernabilidad una calidad de la relación entre el Estado y la comunidad nacional. 2005) en el que participaron alcaldes. México. Congreso Latinoameri­ cano de Antropología (Rosario. Hernández. Donna Lee Van Cott (2003. Algunos eventos han contado con la voz de los protagonistas indígenas –dirigentes. Burguete. Franco y Hèmond (comps. Esta relación estaría 256 • Diego A.indb 256 01/12/11 13:15 . En cada evento. 2003). gobernantes electos y operadores políticos– presentando sus experiencias. ya existen algunos ensa­ yos de interpretación para el conjunto de la región. Se trata de trabajos más documentales que analíticos. Argentina. 2005) y el V Congreso de la Red Latinoamericana de Antropología Jurídica (Oaxtepec. 2004). con la asistencia de nume­ rosos líderes indígenas de la región.). 2004 y 2005). 1999). Lamentablemente no siempre han tenido difu­ sión editorial. y se han multiplicado rápidamente la cantidad de casos registrados. muchos de ellos exitosos. Bolivia.

en sentido amplio) con la sociedad en sus múltiples formas organizativas. pueblos. No obstante. procesos de descentralización y un sinnúmero de experimen­ tos y esfuerzos públicos y no gubernamentales. tanto funcionales (partidos. aunque no habla de crisis de gober­ nabilidad (pnud.indb 257 01/12/11 13:15 . dependería de la interacción de esta trama institucional (el gobierno o la admi­nistración. judicial). desde hace más de un cuarto de siglo –marcado por el fin de las dictaduras y la preinstalación de las democracias– esa condición se viene deteriorando aceleradamente por un sinnúmero de factores. y entre sus diversos niveles jerárquicos (nacional. gremios. y a establecer mecanismos de control mutuo para mantener el rumbo y la equidad. a partir de la fundación de los estados en la región. 12  El informe sobre el estado de la democracia en América Latina preparado por pnud abunda en información y argumentos que ponen en evidencia este deterioro progresivo de las condiciones de gobierno y de las relaciones con la sociedad. evidentemente se consiguió manteniendo en la marginalidad a una parte de la trama institu­ cional y a una mayoría de las comunidades sociales. ahora mucho más que antes. iglesias. grupos de intereses. a tal punto que parece que el estable­ cimiento y cuidado de esas relaciones –la gobernabilidad global– es la única prioridad de los gobiernos y de los grupos de poder. etcétera). Movimiento indígena. gobernabilidad y gobiernos locales • 257 Book Organización política. a golpe de reformas estructurales. 2004). En la construcción de esta nueva gobernabilidad. Por otra parte. municipal y local). por una parte. como territoriales (comunidades. y los mecanismos de control a un sistema de mutuas conveniencias. etcétera).construida en la interacción entre la trama formada por la institucionalidad pública y las redes constitutivas de la sociedad. La relación estaría orien­ tada fundamentalmente a impulsar lo que genéricamente se ha llamado el bien común. ajustes económicos. ejecutiva. esta condición de gobernabilidad existió. provincial.12 Nos encon­ tramos ahora intentando construir una nueva forma de relación. a la que llamamos otra vez gobernabilidad. la gobernabilidad dependería. juega un rol cada vez más importante. grupos de veci­ nos. del estado que guarde la articulación de esas instituciones públicas entre sus diferen­ tes funciones (legislativa. sindicatos. Quizá en algún momento. regional. asociaciones. fuerzas vivas regionales. y reduciendo el sentido de bien común al beneficio de una parte de la sociedad. sin embargo. la articulación de la trama gubernamental y de las redes sociales de un país con el entramado institucional internacional y con la sociedad global. Así entendida.

En estas condiciones. Esto ocurre a tal grado que. Book Organización política. por ejemplo). algunos líderes sociales denominan una democracia multicultural.indb 258 01/12/11 13:15 . y tomar en cuenta sus dinámicas y sus intereses en el rediseño de la trama de la institucionalidad pública.Pero ocurre que en el mismo periodo en que se hace presente la crisis de la vieja gobernabilidad. en nuevos actores políticos. se está impulsando una nueva forma de gobernabilidad que es parte de un nuevo estilo de demo­ cracia. por los procesos de reforma constitucional de la última década del siglo xx– se hace indispensable considerarlos como parte de esa amplia red de la sociedad civil. a la cual. Iturralde G. En definitiva. entre otros ele­ mentos. de gestión de los servicios públicos locales de educación y salud (las organiza­ ciones territoriales de base y algunos municipios en Bolivia) y de participación en los gobiernos regionales (Perú. en la búsqueda de una nueva gobernabilidad –signada. los pueblos indígenas de la región –presentes y persistentes a pesar de los esfuerzos de eliminación– experimentan un pro­ ceso de reconstitución y fortalecimiento que los convierte en nuevos sujetos sociales y. y en la recuperación y resguardo de la equidad. La reconstrucción de la gobernabilidad tiene por tanto un sentido de abajo-arriba y de adentro-afuera. cultural y étnica. de los últimos años. en algunos lugares se están experimentando modificaciones importantes en las formas de control del ejercicio de la autoridad (los municipios indígenas de Ecuador. están presionando el modelo de gobernabilidad en un doble sentido: por una nueva forma de articulación de la trama insti­ tucional del Estado y por una creciente participación de la sociedad local en la gestión de los asuntos públicos. que además debe predominar en el ejercicio de los controles sobre la distribu­ ción del poder y del prestigio. de manejo de recursos públicos (las entidades territoriales indígenas de Colombia). la idea de gobernabilidad que impulsan los pueblos indígenas exige como punto de partida el reconocimiento (jurídico y político) de la diversidad social. rápidamente. por ejemplo). al que se corresponde el desarro­ llo de un sistema de relaciones multicultural y pluriétnico. Todas estas experien­ cias. A partir de estas situaciones. Este nuevo carácter de la relación debe definir al entramado institucional (el Estado) e incluir a todas las comunidades –diversas– de la sociedad. A partir de esta propuesta cobran un sentido clave las formas de gobierno local (y municipal) en la trama de las instituciones públicas y la autonomía de las comunidades territo­riales (y étnicas) en la red de la sociedad civil. 258 • Diego A.

Sobre la cuestión de la gobernabilidad indígena la literatura es escasa y reciente. Paradójicamente. Hay una tradición un poco más amplia sobre gobernabilidad en el nivel local. enten­ dida principalmente como descentralización administrativa del gasto público y desconcentración del poder. Entre ese mate­ rial se encuentran estudios de caso para los cinco países de la Región Andina y algunos textos pedagógicos. y la participación de la sociedad civil en el contexto de los programas de descentralización con propósitos de capacitación de sus agentes. el libre comercio y la privatización de los servicios pú­ blicos).e.indb 259 01/12/11 13:15 . El Instituto del Banco Mundial (wbi) ofrece en su página electrónica un amplio tratamiento sobre gobernabilidad y control de la corrupción. los gobiernos nacionales que se han establecido con el apoyo de los movimientos sociales que demandan mayor protagonismo y participación desde lo local. se trata de resultados de proyectos impulsados por instituciones de cooperación al desarrollo y a la democracia que han llevado el concepto hacia los niveles de gobierno local (principalmente los muni­ cipios). moderar a su favor el equilibrio entre los poderes públicos y reeditar algunas formas de autoritarismo. que incluye recursos de formación para agentes de gobiernos locales indígenas producidos en un proyecto conjunto con el Fondo Indígena. gobernabilidad y gobiernos locales • 259 Book Organización política. Al mismo tiempo que estas experiencias han madurado. La Fondation Canadienne pour les Amériques (Focal) apoyó hasta hace pocos años un extenso programa sobre Indigenous Governance in the Americas con tres objetivos: fortalecer las relaciones entre los pueblos indígenas. se han visto en la nece­ sidad de reforzar el centralismo –por lo menos en lo que se refiere al control de los ingresos nacionales y su distribución–. el Insti­ tuto Internacional de Gobernabilidad de Catalunya-España (iig) ha genera­ do o recopilado una importante colección de textos sobre esta temática. los gobiernos y la sociedad civil en los niveles nacional e internacional en el área Movimiento indígena. de las cuales han surgido gobiernos locales que en algunos países se autodenominan alternativos. Tales movimientos han cobrado especial importancia en la definición de contiendas electorales recientes. En general. otros movimientos sociales emergentes también la alientan y lo hacen bajo la forma de una fuerte oposición a la globalización y otros proce­ sos asociados (i. y reclaman autonomía regional.Esta plataforma de gobernabilidad no es exclusiva de los movimientos indígenas. las elites regio­ nales en algunos países del área están muy activas en torno a la redefinición de las condiciones de gobernabilidad.

la territorialidad y el buen gobier­ no indígenas. igual­ mente. Jimeno discute. como contraparte de Prolocal. comp. Perú y Bolivia. que ensaya un modelo de investigación en colaboración con los actores de experiencias de gobernar [en] la diver­ sidad. Book Organización política. informar a los gobiernos (de América Latina y Canadá) y a la sociedad civil acerca de los modelos pasados y presentes de indigenous gobernance. Una discusión actual sobre gobernabilidad en América Latina se puede leer en el libro muy reciente. 260 • Diego A. Iturralde G. y uno coordinado por Xóchitl Leyva. En el marco de estas actividades Focal ha publicado. y señalan una ruta de análisis que va más allá y más al fondo de los desarrollos eminente­ mente instrumentales que se han mencionado antes. orientados a fomentar y discutir gobernabilidad y participación social. un alto número de proyectos de apoyo a gobiernos locales en varios países. En el ambiente académico vale la pena mencionar tres libros colectivos recientes: uno compilado por Luciano Martínez (2008) sobre repensar el desarrollo desde lo local. y una nota sobre gobernabilidad y consulta previa a los pueblos indígenas.. La organización de cooperación española Proyecto Local mantiene. entre otros. gestión y gober­ nabilidad de las nacionalidades y pueblos del Ecuador (Zeas. que ha sido editado por Darío Salinas (2009). El Consejo de Pueblos y Naciona­ lidades del Ecuador-Codenpe. Aunque estos textos no discuten la cuestión en términos de gobernabi­ lidad. con énfasis en América Latina y el Magreb. y contribuir a la reflexión crítica sobre experien­ cias y su influencia en el marco democrático regional. Un subprograma atendió expresamente cuestiones relacionadas con pueblos indígenas e indus­ trias extractivistas.de indigenous governance. 2006) que ligan estrechamente esta idea con la territorialidad y la autonomía. su factibilidad en el marco del modelo dominante de Estado nacional y la necesidad de modificarlo sustancialmente. de Gladys Jimeno Santoyo (2006). reseñan un amplio repertorio de casos en toda la región.indb 260 01/12/11 13:15 . la doble visión que resulta de considerar las relaciones de gobernabilidad al interior de los pueblos indígenas y de éstos con el conjunto de la sociedad y del gobierno. los cuales contri­ buyen a fijar los alcances de este concepto relativamente nuevo. entre otros). Algunos de estos proyectos se ejecutan en municipios gobernados por movimientos sociales indígenas (en Ecuador. de Omaira Mindiola (2006). un avance conceptual sobre gobernabilidad indígena y territorio. publicó un compendio de reflexiones y testimonios sobre planificación. Aracely Burguette y Shanon Speed (2008). en particular. Esta ruta pasa por la discusión de los alcances de la autonomía.

por ejemplo– son fenómenos asociados a la modernización de las relaciones de producción y. las ponen en contacto sobre amplios espacios territoriales y obligan a sus economías domésticas a participar de la red del comercio generalizado. que se acele­ ran en el contexto de la modernización más reciente del Estado. En efecto. procesos como las reformas agrarias y las colonizaciones inter­ nas. gobernabilidad y gobiernos locales • 261 Book Organización política.Revitalización y emergencia indígena Revitalización de las identidades étnicas La construcción y reconstrucción de complejos identitarios. mantenien­ do –o no– algunos rasgos típicos. En estricto sentido las identidades no se conservan. se transforman. También lo es en pérdidas y. de la globa­ lización de las comunicaciones y la internacionalización del comercio. otros –muchos– se extinguen (por lo menos en tanto identidades). que las dinámicas se aceleraron a partir del contacto colonial y que continúan ocurriendo. como hitos que marcan fronteras entre sociedades particulares. En los procesos de largo plazo solamente algunos pueblos tienen éxito en este movimiento y conservan o recuperan sus identi­ dades. reconstrucción y modificación de identidades étnicas. en general. en las globalizaciones. el pasado medio siglo es especialmente fecundo en contactos interétnicos y en dinámicas de construcción. cada vez más agitadamente. Una dinámica que se dispara cada vez que un pueblo entra en contacto con otro u otros. al desarrollo económico y social a partir de la segunda mitad del siglo xx. si se pueden considerar en el mismo rango. en mestiza­ jes e hibridaciones. es una dinámica recurren­ te a lo largo de la historia. rompen el relativo aislamiento de las comunidades indígenas. Ahora bien. y que se hace clandestina bajo condiciones de opresión. Movimiento indígena. incluyendo la emergencia de nuevos conglomerados sociales indígenas –en las ciuda­ des y en los destinos migratorios. En América Latina estas revitalizaciones de las identidades.indb 261 01/12/11 13:15 . Cabe asumir que este tipo de dinámicas ha estado presente a lo largo de toda la historia de los pueblos originarios en América. la ampliación de la frontera agrícola y la ocupación de nuevos espacios en la foresta tropical. y desarrollando o adquiriendo otros cuando estas dinámicas encuentran condiciones favorables y se tornan más o menos generales. la migración del campo a las ciudades y la integra­ ción del mercado interno.

demandan el recono­ cimiento jurídico de la distintividad y de los derechos específicos que de ésta se desprenden. la apro­ piación real y simbólica de lugares sagrados. como los subsiguientes a los periodos de autoritaris­ mo en el último cuarto del siglo pasado en América Latina. Salen de la clandestinidad y prosperan como hechos públi­ cos prácticas culturales ligadas al ritual. Estos procesos de desarrollo de complejos identitarios particulares son acompañados de una dinámica de ciudadanización creciente. Esta demanda se inicia reclamando reconocimiento por parte del orden jurídico nacional. Iturralde G. acompañados de una fecunda reinvención de símbolos y emblemas. Todo esto en el marco de movimientos organizacionales que son relativamente autónomos respecto de las políticas públicas y de la acción de los actores políticos hegemónicos. cada complejo identitario se percibe a sí mismo como un sujeto de derechos específicos. alfabetización) ligados inicialmente a la educación con carácter instru­ mental. formas de organización basadas en el parentesco tienden a refuncionalizarse para dar paso a procesos de articulación social basados en las identidades étnicas y la proximidad territorial. caracteriza­ da por el surgimiento de organizaciones sociales indígenas que formulan plataformas de lucha social que. el establecimiento de panteones de deidades particulares. el cuidado de la salud.Al mismo tiempo. En estas condiciones. aprovechados luego en el fortalecimiento y creación de saberes y en la comunicación. la relación entre los pueblos y comunidades con identidades propias y los gobiernos de los países dentro de los que se encuentran. entre otros aspectos. Book Organización política. y evoluciona rápidamente hacia el reclamo de respeto de un orden jurídico propio.indb 262 01/12/11 13:15 . incluyendo el reconocimiento de héroes culturales. con desarrollos en el campo democrático y cambios en la institucionalidad que tienden a ampliar la parti­ cipación ciudadana. la construcción de una espiri­ tualidad propia. 262 • Diego A. Pero también ponen en evidencia sus limitaciones para procesar e incluir las demandas indígenas y superar la persistencia de la exclusión. tiende a fundarse en el ejercicio de 13  Término acuñado por Magdalena Gómez (1990) para dar cuenta del fenómeno que denomina la “juridización” de las demandas indígenas. la solución de conflictos. el manejo de la biodiversidad. En otras palabras. También ocurren fenómenos de recuperación de las lenguas (formaliza­ ción. Estos fenómenos se corresponden. en parte. al que me refiero extensamente más adelante. y reclama su juridización13 en el ámbito del estado dentro del cual se encuentra en la modernidad.

En general. por ejemplo. En la actualidad se observa. de uno u otro modo. De manera muy abreviada. implícita o explícitamente. vol. Nueva Antropolo­ gía. se puede señalar que estos movimien­ tos son “empresas colectivas para establecer un nuevo orden de vida” (Giddens.indb 263 01/12/11 13:15 . la aplicación de medidas de ajuste estructural. en el sentido de alterar la dinámica de reproducción social vigente. y sobre los modelos de constitucio­ nalidad. es transformar el orden existente. núm. la descentralización y el nuevo orden del comercio y de las relaciones internacionales.15 En algunos países. en el espacio social público. 39. con una creciente capacidad de incidir en la vida pública. Estamos entonces en presencia de lo que empezamos a llamar emergencia del movimiento indígena. y la presencia de los pueblos indígenas y la fuerza de sus organizaciones se han ampliado. el de la ciuda­ danización. gobernabilidad y gobiernos locales • 263 Book Organización política. 15  Una comprensión más integral de la convulsa realidad contemporánea de varios países en los que el encuentro entre la emergencia étnica y la dinámica de reforma del sector público parece exacerbar las tensiones entre el Estado y la sociedad. como espacios de participación colectiva cuya finalidad. entre otros. encauzar las movilizaciones y animar procesos organizativos cada vez más amplios. Las condiciones que hacen posibles estos procesos14 se han mantenido e incrementado en los últimos años. En este segundo plano. y Revista del Instituto Interamericano de Derechos Humanos. se trata de movimientos diversos en distintos momentos de estructuración y con diferentes estrategias de acción. Emergencia de movimientos indígenas En varios países del continente vienen surgiendo importantes movimientos sociales que se han estructurado a lo largo del último cuarto del siglo xx y que se desarrollan en respuesta a la modificación del modelo tradicional de Estado. una notable ampliación de las formas y niveles de organización indígena que presionan sobre los mecanismos de representación e intermediación de la relación entre los pueblos y el Estado. en casi todos los países de la región. 1. Ver. de múltiples colectivos y organizaciones que adquieren la forma de (y/o confor­ man) movimientos sociales. rompiendo de un modo definitivo la situación de aislamiento y atomización de las comunidades indígenas. 1990. que aparecen relacionados con un proceso de transformación social. marzo de 1989. 1993. Movimiento indígena. 49. juega un papel muy importante el surgimiento de elites indígenas capaces de formular un proyecto político propio. América Indígena. pero en todos los casos. núm. 1991: 233). se ve favorecida por la conside­ ración de las formulaciones analíticas recientes que se ocupan del aparecimiento.mecanismos de presión que conducen a la negociación de demandas y al establecimiento de formas corporativas de participación. estos 14  Este fenómeno viene siendo estudiado y documentado ampliamente desde finales de la déca­ da de 1980.

sociales y/o cultura­ les) en los escenarios nacionales. ambiciones y anhelos que los participantes. marcado por las relaciones que en el interior de estos movimientos reali­ zan sus miembros. que los hace aptos para aceptar una diversidad de actores y una variedad de reivindicaciones. y la adopción de emblemas típicamente indígenas para su acción pública. sin embargo. No obs­ tante. Se trata de redes de comunidades.17 Los movimientos indígenas. Estas relaciones suelen expresarse en una identidad colectiva que se construye a partir de negociaciones e intercambios. muy pocas veces posible en expresiones colectivas como una asociación o un partido. y a la trans­ formación consistente del sistema político nacional. que les posibilita “desapare­ cer y residir en el seno de redes amistosas y familiares. asociaciones. que les permite colocar los emblemas del movimiento en cualquier lugar de la red. y la discreción. ni los únicos que lo hacen desde un reclamo de reconocimiento y legitimación del ejercicio de la diversidad. entre los cuales destacan: la centralidad de las organizaciones indígenas en la composición de las redes de interacción.16 En los países de la región andina estos movimientos de base indígena tienen como antecedente inmediato las luchas campesinas por la tierra y el desarrollo de las comunidades agrarias de los altiplanos y las zonas de colo­ nización. no son los únicos actores que demandan transformaciones (políticas.indb 264 01/12/11 13:15 .movimientos sociales muestran una significativa impronta de carácter indí­ gena por diversos factores. dan ori­ gen a la formulación de planteamientos políticos ligados al reconocimiento de su calidad de entidades socioculturales y políticas diversas. la inclusión del reclamo de reconocimiento de la diversidad étnica y cultural y de los derechos que de ella se desprenden en sus plataformas de lucha. 17  El carácter de red otorga a estos movimientos sociales algunas ventajas comparativas que contribuyen a comprender su eficacia. y que van confor­mando alianzas en torno a objetivos comunes relacionados con la conquista y reconocimiento de derechos que. un proceso de construcción social. Book Organización política. 264 • Diego A. arman para la construcción de un proyecto colectivo conjunto que persigue cambios en el sistema de reproducción social. en cuyo origen se encuentra un acervo diverso y múltiple de ideas. manteniéndose ocultas durante los periodos de represión y emergiendo activamente en momentos de tensión y oportunidad” (Tarrow. de forma imaginaria. organizaciones y grupos que se vienen interconectando desde hace muchos años. donde estos signos convoquen –aunque sea sólo simbólicamente– el apoyo de toda la red. paulatinamente. en mayor o menor grado. fenóme­nos que ocurren con alta intensidad en las décadas de los setenta y ochenta. como la elasticidad. la ubicuidad. Iturralde G. económicas. 1997: 109). su capacidad de movilización y negociación en los últimos quince 16  Se trata de fenómenos colectivos en los que sucede. y la emergencia organizativa y de revitalización étnica de los pueblos de los bosques tropicales y sus luchas por territorios y autonomía.

en la incorporación de este reconocimiento. usuarios de servicios públicos. en la constitu­cionalidad reformada en la última década del siglo xx. tiende a disper­ sarse en la inacción y aparece fragmentada cuando no consigue articular objetivos que la movilicen en toda su extensión. jubilados) o que vienen perdiendo sus medios de participación en el escenario democrático y resienten su marginación del modelo modernizador (sindicatos. por una parte. inclusive. constituye el eje del desarrollo de la tendencia de revitalización étnica y de conformación de los movimientos sociales indígenas. vecinos. para identificar a esa extensa red de redes18 que actúa en los escenarios nacionales generando coyunturas críti­ cas capaces de afectar de un modo significativo el curso de la vida política. etnias. gobernabilidad y gobiernos locales • 265 Book Organización política. por otra. mujeres.19 18  Esta naturaleza –de red– también presenta características que devienen en límites para la acción política como su virtualidad. Reivindicación de la diversidad y control cultural La lucha por el reconocimiento de los derechos colectivos que se desprenden de la especificidad cultural de los diversos pueblos. significado en un nivel cada vez más alto de estructuración de las demandas como alternativas culturales posibles. Adicionalmente. su bajo nivel de institucionalidad dificulta su desempeño para ocupar espacios estructurados en los escenarios políticos. que encuentran en las alianzas con esas organizaciones una estrategia para colocar sus propias reivindicaciones dentro de un mecanismo eficiente de presión-negociación. Movimiento indígena. más allá de las coyunturas y el sostenimiento a mediano plazo de los acuerdos alcanzados en las negociaciones. regiones y comu­ nidades. en niveles variables. 19  Tendencia que se viene reiterando –y en algunos casos ampliando significativamente– en el segundo ciclo de reformas como en Bolivia y Ecuador.años ha atraído a otros sectores sociales que se están constituyendo como tales (sectores empujados a la informalidad. el discurso de los movimientos indíge­ nas y sus actuaciones ha resultado atractivo a amplios sectores ciudadanos en momentos de una crisis de eficacia de los planteamientos ideológicos más tradicionales y de pérdida de credibilidad de la actuación de los partidos políti­ cos. y de organización de los grupos diversos como actores sociales crecien­te­ mente insertados en los escenarios nacionales e internacionales. Esta lucha muestra un avance notable. pues existe y se fortalece mientras actúa. Este proceso da como resultado lo que se puede denominar hoy en día movimientos sociales de base indígena.indb 265 01/12/11 13:15 . universitarios. igualmente. llegando a provocar modificaciones en el orden constitucional. trabajadores del sector público).

la reconfiguración de la nación en términos tales que los incluyan a partir de la diversidad. y que permiten la formación de elites indígenas capaces de formular e impulsar proyectos propios. naciones o nacionalidades. Los proyectos políticos que estos movimientos sociales impul­ san. Hay una serie de indicios que dan cuenta de estos fenómenos: las formas de organi­ zación tradicional. Iturralde G. Son elementos propios. Este contenido eminentemente cultural de la reemergencia indígena –aun al margen de cualquier consideración acerca de su viabilidad– caracteriza significativamente la plataforma de las organizaciones indígenas y se trans­ mite al carácter de lo que se ha denominado: los movimientos sociales de base indígena. provocando una circulación de conocimientos y prácticas que son rein­ terpretados y utilizados para enriquecer la diversidad. por tanto.Al menos en los países andinos.indb 266 01/12/11 13:15 . involucran. de conocimiento y emotivos] pueden ser propios o ajenos. en muchos casos renovadas o reinventadas. 266 • Diego A. y están planteando la “refundación” de la nación como multinacional. una lucha por privilegiar una forma de organización política y unas formas de desarrollo (propio y/o apropiado). Esto es. los que la unidad social considerada ha recibido como patrimonio cultural heredado 20  Precisamente por eso. Bonfil (1987: 23-43) propuso que: Los elementos culturales [materiales. las autoridades locales indígenas han recuperado el respeto de sus comunidades y han conquistado el de las autoridades formales.20 Esta orientación persistente de las demandas de los movimientos socia­ les puede ser comprendida en términos de la propuesta de Guillermo Bonfil sobre el control cultural. de organización. multicultu­ ral o pluriétnica. En definitiva. estos actores han escogido autodenomi­narse pueblos. las culturas particulares se han territo­ rializado como una condición de su propia reproducción y experimen­tan en la práctica formas de autonomía y control cultural muy importantes. se ha ampliado el acceso a más altos niveles de edu­ cación para miembros de estos grupos culturalmente diferenciados. se han fortalecido. las prácti­ cas de autorregulación y de solución de la conflictividad local vienen ganando espacio. Book Organización política. se cuenta hoy con un repertorio más amplio de expe­riencias de desarrollo autogestionado en todos los campos de la acti­ vidad social. el uso de las lenguas –por lo menos las habladas por contingentes demográficos numerosos– se ha revitalizado y muchas han alcanzado altos niveles de formalización. fundados en un más alto control de las decisiones sobre la gestión de la vida social.

de generaciones anteriores y los que produce. particularmente cuando las relaciones entre los grupos son asimétricas. 1980) marca el inicio de este proceso. mantiene o trasmite. la institucionalidad indigenista ha cambiando bajo diversos modelos desde 1980. Inversamente. mediante su sustitución por 21  El VII Congreso Indigenista Interamericano (Mérida. de dominación/sujeción. Como se insinuó al principio. según la naturaleza del elemento cultural considerado. dando lugar a lo que se ha dado en llamar políticas multiculturalistas. Cambios en las respuestas públicas Estas dinámicas étnicas e indígenas no ocurren. Yucatán. aunque con mayor lentitud. gobernabilidad y gobiernos locales • 267 Book Organización política. Movimiento indígena. esto se dio primero por la vía de revitalizar los antiguos institutos indigenistas y. el inventario total de los elementos culturales presentes en la vida del grupo) incluirá tanto elementos propios como ajenos. el siguiente esquema para comprender esto: Elementos culturales Decisiones Propias Ajenas Propios Cultura autónoma Cultura enajenada Ajenos Cultura apropiada Cultura impuesta Fuente: Guillermo Bonfil Batalla (1987: 23-43). reproduce. incluyendo cambios en la compren­ sión (neoliberal) de la diversidad. pero que éste no ha producido ni reproducido […] En situacio­ nes de contacto interétnico.indb 267 01/12/11 13:15 . Las respuestas estatales a las demandas indígenas también evolucionan en el mismo periodo. en la institucionalidad que la atiende y en la acción pública. más adelante. México. En efecto. Bonfil formuló. A lo largo de la década de 1980. 1980. Ver al respecto algunas ponencias de los países y las resoluciones del Congreso en Anua­ rio Indigenista.21 para responder a la emergencia de los movimien­ tos indígenas y encontrar nuevas formas de atención de sus demandas. las más recientes ocurren al mismo tiempo que se impulsan procesos de modernización del Estado y se aceleran la globa­ lización de las comunicaciones y la internacionalización del comercio. en el vacío. son elementos culturales ajenos aquellos que forman parte de la cultura que vive el grupo. la cultura etnográfica (esto es. por supuesto. aunque no lo desarrolló extensamente.

Sobre este tema. los orígenes de lo que denomina “la prácti­ ca neoindigenista”.indb 268 01/12/11 13:15 . las fuerzas armadas. Sobre esta base constitucional. las políticas estatales y las instituciones del ramo es escasa. lo que a su vez ha sido objeto de oposición por parte de los movimientos sociales. a lo largo de la década de 1990 la institu­ cionalidad –que algunos autores denominan neo-indigenista–23 tiende a convertirse en un escenario en el cual se organiza la interacción entre el Estado y los Pueblos Indígenas. Book Organización política. Prácticamente todos los procesos fueron acompañados por movilizaciones de organizaciones indígenas. desarrollo de tareas relacionadas con asuntos de carácter normativo (acceso a la justicia. las iglesias. incluyendo centralmente a las organizaciones indígenas.22 Pa­ radójicamente. interlocución con las organizaciones indígenas emergen­ tes.oficinas ministeriales de asuntos indígenas –más directamente ligadas a los altos niveles del poder ejecutivo– que asumieron funciones de coordina­ ción interministerial. incluyendo las relaciones entre éstos y las institu­ciones privadas de desarrollo social (ong). los organismos y agencias internacionales de cooperación y. particular interés reviste el libro de Alicia Ibarra sobre Ecuador (1967). control del trabajo de organismos no gubernamentales e iglesias) y con el desarrollo. algún nivel de participa­ ción de representantes de los pueblos indígenas en el proceso de preparación y discusión de los nuevos textos constitucionales. también crearon las condiciones para impulsar procesos de reforma de la institucionalidad pública hacia el adelgazamiento del Estado. dieciocho contienen alguna referencia explícita a los pueblos indígenas: desde diversos niveles de reconocimiento de la existencia de los pueblos. véase también Iturralde (1987 y 1996). ocho países de América del Sur adoptaron nuevos textos constitucionales. Algunas innovaciones tienden a reemplazar las viejas estrategias gubernamentales: potenciar las capacidades culturales indígenas en lugar de sustituir­las. De estas veinte constituciones. al menos en doce países. para un caso particularmente dinámico. hasta la creación de regímenes jurídicos más o menos complejos para garantizar los derechos que les corresponden en tanto pueblos. 23  La literatura reciente sobre el indigenismo. 268 • Diego A. Iturralde G. las mismas reformas constitucionales que acogieron las demandas indígenas de reconocimiento de derechos. fomentar la educación bilingüe y bicultu­ 22  La adopción de estas normas implicó. en unos países más que en otros. En la década de 1990. preparación de nueva legislación. la descentralización administra­ tiva y la apertura de la inversión privada sobre recursos estratégicos. incluyendo en algunos casos la presencia de representantes indígenas en el seno de las asambleas constituyentes o los órganos legislativos. y doce los reformaron parcialmente. regulariza­ción de títu­ los. en tanto reseña.

además. También se modifican después de 1980.indb 269 01/12/11 13:15 . Esta operación es posible entre otros mecanismos porque se presenta –o se perci­be– a la cultura indígena como algo atemporal. 25  Tal y como lo ha advertido A. las estrategias de intervención de la comunidad internacional. Pero la complejidad de las dinámicas étnicas e indígena. la com­ prensión de lo indígena más funcional a las políticas que en la práctica lo niegan. atribuye a todos los pueblos algunas características típicas de culturas particulares. El Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del Ecua­ dor es probablemente el modelo que ha llegado más lejos en la búsqueda de una nueva institu­ cionalidad. y políticamente correctas en relación con su participación –cada vez más sistemática– en los escenarios políticos. tolerar las prácticas médi­ cas tradicionales en vez de perseguirlas. los dos bancos multilaterales y varias agencias bilaterales de coopera­ ción al desarrollo. cualquiera que sea su fundamen­ to empírico. Movimiento indígena. Las principa­ les agencias de Naciones Unidas y de la Organización de Estados Ameri­ canos. sin posibili­ dad de transformación.25 Quince años de experimentación con diversos modelos sustituti­ 24  La progresiva transformación del Instituto Nacional Indigenista de México. permanente. sin movimiento. la alta y fortale­ cida diversidad étnica y cultural. son un espejismo que a la larga refleja. explorar modelos apropiados para fomentar la producción agrícola.ral en reemplazo de una educación castellanizante. Las políticas basadas en un estereotipo genérico de lo indígena. la alusión genérica a los pueblos indígenas oculta esta diversidad y construye un estereotipo sobre la cultura indígena (en singular) que. pero es también muy peligrosa cuando se trata de comprender los fenó­ menos que protagonizan los pueblos indígenas. distorsionada. generaliza algunos rasgos típicos de los grupos demográfica o políticamente domi­ nantes y. Esto se ha convertido en un factor adicional de promoción de la causa de los pueblos indígenas y de forta­lecimiento de sus movimientos. Warman (2003). el establecimiento de programas de procuración legal y la creación de mecanismos de financiamiento del desarro­ llo indígena. han incluido en sus agendas el tema del desarrollo y de los derechos de los pueblos indígenas. tratamientos distintos –cultu­ ralmente y. Lo mismo ocurre con numerosas organi­zaciones no gubernamentales internacionales. en tanto movimientos nacionales. pertinentes– de acuerdo con las especificidades de cada pueblo o identidad. y el dinamismo político indígena reclaman. hasta dar lugar en 2003 a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas es una buena muestra de esta evolución. de una manera importante. por otra. por una parte. etcétera.24 En algunos países esta nueva perspectiva alcanza a la protección de los derechos humanos. además de políticas generales para el sector. pecuaria y artesanal en lugar de promover su reemplazo. gobernabilidad y gobiernos locales • 269 Book Organización política.

aun cuando exhiben una gama de experiencias que responden con mayor o menor éxito a alguno de los frentes que presenta la problemática. fenómeno que viene profundizándose en los años siguientes. un incremento en el nivel de las tensiones. están a las puertas de poner en marcha una nueva constitucionalidad que. y las demandas de inclusión presionan por cambios más profundos en el orden político. En aquellos países donde las tensiones de la relación han llegado más lejos. pero todos dejan al descubierto buena parte de los mismos. Bolivia y Ecuador. Un aspecto destacado del ciclo más reciente de la relación entre moder­ nización del Estado y emergencia indígena es la irrupción de los movimientos indígenas –como parte de movimientos sociales más amplios– en los escena­ rios en los que se disputa el poder. Los dos países. en el marco del modelo democrático liberal. control social y combate a la corrupción Aun bajo condiciones favorables. han iniciado lo que proba­ blemente es un nuevo ciclo de este proceso. brecha por la cual se reintro­ ducen factores –provenientes del mismo sector público. y la modernización de la institucionalidad del Estado por otra. de los partidos políticos y de los distintos signos y plataformas organizativas indígenas– que terminan agotando el esquema institucional. En los dos casos se pueden observar experiencias de construcción de alter­nativas para el ejercicio del poder en el nivel local (preferentemente munici­pal). llevan mucho más lejos el orde­ 270 • Diego A.indb 270 01/12/11 13:15 . los modelos de gobernabilidad están siendo puestos a prueba. Iturralde G. Dos países de la región. han dado. como uno de sus resultados.vos del indigenismo tradicional no han conseguido resolver este dilema. el desempeño de los movimientos sociales de base indígena por una parte. poniendo al descubierto contradicciones sustanciales alojadas bajo la forma étnico-cultural. igualmente. con resultados por lo pronto diversos. Book Organización política. que confronta la revitalización y emergencia de los pueblos originarios con las dinámicas neoliberales de modernización del Estado y de reorganización de las relaciones globales. y la participación en la gestión política nacional. Gobiernos locales indígenas Gobierno local. a tenor de los textos negociados y adoptados en el pasado año.

las habili­ dades administrativas son precarias y la penuria de los presupuestos de los gobiernos locales es muy grande. en el nivel local no desaparecen los “incentivos institucionales negativos”. En este sentido. Los “alineamientos políticos” resultan indispensables para sobrevivir como gobierno local en una sociedad polariza­ da –como Venezuela hoy–. las posibilidades de control social serán mayores. la gestión de la administración en el nivel local (la comunidad.namiento aplicable a la relación entre el Estado y los pueblos indígenas y modifican profundamente (o pretenden hacerlo) las bases jurídicas que abrieron paso a la noche neoliberal. y cada día son más numero­ sas las experiencias de gobierno local en las cuales participan personas –a veces formando mayorías políticas– identificadas con comunidades y pueblos indígenas. como señalamos antes. alineamientos y tensiones. en todo sentido y por varias razones. creando en muchas ocasiones esas “necesidades” que disparan la corrupción. en años recientes y debido en parte al impulso de los procesos de revitalización y fortalecimiento de los pueblos indígenas. Ahora bien. y que estos asuntos se resuelven con inversiones de campaña. la falta de “responsabilización”. la falta de información y transpa­ rencia. dado que en el nivel local la relación entre administración y comunidad sería más próxima. el favoritismo político ejercido desde el poder en el ámbito nacional. al principio un gobierno local es más vulnerable a la corrup­ ción. que la captación del gobierno local. el municipio) ha adquirido mayor importancia. en Bolivia) no está exenta de competencias. aun allí donde se utilizan vías de designación alternativas (como el sistema de “usos y costumbres” de las Organizaciones Territoriales de Base. tampoco. Movimiento indígena. Estas cuestiones resultan más agudas porque los mecanismos de control nacionales (contralorías. No se puede ocultar. ofertas y compromisos que luego se deben cumplir. Consideremos que la corrupción en el nivel local es una prolongación de la que existe en los niveles superio­ res de la administración. gobernabilidad y gobiernos locales • 271 Book Organización política. e implican costos que pueden incluir la corrupción. quienes además han sido impulsadas a tales cargos por movimien­tos y organizaciones de los mismos pueblos.indb 271 01/12/11 13:15 . auditorías) quedan cada vez más lejos. y se trasmite por la vía de las asignaciones presu­ puestarias. los contratos de obras. Conforme a la secuencia de ideas sobre gobernabilidad que venimos desarrollando. ¿Implica esta proximidad que desaparece la corrupción? En realidad.

canchas).indb 272 01/12/11 13:15 . caseríos) o como pequeños centros urbanos. En este sentido. En esos tres países se pueden encontrar casos de gobiernos locales en los cuales se ha recuperado un sentido territorial de la entidad cantonal (municipalidad en Ecuador y Perú. sección municipal en Bolivia). ellas mismas. el control y la evaluación de la gestión y del gasto. ha debido enfrentar –por falta de ley reglamentaria– una subordinación a los municipios regiona­ les. más allá de los cambios de autoridades. los mecanismos institucionales que hagan posible su ejerci­ cio. El estudio de caso sobre Guamote (Ecuador) llama la atención sobre este hecho. como una de las dificultades encontradas por el municipio indígena. El munici­ pio es comprendido como el conjunto de todas las localidades del cantón.Esto es aún más delicado si consideramos que el ejercicio de la autoridad local no es suficientemente autónomo. los gobiernos locales cuentan –o pueden contar– con el contrapeso de la proximidad de las comunidades. Aprovechando disposiciones legales preexistentes. Pero esto requiere que las autoridades acepten ese control y desarrollen. Frente a estas amenazas potenciales. ni ocurre de modo aislado de las dinámicas políticas nacionales. la corrupción es capaz de sobrevivir como la forma “normal” de operación de la administración. e incluso más allá de los cambios radicales de funcionarios en un gobierno local. Iturralde G. los recursos y el soporte político que dan estabilidad al gobierno local deben “arreglarse” con las autoridades de grado superior. sean éstas pequeños asentamientos dispersos (parcelas. es una célula constitutiva de la municipalidad. desde ellas se organiza la participación en la planificación. La gestión de las entidades territoriales indí­ genas establecidas hace más de una década en Colombia. como la Ley de Régi­ men Municipal en Ecuador y la Ley de Participación Popular en Bolivia. la gestión en estos munici­ pios se orienta a favorecer equitativamente al conjunto de comunidades y no úni­camente a la cabecera. son muy interesantes las experiencias impulsadas por los indígenas en Bolivia. con valor obligatorio. que en varios casos ha sido señalada como causa de violencia y vía de corrupción. Ecuador y Perú. como núcleos habitacionales rurales (anejos. órganos colegiados que reúnen la representación de las comunidades (Parlamento Indígena Cantonal 272 • Diego A. como ocurre generalmente en otras entidades. se han creado mediante ordenanzas. Por último. Book Organización política. recordemos que la corrupción se vuelve sistémica y que. Cada una de las comunidades. En muchos casos. con su propio sistema de organiza­ ción y de autoridades. Como un primer resultado.

En la práctica. el control directo. En el ejemplo de Anta. las medidas correctivas. organi­ zaciones y movimientos indígenas reproduce las mismas dinámicas y los mismos problemas que en otras instancias. y el almacén municipal permanece abierto para el escrutinio de cualquier comunero. Comités de Vigilancia en Bolivia. y una paulatina reducción de la corrupción. Estos órganos –de democracia directa– ejercen funciones de con­ trol. Hay abundantes experiencias en los países de la región y fuera de ella (como en México y en Guatemala). la violencia. ahí donde esto ocurre se pueden apreciar dos factores: un nivel muy bajo o prácticamente inexistente de autonomía (legal y práctica) de las comunidades.en Ecuador. en el marco de un Plan de Desarrollo Municipal. Consejo Comunal Vecinal en Perú). cuando es el caso. la búsqueda de equilibrios entre la ley y la costumbre. y ninguna modificación sustancial de los modelos de relacionamiento entre la trama de la administra­ción y las redes de la sociedad. una mejor asignación del gasto (sobre todo más equitativa). basado en una relación franca y próxima entre la administración y la comunidad. gobernabilidad y gobiernos locales • 273 Book Organización política. en Perú. incluyendo la corrupción y. el que permite desarrollar una institucionalidad menos vulnerable a la corrupción. las eleccio­ nes. el Comité monitoreó el cumplimiento del plan de trabajo formado a partir de las necesidades de las comunidades. los procedimientos de la legalidad– con aspectos de una democracia participativa –las asambleas. Movimiento indígena. articulan la participación ciudadana y “arropan” al municipio indígena frente a las presiones externas. Un modelo que combina aspectos de la democracia representativa –como el voto. en mu­ chos casos. estas y otras modificaciones al modelo de gestión de los gobiernos locales indígenas están consiguiendo varios logros. de los problemas que aparecen en el camino. no todos los municipios (y otras entidades locales) gestio­ nados por indígenas pueden mostrar estos resultados. en las que el gobierno local en manos de personas. A primera vista.indb 273 01/12/11 13:15 . Un Comité de Desarrollo Local coordina los esfuerzos de las organizaciones no guber­ namentales de desarrollo y ordena. entre el Estado y los pueblos que lo consti­tuyen: la vieja gobernabilidad. En el caso de Ecuador esta experiencia ha ido aún más lejos. la corrección. Entre otros. las inversiones que llegan por esta vía y por el presupuesto muni­ cipal. Por lo regular. un notable aumen­ to de la autoestima de los indígenas. Sin embargo. es el modelo de gestión.

que los haría invulnerables a las tentaciones de la corrup­ ción. casos extremos en los cuales los movimientos y organizaciones han deslindado su responsabilidad y han combatido duramente a funcionarios indígenas que han cometido actos de corrupción. Se reportan. organización y movi­miento. Por otro lado. Un camino para resolver esta interrogante sería llevar este examen a otras experiencias que involucran a representantes indígenas ejerciendo cargos de autoridad en el poder ejecutivo. ama shua). Entendiendo por buena gestión aquella no salpicada por la corrupción. con conse­ cuencias positivas en la reducción de la corrupción sistémica. es un lugar común sostener que los indíge­ nas regulan su comportamiento según otro sistema de valores (Ama quilla. Cabe preguntarse ahora si estos resultados están basados en el mode­ lo de relación que se ha descrito brevemente y su institucionalización progresiva.indb 274 01/12/11 13:15 . De experiencias recientes bien conocidas se puede formular un primer aprendizaje: existe una estrecha correlación entre buena gestión indígena y vinculación orgánica de la persona con su comunidad. se deberían examinar otras experiencias de gobiernos locales en regiones o municipios en los cuales la participación indígena no es demográfica o políticamente significativa. lo que implicaría una virtual imposibilidad de replicar el modelo fuera del mundo indígena. que implicarían valores. por una parte. inclusive.Primeros aprendizajes: valores indígenas y reducción de la corrupción Del examen de los casos que han sido documentados en años recientes. Iturralde G. actitudes y comportamientos favorables. Esta interrogación es pertinente porque. Book Organización política. o en la que ésta ha sido corregida oportunamente. y a recetar como solución altas dosis de formación en valores y de campañas de intimidación. Asimismo. o en ciertas características de las culturas indígenas y de las personas indígenas. rendición de cuentas y participación ciudadana. se puede inferir que las experiencias de proximidad entre administración local y comunidad indígena están dando buenos resultados en términos de transparencia. ama llulla. hay una insisten­ cia en comprender la corrupción como un comportamiento de personas (funcionarios) proclives a responder a incentivos institucionales negativos. diputaciones y otras responsabi­ lidades semejantes. Ha sido ejemplar en 274 • Diego A.

• El afán de acumular prestigio y el desinterés por la acumulación de poder y bienes materiales. cuya gestión ha dejado malas experiencias. • El manejo discreto de la conflictividad. en los siguientes enunciados generales: • La búsqueda permanente de la equidad (la igualación en la pobreza). De lo anterior se puede colegir –como una hipótesis de trabajo– que los valores indígenas que soportan un buen desempeño de los funcionarios públicos (y creo que se puede decir lo mismo de los dirigentes de las organi­ zaciones) están alojados en la cultura de la comunidad o pueblo y actúan sobre los individuos –y sobre las instituciones– mediante una constelación de mecanismos de la vida social. como en la fiscalización de sus miembros que han tenido responsabilidades de gobierno. tanto en el control interno de sus pro­ pios dirigentes. y el desafecto por la competencia. Un examen combinado permite reconocer que hay por lo menos dos dinámicas presentes en estos procesos: una relacionada con Movimiento indígena. Tales valores y mecanismos sociales son específicos de cada pueblo y cultura. Comprendiendo las dinámicas de la diversidad La visión sobre los asuntos atinentes a la diversidad étnica y la multicultu­ ralidad en la región se benefician con una comprensión complementaria sobre los procesos políticos en los que se encuentran incursos los pueblos indígenas y el Estado. hay que lamentar numerosos casos de personas de origen indígena que han ocupado cargos de gobierno de cierta importancia. • Un profundo sentido de solidaridad entre pares y el respeto por la autoridad legítima. Por el contrario.indb 275 01/12/11 13:15 .este sentido el comportamiento de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). desvincu­ lados de sus organizaciones y movimientos. gobernabilidad y gobiernos locales • 275 Book Organización política. incluso en instituciones relacionadas directamente con el bienes­ tar y desarrollo de los pueblos y comunidades indígenas. pero pueden quedar comprendidos. y la procuración sistemática de la recomposición del equilibrio social y ambiental. entre otros.

el culto a la pachamama. por el contrario. en la medida que actúa en los escena­ rios democráticos y en las disputas del poder. que tiene sentido compartido en el discurso y en la actuación pública. Barth en Los grupos étnicos y sus fron­ teras (1976). 276 • Diego A. entre otros. aumenta la multiculturalidad del país y su segmentación en pequeñas sociedades con fronteras27 lingüís­ ticas y culturales. Calla ha propuesto este concepto para referirse al “derecho a la distintividad” como “el derecho angular y constitutivo del amplio capítulo de los derechos de los pueblos indígenas en el discurso jurídico más contemporáneo sobre los derechos humanos” (2002: Capitulo I). y otra relacionada con la emer­ gencia de un movimiento social que. los procesos particulares de revitalización étnica están basados en la recuperación de elementos culturales tradicionales –o por lo menos en su desclandestinización–. pero también en la adaptación de aque­llos que responden mejor a situaciones que han cambiado. Iturralde G. sino en la relación intra étnica. más marcadas. en dirección hacia la construc­ ción de un actor político hegemónico. que a su vez demandan ser reconocidas en su distintividad. hacia el desarrollo de características cultura­ les y estructuras sociales distintas y distintivas. se construye como un “nosotros” en la rela­ción de alteridad con un “otro” percibido como homogéneo. esto es.indb 276 01/12/11 13:15 . o en la 26  R. que son atributos de forma­cio­ nes sociales particulares. y se significa en otro conjunto de emblemas que ha sido negociado entre los diversos actores que configuran la red del movimiento. al interior del mundo aymará o del mundo quechua. muestra una tendencia a la homogeneidad. entre otras. 28  Fenómeno que ocurre no únicamente entre etnias o grupos lingüísticos distintos. Las dinámicas de revitalización étnica presentan una tendencia general hacia la especiación. o la configuración de sus propios panteones de héroes culturales y deidades. por ejemplo. por ejemplo el uso de la whipala.la revitalización de las identidades étnicas y el fortalecimiento de los pueblos y de diversos tipos de comunidades sociales. La dinámica de la emergencia del movimiento social. e incluso territoriales. la marcha hacia la toma de las ciudades como medios de presión. se viene convirtiendo en un actor político con una alta incidencia en el destino nacional. 27  En el sentido de frontera étnica propuesto por F. Ahora bien.28 significadas con sus emblemas particulares. Book Organización política. conforme avanza la dinámica de revitalización y fortalecimiento de las identidades étnicas. como el uso de los gentilicios en sus lenguas.26 Efectivamente. Este sentido compartido se expresa en la categoría genérica de indígena.

gobernabilidad y gobiernos locales • 277 Book Organización política. aparentemente divergentes. para disputarles a las “minorías” los espacios de ejercicio del poder. La segun­ da aparece –y quizá se conforma– con la reproducción del modelo histórico de un Estado ajeno pero generoso. contribuye además a despejar algu­ nas preguntas acerca de la naturaleza de la conflictividad. esta alternativa es percibida frecuentemente como una “vía de salida” del proyecto indígena. la demanda de una mayor participación –corporativa– en la gestión de la vida pública. Los movimientos sociales de base indígena que se vienen desarrollando muestran por lo menos tres direcciones. vigilar el cumplimiento de los acuerdos e incluso administrar directamente algunos recursos.29 que presenta un abanico de posibilidades caracte­rizadas por el peso que cada una de estas estrategias de revitaliza­ ción tenga.indb 277 01/12/11 13:15 .elabora­ción y apropiación de nuevos elementos que son originarios de otras culturas. La primera vía se percibe –y frecuentemente se presenta a sí misma– como una conducta tradicionalista. tanto en las rela­ 29  Este fenómeno ha sido profusamente explorado y documentado por Néstor García Canclini. repartidor de recursos. Por su emulación del sistema de partidos políticos. Este fenómeno hace crecer exponencialmente la diversidad y. incluyendo las que se pudieran considerar contrarias. o dicho de otra manera. invalida las políticas basadas en visiones estandarizadas o simpli­ficadas –en cualquier sentido– de la complejidad de estos fenóme­ nos: la multidiversidad. regresiva y excluyente. por supuesto. La ter­ cera –la de aparición relativamente más reciente– apuesta a la creación de instru­mentos políticos propios e independientes desde los cuales organi­ zar la voluntad del electorado que se expresa en las urnas. como los fondos de desarrollo. En realidad. y la disputa del poder en la arena democrática por la vía electoral. que establece en su estructura espacios y cuotas desde los cuales es posible negociar las prebendas. coexisten en el vasto repertorio de mecanismos que disponen las culturas –todas híbridas– para operar en un mundo cada vez más complejo. Ocurre que aparecen en diversos planos y en diversos momentos. 1990). más largo y más perma­nente. El resul­ tado es siempre una hibridación. 30  Estas dinámicas pueden ser comprendidas en términos de García Canclini (1990) como estrategias para entrar y para salir de la modernidad. para lo que ha acuñado el concepto de hibridación cultural (García Canclini. y que desde fuera los identificamos por sus signos más emblemáticos y sus representantes más conspicuos. de la historia de la relación entre los pueblos y el Estado. pero todas implican en el fondo un reclamo de inclusión social. formas de lucha contra la exclusión.30 Una debida comprensión de la compleja relación entre estas dos dinámicas y de las tendencias alojadas en ellas. que es el hilo conductor. para conducir sus acciones: la oposición al orden jurídico e institucional estable­ cido. Movimiento indígena.

) (2009). Bonfil Batalla. La emergencia indígena en América Latina. Paloma (coord. Documentos cidob. “Un estudio prospectivo sobre la presencia y la relevancia de los partidos indigenistas en América Latina”. pnud. Quito. Frederick (1976). Los grupos étnicos y sus fronteras. social y político institucional”. podría ser examinada desde esta perspectiva. Comisión Económica para Améri­ ca Latina y el Caribe (cepal). México. año 2. México. Documento de apoyo a la formulación del anteproyecto de ley de desarrollo de los pueblos indígenas. México. Bengoa. Experiencias de autonomía indígena. en Papeles de la Casa Chata. núm. La volatilidad de los acuerdos a los que se llega en los largos procesos de negociación. José Antonio (1995). como entre ellos o entre facciones organizativas. “El monopolio de los partidos políticos y los derechos de los pueblos indígenas de Bolivia”. Álvaro (2004). Bello. etnicidad y democratización en Guatemala. 3. Fondo de Cultu­ ra Económica. “La teoría del control cultural en el estudio de procesos étnicos”. vol. los factores que actúan desde la institucionalidad pública y sus propios problemas y debilidades. México. por ejemplo. México. 34-35. Bonfil. Santiago de Chile. Barrera. El movimiento indígena ecuatoriano en la década de los noventa. Movimiento Social. Ricardo (2002). Book Organización política. sin dejar de considerar. en Liminar. Calla Ortega. Brett. Etnicidad y ciudadanía en América Latina: La acción colectiva de los pueblos indígenas. Barth. José (2000). 10 [En línea]. Cesmeca/Uniach. “Los pueblos indígenas en Bolivia: estudio técnico legal y de estado de situación económica. Los espacios conquistados. Bibliografía Álvarez Melgar. [En línea]. Abya Yala. Bolivia [Manuscrito inédito]. originarios y comunidades campesinas de Bolivia. Augusto (2001). 278 • Diego A. núm. F&G Editores. 1985-1996. en Revista iidh. Roddy (2006). Fondo de Cultura Económica. cidob (2006). “De organizaciones indígenas a partidos políticos étnicos en América Latina”. Guatemala. Iturralde G. Acción colectiva y crisis política. disponible en: International Work Group for Indigenous Affairs.ciones entre los pueblos indígenas y el Estado. Araceli (1999). Barcelona.indb 278 01/12/11 13:15 . disponible en: http://www. San Cristóbal de las Casas. Participación política y liderazgo de las mujeres indígenas en México. Guillermo (1987). (2007). San José. Fundación cidob Ediciones. La Paz. Burguete Cal y Mayor. por supuesto.

ciesas/Universidad Autónoma de Guerrero/Cooperativa Editorial Universitaria. Centro de Estudios Políti­ cos y Constitucionales. Fondo Indígena/bid/ Secretaría de Relaciones Exteriores. Pierre. Fondation canadienne pour les Amériques (Focal). El poder de la comunidad.) (2006). El desarrollo de la autonomía de la Costa Atlántica de Nicaragua (19872007). México. Bases para la teoría de la estructuración. Buenos Aires. Fundación Rosa Luxemburgo. “Conferencia Internacional sobre Reformas Constitu­ cionales y Derechos Indígenas”. Anthony (1991). focal. Daniéle. estados y orden internacional. 65-79. Madrid. Guerrero. Entre la Ley y la Costum­ bre: el derecho consuetudinario indígena en America Latina. Néstor (1990). Movimiento indígena. Gómez. Buenos Aires. disponible en: http://www. Giddens. núm. Multiparti­ dismo y poder en muni­cipios indígenas de Guerrero. Giraudo.indb 279 01/12/11 13:15 . F&G Editores.org. Sao Paulo-Brasil [En línea]. Guatemala. un caso de estudio”. Instituto Indigenista Interamericano/Instituto Interamericano de Derechos Humanos. Freidenberg. Amorrortu. Ponencia presen­ tada en el Seminario Partidos de izquierda y movimientos sociales en América Latina.com/flavia_freiden­ berg/34 Frühling. Víctor Franco y Aline Hémond (coords. Flavia y Francisco Sánchez López (1998). “El proceso de incorpo­ ración política de los sectores indígenas en Ecuador.).ca/ Fondo Indígena (1999). La construcción de la sociedad. Disponible en: http://works. Miguel González y Hans Petter Buvollen (2007).br/pu­ blique/media/PartAL_Garcia. del 31 de octubre al 2 de noviembre de 2005. Governance and Democracy: Indigenous Governance in the Americas [En línea]. Laura (ed.) (2007). cnca-Grijalbo. México. México y San José. en Rodolfo Stavenhagen y Diego A. gobernabilidad y gobiernos locales • 279 Book Organización política. Ajuste estructural y movimiento indígena en los Andes ecuatorianos.org/es/publicaciones/documentos_cidob/america_latina/un_estudio_ prospectivo_sobre_la_presencia_y_la_relevancia_de_los_partidos_indige­ nistas_en_america_latina Dehouve. en América Latina Hoy.cidob. “La defensoría jurídica de presos indígenas”.pdf García Canclini. Clacso. Pachakutik. Fernando (2005). pp. Magdalena (1990). García. Disponible en: http://www. Etnicidad y Nación. Iturralde (comps. “De movimiento social a partido político: el caso del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik-Ecuador”. 19. Culturas híbridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad.rls. Fernando y Pablo Ospina (2003).bepress. Revista de Ciencias Sociales [En línea]. Ciudadanía y derechos indígenas en América latina: poblaciones. mayo-junio. México.

Disponible en: http://campus. Perú y Venezuela [En línea]. en Alteridades. Jimeno Santoyo. Martí i Puig. pp. Hacia la investiga­ ción en co-labor.indb 280 01/12/11 13:15 . (2001). (1989). Ecuador. movimiento indio y usos de la antro­ pología en el área andina”. San José. México. México. 36. México.PDF Martínez. Quito. año 7. Fundación cidob Ediciones. Iturralde G. Sobre la emergencia y el impacto de los movimientos indígenas en las arenas políticas de América Latina. Territorios en mutación: repensando el territorio desde lo local.) (2008).org/wbi/governance/indigenas/pdf/ Instituto Indigenista Interamericano (1981). Documentos cidob.iigov. “Indigenismo. Luciano (comp. en Homenaje a Gonzalo Aguirre Beltrán. disponible en: http://www. Salvador (2004). Lista de publica­ ciones [En línea]. núm. Quito. Una aproximación a los derechos políti­cos y parti­cipación electoral de los pueblos indígenas. Xóchitl. diciembre.org/ Iturralde. núm. México. 280 • Diego A. Instituto Veracruzano de Cultura. en Trace. Gladys (2006). Los indígenas y el Estado en el Ecuador. “Pueblos indígenas en América Latina y reformas neolibera­ les”.Hernández-Díaz. “Gobernabilidad Indígena y Territorio”.focal. 76-84. Instituto Interamericano de Derechos Humanos (1992). Jorge (1999).usal. ciesas. Ibarra. Book Organización política. Estudios sobre participa­ción política: Bolivia. Instituto Internacional de Gobernabilidad de Catalunya-España. Costa Rica. Veracruz. México. Barcelona. en Anuario social y político de América Latina y El Caribe 2001. Nueva Sociedad. y Byron Barillas (2002). “Demandas indígenas y reforma legal: retos y paradojas”.worldbank. Focal [En línea]. San José. Colombia. “Las organizaciones indígenas y su participación electoral en Oaxaca”. núm. México. Alicia (comp. Instituto Interamericano de Derechos Humanos (iidh). Editorial Abya Yala. 2 [En línea]. (2007).) (2008). Universidad Autónoma Metropolitana. Programa piloto de formación de líderes indí­ genas: Bolivia. cemca. 1. 15. núm. Flacso. (1997). disponible en: http://www. Documento preparado para el iidh [manuscrito inédito]. Ecuador. núm. Anuario Indigenista (1980). disponible en: http://www. vol. Diego A. Gobernar (en) la diversidad: experiencias indígenas en América Latina. Panamá y Perú. Instituto del Banco Mundial (2005).ca/ Leyva. Colombia. Revista iidh. en los escenarios sociales y marcos jurídicos de países latinoamericanos. Flacso/Ministerio de Cultura (Ecuador). Araceli Burguete y Shannon Speed (coords. (1987). 49.) (1987). Revista América Indígena.es/~dpublico/areacp/Doctorado0304/Seminario_Inves­ tigacion03/Smarti04. México. 14.

ca/ pnud (2004).) (2009). disponible en: http://www. Madrid. cemca. Sergio (1999). Participación de los pueblos indígenas en los escenarios demo­ cráticos en América Latina: notas para una reflexión. Wray. Donna Lee (2003). “Cambio institucional. disponible en: http://www. Arturo (2003). (2004). Territorialidad y gobernabilidad indígenas. 26-51. Book Organización política. 51-56. abril. “Pueblos indios. Tarrow. Buenos Aires. La democracia en America Latina: hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos. México. Pedro (comp. Sarmiento. gestión y gobernabi­ lidad de las nacionalidades y pueblos del Ecuador. la acción colectiva y la política. Gobernabilidad y consulta previa a los pueblos indígenas. núm. en América Latina Hoy. Cambridge University Press. Salamanca.indb 281 01/12/11 13:15 . El poder en movimiento. La Paz. participación política y pueblo maya en Guatemala. Los movimientos sociales. Documento preparado para el Fondo Indígena. Fondo de Cultura Económica. enero-abril. Aguilar/Altea/Taurus/Alfaguara.focal. Zeas Sacoto. Gobernabilidad en América Latina.org/publicaciones. Darío (ed. Salinas. Elecciones. México.php Sáenz. en Trace. pp. Alianza. núm. Progol (2009). en Análisis Político. núm. Bogotá. “Los movimientos indígenas y sus logros: la representación y el reconocimiento jurídico en los Andes”.) (2006). Ricardo (2008). México. Mindiola (2006).Omaira. Natalia (1998). Guide de la bonne gouvernance locale [En línea]. Universidad Nacional de Colombia. Capitalización de la filosofía y práctica de la planificación. Universidad Rafael Landívar. Van Cott. Universidad de Salamanca. Consejo de Pueblos y Nacionalidades del Ecuador/Codenpe/Departamento de Comunicación Intercultural. 141-159 . Focal [En línea]. 036. From Movements to Parties in Latin American: the Evolution of Ethnic Politics. Guatemala. 36. partidos políticos y procesos electora­ les”. Warman. Bolivia. Proyecto local y Adelma. pp. Universidad Iberoamericana. pp. 48. Los indios mexicanos en el umbral del milenio. Quito. Sidney (1997).proyectolocal. Cambridge. (2005). Partidos étnicos en Sudaméri­ ca”.

indb 282 01/12/11 13:15 .Book Organización política.

México. ya no se dan. No se trata de una disminución de polarización y violencia estruc­ tural. 283 Book Organización política. por un lado. Estas condiciones. tocaron la columna vertebral de la economía.indb 283 01/12/11 13:15 . desafiaron directamente al poder estatal. ciesas Pacífico Sur. y portaron visiones bien elaboradas de una nueva sociedad. Más bien. Investigador huésped. Para Wolf. Hale** Introducción Las “guerras campesinas” que Eric Wolf (1969) analizó de manera tan aguda hace cuatro décadas han dejado de ser una posibilidad histórica en Améri­ ca Central. ** Universidad de Texas-Austin. ni tampoco que la incidencia de sufrimiento social en los áreas rurales se haya moderado. y la movilización del descontento. Aunque seguramente las utopías de aquella época ya no tienen el mismo poder de convocatoria en el imaginario colectivo. tampo­ co es que haya una ausencia de visiones expansivas de transformación social. La transformación de esta relación en América Central tiene cuatro carac­ terísticas claves.Territorio-municipio-autonomía: dilemas del autogobierno indígena en América Central* Charles R. el meollo de esta aseveración tiene que ver con la relación entre la ubicación espacial de la vulnerabilidad estructural en estas sociedades. hoy en día. Primero. la explicación mayor para las “guerras campesinas” fue la convergencia de estas dos en las áreas rura­ les: burguesías y estados que se basaban en el capitalismo agrario. se ha dado una reubicación espacial de la genera­ ción de riqueza. de la economía agroexportadora hacia los corredores y * Ensayo preparado para la conferencia internacional “Gobiernos locales contemporáneos en América Latina”. Cuando movilizaron estas últimas. por el otro. 2-3 de octubre de 2008. Oaxaca. y masas campesinas que sufrían los trastornos de la “modernización” del agro.

como parte del nuevo cuadro macrosocioló­ gico que están generando las “guerras de las barriadas” hoy en día. olvi­ dadas. y fijando su atención en el crecimiento desconcertante de violen­ cia urbana. 2007). por ejemplo. ahora es crucial mantener un enfoque en las áreas rurales marginadas.indb 284 01/12/11 13:15 . por ejemplo– un sesgo urbano en la formulación de las políticas posrevolucionarias contribuyó directamente al desencanto rural con el gobierno sandinista. retóricamente “vacías”. plantaciones de palma africana. Tan justificado como sea este cambio de lente. hay cada vez una proporción mayor de la población que no encuentra lugar en la economía formal. y otras acti­ vidades insertas en las economías informales. 284 • Charles R. Por último. Tercero. con la redundancia. hasta los servicios financieros y los centros comerciales. el sufrimiento social ya no se asocia mayor­ mente con lo rural. mayormente rurales. habría que tener mucho cuidado en no cometer el mismo error de los análisis de aquella época. Desde esta perspectiva. y logra subsistencia de las remesas. sólo que al revés. gran parte del liderazgo fue urbano y –en el caso de Nicaragua. la demografía espacial ha sufrido una inversión dramática desde la época de las “guerras campesinas”: sociedades mayormente rurales en 1960 se han vuelto abruma­ doramente urbanas hoy. Dennis Rodgers (2006. Si bien la ubicación y el ímpetu de los movimientos revolucio­ narios de los años setenta y ochenta eran rurales. Hale Book Organización política. y que el nuevo modelo deje espacios enormes. Segundo. desde las industrias tipo maquila.1 Si en aquella época hacía falta análisis crítico de lo urbano en relación con las “guerras campesinas”. sino de manera creciente. hay una creciente concentración de estos espacios globalizados en las áreas urbanas y paraurbanas en diversos secto­ res. formula una inversión de la imagen tan llamativa de Wolf: dirige nuestra atención a las “guerras de las barriadas [slum wars] del siglo xxi”. y las otras obras sobre la Costa Atlántica citadas más adelante. etcétera) pero sí han traído como resul­ tado que la agroexportación ya no sea la base firme de la economía. Tomando en cuenta estos factores. y de alguna manera en la longue durée de resistencia desde la Colonia– a la 1  Ver.núcleos globalizados. Es decir. Bendaña (1991). ni siquiera solamente con la expropiación y explotación. Éstos no excluyen áreas rurales (como enclaves turísti­ cos. de los flujos ilegales. que carecen de articulación directa con la economía global. planteo la pregunta matriz de este ensayo: ¿Qué viabilidad tienen las autonomías indígenas –demandas con raíz en la época anterior. siguiendo a teóricos como Mike Davis y Henri Lefebvre.

por las mismas razones que las reivindicaciones campesinas que analizaba Wolf han deja­ do de significar un reto transformador para el Estado neoliberal. y la disposición estatal para el reconocimiento de los territorios rurales indígenas. y esos preceptos anteriores de la autonomía indígena. En términos teóricos. con una consideración central del protagonismo indí­ gena. La evidencia que traigo a colación para explorar este argumento viene de tres sitios específicos: Honduras. vuelvo a la autonomía. primero. que corresponden a políticas marcadamente diferentes de la época anterior: la devolución de presupuesto y responsabilidad al “tercer nivel” de gobierno. donde están presentes ambos procesos –descentra­ lización municipal y reclamos territoriales– con buena posibilidad de reco­ nocimiento estatal. con ética de autosostenimiento con base en prácticas ancestrales– y adquisición de características nuevas más acordes con las condiciones macrosociológicas emergentes. Nos da.luz de estas profundas transformaciones estructurales? Mi método para abarcar esta pregunta será. tiene que pasar por una reformulación sustantiva. Guatemala y Nicaragua. Ambos juegos de políticas atañen a políticas transnacionales. Un análisis detenido de estos sitios nos lleva a cuestionar la conclusión sen­ cilla que asociaría la descentralización municipal mayormente con la apropiación estatal. Concretamente. pues. Aunque hay Territorio-municipio-autonomía • 285 Book Organización política. Sin ignorar este trasfondo. y a la arena transformada y constreñida en la cual estos protagonistas se mueven. la pregun­ ta específica que primeramente me ocupa aquí es: ¿Qué tipo de estado demues­ tra anuencia a este par de políticas. analizar un par de características del Estado de la época posrevolucionaria en América Central. orientadas por insti­ tuciones multilaterales. por el otro. Esta transformación implica un distanciamiento de algunos de sus preceptos anteriores –de ser predominantemente rural. y son motivados por los movimientos reivindicativos desde abajo. un moti­ vo central del cambio es la preocupante convergencia entre la ideología multicultural de los estados neoliberales. Mi argumento central es que la autonomía indígena. para mantener viabi­ lidad en el siglo xxi.indb 285 01/12/11 13:15 . las deman­ das de autonomía podrían condenar a los pueblos indígenas a la relativa irrelevancia dentro del escenario neoliberal. por un lado. ubicado en espacios separa­ dos y demarcados. y el territorio como reclamo “desde abajo”. un contexto idóneo para analizar las posibilidades y alcances de las reivindicaciones históricas de la autonomía. y cuáles procesos de formación de sujetos tienden a resultar de su implementación? Una vez plasmado este análisis. la preocupación es que.

El resultado se determina no por la naturaleza de estas políticas en sí. y en parte de luchas semejantes en otros lugares diferentes– que podría servir de guía. que se convierten en los sujetos privilegiados del Estado. la inclusión de lo urba­ no y lo transnacional en la imaginación del espacio autónomo. y de extender esta lógi­ ca a lo largo del territorio nacional. Hale Book Organización política. de identificar preceptos claves. también la hay que apunta en sentido contrario.indb 286 01/12/11 13:15 . emerge. y consistente con lo anterior. por consecuencia. No se trata de disminuir la importancia de la diferencia entre los regímenes oligárqui­ cos y los brotes de la democracia. la combinación creativa entre autosostenimiento y articulación a la economía global. produciendo al final un panorama mucho más variado. como también para ampliar el espacio de maniobra de las luchas indígenas de base. una distinción básica entre los dueños de propiedad. según este esquema. podría algún día gozar los derechos plenos 286 • Charles R. criminales. para después poder fijar los momentos de ruptura. introduciendo conceptos como: una nueva interlocución con el Estado (inspirada en las “autonomías sin permiso”). en teoría. Marco teórico: transiciones del estado territorial Desde el punto de vista de las reivindicaciones indígenas. que son o trabajadores bien portados (con estatus menor pero con potencial para superarse). el Estado decimo­ nónico continúa en América Central por buena parte del siglo xx. sino por una serie de condiciones contextuales. Arguyo que ambas políticas tienen potencial para convertirse en tram­ pas neoliberales. Segundo. Tercero.evidencia que respalda esta interpretación. de manera homogénea a todos. notar su persistencia en toda la gama ideológi­ca. vagos. y un posible marco posliberal para los derechos a la propiedad comunal. o si no. más bien. Primero. y radicales que requieren de disciplina constante. la punta de lanza del Estado liberal fue hacer valer el principio de la propiedad privada. Los preceptos de mayor relevancia en este caso son tres. todo habitante del territorio nacional es conce­ bido como ciudadano potencial en relación con un paquete de derechos de ciudadanía que se aplica. y especialmente la manera en que son apropiados por los movimientos y organizaciones indígenas en el lugar. Aun el indígena. Es cuestión. ni tampoco de negar las enormes divergen­ cias entre los gobiernos de derecha e izquierda. Concluyo mostrando una reivindica­ ción reformulada de la autonomía –que surge en parte de estos sitios. y los demás.

en los espacios más prometedores de la economía globalizada. 2 3 Territorio-municipio-autonomía • 287 Book Organización política. Rosa (2008) y Segovia (2005). usamos el término “estado territorial”. se puede apreciar la ruptura con bastante claridad. El nuevo precepto avala la diferencia: una categoría de ciudadano “normal” con plena capacidad de competir en el merca­ do y ejercer sus deberes democráticos. a través de un proceso largo y arduo de asimilación.  Referencias claves para entender esta transformación es Robinson (2003). y de Ronsbo (1997). tanto para la infraestructura como para la seguridad y la represión. Segundo. Dentro de este esquema.2 La aseveración marco de este artículo es que. hay cabida lógica tanto para la descentraliza­ ción como también para lo que se ha llamado el “giro territorial” en los dere­  Este párrafo toma elementos de juicio de Gupta y Ferguson (2002). o peor aún.indb 287 01/12/11 13:15 . se da con matices propios en los tres países bajo consideración. pero no se trata tanto de un “retiro” del Estado. o tienen que acudir a protecciones especiales o simplemente desistir. hay ele­ mentos de continuidad de la época anterior que siguen ejerciendo una influen­ cia importante. el estado territorial ha comenzado a desvanecerse.de ciudadanía. y una presencia marcadamente dispareja del Estado en el espacio nacio­ nal. con una concen­ tración de recursos. con las reformas neolibe­ rales que comienzan a finales de los años ochenta. en el sentido de que hay un paquete homogéneo de derechos de ciudadanía. no tienen que hacer y por ende. otras categorías de sujetos que requieren disposiciones especiales. según esta lógica. en el mejor de los casos buscando solución en el Norte. la lógica predo­ minante es la transnacionalización: una articulación con la economía global. Para resumir estos preceptos. sino de un reposicionamiento. ya con un poco de perspectiva histórica. los bienes productivos del Estado se privatizan y las políticas de bienestar social se achican. se desbarata el precepto del ciudadano único. En el campo económico hay empuje fuerte para finalizar la extensión de la lógica del mercado a lo largo del terri­ torio nacional –lo cual constituye una continuidad con la época anterior– pero ya no hay ni retórica en aras de crear un mercado interno fuerte o defender la soberanía a través del control sobre el territorio.4 En vez del vago/criminal –figuras emble­ máticas de la época anterior– surge la categoría de los desaventajados y redundantes: los que no pueden competir. Más bien.3 Tercero. y el tipo de Estado que resulta de su influencia formativa. 4  Intento elaborar la lógica cultural de esta transformación en Hale (2006). una sola norma a la cual todos deberían asimilarse. también. El cambio no se da de golpe –es decir. Ver también Robinson (2008). Sin embargo.

Siempre y cuando no haya contradicción directa con el manejo de los núcleos y corredores económicamente globalizados. contribuyen a una imagen común: de un Estado que ha cedido pretensiones de soberanía única y uniforme sobre el territorio nacional. El rubro no ha desaparecido por cierto. 5 288 • Charles R. es culpa de sus propias limitaciones. que a la vez conecta con la alusión inicial a Eric Wolf. es que el rubro de agroexportación –antes el sostén de la economía centroamericana. El giro territorial –es decir. no globalizados). es lo que algunos economistas llaman la “ruptura estructural” en la economía centroamericana [e. Rosa (2008)]. Si bien la descentralización conlleva la posibilidad de empoderamiento y un aumento de transparencia a nivel muni­ cipal. la nueva disposición de los estados. y en cambio asume cuotas incrementadas de responsabilidad y riesgo que antes correspondían al primero o segundo nivel de gobierno. dado que se trata de la transferencia de la propiedad privada en manos de los “sujetos inapropiados”. y que si no logran satisfacer sus necesidades. el poco espacio de negociar términos más ventajosos para la explotación de los recursos adquiridos por la pobreza extre­ ma o la falta de organización. según criterios que emanan del Estado mismo. Ambas políticas. que la injerencia del Estado se mantenga fuerte.g. Hale Book Organización política. pero por lo general los  Uso el término de Stefano Varese (2006). a través de la regu­ lación de la propiedad. Una transformación relacionada que contribuye a la viabilidad de este nuevo arreglo. al final de cuentas. con pleno respal­ do de las instituciones multilaterales de ceder derechos colectivos al territo­ rio indígena– tiene más potencial contestatario. o bien. Offen (2003)]. El municipio recibe más presupuesto y autoridad. bajo lineamientos bien defini­ dos desde arriba.indb 288 01/12/11 13:15 . Segovia (2003). responsabilidades y riesgos a lo largo del espacio nacional. y tiene potencial de retorno en casos específicos (como los biocombustibles). en el fondo es también una devolución de responsabilidad y riesgo. menos útiles para la economía neoliberal. Segovia (2005).g. a favor de lo que Aihwa Ong (2006) llama la “soberanía modulada” [graduated sovereignty]. la descentralización puede llegar a reforzar el meollo de la ideología neoliberal: que los sujetos (individuales o colectivos) asuman responsabilidad para su propio bienestar.5 Pero la convergencia se mantiene en la medida en que se cumpla una de dos condiciones: que los territorios se ubiquen mayormente en los espacios “vacíos” (es decir. que asigna paquetes diferenciados de derechos. base de la riqueza de la burguesía modernizan­ te y columna vertebral del Estado– ha dejado de desempeñar este rol tripar­ tito. El argu­ mento. en síntesis.chos afroindígenas [e.

sino que tienen poco potencial de articulación en la econo­ mía global. Lejos de contradecir el argumento presentado aquí. por supuesto. y por otro lado promoviendo políticas que responden a reivindicaciones indígenas dentro de límites preestablecidos. dejando grandes espacios “vacíos”. dentro de una lógica neoliberal. y la posibilidad de que cierto derecho o prerrogativa “permitido” se rearticule para contribuir a las transformaciones más expansivas. Se da como resultado una contienda de negociación constante. tanto el giro territorial como toda la gama de los demás componentes del menú de derechos multicultu­ rales. son reivindicaciones fundamentales de los movimientos indígenas. no en el sentido de que carecen de población o de una dotación menor de recur­ sos naturales. por un lado rebatiendo sectores internos aún poderosos que siguen defendien­ do los preceptos decimonónicos. Las implicaciones espaciales de esta ruptura –tanto para la ubica­ción de la producción como también para los intereses mayores de los grupos del poder económico– son enormes. Segundo. la producción tipo maquila. Concentra mucho más interés vital en las ciudades y los corredores globalizados que conectan las ciuda­ des entre sí. la rela­ Territorio-municipio-autonomía • 289 Book Organización política.indb 289 01/12/11 13:15 . y distribuye el interés económico en las áreas rurales de manera marca­damente dispareja. en la cual la línea entre lo permitido y lo negado es siempre borrosa. que han luchado férreamente para que el Estado se abriera y cediera. está siempre vigente. esta lucha es parte crucial del análisis: el multiculturalismo neoliberal toma forma en un filo precario.secto­res de creciente dinamismo económico son otros. preliminar y esquemático– surge una posibilidad desconcertante: que son esos espacios “vacíos” (según la lógica neoliberal) los que presentan las condiciones más aptas para las políticas de descentra­lización y del giro territorial. Un buen ejemplo de lo anterior son las dos políticas principales que nos conciernen aquí: si bien la descentralización municipal y el giro territorial caben. cuando ampliamos el análisis para abarcar el protagonismo de los movimientos indígenas y otros sujetos de estas políticas neoliberales. y las tensiones o divergencias entre sí a veces abren espacio de maniobra desde abajo. las diversas políticas que emanan del Estado neoliberal no siempre son compa­ tibles. los servicios financieros. En primer lugar. como también las contradicciones y consecuencias inesperadas que se dan cuando estas políti­ cas aterrizan en la práctica. a grandes rasgos. De este diagnóstico –de hecho. Salen priorizados los sitios de “enclaves turísticos” o de extracción minera. El panorama se vuelve mucho más complicado. las comunicaciones y el comercio. como el turismo.

El análisis.ción entre sí se caracteriza por roces y desafíos. También. Además de esta proyec­ ción milenaria. por el hecho de que controlan recursos propios. vale notar que la investigación que sirve de base para el presente texto se realizó en aras de colaboración con movimientos indígenas que toman este principio como dado. al menos no están tan mal. algunos pueblos amazónicos– si no están bien económicamente. sigue vigente como punto de referencia. es una victoria. como también los que las ven exclusivamente como instrumentos de gobierno desde arriba.indb 290 01/12/11 13:15 . Las conse­ cuencias de esta disparidad son sumamente inestables. cuya problemática central es la lucha indígena por el empodera­ miento. Sin embargo. Su regulación corresponde a diferentes facetas del Estado (administrativa y jurídica. traído a colación de forma explícita a partir de los años setenta. pero proyectada con mucha eficacia hacia el pasado. para encapsu­ lar las luchas de resistencia indígena por 500 años. la autonomía tiene el recurso a un argumento material fuerte: el que los pueblos que han logrado cierto grado de autonomía –los Kuna de Panamá. en tres países diferentes. No estoy preparado para abandonar esta línea de análisis por completo. de tal manera que el neoli­ beralismo tiende a condicionar su alcance como reivindicación de transforma­ ción social mayor? En caso de ser así. un logro progresista ante la aplanadora neoliberal. frustrando tanto a los que asocian estas políticas con posibilidades amplias de transforma­ ción. En la Mosquitia de Honduras la tensión es palpable: aunque los alcaldes de los municipios bajo conside­ 290 • Charles R. Hale Book Organización política. entonces. al contrario. los Miskitu de Nicaragua. y tienden a devolver poderes a sujetos y jurisdicciones diferentes. respectivamente). las conclusiones que arrojan estas investigaciones también incluyen un punto de reflexión fundamental: ¿Es posible que “la autonomía indígena” –en su significado establecido– esté llegando a formar parte del repertorio neoliberal. en la ausencia de un principio alternativo convincente. Esto ha sido la bandera principal del movimiento indígena. para que se recupere su promesa progresista original? A continuación doy seguimiento a estas preguntas y sus retos corres­ pondientes. Cada caso trae a colación una relación distinta entre el giro territo­ rial y el proceso de descentralización municipal. a través de una breve consideración de tres casos. En el pasado. una vía confiable de salir de esta incertidumbre ha sido el recurso al principio de la autonomía. ¿cómo se está reformulando el reclamo. sigue esta misma lógica: si las políticas promulgadas y las reivindicaciones logradas aumentan el grado de autonomía que goza determinado pueblo indígena.

Sin embargo. frente a presiones creativas y militantes de una coalición de organizaciones populares. En el tercer caso –el territorio “Cuenca Libre” del Río Wangki. y finzmos. en parte. y uniendo sus reclamos en unos cuantos objetivos claves.7 Buscaron reconocimiento y representación en la política 6  Punto de referencia clave para esta sección fue el diagnóstico realizado como parte del proyecto. ha surgido un patrón claro según el cual el municipio figura como poder local contrapuesto al poder de masta. Guatemala. En el municipio de Tucurú. está en posesión del autor. el avance hacia ese objetivo político se limita mucho. Después de un resumen de los puntos clave de esta relación territorio-muni­ cipio en los tres casos.indb 291 01/12/11 13:15 . en la primera instancia el municipio ha sido una base clave para el auge de Yatama. 2007). Si bien pueden surgir problemas de jurisdicción y de la distri­ bución de cuotas del poder local. como también cabildeo discreto y fuera del esce­ nario de las instituciones multilaterales. plantea como objetivo central la visión de un “muni­ cipio autónomo maya”. Ver (ccarc. La conpah (Coordinadora Nacional de Pueblos Autóctonos de Honduras) estuvo en pleno auge. ofrezco conclusiones respecto a las implicaciones para los derechos de autonomía. en los últimos diez años no ha podido lograr la elección de una corporación municipal favorable a dicha visión. Mokorón. Alta Vera Paz. 7  Esta información se basa. Honduras: municipalización como amenaza a la organización indígena6 El Estado hondureño tomó el giro multicultural en los comienzos de los años noventa. Nicaragua– la relación entre el territorio y el municipio ha sido más simbiótica. el movimiento (después cuasipar­ tido) que también ha representado a los Miskitu en sus reclamos territoriales. Territorio-municipio-autonomía • 291 Book Organización política. la relación es más ambi­ gua. El informe. aglutinando de manera sin precedente a unas diez organizaciones afroindígenas de distin­ ta orientación y procedencia. muni­ cipio Waspam. y sin el apoyo desde la alcaldía. que representa buen número de las comunidades Maya-Q’eqchi de esa área. la organización histórica que representa al pueblo Miskitu en general. que se llama “Black and Indi­ genous Organizations in Honduras”. “Land Rights and Resource Management among Indigenous and Afro-Latin Peoples of MesoAmerica: Laying the Groundwork for Secure Livelihoods and Communities”. elaborado como parte de un proyecto de investigación de ccarc sobre las formas de organización indíge­na y afrodescendiente en la región (2001). La organización conic.ración son todos o casi todos Miskitu. masta. en el informe inédito de Mark Anderson.

había pasado por una época de sumisión a los poderes que ocupa­ ban la Mosquitia durante los años ochenta. cuando yo comencé a trabajar en la zona. Tegucigalpa (Tábora. La casa de gobierno del departamento de Gracia a Dios. 2004). El Gobernador de esa época suplementaba su salario en trabajo fuera de horas de oficina. con madera de piso tan podrido que daba miedo pisar. reconocimiento del carácter multicultural de la sociedad hondureña.nacional.indb 292 01/12/11 13:15 . ya existían presiones de los multi­ laterales. y se opuso férreamente. uno con cabecera en Puerto Lempira (también la sede departamental) y otra en Brus Lagoon. Para el fin de esa década. La Mosquitia hondureña –zona amplia del noreste que abarca más o menos la misma área del departamento Gracias a Dios– apenas se recupe­ raba del “estado de excepción” que fue impuesto por la guerra en la década de los años ochenta. fundada en 1976. en Pto. en campamentos dirigidos por diversas organi­ zaciones internacionales. especialmente el Banco Mundial. que se gestio­ naron a lo largo de la región. La organización indígena masta (Mosquitia Asla Takanka). pero recobraba fuerza como organización indígena prominente de la Mosquitia y participante central en las movilizaciones nacionales. Miles de refugiados Miskitu de Nicaragua vivían. Hale Book Organización política. Las primeras 8  Aún en 2004. A mediados de los noventa masta optó por una formalización de su organización federativa: cada conjunto de comunidades tendría su propia organización. la política estuvo bien articulada: tal reconocimiento cabía nítidamente entre los programas transnacionales de la “modernización del agro”. un grupo de militantes tumbaron una estatua de Cristóbal Colón ubicado en el centro de la capital. la transformación profunda se había dado: aprobación del Convenio 169. Sobre todo en cuanto a las demandas para reconocimiento de los terrenos comunales. 292 • Charles R. ante el peso de todo aquello. aprobación del Convenio 169 del oit. estuvo en pleno deterioro. y protestas callejeras –en la más memorable de estas últimas. los oficiales de los Esta­dos Unidos. que sería miembro de masta. y reclamaron posesión segu­ ra sobre sus tierras y recursos comunales. Lempira. Aunque buena parte de la clase política tradicional se indignó frente a estos reclamos. tanto de los “contras” como del ejército hondureño y los jefes de ambos. hubo amplia presencia militar. como taxista. la presencia formal del gobierno hondureño. la poca presencia estatal se notaba. y una discusión candente sobre la cuestión del territorio. para más apertura. ocupaciones de oficinas gubernamentales. para buena parte de esa década. en cualquiera de sus tres niveles fue sumamente exigua.8 En todo el departamento de Gracias a Dios hubieron sólo dos municipios. Organizaron peregrinaciones.

y rayaka (sede Belén en el oeste). los Miskitu hondureños habían topado con los límites del recono­ cimiento multicultural. Por el momento. con sede Mokorón. La acción de masta durante ese periodo de movilizaciones. y encarcelaron a algunos de los organizadores. incitó temor profundo en las autoridades centrales.indb 293 01/12/11 13:15 . El meollo del temor fue la autonomía.” y finalmente en diez (ver mapa 1). el territorio que masta abarcaba se dividiría primero en siete “federaciones. en el curso de la próxima década. que juntaba a sus líderes con los principales de Yatama –la organización “hermana” nicara­ güense– para hablar de intereses comunes. sobre todo en vista del hecho de que ya existían tales derechos en Nicaragua. Despidieron a la gobernadora del departamento que había permitido la reunión. Mapa 1 Territorio-municipio-autonomía • 293 Book Organización política. que sonó más con el gobierno central.en dar forma a esta tendencia fueron finzmos (Federación de Pueblos Indíge­ nas de Mokorón y Segovia). y que los Miskitu nicaragüenses tuvieron reputación de una destacada beligerancia. fue una reunión transnacional Miskitu. Aunque la declaración que se emitió al final de esa reunión no fue más allá de las generalidades.

Pero no dio base alguna para reclamo jurídico. que adquirió nueva fuerza en el periodo 2001 a 2007. El departamento terminó la déca­ da de los ochenta con dos municipios enormes. como también organizaciones internacionales. ambas apoyados por la mopawi. En los años noven­ ta se dieron dos iniciativas importantes.indb 294 01/12/11 13:15 . el gobierno municipal representa una base de autori­ dad política que compite con la de masta. se crean las condiciones para que finzmos negocie un “convenio de usufructo” con el Estado. Más aún. como evidencia general de “toda la Mosquitia pertenece a nosotros”. y tiende hacia posturas menos beligerantes frente al Estado. Llama la atención que la remunicipalización sigue la misma lógica espacial que las federaciones. que se reeli­ gen cada cuatro años. Por otro lado. muchas veces con trayec­ toria organizativa dentro de masta. la influencia e interpelación del Estado y de los partidos nacionales comenzará a perfilarse. inició un ejercicio de mapeo participativo de las tierras indígenas de la Mosquitia. Esta tensión se sintió claramente en el proceso de movilización por los derechos territoriales. dado que el concepto clave (“área de subsistencia”) se contraponía a la noción 294 • Charles R. Aquí sólo se pueden mencionar los hitos sobresalientes. Por un lado. Hale Book Organización política. sobre todo en la parte oeste del departamento. son en su mayoría Miskitu. cuyos diri­ gentes mantienen posturas aparentemente no partidarias. A diferencia de masta. que la organización indígena. llena de contradicciones. que permite el aprovechamiento de los extensivos recursos forestales que se ubican dentro de la jurisdicción de dicha organización miembro de masta. La historia reciente del reclamo territorial en la Mosquitia hondureña es de múltiples actores. Pero una vez que se instalen como autoridad del gobierno local. y en todo caso inconclusa. los alcaldes se eligen a través de un partido. con los compromisos correspondientes. También tienden a adquirir intereses propios respecto al territorio. El mapa que resultó de este ejercicio (ver mapa 3) cobró mucha importancia en la conciencia colectiva Miskitu. la coincidencia con el periodo de auge de organi­ zación Miskitu (y de otras organizaciones afrodescendientes e indígenas a nivel nacional) tiene un significado enorme. y para el final de los noven­ ta ya habían seis (ver mapa 2). una ong nacional.Aunque los detalles políticos de la remunicipalización de Gracias a Dios quedan aún por investigar. empleando un criterio metodológico prestado de la ecología humana. Los alcaldes de estos seis municipios. que se llama “áreas de subsistencia”. dado que el caudal de impuestos municipales depende en parte de la extensión de los terrenos municipales.

Para finales de los años noventa. intuyo.10 9  Por esta misma razón. donde coexistían comunidades garífunas y fuertes intereses de desarrollo turístico. de nombre path (Proyecto Administración de Tierras Hondureñas). la organización Garífuna ofraneh protagonizó una protesta militante en contra de un proyecto de turismo financiado por el Banco Mundial. el bm ya había iniciado un programa nacional de “modernización del agro”. su objetivo central. la demarcación de tierras comunales era precisa para el bm. En los años posteriores. Territorio-municipio-autonomía • 295 Book Organización política. lo cual paró el proyecto y dio lugar al diagnóstico sobre reclamos Miskitu y Garífunas. 10  De hecho. que requería el Estado. con valor de decenas de millones de dólares. con dueños determinados.indb 295 01/12/11 13:15 . la confusión y el conflicto podrían convertirse en obstáculo al avance de la “modernización”. el Mapa mopawi (como fue denominado en la memoria colec­ tiva) fue acogido ampliamente por el Estado. Sobre todo en la Costa Norte. uno frecuentemente encontraba aquel mapa colgado en las oficinas del Estado que tuvieron injerencia en el traba­ jo en la Mosquitia.9 Un reclamo territorial más beligerante vendría en los años posteriores.Mapa 2 de un espacio demarcado. porque en su defecto. paradójicamente de un diagnóstico financiado por el Banco Mundial (bm).

indb 296 01/12/11 13:15 .Para encaminar ese proceso de demarcación el bm autorizó un diagnóstico de mapeo participativo. Hale Book Organización política. 296 • Charles R. y la ong de nombre ccarc (Caribbean Central Ameri­ can Research Council) ganó la competencia para realizar el estudio. encargado del componente Mosquitia. ccarc las escogió en estrecha coordinación con masta. lo cual podría encadenar un reconocimiento de derechos territoriales de toda la Mosquitia a manos indígenas? Mapa 3 11  Yo soy actor principal en ccarc. desempeño el rol de codirector del Diagnóstico. El doctor Edmund T. A través de una metodología que cedió espa­ cio amplio a los intelectuales orgánicos Miskitu. y dejó plasmado el princi­ pio de territorio multicomunal (ver mapa 4). Este resultado puso al Estado y su proyecto path en entredicho: ¿deberían desconocer su propio diagnóstico o avalar su principio matriz.11 Aunque por concepto el diagnóstico se limitaba a sólo quince comunidades. Gordon fue codirector. el resultado rebatió el reclamo comunal que prefería tanto el Estado como el bm. para conformar una muestra que abarcaría toda la Mosquitia. encargado del componen­ te Garífuna.

y la implementó para el reclamo territorial de finzmos. pero también de otras complicaciones.Mapa 4 El hecho de que la historia ha quedado inconclusa siete años después –ni un solo territorio ha recibido su título– es afirmación de la seriedad del dilema. El concepto clave de la metodología fue “pana pana luwi laka”. ccarc elaboró una metodología para el mapeo consen­ suado de fronteras. financiado por la Fundación Ford. tuvieron que enfrentar el problema de los traslapes.12 Con este avance. entre ellas la tensión muni­ cipio-territorio. para que los reclamos territoriales adquie­ ran viabilidad legal. Territorio-municipio-autonomía • 297 Book Organización política. se podía presentar ante el Estado un reclamo que aparentemente reunía 12  Esta metodología fue elaborada por el geógrafo Joe Bryan. En primer lugar. e implementada por un equipo interdisciplinario a cargo del técnico forestal Miskitu Marlene Arias. El trabajo formó parte de un proyecto más amplio. A invitación de masta. una frase en Miskitu que hace referencia al permiso de habitantes de territorios conti­ guos para cruzar fronteras y ejercer derechos de usufructo.indb 297 01/12/11 13:15 . Fue presentado a masta y finzmos en julio de 2007.

13 14 298 • Charles R. aunque fuera ex presidente de masta. requería que finzmos ejerciera su personería jurídica propia. justamente por cuestión de tierras. Mapa 5  La solicitud de titulación. el acalde del municipio de Puerto Lempira. En los talleres del primer diagnóstico. porque el municipio se encontraba en conflic­ to con la comunidad cercana de Mistruk. siempre rehusaba colaborar y mostraba cierta hostilidad al proceso. generalmente encontraban en los alcaldes una audiencia receptiva. que en cambio implicaba un grado mayor de autonomía en relación a masta. la organización matriz. Las tensiones resul­ tantes aún se negocian.indb 298 01/12/11 13:15 .  La tensión básica se agudizaba en este caso. La tercera complicación es la relación territoriomunicipio. donde se presentaban los resultados preliminares a las autoridades.13 La se­ gunda complicación fue que el reclamo territorial finzmos. En el caso del territorio finzmos. su modo de legalización preferida. sobre todo cuando el territorio no coinci­ día con las fronteras del municipio.todos los requisitos especificados en la Ley de Propiedad (ver mapa 5). Hale Book Organización política. presentada a finales de 2007. Dicha comunidad se encontraba dentro del reclamo finzmos. está pendiente aún.14 Cuando representantes del Estado y del bm hacían cabildeo para la titulación. los alcaldes mostraban poco entu­ siasmo para el reclamo territorial. que seguía las mismas fronteras de la organización.

Aunque las condiciones políticas en la Mosquitia hondureña están dema­ siado fluidas para permitir conclusiones definitivas. si no adversarios activos. el conflicto armado con la guerrilla continuaba. Después de aproximadamente 30 años de gobiernos militares.indb 299 01/12/11 13:15 . es muy probable que finzmos y las demás federaciones de masta encuentren a los alcaldes Miskitu como apáticos. y porque las implicaciones políticas y económicas de una tal concesión están aún inciertas. Pero en la medida en que los reclamos territoriales avanzan hacia la legalización. el control sobre los recursos y la organiza­ ción territorial propia. en 1984 el gobierno militar del general Mejía Víctores puso en marcha el Constituyente. un aspiran­ te a la alcaldía en uno de esos seis municipios no prosperaba si no manejaba bien el discurso reivindicativo Miskitu. Ángela Sa­ rakan. (2007). Guatemala: ¿el municipio como base de la autonomía?15 El fortalecimiento del municipio fue una de las primeras iniciativas del gobier­ no central guatemalteco. La fluidez se da –entre muchas razones– porque el reclamo territo­ rial aún no ha tenido éxito. más allá de los límites del casco urbano de Puerto Lempira. Alta Vera Paz. Arrasó Vinicio Cerezo. el desafío a la autoridad del alcalde se vuelve palpable. El Estado amplió el número de municipios con el aparente motivo de extender su influencia. lo cual implicó que 15  Esta sección se apoya directamente de la investigación realizada por el equipo ccarc. e integrado por Carlos Ochoa García. Una vez lograda la personería jurídica. coordinado por el doctor Guillermo Padilla. y para darle al territorio poderes amplios de autogobierno. que sentó la base para las elecciones nacionales de 1986. En esta lucha continua para hacer valer el reclamo territorial. Ver Padilla et al. Territorio-municipio-autonomía • 299 Book Organización política. sujetas a negociación. Tucurú. el candidato de la Democracia Cristiana (dc). y asumió la presidencia con una agenda dual: por un lado. Érica García y José Galarza. en el cual el territorio tiene lugar central. y culminando con una violencia del Estado de proporcio­ nes genocidas. Por cierto. aunque de baja intensidad. los territorios como finzmos podrían restar la rele­ vancia del alcalde municipal. la tensión municipioterritorio se perfila con bastante claridad. y de crear un contrapeso a la creciente fuerza organizativa de masta. casi lo mismo de conflicto armado interno. con el retorno a la democracia en 1986.

que adquirió el nombre “diez por ciento constitucional”. muchos factores intervinieron para condicionar lo que pudo haber sido una relación fluida entre la presencia creciente de alcaldes indígenas y el florecimiento general del movimiento maya. Dentro del primer año de su periodo. De repente. los municipios tuvieron amplios fondos que ejecutar. 300 • Charles R. revelando poco a poco tanto el potencial como los peligros de la descentralización gubernamental para el movimiento de dere­ chos indígenas. Algunos de estos son: lealtades y dependencias mayores. pero a la vez hizo que las autoridades electas asumieran nuevas responsabilidades para el bienestar. Hale Book Organización política. la gobernabilidad y el desarrollo local. los cuales parecen haber contribuido a ambos obje­ tivos. tanto con partidos políticos como gobiernos de turno. Por un lado la movilización electoral. por otro lado. para cada alcalde indígena que cumplió con las expectativas. lo cual revitalizó las elecciones municipales. La Constitución estipula una devolución sustantiva del diez por ciento del presupuesto nacional al gobierno municipal. Cerezo había puesto en marcha los compromisos para la autono­mía municipal. Después de dos décadas de experiencia. ganó Cerezo con mandato de la democratización. dio impulso a una creciente ola de dirigentes indígenas locales.las políticas contrainsurgentes del Estado siguieran vigentes. Por otro lado. para representar los intereses colectivos de este sector.indb 300 01/12/11 13:15 . y que usaron los fondos municipales para avanzar objetivos básicos de desarrollo local. Con las primeras elecciones municipales de 1988. estipulados en la Constitución de 1985 (Puente Alcaraz y Linares López. conflictos locales graves alrededor del manejo de fon­ dos. aún más. y en el contexto de los recién promulgados Acuerdos de Paz surgió Fundamaya. En 1996 se fundó la Asociación Guatemalteca de Alcaldes Indígenas (agaai). una ong dedi­ cada exclusivamente al fortalecimiento de la gestión indígena del gobierno local. que repre­ sentaban los intereses amplios de sus comunidades. ahora podrían tomar cargo del gobierno municipal y forjar su propio destino. y una brecha constante entre las expectativas y las posibilidades del gobierno local para resolver problemas básicos. el número de alcaldes indígenas comenzó a crecer. 2004). con la formación de “Comités Cívicos”. a través de partidos políticos establecidos y. según una fórmula que calcula la importancia del municipio. El diez por ciento consti­ tucional interpeló directamente a los activistas mayas: en vez de oponerse al Estado.

Quince años después. Una de las primeras arenas de acción de la flamante conic fue el valle del Río Polochic. como pago de años de prestaciones laborales morosas. Bastos y Camus (2003)]. cuyos dueños sostenían una relación cuasifeudal con los indígenas Q’eqchí (y en números menores Poq’omchí). la experien­ cia del municipio de Tucurú. y por las condi­ ciones macroeconómicas por el otro. Al comienzo del periodo resumido en los párrafos anteriores. Aun entre los “exitosos”. que llevaron el nombre de “mozo colono”. El dinero que pasaba de las manos del finquero a la familia del “mozo colono” era poco –aun debajo del patético salario mínimo– dado que los parámetros principales de la relación fueron establecidos en especie (terreno por trabajo). conic desarrolló una estrategia brillante que obligaba al patrón a ceder parte de su finca. Con la excepción de una media docena de comunidades pequeñas y marginales. Tucurú se encon­ traba en un espacio político cultural radicalmente diferente. Los gestores de esta transformación fueron los Q’eqchí mismos. Al comienzo de los años noventa el piso de este arreglo comenzó a moverse. Alta Vera Paz. afectado por la movilización indígena campesina. en los primeros años. Territorio-municipio-autonomía • 301 Book Organización política. Los patrones daban a “sus” mozos colonos para vivir. con el acompañamiento y apoyo estratégico de tres conjuntos de actores. por lo que experimentaron como ortodoxia y autoritarismo de la izquierda [ver Velasquez Nimatuj (2005). tanto en la finca donde vivían como en otros terrenos que pertenecían al finquero. funda­ da por un grupo de activistas mayas que se formaron en la legendaria organi­ zación revolucionaria Comité Unidad Campesina (cuc).hubo otro cuyo periodo estaba asociado con la ingobernabilidad. por un lado. con muy poco en común con la primera ola de “mayanización” del poder municipal. Combinando tácticas de movilización directa con la lucha legal. Alta Vera Paz es emblemática (ver mapa 6). el mapa agrario de Tucurú estaría radicalmente transformado. con la cual después rompieron. a cambio de obligaciones mayores de trabajo. donde los dirigentes ya tuvieron cierta experiencia con la organización clandestina de los campesino indígenas. sólo algunos gobernaban a través de un fortalecimiento de los vínculos entre la administración local y la lucha por los derechos indígenas. en 1993 nace la Coordinadora Nacional Indígena Campesina (conic).indb 301 01/12/11 13:15 . corrupción o ineficacia. el territorio amplio del municipio estuvo en manos de unas 40 fincas. y pequeños terrenos para cultivar la milpa. Primero. Especialmente a la luz de este record sumamente disparejo. Segundo.

con los acuerdos de paz promulgados a nivel nacional. en predicar sobre los beneficios de la organización y lucha. guatemalteco con formación en la teología de la liberación. Ya para el año 1997.indb 302 01/12/11 13:15 . esta “tormenta perfecta” de fuerzas locales significó el comienzo del fin de la era de la finca en Tucurú. con un programa de colaboración directa con la estrategia de conic. Mapa 6 302 • Charles R. A partir de las elecciones municipales de 1994. El tercer elemento fue el poder munici­ pal. Hale Book Organización política. trabajaba enérgicamente en formar comunidades eclesiásticas de base. El Padre Marco Tulio.cuando la estrategia tomaba forma. con la movilización en auge y el mensaje de cambio en el aire. llegó a ser electo el maestro indígena Jorge Balsells. conic contaba con un aliado fuerte y altamente eficaz en la iglesia católica. y en participar hombro a hombro con conic en aras del empoderamiento indígena.

Cuando el equipo de investigación ccarc se estableció en Tucurú en enero de 2007. Ya para finales de la década de los noventa y los primeros años del nuevo siglo. ante la ocupación de su finca y el reclamo por prestaciones laborales. A petición del finquero. con presencia menor de ganado. estaban surgiendo nuevas oportunidades de inversión mucho más atractivas que las exportaciones tradicionales. cuando el gobierno federal fundó el Fondo de Tierras. todas las fincas eran vulne­ rables a la estrategia de conic. la mayoría de las comunidades indígenas ya “libres” con deudas pesadas. político y cultural capaz de consolidar los logros extraordina­ Territorio-municipio-autonomía • 303 Book Organización política. Al comienzo de los noventa. el desmantelamiento de las fincas y el traspaso de tierras es­ tuvieron bien avanzados.indb 303 01/12/11 13:15 . las condiciones básicas de la tenencia de la tierra se habían vuelto sumamente heterogéneas: cada finca estaba en fase diferente y propia de parcelamiento. los finqueros se mostraron anuentes a la negociación. y hacia una estrategia global para recapturar la energía política de los primeros años. casi todos con mucha incertidumbre frente al futuro. la caída repen­ tina del precio mundial de café convirtió un escenario levemente desventa­ joso en pleno desastre. Pero por lo general. En una época anterior. cardamomo y hule.Condiciones macroeconómicas también contribuyeron a la transforma­ ción. conic pidió a ccarc que apuntara más allá: hacia alternativas productivas para los que ya tuvieran tierra. las fincas eran mayormente cafetaleras. Habiendo acompañado a unos 50 grupos de “mozos colonos” en reclamar tierra y establecer comunidades propias. las ocupaciones de fincas que coordinó conic hubieran provocado respuestas vigorosas locales en defensa de la “propiedad privada” y llamadas urgentes para solicitar auxilio del Ejér­ cito Nacional. cumpliendo con un compromiso en los recién firmados Acuerdos de Paz. A partir de 1997. Esta última la resumieron los dirigentes de conic con la frase “municipio autónomo keq’chi”: un proyec­ to económico. Algunas de tales confrontaciones ciertamente se dieron. el Fondo pagaría la finca y los ex trabajadores Q’eqchi asumirían la deuda. otros colectiva. Aunque el estado de salud financiera variaba según condiciones micro. articulando cada lucha colectiva a nivel de finca (o ex finca) en una visión integral. y la agenda de trabajo focalizaba cada vez más en el “qué hacer” después de haber adquirido las tierras. Especialmente en con­ traste con el panorama de hacía dos décadas. el camino para la devolución de tierras se abrió aún más. y en el ámbito económico general de Guatema­ la –y América Central–. algunos gozando su tierra propia en forma individual.

y su sustituto era de un ala sumamen­ te conservadora de la Iglesia. el alcance del movimiento será necesaria­ mente limitado y disparejo. y los partidos políticos dominantes tuvieron mucha ventaja (dinero. muchos fracasarán. como antes. y confronta una incertidumbre enorme en la segunda. las necesidades habían cambiado: en vez de movilización y lucha. pero la lucha indígena fracasó por razones complejas. la finca de más éxito en lo económico comenzó a to­ mar distancia de la organización que había acompañado su lucha en la fase ante­rior. gozó de un éxito extraordinario en su primera etapa. El Padre Marco Tulio había recibido un traslado repentino a Brasil. la visión de una asociación de fincas ocupadas. En cambio. organización. que es la nueva unidad económica. Tampoco se pudo depender de la parroquia.indb 304 01/12/11 13:15 . Ya para 2006. también llega a funcionar como la base de la organización política. como era de esperar. y el potencial transformador de la movilización tendería a diluirse. que ejerce su influencia en todo el municipio y que comienza a recuperar el significado y la práctica de 304 • Charles R. el partido de Ríos Montt. además de pagar las deudas adquiridas. Algunos podrán superarse. y crear condiciones para que la mayoría keq’chi tomara control de su futuro colectivo. experien­ cia) en la contienda. la misma lógica electoral hizo sumamente difícil mantener ese control: cada dos años se volvería a competir. había ganado dos periodos con fuerte apoyo de los restantes del poder local. Pero más importante aun. apoyada y elaborada por la Coordinadora Nacional Indígena Campesina (conic). un candidato del frg. Hubo un intento en 2007 de retomar el municipio con un alcalde cerca­ no a conic. Hale Book Organización política. y el control del poder municipal traería beneficios amplios para la lucha. La lógica empresarial que este nuevo reto requería no calzaba bien con la sensibilidad y experiencia política de conic. La misma ambivalencia que caracterizó la introducción del “diez por ciento constitucional” en 1986 pesó sobre la visión del “municipio autónomo Q’eqchi” veinte años después. la movilización de base podía lograr la elección de un aliado. Para 2007 había surgido una Federación cuyo objetivo fue pro­ veer estos servicios a las “fincas recuperadas”. El cálculo básico de conic parece ser acertado: si la finca ocu­ pada. La estrategia de los ex trabajadores de las fincas. las comunidades ahora urgían respuestas económicas que les permitieran vivir de manera decente. lo cual implicaba una ruptura brusca con conic. Por otro lado. Como se había mostrado en los dos periodos seguidos de Jorge Basells.rios de la última década.

pero sin poder probar la viabilidad de este alineamiento en la práctica. Río Wangki/Waspám. Territorio-municipio-autonomía • 305 Book Organización política. es imposi­ ble que estas preguntas tengan respuestas claras. sin sujetarse a la normaliza­ ción de esta lucha. El hecho de que no tuvieran éxito aún no invalida la estrategia. convirtiéndola en una reforma agraria dirigida por el mercado? Como el proceso transformador está en marcha plena. Gonzalez et al. una reforma con parámetros creados y controlados por el estado neoliberal? Una pregunta semejante surge alrededor del territorio: ¿hay manera de garantizar legal­ mente los derechos de propiedad adquiridos. el gobierno eventualmente se encontró con la necesidad de nego­ ciar.indb 305 01/12/11 13:15 . Nicaragua16 Con el triunfo de la revolución sandinista en 1979. en última instancia. El ejército sandinista había logrado defender el territorio nacional. Gordon (1998). la Costa Atlántica estalló en conflicto.un amplio territorio indígena. que es. Esta visión –de un municipio autónomo Q’eqchi’– motivó a conic para involucrarse en las elecciones municipales. Matamoros y Antonio (2007). Motivado en parte por un cálculo francamente contrainsurgente. Cuenca Libre. con el municipio como base de la gestión política? ¿Cómo se lograría más que la “autonomía municipal”. y en parte por un compromiso con una reso­ 16  Punto de referencia principal de esta sección es el siguiente informe: Hale. pero también a la determinación de los “alzados” costeños. pero sí nos ayuda a formu­ lar preguntas críticas al respecto: ¿Se puede construir una autonomía indí­ gena.] Gracias a las armas. Lo que sí se puede aseve­rar es que el movimiento ha logrado alinear –al menos en teoría– los tres ele­ mentos (territorio. elementos de la cultura política costeña y la intervención inoportuna y flagrantemente ilegal de la cia de los Estados Unidos [Hale (1994a). después de unos pocos meses de coexistencia tensa. promoviendo un candidato asociado con la organización y con el movimiento de ocupación de fincas. Los fac­ tores causales fueron múltiples y complejos. pero a un costo humano elevado. captura y canaliza ese potencial. una combinación de característi­ cas arraigadas en la estructura e ideología del flamante Estado revolucionario. fondos y promesas de los ope­ rativos norteamericanos. municipio. y hubiera requerido mucha más fuerza repre­ siva aún para terminar con la rebelión. autonomía).

Se completaría el cuadro hasta el año 1990. De todos esos problemas. presupuesto. con estructu­ ras de gobierno. Hale Book Organización política. cuando los sandinistas perdieron las elecciones nacionales y comenzaron quince años de gobiernos neoliberales.lución justa a demandas legítimas. por un lado. que comenzaron en el proceso de la “consulta” y siguen hasta la fecha. por la 306 • Charles R. A pesar de todas las críticas que pueda haber respecto al régimen de autonomía en Nicaragua. y que su funcionamiento ha marcado profundamente el rumbo de la política regional costeña. Brooklyn Rivera y sus seguidores de Yatama refieren a una selección de estos puntos como una agenda para la reforma de la Ley 28. Pocos países latinoamericanos han tomado el paso audaz de reconocer derechos básicos de autonomía. Por cierto. tomando una postura dual que ha contribuido mucho a su debilitamiento: denegando su debido apoyo financiero. Los sucesivos gobernantes neoliberales despreciaron la autonomía como producto de los “errores sandinistas”. por el otro. debilidades fatales de atribuciones y poderes frente al gobierno central. representantes elegidos. Gonzalez y Mercado. al final del año 1984 el gobierno sandinis­ ta entró en negociaciones con la facción de los alzados controlada por Brooklyn Rivera. Las críticas de actores claves costeños. potestades especí­ ficas. finalmente aprobada en 1987. y su ejercicio del poder dentro de la estructura gubernamental. Tanto el proceso de negociar la ley de autonomía (“Ley 28”). como el conte­ nido del mismo. es preciso comenzar con el hecho de que han sobre­ vivido casi 20 años. y pocos meses después declaró la intención de reconocer los derechos costeños a la autonomía.indb 306 01/12/11 13:15 . y recolonizando los espacios autónomos por medio de partidos políticos nacionales. van más al grano: la falta de meca­ nismos funcionales para el reconocimiento de los derechos territoriales dentro de la región autónoma. bien se podría considerar como ejemplo avanzado de la ola del multiculturalismo que se generalizaría en Centroamérica en los años noventa. 2008: 204-206). las críticas son nume­ rosas y de múltiples perspectivas. falta de mecanismos para evitar la presencia cada vez mayor de la población mestiza dentro del territorio. la confusión/competencia entre los dos niveles de gobierno local es particularmente relevante al argumento presente. Aunque promulgada bajo condiciones políticas muy propias. reflejaron la profunda ambivalencia en las condiciones que dieron lugar a su concepción. con el fin de implementar una “autono­mía verdadera” (Wilson. la ley de autonomía. competición y confusión entre los dos niveles de gobierno local (lo “autónomo” y lo municipal).

y efectivamente excluyó a Yatama (y otras fuerzas políticas locales) de la contienda electoral. que fortaleció su reputación como fuerza política leal a los intereses costeños. que eliminó la “suscrip­ ción popular”. y como fuente posible de fondos federales. y los tres artículos (artículos 7. también ofreció una vía alternativa por la cual las fuerzas locales podrían fortalecer su po­ sición. segura­ mente. Durante el proceso de consulta y deliberación que produjo el proyecto de ley. En los primeros años de la década de los noventa Yatama no parecía buen candidato para un ascenso político. El cálculo original de los sandinistas en mantener el municipio fue. crean­ do tensio­nes fuertes en varios lugares como el Río Wangki. el condicionamiento del poder autónomo en relación con el gobierno central (artículos 23. que se tuvieron que apaciguar para que la ley fuera viable. cuando conflictos de índole diversa. en 2005. especialmente en los primeros años. Varios elementos específicos fueron formulados con este propósito: el que permitió que los partidos políticos compitieran para los escaños regionales. como también por lo impredecible de sus consecuencias posteriores. Yatama ganó las tres elecciones municipales claves en la raan en 2004. añadiendo tres municipios al raas después de 1990. y la narrativa de su revitalización espec­ tacular aún no se ha contado por completo. como garantía de representación política que el régimen autónomo no proveía.ambivalencia que expresa respecto al principio básico de autonomía. tanto municipal como autónoma. el número de concejales de Yatama bajó de 28 a 13. Territorio-municipio-autonomía • 307 Book Organización política. falta de fondos y otros factores limitaron el buen funcionamiento del gobierno autónomo. Con el impulso de esta victoria legal. fue exitoso. y 17  En el sur las comunidades se movilizaron para reclamar sus propios gobiernos municipales. En las elecciones de 1994. El primero entre ellas.indb 307 01/12/11 13:15 . Yatama registró un reclamo ante el sistema Interamericano de Derechos Humanos que al final. que su vínculo orgánico a “la ley de la materia” (artículo 17) sería un contrape­so al poder autónomo. 24 y 29). En el año 2000 el fsln hizo un pacto nefasto con el partido gobernante (Partido Liberal Constitucionalista o plc). fue el movimiento (después partido) Yatama. hubieron muchos temores por parte de dirigentes nacionales sandinistas de “separa­ tismo” indígena. 17 y 24) que garanticen la continuidad del régimen municipal en el seno del gobierno autónomo. Así fue.17 Si bien la persistencia del gobierno municipal funcionó como contrapeso al gobierno autónomo. que logró usar las elecciones municipales como vía al poder. número que se mantuvo hasta 2006.

de esta convergencia entre el gobierno sandinista de Ortega y Yatama.expandió su influencia en la raas también. Después de estas acciones. por fin. reclamos que se habían venido preparando desde hace una década (Stocks. promulgada en 2003. dispersos en un territorio tan inmenso. 2007). que funcionarían tanto como unidades económicas. estableció los mecanismos institucionales y procedimientos para la demarcación y titulación de los territorios multicomunales de la región. Como respuesta a esta evidente incapacidad. en el comienzo del proceso de su revitalización. Ya para 2006. Brookyn Rivera acordó. En las comunidades que comprenden el territorio “Cuenca Libre” del Río Wangki arriba (ver mapa 7). en cambio. de manera central en el planteamiento de Yatama respecto a la “autonomía verdadera”. esperaban pronto 18  El Consejo Electoral dejó a Yatama competir en las elecciones de 2004. y negoció el derecho de nombrar el Coordinador del Gobierno del raan.19 Con el pacto Yatama-flsn de 2006 y la posterior elección de Ortega el impasse se superó. en anticipación de un resultado favorable. 19  En 2005 el gobierno de Bolaños concedió cinco títulos. como las de unos seis territorios más. uno de los más grandes de Nicaragua. pero es muy difícil que el gobierno municipal –con pocos recursos y capacidad técnica– haga mucho para atender las necesidades urgentes de sus moradores. Hale Book Organización política. Tanto las comunidades de Cuenca Libre. aun cuando el juicio no había concluido. forjando pactos con todos sus anteriores enemigos políticos. el proceso se estancó. Estas comunidades pertenecen al municipio de Waspám. aumentó su número total de concejales a 18. cuando fuera presidente. 308 • Charles R. Mcmahan y Taber. Este clamor por los derechos territoriales figura. Cuando Daniel Ortega preparaba su retorno al poder en 2006. una “autonomía verdadera”. apoyaría los pasos necesarios para implementar. y un tanto contradictorias. El gobierno muni­ cipal ha tenido alcalde de Yatama desde 2004.indb 308 01/12/11 13:15 . a la vez. era lógico invitar a Yatama. logrando la promesa firme de que Ortega. se convirtió en punta de lanza para su estrategia electoral a nivel de las dos regiones autónomas. y tan poco accesible. dando lugar a una ola de “reterritorialización” de ambas regiones. para 2006 había muy poco avance hacia su implementación.18 Esta consolidación de control sobre los municipios claves. Si bien es cierto que la Ley 445. todos dentro del parque nacional Bosawas. como también base de organización política administrativa. se pueden apreciar las consecuencias transfor­ madoras. las comunida­ des como las del Cuenca Libre han comenzado a reclamar y gestionar fuertemente a favor de la legalización de sus territorios.

quince años después. como cuarto nivel de gobierno. y para crear un contra­ peso al reclamo autonómico costeño. y pasarían a ser la base de la representación política en el gobierno autóno­ mo regional.lograr títulos. y comenzaban a funcionar.indb 309 01/12/11 13:15 . Territorio-municipio-autonomía • 309 Book Organización política. fue iniciativa desde arriba para garantizar la injerencia del Estado central. Mapa 7 El gobierno municipal ha tenido una relación variada con la autonomía en la Costa Atlántica. pero en 2004 predominó la simbiosis. Sin embargo. Al principio fue al revés: mantener la fuerte presencia de los municipios durante la formu­ lación de la ley de autonomía en los años ochenta. al menos de facto. los territorios desplazarían a los distritos electorales. En una versión de la futura refor­ ma a la Ley 28. lo cual aumentaría aun más el rol del territorio en relación al municipio. con mandato de manejar sus propios recursos naturales y ejer­ cer funciones básicas de autogobierno.

el modelo de ciudadanía –dejando atrás el estado territorial a favor del multiculturalismo neoliberal.indb 310 01/12/11 13:15 . ¿significaría un fortalecimiento de la autonomía. sobre todo porque “territorio” ha sido reclamo histórico del pueblo Miskitu desde hace más de un siglo (Hale. y que la “autonomía” se fortalez­ ca justamente en lugares que son menos viables para generar una vida digna para sus habitantes. o más bien una mayor fragmentación? Yo he asumido el primero. al empode­ ramiento étnico. estas características no son suficientes para entender sus con­ secuencias. descarguen responsabilidad para lo demás. Para el futuro cercano. La paradoja se acentúa. Si la gestión territorial llega a desplazar al muni­ cipio y a otros espacios (por ejemplo. Conclusiones El punto de partida de este ensayo es lo profundo y contradictorio de las transformaciones que se han dado en los estados y sociedades centroameri­ canos. haciendo más difícil e improbable el avance hacia la justicia social e inclusive. la pregunta clave gira en torno de lo que los dirigentes de Yatama llaman “la autonomía verdadera” y los principios correspondientes que guiarían la reforma a la ley. La conclusión no es que las reformas multiculturales son dañinas. bajo ciertas circunstancias. El multiculturalismo. Pero veo también una base de temor el escenario contrario: que los sectores poderosos mantengan control sobre lo estratégico. desde el cierre de la época revolucionaria. sino que su impacto es contingente: depende de cómo sean apro­ 310 • Charles R.la disputa de las elecciones municipales sirvió a Yatama como trampolín para recuperar su protagonismo. por un lado. puede contribuir a la consolidación de las nuevas condiciones de dominación. que hacen realidad a través de su pacto con Daniel Ortega. Estas transformaciones incluyen. los distritos electorales) como la unidad política operante. Si bien dichas transformaciones se dan en el contexto de una consolidación democrática y del clamor por los derechos culturales. y por otro. Aunque no se puede aún decir con certeza. y volver a ser una fuerza política dominante en la región. Hale Book Organización política. en la manera que Yatama asciende con la bandera de la legalización de los territorios indígenas. el modo de producción y acumulación económica. parece probable que esta “reterritorialización” de la Costa signifi­ que una disminución del poder y gestión de los municipios. 1994b).

Pero si es así entonces. es muy posible que los protagonistas puedan vivir bien sin la injerencia del Estado. desde la tensión abierta (Honduras). de acuerdo con la imagen actualizada de Wolf. que condicionan considerablemente la autonomía lograda. Dicho de manera brusca.indb 311 01/12/11 13:15 . si cuentan con un mínimo de articulación con la economía globalizada. Este argumento general –sobre lo contingente de las reformas– vale también para la indagación más específica sobre la relación entre la descentra­ lización municipal y el giro territorial. la noticia es positiva: tanto la descentralización como el giro territorial implican una devolución de poder. y eso lógica­ mente refuerza la gestión autonómica. la preocu­ pación es que los estados comiencen a propiciar la autonomía como estra­ tegia de gobierno para los “espacios vacíos” que carecen de valor sobresaliente dentro del nuevo modelo económico. recursos y autoridad desde esferas más agregadas. De igual importancia. sino pre­ gunta que surge de esta línea de investigación– tiene que ver con la imagen actualizada de Wolf. Si fuera así. La autonomía es reclamo desde abajo. Una se­ gunda observación sigue: que la relación entre estas dos políticas varía marcadamente. Se notó primero que las dos tenden­ cias tienen lógicas que caben nítidamente con las reformas neoliberales. no necesariamente sería regresiva. pero también que ambas han sido utilizadas para llevar adelante reclamos y movilizaciones que van más allá de esos parámetros restringidos. Las dudas comienzan al recono­ cer que ambos también son tecnologías de gobierno. y qué tan posible es llevarlas más allá de sus límites establecidos.piadas por los protagonistas. habría que conformarse con Territorio-municipio-autonomía • 311 Book Organización política. con el caso de Tucurú (Guatemala) en el medio entre estos dos. Una duda más de fondo –que planteo no tanto como conclusión. intenté reflexionar sobre la relación entre esas dos polí­ ticas y la autonomía –el reclamo central del movimiento indígena contem­ poráneo en Centroamérica. que involucran a los sujetos en rutinas administrativas (el municipio) y reglamentos jurídicos (el territorio). hasta la simbiosis (Ni­ caragua). y sus implicaciones para la viabilidad de la autonomía tal como se concibió en la época pasada. en vez de propósito común contra adversa­ rios mayores. Advertí que a primera vista. porque requieren el gasto de energías po­ líticas en la negociación entre sí. lo cual minimiza el alcance de cada uno. Más aun cuando florecen las tensiones entre estas dos tendencias.

principios como el pana pana luwi laka (libre traspaso recíproco) de la Mosquitia de Honduras. con su planteamiento de las “autono­ mías sin permiso”. más para generar debate que cerrar con certezas. Ofrezco algunas reflexiones en esta línea. a manera de conclusión. y efectuar transformaciones sociales más amplias? Segundo. de que los poderes de gobierno logrados sean restringidos a “espacios vacíos” y. si la autonomía se ejerce con reglas propias. han abierto una ventana distinta a esta discusión. ¿Cuáles son los preceptos tradicionales de la autono­ mía que la articula tan férreamente a espacios rurales –y a espacios homogé­ neos sin interrupción? ¿Sería posible mantener la fuerza de la identidad cultural como base de la reivindicación. ¿Cómo pensamos. regresamos a la relación entre autonomía y territorio. Cada una de estas preguntas corresponde a desafíos directos a preceptos básicos del orden neoliberal. entre otros. Si bien es cierto que el “giro territo­ rial” es una buena noticia para los reclamos de autonomía. no de los movimientos autonómicos. Otra manera de enfrentar este dilema. pues. cada vez más. es que ya es hora de repensar la autonomía. por ende. Las “guerras de las barriadas” serían. y que deja a otros la tarea de incidir en el Esta­do y en la sociedad dominante. en este caso. con base consuetudinaria. si las comunidades avalaran. pero desenfatizando la articulación tan arraigada entre identidad. Por ejemplo. problema de otros. funcionales para las nuevas relaciones de dominación económica y política. que apenas se han comenzado a visualizar. que también se encuentra plantea­ do en los debates y en la práctica política de los movimientos y organizacio­ nes de base. pareciera que las autonomías. en este caso. Hay mucha menos posibilidad de una sumisión a los modos de gobierno dominantes. Primero. y que a la vez cuestione la autoridad única del Estado para consagrar y monitorear tales derechos. sería mejor aun si hubiera manera de concebir los derechos de posesión de manera que no ceda completamente a la lógica jurídica liberal del Estado. Pero quizá aumente el riesgo.una noción de autonomía que abandona las pretensiones mayores de transformación sociopolítica. confirmando así la suma importancia de las luchas indígenas en los futuros procesos de transfor­ mación social en Centroamérica. lugar y espacio? Finalmente.indb 312 01/12/11 13:15 . se abriría brecha para promulgar una autonomía que abarque derechos de pro­ piedad. las posibilidades de las “autonomías sin permiso” para generalizarse. Hale Book Organización política. tienen que abarcar espacios urbanos y archi­ piélagos trasnacionales. los zapatistas. 312 • Charles R.

43-73. Stanford. Arte/ccarc/masta/finzmos. Gordon. 4. Space. en Joseph Tulchin y Andrew Seele (eds. 64. Hondu­ ras. pp. “Más que un indio…” Racial ambivalence and neoliberal multicultural­ ism in Guatemala. Nawal Wuj. Austin. Bendaña. Social Chan­ ge and Globalization. ccarc. Violence and Social order in Urban Nicaragua.). (1994b). Minneapolis. 1-17. Neoliberalism as eException. Jesús y Luis Felipe Linares López (2004). London. Conic. 267-292. 11 años de lucha por el rescate de la cultura maya y la madre tierra. Edwin Matamoros y Margarita Antonio (2007). Latin America and Global Capitalism. University Stanford Press. Washington. Robinson. ccarc. Puente Alcaraz. en Cities Theme. Padilla. Aihwa (2006). Austin. (2007). (2008). Austin. Hale. Woodrod Wilson Center. en J. University of Minnesota Press. (2006). Johns Hopkins.indb 313 01/12/11 13:15 . Alejandro (2007). Disparate Diasporas: Identity and politics in an AfricanNicaraguan community. 1. (2003). año 29. Charles R. Rodgers. Santiago y Manuela Camus (2003). University of Texas Press. Informe final de investigación. año 38. (2003). Manágua. “Spacializing States”. 981-1003. (2007). Ong. 1996-2002”. Akhil y James Ferguson (2002). ccarc. London. William I. Austin. Propuesta de metodolo­ gía de planificación participativa en las comunidades de los ríos Wangki y Bocay. pp. Santa Fe. (1998). año 2. 231-275. pp. “A General View of the Institutional State of Decentralization in Guatemala”. 36. “Living in the shadow of Death: Gangs. Karl H. (1994a). pp. Boyarin (ed. Resistance and Contradiction: Miskitu Indians and the Nicaraguan State. p.Bibliografía Bastos. en Journal of Latin American Geography. pp. núm. “Slum Wars of the 21st Century: The New Geography of Con­ flict in Central America”. Transnational Conflicts: Central America. Duke University Press. Guatemala. Baltimore. en American Ethnolo­ gist. Verso. 2. Durham. núm. “Wan Tasbaya Dukiara: Contested Notions of Land Rights in Miskitu History”. Decentralization and Democratic Governance in Latin Ame­ rican. Territorio-municipio-autonomía • 313 Book Organización política. Guillermo et al. “The Territorial Turn: Making Black Territories in Pacific Colombia”. Edmund T. School of American Research Press. Time and the Politics of Me­ mory.). Dennis (2006). Gupta. p. Mutations in Citizenship and Sovereignty. núm. (1991). 1894-1987. Una tragedia campesina. Atlas de la Federación finzmos en la Moskitia. Offen. XX. en Journal of Latin American Studies. Crisis State Research Center. p.

Irma Alicia (2005). “State Formation Property-reflections on the Political Technologies of Space in Central America”. p. Stocks. Harper & Row. San Salvador. the State and Struggles for Land in Guatemala: Strategies for Survival and Negotiation in the Face of Globa­ lized Inequality. en Xóchitl Leyva. Segovia. Witness to Sovereignty: Essays on the Indian Movement in Latin America. Toronto. Peasant Wars of the Twentieth Century. 1. año 10. pp. núm. (1969). Lestel. Copenhagen. Diagnóstico integral sobre las principales tendencias de las relaciones económicas intraregionales y de las necesidades de formación de los actores identificados. Wilson. Integración real y grupos de poder económico en América Central. ciesas/Flacso. (2005).). 6. en Journal of Historical Sociolo­ gy. Hacia la investigación de Co-Labor. Fundación Friedrich Ebert. Alexander (2003). 138. Rosa. “Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka”. Ph. Araceli Burguete y Shannon Speed (eds. año 21. 189-228. Austin. Pairca (Programa de apoyo a la Integración Regio­ nal Centroamericana).Ronsbo. 1495-1505. pp. en Conser­ vation Biology. Prisma. “Indigenous. San José. Stefano (2006). University of Texas. Velásquez Nimatui.indb 314 01/12/11 13:15 . Varese. Henrik (1997). Benjamin y Peter Taber (2007). Book Organización política. pp. Implicaciones para la democracia y el desarrollo de la región. Gobernar (en) la diversidad: Experiencias indígenas desde América Latina. Costa Rica. Indigenous Peoples. Herman (2008). Miguel González y Evaristo Mercado (2008). iwgia. Anthony Macmahan. 56-73. México. núm. Colo­ nist and Government Impacts on Nicaragua’s Bosawas Reserve”. Perfiles y trayectorias del cambio económico en Centroamérica: Una mirada desde las fuentes generadoras de divisas. Eric R. Dissertation. Wolf. D.

Enrique. Era claro que algo había pasado. por un presunto financiamiento a grupos que atentan contra la democra­ cia boliviana. cuando me topé con un reportero de la “Kausachun Coca”. pero esa mañana había cierto nerviosismo que se sentía en su cuchicheo apresurado. 2 y 3 de octubre de 2008. 1  Viva la Coca. usaid. Al igual que el Presidente Evo Morales. 2  Los nombres de personas entrevistadas han sido cambiados para preservar el anonima­to. Sus comentarios críticos y sugerencias son fuentes de inspiración que siempre desafían el pensar. quienes son personas públicas y aceptaron ser identificados.1 la radio emisora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba. Me acer­ qué a uno de los guardias para preguntar qué había pasado.Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales”. Una mirada desde el Movimiento Cocalero del Chapare María Eugenia Brockmann Rojas* Villa Tunari estaba convulsionada la mañana del 25 de junio de 2008. Una versión preliminar de éste fue presentada en la “Reunión Internacional sobre Gobiernos Locales Contemporáneos en América Latina”.2 el reportero. los cocaleros acusan * Agradezco a Kristin Norget por su confianza y apoyo para escribir este artículo. Gracias a Philip Oxhorn por sus comentarios a versiones previas de este manuscrito. esta­ ba transmitiendo en vivo para la radio el anuncio de la expulsión de usaid del trópico del Chapare: Cochabamba-erbol. 315 Book Organización política. ya que la gente entraba y salía de la alcaldía con prisa. La Federación de Cocaleros de Chimoré determinó hoy en su Décimo Sexto Congreso expulsar de esta región del trópico cochabam­ bino a la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. los mototaxis circulaban por la avenida frente a la municipali­ dad. No es extra­ño que la gente se reúna fuera de la alcaldía. en quechua. salvo los casos de altos dirigentes del mas. organizada por el Woodrow Wilson Center for Interna­ tional Scholars y el Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. y unas 30 personas se amontonaban en las puertas de la alcaldía.indb 315 01/12/11 13:15 .

zona donde se cosecha la coca “dulce”. partido liderado por el presidente de Bolivia. no vieron ningún avance en el desarrollo del trópico cochabambino “Son 14 años que usaid está con nosotros y han gastado mucho dinero. La oficina estaba vacía y cerrada. Entendí entonces por qué el viernes pude contactar y conversar con varios miembros de la Coordinado­ ra de las Seis Federaciones. permitida según ley. Don Jerónimo. Enrique estaba esperando al vicepresidente de la Federación del Trópico y diputado del mas. Evo Morales. Este miércoles será la última actividad en Chimoré”. por eso algunos sostienen que la coca chapareña se va “directo” al narcotráfico. La coca del Chapare es considerada “amarga” compara­ da con la de los Yungas de La Paz. té verde y otros productos subtropicales.4 Me explica­ ron que estaban en el Chapare recolectando muestras de cacao para un estudio sobre cacao y rendimiento. Acordamos caminar juntos en dirección de las ofi­ cinas del Instituto Nacional de Reforma Agraria-inra. además de tener cí­ tricos y coca. Al llegar a Villa 14. lugar en el que tenía una reunión programada con un ex dirigente sindical. Humberto Guardia. lugar en el que encontré dos técnicos del cacao que venían de los Yungas de La Paz. continuó. cacao. me dirigí a la casa de don Jerónimo. alcal­ des y diputados del mas3 para tomar esta decisión”. Les pregunté si habían escuchado algo sobre la noticia de la expulsión de usaid  Movimiento al Socialismo. dirigentes. Terminó la transmisión. Las otras personas que estaban alrededor de la alcaldía no tenían ma­ yor información. “se reunieron aquí en la alcaldía. “Es un acto simbólico que tendrá mayor incidencia después”. “El fin de semana”. dijo. denunció que en los 14 años que la Agencia de los Estados Unidos para el Desarro­ llo Internacional-usaid se encuentra en la región. nunca se ha visto el desarrollo de esta zona. cafetales. Luego. como la llaman los chapareños. tiene el mejor cacao de la zona. institución que recibe financiamiento de usaid para el proceso de saneamiento de tierras. Enrique me aclaró que si bien ésta era una decisión de la Federación de Chimoré.  La zona de los Yungas de La Paz es además productora de cítricos. Enrique recibió una llamada que le comunica­ ba que el diputado Romero se había ido a Cochabamba. El alcalde de Chimoré. 3 4 316 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. según supe después. para hacerle una entrevista y acompañarlo a distintas localidades a pintar y sacar carteles que presenten el logotipo de usaid.a usaid de financiar acciones para desestabilizar al gobierno del Movimien­ to al Socialismo-mas. que era parte de un proyecto mayor finan­ ciado por la cooperación danesa-Danida. enfatizó Huberto Guardia. Asterio Romero. en realidad era también una decisión de las Seis Federaciones. ya que la de los Yungas sería la coca preferida por su sabor.indb 316 01/12/11 13:15 . así que decidí partir a Villa 14 de Septiembre.

Blasier (1985). que se vayan a los Yungas que allá los esperamos con los brazos abiertos”. de explotación…” Le pregunté cómo se había ente­ rado de aquello y me respondió “todos saben. ver Léons (1997b).a lo cual uno respondió: “Sí. Don Jerónimo. se elige a Evo Morales. racistas y discriminadores (Eid. respondió.indb 317 01/12/11 13:15 . En los últimos años. y partió apre­surado a su reunión en el mercado de la coca de Villa 14. quien ha puesto en marcha un proyec­ to cultural y político-económico con claras líneas étnicas que aspira a romper 5  La Unión Juvenil Cruceñista (ujc) es una organización fundada en 1957 en la ciudad de Santa Cruz. En cuanto a la particular relación entre ambos países en el contexto de la lucha contra el narcotráfico. Es una barbaridad y como ex dirigente tengo que organizar… tenemos una reunión urgente entre diri­ gentes para ver qué vamos a hacer”. Inicio este artículo con esta historia no con el objetivo de describir la histó­ rica. Los técnicos se despidieron y se fueron con una carga de 50 libras de cacao. La Federación Internacional de Derechos Humanos la califica como una organización paramilitar afín al Comité Cívico pro Santa Cruz. Sanabria (1997). Imagínese que los de usaid habían comprado grandes extensiones de tierra en Santa Cruz y tienen a gente trabajando para ellos en calidad de esclavos. la ujc ha ganado notoriedad por su ferviente y violenta oposición al gobierno de Evo Morales y su defensa de la nación camba. insistí. y condena sus actos por ser violentos. usualmente de hablar tranquilo y pausado. Le pregun­ té cómo sabía esto y me respondió: “Así dicen pues.6 sino más bien como un ejemplo que ayude a explorar la relación entre el movimiento cocalero del Chapare boliviano y los gobiernos locales de la región por un lado. 6  Los trabajos de Dunkerley (1984).” ¿Quiénes?. y como no los quieren aquí. Esa tarde en Villa Tunari. y algunos dicen del mundo. y éstos con el gobierno central por el otro. Escuché ese argumento repetidas veces en el Chapare.5 “Así es pues. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 317 Book Organización política. Lehman (1999). y de Mesa (2001) parcialmente analizan las complejas y tensas relaciones de Bolivia con Estados Unidos. Le pregunté si tenía algo que ver con lo de usaid y me dijo: “Sí. En ese entonces sus objetivos giraban en torno a la defensa de regalías petroleras para su departamento. ya que tenía una reunión de emergencia en el sindicato. doña Celestina me recordó que usaid estaba siendo expulsada porque financiaba con 100 dólares americanos diarios a cada miembro de la Juventud Cruceñista. y Gamarra (1994). un presidente “indígena”. usaid les financia para que hagan violencia y desestabilicen a nuestro presidente”. Klein (2003). El aná­ lisis de esta relación cobra relevancia en el contexto actual en el que por primera vez en la historia de Bolivia. Se volvió a disculpar despidiéndose. compleja y tensa relación entre los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos. se disculpó rápidamente luego de saludarme “por no poder atenderme”. “Todos”. 2008).

Evo Morales se autoidentifica como indígena. La promesa de forjar un “gobierno de los movimientos sociales” en el que éstos participen del quehacer y deci­ siones gubernamentales.–o al menos terminar– con la exclusión y marginación histórica de pueblos indígenas de Bolivia. desde la perspectiva de líderes del movimiento cocalero y de los gobiernos locales del Chapare. La particularidad de estos gobiernos es que son liderados por dirigentes que gozan de una amplia trayectoria dentro del sindicalismo y movimiento coca­ lero. democrático. independiente. 2005).indb 318 01/12/11 13:15 . Este artículo busca señalar algunas características de esta “nueva forma de gober­ nar”. junto con su asunción a la presidencia trae conse­ cuencias en cómo el poder es ejercitado no sólo en el gobierno central sino también en los ámbitos locales (ver Canessa. nómadas y urbanas de las tierras bajas y las tierras altas. intercultural. en discursos públicos. como comenta un dirigente cocalero entrevistado. libre.7 La llegada al poder de Morales es más que un simple cambio de gobier­ no o gobernante. se garantiza su libre determinación en el marco de la unidad del Estado. propia de las culturas originarias e indígenas de Bolivia. 2008). Ver en especial su discurso al darse a conocerse los resultados de las elecciones presidenciales en diciembre de 2005 (Morales. en las comunidades agrarias. conforme a esta Constitución y la ley” (Bolivia. 2 estipula “Dada la existencia precolonial de las naciones y pueblos indígena originario campesinos y su dominio ancestral sobre sus territorios.9 Su promesa de llevar a cabo una Asam­ blea Constituyente en la que Bolivia se reimagine y reinvente ha traído consi­ go intensos debates de quiénes somos como bolivianos y como indígenas. 318 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. 2007). que consiste en su derecho a la autonomía. cultural y lingüístico.8 lo cual ha influenciado los sentidos de identidad de la gente. al autogobierno. Representa un cambio de cómo el poder político del Estado es visto en un país cuya mayoría indígena había sido gobernada hasta enton­ ces por una minoría blanca o mestiza. dentro del proceso integrador del país”. en instrumentos internacionales como la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo (oit). muchas veces habla en plural a nombre de los indígenas. 9  La autoidentificación es uno de los aspectos más importantes en las definiciones sobre indi­ geneidad. los bolivianos acuden a las urnas para aprobar o no la Nueva Constitución Política del Estado la cual define a Bolivia en su Art. soberano. postula una visión cosmocéntrica que supera los contenidos etnocéntricos tradicionales del desarrollo” (Bolivia. descentralizado y con autonomías. Albro. 2006: 10). Bolivia se funda en la pluralidad y el pluralismo político. 2007b. 10  Mientras se escribe este artículo. al reconocimiento de sus instituciones y a la consolidación de sus entidades territoriales. jurídico. Su Art. A partir de los elementos comunitarios enraizados en los pueblos indígenas. 8  Morales. 1 como “Bolivia se cons­ tituye en un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario. económico.10 7  El Plan de Desarrollo de la administración de Morales “se basa en la concepción del Vivir Bien. a su cultura. cuestión que torna borrosas y difusas las fronteras y distinciones entre sindicato y municipio.

muchos de los concejales. quienes tienen una percepción más fluida y compleja sobre sí mismos. académicos. Basado en un trabajo etnográfico de 8 meses y medio entre junio de 2007 y agosto de 2008. articular un lenguaje que critica al neocolonialismo. ong. ¿Qué significados adquiere identificarse como “originario” a nivel local? ¿Cómo inter­ preta la población del Chapare esta identificación de sus líderes con identi­ dades indígenas originarias? ¿Qué efectos tiene esta identificación en prácticas de gobernabilidad. por su histórica condición de exclusión y marginación. alcaldes y dirigentes cocaleros con quien conversé se identi­ fican como “indígenas” u “originarios”. Este posicionamiento permite a los “indíge­ nas”. a la globalización y a los estadosnaciones.Es por eso que en esta “nueva forma de gobernar” es clave abordar el tema identitario. la segunda entre mediados de septiembre y diciembre de 2007. A primera vista. rechazados y nego­ ciados en los niveles locales. buscando examinar cómo éstos son reinterpretados. Curiosamente. ya que forma parte de un proyecto mayor que explora significados emergentes de indigeneidad en el discurso y práctica del gobierno boliviano.indb 319 01/12/11 13:15 . agentes gubernamentales. y la tercera entre junio y agosto de 2008. en el que realicé entrevistas estructuradas y semiestructuradas con líderes del movimiento cocalero a nivel nacional y local. Este particular posicio­ 11  El trabajo de campo se realizó en tres etapas. La primera entre junio y agosto de 2007. y así orientar el enfoque del estudio iniciado el 2007. esta autoidentificación contrasta con la de las bases. adueñados. pareciera fácil decir quién es o no indígena en Bolivia. Sin embargo.11 Comparto el enfoque expuesto por Andrew Canessa (2007) de que la indi­ geneidad debe ser vista más como un posicionamiento político que una identidad primitivista y estática. por ejemplo en términos de legitimación? Este artículo es un primer acercamiento al análisis de estos temas. la investigación explora los impactos mutuos que generan estos discursos identitarios y la politización de identidades indí­ genas tanto en el gobierno como en el movimiento cocalero. la de los miembros de los sindicatos agrarios. como también con ex dirigentes y miembros de las bases del movimiento. En el Chapare. el cual permitió establecer contactos con líde­ res cocaleros. por ejemplo. Esta investigación se nutre también de trabajo de campo preliminar realizado durante 8 semanas en 2005 y 12 semanas en 2006. y repercute en una población mayor. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 319 Book Organización política. una mirada más cercana a aquellos (auto) identificados como indígenas muestra que no es una cuestión fácil de solucionar ni mucho menos tiene una única respuesta.

En Bolivia. 320 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. la probable nueva Constitución Política del Estado seguramente tendrá un impacto en los discursos identitarios ya que reconoce 36 naciones indígenas. y la población que es definida como indígena. El artículo se divide en tres partes. La retóri­ ca del movimiento que ganó el apoyo nacional e internacional arguye que el agua es un elemento de la naturaleza y fundamental para el balance ecológico de las comunidades indígenas y por tanto. Albro (2005) y Canessa (2006. Este movimiento. La primera. estudiantes. amas de casa. 14  En Bolivia hoy. la privatización del agua y relaciones diplomáticas con otros países. lo cual puede iluminar el porqué de las discrepancias entre discursos identitarios. 2007) argumentan que si bien Evo Morales en Bolivia era visto como un líder cocalero. busco analizar la relación entre discursos emanados desde el gobierno central sobre identidad. entre otros. con derecho a autonomías y formas de justicia comunitaria. 2002). No olvidemos que es el Estado. traducción mía. no son sólo múltiples. comercializarlo atenta contra estos dioses. como aspectos que forman parte del discurso indígena. sino también múltiples formas de expresar esa indi­ geneidad en determinado tiempo y lugar (Gustafson. conocido mundialmente por representar un triunfo contra la globalización (Albro. son múltiplemente fluidas y siempre relacionales. 2005). mostrando cómo el movimiento hábilmente articula un lenguaje de protesta en el que deidades indígenas. Como Warren y Jackson señalan. lo cual presenta desafíos analíticos y conceptuales a los antropólogos” (2005: 561).indb 320 01/12/11 13:15 . reseña brevemente la historia del sindicalismo cocalero mostrando sus raíces en la Revolución de 1952. a nivel internacion él reconoció los beneficios de la identificación indígena. fueron también actores fundamentales de esta “guerra”. 2002) y no necesariamente como “indígenas”. 2006). fluidas y relacio­ nales. y pasando al momento actual en el que se constituye como un fuerte movimiento social y partido político capaz de ganar elecciones locales y 12  Laurie y sus colegas (2002) y Assies (2003). Por esto. analizan la “Guerra del Agua” de Cochabam­ba. las “identidades no son sólo fluidas. se debe prestar atención a las “identidades” (en plural) con especial atención a su forma­ ción y presentación en términos de procesos y relaciones (Warren y Jackson. sino que trabajadores urbanos. no fue conformado únicamen­ te por campesinos indígenas.13 Asumiendo este desafío.namiento permite entonces presentar temas tan variados como son la expor­ tación del gas.14 Estudios antropológicos recientes no sólo sugieren que hay múltiples formas de ser indígena. estos eventos han sido analizados como movilizaciones plebeyas (García Linera. si bien se reconoce su participación. como la Pachamama y el Wira dios son invocados para “defender” el agua.12 Este estudio se sitúa en la literatura antropológica que reconoce la com­ plejidad de la descripción de identidades que son flexibles. 2007). a través de dis­ cursos y herramientas (como censos) quien define quiénes son o no indíge­ nas (ver Canessa. 13  Original en inglés.

1997). Es recién. que se logran asentamientos poblacionales permanentes en la zona. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 321 Book Organización política. y que no necesariamente encaja con el discurso de sus líderes locales y nacionales. el primer asentamiento que los jesuitas fundaron fue Villa Tunari en 1695. 15  Los jesuitas bautizaron Villa Tunari con el nombre de San Antonio. en 1920. En 1941. El Chapare y el movimiento cocalero Paraíso e infierno. a menudo. y hoy se la conoce como San Antonio de Villa Tunari.15 Sin embargo. No hay una producción historiográfica rica ni muchos estudios arqueo­ lógicos de esta zona de Bolivia. como parte de la construcción de la carretera Colomi –tierras bajas.indb 321 01/12/11 13:15 . abarca una amplia región que comprende tres provincias del departamento de Cochabamba: Tiraque. ha creado un gobierno municipal en el que las fronteras entre éste y el movimiento cocalero sindical se tornan borrosas. Se sabe que los Yuracarés y Yuquis habitaban esta zona antes de la llegada de los españoles –y aún la habitan– y que se trató de “reducirlos” innumerables veces (Rodríguez Ostria. La zona que se conoce como “el Chapare”. constituyendo esta “nueva forma de gobernar”. Esta sección muestra cómo el sindicalismo cocalero. quienes muestran que su identidad es más compleja. Así es descrita. La segunda parte explora la relación entre sindicato y gobierno local. con tupidos bosques y caudalosos ríos que hacían dificultosa la sobrevivencia. diversa y rica. esta húmeda zona tropical del departamento de Cochabamba. cuyo corazón se encuentra a unos 180 kilóme­ tros de la ciudad de Cochabamba. Innumerables intentos por lograr asen­ tamientos permanentes se toparon con la realidad de un clima complejo.nacionales. la coloni­ zación de esta zona no tuvo éxito. La última parte del artículo describe la retórica utilizada por los dirigentes locales. Esta retórica es contrastada con la percepción de “las bases” de los cocaleros. especialmente si se la compara con la produc­ ción sobre los pueblos andinos del oeste del país. Carrasco y Chapare. De acuerdo con Alison Spedding (2004). vista desde la particu­ laridad de la municipalidad de Villa Tunari. la cual pone el énfasis en la autoidentificación indígena. a través de su movilización organizada. El difícil acceso a la zona y la ausencia de caminos añadieron complejidad y obstáculos a las misiones colonizadoras. el nombre fue cambiado a Villa Tunari. En este breve recuento histórico se quiere iluminar la fortaleza que tienen los discursos estatales en forjar identidades.

por el trabajo forzado de prisioneros paraguayos de la Guerra del Chaco. 1994 en Sanabria. pero no se comercializan por falta de acceso a caminos y transporte adecuado. el gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (mnr) encabezado por Víctor Paz aplica una Nueva Política Económica (npe). Testimonios orales y estudios demográficos coinciden en que es gracias a esta carretera que se produce un flujo migratorio importante. En 1963 se da mayor impulso a la colonización del Chapare y se diseña la carretera Villa Tunari –Puerto Villarroel que se concluye entre 1972-1973. plátano y walusa son los productos principales que se producen en ese enton­ ces. considerada “amarga” en comparación con la de los Yungas de La Paz. Según Léons y Sanabria.En 1938. yuca. hacia mediados de 1990 las ganancias provenientes de la exportación de derivados ilegales de coca circulaban en Bolivia subsidiando el consumo de servicios e importación de bienes y así estabilizando la economía nacional (1997: 3). Datos de 1978 indican que en el Chapare boliviano se cultivaban entre 13 y 15 mil hectáreas de coca. especialmente de tierras campesinas del valle cochabambino y potosino. el panorama cambia drásticamente. 1997b: 17). 322 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. y la población del Valle Alto de Cochabamba es la que empieza a asentarse en esta zona. Según Rodríguez Ostria (1997. la legislación que regula la producción de coca y también en el habla “popular” se hace referencia a la distinción entre el uso “tradicional” de la coca (para el pijcheo o akulliku –mascar la coca–. la literatura académica. 17  La cocaína producida en Bolivia obedece los mismos principios económicos que otras mercancías. el Estado asume la colonización de las tierras bajas como parte importante de su política de modernización agraria. En 1985. dinero del narcotráfico financió un violento golpe de estado liderado por el general Luis García Meza. y sólo diez años después esta cifra aumenta a más de 55 mil hectáreas (Painter. Coca. que para entonces constituían la única forma de relación entre el Estado y la sociedad rural. 1997: 172) dando lugar al llamado “boom de la coca” y al aumento de produc­ ción de derivados ilícitos de la coca17 (Leóns y Sanabria.indb 322 01/12/11 13:15 . ver también Spedding. empieza a produ­ cirse en mayor cantidad. Con la Revolución de 1952. Es también en la década de 1970 que la coca chapareña. se logra abrir el camino hasta Villa Tunari. 2004) aún a inicios de 1970 la coca es utilizada para el consumo tradicio­ nal16 pero al avanzar la década y entrando en los ochenta.18 Con 16  En Bolivia. En el Chapare esto se traduce en mayor migración a la zona y la consecuente crea­ ción de sindicatos agrarios. o para su uso en ritos o con fines medicinales) y su uso con fines ilícitos (como producción de sulfato y clorhidrato de cocaína). 18  La npe fue el programa de reestructuración económica del gobierno del Movimiento Na­ cionalista Revolucionario (1985-1989). La demanda generada en el extranjero incentivó la producción interna al punto que en 1980.

(2) la implementación de progra­ mas que promuevan que el campesinado adopte estos cultivos en lugar de la coca. que puedan competir con la coca y eventualmente reemplazarla. ayudó más bien a solventar estilos de vida de las clases medias burócratas que administraban estos proyectos.el eufemismo de “relocalización”. Como otros programas. Evo Morales.20  Comunicación personal. es cierto que mineros del altiplano migraron hacia el Chapare.19 Con el gobierno del ex presidente Víctor Paz y el apoyo y presión de los Estados Unidos. fue un fracaso ya que no fue aceptado por el campesinado y fracasó en promover alternativas viables que permitieran al campesinado vivir de los productos alternativos a la coca. pero no en la magnitud ni proporción que se especula. y (3) la disuasión a emigrar a zonas bajas. como asesor principal del entonces dirigente sindi­ cal y hoy presidente de Bolivia. En una entre­ vista citada en un periódico de circulación nacional. La imagen de mineros convertidos en cocaleros ha quedado en el imaginario colectivo y se reforzó cuando Filemón Escobar. Leóns concluye. Asterio Romero. ya que las personas entrevistadas rechazan y acusan al programa de desarrollo alternativo por no tomar en cuenta “a los mismos campesinos. De 85 millones de dólares de usaid. apa­ reció a mediados de 1980. Por un lado. Numerosos estudios y artículos periodísticos establecen que un número importante de mineros migra a las zonas del Chapare para dedicarse a la plantación de coca. 1997). se cita al diputado del mas y dirigente cocalero. el 20 por ciento para la producción y sólo un 6 por ciento para los productores. a sus necesidades” y por “intentar dividir al movimiento cocalero”. ecológica y socialmente viables. como política y programa.  Según Léons (1997b). El análisis de Léons sobre desarrollo alternativo se centra en Yungas de La Paz. el 80 por ciento de estos recursos eran para pagar los salarios del personal del Desarrollo Alter­ nativo. el “desarrollo alternativo” era una de las estrategias principales de la lucha antidrogas de Estados Unidos en Bolivia y otros países andinos. se intensificaron los esfuerzos y recursos financieros y militares para disuadir a campesinos chapareños de plantar coca a través de progra­ mas financiados por la cooperación internacional y así promover un “desarro­ llo alternativo”. Por otro. dirigente minero sindical de gran trayectoria. el desarrollo alternativo. 19 20 Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 323 Book Organización política. 2008b). el Estado boliviano aumentó sus capacidades organizativas y estableció una mayor presencia militar en todo el territorio nacional (ver Sanabria. empezó en Bolivia una vigorosa e incesante campaña de erradicación de coca y cocaína que coincidió con otros procesos. nada ha cambiado. pero sus hallazgos son igualmente válidos para el Chapare. más que al campesinado que supuestamente beneficiaba. Ver también Escobar (2008). Según ella. miles de mineros y trabajadores de empre­ sas estatales perdieron sus fuentes laborales. 19 de julio de 2007. Las entrevistas que sostu­ ve en el Chapare con campesinos apoyan este argumento. sólo mi­ gajas venían a nosotros y seguimos siendo pobres” (La Razón. Esta estrategia su­ ponía (1) la búsqueda de cultivos que sean económica. Según Roberto Laserna. diciendo “Desde que se aprobó la Ley 1008 (en julio de 1988) y los programas de interdicción y desarrollo alternativo.indb 323 01/12/11 13:15 .

en Shinaota los sindicatos campesinos se forman en 1960. provenían de zonas donde el quechua y aymara eran las lenguas principales. Son migrantes recientes los que se organizan en torno a sindicatos. así como otros proyec­ tos posrevolucionarios en Latinoamérica. y puso el énfasis más bien en identidades de clase. la organización sindical fue en gran medida la respuesta al vacío y ausencia del Estado. En el Chapare. 2004). en la medida que en que se colonizaban nuevos territorios y en la que el sindicato era la única instancia de mediación con el Estado central. Presencia.indb 324 01/12/11 13:15 . que acogieron a los nuevos colonos. estamos seguros que la tranquilidad continuaba en estas tierras tropicales que tiene la mala suerte de producir una buena hoja de coca” (Hoy. Los sindicatos fueron aumentando en número a partir de la Revolución de 1952. se entrevista a un dirigente cocalero a quién se cita diciendo “Si no habrían sido los ‘gringos’. la organización de comunidades en el Chapare en torno a sindicatos respondió también a la ausencia de organizaciones indígenas tradicionales en la zona. rebautizó a poblaciones indígenas como “campesinas” o “mineras” bajo el supuesto que la identidad indígena desaparecería. 23  Por ejemplo. 1989b). intentó minimizar cualquier referencia a identidades étnicas de la población. Ver entre otros Hoy.22 Cabe recor­ dar también que campesinos y mineros que emigraron al Chapare hacia mediados de 1980. el naciente movimiento cocalero se distanciaba de éste y pedía respeto a la “dignidad nacional”. Protestan la violenta incursión de militares bolivianos y extranjeros en la erradicación de cocales y demandan un desarro­ llo integral en la que ellos sean actores principales. Los sindicatos campesinos se formaron ya desde 1940 por grupos de colonos que se organizaban entre sí para distribuir­ se tareas y tierras. De esta manera. 1989. 1989 y 1989b. y en Ivirgarzama recién en 1980 (Spedding. sino de otras orga­ nizaciones en la región.23 Asimismo. 21  Varios artículos de prensa del periodo atestiguan el surgimiento de protestas contra la erradicación forzosa y demandas de desarrollo integral por parte del gobierno.Otro proceso importante durante este periodo es la articulación de orga­ nizaciones sindicales de campesinos chapareños para plantear demandas al gobierno como un movimiento.21 Así. y traían consigo tradiciones de organización sindical campesina y minera heredadas desde la Revolución de 1952. 22  En un artículo de prensa. El proyecto iniciado por la Revolución de 1952. Deborah Yashar (2005: 156) argumenta que esta transforma­ ción de identidades étnicas en identidades de clase se institucionalizó a través de la reforma agraria y el sindicalismo campesino. El sindica­ to entonces llenó el vacío no sólo de ausencia de Estado. mientras el gobierno establecía relaciones con Estados Unidos. 324 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política.

2001). bloqueos o huelgas y “resistir” la erradicación forzosa de sus cocales. cada federación agrupa entre 6 y 10 centrales y cada central agrupa y coordina 24  El Comité Coordinador de las Seis Federaciones del Trópico se formó en 1990 con el obje­ tivo de “construir la unidad organizativa de los campesinos productores de la hoja de coca” (Ovando. Los afiliados. más de 1  115 comunidades Los miembros del sindicato. El presiden­ te de la Coordinadora es el actual presidente de Bolivia.Figura 1 Estructura del movimiento cocalero Coordinadora de las seis federaciones Federación Federación Federación Federación Federación 6-10 Centrales Ejemplo: Federación Tópico 270 comunidades = 24  000 miembros 5-20 Sindicatos 1 comunidad = 1 sindicato 1 afiliado por familia 30-300 Miembros Federación En total. 2004). como abrir caminos. La labor del sindicato no termina ahí. 2005. hoy siguen cumpliendo estas tareas y condiciones. también se admi­ nistraba la producción y comercio de la coca y otros productos agrícolas (Albro. Es también por eso que se los identifica como cocaleros. A la cabeza se encuentra la Coordinadora24 conformada por los máximos diri­ gentes de cada una de las seis federaciones. se compro­ metían a residir permanentemente en el lugar y participar en trabajos comu­ nales. hombres y mujeres. construir escuelas y hasta postas de salud que aún son supervisadas por ellos. aun cuando muchos de ellos producen princi­palmente bananos. cítricos o palmito. Spedding. yuca. La organización sindical es sumamente estructurada (ver figura 1). como se llama a los miembros del sindicato. A su vez. En los últimos 25 años. ya que también es la instancia en la que se resuel­ ven problemas familiares y comunitarios.indb 325 01/12/11 13:15 . además de trabajar sus tierras. ha sido en reuniones sindicales donde se ha decidido ir a marchas. como por ejemplo infidelidad conyugal. robos. A través de los sindicatos. Hoy se la conoce como “La Coordinadora”. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 325 Book Organización política. violencia intrafamiliar.

esta violencia fue la motivación fundamental para resistir las políticas erradicatorias de los 25  La Federación del Trópico está conformada por 29 centrales y 283 sindicatos. como también en zonas fronterizas del país. 6 de junio de 2008.25 a la que se sumó la Federación de Colonizadores de Carrasco. según la 1008. en transición. Toda producción que exceda este monto es destinada a la producción de cocaína y por lo tanto considerada ilegal (Bolivia.indb 326 01/12/11 13:15 .. “La 1008”. argumentando que también en las ciudades se consume coca. la cual reconoce usos medicinales y tradicionales de la hoja de coca en su estado natural. se castiga la extracción del alcaloide cocaína mediante procesos químicos para la producción de drogas psicotrópicas. de nuestra subsistencia”. Los cocaleros del Chapare y Yungas han demandado por años a los gobiernos que se realice un estudio de la demanda “real” de la coca. según los entrevistados. Es decir. es una zona en transición y por lo tanto sujeta a la reducción y erradicación de lo que se ha catalogado como “produc­ ción excedentaria” de coca. y castiga la producción de coca iter criminis. Hay un sindicato por cada comunidad en la zona del Chapare y los miembros oscilan entre 30 y 300 por sindicato. argumenta que la unión de las fe­ deraciones recién se produjo a mediados de 1980 “por la necesidad de orga­ nizarnos para contrarrestar la erradicación de nuestros chacos. Por su misma condición de “transición” ha reci­ bido financiamiento para proyectos de “desarrollo alternativo” e intervención militar. La erradicación forzosa en el Chapare ha sido muchas veces violenta y es señalada como “traumática” para muchas de las personas con las que conversé. 1988). para satis­ facción de la demanda nacional. 2003).27 El Chapare. 26  Entrevista con Juan P. y zonas de producción ilegal. Incluso se exporta coca a la Argentina (ver Rivera Cucicanqui. como la llaman los chapareños. Un dirigente sindical con quien conversé. Tiene 24  mil afiliados que mensualmente aportan $1 boliviano para la Federación. 1997). Esta ley también establece una diferenciación entre tipos de zonas o áreas donde la coca es cultivada: tradicional. 27  La Ley 1008 establece que 12  mil hectáreas de coca son “suficientes” para cubrir la demanda tradicional y nacional. Este monto fue obtenido a partir de un estudio antropológico elaborado por William Carter y Mauricio Mamani (1986) a fines de los setenta en áreas rurales de Bolivia.entre 5 y 20 sindicatos. La primera federación organizada fue la Federación Especial del Trópi­ co de Cochabamba (antes conocida como Federación Especial Agraria del Chapare). 326 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. cocalero de la Federación Trópico. establece el límite de 12 mil hectáreas de cultivos de hoja de coca.26 En 1988 el gobierno de La Paz decreta la Ley 1008. apoyados mayoritariamente por el gobierno de los Estados Unidos (Leóns y Sanabria.

muchos de los cuales hoy son jóvenes dirigentes sindicales que rechazan cualquier injerencia norteamericana. 32  Entrevista con Claudio Rojas. 9 de junio de 2008. El uso de violencia por parte de las Fuerzas de Tarea Conjunta (ftc) y la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (umpar). pero con cariño no más. huelgas de hambre. Me acuerdo de una vez que entraron y estaba todo oscu­ ro y yo me escondí detrás de mi mamá… rompieron todo.28 Un dirigen­ te recuerda: “cuando era chiquito. marchas.indb 327 01/12/11 13:15 . hasta colchones buscando droga y no encontraron nada. 25 de julio de 2008. Según la dirigente de una Federación. otras veces no. para que no nos peguen [aunque] los “leopardos” igual nos pegaban. fundada el 12 de enero de 1994. Fue la “marcha del siglo”. despacito nos pega­ ban por ser mujeres”. Coca y la Soberanía” y fue un hito en la organización cocalera. se iba a Cochabamba a hacer huelgas de hambre… y bueno a veces había voluntad del gobierno de turno para negociar. entraban los leopardos a cualquier hora. como la Confedera­ ción Sindical de Trabajadores Campesinos de Bolivia (csutcb) y la Confede­ ración de Pueblos Indígenas de Bolivia (cidob). quienes se unen a las filas de los cocaleros caminando hacia La Paz.29 Mujeres cocaleras empezaron a asumir un rol más activo en la moviliza­ ción cocalera a partir de inicios de la década de 1990. Le siguieron la Federación de Centrales Unidas y la Federación de Mujeres de Chimoré.32 A esta marcha se suman importantes organizaciones del país.  Entrevista con Leonel G.  Entrevista con Miguel Mercado. ya que “para entonces se hacían bloqueos. adelante de los hombres. tuvo un impacto muy fuerte en los niños del Chapare. protestas. 31  Entrevista con Claudina Tejada. 3 de noviembre de 2007. Pero como se dice “el papel aguanta todo” y no se llegaba a acuerdo.gobiernos a partir de 1985.. respectivamente. más conocidos como “leopardos” por su uniforme. a veces en la noche.31 En 1994 los cocaleros organizan una marcha histórica desde el Chapare a la ciudad de La Paz para protestar la erradicación forzosa de la hoja de coca. La marcha fue conocida como “Marcha por la Vida. como dice un miembro de la Federación del Trópico. ellas iban “delante de las marchas. 30  La primera Federación de Mujeres fue la Federación de Mujeres de Carrasco Tropical. 25 de junio de 2008. Crearon Federacio­ nes de Mujeres30 que trabajan conjuntamente con las otras Federaciones del movimiento. daba miedo siempre”. Hoy hay Seis Federaciones de Mujeres que funcionan paralelamente a las Seis Federaciones del movimien­ to cocalero. 28 29 Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 327 Book Organización política. “Entonces se decide hacer la gran marcha”. fundadas el 26 y 27 de febrero de 1996.

Asamblea del Pueblo. Seguramente íbamos a sacar buenos acuerdos. Soberanía e Identidad del Pueblo. vigilias. 1994) y se implementaron la Ley de Participación Popular (1994)37 y la de Descentralización Municipal (1995). describe las discusiones que se generaron en el largo caminar “…Y vamos a llegar a La Paz. 26 de junio de 2008. Si bien la asp fue conformada por varias organizaciones. vamos a hacer bulla allá. las cuales permitieron a la asp participar en las elecciones municipales de 1995. Partido de los Pueblos y Naciones Originarias. La tesis del instrumento político se concreta en 1995 con la creación del partido político llamado Asamblea para la Soberanía de los Pueblos (asp). Se implemen­ taron reformas en el código electoral (1991. seguramente vamos a negociar. 37  Donna Lee Van Cott (en este volumen) describe con mayor detalle en qué consiste la lpp. 2002b).Es en el transcurso de la marcha donde nace la idea de crear un instru­ mento político.33 Andrés Checa. y particularmente en el Chapare (ver Albó. 2004). tal como fue concebido. y todo lo que vamos a sacar tal vez. En la década de 1990 se reformó la Constitución Política del Estado para reconocer el carácter multiétnico y pluricultural del país. ¿quién nos garantiza que se va a cumplir? Entonces no había ninguna garantía. etcétera. y otras organizaciones. ¿entonces por qué no conformamos nuestro propio instrumento político?”34 El instrumento político.indb 328 01/12/11 13:15 . Fue más bien concebido como otra forma de luchar por la defensa de la hoja de coca y demás demandas campe­ sinas. La Ley de Participación Popular (lpp) es la que mayor impacto ha tenido en las comunidades y organizaciones indígenas en Bolivia.35 cuya dirección estaba compuesta por miembros de las cinco federa­ ciones. 328 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. la Federación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (futcb). van a firmar. A través de la lpp se reorganizó el paisaje político boliviano. bloqueos. 36  Hoy son seis federaciones. los cocaleros a la cabeza de Evo Morales pronto asumieron su liderazgo. 34  Entrevista con Andrés Checa. huelgas. no exento de pugnas y conflictos internos por su liderazgo (ver Quispe Quispe. 35  Se discutió mucho hasta llegar a un acuerdo por el nombre del instrumento: Movimiento por la Soberanía. A los gobiernos municipales se les 33  Varios de mis entrevistados confirman que la idea de un instrumento político ya existía pero que es durante la marcha donde se concreta. creando 311 municipalidades en lugares donde el gobierno había estado hasta entonces ausente. no pretendía reemplazar marchas. quien hoy dirige el Movimiento al Socialismo a nivel regional en el Chapare.36 la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (csutcb).

ver Albro.. 2000.40 Pugnas internas hacen que la asp se divida. 2004. sin duda.asignaron recursos económicos mediante la distribución del 20 por ciento de ingresos del gobierno central sobre la base del número de habitantes de la jurisdicción municipal (ver Oxhorn. 40  Se ha escrito ampliamente sobre las reformas “multiculturales” y “neoliberales” en Latinoamérica en la década de 1990 y sus impactos en organizaciones indígenas y campesinas (ver Sieder.41 Despenalización de la hoja de coca y defen­ sa de prácticas culturales fueron los lemas principales durante esta campaña a nivel local.. Postero et al. Estas leyes y cambios no fueron suficientes. 2002. La facción liderada por los coca­ leros decide crear el Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (ipsp) y participan en las elecciones municipales de 1999 bajo la sigla del Movimien­to al Socialismo (mas). Cocaleros entrevistados afirman que tenían todo en orden pero que “los gobiernos neoliberales de la época no quisieron reconocernos” (entrevista a líder sindical. 2005. 2005. 41  El mas. la historia nos enseña que estas leyes representaron nuevas posibilidades de inclu­ sión y participación de organizaciones y poblaciones indígenas en la vida política de Bolivia y. Chapare y Ayopaya fueron las regiones en las que ganó con mayoría (Albó et al. 1999). 2004). Ayo. han sido criticadas y hasta calificadas de “leyes malditas”. incluyendo ong. incluyendo todas las del Chapare. fue creado por un grupo disidente de la Falange Socialista Boliviana. García Linera. reflejan este antecedente. Su alianza con la iu fue más bien instrumental en dichas elecciones (Van Cott. Assies. Periódicos de la época sugieren que la asp no tenía toda la documen­ tación en regla para registrarse como partido. 42  Análisis sobre estos eventos. Pidió anonimato). 2001. Desde el año 2000. 2004). máximo dirigen­ te de las seis federaciones de productores de coca del Chapare. 38  No pudieron participar en las elecciones usando la sigla asp ya que no obtuvieron perso­ nalidad jurídica a tiempo.38 la asp ganó 48 puestos conce­ jales y 11 municipalidades. 1 de agosto de 2008. un partido que en su origen se inspiró en la falange española y el fascismo italiano.indb 329 01/12/11 13:15 . alcanza notoriedad nacional no sólo por este liderazgo sino porque fue elegido como diputado nacional en las elecciones presidenciales de 1997. 2001). pero sí importantes. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 329 Book Organización política. 2000). Usando la sigla de la Izquierda Unida (iu). En Bolivia. azul y negro.. 39  La iu ganó en 14 municipios a nivel nacional y se quedó sólo con 10 al final. grupos de derechos humanos. Tapia. 2004.42 Esta estrategia de aliarse con otros actores y organizaciones. los cambios a la cpe y la imple­ mentación de la lpp y otras reformas. en sus orígenes. Seligson et al. el líder sindical se había convertido formalmente en actor político.39 Este fue un triunfo importante y sorprendente puesto que la iu no obtuvo más del tres por ciento de la votación total (Oxhorn. Sin embargo. Así. Laserna. el mas y el movimiento cocalero han apoyado impor­ tantes protestas sociales alrededor del país como la “Guerra del Agua” (2000) y la “Guerra del Gas” (2003). Sus colores. 2002. 2000. Postero. estudiantes. gracias a ellas es que Evo Morales y los cocaleros pudieron participar en elecciones muni­ cipales y nacionales. Evo Morales.

son defendidos como recursos que pertenecen a los bolivianos. bloqueo de caminos. Casi siempre terminaban decepcionados por el poco interés que Evo y su gente mostraban por estos asuntos (entrevista anónima). intelectuales). tienen distintas historias.ha hecho que el movimiento y partido crezcan y sean percibidos como algo más que un partido que se preocupa sólo del tema de la coca. ayudó al movimiento cocalero a fortalecerse. 2007). Canessa. 45  El trabajo de Ronald Niezen (2003) discute la etimología del indigenismo global. a nivel internacional.indb 330 01/12/11 13:15 . geografías. como el gas y agua. 46  Original en inglés.43 como un elemento de identidad nacional pero una identidad con base distinta. Albro. y el mas logró también articular e incluir definiciones étnicas en su retórica: la coca no es sólo una planta. Evo Morales viajó fuera de Bolivia más de 90 veces y participó en múltiples foros internacionales en los que forjó “redes transnacionales de advocacía de orga­ nizaciones panindigenistas en el hemisferio” (Albro. Estudios de Canessa (2006) y Albro (2005) apoyan este argumento. 2005: 58. puesto que veían una enorme fuerza y capacidad de movilización que ellos mismos no tenían. 330 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. 2005: 443-444). 2002). el mas y el movimiento cocalero44 se alían con otros grupos “indígenas” del hemisferio y empiezan a articular sus demandas en términos de “derechos indígenas”. sin embargo. Asimis­mo. es posible a través de un proceso de identificación que encuentra en reuniones internacionales (como las nnuu) el espacio para articularse. Algunos autores afirman que la iniciativa de buscar alianzas con otros grupos indígenas del continente estuvo en los otros. Desarrollaron un discurso antiimpe­ rialista que resonó con la población general. sino más bien como una instancia en que otros recursos naturales. no hay protesta pública. estructuras sociales y organizaciones políticas. la presencia de tropas comandadas o financiadas por el gobierno de Estados Unidos. porque la defensa de la coca “vino a simbo­ lizar la resistencia indígena al Estado boliviano y la resistencia boliviana al imperialismo de los Estados Unidos” (Van Cott. la traducción es mía. 2005. Esto tuvo amplias repercusiones en la población boliviana en general. 44  Hasta el año 2003. no en Morales o los cocaleros. traducción mía. La creación de una identidad colectiva como “pueblos indígenas” por diversas poblaciones que.45 Durante el gobierno de Hugo Bánzer (1997-2002).46 Como varios observadores nos recuerdan. huelga o asamblea que no incluya el akulliku o 43  Algunos entrevistados afirman que la dimensión indigenista en la retórica del mas ha sido influenciada por la popularidad y apoyo internacional a causas indígenas (de ong. sino “la hoja sagrada” que ha sido entregada a los pueblos andinos desde tiempos inmemoriales (Albó. prensa internacional. Niezen argumenta que la construcción de una identidad indígena global es el producto de la articulación de políticas de identidad y el desarrollo del derecho internacional. agencias de cooperación. original en inglés. incorporando el lenguaje internacional de indigeneidad.

pijcheo en quechua. provista en abun­ dancia por Evo Morales y su gente (ver Albó. 2007. todos los “afiliados al sindicato tienen que aportar” coca cuando se les pide. El mas obtuvo 20.. múlti­ ples movilizaciones brotaron alrededor de todo el país protestando la expor­ tación del gas a través de un puerto chileno. el mnr.50 Este incidente. mujeres del sindicato de comercializadoras me contaban que a ellas les tocaba “hacer las bolsitas” con coca para diversas marchas.48 La elección presidencial de 2002 se produjo en un contexto de fuertes movilizaciones sociales frente a un Estado débil (Seligson et al.  En el mercado de la coca de Shinaota.49 El gobierno del mnr instalado en 2002 enfrentó múltiples desafíos y presiones de diversos movimientos sociales desde un principio. Este histórico segundo lugar en las elecciones presidenciales no significó que el mas abandonara la “polí­ tica de las calles”. paros. Suárez. En La Paz y el altiplano se produje­ ron protestas indígenas que pedían al gobierno liberar a un dirigente que estaba detenido por asesinato. La “lucha y resistencia” se logra a través del sistema político formal. Postero. 2005. Canessa.  Akulliku en aymara. mientras el partido ganador. obtuvo sólo 22. En octubre de 2003. La comunidad lo defendía porque la muerte de que se lo acusaba había sido determi­ nada en cumplimiento de “justicia consuetudinaria” y decisión comunitaria. quienes culpaban a las políticas neoliberales como causantes de la pobreza y marginación (Albro. El aporte gratuito es de una libra de coca por afiliado (entrevistas realizadas el 15 de junio de 2008). 47 48 Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 331 Book Organización política.pijcheo. a través de huelgas. En ambos casos. 2005).47 donde la coca es ritual y socialmente masticada. cobró la vida de más de 50 personas e implicó la renun­ cia y huida del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada a los Estados Unidos. articuló de manera exitosa una retórica antineoliberal y antiimperial que le ganó la adhesión y apoyo de sec­ tores populares. 2007).indb 331 01/12/11 13:15 . participando en elecciones pero también en las calles. 2003. durante esta lucha. se habla el len­ guaje de los derechos indígenas a viva voz. extendió su retórica y lucha de defensa del cultivo de la coca hacia la defensa del gas como otro recurso natural y patrimonio del pueblo (Canessa. 2007). los cuales no podían pasar por bloqueos campesinos.94 por ciento de los votos. conocido como la “Guerra del Gas”. manifestaciones. El mas. 2006. Según ellas. cuando el gobierno propuso su política de hidrocarburos. Fue este discurso de cambio que le ganó al mas el apoyo de la población en la elección presidencial de 2005. 2002). 49  Andrés Checa comenta fue “una sorpresa” para ellos el haber logrado un segundo lugar en las elecciones nacionales y que no estaban “listos” para gobernar en ese entonces (entrevis­ ta 26 de junio de 2008). Hubo también violencia estatal en el “rescate” de turistas extranjeros de Sorata. 50  Hubieron varios detonantes en la “Guerra del Gas”. Estos eventos se produjeron a la vez que el gobierno daba a conocer su política de hidrocarburos. Literalmente significa mascar la coca.46 por ciento de los votos. Asimismo.

¿Qué consecuencias puede traer esta forma de gobernar a nivel local?51 Como se mencionó más arriba.52 Los cocaleros participaron en las elecciones municipa­les de 1995 como iu. Villa 14 de Septiembre. 52  La lpp excluye a movimientos sociales como actores protagonistas de cambios.53 Es en estas elecciones municipales en las que se consolidó el poder político del mas en el Chapare. Aroma. y él mismo aún es el máximo dirigente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba. Puerto San Francisco. 53  Una de las críticas fundamentales que se hizo a la lpp fue que los partidos monopoliza­ ban el ámbito de la representación política. 332 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política.indb 332 01/12/11 13:15 . como la asp. La municipalidad de Villa Tunari está subdividida en ocho subalcaldías. Isinuta. ya que desde 1995 han ga­ nado todas las elecciones municipales en la región. de los cuales 51  Este artículo no pretende ser una evaluación del desempeño de la municipalidad. se han designado subalcaldes para los municipios de Eterazama. se repite esta dinámica en la que las autoridades muni­ cipales son también dirigentes o ex dirigentes de sindicatos cocaleros. se modifica la cpe para responder a deman­ das de mayor participación y se introduce la Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indí­ genas. accedieran a espacios de poder político en ámbitos lo­ cales. Estos se organizaron políticamente como partidos. sino más bien busca reflexionar en torno a la particularidad de que movimiento y municipio sean lidera­dos por los mismos actores. 54  En cumplimiento a la Ley Orgánica de Municipalidades. Está situa­ da a unos 160 kilómetros de la ciudad de Cochabamba. Villa Tunari Villa Tunari es la Tercera Sección municipal de la provincia Chapare. En 2004. Samuzabethi y Paractito. Chipiriri. En el caso de la asp. su creación es estratégica y aprovecha los cambios legislativos de la época. o bien de alguna central o federación. y al norte con el Departamento del Beni. y desde 1999 como mas. abrieron la posibilidad para que partidos de base campesina e indígena. que permite a agrupaciones ciudadanas y representantes de pueblos indígenas a presentar candidatos para elecciones municipales y/o nacionales.54 Tiene una población de 52 886 habitantes. A nivel local en el Chapare. al sur con la provincia Tiraque.Gobierno del movimiento cocalero Evo Morales con frecuencia describe a su administración como un “gobierno de los movimientos sociales”. las reformas constitucionales de la década de los noventa en Bolivia y la instauración de la Ley de Participación Popular en particular. Limita al este con la provincia Carrasco.

Luego. Es más bien conocido como el zar antidrogas. Es dueño del hotel “Habana Las Cocas”. Mamani no pretende “representar” a su electorado. Trinitario y Yuqui parlante. Consiguió tierras y se afilió al sindicato Aroma ocupando el cargo de secretario de vialidad y luego la dirigencia del mismo.55 Al igual que otros candidatos del mas para alcaldes y concejales –así como para diputados y senadores– don Feliciano Mamani fue elegido con base en “usos y costumbres” del movimiento sindical cocalero. 57  Estos dos mecanismos de elección son típicos de tierras altas de Bolivia. 2004: 49-50). 55 56 Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 333 Book Organización política. Villa Tunari. su elec­ ción fue “por consenso” del movimiento”. don Feliciano Mamani fue dirigente sindi­ cal en el trópico cochabambino por más de 16 años.56 Según Denise Arnold y Víctor Villaroel (2004). Emigró desde Oruro a sus 17 años.8 por ciento de los votos. del Movimiento al Socialismo. Chapare. seguido de lejos por votos nulos (5. Yuracaré.92 por ciento vive en zonas rurales. El alcalde de Villa Tunari para la gestión 2005-2010 es Feliciano Mamani.4 por ciento) y por el partido de Unidad Nacional (un) que obtuvo 4. siguien­ do este mecanismo en las elecciones municipales de 1995 y 1999.  Su predecesor. “La elección por consenso consiste en que los habitantes indígenas originarios de una comunidad o un ayllu en particular se ponen de acuerdo en forma unánime sobre quién va a ser su próxima autoridad […] La elección “por turno” se refiere a la práctica rotativa” (Arnold. es en estas instancias donde se decidió que él sería el candida­ to del mas para alcalde en el 2005. Mamani también fue dirigente de “su” central y llegó al cargo de secretario general de la Federación Trópico. Antes de ser elegido en 2004. decidió quedarse en la zona porque la “familia Mamani había crecido dema­ siado” y ya no gozaban de tierras en el altiplano orureño. Ganó las elecciones municipales con más del 87 por ciento de los votos. siendo elegido por una amplia mayoría. 2008. Según relatos de Mamani.57 lo cual legitima su autoridad frente a la población. cumpliendo el servicio militar que en Bolivia es obligatorio. en la sociedad indígena boliviana cada pueblo tiene su propia forma de elección y organización. Hoy. Al igual que otros alcaldes y concejales de la región del Chapare.indb 333 01/12/11 13:15 . sino más bien ser “vocero” de las bases. don Feliciano posee una larga experiencia de dirigencia sindical. Este ser “vocero” se  Entrevistas 9 y 10 de junio. Felipe Cáceres es vice­ ministro de Defensa Social y Sustancias Controladas. Así como otros candidatos del mas. Felipe Cáceres también fue elegido candidato del mas para alcalde. El resto es Aymara. Más del 80 por ciento de su población es quechua parlante y se define como quechua según el Censo del año 2001. En el caso de Mamani. lugar en el que actualmente opera la Alcaldía de Villa Tunari mientras se concluyen obras de ampliación del actual edificio de la municipalidad.

el famoso vocero del Ejército Nacional Zapatista de Liberación Nacio­ nal (ezln) de México. Es la experiencia sindical la que otorga legitimidad al candidato ya que “lo conocen” por esta trayectoria. En el Chapare hay un apoyo indiscutido por parte del movimiento sindi­ cal cocalero hacia sus dirigentes. Morales es “discursivamente multilingüe” (término de Gow y Rappaport. haciendo difícil distinguir entre la estructura sindical y el gobier­ no local. sean éstas locales o globales. no está ahí porque quiere. 334 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. Nuestros hermanos trabajan en el gobier­ no… y si no nos cumple el presidente o el alcalde o… también nosotros lo sacamos del gobierno. Es decir.indb 334 01/12/11 13:15 . tiene que cumplir con las bases. Es en reuniones de la dirigencia sindical donde se toman decisiones sobre acciones que afectarán el quehacer de la municipalidad y viceversa.58 De esta manera se privilegian relaciones cara a cara. Todo dueño de terreno en el Chapare tiene la obligación de afiliarse al sindicato de su zona.. Don Delfín. Las comunidades de Villa Tunari están organizadas socialmente en torno a sindicatos. 1997 en Oxhorn. como el candidato “ha sido puesto ahí” por las bases del sindicato. o de “obedecer mandando” que Evo Morales y otros dirigentes locales utilizan es frecuentemente utilizado por otros grupos “indígenas” como el Subcomandante Marcos. y el significado que adquiere dicho liderazgo: …[T]enemos un gobierno de los movimientos sociales porque nosotros le hemos hecho nacer al gobierno. los sindicatos asumen indi­ rectamente la conducción del gobierno municipal. Asimismo. nosotros lo hemos puesto ahí… Se puede decir que a nivel local es inviable ser candidato del mas sin tener experiencia sindical y haber ocupado altos cargos de dirigencia del movimiento (ver Booth et al. explica cómo es que sus dirigentes llegan a puestos de poder a nivel local y nacional. los dirigentes buscan el apoyo de las bases no sólo para obtener su voto –lo cual se logra a través de campañas disciplinadas– sino también para la implementación de progra­ mas y proyectos locales. 2002). Según el análisis de Ovando. 2001). Los sindicatos gozan de gran legitimidad en el ámbito local. ya que es hábil en adaptar su discurso y emplear diferentes imaginarios dependiendo de sus audiencias. lo cual permite que éstos jueguen un papel destacado. Esto no está libre de tensiones. Es una relación recíproca. Él como dirigente sindical.traduce en que el alcalde debe ejecutar lo que las bases del movimiento deciden en reuniones sindicales. la afiliación al sindicato es direc­ ta y no se puede obtener tierras sin la aprobación del sindicato. A su vez. un dirigente sindical. en tanto son ellos quienes 58  Este discurso de ser “voceros”. tiene que cumplir con ellos.

partici­ pan en actividades que se deciden en conjunto. 2008: 12. Los afiliados a los sindicatos. no le obedece usted y habla en contra del sindi­ cato “… que me hace trabajar. Democracia y dictadura sindical conviven en armónica relación en el Chapare. una multa por lo que no ha ido. hasta la administración de autoridad en los niveles donde el Estado nunca pudo establecer su presencia” (2001: 32). que me hace ir a la reunión. pudién­ dose caer en una “dictadura sindical”. y de eso dicen dictadura sindical. gestión y uso del suelo. esta participación también puede resultar coercitiva. la traducción es mía).indb 335 01/12/11 13:15 . Como explica don Adolfo. 2001: 31). Es una democracia no en el estricto sentido occidental. los sindicatos son fundamentales para el quehacer del municipio. no sólo de los individuos que ejercen el poder.59 sino una democracia en la cual el sindicato se constituye como un espacio de sincre­ tismo que mezcla elementos de la organización comunal indígena.eligen los candidatos y luego votan por ellos. pasando por educación y salud. que vaya a la marcha”. Si bien esta participa­ ción en actividades del sindicato convierte a sus miembros en individuos más informados y partícipes del movimiento. las bases del movimiento cocalero. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 335 Book Organización política. miembro de un sindicato cocalero: Una dictadura sindical es cuando hay veces usted no va al sindicato. que van desde marchas y bloqueos hasta construcciones de obras comunales. En otras palabras. 2005). original en inglés. y el mas busca ser el mecanismo para reestructurar y “refundar un país basado en una autén­ tica democracia participativa” (2005: 441). Uso el concepto de Silvia Gómez Tagle de democracia occidental como “un sistema político cuya característica fundamental es la existencia de mecanismos que garantizan su constante reno­ vación. Además. lo que es conocido como “democra­ cia sindical” (Ovando. la forma de relacionarse cara a cara se basa en formas de convivencia de comunidades indígenas. o desprecia o no le obedece. 2005. 60  Original en inglés. la traducción es mía. Albro. Según Albro. ya que si no se participa se aplican castigos que van desde el cobro de multas hasta la “caducación” de tierras. privilegian­ do relaciones cara a cara y el sindicalismo contemporáneo (ver Yashar. el sindicato tiene el poder de expropiar las tierras de los afiliados que no participan. sino de las mismas reglas de la democra­cia. entonces le ponen una multa. siempre como un proceso y no como un logro definitivo” (Silvia Gomez Tagle.60 59  No es mi intención discutir conceptos sobre democracia en este espacio reducido. ya que su “accionar alcanza desde la distribución. Un régimen democrático permite entonces la ampliación de la representación y los recursos para garantizar derechos ciudadanos.

a nivel internacional. era considerada en la casilla población de 15 o más años que se autoidentifican con pueblos originarios o indígenas. hay un clima favorable para presentar y dar a conocer las demandas de los pueblos indígenas de Bolivia. son más utilizadas y útiles que otras en momentos particulares y con deter­ minados públicos.indb 336 01/12/11 13:15 . bajo su estructura actual. en este caso las indígenas. No olvidemos que según el Censo 2001. ¿Puede esta forma de organización ser incluyente. como Yuquis y Yuracarés? El planteamiento de Andrés Checa.La poca o nula independencia del funcionamiento del gobierno munici­ pal con respecto a las decisiones que toma el movimiento sindical. dirigente del mas en la región del Chapare. la asunción de Evo Morales como “primer presidente indígena” de Bolivia posiciona la autoiden­ 61  Los datos y metodología del Censo 2001 respecto a la cuantificación de población indí­ gena en Bolivia ha sido ampliamente discutido y debatido (ver Lavaud y Lestage. Es preciso enfatizar que este artículo no pretende cuestionar la veracidad o falsedad de las autoidentificaciones de las personas entrevistadas. alcaldes y dirigentes del sindicalismo cocalero se presentan y autoidentifican como “indígenas” u “originarios”. 336 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. plantea varias interrogantes y desafíos: ¿Si es la dirigencia del movimiento cocalero quien toma las decisiones que afectan el quehacer del municipio. como mujeres y grupos de indígenas que habitan en la zona que no caben dentro de la estructura sindical. refleja el desafío del movimiento gobierno: “…el gobierno no es una estructura política. Más bien busca elucidar por qué ciertas identidades. sino es una estructura sindical con ideología”. Las preguntas del Censo para determinar identidad eran tres: ¿Qué idiomas o lenguas habla? ¿Cuál es el idioma o lengua en que aprendió a hablar en la niñez? ¿Se considera perteneciente a alguno de los siguientes pueblos originarios o indígenas? Si una persona respondía afirmati­ vamente dos de estas tres preguntas. receptiva y pluralista con aquellos grupos no representados en la estructura sindical? ¿Cómo puede el gobierno local.61 Asimismo. ser más plural e incluyente? Gobierno “indígena” El tema identitario no puede dejar de mencionarse ya que muchos de los concejales. cuáles son las consecuencias para la población que no pertenece a los sindicatos? ¿Cómo lograr un mecanismo local que incorpore en la toma de decisiones a poblaciones minoritarias. son más del 60 por ciento de la población total. 2002). A priori se puede argumentar que.

Llegamos [al municipio] a través de nuestros ancestros como pueblos indíge­ nas. Hablar a nombre de pueblos indígenas autoidentificándose como originario. el ser indígena es una cuestión  Entrevista con ex consejero municipal. 2007).tificación étnica como un factor clave para conseguir apoyo de distintos públicos (ver Canessa. la autoidentificación como indígena no era común por vergüenza o miedo a discriminaciones (Albo. 2002). identificarse como indígena empodera al que habla (y a los que escuchan) por la fortaleza de este nuevo discurso. llama la atención no sólo su larga historia de lucha dentro del movimiento cocalero –que le costaron meses de cárcel y años de rehabilitación por heridas de bala en una de sus piernas– sino también el vocabulario político que utiliza. ya que proyecta un imaginario que resuena con moralidad y legitimidad.indb 337 01/12/11 13:15 . Norget (2009) señala que el uso de este lenguaje consigue el apoyo de diversos públicos. Las palabras de Mamani también parecen reflejar un orgullo de ser indí­ gena. Incluso en esta misma población originaria del Chapare habían perso­ nas que se oponían a nosotros originarios. La construcción de una identidad indígena u originaria en el discurso de don Feliciano se ve reflejada también en palabras de otros funcionarios públicos que trabajan a nivel local en el Chapare. imbuye de autoridad moral al que habla. alcalde de Villa Tunari. Así. Antes nos discriminaban y hoy somos autoridad local. quienes incluyen la defen­ sa de los derechos humanos como elemento constitutivo del ser indígena: …[Lo] que yo un poco quería tocar era el asunto de que frente a la perma­ nente violación a los derechos humanos decidimos organizarnos políticamen­ te para que tengamos diputados como nosotros… ¿Y por qué los pobres e indígenas no podemos tener un instrumento político que sea parte de buscar la justicia social?62 Para Asterio Romero. no como autoridades. pero viendo ahora el trabajo [que hacemos] se nos acepta. 62 Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 337 Book Organización política. Pidió anonimato. En el pasado. diputado nacional del mas y vicepresidente de la Coor­ dinadora de las Seis Federaciones del Trópico. en el que incorpora un lenguaje de indigeneidad que es hablado con fluidez. En conversaciones con don Feliciano Mamani. algo que es nuevo y potencialmente empoderador. si bien puede haber un uso instrumen­ tal de este lenguaje de indigeneidad.

64 63  Agencia Antinarcóticos de los Estados (dea por sus siglas en inglés-Drug Enforcement Agency). es vista como esencial para vivir esta soberanía: Llegó la hora de la liberación de los pueblos indígenas. Si bien esto puede ser cierto –y claramente se pueden leer algunos de estos elementos en la retórica de los lideres cocaleros–. es más bien fluida. 2005: 560). por lo que su expulsión es vista también como un asunto de soberanía no sólo indígena sino nacional. Es una soberanía sobre el territorio de los pueblos para determinar su futuro y decidir qué modelo económico es el apropiado para lograr su liberación. 2005).de soberanía de los pueblos indígenas. vengo de la zona productora de coca y defiendo de esa manera y voy a defender hasta el último. 2002). Retomando el argumento expuesto por George Yúdice sobre “cultura”. aludida al inicio de este artículo. la presencia de la dea63 y usaid ha sido amplia y duradera (más de dos décadas). manejado por los Estados Unidos. Nosotros nos hemos ca­ racterizado en el Chapare por ser anti-imperialistas. inesta­ ble y siempre relacional. posicionada. Norget señala que la “indigeneidad” se ha vaciado de muchas de sus asociaciones convencionales y exclusivas (etnicidad fija. al sistema del neoliberalismo. se debe hacer énfasis en que la identidad indígena no es algo que se posee. ¿no? En Bolivia. la injusticia de la conquista europea se ha convertido hábilmente en un asalto político contra los Estados Unidos. Nuestra lucha es bien consecuente. con orgullo por­ que no vamos a negar yo soy campesino. 2009). se hace borrosa y luego se disuelve” (citado en Warren y Jackson. cambiante. comunidades “raciales” claramente identificables). La literatura antropológica hace referencia a la autoesencialización de lo indígena por los propios indígenas como un mecanismo útil para obtener apoyo nacional e internacional hacia la satisfacción de sus demandas (Warren y Jackson. desafían. antineoliberales… Seremos indios. Pero también así ya no podemos estar sometidos al neoliberalismo. 338 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. y que ahora opera como un recurso donde los grupos invierten. anti-coloniales. y la utilizan para amplios fines socioeconómicos y políticos (Norget. En el Chapare particularmente. Y es por ese motivo que nuestra lucha va a seguir. 64  Wilson argumenta que “identidad indígena es un concepto increíblemente resbaloso… la identidad es mejor entendida como una contradicción que una declaración ya que apenas una declaración se ha pronunciado. seremos campesinos. según Canessa (2007). La expulsión de usaid.indb 338 01/12/11 13:15 . ya que muchas veces los actores cambian de narrativa de acuerdo al interlocutor (ver Warren y Jackson.

indb 339 01/12/11 13:15 . Esta descripción de dónde están localizados los indígenas en el Chapare deno­ ta también quiénes son identificados como indígenas en la concepción de Marcelino. fue posesionado como presidente de los pueblos de Abya Ayala en una cere­ monia “indígena” en Tiwanaku. ya que a nivel local hay complejos procesos de cons­ trucción identitaria que influencian el discurso global. 66  El 21 de enero de 2006. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 339 Book Organización política. Yuras creo que son”. en los dirigentes y líderes locales. según los chapareños. tienen una concep­ ción más flexible sobre sí y se identifican como campesinos. Don Claudio. 2002). La pregunta y comentario de don Marcelino me confundieron. las bases del movimiento versus los dirigentes. Niezen. Le pregunté entonces si en el Chapare había muchos indígenas y me respondió que “hay unos cuantos en el Isiboro. Por un lado. 2006. Pero este proceso es dialéctico. la población en general. en el monte.66 La población en general. Es originario de hablar aymara. las experiencias de marginación y las injusticias económicas y políticas (Canessa. La clasificación dicotómica “indígena/no-indígena” no parece útil para analizar la complejidad de la construcción identitaria en el Chapare. afiliado a un sindicato de la Federación Trópico. es algo que me confunde cuando el presidente habla… Doña Juana. por eso dice que es originario. afiliada a un sindi­ cato de la Federación Trópico. un día antes de la posesión “oficial” de Evo Morales como presi­ dente de Bolivia. Tú [dirigiéndose a mí] eres origi­ naria del castellano. gente 65  Entrar hacia el monte y lejos de los caminos principales… Adentro es en el monte mismo. el proceso de construcción identita­ ria parece influenciado por el discurso indigenista global donde se resaltan las “culturas” tradicionales ancestrales. Lo que pasa es que el Evo aprendió aymara primero. significaba que aquí en Villa Tunari no los había. pobres. … ¿Y has podido pasear en el Chapare? ¿Has entrado adentro?65 Ahí aden­ tro sí hay indígenas. El que haya indígenas “adentro”.En contraste con la narrativa de los dirigentes cocaleros con quienes conversé en el Chapare. afiliado a un sindicato de la Federación Trópico. “las bases” del movimien­ to cocalero. La verdad es que no entiendo mucho qué es eso de originarios. no necesariamente se identifican con una identidad originaria o indígena. Don Marcelino.

los alcaldes. dirigentes de sindicatos cocaleros. 30 de junio de 2008. Ver también el periódico de circulación nacional La Razón. diputado del mas y vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico afirma ser uno de los principales promo­ tores de la expulsión de usaid y destaca que la “plana mayor del Chapare que determina muchas situaciones” está conformada por la estructura de las Seis Federaciones: La estructura de las Seis Federaciones es claramente: vienen los sindica­ tos. Asterio Romero. que muchas decisiones tomamos las Seis Federaciones. después la Federación y las Seis Federaciones. Shinaota. Tal vez lo que estamos viendo en Bolivia es una reapropiación de identidades indígenas con nuevos significados. y no necesariamente viene adjunto el adjetivo indígena. 2008b. Confor­ mamos como unas 40 personas: los ejecutivos. Ivirgarzama. los concejales.indb 340 01/12/11 13:15 .67 Asterio Romero. sino que sea territorio libre del 67  Entrevista con el diputado del mas.humilde. 340 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. juntamente con nuestros alcaldes y concejales. A modo de conclusión Los miembros de la Federación de Cocaleros de Chimoré iniciaron el pedido de expulsión de usaid del Chapare. Y siempre hemos sido muy unidos en todo. pero la decisión fue tomada en conjun­ to entre varios actores. Esa es la plana mayor del Chapare que determina muchas situaciones. o simplemente como cocaleros. de los alcaldes del Trópico de Cochabamba” para que el Chapare “no solamente sea libre de analfabetismo. entre los cuales se destaca la participación de la Mancomunidad del Trópico. el presidente. los diputados. conformada por los alcaldes de Villa Tunari. Chimoré y Puerto Villarroel. las centrales. El mismo presidente Morales “salud[ó] la decisión del movimiento campesino. Irónicamente. y algunos diputados del mas. Entre Ríos. Digo irónicamente puesto que fue la Revolución de 1952 la que permitió la creación de sindicatos campesinos a nivel nacional. son los dirigentes del sindicalismo cocalero los que presentan una retórica “indigenista” versus la población general. que se presenta con la identidad de clase “campesina”. Esa es la máxima instancia que muchos aspectos. las ejecutivas [de las Fede­ raciones].

Asimismo. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 341 Book Organización política. y los indicadores de pobreza continúan penalizando a estas poblaciones. como reconoce el mismo alcalde don Feliciano. Muchos de los campesinos con los que conversé. hubiera sido impensable sólo tres años atrás. 2006). La expulsión de usaid por parte de los cocaleros.. las obras que el municipio plantea son favorablemente aceptadas por la mayoría de la población. Sin duda. 2008).68 El hecho de que el mas sea el partido mayoritario contribuye a esta situación. Mientras la calidad de vida de las 68  Ver la Evaluación del Plan de Desarrollo Municipal de la Honorable Municipalidad de Villa Tunari (2001). El que las fronteras entre movimiento sindical y gobierno local sean borrosas hace que este desafío no sea tan evidente a los ojos de los dirigen­ tes entrevistados. especial­ mente en un municipio pobre como es el de Villa Tunari. Mujeres y poblaciones minoritarias son los segmen­ tos más excluidos de la toma de decisiones a nivel local. y más tarde por el gobierno central. algunos dirigen­ tes se preguntaban si el proceso de saneamiento de tierras continuaría. 2001. el acceso al poder político por los cocaleros en el Chapare ha sido un logro histórico y es un ejemplo de democratización rural que ha empo­ derado al sector. 2005). Se ha logrado una estabilidad política en la zona ya que hay una continuidad de los representantes elegidos que contribuye a la goberna­ bilidad local (ver Booth et al.indb 341 01/12/11 13:15 . Este acceso a mayores espacios de poder debe venir acompañado de proyectos y programas que ofrezcan mayores y mejores oportunidades para una mejor calidad de vida de la población chapareña sin exclusiones. Van Cott. ya que éste también es financiado por usaid. Pero “lo económico” no es el único desafío. si bien estaban conven­ cidos que los dirigentes estaban en lo correcto de expulsar a usaid “porque financiaba a la ujc que quería tumbar a nuestro presidente”. Asimismo. el hecho de que sean los mismos actores los que lideran el movimiento sindical y los gobiernos locales reduce posibles conflictos de intereses en torno a objeti­ vos de desarrollo municipal. Según una evaluación de la municipalidad. particularmente a mujeres indígenas (Ranaboldo et al. Estas dudas y preocupaciones son legítimas ya que.. 1997 en Oxhorn. quienes gozan de apoyo técnico y financiero de usaid.imperialismo norteamericano” (La Razón. “lo económico aún es un desafío”. también se preguntaban si se iba a cortar el financiamiento para algunos proyectos (especialmente los que plantan palmitos y los que tienen cítricos).

contestadas. 433-453. New Orleans. y la población chapareña. políticos. Sieder (ed. Las estrategias retóricas se utilizan para construir estructuras de poder. sociales y económicos. Cuadernos de Investiga­ ción. “The Indigenous in the Plural in Bolivian Oppositional Politics”. Albro. Esta invocación a referentes “estables” de indigeneidad contrasta con la fluidez e inestabilidad de los discursos identitarios de la población general. el caso del Chapare puede ser un buen ejemplo para ver cómo se construyen “esencias” en el discurso político de los líderes locales y nacionales.indb 342 01/12/11 13:15 . Diversity and Democracy. Tulane University/cipca. año 4. Indigenous Rights. En cuanto a discursos y prácticas identitarias. 342 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. núm. que identificó a poblaciones “indígenas” como campesinas. Xavier (2002b). quienes se presentan como origina­ rios e indígenas. mineras y traba­ jadoras. Multiculturalism in Latin America. “Indigenous Political Participation in Bolivia”. culturales. debe ser anali­ zada para entender el proceso de politización de identidades étnicas en el contexto boliviano. La Paz. hisbol/padep/cosude/cipca. Es por esto que será interesante ver en el transcurso del tiempo si los discursos identitarios de dirigentes.). Elementos como “usos y costumbres” o una apelación a los “ancestros”. resuenan en la retórica de dirigentes.poblaciones rurales no mejore. Robert (2005). New York. 24. políticas y sociales. Ojotas en el Poder Local. La discrepancia entre la retórica discursiva de dirigentes sindicales. como fue el caso de la Revolución de 1952. no servirá de mucho la creciente retórica indigenista si ésta no viene acompañada de proyectos que promuevan dere­ chos culturales. y cómo éstas construcciones son negociadas. encabeza­ dos por el Presidente Evo Morales. (2002). “La Etnicidad Andina Hoy”. y equipo cipca (1999). Palgrave Macmillan. pp. Bibliografía Albó. en R. acogidas y rechazadas a nivel local. en Bolivia Symposium. son acogidos por sus bases y con qué significados. en Bulletin of Latin American Research. así como en otros donde identidades indígenas son aclamadas como elementos de legitimidad y valor moral y constitutivos de una “nueva forma de gobernar”. al ser “origina­ rios”.

Bolivia. Diego (2004). “David versus Goliath in Cochabamba. Gisbert y Cía. año 3. Popular Rarticipation: Democratising the State in Rural Bolivia. La Paz.) (2008). Indigenous Peoples and Reform of the State in Latin America. vol. Swedish International De­ velopment Cooperation Agency. en Latin Ameri­ can Perspectives. Thela-Thesis. Pueblos Indígenas y Originarios de Bolivia. Asamblea Constituyente (ed. and Claims to Justice in Contemporary Bolivia”. Canessa. La Paz. The Hovering Giant: U. Plan Nacional de Desarrollo: Bolivia digna. Bolivia. núm. 14-36. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 343 Book Organización política. s. año 3. Willem (2003). núm. pp. Bolivia’s ‘Evo Phenomenon’: from Identity to What?”. (2007). David. núm. La Paz.. (2006). Suzanne Clisby y Charlotta Widmark (1997). Thela The­ sis Latin America Series. núm. núm. De Mesa. Andrew (2006). Gobierno de (1988). José. en Urban Anthropology. The Netherlands. Arnold. Cole (1985). Gobierno de Bolivia. soberana.indb 343 01/12/11 13:15 . Ley 1008. y Mauricio Mamani (1986). “Indigenous politics in Bolivia’s Evo Era: Clientelism. The Challenge of Diversity. Bolivia. Voces críticas de la descentralización: una década de participa­ ción popular. and the Problem of Stigma”. Ley del régimen de la coca y sustancias controladas. 36. Corte Nacional Electoral/República de Bolivia. ildis/Friedrich Ebert Stiftung/Plural Editores. Pittsburgh. Nueva Constitución Política del Estado. “Who is Indigenous? Self-Identification. Coca en Bolivia. año 3. año 2. “A Postcolonial Turn: Social and Political Change in the New Indigenous Order of Bolivia”. llunke­ rio. Hacia su Soberanía y Legitimidad Electoral. 408-428. 195-237. Carter. 130.(2006). productiva y democrática. pp. (2007b). “Todos somos indígenas: Towards a New Language of National Political Identity”. 11. 281-320. Indigeneity. pp. (2007). 25. 36. Water Rigths. 30. 145-159.S. pp. Blasier. University of Pittsburgh Press. Booth. en Urban Anthropology. 241-263. Neoliberalism and the Revival of Social Protest in Bolivia”. La Paz. Assies. Ayo. núm. La Paz. La Paz. pp. Ministerio de Planificación del Desarrollo. Historia de Bolivia. en Bulletin of Latin American Research. Teresa Gisbert y Carlos D. Amsterdam. “Actualidades. Stockholm. pp. en Journal of Latin American Anthropology. La Paz. William E. Denise y Víctor Villarroel (2004). Librería Editorial Juventud. en Urban Anthropology.) (2000). 36. año 2.a. Mesa Gisbert (2001). Responses to Revolutionary Change in Latin Americ. Gemma van der Haar y André Hoekema (eds.

Dunkerley. 30 de mayo. Gustafson. Eduardo (1994). Programa de Investigacíón Estratégica en Bolivia (pieb) 2008 [consultado el 13 de enero]. Guzmán. Columbia University. MayburyLewis (ed. Harvard University Press. and Intercultural Reform in Bolivia”. texto leído en Bolivian Ambassador Talks with cipa. septiembre-octubre. James (1984). (2008). Gustavo (2007). Warren y J. Desconocido (2001). Rebellion in the Veins: Political Struggle in Bolivia. en Presencia. García Linera. Evaluación del pdm de la Honorable Alcaldía de Villa Tunari. “Aproximaciones hacia una explicación de la ‘Revo­ lución Democrática y Cultural’ en Bolivia”. “The Indigenous Public Voice: The Multiple Idioms of Modernity in Native Cauca”. State Processes. E. La Paz. 27 de junio. Democratizaciones plebeyas. “Cocaleros piden la salida de otras agencias cooperantes”. El aprendizaje del Respeto Recíproco entre blancos e indianos. Ricardo (2009). London. Raquel Gutiérrez. 24 de mayo.De la redacción (1989). “Elections in Mexico: What’s the Use?”. (1989b). “Campesinos adoptarán medidas de hecho en defensa de los cocales”. ildis. Raquel Gutiérrez. Entre la droga y la democracia. (1989b). y Joanne Rappaport (2002). B. en Hoy. La Paz. Gow. “El ciclo estatal neoliberal y sus crisis”.). en La Razón. La cooperación entre EEUU-Bolivia y la lucha contra el narcotráfico. La Paz.indb 344 01/12/11 13:15 . en Álvaro García Linera. Jackson (eds. Brett (2002). 344 • María Eugenia Brockmann Rojas Book Organización política. en nacla. Escobar. y Raquel Gutiérrez (2002). David D. “Paradoxes of Liberal Indigenism: Indigenous Move­ ments. en K. Report on the Americas. Cambridge. en Hoy. 31 de mayo. Muela del Diablo. Austin. New York City. New York.). “Productores de coca denuncian ‘falta de seriedad’ del gobierno”. 27 de junio. en La Razón. Muela del Diablo. and the State. The Politics of Ethnicity: Indigenous Peoples in Latin American Sta­ tes. en Presencia. “Morales avala decisión de sacar a usaid del Chapare”. Self-Representation. en D. De la Revolución al Pachakuti. Gamarra. Gómez Tagle. Eid. “Conmemorarán primer aniversario de la ‘Masacre de Villa Tunari’”. University of Texas Press. (1989). (2008b). Silvia (2008). 1952-82. “Comisión de la Coca declaró Emergencia y Movilización”. Filemón (2008). Luis Tapia y Raúl Prada Alcoreza (eds. La Paz. Raúl Prada Alcoreza y Luis Tapia (2000). Verso [Distributed in the USA and Canada by Schocken Books]. La Unión Juvenil Cruceñista y la controvertida participación política de sus integrantes. Garza Azul. Álvaro. Honorable Alcaldía de Villa Tunari.). Indigenous Movements. 14 de abril. El retorno de la Bolivia plebeya.

Roberto (2004). “Comunidades rurales y la inserción de actores sociales en el proceso de planificación del desarrollo” [Review of Reviewed Item]. Brighton. La Paz. Cocaine. y Harry Sanabria (1997a) (1997b). “A Cacophony of Autochthony: Representing Indige­ neity in Oaxacan Popular Mobilization”. Coca. University of Georgia Press. núm. The Origins of Indigenism. Lavaud. Berkeley. London. Kenneth Duane (1999). La Paz. Estados Unidos”. octubre. Léons. Diversity and Democracy. pp. Sieder (ed. Los Angeles. Niezen. Jean-Pierre y Francoise Lestage (2002). en Anuario Social y Político de América Latina y el Caribe. State University of New York Press. Prada Alcoreza.). cocaine. Evo (2005).ve/upload/anexos/foro_375.org.). 11-37. Cristina (2001). Great Britain. La Paz. Karin. Movimientos sociales. Oxhorn. Athens. Indigenous Rights. Una vision desde la economía política” [Review of Reviewed Item]. Palgrave Macmillan. and the bolivian reality. Albany. en Journal of Latin American and Caribbean Anthropology. Banco Interamericano de Desarrollo. Historia de Bolivia. Documentos de Trabajo del indes. La construcción del Estado por la sociedad civil: la Ley de Participación Popular de Bolivia y el desafío de la democracia local. en Tinkazox. Madeleine Barbara (1997). en Clacso. Norget. Ovando Crespo. “After the bBoom: Income Decline. “Contar a los indígenas: Bolivia. Indios contra Indios. Nuevo Siglo.Klein. State University of New York Press. Morales Ayma. Nina. Librería Editorial Juventud. en Madeleine Barbara Léons y Harry Sanabria (eds. “Bolivia: la Crisis de Octubre y el Fracaso del Ch’enko. Lehman. Quispe Quispe. Estado y poscolonialidad. Plural. Philip (2001). Eradication. en Madeleine Barbara Léons y Harry Sanabria (eds. Human Rights and the Politics of Identity.) (2007). “The Excluded ‘Indige­ nous’? The Implications of Multi-ethnic Policies for Water Reform in Boli­ via”. Bolivia and the United States: a Limited Partnership. Monasterios. University of California Press. Programa Regional de Becas. Multiculturalism in Latin America. Sussex Academic Press. Coca. Nancy Grey y León Zamosc (2004). Herbert (2002). en R. Washington. Bolivia y su “gobierno de los movimientos sociales” • 345 Book Organización política. Robert Andolina y Sarah Radcliffe (2002). disponible en: http://www. Kristin [en prensa]. Ronald (2003). The Struggle for Indigenous Rights in Latin America. Raúl (2004). Largo Octubre. “Coca and cocaine in Bolivia: Reali­ ty and Policy Illusion”. Clacso/Plural. and Alternative Development in Yungas”.indb 345 01/12/11 13:15 . [En línea]. Postero.). Ayar (2004). and the Bolivian Reality. 13. Albany. México. Pablo Stefanoni y Hervé Do Alto (eds. Discurso al conocerse resultados electorales.nuevasoc. Reinventan­ do la nación en Bolivia. Laserna.pdf Laurie. La Paz.

Raquel Gutiérrez y Raúl Prada Alcoreza (eds. Jackson (eds. Coca. “Indigenous Movements in Latin America. Participar es llegar. (2005). Historia del Trópico Cochabambino: 1768-1972. From Movements to Parties in Latin America.Ranaboldo. Van Cott. La Paz. Diversity and Democracy. “Movimientos Sociales. 549-573. Cambridge University Press. Una semana fundamental. University of Pittsburgh Press. Cocaine. Mitchell A. Movimiento Societal y los No Luga­ res de la Política”.) (2002).indb 346 01/12/11 13:15 . Epistemologías colonia­ les y circuitos alternativos de la hoja de coca. Sanabria (eds. Silvia (2003). Universidad Católica Boliviana. Prefectura del Departamento de Cochabamba.). Cambridge University Press. Luis Tapia. and the State in Latin America. en M. en Álvaro García Linera. en Annual Review of Anthropology. Yashar. Sieder. Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (pieb). La Paz. and the Bolivian Reality. Warren. New York. y Jean E. La Paz. Harru (1997). Indigenous Rights. Hugo José (2003). Sanabria. núm. Cambridge. Palgrave McMillan. Great Britain.. Instituto de Investigaciones Sociológicas “Mauricio Lefebvre”/ Universidad Mayor de San Andrés/Ediciones Aruwiyiri. Pittsburgh. Muela del Diablo. University of Texas Press. Indigenous Movements. Warren y Jean E. “Introduction: Studying Indigenous Activism in Latin America”. The Rise of Indigenous Movements and the Postliberal Challenge. Cambridge. Contesting Citizenship in Latin America. Seligson. State University of New York Press. Donna Lee (2000). Auditoría de la democracia: Informe Bolivia 2004. Léons y H. (2005). Austin. Participación de las mujeres indígenas en los procesos de gobernabilidad y en los gobiernos locales. Rodríguez Ostria. La Paz. Alison (2004). Santo Domingo. Muela del Diablo.). Economía campesina cocalera en los Yungas y el Chapare. 34. Suárez. Rivera Cusicanqui. The Friendly Liquidation of the Past. 1992-2004: Controver­ sies. Cochabamba. Gustavo (1997). B. Kawsachun coca. La Paz. Tapia. Deborah J. Las fronteras de la coca. The Evolution of Ethnic Politics. Instituto Internacional de Investiga­ ciones y Capacitación de las Naciones Unidas para la Promoción de la Mujer (instraw). Ironies. Book Organización política. New Directions”. Kay B. “The Discourse and Practice of Repression and Resistance in the Chapare”. Spedding. Democratizaciones Plebeyas.). Luis (2002). Rachel (ed. en Kay B. The Politics of Diversity in Latin America. Daniel Moreno Morales y Vivian Schwars Blum (2005). (2005). Gilles Cliche y Antonieta Castro (2006). Claudia. pp. El caso de la frontera bolivianoargentina. Self-Representation. Multiculturalism in Latin America. Jackson (2002).

347 Book Organización política. Por muchos años este país ha esta­ do en los primeros lugares en número de indígenas. Pero las múltiples violencias que tienen origen en graves y pendientes problemas sociales.Ingobernabilidad nacional y gobierno local. Para la revista estadounidense Foreign Policy. Es también el país con la guerrilla más antigua: las farc. jueces. en un índice publicado en el 2005 con el listado de estados fallidos en el mundo. no con poco optimismo. Sudán e Irak. periodistas. * ciesas Pacífico Sur. agudizados a niveles extremos por el narcotráfico y la existencia de fuerzas irregulares tanto de izquierda como de derecha. sintetiza esta penosa característica del país con un slogan: “Colombia es pasión”. desplazados y refugiados inter­ nos y externos. del Fondo Carnegie para la Paz Inter­ nacional. aunque de muchas formas constituyen lo más interesante de lo que sucede en este país suramericano. sucesivas formas de violencia han convertido a Colombia en un caso tristemente célebre en el mundo. como resultado de los frustrados diálogos de paz que se dieron durante la administración de Belisario Betancourt (1982-1986). de reflujo. el partido que éstos quisieron formar en los ochenta. La administración actual. Colombia Guillermo Padilla Rubiano* Desde antes de la guerra por la independencia. le siguen el Congo.indb 347 01/12/11 13:15 . no menos de cuatro mil de la llamada Unión Patriótica. Colombia ocupa el puesto 14. sindicalistas y defensores de derechos humanos asesinados. y registra el mayor número de líde­ res y militantes de un partido de oposición exterminados. entre 1810 y 1819. Es también campeón en número de secuestrados. aparece encabezando Costa de Marfil. hasta el presente. han gene­ rado. fenómenos sociales de los cuales se habla menos. El caso de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca.

gobernadores. 15 por ciento por otros grupos étni­ cos. y en particular Rubén Darío Espinosa Alzate y otros miembros de la Corpora­ ción de Apoyo a Comunidades Populares –Codacop– quienes trabajan con la acin desde 1992. la acin. Una gran ausencia en mi análisis es un trabajo de campo actual que haya permitido corroborar sobre el terreno algunas de las dinámicas y ejercicios a los que aquí aludo en forma genérica y basándome en información de segunda mano. cons­ tituida en un 60 por ciento por indígenas paeces o nasas (los dos términos se usarán indistintamente en este artículo). que surgen las preguntas y observaciones que real­ mente aportan a los análisis minuciosos con los que la antropología enrique­ ce las ciencias sociales. destaco uno de los que considero más significativos. y es una asignación pendiente para optimizar el presente análisis.De éstos. capital del departamento del Cauca. alcaldes y concejales. incluyendo afrodescendientes. otros autores. en sus partes altas se han establecido a lo largo del último medio siglo. en esta región confluyen las tierras bajas con las de montaña. La mayoría de las asambleas y actividades comunitarias se llevan a cabo en idioma Nasa. Esta región se encuentra atrave­ sada por la carretera panamericana que une a Cali con Popayán. de manera que muchos no paeces han ocupado los cargos más impor­ tantes de la comunidad.indb 348 01/12/11 13:15 . concentrada en centros urbanos. y 25 por ciento campesinos mestizos emigrados de otras regiones del país. así como coordinadores de programas y proyectos. se ha logrado anteponer el ejercicio de los derechos de todos. y la mayoría de indígenas que habitan la zona montañosa. Ubicada en el norte del departamento del Cauca. cerca del gran centro urbano e industrial de Cali. organización de base que agrupa a unas 110  mil personas de diferente procedencia étnica. Por su importancia geográfica y estratégica. Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca. y especial­ mente en lo que sobre el tema ha escrito la misma acin. pero ofreciendo traducción para aquellos que no lo hablan o entienden. Es precisamente en este ejercicio de la práctica etnográfica. y de allí el interior y centro del país con la frontera con Ecuador. como cabildos mayores. El presente texto está basado en mi propia experiencia como asesor legal de algunas de estas comunidades en los años ochenta. En el marco proveído por la cultura y cosmovisión Nasa. la población de empleados y jornaleros afrodescedientes que habita las tierras planas. prácticamente todos los grupos 348 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política.

lo cual les otorga legitimidad frente al Estado. existe en su memoria colectiva y posee un magnetismo que explica el que otros grupos étnicos se les hayan sumado. 2003). Frente a todas estas amenazas e incursiones. que es como se conocen las tierras indígenas que son “territorios autónomos de propiedad colectiva”. mientras el promedio en Colombia es de 69 años (acin. el m-19. el Quintín Lame. es un territorio tradicionalmente abandonado por el Estado. el índice de necesidades bási­ cas insatisfechas en la población es del 85 por ciento y la esperanza de vida es tan sólo de 40 años. las farc. y el derecho de regirse y aplicar sus propias formas de justicia. se dio un incremento a más de 85 en un lapso mayor a los cinco años. poseen el carácter de entidades públicas de carácter especial. 2004). el eln. El éxito en el ejercicio de su autono­ mía ha redundado en el fortalecimiento de su cultura como factor determi­  http://www. grupos de narcotraficantes del cártel de Cali y. ejercen la gestión. de conformidad con sus usos y costumbres. se aprobó la llamada Ley Páez. de mane­ ra que de tres empresas que existían en 1995.1 tienen sus propias autoridades. Sin embargo.org/sobre_acin. algunos de los frentes paramilitares de las ultrade­rechistas Autodefensas Unidas de Colombia (Espinosa. el Ricardo Franco. De conformidad con ella. Derechos históricos que fueron consolidados y reglados por la Constitu­ ción colombiana aprobada en 1991. Esta región está constituida por catorce territorios indígenas o resguar­ dos. las autoridades elegidas o nombradas de acuerdo con su tradición. sobre sus decisiones. orde­ namiento y control de sus recursos territoriales. el prt.indb 349 01/12/11 13:15 . por las luchas de justicia social junto con una larga tradición en esta parte del país.guerrilleros que han existido en el país: guerrillas liberales de los años cincuenta. las comunidades optaron por fortalecer su organización y dinamizarse en torno a un sentimiento compar­ tido de solidaridad y comunidad que. como consecuencia de una tragedia natural provocada por el deslizamiento de tierra en la zona indígena de Tierradentro. a finales del 2000. Asimismo. que afectó a muchos pueblos paeces obligándolos a reubicarse en nuevas tierras de reforma agraria. el Bateman Cayon y el jega. gozan de la facultad de administrar recursos transferidos por la nación. que creó incentivos para la inversión en la región favoreciendo el establecimiento de industrias.nasaacin.htm 1 Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 349 Book Organización política. En 1994.

el bien común. que son los princi­ pios que rigen la comunidad.nante en el desarrollo de un sentido propio de gobierno. Las piedras que sirven de base al fogón. bienestar y desarrollo. hasta abarcar a todos los que comparten las normas culturales de los nasa (Gómez. cultura. igualdad. justicia. inalienables e imprescriptibles. cuenta además con un sistema de medios y radios comunitarias que les ha permitido afinar su proyección nacional e inter­ nacional. se da la unión de los pensamientos y el diálogo. derivan su nombre del tul. la organización. Su sistema de organización social. y un 3 por ciento indí­ genas. que mantiene al margen al Estado y otros actores con pretensiones hegemónicas. seguri­ dad. esta territorialidad está por fuera del comercio por tratarse de tierras inembar­ gables. y la unidad de la casa desde el fogón. de acuerdo al orden legal y constitucional. el origen de su fuerza se explica a partir del principio del fogón/huerta. etcétera. 350 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. mejorar sus condiciones de vida. corresponde a la sexualidad y fertilidad femenina. En la cosmovisión Nasa. ésta es la base que otorga la fuerza y certeza sobre la cual se ha levantado la gran comunidad. justicia. seguido por un 25 por ciento de afrodescendientes. cerca del 65 por ciento de la población. familia. La combinación de ser una región donde confluyen múltiples y conflictivos intereses. como la solidaridad. lo que congrega y da lugar a la relación mujer-hombre. 7 por ciento europeos e inmigrantes de otros lugares del mundo. junto con la tradición cultu­ ral y fuerte sentido de comunidad. que se va extendiendo a los grupos de parentesco y comunidad en general. en torno al cual en cada vivienda se reúne a diario la familia y se recibe a los visitantes.2 Plan y Tejidos de Vida Colombia es un país fundamentalmente mestizo. llamadas tulpas. allí se vivencia la comunidad. Los resguardos en el norte del Cauca ocupan ocho de los trece munici­ pios que hay en la región. la autono­ mía. explica el desarrollo de una organización que hunde sus raíces en la memoria histórica de la población. es tambien la relación fogón-huerta. 2000: 37). Todo lo cual les ha permitido enfrentar con éxito dificultades y problemas.indb 350 01/12/11 13:15 . además de haber logrado mejorar su capacidad de nego­ ciación e incidencia política. y consolidarse socialmente como un ejemplo paradigmático de autonomía. da origen a la vida. El ejercicio de esta unión de Cabildos indígenas y mestizos es un 2  El tul o espacio creador de normas.

para la población local esta violencia es un asunto de vida o muerte: o se hace algo para controlarla o son arrasados por ella.indb 351 01/12/11 13:15 . otrora controladas por grupos paramilitares. cuyo agente químico es el glifosato y que se está apropiando de las empresas semilleras existentes en todo el planeta. significando con esto el incremento de la violencia generalmente asociada al narcotráfico. para imponer sus transgénicas patentadas y así. así como su resistencia pacífica al conflicto armado y a las maniobras de extermino y destierro de las que histó­ ricamente han sido víctimas. ir colonizando el mundo para controlar la alimentación. a un costo en la salud medioambiental y humana del que todavía ignoramos su dimensión letal (Robin. En un ejercicio de democracia directa. han declarado su región como territorio de paz. La violencia que se vive en las zonas de conflicto es percibida de mane­ ra diferente por las elites. a los actores ar­ mados del conflicto social colombiano. el imperio de la sabiduría popular y el sentido común. los más de siete mil millones de dólares del gobierno de los Estados Unidos en el Plan Colombia y las maniobras del Ejército Nacional en sus alianzas con el para­ militarismo. 2008). hay que agregar que la “normalización” de algunas zonas. Esta expe­riencia es especialmente importante para naciones como la mexicana.ejemplo de organización social con importancia nacional e internacional. que parece recorrer lo que la prensa ha dado en llamar la co­ lombianización del país. agravada por la declaratoria de guerra total decretada por los dos gobiernos sucesivos de Álvaro Uribe. que han resultado en siniestras prácticas de violación a los derechos humanos. Frente a la ingobernabilidad nacional. y para quienes el manejo geopolítico de la misma se convierte en fuente de poder político y económi­co. logrando poner al margen. que busca liberar a la población de la dictadura de las armas y la violencia. ha abierto las puertas a un mode­ lo de desarrollo depredador que tiene a Colombia convertida en uno de los clientes más importantes de Monsanto en la región. Mientras tanto. pero no sólo donde las institucio­ nes y el tejido social se resquebrajan como consecuencia del incremento del cáncer de la corrupción y el miedo. que no la sufren directamente. han conseguido en un contexto social de conflicto armado e institu­ciones co­ lapsadas. Esto les ha dado gran reconocimiento. hasta lo posible. Lo que estas comunidades han alcanzado en esta región es extraordinario en términos de gobierno y control territorial. la misma empresa que produce el herbicida Round Up. Para el objetivo de la guerrilla de controlar militar Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 351 Book Organización política.

reciprocidad. en materia ambiental. Para afrontar esta situación. las comunidades indígenas son las que tienen la prioridad para ser adjudicatarias de esas licencias. en el marco de los principios organizativos que han acompañado a las comunidades en todas sus luchas: unidad. cuyos objetivos principales son el fortalecimiento de su autono­ mía. acin ha diseñado lo que definen como el Plan Vida. pero que atacan fundamentalmente el proceso comunitario indígena. la meta es un balance entre manejo de bosques. aprovecha cualquier asomo guerrillero para sus arremetidas mili­ tares. en su afán de exterminar la guerrilla y lograr el control militar del territorio. y la generación de espacios para toma de decisiones. ganadería y agricultura. terri­ torio.y políticamente el territorio y avanzar en los objetivos de su lucha armada –la cual es vista como la única alternativa ante la situación del país– el proceso indígena y popular se convierte en una contrariedad. El marco de este camino son sus principios de vida.indb 352 01/12/11 13:15 . compatible con niveles de control ambiental de mayor calidad. de educación. creando alianzas estratégicas con otros sectores sociales. el ejercicio del derecho propio. con énfasis en la protección de fuentes 352 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. que se logra por medio de la planeación comunitaria. integralidad y uso respe­ tuoso de la tierra y la naturaleza. lo cual les ha permitido que. planes de salud. Para el logro de este sueño colectivo han creado lo que llaman Tejidos de Vida. el desarro­ llo de un camino diario para hacerlo realidad. el Estado. de intercambio (trueque) y de economía del Pueblo Nasa en equilibrio y armonía con la madre tierra. De otro lado. Asimismo. ejerciendo así un control sobre la explotación de recursos con un enfoque en el beneficio comunitario. ellos son: Tejido Económico Ambiental Que desarrolla formas productivas de conservación. espiritualidad. y la acin es quien da el visto bueno para que el Estado las otorgue. Uno de los aspectos de manejo ambiental sobresaliente que los cabildos han logrado en esta región. aunque según el orden legal vigente la propiedad del subsuelo pertenece al Estado. y es éste quien otorga la licencia para su explotación. Este plan es definido como el sueño colectivo. presentadas como una ofensiva contra las farc. cultura y autonomía. su método. ha sido la declaración estatal de zona de reser­ va minera indígena.

que funciona con recursos de los municipios y del régimen subsidiado del Estado. En materia educativa. para estu­ dios de pregrado en materias relacionadas con etnoeducación. coordinación y ejercicio del derecho. se ofrecen carreras universitarias con sede en la zona. desarrolla varias accio­ nes para promover la educación y conciencia de derechos específicos de las mujeres. e incluye programas de salud. En estos campos.de agua. funcionarían como guardabosques en las cuencas de los nacimien­tos de agua y cabeceras de los ríos. la acin ha adelantado e incidido estratégicamente en procesos de capacitación que. familia y jóvenes. En convenio con diferentes universidades públicas. que forma parte de este tejido. en aplicación a la ley que obliga a que cada centro educativo cuente con un pei (Proyecto Educativo Institucional). Tejido Pueblo y Cultura Que promueve la identidad y el bienestar en armonía con la madre tierra. Asimismo. El Programa Mujer. que produce el 30 por ciento del azúcar nacional. Uno de ellos es la escuela Mujer y Cultura. en donde se capaci­ tan mujeres y hombres como animadores comunitarios. con el enfoque en los derechos específicos de la mujer.indb 353 01/12/11 13:15 . los llevó a contar con 550 maestros capacitados para el servicio educativo de siete municipios. Tejido de Justicia y Armonía Que adelanta programas de capacitación. Luego de múltiples negociaciones con empresarios y el Estado. para el año 2002. en particular la promoción de su parti­ cipación comunitaria. las comuni­ dades lograron que se les entregaran tierras de partes bajas para incre­ mentar las zonas que garantizan la seguridad alimentaria. mujer. a cambio de ellas. Abarca las instancias de Equipo Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 353 Book Organización política. Esto último ha sido de gran importancia en la región. los indígenas han conseguido que los servicios incorporen los elementos que desde su cultura los definen según sus valores y principios. la acin se ha convertido en una institución prestado­ ra de servicios de promoción y prevención de salud. toda vez que la agroindustria de la caña y el papel. a partir de la ley de origen o derecho mayor. en salud. depende del agua que nace en las montañas de esta región. educación.

354 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. igualmente. que es una especie de policía comunitaria para la vigilancia y el control de la seguridad y paz interna. condenó y declaró el castigo de los respon­ sables. Uno de ellos.indb 354 01/12/11 13:15 . especialmente en el Plan de Vida y el llamado Plan de Minga en Resistencia. reali­ za tareas en la documentación y el acompañamiento de la investigación de los procesos. Actualmente hay escuelas de formación de jueces indígenas a nivel universitario. gracias a convenios con universidades regionales y naciona­ les. reivindicar con éxito el ejercicio de la jurisdicción indígena reconocida en la Constitución. en las escuelas de justicia indígena se capacitan indígenas de varias regiones del país.Jurídico Zonal. En los últimos años. valoró las pruebas. hecho que tuvo que ser reconocido por la misma guerrilla y el Estado como un éxito de la comunidad. los derechos humanos de las mujeres en una perspectiva que fortalezca su protagonismo en la organización comunitaria. Tribunal Internacional de Opinión. lo que incluye a la Guardia Indígena. Escuela de Formación de Derecho Propio y Comisión Político Organizativa. el apresamiento de oficiales de alto rango del Ejército Nacional. que han sido juzgados por las autori­ dades indígenas por crímenes que el Estado ha tenido que reconocer y nego­ ciar con la comunidad. en varios hechos muy conocidos dentro y fuera del país. la acin ha logrado. muy célebre por las implicaciones que tuvo. y al apoyo del poder jurisdiccional. fue la investigación y sanción del asesinato de un alcalde indígena a manos de la guerrilla. El Comité Jurídico que forma parte de la Escuela de Derecho Propio. Frente a la vigencia y fortalecimien­ to de su derecho propio. prueban la importancia del tema a nivel nacional e internacional. Tejido Defensa de la Vida Que implementa estrategias y mecanismos para la defensa de una visión indígena sobre los Derechos Humanos. donde la comunidad. en una asam­ blea masiva. que de esta forma evitó que este crimen quedara en la impunidad. En la actua­ lidad. El desarrollo de la jurisdicción indígena en Colombia y el debate en torno a sentencias de tutelas emitidas por la Corte de Constitucionalidad. ha sido necesario efectuar un traba­jo de formación e información sobre los derechos humanos y. en particular. Nasa Üus yutxpenxi. específicamente en el desarrollo del tema de derechos de la mujer dentro de la Escuela. Han sido célebres.

La Guardia Indígena (gi) es uno de los principales mecanismos de protec­ ción de la vida y del proceso organizativo que forma parte del Plan de Minga en Resistencia. fotografía y video. a la vez que un mecanismo de vigencia de dignidad y derechos. es sensible. Cuando uno da garrote piensa que puede ser a mi hijo a quien se le está dando. Tejido de Comunicación y Relaciones Externas para la Verdad y la Vida Que incorpora y articula las estrategias comunicativas tradicionales y de medios masivos para informar. y desde donde nace la resistencia para seguir viviendo. porque con la familia es más pasivo. la gi es un espacio de formación. me dan la oportunidad de compartir la experiencia con los compañeros. reflexionar. este programa ganó el primer premio entre más de 700 proyectos presentados en el concurso de periodismo “El País contado des­ de las Regiones”. pero en el acto en sí es diferente porque nuestro pensamiento es de protec­ ción. para el desarrollo de propuestas y toma de decisiones. porque yo debo ocupar mi puesto de mujer. lo cual les permite hacer un trabajo comple­ mentario de información. etcétera. parti­ cipación y protección. me han dado la posibilidad de hacer las cosas igua­ les. Ha sido bastante diferente y difícil. es una expresión ancestral y está vinculada directamente a las propias autoridades. además de promo­ ver la iniciativa diplomática de la acin. de los sentidos comunitarios. Desde hace algunos años se producen programas radia­ les para la emisora zonal indígena Payumat. En esta estrategia se utilizan todos los medios al alcance: radio. uno piensa que es mamá. orientados a la información Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 355 Book Organización política. una es dada a la protección. impresos. En el 2007. decidir y actuar. como son las asambleas. esto es percibido como: … un espacio igualitario –cuando yo estoy en la guardia nunca pretendo ser hombre. articu­ lados a las diferentes formas de comunicación comunitarias.indb 355 01/12/11 13:15 . reflexión y debate. pero con los hombres uno tiene que demostrar una posición (Unifem. siempre soy mujer aquí y en cualquier parte. las mingas. 2005). Internet. los rituales y los diversos eventos en los que se expresa la alegría de vivir. incluso cuando me tengo que dirigir a los mismos compañeros. Para las mujeres. En las propias palabras de sus organizadores. En palabras de una mujer de acin. el énfasis de esta estrategia no está en los medios tecnológicos. sino en la fuerza y la rique­ za de los saberes culturales.

pero desde hace ya varios años se hace también a la mujer como cabeza de hogar. que es el encuentro para la información. generales. a lo largo de 50 kilómetros con participación de 37  mil 356 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. La tradición cultural Nasa define la minga como un ejercicio en comunidad. La Minga El manejo comunitario tanto en la comprensión del fenómeno como en la gestión. ofreciendo en éste lo que desde su cultura y autonomía los hace fuertes y originales. como la que se hizo para juzgar el homicidio por la guerrilla del eln del ex alcalde Marden Betancur. Las asambleas se rotan por veredas para facilitar la participación de todos. un reconocimiento con humildad sobre el valor del interés colectivo y la conciencia que éste es superior al individual. ésta se compromete a trabajarla y a participar un día a la semana en la minga comu­ nitaria. análisis y toma de decisio­ nes. Si la familia no cumple este requisito. Por mandato comunitario. Hay asambleas zonales. la marcha a pie hasta Cali. es además una ocasión de encuentro: al fina­ lizar la jornada se comparte comida y entre todos evalúan y programan nuevas tareas. reflexión. que cuando es convocada tiene prioridad sobre cualquier otra actividad. ha llevado a que la acin se haya apropiado con éxito de la nueva institucionalidad. que es una forma de trabajo colectivo donde participan las familias representadas por uno o varios de sus miembros. y congresos regionales y naciona­ les. incrementando su capacidad de ofrecer valores y compor­ tamientos a una sociedad nacional en crisis. Antes. Además de la minga. No hay un colombiano que no entienda hoy lo que significa una minga y el extraordinario papel que este modelo de convivencia y ejercicio de la solidaridad tiene para enfrentar con éxito cualquier tipo de empresa o adversidad. donde participaron 3. cuando se adjudica tierra a una familia. la comunidad también celebra asambleas. se le sanciona y se puede llegar incluso a perder la parcela para adjudicarla a otra. en una nueva forma de diálogo intercultural.500 personas. sólo los hombres eran titulares de la adjudicación. Han habido asambleas memorables organizadas por la acin en los últimos 15 años.y formación de las comunidades en temas relativos al género y a los dere­ chos de las mujeres.indb 356 01/12/11 13:15 . La minga.

pues su historia de luchas y sacrificios estaba siendo mancha­da con esa afirmación. en particular durante los últimos cincuenta años. cuenta con muy elocuentes episodios respecto a lo álgido del conflicto de los pueblos indígenas en la defensa de su autonomía. los resguardos fueron invadidos por terratenientes “blancos”. para reafirmar el control de su territorio ante la amenaza de grupos armados. perio­ do durante el cual se consolidó la organización regional de cabildos del Cauca como la más sólida del país. la lucha por la recuperación del territo­ 3  Minga Nacional de los Pueblos. Esta minga. porque nosotras y nosotros. La historia de esta región del norte del Cauca. la Minga de los Pueblos. somos el país y la autoridad”. Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 357 Book Organización política. que logró la movilización de miles de indígenas que marcharon desde el 6 de octubre de 2008. motivados por las políticas de estado que pretendían “civilizarlos” y por la política bipartidista que dividió a las comunidades. expresión del consenso esencial sobre lo que es entendi­ do como garantía básica de su sobrevivencia. argumentando que los indígenas estaban siendo manipulados por la guerrilla. Página Web preparada por estudiantes de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Colombia. fue posible recomenzar en el norte del Cauca. luego que el presidente Uribe se negara a reunirse con ellos allí. su cultura y su tierra. sintetizó en una frase uno de los principios que les otorga mayor fuerza y legitimidad: “No volveremos a pedirle audiencia a nadie.3 Las asambleas y mingas fueron muy importantes en la recuperación del territorio y el fortalecimiento de las comunidades en los años setenta. a comienzos del siglo xx.personas. onic. Como se explica en un docu­ mento elaborado por los cabildos indígenas de la zona norte del Cauca: Una vez constituida la república. quienes convirtieron a los indí­ genas en “terrajeros”. Ninguna había tenido la magnitud de la reciente Minga Nacional de los Pueblos. las cuales fueron sofocadas en la época de la gran violencia durante los años de 1940 a 1950. después de las luchas lideradas por Manuel Quintín Lame. y fue el motor de lo que es actualmente la Organización Nacional Indígena de Colombia.indb 357 01/12/11 13:15 . noviembre de 2008. con la asis­ tencia de 12 mil personas. Sólo a partir de los años de 1960. Esta acusación indig­ nó a los indígenas. que convocó atención nacional e interna­cional durante los varios días que pasó recorriendo pueblos y ciudades en la multitudinaria manifestación en Bogotá. del departamento del Cauca a Bogotá. el Congreso Zonal de Jambalo en diciembre de 2002. a comienzos del siglo xix.

la consolidación y ampliación de su sistema de justicia propia. iglesias y ong. alimenticio. De esta manera se consigue que los efectos sobre miembros de la comunidad. de acciones que vienen de afuera. igualdad de derechos entre hombres y muje­ res. recuperar más de 100  mil hectáreas del antiguo resguardo y fortalecer la autoridad propia. etc. 2004). recuperación de fiestas. todo esto en el contexto de valoración y fortalecimiento de la autoridad tradicional. se logró acabar con el terraje. Con estas luchas que se exten­ dieron a lo largo de los años de 1970 y 1980. emigración de jóvenes a las ciudades. valores. recuperación y fomento de las prácticas de mane­ jo ambiental. derechos de la mujer y los jóvenes. sean estos guerrilleros. y donde se debate lo que los asociados traen a discu­ sión en la medida que afecta el interés de todos. tales como la vigencia y alcance de principios. que se fortalece con un sistema de educación bilingüe y bicultural. mecanismos de control y defensa del territorio. De esta forma.indb 358 01/12/11 13:15 . lo cual se da al mismo tiempo en diferentes campos: en la recuperación del idioma. Esta dinámica se ejerce por medio de un modelo de democracia parti­ cipativa y directa donde se privilegia y remarca el consenso que se genera en las mingas y asambleas. prostitución. El proceso de reafirmación de lo propio se expresa en el fortalecimiento del autogobierno y de la identidad cultural. frente a empresas o inversionistas con interés en recursos de la comunidad.” (Alzate.rio invadido. aprovechando la coyuntura de la reforma agraria de 1960 y gracias al apoyo del movimiento campesino. asimismo. etcétera. porte de armas. aborto. de salud y actividades recreativas y cultu­ rales. se analizan problemas asociados a “la vinculación de miembros de la comunidad en el cultivo y procesamiento de drogas. espiritualidad y ritos tradicionales. Esto los ha fortalecido frente a actores armados que pretenden impo­ nerse en la comunidad por la fuerza de las armas. presencia en el territorio de grupos armados. La participación directa de la comunidad ha sido el factor determinante en la creación y fortalecimiento de estos programas y ejercicio de derechos. Esta forma de demo­ cracia dinamiza las estructuras propias de gobierno y justicia. militares. paramilitares o narcotraficantes. a la vez que es una manera de viven­ 358 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. enri­ quecimiento y consumismo fáciles. agrícola. se conviertan en asuntos de interés comunitario y se asuman posiciones colectivas en relación con toda una gama de asuntos de actualidad. alcoholismo.

El ejercicio de estos derechos junto con la experiencia de lucha de los cabildos del norte del Cauca –que ya habían comenzado a experimentar los logros de su desarrollo político y empoderamiento electoral. Durante la administración de César Gaviria (1990-1994).5 por ciento del total de población. Estas comunidades en ejercicio de su autonomía –que se da en el contex­ to de un nuevo marco constitucional que lo permite. financieros y contables que reporten beneficios para todos. Para finales de 1990 se eligie­ ron setenta constituyentes. seguridad alimentaria. y en el cual se destacó el reconocimiento de derechos específicos para pueblos indígenas y otras minorías étnicas. constituyen el aporte más significativo a la crisis colombiana asfixiada por el mesianismo de la política tradicional o guerrillera. conservación medio ambiental. pero cuyo alcance ha sido el fruto de un alto nivel de conciencia y organización– están demostrando que nadie como las propias comunidades tiene la capacidad para asumir y garantizar reforma agraria. Esta capacidad para autogobernarse y los beneficios que genera.indb 359 01/12/11 13:15 . la salud de las personas y la equidad en la distribución de sus beneficios. dos de los cuales fueron indígenas. evaluar e incorporar innovaciones en cuanto a modelos de producción industrial. en la búsque­ da de una salida hacia la paz y como compromiso acordado en los diálogos con organizaciones guerrilleras. como resultado de un amplio consenso logrado en un proceso de participación. y gene­ rar condiciones para la explotación de los recursos naturales en sus territo­ rios de una manera compatible con el medio ambiente. luego que la violencia de los cárteles de la droga había aniquilado a tres de los cinco candidatos a la presidencia. que pretende minimizar o desconocer la capacidad y agencia propia de los pueblos para plantearse y encontrar por sí mismos los remedios a sus problemas. de esta forma. empresas comunitarias. se convo­ có a una Asamblea Nacional Constituyente que le permitiera al país un acuerdo sobre la base de un nuevo pacto social. calidad de los servicios de educación. apenas el 1. vigencia de derechos. lo cual no dejaba de ser notorio en un país con bajo porcentaje de población indígena: para la época. no sólo para las comunidades sino para el entorno nacional. al permitirse Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 359 Book Organización política. En julio de 1991 entró en funcionamiento la nueva Constitución. salud. La comunidad se permite.ciar la eficacia y legitimidad de su autonomía e institucionalidad tradicional. e inno­var en manejos comerciales.

designación de tierras comunales. 4 360 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. nos remonta a la lucha de éstas por la defensa de su tierra. Aun con contra­ dicciones y paradojas. en Colombia. aunque se daba el caso de algunas que eran movidas de un territorio a otro. y lo que de ella forma parte de su memoria colectiva. En su interior se reconocía el ejercicio de autonomía de las autoridades propias que. y Julio Inquinas. elegir un indígena para la Gobernación del Departamento. según la tradición cultural. 24. Luego de la entrada en vigencia de la nueva Constitución. a la vez del desarrollo de su capacidad de nego­ ciación y apropiación de recursos para su propio progreso. y contar con senadores en el Congreso de la República. Juan Tama fue el líder que estructuró el sistema de resguardos de tierradentro. Huila y Valle. cultura.  Citado en J.indb 360 01/12/11 13:15 . general­mente originarias. quien fue secretario de Lame durante el tiempo que pasaron juntos en diferentes cárceles por su lucha indígena. ejer­ cían la mayoría de las materias inherentes al gobierno interno. Duke University Press. parcelas individuales donde se otor­ gaba dere­cho de usufructo a quienes se les asignaba. p. Esto se dio como consecuencia del incremento en el protagonismo. Rappaport (1998). interés y conocimiento de la política regional y nacional. sino llevar diputados a la Asamblea Departamental. con repercusiones a nivel nacional e internacional (Rappaport. La interpretación histórica dice más acerca de las presentes apro­ piaciones del pasado que del pasado mismo (Portelli. y generalmente la crea­ ción de una zona urbana con iglesia.elegir popularmente alcaldes y concejales municipales de acuerdo con una reforma introducida en los ochenta– comienza a cambiar radicalmente el mapa del poder en la región. la tierra delimitada por la corona españo­ la cuyo dominio era reconocido de propiedad colectiva de las comunidades. Por res­ guardo se entiende. de acuerdo con estas apropiaciones.4 En la actual memoria de las comunidades de acin el motor de su organización y lucha ha sido por sus resguardos. fue un actor relevante en la conformación del movimiento indígena. pastos y bosques. The Politics of Memory. 1991). Tolima. La pregunta sobre el origen de la capacidad de estas comunidades para ejercer con tal eficiencia su autonomía. los indígenas habían logrado no sólo elegir alcaldes y tener mayoría en varios Consejos Municipales. Quintín Lame le dio vida a esta meta a lo largo de cuatro departamentos: Cauca. 1988). la Constitución de 1991 ha contribuido a cambiar la perspectiva y generado condiciones a favor de la autonomía.

mundo de abajo. Gómez (2000).5 El territorio es un ser vivo incompleto. movimiento y relación. p. 5 Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 361 Book Organización política. Universidad del Cauca. está compuesta por tay o fuerzas. habla del resguardo como la victoria de la resistencia indígena a la colonización y control hegemónico.  H. que funcionaban como proveedores de mano de obra para las haciendas. Todo conformado por un lado izquierdo y otro derecho. todo lo cual recibe el nombre genérico de nasa.Una de las interpretaciones historiográficas más frecuentes es que los resguardos funcionaban como proveedores de alimento para los centros urba­ nos que se formaban en su órbita de extensión. de manera que no hay dudas sobre la importancia práctica que esta narrativa tiene.indb 361 01/12/11 13:15 . es decir. minerales y los espíritus. a su vez. Ésta incluye tareas de recuperación y conservación. y para lo cual. de manera que cumpla un propósito polí­ tico útil al presente. 1993). los indígenas claramente han demos­ trado su propósito de seguir siendo un pueblo con identidad propia. mundo de arriba. vegetales. todo lo que existe en el universo y su territorio está formado por tres mundos: t’iiiwed’ihu. El territorio es la casa donde habitan los diferentes seres que lo consti­ tuyen. cuyas raíces profundas se hunden en su pasado prehispánico. y ea. Con sus acciones y discursos. que tiene vida. el fortalecimiento de sus resguardos y formas tradicionales de gobierno ha sido crucial en el contexto de 150 años de política republicana tendiente a disolver­los e integrarlos (Findji. La ley natural indígena esta­blece que la relación de cada comunero con la tierra debe ser permanen­ te e integral. este mundo. 2000). Pero la interpretación histórica en torno a la cual el movimiento indígena ha logra­ do generar consenso. 24. que bien podría ser tomada por historiadores como un mito para la captura del pasado. allí comparten los seres humanos. espiritual y productiva (Gómez. animales. que se complementa con las cualidades que aportan los seres que lo habitan. Todos se necesitan mutua­ mente. y el desequi­ librio tiene la cualidad de modificarla y quitarla. Según la cosmogonía Páez. Esta interpretación. De la Justicia y el Poder Indígena. Ésta. p’hte. por donde circulan estas fuerzas. El resguardo como el espacio de resistencia donde los indígenas nunca fueron conquistados ni vencidos. complementan y relacionan. se respetan. El equilibrio de éstas tiene la cualidad de dar y conservar la vida. mundo del medio. es vivenciado en su dinámica con el Estado y las otras fuerzas que allí se hacen presentes. y que era un eficien­ te mecanismo de control de la Corona a los pueblos y comunidades. Todo tiene vida. También.

esto ha hecho que muchos campesinos hayan renuncia­ do a la escritura privada de su finca integrando ésta a favor del resguardo y evitando de esta forma la pérdida de la tierra y la descampenización. 362 • Guillermo Padilla Rubiano Book Organización política. Para los años sesenta. mas no en el norte del Cauca donde todavía el porcentaje ronda en un 75 por ciento de población rural. por factores económicos.indb 362 01/12/11 13:15 . está el cambio de porcentaje entre población urbana y rural. ante lo cual la acin propuso y obtuvo del gobierno 10. También se han firmado convenios con universidades y centros de experimentación agrícola para el desarrollo de una tecnología avanzada y sustentable para el mejor desarrollo agrícola en la región. en su estrategia de incrementar su frontera de reserva alimenticia. En la actualidad se ha invertido esta proporción en todo el país. y que es una de las causas más visibles de la forma­ción de guerrillas en el campo colombiano. el 80 por ciento de la población era rural y 20 por ciento urbana. la guerra. la presión de latifundistas. al estar por fuera del comercio. como fue común durante los años de expansión de frontera agrícola en el país. junto con otras ventajas que se derivan del nuevo orden en la región. y ha servido de base para la creación de reservas campesinas en el país como una forma de evitar que colonos en zonas de frontera agrícola desarrollen fincas que después venden (por voluntad propia o porque son forzados) a narcotraficantes y terrate­ nientes ganaderos. Esta estadística es elocuente del balance que la acin ha logrado frente a la continua amenaza que.Dado que las tierras de resguardo indígena. se logró que en esta región sea el Estado el que pague el impuesto predial de sus habitantes al municipio. donde la fuerza pública fue declarada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos culpable del crimen de 20 indígenas. ganaderos. a cambio de un día de minga a favor del municipio. Entre los cambios drásticos que por las múltiples violencias han estado ocurriendo en Colombia. ha acelerado el proceso de descampenización y migración a las ciudades. Esta forma de colectivización de la propiedad de la tierra ha comenzado a ser adoptada por comunidades afrodescendientes. Otro factor muy importante en la ampliación del territorio de la acin ha sido la negociación con el gobierno nacional de una indemnización por la masacre del Nilo.367 hectáreas de tierra plana. Este compromiso apenas se ha cumplido parcialmente y fue una de las deman­ das en la pasada Minga de los Pueblos. narcotraficantes y empresarios. no pagan impuestos. con un alto porcentaje de autosuficiencia y autonomía.

la nego­ ciación con el conglomerado económico que agrupa gran parte de las indus­ trias y empresas del departamento de Antioquia. En suma. los actuales principios legales. lo que obliga al Estado a limitar su interferencia en el ejercicio de la organización de cabildos. la gestión comunitaria de desarrollo con base en la lectura que las comunidades han hecho de su historia. Lo que hemos querido probar es que la respuesta del Estado difiere mucho dependiendo del nivel de organización al otro lado de Ingobernabilidad nacional y gobierno local • 363 Book Organización política. gobernar. constituida en socia de la acin en esta empresa. que llevan a las comunidades a ejercer su derecho de aplicar justicia. legislar. ha constituido un nuevo modelo de gestión comunitaria que no sólo ha traído paz y progreso en una región convulsio­ nada por los conflictos sociales.Otras negociaciones importantes en el desarrollo económico en la región han sido el montaje de una truchifactoría para la producción y comercializa­ ción de truchas con el apoyo del Instituto de Fomento Industrial. Nuestro argumento central no plantea la innecesaria presencia del Estado en situaciones de grave conflictividad. para la explotación de mármoles. programas.indb 363 01/12/11 13:15 . una institución oficial. una de las organizaciones empresariales más poderosas del país. gestionar proyectos. estas negociaciones muestran que la gober­ nabilidad que garantizan las comunidades en el ejercicio de su autonomía cuenta con la aprobación de inversionistas. Precisamente. desarro­ llar empresas comunitarias. Así también. hacer inversión social. lo que garantizó el orden y mantuvo al margen cualquier inten­ to de desborde o saboteo de la misma. constitucionales y de legislación internacional vigentes en Colombia. que lo que el Estado no ha podido garantizar para mejorar el ambiente para la inversión y el desarrollo tan caro al sistema. diseñar y ejecutar planes. conocido como el Sindicato Antioqueño. sino que reta a un Estado empeñado en una guerra que lo debilita geopolíticamente y que continúa trayendo dolor e inse­guridad a la mayoría de la población. Es decir. Desde una perspectiva de garantías para la inversión. calizas y oro. o que la responsabilidad de éste no sea relevante. controlar el funciona­ miento institucional y fiscal en la tributación y la interrelación con lo regio­ nal. firmar acuerdos y convenios para la explotación de recursos naturales. lo logran las comunidades en ejercicio de su autonomía. fue en este senti­ do que los medios en Colombia destacaron con mayor énfasis el control que la Guardia Indígena mantuvo a lo largo de toda la marcha de la Minga por los Pueblos. nacional e internacional.

el tiempo transcurrido o la dimensión de los problemas. se ha logrado que éste tenga que afinar sus respuestas y ajustarse con más rigor a las reglas establecidas por la Consti­ tución y las leyes. Book Organización política. la producción comunitaria de bienes públicos y el control comu­ nitario de todos estos procesos. no importa lo grave. El grado de organi­ zación y conciencia es un reto que pone al Estado contra la pared en su propio escenario.indb 364 01/12/11 13:15 . la construcción de gobierno local participativo. en el caso de la acin. El ejercicio de una democracia directa y autonómica ejercida sobre la base de las propias instituciones comunitarias.la mesa en la negociación y pacto con las comunidades. Sólo cuando las comunidades asumen el papel que les corresponde en la administración o desarrollo de su vida y dere­ chos. es cuando las cosas realmente comienzan a cambiar. ha probado que es la mejor vía para el encuen­ tro de respuestas y soluciones.

así como al diseño peculiar de instituciones locales. la cual incorporó un meca­ nismo (comités de vigilancia) a través del cual los actores de la sociedad civil pueden participar en las decisiones de planeación y presupuesto y en el moni­ toreo del gasto público. Traducción del inglés al español de Jorge Hernández Hernández. y la meta de mejorar la calidad de la democracia. Woodrow Wilson International Center for Scholars/Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Debido a que los indígenas bolivianos constituyen una mayoría * Texto preparado para la conferencia Contemporary Local Governments in Latin Ameri­ca. University of Connecticut. 365 Book Organización política.Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia* Donna Lee Van Cott** El estudio del gobierno local en América Latina abarca muchos de los temas más importantes abordados en ciencias políticas: descentralización. 2 y 3 de octubre de 2008. Esto es atribuible a la propor­ ción significativa del presupuesto nacional transferida a los municipios. Department of Political Science. la necesidad de reducir la distancia entre Estado y sociedad. ** Associate Professor. Oaxaca. recursos y responsabilidad administrativa al nivel local de gobierno. Aunque Bolivia comenzó relativamente tarde el proceso de descentralizar el poder político.indb 365 01/12/11 13:15 . Otro aspecto peculiar de la reforma municipal de Bolivia es la gran medida en que instituciones basadas en tradiciones de estilo occidental de adminis­ tración y gobierno fueron extendidas a culturas indígenas en áreas rurales –así como a áreas urbanas dominadas por inmigrantes del campo y sus descendientes– que tenían prácticas y normas propias preexistentes de auto­ gobierno. rápida­ mente se convirtió en uno de los casos nacionales más estudiados y recibió admiración desproporcionada del extranjero. La autora desea agradecer a Eduardo Córdova y Abraham Borda por la asistencia con la investi­ gación realizada en Bolivia. reforma institucional y sus efectos. México.

en 1995.05 por ciento) de la población total (Censo Nacional de Población y Vivienda. participativa y socialmente justa que las existentes prácticas democráticas occidentales. 2003: 40-41). 2005. un balance entre cumplir el rol del Estado y mantenerse identificados con la sociedad civil? En los 1  Sobre la formación y desarrollo de partidos políticos en Bolivia véase: Albó. había pocos partidos políticos que presentaran una identidad distintiva­ mente indígena. Un autor estimó que 59 por ciento de los municipios bolivianos tenían una mayoría indígena de por lo menos 80 por ciento (Aramayo.numérica (62. 2004: 84). 2008. y a la manera en que han adaptado o se han adapta­ do al nuevo régimen municipal. codificadas en la Ley de Participación Popular (lpp). responsable. ¿Cuáles son los principales logros de los partidos de pueblos indígenas? ¿Qué dificultades y retos enfrentan? ¿Cómo logran los movimien­ tos indígenas. En 2005. Lucero. Durante el trabajo de campo en 2005 en los departamentos de La Paz y Cochabamba. 2001).1 Estos partidos con identidad indígena prometieron a electores indíge­ nas y no indígenas que crearían un nuevo tipo de democracia que fuese más legítima. y aquellos que competían tenían poco éxito. 366 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. En el momento en que el presidente Gonzalo Sánchez de Lozada y su gabinete diseñaron nuevas instituciones munici­ pales descentralizadas. busqué evaluar sus aseve­ raciones. los cuales tienen como cimiento a instituciones sociales y culturales con raíces profundas en la sociedad civil. Siete años más tarde. sociales y culturales. Yashar. al crearse nuevos municipios a partir de los existentes (Arnold.indb 366 01/12/11 13:15 . La lpp creó las condiciones para el surgimiento de partidos basados en movimientos indíge­ nas. Van Cott. Presto especial atención al papel de los partidos políticos basados en movimientos indígenas. una proporción que se había incrementado durante la década previa. uno de estos parti­ dos se había convertido en una fuerza nacional y otro en un contendiente regional. 2007. 216 de los entonces 327 municipios bolivianos (66. una mayoría de los municipios bolivianos se vieron rápi­ damente forzados a reconciliar instituciones culturales y políticas preexisten­ tes con un particular régimen político.05 por ciento) tenían una mayoría indígena. En este texto me concentro en la manera en que las culturas indígenas han adaptado estruc­ turas institucionales y normas legales relativamente rígidas y universalizado­ ras a una variedad de contextos políticos. los cuales acumularon poder regional en las primeras elecciones municipales de la historia. 2005.

algunas de las experiencias más exitosas de democracia y desarrollo local han ocurrido en comunidades rurales indíge­ nas. con uno incorporado por cada 50 mil personas después de los primeros 50 mil habitantes. 2000. Blanes. donde organizaciones socioculturales fuertes y tradiciones de trabajo colectivo (en México tequio. más allá de los grandes centros urbanos y capi­ tales departamentales tenían recursos propios. 2003. Calla. En 1994. 311 municipios se crearon de las preexistentes secciones provinciales.2 Descentralización y reforma de gobierno local en Bolivia Bolivia era un Estado altamente centralizado a principios de los noventa. 2003. Este texto presen­ ta datos de los casos bolivianos que no fueron incluidos en el libro y aborda preguntas presenta­ das por los organizadores. En 1994 el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada diseñó una Ley de Parti­ cipación Popular que creaba un esquema original para el gobierno municipal. los municipios atraen la mayor aten­ ción de la política subnacional. las dinámicas de los procesos de descentralización y las lógicas contendientes de partido. Widmark. muchos señalan el caso de Oaxaca (México). 2001. Clisby. estudiosos han descubierto que esquemas de descentralización de arriba hacia abajo funcionan mejor en comunidades indígenas. movimiento y políticas de gobierno.indb 367 01/12/11 13:15 . Debido a que gobiernos departamenta­ les no fueron electos sino hasta 2005. Refiero el libro a los lectores interesados en un argumento que explique el papel de liderazgo mayoritario. y atribuyen el éxito al alto grado de capital social. Efectivamente.términos sugeridos por el organizador de esta conferencia. 2008). 3  Para el análisis de la Ley de Participación Popular y sus implementaciones véase: Ayo. Van Cott. 2001.3 Los consejos municipales tienen al menos cinco miembros. como en México. ¿cómo logran las “particularidades y circunstancias que la lógica política impone en estos ámbitos”? (Hernández-Díaz. 1996. Previo al pase de la ley. Y. la descentralización boliviana fue un régimen impuesto de arriba hacia abajo por un gobierno nacional para impulsar metas de desarrollo nacional y mantener control político sobre áreas rurales. 1999. 2008. en Bolivia minga) asistieron a los gobiernos locales en la movilización de la participación ciudadana. identi­ 2  Este texto se alimenta de la investigación publicada en Van Cott. un número que even­ tualmente se incrementó a 327. Gray Molina. Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 367 Book Organización política. el gobierno municipal fungía sólo en áreas urbanas y pocas municipalidades. Grindle. Booth. 2000. Como en México.

el poder político se había inclinado hacia fuerzas de izquier­ da-indígena que favorecían mayor autonomía formal para gobiernos munici­ pales indígenas. 2004: 61. 2004: 12-13. adecuando los territorios sociocultural­ mente homogéneos al régimen municipal del Estado Boliviano”. Este contexto dio lugar a la Ley de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas del 6 de julio de 2004. la cual espera la aprobación por referéndum en el otoño de 2008. Medina. la cual permitió a asociaciones de comunidades y organizaciones indígenas participar en elecciones locales sin tener que registrarse como partido político. Para cuando el Congreso pasó la Ley 2235 del Diálogo Nacional. En el año 2000. Muchos grupos indígenas exigie­ ron la creación de un Municipio Indígena que permitiera a las comunida­ des indígenas mayor flexibilidad para usar sus propias prácticas de gobierno. las fronteras municipales fueron rede­ lineadas para adaptar a la organización sociocultural. y dejada a la discre­ción del Ministro de Desarrollo Sostenible y Planeación (Bustillo. 1996: 1091. Ha sido difícil para el Estado boliviano ajustar un relativamente estric­ to régimen municipal a la enorme diversidad de organizaciones culturales indígenas en áreas rurales y urbanas. no podemos decir cuándo los cambios al régimen municipal puedan estar aprobados y ejecutados. Grindle. Debido a la inestabilidad política persistente en el país. Las organizaciones indígenas y sus seguidores desean que las reformas vayan más allá. La lpp distribuyó 20 por ciento del Tesoro General de la Nación a los recién creados municipios. las fronteras munici­ pales presentes corresponden efectivamente a instituciones de autogobierno indígenas existentes. Las organizaciones indígenas permanecieron insatisfechas con los esfuerzos para acomodar sus sistemas de autogobierno. en otros casos. Fox. integración y fusión de unidades territoriales. Tales cambios se incorporaron en la reforma constitucional de 2007. el gobierno de Bánzer organizó un Diálogo Nacional para discutir una variedad de temas que causaban tensiones sociales. integrados por centros urbanos así como áreas 368 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. con base en el principio de necesidad y utilidad pública. toma de decisiones. para incorporar el reconocimiento legal del uso de prácticas tradicionales de toma de decisión y selección de liderazgo (Arnold.indb 368 01/12/11 13:15 . Para el 2004. la audaz propuesta había sido diluida a “la misión de impulsar procesos concertados de adecuación.dad colectiva y una larga tradición de autogobierno (Ackerman. 2007: 126-139). participación y rendición de cuentas. 2003: 19). En ocasiones. 2003: 33).

someten sus propuestas a la aprobación del consejo municipal. o si las ong efectivamente dominan el proceso (Ayo. comunidades indígenas y vecindades urbanas. como organizaciones de negocio y de mujeres. El aspecto más inusual de la lpp fue el establecimiento de comités de vigilancia municipal. Van Cott.indb 369 01/12/11 13:15 . Los comités de vigilancia. Los comités de vigilancia revisan registros públicos relacionados con presupuestos y contratos municipales. Subsecuentemente otros recursos se agregaron: ayuda internacional dirigida a reducir la pobreza a través de la iniciativa Heavily Indebted Poor Countries II (Países Pobres Altamente Endeudados II). entonces. La lpp requiere de los gobiernos municipales un proceso participativo de planeación que incorpore representantes del comité de vigilancia y ciudada­ nos comunes a través de la participación en asambleas periódicas.3 mil millones anualmente (La Razón. En la prácti­ ca puede que haya poca participación de las otb (Organizaciones Territoriales de Base) o de los comités de vigilancia si las condiciones políticas son adver­ sas. y monitorean la implementación de obras públicas. y un Impuesto Directo sobre Hidrocarburos que el gobierno de Morales negoció en 2006. El consejo municipal es el responsable de asegurar que los planes de cinco años sean preparados de una manera participativa y de elaborar los más detallados Planes Operativos Anuales (poa). Los miembros del comité presentan objeciones a la oficina de Participación 4  El gobierno boliviano estima que los nuevos contratos generarán más de $1. 2006a. Los poa también han de formularse de manera participativa en consulta con los comités de vigilancia.4 Los gobiernos municipales adquirieron la responsabilidad de promover desarrollo económico y social. 2004. Booth. que representaban a las comunidades campesinas. construir y mantener infraestruc­ tura pública y administrar las provisiones de salud y educación. Clisby y Widmark. Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 369 Book Organización política. 2006b). Los comi­ tés de vigilancia y los ciudadanos han de participar en la elaboración de los Planes de Desarrollo Municipal o pdm de cinco años requeridos por ley. 2001: 79-80. Gray Molina. un conglomerado de ong y agencias de asistencia internacio­ nal normalmente supervisa el proceso. pero excluían a grupos no organizados de manera territorial. fondos nacionales hechos disponibles a través de la Cuenta Especial del Diálogo Nacional 2000. Debi­ do a la falta de educación y experiencia en la mayoría de los gobiernos municipales. 1996: 28-29. 2000: 185-186).rurales aledañas. con los recursos distribuidos principalmente según la pobla­ ción. 1999.

Después de una reforma legal de 1999. 1996: 17.4 por ciento de la votación nacional. Bajo la nueva normatividad electoral los candidatos a alcaldes debían ganar más del 50 por ciento de los votos para poder asegurar el puesto. Van Cott. Ministerio de Desarrollo Municipal. Es más común.org. 2001: 82). esta práctica disminuyó. que formar coaliciones con otros partidos representados en el Consejo. de no estar satisfechos con la respuesta que reciban. Después de que la Corte Nacional Electoral rechazó los materiales de registro de la asp por tecnicismos. en Colanzi. eligiendo 10 alcaldes y 54 concejales municipales (csutcb. sus líderes lograron un acuerdo con el Partido Comunista de Bolivia. Una división seria surgió en 1997 dentro del movimiento de los culti­ vadores de coca. para presentar sus candidatos en la lista de ese partido. en el fragmentado sistema de partidos boliviano. Además. www. y aseguraron que nunca tendría mayor poder que el movimiento en sí. La asp.indb 370 01/12/11 13:15 .bo). miembros del consejo pueden censurar y destituir al alcalde cada año. entre seguidores de Alejo Véliz y Evo Morales.cne. usando el registro de la Izquierda Unida. Los campesinos que promovieron la creación del partido advirtieron explícitamente que debía servir como “instrumento político” del movimiento. 40 por ciento de los municipios cambiaron de alcalde anualmente. o la habilidad de dominar a las organizacio­ nes sociales que lo integraban. en consecuencia. que los alcaldes logren pocos votos y tengan. 2005: 86. Entre los años 1995-1999. 2004: 130.6 por ciento de concejales municipales recién electos se autoadscribía como indígenas o campesinos (Albó. pero en 2003 un 33 por ciento de los alcaldes fueron destituidos (Albó y Quispe. 2002: 103). al Ministerio de Hacienda del nivel nacional (Kohl. En 1998 370 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. El surgimiento de partidos políticos indígenas viables La Asamblea para la Soberanía de los Pueblos (asp) fue formada por campe­ sinos en 1995 para facilitar su participación directa en las primeras eleccio­ nes municipales. ganó 3. La institución de elecciones municipales directas en 1995 transformó a la democracia boliviana: 28. el cual había tomado prestado el registro legal de la Izquierda Unida (una pequeña alianza de parti­ dos de izquierda). 2006: 20. sin tener que depender de partidos políticos que les habían engañado y abandonado en el pasado. 1997: 7-26).Popular del nivel departamental y.

A continuación proporciono Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 371 Book Organización política. al no poder. s/f: 12-13). ninguno de ellos. Estudios de caso En 2005. 2004: 92.48 por ciento. respectivamente. con un porcentaje del voto nacional de 18. Ese año. el partido adoptó el registro legal del Movimiento al Socialismo (Córdova. mip colocó a 63 concejales municipales. y el mas de Morales se ha convertido en el partido-movimiento político dominante del país. el Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos. Es proba­ ble que grupos indígenas y asociaciones de ciudadanos atrajeran muchos votos que de otra forma hubieran conseguido el mas o mip. dirigí investigaciones en el Chapare de Cochabamba y el altiplano de La Paz. En 2004. agrupa­ ciones comunitarias y pueblos indígenas compitieron por primera vez como consecuencia de las reformas constitucionales descritas arriba. Los partidos históricamen­ te dominantes –el mnr. el contrincante de Evo Morales en la disputa por el control del movimiento campesino del altiplano. y adn (Acción Democrática Nacional)– se vieron prácticamente eliminados en las elecciones de 2004. exceder el 5 por ciento del voto. estos grupos terminaron la elección detrás del mas. el mir (Movimiento de la Izquierda Revolucionaria). ganando 6.09 por ciento del voto nacional (Van Cott. y por delante de partidos tradicionales. Con el sistema de partidos boliviano al borde del colapso. 2005: 89). de los cuales 29 (27. Desde entonces la asp virtualmente ha desaparecido. para quienes miembros habían votado en elecciones previas (Los Tiempos.indb 371 01/12/11 13:15 . Herbas y Lizárraga. Personas indígenas registradas ganaron 104 asientos en conse­ jos municipales. En conjunto. 2001: 44).Alejo Véliz tomó el control de la asp y Morales se deslindó para formar su propio partido en 1999. han tenido más experiencia de gobierno local. Me enfoqué en municipalidades donde mas y mip.9 por ciento) se les asignó a mujeres. Debido a problemas con el registro. mas terminó en primer lugar en las elecciones municipales del 5 de diciembre de 2004. de acuerdo con el requerimiento de que 50 por ciento de las listas de los grupos ciudadanos e indígenas debían ser candidatas mujeres. El mas encaró a un nuevo contendiente en 2004 –un partido político fundado por Felipe Quispe. El Movimiento Indí­ gena Pachakuti (mip) de Quispe compitió por primera vez en las elecciones nacionales de 2002.

Estos inmigrantes se asentaron en territorio de los grupos indígenas de tierras bajas. Tiene una extensión territorial de 6 millones de acres. Hoy. quienes viven hoy en tensión con las colonias indígenas paracaidistas con tradiciones culturales y organizacionales distin­ tivas (Herbas Camacho. 1998: 54).indb 372 01/12/11 13:15 . 372 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. tanto así que se volvió imposible vivir en la región sin ser miembro de algún sindicato. los sindicatos y las Federaciones regionales eran la única fuente de autoridad legítima (Córdova. Tiraque y Carrasco. Al hacerse más densa la población. Los sindicatos jugaron un papel vital en la provisión de servicios y en la mediación de disputas entre los colonos y sus descendientes. y establecieron lazos culturales y sociales de reciprocidad y solidaridad. con los mayores asentamien­ tos a lo largo de la autopista que comunica a las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz a través del trópico. ejemplificándolos. de exigir acceso a servicios básicos como caminos. Hasta las elecciones municipales de 1995. 2004: 52-60). 2004: 40-43). atención médica y otra infraestructura básica y servicios públicos. como son los Yuracare y los Yuquis. 1991. Para 1985 los sindicatos controlaban la mayoría del trópico entero de Cocha­ bamba. Los sindicatos de coca­ leros proveyeron sistemas de justicia local y de resolución de conflictos. Vargas y Draper. con la excepción de residentes de pequeños centros urbanos o tribus indígenas en áreas remotas (Atlas del Trópico de Cochabamba. social. cultural y económica. Sólo los habitantes de ciudades mayores como Villa Tunari y Chimoré tienen acceso a electricidad. Cochabamba El Chapare de Cochabamba nombra a la región subtropical integrada por tres provincias del departamento –Chapare. la mayoría de la pobla­ ción consiste en inmigrantes Quechua y Aymara del altiplano de Cochabamba (74 por ciento) y del resto de Bolivia (26 por ciento). 2000: 33. que fueron formados por grupos de parentesco y vecinos en respuesta a la necesidad de obtener títulos legales de las tierras. Entre 1960 y 1980 la colonización y desarrollo económico de Chapare fue guiada por organizaciones de autogobierno llamados sindicatos. y de presionar al gobierno para la obtención de servicios agrícolas (Healy. 2004: 67). Se habían convertido en una vital y hegemónica fuerza política. escuelas y electricidad.descripciones de las condiciones políticas en cada área así como estudios de caso. Lizárraga.

La decisión de una mujer de participar en política puede llevar al abuso o al abandono Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 373 Book Organización política. Colanzi. ejemplificados en la Ley 1008. las cuales corresponden geográficamente a un Cantón o Distrito (Córdova. en la provincia de Chapare. Córdova. El embate del gobierno contra los cocale­ ros y contra los mismos sindicatos a partir de 1985. también deja a las mujeres sin la calificación para obtener posiciones de liderazgo. la cual criminalizaba el cultivo de coca en Chapare y buscaba la eventual erradicación de la planta (Lizárraga. Healy. Para el año 2000 cada una de las seis federaciones tenía una corres­ pondiente Federación de Mujeres. 1998: 55. Para finales de los noventa. Los principales impedi­ mentos que las mujeres encaran para obtener más influencia política son las actitudes sexistas entre los líderes varones. y una sexta federación se formó para representar cocale­ ros en el pequeño municipio de Tiraque. 2004: 52-58. El censo de 2001 reporta la presencia de 584 sindicatos de nivel base en los tres municipios de Chapare. En la cima de la jerarquía está la Comisión Coordinadora de las Seis Federacio­ nes. formadas más recientemente para pro­ testar por la acción policial contra los líderes de los cultivadores de coca (Lizá­rraga.indb 373 01/12/11 13:15 . Lizárraga. Entre los sindicatos locales y las federaciones hay una capa inter­ media de “centrales”. 1991). 2006: 12. La falta de títulos legales de tierra. incluyendo desempeño rutinario de trabajo colectivo comunitario. había al menos 892 sindicatos. organizados en 85 centrales. Su base está en Villa Tunari. 2004). Los sindicatos se concentraron en defender el cultivo de coca contra los crecien­ tes esfuerzos de erradicación por parte del gobierno. Esta estructura bigénero para organizaciones campe­ sinas se deriva de una visión Andina de organización social y liderazgo político en el que la pareja de un matrimonio también participa en papeles de liderazgo. 2006. intensificó la ética de disciplina colectiva y de obligación para con el sindicato (Ibid. Healy. así como la falta de educa­ ción y el analfabetismo entre las mujeres. Esta paridad formal oscurece la posición subordinada de las mujeres den­ tro de la familia y del movimiento (Arnold. La Federación más poderosa –la Federación Especial de Campesinos Trabaja­ dores del Trópico de Cochabamaba– ha controlado a la Comisión Coordi­ nadora desde su creación.: 42). formada en 1992 y afiliada a la organización campesina csutcb. 1991. 1998: 55).los sindicatos pedían más de sus miembros. 1998: 55). 2004: 46-71. Colanzi. los cuales se heredan entre parientes varones en Chapare.

Los candidatos electos para posiciones locales son escogidos de la misma forma como se ocupan las posicio­ nes dentro del movimiento social. para servir en el caso de que el consejero titular no pueda cumplir la función). Lizárraga. los cuales se paran frente a la asamblea. los cocaleros impusieron sus propias formas de toma de deci­ siones y de control de recursos. La asp obtuvo el control del gobierno municipal de Chapare después de 1995. 2004. sin que fuese la intención. con el fin de desconcentrar al poder político y proveer de experiencia política a una cohorte mayor de líderes (Lizárraga. la de rotar líderes campesinos varones en las responsabilidades de liderazgo comunitario. en el que se comprometen a renun­ ciar a la mitad de sus mandatos a favor de sus suplentes (electos simultá­ neamente por ley. 1998: 56. entrevista. las mujeres siguen siendo responsables de la mayoría de las actividades domésticas y del cuidado de los niños. el candidato con la fila más larga gana la primera posición disponible. Inclusive con el apoyo de la pareja. los candidatos del mas normalmente deben firmar un pacto antes de la elección. los comités de vigilancia no podían desempeñar las funciones de monitoreo y sanción descritas en la ley. 2003: 360). Al mismo tiempo que se adaptaron a la estructura legal rígida impues­ ta por la Ley de Participación Popular y leyes de administración de recursos públicos. prácticas que se han transferi­ do a la esfera de los gobiernos municipales por las organizaciones campe­ sinas afiliadas (Gray Molina. De esta forma.por parte del marido. los miembros de los comités de vigilancia y funcionarios del gobierno municipal conservan. y de contribuir al ingreso familiar. Con la ocupación de oficinas municipales por parte de los cocaleros. los líderes campesinos siguen las prácticas políticas de su Federación. Normalmente. Una vez electos. seguido por el candidato con la segunda fila más larga. Los participantes en la asamblea votan parándose detrás del candidato al que apoyan. posiciones en sus sindicatos u organizaciones centrales. Debido a que respondían a las mismas fuerzas políticas y sociales. Por ejemplo.indb 374 01/12/11 13:15 . Eduardo Córdova). de manera simultánea. 1998: 58). en vez de cumplir con las normas del sistema político formal. etcétera (Córdova. Estos incidentes reflejan una práctica predo­ minante en áreas rurales. la lpp creó una fusión entre el Estado y la sociedad 374 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. Cada sindicato ofrece uno o varios posi­ bles candida­tos. sus representantes obtuvieron mayorías en los comités de vigilancia.

La dominación electoral de Chapare facilita la movilización de los recursos del gobierno municipal contra los esfuerzos de erradicación de coca. Es verdad que no vamos a detener con estos dos diputados la reducción violenta de cocales y la repre­ sión.civil.5 Para muchos ciudadanos de Chapare. Un reto fundamental para los gobiernos locales en Chapare era el de aprender la compleja metodología de la planeación participativa. en que firmábamos y firmábamos convenios que nunca se cumplían. y facilitó la expansión del mas como un movimiento nacional político que ha tenido representación en el Congreso nacional desde 1997. 3 de agosto de 2005. en 1998: Nuestros diputados por lo menos harán escuchar nuestras voces y no será como antes. porque no somos mayoría. el logro político sustantivo más importante del mas es el uso estratégico de los gobiernos municipales en la lucha contra la erradicación de la coca. a pesar de la aparente seriedad de los compromisos y las marchas que hemos realizado a la ciudad de La Paz. con frecuencia a través de ong. Cochabamba. patrocinó numerosos talleres después de repetidas peticiones de los gobiernos muni­ cipales (Córdova. 1998: 30). creación de reportes. 2004: 5. Por la falta de entendimiento. Como resultado. que estamos enviando algunos votos resoluti­ vos para que no se realice la reducción forzosa de cocales (Cruz. contabilidad y de participación requerida por la lpp. en los primeros años de oficina los repre­ sentantes de los cocaleros a menudo pasaban por alto los requerimientos legales para desarrollar un pdm de cinco años o un plan de operación anual. por lo menos. Cruz. Como declaró el alcalde de Chimoré. 1998: 27). que intervino varias veces. Esto generó problemas con la Contraloría General Nacional. escribían sus planes anuales de operación. a facilitar la participación de grupos no afilia­ dos a la estructura organizacional de los cultivadores de coca. ignorando tanto el requerimiento legal de la planeación como los requerimientos de planear utilizando una metodología participativa particular. Entre 1995 y 1996 el gobierno boliviano. de manera retroactiva. Pero sí podemos reclamar mediante estos diputados y los alcaldes más. los gobiernos del mas aprendieron a seguir las reglas más cuidadosamente y. y en el ejecutivo desde 2005. Frecuentemente los gobiernos municipales llevaban a cabo el trabajo y luego. 5 Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 375 Book Organización política. más que un mecanismo mediante el cual la sociedad hacía responsa­ bles a sus funcionarios públicos. Epifanio Cruz.  Entrevista Eduardo Córdova.indb 375 01/12/11 13:15 .

2000: 37-38). Diez juntas de vecindades urbanas. por esta razón. las comunidades rurales planearon y financiaron proyectos de desarrollo modes­ tos utilizando recursos propios y trabajo obligatorio de miembros del sindi­ cato. en representación de 833 miembros. son representadas a su vez en el comité de vigilancia. Herbas Camacho. 1998: 25). La organización se compone de 127 sindicatos organizados en 13 centrales (Córdova. Además de los migrantes Quechua y Aymara. 1998: 31). 5. son marginadas de las acti­ vidades de la Federación y del gobierno municipal. 2004: 61. Entre 1985 y 1995. 1998: 10). El Comité Cívico de Chimoré ha representado intere­ ses urbanos y de negocios. y que hoy son el brazo econó­ mico de los sindicatos (Atlas del Trópico de Cochabamba. 1998: 119). previo a la lpp. integrada por cultivadores de coca.6 por ciento).Chimoré. Chimoré contiene 26 Asociaciones de Productores. 82. La asp dominó las elecciones municipales de 1995 en Chimoré con casi el 70 por ciento del voto válido. 2004: 43). Carrasco Chimoré es un cantón de 15.7 por ciento de los cuales vivían en pobreza en el año 2001. 2000: 33). hay aproximadamente 1. También existen asociaciones de productores ligadas al gobierno y a sus políticas de desarrollo alternativo y. La organización de la sociedad civil dominante en Chimoré es la Federación Especial de los Trópicos de Chi­ moré (fetch ). La mayoría de la población se identifica como Quechua (67. Quispe. Antes de 1995 nunca se había tenido un plan municipal de desarrollo para Chimoré y el cantón no tenía recursos propios. ganando cuatro de los cinco asientos del consejo municipal (Cruz.1 por ciento se autoadscribe como Ayma­ ra y la población restante pertenece a grupos menores de las tierras bajas (Lizárraga y Villarroel. El partido populista ucs (Unión 376 • Donna Lee Van Cott Book Organización política.264 habitantes.indb 376 01/12/11 13:15 . Este proceso de organización comunitaria se transfirió al gobierno municipal cuando el mismo liderazgo del sindicato asumió estas posiciones electas (Cruz. creadas originalmen­ te bajo el programa de desarrollo alternativo del gobierno nacional para competir con los sindicatos independientes. desde entonces ha sido marginado debido a la hegemonía política de la Federación de cocaleros y a falta de reco­ nocimiento legal del comité (Herbas Camacho.200 Yuracares y 160 Yuquis habitando territorios indígenas protegidos (Censo Nacional de Población y Vivienda 2001.

según funcionarios locales. y exhortaba al gobierno a hacer algunos cambios. 6  Las cifras oficiales son más bajas debido a patrones de migración que han dejado fuera del área a algunos cocaleros durante la toma del censo. a la par de la disminución de la representación de centro urbano en el gobierno local. 1998: 13). esta hegemonía política facilitó considerablemente la coordinación entre el alcalde y el consejo municipal. El alcalde Cruz aduce que los fondos fueron equitativamente distribuidos. Epifanio Cruz fue electo por la Federación para ser su candidato a alcalde. quien represen­ taba los intereses de los residente urbanos (Lizárraga y Villarroel. El gobierno municipal de la asp compensó la escasez de recursos al convenir de manera regular eventos de trabajo comunitario obligatorio. la planeación y el manejo del presupuesto son alta­ mente conflictivos. Chimoré tuvo tres diferentes alcaldes y cambios frecuentes en el Consejo. en otras par­ tes de Bolivia los alcaldes rara vez cuentan con una mayoría en el conse­jo municipal y por ende. como frecuentemente ocurre con áreas políticamente más fragmentadas. la posi­ ción de alcalde no podía ser contendida por concejales municipales. argumentando que el censo de 1992 subestimaba exageradamente el número de habitantes rurales por una proporción de cuatro a uno y que.indb 377 01/12/11 13:15 . más del doble de la cifra oficial de aproximadamente 8 mil en el censo de 1992 (Herbas Camacho. en representación de constituyentes urbanos-mestizos. En contraste. Después de que miembros del comité de vigilancia. y esto ha facilitado la continuidad y estabilidad en la administración del gobierno local (Cruz.6 Entre 1994 y 1996. la Controlaría General con­ geló los recursos de Chimoré por ocho meses. La Controlaría emitió un reporte en 1997 en el que criticaba al gobierno municipal por no lograr distribuir fondos de manera equitativa entre su población. y los electores campesinos obedientemente votaron por el nombramiento de la Federación (Quispe. 2000: 39. Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 377 Book Organización política. debido a la dramá­ tica subestimación de la población hecha por el censo del gobierno –líderes locales cuentan 18 mil habitantes según su propia encuesta. Según Cruz. 1998). a pesar de “algunas objeciones y pe­ queños problemas”.Cívica Solidaridad) logró colocar a un miembro en el consejo. entre otros proble­ mas. acusa­ ran al gobierno del uso inadecuado de fondos. consecuentemente. 1998: 119). Los recursos eran inadecuados. Al ganar por mayoría absoluta. así como a sospechas de funcionarios de gobierno. 87).

que como líde­ res batallaron por tener acceso al poder mientras ciertos líderes hicieron errores. El go­ bierno nacional también urgió al municipal a emprender proyectos a una escala geográfica más grande. En esta primera Administración. Cruz comenta: Nuestra falta de experiencia en la administración pública y nuestro escaso conocimiento de la lpp. Las condiciones mejoraron después de que el gobierno nacional patro­ cinó talleres para informar a los ciudadanos acerca de sus derechos bajo la nueva ley. Un concejal de la asp que repre­ sentaba al centro urbano fue removido en 1997. 1998: 26-27). debido a las rivalidades entre miembros urbanos y rurales del partido. Después de 1996 se logró mayor estabilidad política. 2000: 70-71. hizo que muchas veces se ejecutaran de manera 378 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. Líderes rurales argumentaron que él había propuesto demasiados proyectos para ser llevados a cabo en áreas urbanas más que en las zonas rurales que los campesinos deseaban priorizar. En la auditoría reali­ zada en 1998. Cruz explica que la concentración en proyectos pequeños se genera de las demandas de cada sindicato por administrar sus propios recursos. y para capacitar a líderes municipales electos y empleados en la metodología compleja para planeación y toma de decisiones (Cruz. la Federación de cocaleros tenía suficiente poder para forzar a dos concejales municipales a renunciar por­ que sus líderes desaprobaban su desempeño (Lizárraga y Villarroel.indb 378 01/12/11 13:15 . y la constante resistencia de líderes sindicales por colaborar a niveles superiores. y atribuye muchos de los errores del gobierno a la falta de conocimiento y experiencia con respecto de las normas municipales. 34).). pero los conflictos continuaron dentro de la Federación local y el mas. A otro consejero de la asp se le forzó a renunciar en 1998. por ser de mayor productividad que proyec­ tos meno­res para un número elevado de comunidades. La congelación de los fondos municipales coparticipativos detuvo el trabajo en todos los proyectos programados para finales de 1996 y princi­ pios de 1997. 81). con respecto a la administración de recursos (Herbas Camacho. 1998: 13. la Controlaría determinó que la mitad de los problemas habían sido atendidos y que el resto debía ser corregido para finales de 1998 (Lizárra­ ga y Villarroel. intencionales o inadvertidos. Cruz también acu­ sa a las elites urbanas-mestizas de fabricar cargos de corrupción por razo­ nes políticas. 1998: 17).había una sobre representación de habitantes urbanos. al ser acusado de actividades ilícitas relacionadas con la ley de erradicación de coca (Ibid.

los líderes sindicales independientes exigieron sus propios proyectos y el derecho de administrarlos. y había cerca de 80 comunidades campesinas. 1998: 16). Sin embargo.indb 379 01/12/11 13:15 . Otro reto que enfrentó la primera administración asp fue la demanda de todo sindicato en el municipio de que algún proyecto se emprendiera en su comunidad. Muchos estaban confundidos con el proceso de planeación participativa. Como resultado. deberían de empren­ derse proyectos que beneficiaran a un número mayor de comunidades agrupadas bajo una central. no por capricho de los alcaldes municipales. Herbas Camacho. que previo a Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 379 Book Organización política.5 millones de bolivianos) estaban disponibles. cuando el nuevo gobierno nacional encabezado por la nueva adn de centro-derecha tomó posesión. el Alcalde Cruz identifica serias desventajas del nuevo régimen: tendía a causar divisiones dentro del movimiento campesino. Como resul­ tado. pensando que ellos estarían solicitando proyectos del gobierno central. tampoco se sabía si al ejecutar las obras y realizar gastos corrientes se estaba realizando malversación de fondos. 2000: 86). Cruz opina que el gobierno municipal prestaba mayor atención a los requerimientos legales y a las demandas de la población después de 1996. En respuesta a la sugerencia del Alcalde de que. y los representantes de los mestizos-urbanos en el comité de vigilancia obtuvieron el apoyo de funcionarios de adn en la prefectura de Cochabamba. El Comité de Vigilancia no cumplía con sus roles específicos y buscaba más bien enfren­ tamiento con los alcaldes (1998: 27). Por tanto. sino por exigencias de las comunidades campe­ sinas. Los conflictos políticos se incrementaron después de 1997. el presupuesto del primer pdm del municipio estuvo inflado más allá de los recursos disponibles (Cruz. Esto generó conflic­ to entre los sindicatos por el control de los recursos –a pesar del hecho de que el gobierno municipal estaba integrado por ex líderes sindicales y de central. 1998: 28. Por otro lado. Líderes municipales y representantes de organizaciones de la sociedad civil urbana y rural continuamente pedían más entrenamiento para poder entender mejor sus responsabilidades legales (Cruz. 1998: 27). generándose a consecuencia de ello una serie de susceptibilidades internas. Esta situación creó un dilema: sólo $270 mil aproximadamente (alre­ dedor de 1. para maximizar la utilidad de los recursos disponibles.involuntaria obras que no estaban planificadas en la poa. para 1998 la redistritación se había llevado a cabo y el Comité estaba dominado por sindicatos rurales (Lizárraga y Villarroel.

creado para incen­ tivar a los cocaleros a emprender otras actividades económicas. el alcalde Cruz escribió que ninguna cantidad significativa de dinero estaba siendo canalizada a los municipios a través del Programa de Desarrollo Alternativo patrocinado por gobiernos extranjeros (30). Sin embargo. En 1998. la falta de personal municipal para realizar proyectos. se rehusó a trabajar con el municipio durante este periodo porque el gobierno estadounidense se negaba a trabajar con partidos políticos que fuesen extensiones del movimiento cocalero (Cruz. el Fondo de Desarrollo Campe­ sino (fdc). eligiendo una concejala. el mas ganó cuatro de los cinco asientos del Consejo Muni­ cipal. En 1999. Para atender el hecho de que el presupuesto anual sólo podía cubrir pro­ yectos en siete de los once distritos de Chimoré. El conflicto se generó primordialmente por el arribo de recursos gubernamentales y la competencia para controlar este nuevo ingreso (1998: 28). y las demoras frecuentes por parte de la Controlaría General en la distribución de fondos (Lizárraga y Villarroel. Epifanio Cruz fue reelecto como Alcalde. un 7  Otro fondo. 1998: 29). 380 • Donna Lee Van Cott Book Organización política. Cruz y su gabinete dise­ñaron un programa mediante el cual el municipio proveería la mayor parte de los fondos.indb 380 01/12/11 13:15 . 1998: 16). el Programa para el Desarrollo Alternativo Regional (pdar). esta vez eligiendo a una mujer Alcalde. pero éstas se formaron y pudieron participar en años posteriores. Después de reunirse con sindicatos. el mas ganó nuevamente cuatro de los cinco asientos (59. El municipio también recibió un monto modesto de financiamiento de organizaciones de desarrollo nacional. En 2004.7 La primera experiencia de planeación fue supervisada por la ong Centro de Investigación y Educación Popular (cinep).la lpp se caracterizaba por la considerable unidad de acción y propósito. y el Fondo de Inversión Social (fis) (Cruz. 1998: 29). pero cada comunidad deseosa de tener un proyecto debía completar entre el 5 y 10 por ciento del costo. la líder indígenacampesina Juana Quispe. La planea­ ción participativa emergió de manera más lenta en áreas urbanas debido a la falta de juntas vecinales. Quispe había servido como Secretaria Ejecutiva de la Federación de Mujeres de Chimoré. y la habilidad de administrar y emprender proyectos propios. la cual había organizado asam­ bleas en comunidades campesinas a lo largo del municipio para determi­ nar sus demandas. como el Fondo Nacional del Desarrollo Rural (fndr). y como secretaria del consejo ejecutivo de la rama femenil de las Seis Federaciones. el cinep se reunió con líderes de la central y la Federación para priorizar proyectos. Entre los retos fundamentales se encontraban la profusión de demandas relativas a recursos.38 por ciento del voto).

y acusó al grupo de liderar los ataques con el deseo de perpetuar un régimen que había levantado sospechas (Opinión. falta de asesores competentes. 8 Partidos indígenas y gobierno local en Bolivia • 381 Book Organización política. argumentaron. e inició inversión en proyectos de desarrollo económico (Lizárraga y Villarroel. psicológica y políticamente dentro de las deplorables prácticas de acoso político en razón de género” (Ibid. el municipio construyó nuevos salones de clases y centros de salud. 1998: 17). El mismo Cruz identificó varios problemas con su administración: falta de conoci­ miento dentro del gobierno sobre administración pública. La Paz. La primera administración mas emprendió exitosamente inversiones en infraestructura y desarrollo social que beneficiaron a comunidades rurales. Con otros recur­sos. Uno de los problemas más serios de Chimoré era la extremadamente baja experiencia educativa y laboral entre la gente rural que asumió puestos electos y designados en el gobierno local. Su candidatura. y a través de presión psicológica y física le impidieron que toma­ra posesión. De hecho. en su primer año el gobierno construyó cinco nuevas escuelas para la comunidad. Cochabamba. 1998: 32). En 1998.). 2005. Pero había muchos retos.8 La Asocia­ ción de Concejalas de Bolivia (Acobol) denunció este ataque a una alcalde­ sa legítimamente electa. falta de instituciones  Entrevistas confidenciales. Una portavoz del grupo concluyó que “lo que sucedió con la Alcaldesa de Chimoré es un funesto precedente para la democracia municipal en Bolivia. con la excepción de proyectos programados para 1997. particularmente sobre la nueva lpp.indb 381 01/12/11 13:15 . estaba impuesta por líderes nacionales –sin duda para romper la dominación masculina en Chapare– y. por tanto. 2005).grupo de líderes campesinos hombres y concejales electos ligados a Cruz rechazaron aceptar su victoria. que se suma a otra serie de hechos mediante los cuales alcaldesas mujeres y concejalas son acosadas física. cuando el gobierno nacional congeló los recursos municipales. Cruz estimó que 85-90 por ciento de los trabajos públicos listados en el plan anual se llevarían a cabo (Cruz. El Fondo para el Desarrollo Comunitario proveyó aproximadamente $250 mil en apoyo a la exitosa construcción de siete puentes y un mercado de campesinos. mucha de la cual no había terminado la escuela primaria. y tenía pocos asesores técnicos o personal experimentado de quien pudiera depender. era ilegítima a los ojos de muchos líderes varones en Chimoré.

al delegar la función de monitoreo y reporte a líderes sindicales en las áreas de actividad de proyectos. Más excluidos aun están los secto­ res de interés privado. Como argumenta Herbas Camacho. particularmente en cuanto a los viajes a lo largo y ancho del municipio para supervisar trabajos públicos. son común­ mente ignoradas y sus representantes no participan en el proceso de pla­ neación (2000: 34). Los colonos asociados con el programa de Desarrollo Alternativo del gobier­no son sancionados con la marginación por haber aceptado la asistencia del gobierno en el pasado. Un reto final es la dificultad de establecer una fuerte identidad social liga­ da al municipio de Chimoré.gubernamentales preexistentes que asumieran las nuevas responsabilidades. aun cuando se han hecho más independientes en años recientes. La negligencia del gobierno municipal por incorporar a estos actores políticos y económi­cos ha llevado a una dispersión de recursos y a una duplicación de esfuerzos (Ibid. lo que requería que el nuevo gobierno asumiera sus responsabilidades con poca asistencia (Cruz. religiosas y artísticas” (2000: 99-100). Además. corazo­ nes de palma. quienes habían generado una carga por estar asentados en la frontera con otros municipios y lejos del centro de gobierno. Las necesidades de los grupos indígenas de las tierras bajas nativos del área.indb 382 01/12/11 13:15 . 1998: 31). Esta situación se atendió. parte del problema se resolvió cuando el municipio proporcionó algunos cuartos e inmuebles y otro apoyo técnico al comité dentro de las oficinas municipales (Lizárraga y Villarroel. en cierta medida.: 99). a los cuales se les excluye por completo del proceso participativo de planeación (2000: 89-91). Herbas Camacho identifica un problema adicional: la persistente margi­nalización política de grupos no incorporados a la Federación de co­ caleros. Es