La electrostática es la rama de la Física que analiza los efectos mutuos que se producen entre

los cuerpos como consecuencia de su carga eléctrica, es decir, el estudio de las cargas eléctricas
en equilibrio. La carga eléctrica es la propiedad de la materia responsable de los fenómenos
electrostáticos, cuyos efectos aparecen en forma de atracciones y repulsiones entre los cuerpos
que la poseen.
El electromagnetismo es una rama de la física que estudia y unifica los
fenómenos eléctricos y magnéticos en una sola teoría, cuyos fundamentos fueron presentados
por Michael Faraday y formulados por primera vez de modo completo por James Clerk
Maxwell. La formulación consiste en cuatro ecuaciones diferenciales vectoriales que relacionan
el campo eléctrico, el campo magnético y sus respectivas fuentes materiales (corriente
eléctrica, polarización eléctrica y polarización magnética), conocidas como ecuaciones de
Maxwell.
La ley de Coulomb puede expresarse como:

La magnitud de cada una de las fuerzas eléctricas con que interactúan dos cargas puntuales en
reposo es directamente proporcional al producto de la magnitud de ambas cargas e
inversamente proporcional al cuadrado de la distancia que las separa y tiene la dirección de la
línea que las une. La fuerza es de repulsión si las cargas son de igual signo, y de atracción si son
de signo contrario.

Entendemos por carga puntual una carga eléctrica localizada en un punto geométrico del
espacio. Evidentemente, una carga puntual no existe, es una idealización, pero constituye una
buena aproximación cuando estamos estudiando la interacción entre cuerpos cargados
eléctricamente cuyas dimensiones son muy pequeñas en comparación con la distancia que
existen entre ellos.

Es importante hacer notar en relación a la ley de Coulomb los siguientes puntos:

a) cuando hablamos de la fuerza entre cargas eléctricas estamos siempre suponiendo que éstas
se encuentran en reposo (de ahí la denominación de Electrostática);

Nótese que la fuerza eléctrica es una cantidad vectorial, posee magnitud, dirección y sentido.

b) las fuerzas electrostáticas cumplen la tercera ley de Newton (ley de acción y reacción); es
decir, las fuerzas que dos cargas eléctricas puntuales ejercen entre sí son iguales en módulo y
dirección , pero de sentido contrario :

c) hasta donde sabemos la ley de Coulomb es válida desde distancias de muchos kilómetros
hasta distancias tan pequeñas como las existentes entre protones y electrones en un átomo.
La constante de proporcionalidad depende de la constante dieléctrica del medio en el que se
encuentran las cargas.
La ley de Coulomb es válida solo en condiciones estacionarias, es decir, cuando no hay
movimiento de las cargas o, como aproximación cuando el movimiento se realiza a velocidades
bajas y en trayectorias rectilíneas uniformes. Es por ello que es llamada fuerza electrostática.

La constante ĸ es la Constante de Coulomb y su valor para unidades SI es Nm²/C².
A su vez la constante ε =ε r ε 0 donde ε r es la permitividad relativa (constante física que

describe cómo un campo eléctrico afecta y es afectado por un medio.) , y ε 0 =8.85 x 10−12
F/m es la permitividad del vacío. Cuando el medio que rodea a las cargas no es el vacío hay que
tener en cuenta la constante dieléctrica y la permitividad del material. La ecuación de la ley de
Coulomb queda finalmente expresada de la siguiente manera:

q1q2
F=K
r2

Donde k=9x109Nm2/C2.