You are on page 1of 59
C C C U U U R R R S S S O O O D

CCCUUURRRSSSOOO DDDEEE FFFOOORRRMMMAAACCCIIIÓÓÓNNN DDDEEE TTTEEERRRAAAPPPEEEUUUTTTAAASSS GGGEEESSSTTTAAALLLTTT

Material de Consulta del Taller:

FUNDAMENTOS DE PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA (PNL)

DDDUUUEEELLLOOOSSS

Autor:

Maite Descalzo

Psicóloga Clínica / Terapeuta Gestalt Miembro del Equipo Docente y Terapéutico del ITG

Material revisado y editado por: Pierina Moreno

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

TTa aab bbl lla aa dde ee CCo oon nnt tte een nni iid ddo oo

T

d

C

Pág.

I.

Resumen ……………………………………………………………………………………………………

4

II.

Justificación …………………………………………………………………………………………….…

7

III.

Objetivos ……………………………………………………………………………………………………

8

  • 3.1 Objetivo General …………………………………………………………………………………

8

  • 3.2 Objetivos Específicos …………………………………………………………………………

..

8

IV.

Conceptos Básicos ………………………………………………………………………………………

9

  • 4.1 Pérdida ………………………………………………………………………………………………

9

  • 4.2 Aflicción …………………………………………………………………………………………….

9

V.

La Muerte ………………………………………………………………………………………………….

11

  • 5.1 Premisas del ser humano con respecto a la muerte ……………………………….

11

  • 5.2 El tiempo y la muerte ………………………………………………………………………….

12

  • 5.3 El rechazo a la muerte ………………………………………………………………………

..

13

  • 5.4 Miedo a lo desconocido ……………………………………………………………………….

14

  • 5.5 Miedo al sufrimiento ……………………………………………………………………………

15

  • 5.6 La investigación y la muerte ………………………………………………………………

..

15

  • 5.7 Acercamientos a la muerte ………………………………………………………………….

17

  • 5.8 Rituales mortuorios en distintas culturas ……………………………………………

...

17

VI.

El Duelo …………………………………………………………………………………………………….

20

  • 6.1 Diferencias entre el duelo normal y el duelo patológico ………………………….

21

  • 6.2 Diferentes enfoques teóricos acerca del duelo ……………………………………….

24

  • 6.3 Tipos de duelos ………………………………………………………………………………….

28

VII.

El Duelo en la Terapia Gestalt ………………………………………………………………………

30

  • 7.1 Algunas técnicas gestálticas …………………………………………………………………

31

  • 7.2 Elaboración del duelo ………………………………………………………………………….

38

  • 7.3 Proceso de despedida y duelo en la terapia …………………………………………

..

56

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Pág.

VIII.

Referencias Bibliográficas ……………………………………………………………………………

57

IX.

Anexos ………………………………………………………………………………………………………

..

60

Anexo 1. Bibliografía recomendada para la consulta ……………………………………

60

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

II.

I

..

RRe ees ssu uum mme een nn

R

Pocos temas despiertan en las personas tanto miedo como el morir. La muerte y el tiempo forman parte del mismo principio originario, todo corre hacia la muerte. En la actualidad, la mayoría de personas mueren solas y apartadas, en pasillos de hospitales y asilos, sólo uno de cada cinco consigue morir en su casa y con frecuencia nadie acompaña a la persona en este paso final.

Al negar la muerte, afirma Plaxats (2001) la sociedad, se priva de una reflexión y una meditación

sobre la cuestión del sentido y de lo sagrado: Este espacio de lo sagrado, del sentido, de la relación del ser humano con aquello que le ultrapasa, que antaño era organizado por las tradiciones religiosas, hoy se muestra a muchos como un espacio que hay que cubrir y volver a habitar.

Plaxats (2001) entiende el duelo como: una experiencia vital complicada formada por un conjunto de procesos psico-físicos-emocionales-relacionales-espirituales, a partir de la noción subjetiva de

pérdida. Y para evitar que el duelo se complique, es mejor que conscientemente se decida encaminarse hacia un objetivo saludable al que cada quien llama de forma distinta.

Generalmente, los profesionales se refieren a las intervenciones relacionadas con el duelo como:

elaboración del duelo o transformación saludable del duelo, este concepto implica despedida,

desaferramiento, resituar internamente aquello perdido, renovar el significado y rehacer la propia vida, sin que la herida quede cerrada en falso, supure constantemente e incluso infecte otras áreas de la persona y su entorno.

Para unas personas el proceso incluye una reconfirmación, revisión o reestructuración de sus creencias y valores espirituales y para otras no, o por lo menos, no conscientemente y ello debe ser muy tenido en cuenta también en el caso de un acompañamiento en dicho proceso. Es necesario efectuar un acompañamiento profesional, o no, aunque siempre respetuoso.

Existe el duelo normal o patológico. Según Nares (1991) el duelo normal, es una reacción natural ante la pérdida de una persona amada, en los que están presentes sentimientos de angustia, tristeza, agresión o culpa. Representa una emancipación de lazos afectivos de cariño y lealtad hacia el muerto y una readaptación al ambiente. La nostalgia y el remordimiento, son tristezas por

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

la

pérdida

de

lo

que

se

tuvo.

La desesperanza es

tristeza de

una

pérdida

futura

y

el

arrepentimiento es la tristeza de lo que pudo haber sido.

En el duelo patológico, tales sentimientos de angustia y tristeza pueden ser negados, actuados o bien exagerarse. En el duelo no resuelto, la pérdida se convierte en un fin en sí misma, de manera tal que el doliente se consagra al culto del duelo, concretando en él todo su ser y perdiendo todo el interés en el objetivo de su aflicción.

De acuerdo con Ríos (1998), generalmente las raíces de un duelo patológico se encuentran en transacciones afectivas sin cerrar, que se mantienen con una persona fallecida aún después de su muerte. Fuertes emociones como culpa, remordimiento, ira, palabras sin decir ni oír, rencores aún vivos, alimentan estas raíces y fundamentalmente un sentimiento de angustia porque ya no se puede hacer nada.

En la elaboración del duelo desde la Terapia Gestalt, la persona vive un proceso de ida al fondo sí misma, en el que encuentra los recursos y elementos necesarios para recomponer un nuevo equilibrio. Perls, Hefferline y Goodman (1951), denominan a esta capacidad de autoestructuración,

el proceso homeostático y afirman que: es el proceso mediante el cual, el organismo mantiene su equilibrio y por lo tanto, su salud, en medio de condiciones que varían.

Uno de los temas de abordaje con los duelos son los asuntos inconclusos, que aparecen cuando una persona se siente dolida, enojada o resentida hacia otra persona y no encuentra la forma de resolver estos sentimientos. En consecuencia, la experiencia es incompleta. Según Castanedo (1987), la tensión que mantiene el asunto inconcluso está encubierta, es decir, está protegida por las resistencias que bloquean el Darse Cuenta, de tal forma que la naturaleza misma de la tensión está enmascarada.

Algunas técnicas gestálticas para el trabajo con duelos son:

La relación dialogal

El método fenomenológico

La Teoría Paradójica del Cambio

La autorregulación organísmica

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

El ajuste creativo

Los experimentos gestálticos:

Todo aquello que posibilite la expresión de lo simbólico, intuitivo y no consciente

El recorrido por el ciclo de la experiencia

Al conseguir un proceso saludable de elaboración del duelo, la persona puede sentir mayor protagonismo en su existencia. Y no desde posturas prepotentes y competitivas, sino desde la fortaleza de actitudes éticas como cierta humildad y cooperación. Esto influye positivamente en los distintos ámbitos del individuo como: personal (pareja, familia, amistades, etc.) y social (incluyendo la parte laboral-profesional o paraprofesional).

Por otra parte, el hecho de llegar al final de las sesiones encierra un proceso nuevo denominado duelo. La despedida de la relación terapéutica no tiene porqué asumir tintes dramáticos, por el contrario es un momento esperado. Este proceso dura el tiempo que se necesite para asumirlo, y depende de cada uno. Este proceso de duelo puede implicar una desmielinización de los cordones neuronales asociados con la retroalimentación del consultante, lo cual sería directamente proporcional a la ausencia de la relación que se da cuando haya finalizado el proceso de terapia. El cerebro va liberando la energía asociada a esta Gestalt y se podría mielinizar un nuevo cordón neuronal relacionado con un nuevo acontecimiento.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

III ..

II.

I

JJu uus sst tti iif ffi iic cca aac cci iió óón nn

J

Un taller sobre duelos es imprescindible dentro de un programa de formación en psicoterapia, teniendo en cuenta que el ser humano atraviesa diversas separaciones en su mundo interior y exterior, en un vaivén constante de contacto-retirada, hasta finalmente enfrentarse a la última despedida, la muerte.

La muerte suele ser una temática intocable, tabú de la sociedad, se teme y se rechaza. Por esta razón, los estudiantes de la Formación de Terapeutas Gestalt del Instituto de Terapia Gestalt, deben familiarizarse con este tema, con la finalidad de que puedan contar con herramientas que les permita hacer frente al acompañamiento que ayuda al paciente que está sufriendo una separación de un ser querido o se está enfrentando a su propia muerte.

Acompañar a una persona en duelo, supone entender que cuando los acontecimientos de la vida imponen la separación de alguien que ha formado parte del mundo afectivo de ésta, va atravesar una serie de procesos que, si no son atendidos de forma adecuada, impiden la restauración del gran vacío afectivo que dejan las pérdidas.

Se hace necesario que el estudiante entienda y se familiarice con estos procesos, de este modo, se pretende que este taller aporte un marco de referencia para la comprensión de todos los procesos que median entre la pérdida y la transformación saludable del duelo, en cada uno de los cuales afloran diversas emociones, creándose un clima altamente tenso y emocional, que en caso de que el futuro terapeuta no conozca, no puede ofrecer las indicaciones más adecuadas para la intervención, corriendo el riesgo de aplacar o desensibilizar al paciente de su dolor.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

III ..

III

I

II.

OOb bbj jje eet tti iiv vvo oos ss

O

  • 3.1 Objetivo General

Conocer los procesos de duelo: su definición, modelos, las diferencias entre un duelo normal y patológico, etapas, rituales, su significación, etc., a fin de proveer de herramientas que faciliten a los participantes, el logro de transformaciones saludables del conjunto de pensamientos, emociones y comportamientos asociados a la pérdida

  • 3.2 Objetivos Específicos

Presentar un acercamiento al concepto de la muerte y las premisas del ser humano con respecto al tiempo, miedo a lo desconocido, al sufrimiento y demás elementos relacionados tales como: pérdida, aflicción, duelo, luto y rituales mortuorios

Identificar las diferencias entre el duelo normal y patológico

Describir los diferentes modelos teóricos para la descripción de las etapas y el trabajo con los duelos

Mostrar la concepción y las técnicas del trabajo con duelos desde la Terapia Gestalt

Realizar actividades de tipo práctico-vivencial, que favorezcan la toma de contacto de lo que supone para cada participante este tema y la elaboración de duelos no resueltos que puedan aparecer en este contexto

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

IIV ..

VV.

I

CCo C oon nnc cce eep ppt tto oos ss bbá áás ssi iic cco oos ss

b

  • 4.1 Pérdida

De acuerdo con Plaxats (2001), es el estado de destitución o ausencia tras la muerte de un ser querido al que se está fuertemente ligado. Puede ser entendida en sentido subjetivo, como algo que se ha tenido y ya no se tiene, o como algo que se ha querido tener y no llega.

Nadie puede indicar a otro lo que debe o no debe ser considerado como pérdida, es decir, no existe un dolorómetro. Se siente la pérdida por una valoración que la persona hace basada en un conjunto de factores racionales, emocionales y socio culturales. La valoración positiva, promueve la acción para conseguir aquello valorado, y por tanto, genera resistencia ante la pérdida.

Según Sabar (2000), en sentido más amplio, la pérdida es una parte inevitable de la vida,

bien sea la muerte,

el

dejar

de vivir

con

la familia,

la

separación de los

amigos, la

enfermedad, la minusvalía, el desempleo,

la

jubilación, el divorcio,

la adopción,

la

emigración, la separación de una persona, lugar, cosa o actividad a la que una persona se siente ligada y con la que ha encontrado una parte importante su identidad y de su propio sentido.

  • 4.2 Aflicción

Según Arcángel y Moody (2002) la aflicción es una reacción instintiva ante la pérdida, es un proceso que viene acompañado de multitud de sentimientos. La aflicción consume el cuerpo, la mente y el alma, día y noche, durante días y semanas. Representa las reacciones particulares subjetivas que se experimentan mientras se está en estado de duelo. Es el dolor de la pena, el pesar.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

La palabra pesar significa pesado, empuja hacia abajo. Constituye el lado interno de la aflicción que se puede experimentar en:

El cuerpo: En forma de lágrimas, gritos, opresión en la garganta, pesadez en el pecho, vacío o revuelto de estómago, cansancio, debilidad, inquietud, insomnio o dolor físico

Emocionalmente: Puede producir tristeza, rabia, miedo, ansiedad, labilidad emocional, vergüenza o culpabilidad y a menudo alivio

A nivel cognitivo: Se da como descrédito, incapacidad para asimilar la realidad, preocupación con reflexiones acerca del difunto, desorden temporal, disminución de la atención, distracción, olvidos, desorganización, cuando parece que acaba la perturbación, comienza de nuevo, hiperactividad

Socialmente: se tiende a la disociación, a la retirada y al aislamiento, a pesar de que existe una gran necesidad de compañía y soporte

Espiritualmente: Se da un cambio de las suposiciones personales sobre la seguridad y las garantías, las leyes y la justicia

A nivel religioso: Puede haber un cuestionamiento de la divinidad, gracia, poder o existencia de Dios

Según Sabar (2000), llorar por la pérdida es una palabra que significa recordar con cariño y pena. Es el lado externo subjetivo del llanto por la pérdida, incluye el campo alrededor del individuo, es un proceso público que supone el reconocimiento de la pérdida por parte de los demás, hay presencia y apoyo por parte de la familia, la comunidad, costumbres y rituales sociales, culturales y religiosos.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

VV.

V

..

LLa aa MMu uue eer rrt tte ee

L

M

Quien no está atareado naciendo, se halla atareado muriendo (Bob Dylan).

Según Hennezel (1996):

La peor soledad para un moribundo es no poder comunicar a sus seres queridos que va a morir. Para quien siente que le llega la hora, el no poder hablar no compartir con los suyos lo que la inminencia de la separación le inspira, a menudo le abocará al desorden mental, al delirio o incluso al dolor físico que al menos le permite un sufrimiento concreto…La persona que puede hablar en primera persona y decir en voz alta “voy a morir” no sufre la muerte como paciente sino que la vive como sujeto

  • 5.1 Premisas del ser humano con respecto a la muerte

Según Plaxats (2001), las premisas respecto a la muerte son:

i. La precariedad como especie: El ser humano, a pesar de haber conquistado los ecosistemas del planeta y de haber creado el suyo propio, es una especie radicalmente precaria, puesto que tarda entre 18 y 20 años en madurar. Madura en contacto con otros seres humanos y con el ambiente, lo cual le convierte, durante largos años, en un ser dependiente de que sus necesidades intrínsecas, sean cuidadas totalmente, o en parte, según va creciendo.

Tal como afirma Capra (1996): para comprender la naturaleza humana, no sólo hemos de estudiar sus dimensiones físicas y psicológicas, sino también sus manifestaciones

sociales y culturales. El ser humano ha evolucionado mas que cualquier otra especie como animal social, ha tenido gran participación en el pensamiento colectivo, creando así, un mundo de cultura y valores que se convierte en parte integrante de su ambiente natural, de modo que, la evolución humana progresa por medio de una interacción entre mundo interior y exterior, entre individuos y sociedades, entre la naturaleza y la cultura.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

ii.

La especie humana es la única consciente de que es mortal.

iii.

El ser humano tiende a negar la finitud de las formas: Aunque es plenamente conocido

que todo lo que nace muere, que todo lo que aparece desaparece, que toda forma tiene un proceso de nacimiento, desarrollo y fin, el ser humano tiende a vivir negando este imponderable.

A este respecto Yalom (1984) afirma: creo que existe… un proceso activo de represión, derivado de la tendencia universal de la humanidad -incluidos los investigadores (y algunos teóricos) - a negar la muerte, tanto en la vida personal como en la actividad profesional.

iv. El ser humano se relaciona y establece vínculos: Ello comporta distintos grados y

calidad de afectividad, lo cual implica una valoración positiva o negativa del vínculo, basada en un conjunto de factores racionales, emocionales y socioculturales. De modo que en el momento en que se produce una pérdida (en sentido subjetivo), aparece la frustración. Y tanto si el individuo es consciente o no de esto, la frustración entraña, como mínimo, tristeza y enojo.

  • 5.2 El tiempo y la muerte

Pocos temas despiertan en las personas tanto miedo como el morir. La muerte y el tiempo forman parte del mismo principio originario, todo corre hacia la muerte. Este conocimiento (la mayoría de las veces inconsciente), presente siempre como intuición, hace que se caiga en diversos, pero peculiares trucos relacionados con el tiempo, de manera que las personas intentan ahorrarlo compulsivamente, pero cuando realmente queda tiempo hasta el final, no causa atracción, sino que se intenta matarlo con cualquier distracción.

Sin embargo, sólo el tiempo y su principio originario podrían ayudar al ser humano a salir del dilema. Para muchos occidentales puede ser razonable empezar a reconocer que en última instancia, el tiempo es una ilusión, que en un nivel de realidad más profundo, no existe en la forma lineal en que lo que se conoce. Según Dahlke (1999), las experiencias de profunda

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

concentración, meditación o incluso ver una película emocionante pueden dar al menos una impresión de lo subjetiva que es la percepción del tiempo.

  • 5.3 El rechazo a la muerte

Para la mayoría de las personas, la vejez se ha convertido en una época de enfermedad, se ha pasado a maquillar a los cadáveres para no tener que enfrentarse con los signos de la muerte. Todo el gasto que se hace en cosmética y medicina para borrar las huellas del envejecimiento está alimentado en última instancia, por el miedo a la muerte.

La mayoría de personas mueren solas y apartadas, en pasillos de hospitales y asilos, sólo uno de cada cinco consigue morir en su casa. El miedo a la muerte está tan extendido, que apenas hay personas que confiesan este último deseo a sus allegados. En los hospitales, si no está de guardia una de la últimas monjas que todavía puede conciliar con su imagen del mundo, el mirar a la muerte a los ojos, con frecuencia nadie acompaña a la persona en este paso final.

En occidente, la mayoría de personas mueren aisladas y en secreto. El moribundo es engañado y privado de su mayoría de edad. La represión llega a menudo tan lejos, que ni siquiera se la menciona por su nombre, el paciente no es un moribundo, sino terminal.

Con la medicina de los trasplantes, los médicos tienen que esperar junto a los pacientes mortalmente heridos hasta que estos son por fin declarados muertos y pueden empezar con su trabajo. Los pacientes a su vez creen tener ciertos derechos frente a la muerte, considerando que tienen un seguro de enfermedad, muchos creen que es un escándalo no disponer de órganos. En vez de aceptar esta prolongación de la vida que regala la medicina de esta forma espectacular, con humildad y agradecimiento, se reclama ya como un derecho. Discutir sus derechos a la muerte de una forma tan descarada y arrogante en última instancia, una vez más, es un signo de angustia y de miedo.

Al negar la muerte,

afirma Plaxats (2001) la sociedad,

se priva

de una

reflexión y

una

meditación sobre la cuestión del sentido y de lo sagrado, y sin embargo, algunos momentos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

de la vida, y en especial en los momentos de crisis, se ponen de frente estas cuestiones

esenciales. Este espacio de lo sagrado, del sentido, de la relación del ser humano con aquello que le ultrapasa, que antaño era organizado por las tradiciones religiosas, hoy se muestra a muchos como un espacio que hay que cubrir y volver a habitar.

Sin embargo, la dignidad de la muerte no se ve perjudicada por los precarios intentos y estrategias para ignorarla. La muerte puede permitirse ser despreciada por el ser humano; la cuestión es si las personas pueden permitirse lo contrario. Al final ella siempre gana.

Shepard (1986), indica que el miedo a la muerte se contrarresta evitando el tema o viviendo en un gran temor de una muerte eventual, como lo atestiguan los síntomas hipocondríacos, muchas fobias (miedo a volar, a las alturas, ascensores, oscuridad, etc.) o preocupaciones de tipo suicida.

  • 5.4 Miedo a lo desconocido

Otro temor relacionado con la muerte es el miedo a lo desconocido, sobre todo en personas rígidas y estereotipadas que no admiten sorpresas. Lo nuevo los altera y no están tranquilos hasta que restablecen sus rutinas habituales.

La muerte es la mayor de las incógnitas, nadie ha vuelto para que cuente cómo es y si han vuelto, casi todos los reconocidos pensadores, se lanzan a probar que no hubo muerte real. Así se deja a la muerte como la gran desconocida.

Los que han aprendido a vivir plenamente, los que han llegado a conocer el ímpetu de la excitación que se deriva de situaciones totalmente nuevas, tienen menos problemas en aceptar la muerte. Para ellos constituye el reto de otra incógnita. Han aprendido a considerar el hecho como una aventura y no algo a que tener miedo.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 5.5 Miedo al sufrimiento

Pensar en el sufrimiento y el dolor es otra cosa que se teme cuando se piensa en la muerte. Muchos pacientes terminales que sufren dolor, dicen que esperan no pasar por el sufrimiento que imaginan momentos antes de morir, aun así con todos sus espasmos dolorosos, dicen que están en paz. A menudo, las personas que presencian la muerte de un ser humano creen ver mas dolor del que realmente siente la persona que agoniza.

  • 5.6 La investigación y la muerte

Los valores, las actitudes, los sentimientos, las acciones alrededor del sufrimiento, la pérdida, la muerte y el duelo, son objeto de escaso estudio comparados con otras dimensiones de la realidad humana. Su presencia ha sido, hasta hace poco, obviada en la mayoría de currículos de carreras con evidente trasfondo humanístico e incidencia en las relaciones.

Todo en el universo existe solamente por su relación de contraste con otra cosa. Por ejemplo, las estrellas existen porque están rodeadas de firmamento, el día sin la noche es un concepto sin sentido. Una fase define a la otra, cuando una de ellas desaparece, la otra no permanece. Igual sucede con la muerte, se surge de la muerte (la no existencia) y a ella se retorna y de esa fuente, la vida debe florecer de nuevo.

Uno de los grandes temores que se tienen sobre la muerte, es que representa el fin. El ser humano tiende a confundir su ego consigo mismo y con lo que le rodea, con sus trabajos, ropas, amigos, nombre, por lo tanto, si esto desaparece, cree que también él desaparece. Sin embargo, no existe fin que temer, porque el universo no está basado en la cesación sino en la transformación y esto es un sutil y continuo proceso.

Gurdjieff (2004) el místico filósofo ruso, habla del usted eterno como el observador, el testigo desprendido del cuerpo. Los budistas, indostanes y taoistas, todos describen al mismo usted real o eterno. Un usted que no tiene conexión alguna con el propio cuerpo físico, pero que lo observa y abarca todo. La experiencia de ese usted es llamada conocimiento (o conciencia) cósmico, Nirvana, Samadhi, Satori o Iluminación. Es el hecho de comprender que

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

usted o la persona en este caso, no está adherida a su cuerpo, sino que está ligada al todo, que es interminable, que no tiene comienzo ni tendrá final.

Aun desde el punto de vista occidental, tan científicamente orientado, se puede afirmar que la persona vive por siempre, porque su ego no registra su muerte, debido a que funciona de manera muy parecida a una cámara: se toma una foto, la película se revela y es entonces que se ve la impresión. Es así que la persona (el usted desconectado) no puede nunca ver ni sentir su propia muerte. Así pues, su ego se queda siempre temiendo un suceso que no acontece jamás.

La investigación sobre la muerte siempre es difícil; las afirmaciones que los médicos obtienen de pacientes devueltos a la vida, los llamados pacientes reanimados, suenan incomprensibles a los oídos occidentales. Estos pacientes, en su mayoría, no viven su muerte como algo espantoso, sino como un acto de digno desprendimiento, han sido recibidos por figuras de luz y luego llevados hasta una luz indescriptiblemente intensa.

El ars moriendi (arte de morir) occidental lleva siglos ofreciendo imágenes y descripciones muy similares. En la medida en que se han unido nuevas investigaciones y viejos conocimientos, ha comenzado también la exclusión de esta línea de investigación, que rechazada oficialmente, fue a parar al escenario espiritista.

La investigación sobre la muerte de Moody y Kübler Ross, dada la abundancia de material de que dispone, puede dar una primera impresión del territorio más allá de la muerte, las llamativas coincidencias de tantos relatos, proporcionados por personas de las más variadas procedencias independientes entre sí, tienen algo de convincente. Respecto a la reencarnación es difícil probarla, pero no es posible refutarla en principio.

Si al respecto de esta temática la persona sólo quiere confiarse al sentido común, éste también lleva a reconocer que hay vida después de la muerte. Ahora que los físicos y los místicos están de acuerdo en que todo en este universo es vibración viva, sería muy extraño pensar que precisamente la vida humana, sea la única excepción.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 5.7 Acercamientos a la muerte

Rimpoché (1994), recomienda que para encontrar una senda espiritual u otra, es necesario seguir con completa sinceridad la senda que a cada quien le resulte mas inspiradora y aconseja:

Lea los grandes libros espirituales de todas las tradiciones, hágase una idea de lo que

pueden querer decir los maestros, cuando hablan de la liberación y de la iluminación, y

descubra qué enfoque (

...

)

le atrae y le conviene más. Aplique a su búsqueda todo el

discernimiento de que sea capaz; la senda espiritual exige más inteligencia, más sobria

comprensión y más sutiles poderes de discernimiento que ninguna otra disciplina ...

Plaxats (2001) sugiere que el miedo en esta civilización, ha convertido la experiencia de la muerte en un gran tabú. El tabú es fruto de una actitud y como tal, es susceptible de cambio. Cambiar actitudes, no es fácil, aunque sí es posible. Este debe ser un objetivo prioritario de cualquier información-formación personal y profesional: potenciar un cambio de actitud ante el sufrimiento, la pérdida en general, y la muerte en particular. Muchas personas son concientes de que la información facilita el conocimiento y proporciona algunos de los recursos imprescindibles para el cambio de actitudes.

Miembros de otras culturas, no comparten el terror a la muerte, por ejemplo: para los orientales, la muerte es como un nacimiento, simplemente otra puerta por la que se debe pasar, están preparados para ello.

  • 5.8 Rituales mortuorios en distintas culturas

Según Nares (1991) las ceremonias rituales relativas a la muerte, intentan cumplir la misión de liberar afectos, confrontar y hacer compartir a los miembros de un grupo, una de las experiencias humanas más íntimas para afrontar el dolor de la pérdida, a fin de recuperar lo depositado en las personas muertas y aceptar la separación.

Algunos elementos comunes que conviene tener presentes desde el punto terapéutico son:

de

vista

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

La muerte es considerada como una experiencia íntima y normal, que forma parte de la existencia y se encuentra asociada a la idea de trascendencia, de un después o de

un más allá

En el rito se hace uso del lenguaje analógico característico del hemisferio derecho, en el que se combinan los elementos simbólicos, ya sea el uso de objetos o bien a través de ciertos actos

El ritual tiene un carácter sistémico, pues involucra la participación de todos los dolientes, asignando funciones distintas a los miembros

La separación requiere de un sentido afectivo, con lo que se espera que el que se marcha se sienta acompañado

Hay un profundo respeto a la individualidad del muerto, sus creencias, preferencias, ello se manifiesta en el cuidadoso arreglo del cadáver y la inclusión de efectos personales y alimentos preferidos

El duelo se caracteriza por una etapa de intimidad, de recogimiento interior, de reencuentro con momentos de figuras significativas, seguida de la movilización de afectos, incluso con apoyo de miembros externos al grupo de dolientes, con el objeto de lograr una intensa catarsis en las que las emociones fluyan espontáneamente, en algunos casos hasta desbordarse, para finalmente lograr una integración de la experiencia y la serenidad

Hay

en

el

proceso

ritual una actualización del pasado

a través

de

un

juicio y

finalmente la expiación de culpas para lograr la absolución

Dentro de los rituales mortuorios pueden emplearse los cuatro elementos clásicos:

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

i.

El entierro: pone en el centro la despedida del cuerpo

ii.

La incineración: la purificación del alma que se desprende como el fénix de sus cenizas

iii.

El entierro en el mar: el retorno del alma al mar originario

iv.

El enterramiento al aire: la resurrección y subida al cielo del pájaro del alma

En la religión católica, en las misas de los difuntos, la energía acumulada por el ritual está en condiciones de llegar al alma y apoyarla en las transiciones que le esperan, es una especie de protección energética.

Los rituales y usos del luto representan un papel cada vez menor. En el judaísmo tradicional el año de luto comprende: 3 días de dolor, 7 días de luto, 30 de paulatino recobrarse y 11 meses de recuerdo y recuperación, sin embargo, esto ha perdido vigencia. Además se suele agravar la tristeza de los afectados con consejos como: vacíe enseguida la habitación del muerto y quite todo lo que le recuerde a él. Los afectados trabajan entonces como posesos, todavía conmocionados por el dolor y reciben por ello el aplauso de un entorno que tampoco

desea tristeza. Todavía es peor el consejo: Consérvelo en la memoria tal y como lo conoció. Ahora, después del accidente, no soportaría verlo. Esto, aparte de perder la oportunidad de

despedirse, puede producir dudas irracionales sobre la muerte del allegado.

Según Dahlke (1999), las lágrimas del luto sería lo que mejor podría pasarle al doliente. La tristeza es un proceso vitalicio que se convierte en parte de las personas, pasa paulatinamente a la memoria y pierde entonces todo lo que tiene de terrible. Como casi siempre en la vida, es mejor pasar en el momento dado (por el destino) por experiencias duras, que quedarse parado. En todo caso, la tristeza reprimida no sólo vuelve a la persona físicamente enferma, sino también espiritualmente insana.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

VVI ..

II.

V

EEl ll DDu uue eel llo oo

E

D

De acuerdo con Arcángel y Moody (2002), el duelo es una conducta que se aprende y ayuda a la persona a llevar adelante la aflicción. Es la expresión externa de la aflicción, en cualquier acto que ayude al individuo a adaptarse a su pérdida. El duelo depende principalmente de la cultura en que se ha criado la persona y de manera secundaria de la cultura en que vive una vez que es adulto.

El primer awareness o Darse Cuenta, es la ausencia, tanto del otro como de la parte de sí mismo ligada a ese otro. Los sentimientos que se producen son de soledad, vacío, frustración, privación, anhelo y añoranza y a menudo abandono y rechazo.

Plaxats (2001) entiende el duelo como: una experiencia vital complicada formada por un conjunto de procesos psico-físicos-emocionales-relacionales-espirituales, a partir de la noción subjetiva de

pérdida. Y para evitar que el duelo se complique, es mejor que conscientemente se decida encaminarse hacia un objetivo saludable al que cada quien llama de forma distinta.

Generalmente, los profesionales se refieren a las intervenciones relacionadas con el duelo como:

elaboración del duelo, aunque hay autores que la denominan: transformación saludable del duelo,

con la intención, por una parte de evitar el concepto de aceptación como el planteamiento del único objetivo saludable ante la convulsión que representa una pérdida importante para una persona. Y al mismo tiempo agrupar distintos conceptos en una definición genérica, de acuerdo con las formas de sentir.

Asimismo, afirmar que el duelo debe ser elaborado, no denota inmediatamente (para profanos en la materia) que dicha elaboración debe encaminarse hacia formas saludables. Se puede afirmar que el duelo en cualquier caso se elabora. Unas veces saludablemente y otras de forma tóxica. Es decir, de forma complicada, que puede desembocar en formas patológicas.

Cuando se pregunta a los dolientes sobre cuál es el objetivo saludable de cambio, ante el sufrimiento que sienten ahora, las respuestas incluyen deseos de que desaparezca la angustia, el enojo, es decir, superarlo, pero nunca aceptarlo. Y es obvio que todas estas respuestas se refieren a que su herida emocional quede bien cicatrizada, lo cual significa poder recordar al ser o situación pérdida, sin sentir el desbordante dolor del principio.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Así pues, al igual que elaboración del duelo, el concepto de transformación saludable del duelo,

implica despedida, desaferramiento, resituar internamente aquello perdido, renovar el significado y rehacer la propia vida, sin que la herida quede cerrada en falso, supure constantemente e incluso infecte otras áreas de la persona y su entorno.

Para unas personas el proceso incluye una reconfirmación, revisión o reestructuración de sus creencias y valores espirituales, y para otras no, o por lo menos, no conscientemente y ello debe ser muy tenido en cuenta también en el caso de un acompañamiento en dicho proceso. Es necesario efectuar un acompañamiento profesional, o no, aunque siempre respetuoso.

Con el Luto, se representan los actos culturalmente definidos que son usualmente realizados después de la muerte; incluye rituales y comportamientos que son específicos a cada cultura y religión.

  • 6.1 Diferencias entre el duelo normal y el duelo patológico

Según Nares (1991) el duelo normal, se define como una reacción natural ante la pérdida de una persona amada, ya sea por motivos de muerte o separación, en los que están presentes sentimientos de angustia, tristeza, agresión o culpa. El duelo representa una emancipación de lazos afectivos de cariño y lealtad hacia el muerto, una readaptación al ambiente y la creciente formación de relaciones nuevas. La nostalgia y el remordimiento son tristezas por la pérdida de lo que se tuvo o fue. La desesperanza es tristeza de una pérdida futura y el arrepentimiento es la tristeza de lo que pudo haber sido.

En el duelo patológico, tales sentimientos de angustia y tristeza pueden ser negados, actuados o bien exagerarse. En el duelo no resuelto, la pérdida se convierte en un fin en sí misma, de manera tal que el doliente se consagra al culto del duelo, concretando en él todo su ser y perdiendo todo el interés en el objetivo de su aflicción. En este tipo de duelo, Kübler- Ross (1970) señala que se exhibe ausencia, interrupción o retraso y exageración o prolongación de las características de un duelo normal o saludable.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

La angustia es sustituida por síntomas somáticos; en el retraso, el doliente se ocupa de manera compulsiva en tareas abrumadoras que distraen su atención postergando así el duelo.

Cuando hay exageración o prolongación en el proceso de duelo, generalmente existen situaciones no resueltas con el difunto que como gestalts abiertas, favorecen la emergencia de viejas emociones.

En el duelo patológico, el doliente no es capaz de cortar los lazos psicológicos que le unen al desaparecido. El resentimiento, la culpa o la tristeza siguen manteniendo los nexos, evitando así el entierro psicológico del muerto.

Los resentimientos, señalan Perls, Hefferline y Goodman (1951), son probablemente las peores situaciones inacabadas (gestalts incompletas). Si se está resentido, no se puede soltar ni seguir adelante, el resentimiento es la expresión más importante de un impasse (de estar atascado). Un resentimiento no expresado, a menudo se vivencia o se transforma en un sentimiento de culpa.

Muchas de las personas que evitan despedirse, lo hacen porque sienten que dejar ir, especialmente a los muertos, es una traición con ellos.

Los efectos de esta incapacidad, son la aparición de síntomas físicos, desde somatizaciones hasta actitudes corporales, la representación de síntomas emocionales en forma de represiones crónicas, apatía, actitudes autocompasivas quejumbrosas o culpígenas y la dificultad o incapacidad para establecer relaciones estrechas con las personas porque se vive fuera de tiempo, en las fantasías de un pasado ido o no en el Aquí y Ahora.

Al igual que en un duelo patológico individual, una familia puede negar, retrasar o bien exagerar sus sufrimientos, como una salida para mantener el equilibrio del sistema.

La elaboración de un duelo patológico implica el desbloqueo de emociones para facilitar su libre expresión, el Darse Cuenta de los mecanismos que impiden desligarse psicológicamente del muerto y el encuentro de opciones más funcionales y satisfactorias para enfrentar y

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

aceptar la pérdida, integrando o recuperando aquellos elementos positivos depositados en el que se ha ido.

De acuerdo con Ríos (1998), generalmente las raíces de un duelo patológico (actitudes suicidas, impotencia, anafrodismo, dolores recurrentes sin compromiso somático, profundas depresiones, etc.), se encuentran en transacciones afectivas sin cerrar, que se mantienen con una persona fallecida aún después de su muerte. Fuertes emociones como culpa, remordimiento, ira, palabras sin decir ni oír, rencores aún vivos, alimentan estas raíces y fundamentalmente un sentimiento de angustia porque ya no se puede hacer nada.

Según el Manual de Diagnóstico Médico Psiquiátrico (DSM-IV) (2003), el duelo se puede usar

como categoría cuando el objeto de atención clínica es una reacción a la muerte de una

persona querida. Se advierte la necesidad de diferenciar entre duelo normal y un duelo patológico, el cual se caracteriza por la presencia de los siguientes síntomas:

  • a. La culpa por las cosas, más que por las acciones, recibidas o no recibidas por el superviviente en el momento de morir la persona querida

  • b. Pensamientos de muerte más que voluntad de vivir, con el sentimiento de que el superviviente debería haber muerto con la persona fallecida

  • c. Preocupación mórbida con sentimientos de inutilidad

  • d. Enlentecimiento motor acusado

  • e. Deterioro funcional acusado y prolongado

  • f. Experiencias alucinatorias distintas de las de escuchar la voz o ver la imagen fugaz de la persona fallecida (es sobre todo, en estos últimos casos, cuando se hace necesaria la intervención terapéutica)

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 6.2 Diferentes enfoques teóricos acerca del duelo

A continuación se presentan algunos desarrollos teóricos del duelo por modelos:

  • 6.2.1 Modelo Psicodinámico:

Seguidamente se describe este modelo realizado desde la perspectiva de: Sigmud Freud y Otto Fenichel.

  • i. Sigmund Freud:

Propone la primera teoría intrapsíquica del duelo en su trabajo: Duelo y

Melancolía escrito en 1915,

en

el

cual

no

expresa un interés particular en el

fenómeno mismo del duelo, sino que lo considera como una respuesta normal en

el curso de la vida, tal como señala: Todos tenemos pérdidas, todos nos afligimos, todos sobrevivimos.

Para este autor, el duelo es una reacción normal a la pérdida de una persona amada o a la pérdida de alguna abstracción que ha tomado el lugar de aquella, tal como la patria, la libertad o una idea. Si bien es un período especial de la vida, nunca debe ser considerado como una condición mórbida que requiere tratamiento médico. Además, la interferencia del proceso puede aun llegar a ser peligroso para el deudo.

De los modelos propuestos para explicar las reacciones

del duelo,

el

más

completamente desarrollado es el Psicodinámico, basado en las teorías psicoanalíticas propuestas por Freud (1981), el cual se enfoca en el proceso intrapsíquico de la aflicción.

De acuerdo a esta teoría, el proceso de la aflicción es acompañado por un retiro gradual de la energía emocional (libido) del objeto amado perdido. Debido a que renunciar a esta unión es emocionalmente doloroso, los síntomas de la aflicción pueden ser entendidos como una negación inicial de la pérdida, seguido por un

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

período de preocupación, con pensamientos de la persona muerta, durante el cual los recuerdos son recuperados y revisados, permitiendo así que la unión a la persona muerta sea gradualmente retirada. El trabajo del duelo es completado cuando el individuo ha liberado la energía emocionalmente, estimulándose por nuevas relaciones.

Para Freud (1981), la semejanza entre el duelo y la melancolía reside en la pérdida del objeto amado, siendo en la melancolía el sujeto mismo (su autoestima y autoconfianza) el objeto perdido. El ego llega a empobrecerse y estar vacío. En el duelo normal, por el contrario, no hay pérdida de la autoestima debido a que no existe una relación ambivalente (al menos en la aflicción normal) hacia el difunto. Si existiesen sentimientos ambivalentes, el duelo resultaría en una organización patológica que él llama reproches obsesivos o un estado obsesivo de auto-denigración causado por el conflicto de la ambivalencia. Estos reproches se presentarían en forma de sentimientos de daño, abandono, desilusión y expectativas de castigo.

Al valorar la realidad y reconocer que el objeto amado ya no existe, se requiere que toda la libido sea retirada de su unión al objeto amado (lo cual, de hecho, demanda un gran esfuerzo) y que el individuo esté nuevamente libre para reinvertirla en otro sujeto. Debido al rechazo a dejar el objeto amado, este proceso sólo puede ser realizado lentamente, poco a poco con el tiempo. Durante este período de dejar ir, la persona pierde el interés por todas las cosas, no puede experimentar amor y le invade un sentimiento de desesperanza.

ii.

Otto Fenichel

Establece dos puntos críticos:

  • a. La introyección ambivalente en el duelo es una respuesta adaptativa

  • b. La culpa siempre esta presente en algún grado en todo duelo

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Para Fenichel citado por Robertexto.com (sin fecha), el duelo se caracteriza por una introyección ambivalente del objeto perdido, la continuación de sentimientos hacia lo introyectado (que previamente han sido dirigidos contra el objeto) y la participación de sentimientos de culpa a todo lo largo del proceso.

Así, este autor divide el duelo en dos pasos:

  • a. Establecimiento de una introyección (llevar al difunto dentro de sí mismo)

  • b. Liberación del objeto introyectado

La introyección actuaría como un amortiguador para preservar la relación mientras el proceso de renuncia al objeto perdido tiene lugar. Por otra parte, la introyección ambivalente puede inmovilizar al deudo y tener consecuencias graves, por ejemplo un secreto deseo de que el otro muera.

Cuanto mayor es la relación amor-odio con el difunto, mayor es también el auto- reproche y la aflicción. A pesar de ello, el odio es finalmente resuelto y se torna en sentimientos positivos hacia el difunto. Sin embargo, aun cuando la ambivalencia sea resuelta, siempre persiste un sentimiento de culpa. Aun en casos benignos, hay siempre un conocimiento agridulce de que la muerte ha ocurrido a otro y no a la propia persona o a su familia (Síndrome del Minotauro).

  • 6.2.2 Modelo Cognitivo

John Bowlby presenta el Modelo Cognitivo del Duelo Patológico en 1980, donde refleja tres grupos de variables esenciales:

i.

Características personales de quien a sufrido la pérdida

ii.

Experiencias infantiles de la persona que ha sufrido la pérdida

iii.

Procesamiento cognitivo de la pérdida (elaboración del duelo)

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Con respecto a las características personales, Bowlby citado por Cano y Ruiz (sin fecha), destaca que hay tres grupos de personas vulnerables a desarrollar duelos patológicos: aquellas que establecen relaciones afectivas cargadas de ansiedad y ambivalencia (apego ansioso); las que establecen sus relaciones afectivas a través de cuidar compulsivamente a otros y las que afirman de modo compulsivo, su autosuficiencia e independencia respecto a los vínculos afectivos.

Estos tres grupos de personas reaccionan con culpa y autocríticas de forma prolongada ante la pérdida del ser querido, lo que produciría el duelo patológico. Estas personas han desarrollado en su infancia una peculiar manera de vincularse a sus cuidadores, debido a determinadas experiencias. Así, las personas con un apego ansioso han tenido experiencias con sus padres (o sustitutos) donde estos les amenazan con el abandono o suicidio, o con la retirada de afecto al no cumplir sus exigencias, o bien refiriéndoles lo detestable que resultan como sujetos para sus padres y lo que les hacen sufrir.

En cambio las personas predispuestas a prodigar cuidados compulsivos, han tenido experiencias por parte de sus padres, donde estos le hacían sentir responsables de su enfermedad (padres enfermos reales o hipocondríacos) o bien de inducirles la obligación de cuidarlos o ambos aspectos conjuntamente.

Por último, las personas predispuestas a mostrar compulsivamente autosuficiencia e independencia han recibido críticas y castigos por mostrar sus emociones o necesidades afectivas. Estos tres grupos de personas, posteriormente reproducen relaciones similares (por ejemplo con la pareja) y reaccionan a la pérdida con un intenso sentimiento de culpa.

Sin embargo la conexión entre el hecho de la pérdida, las experiencias infantiles, la predisposición personal y la respuesta patológica, es vinculada cognitivamente. Bowlby citado por Cano y Ruiz (sin fecha), defiende que el sujeto ha desarrollado un disociación cognitiva entre lo que el describe de como eran las relaciones con la persona perdida y lo que él atribuye como causa de la pérdida (representado en la memoria episódica). Esta última información a menudo no es accesible a la

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

conciencia, y su procesamiento suele ser inconsciente. La explicación a este hecho es que los padres de alguna manera han presionado para que el niño tuviese una buena imagen de ellos y esa presión ha introducido una regla cognitiva que prohíbe revisar el funcionamiento real con ellos (que se reproduce de alguna manera con la persona pérdida).

  • 6.3 Tipos de duelos

Según Ordiozrola (1999), los tipos de duelos son:

Duelos evolutivos: infancia, pubertad, adolescencia, emancipación

 

Duelos afectivos: partos,

destete,

escolarización,

enamoramientos,

separaciones

y

divorcios

Duelos sociales: cambios status, desempleo, jubilación

 

Duelos corporales: envejecimiento, menopausia, enfermedades, abortos, muertes

 

Estas manifestaciones, lejos de ser excluyentes, se camuflan, intensificando el estado de frustración latente o manifiesta siendo, por tanto, frecuentes motivos de consulta.

Ordiozrola (1999), define también los siguientes modos de duelo:

  • a. Pérdida esperada: Fallecimiento de personas que han padecido algún tipo de enfermedad crónica o cíclica que no ha alterado de forma importante la vida cotidiana de quienes le rodean. Por ejemplo: ataques de corazón que no dejan secuelas, pero mantienen a la familia alerta y con la creencia de que en algún momento puede suceder algo definitivo. El fallecimiento en este supuesto no va a traer grandes dificultades a la hora de elaborar el duelo, aquí las personas han tenido tiempo para ir saneando cada uno a su forma la relación con el enfermo, por lo que no suele resultar culpógena. Lo mismo sucede con

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

personas de edad avanzada que con sus sucesivos achaques van avisando de la inminencia de su fallecimiento.

  • b. Enfermos fallecidos tras largas y penosas convalecencias: Procesos interminables de cáncer, enfermedades degenerativas, largas parálisis, demencias, etc., que terminan por crear tal estado de perturbación ambiental, que en su silencio compartido los allegados descubren su deseo de que todo termine ya, cuanto antes, porque la situación es insostenible. Una vez sucede el fallecimiento, pueden presentarse remordimientos, culpa, apariciones del fallecido, escuchar su voz, sus gritos, haciendo muy angustiosa la vida familiar de los supervivientes.

  • c. La pérdida repentina: Fallecimientos inesperados que son vividos como una cruel manifestación de la vida y que van a traer como consecuencia una sensación de vacío, de falta de despedida. Por ejemplo: enfermedades galopantes, ataques repentinos, accidentes. Si el vínculo entre los fallecidos y sus allegados ha sido sano, fluido, respetuoso y comprensivo, el duelo con su doble manifestación de frustración y tristeza, tiene las mismas características de fluidez y desemboca en un agradecido recuerdo, objetivo último en el trabajo psicológico del duelo.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

VVI III ..

V

II.

EEl ll DDu uue eel llo oo een nn lla aa TTe eer rra aap ppi iia aa GGe ees sst tta aal llt tt

E

D

e

l

T

G

Desde el Paradigma Holístico dentro del que se inserta la Psicología Humanista se entiende al ser humano como un compendio de cinco grandes dimensiones: mental, física, emocional, relacional- social y espiritual, desde el máximo respeto hacia las distintas formas de comprender cada una de las dimensiones.

Como es sabido, en el caso de la espiritualidad, mientras para que para unas personas se encuentra indefectiblemente vinculada a religión, para otras no es así. De modo que es necesario Humanizar o entender al ser humano, su entorno y sus interacciones de una forma viva, global, integradora, creativa, honesta, sensitiva y respetuosa.

Según Plaxats (2001) desde estas premisas se puede afirmar que la aflicción y el dolor ante pérdidas importantes, son un conjunto de procesos a menudo erróneamente tratados, que bloquea el potencial de crecimiento de las personas, mientras que una adecuada elaboración del duelo, incrementa la fortaleza para afrontar lo negativo y lo positivo en el presente y el futuro de la propia existencia. El enfoque gestáltico es muy beneficioso para ayudar a las personas en este proceso.

La Terapia Gestalt aporta un marco de referencia que ayuda a la comprensión del proceso del

duelo, así como también una serie de sugerencias (nunca fijas) para

su elaboración, da una

referencia acerca de qué y cómo hacer, señalando también cuál es la actitud realmente

terapéutica.

En la elaboración del duelo desde la Terapia Gestalt, la persona vive un proceso de ida al fondo sí misma, en el que encuentra los recursos y elementos necesarios para recomponer un nuevo equilibrio. Perls, Hefferline y Goodman (1951), denominan a esta capacidad de autoestructuración,

el proceso homeostático y afirman que: es el proceso mediante el cual, el organismo mantiene su equilibrio y por lo tanto, su salud, en medio de condiciones que varían.

Uno de las temas de abordaje con los duelos son los asuntos inconclusos, que aparecen cuando una persona se siente dolida, enojada o resentida hacia otra persona y no encuentra la forma de resolver estos sentimientos. En consecuencia, la experiencia es incompleta.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Naranjo (1990) lo describe así:

“Lo inconcluso es aquello que no hemos perdonado, en algún momento traicionamos nuestra

relación amorosa con los primeros seres humanos de nuestra vida. Estos seres humanos más

importantes, simplemente no eran suficientemente sanos como para amarnos de verdad y

nosotros terminamos inhibiendo nuestro amor original, espontáneo y consciente o

inconscientemente, terminamos estando resentidos con ellos”.

Perls, Hefferline y Goodman (1951), señalan al respecto: para crear o completar una Gestalt, para

pasar a otro asunto, el individuo tiene que ser capaz de sentir lo que necesita y debe saber cómo manejarse a sí mismo y a su ambiente.

Algunas manifestaciones de situaciones inconclusas son el resentimiento o la rabia no expresada a los padres, hermanos, pareja y a otras personas significativas. Además, los asuntos inconclusos son consecuencia del amor no expresado, la culpabilidad no resuelta, las acciones del pasado no aceptadas, etc. La no resolución puede implicar otras personas o algunos aspectos propios. Cuando las personas no actúan adecuadamente para hacer un cierre, cuando no pueden olvidar las acciones que han ocurrido en el pasado, o cuando no aceptan las situaciones como son, entonces son incapaces de funcionar de forma sana y enérgica.

Según Castanedo (1987), la tensión que mantiene el asunto inconcluso está encubierta, es decir, está protegida por las resistencias que bloquean el Darse Cuenta, de tal forma que la naturaleza misma de la tensión está enmascarada.

  • 7.1 Algunas técnicas gestálticas

Sabar (2000), señala que la Terapia Gestalt es en muchos aspectos congruente con las necesidades del asesoramiento en duelos. En este modelo terapéutico algunas de las técnicas que se pueden utilizar son:

  • 7.1.1 La relación dialogal:

Este intercambio entre cliente y terapeuta con el énfasis en la presencia y una comunicación auténtica y amorosa, permite la expresión de lo personal de cada uno de ellos, lo cual puede resultar un gran apoyo en materia de duelos.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 7.1.2 El método fenomenológico:

Centrarse en la experiencia subjetiva del cliente es especialmente válido en la tarea de aceptar la realidad de la pérdida y vivir el dolor del pesar.

  • 7.1.3 La Teoría Paradójica del Cambio:

Según Beisser citado por Fagan y Shepherd (1989), el cambio se da cuando el individuo comienza a ser quien es, no cuando intenta ser lo que no es. Esto es adecuado para que la persona se mantenga con sus sentimientos todo el tiempo que necesite,

comprendiendo que el Darse Cuenta de lo que hay, lleva al cambio espontáneamente.

Uno de los mecanismos de defensa ante la pérdida de un ser querido, es la negación. Por ejemplo: para tratar de gestionar el dolor o al realizar los preparativos para el funeral (considerando esto como algo demasiado pesado para asimilar del golpe), la persona puede aceptar la paradoja de admitir el mecanismo de defensa que consiste en no aceptar la pérdida, lo cual le ayuda avanzar en el proceso de elaboración del duelo.

  • 7.1.4 La autorregulación organísmica:

Es la lucha por mantener el equilibrio que es continuamente perturbado por sus necesidades y lo recupera por medio de la satisfacción o eliminación de estas.

Una pérdida supone un desequilibrio, en prácticamente todos los niveles del ser humano (físico, emocional, intelectual, social y espiritual), dependiendo del tipo de vínculo y relación con el difunto, el doliente va a tener que buscar un nuevo equilibrio que le permita satisfacer las necesidades que quedan descubiertas.

  • 7.1.5 El ajuste creativo:

Es

una

relación

entre

una

persona

y

el

entorno,

en

la

cual

el

individuo

responsablemente, contacta, reconoce y hace frente con su espacio vital y crea las

condiciones que le conducen a su propio bienestar.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

La muerte de una persona querida es una enorme interrupción del equilibrio personal y del ajuste en el mundo. Las tareas de llorar la pérdida ayudan a encontrar un nuevo equilibrio por medio de los ajustes creativos en todos los aspectos de la vida de una persona.

El self organiza y modula el proceso de contacto. Las funciones de la frontera corporal e interpersonal explican la unión con y la separación del otro, lo cual se ha perdido durante el llanto por la pérdida. Las funciones de los sentimientos y de las vivencias aportan, el ser capaz de vivir los sentimientos de pesar y determinan la paz y la intensidad de esa experiencia. Las funciones de autoapoyo, ser competente para cuidarse, calmarse y levantarse por sí mismo, también son esenciales para superar el pesar, así como la habilidad en encontrar y aceptar apoyo externo.

  • 7.1.6 Los experimentos gestálticos:

Pueden también facilitar el proceso de llanto por la pérdida. El diálogo de las dos sillas para los conflictos internos y para la división autoevaluativa y la silla vacía para los asuntos inconclusos, pueden ser especialmente útiles.

  • 7.1.7 Todo aquello que posibilite la expresión de lo simbólico, intuitivo y no consciente:

Según Ríos (1998) se pueden incluir técnicas de expresión artística plásticas como el dibujo y el modelado, desde la perspectiva proyectiva, técnicas literarias como la poesía y la narrativa, técnicas teatrales como el psicodrama y técnicas corporales, visualización o imágenes mentales, técnicas de relajación, de entrenamiento asertivo. De acuerdo con Plaxats (2001), todo ello debe estar conjuntado con procedimientos de reflexión, análisis y comprensión de los procesos, desde una perspectiva global e integradora que incluye un reconocimiento de los valores éticos en juego.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 7.1.8 El recorrido por el ciclo de la experiencia:

La fase de retirada del ciclo gestáltico es semejante a la retirada del contacto con el fallecido en la parte de retirada de la energía emocional de la cuarta tarea. Melnick y Nevis (1986) hablan de la desmovilización en términos de no dejar entrar, asimilación, encuentro con el vacío y aceptación. El concepto de Kepner (1992) de retirada, en términos de meterse hacia adentro, asimilación, liberarse de sí mismo, reformar la frontera del self y ver el cierre como producido tanto por el alivio como por la pérdida, son muy importantes para trabajar con el duelo.

Siguiendo el recorrido de las fases del ciclo, el terapeuta trata los asuntos inconclusos que emergen en cada sesión. Cualquier situación existencial con la que tenga que trabajar el terapeuta (duelos no resueltos, pesadillas, polaridades, vacíos existenciales, etc.) puede ser manejada eficazmente cuando el terapeuta inicie el encuentro con la sensación (primera fase del ciclo) de la situación, escalando en el ciclo hasta llegar a Darse Cuenta de lo que es figura de su existencia en ese momento, en el Aquí y Ahora, movilizando la energía, para después descender a la fase de la acción, llegando a

establecer contacto, y al cierre.

Con esta modalidad gestáltica, cada asunto o situación es tratado como un Ciclo de la Experiencia. Como lo expresa Castanedo (1987) estos ciclos son parte del todo que es la persona, en consecuencia, los diferentes ciclos forman una gran Gestalt o la totalidad de la experiencia de la persona.

Con respecto a las resistencias o autointerrupciones que se pueden presentar en el Ciclo de la Experiencia, para el trabajo con duelos en Terapia Gestalt, cabe destacar:

i.

Desensibilización: Es la resistencia que impide el uso de los sentidos y sensaciones. Como todas las resistencias, en algunas situaciones puede tener ventajas y en otras desventajas, puede ser biopositiva o bionegativa. Por ejemplo, la desensibilización al dolor físico o emocional puede ser útil o desastrosa, depende del contexto en que se sitúe. Es disfuncional si su uso es general, si se convierte en un estilo de vida. Por otra parte, algunas personas tienen dificultades

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

al ser excesivamente sensibles e incapaces de desensibilizarse. Otras tienen dificultades al ser insensibles a las señales sensoriales internas y externas.

La Desensibilización es una de las respuestas a la primera fase de la pérdida, también conocida como negación, esto ocurre según Kübler-Ross (1989) cuando

la persona necesita abstraerse de la verdad mientras no es capaz de soportarla.

ii.

Proyección: De la fuerza de las sensaciones depende la naturaleza del Darse Cuenta. Éste puede bloquearse con la proyección, que es la tendencia a responsabilizar el ambiente (objetos y personas) de lo que la propia persona es. La persona que proyecta, desarrolla suposiciones basadas en sus fantasías y no reconoce que ella misma crea esas suposiciones. La persona envía al entorno partes de sí misma que no desea aceptar.

En los duelos se da el caso cuando la persona experimenta sentimientos de culpa en forma de proyecciones hacia el otro por lo que hizo o ha dejado de hacer.

iii. Introyección: Cuando la persona se concentra en su propio Darse Cuenta se moviliza la energía necesaria para satisfacer las necesidades. En este contexto, la movilización de energía significa la habilidad que tiene el individuo para ejecutar el trabajo. La energía se bloquea con la aparición de la introyección: el sujeto se ve a sí misma como parte del entorno que ha ingerido pero que no ha asimilado. Para crecer y desarrollarse es necesario des-estructurar, digerir y asimilar todo lo que ingiere del entorno. Al des-estructurar y destrozar el material extraño este pasa a formar parte de la persona.

El individuo que introyecta puede tener dificultades para adaptarse al cambio que significa desarrollar adaptaciones creativas al entorno. El prototipo de persona que introyecta no desea que se den cambios en su existencia. Asimismo, tampoco aprende de la experiencia, porque para aprender de esta, es necesario extraer todo lo nutritivo que tiene, contactándola.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Sin embargo, la introyección como proceso puede ser saludable, se debe tratar de ver que parte de la experiencia es asimilada por la persona y que parte deja atrás.

iv. Retroflexión: De la movilización de la energía se llega a la fase denominada acción. Es aquí cuando, por medio de comportamientos adecuados y habilidades sociales, surgen las respuestas motoras que permiten entrar en contacto con el entorno para satisfacer las necesidades. La acción puede interrumpirse por medio

de la retroflexión.

La persona que retroflecta se hace a sí misma lo que quisiera hacer a las otras. Una persona frustrada que siente agresión hacia los otros, redirige la agresión hacia sí misma y se auto-culpa. Si es incapaz de expresar amor y ternura a los otros, se los expresa a sí mismo. La energía que debería canalizarse hacia fuera para afectar el entorno, es redirigida internamente hacía sí mismo. Por ejemplo, los sentimientos de culpa en forma de retroflexión de la propia persona por lo que hizo o ha dejado de hacer.

  • v. Deflexión: El contacto es el resultado del proceso integrativo de las sensaciones, el Darse Cuenta de las sensaciones, la movilización de la energía y la conducta motora. Es mucho más que simplemente tocar, alcanzar algo o alguien. Es un compromiso de lo que es posible en la interrelación organismo-ambiente. El contacto se da en un punto en que se alcanza el conocimiento del cómo, cuándo, dónde y de qué forma, una necesidad puede ser satisfecha. El contacto puede evitarse cuando se utiliza la deflexión que es una forma de despersonalizarse. A veces el humor puede utilizarse para distraer fuertes emociones en una interrelación o para evitar conversaciones de la persona que ha fallecido, que generan emociones no deseadas como la rabia o la cólera.

vi.

Confluencia: El contacto puede convertirse en una fijación si se produce la confluencia, en ese momento no hay retirada de la fuente de contacto. Perls, Hefferline y Goodman (1951), conciben la confluencia como una resistencia en la que la persona pierde la habilidad de diferenciar entre su self y lo que no es su

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

self, no pone límites entre sí mismo y el ambiente, siente que ambos son uno, entonces confluye con el entorno. No distingue las partes de la totalidad, es incapaz de ver la diferencia entre sí mismo y el resto del mundo. Las relaciones interpersonales sanas requieren diferenciación entre las personas.

Quedar en confluencia con alguien que ha muerto, es la manera de contactar con el vacío de la pérdida y de retrasar o evitar el vértigo de la responsabilidad. Esta situación, se observa en personas que han sido confluyentes con ese alguien cuando estaba vivo, es decir, que le han atribuido al fallecido parte de sus propias cualidades, de sus recursos, proyectando en éste la capacidad de satisfacer las propias necesidades.

En el momento de la pérdida, no sólo están acusando la ausencia física, sino también y sobre todo, la carencia de poder, se siente que lo que ha muerto es la

propia alegría, la capacidad

de disfrutar, de sentirse seguro,

de

ser

feliz,

en

definitiva, lo que se siente es que junto al ser querido, ha muerto una parte de sí mismo.

La elaboración de estos duelos pasa por romper el espejismo creado, es decir, el pensamiento mágico de la infancia y enfrentarse al terror de reconocerse separado de las demás personas, de ejercitar la libertad de elección, de decisión, de equivocación.

vii. Fijación o Retención: El contacto es una experiencia de la que se puede extraer un valioso significado. La resolución es el acto de extraer este significado y reconocer que la situación se cierra o se completa. El aprendizaje se produce extrayendo el significado del contacto con el entorno. Es un aprendizaje del organismo, que incluye, aunque no se limita, el aprendizaje cognitivo: se retira la atención de la figura. En cierta forma esta figura desaparece, se destruye. El ciclo se completa y lo que ha sido aprendido, con esta experiencia, forma parte de la persona y está disponible para que lo utilice en cualquier otro momento. Así el organismo entra en reposo y se prepara a iniciar otro ciclo con nuevas sensaciones.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

En la Retención, la persona se queda fijada al contacto o retrasa indefinidamente este proceso de asimilación final, la pérdida se convierte en un fin en sí misma, la vida gira en torno al luto.

  • 7.2 Elaboración del duelo

Existe un camino representativo del conjunto de procesos que media entre la pérdida y la transformación saludable del duelo, ello permite considerar el concepto de cambio de actitudes entendidas como un conjunto de pensamientos, valores, creencias, hábitos, tradiciones, carácter, personalidad, emociones, etc., que marcan todas las acciones u omisiones de las personas.

De acuerdo con Plaxats (2001), para que el cambio sea efectivo, es preciso conocer lo más claramente posible el problema y el objetivo al que llegar sabiendo que el camino no es una línea recta, sino un proceso formado por un conjunto de procesos. Ahí es donde se puede ubicar las llamadas fases, etapas o tareas del duelo que permite a la persona, conocer las reacciones más habituales, elementos interruptores y aquellos elementos facilitadores de un proceso saludable de duelo y sus resultados.

Kübler-Ross y Worden citado por Plaxats (2001), otros autores y la propia experiencia personal y profesional, enseñan que la persona en duelo vive una amplia y profunda amalgama de emociones y sentimientos. A pesar de sus oscilaciones, si se logra canalizar sanamente los distintos estados de ánimo, es posible seguir avanzando hacia la transformación saludable de la energía vital.

Ante una pérdida importante; una pérdida significativa, se puede reaccionar, como mínimo, con más o menos bloqueo o más o menos fluidez. No obstante, ambos procesos pueden resultar saludables o tóxicos, según sirvan para contener o para canalizar la emocionalidad.

La fluidez saludable está relacionada con esa gestión emocional llamada alfabetismo emocional, la cual permite utilizar las emociones y pensamientos en forma potentemente

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

creativa. Tanto el bloqueo como la fluidez saludables, permiten remodelar la propia vida de acuerdo con la nueva realidad, produciéndose una transformación creativa de las fuerzas vitales, aún en las situaciones más extremas. En su famoso libro El hombre en busca de sentido, Víctor Frankl ofrece una buena muestra de ello.

  • 7.2.1 Elaboración de los duelos según Sabar (2000):

Sabar (2000), propone cinco tareas para llorar la pérdida:

i. Aceptar la realidad de la pérdida: Como se ha mencionado anteriormente, en otras culturas y épocas más tempranas, la muerte es y era, una parte de la vida más familiar y aceptada, ya que el tiempo de la vida era más corto, había más mortalidad infantil y maternal, enfermedades infecciosas, mala sanidad, etc. Actualmente las personas tienen poca experiencia personal frecuente con la muerte, los fallecimientos generalmente se dan en hospitales, asilos o en las noticias. Cuando alguien se enfrenta directamente, suele alejarse de ella, no sabe cómo contarlo, así evita a las personas que están moribundas o con un duelo.

La primera reacción ante la noticia de una muerte es habitualmente de shock y negación o desensibilización, que se refleja en la frase o pensamiento del tipo: no puede ser cierto. Se podría llamar a esto resistencia a aceptar la verdad, sin embargo, según el enfoque gestáltico es ideal para tratar con esta negación, ya que desde allí se respeta y valora esta resistencia, viéndola como un ajuste creativo ante el desequilibrio causado por la muerte, una protección contra algo que es demasiado doloroso como para gestionarlo todo de una vez, la cual puede dejarse para una asimilación gradual del hecho y del significado de la pérdida.

La Teoría Paradójica del Cambio sugiere la intensificación del awareness. Sólo cuando la persona se da cuenta, es decir, acepta lo que es, puede hacer los cambios necesarios y ocuparse de su propia vida. Por tanto, para progresar en el proceso de llorar la pérdida, la persona en duelo debe empezar a ser consciente y aceptar que tiene que seguir y que su vida nunca volverá a ser la misma.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Avanzar de la negación del awareness a aceptar no es fácil, existe a menudo una disonancia cognoscitiva, una afirmación y una negación de la muerte al mismo tiempo. Esta división interna puede trabajarse con el diálogo de las dos sillas con su sí mismo cognitivo diciendo: sé que has muerto y por otra parte, con su lado emocional diciendo:

no puedo aceptar que hayas muerto.

Los signos de la dificultad de asimilar la pérdida son varios, desde lo ligero (por ejemplo:

esperar que la persona vuelva a casa del trabajo y poner dos sitios para cenar), hasta el extremo de la momificación (por ejemplo: dejar la habitación del hijo exactamente igual como estaba el día de la muerte, durante años). Existen dos formas principales para asimilar la realidad de la pérdida:

Constatar reiteradamente la realidad, compatible con la recomendación corriente

gestáltica de constata esto

Hablar mucho de la vida y de la muerte del fallecido y de lo que se ha perdido con él. La Gestalt está en contra de esta forma de hablar acerca de ya que esto se asume sólo en un nivel cognitivo. Sin embargo, este hablar acerca de, es semejante a la metáfora de masticar de Perls, Hefferline y Goodman (1951) y realmente es como una rumia de un bovino, en donde algo es masticado y tragado y después echado fuera de nuevo y comido y tragado innumerables veces. Este es el significado de algo nuevo asimilado que es muy duro de digerir, ya que la gente no puede esperar que todo acabe en un corto período de tiempo

El campo del duelo, en términos de costumbres y rituales sociales, culturales y religiosos, también puede ser una fuerza importante para facilitar la asimilación de la realidad de una pérdida. Las conductas rituales pueden ser tomadas como una variante de los experimentos gestálticos.

Las costumbres del funeral y del entierro y los rituales tratan de ayudar a la gente a aceptar la realidad de la pérdida. En algunas culturas, el cuerpo es llevado a casa antes

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

del entierro, así todos pueden ver a la persona que ya no está viva. Un ataúd abierto puede procurar la misma experiencia.

Un factor que contribuye a dificultar la aceptación de la realidad de una muerte repentina, inoportuna o traumática, es que las presuposiciones previas del individuo y las creencias sobre la vida son repentinamente destrozadas, la gente piensa que el mundo es un lugar seguro, los hijos entierran a los padres, que Dios protege a los que son buenos, que las cosas ocurren por alguna razón, etc. Cuando una persona en duelo puede permitirse los sentimientos de impotencia o falta de control en el awareness, puede fácilmente sentir rabia o culpa y esto facilita la aceptación de la realidad de la pérdida.

ii.

Vivir el dolor del pesar: Supone que la

persona se permita sentir toda la gama de

sentimientos y pensamientos que acompañan a la pérdida, incluidos la tristeza, rabia,

miedo, ansiedad, vergüenza y a menudo alivio.

El método fenomenológico de centrarse en la experiencia subjetiva, es muy adecuado para llevar estas emociones al awareness y ser expresadas. Así se llega a una meta de la Terapia Gestalt. Si las emociones no tienen awareness, la atención puede llevarse al lenguaje del cuerpo que expresa emociones, utilizando descripciones y comprobando si la observación es similar a la vivencia del paciente. Una vez que sea consciente de los sentimientos, la conexión de éstos con la pérdida a menudo se hace espontáneamente. Un hombre enfadado en su trabajo, puede estar expresando indirectamente una rabia desplazada de una muerte de un hijo, por ejemplo.

Por otra parte, las costumbres y los rituales sociales, culturales y religiosos como los funerales y los servicios religiosos, también pueden ayudar a recordar y expresar el pesar. Hay oraciones especiales por los difuntos, la música puede recordar la tristeza, como las marchas en un funeral militar, recitar nombres de muertos, etc.

En el entorno de la terapia, los comportamientos y las emociones fuertes son llevadas para echarlas fuera y expresarlas, pero al mismo tiempo son cuidadosamente contenidas. La frustración de la pérdida puede desencadenar rabia y agresión, que necesitan ser expresadas y controladas con seguridad, en muchas culturas la gente da vueltas sobre sí

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

mismo y se golpea el pecho, tirándose del pelo o rasgándose la ropa, otros echan la rabia fuera, culpando a los forasteros o a las fuerzas espirituales, actualmente en forma de pleitos. Los budistas tibetanos están en contra de la expresión abierta del duelo, esto es señal de un apego que va a confundir o va a hacer daño al difunto y va a retrasar el progreso del alma para nacer en la siguiente vida.

También existe el tema del uso de la medicación ansiolítica y antidepresiva, el duelo no es un estado patológico y la medicación podría interferir con el necesario y normal Darse Cuenta y la expresión de la emoción.

iii. Amoldarse al entorno en el que el difunto ha desaparecido: Esto supone compensar las

relaciones, papeles y habilidades que proveía el difunto y pueden incluir cosas como cocinar, limpiar la casa, cuidar, hacer arreglos, jardinería, ser padres, hijo o amigo. Los conceptos gestálticos importantes para esta tarea son el ajuste creativo y el autoapoyo o

apoyo externo.

El ajuste creativo significa adaptarse a lo que hay, cambiarse a sí mismo y reorganizar el propio entorno para adecuarlo a la nueva realidad. La creatividad supone desarrollar nuevos aspectos de uno mismo.

El apoyo externo es más necesario inmediatamente después de una muerte, la persona en duelo necesita que otras personas le aporten tanto ayuda práctica como apoyo emocional. En la tradición judía las personas deben estar 7 días en casa sin hacer nada mientras la familia y amigos le llevan comida, compañía y rezan con él. Desafortunadamente, en este país este tipo de apoyo externo, habitualmente no es muy frecuente, después del funeral o el pésame por teléfono la persona se queda sola con su duelo.

El autoapoyo

puede darse

a

muchos

niveles.

A

nivel práctico,

aprender nuevas

habilidades, a nivel más profundo, el sentido del sí mismo cambia y necesita ser

redefinido para brindarse autoapoyo. Las autofunciones de Kepner (1992) se utilizan

aquí. Las fronteras de la persona en términos de identidad y roles cambian,

por una

parte, debe adaptarse a la pérdida de la parte de sí mismo conectada al difunto (como

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

hijo, padre, etc.) y por otra parte, se añade un nuevo crecimiento de sí mismo para llenar los espacios vacíos de la realidad nueva.

El sentido físico de uno mismo del self a menudo está descentrado con sentimientos de fragmentación o disociación del propio cuerpo. Sirve de ayuda hacer ejercicios que apoyen y se centren en el cuerpo, como también mantener una buena consistencia de sus necesidades, como por ejemplo: comer, descansar o ser abrazado.

Después de una pérdida, también se necesita autorregular la paz y la intensidad de las propias vivencias, mantener el duelo en un nivel tolerable, con un ritmo permisible de enfrentamiento y una buena evitación del dolor, para no sentirse desbordado o entumecido.

Regular las necesidades de alternar el contacto importante.

social y

el aislamiento es también

Encontrar un significado es otra de las utilidades del autoapoyo, cada pérdida tiene una

ganancia, el dolor de la pérdida es el otro lado del amor. Con este Darse Cuenta pueden

pasar del pesar a la gratitud por haber tenido una relación especial.

Otra forma de autoapoyo puede venir de completar asuntos inconclusos con el fallecido, aquí se puede utilizar el experimento de la silla vacía para la expresión de la rabia hacia un padre que ha muerto sin decirle nunca que le quería y sin atender sus necesidades o perdonarse cuando se es culpable, porque quizás accidentalmente hayan causado la muerte de un hijo.

iv. Retirar algo de la energía emocional y ponerla en otra relación: Se necesita también

evitar la lealtad exclusiva a la persona pérdida y darse cuenta de que existen otras personas a las que amar y ser amado por ellas. Ser capaz de amar de nuevo sin miedo al dolor de otra pérdida, es también un paso importante. Si un apego ha sido significativo, existe siempre una conexión que se va a mantener, y esto es una parte de una forma sana de completar el proceso de duelo.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Melnick y Nevis (1986) describen dos aspectos de este proceso de dejar ir en términos gestálticos:

Desmovilización: Supone calmar la energía que la persona ha puesto en alguien perdido, permitiendo pensar en el difunto sin dolor extremo y sin llorar continuamente. Aún existe tristeza, pero sin manifestación física de desgarro

Aceptación: Que la persona pueda ser consciente de cómo la experiencia le ha cambiado, qué ha aprendido, la sabiduría que ha ganado

Según Kepner (1992), retirarse supone desengancharse, meterse hacia adentro, reflexionar, resumir las elecciones y los rechazos y saborear lo que se tiene.

Finalmente, existe el vacío fértil, el cual no es la nada negativa, sino un espacio aclarado por una vivencia fresca, el caos con posibilidades. En este país a menudo las personas se ocupan de las cosas de alguien, decidiendo qué tirar, dar o dejar. También hay rituales seculares simbólicos, como contemplar cómo arde una vela o dejar un globo de gas subir hacia el cielo.

  • v. Encontrar un sitio para lo que se ha perdido. Continuar los lazos: Las personas visitan las tumbas para hablar con sus muertos, le cuentan las noticias de la familia, les regañan por haberle dejado y a veces las utilizan para avergonzar a los niños cuando se portan mal. Para mantener un vínculo continuado, se puede usar la representación interna. Recordando o soñando, una sensación de presencia de la persona o alucinación de alguno de sus sentidos (ver, oler, oír o tocarle) o diálogos internos para buscar consejos, etc. Mantener a la persona en un papel de modelo es muy habitual. En el aspecto negativo, recordar a un padre crítico o avergonzador, puede incrementar en el presente los sentimientos de vergüenza y baja autoevaluación.

    • 7.2.2 Elaboración de los duelos según Ordiozrola (1999):

Ordiozrola (1999) propone cinco etapas en la elaboración del duelo:

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

i. Aceptación: Es la invitación a pisar tierra, deshaciendo fundamentalmente la negación como procedimiento defensivo. Ya no cabe seguir pensando o imaginando que nada ha sucedido, que la familia sigue unida, que todo continúa como antes. Su ausencia vivida como falta, como vacío, da lugar a la siguiente fase

ii.

Conexión con el

dolor y la rabia:

Va

a

ser

inherente a la conciencia pérdida. La

consecuencia de la frustración va a manifestarse en forma alternativa entre estos dos

sentimientos

iii.

Limpieza, saneamiento de la relación y la culpa: Este paso es fundamental. El trabajo con

la culpa

iv.

Despedida agradecida: El trabajo de la persona con el perdón a sí mismo y por extensión al fallecido, reconvierte la culpa en comprensión y esta en agradecimiento, lo cual origina de forma instantánea, un profundo sentimiento de paz y serenidad. La vivencia no deja lugar a dudas

v. Reutilización de la pérdida: Como un legado de sabiduría susceptible de revertir en el entorno. Este último objetivo quizás pueda parecer ambicioso incluso utópico, sin embargo, en la práctica terapéutica se ha observado cómo familias afectadas por diferentes duelos, han sido capaces de condensar sus experiencias y ofrecerlas de forma desinteresada a otras familias o personas afectadas, con un resultado espectacular. Es impensable llevar a término un duelo, sin atravesar los diferentes estadios intermedios de dolor, rabia, culpa, perdón y agradecimiento

Tomando como punto de partida estas cinco fases, Ordiozrola (1999) propone cuatro sesiones de terapia para la elaboración del duelo (ver cuadro 1):

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Cuadro 1. Propuesta de sesiones de terapia para la elaboración del duelo Sesión Tema Objetivo Descripción
Cuadro 1. Propuesta de sesiones de terapia para la elaboración del duelo
Sesión
Tema
Objetivo
Descripción
1ra
El árbol
Aceptación
de la pérdida
Se utiliza el genograma o árbol genealógico como instrumento valiosísimo para esta toma de conciencia. A lo largo de la
sesión se van viendo los diferentes roles y actitudes hacia la pérdida del ser querido y en qué se puede traducir su falta en el
Aquí y Ahora. Al finalizar se encomienda distintas tareas que el grupo familiar debe realizar en su domicilio, encaminadas a
la reconstrucción del pasado y la asunción del presente.
2da
El dolor y la
rabia
Profundizar
la relación de
cada cual con
Se invita al grupo familiar a que a través de un dibujo puedan, de forma individual, expresar su relación con el ausente para
luego compartirlo entre ellos en un clima de intensa expresividad emocional. Para finalizar esta sesión, se vuelve a prescribir
una serie de tareas a realizar en casa, que culminan en un escrito individual sobre situaciones de ambivalencia y culpa. Esto,
junto con la foto del familiar ausente, es el material con el que se trabaja en la siguiente sesión.
el fallecido
3ra
La Culpa
Contactar con
(silla caliente)
la culpa e ir
transformándola
en
agradecimiento
Es el momento culmen del proceso, la foto preferida del fallecido descansa en un cojín situado frente al lugar donde cada
miembro de la familia va a ir abriendo al fallecido los motivos y situaciones de culpa. En este cambio sucesivo de lugar, el
cojín caliente se convierte en escenario improvisado de comprensión, acercamiento y perdón. Una vez todos han hecho su
trabajo, la familia tumbada en el suelo y con un sentimiento de unidad escucha unas canciones alusivas a la pérdida y al
agradecido recuerdo.
Esta sesión, termina con una fantasía dirigida en la que el fallecido se presenta bajo una imagen de sabio iluminado
dejándoles un legado, recomendación o testamento psicológico que les ayude a vivir mas plenamente. El sentimiento de
agradecido recuerdo es ya una realidad que ellos comparten entre sí y con el terapeuta. También, en esta ocasión, se llevan
a casa distintas tareas, como: escribir una carta de agradecimiento para luego ir a leerla al cementerio y finalizar con un
homenaje familiar al ausente, es una secuencia que cala profundamente, tanto a nivel personal como colectivo.
4ta
El
Reutilizar la
agradecimiento
pérdida como
legado
susceptible de
revertir al
entorno
Después de escuchar cómo les fue en la realización de las tareas encomendadas en la sesión anterior, cada uno va leyendo
en alta voz su carta de agradecimiento, invitando a los demás a que les escuchen, con la intención de, si es posible,
identificarse con el contenido. Estas y otras tareas, llevan al sistema familiar hacia una sensación de abundancia y gratitud,
momento en el que se plantea la posibilidad de hacer realidad el testamento psicológico recibido, expresándose entre ellos
agradecimientos pasados y presentes. Este momento, de especial intensidad emocional, es en ocasiones de gran
trascendencia, pues se sanean a través del perdón y agradecimiento situaciones inconclusas que hasta el momento han
interferido en sus relaciones afectivas.
A continuación, el grupo familiar es invitado a reflexionar sobre todo lo ocurrido y sintetizando experiencias y tomas de
conciencia, se plantean cómo pueden ellos ayudar a otras familias que están o hayan estado en una situación parecida. Es
decir, aquellas que son atormentadas por lo que no tienen y se encuentran planificando a quién dar lo que les emana.
Fuente: Ordiozrola (1999). Adaptado por: Moreno, P. (2009)
Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Previo al desarrollo de las sesiones descritas anteriormente es necesario conocer la información siguiente:

Número de miembros que componen la familia nuclear y sus fechas de nacimiento

Número de familiares que convivían con el fallecido

Fecha y motivo de la muerte

Enfermedades o accidentes o acontecimientos especiales que se hayan dado en el sistema familiar con posterioridad al fallecimiento

Reacción de los distintos miembros de la familia ante la propuesta de intervención familiar

El trabajo con la culpa, adquiere un protagonismo casi total en el duelo. Detrás de varios sentimientos señalados como indicativos de un duelo no resuelto está la culpa. La culpa es un proceso intrapersonal no interpersonal, por lo que no es necesaria la presencia del fallecido para sanearla. Cuando una relación contaminada por la culpa se vive desde la comprensión y el perdón, deja paso a una inequívoca sensación de agradecido recuerdo.

El sentimiento de agradecido recuerdo, es el único indicador de la sana elaboración del duelo. Cualquier otro sentimiento (indiferencia, rencor, culpa, rabia, alegría, depresión, vacío) distinto del agradecido recuerdo, evidencia un duelo atascado, no realizado.

Durante el proceso de elaboración del duelo se pueden presentar algunos sentimientos que camuflan la culpa, tales como:

i. Indiferencia: Se puede identificar con frases como: En realidad no me ha afectado

ni para bien ni para mal. En este estado, la persona está como ausente, parece que le da lo mismo. Que es bueno, que es malo, nunca se sabe

ii. Rencor: Existe un intento mantenido de consolidar al otro (al fallecido) como único responsable de la deteriorada relación. Se puede observar en frases como: Era una

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

mala persona. Justo castigo a su maldad. El que la hace la paga. A todo cerdo le llega su San Martín. Toda su vida fue un egoísta. Me daño la vida, pero ahora el que esta mal es él.

iii. Depresión: La persona dice cosas como: Desde que ocurrió no he vuelto a salir de casa. No quiero saber nada de nadie. Tengo todo el día un pellizco en el estómago que no me deja vivir. Es como si (el fallecido) me acompañara a todas partes. En

este supuesto, es más sencillo conectar al paciente con los sentimientos de culpa. Es más, los anteriores comentarios suelen ir acompañados de otros como: No le di

todo lo que pude. Me he dado cuenta de su generosidad y de mi egoísmo. En este

supuesto, la culpa ocupa ya un primer plano convirtiéndose en emergente.

  • 7.2.3 Elaboración de los duelos según Olivo de Lopéz (1999):

Para trabajar la culpa Olivo de López, citado por Nares (1991) propone lo siguiente:

i.

Inducción: El terapeuta entra en contacto con la familia y con el miembro que va a elaborar su duelo, atendiendo no sólo al contenido del lenguaje, sino también a sus formas, a fin de identificar información relevante para acompañarlo en el proceso de manera eficaz. De modo que comprende dos etapas:

Identificación y empleo de los sistemas representacionales del paciente

Caldeamiento específico (relato del paciente sobre su relación con el difunto y su vida en común)

ii. Espacialización: En esta se profundiza el caldeamiento por medio de la acción evitando las verbalizaciones. Pueden darse algunos cambios de roles. El psicodrama trae el pasado al presente a través de la dramatización. Se pretende provocar una nueva interacción donde se repitan los elementos relevantes pretéritos con la posibilidad de rectificar lo que ha pasado. Consta de:

Regresión estructurada

Escenificación

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

iii. Disociación: Esta fase se da en dos elementos. Primero se incita al paciente para que dirija al muerto todos sus resentimientos, favoreciendo el libre fluir de sentimientos con carga negativa que como lastres ha venido arrastrando. Todos los asuntos pendientes deben expresarse. En un segundo momento, se efectúa un cambio de roles y el paciente desde el rol del difunto, escucha las quejas del protagonista. Este ponerse en el lugar del otro es crucial en el trabajo de duelo.

iv. Integración: Aquí el paciente, desde el rol de difunto, agradece, perdona y envía un mensaje al paciente. En este momento, el terapeuta puede propiciar un adiós emotivo con contacto corporal. Se debe favorecer la intensa expresión de lo negativo para que, vomitado todo lo malo, pueda aflorar lo positivo. No sólo el desahogo que produce alivio, no sólo la descarga, sino la comprensión de lo ocurrido para incorporarlo y lograr integrar al Yo, los aspectos fijados en el pasado.

v.

Validación y cierre: En esta fase el paciente puede ser motivado a reconocer las cualidades y recursos del difunto. La creatividad es el motor de todo el proceso psicodramático y en los cierres. Las posibilidades son múltiples y dependen básicamente de la espontaneidad del terapeuta.

Finalmente viene el momento de compartir, en el cual los yo auxiliares (miembros del grupo), terapeuta y co-terapeuta, expresan sus emociones y recuerdos de experiencias revividas como producto del trabajo. El paciente devuelve al grupo sus emociones y manifiesta su Darse Cuenta. El trabajo concluye así en un ambiente de encuentro, de solidaridad y de verdadera comunión. En resumen se trata de:

Reconocimiento de cualidades y recursos

Compartir con el grupo

Devolución al grupo

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

  • 7.2.4 Algunas salidas a una situación de pérdida:

Según Ordiozrola (1999), las salidas ante una situación de pérdida se definen en base a los cuatro supuestos siguientes:

Supuesto 1: La relación entre difunto

y

doliente ha

sido,

sana,

rica

en

comunicación y madura. En este caso, después de un tiempo prudencial (hasta 2 o 3 años) de rabia y tristeza profundas por la frustración de la pérdida del ser

querido, la persona comienza a ser cada día más consistente el sentimiento de agradecido recuerdo

Supuesto 2: Relación de temor con sentimiento de culpa que imposibilita la elaboración del duelo, originando trastornos en la línea de la depresión. Las personas aquí ubicadas, hacen crónica esta situación inconclusa con la correspondiente pérdida de energía, disponibilidad y vitalismo

Supuesto 3: El individuo en cuestión, se ha protegido en un mecanismo de defensa de los ya señalados y no sólo no elabora el duelo, sino que evita a toda costa que los demás lo hagan. Ante esta estrategia, el terapeuta puede ayudarle a trabajar, delicada y prudencialmente su intelectualización, para una vez conectado, se pueda trabajar como en el Supuesto 2

Supuesto 4: Relación de desamor con sentimientos de culpa proyectados en forma de rencor y que requieren su desmantelamiento mediante la reapropiación

e inversión de los sentimientos proyectados. Ante esto, la labor del terapeuta es

deshacer la proyección en términos de responsabilidad, momento en el cual ya se puede ubicar en el Supuesto 2

  • 7.2.5 Elementos que pueden interrumpir un proceso saludable de duelo:

Según Plaxats (2001), los elementos que pueden interferir en una saludable elaboración del duelo son:

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Información nula, escasa o excesiva

Vacíos de comunicación propios y con otros

Cerrarse excesivamente dentro de sí mismo

Paternalismos o maternalismos, donde todo el mundo sabe y todo el mundo disimula, o donde todos saben lo que le conviene a un posible protagonista (entiéndase por ejemplo, enfermo terminal con sus facultades mentales en perfecto estado), sin atender a sus demandas

Falta de respeto por el proceso propio o ajeno. Proceso entendido en todas las dimensiones del ser humano: mental, física, emocional, relacional-social, y espiritual. Por ejemplo, en el caso de falta de respeto por la dimensión espiritual de una persona, cuando alguien comenta que imagina a su madre recién fallecida en un lugar intermedio entre el cielo y la tierra y un familiar le espeta contundentemente:

¡Qué tontería, tu madre está enterrada y bien enterrada y nada más!.

  • 7.2.6 Elementos facilitadores de un proceso saludable de duelo:

Según Plaxats (2001) se tienen los elementos siguientes:

Relaciones intrapersonales sanas: Ser conscientes de las propias contradicciones internas y tratar de afrontarlas y solventarlas de la mejor manera posible.

Relaciones interpersonales sanas: Naturalmente, los conflictos o el bienestar con consigo mismo, repercuten saludable o tóxicamente en las relaciones con otras personas y con el entorno.

Establecer empatía saludable: Se insiste en el concepto de saludable, puesto que

habitualmente, por empatía se entiende la capacidad de ponerse en el lugar del otro para comprenderle mejor y así acompañarle mejor en su sufrimiento, es preciso poder establecer el vínculo desde la individuación, es decir, diferenciándonos de dicha persona.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Canalización emocional saludable: Las emociones y los sentimientos, toman una gran importancia en la elaboración del duelo.

Incrementar el autoconocimiento, para saber, reconocer afrontar y gestionar positivamente lo que se siente, piensa, evita o se hace.

Aprender y/o desarrollar habilidades de comunicación humanizadora: Por ejemplo,

asertividad, métodos y técnicas de relajación, que no funcionan sin actitudes saludables que faciliten su aplicación. Un recurso muy recomendable que no por simple es fácil de aplicar, es la escucha cualitativa (o escucha activa): escuchar sin prejuzgar y sin estar preparando la respuesta mientras se escucha.

En este sentido Rimpoché (1994) lo describe así: "no interrumpa, discuta ni reste

importancia a lo que diga (en ese caso la persona moribunda). Aprenda a escuchar y

aprenda a recibir en silencio receptivo y sereno que haga sentirse aceptada a la otra

persona

...

Es recomendable también el sentido común y el sentido del humor, como afirma

Rimpoché (1994), el humor es algo maravilloso para aligerar la atmósfera, ayudar a

situar el proceso (de morir en este caso) en su auténtica perspectiva universal.

Hablar, caminar, llorar, cocinar, rezar, meditar, practicar algún deporte, pasear, estar

en silencio, pensar

y un largo etc., según las propias preferencias y de forma

... consciente y responsable.

Con respecto a la asistencia a las personas moribundas que se encuentran en asilos u hospitales Rimpoché (1994), aconseja animar afectuosamente a la persona que esta cercana al fallecimiento, a sentirse lo más libre posible para expresar sus pensamientos, temores y emociones. Sobre la muerte y el morir y señala:

“Desnudar así las emociones sinceramente, es la clave de cualquier transformación

posible, de hacer las paces con la vida, o tener una buena muerte, y es necesario

darle a la persona libertad absoluta y el permiso sin restricciones para que diga todo

lo que quiera”

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Evidentemente que estas recomendaciones son aplicables y extensibles a otras situaciones y a familiares, amigos y profesionales que acompañan a una persona en su proceso de dejar este mundo.

Los recursos de canalización emocional saludable como gritar o romper algo inservible, deben ser matizados y aplicados con sumo cuidado en un contexto controlado y seguro, incluso tratándose de personas, que por su recorrido vital, conocen perfectamente formas para canalizar su enojo o rabia por dicha vía, deben practicarlas con precaución para evitar abreacciones emocionales excesivas.

Naturalmente, con mucha más precaución debe aplicarlas una persona que no conozca dichas prácticas. Al principio se recomienda utilizar los recursos de gritar y/o romper algo inservible junto a un profesional (psicoterapeuta) formado específicamente en ello. En dicho encuadre, el psicoterapeuta explica una serie de reglas de juego como por ejemplo:

no causar daños a sí mismo, al profesional o al entorno.

  • 7.2.7 Resultados de un proceso saludable de duelo:

Al conseguir un proceso saludable de elaboración del duelo, la persona puede sentir mayor protagonismo en su existencia. Y no desde posturas prepotentes y competitivas, sino desde la fortaleza de actitudes éticas como cierta humildad y cooperación. Esto influye positivamente en los distintos ámbitos del individuo como: personal (pareja, familia, amistades, etc.) y social (incluyendo la parte laboral-profesional o paraprofesional).

Según Plaxats (2001), si realmente se consigue una buena transformación del duelo, el paciente logra:

Superar los mecanismos de defensa que en su momento fueron de gran utilidad y que se cronificaron bloqueando su energía vital

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Concluir asuntos pendientes y aprender tanto de la experiencia dolorosa como de la experiencia feliz

Aprender a despedir lo perdido o lo deseado que no llega (el necesario proceso de desaferramiento que menciona el budismo). Logra poder decir adiós a lo que deja y dar la bienvenida a lo que le llega. En otras palabras, se refiere a las diversas muertes y renacimientos que forman parte de la vida y que resultan saludables si se pueden afrontar con sana fluidez. Tal como afirma Capra (1996): Como en la visión integral,

muchas tradiciones ven el nacimiento y la muerte como fases de ciclos infinitos que

representan la continua renovación típica de la danza de la vida

 

Afrontar la finitud, que aporta mayor sentido a la vida

 

Potenciar y desarrollar actitudes y aptitudes para acompañar en el sufrimiento, de forma que faciliten el crecimiento del otro y el propio

Entender cada pérdida como una oportunidad de aprendizaje y de transformación creativa saludable

Aprender

a

fluir, viviendo

desde

y

para

el cambio,

con

sus

incertidumbres e

inseguridades

 

Prepararse para afrontar y gestionar el malestar, en lugar de negarlo y por tanto vivir de espaldas a él

Aprender tanto de los éxitos, como de los errores y fracasos

 

Cuidar el binomio razón-emoción

 

Contemplar el duelo como un factor importante de la vida

 

Destinar al duelo (al sufrimiento): tiempo, espacio, aptitudes y actitudes

 

Fomentar actitudes de cooperación, a fin de abandonar o evitar las de competición

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Fomentar e implantar valores humanizantes

Obtener y proporcionar espacios de reflexión, intercambio, contraste, y comunicación, con la máxima fluidez afectiva, y por tanto, energética

Aprender a elaborar los duelos o cuanto menos a avanzar, según las posibilidades reales propias, en el proceso hacia la transformación saludable del duelo

7.3

Proceso de despedida y duelo en la terapia

La despedida de la relación terapéutica no tiene porqué asumir tintes dramáticos, por el contrario es un momento esperado. El hecho de llegar al final de las sesiones encierra un proceso nuevo denominado duelo. Este proceso dura el tiempo que se necesite para asumirlo, y depende de cada uno.

El proceso de duelo puede implicar una desmielinización de los cordones neuronales asociados con la retroalimentación del consultante, lo cual sería directamente proporcional a la ausencia de la relación que se da cuando haya finalizado el proceso de terapia. El cerebro va liberando la energía asociada a esta Gestalt y se podría mielinizar un nuevo cordón neuronal relacionado con un nuevo acontecimiento.

Según Salama (1999) este proceso finaliza dependiendo del tiempo que ha durado la relación, pero no pasa de un año por lo general, dejando la sensación en ambos socios de una puerta que siempre va a estar abierta entre uno y otro.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

VVI III III

V

II. ..

RRe eef ffe eer rre een nnc cci iia aas ss BBi iib bbl lli iio oog ggr rrá ááf ffi iic cca aas ss

R

B

Arcángel, D. y Moody R. (2002). Vida Después de la Pérdida. Editorial Edaf. Madrid.

Cano, J. y Ruiz, J. (sin fecha). Manual de Psicoterapia Cognitiva. Aplicaciones Clínicas:

Elementos Básicos. Tratamiento del Duelo Patológico. Obtenido de la red mundial el 05 de

agosto

de

2005.

Disponible

en:

http://www.psicologia-

online.com/ESMUbeda/Libros/Manual/manual11.htm.

Capra, F. (1996). El Tao de la Física. Editorial Sirio. Malaga.

 

Castanedo, C. (1987). Terapia Gestalt: Enfoque Centrado en el Aquí y el Ahora. Editorial Herder. Madrid.

Dahlke, R. (1999). Las Etapas Críticas de la Vida. Editores Plaza y Janés. Barcelona.

Fagan, J. y Sheperd I. (1989). Teoría y Técnica de la Psicoterapia Gestáltica. Editorial Amorrortu. Buenos Aires.

Freud, S. (1981). Duelo y Melancolía. Obras completas. Tomo II. XCIII. Biblioteca Nueva. Barcelona.

Gurdjieff, G. (2004). La Vida es Real Solo Cuando Soy Yo. Editorial Sirio. Málaga.

 

Hennezel, M. (1996). La Muerte Íntima. Los Que Van a Morir, Nos Enseñan a Morir. Editorial Plaza y Janés. Barcelona.

Kepner, J. (1992). Proceso Corporal. Un Enfoque Gestalt Para el Trabajo Corporal en Psicoterapia. Manual Moderno. México.

Kübler-Ross,

E. (1970).

Sobre

la

Muerte

y

Los

Moribundos.

Editorial

Grijalbo.

Barcelona.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Kübler-Ross, E. (1989). Una Vida Para Una Buena Muerte. Editorial Martínez Roca. Barcelona.

Manual de Diagnóstico Médico Psiquiátrico (DSM-IV). (2003). Editorial Masson. Barcelona.

Melnick, J.

y

Nevis, S. (1986). Power, Choice and Surprise. The Gestalt

Journal Fall.

Número 45. Pág. 43 - 50.

 

Naranjo, C. (1990). La Vieja y La Novísima Gestalt: Actitud y Práctica de un Experiencialismo Ateórico. Editorial Cuatro Vientos. Santiago de Chile.

Nares, D. (1991). Terapia Familiar con Técnicas Vivenciales. Instituto de Terapia Familiar Vivencial. México.

Ordiozrola, C. (1999). Las Cuatro Sesiones del Duelo. Tesina inédita. Asociación Española de Terapia Gestalt. Madrid.

Perls, F., Hefferline, R. y Goodman, P. (1951). Gestalt Therapy. Excitement and Growth in The Human Personality. Traducción al castellano por: Vázquez, C., bajo el

título: Terapia Gestalt: Excitación y Crecimiento de la Personalidad Humana. Ediciones

Impresiones de Galicia S.L., Oleiros. Los Libros del CTP. Madrid. 2001.

 

Plaxats, M. (2001, noviembre). Los Procesos de Duelo Ante Pérdidas Afectivas. Artículo

presentado en las IV Jornadas Transdisciplinares Sobre el Amor y la Muerte. Valencia.

España.

Obtenido

de

la

red

mundial el

15

de febrero

de 2006.

Disponible en:

http:/www.psicología-online.com/ciopa2001/actividades/05/.

 

Rimpoché,

S.

(1994).

El

Libro Tibetano

de

La

Vida y

La Muerte.

Editorial Urano.

Barcelona.

Ríos, V. (1998). Una Terapia con la Muerte desde la Perspectiva Gestáltica. Libro inédito de

ponencias del I Encuentro de Terapia Gestalt con otros enfoques.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Robertexto.com. (sin fecha). El Duelo. Sobre el Cómo Ayudarnos y Ayudar a Otros a

Enfrentar la Muerte de un Ser Querido. Obtenido de la red mundial el 02 de agosto de 2005. Disponible en: http://www.robertexto.com/archivo18/duelo.htm.

Sabar (2000), S. Bereavement, Grief, and Mourning: a Gestalt Perspective. Gestalt Review.

Volumen 4. Número 2. Traducción al castellano por: Vázquez Bandín, C., bajo el título:

Duelo, Pesar y Llanto por una Pérdida. Una Perspectiva Gestáltica.

Salama, H. (1999). Encuentro con la Psicología Gestalt. Proceso y Metodología. Ediciones Instituto Mexicano de Psicoterapia Gestalt. México.

Shepard, M. (1986). Psicoterapia Por Uno Mismo. Kairós Editores. Barcelona.

Yalom, I. (1984). Psicoterapia Existencial y Terapia de Grupo. Editorial Herder. Barcelona.

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

Curso de Formación de Terapeutas Gestalt. Duelos

IIX ..

XX.

I

AAn nne eex xxo oos ss

A

Anexo 1. Bibliografía recomendada para consulta

La Pérdida de un Ser Querido. Autor(es): Arnaldo Pangrazzi

De la tristeza a la serenidad. Cómo Afrontar el Vacío de Una Pérdida y Afrontar el Futuro con Esperanza. Autor(es): Dorothy Bullitt

El Manejo del Duelo. Una Propuesta Para un Nuevo Comienzo. Autor(es):

Santiago Rojas Posada

Sobre el Vivir y Morir. Autor(es): David Feinstein y Peg Elliot Mayo