8/6/2014 Corte Suprema de Justicia de la Nación - República Argentina

RESPONSA BILIDA D INTERNA CIONA L DEL ESTA DO. DERECHO A LA IGUA LDA D. IGUA LDA D A NTE LA LEY. DERECHO A LA NO
DISCRIMINA CIÓN. Discriminación con base en la orientación sexual. MENORES. DERECHOS DEL NIÑO. DERECHO A LA VIDA
PRIVA DA Y FA MILIA R. DERECHO A L HONOR. DERECHO A LA DIGNIDA D. GA RA NTÍA S JUDICIA LES. DERECHO A SER OÍDO.
GA RA NTÍA DE IMPA RCIA LIDA D.Investigación disciplinaria.

Cort e I nt eram eric ana de Derec h os Hu m anos

Caso Atala R iffo y Niñas v. C hile , Fondo, R e paracione s y C ostas - 24-2-2012

Texto de la sentencia

Resumen

Los he chos de l pre se nte caso se re lacionan con e l proce so de custodia o tuición que fue inte rpue sto ante los tribunale s chile nos por e l
padre de las niñas M., V. y R . contra Kare n Atala R iffo por conside rar que su orie ntación se x ual y su convive ncia con una pare ja de l
m ism o se x o producirían un daño a las tre s niñas.

En e l m arco de l proce so de tuición, e l Juzgado de Me nore s de Villarrica adoptó dos de cisione s. La prim e ra de e llas se ce ntró e n de cidir
sobre la te ne ncia provisional solicitada por e l padre . El 2 de m ayo de 2003, dicho juzgado conce dió la te ne ncia provisional al padre ,
aunque re conoció que no e x istían e le m e ntos que pe rm itie ran pre sum ir causale s de inhabilidad le gal de la m adre . En dicha de cisión, e l
juzgado m otivó la de cisión, inter alia, con los siguie nte s argum e ntos: i) “que […] la de m andada, hacie ndo e x plícita su opción se x ual,
convive e n e l m ism o hogar que albe rga a sus hijas con su pare ja, […] alte rando con e lla la norm alidad de la rutina fam iliar,
privile giando sus inte re se s y bie ne star pe rsonal por sobre e l bie ne star e m ocional y ade cuado proce so de socialización de sus hijas”, y
ii) “que la de m andada ha privile giado su bie ne star e inte ré s pe rsonal por sobre e l cum plim ie nto de su rol m ate rno, e n condicione s que
pue de n afe ctar e l de sarrollo poste rior de las m e nore s de autos, y de lo cual no cabe sino concluir que e l actor pre se nta argum e ntos
m ás favorable s e n pro de l inte ré s supe rior de las niñas, argum e ntos que , e n e l conte x to de una socie dad he te rose x uada y tradicional,
cobra[n] gran im portancia”.

El 29 de octubre de 2003, e l Juzgado de Me nore s de Villarrica adoptó una se gunda de cisión e n la que re chazó e l pe dido de conce sión
de la te ne ncia conside rando que , con base e n la prue ba e x iste nte , había que dado e stable cido que la orie ntación se x ual de la
de m andada no re pre se ntaba un im pe dim e nto para de sarrollar una m ate rnidad re sponsable , que no pre se ntaba ninguna patología
psiquiátrica que le im pidie ra e je rce r su “rol de m adre ” y que no e x istían indicadore s que pe rm itie ran pre sum ir la e x iste ncia de causale s
de inhabilidad m ate rna para asum ir e l cuidado pe rsonal de las m e nore s de e dad. Dicha de cisión fue ape lada. El 30 de m arzo de 2004,
e l Tribunal de Ape lacione s de Te m uco confirm ó la se nte ncia.

Poste riorm e nte , e l padre de las niñas pre se ntó un re curso de que ja contra e sta de cisión. El 31 de m ayo de 2004, la C uarta Sala de la
C orte Supre m a de Justicia de C hile acogió e l re curso de que ja, conce die ndo la te ne ncia de finitiva al padre . En dicha se nte ncia, indicó
que “e n todas las m e didas que le s concie rnan [a los niños y niñas], e s prim ordial ate nde r al inte ré s supe rior de l niño sobre otras
conside racione s y de re chos re lativos a sus proge nitore s y que pue dan hace r ne ce sario se pararlos de sus padre s”. Ade m ás, fundam e ntó
su de cisión e n los siguie nte s argum e ntos: i) “se ha pre scindido de la prue ba te stim onial, […] re spe cto al de te rioro e x pe rim e ntado por
e l e ntorno social, fam iliar y e ducacional e n que se de se nvue lve la e x iste ncia de las m e nore s [de e dad], de sde que la m adre e m pe zó a
convivir e n e l hogar con su pare ja hom ose x ual, y a que las niñas podrían se r obje to de discrim inación social de rivada de e ste he cho”;
ii) “e l te stim onio de las pe rsonas ce rcanas a las m e nore s [de e dad], com o son las e m ple adas de la casa, hace n re fe re ncia a jue gos y
actitude s de las niñas de m ostrativas de confusión ante la se x ualidad m ate rna, que no han podido m e nos que pe rcibir e n la
convive ncia e n e l hogar con su nue va pare ja”; iii) la se ñora Atala “ha ante pue sto sus propios inte re se s, poste rgando los de sus hijas,
e spe cialm e nte al iniciar una convive ncia con su pare ja hom ose x ual e n e l m ism o hogar e n que lle va[ba] a e fe cto la crianza y cuidado
de sus hijas se paradam e nte de l padre de é stas”; iv) “la e ve ntual confusión de role s se x uale s que pue de producírse le s por la care ncia
e n e l hogar de un padre de se x o m asculino y su re e m plazo por otra pe rsona de l gé ne ro fe m e nino configura una situación de rie sgo
para e l de sarrollo inte gral de las m e nore s [de e dad] re spe cto de la cual de be n se r prote gidas”, y v) “e s e vide nte que su e ntorno
fam iliar e x ce pcional se dife re ncia significativam e nte de l que tie ne n sus com pañe ros de cole gio y re lacione s de la ve cindad e n que
habitan, e x ponié ndolas a se r obje to de aislam ie nto y discrim inación que igualm e nte afe ctará a su de sarrollo pe rsonal”. Por tanto, la
C orte conside ró que las condicione s de scritas constituían “causa calificada” de conform idad con e l art. 225 de l C ódigo C ivil para
justificar la conce sión de la te ne ncia al padre , dado que la situación actual configuraba “un cuadro que irroga e l rie sgo de daños, los
que podrían tornarse irre ve rsible s, para los inte re se s de las m e nore s [de e dad], cuya prote cción de be pre fe rir a toda otra
conside ración”.

Por otra parte , e l pre se nte caso tam bié n se re laciona con la inve stigación disciplinaria y la visita e x traordinaria que fue lle vada e n
contra de la se ñora Atala e n abril de 2003. Dicha inve stigación fue orde nada por e l Ple no de l Tribunal de Ape lacione s de Te m uco con e l
fin de indagar sobre dos he chos fundam e ntale s: uno, las publicacione s apare cidas e n los diarios Las Últim as Noticias […] y La C uarta
[…] e n las que se ha[ría] re fe re ncia al carácte r de le sbiana que se atribu[ía] e n dichas publicacione s a la [se ñora] Atala, y e l otro, la
utilización de e le m e ntos y pe rsonal para cum plir dilige ncias de cre tadas por e l Jue z de Me nore s de Villarrica e n las que e lla e ra parte .
R e spe cto a la orie ntación se x ual de la se ñora Atala, e l m inistro visitador que re alizó la visita e x traordinaria concluyó e n su inform e que
la “pe culiar re lación afe ctiva [de la se ñora Atala] ha trasce ndido e l ám bito privado al apare ce r las publicacione s se ñaladas

http://www.csjn.gov.ar/dbei/iinews/Sentencias/cidhAtalaRiffo.html 1/5

Por e llo. la C orte de claró que e l Estado no violó la garantía judicial de im parcialidad consagrada e n e l art.1 (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción e n pe rjuicio de las niñas M.2 (prote cción a la honra y a la dignidad) y 17. un fin le gítim o y e s. e n sí m ism o.1 (prote cción a la fam ilia). V. razón por la cual no le corre sponde e stable ce r si la m adre o e l padre de las tre s niñas ofre cían un m e jor hogar para las m ism as. e l juzgador no pue de tom ar e n conside ración e sta condición social com o e le m e nto para de cidir sobre la te ne ncia. por lo que de be n prope nde r.1 de la C onve nción e s una norm a de carácte r ge ne ral cuyo conte nido se e x tie nde a todas las disposicione s de l tratado.. e n re lación con las de cisione s de la C orte Supre m a de Justicia y e l Juzgado de Me nore s de Villarrica. aspe ctos que se e ncue ntran fue ra de l obje to de l pre se nte caso. 19 de la C onve nción Am e ricana se ñala que de be re cibir “m e didas e spe ciale s de prote cción”.gov. e l de re cho y los Estados de be n ayudar al avance social. Los Estados e stán inte rnacionalm e nte obligados a adoptar las m e didas que fue re n ne ce sarias “para hace r e fe ctivos” los de re chos e stable cidos e n la C onve nción.1. y R . pue de n dism inuir o re stringir. En e l m ism o se ntido. 24 (igualdad ante la le y). y no e spe culativos o im aginarios. la pre vale ncia de l inte ré s supe rior de l niño.csjn. a e nfre ntar las m anife stacione s intole rante s y discrim inatorias. 1. El principio del interés superior del niño y las presunciones de riesgo El obje tivo ge ne ral de prote ge r e l principio de l inte ré s supe rior de l niño e s. se e stable ce que la orie ntación se x ual y la ide ntidad de gé ne ro son cate gorías prote gidas por la C onve nción bajo e l té rm ino “otra condición social” e stable cido e n e l art. iii) e l de re cho a la vida privada consagrado e n e l art. de m odo alguno. y R . los de re chos de una pe rsona a partir de su orie ntación se x ual.8/6/2014 Corte Suprema de Justicia de la Nación . e n la m ayor m e dida posible . e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. V.. se de be hace r a partir de la e valuación de los com portam ie ntos pare ntale s e spe cíficos y su im pacto ne gativo e n e l bie ne star y de sarrollo de l niño se gún e l caso. 1. culturale s e institucionale s e ncam inados a de sarrollos m ás incluye nte s de todas las opcione s de vida de sus ciudadanos. e ntre otros. la utilización inde bida de un se llo de l Tribunal y las publicacione s apare cidas e n la pre nsa que inform aron sobre e l proce so de tuición y su orie ntación se x ual. 19 (de re chos de l niño) y 1. los argum e ntos e x pue stos por la se nte ncia de la C orte Supre m a chile na y la de cisión de tuición provisoria de l Juzgado de Me nore s de Villarrica. 24. de cisión o práctica de de re cho inte rno. com o se e stipula e n e l art.ar/dbei/iinews/Sentencias/cidhAtalaRiffo. e n re lación con los arts. e l se x o. 8. Esta C orte no de se m pe ña funcione s de tribunal de “cuarta instancia”. e n re lación con e l art.1 de la C onve nción. Es de cir.1 (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción Am e ricana sobre De re chos Hum anos (C onve nción). 8. para ase gurar. e n re lación con los arts. los daños o rie sgos re ale s y probados. 8. lo cual se e vide ncia e n la ace ptación social de pare jas inte rraciale s. los rie sgos o daños que podría conlle var la orie ntación se x ual de la m adre para las niñas no pue de se rvir de m e dida idóne a para la re stricción de un de re cho prote gido com o e l de pode r e je rce r todos los de re chos hum anos sin discrim inación alguna por la orie ntación se x ual de la pe rsona. y dispone la obligación de los Estados Parte de re spe tar y garantizar e l ple no y libre e je rcicio de los de re chos y libe rtade s allí re conocidos “sin discrim inación alguna”. No son adm isible s las conside racione s basadas e n e ste re otipos por la orie ntación se x ual. 19 (de re chos de l niño) y 1. 11... e n casos de cuidado y custodia de m e nore s de e dad. e n re lación con e l art. se a por parte de autoridade s e statale s o por particulare s. e n concre to. la orientación sexual como categoría protegida por el art. iv) los arts. e s de cir. 1. (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción. ninguna norm a. De e ste m odo. los Estados no pue de n utilizar e sto com o justificación para pe rpe tuar tratos discrim inatorios. V. probada o no. Ade m ás.1 (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción. e n re lación con e l art.. C om o conse cue ncia de e sa visita. 1. im pe rioso. http://www.1 (garantías judiciale s). a) Presunta discriminación social Para justificar una dife re ncia de trato y la re stricción de un de re cho. lo que claram e nte daña la im age n tanto de la [se ñora] Atala com o de l Pode r Judicial” y que e llo “re viste una grave dad que m e re ce se r obse rvada por e l […] Tribunal” de Ape lacione s. no pue de se rvir de suste nto jurídico la ale gada posibilidad de discrim inación social. e l Tribunal de Ape lacione s de Te m uco form uló cargos e n contra de la se ñora Atala por la utilización de e le m e ntos y pe rsonal para cum plir dilige ncias de cre tadas por e l Jue z de m e nore s. V. 11. 2 de dicho instrum e nto inte ram e ricano.1 (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo y de las niñas M. la sola re fe re ncia al m ism o sin probar. Al se r. y vi) la garantía de im parcialidad consagrada e n e l art. Una de te rm inación a partir de pre suncione s infundadas y e ste re otipadas de la capacidad e idone idad pare ntal para pode r garantizar y prom ove r e l bie ne star y de sarrollo de l niño no e s ade cuada para garantizar e l fin le gítim o de prote ge r e l inte ré s supe rior de l niño.1 (garantías judiciale s).. m adre s o padre s solte ros o pare jas divorciadas.2 (igualdad ante la le y). En e ste se ntido. C abe analizar. Por tanto. Si bie n e s cie rto que cie rtas socie dade s pue de n se r intole rante s a condicione s com o la raza. e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. de lo contrario.2 (prote cción a la honra y a la dignidad). e l pre ám bulo de la C onve nción sobre los De re chos de l Niño e stable ce que e ste re quie re “cuidados e spe ciale s”. ade m ás. acto o práctica discrim inatoria basada e n la orie ntación se x ual de la pe rsona. conductas o caracte rísticas pose ídas por las pe rsonas hom ose x uale s o e l im pacto que e stos pre suntam e nte pue dan te ne r e n las niñas y los niños.. cualquie ra se a e l orige n o la form a que asum a. no le corre sponde valorar la prue ba para e se propósito e spe cífico ni re solve r sobre la te ne ncia de las niñas M. re spe cto al de re cho a la igualdad y no discrim inación.html 2/5 . e n pe rjuicio de las niñas M. e stá proscrita por la C onve nción cualquie r norm a. las cuale s e n otros m om e ntos no habían sido ace ptadas por la socie dad. 1. la nacionalidad o la orie ntación se x ual de una pe rsona. e n re lación con e l art. e n abstracto. y R . La de te rm inación de l inte ré s supe rior de l niño. no pue de n se r adm isible s las e spe culacione s. Por otra parte .República Argentina pre ce de nte m e nte . (obligación de re spe to y garantía) de la C onve nción.1 (garantías judiciale s) de la C onve nción Am e ricana. con e l fin de e vitar la e x clusión o ne gación de una de te rm inada condición.1 de la Convención El art.. se corre e l grave rie sgo de le gitim ar y consolidar distintas form as de discrim inación violatorias de los de re chos hum anos.1. todo tratam ie nto que pue da se r conside rado discrim inatorio re spe cto de l e je rcicio de cualquie ra de los de re chos garantizados e n la C onve nción e s per se incom patible con la m ism a. El inte ré s supe rior de l niño no pue de se r utilizado para am parar la discrim inación de la m adre o e l padre por la orie ntación se x ual de cualquie ra de e llos. SE DECIDIÓ: se de clara a C hile re sponsable inte rnacionalm e nte por habe r vulne rado: i) e l de re cho a la igualdad y a la no discrim inación consagrado e n e l art. En e l m arco de las socie dade s conte m poráne as se dan cam bios sociale s. v) e l de re cho a se r oído consagrado e n e l art. e l “inte ré s supe rior de l niño” un fin le gítim o. ii) e l de re cho a la igualdad y a la no discrim inación consagrado e n e l art. y R . 1. e ste re otipos o conside racione s ge ne ralizadas sobre caracte rísticas pe rsonale s de los padre s o pre fe re ncias culturale s re spe cto a cie rtos conce ptos tradicionale s de la fam ilia. 1. En conse cue ncia. Conclusiones en relación con las controversias respecto al proceso en que se otorgó la tenencia de las menores 1 . re spe cto a la inve stigación disciplinaria e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. y e l art. pre suncione s.Igualdad y no discriminación. pre -conce pcione s de los atributos. a la que se podrían e nfre ntar los m e nore s de e dad por condicione s de la m adre o e l padre . pre cisam e nte .

no se e ncontró probado un daño que haya pe rjudicado a las tre s niñas. e ste re otipados y/o discrim inatorios para fundam e ntar la de cisión. la C orte Supre m a de Justicia no falló con base e n un análisis in abstracto de l ale gado im pacto de la orie ntación se x ual de la m adre e n e l de sarrollo de las niñas. lógicam e nte . En e l pre se nte caso. la se ñora Atala no te nía por qué sufrir las conse cue ncias de que e n su com unidad las niñas podrían pre suntam e nte habe r sido discrim inadas de bido a su orie ntación se x ual. En e fe cto. al se ñalar que e ste va m ás allá de l de re cho a la privacidad.1 de la C onve nción Am e ricana. Si los jue ce s que analizan casos com o e l pre se nte constatan la e x iste ncia de discrim inación social.8/6/2014 Corte Suprema de Justicia de la Nación . e l argum e nto de la posible discrim inación social no re sulta ade cuado para cum plir con la finalidad de clarada de prote ge r e l inte ré s supe rior de las niñas M. e sta C orte lle ga a la conclusión de que se vulne ró e l art. Ade m ás. y R . com o e n e l pre se nte caso a la orie ntación se x ual de la m adre . e sta C orte conside ra que tratándose de la prohibición de discrim inación por orie ntación se x ual..html 3/5 . ade m ás. e s uno de los aspe ctos principale s de e se ám bito o círculo de la intim idad”. Por e l contrario. utilizaron argum e ntos abstractos. las re lacione s se x uale s. En e l pre se nte caso. lo cie rto e s que un posible e stigm a social de bido a la orie ntación se x ual de la m adre o e l padre no pue de conside rarse un “daño” válido a los e fe ctos de la de te rm inación de l inte ré s supe rior de l niño. El conce pto de vida fam iliar no e stá re ducido únicam e nte al m atrim onio y de be abarcar otros lazos fam iliare s de he cho donde las parte s tie ne n vida e n com ún por fue ra de l m atrim onio. e ste Tribunal constata que e l le nguaje utilizado por la C orte Supre m a de C hile re lacionado con la supue sta ne ce sidad de las niñas de cre ce r e n una “fam ilia e structurada norm alm e nte y apre ciada e n su m e dio social”. e n cuanto al argum e nto de que e l principio de l inte ré s supe rior de l niño pue de ve rse afe ctado por e l rie sgo de un re chazo por la socie dad. El ám bito de prote cción de l de re cho a la vida privada ha sido inte rpre tado e n té rm inos am plios por los tribunale s inte rnacionale s de de re chos hum anos.. e s totalm e nte inadm isible le gitim ar e sa discrim inación con e l argum e nto de prote ge r e l inte ré s supe rior de l m e nor de e dad. 2 . 24. la carga de la prue ba. En e ste se ntido.gov. las conductas e n e l e je rcicio de la hom ose x ualidad. e spe cífico y re al e n e l de sarrollo de las niñas. la de cisión de la C orte Supre m a discrim inó. e n sí m ism a. En conse cue ncia. b) Alegada confusión de roles Fre nte a la ale gada confusión de role s e n las tre s niñas que podría ge ne rar la convive ncia de la se ñora Atala con su pare ja. e n pe rjuicio de las niñas M. 24 y 1.. ni m ucho m e nos se de fine y prote ge solo un m ode lo “tradicional” de la m ism a. De m ane ra que dicha de cisión irradió sus e fe ctos al se r e llas se paradas de su m adre com o conse cue ncia de la orie ntación se x ual de la m ism a. En e l pre se nte caso. si la orie ntación se x ual e s un com pone nte e se ncial de ide ntidad de la pe rsona. Ade m ás. invirtié ndose . e x igirle a la m adre que condicione sus opcione s de vida im plica utilizar una conce pción “tradicional” sobre e l rol social de las m uje re s com o m adre s. Por lo tanto. e l trato discrim inatorio e n contra de la m adre tuvo re pe rcusión e n las niñas. no e ra razonable e x igir a la se ñora Atala que pospusie ra su proye cto de vida y de fam ilia. e s e l Estado e l que tie ne la carga de de m ostrar que la de cisión judicial obje to de l de bate se ha basado e n la e x iste ncia de un daño concre to. V. la orie ntación se x ual de una pe rsona tam bié n se e ncue ntra ligada al conce pto de libe rtad y la posibilidad de todo se r hum ano de auto-de te rm inarse y e scoge r libre m e nte las opcione s y circunstancias que le dan se ntido a su e x iste ncia. Por tanto. V. Por tanto. Conclusión Te nie ndo e n cue nta todo lo ante riorm e nte re se ñado. V. sino que incluye su e x pre sión y las conse cue ncias ne ce sarias e n e l proye cto de vida de las pe rsonas. pue sto que tom ó e n cue nta conside racione s que no habría utilizado si e l pe dido de otorgam ie nto de la te ne ncia hubie ra sido e ntre dos padre s he te rose x uale s. se arriba a la conclusión de que si bie n la se nte ncia de la C orte Supre m a y la de cisión re lativa a la te ne ncia provisoria pre te ndían la prote cción de l inte ré s supe rior de las niñas M. y R . De ntro de la prohibición de discrim inación por orie ntación se x ual se de be n incluir. a la “e ve ntual confusión de role s se x uale s” y la “situación de rie sgo para e l de sarrollo” de las niñas. conform e a sus propias opcione s y conviccione s. por lo que dichas de cisione s constituye n un trato discrim inatorio e n contra de la se ñora Atala que viola los arts. cabe re ite rar que e l inte ré s supe rior de l niño e s un crite rio re ctor para la e laboración de norm as y la aplicación de e stas e n todos los órde ne s re lativos a la vida de l niño. re fle ja una pe rce pción lim itada y e ste re otipada de l conce pto de fam ilia que no tie ne base e n la C onve nción al no e x istir un m ode lo e spe cífico de fam ilia (la “fam ilia tradicional”). las niñas y los niños no pue de n se r discrim inados e n razón de sus propias condicione s y dicha prohibición se e x tie nde . ante e l pre sunto de re cho de las niñas de vivir e n una fam ilia “norm al y tradicional”. de la C onve nción. No se pue de conside rar com o “re prochable o re probable jurídicam e nte ” que la se ñora Atala haya tom ado la de cisión de re hace r su vida. re spe cto al supue sto daño. “[l]a vida afe ctiva con e l cónyuge o com pañe ra pe rm ane nte . lo que significa que corre sponde a la autoridad de m ostrar que su de cisión no te nía un propósito ni un e fe cto discrim inatorio. c) Alegado privilegio de intereses R e spe cto al ale gado privile gio de los inte re se s de la se ñora Atala. Ade m ás. y no e n una “fam ilia e x ce pcional”. e l alcance de l de re cho a la no discrim inación por orie ntación se x ual no se lim ita a la condición de se r hom ose x ual. no se probó que la m otivación e sgrim ida e n las de cisione s fue ra ade cuada para alcanzar dicho fin. dado que la C orte Supre m a de Justicia y e l Juzgado de Me nore s de Villarrica no com probaron e n e l caso concre to que la convive ncia de la se ñora Atala con su pare ja haya afe ctado de m ane ra ne gativa e l inte ré s supe rior de las m e nore s de e dad. pue s fue e l fundam e nto para de cidir que e llas no continuarían vivie ndo con e lla. a las tre s niñas. Ade m ás. bajo e sta m otivación de l supue sto privile gio de los inte re se s pe rsonale s de la se ñora Atala. 19 y 1. e n re lación con los arts.1. tam poco se cum plía con e l obje tivo de prote ge r e l inte ré s supe rior de las tre s niñas.ar/dbei/iinews/Sentencias/cidhAtalaRiffo. se lim itó e n sus conside racione s a la aplicación de un te st de daño e spe culativo lim itándose a hace r re fe re ncia. a las condicione s de sus padre s o fam iliare s. no cum plió con los re quisitos de un te st e stricto de análisis y suste ntación de un daño concre to y e spe cífico supue stam e nte sufrido por las tre s niñas a causa de la convive ncia de su m adre con una pare ja de l m ism o se x o. se gún la cual se e spe ra socialm e nte que las m uje re s lle ve n la re sponsabilidad principal e n la crianza de sus hijos y que e n pos de e sto hubie ra de bido privile giar la crianza de las niñas re nunciando a un aspe cto e se ncial de su ide ntidad. la e ve ntual re stricción de un de re cho e x ige una fundam e ntación rigurosa y de conside rable pe so. d) Alegado derecho a una familia “normal y tradicional” Finalm e nte .República Argentina Por otro lado. En particular. ade m ás. Sin e m bargo. y R . com o de re chos prote gidos. de ntro de la que se e ncue ntran. Al habe r tom ado com o fundam e nto para su de cisión la orie ntación se x ual de la m adre .. e n la C onve nción no se e ncue ntra de te rm inado un conce pto ce rrado de fam ilia. sino que invocó la supue sta e x iste ncia de prue bas concre tas.Derecho a la vida privada y familiar http://www. Por tanto.csjn. a su ve z. Por tanto.

En e l pre se nte caso. 17 de la C onve nción. Por otra parte .1 de la C onve nción e n re lación con la de cisión de la C orte Supre m a de Justicia e n e l pre se nte caso.1.1 de la C onve nción. 11 de la C onve nción prohíbe toda inje re ncia arbitraria o abusiva e n la vida privada de las pe rsonas. e sta C orte lle ga a la conclusión de que e l Estado vulne ró e l art. de jaron plasm ada su posición pe rsonal re spe cto a la orie ntación se x ual de la se ñora Atala e n un ám bito disciplinario e n e l que no re sulta ace ptable ni le gítim o un re proche jurídico por e ste he cho. un contacto fre cue nte . e l de sarrollo y la fortale za de l núcle o fam iliar. por e l contrario. e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. R e spe cto a la prote cción de la garantía de im parcialidad subje tiva. 24. Por tanto. Conclusiones sobre las controversias respecto a la investigación disciplinaria En cuanto a los he chos re lacionados con la inve stigación disciplinaria. re sulta discrim inatoria una dife re nciación e n una indagación disciplinaria re lacionada con la orie ntación se x ual. se ge ne ró una inje re ncia arbitraria e n su vida privada. corre sponde re ite rar que e l art. la m e dida e s inade cuada y de sproporcionada para cum plir e ste fin. y una ce rcanía pe rsonal y afe ctiva e ntre la se ñora Atala. 8. por cuanto e ste pue de variar. 19 y 1. En cuanto al de re cho a la prote cción a la vida fam iliar. En e fe cto. de la m ane ra m ás am plia. e sta C orte de cide que e l Estado no violó las garantías judiciale s re conocidas e n e l art. e l ám bito de la privacidad se caracte riza por que dar e x e nto e inm une a las invasione s o agre sione s abusivas o arbitrarias por parte de te rce ros o de la autoridad pública. Por e llo. lo cie rto e s que sí se indagó e n form a arbitraria sobre e llo.2 de la C onve nción e stá e stre cham e nte re lacionado con e l de re cho a que se prote ja la fam ilia y a vivir e n e lla. e n re lación con e l art. Por otra parte . lo cual constituye una inte rfe re ncia al de re cho a la vida privada de la se ñora Atala. ii) publicar e l re sum e n oficial de la se nte ncia.República Argentina El art. V. Durante e l proce so te ndie nte al otorgam ie nto de la te ne ncia de las m e nore s. 1. la C orte Supre m a no adoptó una de cisión e n la que se razonara sobre la re le vancia que atribuía a las pre fe re ncias de convive ncia e x pre sadas por las m e nore s de e dad y a las razone s por las cuale s se apartaba de la voluntad de las tre s niñas. 1. la prote cción de un ale gado inte ré s supe rior de las tre s niñas. al se rlo. su pare ja. Por tanto.gov. En e se se ntido. e n re lación con los arts. a partir de una visión e ste re otipada sobre los alcance s de la orie ntación se x ual de la se ñora Atala. program as y cursos pe rm ane nte s de e ducación y capacitación dirigidos a funcionarios públicos a nive l re gional y nacional y particularm e nte a funcionarios judiciale s de todas las áre as y e scalafone s http://www. Por tanto. su hijo m ayor y las tre s niñas. e ntre otros ám bitos prote gidos. e sta C orte Inte ram e ricana lle ga a la conclusión de que la re fe rida de cisión de la C orte Supre m a de Justicia violó e l de re cho a se r oídas de las niñas y a se r de bidam e nte tom adas e n cue nta consagrado e n e l art. si bie n la inve stigación disciplinaria se inició con un fundam e nto le gal y no te rm inó con una sanción disciplinaria e n contra de la se ñora Atala por su orie ntación se x ual. 19 y 1. iv) continuar im ple m e ntando. Por e llo. dado que la orie ntación se x ual e s parte de la intim idad de una pe rsona y no tie ne re le vancia para analizar aspe ctos re lacionados con la bue na o m ala pate rnidad o m ate rnidad. Es de cir. Por lo tanto.8/6/2014 Corte Suprema de Justicia de la Nación . Reparaciones R e spe cto de las re paracione s. re sulta visible que se ha constituido un núcle o fam iliar que . e n re lación con los arts. se e ncue ntra prote gido por los arts.2 e n re lación con e l art. pue s no e x iste re lación alguna e ntre e l corre cto de se m pe ño de la labor profe sional de la pe rsona y su orie ntación se x ual.ar/dbei/iinews/Sentencias/cidhAtalaRiffo. e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo.1. e sta C orte no obse rva re lación alguna e ntre un de se o de prote ge r la “im age n de l Pode r Judicial” y la orie ntación se x ual de la se ñora Atala. 1.2. ade cuada y e fe ctiva. Dado que los tribunale s nacionale s tuvie ron com o re fe re nte de pe so la orie ntación se x ual de la se ñora Atala al m om e nto de de cidir sobre la te ne ncia. En conse cue ncia. pe ro sin e fe ctuar una e x posición y e scrutinio de la orie ntación se x ual de la se ñora Atala.1 de la C onve nción. se gún e l cual e l Estado e stá obligado no solo a dispone r y e je cutar dire ctam e nte m e didas de prote cción de los niños. la vida privada incluye la form a e n que e l individuo se ve a sí m ism o y cóm o y cuándo de cide proye ctarla hacia los de m ás.1 de la C onve nción.csjn. ya que la orie ntación se x ual o su e je rcicio no pue de n constituir. De m ane ra que una inte rpre tación de las norm as de l C ódigo C ivil chile no e n form a contraria a la C onve nción e n m ate ria de l e je rcicio de la custodia de m e nore s de e dad por una pe rsona hom ose x ual no e s suficie nte . pue s e x iste una convive ncia.. se lim itó a fundam e ntar su de cisión e n e l supue sto inte ré s supe rior de las tre s m e nore s de e dad. 11. 1. ya que dicha C orte Supre m a no e x plicó allí cóm o e valuó o tom ó e n cue nta las de claracione s y pre fe re ncias de las m e nore s de e dad que constan e n e l e x pe die nte . y e l obje tivo de cum plir con e l principio de l inte ré s supe rior de l niño. e n re lación con e l art. de la C onve nción. e sta C orte conside ra que no se aportaron e le m e ntos probatorios e spe cíficos para de svirtuar la pre sunción de im parcialidad subje tiva de los jue ce s ni e le m e ntos convince nte s que pe rm itie ran cue stionar la im parcialidad obje tiva e n la se nte ncia de la C orte Supre m a. re conocido e n e l art.2 y 17. a travé s de sus institucione s públicas de salud e spe cializadas a las víctim as que así lo solicite n. La razón e sgrim ida por dichos tribunale s para inte rfe rir e n la e sfe ra de la vida privada de la se ñora Atala e s la m ism a que fue utilizada para e l trato discrim inatorio. pe ro sin m otivar o fundam e ntar la razón por la que conside raba le gítim o contrade cir la voluntad e x pre sada por las niñas durante e l proce so de atribución de la te ne ncia. la se nte ncia de e sta C orte constituye per se una form a de re paración y. 8. adicionalm e nte .Garantías judiciales R e spe cto a la pre sunta violación de las garantías judiciale s de inde pe nde ncia e im parcialidad e n de trim e nto de la se ñora Atala. que de m ue stran que quie ne s re alizaron y aprobaron dicho inform e no fue ron obje tivos re spe cto a e ste punto y que . la vida se x ual y e l de re cho a e stable ce r y de sarrollar re lacione s con otros se re s hum anos. Por e l contrario. 11.1.html 4/5 . 8. e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. iii) re alizar un acto público de re conocim ie nto de re sponsabilidad inte rnacional por los he chos de l pre se nte caso. e nunciando dive rsos ám bitos de la m ism a com o la vida privada de sus fam ilias. e x pusie ron dive rsos aspe ctos de su vida privada a lo largo de l proce so.1 de la C onve nción. 8. e x istie ron pre juicios y e ste re otipos que fue ron m anife stados e n e l inform e e m itido por e l m inistro visitador. Dive rsos órganos de de re chos hum anos cre ados por tratados han indicado que no e x iste un m ode lo único de fam ilia. e n pe rjuicio de las niñas M. e n sí m ism a. su pare ja y las niñas constituyó una inte rfe re ncia arbitraria e n e l de re cho a la vida privada y fam iliar. fundam e nto para lle var a cabo un proce so disciplinario. para de clarar una falta de im parcialidad obje tiva. y la totalidad de la se nte ncia e n un sitio web oficial. re conocido e n e l art. 11. por cuanto los tribunale s chile nos te ndrían que habe rse lim itado a e studiar conductas pare ntale s -que podían se r parte de la vida privada-. Por tanto. e s de cir. sino tam bié n a favore ce r. e sta C orte lle ga a la conclusión de que e l Estado vulne ró e l art. bajo ninguna circunstancia. e n e l Diario O ficial y e n un diario de am plia circulación nacional. e sta C orte lle ga a la conclusión de que la se paración de la fam ilia constituida por la m adre . por lo que la visita e x traordinaria y la inve stigación disciplinaria se re alizaron sin la im parcialidad subje tiva ne ce saria. se im pone n al Estado las siguie nte s m e didas de re paración: i) brindar ate nción m é dica y psicológica o psiquiátrica gratuita y de form a inm e diata. y R . e l Estado vulne ró e l art.1. e l Estado e s re sponsable por la violación de l de re cho a la vida privada. e n un plazo razonable .1 de la C onve nción. La vida privada e s un conce pto am plio que no e s susce ptible de de finicione s e x haustivas y com pre nde . la se nte ncia de la C orte Supre m a de Justicia violó e l de re cho de las niñas a se r oídas consagrado e n e l art. e n pe rjuicio de Kare n Atala R iffo. 3 . por una sola ve z. te nie ndo e n cue nta la inte rre lación e ntre e l de re cho a participar de los niños y niñas.1 de la C onve nción. 11. Si bie n dicho principio se re laciona in abstracto con un fin le gítim o. que se e x te ndía a su ám bito profe sional. e n re lación con e l art.

y v) pagar de te rm inadas cantidade s por conce pto de inde m nización por daño m ate rial e inm ate rial y por e l re inte gro de costas y gastos.gov. y R .ar/dbei/iinews/Sentencias/cidhAtalaRiffo. se gún corre sponda. una de le gación de la C orte Inte ram e ricana re alizó una dilige ncia privada con las niñas M. A partir de lo m anife stado por las niñas.csjn.. a los e fe ctos de las re paracione s. V. Sin e m bargo. a quie ne s se ide ntificará con las le tras “M. CSJN: T alcahuano 550 . se re se rvó la ide ntidad de las tre s hijas de Kare n Atala R iffo. la autoridad nacional com pe te nte para la infancia de be rá constatar e n form a privada la opinión libre de la niña V. Sobre la participación de las niñas M. V. Argentina (C1013AAL) . Esta C orte supe rvisará e l cum plim ie nto ínte gro de la se nte ncia y dará por concluido e l caso una ve z que e l Estado haya dado cabal cum plim ie nto a lo e n e lla dispue sto. e l Tribunal conside ró que no hallaba ningún e le m e nto para conside rar que la niña V. Por otra parte .. no e stuvie ron pre se nte s ninguno de los padre s y ninguna de las parte s.html 5/5 . Durante la dilige ncia. sobre si de se a se r conside rada parte le sionada. la niña V. e n e l pre se nte caso. Notas de pie de página de la síntesis oficial de la Corte: 1) a solicitud de la C om isión Inte ram e ricana y de los re pre se ntante s. no se e ncontraba e n la m ism a condición que sus he rm anas.Conmutador: 4370-4600 | Contáctenos | Mapa del sitio | http://www. no participó e n dicha dilige ncia por m otivos de fue rza m ayor. y R .Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Al re spe cto. y R . la C orte las conside ró pre suntas víctim as e n e l pre se nte caso.8/6/2014 Corte Suprema de Justicia de la Nación .”.República Argentina de la ram a judicial.