AMBIENTES DE LA CATEQUESIS

DIRECTORIO GENERAL PARA LA CATEQUESIS

La catequesis de discapacitados e inadaptados

189. Toda comunidad cristiana considera como predilectos del Señor a aquellos que,
particularmente entre los más pequeños, sufren alguna deficiencia física o mental u otra
forma de privación. Actualmente, a causa de una mayor conciencia social y eclesial, y
también debido a los innegables progresos de la pedagogía especial, se ha conseguido que la
familia y otros ámbitos educativos puedan ofrecer hoy a estas personas una catequesis
apropiada, a la que por otra parte tienen derecho como bautizados, y si no están bautizados,
como llamados a la salvación. El amor del Padre hacia sus hijos más débiles y la continua
presencia de Jesús con su Espíritu dan fe de que toda persona, por limitada que sea, es capaz
de crecer en santidad.

La educación de la fe, que corresponde ante todo a la familia, requiere itinerarios adecuados
y personalizados, tiene en cuenta las aportaciones de las ciencias pedagógicas y ha de llevarse
a cabo en el contexto de una educación global de la persona. Por otra parte, se debe evitar el
riesgo de que esta catequesis tan especializada acabe situándose al margen de la pastoral
comunitaria. Para que eso no ocurra, es necesario que la comunidad se interese y se
comprometa de modo permanente con esta tarea. Las características peculiares de esta
catequesis, exigen de parte de los catequistas una preparación específica, y hacen que su
servicio sea aún más meritorio.

La catequesis de los marginados

190. En la misma perspectiva hay que considerar la catequesis para personas que viven, en
situación marginada, o próximas a ella, o ya sumidos en la marginación, como son los
emigrantes, los exilados, los nómadas, las personas sin hogar, los enfermos crónicos, los
tóxico-dependientes, los encarcelados y los prisioneros.

La garantía de que se actúa acertadamente cuando se catequiza en estos ámbitos no fáciles
nos viene de la palabra solemne de Jesús, quien reconoce como hecho a Sí mismo el bien que
se hace a « estos pequeños hermanos ». Signos permanentes de la vitalidad de la catequesis
son la capacidad para distinguir la diversidad de las situaciones; captar las necesidades y
demandas de cada persona; valorar los encuentros personales, dedicándoles una atención
generosa y paciente; proceder con confianza y realismo, recurriendo a menudo a formas de
catequesis indirectas y ocasionales. La comunidad debe apoyar fraternalmente a los
catequistas dedicados a este servicio.

La catequesis para grupos diferenciados

1

que exigen formas diferenciadas de catequesis. creando instrumentos y materiales. En general y a modo de ejemplo. Todos estos sectores necesitan lenguaje adaptado a los destinatarios. (2) La catequesis según ambientes 192. manteniendo una plena fidelidad al mensaje que se quiere transmitir. La catequesis se encuentra hoy ante personas que. conviene recordar dos ambientes de la mayor importancia. de confianza en la vida. por su profesión específica y.. Es sumamente conveniente que existan estos itinerarios dentro del servicio catequético de la comunidad cristiana. requieren itinerarios especiales. de los artistas. de ellos recibe gran influencia y en ellos a su vez ejerce la suya.. y a veces a miedos y supersticiones. de las profesiones liberales. de sugestivas llamadas a la evasión y al desinterés. de gran movilidad. de la juventud universitaria. el rural y el urbano. El ritmo propio de vida de la ciudad es a menudo fuente de estrés. estimulando a catequistas preparados. 2 . necesidades que con frecuencia están unidas a la pobreza y a la miseria. porque es en ellos donde cada persona vive su existencia.. Tal es el caso de la catequesis del mundo obrero. La educación de la fe hoy ha de tener muy en consideración los ambientes o contextos de vida. Para cada uno de estos ambientes habrá que pensar en un servicio específico de educación de la fe. La catequesis en el medio urbano ha de tener en cuenta una amplia variedad de situaciones. pero también el ambiente rural es rico en experiencias de sencillez. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS 191. donde es frecuente la situación de anonimato y de soledad. más ampliamente por su situación cultural. de fe en Dios y fidelidad a las tradiciones religiosas. de los hombres de ciencia. y en ellos desarrolla sus propias responsabilidades. y usando de los recursos que proporcionan los medios de comunicación. de sentido de la solidaridad. La catequesis en el medio rural ha de reflejar las necesidades del mismo ámbito.. que van desde las de bienestar a las de pobreza y marginación.

Lo que se echa de menos es más bien la posibilidad de que esta diversidad pueda converger en una síntesis. falsifica el concepto de la realidad y sólo puede terminar en caminos equivocados y con recetas destructivas1. ha sido capaz de fundir las historias latinoamericanas diversas en una historia compartida: aquella que conduce hacia Cristo. que envolviendo la variedad del sentido. a los problemas de la sexualidad. impacta. por tanto. La realidad social que describimos en su dinámica actual con la palabra globalización. la rentabilidad y lo funcional. Se desvanece la concepción integral del ser humano. 44. al que se le concibe fijado en el propio presente. La individuación debilita los vínculos comunitarios y propone una radical transformación del tiempo y del espacio. antes que cualquier otra dimensión. 45. económicos y tecnológicos están en la base de la profunda vivencia del tiempo. las familias. Señor de la vida. la libertad y la dignidad de la persona son reconocidas. “aquí está precisamente el gran error de las tendencias dominantes en el último siglo… Quien excluye a Dios de su horizonte. La variedad y riqueza de las culturas latinoamericanas. ha creado una lógica que invade las prácticas sociales. constituye un dato bastante evidente para nosotros y que valoramos como una singular riqueza. Vivimos un cambio de época cuyo nivel más profundo es el cultural. los grupos sociales. las instituciones educativas y la convivencia cívica. las enfermedades y la muerte. que bajo distintas advocaciones. Independientemente de su forma. Los fenómenos sociales. Se han ido introduciendo. en quien se realiza la más alta dignidad de nuestra vocación humana. a la creación de nuevos y muchas veces arbitrarios de los derechos individuales. dando un papel primordial a la imaginación. que los medios de información tienen la capacidad de individualizar y registrar. desde aquellas más originarias hasta aquellas que con el paso de la historia y el mestizaje de sus pueblos se han ido sedimentado en las naciones. la realidad de nuestra cultura y del modo como nos insertamos y apropiamos de ella. En esto reside el valor incomparable del talante mariano de nuestra religiosidad popular. las mentes y las cosmovisiones. la familia. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS DOCUMENTO DE APARECIDA Situación Sociocultural 43. Lo que hoy día está en juego no es esa diversidad. trayendo concepciones de inconsistencia e inestabilidad. su relación con el mundo y con Dios. por la utilización de los medios de 3 . con los valores de la eficacia. Se deja de lado la preocupación por el bien común para dar paso a la realización inmediata de los deseos de los individuos. Surge hoy con gran fuerza una sobrevaloración de la subjetividad individual. La ciencia y la técnica cuando son puestas al servicio del mercado. sea capaz de proyectarla en un destino histórico común.

políticas. aumentando las desigualdades que marcan tristemente nuestro 2 DI 2. poniendo todo al servicio de la persona humana. etc). Sin embargo. no sólo de los recursos físicos y monetarios. La globalización es un fenómeno complejo que posee diversas dimensiones (económicas. el Papa también señala que la globalización “comporta el riesgo de los grandes monopolios y de convertir el lucro en valor supremo”. aún de aquellos que viven al margen del propio mercado. 62. que nacen del intercambio personal y colectivo. La globalización tal y como está configurada actualmente. Por ello. es necesaria una comprensión analítica y diferenciada que permita detectar tanto sus aspectos positivos como negativos. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS comunicación de masas. creada a imagen y semejanza de Dios”2. mercados y finanzas. porque favorece el acceso a nuevas tecnologías. En la globalización la dinámica del mercado absolutiza con facilidad la eficacia y la productividad como valores reguladores de todas las relaciones humanas. culturales. Al mismo tiempo la globalización se manifiesta como la profunda aspiración del género humano a la unidad. Benedicto XVI enfatiza que “como en todos los campos de la actividad humana.1. Todo ello lleva también aparejado el surgimiento de una clase media tecnológicamente letrada. En su discurso inaugural el Papa ve en la globalización un fenómeno “de relaciones de nivel planetario”. el amor. No obstante estos avances. que se quiere imponer como una auténtica cultura. Conducida por una tendencia que privilegia el lucro y estimula la competencia. sino sobre todo de la información y de los recursos humanos. la cara más extendida y exitosa de la globalización es su dimensión económica.2 Situación económica 60. comunicacionales. 61. particularmente. la globalización debe regirse también por la ética. sin acceso a las tecnologías de última generación. no es capaz de interpretar y reaccionar en función de valores objetivos que se encuentran más allá del mercado y que constituyen lo más importante de la vida humana: la verdad. un sentido estético. Este peculiar carácter hace de la globalización un proceso promotor de inequidades e injusticias múltiples. Lamentablemente. siendo “un logro de la familia humana”. la dignidad y los derechos de todos. su superficialidad termina por destruir lo que de verdaderamente humano hay en los procesos de construcción cultural. Las altas tasas de crecimiento de nuestra economía regional y. la globalización sigue una dinámica de concentración de poder y de riquezas en manos de pocos. una visión acerca de la felicidad. 4 . una percepción de la realidad y hasta un lenguaje. sin la participación de nuestros científicos y técnicos en el desarrollo internacional del conocimiento y sin la alta inversión registrada en los medios electrónicos de comunicación. lo que produce la exclusión de todos aquellos no suficientemente capacitados e informados. Para una justa valoración de ella. su desarrollo urbano. y muy especialmente. que se sobrepone y condiciona las otras dimensiones de la vida humana. no serían posibles sin la apertura al comercio internacional. la justicia. 2.

El trabajo informal afecta casi la mitad de ella. 5 . sentimos un fuerte llamado para promover una globalización diferente. que esté marcada por la solidaridad. haciendo de América Latina y El Caribe no solo el continente de la esperanza. por su parte. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS continente y que mantiene en la pobreza a una multitud de personas. En algunos países esta situación ha llevado a la población a demandar una Reforma Agraria. Es por ello que. en su mayoría. Sin embargo existen grandes latifundios en manos de unos pocos. Benedicto XVI en el Discurso Inaugural de esta Conferencia. economía local y solidaria y comercio justo. estando atentos a los males que puedan ocasionarles los Tratados de Libre Comercio. La pobreza hoy es de conocimiento y del uso y acceso a nuevas tecnologías. Por otro lado. El trabajo formal. quienes vienen impulsando diversas experiencias. sino también el continente del amor. micro finanzas. por la justicia y por el respeto a los derechos humanos. los sindicatos pierden la posibilidad de defender los derechos de los trabajadores. lo que trae consigo salarios más bajos y desprotección en el campo de seguridad social. por eso es necesario que los empresarios asuman su responsabilidad de crear más fuentes de trabajo y de invertir en las regiones más pobres para contribuir al desarrollo. se ve sometido a la precariedad de las condiciones de empleo y a la presión constante de subcontratación. La población económicamente activa de la región está afectada por el subempleo (42%) y el desempleo (9%). como lo propuso SS. la manipulación de la droga y otros factores. 64. frente a esta forma de globalización. Los campesinos. sufren a causa de la pobreza. agravada por no tener acceso a tierra propia. no permitiendo a muchos el desarrollo de una vida digna. 72. como por ejemplo. se pueden destacar fenómenos positivos y creativos para enfrentar esta situación de parte de los afectados. En este contexto. 71.

dicho Mensaje no surge de manera espontánea en ningún «humus» cultural. están convencidos de que la verdadera catequesis acaba por enriquecer a esas culturas. con prudencia y discernimiento. sin graves pérdidas. de celebración y de pensamiento cristianos. en las circunstancias variadísimas en que hoy día se encuentran las gentes. Sólo así se podrá proponer a tales culturas el conocimiento del misterio oculto y ayudarles a hacer surgir de su propia tradición viva expresiones originales de vida. En ese caso ocurría sencillamente lo que san Pablo llama. «reducir a nada la cruz de Cristo». que comprometan el «buen depósito» de la fe. la catequesis procurará conocer estas culturas y sus componentes esenciales. De la catequesis como de la evangelización en general. se transmite siempre a través de un diálogo apostólico que está inevitablemente inserto en un cierto diálogo de culturas. expresa muy bien uno de los componentes del gran misterio de la Encarnación». Como decía recientemente a los miembros de la Comisión bíblica. Los catequistas auténticos saben que la catequesis «se encarna» en las diferentes culturas y ambientes: baste pensar en la diversidad tan grande de los pueblos. ni tampoco. Cuando penetra una cultura ¿quién puede sorprenderse de que cambien en ella no pocos elementos? No habría catequesis si fuese el Evangelio el que hubiera de cambiar en contacto con las culturas. además de ser un hermoso neologismo. aun de lenguaje. Abordo ahora una segunda cuestión. o por concesiones en materia de fe o de moral. por adaptaciones. elementos— religiosos o de otra índole— que forman parte del patrimonio cultural de un grupo humano para ayudar a las personas a entender mejor la integridad del misterio cristiano. con una expresión muy fuerte. Otra cosa sería tomar como punto de arranque. la fuerza del Evangelio es en todas partes transformadora y regeneradora. Para ello. «el término "aculturación" o "inculturación". podrá ser aislado de las culturas en las que ya se ha expresado a lo largo de los siglos. en los jóvenes de nuestro tiempo. podemos decir que está llamada a llevar la fuerza del evangelio al corazón de la cultura y de las culturas. el medio cultural en el que vivió Jesús de Nazaret). el Mensaje evangélico no se puede pura y simplemente aislarlo de la cultura en la que está inserto desde el principio (el mundo bíblico y. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS CATECHESI TRADENDAE “Sobre la Catequesis Hoy” Encarnación del mensaje en las culturas 53. respetará sus valores y riquezas propias. aprenderá sus expresiones más significativas. pero no aceptan que la catequesis se empobrezca por abdicación o reducción de su mensaje. ayudándolas a superar los puntos deficientes o incluso inhumanos que hay en ellas y comunicando a sus valores legítimos la plenitud de Cristo. 6 . Se recordará a menudo dos cosas:  por una parte. más concretamente.  por otra parte.

cada día más numerosos.Rostros de campesinos. que como grupo social viven relegados en casi todo nuestro continente. . frecuentemente mal retribuidos y con dificultades para organizarse y defender sus derechos. privados de tierra. fruto de la pobreza y desorganización moral familiar. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS DOCUMENTO DE PUEBLA 31. 37.Rostros de subempleados y desempleados. los niños vagos y muchas veces explotados. con el doble impacto de la carencia de bienes materiales. . pueden ser considerados los más pobres entre los pobres.Rostros de indígenas y con frecuencia de afroamericanos. . 34. 41. . 40. 36. . de nuestras ciudades. como imagen y semejanza del Creador y a sus derechos inalienables como hijos de Dios. salud.Rostros de jóvenes. educación. que viviendo marginados y en situaciones inhumanas. frecuentemente marginados de la sociedad del progreso que prescinde de las personas que no producen. Compartimos con nuestro pueblo otras angustias que brotan de la falta de respeto a su dignidad como ser humano. . 38..Rostros de ancianos. en situación de dependencia interna y externa. sometidos a sistemas de comercialización que los explotan. 39. 33.. 7 .Rostros de niños. desorientados por no encontrar su lugar en la sociedad. . vivienda. que nos cuestiona e interpela: 32. trabajo. frustrados.están en situación de permanente violación de la dignidad de la persona. por falta de oportunidades de capacitación y ocupación. golpeados por la pobreza desde antes de nacer. sobre todo en zonas rurales y urbanas marginales. despedidos por las duras exigencias de crisis económicas y muchas veces de modelos de desarrollo que someten a los trabajadores y a sus familias a fríos cálculos económicos.Rostros de marginados y hacinados urbanos. 35. La situación de extrema pobreza generalizada. el Señor. a veces.Rostros de obreros. Países como los nuestros en donde con frecuencia no se respetan derechos humanos fundamentales -vida. por obstaculizar sus posibilidades de realizarse a causa de deficiencias mentales y corporales irreparables. frente a la ostentación de la riqueza de otros sectores sociales. adquiere en la vida real rostros muy concretos en los que deberíamos reconocer los rasgos sufrientes de Cristo. ..

43. 58. 3. . con su ambición descontrolada de "tener más". el desenfreno sexual. Angustiados por la represión sistemática o selectiva. y el materialismo colectivista que subordina la persona al Estado. el alcoholismo. 57. Este tipo de control y de limitación de la acción no acontece con las agrupaciones patronales que pueden ejercer todo su poder para asegurar sus intereses. acompañada de delación. Discurso Inaugural III. de quienes no pueden tener noticia alguna. la mujer se encuentra en inferioridad de condiciones. que atenta contra la comunión y la participación. En muchos lugares la legislación laboral se aplica arbitrariamente o no se tiene en cuenta. exilios. Compartimos. torturas. la droga. va ahogando al hombre moderno en un inmanentismo que lo cierra a las virtudes evangélicas del desprendimiento y de la austeridad. Inseguridad total por detenciones sin órdenes judiciales. el hedonismo que impulsa a los vicios como el juego. más aún cuando los gobiernos o responsables se profesan cristianos. que está a la raíz de muchos males mencionados hasta ahora: 55. Juan Pablo II. campesinos y sectores populares. Tal como lo indican los Sumos Pontífices. De manera especial nos queremos referir a la sindicalización. impidiendo la solidaridad. 8 . por lo tanto. . Sobre todo en los países donde existen regímenes de fuerza. 56. apremios desproporcionados. AAS LXXI. 54. p. paralizándolo para la comunicación solidaria y la participación fraterna. Angustias por la violencia de la guerrilla. violación de la privacidad. En algunos grupos culturales.El materialismo individualista. A esto se suman las angustias que han surgido por los abusos de poder. AMBIENTES DE LA CATEQUESIS 42. 199) debe hacer oír su voz denunciando y condenando estas situaciones. y se adoptan medidas represivas para impedirla. La falta de respeto a la dignidad del hombre se expresa también en muchos de nuestros países en la ausencia de participación social a diversos niveles. se ve con malos ojos la organización de obreros. Angustias ante un ejercicio de la justicia sometida o atada. con nuestro pueblo las angustias que surgen de la inversión de valores. las frustraciones. .El deterioro de los valores familiares básicos desintegra la comunión familiar eliminando la participación corresponsable de todos sus miembros y convirtiéndolos en fácil presa del divorcio y del abandono familiar. típicos de los regímenes de fuerza.el deterioro de la honradez pública y privada.el consumismo. Angustias de tantas familias por la desaparición de sus seres queridos. la Iglesia. . valor supremo de muchos hombres contemporáneos. 44. "por un auténtico compromiso evangélico" (Cfr. del terrorismo y de los secuestros realizados por extremismos de distintos signos que igualmente comprometen la convivencia social.