You are on page 1of 4

Tengo gran interés en dar a conocer esta excelente entrevista realizada a Nancy

E. Willard quien tiene una Licenciatura en Ciencias de la Educación Primaria y


Preescolar (Universidad de Utah, 1975), una Maestría en Ciencias en la
Educación Especial (Universidad de Oregon, 1977), y un Doctorado en
Jurisprudencia (Willamette University College of Law, 1983).
Directora ejecutiva del Center for Safe and Responsible Use of the
Internet http://csriu.org

Entre otras cosa esta ejerció abogacía en las áreas de derecho informático y
derecho de autor, y prestó servicios de consultoría a las escuelas sobre la
aplicación de la tecnología educativa, antes de enfocar su atención profesional
en temas de comportamiento de los jóvenes cuando se utiliza información y la
comunicación tecnologías y la seguridad, asuntos legales y éticos relacionados
con el uso de Internet en las escuelas. Autora de numerosos libros del área.
ENTREVISTA A NANCY WILLARD
Extraído del libro: Actuando contra el bullying y la violencia escolar. Verlag
Empirische Pädagogik, Landau 2007

1. ¿Cómo definirías el cyberbullying?

El término que ahora empezamos a utilizar en la comunidad académica es “agresión social


online”(“online social aggression"). Este término abarca actividades dañinas que sobrepasan las
barreras de lo que llamamos bullying. La definición que utilizamos es: Cyberbullying es ser cruel
con otros a través del correo o el envío de material dañino o abarcando otras formas de crueldad
social con el uso de Internet u otras tecnologías digitales. Al comunicarme con los jóvenes a menudo
digo “chicos malos online” a secas.
He desarrollado una taxonomía de los tipos de cyberbullying que espero que pueda servir de ayuda:
 Provocación Incendiaria.
 Peleas online utilizando mensajes electrónicos con un lenguaje ofensivo y vulgar.
 Hostigamiento.
 Envío repetido de mensajes ofensivos desagradables e insultantes.
 Denigración.
 Injuriar o difamar a alguien online mandando rumores o chismes crueles, , para dañar la
imagen o reputación de alguien o sus relaciones con otras personas.
 Suplantación de la personalidad.
 Entrar en la cuenta de correo de alguien haciéndose pasar por esa persona y mandando
mensajes para hacerle quedar mal, meter a esa persona en problemas, o hacerle correr un
riesgo o incluso dañar su reputación o a sus amistades.
 Violación de la intimidad o juego sucio.
 Difundir los secretos, información comprometida o imágenes de alguien online.
 Manipular a alguien para que revele secretos o información comprometida y difundirlos
luego en la red.
 Exclusión.
 Excluir a alguien de forma intencionada de un grupo “online”, como con “listas de amigos”
 Cyberacoso: envío repetido de mensajes que incluyen amenazas o son muy intimidatorios.
Puede incluir el que el acosador se inscriba en actividades donde la victima participa de
modo que ésta se sienta perseguida y vulnerable.

2. ¿Dirías que el cyberbullying va unido al problema del acoso escolar o podría tratarse de un
problema diferente?

Estas dos actividades suelen ir acompañadas. Aunque debemos reconocer que podría existe una
diferencia en la forma de relación. Algunos “blancos” del ciberbullying también sufren el bullying
en el colegio. Pero en otros casos la persona que envía material dañino a través de Internet podría
hacerlo debido al trato humillante que recibe en la escuela. Al primer tipo lo llamo cyberbullying
“ofensivo” y al segundo, cyberbullying “vengativo”. Es muy importante que los funcionarios de los
colegios identifiquen quién es el acosador y quién el acosado de la situación en su conjunto.
También es importante que el personal educativo se dé cuenta de que si alguien está siendo herido a
través de Internet, lo más probable es que acabe afectando al colegio de alguna forma negativa.

3. ¿Desde tu punto de vista, cuáles son las causas directas del cyberbullying?

Creo que existen tres causas principales:


La mayoría del comportamiento agresivo se basa en aspectos del estatus social. Los adolescentes
pretenden reforzar su estatus social rebajando a los otros. Creo que la mayoría que la investigación
subyacente sobre el comportamiento acosador está falta de precisión. La mayoría de estos trabajos
se basan en el trabajo de Olweus y sus “bullies” o acosadores son los matones típicos del patio de
recreo. Estos matones claro que existen, pero muchos más comportamientos de bullying están
asociados con la escalada social de los adolescentes, que le cogen el gusto a rebajar a los otros
simplemente porque no siguen sus patrones de comportamiento o porque no entran en el juego de la
misma manera que los primeros piensan que es más importante.

Creo que los aspectos relacionados con el cyberbullying forzarán una reevaluación del
comportamiento del bullying en su conjunto.
Los adolescentes utilizan la comunicación por Internet y los teléfonos móviles para establecer y
mantener sus conexiones sociales y su status social. Muy a menudo los incidentes de cyberbullying
parecen implicar a los estudiantes que pretender obtener poder social, estos eligen a sus objetivos
entre los que están comenzando a participar en la dinámica dentro del grupo, algo así como los
novatos del mismo, y algunas veces entre los aislados dentro del grupo. Los agresores y sus
objetivos, en especial los que pretenden incluirse dentro del grupo, son estudiantes que se comunican
entre sí en los ámbitos online. Los estudiantes aislados, que van a lo suyo, probablemente no se
comunican en las mismas sociedades online.
Otra razón se basa en el fenómeno “Tú no puedes verme, Yo no puedo verte”. Es mucho más fácil el
racionalizar el ser malo en Internet porque tienes la sensación de ser invisible y no te pueden coger y
además no puedes ver con claridad las consecuencias de tus actos.
Por último existe una norma social bastante fuerte online: “Tengo el derecho de decir libremente lo
que me venga en gana online, sin preocuparme por el daño que pueda causar”.
4. ¿Por qué razón el cyberbullying puede ser tan dañino para las personas afectadas por él (si lo
comparamos con otras formas de agresión)?

Es posible que el daño causado por el cyberbulling sea mayor que el causado por el bullying
tradicional debido a:
Las comunicaciones online pueden ser extremadamente crueles.
No existe escapatoria para aquellos que son acosados por vía Internet (la victimización es continua,
24/7.
El material del cyberbullying puede ser distribuido por todo el mundo y a menudo no se puede
recuperar.
Cyberbullies pueden se anónimos y solicitar la implicación de otros “amigos” desconocidos de
forma que el acosado no sepa en quien confiar.
Los adolescentes pueden retraerse a la hora de contra de contra lo que está ocurriendo en Internet o
con sus teléfonos móviles porque se encuentran emocionalmente traumatizados, piensa que es culpa
suya, temen un castigo aún mayor, o temen que se les restrinja el uso de Internet o del teléfono móvil
Existen informes de casos de cyberbullying que llevan al suicidio, a la violencia escolar (incluyendo
un asesinato escolar en Japón), fracaso escolar y absentismo escolar.

5. ¿Existen algunos tipos de cyberbullying peores que otros?

Realmente no existe ninguna investigación sobre esto. Obviamente dependerá de la gravedad y del
grado de continuidad del daño. Mi creencia es que el cyberbullying anónimo es probablemente de los
más dañinos en lo emocional porque el joven simplemente no sabe en quien confiar. Además
mientras más se extienda el material ofensivo más daño causará.

6. ¿Cómo podríamos parar el cyberbullying?

En primer lugar los padres necesitan estar al tanto de las actividades online de sus hijos (tengo un
libro que va a salir en menos de un mes dedicado a los padres, si va bien en USA y UK creo que hay
planes para traducirlo a otros idiomas).
En Segundo lugar debemos centrarnos en estrategias para los testigos. Los adultos no están
simplemente presentes en estos ambientes online. Tenemos que reforzar y animar a la gente joven
para adoptar una responsabilidad personal sobre cómo sus iguales están siendo tratados en la red –
a través de hablar claro, ayudando al acosado, o contándoselo a un adulto si la cosa no se soluciona
o no puede correr el riesgo de verse envuelto personalmente.
Tercero: debemos reforzar al acosado y a los acosados potenciales para que sepan no quedarse
apalancados en el abuso online y sepan como responder de la forma más efectiva. La gente joven
debe aprender a no enviar por Internet material que pueda volverse en su contra y no merodear por
sitios online donde la gente se trata mal unos a otros. Deben tener conocimiento de lo
excepcionalmente importante que es no contestar al cyber acosador: esto sólo puede darle una
victoria al acosador y puede hacerles parecer parte del problema. Deben aprender a parar pequeños
incidentes por sí mismos y a saber cuándo deben pedir ayuda. Los jóvenes deben saber cómo
protegerse en estas situaciones, no deberíamos tratarlos como “víctimas”.
Los adultos deben dominar el mayor grado de opciones para parar el cyberbullying y desear
trabajar con el acosado y escucharlo para ver qué estrategias puede utilizar.
Los jóvenes no van a contar las cosas a menos que existan unas estrategias efectivas que los adultos
puedan usar para detener el daño. Así que para fomentar que los jóvenes informen, tenemos que
mejorar la efectividad del adulto a la hora de responder. Generalmente la forma más efectiva
consiste en bajarse el material y enseñárselo a los padres del acosador o cyberbully. Otra opción es
que el personal del colegio contacte con los padres.