You are on page 1of 3

“Ensaye a compresión simple”.

Norma de referencia ASTM-2938

Objetivo:

Determinar la resistencia de la roca, la carga máxima que esta soporta y el tiempo


en que la roca deja de resistir.

Introducción:

El ensayo permite determinar en laboratorio la resistencia uniaxial no confinada de la


roca, o resistencia a compresión simple, crc, y sus constantes elásticas: el módulo de
Young, E, y coeficiente de Poisson, v. Es, por tanto, un ensayo para la clasificación de
la roca por su resistencia y para la determinación de su deformabilidad. La relación
entre los esfuerzos aplicados en el ensayo es:

El módulo de Young, E, define la relación lineal elástica entre el esfuerzo aplicado y


la deformación producida en la dirección de aplicación del esfuerzo, y el coeficiente de
Poisson, v, define la relación entre la deformación transversal y axial.

Materiales:
 Cronómetro digital
 Higrómetro digital
 Máquina de compresión de 200ton
 5 probetas NQ

Procedimiento:

El ensayo se realiza sobre un cilindro de roca, al que se aplica gradualmente fuerza


axial hasta que se produce su rotura (Figuras 3.51, 3.52 y 3.53). En máquinas de
ensayo convencionales, la variable de control es la fuerza, cuya magnitud y velocidad
de aplicación puede ser controlada. Las deformaciones axiales que se van produciendo
en la probeta se miden mediante comparadores o bandas extensométricas. Durante el
ensayo se van registrando las curvas esfuerzo-deformación axial de la probeta. Pueden
igualmente medirse las deformaciones radiales o transversales de la probeta,
obteniéndose la curva:

La ISRM (1979) establece una serie de recomendaciones con respecto al tallado de las
probetas:
— Las probetas deben ser cilindros con una relación L/D = 2.5-3 y con D > 54 mm. El
diámetro D será al menos 10 veces mayor que el mayor tamaño de grano de la roca.
— Las bases de la probeta deben ser planas y paralelas y perpendiculares al eje del
cilindro.
Deben ser realizados, al menos, 5 ensayos para la caracterización de la matriz rocosa.
Conclusión:
Si bien se asume que la fractura de la roca por compresión ocurre al alcanzarse la
resistencia de pico, experimentalmente se ha comprobado que el proceso de rotura y
la generación de microfisuras comienzan para esfuerzos previos al de pico, entre el
50% y el 95 % de la resistencia a compresión simple, ac (Brady y Brown, 1985).
La rama ascendente de la curva a-e.„ presenta una parte donde la relación entre la
carga aplicada y la deformación producida es lineal, y se puede asumir que se cumple
la ley de Hooke: E = <r/e = constante. El módulo de Young, E, es una constante en
materiales elásticamente lineales, donde las deformaciones son recuperables. Un gran
porcentaje de los materiales rocosos son relativamente elásticos, o se comportan de
una forma relativamente elástica; es decir, cuando son sometidos a una carga y se
deforman, al ser retirada esta carga desaparece la deformación. Sin embargo,
solamente parte de ellos presenta una elasticidad lineal o sea aproxima a este
comportamiento; para el resto, el módulo de deformación E varía a lo largo del ensayo,
no siendo una constante para el material. También el comportamiento de un mismo tipo
de rocas varía en función de diferentes factores geológicos y de condiciones
ambientales.
A partir de los valores del esfuerzo y de las deformaciones de la probeta en su campo
elástico, se obtienen las constantes elásticas estáticas de la roca, .
Tras alcanzarse la resistencia de pico, la roca puede seguir manteniendo carga, y
perder su resistencia gradualmente. La porción post-pico de la curva esfuerzo-
deformación de la probeta sólo puede ser registrada si se emplean máquinas de ensayo
rígidas o servo-controladas. El registro de esta porción permite conocer el
comportamiento de la roca tras la rotura, aspecto importante en el diseño de
excavaciones en rocas blandas.