You are on page 1of 275

ADÁN SALINAS ARAYA

EDITOR
FILOSOFÍA POLÍTICA Y
GENEALOGÍAS DE LA COLONIALIDAD
Diálogos con Santiago Castro-Gómez

CENALTES Ediciones
BSF Diálogos en el Sur

Filosofía política y
genealogías de la colonialidad

Colección Diálogos en el Sur

Director de colección: José Luis Villacañas
Comité editorial: Rodrigo Castro Orellana, Juan Manuel Forte Monge,
Pedro Lomba Falcón, Jordi Maiso Blasco, Paloma Martínez Matias,
Antonio Rivera García, César Ruiz Sanjuán

Filosofía política y
genealogías de la colonialidad
Diálogos con Santiago Castro-Gómez

ADÁN SALINAS ARAYA
EDITOR

CENALTES
www.cenaltesediciones.cl

SALINAS ARAYA, Adán. Filosofía política y Genealogías de la colonialidad.
CENALTES ediciones. Viña del Mar, 2017

Colección: Diálogos en el Sur

Diseño y diagramación: CENALTES Ediciones

© Los autores, 2017
Primera Edición, CENALTES, Viña del Mar, Octubre 2017
Algunos Derechos Reservados
CENALTES Ediciones Ltda
Viña del Mar, Chile
http://www.cenaltesediciones.cl
ediciones@cenaltes.cl

Este libro, se distribuye en formato PDF, bajo una Licencia Creative Commons
Atribución-No Comercial-Sin Derivar 4.0 Internacional

Se autoriza la reproducción y distribución gratuita de su contenido en formato
digital
La versión impresa de esta obra cuenta con derechos comerciales de CENALTES
Ediciones en el ámbito internacional. En Colombia estos derechos son compartidos
con Siglo del Hombre editores

ISBN: 978-956-9522-12-3
DOI: 10.5281/zenodo.1009548
Printed by Estugraf, Madrid

.

.

......................................... 47 La analítica gubernamental en la propuesta de Castro-Gómez ADÁN SALINAS ARAYA ............ A propósito de La hybris del punto cero de Santiago Castro-Gómez JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA ............. Prólogo ADÁN SALINAS ARAYA ....... 207 11 ................................................................................ 147 Mirar en retrospectiva.................................................... Presentación de la colección JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA ...................... Veinte años después RODRIGO CASTRO ORELLANA ..... Debates en torno a las genealogías de la colonialidad y el papel de la filosofía política en América Latina SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ ......................... 103 Deslacanizando a Žižek......... 21 La autoafirmación de la razón occidental................................ 13 Una escucha insumisa......................................................... El comunismo lacaniano frente al agonismo foucaultiano ANTONIO RIVERA GARCÍA ................................ 17 Crítica de la razón latinoamericana..... Índice Carta a los amigos americanos.................................................

.

El cuento tiene un aire de aquellos cuentos medievales que tanto gustaban a Borges. ciego y despiadado a la vez. el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones”. el protagonista. secretario de una biblioteca municipal de Buenos Aires. de un modo u otro. su sangre germánica le llevó a preferir a su antepasado hispano. eligió la vida pacífica de su abuelo paterno. aparece el destino con sus vueltas y disonancias. en los que un perseguido por la muerte va a caer en ella al intentar librarse de sus señales. el de los Dahlmann y el de los Flores. Juan Dahlmann. Siguiendo la 13 . Así dice un cuento de Borges que. El destino puede ser ciego y despiadado. En él. Carta a los amigos americanos Presentación de la colección JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA “Ciego a las culpas. Esta colección quiere representarse como un destino y por eso ha partido del cuento de Borges como esquema. también se llama El Sur. Borges cuenta una historia que él mismo define como discordia de sus dos linajes del personaje. que vienen rodando desde el pastor luterano y el militar lanceado por los indios de Catrel. pero sobre todo es obstinado y cierto. Sin embargo. En apariencia. como el célebre poema de Fervor de Buenos Aires.

con la facilidad de las cosas necesarias. Al observar su generosa respuesta. Varios profesores de nuestro Departamento se encargarían de analizar cada uno por uno los libros principales de Santiago y él.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA sentencia de Borges. si estuviésemos ciegos ante una realidad imponente: el eficaz sistema de producción intelectual que se ha ido forjando en la América que habla español. Diálogos en el Sur quiere estar atento a este sistema. desea protegerse ante todo de las consecuencias que ese destino manda a los que son descuidados y distraídos. para presentar su último libro. Y puede que tenga razón. nos dimos cuenta de que por debajo de las ocurrencias. A este diálogo con Santiago seguirán otros y esperamos que de esta forma el espacio intelectual 14 . Un viaje de Santiago Castro-Gómez a Madrid. parece simbolizado en el cuento de Borges por la presencia de las coincidencias. brillaba una imperiosa necesidad. y qué sea un destino del Sur. Y quiere estarlo desde este otro sur que es la Península ibérica. Ellas fueron las que nos llevaron a pensar algo ocasional de tal modo que trascendiera su significado. con todo el tiempo que quisiera. nos pareció ocasión de darle más densidad al azar a su visita y definir un encuentro a fondo con su obra. Así. Una ballena varada ha llamado alguien a España. que cuando se mira bien parece que fuera un iceberg de tierras ardientes que busca desprenderse de Europa para recorrer el Atlántico. llegamos del caso particular al método general. de amplios efectos en la llanura sureña. y mucho. respondería a las críticas y los comentarios. Y tendríamos que serlo. Qué sea un destino.

¿Qué tal si. De no estar atentos a esta realidad. Ahora las voces son atronadoras. a los accidentes y los viajes. No quiere un excesivo protagonismo. Es de tal magnitud la producción intelectual americana. atravesamos el umbral y salimos hacia el cielo abierto de la conversación americana. no haríamos sino engordar la ceguera del destino a la culpa. Llevamos siglos sin escuchar. Esta colección es un ejercicio de atención y de justicia. Lo primero será estar atentos a las coincidencias. invocando a un francés amigo de Borges. también nosotros empuñamos con firmeza la palabra más convencida. Cuando lo hagan nos llamarán a una aventura que no podemos rehuir. CARTA A LOS AMIGOS AMERICANOS euroamericano se teja de ecos y de resonancias capaces de forjar una conversación rica. seguimos el ejemplo de las piedras? 15 . y menos todavía por valoraciones pretenciosas. Esta colección no se rige por un plan ni una voluntad rígida. a los azares. sino que llama humildemente a la recepción desde este sur español de aquel gran Sur cargado de futuro. otros recalarán en este puerto seco de Madrid y nos contarán sus experiencias intelectuales. que reclama ya la justicia de la recepción. Que es nuestro destino lo sabemos. Como el Juan Dahlmann del cuento de Borges que “sale a la llanura”. Es tanta la riqueza de la producción americana que no necesitamos recurrir a la violencia de la elección. Por este orden. Como Santiago. Si no las escuchamos hasta las piedras gritarían.

.

pero no se trata de un grupo de discípulos. a su vez. Este libro es un homenaje. que tiene un saber desde el que enseña a un círculo de discípulos. Pero el 17 . a la reproducción de la enseñanza. aunque hemos leído sus libros con atención. al vigor y a la singularidad de las muchas páginas que nos ha entregado. a la educación recibida. puede fácilmente proyectar unas relaciones. el círculo recompensa al maestro con su lealtad y el homenaje a su enseñanza. interés y provecho. No es el caso de este libro. como la que aquí ofrecemos. Lo que se encuentra en las páginas siguientes es reconocimiento a un espacio intelectual hispanoamericano y especialmente al trabajo de Castro-Gómez en dicho espacio: a la valentía. La alabanza al maestro puede ser alabanza a sí mismo. Es una figura muy antigua en la formación intelectual: un maestro que ocupa una posición central y privilegiada. por cierto. que reproducen su posición de subordinación. No hay aquí ni un círculo ni un maestro. formas y contenidos de algo así como un círculo y su maestro. Una escucha insumisa Prólogo ADÁN SALINAS ARAYA Una retrospectiva sobre los trabajos de un autor. Al menos Santiago Castro-Gómez no ocupa esa posición y no ha sido formalmente maestro de ninguno de los que aquí escribe.

Si lo vemos así. expresa una horizontalidad que es necesaria para el diálogo. pero se superpone a ellas por el acuerdo básico de dialogar. quien 18 . El maestro quizás es sabio pero esas relaciones le impiden dialogar. Por supuesto la posición más comprometida en este diálogo la lleva Santiago Castro-Gómez. trayectorias y relaciones que fácilmente pueden convertir cualquier intento de diálogo en una impostura. En buena medida se trata de una horizontalidad buscada y acordada. Y este libro es un diálogo académico. Estas relaciones no se pueden negar u ocultar. Esto es importante porque los espacios académicos no son horizontales. el libro es todo lo contrario a la figura del círculo y su maestro. En la figura contraria. tienen jerarquías. de modo que hay una generosidad especial en su participación. es más simple y anterior a la amistad.ADÁN SALINAS ARAYA reconocimiento es una expresión fraterna. en el círculo del maestro todos se someten a dichas relaciones y ese sometimiento es precisamente el que impide el diálogo. finalmente está solo en su escaparate. En este libro no hay ni una reunión de amigos ni un duelo entre enemigos. de modo que finalmente el lector tendrá que juzgar sobre ellas. pues implica que aceptemos situarnos como interlocutores de un diálogo. Este reconocimiento mutuo como sujetos de un diálogo. o subordinada. no filial. Castro-Gómez ha tenido la destreza de afrontarlas directamente pero sin anularlas. aunque no se han evitado las disputas. El reconocimiento que opera el diálogo no desconoce estas relaciones ni puede suspenderlas o modificarlas. Pues Santiago. pues hablamos de los libros que ha escrito durante bastantes años. pero es necesario apartarlas para generar diálogo.

Comienza como un seminario realizado el 9 de mayo de 2016 en la Facultad de filosofía de la Universidad Complutense de Madrid. ni parte del círculo. En este libro. Castro-Gómez es un intelectual franco. Y es en definitiva lo más importante del libro. sino algo diferente. En su más reciente libro Historia de la Gubernamentalidad II esto queda claro también con Foucault. ha bebido de muchas fuentes y ha tomado decisiones frente a ellas de modo que no se le puede identificar con un círculo. exponerse a la escucha y la mirada de otros. a quien le dedica sendas críticas en el epílogo. Es cierto que la insumisión puede ser signo de madurez y libertad o de lo contrario. Algo diferente que podemos en cualquier caso hacer propio. esto también depende de que los invitados al diálogo hayamos estado en condiciones. muestra que su insumisión no es sordera. debe él someterse. Castro- Gómez hace múltiples gestos de escucha. Lo que puede esperarse de este diálogo es que sea un aprendizaje mutuo. para mí. El seminario se compuso de cuatro intervenciones que seguían el orden de las publicaciones de 19 . La historia del libro tiene varios momentos. libertad. Lo explica con mucha claridad en el presente libro respecto a la teoría decolonial: hay elementos fundamentales que comparte con los principales teóricos del debate. Los textos que componen el libro tienen ahí una primera forma. uno franco. pero también lo distancian decisiones metodológicas y políticas. Entonces ni maestro. UNA ESCUCHA INSUMISA nos convoca con su trabajo. No puede pertenecer al círculo. lo que le entrega su carácter final. sino franqueza. la prefiero. De todos modos. aunque después de eso han tenido cambios. Santiago es un insumiso. Por otra parte.

Después de las ponencias en el seminario intervino el propio Castro-Gómez. Creo que el resultado ha sido interesante. 20 . construir una exposición que continuara el diálogo del seminario con una extensión cómoda de tiempo y páginas. lo principal fue adecuar las ponencias a textos publicables. optamos por construir el libro de este modo. porque se ha tratado siempre de un diálogo y queríamos que el paso de lo oral a lo escrito mantuviese ese carácter. Esta fue una primera etapa de trabajo del material que ahora tenemos. Así que decidimos ciertos pasos.ADÁN SALINAS ARAYA Castro-Gómez. Sospechamos un libro. y refiriéndose a las preguntas y acercamientos propuestos por los ponentes. con la tranquilidad del papel. estas intervenciones iniciales han servido como punto de arranque al libro. y entregar estos textos a Santiago Castro-Gómez. de modo que pudiese. Más allá de que esto pueda ser un método más o menos razonable. con una revisión general de su trabajo. quizá como parte de algo más amplio. sin perder su carácter de exposición.

pero también nos enseñó una manera distinta de trabajar con las herramientas analíticas del pensamiento europeo. la Crítica de la razón latinoamericana (CRL) confirmó nuestras sospechas acerca de los esencialismos y las apuestas teóricas fundacionalistas que lastraban la idea de una filosofía latinoamericana. inquietudes y malestar que nos producían los lugares comunes en que incurrían buena parte de las tradiciones del pensamiento latinoamericano. En este contexto. Este desencanto nos había alejado del proyecto de dar forma a una filosofía propia de América Latina y reforzaba en nosotros la apuesta unilateral de nuestros contextos formativos por las escuelas del pensamiento europeo. Dussel y muchos otros guardaba relación con su apelación identitaria y con su reivindicación de una supuesta autenticidad filosófica. Roig. Salazar-Bondy. la publicación en 1996 de Crítica de la razón latinoamericana de Santiago Castro-Gómez fue un acontecimiento intelectual decisivo. Nuestra distancia con respecto a las apuestas teóricas de Zea. con seriedad científica y extraordinario rigor. La obra de Castro-Gómez inauguraba una 21 . todas las dudas. El libro nos impactó porque lograba expresar. Crítica de la razón latinoamericana Veinte años después RODRIGO CASTRO ORELLANA Para muchos filósofos latinoamericanos.

desprovistos de los prejuicios del eurocentrismo. en la misma medida que ofrecía un ejercicio deconstructivo. otorgaba sentido e importancia a la investigación sobre los proyectos que han conformado el paisaje de la filosofía «en» español. La tarea deconstructiva se ponía de manifiesto mediante una evaluación crítica de la filosofía latinoamericana desde el repertorio metodológico que ofrecían los trabajos de Michel Foucault. Un modo de servirse de la «caja de herramientas» foucaultiana que CRL inauguró y que Castro-Gómez continuaría en sus obras posteriores. precisamente a esa razón euro-centrada que buena parte de la filosofía latinoamericana había denunciado y que ahora. aprendimos lo que implicaba transitar por regímenes discursivos heterogéneos. De esta forma. pero también comprendimos los sesgos que podía involucrar su inversión etnocéntrica al interior del pensamiento latinoamericano. Se problematizaba. El recurso a Foucault. 22 . de la mano de la CRL. gracias al enfoque crítico foucaultiano. arrogándose el carácter de saber universal. podía desenmascararse como una perspectiva convergente con los supuestos epistemológicos de la propia crítica latinoamericanista.RODRIGO CASTRO ORELLANA nueva forma de aproximarnos a nuestra historia intelectual que. además. permitía abandonar las desmesuras de un modelo de racionalidad binario que excluía cualquier alteridad. entonces. Esto nos mostró una forma de leer al pensador francés menos subordinada al ejercicio filológico de comentario de sus textos y más abierta a su utilización en campos disímiles.

Al respecto. realizaremos una revisión general y esquemática del argumento principal de la CRL. entonces. Si esta última se ve definida como la expresión de los valores del capitalismo y de la racionalidad tecno-instrumental. Aquí lo primero que nos corresponde analizar es qué se entiende exactamente con el concepto de «razón latinoamericana». el continente en que puede efectuarse el verdadero universal humano. Su trabajo intenso de difusión y publicación durante casi una década (el Grupo comienza a 23 . 1 Miembro del denominado «Grupo de Bogotá». Latinoamérica se presentará como «lo otro absoluto» de la modernidad capitalista. Este programa de revisión crítica se relaciona con el proyecto de una «arqueología de la razón latinoamericana». y que Castro-Gómez reconoce como un antecedente importante de su obra. evidenciando su profunda dependencia de aquello de lo que pretende diferenciarse y cuestionar: el orden típicamente moderno del saber. VEINTE AÑOS DESPUÉS 1. el lugar de la utopía y de la liberación. en una primera aproximación. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. podemos señalar que se trata de un conjunto de narrativas que apelan de un modo u otro a la idea de «Latinoamérica» como una realidad sustantiva que parece encarnar una diferencia radical con respecto a la modernidad. Santiago Castro-Gómez emprende en este libro un proceso de problematización de este discurso latinoamericanista que se auto- representa como una exterioridad contra-moderna. defendido por Roberto Salazar Ramos1. formado por diversos profesores de la Universidad Santo Tomás de Colombia que hacia mediados de los años setenta centraron sus preocupaciones teóricas en la filosofía latinoamericana. La razón latinoamericana En esta sección.

En concreto. podríamos afirmar que el «latinoamericanismo» constituye un discurso y un sistema de conocimiento que construye un objeto denominado «Latinoamérica». sino más bien analizar la articulación y regularidad de ciertos discursos que tematizan una supuesta autenticidad latinoamericana. en los debates de la academia o en espacios culturales sin conexión con la realidad social inmediata. El discurso latinoamericanista está asociado a una praxis política y. Castro- Gómez demuestra la relación que ha existido entre el disolverse hacia finales de los años ochenta) resultó decisivo para la divulgación de los filósofos latinoamericanos en Colombia. resulta evidente la proximidad que existe entre esta crítica del latinoamericanismo y el enfoque metodológico de la célebre obra de Edward Said: Orientalismo (1978). El objetivo primordial de este modelo de aproximación consistiría en dar cuenta de las prácticas y los dispositivos que configuran el régimen de verdad del latinoamericanismo. dicha perspectiva no persigue nombrar la identidad esencial o verdadera del ser latinoamericano. por lo tanto.RODRIGO CASTRO ORELLANA En efecto. En esa misma medida. En tal sentido. es un estilo occidental de conocimiento que modela una idea de oriente funcional a la autoridad colonial. describirlo. 24 . enseñarlo. El orientalismo –decía Said– es un tipo de discurso que implica declaraciones sobre «oriente». adoptar posturas respecto a él. se encuentra íntimamente vinculado con la historia de las sociedades latinoamericanas durante los últimos siglos. Pero no se trata exclusivamente de un conjunto de ideas o representaciones que circulan en el ámbito intelectual.

por ejemplo. compartirían formas de racionalidad que se hacen características y prototípicas dentro del pensamiento latinoamericano. En este punto. 67ss. Según Castro-Gómez. VEINTE AÑOS DESPUÉS latinoamericanismo y todos los proyectos políticos centrados en la reivindicación de una identidad nacional y en el empeño de nombrar la voluntad que se encarnaría en el «pueblo». 70. Los cuatro grandes movimientos populistas latinoamericanos del último siglo: la revolución mexicana. del argumento que incide en que los peligros y las amenazas fundamentales para la nación provienen de poderes externos al país. Crítica de la razón latinoamericana. Barcelona. Es el caso. pp. como es lógico. el nacionalismo y el populismo. de la apelación al «pueblo» como criterio de legitimación de la política. Puvill. el peronismo y la revolución cubana. por ejemplo. 3 CASTRO-GÓMEZ. Respecto a la cuestión populista. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. el APRA en Perú. del mesianismo o la exaltación del líder carismático o de la afirmación de que existe una identidad y un valor propio y exclusivo de Latinoamérica3. habrían sido estos aspectos los que operaron como condiciones de posibilidad social y cultural para que la filosofía latinoamericana hiciera suyo el programa de una 2 Ver CASTRO-GÓMEZ. habría que detenerse a estudiar una serie de fenómenos políticos que influyeron decisivamente en la producción intelectual latinoamericana de los siglos XIX y XX como son. CRL ofrece un interesante diagnóstico sobre la importancia del populismo en América Latina para los procesos de modernización en general y específicamente para el desarrollo de la filosofía2. p. 25 . Santiago (1996). Santiago (1996). Crítica de la razón latinoamericana.

también se puede evaluar críticamente el anticolonialismo de las tradiciones del pensamiento latinoamericano como una recodificación de ideas y 26 .RODRIGO CASTRO ORELLANA filosofía propia. sino un producto discursivo del ordenamiento populista de las sociedades del siglo XX. identificar el juego de fuerzas que sancionó las formas de saber en la región a lo largo del siglo XX. pretende hacer visibles no solamente los mecanismos epistemológicos y políticos que hacen posible el discurso colonial y sus aparatos de exclusión. La cuestión populista permitiría. entonces. De tal modo que el discurso identitario del latinoamericanismo sería algo así como el efecto de superficie de un conjunto de prácticas y acciones dirigidas a la producción de un pueblo. Sin embargo. por ende. auténtica y contraria a la potencia hegemónica del pensamiento europeo. De la misma manera que podemos denunciar la estructura colonial del sujeto moderno como la configuración de una perspectiva universal de observación y de un lugar privilegiado de enunciación que subalterniza a las regiones periféricas. sino también los factores que permiten la enunciación de un discurso sobre la identidad y lo propio que precisamente se presenta como crítico y refractario respecto al relato colonial. la supuesta polaridad entre la razón colonial y las formas de pensamiento latinoamericano poscolonial o anticolonial se verá en último término desmentida. una nación y una cultura. Todo esto muestra que Latinoamérica no sería una esencia objetiva que preexiste al campo de relaciones de poder y saber. de una serie de dispositivos de gobierno en que el Estado se vio reforzado a partir de la gestión simbólica de la identidad nacional. La CRL.

Santiago (1996). en el cual se autoconstituye un observador privilegiado que es incapaz de asumir las condiciones de posibilidad de su propia posición y discurso. se reproduce un modo de pensar binario que es representativo de la episteme moderna. En este contexto. se inscribe en un programa filosófico que asume la necesidad de problematizar la naturaleza de la alienación colonial mediante la superación del pensamiento moderno. Leopoldo Zea y Enrique Dussel. Algo similar ocurriría en el caso de la obra de Leopoldo Zea. Este autor. Castro-Gómez cuestiona la interpretación que Mignolo ha realizado de Rodolfo Kusch. aunque constata la profunda complicidad de los sistemas filosóficos de Hegel o Marx con el imperialismo europeo. 150ss. por su parte. como supuestos autores poscoloniales4. Crítica de la razón latinoamericana. elabora una crítica del colonialismo desde un conjunto de valores humanistas que pertenecen precisamente al mismo orden arqueológico que sostiene el discurso colonialista. Dussel. lo cual ya no implica solamente el desarrollo de una filosofía 4 Ver CASTRO-GÓMEZ. por ejemplo. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. El concepto de fagocitación. De esta forma. que utiliza Kusch para describir la absorción de la cultura europea del Ser por la cultura americana del Estar –verdadero fundamento de la existencia– estaría claramente determinado por una lógica binaria que establece dos identidades sustancialistas enfrentadas y opuestas dentro de una economía de la verdad que convierte a uno de los polos en la manifestación de lo auténtico y lo trascendental. 27 . VEINTE AÑOS DESPUÉS conceptos que pertenecen al marco epistemológico de la modernidad. pp.

y en su reivindicación de una posición trascendental y de un logos universal que emergería desde la escucha del oprimido. representaría una operación de despolitización que niega los antagonismos sociales y el complejo juego de relaciones de poder en que no tiene cabida ningún universal incondicionado. sino que más bien representan una «contra- narrativa» moderna que hace posible una observación de “segundo grado” de la razón eurocentrada. identidad-diferencia. No obstante. en la que esta –desde sus propios criterios y valores– advierte todo aquello que ha sido situado en los márgenes o que ha sido condenado y silenciado. Zea y Dussel. centro-periferia.RODRIGO CASTRO ORELLANA verdaderamente latinoamericana. opresor-víctima) sin llegar a interrogarse seriamente por las condiciones de posibilidad de su propio 28 . El pensamiento de Dussel apostaría por la centralidad de lo ético como criterio normativo de lo político y sustrato organizativo de la vida en comunidad. la crítica latinoamericanista del eurocentrismo se mantiene dentro de un juego de categorías típicamente modernas (lo mismo-lo otro. no involucran – como supone Mignolo– una crítica poscolonial del eurocentrismo. sino también el gesto constitutivo de una nueva época del pensar en cuanto tal («la cuarta edad» de la filosofía mundial. por lo tanto. según sus propias palabras). Pero esta fundamentación ética de la política. De este modo. sino que más bien los reproduce. Esto último se hace evidente con la apelación mesiánica del autor argentino a un núcleo identitario. Las obras de Kusch. como se comprenderá. la filosofía de la liberación tampoco lograría romper con los mecanismos de la episteme moderna que hacen posible el discurso colonial.

Dicha crítica sigue teniendo validez frente a las nuevas formulaciones y versiones de la apuesta identitaria que encontramos. Castro-Gómez reconoce que este estudio arqueo-genealógico del latinoamericanismo estaba dominado por un tono y un estilo «vanguardista» que genera la impresión de estar asistiendo a un cambio de época decisivo. 2. Actualidades de la razón latinoamericana: la cuestión decolonial En el prólogo a la segunda edición de la CRL del año 2011. 29 . nos parece muy 5 Ver el prólogo a la segunda edición CASTRO-GÓMEZ. la CRL no acierte en el diagnóstico de una suerte de «final de época» en Latinoamérica. de una observación de “tercer grado” que logre dar cuenta del orden de saber-poder que ha hecho posible el discurso colonial y su específica inversión en el discurso anticolonial latinoamericano. En este contexto. Santiago (2011). CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. Editorial Pontificia Universidad Javeriana. 11. por ejemplo. Bogotá. en la obra de Mignolo o de algunos otros autores decoloniales. en el cual ya no existe la opción de proseguir el programa del pensamiento latinoamericano hasta ese momento conocido5. sino también el ocaso de las condiciones sociales y políticas que la han hecho posible. VEINTE AÑOS DESPUÉS discurso. p. entonces. Sin embargo. Probablemente en este aspecto. Un vanguardismo que no solamente establece un agotamiento insuperable de la razón latinoamericana. Se requeriría. Crítica de la razón latinoamericana. esto mismo –visto desde el ángulo de nuestro presente– es lo que precisamente le otorga una renovada actualidad a la obra y al proyecto de crítica del latinoamericanismo.

Colonization. Un buen ejemplo de esto es el tratamiento que el autor colombiano le otorga al concepto de «epistemología fronteriza». Así pues. en 1999: Local Histories/Global Designs: Coloniality. Esto no es extraño puesto que diversos aspectos decisivos de la investigación de Mignolo se han desarrollado realmente después de la publicación de la primera edición de la CRL6. nos parece que la edición de 2011 pretende ofrecer un análisis más complejo de la apuesta decolonial defendida por el semiólogo argentino. por ende. 6 El año 1995 Mignolo publica The Darker Side of the Renaissance: Literacy. 30 . La propuesta hermenéutica de Walter Mignolo». el planteamiento de 2011 permite advertir las posibilidades y límites de la apuesta decolonial y explica. Territoriality. el lugar en que se sitúa la obra de Santiago Castro-Gómez dentro del colectivo de intelectuales que pertenecen al denominado grupo Modernidad/Colonialidad7. Las dos versiones del capítulo en cuestión comparten la problematización del análisis que Mignolo ofrece de algunas de las tradiciones del pensamiento latinoamericano del siglo XX como expresiones efectivas de una alteridad epistémica no-occidental. No obstante. Subaltern Knowledges and Border Thinking y en 2005: The Idea of Latin America.RODRIGO CASTRO ORELLANA significativa una de las principales modificaciones que introduce la segunda edición de la CRL: la transformación del capítulo VI titulado originalmente «Narrativas contramodernas y teorías poscoloniales. el cual en la publicación de 2011 pasa a titularse «Razón poscolonial y filosofía latinoamericana». 7 La actividad del grupo se remonta al año 1998 y está directamente influenciada por el trabajo del sociólogo peruano Aníbal Quijano y de su homólogo norteamericano Immanuel Wallerstein.

entonces. El lugar de enunciación. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. si Europa convirtió las ruinas griegas y romanas en legítimas formas de pensamiento: ¿por qué no es posible pensar a partir de las ruinas andinas y mesoamericanas?8 Sin embargo. p. roles sociales y formas de inscripción». Crítica de la razón latinoamericana. Como señala Mignolo. Santiago (2011). la evolución posterior del concepto de «epistemología fronteriza» en el pensamiento de Mignolo –que tiene un punto de no retorno en la noción de border thinking expuesta en Local Histories/Global Designs (2000) – apunta en la dirección de una afirmación radical de la geocultura como fundamento de la existencia humana9. por ejemplo. 41. Se trataría de un tipo de narrativa anticolonial que se repite a lo largo de la historia latinoamericana y que ofrece un territorio de investigación amplísimo para estudiar las herencias coloniales ibéricas. N. abandona su estado de «no pertenencia» a ninguno de los dos territorios y termina identificándose con la supuesta 8 MIGNOLO. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. 9 CASTRO-GÓMEZ. p. pierde poco a poco su relación con los dos límites fronterizos. 31 . Estas dos crónicas del siglo XVI muestran una intersección muy significativa entre elementos culturales europeos y aspectos centrales de la cosmología inca. 28. 162. VEINTE AÑOS DESPUÉS En los trabajos de Mignolo de mediados de los años noventa dicha noción describía una zona en que el pensamiento se despliega determinado tanto por las ruinas de las antiguas civilizaciones de América como por las huellas de la cultura occidental. La «epistemología fronteriza» equivalía a un espacio intersticial de enunciación como puede acreditarse. Walter (1995). en Relación de las antigüedades deste Reyno del Piru de Santa Cruz Pachacuti o en Primer nueva corónica y buen gobierno de Poma de Ayala. «Decires fuera de lugar: sujetos dicientes.

Este border thinking o «pensamiento otro» permitiría una nueva historiografía. p. Walter (2003) Historias locales/diseños globales. De hecho. por lo tanto. destrucción.RODRIGO CASTRO ORELLANA tradición telúrica de un único topos que emerge como la narrativa verdadera. nihilismo. 27. Colonialidad. se disuelve toda posibilidad de una exploración arqueológica del funcionamiento de los enunciados y se incurre en un reduccionismo que convierte a la modernidad en sinónimo de opresión y violencia. puesto que aparece como una serie de episodios o momentos históricos que han sido negados o invisibilizados por la episteme hegemónica. 32 . Sergio (2016): Heterografías de la violencia. de una forma de enunciación que nace de la diferencia colonial y que representa la voz de una subalternidad que se habría arrastrado a lo largo a lo largo de los siglos.32. p. En el marco de esta dicotomía entre la razón occidental y su «afuera» local/originario. Historia. conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo. pareciera que no se puede aceptar que ese «espacio local» pueda ser un resultado de líneas de divergencia e integración que se deslizan como lógicas de poder en niveles heterogéneos. Akal. 10 MIGNOLO. Mignolo llega a señalar que bajo el término «pensamiento fronterizo» correspondería incluir a todos aquellos proyectos que convergen en una perspectiva crítica de la modernidad desde la colonialidad10. «mesetas estriadas y diversificadas de luchas y resistencias»11. Se trataría. De este modo. 11 VILLALOBOS-RUMINOTT. Madrid. Buenos Aires: Ediciones La Cebra.

VEINTE AÑOS DESPUÉS La definición que Mignolo. identificar la reflexión crítica de los subalternos como una realidad independiente y diferenciada de los recursos culturales que la propia modernidad produciría. el reconocimiento de los méritos de la propuesta de Mignolo. finalmente. Me parece relevante establecer estas dos posibles lecturas del pensamiento de Mignolo porque ponen de manifiesto tanto los puntos fuertes como las insuficiencias de la teoría decolonial. cabe recordar que Castro-Gómez ha establecido un debate con los 33 . ofrece de la modernidad como colonialidad eurocéntrica resulta tan radical que es incapaz de concederle algún tipo de significado a la reflexividad moderna y a los componentes emancipadores que ella contiene. el grupo Modernidad/Colonialidad tuvo la capacidad de elaborar una serie de herramientas conceptuales que permitirían rendimientos decisivos para una aproximación renovada a la historia latinoamericana. más allá de toda apelación a una identidad cultural sustantiva o al supuesto de los paradigmas culturales enfrentados. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. por otro lado. Esta operación de exclusión le permite –por una parte– descalificar cualquier tipo de saber occidental como un discurso homogeneizante y «subalternizador» y. así como también la crítica de sus planteamientos. En mi opinión. tenemos dos formulaciones distintas del problema de la «episteme fronteriza»: una centrada en en la idea de saberes intersticiales y otra fundada en una noción geocultural. que se realiza en las ediciones de 1996 y 2011 de la CRL. Así pues. En tal sentido. sugiere un camino alternativo al que se ha hecho dominante en los desarrollos más recientes de la teoría decolonial. En este punto.

con el concepto de colonialidad. 34 . El autor colombiano se ha pronunciado críticamente respecto a los alcances de la noción de «sistema-mundo» expuesta por Wallerstein12 y sobre las insuficiencias del concepto de «colonialidad del poder» en Quijano13. todos estas correcciones en cuanto al modo en que cabría comprender las nociones de «epistemología fronteriza». 16. «sistema-mundo». Santiago (2010) «Michel Foucault: Colonialismo y geopolítica». aborda de una forma muy significativa estas y otras diferencias conceptuales. conducen inevitablemente a Castro-Gómez a situarse en un lugar epistemológico distinto al que pretende ocupar el grupo Modernidad/Colonialidad (en concreto. En una entrevista de 2012. «Los avatares de la crítica decolonial». En mi opinión.). p. en: Ileana Rodríguez. 13 CASTRO-GÓMEZ. 213-230. como es evidente. I. Josebe Martínez (Eds. p. Santiago (2010) «Michel Foucault: Colonialismo y geopolítica». Barcelona. por ejemplo. Tabula Rasa.RODRIGO CASTRO ORELLANA autores decoloniales desde el principio de su producción intelectual y que éste ha continuado a lo largo de los años. Narrativas comando/ sistemas mundos: colonialidad/modernidad. no niega en absoluto que haya existido una importante colaboración personal y profesional entre Castro-Gómez y la red decolonial (acreditada por una serie de publicaciones y ediciones colectivas). 12 Ver CASTRO-GÓMEZ. Es lo que ocurriría. 14 CASTRO-GÓMEZ. autores como Mignolo o Grosfoguel). enero-junio. 285. pp. Anthropos. Santiago (2012). N. 284. donde Castro-Gómez contrapone un horizonte de análisis pluridimensional a la búsqueda de un patrón común general14. Estudios transatlánticos postcoloniales. o «colonialidad del poder». Este hecho.

el elemento más significativo que muestra la incompatibilidad entre las investigaciones del pensador colombiano y las líneas teóricas fundamentales del planteamiento decolonial. el día 07 de mayo de 2013. Sin embargo. Ver GROSFOGUEL. Movilidad. Ramón Grosfoguel no se aleja mucho de esta posición reactiva cuando subraya la anomalía hermenéutica de la recepción latinoamericana de Foucault16.com. VEINTE AÑOS DESPUÉS En cualquier caso. Grosfoguel reúne en su intervención diversos elementos teóricos que había trabajado con anterioridad en dos artículos: «La descolonización de la economía política y los estudios postcoloniales: Transmodernidad. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. Como podrá comprobarse. Conferencia 07 de mayo. desde el ángulo de Mignolo cualquier proyecto teórico se encuentra debilitado si establece algún tipo de compromiso con las tradiciones del pensamiento europeo. Su interés reside en descalificar la aproximación que algunos estudiosos latinoamericanos realizaron al problema de la 15 Nos referimos a La hybris del punto cero. raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816) (2005) y Tejidos Oníricos. sino que debería avanzar en la dirección de una teoría pos-occidental. 16 Grosfoguel desarrolla esta idea en su conferencia: «Foucault y la genealogía del racismo». Bogotá (2009). capitalismo y biopolítica en Bogotá (1910-1930). que se han hecho actualmente hegemónicas. no podría ser poscolonial ni posmoderno. Ciencia. guarda relación con el lugar que se le asigna a las herramientas arqueo- genealógicas foucaultianas. Dichas obras son objeto de análisis en este mismo libro por parte de José Luis Villacañas y Adán Salinas Araya respectivamente. en una serie de trabajos posteriores a la CRL15. http://teresanalvarez.ar/foucault-y-la-genealogia-delracismo/#axzz30voDnlHn 35 . durante el I Congreso «La actualidad de Michel Foucault» realizado en la Universidad de Zaragoza. Castro-Gómez ha demostrado la importancia de los enfoques del autor francés para una problematización de la cuestión colonial. pensamiento fronterizo y colonialidad global» (2006) y «El concepto de “racismo” en Michel Foucault y Frantz Fanon: ¿teorizar desde la zona del ser o desde la zona del no-ser?» (2012). por ende. Un pensamiento verdaderamente decolonial. Ramón (2013) «Foucault y la genealogía del racismo».

constreñían y limitaban la radicalidad de su crítica al eurocentrismo». todo su análisis resultaría fallido por el mero hecho de estar apegado a Foucault. Esto último puede observarse en una de la tesis decisivas que comparten Mignolo y Grosfoguel.aunque Castro-Gómez se acerque a una comprensión más adecuada de la «colonialidad del poder» mediante el uso del concepto de heterarquía. se trata de disputar en el espacio intelectual. y luego –haciendo uso de una lógica similar– desvalorizar de un modo implícito la apuesta praxeológica de Castro-Gómez simplemente porque incorpora al pensador francés18. Derrida o Gramsci. enero-junio. etcétera. Transmodernidad. N. «La descolonización de la economía política y los estudios postcoloniales. Unas líneas más abajo puede encontrarse el mismo reproche. según Grosfoguel. habría que señalar que en este caso la derecha y la izquierda decoloniales parecen converger en el intento de fundar un «cuerpo de la enunciación». Dado este planteamiento. de algún modo. ahora dirigido al Grupo Asiático de Estudios Subalternos: « (…) al usar una epistemología occidental y privilegiar a Gramsci y Foucault. En el caso de occidente. En ambos casos. Se está refiriendo a la utilización de pensadores como Foucault. Tabula Rasa. Ramón (2006). además. la zona del no-ser. una visión de la colonialidad más fundamentalista y Grosfoguel una posición más pluralista y posfundacional. traicionaban su meta de producir estudios subalternos».RODRIGO CASTRO ORELLANA subalternidad17. «al privilegiar pensadores occidentales como su aparato teórico central. Los autores latinoamericanos. Si Mignolo representa. ya que se hallaría incontaminado y libre de cualquier resabio eurocéntrico. pensamiento fronterizo y colonialidad global». una sangre. La idea de que debemos reconocer en todo discurso un cuerpo. una etnia o un rostro. el Sur Global. deberíamos entender que -según Grosfoguel. 4. 36 . 18 En la entrevista «Diálogos descoloniales: Trasmodernizar los feminismos». Grosfoguel afirma: «Resignificar desde Foucault o Derrida (sin negar sus aportaciones) no te lleva muy lejos. 19 Ese objeto recibe también otros nombres en el contexto del planteamiento decolonial: Abya Yala. pp 19-20. la aproximación al objeto «Latinoamérica»19 estableciendo a la teoría decolonial como un planteamiento epistémico superior. pues estás resignificando desde la epistemología/cosmología eurocentrada que te lleva a más de lo mismo» (2007: 329). sería un «cuerpo violento» que se 17 GROSFOGUEL. ese cuerpo.

Según nuestro punto de vista. Un concepto de la historia que no acepta la irreductibilidad del Otro. imponiéndole el rostro familiar de la víctima. VEINTE AÑOS DESPUÉS auto-representa como «Sujeto Universal». todo esto se aleja muchísimo del esfuerzo de Castro-Gómez por pensar el giro decolonial desde un modelo arqueo-genealógico. habría que rechazar cualquier intromisión de un discurso que nazca de la corpo-geopolítica del conocimiento europea. se transforma también en el principio constituyente de la dominación. Un pensamiento verdadero acerca de Latinoamérica no debería nunca utilizar fuentes que no se correspondan con el «cuerpo de enunciación» latinoamericano o. lo que es lo mismo. 37 . El desafío consistiría en «descolonizar» una demanda de descolonización que circula en el pensamiento latinoamericano y que reivindica tanto el elemento identitario como la interpretación de la colonización en términos de una violenta alteración de los puntos de vista y las cosmovisiones de una alteridad radical. puesto que en él se comienza a ensayar una forma de pensamiento que pretende liberarse no solamente de la violencia epistemológica del eurocentrismo. De ahí la importancia decisiva de un libro como CRL. del oprimido o del «pueblo». CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. sino también de esa inversión del etnocentrismo en que finalmente parecen incurrir algunas apuestas decoloniales. un cuerpo que en tanto que se olvida de sí mismo y se convierte en una abstracción.

Actualidades de la razón latinoamericana: la cuestión del populismo. sino también porque algunos procesos políticos que han influido en la historia del pensamiento latinoamericano han mostrado su carácter recursivo. este retorno de la cuestión populista no puede conducirnos a establecer una identificación sin distinciones entre los procesos políticos de la primera mitad del siglo XX y el novedoso auge de gobiernos de izquierda en las últimas décadas en América Latina. Sin embargo. En este contexto. se sitúa la problemática del populismo. Hay importantes evidencias de la reactivación e intensificación del relato populista en nuestros días. la figura de Rafael Correa en Ecuador o de Evo Morales en Bolivia. el ciclo peronista de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Ciertamente. como la apuesta bolivariana de Venezuela. Pero la crítica de la razón latinoamericana no solamente continúa teniendo sentido por la vigencia del lenguaje teórico que ella problematiza. un asunto que la primera edición de CRL abordaba como un fenómeno eventualmente en declive hacia los años noventa del siglo XX. La amplísima heterogeneidad del fenómeno en juego pone de manifiesto la necesidad de construir una gramática del populismo. algunos de los fenómenos políticos recientes en América Latina nos permiten hablar de una «nueva época del populismo».RODRIGO CASTRO ORELLANA 3. Ésta debería estar en condiciones de ofrecernos una tipología adecuada de formas diferenciadas de populismo que 38 .

67. El primero no implicaría la construcción de una verdadera voluntad popular a partir de la deliberación activa y plural de los sujetos políticos20. la CRL establece la correlación que podría advertirse entre estas retóricas y prácticas populistas no deliberativas. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. Se trataría más bien de un proceso vertical en que las equivalencias colectivas se sostienen principalmente gracias a una figura carismática. las formaciones populistas no se corresponden solamente con estos procesos de homogeneización de la sociedad que se imponen de arriba hacia abajo. Santiago (2011). La segunda edición de la CRL mostraría. El hecho que la reactivación del fenómeno populista en América Latina durante los últimos años aparezca como la única respuesta que la izquierda ha estado 20 CASTRO-GÓMEZ. 39 . VEINTE AÑOS DESPUÉS constate tanto las deficiencias como las aportaciones de las distintas teorías y prácticas políticas.p. poniendo de manifiesto las limitaciones de este tipo de racionalidades para concebir espacios híbridos. sino un mecanismo de aclamación en que se impone la legitimidad unilateral de un único significante: el nombre del líder. En este contexto. No obstante. entrecruces discursivos o identidades transversales. y las tradiciones del pensamiento latinoamericano acerca de «lo propio». en tal sentido. No habría un espacio democrático efectivo en que todos los significantes sean discutidos. Crítica de la razón latinoamericana. una aproximación más compleja al poliédrico ideal populista estableciendo la diferencia entre un populismo de la aclamación y un populismo de la deliberación.

puede situarse el interés que Castro-Gómez ha expresado por la obra de Ernesto Laclau en su más reciente libro: Revoluciones sin Sujeto21 (2016). Dentro de este marco. un territorio compartido que correspondería a una misma imposibilidad de plenitud que contienen las particularidades. Como señala el autor colombiano: «No es posible cambiar una relación de poder simplemente aferrándose a la diferencia cultural. Slavoj Zizek y la crítica del historicismo posmoderno. Para cambiar una posición subalterna se necesita de una reconsideración completa de las relaciones entre lo universal y lo particular. Revoluciones sin sujeto. Santiago (2016). entonces. Según esta obra. 22 CASTRO-GÓMEZ. la cual debe pasar por asumir la necesidad de identificar algo más allá de la proliferación de las diferencias. ofrece una nueva perspectiva sobre la universalidad en que no se confunde la apuesta de universalizar la particularidad. permitiría re-conceptualizar el problema de lo universal como categoría política. Madrid. Santiago (2016). como condición irrenunciable de un proyecto 21 CASTRO-GÓMEZ. La teoría de Laclau. 40 . Esta obra es analizada en este mismo libro por Antonio Rivera.RODRIGO CASTRO ORELLANA en condiciones de producir frente a la hegemonía neoliberal. sugiere la necesidad de estudiar la eventual potencialidad emancipadora que podría contener el populismo. Laclau aportaría dos rendimientos al proyecto de una genealogía de la razón colonial. p. Un asunto que resulta decisivo para enfrentar algunas teorías contemporáneas de la subalternidad latinoamericana o ciertas posiciones «abyayalistas» que pretenden abandonar cualquier recurso a la universalidad. es decir al particularismo de las identidades»22. Akal. En primer lugar. 275. Revoluciones sin sujeto.

es precisamente en esta politización del universal donde residiría la segunda contribución decisiva de la obra de Laclau al proyecto de «una genealogía localizada de las prácticas» que ha emprendido Castro-Gómez después de la CRL. Santiago Castro- Gómez continúa el debate que ha sostenido con Enrique Dussel desde la CRL. en Revoluciones sin Sujeto. Por este motivo. la crítica a Dussel ya no tiene que ver con su opción latinoamericanista –que él mismo parece haber abandonado– sino con los fundamentos éticos con que pretende dotar de sentido al concepto de «transmodernidad». una cultura o un imperativo moral. como ya hemos indicado. con la crítica a un universalismo que defiende un valor a priori y excluye los particularismos. implica que «Latinoamérica» no es una identidad dada de antemano. Ahora bien. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. En un principio. cuestiones clave para establecer una praxis populista efectivamente deliberativa y en la cual los ciudadanos participen de la construcción de un proyecto colectivo desde abajo. VEINTE AÑOS DESPUÉS político emancipador. Este proyecto. Esto quiere decir que la universalidad debe pensarse desde la contingencia y el pluralismo. la polémica apuntaba a la defensa que Dussel hacía de la filosofía de la liberación latinoamericana como un momento de superación radical de la episteme moderna. Castro- Gómez rechaza la operación de despolitización de los universales en que incurriría el pensador argentino como consecuencia de su defensa de un «mundo común» normativo que exigiría el reconocimiento por parte de todos los sujetos. sino un «significante» que se articula en función 41 . Muchos años después.

se trata de mostrar las subjetividades que históricamente han sido sometidas. Desde esta perspectiva. sin renunciar a la idea de emancipación y a la lucha contra el ordenamiento neoliberal de las sociedades. los saberes que el poder ha silenciado y los valores que se han visto destruidos. Lacan. en una historia de las mentalidades o las ideas. Aquí se constata una vez más la necesidad de trazar una cartografía de los fenómenos populistas. Lo que interesaría son las prácticas discursivas y no discursivas. Deleuze. Derrida. estudia los sistemas de fuerzas que han modelado nuestro pasado y las discontinuidades que se advierten como decisivas para nuestro presente. pero en ningún caso lo hace desde una neutralidad descriptiva con respecto a las formas de exclusión. etcétera) formula al pensamiento fundacional. como hemos dicho. Por el contrario. la crítica de la razón latinoamericana no podría descalificar completamente la experiencia populista. No solamente para establecer. porque en algunas de sus 42 .RODRIGO CASTRO ORELLANA de los dispositivos históricos de poder en los cuales se inserta. El problema no reside. Se trataría de asumir el programa de la crítica que el postestructuralismo (Foucault. De ahí la importancia de la lectura que Laclau hace de la hegemonía en clave populista. entonces. la correspondencia entre los populismos aclamativos y los relatos identitarios del pensamiento latinoamericano. La genealogía de las prácticas que Castro-Gómez ha desarrollado desde la CRL. sino sobre todo para abordar la cuestión de una acción política que ponga fin a las formas de subalternización. las tecnologías de gobierno que determinan aquello que somos o que hemos llegado a ser.

creo que el trabajo de Castro-Gómez nos enseña que la hipótesis hegemónica no puede ser anulada si luchamos por construir un orden alternativo a la razón neoliberal. entonces. Revoluciones sin sujeto. Pero nos equivocaríamos si creyésemos que no hay peligros inherentes a esa búsqueda de la hegemonía. multiplicando los antagonismos y trasformando –como decía Gramsci– el sentido común de las mentalidades populares. No obstante. De ahí su insistencia en pensar la cuestión del pluralismo desde el concepto de sociedad civil – algo que el propio Laclau no habría hecho de una manera satisfactoria en La razón populista. VEINTE AÑOS DESPUÉS articulaciones ella nos mostraría la posibilidad real de democratizar las instituciones. como una herramienta del pensamiento crítico para intervenir en nuestra actualidad. Por ese motivo defiendo el concepto de «poshegemonía» como una forma de describir una actitud escéptica de distancia crítica y de prudencia reflexiva frente a ese deseo «humano. demasiado humano» de conquistar un poder único. 23 CASTRO-GÓMEZ. En suma. No es posible despreciar la importancia del control de los aparatos del Estado y del gobierno de las instituciones porque dichos espacios de gestión afectan directamente y de un modo muy concreto a la vida de millones de seres humanos. total e indiviso. La genealogía de las prácticas debe leerse. CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. Castro-Gómez comprende que a la hegemonía neoliberal no solamente se la enfrenta desde el terreno de la sociedad política23. p. Santiago (2016). La construcción de una «voluntad general» puede ser una catastrófica operación de exclusión y violencia. 379. 43 .

Si aún podemos creer en ello. se lo debemos en parte a la pasión por el pensamiento que nos ha enseñado Santiago Castro-Gómez.RODRIGO CASTRO ORELLANA Imagino que Castro-Gómez tendrá más de algún reparo con este último concepto. Pero estoy seguro que compartimos una misma visión respecto a los territorios heterogéneos en los cuales se libra el combate político de nuestra época. Otros se han situado en el margen de una «acción filosófica» que persigue la «transmutación de los valores» dominantes. 44 . No se trata de trincheras enfrentadas sino de gestos complementarios que responden a la misma convicción de que otro mundo es posible. A algunos les ha correspondido actuar desde el horizonte de una transformación real de las instituciones para los ciudadanos.

Bogotá. Universidad Javeriana. raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816). Madrid. Crítica de la razón latinoamericana.com. Estudios transatlánti- cos postcoloniales. VEINTE AÑOS DESPUÉS Bibliografía CASTRO-GÓMEZ. VILLALOBOS-RUMINOTT. Barce- lona. Puvill. N. MIGNOLO. Universidad Javeriana. enero-junio de 2006. Anthropos. Tabula Rasa. 7. Historia. Transmodernidad. Ciencia. «Decires fuera de lugar: sujetos dicientes. Narrativas comando/ sistemas mundos: coloniali- dad/modernidad. roles sociales y formas de inscripción». I. Orientalismo. CASTRO-GÓMEZ. «La descolonización de la economía política y los estudios postcoloniales. «Diálogos descoloniales con Ramón Grosfo- guel: Trasmodernizar los feminismos». Mondadori. Akal. CASTRO-GÓMEZ. GROSFOGUEL. «Los avatares de la crítica decolonial». CASTRO-GÓMEZ. Revoluciones sin sujeto. N. Colonialidad. Akal. Barcelona. Santiago (2016). Bogotá. pensamiento fronterizo y colonialidad global». Josebe Martínez (Eds. Ramón (2006). CASTRO-GÓMEZ. Santiago (2009). 4. Tejidos Oníricos. Ramón (2013) «Foucault y la genealogía del racismo». 9-31. Edward (2002). en: Ileana Rodríguez.ar/foucault-y-la-genealogia- delracismo/#axzz30voDnlHn MIGNOLO. GROSFOGUEL. N. GROSFOGUEL. CASTRO-GÓMEZ. 2010. Santiago (2010). Revista de Crítica Literaria Latinoameri- cana. Barcelona. nihilismo. Buenos Aires: Ediciones La Cebra. CASTRO-GÓMEZ. Tabula Rasa. Slavoj Žižek y la crítica del historicismo posmoderno. Confe- rencia 07 de mayo. enero-junio 2012. Santiago (2012). 16. N. conocimientos subalternos y pensamiento fronterizo. Walter (2003) Historias locales/diseños globales. La hybris del punto cero. 41. 2002.). Walter (1995). Santiago (2005). destrucción. Bogo- tá. Madrid. «Michel Foucault: Colonialismo y geopolí- tica». CRÍTICA DE LA RAZÓN LATINOAMERICANA. Santiago (2011). pp. Ramón (2007). Santiago (1996). Crítica de la razón latinoamericana. capitalismo y biopolítica en Bogotá (1910-1930). http://teresanalvarez. SAID. julio-diciembre. 45 . Editorial Pontificia Universidad Javeriana. Movilidad. pp. Sergio (2016): Heterografías de la violencia. 213-230. Tabula Rasa.

.

un asunto que muchos veces se aborda entre nosotros con las abstracciones reverenciales del lugar común de la multidisciplinariedad. La tensión entre título y subtítulo es fundamental para comprender el orden interno de este libro. raza e ilustración en la Nueva Granada. y ciertamente abstracto. La autoafirmación de la razón occidental A propósito de La hybris del punto cero de Santiago Castro-Gómez JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA 1. desde los tiempos centrales de la dinastía Borbón hasta la Independencia. Para comprender el libro es muy importante tener en cuenta esta relación entre filosofía y estudios históricos. en su Instituto Pensar. Mientras que el título es claramente filosófico. pero que adquiere importantes connotaciones y problemas cuando se intenta realizar en la práctica. porque define el tiempo y el espacio precisos de una temática central: la cuestión de la raza y la ciencia en los territorios de Nueva Granada. Santiago Castro-Gómez le propuso para esta 47 . El problema La hybris del punto cero tiene un subtítulo muy preciso: Ciencia. Tuvo un éxito considerable y fue reimpreso a los dos años de su primera publicación. El libro fue editado en 2005 por la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. 1750-1816. que dirigió nuestro querido y añorado amigo Guillermo Hoyos. el subtítulo tiene todos los ingredientes de un estudio historiográfico.

En realidad. Todas ellas serían muy relevantes para medir la comprensión de las relaciones entre filosofía e historia que tiene su autor. aquí no acaba la cuestión. Y si fuera así. que no era precisamente citado en el prólogo a la segunda reimpresión de 2007. sobre el que me gustaría plantear algunas preguntas. Como se puede suponer. mostrando sus conexiones con el futuro del proyecto intelectual que nos anuncia. Esto es bastante significativo. mi primera pregunta tiene que ver con la impresión de que quizá el prólogo a la reimpresión de 2007 implica un cierto distanciamiento respecto de los postulados expuestos en el cuerpo de libro. este Anexo tiene una vinculación muy directa con el pensamiento de Michel Foucault. que concierne al programa completo del autor. de un problema sin cerrar. Por el contrario. Posteriormente. de una duda. el autor lanzó una segunda edición en 2010. la segunda edición queda enriquecida con un Anexo. Así que esta aventura editorial parece el síntoma de una indecisión. ¿Acaso no quiere ir este prólogo a la segunda reimpresión más allá del cuerpo teórico del libro? Quiero argumentar que podría ser así.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA ocasión un prólogo que resultaba de sumo interés para entender la obra. cuyo título es “Siglo XVIII: el nacimiento de la biopolítica”. Para abordar esta cuestión 48 . Aquí el autor pudo mirar el libro desde fuera y encuadrarlo de un modo muy riguroso. entonces el problema de la relación entre historia y filosofía adquiriría matices importantes y direcciones muy precisas que plantearé al final de este ensayo. edición de la que desaparece precisamente el prólogo de la reimpresión de 2007. Concedo mucha importancia a este prólogo y deseo verlo también en tensión con las dos dimensiones del libro. Sin embargo. la filosófica y la historiográfica.

Bogotá. dejando solo los prólogos para la numeración romana. Universidad Javeriana. amerindios. Santiago (2007). Hybris y posición absoluta La parte más filosófica de la primera edición del libro lleva por título “Lugares de la Ilustración” y constituye precisamente su primer capítulo. que como se puede suponer tendrá diferente extensión. se nos dice como hipótesis que la Ilustración. Afortunadamente para nosotros. 2. 1ª Reimpresión. A cada uno dedicaré un punto. El capítulo está presidido por un texto de Hardt y Negri en el que se dice que la identidad europea y la soberanía moderna dependen de los orientales. 49 . En este tiempo se puede narrar la aventura de la Ilustración en Nueva Granada. africanos. 22. los matices particulares de estos tres momentos en que el autor se ha relacionado con él. El libro de Santiago Castro-Gómez se dispone a mostrar las evidencias en favor de esta tesis en el siglo XVIII. veamos los tres estratos del libro. Pero. fue una “lucha imperial por el control de territorios claves para la expansión del naciente capitalismo y [por el control] de la población que habitaba esos territorios”1. de forma semejante a como Dussel defendió que la Modernidad no es un proceso europeo que luego se expandiría al mundo. La hybris del punto cero. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL con suficientes elementos. tanto como el capitalismo del Estado-nación depende de la productividad de los “continentes negros”. el cuerpo del libro mantiene la numeración de páginas idéntica. Citamos la reimpresión de 2007 pues como se decía incluye un prólogo de relevancia que no está en la versión anterior ni posterior. raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816). al margen de los intentos normativos de definición por parte de Kant. dejándonos sus elementos reflexivos. sino que es un 1 CASTRO-GÓMEZ. El anexo a la segunda edición constituye una paginación añadida. De forma coherente con esta inspiración. Ciencia. p.

que tuvo en el Islam su otro hasta no se sabe cuándo. 3 CASTRO-GÓMEZ. Desde el principio. pero sí el inicio de una razón imperial renovada. p. Por supuesto. La hybris del punto cero. son enunciados muy problemáticos. p.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA proceso constitutivamente americano2. El ego conquiro como la protohistoria del ego cogito es algo más bien trivial y nos obliga a plantear la cuestión de la protohistoria del ego conquiro como base de la modernidad. 5 No puedo discutir aquí las tesis de Dussel sobre la modernidad y la dependencia del proceso moderno respecto del descubrimiento de América. Los esfuerzos de Dussel no son convincentes. Que la cartesiana sea la segunda modernidad ya es un corolario obligado de este planteamiento. existía una relación estructural” CASTRO-GÓMEZ. Modernidad y sus formas son fenómenos mundiales4 y son efectos de la primera globalización. 48-49. Ese contra otro le permitió constituirse como un “ego unificado”. y no el efecto de la modernidad. forjando diferentes nodos de poder5. Bajo este criterio. La hybris del punto cero. 49. Creo que la frase de Dussel debería alterarse así: “La modernidad fue el momento en que Europa se vio a sí misma como otro” y esa fue la hazaña de Lutero entre otros. La hybris del punto cero. que la subjetividad hispana del XVI es moderna y que también lo es la criolla. que impulsaron discursos de la 2 “Ya desde los setenta. Con estos dos criterios. pues allí los “ejércitos europenses” según dice la Crónica mozárabe. que sería la causa. el proceso de Ilustración dividió a los actores y los lugares de enunciación simultáneos. De ahí no se derivó colonizar una alteridad. la modernidad. Dussel dice que Europa nació cuando estuvo en condiciones de “plantearse a sí misma contra otro” CASTRO-GÓMEZ. Dudo que la revolución copernicana sea dependiente del descubrimiento de América y dudo que la teoría de la modernidad se pueda establecer sobre categorías como causa-efecto. moderno sería Alejandro Magno y Escipión el Africano. 22. la consecuencia de que España se sitúe en el centro de la modernidad [52] es muy discutible. Santiago (2007). Santiago (2007). Establecer que la primera modernidad sería la española. Santiago (2007). Dussel se propuso demostrar que entre las grandes producciones teóricas de la filosofía moderna y la praxis colonial europea. que gozaban ya en el siglo XVIII de una circulación mundial”3. 52n 28. Pero bien pudiera ser que la historia de la idea imperial sea autónoma respecto de la definición de la modernidad. p. Hubo actores europeos. 48. aquí también se defiende la idea según la cual la Ilustración es “un conjunto de discursos con diferentes lugares de producción y enunciación. La hybris del punto cero. Que se trate de dos aspectos muy 50 . sino que se produjo en esos diferentes lugares. Santiago (2007). se batieron contra los musulmanes. La pretensión de establecer el “nacimiento” de la modernidad y su crecimiento intrauterino es más bien pintoresca. tanto como el intento de Dussel de establecer una modernidad católica. que modernidad no es lo mismo que subjetividad burguesa. tendríamos en la batalla de Tours de 732. de la primera planetarización europea. 4 CASTRO-GÓMEZ. Esto no solo significa que la Ilustración incorporó en su seno lugares no europeos.

6 En su escrito Die Stufen des Organischen und der Mensch. Blumenberg le ha seguido en esta centralidad del juego de las ópticas para la racionalidad humana. Santiago (2007). y otras elites que los resistieron por verlos como una amenaza. 1928. 51 . 53. Necesitamos entender el proceso por el cual un episodio de historia imperial. Berlin. del juego de ver y verse. regida por lo familiar y lo inmediato a la vista. Plessner ha hecho de este juego de óptica activa y pasiva la clave estructural de lo humano6. aunque limitada. lo que impedía el avance del conocimiento era la actitud de dejarse atrapar en la óptica activa. como el de Carlos V. pero que no era capaz de ejercer una óptica pasiva. Para la versión estándar de la Ilustración. Pues la hybris que da título al volumen es justamente la consecuencia de la revolución copernicana específicamente moderna que colocó a esos actores ante una rejilla de legitimidad e ilegitimidad. o a alguna parecida. finalmente hubo otros “nativos” que “apelan a conocimientos y certezas locales” y que resistieron a todos los estratos anteriores. desde una posición descentrada y reflexiva. Supongo que a esta problematización. p. que implica el verse a sí mismo desde fuera. de ser cuerpo y tener cuerpo. hubo elites criollas que los apoyaron. La revolución copernicana de la modernidad no sería sino una aplicación más. En este caso. la modernidad se daría dentro de un episodio de razón imperial. Esta división de los actores es decisiva en la estructura del libro. Leipzig. genera el proceso moderno. se refiere Castro- Gómez cuando ve necesaria “una reflexión más profunda” acerca de la tesis de una “geocultura moderna de corte hispano-católico antes de la Revolución francesa” CASTRO-GÓMEZ. pero no sería lo mismo que ella. diferentes de la autocomprensión histórica cuya relación no puede ser automatizada. Tal síntesis historiográfica no sucede desde luego por el descubrimiento de América como causa. Einleitung in die philosophische Anthropologie. Esta síntesis historiográfica no genera una identidad que permita decir Imperio=Modernidad. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL Ilustración en tierras americanas. Como es sabido. La hybris del punto cero.

Sin embargo. es siempre una tarea relativa a la óptica 7 CASTRO-GÓMEZ. Eso privaría de legitimidad los saberes locales. pero ilusa y falsa y que debemos completarla con una óptica pasiva adecuada. como ha mostrado Blumenberg8. la observación de segundo grado de Luhmann. en traducción española como Descripción del ser humano. La hybris del punto cero. indígenas. bajo el título Blumenberg. el autoconocerse de Kant. por lo general. La función de racionalidad implica el juego adecuado de estas dos ópticas. el que se entrega al ver. Descartes y Bacon asumirían esta perspectiva. La revolución copernicana nos muestra que esa impresión es natural. etcétera. Ese verse desde fuera. México. pero la actitud se forjaría mucho antes. 2009. originarios. 25. la activa y pasiva. 52 . Por inclinación natural. desde un lugar que es diferente del que se está. la observación descentrada de Bacon. debemos mantener una cautela importante. Como es notorio. p. La autoobservación de un Lutero. Castro-Gómez es consciente de este planteamiento y extrae una consecuencia prevista por esta mentalidad: “la causa principal de los errores de la ciencia proviene de la excesiva familiaridad que tiene el observador con su medio ambiente social y cultural”7. nuestro monográfico en Anthropos.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA algo que enraíza a la razón moderna en unas pautas antropológicas muy arcaicas. que nos muestra los riesgos de considerarnos el centro real a partir de una inferencia precipitada desde el centro óptico. cree que está situado en el centro de perspectiva. La clave de la protesta moderna contra las intervenciones inmoderadas de la óptica activa era que. la apuesta por una Ilustración tardía. Barcelona. 8 En su libro Beschriebung des Menschen. 2013. llevaban consigo una actitud antropocéntrica inmoderada. es en el fondo parte de lo que se quiere describir con la expresión “hybris”. Santiago (2007). quizá con Lutero y Copérnico. Cf. FCE.

[DUSSEL. la descripción de una exterioridad. Castro-Gómez depende teóricamente de esta formulación. Tal cosa no sucede en un universo infinito. 53 . Cuando Dussel critica al cogito. Fue Nicolás de Cusa el primero que llamó la atención sobre esta paradoja de la óptica. La pregunta es si el siglo XVIII fue tan refinado al pensar las estrategias reflexivas como nosotros aquí. que fundan una epistemología con argumentos obtenidos de la antropología. pero nunca desde un lugar absoluto capaz de captar el infinito como totalidad. Introduccion a la filosofía de la liberación. que registra con el término de Lebenswelt”. el lugar desde el que producir una óptica pasiva es siempre a su vez provisional. a lo que cuenta con las evidencias naturalizadas del mundo de la vida9. Por tanto. 1992. Pero una verdadera teoría de la Lebenswelt es lo que falta aquí. reconocemos que no hay punto absoluto de observación de segundo grado. Si Castro- Gómez lo hace es porque cree tener una razón. p. Porque desde Blumenberg sabemos que en la Lebenswelt justo habitamos en esa situación en la que no se puede permanecer. por lo que necesitamos asumir siempre una óptica reflexiva que implica ya salir de ella. En el modelo de universo que él comenzó a pensar. a la observación de primer grado. 92] como un elemento central de su planteamiento. o si por el contrario pensó haber alcanzado 9 En realidad. Sólo hay sencillamente desplazamiento. Llamar a esta actitud hybris es un poco precipitado. de una posición excéntrica siempre relativa y provisional. Enrique. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL activa. Nuestras estrategias reflexivas no logran una intuición de totalidad. dada su fragilidad y problematicidad. al ver inmediato. la filosofía de Dussel usa la cuestión del mundo de la vida. primario o secundario. Por eso consideró que siempre vemos desde un lugar. porque no hay un lugar privilegiado desde el que las totalidades se vean. lo hace porque no está corporeizado en esa conciencia que “echa sus raíces en la cotidianidad humana. cuando comprendemos realmente a estos autores. Todo depende y es relativo al primer grado y a los desplazamientos desde él.

Jamás podemos considerar la totalidad del mundo como tal y mucho menos someterla a control. y de forma contraria a como lo vieron Adam Smith y Kant. en efecto. para Kant. 11 CASTRO-GÓMEZ. En opinión de Castro- Gómez esa imparcialidad fue la pretensión de legitimidad que aseguró el Estado. como mostré en mi Res Publica. Castro-Gómez no destaca las fuertes inclinaciones escépticas de Kant y de Adam Smith. porque cree que se defendió entonces “el comienzo epistemológico absoluto”. p. Santiago (2007).JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA un lugar absoluto de observación de segundo grado. Santiago (2007). sino desde el derecho de los demás y es una potencia anti-narcisista. 25. La hybris del punto cero. podemos conquistar la ficción de “los observadores neutrales e imparciales de la realidad”11. La Dialéctica trascendental de la Crítica de la razón pura muestra que no es posible una intuición del mundo como totalidad y que esta idea no puede tener un sentido objetivo. 10 CASTRO-GÓMEZ. El énfasis aquí recae sobre “absoluto”. 54 . en el siglo XVIII se dio la hybris del punto cero. Es difícil interpretar la filosofía de Kant o de Adam Smith dando un sentido fuerte a estas tres palabras. La instancia de la mano invisible muestra que el control absoluto sobre el mundo es imposible. “control” y “mundo”. Esto contrasta por lo menos con la primacía de la práctica que. como genuinos pensadores burgueses ilustrados. Castro-Gómez cree que si asumimos que estamos asentados en este punto cero absoluto. guía toda observación racional. Por supuesto. Castro-Gómez asume que este hecho implicaba “el control económico y social sobre el mundo”10. Castro- Gómez cree que. Y en cierto modo es así: el Estado para Kant obliga a los actores a observarse no sólo en su derecho. los fundamentos normativos de la política. La hybris del punto cero. p. Quizá por eso. 25.

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

Pero eso no quiere decir que para la Ilustración el Estado sea el
representante del punto cero absoluto. Él tenía que observarse
desde los valores superiores de la moral y por eso se reclamaba la
publicidad, para poder verlo. El Estado ilustrado no es absoluto.
Ni Kant ni Smith saben nada de una posición absoluta. Por eso
creo que se puede argumentar con fuerza que la neutralización y
superación de las visiones más inmediatas, locales, y propias de la
óptica activa, que solemos ejercer en los mundos de la vida
localmente situados, no implica conquistar un punto de vista
absoluto, sino sencillamente la capacidad de auto-observarse desde
fuera. Las neutralizaciones de esas observaciones de óptica activa
no implican ni imparcialidad ni deslocalización, sino quizás una
mejor conciencia de las oportunidades de mis intereses localmente
arraigados, por mejor conocimiento de sus contextos ampliados.
Sucede lo mismo que con la observación del pasado. La
neutralización de la óptica activa de los propios actores para mirar
el pasado, no implica imparcialidad, ni desinterés, ni abandonar el
presente y sus urgencias. Implica parcialidad e interés y la presión
de las circunstancias, pero también un poco de escepticismo
provisional sobre todo ello, para ver mejor un contexto ampliado,
descentrado y por tanto relativo, pero significativo para nuestro
presente. Desde luego, la óptica pasiva, que implica mirarse a sí
mismo como otro, en modo alguno tiene como consecuencia la
eliminación de la alteridad. Por el contrario, implica la proyección
de la óptica de la alteridad sobre sí mismo y esta es la condición de
posibilidad de ver al otro como un yo. Desde este punto de vista,
la óptica ilustrada no reduce la “alteridad epistémica”12, y desde
luego no afirma la existencia de una “lógica totalizadora”, como
12
CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2007). La hybris del punto cero, p. 48.

55

JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA

sugiere una y otra vez Dussel. Por lo tanto, y en conclusión, se
pueden defender las operaciones básicas formales de la Ilustración
sin hybris de punto cero. La hybris es la pretensión de alcanzar un
punto absoluto. De ahí el regusto pecaminoso de la expresión.
Pero dado que no alcanzamos un punto cero absoluto, no veo la
necesidad de llamarle hybris.

A pesar de todo, podríamos preguntarnos si los pensadores
modernos e ilustrados fueron conscientes de estas implicaciones
mías. Castro-Gómez podría llevar razón en el sentido de que ellos
pensaban estar conquistando un punto cero absoluto desde donde
asegurar la objetividad. Por eso estoy de acuerdo con Castro-
Gómez respecto de un enunciado filosófico como este: el cogito
cartesiano sí es la aspiración a “ubicar la ciencia del hombre en un
punto cero de observación”13. Ciertamente, lo hace porque rompe
con la relación concreta que hay entre toda óptica activa y pasiva.
Logra precisamente este resultado porque el cogito no tiene cuerpo
y se autoobserva de forma completamente transparente. Mi tesis
sin embargo resiste: la Ilustración es la crítica de los excesos de
hybris del racionalismo. La diferencia entre el racionalismo de
Descartes y la Ilustración kantiana consiste en que la segunda
considera al cogito anclado en la corporeidad, en el sentido
exterior. De esta índole constituida desde el cuerpo y el espacio es
el sujeto trascendental kantiano. Kant ya ve al sujeto
epistemológico dependiente del espacio y de la experiencia
externa. Todavía mucho se accede a un punto cero absoluto en
Diderot, que ve al humano no sólo dependiente del lugar, sino
también del tiempo material concreto, con sus fragilidades
13
CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2007). La hybris del punto cero, p. 27.

56

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

sensoriales y emocionales. Por no hablar de Goethe, que hace
depender el sujeto epistemológico de la hora, de la fluctuación de
la luz y de singularidades sin cuento.

Pero en realidad, no es caso de analizar hasta qué punto Kant u
otros ilustrados han sido específicamente conscientes de las
implicaciones de la revolución copernicana. Sólo quiero subrayar
que muchas de las cosas que dice Castro-Gómez sobre Kant son
considerablemente matizables. Lo importante es que su premisa
puede funcionar bien respecto de América: el presente europeo,
eso que constituía el objeto de la Ilustración, eso que en todo
momento identificaba su interés central, no se podía observar y de
hecho no se observó sin el contraluz con las colonias americanas.
Eso fue así en toda la modernidad. América fue el lugar concertó
desde donde a veces se observó Europa. Cuando Durero
contempla los regalos de Cortés a Carlos V, escapa de la
melancolía que le producía la situación local y se entrega a la
fantasía de un arte nuevo, mirado desde la óptica de los mexicas y
sus lejanas tierras. Lo mismo sucede con Montaigne. Sin embargo,
si analizamos las formas de esa comparación, nos sugiere un
relativismo fruto de la comparación concreta de dos ópticas, que
no implica la adopción de un punto de vista absoluto. Es más: por
lo general, desde Hobbes a Rousseau, el punto cero absoluto de
observación del humano se alcanzaba cuando se miraba al
civilizado europeo desde el humano natural que se describía en los
informes de los cronistas americanos. Es curioso: desde Montaigne
a Rousseau, pasando por Hobbes, el hombre americano fue el
punto cero de observación para considerar al hombre europeo
como un ser anclado en instituciones que no se podían justificar

57

JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA

suficientemente. El humano natural americano mostró la no
naturalidad de la sociedad europea. Así que el europeo se observó
a sí mismo desde la óptica excéntrica americana (o persa, en el
caso de Montesquieu) y justo por eso generó un escepticismo
sobre sí mismo. En Kant, igualmente, incluso con los testimonios
que aporta Castro-Gómez, descubrimos una mirada comparativa
entre los amerindios y los europeos, pero no una comparación
absoluta que invierta del todo la valoración que realizaron los
defensores del americano natural como el humano puro. La
comparación de la óptica civilizada propia de Kant puede concluir
que unos (los europeos) son más perfectos que otros (los
amerindios). Pero desde una óptica excéntrica adicional, que
relativiza el valor de la civilización, tal como la que se obtiene
desde la valoración de la inteligencia que es consustancial a la
especie, Kant puede decir, autoobservándose y observando a los
amerindios, que todos gozan de la misma dignidad.

Este carácter relativo del juego de óptica pasiva y activa, aunque
no dé con un punto cero absoluto, no impide que exista lo que
Castro-Gómez llama la colonialidad del poder. Sólo discuto que
haya una hybris del punto cero absoluto y afirmo que la
Ilustración kantiana y smithiana fue crítica con ella. Pero hay locus
enunciationis. Y es verdad que ese locus es imperial cuando
hablamos de determinados actores y de su óptica activa. Por
supuesto que los monarcas hispanos gozaban de esa óptica activa y
desde luego su lugar era la meseta castellana. Sólo me resisto, al
rechazar la cuestión de la mirada absoluta y del punto cero, a que
esta colonialidad imperial fuera absoluta; esto es, definiera una
mirada sustantiva, unitaria, monolítica, capaz de caracterizar a

58

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

entidades como Europa, la Ilustración y cosas así. En realidad, era
una óptica activa más bien obtusa e incapaz de autoobservarse. Y
por eso era muy poco moderna. Desde luego que existe una
“dimensión cognitiva” que se puede caracterizar como
“colonialidad”. Esta no era una abstracción. La ejercían los reyes,
consejeros, funcionarios, agentes, comerciantes y muchos otros
actores hispanos. Mi pregunta es si estamos hablando de una
posición absoluta y de si ellos integraban una óptica pasiva
adecuada a su tarea imperial. La óptica pasiva, la capacidad de
ponerse en otros lugares, de hablar desde otros sitios, desde otras
miradas, caracterizó más a otros actores europeos, que no siempre
compartieron la mirada de las elites implicadas en la razón
imperial hispana. La mirada colonial, imperial hispana, fue
observada por otros actores europeos. Y entonces fue vista como
una óptica activa propia de algunas elites, que fue denunciada,
impugnada, ridiculizada, por otros actores que descentraron su
mirada respecto de aquellos agentes. No hubo mirada europea
unitaria, sino una mirada escindida. Por ejemplo: los humanistas
como Vives, Erasmo y Montaigne, los sefarditas españoles, los
calvinistas reformados, los franciscanos, los jesuitas, los
anabaptistas, los materialistas libertinos, los idealistas alemanes,
todos ellos ofrecieron una mirada pasiva sobre lo que la razón
imperial hacía, pero no lograron jamás que esta se viera a sí
misma. De la misma manera que la mirada de los actores
coloniales fue resistida, impugnada o despreciada por diversas
poblaciones americanas, también fue criticada, analizada,
impugnada por otros actores europeos. La colonialidad fue una
óptica, pero no fue la óptica unitaria. Si Castro-Gómez quiere
decir que la mirada sobre el hecho colonial fue central en la

59

En realidad. p. Santiago (2007). Unas veces es proyección de una óptica activa. que marque posiciones claras y diferenciadas capaces de definir una “división geopolítica del mundo”. el pensamiento abstracto y la posibilidad de instalarse cognitivamente en el punto cero. creo que es así. 15 CASTRO-GÓMEZ. Esta continua escisión de los puntos de vista ha marcado la historia europea en no menos medida que la de otros continentes y culturas. La hybris del punto cero. p. 46. p. Si asumimos que los mayores partidarios europeos de una adecuada óptica pasiva la emprendieron ante todo contra las propias poblaciones y culturas. Pero no estoy convencido de que exista una óptica unitaria sobre la colonialidad. La hybris del punto cero. imitativas. nos damos cuenta de que una 14 CASTRO-GÓMEZ. La hybris del punto cero. Si desea defender que la “colonialidad es un elemento constitutivo de la modernidad”14. Al contrario. mientras que el resto de las culturas son vistas como prerracionales. Santiago (2007). la colonialidad determinó que no hubiese una mirada unitaria de Europa sobre sí misma. Esta conclusión me indispone con la aceptación de un pasaje como este: “Lo característico de Occidente sería entonces la disciplina. 46. fanatismos. yo estoy presto a darle la razón. y espontaneidades locales europeas. Santiago (2007). 60 . desmontando supersticiones. 47. no estoy convencido de que esa cuestión implique una nítida y unitaria “conciencia geopolítica”. de tal modo que impide que se haga de ella consideraciones sumarias. espontáneas. otras es un elemento desde el que se observa Europa con una lógica pasiva. y todavía menos en que esto funde una “división ontológica”15. mitos. empíricas y dominadas por el mito”16. la creatividad. ritos. 16 CASTRO-GÓMEZ.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA modernidad.

nuestro autor afirma que la perspectiva geopolítica imperial ha subalternizado “las otras voces de la humanidad” al declarar como “ilegítima la existencia simultánea de distintas formas de conocer y producir conocimientos”17. La hybris del punto cero. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL línea nítida no puede trazarse a la hora de caracterizar la diferencia entre Occidente y Oriente. tal y como lo vemos en las grandes crónicas de los autores mestizos. No creo que estas reflexiones impugnen los puntos de vista de Castro-Gómez. p. fue operativa mucho antes de que los filósofos propusieras esta idea de un descentramiento continuo del mundo y la posibilitó. Esta pluralidad de perspectivas. 47. Pero subalternizar es el proceso por el cual un grupo 17 CASTRO-GÓMEZ. aunque creo que los matizan. Respecto a esto debe decir lo siguiente: estoy de acuerdo en que la perspectiva imperial. como sabemos por las relaciones entre las aristocracias de la Triple Alianza mexicana y la monarquía hispánica. Y la medida en que hubo supervivientes lo logró. o por las obras que nos hablan de las aspiraciones de las aristocracias quechuas hispanizadas a integrarse en la cadena de mando imperial –entre ellas la de Guamán Poma de Ayala–. Santiago (2007). Al contrario: muchas elites amerindias aprendieron a verse desde lo que veían de los españoles y a traducir su óptica activa desde una autoobservación. no hace sino aumentar la complejidad y hacer indispensable la óptica excéntrica como método. Invocando a Said. aspiró a subaltenizar la conciencia amerindia. Pero una vez que se abre camino. constitutiva del hecho colonial. 61 . que enraíza en operaciones arcaicas que relacionan al humano con los problemas de su entorno. La cuestión decisiva es si podemos establecer un balance en términos de la teoría subalternista.

19 Cf. El bloque histórico que configura legitimidad no es homogéneo en su seno y desde luego jamás lo fue en el caso de la colonialidad imperial. que por lo demás no puede ser caracterizado como “origen” al margen de otro punto cero 18 CASTRO-GÓMEZ. Nunca lo son. J. VILLACAÑAS BERLANGA. 47. aunque sea como colaborador y no como dirigente. Pero traducir no es expropiar del todo. en la Enciclopedia de pensamiento Poscolonial. Esto significa que el grupo o grupos subalternos comparten legitimidad con el dirigente. L. mi voz Imperio. no puede ser descrito como una expropiación epistémica. y asienten a ellas por compartir legitimidad. subalternismo no implica “invisibilización de la multivocalidad histórica de la humanidad”18. sino sometimiento de la diferencia –que no por eso desaparece– a una dominación unitaria en la medida en que se logran estructuras de asentimiento. libres y sin urgencias coactivas. auxiliada por una teoría de la catacresis19. 62 . (2017)“Imperio”. aunque no deje nada intacto como era en un origen. Yo prefiero hablar de un proceso de transformación que tiene como base experiencias de traducción. La hybris del punto cero. Una teoría de la colonialidad no es abordable sin una teoría de la traducción. p. Pero no existe subalternismo sin traducción de las formas de legitimidad de un grupo a las propias del grupo dirigente central en el aparato de dominación. Madrid. Cosa diferente es que los procesos de traducción sean espontáneos. Desde luego que este proceso implica profundos cambios y transformaciones de los grupos subalternizados. en Conceptos Iberoamericanos. Pero el proceso por el que se incorporan a las formas de dominación. Por lo tanto. Biblioteca Nueva.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA pasa a formar parte de la clase dominante. Santiago (2007).

Pero en muchas ocasiones. sino porque el proceso de traducción de culturas que implicó. Si efectivamente se logró una hegemonía imperial fue porque se logró subalternizar a diversos grupos que asumieron la dominación hispana. Esto podemos describirlo como un eurocentrismo. Pero en la medida en que implicó traducciones no se justificó porque “Europa posee 63 . En el caso del imperio hispano sobre América carecemos casi siempre de hecho de estas herramientas que sólo son evidentes en los casos más claros. Sólo la describimos con matices que pueden permitirnos una aproximación a la singularidad histórica más respetuosa. como el Inca Garcilaso o Alvarado Tezozomoc. Si se hizo posible esta traducción fue desde luego porque se impuso una presión que procedía de Europa. como lo muestran los subalternismos ejercidos por los cristianos sobre moriscos y judíos en la Hispania medieval. Esto se hizo en algunas ocasiones no porque se impuso el eurocentrismo de forma ideológica plena. Aquí. los fenómenos históricos son increíblemente complejos. Con todo ello no ponemos en duda la existencia de una lógica del dominio occidental. las dos perspectivas enfrentadas producen un juego espectacular de ópticas activas y pasivas de cooperación. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL absoluto de observación. Es lo que se evidencia en los grandes cronistas de los grupos subalternos. camuflaje y resistencia a la vez. Por supuesto. aseguró a esos grupos subalternos en sus perspectivas tradicionales tanto como las separó. no hay teoría de la colonialidad sin las herramientas teóricas que permiten respetar la escisión del campo colonizado entre los grupos subalternizados y los grupos de resistencia. que no entran en la dominación ni asienten a ella.

49. México. razón imperial. De haberlo sido. eurocentrismo. como asegura Castro-Gómez. No estamos en contra de la pertinencia de estos conceptos. no implicaba unicidad ni racionalidad exclusiva. hybris del punto cero. nuestro nivel de reflexión es hasta aquí solo conceptual. La particularidad europea no era universalidad sin más. La limpieza de sangre Por supuesto. 2013 y también de Las cuatro partes del mundo. porque consideramos que la singularidad histórica no se apresa bien con algunos sentidos de los mismos. 3. FCE. México. la cooperación y la guerra. siglos XVI y XVII. La razón fundamental que nos fuerza a 20 CASTRO-GÓMEZ. integradora de cualidades que. Oponemos resistencia a algunas concreciones de las ideas de reflexividad. 2010. FCE. Santiago (2007). absoluto. p. y cosas así. Ilustración. modernidad. no habrían sido necesarios la traducción y el sincretismo. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español. La hybris del punto cero. 64 . las asimilaciones y la impugnación de la dominación. 21 Hablo sobre todo de La colonización de lo imaginario. Historia de una mundialización. los hacían preferibles a los habitantes de la Península. el criollismo no habría podido elevarse como forma específica de la conciencia americana. Y de haberlo sido. en el juego de óptica activa y pasiva de los portadores. pero sí acerca de su sentido más usual en este libro. Este sentido tan fuerte de eurocentrismo no fue necesario. lo cual explica la superioridad de su cultura sobre todas las demás”20.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA cualidades internas únicas que le habrían permitido desarrollar la racionalidad científico-técnica. La obra de Serge Gruzinski es una buena muestra de todo ello21. El eurocentrismo como elemento coactivo que forzó las traducciones y las resistencias.

Desde este punto de vista es verdad que la mirada que dibuja los mapas es ajena al objeto dibujado. ajeno a lo representación. Pero nuestra resistencia se fortalece cuando los contrastamos con fuentes históricas e intelectuales de época. No debemos olvidar que esa mirada excéntrica que dibuja mapas se basa en testimonios parciales. Los conquistadores no hacen los mapas de América. Esa capacidad de integración es la traducción material de la posición excéntrica. Se mira desde un punto de vista fijo. y se ve como universal justo porque no tiene motivos para excluir a nadie. externo. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL resistir esos sentidos es que esos conceptos. Castro-Gómez y otros. pero no se desplazan a la posición excéntrica para ver desde fuera lo que ellos recorren y conquistan. y haciendo pie en libro de Walter Mignolo The Darker Side of the Renaissance. Santiago (2007). en su sentido procedente de Dussel. fragmentarios. Los conquistadores tienen óptica activa sobre América. p. por ejemplo. Aquí los mapas incorporan la “matematización de la perspectiva”22. Me referiré a un pasaje final para cuestionar los conceptos antes de pasar a la cuestión de las relaciones con la historiografía. soberano. No abstrae del lugar de observación de cada 22 CASTRO-GÓMEZ. que se integran en una línea. Castro-Gómez invoca la historia de los mapas. Pero es muy curioso señalar que esta técnica se desarrolla sobre todo en Italia y en Alemania. en la línea de la investigación pionera de Edmundo O’Gorman. Aquí observa Castro-Gómez con acierto que el observador que dibuja los mapas americanos no hace coincidir el centro óptico con un centro étnico. En un momento crucial del argumento de La hybris del punto cero. 65 . Mignolo. Eso implica una mirada desde una óptica excéntrica. no están suficientemente discutidos. 59. Nada que ver con los mapas tradicionales mexicas. La hybris del punto cero.

JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA

uno pero desea integrarlos a todos. Pero una vez más, es una
estrategia de relaciones, y no describe un punto cero absoluto.
Esto no permite concluir que esta mirada excéntrica sea fruto de la
primera modernidad específicamente hispana. Así que discuto esta
tesis: “La hybris del punto cero, con sus pretensiones de
objetividad y cientificidad, no surge con la modernidad segunda,
sino que echa sus raíces en la geocultura de la modernidad
primera. No es un efecto de la revolución copernicana o del
individualismo burgués, sino de la necesidad que tenía el Estado
español de ejercer control sobre el circuito del Atlántico –frente a
las pretensiones de sus competidores europeos–“23.

Quizá esta tesis puede ser contrastada con esta otra que espero
desplegar en mi próximo libro Imperio y modernidad: la revolución
copernicana fue una técnica capaz de implementar una óptica
pasiva, un verse, desde una posición excéntrica. La primera
ocurrencia de esta revolución intelectual fue Lutero, pero tuvo
aplicaciones generales porque el humanismo, desde Erasmo a
Vives, desde Moro a Maquiavelo, fue una técnica general de ver el
presente desde la plataforma del pasado. Magnum miraculum est
homo, la divisa humanista, implicó una óptica pasiva que Lutero
desplegó desde la coherencia de la trascendencia de Dios. Esa
actitud mental es la que se fue forjando en la Europa. Su gran
éxito científico fue la organización del mapa del sistema solar.
Otra manifestación fue la cartografía europea, que fue capaz de
mirar un continente entero desde fuera. Fue por tanto la
modernidad primera, desde luego, como afirma Castro-Gómez.
Pero no fue “la necesidad que tenía el Estado español”. Lo
23
CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2007). La hybris del punto cero, p. 60.

66

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

sobrevenido de la historia moderna europea, que no se cuida de
poner en sintonía aspectos diversos de la vida histórica, determinó
que el poder colonial y la epistemología no fueran convergentes.
Eso hace difícil hablar de geopolíticas del conocimiento. Hay
geopolítica y hay conocimiento, pero no siempre estuvieron en las
mismas manos. No pasó desde luego en el imperio español. Así
que esa nueva técnica de los mapas, como las nuevas cartas
astrales, fueron ciertamente obra de la primera modernidad propia
de la revolución copernicana, a la que la poderosa España no pudo
sumarse por la incapacidad de las elites de integrar una óptica
excéntrica que implica su propia problematización. Los dominicos
hegemónicos, en verdad, no fueron capaces de reflexionar sobre su
forma de ver el mundo. La afirmaron a toda costa24. De este
24
Castro-Gómez extrae la consecuencia adicional de que la hybris del punto cero tiene
una impronta aristocrática y no burguesa. Yo creo que es así, que hay una vinculación
entre la óptica excéntrica y la posición aristocrática. En realidad, la óptica que se
establece desde la posición excéntrica es una toma de distancia, una forma de
interposición, que es la clave de toda aristocracia. Desde luego, supone un divorcio
metodológico del intelecto y del cuerpo. Pero esto no implica la pérdida de cuerpo,
propia del cogito con sus escisiones radicales. Implica la diferencia entre ser cuerpo y
tener cuerpo. La posición excéntrica implica ser consciente de tener cuerpo, lo que
supone mirarlo desde fuera como una totalidad, unificando la frágil línea de la piel, lo
que hay que mantener protegido, lo que puede ser afectado por un ataque. Va de
suyo que la posición excéntrica hace del propio cuerpo un espectáculo, y la
generalización de esta actitud es la que permite la divisa del magnum miraculum est
homo. Miraculum es espectáculo. Bourdieu es invocado en este paso, a mi modo de
ver con acierto, aunque la referencia bibliográfica no es clara. El teatro del mundo, el
mundo como espectáculo, es un asunto central del humanismo, como se puede ver
en una manifestación tan temprana como la Fábula de Momo del valenciano Juan Luis
Vives. Como sabemos, ese texto recrea un texto de Leon B. Alberti. Por tanto, lo que
debemos concluir es la afinidad electiva entre humanismo y actitud aristocrática, algo
que no debe sin embargo considerarse contrario a la mentalidad burguesa, sino como
la prehistoria que nos permite comprender su sentido heroico. Esta aristocracia del
conocimiento es completamente diferente del sentido propio de gran parte de la
aristocracia imperial hispana, específicamente militar. Por tanto, una vez más todo el
argumento colapsa ante una consideración homogénea de la primera modernidad, en
la que se integrarían plenamente las realidades hispanas. Creo que esta tesis requiere
ulterior discusión. La peculiaridad del humanismo hispano debería ser un objeto
central de este debate. Se puede ver un anticipo de esta cuestión en mis comentarios
a la tesis de Ambrosio Velasco sobre el humanismo de la teología neoescolática en el

67

JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA

punto concluyo que la primera modernidad ya incluye la óptica
desde la posición excéntrica como la base de lo que llamamos
revolución copernicana, pero que las realidades hispanas fueron
especialmente refractarias a la hora de incorporarla a su modo de
ver. Y esto va en contra de la tesis básica de Dussel y de Mignolo,
acerca de una modernidad específicamente hispana. Ahora vamos
a discutir otro punto que considero central de este libro. Pero con
él volvemos al punto central, que tiene que ver con las
indecisiones del libro acerca del método, la manera filosófica de
desplegar conceptos capaces de comprender la singularidad
colonial americana.

Pues de fondo, lo que deseamos alcanzar es una correcta relación
entre los discursos filosóficos y los historiográficos. En cierto
modo, no tenemos herramientas científicas para entender las
formas de proceder de la razón imperial colonial hispana, que es
un objeto historiográfico preciso y complejo, en su relación con la
modernidad, que es un concepto filosófico de época también muy
complejo. Creo que este problema, de una dificultad extrema,
merece ser planteado en toda su profundidad. De hacerlo,
obtendríamos variaciones importantes sobre todos los conceptos
que hemos venidos mencionando.

El objeto y la finalidad del libro de Santiago Castro-Gómez no
parece tan ambicioso, pero esto es una conclusión precipitada. Su
punto de cruz, para relacionar las cuestiones conceptuales con las
cuestiones historiográficas, es la cuestión de la limpieza de sangre,

trabajo “Sobre cierto aspecto intelectual de la metáfora de Nueva España”. VELASCO, A.
(2018). “Sobre cierto aspecto intelectual de la metáfora de Nueva España”. En prensa.

68

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

que es llamado “el primer discurso universalista”. La apelación
aquí es a Mignolo25. Desde luego que la cuestión de la limpieza de
sangre es importante para la razón imperial y sus prácticas. Con
ello, desde luego no estamos aceptando que “sea el primer
esquema de clasificación de la población mundial”26. La
invocación de las investigaciones de Mignolo presenta el mismo
problema de ajuste de discursos que ya hemos comentado.
Formado en la hermenéutica humanista de textos, como Dussel se
forjó en el comentario de textos teológicos, Mignolo no consiente
una fácil conexión de sus tesis conceptuales con el saber
historiográfico. Desde este punto de vista, el libro de Castro-
Gómez está atravesado por una tensión historiográfica mayor.
Afirmar, como hace Mignolo, que la ordenación del mapa en T de
Isidoro, que divide los continentes desde la tradición bíblica de
Sem, Cam y Jafet como pobladores de Asia, África y Europa,
comenzó a mostrar su “dimensión práctica” en el siglo XVI, es un
típico enunciado de hermenéutica que se proyecta sobre una zona
temporal cuyo saber historiográfico se omite. Cualquiera que
conozca algo de historia de los mapas, sabrá que el mapa en T de
Isidoro no tiene ninguna dimensión práctica sobre el siglo XVI.
Que América fuera vista como la prolongación de la tierra de Jafet
es un enunciado pintoresco. Los pobladores de América dieron
lugar a todo tipo de teorías, como las famosas disputas de los
preadamitas, o la que todavía llega a Teresa de Mier, de la tribu
perdida de Israel. Pero que la población de América se identificara
como Occidente, tierra de Jafet, por la presión del mapa en T de

25
CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2007). La hybris del punto cero, p. 54.
26
CASTRO-GÓMEZ, Santiago (2007). La hybris del punto cero, p. 54.

69

JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA

Isidoro27, suena un poco forzado. En todo caso es un enunciado
que debería ser historiográficamente contrastado. Desde la
primera noticia de Pedro Mártir, se habla de novus orbis justo
porque no puede ser referido a ninguna fuente clásica. Ignoro el
motivo por el que Castro-Gómez acepta estos enunciados tan
problemáticos de Mignolo. No hay ninguna razón para afirmar
que la conquista de América se vio como legitima porque era
tierra de Jafet. Es más sencillo creer las fuentes: se vio como
legítima por la evangelización, por el poder del Papa de conceder
feudos sobre todas las islas, un poder derivado de la transferencia
imperial que afirmaba la Donación de Constantino, el señor del
mundo. Si se prohíbe que los cristianos nuevos viajen a América
no es porque estos se consideran hijos de Cam o de Sem, sino
porque se consideraban sospechosos de herejía y porque en
realidad eran ciudadanos hispanos de segunda clase, sin derecho a
privilegios de hidalguía, que se conseguía de forma automática
con la autorización a viajar a América. Pero cuando vamos a las
fuentes historiográficas, nos damos cuenta de que la cuestión de la
limpieza de sangre afectaba a los colectivos de moriscos y de judíos
en la medida en que eran juzgados desde la teología, y que

27
MIGNOLO, Walter (2000). Local Histories/ Global Designs. Coloniality, Subaltern
Knowledges and Border Thinking. Princeton U.P., p. 59. El propio Mignolo invocó esta
relación entre mapa y óptica activa en su libro de 1995, The Darker Side of the
Renaissance. Pero una vez más introduce la cuestión étnica como determinante. Los
mapas chinos hacen de China el centro, pero no por razones étnicas, sino por razón de
la elite del poder que encarga el mapa. Y además no siempre sucede del todo así. Si
vamos al mapa de Ibn-Idrisi del siglo XII, que es el primero que mejora el de Ptolomeo,
descubrimos que lo hace porque descentra todo lo que pueda la mirada, en la medida
en que se atiene a los informes de todos los que pasan por Palermo. Allí desde luego
el centro del mapa no coincide con el centro étnico: un musulmán trabajando para
Roger II, que como sabemos intentaba forjar un reino mixto, programa en el que
después insistirá el emperador Federico II. Así que sin acontecimientos históricos al
interno de la peripecia de la razón imperial, no se puede entender realmente el
proceso colonial.

70

LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL

escapaban a su consideración como aristócratas. No hablo de los
judíos, porque a fortiori no eran soldados. Tampoco de los
moriscos, siervos en su mayoría. Pero las elites aristocráticas
musulmanas, e incluso las judías ricas, conservaron durante un
tiempo su sentido aristocrático y así fue reconocido, lo que
permitió matrimonios mixtos. Lo mismo sucedió con la
aristocracia de las ciudades de la Triple Alianza. El mestizaje entre
aristócratas de los pueblos conquistadores y conquistados, sin
respeto alguno por la limpieza de sangre, forma parte del hábito
de la razón imperial. Podemos decir que, cuando está ausente la
presión por la ortodoxia religiosa, que es propia de un colectivo
clercs de teólogos fácilmente fanatizados, presión que no se
presenta donde su interés no es el prioritario ni han conquistado
posiciones de centralidad, la cuestión de la limpieza de sangre es
bastante insignificante28.

Es muy importante reconocer que allí donde la limpieza de sangre
operó, siempre por razones teológicas, esto no tuvo nada que ver
con el color de la piel. Limpieza de sangre no es blancura de piel.
En este sentido, allí donde hubo aristocracias guerreras, allí la
cuestión teológica tuvo menos relevancia, pero en todo caso la
cuestión del color de la piel fue completamente insignificante. La
28
No me interesa aquí el debate entre Said y Mignolo acerca de si el orientalismo es
propio de la razón imperial europea o si es sólo propio de la segunda modernidad, la
de los pueblos no católicos ni hispanos. Este debate creo que es escolástico: el
orientalismo es propio del imperialismo europeo y sobre todo inglés. Pero no creo que
el occidentalismo fuera el imaginario propio de la razón imperial hispana, que no hacía
de América una diferencia occidental. Llamar a las Indias occidentales [en contra de lo
sugiere MIGNOLO, Walter (2000). Local Histories/ Global Designs, p. 57] no implicaba
ninguna teoría acerca de Occidente ni de Oriente. Que las tierras americanas fueran
“una diferencia específica al interior de su mismidad”, no se debe a que fueran el
extremo occidente, sino fundamentalmente al hecho de que la razón imperial hispana,
como la romana, se veía como la extensión de lo mismo: romanitas o hispanitas. Esto
es lo que determinó que se proclamara como Nueva España.

71

esto es. acaso no estará mezclando mundos históricos diferentes. que es la tesis de Aníbal Quijano. ¿Qué punto cero absoluto es la óptica pasiva de la limpieza de sangre propia? En mi opinión. la idea de limpieza de sangre hispana es incompatible con la idea de revolución copernicana europea propia de lo que Castro-Gómez llama la hybris del punto cero. 72 . Debemos preguntarnos entonces si cuando Castro-Gómez recoge estas ideas (el imaginario étnico de la blancura. La hybris del punto cero. La idea de limpieza de sangre fue uno de los elementos de autoafirmación más poderosos de la óptica activa e impidió específicamente la posición excéntrica. es algo más. Pues si identificamos el modelo de la óptica excéntrica de la modernidad europea que se inicia desde el humanismo. la limpieza de sangre. entonces la limpieza de sangre aseguró esa idea –el gozo de cierto cuerpo– al margen de toda mirada crítica desde fuera. 59. p. aunque sí lo es la idea de la pureza de sangre en el país de piel más oscura de Europa. capaz de relativizarla generando una universalidad. Mignolo es anacrónico al proyectar la idea de una “distinción étnica frente al otro”29 como clave de la razón imperial hispana. Lutero y la revolución 29 CASTRO-GÓMEZ. La limpieza de sangre impidió a los hispanos mirarse desde fuera. Santiago (2007). Esto tiene amplias repercusiones sobre la cuestión de la colonialidad del poder. encerró a los hidalgos viejos en la magia de la sangre.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA idea de aristocracia blanca no es hispana. de los europeos. e bloqueó la mirada naturalista en la que trabajaban los médicos modernos (la mayoría judíos). Pero en realidad. Si la óptica activa natural parte de la experiencia vivida de que soy cuerpo. la preeminencia étnica) como expresiones materiales de los portadores de la hybris del punto cero y del futuro.

hispánica y propia del punto cero. son formas de conocimiento dictadas desde “ser cuerpo”. Genera un tipo humano bastante incapaz de observarse desde fuera y al margen de recrear los acontecimientos vividos. Sin embargo. los prolongan mediante sus relatos. fue la de una obtusa autoafirmación de lo propio. que es lo más lejano de ella. La hybris del punto cero. muy lejos de mostrar interés en la integración de perspectivas. lo local. lo vital. Pues la tesis de que esta modernidad epistémica que se despliega en América sería temprana. lo específico. lo temporal. nos damos cuenta de que no hay muchos casos de ejercicio de la óptica excéntrica. las memorias de los conquistadores. entonces tenemos que identificar el modelo epistemológico de la cultura hispana de otra manera. Este tipo de conocimiento promueve lo singular. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL copernicana. al proponer una dominación epistemológica. el libro de viajes. 62. Nada más lejos de esta forma de ver que la taxonomía sistemática. Santiago (2007). En realidad. Y esto es lo que nos lleva a la cuestión de las razas. contrasta con el 30 CASTRO-GÓMEZ. Cuando abordamos desde una perspectiva histórica adecuada el modo de conocimiento que se impuso en la América hispana. me resisto a unificar los “modelos europeos de producción de conocimientos”30. La crónica. p. La posición alternativa podría decir: la hybris hispánica no fue la del punto cero. Son formas experienciales inseparables de la trayectoria vital de unos sujetos que. fascinados por sus momentos vividos. la central en la dimensión historiográfica del libro. 73 . como defiende Castro-Gómez. Eso le da a ese conocimiento el tono de autoafirmación específico de una subjetividad consciente de su peculiaridad. Desde luego Quijano tiene razón.

Cf. La colonización de lo imaginario. 89-121. Agencias Criollas. A pesar de todo. La colonización del imaginario de los dominados se llevó a cabo. Múltiples formas de resistencia se aprecian por doquier en la transmisión de nuevos legados surgidos tras la conquista. frente a los siglos XVI y XVII. 99-131. Verwuert. La nobleza aborigen de la Nueva España”. Biblioteca de América. Universidad de Pittsburg. 31 Ver MARTÍNEZ GARNICA. En COLOM. por lo que sabemos de los siglos XVI y XVII. por las memorias de pueblos y los llamados “títulos primordiales”. Pero son dos fenómenos que no tienen mucho que ver el uno con el otro. Para las resistencias de las aristocracias de la Triple Alianza. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español. GRUZINSKI. Armando (2009). Yolanda (2000) “Poder y narración: representación y mediación de un deseo americano en la Segunda Carta de Relación”. En MAZZOTTI. Serge (2013). cf. pero no fue mediante la imposición de la hybris del punto cero. igualmente MARTÍNEZ SAN MIGUEL. “La incorporación jurídica del vencido. Para suavizar este contraste se vincula lo que sucede con las razas en el siglo XVIII con la limpieza de sangre del siglo XV. el proceso de transferencia no llegó jamás a una naturalización de los patrones hispanos. La mezcla de aristocracias criollas e indígenas de los imperios de México y Perú no estuvo regida por la limpieza de sangre. pp. común a toda Europa. FCE. no estuvo regida por la lógica teológica de la limpieza de sangre. es decisivo. La ambigüedad colonial en las letras hispanoamericanas. que tiene su mancha exclusiva en el judaísmo y que implica un sentimiento antisemita particular. Aquí el trabajo historiográfico sobre la peculiaridad del siglo XVIII borbón. 2013. 74 . pp. Los reconocimientos de títulos por parte del rey de esas aristocracias indígenas a lo largo de la primera mitad del siglo XVI31. Siglos XVI-XVIII.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA hecho de que la taxonomía de razas sea un fenómeno específico del siglo XVIII. pues de ella carecían los dominadores. Modernidad Iberoamericana. Juan Antonio editor. Francisco. desde luego.

63. Sólo tras la estabilización de la vida colonial tras la segunda mitad del siglo XVII. Sin embargo. me parece acertado. p. p. Lo que quedó en pie de todo aquel colapso apocalíptico fue un psiquismo pendiente de todo menos de los “modos de pensamiento y acción” anclados en la hybris del punto cero. Lo cual es una prueba 32 CASTRO-GÓMEZ. 63. cuando la población empezó a recuperarse de la inmensa mortandad. me parecen sumamente discutibles sus premisas filosóficas. el trabajo de Castro- Gómez sobre el siglo XVIII. La hybris del punto cero. La violencia epistémica tiene importancia relativa cuando la violencia corporal implica mortandad. Y es en este periodo tardío cuando la tesis de Quijano se impone y cuando “la europeización cultural se convirtió en una aspiración”34 con las diferentes reacciones que Castro-Gómez estudia. Quijano y Mignolo. alcanzadas a través de las tesis de Dussel. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL De él se derivará una conclusión difícilmente refutable: la encomienda fue completamente estéril en la “transformación de la intimidad” y estaba interesada tanto como nada en que el indio accediera a “los modos de pensamiento y acción propios de la vida civilizada”32. por tanto. La administración como un fenómeno social: la justicia penal de la ciudad de Quito (1650-1750). que logró subalternizar a las poblaciones indígenas y negras. La encomienda fue un sistema de explotación esclavista y le interesaba la interioridad del indígena tanto como a un patricio romano le interesaba la interioridad de un esclavo tracio. surgió una sociedad dotada de la cultura tardobarroca. 33 Cf. 34 CASTRO-GÓMEZ. Santiago (2007). Santiago (2007). En este sentido. Tamar (1995). como mostró Tamar Herzog en sus investigaciones sobre prácticas jurídicas de estas poblaciones33. 75 . HERZOG. Madrid: Centro de Estudios Constitucionales. La hybris del punto cero. como vengo argumentando.

76 . que no se dan la mano en una completa afinidad sencillamente porque la potencia colonial que estudiamos. En realidad llevó a cabo un colonialismo específico. y nos describa con precisión el problema de las razas en la mentalidad ilustrada. Esa relativa independencia hace que el libro La hybris del punto cero nos ofrezca un importante conocimiento de la Nueva Granada del siglo XVIII. 4. no es una potencia específicamente moderna. Una vez más. la época que estudia este libro.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA más de la relativa independencia de los trabajos de fuentes. y al mismo tiempo negar que “modernidad y colonialidad son dos caras de la misma moneda”. el autor dice que el libro “es una apuesta por un tipo de investigación transdisciplinaria que apela al 35 CASTRO-GÓMEZ. Santiago (2007). El prólogo a la primera reimpresión. La hybris del punto cero. que no puede llamarse completamente moderno y que solo pretendió inútilmente serlo en la segunda mitad del siglo. tenemos un desajuste entre premisas conceptuales e historia al que vengo aludiendo y que ahora desplegaré en otro sentido. la monarquía hispánica. Por eso se puede estar de acuerdo en la exposición de Gómez-Castro en este libro. que Santiago Castro-Gómez propone como “Cuestiones de Método”? Desde una adecuada distancia reflexiva. p. ¿Qué dice este prólogo a la segunda reedición. pero que no ofrezca la bases documentales para apuntalar las tesis más filosóficas sobre la modernidad de los tres referidos autores. decisivo para entender las naciones de América Latina. 64.35 Modernidad y colonialidad americana son dos procesos históricos convergentes en el tiempo. respecto de las construcciones filosóficas conceptuales.

77 . Soy muy sensible a este programa y simpatizo con él. También simpatizamos con esta mirada. estamos interesados en desprendernos del eurocentrismo. el punto de continuidad entre este libro y el libro que está por seguir es la crítica del eurocentrismo. la sociología y la historia desde la metodología que aborda el análisis del discurso. Continuidad. Y ese proyecto por venir es la historia cultural del capitalismo colombiano. Todos. En efecto. este nos aparece como un primer capítulo de algo que tiene que venir. afirma que solo 36 CASTRO-GÓMEZ. porque tal estudio solo puede hacerse si se cruzan los campos de la filosofía. p. Ruptura: porque ahora lo que se desea estudiar es el capitalismo colombiano. y los que más lo europeos. Así que a dos años de la publicación del libro. me resulta interesante. Santiago Castro-Gómez está interesado sólo en el primer aspecto de la cuestión y. porque mientras no lo hagamos. Este giro en el argumento del libro. Como es natural. la historia y la sociología. Por lo demás. La hybris del punto cero. desde este punto de vista. el cual he denominado ‘historia cultural del capitalismo en Colombia’. de continuidad y de ruptura. Lo que tendríamos en La hybris del punto cero sería el primer capítulo de esta larga historia”36. buscando articular un proyecto de frontera entre la filosofía. Santiago (2007). Pero con seguridad y necesidad implica también un falseamiento del sujeto que mira el objeto de estudio y toma por universal lo que es un particular que de ese modo tampoco tiene voz. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL análisis de discurso como metodología. i. los europeos no encontraremos nuestro lugar propio de enunciación en el mundo. El eurocentrismo es la dejación de la óptica pasiva y como tal es inaceptable para una conciencia europea que sea fiel a su propio pasado. el eurocentrismo implica siempre el peligro general de falsear el objeto de estudio.

estatalista y nacionalista. que solo considera capitalismo lo que ocurre en el último tercio del siglo XIX. Aquí de nuevo la lógica del punto cero asegura demasiado. Se puede hablar de capitalismo antiguo. Lo que desea decirnos Castro- Gómez es algo más interesante: que debemos alterar la imagen del capitalismo como una realidad europea que se expande a otros lugares. 78 . de fisiocracia. Esto es indiscutible. de mercantilismo.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA tiene sentido hablar de capitalismo en Colombia si adoptamos una perspectiva lejana del eurocentrismo. el prólogo matiza muy bien 37 CASTRO-GÓMEZ. la lógica de la colonialidad y la lógica del capitalismo presentan cierto sincretismo. la lógica de la modernidad. p. Lo que no quiere decir que el capitalismo que surge en esta fecha de 1870 no sea una nueva peripecia histórica de un capitalismo eurocéntrico e imperial. aunque no hay que dar por segura su convergencia orgánica en tanto dimensiones de un único portador (como ya hemos visto en los epígrafes anteriores). que sabemos es la forma de un capitalismo. Pareciera que desde una perspectiva eurocéntrica no habría posibilidad de considerar como capitalismo lo que sucedió antes de 1870. ii. Quizá consciente de esto. el autor adopta la teoría el sistema-mundo capitalista desde el siglo XVI. Santiago (2007). y todas ellas son formas de capitalismo anteriores a 1870 y en cierto modo en el anexo a la segunda edición se nos dice que en el siglo XVIII tiene lugar el origen de la biopolítica. Desde este punto de vista. La hybris del punto cero. Aquí aprecio algo que se me escapa. América es “un elemento constitutivo del capitalismo” y no solo de la modernidad37. Es evidente que no es así. ahora además industrialista. Por tanto. Anclado en la perspectiva de Wallerstein. Pero este disenso es muy menor.

imaginarios y técnicas de gobiernos. En este último punto tendría su lugar la ordenación de las castas. Se supone entonces que Foucault ofrece herramientas suficientes para romper el hechizo eurocéntrico. y Aníbal Quijano. Así que el postulado de la heterogeneidad estructural se complementa con el postulado de la producción de sujetos. dice. en la medida en que el mismo proceso muestra tres aspectos heterogéneos (colonia. exige 79 . Respecto de esta convergencia. Su libro. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL algunos aspectos. modernidad. pero estructuralmente vinculados. Esta mirada es bastante asumible por la ciencia europea (Castro-Gómez invoca a Mariátegui –pero hay que recordar que este aprendió estos asuntos leyendo a Croce y a Piero Gobetti. capitalismo implica también producción de sujetos. La frase de Castro-Gómez es muy ambivalente. Si ponemos juntos los dos postulados tenemos que modernidad. Esta dimensión simbólica haría de la esfera económica la “matriz generativa de fenómenos”. Esta sería aquella capaz de integrar una dimensión simbólica que está más allá de la esfera productiva. colonialidad. Castro-Gómez nos recuerda que es preciso complementar esta perspectiva no eurocéntrica por la perspectiva no economicista. Desde este último autor. El libro intentaría así conectar una perspectiva macroestructural con una microfísica del poder foucaultiano. mejor hablaríamos de un proceso que postula una “heterogeneidad estructural”. capitalismo). algo que recuerda los análisis de Foucault: imaginarios. tecnología de gobierno y las formas de subjetividad. cercano a Gramsci en una época de su vida–. pero me parece perfectamente comprensible y asumible incluso por los europeos).

Creo sinceramente que este es un tema del que deseamos obtener un desarrollo más amplio y sustantivo. como dije. fisiocracia. con un capitalismo ya definido (librecambismo. En efecto. no siempre fácil de conciliar. La hybris del punto cero. con un imaginario cultural muy definido (orden de castas). Nos interesan muchos los argumentos que Castro-Gómez ve en Foucault para lograr una lectura no eurocéntrica y sin duda él es el mejor indicado para tratar este asunto tan crucial. Aquí sin embargo tenemos el mismo problema que en los epígrafes anteriores. ese estudio sobre los siglos XVI y XVII se sustituye por las tesis sobre la modernidad de naturaleza especulativa y hermenéutica de Dussel. que sólo podrá hacerse con investigadores a los dos lados del Atlántico. una colonialidad ya constituida desde la lógica británica del mar (y no como la española desde la lógica de la tierra). Santiago (2007). este proyecto de estudiar imperio. debería también estudiar ya el siglo XVI y XVII. Espero que esta pregunta teórica pueda interesarle. la segunda mitad del siglo XVIII. Mignolo y Quijano. cameralismo y no solo el mercantilismo anterior). capitalismo y subjetivación. Sin embargo. p. Si lo traigo a mención es porque debería ser objeto de un programa de estudios euroamericanos explícito y cooperativo. Se aborda. como se ha dicho. este inmenso campo previo que no se estudia en este libro. De este cruce de aspectos. iv. y el escenario moderno de la racionalidad científica plenamente vigente. 80 .JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA “una lectura no eurocentrada de Foucault”38. pues la estructura ya está operativa en este tiempo. colonialidad. que daría a las 38 CASTRO-GÓMEZ. modernidad. emerge el tipo de subjetividad hegemónico en el siglo XIX.

vemos a un sujeto que se defiende frente a una administración distante e invasiva. Este hecho es relevante. que son los siglos a los que se dedican los teóricos que hemos analizado en la primera parte de este comentario. tan diferente del barroco. si pensamos que el libro. es que este reclama la necesidad de ver de otra manera los siglos XVI y XVII. en esta magnífica microfísica del poder que se nos describe a lo largo del libro. el de la hostilidad que mostraron las elites criollas coloniales a las medidas de la administración borbónica que comienzan a imponerse desde el reinado de Fernando VI y que luego son recogidas e impulsadas por Carlos III. el criollismo ilustrado. Aquí. como lectores del libro. en su parte histórica. 81 . Por eso se hace necesario ver la genealogía de ese sujeto criollo que debió forjarse entre los siglos XVI y XVII. pero también el que pronto se adaptó al sujeto ilustrado porque tras la independencia ya no tenía que padecerlo como forma de poder. aunque su investigación histórica precisa se centre en la segunda mitad del siglo XVIII. es en buena medida la narración de un conflicto. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL repúblicas americanas su base de poder. Por eso desearíamos que esto que el autor considera como el primer capítulo de un programa futuro de historia cultural del capitalismo en Nueva Granada se integre en un programa más amplio que describe la genealogía del capitalismo americano en los siglos XVI y XVII. sino ejercerlo. La impresión de nosotros. algo que no se puede apreciar en el criollismo barroco. Este hecho es interesante. racionalista y burocrática. Ahí se mostraría cómo se configuró el sujeto que resistió a las reformas borbónicas y sus poderosos motivos para hacerlo.

La hybris del punto cero. Sólo Aranda intentó aumentar el margen de maniobra buscando una alianza nueva con Prusia. científica ni ilustrada. p. iv. y no tenemos duda de que esa evidencia estaba en actores circunspectos como Campillo. Floridablanca o Jovellanos. biopolítica. las reformas borbónicas “hacen máquina con una estrategia más global de orden geopolítico”39. 39 CASTRO-GÓMEZ. en efecto. España sabía que no podía soñar con recuperar la hegemonía. La intención directa era ganar un margen de maniobra en medio de la doble dependencia de la política francesa e inglesa. pero también la colonialidad Austria lo hacían. ¿De qué naturaleza fue? No lo sabemos del todo. sabiendo que no pueden aspirar a una política independiente. Todos los ministros españoles de esta época intentan luchar por un equilibrio en el que gozar de zonas de libertad. geopolítica en los siglos XVI y XVII. quien en correspondencia nos regaló nuestro himno nacional. Santiago (2007).JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA Sabemos que hubo corpopolítica. 82 . Campomanes. Mirando desde España. No comparto la idea de que las reformas del XVIII tendían a “recuperar la hegemonía de España sobre el sistema supraestatal (el sistema mundo)”. no podemos dejar de pensar que la aspiración era otra. Un pequeño detalle de disenso. pero al menos sabemos que no fue racional. Las crisis ministeriales están relacionadas con operaciones diplomáticas inglesas o francesas y el grupo de Ensenada o el de Floridablanca tiene que definirse por su vínculo con una u otra potencia. ¿Y cómo fue que esa microfísica y macrofísica del poder en estos siglos no produjo la resistencia más o menos general que conoció el siglo XVIII? Con Santiago Castro-Gómez yo creo que.

el libro quiere mostrar que la enunciación de la ciencia ilustrada en la Nueva Granada. Pero todo ello fue de otra índole como corresponde a un tiempo histórico diferente que ya no es primomoderno. lo que creo es acertado: “Desde un punto de vista genealógico. procesos de subjetivación y técnicas de poder. Pero la evidencia fundamental la dio el Informe Noticias secretas de Jorge Juan y Ulloa. Este es otro motivo más para estudiar la lógica colonial antigua de los Austrias. cierta. se trataba de la incapacidad de España de ordenar la tierra americana como una colonia y así obtener beneficios para la metrópolis. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL Creo con Santiago Castro-Gómez que lo molar y lo molecular están en relación. porque fue una lógica colonial. marcadas por el 83 . sólo es posible a partir de un conjunto de sedimentaciones previas a tal enunciación. se nos dice lo siguiente en el libro. Para acabar este asunto genealógico. En suma. La política de los Borbones en América responde a una situación geopolítica y obedece a ella. que es la moderna. la exposición de ese dominio a un peligro radical de ocupación por otros países imperiales como Rusia. De este informe secreto se derivaba una idea: el poder de España sobre las tierras americanas era prácticamente nominal. y la pérdida de un ingente negocio por el contrabando general. tuvo sus relaciones en el capitalismo –pero no solo. segura. pues luchó por entender la forma feudal– e implicó imaginarios simbólicos. para con ella extremar los beneficios coloniales. Podemos decir con Foucault que respondía a una episteme propia diferente de la del siglo XVIII. Justo se vio la dificultad y la impotencia del poder hispano del siglo XVIII cuando se quiso adoptar por parte de Madrid una lógica colonial nueva.

La mentalidad que creció en América en los siglos XVI y XVII acumulaba este estrato religioso. de fondo teológico y mágico. del que se intenta imponer en el siglo XVIII. La hybris del punto cero. donde el paso a los conversos se cerraba en Sevilla. Nada parecido pasó con las castas americanas. no tuvo traducción clara ni inmediata en el orden taxonómico de las castas ni fue el imaginario central de la conquista. cerrar el paso a los judíos a los puestos de prestigio. que por sí solas no podían vencer a sus rivales judeoconversos. Por eso ese imaginario es muy diferente del que tiene lugar en América en los siglos XVI y XVII y. En realidad. El imaginario colonial de limpieza de sangre reaccionó frente a las conversiones forzosas de judíos que siguieron al pogromo de 1391 y permitió el ascenso social de los conversos de las ciudades castellanas del siglo XV. implicó la equiparación de cristiano viejo e 40 CASTRO-GÓMEZ. Santiago (2007). que no era exactamente lo mismo que la mentalidad hidalga. que amenazaban con convertirse en hegemónicas. Sirvió para dotar de fuerza a las elites hidalgas. vi. Fue la manera de destruir estas clases urbanas en ascenso. como he dicho. Su función.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA imaginario colonial de la limpieza de sangre”40. Pero la limpieza de sangre hispana. Pero la concesión de hidalguía universal a los cristianos viejos autorizados a marchar a América. 84 . El imaginario de limpieza de sangre en la tierra peninsular anclaba en el estatuto de cristiano viejo. Desde luego esto es indudable. no tenía sentido en América. porque los españoles para ir a América necesitaban certificarlo. desde luego. Volvamos a apreciar el límite de todo el argumento. p. fue la manera de compensar simbólicamente a los campesinos y clases urbanas arruinadas para movilizarlas contra los enemigos judeoconversos.

pues la conquista fue llevada a cabo en general por un estamento improvisado. la clave de su crudeza despiadada. Eso le hacía portador de cualidades imborrables de dignidad que solo operaban en su cabeza. señorial. siempre se podía alcanzar este estatuto jurídico en el proceso correspondiente. militar y simbólico irreparable. Ese fue el fundamento psíquico del régimen de esclavismo encomendero americano. en el que se anuló la hidalguía universal de los españoles americanos. sin tradiciones ni auto-estilizaciones. ilusoria y mágica. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL hidalgo. Tampoco pretendo atribuir a Castro-Gómez la tesis de que la cuestión de limpieza de sangre fuera solo una cuestión étnica. Era cristiano viejo el que se decía hijo de cristianos viejos sin que hubiese nada en contra. Y si había contestación. una herida en su imaginario económico. En realidad. Él sabe que no es así. fundamentalmente asociados a la guerra como fundamento de la economía y al ejercicio del señorío privado o público como forma de existencia. Como el católico que con su indulgencia compra siglos de penas infernales que solo existen en su mente. con lo que incorporó todo un conjunto de rasgos éticos e imaginarios simbólicos. cultural. sugiero que la consideración étnica es un anacronismo cuando se habla de limpieza de sangre. así el plebeyo castellano que compra certificados de cristiandad vieja alcanza un bien invisible y salvador. Este hecho ya muestra un tipo de razón colonial completamente diferente de la del siglo XVIII. No había evidencias étnicas en la categoría de cristiano viejo limpio de sangre. sin hábitos de honor. De la misma manera que fue salvado quien tenía indulgencias plenarias que colgaba en el mejor lugar de su 85 . No pretendo negar con eso la centralidad de la expresión étnica de estos procesos. Esta era más bien una categoría jurídica o tradicional.

es cuestionable. de estilo expresivo. de auto- presentarse). Otorgar a lo que sucede en España durante siglos la categoría de guerra de razas de Foucault. es muy diferente de la ordenación de poblaciones sobre las nuevas categorías raciales basadas en la precisa distinción científica de colores y mestizajes. propia del siglo XVIII. mucho más homogéneos étnicamente. y producir las congregaciones. Pero no había rasgos étnicos distintivos visibles. pero incluso entonces proyectaban la legitimidad de su juicio a una más que probable impureza de su cristianismo. destinada a desestructurar las comunidades étnicas tradicionales. aplicando los esquemas de relaciones grupales habituales en los espacios europeos. La guerra hispana contra el Islam no fue una guerra de razas. de tamaño. En este sentido. que ya nadie hacía valer las diferencias tribales comunitarias originarias de los pueblos indígenas. la política con las poblaciones indígenas de los siglos XVI y XVII. Por eso. aunque tiene su presupuesto en lo ocurrido en los siglos anteriores: a saber. también creo que lo es proyectar la noción de limpieza de sangre en el siglo XVI y XVII en España sobre las realidades de América y las ordenaciones de castas del siglo XVIII. de costumbres. del pelo. los hispanos eran en su mayoría judíos o semitas y como tales los trataban.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA casa. Por eso. porque para ellos era evidente la diferencia étnica (color de la piel. para los europeos. Sólo los europeos aplicaban ciertos criterios étnicos a los hispanos. fue hidalgo el que tenía carta de hidalguía. La proyección de categorías científicas –derivadas del color de la piel fundamentalmente– para la catalogación de la población americana fue una medida que jamás se le hubiera ocurrido a la administración de los Austria. de los ojos. porque tras las política de congregaciones y fundaciones 86 .

fruto de la política Austria y de su etapa colonial. En conjunto se trataba de impedir la nobleza universal de los criollos. Fue una operación de divide et impera estamental. para clasificar a la población americana tuvo como finalidad reforzar la idea. Pero la defensa de hidalguía criolla. aspiraba a mantener un orden colonial poblacional previo y deseaba impedir la diferenciación según el mero orden externo del color de la piel. En el fondo. La aplicación de la moderna teoría del color. lo que se puso en práctica en el siglo XVIII era una episteme nueva que implicaba una ruptura con las cualidades mágicas simbólicas propias del mundo de los Austrias. algo que provocó la costosa necesidad de defensa de uno en uno ante los tribunales. sus grados y sus pigmentaciones. propia de la administración de los Borbones. obligó a una ordenación completamente externa. según el color de la piel. porque entraba en contradicción con su criollismo hidalgo. fue una radicalización de la política de jerarquización social reconocible por el uniforme. Fue una práctica que ordenó el grado 87 . algo que se intentó también en España. sino en el patrimonialismo. Esa indiferenciación específicamente étnica. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL de pueblos estas ya no existían. no se basa en la limpieza de sangre. que reacciona con hostilidad en el siglo XVIII a las medidas de los Borbones. de una inferioridad de los españoles americanos sobre los españoles de España. con efectos de regulación fiscal para grabar los pasos de un orden social a otro. y la necesidad de ofrecer trajes y hábitos diferentes para cada casta para ser reconocida como tal. tras las grandes mortandades que culminaron a mitad del siglo XVII. de concesión de honores y visibilidad en un gradación jerárquica compleja.

la limpieza de sangre que generó con los Austrias la hidalguía universal. Fue por primera vez una lógica colonial plenamente establecida con rigor burocrático. sobre eso debemos preguntar a Santiago Castro-Gómez y a otros distinguidos académicos americanos. que la específica coloración de la piel. pero también un orden simbólico completamente diferente.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA de impureza española que imponía una lógica colonial extractiva y fiscal intensa y nueva. una fractura de perspectiva. de episteme en sentido foucaultiano. de visibilidades y lugares estamentales muy puntillosos. de colonialidad. de subjetivación. algo de lo que carecían los Austrias. de orden. relacionado con una gradación de derechos y rangos. En suma. Pero no tendrá resultados si 88 . Esto hay que medirlo y sobre un programa de investigación que lo haga. sí. pues nadie se fiaba ya de los relatos genealógicos. una ruptura. propio de una monarquía que aspiraba a un jerarquización funcional. No hay que olvidar que cada reglamentación de color implicaba signos visibles. Y en cierto modo. acercándome y alejándome a la vez. de capitalismo. dio paso a una rejilla mucho más estructurada que marcaba la subalternidad de la población americana en su conjunto frente a los agentes externos españoles de la monarquía. de mirada. en un paso de danza. ¿Cuál es el punto que estoy merodeando. mucho más evidentes. de relación con la modernidad y con la mirada excéntrica. que a pesar de todo debía ser científicamente reglada por parte de la burocracia española según baremos científicos. de los planteamientos del libro de Santiago? Sencillamente este: que entre la lógica colonial de los Austrias y los Borbones hay un abismo.

si quiere llevar adelante el programa de una historia cultural del capitalismo americano. que tiene poco que ver con la lógica colonial de los Austrias. unos brazos atados en política internacional. quizá. como en España lo implicó el intento de trazar uniformes sociales para diferenciar rangos y profesiones. ¿Podemos decir que con los Borbones se inaugura una lógica colonial que implica una mimesis de Inglaterra y su política. Creo que este libro. Es en este contexto donde el problema de la raza implica una nueva ordenación de los españoles americanos. Carlos III intensificó la lógica extractiva de América en la medida en que el patrimonialismo regio vio cegadas sus posibilidades de expansión en la metrópolis. una impotencia. Si esa lógica comienza a mitad de siglo es. cuando miramos las cosas desde la evolución del régimen de los Borbones. que era una de las galas de la monarquía Austria. porque el largo reinado de Felipe V implica una enorme continuidad con los Austrias. o de una historia de la modernidad americana. podría complementarse con la genealogía de lo que sucede en los siglos anteriores al XVIII. En realidad. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL no cooperamos en una única academia euroamericana que nos permita a todos conocernos mejor. que es de un interés perdurable en su investigación central. todo con la idea de eliminar la categoría homogénea de pueblo. Esto era algo completamente nuevo. quizá podamos decir que esa lógica colonial se extremó a mitad de siglo XVIII porque los intentos de reforma interior fracasaron. La cuestión de 89 . tal y como lo mostró el Motín de Esquilache. la misma que llevará curiosamente a la independencia norteamericana al cabo de pocos años? Esa podría ser una hipótesis.

Sólo en este siglo XVIII se extraen las consecuencias del final de la batalla primomoderna. pues solo ella permite comprender esa fractura real entre las dinastías.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA método fundamental aquí es la genealogía. Para preparar ese estudio genealógico no bastarían las tesis de Dussel. Eso lo puede asumir Santiago Castro-Gómez. Mignolo y Quijano sobre los procesos que tuvieron lugar en los siglos XVI y XVII. dentro de la simpatía general del proyecto. se trata de cuestiones de matices. Y eso es lo que estudia este libro. en la que se contrapusieron dos puntos de vista irreconciliables. Esta batalla acabó alrededor de 1648. cuando se vio que el catolicismo Austria no podía mantener su hegemonía41. La derrota siguiente solo permitió que España tuviera energía para operar mucho más tarde. según creo. No todo lo que sucede en Europa antes de 1648 viene marcado por la necesidad de asegurar una realidad colonial. 90 . vengo a sugerir que antes del siglo XVIII no hay punto cero y que mientras la monarquía española la adaptaba. tan central para una correcta apreciación de las épocas que alberga la época moderna. Por supuesto que acepto toda la cuestión del lugar de enunciación y aprecio los valores positivos que tiene la geopolítica del saber. Eso permitiría medir la cuestión Austria de la limpieza de sangre respecto de lo que sucede en el siglo XVIII sobre las castas. 1648. Europa la sometía a crítica para rebajar su pretensión absoluta. en la segunda mitad del siglo XVIII. Soy partidario de un nuevo Nomos de la Tierra que rompa con la lógica colonial a todos los niveles. Como siempre. Fue una lucha intraeuropea por la hegemonía europea en la que el valor de 41 Invoco el número monográfico de Res Publica sobre este año. Como consecuencia de lo anterior.

Y lo hicieron justo desde la óptica humanista. Pero no tuvo como motivo único la realidad colonial ni el aseguramiento de la realidad colonial. Vives. La reputación implicaba asegurarlo todo. fue el instrumento que hizo posibles y exitosas diversas empresas. Creo que esto obliga a matizar las tesis de Dussel al menos en dos direcciones y sobre este asunto me gustaría conocer la opinión de Castro-Gómez. Moro. Que este principio significó una ventaja para apoyar el colonialismo apenas es dudoso. como también la ofreció al capitalismo y a las nuevas formas de gobierno y a la construcción de un nuevo sujeto. Es verdad. Una de las prestaciones de la mirada excéntrica europea fue que dio armas a los que deseaban resistir estos proyectos coloniales. todos los marranos españoles con Francisco Villalobos al frente y desde luego Giordano Bruno. el punto cero. Pero debemos recordar que durante la primera mitad del siglo XVI. que era 91 . LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL conservar la reputación fue central. y desde luego también la realidad colonial. por implicar una forma de operar. la mirada excéntrica. No todo lo que ocurre en Europa responde a la lógica colonial. la extracción de minerales de las minas americanas era menor riqueza de lo que suponía un buen barco de especias procedente de China o de India. Montaigne. O que el comercio americano durante tiempo era apenas el 10% del comercio intraeuropeo en el siglo XVI. Contra el proyecto americano se expresaron Erasmo. Al contrario. todo eso no surge de repente. la revolución copernicana. un conjunto de funciones. un método y una técnica de mirar. significó el largo descubrimiento del principio epistemológico. Tiene una genealogía que. como dice Blumenberg.

Pero creo que hay que seguir discutiendo la idea de que esa primera modernidad fuera fundamentalmente hispánica y que fuera completamente colonial ya. se sintieran orgullosos de no tener colonias. arrastrados a la herejía por Lutero.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA antropocéntrica y por eso no cayó en la trampa del eurocentrismo expansivo. En esos círculos floreció el punto de vista de la revolución copernicana. El antropocentrismo. creo que esa primera modernidad no es una zona histórica homogénea y por eso el 92 . La segunda dirección en que se debería discutir la tesis de Dussel es en la cuestión de la primera y segunda modernidad. Creo que Dussel está acertado al marcar esa diferencia y que me parece justo lo que dice acerca de la mayor importancia de la primera. que era ante todo de naturaleza crítica y que pugnaba por desprenderse de evidencias compartidas por la elite de los frailes y del programa universal de evangelización. ya fueran luteranos como calvinistas o anabaptistas. que miraba al hombre desde una perspectiva excéntrica. implicó una relación con la realidad sin las mediaciones culturales fosilizadas o enquistadas. tanto como los católicos pensaban que los nuevos cristianos compensaban el número de los fieles perdidos. La conquista de la posicionalidad excéntrica por parte del europeo respecto de sus propias tradiciones intelectuales es un hecho interno al proceso evolutivo europeo. Esta liberación de localismos permitió que los humanistas europeos defendieran que también Dios hablaba a su manera a los hombres americanos y que no necesitaban intermediarios europeos para llevar una existencia feliz. externa. En realidad. Hunde sus raíces en experiencias y traumas anteriores a 1492 y en este sentido Dussel debería ser repensado. De ahí que los reformados.

la que resultó en Hobbes. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL papel de España en esa época debe ser revaluado en contraposición a otras realidades en combate. Esa premodernidad se aprecia en una economía esclavista como explotación de metales preciosos en manos del fisco imperial. la primera modernidad tuvo reacciones nacionales extraordinarias. en los portadores triunfantes de lo que Dussel llama la segunda modernidad. La forma del conquistador es más bien la hueste privada de compañeros juramentados. 93 . en Althusius. la derrotada. no todos los implicados estuvieron igual de cerca de gozar de los privilegios epistemológicos que produce la revolución copernicana. Podemos definir la lógica colonial de los Austrias como la lógica romana a cubierto con la coartada de una legitimación por la evangelización y sin el cuadro funcionarial estricto y disciplinado de la antigua Roma. España estuvo lejos de ellos y fue una de las posibles causas de perder esa batalla. porque era la modernidad que desplegó e impuso el partido que triunfó en las luchas de la primera. y que en cierto modo lo era. anclada en unas coartadas civilizatorias-evangelizadoras que la razón colonial moderna no conoció en esa pureza. En esa lucha. carente por completo del sentido del Estado moderno. Época de lucha imperial. en Descartes. no tuvo acceso a ella y por eso su relación colonial con América fue propia del modo pre-moderno. imitación de la romanitas. precisamente la forma colonial romana. Fueron los vencedores los que impusieron poco a poco la lógica del punto cero. en Grocio. España. pero sobre todo en una política neofeudal suficientemente fuerte como para resistir la dimensión burocrática de la administración imperial. en Bacon.

un proceso que no es comprensible sin la resistencia obstinada ante los proyectos imperiales de los Austrias y de Roma. y ya la primera modernidad lo era por jugar bajo la condición básica imperial de los poderes europeos. mi versión del punto cero. eslavas. Sin embargo. Y esto hasta tal punto que podemos decir que la modernidad es el conjunto de estrategias y formas de ver que se opuso a la razón imperial. En realidad.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA Sirva esto para defender esta hipótesis: la modernidad alcanza su dimensión mundial por su dimensión colonial. De esta índole fue la trama de relaciones imperiales que se tejieron entre poblaciones cristianas. una condición imperial que era más extensa que la colonialidad americana y más duradera en el tiempo que la época que se abrió en 1492. germánicas. Lo que a su vez ofreció 94 . Por supuesto que esta óptica excéntrica no es ajena a las luchas históricas. siempre concreta y material. El principio epistemológico que da pie a la revolución copernicana. basado en la ciencia y la técnica. esa es la enseñanza de la primera modernidad. musulmanes o judías. que con el tiempo sería algo parecido a la óptica del punto cero. no toda relación colonial tiene su verdad regida por el principio epistemológico. en cierto modo. y por eso mismo. pues el principio de relativización que impulsaba desmontaba la falsa universalidad imperial. Al contrario. tuvo con frecuencia una función crítica. fue la manera en que se luchó en mejores condiciones de toma de distancia y de autopercepción de los flancos débiles. desplegó los nuevos tipos de sujeto que llevaron consigo la formación de lo que sería el capitalismo maduro. tuvo una peculiar función en las resistencias contra ese principio imperial europeo y. conocidas bajo el rótulo de la cruzada. En esa lucha contra las potencias imperiales. La edad media también está atravesada por realidades coloniales.

me gustaría decir que los Borbones ejercieron el poder bajo una lógica: cuando más impotentes fueron para imponer sus puntos de vista regalistas al núcleo duro de la monarquía. filosofía y sociología? Esperemos que no. Valencia. Aragón o América. pero nos gustaría oír sus explicaciones. ya fuera Cataluña. El anexo de 2010 Lo que debemos preguntarnos ahora es por qué Castro-Gómez eliminó ese prólogo programático en la segunda edición de su libro. Castro-Gómez elaboró un Anexo que dedica al problema del cambio de gubernamentalidad de los Borbones. tanto más intensamente impusieron sus reformas en la periferia de sus dominios. ¿Quiere decir que abandona el programa de la relación entre capitalismo. modernidad y colonialidad? ¿Quiere decir que abandona la pretensión a favor de la cual lucha este comentario. Creo que es una magnífica descripción del siglo 95 . 5. En el caso de América produjo la reacción de las elites criollas que reaccionaron plantando cara al Estado mediante la construcción de poderes patrimoniales. Sea como sea. Conclusión. En este sentido. este Anexo es muy certero al caracterizar la política de los Borbones como una definitiva y rigurosa. En realidad. única y absoluta razón de Estado. algo que es muy convergente con muchas de las cosas ya dichas. a pesar de sus debilidades y derrotas. en lugar del prólogo. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL la base para una nueva oleada de poderes imperiales y una nueva colonialidad. En el caso de la vieja corona de Aragón esa política generó un resentimiento histórico que todavía dura. de una adecuada relación entre historia. asentado en la corte dominada por los Consejos.

una historia cultural del capitalismo americano. distribuye fuerzas sociales. pueda canalizarse como una historia de la biopolítica americana. Madrid. pero que tiene pendiente analizar cómo afecta este método a la continuidad de las tesis de Dussel. crea estamentos. Algo en todo caso parece seguro. y en la medida en que converge en la formación de la economía política implica una relación con el capitalismo inexorable. No tengo duda de que toda razón imperial tiene su biopolítica y también la tuvo la de los Austrias. Este Anexo implica un uso metodológico no eurocéntrico de Foucault que permite abordar el siglo XVIII colonial con eficacia. 42 Puede verse ahora mis reflexiones sobre ese uso en el colectivo editado por Pedro Lomba y quien esto escribe en Teoría y práctica de la ciudad iberoamericana. donde como prólogo general del libro despliego 96 . Aquí podemos aprender mucho de la conversación que Rodrigo Castro mantiene entre estos puntos de vista. La noción de biopolítica. como interés por la cantidad y la cualidad de la población que implica gobierno de cuerpos y almas. en Escolar y Mayo. Así que quizá debamos pensar que el programa del prólogo a la segunda edición del libro. Mignolo y Quijano ya discutidas. La cuestión de la blancura sería el campo de juego en el que esta lucha de tecnologías conforma sujetos. Pero entonces debemos abordar la historia de la biopolítica Austria en términos foucaultianos. Recuerdo en este sentido el uso que hizo de Foucault el añorado Ángel Rama en su La ciudad letrada42. disciplinas y policía. 2016. y que conduce a la producción de nuevas subjetividades. parece una herramienta muy potente. que me temo nos alejarán de las tesis de Dussel.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA XVIII enfrentar dos tecnologías de poder: la sobrecodificación estatal y la codificación patrimonial privada. Mignolo y Quijano.

entra en tensión con el Estado y sus técnicas de gobierno. Al fin y al cabo con el concepto de biopolítica se menciona el tejido inseparable de la economía política con la formación de la subjetividad. Así que este Anexo lo entiendo como una concreción de aquel programa. como había anunciado en el prólogo que hemos analizado. de las cárceles y las penas. conectado con la economía política. de la higiene y de la educación. lo que implica considerar a Foucault como la clave que responde a las cuestiones de método para conectar filosofía. surge el panorama de una verdadera homogeneización y centralización que se distancia de la complejidad y el orden desordenado (su verdadera complexio oppositorum) de la monarquía hispánica de los Austrias. de las enfermedades y las curas. de los lugares de refugio y asilo. del trabajo y de la pereza. historia y sociología. que no puede ni prescindir del Estado ni algunas reflexiones sobre La ciudad letrada. 343. Implicó una nueva política del deseo y de la felicidad. La hybris del punto cero. Santiago (2007). nuevas taxonomías sociales que eran complementarias y no determinadas de forma completa por las taxonomías raciales43. 43 CASTRO-GÓMEZ. creemos que vuelve a su proyecto de una historia cultural del capitalismo latinoamericano. 97 . p. la obra que marcó una nueva época en el pensamiento latinoamericano. de las diferencias entre pobres. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL Respecto a la biopolítica de los Borbones en América (y en España) no podemos albergar dudas. su disciplina y su policía. Cuando Castro-Gómez dice que se quiere concentrar en la ciencia de la economía política. Esta tensión. o colombiano. Pero ya se puede suponer que esta historia del capitalismo. Como en un contrapunto.

y en América Latina. El mercantilismo. Pero no hay contrabando sin la doctrina del librecambio. En esa síntesis los grandes terratenientes apostaron por la fisiocracia que. aunque a veces se trate de relaciones entre Estados diferentes. La fisiocracia fue como un contrabando legal y legitimado por la 98 . pero que no podía en cierto modo prescindir de él para establecer su propia alteridad. con sus prácticas de monopolio y la prohibición de artesanías americanas. La síntesis fue la apuesta por la independencia de España. librecambistas y fisiócratas que Castro-Gómez expone brevemente. compatible con el librecambismo. Lo mismo sucedió entre España y América. para elevar el contrabando a la economía realmente existente bajo el librecambismo. las realidades contra las que resistieron los criollos determinaron luego la política criolla de la república independiente. Aquí las resistencias criollas contra el Estado se canalizaron en las prácticas del contrabando.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA aceptarlo por entero. mortíferas para la hacienda española y que poco a poco generaron una economía por completa ajena al Estado. exige poder llevar los productos a los lugares donde la escasez permite poner precios más altos. La forma en que estas ideas operaron en Nueva Granada. es la que marcará la lucha entre mercantilistas. es sin duda un objeto central de estudio. sucedió así en las relaciones comerciales entre España y Flandes (Pedro Mártir de Anglería decía en un caso típico de óptica excéntrica que los españoles eran los indios de los flamencos). siempre implica relaciones de dependencia colonial. Por tanto. Sin duda. que puede presentarse bajo la forma de monopolio de Estado. rompiendo toda la regulación gubernativa del Estado. Pues me parece claro que aquellas doctrinas tienen una diferente relación con el hecho colonial.

eran reactivas contra el Estado interventor de los Borbones y potenciaron la idea de limitar el Estado para atemperar su actividad a lo que fuera útil al patrimonialismo criollo. En todos sitios. defendida por los aristócratas en Europa o por los latifundistas americanos. En ella. se trató de un feudalismo económico garantizado por la unidad del Estado y su policía. 348. tiene una marcada centralidad un nuevo estudio del capitalismo americano capaz de dar cuenta de sus aspectos simbólicos y culturales. como un cristalizado de experiencia vivida. Dentro de las tareas que era preciso que el Estado ejerciera todavía como control. La hybris del punto cero. Desde el mismo momento en que confiesa esta finalidad. que viven en los márgenes del Estado y asentados en el patrimonialismo. Santiago (2007). Pero por debajo de su dinamismo siempre presenta una línea de fuerza programática que se concreta en este Anexo de forma clara. Por eso nos resulta muy persuasivo la conclusión del Anexo: “Lo que prevaleció en la Nueva Granada. p. fue la lucha entre una multiplicidad de intereses regionales y patrimoniales que buscaban hacerse del control del Estado”44. una continuidad que se asentó en la óptica activa de todos los actores. 99 . el libro de Castro-Gómez es una obra viva. Aquí también existió continuidad entre la política del gobierno colonial y el gobierno republicano. Como vemos. se alzó la ordenación de castas. aun después de las guerras de la independencia. Como vemos. cualquier 44 CASTRO-GÓMEZ. la lógica que se fue imponiendo en la víspera de las revoluciones de independencias. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL doctrina del liberalismo básico. En sus diferentes apariciones mantiene una energía reflexiva que hace de él una obra abierta y en movimiento.

al menos no cabe duda de una cosa: se trata de una cuestión disputada que deberá implicar a los académicos euroamericanos en un diálogo que sólo puede llevarse a cabo desde un juego adecuado e integrador de óptica activa y pasiva. Sea cual sea la posición que se adopte en el futuro sobre estas preguntas. Creo que esta apuesta es la sustantiva del libro. Sobre ella están construidos sus mejores momentos. para lanzarse a una nueva relación entre filosofía. 100 . La discusión del futuro apunta a la cuestión de si esta orientación es convergente. puede necesitar de revisión a la luz de las últimas investigaciones de Foucault. Mignolo y Quijano. con los autores con quienes Foucault dialoga (y ante todo con Weber. He pretendido mostrar que esta cuestión es tan central como la de disponer de una imagen más comprensiva y compleja de la modernidad. él también interesado en los aspectos subjetivos y objetivos de la evolución capitalista y en la configuración de una ciencia social de la cultura). propia de la hermenéutica literaria y teológica. implica no sólo preguntarse por la viabilidad de las tesis de estos grandes autores del latinoamericanismo. por extensión. sino también cuestionar si acaso la versión foucaultiana de la modernidad. historia y sociología que está por venir. una cuestión que.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA proyecto tiene que asumir un diálogo con la biopolítica de Foucault y. desde otro punto de vista. compatible y coherente con la asunción de las principales tesis de Dussel. En ese diálogo la obra de Castro-Gómez ha de tener un lugar privilegiado. Tal cosa no es posible sin una superación de la forma humanística de la filosofía. tal y como se despliega en Las palabras y las cosas.

GRUZINSKI. (2013) La colonización de lo imaginario. MIGNOLO. Introduccion a la filosofía de la liberación. S. VILLACAÑAS. (2013) Descripción del ser humano. (2016) Teoría y práctica de la ciudad iberoameri- cana. México. Biblioteca de América. en Escolar y Mayo. Cf. GRUZINSKI. Bogotá. LA AUTOAFIRMACIÓN DE LA RAZÓN OCCIDENTAL Bibliografía BLUMENBERG. La hybris del punto cero. La ambigüedad colonial en las letras hispanoamericanas. S. (1995). (2007). Local Histories/ Global Designs. México. Agencias Criollas. HERZOG. Historia de una mundiali- zación. Ciencia. raza e ilustra- ción en la Nueva Granada (1750-1816). 1ª reimpresión. págs. LOMBA. Universi- dad Javeriana. 2 edición. Universidad de Pittsburg. La administración como un fenómeno social: la justicia penal de la ciudad de Quito (1650-1750). raza e ilustra- ción en la Nueva Granada (1750-1816). Universidad Javeriana. P. 101 . S. Bogotá. Francisco Colom. (2000). (2009) “La incorporación jurídica del vencido. (1992). La no- bleza aborigen de la Nueva España”. 2009. Siglos XVI-XVIII. Princeton U. FCE. DUSSEL E. (2000) “Poder y narración: representación y me- diación de un deseo americano en la Segunda Carta de Relación”. Ciencia. Y. L. MARTÍNEZ SAN MIGUEL. FCE. editor. Modernidad Ibe- roamericana. CASTRO GÓMEZ. 89-121. CASTRO GÓMEZ. nuestro monográfico en Anthropos. (2010) Las cuatro partes del mundo.P. Verwuert. A. 99-131. en Juan Antonio Mazzotti. La hybris del punto cero. Madrid. Madrid: Centro de Estudios Constitucionales. MARTÍNEZ GARNICA. T. Subaltern Knowledges and Border Thinking. Sociedades indígenas y occidentalización en el México español. J. H. Princeton. S. Coloniality. (2007). Barcelona. W. FCE.

L. Año 23. VILLACAÑAS BERLANGA. (2010) 1648. 102 . The Darker Side of the Renaissance. En prensa. VILLACAÑAS BERLANGA. J. RES PUBLICA. and Colonization. A. V. Biblioteca Nueva. José Luis (ed. PLESSNER. VILLACAÑAS. (2018) “Sobre cierto aspecto intelectual de la metáfora de Nueva España”.. Anthropos. la apuesta por una Ilustración tardía. Biblioteca Nueva. 24. Revista de Historia de la ideas políticas.) (2013) Blumenberg. Ann Arbor. Die Stufen des Organischen und der Mensch. W. L.JOSÉ LUIS VILLACAÑAS BERLANGA MIGNOLO. H. Leipzig. Literacy. VELASCO. Einleitung in die philosophische Anthropologie. Madrid. (1995). The University of Michigan Press. A. Berlin. MOREIRAS. (2017) “Imperio”. Territo- riality. Madrid. J. en Conceptos Iberoamericanos. (2017) Conceptos iberoamericanos. (1928). Barcelona.

de autores calificados en algún momento como anglofoucaultianos y que hoy se ha vuelto algo bastante común describir como estudios sobre gubernamentalidad. especialmente respecto al rumbo político que Castro-Gómez le imprime a este momento de su investigación. entonces un cierto diálogo con los trabajos de Castro-Gómez en 1 Entre la fecha de realización del seminario que dio origen al presente libro y la fecha de edición del mismo. En nuestra lengua. estas nociones han llegado principalmente a través de recepciones de autores italianos y en menor medida desde algunos estudios en inglés. Introducción: sobre cómo se comparte un dilema Las nociones de biopolítica y gubernamentalidad se han vuelto categorías convocantes para diversos proyectos teóricos en los últimos 20 años. y prefiero que el artículo se atenga a lo expuesto en el seminario. La analítica gubernamental en la propuesta de Castro-Gómez ADÁN SALINAS ARAYA 1. sobre es- te último libro. algo más extenso que uanreseña. No tengo oportunidad de incorprar ese nuevo libro en el presente artículo. pues Santiago Castro prepara1 actualmente la segunda parte de Historia de la Gubernamentalidad.De todos modos tengo pensado escribir una diálogo crítico. 103 . Castro-Gómez ha publicado Historia de la Gubernamentalidad II. tanto por su valor de registro como porque hay una serie de nuevos temas que es necesario valorar. Propondré. Los trabajos de Castro-Gómez que incorporan o se dedican a estas nociones. un libro muy importante en la bibliografía en castellano. revisten una particular importancia entre la bibliografía en castellano y además están en plena vigencia.

pues el estado del arte ha crecido desde entonces. Lecturas foucaulteanas. según mi punto de vista. Me parece que esto es relevante por tres motivos principales. Viña del Mar. El segundo. Buenos Aires. La semántica biopolítica. 104 . Hace poco se ha traducido al castellano un libro de Laura Bazzicalupo que originalmente data del 2006 y que ofrece una buena síntesis del tema. 1 Porque en estos trabajos veo la posibilidad de articular o integrar los análisis biopolítico-gubernamentales con una perspectiva crítica a la colonialidad del poder y situada en el contexto latinoamericano. Digo que estos libros juegan un papel destacado porque los investigadores que escribimos en castellano sobre el tema de la gubernamentalidad hemos hecho lo primero2 o lo 2 Hay trabajos muy interesantes de comentario y hermenéutica crítica. tienen un papel destacado en la bibliografía generada en castellano sobre el problema biopolítico-gubernamental. Un mapa conceptual. como también. Melusina Santa Cruz de Tenerife. También SALINAS. Edgardo (2011). señala o sugiere algunos límites de los mismos. UNIPE. CENALTES. Adán (2014). por supuesto hay que tener en cuenta la fecha de publicación original. 2 Porque estos trabajos. Una historia conceptual de la biopolítica.ADÁN SALINAS ARAYA relación con su apropiación. es un libro que aplica este aparato en el análisis de unas realidades concretas localizadas en términos geográficos y cronológicos. El primero es un libro de hermenéutica crítica que intenta la explicitación de la categoría de gubernamentalidad en los cursos de Foucault comprendidos entre el periodo 1975- 1976 a 1978-1979 y pone en discusión algunos elementos puntuales de las recepciones de estos conceptos. Biopolítica. algunos más extensos CASTRO. Tejidos Oníricos. uso y explicitación de las nociones de biopolítica y gubernamentalidad. particularmente si se relaciona el libro Historia de la gubernamentalidad con el libro Tejidos Oníricos. Foucault y sus recepciones. Ver BAZZICALUPO Laura (2016).

«Biopolítica Sinópsis de un concepto». no obstante. Año xxxiii. 105 . liberalismo y neoliberalismo: acción política y gestión de la vida en el último Foucault» En ARRIBAS. y esto es de la mayor importancia. pp. o incluso las diferentes acepciones que hoy pueden distinguirse dependiendo de la línea de recepción que esté en juego. Germán. 2. 39-61. Biopolítica y capitalismo. Matias (2013). tanto la noción de biopolítica como la de Para revisar algunos textos más breves pero robustos desde el punto de vista del análisis Ver LÓPEZ. SALINAS. dejar morir. Madrid. y que tiene capas. Revista de Filosofía V. de los esquemas de imaginación y de autointerpretación tanto de los sujetos como de las realidades sociales. 177. 3 Se pueden contar por decenas los análisis aplicados que utilizan las categorías de biopolítica. Agamben. en Revista Opción. pp. UGARTE. También SAIDEL. El banquete de los dioses. «La biopolítica según la óptica de Michel Foucault. CSIC/La Catarata. pero no ambas cosas. Por otra parte. el uso de estas nociones suele apelar a definiciones operativas no necesariamente problematizadas y muchas veces sin dintinguir los conflictos de sentido que encierran. potencialidades y limitaciones de una perspectiva de análisis». o la implementación de una racionalidad estadístico-económica como criterio básico de formación de los juegos de verdad. Cristina (2013). 6 N. N. con la excepción del trabajo de Francisco Vásquez quien también realiza esta investigación a dos manos. 88-107. gubernamentalidad o la batería lexica asociada. En HYBRIS. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ segundo3.). hablar de gubernamentalidad implica en la práctica hablar de un objeto de múltiples capas. o dimensiones diferentes. Entonces se trata de una noción polisémica. CANO. por ejemplo implica una serie de técnicas de gobierno de las conductas que tiene como característica la aceptación e implicación de las aspiraciones de los individuos. la regulación ambiental por medio de estrategias sin coacción directa. 3 Hasta donde yo lo veo. «Biopolítica. Adán (2015). pp. «Lecturas de la biopolítica: Foucault. Esposito». que el propio Foucault propuso de este modo. Javier (coords. Pablo (2010). México. Me parece especialmente recomendable LÓPEZ. entre otros elementos. Sonia. Alcances. pero también el desplazamiento del Estado como actor preferente o vehículo único del poder. Volumen 1 N° 1. 101-137. Hacer vivir.

veo que el trabajo de Castro-Gómez particularmente en Tejidos Oníricos. Hasta aquí las razones que tengo. deja cabos sueltos. Es decir. particularmente estos dos puntos finales. desechando y que a veces no da con el léxico justo o apropiado. Por ejemplo se expresa de manera muy contundente en textos anteriores como Michel 106 . nos da otros ejemplos de objetos que observar. pienso que ellas no traicionan. y hay que adaptar el análisis. o señala ciertas incomodidades donde la propuesta de Foucault no queda bien. o al menos no del todo. lo que estoy planteando es mi visión del asunto no pido que nadie la acepte. a veces salta. pero la sostengo con mucha convicción pues refleja con honestidad lo que he encontrado en los cursos de estos años entre el 75 y el 79. el trabajo de Castro-Gómez. se puede discutir. propuestas en los cursos del Colegio de Francia. nos ofrece algunas maneras de limar mejor el léxico. echa pie atrás. continúa el laboratorio foucaulteano. resultados intermedios de un laboratorio de ideas que va probando.ADÁN SALINAS ARAYA gubernamentalidad son nociones provisorias. ambas nociones con todos su aportes. equivoca algunos datos. da vuelcos. no le imponen un molde completamente extraño e incómodo. propone un programa que luego se modifica. y con la importancia que han ganado en ciertos proyectos teóricos contemporáneos. Por supuesto. en los que el argumento de Foucault a veces se desdice y a veces se contradice directamente. Entonces. Pues la convergencia teórica básica que he aludido está enunciada en diversos momentos por Castro-Gómez. se interrumpe. son nociones provisorias.

N° 4. Revista Dissens. E incluso puede rastrearse como un criterio permanente en Crítica de la Razón latinoamericana de 19966. No. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ Foucault y la colonialidad del poder4. Veo que esta convicción expresada antes se usa como una de las bases principales en el análisis de Tejidos Oníricos. Crítica de la Razón latinoamericana. 107 . enero-junio. o en los brazos del autoctonismo latinoamericanista? Creo que la búsqueda de una salida a este dilema es lo que ha marcado todas mis investigaciones. Tabula Rasa.ar/imagenes/biblioteca/libros/156.com. sí se delinea allí una ruta posible: la ontología del presente desarrollada por Michel Foucault”7. en este texto se expresa ya la posibilidad de enlazar teóricamente líneas de análisis crítico latinoamericano. Santiago (1996). y ciertas formas de pensamiento crítico europeo. http://www. N°16.Colombia. La filosofía latinoamericana como ontología crítica del presente. Santiago (2012). Del siguiente modo lo expresaba Castro-Gómez en una entrevista del 2012: “¿Cómo pensar en y desde unas circunstancias locales concretas sin tener que escoger entre caer en los brazos del universalismo abstracto de los filósofos. Y por supuesto en Historia de la Gubernamentalidad.ceapedi. en el que rescata la posibilidad de un análisis heterárquico del poder como el de Foucault para mostrar las diferentes lógicas implicadas en el problema de la colonialidad y destaca precisamente las contribuciones del curso de 1975-1976. incluyendo de manera específica el problema biopolítico-gubernamental. pp. 7 CASTRO-GÓMEZ. enero-junio. También puede verse esta convergencia en un artículo con el sugerente título de La filosofía latinoamericana como ontología crítica del presente5. Aunque en Crítica de la razón latinoamericana no es claro todavía cuál pudiera ser esta salida.6: 153-172. Bogotá . «Michel Foucault y la colonialidad del poder». Barcelona. «Los avatares de la crítica decolonial» Tabula Rasa.pdf 6 CASTRO-GÓMEZ. 213-215. 5 CASTRO-GÓMEZ. en el que Castro- 4 CASTRO-GÓMEZ. Santiago (1998). con los estudios postcoloniales. Puvill. Santiago (2007).

unos 40 años de desarrollo y varios miles de 108 . 2. Cuando hablamos de gubernamentalidad estamos hoy frente a un cuerpo teórico. Este aparato teórico-crítico está constituido por unas propuestas iniciales de Foucault más o menos desarrolladas en algunos aspectos y luego por dos líneas de recepción. una tradición o como prefiero decir un aparato teórico-crítico del presente. De cara al análisis biopolítico-gubernamental Quiero acercarme en primer lugar al libro “Historia de la Gubernamentalidad”. y proponer una intervención en la última parte del mismo. En total. sino que el uso de estas categorías es una parte consciente de su trabajo. Pero creo que queda expuesto que la perspectiva de la gubernamentalidad no es algo ajeno al trabajo de Castro- Gómez. que muestran en cierto sentido las dos plumas de Castro-Gómez. Hago este rodeo y estas justificaciones porque el seminario que nos convoca está más bien orientado por el tema de la colonialidad.ADÁN SALINAS ARAYA Gómez propone una explicación de este enfoque tomando en cuenta tanto los aportes de Foucault. como algunos desarrollos posteriores. muy diferentes entre sí. En particular es importante revisar dos libros. que de alguna manera explica la importancia que le otorgo a “Tejidos Oníricos”. como decía en la introducción. los últimos dos que he nombrado “Historia de la gubernamentalidad” y “Tejidos Oníricos” son dos libros.

Estas dificultades de acceso son notorias en el uso o ausencia de estos cursos por parte de las recepciones. Población de 1977-1978 y Nacimiento de la biopolítica 1978-1979. Para profundizar esto ver SALINAS. Ver la nota 32 en la página citada. y en los cursos Defender la Sociedad de 1975-1976. Ver ESPOSITO. con especial atención a los cursos del Colegio de Francia. Bíos. Considero además que estas conferencias están directamente relacionadas con las del año anterior y especialmente con “La Política de la salud en el siglo XVIII”. Seguridad. Graham. 109 . lleva razón en la importancia de estas conferencias. Buenos Aires 2016. y por supuesto hay material grabado. De las recepciones posteriores que forman parte de este aparato teórico de la gubernamentalidad como estudio sistemático se encuentra el último capítulo de Historia de la Gubernamentalidad que trata sobre los Studies in governmentality10. «Economía política y biopoder. Territorio. 10 Prefiero esta expresión que fue la utilizada por los compiladores de The Foucault Effect en 1991. Peter. sino la toma de postura frente a unos 8 Aunque no lo fue durante algún tiempo. Adán (2013). LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ páginas. Amorrortu. Biopolítica y Filosofía. Fragmentos de filosofía. A pesar de este detalle. (eds) (1991). Aunque son comunes también las expresiones studies on governmentality. p. Aunque señala la conferencia equivocada. Studies in governmentality». 9 Roberto Esposito había ya señalado las conferencias de 1974 en Río como el primer momento en que Foucault utiliza el término biopolítica. MILLER. Foucault en Río de Janeiro. y hasta 2004 no estuvieron disponibles íntegramente tanto Seguridad. Ver BURCHEL. Se trata de un libro clave en la bibliografía en castellano. a lo largo del libro hay una serie de menciones a la recepción biopolítica italiana. aunque no llegan a ser una imagen general. Por otra parte. Los cursos se han publicado tardíamente. 1973-1974». 46. Chicago Press. Pienso que hay que sumar a esto algunas conferencias de 1973-19749. también transcrito y soportado en microfilm. Aunque antes de ese año hay evidencias de cierta transmisión oral. y están publicados algunas clases. Colin. o la página 20 en la versión italiana de Einaudi. Universidad de Sevilla. Territorio. Roberto (2016). GORDON. Castro-Gómez ha dedicado Historia de la Gubernamentalidad a este momento de formación del discurso de la gubernamentalidad. Ya es un dato conocido8 que las propuestas de Foucault están contenidas en unas pocas páginas de la Voluntad de Saber de 1976. «Foucault Effect. governmentality studies o incluso governmental studies. Chicago. Población como Nacimiento de la biopolítica.

Santiago (2010). y más que un matiz en la propuesta de Agamben. 14 Veo una postura mas abierta con los trabajos de Lazzarato cercanos al 2010. Athenea Digital.. p. Fuera de este libro. 55. que tienen un matiz de diferencia ya en Foucault. aquí Agamben enfatiza la noción de gobierno más que de gubernamentalidad. 56-76. Historia de la Gubernamentalidad. «El dispositivo del Mesías. 15 Con la excepción del texto posterior de Agamben titulado El Reino y la Gloria donde abandona prácticamente su acercamiento al problema del biopdoer para centrarse en la noción de gobierno. Michael Hardt y Antonio Negri han extrapolado el concepto biopolítica y generalizado su uso para lo que en Foucault sólo es válido en situaciones específicas. sobre todo teniendo en cuenta la increíble popularidad que después de la muerte de Foucault adquirió el concepto de biopoder en manos de algunos filósofos italianos como Agamben. 12 CASTRO-GÓMEZ.] autores contemporáneos como Gíorgio Agamben. N°10.ADÁN SALINAS ARAYA puntos en concreto11. ¿Qué dice el concepto de biopolítica que no diga ya el concepto más amplio de gubernamentalidad?” CASTRO-GÓMEZ.]13 Esta cita refleja la postura más general de Castro-Gómez con dicha recepción italiana en sus afluentes más notorios14.. Historia de la Gubernamentalidad. encontramos algún artículo sobre Negri y el problema del mesianismo12 y algunos comentarios también sobre Negri y Hardt donde Castro-Gómez dedica algunas palabras a Common Wealth en su blog. Santiago (2010). autor al que Castro-Gómez cita en algunas ocasiones. pues apuesta por la noción de gubernamentalidad y no por la de biopolítica que es mucho más fuerte en estas recepciones15 y sobre 11 “Pareciera. 13 CASTRO-GÓMEZ. pp. p.. Trabajo vivo y redención en la filosofía política de Hardt y Negri». pues. que las tecnologías políticas de gobierno de las que habla Foucault en sus cursos de 1978 y 1979 operan como "condición de posibilidad" de aquel biopoder que describió en el último capítulo de su libro La voluntad de saber (1976) y en la última lección del curso Defender la sociedad (1977).. 110 . 62. Virno. Los comentarios de Historia de la Gubernamentalidad incluyen cierta distancia: [. comentarios que actualizan lo que ya había mencionado antes en Historia de la Gubernamentalidad. Siglo del Hombre editores. Negri. al interior de una propuesta de Teología económica. Estos autores se remiten al curso Defender la sociedad [. Valdría la pena examinar esta hipótesis de lectura. Bogotá. Espósito y Lazzarato. Santiago (2006). En cualquier caso.

Globalización. Escaparate. Javier (comp. quien declara: “Por eso no pretendo describir un paradigma del poder. prácticas de subjetivación. Tres temas de la teoría social contemporánea. N°2. 21-26. nuestros comportamientos sexuales. Estudios biopolíticos (pp. Madrid. Paidós. gubernamentalidad. 17 Es cierto que Castro-Gómez tiene una mayor atención a Hardt y Negri. Por otra parte sobre los Studies in Governmentality. 6. Pablo (1999). 73. las categorías de Deleuze que asumen son bastante diferentes. Sinópsis de un concepto». 119-132. mecanismos del poder. lo que en mi opinión es merecido. En PINCHEIRA. 64. FOUCAULT. Francisco. He desarrollado más este tema en SALINAS Adán (2016). Barcelona. Pero tampoco veo que haya un acercamiento teórico. «La biopolítica como diagramática del poder». la liturgia. incluso aunque comparten la cercanía a Deleuze. Máquinas del saber. HYBRIS. Fernando y Ramos Torre. Ramón. dentro y fuera de nosotros. en el caso de Esposito tenemos el paradigma inmunitario y el Imperio en el caso de Hardt y Negri. Obras esenciales». riesgo. entre nosotros. la trinidad. Como ya he dicho. Foucault y los anglofoucaultianos» En García Selgas. (2005). Michel (1999). Adán (2015). Otro trabajo previo de relevancia se encuentra en VÁSQUEZ. mercado y soberanía en la gubernamentalidad neoliberal». Revista de filosofía. Hardt y Negri17. Ivan et al. nuestro deseo. Probablemente el texto 111 . cada uno de ellos propone uno o varios paradigmas de interpretación o incluso de actualización del análisis biopolítico de Foucault. 18 Un antecedente temprano en nuestra lengua puede encontrarse en DE MARINIS. Biopolítica. V. Esposito. pp. reflexividad. nuestras conductas cotidianas. Anthropos. Castro-Gómez les dedica el último capítulo de la Historia de la Gubernamentalidad y es uno de los primeros acercamientos sistemáticos a este grupo de trabajo en castellano18. veo una situación diferente. «Empresarios de nosotros mismos. Si bien la noción de paradigma tiene distinta relevancia en cada uno de los tres proyectos. Un dialogo sobre el poder. La administración de la vida. Ver también SALINAS. y ha hecho comentarios elogiosos a Common Wealth. nuestros discursos científicos y teóricos se vinculan a numerosos sistemas de poder. tenemos el campo de concentración y luego los paradigmas teólógicos.). pues me párece un texto más interesante y mejor logrado que los anteriores Imperio y Multitud y al mismo tiempo menos pretencionso. «Biopolítica. Quisiera saber de qué manera nuestros cuerpos. parece un rasgo en común que de hecho no estaba presente en Foucault. que a su vez están ligados entre sí”.103). «Gobierno. El capítulo hace una exposición descriptiva y hay 16 En el caso de Agamben. p. En «Estrategias de poder. En UGARTE. Barcelona. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ todo no acoge la intención paradigmática16 de estas propuestas que es el núcleo que articula las tres grandes recepciones italianas de Agamben. Santiago de Chile. Me gustaría señalar la forma en que distintos mecanismos de poder funcionan en la sociedad. Centro de Investigaciones Sociológicas. Volumen II. pp.

154-172. los veo más inspirados en el curso individual de las investigaciones de Nikolas Rose19. Los dos apartados El discurso terapéutico y Riesgo y capital genético. El apartado titulado El gobierno de la pobreza se dedica al trabajo de algunos investigadores que Castro-Gómez designa como ‘discípulos de Foucault’. Educación y poder en el siglo XXI. 7.ADÁN SALINAS ARAYA una aceptación tácita del trabajo expuesto por este grupo. Ewald. Buenos Aires. Luciano (2012). Este capítulo se llama Historia de la gubernamentalidad después de Foucault y está dividido en 4 apartados. Riesgo y Capital genético. GUTIÉRREZ. 3. pienso que Castro-Gómez y Grinberg serían los dos antecedentes que mirar en detalle. 2007. Silvia (2007). El discurso terapéutico. entre los que se encuentran Procacci. 19 El primer tema ocupará gran parte de los trabajos de Rose en la década de los noventa y también en los primeros años de lá decada del 2000. anterior a Tejidos Oníricos. 2. 4. Silvia (2008). al igual que el trabajo de Castro-Gómez. aunque se mencionan e integran algunos otros autores con una presentación más amplia sea GRINBERG. que son: 1. El segundo capítulo se titula Governmentality Studies y aquí se analiza el trabajo de la History of the Present Network. Ricardo. Un texto de análisis aplicado. En Espacios nueva serie. pues. Ver también GRINBERG. Estudios de Biopolítica N. mencionando a algunos de los autores principales y centrándose en los aspectos programáticos de este tipo de estudios. Habría que prestar una especial atención al trabajo de Grinberg. Hasta donde conozco. Silvia. «La comunidad fragmentada: gubernamentalidad y empoderamiento en territorios urbanos hiperdegradados». N. opera como una referencia practica. si se quiere desarrollar el enfoque. Ver también GRINBERG. Donzelot. En Revista argentina de sociología. Pedagogía y gubernamentalidad en las sociedades de gerenciamiento. aunque con la fundación del grupo Bios hacia el 2002. los intereses de Rose comienzan a mutar hacia lo que 112 . Se trata de investigaciones enfocadas principalmente en el siglo XIX que revisan los antecedentes y prefiguraciones de un Estado benefactor como respuesta al problema de la pobreza de las masas de poblaciones urbanas. «Gubernamentalidad: estudios y perspectivas». 8. 5. V. MANTIÑÁN. El gobierno de la pobreza. pp. Miño y Dávila. Governmentality Studies.

Por otra parte Novas y Rose. En el segundo punto se anota la coincidencia entre la perspectiva del riesgo propuesta por Beck21 y la propuesta de Rose en Politics it self llamará después la ‘biopolítica molecular’. Historia de la Gubernamentalidad. desde fechas tempranas. En el mismo número encontramos a Dawn Moore y Mariana Valverde con «Maidens at risk: 'date rape drugs' and the formation of hybrid risk knowledges» que trabaja temas de riesgo y concepción de la política de drogas. número 4. En la línea de lo que actualmente se propone como anális de la precariedad. aunque utilizan metodologías diferentes de análisis. así como la exacerbación de la responsabilidad personal en la administración del riesgo. la aceptación tácita de la desigualdad. Algunos ejemplos tomados de Economy and Society (E&S). Santiago (2010). entonces. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ como Eva Illouz20 respecto al tema del discurso terapéutico. liberalism and contract» que da vuelta el problema del riesgo: ya no se trataría solo de la calculabilidad de lo administrable. 253. sino de las implicancias de la incertidumbre para quien es gobernado a través de las nuevas formas laborales. la confesión. Tema que será retomado por Lealle Ruhl en «Liberal governance and prenatal care: risk and regulation in pregnancy» en el Volumen 28. llegan a una conclusión muy similar: el discurso terapéutico echa sus raíces en una técnica de gobierno muy antigua. En el V. Dean Barry y Aaron Doyle publican «The moral hazards of neo-liberalism: lessons from the private insurance industry» en el que analizan la industria de los seguros personales. dos genealogías del discurso terapéutico que. power and crime prevention» y propone una mirada “post-disciplinaria” para analizar el problema del crimen. Según su análisis. El artículo trata entre otros temas la gubernamentalización del riesgo en el embrazo. incorporando la variable de género y una concepción “cronotópica”. número 1 de 1999. Ron Levi propone algunos análisis sobre la gobernanza liberal en relación al 113 . para entender el consumo de fin de semana. 21 Esta perspectiva de vincular la sociología del riesgo de Beck con el enfoque de la gubernamentalidad es uno de los aspectos que se repite en varios autores de este grupo. V 21. N. 2000 encontraremos un número que integra casi completamente el problema del riesgo. aunque con perspectiva diferentes respecto a su concpetualización. adelantan algo de lo que serán las preocupaciones posteriores de Rose con el artículo «Genetic risk and the birth of the somatic individual». que tiene como objeto las transformaciones sociales y políticas que se relacionan con la incorporación de la biología sintética y el desarrollo de la industria farmacéutica. los programas neoconservadores apostarían por la prevención del crimen a partir de la administración del riesgo. 3 que Pat O’Malley publica «Risk. y en particular hacia la confesión” Tenemos. Estos temas articularán el libro Politics it self de 2007. la revista que será la plataforma más recurrente de publicación de la History of the Present Network: Encontramos ya en 1992. deseable o peligroso como racionalidad de gobierno. Número de 1996 Lorna Weir publica «Recent developments in the government of pregnancy». p. que opera como una narrativa del «yo»”. El análisis concluye con una crítica al fundamentalismo de mercado y la consecuente minimización estatal. CASTRO-GÓMEZ. 20 La perspectiva de Castro-Gómez es que estos discursos convergentes señalarían en la dirección que Propuso Foucault en los cursos posteriores. Richard Ericson. Al año siguiente el volumen 29. 25. es decir hacia el mundo antiguo como fábrica de construción de conductas. Por una parte está la perpsectiva de O’Malley en «Uncertain subjects: risks.

Creo que estos cuatro apartados anteriores. ganando bastante. Ver MILLER. Lorna y SHEARING. N 4. The Signature of Power: sovereignty. se podrían derecho penal y a la eliminación del Estado en cuanto a la criminalidad y su control en favor de formas mixtas de control comunitario. Economy and society. Aquí llama autoritarismo a esa relación particular del gobierno liberal con las prácticas de dominación más directas o también de las formas del poder soberano. pero no es una descripción exhaustiva de contenidos. Pat. y una exclusiva atención a la política como “mentalidad de gobierno”. 2002. 22 Por ejemplo Mitchell Dean. WEIR. hbk. porque muestran ciertos debates que dan cuenta de un trabajo menos homogéneo y al mismo tiempo hacen visibles ciertos fo- cos de tensión y debilidades. al que también presta atención Castro-Gomez. V. Ver por ejemplo O'MALLEY. «Governing economic life». criticism. Siguiendo es- 114 . V. «A genealogy of the government of poverty». Clifford (1997). DEAN Mitchell «Liberal government and authoritarianism». Pero son dos temas más asociados al trabajo de Nikolas Rose y que sirven para mostrar cómo se procede en este enfoque. En Economy and Society. governmentality and biopolitics. politics». que me parecen correctos. Economy and society. V. Nikolas (1990). 19. En este sentido parece una buena síntesis crítica que puede ser contrastada o leída en paralelo con la que habían propuesto Rose y Miller siete años antes. 21. sus posibles relaciones con las estructuras supervivientes de la soberanía o de las discipli- nas Ver DEAN Mitchell (1992). CA. Thousand Oaks. por ejemplo abandono del análisis teórico y también excesiva preocupación por los programas de los gobiernos. otros temas van apareciendo para otros autores22. Los apartados 3 y 4 expresan dos temas importantes dentro de los abordados por este grupo de investigadores. y por tanto. «Governmentality. Eco- nomy and society. con sus posibilidades tecnológicas y al mismo tiempo atravesado por la lógica del capital. V. N 3. 31. 26. pbk. ROSE. Peter. Mitchell (2013).ADÁN SALINAS ARAYA sobre las transformaciones de la biología sintética al interior de un mercado contemporáneo de la salud. pueden ser reorganizados. En esta fecha temprana el artículo ofrece tanto una síntesis del enfoque como de al- gunas críticas iniciales. que en lo personal me resultan del mayor interés corres- ponden a la autocrítica al interior del grupo. El artículo se titula «The mutuality of risk and community: the adjudication of community notification statutes». Otra línea de trabajos. mientras estos temas preocupan a Rose. N° 1. Me parece que en este capítulo de Historia de la Gubernamentalidad es posible proponer una intervención. se interesa más por las relaciones de la gubernamentalidad con el autoritarismo. 1. London: Sage. N. También DEAN. Por lo tanto. excluyendo las relaciones sociales.

V. Ryan (2008). el ta línea de autocrítica también se encuentra STENSON. y Walter. el abanico se amplia y mucho. Para Castro-Gómez el primer grupo corresponde a los discípulos más directos de Foucault mientras que el segundo grupo está constituido por los miembros de la History of the Present Network. con sus diferencias de objeto cronológica y temáticamente. pero importante. la razón de estado. Por- pongo estos ejemplos para mostrar que si se enumerara una lista de temas del grupo. muestran los dos momentos de este enfoque. V. N° 4. Eco- nomy and Society. «Beyond histories of the present». Los apartados 1 y 2. De modo que es necesario considerar que los studies in governmentality abarcan estos dos momentos. asumir estos apartados 3 y 4 como dos ejemplos. y aquí la reorganización que propongo se relaciona con las líneas de continuidad. quien inistirá en los ele- mentos más ‘materiales’ del análisis como contrapeso al análisis de las racionalidades de gobierno WALTER. Esta división es correcta. Hay algunos otros temas que son clave como la trans- formación de las políticas públicas en programas privatizados. en cambio está interesado por la gubernamentalidad neoliberal y la privatización de programas públicos. 27. tomando en cuenta estas diferencias. Ahora bien. Kevin (1998). pero llama a este segundo capítulo Governmentality studies. o al contrario. como veo las cosas. o como la discusión en torno al papel de la nociónde comunidad en la gubernamentalidad neoliberal. además el interés investigativo de ambos momentos es diferente como lo hace notar Castro-Gómez. mientras el primer grupo está interesado en la gubernamentalidad durante el siglo XIX. 37. Economy and Society. el segundo grupo. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ eventualmente sumar más apartados de temas tratados por estos investigadores. en cambio. N° 1. «Governmentality accounts of the economy». y los antecedentes del Estado de Bienestar. 115 . Es apenas un matiz. pienso que es necesario enfatizar las líneas de continuidad entre estos dos momentos. Si aceptamos esto. pues. forman parte de un mismo enfoque.

y el que va de 1990 hasta mediados de la década del 2000. pensiones. En esta compilación The Foucault Effect. Nikolas (1990). En particular. pues los estudios sobre gubernamentalidad no tratarían exclusivamente sobre las reformas neoliberales y el homo œconomicus empresarial. sino que se extenderían desde el periodo de formación del estado de Bienestar y el desarrollo de los sistemas sociales de salud.. expresada de modo especial en el artículo de Miller y Rose Governing Economic Life de 199023. Esta traducción se publicó por Rosi Braidotti en Ideología y Conciencia (I&C) en 197924. «Governing economic life». la estructura propositiva o programática de la History of the Present Network. el que va de 1979 a 1990.ADÁN SALINAS ARAYA panorama cambia. Aut en 1978. Peter.. de la traducción al inglés de la clase dictada por Foucault el 1 de febrero de 1978. los editores utilizan la expresión studies in governmentality en el subtítulo para referirse a este grupo de trabajos que van desde las primeras 23 MILLER . que -según me parece. 24 Esta clase también será traducida al italiano por Pasquale Pasquino en la revista Aut.debe ser considerada uno de los hitos más importantes de este grupo y que destaca los principales artículos de la revista hasta 1982. depende de los trabajos de los autores anteriores en la concepción misma de la noción de gubernamentalidad. revista que acogerá preferentemente los trabajos de este primer grupo. y luego su transformación y captura por un modelo gubernamental exclusivamente neoliberal. En primer lugar. ROSE. etc. 116 . Dicha traducción será incluida en la compilación de 1991 The Foucault Effect. Esta traducción es precisamente el texto clave a nivel programático para el desarrollo de todo el enfoque. Quisiera entonces prestar atención a estas líneas de continuidad entre estos dos momentos.

la principal referencia de este enfoque durante la siguiente década. pero serán precisamente autores como Pasquino. Mike. e incluso en la participación conjunta de los autores que han trabajado con Foucault. También he hecho uso de un número de textos y comunicaciones recientes aún no publicadas por Foucault”. si bien la puesta en marcha de la History of the Present Network en fecha cercana a 1990 marca un momento diferente. Foucault’s new domains. que a través de Jaques Donzelot. 44. Colin (1979). Routledge. Este reconocimiento es compartido por Colin Gordon: “Muchas de mis ideas sobre Foucault provienen de Pasquale Pasquino. En I&C. p. en la revista Ideología y Conciencia. London. como otros que se suman después. JOHNSON. Población. La Compilación Foucault’s new domains26 destacará los trabajos principales publicados en esta revista entre 1986 y 1990. 59. «The psychological complex : mental measurement and social administration». pero además algunos trabajos del propio Nikolas Rose o Colin Godon ya en 197925. no implica una modificación en el 25 De hecho Rose precisamente en este temprano año de 1979 muestra el papel mediador de estos investigadores del siguiente modo: “la virtud de la reciente obra de Michel Foucault. 26 GANE. Giovanna Procacci y Pasquale Pasquino y otros nos ha permitido poner en tela de juicio la naturaleza misma de lo social” ROSE. tanto en las publicaciones. Territorio. como en la línea de análisis. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ publicaciones en 1979 hasta los trabajos convocados especialmente ya en 1991. En I&C. 5. marcando el relevo de Ideología y Conciencia entre 1979-1982. Lo segundo es un tema organizativo. marca hasta cierto punto el cambio de etapa. N° 6. a partir de 1986 los primeros en publicar en Economy and Society (E&S). Terry (1993). Nikolas (1979). Gordon y Donzelot. Aquí se ven continuidades muy claras. 117 . GORDON. Giovanna Procacci y Jacques Donzelot. Por otra parte. «Other Inquisitions». nota 1. El cierre de la revista en 1982. p. se encontrarán los trabajos de Procacci y Pasquino que han participado en las clases de Seguridad.

Con esta modificación temática. realiza un resumen de los temas que Foucault analizó en el curso Nacimiento de la biopolítica. capital humano. retematiza el antinaturalismo de la postura ordoliberal28.ADÁN SALINAS ARAYA enfoque. nota 10. Pero esta incorporación y cambio -hasta donde yo he podido revisar. event. y algunas inflexiones léxicas que utiliza. uno de los tópicos claves de Nacimiento de la biopolítica y en 1991 para la compilación The Foucault Effect. Economy and Society. 118 . Question. que trata algunos temas sobre el desarrollo del neoliberalismo en el siglo XX. Colin (1979). Donzelot y Pasquino. Territorio. 44. 28 Ver GORDON. y donde destaca el particular análisis del homo œconomicus promovido por el neoliberalismo como un sujeto empresario de sí mismo. 15 N° 1. y que los estudios de la History of the Present Network tendrán como telón de fondo los programas neoliberales y no la formación del Estado de bienestar del siglo XIX. un lector actual e informado esperaría que la base de análisis cambiara desde Seguridad.no están presentes. como había sido preferente en los estudios previos a 1990. «Other Inquisi- tions». Foucault on Kant and Enlightenment. por ejemplo de Procacci. Ya hemos visto con Castro-Gómez que hay un cambio temático y cronológico. con dos excepciones. GORDON. el curso impartido por Foucault en 1978-1979. p. Por ejemplo en el artículo de 1979. homo 27 “las recientes lecturas de Foucault se han ocupado del liberalismo y el neo-liberalismo como formas de racionalidad gubernamental”. menciona en una nota al pie que las últimas lecciones de Foucault tocarían el tema del neoliberalismo27. La primera se refiere a algunas sugerencias de Colin Gordon. Un resumen donde toca los aspectos principales y recoge el léxico clave del curso: racionalidad gubernamental. Población a Nacimiento de la biopolítica. Colin (1986). V. en la introducción. ethos.

pp. pero hay que tomar en cuenta que precisamente hacia esta fecha. estos acentos no se extenderán en las publicaciones de otros investigadores del grupo. referencias explícitas a Nacimiento de la biopolítica. 6. publicado en 2006 por Rose. Esta última es una excepción relativa. la red ha dejado de funcionar. 119 . pues Lemke participa sólo parcialmente con otros investigadores del entorno. aunque una lectura actual de las reformas neoliberales con enfoque gubernamental exigiría obligatoriamente la incorporación de Nacimiento de la biopolítica. Vitalpolitik. Población. Las 29 ROSE. En síntesis. que desde el 2001 comienza a incorporar en sus publicaciones en Economy and Society. Mariana (2006). O’Malley y Valverde29 que sirve de descripción retrospectiva del trabajo del grupo y que tiene precisamente ese acento de cierre. «Governmentality». las referencias indican al resumen de las Obras completas en inglés. Territorio. VALVERDE. En Annual Review of Law and Social Science. esto no sucedió en los studies in governmentality –con las excepciones antes destacadas-. Hay un texto particularmente sugerente titulado Governmentality. el curso Nacimiento de la Biopolítica comienza a aparecer. en artículos posteriores a 2004. De todos modos. posterior dos años a la publicación de Nacimiento de la biopolítica. Pat. Nikolas. que a pesar de que Gordon propone estos acercamientos a Nacimiento de la biopolítica. V. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ œconomicus. 83-104. de manera que Nacimiento de la biopolítica será un invitado muy ocasional. incluso en este artículo. Por supuesto. La otra excepción es la propuesta de Thomas Lemke. Hay que insistir. y esto hay que enfatizarlo. y el enfoque general. etc. O’MALLEY. aunque se menciona el curso. aunque preocupado por las reformas neoliberales estará consolidado sobre los planteamientos del curso Seguridad. forma-empresa.

Aquí el lenguaje es 120 . 2) El estudio de Ian 30 “The policies of ‘deregulation’. «Expertise and State». Pasquino. once such rhetoric is applied to ‘deregulation’ as it affected an increasingly wide range of institutions. pero esa modificación no incluye ni los giros analíticos. ni la batería conceptual de Nacimiento de la biopolítica. 1) El estudio de Terry Johnson sobre las profesiones. JOHNSON. Territorio. Territorio. London. Terry. calculating subject whose political power grows in concert with its interventions into civil society”. cerca de 2005. This was undoubtedly the dominant rhetoric of the privatization programme overall. «Expertise and State». politically significant in Thatcher’s last term of office and remains a central—if somewhat modified—plank of Majorism. Braidotti y Donzelot desde 1979 y se extiende en los estudios publicados en Economy and Society entre 1990 y 2005. 140. El estudio parte presentando las políticas de desregulación posteriores a la primera oleada de privatización del thatcherismo30. este enfoque ahora presta su atención a un objeto diferente y cronológicamente posterior. Población y analizar este proceso como una gubernamentalización de las profesiones31. that is. resultan ser posteriores a la fecha en que la Red de Historia del Presente dejó de funcionar. Briefly. uno de los hitos del grupo. with the reorganization of the National Health Service and the reform of the legal profession. Terry (1993). as a product of neo-classical economics—a return to the primacy of market forces and a commitment to competition. publicado en la compilación Foucault´s new domains en 1993. 31 “The object of this section will be to argue that the emergence of the modern professions has been integral to what Foucault calls governmentality (1979b). cost-effectiveness and consumer choice. JOHNSON. The emergence of Thatcherite ‘deregulation’ policies have been explained in largely ideological terms.ADÁN SALINAS ARAYA referencias e incorporaciones que hoy podemos encontrar en autores de este entorno. En GANE. including the professions. it loses force and coherence as a full explanation of government policy”. para luego moverse hacia la batería analítica de Seguridad. Por supuesto. El enfoque basado en la noción de gubernamentalidad expresada en Seguridad. of secondary significance during the Thatcher government’s early drive toward privatization. Mike. Routledge. Población se mantiene desde los estudios de Procacci. However. 139. Foucault’s concept of governmentality rejects the notion of the state as a coherent. Algunos ejemplos. p. JOHNSON. Terry (1993). p. became. Foucault’s new domains.

pero que ofrecen a juicio de Hunting. comienza comparando las reformas educativas en Australia y el Reino Unido como parte de un proceso global de neoliberalización32. Foucault’s new domains. Under the headings of ‘governmentality’ and the ‘theory of police’ this work describes the historical emergence and deployment of an array of political technologies. JOHNSON. «Per- sonality as vocation. p. Lash and Whimster (1987)— suggests a new approach to this problem. 32 “Such policies and measures are not of course unique to the Australian context. y probablemente la más decidora a este respecto. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ Hunting. remite a la traduc- ción de Braidotti en I&C que ya se ha mencionado. 1987b. para I&C. Terry. aquí nuevamente la referencia es Seguridad. Ian (1993). London. como la ausencia de Nacimiento de la biopolítica. This work has begun to provide us with an account of how the practice of politics was itself brought within the sphere of the calculable. HUNTING. Algunas de estas conferencias ya han sido publicadas por evidentemente el de Seguridad. y la traducción al inglés de 1981 Omnes et Singulatim. (See. De Donzelot se refiere al artículo de 1979. «Personality as vocation. la traducción de Rosi Braidotti de 1979 On Governmentality. Población. Se notan en este caso ambos puntos. And the transnational character of the thinking informing such policies is readily apparent in the education policy analysis of the OECD. y luego se traslada a explicitar los aportes que el análisis foucaulteano de la gubernamentalidad puede aportar al tema. London: Hutchinson. Donzelot (1979a. OECD 1982.1987a. 3) Otra compilación importante. Ideology and Consciousness. Territorio. discourses. una base de análisis33. albeit with important differences of political emphasis and strategy. however. Ian (1993). 121 . The political rationality of the humanities». Routledge. «The Poverty of Political Culture». for example. De Foucault se meciona entre paréntesis. techniques of calculation and forms of social supervision”. 1981). The political rationality of the humanities». 1979b). tanto la continuidad de enfoque. En GANE. que están más bien centrados en la tercera república. la referencia. 177. 154.) As we shall see in more detail below. 5:73–86 y al libro también de 1979 Policing the Family. such policy measures represent a characteristic modern form of governmental rationality and action”. p. Población. es un libro de 1996. y los estudios de Donzelot. 33 “Recent work by Michel Foucault and his collaborators—Foucault (1979. también presente en la compilación antes mencionada. realiza el mismo gesto. There are strong parallels in the Thatcher Government’s educational reforms of the 1980s. 1993. Mike. HUNTING. que recoge unas conferencias que se realizaron en 1992 en el Goldsmith College de la Universidad de Londres. Territorio.

Chicago. Mariana (2006). The University of Chicago Press. probablemente sea el mejor ejemplo de lo que estoy planteando. El tema más recurrente es el de la empresa de sí. Querían encontrar una forma de analizarlas que no las considerara simplemente como expresiones de. Hacia el final de los años ’70. «Gubernamentalidad». políticas y legales. Liberalism. Original en «Annual Review of Law and Social Science». pp. Aunque el artículo está firmado por tres autores y no pretendo –ni puedo.restar mérito a ninguno de ellos. Nikolas (1996). como a una exigencia de la coyuntura. muchos intelectuales radicales de izquierda buscaban maneras de extender y desarrollar el análisis marxista crítico de las prácticas sociales. 6. 2006. V. Foucault and political reasons. sin lugar a dudas. 35 ROSE. rozan el léxico de Foucault en dicho curso. ROSE. o determinadas por. en este sentido lo explica Rose A comienzos de los años ’80. En Astrolabio. que antes había señalado Gordon. El libro se titula Foucault and political reasons. las relaciones económicas o el modo de producción35. Nueva Época N°8. Junio 2012. 83-104. pero no se acercan al tema del capital humano. Pat. En el Reino Unido. el contexto era político. pero terminan por quedar huérfanas del análisis más amplio y de la concatenación de problemas del curso. 34 BARRY.ADÁN SALINAS ARAYA Economy and Society desde 1993. culturales. de la formación de la desigualdad. En cuanto al cambio de interés cronológico y en particular el hecho de centrarse en las políticas neoliberales no parece tan asociado a los desplazamientos teóricos de Foucault en el curso Nacimiento de la biopolítica. el trabajo de Foucault era tomado de maneras distintas en contextos nacionales y disciplinares diferentes. Andrew. OSBORNE. es necesario decir 122 . Liberalism. pues múltiples artículos se acercan a las temáticas de Nacimiento de la biopolítica. de la administración de las libertades o el análisis directo de las relaciones entre ordoliberalismo o neoliberalismo norteamericano. VALVERDE. Thomas. p. neo-liberalism and rationalities of government34. 117. neo-liberalism and rationalities of government. O’MALLEY. Nikolas.

que antes he citado. Y en términos temáticos hay tres ejes que ya están presentes desde los estudios del 79 y que proliferarán en los tiempos de la History of the Present Network. Esta línea que se abre con fuerza en el trabajo de Procacci del 79. con lo cual el ‘testimonio’ de este contexto inicial depende de Rose. se seguirá desarrollando en el trabajo posterior del grupo. aunque cronológicamente tratará sobre comienzos del siglo XIX. la línea de trabajo que Castro-Gómez identifica con el gobierno de la pobreza en los estudios cercanos al 79. 245. V. El primero de ellos es que se trata de un trabajo que ya es parte de las discusiones de la History of the Present Network36. Notas. y no sobre el neoliberalismo. que tiene elementos muy importantes a destacar. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ La imagen de los studies in governmentality cambia un poco. Por otra parte. En segundo lugar. 123 . e incluso un poco antes. incluso en aquellos estudios que tocan las reformas neoliberales. De modo que la genealogía de un gobierno de la pobreza tiene como base la que O’Malley y Valverde no participan aún de esta etapa de trabajo a comienzos de los ’80 –o un poco antes en realidad– más bien se integrarán en el caso de O’Malley durante la década de 1990 y en el caso de Valverde varios años después. 36 Este trabajo de hecho es presentado en las jornadas de Londres del 22 de enero de la History of the Present Network Ver DEAN. desde la formación del estado de Bienestar hasta las reformas neoliberales del ámbito anglo. p. Sirve de bisagra el estudio de Mitchell Dean de 1992 A Genealogy of the Government of Poverty. Territorio. A) En primer lugar. N° 3. 21. se trataría de un enfoque con anclaje principal en las lecciones de Seguridad. «A genealogy of the gov- ernment of poverty». la aplicación cronológica del enfoque se amplia. Población y una participación mucho menor de Nacimiento de la biopolítica. Economy and Society. Mitchell (1992). enlazará de manera directa las Poor Policy del siglo XIX con sus desarrollos posteriores.

según esto. 39 Algunos ejemplos tomados sólo del número 2 de E&S de 1993 Barry Hindless en “Liberalism. socialism and democracy: variations on a governmental theme” busca profundizar la experiencia paradójica del liberalism como Sistema de administración de las libertades y lo compara con la experiencia. Vikki Bell en “Governing childhood: neo- liberalism and the law” analiza las contradicciones en el modelo de legislación sobre la autonomía de los niños o en general de los menores de edad. mientras las propuestas de Bentham tenderán a imponer ciertos sistemas centrales de administración -una policía-. a través del movimiento de desestatalización. Pero también en una desestatización relativa que a través de la moralización de relaciones patriarcales y domesticas orientadas al gobierno de la pobreza muestran “las diversas superficies emergentes que llegaran a ser ‘lo social’”37. etc)39. socialista. p. «A genealogy of the government of poverty». 215. y de gestiones locales no estatales (municipales. 38 DEAN. Mitchell (1992). Según Bell. las propuestas de Malthus se plasmarán en la figura del “self- responsible male breadwinner”. por el contraio se mantiene citando la ya mencionada clase del 1 de febrero de 1978 y el trabajo de Procacci de 1978. «A genealogy of the government of poverty». Mitchell (1992). Aquí Dean echa mano a un doble modelo de interpretación del gobierno de la pobreza en la Inglaterra del XIX.ADÁN SALINAS ARAYA gestión de la población a través de elementos como el seguro de desempleo. esto expresa 124 . p. responsable del bienestar del grupo familiar –un modelo ético-. ni a esta figura. Kevin Stenson en “Community policing as a governmental technology” presenta algunas problemáticas sobre pensar la comunidad y lo público como dos esferas distintas. sigue una gran cantidad de estudios que se enfocan precisamente en cómo ciertas políticas públicas son transformadas en las reformas neoliberales. 241. las pensiones o los sistemas sanitarios. A este trabajo de Dean en todo caso. y de una puesta en acción de un discurso de la responsabilidad individual. a partir de las reformas del neoliberalismo británico. privadas. familiar. Aunque esta figura del “self-responsible male breadwinner” tiene una evidente cercanía con el “empresario de sí mismo” Dean no alude a Nacimiento de la biopolítica. del que se hace eco evidente desde el título. como uno de los principales recursos del gobierno de la pobreza en Inglaterra38. Más allá de la enumeración 37 DEAN. trabajador independiente. el padre proveedor.

Aquí destacan los la dicotomía del neoliberalismo que por una parte busca afianzar a los individuos. 125 . Pero el análisis de las políticas (policy) sugerido por el concepto de gobierno implica que la existencia de un campo de preocupaciones denominado 'políticas' (policy) debe tratarse en sí mismo como algo a ser explicado”.40 Los paréntesis anteriores son míos y la traducción está llena de dificultades. creo que vale la pena lo que presentaban Miller y Rose en 1990: “Es cierto que las primeras formas de gubernamentalidad en Europa se realizaron bajo el nombre de la ciencia de la 'policía' (police) y que 'policía' (pólice) y 'políticas' (policy) comparten una raíz común. Peter. o también lo que permite el gobierno de los individuos. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ exhaustiva de artículos sobre estas materias. no aplica en las reformas neoliberales que transforman estas políticas en algo no público. en el artículo antes citado Dean utiliza la expresión surfaces con un matiz más concreto. Nikolas (1990). otros han hablado de interfaz con connotaciones digitales. ROSE. 40 MILLER. y quizás por esta razón anterior. p. pero también se siente cercano a la idea de familia. pues precisamente la forma en cómo policy se traduce habitualmente al español “políticas públicas”. En cualquier caso hay en común esta idea de “superficie de contacto” algo intermedio entre el self y el gobierno. Pues este campo que señalaban Miller y Rose es precisamente. Al mismo tiempo que genera una mayor distancia entre el Estado y las familias a través de la incorporación de la asistencia. 41 Foucault utiliza la expresión interfase de consideración más biológica. 3. «Governing economic life». Me refiero a la descripción y análisis de una serie de técnicas de sí que sirven como superficie41 de contacto entre el gobierno y el individuo. Se trata en todo caso de una superficie común. uno de los campos principales de preocupación de este grupo. B) El segundo punto o línea de continuidad en el trabajo es probablemente lo más conocido.

Cambridge. Free Association Books. 46 Ver O'MALLEY. Economy and Society. Economy and Society. Power And Crime Prevention». London. N° 4. V. Powers of freedom. la representación de la vulnerabilidad45. «Michel Foucault (1926–84). London. Economy and Society. En Social Theory & Health. Ver ROSE. Pat (1992). 45 Ver O’MALLEY. en sus trabajos posteriores a la History of The Present Network llegará a llamar a esto una ethopolítica. V. V. La condición soteriológica en el capitalismo actual ROSE. Todas estas aparecen como facetas de una nueva subjetividad ético-política. Barbara (1993). 42 En el trabajo de Rose pueden verse algunos acentos en el tiempo. pp 3–29. Nikolas (2004). V. V. V. Ver PASQUINO. Mitchell (1992). o la relación posible entre modelos éticos propuestos socialmente (por ejemplo la ética protestante) y disciplinas. warfare and liberalism». O de las transformaciones del ideal ético protestante y el surgimiento de un nuevo ideal ético no vinculado ya con el trabajo Ver ROSE. The Shaping of the Private Self. aunque no hay que olvidar las indicaciones de Pasquino43. Pat (2010). Nikolas (1993). Esto sólo menciona algunos de los aspectos de los trabajos de Rose en la materia. Ver DEAN. La vinclulación entre ética y política en las sociedades liberales avanzadas. «Revolutions within: self-government and self- esteem». Economy and Society. 22. N° 4. N° 3. o la exhortación a la resiliencia46. También consultar O’MALLEY. Pasquale (1993). que había señalado Dean. biopolítica y gubernamentalidad. «Molecular Biopolitics. 43 Por ejemplo el carácter siempre bivalente de las prácicas de sí. En GANE.ADÁN SALINAS ARAYA trabajos de Rose42. 22. En una línea similar al análisis de la tensión entre políticas benthamianas y au- togestión malthusianas para el gobierno de la pobreza. 44 Ver CRUIKSHANK. Mike. en las que se reorganizan disciplinas. El tema de la ética como gobierno indirecto ROSE. Pat (2000). Nikolas (1989). N° 3. 126 . liberalism and contrac»t. «Uncertain subjects: risks. 21. Terry. Routledge. Nikolas (2007a). 29. «Government. 39. Foucault’s new domains. Governing The Soul. 5. N° 1. Rose. Economy and Society. «A genealogy of the government of poverty». Somatic Ethics and the Spirit of Biocapital». JOHNSON. o la serie de trabajos que exponen la fantasmagoría ética del neoliberalismo: el discurso del empowerment y del emprendimiento44. N° 3. «Risk. authority and expertise in advanced liberalism». «Resilient subjects: uncertainty. The Will to Knowledge».

C) La explicitación del enfoque. Desde la traducción y difusión de 1979 de la clase de Foucault que se dedica precisamente a esclarecer la noción de gubernamentalidad hasta los artículos de Rose que intentan fijar el enfoque48 y los acercamientos propuestos en forma de crítica por Stenson49 o 47 ROSE. Economy and Society. 49 Ver STENSON. Power. Kevin (1998). Otro tema que es importante. la explicación de lo que se espera del trabajo y una serie de precauciones metodológicas serán un tema recurrente. o al menos de una posible dificultad prevista por este grupo en la comprensión de sus propuestas por parte de la comunidad general de investigadores. 2007. N° 4. Por ethopolitica me refiero a los intentos de formar conducta en los seres humanos de acuerdo con sus sentimientos. la descripción de la noción de gubernamentalidad. la naturaleza moral o las creencias de las personas. la "ethopolitics" se refiere a las técnicas de sí por las que los seres humanos deben juzgar y actuar sobre sí mismos para hacerse mejor de lo que son”47. en particular en la reactivación de temas comunitarios. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ “Creo que esta economía de la esperanza es una dimensión de un cambio más amplio en lo que yo he denominado "ethopolitics". incluso como un saber funcional a los programas gubernamentales. «Governing economic life». por actuar sobre la ética. en la medida que hace una crítica débil al liberalismo que se acerca más a una corrección puntual que a un antagonismo. «Beyond histories of the present». p. V. ROSE. Peter. The Politics of Life Itself. Recoge algunas de las críticas generadas desde “la izquierda”. creencias y valores. New Jersey. Por esta razón. Nikolas (2007b). especialmente para lo que aquí exponemos es la preocupación constante por explicitar de qué se trata el enfoque. Princeton University Press. Esto habla por una parte de cierta dificultad de aprehensión. el ethos de la existencia humana — los sentimientos. Nikolas (1990). y la "biopolítica" colectiviza y socializa. Si la "disciplina" individualiza y normaliza. 127 . grupos o instituciones — ha llegado a ofrecer el "medio" a través del cual la autonomía del individuo autónomo se puede conectar con los imperativos de buen gobierno. Biomedicine. En la política de nuestro presente. en definitiva. 27. la más importante de ellas que el enfoque d ela gubernamentalidad parecería como un conjunto de estudios despolitizados o “neutros” y no como una estrategia en contra del poder. and Subjectivity in the Twenty-First Century. 48 Especialmente MILLER. 27.

Analíticas gubernamentales y conocimiento estratégico del riesgo». 3) Una exclusiva atención a la política como mentalidad de gobierno. Ver O'MALLEY. V. Revista Argentina de Sociología. criticism. «Governmentality accounts of the economy». las sistematizan en un artículo e intentan solucionar algunos de los temas presentados: 1) abandono de la crítica teórica. que son inseprables de las racionalidades políticas. Ver WALTER. Puesto que una razón de gobierno o un razón económica no logra explicar por sí sola el desarrollo del liberalismo económico. N° 1. N 4. 37. El artículo contesta estas críticas y tiene una particualr vigencia. excluyendo las relaciones sociales. O’ Malley junto a Weir y Shearing recopilan algunas de las críticas que se realizan al enfoque. «Governmentality. 51 Ya en 1997. 128 . Por lo que. V. Pat. Pero además O´Malley propone que el enfoque no puede quedarse sólo en el ámbito del diagnóstico que ha sido la forma regular de estos estudios. no tanto de una contrastación. 2) Excesiva preocupación por los programas gubernamentales. p. puede devenir un recurso analítico para el desarrollo de formas alternativas de gobierno que minimicen la dominación”. Ryan (2008). Por supuesto se trata de una propuesta diferente. Economy and Society. Pero esta intervención me permite volver sobre lo que decía al comienzo y dirigirme a comentar algunos aspectos del segundo libro de Castro-Gómez que quiero traer a colación. 8. Eso es. El trazado de esto queda un poco diferente a la propuesta de Castro-Gómez de Historia de la Gubernamentalidad. 158. La razón por la que me interesa el trabajo de Castro-Gómez es porque ofrece algunas pistas. Economy and society. no meramente una analítica. Lorna y SHEARING. para asumir la perspectiva de la gubernamentalidad en relación con otros enfoques teóricos complementarios y en relación al contexto latinoamericano. De modo que la búsqueda de proponer un enfoque identificable es clara y una de las líneas de trabajo permanente. «Experimentos en gobierno. O’MALLEY. Pat (2007). es necesario darle importancia a unas condiciones y organizaciones materiales específicas de carácter económico. Clifford (1997). politics». WEIR.ADÁN SALINAS ARAYA como readecuaciones metodológicas por Walter50 y O’Malley51. Año 5 N. la gubernamentalidad provee una técnica para el diagnóstico del gobierno existente. o de una intervención como había dicho antes. sino que tiene una matriz propositiva e incluso normativa: “La gubernamentalidad puede devenir una herramienta para el desarrollo político. 26. Precisamente el modo de 50 La crítica de Walter reside en la inflación de la importancia de las mentalidades de gobierno al interior del enfoque.

Tejidos Oníricos ante la analítica de la gubernamenta- lidad Tejidos Oníricos se publica en 2009 un año antes que Historia de la Gubernamentalidad. capitalismo y biopolítica en Bogotá (1910-1930). Por supuesto la noción de biopolítica. es un puente hacia el trabajo de Foucault y sus proyecciones. La noción de movilidad es uno de los descriptores clave del libro. como por algunos puentes conceptuales. La cronología del estudio es particularmente decidora si la ponemos en comparación con los trabajos de los studies in governmentality pues como he planteado antes. 3. tanto cronológica como temáticamente. que a las reinterpretaciones italianas. hasta fines de la década de 1980. Castro-Gómez tiene un acercamiento mayor al desarrollo de los estudios sobre gubernamentalidad. lo que me parece queda de manifiesto en las opciones metodológicas del estudio. los primeros trabajos de este grupo de investigadores. utilizada en el subtítulo. en la medida que entiendo esta visión ampliada del enfoque gubernamental. estos libros me parecen conectados de manera importante. Tanto por esta cercanía en el tiempo. pues precisamente la búsqueda y la conquista de la movilidad será uno de los principales motores de las transformaciones históricas aquí descritas: el proyecto modernizador capitalista se presenta como una propuesta cinética. tienen un acercamiento privilegiado a las políticas estatales del siglo XIX en 129 . El subtítulo de Tejidos Oníricos es muy decidor: Movilidad. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ operar de Tejidos Oníricos es donde más veo estas opciones. Como he planteado antes.

p. Pontificia Universidad Javeriana. 130 . el libro de Castro-Gómez se preocupa más por el tema de la transformación cinética. Se trata aquí de la formación de unos ciertos sujetos. mientras que los trabajos de la History of the Present Network. Tejidos Oníricos. Bogotá. 16. pero hay un tema en el que quiero insistir. sin los cuales no es posible explicar la posterior transformación e implementación del modelo industrial. realizados entre 1990 y 2004-2005 aproximadamente. Así que la perspectiva es diferente.ADÁN SALINAS ARAYA los estados centroeuropeos. 2009. Santiago (2009). capitalismo y biopolítica en Bogotá. que mientras los estudios de esta revista tenían como principal preocupación el pauperismo y el gobierno de la pobreza. Pero el hecho de explicarla precisamente a través de la formación de subjetividad es una de las 52 CASTRO-GÓMEZ. El periodo propuesto para el libro (1910-1930) de Castro-Gómez. Hay que decir. pues forma parte de la hipótesis de trabajo del libro: Sin comprender que las imágenes de la forma-mercancía no son simples entidades mentales que "engañan" a la gente (ideología) sino que ellas desencadenan una serie de identificaciones y producen unos determinados estilos de vida. Movilidad. es decir está más cerca de esos primeros estudios de la revista Ideología y Conciencia. (1910-1930). Por esta razón. jamás podremos explicar cómo se formaron los sujetos urbanos que luego hicieron posible la inserción de Colombia en el modo de producción industrial hacia mediados del siglo XX52. pues hay muchas maneras de explicar y narrar una transformación. está entre ambos periodos. se centran en el periodo de privatización y reformas neoliberales en países de habla inglesa a partir de la década de 1980. me parece que el libro debe asumirse dentro de una analítica de la gubernamentalidad. aunque tiene más relación con los estudios sobre las políticas de un capitalismo de Estado.

p. de las poblaciones originarias55. Tejidos Oníricos. Economy and Society. 54 Ver CASTRO-GÓMEZ. V. Su hipótesis básica es que el capitalismo no se reproduce únicamente gracias a imperativos de orden geopolítico. gestionando y regulando las condiciones 53 CASTRO-GÓMEZ. como decía de uno de los elementos definitorios del enfoque de la gubernamentalidad. incluso producir a los productores de riqueza56. Tejidos Oníricos. 55 Ver CASTRO-GÓMEZ. Santiago (2009). Santiago (2009). precisamente en lo que insistía Rose en su artículo retrospectivo antes citado: es decir apartarse de la perspectiva economicista. 56 Ver CASTRO-GÓMEZ. Se trata. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ claves de este enfoque. N. 3. Pat (1996). pp. 131 . 134. sino que además de ellos -y como su condición de posibilidad. Santiago (2009). 11. o de producir la vida de los trabajadores54. que reduce toda relación de poder a una consecuencia de las relaciones económicas y visibilizar las confluencias de dispositivos de formación de subjetividad. Tejidos Oníricos. no es sólo una convicción aplicable a Colombia sino que una hipótesis más general sobre la comprensión de los desarrollos del capitalismo.requiere el concurso de una serie de dispositivos y ensamblajes que recorren todo el cuerpo social y que coadyuvan a la producción de unas subjetividades sin las cuales el capitalismo no podría existir. pp. Santiago (2009). Por ejemplo O’MALLEY. Hablaré pues en este libro del capitalismo como un mecanismo productor no solo de mercancías sino también de subjetividades y propondré una genealogía de los dispositivos y ensamblajes que contribuyeron a esa producción53. como el resultado de la confluencia (siempre abierta) entre diversas y heterogéneas formas de poder que han circulado a nivel local. pero que no ha sido ajeno a los estudios de autores australianos en la History of The Present Network. regional y mundial. de generación de un estilo de vida capitalista. La historia aquí propuesta quiere apartarse de cualquier visión economicista del capitalismo para verlo. Este es un tema que de manera específica no aparece en los acercamientos europeos a los problemas de la biopolítica y de la gubernamnetalidad. p. 25. Tejidos Oníricos. más bien. Se trata de producir la vida de la población. Este es un tema que atraviesa todo el estudio y se expresa de diversas maneras. «Indigenous governance». 165. 174.

p. Santiago (2009). formación de reformas urbanas y formación de discursos. incluso podemos decir colonial. Mientras la hipótesis de que ciertas razas tienen rasgos inherentes que explican su comportamiento a nivel de población es la hipótesis tradicional. O usando el lenguaje del libro los regímenes de verdad58.. en la medida que se trataría de discursos científicos -o no.ADÁN SALINAS ARAYA biológicas de conjunto.que logran producir efectos de verdad (y no de ilusión). urbanos. sentimientos. En Tejidos Oníricos en particular para analizar la influencia y transformación de los saberes que dan sustento a la intelectualidad bogotana y cómo los desplazamientos y cambios en estos saberes implican toda una serie de transformaciones en las formas de concebir el progreso. pero veo en la noción de regimen de veridicción un complemento o sustitución de la noción de ideología. la intervención social. los tejidos 57 Ver CASTRO-GÓMEZ. Por ejemplo se puede ver la serie procesos de formación de subjetividad. por parte de las clases dominantes. Tejidos Oníricos. incluye lo anterior. Ese proceso de transformación en las categorías del “intelectual neogranadino” al intelectual moderno es descrito de manera prólija por Castro-Gómez. utilizada por Foucault. de manera que el tema de los regímenes 132 . Este me parece un segundo elemento que pone en relación a Tejidos Oníricos con el trabajo de los estudios sobre gubernamentalidad. de regulación. y el resultado de una “mejor población” como sustrato de un proceso modernizador. atención. Un tercer elemento que me parece decidor para relacionar este trabajo de Castro-Gómez con los estudios sobre gubernamentalidad consiste en el “tratamiento por capas” del estudio. la política. toda vez que los elementos ambientales. que Foucault rehuía. Yo tengo la impresión que la expresión régimen de verdad o régimen de veridicción. el discurso de las biopolíticas de la modernización implica que esto debe ponerse bajo examen. 197. 58 Castro-Gómez utiliza esta expresión de Foucault para el analisis de los los discursos científicos. parecerían explicar mejor la formación de las poblaciones. deseos y memoria. Me parece particularmente el problema del análisis de las razas que depende de las modificaciones en ciertos discursos biológicos.”57. La confluencia de estos dos elementos habla de una biopolítica entendida al interior de un proceso de gubernamentalización y no de una nuda vida o de una biopolítica sin sujeto. al mismo tiempo se habla “de una tecnología de gobierno cuyo objetivo es movilizar los afectos.. O quizás me gustaría que las tuviera. Esto puede expresarse de diversas maneras. pero tiene otras resonancias fuera de las transformaciones de los saberes científicos.

Castro-Gómez lleva ventaja a algunos de los investigadores de los Studies in governmentality. Algunas de ellas similares a los análisis de Foucault. 133 . Como se ve no se trata del abandono de un análisis de las “condiciones materiales”. no se trata entonces del abandono del análisis de las condiciones materiales. además de técnico. En este sentido. Tejidos Oníricos. En cualquier caso el punto que quiero destacar es que el enfoque de la gubernamentalidad implica el reconocimiento de un objeto complejo. sino que hay una interacción. pp. tenemos que el conjunto de estas biopolíticas pueden ser consideradas como una ontología social. si prestamos nuevamente atención a las variaciones léxicas de Castro-Gómez respecto a los Studies in governmentality. como motor de la acción individual. 65. asunto que está presente en el libro de manera contundente a través del análisis de las biopolíticas urbanas. a través de la higienización. 59 Ver CASTRO-GÓMEZ. económicas. Creo que en esto. la producción de un conjunto social marcado por la aceleración. también en sentido moral. político. 71ss. Este es precisamente uno de los elementos por los cuales el libro de Castro-Gómez me parece de veridicción no es tanto su carácter cientíco. Insisto. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ oníricos y las reformas biopolíticas. Santiago (2009). sino su capacidad de producir efectos de verdad. no asumible por un “paradigma” explicativo ni reductible a las dimensiones biológicas. de múltiples capas. o subjetivas por sí mismas. y Braidotti. el movimiento y necesario para el desarrollo de los procesos de industrialización59. y otras especificas del proceso descrito como los dispositivos de movilidad. sino de resaltar el hecho de que estas condiciones materiales no son explicadas unilateralmente como consecuencias de las relaciones económicas. de modo que estas relaciones económicas requieren incluso de esa fábrica de deseos.

ADÁN SALINAS ARAYA hasta un buen punto modélico. pero hay que reconocer que la elección de fuentes era más que riesgosa. pues es una figura fácil de reconocer por el lector. pero al mismo tiempo hay que reconocer que para elaborarla Foucault no ha mirado nuestras experiencias cotidianas. esta figura es una buena interlocutora de nuestras experiencias cotidianas. terminó por interpelarlas en la medida que esa imagen-programa de 134 . y particularmente los de Gary Becker. o una jerarquía de motivos. pues este análisis por capas resulta complejo desde el punto de vista epistémico y difícil de resolver desde el punto de vista metodológico. y saber si esa relación implica alcances por ejemplo causales. aunque el libro no resuelve estas cuestiones epistémico-metodológicas. Allí es donde Foucault encuentra las descripciones que le llevarán a darle nombre y contorno a esta particular figura. sino los textos de ciertos autores neoliberales norteamericanos. que ha cobijado cierta polémica. El análisis desplegado en Nacimiento de la biopolítica sobre el homo œconomicus buscado por el neoliberalismo y designado certeramente como un hombre empresario de sí mismo ha resultado muy convincente. y al mismo tiempo ofrezca unas fuentes suficientes que permitan por ejemplo referirse a esas formas de sentir más allá del buen sentido común del investigador. En tal dirección. implica reconocer que el estatus de los que se puede decir respecto al modo de sentir de unos sujetos permita que eso se relacione con el análisis urbanístico. en realidad no interpelaba nuestras experiencias. Por ejemplo. Le da en el clavo. Quisiera dar un ejemplo de lo anterior tomando un caso del propio Foucault. tiene una buena performance en la práctica investigativa.

Virno está en esta línea. Pienso que esta práctica investigativa de Tejidos Onirícos puede presentarse como materia de inspiración para otras investigaciones. Quisiera entonces recalcar que Tejidos Oníricos puede comprenderse en relación a los estudios sobre gubernamentalidad. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ subjetividad se hizo dominante. podría haber sucedido lo contrario. por 60 La otra línea de recepción que actualmente incorpora estos temas. Virno no se ha plegado con tanta claridad al grupo Multitudes. Lazzarato y otros investigadores de esta corriente. prefiero el análisis de las estampas de la Revista Cromos como sustento para intentar comprender esta dimensión de formación de subjetividad. De todos modos. un hecho de la causa. Por supuesto no como referencia única. En tal sentido. todo ello muy explícito. que por ejemplo para 135 . con algunas perspectivas de la otra línea de recepción60 de estos temas. Independientemente que en el caso anterior de Foucault el resultado haya terminado por ser convincente. La elección de fuentes tenía mucho de apuesta. pero hay una diferencia sustancial en la noción de Multitud. tiene como afluente la escuela francesa de la regulación y el postoperaísmo italiano. me parece que la elección de fuentes de Castro-Gómez. que es uno de los investigadores que más ha incorporado el tema de la gubernamentalidad. es interesante pues ayuda a delimitar un objeto que habla directamente sobre esta dimensión onírica. se trata de generaciones diferentes. al igual que Lazzarato. y tiene una fuerte influencia del léxico y de ciertas perspectivas deleuzianas. Incluso se recogen. De hecho Virno mantiene diferencias conceptuales con Negri. Dicho en borrador. En general el objetivo es buscar la descripción de las transformaciones de un capitalismo postfordista. que el análisis de los textos de un intelectual. nucleado en torno a Ediciones Ámsterdam y a la Revista Multitud desde el 2000. Por ejemplo en el caso de estos tres investigadores hay una noción similar de biopolítica como concepto que aglutina la totalización de la vida social y la trasnformación posfordista de la vida en mercancia. además está en relación con el debate colonialidad/modernidad. sin detrimento de que un análisis por “capas” albergue dificultades inherentes. o hay coincidencia.

De modo que mi intención no es reducir las interacciones de este trabajo con las investigaciones de Foucault y de los anglofoucaultianos. Hacia una conceptualización filosófica del postfordismo y la precariedad: elementos de teoría y método (post)operaista. GOMEZ VILLAR. He intentado algunas descripciones del trabajo de estos investigadores en SALINAS. y en la misma línea con Lazzarato. Siempre se puede replicar la hipótesis economicista y afirmar que el poder lo ejerce una clase dominante. pp. Tesis doctoral. Es un problema real y al mismo tiempo con falsas soluciones a la mano. a quien convoca en algunas ocasiones. caracterizable y por lo tanto identificable políticamente. pero me interesa resaltar estos vínculos. Antonio (2014). Adán (2014). 297-319. Uno de los puntos que se ha criticado tanto a Foucault como a los Studies in Governmentality es su forma difusa de descripción del poder en el sentido de que la pregunta por quién ejerce el poder. con lo cual en realidad se elimina toda la matriz foucaultiana de la analítica del poder. Pienso que estos vínculos están claros. a) Sobre la caracterización de los sujetos. Y me gustaría entonces enfatizar algunos elementos diferenciadores.ADÁN SALINAS ARAYA ejemplo con el trabajo de Virno a propósito de la producción de una ontología social. sino de resaltar algunos puntos que podrían servir como elementos de constitución de enfoque. UPF. La semántica biopolítica. en la medida que este libro creo que ayuda a acciones investigativas que busquen ponerse en diálogo con la analítica de la gubernamentalidad. siempre queda sin resolver. 136 . que se trata de una serie de relaciones difusas Virno es un noción de clase. siempre en el ámbito metodológico. No se trata de un análisis exhaustivo. O al contrario afirmar que el ejercicio del poder no tiene centro o dirección. o quién está sujeto en las relaciones de dominación. También.

Otro elemento interesante que está presente en este tipo de análisis se relaciona con las explicaciones sintéticas: el paso de un modelo de sociedad a otro. Me parece que las explicaciones de Foucault tienen pasajes que apoyan este tipo de interpretación. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ multidireccionales. Con lo cual se pierde gran parte de la capacidad política del análisis. según la línea de recepción del problema. la implicación de las mujeres en el proceso de modernización. no es homogéneo en términos ideológicos. pero que al mismo tiempo muestra la complejidad de unas relaciones históricas particulares y no la homogeneidad de una estructura atemporal de explicación. etc. Se trata entonces de un sujeto con contornos identificables. la herencia racial-colonial. Pienso que es una propuesta que ayuda a mantener la complejidad de las singularidades históricas y al mismo tiempo con una valencia política más clara. Por ejemplo propone al sujeto “elite industrial” como uno de los actores que promueven la modernización. y por supuesto otros que con fuerza 137 . hay que reconocer que la interpretación más extendida sobre la analítica foucaultiana ha procedido sintéticamente: la sociedad disciplinaria se transformaría en una sociedad biopolítica o gubernamental. b) Sobre una teoría general de la sociedad. Por mencionar algunos de los temas que resultan más notorios. el abandono de un paradigma. las estrategias de la transformación industrial. trazable en ciertos rasgos particulares. En este sentido Castro-Gómez intenta una estrategia interesante. En este sentido. Pero al mismo tiempo este sujeto identificable en un sector específico de la sociedad. estas elites industriales muestran tensiones sobre: el sujeto de la movilidad. Sino que al contrario.

Máquinas del saber. resistencias o antagonismos. sino que tiene una vocación descriptiva mayor.ADÁN SALINAS ARAYA apoyan lo contrario61. En PINCHEIRA. aunque con mayor presencia de alguna de estas tecnologías. de modo que las disciplinas no desaparecen en una sociedad por ejemplo de seguridad. He intentado una propuesta sobre este tema en SALINAS Adán (2016). Se trata de una industrialización diferente a la norteamericana o europeas del siglo XIX. Se trata entonces de un diagrama concreto. Yo veo que la investigación de Castro- Gómez en Tejidos Oníricos muestra que el proceso de industrialización en Bogotá se jugó entre una doble posibilidad la del Estado colonial capitalista. Ivan et al. 138 . sino que serían recomprendidas y su presencia estaría subordinada a la lógica más general de la regulación y la seguridad. resultando la segunda como aquella que finalmente se implementaría. o incluso articuladas por una tecnología más dominante según las circunstancias concretas. Tejidos Oníricos se centra en el periodo inmediatamente anterior a la industrialización bogotana y Castro-Gómez insiste en la situación colonial preindustrial en la que se encontraba Santa Fe. y del Estado capitalista benefactor. Pero aun así ciertos rasgos de un proyecto colonial-capitalista sobrevivirían ideológicamente y en dispositivos concretos. en muchos sentidos y particularmente en lo que afecta a los prototipos de subjetividad propuestos. prácticas de subjetivación. Castro-Gómez se preocupa de graficar las invitaciones a crear la figura de un consumidor 61 No voy a revisar aquí este problema hermenéutico. Santiago de Chile. mucho más que de un paradigma omniaplicable sin fisuras. Recuerdo que Foucault en sus descripciones de las sociedades disciplinarias ha propuesto que el panoptismo no es sólo una caracterización específica. «La biopolítica como diagramática del poder». al mismo tiempo que describe el giro al que aspiraban las elites modernizadoras. Escaparate. mecanismos del poder. c) Sobre los rasgos y la periodización de las transformaciones del capitalismo. y al contrario también ha afirmado que no ha buscado la descripción de ningun paradigma totalizante y que las tecnologías que ha descrito deben asumirse en lógicas históricas en las que están presentes rasgos concretos de ellas en grados diversos.

se encuentre cronológicamente en medio. Es una primera industrialización pospuesta. No sólo es interesante que Tejidos Oníricos. en estas peculiaridades ciertas periodizaciones que calzan bien en Europa (primera industrialización. es una mezcla de lo que el proceso de industrialización europeo llevaba hasta el momento. sino una forma de masas de trabajadores-consumidores. De modo que esta industrialización bogotana. fordismo. que es también extensible a otros lugares de América latina. pero que al mismo tiempo incorpora elementos contemporáneos a las transformaciones del capitalismo de su época. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ como el modelo de subjetividad de esta nueva sociedad. Hace algunas líneas comentaba que los dos núcleos de los estudios sobre gubernamentalidad habían trabajado el primero sobre el siglo XIX y el desarrollo de un gobierno de la pobreza por parte de los Estados centroeuropeos. No es sólo el varón-obrero figura preclara de la industrialización del siglo XIX. posfordismo.) no funcionan del mismo modo. porque este rasgo será esencial en las transformaciones 139 . En este aspecto hay una mixtura de elementos de lo que en Europa había sido la industrialización del XIX y de lo que se ha popularizado con el nombre de fordismo en la primera mitad del siglo XX. Lo interesante de esto reside en que se muestra parte de las peculiaridades del proceso bogotano. sino también que integre elementos de análisis sobre la sociedades de consumo. y el segundo núcleo ha trabajado sobre los procesos de privatización y nuevas políticas de inspiración neoliberal en los países anglosajones. etc. Esto no es ilógico. y de consumidores de clase media alta. pues el periodo histórico analizado por Castro-Gómez es sincrónico a los análisis del comienzo del fordismo. en las que están incluidas también las mujeres como sujetos de consumo.

el estudio debería alertarnos sobre la traslación directa de las periodizaciones del capitalismo tal como se ha desarrollado en otras latitudes y ofrecernos precisamente una ayuda al momento de trasladar este tipo de categorías. entonces estos procesos descritos evidencian su relación con un tipo de capitalismo más contemporáneo incluso que aquél de los sistemas de bienestar. pero también en los procesos posteriores. que el estudio se abra mirando algunos de los elementos conmemorativos del centenario. en este sentido. en este sentido el estudio asume que la lógica colonial se ha desplazado más allá del “periodo colonial” que se termina con la independencia y que se ha trasladado a las formas de vida social de la Colombia independiente. 140 . Es particularmente decidor. El primero de ellos es la periodización típica en los estudios americanos entre Colonia-Independencia. sociedad de consumo. etc. el estudio de Castro-Gómez. estado de bienestar. Si la hipótesis de un capitalismo libidinal como la ha propuesto Castro-Gómez funciona. pero las periodizaciones históricas están llenas de dificultades. Tejidos Oníricos rompe con dos criterios prestablecidos. la gran transformación de estas formas de vida habría que rastrearla precisamente en los procesos de instalación de un capitalismo moderno industrial. desarrollo ferroviario. En definitiva. El segundo criterio obedece a las descripciones del capitalismo europeo y a lo que se entiende en estos procesos por industrialización. disloca alguna de estas dimensiones. Como he planteado. Puede parecer obvio decirlo.ADÁN SALINAS ARAYA fordistas. ya en el siglo XX. mientras que algunos de los procesos descritos corresponden a la industrialización del siglo XIX europeo (restructuración de la higiene urbana.

asentado o claramente delimitado. postfordismo. me parece diferente. En la mayoría de los estudios proyectivos. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ desplazamiento de poblaciones. socialdemocracia o estado de bienestar en el contexto de estudios americanos. tienen una validez localizable. trabajando con ellas a través de definiciones operativas y asumiéndolas como un léxico fuerte. gubernamentalidad. descritos usualmente como fordismo. Este criterio me parece un elemento clave para cualquier propuesta que quiera utilizar nociones como las de gubernamentalidad. Su visión de un capitalismo libidinal está menos tocada por las discusiones sicoanalíticas y más cercana a la función de las metas sociales que se proponen o imponen a la población a través de mecanismos de formación de opinión y consenso. gestión de sí. Las descripciones del capitalismo centroeuropeo que veces se asumen como explicaciones globalmente aceptables. fuera del grupo de autores anglosajones aquí mencionados. biopolítica. capitalismo libidinal. El modo de funcionar de Tejidos Oníricos. y propone operaciones diferentes que provienen de otras fuentes teóricas. d) En el ámbito léxico también es posible proyectar un criterio metodológico que sirva de orientación a otras investigaciones. De 141 . se asume el enfoque reduciéndolo al uso de un cierto léxico. otros corresponden a los modelos de consumo y al desarrollo de herramientas sociales del siglo XX. etc). Castro-Gómez intenta con operaciones léxicas nuevas. La explicación de estas dislocaciones obedece a una razón que por evidente a veces se vuelve invisible. fordismo. De modo que múltiples “marcos teóricos” utilizan nociones como self. asume lo provisorio del léxico utilizado en el enfoque. fuera de la cual necesitan modificaciones.

142 . En este sentido. sin ser definitiva ofrece una palanca de apoyo para la crítica de la noción de ideología y de las explicaciones esencialistas. la noción misma de “tejidos oníricos”. pero que actúan produciendo. interviniendo.ADÁN SALINAS ARAYA modo que los “tejidos oníricos” descritos no son identificables ni con visiones esencialistas (la competencia. pero recogiendo la historicidad de estos procesos y enfatizando su importancia en la producción de una cierta vida social. transformando las formas de pensar y las vidas de las poblaciones. sino con efectos de conciencia producidos a través de procesos sociales muy concretos e identificables. la violencia o la búsqueda de interés personal como rasgos naturales) ni con una falsa conciencia elaborada como elemento de encubrimiento y legitimación.

56-76. Santiago (2010). (1910-1930). 22. Colin. Historia de la Gubernamentalidad. Globalización. OSBORNE. Bogotá . N°10. Barcelona. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ Bibliografía BARRY. CASTRO-GÓMEZ. Athenea Digital.ceapedi. CASTRO. The University of Chicago Press. Bogotá. N°16. N° 3. Biopolítica. DE MARINIS. Una historia conceptual de la biopolítica. Lecturas foucaulteanas. 143 . Graham. riesgo. Studies in governmentality. Buenos Aires. 213-215. Peter eds. ROSE. CASTRO-GÓMEZ. Melusina Santa Cruz de Tenerife. Puvill.Colombia. CASTRO-GÓMEZ. Trabajo vivo y redención en la filosofía política de Hardt y Negri». enero-junio. Siglo del Hombre editores. (1991). http://www. Revista Dissens. V. Santiago (2009). Santiago (2012). capitalismo y biopolítica en Bogotá. pp.ar/imagenes/biblioteca/libros/156.pdf CASTRO-GÓMEZ. N° 6: 153-172. Economy and Society. gubernamentalidad. Fernando y RAMOS TORRE.com. Pontificia Universidad Javeriana. enero-junio 2012. «Gobierno. Nikolas (1996). GORDON. CASTRO-GÓMEZ. Thomas. «El dispositivo del Mesías. CASTRO-GÓMEZ. Santiago (1996). BURCHEL. Movilidad. Barbara (1993). Madrid. UNIPE. pp. Pablo (1999). Chicago. BAZZICALUPO Laura (2016). neo-liberalism and rationalities of government. La filosofía latinoamericana como ontología crítica del presente. Tejidos Oníricos. Liberalism. Un mapa conceptual. Santiago (2007). Tres temas de la teoría social contemporánea. Foucault Effect. Santiago (2006). «Los avatares de la crítica decolonial» Tabula Rasa. Andrew. «Michel Foucault y la colonialidad del poder». Chicago Press. Foucault and political reasons. N° 4. Edgardo (2011). reflexividad. Tabula Rasa. MILLER. Chicago. CASTRO-GÓMEZ. «Revolutions within: self-government and self- esteem». Crítica de la Razón latinoamericana. Santiago (1998). Foucault y los anglofoucaultianos» En GARCÍA SELGAS. Ramón. Bogotá. Centro de Investigaciones Sociológicas. CRUIKSHANK.

ethos. Biopolítica y Filosofía. GORDON. MANTIÑÁN. «A genealogy of the government of poverty». Mike. «Gubernamentalidad: estudios y perspectivas». Barcelona. Luciano (2012). «Personality as vocation. «Un dialogo sobre el poder». ESPOSITO. Antonio (2014). Mitchell (1992). Miño y Dávila. Thousand Oaks. En GANE. DEAN. Routledge. Terry (1993). 2007. CA. En GANE. GOMEZ VILLAR. Obras esenciales. Terry. Terry. JOHNSON. London. HUNTING. Economy and Society. Volumen II. Bíos. JOHNSON. N° 8. GRINBERG. 7. Routledge. Foucault’s new domains. DEAN. Colin (1979). Economy and society. London.ADÁN SALINAS ARAYA DEAN. Silvia. 144 . GORDON. Foucault’s new domains. Ian (1993). JOHNSON. En I&C. Educación y poder en el siglo XXI. pp. Buenos Aires. Foucault’s new domains. 1979. GUTIÉRREZ. En Espacios nueva serie. 15 N° 1. Estudios de Biopolítica N. Vol 5. Amorrortu. Foucault on Kant and Enlightenment». Mitchell (2002). Colin (1986). Vol 21. London. Buenos Aires. Mike. Routledge. 1986. The political rationality of the humanities». The Signature of Power: sovereignty. Tesis doctoral. N° 1. «Expertise and State». Michel (1999). governmentality and biopolitics. Silvia (2007). Silvia (2008). Economy and society. «La comu- nidad fragmentada: gubernamentalidad y empoderamiento en territorios urbanos hiperdegradados». Roberto (2001). JOHNSON. «Question. event. UPF. Mike. V. N° 6. Hacia una conceptualización filosófica del postfordismo y la precariedad: elementos de teoría y método (post)operaista. 154-172. GRINBERG. Ricardo. Pedagogía y gubernamentalidad en las sociedades de gerenciamiento. FOUCAULT. «Liberal government and authoritarianism». En Revista argentina de sociología. En Estrategias de poder. Vol 31. Terry (1993). Mitchell (2013). London: Sage. N° 3. GANE. «Other Inquisitions». GRINBERG. Paidós.

Vol 26. Pablo (2010). «Biopolítica. The Shaping of the Private Self. Madrid. V. Governing The Soul. «Governmentality. CANO. «Uncertain subjects: risks. N° 1. Vol 25. Routledge. Economy and Society. «Governing economic life». 39-61. En I&C. Terry. 145 . El banquete de los dioses. Economy and Society. N° 4. En Economy and Society. ROSE. WEIR. Año 5 N° 8. «Government. Lorna y SHEARING. Nikolas (2004) Powers of freedom. Hacer vivir. ROSE. V. Alcances. liberalismo y neoliberalismo: acción polí- tica y gestión de la vida en el último Foucault» En ARRIBAS. V. Revista Argentina de Sociología. dejar morir. ROSE. Pat (2010). O’MALLEY. JOHNSON. Clifford (1997). N° 3. London. UGARTE. LÓPEZ. Pat (2007). O’MALLEY. ROSE. Pat (2000). O'MALLEY. O'MALLEY. «La biopolítica según la óptica de Michel Foucault. «Experimentos en gobierno. Nikolas (1990). «Indigenous governance». 22. warfare and liberalism». N° 4. CSIC/La Catarata. 39. Economy and society. pp. O’MALLEY. Nikolas (1989). Analíticas gubernamentales y conocimiento estratégico del riesgo». V. Cristina (2013).). PASQUINO. liberalism and contrac»t. «Michel Foucault (1926–84). Nikolas (1993). 29. LA ANALÍTICA GUBERNAMENTAL EN LA PROPUESTA DE CASTRO-GÓMEZ LÓPEZ. Germán. 21. Pat. criticism. Peter. O’MALLEY. Pat (1996). Economy and Society. Mike. MILLER. Javier (coords. «Resilient subjects: uncertainty. «Risk. Nikolas (1979). politics». 5. potencialidades y limitaciones de una perspectiva de análisis». authority and expertise in advanced liberalism». Economy and Society. The Will to Knowledge». Economy and Society. N° 4. Volumen 1 N° 1. Cambridge. En GANE. The psychological complex : mental measurement and social administration. N° 3. ROSE. Free Association Books. N° 3. Sonia. Pat (1992). London. 19. Biopolítica y capitalismo. V. Foucault’s new domains. Pasquale (1993). Power And Crime Prevention».

Javier (comp. Foucault en Río de Janeiro. «Empresarios de nosotros mismos. STENSON. Princeton University Press. 6. O’MALLEY. La semántica biopolítica. Viña del Mar. «Economía política y biopoder. Pat. mercado y soberanía en la gubernamentalidad neoliberal». 1973-1974». ROSE. 73- 103). 37. V. «Biopolítica Sinópsis de un concepto». mecanismos del poder. New Jersey. Año xxxiii. «Beyond histories of the present». 2007. WALTER. N° 4. Economy and Society. En HYBRIS. México. 177. prácticas de subjetivación. Kevin (1998). 6 N° 2. The Politics of Life Itself. «Molecular Biopolitics. SALINAS. N° 1. pp. Agamben. Adán (2014). 101-137. N. CENALTES. ROSE. Estudios biopolíticos (pp. Ivan et al. SAIDEL. VALVERDE. «La biopolítica como diagramática del poder». «Governmentality». en Revista Opción. Fragmentos de filosofía. Biomedicine. Nikolas. SALINAS. Barcelona. VÁSQUEZ. Escaparate. 27. V. 88-107. SALINAS. pp. Somatic Ethics and the Spirit of Biocapital». Nikolas (2007b). «Governmentality accounts of the economy». Revista de Filosofía V. V. Adán (2016). Esposito». 146 . Francisco. En PINCHEIRA. Máquinas del saber.ADÁN SALINAS ARAYA ROSE. Foucault y sus recepciones. 5. Adán (2015). Matias (2013). N° 1. «Lecturas de la biopolítica: Foucault. (2005). Mariana (2006). Adán (2013). Universidad de Sevilla. En UGARTE. En Social Theory & Health. Santiago de Chile. Power. En Annual Review of Law and Social Science. SALINAS. Biopolítica. Economy and Society. 83-104. Antropos. V. pp. Ryan (2008).) La administración de la vida. and Subjectivity in the Twenty-First Century. Nikolas (2007a). pp 3–29.

el título del libro escrito por Santiago Castro-Gómez que vamos a comentar. Deslacanizando a Žižek El comunismo lacaniano frente al agonismo foucaultiano ANTONIO RIVERA GARCÍA Revoluciones sin sujeto. en cambio. Aparentemente. Entre otras cosas. que tuvo lugar en la Facultad de Filosofía de la UCM el 9 de mayo de 2016. conforme avanzamos en su lectura. Su autor nos ofrece algo más. 147 . poder y colonialidad latinoamericana. Diálogo con Santiago Castro-Gómez. el volumen sobre Žižek se aparta de los estudios latinoamericanistas en los que Castro-Gómez es uno de sus más relevantes especialistas. Slavoj Žižek y la crítica del historicismo posmoderno. Así que estamos ante una obra que nos ofrece mucho más de lo que promete su título. el pensamiento del esloveno va pasando a un segundo plano y emerge. la propia filosofía política de Castro- Gómez. El propio autor declaró recientemente1 que 1 Estos comentarios fueron pronunciados en el encuentro Crítica. Pues no estamos ante una simple monografía sobre el pensamiento de Žižek. y que por sus muchas virtudes merece detenerse en ella. hasta el punto de que. no expresa realmente todo lo que contienen sus páginas. Una filosofía que se hace visible en discusión con una buena parte del pensamiento de la izquierda contemporánea. subrayó la necesidad de vencer al neoliberalismo desde el Estado de derecho.

al complementarlo con su opuesto. pues acaba enfrentando a Žižek con los que juzga que son los dos más grandes pensadores latinoamericanos: Dussel y Laclau. Pues de lo que se trata es de acelerar sus efectos destructivos para que emerja un nuevo sujeto y una nueva sociedad. frenan las consecuencias destructivas de la vida capitalista3. se hallan al servicio del capitalismo neoliberal cuando. que se manifiesta en el uso constante de chistes. Problemas en el paraíso. sean o no conscientes de ello. como aquella de que hoy el verdadero conservador es el izquierdista radical. construyen su obra teniendo muy presente las experiencias políticas de América Latina. S. Historia de la gubernamentalidad. Razón de Estado. cuando se explica el autor desaparece en parte la sorpresa inicial: la verdadera izquierda es conservadora porque está atenta al lado oscuro del progreso capitalista. Sin embargo. El libro se abre con una declaración que compartimos: “no es fácil escribir un texto sobre Slavoj Žižek”. 205. mientras que los denominados conservadores. Barcelona. tampoco se aleja completamente de estas preocupaciones. (2014b). 2016. 3 ŽIŽEK. 148 . con instituciones tradicionales como la religión. Y no lo es porque. además. Dos filósofos que. El esloveno es además plenamente consciente del carácter bufonesco de su escritura 2 CASTRO-GÓMEZ.ANTONIO RIVERA GARCÍA debería conectarse con su Historia de la gubernamentalidad2. más que con sus anteriores obras centradas en temas latinoamericanos. (2010). Pontificia Universidad Javeriana – Siglo del Hombre – Universidad Santo Tomás. Anagrama. con el disfraz de bufón. En realidad. a la más abyecta– o en afirmaciones realmente provocadoras. liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault. de referencias a la cultura popular –a veces. p. Bogotá. nos encontramos ante un filósofo que combina el lado serio del trabajo del filósofo con la farsa. entre otras cosas. S.

dos pensadores que. Badiou5 dice a este respecto que en el presente hay dos vías distintas para salvar dicha idea en filosofía: la renuncia dolorosa – como hace el propio Badiou– a Hegel. no son los más adecuados para defender el retorno de la idea del comunismo. Deslacanizar la política El primer aspecto fundamental del pensamiento de Žižek tratado por Castro-Gómez es la incompletud ontológica del sujeto –el lacaniano sujeto de la falta– anticipada por los idealistas alemanes –Schelling y Hegel– y culminada por Lacan. bufonería e irreverencia”. p. (2014b). Lignes. una verdad molesta. al precio de exámenes repetidos de sus textos. “al elegir entre la dignidad y el riesgo de parecer un bufón […]. y la propuesta de Žižek de un Hegel diferente. sin duda. (2009). Esto significa –concluye Žižek4– que el auténtico intelectual o político de izquierdas. S. A. L’hypothèse communiste. no subordinado al motivo de la totalidad. p. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK filosófica. 149 . la estructura trascendental del sujeto se caracteriza por la imposibilidad de constituir una 4 ŽIŽEK.. Clamecy. A este respecto señala que un radical de izquierdas –él mismo– es “un apóstol que encarna y expresa una verdad”. en principio. 206. 1. y conectado con ese magnífico hegeliano –Žižek dixit– que fue Lacan. pero que todos reconocen en secreto. Problemas en el paraíso. En realidad los dos pensadores fundamentales para entender al esloveno son Hegel y Lacan. 187. De ahí que con frecuencia sea acusado de los delitos más incompatibles como “falta de humor. Desde la perspectiva del esloveno. 5 BADIOU. renuncia fácilmente a la dignidad”.

en el fondo nos hallamos ante una antropología filosófica que insiste en las insuficiencias del ser humano. (2015). que lo hacen ambivalente. son radicales e irreductibles. 44. (2015). Revoluciones sin sujeto. El punto de partida de Žižek y Laclau no es tan diferente: ambos asumen la existencia de un mundo que es ontológicamente incompleto y de una filosofía de la historia en la que el mal –la contingencia– resta como algo insuperable. los antagonismos que dividen al ser humano. Por el contrario. La diferencia comienza con la interpretación de Hegel: mientras para Laclau el filósofo alemán pertenece a la tradición inmanentista que considera el mal como algo superable. sin embargo. Akal. México. 6 CASTRO-GÓMEZ. Žižek se aparta. S. pues el antagonismo es al final reabsorbido en una positividad más alta. El mal resta como algo insuperable. Slavoj Žižek y la crítica del historicismo posmoderno. por ello. Revoluciones sin sujeto. en su naturaleza deficitaria o –para decirlo en el lenguaje teológico que utiliza con tanta frecuencia Žižek– caída. y. sino la radicalización de la primera negación. de esta interpretación de la academia que –como escribe Castro-Gómez6– “coloca a Hegel como el filósofo de la teleología y de la inevitable resolución de lo negativo en una síntesis superior”. 150 . S.ANTONIO RIVERA GARCÍA identidad sin fisuras. 7 CASTRO-GÓMEZ. y que “el antagonismo es la condición ontológica de su experiencia como ser social”7. 45-46. p. pp. Como sucede con Laclau. lo cual significa que el sujeto se halla radicalmente escindido. Žižek considera que la negación de la negación hegeliana no supone el retorno del sujeto a su propia identidad. eliminable.

53. 2016. en el uso que hace el esloveno del psicoanálisis. a una visión pesimista de la condición humana. aquellas filosofías o ideologías que rechazan la inclinación natural de todos hacia el mal. para Žižek. 9 ŽIŽEK. sino una fantasía retroactiva. pero también podría haber extendido esta crítica a su utilización de la teología. S. como veremos enseguida. que creen “en la integridad espontánea y fundamental del ser humano”. México. se acaba cerrando las vías que llevan a la novedad y al progreso. o en todo caso. (2014a). la tesis de la unidad perdida no es real. estructurales u ontológicos del sujeto humano. Acontecimiento. algo que pertenece al orden de la narratividad. aquí estamos ante una especie de deconstrucción del cristianismo. (2014a). 8 ŽIŽEK. p. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK La crítica del autor de Revoluciones sin sujeto se centra. de lo inventado para explicar el estado siempre deficitario de la creatura humana.. Pues. ante una redefinición o reformulación de esta religión– nos permite comprender que el Acontecimiento de la Caída hace referencia a la “pérdida de una unidad y armonía primordiales. 50. sino cuando luchamos contra ella”. Es más. Todo lo contrario: Žižek9 está convencido de que “el verdadero Bien no surge cuando seguimos nuestra naturaleza. Acontecimiento. S. Es decir. pese a las apariencias. y que la verdadera acción libre y moral implica violentar nuestra disposición natural. Cuando se niega que nuestro estado natural es el de un hedonismo apático. extravían con frecuencia la “brújula moral”. p. el acontecimiento cristiano de la Caída o del pecado original resulta esencial para explicar los déficits constitutivos. Sextopiso. que no son más que una ilusión retroactiva”8. Este pensamiento no conduce. 151 . La interpretación filosófica del pecado original – como en Nancy.

a su juicio. “Será sólo después –añade en una nota del libro. 152 . en lugar de combatir poderes hegemónicos – como el racismo. se plantea la tesis de que estos males resultan inherentes a los déficits de nuestra estructura ontológica. lo que demuestra la importancia menor que otorga a esta cuestión– cuando Laclau se acerque mucho más al psicoanálisis lacaniano 10 CASTRO-GÓMEZ. En su opinión. como veremos más adelante. todo está perdido cuando. y que la solución pasa. S. Sin duda. (2015). el filósofo colombiano critica la operación de trasladar el modelo individual del psicoanálisis a la esfera política. S. sin embargo. Ahora bien. los conceptos psicoanalíticos no fueron construidos para ser aplicados a la política. al que. (2015). En realidad. Ciertamente. pues. Lacan no haya sido más que un falso profeta”12. p. dentro de la cual se incluye Laclau. S. Revoluciones sin sujeto. 11 CASTRO-GÓMEZ. (2015). “el modelo psicoanalítico no juega todavía un papel fundamental”. que la tesis del “sujeto trascendental ontológicamente incompleto” tiene fatales consecuencias políticas porque “nos deja inermes frente a los poderes empíricos que nos gobiernan”. Revoluciones sin sujeto. p.ANTONIO RIVERA GARCÍA Santiago Castro-Gómez10 piensa. sin embargo. sostiene que hay que deslacanizar estos conceptos11. 12 CASTRO-GÓMEZ. el de Hegemonía y estrategia socialista. 118. p. 397. Castro-Gómez reconoce que motivos tan presentes en la obra de Žižek como la incompletud y lo universal son esenciales para la política. Castro- Gómez parece tener más respeto intelectual que a Žižek. Las palabras con las que cierra el libro son así de contundentes: “Tal vez. el sexismo o el nacionalismo–. 223. por el heroico esfuerzo de atravesar esas fantasías sobre la realidad. En el Laclau que interesa al colombiano. Revoluciones sin sujeto. esto supone una enmienda a la totalidad a la izquierda lacaniana.

Granada. se puede utilizar los conceptos psicoanalíticos –como la estética en Rancière y Arendt. Marchart (eds. empezando por el político. 20 insiste en esta homología cuando señala que “la lógica de la hegemonía y la del objeto a lacaniano se superponen en buena medida”. p. Ambas lógicas se refieren a una “relación ontológica fundamental en la cual lo pleno sólo puede ser tocado a través de su investimiento en un objeto parcial. hace Hans Kelsen en Forma de Estado y filosofía16. Laclau. 14 Ver LACLAU. Debates y combates. O. México. que no es una parcialidad dentro de la totalidad sino una parcialidad que es la totalidad”. Žižek. Por un nuevo horizonte de la política. 371.. México. (2015). pero sin confundir estas esferas. “Atisbando el futuro”. Aproximaciones críticas a su obra. Es problemática la tesis de que las categorías psicoanalíticas no deben ser aplicadas a la política porque. Laclau (2008a). de acuerdo con el Carl Schmitt en El concepto de lo político. en donde utiliza las categorías freudianas para distinguir entre el tipo humano propio de la democracia y el de la autocracia. Esencia y valor de la democracia. “Forma de Estado y Filosofía”. En segundo lugar. Badiou y tantos otros filósofos contemporáneos– como un conjunto de analogías para pensar lo político. en H.(2008b). 16 Ver Kelsen. Kelsen. 259. El propio Laclau hablaba. Revoluciones sin sujeto. Esto es lo que. paradójicamente. FCE. pero al mismo tiempo la fuerza de la crítica a Žižek reside precisamente aquí. en primer lugar. o la teología en Agamben. Rechaza entonces el colombiano algo que es una evidencia para Ernesto Laclau14: la “homología entre la teoría de la hegemonía y el psicoanálisis”15.). Hans (1933). Comares. con su alejamiento de Žižek”13. Critchley. como decíamos más arriba. Desde 13 CASTRO-GÓMEZ. 15 En su réplica a Žižek. puede defenderse su utilización como el conjunto de supuestos antropológicos que. S. E. de homología entre teoría de la hegemonía y psicoanálisis. por ejemplo. 153 . en S. 2002. p. p. FCE. subyacen a cada ámbito del pensamiento humano. Esta posición de hostilidad hacia el psicoanálisis es central y problemática. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK coincidiendo.

Así.ANTONIO RIVERA GARCÍA este punto de vista analógico o retórico. que la del filósofo colombiano. Su anti-capitalismo ha de comprenderse. la paranoia se revela como imprescindible para comprender el significado del totalitarismo. quizá nos encontramos también ante una analogía o afinidad estructural entre los conceptos psicoanalíticos y los políticos o económicos. como hace el superego con cualquiera de nosotros. Si nuestra aproximación a este filósofo puede dar la impresión de ser más benevolente. menos contundente. en relación con este horizonte que gira. es sólo porque no me parece condenable utilizar categorías pertenecientes al ámbito del psicoanálisis y de la teología para iluminar las relaciones de dominación en el mundo capitalista. 154 . por ejemplo. La nueva subjetividad neoliberal Muchas de las críticas de Castro-Gómez a Žižek son muy atinadas y contundentes. ya que pueden ser considerados un buen resumen de la cuestión política planteada en multitud de libros anteriores. Voy a tomar como principal referencia algunos de los últimos libros publicados por el esloveno. por tanto. 2. Žižek expresa en ellos que el comunismo es el único horizonte a partir del cual analizar los problemas contemporáneos. Por eso cuando Žižek explica –y este será el argumento del siguiente apartado– que el capitalismo neoliberal presiona al trabajador endeudado. las categorías psicoanalíticas pueden ser de gran utilidad para explicar fenómenos políticos. como comentaré más adelante. de la sociedad de control o del fundamentalismo. en torno al problema de la lucha de clases y del bien común.

M. 19 LAVAL. Asimismo. La nueva razón del mundo. 20 ŽIŽEK. Este empresario se halla constantemente endeudado. MIT Press. como dicen Laval y Dardot19. Esta subjetividad es la del hombre endeudado. (2014a). el sujeto neoliberal se convierte en un “empresario de sí mismo”. p. 156. S. La respuesta es fácil: la nueva subjetividad triunfante que impone el capitalismo neoliberal constituye una barrera invisible para el éxito de las luchas emancipadoras. El filósofo establece así una radical contraposición entre el sujeto que surge del acontecimiento revolucionario y la subjetividad que impone el capitalismo de nuestros días. P. Problemas en el paraíso. Žižek20 sigue el análisis de Lazzarato21 cuando señala que la deuda constituye una eficaz herramienta de control 17 ŽIŽEK. Gedisa. (2014a). S. 56.. 155 . Cambridge. Lo cierto es que la ideología neoliberal extiende la lógica de la competencia del mercado a todas las áreas de la vida social. S. DARDOT. Acontecimiento. p. tan impotentes. cabe citar a Nietzsche como el filósofo que ha visto en la relación entre deudor y acreedor una “constante antropológica universal”18. The Making of the Indebted Man. dándose. (2014b). 21 LAZZARATO. eternamente en deuda con Dios o atrapado en el círculo infernal del pecado y su pago. Se diría que estamos ante una especie de secularización del motivo cristiano del hombre caído. Acontecimiento. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK Žižek17 se ha preguntado recientemente –con la ayuda de Franco Berardi– cómo es posible que. 18 ŽIŽEK. Ensayo sobre la sociedad neoliberal. (2013). C. sin embargo. una situación tan cargada de oportunidades revolucionarias. tras la crisis comenzada en 2008. de forma que. pues el neoliberalismo compensa la disminución de salarios y de la protección social propia del Estado del bienestar con una capacidad ilimitada para contraer deuda. 157. p. (2012). nos sintamos. Barcelona.

Problemas en el paraíso. Según Žižek22. pp. el capitalismo alcanza su mayor grado de perfección cuando “cada trabajador se convierte en su propio capitalista. Cuanto más se abre esa brecha.ANTONIO RIVERA GARCÍA gubernamental. El perdón de la deuda. El capitalismo neoliberal produce entonces un nuevo sujeto moral que es capaz de prometer y pagar sus deudas. S. Algo parecido. 57-58. al cerrar la brecha por la que podría hacerse visible las contradicciones y el desorden –lo Real en su lenguaje lacaniano– propios del capitalismo. más se contribuye a la emergencia del Acontecimiento revolucionario. Todo aquello que antes formaba parte de los derechos comunes –a la educación. (2014b). y no dejarse engañar por las medidas de gracia –el perdón o la condonación de la deuda a individuos y Estados– que no hacen más que reforzar el capitalismo. (2014b). S. 23 ŽIŽEK. y paga estas inversiones endeudándose”. Žižek insiste en la necesidad de romper radicalmente con esta subjetividad neoliberal.). acaba glorificando a un sistema que es capaz de auto-corregirse con medidas completamente opuestas a su verdadero significado: el proceso incesante e interminable de obtener beneficios. sanidad o vivienda– ahora se convierte en la libre decisión de un sujeto de invertir o no. ocurre con la filantropía de los George Soros o Bill Gates: “cuando el capitalista dona su riqueza 22 ŽIŽEK. p. Como en otras ocasiones. lo cual. el empresario del yo. además. 156 . dificulta todo acto revolucionario de resistencia colectiva que siempre tiene un carácter imprevisible o inesperado. Problemas en el paraíso. que decide cuánto invertir en su propio futuro (educación. Ello exige que su comportamiento sea predecible y regular. 63. señala Žižek23. etc. sanidad. al igual que la gracia divina.

En tal caso. la deuda constituye un instrumento propio de aquella sociedad de control esbozada por Deleuze al final de su vida. el capitalismo llega a su culminación porque integra a su opuesto más radical. no obstante. el francés hablaba de un capitalismo que ya no es de producción sino de “productos. y. como tal. se esfuerza por alcanzar su propia reproducción ampliada. en aquellos que no gozan de la nueva subjetividad neoliberal: 24 “[…] el verdadero objetivo de prestar dinero al deudor no es recuperar la deuda con un beneficio. porque crea un sujeto –el filántropo. En nuestros días –prosigue el filósofo esloveno– la deuda se reproduce a gran escala porque se ha convertido en el mejor instrumento para controlar y regular al deudor. a todos nosotros24. es decir. Deleuze reconocía. en donde lo esencial se halla en el consumo que lleva al endeudamiento. en la sociedad de control “el hombre ya no está encerrado sino endeudado”. pensamos que. Aunque no lo diga en estos términos. 158-159. S. pp. sino la continuación infinita de la deuda. En contraste con la vigilancia de la sociedad disciplinaria. 157 . algo que nos permite comprender la confianza de Žižek en la resistencia de los situados al margen del sistema. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK acumulada a un bien público.– que restaña los daños ocasionados por el sistema de producción capitalista.” ŽIŽEK. el ciudadano que dona o regala una parte de su dinero a ONG’s. […] la deuda es un instrumento para controlar y regular al deudor. para Žižek. (2014a). se niega a sí mismo como mera personificación del capital y su circulación reproductiva: su vida adquiere un sentido. etc. de ventas o de mercados”. Entre otras cosas. Su meta ya no es sólo la reproducción permanente”. Acontecimiento. que mantiene al deudor en un estado de dependencia y subordinación permanentes.

25 DELEUZE. Es decir. Problemas en el paraíso. 284. p. sino también la de los disturbios en los suburbios y los guetos. S. 1999. Se comprende entonces que Žižek26 diga que los héroes del presente son los reveladores de secretos. los que denuncian a las autoridades públicas por hacer un “uso privado de la razón”. (2014b). 73. 158 .ANTONIO RIVERA GARCÍA “Una constante del capitalismo sigue siendo la extrema miseria de las tres cuartas partes de la humanidad. Gilles (1990) “Post-scriptum sobre las sociedades de control”. Žižek27 no se equivoca cuando señala que la tarea de estos reveladores consiste en “presentar ante la opinión pública la falta de libertad subyacente en esas situaciones en las que creemos actuar con libertad”. 26 ŽIŽEK. demasiado pobres para endeudarlas. el control ilimitado y continuo del hombre endeudado debe combinarse con la vigilancia de los pobres –el lumpemproletariado en el sentido amplio empleado por el esloveno– que ni siquiera pueden endeudarse. Gilles Conversaciones. Valencia. la sociedad de control está unida al desarrollo de las máquinas digitales o informáticas. Así que el capitalismo de la nueva sociedad de control tiene que actuar en dos frentes. p. En este caso. (2014b). Esta tecnología permite un dominio más perfecto porque el control resulta aún más invisible –y. 27 ŽIŽEK. los Snowden. Pre-textos. Como se sabe. 1972-1990. demasiado numerosas para encerrarlas: el control no tendrá que afrontar únicamente la cuestión de la difuminación de las fronteras.”25. p. los Estados Unidos son más peligrosos que China y Rusia porque sus ciudadanos no son tan conscientes de este control como los ciudadanos de los otros Estados cuyo carácter opresor resulta más evidente. S. y ya no de las energéticas. Assange o Manning. por tanto. en DELEUZE. en donde la vigilancia era discontinua porque se circunscribía a las instituciones de encierro. Problemas en el paraíso. más perfecto– que el realizado dentro la sociedad disciplinaria. 74.

S. la paradoja –“cuanto más inocente eres. ese Gran Otro o yo ideal que pertenece al orden simbólico. como decía Pascal. más culpable te sientes”.– convierte al individuo en alguien siempre culpable. Parece ser –explica Freud– que el superego sentencia: “en cualquier caso. siempre en deuda. p. Acontecimiento. 101. “al orden invisible que estructura nuestra experiencia de la realidad. (2014b). eres culpable”29. En realidad. o la explotación capitalista del trabajador. espontáneamente– ya le convierte en un sujeto culpable. La presión que siente el nuevo trabajador endeudado es similar a la paradójica presión que impone el superego. 29 ŽIŽEK. 159 . de modo que “cuanto más obedeces. El filósofo establece además una analogía entre el sujeto legal y el sujeto neoliberal. etc. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK El filósofo esloveno acaba acudiendo al psicoanálisis –pero también a la teología– para explicar los resortes últimos de la subjetividad neoliberal. lo importante no son las acciones sino las intenciones. se encuentra en el origen de la Ley. El sujeto endeudado siempre es culpable porque reconoce que no cumpliría con la deuda si no fuera obligado. Problemas en el paraíso. pp. S. El hecho de necesitar ser obligado –de no actuar libremente. Lo importante ahora 28 ŽIŽEK. La teología de la Reforma sobre las buenas intenciones no dice algo distinto. El superego –la Ley. (2014a). el individuo ha de percibirse como culpable en potencia o formalmente para que siga siendo invisible la culpa del Gran Otro: la violencia mítica o ilegal que. el capitalismo. para el Gran Otro. más culpable”– adquiere sentido cuando entendemos que. En ambos casos. 107-108. la compleja red de normas y significados que hace que veamos lo que vemos como lo vemos”28.

por el contrario. Ciertamente. pues no se trata de volverse como los obreros o miserables del mundo. Consigue de este modo que el hombre se extravíe “en un examen de conciencia en lugar de plantear cuestiones globales más pertinentes acerca de nuestra civilización”. Para Žižek30. 31 ŽIŽEK. del nosotros. p. 30 ŽIŽEK. S. 202. (2014b). tiene razón aquí el filósofo por llevar el problema al ámbito (republicano) de lo común. este es el problema del discurso de la ecología. cuando enreda al hombre en un infinito examen de conciencia. 160 . de transformar el destino de estos31. (2014b). Problemas en el paraíso. S. que nos interpela como individuos –y no como ciudadanos– y nos hace sentir culpables –por ejemplo– “por nuestro confortable modo de vida mientras los niños mueren de hambre en Somalia”. Quizá el film de Buñuel Viridiana sea la mejor plasmación de esto que queremos decir. El Gran Otro cumple con su función –y la sociedad de control supone su consagración definitiva– cuando individualiza al hombre para juzgar sus impuras intenciones ocultas y poner de manifiesto su interior corrompido. sino. funciona como el superego que provoca la individualización o la adquisición de la identidad culpable. de la corrección política o de la pobreza. Problemas en el paraíso.ANTONIO RIVERA GARCÍA es tener en cuenta que el capitalismo neoliberal. y evitar el discurso ético –individualizador– de la culpa. En este contexto no tiene sentido que se critique al revolucionario porque su estilo de vida no sea el de las clases bajas. 105. p.

etc. reconocido foucaultiano latinoamericano. hasta mayo del 68 y las filosofías que lo articulan a nivel teórico: fundamentalmente. la legalización de los inmigrantes. identitarios o particulares por la equidad de género. la defensa ecológica. Foucault. pues. Esta crítica discrimina –una verdadera idea siempre divide– entre la izquierda radical o auténtica y la izquierda posmoderna o perversa. según el filósofo esloveno. 3. Žižek contra el historicismo posmoderno y la vía de las reformas El lector del libro de Castro-Gómez va a encontrar lo que promete el subtítulo: la crítica que Žižek realiza del historicismo posmoderno. no puede estar más en contra de este diagnóstico. El debate con la izquierda de la diferencia y con el discurso poscolonial. el problema de la pospolítica patrocinada por las izquierdas posmodernas radica en que. presta todo su interés a los conflictos culturales. Dicho 161 . los derechos de los indígenas. etc. Deleuze y Derrida.1. Veamos. Santiago Castro-Gómez. en lugar de centrarse en la lucha económica o en la lucha de clases. sólo una mujer la sociedad machista. El origen de esta perversión historicista de la verdadera izquierda debería remontarse. la parte más sustancial –y si tiene algún fundamento– de la crítica de Žižek contra la izquierda posmoderna. Žižek habla a este respecto de historicismo posmoderno porque son luchas vinculadas a una específica coyuntura histórica. Para Žižek. y porque estos fenómenos vinculados a una identidad y tiempo determinados descalifican toda forma de verdad universal. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK 3. El corolario de este pensamiento es que sólo los que no son blancos pueden saber lo que es el racismo.

todos los que no son señalados y distinguidos. 281. Según Castro-Gómez32. que oculta la distancia entre la falsedad de los discursos 162 . todos los que no se destacan por razón de propiedad. 33 Esta idea de Rancière no es tan original como se piensa en ocasiones. S. Madrid. (2015). porque se hizo “portador de esa negatividad”. esto es. posición social o educación (así. 281. p. (2015). en contra de la metapolítica marxiana. Revoluciones sin sujeto. Alianza. 237-238. pues realmente los sujetos políticos de Rancière litigan para verificar la igualdad de todos. (1928). S.ANTONIO RIVERA GARCÍA historicismo posmoderno desemboca. 1992. 36 Para Rancière. Esta protesta contra la confusión de las luchas emancipatorias con las luchas identitarias no estaría lejos de la concepción que tiene Rancière del sujeto político. pp. Žižek toma del francés “la idea de que los sin parte (el elemento sintomático de la sociedad) pueden asumir la voz de todos y cuestionar de forma radical el orden existente”33. sino en la condición de desigualdad”35. Revoluciones sin sujeto. en una significación especial de la palabra. y. en el todo. Revoluciones sin sujeto. 32 CASTRO-GÓMEZ. El filósofo colombiano añade que la voz de los sin parte es universal porque “no están litigando por la desigualdad en particular [las diferencias] que vale para ellos”. Ya Carl Schmitt señalaba que la noción moderna del pueblo siempre es negativa: “pueblo son. (2015). hacen énfasis en esta misma igualdad36. p. la negación se trasladó al proletariado. Por eso. Pero tan pronto como pasó a ser la clase dominante. 34 CASTRO-GÓMEZ. S. p. 282. cuya mejor encarnación serían hoy los estudios culturales. C. “sino por la desigualdad [sic] que vale para todos”34. Quizá lo de la desigualdad sea un lapsus. todos los no privilegiados. dice Schopenhauer: ‘Quien no entiende latín pertenece al pueblo’)”. que enseguida se convirtió en el pueblo. 35 CASTRO-GÓMEZ. Ver SCHMITT. en un relativismo. Teoría de la constitución. la metapolítica marxiana conduce a la crítica de la ideología que oculta la verdad de lo social. “sus reclamos no hacen énfasis en el hecho de la diferencia […]. como sucede con los partidarios de las identidades subalternas. finalmente. En 1789 pueblo era la burguesía “porque era el contraste con la aristocracia y los privilegiados”. colonizadas o explotadas.

El sujeto político. 37 RANCIÈRE. y. a no tener relevancia. Aux bords du politique. Política y filosofía. sino por ser igual. cuando funcionan como conceptos políticos. 119. La igualdad se encuentra entonces al principio del litigio político. La Fabrique. Buenos Aires. (1998). de alguien a quien al mismo tiempo se le atribuye un no-ser. En suma. lejos de ser el atributo ilusorio de un sujeto ideal. en contraste con el nombre propio que se confunde con una identidad o un conjunto de propiedades determinadas. 163 . DESLACANIZANDO A ŽIŽEK Conviene no olvidar a este respecto que. cualquiera. El desacuerdo. “un proceso de subjetivización es un proceso de des-identificación o des-clasificación”37. inmigrante. y no al final. no litiga por lo que le identifica sólo a él. por ello. etc. Pues. la que le condena a ser invisible. y un ser que es común a todos. no son clases o categorías sociales. este nombre impropio cuestiona precisamente la identidad que le es atribuida al sujeto. por lo que tiene en común con todos los demás. p. como sostiene Castro-Gómez. indígena. sino nombres que disuelven las clasificaciones e identidades establecidas por el orden policial. para Rancière. J. Nueva Visión. mujer.. la subjetivización política implica la emergencia de un nombre impropio. y extender a los sin parte esos derechos que. La propiedad impropia del sujeto político consiste en reivindicar algo que tienen todos. se puede universalizar. En cambio. Jacques (1995). etc. espectral o de un entre-deux. Proletario. Ver RANCIÈRE.. De ahí que se hable de un sujeto flotante. Por lo tanto. Paris. nos hallamos ante una lógica de la subjetivización política que constituye una verdadera que hablan de igualdad y universalidad de derechos y la verdad de la desigualdad social. 1996. son el argumento de la distorsión o del desacuerdo político. sino que pretende confirmarla. verificarla. natural o social. a no ser contado. que le sitúa entre los incontados o invisibles. escuchado. el sujeto político de Rancière no desmiente la igualdad inscrita en las declaraciones universales de derechos. que no existe antes del conflicto o desacuerdo planteado en el espacio público.

sino de una lógica que une términos contrarios: el no-ser del inmigrante. cuya posición decolonial resulta incompatible con un pensamiento de lo universal. y el ser igual en derechos a cualquier otro. de la mujer. 41 ŽIŽEK. J. Castro-Gómez39 comparte con Žižek la tesis de que la política emancipatoria radica en convertir la igualdad abstracta de las declaraciones y constituciones liberales “en una universalidad concreta”. (2015). la herida del colonialismo no se cura volviendo atrás en el tiempo. En nombre de esta política que litiga por el reconocimiento de la igualdad. S. sino derrotando a los colonizados en su propio juego. Paris. 39 CASTRO-GÓMEZ. real. Revoluciones sin sujeto. S. no se trata de una lógica de lo mismo o de la identidad. p. RANCIÈRE. Por este motivo resulta absurdo presentar. 40 CASTRO-GÓMEZ. (2009). del negro…. Éditions Amsterdam. 283. a las tradiciones premodernas. Problemas en el paraíso. como confiesa el propio autor de La mésentente. 353. un filósofo que. en principio. Revoluciones sin sujeto. como alternativa a los males de la modernidad colonial. Es decir. 164 . De ahí que. Para Žižek supone un error combatir el colonialismo y el eurocentrismo “recluyéndose en la particularidad étnica y negando la universalidad por considerarla un instrumento en manos del colonizador”40. o a un mundo caracterizado por formas de dominación aún más intolerables que las modernas. p. le influyó mucho en sus inicios.ANTONIO RIVERA GARCÍA heterología38. a quienes el orden policial les niega los derechos de ciudadanía. se halle en esta cuestión más cerca del esloveno que de Walter Mignolo. Parafraseando al Parsifal de 38 Este término lo toma Rancière de Foucault. (2015). p. 126. del indígena. (2014b). es decir. S. p. transformado la universalidad abstracta de los europeos en una universalidad concreta. el regreso a una existencia precolonial auténtica. En opinión de Žižek41. Et tant pis pour les gens fatigués. 199.

La nueva lucha de clases. para el filósofo colombiano. Pues lo cierto es que. S. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK Wagner. como pone de relieve su apoyo a la prohibición del velo en Francia43. Revoluciones sin sujeto. 43 CASTRO-GÓMEZ. Barcelona. Castro-Gómez42 coincide con Žižek en que “la universalización de intereses es el gesto político por excelencia”. Esta es la razón por la cual la crítica de Žižek contra la teoría poscolonial termina “legitimando la supremacía blanca colonial al interior de la política europea”. (2015). (2015). constituye un grave error decir que las luchas anti-racistas son secundarias con respecto a las luchas anti-capitalistas. a nuestro juicio. el colombiano. 165 . todas las soluciones posibles se basan en el diagnóstico de que el problema colonial está causado por el capitalismo. y no por “fragmentadas prácticas coloniales”. al criticar esta visión eurocéntrica de la teoría poscolonial. 137. p. este último. de la necesidad de tomarse en serio que la política no sólo es el ámbito del antagonismo radical. para el esloveno. 44 ŽIŽEK. está atacando los fundamentos de un neomarxismo de corte althusseriano que ve en “la guerra cultural” nada más que “una guerra de clases desplazada”44. 42 CASTRO-GÓMEZ. S. Los refugiados y el terror. En cambio. Exceso. 127. S. Anagrama. pone de relieve lo lejos que se encuentra el esloveno de un deseable federalismo cultural. (2016). sino también de la necesidad de componer oposiciones reales. 67. p. p. En cualquier caso. pero niega que “tal universalización deba dirigirse exclusivamente contra el capitalismo”. que. Revoluciones sin sujeto. comenta que la herida colonial sólo la cura la lanza que la provocó.

del mal que combate. Problemas en el paraíso. entronca con las posiciones bolcheviques que criticaban a la socialdemocracia porque. también desaparecería el goce que proporcionan a la izquierda estas luchas para mejorar la situación de los sometidos.2. de los dominados. o bien 45 ŽIŽEK. cuyo abanico es muy amplio y cuya política de reformas –de mejora dentro del sistema capitalista– sólo sirve para fortalecer el capitalismo. y sigue – como señala el autor de Revoluciones sin sujeto– la consigna de “cuanto peor. con su política de reformas en el interior del sistema capitalista. antes se colapsará el régimen capitalista y antes llegará la revolución. Recuérdese que. (2014b). mejor”. p. Como decía Orwell de otra izquierda. La perversión de la izquierda. “tiene la secreta convicción de que no se puede cambiar nada”45. Žižek también se detiene en explicar en qué consiste la perversión de la izquierda contemporánea posmoderna. S. En continuidad con esta crítica. cuando estemos al borde del abismo. no hacía otra cosa que retrasar su caída. p. el perverso tiene necesidad de la ley para que haya transgresión. S. para gozar en el litigio. La tesis de que únicamente en la época más oscura. Se trata de una izquierda perversa porque necesita del capitalismo. 202. acontecerá la revolución46. y un buen ejemplo de ello serían disciplinas posmodernas como la bioética. 166 . 46 CASTRO-GÓMEZ. Revoluciones sin sujeto. Pues cuanto más crítica sea la situación. Žižek piensa que sólo caben dos caminos para la izquierda: o bien corregir los defectos del capitalismo. según el psicoanálisis. 219.ANTONIO RIVERA GARCÍA 3. (2015). si desapareciera el capitalismo. Teniendo ello en cuenta. el pensamiento revolucionario de Žižek rechaza las reformas como contraproducentes.

La primera vía no es realmente izquierdista porque se sitúa dentro del mismo marco establecido por el enemigo. En su opinión. menos se transforma”. en cuanto tiene ocasión. Este último. Problemas en el paraíso. de hacerlo menos destructivo. S. por lo que la situación es excelente”. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK desordenar más el capitalismo hasta llevarlo a su desmoronamiento. No se equivoca Castro-Gómez sobre la radicalidad del esloveno. en suma. ya que no existen caminos intermedios. Se trata. el de la revolución comunista. 167 . “cuanto más cambia. Castro-Gómez ataca la mística de que la revolución sea la única salida a todos los problemas. No se trata de mejorarlo. subraya la necesidad de mantener una posición de ruptura radical con el capitalismo. Así que Žižek47 opta por la segunda vía que coincide con el famoso lema de Mao: “hay desorden en lo real. 47 ŽIŽEK. la crítica de Žižek al reformismo por fortalecer el capitalismo se aproxima a la de sectores vetero-izquierdistas y al romanticismo melancólico de la izquierda. como pretenden conservadores. socialdemócratas o un importante sector de la denominada izquierda posmoderna e historicista. Este romanticismo diría algo así como que el mundo presente es un infierno y no queda otra opción que su negación absoluta. 152. p. (2014b). Se trata de pensar los conflictos contemporáneos en relación con el horizonte más radical. de acelerar el desorden o las contradicciones para que estalle finalmente el sistema capitalista y surja algo nuevo. La “imponente dinámica capitalista” es capaz de absorber un número incalculable de cambios: es más. sino de acabar con él.

cuya principal solución consiste en proponer la intervención política para frenar la creciente desigualdad. Problemas en el paraíso. lo cual se traduce básicamente en subida de impuestos.ANTONIO RIVERA GARCÍA A juicio de Žižek48. S. 181. De ahí que la errónea separación entre economía real y especulación financiera constituya otra forma de enmascarar el antagonismo fundamental e inherente a la producción capitalista. de estas bienintencionadas propuestas consiste en que. si no son obligadas. Cualquier reflexión sobre el capitalismo de nuestros días que no parta de su negación radical está equivocada. p. siguen abogando por el mantenimiento de la maquinaria capitalista porque es “la única manera eficiente de producir riqueza”. según Žižek49. son incapaces de contribuir al bien común. También supone un grave error las políticas socialdemócratas o las luchas secundarias en las que se enreda la izquierda historicista. aun reconociendo que la lógica inmanente del capitalismo nos empuja 48 ŽIŽEK. S. El problema. Problemas en el paraíso. El autor de Problemas en el Paraíso no comprende por qué estos pensadores. El capital en el siglo XXI. (2014b). 44. O también es el caso del best-seller de Thomas Piketty. 168 . (2014b). sólo desde este enfoque rupturista se puede entender que la retórica de la demonización –tras la crisis iniciada en 2008– del capital financiero no es más que ideología. Este es el caso de la especulación de Sloterdijk en torno a una nueva ética del regalo que pretende romper con la idea de que la política impositiva de los Estados se fundamenta en una concepción misántropa –no solidaria– de la humanidad. 49 ŽIŽEK. al limitarse a sugerir la corrección de la desigualdad con la redistribución de la riqueza. Sloterdijk se dirige entonces contra la idea –propia la subjetividad culpable antes analizada– de que las personas. p.

Žižek51 considera que “en una situación como la actual. y que el “preferiría no hacerlo” es más complejo de lo que inicialmente puede pensarse. cualquier tipo de diálogo. señala que no es cierto que la 50 CASTRO-GÓMEZ. Por ello también critica a Žižek cuando este último dice que. que en principio puede recordar al éxodo o nomadismo de Negri. Peor que la pasividad es la pseudoactividad que oculta los males radicales del capitalismo. pues “aquellos que ostentan el poder a menudo prefieren incluso una participación crítica. 169 . decir las cosas puede ser más contundente que invitar a la acción. Desde este punto de vista. 204. S. pp. significa que no se debe hacer nada para aminorar o desacelerar el desorden generado por el propio capitalismo. renuncian a la idea comunista. en el “preferiría no hacerlo” del Bartleby de Melville50. (2015). DESLACANIZANDO A ŽIŽEK hacia una creciente desigualdad. 196-197. en el contexto de crítica a las insuficientes protestas de 2011 contra el capitalismo global. En un esfuerzo por comprender al autor que estamos criticando. (2014a). “es mejor no hacer nada”. al silencio”. En realidad. renuncian al ideal de superar la economía capitalista. Acontecimiento. mientras no llegue la revolución. 51 ŽIŽEK. resulta preferible pararse a pensar y señalar las contradicciones del Capital. esta provocadora frase. Revoluciones sin sujeto. es preciso reconocer que el discurso del esloveno demuestra en ocasiones ser bastante sutil. debemos limitarnos a mantenernos en el “quietismo activo”. que por lo general es una excusa para no hacer nada”. Así sucede cuando. Castro-Gómez considera irresponsable esta completa denuncia de la política de reformas en el interior del capitalismo. Es más. En lugar de hacer algo que le dé aire. p. es decir. S.

F. Acelerar el desorden capitalista –“sus tendencias desarraigadoras. 54 BERARDI.” Esto significa que. A este respecto considera que es falsa la alternativa entre el establecimiento inmediato de medidas pragmáticas para resolver problemas particulares y la espera de una transformación radical. sino que la medida particular para atajar esa denominada crisis humanitaria debe encuadrarse dentro de un horizonte radical o comunista. ensimismadoras”53– puede significar incluso reivindicar la representación política frente al –en palabras de Berardi54– “evangelio de la desterritorialización” deleuziana o el 52 ŽIŽEK. aunque en última instancia la lucha emancipadora se dirige contra el Estado. la izquierda no debe sustraerse al juego del poder. (2014b). como podríamos concluir por lo comentado anteriormente. muchas de las cuales forman parte del tópico liberal. (2011). perturba la mismísima esencia de la ideología hegemónica e implica un cambio mucho más radical porque podría ser definitivamente factible y legítimo. Oakland. como la demanda de tolerancia multicultural en los países musulmanes o la defensa de los derechos humanos durante la crisis de los refugiados. para señalar las incoherencias y la ineficacia del sistema capitalista. 132. After the Future. Problemas en el paraíso. S. (2014b). 53 ŽIŽEK. 170 . Problemas en el paraíso. S. pero es de facto imposible. En opinión de Žižek52. p. La tarea principal consiste en aprovechar esas exigencias particulares. “el arte de la política consiste en insistir en una exigencia particular [por ejemplo. alienadoras. al tiempo que es completamente realista. AK Press. decodificadoras.ANTONIO RIVERA GARCÍA única solución consista en derrocarlo. Por supuesto no quiere decir que se deba dejar morir de hambre a los refugiados recién llegados a las costas europeas. 149. la propuesta de Obama de que todo el mundo tuviera asistencia sanitaria] que. p.

p. Žižek56 no comparte la escatología revolucionaria marxista. Acontecimiento. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK nomadismo de Negri. 125. En última instancia se trata. 57 ŽIŽEK. de aprovechar una exigencia particular del tipo mencionado anteriormente –una demanda concreta de hacer justicia– para iniciar una primera revuelta o revolución. S. sobredetermina a todos los demás antagonismos. de un tirano– que en el principal57. como veremos enseguida. S. considera saludable renunciar al “mito del Gran Despertar”. para Žižek58. en la lucha de clases. de que se extienda el convencimiento de que el antagonismo básico de nuestros días es “la lucha de clases dentro de la sociedad. Problemas en el paraíso. por ejemplo. como insiste una y otra vez Žižek55. e introducir entonces la división principal. con el objetivo último de reivindicar ya no sólo la libertad y la democracia. 58 ŽIŽEK. 159. S. 56 ŽIŽEK. 171 . p. Todo ello también nos permite comprender la peculiar forma que tiene el filósofo esloveno de entender el Acontecimiento revolucionario. 55 ŽIŽEK. es aprovechar esta primera revolución para repetirla una segunda vez. p. es decir. (2014b). sino también la justicia económica y social. Problemas en el paraíso. al cual dedicaremos el siguiente apartado. S. en cambio. el relativo a un futuro en el que una alianza de desposeídos o una multitud unirá sus fuerzas en “una intervención decisiva”. Esto significará en muchas ocasiones insistir más en los antagonismos secundarios –el derrocamiento. 135. Se trata. (2014a). a cierta distancia del Estado”. Problemas en el paraíso. 133. p. (2014b). (2014b). Lo importante. que.

ANTONIO RIVERA GARCÍA 4. (2014b). su pensamiento se acerca mucho al de Badiou. En relación con el tema del Acontecimiento. sino también los desempleados. el filósofo colombiano comenta con perplejidad el hecho de que Žižek piense en revoluciones sin sujeto. y señala que dentro de esta categoría que hace referencia a los desesperados. el Acontecimiento revolucionario no es el 59 ŽIŽEK. En realidad.– de los Estados fracasados y a los desempleados. 172 . los migrantes por razones económicas. el filósofo latinoamericano comienza subrayando el carácter bizarro del siguiente pensamiento: la violencia divino-mesiánica que desencadenará el Acontecimiento revolucionario ha de venir del lumpemproletariado. Castro-Gómez piensa con razón que. Ciertamente. que son la clase universal del siglo XXI. Para el esloveno. 34. El “misterio” de un sujeto político que nace después del Acontecimiento. los “condenados a no crear”59.1. el filósofo quiere decir algo tan banal como que los parados sufren aún más la explotación que los trabajadores y tienen menos que perder en una lucha frontal contra el régimen capitalista. S. etc. a quienes no llegan las mejoras prometidas por la izquierda reformista. en algunos textos el esloveno precisa esta idea. p. Este tema resulta tan central para Castro-Gómez que acaba dando título a su libro. debería incluirse a los expulsados –los refugiados. El Acontecimiento revolucionario 4. En segundo lugar. de los pobres de las favelas. Problemas en el paraíso. Hoy los explotados no son sólo los trabajadores que producen plusvalía. cuando Žižek aborda el “paso al Acto” o la llegada del Acontecimiento de la revolución.

y éste sólo emerge después de que el individuo sea consciente de lo que supone la ruptura. Por tanto. (2014a). en el momento de la declaración. después de haber actuado. y no en el del acto. Quizá sea esclarecedor comentar que. y. sin embargo.” 60 ŽIŽEK. un trabajador participa en una huelga salvaje. 127. sólo cuando. 173 . S. El ejemplo proporcionado por Žižek62 de un trabajador comprometido con la lucha de clases permite entender el poder transformador de un Acontecimiento. S. Estrictamente hablando. Acontecimiento. p. (2014a). el Acontecimiento simbólico. p. lo verdaderamente nuevo –el sujeto– surge de esa narrativa. lo cuenta/lo vuelve a contar como un acto de lucha de clases. de acuerdo a esta declaración. no es que la revolución sea sin sujeto sino que se trata de un proceso que empieza –el Acontecimiento– sin sujeto. p. se considera a sí mismo (se declara) como el que lo hizo. sea político o de otro tipo: “[…] furioso por el tratamiento que recibe. S. Acontecimiento. por la fe en este Acontecimiento considerado hasta entonces imposible. En gran medida. “es en sí mismo su propia narrativa”. el trabajador se transforma en el sujeto revolucionario. y. 61 ŽIŽEK. Acontecimiento. este misterio tiene relación con la peculiar temporalidad de un evento imprevisible que cambia retrospectivamente el pasado. para Žižek60. 131. puede seguir actuando como un verdadero revolucionario. sino que los sujetos revolucionarios se producen después. 131. (2014a). La transformación en sujeto tiene lugar sólo en el segundo momento. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK resultado de la acción consciente de un sujeto. 62 ŽIŽEK. de acuerdo a esta transformación. El Acontecimiento simbólico tiene en realidad el estatuto de un Significante Maestro que impone la siguiente lógica: “uno hace algo. uno hace algo nuevo”61. sea el de la revolución o el del enamoramiento.

Diferencia y repetición. tras la encarnación de Cristo– el sujeto puede transformar retroactivamente su identidad –sus “mismas coordenadas virtuales trascendentales”66– y reescribir su pasado. que en el caso del cristianismo se corresponde con la identidad culpable tras la Caída o con el hecho de estar atrapado en el ciclo del pecado y de su pago. 174 . no obstante. 126. Esto significa que. (2014a). 2002. que. p. se comporta de acuerdo con una determinada identidad –virtual o fantasmática–. el sujeto. antes del Acontecimiento. Žižek64 establece a este respecto una analogía entre la necesidad propia de la teoría materialista y la predestinación (entre el Acontecimiento de la revolución comunista y el Acontecimiento del cristianismo). (2014a). Todo ello implica que “cuando algo radicalmente Nuevo 63 ŽIŽEK. S. en su actividad cotidiana. 64 ŽIŽEK. p. S. la conciencia es posterior a la acción. el fatal decreto divino pertenece a un pasado virtual o –como diría Deleuze65– puro. G. impensable y milagroso del Acontecimiento– en algo necesario. 66 ŽIŽEK. Sólo de esta manera es posible convertir el resultado de un proceso contingente –todo lo relacionado con lo inesperado. Acontecimiento. Se trata de un fenómeno de transformación retroactiva. (2014a).ANTONIO RIVERA GARCÍA El sujeto nace después del Acontecimiento porque. Es cierto que no se puede cambiar la realidad material de lo acontecido. Amorrortu. Acontecimiento. Acontecimiento. p. (1968). 101. puede ser reescrito retroactivamente mediante nuestros actos. Pero después del Acontecimiento –por ejemplo. Buenos Aires. en contra de lo que dice el sentido común. De acuerdo con su peculiar interpretación –tanto como la de la filosofía de Hegel– de este dogma teológico del protestantismo. pero sí se puede modificar “la dimensión virtual del pasado”63. 125. 65 DELEUZE. S.

La Fabrique. Paris.) (2008). S. este Nuevo crea retroactivamente su propia posibilidad. Después de este ejemplo o analogía. Por eso. p. Revoluciones sin sujeto. Ahora bien. Žižek considera que el acontecimiento fundamental o clave del cristianismo no es la resurrección de Cristo. 70 En relación con la influencia maoísta. (ed. 68 CASTRO-GÓMEZ. Acontecimiento. En cualquier caso. Problemas en el paraíso. sus propias causas/condiciones”67. la escisión creadora. 175 . a diferencia de Badiou. (2015). Se comprende entonces que la tarea principal del revolucionario consista en discernir la auténtica división –la lucha de clases o el antagonismo entre capitalismo y comunismo– en medio de la confusión de las luchas secundarias. Mao. 69 ŽIŽEK. La misma interpretación que realiza de Hegel está atravesada por este maoísmo70. 124. conviene no olvidar la edición y selección de textos que Žižek realiza del líder chino. p. 101. Ver ŽIŽEK. constituye la verdadera esencia de la dialéctica. de 67 ŽIŽEK. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK surge. (2014b). Žižek69 sigue la consigna maoísta de que una auténtica idea –el comunismo– es la que divide. sino la muerte en la cruz. 198 ss. está claro que para ambos el cristianismo sirve para pensar el comunismo.2. Muerte que el esloveno interpreta como la muerte de la ontología de la plenitud. Avec une lettre d’Alain Badiou et la réponse de Slavoj Žižek. S. 4. El esloveno afirma a este respecto que el antagonismo. (2014a). La tesis de que la lucha de clases sobredetermina todos los demás antagonismos. De la pratique et de la contradiction. no debe extrañar –y Castro- Gómez68 dedica algunas páginas a este asunto bien conocido– que el esloveno comparta con Badiou la tesis de que el cristianismo de Pablo es el mejor paradigma del Acontecimiento-verdad. S. S.

176 . p. racistas. mientras que. (2014b). S. Žižek73 apunta que una de las diferencias más significativas entre Bernie Sanders y sus críticos de la izquierda posmoderna o liberal –los que. que la lucha de clases es el antagonismo que sobredetermina –en sentido althusseriano– todos los demás. funcionen “como una herramienta ideológica de las clases medias altas para afirmar su superioridad sobre las clases bajas” patriarcales. a juicio de Žižek72. 116.). etc. El marxismo enseña. “entre el pueblo y los enemigos del pueblo. se transformen en luchas progresistas por la emancipación. sino que constituye el “principio estructurador” que explica cómo pueden articularse los restantes antagonismos en cadenas de equivalencias. Žižek71 señala que deberíamos buscar “la contradicción principal dentro del pueblo (las clases) propiamente dicho”. 74. y que. intolerantes. El esloveno insiste en que ello no implica que la lucha de clases sea el “referente definitivo y el horizonte de significado de todas las demás luchas”. La nueva lucha de clases. La nueva lucha de clases. como Laclau. 72 ŽIŽEK. (2016). pp. De ahí que las luchas secundarias (feminista. p. (2016).ANTONIO RIVERA GARCÍA acuerdo con Badiou. En relación con esta tesis. por este motivo. Pues cuando se relaciona con otros antagonismos sigue relacionándose consigo mismo porque (sobre)determina la manera en que se relaciona con estas otras luchas. 71-72. y no. poscolonial. S. cuando están sobredeterminadas por la lucha de clases. han 71 ŽIŽEK. supuestamente. cuando no lo están. se erige en el universal concreto –ahora en sentido hegeliano– del campo entero. 73 ŽIŽEK. Problemas en el paraíso. ni tampoco entre el pueblo y el Estado: el hecho primordial es una escisión/antagonismo en el mismísimo corazón de lo que denominamos el pueblo”. S. etc. ecologista.

Žižek está convencido de que resulta imposible la des- identificación y la apertura democrática si no se rompe con el orden simbólico que estructura las relaciones capitalistas de producción. Castro- Gómez75 le recrimina. S. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK apoyado a Hillary Clinton– radica en que el primero. El esloveno reprocha así a la izquierda contemporánea que olvide la economía para favorecer las demandas culturales. el político Sanders. En cambio. a mi juicio. 47. Quizá la reciente victoria electoral de Donald Trump guarde alguna relación con el desprecio demócrata hacia este sector de la población. p. Problemas en el paraíso. p. a nuestro juicio– de la filosofía política que nos propone Castro-Gómez en este libro radica fundamentalmente en la defensa de una visión plural e irreductible a unidad de los antagonismos. S. sin embargo. ya que en sus obras –a pesar de que. Por ello cuestiona el pensamiento de que sólo el modelo de la lucha de clases sea válido para la articulación de las luchas políticas tras el Acontecimiento. (2015). Esto es. por su incoherencia. 75 CASTRO-GÓMEZ. que son el electorado habitual de los conservadores republicanos”. Revoluciones sin sujeto. Piensa que hemos entrado en la época de la pospolítica porque los debates políticos cada vez más se desplazan al ámbito de la cultura. se deja en manos de esa misma elite que. ha sido culpable del colapso financiero y ha demostrado no saber lo que hacía74. se deja en manos de expertos. no rechaza como basura blanca o racista “a los pequeños granjeros y demás gente trabajadora de Vermont. La fuerza –el principal atractivo. la economía. como prueba la crisis actual. 170. haga algunos esfuerzos 74 ŽIŽEK. 177 . mientras que lo más importante. (2014b).

a la cual volveremos en el último apartado. De todas formas. Como sucede con el Carl Schmitt de “La era de las neutralizaciones y despolitizaciones”76. no sean sobredeterminados por el antagonismo principal de la nueva división de clases. estéticos. al mismo tiempo. seguiría presente el debate de si es posible que los antagonismos religiosos. El fin de la subjetividad neoliberal: de la Ley al amor.ANTONIO RIVERA GARCÍA en los últimos tiempos– no ha ofrecido “un solo análisis económico del capitalismo”. Esto significa ante todo no ceder a las presiones del superego que nos convierte en sujetos culpables y en 76 SCHMITT. en C. coloniales. Ahora bien. 1991. Esta posición última. (1929). por el más decisivo o más influyente. puedan ser articulados para ponerse al servicio de políticas emancipadoras o democráticas. la de un antagonismo decisivo que influye sobre todos los demás.3. aunque llevara a cabo este análisis. para el autor de El espinoso sujeto siempre es el mismo –la división de clases o el antagonismo entre los poderosos y los excluidos económicamente–. nos acercaría a la teoría de la hegemonía de Laclau. Madrid. El filósofo esloveno piensa que. 4. El concepto de lo político. Alianza. C. “La era de las neutralizaciones y de las despolitizaciones”. y. SCHMITT. 178 . pero que puede variar con el tiempo o –vayamos más allá de Schmitt– según las circunstancias nacionales o de cualquier otro tipo. etc. en nuestros días. en Žižek todos los antagonismos están sobredeterminados por uno solo. el Acontecimiento de la revolución comunista ha de suponer una ruptura radical con la subjetividad neoliberal. nacionales. culturales. mientas que para el alemán va cambiando con el suceder de las eras.

En cuanto se hace visible el marco de la fantasía. no deje de justificar a esta última en las situaciones revolucionarias de oposición a la violencia o explotación económica. la que “sin destruir necesariamente a nadie o nada. la que interviene en las relaciones sociales e ideológicas. por tanto. (2015). transforma el campo simbólico por completo”. S. p. (2014a). 37-40. 78 CASTRO-GÓMEZ. Como los hombres viven dentro de una realidad cotidiana estructurada y mantenida por la fantasía. Žižek79 explica que la fantasía proporciona el marco que regula el acceso a la realidad. Como explica bien Castro-Gómez78. la ruptura con el orden (simbólico) del capitalismo. 179 . por supuesto. El filósofo y psicoanalista esloveno compara la fantasía con los secretos íntimos que no sobreviven a su exposición pública. con el Gran Otro. Por eso deberíamos matizar la crítica a Žižek por ser un defensor de la violencia. aceptar su incoherencia. es decir. pp. pp. (2014a). S. S. se adquiere conciencia de la dominación ideológica y. aunque. esta es la verdadera violencia revolucionaria. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK deudores permanentes. Se trata de aquello que “nos permite experimentar lo real de nuestras vidas como un Todo significante”. Revoluciones sin sujeto. 79 ŽIŽEK. y no de la física. agregando que sobre todo lo es de la violencia simbólica. 83 ss. son ciegos para ver el marco de esta realidad. ya nos hemos distanciado de ella. hacerla plenamente visible. En opinión de Žižek77. Entre los ejemplos que proporciona de atravesar el fantasma. Acontecimiento. tiene que ver con el concepto psicoanalítico de atravesar el fantasma o la fantasía. Acontecimiento. enfrentarse directamente con ella. sino atravesarla. El psicoanálisis no pretende salir de la fantasía. el filósofo menciona la tecnología –tal como 77 ŽIŽEK. 161.

Se trata entonces de que “el sujeto reconozca la ilusión de su fantasma. 119. pues es “el modo en que la realidad se nos revela en la actualidad”. su origen 80 CASTRO-GÓMEZ. 180 . o en otras palabras. cuando afirma que atravesar el fantasma es el objetivo de la crítica de las ideologías. S. como hemos señalado en un apartado anterior. p. (2015). En cierto modo. Castro-Gómez81 advierte que Zizek. no liberal.ANTONIO RIVERA GARCÍA la define Heidegger–. etc. S. S. Žižek quiere decir que se ha atravesado la fantasía capitalista cuando advertimos que la subjetividad neoliberal está estructurada –enmarcada– por la (falsa) diferencia entre Ley y pecado (culpa). Falsa diferencia porque. de que atraviese lo Real de su propio deseo. En cuanto adquirimos plena conciencia de que nos encierra dentro de un marco determinado. 85-86. no colonial. 82 CASTRO-GÓMEZ. “estructura el modo en que nos relacionamos con la realidad”. pp. Lo decisivo es que esta ruptura con el orden simbólico debe conducir a un nuevo Gran Otro (no capitalista. y así ocultar sus propias carencias. 81 CASTRO-GÓMEZ.) u orden simbólico que estructure nuestra manera de ver las cosas82. Revoluciones sin sujeto. Revoluciones sin sujeto. (2015). Revoluciones sin sujeto. para finalmente darse cuenta de que el Gran Otro no existe”80. se limita a transponer "automáticamente lo que hace el analista en el diván hacia lo que hace el filósofo en el espacio público". p. podrá romper con aquella subjetividad neoliberal. 83. si se des-identifica –toma distancia– con el objeto a que le obsesiona. (2015). la Ley (neoliberal) tiene un carácter perverso: necesita de la culpa del otro para ser identificada con el bien. su propia culpa. Sólo si el sujeto atraviesa la fantasía. ya la hemos derrotado.

p. La ruptura radical con la subjetividad neoliberal pasa entonces por afirmar que la auténtica diferencia – sin mediación posible– no es entre Ley y pecado. cierta ambigüedad en la noción de amor que nos proporciona Žižek. el amor en cierto modo ya ha ganado. 120. y no del bien (la Ley que impone el yo ideal) para caer en el mal (el endeudamiento del hombre contemporáneo). Hay. La división propia de la subjetividad comunista tendrá entonces que ver con el amor. Una vez más. pues esta diferencia es visible sólo desde el punto de vista del amor”83. con la solidaridad. el esloveno se sirve aquí del esquema del pecado original: se ha de partir del mal –de la Caída– para llegar al bien. mientras que la genuina división entre Ley y amor es análoga a la diferencia entre el universo capitalista global y la emancipación radical o comunista. Por un lado. Žižek agrega en la misma página que la (falsa) división entre Ley y pecado resulta análoga a la diferencia espuria entre intolerancia fundamentalista y permisividad ilegal. Problemas en el paraíso. no obstante. que nos lleva más allá de la deuda. hemos atravesado el fantasma neoliberal en cuanto somos conscientes de que la realidad neoliberal está estructurada por la Ley. la cual sólo puede comprenderse en su radical oposición con el Amor. (2014b). se entiende como 83 ŽIŽEK. tiene mucho de religioso el amor que. situado más allá de la Ley (como el mismo Lacan reconoce en la última página del Seminario XI). O en otras palabras. S. 181 . DESLACANIZANDO A ŽIŽEK violento y contrario a la igualdad radical. sino –como afirmaría un genuino teólogo de la Reforma– entre Ley y amor: “en cuanto somos plenamente conscientes de la dimensión del amor en su diferencia radical con la Ley.

Problemas en el paraíso. 169. en el examen de las intenciones. Por otro lado. y que sólo puede salvarnos “algo parecido a un auténtico compromiso religioso”. 85 ŽIŽEK. por su indefensión. (2015).ANTONIO RIVERA GARCÍA “la aceptación del otro en su otredad radical”84. S. sino “por su limitación. sostiene que la “médula subversiva de la auténtica experiencia religiosa” apunta hacia “la fundación en la solidaridad de una nueva forma de vida social”. Acontecimiento. sin contraprestaciones. 2004. p. (2001). por su perfección. Quizá Žižek86 se refiere a este tipo de amor cuando. 117. es decir. (2014b). 213. 182 . si no se quiere volver a caer en las presiones del superego. S. 177. S. Hacia una política de la verdad. Mas esta extrema pureza 84 ŽIŽEK. S. (2014a). el vínculo comunista con el Otro no puede analizarse como un secularizado del amor y libertad del verdadero cristiano. sin estar atado por la cadena de los méritos u obligaciones (este sería –parafraseando a Kant– el amor legal). Una vez más. p. Amor sin piedad. se da con independencia de los atributos o cualidades del Otro amado.. Este último no necesita estar encadenado a una Ley porque hace el bien espontáneamente. Madrid. sin necesidad de ser obligado ni violentado en su naturaleza. Se trata en el fondo del amor puro. pues amamos al Otro no porque se lo merezca. de que lo merezca o no. Revoluciones sin sujeto. 86 ŽIŽEK. utiliza el modelo de la religión para pensar la comunista vida futura. CASTRO-GÓMEZ. p. en otras partes de su obra. Žižek es consciente de que. p. incluso por su vulgaridad”. Síntesis. Esta aceptación implica indiferencia “hacia las propiedades positivas del objeto amado”. del que nos habla la teología protestante. Por eso Žižek85 escribe que el secreto último del cristianismo es el “apego amoroso a la imperfección del Otro”. de forma natural.

el enemigo de la solidaridad. de la lucha por el bien común. 88 ŽIŽEK. 118-119. El amor propio hace referencia a un goce puramente negativo. Una reinvención que pasa por encontrar en nuestra realidad histórica los antagonismos que conviertan la idea comunista en 87 ŽIŽEK. está unido a la reinvención del comunismo. De cualquier manera. tiene que estar mezclado con un saludable amor a sí mismo. no es el amour-de-soi. el sentimiento relativo que implica que. p. a un sujeto que –según Rousseau– no se esfuerza en encontrar satisfacción en su propio bienestar. Žižek88 añade que “el vicio primordial de una mala persona es precisamente que le preocupan más los demás que él mismo”. (2014a). La nueva lucha de clases. En este contexto se entiende que Žižek87 traiga a colación la diferencia rousseauniana entre amour- de-soi. esto es. El amor comunista no puede ser tan puro. S. 89 ŽIŽEK. En lenguaje psicoanalítico. S. y amour-propre. de manera perversa. Para Žižek89. ŽIŽEK. 99. del amor por los demás. S. (2016). Pues bien. (2016). el natural amor a sí mismo pone de relieve que aquí no estamos ante la pureza del cristiano a la que se refieren los teólogos reformados. pp. La nueva lucha de clases. nos preferimos a nosotros mismos antes que a los demás (“no nos centramos en alcanzar una meta. 149. S. el egotismo o amor natural a uno mismo. sino el amour propre. sino en destruir el obstáculo que nos impide lograrla”). Acontecimiento. (2016). p. La nueva lucha de clases. p. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK resulta imposible y sólo podría desencadenar –como sucede con el gnosticismo puritano– concepciones políticas sectarias. la lucha por el bien de los otros o bien común. “sino en la desdicha de los demás”. 100. 183 . esto implica “el desplazamiento de la inversión libidinal del objeto al obstáculo mismo”. el amor por los demás.

y las nuevas formas de apartheid.ANTONIO RIVERA GARCÍA una urgencia práctica. cuya privatización es considerada un acto violento. y sólo entonces “la ecología se convierte en un problema de desarrollo sostenible. como ya sabemos. la naturaleza exterior y la interior). sobredetermina a todas las demás. El antagonismo más importante es el que se da entre incluidos y excluidos porque concierne directamente a la lucha de clases. la propiedad intelectual. El esloveno se refiere a cuatro antagonismos fundamentales: el fracaso de la propiedad privada para integrar la propiedad intelectual. la biogenética. Existe –agrega Žižek– una diferencia cualitativa entre este último antagonismo y los otros tres que designan –según Hardt y Negri– el dominio del “bien común” (los dominios de la cultura. en un tema ético”90. la catástrofe ecológica. y. defiende hacer del poder una condición de la experiencia. su ontología de la incompletud se despliega como una ontología –de origen nietzscheano- 90 ŽIŽEK. en un reto legal complejo. las implicaciones socioéticas de los descubrimientos tecnocientíficos. 5. como buen foucaultiano. S. (2016). de exclusión o jerarquización. La filosofía política del colombiano expuesta en este libro tiene dos aspectos fundamentales. que analizaremos seguidamente. Se trata de la división que. La nueva lucha de clases. En primer lugar. Castro-Gómez se opone a recurrir a la figura del sujeto trascendental. 120-121. pp. La filosofía política de Santiago Castro-Gómez: entre el agonismo foucaultiano y la teoría de la hegemonía De acuerdo con su crítica a Žižek. 184 . de forma que sin ella pierden los antagonismos su carga subversiva.

y no Hegel. los maestros para entender estos conceptos son Foucault. sin conflicto. la ausencia de la comunidad plenamente reconciliada. se aparta de la tradición marxista cuando admite la imposibilidad de un cierre de la sociedad y de la historia. mas. Žižek frente al agonismo foucaultiano. de todos los sujetos sociales. en carencias fundamentales del sujeto. Incompletud y universalidad también están en el centro de la filosofía política del esloveno. Laclau se sitúa dentro de las coordenadas posmarxistas cuando también niega que exista un fundamento o matriz –las relaciones de dominación económica– que absorba todos los antagonismos sociales. aun afirmando –en buena línea marxista– la existencia de aquel fundamento o matriz. Comencemos con el primer aspecto. se puede apreciar tanto una 185 . la incompletud de la comunidad social o política no se ancla en una carencia fundamental del sujeto. esto es. en una determinada antropología filosófica que cada vez más fue cargándose de elementos extraídos de Lacan.1. Althusser o Mao. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK foucaultiano– del agonismo. desarrolla la dimensión universal de la política en el contexto de la teoría de la hegemonía. En segundo lugar. 5. Lacan. Sin embargo. Detrás de su adopción de la filosofía hegeliana y del psicoanálisis lacaniano. sino en la multiplicación incesante e inevitable de antagonismos. y no de la sociedad entendida como unidad sin brecha. Por su parte. según Castro- Gómez. con el agonismo foucaultiano. Žižek. Gramsci o Laclau. Por ello sólo cabe hablar de lo social. el argentino sí ancla la incompletud de lo social. Para Castro- Gómez. en su irreductibilidad a una misma matriz. en el hecho de que estemos mal formados.

92 MARTINO. p. (2014b). p. en contra de la interpretación habitual. S.ANTONIO RIVERA GARCÍA antropología filosófica que subraya los déficits del ser humano. 356. 153. El esloveno habla de “alienación del proceso histórico” porque resulta imposible controlar nuestros actos. S. Turín. El 91 ŽIŽEK. Einaudi. (2014b). Es verdad que en esta filosofía de la historia contingente desaparece el tópico cristiano de la escatología. de un futuro en el que ya no tendrá sentido el cambio porque todo estará en el sitio que le corresponde. como también señalaba Ernesto de Martino92 con su humanismo integral o storicistico. 152. Problemas en el paraíso. como una filosofía de la historia que afirma la radical historicidad –contingencia– del hombre. de (1977). Ahora bien. pero tanto en Laclau como en Žižek la contingencia histórica –el hecho de que no sea posible un futuro sin antagonismos sociales o sin historia– sigue pensándose en relación con la teología cristiana del mal o del pecado original. 2002. Žižek93 juzga que la ausencia del consuelo proporcionado por la idea de salvación global no significa legitimar “una visión posmetafísica. ni de metahistoria. 93 ŽIŽEK. Resulta entonces inevitable afrontar con valentía el riesgo de “la historia contingente”. con Hegel– en la que la historia “permanece para siempre radicalmente abierta”91. feliz y liberal-progresista de modestas intervenciones pragmáticas. pero cautas”. E. No cabe hablar en Žižek ni de metapolítica. La fine del mondo. 186 . Contributo all’analisi delle apocalissi culturali. de un horizonte sin antagonismos. p. arriesgadas. y porque tampoco existe un Gran Otro –una Necesidad histórica– que se ocupe de garantizar un resultado feliz a nuestras intervenciones. y propone pasar de esa escatología marxista a una concepción –identificada. Problemas en el paraíso. Por ello rechaza “la idea escatológica del futuro que el marxismo heredó de la tradición cristiana”.

255-256. ya cabía apreciar una secular tradición que vinculaba el conflicto con un déficit antropológico o con la naturaleza torcida del hombre. Sin embargo. (2015). son muchos los filósofos que. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK inesperado Acontecimiento revolucionario sigue siendo una esperanza irrenunciable. Revoluciones sin sujeto. p. a la defectuosa constitución de un ser “que puede desearlo todo. S. S. resulta el descontento de lo que se posee y la 94 CASTRO-GÓMEZ. 95 CASTRO-GÓMEZ. según Maquiavelo96. Una de las referencias clásicas del modelo agonista. pero no puede conseguirlo todo. al preguntarse por la razón de esta incapacidad. Revoluciones sin sujeto. 187 . (2015). la causa última del malestar ocasionado por la fortuna se debía. mucho antes de que la antropología filosófica contemporánea relativizara los éxitos culturales del ser humano y advirtiera sobre la posibilidad permanente de regresión a estadios infantiles o primitivos de la humanidad en situaciones de crisis. sino “a la incapacidad del sujeto de sustraerse al carácter abierto del antagonismo”. Revoluciones sin sujeto. 96 CASTRO-GÓMEZ. de modo que. el mismísimo Maquiavelo citado por Castro-Gómez95 al comentar a Lefort. pp. S. 120. Lo cierto es que. Que el sujeto individual o colectivo sea siempre “sujeto de una falta” no es algo –de acuerdo con el punto de vista foucaultiano asumido por Castro-Gómez94– que sea debido a la constitución misma de la subjetividad. p. (2015). siendo siempre mayor el deseo que la capacidad de conseguir. acaban considerando que se trata en el fondo de una cuestión de antropogénesis. insistía en que la imprevisible fortuna –la contingencia o el azar de los asuntos humanos– tenía que ver con estos déficits del hombre. 244. Es decir. a su imposibilidad de eliminarlo y “de fijar de una vez y para siempre su identidad”.

(2015). Y todo ello es así –aclara Castro-Gómez99– porque “la voluntad de poder es ontológicamente anterior a la facticidad del orden socio-político”. Las relaciones de poder tampoco son subjetivas. M. 188 . La voluntad de saber. La voluntad de saber. no se hallaba lejos del saber del psicoanálisis que hoy asocia el deseo con una falta constitutiva de la naturaleza humana. al definir el deseo como algo siempre insatisfecho. es decir. p. S. Historia de la sexualidad. Historia de la sexualidad. M. porque el plano ontológico del agonismo 97 FOUCAULT. (1976). como tampoco se hallaba lejos de la antropología pesimista de la Reforma que subrayaba el pecado original y la distancia consecuente entre el querer y el poder. no dependen de la decisión de un sujeto individual. p. y no se reduce en última instancia a la relación –como indica nuestro neomarxista lacaniano– de arriba abajo entre dominadores y dominados.ANTONIO RIVERA GARCÍA insatisfacción”. ni con “los grupos que controlan los aparatos del Estado”. El poder es así inmanente a toda una serie de relaciones o de procesos muy diversos (“procesos económicos. ni “con los que toman las decisiones económicas más importantes”98. 99 CASTRO-GÓMEZ. El secretario florentino. 115. relaciones de conocimiento. Por tanto. o en otras palabras. 236. la crítica que realiza Žižek del concepto foucaultiano de poder o de antagonismo. p. Siglo XXI. 1. 1989. explotadores y explotados. En el volumen primero de la Historia de la sexualidad. Revoluciones sin sujeto. Foucault97 identifica el poder con la “multiplicidad de las relaciones de fuerza inmanentes y propias del dominio en el que se ejercen”. relaciones sexuales”…). Madrid. la reflexión ontológica sobre el poder no tiene que ver ni con “la casta que gobierna”. (1976). Castro-Gómez no acepta. como era de esperar. 1. 98 FOUCAULT. 112.

102 FOUCAULT. como diría Barthes101. Notas de cursos y seminarios en el Collège de France. como Foucault piensa en el poder de acuerdo con la metáfora de la red o del enjambre. la agonística (la foucaultiana división entre poder y contrapoder) –o. Historia de la sexualidad. México. o simplemente de influir sobre otras acciones. 1977-1978. No cabe entonces pensar “en el lugar del gran Rechazo”. Historia de la sexualidad. de manera que esta última “nunca está en posición de exterioridad respecto del poder”. El mismo Schmitt de “La era de las neutralizaciones y despolitizaciones” reconocía que no hay significación sin conflicto. p. 1. en primer lugar. R. etc. p. La voluntad de saber. (1976). el “binarismo implacable” del paradigma– es el motor del sentido. M. es decir. Foucault100 dice aquí. se aprehenden. si no hubieran resistencias y deseos encontrados. Parece algo obvio decir que no habría necesidad de poder. 116. En segundo lugar. La crítica de Žižek a Foucault se detiene en aquel célebre pasaje de La voluntad de saber que comienza con la frase “donde hay poder hay resistencia”. (1976). grandes corporaciones económicas. (2002). mutuamente. aparatos estatales. que las relaciones de poder sólo existen en función de las relaciones de resistencia: poder y resistencia se definen. M. Todo lo cual no impide –advierte Foucault102– que sea 100 FOUCAULT. de hacer fuerza y violentar las conductas. 1. En realidad. 2004. 189 . Lo neutro. 101 BARTHES. La voluntad de saber. Siglo XXI. aquello que hace funcionar el mundo. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK múltiple es anterior al plano óntico de los poderes concretos: gobernantes. como el poder nunca puede reducirse a unidad sino que constituye una multiplicidad irreductible. 117. será forzoso concluir –de acuerdo con lo comentado anteriormente– que las resistencias también han de ser múltiples.

2001. p. 104 CASTRO-GÓMEZ. el autor de Revoluciones sin sujeto debería reconocer que en Foucault el contrapoder tiene un carácter parapolítico: no es más que un simulacro o una falsa imitación del verdadero litigio político. el poder del Capital. Frente a esta resistencia interior. Revoluciones sin sujeto. El propio Castro-Gómez104 admite que los análisis foucaultianos “de las técnicas disciplinarias y la gestión de las poblaciones” pertenecen a “la esfera de la policía. (2015). excede a su causa. Se trata en el fondo de resistencias internas o –como diría Rancière– inherentes al orden policial. en definitiva. El autor de El espinoso sujeto se sitúa en este contexto cuando piensa en una resistencia revolucionaria que. 103 ŽIŽEK. S. o porque no existe. porque la primera resulta inherente al segundo. la de la solidaridad o el Amor opuesto a la Ley. 273. Por ello. 190 . De la interpretación de estas célebres páginas. p. 250. El espinoso sujeto. pero no a la esfera de la política”. Paidós.ANTONIO RIVERA GARCÍA posible una revolución cuando se logre una “codificación estratégica de esos puntos de resistencia”. por tener como horizonte de pensamiento la idea comunista. que además suele retar al aparato policial a ser más preciso o a perfeccionarse (la misma sociedad de control supone un perfeccionamiento con respecto a la sociedad disciplinaria). Buenos Aires. El centro ausente de la ontología política. (1999). Žižek103 concluye que no hay verdadero antagonismo en Foucault porque “toda resistencia es generada (puesta) por el edificio del poder”. S. una buena parte del pensamiento contemporáneo del antagonismo apela al carácter insurgente e instituyente de una resistencia que sea exterior o ajena –no inherente– al orden policial o de dominación social. una discontinuidad radical entre poder y resistencia.

Castro-Gómez105 responde señalando que. 237-238. Tengo. sí lo es la culpa o el pecado en relación con la Ley. 191 . de una multiplicidad de relaciones de poder sin jerarquía. 106 CASTRO-GÓMEZ. 245. Revoluciones sin sujeto. Y. a su juicio. No se trata tanto de que el esloveno no haya entendido la imbricación foucaultiana del nivel ontológico del agonismo con el óntico de una multiplicidad de contenidos empíricos106. no sólo se trata de pensar en una pluralidad de resistencias a poderes múltiples. Revoluciones sin sujeto. sin embargo. pp. p. ni “concebir la sociedad como una totalidad cerrada”. como. sino en un 105 CASTRO-GÓMEZ. sin embargo. “cuantos más relaciones de poder. en segundo lugar. la impresión de que Žižek entiende esto y lo considera insuficiente por dos razones. para el autor de la Historia de la sexualidad. el “cuanto más obedeces. más culpable eres” pertenece al mismo orden lógico – cada uno de los términos necesita al de signo contrario– que el foucaultiano “donde hay poder hay resistencia” (o también. (2015). DESLACANIZANDO A ŽIŽEK El filósofo colombiano está convencido de que el esloveno acusa a Foucault de abrir una vía para que los poderes fácticos se tornen absolutos. Pues a esta supuesta objeción. las relaciones económicas de dominación sobredeterminan todos los demás antagonismos. porque piensa en una división o antagonismo –del tipo Ley/Amor– en la que el segundo término ya no es inherente al primero. Desde este punto de vista. En primer lugar. S. porque rechaza la metáfora foucaultiana de la red. el agonismo tiene un estatuto ontológico. dado que. Lo cual significa que no es posible “que una forma de dominación cualquiera se totalice”. S. Para Žižek. sino de que nos encontramos ante dos maneras completamente diversas de concebir el contrapoder. (2015). más puntos de resistencia”).

(2015). como diría Hegel. con el esloveno la opinión de que Foucault. 1992. o. Revoluciones sin sujeto. 248. (2015). S. con independencia de que. luego haya que reconocer las limitaciones del sujeto revolucionario y conformarse con propuestas más modestas107. p. Se apunta entonces la idea de que el desvío estetizante se debe a la ausencia de una conveniente concepción del hombre como sujeto de la falta. 108 CASTRO-GÓMEZ. 107 ŽIŽEK. parte de la inclinación hacia el Mal. dicha estetización se inserta dentro de aquella “tradición humanista-elitista” que se relaciona con “el ideal renacentista de la personalidad acabada que domina las pasiones interiores y hace de la vida una obra de arte”. 250. en conexión con la concepción antropológica de Agustín de Hipona y de la Reforma centrada en la Caída o en el pecado original.. Problemas en el paraíso. Revoluciones sin sujeto. S. de una tradición que se encuentra en las antípodas de la filosofía que. S. Aunque difieren en la valoración del foucaultiano “modelo bélico para pensar la política”. Castro-Gómez108 comparte.ANTONIO RIVERA GARCÍA horizonte sin poder o sin dominación capitalista. O sea. (1989). Según Žižek109. Castro- Gómez110 admite que. Siglo XXI. en su última etapa. 109 Žižek. con ese desvío estetizante. incurre en una especie de “estetización de la ética”. Foucault acaba perdiendo “la oportunidad de construir una teoría de la política sobre la base del antagonismo”. de la herida de la naturaleza. 192 . S. CASTRO- GÓMEZ. 160. como le sucedió al último Lenin. a la teoría de la hegemonía de Mouffe y Laclau. Este déficit es el que precisamente le lleva a acercarse. Más allá de que no comparta esta última conclusión. S. 24. p. México. (2014b). en la última parte del libro. p. p. 248. p. Revoluciones sin sujeto. (2015). no obstante. Sublime objeto de la ideología. 110 CASTRO-GÓMEZ.

2. la teoría de la hegemonía. p. no asumen el programa revolucionario de acabar con el capitalismo. a propósito de la hegemonía y de si la lucha de clases tiene un estatuto privilegiado. la lucha patriótica anticolonialista. Por eso. el hecho de que un concreto antagonismo sea el “equivalente universal” de todos los demás es “el resultado de una lucha contingente por la hegemonía”. (2008a). La réplica de Laclau coincide en principio con la posición manifestada por Castro-Gómez a lo largo de su libro: la lucha de clases no tiene a priori un estatuto superior a otros litigios emancipadores. Debates y combates. cuyas máximas referencias son Gramsci y Laclau. por tanto. Especial importancia adquiere para comprender el pensamiento de Castro- Gómez el debate que.111. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK 5. 193 . La teoría de la hegemonía y la relación entre democracia e institución. entablan Žižek y Laclau. en una cierta constelación. Para Santiago Castro-Gómez. Así que mientras Laclau piensa que no hay nada en la lucha particular de clases que la convierta necesariamente en el equivalente general de todos los 111 L ACLAU. el antagonismo fundamental o hegemónico puede ser “la lucha de los trabajadores. El esloveno acusa al argentino de debilitar el programa político de la izquierda por pensar en unas cadenas de equivalencias que incorporan demandas particulares que no están sobredeterminadas por la lucha de clases. Para el argentino. convierte lo universal en una categoría de lo político sin necesidad de acudir a un “racionalismo iluminista” o iusnaturalista. la lucha antirracista por la tolerancia cultural”. Pues la hegemonía siempre está vinculada a una particularidad histórica que lucha por ocupar el lugar vacío de lo universal. en otra constelación. en otra. 14. y. etc.

de forma que “nada en el espacio social exceda la capacidad de esa matriz”113. defectuoso. al menos. pero. y. parta de una filosofía centrada en un sujeto incompleto. 40. el autor de La nueva lucha de clases asuma la tradición marxista que convierte la economía en fundamento. por un lado.ANTONIO RIVERA GARCÍA demás antagonismos. no hay lugar en su pensamiento para la verdadera heterogeneidad (lo Real entendido como una cosa exterior que no puede ser simbólicamente dominada). (2008a). para una concepción contingente de la historia. a la economía o a las relaciones de producción al rango de matriz formal-trascendental que estructura (sobredetermina) la totalidad del espacio social. sin embargo. (2008a). A lo que apunta el argentino es a la inconsecuencia de que. 113 LACLAU. 46. si todos las luchas fueran reducibles a esta matriz formal-trascendental de lo social. Ciertamente. (2008a). Žižek debería reconocer que. Según Laclau114. el que finalmente asume Žižek. Y ello se debe a que no admite una relación no-relacional semejante a la descrita por Lacan cuando afirma que “no existe la relación sexual” porque no se pueden absorber los dos polos antagónicos en un todo unificado y complementario. p. en contra de lo que hemos expuesto en páginas anteriores. por otro. Pero entonces –añade Laclau112–. Castro-Gómez no comparte estas analogías psicoanalíticas. Debates y combates. p. Debates y combates. no contiene un antagonismo radical. p. Debates y combates. coincide 112 LACLAU. para el antagonismo radical o. 42. 114 LACLAU. que convierte la contradicción antagónica en insuperable. en una “relación no-relacional”. 194 . en definitiva. el esloveno eleva. el pensamiento marxista sobre la lucha de clases.

337. constituye otro de los tópicos fundamentales de la filosofía política contemporánea. Una relación que. El filósofo latinoamericano defiende. considera imprescindible la institucionalización o la construcción. aunque para ello deba colaborar con los movimientos 115 CASTRO-GÓMEZ. el paso de la potentia a la potestas. El caso de América Latina pone de relieve. S. 195 . sino que demanda el juego de la universalidad propio del discurso hegemónico. p. Se comprende entonces que el filósofo colombiano esté interesado especialmente por la relación entre el poder constituyente (potentia) y el poder constituido (potestas). Castro- Gómez piensa en la democracia como un poder constituyente que emerge en la ausencia de plenitud. que es posible disputar la hegemonía al neoliberalismo sin necesidad de deshacerse de las instituciones representativas. (2015). puede emprender reformas que mejoren la vida de las clases populares. la forma política democrática no sólo se corresponde con la dimensión ontológica de incompletud de lo social. Revoluciones sin sujeto. a través del proceso hegemónico. según Castro-Gómez115. A su entender. esto es. de un bloque histórico capaz de gobernar. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK con Laclau en que los puntos de antagonismo pueden ser múltiples y heterogéneos. sin duda. es decir. entre lo ontológico y lo óntico. en primer lugar. El Estado puede servir para satisfacer las demandas de los sectores desfavorecidos. El autor de Revoluciones sin sujeto se sirve sobre todo de la teoría de la hegemonía para pensar la democracia. Por eso jamás puede reducirse ni confundirse con el poder constituido.

” Rancière. 46. La policía puede procurar toda clase de bienes. 117 CASTRO-GÓMEZ. (2013). y una poli- cía puede ser infinitamente preferible a otra. Quito. “Representación y Movimientos Sociales”. Se entiende entonces que Santiago Castro-Gómez117 critique a Rancière. p. el poder constituyente se localiza en la sociedad civil y lo ejercen los movimientos sociales. En esta cuestión. mientras que el constituido se sitúa en la sociedad política y lo detentan los representantes políticos. Sin duda. 328. B. En su opinión. N. Como se sabe. 119 L ACLAU. 214-223. pues en La mésentente afirma que la mejor policía es la que resulta de los litigios políticos118. tiene razón Castro-Gómez en censurar el desinterés de Rancière por las instituciones. El desacuerdo. de (2010). 15. el filósofo del desacuerdo deja fuera de la política todo lo relativo a la institucionalización de los poderes públicos: nunca confunde el momento excepcional de la democracia o del litigio emancipador (política) con el funcionamiento normal. por lo demás. S. Revoluciones sin sujeto. 196 . p. Refundación del Estado en América Latina. en Izquierdas. pp. el colombiano se aparta de Laclau119.ANTONIO RIVERA GARCÍA sociales: lo importante –como señala Boaventura de Sousa116– es la “refundación del Estado”. Perspectivas desde una epistemología del Sur. aunque esto no signifique que el francés considere que todos los órdenes policiales son igualmente rechazables. Ediciones Abya Yala. ordinario. de las instituciones (policía). Castro-Gómez advierte sobre la necesidad de que la institucionalización (la potestas o momento de la representación) no suponga la disolución de la potentia (el momento instituyente o democrático). para quien es 116 SOUSA SANTOS. En segundo lugar. 118 “Hay una policía menos buena y una mejor –la mejor no es. la que sigue el orden supuestamente natural de las sociedades o la ciencia de los legisladores sino aquella a la que las fracturas de la lógica igualitaria llegaron a apartar las más de las veces de su lógica natural–. (2015). Jacques (1995).

no hay un afuera de la representación política. si queremos lograr instituciones dinámicas o más flexibles al cambio. Esta última posición puede recordar el intento de Abensour121 de hacer compatible la institución con la democracia insurgente. en cuanto se disuelve la potentia –el poder constituyente– en potestas. 389. (2015). En su opinión. Revoluciones sin sujeto. 197 . Para Castro-Gómez. se requiere una institución que esté abierta al cambio. pensamos que. se trata de concebir formas de democracia que se desarrollen dentro de la sociedad civil. p. Aunque en este escrito no podemos detenernos en esta cuestión. en cambio. Mas para ello. no se opongan a las instituciones representativas de la sociedad política o Estado120. salvaje o constituyente. Democracia insurgente e institución”. A Castro-Gómez le preocupa sobre todo que las instituciones representativas tiendan a obstaculizar el camino de la disidencia. 48. eso sí. N. la directa y la representativa. Lo importante es abrir el espacio necesario para “desobedecer mandando”. la democracia debe ser capaz de legitimar la desobediencia porque. que sea consciente de su incompletud. o lo que es lo mismo. y que. abiertas a lo que implica un mundo marcado por la contingencia o por la 120 “¿No es posible pensar la existencia de formas de democracia directa en la sociedad civil que no necesariamente se opongan a las instituciones representativas de la sociedad política? ¿Por qué no pueden coexistir las dos formas de democracia. (2012). en un solo ensamblaje agonístico? ¿Es que acaso la obediencia al mandato popular en la sociedad política no se apoya en la desobediencia a los valores hegemónicos en la sociedad civil?” CASTRO-GÓMEZ. en realidad. S. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK necesario pensar en una mediación política que atraviese la clásica distinción entre Estado y sociedad civil. para que coexistan la democracia directa y la representativa. en Enrahonar. se elimina toda posibilidad de renovación democrática. 121 ABENSOUR. 2012. El argentino piensa que no hay que radicalizar aquella diferencia porque. es decir.

Carnago (Varese). nos plantean en sus obras Negri122 y Ackerman123. 359. (2015). A. Barcelona. Tengo la impresión de que para el proyecto del filósofo colombiano no sirve el modelo –aunque aquí no se muestre tan contundente como con Žižek– de la “política de la liberación” de Enrique Dussel. etc. Badiou. en conexión con la tradición iusnaturalista católica. afirma 122 NEGRI. En relación con la teoría de la hegemonía y de lo universal. el libro de Santiago Castro-Gómez mantiene un debate muy relevante con Dussel y Laclau. Revoluciones sin sujeto. 1999. p. Esto significa que deberíamos cuestionar la diferencia radical entre el excepcional poder constituyente y el ordinario poder constituido. son ajenos la conflictiva política real.ANTONIO RIVERA GARCÍA inestabilidad. de unos principios universales que. Agamben. A diferencia de los filósofos de la izquierda radical europea (Žižek. como el del foucaultiano Castro-Gómez. S. Como parte de unos principios universales despolitizados. desde posiciones muy diversas. la universalidad de la política depende de la ética. (1998). 198 . Negri. Il potere costituente. 124 CASTRO-GÓMEZ. Para Dussel. Sugarco edizioni. (1992).). Gedisa. porque este filósofo afirma la preexistencia de criterios normativos –no litigiosos– que permiten evaluar si los intereses defendidos por la cadena de equivalencias se vinculan con el consenso de la potentia originaria. 123 ACKERMAN. A este respecto pueden resultar inspiradoras las propuestas que. Dussel y Laclau se inspiran en las experiencias latinoamericanas para demostrar que una política emancipadora no puede prescindir del Estado ni de las instituciones representativas124. B. saggio sulle alternative del moderno. Rancière. La política del diálogo liberal. deberíamos prescindir del concepto moderno de poder constituyente. En primer lugar. Dussel choca con un pensamiento que.

Y. además de obedecer a la comunidad dotada de potentia originaria. DUSSEL. Lamentablemente. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK la inerradicabilidad del conflicto. 126 CASTRO-GÓMEZ. que se construye a través de una cadena de equivalencias –todas las luchas convergen en el mismo 125 CASTRO-GÓMEZ. El representante es así un agente –y no. la publicación de Hegemonía y estrategia socialista de la publicación de La razón populista. 36. por el “poder obedencial”126o por “el mandar obedeciendo”. porque Dussel confunde la liberación con la libertad125. (2015). al parecer. un significante vacío. 20 tesis de política. 199 . Es decir. porque. a múltiples antagonismos. por último. S. (2006). no distingue entre el plano óntico de la lucha contra la precariedad (liberación) y el plano ontológico que hace referencia a la incompletud que experimenta el sujeto (libertad). toda política pasa por la delegación del poder. debe ajustarse a unos criterios normativos que permiten evaluar el carácter democrático de la hegemonía. que. en favor de las luchas populares. S. 353. Revoluciones sin sujeto. las cuales hacen referencia a una pluralidad de cadenas equivalenciales y. el último Laclau abandona las plurales luchas democráticas. p. a un solo antagonismo binario. pero reprueba la involución sufrida por su pensamiento en el lapso de tiempo que separa 1985 de 2005. Con respecto a Laclau. en consecuencia. En segundo lugar. El pueblo aparece entonces como un universal. p. p. (2015). como en Laclau. México. 350. Siglo XXI.. para el filósofo de la liberación. Revoluciones sin sujeto. un representante existencial– que. que reducen todos los conflictos a una sola cadena equivalencial. se ha convertido en el lema adoptado por los zapatistas. Castro-Gómez elogia su pretensión de institucionalizar un proyecto de democracia alternativa y popular. E. esto es.

La reducción de la pluralidad de los antagonismos resulta así tan censurable como la que encontramos en Žižek. La nueva ciencia de la política. cuya función instituyente consiste en encarnar la universalidad del pueblo. a las identidades fragmentadas. Una introducción. nos encontramos ante un representante o una particularidad. el caudillo. heterogéneas o desvinculadas con las cuales se ha de formar un pueblo. ese líder populista se identifica con el representante existencial127. esto es. la voluntad del pueblo debe ser construida políticamente a través de la representación. Se reafirma así la moderna y revolucionaria convergencia de democracia y dictadura popular. En las luchas populares es el líder carismático. (1952). 2006. 66. nos encontramos ante una potentia constituyente que borra la clásica dicotomía entre el gobierno directo de los antiguos y el gobierno representativo de los modernos. el que encarna las demandas populares y se encarga de unir en torno suyo a todos los eslabones de la cadena. E. p. esta representación del caudillo o del líder populista no pertenece al orden de la potestas sino de la potentia: cuando la sociedad está dividida. Una 127 VOEGELIN. De esta manera. que aglutina las demandas diferentes o heterogéneas. Dicho representante otorga a los representados la identidad necesaria para que pueda darse su inclusión política. 200 . Katz. Ahora bien. Como sucede con la schmittiana representación soberana. Este tipo de representación. Buenos Aires.ANTONIO RIVERA GARCÍA enemigo– bajo el liderazgo del elemento particular que asume la voz de todas las demandas. contribuye al nacimiento de un pueblo que no existe –a diferencia de lo sostenido por Dussel– antes de la representación. En mi opinión.

que compartimos con Castro-Gómez la crítica a una filosofía que. Žižek acaba suprimiendo –en la línea de lo que ha supuesto la filosofía moderna– la complejidad posmoderna de un mundo globalizado como el actual. la potencia del pensamiento de Žižek se encuentra en el hecho de sustentar una política emancipadora (democracia más justicia económica y social) sobre una filosofía de la contingencia o de la incompletud. no entiende que la producción de diferencias –la constitución de poderes múltiples y heterogéneos (división de poderes posmoderna)– es saludable para evitar el mal de la omnipotencia del mismo Capital. tiende a reducir todos los antagonismos (políticos) a uno solo. en las antípodas de lo que podría ser un federalismo posmoderno. Castro-Gómez no está dispuesto a legitimar con una filosofía que completa el agonismo foucaultiano –la multiplicidad de antagonismos– con una versión democrática de la teoría de la hegemonía. de una filosofía que. Esta filosofía –y esto es lo que Castro-Gómez no acepta– depende. el esloveno se sirve además de las categorías que proporcionan tanto el psicoanálisis como la 201 . Ahora bien. En relación con el otro gran asunto del libro. en última instancia. el análisis en profundidad de la filosofía de Žižek. a modo de conclusión. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK convergencia que. podemos decir. Para exponer esa antropología filosófica o trascendental. en suma. en el fondo. afortunadamente. a la nueva lucha de clases. de una antropología que subraya los déficits constitutivos del ser humano. Se trata. El punto de llegada de Revoluciones sin sujeto es una filosofía política que pretende responder a los retos que plantea la política latinoamericana del presente.

sin embargo. ahistóricos. pensar en la homología de la política con el psicoanálisis.ANTONIO RIVERA GARCÍA teología cristiana. en nuestra opinión. como sostiene Laclau. como la posfundacional teoría política contemporánea. donde sobre todo hemos intentado hacer justicia a uno de los libros más importantes de la izquierda latinoamericana del presente. Otra cosa muy distinta es que. que proporciona el iusnaturalismo moderno. se haga un uso incorrecto de los conceptos del psicoanálisis. El uso analógico de conceptos tomados de otras esferas puede ser muy útil en disciplinas que. la teología o la estética no tiene por qué ser perjudicial para la autonomía de la primera. Un debate que. Castro-Gómez se opone a este uso. pero. Ciertamente. 202 . han renunciado al metadiscurso de los universales a priori. no hemos planteado en este texto.

La razón populista. G. 2002. BERARDI. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK Bibliografía ABENSOUR. en G. Deleuze. (2009). Notas de cursos y seminarios en el Collège de France. S. Madrid. “Post-scriptum sobre las sociedades de control”. E. Valencia. 2013. Clamecy. BARTHES. 1999. (2002). La nueva razón del mundo. (1998). F. 2002. México. Amorrortu. Diferencia y repetición. Oakland. (1990). N. La política del diálogo liberal. “Democracia insurgente e institución”. Barcelona. 1989. Buenos Aires. Pontificia Universidad Javeriana – Siglo del Hombre – Universidad Santo Tomás. (2005). (1976). Granada. Por un nuevo horizonte de la polí- tica. (2008a). (1968). BADIOU. S. 1. ACKERMAN. Historia de la sexualidad. Lignes. KELSEN. L’hypothèse communiste. M. Esencia y valor de la democracia. 1977-1978. Gedisa. Slavoj Žižek y la crítica del historicismo posmoderno. R. México. (2015). Buenos Aires. 203 . AK Press. México. E. en H. Debates y combates. Akal. La voluntad de saber. “Forma de Estado y Filosofía”. LACLAU. 1999. DARDOT Y LAVAL (2009). 2012. 277- 286. FCE. liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault. Revoluciones sin sujeto. B. Siglo XXI. Lo neutro. A. en Enrahonar. Gedisa. Comares. 1972-1990. (2006). 2004. Conversaciones. Razón de Esta- do. Historia de la gubernamentalidad. Siglo XXI. LACLAU. Hans (1933). Barcelona. Pre-textos. (2011). E. DUSSEL. FCE. CASTRO-GÓMEZ. G. After the Future. Kelsen. pp. DELEUZE. CASTRO-GÓMEZ. Ensayo sobre la socie- dad neoliberal. 48. DELEUZE. FOUCAULT. 20 tesis de política. (2010). M. México. Siglo XXI. Bogotá.

(2013). Il potere costituente. N. 204 . E. (1929). Perspectivas desde una epistemología del Sur. Teoría de la constitución. Schmitt. Sublime objeto de la ideología. Éditions Amsterdam. E. La fine del mondo. MARTINO. Nueva Visión. “Atisbando el futuro”. Buenos Aires. MAQUIAVELO. LACLAU. Discursos sobre la primera década de Tito Livio. en C. The Making of the Indebted Man. Katz. (1992). “La era de las neutralizaciones y de las despolitizacio- nes”. México. El centro ausente de la ontología políti- ca. LAZZARATO. B. Refundación del Estado en América Latina. (1952). Critchley. RANCIÈRE. VOEGELIN. Buenos Aires. 1992. Jacques (2009). Aux bords du politique. “Representación y Movimientos Sociales”. Hacia una radicalización de la democracia. Madrid. Madrid. Alianza. Ch. N.. Quito. RANCIÈRE. pp. 1996. 2002. Paris.ANTONIO RIVERA GARCÍA LACLAU. Ediciones Abya Yala. México. Et tant pis pour les gens fatigués. Alianza. El concepto de lo político. ŽIŽEK. Jacques (1995). Bue- nos Aires. RANCIÈRE. M. Una introducción. Hegemonía y estrategia socialista.). A. saggio sulle alternative del moderno. en Izquierdas. Schmitt. 15. (1987). La nueva ciencia de la política. S. Jacques (1998). (2008b). Contributo all’analisi delle apoca- lissi culturali. MIT Press. Schmitt. Laclau. NEGRI. 1992. Carnago (Varese). en S. (1928). Cambridge. FCE. 214-223. El espinoso sujeto. La Fabrique. (1999). E. E. C. Aproximaciones críticas a su obra. 2006. Siglo XXI. (1987). Siglo XXI. Marchart (eds. Einaudi. Paidós. Turín. LACLAU. de (2010). C. O. S. Sugarco edizioni. Paris. (2012). (1989). 2001. Política y filosofía. Alianza. SOUSA SANTOS. ŽIŽEK. 1991. E. Madrid. de (1977). El desacuerdo. Madrid. MOUFFE.

México. De la pratique et de la contradiction. ŽIŽEK. La nueva lucha de clases. Barcelona. (2001). Anagrama. ŽIŽEK. (2016). (2014b). Anagrama. Los refugiados y el terror. S. 2016. S. Barce- lona. La Fabrique. Mao. S. Problemas en el paraíso. Avec une lettre d’Alain Badiou et la réponse de Slavoj Žižek. 205 . S. DESLACANIZANDO A ŽIŽEK ŽIŽEK. ŽIŽEK. Hacia una política de la verdad. (2014a). S. 2004. Amor sin piedad. Acontecimiento. (ed. ŽIŽEK. Síntesis. Paris. Madrid.) (2008). Sextopiso. 2016.

.

Mirar en retrospectiva Debates en torno a las genealogías de la colonialidad y el papel de la filosofía política en América Latina SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ En primer lugar quiero agradecer al grupo de profesores de la Universidad Complutense de Madrid por la generosidad y singularidad que conlleva este diálogo filosófico. Pero aquí tenemos una situación enteramente diferente. algo interesante y creativo que ofrecerles en el escenario tradicionalmente “suyo” de la filosofía. en el mejor de los casos. Saludo. la iniciativa de la facultad de filosofía de la Universidad Complutense de Madrid para echar a andar la colección “Diálogos en el Sur” patrocinada por la Biblioteca Saavedra Fajardo. leyéndola en el espejo de tan rigurosas y amigables intervenciones como las que este libro reúne. Casi siempre han sido los filósofos latinoamericanos quienes miraron tradicionalmente hacia sus colegas europeos buscando referentes teóricos en qué apoyarse. No es nada fácil trazar una retrospectiva de la trayectoria filosófica que uno ha seguido. entonces. Un grupo de pensadores europeos. en este caso españoles. que este libro tiene el honor de inaugurar. piensan que quizás los latinoamericanos tengamos. mientras que estos se ofrecieron. Confieso que este no ha sido un texto fácil de escribir. después de todo. Es mucho más 207 . para ayudar a los filósofos de “pueblos jóvenes” (Ortega y Gasset) a madurar en el duro ejercicio del pensamiento.

Adán Salinas y Antonio Rivera García (parte II). precisamente. que dirigir la mirada hacia atrás. La hybris del punto cero (2005) y Tejidos Oníricos (2009). conectar todos los problemas y ver lo que has hecho por el espejo retrovisor. Aquí se incluye la trilogía Crítica de la razón latinoamericana (1996). el reto que me ha lanzado la gentil invitación de los colegas españoles. De otro lado están aquellos que piensan las condiciones de posibilidad de una democracia republicana. ¿Qué relación pueden tener unos libros que hablan sobre 208 . poniendo especial énfasis en el caso de Colombia. José Luis Villacañas. Aquí tenemos de nuevo tres libros: los dos volúmenes de Historia de la gubernamentalidad que se ocupan de la filosofía política del último Foucault y el libro Revoluciones sin sujeto que aborda el pensamiento político de Slavoj Žižek. intercultural y popular que vaya más allá de las fronteras latinoamericanas. para luego entrar a debatir con la lectura que de ellos han realizado Rodrigo Castro Orellana. A primera vista pareciera que se tratase de dos mundos separados y que el bloque genealógico nada tuviera que ver con el bloque de la política. Pero este es. Trataré entonces de reconstruir los hilos conductores que unen los libros aquí discutidos (parte I). podría decir que mi trabajo cubre dos grandes áreas de interés: de un lado están aquellos libros que se ocupan de trazar una genealogía de las herencias coloniales en América Latina. I Al mirar en retrospectiva la producción desde 1996 hasta 2016.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ sencillo dejar atrás los problemas abordados en el libro anterior y pasar a los del libro siguiente.

Al mismo tiempo. sobre todo los del siglo XX. los libros de filosofía política reflexionan sobre las condiciones para combatir esas herencias. pero también con los nacientes estudios culturales latinoamericanos de los años noventa en la línea de Martín- Barbero. me enseñaron que no es posible entender la modernidad en América Latina como un proceso de paulatina racionalización científica. el recorrido enseña que las herramientas metodológicas utilizadas en los libros de genealogía parecen insuficientes para acometer la labor que visualizan los libros de filosofía política. de las herencias culturales dejadas por el colonialismo español en los siglos XVI-XIX. desigualitarias y conservadoras. MIRAR EN RETROSPECTIVA pensamiento latinoamericano e historia de Colombia con otros libros que hablan sobre personajes mal queridos por el establishment filosófico como Foucault y Žižek? Mucho. Concretamente. Si los libros de genealogía reflexionan sobre el modo en que las herencias coloniales generaron sociedades jerárquicas. libro que escribí en Alemania mientras adelantaba mis estudios de maestría en la Universidad de Tübingen. etc. Las razones de esta insuficiencia metodológica serán presentadas más adelante. en especial con los textos de Edward Said y Gayatri Spivak. Todos estos autores me ayudaron a entender que no era posible disociar los procesos de modernización en el tercer mundo. Quisiera comentar primero los libros genealógicos. García Canclini. pues se trata de libros conectados entre sí por medio de un interés político. estética y moral (a lo Weber o 209 . La serie se abre con Crítica de la razón latinoamericana. Por aquel entonces ya había empezado a familiarizarme con la teorización poscolonial de los años ochenta.

arrastraban consigo un típico gesto colonial. Crítica de la razón latinoamericana es. me ofrecía una importante clave teórica para comprender la historia política de América Latina.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ a lo Habermas) capaz de “superar” o “dejar atrás” las herencias supuestamente premodernas del colonialismo. como siempre quiso la izquierda tradicional. fundamental para mi trabajo. entonces. ¿Por qué no? Porque tales herencias no son premodernas. sino que era preciso avanzar hacia una comprensión endógena del proceso. un libro que se ocupa de la pregunta por la modernidad en América Latina. Esta idea de la mutua dependencia entre modernidad y colonialidad. El libro critica una serie de discursos locales que tradicionalmente postularon la modernidad como un fenómeno europeo. resonando fuerte con el debate filosófico en torno a la modernidad y la posmodernidad que en ese momento (comienzos de los años noventa) estaba muy álgido en Alemania. agrupados en el libro bajo el nombre de Latinoamericanismo. tal como lo planteaban en Colombia filósofos marxistas como Rubén Jaramillo Vélez. Me parecía que esta familia de discursos. Al mismo tiempo me permitía entender que no era suficiente pensar la modernidad en nuestro medio como un proceso marcado únicamente por la imposición de fuerzas exógenas (la incorporación violenta de la región al capitalismo mundial). que riñe con la “identidad profunda” de América Latina. sino que vinieron ligadas a los procesos de racionalización moderna y en muchas ocasiones operaron como su condición. impuesto violentamente por élites europeizadas que vivieron de espaldas de su propia realidad. De forma similar al 210 .

Pero me parecía que rechazar la modernidad en su totalidad por genocida. Este imaginario colonial de la “otrificación”. No se 211 . El libro se concibe entonces como una crítica de esta “razón latinoamericana” situada por fuera y en oposición a la modernidad. el mestizaje racial en lugar de la homogeneidad cultural. el líder carismático en lugar de las instituciones jurídico-políticas. entre ellos los defensores del latinoamericanismo filosófico. eurocéntrica. No ignoraba las fuertes críticas dirigidas a la modernidad por filósofos como Lyotard. que en este caso funcionaba como auto-exotización. Ya veremos que este es uno de los motivos centrales de todo mi trabajo. la religiosidad popular en lugar del secularismo. la generosidad de los pobres y excluidos en lugar del egoísmo de los capitalistas. el derroche de la fiesta en lugar del ascetismo intramundano. MIRAR EN RETROSPECTIVA “Orientalismo” del que hablaba Edward Said. Vattimo. tal como proclamaba en aquel entonces la filosofía de la liberación. constituía un peligroso gesto a nivel político. aquellos que postulaban la necesidad de una filosofía “propia” de América Latina no calcada de modelos europeos. capaz de generar categorías inéditas y adecuadas para entender la especificidad histórica y cultural de la región. con las que el libro muestra evidente simpatía. las tradiciones comunitarias en lugar del individualismo. capitalista y excluyente. Foucault y Derrida. colonialista. el Latinoamericanismo crea discursivamente la imagen de América Latina como entidad cultural situada en el “exterior” de la modernidad y caracterizada por todos aquellos valores que son lo “otro” de la razón moderna: la poesía y el sentimiento en lugar de la ciencia. fue movilizado en nuestro medio por un buen número de intelectuales a lo largo del siglo XX. el ensayo literario en lugar del tratado filosófico.

Colombia. La hybris del punto cero (2005). del que parecía beber la izquierda filosófica latinoamericana de aquellos años. entendida filosóficamente como “ontología del presente”. el libro lleva el nombre de “crítica”. Crítica de la razón latinoamericana es entonces una “crítica” en el sentido moderno del término: se pregunta por las “condiciones de posibilidad” del discurso latinoamericanista y por su relación con la política. precisamente. Esta indagación arqueológica y genealógica por los aprioris históricos que presiden nuestras prácticas y discursos. y en una 212 . la genealogía de las herencias moderno/coloniales se centra en un solo país. Indaga por los registros epistémicos y las formas discursivas a partir de las cuales se creó narrativamente la figura de una “exterioridad” latinoamericana frente a la modernidad. será también movilizada en mi segundo libro. en el sentido de mostrar que las relaciones moderno/coloniales de poder son un fenómeno endógeno (y no solo impuesto desde afuera) que marca profundamente la historia de los procesos de modernización en el subcontinente. que en aquellos días (y de acuerdo a lo afirmado por el propio filósofo francés) yo veía como inscrito en la tradición de la Escuela de Frankfurt. Ahora bien. este tipo de crítica. Por eso. Tenía muy claro que sin el ejercicio propiamente moderno de la crítica racional. Aquí se amplía el programa esbozado en el libro anterior. Sólo que en este caso particular. este ejercicio de la crítica es adelantado en el libro bajo la inspiración de la genealogía de Michel Foucault. tanto marxista como liberal. sino de señalar los límites epistémicos y políticos del humanismo.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ trataba de abandonar la modernidad en su conjunto. sería imposible combatir las herencias coloniales en América Latina.

sino el modo en que el programa de la Ilustración funcionó en una región específica de la periferia colonial europea en el “siglo de las luces”. Esto quiere decir que el foco del análisis no era tanto el colonialismo (las instituciones coloniales o el lugar que ocupaban las colonias españolas en la economía del sistema-mundo. lo que me interesa es trazar una genealogía de las prácticas ilustradas de gobierno. no es la pregunta por la “modernidad latinoamericana” lo que me interesa. en especial de las implementadas por las “reformas borbónicas” en el siglo XVIII. MIRAR EN RETROSPECTIVA época histórica bien delimitada: el Virreinato español de la Nueva Granada entre 1750 y 1816. pero respondiéndola desde la situación peculiar de la Nueva Granada. esto es. si bien estos aspectos son también abordados en el libro). Tenía que ser complementado por un método de análisis que 213 . por tanto. sobre todo el ofrecido por el análisis del sistema-mundo de Wallerstein. De otro lado. era necesario pero insuficiente. A diferencia del libro anterior. el modo en que una cierta forma de valoración propia de las élites criollas quedó anclada en el sentido común compartido por dominadores y dominados. Para captar esa dimensión “microfísica” de las herencias coloniales me parecía que el análisis sociológico. sino la colonialidad. El libro aborda entonces la célebre interrogación kantiana sobre la Ilustración (Was ist Aufklärung?). la genealogía que pone en escena La hybris del punto cero partía del supuesto de que una crítica de las herencias coloniales debía centrarse en mostrar el modo en que tales herencias se inscriben en un nivel “molecular” y no solo “molar”. Antes pues que una simple recepción de las ideas ilustradas europeas en el siglo XVIII (programa de investigación típico de una “historia de las ideas”).

a los que consideraban como gentes de “inferior calidad”. a fin de comprender en qué consistió la hegemonía de la colonialidad del poder sobre el sentido común.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ permitiera entender los efectos de la colonialidad en el ámbito de la subjetividad y el sentido común. así como el tipo de subjetividades favorecidas por ellos y los mecanismos de exclusión operados sobre otras formas de producir conocimientos (los “saberes sometidos”). así como sus modos de reproducción y operación. En segundo lugar. indaga por el modo en que las estrategias criollas de emparentamiento “entre iguales” apuntaban hacia la naturalización de la desigualdad como pilar básico de la sociedad colonial. A partir del análisis del dispositivo de blancura y sus efectos moleculares. sus técnicas específicas de gobierno. que buscaban trazar una frontera de distanciamiento entre los criollos (descendientes nacidos en América de los primeros pobladores españoles) y otros grupos poblacionales de la Nueva Granada (las “castas”). Se trata de un poder que se forma y reproduce en base a técnicas de filiación y alianza. En primer lugar. buscando analizar su racionalidad. sus políticas de la verdad y estrategias de lucha. La hybris del punto cero busca problematizar varios asuntos. es decir de unas muy bien calculadas estrategias de emparentamiento entre las élites criollas. El libro identifica en primer lugar un ensamblaje de poder nacido en el siglo XVII llamado el dispositivo de blancura. Estrategias centradas en la idea hispánica de la “limpieza de sangre”. Es por eso que recurrí a la genealogía. La hybris del punto cero propone levantar una cartografía de los poderes antagónicos en la Nueva Granada hacia finales del período colonial. analiza de qué manera las estrategias de filiación apuntaban hacia la expulsión del 214 .

de tal modo que la pretensión de los Borbones (sobre todo bajo el reinado de Carlos III) era someter el conjunto de las relaciones sociales bajo el dominio de una racionalidad mercantilista. por tanto. el libro detecta la implementación de un dispositivo biopolítico que buscaba convertir la vida de la población en parte fundamental de la política ilustrada. En este sentido. linaje) y evitaba. tratando de despojar a la Iglesia y al Criollato de su hegemonía sobre las instituciones políticas y el sentido común. el análisis del dispositivo de blancura indaga también por el modo en que el blanqueamiento se convirtió en una aspiración compartida por todos los grupos sociales de la Nueva Granada. El matrimonio entre familias criollas aseguraba que el poder político no fuera centralizado en algún tipo de instancia que fuese más allá de la lógica de la alianza (familia. El Estado es visto ahora como principio de inteligibilidad que preside las relaciones entre la metrópoli y sus colonias de ultramar. MIRAR EN RETROSPECTIVA Estado. técnico-administrativa y científica. la consolidación de una exterioridad significante por fuera del universo de la alianza. Pero La hybris identifica también un segundo dispositivo de poder que emerge con el tránsito de la dinastía de los Austrias a la dinastía de los Borbones en el siglo XVIII y que opera en un nivel “molar”. Por último. Se trata de un dispositivo ligado a la emergencia de la razón de Estado como estrategia de gobierno sobre las colonias implementada por los Borbones. el concurso de la ciencia para el descubrimiento de nuevas fuentes de comercio y explotación 215 . lo cual significaba velar por asuntos que habían sido ignorados o marginalizados por la dinastía de los Austrias: la preocupación por la salud física de la población trabajadora. dinastía.

la Botánica. que para ese momento (finales del siglo XVIII) constituían ya la mayor y más importante fuerza laboral en el virreinato. halla en la nueva ciencia un vehículo clave para su implementación. El libro hace especial énfasis en el modo en que este programa ilustrado de gobierno. Asistimos a la consolidación del mercado mundial como escenario de la circulación de riquezas bajo el comando geopolítico de los nacientes estados nacionales en Europa y sus colonias de ultramar. pues mientras que la máquina etnopolítica de los criollos buscaba centrar todo el poder en las redes familiares para conservar los privilegios de sangre. Su interrelación puede ser rastreada incluso en una región periférica del sistema-mundo como la Nueva Granada. la reforma de los programas de estudios en las universidades neogranadinas. la Geografía y la Economía política se vuelven saberes importantes en manos del Estado monárquico español para convertir a sus colonias en inmensas fábricas productoras de riqueza. Después de todo. el capitalismo. Tal como se dijo antes. La hybris del punto cero intenta pensar el antagonismo entre dos grandes maquinarias de poder que se disputaban la hegemonía en la Nueva Granada para finales del siglo XVIII.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ económica. La Medicina. impulsado por la dinastía de los Borbones. la ilustración y el colonialismo no pueden ser pensados como fenómenos independientes. Se trataba de dispositivos muy diferentes. el mejoramiento de las competencias intelectuales y administrativas de las élites locales. así como el estímulo a la movilidad social de los mestizos. la máquina biopolítica del Imperio quería despojar a los criollos de ese poder y transferirlo al Estado 216 .

ésta otra intentaba capturar los flujos sociales de poder y concentrarlos en una única instancia. Es por eso que las reformas borbónicas pueden ser vistas como un intento de “descriollización” de la política. hasta el punto de que. como el de las geopolíticas del conocimiento. Esto marcaría definitivamente la ulterior historia de Colombia. una genealogía de los poderes y una arqueología de los saberes que cubriera un espacio tan amplio (el virreinato de la Nueva Granada) y un período de tiempo tan largo (siglos XVII y XVIII). propondrá objetivos algo menos ambiciosos. Había que someter a todos los parapoderes (la aristocracia criolla y los Jesuitas) y obligarlos a prestar obediencia incondicional al soberano. Pero las cosas no ocurrieron de esta forma. la oligarquía criolla logró construir un Estado patrimonial hecho a su imagen y semejanza. vale decir. como un ataque directo contra el capital simbólico de la blancura que garantizaba los privilegios de clase y etnia defendidos por los criollos. MIRAR EN RETROSPECTIVA absolutista de la Monarquía. completamente “limpia” de todos los vínculos de sangre y alianza. que combina diferentes registros teórico-investigativos en un solo mapa general. el próximo libro de la serie. en un solo libro. Es por eso que Tejidos Oníricos (2009). La 217 . Mientras que aquella deseaba la “expulsión del Estado”. Tal vez era demasiado pretensioso ofrecer. y que encima abarcara tanto el ámbito de la microfísica del poder. una vez finalizadas las guerras de independencia. Tal era el imperativo “ilustrado” de la razón de Estado. El libro finaliza diciendo que la máquina biopolítica del Imperio se descompuso y que los privilegios territoriales de clase y raza prevalecieron. Me he detenido en La hybris del punto cero porque es un libro complejo.

lo cual demandará una pesquisa de archivo mucho más rigurosa que la realizada en La hybris. Tejidos Oníricos. este análisis se combinó con la indagación por las geopolíticas del conocimiento y el funcionamiento institucional de los dispositivos de poder (mediante el análisis del dispositivo biopolítico). cómo los programas de modernización consiguen “integrar” las herencias coloniales en su propia racionalidad. pero el espacio-tiempo cubierto será también más moderado. Es decir que en medio de esa tensión constitutiva entre modernidad-colonialidad de la que hablé antes.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ apuesta es claramente genealógica. también se producirá un cambio de acento y un cambio de lenguaje con respecto al libro anterior. entonces. al revés. sino hacia el polo de la modernidad. por la 218 . durante un período de tiempo bien acotado: 1910-1930. buscando entender cómo los nacientes procesos de industrialización y modernización en Colombia encuentran un anclaje “molecular” en ámbitos tales como la voluntad. no arqueológica. quiere profundizar el análisis microfísico y dirigirá de principio su foco hacia los procesos de subjetivación. Aunque La hybris había intentado captar el anclaje “molecular” de las herencias coloniales (mediante el análisis del dispositivo de blancura). La pregunta será. El interés investigativo de Tejidos Oníricos no se dirige primordialmente hacia el polo de la colonialidad. sino. Bogotá. Y como consecuencia de este cambio de mirada. por el contrario. los afectos. Ahora la genealogía de los poderes se centra en una sola ciudad. la atención y la percepción. Este desplazamiento desde el siglo XVIII hacia el siglo XX demandaría también un cambio de mirada. ya no se trataba de comprender cómo triunfan las herencias coloniales sobre las políticas ilustradas de gobierno.

en un momento histórico específico. MIRAR EN RETROSPECTIVA naturalización del deseo de progreso. empatando así con la pregunta. sino que se centra en aquel ámbito de experiencia que Antonio Gramsci llamara el “sentido común”. y tampoco la “mentalidad” (moderna o anticuada) de las élites. pero tampoco con una historia de las ideologías políticas (no se trata de estudiar el conflicto entre conservadores y liberales). por la naturalización del deseo de blanqueamiento. las preguntas que levanta el libro son las siguientes: ¿Cómo es que el tipo de actitudes. gobiernan el comportamiento tanto de dominadores como de dominados. corporalidades y motivaciones que demanda una economía capitalista de mercado lograron “naturalizarse” en amplios sectores urbanos del país? ¿Qué tipo de tecnologías de gobierno fueron puestas en marcha para la obtención de esa hegemonía cultural? ¿Por qué los valores de la sociedad del trabajo fueron tenidos como “aceptables” por la clase media emergente en la Bogotá de comienzos del siglo XX? ¿En qué momento y por qué razones la aristocracia criollo-blanca (estudiada en La hybris) se 219 . Como puede verse. Aquel pliegue cotidiano de sentido en el que se anidan irreflexivamente los valores y creencias que. El análisis de los procesos de modernización en Colombia que propone Tejidos Oníricos nada tiene que ver con una historia de las ideas (no se trata de estudiar los discursos sobre el progreso elaborados por las élites intelectuales). el lenguaje filosófico utilizado será menos foucaultiano y más deleuziano. no enteramente desarrollada en La hybris del punto cero. En consecuencia. deseos. no son las “ideas” modernas lo que me interesa. sino la experiencia de la modernidad. Desde esta perspectiva de análisis.

los cinemas y espectáculos deportivos. De lo que se trata es de hacer “deseable” para el público vivir como 220 . generaron las “condiciones de aceptabilidad” del capitalismo en la Colombia de comienzos del siglo XX. capaz de interpelar a los individuos como “sujetos modernos”. Mundos simbólicamente generados en los que la felicidad. Las calles y edificaciones modernas. Para ello se estudian temas como la urbanización planificada de la ciudad (“city planning”). la publicidad normaliza las formas de sentir y captura las maneras de vivir. la construcción de fábricas y barrios obreros en sectores estratégicos y la implementación de medios de transporte rápido como el automóvil. las casas con agua y luz. Tejidos Oníricos inicia con un análisis del “dispositivo de movilidad”. Me refiero con ello a un conjunto de prácticas. Tejidos Oníricos analiza también las técnicas de marketing y publicidad implementadas durante los años veinte en Colombia. En este sentido. orientadas hacia la movilización del deseo y la creación de un “público”. El libro examina las tecnologías de gobierno a partir de las cuales se produce un “medio ambiente” (milieu) artificial. un conjunto de personas que se identifican libidinalmente con los “mundos” creados por la publicidad. el jazz y las nuevas máquinas industriales. la belleza y el éxito dependen de asumir como propios los estilos de vida modernos. esto es.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ transforma en una oligarquía burguesa? Para responder estas preguntas. técnicas de gobierno y “modos de hacer” orientados hacia la cinetización permanente de la existencia y la aceleración de la vida cotidiana. las viviendas burguesas rodeadas de parques. el bienestar. el ferrocarril y el avión.

MIRAR EN RETROSPECTIVA sujetos modernos. Una experiencia que lanza al sujeto hacia el deseo de obtener siempre “algo más”. mi intención era ubicarme en un espacio de ida y vuelta entre la filosofía y las ciencias sociales. Un mundo en el que el “vivir mejor” (más sanos. sin llegar a ser atrapada del todo. Tejidos Oníricos es un libro que explora las tecnologías de gobierno a través de las cuales se produce una “experiencia de la modernidad” en la Bogotá de los años veinte. Hasta aquí la descripción rápida de los libros genealógicos. El procedimiento propio de una genealogía es trazar una cartografía de los poderes actuantes y en conflicto en un momento del pasado. sin embargo. Foucault llamó a este ejercicio filosófico una “ontología 221 . a fin de ayudarnos a reconocer lo que somos en el presente. Lo “onírico” es precisamente la ensoñación de un mundo en el que los factores trágicos de la existencia son dejados atrás por el fantasma del “progreso”. fue la genealogía el método que inspiró esos tres trabajos. Bajo la influencia de la primera escuela de Frankfurt y trabajando en un Instituto de investigación social como “Pensar” de la Universidad Javeriana (bajo la dirección de un filósofo de inspiración “frankfurtiana” como Guillermo Hoyos). se trata en verdad de libros un tanto bizarros. particularmente entre la filosofía y la historia. más bellos. Pero en realidad se trataba precisamente de eso. una especificidad metodológica propia de la filosofía. En suma. más exitosos) se ha impuesto como ideal de las clases medias urbanas emergentes. hacia la conquista de una exterioridad cuyos límites se trazan siempre un poco más allá. que prima facie no responden al tipo de escritura y argumentación exigida profesionalmente a un texto “de filosofía”. más prósperos. Mirados en retrospectiva. En este caso. conservando.

ya para el año 2009. y coincidiendo con el agotamiento del programa de investigación escenificado en aquellos años por el Instituto Pensar (que programáticamente habíamos denominado “genealogías de la colombianidad”). la genealogía era vista por mí en ese momento como una operación crítica y política al mismo tiempo. Lleno de incertidumbres. En este sentido. En la medida en que la crítica descubre la historicidad de lo que somos. Así al menos me parecía durante los doce años que trabajé como investigador de planta en el Instituto Pensar. me lancé a la escritura de un libro que tenía más preguntas que respuestas.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ del presente”. el presente queda abierto a su transformación política. Agobiado por las preguntas. había comenzado a tener dudas sobre si el ejercicio genealógico era suficiente para agotar el gesto filosófico de la crítica en un país como Colombia. Habiendo sido Foucault el referente principal de todo mi trabajo anterior. era lógico que ahora mis dudas se dirigieran a cuestionar la potencia de su pensamiento político. con el fin de desnaturalizar esas fuerzas. Sin embargo. cuando se publicó Tejidos Oníricos. me encerré tres meses y 222 . También me asaltaban dudas sobre la pertinencia política e investigativa de saberes emergentes con los que había simpatizado hasta el momento como los estudios culturales y la teoría decolonial. Fue un momento en que necesitaba reajustar los supuestos filosóficos sobre los que había trabajado y en este sentido puedo decir que se trató de un momento de crisis teórica y existencial. Se “problematiza” el presente a partir de una genealogía de las fuerzas del pasado que le han dado forma.

Es el año en que el filósofo pone en duda el “modelo bélico” del poder utilizado en su 223 . ¿es la genealogía un ejercicio que nos ayuda en realidad a comprender el funcionamiento de la política? ¿Cuál podría ser el aporte de la obra de Foucault para un análisis político de las luchas contemporáneas. Entre las muchas preguntas que animaron la redacción de este libro estaban las siguientes: ¿Hay algo así como una filosofía política en la obra de Foucault? Y en caso de haberla. Lo único cierto es que para el año 2009 mis intereses filosóficos estaban cambiando y ya no se dirigían más hacia la pregunta histórica por el funcionamiento del poder. tal como habían sospechado desde siempre los marxistas? ¿Pensar el poder. MIRAR EN RETROSPECTIVA escribí de un tirón el volumen uno de Historia de la gubernamentalidad. dado mi vínculo fuerte con la escuela de Frankfurt) o se trata más bien de un “izquierdismo pospolítico” de corte subjetivista y anarquista. sino hacia la pregunta ontológica por el ser de la política. sobre todo en el contexto de América Latina cuando la izquierda empezaba a agotar su primer ciclo? Demasiadas preguntas para resolver en un solo libro. significa lo mismo que pensar la política? Y en caso de no serlo. ¿qué tipo de filosofía es y en qué tradición crítica se inscribe? ¿Propone Foucault una política de signo emancipatorio (pregunta inevitable. Historia de la gubernamentalidad comienza expresando una simpatía por la “crisis teórica” en la que Foucault se encontraba hacia el año 1978. Era. una proyección de la crisis por la que yo mismo estaba atravesando. como hace Foucault. de cierto modo.

Es también el año en que Foucault dicta su curso Seguridad. sino técnicas que gobiernan racionalmente su conducta y estructuran su posible campo de acción. Es por eso que los cursos que Foucault dicta en 1978 y 1978 en el Collège de France estarán dedicados por completo al estudio del mercantilismo. El volumen uno de Historia de la gubernamentalidad realiza un examen detallado de los cursos dictados por Foucault en 1978 y 224 . Es decir que no son técnicas de poder que “producen” disciplinariamente al sujeto. sino que conducen la conducta de otros mediante la implementación de “dispositivos de seguridad”. pero ya no sobre la base del anterior modelo bélico. sino del recién descubierto modelo gubernamental. El poder no funciona como una guerra salvaje en donde gana quien elimine la voluntad del otro. población. Lo que interesa a Foucault es trazar una genealogía de las técnicas modernas de gobierno sobre la conducta.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ trabajo de los años setenta y aparece una nueva comprensión de las relaciones de fuerza basada en la noción de “gobierno”. desde luego. el liberalismo y el neoliberalismo. El abandono del modelo bélico y el paso hacia el modelo gubernamental implica que el poder será visto ahora como un modo de acción sobre otras acciones y no solo como una imposición violenta. como si este careciera en absoluto de agencia moral. El ámbito de acción ideal para investigar el funcionamiento de las tecnologías gubernamentales de poder es. Técnicas que ya no operan solo por normalización de los cuerpos. en el que intenta una genealogía del Estado moderno. la fisiocracia. la economía política. territorio. sino como un “juego de acciones sobre acciones” en el que gana quien mejor ejecuta sus jugadas.

supone la creciente “gubernamentalización” de todos los ámbitos de acción política. población y Nacimiento de la biopolítica. cuya función es “implementar” jurídicamente las reglas de juego válidas para todos los competidores. sino también un entendimiento filosófico de lo que significa la política. con la emergencia del neoliberalismo. a los que habría que sumar el ámbito de la subjetividad. En ese sentido. Mi pregunta inicial era si el análisis que allí hace Foucault conlleva no solo una apuesta política. MIRAR EN RETROSPECTIVA 1979: Seguridad. Su libertad se reduce a ejecutar bien una serie de jugadas estratégicas cuyas reglas no son puestas por él mismo. nos dice Foucault. ¿Por qué razón? Porque estos dos ámbitos de acción política. Y la respuesta final fue más que decepcionante: Foucault piensa que la política es un conjunto de técnicas de gobierno (técnicas de conducción de la conducta) y la filosofía una especie de analítica que examina el funcionamiento histórico de esas técnicas. No es posible ninguna lucha emancipatoria que pase por una hegemonización de los aparatos del Estado en beneficio del pueblo. en clave gubernamental. en particular con la operatividad de las tecnologías políticas modernas. Foucault pareciera recuperar. el sujeto es reducido a ser un simple “empresario de sí mismo”. territorio. el Estado ha sido convertido en un simple instrumento al servicio de esa economía. Por su parte. aquel diagnóstico del joven Marx: el Estado no es otra cosa que una “junta de administración” al servicio de intereses económicos. hasta el punto de que. pero tampoco son posibles acciones de resistencia provenientes de la sociedad civil. el Estado y la sociedad civil. sino por la economía de mercado. La modernidad. se han convertido en campos de intervención 225 . Es decir que la política se identifica con el poder.

Antes. mis críticas al modelo gubernamental de la política ofrecido por Foucault. pero en realidad. era examinar el tipo de filosofía política desarrollada por Foucault después de la crisis del modelo bélico. sobre todo. Esperaba con ello aclarar mis dudas con respecto a la pertinencia política del método genealógico utilizado en mis anteriores libros. ahora sí. una exégesis bastante detallada de los cursos de 1978 y 1979. que como un participante activo de la discusión. tratando de comprender la potencia heurística del modelo gubernamental. No se plantea una discusión teórica con Foucault. el carácter un tanto descriptivo y exegético del libro. pasaron seis años antes de animarme a escribir el segundo volumen prometido. Su racionalidad ha sido ya marcada por el tipo de acción estratégica impulsado por la economía política. Su propósito. yo asumo la posición de un observador expectante y tendrían que pasar algunos años antes de poder articular con claridad mis críticas a este modelo. Esto explica. En efecto. Ante un panorama tan devastador. Un volumen en el que fueran visibles.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ gubernamental. esas dudas no hicieron más que crecer. ya para el momento en que finalicé la escritura del libro (2010) tenía claro que sería necesario trabajar en un segundo volumen que complementara el proyecto dibujado en el primero. me parece. Entretanto había publicado ya mi 226 . ni se levantan preguntas críticas en torno a su visión recortada de la política. cuando finalicé el libro. como se dijo. Sin embargo. quedaba flotando la pregunta: ¿qué hacer entonces? El volumen uno de Historia de la gubernamentalidad no trata de responder a esta pregunta. El libro propone. pues.

sino en el mundo antiguo. lo cual me condujo a estructurar el volumen dos en base a un análisis de los cinco últimos cursos dictados por el filósofo en el Collège de France. Para hacer esto fue necesario primero reconstruir filosóficamente esa comprensión. si bien necesaria. ni el modus operandi de las luchas emancipatorias. tenía que moverme entonces más allá de la comprensión de la política suministrada por Foucault. que pensar el poder no es lo mismo que pensar la política y que la genealogía. no ayuda mucho a comprender la forma. capaz de enfrentar las herencias coloniales en América Latina. De manera que si lo que buscaban aquellos libros genealógicos era colocar las bases analíticas para pensar el significado de una política decolonial. MIRAR EN RETROSPECTIVA libro Revoluciones sin sujeto (al que haré referencia más adelante) y con él había ganado una serie de herramientas que me permitían no sólo tomar distancia del modelo gubernamental de Foucault. Puede decirse entonces que los dos volúmenes de Historia de la gubernamentalidad son un fuerte ejercicio de autocrítica. El poder colonial solo podrá ser será combatido mediante una política decolonial. Pues una cosa es entender la emergencia histórica de los dispositivos del poder colonial. sin embargo. sino también del método de análisis que había utilizado en mis libros genealógicos. Me di cuenta. y otra muy distinta es entender cómo pueden combatirse políticamente esos dispositivos. No será. 227 . Pues es precisamente en estos cursos que Foucault reflexiona sobre el tipo de política que podrá resistir la gubernamentalización del mundo moderno. finalmente. una especie de catarsis filosófica. en la modernidad misma que el filósofo encuentre las pistas que busca.

otros que no había leído desde la época de la universidad. Más allá de ofrecer una lectura más o menos detallada de los cursos dictados por el filósofo entre 1980 y 1984 en el Collège de France. Diógenes Laercio. Epicteto. Era claro que no podía escribir un libro sobre el “último Foucault” sin haber antes leído los textos y autores que él mismo leyó: Platón. sobre todo en los cursos del Collége de France. La estrategia seguida fue la misma en ambos volúmenes: concentrarme en el Nachlass. es el modo en que Foucault entiende la lucha contra esa gubernamentalización neoliberal que se analiza en el volumen uno. Me parece que ahí. En primer lugar. Musonio Rufo. Lo que me interesaba en este ejercicio de reconstrucción filosófica. en los textos póstumos de Foucault. Séneca. se delinea un proyecto que Foucault dejó apenas esbozado y que yo trato de reconstruir: el proyecto de una “historia de la gubernamentalidad”. San Agustín. Tal lucha. ha de pasar exclusivamente por el ámbito de la subjetividad. el 228 . Tertuliano. siguiendo de cerca su lectura de los clásicos greco-latinos. Plutarco. el volumen dos cuestiona la genealogía de la “estética de la existencia” que Foucault traza en esos cursos.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Esta vuelta de Foucault hacia el mundo cristiano y greco-latino supuso también la necesidad de dedicar una buena cantidad de tiempo a familiarizarme con la lectura de textos clásicos. Marco Aurelio. en esos cursos. La única forma de combatir al neoliberalismo es transformar la subjetividad. muchos de ellos nuevos para mí. nos dice Foucault. sobre todo en el volumen dos. aplicando sobre ella un conjunto de “técnicas de sí” cuya génesis explora Foucault en su larga excursión por el mundo antiguo. A esto dediqué parte de los seis años que pasaron entre la publicación del volumen uno y el volumen dos.

tan cara a los filósofos estoicos de los siglos I-II d. en la que Foucault favorece la superioridad moral del parresiasta por encima de la igualdad entre los ciudadanos defendida por la ley. republicanas. cuando dejó de ocuparse de temas públicos o científicos para centrarse en las “artes de sí”. No oculta su simpatía por quienes desprecian la igualdad democrática en la Grecia clásica por considerar que ella desconoce las jerarquías morales de la sociedad. el libro cuestiona la indiferencia que muestra Foucault ante el problema de las virtudes públicas. ¿No supone este movimiento interpretativo una separación radical entre la filosofía y la política. Más allá de esto. MIRAR EN RETROSPECTIVA libro se pregunta si existen razones suficientes para decir que la filosofía griega encontró su “edad de oro” en la época helenística. interrogándolos desde problemas que pertenecen al mundo moderno. pues en realidad esos textos parecieran apuntar en una dirección completamente diferente. 229 . Foucault apenas mencione que era un filósofo estoico que se ocupaba de la cosa pública y no solo de “sí mismo”. etc.). actividades que habían estado estrechamente vinculadas durante la Grecia clásica? Hacia este descompromiso de la filosofía con la polis apunta justamente su lectura de la democracia griega. Pero incluso ubicándonos ya en el periodo de la filosofía romana. privilegiando en cambio el problema de la configuración ética de la vida privada en los estoicos tardíos. (Catón.C. el libro muestra cierta extrañeza frente al modo en que Foucault privilegia los textos estoicos para pensar el problema de la “estética de la existencia”. Cicerón. Curioso además que en sus análisis de Marco Aurelio. La configuración de “la vida como una obra de arte” no era en realidad un problema de los antiguos. Su lectura de los textos clásicos pareciera revelar un cierto anacronismo.

Todas estas luchas “molares” están condenadas al fracaso porque. como se mostró en el volumen uno. sino en las consecuencias políticas que saca de esa lectura. que en el último Foucault parece confundirse sin más con la estética de la existencia (hacer de la propia vida una obra de arte). allí donde las relaciones de poder son todavía reversibles.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Con todo. por lo cual se hace necesario inventar nuevas técnicas de sí capaces de combatir al neoliberalismo en el terreno mismo en el que éste asentó su dominio: el terreno de la subjetividad. esto tendrá que ser luchado en la arena molecular de la subjetividad. consiste en “desempresarializar” al sujeto mediante la ejecución de las técnicas de sí. La acción política. donde no hay instituciones estatales y el sujeto puede relacionarse inmediatamente consigo mismo y con su entorno más próximo. La subjetividad se convierte de este modo en la última trinchera de la política. Para Foucault. entonces. tanto el Estado como la sociedad civil han sido ya “gubernamentalizados” por la racionalidad de la economía política. la política es algo 230 . el libro no se enfoca tanto en la buena o mala lectura que hace Foucault de los textos clásicos. se ha convertido en pura y simple dominación. Si hay algo que todavía podamos hacer para ganar espacios de libertad en la sociedad. En su opinión. o bien se transformaron negativamente con el advenimiento del cristianismo. por el combate a las desigualdades sociales o por la construcción de una voluntad común emancipatoria. Ahí ya no es posible ganar nada porque el poder se ha “cristalizado”. La lucha política contra el neoliberalismo no ha de pasar entonces por la recuperación de los derechos ciudadanos. o bien se perdieron para siempre. las artes antiguas de la existencia.

de la apuesta política de Foucault sobre un sector de la intelectualidad de izquierdas. Es lo que llamo el “efecto Foucault” de la política. MIRAR EN RETROSPECTIVA que se juega en la arena molecular de la subjetividad y no en la molar de las instituciones. que fueron sustraídas del control democrático y entregadas impunemente a la lógica mercantil. Sería grotesco elegir la “estética de la existencia” como alternativa al Estado democrático de derecho. Es por eso que la última parte del libro examina el modo en que los argumentos de Foucault “reaparecen” en el discurso y la práctica de estos activistas que sospechan de cualquier vínculo de la izquierda con el Estado. sabiendo que el debilitamiento de este ha generado la precarización de millones de personas en todo el mundo. a mi juicio negativas. debido en parte al desencanto de muchos activistas no solo frente a los gobiernos de derechas. Frente a este diagnóstico esteticista. el volumen dos finaliza con un apéndice donde se reflexiona sobre las consecuencias. frente a los gobiernos progresistas de comienzos del siglo XXI. Me permito en este punto reproducir las últimas frases del libro: “La mejor estrategia para combatir el neoliberalismo no es el repliegue en las acciones moleculares. sino lo que es peor. Debemos entender que no hay soluciones éticas ni estéticas para los problemas políticos y que la construcción de una voluntad común es lo único que puede ofrecernos esperanza en medio del desierto”. el comunitarismo y el subalternismo son tendencias políticas que han ganado terreno en América Latina durante los últimos años. 231 . arrojadas sin piedad al circo romano de la competencia mercantil. sino la lucha por reconquistar la soberanía de las instituciones públicas. El autonomismo.

ahora la pregunta es de carácter ontológico: ¿qué es aquello que define la “politicidad” de estos dispositivos? ¿Por qué son dispositivos en sí mismos políticos y no solamente dispositivos de poder? Responder a esta pregunta exigirá. el comunitarismo y el subalternismo. En realidad se trata de un libro escrito casi al mismo tiempo que el volumen dos de Historia de la gubernamentalidad. se trata de la pregunta por una ontología política. Revoluciones sin sujeto pretende ir más allá y cavar un hoyo más profundo. del derecho y de las instituciones sociales en general? Más aún. sino por la política como tal. ¿puede entenderse la política como un ámbito instituyente de lo social? Como puede verse. desde luego. Sin embargo. Ésta búsqueda está en el corazón mismo del libro Revoluciones sin sujeto. Atrás ha quedado la apuesta genealógica y ahora me interesa pensar de qué modo podría ser posible una política de izquierdas en América Latina que fuera más allá del autonomismo. Ya no se trata solo de preguntar por la política en Foucault.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Ya en estas frases se puede ver cuál es la dirección hacia la que empezaba a dirigir mi búsqueda política y filosófica. Pues si en estos se levantaba la pregunta por la emergencia de determinados dispositivos ónticos de poder que han operado en diferentes momentos de la historia de Colombia y América Latina. 232 . ir más allá del terreno puramente historicista en el que opera la genealogía. publicado en el año 2015 por Ediciones Akal de Madrid. ¿Qué es la política? ¿Es posible acaso entender la política como un ámbito de acción independiente por entero de la economía. lo cual pone a Revoluciones sin sujeto en un nivel de reflexión muy diferente al de los tres libros sobre genealogía. de tal modo que ambos libros se alimentan mutuamente.

ligado a la tradición del idealismo alemán. Agamben. en realidad Žižek es uno de los pocos autores contemporáneos que se toma en serio la necesidad de anclar la reflexión filosófica sobre la política en una ontología. Pero… ¿Žižek? ¿Por qué elegir a este personaje tan excéntrico? Con su gigantesca aureola de provocador. pero también las de la 233 . capaz de superar las limitaciones del autonomismo. a pesar de ser visto más como un historiador que como un filósofo. Sus escritos entablan un diálogo creativo con las principales figuras de la filosofía política contemporánea: Foucault. Además de eso. Derrida. Miguel Abensour y Chantal Mouffe que entienden que una cosa es “la” política (el nivel institucional. históricamente determinado de la acción política) y otra cosa distinta es “lo” político (el nivel propiamente ontológico. no histórico sino constituyente de toda acción política posible). Žižek es un filósofo marxista y lacaniano. MIRAR EN RETROSPECTIVA Revoluciones sin sujeto elegirá como “sparring” a un personaje mal visto por la academia filosófica contemporánea: el pensador esloveno Slavoj Žižek. Badiou. cuyos escritos gozan de gran influencia en la izquierda europea. de figura mediática y de charlatán empedernido. Era claro entonces que a través del esloveno podría lanzarme hacia un diálogo amplio con otros filósofos en torno a los problemas que habían empezado a preocuparme: la posibilidad de una política emancipatoria de izquierdas. Butler. Cornelius Castoriadis. Rancière. el esloveno pareciera ser el autor menos adecuado para escribir un libro sobre ontología política. Se entiende de cierto modo la elección de Foucault en los libros anteriores debido a su gran influencia en la academia latinoamericana. estatal. Pero si se piensan las cosas con cuidado. Pertenece a ese linaje intempestivo de pensadores europeos como Claude Lefort.

SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ

veteroizquierda latinoamericana que negó siempre la política en
nombre de la lucha de clases y la revolución armada. Žižek,
entonces, como “plataforma giratoria” para pensar el “ser de la
política”.

Más que una simple introducción al pensamiento de Žižek,
Revoluciones sin sujeto quiere ser un diálogo crítico con el filósofo
esloveno. El libro “acepta” en términos generales la comprensión
zižekiana de la política, pero devuelve contra ella una serie de
argumentos provenientes de autores que Žižek mismo rechazó:
Nietzsche, Foucault, Gramsci, Butler, Laclau y Rancière. Así por
ejemplo, el libro afirma que no es necesario apelar a la figura del
sujeto barrado de Lacan para avanzar hacia una comprensión
ontológica de la política centrada en la “negatividad” constitutiva
de la experiencia. Podemos recurrir al concepto nietzscheano de
“voluntad de poder” para mostrar que el antagonismo es una
condición irrenunciable de toda relación social y que la política es,
precisamente, el intento de gobernar ese antagonismo. Reaparece
nuevamente la figura de Foucault, a quien defiendo de las críticas
de Žižek, pero no para recuperar su visión recortada de la política.
Al reintroducir la ontología nietzscheana de las fuerzas en el centro
mismo de la noción de gobierno, el libro quiere (por así decirlo)
“salvar a Foucault de sí mismo” y rescatarlo de la deriva esteticista
ya denunciada en Historia de la gubernamentalidad. De otro lado,
el libro muestra que la noción psicoanalítica de ideología, tal
como la maneja Žižek, impide la comprensión del antagonismo
político y prefiere recurrir a Gramsci para mostrar que la ideología
no está anclada en la estructura ontológica del sujeto, sino que es
un fenómeno histórico que puede ser combatido a través de la

234

MIRAR EN RETROSPECTIVA

lucha política. La ideología no precede ontológicamente a la
política ni puede separarse de la hegemonía que grupos específicos
establecen en momentos concretos de la historia. Más aún, la
ideología se asienta en el “sentido común”. Es un conjunto de
“creencias” que estructuran las practicas cotidianas y dan sentido a
lo que la gente “hace”. Para decirlo con Foucault y en contra
Foucault, la ideología se juega en el modo en que los sujetos
(dominantes y dominados) hacen suyas una serie de normas y
pautas de acción que “gobiernan” su comportamiento. De tal
modo que la ideología no es una “enfermedad incurable”, como
dice Žižek, sino un escenario político de disputa por la hegemonía
del sentido común.

Revoluciones sin sujeto parte de una aceptación básica de las críticas
que hace Žižek al historicismo posmoderno. Es la crítica a la idea
de que las actuales luchas por la identidad y el reconocimiento de
minorías étnicas, raciales o sexuales han reemplazado a las
anteriores luchas de la izquierda por obtener la hegemonía de los
aparatos de Estado. Es verdad – contra Žižek – que varias de estas
luchas han contribuido a “desnodalizar” el sentido común en el
que se asientan ideologías como el racismo, el sexismo y la
homofobia sobre las que se erigen potentes jerarquías de
dominación. Pero también es verdad – con Žižek – que la
tendencia de estas luchas es hacia el autonomismo y el
subalternismo y que en esta deriva anti-estatal se manifiesta el
“efecto Foucault” denunciado ya en el volumen II de Historia de la
gubenamentalidad. El libro apuntala estas críticas y las dirige hacia
aquellos sectores de la izquierda latinoamericana que desconfían
sistemáticamente de la posibilidad de disputar los aparatos de

235

SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ

Estado, que idealizan las luchas de las movimientos sociales y
autogestionarios, o que se precipitan en una suerte de
“Abyayalismo” que niega la modernidad en nombre de los saberes
ancestrales indígenas o afrodescendientes. En particular, el libro se
centra en combatir dos argumentos que han hecho carrera en
América Latina: 1) que las luchas emancipatorias deben negar
todo tipo de universalidad por considerar que es una ideología
colonialista exportada por Europa, y 2) que el proyecto de la
modernidad es de por sí “eurocéntrico” y debe ser rechazado en su
conjunto. Más adelante volveré sobre esto. Revoluciones sin sujeto
muestra, por el contrario, que no es posible la emancipación
política sin el gesto de la universalización de intereses (la
construcción política de una voluntad común) y que, por tanto,
no hay que confundir el universalismo con la universalidad. De la
mano de Žižek (pero también de la escuela de Frankfurt) el libro
muestra la necesidad de recuperar la dimensión emancipatoria del
“legado europeo”, reconocida en su momento por Marx. El ciclo
de las revoluciones, comenzado en 1789 por la revolución
francesa, ha hecho de la libertad y la igualdad los criterios
normativos de toda política de izquierdas, válidos hasta hoy día.
Por esta razón el libro argumenta a favor de una radicalización de
la democracia.

El diálogo con autores latinoamericanos como Laclau y Dussel es
un elemento clave para entender el libro por dos razones básicas.
En primer lugar, la obra de ambos autores busca comprender,
aunque cada una de modo diferente, la dimensión ontológica de
la política, preguntándose por aquello que ya desde siempre se
presupone de forma necesaria en toda acción política. Son, en cierto

236

MIRAR EN RETROSPECTIVA

sentido, teorías normativas de la política que se mueven, sin
embargo, más allá de la “política deliberativa” kantiana defendida
por Rawls y Habermas. En segundo lugar, ambos autores
entienden perfectamente que en las condiciones actuales de
América Latina, la política emancipatoria debe pasar por la
construcción popular del Estado social de derecho y defienden la
necesidad de una democracia participativa. Laclau en particular ha
dado muchas luces con su peculiar interpretación del populismo,
que es ampliamente discutida en el libro. Podría decirse que
Revoluciones sin sujeto busca pistas para avanzar hacia la
concepción de un republicanismo plebeyo que pueda vincular dos
tradiciones políticas tenidas hasta hoy como antagónicas en
nuestro medio: de un lado la tradición republicana europea, en
particular la moderna, que hace de la libertad y la igualdad los
pilares clave de la construcción del Estado social, más allá de la
interpretación “liberal” de tales categorías; de otro lado la tradición
populista latinoamericana, tan despreciada por nuestros liberales,
que ha tenido siempre una fuerte vocación popular e igualitaria.
Cómo “pegar” estas dos tradiciones políticas con el cemento de la
herencia proveniente del marxismo, la escuela de Frankfurt y la
filosofía latinoamericana, es todavía un enigma teórico que debo
resolver.

Si tuviera que decir cuáles son los ejes alrededor de los cuales ha
girado tanto la serie de libros genealógicos como la de los libros
dedicados a la filosofía política, diría que se trata de explorar las
relaciones entre la historia, el poder y la política. Todos mis libros
hasta el momento se han movido al interior de este triángulo. Los
primeros libros se han centrado en el eje historia-poder, mientras

237

SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ

que los segundos han explorado el eje poder-política. Lo que viene
a mediano plazo será quizás una serie de estudios detallados sobre
filósofos alemanes (Marx, Horkheimer, Sloterdijk, Nietzsche) que
me permitan profundizar algunos de los temas abiertos, pero no
desarrollados, en Revoluciones sin sujeto. También quisiera releer
algunos autores modernos vinculados a la tradición republicana
como Maquiavelo, Spinoza y Rousseau. Veremos si el tiempo y las
fuerzas nos alcanzan.

II

Una vez reconstruidos los hilos conductores que atraviesan los seis
libros mencionados, quisiera pasar a considerar los argumentos
que los colegas españoles han presentado en las lecturas que
hicieron de los mismos. Voy a comenzar con el texto de Rodrigo
Castro Orellana, quien vincula mi trabajo directamente con el
grupo modernidad/colonialidad y lo pone a discutir críticamente
con la obra de Walter Mignolo. Además sugiere que la lectura de
los populismos latinoamericanos que se realiza en Crítica de la
razón latinoamericana podría servir tal vez como “advertencia”
frente a los riesgos del populismo de izquierdas proclamado por
Laclau y sugiere la pertinencia heurística del concepto
“poshegemonía” para evitar estos riesgos.

Quisiera discutir estos argumentos por separado. En primer lugar,
es verdad que mi trabajo ha sido asociado con esta red de
intelectuales conocidos hoy en todo el mundo bajo el nombre de
“pensamiento decolonial” y que sin ese vínculo sería imposible

238

Todo esto significa. del ser. del pensar. Tendríamos entonces una colonialidad del saber. Esta “matriz colonial de poder” abarca. Para Quijano. 2) control de la autoridad a través del Estado de derecho. no comparto la visión totalizante que tiene Quijano (pero también el primer Dussel) de la modernidad. del hacer. atravesados por la occidentalización. Ya desde hace años he manifestado mis reservas (teóricas. Esta lógica colonial se expresa como una estructura compleja de carácter mundial que tiene al menos cinco aspectos: 1) control de la economía a través del capitalismo. 4) control del género y la sexualidad a través del patriarcado occidental. etc. ¿En qué radican estas reservas? Desde el punto de vista teórico. Un libro como La hybris del punto cero sería ininteligible sin la influencia de este pensamiento. el abandono del pensamiento dialéctico. Walter Mignolo y Enrique Dussel. metodológicas y últimamente políticas) a este “proyecto”. 3) control de la naturaleza y los recursos naturales a través de la ciencia moderna. tal como ha sido presentado por sus tres figuras principales: Aníbal Quijano. como puede verse. En lugar de hablar de la modernidad y la colonialidad como un “ensemble” de racionalidades unidas en antagonismo mutuo. esto no significa que me haya plegado sin reservas al proyecto modernidad/colonialidad. del sentir. del ver. 5) control de la subjetividad y el conocimiento a través de la educación. Antes que ver la modernidad como un conjunto de racionalidades diferentes que a veces chocan. la modernidad lleva incrustada en su ADN una “lógica colonial” que el sociólogo peruano denomina la “colonialidad del poder”. otras 239 . algunos teóricos decoloniales se precipitan en una visión reduccionista de la modernidad. todos los aspectos de la experiencia moderna. desde mi perspectiva. MIRAR EN RETROSPECTIVA comprender el sentido general de mi obra. Ahora bien.

económica y estética que se realiza por fuera de la modernidad y contra ella. En lugar de racionalidades diferentes pero dialécticamente relacionadas. ni ninguna otra tradición crítica de origen europeo puede contribuir a la decolonización del pensamiento. Nada comenta Mignolo sobre el hecho de que casi todas estas “cosmovisiones” que con tanto entusiasmo pondera son de carácter teológico/religioso y que eliminar la distancia epistémica frente a ellas (que es la operación “crítica” por excelencia) supondría inmediatamente abrir las puertas a la teologización del espacio 240 . ni el republicanismo. política. Lo que se requiere. Se abandonan de este modo los elementos emancipatorios que arrastra consigo la modernidad y se juegan todas las cartas en la esperanza de una descolonización epistémica. según Mignolo. se incitan mutuamente y/o se entrelazan ambiguamente con racionalidades “otras”. es recurrir a las cosmovisiones de los pueblos sometidos por la colonialidad del poder.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ veces se complementan. es decir una totalidad que opera como maquinaria infernal. Allí podremos encontrar los recursos epistémicos. lo que tendríamos es una sola racionalidad moderno/colonial con distintas caras. Y para lograr ese “desprendimiento” no sirven ya las tradiciones críticas de la izquierda. políticos y estéticos que necesitamos para la “liberación”. quien plantea la necesidad de un “desprendimiento” frente a la “cosmología occidental” en su conjunto (operación que llama “desobediencia epistémica”). ni el marxismo. económicos. estos teóricos terminan diciendo que la colonialidad es la “lógica profunda” de la modernidad. Así lo entiende en particular Mignolo. Ni el socialismo. atrapadas en el marco epistémico del pensamiento occidental.

Soy un filósofo agnóstico. Pareciera como si Mignolo quisiera llevarnos por detrás (o por debajo) del plano de inmanencia instaurado por las revoluciones políticas modernas y lanzarnos hacia un mundo en el que dominan las cosmovisiones metafísicas. razón por la cual piensa la colonialidad como una “matriz” de poder dotada de una sola lógica que se expresa en todos los ámbitos de la experiencia. Y opté justo por este método porque me permite evitar las excesivas generalizaciones en que cae la sociología del “sistema- mundo” a la hora de comprender el funcionamiento del poder. no comparto el tipo de categorización “molar” de tipo macrosociológico favorecido por el pensamiento decolonial. pues que así sea. MIRAR EN RETROSPECTIVA público. Grosfoguel y Mignolo). con todas las jerarquizaciones sociales. bien sea la teoría de la dependencia (sobre todo en el caso de Dussel y Lander). yo he preferido recurrir a una metodología (llamémosla) “molecular” de análisis como es la genealogía. La genealogía 241 . o bien el análisis del sistema-mundo de Wallerstein (en el caso de Quijano. por lo que me distancio sin reservas de esta visión “descolonizadora”. creo que Michel Foucault nos ha enseñado muchísimas lecciones. Para sociólogos como Quijano. políticas y epistémicas que ello conlleva. Confieso abiertamente que no quisiera vivir en ese mundo y que prefiero los riesgos morales de una vida pública desauratizada y sin Dios. Frente a esta visión totalizante del poder. Desde el punto de vista metodológico. materialista y de izquierdas. Se asume como marco analítico. Y si decir esto me califica automáticamente como un pensador “occidentalista” y “eurocéntrico”. el poder es como una noche oscura en la que todos los gatos son negros. Como ha quedado claro en la primera parte de este texto.

la voluntad y los sentidos. La racialización colonial de la que habla Quijano no sobredetermina todas las relaciones de poder “en última instancia”. Tales investigaciones muestran que la colonialidad del poder es una forma muy específica de racialización y estructuración del sentido común que coexiste antagónicamente (y la mayoría de las veces se articula) con otras formas de gobierno tales como la soberanía. así como con otras formas de racialización (por ejemplo con las que provienen de la biopolítica moderna). No todo es colonialidad del poder. Este es el nivel de la “subjetivación” al que se refiere Foucault. sino por medio de su expansión “heterárquica”. la biopolítica y el poder pastoral. digo. Y que no funcionan sólo por medio de la imposición violenta y jerárquica desde arriba. “imperialismo”. generización y sexualización. Me parece. a nivel de los afectos. “periferia”. Vistas las cosas desde una perspectiva genealógica. que esta inscripción “microfísica” del poder no puede ser captada por categorías analíticas tales como “centro”. Digo entonces: aunque los análisis macrosociológicos pueden ser útiles para entender la formación del sistema-mundo 242 . En mis libros La hybris del punto cero y Tejidos Oníricos se muestra el modo en que distintas racionalidades y dispositivos se articulan o combaten en diferentes momentos de la historia y en espacios específicos. sobre todo. sino que coexiste de manera antagónica con diferentes técnicas de enclasamiento. pero también el nivel del “sentido común” al que se refiere Gramsci. sino.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ permite comprender que las herencias coloniales se reproducen no sólo y no tanto al nivel de la geopolítica y de las instituciones nacionales. Mignolo y Grosfoguel. resulta difícil reconocer esa “gran matriz” de poder a la que se refieren Quijano. “geopolíticas del conocimiento” y “movimientos anti-sistémicos”.

el universalismo sería tan sólo una particularidad más. Cualquier lucha política que apele a criterios universales pecaría de “eurocentrismo”. En su opinión. resultan en cambio problemáticos a la hora de entender la microfísica del poder que se juega en escenarios locales específicos. no comparto la idea de la “liberación de los oprimidos” que defienden algunos teóricos decoloniales. Frente a este miope diagnóstico y su vacío juego de palabras (“en lugar de universalidad deberíamos hablar de pluriversalidad”) diremos que una política emancipatoria no es aquella que lucha por la “liberación” de las formas de vida particulares excluidas por la colonización. el genocidio y el imperialismo. sino la que recurre a la 243 . su intento de recuperar la categoría marxista de “totalidad” ha dado pie a una ideología conservadora empeñada en identificar la modernidad en su conjunto con el colonialismo. Desde una perspectiva política. MIRAR EN RETROSPECTIVA moderno y el papel que ahí jugó el colonialismo. porque elevaría a un carácter general lo que tan sólo vale para una cultura en particular. un ethos particular que se postula como universal gracias a los privilegios que obtuvo Europa de la dominación colonial ejercida sobre otros pueblos. A pesar quizás del propio Quijano. la lucha contra la descolonización implica el abandono de la universalidad. Así las cosas. Dicen que una política de la liberación debe abandonar necesariamente cualquier pretensión de universalidad porque el universalismo es una estrategia para legitimar la superioridad cultural de Europa sobre el resto del mundo. ya que ésta es tan sólo un invento perteneciente a la historia local europea. sancionando de iure los privilegios obtenidos de facto a partir del saqueo que produjo la colonización.

de un “pueblo”) a través de la hegemonía. No se litiga por la desigualdad que vale para algunos.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ universalización de intereses para combatir el “marco” que organiza desigualitariamente la sociedad en su conjunto. si solamente se atacan las desigualdades que operan en la cadena de las relaciones de raza. De nada vale liberar al oprimido si no se libera también al opresor. sino por la desigualdad que vale para todos. Mi relación con el grupo modernidad/colonialidad fue siempre muy ambigua. Aunque utilicé (y aún lo hago) en mi trabajo varias de 244 . raza. es la quintaesencia de una política emancipatoria. como medio para combatir la dominación donde quiera que esta se presente. Me parece que la universalización de intereses. No habrá emancipación alguna si el combate se dirige únicamente hacia una cadena en particular de relaciones de poder (por ejemplo. la construcción de una voluntad común (esto es. bajo el falso supuesto de que esta cadena particular “sobredetermina” a todas las demás). Tiene razón entonces Rodrigo Castro en contraponer mi trabajo a lo que él llama la “visión fundamentalista” de Mignolo. dejando intocado el sistema interseccional de relaciones de dominación que vale para todos. clase. en este sentido. sino las reglas de juego que organizan desigualitariamente la sociedad y que colocan a unos como inferiores y a otros como superiores en las diferentes cadenas jerárquicas de poder (género. Su pretensión. pero agregaría que también a la “visión liberacionista” de Dussel. Por eso yo prefiero hablar de una política de la emancipación antes que de una política de la liberación. Lo que una política emancipatoria combate no es la exclusión particular que han sufrido estos o aquellos sujetos colonizados. es universal. orientación sexual).

en el que avanza hacia una comprensión propiamente política (y no ética) del populismo. por un lado. En cualquier caso. y en la romantización de la lectura teológico-liberacionista. o bien con las “víctimas” del capitalismo global (en su obra más reciente). como de la visión política que este diagnóstico arrastra. y esto por una buena razón. La categoría “liberación” que toma Dussel de la teología del éxodo. menesterosos). y el populismo de Laclau con el que dialogo en Revoluciones sin sujeto. sustancialista y teológica del populismo que manejaba en aquellos días la filosofía de la liberación (tanto en la versión de Dussel como en la de Juan Carlos Scannone) me distancio en el capítulo dos de Crítica de la razón latinoamericana. Frente a este tipo de visión romántica. es un pueblo que precede a toda construcción política. Recordemos que fue precisamente Laclau quien prefirió hablar de emancipación (“emancipaciones”) antes que de liberación. Por eso yo tendía a identificar todo populismo con el autoritarismo y el caudillismo. supone un “pueblo” ya dado que el filósofo identifica con “los pobres” (en su obra de los años setenta). huérfanos. por el otro. del que me distancio en Crítica de la razón latinoamericana. No comprendía que el rechazo indiferenciado a esta segunda lectura me lanzaba directo a 245 . Un pueblo ubicado en la “exterioridad” del cual emana un imperativo “ético” de liberación que demanda ser escuchado. Pero para el momento en que escribí estas críticas (1995) Laclau no había escrito aún su excelente libro La razón populista. con los “oprimidos” de la biblia (viudas. cayendo en las dicotomías planteadas por la demonización de la lectura liberal. me he separado tanto de su diagnóstico sociológico de la modernidad. También acierta Rodrigo cuando establece una diferencia entre el populismo de Dussel. MIRAR EN RETROSPECTIVA sus categorías de análisis.

utilizar la categoría de poshegemonía “como una forma de describir una actitud escéptica y de prudencia reflexiva frente a ese deseo «humano demasiado humano» de conquistar un poder único. Habría que diferenciar entre un populismo de derechas y un populismo de izquierdas y en ese sentido hablaba antes de la búsqueda por un republicanismo plebeyo. después de conocer el libro de Laclau. “nosotros”). pero no veo las ventajas de abandonar la categoría “hegemonía” para pensar el modus operandi de una política emancipatoria en países que arrastran profundas herencias 246 . en lugar de la categoría gramsciana de hegemonía. Acepto.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ abrazar. Hoy en día. defendida por Laclau. tengo una visión mucho más diferenciada del asunto. el llamado a la phrónesis que hace Rodrigo Castro frente al populismo de Laclau. Rodrigo dice textualmente que “la construcción de una «voluntad general» puede ser una catastrófica operación de exclusión y violencia” y propone. tema que abordaré más adelante. la primera. Acepto que el análisis que hace Laclau del populismo es demasiado formal y tiene el riesgo de plantear una “zona de indiferenciación” entre la izquierda y la derecha que resulta preocupante. total e indiviso”. Ahora bien. digo. sin quererlo. Rodrigo ha comprendido muy bien todas estas tensiones. Comprendo que no todo populismo es de suyo antidemocrático y que la movilización de los afectos y el liderazgo carismático no tienen por qué reñir necesariamente con el pluralismo de las instituciones. sin embargo. También acepto que no toda “situación populista” emerge necesariamente de una “crisis orgánica” que abre paso al antagonismo de dos bloques compactos (“ellos” vs.

incluso en círculos que conocen de cerca las tradiciones del pensamiento latinoamericano. los riesgos políticos a los que se refiere Rodrigo podrían ser mitigados si logramos llevar adelante el programa que propone Revoluciones sin sujeto: vincular conceptual e históricamente la tradición latinoamericana del populismo con la tradición moderna del republicanismo. es decir como si el texto fuese un simple apéndice más o menos fiel a sus teorías. Da la impresión de que las tesis del libro fueron evaluadas a partir de lo dicho por Quijano. Mignolo y Dussel. Se trata. El inteligente y prolijo comentario de José Luis Villacañas sobre La hybris del punto cero es muy rico en matices y merecería sin duda un análisis diferenciado que no puedo hacer aquí. Mi primera reacción es que pareciera como si José Luis hubiese leído el libro con un ojo puesto en el texto. pero otra muy distinta es afirmar que de ello se deriva el colapso necesario de la noción de “hegemonía”. tal como yo lo veo. continúa siendo el desideratum (humano demasiado humano) de toda política emancipatoria. Es verdad que la construcción de una “voluntad general” por medio de la hegemonía no tiene por qué seguir los lineamientos trazados por Rousseau y recuperados luego por Bolívar (la unidad se construye a costa de la diferencia). Antes que mediante la sustitución de una categoría por otra. por desgracia para mí. como sostiene Beasley-Murray en su libro (por cierto bastante malo). como lo acabo de hacer. y el otro ojo puesto en el grupo modernidad/colonialidad (MC). pero. de una lectura bastante frecuente. En no pocas ocasiones se confunde mi trabajo 247 . MIRAR EN RETROSPECTIVA coloniales. Una cosa es señalar los evidentes límites del discurso poscolonial y decolonial.

se me invita a eventos académicos sobre “buen vivir”. que ofrezca una alternativa epistémica y política al “eurocentrismo” de las teorías con las que hasta ahora se ha querido explicar la realidad del continente. MC nunca fue un “colectivo ideológico”. conocimientos subalternos. El primero tiene que ver con la noción de “punto cero”. centrar mi comentario en tres puntos levantados por la intervención de José Luis. pedagogías decoloniales. Pero no es el momento de comentar todo esto. articulado como un bloque teórico unificado. sino una red multidisciplinaria de intelectuales con diferentes apuestas teóricas y. se me pide hablar de temas abordados por ellos en su propio trabajo. tal como quedó en evidencia durante los últimos años. como si las tesis de ese libro fuesen asimilables al pathos anti-moderno que atraviesa los trabajos de Mignolo y otros intelectuales vinculados a MC. con opiniones políticas a veces radicalmente opuestas. José Luis pone en duda la 248 . Lamento aguar la fiesta y ser portador de malas noticias pero. Hay todavía hay mucha gente que quisiera ver realizado el viejo sueño de un “pensamiento colectivo”. y no ha faltado quien diga públicamente que La hybris del punto cero expresa un “odio a la modernidad”. Quizás el sorprendente boom que ha tenido MC en todas partes se deba en parte a ese deseo.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ con el de aquellos tres maestros. para bien o para mal. saberes indígenas o afro-descendientes (temas que no son los míos y sobre los que me declaro incompetente). más bien. como han querido presentarlo algunos de sus miembros (y como se lo creen a pie juntillas muchos activistas). Quisiera. las cosas no son lo que parecen. racismo contemporáneo. y tampoco un “proyecto teórico-político” unificado.

ni ningún otro pensador ilustrado se propusieron jamás alcanzar una “mirada absoluta” sobre el mundo. no es correcto hablar en este caso de una “hybris”. El libro hace referencia directa a las reflexiones de Michel Foucault en torno a la “episteme clásica” del siglo XVIII. levantada por la ciencia ilustrada europea. aunque es verdad que en el libro digo que la metáfora del punto cero caracteriza la pretensión. Le parece que no existe allí la pretensión de alcanzar un punto de observación absoluto que les permitiera asegurar la objetividad del conocimiento sobre el mundo natural o social y que. de alcanzar una “mirada absoluta”. No estoy diciendo que el punto cero sea una “mirada total” o que conlleve una “óptica unitaria”. la denomino el “punto cero”. Observan sin ser observadas (como queda claro en el fabuloso análisis que hace Foucault de Las Meninas). sino tan solo que la experiencia del colonialismo quedó por fuera del radar de los saberes clásicos. Ahora bien. tal vez mal utilizado en este contexto. ni Smith. MIRAR EN RETROSPECTIVA pertinencia de esta categoría para referirse a las pretensiones epistémicas de la ilustración europea. A esto se refiere el adjetivo “absoluto”. Si Foucault decía que lo que quedó 249 . no puede ser representada. por tanto. debemos entender con precisión a qué me refiero con el adjetivo “absoluto”. A esta plataforma desde la que se representa pero que. Ni Kant. a su vez. la ciencia ilustrada pretende ubicarse en un punto inobservado de observación en el que representan pero no son representadas. En ese espacio clásico del saber. No estoy queriendo decir aquí que las ciencias clásicas consiguieran llegar a un conocimiento absoluto de la realidad. queda por fuera de esa representación. nos dice Foucault. sin embargo. Lo que digo es que hay un fenómeno que hace geopolíticamente posible la representación ilustrada en Europa y que.

Todavía en relación con la idea del “punto cero”. España era un país encerrado en sí mismo. el bárbaro. mi argumento es que se trató en realidad de la experiencia colonial de la barbarie. según José Luis. de salir de su propia mismidad. No era posible allí una “óptica excéntrica” como la que exige la noción de “punto cero”. La condición de la representación debía quedar por fuera de la representación.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ por fuera de la representación clásica fue la experiencia de la locura. expulsada por Descartes de la república epistémica del cogito. Es por eso que. experiencia de la cual esos saberes necesitaban “limpiarse”. El “otro de la razón”. aunque fuera pertinente trazar la genealogía del punto cero hacia los mapamundis del siglo XVI. Las técnicas que se aplicaron para la elaboración de estos mapas se desarrollaron sobre todo en Alemania y en Italia. El libro argumenta que la experiencia del colonialismo funcionó en realidad como condición de posibilidad del nacimiento de los saberes clásicos en el siglo XVIII. tal como sugiere Mignolo. “Los conquistadores tienen óptica activa sobre América. España jamás participó en la elaboración de estos mapas. a fin de asegurar la limpieza epistémica del cogito. En el siglo XVIII se instaura un régimen de verdad en el que el estupor causado en la conciencia renacentista por el encuentro con el “otro” (los indios americanos). El humanismo hispánico de aquellos siglos nada tuvo que ver con la revolución científica que se produjo en el norte de Europa. se desplaza hacia el pasado de la humanidad. José Luis dice que tampoco es correcto aplicar esta metáfora a la situación española durante los siglos XVI y XVII. pero no se 250 . desaparece por completo. incapaz de observarse. Más bien.

más bien. Ni tampoco es verdad que España haya sido la primera potencia hegemónica del “sistema-mundo-moderno”. MIRAR EN RETROSPECTIVA desplazan a la posición excéntrica para ver desde fuera lo que ellos recorren y conquistan”. Busca. Tan dominado estaba el pensamiento español por la teología. Ahora bien. entender la configuración de lo que Foucault llama las “ciencias clásicas” en el siglo XVIII. en el sentido que lo plantea José Luis. aunque el libro acepta la tesis de 251 . lo cierto es que tales semillas no lograron germinar en suelo español. Más bien. De modo que aunque durante la “modernidad primera” (siglos XVI y XVII) se pudieran haber plantado las semillas de aquella operación reflexiva que daría sus frutos apenas con el advenimiento de la modernidad segunda (siglo XVIII). que las élites jamás fueron capaces de problematizar su propia óptica particular. como sugieren Dussel y Mignolo. porque lo que allí prevalecía era una “razón imperial” incapaz de reflexionar críticamente sobre su propia forma de ver el mundo. Insisto en el paralelo con la lectura foucaultiana de Las Meninas. debo decir que la noción de punto cero que yo manejo no exige el logro de una “óptica excéntrica”. Aunque me parece que José Luis acierta en varios de sus argumentos. una modernidad específicamente hispánica. Que las élites españolas no hayan sido capaces de alcanzar una “posición excéntrica” y tomar conciencia de su propia situacionalidad. Ubicarse en el punto cero significa que la actividad representativa no puede ser representada. por tanto. la noción apunta justo a lo contrario: el punto cero es aquel que invisibiliza la situacionalidad del observador. nada tiene que ver en realidad con el punto cero. No existe. como sugieren Quijano y Wallerstein.

Aunque desde el punto de vista epistémico la “modernidad” tendría que esperar todavía hasta poco antes del siglo XVIII (el racionalismo y la ilustración). No hay que mezclar una cosa con otra. Si seguimos el esquema que desarrolla Foucault en Las palabras y las cosas (utilizado en La hybris). Los saberes humanistas (incluyendo los del humanismo español) permanecían vinculados a la “episteme renacentista” en la que el sentido del mundo no dependía en absoluto de la representación. en los siglos XVI y XVII no se había desarrollado aún la “episteme clásica”. Apelando al Marx del Manifiesto. estos autores dicen que la empresa colonial 252 . ¿Pero por qué no lo era? No porque la mirada excéntrica fuera imposible en el ethos imperial y feudal hispánico de la época. sino porque conocer no equivalía todavía a representar. en ninguna parte digo que la noción de “punto cero” sea pertinente para entender la producción de conocimientos antes del siglo XVIII. Estoy de acuerdo con eso. José Luis niega que España hubiera experimentado algún tipo de modernidad en los siglos XVI y XVII. sino del saber general de la época. desde el punto de vista geopolítico las cosas puedan lucir un poco diferentes. como sugiere José Luis. Aquí tiene razón José Luis en que una observación de segundo grado no era todavía posible. sino únicamente a descifrar o interpretar un mundo cuya verdad era del todo independiente del hombre. Esto no era solo un problema epistémico de España en particular.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Mignolo de que en los mapas del siglo XVI ya se produce una separación entre el centro óptico y el centro étnico. pero me parece que su comentario no sopesa bien lo dicho por Quijano y Wallerstein con respecto a la hegemonía española en el sistema mundo-moderno.

en suma. y en esto concuerdo con José Luis. el desencantamiento del mundo. en la que España sí jugó un papel fundamental. Vale. había contribuido a crear. Se trata del síndrome de Don Quijote. cerrando los ojos al nuevo mundo emergente que ella misma. sí que fue colonial. el “nacimiento” de la modernidad capitalista. ni desde el punto de vista cultural. MIRAR EN RETROSPECTIVA española en las Américas resulta del todo clave para entender la creación del mercado mundial. El argumento viene nuevamente de Marx: el flujo de oro y plata que llega de las Américas. no puede ser entendida sin el “basamento económico” (colonial) puesto por esa “modernidad primera” (aristocrática y católica). Porque aunque la “modernidad primera” no haya sido hispánica. generó en Europa una formidable “acumulación originaria” sin la cual no hubiera sido posible el salto económico hacia la industrialización. permítaseme recordar aquí la frase de Eduardo Galeano: “España ordeñó la vaca y otros se tomaron la leche”. sumado a las ganancias que representaba el tráfico de esclavos negros. No tengo dudas de 253 . Pero lo que sí se dice –y en ello creo– es que la “modernidad segunda” (racionalista e ilustrada). Sin embargo. aunque los Austrias no hayan visto sus posesiones americanas como colonias sino como Reinos. el ascenso de la burguesía. Nótese que el argumento señala una influencia casi involuntaria de España sobre los procesos que caracterizan eso que hoy llamamos “modernidad”. Nadie dice (con excepción quizás de Dussel) que existió una “modernidad española”. Se me dirá que España misma no se benefició en absoluto de esto y que el flujo de metales preciosos generó en la nobleza hispánica una especie de deslumbramiento que les aferró ilusoriamente al mundo feudal de la edad media. ni tampoco desde el punto de vista epistémico. sin pretenderlo.

una población sobrante de mercenarios. fruto del trabajo metódico burgués. pícaros citadinos e hidalgos empobrecidos que había quedado cesante una vez terminada la reconquista española. sino un capital simbólico y político ligado a los privilegios de la nobleza. el capital simbólico que anhelaban los expedicionarios 254 . Conforme a esta genealogía. soldados. aún a pesar de sí misma. sobre todo. Lo que buscaban estos primeros pobladores no era la posibilidad de desplegar sus competencias laborales a través del trabajo abnegado. que en realidad refuerza los argumentos de José Luis. Tanto ellos como sus padres eran “cristianos viejos” que veían el trabajo manual. la España de los Austrias fue la primera potencia colonial (no solo imperial) del mundo moderno. La tenencia improductiva de la tierra y la limpieza de sangre eran. Diremos entonces que lo que impulsaba a estos primeros emigrantes europeos era el deseo de blanquearse.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ que. de “limpiar” sus orígenes plebeyos a fin de “igualarse” con la aristocracia española que tanto les despreciaba en su propia casa. económico. tal como proponen hoy día filósofos como Peter Sloterdijk. por tanto. sino que eran. por tanto. no debemos confundir la iniciativa aventurera de los conquistadores españoles con los orígenes de la subjetividad burguesa y capitalista de la modernidad. el comercio y la agricultura como actividades propias de judíos y moriscos. Los primeros pobladores europeos no fueron artesanos salidos de los talleres medievales y tampoco mercaderes interesados en trabajar para producir riquezas. sino el status social que venía ligado con la tenencia de la tierra. En este punto quisiera volver a la genealogía que propone La hybris del punto cero. El “capital” que buscaban acumular y por el que arriesgaban sus vidas no era.

Dice textualmente: “Es muy importante reconocer que allí donde la limpieza de sangre operó. el sistema-mundo del cual formaban parte importante sí lo era. La idea de aristocracia blanca no es hispana. relativo esta vez a la noción de la “limpieza de sangre”. pero en todo caso la cuestión del color de la piel fue completamente insignificante. que España y sus colonias fueron regiones “premodernas” y que el reto político era “dejar atrás” esas herencias coloniales por medio de la modernización acelerada. Le parece que tampoco esta noción está bien utilizada en el libro porque ella nada tiene que ver con la idea de raza. Pero todo esto no quiere decir. allí la cuestión teológica tuvo menos relevancia. aunque sí lo es la idea de la pureza de sangre en el país de piel más oscura de Europa”. esto no tuvo nada que ver con el color de la piel. Limpieza de sangre no es blancura de piel. Llego con ello al segundo punto resaltado por José Luis en su comentario. En principio es correcto lo que José Luis dice. como pretendieron siempre los liberales y también la izquierda marxista. Es verdad que en la península ibérica la limpieza de sangre era una noción “teológica” que procuraba trazar una 255 . pero son necesarias varias precisiones. allí donde hubo aristocracias guerreras. En este sentido. Hay que entender que aunque España y sus colonias no fueran propiamente “modernas” desde el punto de vista epistémico y cultural. Este es justo el problema que piensa Quijano con su categoría de la “heterogeneidad histórico-estructural”. La hybris del punto cero argumenta que la noción de limpieza de sangre funcionó en las Américas de un modo distinto a como funcionó en España. siempre por razones teológicas. MIRAR EN RETROSPECTIVA que llegaron por primera vez a tierras americanas. En primer lugar.

la limpieza de sangre no es ya una noción teológica. Aquí funciona como una técnica de segregación poblacional utilizada ya no por los cristianos viejos de la península. órdenes militares y monasterios. Era limpio de sangre quien podía demostrar que no tenía un “defecto”. la limpieza de sangre no hacía referencia únicamente a la pureza de religión. negros y mestizos. Para el caso específico que aborda La hybris del punto cero (la Nueva Granada de los siglos XVII y XVIII). “tacha” o “mácula” en su ascendencia. la limpieza de sangre juega en un terreno bastante diferente. Para evitar que los conversos ingresaran a colegios mayores. 256 . Con otras palabras. los candidatos tenían que someterse a un procedimiento llamado “prueba de sangre” en el que debían certificar el árbol genealógico de la familia y someterse a un intenso interrogatorio con el fin de eliminar toda sospecha de llevar en sus venas “sangre judía” o “sangre mora”. Y aquí José Luis tiene de nuevo razón en algo muy importante: la “blancura”. sino que incluía también el elemento de la ascendencia genealógica. sino que opera como una técnica de enclasamiento centrada en la performatividad de la blancura. Aquí no se trataba ya de trazar una frontera religiosa entre los cristianos viejos y los moros o judíos. De este modo.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ distancia entre los “cristianos viejos” y los judíos o musulmanes conversos. en su afán de preservar los privilegios sociales heredados de sus padres. es decir que sus antepasados no habían sido judíos o musulmanes. sino por los hijos de los encomenderos españoles en las colonias. sino como blancos. a la que hace referencia la noción de “limpieza de sangre” en la Nueva Granada. sino una frontera de clase entre los criollos y los indios. Quiero decir que los miembros del Criollato empiezan a escenificarse a sí mismos ya no como “cristianos viejos”. como en España.

sino con la ausencia de mácula o mancha en el árbol genealógico. el ideario racionalista y absolutista de la “razón de Estado” que había sido rechazado explícitamente por los Austrias (recuérdense los argumentos de Saavedra Fajardo en contra de Maquiavelo). uno de los puntos centrales en que La hybris del punto cero se aparta de las ideas de Quijano. sin embargo. MIRAR EN RETROSPECTIVA nada tiene que ver con la raza en su sentido biológico. La blancura no la da entonces la raza biológica. No es extraño entonces que la limpieza epistémica de las ciencias clásicas 257 . en su defecto. precisamente. pero tampoco la religión. José Luis parece querer devolver contra La hybris del punto cero su propio argumento al decir que España no participó de la “modernidad primera” porque allí sobrevivía el imaginario aristocrático y teológico de la limpieza de sangre. que el libro establece una clara diferencia entre la España de los Austrias y la España de los Borbones. a su manera. era necesario “descriollizar” la política y la educación en las colonias para hacer del Estado Borbón el principio de inteligibilidad de las relaciones sociales en su conjunto. Debo decir. Este es. Es “blanco” quien desciende (o pretende descender) directamente de los primeros pobladores españoles o. quien está emparentado con una familia noble de la península. pero también es verdad que los Borbones asumieron. Fue precisamente a través de ese ideario ilustrado que las reformas borbónicas quisieron combatir las pretensiones de limpieza de sangre levantadas por las élites criollas en las colonias. sino la filiación simbólica con el ancestro europeo. Es verdad que en ninguna de las “dos Españas” el ideal de la limpieza de sangre fue reemplazado por una visión burguesa y científica del mundo. Como se dijo antes.

El capítulo uno propone una arqueología de las ciencias clásicas como preludio a la genealogía de los poderes que se despliega en los capítulos siguientes. Mignolo y Dussel. Esto es muy cierto. En La hybris no está 258 . y posteriormente el “Anexo” incluido en la segunda edición. En las dos últimas secciones de su comentario. llegamos a resultados un tanto diferentes. parecieran documentar una distancia importante frente a las tesis defendidas por Quijano. Recordemos que todos ellos utilizan la macrosociología histórica de Wallerstein y la teoría de la dependencia para comprender el modo en que operan geopolíticamente las herencias coloniales. con la utilización de la arqueología y la genealogía de Michel Foucault. La racionalidad impersonal del Estado absolutista debía resonar con la limpieza epistémica de las ciencias modernas. esta forma de ver las reformas borbónicas desde el punto de vista de la “razón de Estado” no forma parte del libro sino que es un agregado posterior. José Luis señala con mucha atención que el “Prólogo” a la primera reimpresión de La hybris. Pero en el momento en que se utiliza la genealogía como método para entender el modo en que esas herencias se anclan en el ámbito de la subjetividad y el sentido común. si bien no de forma reflexionada. Pero diría que en realidad esto ya venía ocurriendo en la primera edición del libro. A ninguno de los tres pensadores que menciona José Luis se le hubiera ocurrido un procedimiento semejante.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ fuera la contraparte ideal de la razón de Estado borbónica y su pretensión de construir un entramado técnico y burocrático capaz de sobrecodificar todos los flujos sociales de poder en las colonias. con lo que llego al último punto del comentario de José Luis. No obstante.

Foucault aparece como “el gran culpable”. sólo que uno aborda la “cara colonial” de esa historia. que habían sido referentes claves en el libro. para el año 2009. Sin embargo. Por eso decidí remover el Prólogo anterior y poner en su lugar un 259 . una vez más. sino al Foucault de los cursos de 1978 y 1979 en el Collège de France. en la que se dice que los dos libros tienen una conexión básica: ambos quieren hacer una historia del capitalismo en Colombia. por lo que me pareció que los recursos ofrecidos por la noción de “gobierno” podrían servir para atar algunos cabos que quedaron sueltos en el libro. cuando publiqué Tejidos Oníricos. responder a estas preguntas suponía no utilizar más al Foucault de Las palabras y las cosas y La voluntad de saber. más que como un simple “cambio de dinastía”? Y de ser así. ¿pueden leerse las reformas borbónicas desde el concepto foucaultiano de “gobierno”? ¿Cómo se plantearía entonces el antagonismo entre el dispositivo de blancura y el dispositivo biopolítico en la Nueva Granada durante el siglo XVIII? ¿Cuál sería el resultado de este combate técnico entre los dos dispositivos? Desde luego. ¿Puede entenderse el paso de los Austrias a los Borbones en el siglo XVIII como un “cambio de gubernamentalidad”. La segunda edición de 2010 coincide con la publicación del volumen uno de Historia de la gubernamentalidad. las cosas ya estaban bastante más claras. MIRAR EN RETROSPECTIVA muy clara todavía esta diferencia y el libro refleja una combinación de las dos metodologías. ¿Por qué se suprime este Prólogo en la segunda edición del libro? Una vez más se superponen las publicaciones y. invocando para ello el concepto de “heterogeneidad histórico-estructural” de Aníbal Quijano. Publicación que coincide con el “Prólogo” a la primera reimpresión de La hybris. mientras que el otro aborda la “cara moderna”.

Ahora bien. sino complementarlo. José Luis acierta cuando dice que el recurso metodológico a la genealogía supone “un uso no eurocéntrico de Foucault”. Pero la intención no era. Aprecio la tradición de 260 . contradecir lo dicho en el libro. pero añadiría que esto no significa exactamente lo mismo que “descolonizar a Foucault”. No basta con utilizar esos conceptos y aplicarlos a otro escenario para tener un “uso no eurocéntrico” de Foucault. de modo alguno. el atento comentario de José Luis pudiera servir como un llamado a la prudencia: no es buena idea querer “actualizar” los libros cada vez que son reeditados. a su vez. mientras que su autor cambia con el tiempo y para el momento de la reedición ya no es el mismo que era cuando los escribió. Con todo. A pesar de que en todos sus trabajos Foucault privilegió la experiencia europea (sobre todo francesa) de la modernidad para poner en juego su arsenal conceptual. Tenía a mi disposición nuevas herramientas conceptuales y quería utilizarlas. ¿Por qué razón? Porque es necesario establecer mediaciones críticas. es posible sin embargo apropiarse de todo ese arsenal para llevarlo al laboratorio de escenarios no europeos. Ellos salen a la luz de un cierto modo y son lo que son. pero a estas. donde los procesos de la modernidad coexisten y son “filtrados” por las herencias coloniales. posible y necesario apropiarse de conceptos de autores europeos y utilizarlos para analizar situaciones no europeas. por el tamiz de Foucault. En mi trabajo he querido pasar a Foucault por el tamiz de las teorías latinoamericanas.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Anexo titulado: “Siglo XVIII: el nacimiento de la biopolítica”. esta operación de transferencia no conlleva per se la superación del eurocentrismo. Es legítimo.

estamos interesados en desprendernos del eurocentrismo. ya que ella conlleva la idea de que la tradición crítica europea es de suyo colonial y resulta necesario “desprenderse” de ella. cuando en un pasaje maravilloso dice lo siguiente: “todos. Pienso. esto es. como parecen afirmar muchos. dejar de utilizar autores europeos (porque sus conceptos estarían irremediablemente “atrapados” en una historia local específica. 261 . Quijano. sino también a la filosofía latinoamericana y al grupo MC. que la superación del eurocentrismo es una consecuencia inmediata de la ilustración europea. los europeos no encontraremos nuestro lugar propio de enunciación en el mundo”. y los que más los europeos. Y justo por esto no simpatizo mucho con la expresión “descolonizar a Foucault”. Lo que quiero decir es que “superar el eurocentrismo” no significa. más bien. Aquí estoy de acuerdo con José Luis. del ejercicio radical de la crítica. Mignolo. MIRAR EN RETROSPECTIVA la filosofía latinoamericana y el magnífico trabajo que han hecho Dussel. entonces ya no habrá cómo sanar eso que Mignolo llamó la “herida colonial”. pero este me ha permitido a fortiori no sólo criticar al propio Foucault. porque mientras no lo hagamos. Sus diagnósticos han facilitado ese trabajo de mediación. marcada por su carácter colonial e imperial) para lanzarse en los brazos de la teorización no europea (que sí estaría libre de esas determinaciones). Grosfoguel y otros miembros del grupo MC. Pero si nos desprendemos. Žižek lo dice con su sarcasmo de siempre: la herida colonial solo podrá ser sanada por la espada moderna que la ocasionó. Es un efecto que podríamos llamar “homeopático”: similia similibus curentor.

junto con la sociedad civil. Un republicanismo plebeyo que pueda lograr esa conexión entre el Estado y la Nación (o las naciones). el objetivo teórico y político es claro: impulsar una desoligarquización del Estado a fin de que este. así como instituciones públicas que recuperen la confianza del ciudadano. En muchos sentidos. Tal vez una de estas causas tenga que ver con el hecho de que el Estado español. pero “contaminándola”. favorezcan la igualdad y promuevan las virtudes cívicas. de manera sorprendente. desde la colonia. con los ritmos de la modernidad. desde sus comienzos. con esa otra tradición populista de América Latina que. Sin embargo. Esta es la parte que quizás a José Luis no le guste tanto. me parece. Su obsesión es buscar las causas históricas por las cuales España ha sido incapaz de sintonizarse con los ritmos de Europa. Y también quisiera recuperar la tradición normativa del republicanismo. apuntan sus libros sobre la historia política de España. pueda construir tejidos interculturales. José Luis quisiera leer esta historia desde la perspectiva normativa de un republicanismo cívico. También yo interrogo las causas por las cuales en Colombia ha dominado. asume la forma-imperio y ha sido incapaz de conectar con las demandas de su población. hasta ahora imposible en España. Hacia esto. ese proyecto tiene resonancias con el mío. un poder oligárquico desconectado por completo de las demandas de su pueblo. plurinacionales y comunitarios. por así decirlo. aparece en España hoy a la manera de un “efecto boomerang”. Adán Salinas plantea que existe una relación categorial directa entre el primer volumen de Historia de la gubernamentalidad y el 262 .SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ Comprendo el proyecto filosófico de José Luis Villacañas y simpatizo con él.

Con todo. sino de las técnicas de gobierno sobre los afectos y deseos a partir de los “dispositivos de seguridad”. A pesar de que el subtítulo incluye la noción de biopolítica. eje central del libro. el lugar adecuado para una discusión teórica en torno a estas dos categorías. El dispositivo de movilidad. Tejidos no era. Aquí examino las razones que llevaron a Foucault a seguir trabajando a partir de 1978 con la categoría de gobierno. El libro no habla tanto de las técnicas de normalización sobre los cuerpos individuales y sobre la población en general (esa tecnología de dos polos que Foucault llamó “biopoder” en La voluntad de saber). En este sentido. Adán tiene razón. creo que la lectura de Adán es en esencia correcta. sin embargo. se ancló en una serie de tecnologías de gobierno implementadas previamente (1910- 1930). Tejidos Oníricos traza una genealogía del modo en que la industrialización impulsada en Colombia durante los años 40-70. antes que reflexionar sobre las herramientas mismas. esta diferencia no la tenía muy clara. Pero para el momento en que escribí Tejidos. digo. el libro en realidad habla de gobierno. es en realidad un dispositivo de gobierno antes que un dispositivo biopolítico (como el que se había presentado antes en La hybris). marcada por el uso de la noción foucaulteana de “gobierno”. Tejidos Oníricos. Adán señala que este movimiento teórico permite explicar el nacimiento del capitalismo industrial 263 . MIRAR EN RETROSPECTIVA libro inmediatamente anterior. Tal discusión teórica se pospuso hasta la publicación de Historia de la gubernamentalidad. en las que el deseo de progreso fue naturalizado por las clases medias urbanas emergentes. en lugar de insistir con la categoría de biopolítica. Es el paso del modelo bélico al modelo gubernamental. Tanto aquí como en La hybris se intenta “poner en juego” la caja de herramientas ofrecida por Foucault.

no todas ellas de procedencia “moderna” y no todas sincronizadas entre sí por una instancia como el Estado. Esto explica también por qué razón el análisis genealógico se hace “por capas”. Con todo. Mencioné antes. No es una racionalización única la que impulsa la emergencia del capitalismo en Colombia. mi intención no era decir que los procesos de industrialización que se dieron en América Latina durante el siglo XX fueron radicalmente diferentes a los que se dieron en Europa y los Estados Unidos (en esa misma época o antes de ella). incluso durante la misma época. de las que me había ocupado en La hybris. Si el foco genealógico se hubiese dirigido hacia otra región de Colombia o hacia otra ciudad. así como las tensiones que se dan al interior de cada “polo”. Simultaneidad de lo no simultáneo. Sin embargo. la noción de 264 . se modifican dependiendo del espacio y el tiempo que estemos considerando. tal como decía Bloch. ¿Por qué razón? Porque la relación de fuerzas entre el polo moderno y el polo colonial. coexisten sin embargo en un mismo espacio. Aunque las técnicas modernas de enclasamiento y las técnicas coloniales de racialización emergen en tiempos históricos distintos. a veces de forma antagónica. sino múltiples racionalizaciones. otras veces de forma complementaria. como bien dice Adán.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ sin dar centralidad a la noción marxista de clase. podría decir que los resultados hubieran sido diferentes. entiendo que las técnicas de gobierno que se exploran en el libro funcionan como técnicas de enclasamiento que coexisten con aquellas técnicas (genéticamente) anteriores basadas en la limpieza de sangre. muy de pasada. Tejidos Oníricos no es un estudio comparativo. Las “capas” que menciona Adán cambian todo el tiempo.

orientación sexual). en el terreno inconsciente y molecular del sentido común. Adán tiene razón al señalar que una historia del capitalismo en América Latina no puede ser “etapista”. en este caso específico. de este al posfordista. justo durante aquel período que los historiadores colombianos denominan “La Regeneración”. politólogos y sociólogos. etc. Esto escapa casi siempre a los análisis de los economistas. Con ella quiero decir. políticas y económicas de las que suelen hablar las ciencias sociales son únicamente la “punta del iceberg”. Tejidos Oníricos estudia el modo en que las técnicas “liberales” de gobierno (de las que habla Foucault) impactaron decisivamente el sentido común. Adán dirige su atención hacia el Anexo incluido en el primer volumen de Historia de la gubernamentalidad y realiza un análisis detallado del mismo. Si se observa bien. Debajo de ellas. es decir que no puede simplemente hablar del “paso” de un período económico a otro (del capitalismo mercantil al capitalismo industrial. que aunque la estructura del capitalismo dependiente supone la construcción de múltiples jerarquías sociales (de género. que operan con molaridades analíticas. Y la genealogía quisiera dar cuenta de ello. las cosas funcionan de otra forma. Digo entonces: las jerarquías sociales. La 265 . En este sentido. en el que supuestamente se habría impuesto la hegemonía económica y política de los conservadores.). estas jerarquías sólo pueden existir sobre la base de “capas” líquidas y subterráneas que se organizan heterárquicamente (casi a la manera de los rizomas deleuzianos). En su generoso comentario. pero tampoco de la “transición” de una época de la historia política hacia otra. MIRAR EN RETROSPECTIVA “heterarquía”. clase. sin necesidad de tener que recurrir al psicoanálisis. raza.

era capaz de avanzar hacia un análisis mucho más diferenciado del modo en que opera el neoliberalismo. el Anexo también quería mostrar que algunos de los discípulos directos de Foucault (Donzelot. a las políticas socialistas en Europa una vez finalizada la segunda guerra mundial. concretamente. sin detenerse en todo lo que ocurrió en el medio. ¿Por qué razón? La respuesta se ofrece apenas en el volumen II de Historia de la Gubernamentalidad.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ idea con ese Anexo era mostrar que los estudios sobre la gubernamentalidad neoliberal que Foucault despliega en su curso de 1979 (Nacimiento de la biopolítica) tuvieron gran influencia sobre un grupo de estudiosos ingleses (Miller & Rose) y alemanes (Lemke) hacia comienzos del siglo XXI. Es verdad que el énfasis que pongo aquí en la categoría de gobierno (por encima de la categoría biopolítica) tiene la intención de distanciarse de las lecturas políticas del neoliberalismo que han hecho autores como Virno y Negri sobre la base de esta última categoría. Allí se muestra qué significa en realidad la 266 . Me refiero al “gobierno de lo social” y. No obstante. Quería mostrar. Foucault salta de su análisis del liberalismo de comienzos del siglo XIX al del neoliberalismo de la segunda mitad del XX. como lo sugiere Adán. Recuérdese que en ese curso. que la categoría de gobierno. Procacci) se ocuparon de un problema que el maestro no pudo o no quiso abordar en sus estudios sobre las técnicas de gobierno. que el Foucault de la “biopolítica”. que el que hacen por ejemplo Hardt & Negri (en Imperio) sobre la base de la categoría de biopolítica. que Adán no pudo reseñar en su comentario (se publicó en 2016). Dicho de otro modo: el Foucault del “gobierno” es mucho más potente para un diagnóstico de las patologías que afectan las sociedades contemporáneas. utilizada sobre todo por Rose y Miller. Ewald.

Mi argumento es que Foucault piensa que el socialismo no es capaz de combatir la gubernamentalidad neoliberal porque sus técnicas son tan solo un remedo de las desarrolladas por la razón de Estado y el liberalismo. MIRAR EN RETROSPECTIVA frase de Foucault en el sentido de que el socialismo jamás desarrolló técnicas propias de gobierno. esto es. autor de pocos amigos en la academia filosófica. y además porque sus teorías (el marxismo) se hallan atrapadas en una visión jurídica y/o metafísica del sujeto. en especial la referente a su ontología de la incompletud. tomando como arma las técnicas de autogobierno. Revoluciones sin sujeto acepta el gesto žižekiano de plantear una ontología que resalta la incompletud radical de la experiencia humana. Me ha sorprendido la familiaridad que tiene Antonio con la obra de Žižek. El filósofo esloveno sabe muy bien que la negatividad no es un “efecto superestructural”. y encuentro muy estimulante su defensa del autor esloveno frente a mis críticas. que no desaparecerá 267 . y además explica por qué no se ocupó del socialismo en su cursos de 1979 y le desdeñó políticamente. sin lugar a dudas. el problema filosófico más importante abordado en el libro. Me da la impresión de que los “governmentality studies” a los que se refiere Adán terminan cayendo en la misma indiferencia frente a las instituciones republicanas. Desconfía por ello de todo combate político a nivel del Estado y prefiere confrontar el neoliberalismo al nivel molecular de la subjetividad. pero que por desgracia no es desarrollado suficientemente. Antonio tiene razón al mostrar que este es. Finalizo este ya largo ensayo con el comentario del profesor Antonio Rivera sobre mi libro Revoluciones sin sujeto.

no nos lleve hasta el fortín del “sujeto 268 . incluyendo desde luego a la política. No puedo entrar ahora en esta larga discusión. El libro acepta de entrada esta tesis. pero no el modo en que Žižek la fundamenta. ¿Por qué no? Porque creo que el psicoanálisis no ofrece las herramientas adecuadas para comprender el problema de la negatividad fundamental de la existencia humana. un sujeto incompleto. un sujeto irreconciliado consigo mismo. Antonio dice en cambio que el psicoanálisis sí puede explicar una serie de “supuestos antropológicos” que subyacen a cada ámbito de acción. Lo que yo sugiero es un camino menos sinuoso para abordar el problema del mal y que además permita corregir el heroísmo político al que parece convocarnos Žižek con su idea de “atravesar el fantasma”. eso que en la tradición de la filosofía conocemos como el problema del “mal”. atravesado por una fisura que le constituye y que opera como su condición misma de posibilidad. ya desde siempre.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ cuando la sociedad supere dialécticamente sus propias contradicciones internas. Más que por la contradicción. Žižek dice que el sujeto es. Lo cierto es que Revoluciones sin sujeto propone una alternativa al psicoanálisis para conceptualizar la ontología de la incompletud de la que habla Žižek: la noción de voluntad de poder apenas esbozada por el último Nietzsche. en todo caso. De la mano de Lacan. Un camino que. Sorprende un poco ese movimiento acrobático de Žižek que le lleva a ignorar a Nietzsche y preferir en cambio un rodeo a través de Lacan para regresar a Schelling. Es un sujeto incapaz de alcanzar una identidad plena. porque se trata de un fenómeno constitutivo y fundacional. el sujeto viene marcado por una negatividad que jamás se resuelve y de la cual no puede sustraerse. dividido en sí mismo.

que permitan al hombre generar lazos comunes aún en medio de su fragilidad constitutiva. la cuestión es si una reflexión semejante nos conduce hacia los derroteros de una “antropología filosófica”. sino también a instituciones de la sociedad civil) sería imposible la generación de comunidades inmunitarias y estaríamos a merced de las desigualdades creadas por el poder del más fuerte o del más inescrupuloso. quien de la mano de Hegel va mas allá de toda 269 . MIRAR EN RETROSPECTIVA trascendental” en el que se refugia Žižek para disparar desde allí sus baterías contra la izquierda posmoderna. Pero no necesito recurrir a la teología cristiana del pecado original. Necesitamos. y ciertamente no es este el caso de Žižek. el objetivo de una política emancipatoria. Este es. por tanto. mecanismos inmunitarios para poder vivir juntos bajo condiciones de igualdad y libertad. tal como sugiere Antonio. y tampoco son Freud y Lacan los autores que me permiten abordar este problema. me parece. es decir para compensar las desigualdades propias de todo antagonismo “natural” y crear artificialmente las condiciones de la no servidumbre. y como pareciera indicar el recurso a los dos autores recién mencionados. Sin la creación de instituciones políticas (no me refiero solo al Estado. Si para algo sirve la política es para construir puentes artificiales y contingentes sobre el abismo (Abgrund) de la existencia. sino pensadores algo más recientes (y con frecuencia mal leídos) como Gehlen y Sloterdijk. Yo diría que no. de una sugerencia exegética y no de algo que haya sido abordado sistemáticamente en el libro. Ahora bien. Considero –y creo que Antonio me acompaña en esto– que pensar el problema de la incompletud ontológica resulta clave para entender la política. Pero se trata solo de eso.

Si utilizamos. sino del mundo en tanto que tal. El universo mismo es “incompleto”. impidiéndonos alcanzar cualquier tipo de plenitud. Ahora bien. Con él 270 . aquello que hace que el hombre sea hombre y no animal. como sugiero. me parece que llegaríamos a un resultado parecido y evitaríamos los problemas de toda antropología negativa: el hombre es un ser esencialmente malvado. No se trata. sino la inevitabilidad ontológica del antagonismo. Sin ella quedaríamos abocados a la intemperie del afuera. Pero esto es un problema bien grueso al que habría que dedicar una investigación aparte. pero también por eso necesitamos las instituciones políticas para no quedar inermes frente a ellos. Antonio se da cuenta de que plantear la posibilidad de “gobernar” los desacuerdos a través de las instituciones conlleva una distancia frente a la propuesta filosófica de Rancière. Por eso no es posible la sociedad como unidad sin desacuerdos. se encuentra desajustado. No hay “pesimismo antropológico” alguno cuando se reconoce que existimos en medio de un conflicto universal de voluntades que nos constituye. No es la maldad constitutiva del hombre el problema. como decía Hobbes. la hipótesis de la “voluntad de poder”. lanzados al terreno del agonismo salvaje. El desajuste constitutivo de la experiencia humana no es sólo una cuestión del sujeto. como ha querido siempre la “antropología filosófica”. entonces. de buscar la “esencia del hombre”. sino de preguntarse por las condiciones ontológicas de la acción del hombre en tanto que ser natural.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ reflexión antropológica y desemboca en la postulación de una ontología general. atravesado por una “falta”. egoísta y codicioso que necesita ser “enderezado” y “amansado” a través de las instituciones. agrietado.

Hacia eso. ignorada por Rancière. En su libro Hegemonía y estrategia socialista. y que plantear una contradicción irresoluble entre las dos formas de acción me parece un grave error. precisamente. Si lo ponemos en la terminología de Rancière diríamos que no hay “política” sin “policía”. Es necesario construir una positividad contingente sobre esa negatividad y avanzar hacia la disputa por un reparto que garantice institucionalmente esa igualdad que se presupone. Revoluciones sin sujeto aboga por una combinación estratégica de ambas formas de lucha: la desobediencia de las calles es importante y necesaria pero no es 271 . sino que ha de contribuir a la creación de un nuevo orden que parta de las instituciones existentes. Lo cual significa que debe poder establecer un nuevo reparto. Me parece que esto fortalece la desconfianza en las instituciones públicas que caracteriza a buena parte a la izquierda autonomista. No se agota en un gesto de negatividad permanente. apunta la categoría de hegemonía. escrito junto con Chantal Mouffe. Diría entonces que la política no se juega solo en la calle sino también en las instituciones. Y aquí es donde la figura de Laclau me parece importante. pero en Revoluciones sin sujeto no comparto ese binarismo tan marcado entre la “política” y la “policía”. Esto quiere decir que la izquierda no ha de ser una simple fuerza de oposición. sino que debe estar en la capacidad de gobernar. De hecho. el filósofo argentino decía que una política emancipatoria es aquella capaz de establecer “puntos nodales”. MIRAR EN RETROSPECTIVA estoy de acuerdo en que el sujeto político no existe antes de haberse planteado un “desacuerdo” en el espacio público (en base a una presuposición de igualdad). La política no radica sólo en cuestionar el reparto de lo sensible a través del desacuerdo. lo cual quiere decir que no se contenta con el gesto negativo de la “desnodalización”.

me centraré en la sospecha que levanta Antonio respecto del acercamiento que el último Laclau (pero sobre todo Chantal Mouffe) hace a la teología política de Carl Schmitt. como dice Laclau. sino que debe converger en el “mandar obedeciendo” del que nos habla Dussel. Esto ha sido puesto de relieve tanto en Revoluciones sin sujeto. formar una sola 272 . Es por ello que. la apuesta autonomista no puede valer como una política de signo emancipatorio.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ un fin en sí misma. en La razón populista. No voy a comentar el muy espinoso tema de la influencia de Lacan en la obra de Laclau y sus diferencias con Žižek a este respecto. todo esto nos conduce al problema del populismo que defiende Laclau. Ahora bien. Entiendo bien cuáles son las consecuencias teórico- políticas que tiene el haberse apartado. Laclau abraza sin más el modelo schmittiano que entiende la política como una lucha entre dos bloques compactos: amigos contra enemigos. con Antonio. descartando las “luchas democráticas”. Más bien. si acaso toda política obedece necesariamente a este modelo. ¿Solo hay una “situación populista” cuando hay “crisis orgánica” y la sociedad se divide en dos bloques antagónicos? ¿Qué ocurre cuando no hay crisis orgánica y coexisten diferentes cadenas de equivalencias que se definen frente a un enemigo común? ¿Será imprescindible. como en el Epílogo al volumen II de Historia de la gubernamentalidad. Y me pregunto. de aquella distinción hecha en Hegemonía y estrategia socialista entre las luchas democráticas y las luchas populares. considerada en sí misma. Al poner todos los huevos en la canasta de las “luchas populares”. ¿Por qué? Porque sin instituciones públicas no sería posible generar las condiciones políticas de libertad e igualdad para todos los ciudadanos.

pero nunca realmente alcanzó la hegemonía porque no existió esa “crisis orgánica” que abriría paso a la “revolución”. Bolivia. me parece. aunque no se tenga la hegemonía. Quiero decir. que procurar a toda costa crear un “nuevo orden”. Argentina. Este. a mi juicio. pero sin afirmar que una de ellas es “verdaderamente política” y la otra no. y quizás solo en contadas ocasiones. Es mejor estar “adentro y en contra” y saberlo. tal vez. de una cuestión formal. Este fue. Ecuador y Brasil durante la primera década del siglo XX. No 273 . No siempre. mejor serán también las condiciones para crear una sola cadena de equivalencia. Al igual que Antonio. que engañarse con el espejismo de un “afuera” ya dispuesto a la vuelta de la esquina. sino de una cuestión estratégica. MIRAR EN RETROSPECTIVA cadena de equivalencias (un “bloque histórico”) que integre todas las diferencias excluidas? Revoluciones sin sujeto propone distinguir entre una “situación populista” y una “situación democrática”. sospecho del voluntarismo en política. combatió el neoliberalismo en medio de una hegemonía liberal en todo el mundo. Hay que ser cuidadosos al interpretar cuándo se da verdaderamente una situación de crisis orgánica y cuándo no. Pues no se trata. Por eso no concuerdo con Laclau en que el populismo sea la forma que ha de adoptar toda política. el gran problema del gobierno de Chávez. así como de la idea de que cuanto mayor sea el desorden existente. Allí la izquierda gobernó pero no dirigió. ha sido el caso de los procesos constituyentes de Venezuela. Particularmente pienso la “situación populista” y la “situación democrática” suelen coincidir justo porque no se ha producido una crisis orgánica. lo político se manifiesta en el vacío de la desarticulación que abre paso al antagonismo radical descrito por Laclau. porque muchas veces puede ser mejor trabajar políticamente al interior del orden existente.

274 . el populismo debería vincularse al republicanismo. Por eso digo que para convertirse en una alternativa política real. Pero hay que sopesar muy bien los riesgos que trae consigo la desinstitucionalización.SANTIAGO CASTRO-GÓMEZ quiero decir que ello no sea posible y en algunos casos incluso deseable. Quizás la mejor forma de “repensar” el populismo sea avanzar en dirección de un republicanismo plebeyo que se tome muy en serio el valor de las luchas populares y de las instituciones democráticas.

Poshegemonía. Editor de: La Irrupción del Devenir (2010. ¿Qué imperio? Un ensayo polémico sobre Carlos V y la España Imperial (2007) Poder y Conflicto: ensayos sobre Carl Schmitt (2008). La 275 . estética y teoría del conocimiento de la Universidad Complutense de Madrid y Director de la Biblioteca Saavedra Fajardo de pensamiento político hispánico. La actualidad de Michel Foucault (2016. Estética y Teoría del Conocimiento y Vicedecano de Estudios de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Filosofía por la Universidad de Chile y Licenciado en Filosofía por la Universidad de Santiago de Compostela y la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Autor de Foucault y el Cuidado de la Libertad (2008) y de numerosas publicaciones en diferentes revistas internacionales. junto a Adán Salinas) José Luis Villacañas Berlanga. Autor de numerosos libros. Junto a Martín Ríos). Actualmente es profesor del Departamento de Historia de la Filosofía. El final de un paradigma de la filosofía política en América Latina (2015). Catedrático de filosofía. Foucault Desconocido (2011. Director del Departamento de historia de la filosofía. La formación de los reinos hispánicos (2006). Sobre los autores Rodrigo Castro Orellana. Junto a Joaquín Fortanet). entre los que pueden destacarse Los latidos de la ciudad. Una introducción a la filosofía y al mundo actual (2003).

la contrarrevolución y el totalitarismo (2007) 276 .monarquía hispánica (2008). Variaciones sobre temas kantianos (2013) e Historia del poder político en España (2014). Republicanismo calvinista (1999) Reacción y revolución en la España liberal (2006). Valparaíso y es profesor invitado en el Magister de Filosofía Política de la Universidad de Santiago de Chile (USACH) y del Título propio “Pensar el Presente” en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Doctor en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. La política del cielo. Un recorrido por los fundamentos teóricos del absolutismo. Dificultades con la ilustración. Autor del Libro La semántica biopolítica (2014) y coeditor de La actualidad de Michel Foucault (2016) Antonio Rivera García. Autor de numerosos libros entre los que se cuentan. Estética y Teoría del Conocimiento de la Universidad Complutense de Madrid. Teología política imperial y comunidad de salvación cristiana (2016) Adán Salinas Araya. Actualmente se desempeña como investigador postdoctoral FONDECYT en el Centro de Estudios Avanzados en la Universidad de Playa Ancha (UPLA). Doctor en Filosofía por la Universidad de Murcia. Clericalismo jesuita y Estado moderno (1999). Actualmente se desempeña como profesor titular del Departamento de Historia de la Filosofía. Realiza una investigación titulada “Los regímenes de veridicción como componentes de una analítica contemporánea del poder”. El dios de los tiranos.

Revoluciones sin sujeto. entre los que destacan Crítica de la razón latinoamericana (1996). Historia de la Gubernamentalidad II. Se ha desempeñado como profesor en las facultades de filosofía de las Universidades Javeriana y Santo Tomás en Bogotá. Slavoj Žižek y la crítica del historicismo posmoderno (2015). Tejidos Oníricos. Ciencia. capitalismo y biopolítica en Bogotá (2009). Actualmente es profesor del departamento de estudios culturales de la facultad de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad Javeriana. y como investigador del Instituto de Estudios Sociales y Culturales Pensar. Filosofía. raza e ilustración en la Nueva Granada (2005). Movilidad.Santiago Castro-Gómez. cristianismo y sexualidad en Michel Foucault (2016). Máster en filosofía por la Eberhard-Karls-Universität Tübingen. liberalismo y neoliberalismo en Michel Foucault (2010). Es autor de numerosos libros. Historia de la gubernamentalidad. Licenciado en Filosofía por la Unversidad Santo Tomás de Bogotá. La hybris del punto cero. Ha sido profesor visitante en las universidades Duke y Pittsburgh en los Estados Unidos y en la universidad de Frankfurt en Alemania. Razón de estado. 277 . Doctor en letras por la Johann Wolfgang Goethe-Universität de Frankfurt. La poscolonialidad explicada a los niños (2005).

Viña del Mar. 2017 .