You are on page 1of 2

PILA DE COMBUSTIBLE

Una celda de combustible es una celda electroquímica que convierte la energía química de
un combustible en electricidad a través de una reacción electroquímica de combustible de
hidrógeno con oxígeno u otro agente oxidante.
Las pilas de combustible son diferentes de las baterías en requiere una fuente continua de
combustible y oxígeno (generalmente del aire) para sostener la reacción química, mientras
que en una batería la energía química proviene de productos químicos ya presentes en la
batería. Las celdas de combustible pueden producir electricidad continuamente mientras
se suministre combustible y oxígeno.
Las primeras pilas de combustible se inventaron en 1838. El primer uso comercial de
combustible las células llegaron más de un siglo después en los programas espaciales de la
NASA para generar poder para satélites y cápsulas espaciales. Desde entonces, las pilas de
combustible se han utilizado en muchas otras aplicaciones. Las celdas de combustible se
usan para energía primaria y de respaldo para edificios comerciales, industriales y
residenciales y en lugares remotos o inaccesibles áreas También se utilizan para alimentar
vehículos con celdas de combustible, incluidas carretillas elevadoras, automóviles,
autobuses, barcos, motocicletas y submarinos.
Hay muchos tipos de pilas de combustible, pero todas consisten en un ánodo, un cátodo, y
un electrolito que permite iones de hidrógeno cargados positivamente (protones) a
moverse entre los dos lados de la celda de combustible. En el ánodo, un catalizador causa
combustible para someterse a reacciones de oxidación que generan protones (carga
positiva) iones de hidrógeno) y electrones. Los protones fluyen del ánodo al cátodo a través
del electrolito después de la reacción. Al mismo tiempo, los electrones se dibujan del ánodo
al cátodo a través de un circuito externo, produciendo corriente continua electricidad. En
el cátodo, otro catalizador causa iones de hidrógeno, electrones y oxígeno para reaccionar,
formando agua. Las celdas de combustible se clasifican por el tipo de electrolito utilizan y
por la diferencia en el tiempo de arranque que van desde 1 segundo para el protón
intercambie las pilas de combustible de membrana (pilas de combustible PEM, o PEMFC) a
10 minutos para el sólido pilas de combustible de óxido (SOFC). Las celdas de combustible
individuales producen electricidad relativamente pequeña potenciales, alrededor de 0,7
voltios, por lo que las células se "apilan", o se colocan en serie, para crear voltaje suficiente
para cumplir con los requisitos de una aplicación. Además de electricidad, las celdas de
combustible producen agua, calor y, dependiendo de la fuente de combustible, cantidades
muy pequeñas de dióxido de nitrógeno y otras emisiones. La eficiencia energética de una
celda de combustible es generalmente entre 40-60%; sin embargo, si el calor residual se
captura en una cogeneración esquema, se pueden obtener eficiencias de hasta 85%.
Una tecnología relacionada son las baterías de flujo, en las cuales el combustible puede ser
regenerado por recargando.
El mercado de celdas de combustible está creciendo, y en 2013 Pike Research estimó que
el mercado de celdas de combustible estacionarias alcanzará 50 GW por 2020.