You are on page 1of 2

HOGARES CON VISIÓN

visiónyrestauración.com

El Secreto De La Multiplicación De La Iglesia
PUNTO DE PARTIDA
¿En qué área de tu vida has perseverado, hasta ver un logro? Comenta.

LECTURA: Hechos 2:40 - 47 (RVR1960)
40 44
Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común
diciendo: Sed salvos de esta perversa generación. 41 Así que, los todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo
que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y
día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la doctrina de perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan
los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón,
del pan y en las oraciones. 43 Y sobrevino temor a toda persona; y 47
alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el
muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.

PARA MEDITAR Y APLICAR
Perseverar en la comunidad y unidad con los demás es algo a lo que Dios nos ha llamado, esto es parte de alcanzar las
promesas de su reino. El compartir nuestras oraciones, logros y situaciones diversas, aparta nuestro corazón del egoísmo,
aprendemos a ser agradecidos y humildes, pues vemos diferentes panoramas en cada persona, además de que con esta actitud
dejamos que otros puedan ver la obra de Dios en nuestra vida y deseen conocerlo.
Hoy en día existen diferentes estrategias para la multiplicación en la iglesia, pero no debemos olvidar las claves del crecimiento en
la iglesia primitiva. Solo una Iglesia sana y llena del Espíritu Santo atrae a las personas. Una iglesia sana predica la sana doctrina,
habla de salvación, crece en números, madura espiritualmente, tiene autoridad para cumplir la gran comisión e impacta a la
sociedad (Mt. 28:18-20).
Podemos ver en el libro de los Hechos que los primeros creyentes tenían favor con el pueblo pues todos les decían ¡Quédense!
I.-¿Qué hacia la iglesia primitiva?
1.- Predicaba salvación. La iglesia primitiva, no predicaba prosperidad, no predicaba hipergracia, no predicaban alguna enseñanza
rara. ¡Predicaban salvación! (Hch. 2:40; 1 Co. 1:23a).
2.- Cumplía la gran comisión. El encargo de la gran comisión aún estaba fresco en la mente de los discípulos, no hacía mucho
tiempo que el Señor Jesús había ascendido al cielo, instruyéndoles ¡Hagan discípulos y bautícenlos! La iglesia se fortalece cuando,
obedecemos las instrucciones del Señor, especialmente las últimas instrucciones (Hch. 2:41; Mt 28:19).
3.- Discipulaba. Perseverar se define como: continuar con constancia lo que se ha empezado. Un creyente tiene una vida de
constante aprendizaje y crecimiento, no se puede omitir este proceso, es esencial (Hch. 2:42a).
4.- Tenían relaciones de largo plazo. Socializaban, tenían una relación de amistad permanente. La escritura nos advierte que por
haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará y esto se refiere a la iglesia (Hch. 2:42b; Mt. 24:12).
5.- Oraban juntos constantemente. Aquí resalta el resultado de la constancia de las reuniones de oración. La oración vitaliza el
cuerpo de Cristo, como la sangre en el cuerpo humano (Hch. 2:42c).
6.- Hacían milagros. Sobrevino temor a todas las personas. Creyentes y no creyentes podían percibir el derramamiento del Espíritu
Santo, las señales y maravillas solo pueden ocurrir cuando hay un temor reverente a Dios. Una iglesia cuyos miembros a veces
están y a veces no, en los servicios regulares, que llegan tarde a las reuniones, que no asisten a las reuniones de oración, que vienen
a la iglesia sin biblia, que no se anticipan con su ofrenda, es una iglesia que no ha preparado el terreno para que el Espíritu Santo se
manifieste. El derramamiento del Espíritu Santo sucedió cuando estaban juntos, unánimes, en un solo sentir, orando durante diez
días (Hch. 2:43).
7.- Tenían una vida de comunidad. Estaban juntos, en un mismo lugar, guardaban la unidad. Este versículo también dice que
compartían todas las cosas, sin reserva, sin límites de lo tuyo y lo mío, todas las cosas en común, no había egoísmo en la iglesia
primitiva (Hch. 2:44).
8.- Era una iglesia generosa. Se desprendían de sus bienes al ver la necesidad de otros, no pensaban solamente en su propio
bienestar, o en acumular cosas materiales, ellos no podían sentir tener lo suficiente y ver a otros pasar necesidad sin tomar alguna
acción para resolverlo (Hch. 2:45).

II.- Lo extraordinario se esconde en lo ordinario, en lo cotidiano.
Celebraban la comunión cada día. Vea el resultado de la vida práctica de los creyentes del libro de los Hechos. El
centro de las reuniones en casas era la adoración, el motivo de la reunión no era hablar de otras personas, el centro de la reunión era
la edificación en Cristo (Hch. 2:46).

III.- El resultado del crecimiento sobrenatural, del favor del pueblo se debía a que todos veían que su forma de
vivir era diferente, y se añadían cada día, porque querían ser como ellos.
Adoraban en la iglesia cada día. Todo el tiempo alabando a Dios y disfrutando de la buena voluntad de toda la gente. Y
cada día el Señor agregaba a esa comunidad cristiana los que iban siendo salvos (Hch. 2:47).

ORACIÓN
Señor ayúdanos a ser una iglesia sana y fuerte; y danos la gracia de tener un testimonio que atraiga a las personas a Cristo.
Amén.