You are on page 1of 348

to

eres lo que
CD
E
o
o
<D
CT
_o

a>
lì] comes
0)
*
o I®.'
5

SS
c jtïW
ra ■á ';:

iiq liü flüjim iii|iin ii!¡iiii íiífii! mil


CVI CQ ira
P N
nulitií Hiilim njiUM mulini intinti n tiii i iiitjj

o* b p rom eto»
Dra. C illia n M c K e ith

E res lo que c o m es *

C ofre' saUdablsmorie «s la clava del bierestar. La


cc iiiiJa atec'.e a todas nuestras aéulas v cor extaraon,
a cada asoecto do nosot-os: el estado de ánino e)
i irvd de a f ie l a, el apatita, la capac: cad de pensar, -=H
desee sexual, et s jq tc y la s a u d e r genera. Si estás
Ijc-tando -contra t j peso, sientes a i e to t ares energía,
pacectis estrés tienes problerras ce salud o s ir pie-
ríe ate qu eres acmertar tu vo-kiad, £ m s to cp.je cornes
es tu litro. Ea él encontrarás las claves para conocer
:u cjerpo a t'avés de las seriales rrás aabruales qi.e
este errite; as sclucioaes para supeiar os cinco
Ixoo erras inas oorr.mes paso, car sanco desordenes
digestivos estrfts y el sindreme pnjnenst'.ial. I-ir i'ifí'i
iacl.rye Ió »oieta de la aburdanca«. qae en ve? ds
tasarse en res*r cotones. irtroduoe r'uwos -limantes
de los qt e, q.iizá, nurca habas o oo habhi.
A s in s n o tire s !o que c o m e s incluye .n test para
c o rc c a r tu sistema ¡nnrunoo<itco y [ r:- ivulo:.- du
es~rés. saudabías recetas. t n progra'na iovital¿ante
de siete rlia> donde se incluye i.r pl;t i a irie ria rio ,
cc nsejos prácticos ce ejercicio y -eteja-tx* , y u ra dieta
desmtDxicante coa la que corsect..ifás aU-nerla» t j
v tai¡cad y enorcie.

fl A C T I C O S

t
utrielón y D trtética

WWWb«0 K«t e«rn


i., »Sí . . .
ÌNDICE

INTRODUCCIÓN 11

Capítulo 1
ERES LO QUE COMES 19

Capítulo 2
CONOCE TU CUERPO 45

Capítulo 3
LA DIETA DE LA ABUNDANCIA 87

Capítulo 4
L.OS CINCC) INDESEABLES 13 3

Capítulo 5
DEPÚRATE 199

Capítulo 6
SENTIRSE ATRACTIVO Y SKXY 237

Capítulo 7
PROGRAMA REVITALIZANTE DE SIETE DÍAS 259

Capítulo 8
MIS VEINTE SUPERCOXSEJOS RÁPIDOS 309

Capítulo 9
EL SIGUIENTE NIVEL 319

índice analítico 357

Agradecimientos 365
o? ERES LO QUE COMES
Q_
<
V

Los alimentos que ingerimos son como la gasolina: dan a


nuestro cuerpo la energía que necesita para funcionar bien,
si no te aseguras de que la gasolina que le pones a tu cuerpo
es de buena calidad o entra en la cantidad adecuada, sim­
plemente no te sentirás tan bien como podrías sentirte.
Todos tenemos hasta cien trillones de células en nuestro
organismo, y cada una de ellas necesita un aporte constan­
te de nutrientes al día a fin de desempeñar su función de un
modo óptimo. Los alimentos afectan a todas estas células y,
por extensión, a todos los aspectos de nuestro ser: el estado
de ánimo, la energía, el apetito, la capacidad mental, la li­
bido, el sueño y la salud en general.
En resumen, comer sano es la clave del bienestar.
LA E V ID E N C IA

E l primer paso para cambiar tu vida y tu salud ha sido elegir


este libro. Pero ¿cómo puedo convencerte ahora de que des
los siguientes pasos, de suma importancia, y de que rompas
con tus malos hábitos alimenticios?
La relación entre los alimentos y la salud es significativa.
La dieta es crucial para lograr un buen estado de salud y bie­
nestar. El primer paso clave es establecer una conexión entre
la buena alimentación y la buena salud, y la mala alimenta­
ción y la mala salud.
Fui consciente de ello al analizar los diarios de alimenta­
ción de los participantes de un programa de televisión britá­
nico, «You Are What You Eat» (Eres lo que comes). Los parti­
cipantes no sólo tenían sobrepeso al principio de la serie, sino
que todos padecían otros problemas de salud, muchos de ellos
causados por su mala alimentación. Los alimentos eran los ca­
talizadores de la mayor parte de dolencias y trastornos. Cuan­
do puse en una mesa los alimentos perjudiciales que los con­
cursantes habían comido durante una semana y expliqué sus
consecuencias en el organismo, de repente la relación entre la
alimentación y la salud se hizo sorprendentemente evidente.

22
DIEZ CLAVES SOBRE LA A U M E N T A C IÓ N

Una dieta rica en grasas (sobre todo saturadas) y sal se


* asocia a un mayor riesgo de padecer enfermedad coro­
naria.

Se calcula que, por término medio, una tercera parte de


los casos de cáncer podrían prevenirse con cambios en
la dieta. Una dieta rica en fibra y cereales integrales y
con pocas grasas puede prevenir algunos tipos de cán­
cer, como el de colon, el de estómago y el de mama.

Muchos expertos en fertilidad opinan que seguir una


dieta no saludable, con un alto contenido de grasas,
azúcares y alimentos elaborados, y con pocos de los nu­
trientes fundamentales para la fertilidad, puede causar
esterilidad y aumentar el riesgo de aborto.

Una dieta rica en grasas, azúcares y sal engorda y au­


menta el riesgo de padecer obesidad. Tener sobrepeso
no sólo incrementa el riesgo de sufrir enfermedades car­
díacas, diabetes, cáncer y esterilidad, sino que también
se asocia a fatiga, baja autoestima y mal rendimiento fí­
sico y mental.

Una dieta no saludable aumenta el riesgo de sufrir de­


presión y cambios de humor. También se asocia al sín­
drome premenstrual, a los atracones de comida y a la
1 ansiedad.

H H Una dieta con muchos aditivos, conservantes y azúca-


res refinados puede provocar falta de concentración,
hiperactividad y agresividad. Ello se debe a que los ali­

23
mentos ricos en azúcar y aditivos carecen del cromo
que se elimina en el proceso de refinado. El cromo es
necesario para controlar las concentraciones de azúcar
en la sangre; cuando éstas se descontrolan, pueden de­
sencadenarse estos trastornos de la conducta.

V J Una dieta con poco calcio, un nutriente básico, necesa-


rio para mantener los huesos fuertes, aumenta el riesgo
de que éstos se debiliten o se vuelvan quebradizos, un
trastorno denominado «osteoporosis».

Una dieta con pocos nutrientes ejerce una presión enor­


••

me sobre el hígado. Este órgano es fundamental para


una correcta digestión y absorción de vitaminas y mine­
rales indispensables para vivir. Para gozar de una salud
óptima debes tener el hígado a pleno rendimiento. Este
no puede hacer frente a grandes cantidades de grasas
saturadas y alcohol, lo cual puede causar trastornos he­
páticos y renales, como enfermedad renal y cirrosis (un
trastorno caracterizado por la muerte de las células del
hígado que puede ser mortal).

Una dieta con mucho azúcar puede hacer que circule


por el cuerpo demasiada glucosa (una forma de azúcar
que se transporta en la corriente sanguínea). Si la con­
centración de glucosa en la sangre es demasiado alta,
aparecen enfermedades como la diabetes mellitus. Sus
síntomas son sed, necesidad de orinar con frecuencia
debido al exceso de glucosa, problemas de visión, fati­
ga e infecciones recurrentes.

Una mala dieta puede poner en peligro tu sistema in-


munológico y volverte más vulnerable a los resfriados,

24
a la gripe y a una mala salud en general. Necesitamos una
ingestión equilibrada y uniforme de vitaminas y mine­
rales básicos a fin de garantizar el buen funcionamiento
de nuestro sistema inmunológico y de prevenir infec­
ciones y enfermedades.

25
DIEZ PLATOS QUE SE CONSUMEN
CON REGULARIDAD

Esta lista de los diez platos más populares que se consumen


de forma regular puede no parecer demasiado alarmante a
simple vista, pero basta con echar un vistazo al análisis nutri-
cional que aparece más abajo. H e convertido las estadísticas
en cucharaditas de azúcar y porciones de tocino o manteca
para hacerlo más comprensible. ¿Aún tienes hambre?

1. Pescado rebozado con patatas fritas


2. Pizza
3. Espaguetis a la boloñesa
4. Menú con hamburguesa
5. Pollo frito
6. Kebab
7. Desayuno continental
8. Cerdo agridulce con arroz frito especial
9. Patatas fritas de bolsa
10. Tostadas

Pescado rebozado con patatas fritas


• calorías: 1.078 • proteínas: 43 g
• hidratos de carbono: 86 g • grasa: 65 g • fibra: 56 g
• equivalente a 17 cucharaditas de azúcar y media
porción de tocino

Pizza (masa de grosor mediano)


• calorías: 1.746 • proteínas: 80 g
• hidratos de carbono: 159 g • grasa: 88 g • fibra: 8 g
• 31 cucharaditas de azúcar y un tercio de porción de tocino

26
Espaguetis a la boloñesa (ración de 300 g)
• calorías: 237 • hidratos de carbono: 32 g • grasa: 5,7 g
• fibra: 3 g • 6 cucharaditas de azúcar

Menú con hamburguesa (hamburguesa,


patatas fritas y refresco de cola grande)
• calorías: 1.300 • proteínas: 34 g
• hidratos de carbono: 189 g • grasa: 44 g • fibra: 13 g
• 38 cucharaditas de azúcar y más de una quinta parte
de porción de tocino

Pollo frito (3 trozos de pollo y patatas fritas)


• calorías: 933 • proteínas: 62 g • hidratos de carbono: 72 g
• grasa: 45 g •fibra: 6 g • 14 cucharaditas de azúcar
y casi una quinta parte de porción de tocino

Kebab (cordero con ensalada en pan de pita)


• calorías: 704 • proteínas: 61 g • hidratos de carbono: 78 g
• grasa: 19 g • fibra: 5 g • 15 cucharaditas de azúcar y casi
una décima parte de porción de tocino

Desayuno continental (2 tiras de beicon,


1 salchicha, 1 huevo, 1 tomate, 1 ración de judías,
rebanada de pan frito)
• calorías: 831 • proteínas: 46 g • hidratos de carbono: 52 g
• grasa: 50 g •fibra: 10 g • 10 cucharaditas de azúcar
y una quinta parte de porción de tocino

Cerdo agridulce con arroz frito especial


• calorías: 520 • proteínas: 16 g
• hidratos de carbono: 72 g • grasa: 15 g • fibra: 1 g
• 14 cucharaditas de azúcar y una veinteava parte
de porción de tocino

27
Patatas fritas de bolsa
• calorías: 655 • proteínas: 8 g • hidratos de carbono: 74 g
• grasa: 38 g • fibra: 5 g • 14 cucharaditas de azúcar y más
de una sexta parte de porción de tocino

Tostadas (2 rebanadas de pan blanco


con una capa gruesa de mantequilla)
• calorías: 348 • proteínas: 6 g • hidratos de carbono: 35 g
• grasa: 21 g • fibra: 1 g • 7 cucharaditas de azúcar y casi
una veinteava parte de porción de tocino

Lo alarmante es que estos alimentos comunes los consume


mucha gente como parte habitual de su dieta. ¿Qué pasaría si
empezaras el día con un fantástico desayuno continental, co­
mieras una hamburguesa a mediodía y salieras a cenar pizza
por la noche? (No olvides que ni siquiera estoy teniendo en
cuenta los tentempiés ni las bebidas, sino sólo las tres comi­
das.) La cantidad total sería:

• calorías: 3.877 • proteínas: 160 g • hidratos de carbono:


400 g • grasa: 182 g • fibra: 31 g

La ingestión normal media de calorías al día es, por término


medio, de 2.550 (17.850 por semana) en los hombres y de
1.940 (13.580) en las mujeres. La cifra de arriba es casi el
doble de la cantidad diaria recomendada para mujeres y más
de 1,5 veces la de los hombres.
Equivale a ingerir veinte dulces de almíbar al día y media
porción de tocino. Si empiezan a añadirse los aperitivos en­
tre horas, los refrescos, el alcohol y una cantidad insuficiente
de ejercicio físico, te conviertes en una bomba de relojería
para desarrollar enfermedades cardíacas, diabetes, accidente
vascular cerebral, hipertensión y trastornos gastrointestina­
les. Puedes elegir entre tomar tu propio veneno o, tal como
espero, alejarte de él.

28
POR QUÉ N O FUNCIONAN LAS DIETAS

Pongamos las cosas en su lugar. Las dietas milagrosas con­


vencionales y tradicionales no suelen funcionar, y punto. Hay
dietas basadas en el recuento de calorías o en un sistema de
puntos, e incluso dietas que constan de alimentos ricos en
proteínas y nada de hidratos de carbono, pero en mi opinión,
todas te defraudarán y, lo que es peor, la mayoría de ellas son
aburridas, inútiles y sumamente peligrosas para el organismo.
Sin duda, puede que te ayuden a perder algunos kilos en po­
cas semanas o incluso en pocos meses. Sin embargo, a la larga
no podrás seguir con estas dietas milagrosas porque al final re­
cuperarás el peso perdido y no le habrás hecho ningún favor
a tu cuerpo.
Las dietas milagrosas limitan tu alimentación y, de hecho,
te privan de algún elemento importante que necesita tu cuer­
po. Por ejemplo, la dieta extrema que consiste en ingerir una
gran cantidad de proteínas cárnicas y pocos hidratos de car­
bono es defectuosa desde el punto de vista fundamental, cien­
tífico y nutricional. E l organismo de todo ser humano nece­
sita disponer de carbohidratos complejos para funcionar,
para pensar, para disponer de energía, para rendir bien en
el terreno sexual y para adoptar una actitud positiva. Entre
los carbohidratos complejos figuran cereales tan im portan­
tes como el arroz integral, el mijo, la quinua, el centeno, la ce­
bada y el alforfón. Mis pacientes que dejaron de ingerir car­
bohidratos complejos y los sustituyeron principalmente por
alimentos ricos en proteínas empezaron a sufrir estreñimien­
to, cambios de humor, accesos de ira, mareos, dolor de cabe­
za, calambres abdominales y depresión, incluso aquellos que
tenían una actitud más despreocupada. Y a la larga tuvieron
que volver a adoptar mi programa de modificación del estilo

29
de vida, con el cual obtuvieron resultados de lo más satis­
factorios.
Además, la mayor parte de las dietas milagrosas restrin­
gen la ingestión de ácidos grasos esenciales. D e nuevo, esto es
una mala práctica desde el punto de vista científico y ¡es tam­
bién malo para ti! Los ácidos grasos esenciales ayudan al or­
ganismo a disolver las grasas, por lo que dejar de consumir
alimentos ricos en estos ácidos es como dejar de ingerir sus­
tancias quemagrasa. Yo llamo a mi programa «la Dieta de la
Abundancia», puesto que se trata de no dejar de lado ningún
alimento. Vamos, que puedes comer aguacates, nueces del
Brasil, almendras, semillas de sésamo o ajonjolí y pipas de ca­
labaza, y un sinfín de alimentos de una larga lista.
Para mí, la «dieta» no es sinónimo de morirte de hambre,
sino que se trata de adoptar un nuevo estilo de vida que in­
cluya abundantes alimentos saludables. El método «Eres lo
que comes» obtiene mejores resultados que cualquier otro que
hayas probado porque mi régimen se fundamenta en estu­
dios científicos de todo el mundo, en la investigación clínica
y en la bioquímica de laboratorio. Elige de entre una fabulosa
variedad de alimentos y embárcate en el estilo de vida de la
Dra. Gillian McKeith.

M i objetivo es que realices sencillos


cambios que em pezarán a surtir
efecto de forma casi inmediata
y durarán de por vida.

30
AUMENTOS BUENOS

Estos alimentos:
• incrementan la capacidad mental
• levantan el ánimo
• reducen el estrés
• aumentan la vitalidad
• cuidan del corazón para que esté sano

En lo que respecta a las enfermedades cardíacas, la dieta sa­


ludable ocupa un lugar preeminente, ya que:
• aporta a la sangre las sustancias químicas que pueden
acabar con la obstrucción arterial, reducir el colesterol,
crear elementos que disuelvan los coágulos sanguíneos
y enviar hormonas que relajen las paredes arteriales,
con lo cual disminuye la presión arterial
• desempeña un papel en la lucha contra el cáncer, al liberar
sustancias que pueden reducir y acabar con el crecimiento
celular anormal
• ayuda a combatir el envejecimiento y ralentiza el deterioro
natural del organismo
• ayuda a prevenir los resfriados y la gripe, e incita a tu
cuerpo a producir más células asesinas naturales para
detener las infecciones
• previene el dolor de cabeza y las crisis asmáticas
• crea sustancias que pueden aliviar el dolor y la inflamación
en la artritis
• combate las infecciones por bacterias y virus
• aumenta la fertilidad y el deseo sexual
• da brillo a la piel, al pelo y las uñas, que tienen un
aspecto sano

31
Aparte de los beneficios ya mencionados, existe un sinfín de
beneficios, por lo que sería imposible enumerarlos todos. Sin
embargo, en este punto, te transmito mi mensaje alto y claro:
una dieta saludable puede hacerte sentir estupendamente
tanto por dentro como por fuera.
ALIMENTOS MALOS
(INSALUBRES)

Estos alimentos:
• aceleran el proceso de envejecimiento
• engordan
• provocan problemas digestivos, como distensión
abdominal, gases y calambres abdominales
• te hacen sentir soñoliento y letárgico
• provocan falta de concentración
• causan cambios de humor
• reducen la fertilidad y el deseo sexual
• desencadenan crisis silentes que debilitan las
articulaciones y coagulan las arterias, con lo cual aumenta
el riesgo de padecer enfermedades cardíacas y artritis
• estrechan las arterias y las endurecen, lo cual favorece
la formación de coágulos sanguíneos
• estimulan la actividad tóxica en el organismo, que al cabo
de unos años puede dar lugar al crecimiento de células
cancerosas
• debilitan el sistema inmunológico
• desencadenan dolor de cabeza y crisis asmáticas
• aumentan el dolor y la inflamación en caso de artritis
• dan a la piel, al pelo y a las uñas un aspecto insalubre

Sencillamente, si no sigues
una dieta saludable, no te
sentirás sano ni adelgazarás.

33
AUMENTOS BUENOS
FRENTE A AUMENTOS MALOS

A UM ENTO S BUENOS

ALIMENTOS «VIVOS» O CRUDOS

Los alimentos «vivos» son alimentos crudos. Éstos no se han


cocinado, hervido, cocido, congelado, asado, ni puesto al baño
María ni en el microondas. En consecuencia, todavía se en­
cuentran en su estado original y contienen sus enzimas ali­
menticias. Estas últimas son la fuerza vital de los alimentos y
ayudan a la digestión. La fruta y verdura cruda, los brotes de
cereales o los brotes de semillas contienen enzimas alimenti­
cias. Necesitamos disponer de una gran cantidad de enzimas
alimenticias para nutrir nuestro organismo, obtener energía y
equilibrar nuestro metabolismo.
El déficit más evidente de las antiguas dietas de los parti­
cipantes en el programa «You Are What You Eat» era que
sus comidas carecían totalmente de enzimas alimenticias. La
mayoría de ellos nunca había comido nada crudo.

HIDRATOS DE CARBONO BUENOS

Se trata de los hidratos de carbono sin azúcar refinado añadi­


do: por ejemplo, la fruta, el pan integral, los cereales, el arroz
y la verdura. Estos carbohidratos saludables (denominados
carbohidratos complejos) contienen azúcares de origen natu­
ral que el organismo puede metabolizar despacio y con facili­

34
dad para equilibrar la fundón mental, el estado de ánimo y la
energía útil. No se ven despojados de sus nutrientes.

AUMENTOS ORGÁNICOS

Los alimentos orgánicos son aquellos desprovistos de sus­


tancias químicas. Este tipo de alimentos se han cultivado en
suelos en los que no se han utilizado fertilizantes químicos ni
pesticidas. Recuerda que si los alimentos que ingieres han re­
cibido esta clase de sustancias químicas, éstas penetrarán en
las células de tu organismo y en la corriente sanguínea. ¿Se
sabe el daño que infligen al cuerpo? Sí, en numerosos estudios
se ha demostrado que los productos químicos que se intro­
ducen en el organismo son perjudiciales para la salud.

PROTEÍNAS BUENAS

Las proteínas vegetales son fáciles de fragmentar en el orga­


nismo. La quinua es un ejemplo de proteína vegetal fácil de
digerir. Tiene aspecto de grano de cereal y se pueden pre­
parar deliciosas gachas con ella. Los brotes que crecen de las
semillas son una fuente más eficiente, barata y sana de pro­
teínas que la carne. Si se combinan judías y gramíneas, se for­
man también proteínas completas, fáciles de digerir y estimu­
lantes del metabolismo.

GRASAS BUENAS

Las grasas tienen una reputación espantosa. En esta época en


la que reinan los alimentos y las dietas con poca grasa, la cru­
zada contra estas sustancias se ha convertido casi en una lo­
cura. Sus defensores más acérrimos incluso condenan ali­

35
mentos nutritivos y ricos en aceite como los frutos secos, las
semillas y los aguacates; pero ¡si nadie puede culpar de pro­
vocar enfermedades cardíacas a los aguacates!
En general, recomiendo a mis pacientes que tomen ali­
mentos grasos buenos como los frutos secos, las semillas y
los aguacates. Estos alimentos ricos en aceite contienen gra­
sas saludables que son necesarias para ayudar a adelgazar, a
reducir el colesterol, a reforzar el sistema inmunológico y
a nutrir los órganos reproductores, la piel, el pelo y el tejido
óseo, lubricando el organismo de un modo eficaz. Éstas son
las grasas buenas, sumamente importantes y necesarias para la
propia supervivencia. Además, te ayudan a metabolizar la gra­
sa. Son tan fundamentales que se denominan ácidos grasos
esenciales.
Tu organismo no puede generar ácidos grasos esenciales,
de modo que los tienes que obtener de los alimentos que
ingieres. Creo que, en realidad, deberían llamarse «ácidos
adelgazantes esenciales». Así me refiero a ellos en mi práctica
diaria, y a mis pacientes parece gustarles más el concepto de
«adelgazantes». Las semillas de lino, las pipas de girasol y
las de calabaza, las algas marinas, el pescado y los aguacates
son buenos ejemplos de estas grasas adelgazantes esenciales.
Los alimentos no elaborados
Se trata de alimentos a los que no se han añadido sustan­
cias químicas ni otros aditivos. Se encuentran en su estado
original, tal como la naturaleza los hizo crecer. No se han al­
terado. Algunos alimentos envasados aún contienen alimen­
tos e ingredientes en su estado original. Empieza a leer las eti­
quetas (véase página 270) y familiarízate con lo que llevan los
alimentos que consumes.

La cruzada contra las grasas


se ha convertido en una locura.

36
A LIM E N T O S M A LO S

VERDURA DEMASIADO COCINADA

La mayoría de mis pacientes, la primera vez que acuden a mi


consulta, cocinan demasiado la verdura. Muchos me dicen
que ni siquiera les gusta la verdura. Lo que ocurre simplemen­
te es que no saben cómo prepararla. Existe una gran tenden­
cia a hervir la verdura en extremo, y debemos saber que en la
cocción pierde todos sus nutrientes esenciales.
Para aprovechar al máximo los beneficios de la verdura,
hay que comerla cruda o bien cocerla al vapor ligeramente
durante dos o tres minutos como máximo en la mayoría de
los casos.

HIDRATOS DE CARBONO MALOS

Los carbohidratos simples son el tipo refinado de hidratos de


carbono que contienen azúcar y que no son buenos para la
salud. Entre ellos figuran el chocolate, los pasteles, las galle­
tas, los dulces y cualquier alimento al que se añada azúcar re­
finado, harina o arroz blanco elaborado. Durante el proceso
de refinado se elimina la mayor parte de minerales y vitami­
nas, y estos alimentos se comportan como azúcar pura al en­
trar en el organismo. Se dirigen a toda velocidad a la corrien­
te sanguínea, causan alteraciones de la glucosa en la sangre y
provocan un fuerte deseo de ingerir azúcar. Si comes dema­
siados alimentos de este tipo tendrás cambios de humor.
Puedes deprimirte, enfadarte e irritarte. Si quieres estar gor­
do y enfermo, come hidratos de carbono malos. El exceso de
residuos de carbohidratos malos se almacena en forma de gra­
sa en el cuerpo. Finalmente, el consumo durante años de es­

37
tos carbohidratos podría causar diabetes. No vale la pena
arriesgarse.

ALIMENTOS NO ORGÁNICOS

Los alimentos no orgánicos, como las frutas y verduras no


orgánicas, se han rociado con sustancias químicas y se han
cultivado en suelos tratados con fertilizantes y pesticidas quí­
micos. Los residuos de estos productos tóxicos se introducen
en nuestro organismo al comer. Nos dañan las células y los
órganos, así como nuestro aparato digestivo. Estas sustan­
cias químicas se convierten en toxinas en nuestro organismo,
las cuales nos contaminan y envenenan.

PROTEÍNAS MALAS

Dependiendo de lo resistente que sea tu aparato digestivo, es


posible que algunas proteínas no sean beneficiosas para ti. La
función digestiva de la mayoría de los participantes del pro­
grama «You Are What You Eat» era muy débil, de forma que
les costaba fragmentar las proteínas procedentes de las car­
nes rojas.
El consumo excesivo de alimentos ricos en proteínas y gra­
sas procedentes de animales de carne roja puede intoxicar el
organismo y acidificar la sangre, reducir las concentraciones
de calcio, hacer que los riñones y el hígado trabajen en exce­
so, detener la digestión y acabar con las bacterias beneficiosas.
También puede desencadenar cálculos renales y fatiga hepáti­
ca, trastornos colónicos e intestinales, estreñimiento, artritis,
osteoporosis y enfermedades cardíacas.
A mucha gente incluso le resulta demasiado difícil dige­
rir la leche de vaca. Puede desencadenar respuestas alérgicas

38
como sinusitis, asma, dolor de oído, congestión, goteo nasal,
erupción cutánea:, eczema, fatiga, letargo e irritabilidad. La le­
che de vaca entera contiene demasiadas grasas saturadas y po­
cas vitaminas, y el contenido mineral está desproporcionado
en relación a la bioquímica humana; en consecuencia, muchos
de los nutrientes no pueden ser absorbidos. Además, las va­
cas suelen recibir cientos de inyecciones de medicamentos,
hormonas, pesticidas, residuos de fármacos que, a su vez,
pasan a la leche. Si tienes que beber leche de vaca, hiérvela
primero para facilitar su digestión.
Procura tomar leche de cabra y oveja como alternativa, ya
que las moléculas son más pequeñas y más fáciles de descom­
poner. También existen otros muchos tipos de leche en el mer­
cado que son fáciles de digerir: leche de arroz, leche de soja y
leche de otros cereales.

AUMENTOS REFINADOS

La dieta moderna contiene numerosos alimentos refinados.


Todos los participantes del programa «You Are W hat You
Eat» seguían una dieta rica en productos refinados. Estos se
privan de sus nutrientes y fibras naturales. Al consumidor
le llega una versión dulce más concentrada y artificial del ali­
mento original. La harina blanca refinada y el azúcar blanco
son los dos ejemplos más conocidos de alimentos refinados.
Estos ingredientes se utilizan después para elaborar muchos
otros «alimentos». La bollería, el chocolate, la comida rápida
y la congelada, por nombrar algunos, son el tipo de alimentos
que llevan muchos aditivos y conservantes a fin de alargar su
fecha de caducidad. Estos productos deberían llamarse en rea­
lidad «no alimentos». Hacen estragos en la salud, ya que el
organismo no está diseñado para hacer frente a estos pseudo-
alimentos industriales, desprovistos de nutrientes.

39
En el programa de televisión conocí a una participante
que sólo consumía productos refinados, elaborados y llenos de
conservantes. Yvonne, que tenía sobrepeso y padecía depre­
sión, fatiga y estreñimiento, sobrevivía básicamente a base de
patatas fritas de bolsa y comida congelada. Jamás de los jama­
ses ingería alimentos de verdad. Para hacer que entrara en ra­
zón, le comenté en broma que si se fuera a morir mañana, su
cuerpo tardaría años en descomponerse porque estaba de­
masiado atiborrada de conservantes. Es posible que mi o b ­
servación fuera un tanto chocante, ¡pero sin duda captó el
mensaje!

El consumo durante años


de carbohidratos malos
podría causar diabetes.
N o vale la pena arriesgarse.

GRASAS MALAS

Las grasas animales saturadas son pesadas y se vuelven duras


como una piedra dentro del organismo, lo cual provoca un
endurecimiento de las arterias, con el consabido riesgo de in­
farto de miocardio y accidente vascular cerebral. Las carnes
rojas, el cerdo, los lácteos, la mantequilla y el queso son ejem­
plos de alimentos con grasas saturadas. El organismo no está
concebido para hacer frente a este tipo de grasas. Las dietas
ricas en grasas malas aumentan la presión arterial y el coleste-
rol, pueden alterar las concentraciones de azúcar en la sangre
y causar disfunción hepática, que puede provocar depresión
y aumento de peso. El cuerpo no puede procesar de un modo

40
eficaz las grasas malas, por lo que muchas se convierten en
bolas tóxicas y se almacenan en el organismo, lo cual nos hace
engordar aún más.
Las grasas hidrogenadas son fruto de un proceso que soli­
difica los aceites vegetales líquidos. La mantequilla de repos­
tería y la margarina son grasas hidrogenadas; por lo tanto, las
patatas fritas de bolsa, el chocolate, los dulces, los helados,
los pasteles y la bollería contienen este tipo de grasas. Las gra­
sas hidrogenadas se transforman en ácidos grasos trans, aún
más peligrosos, que se ha demostrado que causan diabetes, en­
fermedades cardíacas y cáncer. Estos ácidos grasos también
pueden causar un aumento de peso, al obstaculizar el meta­
bolismo y la descomposición de los ácidos grasos esenciales.
Aumentan el colesterol malo en el organismo y eliminan el
bueno.

ALIMENTOS ELABORADOS

E l proceso de elaboración de los alimentos cambia las carac­


terísticas del producto original, así como la proporción de los
nutrientes que contenía. Muchos productos envasados y en­
vueltos en plástico, comidas preparadas, productos para mi­
croondas y aquellos de preparación rápida que se hierven en
la misma bolsa en la que vienen se han sometido a numerosos
procesos antes de ir a parar al supermercado. Estos produc­
tos tienen un valor nutricional mínimo o nulo.
La industria alimenticia permite que se utilicen más de tres
mil aditivos en la elaboración de alimentos. Y sólo porque
muchos de estos aditivos y sustancias químicas usadas para
elaborar los alimentos que consumimos se consideren ino­
cuos, no quiere decir que lo sean. Por lo tanto, las sustancias
químicas, los aditivos alimenticios, los colorantes, los edulco­
rantes, los sabores artificiales, los tintes, los nitratos, los nitri­

41
tos, los conservantes para mantener en buen estado los ali­
mentos, los ácidos, los madurantes, los decolorantes y los
espesantes para mantener la consistencia se abren paso y
entran en nuestro organismo a través de los alimentos pre­
parados.
Estos procesos pueden provocar reacciones alérgicas y
aumentar el esfuerzo que debe hacer el hígado para metabo-
lizar estas sustancias químicas, muchas de las cuales son can­
cerígenas. Los niños expuestos a este tipo de preparaciones
pueden volverse hiperactivos y presentar dificultades en el
aprendizaje.

42
LA PERSONA QUE PEOR
COME DE GRAN BRETAÑA

Andy, un informático de veintiséis años oriundo de Essex,


participó en el programa piloto de «You Are What You Eat».
Su novia lo acababa de dejar hacía una semana, lo cual había
supuesto para él un horrible golpe. Estaba desolado y muy
deprimido cuando le conocí.
La vida de Andy consistía en atiborrarse de comida duran­
te el día y tomarse unas copas en el pub por la noche. Aquí va
una muestra de su dieta habitual: patatas fritas de bolsa, cho­
colate, pan blanco, hamburguesas, más hamburguesas y aún
más hamburguesas, patatas fritas calientes y mucha cerveza.
Este corpulento joven rubio de 1,87 metros de estatura y de
facciones marcadas pesaba 177 kilos. Andy era obeso des­
de el punto de vista clínico y su mala dieta estaba echando
a perder su vida. Se sentía agotado, le faltaba la respiración,
tenía una indigestión horrible, además de gases y distensión
abdominal, y estaba realmente deprimido. Sus heces visco­
sas, pegajosas e insalubres apestaban y sudaba demasiado, in­
cluso cuando estaba sentado.
Los análisis bioquímicos que le hice revelaron que su per­
fil de minerales y vitaminas era espantoso y que tenía la ci­
fra más baja de ácidos grasos esenciales que he visto en mis
numerosos años de experiencia. Eso significaba que no podía
descomponer bien las grasas.
Le di un ultimátum: sigue mi programa o muere joven. Si
haces caso de lo que te digo, seguiré ayudándote. Si te sales
del camino, te abandonaré a tu suerte. Andy tomó una deci­
sión en firme. Se embarcó con tesón en mi programa, que
consistía en lo siguiente:

43
• Nada de carnes rojas
• Nada de azúcar blanco refinado
• Nada de repostería con harina refinada
• Nada de patatas fritas, de ningún tipo
• Nada de alcohol
• Cantidades ilimitadas de frutas y verduras
frescas y crudas, semillas crudas, frutos secos
y algunas hortalizas, legumbres y cereales
• Cantidad moderada de ejercicio físico cada día

Este amante de los pubs y las grasas incluso empezó a prepa­


rarse cada día zumos de hierba de trigo y zanahorias en vez
de vaciar jarras de cerveza en el bar. El resultado final fue que
Andy adelgazó más de 25 kilos en menos de tres meses y se
sintió de maravilla. Aunque todavía sigue perdiendo la grasa
que le sobra, Andy es hoy un hombre nuevo y tiene muy buen
aspecto.

BUENA AUMENTACIÓN = MEJOR VIDA

Con este ejemplo puedes comprobar cómo la buena alimenta­


ción puede marcar la diferencia en tu salud y bienestar. Apor­
ta la gran mayoría de los nutrientes necesarios para estar sano
y feliz. La alimentación influye de un modo extraordinario en
nuestro estado emocional, mental y físico. Comer alimentos
saludables y de calidad es una de las formas más fáciles y efi­
caces de gozar de una vida mejor. Al reflexionar con más de­
tenimiento sobre lo que comes y al adoptar una dieta más sa­
ludable, puedes sacar el máximo provecho de los alimentos
que ingieres y de tu propia vida. Porque realmente, ¡eres lo que
comes!

44
2
CAPÍTULO

C O N O C E TU CUERPO
En el programa «You Are W h a t
You Eat» conocí a Joanne y Julie,
que vivían en Londres y eran muy
buenas amigas desde la infancia.

Joanne, una cariñosa madre de tres hijos, no podía dejar de


comer. Había intentado adelgazar muchas veces con nume­
rosas dietas milagrosas pero todo había sido en vano. Me
contó que estaba demasiado cansada incluso para llevar a
sus hijos al parque y que sólo le apetecía dorm ir y comer. Su
rutina diaria se basaba en qué, dónde y cuándo iba a comer
la próxima vez, pero deseaba sentirse de nuevo bien consi­
go misma.
Joanne ingería el equivalente de 664 cucharaditas de azú­
car blanco elaborado por semana y 1.1 73 gramos de grasa,
que equivale a cuatro porciones y media de tocino. Se alimen­
taba de comida basura, fritos, hamburguesas, chocolate y
dos litros de gaseosa cada día. En su dieta no tenía cabida
nada fresco ni crudo. Joanne, de veintinueve años de edad
y 146 kilos de peso, estaba deprimida, le sangraban las en­
cías, tenía mala memoria, le faltaba la energía, carecía de
deseo sexual, tenía halitosis y cambios de humor, se le caía

47
el pelo y tenía una celulitis espantosa. Se hinchaba como un
globo después de comer cualquier cosa y tenía muchos g a ­
ses. Padecía dolor de cabeza a diario y subsistía a base de
analgésicos.
Joanne no conocía los devastadores efectos que las gra­
sas saturadas y el azúcar blanco elaborado podían tener
en el organismo. Se crió con ese tipo de alimentos, siguió
alimentándose de esta manera y transm itió a sus hijos su
dieta.
Julie, de veintiocho años de edad y madre de una niña
de cuatro años, sufría migrañas y un estreñimiento severo,
hasta el punto que sólo podía activar el tránsito intestinal
una vez a la semana si tomaba laxantes. Le sangraban las
encías, tenía hemorroides, trastornos del sueño, acné, d o lo ­
res menstruales similares a los del parto y gases, y le fa lta ­
ba resistencia y energía.
Tanto Joanne como Julie tuvieron que someterse a una
evaluación corporal en la que examiné la lengua, las uñas y
otros signos corporales. La lengua de Joanne estaba llena
de cortes, muescas, piel levantada, zonas llagadas levanta­
das y capas sucias.
Todo esto indicaba un déficit de nutrientes esenciales, ne­
cesarios para el control de peso y para una función corporal
sana. A partir de su lengua pude deducir que estaba llena
de bacterias malignas, que su cuerpo no podía hacer frente
a la ingente cantidad de grasas saturadas malas que ella
le obligaba a metabolizar, que sus órganos rendían por de­
bajo de sus posibilidades, y pude prever varios trastornos de
salud que ahora estará sufriendo. Joanne se quedó real­
mente impresionada con las precisas predicciones que va­
ticiné simplemente interpretando lo que vi en su lengua.
Joanne se mordía las uñas de las manos hasta donde po­
día, otro signo de la depleción de minerales. Tenía que estar
exhausta. Su cuerpo se comía a sí mismo en un intento de­

48
sesperado de conseguir minerales. No cabe duda de que no
los obtenía de las hamburguesas de ternera que se comía.
La lengua de Julie también aportó mucha información. Lo
más revelador fue su función estomacal, intestinal y pulmonar.
Pude ver que tenía un estómago débil, que su digestión era
abominable, que sus intestinos estaban obstruidos por los re­
siduos y que tenía los pulmones dañados por haber fumado
durante años. Presentaba cortes a los lados y en el centro de
la lengua, lo cual indicaba la existencia de un desequilibrio
de nutrientes y un déficit crónico.
Cuando las dos se tumbaron en el suelo para que yo les
pudiera palpar con suavidad el estómago y el área debajo
de la costilla derecha, donde está el hígado, Joanne chilló es­
candalosamente y Julie se quedó sin aliento por lo agudo que
era su dolor. Estas reacciones dolorosos no son normales e
indican que algo va mal. Ambas presentaban toxicidad e in­
flamación. Sus dietas respectivas estaban acabando con ellas.
Sus cuerpos pedían ayuda a gritos.
A veces no necesitas acudir
a un experto en nutrición para saber
si tienes problemas con la dieta.
Basta con fijarse en algunos signos
muy sencillos que se manifiestan
en el organismo; todo es cuestión
de preocuparse por el cuerpo.

LOS PRINCIPALES
SIGNOS CORPORALES

A continuación se presentan los signos corporales más habi­


tuales a los que tienes que estar atento para valorar tu estado
de salud. Cada uno se acompaña de información sobre su sig­
nificado, además de indicaciones de lo que debes hacer con
respecto a ellos. Si las sigues, estarás en el camino seguro ha­
cia una buena salud.

LE N G U A

La lengua es un indicador importante de la salud, así que me


gustaría empezar centrándome en ella con detalle.
Siempre pienso que la lengua es como una ventana con vis­
tas a los órganos. La punta se correlaciona con el corazón, y
un poco más atrás están los pulmones. En el lado derecho se

50
refleja la vesícula biliar y en el izquierdo, el hígado. En el me­
dio se indica el estado en que se encuentran el estómago y el
bazo. La parte posterior se refiere a los riñones, los intestinos,
la vejiga y el útero.
Una lengua sana debería ser suave, flexible y ligeramente
húmeda. Tendría que ser de color rojo pálido con una capa
blanca muy fina. Los indicadores más habituales que busco
en la lengua son grietas, hondonadas, capas (amarillas/vello-
sas/gruesas/blancas), líneas, inflamaciones, manchas rojas y
cortes.

GRIETA QUE DISCURRE POR LA PARTE CENTRAL

Una grieta en la línea media que no alcanza la punta parece


muy inocua, pero si la tienes, significa que tu estómago es dé­
bil y tu digestión está alterada. Lo más probable es que ten­
gas déficit de nutrientes. Apuesto que a menudo te hinchas
después de comer y puede que incluso seas víctima de una
bajada súbita de energía a mitad, del día, sobre todo después
de comer. Sin duda, no tienes tanta energía como podrías
tener. Pero una vez más, muchas personas no tienen idea de
lo bien que podrían estar.

ALIMENTOS QUE NUTREN EL ESTÓMAGO

Alcachofa Calabaza Té/hierbas.


Aguacate Chirivía hinojo,
Arroz Nabo menta,
Boniato Ñame . regaliz
Brotes Tofu ,
• de mijo ^ Zanahoria

51
Soluciones:
• Aprende a combinar alimentos; esto significa no ingerir
determinados grupos alimenticios al mismo tiempo
(véase página 123).
• Tómate una enzima digestiva con las comidas; se trata
de un suplemento que ayuda a descomponer los
alimentos durante la digestión (véase página 338).
• Come sopas, guisos y purés, fáciles de digerir. Se
recomiendan las gachas de mijo.
• No engullas bebidas gaseosas ni bebas líquidos durante
las comidas.
• Véase «Alimentos que nutren el estómago».

APUNTE CIENTÍFICO
El bazo es un pequeño órgano con numerosas fun­
ciones. Trabaja en tándem con el estómago para
captar los nutrientes de los alimentos ingeridos y
se encarga de destruir los glóbulos rojos agotados, reciclán­
dolos y transformándolos en hierro para producir sangre. Tam­
bién neutraliza las bacterias insalubres, por lo que ayuda a
prevenir los resfriados y la gripe cuando está a pleno rendi­
miento. El tuyo no está rindiendo de un modo eficiente si tie­
nes marcas de dientes en los laterales de la lengua.

MARCAS DE DIENTES EN LOS LATERALES

Las marcadas de dientes en los laterales de la lengua indican


déficit nutricional. Es probable que tu digestión también
se vea deteriorada y que padezcas una disfunción esplénica
(del bazo).

52
Es muy habitual que la función esplénica se vuelva más len­
ta. Aproximadamente el 70 por ciento de los pacientes que
me visitan por primera vez presentan esta disfunción.
Si el bazo está débil, probablemente tendrás gases y dis­
tensión abdominal.
Soluciones:
Ingiere alimentos que nutran el bazo:
Judías aduki • Calabaza
Cidra • Hinojo
Judías mung • Hortalizas de raíz
Judía pinta • Pescado
Alfalfa • Boniato
Lichis • Nabo
Cebada • Ñame
Mijo
Remolacha Alimentos ricos
Avena en clorofila:
Zanahoria • Verduras de hoja
Perejil verde
Apio • Algas
Chirivía • Coles
Pollo • Acelgas

HIERBAS Y ESPECIAS QUE NUTREN EL BAZO; v J


.. -.i . ¡ :■i
A|o Ginseng \ ’’"i ¡fr.|
Astràgalo Jengibre
Canela Palo de arco
Cayena , Pimienta negra ■
Eneldo 1 ■ Rábano picante
1 ~ -» ■ ■■ ■ • '■ 'A. .
, f
^ I Ttr-v •. ■ * . V i-* -i

53
LENG UA LLAGADA

Si la lengua tiene llagas, esto indica sin duda que existe un


déficit de nutrientes, a menudo de hierro, vitamina Bé o
niacina.
Soluciones:
• Toma suplementos líquidos de minerales y empieza a
beber té de ortigas, que contiene estos minerales tan
necesarios.
• Comprueba mediante un análisis de sangre tus cifras de
hierro. El déficit de hierro puede deberse a veces a la falta
de vitamina B 12 , ácido fólico o cobre. Consulta con un
experto en nutrición para que te aconseje qué hacer.

LENG UA C O N S E N S A C IÓ N DE ARD O R

Indica que al estómago le faltan jugos gástricos. Si presentas


este síntoma, es probable que también padezcas trastornos
digestivos.
Soluciones:
• Procura tomar una cucharadita de cerveza amarga cada
día. Te ayudará de verdad a aumentar la secreción de
jugos gástricos.
• Bebe una taza de té de diente de león dos veces al día.
• Toma una cucharadita de vinagre de sidra
de manzana antes de cada comida.
• Los comprimidos de ácido clorhídrico pueden ayudar a
equilibrar los jugos gástricos en el estómago.

54
LENGUA H IN C H A D A , C O N U N A CAPA
BLANCA GRUESA, O AMBAS COSAS

Estos signos indican que existe una acumulación excesiva de


mucosidad en el organismo. También pueden indicar la falta
de bacterias beneficiosas y, posiblemente, el aumento de la
concentración de levaduras.
Soluciones:
• Reduce la ingestión de lácteos. Estos productos generan
mucosidad y tus órganos internos están demasiado
húmedos como para ocuparse de ellos.
• Lee la sección sobre ftiperalimentos (véase página 321).
Pon un superalimento verde en tu vida.
• Consulta la información sobre las levaduras en la
página 119.
• Compra polvo o cápsulas de acidófilo en una tienda de
dietética o parafarmacia para proporcionar a tu
organismo bacterias saludables. Necesitarás tomarlo
durante seis meses.
• Bebe té de palo de arco (pau d’arco), disponible en
tiendas de dietética. Se trata de un método excelente para
reducir la cantidad de levaduras en el organismo.
• Puede ser de utilidad tomar Bryonia, un remedio
homeopático a la venta en tiendas especializadas en salud,
sobre todo si tienes la boca seca y bastante sed.

GRIETAS HORIZONTALES,
PEQUEÑAS GRIETAS/MUESCAS

A veces se llama lengua geográfica. El agrietamiento de la


lengua es un signo de mala absorción, sobre todo de vitami­
na B, y a menudo se acompaña de falta de energía. La mayo­
ría de los pacientes con sobrepeso que acuden a mi consulta

55
por primera vez presentan un déficit de este nutriente esen­
cial. Es probable que esta carencia haya estado presente du­
rante mucho tiempo, ya que este tipo de grietas tardan mu­
cho en desarrollarse.
Soluciones:
• Añade complejo vitamínico B (50 mg al día) a tu dieta.
• Toma un suplemento de enzimas digestivas con las
comidas (véase página 338).
• Modifica tu dieta de forma que incluya productos ricos
en enzimas alimenticias y fáciles de absorber
(véase página 338).
• Toma tintura de equinácea (20 gotas cada día durante dos
semanas) para ayudar a que circule la linfa y eliminar las
toxinas que impiden la absorción de nutrientes.
• Bebe té de menta o de olmo americano para ayudar a
calmar el estómago.
• El té de ortigas te ayudará a fortalecer el organismo,
al aportar vitamina B.
• Bebe dos cucharadas soperas de jugo de aloe vera antes
de las comidas.

Si la lengua tiene la punta roja,


ello puede ser el reflejo de un
disgusto reciente.

CAPA AMARILLA ESPESA

Si la lengua está recubierta de una capa amarilla gruesa, indi­


ca que existe exceso de calor en el intestino. También significa
que tu organismo no tiene suficientes bacterias saludables. Si

56
la capa se encuentra en la parte posterior de la lengua, debes
prestar atención al colon. Tus intestinos no funcionan tan bien
como deberían.
Soluciones:
• Tal vez estés agotado de tanto esfuerzo, así que empieza
a tomarte las cosas con calma.
• Relájate tomando dos cucharadas de jugo de aloe vera
antes de las comidas.
• Si empiezas a consumir los alimentos enumerados
en el capítulo 3 («La Dieta de la Abundancia») estos
trastornos se aliviarán.
• Bebe té de artemisa (dos tazas al día durante un mes).
Altérnalo con té de manzanilla.

PUNTA ROJA

Si la lengua tiene la punta roja, ello puede ser el reflejo de un


disgusto o estrés emocional. Podría tratarse de algo del pasa­
do a lo que todavía te aferras de forma inconsciente, o deber­
se a circunstancias actuales. La punta roja también puede in­
dicar que estás sometido a un estrés emocional.
Un disgusto altera el equilibro normal de la energía cor­
poral, ya que provoca que la energía interna se estanque, so­
bre todo si el estrés es prolongado. Puede que circule por
tu organismo una cantidad excesiva de hormonas del estrés.
Algunos superan los disgustos mejor que otros. Una vez
vino a mi consulta una mujer de treinta y pocos años. Al exa­
minarle la lengua, vi que tenía la punta muy roja, así que le
pregunté si había experimentado algún trastorno emocional
en su vida. Me contestó bruscamente que no. Pero cinco mi­
nutos más tarde se echó a llorar y me explicó que acababa de
romper una relación de siete años con su novio y que estaba
desolada. Se le notaba... en la lengua.

57
Soluciones:
. Consulta la página 179 para saber cómo enfrentarte
al estrés.
• Las hierbas, como el ginseng siberiano y la rodiola,
ambos disponibles en herbolarios, son beneficiosas
para el estrés.

CABEZA

CASPA EN EL CUERO CABELLUDO

Puede deberse a un crecimiento excesivo de las levaduras o a


un déficit de ácidos grasos esenciales, vitamina B 6 y selenio.
Soluciones:
• Toma dos cucharaditas de postre de aceite de linaza
al día.
• Toma la hierba antifúngica palo de arco, ya sea en
infusión (dos tazas al día) o en cápsulas (tres, dos veces
al día), y reduce de inmediato la cantidad de alimentos
con azúcar que comes.
• Ingiere productos ricos en enzimas alimenticias
(véase página 338).
• Añade cada día a tu dieta los siguientes suplementos
para nutrir el cabello: selenio (200 mcg), biotina (600 mcg)
y una cápsula de seta Reishi.
• Lávate el pelo con champú de manzanilla o de árbol
de té. Después, acláralo con una taza de vinagre de sidra
y diez gotas de aceite de menta.

58
ROSTRO

VENAS CERCA DE LA SUPERFICIE


EN LAS MEJILLAS/CAPILARES EN RELIEVE

Indica un déficit de enzimas digestivas o una concentración


baja de ácido en el estómago.
Soluciones:
• Toma suplementos de ácido clorhídrico (un comprimido
antes de la comida más abundante del día) y un
suplemento de enzimas digestivas, tomados con un sorbo
de agua a media comida. También puede ser útil tomar
una cucharadita de vinagre de sidra antes de las comidas.
• Sé consciente de que tu cuerpo pide a gritos enzimas
alimenticias (véase página 338). Debes ingerir más
semillas y gramínea^germinadas, además de frutas
y verduras crudas.

OREJAS

GRIETAS DETRÁS DE LAS OREJAS

Las grietas detrás de las orejas indican que existe déficit de


zinc, el cual puede tardar mucho tiempo en corregirse, de seis
meses a un año.
Soluciones:
• Empieza tomando cada día una cucharadita de
suplemento de zinc líquido mezclado con zumo y,
después, pasa a las cápsulas de citrato de zinc
(25 mg al día).

59
• Come pipas de calabaza, semillas de sésamo (ajonjolí)
y papaya.

SU PUR AC IÓ N
DE CERA EN LAS OREJAS

Tienes déficit de ácidos grasos esenciales, un problema muy


habitual en Occidente. Demasiadas personas evitan las gra­
sas para adelgazar. E l error que cometen es que evitan tanto
las buenas como las malas. Entonces, cuando quieren darse
un capricho, suelen decantarse por las malas en vez de por las
buenas.
Soluciones:
• Aliña las ensaladas con dos cucharadas soperas de aceite
de linaza o semillas de lino.
• Toma suplementos de aceite de onagra, aceite de borraja,
omega-3 o SLA (1.000 mg al día).
• Reduce la ingestión de productos que lleven leche
de vaca.

MANOS

U Ñ A S QUEBRADIZAS/ASTILLADAS

Indican que el hígado necesita ayuda. También pueden ser un


signo de déficit de calcio, zinc o ácidos grasos esenciales, o de
una concentración baja de ácido en el estómago.
Soluciones:
• Toma cardo lechero (dos cápsulas al día).
• Come brécol, col de Bruselas, repollo, cereales integrales,

60
amaranto, achicoria, todo tipo de pipas y semillas,
y alga nori.
. Bebe dos tazas al día de té de ortigas. Esta infusión
es la panacea para aportar nutrientes al organismo.
Me encanta.

M A N C H A S BLANCAS

Las marcas blancas en las uñas son un signo clásico de déficit


de zinc. Más del 80 por ciento de las personas que acuden a
mi consulta tienen este tipo de carencia. Cuando las marcas
blancas llegan a las uñas, las concentraciones de zinc ya son
bastante bajas, de tal forma que debes poner remedio pronto.
Soluciones:
• Empieza tomando una cucharadita de algas líquidas
y un comprimido de suplemento de zinc cada día.
• Toma como tentempié pipas de calabaza y de girasol,
dado su alto contenido de zinc.

PIEL A G RIETA D A /PEQ U EÑ A S AMPOLLAS


EN LA PUNTA DE LOS D ED O S

Indica déficit de zinc.


Soluciones:
• Véanse las soluciones para las manchas blancas.

M A N O S O D E D O S H IN C H A D O S

Indica déficit de vitamina Bé.


Soluciones:
• Come abundantes alimentos ricos en vitaminas de tipo B,

61
como arroz integral, pipas de girasol, aguacates, alforfón
y legumbres.
• Puede que necesites otra dosis diaria de 35 mg
de vitamina B ó.
• Bebe té de trébol rojo (tres tazas al día).

PIEL ENROJECIDA
Y D ESCAM ADA EN LAS M A N O S

Podría deberse a un déficit de zinc, ácidos grasos esenciales


y vitaminas C y E. Una piel enrojecida y descamada también
puede indicar sensibilidad a los alimentos.
Soluciones:
. Procura añadir a tu dieta 25 mg de zinc, 1.000 mg
de ácidos grasos esenciales, 1.000 mg de vitamina C
y 400 IU de vitamina E.
• Hazte exámenes de sensibilidad a los alimentos
(véase página 144). Podrías empezar erradicando
los más sospechosos, el trigo y el chocolate.

O JO S

PALIDEZ EN EL INTERIOR
DEL PÁRPADO INFERIOR

Tira hacia abajo del párpado inferior. El interior del párpado


inferior debería ser de color rojo rosado. Si es excesivamente
pálido, tal vez sufras anemia. Es posible que necesites hierro,
además de complejo vitamínico B con B 12.

62
AUMENTOS QUE NUTREN LOS RIÑONES

GRAMÍNEAS ’ JUDÍAS SUPERALIMENTOSE


Cebada Judías aduki :■ Algas marinas ",
Quinua ; Judías negras Chlorella ■■i"
. Granos de trigo ■, . . Judías pintas 1j. ■'.
Arroz dulce LEGUMBRES
VERDURA r Judías mung
HIERBAS/ Hinojo ■/ Castañas de agua
in f u s io n e s ' 1 Cebolla . ' ■ Semillas de
Clavo Cebolleta sésamo negro
Canela ‘ Cebollino Nueces
Alholva Remolacha
Ajo Perejil SUPLEMENTOS
Jengibre Apio Magnesio (300 mg
Frambuesa dos veces al día)
Mora PESCADO Cola de caballo ■
Schisandra Salmón (500 mg dos
Raíz de flor salvaje Trucha veces al día)
(eupatorio) .
, Víí-íi 'r“-<
Pepitas de rosa. "FRUTAS
Diente de león Moras
Uva Ursi Arándanos
(o en cápsulas „k v::;■
.
¿i de 500 mg) ■■ li '& ■■■'

Soluciones:
• Pide a tu médico de cabecera o a un experto en nutrición
que compruebe si presentas alguno de estos síntomas.
• Empieza tomando un suplemento mineral líquido
(guíate por la dosis del prospecto) o bien un suplemento
diario multivitamínico/mineral.
• El té de ortigas es una gran fuente natural de hierro.

63
OJERAS DE C O L O R O S C U R O

Las ojeras de color oscuro suelen indicar alergias a alimentos


y, posiblemente, debilidad renal.
Soluciones:
• Alterna los alimentos, es decir, no comas lo mismo todos
los días.
• Toma quinua (véase página 344).
• Bebe zumo de arándanos (dos vasos cada día durante una
semana).
• Fortalece los riñones con los alimentos que se enumeran
a continuación.

BOCA

GRIETAS EN LA C O M IS U R A DE LOS LABIOS

Indican déficit de vitamina B 2.


Soluciones:
• Bebe cada día dos tazas de té de ortigas/trébol rojo.
• Toma un suplemento de complejo vitamínico B que
contenga B2 — riboflavina— (50 mg al día).
• Bebe cada día un vaso de zumo de zanahoria con una
cucharadita del superalimento espirulina.
• Come gran cantidad de hortalizas de hojas verde oscuro,
almendras, perejil y germen de trigo.

LABIO INFERIOR H IN C H A D O

A menos que te hayas inyectado colágeno en los labios para


hacerlos parecer más abultados, un labio inferior hinchado

64
indica un atasco digestivo. Incluso podría indicar que existe
estreñimiento. Ten en cuenta que incluso si vas al baño a dia­
rio, ello no significa que no estés estreñido. ¡No todo lo que
comemos se elimina de un modo tan eficaz como debería!
Soluciones:
• Sigue una dieta sencilla, combina los alimentos
(véase página 80), bebe infusiones calientes de hierbas
y come nutritivas sopas de verduras.
. Deberías notar una diferencia al tomar un suplemento
de enzimas digestivas junto con espirulina.
• E l té de olmo americano calmará tu sistema.

EXTREMIDADES

LUGARES SENSIBLES A LA PALPACIÓN


D O N D E EL H O M B R O SE U N E AL BRAZO

Indica déficit de vitamina B 12 .


Soluciones:
• Toma pastillas sublinguales de B i2 que encontrarás en tien­
das de dietética o parafarmacias (1.000 cmg al día).

P E Q U EÑ O S G R A N O S EN EL BRAZO

Puede ser un signo de déficit de betacaroteno, complejo vita­


mínico B y ácidos grasos esenciales.
Soluciones:
• Toma suplementos de los elementos deficitarios
mencionados (15 mg/día de betacaroteno, 5 0 mg/día
de complejo vitamínico B y 500 cmg/día de ácidos grasos
esenciales).

65
• Toma enzimas digestivas para ayudar a tu organismo
a absorber otros nutrientes.
• Empieza a ingerir un amplio surtido de alimentos
que contengan gran cantidad de B 12, como las semillas
germinadas, el pescado, el tempeh, la sopa de miso
y el alga marina roja.

El déficit de magnesio causa


estreñimiento, hipertensión,
depresión, rampas en las piernas,
síndrome premenstrual, insomnio
y cansancio excesivo.

M A N C H A S ROJAS
EN LA PARTE FRONTAL DEL M U S L O

Posible déficit de vitamina A.


Soluciones:
• Toma suplementos de algas azul-verdosas silvestres
(seis comprimidos o una cucharadita cada día),
o espirulina en polvo o en pastillas (una cucharadita
al día o seis pastillas).
• Añade algas marinas a tus platos (véase página 334).
• Toma un buen suplemento multivitamínico a diario.
• Procura tomar otro suplemento de betacaroteno
(15 mg/día); aunque parezca raro, es una fuente excelent<
de vitamina A.
• Consume muchos alimentos de la siguiente lista,
todos ricos en vitamina A:

66
Berro de agua Fletán
Boniatos Mostaza (parte verde)
Brécol Papaya
Calabaza Perejil
Cidra Pimiento rojo
Col común Salmón
Coles de Bruselas Sandía
Diente de león Zanahorias

D O LO R DE RODILLA

Si te duele la rodilla en el punto donde la rótula se une al


hueso principal de la pierna, ello podría indicar un déficit de
vitaminas y minerales.
Soluciones:
• Prueba a tomar 400 cmg de selenio y vitamina E durante
dos o tres meses.

DOLOR EN EL H U E S O
INFERIOR DE LA PIERNA

Si te duele el hueso inferior de la pierna al ejercer presión so­


bre él, ello indica déficit de vitaminas y minerales.
Soluciones:
• Toma calcio (1.000 mg/día) y niacinimida (500 cmg/día).

RAMPAS EN LAS PIERNAS

Si te duelen las piernas y te dan calambres, esto se debe a que


las concentraciones de calcio en tu organismo son bajas. Es
posible que también tengas un déficit de magnesio, dado que

67
este mineral es necesario para movilizar el calcio e introdu­
cirlo en los huesos.
Soluciones:
• Toma 750 mg de magnesio y 500 mg de calcio dos
veces al día.
• Añade algas a tus sopas y guisos.
• Come mucha verdura de hoja verde.
• Si practicas ejercicio a menudo y sudas, es buena
idea tomar un suplemento de magnesio después
de la sesión de ejercicio.

VARICES

Indican que existe un déficit nutricional y/o congestión he­


pática.
Soluciones:
• Toma vitamina E (400 IU/día), bioflavonoides
(500 mg/día) y magnesio (1.000 mg/día).
• Veáse en la página 78 mi fórmula de diez pasos
para las hemorroides. Esas recomendaciones también
ayudan a combatir las varices. Véase también
la página 249.

PIES AGRIETADOS

Si se te agrietan los pies, ello indica un posible aumento de la


concentración de levaduras en el cuerpo.
Soluciones:
• Añade a tu dieta un suplemento de biotina (50 mg/día)
para evitar que las levaduras completen su ciclo
de desarrollo.
• Masajéate los pies con aceite de linaza.

68
ESTÓM AGO

ESTÓMAGO SENSIBLE A LA PALPACIÓN


Y CO N GASES QUE DUELEN EN OCASIONES

Indica un déficit de enzimas digestivas o una concentración


baja de ácido en el estómago.
Soluciones:
• Toma un suplemento de ácido clorhídrico.
• Toma un suplemento de enzimas digestivas
con cada comida.
• Reduce el consumo de productos lácteos procedentes
de la vaca, dado que sus moléculas son demasiado
grandes para que muchos estómagos las fragmenten.
• Procura que tu alimentación sea variada
(véase página 123).

HECES

HECES UNTUOSAS
QUE N O SE ELIMINAN EN EL VÁTER

Las heces que flotan y que no se eliminan al tirar de la cadena


denotan un desequilibro en el hígado.
Soluciones:
• Empieza a añadir todos los días semillas de lino
a tus ensaladas o sopas.
• Practica el masaje en el hígado de la página 230.
• Bebe tres tazas de té de artemisa al día.
• Toma una cucharadita de espirulina cada día.

69
• Consume más cantidad de los alimentos de la lista
(abajo) para fortalecer el hígado.
• Toma polvo de L-glutamina antes de cada comida
(véase página 169).
• Depura tu organismo con el laxante ayurvédico Triphala,
que combina tres hierbas. Si no logras encontrarlo,
compra cáscaras de Psyllium y hazte un enema casero
(véase página 232).

AUMENTOS PARA NUTRIR EL HÍGADO

A¡o Huevos
Brécol Nabo (raíz)
Coles de Bruselas Repollo
Coliflor Semillas y pipas
Colinabo (sobre todo de lino,
Frutos secos girasol y calabaza)
: #

HECES MALOLIENTES

Las heces hediondas son un signo de mala digestión y de atas­


co de comida en el intestino grueso. Significa que estás carga­
do de toxinas y que el contenido ácido de tu intestino es de­
masiado álto. Necesitas enzimas digestivas con urgencia.
Soluciones:
• Empieza a tomar una cápsula de enzimas digestivas
con cada comida.
• Compra clorofila líquida en una tienda de dietética o
parafarmacia y toma una cucharadita antes de las
comidas.
• Toma 100 mg de coenzima Qio cada día.

70
• Te hará mucho bien empezar a prepararte zumos
(por ejemplo, puedes preparar uno con dos zanahorias,
dos ramas de apio y un pepino). Sé que parece un
suplicio, pero vale la pena tomarse la molestia.

HECES VISC O SA S

Si las heces tienen demasiada mucosidad, se deslizan y se ad­


hieren a la pared del retrete indica que a tu dieta le falta fibra
de buena calidad y que necesitas ingerir más alimentos ricos
en enzimas alimenticias (véase página 338). La viscosidad es
un signo de humedad en el interior del organismo.
Soluciones:
• Reduce el consumo de alimentos que favorecen
la mucosidad, como los lácteos y el alcohol. Deja de ir
al bar durante una temporada o bebe sólo agua mineral.
No trato de ser aguafiestas, pero te sentirás muchísimo
mejor en pocos días.
• Ingiere algas azul-verdosas silvestres (seis cápsulas al día),
un superalimento disponible en tiendas de dietética
o parafarmacias. Véase la página 326.

HECES EN F O R M A DE BOLITAS

Si haces bolitas como un conejo, ello indica que tu hígado ne­


cesita ayuda, ya que está congestionado. A mis propios pa­
cientes de la clínica les insto a embarcarse en un programa de
desintoxicación de un día (véase página 218), ¡pero les hago
seguirlo durante dos días!
Soluciones:
• Toma dos cápsulas de cardo lechero tres veces al día,
además de ácido alfalipoico (500 mg/día) durante un mes.

71
• Usa un laxante en polvo llamado Psyllium o Triphala
(2 cucharaditas al día con zumo o agua) y toma una
cucharadita de clorofila líquida antes de las comidas.
Puedes comprar todo esto en una tienda de dietética
o parafarmacia.
• Añade dos cucharadas soperas de gránulos de lecitina
a los cereales o ensaladas.

HECES DESCOLO RIDAS

Si las heces son de color beige claro o tienen una tonalidad


amarillenta, ello indica que digieres con dificultad los alimen­
tos grasos. Lo más probable es que tengas un déficit de ácidos
grasos esenciales, las grasas buenas.
Soluciones:
• Ingiere más alimentos con ácidos grasos esenciales para
ayudar a tu organismo a metabolizar las grasas. Añade
a tu dieta pescado, aguacates, pipas de calabaza, pipas
de girasol y algas, como nori y alga marina roja.
• Riega la ensalada con una cucharada sopera de linaza,
ya que te ayudará a normalizar tus deposiciones.

A U M E N T O S EN LAS HECES

Es normal encontrar cáscara de maíz dulce en las heces, ya


que es bastante indigesta. Sin embargo, si ves restos de otros
alimentos, ello puede significar que el aparato digestivo se ha
debilitado. También puede indicar que no masticas lo sufi­
ciente los alimentos. Mastícalos a conciencia y recuerda que
tu estómago no tiene dientes.

72
LOMBRICES EN LAS HECES

Aunque suena espantoso, es más habitual de lo que cabría


imaginar. Los niños suelen tenerlas y contagiárselas a los adul­
tos si existen malos hábitos higiénicos. También las puedes
coger al besar a tus animales domésticos en la boca o al co­
mer carne de cerdo poco cocinada, carne cruda o pescado
crudo.
Hay que deshacerse de las lombrices de inmediato, ya que
te dejarán con escasos nutrientes, pues las lombrices se ali­
mentan de ellos. La gente con lombrices suele padecer ane­
mia (cifras bajas de hierro). Hazte un análisis para compro­
bar cómo estás de hierro.
Lo más probable es que sientas mucho picor en el ano, so­
bre todo por la noche. Evita rascarte, ya que de esta manera
pueden extenderse.
Soluciones:
Las siguientes indicaciones pueden ayudarte y, aunque te pue­
dan parecer extrañas, funcionan. Tendrás que acercarte a la
tienda de dietética o parafarmacia para comprar algunos de
los ingredientes, pero vale la pena:
• La tintura de nogal negro acaba con las lombrices.
Tómala tres veces al día con el estómago vacío. Es más
eficaz la tintura de clavo, ajenjo y nogal negro, pero no
la tomes si estás embarazada.
• La tintura de raíz de genciana, tres veces al día,
es magnífica para el tratamiento de las lombrices
en las heces.
• Ingiere muchas pipas de calabaza, semillas de sésamo
(ajonjolí) e higos para expulsar a las pequeñas criaturas.
• Bebe zumo de aloe vera una o dos veces al día antes
de las comidas para ayudar a prevenir la reinfestación.
• Toma un buen suplemento multivitamínico con mucha
vitamina B.

73
• El extracto de pepita de pomelo (20 gotas en agua
tres veces al día) es un buen remedio natural.
• Come mucha cebolla, hortalizas de hoja verde oscuro
y ensaladas.
• Reduce el consumo de dulces, leche pasteurizada
y alimentos elaborados. A las lombrices les favorece
ese entorno.
• Bebe té de sen para expeler a los diminutos seres.
• Aplicar crema de óxido de zinc en el ano puede ayudar
a aliviar las molestias.
• Aunque puede parecer de locos, ponte un par de dientes
de ajo dentro de los calcetines/zapatos. Mientras andas,
el ajo se aplasta y la piel lo absorbe, de forma que pasa
a la sangre y al aparato gastrointestinal. Las lombrices
odian el ajo y tú absorbes propiedades antiparasitarias
a través de la piel. Por supuesto, ¡ comer ajo crudo
o cocinado también funciona!

HECES SIEMPRE LÍQ U ID A S

No es lo mismo un único episodio de diarrea causado por


una bacteria que tener las heces siempre líquidas. Indica que
el bazo está exhausto (véase página 52).
Soluciones:
• Esta es una de las ocasiones en las que no te
recomendaría comer demasiada verdura cruda hasta que
la consistencia de las heces haya mejorado.
• Añade lo siguiente a tu dieta: cebollas, puerros, jengibre,
canela, hinojo, ajo y nuez moscada.
• Un excelente desayuno en este caso es tomar arroz, avena
y escanda.
• Toma suplementos de Acidophilus (sigue las instrucciones
en cuanto a dosificación que aparecen en el envase).

74
• Ingiere alimentos calientes y bebe té de hierbas o agua
caliente, sobre todo en los meses fríos o lluviosos.
Si quieres comer ensaladas, acompáñalas siempre de un
plato caliente, o ralla jengibre y ponlo en la ensalada.
El jengibre rallado calienta el bazo.
• Véase en la página 53 la lista de alimentos beneficiosos
para el bazo.

HECES FINAS Y D ESM EN U ZA D A S

El colon te pide ayuda a gritos: ¡Límpiame, por favor!


Soluciones:
• Sería buena idea hacerte tú mismo un enema o bien
someterte a hidroterapia colónica, un lavado de colon
(véase página 233).
• Sigue una dieta rica en fibras, es decir, con mucha fruta,
verdura y ensaladas de vegetales de hoja verde oscuro.
• ¡Apúntate a mi programa de desintoxicación de un día
(véase página 218) y prolóngalo más de un día!
• Compra cáscaras de Psyllium o Triphala y sigue las
instrucciones en el envase.

Consejo importante:
Si quieres comprobar cuánto tiempo tardas en digerir la verdu­
ra, un modo de hacerlo es comiendo maíz. E l proceso que va
desde el momento en que el maíz entra por la boca hasta que
llega a las heces debería durar unas seis horas. Si dura más, la
digestión no es tan eficiente como tendría que ser. En este caso,
procura beber dos cucharadas soperas de jugo de aloe vera an­
tes de las comidas y un suplemento de enzimas digestivas con
todas las comidas a fin de ayudar a tu organismo a descompo­
ner los alimentos.

15
PIC O R EN EL A N O

No te sientas avergonzado por padecer esta picazón, ya qúe


es muy frecuente. Suele indicar que existe uno de los siguien­
tes factores: lombrices o parásitos (véase página 73), sensibi­
lidad a los alimentos o hemorroides. Es preciso que te tomes
en serio el tema de lavarte las manos.

SENSIBILIDAD A LOS A LIM EN TO S

Para comprobar si éste es tu caso, prueba el Test del Pulso


para detectar sensibilidad a los alimentos. La frecuencia me­
dia del pulso es bastante uniforme, pero si ingieres alimentos
a los que puedes ser sensible, los latidos del corazón se acele­
ran. Realiza el test; si tu pulso se altera tras ingerir una comi­
da, puede que tengas sensibilidad frente a ese alimento. Sólo
necesitas un reloj con segundero.
Soluciones:
• Toma una cucharadita de polvo de L-glutamína antes
de las comidas para reducir al mínimo las reacciones
a los alimentos.
• El problema puede verse agravado con el consumo
de huevos, cítricos, soja, maíz, trigo, lácteos, tomates
y platos picantes. Evítalos siempre que sea posible.

HEM O RRO IDES

Cuando el hígado está congestionado, sueles acabar teniendo


hemorroides. Se trata de venas y capilares inflamados, a me­
nudo de gran tamaño, y de color azulado, rojizo o morado,
que se forman alrededor del ano. Pueden ser de varios tama­

76
ños y es posible que sean sumamente incómodos. E l hígado
se congestiona si se tiene una mala alimentación. Bastará para
ello si se consume demasiado azúcar, chocolate, café, nata, re­
postería, galletas y lácteos procedentes de la vaca. Puede que
presentes hemorroides menos inflamadas que permanecen en
el interior del recto, con lo cual no siempre las ves. Pueden do­
ler, picar e incluso sangrar.

TEST DEL PULSO


' '-»“ i— •* »■*■ - w •»7 — — - —w ■ i» ■
.»1 ■ - «—• 'i ii «iij< 11 ■ «»r r *

■ • " • . . . . . 1/1
• Lo primero que debes hacer al levantarte por la m aña­
na es tomarte el pulso radial. Coloca el dedo índice en el
pulso radial (en la muñeca)! Cuenta el número de latidos ;
en sesenta segundos. El resultado debería oscilar entre t
í cincuenta y setenta latidos por cada sesenta segundos.
• Tras una comida, vuelve a tomarte el pulso radial. Si el í
resultado ha aumentado en más de diez latidos, es posi- j
l ble que presentes sensibilidad a un alimento concreto j
ingerido en la comida. Entonces deberás separar los ali- i
mentos para saber cuál es el que te produce reacción, ]
usando el mismo método descrito arriba. |
M I FÓ R M U LA DE D IE Z PASOS
PARA LAS H E M O R R O ID E S

BV Procura ponerte de forma alternada las siguientes cre-


^ mas naturales de hierbas (disponibles en un estable­
cimiento de homeopatía o parafarmacia). Empieza con
la primera crema y sigue usándola hasta que desapa­
rezcan las hemorroides o se acabe el producto. Si se te
acaba la crema y todavía continúas teniendo hemorroi­
des, empieza con la segunda crema de hierbas y así su­
cesivamente.
(a) Hamamelis Virginica (hamamelidácea), sobre todo
si las hemorroides duelen al tocarlas. Las compre­
sas de hamamelidáceas ayudan a contraer las venas.
(b) Pomada de celidonia menor.
(c) Pomada de castaño de Indias.
(d) Pomada de llantén mayor y milenrama.

■ P l Prueba los siguientes remedios homeopáticos:


(a) Hamamelis 3G c (si las hemorroides duelen al to­
carlas, están moradas o inflamadas).
(b) Azufre 30 c (si las hemorroides arden, dan sensa­
ción de quemazón o picor).
(c) Sepia 30 c (si parece como si tuvieras una pelota en
el recto).

H lI Bebe té de diente de león para aliviar la congestión he-


^ pática (tres o cuatro tazas al día).

HH Siéntate en un recipiente lleno de agua fría. Ayuda a ba­


jar la inflamación y reducir la congestión de los vasos
sanguíneos.

78
Extiende arcilla verde (disponible en tiendas de horneo«
patía) mezclada con agua. Es un poco engorroso pero^
ayuda a aliviar la inflamación y el dolor. Para eliminar laV
arcilla, date una ducha.

Añade arándanos (planta) a tu dieta. Son ricos en bio-


flavonoides, sustancias antiinflamatorias que pueden
aliviar las hemorroides. Toma una cápsula de aránda­
nos cada hora en casos agudos hasta que las hemorroi­
des se curen.

Añade una cucharada de aceite de linaza a tu dieta, to ­


mándola antes de cada comida.

■I
Toma una cápsula de cardo lechero dos veces al día para
ayudar a ablandar las heces y limpiar el hígado.

■I
No hagas fuerza cuando vayas al baño, ya que no harás
más que empeorar la situación.

Ingiere alimentos beneficiosos para el hígado como el re­

1pollo, el brécol y las coles de Bruselas. Aprende a culti­


var y germinar semillas de brécol para consumo propio
(véase página 343).

79
S IG N O S DE U N A VEJIGA C A N S A D A
¿Es tu caso?
• Control deficiente de la vejiga
• O rina escasa/oscura/turbia
• Ganas de orinar cada cinco minutos
• Rigidez en el dedo pequeño del pie
• Dolor de cabeza

O R IN A

DIFICULTAD PARA O R IN A R

Si tienes ganas de orinar pero no puedes hacerlo con facili­


dad, ello indica que debes equilibrar la energía de la vejiga y
el riñón. Puedes lograrlo con los alimentos y plantas enume­
radas en la tabla de la página siguiente.
Soluciones:
• Ingiere los alimentos y plantas enumerados en la tabla
de la página 81. Si el problema persiste, acude a un
especialista.
• Procura tomar quinua (véase página 344).
Es uno de los mejores alimentos para el riñón y la vejiga.

DEM ASIADA O R IN A Y G A N A S
DE IR AL B A Ñ O C O N STA N TE M E N TE

Me refiero a correr al baño cada quince o treinta minutos. Es


una señal de que existe poca energía en el riñón y de que la
vejiga está cansada. También puede deberse a la ingestión de
demasiados refrescos con mucho azúcar y aditivos.

80
Soluciones:
• Introduce en tu dieta cebada, granos de trigo, arroz
dulce, judías aduki, alubias negras, judías pintas, salmón
salvaje y trucha, alimentos beneficiosos para los riñones.
Añade también perejil para dar sabor a los platos siempre
que sea posible.
• Si eres propenso a padecer infección de vejiga, procura
comer arándanos o beberlos en zumo (es la mejor fruta
para la vejiga); prepara sopas o caldos con verduras
beneficiosas para la vejiga, como el apio, la zanahoria,

PROGRAMA DE LA DRA. McKElTH


PARA FORTALECER LA VEJIGA
í~, • ■ >»• •»fr-s*»' f
JUDIAS 'ALGAS
*
Aduki Kombu
Judía blanca Wakame e
<• Í-W ill
Judía pinta Nori

LÍQUIDOS HIERBAS “tu


Mucha agua La planta Uva Ursi
Ai-
Sopas de apio',” (500 mg dos '
zanahoria, calabaza, veces al día) > >
espárragos y judías hace maravillas. *
blancas ' .. i
Té de ortigas/diente > PESCADO
de león v .:iv Trucha
,TZumo de a r á n d a n o / : . Salmón salvaje
cereza •

EVÍTESE ■
Cafeína :;;■■■
Café
Té (con cafeína)
■w£is4S55fí£>

81
la calabaza, los espárragos y las judías blancas; bebe té
de diente de león e ingiere linaza.

O R IN A TURBIA

Indica que tu organismo está húmedo y tiene una alta aci­


dez por haber ingerido alimentos inadecuados. Los azúcares,
los productos animales, los lácteos, los huevos y los granos re­
finados como el arroz blanco y una ingestión demasiado ele­
vada de trigo acidifican el interior del organismo y generan nu­
merosas toxinas y clorina. Si el grado de acidez del cuerpo es
elevado, se convierte en un caldo de cultivo de bacterias. Al­
gunas personas con orina turbia muestran otros síntomas de
humedad como letargo, pesadez en las extremidades, pereza,
sensación de rigidez y aturdimiento.
Soluciones:
• Consume algas azul-verdosas silvestres para ayudar
a secar la humedad.
• Come también judías aduki, mijo, nabos, boniatos y otras
hortalizas de raíz.

GRANOS

Los granos indican la existencia de congestión o desequili­


brios. Dependiendo de en qué parte del cuerpo salgan, pue­
des saber qué órgano está afectado.

82
GRANOS EN: Parte del cuerpo afectada

FRENTE: Zo n a intestinal

Soluciones:
• Depúrate cada día con una cucharada de cáscara
de Psyllium diluida en agua.
• Aplícate enemas con regularidad o incluso hazte algún
lavado de colon (véase página 233).

MEJILLAS: Zona pu lm o n ar y pectoral

Soluciones:
• Bebe té de gordolobo y toma suplementos de astràgalo
(Astragalus) tres veces al día.
• Toma suplementos de aceite de onagra (1.000 mg/día).
• Toma tintura líquida de equinácea (20 gotas dos veces
al día).
• Evita los lácteos procedentes de la vaca, las grasas
saturadas y las carnes rojas.

NARIZ: Zona cardíaca

Soluciones:
• Toma suplementos de espino (500 mg dos veces al día)
más coenzima Qio (100 mg).
• Toma hierba de cebada (una cucharadita al día).
• Bebe dos tazas de té de espino al día.

83
M A N D ÍB U LA : Á re a re n a l

Soluciones:
• Come quinua.
• Bebe té de diente de león.
• Toma un suplemento de magnesio ( 1.000 cmg/día)
y complejo vitamínico B (100 mg/día).

H O M B R O : Región digestiva

Soluciones:
• Toma suplementos de enzimas digestivas con todas
las comidas.
• Bebe una cucharada de zumo de aloe vera antes
de las comidas.

TÓRAX: Zona p u lm o n a r y cardíaca

Soluciones:
• Bebe té de gordolobo e infusiones de Ginkgo biloba
con regularidad.
• Toma suplementos de coenzima Qio (100 mg/día).
• Rocía las ensaladas y cereales con gránulos de lecitina.

DORSALES: Z o n a p u lm o n a r

Soluciones:
• Toma astràgalo (500 mg dos veces al día).
• Toma suplementos de Germanium (200 mg/día).
• Para preparar tus platos utiliza los siguientes
ingredientes vegetales: ajo, albahaca, alholva, cayena,
gordolobo, hinojo, jengibre, ortigas y menta.

84
• Bebe zumo de apio y té de gordolobo.
• Las comidas deben ser sencillas y poco copiosas. Hay que
evitar los lácteos y los azúcares.
• Abstente de comer cacahuetes durante una temporada.

CONTORNO DE LA BOCA: Z o n a reproductora

Solución:
• Agnus castus puede ayudar a corregir los desequilibrios
hormonales que se manifiestan en forma de granos
situados alrededor de la boca. Toma este suplemento
dos veces al día.

D E M A S IA D O S
B O STEZOS Y SUSPIROS

No siempre indica que estás aburrido. Es probable que te es­


tés quedando vacío y sufras hipoglucemia (concentración
baja de azúcar en la sangre).
Soluciones: ‘
• Toma una cucharadita de espirulina dos veces al día,
por la mañana y por la tarde.
• Quince gotas de tintura de ginseng en una minúscula
cantidad de agua después de las comidas pueden regular
la concentración sanguínea de azúcar.

85
Mi objetivo al ayudarte a conocer tu propio cuerpo es demos­
trarte lo mucho que afecta la alimentación a tu organismo y a
cómo te sientes cada día. Estos consejos básicos podrían su­
poner una increíble diferencia, y es probable que te des cuen­
ta de que empiezas a escuchar a tu cuerpo más allá de los sig­
nos descritos en este capítulo. Pronto sabrás detectar si un
alimento te hace sentir vital y sano o te hincha el estómago y te
da dolor de cabeza. Este conocimiento es muy útil, es la clave
para vivir y experimentar realmente la salud en su grado má­
ximo.

86
3
CAPÍTULO

LA DIETA DE LA ABUNDANCIA:
CO M E MÁS, N O M EN O S
Incluso un ligero cambio en tus hábitos alimenticios puede
transformar tu sensación global de bienestar. No quiero po­
ner énfasis en decirte lo que no debes comer sino en abrirte
los ojos a cientos de alimentos nuevos que tal vez no tuvieras
idea de que existían. No se trata de una dieta restrictiva, sino
más bien de una dieta abundante. Me gustaría que com ie­
ras más alimentos, no menos. Me gustaría que te olvidaras
de tu concepto de régimen de adelgazamiento.
En mi propia experiencia clínica, los pacientes que acuden
a verme por primera vez con el deseo de adelgazar (aunque
sea mucho), acaban cumpliendo su preciado objetivo y con
un aspecto fabuloso. Sin embargo, deben comprometerse a
ingerir más cantidad de mis alimentos saludables y menos de
los insalubres. Y te aseguro que si sigues mi Dieta de la Abun­
dancia nunca tendrás problemas de peso.
Nicholas hizo este compromiso, pero basta con echar un
vistazo a su diario de alimentación antes de aparecer en el
programa «You Are What You Eat»...
DIARIO DE AUMENTACIÓN
DE NICHOLAS

LUNES

2 2 trozos de pizza de masa gruesa


h
10 Café (fuerte, con leche semidesnatada)
h
13 h
Café
15 h
Café
16 h
Café
17 h
Café
20 Media botella de vodka con un litro
h
de zumo de naranja
22 h 4 bkajis pequeños de cebolla, 6 bhajis
pequeños de champiñones, media pizza
de masa gruesa de pollo picante
23 h 250 mi de helado de caramelo
Durante la noche 4 jarras de agua

MARTES

7 h Café
10 h 6 sándwiches de carne de ternera: 12 rebanadas
pequeñas de pan blanco, 6 lonchas de carne
de ternera de la tienda de comestibles preparados
del barrio (380 g), mantequilla de untar baja
en calorías, 2 latas de refresco de naranja con gas

90
12 h T é con leche y 2 terrones de azúcar
14 h Café
16 h Sándwich de pollo (envasado): pan moreno
(de centeno), mayonesa y ensalada
19 h 5 jarras de cerveza, 4 botellas de cerveza añeja
o lager (275 mi)
20 h Media botella de vodka con un litro de zumo
de naranja
22.30 h 3 trozos de pizza de masa gruesa de jamón y piña

MIÉRCOLES

8-12 h 4 cafés
2 trozos de bacalao rebozado (congelado
y envasado) con 25 g de mantequilla
16 h Quiche de queso y cebolla
21 h Pescado rebozado con patatas fritas
y salsa marrón comprado en la tienda

JUEVES

2 h 2 sándwiches de queso: 4 rebanadas de pan


blanco de tamaño medio con mantequilla, 125 g
de queso Red Leicester, cebolla pequeña
7 h Café
9 h Café
17-19 h Un litro y medio de jerez
21 h Hamburguesa de 200 g con ración grande

91
de patatas al homo, 2 huevos fritos
(con manteca), ketchup, 3 rebanadas de pan
blanco, mantequilla
23 h Té con leche y 2 terrones de azúcar

VIERNES

5 h 3 sándwiches de queso: 6 rebanadas grandes


de pan blanco con mantequilla, 150 g de queso
Red Leicester, cebolla pequeña
8 h Café
12 h Lata de albóndigas con salsa de cebolla, ración
grande de patatas al horno, 2 salchichas supremas
grandes de cerdo preenvasadas, 4 rodajas grandes
de pan blanco, mantequilla
14 h 3 sándwiches de carne de ternera: 6 rodajas
grandes de pan blanco, mantequilla, 120 g
de embutido en lonchas envasado
15 h Té con leche y 2 terrones de azúcar
17 h Café
22 h 4 bolsas de patatas fritas, 500 g de chocolate,
6 dulces de crema de menta cubiertos de chocolate

SÁ BA D O

1 h Media lasaña casera: 500 g de carne picada


de bistec magro frita con aceite de oliva, 2 latas

92
de champiñones, 2 cebollas, 2 botes de salsa
preparada, 6 tiras de lasaña seca
2 h Lata de refresco de naranja con gas
8 h Media lasaña casera, café
10 h Café, 300 g de chocolate, 6 dulces de menta
cubiertos con chocolate, tableta de 50 g
de chocolate con leche y caramelo
12 h Café
14 h Té con leche y 2 terrones de azúcar
15 h 1 kg de bistec estofado, 2 paquetes de plato
preparado de carne de ternera y verdura al horno
18 h Lata de budín de arroz
22 h Pizza entera de 28 cm de masa gruesa con pollo
picante, 6 bhajis pequeños de champiñones,
té con leche y 2 terrones de azúcar

D O M IN G O

3 h Carne picada y cebolla (plato grande con


las sobras del sábado), 900 g de puré de patatas
9 h 4 tiras de beicon, 2 huevos fritos en manteca,
lata de 400 g de salchichas y judías, 2 cafés
13 h Tarrina de 500 g de helado de caramelo
16 h 1,1 kg de pollo rustido, puré de patatas con
6 patatas, nata y mantequilla, lata de guisantes
preparados, 6 zanahorias de tamaño medio
17 h Lata de budín de arroz
18 h Café
20 h Taza de leche malteada caliente con un terrón
de azúcar y 2 dulces de malvavisco

93
¿CREES QUE TU AUMENTACIÓN
ES SALUDABLE?

El primer tema clave que abordo en la clínica es preguntar a


los pacientes acerca de la calidad de su dieta. Inevitablemen­
te, la mayor parte de ellos afirma que su alimentación es salu-
dable. Sólo después de tantear el asunto, interrogarles y pedir-
les que me den una lista detallada de los alimentos ingeridos
durante una semana descubro que la mayoría se alimentan
fatal, incluso si creen que su dieta es correcta. Por lo tanto,
antes de avanzar, me gustaría que realizaras ahora mi «Test
de Cociente de Inteligencia Alimenticia» (FIT-IQ , por sus si­
glas en inglés).
Dependiendo del resultado del test, podrás saltarte rápi­
damente este capítulo, considerándolo una simple guía de re-%
ferencia (si el resultado es alto), o bien tendrás que llevar este
capítulo — y el libro— contigo en todo momento y ¡no per­
derlo nunca de vista!

TEST (DE C O C IE N T E ) DE IN T E L IG E N C IA
A L IM E N T IC IA DE LA DRA. M C K E ITH

Responde con «sí» o «no» a estas preguntas:


1. ¿Comes como mínimo una pieza de fruta
natural cada día?
2. ¿Comes como mínimo cinco raciones de
vegetales cada día?

94
3. ¿Comes arroz, quinua, mijo, avena u otros cereales
al menos tres veces por semana?

4. ¿Comes una ración de vegetales crudos cada día?


5. ¿Comes semillas crudas al menos tres veces
por semana?

6. ¿Añades algas marinas a tus platos?


7. ¿Incluyes pescado en tu dieta como mínimo
dos veces por semana?

8. ¿Masticas los alimentos totalmente hasta que se


deshacen?

9. ¿Te esfuerzas por evitar alimentos que contengan


conservantes, aditivos, colorantes o estabilizantes?
10. ¿Evitas los alimentos azucarados o con azúcar añadida?
11. Si estás estresado, ¿esperas a que se te pase esta
sensación antes de comer?

12. ¿Te dieron de mamar de pequeño?


13. ¿Te aseguras siempre de que dedicas tiempo a comer
bien, incluso si te sientes cansado o tienes mucho trabajo?

14. ¿Desayunas todos los días?

15. ¿Bebes agua de manantial embotellada cada día?

16. ¿Bebes como mínimo ocho vasos de agua mineral,


de manantial o filtrada cada día?
17. ¿Evitas beber cerveza/alcohol/refrescos con gas
mientras comes?

18. ¿Bebes agua aproximadamente veinticinco minutos


antes de las comidas principales en vez de beber agua
durante las comidas?

95
19. ¿Tienes una alimentación variada en vez de comer lo
mismo todos los días?
20. ¿Te preparas zumos de vegetales crudos al menos una
vez a la semana?

TU PUNTUACIÓN

Suma el número de respuestas afirmativas.

17-20: EXCELENTE - EL PRIMERO DE LA CLASE

Echa un vistazo a este capítulo y familiarízate con sus con­


ceptos; no deberías tener ningún problema.

12-16: N O ESTÁ MAL - PODRÍAS ESFORZARTE MÁS

Te esfuerzas, eso es bueno, pero no lo suficiente. Lo mejor es


que te estudies este capítulo — y el libro— atentamente. E s­
pero que pongas todo tu empeño en cumplir la mayor parte
de mis recomendaciones. Empieza a seguir la Dieta de la
Abundancia cuando quieras.

11 O MENOS: ¡SUSPENSO! ¡ALTO AHÍ!

¡No te muevas! M e preocupas mucho. Estás metido en un


gran lío. Por favor, tómate en serio cada palabra de este capí­
tulo y del libro. Literalmente, te ruego que empieces hoy, sin
más dilación, mi Dieta de la Abundancia.

96
Empecemos con algunos consejos de alimentación prelimi­
nares muy sencillos: Sigue una dieta variada. Te aportará más
nutrientes y te sentirás más satisfecho.
• Añade uno o dos alimentos nuevos cada semana a tu dieta
habitual.
• Consume alimentos orgánicos siempre que te sea posible
encontrarlos.
• Ingiere cereales integrales en vez de cereales elaborados
y arroz integral en vez de blanco. El pan, los espaguetis y
la harina integrales son mejores que la harina refinada.
• Deja de lado el trigo siempre que sea posible e introduce
en tu dieta otros cereales como la cebada, la escanda,
el mijo, el amaranto, la quinua y el centeno.
• Come verdura fresca cada día.
• Usa sal marina no refinada en vez de sal de mesa común.
• Usa aceites prensados en frío no refinados, como el de
sésamo o ajonjolí, maíz, oliva y girasol.
• No consumas mermeladas azucaradas.
• Bebe zumos de frutas puros (no concentrados).
• Los jarabes de arroz y cebada son edulcorantes naturales
mejores que el azúcar blanco.
• Come pescado blanco salvaje (no de criadero) en vez
de carne y pollo.
• Ingiere alimentos proteínicos como judías, tofu, quinua
y tempeh en vez de carne y queso.
• Usa vegetales marinos para cocinar (véase página 334),
ya que son una valiosa fuente de nutrientes, como el
calcio, el betacaroteno y la vitamina B]2, que ayudan
a reducir el colesterol, liberar al organismo de toxinas
y fortalecer el sistema inmunológico.
• Añade nuevos alimentos a tu dieta y aumenta su
consumo, sobre todo de los de la lista de alimentos
de la Dieta de la Abundancia (véase página 128).
¡Sé abierto de miras!

97
¿No es fantástico no tener que estar hambriento de nuevo?
Al principio de su transformación, la mayor preocupación de
los participantes del programa de televisión era: «¿Pasaré
hambre?»
En mi Dieta de la Abundancia acabarás comiendo un aba­
nico de alimentos mucho más amplio de lo que creías posi­
ble. Y lo mejor es que puedes consumir tanta cantidad de ellos
como quieras. Tus ataques de ansiedad por la comida se esfu­
marán de una vez por todas, ya que finalmente estarás ali­
mentando tu organismo.

EL C A M B IO

Joanne, una participante en el programa de televisión que ha­


bía vivido toda su vida a base de hamburguesas y con una
dieta muy limitada, estaba sumamente preocupada por lo
duro que sería cambiar. Creía que yo no podría entender por
lo que estaba pasando. Nada más lejos de la realidad.
Hace muchos años, cuando me fui de casa para ir a la uni­
versidad, sobreviví siguiendo una dieta muy pesada basada en
carnes saturadas y patatas, bebía decenas de tazas de té que
apuraba hasta la ultima gota y picaba entre horas patatas fritas
de bolsa. Después fui a España durante un año y me alimen­
té de dulces de chocolate y repostería española junto con unas
cuantas sangrías para bajarlos, además de arroz blanco elabo­
rado y chuletas de cerdo. Tenía sobrepeso y carecía totalmen­
te de nutrientes. Huelga decir que no tenía energía, mi piel
tenía un aspecto desastroso y me sentía bastante enferma.
Me arrastré a mí misma, pataleando y gritando, hacia un
cambio en mis hábitos. No fue ni fácil ni inmediato. Sin em­
bargo, la transformación de mi salud bien mereció el esfuer­

98
zo. A los participantes del programa de televisión se les obligó
a cambiar ¡en sólo ocho semanas! Me gustaría que te tomaras
el tiempo necesario para lograr esos cambios, pero la buena
noticia es que empezarás a notar los beneficios casi de inme­
diato.
Una vez hayas cumplido tu saludable objetivo, tal como
suelo decir a mis pacientes, si sigues la regla del 80/20, el
resultado será fabuloso. Sigue mis consejos un ochenta por
ciento del tiempo y tendrás un margen del veinte por ciento
para desobedecer y portarte mal con la comida. Sin embargo,
tal vez descubras que tu cuerpo no quiere desobedecer. Le
gusta tu nuevo yo y no quiere estropear esa estimulante sen­
sación. Si a pesar de todo haces trampas o caes en el desobe­
diente margen del veinte por ciento, no te martirices. Acépta­
lo y, después, pórtate bien y vuelve al redil.
Atrévete y ábrete a nuevas posibilidades. Apuesto a que ni
te imaginas lo bien que puedes llegar a sentirte, la gran can­
tidad de energía que puedes obtener, lo ágil que puede ser tu
mente y la gran cantidad de felicidad que puedes rezumar,
cuando por fin des los pasos necesarios. Podríamos compa­
rarlo con el hecho de que si nunca te han examinado la vista,
no tienes idea de lo bien que puedes ver. Si no te atreves con
tu salud y no le ofreces a tu cuerpo una buena alimenta­
ción, nunca sabrás lo fabulosamente bien que puedes llegar a
sentirte.
Si ingieres alimentos muertos, inertes, tu organismo estará
falto de vigor. Si consumes alimentos vivos y llenos de vitali­
dad, junto con mucha fruta y verdura fresca, estarás lleno de
vitalidad y fuerza vital. Así funciona. Así de simple.

99
CEREALES EN ER G ÉTICO S

Ricos en nutrientes, los cereales son un alimento energético


básico. Prácticamente todos los cereales integrales y no refi­
nados pueden ser beneficiosos para la salud, mientras que los
cereales refinados, como el arroz blanco, el pan blanco y la
pasta blanca, carecen de la mayoría de los nutrientes y la fi­
bra debido al proceso de refinado. Estos granos elaborados,
al ingerirse, actúan como el azúcar, puesto que se dirigen a toda
velocidad a la circulación sanguínea y causan estragos. Pue­
den producirse desequilibrios en las concentraciones de azú­
car en la sangre, ansia por consumir azúcar, cambios de hu­
mor y aumento de peso. Por eso, una dieta saludable debería
incluir siempre las versiones no refinadas de los cereales, como
arroz integral, cebada entera, amaranto, mijo, sémola de cen­
teno, granos de trigo, sémola de alforfón, etcétera. En gene­
ral, cuanto más oscuro es el color, menos refinado está el gra­
no y más saludable es. A continuación se describen algunos
de los cereales que recomiendo.

AMARANTO
En N epal, las semillas de am aranto se comen en
forma de gachas denominadas sattoo o molidas
en harina con la que se preparan chapatis. El am aran­
to puede cocerse como un cereal, cultivarse en el suelo, in­
flarse como las palomitas de maíz, dejarse germinar o tos­
tarse. Las semillas pueden cocinarse ¡unto con otros cereales
integrales, añadirse a platos fritos o a sopas y guisos como in­
grediente espesante rico en nutrientes.

100
A M A R A N TO

El amaranto fortalece los pulmones, por lo que es muy bene­


ficioso en esta época de gran contaminación e intoxicación
por el ozono. Además, ¡contiene más calcio y magnesio que
la leche de vaca!

CEBADA

Existen dos tipos de cebada: la cebada perlada es la versión


refinada, mientras que la cebada entera es el grano entero.
Decántate por el segundo tipo. La cebada tiene un saber dul­
ce y es buena para el estómago y la digestión. Si sufres indi­
gestión, la cebada puede ayudarte mucho. Aunque contiene
algo de gluten, tiene poca cantidad. (Nota: la cebada no debe
confundirse con la hierba de cebada, un superalimento que
no contiene gluten.)

ARROZ INTEGRAL

El arroz integral es sumamente beneficioso para el sistema ner­


vioso y el digestivo. De todos los cereales, es el menos alérge­
no, incluso para las personas más sensibles.
Reglas del arroz
• Grano corto: consúmelo en otoño e invierno para
aumentar la temperatura corporal.
• Grano largo: consúmelo en verano para refrescarte.
• Basmati: perfecto para quienes tienen sobrepeso o bien
humedad interna (mucosidad y catarro).

101
SÉMOLA DE A LFO R FÓ N

La sémola de alforfón carece de gluten, es rica en minerales


saludables y, a diferencia del trigo, no es alérgena. Si eres sen­
sible al trigo, ésta es una buena alternativa. Contiene una
cantidad moderada de proteínas (cerca de un 20 por ciento),
así como el bioflavonoide rutina, que ayuda a fortalecer la cir­
culación y las venas. Si tienes varices, es el cereal ideal para ti.
Es estupendo para alegrar las ensaladas.

M A ÍZ

Se trata de un alimento muy habitual que se encuentra en mu­


chos productos de panadería. Se añade molido a alimentos
envasados. En consecuencia, el maíz se parece un poco al tri­
go: se añade en muchos alimentos, con lo que puede conver­
tirse en un posible alérgeno si se ingiere en exceso. Para libe­
rar los nutrientes de los granos de maíz, debes masticar muy
bien los granos, ya que la piel es indigerible.

KAMUT

El kamut está muy ligado al trigo, pero muchas personas sen­


sibles al trigo lo toleran. Contiene el doble de proteínas que el
trigo, más minerales (sobre todo magnesio y zinc), así como
16 aminoácidos y también ácidos grasos esenciales.

M IJO

El mijo es una excelente fuente alimenticia de cereales. Rico


en hierro, magnesio, potasio y vitaminas B y E , cuida el siste­

102
ma digestivo, mejora la captación de nutrientes y aumenta la
energía del organismo, ya que cuida el bazo, la pila que te car­
ga de energía.

Q U IN U A

La quinua es un cereal procedente de Sudamérica cuyo uso


se está expandiendo. Contiene todos los aminoácidos esen­
ciales. Por lo tanto, es una proteína completa, pero es más fá­
cil de digerir que las proteínas de la carne y tiene mucha me­
nos grasa que la mayoría de las carnes.

AVENA

La avena contiene una mayor cantidad de grasas buenas que


otros cereales, las cuales te ayudarán a adelgazar, no a en­
gordar. La avena también es rica en complejo vitamínico B,
beneficioso para el sistema nervioso y para fortalecer los
huesos.

C E N TE N O

Se trata de un buen cereal para hornear productos de pana­


dería. Algunos de mis pacientes cultivan brotes de granos de
centeno (véase página 344). El centeno es excelente para el
hígado. Prepárate un caldo de este cereal si sueles padecer
dolores de cabeza.

103
ESCANDA

La escanda, al igual que la sémola de alforfón, es rica en mi­


nerales y proteínas, y fortalece los órganos esenciales. Es una
alternativa sabrosa y nutritiva para quienes son sensibles al
trigo. El estreñimiento, la colitis y la mala digestión son algu­
nos de los trastornos en que puede ser beneficiosa. Se trata
del único cereal que contiene mucopolisacáridos que estimu­
lan el sistema inmunológico. Es una buena fuente de energía
constante.

TEFF

El teff es una diminuta semilla muy sabrosa. Al ser rica en


proteínas, aporta gran cantidad de calcio, magnesio y hierro,
lo cual la convierte en una buena opción para las personas
que sienten ansia por comer salado. El teff contiene más po­
tasio que la mayor parte de los cereales, con lo cual ayuda a
depurar los ácidos alimenticios malos de la sangre.

¿Q U É PASA C O N EL T R IG O ?

La mayoría de nosotros ingerimos demasiado trigo. Aunque


es un cereal saludable, consumirlo en exceso puede perjudi­
car, en última instancia, a la sangre y los órganos corporales, y
provocar intolerancia y alergias de tipo alimenticio. De he­
cho, se ha vuelto sumamente alérgeno debido a su consumo
excesivo en Occidente. Te recomiendo que sustituyas el trigo
por otros cereales siempre que sea posible, pero no te preo­
cupes si comes trigo integral con moderación.

104
SUGERENCIAS ÚTILES SOBRE LOS CEREALES

• Come sólo cereales no refinados, no los elaborados.


• Lava los cereales bien antes de cocerlos.
• Cuece los cereales hasta que estén blandos y hayan
absorbido todo el agua (véase el gráfico de cocción de
cereales en el cuadro inferior).
• Mastica bien los cereales. Así favorecerás su digestión.
• ¿Sabías que el gluten del trigo prácticamente desaparece
una vez se germina y se transforma en brotes? Prueba a
cultivar brotes de tus granos favoritos (véase página 344)

C O C C IÓ N DE LOS CEREALES

CEREAL CANTIDAD CANTIDAD TIEMPO


DE CEREAL DE AGUA DE C O C CIÓ N
EN TAZAS , EN TAZAS EN MINUTOS
lü'

lí Amaranto 1 fts; ' . ' -2,5 35


^ Arroz integral 1 2
L*^i • . •S: • 2 0 ' 35
Alforfón (tostado) 1 2 20
Mijo 1 3 3 0 -4 5
Avena
(granos enteros) 1 2 4 5 -6 0 j

Cebada entera 3 4 5 -6 0 g ¡j
00
K)

Quinua 2
1

Nota: si se ponen en remojo los granos durante u n a s ..,t. ... J


cuantas horas antes de consumirlos, se puede reducir
o la m itad el tiempo de cocción. ' ggM
.......i... . . . . . . . _ . |
,

105
• Guarda los cereales en recipientes herméticos y procura
consumirlos en los cuatro meses posteriores a la fecha
de compra. Puede añadirse una hoja de laurel para evitar
que aparezcan bichitos. Yo suelo guardar los cereales
en el frigorífico o el congelador (sobre todo durante
los calurosos meses de verano).

LAS JUDÍAS G EN ER O SA S

También conocidas con el nombre de alubias, las judías son


básicamente semillas que se crían en vainas de un grupo es­
pecífico de plantas. La mayoría son ricas en todo tipo de pro­
teínas y apenas contienen grasas.
Las judías son fabulosas para adelgazar. También reducen
las cifras de colesterol, previenen las enfermedades cardíacas
y purgan el cuerpo de toxinas indeseables. Además, son una
buena fuente de carbohidratos complejos, el tipo de hidra­
tos de carbono saludables. Lo cierto es que los carbohidratos
como las judías, los cereales y los vegetales son fundamenta­
les para la bioquímica y la fisiología del organismo. Los nece­
sitamos para estar sanos, fuertes e incluso para prosperar como
especie. Si no comes una cantidad suficiente de carbohidra­
tos buenos, te sentirás enfermo.
Todos aquellos de mis pacientes que dejaron de consu­
mir hidratos de carbono se sentían débiles, padecían estre­
ñimiento y estaban demacrados, irritables y deprimidos. Es
como jugar a la ruleta rusa con el cuerpo. Estoy de acuerdo
en que es buena idea dejar de ingerir carbohidratos refina­
dos malos como los pasteles, las galletas y los dulces. Sin em­
bargo, llegado este punto, el mensaje debe ser muy claro:
¡los carbohidratos complejos, como las judías, son funda­

106
mentales para gozar de buena salud! Así que consúmelos
con regularidad.

A D U K I, LA JU D ÍA ADELGAZANTE

Las judías aduki son una excelente fuente alimenticia rica en


nutrientes, pero baja en calorías. En Japón destacan por sus
propiedades curativas y se usan para tratar infecciones de ri­
ñón y vejiga. Pero en mi propia práctica clínica, se las reco­
miendo a pacientes que necesitan perder peso. Esta judía, con
concentraciones excepcionalmente altas de fibra, complejo
vitamínico B y minerales (hierro, manganeso y zinc), actúa
como diurético natural, liberando al organismo del exceso de
líquidos. Asimismo, elimina la mucosidad indeseable, la con­
gestión y las heces, quema grasa y equilibra el metabolismo
para favorecer el control de peso. Si quieres adelgazar, ésta es
tu judía.

M U N G , LA JU D ÍA D ESIN TO XIC A N TE

Las judías mung son otra buena fuente alimenticia. La he


usado en mi práctica clínica para ayudar a reducir la hiper­
tensión, tratar úlceras gastrointestinales y problemas urina­
rios y depurar el organismo, ya que introducen más oxígeno.
Son un purgante fabuloso para el hígado y siempre las he in­
corporado en mi programa antitoxinas en la clínica.

h a b a s , s o j a y l e n t e j a s , la s j u d ía s c á r n ic a s

Estos tres alimentos son ricos en proteínas y, gramo a gramo,


son una fuente completa de proteínas más eficiente que las

107
carnes rojas, pero sin el contenido graso. Además de su per­
fecto perfil proteínico, las lentejas también nutren los riño­
nes y las glándulas suprarrenales, mientras que las habas son
ricas en aminoácidos, vitaminas de tipo B, calcio y hierro. La
soja se ha convertido en una alternativa popular a la carne
gracias a su completo contenido proteínico. También tiene
varios elementos anticancerosos como los fitoestrógenos y
equilibra las hormonas tanto masculinas como femeninas.
Cada célula de tu organismo necesita proteínas, indispen­
sables para el crecimiento y la restitución de todos los com ­
ponentes corporales, desde los músculos y los huesos hasta el
pelo y las uñas. Asimismo, las proteínas nos ayudan a generar
enzimas que nos permiten digerir los alimentos y fabricar an­
ticuerpos que combatan las infecciones y hormonas que man­
tengan una eficiente función corporal.

-----— ----- -- -------- ■ - .■»y-«.---------- ■ ' 1 U' J J .'

HAZ ALGO SALVAJE


Prefiero pescado salvaje del mar en vez de pesca­
do de criadero, puesto que este lugar suele estar
abarrotado, por lo que a veces es un caldo de cultivo .
de enfermedades. Decántate por el pescado de Escocia (so­
bre todo de las islas Hébridas y Shetland), Islandia y otras
aguas menos contaminadas.
. ... iásft-.. . M

FUENTES DE PROTEÍNAS

Aunque las proteínas son cruciales para la salud y el bienes­


tar, no es bueno ingerirlas en exceso, dado que el organismo
no puede almacenar las que no necesita de inmediato. En vez

108
de eso, el hígado transforma el exceso de proteínas en gluco­
sa y toxinas, que aumentan el riesgo de tener mala salud y en­
gordar.
La carne, el pescado, la volatería, los huevos y la leche son
ricos en proteínas pero no son las mejores fuentes de éstas, ya
que el hígado digiere con dificultad toda esa grasa, así como
los antibióticos y otras sustancias químicas utilizadas en la ga­
nadería. Ocurre que el cuerpo debe esforzarse mucho más
para digerir las proteínas cárnicas.
Es mucho mejor ingerir diversas fuentes proteínicas y ob­
tener algunas proteínas de fuentes menos conocidas, como
los cereales. Muchos cereales ofrecen un excelente aporte de
proteínas, sobre todo la quinua, cuyas proteínas resultan más
útiles que las de la carne, pero también el alforfón, el mijo y el
amaranto, las legumbres, los frutos secos, las semillas, las hor­
talizas de hoja verde y los brotes.
Todos los productos con soja, como el tofu y la leche de
soja, son buenas fuentes proteínicas. Si eres carnívoro, evita
las carnes rojas y decántate por las magras, como el pavo y el
pollo, que tienen menos grasa, y por el pescado aceitoso, rico
en ácidos grasos esenciales. Al elegir los productos lácteos,
opta por los desnatados para aprovechar las proteínas y evi­
tar la grasa.

PESCADO

Elige de entre la variedad de pescado blanco no graso, como


la carpa, el bacalao, la trucha o, en ocasiones, el salmón or­
gánico o salvaje. El pescado aceitoso es rico en ácidos gra­
sos esenciales, así como excelente para regular las hormonas
y las concentraciones sanguíneas de azúcar si se quiere con­
trolar el peso.

109
FRUTOS SECOS Y SEMILLAS

Deberías incluirlos en tu dieta con regularidad, ya que con­


tienen gran cantidad de ácidos grasos esenciales, las grasas
buenas. Si ingieres estas grasas buenas, no engordarás, e in­
cluso te ayudarán a perder el exceso de peso.
Los frutos secos y las semillas contienen infinidad de otros
nutrientes, especialmente todos los aminoácidos necesarios
para formar proteínas completas y digeribles, además de
vitaminas A, B, C y E, y minerales como calcio, magnesio,
potasio, zinc, hierro, selenio y manganeso. Las pipas de gi­
rasol, las semillas de lino (o linaza), la simiente de alfalfa, las
pipas de calabaza, las semillas de sésamo o ajonjolí, las al­
mendras, las castañas, los anacardos, las pacanas, las nueces y
las nueces del Brasil son muy beneficiosas.
Los frutos secos y las semillas son tan ricos en nutrientes que
no hace falta que los ingieras en grandes cantidades, sino que es
más que suficiente con una cucharadita o dos al día, o cada dos
días. Añádelos a tus guisos para aderezarlos o para dar sabor
a un plato de gourmet, espolvoréalos en los cereales del desa­
yuno o simplemente consúmelos como aperitivo. A menudo
dejo en remojo los frutos secos o semillas crudos durante va­
rias horas para que adquieran textura y consistencia, además
de que así son más fáciles de digerir. Prueba a dejar en remo­
jo las almendras, seguro que te encantará. Para decorar con
una masa esponjosa los postres y budines, prueba a dejar en
remojo los anacardos crudos durante unas cuantas horas y, a
continuación, licúalos y bátelos hasta que adquieran consis­
tencia de crema.

110
La gente siempre me pregunta: «¿Cuál
es la fórmula de la Dra. Gillian McKeith
en pocas palabras?» Ahí va: descubrir
y explorar las decenas de suculentos
alimentos nuevos que están esperando
tentar tus papilas gustativas. ¡Adelante!

DULCES BUENOS

No todos los dulces son malos. De hecho, casi todos los dul­
ces que nos ofrece la madre naturaleza son estupendos. Se
trata, literalmente, de los frutos de la tierra. La fruta es rica
en nutrientes, además de una fabulosa fuente de enzimas vi­
vas y antioxidantes que refuerzan el sistema inmunológico y
aumentan las reservas de energía. E l mejor tipo de frutas son
los arándanos, las moras, las frambuesas, las fresas, la san­
día, las manzanas, los albaricoques, las cerezas, las uvas, los
melocotones, las peras, las ciruelas, las pasas y las manda­
rinas. Te recomiendo que comas a diario como mínimo una
o dos frutas de temporada frescas y crudas.
Los edulcorantes que pueden usarse en ocasiones como
tentempié o para cocinar son el jarabe de arroz integral, la
malta de cebada y arroz, la miel, la melaza, el zumo de man­
zana diluido, el zumo de uva diluido y la miel de arce pura.

N o permitiré que te amargues...

111
EL RETO DE LOS DETESTABLES

Mando a mis pacientes que realicen inventarios


de comidas y bebidas durante al menos diez días
antes de venir a verme. Deben escribir la hora y
los detalles de todo lo que comen y beben durante diez días.
Asimismo, deben anotar su estado de ánimo, sus sentimien­
tos y las quejas en cuanto a salud junto con los alimentos inge­
ridos cada día. Estos datos pueden dar una información muy
valiosa sobre la vida de una persona. A menudo les pido a mis pa­
cientes que traigan a la consulta los envoltorios de los alimentos
envasados y las latas que han consumido para que podamos re­
pasar los ingredientes que se han comido sin darse cuenta.
El Reto de los Detestables está ideado para hacerte refle­
xionar sobre los malos hábitos que tienes y lo que com por­
tan para tu salud. Así que con la mano en el corazón, respon­
de honestamente.

¿Cuánta cantidad de los siguientes productos consumes por


término medio en una semana?
Memoriza tus resultados.

• Tazas de café Alimentos enlatados


• Tazas de té con sal añadida
• Comida frita Carnes rojas
• Comidas preparadas/ - Volatería no orgánica
envasadas o comida Vasos de leche de vaca
rápida Rebanadas de pan blanco
• Chocolate Unidades de alcohol
• Dulces (por término medio,
• Pasta un vaso pequeño de vino
• Productos de panadería es una unidad y una jarra
• Azúcar en el té o café de cerveza, dos).

112
M E N O S DE 15: ¡ESTUPENDO ! PUEDES
SER U N «FAN DE LA DRA. McKElTH»

Deberías estar orgulloso. Sigue así de bien. Tus perspectivas a


largo plazo para gozar de una vida saludable son excelentes.

DE 15 A 2 5 : VAS POR EL BUEN C A M IN O

Eres el tipo de persona que podría desprenderse fácilmente


de las porquerías que contiene tu dieta. No es demasiado tarde.
¿Estás aburrido tal vez? La vida es un poco monótona. Prac­
tica ejercicio, búscate una afición. No te sientes tan bien como
podrías sentirte y lo sabes. Pon remedio.

DE 2 6 A 5 0 : ESTÁS J U G A N D O

Estás haciendo el tonto y jugando con tu salud. Pero pregún­


tate: ¿Por qué motivo? ¿Necesitas ponerte enfermo para
cambiar? ¿Qué tiene que ocurrir? Sigue mi programa de de­
sintoxicación de un día (véase página 138) este fin de semana
y vuelve al buen camino. Prométete a ti mismo que te esfor­
zarás. Te lo mereces.

DE 51 A 1 0 0 : ERES U N DESASTRE. ¡N O ESTÁS BIEN!

No estoy contenta y tú tampoco deberías estarlo porque eres


un desastre en potencia. Juegas a la ruleta rusa con tu salud y
tu cuerpo, y me preocupas. Incluso si crees que todo va bien
en este momento, tu modo de vida y tu dieta te pasarán factu­
ra más adelante. Así que tus perspectivas a largo plazo son to­
talmente alarmantes si no sigues mis consejos.

113
DE 101 a 150: ¡ESTÁS SUSPENDIDO!
¡TE DIVIERTES DE LO LINDO!

Este resultado es fatal. ¡Deberías avergonzarte de ti mismo!


Si no te reformas y reduces tu puntuación siguiendo los con­
sejos de este libro vas por mal camino. Te ruego, te ordeno que
empieces hoy mismo a realizar cambios considerables. En tu
caso, el tiempo apremia.

NOTA PARA LOS FUMADORES


Fumar despoja a tu organismo de nutrientes esen­
ciales, evita la captación de nutrientes proceden­
tes de los alimentos, debilita el proceso de diges-
! tión y contamina la sangre. 1
LOS DETESTABLES

Debe evitarse consumir determinados alimentos, los detes­


tables.
Es fundamental cortar por lo sano con ellos o, como míni­
mo, reducir su ingestión de un modo apreciable. Los alimen­
tos detestables e insalubres pueden ser totalmente perjudi­
ciales y contraproducentes a la hora de obtener los resultados
que deseas. No quiero entretenerme en decirte lo que no de­
bes comer o hacer, sino poner énfasis en la exploración de las
interesantes opciones alimenticias nuevas y del atractivo modo
de vida nuevo en los que podemos embarcarnos juntos. Para
simplificar, he confeccionado una breve lista de alimentos
detestables. Verás que no hay muchos, lo cual espero que te
anime aún más. Por favor, te ruego que me hagas caso. Más
adelante estarás encantado y agradecido, ¡y te sentirás mara­
villosamente!
Ahí va la breve lista de alimentos perjudiciales detestables.

CAFÉ

El café contiene cafeína, un estimulante que también se en­


cuentra en el té y los refrescos de cola. Si bebes demasiado
café, aumenta la presión arterial, lo cual te provoca ansiedad
y te pone nervioso. La paradoja es que aunque el café es esti­
mulante, hace que las glándulas suprarrenales trabajen en ex­
ceso y las agota tanto a ellas como a ti.
Además, todos los tipos de cafés, incluso el descafeinado,
pueden favorecer el envejecimiento cutáneo. Asimismo, re­

115
ducen la absorción de hierro y zinc en hasta un 50 por ciento,
lo cual puede afectar a tu sistema inmunitario. Deja el café
poco a poco. Empieza a tomar de forma rotatoria diferentes
infusiones de hierbas, como menta, manzanilla, diente de león,
ortiga y trébol rojo, o bien zumo de frutas natural mezclado
con agua caliente.

A U M E N T O S GRASOS

Una cantidad demasiado alta de alimentos grasos, como las


carnes rojas, los lácteos, los fritos y la comida basura pue­
den obstruir las arterias, reducir la concentración de calcio
y afectar la función del corazón y otros órganos vitales. No
hay forma diplomática de expresarlo, el consumo excesi­
vo de alimentos grasos engorda. También provoca hiperten­
sión, alergias alimenticias, enfermedades cardíacas, diabetes,
trastornos alimenticios, enfermedades hepáticas y renales, os­
teoporosis, artritis y cáncer de colon, mama y útero.

DULCES

Una cantidad demasiado alta de dulces y azúcar blanco refi­


nado, la dextrosa, el jarabe de glucosa, los edulcorantes arti­
ficiales y el chocolate pueden causar desequilibrios graves
de la concentración sanguínea de azúcar, cambios de humor,
vulnerabilidad a las infecciones e hiperactividad, además de
deteriorar la función del bazo, el hígado, el páncreas y los in­

116
testinos. M ejor utiliza edulcorantes naturales como la miel,
la melaza, la fruta pura y los zumos, si bien en contadas oca­
siones.

P R O D U C T O S LÁCTEOS

La leche de vaca es rica en grasas y caseína, una proteína que


nos cuesta digerir a los humanos. P or eso la leche de vaca
puede desencadenar reacciones alérgicas como asma, dolor
de oído, goteo nasal, catarro, erupción cutánea, letargo e irri­
tabilidad.
Además, algunas personas carecen de la enzima lactasa,
que descompone la lactosa presente en la leche. Si padeces
intolerancia a la lactosa, puedes sufrir distensión abdominal,
gases, flatulencias, diarrea o estreñimiento. Una alternativa
puede ser la leche de cabra, de soja, de arroz, de frutos secos,
de tres cereales y de avena, que se digieren con más facilidad.
Si reduces el consumo de lácteos, debes mantener la ingestión
de calcio consumiendo alimentos ricos en este elemento, como
el tofu, las legumbres, los frutos secos y semillas y las hortali­
zas de hoja verde; el amaranto (véase página 100) también es
muy rico en calcio y magnesio.
Finalmente, si necesitas tomar inevitablemente leche de
vaca, hiérvela primero. Al hervirla, se descomponen las molé­
culas grandes que son indigeribles.
ALCOHOL

El alcohol ejerce una gran presión en el sistema digestivo y el


hígado. Este último convierte el alcohol en acetaldehído, un
familiar tóxico del formaldehído usado para curtir la piel y
en el embalsamamiento. E l consumo excesivo de alcohol pue­
de provocar obesidad y sus trastornos asociados, desequili­
brios en la concentración sanguínea de azúcar, fatiga, disfun­
ción orgánica y degeneración del tejido celular.

El consumo excesivo de café


puede volverte vulnerable
a gripes y resfriados.

118
LOS ALIMENTOS PASABLES:
TEN CUIDADO

No hace falta que los evites para siempre, sino que sepas to ­
marlos con moderación. Dicho de otra manera, ten un poco
de cuidado con ellos.

LEVADURAS

Prácticamente a todos los productos de panadería se les aña­


de levadura para que suba la masa y para acentuar el sabor. Si
un producto de este tipo está abultado o tiene corteza, no
cabe duda de que contiene levadura. Los alimentos envasa­
dos suelen llevar levadura añadida, que puede constar en la
etiqueta como proteínas de levadura autolisadas, extractos
de levadura, proteínas vegetales hidrolizadas, proteínas ve­
getales, levadura química, levadura de cerveza o levadura nu-
tricional, por lo que conviene leer la etiqueta antes de com­
prarlos. Los alimentos fermentados (como el vinagre, la salsa
de soja y el queso) y las bebidas alcohólicas (sobre todo el
vino y la cerveza) son otra fuente de levadura. Esta última
sólo supone un problema para quienes son sensibles a ella: si
padeces alergias, candidiasis, asma, infecciones por levadu­
ras, eczema, urticaria, dolores de cabeza o migrañas, es pro­
bable que tengas que acabar con el exceso de levadura.
La sensibilidad a la levadura puede deberse a la ingestión
excesiva de estos «productos levadurosos», como yo los lla­
mo. No quiero decir que nunca más comas alimentos con le­

119
vadura, sino que mi intención es que seas consciente de que
debes limitar su consumo. Un apunte final: la mayor parte
de los productos de panadería contienen, además, gran can­
tidad de azúcar añadido. Así pues, son un capricho ocasio­
nal, no un componente principal de la dieta.

PASTA

Si crees que la pasta blanca es un alimento rico en nutrien­


tes, reconsidéralo. La pasta que se vende está hecha de hari­
na blanca. El refinamiento y blanqueamiento destruye como
mínimo el 70 por ciento de sus vitaminas y hasta el 90 por
ciento de sus minerales. La harina blanca carece de fibra, tie­
ne muy pocos minerales y contiene hierro inorgánico, que
se puede acumular en el cuerpo (el hierro inorgánico acaba
con las vitaminas buenas). Esto no quiere decir que no comas
nunca pasta blanca, sino que debes consumirla con mode­
ración.
Lo mejor que puedes hacer es introducir otros tipos de
pasta en la dieta. En vez de pasta blanca, sería más conve­
niente optar por el arroz, las espinacas, la escanda, el maíz y
la pasta de soja, todos ellos disponibles en tiendas de dietéti­
ca e incluso en algunos supermercados.

CARNES ROJAS

El consumo excesivo de carnes rojas puede intoxicar y aci­


dificar la sangre, acabar con el calcio, obligar al hígado y los

120
riñones a esforzarse más y obstruir los intestinos, lo cual des­
truye la flora beneficiosa. Esto puede llevar a la aparición de
cálculos renales, enfermedad o insuficiencia hepática, cáncer
de intestino y de los órganos reproductores, artritis y osteo­
porosis. Las carnes rojas deterioran la capacidad del organis­
mo para generar enzimas y ácido clorhídrico, necesarios para
la digestión. Si consumes carnes rojas, aprende a combinar los
alimentos de un modo adecuado para digerirlas de un modo
más eficaz (véase página 123). Procura comer carne orgánica
siempre que sea posible.

S O LA N Á C EA S

Evita los alimentos de la familia de las solanáceas (tomates,


patatas, berenjenas y pimientos) si eres propenso a presentar
trastornos musculares, artríticos, articulares u óseos.
Deben evitar las solanáceas especialmente quienes sufren
artritis porque contienen una sustancia denominada solanina
que obstaculiza la función enzimàtica en los músculos, lo cual
causa a menudo dolor y molestias, y agrava los problemas ar­
ticulares. Si te encantan estos alimentos, lo mejor que puedes
hacer es cocerlos, asarlos al horno o cocinarlos con un poco
de sopa de miso. Mediante este proceso se neutraliza la so­
lanina.

121
VOLATERÍA

El método de crianza de los pollos en grandes granjas posibi­


lita que pueda llegar a tu plato un animal enfermo. Por consi­
guiente, te recomiendo consumir volatería orgánica siempre
que sea posible.

122
LA COMBINACIÓN DE ALIMENTOS

Muchos de mis pacientes acuden a mí en busca de una dieta


mejor. La mayor parte de ellos han tenido sobrepeso o se
sienten hinchados o con gases después de comer. Combinar
alimentos puede ser la solución perfecta. Al combinarlos,
puede quemarse la grasa de un modo adecuado, de forma
que no quedan partículas alimenticias indigeridas pululando
por el organismo. Lo que hay que recordar principalmente es
que los alimentos se engloban en diferentes grupos (véase pá­
gina 126), y es importante no ingerir alimentos de determina­
dos grupos al mismo tiempo, ya que esto impide su correcta
digestión.

Si se lleva a cabo bien, la combinación de alimentos:


• ayuda al organismo a quemar grasas de un modo más
eficiente
• garantiza la máxima absorción de nutrientes, enzimas
y proteínas
• evita los eructos, la distensión abdominal, los gases
y la indigestión
• en general, corrige o previene la mayoría de los factores
asociados a la obesidad.

Si no se combinan los alimentos:


• es imposible completar la digestión
• se alteran las enzimas digestivas
• se impide la captación de nutrientes
• se pueden contraer numerosas enfermedades,
como distensión abdominal, pirosis, indigestión,
mala absorción, estreñimiento, calambres intestinales,
síndrome del intestino irritable, flatulencias, u otras peores.

123
El problema es que algunos alimentos se digieren más rá­
pido que otros; algunos necesitan enzimas digestivas diferen­
tes y otros que se den condiciones distintas en el estómago
para lograr una absorción correcta. Por ejemplo, las proteí­
nas requieren jugos digestivos ácidos para su digestión, mien­
tras que los hidratos de carbono necesitan jugos alcalinos.
Cuando mis propios pacientes se embarcan en mis méto­
dos de combinación de alimentos, notan a menudo que a los
pocos días mejoran sus síntomas físicos, tienen más energía,
se sienten más animados y gozan de más vitalidad en general.

ADELGAZAR

Combinar los alimentos es una magnífica forma de controlar


el peso. El concepto es que si comes un alimento solo, o más
de un alimento combinado correctamente con otros, aumen­
tas al máximo tu capacidad digestiva y tu capacidad para frag­
mentar los alimentos. Esto significa que el organismo no se
aferra a los alimentos no digeridos, que a su vez se convierten
en bolas grasas de toxinas y celulitis. Al combinarse correc­
tamente los alimentos, el cuerpo puede quemar grasas de un
modo eficaz. En mi práctica clínica me he dado cuenta de que
la combinación adecuada de alimentos es uno de los métodos
más eficaces para adelgazar y controlar el peso.

DESCRIPCIÓN

Grupo 1: Las proteínas (carne, volatería, queso, pescado, hue­


vos, leche y frutos secos) producen jugos ácidos para su di­
gestión. Son de digestión lenta.

124
Grupo 2: Los hidratos de carbono — todas las gramíneas y
los alimentos derivados (pan, pasta, cereales, harina, galletas,
etcétera), y los vegetales con almidón (patata, ñame y maíz
dulce)— producen jugos alcalinos. Son de digestión rápida
y necesitan enzimas diferentes de las que necestian las pro­
teínas.
Si ingieres alimentos de los grupos 1 y 2 juntos, las enzi­
mas y los jugos digestivos rivales se enfrentarán y neutrali­
zarán mutuamente. En consecuencia, la comida no se digiere
correctamente y se descompone en el interior del intestino,
lo cual provoca gases, distensión abdominal, pirosis, dolor de
estómago, mala absorción, indigestión y desgaste energético,
por no decir cosas peores.

Grupo 3: Las ensaladas, los vegetales sin almidón, las raíces,


las semillas, las hierbas, las especias y los aceites de s e m i l l as y
nueces pueden digerirse con cualquiera de los dos grupos an­
teriores (1 y 2).

Grupo 4: La fruta es única en su especie y tiene el récord de


digestión rápida. La fruta utiliza enzimas totalmente distintas
al resto de los grupos.

La solución:
• No ingieras alimentos de los grupos 1 (proteínas)
y 2 (carbohidratos) juntos en la misma comida.
• Los alimentos del grupo 3 (vegetales) pueden consumirse
con los grupos 1 y 2.
• El grupo 4 (fruta) debe consumirse siempre solo, como
mínimo separado treinta minutos de otros grupos de
alimentos. Lo mejor es comer fruta con el estómago vacío,
preferiblemente por la mañana, sin otros alimentos. Si
comes fruta después de comer, ésta no puede ir a ninguna
parte al estar atrapada detrás de los alimentos que tardan

125
mucho más en digerirse, de forma que fermentará
en el intestino. Si la fruta se mezcla con otros grupos de
alimentos, cabe esperar distensión abdominal, flatulencias
e indigestión. (Nunca mezcles el melón o la sandía con
otras frutas, ya que son las frutas que más rápido se digieren.
Así pues, ¡recuerda comerlos solos u olvídate de ellos!)
Si has comido carbohidratos, deja pasar dos horas antes
de ingerir proteínas. En cambio, si has comido proteínas,
deja pasar tres horas antes de ingerir carbohidratos.
Las proteínas tardan cuatro horas en llegar al intestino,
mientras que los hidratos de carbono tardan dos horas en
recorrer el trayecto desde la boca hasta el intestino.

GRUPO 1 • Cereales, incluyendo


avena, pasta, arroz,
Proteínas centeno, maíz y mijo
• Carne • Jarabe de arce
• Caza/conejo . Miel
• Frutos secos • Patatas y vegetales
• Huevos con almidón
• Leche • Productos derivados
• Marisco de los cereales, como
• Pescado las galletas dulces
• Queso y saladas, el pan,
• Soja, tofu los pasteles y las pastas
y derivados
de la soja GRUPO 3
• Volatería
• Yogur Vegetales sin almidón
• Aceite de oliva
GRUPO 2 (prensado en frío)
• Ensaladas y hierbas
Hidratos de carbono frescas
• Azúcar y dulces • Hierbas, especias y aliños

126
• Mantequilla, nata GRUPO 4
y grasas para untar • Toda la fruta
• Semillas

Recorre el camino hacia una salud perfecta. Sigue las indica­


ciones de la tabla inferior para mejorar tu digestión y aumen­
tar tu energía y resistencia.

MAL
Granos con lácteos o carne = gases
Fruta con vegetales = gases
Fruta con carne = gases
Fruta con granos o lácteos = gases

BIEN
Fruta sola = sin gases, digestión correcta
Cereales con vegetales = sin gases
Pasta con vegetales = sin gases
Judías con vegetales = sin gases *
Carne o pescado con vegetales = sin gases
Legumbres/judías y granos = sin gases

* Nota sobre el consumo conjunto de judias y cereales: los


vegetarianos lo tienen mejor en lo que respecta a la combi­
nación de alimentos. Las legumbres y las judías poseen una
mezcla de almidón y proteínas que puede parecer un pro­
blema. Sin embargo, el almidón domina en la mayoría de
las legumbres, a excepción de la soja y las judías blancas.
Por lo tanto, puedes combinar la mayoría de las legumbres
y judías con cereales, así como con ensaladas y vegetales.-

127
AUMENTOS DE LA DIETA
DE LA ABUNDANCIA

No permitas que nadie te diga que hoy en día ya no se pue­


de comer nada. Me gustaría que comieras más que nunca.
Sin embargo, ahora consumirás los alimentos adecuados para
mantenerte esbelto, delgado y en forma. Y ya puedes comer
tanto como quieras, que no engordarás ni tendrás sobrepeso.
A continuación encontrarás mi lista de alimentos de la Die­
ta de la Abundancia, que enumera los cien principales que
puedes consumir a diario. Y esto es sólo el principio. Si de
verdad empiezas a comer todos estos alimentos distintos
con regularidad, te puedo garantizar que le estarás haciendo
un gran favor a tu cuerpo, tu estado de ánimo y tu salud en
general. Como puedes ver, abundan muchos alimentos que
es probable que no hayas comido o con los que no estás fami­
liarizado. Bien, pues ha llegado la hora de que introduzcas esta
plétora de alimentos en tu dieta y empieces a vivir la vida a
tope.
Si sigues mi Dieta de la Abundancia, te sentirás más fuer­
te, sexy, enérgico y feliz.

HORTALIZAS Col común Lechuga


DE HOJA
Col rizada Lechuga iceberg
VERDE
Diente de león Lechuga romana
Acedera (partes verdes)
Mostaza
Acelga Endibia (partes verdes)
Achicoria Escarola Nabo
Berro de agua Espinaca (partes verdes)

128
Perejil Girasol Ñame
Remolacha Lino Patata
(partes Sésamo Perejil
verdes) o ajonjolí
Quingombó
Ruqueta
Pimiento
(orguga,
jaramago) Rábano
HORTALIZAS
común
Rábano
Alcachofa
FRUTOS daikon
Apio
SECOS C R U D O S Remolacha
Apionabo
Tomate
Almendras Berenjena
Zanahoria
Anacardos (con Berro de agua
moderación)
Bok choy
Avellanas
Brécol HARINAS
Castañas
Calabacín
Pacanas Amaranto
Calabaza
Piñones Avena
Cebolla
Pistachos Patata
Chirivía
Nueces Pipas
Col de
Nueces Bruselas de girasol
del Brasil Soja
Col china
Coliflor Tapioca
SEMILLAS/ Trigo entero
PIPAS
Colinabo
Espárrago Trigo fanfarrón
Calabaza (trigo duro
Chía (Salvia Guisantes abundante
tiliaefolia) Nabo en Andalucía)
ALGAS Mijo Cilantro
M ARINAS
Quinua Ciruela
umeboshi
Agar-agar
Clavo
Arame JUDÍAS
Comino
Alga marina
roja Anasazi Eneldo

Hijiki Frijoles negros Estragón

Kelp Frijoles norteños Hinojo

Kombu Garbanzo Jengibre

Nori Habas Laurel

Palmera de mar Judías aduki Mejorana

Wakame Judías Menta


blancas Orégano
Judía de lima Perifollo
GRAM ÍNEAS Judías pintas Romero
Lentejas Tomillo
Alforfón
Soja
Amaranto
Arroz basmati
HIERBAS
Arroz integral HIERBAS PARA IN F U S IÓ N
Avena FRESCAS
(para sazonar)
Trigo bulgur Manzanilla
Cebada Albahaca Cola de caballo
Centeno Alholva Diente de león
Escanda Azafrán Espino
Kamut Canela Frambuesa
Maíz Cardamomo Ginseng

130
Hinojo Limón Papaya
Jengibre Mandarina Pera
Melisa Naranja Uvas
Menta Piña Zarzamora
Menta verde Pomelo
Olmo americano Quinoto
FRUTA
Ortiga Uva crespa
Palo de arco Dátiles
Pepitas de rosa Higos
FRUTA
Raíz de valeriana Melón
Regaliz amarillo
Albaricoque
Melón
Toronjil
Arándano azul de Indias
Trébol rojo
Cerezas Melón de agua
Fruto del cactus, o sandía
como el higo Plátano
FRUTA
chumbo
Toda la
Aguacate Gaylussacia fruta seca
Arándano rojo Guayaba
Dátil Kiwi
TO FU
Frambuesa Lichi
americana Mango
Fresa Manzana
Granada TEMPEH
Melocotón
Granadilla Mora
Grosella Nectarina
Lima Níspero PESCADO

131
4
CAPÍTULO
LOS C IN C O INDESEABLES
He comprobado que existen cinco áreas problemáticas en
las que casi todo el mundo cae, ya sea en una o en más de
una. Yo las llamo «las indeseables». Me atrevería a decir que
casi el 95 por ciento de mis pacientes sufre un trastorno
que se engloba en una de esas categorías. Si reconoces al­
guna de ellas, en este capítulo encontrarás'útiles sugeren­
cias respecto a cada una.

Mis cinco indeseables principales


Preocupación continua por el peso
Cansancio perpetuo
Trastornos digestivos
Síndrome premenstrual y otros trastornos hormonales
Estrés

Cuando vi por primera vez el diario de alimentación de


Yvonne, no podía creer lo poco que comía. Sobrevivía a base
de patatas fritas de bolsa, pan blanco y chocolate. En conse­
cuencia, el cuerpo se le había quedado «en pausa», lo cual
le había debilitado el metabolismo y había provocado final­
mente que el mecanismo encargado de quemar grasas se
detuviera. Además de que Yvonne, aunque no comía mu­
cho, tenía realmente problemas de peso.
DIARIO DE ALIMENTACION
DE YVONNE

LUNES

9 h 2 rebanadas de pan blanco, tostado y untado


con margarina baja en calorías. Taza de té
14 h Bolsa grande de patatas fritas con sabor a cóctel
de gambas, bolsa de tiras de patata con sabor
a gamba, tableta de chocolate grande, lata
de refresco con gas bajo en calorías
23 h Bolsa grande de patatas con sabor a cóctel
de gambas, bolsa de tiras de patata con sabor
a gamba, tableta de chocolate grande

MARTES

9 h 2 rebanadas de pan blanco, tostado y untado


con margarina baja en calorías. Taza de té
11 h Barrita de chocolate y coco. Taza de chocolate
caliente
14 h Batido de fresa sustitutivo de una comida
15 h Pasta al microondas, salsa para pasta, 2 rebanadas
de pan blanco tostado
18 h Comida congelada para microondas (espagueti
a la boloñesa). Taza de té
21.30 h 2 rebanadas de pan blanco, tostado y untado
con margarina baja en calorías. Taza de té

136
MIÉRCOLES

9 h 2 rebanadas de pan blanco, tostado y untado


con margarina baja en calorías. Taza de té
13 h Bocadillo de baguette grande con pollo cajún
cremoso y tomates. Botella de refresco de cola bajo
en calorías
15 h Lata de gaseosa de jengibre, bolsa de patatas fritas
con sabor a beicon, bolsa de patatas fritas con
sabor a beicon ahumado, bolsa de patatas fritas
al punto de sal, taza de té
18 h Taza de chocolate caliente, 4 barquillos cubiertos
de chocolate
19.30 h Medio pastel de chocolate (unos 3 o 4 trozos),
taza de té
21.30 h Bolsa de patatas fritas con sabor a beicon
ahumado, lata de gaseosa de jengibre, medio
paquete de bolitas de chocolate

JUEVES

8 h Bolsa de patatas fritas con sabor a cóctel de


gambas
9 h 2 bollos de pan blanco untados con margarina baja
en calorías, bolsa de patatas fritas, taza de té
15 h Taza de té, pastel de bizcocho (2 trozos)
18 h Porción de pastel de carne, porción de pastel
de pollo con champiñones, lata de gaseosa, medio
paquete de bolitas de chocolate

137
VIERNES

9 h Lata de gaseosa, 2 bollos de pan blanco untados


con margarina baja en calorías y mermelada de fresa
12 h 2 paquetes de galletas rellenas de queso, vaso de agua
17.30 h Curry casero de mamá y arroz con piña y manzana.
Taza de café
20.30 h 2 bolsas de patatas fritas
21 h Bolsa de patatas fritas, taza de café rociado con licor

SÁBADO

12 h Cereales con frutos rojos en leche desnatada


15 h 2 rebanadas de pan blanco, tostadas, con extracto
de levadura (Marmite), taza de té
18.30 h 2 bolsas de patatas fritas
21 h Comida china para llevar (pollo agridulce al estilo
cantonés, arroz frito con huevo, cortezas de
gamba), lata de refresco con gas bajo en calorías

D O M IN G O

9 h 2 galletas de chocolate
16 h Lata de sopa baja en calorías, 4 rebanadas de pan
blanco, bolsa de patatas fritas, taza de té
20.30 h 2 bolsas de patatas fritas, medio paquete de galletas
de té, 2 tazas de té

138
PREOCUPACIÓN
CONTINUA POR EL PESO

Es muy habitual estar siempre preocupado por el peso. Se en­


gorda cuando la cantidad de energía que se obtiene de los ali­
mentos y los líquidos excede de la cantidad de energía que se
usa en los procesos metabólicos y en el ejercicio físico. Enton­
ces, la energía sobrante se almacena en forma de grasa. Al se­
guir la Dieta de la Abundancia del tercer capítulo harás frente
a todos los factores que pueden estar impidiendo que pierdas
peso, los cuales se enumeran a continuación.

LOS IN H IB ID O R E S
DE LA PÉRDIDA DE PESO

• Colon sucio, trastornos intestinales


• Consumo de los alimentos inadecuados
• Ingestión excesiva de alimentos (sobre todo grasos
o inadecuados)
• Desequilibrios en las cifras de insulina (causados
por ingerir demasiados carbohidratos azucarados)
• Déficit de enzimas
• Falta de ejercicio físico
• Mala función digestiva
• Desequilibrios de minerales y vitaminas
• Presencia de parásitos o gusanos que provocan un apetito
voraz
• Mala función suprarrenal

139
• Malos hábitos alimenticios (no masticar bien los
alimentos, horario de comidas irregular)
• Mala función metabòlica
• Disfunción hepática
• Problemas de tiroides
• Retención de líquidos
• Debilidad renal
• Crecimiento excesivo de levaduras

¿TIENES SOBREPESO?

El peso se define en función del índice de masa corporal


(IMC). Para calcular tu IM C, divide tu peso en kilos por tu al­
tura en metros al cuadrado. Un IM C igual o superior a 25 se
considera sobrepeso. Una cifra mayor de 30 indica obesidad.

C Ó M O CALCULAR TU IMC

Divide tu peso en kilos por el cuadrado de tu altura en


metros.
Por ejemplo:
55 kg 1,552 = 55 2 ,4 0 2 5 = 22,9
95 kg -r 1,82 = 95 h- 3,2 4 = 29,3

Comprueba en qué rango está tu resultado:


Por debajo del peso normal: menos de 18,5
Normal: 18,5-24,9
Sobrepeso: 2 5 -2 9 ,9
Obeso: más de 30

140
EXPLICACIÓN DEL ANSIA POR COMER AZÚCAR

Se tiene ansia por comer azúcar si las concentraciones san­


guíneas de azúcar están constantemente en desequilibrio;
si existe un déficit de nutrientes, ya que las levaduras cre­
cen en exceso; si se sigue una dieta rica en carbohidratos
refinados y elaborados y comida basura. Tener ansia por
ingerir azúcar indica que puedes sufrir un trastorno deno­
minado hipoglucemia, que te hace tener aún más ganas
de comer azúcar.
Acabas siendo víctima de un efecto yoyó caracterizado
por las subidas disparadas y las bajadas en picado de las.
concentraciones de azúcar. Por ese motivo, si empiezas
comiendo una única tableta de chocolate, inevitablemen­
te tendrás ansia por comer más. El azúcar te da un subidón,
pero no mucho después viene el bajón. La mejor manera
de combatir el ansia por el azúcar es pasar por un período
de abstinencia: prohibido ingerir alimentos azucarados ni
dulces durante un mes. La hierba astrágalo puede ser una
fuente de energía natural (500 mg al día).
Debes reforzar tu organismo con superalimentos ricos
en nutrientes vivos a fin de equilibrar la composición de
la sangre. La espirulina sería una buena opción (véase pá­
gina 197). También es importante tomar un suplemento
mineral líquido que contenga cromo, manganeso y mag­
nesio. El déficit de cualquiera de estos tres minerales pro­
voca ansia por ingerir azúcar, ya que las concentraciones
de azúcar en la sangre están desequilibradas. (Más del
80 por ciento del cromo se elimina en la elaboración de los
alimentos.)
Algunos alimentos ayudan a regular las concentracio­
nes sanguíneas de azúcar y a calmar el ansia por comer
azúcar. Los cereales integrales y la verdura fresca son op­
ciones estupendas. El ñame, el boniato y la calabaza tam­
bién ayudan a apaciguar el gusto por lo dulce y no ele-
''¡a'Mifci -

141
^ - ■■■v . ■■ - 1 "’ |T * ■>-----------------, IT— ^ -■ - ■— ■— — -------1-— T 3 I

van las concentraciones sanguíneas de azúcar del modo


en que lo hacen los alimentos azucarados y los dulces.
A menudo pido a mis pacientes que tomen media cu-
charadita de polvo de L-glutamina antes de las comidas
para inhibir los antojos de determinados alimentos. De ver­
dad que funciona.

COMER EN EXCESO

La presencia de parásitos o lom brices en el intestino, o los


trastornos emocionales, pueden hacer que comamos en ex­
ceso. (Véase las recomendaciones sobre parásitos y gusanos
en la página 73.) Otra causa puede ser una alteración de la fun­
ción orgánica o desequilibrios glandulares. Por ejemplo, cuan­
do comemos demasiada carne, podemos inflamar las paredes
del estómago; ello provoca un exceso de calor en el propio
estómago que nos produce más ganas de comer.

ANSIA DE COMER AUMENTOS

Los alimentos azucarados, los ricos en hidratos de carbono


y los dulces aumentan las concentraciones de las sustancias
químicas del bienestar en el organismo (las endorfinas sero-
tonina y noradrenalina). El problema de comer alimentos
con mucho azúcar es que éste entra en el torrente sanguí­
neo con gran rapidez y provoca una subida de insulina junto
con una subida de serotonina. Si aumentan de repente las con­
centraciones de azúcar, la insulina se fragmenta muy rápi­
damente, lo cual provoca un descenso brusco tanto del azúcar
como de las endorfinas. Esto te deja peor que antes y es posi­
ble que tengas ganas de comer más alimentos azucarados para

142
mejorar tu estado de ánimo, lo cual establece un ciclo de an­
sia alimenticia, aumento de peso, fatiga y cambios de humor
que es difícil de romper. Todos y cada uno de los participantes
en el programa de televisión eran adictos al azúcar. La mayo­
ría de ellos ni siquiera eran conscientes de esa adicción hasta
que les mostré cuánto azúcar consumían en una semana.

DESEQUILIBRIO DE LA IN S U L IN A

Al comer, la glucosa resultante del proceso de fragmentación


digestiva de los alimentos se absorbe en el intestino y en la
sangre. El organismo se queda con lo que necesita y, a conti­
nuación, produce insulina para normalizar las concentracio­
nes de glucosa, reduciéndolas, y convierte la glucosa sobran­
te en un compuesto denominado glucógeno,'que se almacena
en el hígado.
En una dieta saludable, este proceso se desarrolla a la per­
fección. Sin embargo, si se consumen demasiados carbohi­
dratos refinados, sobre todo alimentos azucarados, se altera
el equilibrio y el sistema empieza a desorganizarse. El organis­
mo debe producir cantidades cada vez mayores de insulina
para fragmentar los azúcares. Finalmente, te vuelves resisten­
te a la insulina y en vez de convertir el exceso de glucosa en
glucógeno, se transforma en grasa. Te ves atrapado en un cír­
culo vicioso en el que cuanto más inestables son las concen­
traciones de azúcar en la sangre, más propenso te vuelves a
sentir ansia por comer alimentos dulces y carbohidratos no
refinados como el pan.
El desequilibro de la hormona insulina puede ser el prin­
cipal causante del sobrepeso. Un consumo excesivo de azúcar
provoca intolerancia a la glucosa en el organismo, y si se tiene
sobrepeso, los azúcares se fragmentan de una forma menos
eficaz. Se trata de una situación límite.

143
.* • "ft1: . . ’i •

AUTOEXAMEN DE LA TOLERANCIA X LA GLUCOSA

Si identificas tres o más de los síntomas enumerados a


continuación, tu organismo puede presentar una altera- 1
ción de la regulación de la insulina y la glucosa. 1
. . . . . .

íi : ']
Dificultad para concentrarte ■ .;
Consumo excesivo de cafeína, chocolate ó cigarrillos í
Sudoración excesiva i
Sed excesiva ¡
Dificultad extrema para levantarte de la cama j
Adormecimiento a mitad de día, somnolencia j
Incapacidad para funcionar sin un chute j
de cafeína/nicotina j
Irritabilidad si no se come con frecuencia ¡
Necesidad de dormir más de ocho horas cada noche ,

INTOLERANCIA A LOS ALIMENTOS

A menudo ansiamos ingerir los mismos alimentos un día sí


y otro también. Una de mis pacientes, artista de profesión,
me contó que tenía que desayunar cada mañana sus gachas
de avena y que cada día durante los últimos treinta años ¡había
cenado únicamente alitas de pollo rebozadas! Estaba agotada,
ya no tenía ganas de pintar y se sentía apática. Cuando la ani­
mé a modificar su monótona dieta, se sintió enérgica y crea­
tiva, empezó a pintar otra vez e incluso perdió más de 6 kilos
de peso en un mes.
Si comes lo mismo cada día durante años, puedes volverte
en muchas ocasiones sensible a esos alimentos en concreto, a
lo cual nos referimos a veces como «intolerancia a los alimen­
tos». Normalmente, los alimentos que ansiamos comer son los
mismos que nos hacen engordar. Se trata de un círculo vicioso.

144
Si tienes intolerancia a los alimentos, se retrasa la respuesta
inmunológica en tu organismo, lo cual puede ocurrir al cabo
de varias horas o días de ingerir el alimento nocivo. Los efec­
tos colaterales que pueden causar estos alimentos van des­
de síntomas como el síndrome del intestino irritable hasta
erupciones cutáneas, ulceraciones en la boca, enfermedad de
Crohn o inflamación del tubo digestivo, cólicos, problemas
auditivos y cansancio, por nombrar algunos. Sin embargo,
no siempre es tan evidente. La intolerancia alimenticia pue­
de ejercer un efecto directo en la asimilación de nutrientes,
la función de los órganos digestivos y el control de peso. Los
alimentos más habituales como el trigo, los lácteos, el azúcar
y el maíz pueden ser objeto de la intolerancia alimenticia
simplemente porque muchos de nosotros los consumimos
en grandes cantidades. Además, están presentes en numero­
sos alimentos envasados. Así, es fácil presentar intolerancia
alimenticia hoy en día, sobre todo si se consumen muchos ali­
mentos elaborados y sometidos a un proceso de alteración
química.
El problema viene cuando ingieres a diario alimentos que
no toleras, ya que provocas una drástica ralentización en el
metabolismo. Se deteriora la función de las enzimas digestivas,
lo cual significa que tu organismo no fragmentará correcta­
mente las grasas. Además, al comer siempre lo mismo, lim i­
tas la ingestión de nutrientes, vitaminas, minerales y cofac-
tores que son fundamentales. P or lo tanto, te aconsejo lo
siguiente:
• Sigue una dieta variada, haz rotar los alimentos. Es decir,
si consumes un alimento hoy, procura no repetirlo en tres
o cuatro días. Así evitarás la intolerancia alimenticia.
• Es buena idea que te hagan análisis para detectar
intolerancia o alergias a los alimentos. Así podrás saber
con exactitud qué alimentos te hacen engordar o sentirte
fatal, excesivamente cansado y letárgico. A todos los

145
pacientes que quieren adelgazar y también a otros
muchos pacientes les pido que se realicen un análisis para
detectar posibles intolerancias alimenticias. También
puedes hacer el Test del Pulso (véase página 77 para más
información).

Puedes informarte acerca del test de alergia alimenticia McKeith


a través de la dirección de correo tests@mckeithresearch.com
o por fax (+44 20 7431 9700). También puedes entrar en mi
sitio web: wwio.drgillianmckeith.com (pulsa en «biochemical
tests», test bioquímicos).

¿ C Ó M O PUEDE ROMPER
EL C IC LO U N A BUENA A L IM E N T A C IÓ N ?

Seguir una dieta equilibrada y rica en nutrientes te ayudará a


romper este ciclo de ansia por comer, azúcar y aumento de
peso. Una buena alimentación no sólo nutre el organismo,
sino que regula las concentraciones sanguíneas de azúcar para
que no te den bajones cuando tengas deseos de comer dulce.
Tendrás menos probabilidades de que disminuya tu energía,
lo que significa que se reducirá la probabilidad de que tengas
ganas de darte atracones de alimentos que no necesitas o que
no te benefician.

LA DIETA C R Ó N IC A

Las dietas milagrosas, o con efecto yoyó, no te servirán para


adelgazar a largo plazo. Tal vez adelgaces a corto plazo pero,
finalmente, te resultará im posible mantener la pérdida de
peso. Ello se debe a que el ritmo al que se fragmentan los ali­
mentos y al que tu organismo los usa (un proceso denomina­

146
do termogénesis) se ve debilitado por el esfuerzo que requiere
estar constantemente a dieta, lo cual te impide a la larga adel­
gazar y mantener la pérdida de peso. A continuación encon­
trarás mis principales consejos para subsanar los errores come­
tidos si has estado a dieta de forma crónica.
• Sigue una dieta saludable, equilibrada y rica
en nutrientes.
• Consume una gran variedad de los alimentos buenos
que aparecen en mi lista.
• Come poco y a menudo para mantener estables
las concentraciones de azúcar en la sangre, reducir
el ansia por comer e ir por el buen camino.
• Decántate por alimentos que mantengan estables tus
concentraciones sanguíneas de azúcar, los que quieras
de mi lista de la Dieta de la Abundancia (véase
página 84). Evita los alimentos que hacen'subir
las concentraciones de azúcar, sobre todo los dulces
y los alimentos elaborados.
• Sé más activo. El ejercicio físico es fundamental para
controlar el peso a largo plazo, así como un ingrediente
básico para gozar de una vida saludable y feliz.
• Reduce el consumo de sal y bebe mucha agua para evitar
la retención de líquidos (6-8 vasos al día).
• El desayuno y el almuerzo deben ser las comidas más
copiosas del día, ya que es más probable que estés activo
durante el día y quemes las calorías.
• Las hierbas como la canela, el jengibre, la cayena,
el cardamomo y el ginseng pueden ayudar
a estimular la termogénesis (la velocidad a la que
se descomponen los alimentos) y favorecer la pérdida
de peso.
• Asegúrate de que duermes bien y las horas necesarias.
Dormir mal aumenta el riesgo de seguir una alimentación
insalubre y de engordar.

147
Motivación:
• Reflexiona acerca de por qué quieres perder peso
y lo bueno que sería para tu salud y tu bienestar.
• Empieza a poner por escrito todo lo que comes
y bebes. Una vez te conciencies más de tus patrones
alimenticios y de lo que desencadena el ansia por comer
determinados alimentos, puedes empezar a combatirla.
• Tómate tu tiempo para comer. Mastica muy bien
los alimentos. Deja cuchillo y tenedor en el plato entre
bocado y bocado, y saborea realmente la comida.
El estómago tarda un rato en transmitir al cerebro que
está lleno y muchos de nosotros comemos tan rápido
que nunca recibimos la señal a tiempo.
• Anota lo que has adelgazado o tus objetivos para seguir
una alimentación sana, o ambos a la vez, y
comprométete contigo mismo. Los estudios
demuestran que poner por escrito los objetivos ayuda .
a centrarse en cumplirlos.
• Repítete que no estás a dieta. Estar a dieta durante
un día, una semana, un mes o unos cuantos meses es
cosa del pasado. A partir de ahora, simplemente comes
bien para sentirte bien.
AUTOEXAMEN DE LA TIROIDES
: »r.T">
¿Es tu caso?

• Agotamiento, incluso después de dormir


durante horas ’ ' ’■
Dolor de cabeza constante ? ‘ * . r.
^Esterilidad ': ! ífk?•»
Estreñimiento ■ l. ' ■1 ir d rts. 4 *--^£$5
Falta de apetito sexual :*y
Hinchazón de párpados, tobillos o manos i y e «,»¡s v?;j(l
Incapacidad para sudar : , ‘
Letargo por la mañana, energía por la noche v f -
Manos o pies fríos, o ambos a la vez . '..: : 3.• *" 1 .. •'- • , ,1*. m' <
j

Pérdida de pelo en el tercio exterior de la ceja 1


Crujido permanente de talones
Piel y cabello muy secos
Sensación de frío continua; tardas mucho
en entrar en calor g
Tensión premenstrual * I
Tonalidad amarillenta en la piel

Si reconoces en ti tres o más de estos puntos, es posible


que tengas la glándula tiroides menos activa de lo normal.
Consulta con el médico de cabecera para que te haga aná­
lisis de sangre a fin de comprobarlo. Sin embargo, debes
saber que en ocasiones, si la disfunción tiroidea es muy
leve, no se detectará en un análisis de sangre.

149
LA FUNCIÓN DE LA TIROIDES

La glándula tiroides controla el metabolismo de todo el


cuerpo, regulando la producción de energía y la captación
de oxígeno. Una situación de estrés continuo puede afectar de
forma negativa a esta glándula, con lo cual queda perjudica­
da su función habitual. La sobrestim ulación de la tiroides
se debe al consumo de azúcar, café y alcohol, y esto lleva a la
glándula a un estado de agotamiento que puede provocar un
aumento de peso (sobre todo en la parte media del tronco,
las caderas y la parte superior de las piernas) muy difícil de
eliminar.
Soluciones:
• Los suplementos de kelp (alga marina) son beneficiosos
para la tiroides hipoactiva, al igual que los superalimentos
vegetales (véase página 323). Las algas marinas ricas en
yodo pueden ayudar también a reforzar el metabolismo.

ALIMENTOS RICOS

MAGNESIO CALCIO
Aguacates Algarrobas secas
Alfalfa ' Brécol
Bacalao ■ &
Almendras y ? Col común
Cereales
Apio Coliflor
integrales
Arroz integral Pipas de girasol
Espinacas
Dátiles Semillas
Guisantes j
Manzanas de sésamo
Perejil
Nueces Tahini
Plátano
del Brasil
Salmón
Perejil POTASIO
Sardinas
Pescado'# Albaricoque
Zanahoria
fe»:

150
• Ingiere alimentos con mucha tirosina, como las pipas
de calabaza, los aguacates y las almendras, para nutrir
el metabolismo.
• Si comes de forma compulsiva, te resultará beneficioso
tomar un suplemento de tirosina (500 mg cuatro veces
al día) junto con un suplemento de zinc (50 mg al día).

DÉFICIT DE NUTRIENTES

El déficit de nutrientes puede provocar un aumento de peso,


sobre todo en lo que respecta al magnesio, calcio y potasio.

El déficit de magnesio provoca ansia por ingerir azúcar.

El déficit de calcio inactiva las enzimas que intervienen en el


metabolismo. Si comes mucha carne, el calcio adquiere aún
más im portancia, ya que las dietas ricas en proteínas pue­
den dar lugar a una pérdida de calcio.

El déficit de potasio se produce a menudo en las personas con


sobrepeso porque beben demasiado café, ingieren mucho
azúcar, consumen alcohol y toman laxantes y diuréticos. El
potasio es bueno para el corazón y regula el equilibrio de lí­
quidos en el cuerpo. Un descenso de las concentraciones de
potasio permite que el organismo almacene el exceso de áci­
dos procedente de los residuos de los alimentos perjudiciales
y los medicamentos. Si las concentraciones de potasio son
normales, el cuerpo puede atacar a los ácidos indeseables
de un modo más eficiente. El exceso de ácido obstaculiza
el metabolismo y la capacidad del organismo para descom­
poner los alimentos. Si las concentraciones de potasio se re­
ducen, las de sodio suelen estar demasiado elevadas. La gente
con sobrepeso y con concentraciones bajas de potasio y cifras

151
altas de sodio suelen incluir mucha sal de mesa en su dieta.
Cuanta más sal añadimos a la comida y más sal oculta consu­
mimos en los alimentos envasados, más potasio necesitamos.

PRINCIPALES C O N S E J O S
DE LA DRA. McKElTH
PARA ELIM INAR LA C A R N E FLÁ C C ID A

• Cena temprano. Cenar tarde es la receta para engordar


porque el cuerpo almacena muchos más alimentos
durante el sueño.
• Combina los alimentos (véase página 123).
• Evita los alimentos refinados o elaborados (véase página 41).
• Bebe ocho vasos de agua al día, ya que es un supresor
natural del apetito. (Nota: el té de ortigas es una fabulosa
infusión adelgazante, dado que refuerza el metabolismo
y tiene propiedades diuréticas.)
• Evita la margarina, la leche entera, los quesos y los
productos lácteos derivados de la vaca, ya que cuesta
digerirlos. Opta mejor por la leche de cereales.
• Evita el azúcar, ya que ralentiza el metabolismo.
• Evita el trigo (sobre todo el pan) porque es rico
en gluten y muchas personas no toleran esta proteína.
• Ingiere grasas buenas y elimina las malas. Las primeras
se pueden encontrar en los aguacates, las pipas
de calabaza, las pipas de girasol, el pescado, los frutos
secos y la verdura. No descuides estos alimentos,
dado que son ricos en grasas favorables que estimulan
el metabolismo para que puedas adelgazar y mantener
la pérdida de peso para siempre. Las grasas malas

152
son las grasas saturadas, como las que se hallan en
las carnes rojas y la mantequilla. Cuesta mucho digerirlas,
obstruyen las arterias y causan enfermedades
y problemas de peso.
• No te saltes ninguna comida y desayuna siempre.
El estómago y el bazo están a pleno rendimiento
a primera hora de la mañana. Asimismo, tienes todo
el día para quemar la comida. Si quieres estimular el
metabolismo, debes comer en ese momento. Si no,
se transmite una señal a tu cerebro, el cual interpreta
que falta comida. Entonces se liberan hormonas
del estrés en el organismo y el tejido muscular se distende
para aminorar la necesidad del organismo de disponer
de alimento. Cuando más tarde comas, el cuerpo liberará
más insulina para generar más grasa, ya que ¡puede
que escasee la comida!
• Sigue mi programa antitoxinas de un día (véase
página 218). Es posible que si estás lleno de toxinas,
tengas un coeficiente grasa/músculo superior. Por lo
tanto, ayudar a liberar a tu organismo de productos
tóxicos y químicos favorece sin duda a mejorar
el control de peso.
• No sigas dietas milagrosas. Ponerse a dieta ralentiza
la función de las enzimas metabólicas en el organismo.
Tus células grasas se inflaman, se vuelven tóxicas
y se almacenan en los tejidos. Pierdes tono muscular.
Te deprimes. En vez de esto, sigue la Dieta
de la Abundancia. Come más que antes, pero sólo
los alimentos adecuados (véase página 128).
• Practica ejercicio físico porque ayuda a quemar grasas.
La actividad física estimula la velocidad del metabolismo,
de forma que las calorías se consumen antes. Empieza
caminando, ya que es una excelente manera de
deshacerse de la grasa.

153
• Haz trabajar a tu metabolismo. Nada más levantarte
por la mañana bebe un vaso de agua caliente con zumo
de limón.
• Evita el alcohol, ya que debilita el hígado, el órgano
esencial para metabolizar las grasas. La cerveza
y el vino también tienen mucho azúcar y, además,
el alcohol abre el apetito.
• Toma suplementos. Todas las personas con
sobrepeso presentan un déficit de los principales
nutrientes. También existen otros nutrientes
beneficiosos que pueden ayudar a quemar grasas
y estimular el metabolismo, entre otras cosas.
A continuación incluyo una lista básica de nutrientes
y suplementos importantes. No sugiero que tomes
a la vez todos los suplementos que aquí se mencionan.

SUPLEMENTOS PARA ADELGAZAR

• La vitamina B ayuda a metabolizar los hidratos


de carbono y las proteínas. Toma entre
50 y 100 mg al día.
• La L-tirosina reduce el apetito. Toma 500 mg
antes de todas las comidas.
• La coenzima Qio es un estimulante metabólico
que facilita la pérdida de peso, y es especialmente
útil si estás muy agotado. Toma 100 mg al día.
• El triphala depura el colon.
• Los superalimentos que estimulan el metabolismo
aportan proteínas de buena calidad y equilibran
la concentración de azúcar en sangre (véase
página 321).

154
Los suplementos de enzimas digestivas ayudan
en la captación de nutrientes y suprimen el apetito.
Toma una cápsula con cada comida.
Los suplementos de aceite de linaza o las semillas
de lino restablecen de un modo espectacular
los ácidos grasos esenciales necesarios.
El polinicotinato de cromo regula las subidas
y bajadas en las concentraciones sanguíneas
de azúcar. Toma 2 00 mg al día a la hora de comer
y de cenar.
La álsine ayuda a descomponer los depósitos
de grasa persistentes.
El alga marina kelp es beneficiosa para las tiroides
y para adelgazar. Toma tres comprimidos al día
o usa el alga kombu para cocinar.
La lecitina ayuda a utilizar las grasas corporales.
Toma una cucharada de granulos dos veces al día.
La fibra de buena calidad depura tu organismo.
Toma cáscaras de Psyllium entre comidas y con
mucha agua.
El ginseng nutre el sistema metabólico y ayuda
al hígado a fragmentar las grasas de un modo más
eficiente. Toma dos comprimidos al día (500 mg)
o bebe té de ginseng dos veces al día.

155
NOTA SOBRE LOS SUPRESORES DEL APETITO

No estoy a favor de usar medicamentos para suprimir


el apetito. Existen suplementos de hierbas y nutriciona-
les que pueden ayudar de forma saludable a reducir el
hambre:

El L-5-hidroxitriptófano (L-5HTP) puede ayudar


a suprimir el apetito. Toma entre 5 0 0 y 1.000 mg dos
veces al día antes de las comidas. ' 5
El ácido hidroxicítrico (HCA) reduce la conversión l
de azúcar en grasa y ayuda a reducir las ganas de j
comer (toma 50 0 mg dos veces al día). j
El aminoácido L-carnitina ayuda a controlar ‘ ~j
i
las concentraciones de azúcar y estimula
el metabolismo. Toma 2 .0 0 0 mg al día, dividido ¡
| a partes iguales entre el desayuno, la comida
y la cena. ¡

156
CANSANCIO PERPETUO

El principal motivo de que los pacientes acudan a mi consul­


ta es porque quieren recobrar energías. ¡Están cansados de
estar cansados! Tú puedes cambiar esa situación. No tienes
por qué estar cansado nunca más. Para aumentar al máximo
la energía, debemos incluir determinados alimentos en nues­
tra dieta, sobre todo aquellos que refuerzan el metabolismo y
mantienen un grado de energía constante. Los nutrientes más
importantes que se necesitan para la producción de energía
son los del grupo de vitaminas B. El déficit de estas vitaminas
suele ser a menudo la causa subyacente de la mala función
de la glándula suprarrenal, que provoca bajones de energía.
Otros nutrientes que refuerzan el metabolismo son la vitami­
na C, el magnesio, el zinc, el hierro, la coenzima Qio y la planta
astràgalo.

PRINCIPALES
A L IM E N T O S ENER G ÉTICO S

BROTES DE TODO TIPO

Todos los tipos de brotes (semillas de legumbres o cereales


germinados) aportan mucha energía y vitalidad, por lo que
ayudan a mejorar, revitalizar, fortalecer y regenerar el orga­
nismo. Tienen una elevada concentración de antioxidantes,
así como todos los oligominerales, además de proteínas, enzi­
mas y fibra. Cuando las semillas germinan, se intensifica su
capacidad nutricional (véase página 343).

157
CEREALES

Los cereales liberan azúcar lentamente, por lo que aportan un


flujo continuo y uniforme de energía en vez de producir un rá­
pido aumento y después un bajón de energía. Asimismo, son
una buena fuente de vitamina B, necesaria para el bazo, la
«pila» que da energía al organismo. Sin vitamina B necesitarías
sin duda seguir el «programa revitalizante».

AVEN A

La avena no sólo está repleta de nutrientes energéticos sino


que también ayuda a mantener estables las concentraciones
sanguíneas de glucosa para preservar la concentración y la
agudeza mental. Saborea un tazón de gachas al levantarte
para permitir que tu energía se libere de un modo perfecto y
constante a lo largo de toda la mañana.

PEREJIL

E l perejil es una central de energía y de nutrientes. Tiene


concentraciones elevadas de vitamina B 12 , más vitamina C
que los cítricos y más o menos todos los demás nutrientes
conocidos.

ALGAS MARINAS

Los vegetales marinos, o algas, son la fuente más digerible de


todos los minerales y de vitaminas B y C, que aportan energía
(véase página 334).

158
VERDURA

En la verdura fresca (preferiblemente cruda), como el brécol,


los espárragos y las espinacas, puede hallarse toda la gama
de vitaminas B, además de magnesio y hierro, nutrientes que
proporcionan energía. El brécol es también una buena fuen­
te de coenzima Qio, un nutriente clave para la producción de
energía en las células.

MELOCOTONES
i

Los melocotones tienen mucha agua, además de un efecto la­


xante. Son estupendos para alcalinizar el torrente sanguíneo
y pueden utilizarse para regular el intestino y para la forma­
ción de sangre. Los melocotones son una de las mejores fru­
tas que aportan energía, ya que el organismo los asimila con
facilidad y el aumento de energía es inmediato. A menudo los
uso en los batidos de fruta. También son estupendos para
ayudar a eliminar toxinas del organismo y son beneficiosos en
los programas de adelgazamiento.

LINAZA

La linaza, o semilla de lino, contiene abundantes ácidos gra­


sos esenciales omega-3 y omega-6, y en perfecto equilibrio.
Estos ácidos intervienen en la producción de energía y el
transporte de oxígeno.

159
PIPAS DE GIRASOL

Las pipas de girasol contienen mucho magnesio, hierro, co­


bre, zinc, proteínas, complejo vitamínico B y ácidos grasos
esenciales, y son una excelente fuente de proteínas. Acostúm­
brate a llevar encima pipas de girasol para cuando necesites
cargar pilas al instante.

UVAS

Se cree que el valor terapéutico de las uvas radica en su ele­


vada concentración de magnesio. Este elemento participa en la
primera fase del proceso que convierte la energía en glucosa.

ÑAME Y CALABAZA

El ñame está repleto de minerales energéticos y de vitami­


na C. También es desintoxicante y equilibra las hormonas y
las concentraciones sanguíneas de azúcar, lo cual garantiza
un suministro constante de energía. La calabaza, por su parte,
estimula la circulación de los meridianos de la energía, forta­
leciendo sobre todo la función digestiva.

HIERBA DE TRIGO

La hierba de trigo es un nutritivo alimento que contiene una


abundante y prolífica gama de vitaminas, minerales y oligoe-
lementos. Su contenido en nutrientes es veinticinco veces su­
perior al de los vegetales más preciados (véase página 323).

160
JUDÍAS M U N G

Comer habitualmente judías significa rebosar energía. Y eso


es precisamente lo que las judías mung pueden aportarte: in­
finidad de energía.

u" j —-;— - ¿«y —: ' ~ ■r _‘ " 'T

-
EVITA EL BAJÓN .
DE ENERGÍA DE LA TARDE

El descenso abrupto de la energía por la tarde ¡n- : j


dica una mala función suprarrenal, un incorrecto metabolis-
: mo de los carbohidratos y los azúcares, naturales o de otro Jjj
tipo, así como un consumo de alimentos sin nutrientes. Reduce *’j
el consumo de azúcar, cafeína y lácteos a mediodía y decán­
tate por el arroz integral, las legumbres, el ñame y las pipas
de girasol. Opta por las semillas germinadas si quieres to- '
marte un tentempié rápido. También puedes nutrir tus glán- ■>
dulas suprarrenales con vitaminas de tipo B. Toma complejo ;
vitamínico B (50 mg a la hora de comer).. Yo bebo vasos de -
agua caliente con tinturas de hierbas como astràgalo y ginseng
para aumentar mi energía por la tarde, ya que son una fuente J
, natural de vitamina B. ]
2£ ■— - - - - - - - ■* * « : rt - . . . . — . _ i -,— *■ i

161
TRASTORNOS DIGESTIVOS

Es normal tener flatulenáas de vez en cuando, pero una can­


tidad excesiva de gases, la excreción de heces hediondas y
la pirosis son signos que indican una mala función digestiva, dé­
ficit de nutrientes, presencia de bacterias intestinales putrefac­
tas y deterioro de la función intestinal y estomacal. Estos pueden
causar todo tipo de trastornos de salud si no se controlan.

ESTREÑIM IENTO

Los intestinos deben vaciarse aproximadamente dos veces al


día, de forma regular y sin esfuerzo. Si defecas menos de una
vez al día, es muy probable que padezcas estreñimiento. Otro
signo que indica este trastorno es la dificultad para lograr el
tránsito intestinal, lo que implica tener que sentarse mucho
rato en el váter, hacer esfuerzos o excretar «bolitas de conejo».
Sigue las pautas alimenticias que se enumeran a continuación
si sufres estreñimiento.

REDUCE

• Lácteos
• Carne
• Grasas saturadas
• Alimentos picantes
• Azúcar y dulces
• Té y café

162
A U M E N TA

• Fruta fresca (come fruta sola por la mañana,


sin combinarla con otros grupos alimenticios;
véase página 123)
• Verdura
• Semillas germinadas
• Granos enteros
• Mucho reposo
• Ingestión elevada de líquidos
• Ejercicio físico moderado
• Comer lentamente y masticar totalmente
los alimentos

REMEDIOS PARA
EL ESTREÑIM IENTO

• Come chucrut crudo.


• Ingiere bacterias beneficiosas mediante suplementos
de acidófilo (una o dos cápsulas al día).
• Toma un suplemento de enzimas digestivas
con cada comida.
• La linaza y las pipas de calabaza (dos cucharadas
de linaza molida con una de pipas de calabaza).
Cómelas en ensalada y mastícalas muy bien. Alterna
con una cucharada de semillas de sésamo negro.

163
PROGRAMA DE SUPLEMENTOS ANTIESTREÑIMIENTO
#'

• Aloe vera, una cucharada dos veces al día ^


(se puede mezclar con zumo de manzana)
• Triphala, una cucharadita en un vaso de agua
o zumo, una hora antes de acostarte
• Algas azul-verdosas silvestres o espirulina,
$ dos cucharaditas cada día o dos cápsulas al día
• Aceite de linaza, una cápsula o una cucharadita al día
• Cáscaras de Psyllium, una cucharadita en un vaso
de agua o zumo de 30 d
• Cardo lechero, una cápsula o veinte gotas
de tintura líquida diluida en agua tres veces al día
• Vitamina C con bioflavonoides, 1.000 mg tres
veces al día
| • Complejo vitamínico B (con arroz), 2 5 -5 0 mg
■ dos veces al día con las comidas
1 • Magnesio, 4 0 0 mg tres veces al día
r ¡ .
..................— • . r _ . . . : 8&C .. i¿> I
,i.
...................... . .-.J..

HIERBAS PARA EL ESTREÑIMIENTO

• Cáscara sagrada (para aliviarlo a corto plazo) •


• Sen (para aliviarlo a corto plazo)
• Bérbero
• Raíz de ruibarbo
• También podrás encontrar preparados de hierbas
específicos para el estreñimiento en parafarmacias
y tiendas de salud

• Infusiones:
• Té de ortigas: tres tazas al día son un magnífico
i» laxante
• Té de olmo americano
&
GASES

Es normal tener gases de vez en cuando, pero no lo es tener­


los de forma continuada, acompañados de distensión abdomi­
nal, flatulencias, o ambas a la vez. Las dietas desequilibradas
y el consumo excesivo de azúcar, trigo y lácteos empeoran el
problema.
Soluciones:
• Bebe líquidos entre 20 y 25 minutos antes
de las comidas, o una hora después. No ingieras
líquidos con las comidas.
• Cena pronto, ya que cenar tarde deja al estómago
sin líquidos en un momento en que tiene menos energía.
Acabarás con una indigestión y no absorberás
los nutrientes correctamente.
• Combina los alimentos (véase página 123).
• Come cuando te sientas relajado, ya que estando
totalmente relajado durante las comidas se logra
una buena digestión. No tiene sentido comer si estás
enfadado, disgustado o emocionado.
• Toma una cucharada de zumo de aloe vera y una
cucharadita de clorofila líquida antes de las comidas
más copiosas para estimular la digestión.
• Toma un suplemento de enzimas digestivas
con las comidas (véase página 338).
• Usa aliños de hierbas (por ejemplo eneldo, hinojo,
tomillo y menta) para reducir los gases en el intestino.
No pongas sal, ya que dificulta la digestión de proteínas
y la absorción de nutrientes. Usa en su lugar algas
marinas como condimento.
• Come despacio y mastica bien los alimentos.
• Ingiere menos cantidad de alimentos
en cada comida.

165
• La sopa de miso, los cereales integrales, la verdura fresca
y las frutas son buenas para las flatulencias.
• Bebe té de menta e hinojo.
• Toma enzimas digestivas con cada comida
para ayudar a fragmentar los alimentos, así como
un suplemento de acidófilo cada día para ayudar
a restablecer las bacterias beneficiosas en el intestino.

S ÍN D R O M E
DEL IN T E S T IN O IRRITABLE

Los síntomas del síndrome del intestino irritable son desa­


gradables y diversos, pero a menudo se trata de una mezcla de
dolor de estómago, distensión abdominal, retortijones, estre­
ñimiento y diarrea. O tro signo es la presencia de mucosidad
en las heces.
Mucha gente achaca este síndrome al estrés. Sin duda, el
estrés puede provocar espasmos gastrointestinales, pero es
probable que la principal causa sea lo que yo llamo una acu­
mulación de trabajo en el «sistema de cañerías» del organismo,
lo que significa que el sistema digestivo se encuentra someti­
do a demasiada presión y los intestinos no funcionan correc­
tamente. Esto da lugar a que la fuerza de las contracciones
que mueven los desechos de los alimentos a lo largo del in­
testino sea errática. Si las contracciones son demasiado rápidas
y fuertes, aparece diarrea; si son demasiado lentas, se padece
estreñimiento. También puedes acabar con un notable déficit
nutritivo, ya que este trastorno obstaculiza la absorción de
los nutrientes.

166
Nota: el síndrome del intestino irritable puede confundirse
con enfermedades más graves como la colitis ulcerosa, la diver­
ticulitis o la enfermedad de Crohn, así que es mejor que acudas
al médico.

RECOMENDACIONES

• Evita ingerir trigo, queso, lácteos, huevos, maíz,


alimentos elaborados, azúcares, edulcorantes,
margarina, carnes rojas, alcohol y café durante
dos meses, y controla los resultados. Tal vez hayas
sobrecargado tu sistema con el gluten y la mucosidad
derivada de estos alimentos.
• No comas en exceso y mastica muy bien la comida.
Es buena idea beber zumos vegetales-una vez al día
(véase página 228 para coger ideas).
• Sigue una dieta rica en fibras que contenga cereales
integrales, verdura, legumbres y semillas germinadas
(véase página 341). Estos alimentos circulan sin
problemas por el intestino.
• Sin embargo, ten cuidado al principio con el brécol,
la coliflor, las cebollas y la col, que pueden agravar
el trastorno.

Suplementos
• Toma enzimas digestivas proteínicas.
• Bebe dos cucharadas de aceite de linaza al día.
• Añade una cucharada de linaza a las ensaladas.
• Bebe una cucharada de zumo de aloe vera antes
de las comidas para aliviar la inflamación intestinal.
• Consume 50 mg al día de complejo vitamínico B para
ayudarte a fragmentar los alimentos, además de
un suplemento de enzimas digestivas con las comidas.

167
. Tomar 1.000 mg al día de polvo de L-glutamina
puede hacer maravillas.
• Las cápsulas de Triphala y la tintura de cardo lechero
(quince gotas tres veces al día) también ayudan. Bebe
té de palo de arco.
• También es beneficioso ingerir cápsulas o polvo
probióticos intestinales durante seis meses.

Hierbas
• La mejor para este trastorno es la raíz de genciana
(disponible en las tiendas de dietética). Con treinta gotas
en agua antes de las comidas debería resolverse
el problema.
• Las cápsulas de aceite de menta también son beneficiosas.
Sigue las instrucciones del envase.

IN D IG E S T IÓ N

Suele deberse a un consumo muy elevado de alimentos gra­


sos o picantes o a una comida demasiado copiosa y rápida. Es
normal tener gases de vez en cuando, pero si aparecen flatu-
lencias en exceso, acompañadas de eructos, heces hediondas
y pirosis, es síntoma de una mala función digestiva, déficit
de nutrientes, presencia de bacterias intestinales putrefac­
tas y debilidad de la función intestinal y estomacal. Esto pue­
de dar lugar a todo tipo de problemas de salud si no se con­
trola.

Algunas soluciones
• Zumo de pera y melocotón. Beber el zumo de dos
peras y dos melocotones a sorbitos y muy despacio hace

168
maravillas. También puede ser beneficioso una pizca
de jengibre en polvo o unas gotas de lima.
• Zumo de plátano. En la licuadora, se mezcla un plátano
con zumo de pera o de mango. Es suave, fácil de digerir
y alivia la inflamación estomacal.

Para prevenir la indigestión


• Toma L-glutamina (una cucharadita antes
de las comidas).
• Evita los alimentos muy picantes, la comida basura,
los fritos, la cafeína, el alcohol, las bebidas
con gas, los alimentos muy cremosos,
los quesos grasos o los alimentos con trigo.
• El vinagre de sidra de manzana es un tónico
digestivo fabuloso. Añade una o dos cucharaditas
en un poco de agua caliente y bébelos despacio
a sorbitos antes de las comidas.
• Bebe té de hinojo, calamento, olmo americano,
menta, manzanilla o tomillo.

Nota: los antiácidos comerciales neutralizan los ácidos esto­


macales pero a largo plazo pueden hacer que tu estómago produz­
ca aún más ácido. Además, muchos antiácidos contienen alu­
minio, que extrae calcio de los huesos.

INGIERE A U M E N T O S
B EN EFIC IO SO S PARA EL H ÍG A D O

Puesto que el hígado se ocupa de procesar los residuos de


cualquier alimento que ingerimos, facilítale el trabajo. Es
fundamental consumir los alimentos adecuados. Come ali­
mentos no elaborados siempre que sea posible. La comida
rápida y los alimentos envasados cargados de sustancias quí­

169
micas, conservantes, colorantes y aromas hacen que el hígado
trabaje en exceso. Los pasteles, las galletas dulces y los ali­
mentos elaborados, refinados o fritos carecen de nutrientes y
se absorben mal, con lo cual se debilita aún más el hígado.
Es mejor que procures ingerir más cantidad de los siguientes
grupos alimenticios, que nutren específicamente el hígado y
son beneficiosos para la función hepática:

BEBIDAS

Elimina las bebidas gaseosas, ya que obstaculizan la diges­


tión. Muchas llevan gran cantidad de fosfatos que eliminan
del organismo minerales cruciales. M ejor bebe agua y zumos.

FRUTA

Algunos tipos de fruta fresca ayudan a estimular el flujo de


energía por el hígado, sobre todo las uvas negras, las moras,
las fresas, los arándanos y las frambuesas. (Nota: debes co­
mer la fruta sola, preferiblemente por la mañana.)

CEREALES, VERDURAS Y LEGUMBRES

Ingiere alimentos que equilibren el flujo de energía hepática


tanto psicológica como fisiológicamente: cereales, verduras y
legumbres. Algunos de estos alimentos suelen contener un li­
gero dulzor natural, pero son un tipo de dulce bueno que
metaboliza el hígado. No obstante, la tendencia natural en
el caso de una madre que se siente cansada o estresada es
recurrir a alimentos que aporten una dosis rápida de azúcar,
como las galletas, los pasteles, los helados o el chocolate.

170
Cuando sientas que aparece este deseo de comer dulces ricos
en azúcar, opta por un vegetal dulce como el ñame o el b o ­
niato. Este último y la sopa de calabaza pueden frenar esta
ansia por lo dulce. Asimismo, acostúmbrate a entregarte a los
placeres de:

CEREALES Laurel (hojas)


Lechuga romana
• Amaranto
Limón
• Mijo
Mostaza (partes verdes)
• Quinua
Pepino
Pimienta negra
VERDURAS/ Rábano
HORTALIZAS Rábano (hojas)
Rábano daikon
Ajo
Remolacha
Albahaca
Remolacha roja
Algas
Romero
Apio
Berro de agua
Cardamomo LEGUMBRES

Cebolla
• Guisante
Ciruela umeboshi
• Judía pinta
Comino
• Soja
Eneldo
• Tofu
Espárragos
Hinojo
Jengibre

171
A U M E N TO S C O N AZUFRE

Los vegetales sulfúreos contienen gran cantidad de enzimas


específicas beneficiosas para el hígado. Por lo tanto, debes in­
cluir en tu dieta raciones generosas de:
• Brécol
• Frutos secos
• Coles de Bruselas
• Semillas o pipas
(especialmente de lino, girasol y calabaza)
. Col
• Colinabo
• Coliflor
• Nabo (raíz)

LECITINA

Decora las ensaladas con numerosos gránulos de lecitina. La


lecitina es beneficiosa para el hígado.

172
SÍNDROME PREMENSTRUAL
Y OTRAS CUESTIONES
HORMONALES

El dolor menstrual, la irritabilidad y el síndrome premens­


trual pueden hacer estragos en la vida de las mujeres. Yo solía
sentirme como la «Reina de la Menstruación Infernal». No
fallaba: a esas alturas del mes era un nido de males: migrañas,
calambres, sudoración, distensión, hinchazón mamaria, fiebre,
náuseas y vómitos. Por suerte, todo eso pertenece al pasado.
Una vez me invitaron a asistir a una conferencia de la
industria alimenticia en Estados Unidos. Se trataba de una
gran feria nacional en la que todas las empresas del sector de
la homeopatía y los productos naturales exponían sus artículos.
Antes de dar mi charla, decidí dar una vuelta por el centro
de convenciones en el que cientos de empresas diferentes ex­
ponían sus productos saludables. Sin embargo, había un pro­
blema. Estaba en medio de mi ciclo menstrual. Y sí, ¡aquélla
era la «Madre de todas las Menstruaciones»! Al entrar en un
stand, de repente me vinieron unas intensas náuseas y me
mareé. Todo empezó a darme vueltas. Entonces me desmayé.
Perdí el conocimiento justo en medio de uno de los puestos
más concurridos de la mayor convención de productos natu­
rales del país. Al volver en mí, vi en lo alto a decenas de ven­
dedores y fabricantes de alimentos y productos naturales mien­
tras seguía tumbada en el suelo. Un hombre llamaba a gritos
a un médico y otra persona pidió chillando sales aromáticas.
Y todo lo que yo podía pensar era: «Tranquilos, caramba, que
sólo es mi menstruación»

173
A L G U N O S C O N S E JO S
PARA HACERLO M Á S LLEVADERO

Toma cardo lechero (dos cápsulas tres veces al día) cua­


tro días antes de la menstruación y mientras ésta dure.
Esta hierba protege el hígado y ayuda a normalizar las
concentraciones de estrógenos. Si no adoptas otras me­
didas, toma este suplemento.

Descongestiona el hígado usando agentes lipotrópicos.


Estas sustancias aceleran la eliminación de las grasas y
la bilis, y disminuyen el depósito de grasas en el hígado.
Es decir, «descongestionan» el hígado, al mejorar la
función orgánica y ayudar a metabolizar las grasas. El
síndrome premenstrual se ha asociado a un mal meta­
bolismo de las grasas en el hígado. Un preparado benefi­
cioso para el hígado debería incluir aproximadamente
1.000 mg de colina, 500 mg de metionina y/o cisteína.

El déficit de magnesio o zinc afecta a la función hepática.


Por ejemplo, el déficit de magnesio aumenta la absor­
ción de plomo. La mayoría de mis pacientes que pade­
cen síndrome premenstrual muestran concentraciones
bajas de magnesio y/o zinc, así como una elevada toxici­
dad por plomo o metales pesados. El déficit de magnesio
influye en gran medida en la aparición del síndrome pre­
menstrual. El zinc es importante porque ayuda a norma­
lizar las hormonas. Toma aproximadamente 1.200 mg
de magnesio y 50 mg de zinc al día.

HH Aumenta la ingestión de vitaminas de tipo B, incluida


la B¿ (el déficit de magnesio puede reducir la actividad
de la vitamina B). No tomes vitamina B6 aislada, sino

174
junto a un complejo vitamínico B o integrada en la jalea
real. Toma de 50 a 100 mg de complejo B cada día, o
bien dos cápsulas de jalea real tres veces al día.

La vitamina A reduce los síntomas del síndrome pre­


menstrual. Toma aproximadamente 10.000 IU al día
de betacaroteno. Evita los suplementos de vitamina A
si estás embarazada.

La vitamina E ha mostrado en estudios a doble ciego


un alivio de los síntomas físicos del síndrome premens­
trual, ya que regula las concentraciones hormonales.
Toma 400 IU al día.

Ingiere una cucharada de aceite de linaza, aceite de


onagra o aceite de borraja cada día. Se ha dem ostra­
do que las mujeres con trastornos menstruales pre­
sentan anomalías en la concentración de ácidos grasos
esenciales.

Puede ser beneficioso tomar las siguientes hierbas un


par de días antes de la menstruación o en su transcurso:
Continuo: Agnus castus (dolor de mamas y equilibrio
hormonal)
Rotar: Angélica sinensis o dong quai (retortijones)
Viburnum opulus o sauquillo (malestar abdominal)
Regaliz (retención de líquidos) Cimicifuga racemosa o
cohosh negro (tumor fibroide o leiomioma uterino)
Si tuvieras que elegir sólo una de las anteriores, opta por
Agnus castus. Puede hacer maravillas.

Sigue una dieta adecuada, tal como se específica en este


libro. Evita los productos lácteos al menos diez días an-
! tes del inicio del período. Esto puede suponer un cam-
bio radical. Toma superalimentos como espirulina, algas
azul-verdosas silvestres o Chlorella, junto con jalea real.
Deberías ingerir más superalimentos de éstos a medida
que se aproxima la menstruación.

La práctica moderada de ejercicio físico durante todo el


mes ayuda a regular las hormonas, elimina toxinas, es­
timula la absorción de nutrientes, fortalece los órganos
y, en última instancia, alivia los síntomas del síndrome
premenstrual.

S O L U C IO N E S
PARA LA M E N O P A U S IA

Tener un hígado sano y a pleno rendimiento es crucial para go­


zar de buena salud durante la menopausia. Aporta energía
vital a todos los sistemas corporales, ayuda a regular la diges­
tión y la liberación de toxinas y productos de desecho, mejora
el metabolismo, equilibra las hormonas y nutre el cabello,
la piel, las uñas, los ojos y las células. Las mujeres menopáu-
sicas suelen poseer pocas sustancias y líquidos que nutran el
hígado, si bien es absolutamente crucial durante este período
de fluctuación hormonal que el hígado esté bien nutrido y
funcione correctamente.
Si fortaleces el hígado con los alimentos descritos en la
página 170 y los suplementos enumerados a continuación, los
síntomas menopáusicos desaparecerán o se reducirán de un
modo radical.

176
A LIM EN TO S PARA LA M E N O P A U S IA

• Algarrobas secas
• Avena
• Hinojo
• Judía aduki
• Judía pinta
• Manzana
• Ñame ,
• Olivas
• Pipas de girasol
• Semillas de lino
• Semillas de sésamo o ajonjolí
• Soja
• Beber té de artemisa (dos tazas al día), o 15 gotas
de tintura de artemisa en una pequeña cantidad de agua,
puede hacer maravillas para los sofocos y los síntomas
asociados a la menopausia. El cohosh negro o Cimicifuga
racemosa (40 mg al día) también hace disminuir
los sofocos debidos a la baja producción de estrógenos.
• El remedio homeopático Lachesis 12c también ayuda.
• Agnus casius, también denominado árbol casto,
puede equilibrar de nuevo las hormonas, ayudando
a producir más progesterona. Funciona en las mujeres
posmenopáusicas y puede funcionar también en ti.
Tómalo combinado con la hierba dong quai
para conseguir un efecto máximo.
• El suplemento dihidroepiandrosterona (DHEA; 10 mg
al día) es beneficioso. Se trata de una hormona
suprarrenal que puede aumentar las concentraciones
de estrógenos. Al envejecer, la producción de D H EA
va disminuyendo. En la actualidad, sólo está disponible
con receta médica. Pero si realmente lo estás pasando
mal, coméntaselo al médico.

177
El trébol rojo, rico en vitamina B, y el suplemento
gamma-orizanol han producido cambios positivos
en mis pacientes. Todos estos suplementos se pueden
adquirir en parafarmacias o tiendas de homeopatía.
No temas pedirlos.
Se ha demostrado que la crema de progesterona
natural obtenida del ñame silvestre mejora en cierto
grado los efectos secundarios. Contiene D H EA
de origen natural.
EL ESTRÉS

Todo el mundo me cuenta que está estresado. El estrés aso­


ma su desagradable cabeza por todas partes: en el trabajo, en
casa, en nuestras relaciones personales e incluso en la cocina,
a través de la mala alimentación que tienen algunos.
E l estrés es la manifestación del modo en que afrontamos
la vida. Algunas personas pueden enfrentarse mejor a él por
cualidades innatas o características genéticas. Otras pue­
den aprender a combatirlo de una manera más eficaz. Llevar
una alimentación correcta puede ayudar muchísimo al orga­
nismo a enfrentarse mejor al estrés. Por lo tanto, controlamos
más el estrés de lo que podríamos pensar. Sin embargo, en el
fondo el estrés libera sustancias tóxicas en el torrente sanguí­
neo, lo cual te hace sentir cansado, irritable y airado. El estrés
también merma la cantidad de vitaminas, minerales y otros nu­
trientes. Degrada la función digestiva y ralentiza el m etabo­
lismo, lo cual hace engordar.
Sin embargo, la buena noticia es que puedes tomar m e­
didas, reducir tu reacción frente al estrés. También puedes
modificar tu estilo de vida para mejorar la bioquímica y la fi­
siología de forma que te permita enfrentarte mejor al estrés.
En vez de ingerir alimentos basura cuando te estreses, opta
por alimentos saludables desestresantes que calmen tu or­
ganismo. En las páginas 186 a 190 encontrarás una lista de ali­
mentos desestresantes para mantenerte tranquilo y relajado.
A U T O E X A M E N DE ESTRÉS

Con este autoexamen podrás determinar cuál es tu


grado de estrés. Debes responder «sí» o «no» a las
siguientes preguntas:

¿ES TU CASO?

¿Cansancio perpetuo?
¿Gran bajón a mitad del día?
¿Michelines en el estómago?
¿Ansia continua de comer pan o pasta?
¿Ansia de ingerir alimentos salados o dulces?
¿Cambios de humor?
¿Enfadado? ¿Irritable?
¿Distensión abdominal después de las comidas?
¿Agotado tras caminar?
¿Deprimido o melancólico?
¿Nervioso? ¿Inquieto?
¿Apático? ¿Impasible?
¿Insomnio?
¿Indigestión? ¿Gases? ¿Flatulencias?
¿Estrés emocional prolongado?
¿Bebes muchas bebidas estimulantes?
¿Alergias alimenticias y sensibilidad a sustancias químicas?
¿Deseos de tomar alcohol?

180
¿Siempre hambriento?
¿Palpitaciones en el corazón? ¿Taquicardia?
¿Dolores de cabeza?
¿Llanto fácil?
¿Estreñimiento o diarrea?
¿Infecciones fúngicas?
¿Aturdimiento? ¿Mareos?
¿Tensión premenstrual?
¿Caída del cabello?
¿Manchas de pigmento marrón?
¿Incapacidad para hacer frente a las emociones?
(Todo se hace cuesta arriba)
¿Dificultad para relajarte o desconectar?

P U N T U A C IÓ N

Si tu respuesta ha sido afirmativa en menos de cinco pregun­


tas, estás más fresco que una rosa y has superado mi autoexa-
men de estrés.

Si has respondido afirmativamente entre cinco y nueve pre­


guntas, te sientes un poco estresado y, sin duda, te beneficiaría
seguir mis recomendaciones.

Si tu respuesta ha sido afirmativa en diez o más preguntas, tu


estrés está por las nubes. Deberías empezar a seguir mis con­
sejos inmediatamente; pronto notarás los beneficios.

181
LUCH A O H U ID A

La respuesta inicial al estrés es la reacción de alarma, a la que a


menudo se denomina respuesta de lucha o huida. Está desen­
cadenada por reacciones cerebrales que provocan que la hi­
pófisis (la glándula madre de todo el sistema hormonal del
organismo) envíe mensajes químicos a la glándula suprarre­
nal para que segregue adrenalina y otras hormonas del estrés.
La respuesta de lucha o huida está diseñada para ayudarte
a enfrentarte al peligro. Los músculos, el corazón, el pulmón
y el cerebro tienen prioridad para recibir energía y los res­
tantes sistemas corporales están supeditados a ellos. Aumenta
la frecuencia cardíaca y se envía más oxígeno y glucosa a los
músculos, por lo que la respiración se acelera y se suda para
bajar la temperatura corporal. Las concentraciones sanguí­
neas de glucosa también se increm entan, ya que el hígado
arroja la glucosa almacenada al torrente sanguíneo y la glán­
dula suprarrenal libera hormonas del estrés, como la adrena­
lina, para mantener la reacción de lucha o huida.
Se dan todas estas complejas alteraciones, y muchas otras,
y algunas en una fracción de segundo. Todas sirven a un fin:
prepararte para entrar en acción de inmediato o agudizar tu
respuesta ante una situación de crisis, como por ejemplo la
rápida respuesta que tienes al agarrar a tu hijo justo cuando
intenta cruzar una calle llena de coches. Cuando desaparece
el peligro, las sustancias bioquímicas del estrés se agotan tal
como está previsto y el cuerpo se adapta a un estrés y equili­
brio normales. No hay daños.

CAO S H O R M O N A L

El problema llega cuando se prolonga el estrés porque existe


una situación de la que no te puedes ocupar inmediatamente o

182
respecto a la que no puedes hacer nada, como el retraso de
un tren, el llanto de un niño, el teléfono que suena, el cajero
que se traga la tarjeta, llegar tarde a una cita, una reunión frus­
trante o el trabajo. En vez de ser breve, la reacción de estrés
persiste durante un largo período de tiempo y, por ello, pue­
de tener notables efectos en el organismo. El cuerpo sigue en
ese estado de alerta intensificado, sigue bombeándose adre­
nalina por todo el organismo y las hormonas no pueden vol­
ver a su estado normal.
El caos hormonal que causa una situación de estrés prolon­
gada puede aumentar el riesgo de padecer trastornos asocia­
dos a las concentraciones sanguíneas de azúcar, hipertensión,
fatiga, agotamiento suprarrenal e incremento de peso.

A L IM E N T O S ESTRESANTES

Seguir una dieta equilibrada es de vital importancia para man­


tenerse sano y ayudar a reducir el estrés. Algunos alimentos y
bebidas son potentes estimulantes para el organismo y, por
consiguiente, una causa directa del estrés. Esta estimulación
puede hacer trabajar en exceso al hígado, alterar las concentra­
ciones de glucosa en la sangre y tener efectos perjudiciales
a largo plazo.
• Cafeína. Se encuentra en el café, el té, el chocolate,
los refrescos de cola, etcétera. Provoca la liberación
de adrenalina, con lo cual aumenta el grado de estrés.
Los adictos a la cafeína agotan las glándulas
suprarrenales que producen las hormonas del estrés,
las cuales obstaculizan el metabolismo. Por lo tanto, la
cafeína provoca un aumento de peso a largo plazo,
sobre todo si va unida a una mala alimentación.

183
Consumir demasiada cafeína tiene el mismo efecto
que el estrés a largo plazo.
• El alcohol es una de las principales causas del estrés.
Resulta irónico que la mayoría de las personas se
acostumbren a beber para combatir el estrés. El alcohol
y el estrés, combinados, son bastante nocivos. El primero
estimula la secreción de adrenalina, lo cual da lugar
a trastornos como tensión nerviosa, irritabilidad
e insomnio. El exceso de alcohol aumenta los depósitos
grasos en el corazón y reduce la función inmunológica.
Asimismo, el alcohol limita la capacidad que tiene
el hígado de eliminar toxinas del organismo. Durante
una situación de estrés, el cuerpo genera diversas toxinas.
Si el hígado no las filtra, estas toxinas siguen circulando
por el organismo, lo cual provoca un daño grave.
• Dulces. El azúcar no tiene nutrientes esenciales.
Aumenta a corto plazo la cantidad de energía en todo
el organismo, lo cual puede conllevar el agotamiento
de las glándulas suprarrenales y provocar irritabilidad,
falta de concentración y depresión. El consumo elevado
de azúcar supone una gran carga para el páncreas. Cada
vez aumenta más la posibilidad de desarrollar diabetes.
• Alimentos salados. La sal incrementa la presión arterial,
agota las glándulas suprarrenales y causa inestabilidad
emocional. Usa un sustituto de la sal que contenga
potasio en vez de sodio. Evita los alimentos elaborados
que sean ricos en sal, como el beicon, el jamón,
el escabeche, las salchichas, etcétera.
• Alimentos grasos. Evita comer alimentos ricos en grasas
saturadas, como los derivados de los animales, los lácteos,
los fritos y la comida basura habitual. Las grasas estresan
de forma innecesaria el sistema cardiovascular.
• Leche de vaca y lácteos. Provocan estrés en el organismo
porque contienen sustancias, como la proteína caseína,

184
que nos cuesta digerir a los humanos y que no
son adecuadas para nosotros, además de que pueden
desencadenar reacciones alérgicas.
• Carnes rojas. Estas carnes ricas en proteínas elevan las
concentraciones cerebrales de dopamina y noradrenalina,
ambas asociadas a un mayor grado de ansiedad y estrés.
• Los alimentos refinados y elaborados, como el pan
blanco refinado y la harina blanca refinada, causan estrés,
ya que contienen pocos nutrientes y son ricos en calorías
vacías. Además, para digerir los alimentos refinados,
el organismo debe usar sus propias vitaminas y minerales,
por lo que se queda sin reservas. Entre los alimentos
que contienen harina blanca figuran los pasteles,
las galletas, el pan y la repostería.
• La margarina y otros aceites vegetales procesados.
Son ricos en ácidos grasos trans, y una dieta que contenga
demasiados ácidos de este tipo puede afectar de forma
negativa al colesterol y aumentar el riesgo de desarrollar
una enfermedad cardíaca. Estos ácidos también pueden
bloquear la asimilación en el organismo de ácidos grasos
esenciales, beneficiosos para la salud.
• Alimentos picantes. Las especias contienen aceites
volátiles capaces de irritar las paredes del estómago.
M ejor evitar el curry picante, la guindilla y las salsas
picantes que condimentan la comida y las bebidas
mexicana e india.
• Aditivos, conservantes y otras sustancias químicas.
Los aditivos suponen una gran carga para tu
organismo, ya que le hacen esforzarse más para
descomponerlos, y la consecuencia es que se gastan
la energía y los nutrientes valiosos cuando
podrían utilizarse de una manera más provechosa,
por ejemplo para reforzar el sistema inmunológico.

185
A LIM E N TO S DESESTRESANTES

El cuerpo responde al estrés produciendo más hormonas del


estrés suprarrenales, las cuales causan muchos de los síntomas
relacionados con dicho estado, como elevación de la presión
arterial, tensión muscular, trastornos digestivos, etcétera. La
producción excesiva de hormonas del estrés suprarrenal tam­
bién puede ocasionar déficit nutricionales y el agotamiento
de la glándula suprarrenal. Al agotarse esta última, puede
alterarse la respuesta frente al estrés y provocar cansancio
crónico y ansiedad. Dada la importancia de la glándula su­
prarrenal para una correcta nutrición y reacción frente al
estrés, los alimentos ricos en nutrientes que favorecen la fun­
ción de la glándula son especialmente beneficiosos para re­
ducir el estrés.
• Apio. Un viejo remedio para hacer disminuir la presión
arterial. A mis pacientes estresados les aconsejo ingerir
entre dos y cuatro tallos de apio al día. Los compuestos
que contiene reducen las concentraciones de hormonas
del estrés que contraen los vasos sanguíneos. El apio
tiene nutrientes calmantes, como la niacinamida. Un tallo
de apio antes de irse a dormir puede incluso favorecer
el sueño.
• Pipas de girasol. No sólo son ricas en potasio, sino que
también contienen gran cantidad de vitaminas de tipo B
(sobre todo B óy ácido pantoténico) y zinc, que
desempeñan un papel clave en la salud de las glándulas
suprarrenales. Los datos disponibles ponen de manifiesto
que durante los períodos de estrés, las concentraciones
de estos nutrientes pueden caer en picado.
• El arroz integral es un hidrato de carbono de absorción
lenta que puede ayudar a liberar en el organismo
sustancias químicas beneficiosas como la serotonina

186
y la noradrenalina. Puede ayudarte a enfrentarte mejor
al estrés, al mejorar tu estado de ánimo y darte un aporte
más sostenido de energía.
• Algas. Las hormonas del bienestar del organismo,
serotonina y noradrenalina, también pueden proceder
del triptófano y la fenilalanina, aminoácidos presentes
en determinadas proteínas alimenticias. Las algas
contienen aproximadamente un 60 por ciento
de proteínas y se derivan de los ocho ácidos grasos
esenciales. Las algas ejercen un efecto energético
en el hígado y pueden ayudar a facilitar la eliminación
de toxinas, de forma que se reduce la cantidad de estrés
en el organismo. Contienen prácticamente todos los
nutrientes que conocemos, incluidos los que tienen
un efecto positivo sobre el sistema nervioso. Además,
aportan los nutrientes esenciales que el estrés roba
del cuerpo. Puedes adquirirlas en tiendas de dietética
o parafarmacias.
• La col es un buen alimento antiestrés que contiene
antioxidantes como las vitaminas A, C y E, betacaroteno
y el mineral selenio. Los antioxidantes combaten
el efecto nocivo de los radicales libres en el organismo
que se liberan como respuesta al estrés y también pueden
ayudar a la conversión de triptófano en serotonina,
con lo cual contribuyen a mejorar el estado de ánimo.
• Las almendras son ricas en magnesio, qué es
especialmente importante para favorecer la función
suprarrenal, así como el metabolismo de los ácidos
grasos esenciales. Las bajas concentraciones
de magnesio pueden asociarse a tensión nerviosa,
ansiedad, irritabilidad e insomnio. Las almendras son
una estupenda fuente de magnesio (déjalas en remojo
toda la noche para facilitar su digestión).
• Bayas. Las moras son ricas en manganeso y vitamina C.

187
Si la cantidad de vitamina C en el organismo
es insuficiente, puede debilitarse el sistema inmunológico
y hacer que uno se sienta estresado y sin fuerzas.
Otras fuentes magníficas de vitamina C y manganeso
son las fresas y las frambuesas.
• Semillas de sésamo o ajonjolí. En épocas de estrés
aumenta la demanda de zinc en el organismo,
que es importante para el metabolismo de los ácidos
grasos y para la producción de serotonina. Las semillas
de sésamo son una buena fuente de zinc.
• Pepino. La antigua frase hecha que existe en el Reino
Unido, «estar más fresco que un pepino», es literalmente
cierta, ya que este vegetal refrigera la sangre y el hígado.
Cuando la nutrición del hígado es adecuada y no está
sobrecalentado, este órgano vital puede ayudar
a equilibrar las hormonas, mejorar el estado de ánimo,
combatir el estrés y dotarnos de vitalidad y salud.
Prueba a beber zumo de pepino y apio.
• Espárrago. Muchos de los elementos que nutren
el hígado, los riñones, la piel, los ligamentos y los huesos
se encuentran en el espárrago verde. También
contribuye a la formación de glóbulos rojos, y es rico
en glutatión, una enzima antioxidante que ayuda
a que la función hepática funcione correctamente. Todo
lo que ejerza un efecto positivo en el hígado ejerce un
efecto positivo en el estado de ánimo y en la capacidad
para enfrentarse al estrés.
• Ajo. Se ha usado a lo largo de la historia para tratar
resfriados y gripes, así como para combatir el
agotamiento general; ahora la ciencia le ha dado la razón
a este remedio popular. El ajo contiene una sustancia
química desintoxicante denominada alicina, responsable
de su peculiar sabor y olor. Al deshacerte de las toxinas
circulantes, te sientes menos estresado. El ajo también

188
puede actuar en gran medida en el descenso de la presión
arterial asociado al estrés. La alicina, un potente
antibiótico, tiene propiedades antivíricas y antifúngicas,
así como efectos hipocolesterolémicos e hipotensores,
además de mejorar el estado de ánimo.
• Aguacate. Contiene 14 minerales, todos los cuales regulan
las funciones corporales y estimulan el crecimiento.
Especialmente destacable es su contenido en hierro
y cobre, que contribuye a la regeneración de los glóbulos
rojos y a la prevención de la anemia nutricional, una causa
muy habitual de fatiga y de incapacidad para enfrentarse
de forma eficaz al estrés.

HIERBAS BENEFICIOSAS

Mis pacientes han obtenido magníficos resultados con las si­


guientes:
• Eleutherococous senticosus, conocido con el nombre
de ginseng siberiano (100-500 mg al día). El ginseng
siberiano y el asiático aumentan el tono y la función
de las glándulas suprarrenales, con lo cual se equilibra
la secreción hormonal. En diversos estudios
se ha demostrado que el ginseng previene los efectos
del estrés físico y mental.
Nota: no hay que tomar extractos de ginseng asiático
(China) o americano si se padece hipertensión.
• Regaliz (cápsulas de 70 mg o 15 gotas en un extracto
líquido en una proporción de 5 a 1, tres veces al día).
El regaliz es muy beneficioso para corregir el gasto
bajo de cortisol y da a las glándulas suprarrenales
la oportunidad de relajarse y recuperarse.
• La rodiola aumenta la resistencia natural del organismo
a los elementos que provocan estrés.

189
El astràgalo es beneficioso para el sistema inmunológico
y ayuda al organismo a adaptarse al estrés (500 mg una
o dos veces al día).

VITAMINAS Y MINERALES

Las concentraciones corporales de estos nutrientes clave caen


en picado en épocas de estrés. Prueba a tomar a diario el si­
guiente remedio antiestrés:
• 1.000-2.000 mg de vitamina C (elige una que contenga
bioflavonoides para una mayor protección)
• 300 mg de magnesio
• 200 mg de calcio
• 500 mg de vitamina B5 (ácido pantoténico)
• complejo vitamínico B (opta por uno que contenga
alrededor de 75 mg de cada uno de los principales
tipos de vitamina B)

INFUSIONES PARA LA TENSION

Las infusiones de hierbas pueden aliviar con gran efecti­


vidad muchos síntomas del estrés. Estas infusiones se pre­
paran con flores, hojas, semillas, tallos, troncos y raíces
de plantas. Contienen sustancias naturales que nutren
los sistemas nervioso central y glandular. Pruébalas en sus
variedades y decide cuál te va mejor.

Escutelaria Melisa
Ginseng Paja de avena
Kava Pasionaria
Lúpulo Regaliz
Manzanilla Valeriana

190
• fórmula antioxidante (elige una marca que contenga
25.000 IU de betacaroteno, 200 IU de vitamina E, 30 mg
de zinc y 200 mg de selenio)
• 100-500 mg de tirosina (un aminoácido) dos veces
al día cuando te sometas a un estrés considerable durante
un período prolongado
• o toma un suplemento multivitamínico en polvo.

A U T O E X A M E N PARA DETECTAR
DEBILIDAD DEL SISTEMA
IN M U N O L Ó G IC O
O
¿ES TU CASO?

Dieta rica en alimentos elaborados, azucarados o ambos


Alergias o sensibilidad a alimentos
Empastes dentales de amalgama
Familiares cercanos con enfermedad degenerativa
Exposición diaria a una atmósfera de mala calidad
Sensación muy frecuente de cansancio o indisposición
Frecuentes resfriados o gripe
Trastornos gastrointestinales
Falta de ejercicio físico
Menos de ocho horas de sueño por noche o insomnio
Residencia en una gran ciudad o en su periferia
o en una calle principal muy transitada

191
Vivir cerca de postes de electricidad, de antenas
de telefonía móvil o de una central nuclear
Vivir en constante estrés
Infecciones recurrentes por levaduras o aftas
Consumo habitual de agua del grifo o bebidas con gas
Signos de envejecimiento prematuro
Consumo frecuente de tabaco o alcohol, o ambos
Marcas de dientes o extremos ondeados en los laterales
de la lengua
Uso diario de ordenador o teléfono móvil
Uso regular de horno microondas

A más respuestas afirmativas, más deteriorado es posible que


esté tu sistema inmunológico.

REFORZADORES IN M U N IT A R IO S

SEMILLAS DE BRÉCOL GERMINADAS

Véase la página 344 para aprender a cultivarlas en casa. Los


investigadores han descubierto que las semillas de brécol ger­
minadas contienen sustancias antioxidantes específicas bene­
ficiosas para el sistema inmunológico, que son entre 30 y 50
veces más activas y absorbibles que las del brécol sin germi­
nar. (El brécol normal sigue siendo bueno para la salud y te lo
recomiendo encarecidamente.) Las semillas de brécol germi­
nadas son ricas en sulforafano, un potente antioxidante, y

192
refuerzan el sistema inmunológico durante mucho tiempo.
Consúmelas dos veces por semana.

ASTRÀGALO

Tomar 500 mg dos veces al día es un buen tónico para el sis­


tema inmunológico, ya que mantiene las defensas del orga­
nismo. Este superalimento vegetal aumenta la resistencia del
cuerpo frente a los patógenos externos y lo fortalece para en­
frentarse de un modo más eficiente a los virus e infecciones.

RAÍZ DE GINSENG

El ginseng es un tónico nutritivo que neutraliza los efectos


de los radicales libres (moléculas de destrucción) en épocas de
estrés. Envía mensajes a través del sistema inmunológico, ya
que se comporta como un catalizador en el proceso de libera­
ción de determinadas hormonas fundamentales para la defen­
sa inmunológica.

HO NG O S REISHI Y SHIITAKE

Se pueden ingerir en sopas, guisos y como guarnición. Estos


increíbles hongos son una fuente natural de una proteína que
produce una respuesta inmunitaria. Contienen un compuesto
denominado lentina que moviliza nuestras defensas naturales
y protegen el organismo, al reducir las toxinas creadas por
las dietas excesivamente ácidas. También son una fuente ex­
celente del antioxidante germanio, beneficioso para el sistema
inmunológico.

193
UVA DE OREGON

Se puede adquirir en cualquier tienda de dietética y contiene


un compuesto denominado berberina que colabora en la lu­
cha contra las bacterias nocivas.

HOJA DE OLIVO

Esta planta contiene un eficaz antibiótico natural que actúa


contra decenas de cepas bacterianas.

RAÍZ DE JENGIBRE

El jengibre beneficia la regulación de componentes importan­


tes para la inmunidad. Tiene propiedades antisépticas y anal­
gésicas, por lo que refuerza la capacidad del organismo para
enfrentarse al frío externo.

REGALIZ

Esta hierba y la infusión que se prepara con ella ayuda a con­


trarrestar los efectos inmunosupresores del estrés. También
hidrata y ejerce un efecto balsámico en las membranas de los
órganos del sistema inmunológico.

• PELADURA DE LIMÓN

Coloca la peladura de un limón y pon un poco de zumo de su


pulpa en una taza de agua caliente.

194
TÉ DE PALO DE ARCO

Este té (Tabebuia impetiginosa) contiene un compuesto acti­


vo denominado Japachol, que es antifúngico, antiparasitario
y antimicrobiano. También ayuda a mantener la integridad
de los glóbulos rojos y otros órganos de sustento del sistema
inmunológico. Si alguna vez notas que estás a punto de enfer­
mar o te sientes débil, esta infusión está hecha para ti.

E Q U IN Á C E A S

Las equináceas ayudan a preservar la inmunidad y combaten


infecciones. Pueden adquirirse en forma de tintura, comprimi­
dos e infusión, y es mejor tomarlas rotativamente (una sema­
na sí y otra no).

A U M E N T O DEL D O L O R
DE ESPALDA POR ESTRÉS

Mi experiencia clínica me dice que los dolores de espalda


están aumentando a causa del estrés y la mala alimentación.
Vale la pena considerar que la columna vertebral es una de las
principales vías nerviosas del cuerpo. Por consiguiente, todo
el estrés emocional, psicológico y físico puede manifestar­
se en la espalda, sobre todo en las lumbares, el asiento de los
riñones. Estos últimos constituyen un sistema de purificación
para el organismo. Si estás estresado o desnutrido por una
mala alimentación, los riñones se ven obligados a trabajar más
de la cuenta y es posible que su sistema purificador no fun­

195
cione con tanta eficiencia. Por lo tanto, la nutrición puede
desempeñar un papel clave en la prevención de los dolo­
res de espalda.

AYUDA NUTRICIONAL
PARA LOS DOLORES DE ESPALDA

• Bebe más agua, como mínimo entre seis y ocho vasos


al día. La deshidratación provoca dolor de espalda
incluso en quienes no suelen ser propensos a este
tipo de dolencias. El agua también ayuda a eliminar
el exceso de partículas ácidas de los riñones.
• Evita las carnes rojas, la cafeína y, en algunos casos,
los productos lácteos derivados de la leche de vaca
(si tienes una línea que recorre la parte central
de la lengua, esto indica que no puedes digerir
las moléculas grandes de la leche de vaca). El azúcar,
el alcohol y los alimentos elaborados también pueden
empeorar el estado de tu espalda.
• Ingiere más vegetales de hoja verde. Los frutos secos
como las nueces y las almendras, las pipas y el pescado
de agua fría también son buenas opciones. Añade
a tu dieta más fruta cruda, verdura y cereales integrales.
• Reduce la cantidad de grasas malas en tu dieta,
ya que producen compuestos en el organismo
que contribuyen a la degeneración del disco espinal.
• Asegúrate de que ingieres una cantidad suficiente
de magnesio y calcio (véase página 151).
• Si tienes problemas de lumbares, toma los siguientes
suplementos cada día:
• Magnesio (1.000 mg)
• Calcio (750 mg)
• Sílice (1-2 cucharadas de sílice líquido)

196
. Minerales líquidos
• Zumos de verdura para eliminar
los ácidos del cuerpo
• Boro (3 mg) para favorecer la captación
de los nutrientes anteriores
• Zumo de aloe vera (2 cucharadas)
una hora antes de acostarte.

197
CAPÍTULO 5

DEPÚRATE
La palabra «desintoxicación»
se asocia a menudo con
una radical y dura depuración
interna. A continuación te presento
tres ejemplos extraídos
de mi propia experiencia.

En primer lugar, conocí a un profesor de artes marciales que


inició un régimen que consistía en tomar únicamente zumo
de pepino y zanahoria durante treinta días. En resumidas
cuentas, se sentía agotado.
En segundo lugar, una buena amiga mía se apuntó a una
dieta de desintoxicación en un centro de California para,
como decía ella, «limpiar las arterias de chocolate y helado».
Durante tres semanas sólo pudo comer unas pocas cuchara-
ditas de brotes de alfalfa y de trébol en todo el día. Si se por­
taba muy bien, se le permitía comer una fina raja de sandía al
final de la semana a modo de recompensa. Al dejar el centro,
sólo podía pensar en una cosa: comerse una gran hambur­
guesa, ¡ya! Y eso que esta mujer no había comido carne roja
en años.

201
Finalmente, un compañero de trabajo inició un progra­
ma de desintoxicación rápida con judías mung y arroz. Este
hombre larguirucho no comió más que judías mung y arroz
integral durante sesenta días, en desayuno, almuerzo y cena.
Comentaba que la dieta le hacía sentirse «un poco mareado,
aturdido, como desmayado a veces», pero que le ayudaría a
«encontrarse a sí mismo».
Todos los participantes del programa «You Are What You
Eat» debían someterse a un examen de colon junto a un cam­
bio de alimentación. A uno de ellos le gustaron tanto los re­
sultados que se sometió a diez exámenes. Su primer examen
fue como una erupción volcánica. Las numerosas partículas
alimenticias (por decirlo finamente) que habían intentado es­
capar durante años finalmente habían encontrado la libertad
en un enorme torrente. ¡Ese día perdió varios kilos!
Lo cierto es que un programa de desintoxicación de cual­
quier tipo no debería ser ni tan radical ni tan extremo, ni tam­
poco desagradable o incómodo. Un programa de este tipo
debe ser gradual, fácil, sencillo y mínimo. Además, no debería
ser tan severo como para que te desesperes tanto que te den
ganas de matar por una chocolatina.
De todas formas, el cuerpo se desintoxica automáticamen­
te a diario gracias a sus propiedades fisiológicas naturales
de desintoxicación, como la sudoración, la orina y el tránsito
intestinal, entre otras. Sin embargo, en la época moderna, ca­
racterizada por la contaminación, los metales pesados, los or­
denadores y la radiación de los teléfonos móviles, los cigarri­
llos, los solventes de limpieza abrasivos, los productos de
rociado industriales, los pesticidas químicos, el material mili­
tar, el alcohol y muchos más, el cuerpo humano se ha sobrecar­
gado con demasiadas sustancias tóxicas. Nuestro organismo
necesita un poco de ayuda de vez en cuando.
Los pacientes que han seguido mis sencillos consejos de
desintoxicación para la vida cotidiana y se han embarcado en

202
mi sencillo programa de desintoxicación han sido capaces de
erradicar trastornos de salud de todo tipo, como:

Poca libido Halitosis


Esterilidad Alergias
Impotencia Estreñimiento
Síndrome Uñas quebradizas
premenstrual Erupciones cutáneas
Indigestión Mala memoria
Quistes ováricos Depresión
Dolores de cabeza Insomnio
Dolores articulares Sobrepeso

Y lo que es más importante, ¡se sienten estupendamente bien!


En la primera parte de este capítulo te daré mis seis simples
consejos que puedes incorporar a tu vida cotidiana. Con ellos
mantendrás tu cuerpo relativamente libre de toxinas. En la
segunda parte te muestro mi programa de desintoxicación de
un día.
¿POR QUÉ DESINTOXICARSE?

El cuerpo almacena sustancias extrañas y toxinas en sus de­


pósitos grasos. Así, en muchos casos es posible llevar en el or­
ganismo hasta 4,5 kilos o más de residuos tóxicos insalubres
que albergan mucosidades.
Y te preguntarás por qué te sientes tan cansado, por qué tie
nes síndrome premenstrual, trastornos digestivos, dolores de
cabeza, dolor de articulaciones, halitosis, alergias, estreñimien­
to, uñas quebradizas, erupciones cutáneas, mala memoria, de­
presión, insomnio, sobrepeso, etcétera. Vivimos en un mundo
tóxico y puede que vivas con un cuerpo cada vez más tóxico.
Durante un tiempo, el organismo luchará para protegerse
de las nocivas toxinas, atrapándolas en una bola de muco-
sidad o grasa para evitar que desencadenen reacciones adver­
sas inmunológicas. Pero esta especie de venda sólo dura tem-

¿QUÉ ES UNA TOXINA?

Una toxina puede ser cualquier tipo de sustancia que cau- 8


sa efectos perjudiciales en el organismo, al provocar into- y
lerancia, alergia y una sensación general de malestar. Es-
tamos rodeados por posibles toxinas, desde el agua que ig
bebemos, hasta la comida que ingerimos o el aire que res- ¿i
| piramos. Las más traicioneras son las que en realidad no i;
se ven, las invisibles, ya que no somos conscientes del gra- ;;
ve riesgo que corremos. Sin embargo, la buena noticia es >.
que el cuerpo tiene un don para expulsar toxinas con bas- í1
tante rapidez si disponemos de los conocimientos, los me- ;
dios y mi programa para deshacernos de ellas.
S ■ ■ ■"

204
poralmente. Pronto las toxinas se cuelan en el torrente san­
guíneo y en las membranas celulares, lo cual altera la función
metabólica y provoca una lesión en los tejidos.
Si todavía no he logrado convencerte, acepta el reto del
programa de desintoxicación y comprueba si tu cuerpo nece­
sita depurarse.

ACEPTA EL RETO
DE LA D E S IN T O X IC A C IÓ N

Responde «sí» o «no» a las siguientes preguntas

¿Vives en una ciudad?


¿Trabajas en una oficina?
¿Usas con regularidad el transporte público subterráneo?
¿Practicas jogging, corres o andas con frecuencia por
calles muy transitadas?
¿Usas el ordenador con frecuencia?
¿Vives cerca de postes eléctricos, centrales eléctricas
o nucleares o antenas de telefonía móvil?
¿Fumas con regularidad cigarrillos u otras sustancias?
¿Tomas con frecuencia drogas o medicamentos?
¿Bebes alcohol a diario, o te vas de copas los fines
de semana o en otro momento?
¿Llevas una vida sedentaria y no practicas nunca ejercicio
físico?
¿Contraes más de tres resfriados, gripes o infecciones
por virus en un año normal?

205
¿Tienes empastes de mercurio en los dientes?
¿Ingieres a diario cualquiera de las siguientes bebidas:
café, agua del grifo, leche de vaca o refrescos con gas?
¿Comes a diario cualquiera de los siguientes alimentos:
azúcar, dulces, chocolate, pan blanco, alimentos
enlatados, congelados, alimentos preparados para
microondas, fritos, carnes, fiambres curados,
galletas o pasteles?
¿Sueles añadir azúcar blanco o sustitutos del azúcar
al té o café?
¿Sueles añadir sal a los alimentos cuando cocinas
o a la comida cuando está en el plato?
¿Te trae sin cuidado leer las etiquetas de los alimentos
para saber de antemano, antes de seleccionarlos,
los productos químicos o conservantes que llevan?

PUNTUACIÓN

Si has respondido afirmativamente a más de cinco preguntas,


es posible que seas un «toxinadicto». Te sugiero que te embar­
ques en mi programa de desintoxicación de un día lo antes
posible. ¿Qué tal este fin de semana?
Si has respondido afirmativamente a más de diez pregun­
tas, eres un monstruo de los vertidos tóxicos. Lo más proba­
ble es que los órganos, células, sangre... y todo el organismo
estén cargados de toxinas. Tal vez incluso tengas halitosis,
flatulencias y hedor corporal. Si no actúas inmediatamente,
muy pronto los tendrás, junto con una serie de enfermedades
graves. Por lo tanto, debes em barcarte en mi programa de
desintoxicación de un día de inmediato. Hoy mismo. ¡Y que
conste que no te estoy dando ninguna opción!

206
La buena noticia es que un programa de desintoxicación
de cualquier tipo no tiene por qué ser desagradable, indeco­
roso o incómodo, sino que puede ser moderado, fácil, senci­
llo y mínimo. Sin duda, no debería ser tan severo como para
desesperarte y que te entren ganas de matar por un donut.

Mis sencillos consejos


de desintoxicación para
la vida diaria

He comprobado que a los pacientes que siguen mis consejos


de desintoxicación para la vida cotidiana y después se embar­
can en mi programa de desintoxicación de un día les cuesta
menos adelgazar. También pueden erradicar todo tipo de tras­
tornos de salud, como falta de libido, esterilidad, impotencia,
síndrome premenstrual, indigestión, mala absorción, quistes
ováricos, dolores de cabeza, dolor de articulaciones, halito-
sis, alergia, estreñimiento, uñas quebradizas, erupciones cu­
táneas, mala memoria, depresión, insomnio, sobrepeso, etcé­
tera. La lista continúa. Y lo más importante es que quienes
siguen mis consejos de desintoxicación se sienten estupen­
dos. A continuación te ofrezco seis sencillas recomendaciones
que puedes adoptar en tu vida cotidiana para que tu cuerpo
se mantenga relativamente libre de toxinas. Después te presen­
taré el programa de desintoxicación de un día.

Recuerda: estos consejos no


son para ocasiones excepcionales,
sino que están pensados para
la vida diaria.

207
La lim pieza corporal purga
los residuos y las toxinas
del organismo. Pruébala
y te sentirás como nuevo.

1. ESTUDIA LA LISTA
DE ALIMENTOS DE MÁS ABAJO

Asegúrate de tenerla siempre a mano porque te permitirá sa­


ber qué alimentos cotidianos son más desintoxicantes y cuáles
son los más tóxicos.
Principales alimentos desintoxicantes
• Zumos de frutas y verduras
• Agua
• Alimentos/brotes/verduras crudas
• Frutas, vegetales, granos enteros, legumbres, semillas
Alimentos que deben evitarse
• Azúcar
• Alimentos secos
• Lácteos
• Alcohol
• Cafeína

2. COMPRA LOS SIGUIENTES


APARATOS Y EMPIEZA A USARLOS HOY

• Un exprimidor para empezar a preparar zumos vegetales


naturales. No pasa nada si no te compras el modelo más
caro, sino que basta con que adquieras el que le vaya bien
a tu bolsillo. Una vez te inicies de verdad en el mundo del
zumo, puedes buscar modelos de diseño y más rápidos.

208
. Una batidora para empezar a preparar deliciosos batidos
fáciles de digerir.

3. EMPIEZA A EXFOLIAR LA PIEL

Cómprate un guante de crin y asegúrate de usarlo, por favor.


Al frotarte la piel con él, se acelera la velocidad a la que las to­
xinas se expulsan del cuerpo, ya que estimula las células san­
guíneas y el tejido linfático, dos vías fisiológicas clave de la
desintoxicación. No deberías hacerlo en la bañera ni en la du­
cha, sino con la piel seca. Puedes bañarte después, pero no
durante el proceso.

Método
Frota con suavidad la planta de los pies, subiendo por las
piernas y después por los brazos y, a continuación, bajan ­
do por la espalda. Hazlo en movimientos largos, como si ba­
rrieras, en dirección al corazón, ya que esto estimula la circu­
lación y mejora el tono y la textura de la piel. Frota siempre
con delicadeza y no lo hagas sobre piel abierta, venas finas o
varices.

4. ¡RESPIRA!

Tu forma de respirar puede afectar notablemente a tu salud,


ya que el oxígeno es un potente desintoxicante. Respirar
hondo es la clave. La mayoría de la gente respira de un modo
superficial, con lo cual priva a las células, los órganos y las
glándulas del tan preciado oxígeno. El oxígeno, literalmente,
nutre la sangre y las células, ya que desintoxica los órganos y
las glándulas, y es tan importante como tener un aporte ade­
cuado de agua y de alimentos de calidad. Si falta el oxígeno,

209
muere el cerebro, el sistema nervioso, las glándulas suprarre­
nales, la hipófisis, los riñones, la vesícula biliar, el bazo, el hí­
gado, el diafragma y el colon.
En mi método de respiración te recomiendo que respires
hondo a diario, ensanchando más la caja torácica, desde la
parte inferior del diafragma, a la vez que llenas todo el pul­
món de aire. Pero para llegar a un punto en el que la respira­
ción profunda pase a formar parte de tu vida cotidiana, me
gustaría que practicaras el siguiente método de respiración
durante sólo unos minutos cada día. Una vez lo domines, te
resultará mucho más fácil practicar la respiración profunda
espontáneamente en tu vida diaria, cuando camines, hables,
te sientes, trabajes o te relajes.

Método
• Túmbate boca arriba en el suelo en la postura que más
cómoda te resulte: por ejemplo, podrías tener las rodillas
flexionadas y los pies separados. Cierra los ojos si esto
te ayuda a relajarte.
• Coloca una mano en la barriga y la otra en el tórax,
y respira profundamente. ¿Cuál se mueve primero,
la del pecho o la del estómago? Si se mueve
primero la mano en el tórax, entonces es que no estás
usando los pulmones hasta su capacidad óptima.
Sin duda, estás privando de oxígeno a tus células
y órganos.
. Ahora respira lentamente por la nariz. Cuenta hasta
diez si esto te ayuda a concentrarte.
• Emite despacio por los labios un «oooo». Después
expulsa todo el aire restante lo más suave y lentamente
posible, presionando ligeramente a la vez el abdomen
inferior para ayudar a sacarlo todo.
• Aspira aire despacio por las fosas nasales, con una mano
en el estómago justo por encima del ombligo. Visualiza

210
cómo tu respiración se extiende literalmente por
los pulmones, las costillas y los laterales (segmentos
medio y superior de la espalda). Es como inflar un balón.
Al inspirar, se llena de aire. Este aire se extiende hacia
los laterales, las costillas y la espalda. Al espirar, el balón
se desinfla.
• Al espirar, siente cómo las costillas se mueven hacia
abajo y la tensión en tu cuerpo se desvanece a medida
que se desinflan el estómago y la parte superior
del tronco. Vuelve a emitir el sonido «oooo» y saca
el aire suavemente, vaciando completamente
los pulmones. Cuando tengas más experiencia, puede
que ya no necesites emitir ese sonido.

PE NOTA
No es necesario que respires exageradam ente
mientras realizas este ejercicio, ya que se trata
de que sea lento, suave, relajante y meditativo.
Usa la visualización para observar o para pensar en los lentos
movimientos del aire, y lo que es más importante, busca sen­
tir tranquilidad, relajación y serenidad mientras lo haces.

5. PRACTICA EJERCICIO A DIARIO

Para desintoxicar correctamente el cuerpo, es fundamental


practicar ejercicio físico. No te estoy sugiriendo que te em­
barques en un enérgico programa de culturismo que te haga
ir al gimnasio cada día, sino que realices movimientos senci­
llos y suaves (¡de 'os que mantienen tu cuerpo activo, flexible
y joven!). Los resultados serán excelentes si optas a diario por
cualquiera de las siguientes actividades: estiramientos, paseos,

211
subir escaleras, saltar de un minitrampolín, bailar salsa o mú­
sica disco, nadar, ir en bicicleta, realizar aerobic, practicar el
método Pilates, o incluso taichi o kárate si se ofrecen en tu
barrio, o cualquier actividad movida y divertida. Lo mejor es
elegir algo que te haga sudar.

6. BEBE AGUA

El agua mineral (no del grifo, a menos que esté filtrada) es uno
de los líquidos desintoxicantes más eficaces con el que pode­
mos obsequiarnos cada día. Recomiendo tomar entre seis y
ocho vasos de agua al día.
EL DÍA DESINTOXICANTE
DE LA DRA. McKElTH

Para que funcione bien el proceso de desintoxicación no de­


berías matarte de hambre. Basta con que le des un descanso
a tu organismo de lo que comes normalmente. Debes evitar
los alimentos peligrosos y añadir a tu dieta muchos alimen­
tos buenos que depuren tus órganos y faciliten la expulsión
de toxinas del organismo. Te sentirás rebosante de vitalidad
y energía.

LOS A U M E N T O S PELIGROSOS:
¡N I TE ACER Q UES A ELLOS!

El día de la desintoxicación di adiós por completo a los ali­


mentos que destruyen las células, agotan las reservas de ener­
gía, son difíciles de digerir y minan la vitalidad. A continua­
ción se ofrf :e una lista de alimentos peligrosos. Y si puedes
estar sin acercarte a ellos durante más tiempo, ¡mejor para ti!
Te hará muchísimo bien y facilitará aún más el camino hacia
un cuerpo esbelto y más sano.

EVITA LOS SIGUIENTES

• Café • Leche
• Marisco • Sal y pimienta
• Azúcar • Huevos
. Té • Bebidas con gas

213
• Alcohol " Mostaza
• Queso Pescado
• Fritos
• Carnes rojas Medicamentos
• Aceite (a menos que tengas
• Mayonesa preparada una enfermedad
• Aves que los requiera)
• Pan Cigarrillos

EJERCICIO F ÍS IC O

Lo más importante es que el día de la desintoxicación hagas


algo divertido. No necesitas estar acompañado. Basta con
poner la radio, sintonizar una emisora que te guste y empezar
a bailar. Es muy divertido, mueve la sangre y el sistema circu­
latorio, tonifica el cuerpo y levanta el ánimo. Y si hay niños
en casa, les encantará bailar contigo. Lo puedes hacer solo o

■vn'-í n: 'ír t r "

APUNTE CIENTÍFICO ;
Las glándulas linfáticas y sus líquidos son la prin- *5
cipal maquinaria que permite expulsar del cuerpo ^
sustancias indeseables. Con el ejercicio físico se
crea el bombeo que pone en marcha el sistema linfático, que a V
su vez excreta las toxinas fuera del organismo. Por lo tanto, si '
no haces ejercicio, la linfa no puede actuar con eficiencia. Yo
diría que la actividad física m oderada, más que cualquier
otra cosa, nos mantiene jóvenes desde el punto de vista físico,
mental y sexual. Así que te pido por favor que sigas hacien­
do ejercicio incluso después del día de la desintoxicación. ‘

214
I
1 acompañado, para divertirte y rejuvenecer el cuerpo al mismo
tiempo.
D ebes bailar durante treinta a cuarenta y cinco minutos
si quieres una sesión aeróbica decente. A los pacientes que
trabajan sentados les recomiendo que se levanten cada hora en
punto y bailen en su cerebro durante cinco minutos. Pero
en el día de la desintoxicación, siéntete libre para hacer lo que
te apetezca sin excederte. Al flexionar, mover, estirar y rela­
jar los músculos, el líquido linfático expulsa toxinas. El sudor
hace lo mismo.

N UTRIENTES D U RA NTE
EL D ÍA DE D E S IN T O X IC A C IÓ N

Durante el día de la desintoxicación deberían tomarse los si­


guientes suplementos, ya que ayudan a limpiar el hígado, los
intestinos y las células, a la vez que fortalecen la constitución
en general:

1. SUPERAUMENTOS VERDES

Debes asegurarte de tomar dos cucharaditas generosas de un


superalimento verde el día de la desintoxicación. Elige uno o
más de los siguientes:
• Algas azul-verdosas silvestres
• Espirulina
• Chlorella
• Hierba de trigo
• Hierba de cebada

215
2. ENZIMAS DIGESTIVAS

Tómalas según las instrucciones indicadas en el envase o con


cualquier comida/bebida caliente.

3. LINAZA O ACEITE DE LINAZA

Una cucharada de cualquiera de los dos al día

4. CARDO LECHERO

Toma cardo lechero o ácido alfalipoico para nutrir los ór­


ganos de la desintoxicación (dos cápsulas al día; si quieres,
vierte el contenido de las cápsulas en un zumo a mediodía y
tómatelo). Para comprobar si necesitas suplementos de car­
do lechero o ácido alfalipoico, echa un vistazo a los síntomas
que aparecen en el recuadro de la página siguiente. Si tie­
nes uno solo de ellos, necesitarás tomar cardo lechero o bien
ácido alfalipoico durante la desintoxicación, y a lo largo de
las dos semanas posteriores.

5. ACIDÓFILO

Si te decantas por un enema o por la hidroterapia colónica,


necesitarás suplementos de acidófilo.

6. BROTES

Aprende a cultivar tus propias hierbas y brotes. En la pági­


na 344 te explico cómo hacerlo; también los puedes comprar
ya germinados.

216
¿NECESITAS TOMAR CARDO LECHERO?

* Náuseas Dolor a la palpación bajo 1


' Dolor de cabeza la costilla derecha '

Malestar digestivo Insomnio -5
Hemorroides • M areos7 % ( • ...
' Magulladuras Tinnitus
M al humor Palmas de la mano
. Depresión , . .■«„ ; iH,
calientes I \ ..

Visión borrosa Plantas de los pies


Ira calientes
Depresión posparto Dolor de ojos
Irritabilidad Cara roja
Agresividad Empastes de amalgama
Tensión V *■ Temblor en la lengua
Uñas quebradizas (la lengua tiembla
Ojos rojos un poco al sacarla)
■r. -a — ..t.-- - ................. JU.

217
EL DÍA DE LA DESINTOXICACIÓN
DE LA DRA. McKElTH: PASO A PASO

AL LEVANTARSE

(Los horarios pueden modificarse para adaptarse a tu estilo


de vida.)

7 .0 0 H A G U A CALIENTE C O N L IM Ó N

Exprime limón fresco en agua caliente a tu gusto. Esta mez­


cla es una buena manera de empezar el día, puesto que va di­
rectamente a los intestinos y ayuda a eliminar la materia fecal
del día anterior. (Si lo primero que se toma por la mañana es
agua fría, esto sobresalta y paraliza el estómago, con lo cual
se crean gases o distensión.)

7 .3 0 H SEMILLAS DE U N O

Elige entre lo siguiente:


• Pon dos cucharaditas llenas de semillas de lino orgánicas
en un vaso largo de agua filtrada.
• Pon a remojar una cucharada de semillas de lino
en una taza de agua caliente la noche anterior. Bébetelo,
pero sólo el líquido, por la mañana.

218
8 .0 0 H D E S A Y U N O

Elige entre lo siguiente:


• Fruta. La fruta del desayuno debe estar a temperatura
ambiente. Come una cantidad suficiente, de forma
que te sacies, y mastícala muy bien. Evita las naranjas
o el zumo de naranja porque son demasiado ácidos.
Si optas por las uvas, no las mezcles con nada. Elige
entre: manzana, pera, papaya, piña, cereza, melocotón,
ciruela, sandía, albaricoques y bayas.
• Sopa de miso.
• Zumo vegetal, compuesto por: 1 pepino, 1 cuarto de raíz
de jengibre (pelada), 4 tallos de apio, 100 g de brotes de
alfalfa, 3 ramitas de perejil y 1 zanahoria (pelada).

9 .3 0 H PAUSA PARA EL TÉ:


TÓ M A TE U N A TAZA
O D O S DE TÉ DE HIERBAS

Durante el día de desintoxicación realizaremos varias pausas


para tomar té. He reunido varios tipos de té para tu deleite.
Sin embargo, desde el punto de vista de la nutrición, las pau­
sas para el té serán enriquecedoras y curativas, e intensificarán
la desintoxicación. Debes elegir de entre la lista de varieda­
des de infusión que te propongo. No puedes beber el clásico
té negro cargado de cafeína, sino té de ortiga, de diente de
león, de manzanilla, de artemisa o de equinácea.

219
10.00 H PAUSA PARA
TOMAR ZUMO DE FRUTA

D ecántate por fruta de temporada, recién exprimida (véa­


se página 228 para coger ideas). Si es invierno y tienes frío,
añade agua hirviendo al zumo. Si te entra bastante hambre a
media mañana, prepárate más zumos.

Si en tu caso se dan una o más de las siguientes caracte­


rísticas, calienta la fruta al vapor a fuego lento o en una
cazuela de agua caliente (no hiervas la fruta/sólo ca­
liéntala).
• Es invierno o no vives en un clima cálido ,
• Eres friolero o tienes mala circulación
• Tienes el bazo débil. (Puedes comprobarlo
fácilmente mirándote la lengua en un espejo.
Consulta en la página 52 los signos en la lengua que
indican que el bazo está debilitado.)

DELICIA DE MANZANA CALIENTE

6 manzanas
2 peras
• Pela, deshuesa y trocea la fruta. Caliéntala -
ligeramente al vapor y licúala. Toma . "
una cápsula de una enzima digestiva con esta
delicia de fruta caliente. Abre la cápsula
y vierte el contenido en el zumo.

220
12.30 H ALMUERZO

Lo has logrado hasta ahora y seguro que lo estás haciendo


bien. Ahora vamos con el almuerzo. Elige uno de entre los
siguientes platos:
• Ensalada cruda con brotes
• Sopa de pepino a la menta cruda
• Chucrut crudo
• Gramíneas como el mijo, la quinua, el arroz
o el amaranto.
Tras cocer las gramíneas (véase página 68), añade una o más
de las siguientes hierbas crudas y mézclalas con los granos:
eneldo, cebollino, perifollo o diente de león (hojas). Sírvelo
con una guarnición de brécol, coliflor, col, pepino, hojas de
lechuga verde oscuro, apio o coles de Bruselas.

SOPA DE PEPINO A LA MENTA


CRUDA DE LA DRA. McKElTH

Zumo de 3 pepinos y 2 tallos de apio


1 pepino picado ^ ' ?, : !
1 /4 de taza de hojas de menta recién picadas
1 /4 de taza de perejil recién picado - ■ , ■ >. ¡'Sf''
1 /4 de puerro, troceado fino ^ :
Poner todos los ingredientes en una batidora hasta que .,. í
la mezcla no tenga grumos. r
14.00 H PAUSA -
PARA EL TÉ DE HIERBAS

1 4 .3 0 H Z U M O D E S IN T O X IC A N T E
VEGETAL DE LA DRA. M cKElTH

Elige de entre los siguientes zumos recién hechos con tu ex­


primidor:

Zanahoriomanía fría
Es muy apetitoso y nutre el hígado.
6 zanahorias, 2 tallos de apio y 1 manzana.
(Prueba también la versión sin manzana.)

Explosión de remolacha
Media remolacha, 2 zanahorias, 1 apio y medio pepino pequeño.

Pepino frío
2 pepinos enteros, un cuarto o media remolacha y 1 tallo
de eneldo.

Popurrí de pepino
2 pepinos, 4 tallos de apio, un cuarto de raíz de jengibre
(opcional) y una ramita de albahaca o cilantro. Es mi favorito.

A la rica verdura
1 puñado de perejil, 1 hoja de col, 5 zanahorias y un trozo
minúsculo de raíz de jengibre.

222
Energía apiosa
2 tallos de apio, un puñado de perejil, 1 diente de ajo,
5 zanahorias y 100 g de brotes de alfalfa (opcional,
aunque sería fantástico que lo incluyeras).

1 5 .0 0 H PAUSA PARA EL TÉ DE HIERBAS

1 5 .3 0 H ¡H O R A DEL P IC O TE O !

Puedes tomar un tentempié de pipas de girasol y de calabaza,


o chucrut crudo.

1 6 .0 0 H FA N T Á S T IC O B A TID O
VEGETAL DE LA DRA. M cKElTH

6 zanahorias (con los extremos si es posible)


1 aguacate blando
10 hojas de albahaca
1 manzana
1 rodaja de limón
Exprime las zanahorias y la manzana. Mezcla todos los ingre­
dientes y licúalos en una licuadora o batidora. Añade un poco
de jugo de limón a la bebida.

223
17.30 H TENTEMPIÉ^

Ya casi has acabado el día. Ahora puedes comer una sabrosa


ensalada con brotes crudos. Añade también una pequeña can­
tidad de gramíneas si tienes mucho apetito.

1 8 .3 0 H PAUSA
PARA EL C A L D O DE PO TASIO

Te estás portando muy bien. Sigue así.

iN O TE PREOCUPES!
Si preparar el caldo de potasio supone demasiado "f
esfuerzo o realmente no te apetece hacerlo, no te r ^
preocupes. Una alternativa es acudir a la tienda
de dietética y comprar algunos paquetes de sopa de miso. Lo
único que tienes que hacer es añadir agua hirviendo y bebér- .
tela. ¡Así de fácil! - 1
¿POR QUÉ CALDO DE POTASIO?

El caldo de potasio infunde un cóctel de minerales / vita­


minas (sobre todo potasio para el equilibrio electrólito)
en los órganos, las glándulas y los tejidos corporales. El
desequilibrio mineral es un catalizador del descenso de
la función orgánica. Quiero que mantengas alto tu perfil
de minerales a la vez que te infundes vitaminas.

CALDO DE POTASIO

(Lava siempre bien todos los alimentos, aunque no es


necesario pelarlos si te estás volviendo orgánico.)
Ingredientes
2 patatas grandes
2 zanahorias
1 taza de remolacha roja (opcional)
4 tallos de apio con hojas
1 taza de perejil
1 taza de nabo
Una pizca de cayena, para dar sabor
Emplea utensilios y ollas de acero inoxidable. Llena
una olla grande con aproximadamente 1,8 litros
de agua. Corta a rodajas las verduras y ve metiéndolas
en agua (nunca dejes en remojo los vegetales durante
mucho tiempo). Lleva a ebullición y después reduce la
cantidad de calor. Tápalo y cuécelo a baja temperatura
(a fuego lento) durante dos horas aproximadamente.
Cuela los vegetales y bébete sólo el caldo.

225
1 9 .3 0 H A G U A
CALIENTE C O N L IM Ó N

Exprime un limón en una taza llena de agua caliente y bébetelo.

2 0 .1 5 H E X F O L IA C IÓ N
DE LA PIEL SECA

(Véase página 131.)

2 0 .3 0 H TU R EC O M PEN SA :
U N B A Ñ O M IN ERA L
t

Te mereces un aplauso por haber llegado hasta aquí. Tu re­


compensa es un delicioso baño. Por cierto, no es sólo para
mujeres. Los hombres también disfrutarán de este baño rela­
jante y rico en minerales. Una vez la bañera está llena de
agua, añade los siguientes elementos (todos disponibles en
las tiendas de dietética o parafarmacias):
• 2 cucharaditas de aceite de linaza
• algunos minerales líquidos
• 1 cucharadita de sílice líquido
• 2 cucharaditas de aloe vera
• 3 o 4 gotas de cada uno de los aceites esenciales
de olíbano y mirra
Probablemente será el agua de baño más cara que has tenido
que verter por el desagüe. Pero sé consciente de que la piel es

226
el órgano más grande y el más absorbente que tenemos. Por
lo tanto, todos estos nutrientes contenidos en el agua de baño
se absorberán de un modo muy eficiente por los poros de la
piel u otros orificios corporales.

2 1 .0 0 H Ú L T IM O
ÁGAPE DE LA N O C H E

Come lechuga y apio antes de acostarte. (El apio contiene


gran cantidad de magnesio, uno de los nutrientes minerales
más relajantes.)
Vete a dormir pronto (entre las 21.30 y las 22.30 h) si puedes.

PRINCIPALES CONSEJOS PARA


EL DÍA DE DESINTOXICAC1ÓN

Una sola o varias de las siguientes hojas vegetales pue­


den dar una inyección de vitalidad a los zumos. Puedes
pasarlas por el exprimidor o mezclar las hojas y el zumo
en la licuadora.

Ajo Eneldo
Albahaca Hierba de limón
Alholva Hinojo
Cebollino Jengibre
Cilantro Menta verde

También puedes añadir a los zumos semillas germinadas,


como las del hinojo y el rábano, para darles un poco de
sabor y ayudarte a entrar en calor.

227
¿Y SI ME ENTRA HAMBRE?

Si te dan ataques de hambre, puedes beber más té de hierbas,


caldo de miso o zumos. Te irá bien tomar sopa caliente si tie­
nes frío o si hace frío fuera de casa. Es importante beber mu­
cho líquido; lo ideal serían 2 litros al día (pueden combinarse
zumos y agua natural). E l problema es que mucha gente no
ingiere una cantidad suficiente de líquido, necesaria para ex­
cretar las toxinas acumuladas. Además, los zumos y el té de
hierbas actúan como diuréticos naturales, reduciendo la posi­
bilidad de que aparezca una retención de líquidos.
Finalmente, les digo a todos mis pacientes que no tienen
por qué ser esclavos de los zumos. Si lo necesitas, puedes co­
mer fruta o vegetales sólidos, incluso ensaladas y semillas. Si
es absolutamente obligatorio, puedes incluir cereales bene­
ficiosos como el amaranto, el mijo y la quinua. Puede que tu
cuerpo tarde algún tiempo en estar preparado para aceptar
un día completo a base de zumos. No lo fuerces si aún no está
preparado; haz caso de tus sensaciones más viscerales.

EXPRIMIR IDEAS

Todas las frutas y verduras deben pelarse y deshuesarse an­


tes de preparar el zumo. La raíz de jengibre debe pelarse y
rallarse.
SORPRESA DE BROTES

1 manzana, 175 g de brotes de alfalfa o de trébol, 6 hojas


de menta fresca y 3 zanahorias.

ESENCIA DE L IM Ó N

8 zanahorias, 1 manzana, zumo de 1 limón y 2,5 cm de raíz


de jengibre a rodajas.

FIESTA PAPAYA

2 papayas no muy maduras, 2 peras y media cucharadita


de raíz de jengibre rallada.

UVAS A GRANEL

20 uvas verdes, 10 fresas, 1 manzana y 2 ramitas de menta fresca.

REVITALIZANTE DE JENGIBRE

2 manzanas, 2 peras y un trocito de raíz de jengibre.


Es un magnífico brebaje energizante para el desayuno que rea­
nimará todo tu organismo, además de despertar las papilas
gustativas.

BO M BARD EO DE BAYAS

1 cestita de tus bayas favoritas o incluso bayas mezcladas (fresas,


moras, grosella y frambuesas), 2 melocotones y 1 manzana.

229
C A PR IC H O DE P IÑ A -

Zumo de 1 piña.

LA CRISIS CURATIVA

Durante el programa de desintoxicación, o después del mis­


mo, algunas personas experimentan la denominada «crisis cu­
rativa». Esto significa que la eliminación o la desintoxicación
ha sido tan eficaz o tan potente que pueden encontrarse mal
durante unos días o unas horas mientras dura el programa
o una vez finalizado. Mis pacientes suelen evitarla gracias al
modo gradual y equilibrado desde el punto de vista nutri-
cional en el que llevo a cabo la desintoxicación. Si notas algo,
probablemente será que te sientes enérgico, despejado, reju­
venecido y revitalizado. Pero siempre cabe la posibilidad de
que puedas sentirte mal a causa de úna eliminación de toxinas
tan profunda como ésta. Puede que sufras dolor de cabeza,
dolor de articulaciones y erupción cutánea, entre otros efec­
tos adversos. No te alarmes por estos síntomas; puedes inte­
rrumpir la desintoxicación cuando quieras y volver a incor­
porar gradualmente los principios de la desintoxicación a tu
dieta cotidiana.

EL MASAJE DE D E S IN T O X IC A C IO N

Dedica cinco minutos por la mañana y por la noche en


el día de la desintoxicación para friccionar la zona del híga­

230
do. Túm bate boca arriba y masajea con suavidad el hígado
con la punta de los dedos. Esto ayudará a acelerar el proce­
so de desintoxicación, y aunque al principio no lo parezca,
puede ser realmente agradable.

Método
El hígado se encuentra en la parte derecha de la caja torácica,
en su base. Coloca la mano en la parte inferior de las costi­
llas en la mitad derecha del tronco. Mueve los dedos alrededor
del hígado en el sentido de las agujas del reloj durante apro-
^ximadamente cinco minutos. No claves las uñas en el hígado;
usa las puntas de los dedos y hazlo con suavidad. Ayudarás
a estimular la actividad depuradora del hígado y el procesa­
miento de las toxinas corporales.

REACCIONES EMOCIONALES

Otra forma de crisis curativa es la crisis emocional que


algunas personas pueden experimentar cuando se so- ^
meten a una desintoxicación en profundidad. No te sor- j
prendas si te sientes sentimental o conmovido cuando i
empiezas con la desintoxicación; descubrirás que los años
de tensiones reprimidas pueden procesarse y liberarse.

231
LLEGAR HASTA EL FO NDO
PARA ELIMINARLO TODO

Tal vez algunas personas prefieran ampliar el programa de


desintoxicación a dos, tres o incluso cuatro días. Esta es una
buena solución si te sientes preparado y ya has experimen­
tado el programa de desintoxicación de un día en otra oca­
sión. Aquí no hay nada correcto ni incorrecto. Se trata de
educarte a ti mismo con la información adecuada y de que es­
cuches a tu cuerpo.

P R O F U N D IZ A :
LIMPIA EL FREGADERO

Si nunca limpiases el fregadero de tu casa, ¿te imaginas el


aspecto que tendría? El día de desintoxicación es como una
limpieza a fondo, pero también puedes profundizar aún más
con ayuda de enemas e hidroterapia colónica. Puedes com­
prarte un enema en una farmacia (viene con instrucciones)
o puedes someterte a la hidroterapia colónica. De cualquiera
de estas formas, lo mejor es que hagas coincidir el enema o el
lavado colónico con el día de depuración, por la noche quizá.
Si dispones de tiempo, sigue un tratamiento uno o dos días
antes del día de desintoxicación, además del propio día de
desintoxicación. Aunque no es obligatorio hacerlo, puede ser
muy beneficioso, ya que aumenta el grado de depuración de
golpe, por así decirlo. Reflexiona sobre esto y ponlo en mar­
cha si crees que es bueno para ti.

232
EL COLON: TU ÓRGANO CLAVE

El colon, o intestino grueso, está situado erí la región ab- 2
domina! y forma el último tramo del aparato digestivo. |
Se trata de un órgano sumamente importante por dere- i
cho propio, ya que desempeña una serie de funciones j
vitales, como completar el proceso digestivo que com- j
porta la absorción de agua, la asimilación de minerales
y la síntesis de vitaminas.
El colon es una parte importante del sistema excre­
tor y se ocupa de eliminar ios alimentos y otros desechos
corporales, así como de protegernos de la infección y la
enfermedad. En un colon normofuncionante, todo esto
se logra con ayuda de los miles de millones de bacte­
rias buenas que habitan en él y conforman el 70 por
ciento del peso en seco de nuestro material fecal.
Sin embargo, el frágil equilibrio de este ecosistema
interno puede alterarse con mucha facilidad por una serie
^ de factores como el estrés, la contaminación, las influen-
| cias electromagnéticas, la mala alimentación e ingestión
i de líquidos, los medicamentos, el tabaquismo y la expo-
I ** sición a sustancias tóxicas. Cuanto peor esté tu colon, más
¡ rápido envejecerás. Tu suciedad interna podría estar enve­
la nenándote lentamente.

H ID RO TERAPIA C O L Ò N IC A

A menudo comparo la hidroterapia colónica con un enema,


aunque limpia el colon con una potencia cuarenta veces mayor.
En este procedimiento se introduce agua caliente purificada
a muy baja presión en el intestino grueso y el colon para ayu-

233
dar a eliminar el exceso de mucosidad, gas, materia fecal, sus­
tancias contaminantes, medicación y sustancias tóxicas que
se han acumulado con los años.
Independientemente de si te decantas por este procedi­
miento o por el enema, asegúrate de ingerir bacterias bene­
ficiosas después. Puedes adquirir suplementos con este tipo
de bacterias en cualquier tienda de dietética o parafarma-,
eia. A menudo se venden con nombres diferentes (normal­
mente «probióticos», «acidófilo» o «bacterias beneficiosas»);
pide ayuda si no estás completamente seguro. Los suplemen­
tos se presentan en polvo o en cápsulas. Si adquieres cápsulas,
abre dos, vierte su contenido en un poco de agua y bébetelo
despacio.
Según la Sociedad Internacional del Colon, la hidrote­
rapia colònica suele ser beneficiosa para adelgazar, además
de para el estreñimiento, las hemorroides, la colitis, las infec­
ciones por levaduras, la diarrea y otros trastornos, y puede
ayudar incluso a prevenir el cáncer de colon. A menudo, los
tratamientos aumentan la energía en el organismo, dan ma­
yor lucidez mental, dejan la piel más limpia, mejoran la circu­
lación, estimulan las defensas y permiten un adecuado control
de peso en el paciente. El procedimiento en sí mismo dura
aproximadamente cuarenta y cinco minutos, en los que per­
maneces tumbado en una cómoda camilla. Te introducen con
delicadeza un tubo por el ano. No te dolerá, simplemente no­
tarás una leve presión, pero nada más. ¡No te obsesiones!
Los beneficios hacen que valga la pena.
Dependiendo del terapeuta, se puede realizar un masaje
abdominal para ayudar a movilizar bolsas de gas atrapadas y
residuos. Normalmente puedes ver lo que va saliendo (desde
el punto de vista psicológico, esto puede ser positivo para
mucha gente). En mi clínica de Londres no es raro ver trozos
enteros de brécol u otro alimento navegando por el tubo co­
lònico (es obvio que no se ha masticado correctamente). ¡Re­

234
cuerda que el colon no tiene dientes! La sensación que tie­
nes con este procedimiento se parece a la que experimentas
cuando produces un movimiento intestinal. La clave está en
relajarse, dejarse llevar y favorecer el vaciado de tus entrañas.
La hidroterapia colónica es el complemento perfecto a mi
programa de desintoxicación de un día, pero no pasa nada
si no quieres someterte a ella. No a todo el mundo le entusias­
ma la idea.
Lo más importante es que al menos sigas los otros seis res­
tantes consejos sencillos de desintoxicación que se incluyen
al principio de este capítulo y que, por favor, te embarques
en mi programa de desintoxicación de un día a menudo, pon­
gamos que una vez al mes más o menos. Es muy sencillo y no
cuesta nada hacerlo, además de que los beneficios para la sa­
lud son inmensos.
6
CAPÍTULO

SENTIRSE ATRACTIVO Y SEXY


Cuando tenía veintipocos años, me avergonzaba de mi aspec­
to, sobre todo de mi frente, que estaba cubierta de granos.
Así que un día cogí unas tijeras y me corté un horrible flequi­
llo, que no me sentaba nada bien, para tapar los granos. De
esa manera nadie podría verlos, ni siquiera yo misma. Me daba
demasiada vergüenza que un peluquero profesional me lo
cortara bien, y no quería que nadie me mirara, incluso recuer­
do que huía de los espejos como si de la peste se tratara. Si en
una sala había un espejo, procuraba no acercarme a él. Si
no podía evitar permanecer en la sala (por ejem plo, en un
baño con espejo), solía bajar la intensidad de la luz. Simple­
mente no quería tener que mirarme en el espejo por miedo a
lo que vería.
Pero en aquella época, al vivir fuera de casa, comía gran
cantidad de lo que ahora denomino alimentos empalagosos
y pegajosos (queso, leche, carnes grasas, repostería, comida
basura, azúcar y chocolate), y de vez en cuando bebía bas­
tante alcohol, sin ser consciente de las consecuencias. Este
tipo de alimentos favorece la formación de mucosidad alre­
dedor del colon y obstaculiza la capacidad de los órganos
para depurar la sangre, con lo cual la sangre no puede purifi­
carse correctamente. Y cuando los órganos y la sangre se ven
sobrecargados, se secretan toxinas por la piel. Así que con mis
granos, mi aspecto físico reflejaba mi interior. Era el ejemplo

239
más representativo de participante de «You Are W hat Youi
Eat»: ¡ Mi alimentación era horrible y mi aspecto era aún peor!
Al cabo de unos años, cuando finalmente dejé de llevar
una alimentación inadecuada, los granos desaparecieron. Me
deshice del flequillo. Y el mundo y yo pudimos ver mi mara­
villosa frente. H e descubierto que siguiendo una dieta equi­
librada se consigue una piel más cremosa, un cabello con
más cuerpo y unas uñas más fuertes incluso a pesar de te­
ner más años.

240
EL CUIDADO DE LA PIEL

¿Sabías que la piel es el mayor órgano del cuerpo? Represen­


ta aproximadamente el 16 por ciento del peso corporal total
y, además de proteger las delicadas estructuras internas, ayu­
da al colon, los pulmones y los riñones a eliminar desechos
tóxicos. También interviene en la regulación del termostato
corporal, al aumentar el sudor cuando sube demasiado la tem­
peratura del cuerpo o dar escalofríos cuando baja.
En la salud cutánea están implicados numerosos factores,
como la herencia, la edad, el clima, la contaminación, la dieta,
el estrés y la fluctuación hormonal. Sin embargo, los cam­
bios en la complexión suelen regirse por dos factores princi­
pales: el buen funcionam iento de los órganos internos de
depuración y el déficit o no de vitaminas y minerales en el or­
ganismo. Ambos factores, a su vez, se influyen entre sí.
Todos los días, en mi clínica, visito a muchos pacientes que
llegan por primera vez con un aspecto m acilento, con piel
seca y muerta, granos, cabello como un estropajo y uñas ro­
tas. Sin duda, al cabo de unos meses, estos mismos pacientes
regresan con un aspecto revitalizado, con piel hermosa, cabe­
llo sedoso y lustroso, y uñas largas y fuertes. Si sigues mi pro­
grama, espero que también tú veas estos espectaculares resul­
tados.

241
REGLAS DE O R O — ' ' I
PARA TENER U N A PIEL S A N A

HH Bebe gran cantidad de agua filtrada, como mínimo entre


seis y ocho vasos al día, aunque tal vez necesites beber '
más si hace calor o cuando practiques ejercicio físico.
Ingerir una cantidad suficiente de agua es fundamental
para mantener la piel hidratada, así como para eliminar
toxinas a través de los riñones y el colon.

Toma mucha fibra, ya que permite que el aparato intes-


^ tinal funcione con normalidad y estimula la eliminación
de productos de desecho del organismo. Algunas perso­
nas con problemas cutáneos sufren estreñimiento por­
que no incluyen en su dieta buenas fuentes de fibra
(véase la página 162 para conocer un excelente modo
de acabar con el estreñimiento).

Asegúrate de que tu dieta contiene muchos antioxidan-


tes (que ayudan a ralentizar el envejecimiento celular).
La fruta fresca y la verdura son las mejores fuentes de
antioxidantes vegetales naturales.

Combina los alimentos. Si ingieres las proteínas y los


m hidratos de carbono en comidas independientes, evi­
tarás una innecesaria fermentación en el colon e incre­
mentarás la absorción de nutrientes en la sangre. Con­
sulta mi programa de com binación alimenticia en la
página 123.

■V Mientras que las grasas malas son perjudiciales para tu


organismo, los ácidos grasos esenciales (las grasas bue­
nas) son cruciales para tener una piel sana. Se encuen

242
tran en los cereales integrales, las semillas, los frutos se­
cos, la soja, las hortalizas de hoja verde oscuro, los acei­
tes prensados en frío (sobre todo el de linaza, calabaza,
girasol, sésamo y alazor) y el pescado aceitoso como la
sardina, la caballa y el salmón salvaje (no de criadero).

Al levantarte, empieza el día con un mini remedio depu­


rador matutino. Bébete un vaso de agua caliente. A con­
tinuación, toma una taza de té de ortigas o agua caliente
con un chorrito de limón recién exprimido.

Evita consumir cafeína o alcohol en exceso, puesto que


absorben la humedad de tu cuerpo.

Reduce el consumo de sal de mesa, ya que el exceso


de sodio en el organismo provoca inflamación cutánea.
Prueba con las semillas de apio, las algas marinas, la sal­
sa de soja sin sal y muchos de los sustitutivos natura­
les sin sal. Evita también los platos muy picantes siempre
que sea posible.

Reduce la ingestión de alimentos que provocan obstruc­


ción: los peores son las carnes rojas, los lácteos, los ali­
mentos refinados, los fritos y los alimentos que contie­
nen grasas o aceites hidrogenados.

Extiéndete miel tres veces a la semana por la cara (o


por la piel de cualquier otra parte del cuerpo). Déjala a
modo de mascarilla aproximadamente treinta minutos.
Aclárate la cara con agua caliente para quitar la miel
(preferiblemente en la ducha o la bañera). Te sorprende­
rás de los fabulosos resultados de este sencillo remedio.
Te dejará la piel suave, flexible, joven y nutrida.

243
PLAN A N T IA C N É

Aunque el acné aparece con más frecuencia en la adolescen­


cia, puede ser también habitual en los adultos. Suele deberse
a desequilibrios hormonales que estimulan a-las glándulas
sebáceas a aumentar la secreción de aceite. Sin embargo, tam­
bién puede ser consecuencia de una mala alimentación. Si las
trazas de sebo se quedan atrapadas en los poros cutáneos,
los tejidos pueden atraer a las bacterias, lo cual provoca infla­
mación y pústulas.
E l acné se agrava si existe una mala eliminación interna de
toxinas y se sigue una dieta rica en grasas y/o en alimentos
refinados. Bebe muchos zumos vegetales recién hechos a lo
largo del día, sobre todo de zanahoria, lechuga, ortiga, be­
rro de agua, apio y diente de león. Ingiere también verduras y
cereales integrales tanto en el almuerzo como en la cena, sobre
todo hortalizas de hoja verde, zanahorias, cebollas, ajo, arroz
integral, mijo y brotes vivos.

SUPLEMENTOS
NUTRICIO N A LES

Los nutrientes que he utilizado con mejores resultados para


tratar el acné en la clínica son:
• Betacaroteno (25.000 IU)
• Vitamina A (10.000 IU)
• Complejo vitamínico B (50-100 mg)
• Ácido pantoténico (25 mg cuatro veces al día)
• Vitamina Bé (50 mg)
• Propóleos (500 mg)
• Zinc (50 mg)
• Cápsulas de aceite de borraja (diario)

244
. Vitamina C (1.000 mg dos veces al día)
. Acidófilo con bífidus (bacteria buena)
para mantener el colon en un estado saludable
y favorecer la eliminación de toxinas.

HIERBAS

Entre las hierbas beneficiosas figuran: equináceas, diente de


león, romaza, lampazo y trébol rojo; todos ellos son poten­
tes limpiadores internos. Estas hierbas también son beneficio­
sas para órganos específicos que actúan de forma sinèrgica en
la piel.

OTROS TRATAMIENTOS

Como alternativa o complemento a las hierbas, prueba el re­


medio homeopático Sulphur 6c.
A modo de tratamiento externo intenta limpiar la piel con
una mezcla de aceite de árbol de té y manzanilla (poner dos
gotas de cada uno en un recipiente con agua) para calmarla y
eliminar bacterias.

PLAN A N T I EC ZEM A

El eczema es un tipo de dermatitis (inflamación de la piel)


caracterizada por la descamación y el picor. Asociado a una
sensibilidad a fuentes externas y alimenticias, y exacerbado
por el estrés, el eczema suele manifestarse por primera vez en
las madres primerizas.

245
Además de evitar los alimentos no saludables en la dieta
(véase página 115), sería buena idea escribir un diario de ali­
mentación, si crees que existe una relación entre tu alimenta­
ción y el brote de eczema. En diferentes épocas de estrés a lo
largo de la vida es bastante posible que te vuelvas más sensible
a determinados alimentos a los que antes eras inmune. Ten
cuidado con las sustancias alergénicas sintéticas como los de­
tergentes, los disolventes, los materiales de construcción y la
pintura.

SUPLEMENTOS N U TR IC IO N A LE S

• Complejo vitamínico B (50 mg dos veces al día)


• Vitamina E (400 IU dos veces al día)
• Biotina (100 mg dos veces al día)
• Zinc (50 mg al día)
• Más una fuente de ácidos grasos esenciales
como el aceite de onagra, linaza o borraja.

Las erupciones cutáneas están causadas, a veces, por un de­


fecto en el metabolismo de las grasas.
En tal caso se necesita ingerir fuentes ricas en omega-3 y
ácido gamma-linoleico (también conocido como aceite de
onagra). Rota los ácidos grasos esenciales, de forma que cuan­
do se te acabe uno, empieces a tomar otro tipo de aceite de
ácido graso. Por ejemplo, un mes puedes tomar cápsulas
de aceite de linaza y al siguiente cápsulas de aceite de onagra
o aceite de borraja.

246
OTROS TRATAMIENTOS

Si el eczema afecta a las manos y a la parte posterior de las


orejas, usa en estas zonas el remedio homeopático Graphi-
tes 6c; utiliza Sulphur 6c allí donde la piel esté enrojecida, ru­
gosa y seca, y deteriorada por el calor o el lavado; o Rhus tox
6c allí donde las ampollas pican más por la noche, pero donde
la piel se siente mejor con el calor.
La aplicación tópica de vitamina E y aceite de onagra ali­
via la irritación y estimula el proceso de curación. También
puede aplicarse crema de caléndula.

PLAN A N T I ESTRÍAS

En más del 80 por ciento de las mujeres aparecen estrías en


algún momento de su vida, ya sea durante el embarazo o al
engordar/adelgazar, y a menudo se deben a un descenso de
las concentraciones de zinc en el organismo. También pue­
den presentarse en los hombres, normalmente a causa de una
pérdida de peso rápida. Las estrías pueden desdibujarse con
el tiempo. Lo que empiezan siendo unas rayas rojizas en la
piel del abdomen, los pechos, los muslos o los glúteos, final­
mente se convierten en finas cicatrices de color blanco platea­
do que nunca desaparecen del todo. Muchas personas con
sobrepeso con buena elasticidad cutánea adelgazan sin que
haya ni rastro de estrías. Los factores nutricionales y heredi­
tarios desempeñan un papel clave. Para subsanar el déficit de
zinc, consulta la siguiente lista de suplementos, come ali­
mentos ricos en zinc e ingiere algas azul-verdosas silvestres,
un superalimento.

247
SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

• Vitamina B5 (ácido pantoténico) (300 mg al día)


• Vitamina C con bioflavonoides (1.000 mg al día)
• Vitamina E (600 IU al día)

INCREÍBLE CREMA ANTIESTRÍAS


COMESTIBLE DE LA DRA. McKElTH


’ Ingredientes
7/2 aguacate (blando, maduro)
6 cápsulas de vitamina E
4 cápsulas de vitamina A
2 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de gel de aloe vera
5 gotas de zinc líquido o
2 cápsulas de 5 0 mg de polvo de zit
1 /2 cucharadita de polvo de algas
azul-verdosas (opcional)
1 cucharadita de sílice líquido (opcit

Machaca un aguacate blando y maduro hasta que se ^


forme una pasta cremosa. Abre las cápsulas de vitami- 1
ñas E y A y vierte su contenido en la crema de aguacate. 3
Añade el resto de ingredientes a la pasta y mézclalo todo -3
bien. Aplica la crema en todas las zonas pertinentes, - i
Deja que la piel absorba la crema durante treinta minu-
tos cada día. Las estrías de la zona no desaparecerán, Jj
pero ayudará a disimularlas. También tiene un increíble |
efecto suavizador y nutritivo en la piel. Ésta podrá obtener j
los nutrientes que necesita para paliar la futura aparición 1
de estrías. 1
"■■i

Nota: Añade zumo de limón para conservar la crema.

248
• Zinc (como mínimo 15-30 mg al día)
• Las vitaminas B 5 y C suelen ser buenas
para la salud de la piel.

OTROS TRATAMIENTOS

Determinadas sales de células hísticas homeopáticas como


Cale.flúor y Silica ayudan a mantener los tejidos celulares
firmes, fuertes y elásticos. Practicar ejercicio físico como andar
enérgicamente, bailar, nadar y realizar estiramientos puede
ayudar también a reducir el tamaño de las estrías.

PLAN AN TIVA R IC ES

Las varices son zonas débiles o fragmentadas en los vasos san­


guíneos superficiales que aparecen con más frecuencia en el
recto, el ano (hemorroides) o las piernas. Además de ser an­
tiestéticas, pueden acompañarse de un dolor sordo, y en los
casos más graves pueden desarrollarse llagas en las piernas.
Entre los diversos factores asociados a la aparición de va­
rices figuran los siguientes: pasar mucho tiempo de pie o sen­
tado, ausencia de ejercicio físico, obesidad, embarazo o mala
alimentación. Las investigaciones también ponen de manifies­
to que son hereditarias. Por ejemplo, si tu madre o tu abuelo
fueron propensos a tenerlas, puede que tú también seas pro­
penso. Si eres consciente de esta probabilidad, puedes adop­
tar las siguientes medidas para evitar o reducir su aparición.
Un dato interesante es que en los países con una dieta rica
en alimentos naturales no elaborados, las varices son prác­
ticamente inexistentes. Esto se debe, en parte, a la gran canti­

249
dad de fibra que posee este tipo de alimentación y también a
la abundancia de alimentos vegetales ricos en antioxidantes, ?
que ayudan a mantener los tejidos fuertes y sanos. Evita los *•
alimentos elaborados, así como los que ejercen un efecto ex­
pansivo en las células o las agotan, como los lácteos, el azúcar,
el alcohol, el té convencional y el café.

MASAJE VENOSO C O N AROMATERAPIA

Añade cinco gotas de aceite de lavanda y cinco de aceite


de ciprés a 20 mi de un aceite esencial, como el de al- "'I
Ì
mendra dulce o vid roja. Masajea con suavidad las pier- ■-]
ñas, con movimientos en dirección al corazón. J

SUPLEMENTOS NUTRICIONALES

Ve alternando los enumerados a continuación. No deberías


tomarlos todos a la vez:
• Vitamina C con bioflavonoides (1.000 mg
dos veces al día)
• Rutina (500 mg dos veces al día)
• Vitamina E (400 IU una vez al día)
• Complejo vitamínico B (50 mg una vez al día)
• Coenzima Qio (100 mg una vez al día)
• Lecitina 1 (19 g dos veces al día)
• Preparado antioxidante (véase dosificación
en el prospecto o envase)
• Hierba de arándano (500 g tres veces al día)

250
je

HIERBAS

• Bebe una taza de ortigas por la mañana y una de cola


de caballo a última hora de la tarde o por la noche.
• Para ayudar a aliviar las molestias de las varices,
puedes ponerte una compresa impregnada con hierba
de castaño de Indias en las zonas afectadas. Para preparar
la compresa, mezcla media cucharadita de castaño
de Indias con dos vasos de agua y empapa con esta
mezcla una tela de algodón estéril.
• El hamamelis es otro remedio que puede usarse; es un
astringente natural que endurece los tejidos y alivia el dolor.

OTROS TRATAMIENTOS

Prueba el remedio homeopático Hamamelis 30c


(1 comprimido al día durante un máximo de siete días).

CONSEJO FUNDAMENTAL: j

£3
W m*
EXFOLIACIÓN CUTÁNEA .
Para ayudar a la piel a eliminar los residuos inter- i
j

nos (cada día se excretan a través de la piel cerca


de medio kilo de productos de desecho) puedes exfoliarla con
regularidad. Para hacerlo con eficacia, necesitas un pequeño
L. y firm e cepillo de cerdas naturales o un guante de crin. Lo
mejor es realizar la exfoliación justo antes de ducharte o ba­
ñarte, con la piel seca. Método: empieza en las plantas de los
pies y sube por las piernas con movimientos largos y rápidos; ¡
a continuación sube por los brazos y baja por la espalda. C e­
pilla siempre hacia arriba en dirección al tórax y evita las zo­
nas sensibles como los lunares, las verrugas y las venas rotas.*
Nunca te pases el cepillo por el rostro.

251
CABELLO Y U Ñ A S -'

Al igual que la piel, el aspecto del cabello y las uñas es un indi­


cador que revela tu bienestar general. La alimentación influ­
ye en gran medida en la salud del cabello y las uñas.

CABELLO S A N O

El pelo se compone principalmente de queratina, por lo que


debe procurarse que la concentración de esta proteína sea
elevada. Esto puede lograrse si se consumen judías, semillas,
gramíneas, brotes de tofu y pescado. Los minerales también
son necesarios para la buena salud del cabello. Las fuentes
más abundantes de minerales en el reino vegetal son las al­
gas marinas: por ejemplo, nori, hijiki, arame y wakame con­
tienen calcio, y el alga marina roja dulse aporta hierro. Añá­
delas en pequeñas cantidades (aproximadamente entre 10 y
15 gramos de peso en seco) a sopas, ensaladas y guisos tres o
cuatro veces por semana. El sílice, que forma parte de los
almidones que forman el pelo, está presente en vegetales co­
munes como la cebolla, el ajo, las hortalizas de hoja verde, la
zanahoria, el pepino y el pimiento dulce y la mayoría de las
semillas germinadas.
Finalmente, la velocidad a la que crece el pelo depende
de los riñones. Si son fuertes, el cabello será fuerte. Un riñón
sano produce gran cantidad de pelo sano que crece rápida­
mente. Casi te lo puedo garantizar. Por lo tanto, cuida tus ri­
ñones de la siguiente forma: bebiendo suficiente agua, evitan­
do la sal y los alimentos no saludables (véase página 111) y

252
comiendo alimentos que fortalezcan la función renal (véase
página 64).

U Ñ A S SA NA S

La uña sana debe ser fuerte, flexible, de color rosado y sin


manchas. Cualquier cambio en su superficie indica, sin duda,
que existe algún tipo de desequilibrio. Los signos habituales
de déficit nutricional son los siguientes:
• Uña fina y frágil
• Uña quebradiza
• Uña dura/gruesa
• Descamación
• Poco crecimiento
• Uña muy pálida o transparente
• Manchas blancas
• Ondas verticales
• Ondas horizontales
• Padrastros
• Hongos

SUPLEMENTOS N U TR IC IO N A LE S

Las uñas se ven afectadas por diversos factores, de los


cuales el más influyente es la dieta. Están compuestas princi­
palmente por una proteína denominada queratina y por una
combinación de minerales como el calcio, el azufre, el potasio,
el selenio y otros oligoelementos. Por lo tanto, la fortaleza y
salud de las uñas depende de la ingestión suficiente de estos
minerales clave.

253
Para dar un cuidado excelente a tus uñas, debes asegu­
rarte de que ingieres una cantidad adecuada de proteínas en
tu dieta. En mi caso, yo tomo espirulina, microalgas azul-ver­
dosas marinas, una fuente eficaz de proteínas digestivas. Se
ha determinado que la digestibilidad de sus proteínas es del
85 por ciento, frente a sólo el 20 por ciento en el caso de la
carne. También contienen una mezcla de minerales, betacaro-
teno y ácidos grasos esenciales.
Toma suplementos de jalea real, rica en vitaminas B y áci­
dos grasos esenciales. Puedes añadir también suplementos de
zinc (15-30 mg al día), sobre todo si tienes marcas blancas
en las uñas. El sílice, un mineral que estimula la absorción del
calcio, es fundamental. La hierba medicinal cola de caballo
contiene gran cantidad de sílice y calcio, y puede tomarse en
forma de infusión tres veces al día. El complejo vitamínico B
(50 mg al día), el aceite de borraja, una rica fuente de ácido
gamma-linolénico, y el alga kelp son beneficiosos.
Finalmente, existe una estrecha relación entre la salud de
las uñas y la del hígado, ya que si tiene una buena circula­
ción sanguínea, tendrás las uñas fuertes. Las uñas también
son un fiel reflejo del estado de salud del hígado. Si son débiles
o muestran anomalías, ello podría significar que este órgano
vital tiene algún problema. Para reforzar el hígado sigue una
dieta con pocas grasas, evita el alcohol y bebe zumos de fru­
ta recién hechos que ayuden a purificar el hígado, como el de
aloe vera, remolacha, pepino, zanahoria y manzana.
(Véase también en la página 169 la lista de alimentos que
nutren el hígado.)

Conseguir un cabello lustroso


y uñas fuertes está ahora
al alcance de tu mano.

254
DIENTES Y ENCÍAS

Los desequilibrios hormonales, el déficit de minerales y la


mala higiene dental hacen que las encías sean más propensas
a sangrar. Los dientes también están bajo presión, a menudo
causada por la depleción de minerales. Si ves que tus dien­
tes o encías presentan alguna anomalía, empieza a fortalecer­
los tan pronto como sea posible con los alimentos y suple­
mentos adecuados.
Los dientes requieren un tipo de nutrición similar a la que
necesitas para mantener los huesos fuertes. Puede obtener­
se calcio de las semillas de sésamo o ajonjolí, la quinua, verdu­
ras de hoja oscura, las algas, los higos deshidratados y los de­
rivados de la soja. Aunque la leche y los productos lácteos
contienen una cantidad considerable de calcio, el cuerpo hu­
mano no los asimila bien y es mejor sustituirlos por alimentos
vegetales. El magnesio, el sílice y otros minerales cruciales para
los dientes se encuentran en la mayoría de los vegetales y gra­
míneas.

P R O G R A M A PARA
U N O S DIENTES S A N O S

A continuación te presento un programa para tener las encías


y los dientes sanos que ha tenido mucho éxito entre mis pro­
pios pacientes.

255
1. HIERBAS

• Cola de caballo (2 cápsulas al día)


• Paja de avena (2 cápsulas al día)

2. INFUSIONES DE HIERBAS

Elige entre consuelda, árbol de té, mirra, regaliz, artemisa,


sello de oro (Hydrastis canadensis) y menta. Bebe dos o tres
tazas al día de la misma hierba y luego cambia a otra al día si­
guiente. Podrías empezar con dos tazas de té de sello de oro
el lunes y seguir con dos tazas de té de artemisa el martes, y
así sucesivamente.

3. NUTRIENTES

• Vitamina C con bioflavonoides (1.000 mg al día)


• Zinc (15-30 mg al día)
• Coenzima Qio (30 mg al día)

4. CONSEJOS

• Cepíllate los dientes con suavidad después


de cada comida
• Pásate el hilo dental cada día
• Usa un enjuague bucal que contenga una o más
de las hierbas para infusión mencionadas en el primer
y segundo punto.

256
SEXO FABULOSO

La alimentación puede recargar tu energía sexual y estimular la


potencia sexual y la fertilidad. El mejor modo de mejorar
la vida sexual es analizando tu estilo de vida, cuya piedra an­
gular es la dieta. Si no ingieres alimentos saludables experi­
mentarás un menor apetito sexual (libido), ya que el déficit
nutricional y la mala alimentación afectan de forma adversa
a las hormonas, las glándulas y los órganos. Pero si le prestas
sólo un poco de atención a tu dieta, puedes volver a saborear
una fabulosa vida sexual.
He confeccionado una lista de alimentos afrodisíacos espe­
cíficos. No los comas exclusivamente a expensas de otros ali­
mentos, añádelos sólo a tu dieta diaria y a tu modo de vida,
que espero que sean saludables. Y recuerda: cuando enfocas
tu alimentación a tener una fabulosa vida sexual, la dieta te
beneficiará también para gozar de una maravillosa salud.

LISTA DE ALIM ENTOS SEXYS


Aguacate Avena
Ajo Azafrán
Alcachofa Berro de agua
Algas Calabaza
Alga marina roja (dulse) Canela
Alga nori Cardamomo
Almendra en remojo Cebolla
Apio Cebollinos
Arándano Cerezas
Arroz integral Chlorella
Avellana Cidra

257
Col al vapor Mora
Cúrcuma Nueces del Brasil
Dátiles Nuez moscada
Espárragos Perejil
Espinacas Pipas de calabaza
Espirulina Pipas de girasol
Frambuesa Plátanos
Fresas Puerro
Granada Quingombó
Grosella espinosa Quinua
Grosella negra Quinua germinada
Habas Rábano daikon (raíz)
Higos Regaliz
Hinojo Remolacha
Jengibre Salmón salvaje
Judías aduki Semillas de sésamo
Judías mung o ajonjolí
Judías pintas Semillas de soja
Linaza, semillas de lino Tomate
Mango Trucha
Manzanas Vainilla

Y el alimento más afrodisíaco


de todos es...
Según un estudio alemán,
el chucrut crudo. ¡Te lo aseguro!
Comprueba cómo tus
tácticas amatorias mejoran
espectacularmente
cuando empieces a comer
chucrut crudo ¡dos veces al día!

258
CAPÍTULO 7

PROGRAMA REVITALIZANTE
DE SIETE DÍAS
He ideado un sencillo plan para ayudarte a acelerar tu trans­
formación. Tras leer los capítulos anteriores sabrás muy bien
lo que te beneficia y lo que no, pero antes de que te embar­
ques en el programa de siete días, aquí van algunos conse­
jos generales para que sepas qué comprar y qué evitar en el
supermercado.
C Ó M O COMPRAR

La dieta rica en nutrientes y baja en aditivos y conservantes


es la clave para gozar de buena salud, pero los supermerca­
dos pueden ser lugares muy confusos al tener tantos tipos di­
ferentes de alimentos, etiquetados y marcas. Usa los siguien­
tes consejos como guía para ayudarte a elegir determinados
alimentos y evitar otros a fin de beneficiar a tu salud.
Cuando recorras el supermercado, dirígete primero a la
sección de frutas y verduras. Se trata de una sección rebosante
de la energía que le proporcionan las frutas y verduras crudas
y no adulteradas, tal como la naturaleza nos las ofrece. Elige
lo que más te guste. Si te apetece comprar una cestita de fre­
sas, adelante. ¿Qué alimentos te dicen algo? A menudo, si tu
cuerpo necesita alguna cosa, empezarás a pensar en el alimen­
to que satisfará esa necesidad. Busca aquellas frutas y verdu­
ras que parecen ser las más saludables, las que tienen muy
buen aspecto. Toca los melocotones para ver si están blandos.
Examina las manzanas para ver si tienen agujeros o imperfec­
ciones en la piel. No compres ni te comas frutas o verduras
demasiado maduras, de aspecto decrépito o marchitas, ya que
carecen de energía vital y tienen pocos nutrientes.

Nota: siempre es mejor elegir alimentos orgánicos, dado que


contienen menos sustancias químicas y aditivos.

JUDÍAS ENLATADAS

• Elige judías cocinadas sin grasa animal ni sal.


• Evita las judías enlatadas con azúcar, sal o conservantes,
así como las congeladas.

262
¿Por qué? Las judías son una fantástica fuente de nutrientes
que pueden ayudar a reducir el colesterol, pero es posible que
pierdan todo su valor nutritivo si se enlatan o se cocinan con
grasas o sal. Es más probable que las judías enlatadas sean ricas
en conservantes y aditivos tóxicos. Las judías cocinadas con
grasas saturadas y sal pueden contrarrestar el efecto antico-
lesterolémico de las propias judías y aumentar el riesgo de
enfermedad cardíaca, retención de líquidos e hipertensión.

BEBIDAS

• Opta por las infusiones de hierbas, las frutas y verduras


frescas (a poder ser, orgánicas), los zumos de frutas,
las bebidas con granos de cereales y el agua mineral
o destilada.
• Evita las bebidas alcohólicas, el café, el cacao, los zumos
pasteurizados o azucarados, los refrescos con gas y el té.
¿Por qué? El cuerpo está formado por dos tercios de agua y
ésta es fundamental para todas las funciones corporales, por
lo que es importante consumir gran cantidad de líquidos. El
agua pura es la mejor bebida para calmar la sed e hidratar
el cuerpo, pero no olvides que las frutas y las verduras contie­
nen un 90 por ciento de agua. El alcohol y las bebidas con
cafeína eliminan de tu cuerpo nutrientes esenciales, por lo que
es mejor evitarlos.

PRODUCTOS LÁCTEOS

• Decántate por el requesón sin grasa, el yogur


no azucarado, la leche y el queso de cabra, la leche
desnatada, la leche de manteca, la leche de arroz
y todos los productos de la soja.

263
• Evita los helados y los quesos blandos, pasteurizados
o con colorantes artificiales.
¿Por qué? Los productos lácteos son una buena fuente de
proteínas, pero el queso blando, los helados y los quesos con
colorantes artificiales son además ricos en grasas saturadas
y conservantes. Es mejor optar por productos desnatados y
sin aditivos.

HUEVOS

• Selecciona los de la gama orgánica si es posible.


Al cocinarlos, es mejor hervirlos o escalfarlos.
• Evita los huevos fritos.
¿Por qué? Los huevos fritos son ricos en grasas saturadas que
elevan el colesterol, por lo que es mejor evitarlos. Los huevos
orgánicos no contienen las hormonas tóxicas ni los antibióti­
cos que tienen los de granjas industriales.

PESCADO

• Puedes optar por el esturión blanco de agua dulce,


el salmón, el pescado hervido o cocido, y el atún.
• Evita el pescado frito, el marisco,
el pescado salado, las anchoas, el arenque
y el pescado enlatado con sal y aceite.
¿Por qué? El pescado de agua dulce y aceitoso es rico en gra­
sas buenas, denominadas omega-3, fundamentales para redu­
cir el colesterol y aumentar la salud y el bienestar. También son
bajos en sal, grasas saturadas y aditivos que acaban con los
nutrientes.

264
• p p p p NOTA
, A ser posible, elige botellas de cristal. La lata de
refresco con gas contiene seis veces más aluminio
que la misma bebida en una botella de cristal.
De las paredes de la lata o de la botella de plástico siempre !
- se desprende una cierta cantidad de residuos que se disuelven
en la bebida, por lo que son preferibles las botellas de cristal.;:

FRUTA

• Puedes elegir toda la fruta fresca, congelada, cocida


o deshidratada que no lleve edulcorantes, fruta no
sulfurada y fruta envasada en casa. Procura comprarla
orgánica en la medida de lo posible.
• Evita la fruta enlatada, en botes o congelada
que contenga edulcorantes.
¿Por qué? La fruta es rica en fibra, vitaminas, minerales y an­
tioxidantes esenciales. Siempre es mejor comer fruta fresca,
porque cuando la fruta se procesa o se exprime, pierde nu­
trientes y fibra y aumenta su contenido en azúcar y aditivos.

CEREALES

• Opta por todos aquellos productos que contengan


cereales integrales: las gramíneas, el pan, las galletas
saladas integrales, la crema de trigo o centeno, el alforfón,
el mijo, la avena, el arroz integral y el arroz silvestre.
• Evita todos los productos de harina blanca, arroz blanco
o pasta blanca.
¿Por qué? Los cereales son una estupenda fuente de energía
rica en nutrientes que liberan energía y alimentan a tus célu­

265
las. Los cereales integrales'carecen de los aditivos y conser­
vantes que tiene la gama de productos blancos y su aporte
energético es uniforme, en vez de en altibajos. A diferencia
de los productos blancos, los cereales integrales también son
ricos en fibra, fundamental para una digestión saludable.

FRUTOS SECOS

• Puedes elegir todos los frutos secos crudos y naturales.


• Evita los frutos secos con sal o tostados.
¿Por qué? Los frutos secos son una buena fuente de proteínas,
pero tu cuerpo no necesita la cantidad adicional de sal, grasas y
conservantes que contienen los que llevan sal o están tostados.

CARNE

• Decántate por el pavo, el cordero y el pollo


orgánicos y sin piel.
• Evita la ternera, el cerdo en todas sus variedades,
las salchichas, los embutidos, las carnes ahumadas,
adobadas y elaboradas, la ternera curada, el pato,
el ganso, el extremo descarnado de las costillas de cerdo,
las salsas para carnes y los órganos.
¿Por qué? Las carnes rojas son ricas en grasas saturadas. La
carne de animales y aves de granja industrial contienen a me­
nudo hormonas y antibióticos perjudiciales para los sistemas
hormonal, inmunológico y digestivo. Ten en cuenta también
que muchos alimentos/carnes elaborados no sólo llevan mu­
chos aditivos sino que se presentan en envases listos para ca­
lentar. Se guardan envueltos en plástico y aluminio, lo cual
añade aún más sustancias químicas no alimenticias a los pro­
ductos, sobre todo cuando se calientan.

266
ACEITES

• Opta por los aceites prensados en frío: maíz, alazor,


sésamo o ajonjolí, oliva, linaza, soja, girasol y colza;
la margarina preparada con estos aceites, y la mayonesa
sin huevo.
• Evita todas las grasas saturadas, la margarina
hidrogenada, los aceites procesados refinados,
la manteca y los aceites endurecidos.
¿Por qué? Las grasas saturadas contienen sustancias que esti­
mulan la coagulación sanguínea y la inflamación, y contribu­
yen a subir el colesterol. Los aceites procesados son también
ricos en aditivos que pueden ser perjudiciales para la salud.
Los aceites prensados en frío no contienen estas sustancias ni
tantos aditivos, además de ser ricos en ácidos grasos esencia­
les que fortalecen la salud.

C O N D IM E N T O S

• Opta por el ajo, las cebollas, la cayena, el clavo,


las hierbas, los vegetales secos, el vinagre de sidra
de manzana, la salsa de soja tamari, el miso, las algas
y, en concreto, la variedad roja dulce.
• Evita la pimienta negra o blanca, la sal, los pimientos
rojos picantes, todos los tipos de vinagre, salvo el vinagre
de sidra de manzana puro natural o el vinagre de arroz.
¿Por qué? La sal causa retención de líquidos y puede elevar
la presión arterial. Sustituye la sal por alternativas sin con­
servantes ni aditivos, como el ajo, que se cree que reduce el co­
lesterol, y las algas, envasadas junto con minerales y con in­
creíbles beneficios para la salud.

267
SOPAS

• Decántate por las sopas caseras naturales, sin sal


ni grasas, en las siguientes variedades: judías, lentejas,
guisantes, verduras, cebada, arroz integral y cebolla.
• Evita las sopas enlatadas que llevan sal, conservantes,
glutamato monosódico o grasas, así como todas
las sopas cremosas.
¿Por qué? Muchas sopas enlatadas contienen gran cantidad
de aditivos y conservantes tóxicos que impiden la absorción de
los ácidos grasos esenciales que reducen el colesterol. Exis­
ten algunas variedades de sopa enlatada sin sustancias quími­
cas ni sal. También puedes buscar sopas frescas en la sección
de productos refrigerados.

BROTES Y SEMILLAS

• Puedes elegir todos los tipos de brotes, hierba de trigo


y todas las semillas crudas.
• Evita todas las semillas cocinadas con aceite o sal.
¿Por qué? Los brotes y semillas son centrales energéticas de
nutrientes. La mayoría de estos nutrientes se destruyen al co­
cinarse en aceite, o al añadirse aditivos o sal.

DULCES

• Decántate por la malta de cebada o el jarabe de arroz,


la miel pura, el jarabe de arce puro y la melaza
no sulfurada.
• Evita el azúcar de caña puro, el azúcar blanco y el
moreno, el jarabe de glucosa, el chocolate, los caramelos
azucarados, la fructosa, todos los jarabes (excepto

268
el de arce puro), todos los sustitutivos del azúcar
y las mermeladas y gelatinas azucaradas.
¿Por qué? El azúcar y los dulces ricos en azúcar no tienen va­
lor nutritivo y contienen gran cantidad de calorías, aditivos,
colorantes y conservantes. No los necesitas.

VERDURAS

• Puedes elegir todos los vegetales crudos, frescos,


recién congelados y, preferiblemente, orgánicos.
• Evita los enlatados o congelados que contengan sal
o aditivos.
¿Por qué? Si ingieres verdura que lleva mucha sal, puede que
se eleve tu presión arterial. Los aditivos que se añaden a las
verduras enlatadas o congeladas pueden eliminar nutrien­
tes esenciales denominados fitoquímicas, sustancias increí­
blemente beneficiosas para el corazón, la piel, el pelo y la salud
mental y de los órganos reproductores. Las verduras frescas
y crudas carecen de aditivos o conservantes, por lo que son
más ricas en sustancias fitoquímicas que refuerzan la salud.

En la tienda de alimentación o dietética de tu barrio encontrarás


una amplia selección de los frutos secos, semillas, judías, cerea­
les, legumbres y brotes que te recomiendo. Estos establecimientos
también disponen de una gran oferta de suplementos vitamíni­
cos, minerales, infusiones de hierbas y superalimentos. A me­
nudo ofrecen alternativas a muchos productos convencionales y
se enorgullecen de vender alimentos orgánicos, sin sustancias
químicas ni conservantes, y beneficiosos para la salud. Y si todo
esto te parece demasiado complicado sólo tienes que preguntar.

269
LEE LAS ETIQUETAS

Es importante que prestes atención a las etiquetas de los ali­


mentos y te acostumbres a detectar ingredientes ocultos. Los
aditivos alimenticios se han asociado a diversas afecciones
como dolores de cabeza, asma, alergias, hiperactividad infan­
til e incluso cáncer. Estos aditivos, en forma de colorantes,
conservantes, potenciadores del sabor, emulgentes y espesan­
tes, pueden restar eficiencia al sistema de desintoxicación de
tu propio cuerpo y aumentar su concentración de toxinas.
Podemos considerarnos afortunados porque se exige a la
industria alimenticia que especifique los ingredientes en sus
productos. Recientemente, en el Reino Unido, la agencia en­
cargada de la regulación de los alimentos impulsó nuevas le­
yes para que la industria alimenticia dejara de confundirnos
con descripciones vagas y mentiras en las etiquetas. A pesar
de ello, los estudios demuestran que las etiquetas de los ali­
mentos pueden seguir siendo confusas y engañosas para los
consumidores. Presta atención a lo siguiente:

COLORANTES

Se trata de una peligrosa clase de aditivos, y una de las más


fáciles de evitar. Son tintes capaces de intervenir en tu sistema
inmunológico y dañarlo, acelerar el envejecimiento e incluso
desencadenar un cáncer. Evita los alimentos preparados con
colorantes artificiales. Ten cuidado con las etiquetas que inclu­
yan lo siguiente: colorantes artificiales añadidos, un colorante
añadido sin explicación, como tartrazina (E102), amarillo

270
de quinoleína (E104), amarillo anaranjado S (E l 10), rojo re­
molacha (E162), caramelo (E150) o rojo FD y C n.° 3.
Algunos alimentos contienen colorantes naturales de ori­
gen vegetal, que pueden ingerirse con tranquilidad. El más
habitual es el annatto, que se obtiene de la semilla rojiza de
un árbol tropical. A menudo se añade al queso para darle un
tono más anaranjado o a la mantequilla, para volverla más
amarillenta. Los pigmentos rojos de la remolacha, los pig­
mentos verdes de la Chlorella y el caroteno de las zanahorias
también son inocuos.

CONSERVANTES

La principal función de los conservantes es prolongar la vida


del alimento. El ácido cítrico y el ascórbico (vitamina C, as-
corbato, E300-304) son antioxidantes naturales que se aña­
den a determinados alimentos y son inocuos, mientras que tal
vez los aditivos artificiales como BHA y BHT (E320-321) no
lo sean. Es posible que estimulen alteraciones carcinógenas
en las células causadas por otras sustancias.
El alumbre, un elemento del aluminio, se usa en muchas
marcas de pepinillos para hacerlos más crujientes y también
se encuentra en algunos antiácidos y levaduras químicas. El
aluminio no tiene cabida en la nutrición humana, por lo que
deberías evitar ingerirlo.
Los nitratos (nitritos, E249-252) son un tipo de conser­
vante que suele añadirse a las carnes elaboradas, como las sal­
chichas, el beicon y el jamón. Pueden crear en el organismo
sustancias sumamente cancerígenas denominadas nitrosami-
nas. Lo mejor es evitar cualquier producto que contenga nitra­
to sódico u otros nitratos.

271
El glutamato monosódicó (MSG o 621), un producto na­
tural empleado en la cocina de Asia oriental, se añade a mu­
chos alimentos industriales para potenciar su sabor. Se tra­
ta de una fuente innecesaria de sodio adicional en la dieta y
puede causar reacciones alérgicas. No pongas M SG en tus
platos, ni compres productos que lo contengan, y cuando
comas comida china pide que te la preparen sin MSG. Otros
aromas y conservantes que hay que evitar son el glutamato
monopotásico (622), el inosinato sódico (631), el ácido ben­
zoico y los benzoatos (E 210-219) que se encuentran en los re­
frescos, la cerveza y las cremas para ensalada.

Emulgentes, estabilizantes y espesantes

Suelen encontrarse en salsas, sopas, pan, galletas, pasteles,


postres congelados, helados, margarina y otros productos para
untar, mermeladas, chocolate y batidos.
Por suerte cada vez hay más fabricantes que depuran sus
productos a medida que aumenta el número de personas preo­
cupadas por las toxinas en los alimentos, por lo que cada vez
verás más etiquetas del tipo «sin edulcorantes artificiales» o
«sin ingredientes artificiales». Aunque este paso es benefi­
cioso, hay que estar alerta por si aparecen grasas, sales o azúca­
res ocultos, o bien nombres alternativos para alimentos que
no son demasiado buenos para tu salud si los consumes en
exceso. El azúcar, por ejemplo, tiene muchos nombres dis­
tintos, entre los que figuran: sacarosa, fructosa, dextrosa, jara­
be de glucosa, maltodextrina, etcétera.
El sodio es tan sólo otra manera de llamar a la sal. Las gra­
sas animales son grasas saturadas y el ácido graso trans es
otro nombre para la grasa hidrogenada. El manitol, sorbitol,
xilitol, sacarina y aspartamo son otros nombres que se le dan
a los edulcorantes artificiales posiblemente carcinógenos.

272
Algunas sustancias químicas son inofensivas, como el
bicarbonato de amonio, el ácido málico, el ácido fumárico,
el ácido láctico, la lecitina, la goma xanatan, la goma guar, el
cloruro cálcico, el fosfato monocálcico y el fosfato mono-
potásico. Pero ¿cómo puedes saber si son beneficiosas cuan­
do te encuentras una larga lista de sustancias químicas que no
te suenan de nada? En ese caso, por regla general, lo mejor es
evitar los productos cuyos ingredientes químicos superen en
número a los que ya conoces.

PLANIFICACIÓN
DE LAS COMIDAS

Esta planificación de comidas te ayudará a ponerte en mar­


cha. Puedes seguirla al pie de la letra o simplemente usarla
como guía para orientarte.
En la página 128 e n c o n tra rá s mi lista de alimentos de
la Dieta de la Abundancia que podrás incorporar a tu plani­
ficación personal.

273
DÍA

1234567
7 .0 0 h
Ejercicio de buenos días (página 303).

7.15 h
Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té
de ortigas.

7 .3 0 h
Sal a dar un paseo rápido y enérgico de treinta minutos (tienes
que llegar a sudar).

8.1 5 h DESAYUNO
Cestillo de arándanos, mezclados con frambuesas si quieres.
(Si te apetece comerte una segundo cestillo, adelante.)

10.15 h TENTEMPIÉ DE M EDIA M A Ñ A N A


Una taza de almendras crudas al vapor (cuécelas al vapor du­
rante dos minutos) y tres o más tallos de apio.

12.00 h
Sal a dar un rápido paseo de veinte minutos.

1 2 .30 h ALMUERZO
Atún en un lecho de ensalada de espinacas (si quieres, puedes
cocer al vapor las espinacas durante un minuto).

274
Evita la mayonesa.
Seis tomates cherry.
Apila las hojas de espinaca.
Sazona con un puñado de eneldo (hierba).
Añade jugo de limón y/o zumo de naranja.

1 5 .0 0 h TENTEMPIÉ DE M EDIA TARDE


Almendras al vapor.
Un pimiento rojo crudo entero.

1 8 .0 0 h
Pon la música alta y baila durante veinte minutos antes de
cenar. ¡Desmelénate!

1 8 .3 0 h CENA
Pequeño zumo vegetal: un pepino y un tallo de apio.
Sopa de miso con trozos de tofu y cebolla escalonia (puedes
comprar paquetes de sopa de miso en polvo y añadir agua ca­
liente y unas cuantas cebolletas troceadas).
Pollo o pavo orgánico con brécol y zanahorias al vapor y una
cucharada de sopa de miso para humedecer la carne blanca.
Puñado grande de brotes de judía mung y hojas de hierbas.
Si eres vegetariano, prueba mi estofado de boniato (pági­
na 289).

2 0 .3 0 -2 1 .0 0 h
Ejercicio de buenas noches (página 305).

2 1 .0 0 h TENTEMPIÉ VESPERTINO
Uno o dos melocotones frescos.

275
DÍA

1234567
7 .0 0 h

Ejercicio de buenos días (como en el día 1).

7 .1 5 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té


de diente de león.

7 .3 0 h
Sal a dar un paseo rápido y enérgico de treinta minutos.

8.15 h DESAYUNO
Un bol con melón, sandía o piña, seguido de un bol de gachas
de quinua (véase página 288).

10.15 h TENTEMPIÉ DE MEDIA M AÑANA


Pipas de calabaza y uno o más pepinos enteros con piel.

12.00 h
Sal a dar un rápido paseo de veinte minutos.

12.30 h ALMUERZO
Uno o dos aguacates enteros que estén maduros y blandos,
cortados a rodajas en un lecho de la quinua que ha sobrado
de la mañana. Decorarlo con pipas de calabaza y una cucha­

276
rada de semillas de lino y servirlo con un puñado colmado o
más de judías verdes crudas o ligeramente cocidas al vapor.

15.00 h TENTEMPIÉ DE MEDIA TARDE


Uno o más pimientos amarillos crudos enteros.

18.00 h
Baila durante veinte minutos.

18.30 h CENA
Estofado de judías aduki (véase página 290) con cidra y ñame;
añade bastantes brotes de alfalfa cuando sirvas el plato. Sir­
ve con puré de mijo y salsa de cebolla (véanse páginas 291 y
291). Prepara mucha cantidad, de forma que te sirva para co­
mer al día siguiente.

2 0 .3 0 h
Ejercicio de buenas noches (como en el día 1).

2 1 .0 0 h TENTEMPIÉ VESPERTINO
Un puñado de avellanas crudas. Si las pones en remojo duran­
te un par de horas, serán muy fáciles de digerir.
DÍA

1234567
7 .0 0 h
Ejercicio de buenos días (como en días anteriores).

7 .1 5 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té


de hinojo.

7 .3 0 h

Paseo rápido y enérgico de treinta minutos.

8 .1 5 h D E S A Y U N O

Prepara un batido con un mango, un melocotón y un plátano.


Vierte encima una cestita de frambuesas.

10.1 5 h TENTEMPIÉ DE M E D IA M A Ñ A N A
Un puñado grande de nueces del Brasil.

12.00 h
Sal a dar un paseo rápido de veinte minutos.

1 2 .3 0 h ALM U ER ZO

Ensalada de judías verdes (véase página 293) o estofado de


judías aduki, las que sobraron de la noche anterior. Servir
sobre un lecho de verduras laminadas.

278
1 5 . 0 0 H T E N T E M P IÉ D E M E D IA T A R D E

Pequeño bol de tomates cherry y un hinojo troceado.

1 8 .0 0 h

Baila durante veinte minutos.

1 8 .3 0 h C E N A

Lenguado al limón (o cualquier otro tipo de pescado que te


guste) con brécol al vapor, zanahorias y un lecho de perejil
bajo el pescado. Servir con algarrobas chinas.

2 0 .3 0 h

Ejercicio de buenas noches (como en días anteriores).

2 1 . 0 0 h T E N T E M P IÉ V E S P E R T IN O

Una o más manzanas.


DÍA

1234567
7 .0 0 h

Ejercicio de buenos días (como en días anteriores).

7 .1 5 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té


de ortigas.

7 .3 0 h

Salta en una cama elástica durante quince o veinte minutos o


da un paseo enérgico.

8 .1 5 h D E S A Y U N O

Un buen racimo de uvas y, media hora más tarde, un bol de


gachas de avena.

1 0 . 1 5 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A M A Ñ A N A

Un puñado o más de uvas negras o cerezas.

1 2 .0 0 h

Sal a dar un enérgico paseo de quince minutos.

1 2 .3 0 h A L M U E R Z O

Sopa de brécol (véase página 292) con una ensalada de remo­


lacha que lleve achicoria, aguacate, tallos de apio, brotes de

280
trébol, lechuga, hojas de mostaza y rábanos. Sazona con dos
cucharaditas de semillas de sésamo o ajonjolí, jugo de limón y
unas cuantas gotas de salsa tamari sin trigo.

1 5 . 0 0 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A T A R D E

Bol de chucrut crudo, con pipas de girasol o semillas de lino


repartidas por encima.

1 8 .0 0 h

Baila al ritmo de la música durante veinte minutos.

1 8 .3 0 h C E N A

Estofado de judías mung con arroz integral (páginas 292 y


294). Servir sobre un lecho de hojas de ensalada con un pu­
ñado de brotes de trébol.

2 0 .3 0 h

Ejercicio de buenas noches (como en días anteriores).

2 1 . 0 0 h T E N T E M P IÉ V E S P E R T IN O

Unos cuantos dátiles enteros.


DÍA

1234567
7 .0 0 h

Ejercicio de buenos días (como en días anteriores).

7 .1 5 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té


de diente de león.

7 .3 0 h

Paseo enérgico de treinta minutos.

8 .0 0 h D E S A Y U N O

Macedonia de fruta fresca a base de melocotones, peras y fre­


sas, con hojas de menta por encima. Al cabo de media hora,
bol de cebada en caldo de miso.

1 0 . 1 5 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A M A Ñ A N A

Dos o más zanahorias.

1 2 .0 0 h

Enérgico paseo de veinte minutos antes de comer.

1 2 .3 0 h A L M U E R Z O

Sopa de cidra y boniato (véase página 294). Si te quedas con


hambre, puedes tomar una ensalada de garbanzos, achicoria

282
e hinojo, servida con una ración generosa de semillas de alfal­
fa germinadas y judías ligeramente cocidas al vapor. Adornar
con tiras finas de zanahoria.

1 5 . 0 0 h T E N T E M P IÉ D E M E D IA T A R D E

Uno o más pepinos enteros.

1 8 .0 0 h

Salta en una cama elástica al ritmo de la música durante veinte


minutos.

1 8 .3 0 h C E N A

Rollos de sushi vegetales (véase página 295) con un puñado


de trébol germinado y de pipas de girasol germinadas. Servir
con chucrut.

2 0 .3 0 h

Ejercicio de buenas noches (como en días anteriores).

2 1 . 0 0 h T E N T E M P IÉ V E S P E R T IN O

Tallos de apio que puedes untar en salsa de aguacate.


DÍA !

1234567
7 .0 0 h

Ejercicio de buenos días (como en días anteriores).

7 .1 5 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón y una taza de té


de hinojo.

7 .3 0 h

Paseo enérgico de treinta minutos.

8 .0 0 h D E S A Y U N O

Zumo de apio, pepino y zanahoria. Al cabo de media hora,


bol de gachas de quinua (véase página 288).

1 0 . 1 5 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A M A Ñ A N A

Cestillo de arándanos.

12.00 h
Enérgico paseo de veinte minutos antes de comer.

1 2 .3 0 h A L M U E R Z O

Nutritivo estofado de lentejas (véase página 296) con un pu­


ñado generoso de brotes de soja.

284
1 5 . 0 0 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A T A R D E

Dos zanahorias crudas y un pimiento amarillo crudo entero.

1 8 .0 0 h

Salta a la comba durante diez minutos. Salta en una cama elás­


tica durante diez minutos.

1 8 .3 0 h C E N A

Salmón marinado asado con ensalada revitalizante (véase pá­


gina 297).

2 0 .3 0 h

Ejercicio de buenas noches (como en días anteriores).

2 1 . 0 0 h T E N T E M P IÉ V E S P E R T IN O

Brotes tiernos de soja y tallos de apio con salsa de verduras


para untar (véase página 301).
DÍA

1234567
7 .1 5 h

Ejercicio de buenos días (como en días anteriores).

7 .3 0 h

Una taza de agua caliente con jugo de limón.

8.00 h
Paseo enérgico de treinta minutos.

8 .3 0 h D E S A Y U N O

Cóctel explosivo de bayas de la Dra. M cKeith:


Un cestillo de fresas y un plátano.
Licuar hasta que no tenga grumos.
Añadir una cucharada de arándanos enteros.

1 0 . 1 5 h T E N T E M P IÉ
D E M E D IA M A Ñ A N A

Zumo vegetal: un pepino, cuatro tallos de apio, media manza­


na, unas cuantas ramitas de menta, eneldo o albahaca, más
una cucharadita de espirulina mezclada en el zumo.

1 2 .0 0 h
Enérgico paseo de veinte minutos.

286
1 2 .3 0 h A L M U E R Z O

Sopa de nabo y puerro (véase página 299) con muchas semi­


llas germinadas y perejil crudo por encima. Como alternativa
prueba mi hamburguesa vegetal de judías al horno (véase pági­
na 298).

1 3 .3 0 h

Zumo vegetal: popurrí de pepino (véase página 222).

1 5 . 0 0 h T E N T E M P IÉ D E M E D I A T A R D E

Zumo vegetal: un pepino, cuatro tallos de apio, media remo­


lacha y un trozo pequeño de jengibre.

1 8 .0 0 h

Ejercicio físico suave. Anda durante treinta minutos.

1 8 .3 0 h C E N A

Muchas hojas de achicoria rellenas de tabulé (véase página 298).


Adornar con unas cuantas nueces del Brasil troceadas.

2 1 . 0 0 h T E N T E M P IÉ V E S P E R T IN O

Dos o más peras.


R E C E TA S

D E L IC IA S D E P O L L O (2 r a c io n e s )

2 pechugas de pollo (o pavo)


1 puñado de hojas de albahaca
8 tomates cherry
Miso o caldo (medio vaso)
1 puñado de brotes de judía mung o de hierba fresca
2 puñados de hojas de ensalada verde
1 puñado de espinacas

Pon papel de aluminio en una bandeja de hornear y coloca


las pechugas de pollo encim a. Desmenuza las hojas de al­
bahaca, corta por la mitad los tomates y da la vuelta al pollo.
Mezcla una cucharadita de consomé o miso con medio vaso de
agua hirviendo para preparar un caldo concentrado y viér­
telo después por encima del pollo. Envuelve el pollo con el
aluminio y hornéalo a 200 °C durante veinte minutos.
Sirve el pollo sobre un lecho de espinacas crudas o ligera­
mente cocidas al vapor junto con una ensalada de hierba fres­
ca, brotes mung y hojas de ensalada.

G A C H A S D E Q U I N U A (1 r a c i ó n )

2 vasos de agua
1 vaso de grano de quinua
1 pizca de consomé en polvo

Hierve el agua y añade a continuación la quinua. Sazónalo


con una pizca de consomé en polvo (no uses sal de mesa).

288
Lleva de nuevo el agua a ebullición y déjala cocer a fuego len­
to durante aproximadamente siete minutos. Apaga el fuego y
deja que repose durante quince minutos.

E S T O F A D O D E B O N I A T O (4 r a c io n e s )

2 cucharaditas de aceite de oliva virgen


1 diente de ajo , pelado y triturado
1 cebolla, pelada y laminada
2 tallos de apio, lavado y laminado
1 hoja de laurel
1 cidra de nogal pequeña, pelada, cortada por la mitad,
sin pepitas y a trozos pequeños 450 mi de caldo
de verduras (con 1 pastilla de caldo de verduras
o con caldo casero)
Lata de 420 g de judías pintas sin sal añadida,
lavadas ligeramente en un colador bajo
el grifo con agua fría y secas
2 pimientos rojos o amarillos, lavados, sin pepitas
y a rodajas
4 tomates, lavados y cortados por la mitad
2 calabacines de tamaño medio, laminados
1 cabeza de brécol, troceada fina
3 zanahorias medianas, laminadas
2 cucharadas de perejil fresco troceado fino
1 cucharadita de arruruz
4 boniatos, al vapor durante 15 minutos
hasta que se pongan blandos, y hechos puré

Calienta un poco de agua y el aceite de oliva en una cazuela.


Añade el ajo, la cebolla, el apio y la hoja de laurel y cuécelo
a fuego lento durante aproximadamente tres minutos. Agrega
la cidra y déjalo al fuego otros tres minutos, sin parar de re­

289
mover. Vierte el caldo y llévalo a ebullición a fuego medio.
Déjalo cocer a fuego lento durante diez minutos, removien­
do de vez en cuando. Añade las judías pintas, los pimientos,
los tomates, los calabacines, el brécol y las zanahorias. Cuécelo
a fuego lento durante otros cinco minutos hasta que la cidra
esté tierna. Agrega el perejil, removiéndolo. Añade también
un poco de arruruz para espesarlo.
Pásalo todo a una bandeja de hornear, mezcla el puré de
boniato con un poco del agua de la cocción y un chorrito
de salsa tamari, y hornéalo durante quince minutos a 200 °C.
Lo suficiente como para que asiente.

E S T O F A D O D E J U D ÍA S A D U K I (4 r a c io n e s )

1 vaso de judías aduki (ponías en remojo dos horas


antes de cocinarlas)
1 pastilla de caldo de verduras
1 cucharada de pasta de miso
2 zanahorias
1 cidra pequeña, más o menos troceada
1 cebolla, pelada y a rodajas
1 puñado de perifollo
1 puñado de semillas germinadas
1 cabeza de achicoria
1 rábano por hoja de achicoria

Pon un vaso de judías aduki por tres de agua. Añade la pasti­


lla de caldo vegetal al agua, llévala a ebullición y déjala cocer a
fuego lento durante treinta minutos. (Si agregas una tira del
alga kombu al guiso, aportará gran cantidad de estupendos
nutrientes al plato. Lava ligeramente una tira bajo el grifo y
añádela al guiso. No tienes que comerte el alga para obtener
los nutrientes.) A media cocción añade la cidra, y cuando ha­

290
yan transcurrido los treinta minutos, la cebolla y las zanaho­
rias. Agrega el perifollo y decora con achicoria, semillas ger­
minadas y rábanos.

P U R É D E M I J O (4 r a c io n e s )

1 vaso de mijo
1 coliflor pequeña, cortada fina
2 vasos y medio de agua
1 pizca de sal marina
1/4 de vaso de perejil fresco, picado

Lava el mijo y sécalo bien. Añade una pizca de sal al agua y


llévala a ebullición. Corta fina la coliflor y ponía en el agua
junto con el mijo. Lleva a ebullición y, a continuación, baja el
fuego y déjalo cocer a fuego lento durante veinte minutos.
Sácalo del fuego y pásalo por un pasapurés. Coloca perejil en
el puré antes de servirlo.

S A L S A D E C E B O L L A (4 r a c io n e s )

2 cebollas grandes, peladas y a rodajas finas


1 cucharadita de aceite de oliva
2 vasos de agua mineral
2 cucharaditas de salsa tamari sin trigo
Espesante (1 cucharadita de arruruz)

Pela y corta a rodajas las cebollas. Calienta el aceite en una


cazuela con un poco de agua y añade las cebollas. Déjalo cocer
a fuego lento durante quince minutos. Vierte encima el agua
mineral. M ezcla la salsa tamari y el arruruz con agua fría en
una cantidad suficiente para que se disuelva. Agrega esta mez-

291
cía a la cebolla en agua y remuévela mientras cuece a fuego me­
dio hasta que se forme una masa espesa y clara. Licúala para
que quede una salsa sin grumos.
Otra posibilidad es usar un paquete de sopa de miso. Sim­
plemente añade agua hirviendo a la sopa en polvo y espárcela
a modo de salsa por encima del puré de mijo.

S O P A D E B R É C O L C R E M O S A (4 r a c io n e s )

3 cabezas de brécol, troceadas


6 vasos o más de agua (la suficiente para cubrir las verduras)
1 hinojo entero, a dados
1 pastilla de caldo vegetal
1 puñado de estragón
1 puñado de hojas de artemisa frescas
1 vaso de brotes frescos

Hierve agua, añade el brécol y déjalo cocer a fuego lento du­


rante siete minutos. Apaga el fuego y agrega el resto de in ­
gredientes, excepto los brotes. Bátelo todo con una batidora.
Puedes ajustar la consistencia de la sopa añadiendo más o me­
nos agua. Añade los brotes en la batidora una vez esté todo lo
demás batido, o sirve la sopa con los brotes enteros como de­
coración. Puedes variar la receta usando diferentes tipos
de hierbas, como perejil fresco, cilantro o eneldo.

E S T O F A D O D E J U D ÍA S M U N G (4 r a c io n e s )

1 vaso de judías mung


1 pastilla de caldo de verduras
2 zanahorias
1 cebolla

292
1 puñado de perifollo
1 hinojo
2 vasos de col, al vapor durante 2-3 min.
1/4 de cucharadita de polvo de cúrcuma
1/4 de cucharadita de polvo de cilantro
1/4 de cucharadita de polvo de comino
1 pizca de sal marina

Pon un vaso de judías mung por tres de agua. Añade la pasti­


lla de caldo vegetal al agua, llévala a ebullición y déjala cocer
a fuego lento durante treinta minutos. Añade la cúrcuma, el
cilantro y el comino. Cuando se haya completado la cocción
de treinta minutos, añade la cebolla y las zanahorias. Decora
con una cantidad generosa de perifollo y sirve sobre un lecho
de hinojo, col y semillas germinadas. Los brotes de trébol son
buenísimos.

E N S A L A D A D E J U D ÍA S V E R D E S (4 r a c io n e s )

1 lata de judias sin sal añadida


1 tallo de apio, lavado y troceado
2 pepinillos, troceados finos
1 pimiento rojo, laminado
1 pimiento amarillo, laminado
Chucrut y hojas de ensalada
Pipas de girasol para sazonar
Salsa vinagreta

Utiliza todos estos ingredientes para preparar esta deliciosa


ensalada.

293
R E C E TA G O U R M E T
D E A R R O Z IN T E G R A L (4 r a c io n e s )

1 vaso de arroz integral


1 pastilla de caldo de verduras
1/2 vaso de guisantes frescos

Pon un vaso de arroz integral por dos de agua hirviendo.


Añade la pastilla de caldo vegetal y deja cocer a fuego lento du­
rante veinte minutos, hasta que el arroz esté tierno y se haya
consumido casi todo el agua, aunque no del todo. Retíralo
del fuego y déjalo reposar durante diez minutos, momento en
que estará listo para servir. Vierte los guisantes en el último
momento.

S O P A D E C ID R A Y B O N IA T O (4 r a c io n e s )

6-8 vasos de agua


1 pastilla de caldo de verduras
3 vasos de cidra de nogal, a dados
1 hinojo
1 vaso de boniato o ñame, a dados
1 vaso de zanahorias, a dados
6-8 cebollas, laminadas
1 puñado de estragón y perejil
1 diente de ajo
Pipas de calabaza y semillas de sésamo
o ajonjolí para sazonar

Añade la pastilla de caldo al agua y ponlo a hervir. Añade la


cidra, el hinojo, los boniatos, las zanahorias y las cebollas al
agua cuando ésta hierva ligeramente, por espacio de cinco a
ocho minutos, hasta que esté todo tierno pero firme. Retíralo

294
del fuego y añade el estragón, el perejil y el ajo. Pásalo por la
batidora. La sopa puede ser más espesa o más clara depen­
diendo de la cantidad de agua que se usa. Decorar con rábano
picado, pipas de calabaza y semillas de sésamo o ajonjolí.

R O L L O S D E S U S H I V E G E T A L E S (4 r a c io n e s )

2 vasos de aguacate en puré o en salsa cremosa


Láminas de alga nori cruda
Tiras finas y largas de pepino
1 vaso de col desmenuzada
1 vaso de zanahorias desmenuzadas
1 vaso de brotes de alfalfa/girasol/trébol o una
combinación de los tres
Eneldo fresco para sazonar
2 vasos de arroz integral hervido

Unta las láminas de nori (con el lado brillante hacia abajo) de


puré o crema de aguacate. Deja un par de centímetros de lá­
mina de nori al descubierto en un extremo para ayudar a ce­
rrar el rollo. A lo largo del centro coloca una hilera de cada
uno de los siguientes alimentos: arroz, pepino, zanahoria, b ro ­
tes, col y eneldo. Enrolla la lámina desde la parte inferior,
apretándola firmemente. Una vez enrollada, debe estar firme
y ser resistente.

S ALSA C R E M O S A DE A G U A C A T E

2 aguacates muy blandos


2 cebolletas, troceadas finas
1/4 de cucharadita de polvo de cilantro
1/4 de cucharadita de aliño de algas (o sal marina)

295
1/2 cucharadita de aceite de oliva
3-4 cucharadas de agua (a ser posible, mineral)

Coloca el agua en el fondo de una batidora. Añade los aguaca­


tes, las cebolletas, el cilantro, el aliño, el aceite de oliva y el
polvo de algas, y mézclalo todo hasta que adquiera una con­
sistencia cremosa y sin grumos.

N U T R IT IV O E S T O F A D O D E L E N T E J A S (4 r a c io n e s )

1 vaso de lentejas, en remojo durante 20 minutos


y totalmente lavadas
2 hojas de laurel
2 cebollas
4 zanahorias
2 vasos de cidra a dados
1 boniato
1 tallo de apio
1 pastilla de caldo de verdura
1 puñado de berros de agua
1 cucharadita de salsa tamari sin trigo

Pon las cebollas y las hojas de laurel en una olla junto con el
agua y la pastilla de caldo, tápalo y llévalo a ebullición. Cuece a
fuego lento de treinta a treinta y cinco minutos. A media co c­
ción, añade la cidra y los boniatos. Diez minutos más tarde
agrega las zanahorias y el apio. Hacia el final de la cocción aña­
de los berros y remueve la salsa tamari.
Para convertirlo en sopa para el día siguiente, añade más
agua, más hierbas frescas a tu gusto, un poco más de caldo y
bátelo hasta que no tenga grumos.

296
E N S A L A D A C R U D A R E V IT A L IZ A N T E (4 r a c io n e s )

Cantidad generosa de hojas de oruga o ruqueta


1 rábano daikon, pelado y laminado
8 tomates cherry
1 tallo de apio, troceado
1 calabacín amarillo, laminado
6 rábanos pequeños cortados por la mitad
2 cucharadas de pipas de girasol o de calabaza crudas
o semillas de sésamo o ajonjolí crudas
1 puñado de brotes de judía mung
2 zanahorias ralladas
1 puñado de eneldo
Jugo de limón

Mezcla todos los ingredientes para preparar esta ensalada re­


bosante de energía. Sirve con el aliño de miso y sésamo (véa­
se página siguiente).

S A L M Ó N M A R I N A D O A S A D O (2 r a c io n e s )

2 filetes de salmón
2 dientes de ajo, pelados y picados
1 cucharada de jengibre rallado
Zumo de un limón
1 puñado generoso de espinacas
2 puerros
1 vaso de cilantro fresco

Corta los puerros en aproximadamente 12 trozos y, a conti­


nuación, ponlos al baño María o hiérvelos durante cinco minu­
tos para que se ablanden. Lava un poco el salmón y sécalo.
Pon la cantidad que quieras de espinacas frescas crudas en una

297
cazuela de horno poco honda. Coloca los puerros ablandados
encima de las espinacas. Después pon el salmón encima de
los puerros. Mezcla el aceite de oliva, el ajo picado y el jengi­
bre rallado y unta la mezcla por encima del pescado. Reserva
un poco de la mezcla con aceite de oliva extra. Exprim e el
jugo de un limón por encima del pescado y las espinacas. C o­
lócalo en el horno precalentado a 200 °C durante aproxima­
damente 25 minutos. M ientras cocinas, unta la mezcla con
aceite de oliva en el salmón cada diez minutos. Decora el plato
con hojas de cilantro y añade un último chorrito de limón.

T A B U L É (4 r a c io n e s )

2/3 de vaso de quinua cocida


1/2 vaso de menta fresca, troceada
1 vaso y medio de perejil fresco, troceado
1 tomate grande, a dados
1 pepino mediano, pelado y a dados
2/3 de vaso de cebollas, troceadas
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Zumo de un limón
1 pizca de sal marina

Mezcla todos los ingredientes en un bol grande. Tápalo y déja­


lo enfriar durante 20 minutos. Sirve el tabulé montado sobre
un lecho de lechuga y acompañado de rodajas de limón.

H A M B U R G U E S A V E G E T A L D E J U D ÍA S (4 r a c io n e s )

2 vasos de judías cocidas (usa judías pintas,


judías adukí, habichuelas o garbanzos)
1 vaso de cidra, al vapor

298
1 zanahoria
1/2 cebolla, laminada fina
1 cebolla escalonia pequeña
1/2 vaso de miso líquido o caldo líquido
para humedecer un poco las hamburguesas
1 cucharada de hierbas frescas o en polvo (cilantro,
artemisa, perejil, tomillo, eneldo, albahaca, jengibre,
hinojo, comino, menta y ajo son buenas opciones)
1/2 vaso de arroz integral hervido
Pipas de girasol, si quieres

Haz un puré con las judías. Añade los demás ingredientes


y haz las hamburguesas. H ornéalas durante 30 minutos a
2 0 0 °C hasta que se tuesten. Sírvelas con mi salsa cremosa de
aguacate.

S O P A D E N A B O Y P U E R R O (4 r a c io n e s )

2 nabos pequeños, pelados y a dados


6 puerros, a rodajas
1 pastilla de caldo
3 cebollas, laminadas finas
1 diente de ajo, picado
1 puñado de estragón

Añade la pastilla de caldo a aproximadamente un litro de agua


y llévalo a ebullición. Agrega el nabo y deja hervir durante
diez minutos. Añade los puerros y deja hervir otros cinco mi­
nutos. Agrega las cebollas y el ajo y deja hervir otros cinco
minutos. Sácalo del fuego, añade el estragón y, a continua­
ción, licúalo todo.

299
PLACERES

B U D ÍN D E L I M Ó N

2 aguacates, en puré
1 vaso y medio de pulpa de limón
1/2 limón para zumo
1/2 pera para zumo
2 vasos de dátiles deshuesados
3 cucharadas de jarabe de arce
2 cucharadas de zumo de pera

Vierte todos los ingredientes en un recipiente y añade zumo


de naranja natural y zumo de limón. Después ponlo todo en
la batidora o licuadora.

D E L IC IA S D U L C E S D E A L G A R R O B A

1 vaso y cuarto de dátiles deshuesados


3/4 de pasas en remojo
1/2 vaso de semillas de lino, molidas
1/2 vaso de pipas de girasol, molidas
1 vaso de nuez, a trozos
2 vasos de nueces del Brasil en remojo
1 vaso de agua
4 cucharadas de polvo de algarroba
1 puñado de semillas de sésamo o ajonjolí

Pasa por la batidora los dátiles, las pasas, la algarroba, las


nueces del Brasil y el agua. M ezcla las semillas con los tro ­
zos de nuez. Espárcelo por una bandeja, congélalo y córtalo a
trozos cuadrados. Decora con semillas de sésamo o ajonjolí
por encima.

300
A L IÑ O D E S É S A M O Y M IS O

1/3 de vaso de aceite de oliva o sésamo o ajonjolí


3/4 de vaso de agua
3 cucharadas de vinagre de sidra de manzana
3 cucharadas de miso amarillo claro
1 diente de ajo, picado
1/2 cucharadita de albahaca
1/2 cucharadita de orégano

Mezcla todos los ingredientes y bátelos hasta que no queden


grumos.

SALSAS PARA U N TA R

G U ACAM O LE

1 o 2 aguacates maduros, en puré


1/2 limón exprimido
1/2 lima exprimida
1 pimiento rojo, troceado fin o
1 cucharada de vinagre de sidra de manzana
6 tomates cherry pequeños
Eneldo u oruga como guarnición

E n un bol, haz un puré con los aguacates. Añade el resto de


ingredientes y mezcla bien.
EL H U M U S Y EL T A H IN I T A M B IÉ N
P U E D E N USARSE PARA M O J A R
O U NTAR VERDURAS

SALSAS VEG ETALES PARA U N T A R

1 vaso de verduras o judías cocidas


1 puñado de perejil y cebollino, troceado
1 pizca de cilantro
1 cucharada de tahini
1 cucharadita de pasta de miso
1/2 cebolla, troceada fina

H acer un puré con los ingredientes y servir como salsa para


untar o para mojar.

2 vasos de chirivías, a dados (el ñame o los boniatos


también sirven)
2 vasos de zanahorias
1/2 vaso de agua mineral
2 cucharadas de tahini de sésamo o ajonjolí
1/2 cucharadita de soja o salsa tamari

Hierve las verduras al vapor. Pásalas por un pasapurés y des­


pués añade el tahini y la salsa tamari.

302
EJER C IC IO DE B U E N O S DÍAS

Los siguientes ejercicios te ayudarán a sentirte más equilibra­


do y enérgico nada más levantarte, lo cual significa que estarás
más calmado y relajado, y menos estresado. Por consiguiente,
se facilitará la digestión de alimentos, lo cual permitirá que tu
cuerpo se mantenga sano con menos esfuerzo.

PRIMER PASO: E N C U E N T R A
T U N Ú C L E O E M O C IO N A L

Es muy fácil perder el norte y descentrarte. Todas tus emocio­


nes radican en el núcleo central. Tanto el estómago como el
colon se encuentran en las inmediaciones de ese núcleo gene­
ral, tanto en el mismo punto neurálgico como justo a su lado.
Cuando tenemos un disgusto, tendemos a bloquear el flujo
natural de energía que debería emanar del núcleo central.
Mientras dormimos, tendemos a retener estas emociones. E n ­
tonces nos levantamos y nos sentimos a menudo tensos o agi­
tados, o nos parece que nos hemos levantado de la cama con
el pie izquierdo. Podemos cambiar todo esto a mejor y lograr
que todo el día esté libre de estrés y cargado de más energía.
Todo lo que tienes que hacer es:
• Siéntate en una silla (preferiblemente de superficie dura)
con los pies planos firmemente apoyados contra el suelo.
Q uiero que sientas realmente la sensación de que tus pies
empujan el suelo. Esto te ayudará a «poner los pies
en la tierra».
• A continuación, coloca la mano derecha, con la palma
totalmente abierta, en el área situada justo debajo

303
del ombligo. Éste es el núcleo central. Siente tu centro
con la mano durante un par de minutos y escucha
tu respiración.
• Ahora puedes quitar la mano del ombligo, pero sigue
pensando en tu centro. Simplemente pon todos tus
sentidos en dirección a tu centro. Siéntate en silencio
durante uno o dos minutos y concéntrate en tu
centro emocional.

S E G U N D O PASO:
LIBERA LA E N E R G ÍA

En esta segunda parte sólo se requiere que permanezcas en la


silla con los pies firmes y planos contra el suelo durante un
par de minutos más, tal como has hecho en el primer paso.
• Encuentra de nuevo tu centro emocional a través
de la mente. A continuación, imagina y visualiza un fino
haz de luz blanca del grosor de una varilla que emana
de tu centro emocional.
• Ahora visualiza cómo la luz blanca se mueve hacia
la derecha de tu centro emocional, hacia la pierna
derecha. La luz imaginaria desciende después lentamente
por la pierna y pasa por la rodilla de camino al pie
derecho. Una vez haya descendido por el pie derecho,
visualiza cómo el haz de luz empieza a desplazarse hacia
la izquierda por el espacio libre entre los dos pies.
Así, la luz se mueve hacia la planta del pie izquierdo.
• La luz empieza ahora a ascender por el pie
izquierdo y por la pierna izquierda, pasando lentamente
por la rodilla, y recorre hasta arriba toda la pierna
izquierda. En este punto, el haz de luz empieza a moverse

304
hacia la derecha y se coloca de nuevo en el centro
emocional.
• Puedes repetir este ejercicio varias veces, pero hazlo
con un movimiento muy lento e ininterrumpido, como
si fuera un flujo continuo. M i ejercicio de buenos días te
ayudará a ser más positivo, a sentirte más feliz y sano
y a disfrutar de un flujo natural equilibrado de energía
en todo tu organismo.

E JER C IC IO DE B UENA S N O C H E S

En numerosos estudios médicos y científicos recientes se ha


demostrado que las células y moléculas de nuestro organismo
oyen los mensajes que emitimos y reaccionan en consecuencia.
Si nos sentimos negativos y nos repetimos constantemente que
estamos demasiado cansados o demasiado enfermos, que so­
mos demasiado viejos, que no podemos adelgazar, que no
podemos conseguir un trabajo, que no podemos ganar dine­
ro, que no podemos encontrar el amor, etcétera, no sólo nues­
tro subconsciente escuchará atentam ente sino también las
moléculas, las células, los órganos y la sangre de nuestro o r­
ganismo y, al final, adoptarán la misma actitud y entrarán en
una espiral descendente.
Podemos crear una respuesta celular y orgánica positiva si
transmitimos mensajes afirmativos, cariñosos, de felicidad y
de calma a nuestra bioquím ica y fisiología. H ablarse a uno
mismo con amabilidad funciona. Cuando el cuerpo está en
armonía consigo mismo y con su entorno, nuestro propio flu­
jo energético y las vibraciones sanadoras actúan como por
arte de magia para dar lugar a un organismo sano. O bstrui­
mos nuestro propio flujo energético y nuestra capacidad sa­

305
nadora demasiado a menudo mediante mensajes negativos
que perjudican al delicado y uniforme funcionam iento de
nuestros órganos y células.
Así que te recomiendo que pruebes mi ejercicio de bue­
nas noches, que facilita la digestión, calma los nervios, ayuda
a quemar grasas, fragmenta los hidratos de carbono, estimu­
la el sueño, equilibra la tiroides, el timo, el estómago y los in­
testinos, a la vez que armoniza todo el organismo, en el plano
físico, mental y emocional. Sé que para muchos de vosotros,
al principio puede parecer un poco tonto. Quizás hasta te sien­
tas un poco incómodo. Pero abre tu mente a lo que te sugie­
ro. Pruébalo, ríete un poco, si es que te hace reír, pero intén­
talo. Este ejercicio te robará menos de cinco minutos.
• Siéntate en una silla de superficie dura en una habitación
tranquila donde estés solo. Apoya firmemente en el suelo
ambos pies descalzos.
• Cierra los ojos. Imagínate que un hermoso haz de luz
blanca entra en tu cuerpo y lo recorre de arriba abajo,
desde la cabeza. Inspira y espira hondo, poco a poco
y con suavidad. Inspira el aire por la nariz y expúlsalo
por la boca.
• Respira hondo. En la primera espiración larga di lenta
y tranquilamente las palabras: « ¡M e quiero!».
Las palabras casi terminan en un «mmmm» mientras
exhalas lentamente el aire.
• Respira hondo de nuevo, inhalando el aire poco a poco,
y al expulsarlo, di las palabras: «¡Estoy lleno de amor!».
• En la siguiente espiración di: «Tranquilo».
• Inspira de nuevo y, al expulsar el aire, di: «M e siento
estupendo». Repítelo tres veces, siempre al expeler
el aire.
• No es necesario que tengas algún propósito al hacerlo.
Tan sólo debes pronunciar estas palabras y permitir
que el cuerpo las asimile. A lo largo de todo el proceso,

306
siente e imagina una hermosa luz blanca que brilla
en todo tu interior y emana hacia fuera del cuerpo.
Después de respirar y de pronunciar estas palabras,
quédate sentado e inmóvil durante un par de minutos.
Este ejercicio completo puede hacerse en menos
de cinco minutos. En eso está la gracia. Nunca digas
que no tienes tiempo para hacerlo. Y si realmente te
gusta, te sugiero que lo repitas antes de cada comida,
o al menos antes de la comida más copiosa del día.
Haz lo que te haga sentir mejor.
8
APÍTULO

MIS VEINTE
SUPERCONSEJOS RÁPIDOS
U
Si hay algo que quiero que te lleves de este libro es que ten­
gas este capítulo siempre a mano para que puedas usarlo
com o referencia en todo momento. Estos veinte supercon-
sejos rápidos, a pesar de que algunos sean bastante senci­
llos, pueden cam biar totalm ente tu vida para siempre. Mis
pacientes me comentan lo mucho que los han beneficiado.
Estoy segura de que tú también te beneficiarás de ellos.
1. BEBE A G U A CALIENTE POR LA M A Ñ A N A

Sí nada más levantarte te bebes un vaso de agua caliente (aún


mejor si lleva zumo de limón), ésta irá directamente al intesti­
no y limpiará la mucosidad que ha quedado del día anterior.
Toma también otro vaso de agua caliente por la noche.

2 . LU B R IC A C IÓ N ,
N O IN U N D A C IÓ N

El estómago necesita estar lubricado, no inundado. Si ingie­


res líquidos con las comidas, ahogas las enzimas digestivas y
sólo se produce una digestión parcial. Por consiguiente, bebe
líquidos, zumos o, preferiblem ente, agua treinta minutos an­
tes o después de las comidas, pero no durante las mismas.

3 . M A S TIC A DESPACIO

Masticar lentamente hasta que los alimentos se licúen es una


de mis recomendaciones más importantes. Detente a saborear
cada bocado. Siente la textura y captura el sabor de los ali­
mentos. Cuando la saliva entra en contacto con los alimen­
tos, mientras se mastican, empieza el proceso digestivo. Los
alimentos masticados recorrerán entonces con facilidad el tubo
digestivo y se producirá una captación de nutrientes máxima.

4. CO M E C U A N D O
ESTÉS T R A N Q U IL O

Tu organismo no puede digerir correctamente los alimentos


si estás disgustado o acabas de tener una discusión. Come
cuando estés tranquilo. M ejorará mucho la digestión.

312
5 . N I D E M A S IA D O CALIENTE,
N I D E M A S IA D O FRÍO

La temperatura a la que entran los alimentos y los líquidos en


el cuerpo afecta a la fortaleza del bazo (las pilas de tu organis­
mo) y de otros órganos. Las bebidas con hielo debilitan los ór­
ganos. Consumir alimentos muy calientes que te queman el
paladar no es bueno, ya que dañan las membranas de la boca
y las paredes del estómago, y deterioran las papilas gustati­
vas. Lo mejor es ingerir alimentos o líquidos tibios o a tempe­
ratura ambiente.

6 . D E C O R A LOS PLATOS

Cuando hueles los alimentos, te regalas la vista con la comida


o incluso te la imaginas, el cerebro entra en acción y envía un
mensaje a las glándulas salivales a fin de que segreguen saliva,
que contiene una enzima digestiva. Así que prepara platos
deliciosos que entren por los ojos para estimular la digestión.

7. H A Z ROTAR LOS A L IM E N T O S

No comas lo mismo todos los días. No debes consumir en ex­


ceso un único alimento, ya que a menudo puede desarrollar­
se sensibilidad, intolerancia y alergias alimenticias. Así que
opta por ingerir un alimento concreto tan sólo una vez cada
cuatro días en vez de consumirlo a diario. No sólo prevendrás
alergias, sino que también nutrirás tu organismo con un aba­
nico más amplio de nutrientes variados.

313
8 . ES C U C H A A TU CUERPO

Anota qué alimentos tienes ansia por ingerir. Si realmente te


apetece comer un alimento en concreto (por su color, olor o
textura), limítate a disfrutarlo y dejarte llevar por tu deseo.
Tal vez tu cuerpo necesite algún nutriente que contenga
ese alimento. ¡Y no me refiero a galletas de chocolate! Me re­
fiero a todas esas hierbas, frutas, aliños, etcétera que se pueden
adquirir sin problema en cualquier tienda de alimentación o
supermercado. Recorre la sección de frutas y verduras fres­
cas con la mente abierta y buena disposición. ¿Q ué alimento
tiene buen aspecto? ¿Cuál es gustoso al tacto? ¿Cuál huele
bien? ¿Cuál parece saludable y fuerte? Ahora elige.

9 . EN ZIM A S , EN ZIM A S
Y MÁS EN ZIM A S

Las semillas germinadas, las verduras y frutas crudas, los fru­


tos secos y las semillas vienen cargadas de enzimas vivas, que
son clave para la absorción de nutrientes y para gozar de sa­
lud y vitalidad. En la página 338 encontrarás más inform a­
ción sobre las enzimas y sobre cómo hacer germinar semillas
en casa.

10. EL D E S A Y U N O ES S A G R A D O

Desayuna siempre algo saludable y sustancioso. El desayuno


es el momento en que el estómago tiene más energía y los ju ­
gos digestivos están calentando motores. Si te saltas el desa­
yuno, irás debilitando gradualmente tu estómago y la función
digestiva. No importa si el desayuno es mínimo, siempre y
cuando comas algo pasable. La fruta fresca y las gachas de

314
quinua, mijo o avena son buenas opciones para empezar la
mañana.

1 1 . C E N A LIGERA

Ingiere la última comida del día como mínimo un par de ho­


ras antes de irte a la cama. Si cenas demasiado tarde, te estre-
sas y agotas tu organismo. No puedes digerir bien la cena si
te vas a dormir con el estómago lleno. Es malo para tus órga­
nos digestivos, para el corazón y para el hígado, ¡por no hablar
de la libido!

1 2 . DECÁNTATE
POR LAS CRUCIFERAS

Ingiere gran cantidad de col, brécol, coles de Bruselas o coli­


flor. Te ayudarán a desintoxicarte y a ejercitar la circulación
sanguínea.

1 3 . BÉBETE LAS VERDURAS

Prepárate un zumo de verduras una vez por semana. Los zu­


mos vegetales, que contienen diversas verduras, rejuvenecen
el organismo porque son ricos en clorofila, la «sangre» de las
plantas, que ayuda a purificar la sangre humana, generar gló­
bulos rojos, desintoxicar el organismo y aportar energía de
form a rápida. E l zumo vegetal es la gasolina perfecta para
el cuerpo. Al contener mucha agua, se asimila con facilidad y
contiene todos los componentes del vegetal, excepto la fibra,
que es la parte indigerible de la planta. Por lo tanto, el zumo
vegetal aporta todos los ingredientes saludables de un modo fá~

315
cil de absorber y digerir. Aquí te doy una idea, pero eres libre
de experimentar con tus propias combinaciones: una zana­
horia, un pepino, cuatro tallos de apio, un tallo de hinojo, al­
gunas hojas de espinaca, un trozo diminuto de raíz de jen ­
gibre, una ramita de perejil y un puñado de brotes de alfalfa
(opcional). También puedes añadir al zumo un superalimento
como polvo verde para m ejorar los resultados. E n la pági­
na 194 se muestran los superalimentos.

14. C O M B IN A A U M E N T O S

Fruta + carne/pescado = gas


Fruta sola = ausencia de gas
D icho de otra forma, com bina alim entos que no rivalicen
entre ellos. Más datos sobre la asociación de alimentos en la
página 123.

15. MASAJE RENAL

Los riñones son los órganos más importantes para que el or­
ganismo en general goce de vitalidad. Al acabar el día, date
un masaje renal. Antes de irte a la cama, localiza tus riñones
colocando las manos en la espalda por debajo de la línea de la
cintura, pero por encima de los glúteos. Imagínate una luz
blanca cálida que recorre todo tu cuerpo hasta las manos.
Empezarás a notar calor en las manos mientras transfieres ese
calor y la luz a los riñones. Masajea la zona renal. Después,
túmbate encima de una bolsa de agua caliente que debes tener
ya preparada.
16. MI SECRETILLO

Tengo escondida una cama elástica en el armario de mi con­


sulta. Entre visita y visita, y cuando no tengo que mostrarme
firme en mi papel de seria profesional de la salud, saco mi
cama elástica y empiezo a saltar. Los pacientes nunca saben
que lo hago porque empiezo en el mismo instante en que sa­
len por la puerta de mi consulta. Cualquier forma de ejercicio
físico regular, estiram ientos, andar, ir en bicicleta, nadar,
practicar tai-chi e incluso bailar te ayudará a hacer circular la
linfa, a excretar toxinas, a estimular la sangre y a revitalizar el
organismo.

1 7 . FROTA C O N G A R B O

Cuando te duches o bañes, pero antes de que te metas en la


ducha o la bañera, moja una esponja en agua caliente y fró ­
tatela por todo el cuerpo. Empieza por los pies y sube por las
piernas, el torso y los brazos, siempre en dirección al cora­
zón. Así estimularás la circulación sanguínea y los meridianos
de la energía, con lo cual mejorará la digestión.

1 8 . E X F O L IA C IÓ N C O RPO RAL

Frota la piel con un guante de crin o con un cepillo una vez


por semana para estimular la circulación de la linfa. En la pá­
gina 251 se explica cómo hacerlo.

317
19. ACUÉSTATE TE M PR A N O

Cuanto antes te vayas a dormir, mejor te sentirás. E l hígado y


la vesícula biliar desempeñan su función desintoxicante ge­
neralmente entre las 23 .0 0 h y las 2.00 h. Si no estás en la
cama a las 23.00 h, alteras el proceso de depuración natural y,
en consecuencia, te sentirás débil.

2 0 . «VEGETA»

Dedica cinco minutos cada mañana a «vegetar» tranquilamen­


te, a detenerte y reflexionar, antes de que empieces el agitado
día que te espera. Deja la mente en blanco, no hagas nada, ve­
geta. Puedes tener los ojos abiertos o cerrados, no importa.
Dedícate unos preciosos minutos a ti mismo. Estos pocos,
aunque valiosos minutos, te ayudarán a equilibrar tu bioquí­
mica para el resto del día.
9
CAPÍTULO

EL SIGUIENTE NIVEL
SUPERALIMENTOS
PARA UN SUPERCUERPO

H ace años, cuando vivía en Estados Unidos, estaba muy en­


ferma e iba de médico en médico. Durante casi dos años ha­
bía sufrido una migraña severa incesante y un sinfín de otras
enfermedades. Solía arrastrarme desde la cama para asistir a
un programa de radio sobre salud nacional. Entonces, un día
un invitado del programa declaró que se había curado del cán­
cer que padecía ingiriendo un superalimento, las algas azul-
verdosas silvestres. Al principio pensé que ese hombre estaba
loco. Aunque nunca consentiría que alguien se negara a reci­
bir tratamiento hospitalario, ese hombre sí me inspiró para
buscar ese superalimento del que no había oído hablar antes.
A los tres días de tomar ingentes cantidades de algas azul-
verdosas silvestres, tal como el invitado al programa me ex­
plicó, ¡mi migraña desapareció completamente ¡por primera
vez en dos años!
En la actualidad, en calidad de nutricionista en mi clínica,
uso las algas azul-verdosas silvestres y muchos otros superali­
mentes por sus excelentes resultados para prevenir enferme­
dades, fortalecer los órganos, nutrir las células y mantenerse
en forma, delgado y superbién. Mis propias niñas se alimen­
tan de algas azul-verdosas silvestres a lo largo del invierno
para evitar los resfriados y la gripe. Los superalimentos son
los alimentos más potentes y ricos en nutrientes del planeta, y
prácticamente no tienen calorías, ni grasas malas, ni sustan­
cias perjudiciales. Por lo tanto, son centrales energéticas que
permiten transformarte en un ser más esbelto y sano.

321
Yo divido los superalimentas en cinco grupos distintos:
1. Superalimentos verdes
2. Superalimentos procedentes de las abejas
3. Superalimentos herbarios
4. Superalimentos marinos
5. Superalimentos frondosos

322
SUPERALIMENTAOS VERDES

• Alfalfa (hierba)
• Cebada verde (hierba)
• Trigo (hierba)
• Algas azul-verdosas silvestres
• Espirulina
• Chlorella

¿POR Q U É S O N TAN
ESPECIALES ESTOS
S U PE R A LIM EN TO S VERDES?

Poseen la mejor concentración de nutrientes de fácil digestión,


además de componentes quemagrasas, vitaminas y minerales
para proteger y curar al organismo. También contienen otras
sustancias, como los ácidos grasos esenciales y las bacterias sa­
ludables, que ayudan a que el aparato digestivo funcione con
mayor eficacia y te protegen de enfermedades.

LAS HIERBAS

Se recomienda ir rotando los zumos de hierbas para obtener


beneficios máximos para la salud.

323
ALFALFA (HIERBA): LA M A D R E
DE T O D O S LOS A L IM E N T O S

La alfalfa rejuvenece todo el organismo, al aumentar la


fuerza, el vigor y la vitalidad. C ontiene todas las vitaminas
(cuatro veces más vitamina C que los cítricos) y los minera­
les conocidos (el contenido en calcio es tan alto que se sale
de las gráficas), además de enzimas digestivas, fitoestróge-
nos (hormonas vegetales), flavonoides, aminoácidos y clo ­
rofila.
La alfalfa (hierba) suele usarse para desintoxicar y nutrir el
hígado, y ayuda a mantener la pérdida de peso, a fortalecer y
purificar la sangre, a hacer la digestión y, como tónica general,
a reforzar realmente el sistema inmunológico. Puedes comprar
polvo de hierba de alfalfa en una tienda de dietética o parafar-
macia. También está disponible en comprimidos y cápsulas
para facilitar su consumo.

CEBADA VERDE (HIERBA):


EXTRAO RDINARIO D E S IN T O X IC A N T E

La hierba de cebada contiene casi todos los nutrientes que


necesita el cuerpo humano, excepto la vitamina D. Es muy si­
milar a la hierba de trigo, y es fácil de digerir. Esta planta de
hojas verde oscuro contiene nutrientes similares a los de las ver­
duras de hojas verdes, pero con muchas más vitaminas, mine­
rales y proteínas. Tiene tantas proteínas como la carne y es
muy saludable. La cebada contiene una cantidad de calcio once
veces mayor que la leche de vaca, cinco veces más hierro que
las espinacas y siete veces más vitamina C que el zumo de na­
ranja. La hierba de cebada es beneficiosa para todos los teji­
dos y órganos, sobre todo el corazón, los pulmones, las arte­
rias, las articulaciones y los huesos.

324
¿Q ué ventajas para la salud tiene la hierba de cebada?
Aunque son demasiadas como para enumerarlas todas, a con­
tinuación te explico algunas de ellas. Ayuda a prevenir los
efectos de la contaminación y la radiación, el cáncer, las úlce­
ras y los trastornos digestivos. Aporta mucha energía, posee
excepcionales propiedades antiinflamatorias y antienvejeci-
miento y fortalece el sistema inmunológico. Finalmente, es
un alimento fabuloso para reforzar todo el organismo, ya que
fortalece el corazón, mejora la circulación y ayuda a reducir
el colesterol.
Si no logras comer mucha verdura de hoja verde, la hierba
de cebada deshidratada es la solución adecuada y nutritiva.
Puedes adquirirla en la mayoría de las tiendas de dietética.
Una cucharadita de 5 g equivale a 100 g de verduras como las
espinacas, la col, los brotes de alfalfa o el brécol crudos.

HIERBA DE T R IG O :
C A R G A D A DE EN ER G ÍA

Las propiedades nutritivas de la hierba de trigo son similares


a las de la cebada, pero dado que la hierba de trigo es en rea­
lidad prácticamente indigerible, debe ingerirse en forma de
zumo. Puedes adquirir un exprimidor de hierba de trigo o
bien tomar las cápsulas, los comprimidos o el preparado en
polvo que se venden en muchos establecimientos. Te advier­
to que tiene un sabor agrio, casi medicinal, pero vale la pena
tomarla por sus beneficios. Se ha demostrado en estudios que
es una excelente fuente de calcio, hierro, magnesio, potasio,
fósforo y zinc. Incluso se ha llegado a decir que es el «líquido
nutritivo más rico que conoce el hombre».
Los beneficios para la salud de la hierba de trigo son mu­
chos y variados: principalmente, nutre el organismo de forma
excepcional, restituye el sistema endocrino, aumenta las de­

325
fensas, ayuda a la digestión y estimula la pérdida de peso gra­
cias a su gran contenido en enzimas y a su efecto depurador.

LAS ALG AS: LA FU EN TE


POR EXCELENCIA

Las algas fueron la primera forma de vida en la Tierra y su


poder es inmenso. Aportan prácticamente todos los minera­
les, vitaminas, aminoácidos, enzimas y proteínas fundamen­
tales. Probablemente, se trata de la fuente de nutrición por
excelencia, la única que existe de su condición. E l verdade­
ro poder de las algas reside en su fácil digestión. Existen más
de 30.000 especies de algas, pero las más importantes para
la salud son las algas azul-verdosas silvestres, la espirulina y la
Chlorella.

ALGAS AZUL-VERDO SAS SILVESTRES:


EL SUPERALIMENTO M IL A G R O S O

Puedes adquirir algas azul-verdosas silvestres en tu tienda de


dietética o alimentación más cercana. Se venden en un prepa­
rado líquido de sabor aceptable, que se mezcla con zumo de
manzana. (También están disponibles en polvo, cápsulas o com­
primidos.) Son perfectas si no tienes tiempo para sentarte a
comer, si necesitas adelgazar, si te sientes cansado continua­
mente y en otras muchas situaciones. Incluso si crees que es­
tás sano, te las recomiendo como fuente completa de todos
los nutrientes que necesita tu cuerpo. Las algas azul-verdosas
silvestres contienen casi todos los nutrientes que existen: vi­
taminas, minerales, aminoácidos, enzimas vivas y proteínas

326
(60 por ciento de proteínas, un perfil de aminoácidos más com­
pleto que la ternera o la soja), y son la mejor fuente alimenti­
cia de betacaroteno, vitamina B y clorofila. Las algas pueden
mejorar la capacidad mental y la memoria; se ha demostrado
en estudios que los niños rinden mejor en el colegio si las to­
man, y también se ha puesto de manifiesto que impiden la
progresión de la enfermedad de Alzheimer. Además, pueden
reforzar el sistema inmunológico y ayudarte a combatir infec­
ciones por virus, resfriados y la gripe.

ESPIRULINA:
LA A M IG A DE LA DIETA

La espirulina es una microalga cultivada o de vivero que tie­


ne la mayor concentración de proteínas de todos los alimen­
tos naturales. Contiene entre un 60 y 70 por ciento de pro­
teínas completas. La carne, por su parte, tiene sólo un 25 por
ciento de proteínas completas. Se cree que la espirulina pue­
de ayudar a controlar las concentraciones sanguíneas de
azúcar y el ansia por ingerir determinados alimentos, por
lo que es un alimento clave para las personas que están a die­
ta y puede servir para ayudar a adelgazar y como base nutri­
tiva general. Mezcla una cucharadita con zumo y tómatelo
nada más levantarte para empezar la mañana de un modo re­
frescante.

CHLORELLA: EL FRENO
DEL COLESTEROL

La Chlorella es un alga de agua dulce que contiene gran can­


tidad de nutrientes, como proteínas, vitamina B^, zinc y hie­
rro, clorofila y ácidos grasos esenciales. Se ha demostrado en

327
estudios que puede reforzar el sistema inmunológico, reducir
el colesterol y prevenir el endurecimiento de las arterias, en-
durecimento que puede dar lugar a un infarto de miocardio e
ictus. También está disponible en forma de suplemento líqui­
do, así como en comprimidos y cápsulas.
SUPERALIMENTOS
PROCEDENTES DE LAS ABEJAS

Estos productos derivados de las abejas, básicamente de las


sustancias que producen estos insectos, tienen poderes cura­
tivos excepcionales. Entre ellos figuran la jalea real, el polen
de abeja y el propóleos.

JALEA REAL:
LA REJUVENECEDO RA

La abeja reina se alimenta casi exclusivamente de jalea real y


vive aproximadamente cuarenta veces más que el resto de las
abejas. E n ella abundan toda una fabulosa serie de nutrientes
fundamentales para aumentar las reservas de energía y com­
batir el estrés.
Los investigadores han descubierto que la jalea real con­
tiene un antibiótico casi cuatro veces tan activo como la peni­
cilina, pero sin efectos secundarios. Asimismo, han confirma­
do que la jalea real detiene el crecimiento de las bacterias que
causan la aparición de manchas y bacterias intestinales. Yo re­
ceto jalea real a las pacientes que quieren quedarse embara­
zadas. ¡Y qué éxito ha tenido! Se presenta en forma de líqui­
do, cápsulas o pasta de jalea real.

POLEN DE ABEJA:
LA CRÈME DE LA CRÈME

Es el Rolls-Royce de los productos procedentes de las abejas,


así como uno de los mejores remedios naturales. Esta sustan­

329
cia dorada parecida al polvo la producen las plantas en flor,
la recogen las abejas y es una central energética de nutrientes.
Puede usarse para combatir las alergias (sobre todo la fiebre
del heno y la sinusitis), las infecciones crónicas, la hiperplasia
prostática y el déficit de nutrientes. Se presenta en pequeños
comprimidos, cápsulas y preparado en polvo.

PROPÓLEOS:
EL A N T IB IÓ T IC O NATURAL

Cuando veas a las abejas ocupadas en tu jardín, es que están


recogiendo propóleos, o cera aleda, un material viscoso que
extraen de los capullos y de la corteza de los árboles, prin­
cipalmente álamos y abetos. Las abejas utilizan el propóleos
para recubrir las paredes de la colmena y esterilizarla. A cual­
quier predador que entre en su dominio lo pican hasta la muer­
te, y es embalsamado con propóleos para evitar su descom­
posición. Esta cera evita que las bacterias se multipliquen en
el organismo, de forma que puede fortalecer nuestro sistema
inmunológico. También mantiene y aumenta la cantidad de
bacterias saludables fundamentales. E n consecuencia, se usa
para mejorar el acné, enfermedades cutáneas, aftas e incluso
artrosis debido a sus propiedades antifúngicas, antisépticas
y antiinflamatorias. El propóleos está disponible en pastillas y
comprimidos, o en un preparado líquido.
SUPERALIMENTOS HERBARIOS

Éstos son mis cinco superalimentes favoritos de hierbas.

1. ASTRÀG ALO : T Ó N IC O
C O R PO R A L EN ER G ÉTIC O

Se trata de una planta muy completa que refuerza el sistema


inmunológico y mejora espectacularmente la digestión. Es la
favorita de mis pacientes, no sólo porque combate gripes y
resfriados, sino porque sirve para controlar el peso y com ba­
tir la fatiga.

2 . O R TIG A :
D O M A D O R A INTESTINAL

Si tomas un vaso de agua caliente seguido de un vaso de té de


ortigas nada más levantarte, te hará ir al baño. La ortiga tam­
bién depura el hígado y ayuda a mantener a raya las infeccio­
nes. Puedes ingerir hojas de ortiga joven en primavera, que
son ricas en vitaminas y minerales. Se pueden cocinar y pre­
parar como las espinacas, así como usarse en ensaladas (una
vez cocidas, ya no son urticantes). Al recoger ortigas jóvenes,
recuerda ir a una zona bien lejos de carreteras y de la conta­
minación. Otra posibilidad es beber dos tazas de té de ortiga
al día o tomarla en tintura. Es un tentempié estupendo a mi­
tad de día. Los hombres con problemas de próstata deberían
empezar a beber dos o tres tazas al día.

331
3. ALOE VERA:
REM EDIO PARA LA D IG E S T IÓ N

La utilizo en caso de trastornos digestivos, distensión abdo­


minal, gases y flatulencias. Toma aproximadamente una cucha­
rada diaria o sigue las instrucciones del envase. Mézclalo con
zumo de manzana o de otra fruta para hacerlo más grato al
paladar.

4. G IN S E N G SIBERIANO :
A N T ÍD O T O PARA EL ESTRÉS

El ginseng es uno de los remedios vegetales que se conocen


desde hace más tiempo, ya que se ha usado como tónico ener­
gético durante miles de años. Se trata de una planta rejuvene-
cedora que nutre la sangre agotada y ayuda al organismo a
adaptarse al estrés. En la práctica clínica he observado que el
ginseng es especialmente beneficioso para todos los pacien­
tes mientras están enfermos o una vez superada la enferme­
dad, o aquellos que se han sometido a cirugía, debido a sus
propiedades restitutorias y antiinfecciosas. También es exce­
lente para prevenir o aliviar el desfase horario (jet lag). T ó ­
malo en forma de infusión (una taza al día) o en cápsulas o
tintura.

5. EQ U IN Á C E A S :
M O TO RES DE LA LINFA

Las equináceas, ahora disponibles en todas partes debido al


reciente aumento de su popularidad, se han convertido en
un remedio muy habitual para frenar los resfriados. E l m o­
tivo por el que me gustan tanto es que hacen circular por el

332
interior del organismo un líquido denominado linfa. La linfa
circula en paralelo al plasma sanguíneo y expulsa las toxinas
del organismo. A menos que practiques ejercicio a diario, la
linfa no se moverá lo suficiente. Las equináceas pueden acu­
dir al rescate. Tómalas en forma de líquido o cápsulas, duran­
te dos o tres semanas, y después descansa.
SUPERALIMENTOS MARINOS

Las algas marinas se han consumido durante miles de años en


Oriente. Son sorprendentemente sabrosas y empiezan a encon­
trarse en muchas tiendas de productos macrobióticos.
Los vegetales marinos contienen más minerales que cual­
quier otra fuente alimenticia. Pueden tener hasta diez veces
más calcio que la leche y ocho veces más hierro que la terne­
ra. Existen tres tipos, según la luz a la que hayan estado ex­
puestas. Los tipos marrones de algas, ahora disponibles en
muchas tiendas de dietética y en establecimientos de comida
japonesa u oriental, son las wakame (un ingrediente de la sopa
de miso), kombu y arame. Entre las algas rojas, usadas como
alimento, figura la variedad dulse (asociada sobre todo a la
reducción del colesterol). Entre las algas verdes se encuentra
la nori (a menudo usada para envolver el sushi). Normalmen­
te se venden secas, por lo que lo único que tienes que hacer
es dejarlas en remojo para que vuelvan a reblandecerse. Pue­
den usarse para dar sabor a todos los platos. Procura tenerlas
en tu dieta un par de veces por semana.

ARAME

Consta de filamentos fibrosos marrones. Funciona bien cuan­


do se cocina con plantas como la calabaza, la chirivía y el ñame.
Sólo tienes que poner el arame en remojo cinco minutos has­
ta que esté listo para usarse.

334
DULSE

D e color rojo púrpura con hojas planas y lisas. Con un sabor


único a nueces, con un toque de especias y suave al paladar,
esta alga es un estupendo ingrediente para ensaladas ya que
no es necesario cocerla (asegúrate de lavarla a conciencia).

NORI

Procedente sobre todo del Japón, el alga nori es probable­


mente más conocida por ser el envoltorio del sushi. Se en­
cuentra en diferentes colores y se vende en láminas rectangu­
lares finas y lisas. Añádela a las sopas y a los platos de arroz, o
utilízala para preparar sushi. No es necesario ponerla en re­
mojo, ya que está lista para usar.

WAKAME

Tiene un sabor dulce y, de hecho, puedes usarla en los sand­


wiches como sustituto de la lechuga. Déjala en remojo duran­
te cinco minutos.

CONSEJO IMPORTANTE
Cuando estés cociendo judías, vierte un puñado
de algas marinas en la olla, ya que absorberán el
gas de las judías. Así evitarás las flatulencias des­
pués del banquete.

335
HIJIKI

Es negra, firme y rica en nutrientes, pero con un sabor bas­


tante fuerte. Déjala en remojo durante veinte minutos y des­
pués aclárala bajo el grifo (sólo necesitarás una pequeña can­
tidad, ya que se hincha muchísimo).

KELP

Se vende en polvo o comprimidos, por si no te gusta la idea


de comer algas marinas. También se utiliza como aliño.

KOMBU

Utilizada durante siglos como potenciador del sabor y para


ablandar alimentos, facilita la digestión.

SUPERVERDURAS DE HOJA VERDE

• Acelgas que son ricas


• • • r.- •>; -
• Achicoria en ácido oxálico)
• Berro de agua • Lechuga ^
• Col • Mostaza (partes verdes)
• Colinabo • Nabo (partes verdes)
• Col rizada • Perejil
• Diente de león (partes • Remolacha (partes ; ;’
verdes) verdes) ^ , pj
• Endibia y escarola • Ruqueta u oruga
• Espinacas (si trenes • Semillas de brécol >•
•\ 1

cálculos renales, mejor germinadas ; f ' :n


evitarlas, ya

336
SUPERALIMENTOS FRONDOSOS

HORTALIZAS DE H O J A VERDE

La mayoría de la gente no consume suficientes hortalizas de


hoja verde y, sin embargo, su valor nutritivo es inmenso. En
estudios recientes se ha confirmado de manera concluyente y
contundente que las poblaciones que siguen dietas ricas en
hortalizas de hoja verde tienen un riesgo mucho menor de
padecer enfermedades cardíacas y cáncer.

EXCESO DE PESO

A los individuos con exceso de peso que quieren deshacerse


de esos kilos de más, ingerir hortalizas de hoja verde oscuro
les ayudará a adelgazar. Es aún mejor comerlas crudas. Estas
verduras suelen venderse todo el año en supermercados o
tiendas de alimentación. Empieza a introducir lentamente al­
gunos de estos supervegetales en tu dieta diaria.

337
ALIMENTOS VIVOS
RICOS EN ENZIMAS

Las frutas y verduras son de lo más saludable cuando se co­


men crudas. La cocción no sólo reduce la cantidad de algu­
nos nutrientes, vitaminas y minerales cruciales, sino que el
calor destruye todas las enzimas saludables.

¿ Q U É S O N LAS E N Z IM A S ?

Los alimentos crudos contienen enzimas alimenticias, que se


liberan tan pronto como empiezas a masticar. Las enzimas son
catalizadores fundamentales en todas las reacciones químicas
que tienen lugar en el cuerpo humano, como la digestión, los
mecanismos de defensa inmunológicos y otros procesos me-
tabólicos y regenerativos. Sin ellas, tu organismo dejaría de
funcionar o de existir. Piensa que son la mano de obra de tu
cuerpo que interviene en todas las funciones bioquímicas y
fisiológicas. Dependes de ellas para caminar, hablar, respirar,
digerir alimentos y funcionar en general. Para gozar de buena
salud y tener un sistema inmunológico fuerte, las enzimas de­
ben ser abundantes y enérgicas.
Si existe poca actividad enzimàtica, es probable que te
sientas cansado y con malestar. P or lo tanto, la concentración
de enzimas contenidas en los alimentos que ingieres es más
'que importante, es crucial.

338
TIP O S DE E N Z IM A S

1. M ETABÓLICAS

Las enzimas metabólicas se generan de forma natural en el


organismo y actúan como catalizadores en todas las funcio­
nes corporales, como comer, respirar, regular el metabolis­
mo, etcétera. Necesitas estas enzimas para mantenerte delga­
do y en buena forma.

2 . DIGESTIVAS

Las enzimas digestivas las genera nuestro organismo. Se en­


cargan de descomponer los alimentos que ingerimos y de me-
tabolizar y absorber todos los nutrientes. Si nuestra dieta se
basa en alimentos elaborados y en comida basura, obligamos al
páncreas a que trabaje más y produzca más enzimas digesti­
vas. Si el páncreas está demasiado débil y es incapaz de secre­
tar una cantidad suficiente de moléculas enzimáticas, robará
de otros órganos enzimas metabólicas clave y las transforma­
rá en enzimas digestivas. Cuando esto ocurre, actividades tan
simples como pensar, hablar, caminar e incluso respirar se
vuelven trabajos penosos.

3 . A LIM E N T IC IA S

Las enzimas alimenticias participan en la digestión. P roce­


den de los alimentos que ingerimos. Todos los alimentos cru­
dos como la fruta cruda, la verdura, los frutos secos crudos y
sobre todo las semillas germinadas vivas son una buena fuen­
te de enzimas alimenticias.

339
¿QUÉ SON LOS BROTES?

Los brotes son básicamente plantas jóvenes que germinan a


partir de las semillas de casi todos los vegetales vivos, entre
los que figuran frutos secos, semillas, cereales, judías, legum­
bres y varias hierbas, como la hierba de cebada y la hierba de
trigo. Algunos de los brotes más habituales son la alfalfa, las
judías mung, las judías aduki, el rábano, el trébol, los garban­
zos, las lentejas, la soja, el girasol, el mijo, la quinua, el alforfón,
la alholva, el trigo, la cebada, el maíz, la avena, los guisantes y la
lima, sólo por nombrar unos cuantos. Básicamente, puede ger­
minar cualquier semilla o judía capacitada desde el punto de
vista genético para reproducir la siguiente generación del ci­
clo vital de una planta.

EL ESPECTACULAR APORTE
N U T R IC IO N A L DE LOS BROTES

Los brotes son superestrellas de la nutrición. Tienen una gran


concentración de antioxidantes que combaten los efectos no­
civos de los radicales libres. Estos últimos son sustancias que
se producen en el interior del organismo y que dañan el tejido
celular y aceleran el envejecimiento. Los brotes también con­
tienen abundantes vitaminas, minerales, proteínas, enzimas y
fibra, así como dos elementos antienvejecimiento, ARN y ADN
(ácidos nucleicos), que sólo se encuentran en las células vivas.

340
¿Q U É ES LA G E R M IN A C IÓ N ?

La germinación es el proceso de regar con agua, hacer germinar


la semilla y, finalmente, comerse los brotes vivos que han creci­
do. Cada semilla germinada está dotada de la energía y los nu­
trientes necesarios para generar una planta saludable madura.
Una vez la semilla se empapa de agua, un proceso necesario
para la germinación, se liberan numerosas enzimas. Al germi­
nar, la semilla absorbe rápidamente el agua (con la que se ha
regado) y se hincha com o mínimo hasta doblar su tamaño
original.
D e forma simultánea, los nutrientes que contiene también
se hinchan. Finalmente, el proceso de germinación preeligie­
re la semilla, lo cual facilita la digestión y la asimilación de sus
nutrientes, de manera que disminuye la probabilidad de pa­
decer alergias alimenticias. El resultado final es un superali­
mento con una ingente concentración de proteínas, vitaminas,
minerales, oligoelementos, fibra y enzimas en la forma que
resulta más fácil de digerir. Con la germinación, no sólo o b ­
tienes los beneficios de los alimentos crudos, sino que tam­
bién aumenta espectacularmente el contenido de nutrientes
de estas semillas y granos.

LA C IE N C IA

• La germinación aumenta considerablemente la actividad


de las enzimas. E l doctor Gabriel Cousens en su libro
Spiritual Nutrition (Nutrición espiritual), sostiene que
la germinación incrementa las concentraciones
de enzimas entre seis y veinte veces, dependiendo de
la planta en concreto.
• E n un estudio realizado en la Universidad Yale
(EE.U U .), el doctor Paul Barkholden delscubrió que

341
la cantidad de vitamina B aumentaba en los brotes hasta
un dos mil por ciento.
• En un estudio del doctor Barry Mack, de la Universidad
de Pennsylvania (EE.U U .), se observó que
la concentración media de vitaminas se incrementaba
en general más del 500 por ciento cuando las semillas
se germinaban.
• Los ácidos nucleicos, elementos fundamentales para
el crecimiento y la regeneración celular, aumentan
un 30 por ciento tras germinar las semillas, al igual
que la concentración de minerales.
• Las proteínas contenidas en casi todas las semillas
también aumentan entre un 15 y 30 por ciento cuando
se germinan, según publica el doctor Elson Hass
en su libro Staying Healthy W ith Nutrition
(Mantenerse sano con la nutrición).
• El doctor Jeffrey Bland, catedrático de bioquímica
nutricional en la Universidad de Puget Sound (EE.U U .),
ha demostrado que aproximadamente seis vasos de brotes
podrían aportar la cantidad mínima diaria recomendada
de nutrientes para el adulto estándar. E l doctor Bland
ha llegado a la conclusión que los brotes son una fuente
de proteínas más eficiente y saludable que la carne animal
convencional o que incluso otro tipo de vegetales.

LA CLAVE PARA TU SALUD

Ingerir con frecuencia alimentos germinados puede m ejo­


rar notablemente la digestión, el estado inmunológico y el
bienestar.
No sólo tu digestión será saludable y tu cuerpo será más
alcalino si incluyes alimentos germinados como parte habi­
tual de tu dieta, sino que estarás mejor preparado para preve­

342
nir y combatir los resfriados comunes y la gripe, los trastor­
nos y las enfermedades más temidas. Las investigaciones han
demostrado que los brotes ayudan a fortalecer el sistema in-
munológico. Si se refuerzan las defensas del organismo, se re­
duce mucho la probabilidad de sucumbir a trastornos de sa­
lud habituales o de contraer enfermedades degenerativas.
Presta atención al siguiente estudio realizado por un equi­
po de investigadores del Centro de Oncología de la Universi­
dad de Texas (EE.U U .). Hallaron que las células cancerosas
se inhibían en un 99 por ciento con la mezcla de brotes vivos,
principalmente semillas de brécol germinadas. Desde el pun­
to de vista estadístico, esto sugeriría que los brotes vivos son
capaces de inhibir, en algunos casos, las células cancerosas, y
punto. ¡Vaya! En la clínica he cosechado un gran éxito usan­
do brécol germinado en los pacientes que padecían disfun­
ción inmunológica. Por lo tanto, si eres el tipo de persona que
siempre se resfría o coge la gripe, asegúrate de añadir muchos
brotes crudos, sobre todo semillas de brécol germinadas, a tu
dieta diaria.

BROTES D E S TA C A D O S

Puedes hacer germinar cualquier semilla, grano o legumbre


en tu propia cocina. Los mayores beneficios para la salud se
obtienen con el mijo y la quinua germinados, así como con
las semillas de brécol y el rábano daikon germinados.

Los brotes más fáciles de conseguir son:


• Alfalfa •Judías dulces adzuki
• Alholva (picante) •Judías mung
• Guisantes •Lentejas

343
• Quinua • Rábano
• Trébol . Trigo

También puedes probar con:


• Garbanzos . Mijo
• Pipas de girasol • Semillas de brécol

SEMILLAS TIEMPO EN CANTIDAD RESULTADO


REMOJO (HORAS)

Alfalfo 4 -6 3 cucharadas 3 vasos


Alforfón 4 -6 1 voso 2 -3 vasos
Alholva 4 -6 4 cucharadas 1 vaso
Amaranto 4 -6 3 cucharadas 3 /4 de vaso
Anís 4 -6 3 cucharadas 1 vaso
Arroz 8 -1 0 1 vaso 1 vaso y medio
Avena 8 -1 0 1 vaso 2 vasos
Berro de agua 4 -6 1 cucharada 1 cucharada
y media
Cebada 8 -1 0 1 /2 vaso 1 vaso
Cebolla 4-6 1 cucharadita 1 vaso
Centeno 8 -1 0 1 vaso 2 vasos
y medio
Col 4-6 1 cucharada 1 cucharada
y media
La mayoría
de los frutos
secos 8-12 1 vaso 1 vaso y medio
Garbanzos 10 -12 1 vaso 3 vasos
La mayoría
de los granos 8 -1 0 1 vaso 3 -4 vasos
Chía 4 -6 1 cucharada 1 vaso y medio

344
SEMILLAS TIEMPO EN CANTIDAD RESULTADO
REMOJO (HORAS)

• Guisantes 10-12 1 vaso 2 vasos


* Judías mung 8 -1 0 1 vaso 3 -4 vasos
• Lentejas 6 -8 ’ 1 vaso 3 -4 vasos
• Lino 5-7 1 cucharada 1 vaso
• Maíz 8 -1 0 1 vaso 2 vasos j

• Mijo 6-8 1 vaso; 1 vaso y medio


• Mostaza 4 -6 1 cucharada 1 vaso
• Pipas
de calabaza 6-8 1 vaso 1 vaso y medio
• Pipas de girasol 6-8 1 vaso 1 vaso y medio
• Quinua 4 -6 1 vaso 2 vasos y medio ;
• Rábano 4 -6 1 cucharada 1 vaso
* Semillas
de sésamo 4 -6 1 vaso. 1 vaso y medio
• Soja 10-12 1 vaso 2 vasos y medio
• Trébol 4 -6 1 cucharada 2 vasos y medio
• Trigo 10-12 1 vaso 2 vasos y medio

C Ó M O HACER G E R M IN A R
SEMILLAS Y G R A N O S

E l modo más fácil de obtener brotes de semillas es comprar


el material necesario para hacer germinar plantas y regar las
semillas con agua. Por ejemplo, prueba con la quinua, las se­
millas de brécol, el trigo, las semillas de alfalfa, las judías mung,
la alholva y los granos de trigo.
Para hacerlo en casa todo lo que necesitas es un bote trans­
parente o jarrón grande, algunas semillas o granos, agua dul­
ce y un trozo de tela ordinaria o muselina.

345
Lava bien las semillas. Colócalas en el bote y tápalas
con unos centímetros de agua que habrás hervido
previamente y dejado enfriar. Cúbrelo con la tela o con
una malla bien sujeta al recipiente con una goma elástica.
Déjalo durante toda la noche en un lugar cálido y oscuro.
Al día siguiente, lava las semillas bajo el grifo. Escúrrelas
bien o, de lo contrario, las semillas se pudrirán. Déjalas
otra vez en la oscuridad. Haz este proceso dos veces al día
hasta que las semillas empiecen a brotar. Inclina el bote
45° para permitir que los brotes crezcan a lo largo de éste.
Después, colócalos en el alféizar de una ventana para que
les dé el sol unas cuantas horas y los cargue de energía.
Cómetelos o guárdalos en un recipiente hermético
en el frigorífico. Los brotes aguantan en el frigorífico
dos o tres días.
Consulta la tabla de germinación de las páginas 344-345
y diviértete. Dedícale tiempo y disfruta de los beneficios.
ARGUMENTOS
CONTRA LA C O C C IÓ N

Los alimentos crudos y las semillas germinadas son los pro­


ductos alimenticios más saludables que existen. Los alimen­
tos crudos rebosan de enzimas que aportan vitalidad, vitami­
nas activas, minerales, proteínas y otros micronutrientes. Los
nutrientes se degradan y todas las enzimas se destruyen cuan­
do cocinas, hierves al baño María, salteas, fríes, guisas, hierves
o asas al horno, al fuego o a la parrilla los alimentos. También
cuando los pasteurizas o enlatas prácticamente desaparecen
todas las propiedades saludables. Cocinar los alimentos no
mejora su valor nutritivo.
Con el calor se pierden hasta el 85 por ciento de los nu­
trientes, además de acabar totalmente con las enzimas.

D E S T R U C C IÓ N DE LAS E N ZIM A S

Al cocinar los alimentos se acaba con todas las enzimas. Se ha


demostrado en estudios que si un alimento se calienta por
encima de los 48 °C durante unos veinte minutos, se destru­
yen completamente todas las enzimas de este alimento en
concreto.

PÉRDIDA DE PROTEÍNAS

La cocción no sólo acaba con las enzimas, sino también con


las proteínas. La mayoría de las proteínas se destruyen o se
transforman de modo que no resultan fáciles de digerir. En
estudios financiados por el Ministerio de Agricultura esta­

347
dounidense se ha llegado a la conclusión que «cocer a 200 °C
(la temperatura media de cocción de los alimentos) causa un
descenso muy acusado (entre cuatro y treinta veces) de las
proteínas solubles de los bistecs analizados». Muchos de no­
sotros creemos que la carne es nuestra principal fuente de
proteínas, pero el hecho es que, probablemente, obtenemos
muy pocos nutrientes de la carne a causa de la elevada tem­
peratura a la que se cocina.

PÉRDIDA DE VITAM INAS

Y por si no bastara con la pérdida de enzimas y proteínas, las


vitaminas también se ven perjudicadas por la cocción. Aun­
que las temperaturas elevadas no destruyen todas las vitami­
nas, los estudios han demostrado que su actividad se ve limi­
tada en gran medida. Se calcula que un mínimo del 50 por
ciento de la vitamina B se pierde durante la cocción. Algunas
de las vitaminas del tipo B se destruyen en un porcentaje aún
mayor. Por ejemplo, la pérdida de tiamina (Bi) puede ascen­
der al 96 por ciento si se hierve el alimento durante mucho
tiempo. Del mismo modo que se puede perder hasta el 72 por
ciento de la biotina, se puede destruir hasta el 97 por ciento
del ácido fólico y hasta el 80 por ciento de la vitamina C, todo
ello al cocinar los alimentos. D e hecho, uno de los principa­
les investigadores del mundo en este tema, el doctor Viktoras
Kulvinskas, advierte en su Nutrición en la nueva era que se
produce por término medio una «destrucción general de nu­
trientes de aproximadamente el 85 por ciento al cocinar los
alimentos». Dicho de otra manera, cuando los alimentos se
cocinan, a menudo obtenemos menos del 15 por ciento de su
valor nutritivo, un porcentaje menor de proteínas y ninguna
enzima.

348
O TRO S TEMAS C A N D EN TES

Ingerir muy calientes los alimentos tampoco es bueno para


las funciones corporales, ya que puede provocar trastornos
enzimáticos. Por ejemplo, los estudios de investigación han
demostrado que se pueden padecer trastornos gastrointes­
tinales si se toman bebidas demasiado calientes. Comer la
comida demasiado caliente también supone un riesgo para
desarrollar problemas de encías, ulceras bucales y cáncer de
lengua y laringe.
Uno de los estudios más alarmantes realizados por investi­
gadores médicos reveló que seguir una dieta con abundantes
alimentos cocinados puede reducir el tejido cerebral y provo­
car la inflamación de órganos clave. Los alimentos cocinados
también hacen trabajar demasiado a las glándulas endocri­
nas. E l sistema endocrino, junto con el nervioso, regula el
apetito. Si las glándulas endocrinas saben que has ingerido
suficientes calorías, pero los alimentos carecen de nutrientes
y enzimas, entonces tu cuerpo seguirá pidiendo más comida
sólo para mantenerse vigoroso. Esto puede dar lugar a pro­
blemas de peso, agotamiento y mala salud.
Consumir una cantidad excesiva de alimentos cocinados
también afecta a todo el sistema inmunológico. Se ha demos­
trado que los alimentos cocinados alteran de forma negativa
la composición sanguínea. En los análisis de sangre de mis
pacientes he observado que en aquellos que sólo ingerían ali­
mentos cocinados, las células sanguíneas parecían encontrarse
en un estado de alerta constante (como si estuvieran comba­
tiendo continuamente una infección). En efecto, los glóbulos
blancos (o leucocitos) trabajan en exceso, un trastorno deno­
minado leucocitosis, que debilita considerablemente el siste­
ma inmunológico.

349
Es posible que el sistema inmunológico ya no sea capaz de
entrar en acción cuando se contrae una infección real. Es como
revolucionar el motor del coche; finalmente, se ahoga y no
arranca ni por casualidad. En este sentido, los alimentos co­
cinados ahogan el sistema sanguíneo, el sistema inmunológi­
co y los órganos.

LA LEY DEL EQ U ILIB R IO

Sin embargo, la buena noticia viene de la mano del doctor


Paul Kouchakoff, que en su ponencia pronunciada en el
Congreso Internacional de Microbiología, señaló con énfasis
que ingerir alimentos crudos, o incluso alimentos que se ha­
yan calentado por debajo de los 88 °C, podría prevenir cual­
quier aumento de los glóbulos blancos. No obstante, quizá lo
más significativo sea que este investigador observó que con­
sumir los alimentos en una proporción aproximada de 50/50
(50 por ciento de alimentos crudos y 50 por ciento cocina­
dos) podría prevenir también la leucocitosis. No es necesario
que dejes radicalmente de cocinar ni que ingieras sólo comi­
da fría. Puedes seguir consumiendo alimentos cocinados, tan
sólo necesitas equilibrarlos con algunos crudos.
Aunque quiero que conozcas los beneficios de aumentar
la ingestión de frutas, verduras y brotes crudos, no estoy abo­
gando por que consumas siempre alimentos crudos. Lo que
quiero decir es que deberías comer más alimentos crudos y
que cuando consumas algo cocinado lo equilibres con algo
crudo. Lo mejor es combinar alimentos cocinados y crudos.

350
«CRUDITIS»

Así pues, cuando te apetezca cocinar algo, es mejor que lo ca­


lientes un poco, siempre que sea posible, en vez de cocerlo a
temperatura elevada. Sin embargo, es evidente que, por ejem­
plo, para preparar una sopa debes hacerlo a temperatura ele­
vada. Pero todavía puedes contribuir con algo crudo. Una vez
que la sopa esté caliente y lista para servir, puedes añadir al­
gunos vegetales crudos justo antes de que llegue a la mesa.
De este modo podrás saborear una sopa caliente en invierno
sabiendo que contiene una parte sustanciosa de vegetales to­
talmente crudos.

A LIM E N T O S CALIENTES

Un consejo práctico para ayudarte a cocinar menos los ali­


mentos es incluir en la dieta más alimentos «calientes» que
hagan entrar en calor el organismo, ya se sirvan crudos, fríos
o calientes. Por ejemplo, la canela, el ajo, los brotes de qui-
nua o el jengibre son alimentos vegetales «calientes». Estos
alimentos también ejercen una función importante en el or­
ganismo, ya que contribuyen a la circulación sanguínea y re­
confortan los órganos.

HIERBAS/ALIÑO S CALIENTES

Ajo, albahaca, alcaravea, alholva, canela, cardamomo, cebo­


llino, cilantro, comino, eneldo, hinojo, hierba luisa, hojas de
laurel, jengibre, menta verde, mostaza, nuez moscada, oréga­
no, pimentón, trébol.

351
BROTES CALIENTES

Brotes de alholva y de rábano.

LA MORALEJA

La mayoría de nosotros simplemente no comemos una canti­


dad suficiente de alimentos crudos. No hay que cortar por lo
sano con los alimentos cocinados, sino que sólo es necesario
incluir más alimentos crudos en la dieta diaria. Si cocinas, de­
cántate por la comida ligeramente caliente más que por la co­
mida quemando. Los alimentos y brotes crudos nos aportan
un abanico más amplio de enzimas y nutrientes activos que
cualquier otra modalidad de alimentación. No te prives de
todas sus propiedades revitalizantes ni de sus efectos favora­
bles para la salud. Mi mensaje es simple: come menos alimen­
tos cocinados y más alimentos crudos.

352
CONCLUSIÓN

Ahora sabes lo acertada que es la frase: «Eres lo que comes.»


Pero con demasiada frecuencia, algo muy dentro de nosotros
nos impide ingerir los alimentos adecuados, incluso si sabe­
mos que es necesario para sentirnos fantásticamente bien y
tener un aspecto saludable. Creo que la respuesta a esta cues­
tión radica en las limitaciones de tipo emocional, psicológico
y físico que nos ponemos a nosotros mismos cuando de adop­
tar nuevas ideas y una nueva forma de vida se trata. Al fin y al
cabo, a la mayoría nos asustan los cambios. Confía en mí; yo
también era así tiempo atrás.
Espero que a lo largo de estas páginas haya logrado abrir
tu mente a estos cambios, aunque sean pequeños al princi­
pio. Me gustaría compartir contigo mis consejos para que te
vuelvas más receptivo a las nuevas ideas, a nuevos alimentos
y a una nueva forma de vida, ¡y para convertirte en el amo y
señor de un cuerpo increíblemente sano!
Cuando entiendas el poder de la energía, valorarás el im­
pacto que tienen mis recomendaciones. Todos los problemas
de peso, los trastornos alimenticios, el letargo y las enferme­
dades hunden sus raíces, de alguna manera, en la alteración
de la energía. Tener un flujo de energía positiva y llevar una
buena alimentación te mantendrán fuerte y sano. Un flujo de
energía negativa y una mala alimentación te harán sentir can­
sado y enfermo.
La moraleja, llegado este punto, es que a fin de disfrutar
de una salud estupenda, un espíritu joven y un cuerpo fantás­
tico, quiero que seas feliz, positivo y divertido. Así pues, me
gustaría dejarte con dos simples consejos clave para infundir
un cariz positivo a tus células:

353
PRIMERO: SÉ PRO A CTIVO ,
N O REACTIVO

Podemos optar simplemente por reaccionar a nuestro entor­


no o adoptar la decisión consciente de actuar en una direc­
ción, con un propósito y buscando la satisfacción personal.
Te conviertes en el creador de las situaciones, en vez de en el
reactor. Te conviertes en la causa, no en el efecto.

Te vuelves feliz y sano.

La próxima vez que sientas que la vida te está poniendo a


prueba y te amenaza con alterar tu sentido natural del equili­
brio, procura dejarte guiar por los siguientes pasos:

• Reconoce que ha surgido una situación difícil.


• Sé consciente de que la finalidad de este reto es ayudarte
o enseñarte.
• No veas la dificultad como un gran obstáculo, sino como
un regalo para mejorar tu vida.
• Identifica tu reacción o posible reacción. ¿Qué sientes?
Reconoce esos sentimientos y acepta que son normales.
• Inspira profundamente. Mientras lo haces, imagínate
cómo una hermosa luz blanca y dorada entra en tu
cuerpo y te rodea. A medida que saques el aire, visualiza
cómo todos los sentimientos negativos salen de tu cuerpo.
• En la siguiente inspiración, permite que te invada una
sensación de tranquilidad. A medida que expulsas el aire,
oblígate a liberar todas las reacciones y sentimientos
negativos.
• Ahora toma medidas. Encárgate de la situación difícil
de una forma proactiva. Actúa con claridad, seguridad
y calma.

354
SEGUNDO:
A M A IN C O N D IC IO N A L M E N T E

Finalmente, éste es mi mayor secreto para gozar de una salud


estupenda y de una vida maravillosa. Sí, eres lo que comes.
Pero esto es tan importante como que eres lo que amas. Tras
muchos años de investigaciones bioquímicas y moleculares,
de práctica clínica y de estar en este mundo, he descubierto
que la influencia energética más poderosa para disfrutar de
una buena salud es la fuerza energética del amor.
El amor es la fuerza motriz más potente para el equilibrio
energético del organismo, para el proceso de curación, para
la prevención de enfermedades, para el rejuvenecimiento ce­
lular, para la vitalidad de los órganos, para depurar la sangre,
para revitalizar las moléculas y para liberarse de las vibracio­
nes negativas. Así que simplemente tienes que acordarte de
amarte a ti mismo, amar tu cuerpo y amar a la gente que te
rodea, sobre todo a los extraños, y también de abrazar a tus
seres queridos.

Con mis mejores deseos de amor y luz para siempre, me des­


pido hasta la próxima vez,
ÍN D IC E A N A L ÍT IC O

aceite: 267 energéticos: 157


de linaza: 58, 60, 68, 79, 155, grasos: 116,184
164, 167, 175, 276, 226, los diez más populares: 26
246 malos: 33,34,37
acidófilo (o Acidophilus): 55,163, efectos en la salud de los:
166,234,245 32
ácidos grasos esenciales: 30, 36, orgánicos: 35
43 picantes: 162,185
déficit de: 58,60,72 que favorecen la mucosidad:
fuentes alimenticias de: 58 71
acné: 42,244,330 refinados: 39
aditivos: 23,24,36,185,265 sensibilidad/intolerancia a los:
Agnus castus: 85,175,177 62,76,119,144
agua: 196,204,212,257,291 aliños: 351
aguacates: 131,150 almendras: 187
ajo: 53,63,64 aloe vera: 332
para combatir el estrés: 188 álsine: 155
alcohol: 24,28, 118 alumbre: 271
como causa de estrés: 184 amaranto: 101
alfalfa (hierba): 324 anemia: 63,73,189
germinada: 283 annatto: 271
alforfón, sémola de: 102 ano, picor en el: 76
algas: 326 ansia: 141
azul-verdosas silvestres: 326 antiácidos: 169,271
Chlorella: 327 antioxidantes: 187
espirulina: 327 apetito, supresores del: 156
alimentos apio
buenos: 31,34 beneficioso para el estrés: 186
efecto en la salud: 31 zumo desintoxicante (receta):
calientes: 351 222
combinación de: 123,124,127 ararne: 334
con azufre: 172 arroz: 101
crudos: 34,338,339,341,347, pardo: 294
350 astràgalo: 193,331
elaborados: 41,191 avena: 103

357
azúcar: 141 carbohidratos: 34
ansia de: 141 malos: 37
como causa de estrés: 184 cardo lechero: 216
comprar: 202 y día de desintoxicación: 215,
concentraciones sanguíneas de: 227
141 carne: 266
comprar: 262
bajón de energía de la tarde, evitar roja: 38,201
el: 161 caspa: 58
baño mineral: 226 cebada: 10
bayas: 187 verde (hierba): 324
exprimir ideas: 228 centeno: 103
bazo: 51,52 cereales: 100
alimentos que nutren el: 51 cocinar con: 105
bebidas como alimento energético:
comprar: 170 100
gaseosas: 170 comprar: 262
betacaroteno: 65 e hígado: 70
boca: 64 lista de: 127
granos alrededor de la: 85 y combinación de alimentos:
bostezos: 85 123
brazo, bultos en el: 65 cerveza amarga: 54
brécol: 129,192 Chlorella: 327
brotes: 157,216 cirrosis:24
calientes: 352 clorhídrico, comprimidos de áci­
como alimento energético: 343 do: 54
comprar: 262 cocción: 105,347
cultivar tus propios: 216 coenzima Q10: 70,83, 84,154
exprimir ¡deas: 228 col: 172
Bryonia: 55 colon: 233
colorantes: 270
cabello: 252 comer en exceso: 142
café: 115 comprar: 262
cafeína: 115 y etiquetas: 270
calabaza: 160 conservantes: 271
calcio: 150 coronaria, enfermedad: 23
déficit de: 61,151 cromo: 24
calorías, ingestión media de: 28
cáncer: 15,23,31 depresión: 23
cansancio: 157 véase también estrés

358
desayuno: 219 digestivas: 56, 59, 65, 69, 70,
desintoxicación: 201 75,216,339
alimentos a evitar: insuficiencia de: 121
consejos para incorporarla a tu suplementos de: 84,167
vida diaria: 227 metabólicas: 339
crisis curativa tras la: 230 equinácea: 195,332
de un día: 227 escanda: 104
masaje: 23 espárragos: 81,82,129,258
motivos para la: 235 espesantes: 42,270
diabetes: 23,24,28,38 espirulina: 327
dientes y encías: 255 estabilizantes: 272
dieta esterilidad: 23
crónica: 146 estómago: 69
déla Abundancia: 87,128 alimentos para nutrir el: 34
milagrosa: 29 162-36, 45-49, véase también trastornos diges­
104-109 tivos
rica en proteínas/pobre en car­ estreñimiento: 162
bohidratos: 23 estrés: 179
dihidroepiandrosterona (DHEA): alimentos beneficiosos para el:
177 186
distensión abdominal: 123, 125, alimentos que causan: 183
180 autoexamen: 180,181
dolor té de hierbas para el: 189, 190
de cabeza: 80, 86,149 y dolor de espalda: 195
de espalda por estrés: 195 y hierbas: 189
dulces: 116 y hormonas: 182
dulse: 335 y respuesta de lucha o huida: 182
y vitaminas: 190
eczema: 245 estrías: 247
ejercicio: 214 etiquetas: 270
de buenas noches: 305 exfoliación: 226,251,317
y día de desintoxicación: 211 exprimir ideas: 28
emulgentes: 272 extremidades: 65
endocrino, sistema: 326,349
ensalada: 293,297 fibra: 23,155,157,265,266
enzimas: 314,338 fruta: 111,116, 117,170
alimenticias: 34, 56, 58, 59, comprar: 262
338 lista de: 127
destrucción mediante la coc­ y combinación de alimentos:
ción: 347 123,127

359
zumos: 208,254,263 para el estreñimiento: 164
frutos secos: 110,129,266 para la menstruación: 175
lista de: para las varices: 251
comprar: 262 superalimento: 269,321
fumar: 114 hierro, déficit de: 54
hígado: 18,42
gamma-orizanol: 178 alimentos para nutrir el: 70
gases: 69,180 descongestión con lipotrópi-
ginseng: 53,130,155,193 cos: 174
siberiano: 332 masaje: 230
glucosa: 144 y menopausia: 176
autoexamen de la tolerancia: y salud para tus uñas: 61, 254
144 hijiki: 336
glutamato monosódico: 268, 272 hiperactividad:23,116
granos: 82,345 hipoglucemia: 85,141
grasas huevos: 264
animales saturadas: 40
buenas: 35 índice de masa corporal (IMC):
hidrogenadas: 41 140
malas: 40 indigestión: 168
véase también ácidos grasos inhibidores de la pérdida de peso:
esenciales 139
guisantes germinados: 340 inmunológico, sistema: 24
gusanos: 139,142 autoexamen: 191
refuerzo del: 192
habas: 107 y brotes: 324,340
harinas: 129 y comida cocinada: 349
heces: 69 insulina, desequilibrios de la: 143
hemorroides: 76 intestino irritable, síndrome del: 166
hidratos de carbono: véase car­
bohidratos jalea real: 329
hidroterapia colónica: 233 jengibre: 194
hidroxicítrico (HCA), ácido: 156 exprimir ideas: 228
hierbas judías: 106
calientes: 351 aduki: 106,107
de trigo: 325 beneficios: 106
lista de: 126,130 e hígado: 107
para el acné: 245 enlatadas: 262
para combatir el estrés: 168 germinadas: 343
para dientes sanos: 256 mung: 161

360
lista de: 127 riñón: 316
y combinación de alimentos: venoso con aromaterapia: 250
123,127 masticar: 312
melocotones: 159
kamut: 102 menopausia: 176,177
kelp: 130,150,155,254,336 menstruación: 173
kombu: 336 miel: 11,117,126,243,268
mijo: 130
labios: 64 germinado: 344
lácteos: 117 moras: 11,170,187,229
como causa de estrés: 184 mucopolisacáridos: 104
compra de: 263 muslo: 247
véase también leche de vaca
lactosa, intolerancia a la: 117 nitratos: 271
lecitina: 172 nori: 335
leche de vaca: 38,39,60,101,112, nutrícional, déficit: 52, 68, 186,
117,184,206 253,257
legumbres: véase judías
lengua: 50,54,55,217 ñame: 160
lentejas: 107
leucocitosis: 349,350 obesidad: 23, 118, 123, 140, 249
levaduras: ojos: 63,
en el organismo: 55 orejas: 59
en los alimentos: 119 orina: 80
L-glutamina: 70,76,142,168,169 ortiga: 331
linfática, glándula: 214 osteoporosis: 24,38,116
lino: véase aceite/semillas de linaza
lipotrópicos: 174 palo de arco: 195
L-tirosina: 154 pasta: 120
lucha o huida, respuesta de: 182 pepino
beneficioso para el estrés: 168
magnesio: zumo desintoxicante (receta):
déficit de: 66,67,151,174 222
fuentes alimenticias de: 150 perejil: 158
maíz: 102 pescado: 131,264
manos: 61,62 comprar: 264
margarina: 41,136,167 peso, problemas de: 89, 135, 153,
masaje 349
desintoxicación: 230 piel, cuidado de la: 241, 249
hígado: 230 piernas: 66

361
pies agrietados: 68 remolacha: 53,63,129,222
pipas de girasol: 160 zumo desintoxicante: 222
beneficiosas para el estrés: 186 respiración: 182,210,211
germinadas: 344 Reto de los Detestables: 112
planificación de las comidas: 273, riñones: 63
287 alimentos para nutrir los: 81
polen de abeja: 329 masaje: 316
polinicotinato de cromo: 155 y cabello 316
pollo: 26,47,266 rodillas: 67
potasio: rodiola: 58,189
caldo de: 225 rostro: 59
déficit de: 151 granos en el: 85
fuentes alimenticias de: 110
premenstrual, síndrome: 173 sal: 23,152,184,213
programa revitalizante de siete días: semillas: 268
158-307 comprar: 262
propóleos: 330 de brécol: 192
proteínas: 108 de lino (aceite de linaza): 110,
buenas: 35 155,218
destrucción por la cocción: 347 germinar: 205-206
fuentes de: 108 lista de: 126
malas: 38 sésamo o ajonjolí: 295, 297,
combinación de alimentos: 123 300-302
Psyllium, cáscaras de: 70, 72, 75, sexo: 257
83,155 soja: 107
solanáceas: 121
quinua: 29,35,60,103 solanina: 121
germinada: 344 sopas:
comprar: 262
recetas verduras nutritivas: 170, 171
batido vegetal: 223 superalimentos: 63,215,321
caldo de potasio: 224 procedentes de las abejas: 329
delicia de manzana caliente: 220 suplementos: 244, 246, 248, 250,
remolacha (zumo desintoxican­ 253
te): 222 suprarrenal, glándula: 157,182,186
sopa de pepino a la menta cru­
da: 221 té
zanahoria (zumo desintoxican­ de artemisa: 177
te): 222 de diente de león: 54,78
regaliz (raíz): 194 de hierbas: 219,222

362
de ortigas: 54, 56, 61, 64, 81, de hoja verde: 336
152,164 como fuente de energía: 106
dientes sanos: 256 compras: 263
lista de: 126 de hoja verde: 336
para la tensión: 190 demasiado cocinados: 40
teff: 104 e hígado: 40
temperatura de la comida/bebida: lista de: 126
313 marinos (algas): 97,158
Test (de Cociente) de Inteligencia sopa nutritiva (receta): 268
Alimenticia: 94 zumos: 167,208,244
Test del Pulso de la sensibilidad a vejiga: 51,80,81,107 107 53
los alimentos: 62,76 vitamina
tiroides: 149,150 A: 66,175
toxinas: 204 B: 54-56,58,154,174
trébol déficit de: 62,64,65,66
germinado: 344 destrucción mediante la
rojo: 178 cocción: 348
trigo: 104,160,325 fuentes alimenticias de: 110
Triphala: 70,72, 75, 154,164,168 C: 157
E: 62,67,68,175
uñas: 61,252,253 para aliviar el estrés: 186, 188
morderse las: 48 pérdida al cocerlas: 348
uvas: 160 volatería: 122
exprimir ideas: 228
wakame: 335
varices: 68,249
vegetales: zinc: 174,188
batido (receta): 223 déficit de: 59,61

363