You are on page 1of 4

Pdvsa no tiene las mayores reservas petroleras del mundo

Es probable que gran parte del petróleo venezolano no salga a la luz por sus costos de
producción, estima la consultora noruega Rystad Energy, que estimó que más de la
mitad del petróleo venezolano no podría ser recuperado comercialmente por debajo de
60 dólares el barril
Autor: José Suárez Núñez

Aunque el gobierno de Venezuela insista en su propaganda y en cualquier ocasión que


lo cree oportuno, de que el país tiene las mayores reservas petroleros del mundo, la
consultora noruega Rystad Energy calculó en julio pasado que las reservas totales de
petróleo recuperables de Venezuela totalizan 75.000 millones de barriles, menos de un
cuarto de la cifra oficial de 302.300 millones de barriles de reservas probadas. La
diferencia es aún mayor, si el método se utiliza para clasificar las reservas recuperables
de Rystad Energy.

Dos años después de la mayor caída en los precios del petróleo de la última generación,
la afirmación de Venezuela parece cada vez menos sostenible. Sin embargo, la actual
crisis económica y política está causando una disminución de las reservas de petróleo
recuperables.

A diferencia del informe de revisión anual de BP (British Petroleum), que presenta


algunas categorías de reservas a partir de información no transparente proporcionada
por fuentes oficiales, Rystad afirma adoptar estándares más rigurosos del enfoque de la
Sociedad de Ingenieros de Petróleo.
De acuerdo con este método de cálculo, las reservas comprobadas de Venezuela
realmente agregan 8.000 toneladas de barriles por día, una cifra que representa solo una
fracción del total oficial, que también es inferior al registrado en el país vecino, Brasil.
Incluso con las estimaciones más generosas de reservas probadas y probables, como
muchas reservas 2P de petróleo consideradas adecuadas para estimar los niveles de
petróleo recuperable, Rystad argumenta que Venezuela no tiene más de 17.000 millones
de barriles.

Parte de la diferencia se debe a los cambios en los cálculos de la viabilidad comercial


del petróleo extrapesado en el país, una referencia clave para las reservas probadas

Las crecientes reservas “comprobadas” de Venezuela se hicieron posibles en el pasado


con tecnología mejorada para depósitos y precios en alza. Las cifras comenzaron a
crecer durante el mandato del fallecido Hugo Chávez, quien en 2011 declaró que las
reservas probadas de Venezuela habían eclipsado a las de Arabia Saudita para
convertirse en las más grandes del mundo.

Un estudio realizado por el Servicio Geológico de Estados Unidos en 2009 dio crédito
al aumento en el cálculo de que la Faja Petrolífera del Orinoco podría contener hasta
650.000 millones de barriles de petróleo recuperable. Sin embargo, los cálculos del
estudio se hicieron a partir de las estimaciones nacionales del petróleo presente en el
Orinoco, independientemente de si la producción de crudo viscoso era rentable.

Las dificultades asociadas con la explotación de crudo pesado procedente de Venezuela,


que se mezclarán con diluyentes como la nafta o se tratarán antes de ser refinados,
disminuyeron en 2011 cuando los precios de las ventas de petróleo superaron los 100
dólares/barril.

Por ejemplo, Rystad afirmó en 2015 que más de la mitad del petróleo venezolano no
podía ser explotado comercialmente con Brent por debajo de $60, en comparación con
el porcentaje de alrededor del 10% en el caso del petróleo de Arabia Saudita.
Dado que los niveles de precios rondan los $45 bbl hace un año, la recuperación
económica del crudo explica las revisiones recientes que Rystad reserva.
El grupo Oslo también está estudiando la rentabilidad de los procesos de producción,
perforación y aprobación al estimar las reservas de diferentes sitios. Después de esto, la
caída en los precios del petróleo registrada desde 2014 y la crisis económica que estalló
en Venezuela han tenido un impacto significativo en los cálculos de las reservas. El
lento desarrollo de la actividad en la Faja del Orinoco y la caída de la producción
también están haciendo mella en las existencias.

Según Rystad, las reservas recuperables de Venezuela en el área más amplia han
retrocedido 23.000 millones de barriles en comparación con 95.000 millones de barriles
a mediados de 2016. Las reservas 2P ahora totalizan 5.000 millones de barriles menos
que el año anterior.

“Las reservas de Venezuela han sido revisadas a la baja principalmente por las
previsiones de la caída de los precios del petróleo”, dijo el analista Rystad, Aditya
Ravi. “La caída en los precios del petróleo ha afectado especialmente a Venezuela y la
producción en el país se ha reducido a un ritmo mucho más rápido de lo esperado
inicialmente”

Si bien las reservas oficiales de Venezuela han aumentado en comparación con el año
2000 respaldadas por el optimismo generado por la firmeza de los precios, la
producción tendió en la dirección opuesta después de la llegada de Chávez al poder en
1998. S & P Global Platts estima que el país produjo 1,94 millones de bpd en mayo y
2,7 millones a principios de 2015.

Los nuevos descubrimientos no realizados, la producción de crudos ligeros y medianos


necesarios para diluir el petróleo extrapesado del Orinoco se desplomó, obligando a
Caracas a comenzar a importar petróleo ligero para mezclar en 2015. Las compañías
petroleras extranjeras también se han resistido comprometiendo los miles de millones de
dólares necesarios para producir crudo más fácil de exportar de la región.

Además, muchos campos maduros sufrieron disminuciones durante el año más de lo


habitual. Ravi destaca el sitio de Jobo de Pdvsa, ubicado en el noreste de la Faja del
Orinoco y considerado un precursor de nuevos proyectos en el petróleo pesado del
Orinoco. El proyecto inició la inyección de vapor a fines de los 70 y ahora produce
alrededor de 8.000 barriles por día a pesar de que Pdvsa dice que sus reservas ascienden
a 1.300 millones de barriles, un nivel que el analista considera “muy poco realista”.

Creíble o no, la afirmación de que Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo del
mundo podría ser irrelevante para el final del día. El interés de las compañías petroleras
internacionales en la explotación de petróleo pesado muy caro, parece estar
disminuyendo ya que las iniciativas globales contra el cambio climático están
redireccionando las inversiones en combustibles que generan menos emisiones de
carbono como el gas. Este hecho en sí mismo podría hacer que gran parte del petróleo
pesado de Venezuela nunca salga a la luz.

TalCual P u b l i c a d o s e p t i e m b r e 2 , 2 0 1 8