You are on page 1of 2

Los antidepresivos podrían limitar

la capacidad de reconocer las


emociones (alexitimia)
Por David Aparicio
La apatía, insomnio, aumento de peso, agitación y ansiedad son algunos de los síntomas
secundarios más frecuentes de los antidepresivos. Ahora, con una nueva investigación se
sospecha que la alexitimia (incapacidad de reconocer las emociones propias) podría ser un
síntoma secundario recurrentemente ignorado.

Los datos disponibles en el Journal of Experimental and Clinical Psychopharmacology. En


ella detallan que compararon a 57 personas en tratamiento psicofarmacológico con
antidepresivos y un grupo control de 441 que no tomaba este tipo de medicamento. Entre
los antidepresivos utilizados por los participantes se encontraba: fluoxetina, sertralina,
paroxetina, citalorpam, clomipramina, entre otras.

Al comprar la capacidad de identificar sus emociones, se encontró que los pacientes con
antidepresivos serotonérgicos presentaban mayores dificultades, que el grupo control, para
identificar sus emociones y usualmente lo expresaban así: “cuando estoy molesto, no sé si
estoy enojado, triste o asustado” “No sé qué está pasando dentro de mí”.

A pesar de que la relación parece bastante clara, los autores aprovecharon para especificar
el alcance de su estudio y explican que sus datos no prueban definitivamente que la
alexitimia sea efecto de los antidepresivos. Ya que otra posible explicación sería que los
psiquiatras son más propensos a recetar estos medicamentos a las personas con poca
habilidad para identificar sus emociones y explicar cómo se sienten en una evaluación
clínica.
Como suele ocurrir en este tipo de estudios, es muy difícil marcar una linea que permita
establecer la causalidad entre un medicamento y un síntoma tan subjetivo como la
alexitimia.

Referencias del estudio:

Kajanoja, J., Scheinin, N. M., Karukivi, M., Karlsson, L., & Karlsson, H. (2018). Is
antidepressant use associated with difficulty identifying feelings? A brief report.
Experimental and Clinical Psychopharmacology, 26(1), 2-5.

Fuente: Psypost