You are on page 1of 869

MANUAL DE EVALUACIÓN

DE IMPACTO AMBIENTAL
Técnicas para la elaboración
de estudios de impacto
MANUALES DE McGRAW-HILL DE INGENIERÍA Y CIENCIA

9701003888 A USTIN. Manual de procesos químicos· en la industria.


8448112067 AWWA. Tecnología de separación de agua por membrana.
8448112512 CANTEA. Manual de evaluación de impacto ambiental.
9701013425 CASCIO. Guía ISO 14000.
9-701013417 CLEMENTS. Prepare a su empresa para el sistema de calidad QS-9000.
8448107527 FIKSEL. Ingeniería de diseño medioambiental.
9701008715 FINK. Manual de ingeniería eléctrica. 2 vols.
8476158335 FINK. Manual de ingeniería electrónica. 5 vols.
8448105745 GARCÍA-BADELL. Cálculo por computadora de estructuras de hormi-
gón armado. 2.ª ed.
8448i06636 GRIMM. Manual de diseño de calefacción, ventilación y aire acondi-
cionado.
8448116194 HARRIS. Manual de medidas acústicas y control del ruido.
8448105869 HARRISON. Manual de auditoría medioambiental. Higiene y segu-
ridaq_.
8448111893 HARRISON. Suplemento manual de auditoría medioambiental, higie-
ne y seguridad.
9702008081 HERRO. Guía Nalco para el análisis de fallas en los sistemas de enfria-
miento por agua.
8448100557 JURAN. Manual de control de calidad. 2 vols. 4.ª ed.
8448107128 LAGREGA. Gestión de residuos tóxicos.
9701008243 LANE. Control de incrustaciones y corrosión en instalaciones hidráuli •
cas en edificios.
8448111303 LEVIN. Biotratamiento de residuos tóxicos y peligrosos.
8448105834 LUND. Manual McGraw-Hill de reciclaje.
9701009177 MACLEAN. Documentación de calidad para ISO 9000.
9701010574 MAYNA.RD. Manual del ingeniero industrial. 4." ed.
9701000145 MERRITT. Manual del ingeniero civil. 2 vols. 3." ed.
8448116070 METCALF. Ingeniería de aguas residuales. Tratamiento, vertido y reuti-
lización.
8448115503 METCALF. Ingeniería de aguas residuales. Redes de alcantarillado y
bombeo.
9684512902 NALCO. Manual de tratamiento de agua.
9701000110 PERRY. Manual del ingeniero químico. 2 vols. 6." ed.
970101202X PIZDEK. Manual de control de calidad en la ingeniería.
9701003926 ROSALER. Manual de mantenimiento industrial. 2 vols.
8448118308 TCHOBANOGLOUS. Gestión integral de residuos sólidos.
9701012559 WADELL. Manual de construcción con hormigón. 3." ed.

DICCIONARIOS

0070791627 COLLAZO. Diccionario enciclopédico de términos técnicos inglés/es-


pañol-español/inglés. 3 vols.
970100695X GIBLISCO. Electrónica. Diccionario enciclopédico.
9701006933 PARKER. Enciclopedia McGraw-Hi/1 de la ciencia y la tecnología.
2 vols.
9684223358 WILLIAMS. Diccionario español/inglés-English/Spanish Dictionary.
2." ed.
,,
MANUAL DE EVALUACION
t
DE IMPACTO AMBIENTAL
Técnicas para la elaboración
de estudios de impacto
Larry W. Canter
Universidad de Oklahoma

Traducción
IGNACIO ESPAÑOL ECHÁNIZ
Doctor Ingeniero de Caminos
Profesor titu lar Ingeniería Ambiental (UPM)
ISABEL DEL CASTILLO GONZÁLEZ
Doctora en Ciencias Biológicas (UCM)
Master Contaminación Ambiental (UPM)
MERCEDES ALÓS CORTÉS
Licenciada en Ciencias Biológicas (UCM)
Master Contaminación Ambiental (UPM) ·
GENOVEVA ÁLVAREZ-VILLAMIL BÁRCENA
Ayudante de Investigación
Área de Ingeniería Ambiental (UPM)

Revisión técnica
JOSE VICENTE LÓPEZ ÁLVAREZ
Ingeniero de Montes (UPM)
JOSÉ MARÍA CASILLAS BARRAL
Técnico Ambiental. Licenciado Cienc ias Biológicas
Master en Evaluación y Corrección de Impactos Ambientales
ROSA MARÍA GÓMEZ ALONSO
Técnico Ambiental. Licenciada Ciencias Biológicas
Master en Evaluación y Corrección de Impactos Ambientales


MADRID • BUENOS AIRES • CARACAS • GUATEMALA • LISBOA • MÉXICO
NUEVA YORK • PANAMÁ • SAN JUAN • SANTAFÉ DE BOGOTÁ • SANTIAGO • SAO PAULO
A UCKLAND • HAMBURGO • LONDRES • MILÁN • MONTREAL • NUEVA DELHI • PARÍS
SAN FRANCISCO• SIDNEY •SINGAPUR • ST. LOUIS • TOKIO • TORONTO
La información contenida en este trabajo ha sido obtenida
por McGraw-Hill Incorporated procedente de fuentes dig-
nas de crédito. No obstante, ni McGraw-Hill ni los autores
garantizan la exactitud o perfección de la información pu-
blicada.
Ni McGraw-Hill ni los autores serán responsables de
cualquier error, omisión o daño ocasionados por el uso de
esta información. Este trabajo se publica con el reconoci-
miento expreso de que los autores están proporcionando
una información, pero no tratando de prestar ningún tipo de
s~rvicio profesional o técnico. Si tal servicio fuera necesa-
rio, diríjase a un profesionaí adecuado para tal fin.

MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni su tratamiento in-


formático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea elec-
trónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso pre-
vio y por escrito de los titulares del Copyright.

DERECHOS RESERVADOS© 1998, respecto a la primera edición en español, por


McGRAW-HILUINTERAMERICANA DE ESPAÑA, S. A. U.
Edificio Valrealty, I ." planta
Basauri, 17
28023 Aravaca (Madrld)

Traducido de la segunda edición en inglés de:


ENVIRONMENTAL IMPACT ASSESSMENT
Copyright© MCMXCVI by McGraw-Hill, !ne. USA

ISBN: 84-481-1251-2
Depósito legal: M. 45.454-1997

Editor: Antonio García Brage


Cubierta: Design Master. DYMA.
Compuesto en: FER Fotocomposición, S. A~

Se imprimieron 2.800 ejemplares en el mes de Septiembre de 1998


Impreso en Colombia por: D'VINNI EDITORIAL LTDA.
Printed in Colombia
Para Donna, Dong y Carrie
Steve y Greg
CONTENIDO

Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xvii
l. La ley de la política ambiental nacional y su aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Terminolq_gía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Inventario ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
Evaluación de impacto ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
Características de la Ley Nacional de la Política Ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . 4
Las directrices del Consejo de Calidad Ambiental ( 197 1 y 1973) . . . . . . . . . . . . 6
Reglamentos del Consejo de Calidad Ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
El screening en el proceso de EIA ..... . ...... . ... . . ... . : . . . . . . . . . . . . . . 24
Clasificaciones en categorías . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Estudio preliminar para determinar si los impactos son significativos . . . . . . 26
El papel de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos . . . . . . . . . . 32
Resumen de información estadística sobre los estudios de impacto . . . . . . . . . . . 34
Leyes estatales de política ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
La EIA a nivel internacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
La utilidad del proceso de EIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Ampliación del ámbito de la EIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Ámbito reducido de la EIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

2. Planificación y gestión de los estudios de impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47


Planteamiento conceptual para los estudios de impacto ambiental . . . . . . . . . . . . 47
Desarrollo de la propuesta : ....................... ·. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Formación del equipo interdisciplinar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Selección y obligaciones de l director del equipo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
Gestión general de l estudio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
Control fiscal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

3. Métodos simples de identificación de impacto: matrices, diagramas de redes


y listas de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Información de partida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Metodologías de matrices interactivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Matrices simples . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Matrices en etapas,. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

vii
viii CONTENIDO

Desarrollo de una matriz simple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94


Otros tipos de matrices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Resumen de las observacioñes sobre las matrices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
Métodos de diagramas de redes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
Métodos de listas de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
listas de conÚol simples . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
listas de control descriptivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
Resumen de observaciones sobre las listas de control simples y descriptivas . 118
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119

4. Descripción del emplazamiento ambiental (entorno afectado) . . . . . . . . . . . . f23


Marco conceptual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
Lista inicial de factores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
Directivas o reglamentos de las agencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . 125
Conocimiento profesional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127
Revisión de ELSs . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . • . . . . . . . . . . . . 133
Metodologías de evaluación del impacto ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Proceso de selección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
Visitas al emplazamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Debates del equipo interdisciplinar. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138
Scoping . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Cuestiones de criterio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140
Juicio profesional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
Proceso de selección de documentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141
Cuestiones y asuntos especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 145
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

5. Índices e indicadores ambientales que describen el medio afectado . . . . . . . . 149


Información de partida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 150
Índice ambiental del medio: calidad del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152
Índice ambiental del medio: calidad del agua .............. . . ........ ·: . . . 154
Índice ambiental del medio: ruido ...... ..... .......... . .. ..... . ·. . . . . . 162
Índice ambiental del medio: sensibilidad y diversidad ecológica . . . . . . . . . . . . . 162
Índice ambiental del medio: recursos arqueológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Índice ambiental del medio: calidad visual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Índice ambiental del medio: calidad de vida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 166
Desarrollo de índices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173

6. Predicción y evaluación de impactos sobre el medio ambiente atmosférico . 177


Información básica sobre los criterios de calidad del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 177
Contaminación del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 178
Fuentes de contaminantes atmosféricos ...................... . ... ·. . . . 179
Efectos de lo.r contaminantes atmosféricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 179
Herramientas de legislación y reglamentaciones federales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
CONTENIDO ix

Planteamiento conceptual para contemplar los impactos sobre el medio ambiente


atmosférico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Etapa 1: Identificación de los tipos y cantidades de contaminantes atmosféricos y
sus impactos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 189
Etapa 2: Descripción de las condiciones de calidad del aire existentes . . . . . . . . 195
Recopilación de información sobre la calidad del aire. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
Obtención o desarrollo de un inventario de emisiones ....... ...·. . . . . . . . . 197
Resumen de datos meteorológicos clave . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200
Control de referencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 208"
Etapa 3: Obtención de información relevante sobre los estándares y
reglamentaciones de calidad del aire . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
Etapa 4: Predicción de impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
Planteamientos de balances de masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
Planteamientos de modelos de caja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1O
Planteamientos para modelizar la dispersión de cal,idad del aire .... ·.... . . 2 12
Otras consideraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 1
Etapa 5: Evaluación del significado del impacto.... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
Etapa 6: Identificación e incorporación de medidas correctoras . . . . . . . . . . . . . . 223
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 225
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226

7. Predicción y evaluación de impactos en las aguas superficiales . . . . . . . . . . . 231


Información básica sobre cantidad y calidad de las aguas superficiales . . . . . . . . 232
Hidrología de las aguas superficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 232
Parámetros de calidad de las aguas supe,ficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
Herramientas de legislación federal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 240
Estándares de calidad de agua y planificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 1
Licencias o permisos de vertido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
Limitaciones de los efluentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 247
Planteamiento conceptual para estudiar los impactos ambientales sobre las aguas
superficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
Etapa 1: Identificación de los impactos de cantidad o calidad de las aguas.·
superficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 249
Etapa 2: Descripción de las condiciones existentes en las aguas superficiales . . . 260
Recopilación de ·información sobre cantidad y calidad del agua . . . . . . . . . . . 260
Identificación de problemas de contaminación extraordinarios· . . . . . . . . . . . . 26 1
Puntos principales de información climatológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
Control de la línea de base . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 263
Resumen de las fuentes de contaminación y usos del agua . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Etapa 3: Obtención de información relevante sobre los estándares de calidad
de las aguas superficiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
Etapa 4: Predicción de impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
Planteamientos de balance de masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
Planteamientos de modelos matemáticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
Planteamientos de modelización de ecosistemas acúaticos . . . . . . . . . . . . . . . 283
Otras consideraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
Etapa 5: Evaluación del significado de los impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 289
Etapa 6: Identificación e incorporación de medidas correctoras . . . . . . . . . . . . . . 290
Resumen ........ . ......... ... . . .... . ...... ... . : . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 294
X CONTENIDO

8. Predicción y evaluación de impactos en el suelo y aguas subterráneas 301


Información general sobre el medio ambiente del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
Información básica sobre cantidad y calidad de aguas subterráneas . . . . . . . . . . . 306
Herramientas de legislación federal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
Importancia del medio ambiente del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
Importancia del agua subterránea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 321
Planteamiento conceptual para estudiar los impactos ambientales sobre el suelo
y aguas subterráneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
Etapa 1: Identificación de los impactos sobre la cantidad y calidad del suelo y/o
aguas subterráneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
Impactos sobre la cantidad y calidad del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
Impactos sobre la cantidad y calidad de las aguas subterráneas . . . . . . . . . . . 333
Etapa 2: Descripción de los recursos del suelo y/o aguas subterráneas existentes . 335
Características del suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
Cantidad y calidad del agua subterránea ....... : . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 337
Problemas extraordinarios del suelo y agua subterránea ... .' . . . . . . . . . . . . . 340
Fuentes de contaminación y usuarios del agua subterránea . . . . . . . . . . . . . . 341
Etapa 3: Obtención de información relevante sobre los estándares de cantidad y
calidad del suelo y/o agua subterránea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
Etapa 4: Predicción de impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
Planteamientos cualitativos: impactos sobre el suelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
Planteamientos cualitativos: impactos sobre el agua subterránea . . . . . . . . . . 344
Planteamientos cuantitativos simples: impactos sobre el suelo . . . . . . . . . . . . 346
Planteamientos cuantitativos simples: impactos sobre el agua subterránea . . 348
Impactos de la fase de construcción sobre el agua subterránea . . . . . . . . . . . . 348
Planteamientos sobre la selección del emplazamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
Métodos de los índices para analizar la vulnerabilidad de las fuentes y/o del
medio ambiente .............. . : . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
Planteamientos para la modelización del transporte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 358
Etapa 5: Evaluación del significado del impacto.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 360
Etapa 6: Identificación e incorporación de medidas correctoras . . . . . . . . . . . . . . 36 1
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363

9. Predicción y evaluación de impactos sonoros en el tiempo . . . . . . . . . . . . . . . 369


Información básica sobre el ruido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 370
Legislación y directivas federales básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
Criterios generales del ruido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 375
Niveles de ruido y usos del territorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
Estándares de emisiones de ruido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Límites de exposición al ruido en el trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Zona de uso Compatible de In stalaciones (!CUZ). Programa para instalacio-
nes militares-Caso especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 384
Planteamiento conceptual para considerar los impactos del medio sonoro . . . . . . 386
Etapa 1: Identificación de impactos sonoros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 386
Etapa 2: Descripción de las condiciones del medio sonoro existentes . . . . . . . . . 390
Etapa 3: Obtención de los estándares de ruido y/o directivas importantes . . . . . . 394
Etapa 4: Predicción del impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
Modelos simples de atenuación del ruido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 394
Modelos sencillos para clases de fuentes específicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 395
CONTENIDO xi

Modelos matemáticos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400


Etapa 5: Evaluación de la importancia del impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 402
Ejemplo de proyecto de autopista . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 403
Ejemplo de estudio /CUZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
Otras consideraciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 406
Etapa 6: Identificación y aplicación de medidas de atenuación . . . . . . . . . . . . . . 407
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 11
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 412

10. Predicción y evaluación de impactos sobre el medio biótico . . . . . . . . . . . . . . 415


Información básica sobre sistemas bióticos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416
Legislación federal básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422
Enmiendas al Acta de Especies en Peligro de 1978 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422
Legislación relativa a zonas húmedas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
Otra legislación rélacionada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
Planteamiento conceptual para considerar los impactos ecológicos . . . . . . . . . . . 427
Etapa 1: Identificación de impactos ecológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428
Etapa 2: Descripción de las condicione bióticas existentes en el medio . . . . . . . . 429
Identificación de prácticas de gestión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
Definición de sucesión ecológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
Identificación de especies en peligro o amenazadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439
Concepto de zonas húmedas. Un hábitat especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445
Etapa 3: Obtención de la legislación y reglamentos pertinentes . . . . . . . . . . . . . . 453
Etapa 4: Predicción del impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 453
Métodos cualitativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
Métodos basados en el hábitat o planteamientos de modelos . . . . . . . . . . . . . . 454
Métodos de modelos físicos....................... .. ............... 456
Consideraciones sobre la biodiversidad y el desarrollo sostenible . . . . . . . . . 457
Etapa 5: Evaluación de la importancia del impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
Etapa 6: Identificación e incorporación de medidas de corrección . . . . . . . . . . . . 462
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466

11. Métodos básicos en el hábitat para la predicción y evaluación del impacto


biótico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
Sistema de valoración del hábitat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
Procedimiento de valoración del hábitat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 1
Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485
Aplicabilidad del modelo del HSI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486
Descripción del modelo HSI .. ..... . . . .... ·-• . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486
Modelo del HS/ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 488
Cuestiones generales relacionadas con los métodos de HEP . . . . . . . . . . . . . . . . 498
Optimización del uso del H EP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 499
Utilización del HEP en la evaluación del daño a los recursos naturales . . . . . 500
Otros métodos basados en el hábitat . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 500
Comparación de cuatro métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
Bancos de corrección: una consecuencia del HEP y HES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 19
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
xii CONTENIDO

12. Predicción y evaluación de impactos en el medio ambiente cultural


(Histórico y arqueológico) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523

Información preliminar sobre recursos culturales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 524


Leyes, reglamentos y órdenes ejecutivas federales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 526
Ley de Antigüedades de 1906 (P l. 59-209). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 526
Ley de Edificios y Lugares Históricos y Antigüedades de 1935 (P l. 74-292) . 527
Ley de Patrimonio Nacional de 1949 ( P. l. 81-408) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 528
Ley de Recuperación de Restos en Terrenos Inundados por Embalses de 1960
(P l. 86-523) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 528
Ley Nacional de Conservación Histórica de 1966 (P. L. 89-665).... . . . . . . . 528
Orden Ejecutiva 11593 de 1971: Protección y Valorización del Medio Ambiente
Cultural ... . ...... .. .........· . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 529
Ley de Conservación H1Stórica y Arqueológica de 1974 (P. l. 93-291) . . . . . . 529
Ley de Libertad Religiosa de los Indios Americanos de 1978 (P. l. 95-341) . . 530
Ley de Protección de los Recursos Arqueológicos 1979 (P. L. 96-95) . . . . . . . 531
Enmiendas de 1980 a la Ley Nacional de Conservación Histórica (P. l. 96-515) 534
Ley sobre Restos Abandonados de Naufragios de 1987 (P. L.100-298) . . . . . . 534
Enmiendas de 1988 a la Ley de Protección de los Recursos Arqueológicos
(P. L. 100-555 y 100-588) ..... ·........... ,... .................. . 535
Ley de Repatriación y Protección de Sepulturas Indias de 1990 (P. l. 101-601) . 535
Enmiendas de 1992 a la Ley Nacional de Conservación Histórica (P. L. 102-575). 535
Leyes, reglamentos y órdenes ejecutivas estatales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537
Disposiciones de la Ley Nacional de Conservación Histórica . . . . . . . . . . . . . . . 537
Consejo Asesor de Conservación Histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537
Funcionarios Estatales de Conservación Histórica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537
Disposiciones de la Sección 106 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 537
Criterios para el Catálogo Nacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539
Proceso definido en la Sección 106 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 539
Disposiciones de la Sección 1JO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 542
Etapas básicas en la predicción y evaluación de impactos culturales . . . . . . . . . . 542
Etapa 1: Identificación de los recursos culturales conocidos . . . . . . . . . . . . . . . . 543
Etapa 2: Identificación de los recursos culturales potenciales . . . . . . . . . . . . . . . 544
Tipos de reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 546
Los trabajos de campo en los reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 547
lnf arme del reconocimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 548
Excavaciones voluntarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54&
Etapa 3: Determinación de la importancia de los recursos culturales . . . . . . . . . . 552
Etapa 4: Determinación de impactos sobre los recursos culturales . . . . . . . . . . . . 552
Etapa 5: Selección de la solución adoptada y corrección de impactos . . . . . . . . . 554
Medidas correctoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 556
Consideraciones arqueológicas en la selección de itinerarios . . . . . . . . . . . . . 557
Planes de gestión y conservación de bienes históricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 559
Etapa 6: Procedimientos aplicables a los hallazgos realizados en la fase
de construcción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 560
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 561
CONTENIDO xiii

13. Predicción y evaluación de impactos visuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 563


Definiciones y conceptos básicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 563
Legislación relacionada con los recursos estéticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 566
Etapa 1: Definición de los tipos de impactos visuales posibles . . . . . . . . . . . . . . 568
Etapa 2: Descripción de los recursos visuales previos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 570
Etapa 3: Recogida de información instituc ional relevante . . . . . . . . . . . . . . . . . . 576
Etapa 4: Predicción de impac tos sobre los recursos visuales . . . . . . . . . . . . . . . . 576
Metodologías <fe puntuación simple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 577
Metodologías de puntuaci'ón sistemática de los recursos visuales previos y
de predicción y evaluación de impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 581
Sistema de gestión visual del Servicio Forestal de los Estados Unidos . . . . . . 583
Metodologías de evaluación de los recursos visuales del Cuerpo de Ingenieros
del Ejército de los Estados Unidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 588
Estudios de caso de métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 589
Etapa 5: Evaluación de la gravedad de los impactos previstos . . . . . . . . . . . . . . . 596
Etapa 6: Identificación e incorporación de las medidas correctoras . . . . . . . . . . . 596
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 599
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 599

14. Previsión y evaluación de impactos en el medio ambiente . . . . . . . . . . . . . . . . 603

Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 604
Planteamiento para abordar los impactos socioeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . 609
Etapa 1: Identificación de los impactos socioeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 O
Etapa 2: Descripción de las condiciones socioeconómicas existentes . . . . . . . . . 6 13
Etapa 4: Previsión de impactos socioecorlómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 14
Etapa 5: Evaluación de impactos socioeconómicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 622
Aplicación de los criterios de identificación de impactos . . . . . . . . . . . . . . . . . 623
Consideración de los criterios e índices de calidad adecuados . . . . . . . . . . . . 625
Comparación con medias espaciales o temporales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 626
Criterio de valoración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 627
Impactos en los servicios educativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 627
Etapa l : Identificación de los posibles impactos sobre el sistema educativo . . . . 628
Etapa 2: Descripción de la situación actual del sistema educativo . . . . . . . . . . . . 628
Etapas 3 y 4: Adopción de los índices adecuados y previsión de impactos . . . . . 628
Etapa 5: Evaluación de los impactos previstos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 630
Etapa 6: Identificación e incorporación de las medidas correctoras . . . . . . . . . . . 634
Impactos sobre el sistema de transporte y el tráfico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 635
Etapa 1: Identificación de los posibles impactos sobre el tráfico y el sistema
de transporte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 635
Etapa 2: Documentación de la situación en el tráfico existente . . . . . . . . . . . . . . 635
Etapa 3: Obtención de los índices y criterios adecuados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 636
Etapas 4 y 5: Previsión de los impactos sobre el tráfico y el sistema de
transporte y evaluación de la importancia de los mismos . . . . . . . . . . . . . . . . 637
Etapa 6: Identificación de los impactos sobre el transporte y el sistema de
transporte e incorporación de las medidas correctoras , . . . . . . . . . . . . . . . . . 642
Impactos en la salud pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 644
Fase de Consultas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 646
Análisis de la información oficial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 647
xiv CONTENIDO

Descripción del proyecto y del medio ambiente afectado . . . . . . . . . . . . . . . . . 647


Identificación de los posibles impactos sobre la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 648
Previsión de impactos sobre la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 649
Evaluación de impactos sobre la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 650
Identificación y valoración de las medidas correctoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . 652
Selección de la solución adoptada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
Programa de vigilancia de los impactos sobre la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . 653
Preparación de la documentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 655
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 655
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 656

15. Métodos de decisión para la evaluación de alternativas . . . . . . . . . . . . . . . . . 659


Base conceptual del análisis de compensaciones o de trade-offs . . . . . . . . . . . . . 660
Ponderación de la importancia de los factores de decisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . 664
Medición con escala, puntuación o jerarquización de alternativas . . . . . . . . . . . . 675
Desarrollo de una matriz de decisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 682
Ejemplos de listas de control que se usan en la toma de decisiones . . . . . . . . . . . 686
Estudios de caso comparados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 699
Tendencias.actuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 702
Resumen de obsérvaciones sobre las listas de control enfocadas a la toma
de decisiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . 704
Elección de metodología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 706
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 708
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 708

16. Participación pública en la toma de decisiones ambiental ............... . 711


Definiciones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 11
Requisitos legales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 712
Ventajas y desventajas de la participación pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 712
La participación pública en el proceso de evaluación de impacto ambiental . . . . 7 13
Niveles de participación pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 15
Problemas inherentes a la planificación de programas de participación pública . 7 17
Observaciones y principios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 18
Objetivos de la participación pública ·. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 19
Identificación del público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
Reconocimiento del tipo de público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 723
Enfoque pragmático en la identificación del público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 725
Técnicas para la comunicación con los tipos de público seleccionados . . . . . 729
Selección de técnicas de participación pública .. .. ...... -. . . . . . . . . . . . . . . . . 729
Clasificación de técnicas de acuerdo a su función . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 729
Técnicas de clasificación de acuerdo a las características de comunicación y
al potenciat de alcanzar los objetivos establecidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 732
Técnicas adicionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 737
Técnicas de gestión de conflictos y resolución de disputas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 737
Causas del conflicto ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 738
Ejemplos de técnicas utilizadas en la resolución de conflictos . . . . . . . . . . . . . 739
Requisitos para la utilización de las técnicas de resolución de conflictos . . . . 740
Reuniones de .las partes en conflicto .............. . ......... ·. . . . . . . . . 742
Lecciones aprendidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 743
CONTENIDO XV

Consideraciones prácticas para llevar a cabo un programa de participación


pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 745
Incorporación de los resultados e n la toma de decisiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 747
La comunicación oral en los estudios de impacto ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . 747
Diversidad de audiencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 748
Planificación de las presentaciones orales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 749
Utilización de ayuda visual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 750
Ejercicio de presentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 750
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 1
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 1

17. Preparación de la documentación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 755


Fase de planificación inicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 756
Fase de planificación detallada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 758
Fase de redacción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 764
Organi-(,ación de la información básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 764
Inicio de la redacción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 764
Utilización de técnicas de representación gráfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 766
Utilización de sistemas de referenciación y numeración . . . . . . . . . . . . . . . . . 768
Coordinación del equipo de redacción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 768
Utilización de listas recordatorio de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 769
Resumen .......... . ..... . .......... . : . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 769
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 1

18. Vigilancia ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 773


Antecedentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 774
Aplicaciones del programa de vigilancia ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 776
Ejemplos del control ambiental . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 779
Consideraciones de planificación en un programa de vigilancia . . . . . . . . . . . . . 782
Directrices y políticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 788
Resumen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 790
Bibliografía ..... , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 1

Apéndice l. El procedimiento de la EIA en España 796


José Vicente López Álvarez

Apéndice 2. Técnicas y realizaciones de EIA en España 815


Ignacio Español Echaniz

Índice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 835
r

PROLOGO

Se considera que la Ley de la Política Ambiental Nacional (NEPA 1) de los Estados


Unidos es la norma básica que ha inspirado el proceso de evaluación de impacto am-
biental (EIA) en los cerca de 100 países que han adoptado legislación de EIA. Ade-
más, las exigencias de EIA que piden los organismos públicos y las entidades finan-
cieras .se basan en los principios recogidos en la NEPA. La NEPA exige que se
considere el impacto ambiental en la planificación de proyectos y también en la eva-
luación económica y técnica clásica (de ingeniería) de estas actuaciones. El mecanis-
mo que pone en marcha este sistema según la NEPA es la obligación de elaborar es-
tudios de impacto ambiental que describan las consecuencias ambientales de las
principales actuaciones que afecten significativamente a la calidad del medio am-
biente humano. Se han elaborado más de 2 1.000 estudios de impacto ambiental en
los Estados Unidos desde la fecha de entrada en vigor de la NEPA ( 1 enero 1970) y
se prevé que en el futuro se elaborarán muchos más. Además, con la aplicación de
los reglamentos desan-ollados en 1979 por el Consejo de Calidad Ambiental (CEQ2)
se ha definido la frontera entre los estudios de impacto y las evaluaciones ambienta-
les (EA). Las EA son documentos que se utilizan para saber si se necesita la elabora-
ción de un EIA para una determinada actuación. Se calcula que cada año se elaboran
entre 30.000 y 50.000 EAs en los Estados Unidos.
Este libro es el resultado de una revisión completa de la edición de 1977 del mis-
mo autor. El autor contempla el proceso de EIA que culmina en una EA o en un estu-
dio de impacto. Estos .estudios se componen de seis elementos: base, identificación
de impactos, descripción del ambiente afectado, predicción y evaluación de impac-
tos, selección de la actuación propuesta y documentación de acuerdo a determinadas
directrices. Este texto se organiza según dichos compone ntes: Los Capítulos l y 2 re-
cogen las exigencias básicas y el marco del proceso, incluyendo la revisión de las
exigencias legales y la información sobre estudios de impacto de planificación.
El Capítulo 3 ilustra las matrices, diagramas de redes y listas de control descrip-
tivas para la identificación de impactos potenciales de las actividades o proyectos
que se propongan. Los Capítulos 4 y 5 tratan sobre la descripción del medio ambien-
te afectado, el Capítulo 5 se centra en el uso de indicadores ambientales. Los Capítu-
los 6 a 14 desan-ollan los pasos necesarios para la predicción y evaluación del medio
físico-químico (aire, agua superficial, suelo y acuíferos, y ruido), del medio biótico

1
National Environmental Policy Act.
2
Council on Environme11ta/ Quality.

xvii
xviii PRÓLOGO

(biocenosis y biotopos), del medio cultural (recursos históricos y/o arqueológicos y


vis uales) y del medio socioeconómico, en ese orden. Los contenidos de cada uno de
estos capítulos sobre las áreas sustantivas del medio se estructuran según las etapas
que sean necesarias para tratar los impactos de las actividades o proyectos propues-
tos. El Capítulo 15 presenta varios métodos de evaluación de impacto que pueden
utilizarse en la evaluación de alternativas y e n la selección de las actuaciones pro-
puestas, con especial énfasis en e l uso de listas de control para la toma de decisiones
multicriterio. El Capítulo 16 describe la participación pública en el proceso de EIA.,
especialmente en relación a la selección de la actuación propuesta. El Capítulo 17
expone las consideraciones que han de tenerse en cuenta en la redacción de estudios
de impacto ambiental y, concisamente, se mencionan los principios básicos de la re-
dacción técnica. Finalmente, e l Capítulo 18 presenta información sobre el uso de la
vig ilancia en el proceso de EIA, incluyendo e l seguimiento básico y la vigilancia tras
el estudio de impacto. Se centra en e l uso de la información que proporciona la vigi-
lancia en la documentación de impacto y en la gestión de obra. Finalmente, en e l Ca-
pítuto 19 se aborda la problemática de la aplicación del procedimiento de EIA en un
Estado de Autonomías, inmerso a su vez en una un ión de varios países que intentan
armoni zar sus normas ambientales.
Este libro se plantea para su uso en cursos de postgrado o de grado que traten el
proceso de EIA. Puede ser utilizado como un manual de referencia para profesiona-
les. La orientac ión básica del texto es para graduados en ciencias e ingeniería, aun-
que profesionales de otros campos, como la planificación o la geo'grafía, también
pueden manejar este texto. La informac ión de este libro es válida para exposiciones
en clase y para ilustrar la práctica de la EIA.
Obsérvese que este libro responde básicamente a la práctica de la EIA en Estados
Unidos, con un especial énfasis en la NEPA y las principales leyes ambientales. Pue-
de utilizarse en otros países mediante la sustitución de la información relacionada
con la legislac ión de EIA y las princ ipales leyes ambientales del país del lector.
Es importante observar que e l proceso de EIA debería ser considerado como par-
te de las tareas de la planificación; no debe ser visto como una consideración poste-
rior que se lleva a cabo para satisfacer las exigencias ambientales reglamentarias una
vez que se han asumido las decisiones clave de la actuación o proyecto propuestos.
La utilización óptima de un proceso de EIA es la que radica en e l establecimiento de
la necesidad de un proyecto o actuación y en e l diseño de opciones alternativas que
satisfagan esa necesidad. La aplicación básica del proceso de EIA se ha centrado
hasta la fecha en proyectos/actuaciones propuestas. En la actualidad se está haciendo
énfasis en la aplicación del proceso de EIA a políticas, planes y programas, lo que se
conoce como «evaluación ambie nta l programática (o estratégica)».
Con un alcance más conc reto, los principios del proceso de EIA pueden aplicar-
se también en e l contexto del proceso de obtenc ión de licencias o permisos relacio-
nados con el agua o la calidad del aire, o en otras actividades como la eliminación de
residuos o la gestión ambiental. Por eje mplo, la solicitud de un permiso de calidad
del aire incluye un estudio de impacto sobre las implicaciones que para la calidad del
aire tiene la actuación o proyecto propuesto.
Este libro se ha confeccionado a pa11ir de la experiencia desarrollada por e l autor
desde la edición inic ial de 1977. Esta experie ncia incluye la docenc ia en cursos uni -
PRÓLOGO xix

versitarios y cursos monográficos de EIA, la dirección de proyectos de investigación


relacionados con metodologías específicas o componentes. del proceso y la elabora-
ción de evaluaciones ambientales o estudios de impacto ambiental de actuaciones y
proyectos propuestos.
Este libro no pretende abarcar todos los posibles aspectos del proceso de EIA.
De hecho, hay temas específicos que no se tratan aquí, como, por ejemplo, los im-
pactos por vibración o los efectos ambientales potenciales de la radiación electro-
magnética. La EJA es un campo muy dinámico del conocimiento, es por eso que pa-
ra utilizar adecuadamente este texto hay que considerarlo como un manual de
referencia que corresponde con un momento preciso del tiempo y que debe comple-
tarse con la información adicional que surja asociada a las distintas técnicas según
éstas vayan estando a disposición del lector. Las siguientes observaciones claves son
resultado de la elaboración de este texto:

1. Existe una enorme cantidad de información disponible que trata sobre los dis-
tintos aspectos del proceso de EIA.
2. Para el proceso de EIA es fundamental mantener un planteamiento científico
de la identificación, cuantificación y evaluación .
3. Existen muchos instrumentos y técnicas que se han desarrollado para que se
utilicen en el proceso de EIA, tales como las consultas, las listas de control,
las matrices, los modelos cualitativos y cuantitativos, las revisiones de publi-
caciones y los distintos sistemas de ayuda a la toma de decisiones.
4. Aunque el proceso de EIA puede llegar a ser técnicamente muy complejo, se
aceptan como adecuados los planteamientos de base científica consistente en
la aplicación simple y directa de los instrumentos y técnicas disponibles.

La documentación tiene un papel clave en el proceso de EIA. Las presentaciones


verbales y escritas o los datos de un seguimiento ambiental forman parte de esta do-
cumentación.
El autor desea expresar su gratitud a un grupo de personas que han participado
directa e indirectamente én la recopilación y coordinación de la información necesa-
ria para este libro. Entre estas personas se encuentran antiguos alumnos como los
doctores Carlota Arquiaga, Sam Atkinson, Robert Knox, Mohammed Lahlou, Gary
Miller, George Sammy y Robert Westcott; así como Geoff Canty, Stephen Kukoy y
Wylan Weems. Estos estudiantes han dirigido o participado en varios proyectos de
investigación relacionados con la EIA como parte de su formación de posgrado.
Se agradece el apoyo y ayuda de los colegas de la Universidad de Oklahoma, los
doctores Loren Hill, Robert Knox, Paul Risser, James Robertson, David Sabatini y
Leale Streebin, y el catedrático George Reid. El autor se ha -beneficiado de dar clase
en cursos cortos de EIA en la Universidad de Alabama en Huntsville. En consecuen-
cia, se agradece a Greg Coz, Charles Rumford y Linda Berry su colaboración conti-
nuada en la planificación y dirección de los cursos cortos de EIA.
Numerosos colegas de los Estados Unidos han contribuido indirectamente a este
libro, este es el caso de los doctores John Belshe, Jerome Delli Prisei:oli, Larry Leis-
tritz, Jim Mangi, Eugene Stakhiv, Evan Vlachos y Lee Wilson. Además, Ray Clark
de la CEQ; John Fittipaldi, del Laboratorio de Investigación de Ingeniería de la
XX PRÓLOGO

Construcción del Ejercito de los Estados Unidos, y Car! Townsend, de la Agencia de


Protección Ambiental de los Estados Unidos, región .VI, contribuyeron de diversos
modos al desa1rnllo de este libro.
El autor ha tenido la oportunidad de conocer y de colaborar con numerosos cole-
gas de fuera de los Estados Unidos que trabajan en el área de la EIA. Especialmente
importantes son el catedrático Brian Clark y Sandra Ralston del CEMP de la Univer-
sidad de Aberdeen, así como las oportunidades que han surgido para colaborar con
ellos durante muchos años en la docencia en EIA. Otros colegas, como los doctores
Gordon Beanlands, Maria Berrini, Virginio Bettini, Owen Harrop, Bindu Lohani,
Barry Sadler, N. C. Thanh y Peter Wathem, han contribuido todos a este proceso.
Además, el autor está reconocido a Ron Bisset, Robert Turnbull y Henyk Weitzen-
feld.
De gran importancia para el autor es la actitud positiva y la ayuda de las señoras
Mittie Durham y Ginger Geis, del Instituto de Medio Ambiente y Aguas Subterrá-
neas de la Universidad de Oklahoma, a la hora de mecanografiar y corregir estema-
nuscrito. Su capacidad técnica y su actitud amable han hecho posible este libro.
El autor también expresa su gratitud a la Escuela de Ingeniería de la Universidad
de Oklahoma por su apoyo durante la preparación de este libro. Incluidos en estos
agradecimientos están el doctor Ronald Sack, de la Escuela de Ingeniería Civil y
Ciencia Ambiental, y Billy Crynes, decano de la Escuela de Ingeniería. Finalmente,
el autor agradece a su esposa por el ánimo prestado y el apoyo continuado durante el
proceso de elaboración de este libro de texto.
A McGraw-Hill y al autor les gustaría agradecer a los revisores de este texto por
sus muchos comentarios y sugerencias útiles: Samuel F. Atkinso_n, de la Universidad
de North Texas; Thomas V. Belanger, del Instituto de Tecnología de Florida; Paul
Chan, del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey; Wesley Pipes, de la Universidad
Drexel; Frederick Pohland, del Instituto de Tecnología de Georgia; Frederick G.
Pohland, de la Universidad de Pittsburgh; Evan Vlachos, de la Universidad Estatal
de Colorado, y a Anthony M. Wachinski, de Colorado Springs.

LARRY W. CANTER
SOBRE EL AUTOR

LARRY W. CANTER, P. E., es Presidente del Comité de Hidrogeología de la Com-


pañía Sun, Catedrático de Investigación de George Lynn Cross y Director del Institu-
to de Medio Ambiente e Hidrogeología de la Universidad de Oklahoma en Norman
(Oklahoma). El Doctor Canter recibió su doctorado en ingeniería de la salud am-
biental en la Universidad de Tejas en 1967, su Master en ingeniería sanitaria en la
Universidad de Illinois en 1962 y su licenciatura en ingeniería civil en la Universidad
Vanderbilt en 1961. Antes de incorporarse como académico a la Universidad de
Oklahoma en 1969 era académico en la Universidad de Tulane e ingeniero sanitario
en el Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos. De 197 1 a 1979 fue Director
de la Escuela de Ingeniería Civil y de Ciencias Ambientales de la Universidad de
Oklahoma, y de 1979 a 1992 ha sido Codirector del Centro Nacional de Investiga-
ción Hidrogeológica (un consorcio de la Universidad de Oklahoma, la Universidad
Estatal de Oklahoma y la Universidad Rice).
Las áreas de interés del doctor Canter incluyen la investigación en metodologías
de evaluación de impacto ambiental (EIA), la evaluación de focos de contaminación
del agua subterránea y la protección de acuíferos, tecnologías de recuperación de
suelos y aguas subterráneas y sistemas de ·gestión de la calidad del aire y corrección
del impacto basados en el mercado. En la actualidad dirige proyectos de investiga-
ción sobre evaluación de impactos acumulados y métodos de validación de recursos
hidrogeológicos. En 1982 recibió el Premio de Investigación «Resultados-Académi-
cos Sobresalientes» que concede la Escuela Universitaria de Ingeniería de la Univer-
sidad de Oklahoma y en 1983 recibió el Premio Regent de «Realizaciones Superio-
res en Investigación».
El doctor Canter ha escrito seis libros sobre EIA: entre ellos Environmental lm-
pact Assessment (McGraw-Hill, 1977, primera edición), Handbook of Variables for
Environmental Jmpact Assessment (Ann Arbor Science, 1979) y Environmental Jm-
pacts ofWater Resources Projects (Lewis Publishers, 1985). También es el autor o el
coautor de numerosos capítulos de libros, ponencias de congresos e informes de in-
vestigación sobre el· estudio del impacto ambiental. También ha redactado estudios
de impacto ambiental y evaluaciones ambientales de proyectos, como centrales tér-
micas, gaseoductos y estaciones de compresión, autopistas, estaciones depuradoras
de aguas residuales, plantas industriales y presas de laminación de avenidas.
El doctor Canter trabajó en la Junta de Asesores Ambientales del Cuerpo de In-
genieros del Ejército de los Estados Unidos de 1983 a 1989. Desde "1979 ha imparti-
do clases todos los áños en un curso intensivo sobre EIA para el Cuerpo de Ingenie-

xxi
xxii SOBRE EL AUTOR

ros. Ha presentado cursos breves o trabajado como asesor de EIA para varios orga-
nismos públicos de los Estados Unidos, instituciones en Argentina, Brasil, Colom-
bia, Francia, Alemania, Grecia, Hong Kong, Italia, Kuwait, Méjico, los Países Bajos,
Panamá, República Popular China, Perú, Arabia Saudita, Escocia, Suecia, Tailandia,
Turquía y Venezuela. Finalmente, es miembro del Grupo Consultivo de Expertos de
Evaluación de Impacto Ambiental del Programa de Medio Ambiente de las Nacio-
nes Unidas en Nairobi (Kenya).
SIGLAS

Acta de Protección, Investigación y Refugio Marino: Marine Protection, Research


and Sanctuaries Act.
Acta de Respuesta, Indemnización y Responsabilidad del Medio Ambiente Global
(Superfondo): Comprehensive Environmental Response, Compensation and Lia-
bility Act (Superfund).
Acta de Seguridad Alimenticia: Food Security Act.
Acta Federal de Energía: Federal Power Act.
Acta Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas: Federal lnsecticide, Fungi-
cide and Rodenticide Act.
Administración Nacional de Atmósfera y Océanos: National Oceanic and Atmos-
pheric Administration.
Agencia de Protección Ambiental: Environmental Protection Agency.
Centro de Control y Conservación Mundial: World Conservation Monitoring Centre.
Centro Nacional de Biodiversidad: National Biodiversity Center.
(CFWISs) Programas informáticos de peces y fauna: Computeri zed Fish and Wildli-
fe Information Systems.
Código de Reglamentos Federales de los EEUU: US Code of Federal Regulations.
Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo: World Commission on En-
vironment and Development.
Comité de Especies en Peligro: Endangered Species Committee.
Comité de lnteragencia Federal para las ·zonas Húmedas.: Federal Interagency Com-
mittee for Wetlands Deliniation.
Congreso de los EEUU: US Congress.
Conservación de la Naturaleza: Nature Conservancy.
Consejo de Calidad: Council on Enviroomental Quality.
Corte Suprema de los Estados Unidos: Supreme Court of the United States.
Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EEUU: US Army Corps of Engineers.
(CZMA) Acta de Gestión de Zonas Costeras: Coastal Zone Management Act.
Departamento de Comercio de los EEUU: Department of Commerce.
Departamento de Interior de los EEUU: US Department of the Interior.
Enmiendas al Acta de Protección del Águila BALO: Bald Eagle and Golden Eagle
Protection Act Amer¡dments.

xxiii
xxiv SIGLAS

Enmiendas al Acta de Protección de los Mamíferos Marinos: Marine Mammal Pro-


tection Act Amendments.
Enmiendas al Acta del Tratado de Aves Migratorias: Migratory Bird Treaty Act
Amendments.
(ESA) Enmiendas al Acta de Especies en Peligro: Endangered Species Act Amend-
ments.
(ESIS) Sistema de Información de Especies en Peligro: Endangered Species Infor-
mation System.
(FWS) Servicio de Peces y Fauna de los EEUU: US Fish and Wildlife Service.
(HEP) Procedimiento de valoración del hábitat: Habitat Evaluation Procedure.
(HES) Sistema de valoración del hábitat: Habitat Evaluation System.
Inspección Geológica: Geological Survey.
(NMFS) Servicio Nacional de Pesca Marina: National Marine Fisheries' Service.
(NRMPs) Planes de gestión de recursos naturales: Natural Resources Management
Plans.
Oficina de Contabilidad General de los EEUU: US General Accounting Office,
1991.
Oficina de Evaluación Tecnológica: Office of Technology Assessment.
Oficina de Gestión del Suelo: Bureau of Land Management.
Plan de Gestión de las Aves Acuáticas de Canadá y de los Estados Unidos: US Cana-
dian North American Waterfowl Management Plan.
Servicio Agrícola de Estabilización y Conservación: Agric ultural Stabilization and
Conservation Service.
Servicio de Conservación del Suelo: Soil -Conservation Service.
Servicio Forestal de los EEUU: US Forestal Service.
Servicio Nacional de Pesca Marina: National Marine Fisheries Service.
Sistema de Recursos de las Barreras Costeras: Coastal Barrier Resource System.
(SMCRA) Acta de Control y Reclamación de Minería a Cielo Abierto: Surface Mi-
ning Control and Reclamation Act.
(WET) Valoración Técnica de la Zona Húmeda: Wetland Evaluation Techniqtie.
Capítulo 1
LA LEY DE LA POLÍTICA
AMBIENTAL NACIONAL
Y SU APLICACIÓN

Las dos últimas décadas se han caracterizado por la promulgación de leyes federales
básicas sobre medio ambiente, tales como la legislación específica sobre control de
la contaminación atmosférica y del agua, la gestión de residuos sólidos y peligrosos,
la protección de recursos y la recuperación de suelo y acuíferos. Quizás, la norma
más importante haya sido la Ley de la Política Ambiental Nacional de 1969 (Natio-
nal Environmental Policy Act, NEPA ) que se hizo efectiva el 1 de enero de 1970. Es-
ta ley fue la primera que se firmó en los años setenta, señalando así la importancia
que el medio ambiente habría de tener en dicha década (Kreith, 1973). En los Esta-
dos Unidos se le ha llegado a conocer como la Carta Magna del medio ambiente
(CEQ, 1993a). Lo esencial en esta ley, así como en las sucesivas órdenes ejecutivas,
directrices y reglamentos del Consejo de· Calidad Ambiental (CEQ 1) y en los nume-
rosos procedimientos y reglamentos de las agencias federales que de ella derivan es
garantizar que el proceso de toma de decisiones sea equilibrado en lo qúe respecta al
medio ambiente y a su interés público. La planificación de actuaciones y su proceso
de toma de decisiones deben incluir la consideración integrada de los factores técni-
cos, económicos, ambientales y sociales, así como otros de índole diversa. A las más
importantes de estas consideraciones se las conoce como las tres vocales I, E y A
(ingeniería o técnica, economía y ambiente). Antes de la NEPA los factores técnicos
y económicos dominaban el proceso de toma de decisiones.

TERMINOLOGÍA

Paralelamente al proceso de cumplimiento de las exigencias de la NEPA ha ido sur-


giendo una terminología especializada. Tres de los términos más importantes son
«inventario ambiental», «evaluación de impacto ambiental» y «estudio de impacto
ambiental»; este último será descrito en un apartado propio.

1
Coundl 011 Environmental Quality.

1
2 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AM BIENTAL

Inventario ambiental

«Inventario ambiental» es una descripción completa del medio tal y como es en un


área donde se plantea ubicar una determinada actuación. El inventario se estructura a
partir de una lista de control de parámetros de los medios físico-químico, biológico,
cultural y socioeconómico. El «medio físico-químico» incluye ár~as principales co-
mo son los suelos, la geología, la topografía, los recursos hídricos superficiales y
subterráneos, la calidad del agua, la calidad del aire y la climatología. El «medio bió-
tico» se refiere a la flora y fauna de un área, incluyendo las especies existentes. Debe
hac~rse referencia específica a cualquier especie animal o vegetal amenazada o en
peligro de extinción. Deben indicarse también aspectos biológicos globales como la
diversidad de especies y la estabilidad del ecosistema general. Los elementos del
«medio cultural» incluyen los lugares arqueológicos e históricos y los recursos esté-
ticos, tales como la calidad visual. El «medio socioeconómico» se refiere a un abani-
co de aspectos relacionados con el ser humano y el medio, entre los que se incluyen
las tendencias demográficas y la distribución de población, los indicadores económi-
cos del bienestar humano, los sistemas educativos, las redes de transportes y otras in-
fraestructuras, como el abastecimiento de agua, el saneamiento y la gestión de resi-
duos sólidos; servicios públicos como la policía, la protección contra incendios, las
instalaciones médicas y otros muchos. Los medios físico-químico y biológico pue-
den denominarse «medio natural» o «medio biofísico», mientras que los medios cul-
tural y socioeconómico representa el «medio humano».
Los posibles impactos de proyectos, planes, programas o políticas sobre la salud
deben considerarse también en e l proceso de toma de decisiones. Debido a la impor-
tancia de estos aspectos, particularmente en los países en vías de desarrollo, se ha
propuesto (OMS, 1987) un proceso de evaluación de impactos sobre la salud y el
medio ambiente (EISA). Para ciertos tipos de proyectos como centrales nucleares,
puede ser necesario considerar el impacto psicológico sobre los residentes próximos
(«Can Change Damage Your Mental Hea/th», Nature, 1982).
Los estudios de impacto ambiental realizados al principio de los setenta hicieron
énfas is en los medios físico-químico y biótico; sin embargo, se fue prestando cada
vez más atención a los medios cultural y socioeconómico al ir discurriendo la déca-
da. Ello fue debido al énfasis que sobre los impactos indirectos hicieron las directri-
ces de la NEPA promulgadas en 1973 por el Consejo de Calidad Ambiental. El inte-
rés por los riesgos para la salud y ecológicos es creciente, esperándose que esta
tendencia se acentúe a ún más en el futuro.
El inventario ambiental sirve como base para evaluar los impactos potenciales de
una actuación propuesta, tanto los de carácter beneficioso como perjudicial. Se in-
cluye en un estudio de impacto ambiental e n la sección denominada «estudio del.me-
dio físico» o «situación preoperacional». El desaITollo del inventario representa el
primer paso en el proceso de evaluación de impacto ambiental.

Evaluación de impacto ambiental

La «Evaluación de Impacto Ambiental» (EIA) puede definirse como la identifica-


ción y valoración de los impactos (efectos) potenciales de proyectos, planes, progra-
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 3

mas o acciones normativas relativos a los componentes físico-químicos, bióticos,


culturales y socioeconómicos del entorno. El propósito principal del proceso de EIA,
también llamado «proceso NEPA», es animar a que se considere el medio ambiente
en la planificación y en la toma de decisiones para, en definitiva, acabar definiendo
actuaciones que sean más compatibles con el medio ambiente. Como ejemplo de la
incorporación de aspectos ambientales en la toma de decisiones, citar los factores de
interés público considerados por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados
Unidos en el programa de permisos de la sección 404 de la Ley del Agua Limpia;
conservación, estética, humedales, peces y factores naturales, factores de áreas inun-
dables, navegación, esparcimiento, calidad del agua, producción de alimentos y fi-
bra:¡, demandas de mineral, economía, aspectos ambientales globales, bienes históri-
cos, riesgos de inundación, usos del suelo, erosión y sedimentación en el litoral,
abastecimiento de agua y conservación, demandas de energía, seguridad y propie-
dades.
Barret y Therivel ( 1991) han sugerido que un sistema ideal de EIA: ( 1) se aplica-
ría a todos aquellos proyectos que fuera previsible que tuvieran un impacto ambien-
tai' significativo y trataría todos los impactos que previsiblemente fueran significati-
vos; (2) compararía alternativas de los proyectos propuestos (incluyendo la
posibilidad de no actuar), de las técnicas de gestión y de las medidas de corrección;
(3) generaría un estudio de impacto en el que la importancia de los impactos proba-
bles y sus características específicas quedaran claras' tanto a expertos como a legos
en la materia; (4) incluiría una amplia participación pública y procedimientos admi-
nistrativos vinculantes de revisión; (5) programado de tal manera que proporcionara
información para la toma de decisiones; (6) con capacidad para ser obligatorio, y (7)
incluiría procedimientos de seguimiento y control.
En los Estados Unidos, inicialmente se consideró que el proceso de EIA pertene-
cía a la competencia de las distintas agencias federales porque la NEPA estaba dirigi-
da principalmente a las actuaciones de estas agencias. Sin embargo, con la subse-
cuente ampliación de la definición de actuaciones que llegaron a abarcar aquellas
que requieren permisos o reciben subvenciones federales, el rango de organizaciones
públicas y privadas involucradas en la elaboración de estudios de impacto se ha am-
pliado considerablemente. Además de las agencias federales, más de 30 estados nor-
teamericanos poseen un equivalente a nivel estatal de la NEPA u otros requisitos.
Muchas de estas leyes están claramente inspiradas por las exigencias relativas de la
NEPA. Quizás la ley estatal más amplia es la Ley de Calidad Ambiental de Califor-
nia, que exige la preparación de informes de evaluación de impacto para actividades
tanto públicas como privadas. Numerosos organismos responsables de la planifica-
ción territorial, como los concejos de gobierno y los municipios, han establecido
también exigencias tipo EIA en coordinación con los planes de usos del suelo y los
estudios de zonificación.
Los profesionales asociados al proceso de EIA comprenden el personal de los or-
ganismos públicos de nivel federal, estatal y local; empresas consultoras de medio
ambiente, planificación e ingeniería, así como compañías privadas que han desarro-
llado personal propio capaz de plantear y dirigir estudios de impacto ambiental. Los
profesionales involucrados en el proceso de EIA incluyen, entre otros, ingenieros,
planificadores, biólogos, geógrafos, arquitectos paisajistas y arqueólogos.
4 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

CARACTERÍSTICAS DE LA LEY NACIONAL


DE LA POLÍTICA AMBIENTAL

La Ley Nacional de la Política Ambiental (P. L. 91-190) ha tenido un profundo efec-


to en la planificación y evaluación de proyectos en los Estados Unidos. Además, se
puede decir que esta ley ha llevado a la adopción de leyes y políticas de impacto am-
biental en más de 75 países de todo el mundo2 y a la adopción de exigencias simila-
res por parte de agencias internacionales de ayuda y a organizaciones financieras
(Sammy, 1982). La NEPA se divide en dos partes básicas: el Título I, que es una de-
claración de la política ambiental nacional, y el Título II, que establece el Consejo de
Calidad Ambiental (CEQ). Los objetivos nacionales de la política ambiental, como
se especifica en la Sección 101 de la ley, son los siguientes (Congreso de los Estados
Unidos, 1970, págs. 1-2):
1. Cumplir las responsabilidades que cada generación tiene como un albacea del
medio ambiente para las sucesivas generaciones.
2. Asegurar a todos los estadounidenses un entorno seguro, saludable, producti-
vo y agradable estética y culturalmente .
3. Conseguir el uso más amplio posible y beneficioso del medio ambiente sin
degradación, ni riesgo para la salud o la seguridad, ni cualquiera otras conse-
cuencias no deseables ni pretendidas.
4. Conservar los importantes aspectos naturales, culturales, históricos de nuestra
here ncia nacional y mantener, en lo posible, un medio ambiente que permita
la diversidad y variedad de cada elección individual.
5. Alcanzar un equilibrio entre población y uso de los recursos que permita ele-
var la calidad de vida.
6. Mejorar la calidad de los recursos renovables y aproximarse al máximo reci-
claje posible de los recursos no renovables.
La sección 101 contiene los principios fundamentales sobre muchos de los temas
que en la actualidad son objeto de gran atención (Bear, I 993), por ejemplo, temas
como la prevención de la contaminación, la importancia de la diversidad biológica o
la necesidad de un desarrollo sostenible.
La sección 102 de la NEPA incluye tres apartados que tratan sobre el proceso de
evaluación de impacto ambiental. La parte A indica que todas las agencias del go-
bierno federal deben utilizar un enfoque de EIA de carácter sistemático e interdisci-
plinar que garantice el uso integrado de las ciencias naturales y sociales y de las téc-
nicas de diseño ambiental dentro de la planificación y de la toma de decisiones que
puedan tener un impacto en el medio humano. La parte B exige que las agencias
identifique n y desarrollen métodos y procedimientos que aseguren que, dentro del
proceso de toma de decisiones y junto con las consideraciones técnicas y económi-

2
Como es el caso de España, donde el Real Decreto Legislativo 1302/1986 de 28 de junio (y el
Real Decreto Legislativo 113 1/88 de 30 de septiembre, por el que se aprueba el reglamento para la eje-
cución de éste) que establece el procedimiento de EIA en España se basó en la directiva europea
85/337/CEE que fue inspirada en los contenidos de la NEPA.
• 1
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 5

cas, se preste la atención debida a los elementos y valores ambientales actualmente


no cuantificados. Esta parte proporcionó un fuerte impulso al desarrollo de métodos
de evaluaci9n de impacto ambiental. La parte C expone la obligación de preparar
estudios· de impacto ambiental e identifica los elementos básicos que deben incluir.
También señala que los organismos públicos deben incluir un estudio detallado en
cada recomendación o informe que hagan sobre propuestas de legislación o de otras
acciones federales que afecten significativamente al medio humano y que este estu-
dio ha de cubrir las siguientes cinco grandes áreas (Congreso de los Estados Uni-
dos, 1970):
1. El impacto ambiental de la actuación propuesta.
2. Cualquier efecto ambiental adverso que no pueda ser evitado si la propuesta
llegara a llevarse a cabo.
3. Alternativas a la actuación propuesta.
4. Las relaciones entre los usos locales a corto plazo del medio humano y el
mantenimiento y mejora de la productividad a largo plazo.
5. Cualquier afección de recursos irreversible e irrecuperablé que pudiera produ-
cirse si la actuación propuesta llegara a realizarse.
Las exigencias sobre la elaboración de los estudios de impacto ambiental no for-
maban parte de la propuesta inicial de ley que luego se convirtió en la NEPA (Cald-
well, 1973). La historia en detalle de los antecedentes legislativos de la NEPA ha si-
do tratada p'o r Andrews (1972) y Yannacone y Cohen ( 1972). Las exigencias de la
sección 102 se añadieron más tarde en el proceso legislativo de revisión, justo antes
del último paso en el Congreso. A estas mismas exigencias se les ha denominado el
mecanismo de la NEPA y estipulan que las agencias deben preparar un estudio en
borrador que luego se somete a revisión y crítica por parte de otros organismos fede-
rales así como por organizaciones gubernamentales locales y estatales y por grupos
privados (Andrews, 1972).
Una sección de la NEPA que ha recibido muy poca atención es la sección 103,
que exige que todas las agencias revisen la capacidad actual de su autoridad, los re-
glamentos administrativos y las políticas y procedimientos establecidos pa-ra deter-
minar si hay deficiencias o -alguna inconsistencia que impida el completo cumpli-
miento de los propósitos y contenidos de la NEPA. Se han recogido muy pocas
respuestas escritas relativas a actuaciones que se hayan llevado a cabo de acuerdo a
la sección 103 (Caldwell, 1973, US EPA, 1973a).
Para ayudar al cumplimiento de las exigencias sobre los estudios de impacto am-
biental, la NEPA incluía también la creación del Consejo de Calidad Ambiental den-
tro de la Oficina Ejecutiva del Presidente. Este consejo ha asumido el papel de pro-
porcionar la coordinación general del proceso de EIA en los Estados Unidos. En
1971 y en 1973 el CÉQ produjo unas directrices sobre los estudios de impacto am-
biental para orientar a los organismos federales. Durante la década de los setenta más
de 70 organismos federales emitieron directrices también sobre las políticas y proce-
dimientos a seguir en respuesta a las exigencias de la NEPA. Debido a esta multipli-
cidad de directrices, se generó una confusión considerable en cuestión de terminolo-
gías, exigencias de tiempo y muchos otros aspectos relevantes. En· 1978, el CEQ
produjo unos reglamentos que respondían a las exigencias de la Ley Nacional de Po-
6 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

lítica Ambiental (CEQ, 1978) que fueron efectivos a mediados del 1979. Estos regla-
mentos sufrieron unas ligeras modificaciones en 1986 (CEQ, 1987). Téngase en
cuenta que se trataba de reglamentos, no de directrices; es decir, tuvieron que ser se-
guidas obligatoriamente por todos los organismos federales.
Como consecuencia de estos reglamentos, los organismos federales volvieron a
emitir sus directrices previas revisadas ahora en forma de reglamentos y con sus con-
tenidos ajustados en consonancia a los reglamentos del CEQ. La publicación CEQ
(1992) incluye una lista de los reglamentos de todas estas agencias.

LAS DIRECTRICES DEL CONSEJO DE CALIDAD


AMBIENTAL (1971 Y 1973)
El Título II de la NEPA estableció el CEQ, cuyas responsabilidades respecto al pro-
ceso de la evaluación de impacto incluían inicialmente servir de depositario central
de los estudios de impacto ambiental definitivos, preparar las directrices generales
aplicables a todos los organismos federales de acuerdo con el cumplimiento de la
NEPA, revisar el borrador de los estudios de impacto ambiental (especialmente en el
caso de proyectos conflictivos) y desarrollar análisis comparativos sobre el proceso
de los estudios de impacto. Los organismos federales pueden solicitar asesoría y
orientaci_ón del CEQ sobre el cumplimiento del NEPA o la preparación de los proce-
dimientos y directrices de la agencia.
El CEQ publicó directrices para la preparación de los estudios de impacto am-
biental el 23 de abril de 1971 y el 1 de agosto de 1973. Las directrices de 1971 coor-
dinaban el proceso de la evaluación de impacto, particularmente en relación a la revi-
sión de los borradores de los estudios de impacto ambiental. Dos nuevos elementos
se añadieron a los cinco puntos básicos que la NEPA especificaba para un estudio de
impacto: una sección que describiera la actuación propuesta y una sección que discu-
tiera los problemas y las objeciones presentadas por los que revisaban el estudio de
impacto. El primer apartado precede a los cinco puntos básicos y el otro apartado se
ubica a continuación.
Las directrices de 1973 del CEQ pedían la adición de dos nuevas secciones en un
estudio de impacto y, también, la extensión de los contenidos de un apartado ya re-
querido. Como se muestra en la Tabla 1.1, la sección inicial de un estudio de impac-
to era la descripción de la actuación propuesta, así como una descripción del medio
ambiente existente (CEQ, 1973). La primera sección trata sobre la relación existente
entre la actuación propuesta y los planes vigentes de usos del suelo, las políticas y
los controles en el área afectada. En ella se debe considerar si la actuación está de
acuerdo o entra en.conflicto con los objetivos o los términos específicos de cualquier
previsión aprobada o propuesta de usos del suelo de rango local, estatal o federal.
Además, deben especificarse los planes de usos del suelo desarrollados de acuerdo a
las exigencias de las enmiendas de 1972 de la Ley de Aire Limpio o de la Ley Fede-
ral de Control de la Contaminación del Agua. La segunda nueva sección pide se indi-
quen qué otros intereses y consideraciones de la política federal s,e prevén para dis-
minuir los efectos ambientales adversos de la actuación propuesta. Además, incluye
los resúmenes de los análisis coste-beneficio que se realicen y en los casos en que los
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 7

costes y beneficios no ambientales sean parte de la justificación de la decisión toma-


da, es importante que la agencia especifique la importancia que tienen estos elemen-
tos. La Tabla 1.1 recoge una lista de los contenidos de un estudio de impacto ambien-
tal según los define el CEQ ( 1973). El punto 1 se añadió en 1971, mientras que los
puntos·2 y 8 se añadieron en 1973. Las extensiones de las exigencias originales de la
NEPA señaladas en los puntos 3 al 7 se llevaron a cabo en su mayor parte en 1973.
La información de la Tabla 1.1 puede considerarse en relación con los cinco pun-
tos que la NEPA especifica que deben tratarse en un estudio de impacto ambiental.
El primero consiste en desc1ibir «el impacto ambiental de la actuación propuesta».
En los primeros años de elaboración de estudios de impacto, la atención se centró
principalmente en los impactos negativos o adversos de una actuación propuesta de-
terminada. Pero el punto central básico de la NEPA radica en que es una «ley de ex-
posición completa», lo que quiere decir que tanto las consecuencias positivas como
negativas de una actuación dada deben ser analizadas al completo y en defalle (Best,
1992). Además; se debe dirigir la atención hacia los impactos directos o primarios e
indirectos o secundarios asociados a la actuación propuesta.
En general, las agencias han desarrollado métodos y procedimientos para tratar
los impactos directos, tanto beneficiosos como adversos. Sin embargo, los impactos
de mayor importancia de un proyecto suelen ser efectos secundarios o incluso tercia-
rios, impactos que son mucho más difíciles de evaluar debido a las limitaciones que
tienen las técnicas de predicción actualmente disponibles.
El segundo elemento que requiere la NEPA es la identificación de «cualquier
efecto ambiental adverso posible que no podría evitarse si llegara a realizarse la pro-
puesta» (ver Tabla 1.1 , elemento 5). Si se ha hecho una descripción completa del im-
pacto ambiental de la actuación propuesta, esta sección debería ser un resumen de
los impactos negativos, tanto directos como indirectos, de la misma. Este elemento
sirve para atraer la atención sobre la necesidad de establecer medidas correctoras del
impacto.
El tercer apartado se centra en la discusión de las «alternativas de la actuación
que se propone». Esta sección ha causado gran número de problemas y su desarrollo
incompleto de la misma ha originado numerosas apelaciones a tribunales. Implícito
en esta sección se encuentra la idea de que las alternativas de la actuación propuesta
deben compararse entre sí consistentemente, respecto a su impacto ambiental relati-
vo o absoluto (Hopkins, 1973). Una alternativa que debe discutirse es la alternativa
de no actuación, o sin proyecto. Esta opción exige q ue el organismo promotor estime
cómo sería el medio ambiente en el futuro sin proyecto, y sirve como referencia para
comparar los impactos. La problemática sobre las alternativas se inició con la cues-
tión del efecto retroactivo de la NEPA y con dos casos judiciales que partieron de es-
te punto, el del embalse de Gillham en el suroeste de Arkansas y el canal de barcazas
a través de Florida (Anderson, 1973). Otro punto que debe considerarse en el aparta-
do sobre las alternativas es la valoración de las opciones mediante un programa de
participación pública.
El cuarto elemento es una descripción de la «relación entre usos locales y a corto
plazo del medio antrópico y el mantenimiento y la mejora de la productividad a largo
plazo». Este apartado se basa en el principio de que cada generación debería actuar
como guardián del medio, ambiente para las generaciones futuras; por eso, se debe
8 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 1.1. Directrices de 1973 sobre el contenido de los estudios de impacto am-
biental

Desde el párrafo 1500.8, parte (a) se deben cubrir los siguientes puntos:
1. Los estudios de impacto ambiental deben incluir una descripción de la actuación que se
propone, una presentación de sus objetivos y una descripción del medio afectado, inclu-
yendo información, datos técnicos, resumen, mapas y diagramas relevantes y adecuados
para permitir una evaluación de su impacto ambiental potencial para los organismos que lo
revisan y el público. Los análisis muy técnicos y especializados deben evitarse en lo esen-
cial del borrador del estudio de impacto. Esos análisis deben ser añadidos como apéndices
o citados a pie de página mediante las referencias bibliográficas que sean oportunas. El es-
tudio debe describir también el medio ambiente del área afectada tal y como se encuentra
antes de la actuación propuesta. El estudio recogerá las interrelaciones y los impactos am-
bientales acumulados de la actuación propuesta y de otros proyectos públicos asociados.
El nivel de.detalle que se adopte en esas descripciones debe responder a la extensión y tipo
de impacto que se espera de la actuación propuesta y con la cantidad de información que
se requiera a ese nivel de la toma de decisiones (planificación, estudios de viabilidad, dise-
ño, etc.). Para garantizar descripciones y evaluaciones ambientales precisas deben reali-
zarse visitas a la zona cuando sea posible. Los organismos públicos deben definir con pre-
cisión las características demográficas y de crecimiento de la zona afectada y cualquier
hipótesis demográfica o de crecimiento que se haya utilizado para justificar el proyecto o
programa y determinar impactos indirectos demográficos o sobre el crecimiento que sean
resultado de la actuación propuesta y sus alternativas (ver párrafo 3(ii)). Al discutir estos
aspectos demográficos, los organismos públicos deben considerar el uso de los indicado-
res de crecimiento de la región del proyecto que aparezca en la proyección elaborada por
la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio y por el Servicio de In-
vestigación Económica del Departamento de Agricultura para el Consejo de Recursos Hí-
dricos. En cualquier caso, es esencial que aparezcan citadas explícitamente las fuentes de
datos utilizadas para identificar, cuantificar o evaluar las consecuencias ambientales, ya
sean aisladamente o en su conjunto.
2. El estudio debe establecer la relación de la actuación propuesta con los planes de usos del
suelo, las políticas y los controles de la zona afectada. Se requiere una exposición de cómo
la actuación propuesta se ajusta o entra en conflicto con los objetivos o con los términos
específicos de los planes, políticas o controles de nivel federal, estatal y local que hubiera
en la zona afectada, estén aprobados o simplemente propuestos, incluyendo los que se de-
sarrollaron en respuesta a la Ley de Aire Limpio o las.Emmiendas a la Ley Federal de
Control de la Contaminación del Agua de 1972. En el caso en el que se den conflictos o
inconsistencias, el estudio debe describir hasta qué pu nto la agencia ha adecuado la actua-
ción que propone con el plan, la política o el control, y las razones en las que se ha basado
para seguir adelante pese a la ausencia de una adecuación completa.
3. El impacto previsible que produciría sobre el medio ambiente la actuación propuesta.:
1. Requiere que los organismos evalúen los efectos positivos y negativos de la actuación
propuesta, pues afecta tanto al medio nacional como internacional. La atención que se
preste a los distintos factores ambientales variará de acuerdo a la naturaleza, escala y
ubicación de las actuaciones que se propongan. Entre los factores que se han de consi-
derar se encuentran los aspectos mencionados en el Apéndice II de las directrices de
1973 del CEQ. La atención principal del estudio debe centrarse en el análisis de aque-
llos factores que sufran en mayor grado los impactos de la actuación propuesta.
(continúa)
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 9

TABLA 1.1. Directrices de 1973 sobre el contenido de los estudios de impacto am-
biental (continuación)

11. El análisis debe incluir las consecuencias secundarias o indirectas, así como las pri-
marias o directas. Muchas de las actuaciones de competencia federal, particularmente
aquellas que implican la construcción o la autorización de inversiones en infraestruc-
turas (por ejemplo: autopistas, aeropuertos, sistemas de saneamiento y proyectos hi-
draúlicos), promueven o inducen efectos secundarios como inversiones asociadas y
alteran las pautas de las actividades sociales y económicas. Tales efectos secundarios
pueden llegar a ser más importantes que los efectos directos de la actuación en sí mis-
ma, ya sea debido a las alteraciones que se provoquen en las instalaciones comunita-
rias y en las actividades socioeconómicas, debido a que se induzcan nuevas activida-
des y/o instalaciones, o debido a los cambios que se generen en las condiciones
naturales. Por ejemplo, los efectos de la actuación que se proponga sobre la población
o sobre el crecimiento pueden llegar a encontrarse entre los impactos secundarios
más significativos. Estos impactos sobre la població"n y crecimiento deben estimarse
s.i se prevé que vayan a ser significativos (partiendo de datos identificados en 1). Ade-
más, se de be realizar una evaluación del efecto que pueda tener sobre el recurso base
cualquier posible alteración que se produzca en las pautas demográficas o de creci-
miento, considerando los usos del suelo, agua y servicios públicos de la zona en cues-
tión.
4. Alternativas de la actuación propuesta, incluyendo, si fueran relevantes, incluso aquellas
que escapan a la responsabilidad del organismo competente (La Sección 102 (2) D de la
Ley exige que el organismo competente «estudie, desarrolle y describa las alternativas
apropiadas para recomendar líneas de actuación de alguna propuesta que incluya conflic-
tos no resueltos que impliquen usos alternativos de recursos disponibles»). Es esencial
realizar una exploración rigurosa y una evaluación objetiva de los impactos ambientales de
todas las actuaciones de las alternativas viables, especialmente de aquellas que puedan
mejorar la calidad ambiental o evitar alguno o todos los efectos ambientales adversos. Un
análisis completo de esas alternativas y de sus beneficios ambientales, costes y riesgos de-
bería acompañar las actuaciones propuestas a lo largo de todo el proceso de revisión del
organismo responsable para garantizar así que no se abondan de antemanb o prematu-
ramente opciones que podrían mejorar la calidad ambiental o tener un menor efecto nega-
tivo. Ejemplos de este tipo de alternativas incluyen la alternativa de no llevar a cabo ningu-
na ac.tuación o de posponer una actuación dependiendo de un estudio posterior;
alternativas que requieren actuaciones de naturaleza esencialmente di"stinta pero que pro-
porcionarían beneficios similares pero con impactos ambientales diferentes (por ejemplo:
alternativas no constructivas de programas de control de avenidas, o alternativas de gestión
del tráfico a la construcción de autopistas), alternativas relacionadas con diseños diferen-
tes o detalles de la actuación propuesta que tendrían diferente impacto ambiental (por
ejemplo: balsas de enfriamiento frente a torres de refrigeración para centrales térmicas o
alternativas que planteen un ahorro de energía); medidas alternativas que proporcionen
una compensación de las pérdidas en peces y otros valores naturales, incluyen la adquisi-
ción de tierra, de masas de agua y de sus elementos de valor. En cada caso, el análisis debe
ser lo suficientemente detallado para revelar la evaluación comparativa de los beneficios,
costes y riesgos de la actuación propuesta y de cada una de sus alternativas viables. En los
c_asos en los que un estudio de impacto contenga un análisis de este tipo, su tratamiento de
alternativas puede incorporarse una vez que tal tratamiento esté actualizado y sea relevan-
te para el objetivo específico de la actuación propuesta.
(continúa)
10 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 1.1. Directrices de 1973 sobre el contenido de los estudios de impacto am-
biental (continuación)

5. Cualquier efecto ambiental que sea inevitable (como contaminación del agua o del aire,
pautas no deseadas de usos del suelo, deterioro de ecosistemas, congestión urbana, riesgos
sobre la salud u otras consecuencias contrarias a los objetivos del medio ambiente estable-
cidos en la Sección lOl(b) de la ley). Este apartado debe consistir en un breve resumen de
los efectos discutidos en el párrafo número 3 de esta sección que son negativos e inevita-
bles como resultado de la actuación. Al objeto de establecer un contraste, se incluirá una
descripción clara de cómo se reducirán los efectos adversos evitables que se estudiaron en
el párrafo 2 de esta sección.
6. La relación existente entre los usos antrópicos locales y a.corto plazo y el mantenimiento y
mejora de la productividad a largo plazo. Esta sección debe contener una breve discusión
acerca de hasta qué punto la actuación propuesta implica compensaciones mediante ga-
nancias ambientales a corto plazo a costa de pérdidas de largo plazo, o viceversa, y una ex-
posición sobre hasta qué extremo la actuación propuesta cierra con su implantación posi-
bles opciones futuras. En este contexto, corto plazo y largo plazo no se refieren a periodos
fijos de tiempo, sino que deben ser entendidos en términos de las consecuencias ambien-
talmente significativas de la actuación propuesta.
7. Cualquier asignación de recursos de carácter irreversible o irrecuperable que se prcduzca
como consecuencia de la realización de la actuación propuesta. Aquí se requiere que, en
su reconocimiento de impactos inevitables del párrafo 5 de esta sección, el organismo
identifique hasta qué punto la actuación limita irreversiblemente las posibles opciones de
usos potenciales del medio. Los organismos deben evitar limitar el término «recursos» pa-
ra querer decir únicamente la mano de obra y materiales utilizados en la actuación. «Re-
cursos» también quiere decir los recursos naturales y culturales cuya pérdida o destrucción
comprometa la actuación.
8. Una indicación sobre qué otros intereses y consideraciones de la política federal se cree
que contrarrestarán los efectos ambientales adversos de la actuación propuesta identifica-
dos en las secciones definidas por los párrafos 3 y 5 de esta sección. Este texto debe indi-
car también el grado en el que estos beneficiosos contrapesos pueden llevarse a cabo en
aquellas alternativas viables de la actuación propuesta (que se definen en .el párrafo 4 de
esta sección) que evitarían alguno o todos los efectos ambientales adversos. En esta cone-
xión, las agencias que preparen análisis coste-beneficio de las actuaciones propuestas de-
ben incluir esos análisis, o un resumen en el estudio de impacto y deben indicar con clari-
dad hasta qué punto los costes ambientales no han sido reflejados en·esos análisis.

Fuenre: Datos de CEQ, 1973.

prestar atención a la cuestión de si, como consecuencia de la actuación que se propo-


ne, se han eliminado o reducido los posibles usos futuros del medio ambiente. Este
apartado es fundamental en cuanto al reciente interés en el desarrollo sostenible. En
términos prácticos, muchos estudios de impacto han descrito los efectos asociados a
la fase de obras y a la fase de explotación de una actuación propuesta, considerando
que los primeros eran a corto plazo y los segundos a largo plazo.
El último punto es una discusión sobre «cualquier asignación de los recursos de
carácter irreversible o irrecuperable que ocurriera de llevarse a cabo la actuación pro-
puesta». Nos enfrentamos a algunas dificultades semánticas en los términos «irrever-
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 11

sible» e «irrecuperable». De nuevo, desde un punto de vista práctico, la mayoría de


los estudios de impacto se centran en los posibles cambios en los usos del suelo de-
bidos a una actuación propuesta, la pérdida de rasgos culturales como los puntos de
interés histórico o arqueológico, la contención del aprovechamiento de recursos mi-
neros subterráneos, la pérdida de hábitat, el impacto sobre especies amenazadas o en
peligro de extinción; el consumo de los materiales que requiere la construcción del
proyecto; el aprovechamiento de energía que requiere la explotación del mismo, e in-
cluso los gastos humanos y monetarios asociados.
Las directrices CEQ de 1973 incluían también la exigencia de incluir informa-
ción relativa a los organismos federales o estatales que posean jurisdicción legal o
competencias de facto relacionadas con los impactos, debido a que tienen capacidad
para aclarar la visión sobre algunos de los impactos ambientales (CEQ, 1973). Este
listado puede utilizarse en el proceso de EIA para identificar a los organismos públi-
cos que puedan aportar información sobre: (1) tareas iniciales de coordinación y
consultas, y trabajos siguientes de participación pública; (2) información básica so-
bre el entorno afectable y/o sobre planteamientos o métodos de predicción de impac-
tos, y (3) revisiones comentadas del borrador del estudio de impacto.
Las direcciones de los diversos organismos públicos relacionados con la NEPA a
nivel de Washington se encuentran en CEQ (l 992).

REGLAMENTOS DEL CONSEJO DE CALIDAD AMBIENTAL


Los reglamentos del CEQ incluían muchos conceptos que obtuvieron fuerza legal en
1979. En mayo de 1986 fue aprobada una enmienda de la Sección 1502.22 de los re-
glamentos CEQ que clarificaba cómo los organismos públicos debían llevar a cabo
las valoraciones ambientales en aquellos casos en los que la información fuera in-
completa o no estuviera disponible (US EPA, 1989; CEQ, 1987).
Una premisa fundamental de los reglamentos del CEQ es que el proceso de EIA
debía aplicarse en las primeras fases de la planificación de un proyecto. El Banco
Asiático de Desarrollo define el «ciclo del proyecto» como formado por la identifica-
ción del proyecto, la elaboración y búsqueda de datos, los estudios de previabilidad y
viabilidad, las negociaciones, la realización y supervisión, completar el estudio y la
postvaloración. Las consideraciones que se deben tener en cuenta sobre el impacto
ambiental en el ciclo del proyecto se representan en la Figura 1.1. El Banco Mundial
( 1991) utiliza un ciclo similar de proyecto con parecidas consideraciones ambientales.
Un aspecto clave de los reglamentos del CEQ es el concepto de los tres niveles
de análisis: el nivel I se relaciona con el establecimiento de categorías de exciusión;
el nivel 2 consiste en la preparación de una evaluación ambiental y la conclusión de
la inexistencia de ningún impacto significativo, y el nivel 3 comprende la prepara-
ción de un estudio de impacto ambiental (US EPA, 1989). La Figura 1.2 reproduce
las interrelaciones existentes entre estos tres niveles. Definiciones esenciales de los
reglamentos CEQ recogidas en la Figura 1.2 incluyen «actuación federal», «exclu-
sión categórica», «evaluación ambiental», «no se encuentran impactos significati-
vos», «impactos significativos» y «estudio de impacto ambiental».
12 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Reconocimiento Planificación y
ambiental, gestión ambiental,
incluyendo el examen incluyendo las
ambiental inicial; medidas correctoras.
trabajo de campo; Valoración económica
necesidad de de los impactos
estudios ambientales.
posteriores.

'--- FASE DE DISEÑO

Incorporación
de los convenios
sobre recursos
naturales/ambientales
a los acuerdos
FASE DE REALIZACIÓN de préstamos.

REALIZACIÓN Y Realización
exigencias de las medidas
ambientales y SUPERVISIÓN
ambientales
de los impactos no protectoras;
previstos en marcha seguimiento
sobre el funciona- de su
miento. Lecciones cumplimiento
para proyectos y eficacia.
del futuro.

FIGURA 1.1. El ciclo del proyecto. Planificación de los Recursos Naturales y Am-
bientales. (Lohani, 1992.)

Las «actuaciones federales» incluyen la adopción de políticas oficiales (normas,


reglamentos, legislación y tratados) que pueden generar o alterar sustancialmente al-
gún programa de los organismos públicos, adopción de planes formalizados, adop-
ción de programas y aprobación de proyectos específicos, tales como la construc-
ción o actividades de gestión localizadas en un área geográfica determinada, también
actuaciones aprobadas mediante permisos u otras decisiones reglamentadas, así co-
mo actividades federales y aquellas que cuentan con apoyo federal. «Exclusión cate-
górica» se refiere a las actuaciones que tanto individual como acumuladamente 3 no
llegan a provocar efectos significativos en el medio humano. También son aquellas
que se han concluido como tales en los procedimientos adoptados por un organismo
federal en cumplimiento de los reglamentos del CEQ. No hace falta una evaluación
ambiental ni un estudio de impacto para justificar la exclusión categórica.
Una «evaluación ambiental» es un documento público, conciso que sirve para, de
manera sucinta, proporcionar evidencias y análisis suficientes para determinar si ha-

-' N. del T.: Acumuladamente se refiere a considerar la acumulación de los efectos de esa actuación
con los efectos potenciales de otras actuaciones posibles.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 13

Actuación federal
(1508.18)*

Exclusión Sin exclusión


categórica categórica
(1508.4)

1 Nivel 1 I
Evaluación
ambiental

j (1508.9)

No se Impacto
encuentran significativo
impactos (1508.27)
significativos
(1508.13)
Estudios t
1 Nivel 2 ¡ de Impacto
Ambiental
(1508.11)
1 Nivel 31 FIGURA 1.2. Los tres
• El número indica el párrafo de los reglamentos del CEO que contiene niveles de análisis en el
esta definición (Council on Environmental Qua/ity, 1987). proceso de EIA.

ce falta preparar un Estudio de Impacto o un estudio de «No se encuentra impacto


significativo», para facilitar el cumplimiento de la NEPA cuando no se necesita un
estudio de impacto, o para facilitar la preparación de un estudio de impacto cuando
se exige. Un «No se encuentra impacto significativo», es un documento de una agen-
cia federal que presenta brevemente las razones por las que una actuación, no exclui-
da, no tendrá un efecto significativo en el medio humano, por lo que no se hará un
estudio de impacto sobre ella. Un estudio de «No se encuentra impacto significativo
irrecuperable» se refiere a una actuación propuesta que ha incorporado medidas co-
rrectoras para reducir todos.los efectos negativos significativos a no significativos.
El término clave en el proceso de EIA es «impacto significativo», pues las actua-
ciones propuestas cuyos efectos sobre e l medio humano son significativos requieren
un estudio de impacto. El concepto de «significativo» tal y como lo plantea la NEPA
requiere consideraciones sobre el contexto y la intensidad. «Contexto» significa que
debe ser analizado en relación a la sociedad en su conjunto (humana, nacional), la re-
gión afectada, los intereses afectados, la localidad y la duración de los efectos a cor-
to y largo plazo. «Intensidad» se refiere a la gravedad del impacto.
Al valorar la intensidad deben considerarse los siguientes aspectos:
l. La existencia de impactos que pueden ser tanto beneficiosos como adversos.
Un efecto significativo puede darse incluso si el organismo federal opina que
en términos globales el efecto será beneficioso.
2. El grado en que una actuación propuesta afecta a la salud pública o a la se-
guridad.
14 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

3. Caracterí.,i.icas singulares de un área geográfica como la proximidad a recur-


sos históricos o culturales, parques, suelos agrarios de primera calidad, hu-
medales, ríos, naturales y/o escénicos o áreas ecológicamente críticas.
4. El grado de conflicto social que impliquen los efectos sobre la calidad del
medio humano.
5. El grado de incertidumbre o de singularidad o de riesgos desconocidos de
los posibles efectos sobre el medio humano.
6. El grado en que la actuación pueda establecer precedentes para actuaciones
futuras con efectos significativos o represente una decisión que establezca
un punto de referencia para consideraciones futuras.
7. Si una actuación está relacionada con otras que poseen impactos no signifi-
cativos aisladamente pero sí acumuladamente. Es significativo si resulta ra-
zonable plantearse el impacto acumulado4 sobre el medio como significati-
vo. Por eso no se puede evitar esta calificación atribuyendo un carácter
«temporal» a la actuación o desagregándolo en componentes aislados de me-
nor entidad.
8. El grado en que una actuación pueda afectar adversamente a distritos, em-
plazamientos, autopistas, estructuras u objetos catalogados o elegibles para
inclusión en los catálogos de patrimonio histórico o nacional o pueda causar
pérdidas o destrucción de recursos históricos, culturales o científicos signifi-
cativos.
9. El grado en que una acción puede afectar adversamente a una especie en pe-
ligro de extinción o amenazada o a su hábitat, que haya sido establecida co-
mo crítica por la Ley de Especies en Peligro de 1973.
10. Si una actuación puede incumplir los contenidos de leyes federales, estatales
o locales o las exigencias que plantea la conservación del medio ambiente.
Un estudio de impacto es un escrito detallado que sirve como mecanismo para
asegurar que las políticas y objetivos definidos en la NEPA se incorporan a los pro-
gramas y actuaciones en marcha del gobierno federal. Debe proporcionar una exposi-
ciólY completa y equilibrada de los impactos ambientales significativos-y debe infor-
mar a los responsables y al público sobre las alternativas razonables que evitarían o
reducirían los impactos adversos o mejorarían la calidad del medio humano. E l estu-
dio de impacto es más que un documento de información. Es un medio a utilizar por
los funcionarios federales para planificar las actuaciones y para la toma de decisiones.
Como se muestra en la Figura 1.2, y según en las anteriores definiciones, todas
las actuaciones federales pueden clasificarse como exclusiones categóricas o como
exclusiones no categóricas.
Cada organismo federal ha publicado una lista de exclusiones categóricas de
acuerdo a la consultas realizadas con el CEQ. Por ejemplo, la Tabla 1.2 contiene las
exclusiones categóricas del programa de obras públicas del Cuerpo de Ingenieros del
Ejército de los Estados Unidos. Existe un listado similar en el Departamento del

4
N. del T.: Impacto o efecto acumulado (rnmulative) se refiere en este texto al efecto acumulado
de los impactos de la actuación propuesta con los' impactos de otras actuaciones: No debe ser confundi-
do con el concepto de efecto acumulativo de la legislación española que se refiere a efectos cuya grave-
dad empeora con el tiempo.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIE NTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 15

Ejército de los Estados Unidos ( 1988). Debe tenerse en cuenta que las exclusiones
categóricas no impiden desa1rnllar otro tipo de consideraciones ambientales; por
ejemplo, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos tiene el siguien-
te enunciado en su reglamento NEPA (extraído de US Army Corp of Engineers,
1988, pág. 3 129):

Las actuaciones de la lista de la Tabla 1.2, cuando se consideren aislada y acumu-


ladamente, no tienen efectos significativos sobre la calidad del medio humano, por lo
que están categóricamente excluídas de la documentación de la NEPA. Sin embargo,
los comandantes de zona deben estar alerta por si se producen circunstancias extraor-
dinarias que pudieran exigir la necesidad de elaborar una evaluación ambiental o un
estudio de impacto. Aunque no se plantee una evaluación ambiental o un estudio de
impacto para una determinada actuación federal por haber sido excluida categórica-
mente, la actuación no queda exenta del cumplimiento de todas las demás leyes fede-
rales. Por ejemplo, siempre es obligatorio, incluso para actuaciones que IJO requieren
una evaluación ambiental o un estudio de impacto el cumplim iento de la Ley de Espe-
cies en Peligro, la Ley de Coordinación de la Naturaleza y los Peces, la Ley de Con-
servación Histórica Nacional, la Ley del Agua Limpia y así sucesivamente.

Para las actuaciones federales que no se excluyen categóricamente, podría ser


necesario hacer una evaluación ambiental para dete,minar si hace falta un estudio de
impacto o no. También para este caso los organismos federales han publicado listas
que recogen de entre s us actuaciones más comunes aquellas que aunque requieren
una evaluación ambiental no necesitan un estudio de impacto (CEQ, 1992). Los lis-
tados indican si los reglamentos son parte del Código de Reglamentos Federales
5
(CFR ) o del Registro Federal.
El tema clave en la Figura 1.2 tiene que ver con si la actuación federal es o no
una «Actuación Principal que Afecta Significativamente a la Calidad del Entorno
6
Humano» o APASCEH (esta calificación figura en la Sección 102 de la NEPA). Si
se prevé un impacto o impactos significativos se debe elaborar un estudio de impac-
to. Si no se prevén efectos significativos, o si se pueden corregir, entonces debe pre-
pararse un estudio de No se encuentran impactos significativos, en un principio estos
estudios eran conocidos como «declaración negativa».
Históricamente, definir un APASCEH implicaba muchas consideraciones cuali-
tativas y cuantitativas. El modo más simple de definir tal tipo de actuación consiste
en comparar un impacto predicto con un estándard de calidad ambiental para un de-
terminado parámetro. Es ·posible hacerlo para muchas sustanc ias que se encuentran
en el aire y e l agua, por ejemplo, monóxido de carbono en la atmósfera y oxígeno di-
suelto en el agua. Sin embargo, hay muchos parámetros ambientales para los que só-
lo existen estándares descriptivos como las vistas escénicas y los yacimientos
arqueológicos. Las agencias pueden definir los APASCEH por tipo de proyecto, in-
dicando que ciertos proyectos requieren estudios de impacto porque son actuaciones

-' Code of Federal Regulations.


6
N. del T.: En el original «Majar Action Significantly Affecting the Quality of the Human E11viro11-
me11/. MASAQHE».
16 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 1.2. Exclusiones categóricas del programa de obras públicas del Cuerpo de
Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos

1. Actividades en proyectos completos del Cuerpo que desarrollan los objetivos autorizados
del proyecto. Son ejemplos de estas actividades las operaciones rutinarias y de manteni-
miento, la administración general, .adquisiciones de equipos, actuaciones de vigilancia,
control de la erosión, pintar, reparar, rehabilitación y sustitución de estructuras e instala-
ciones, como edificios, carreteras, elevadores y servicios públicos, y la instalación de
nuevos edificios, nuevos servicios o vías en áreas ya construidas.
2. Mantenimiento menor de las trincheras utilizando las instalaciones existentes de elimina-
ción de residuos.
3. Planificación y estudios técnicos que no contengan recomendaciones para la autorización
o financiación de la construcción pero que pueden recomendar un estudio posterior. Esto
no excluye la consideración de temas ambientales en los estudios.
4. Todas las concesiones de operaciones y tareas de mantenimiento, planes generales,
acuerdos, etc., necesarios para implantar usos del suelo u otros desarrollos, y otras medi-
das propuestas en los documentos de autorización del proyecto, documentación del dise-
ño del proyecto, planes estructurales o que recojan los documentos NEPA del proyecto.
5. Concesiones de propiedades inmobiliarias para compensar excesos de propiedad.
6. Concesiones de propiedades inmobiliarias para viviendas propiedad del gobierno.
7. Intercambios de excesos de propiedades inmobiliarias e intereses derivados de propieda-
des adquiridas por razones de un proyecto.
8. Concesiones de propiedades inmobiliarias para derechos de paso que implican sólo alte-
raciones menores de tierra, aire o agua:
a) Carreteras menores de acceso, calles y rampas de botes.
b) Redes de distribución y abastecimiento, incluso las de riego.
c) Eliminación de tierra, gravas, rocas y otros materiales provenientes de zonas de ex-
tracción ya existentes.
d) Prospecciones de gravedad, riesgo sísmico, presencia de gas y petróleo.
9. Autorizaciones de concesiones del uso de propiedades del gobierno en términos de con-
cesión condicionada a la compatibilidad con los usos existentes.
IO. Concesiones de investigaciones arqueológicas e históricas compatibles con las responsa-
bilidades que fija el Acta de Conservación Histórica del Cuerpo.
11 . Renovaciones y enmiendas menores de las concesiones que impliquen autorización de
uso de propiedades inmobiliarias del gobierno.
12. Informes a la Administración de Servicios Generales sobre cargas de la propiedad inmo-
biliaria previos al traspaso.
13. Acuerdos de definición de lindes para solventar ingerencias en propiedades colindantes
que impliquen traspasos de tierras o liberación de las restricciones establecidas.
14. Traspaso del interés de concesiones condicionadas al propietario que suscribe el acuerdo.
15. Demolición de edificios y mejoras que impliquen extracción y transporte de escombros
fuera de la parcela.
16. Venta de parce las con viviendas.
17. Devolución de terrenos del dominio público al Departamento del Interior.
18. Transferencias y concesiones de tierras a otros organismos.

Fuente: Datos de US Army Corps of Engineers, 1988.


LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 17

principales y otros no porque se trata de actuaciones menores. A principios de los


años setenta la Administración Federal de Autopistas desarrolló directrices de este
tipo (US Department of Transportation, 1972). Ejemplos de actuaciones principales
incluyen un tramo de autopista total o parcialmente de nuevo trazado y una mejora
principal de un tramo de autopista existente que requiera expropiación extensa y una
gran obra. Los tramos de autopista que pueden tener un efecto significativo sobre la
calidad del medio humano incluyen aquellos (1) en los que es probable que se pro-
duzca un impacto negativo significativo sobre los recursos naturales, ecológicos, cul-
turales o escénicos de importancia local, estatal o nacional; (2) en los que probable-
mente sean controvertidos en relación al traslado de residentes; (3) los que divide o
fragmenten una comunidad establecida; fragmenten desarrollos planificados y orde-
nados, sean inconsistentes con los planes o los objetivos que han sido adoptados por
la comunidad en la que se ubica el proyecto, o provoquen un aumento de la conges-
tión, y (4) los que impliquen inconsistencia con los estándares nacionales, estatales o
locales relacionados con el medio ambiente; tengan un impacto significativamente
dañino para la calidad del aire o del agua o en niveles sonoros ambientales de las
áreas próximas; impliquen la posibilidad de contaminación del sistema de abasteci-
miento de agua; o afecten al agua subterránea, a la inundabilidad, la erosión o la se-
dimentación.
Los dictámenes negativos o estudios del tipo «No se prevén impactos sign(ficati-
vos» pueden elaborarse en los siguientes tipos de proyectos de mejoras de autopistas
en los que no es probable que se produzcan impactos significativos: (1) balizamien-
to, señalización y dispositivos de protección del carril; (2) adquisición de concesio-
nes con vistas; (3) modernización de una autopista mediante reposición del firme,
ampliación del ancho de los carriles, adición de arcenes, adición de carriles auxilia-
res con funciones específicas; (4) modificación de curvas fuera de norma; (5) recons-
trucción de drenajes transversales que no afecten al cauce del curso; (6) reconstruc-
ción de las separaciones entre autopistas o entre autopista y ferrocarril; (7)
reconstrucción de intersecciones incluyendo drenajes; (8) reconstrucción de la plata-
forma, incluyendo pequeño ensanchamiento, arcenes y restitución de cruées, y (9)
construcción de carreteras rurales de dos carriles en tramos nuevos o previamente
existentes que la opinión pública y los responsables locales, estatales y federales
consideren ambientalmente aceptables.
Como se. mencionó con anterioridad, la definición de «significativo» que estable-
cen los reglamentos del CEQ incluye la consideración tanto del contexto como de la
intensidad. El «contexto» tiene que ver principalmente con el «cuándo y dónde» de
los impactos. Los nueve puntos anteriores sobre niveles de intensidad pueden divi-
dirse en dos grandes grupos: (1) los que derivan de leyes, reglamentos, políticas y ór-
denes ejecutivas de carácter ambiental (puntos 2, 3, 8, 9 y 10 de la lista), y (2) los que
dependen de otras consideraciones y de cómo pueden verse afectados por leyes, re-
glamentos, políticas y órdenes ejecutivas de carácter ambiental (puntos 1, 4, 5, 6 y 7
de la lista). Al final del capítulo se plantean algunas otras consideraciones adiciona-
les y distintos enfoques sobre cómo establecer lo significativo que es un impacto.
La sección 1502.22 de los reglamentos CEQ trata sobre las actuaciones del orga-
nismo público cuando falta o no se dispone de información sobre las posibles conse-
cuencias ambientales de la acción propuesta. El concepto de análisis del peor caso se
18 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

incluyó en los reglamentos de 1979 que fueron efectivos el I de julio de ese año
(CEQ, 1978). En abril de 1986 el CEQ cambió esta denominación por la del «análi-
sis de lo razonablemente previsible», que incluye impactos que tienen consecuencias
catastróficas, incluso si la probabilidad de que sucedan fuera baja, una vez que el
análisis de los impactos se apoye en evidencias científicas creibles y no se basa en
puras conjeturas. La intención es centrar la atención en los posibles accidentes, pro-
moviendo planes de prevención de accidentes con medidas técnicas y/o medidas de
gestión que contrarresten el riesgo y, si se considerara necesario, con sistemas de
gestión del desastre. La evaluación de riesgos puede utilizarse como un marco con-
ceptual para estos análisis.
·se debe elaborar un estudio de impacto si se establece que una actuación federal
implica uno o varios impactos significativos de acuerdo a una evaluación ambiental
o si la agencia ha catalogado ese tipo de actuación como una que requiere un estudio
de impacto 7 • Por ejemplo, la lista del programa de obras públicas del Cuerpo de In-
genieros del Ejército de Estados Unidos incluye las siguientes actuaciones que nor-
malmente requieren un estudio de impacto (US Army Corps of Engineers, 1988): (l)
informes de viabilidad para una autorización o construcción de grandes proyectos,
(2) cambios propuestos en los proyectos que aumenten el tamaño sustancialmente o
añadan objetivos adicionales y (3) grandes cambios que se propongan para los siste-
mas de explotación o mantenimiento de proyectos ya construidos. Se reparten borra-
dores del estudio de impacto para su revisión y comentarios, mientras que el estudio
de impacto definitivo debe archivarse en la EPA8 antes de llevar a cabo la actuación.
Esto representa una novedad respecto a los primeros años de la NEPA, cuando el
CEQ era el tenedor oficial de estudios de impacto. La Oficina de Actividades Fede-
rales de la EPA es el tenedor oficial de todos los estudios de impactos elaborados por
los organismos federales (US EPA, 1989b).
Se pueden exigir tres tipos distintos de estudio de impacto (borrador, definitivo o
9
un suplemento del borrador o del definitivo) ; además de la anterior definición gené-
rica de lo que es un estudio de impacto, existen las siguientes especifiGaciones en la~
directrices y reglamentos del CEQ (Council on Environmental QualiÍy, 1973, 1987,
pág. 389):
l. Borrador del Estudio de Impacto. Este borrador es el documento que elabora
la agencia promotora de la actuación, luego se reparte a otras agencias federa-

1
N. del T.: En el caso español, el Real Decreto Legislativo 1302/86 establece doce tipos de proyec-
tos que se han de someter al proceso de EIA, ampl iando los tipos de proyectos propuestos en el Anexo 1
de la directiva 85/337/CEE. Por su parte, las distintas Comunidades Autónomas que han desarrollado
sus competencias específicas en EIA han incluido una extensa y variada colección de tipos de proyectos
apoyándose en los recomendados por la directiva europea en su Anexo íl.
• Nota del traductor: Agencia de protección ambiental de los Estados Unidos (Environmental Pro-
tection Agency).
9
En el caso español, el Real Decreto Legislativo 1302/86 establece doce tipos de proyectos que se
han de someter al proceso de ElA, ampliando los tipos de proyectos propuestos en el Anexo T de la di-
rectiva 85/337/CEE. Por s u parte, las distintas Comunidades Autónomas que han desarrollado sus com-
petenc ias específicas en E[A han incluido una extensa y variada colección de tipos de proyectos apoyán-
dose en los recomendados por la directiva europea en su Anexo II.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 19

les, locales o estatales, así como a grupos de interés públicos y privados, para
que lo revisen y comenten. En los reglamentos del CEQ se especifican detalla-
damente los requerimientos sobre la duración de estas revisiones. En este bo-
rrador de estudio la agencia promotora debe poner un especial interés en expo-
ner y discutir los principales puntos de vista sobre los impactos ambientales de
las alternativas, tanto la originalmente propuesta como las que se planteen.
2. Estudio de Impacto Definitivo. El estudio definitivo es el borrador modificado
incluyendo ahora la discusión de los problemas y las objecciones presentadas
en la revisión. El estudio definitivo debe archivarse en la EPA durante un pe-
riodo de treinta días al menos antes de que se empiece a construir el proyecto.
El formato de un estudio de impacto está definido en las Secciones 1502.1 O a
1502.18 de los reglamentos CEQ.
3. Suplemento del Estudio de Impacto. Las agencias promotoras deben elaborar
suplementos del borrador o del estudio definitivo si llevan a cabo cambios
sustanciales en la actuación inicialmente propuesta que sean relevantes para
el medio ambiente, o si se dan circunstancias nuevas significativas o existe in-
formación adicional que sea relevante para el medio ambiente, la actuación
propuesta o sus impactos. Las agencias promotoras pueden elaborar también
suplementos cuando la agencia decide que así se completa el cumplimiento
de los propósitos de la ley.

Los aspectos relativos al procedimiento de clasificación de los estudios de impac-


to borrador, definitivo y suplemento en la Oficina de Actividades Federales se tratan
en US EPA (1989a). Existen varios lugares en los que se pueden obtener los borrado-
res de estudios de impacto y los definitivos. La EPA retiene durante dos años los es-
tudios de impacto, al final de los cuales son enviados al Centro Nacional de Regis-
tros. La biblioteca de las oficinas centrales de la EPA en Washington, DC, alberga
una colección de microfichas de estudios de impacto definitivos elaborados entre
1970 y 1977 y todos los estudios de impacto, borradores, definitivos y suplementos,
desde 1978 hasta ahora (US EPA, 1989b). También es posible obtener estudios de
impacto de cierta importancia en las oficinas regionales de la EPA. Hay colecciones
de estudios de impacto disponibles en la Biblioteca de Transporte de la Universidad
del Noroeste en Evanston, Illinois; en la compañía Information Resources Press en
Arlington, Virginia, y en el Instituto de la Ley Ambiental en Washington DC.
El planteamiento utilizado para elaborar un borrador, un estudio definitivo o un
suplemento debe ser pluridisciplinar, sistemático y reproducible. El enfoque sistemá-
tico y reproducible requiere la adopción de un cierto grado de organización y unifor-
midad en el proceso de evaluación. En este sentido, se han desarrollado numerosas
metodologías de evaluación desde 1970, que se discuten en detalle en los capítulos
del 3 al 15. Las exigencias del enfoque pluridisciplinar exigen que consideremos el
medio ambiente en su sentido más amplio, siendo necesario recurrir a personas con
formación y experiencia en un variado número de campos del conocimiento. Las dis-
ciplinas que aparecen representadas en un estudio de impacto específico deben orien-
tarse hacia lé s características específicas de la actuación propuesta y del medio en el
que se insert:,; sin embargo, por lo menos, se ha de contar con un ingeniero, un físico,
un biólogo y una persona capaz de tratar los impactos socioeconómicos y culturales.
20 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

La participación pública se consigue en el proceso de EIA medii1nte: (1) un pri-


mer proceso de consultas o scopin.g en el que se determina el ámbito («scope») de
aspectos ambientales que han de tratarse en el estudio de impacto y para identificar
los aspectos de la actuación propuesta que sean significativos, (2) un programa de
participación pública durante el estudio de EIA y (3) el proceso de revisión del bo-
rrador del estudio de impacto. Los reglamentos del CEQ describen las actividades
específicas durante la fase de consultas. El «Scopin.g» se refiere a un proceso y no a
una reunión (ver el Capítulo 4 donde se discute la fase de consultas). Las siguientes
son algunas sugerencias sobre cómo planificar y realizar este proceso de consultas
(CEQ, 1981):
1. Empiece las consultas después de poseer información suficiente sobre la ac-
tuación que se propone.
2. Prepare un paquete _de información.
3. Diseñe un proceso de consultas específico para cada actuación, proyecto,
plan, programa o política.
4. Emita un anuncio público.
5. Planifique y dirija cuidadosamente todas las reuniones públicas.
6. Desarrolle un plan para incorporar los comentarios que se reciban.
7. Asigne las tareas del estudio de impacto y establezca un calendario de trabajo
y fecha límite.
Para cumplir la participación pública, la agencia promotora debe (CEQ, 1987):
(1) esforzarse por involucrar al público en la elaboración y realización de los proce-
dimientos de la NEPA; (2) emitir avisos públicos de las audiencias, exposiciones al
público y disponibilidad de los documentos ambientales de manera que se informe a
aqµellas personas u organismos que pudieran estar interesados o verse afectados; (3)
dar o subvencionar audiencias públicas o reuniones con el público cuando sea ade-
cuado o de acuerdo a las exigencias normativas aplicables a ese organismo; (4) de-
mandar del público la información que sea necesaria; (5) exponer las fuentes públi-
cas de información o el estatus de los informes sobre el estudio de impacto ambiental
y otros elementos del proceso de la NEPA, y (6) elaborar el estudio de impacto, los
comentarios recibidos y cualquier documento disponible para el público en cumpli-
miento de los contenidos de la Ley de Libertad de Información.
El proceso de revisión se refiere a un proceso en el que se piden los comentarios
de diversos grupos sobre el estudio de impacto borrador preparado sobre la actuación
que se propone. Específicamente, tras la preparación de un borrador de estudio de
impacto y antes de elaborar el estudio de impacto definitivo, la agencia debe (de
acuerdo a CEQ, 1987, págs. 943-944):
l. Obtener los comentarios de cualquier otro organismo público que tenga juris-
dicción por ley o de hecho debido a su experiencia especial respecto a cual-
quiera de los impactos ambientales que se prevean o cuya competencia es el
desarrollo y aplicación de estándares ambientales.
2. Recabar los comentarios de: ( 1) los organismos públicos locales o estatales
cuya competencia incluya el desarrollo y aplicación de estándares ambienta-
les; (2) las tribus nativas americanas, cuando se puedan dar efectos en una re-
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 21

serva, y (3) cualquier organismo que haya pedido recibir estudios sobre el tipo
de actuación propuesta.
3. Recabar comentarios, si existen, del promotor.
4. Recabar comentarios del público, demandando activamente los comentarios
de esas personas u organizaciones que puedan estar interesados o verse afec-
tados.
Los reglamentos CEQ incluyen información detallada sobre este proceso de revi-
sión. Los temas centrales que deben tratarse en este proceso se relacionan con los
impactos de la actuación propuesta y con lo adecuado que es el documento. Por
ejemplo, Ross (1987, pág. 140) enunció tres cuestiones clav~s que deben tratarse en
la revisión de un estudio de impacto en Canadá:

1. ¿Está el estudio de impacto lo suficientemente centrado en las cuestiones claves


que han de responderse para tomar una decisión sobre la actuación propuesta?
2. ¿Es válido el estudio de impacto desde el punto de vista científico y técnico?
3. ¿Está el estudio de impacto organizado y presentado con claridad y coherencia de
manera que se pueda entender?

La Figura 1.3 define la programación y los temas asociados a la participación pú-


blica en los tres niveles de análisis representados en la Figura 1.2. La planificación
para integrar todas las leyes ambientales en el proceso de EIA se representa en la Fi-
gura 1.4.
En las publicaciones del CEQ de 1981 y 1986 se recogen cuarenta preguntas y
respuestas que se suelen plantear sobre los reglamentos CEQ. Su revisión puede ayu-
dar a clarificar los conceptos y los principios que se enuncian en los reglamentos
CEQ.
«Evaluación Ambiental Estratégica» (EAE) se refiere al proceso de EIA aplicado
a políticas, planes y programas (Lee y Walsh, 1992). Un estudio de impacto ambien-
tal programático sería análogo a una evaluación ambiental estratégica. Estos estudios
pueden utilizarse en los Estados Unidos para tratar las implicaciones ambientales de
las poi'íticas y programas de las agencias federales. Pueden utilizarse también para
tratar los impactos de actuaciones que son de naturaleza similar, incluye1_1do aquellos
casos en los que el impacto acumulado es preocupante (Siga) y Webb, 1989). Las
evaluaciones ambientales o estudios de impacto específicos de una determinada ubi-
cación o de una actuación local puede circunscribirse a partir de estos tipos de estu-
dios programáticos·.
Aunque la idea de aplicar el proceso de EIA a políticas, planes y programas esta-
ba ya incluido en la NEPA, la gran mayoría de-estudios de impacto elaborados du-
rante los primeros veinticinco años lo han sido de proyectos. Sin embargo, la NEPA
debe ser considerada en la formulación de las políticas y en la planificación de los
programas también (Bear, 1993). Las evaluaciones ambientales y/o los estudios de
impacto pueden elaborarse para políticas (incluyendo normas, reglamentos y/o legis-
lación), planes o programas. Planes y programas pueden incluir consideraciones
operativas sobre proyectos individualizados o múltiples y para la reparación, evalua-
ción, mantenimiento y rehabilitación de proyectos. El abandono de instalaciones
existentes requiere lá aplicación de un proceso de EIA.
22 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Propuesta desarrollada por un


organismo o un promotor externo

l
S í + - - - - - ~ - - - - Exento por la legislación
o por emergencia

¡~-------! No - - - -- - ~ " '

EXCLUSIÓN
«Scopin¡p intert de la agencia
(consistencia y viabilidad)
~
ESTUDIO DE
CATEGORICA j IMPACTO AMBIENTAL
+ . (impactos significativos)

j
EVALUACION
AMBIENTAL
(No se conoce la importancia. Aviso de intención
Apoyo a la planificación de la
Consultas
agencia) ¡
¡ Consultas

Análisis
Participac1n P.ública
como posible !
. ¡ . •
Análisis
C1rcunstanc1as
extraordinarias
(importancia 1508.27)
Análisis

¿ Son los+impactos Sí
!
Borrador del
Estudio de impacto
¡ significativos? Aviso de disponibilidad*
No
¡ .. •
No Período de tomentarios
.,
Exc1us1on categonca Estudio de JNo se prevén
impactos s¡nificativos"
!
Estudio de impacto Excepción
+
Notificar al público definitivo ¡
Estudio de impacto, establece

I
precedente, planas de
inundación, humedades !
Periodo de comentarios
Registro de la decisión,
alegación
No + (25 días para informe 1



Esperar 30 días para la
revisión pública del Estudio
del CEO)

! Período de
comentarios
coincidente con
de «No se prevén impactos
significativos" Registro el período de
de la decisión alegaciones

Estudio de «No se prevén -No

l
impactos significativos"
es apropiado
+

i
Realización + - - - - - - -- - - - -- - - - - '
¡
Seguimiento si es necesario

• Publicado por la EPA en el Registro Federal.

FIGURA 1.3. Eligiendo el Nivel Adecuado de Documentación NEPA (Shipley Asso-


ciates, sin fecha, pág. 2).
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 23

Inicio de la planificación/toma de decisines de una actuación federal principal

Identificación interna de tema, autoridades y organismos

Publicación del aviso de que se pretende taborar un estudio de impacto ambiental


(1508.22, 1501 .7 y 1506.6)*

~
Se emiten invitaciones para participar
(1501 .7(a)(1))
--------
Anuncio del próximo aviso
de consultas
(1506.6)

Publicación del aviso de la propuesta de consultas e invitación a comentarios


(1501.7 y 1506.6)

--------
Determinar el ámbito y los aspectos
significativos que se analizaran
(1508.25 y 1501.7(a)(1))
---------
Eliminar los temas no significativos
del análisis
(1501.7(a)(3))

l
Detectar aportaciones por referencias
l
Fijar otras revisiones, leyes o procesos
y oportunidades de inclusión ambientales que han de realizarse
(1502.21 y 1506.3) simultáneamente, así como los
requerimientos documentales

!
separados a realizar
(1502.25 y 1501.7(a)(5))

l
Examinar los procedimientos estatales
y locales que sean pertinentes
(1506.2)
!
Designar la agencia promotora,
las agencias copromotoras y las
agencias colaboradoras
(1501.5. 1501.6 y 1506.2(c))
Asignar tareas entre las
agencias promotoras/cooperadoras
(1501.7(a)(4))

l
Establecer los límites de tiempo
1
Fijar el número de páginas límite
(1502.7)
(1501.8)

Revisar los comentarios y publicar el aviso del final de consultas


(1506.6)

!
Proceder de acuerdo al plan y calendario establecido en el aviso del final de consultas

• Entre paréntesis se refieren los párragos del reglamento del CEO.

FIGURA 1.4. Proceso de planificación para integrar las leyes ambientales en el pro-
ceso de EIA (CEO, 1991).
24 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Categoría de la actuación y tipo de evaluación (entre paréntesis)


Nivel
adminis• Planes de uso Actuaciones sectoriales y multisectoriales
trativo de suelo (EAE)
Políticas Planes Programas Proyectos
(EAE) (EAE) (EAE) (EAE)
1 1 1
Nacional/ Plan Política Plan Programa Construcción
Federal nacional nacional de - - nacional a---+ quinquenal de - de un tramo
de usos transporte largo plazo construcción de autopista
del suelo de carreteras de carreteras

Política
económica
nacional~
Plan
Regional/ Plan regional
estratégico
Estado de usos nacional
del suelo

~Programa
Subregional Plan subregional
subregional de inversiones
de usos
del suelo
Local Plan local ~Proyecto de
de usos infraestructura
del suelo local

Esta es una representación simplificada de lo que en realidad podría ser un conjunto más complejo de
relaciones. En general, aquellas actuaciones del nivel más elevado (por ejemplo, políticas nacionales) es
probable que requieran la forma más amplia y menos detallada de evaluación ambiental estratégica.

FIGURA 1.5. Actuaciones y evaluaciones en un amplio marco de EIA (Lee y Wa lsh,


1992).

La Figura 1.5 ilustra las relaciones existentes entre las políticas, planes, progra-
mas y proyectos y las evaluaciones ambientales estratégicas y los estudios de impac-
to ambiental (Lee y Walsh, 1992). El proceso de EIA mostraría sus efectos de mayor
alcance si fuera aplicado sistemáticamente a las políticas, planes y programas antes
de aplicarse a los proyectos específicos.
Como se mencionó anteriormente, el CEQ fue creado por la NEPA como una ofi-
cina de la Casa Blanca. En agosto de 1993 se discutía si era conveniente cambiar la
denominación del CEQ por la de «Oficina de Política Ambiental» manteniéndola
dentro de la Casa Blanca, o si era mejor hacerla formar parte de una nueva división
con presencia en el gabinete del gobierno, el Departamento de Medio Ambiente. En
cualquier caso se espera que los reglamentos del CEQ seguirán en efecto, quizás con
una nueva denominación que encaje en la nueva función que le asigne el gobierno.

EL SCREENING EN EL PROCESO DE E/A

Screening y scoping son términos ingleses que se han acuñado para ser utilizados en
los procesos de EIA que se llevan a cabo en muchos países. Hay diferencias sutiles
pero también significativas en cómo se utilizan en cada uno de estos países. De he-
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 25

cho, estos términos son extensiones de la idea que representa establecer lo significa-
tivo que es un impacto, concepto que se ha descrito con anterioridad. La Figura 1.6
ilustra la relación conceptual que existe entre screening y scoping. Básicamente, si
un promotor está desarrollando una actuación específica, entonces la preocupación
básica inicial radica en la posible aplicación de las exigencias de la EIA.
«Screening» trata sobre si se necesita o no un estudio de impacto ambiental para esa
futura actuación. En muchos países, el informe sobre los impactos ambientales se
denomina una «evaluación de impacto ambiental» (EIA) o una «evaluación ambien-
tal» (EA); en los Estados Unidos el informe resultante se denomina un «Estudio de
Impacto Ambiental». Así, el tema fundamental del que trata el screening es si se de-
be reaiizar un estudio de impacto ambiental completo (o.una evaluación ambiental) o
no. El Scoping se centra principalmente en determinar los temas e impactos específi-
cos que necesitan tratarse en el estudio integral de impacto ambiental. El «Scoping»
se presenta normalmente después de que se ha tomado una decisión afirmativa sobre
la necesidad de realizar un estudio de impacto integral, aunque también puede for-
mar parte de las consideraciones que se hagan en el screening.
Es posible determinar directamente la necesidad de hacer un estudio de impacto
ambiental integral y luego tratar el ámbito (scope) de los temas o de los impactos que
sean relevantes. A la inversa, puede que haga falta llevar a cabo un estudio prelimi-
nar como un eleme nto más para decidir si se necesita un estudio de impacto ambien-
tal integral. Un punto confuso es que este «estudio preliminar» aparece denominado
con términos distintos en distintos países. Por ejemplo, en los Estados Unidos se uti-
liza el té1mino Evaluación Ambiental (EA), mientras que en Canadá y otros países se
aplica el término «valoración ambiental inicial» («l nitial Environmenta/ Evalua-
tion») (Federal Environmental Assessment Review Office, sin fecha).
Para decidir si se debe realizar un estudio de impacto ambie ntal integral para una
actuación determinada existen dos e nfoq ues distintos: a) la aplicación de una clasifi-
cación en categorías basadas en los tipos o tamaños de los proyectos, y b) la realiza-
ción de un estudio preliminar.

~------------------------ ----- ---1


Política
Plan ¿Hace falta un - - - - - - - - - - ¿Qué
estudio de impa c t o ? ~ tem as/impactos
Programa
Proyecto
Permiso
l------------- ------ ----------
. .
Estudio prel1m1nar
hace falta estudiar
en el estudio de
impactos?
1
Planifique y lleve
a cabo un estudio
de impacto integral

FIGURA 1.6. Marco conceptual del screening del scoping.


26 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Clasificaciones en categorías

Un ejemplo de un enfoque del «screening» basado en una política de clasificación es


el que utiliza el Banco Mundial en su directriz sobre la realización de evaluaciones
ambientales (Banco Mundial, 1989). Específicamente, hay cuatro categorías de pro-
yectos dentro del programa conjunto del Banco Mundial, definidas según tipo de
proyecto: los proyectos que normalmente requieren un estudio de impacto ambiental
(Categoría A), los que pueden necesitar una revisión ambiental limitada (Categoría
B), los que normalmente no necesitan un análisis ambiental (Categoría C) y los pro-
yecios ambientalmente beneficiosos y los proyectos de recuperación en emergencias
(Categoría D). Otro ejemplo es la directiva de la Comunidad Europea sobre EIA; es-
ta directiva clasifica los proyectos en categorías de acuerdo a la necesidad que tienen
de un estudio de impacto ambiental integral (European Communities, 1985). Los es-
tados miembros de la Unión Europea pueden desarrollar directrices adicionales para
proyectos que requieren estudios de impacto.
En los Estados Unidos el planteamiento ha sido el de identificar las exclusiones
categóricas que eximen del proceso de EIA. Las «exclusiones categóricas» refieren a
esas categorías de actuación que no necesitan ni siquiera elaborar un estudio prelimi-•
nar y mucho menos un estudio de impacto. La Tabla 1.2 muestra algunos ejemplos
de exclusiones categóricas.

Estudio preliminar para determinar si los impactos


son significativos

El segundo enfoque fundamental es llevar a cabo un estudio preliminar y, dependien-


do de los hallazgos de este estudio, se pasa a la realización de un estudio de impacto
integral o simplemente se justifica que los hallazgos fueron tales que no haría falta
un estudio integral. En los Estados Unidos un estudio preliminar consiste en una eva-
luación ambiental (EA) cuyo tema principal es determinar si los impactos previstos
de la actuación tendrían un efecto significativo sobre la calidad del medio humano.
Los impactos que son consecuencia de las actuaciones propuestas pueden ubicarse
dentro de una o varias de las categorías siguientes: ( 1) benificioso o adverso; (2) re-
versible mediante procesos naturales o irreversible; (3) recuperable mediante técni-
cas de gestión o irrecuperable; (4) a corto o a largo plazo; (5) temporal o continuo;
(6) que ocurre durante la fase de construcción o durante la fase de explotación; (7)
local, regional, nacional o g lobal; (8) accidental o previsto (identificado de antema-
no); (9) directo o indirecto, y(] 0) acumulado o simple. Dos términos claves del últi-
mo par de categorías son: «efectos» (directo o indirecto) e «impacto acumulado»;
sus definiciones son como sigue (en CEQ, 1987, pág. 955):

Efectos o impactos. Estos términos pueden considerarse sinónimos. Dos amplias


categorías de efectos son los «efectos directos» y los «efectos indirectos». Los «efec-
tos directos» son los que provoca la actuación y ocurren en el mismo sitio al mismo
tiempo. «Efectos indirectos» los provoca la actuación y se producen más tarde en el
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU A PLICACIÓN 27

tiempo o a cierta distancia, aunque son razonablemente predecibles 10• Los efectos in-
directos pueden incluir impactos que inducen crecimiento y otros efectos relacionados
con los cambios inducidos en las pautas de usos del suelo, densidad de población o ta-
sa de crecimiento y sus efectos asociados sobre el aire, agua y otros sistemas natura-
les, incluyendo los ecosistemas. Los efectos pueden ser de carácter ecológico (como
los efectos sobre los recursos naturales y sobre los componentes, las estructuras y el
funcionamiento de los ecosistemas afectados), estético, histórico, cultural, económi-
co, social o asociados a la salud, ya sean directos, indirectos o acumulados.
Impacto acumulativo 11'. El impacto sobre el medio que resulta cuando a los efec-
tos de la actuación se añaden los de otras actuaciones pasadas, presentes o futuras ra-
zonadamente previsibles, sin que impope qué otro organismo público o persona lleva
a. cabo esa actuación. Los impactos acumulados pueden ser resultado de actuaciones
individualmente de menor importancia, pero significativas en su conjunto y que ocu-
rren durante un cierto periodo de tiempo.

Sobre la consideración de las anteriores categorías de impactos, se pueden utili-


zar opciones simples o más estructuradas para determinar lo significativo que es un
impacto.
Como mínimo se puede aplicar la definición de «significativamente» que esta-
blecen los reglamentos del CEQ y que se expuso en la sección anterior. Otras opcio-
nes adicionales incluyen la aplicación de criterios basados en el tipo de proyecto, en
métodos estructurados, en el potencial de reducció~ del impacto o en una serie de
preguntas ordenadas.
Para ilustrar los criterios de significativo basados en tipos de proyectos, en los
Estados Unidos una opción de proyectos de recursos hídricos comprende tres consi-
deraciones. «Principios y Directrices» (Office of President, 1983, págs. 9-10) definía
como•«significativo» para los recursos de calidad ambiental según el reconocimiento
institucional, público y/o técnico, las definiciones y conceptos relevantes son los si-
guientes:

1. «Significativo basado en el reconocimiento institucional» quiere decir que la im-


portancia de un recurso o un atributo de calidad ambiental aparece recogido en las
leyes, en los planes aprobados y en otros documentos de los organismos públicos o
de grupos privados. Fuentes de reconocimiento institucional son las leyes públicas,
las órdenes ejecutivas, las normas y reglamentos, los tratados y otros documentos
del gobierno federal; los planes y constituciones, leyes, directivas, resoluciones, di-
rectivas gubernamentales y otros documentos de estados con jurisdicción en el
área de planeamiento; leyes, planes, códigos, ordenanzas y otros documentos de

10
N. del T.: Se refiere a la definición que de efecto directo e indi recto establecen los reglamentos
del CEQ. En la normativa española de EIA la condición de directo o indirecto refiere a la causalidad del
efecto: un efecto directo es aquel que tiene una incidencia inmediata en algún aspecto ambiental , un
efecto indirecto o secundario es aquel que supone incidencia inmediata respecto a la interdependencia,
o, en general, respecto a la relación de un sector ambiental con otro.
11
N. del T.: Impacto acumulativo es definido por la legislación española como «Aquel que al pro-
longarse en el tiempo la acción del agente inductor, incrementa progresivamente su gravedad, al carecer-
se de mecanismos de e liminación con efectividad temporal simi lar a la del incremento del agente cau-
sante del daño».
28 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

las entidades públicas regionales y local con jurisdicción en el área de planea-


miento, y cartas, decretos municipales y documentos formales de grupos priva-
dos.
2. «Significativo basado en reconocimiento público» quiere decir que algún sector
del público general reconoce la importancia de un recurso o atributo de calidad
ambiental. El reconocimiento público puede adoptar la forma de controversia, apo-
yo, conflicto u oposición, y puede expresarse formalmente (por ejemplo, en forma
de correspondencia oficial) o informalmente. Se deben considerar también las cos-
tumbres o tradiciones ·asociadas al medio ambiente. Los recursos o atributos de ca-
lidad ambiental reconocidos por el público evolucionan con el tiempo a medida
que varía la concienciación y la percepción del público.
3. «Significativo según reconocimiento técnico» quiere decir que la importancia de
un recurso o atributo de calidad ambiental se basa en el conocimiento o el juicio
técnico o científico de las características del recurso crítico.

El concepto de «screening» puede llevar a que algunas propuestas sean excluídas


automáticamente y otras sean automáticamente aceptadas. El «screening» permite
que el promotor llegue a uno o varias de las conclusiones siguientes sobre los posi-
bles impactos de la propuesta: (1) hay efectos adversos no significativos; (2) hay
efectos adversos significativos que son recuperables; (3) hay efectos adversos signi-
ficativos que se podrían o no recuperar; (4) existe incertidumbre sobre los efectos
ambientales; (5) se desconocen los efectos, o (6) se prevén efectos adversos signifi-
cativos, y/o existe una preocupación pública significativa, así que debe llevarse a ca-
bo un estudio de impacto ambiental. De acuerdo con los procedimientos establecidos
en Canadá, la preocupación principal es si los impactos que se hayan previsto son o
no significativos.
Se hacen unas preguntas básicas para determinar lo significativos que son los
componentes del ecosistema y lo significativo que son sus impactos asociados. La
Tabla 1.3 define una serie de preguntas que pueden utilizarse para establecer lo signi-
ficativo que es el recurso y/o los impactos previstos, con la asunción básica de que se
requiere un estudio de impacto para esos proyectos que cuentan con recursos o im-
pactos considerados importantes. Se deben determinar los principales componentes
de un ecosistema antes de que se discutan los impactos más significativos. Esto re-
quiere la valoración de la importancia técnica, pública, legal y política de los compo-
nentes ambientales. El establecimiento del impacto significativo también está rela-
cionado con el grado de alteración de los componentes del ecosistema comparando
esa alteración con un cierto estándard o un umbral. Todo esto necesita que se defina
la magnitud, preponderancia, duración, frecuencia y probabilidad de la alteración
potencial.
Un ejemplo de un método estructurado para establecer la importancia implica es-
tablecer un umbral de interés -una prioridad de ese interés- y una probabilidad de
que un posible impacto ambiental alcanzará, de hecho, el umbral de interés (Haug et
al., 1984).
Un «umbral de interés» es un número máximo o mínimo, u otro valor, para un
impacto ambiental o el uso de un recurso que si se excede hace que el impacto o el
uso adquiera una mayor importancia. Las prioridades del umbral se definen como si-
gue (Haug et al., 1984, pág. 19):
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 29

TABLA _ 1 .3. Preguntas relacionadas con la estimación de si los impactos son sign i-
fictivos o no en Canadá

1. ¿El componente ambiental está reconocido por la legislación como importante?


• El componente ambiental es importante si estuviera protegido por una ley, una política,
un control ~ un reglamento, o i,rma parte de una unidad de gestión legalmente estable-
cida (por ejemplo, un parque nacional o una reserva ecológica).
• Nivel de protección legal (por ejemplo, federal, provincial, regional, local) y el tipo de
protección (por ejemplo, ley, plan, política, control o reglamento) puede afectar a su ni-
vel de importancia.
• Estatus legal actual, el estatus pasado o previsible para el futuro.
• Los componentes ambientales identificados legalmente como significativos son aque-
llos identificados comúnmente, también públicamente y políticamente y profesional-
mente, como importantes y por eso suelen adoptar valores elevados de la importancia
relativa.

2. ¿El componente ambiental está reconocido políticamente o por el público como importan-
te?
• Condicione~ que afectan al reconocimiento de un componente ambiental como política-
mente o públicamente importante:
(l) Conflictos sobre su(s) uso(s);
(2) Disponibilidad y abastecimiento del recurso, y que se den cambios sobre esta base;
(3) Demanda y cambios en la demanda, y
(4) Conocimiento sobre el componente y cambios en ese conocimiento.
• La importancia puede identificarla cualquier sector del público, y puede ser percibida o
real.
• La evaluación de la importancia de un componente ambiental basado en las aportacio-
nes del público debe considerar:
( l) Quiénes y cuántos consideran que el componente ambiental es importante;
(2) Historia anterior del uso;
(3) Las expectativas del público sobre usos futuros;
(4) Valor del componente ambiental para el público (monetario y otros), y
(5) Importancia real o percibida.

3. ¿El componente ambiental se juzga profesionalmente como importante?


• El juicio profesional puede constituir a menudo la única base del reconocimiento de la
importancia de un componente ambiental. Es esencial reunir una documentación cuida-
dosa sobre dicho juicio.
• Aspectos claves evaluados por el profesional al analizar la importancia de un compo-
nente ambiental incluye:
(1) Pasado, pres¡!nte y condiciones futuras en el área de evaluación;
(2) La condtt:iún en el contexto local, regional, provincial y nacional;
(3) El tamaño y extensión del componente ambiental;
(4) Escasez;
(5) Valor monetario, y
(6) Atributos biológicos, físicos y socioeconómicos del componente ambiental.

Fuente: Federal Environmental Assessment Review Office, sin fecha, págs. 18-19.
30 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

l. Prioridad más elevada: umbrales legales. Umbrales de impactos o usos de recur-


sos establecidos por la ley o por reglamentos. Puede que estos límites no se lleguen
a superar en circunstancia alguna. • 1

1.. Prioridad muy elevada: umbrales funcionales. Umbrales establecidos para el uso
de recursos o umbrales que implican impactos adversos inevitables en el medio hu-
mano, y tan grandes que, si se superaran estos umbrales, los impactos afectarían al
fundonamiento de un ecosistema lo suficiente para destruir recursos importantes
para la nación o la biosfera irreversible e irrecuperablemente.
3. Prioridad elevada: umbrales normativos. Umbrales de impactos o uso de los re-
cursos que están claramente establecidos por normas sociales, generalmente a ni-
vel local o regional, y a menudo asociados a intereses sociales o económicos,.
4. Prioridad moderada: umbrales controvertidos. Umbrales de impactos o usos de
los recursos que sean altamente controvertidos o que son fuentes de conflicto entre
varios individuos, grupos de interés u organizaciones, y a los que no se les garanti-
za una prioridad mayor por otras razones.
5. Prioridad baja: umbrales de preferencia. Umbrales de impactos o uso de recursos
que forman parte de las preferencias de únicamente individuos, grupos u organiza-
ciones y no de toda la sociedad e n su conjunto, y a los que no se les garantiza una
prioridad mayor por otras razones.

La probabilidad de que los impactos supere n un umbral se expresa de la siguien-


te manera (Haug et al., 1984, pág. 24)
A Alta probabilidad. Más de la mitad de la probabilidad de que ocurra (P > 0,5).
B Baja probabilidad. Menos que (o igual a) la mitad, pero al menos una probabili-
dad de 1/20 de que ocurra (P = 0,005-0,5).
C Despreciable. Menos que un veinteavo de probabilidad de que ocurra (P < 0,05).

La Tabla 1.4 resume la integración de las tres consideraciones. Por ejemplo, si un


umbral cae en alguna de las categorías entre l A a 3A, es importante. Si cae entre 5A
y l C, necesita un análisis. Menor de Cl, los umbrales se consideran despreciables y
pueden omitirse de los análisis posteriores. La categoría 4A es, en este ejemplo, una
opc.ión del responsable.

TABLA 1.4. Cuadro de probabilidad-prioridad* para el establecimiento de la impor-


tan cia del impacto

Categoría de probabilidad del impacto


Categoría
de prioridad A (alta) B(baja) C (despreciable)

1 (la más alta) Sí No No


2 (muy alta) Sí No Omitir
3 (alta) Sí No Omitir
4 (moderada) Puede No Omitir
5 (baja) No No Omitir

* Sí= significativo; no = necesita ser analizado pero probablemente no se, trata de un interés im-
portante; omitir = consideraciones posteriores no son necesarias; puede= en el límite entre sí y no.
Fuenle: Adaptado de Haug et al., pág. 24.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 31

Thompson (1990) valoró 24 metodologías de EIA (matrices y varios tipos de lis-


tas de control) en términos de cómo trataban el establecimiento de la importancia. Se
observaron grandes variaciones, mientras que ninguno de estos métodos proporcio-
naba un marco integral, junto con instrucciones para detem1inar la importancia de
los impactos previstos.
Una de las tareas que pueden hacerse en la identificación de impactos negativos
significativos es. considerar las medidas correctoras adecuadas que puedan aplicarse
para reducir esos impactos negativos dentro de las lógicas limitaciones ambientales y
económicas. Respecto a la práctica en los Estados Unidos, la corrección incluye
(CEQ, 1987): (l) evitar el impacto por completo al no realizar una cierta actuación o
partes de una actuación; (2) reducir el impacto limitando el grado o magnitud de la
actuación y su realización; (3) rectificar el impacto reparando, rehabilitando o res-
taurando el medio afectado; (4) reducir o eliminar el impacto tras un periodo de
tiempo, mediante las tareas de protección y mantenimiento durante la vida de la ac-
tuación, y (5) compensando el impacto al reemplazar o proporcionar recursos o am-
bientes sustitutos. La utilización de estas medidas debe intentarse en este orden, em-
pezando con evitar el impacto o aceptando reducir la aplicación.
Los impactos negativos deben agruparse en una de las tres categorías: ( l) no sig-
nificativo, (2) significativo pero recuperable, o (3) significativo pero irrecuperable.
El concepto de reducción significa que si se identifican impactos negativos poten-
cialmente significativos y se pueden reducir sus efectos, entonces sería posible hacer
un estudio de «No se prevén impactos significativos» tras una evaluación ambiental y
sin necesidad de recurrir a un estudio integral base de un estudio de impacto ambien-
tal. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que esto sólo es posible si las exigencias de
corrección han sido definidas detalladamente, de manera que se puede garantizar que
las medidas pertinentes que se han identificado se llevarán a cabo.
De acuerdo con la discusión anterior, sería necesario adoptar un planteamiento
secuencial para determinar la importancia de un impacto. Un «planteamiento se-
cuencial» sugiere varios niveles de consideración al determinar la importancia po-
tencial de los impactos de una actuación (un proyecto, plan o programa) o de una po-
lítica federal. Se puede obtener mediante la utilización de series de preguntas como
las que siguen en ese orden (la respuesta a una o todas las preguntas puede utilizarse
para determinar si debe o no elaborarse un estudio de irrpacto ambiental):

l. ¿Provocan impactos el proyecto, plan, programa y/o política propuesto/a que


excedan la definición de significativo según las leyes, reglamentos u órdenes
ejecutivas pertinentes?
2. ¿Se sobrepasa un umbral cuantitativo en términos de tipo, tamaño o coste de
la tarea?
3. ¿Se ubica la actuación en un hábitat o en un área de usos del suelo protegi-
do/a, o dentro de una zona de exclusión según aprovechamiento del suelo?
¿El recurso ambiental que se verá afectado es un recurso importante?
4. ¿Se prevé que las tareas y/o política propuestas cumplan las leyes, reglamen-
tos, políticas y orden ejecutivas ambientales pertinentes?
5. ¿Cuál es la proporción de alteración inducida prevista en los factores am-
bientales pertinentes? y ¿estarán estos cambios dentro de la normal variación
32 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

de los factores? ¿Cuál es la sensibilidad del medio a los cambios previstos, o


es el medio susceptible o resistente a los cambios? ¿Se sobrepasará la «capa-
cidad de absorción» (capacidad de sostener y mantener procesos ambienta-
les) del factor?
6. ¿Hay receptores humanos, vivos o inanimados, sensibles a la presión am-
biental del proyecto, plan, programa o política propuestos?.
7. ¿Se pue~en reducir los impactos negativos previstos con un planteamiento
de coste eficacia?
8. ¿Cuál es el juicio técnico de los expertos en las áreas pretinentes básicas ta--
les como calidad del agua, ecología, planificación, arquitectura del paisaje y
arqueología?
9. ¿Existe una preocupación pública por los riesgos de impacto del proyecto,
plan, programa y/o política propuestos?
1O. ¿E~isten impactos acumulados que debieran considerarse, o ·impactos rela-
cionados con las fases futuras de la actuación propuesta y los impactos acu-
mulados asociados a estas fases?

Se pueden desarrollar preguntas más específicas y detalladas que las diez pre-
guntas anteriores.

EL PAPEL DE LA AGENCIA DE PROTECCIÓN AMBIENTAL


DE ESTADOS UNIDOS
La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) se creó en di-
ciembre de 1970 como agencia reglamentaria de medio ambiente. No es el organis-
mo administrativo máximo de los estudios de impacto, aunque funciona como el al-
macén central de los mismos.
La EPA revisa los estudios de impacto ambiental que otros elaboran, especial-
mente en relación a la contaminación del agua, del aire, la gestión de residuos sóli-
dos, el ruido, la radiación y los pesticidas. A cada estudio que se revisa se le asigna
un código, dependiendo de la naturaleza de la actuación propuesta y del documento
del estudio de impacto en sí mismo (US EPA, 1973b,). El sistema de códigos de la
EPA para las actuaciones de los demás organismos es el siguiente (a partir de US
EPA, 1984, págs. 4-5-4-6):

1. Clasificación del impacto ambiental de la actuación:


LO (sin objeciones). La revisión no ha identificado ningún impacto ambiental
potencial que requiera cambios sustanciales en la alternativa preferida. La
revisión puede haber proporcionado oportunidades para aplicar medidas
correctoras que podrían realizarse con sólo unos cambios menores en la
actuación propuesta.
EC (preocupación ambiental). La revisión ha identificado impactos ambienta-
les que deberían evitarse para proteger adecuadamente el medio ambiente.
La corrección puede necesitar cambios sustanciales en la alternativa prefe-
rida o la aplicación de medidas que pueden reducir el impacto ambiental.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 33

EO (objeciones ambientales). La revisión ha identificado impactos ambienta-


les significativos que deben evitarse para proteger el medio ambiente ade-
cuadamente. Las medidas correctoras pueden requerir cambios sustancia-
les en la alternativa preferida o consideración de alguna otra alternativa del
proyecto (incluyendo la alternativa de no actuar o una nueva alternativa).
La base de las objeciones ambientales puede incluir situaciones en las que
(a) una actuación podría violar o ser inconsistente con ia consecución o
mantenimiento de estándares ambientales nacionales; (b) el organismo pú-
blico infringe sus propios requerimientos sustantivos ambientales que se
refieren a las áreas de jurisdicción o experiencia de la EPA; (c) se da una
infracción de una declaración política de la EPA; (d) no hay estándares
aplicables, o los estándares aplicables existentes no serán infringidos pero
es posible una degradación ambiental significativa que podría ser corregida
por modificaciones en el proyecto o por otras alternativas viables, o (e) se-
guir adelante con la actuación propuesta establecería un precedente para
futuras actuaciones que, consideradas en su conjunto, podrían generar im-
pactos ambientales significativos.
EU (ambienta/mente insatisfactorio). La revisión ha identificado impactos
ambientales negativos que son de magnitud tal que la EPA cree que la ac-
tuación propuesta no debe seguir adelante según previsto. La base para ser
«ambientalmente insatisfactoria» consiste en la identificación de impactos
ambientalmente objetables como se han definido antes y que se cumplan
una o más de las condiciones siguientes: (a) la infracción potencial de o la
inconsistencia con un estándar ambiental nacional es evidente en la actua-
lidad y/u ocurrirá a largo plazo; (b) no hay estándares aplicables, pero la
gravedad, duración o ámbito geográfico de los impactos asociados son de
importancia nacional debido a la amenaza que se plantea sobre recursos o
políticas ambientales de rango nacional.
2. Valoración del estudio de impacto:
Categoría 1 (adecuado). El borrador del estudio de impacto establece adecua-
damente los impactos ambientales de la alternativa preferida y los de las
alternativas lógicas disponibles para la actuación. No es necesario más
análisis ni más recogida de datos, pero el revisor puede sugerir que se aña-
da información o se adopte un estilo literario más clarificador.
Categoría 2 (in.formación insuficiente). El borrador del estudio de impacto no
contiene información suficiente para evaluar al completo los impactos am-
bientales que deberían evitarse para proteger el medio ambiente, o el revi-
sor ha identificado nuevas alternativas razonablemente viables que se en-
cuentran dentro del espectro de las que se han analizado en el borrador del
estudio de impacto y que podría reducir los impactos ambientales de la
propuesta. La información, datos, análisis o discusión adicional cuya au-
sencia ha sido identificada debe incluirse al final del estudio de impacto.
Categoría 3 (inadecuado). El borrador del estudio de impacto no evalúa ade-
cuadamente los impactos ambientales potencialmente significativos de la
propuesta, o el revisor ha identificado otras alternativas razonables fuera
del espectro de las que se han analizado en el borrador del estudio de im-
34 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

pacto y que deben analizarse para reducir los impactos ambientales poten-
ciales. La información, datos, análisis o discusiones cuya ausencia se ha
identificado son de tal magnitud que deberían exponerse al público a nivel
de borrador. Esta valoración indica que la EPA piensa que el borrador de
estudio de impacto no cumple los objetivos de la NEPA o de la Sección
309 de la Ley de Aire Limpio, y que por eso debiera ser revisada formal-
mente y puesta a disposición de los comentarios del público en un estudio
suplementario o en un borrador reelaborado del estudio de impacto.

Las tres categorías y la valoración EU deben fijarse en las oficinas centrales de la


EPA para comprobar que todas esas clasificaciones y valoraciones son consistentes
con las políticas y prácticas que sigue la EPA a escala nacional. Al organismo pro-
motor se le notifica las valoraciones concedidas en la carta que se le envía con co-
mentarios. La EPA también notifica al CEQ sus com~ntarios sobre los proyectos de
las tres categorías y los calificados EU para que el consejo pueda iniciar el segui-
miento del proyecto desde las primeras fases de su desarrollo.
Aunque la EPA no tiene responsabilidad oficial sobre la aceptación o rechazo de
los estudios de impacto, la revisión que realiza esta agencia es crítica dado que es in-
dispensable obtener una valoración satisfactoria del estudio de impacto y de la actua-
ción propuesta.

RESUMEN DE INFORMACIÓN ESTADÍSTICA


SOBRE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO

Durante los años setenta hubo una media de 1.200 estudios de impactos elaborados
cada año por las diversas agencias federales. Durante los años ochenta el número ha
descendido y en la actualidad se producen entre 400 y 500 al año. La Tabla 1.5 reco-
ge el número de estudios de impacto realizados cada año por las diversas agencias en
el periodo 1979-1991. Una clasificación detallada de estos estudios por agencia se
encuentra en CEQ ( 1993a). Aunque pueda parecer que ha habido un descenso en el
énfasis en la EIA en Estados Unidos (según indica el descenso en_el número de estu-
dios), debe observarse que también ha habido un incremento equiparable del número
de evaluaciones ambientales que se han llevado a cabo. Desgraciadamente, no exis-
ten datos disponibles sobre el número de evaluaciones ambientales, sin embargo, un
funcionario de la EPA recientemente calculó que anualmente se realizan entre
30.000 y 50.000 de estos estudios (Smith, 1989). Se elaboraron aproximadamente
45.000 evaluaciones ambientales en 1992 (CEQ, 1993a). Además, conceptos de la
EIA como «scope» y corrección del impacto están siendo incluidos en las primeras
fases de la planificación de los proyectos y en la toma de decisiones, reduciendo así
la necesidad de elaboraciones posteriores de estudios de impacto. Moore ( 1992) su-
girió que varios factores han contribuido a la caída del número anual de estudios de
impactos: (1) un mejor «scoping», (2) una mejor planificación de los proyectos que
reduce los impactos negativos y evita la necesidad de un estudio de impacto, (3) el
uso de estudios «No se prevén impactos significativos» y (4) menos litigios.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 35

TABLA 1.5. Estudios de impacto ambiental archivados, por agenc ia fede ral, 1979-
1991

Agencia 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991

Agricultura 172 104 102 89 59 65 117 118 75 68 89 136 145


Comercio 54 53 36 25 14 24 10 8 9 3 5 8 13
Defensa 1 1 1 1 1 o o o 2 o o o o
Fuerza aérea 8 3 7 4 6 5 7 8 9 6 11 19 20
Ejército tierra 40 9 14 3 6 5 5 2 10 8 9 9 21
COE 182 150 186 127 119 116 106 91 76 69 40 46 45
Marina 11 9 10 6 4 9 8 13 9 6 4 19 9
Energía 28 45 2 1 24 19 14 4 13 11 9 6 11 2
EPA 84 71 96 63 67 42 16 18 19 23 25 31 16
OSA 13 11 [3 8 1 o 4 o 1 3 o 4 3
HUD 170 140 140 93 42 13 15 18 6 2 7 5 7
Interior 126 13 1 107 127 146 11 5 105 98 110 117 61 68 64
Transporte 277 189 22 1 183 169 147 126 11 0 101 96 90 100 87
TVA 9 6 4 o 2 1 o 1 o o o 3 o
Otras 98 44 76 55 22 21 26 15 17 20 23 18 24
Total 1.273 966 1.033 808 677 577 549, 52 1 455 430 370 477 456

Notas: Los años refieren a años naturales. El número de estudios de impacto ambiental incluye bo-
rradores, suplementos y definitivos archivados durante el año que se especifica. Algunos proyectos pro-
puest•-s pueden tener varios borradores y varios estudios de impacto definitivos archivados durante un
periodo de varios años. COE = Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos. HUD = Depar-
lamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. EPA= Agencia de Protección Ambiental de los Estados Uni-
dos. GSA = Administració n de Servicios Generales. TVA = Autoridad del Tennessee Valley.
Fuente: Council on Environmental Quality, 1993a, pág. 169.

Un aspecto del proceso de EIA que siempre ha sido preocupante en los Estados
Unidos han sido el número de litigios que se presentan en el proceso. Entre 1970
y 1990 se archivaron un total de 2.260 casos con más de 2 10 interdictos. En los pri-
meros catorce años (1970-1983) el número de casos alcanzó una media anual de
116; de 1984 a 1991, la media anual fue de 79 (CEQ, 1993a).
La queja más habitual ha sido referente a la ausencia de estudio de impacto cuan-
do correspondía; la segunda queja más común era que el estudio de impacto no era
adecuado. Debe tenerse en cuenta que el asunto principal de la mayoría de los casos
presentados a tribunales no eran temas técnicos sobre el impacto de los proyectos
propuestos, sino sobre la falta de cumplimiento de las exigencias administrativas o
procedimentales. Este aspecto se muestra al examinar los tipos de quejas en 199 l ,
como se ve en la Tabla 1.6. Los demandantes en los pleitos basados en la NEPA
en 1991 incluían personas o grupos de ciudadanos (41 casos), grupos ecologistas (37
casos), propietarios o residentes (16 casos), autoridades locales y grupos empresaria-
les (5 casos), gobiernos estatales (4 casos) y tribus americanas nativas y otros grupos
(2 casos cada uno). Algunos casos del total de 128 pleitos tenían demandantes múlti-
ples (CEQ, 1993a).
36 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 1.6. Tipos de quejas archivadas de acuerdo a la NEPA, 1991

Número de casos
anteriores a 1991
Número de que tuvieron su
Causas de la acción casos en 1991 interdicto en 1991

Estudio de impacto ambiental inadecuado 26


Sin estudio de impacto ambiental cuando debía
haberse realizado uno 41
Evaluación ambiental inadecuada 20
Sin evaluación ambiental cuando debía haberse
realizado una 12 4
Sin suplemento de estudio de impacto ambiental
cuando debía haberse realizado uno 6
Otros 23
Total 128 4

Fue/lle: Council on Environmental Quality, 1993a, pág. 167

LEYES ESTATALES DE POLÍTICA AMBIENTAL


A partir de 1970, varios estados adoptaron legislaciones estatales equivalentes a la
NEPA. Para 1991 , 16 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico habían adopta-
do leyes de política ambiental o «pequeñas NEPAs». Quince estados y el distrito de
Columbia tienen exigencias de revisión ambiental establecidas por estatuto, órdenes
ejecutivas u otras directivas administrativas. La Tabla 1.7 recoge los estados en cada
una de estos dos categorías.

LA EIA A NIVEL INTERNACIONAL


Al principio de los años ochenta, más de 75 países habían adoptado legislación o re-
glamentos de EIA (Sammy, 1982) 12 . Con las exigencias de EIA del crédito interna-
cional y de las organizaciones de ayuda, se estima que más de 100 países han partici-
pado ahora en el proceso de EIA.

LA UTILIDAD DEL PROCESO DE EIA


Una de las incertidumbres en la planificación y dirección de estudios de impacto tie-
ne que ver con los costos apropiados del estudio. No ha habido nunca un desarrollo

12 N. del T.: En el caso español, la directiva europea data de 1985, el Real Decreto Legislativo que

la asimila es de 1986 y el Real Decreto que establece el reglamento de aplicación del proceso de EIA es
de octubre de 1988.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 37

TABLA 1.7. Resumen de los Estados con exigencias de EIA

Estados y distritos con algunas


exigencias de revisión ambiental
Estados y distritos con leyes establecidas mediante estatuto, órdenes
de política ambiental ejecutivas u otras directivas administrativas

Arkansas Arizona
California Arkansas
Connecticut California
Distrito de Columbia Delaware
Florida Distrito de Columbia
Hawaii Georgia
Indiana Louisiana
Maryland Massachusetts
Massachusetts Michigan
Minnesota New Jersey
Montana Caroliná del Norte
Nueva York Dakota del Norte
Carolina del Norte Oregon
Puerto Rico Pennsylvania
Dakota del Sur Rhode Island
Virginia Dakota del Sur
Washington Utah
Wisconsin Washington
Wisconsin

Fuente: Adaptado a partir de Council on Environmental Quality, 1992, pág. 373.

sistemático de una fórmula que pudiera utilizarse para este cálculo. Los costes de los
estudiqs_de impacto se dan en un amplio margen en términos de coste del estudio co-
mo tanto por ciento del coste total del proyecto. Una regla simple es que ün estudio
de impacto costará del orden de un 1 por 100 o menos de los costes totales del pro-
yecto. Sin embargo, este porcentaje puede variar considerablemente, los gastos de
estudios de los proyectos más reducidos están sobre el 1 por 100 de los costes del
proyecto pudiendo alcanzar porcentajes entre el 5 y el 10 por 1OO. Inversamente, en
los proyectos más amplios, los costes del estudio de impacto ambiental podrían en-
contrarse en el margen entre O, 1 y 0,5 por l 00 de los costes totales del proyecto e in-
cluso menos 13 •
La utilidad de los estudios de impacto ambiental ha sido cuestionada desde el
punto de vista de si lÓs redactores del estudio de impacto están sesgados o no, espe-
cialmente cuando trabajan para el organismo que propone la actuación o trabajan co-

13
N. del T.: En España el Código Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y ~uertos recomienda
un coste del estudio de impacto ambiental de un IO a un 25 por 100 del coste de la redacción del proyec-
to técnico al que se acompaña, dependiendo de la complejidad ambiental del caso y de la actuación.
38 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

mo consultores externos de organismos públicos o entidades del sector privado que


son promotores del proyecto. Poco podemos hacer para eliminar esta preocupación.
Quizás, el argumento más sólido contra la presencia de sesgos en los estudios es que
si los dirigen ingenieros y planificadores que tienen una formación y experiencia, sus
. 1 propios códigos éticos profesionales y personales harán que realicen el trabajo más
apropiado deQtro de las limitaciones del mismo. Es previsible que cada persona tra-
baje del modo más expeditivo y apropiado, descubriendo al completo toda la infor-
mación pertinente que se encuentre. Sin embargo, una de las dificultades reales es
que, en muchos casos, la información sobre la actuación propuesta o las condiciones
ambientales del entorno está incompleta.
El posible sesgo puede aparecer en cualquier actividad de un estudio de im¡1acto;
por eso, es necesario documentar cuidadosamente las tareas del desarrollo del estu-
dio. Una de las maneras para evitar esta circunstancia es que los redactores del estu-
dio de impacto o de la evaluación ambiental cuestionen con independencia la infor-
mación sobre la actuación propuesta o sobre el medio ambiente. Además, la
utilización de información proveniente de proyectos «parecidos» puede ser muy útil
en el análisis.
El mejor enfoque en un estudio de impacto ambiental es realizar un trabajo inten-
so de identificación y análisis, documentando detalladamente todas las tareas y las
fuentes de información utilizadas en el estudio, llevar a cabo la fase de consultas y
las actividades de la información pública con propiedad para poder responder a las
preguntas que puedan existir en la mente de los individuos y grupos que defienden el
proyecto, así como los de sus oponentes.
Se puede decir que se han obtenido pocos beneficios de la realización de estudios
de impacto ambiental durante las dos últimas décadas. Este punto de vista parte de
las «montañas» de informes que se han realizado, muchos de los cuales podrían de-
nominarse «enciclopédicos» y muchos de los cuales han sido olvidados tan pronto
como se ha recibido el permiso o se ha tomado la decisión de continuar con la cons-
trucción y la explotación del proyecto. Por otra parte, se pueden citar numerosos
ejemplos en los que no se ha completado el proyecto debido a la preocupación am-
bieritál o en los que el diseño o el tamaño del proyecto ha sido alterado.para hacerlo
más compatible desde el punto de vista ambiental. Según esto, y de _acuerdo con el
espíritu general y la intención de la NEPA, el objetivo global debería ser utilizar los
procesos de EIA para facilitar la incorporación del medio ambiente como un factor
más en la toma de decisiones del proyecto, junto con los factores técnicos y econó-
micos, y posteriormente desarrollar el proyecto y su ubicación de tal manera que se
obtenga un proyecto adecuado desde el punto de vista ambiental.
Nos damos cuenta de que este resultado es idealista y que en muchos casos no
podrá alcanzarse con facilidad. Por otra parte, un proceso abierto de EIA puede ser
una ayuda en el desarrollo de la tarea. Entre los beneficios adicionales que derivan
del proceso de EIA, Moore ( 1992) señala el hecho de que se J:¡ayan mantenido los te-
mas ambientales frente al público, se ha modificado el proceso de toma de decisio-
nes de las agencias federales; de acuerdo con la Ley de Libertad de Información, ha
obligado a descubrir al público el proceso de toma de decisiones y ha creado la parti-
cipación pública en ese proceso, y, finalmente, ha sido un modelo-de lesgilacióri am-
biental para diferentes estados y numerosos países.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 39

Algunos beneficios potenciales del proceso de EIA en los países en vías de desa-
rrollo tienen que ver con el hecho de que este proceso permite potenciar la asunción
de consideraciones ambientales por parte de los promotores, facilita la obtención de
una mejor información sobre los proyectos, ayuda a identificar intereses y acuerdos,
ayuda a identificar medidas de gestión y corrección, introduce vías de coordinación
y consulta con los grupos interesados, aumentar la experiencia y dominio técnico y
favorece la toma de decisiones de mejor calidad (UN Environmental Program,
1987). Las limitaciones del proceso de EIA están relacionadas con la fragmentación
de autoridad entre los organismos del gobierno, el poder de los principales sectores
de desarrollo, toma de decisiones sin coordinación, una falta de concienciación den-
tro del gobierno central o a nivel local, una falta de criterios básicos de valoración y
de técnicas analíticas, la dificultad para realizar juicios de valor, la necesidad de me-
canismos de corrección ambiental debidamente testados y la falta de recursos técni-
cos y financieros (UN Environment Program, 1987).
El proceso'de EIA puede influir en la política pública de muy diversas maneras.
Uno de estos efectos es la corrección obligada que se haya establecido para el pro-
yecto o las exigencias que se planteen como condición obligada de la aprobación del
proyecto. Estos requerimientos pueden adoptar la forma de especificaciones sobre
los equipos de control de la contaminación, las medidas de control de la contamina-
ción, los ciclos operativos del proyecto o las técnicas de construcción y su programa-
ción, por ejemplo. Además, dependiendo de la naturaleza y ámbito del proyecto, un
estudio de impacto puede conseguir que se definan exigencias sobre el seguimiento
ambiental a largo plazo.

AMPLIACIÓN DEL ÁMBITO DE LA EIA


En febrero de 1992 los Estados Unidos firmaron la Convención de 1991 de Evalua-
ción de Impacto Ambiental en Contexto Transfronterizo, los demás signatarios eran
28 países y la Comunidad Europea (CEQ, 1993a; Economic Commission for Euro-
pe, 1991). La convención estipula las obligaciones de las partes de realizar una eva-
luación de impacto ambiental y, para ciertas actividades que puedan causar efectos
transfronterizos adversos y significativos, acordar su realización en las primeras fa-
ses de la planificación. La convención proporciona procedimientos, en un contexto
transfronterizo, para la incorporación de consideraciones ambientales en el proceso
de toma de decisiones, promoviendo así el desarrollo sostenible. Establece la obliga-
ción general para los estados de notificar y consultar a los demás sobre los principa-
les proyectos que se planteen, abarcando desde las centrales nucleares hasta la cons-
trucción de grandes carreteras o proyectos de deforestación que puedan causar
impactos ambientales adversos y significativos a través de las fronteras. La conven-
ción estipula también que la participación pública en el procedimiento de evaluación
será establecida por cada parte a nivel de proyecto y que se den las mismas oportuni-
dades a los participantes extranjeros que al público local y a otros ciudadanos del
país (Lee, Walsh and Jones, 1991).
La aplicación del proceso de EIA al análisis del ciclo de vida de un producto ma-
nufacturado incorporaría ¡.:onsideraciones sobre las consecuencias ambientales direc-
40 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

tas e indirectas de la extracción de las materias primas en su terreno original y de los


distintos procesos relacionados, la fabricación, la preparación y fases del transporte,
concluyendo el acto de consumo, deshecho y recuperación para el reciclado (Hunt,
Sellers y Franklin, 1992).
El punto de vista del «ciclo de vida del producto» se centra en los efectos totales
del sistema de producto. Este tipo de estudios han sido denominados «análisis del
perfil ambiental y de recurso» (REPA 14) , también se les ha llamado «análisis de ciclo
1
de vida» (LCA 5).
EL CEQ ( 1989) ha proporcionado a los organismos públicos directrices sobre
cómo aplicar el proceso de EIA en temas ambientales más amplios como la destruc-
ción de la capa de ozono o el calentamiento global. El cambio climático es un tema
potencialmente relevante en un proceso de EIA debido a (1) el potencial que tiene
una actuación para alterar el clima individualmente, (2) el impacto acumulado de la
actuación junto con los de otras actuaciones y (3) el potencial del fut4ro cambio cli-
mático de alterar la base del medio ambiente (y así afectar a la actuación o alterar el
impacto de la actuación) (Cushman et al., 1989).
Otros temas globales que están recibiendo un atención internacional creciente en
las consideraciones de la EIA son la biodiversidad y el desarrollo sostenible. El CEQ
( 1993b) ha propuesto que las agencias federales traten los impactos de sus actuacio-
nes sobre la biodiversidad. Los temas del desarrollo sostenible pueden recibir una .
mayor atención en el futuro, un principio subyacente aparece incluido como la pri-
mera política ambiental de la NEPA, que cada generación debe cumplir sus respon-
sabilidades como albacea del medio ambiente para las generaciones futuras.

ÁMBITO REDUCIDO DE LA EIA


Los conceptos y planteamientos del proceso de EIA se han vuelto fundamentales pa-
ra numerosos programas ambientales estatales y federales, así como para la conce-
sión de permisos y la elaboración de informes. La documentación de estos otros pro-
cesos es análoga a la de una evaluación ambiental o la de un estudio de impacto
ambiental convencional. Algunos ejemplos de permisos y/o informes de este tipo se-
rían: (1) los permisos de calidad del aire y los informes asociados que exigen las En-
miendas de 1990 de la Ley del Aire Limpio; (2) perm'isos de vertidos de aguas resi-
duales y los informes asociados que exige el programa del Sistema Nacional de
Eliminación de Vertidos Contaminantes establecido por las Enmiendas de la Ley Fe-
deral de Control de la Contaminación del Agua y sus sucesivas correcciones; (3) los
permisos de vertidos de aguas de escorrentía en áreas industriales y los informes aso-
ciados exigidos por el programa del Sistema Nacional de Eliminación de Vertidos
Contaminantes según la Ley del Agua Limpia de 1987; (4) permisos para actividades
de excavación y relleno en aguas navegables según los exige la Sección 404 de la
Ley de Agua Limpia de 1972; (5) la investigación para la restauración de suelos, los

14
Resource and Environmental Projile Analysis.
'~ Lije-Cicle Analysis;
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 41

estudios de viabilidad y los registros de parcelas con presencia de residuos tóxicos y


peligrosos, identificados bajo los auspicios de la Ley de 1981 sobre Responsabilidad
Legal, Compensación y Reacción Ambiental Integral (CERCLA 16 o ley del «super-
fondo») y la Ley de 1986 sobre Reautorización y Enmiendas del Superfondo
17
(SARA ); (6) sustituciones, permisos e informes sobre depósitos subterráneos regla-
dos por las Enmiendas de la Ley de Recuperación y Conservación del Recurso de
1984; (7) permisos de funcionamiento y planes de cierre de vertederos sanitarios
convencionales o de residuos peligrosos según las Enmiendas de la Ley de Recupe-
ración y Conservación del Recurso de 1984 (llamada también «Ley de Residuo Só-
lido y Peligroso») (Sharples y Smith, l 989); (8) informes elaborados in situ, o trans-
ferencia de propiedades, evaluaciones para establecer responsabilidades sobre la
contaminación del propietario-comprador-prestatario; (9) los informes elaborados
para auditorías regladas, y (10) exigencias sobre informes ambientales para nuevos
productos o licencias 18

RESUMEN

La NEPA y el proceso de EIA han tenido un profundo efecto en la planificación de


proyectos y la toma de decisiones en los Estados Unidos. Los conceptos y normas
de los procesos están bien asentados. Los conceptos de la EIA se están aplicando en
un sentido más amplio a temas globales pero también para temas más específicos
centrados en la concesión de permisos ambientales. Sin embargo, tras la experien-
cia de más de dos décadas de práctica de la EIA en los Estados Unidos, los informes
anuales del CEQ, los litigios y otras lecciones aprendidas, la principal preocupación
en relación a las exigencias y requerimientos de la NEPA radica en cuatro temas
claves:

1. La necesidad de determinar el grado de responsabilidad en la corrección, su


planteamiento e identificación, responsabilidad que debe ser asumida por un
organismo público antes de elaborar un estudio de impacto.
2. La necesidad de una metodología o de un procedimiento que trate los impac-
tos acumulados de las actuaciones que se propongan. Este es un tema difícil
de resolver, algunos plantean que los impactos acumulados sólo se consideran
marginalmente en los Estados Unidos apuntando que (a) hay una ausencia de
un sistema de planificación regional coordinada (local, estatal o federal), que
(b) existe un desarrollo limitado de métodos y políticas al respecto, (c) que los

16
Comprehensive Environmental Response, Compensa/ion and Liability Act.
11
Supe1fund Amendmenrs and Reauthonization Acr.
IR N. del T.: En el caso español , otros procedimientos incluyen exigencias similares a las de la eva-
luación de impacto. Este era el caso de la Ley de Minería a Cielo Abierto de 1982, que exige se conside-
ren y corrigen los efectos ambientales, o la Ley de Aguas 1985, que exige en su artículo 90 que se anali-
cen y corrijan los efectos ambientales de las actuaciones que se localicen en el dominio público
hidraúlico.
42 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

estudios tienen muchas limitaciones de tiempo y dinero y que (d) las agencias
federales proporcionan escasa orientación al respecto.
3. La necesidad d.e una metodología o un procedimiento utilizable para realizar
un análisis de predicción razonable (análogo a un análisis del peor caso) de
las consecuencias de una actuación propuesta, especialmente para aquellos
casos en los que la información sea incompleta o no esté disponible.
4. La necesidad de realizar auditorías ambientales de seguimiento que permitan
documentar los impactos ya experimentados y compararlos con los impactos
que se predicen 19 • Revisiones de la precisión de la predicción de impactos en
los estudios de impacto han sugerido que sólo algunas de las predicciones es-
taban muy equivocadas, sin embargo, sólo cerca de un 30 por I 00 de los im-
pactos producidos se acercaban a sus predicciones (Culhane, 1987). Estas
conclusiones indican que se podría utilizar el seguimiento de los impactos
predichos para mejorar las predicciones de l<;>s impactos de los proyectos futu-
ros. Desde un punto de vista más amplio, se ha sugerido que los organismos y
las instalaciones federales deberían auditar el cumplimiento de la NEPA, ha-
biéndose desarrollado un protocolo de auditorías de cumplimientos para las
instalaciones federales (Sigal y Cada, 1990).

Existe la necesidad de proporcionar una formación profesional específica para


aquellos profesionales que trabajan en la planificación, dirección y revisión de los
estudios de impacto ambiental debido a la necesidad de integrar información prove-
niente de un variado número de áreas sustantivas y debido también a lo relativamen-
te novedoso de este instrumento de la gestión ambiental, especialmente si lo compa-
ramos con disciplinas más tradicionales, como la biología, la química y la ingeniería
ambiental.
Otro resultado de las exigencias de la EIA en los Estados Unidos ha sido la pro-
gramación y realización de programas de investigación cuyo objetivo es el de res-
ponder a cuestiones sobre impactos específicos. Estos programas han estado asocia-
dos generalmente a la investigación desarrollada por determinados organismos como
el Departamento de Energía de los Estados Unidos, o el Cuerpo de Ingenieros del
Ejército de Estados Unidos 20• Sin embargo, nunca se ha desarrollado en los Estados
Unidos un programa completo de investigación sobre la EIA que recoja todas las ne-
cesidades y temas implicados en las exigencias que plantea el variado conjunto de
organismos públicos. La creación de este tipo de programa de investigación genérico
sigue siendo un prerequisito fundamental para llevar a cabo una gestión ambiental
eficaz en los Estados Unidos.

19
N. del T : Elemento que es obligado en el procedimiento de ElA en España con la realización de
un Programa de Vigilancia Ambiental.
20
N. del T. : En el caso español, se constata que la puesta en marcha de la EIA ha estimulado en los
últimos años el desarrollo de programas de investigación en campos específicos de la corrección del im-
pacto tales como la evaluación y corrección de la contaminación acústica del tráfico, los estudios de efi-
cacia de pasos de fauna o los de estimación de caudales de mantenimiento ecológico.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 43

BIBLIOGRAFÍA
Anderson, F. R.: NEPA in the Courts, Resources for the Future, Wa~hington, D.C., 1973.
Andrews, R. N. L.: «Environmental Policy and Administrtive Change: The National Environ-
mental Policy Act of 1969, 1970-1971», Ph. D. dissertation, University of North Carolina,
Chapel Hill, 1972, págs. 76-109, y apéndice A.
Barret, B. F. D., y Therivel, R.: Environmental Policy and lmpact Assessment in Japan. Rout-
ledge, Chapman y Hall, New York, 1991, pág. 149.
Bear, D.: «NEPA: Substance or Merely Process», Forumfor Applied Research and Public Po-
licy, vol. 8, núm. 2, verano 1993, págs. 85-88.
Best, J. A.: «The National Environmental Polily Actas a Full Disclosure Law», NTIS Rep.
PB-227-809, US Department of Commerce, National Technical lnforrnation Service, pri-
mavera, Va., diciembre 1972.
Caldwell, L. K.: «The National Environmental Policy Act: Status ad Accomplishments», Pro-
ceedings of the 39th North American Wildlife Natural Resources Conference, Wildlife
Management lnstitute, Washington, DC, 1973.
«Can Change Damage Your Mental Health?», Nature, vol. 295, enero 21, 1982, págs. 177-
179.
Council on Environmental Quality (CEQ): «Draft of Guidance to Federal Agencies Regar-
ding Consideration of Global Climate Change in Preparation of Environmental Docu-
ments», Washington, DC, junio 21, 1989a.
- , «Environmental Quality», Twenty-ftrts Annual Rep., US Government Printing Office,
Washington, DC, abril 1991, págs. 198-199.
- , «Environmental Quality», Twenty-second Annual Rep., US Government Printing Office,
Washington, DC, marzo 1992, págs. 141-150, 352-377.
- , «Environmental Quality», Twenty-third Annual Rep., US Government Printing Office,
Washington, DC, enero 1993a, págs. 151-172.
- , Code of Federal Regulations (CFR), vol. 40, cap. V, US Govemment Printing Office,
Washington, DC, julio 1, 1987, págs. 929-971.
- , «Intorporating Biodiversity Considerations into Environmental Impact Analysis Under
the National Environmental Policy Act.», Washington, DC, enero 1993b.
- , «Memorandum: Questions and Answers About the NEPA Regulations», Federal Regis-
ter, vol. 46, marzo 23, 1981, pág. 18026 ff., andas amended, vol. 51, abril 25, 1986, pág.
15618 ff.
- , «Memorandum: Scoping Guidance», Washington, DC, abril 30, 1981.
- , «National Environmental Po!icy Act-Regulations», Federal Register, vol. 43, núm. 230,
noviembre 29, 1978, págs. 55978-56007.
- , «Preparation of Environmental Impact Statements: Guidelines», Federal Register, vol.
38, núm. 147, agosto 1, 1973, págs. 20550-20562.
Culhane, P.. J.: «The Precision and Accuracy of US Environmental lmpact Statements»,
Environmental Monitoring and Assessment, vol. 8, núm. 3, mayo 1987, págs. 2 17-238.
Cushman, R. M.; Hunsaker, D. B.; Salk, M. S., y Reed, R. M.: «Global Climate Change and
NEPA Analyses», conference paper núm. CONF-891098-4, Oak Ridge National Labora-
tory, Oak Ridge. Tenn., 1989.
Economic Commission for Europe (ECE): «Convention on Environmental Impact Assess-
ment in a Transboundary Context», E/ECE/1250, United Nations, New York, febrero
1991.
European Communities: «Council Directive of 27 June, 1985, on the Assessment of the Ef-
fects of Certain Public and Private Projects on the Environment», Official Journal of the
European Communities, núm. L 175, Brussels, septiembre 7, 1985, págs. 40-48.
44 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Federal Environmental Assessment Review Office: «In itial Environmental Assessment: Pro-
cedures and Practices», Toronto, undated, págs. 8-20.
Haug, P. T.; Burwell, R. W.; Stein, A., y Bandurski, B. L.: «Determining the Significance of
Environmental Issues Under the National Environmental Policy Act», Journal of Enviran-
mental Management, vol. 18, núm. l, enero 1984, págs. 15-24.
_H opkins, L. D.: «Environmental Impact Statements: A Handbook for Writers and Revie-
wers», Rep. IIEQ 73-8. Illinois Institute for Environmental Quality, Chicago, agosto
1973.
Hunt, R. G.; Sellers, J. D., y Franklin, W. E.: «Resource and Environmental Profile Analysis:
A Life Cycle Environmental Assessment for Products and Procedures», Environmental
lmpact Assessment Review, vol. 12, 1992, págs. 245-269.
Kreith, F.: «Lack oflmpact», Environment, vol. 15, núm. 1, 1973, págs. 26-33.
Lee, N., y Walsh, F.: «Strategic Environmental Assessment: an Overview», Project Apprai-
sal, vo. 7, núm. 3, septiembre 1992, págs. 126-136.
- , - , y Jones, C. E.: «The European Commission's EIA Activities», E/A Newsletter 6, in-
vierno 1991 , University of Manchester, Manchester, England, pág. 4.
Lohani, B.N.: «Environrnental Assessment and Review During the Project Cycle: The Asian
Development Banks's Approach», cap. 14 en Environmental lmpact Assessment for De-
veloping Countries. A. K. Biswas, y S. B. C. Agarwal, eds., Butterworth-Heinemann,
Oxford, England, pág. 179.
Moore, S. N.: «A View of the History of National Environmental Policy Act», National Asso-
ciation of Environmental Professionals Newsletter, vol. 17, núm. 5, noviembre I 992,
págs. 8-9.
Office of the Presiden!: «Economic and Environmental Principies and Guidelines for Water
and Related Land Resources Implementations Studies», marzo 1983.
Ross, W. A.: «Evaluating Environmental Impact Statements», Journal of Environmental Ma-
nagement, vol. 25, 1987, págs. 137-147.
Sammy, G. K.: «Environmental Impact Assessment in Developing Countries», Ph. D. disser-
tation, University of Oklahoma, Norman, 1982.
Sharples, F. E., y Srnith, E. D. : «NEPA/CERCLA/RCRA Integration», CONF-891098-9, Oak
Ridge National Laboratory, Oak Ridge, Tenn., 1989.
Shipley Associates: «Environmental Protection Agency Clean Air Act Section 309 Review
Summary and EPA Policy and Procedures Manual», Bountiful, Utah, pág. 2.
Sigal, L. L., y Cada, G. F.: «What About Compliance with NEPA?» CONF-9004182-3, Oak
Ridge National Laboratory, Oak Ridge, Tenn., 1990.
- , y Webb, J. W.: «The Programmatic Environmental Impact Statement: Its Purpose and
Use», The Environmental Professional, vol. 11, núm. I, 1989, págs. 14-24.
Smith, E. D.: «Future Challenges of NEPA: A Panel Discussion», CONF-891098-10, Oak
Ridge National Laboratory, Oak Ridge, Tenn., 1989.
Thompson, M. A.: «Determining Impact Signiticance in EIA: A Review of 24 Methodolo-
gies», Journal of Environmental Management, vol. 30, 1990, págs. 235-250.
United Nations Environmental Program: «Senior Leve l Expert Workshop to Evaluate Bene-
fits and Constraints of Environmental Impact Assessment Process in SACEP Countries»,
Regional Office for Asia and the Pacific, Bangkok, Thailand,junio 1987, págs. 6-7.
US Army Corps for Engineers: «Environmental Quality: Procedures for Implementing the
National Environmental Po/icy Act (NEPA)», Federal Register, vol. 53, núm. 22, febrero
3, 1988, págs. 3 120-31 37.
US Congress: National Environmental Policy Act, P.L. 91-190, S. I 075, 91 si Congress, 1970.
US Department of the Army: «Environmental Effects of Army Actions», Reg. 200-2, Federal
Registe,; vol. 53, núm. 22 I, noviembre 16, I 988, págs. 46322-4636 l.
LA LEY DE LA POLÍTICA AMBIENTAL NACIONAL Y SU APLICACIÓN 45

US Department of Transportation, Federal Highway Administration: «Environmental Impact


and Related Statements», app. F. Policy and Procedure Memorandum 90-1. Washington,
DC, septiembre 1972.
US Environmental Protection Agency (EPA): «Application of the National Environmental
Policy Act to EPA's Environmental Regulatory Activities», Washington, DC, febrero
1973a.
- , «Environmental Impact Statement Guidelines», rev. ed., abril 1973b, región X, Seattle,
Wash., pág. 120.
- , «Facts About the National Environmental Policy Act», LE-1 33, Washington, DC, sep-
tiembre 1989a.
- , «Filing System Guidance for the lmplementation of 1506.9 and 1506.1 O of the CEQ Re-
gulations lmplementing the Procedural Provisions of the NEPA», Federal Register, ,lo!.
54, núm. 43, marzo 7, 1989b, págs. 9592-9594.
- , «Policy and Procedures for the Review of Federal Actions Impacting the Environment»,
Manual 1640, octubre 1984, págs. 4-5, 4-7. ·
World Bank: «Operational Directive 4 .00, Annex A3, Environmental Screening», Washing-
ton, DC, septiembre 1989.
World Health Organization (WHO): «Health and Safety Componenf of Environmental Im-
pact Assessment», Copenhagen, 1987.
Yannacone, V. J., Jr., y Cohen, B. S.: Environmenta/ Rights and Remedies, chap. 5, The Law-
yers Co-operative Publishing Company, Rochester, N. Y., 1972.
Capítulo 2
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN
DE LOS ESTUDIOS
DE IMPACTO

La planificación y gestión de los estudios de evaluación de impacto ambiental para


los proyectos (o planes o programas) propuestos implica una serie de consideracio-
nes sobre una amplia variedad de cuestiones. Este capítulo trata los siguientes aspec-
tos concretos de la planificación y gestión del estudio de EIA como son: ( 1) plantea-
miento conceptual para planificar y dirigir estudios de impacto, (2) desarrollo de la
propuesta, (3) formación del equipo interdisciplinar, (4) selección del director del
equipo, (5) gestión general del estudio y (6) control fiscal. Es importante reconocer
que la validez técnica de los estudios de EIA se puede ver fácilmente comprometida
sin la planificación y gestión efectiva del estudio.

PLANTEAMIENTO CONCEPTUAL PARA LOS ESTUDIOS


DE IMPACTO AMBIENTAL

Se propone un modelo de diez etapas o actividades para la planificación y conduc-


ción de los estudios que proporciona la base para considerar los procesos de EIA,
como se muestra en la Figura 2.1. Este modelo es flexible y se puede adaptar a dife-
rentes tipos de proyectos modificándolo, según se necesite, para facilitar la conside-
ración de los puntos especiales de los proyectos específicos en localizaciones únicas.
Se debería advertir que el objetivo de este modelo son los proyectos, aunque también
se puede aplicar a planes, programas, normativas y acciones reguladoras.
La Figura 2.2 presenta un modelo alternativo de siete fases (o etapas o activida-
des) para planificar y conducir estudios de impacto. La Tabla 2.1 proporciona una
lista de control de las actividades asociadas con la planificación y preparación de un
EIS. Por último, se han desarrollado numerosas directivas para los diferentes consti-
tuyentes o consideraciones del proceso de EIA. Por ejemplo, existen directivas de los
aspectos del procedimiento, de las consideraciones metodológicas, de los tipos gené-
ricos de proyectos, de los proyectos de ayuda de desarrollo, de los tipos específicos

47
48 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Inicial Impactos Toma de


- -
decisiones

PDN IP
•--- - - - • -- -- ---
Pll(S )
IPl (S) IA(PP) SPA
DAE IM (PP)

'
1
1
'
1
1
t
1
1
1
1
j 1
1
1

1
.... ----- - Documentación

PWD
EM

Nota: Las definiciones de los términos se encuentran en el texto.

FIGURA 2.1. Marco conceptual de los estudios de impacto ambiental.

de emplazamientos ambientales (p. ej., zonas húmedas), de los trabajos de evalua-


ción como la selección o la fase de consulta (scoping) y de diferentes organizaciones
gubernamentales (Centro de EIA, 1992). El análisis de diferentes modelos de plani-
ficación del estudio, las listas de control y las directivas pueden ser útiles en la pre-
paración de la planificación de un estudio de impacto.
De acuerdo con la Figura 2. 1, la primera actividad en el modelo de diez etapas
sería determinar las características del proyecto propuesto, la necesidad del proyecto
y las alternativas del proyecto que han sido consideradas o se podrían considerar. A
esta etapa se le denomina «PON» (descripción y necesidad del proyecto). La infor-
mación fundamental que se necesitaría en relación al proyecto propuesto incluye los
siguientes puntos:

1. Una descripción del tipo de proyecto y de cómo funciona y opera en un con-


texto técnico.
2. La localización propuesta para el proyecto y el por qué de su elección.
3. El periodo de tiempo reque1ido para la realización del proyecto.
4. Los requisitos o resultados (alteraciones) potenciales ambientales del proyecto
durante su fase operacional, que incluyen las necesidades del terreno, las emi-
siones de contaminantes atmosféricos, el uso del agua y los vertidos de conta-
minantes y la generación de residuos y las necesidades de su eliminación.
5. La necesidad general identificada para el proyecto propuesto en la localiza-
ción particular propuesta. Esta necesidad podría estar relacionada con la vi-
vienda, control de la inundación, desarrollo industrial, desarrollo económico
y muchos otroli requisitos. (Es importante empezar a considerar la necesidad
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 49

Pre-impacto

Fase 1 { Definir los


objetivos del estudio

Identificar
los impactos potenciales
Fase 11
{ Determinar qué impactos
son significativos s
Revisar
e
los
conceptos
Ponderar Examinar los V
las condiciones - - ---+ efectos de a
básicas las acciones e
i
ó
Estimar la
Fase 111 posibilidad n
Predecir los efectos
de las acciones de las
predicciones y

p
Resumir y analizar los hallazgos a

i
Fase IV
{ Evaluar el significado
de los hallazgos
e

p
a

¡
e
Modificar las
acciones propuestas
ó
Fase V n

Acciones alternativas Correcciones p


ú
b
1
Comunicar hallazgos y recomendaciones i
e
a
{
Fase VI

Decidir sobre la acción


propuesta

Post-Impacto

Controlar los
efectos de la acción
Fase VII
{ Posterior modificación
y corrección de la acción

FIGURA 2_2_ Fases de la evaluación de impacto (Westmen, 1985).


50 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 2.1. Lista de control para la preparación de un EIS

Fecha Fecha
actual programada

A. Actividades preliminares
1. Identificar cuestiones básicas:
necesidad de la acción
alternativas técnicas
alternativas geográficas
alternativas administrativas/de procedimientos
2. Identificar las autorizaciones necesarias para la acción:
autoridad y presupuesto del promotor para proceder:
legislativa, presidencial y judicial
autoridad de los no promotores: presupuesto;
aprobación de las partes específicas de la acción;
acción de permitir, conceder licencias y autorización
especial (mientras pueda ser obtenido por
transferencias, acuerdos, etc.).
B. Scoping
3. Realizar una lista para enviar por correo/notificar:
- agencias federales
- agencias estatales
- autoridades locales y tribus indias
- ciudadanos y grupos ambientales
- partes privadas con grandes intereses en los resultados
4. Preparar el paquete de información:
- describir la acción propuesta y las alternativas
- describir los impactos potenciales relacionados
- describir la fase de consulta del DEIS
5. Notificar a las partes interesadas e invitar a realizar
comentarios:
- notificación pública del propósito en el Registro Federal
- aviso por correo e información global a las partes
seleccionadas gubernamentales y privadas
- confeccionar una información global válida para
publicar en el lugar designado
6. Obtener y considerar los comentarios:
- recoger comentarios (opcional de reuniones públicas,
en este caso anunciado en e l punto 5)
- considerar todos los comentarios
7. Desarrollar la estrategia de preparación de EIS:
- incorporación por referencias
- clasificación de documentos de la NEPA
- integración de otras leyes federales y estatales
(p. ej. , plan de conformidad concurrente)
- participación de otras agencias federales y estatales)
- papel de las tribus indias y gobiernos locales
- evaluación preliminar de los motivos para un examen
judicial
- estrategia preliminar para evitar un examen judicial
(acuerdos, medidas de co1Tección, etc.)
plan para dirigir las comunicaciones públicas y
responder a los intereses públicos
(continúa)
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 51

TABLA 2.1. Lista de control para la preparación de un EIS (continuación)

Fecha Fecha
actual programada
C. Preparación de un borrador del EIS (DEIS)
8. Preparar el plan de realización de EIS:
- estructura desglosada del trabajo (WBS)
- presupuesto y programación
- responsabilidades para la prepar\lción
- máximo de páginas
9. Preparar DEIS preliminar (Preparar lista de
chequeo para WBS)
1O. Completar con procedimientos de revisión internos
de las agencias
11. Finalizar DEIS
12. Notificac ión pública e invitar a realizar comentarios:
- envío por correo
- disponibilidad en lugares públicos
- programación opcional de encuentros públicos
13. Obtener comentarios:
- correspondencia
- reuniones públicas (opcional)
- reuniones de coordinación con las agencias
gubernamentales
14. Responder a los comentarios:
- realizar cambios
- ampliar el campo de aplicación del EIS
(nuevos e lementos del WBS)
- negociar y adoptar medidas de corrección
- preparar un documento escrito de respuesta a los
comentarios
D. EIS definitivo
15. Producir el EIS definitivo
16. Completar con los procedimientos de revisión internos
de las agencias
17. Distribuir el definitivo EIS e invitar a realizar comentarios - - - -- - - - - -
18. Aceptar y considerar los comentarios sobre el EIS definitivo - - - - - - - - - -
E. Documento de Resolución (ROD)
19. Preparar el borrador RO D
20. Seguir los procedimientos de revisión de las agencias
2 1. Publicar ROD en el Registro Federal

Fuente: Freeman, March y Spensley, 1992, págs. 106-107.

del proyecto porque ésta se debe tener en cuenta más adelante como parte de
la documentación ambiental).
6. Cualquiera de las alternativas genéricas que hayan sido consideradas; éstas
deberían incluir información de la localización del emplazamiento, tamaño
del proyecto, características de diseño del proyecto y medidas de control de la
contaminación y cronograma del proyecto relativo a las cuestiones de yons-
52 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

trucción y funcionamiento; se debería delimitar claramente la necesidad del


proyecto en relación con el tamaño del proyecto propuesto. Se debería adver-
tir que la variedad de las alternativas consideradas puede estar limitada debido
a las preferencias individuales de los patrocinadores del proyecto, principal
enfoque de las soluciones técnicas tradicionales y a la presión del tiempo para
la toma de decisiones (Bacow, 1980).

Es importante que los promotores del proyecto empiecen a considerar los térmi-
nos de los puntos de la lista anterior y a organizar la información que podría ser uti-
lizada por los técnicos para planificar y dirigir los estudios de impacto, fuesen éstos
técnicos empleados de la casa, consultores o personal de la agencia. Como ejemplo,
la Tabla 2.2 detalla la información relativa de un proyecto, o PDM, para plantas in-
dustriales o centrales térmicas de carbón.
La segunda actividad se centraría sobre la información institucional pertinente
(PU) relativa a la construcción y operación del proyecto propuesto. La «información
institucional» se refiere a la multitud de leyes ambientales, reglamentos y/o normati-
vas u órdenes ejecutivas relacionadas con el entorno fisico-químico, biológico, cultural
y socioeconómico. Enumerar toda la legislación relacionada de cualquier país sería
difícil; de todas formas, en la Tabla 2.3 se detallan, como ejemplo, unos 50 estatutos
federales que pueden ser de interés en la planificación y realización de los estudios
de impacto. Además de esta legislación federal existen otras a nivel local y estatal
que pueden tener relación con proyectos específicos.

TABLA 2.2. Información relativa de un proyecto para plantas industriales y/o cen-
trales térmicas de carbón

(a) Propósito y características físicas del proyecto, incluyendo detalles del acceso y medios
de transporte propuestos, y de la cantidad y origen de los empleados
(b) Requisitos del uso del suelo y otras características físicas del proyecto
(i) durante la construcción
(ii) en funcionamiento
(iii) después que el uso haya cesado (donde sea apropiado)
(c) Procesos de producción y características operativas del proyecto
(i) tipos y cantidades de materias primas, energía y otros recursos consumidos
(ii) residuos y emisiones por tipo, cantidad, composición e intensidad incluyendo:
vertidos al agua
emisiones a la atmósfera
ruido
vibración
calor
radiación
depósitos/residuos en el terreno y suelo
otros
(d) Principales emplazamientos y procesos alternativos considerados, cuando sea apropiado,
y razones de la elección final.

Fuente: Selman, 1992, pág. 20.


PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 53

TABLA 2.3. Ejemplos de estatutos federales relacionados con la protección del me-
dio ambiente

Título de la.ley CódigoEEUU

Acta del Naufragio abandonado de 1987 43 use 2101


Acta de Agricultura y Alimento
(Acta Normativa de Protección de la Tierra de Labor) de 1981 7 use 4201 et seq.
Acta de Protección del Folklore Americano, enmendada 20 use 2101
Acta de Conservación del Pez Anadromus de 1965, enmendada 16 use 757a et seq.
Actas Antiguas de 1906, enmendada 16 use 431
Acta de Conservación de la Arqueología e Histórica de 1980, enmendada 16 USC469a
Acta de Conservación de los Datos Arqueológicos de 1974 16 use 469
Acta de Protección de los Recursos Arqueológicos de 1979 16 use 470
Acta del Águila Calva de 1972 16 use 668
Acta de la Atmósfera Limpia de 1972, enmendada 42 use 7401 et seq.
Acta del Agua Limpia de 1972, enmendada 33 USC 125 I et seq.
Acta de los Recursos de las Barreras Costeras de 1982 16 use 3501-3510
Acta de Gestión de la Zona Costera de 1972, enmendada 16 use 1451 et seq.
Acta de Respuesta, Compensación y Responsabilidad del Medio Ambiente
Global de 1980 42 use 9601
Acta de Conservación de las Tierras de Bosque de 1960 16 use 580mn
Acta de Aguas Portuarias de 1974, enmendada 33 use 1501
Acta de Fondos de Emergencia para el Control de Inundaciones de 1955,
enmendada 33 USe70lm
Acta de Especies en Peligro de 1973 16 use 1531
Acta de Protección del Estuario de 1968 16 use 1221 et seq.
Acta Federal Ambiental de Control de Pesticidas 1972 7 use 138 et seq.
Acta Federal de Proyectos Hídricos Recreativos de 1965, como enmienda 16 use 4601
Acta de Coordinación de Peces y Fauna de 1958, enmendada 16 use 661
Acta de Control de la Inundación de 1944, enmendada, sec. 4 16 USC460b
Acta de.Seguridad Alimenticia de 1985 16 use 3811 et seq.
Acta de Respuesta de Entrada de Sustancias Peligrosas de 1980, enmendada 26 use 461 1
Acta de Emplazamientos Históricos de 1935 16 use 461
Acta del Fondo de Conservación del Suelo y Agua de 1965 16 use 4601
Acta de Protección de los Mamíferos Marinos de 1972, enmendada 16 use 1361
Acta de Protección, Investigación y Refugio Marino de 1972 33 use 1401
Acta de Conservación de Aves Migratorias de 1928, enmendada 16USC715
Acta del Tratado de Aves Migratorias de 191 8, enmendada 16 use 703
Acta de la Normativa Nacional del Medio Ambiente de 1969, enmendada 42 use 4321 et seq.
Acta Nacional de Conservación Histórica de 1966, enmendada 16 use 470
Acta de Libertad Religiosa del Nativo Americano de 1978 42 use 1996
Acta del Control del Ruido de 1972, enmendada 42 use 4901 et seq.
Acta de Defensa de Embalses de I 960 16 use 469
Acta de Conservación y Recuperación de los Recursos de 1976, enmendada 42 use 6901 -6987
Acta de Ríos y Puertos de 1888, sec. 11 33 use 608
Acta de Ríos y Puertos de 1899, secs. 9, 10, 13 33 use 401-413
(continúa)
54 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 2.3 .. Ejemplos de estatutos federales relacionados con la protección del me-
dio ambiente (continuación)

Título de la ley CódigoEEUU

Acta de Ríos y Puertos y Control de la Inundación de l962, sec. 207 16 USC 460d
Acta de Ríos y Puertos y Control de la Inundación de 1970, secs. 122,209,2 16 33 USC 426 et seq.
Acta del Agua Potable Segura de 1974, enmendada 42 use 300f
Acta de Tierras Sumergidas de 1953 43 USC 130 I et seq.
Acta de Enmiendas y Reautorización del Superfondo de 1986 42 use 9601
Acta de Control y Reclamación de Minería a Cielo Abierto de 1977 30 use 1201q32s
Actl! de Control de Sustancias Tóxicas de 1976 15 use 2601
Acta de Obtención de Recursos Hídricos de 1974, enmendada 88 Stat. 12
Acta de Obtención de Recursos Hídricos de 1976, sec. 150 90 Stat. 2917
Acta de Obtención de Recursos Hídricos de 1986 33 use 2201 et seq.
Acta de Planificación de los Recursos Hídricos de 1965, enmendada 42 use 1962 a
Acta de Control de la Inundación y Protección de las Líneas Divisorias
de las Aguas de 1954, enmendada 16 use 1001 et seq.
Acta de Ríos Singulares y Selváticos de 1968, enmendada 16 use 127 1 et seq.

Existen diferentes libros que resumen las leyes fundamentales de los Estados
Unidos. Un ejemplo de ellos es un reciente manual sobre leyes ambientales (Arbuc-
kle et al., 1989) que incluye capítulos del Acta de Respuesta, Compensación y Res-
ponsabilidad ,del Entorno (Superfondo); Control de la Contaminación del Agua,
Control de la Contaminación Atmosférica, Acta del Agua de Bebida Segura; Control
de Ruidos, Acta de Conservación y Recuperación de los Recursos, y de tanques de
almacenamiento subterráneos, entre otras.
Uno de los planteamientos que se pueden utilizar para ayudar en la actividad PII
es el scoping, donde «scoping» (S) se refiere a un primer y amplio proceso para iden-
tifi9ar las cuestiones ambientales significativas y los impactos relativos de los proyec-
tos propuestos (CEQ, 1978). Como una parte de este proceso, que incluiría contactos
con agencias reguladoras y con el público interesado, se esperaría que tuviera lugar la
identificación del PII. Esta información principalmente sirve para dos funciones: (1)
es una ayuda para la interpretación de las condiciones existentes y (2) proporciona la
base para interpretar los impactos o efectos previstos de los proyectos.
La tercera etapa o actividad es la identificación de los impactos potenciales (IPI)
del proyecto planteado. Esta primera identificación cualitativa de los impactos pre-
vistos puede ayudar en el enfoque de las estapas posteriores, como, por ejemplo, en
la descripción del medio afectado y en los cálculos de los impactos subsiguientes.
IPI puede ser una· consecuencia del proceso de scoping. Esta etapa incluiría la consi-
deración de los impactos genéricos relativos al tipo de proyecto que está siendo ana-
lizado. En este sentido, existe una amplia información publicada que se generó du-
rante las pasadas dos décadas que permite a los planificadores de los estudios de
impacto identificar más fácilmente los impactos previstos. La Figura 2.3 expone un
ejemplo del marco general para identificar los impactos directos,'indirectos y finales
de una acción propuesta.
-·,,
3-
"0
e:,
Q) e: DIRECTO INDIRECTO
~::D
g J:i, Emisiones
~N a la atmósfera
TI•
....
Cl).
w
Cl)

3
Q)

"O Efluentes Entorno
:::, :: flotantes medioambiental
- (")

s~ impactar
Q) -· que cada • atmósfera
.., O· uno a su vez • agua
("):::, Residuos sólidos finalmente
descargas • suelo
::; a. puede afectar
-< Cl)
CJ)c que cada
-g :::, Descargas uno a su vez
:::, "O radioactivas puede afectar
(/) -
- 0l
Cl):::,
-<
-
...
Cl)
Infraestructura
..... 0l Propagación
(O 3 pueden electromagnética • suministro de agua
(O - ·
Nct> Acciones directamente
I • transporte/tráfico impactar
:- :::, • energía y energía eléctrica
federales causar • telecomunicaciones finalmente
o
(/) 1- • salud pública y servicios de
seguridad
j" ~ que cada
Q).
Trastorno, uno a su vez
...3 interrupción puede afectar
¡:;· y molestia
o
"O que cada Hábitat humano
0l
Destrucción uno a su vez impactar
al otros efectos directos de la estética • urbano
0l
puede afectar • periférico
• rural finalmente
o:
Cl) Cambios
~ del uso del suelo
3i
(")
0l
Q.
O• Efectos económicos
:::,
a.
Cl)
56 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Un trabajo apropiado durante la tercera actividad es la realización de una revi-


sión bibliográfica por ordenador para identificar los impactos relativos al tipo de pro-
yecto que está siendo analizado. Además, se han desarrollado otros tipos de herra-
mientas y técnicas, como la identificación de los impactos potenciales mediante la
preparación de matrices de interacción simples (que consisten en una lista de las ac-
ciones de construcción y operación del proyecto yuxtapuestas a otra de los factores
ambientales). La obtención de la matriz implica la consideración sistemática de los
puntos de interacción entre las distintas acciones del proyecto y los factores medio-
ambientales. En el Capítulo 3 están consideradas detalladamente las matrices, redes
y las listas de control para identificar impactos.
La cuarta actividad está centrada en la preparación de una descripción del entor-
no afectado (DAE). Esta etapa está situada la cuarta para permitir la identificación
selectiva de los factores básicos para su estudio en las actividades posteriores del
modelo. Los primeros estudios de impacto, y algunos estudios de impa,cto de alcance
general, hañ requerido grandes esfuerzos para la preparación de descripciones ex-
haustivas del emplazamiento ambiental. Es valioso un planteamiento selectivo me-
diante el que se identifiquen los factores ambientales que se prevé que serán afecta-
dos por el proyecto y que se preparen las extensas descripciones de las condiciones
existentes relativas únicamente a estos factores, es decir, seleccionar la información
significativa.
Las fuentes de inforrnación para describir las características físicas son: investi-
gaciones sobre el campo específico del estudio, mapas topográficos de las curvas de
nivel publicados por la Inspección Geológica de los EEUU, inforrnes y mapas del
suelo de la zona preparados por el Servicio de Conservación del Suelo de los EEUU,
y fotografías aéreas tomadas a intervalos por varias agencias gubernamentales, inclu-
yendo el Servicio de Conservación del Suelo de los EEUU, el Servicio Forestal de los
EEUU y la Oficina de Gestión del Suelo (Marsh, 1991). Además, se puede utilizar el
Directorio de Datos de las Ciencias de la Tierra (ESDD) de la Inspección Geológica
de los EEUU ( 1989) para deterrninar la validez de los datos específicos de la ciencia
de la tie rra y de los recursos naturales. Otras herramientas útiles son el GEOINDEX,
una base de datos de los mapas geológicos de los EEUU publicada por la Inspección
Geológica de los EEUU, los estudios geológicos de cada estado, las sociedades geo-
científicas y otros; se puede encargar la inforrnación pertinente y el software a·la Ins-
pección Geológica de los EEUU, Centro Federal, Denver, Colorado.
La EPA (1990) ha descrito diecinueve sistemas de información relativos al entor-
no hídrico (1990). Como ejemplos escogidos de los diecinueve sistemas están el Ar-
chivo de Abastecimiento de Agua Potable, el Sistema Federal de Presentación de Da-
tos, la Base de Datos de Inyección en Pozos de Residuos Peligrosos, el Archivo de
Cumplimiento de las Instalaciones Industriales y el STORET (que incluye el Sistema
Biótico, el Sistema de Caudal Diario, el Archivo de Peces Muertos y el Sistema de
Calidad del Agua). El Sistema de Inforrnación de las Especies en Peligro (ESIS) del
Servicio de Peces y Medio Natural de los EEUU es un ejemplo de una base de datos
que puede proporcionar inforrnación sobre las especies vegetales o animales amena-
zadas o en peligro enumeradas en una lista a nivel nacional. Ejemplos adicionales de
sistemas de datos medioambientales administrados por diferentes agencias federales
están resumidos en el Vigésimosegundo Informe Anual del CEQ (CEQ, 1992).
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 57

Existen otras fuentes de información y bases de datos ambientales, como son al-
1- gunas de las relacionadas con los inventarios de emisiones, con las características del
l- transporte y destino de los contaminantes, con las características de la calidad del en-
a torno ambiental y con las tecnologías disponibles de control de contaminantes (EPA,
,- 1991 ; Kokoszka, 1992). El Capítulo 4 describe además sistemas de almacenamiento
:s y recuperación de información como el STORET.
)S Por último, el Sistema de Información Técnica del Medio Ambiente (ETIS) pro-
:)- ducido por el Laboratorio de Investigación de Ingeniería de la Construcción del Ejér-
es cito de los EEUU incluye las principales bases de datos siguientes:

)r- CELDS (Sistema de Datos legislativos Medioambientales asistido por Ordenador):


ón contiene resúmenes de reglamentos y estándares medioambientales estatales y fe-
lel derales;
,ce EIFS (Sistema de Pronóstico del Impacto Económico): contiene datos socioeconómi-
cos nacionales, a nivel regional; los impactos previstos de una actividad propuesta
:x- sobre la economía local se pueden evaluar utilizando uno de los diferentes mode-
1e- los económicos;
ta- SOILS (Sistemas de Suelos): contiene datos del Servicio de Conservación del Suelo
1es de los EEUU (SCS), identificables por el nombre de las series del suelo o por una
ión combinación de las características del suelo;
EICS (Sistema de Impactos Ambientales asistido por Ordenador): un sistema interac-
sti- tivo que asiste al usuario en la determinación de cómo pueden afectar a diferentes
: de aspectos del medio ambiente (agua, uso del suelo, atmósfera) actividades como la
del construcción o los ensayos.
JU ,
clu- Los tablones de anuncios electrónicos son tambien parte de la oferta del ETIS;
: los como ejemplos están DEEP (Debate con Expertos del Sistema basado en el Conoci-
ir el miento de los Problemas Ambientales), CRIBB (Tablón de Anuncios de Información
[?ÍCG de Recursos Culturales), RACE (Reglamentos y Conformidad Competente) y HAZE
ncia (Sistema basado en el Conocimiento Competente de los Peligros). Estos si_stemas al-
1EX, macenan y distribuye n información de los usuarios (Defillo, 1991 ). -
ción En resumen, existe una considerable información medioambiental disponible en
geo- los sistemas de almacenamiento y recuperación de infonnación por ordenador que
Jns- pueden ayudar en la actividad DAE. Los ejemplos de estos sistemas en los Estados
Unidos incluyen base de datos de información de la calidad del aire, información de
ntor- la calidad del agua, información de suelos, tipos de hábitats en áreas geográficas, es-
1 Ar- pecies amenazadas o en peligro, propiedades históricas y arqueológicas de las áreas
! Da- geográficas y diferente información relacionada con el entorno socioeconómico que
,o de incluye densidad de población, niveles de ingresos y características de las infraes-
;tema tructuras en la localización particular. En los Capítulos 6 al 14 se describen fuentes
na de de info,mación específica para las distintas áreas independientes.
~) del La quinta actividad y la técnicamente más difícil se denomina «predicción del
datos impacto» (IP). La «predicción del impacto» se refiere básicamente a la cuantifica-
nena- ción, donde sea posible (o al menos, la descripción cualitativa) de los impactos pre-
les de vistos del proyecto propuesto sobre varios factores ambientales. Dependiendo del
erales impacto particular, se podrían requerir modelos matemáticos. Otros planteamientos
incluyen la realización de ensayos de laboratorio, como son los ensayos del lixiviado
58 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

del material drenado, de los residuos sólidos --0 peligrosos- o de los lodos. Como
ejemplos de otros estudios de laboratorio, se incluyen la construcción de modelos a
escala que acompañen la recogida de datos experimentales para identificar los im-
pactos previstos. La predicción del impacto se puede también realizar haciendo uso
de información análoga basada en los impactos actuales producidos por proyectos si-
milares e n localizaciones geográficas distintas o semejantes. Por último, se puede
considerar también el uso de métodos de clasificación ambiental u otras técnicas sis-
temáticas para la evaluación relativa de los impactos previstos. Se debería advertir
que existen muchas dificultades intrínsecas para predecir los impactos, especialmen-
te de las propuestas a gran escala, como los proyectos hidroeléctricos (Berkes,
1988). Como ejemplos de estas dificultades, cabe citar el desconocimiento de mu-
chos de los impactos, la variabilidad y elasticidad del entorno natural y la escasez de
modelos adecuados. Las técnicas específicas de predicción de las diferentes áreas in-
dependie ntes se describen en los Capítulos del 5 al 14.
Es deseable cuantificar tantos impactos como sea posible, dado que en el caso de
no cuantificar los mismos se ha observado frecuentemente que los efectos previstos
no eran tan graves como se había supuesto. Si los impactos previstos se cuantifican,
sería también apropiado utilizar estándares numéricos específicos de calidad ambien-
tal como base para la interpretación de los cambios previstos. Sin embargo, la mayo-
ría de los impactos ambie ntales son o incuantificables o las necesidades de recursos
económicos o de personal para llevar a cabo tal cuantificación iría más allá del alcan-
ce y del presupuesto del estudio de impacto. En la mayoría de los casos es necesario
la utilización del buen juicio de los profesionales para intentar prever los impactos;
los sistemas expertos son he n-amientas útiles para ello, son programas informáticos
codificados que aplican el conocimiento de los expertos para proporcionar soluciones
a los problemas e n los campos especializados. Tales sistemas tienen un uso potencial
en el diseño del proyecto y en la predicción y valoración de los impactos previstos.
«ENDOW» es un ejemplo, relacionado con el diseño ambiental (Diseño Ambiental
de las Vías Navegables), obtenido por el Cuerpo de Ingenieros del ~jército de los
EEUU (Shields, 1988). ENDOW es útil en la identificación rápida de fas alternativas
ambientales para su inclusión en los planes, diseños o procedimientos del proyecto
para la operación y mantenimiento. La versión actual del ENDOW contiene módulos
para los proyectos de protección de riberas y de canales de control de la inundación
y para proyectos de diques. Cuando el programa ENDOW se ejecuta, el usuario res-
ponde cuestiones del programa tenie ndo en cuenta el emplazamiento y los objetivos
ambientales del proyecto. ENDOW entonces responde con una lista de las caracte-
rísticas del proyecto para su posterior estudio e inclusión en la EIA.
Lein (1 988) desarrolló un prototipo de sistema experto (IMPACT-EXPERT) que
consistía en 120 reglas a utilizar para valorar 11 tipos de impactos ambientales reco-
nocidos. El usuario interactúa con la base de conocimiento a través de 36 cuestiones
seleccionadas y genéricas, ya que de esta forma suministran el análisis de una gran
variedad de actividades. A cada cuestión se le ha asignado un factor, consecuencia,
atributo o efecto ambie ntal. La actual versión del IMPACT-EXPERT está limitada en
variedad porque su base de conocimiento es comparativamente pequeña. Sin embar-
go, proporciona una guía útil para la obtención de sistemas expertos más sofisticados
en este campo de aplicación (Lein, 1988).
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 59

Los conceptos de evaluación del riesgo podrían también ser útilies en la predic-
ción de impactos. Los beneficios potenciales de aplicar los .principios de la identifica-
ción del riesgo, dosis-respuesta y evaluación de la exposición, interpretación del ries-
go y gestión del riesgo en el proceso de EIA son: (1) fomentar el pensamiento
integrado (vías de transporte ambiental y efectos -asociados económicos o sobre lasa-
lud); ·(2) la oportunidad de centrar la atención sobre las actividades de corrección del
riesgo, tales como la minimización del residuo, prevención de la contaminación y me-
didas de corrección, y (3) la inclusión de fases de medidas de respuesta de emergencia
en el caso de accidentes y perturbaciones ambientales asociadas (Canter, 1993).
Los Comisarios de la Comisión Económica Europea (CEE) realizaron reciente-
mente un estudio de los métodos de predicdón de impacto de una EIA; encontraron,
en general, que los métodos cuantitativos y cualitativos para la predicción de impac-
tos ambientales parecen ser los dos planteamientos básicos para incorporar los as-
pectos ambientales en el proceso de toma de decisiones. Las principales recomenda-
ciones técnicas emanadas de este estudio fueron (según los Comisarios de los
Gobiernos de la CEE sobre Medio Ambiente y Problemas del Agua, 1992, págs. 4-5)
l. La cooperación internacional en el desarrollo, estandarización y aplicación de
los métodos de predicción del impacto ambiental debería mejorarse, particu-
larmente en relación a las cuestiones ambientales a gran escala.
2. Para la predicción de impactos, la identificación y cuantificación de las fuen-
tes de incertidumbre debería ser una importante etapa en la aplicación de los
métodos. El resultado de las predicciones ambientales debería indicar el mar-
gen de incertidumbre implicado.
3. Para la mayoría de los problemas ambientales complejos, los métodos de pre-
dicción deberían tener en cuenta la interacción de los diferentes niveles trófi-
cos y factores bióticos-abióticos y ser fiables y generales. En la medida que
sea posible se deberían preferir los métodos sencillos, rápidos y baratos.
4. Se deberían fomentar las experiencias con métodos relacionados con la trans-
ferencia de contaminantes de un compartimiento ambiental a otro para mejo-
rar la predicción del impacto ambiental en su totalidad. La mayoría de los
asuntos ambientales, incluyendo los de un contexto transfronterizo, demues-
tran la necesidad de métodos de predicción transcompartimental. Se debería
emprender un trabajo de investigación intensivo para la clarificación posterior
de este aspecto.
5. Los métodos de predicción utilizados en la EIA deberían ser validados y veri-
ficados mediante el uso de controles fiables.
La siguiente actividad en el modelo conceptual de estudio se titula «evaluación
de impacto>> (IA). Por necesidad, los estudios de impacto representan una mezcla de
información técnica y análisis junto con juicios de valores (Bacow, 1980). En la ter-
minología aquí utilizada, «evaluación» se refiere a la interpretación del significado
de los cambios previstos relativos al proyecto propuesto. La interpretación del im-
pacto se puede basar en la aplicación de las definiciones de «significativo», como se
describió en el Capítulo 1. Un planteamiento sistemático de EIA que implique la re-
visión esmerada de los impactos previstos relativos a las definiciones proporcionaría
una base útil para la evaluación del impacto. Sin embargo, se debería considerar que
60 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

muchos de los puntos de las definiciones son generales y requieren el uso de un con-
siderable juicio de interpretación. Un ejemplo de la aplicación de este juicio profe-
sional se establece en el contexto de la evaluación de impactos relativos al medio
biótico, con el biólogo del equipo de estudio traduciendo las determinaciones del
significado potencial de la pérdida de hábitats particulares, como son las zonas hú-
medas.
Otro componente de la evaluación de impacto es la opinión pública; esta opinión
se podría captar mediante un proceso de alcance continuado o mediante la realiza-
ción de reuniones públicas y/o programas de participación pública (PP). La opinión
pública general puede delimitar recursos y valores ambientales importantes de un
área particular y esto debería ser considerado en la evaluación de impacto. El Capítu-
lo 16 aborda diferentes facetas de la planificación de los programas de PP. Para algu-
nos tipos de impactos previstos existen unos estándares o criterios numéricos especí-
ficos que se pueden utilizar como base para la interpretación del impacto. Como
ejemplos están los estándares de calidad atmosférica, criterios de ruido ambiental,
estándares de calidad del agua superficial y subterránea y estándares de vertido de
agua residual para ciertas instalaciones.
La siguiente actividad está asociada con la identificación y valoración de las me-
didas de corrección del impacto potencial (IM). Las medidas de corrección son: (1)
evitar totalmente el impacto, no considerando una· cierta acción o partes de una ac-
ción; (2) minimizar los impactos limitando el grado o magnitud de la acción y su eje-
cución; (3) rectificar el impacto mediante reparación, rehabilitación y restauración
del entorno afectado; (4) reducir o limitar el impacto a lo largo del tiempo mediante
las operaciones de conservación y mantenimiento durante la vida de la acción, y (5)
compensar el impacto sustituyendo o proporcionando recursos o ambientes sustitutos
(CEQ, 1978). Aunque la actividad de IM está identificada como la séptima etapa, no
hay ninguna razón para esperar hasta este punto del estudio para identificar y valorar
las medidas de corrección del impacto. Por ejemplo, estas medidas se podrían consi-
derar en asociación con la actividad IPI (identificación de los impactos potenciales).
El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EEUU (1983) ha desarrollado un ma-
nual genérico de directivas de corrección que resume las medidas potenciales para
diferentes tipos de recursos o impactos. Las medidas genéricas de corrección abar-
can cuestiones relativas al medio físico (topografía, erosión y sedimentación, consu-
mo de biomasa, hundimiento de terrenos, riesgos geológicos, suelos, suelos agríco-
las básicos y únicos, recursos energéticos y minerales, recursos paleontológicos,
inundaciones, ríos singulares y bravos, suministro de agua, calidad del agua y del ai-
re, ruido y uso del suelo), al medio biótico (hábitats acuáticos y terrestres, hábitats
críticos, refugios de la fauna, áreas de gestión de la fauna y especies amenazadas y
en peligro), al entorno cultural y a los recursos y constituyentes de interés para los
nativos americanos.
La siguiente actividad en el modelo de estudio consiste en seleccionar la acción
propuesta de las alternativas (SPA), que también puede haber sido evaluada anterior-
mente. En los proyectos públicos de los Estados Unidos se da una gran importancia a
la identificación y valoración de las alternativas. Los reglamentos CEQ indican que
el análisis de las alternativas representan el centro del proceso de EIA. Contraria-
mente, en muchos proyectos privados la variedad de las alternativas puede estar limi-
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 61

tada. Aun así, existen todavía medidas alternativas potenciales que se podrían eva-
luar, incluyendo aquellas relativas al tamaño y características de diseño del proyecto,
incluso cuando las alternativas de localización no están disponibles.
Existen 'numerosos procedimientos sistemáticos que se pueden utilizar para com-
parar y valorar las consecuencias ambientales de las alternativas. La mayoría de ellos
se pueden incorpprar en técnicas de criterios múltiples y de toma de decisiones y
pueden incluir constituyentes de la PP. Estas técnicas representan herramientas útiles
para demostrar sistemáticamente por qué fue escogida una acción propuesta para un
proyecto particular. El Capítulo 15 describe varios ejemplos de listas de control cen-
tradas en la decisión que se pueden utilizar en este sentido.
La novena actividad está asociada con la preparación de la documentación escñ-
ta (PWD) relativa al proyecto propuesto. La documentación escrita podría suponer la
preparación de un informe preliminar, o EA, o podría abarcar la preparación concre-
ta de un EIS completo. El punto más importante a significar acerca de la PWD es que
se deberían utilizar los principios competentes de la escritura técnica. Esto incluye la
obtención de esquemas, documentación esmerada de los datos y de la información,
uso libre del material de exposición visual y la cuidadosa revisión del material escri-
to para asegurar la comunicación efectiva tanto para una audiencia técnica como pa-
ra una no técnica. El Capítulo 17 contiene información complementaria. Una de las
primeras tareas para planificar un estudio de impacto y obtener el enfoque del traba-
jo podría ser la preparación del esquema del informe (Burack, 1992). Para facilitar la
documentación escrita de los procesos de EIA frecuentemente se utiliza un escritor-
editor técnico. En Murthy (1988) aparece información sobre las funciones específi-
cas de un editor-escritor.
La última actividad sugerida dentro del marco mostrado por la Figura 2.1 es la
planificación y aplicación de programas apropiados de control ambiental (EM); esta
actividad es especialmente importante para grandes proyectos con consecuencias
ambientales potencialmente significativas. El control medioambiental se puede nece-
sitar para establecer las condiciones básicas en el área del proyecto; sin ,embargo,
más relevante es el control a largo plazo en las cercanías del proyecto para documen-
tar cuidadosamente los impactos que están realmente experimentados y el 11.so de es-
ta información en la gestión .del proyecto- En el Capitulo 18 aparece infor:mación ge-
neral sobre la planificación y aplicación de los programas de control ambiental.
Información más detallada se encuentra en Canter y Fairchild (1986).
Haciendo referencia otra vez a la Figura 2.1, hay que puntualizar que estas diez
etapas o actividades están relacionadas unas con otras y que no representan necesa-
riamente actividades separadas que se pueden ejecutar de una manera secuencial. Es
siempre posible repetir una actividad para obtener información adicional que estu-
viera relacionada con el estudio de impacto.

DESARROLLO DE LA PROPUESTA

La programación y el presupuesto son críticos para planificar un estudio de -impacto;


y ambos esfuerzos probablemente necesitarán ser revisados una o varias veces dÚ-
rante el estudio (Burack, 1992). Los métodos de las vías críticas o las técnicas de va-
62 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

)oración y análisis del proyecto pueden ayudar a la programación. El tiempo requeri-


do para conducir un estudio de impacto y los costes resultantes varían en función del
tipo, tamaño y complejidad del proyecto; de las características físicas, sociocultura-
les e institucionales del emplazamiento, y de la cantidad y calidad de los datos ya
disponibles (World Bank, 1991 ).
Uno de los planteamientos que se puede utilizar para obtener las estimaciones
del coste y tiempo para una propuesta de un estudio de impacto es pensar, de una
manera sistemática, a través de las diez actividades de la conducción del estudio. Es-
tas actividades se podrían subdividir posteriormente en elementos de coste, inclu-
yendo personal-días de trabajo, viajes y otros costes relacionados como los análisis y
la imprenta. La Tabla 2.4 expone un ejemplo de una hoja de trabajo para calcular los
costes de un EIS organizado de la manera sugerida. Este planteamiento puede ser útil
para proporcionar la base de un presupuesto y, si es necesario, los resultados se pue-

TABLA 2.4. Hoja de trabajo de la planificación presupuestaria de un EIS

Persona-día
Empleado De Otros Crono-
Actividad Profesional* técnico secretaria Viajes gastos grama

PDN
Pll
IPI
DAE
IP
IA (PP)
IM
SPA (PP)
PWD
EM
Totales

* Podría ser subdividido por profesiones.


PDN = preparación de la descripción del proyecto, necesidad del proyecto y alternativas apropiadas;
PII =reunión de la infonnación institucional pertinente; IPI =identificación de los impactos potenciales;
DAE = descripción del entorno afectado; lP = predicción del impacto; IA = eyaluación del im·pacto;
IM = corrección del impacto; SPA = selección de la acción propuesta; PWD = preparación de la docu-
mentación escrita; EM = control ambiental.
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 63

den ajustar durante la realización del estudio cuando las diferentes necesidades au-
mentan o cuando las diferentes cuestiones se convierten en importantes.
Otro asunto relacionado con el proceso de EIA está asociado con las cuestiones o
situaciones que se podrían presentar y que causarían incrementos en los costes de es-
tos estudios. Los ejemplos de estas cuestiones incluyen: (1) el elevado periodo de
tiempo que se dedica a reunir la información existente, asignándose una gran parte
de este tiempo a la realización de múltiples llamadas telefónicas y/o visitas a varias
fuentes de información; (2) los cambios de las características de diseño del proyecto
que ocurren durante la conducción del estudio lo que hace necesario recalcular o re-
considerar los impactos previstos; (3) la necesidad de planificar y conducir un pro-
grama básico de EM para los recursos ambientales críticos; (4) la existencia de un
caso de controversia con respecto al proyecto propuesto, conduciendo esta contro-
versia a encuentros adicionales entre las agencias reguladoras y otras agencias gu-
bernamentales-y las diferentes entidades públicas, incluyendo aquellas que se opo-
nen al proyecto; (5) el hallazgo de riesgos especiales, no identificados antes de
empezar el estudio, que podrían estar relacionados con la construcción y operación
del proyecto. Debido a estas posibilidades es conveniente incluir fondos de contin-
gencia. Puede ser también aconsejable describir opciones para los costes adicionales
en el caso que se den una o más de estas cuestiones.

FORMACIÓN DEL EQUIPO INTERDISCIPLINAR


Los estudios de impacto ambiental se realizan frecuentemente por equipos interdis-
ciplinares. Es importante que las actividades interdisciplinares y no las multidiscipli-
nares dominen el proceso. Las «actividades multidisciplinares» denotan aquellas en
que las personas versadas en diferentes disciplinas trabajan juntas sin interrelaciones
específicas preestablecidas. Los resultados de los miembros del equipo son presenta-
dos habitualmente como informes individuales. Las «actividades interdisciplinares»
se caracterizan por las interrelaciones y el reparto e integración de los resultados de
los miembros del equipo (Van Dusseldorp y Van Staveren, 1983).
Un «equipo interdisciplinar» se puede definir como un grupo de dos o más _per-
sonas expertas en diferentes campos de conocimiento con diferentes conceptos, mé-
todos y términos que han sido organizadas para abordar un problema común con co-
municación continua entre los participantes de las distintas disciplinas (Dorney y
Dorney, 1989). Un equipo interdisciplinar para un estudio de impacto específico se
puede considerar como una entidad temporal que ha sido reunida, y posiblemente es-
pecíficamente designada, para cumplir con el propósito identificado de realizar un
EIS de un proyecto propuesto. El equipo se puede reunir con una autoridad, respon-
sabilidad y juicio formal; sin embargo, el planteamiento más habitual es la delimita-
ción de una autoridad informal del equipo del proyecto, es decir, el equipo está bási-
camente sujeto a la gestión del director del equipo (Cleland y Kerzner, 1986). Es
necesario definir claramente los papeles de todos los miembros del equipo, consulto-
res y consejeros (Burack, 1992).
La Tabla 2.5 expone una lista detallada de especialistas que podrían ser apropia-
dos para un equipo inte'rdisciplinar. El equipo esencial para un estudio de impacto
64 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 2.5. Especialidades relacionadas con el proceso de EIA

Recurso natural Subcomponente Especialista

Aire Calidad del aire Analista de la calidad/contaminación del aire


Dirección/velocidad Ingeniero de control de la contaminación
del viento del aire
Precipitación/humedad Meteorólogo
Temperatura Experto en ruido
Ruido

Suelo Capacidad del suelo Agrónomo


Estructura/recursos
del suelo Ingeniero del suelo
Recursos minerales Científico del suelo
Actividad tectónica Ingeniero de Caminos
Características singulares Geólogo
Ingeniero Geotécnico
Minerólogo
Ingeniero de Minas
Ingeniería Geólogo
Sismólogo

Agua Aguas superficiales Hidrólogo


Régimen del agua Ingeniero de control de la contaminación
subterránea del agua
Balance hídrico Analista de la calidad/contaminación del agua
Drenaje/modelo de canal Biólogo/Ingeniero Marino
Inundación Químico
Sedimentación Ingeniero de Caminos/Sanitario
Hidrogeólogo

Flora y fauna Áreas medioambientales Ecólogo


sensibles: zonas húmedas, Guarda forestal
marismas, páramos, Botánico
pastizales, etc.
Inventario de especies Zoólogo
Productividad Conservacibnista
Ciclo biogeoquímico/
nutrientes

Humano Infraestructuras/instituciones Antropólogo social


sociales Sociólogo
Características culturales Arqueólogo
Bienestar fisiológico y Arquitecto
psicológico Planificador social
Recursos económicos Geógrafo
Demógrafo
Planificador urbano
Planificador de transporte

Fuente: World Bank, 1991, pág. 22.


PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 65

podría constar de los siguientes miembros (World Bank, 1991): (1) un director del
proyecto o un director del equipo -frecuentemente un técnico en planificación, natu-
ral o social, o un ingeniero ambiental- que tiene experiencia en la prepararación de
diferentes estudios similares, en técnicas de gestión, y con una amplia experiencia
y/o entrenamiento para integrar los resultados de las disciplinas individuales; (2) un
ecólogo o biólogo (si es posible, con alguna especialización); (3) un sociólogo -an-
tropólogo- que tenga experiencia en comunidades similares a las del proyecto; (4)
un especialista en suelos (geógrafo o geólogo-hidrólogo), y (5) un técnico en planifi-
cación urbana o regional. El equipo esencial se podría apoyar en la lista de especiali-
dades de la Tabla 2.5.
El número de miembros de un equipo interdisciplinar puede variar, dependiendo
del tamaño y complejidad del estudio, entre 2 a 8-10 individuos. Habitualmente un
equipo consta de tres o cuatro miembros. Para seleccionar el equipo interdisciplinar,
el director del equipo, el promotor del proyecto o la compañía consultora debería te-
ner en consideración los siguientes puntos:

1. El tipo de expertos necesitados en relación al estudio de impacto ambiental


(determinado en el preestudio y/o en el proceso de determinar el alcance del
estudio).
2. La experiencia de los futuros miembros del equipo en proyectos similares o
en otros tipos de proyectos.
3. La orientación del individuo con respecto a trabajar junto a otros individuos
en un trabajo de grupo.
4. La receptividad de los individuos a los puntos de vista de otras disciplinas.
5. La amplitud de conocimientos del individuo siendo mejor para el éxito del es-
tudio aquel con conocimientos más amplios y generales que el que los tenga
más limitados y concretos.
6. La disponibilidad, dentro de la unidad de tiempo de trabajo programado, para
trabajar en equipo.
7. Alguna indicación de las características personales y de trabajo: ·organizado,
orientación para trabajar en un tiempo programado, ninguna aversión a escri-
bir, buena voluntad para viajar y realizar visitas al emplazamiento, buena vo-
luntad para trabajar con otros individuos y cumplir como uno más del equipo,
con autonomía, creativo, experiencia relacionada con el área geográfica local,
destreza técnica en la comunicación verbal y escrita, credibilidad con respec-
to a otros profesionales del campo, y adaptabilidad.

SELECCIÓN Y OBLIGACIONES DEL DIRECTOR


DEL EQUIPO

El director del equipo (director del proyecto) es el individuo clave para delimitar y
manejar con éxito el equipo interdisciplinar. El director del equipo proporciona la di-
rección para que el equipo en sí lleve a cabo el fin propuesto, la realización con éxito
del estudio de impacto (Cleland y Kerzner, 1986). Del director del equipo se espera
66 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

que proporcione día a día la dirección técnica; programe el trabajo y asegure que los
plazos se cumplen; controle costes; coordine con diferentes departamentos y disci-
plinas; proporcione una integración total de los aspectos técnicos, científicos y nor-
mativas del proyecto, y estipule el control y el análisis de calidad (Murthy, 1988).
El director del equipo debería presentar una serie de cualidades personales y pro-
fesionales específicas, como por ejemplo (Cleland y Kerzner, 1986, pág. 22):

1. Conocimiento demostrado y capacidad de liderazgo en un campo profesio-


nal especializado.
2. Actitud positiva para soportar la dirección del estudio de impacto ambiental.
'3. Compenetración con los individuos.
4. Capacidad para conectar tanto con el personal técnico como con el no téc-
nico.
5. Estar orgulloso de su área técnica de especialidad.
6. Seguridad en sí mismo.
7. Iniciativa, con autonomía.
8. Reputación como persona que concluye los trabajos.
9. Capacidad para encargarse con éxito del desafío de hacer un trabajo de cali-
dad.
10. Buena voluntad para asumir la responsabilidad del estudio total y del lide-
razgo del equipo.

En resumen, en lo que concierne al director del equipo se deberían considerar


una serie de características claves para el proceso de selección. Estas características,
en orden de prioridad, son: (1) experiencia en ejercer como director de equipo o di-
rector de proyecto, (2) capacidad de gestión y de liderazgo y (3) un área concreta de
experiencia.

GESTIÓN GENERAL DEL ESTUDIO


Existen una serie de consideraciones relacionadas con la gestión de un equipo ínter-
disciplinar y de un estudio de EIA. El director del equipo debería considerar diferen-
tes técnicas de gestión y desarrollar propuestas para utilizarlas. Por ejemplo, Cleland
y Kerzner ( 1986) sugirieron seis factores que son básicos para la gestión con éxito de
un equipo interdisciplinar y que se puede resumir como sigue:

1. Un planteamiento claro, conciso de la misión o propósito del equipo.


2. Un resumen de los objetivos que se espera alcance o realice el equipo para
planificar y conducir el estudio de impacto ambiental.
3. Una identificación significactiva de los principales trabajos requeridos para
cumplir los propósitos del equipo, con cada trabajo desglosado por tarea in-
dividual.
4. Una descripción resumida de la estrategia del equipo relativa a normativas,
programas, procedimientos, planes, presupuestos y otros métodos de reparto
de recursos necesitados en la conducción del EIS.

PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 67

5. Un informe del diseño organizativo del equipo incluyendo información del


papel, autoridad y responsabilidad de todos los miembros del equipo, inclui-
do el director del mismo.
6. Una descripción clara de los recursos disponibles de apoyo, tanto humanos
como para el equipo interdisciplinar.

Una técnica esencial para el funcionamiento del equipo es la realización de reu-


niones periódicas con un orden del día planificado. Es el papel principal del director
del equipo para obtener programaciones y establecer prioridades con respecto a la
mano de obra y otros recursos asignados para las actividades particulares del estudio
de impacto. Además, el director del equipo debe permitir a los miembros individua-
les trabajar en sus propias áreas para realizar los trabajos asignados, y después debe-
ría someter los resultados del trabajo, o al menos las ideas resultantes del trabajo, a la
revisión del equipo. El modelo de reunión, trabajo individual y una reunión de revi-
sión complementaria es útil para el funcionamiento de un equipo interdisciplinar.
Aunque es teóricamente posible, es poco probable que todo el equipo interdiscipli-
nar trabaje sobre cada aspecto de un estudio de impacto.
Son necesarias las reuniones de revisión periódicas implicando al promotor, al
equipo de estudio de EIA y a diferentes opiniones públicas. Si el proyecto es polémi-
co, puede también ser interesante la revisión del informe resultante por un abogado
ambiental.
Una de las cuestiones relacionadas con la gestión del equipo está asociada con la
necesidad de realizar estudios periódicos conducidos por expertos que no son miem-
bros del equipo interdisciplinar. Un ejemplo podría ser la conducción por arqueólo-
gos de informes de recursos culturales específicos. Si se requieren estudios especia-
les -n01males en los estudios de impacto- el proceso de gestión del equipo debería
incluir una reunión para debatir los requisitos de estos estudios, los términos particu-
lares ·d e referencia para los grupos o individuos que los dirijan y una clara descrip-
ción de los resultados previstos de los estudios, prestando una especial atención a
asegurar que los resultados de estos estudios especiales coincidirán con las necesida-
des del estudio de impacto total.

CONTROL FISCAL
El «control fiscal» implica ajustar los requisitos del personal del proyecto al presu-
puesto disponible a lo largo del tiempo. -Sin embargo, una vez que un presupuesto y
un cronograma se han establecido, el director del proyecto no debe suponer que se-
rán seguidos. Existe una variedad de gráficos, tablas y técnicas informáticas para
controlar los gastos, ayudar en la comparación del porcentaje de realización del tra-
bajo y para trazar el progreso real frente al programado. El uso de estos procedi-
mientos no es exclusivo de los estudios de impacto (Bingham, 1992).
Una vez que los procedimientos de información se han establecido, el director
del equipo necesita controlar el uso de los recursos, semanal o mensualmente, de-
pendiendo de la magnitud del presupuesto y de la velocidad del gasto. Los proyectos
pueden necesitar bajos niveles de desembolso inicialmente y después elevarse súbi-
68 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

tamente, o viceversa. Es en las últimas semanas o meses de un proyecto donde los


gastos no previstos tienen lugar, especialmente cuando la producción del informe es-
tá infravalorado. Es aconsejable realizar una planificación que contemple gastos im-
previstos y la inevitable escasez del tiempo programado (Bingham, 1992).

RESUMEN
La conducción de estudios de impacto en los Estados Unidos se ha mejorado consi-
derablemente desde la aprobación de la. NEPA. También se ha mejorado la validez
científica y técnica de los EISs, y actualmente el énfasis está centrado en las medidas
de corrección que podrían impedir la necesidad del EISs. Este capítulo incluye infor-
mación detallada de un modelo en diez etapas para planificar y conducir estudios de
impacto ambiental, contiene sugerencias para utilizar este planteamiento en la identi-
ficación de los presupuestos necesarios del estudio y los requisitos del equipo inter-
disciplinar. También están resumidos los principios de gestión del equipo y los prin-
cipios de control fiscal.

BIBLIOGRAFÍA
Arbuckle, J. G., et al.: Environmental Law Handbook, 10th ed., Government Institutes, Rock-
ville, Md., 1989.
Bacow, L. S.: «The Technical and Judgmental Dimensions of Impact Assessment», Environ-
mental lmpact Assessment Review, vol. l , núm. 2, 1980, págs. 109- 124.
Berkes, F.: «The Intrinsic Difficulty of Predicting Impacts: Lessons from the James Bay Hy-
dro Project», Environmental lmpact Assessment Review, vol. 8, núm. 3, septiembre 1988,
págs. 20!-220.
Bingham, C. S.: «EIA and Project Management: A Process of Communication», paper pre-
sented at 13th lnternational Seminar on Environmental lmpact Assessment, University of
Aberdeen, Aberdeen, Scotland, junio 28-julio 11 , 1992.
Burack, D. A.: «Better Management: The Key to Successful Environmental Impact Assess-
ment (EIA)», paper presented at 12th Annual Meeting of the lnternational Association
for lmpact Assessment, Washington, D.C., agosto 19-22, 1992.
Canter, L. W.: «Interdisciplinary Teams in Environmental Impact Assessment», Environmen-
tal lmpact Assessment Review, vol. 11, núm. 4, diciembre 1991, págs. 375-387.
- , «Pragmatic Suggestions for Incorporating Risk Assessment Principies in EIA Studies»,
The Environmental Professional, vol. 15, núm. 1, 1993, págs. 125-138.
- , and Fairchild, D. M.: «Post-EIS Environrnental Monitoring», in Methods and Experien-
ces in lmpact Assessment, H. Becker and A. Porter, eds., D. Reidel Publishing Company,
The Hague, The Netherlands, 1986, págs. 265-285.
Cleland, D. l. , y Kerzner, H.: Engineering Team Management, Van Nostrand Reinhold Com-
pany, New York, 1986, págs. 1-3, 19, 22-24, 68, 268-270 y 324.
Council on Environmental Quality (CEQ): «Environmental Quality», Twenty-second Annual
Rep., US Government Printing Office, Washington, DC, marzo 1992, págs. 48-55.
- , «National Environmental Policy Act- Regulations», Federal Register, vol. 43, núm. 230,
noviembre 29, 1978, págs. 55978-56007.
PLANIFICACIÓN Y GESTIÓN DE LOS ESTUDIOS DE IMPACTO 69

Defillo, R.: «Electronic Bulletin Boards: An Overview», ETIS Quarterly. Department of Ur-
ban and Regional Planning, University of Illinois, Champaign, j unio 199 1, págs. 1-4.
Dorney, R. S., y Dorney, L. C.: The Professional Practice of Environmental Management,
Springer-Verlag, New York, 1989, pág. 93.
EIA Centre, «EIA Guidelines», Leaflet 12, Department of Planning and Landscape, Univer-
sity of Manchester, Manchester. England, septiembre 1992, págs. 1-8.
Freeman, L. R.; March, F., y Spensley, J. W.: NEPA Compliance Manual. Government Insti-
tutes, Rockville, Md. , 1992, págs. 66-67, 104-107.
Kokoszka, L. C.: «Guide to Federal Environmental Databases», Pollution Engineering, vol.
24, núm. 3, febrero 1992, págs. 83-92.
Lein, J. K.: «An Expert System Approach to Environmental Impact Assessment», lnternatio-
nal Journa/ of Environmental Studies, vol. 33, 1988, págs. 13-27.
Marsh, .W. M.: Landscape Planning: Environmental Applications, 2d ed., John Wiley and
Sons, New York, 199 1, págs. 48-49.
Murthy, K. S.: Nationa/ Environmental Policy Act (NEPA ) Process, CRC Press, Boca Ratón,
Fla., 1988, págs. 57-59.
Selman, P.: Environmental Planning: The Conservation and Deve/opment of Biophysical Re-
sources, Paul Chapman Publishing. London, 1992, pág. 120.
Senior Advisor to ECE Governments on Environmental and Water Problems: «Methods and
Techniques for Prediction ofEnvironmental Irnpact», ECE/ENVWA/21, Economic Com-
mision for Europe, United Nations, New York, abril 1992.
Shields, F. D. , Jr.: «ENDOW: An Application of an Expert System in Technology Transfer»,
Water Operations Technical Support Information Exchange Bulletin, vol. E-88-3, U.S.
Army Corps of Engineers, Waterways Experiment Station, Vicksburg, Miss., diciembre
1988, págs. 1-5 .
University of Illinois, Department of Urban and Regional Planning: «Environmental Techni-
cal Information System: A Brief Introduction», ETIS Quarterly, Department of Urban
and Regional Planning, University of Illinois, Champaign, septiembre 1990, págs. 1-2.
US Army Corps of Engineers: «Generic Env ironmental Mitigation Guidelines Manual», San -
Francisco District, San Francisco, abril 1983.
US Department of the Interior: «Information Sheet: The Earth Science Data Directory», Geo-
logical Survey, Reston, Va., marzo 1989.
US Environmental Protection Agency (EPA): «EPA Information Sources», E PA 600/M-91-
038, Washington, DC, octubre 1991.
- , «Environmental and Program Information Systems Compendium FY 1990», EPA 500/9-
90-002, agosto, 1990, Washington, DC.
US Fish and Wildlife Service: «Endangered Species Information System-Project Brief»,
Washington, DC, mayo 1988.
Van Dusseldorp, D. B. , y Van S taveren, J. M.: «T he Interdisciplinary Procedure of Regional
Planning», capítulo 3 en J. M. Van Staveren and D. B. Van Dusseldorp, eds., Framework
for Regional Planning in Developing Countries, International Institute for Land Recla-
mation and Improvement, Wageningen, The Netherlands, 1983, págs. 37-49.
Westman, W. E .: Ecolqgy, lmpact Assessment, and Environmental Planning, John Wiley and
Sons, New York, 1985, págs. 10-14.
World Bank: «Environmental Assessment Source-book- Vol. I-Policies, Procedures, and
Cross-Sectoral Issues», Tech. Paper, núm. 139, Washington, DC, julio 1991 , págs. 20-22.
Capítulo 3
MÉTODOS ,,SIMPLES DE
IDENTIFICACION DE IMPACTO:
MATRICES, DIAGRAMAS DE
REDES Y LISTAS DE CONTROL

Un estudio de impacto necesita realizar varias tareas, entre las que se incluye la iden-
tificación de impactos, la descripción del medio afectado, la predicción y estimación
de impactos, la selección de la alternativa qe la actuación propuesta de entre las op-
ciones que se hayan valorado para cubrir las demandas establecidas y el resumen y
presentación de la información. Los objetivos de estas tareas son distintos, como lo
son las metodologías necesarias para cumplimentar dichas tareas. El término «meto-
dología» se refiere en adelante en este texto a planteamientos estructurados de cómo
llevar a cabo una o varias de esas actividades básicas. Se han desarrollado muchas
metodologías de ayuda a la realización de las distintas tareas del proceso de EIA. El
propósito de este capítulo es describir algunos métodos simples de identificación de
impactos; lo que se hará presentando las matrices, los diagramas de redes y las listas
de control simples y las descriptivas. Se incide también sobre los propósitos genera-
les de cada metodología así como se establece una estructura de clasificación; esta
información es relevante para las listas de control centradas en la decisión y en la va-
loración de alternativas que se discute en el Capítulo 15.

INFORMACIÓN DE PARTIDA

Las metodologías de EIA se pueden clasificar a groso modo en matrices de interac-


ción (causa-efecto) y listas de control, considerando a los diagramas de redes como
una variación de las matrices de interacción. Las matrices de interacción varían des-
de las que hacen consideraciones simples de las actividades del proyecto y sobre sus
impactos sobre los factores ambientales hasta planteamientos estructurados en eta-
pas que muestran las interrelaciones existentes entre los factores afectados. Las listas
de control abarcan desde simples listados de factores ambientales hasta enfoques

71
72 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

descriptivos que incluyen información sobre la medición, la predicción y la interpre-


tación de las alteraciones de los impactos identificados. Las listas de control pueden
incluir tambien la valoración en escalas (o jerarquización) de los impactos de las al-
ternativas de cada uno de los factores ambientales considerados. Las técnicas de es-
calas o de valoración incluyen el uso de puntuaciones numéricas, asignación de le-
tras o proporciones lineales. Las alternativas se pueden jerarquizar desde la mejor a
la peor en términos de impactos potenciales sobre cada factor. Las listas de control
más sofisticadas son aquellas que incluyen la asignación de pesos de importancia a
los factores ambientales y la valoración en escalas de los impactos de cada alternati-
va sobre cada factor.
Las comparaciones resultantes se pueden realizar mediante el desarrollo de una
matriz de producto y del índice del impacto global de cada alternativa. El indicador,
o puntuación, se determina multiplicando los pesos de importancia por el valor de la
valoración eQ escala de cada alternativa.
Las metodologías pueden ser útiles, aunque no se requieren específicamente, en
todo el proceso de evaluación de impacto, siendo algunas de ellas de gran utilidad
para determinadas tareas del proceso. La Tabla 3.1 identifica cinco actividades y al-
gunas metodologías útiles asociadas. Por ejemplo, las matrices y los diagramas de
redes son particularmente útiles para la identificación de impactos, mientras que las
listas de control con pesos y escalas, con puntuación o con jerarquización encuentran
su mejor aplicación en la valoración final de las alternativas y en la selección de la
actuación propuesta (Lee, 1988). No es necesario una metodología al completo en un
estudio de impacto, puede ser instructivo utilizar sólo distintas partes de varias meto-
dologías para ciertas tareas. En este sentido, la selección de metodologías puede con-
siderarse como un apartado más del estudio de impacto.
Las características deseables en el método de EIA que finalmente se adopte com-
prenden los siguientes aspectos: ( 1) debe ser adecuado a las tareas que hay que reali-
zar como la identificación de impactos o la comparación de opciones (no todos los
métodos tienen la misma utilidad para todas las tareas); (2) deben ser lo suficiente-
mente independientes de los puntos de vista personales del evaluador y sus sesgos
(los resultados deben poder reproducirse independientemente del grupo de evaluado-
res que los obtenga), y (3) debe ser económico en términos de costes y requerimien-
tos de datos, tiempo de investigación,.personal, equipo e instalaciones (Lee, 1983).
El Capítulo 15 recoge información adicional sobre los· criterios de selección de me-
todologías.
Aunque se han desarrollado diversas metodologías, no hay una metodología
«universal» que pueda aplicarse a todos los tipos de proyectos en cualquier medio en
el que se ubique. Es improbable que se desarrollen métodos globales, dada la falta de
información técnica y la necesidad de ejercitar juicios subjetivos sobre los impactos
predecibles en la ubicación ambiental en la que pueda instalarse el proyecto. De la
misma manera, una perspectiva adecuada es la de considerar las metodologías como
«instrumentos» que pueden utilizarse para facilitar el proceso de EIA. En ese senti-
do, cada metodología que se utilice debe ser específica para ese proyecto y esa loca-
lización con los conceptos básicos derivados de las metodologías existentes. Pode-
mos llamar a estos métodos ad-hoc.
Las metodologías, no proporcionan respuestas completas a todas las preguntas
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 73

TABLA 3 . 1. Aplicación de las metodologías en el proceso de EIA

Tarea del Utilidad


proceso Metodologías relativa

Identificación de impactos Matrices Simples Alta


En etapas Media
Diagramas de redes Alta
Listas de control Simples* Media
Descriptivas Media
Descripción del medio afectado Matrices Simples Baja
En etapas
Diagramas de redes
Listas de control Simples* Alta
Descriptivas
Predicción y evaluación impactos Matrices Simples Media
En etapas Media
Diagramas de redes Media
Listas de control Descriptivas Alta
Escalas, puntuaciones,
jerarquías Baja
Selección de la actuación propuesta Matrices Simples Media
(según valoración de alternativas) En etapas Baja
Listas de control Escalas, puntos, jerq. Medio
Escalas-peso,
puntos, jerq. Alta
Resumen y comunicación estudio Matrices Simples Alta
En etapas Baja
Listas de control Simples* Media

* Las listas de control simples incluyen métodos de cuestionarios.

sobre los impactos de un posible proyecto o del conjunto de sus alternativas. Las me-
todologías no son «libros de cocina» mediante los que se consigue un estudio con
éxito si se siguen las indicaciones detalladas de la metodología. Las metodologías
debe seleccionarse a partir de una valoración apropiada y de la experiencia profesio-
nal, debiendo utilizarse con la aplicación continuada de juicio crítico sobre los insu-
mos de datos y el análisis e interpretación de resultados.
Uno de los propósitos del uso de metodologías es asegurar que se han incluido en
el estudio todos los factores ambientales pertinentes. La mayoría de las metodologías
contienen listas de factores ambientales que abarcan desde unos 50 a 1.000 elemen-
tos, la mayoría poseen entre 50 y 100 elementos. Otro propósito del uso de metodo-
logías es ayudar a la planificación de los estudios de reconocimiento de aquellos em-
74 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

plazamientos en los que se da una carencia importante de datos ambientales. Por


ejemplo, si no hay información disponible sobre los factores ambientales que se han
identificado de acuerdo a metodologías válidas, puede establecerse qué estudios de
campo serán necesarios.
Una de las razones más importantes del uso de metodologías es que proporcio-
nan un medio de síntesis de la información y de la valoración de alternativas sobre
una base común. En los Estados Unidos, incluso el análisis comparativo de alternati-
vas no ha sido siempre el óptimo deseable. En muchos casos, las alternativas se eli-
minaron de la fase de análisis detallado exclusivamente por razones económicas. La
utilización de metodologías estructuradas puede proporcionar la base para la valora-
ción de alternativas utilizando un marco común de factores de decisión. Las metodo-
logías pueden ser útiles también en la valoración de coste-eficacia de las medidas co-
rrectoras del impacto. La valoración de un proyecto propuesto con o sin corrección
permitirá una definición más clara de la eficacia de .las medidas correctoras posibles.
Un elemento importante de los estudios de impacto es la comunicación de la in-
formación que resulte a otros profesionales, organismos reguladores y al público en
general. Algunas metodologías tienen aspectos que son especialmente útiles , la ho-
ra de comunicar la información sobre los impactos en forma de resumen; un eymplo
es el de la matriz interactiva simple. Finalmente, la NEPA exige que los organismo<;
públicos utilicen métodos y procedimientos que garanticen que los elementos y vale-
res ambientales no cuantificados tengan la debida consideración en la toma de deci-
siones, junto con los criterios más tradicionales de corte económico y técnico. Por
eso, para cumplir con estas exigencias se recomienda activamente el uso de métodos.
Además de las matrices y las listas de control, se han desarrollado otras clasifica-
ciones de metodologías. Por ejemplo, Warner (1973) y Warner y Bromley (1974) di-
vidieron los métodos de impacto en cinco clases principales: procedimientos ad-hoc,
técnicas de superposición, listas de control, matrices y diagramas de redes.
Los procedimientos ad-hoc consisten en reunir un equipo de especialistas para la
identificación de impactos en sus áreas de experiencia, con una orientación mínima
más allá de informarles sobre las exigencias legales de la NEPA. Este planteamiento
fue utilizado por todos los organismos públicos federales en el periodo inmediata-
mente posterior a la promulgación de la NEPA. Todavía se usa en el sentido de que
muchas metodologías generales son adaptadas a las necesidades específicas de cada
caso consiguiéndose así métodos específicos que pueden denominarse ad-hoc.
El término «técnicas de transparencias» describe varios enfoques bien desarro-
llados, utilizados en planificación y en paisajismo. Estas técnicas parten del uso de
una serie de mapas de transparencias que representan factores ambientales o rasgos
del terreno (McHarg, 1971 ). El enfoque de las transparencias es eficaz en general pa-
ra la selección de alternativas y la identificación de ciertos tipos de impactos; sin em-
bargo, no puede utilizarse para cuantificar impactos o identificar interrelaciones se-
cundarias y terciarias. Se han desarrollado estas técnicas de transparencias utilizando
la informática para un análisis de datos más eficaz. Los sistemas de información geo-
gráfica se usan ahora para las técnicas de superposición de transparencias mapifica-
das, con introducción de restricciones ambientales.
Podemos encontrar diversas revisiones comparativas de los métodos de identifi-
cación de impactos en Canter (1979), Nichols y Hyman (1982), Bisset (1980, 1983),
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 75

Lohani y Halim (1990) y ESCAP (1990). Nichols y Hyman revisaron sistemática-


mente doce metodologías específicas (1982); mientras que. Bisset (1980, 1983) y Lo-
hani y Halim ( 1990) definieron los rasgos de más de 15 métodos. Canter (1979) re-
sumió más de 100 métodos y técnicas que pueden utilizarse en el proceso de EIA.
El énfasis principal de este capítulo estará en el uso de matrices, diagramas de re-
des.y listas de control simples y descriptivas como métodos de identificación de im-
pactos. Al usar estos métodos es importante delimitar la incertidumbre asociada a la
predicción de impactos (Lee, 1983). En otras palabras, el uso de planteamientos
científicos requerirá el uso del juicio profesional en la interpretacion de los resul-
tados.

METODOLOGÍAS DE MATRICES INTERACTIVAS

Las matrices interactivas (causa-efecto) fueron de las primeras metodologías de EIA


que surgieron. Una «matriz interactiva simple» muestra las acciones del proyecto o
actividades en un eje y los factores ambientales pertinentes a lo largo del otro eje de
la matriz. Cuando se espera que una acción determinada provoque un cambio en un
factor ambiental, éste se apunta en el punto de intersección de la matriz y se describe
además en términos de consideraciones de magnitud): importancia. Se han utilizado
muchas variaciones de esta matriz interactiva en los estudios de impacto, incluyendo
entre ellas las matrices por etapas (Canter, 1986; ESCAP, 1990; Lohani y Halim,
1990; International Institute for Applied Systemas Analysis, 1979).

Matrices simples

Utilizaremos el método de matriz interactiva desarrollado por Leopold et al. (1971)


como ejemplo de matriz simple. La matriz recoge una lista de aproximadamente
100 acciones y 90 elementos ambientales. La F igura 3. 1 ilustra el concepto de la
matriz de Leopold y la Tabla 3.2 contiene la lista de dichas acciones y elementos
ambientales. Al utilizar la matriz de Leopold se debe considerar cada acción y su
potencial de impacto sobre cada elemento ambiental. Cuando se prevé un impacto,
la matriz aparece marcada con una línea diagonal en la correspondiente casilla de
esa interacción.
El segundo paso en el uso de la matriz de Leopold es describir la interacción en
términos de magnitud e importancia. La «magnitud» de una interacción es su exten-
sión o escala y se describe mediante la asignación de un valor numérico comprendi-
do entre 1 y 10, donde 10 representa una gran magnitud y una pequeña. Los valores
próximos al 5 en la escala de magnitud representan impactos de extensión interme-
dia. La asignación de un valor numérico de la magnitud de una interacción debe ba-
sarse en una valoración objetiva de los hechos relacionados con el impacto previsto.
La «importancia» de una interacción está relacionado con lo significativa que és-
ta sea, o con una evaluación de las consecuencias probables del impacto previsto. La
escala de la importancia también varía de 1 a 10, en la que 10 representa una interac-
ción muy importante y una interacción de relativa poca importancia. La asignación
76 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Acciones que causan impacto

C/)
~
~
e
a,
:.o
E

B
e
ro
C/)

a,
l ~I
E
~
w

FIGURA 3.1. Matriz inte ractiva de Leopold; M = magnitud; 1= importancia {Leopold


et al., 1971 ).

de este valor numérico de la importancia se basa en el juicio subjetivo de la persona,


el grupo reducido o el equipo multidisciplinar que trabaja en el estudio.
Uno de los aspectos más atractivos de la matriz de Leopold es que puede exten-
derse o contraerse; es decir, el número de acciones puede aumentarse o disminuirse
del total de cerca de 100, y el número de factores ambientales puede aumentarse o
disminuirse de los cerca de 90 propuestos. Las ventajas principales de utilizar lama-
triz de Leopold consisten en que es muy útil como instrumento de screening para de-
sarrollar una identificación de impactos y puede proporcionar un medio valioso para
comunicar los impactos al proporcionar un desarrollo visual de los elementos impac-
tados y de las principales acciones que causen impactos.
La agregación del número de filas y columnas que se hayan señalado con interac-
ciones pueden ilustrar la evaluación del impacto. Se pueden utilizar otras elaboracio-
nes adicionales para discutir los resultados de una matriz de interacción simple.
Por ejemplo, suponiendo que una matriz incorpora los impactos de 8 acciones
sobre 20 factores ambientales. Más aún, suponiendo que la acción media haría que
1
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 77

TABLA 3.2. Acciones y elementos ambientales en la matriz interactiva de Leopold

Acciones Elementos ambientales

Categoría Descripción Categoría Descripción

A. Modificación a. Introducción de fauna A. Características


del régimen exótica físicas y químicas
b. Controles biológicos l. Tierra a. Recursos minerales
c. Modificación de hábitat b. Materiales
d. Alteración de la cubierta de construcción
del suelo c. Suelos
e. Alteración de la d. Morfología terreno
hidrología subterránea e. Campos de fuerza y
f. Alteración del drenaje radiación de fondo
g. Control del río y modifi- f. Rasgos físicos
cación del caudal singulares
h. Canalización 2. Agua a. Superficial
1. Riego . b. Océano
j. Modificación del clima c. Subterránea
k. · Quemas d. Calidad
l. Explanación y e. Temperatura
pavimentado f. Recarga
m. Ruido y vibraciones g. Nieve, hielo y heladas
B. Transformación a. Urbanización 3. Atmósfera a. Calidad
del suelo y b. Parcelas y edificios (gases, partículas)
construcción industriales b. Clima (micro, macro)
c. Aeropuertos c. Temperatura
d. Autopistas y puentes 4. Procesos a. Avenidas
e. Carreteras y vías b. Erosión
f. Ferrocarriles c. Deposición (sedimen-
g. Cables y elevadores tación, precipitación)
h. Tendidos eléctricos, d. Solución
oleoductos y corredores e. Adsorción (intercam-
1. Barreras, incluidos los bio iónico,
vallados compuestos)
j. Dragado y alineado de ca- f. Compactación y
nales asentamiento
k. Revestimientos de canales g. Estabilidad (desliza-
l. Canales mientos, vuelcos)
m. Presas y embalsamientos h. Tensión (terremotos)
n. Muelles, espigones, 1. Movimientos del aire
marinas y terminales B. Condiciones
portuarias biológicas
o. Estructuras mar adentro l. Flora a. Árboles
p. Instalaciones de recreo b. Arbustos
q. Voladuras y barrenas c. Herbáceas
r. Excavar y rellenar d. Cultivos
s. Túneles e instalaciones e. Microflora
subterráneas f. Plantas acuáticas
C. Extracción a. Voladuras y barrenas g. Especies en peligro
de recursos b. Excavación superficial h. Barreras
(continúa)
78 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3 .2. Acciones y elementos ambientales en la matriz interactiva de Leopold


(continuación)

Acciuues Elementos ambientales

Categoría Descripción Categoría Descripción


c. Excavaciones bajo l. Corredores
superficie y restauración 2. Fauna a. Aves
d. Excavación de pozos y b. Animales terrestres
extracción de fluidos incluso reptiles
e. Dragados c. Peces y crustáceos.
Morfología terreno
f. Clareos y otras talas
d. Organismos bénticos
g. Pesca y caza comercial e. Insectos
D. Producción a. Agricultura f. Microfauna
b. Ganadería y pastoreo g. Especies en peligro
c. Estabulación C. Factores h. Barreras
d. Ordeños y derivados culturales i. Corredores
e. Generación de energía
f. Tratamiento del mineral l. Usos del a. Naturaleza y espacios
g. Industria metalúrgica suelo abiertos
h. Industria química b. Humedales
c. Bosques
l. Industria textil
d. Pastos
j. Automóviles y aeronaves e. Agricultura
k. Refinado de petróleo f. Residencial
l. Alimentación g. Comercial
m. Madera h. Industria
n. Pasta y papel i. Minería y canteras
o. Almacenaje de productos 2. Recreo a. Caza
E. Alteración a. Control de erosión y b. Pesca
de los terrenos abancalamientos c. Navegación en bote
b. Sellado de minas y d. Baños
e. Camping y excursionismo
control de residuos
f. Picnics
c. Restauración de minería
g. Instalaciones .de recreo
a cielo abierto 3. Estética e a. Vistas esc:énicas y
d. Paisajis~o interés panorámicas
e. Dragado de dársenas humano b. Cualidades naturales
f. Relleno y drenaje de c. Cualidades de
marismas espacio abierto
F. Renovación a. Reforestación d. Composición del
de recursos b. Conservación y gestión de paisaje
la naturaleza e. Rasgos físicos
singulares
c. _Recargas de acuíferos
f. Parques y reservas
d. Aplicación de fertilizantes
g. Monumentos
e. Reciclado de residuos h. Especies o ecosistemas
G. Cambios a. Ferrocarri 1 raros o exclusivos
en el tráfico b. Automóvil i. Sitios y objetos históricos
c. Camiones o arqueológicos
d. Buques j. Presencia de marginados
(continúa)
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 79

TA BLA 3.2. Acciones y elementos ambientales en la matriz interactiva de Leopold


(continuación)

Acciones Elementos ambientales

Categoría Descripción Categoría Descripción

e. Aeronaves 4. Estatus a. Pautas culturales (estilo


f. Transporte fluvial y en cultural de vida)
canales b. Salud y seguridad
g. Navegación de recreo c. Empleo
h. Senderos d. Densidad de población
i. Teleféricos y elevadores 5. Instalaciones a. Construcciones
j. Comunicaciones fabricadas y b. Redes de transporte
k. Oleoductos actividades (movimiento, accesos)
H. Acumulación, a. Vertidos al mar c. Redes de Servicios
y tratamiento b. Vertederos d. Eliminación residuos
de residuos c. Acumulación de restos, e. Barreras
rechazos y sobrantes. f. Corredores
d. Depósitos subterráneos D. Relaciones a. Salinización de recursos
e. Eliminación de chatarra ecológicas hídricos
f. Escapes de pozos Eutrofización
b.
petrolíferos Insectos vectores y
c.
g. Acumulación en pozos
enfermedades
profundos
d. Cadenas tróficas
h. Vertidos de agua de
e. Salinización de
refrigeración
materiales superficiales
J. Emis iones de los residuos
f. Invasiones de maleza
municipales incluyendo el
riego por aspersión g. Otros
j. Vertidos de efluentes E. Otros
líquidos
k. Balsas de estabilización y
oxidación
l. Fosas sépticas, comercia-
les y domésticas
m. Emisiones de chimeneas
y tubos de escape
n. Lubricantes usados
l. Tratamientos a. Fertilizantes
químicos b. Deshielo químico de
autovías
c. Estabilización química
del suelo
d. Control de malas hierbas
(herbicidas)
e. Control de insectos
(pesticidas)
J. Accidentes a. Explosiones
b. Derrames y escapes
c. Fallos operativos
K. Otros

Fuente: Datos recogidos de Leopold et al. 1971.


80 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

1Ofactores sufrieran impacto, el número medio de impactos por factor es 6. Los im-
pactos pueden agruparse y discutirse en términos de esas acciones que se muestran
un número de impacto mayor-que-la-media, cerca-a-la-media y un-poco-menos-que-
la-media. Un enfoque similar puede utilizarse para tratar los factores ambientales
que reciban impactos.
La matriz de Leopold puede utilizarse también para identificar impactos benefi-
ciosos y adversos mediante el uso de símbolos adecuados como el + y el -. Adicio-
nalmente, la matriz de Leopold puede emplearse para identificar impactos en varias
fases temporales del proyecto, por ejemplo, para las fases de construcción, explota-
ción y abandono, y para describir los impactos asociados a varias ámbitos espaciales,
es decir, en el emplazamiento y en la región.
Muchos usos de la matriz de Leopold han incluido la asignación de tres niveles
de magnitud e importancia. Las interacciones principales deberían recibir las puntua-
ciones numéricas máximas, mientras que a las interacciones de menor entidad se les
asigna puntuaciones mínimas. Las interacciones de nivel intermedio reciben valores
comprendidas entre las puntuaciones de las principales y menores.
En la Tabla 3.2 hay muy pocos elementos en la lista de factores ambientales que
reflejen el medio socioeconómico. Esto no quiere decir que no puedan añadirse estos
elementos, sino que en 1970 y 1971, la época en la que el concepto de matriz se de-
sarrolló, se daba menos énfasis a esta área sustantiva.
Se han utilizado variantes de la matriz de Leopold para el análisis de impactos
de muchos tipos de proyectos. La Administración Federal de Aviación ( 1973) ha
utilizado matrices para proyectos de aviación. El Departamento de Autopistas de
Oregón (1973) ha desarrollado una matriz de interacción para la identificación de
impactos, las distintas acciones y factores ambientales de esta matriz se muestran
en la Tabla 3.3. Se han utilizado versiones condensadas de la matriz de Leopold pa-
ra, por ejemplo, una mina de carbón, para una central de energía, un proyecto local
de carretera y ferrocarril, un sistema de abastecimiento de agua y un tendido eléctri-
co (Chase, 1973).
Se puede incluir inf01mación sobre la magnitud y la importancia expresada me-
diante rangos más que en valores numéricos en las escalas de impactos que se usen
en la identificación de una interacción. En un proyecto de una presa de tierra se ha
mostrado el posible impacto de las distintas acci_ones sobre los factores ambientales
en 11 categorías: neutro, una escala de cinco grados de impacto beneficioso y una es-
cala de cinco grados de impacto adverso (Chase, 1973).
Otro planteamiento para la puntuación de impactos en una matriz es el que con-
siste en utilizar un código que denota las características de los impactos y si se po-
drían corregir o no ciertas características no deseadas del impacto. La Tabla 3.4
muestra un ejemplo de este tipo de matriz de interacción para un proyecto de sanea-
miento, depuración y vertido de aguas residuales en Barbados. Para este análisis se
utilizan las siguientes definiciones de cada código (Canter, 1991):

SB = Impacto significativo beneficioso, representa un resultado muy deseable ya


sea en términos de mejorar la calidad previa del factor ambiental o de mejorar
el factor desde una perspectiva ambiental.
3.3. Matriz interactiva de autopistas
Acciones que pueden causar impacto Condiciones ambientales
ategoría Acción Categoría Factor
ntos del diseño A. Características físicas
bicación y químicas
odificación a. Modificación de hábitats l. Tierra a. Recursos minerales (preciosos)
l régimen b. Alteración de la hidrología subterránea b. Recursos minerales (comunes)
c. Canalizaciones c. Suelos
d. Riegos d. Morfología terreno
e. Explanación y pavimentado 2. Agua a. Superficial
nsformación a. Construcción de autopistas y puentes b. Océanos y estuarios
terrenos y b. Construcción de carreteras y caminos c. Subterránea
strucción c. Construcción de barreras incluso vallas d. Nieve y hielo
d. Dragado y alineación de canales e. Recargas-percolación
e. Revestimientos de canales f. Calidad
f. Presas y embalsamientos g. Temperaturas
g. Muelles y espigones 3. Atmósfera a. Calidad
h. Instalaciones recreativas b. Clima
l. Excavación y relleno c. Temperatura
j. Construcción de túneles e instalaciones 4. Procesos a. Avenidas
subterráneas b. Erosión (eólica o hídrica)
k. Control de la erosión c. Sedimentación (eólica o hídrica)
l. Paisajismo d. Disolución
m. Dragado de dársena e. Compactación y asentamientos
n. Relleno y drenaje de marismas f. Estabilidad (deslizamientos y vuelcos)
o. Alteración de rutas escénicas o
e· Movimientos de masas de aire
p. Eliminación de vertederos y escombreras h. Incendios
cavación pozos i. Evaporación
novación y pro- a. Reforestación B. Características
ción de recursos b. Adecuación de cunetas y taludes biológicas
mbios en el tráfico a. Ferrocarri 1 l. Flora a. Árboles
b. Automóviles b. Arbustos
c. Camiones c. Herbáceas
d. Tráfico fluvial y en canal~s d. Cultivos
e. Navegación de recreo e. Microflora
f. Caminos f. Plantas acuáticas
g. Comunicaciones g. Especies en peligro
h. Oleoducto h. Barreras
i. Corredores
2. Fauna a. Aves
b. Animales terrestres (continúa)
3.3. Matriz interactiva de autopistas (continuación)
Acciones que pueden causar impacto Condiciones ambientales
Categoría Acción Categoría Factor
nte las obras c. Peces y crustáceos
odificación a. Introducción de flora y fauna exótica d. Otros organismos acuáticos
l régimen b. Controles biológicos e. Insectos
c. Alteración de la cubierta del suelo f. Microfauna
d. Alteración del drenaje g. Especies en peligro
e. Control del río y modificación del caudal h. Barreras
f. Quemas l. Corredores
nsformación a. Voladuras y barrenas C. Factores culturales
terrenos y b. Relleno y drenaje de marismas l. U sos del suelo a. Naturaleza
nstrucción c. Talas y claras b. Espacios abiertos
d. Presas y embalsamientos c. Humedales
tracción de a. Voladuras y barrenas d. Bosques
cursos b. Excavación superficial e. Pastos
c. Excavación subterránea f. Agricultura
d. Excavación pozos y eliminación fluidos g. Residencial
e. Dragados h. Comercial
ambios en el a. Ferrocarril 2. Recreo i. Industrial
fico b. Automóvil j. Lagos y ríos
c. Camiones a. Caza
d. Tráfico fluvial y en canales b. Pesca
e. Navegación de recreo c. Navegación
f. Caminos y senderos d. Baños
g. Comunicaciones e. Acampadas
h. Oleductos f. Excursionismo
cumulación y a. Vertedero g. Picnic
tamiento de b. Acumulación de restos, rechazos y h. Instalaciones de recreo
siduos sobrantes 3. Estética e interés i. Deportes de invierno
c. Emisiones líquidas y de lbs tubos humano j. Escala de rocas
de escape a. Vistas escénicas y panorámicas
d. Emisiones de chimeneas y tubos b. Cualidades naturales
de escape
e. Derrames de lubricantes
stabilización c Cualidades de espacio abierto
uímica del suelo d Composición del paisaje
ccidentes a. Explosiones e Rasgos físicos singulares
b. Derrames y escapes f Parques y reservas
otación c. Fallos operativos g. Monumentos
r 11rr1J1... ,...;;;.,, y a. Vertidos de efluentes líquidos h. Especies o ecosistemas raros o únicos
atamiento de b. Aspectos de las fosas sépticas Sitios y objetos históricos y
siduos c. Emisiones de chimeneas y tubos i. arqueológicos
de escape j. Presencia de rasgos incompatibles
ratamientos a. Fertilizantes 4. Estatus cultural a. Pautas culturales
uímicos b. Deshielo químico b. Salud
c. Control de malas hierbas c. Densidad de población
ccidentes d. Control de insectos d. Instituciones
a. Explosiones e. Grupos minoritarios
b. Vertidos y escapes f. Grupos económicos
c. Fallos operativos 5. Instalaciones a. Construcciones
prefabricadas y b. Transporte
actividades c. Redes de servicios
d. Eliminación residuos
e. Bárreras
f. Corredores
g. Actividades del gobierno

Datos recogidos de Oregon Highway Department, 1973.


3.4. Matriz interactiva para el proyecto de saneamiento de la costa sur (Barbados)

Fase de construcción Fase de explotación

Calidad Sistema Estación Calidad Sistema Estación Calidad


tal previa colectores depuradora Emisario resultante colectores depuradora Emisario resultante

del Cumple los A/M A/M a Polvo,CO a (olor en A/M o Olor localizado
estándares de estación
calidad del aire bombeo)
Típico de áreas A/M A/M a Aumento del a (bombas) a a Pequeño aumento
residenciales urbanas ruido local (bombas) del ruido
Satisfactoria en el o o o Igual que la b b b Mejor calidad
o área previa debido a menos
vertido aliviado
Hall Recurso NA a/M NA Alguna moles- NA o NA Igual que previa
biológico (sin intrusión) tia, se espera
«natural» recuperación
Erosión de O, 1 a NA NA a Aumento b SB NA Mejora calidad
rre- 0,3 m/a, deteriorando (calidad dela
al, el arrecife de coral y agua) turbidez
la calidad del agua
sta
Algún declive debido NA NA a Turbidez local b SB NA Mejora calidad
al deterioro
sta del arrecife y la
calidad del agua
arino Bueno NA NA a Alguna NA NA a Pequeño descens
fusor molestia local en calidad
Problema actual SA/M a a Aumento de a a a El problema conti
la congestión núa por aumento
del turismo
Importante para a NA a Congestión de B B B Aumento
la economía tráfico puede economía
provocar descenso
acto adverso. M = Medidas correctoras previstas para el impacto adverso, a= Impacto adverso pequeño, O = Impacto que no se prevé, NA = Factor ambiental no aplicabl
pacto significativo adverso, b = Impacto beneficioso pequeño, B = Impacto beneficioso, SB = Impacto significativo beneficioso, Fuente: Canter, 1991, págs. iii-iv.
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IM PACTO 85

SA = Impacto significativo adverso, representa un resultado nada deseable ya sea en


términos de degradación de la calidad previa del factor ambiental o dañando
el factor desde una perspectiva ambiental.
B = Impaéto beneficioso, representa un resultado positivo ya sea en términos de
mejorar la calidad previa del factor ambiental o de mejorar el factor desde una
perspectiva ambiental.
A = Impacto adverso, representa un resultado negativo ya sea en términos de de-
gradación de la calidad previa del factor ambiental o dañando el factor desde
una perspectiva ambiental.
b = Impacto beneficioso pequeño, representa una leve mejora de la calidad previa
del factor ambiental o que se mejora un poco el factor desde una perspectiva
ambiental.
a = Impacto adverso pequeño, representa una leve degradación de la calidad pre-
via del factor ambiental o que se daña un poco el factor desde una perspectiva
ambiental.
O= Como resultado de considerar la acción de proyecto relativa al factor ambien-
tal no se espera que ocurra un impacto mensurable.
M = Puede usarse algún tipo de medida correctora para reducir o evitar un impacto
adverso menor, un impacto adverso o un impacto adverso significativo.

NA = El factor ambiental no es aplicable en este caso o no es relevante para el pro-


yecto ·que se propone.

Las matrices de interacción simple se han utilizado para analizar los impactos de
otros tipos de proyecto, como actuaciones de prevención de avenidas, hidroeléctri-
cas, autopistas, tendidos eléctricos, escapes de petróleo mar adentro, minas de car-
bón, centrales de energía, industrias, polígonos industriales, oleoductos, promocio-
nes de viviendas, turismo y obras del litoral. Una matriz simple de interacciones se
ha desarrollado con carácter genérico para identificar los impactos claves de una va-
riedad de proyectos en áreas litorales para el Banco de Desarrollo Asiático (l 991 ).
También se han incluido «preguntas indicadoras» que ilustran la problemática de los
i~pactos y sirven para centrar el proceso de identificación de impactos.

Matrices en etapas

Para analizar los impactos secundarios y terciarios que derivan de las acciones de
proyecto puede usarse una matriz en etapas, también llamada «matriz de impactos
cruzados». Esta «matriz por etapas» es aquella en la que los factores ambientales se
muestran contrastados frente a otros factores ambientales.
Así se puede mostrar las consecuencias que sobre otros factores ambientales tie-
nen los cambios primarios que se produzcan sobre los factores ambientales. La Figu-
ra 3.2 muestra el concepto de matriz en etapas. En esa figura la acción 3 produce un
impacto sobre el factor D; a su vez, las alteraciones inducidas en el factor D provo_-
can cambios en los factores A y F. En último lugar, las alteraciones inducidas en el
factor A provocan cambios en los factores B e I, mientras que los cambios del fac-
r
86 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Acciones
2 3 4 5 A B F G H

A
B
Factores e 1----+-----+--+---+------;
ambientales
D
E
F

FIGURA 3.2. Concepto de matriz en etapas.


~I t 1 ! 1 1

tor F provocan alteraciones en el factor H. Las matrices por etapas facilitan la identi-
ficación de las cadenas de efectos que dan lugar a impactos y también favorecen una
visión del medio ambiente como un sistema. En realidad son un método intermedio
entre las matrices simples y los diagramas de redes. Las matrices por etapas con ac-
ciones múltiples y con varios tipos y niveles de impactos pueden llegar a tener repre-
sentaciones gráficas muy complejas.
Johnson y Bell (1975) desarrollaron una matriz de interacciones que era al mis-
mo tiempo simple y por etapas (de impactos cruzados) que sirvió para la identifica-
ción de los impactos de la construcción y explotación de proyectos de embalses. La
lista de la Tabla 3.5 recoge las acciones del proyecto y los 92 atributos ambientales
que se consideraron. El método incluía la definición de todos estos conceptos. Se uti-
lizaron letras y números en la puntuación del impacto; por ejemplo, A3 podía ser una
puntuación a partir de las siguientes categorías (Johnson y Bell, 1975, pág. 3):
A = adverso, ocurre siempre
B = adverso, ocurre a menudo
C = adverso, sólo ocurre algunas veces
N = no necesariamente bueno ni malo
X = beneficioso, ocurre siempre
Y = beneficioso, ocurre a menudo
Z = beneficioso, sólo ocurre algunas veces
1 = fuerte, permanente
2 = moderado, permanente
3 = menor, pe1manente
4 = fuerte, temporal
5 = moderado, temporal
6 = menor, temporal
En blanco = sin impacto
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 87

TABLA 3.5. Matriz de interacciones simples y por etapas para proyectos de embal-
ses

Actividades de la construcción y Atributos ambientales


de la e;icplotación (eje de las x) (eje de las y)

Clareas Calidad del aire


Talas
Retirada tierra vegetal Microclima
Excavación A. Movimiento masas de aire
Apilado materiales B. Temperatura del aire
Carga - descarga C. Humedad relativa
Acumulación de material D. Insolación
Nivelación
Compactación Condiciones del suelo
Eliminación de materiales A. Temperatura
Voladuras B. Humedad en el suelo
Hormigonado C. Estructura del suelo
Explanación D. Flora del suelo
Levantamiento edificaciones E. Fauna del suelo
Traslado edificaciones
Demolición edificaciones Relaciones ecológicas
Demolición pavimentos A. Ecosistemas terrestres
Plantas de lotes y agregación 1. Cambios en ecoestructura
Edificaciones temporales 2. Estructura trófica
Mantenimiento de vehículos y equipos 3. Contaminación del suelo
Restauración 4. Ecotipos raros o únicos
Llenado del vaso 5. Diversidad de ecotipos
Operaciones de control de avenidas 6. Ciclos biogeoquímicos
B. Ecosistemas acuáticos
Fauna
A. Animales terrestres
l. Mamíferos
2. Aves
3. Otros vertebrados
4. Insectos
5. Otros invertebrados
6. Especies raras y en peligro
7. Diversidad de especies, etc.
8. Especies molestas
B. Animales acuáticos
Flora
A. Plantas teJTestres
1. Vegetación natural
2. Especies raras y en peligro
3. Diversidad de especies
4. Productividad primaria
5. Especies de malas hierbas
6. Detritus
B. Flora acuática
Hidrología subterránea
A. Profundidad
B. Movimiento
C. Índice de recarga
(continúa)
88 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.5. Matriz de interacciones simples y por etapas para proyectos de emba l-
ses (continuación)

Actividades de la construcción y Atributos ambientales


de la explotación (eje de las x) (eje de las y)

Hidrología superficial
A. Elevación
B. Pautas del caudal
C. Drenaje del cauce
D. Velocidad
Morfología del terreno y procesos
A. Compactación del suelo
B. Topografía
C. Estabilidad del terreno
D. Erosión hícfrica del suelo
E. Deposición de limos
F. Movimiento ondular del suelo
G. Mov imiento eólico del suelo
Recreo al aire libre
A. En tierra
B. En el agua
Conservación de recursos naturales
A. Fauna
B. Flora
C. Tipos de ecosistemas naturales
D. Espacios verdes y espacios abiertos
E. Abastecimiento de agua
F. Suelos agrícolas
Áreas de especial interés
Estética
A. Calidad del aire
B. Desgarres de la construcción
C. Rasgos artificiales
D. Vistas escénicas
E. Dive rsidad paisajística
F. Vegetación
G. Calidad del agua
H. Ruido
Calidad del agua superficial
A. Atributos físicos
l . Color
2. Descargas
3. Potencial redox
4. Turbidez
5. Temperatura del agua
B. Atributos químicos
1. Dióxido de carbono
2. DQO
3. Oxígeno disuelto
4. N itratos
5. Fósforo
6. Azufre
Fuente: Adaptado de Johnson y Bell, 1975, pág. 86.
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTI FICACIÓN DE IMPACTO 89

Se utilizó una matriz de impactos cruzados para mostrar las relaciones que exis-
ten entre los 92 atributos ambientales. Los códigos siguientes se utilizaron para de-
notar cómo las alteraciones en un atributo podían afectar a otros (Johnson and Bell,
1975, pág. 3):

X = interacción entre dos atributos


O = interacción entre gru pos de atributos
En blanco = sin impacto
Otro ejemplo sería el uso de una matriz simple y de una matriz por etapas que se
utilizaron para identificar los impactos ambientales de un proyecto petrolífero en
Alaska (Hanley, Hemming y Morsell, 1981). Los efectos primarios se identificaron
para las cuatro fases del proyecto (exploración, construcción, producción y cierre y
abandono) y para las siete categorías de alteraciones ambientales (alteraciones en su-
perficie, alteraciones en cursos y lagos, ruido y actividad, contaminación del suelo,
contaminación del agua, contaminación del aire y actividades humanas indirectas).
La Tabla 3.6 recoge las actividades específicas y los factores considerados en este
caso. Se utilizó un sistema de puntuación con tres niveles (menor, medio y máximo)
de impactos beneficiosos y adversos. Se diseñaron matrices para los suelos perma-
frost sin árboles y para los terrenos forestales no permafrost. Se presentaba una argu-
mentación descriptiva de cada una de las valoraciones asignadas. Se calcularon las
sumas algebraicas de las puntuaciones de los impactos de cada fase o actividad, per-
mitiéndose así una discusión de los impactos relativos. Las implicaciones de los
cambios y alteraciones físicas se analizaban a partir de una matriz en etapas que rela-
cionaba las molestias a los peces y a los recursos naturales, esta matriz aparece en la
Tabla 3. 7. Un x denota un impacto, describiéndose su argumentación básica en texto,
muchas celdas no recibieron ninguna puntuación.
También se utilizó una matriz en etapas para un polígono industrial de unas 30
hectáreas situado en el área suroeste de Fresno, California (US Economic Develop-
ment Administration, 1973). El proyecto incluía dos actuaciones separadas y simul-
táneas. La primera actuación consistió en asegurar un crédito para mejorar las insta-
laciones de procesado de dos industrias ubicadas en el polígono. Además, del
aumento de producción, el préstamo permitía un mayor control de la emisión de olo-
res no deseados. La segunda actuación consistía en una ayuda financiera a la ciudad
de Fresno para la adquisición, construcción y reutilización del polígono, mejorando
sus instalaciones para permitir la instalación de industria pesada.
La matriz en etapas que se desarrolló en aquel caso se presenta en la Figura 3.3.
Las etapas que se siguen en el uso de la matriz son las siguientes:

l. Entre en la matriz por la esquina superior izquierda bajo el título Elementos


del Proyecto. En el ejemplo representado el elemento es el 2 Mejoras Futuras.
2. Leer hacia la derecha. U n factor causal que puede provocar un impacto apa-
rece incluido en «Explanación». Un círculo blanco (O) indica que existe una
relación entre Mejoras Futuras y Explanación.
4. Lea hacia abajo desde el O hasta encontrarnos con una *• una *,
un O, un O
o una U. Si aparece una *• existe un impacto positivo importante. Una *
90 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO A M BIENTA L

TABLA 3.6. A lterac iones ambientales que pueden suceder como resultado de la ac-
t iv idad d e una industria petrolíferaª

Fase y actividad del proyecto petrolífero


(eje de las x)
Alteraciones ambientalesb Exploración
(eje de las y)
Reconocimiento
territorial Sondeos

Alteraciones Destrucción de la Transporte terrestre Transporte terrestre


eh superficie vegetación Cruces de cursos de incluyendo cruces de
Claros agua cursos de agua
Eliminación de restos Análisis ondas Construcción carretera
Características alteradas sísmicas de acceso
del suelo Servicios ·para el Construcción pista de
Erosión personal aterrizaje
té1mica/terrnokarst Tráfico aéreo Sondeos y campamento
Erosión hidráulica Accidentes Servicios para el
Hidrología superficial Aumento de la personal
alterada población regional Tráfico aéreo
Rellenos de terrenos Accidentes
Obstrucciones en superficie Aumento de la población
regional

Alteraciones en Erosión en bancos de río Explotación


cursos de agua Aterramiento
y lagos Construcción de canal Construcción de
Velocidad de la corriente las instalaciones Construcción
alterada de producción del oleoducto
Obstrucción del canal
Onda de choque Transporte por tierra Construcción de
Estructura de aliviadero Construcción de la cam~tera de acceso
superior carretera de acceso Servidumbre de paso
Alteración en el sustrato Construcción de todas Cruces de curso de agua
del lecho las instalaciones Graveras
Reduc. volumen de agua de la parcela Construcción estación
Calidad del agua alterada Graveras de bombeo
Drenaje de la cuenca Sondeos Tendido de la
de lago Equipos conducción
Construcción Restauración
Replanteo del Servicios para
oleoducto el personal
Servicios para Tráfico aéreo
el personal Accidentes
Tráfico aéreo Aumento de la
Accidentes población regional
Aumento de la
población regional

(contin úa)
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 91

TABLA 3 .6. A lteraciones ambientales que pueden suceder como resultado de la ac-
tividad de una industria petrolífera (continuación)

Producción
Alteraciones ambientalesb
(eje de las y) Explotación Explotación
extracción del oleoducto
Ruido y Ruidos elevados Transporte por carretera Desarrollo de industria
actividad (voladuras, aeronaves, Funcionamiento de auxiliar
etc.) equipos Transporte por carretera
Ruidos moderados Servicio al personal Funcionamiento
Actividad humana ·Tráfico aéreo de equipos
Accidentes Presencia del oleoducto
Aumento población en superficie
local Graveras
Aumento población Servicios al personal
regional Tráfico aéreo
Accidentes
Aumento población
regional

Contaminación Derrames de petróleo Cierre y abandono


suelos y combustible
Fluidos de los sondeos Transporte por carretera
Basuras domésticas Retirada de equ ipos
Presencia de sustancias Retirada gravas y apilados
comestibles Rehabi litación del terreno
Revegetación
Contaminación Sedimentos en Servicios al personal desplazado
del agua suspensión Tráfico aéreo
Derrames de petróleo Accidentes
y combustible
Derrames de productos
químicos tóxicos
Fluido de los sondeos
Efluentes sanitarios
Contaminación Generación de polvo
del aire Emisiones de la caldera
Emisiones de las
instalaciones principales
Humos de la incineradora
y antorcha
Actividades Caza y pesca
humanas Demandas de usos inten-
indirectas sivos del suelo
Aumento del procesado
de basuras domésticas
' Se asume que la ubicación está lo suficientemente alejada para necesitar instalaciones completas de servi-
cios para el personal desplazado.
• El sistema de puntuación se basa en una escala subjetiva de 0-3 en e l que 3 representa un impacto adverso
máximo, los números negativos se usan para representar impactos beneficiosos.
Fuente: Hanley, Hemming y Morsell, 198 I, pág. 142.
-
92 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

SO:lldOJJUII SOl SOA!A saJas pep11e1JOW o¡uawm¡ .__,____,_...,___,__,-,.,____,____,___


ro •U8!Ulll.lj:18/IOJdV saoad pep11e1JOW o¡uawn\¡I
(/)
ro ·,adns e¡ ap osuaosap-u91sa,d e¡ ap o¡uawn\¡I .__,____,_...,___.__,-,.,____,____,___
"O ¡em¡eu 1e1oos em¡on,¡sa e¡ ap osde10:i l-+-+---l---l----l~e-+--l--
ro
·u ep1woo ·q1uodS!P A·oe¡qod •o~ewe¡ a,¡ua ·basaa .__,____,_...,___,__,-,.,____,____,___
a1ua60Jd e¡ e esed e¡onpuoo ap u91oe,a11\I
o
(/) -w,ue so¡ e e¡sa¡ow as !S aJqwo4 ¡a ,ad ·onpu1 'lJOv,J .__,____,_...,___,__,-,.,____,____,___
ro o¡uaw11e ap sa¡uan¡ ap ·eu1w11a e¡ se,¡ ·AJadns efes
(/)
Q) sa¡ua,,¡nu Ae¡6,aua ap so[nlJ ap u91odnm1u1

-
ro
e
Q)
.o
eop91s14 u91on¡oAB e¡ ap seO!IJJO sase¡ ap u91odnJJa1u1 f--+-+-+-+-1-,f---+-+--
e1ouaA1AJadns osuaosap-u9!saJd o¡uawn\¡I ,_ _,____,_...,___,__,-,.,____,____,___
ºº!IJJO 1e11qy4 ¡ap so¡ua1weze¡dsaa f--+-+-+-+-1-,f---+-+--
pep1unwoo so¡uaw6as soun6¡e o¡ua1weze¡dsaa
E pep1s,a,1p u9ponpa, :so,ape,np so¡ua1weze¡dsaa f--+-+-+-+-1-,f---+-+--
ro sa11,9w sa1oadsa saAaJq so¡uaJweze¡dsaa
(/) :SU/\dll4 t:' U.,,.,.,.,.,. t:' "''-''!lt::j,J V u .... u"V'II
Q)
e , 111 sa¡ua,,¡nu'X e¡l>Jaua so¡n¡¡ u91odn,,a1u1 f---1-+-+--+-+---l-l-+--
o 111
~ .!!! ., ·; 2 e1oua,,AJadns osuaosap :e¡6,aua ap opeAa¡a ownsuo:¡ e----1-+-+--+-+---l-1-+--
·u
~
!
:E
., u
'l: ¡,, OE.!!!
e osJaApe 1e11qy4 ap adeosa oanbo¡9
o¡uawne ap 1e11qy4 e osaooe ap oanbo¡9 f---1-+-+--+-+---l- l-+--
Q) 'lll o - '" E e1sand ap sauo1oe,61w oanbo¡9
!= ~ Ue--~--,f---- - - - - -- - ~ - ~- -~--~--f---1-+-+--+-+~-l-+--
ro C ',':: ci, ,S i¡ :; ! sa¡uap¡nu Ae¡6Jaua so¡n¡¡ u91odnm1u1 .,___,___,____,__-+-----+-x_,__-+---+- -
Q)
"O
:!f! .= ·-., ~ ...!:?:O saoad so¡ ap so¡uaw11e ap u91oonpaij l-+-+---1---l----l-'x+--l----l- -
u u ci: .. sOO!))JO saoad ap 1e11qy4 ap u91oonpa8 .__,____,_...,___,__,_x...,___.__,_ _
(/) E <a ~ ~ -~] pep1,,1onp0Jd u91oonpa8 x
o ! l----=,;...:G-1;i+ -- - --s-a-¡u-a-,-,1-n-u-A_e_¡6"'J_a,._u...,a""'a'"'p"-s-07[n_11_u_o_1""od"'n-,-,ac.¡:..,u'-1 :=:=1==:=:=1=~:=:=~===
"O
ro < :'5! ü .t:
] -~ 1 soo11po 1e11qy4 ap u91oeu1w113
-~
Q) D. -e,~
peP!l!AOW efeq ap sa1oadsa ap o¡ua1weze1dsaa 1--1---+--1---1----,~e-+-+--
ep1onpa, epeW!Jd pep!A!Pnpo,d
"O St:':.J!XVJ i;)Có! .JUt:J..111;;) ..IUU ->V~~µ U O'.U'C>lllf\l
(/)

-9:? ~ .~ .!. S e,::iuaA!I\.Jadns ua osua:>sap .__,___...._...,___,__,_.,____,___--1 X


., e ., ¡; 'l: :opeAB¡a e¡6JauE1_ ap ownsuo:i X X
ro ... .. 'l: 2?,, E.!!! soo11po 1e11qy4 e osaooe ap oanbo1s ,__,___...._...,___,__,-,.,____,___--1X X
..,
:J .~ - ,f E eop91s14 u91on¡oAB e¡ ap seo11po sase¡ ap u9Jodnm1u1 X X
ro
e i ., ,S J, .. X X X X
sa¡uap¡nu Ae¡oJaua so1n11 u91oanJJa¡u¡ ¡.:X"+---,"'-~-1--'-++ • ---l
~ ,::: ·- ¡:: 111
'" "' se6e¡d ap u91oped\l X
(/)

...o
Q) ,g ~ Í! ~ ·J:! j s1souaoo1q e¡ ap sosn u9JoeJall\l ~xd -x+-+o+-ri-drn+---l
X ,._ X X X
·¡:; t ,2! :U-~ ~ pep1unwo::i U9!:l!SOdWO::J UQ!!JEH811\f x x X X X X

ro ~!1-_<_"_'"_ --1-_ _ _ _p_e_P_!'_!_lº_n_p_o~Jd_A_1e_1_a6_a_,_e_1J_a~!_q_no_uo_.!~º-º n_p_a_8~~x~ :~x:~:~~:~: X X X ~X~~~:~: X


> ! sa¡ua,,¡nuA eJ~Jaua ap so¡nu u91odnJJa¡u¡ ¡.:x c:..¡_.:.:X'-l----1---l----l~e-+-'-I
X X X
(/)
;¡¡ ~ :G la SOO!IJJO 1e11qy4 ap u91oeu1w113 ,_x__._~x_,_...,___,__,-,.,____,___--1 X X X
o
~ '6]
j :.; i
pep!l!AOW e[eq ap sa1oadsa ap 01ua1weze1dsaa x
pep!SJM!Pº!8 - u9ponpa8 1-x__.__x_,_...,___.__,_,.,___+-__,
X X X
> X X X
(/) - ep1onpaJ epewpd pep!AIPnpOJd x x X X X
Q)
(.)
Q)
a.
(/)
o

.o
...
Q)

o(/)
(/)
Q)
ro
·¡:;

-
e
CI)
o
a.
(/)

..,
o ...ro "'rn
(.)
ro~
a.-
E
CI)

e
,_
uc
..
Q) Q)
eo -lll

- Q)
. a.
--·-
lll Q)
.,.c:i
.= E
,... ro
c.;·.: <C "' "'e:
Q) Q)

o 'ü
et tí
..1 ::,
'ü e:
Q)
'tQ)
~
11:1 -g !
a.
:::,

...
et ·-
~
<( "'
X X X X X X X X X X X X X X
Erosión en bancos de río
Aterramiento X X X X X X X X

X X X X X X X X X X X
Construcción de canal
ación Velocidad de la corriente alterada X X X X X X X X X X X

Obstrucción del canal X X X X X X X X X X X


ursos
Onda de choque X

agua Estructura de drenaje elevado X X X X X X X X X X X X X X X

Estructura de aliviade ·o superior X P< X X X X X X


gos X X X X X X X X X X X
Alteración en el sustr Jto del lecho
Reducción volumen de agua X X X X X X X X X X X X X X

Calidad del agua alterada X X X X

Drenaje de la cuenca del lago X X X X

ido Ruidos elevados (voladuras, aeronaves... ) X X X X X X X X X X

y X X X X X X X X X X
Ruidos moderados
idad Actividad humana X X X X X X X X X X

X X X X X X X X X X
Derrames de petróleo y combustible
X X X X X X X X X X
tam i- Derrames de productos químicos tóxicos
X X X X X X X X X
ción Fluido de los sondeos
uelo Basuras domésticas X X X

Presencia de sustancias comestibles X X ~ X X X

Sedimentos en suspensión X X X X

Derrames de petróleo y combustible X X X X X X X X X


tam i-
ción Derrames de productos químicos tóxicos X X X X X X X X X

agua Fluido de los sondeos X X X X X X X X

Efluentes sanitarios X X X X

X X X X X X X
Generación de polvo
tam i- X X
ción Emisiones de la caldera
Emisiones de las instalac. principales X X X X X X
aire
Humos de la incineradora y antorcha X

X
idades Caza y pesca
anas Demandas de usos intensivos del suelo X X X X X X X X X X X X X X X X X X X X
rectas Auto. del proc. de basuras domésticas X X X X

Hanley, Hemming y Morsell, 1981, pág. 154.


94 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Causas

Elementos
del proyecto

;¡. Mejoras f_~ tura§


Funcionamiento,
Elementos Cons- Situación Mecanismos Situación Posibles
manteniniento y final medidas
alterados trucción USO rlo rornr'-'.n,;: inicial de cambio
robable correctoras

Medio
físico pescenso .foco
Agua freática

Medio
socioeconómico
Oportunidades
Construcc1on
- ----- -
Aumen10

de empleo

FIGURA 3.3. Guía para el uso de la matriz en etapas para el proyecto de parque in-
dustrial (US Economic Development Administration, 1973).

quiere decir un impacto positivo menor. Un D indica un impacto importante


negativo. Un O significa un impacto negativo menor. Una U indica que exis-
te un impacto, pero su magnitud o dirección no puede determinarse en la ac-
tualidad. Leyendo desde Explanación nos encontramos un •.
5. Lea a lo largo de la fila, empezando por la izquierda. Un impacto negativo
mayor sería un cambio en el Agua Superficial. El 2 junto al D indica que el
impacto se origina en 2. Mejoras Futuras.
6. Continuar leyendo hacia la derecha.
7. En la columna Condición Inicial es la notación «Alta calidad», indica que el
elemento alterado es de alta calidad en la actualidad.
8. En la columna Mecanismos de Cambio hay una anotación «Reducido» des-
cribiendo el modo en el que se altera el elemento.
9. En la columna Condición Final Posible existe la anotación «Poco» que des-
cribe el elemento alterado después de haber ocurrido el impacto.
1O. La columna de Medidas Correctoras Posibles se reserva para aquellos im-
pactos para los que se han llevado a cabo o se podrían llevar a cabo algunas
actuaciones de corrección o de minimización del efecto. Esas actuaciones
vendrían anotadas ahí.

~esarrollo de una matriz simple

Se considera mejor desarrollar una matriz específica para el proyecto, plan, progra-
ma o política que se esté analizando que utilizar una matriz genérica. Los pasos si-
guientes deben seguirlos un equipo individual o interdisciplin~r cuando quieran ela-
borar una matriz de interacción simple.
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 95

~ l. Enumerar todas las acciones del proyecto previsto y agruparlas de acuerdo a


su fase temporal, como por ejemplo: construcción, explotación y abandono.
2. Enumerar todos los factores ambientales pertinentes del entorno y agruparlos
(a) de acuerdo a categorías física-química, biológica, cultural, socioeconomía
y (b) según consideraciones espaciales tales como emplazamiento y región o
\ aguas arriba, emplazamiento y aguas abajo.
3. Discutir la matriz preliminar con los miembros del equipo y/o asesores del
equipo o del coordinador del estudio.
Decidir el sistema de puntuación del impacto (por ejemplo, números, letras o
\ 4.
colores) que se va a utilizar.
5. Recorrer la matriz todo el equipo conjuntamente y establecer puntuaciones y
notas que identifiquen y resuman los impactos (documentando esta tarea).

Otros tipos de matrices

Las matrices simples pueden utilizarse para otros propósitos al margen de la identifi-
cación de impactos. Por ejemplo, la Tabla 3.8 muestra una matriz de referencia que
puede utilizarse para resumir las condiciones ambientales básicas. En este eJemplo
se puede considerar la importancia relativa de los impactos, su situación actual y el
alcance de la gestión.
La ponderación de la importancia de los impactos puede incluirse en las matrices
de interacción (ESCAP, 1990; Lohani y Halim, 1990). Un último ejemplo del uso de
un método de matriz tiene que ver con el proceso de evaluación ambiental adaptativa
(EAA) que se desarrolló al inicio de los setenta (lnternational lnstitute for Applied
Systems Analysis, 1979). La metodología utiliza talleres intensos y breves en los que
los participantes (especialistas en recursos, gestores y decisores), ayudados por téc-
nicos del taller, tienen que construir un modelo de simulación informático interactivo
del sistema de recurso que se estudia. El ejercicio de modelización se usa para esti-
mular la comunicación y el entendimiento entre participantes, para identificar lagu-
nas en los datos y prioridades de la investigación para examinar los resultados posi-
bles de varias alternativas de gestión.
El taller de EAA consiste generalmente en reuniones de cinco días. Empieza con
una introducción sobre el proceso de EAA y sobre el uso de los modelos informáti-
cos en el análisis de sistemas y la asignación de recursos. Se definen los términos bá-
sicos de la modelización y se discuten los objetivos preliminares de la semana. El pa-
so siguiente consiste en que los participantes en el taller definan claramente qué
componentes del sistema del recurso se incluirán en el modelo de simulación. Se
identifican las variables importantes, las posibles actuaciones de gestión y las medi-
das de funcionamiento, tomándose decisiones sobre el periodo de tiempo que cubrirá
el modelo y la extensión espacial y la resolución que se va a incluir. Los componen-
tes que se hayan identificado se agrupan en cinco o seis categorías para posterior
consideración de los participantes del taller. El siguiente proceso, la construcción de
una matriz «de consideraciones», se usa para injciar la comunicación interdiscipli-
nar. El propósito de esta actividad es identificar aquellas piezas de información que
se necesitan para conectar los cinco o seis componentes principales del sistema. A
96 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.8. Concepto de una matriz de la estructura ambiental

Identificación Evaluación

Escala de Escala de Escala de


importancia situación actual gestión
Elementos/unidades ambientales
12 3 4 5 1 2 3 4 5 1 2 3 4 5
Bajo Alto Bajo Alto Bajo Alto

Biológicos
flora
fauna
relaciones ecológicos
Físico-química
atmósfera
agua
tierra
Cultural
vivienda
comunidad
economía
comunicaciones
Unidades/relaciones bioculturales
recursos
ocio
conservación

Fuenre: Fischer y Davies, 1973, pág. 215.

cada grupo de especialistas se les pide que articulen lo que necesitan saber sobre to-
dos los otros componentes para poder predecir cómo su subsistema se comportará en
distintas situaciones ambientales. En otras palabras, se les pide que busquen los tipos
de entradas que afectan a su subsistema. Como resultado de este ejercicio cada sub-
grupo recibe una lista de entradas que les proporcionarán los otros subgrupos y una
lista de salidas que ellos a su vez tienen que propor"cionar a los demás. La compleji-
dad de cada submodelo (o matriz) queda así limitada por estas dos listas de variables.
La matriz de consideraciones resultante se usa entonces para desarrollar uno o más
modelos simulación.
El proceso de EAA puede basarse en las actividades de un taller. Sin embargo,
pueden hacer falta más talleres de discusión. El primer taller proporcionan un buen
inicio para el análisis ambiental. Aunque la primera versión de la matriz y del mode-
lo puede estar incompleta, sirve para clarificar las lagunas de información y propor-
ciona un marco en el que poder integrar los estudios existentes y los que se propon-
gan. Lo ideal sería que se realizaran talleres adicionales a medida que se fuera
disponiendo de más información. Los periodos de tiempos entre talleres se usan para
investigación, recogida de datos y desarrollo del modelo. Cada taller produce un mo-
delo y/o matriz más creíble que es más útil para la evaluación de las posibles opcio-
MÉTODOS SIMPLES DE IDE NTIFICACIÓN DE IMPACTO 97

nes de gestión. En todo momento, el modelo y/o la matriz es un mecanismo de inte-


gración de los resultados de la investigación, y como instrumento para comprobar las
posibles consecuencias de las diversas alternativas de gestión.

Resumen de las observaciones sobre las matrices

A partir de los anteriores ejemplos de matrices y de las experiencias obtenidas en el


uso de esas matrices, se pueden concluir las siguientes observaciones cuyo orden no
responde a grados de importancia:

l. Es muy importante definir cuidadosamente los límites espaciales de los facto-


res ambientales, así como cada factor ambiental, las fases temporales y las ac-
ciones específicas asociadas al proyecto que se proponen y la puntuación del
impacto o las escalas que se usen en la matriz. /
\ 2. Una matriz debe ser considerada como un instrumento del análisis, con el ob-
jetivo clave de mostrar claramente la argumentación que se ha utilizado para
la puntuación de los impactos asignados para una determinada fase temporal
y una acción de proyecto, y unos límites espaciales de un factor ambiental de-
terminado.
3. El desarrollo de una o más matrices preliminares puede ser una técnica útil
para discutir una acción propuesta y sus posibles impactos ambientales. Pue-
de ser útil en las primeras fases del estudio para facilitar el entendimiento de
los miembros del equipo de las implicaciones del proyecto y en el desarrollo
de planes detallados para estudios más amplios sobre factores ambientales e
\ impactos específicos.
~ 4. La interpretación de las puntuaciones de los impactos deben considerarse
muy cuidadosamente, particularmente cuando para el proyecto propuesto
pueda haber grandes diferencias entre unas zonas u otras o entre las distintas
fases temporales.
5. Las matrices de interacción pueden ser útiles para definir los impactos de la
primera o de la segunda fases o de la multifase de un proyecto con dos fases o
multifase; los impactos acumulados de un proyecto cuando se consideran en
relación a otros pasados, presentes y futuros razonablemente previsibles en la
zona y los efectos positivos posibles de las medidas de corrección. Los códi-
gos creativos pueden utilizarse en la matriz para definir esta información se
\ muestran ejemplos en la Figura 3.4.
6. Si las matrices de interacción se usan para mostrar la comparación entre dis-
tintas alternativas, es necesario utilizar los mismos referentes básicos de la
matriz en términos de límites espaciales y factores ambientales y fases tempo-
rales y acciones de proyectos para cada alternativa que se analice. Completar
esas matrices puede servir de base para un análisis de compensación.
7. La c uantificación del impacto y las comparaciones con estándares relevan-
tes pueden proporcionar una valiosa base para la asignación de puntuacio-
nes de impactos de las diferentes acciones de proyecto y los factores am-
bientales.
98 MANUAL DE EVALUACIÓN _()!; _ll'v1_P~CTO AMBIENTAL

Acción i

Puntuación
de la
Factor J primera
fase
Puntuación Proyecto fase i
conjunta
de todas Puntuación
las fases sin
Factor J correción
(a) De fase dos a proyecto multifase
Puntuación
con
correción
Proyecto fase i acumulados

Puntuación (c) Medidas de correción y eficacia


para
Factor J proyecto

Puntuación
para todos
los impactos
acumulados

(b) impactos acumulado

FIGURA 3 .4. Ejemplos de cód igos para mostrar los impactos en una matriz simple
de interacción de Leopold.

8. Se pueden usar códigos de color para mostrar y comunicar la información


sobre los impactos previstos. Por ejemplo, los impactos beneficiosos pueden
mostrarse usando el verde y sus diversas tonalidades, mientras que efectos
adversos o negativos pueden representarse con tonalidades qe rojo. Se pue-
den utilizar matrices de impacto sin incorporar puntuacionés en base a nú-
meros, letras, ni siquiera a colores, utilizando, por ejemplo, círculos de dis-
tintos tamaños que podrían representar amplitudes del impacto.
9. Una de las preocupaciones sobre las matrices de interacciones es que las ac-
ciones de proyecto y los factores ambientales aparecen divididos .artificial-
mente, aunque debieran considerarse todos juntos. Es posible utilizar notas a
pie de página en una matriz para identificar los grupos de acciones, factores
y/o impactos que deberían considerarse conjuntamente. Así se podría deli-
mitar los efectos primarios y secundarios de un proyecto.
l O. El desarrollo de una matriz de interacción preliminar no quiere decir que de-
ba incluirse en la evaluación ambiental o el estudio de impacto subsiguiente.
La matriz preliminar puede usarse corno una herramienta interna de trabajo
en la planificación y desarrollo del estudio.
11. Es posible utilizar la ponderación de la importancia para factores ambien-
tales y acciones de proyecto en una matriz simple de interacciones. Si se
elige este planteamiento, es necesario definir en detalle los razonamientos
que permiten asignar los pesos diferenciales a cada importancia. Se pue-
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 99

den diseñar índices compuestos para las distintas alternativas sumando los
productos de los pesos de las importancias por las puntuaciones de los im-
pactos.
12. El uso de una matriz de interacciones obliga a considerar las acciones y los
impactos del proyecto propuesto en el contexto de las demás acciones e im-
pactos de ese proyecto. En otras palabras, la matriz evita en parte que se diri-
ja la atención a una sola acción o a un solo factor ambiental.

MÉTODOS DE DIAGRAMAS DE REDES

Los «Diagramas de Redes» son aquellos métodos que integran las causas de los im-
pactos y sus consecuencias a través de la identificación de las interrelaciones que
exis.ten entre las acciones causales y los factores ambientales que reciben el impacto,
incluyendo aquellas que representan sus efectos secundarios y terciarios. A conti-
nuación se muestran diversos ejemplos de diagramas de redes a los que también se
conoce como «diagramas de secuencias». Un diagrama de red de tipo lineal para los
impactos de un proyecto de embalse se muestra en la Figura 3.5. La Figura 3.6 repre-
senta un diagrama de redes para un proyecto de dragado. En ambos diagramas la ac-
ción inicial aparece en la izquierda, mientras que las demás acciones causales y los
factores que reciben los impactos aparecen en las distintas fases del diagrama. La Fi-
gura 3.7 presenta una parte de un tipo de diagrama de red (que algunas veces se de-
nomina «árbol de impactos») de la aplicación aérea de herbicidas (fumigación). La
Figura 3.8 nos muestra una variante de la presentación de estos diagramas, en este
caso se trata de los impactos de proyectos litorales.
Los análisis de las redes son muy útiles para identificar los impactos previstos
asociados a posibles proyectos. Las redes también nos pueden ayudar a organizar el
debate sobre los impactos previstos del proyecto. Las presentaciones de los diagra-
mas son especialmente útiles a la hora de comunicar al público interesado la infor-
mación sobre un impacto ambiental. La limitación principal de un método de diagra-
ma de redes es la mínima información que proporciona sobre los aspectos técnicos
de la predicción de los impactos y sobre los medios para evaluar y comparar los im-
pactos de las alternativas. Además, la representación gráfica de estas redes puede
volverse muy compleja.
Los gráficos directos o «dígrafos» son una variante de las redes. La Figura 3.9 re-
presenta un gráfico dirigido que muestra los impactos primarios de un proyecto de
urbanización r~sidencial. Las relaciones numéricas pueden desarrollarse mediante
cuestionarios a profesionales escogidos (Hepner, 1981 a). Los digrafos son útiles pa-
ra representar las relaciones existentes entre los sistemas biofísico y socioeconómi-
co, como contrapartida destacan su complej idad visual y la cuestionada validez de
las relaciones numéricas establecidas.
Efectos sociales y Importancia Datos que se
Alternativa Recursos Cambios en tipo Efectos físicos Efectos necesitan para
de cubiertas o y químicos biológicos económicos probable
específica básicos probables y de los efectos valorar los efectos
afectados usos del suelo importantes
otros efectos últimos últimos

Reducción Reducción Descenso de la


de bosques bosques Y - caza y usos asociados---+ Alta
afavorde naturaleza
lagos
Tierra Reducción Descenso de la .
Aumento de plantacio~ producción de mader.,. Ba¡a
de áreas forestales
urbanas y
edificadas Cambio en estilos
< (chalets) Cambios en
las fuentes - - -•
difusas /
Efecto de
Eutrofización
de vida, niveles
·de ingreso y
economía del área
---+ Alta
Ejemplo de
evaluación de
una piscifactoría
Reducción Condiciones Eliminación de fluvial
del curso del agua poblaciones de
de agua -- ~ truchas en el · Descenso gradual Agua
alteradas de la calidad del lago - Moderado
a favor emplazamient Oxígeno disuelto
de lago Cambios en Temperatura
Eliminación de usos
Creación la calidad del , Alteración
agua ' ' • comunidades actuales de canoas - Moderada Caudal
de un Agua aguas abajo de peces Y negocios Población peces
embalse -t. . aguas abajo de alquiler lnd. fertilidad
Evapotransp1- . .
Tierra
del tipo alterados poblaciones y tipos de especies - Alta - • Condic. orillas
lago .. ,- • de pecés - • de pesca deportiva Sedimentación
(a partir de Altera~1on : de lago y \
bosques y cond1c1ones ,_ organismos ~p .. d Fuentes contam.
curso del agua ', . d romoc1on e
de agua) . , asocia os • navegación Uso recursos en
Reg1men ,' Aumento de en el lago y usos - Alta hábitat acúatico
del agu~ ,~ _ • las plantas y efe_ctos económicos Estanque
subterranea y animales asociados Profundidad
alterado de humedal Anchura
Vel. corriente
4Aire Cambios Alteración Efecto sobre los Organismos
- - - - - - - - - - - ~ temporales de corto plazo sistemas sépticos, - Moderada bénticos
enla de la vida carreteras, cultivos
calidad salvaje Muy baja
del aire
Aumento de la
producción - Moderada
de avifauna

Descensos
temporales - • Baja
en la atracción de
excursionistas
Eliminación
de sustratos 'í
de moluscos
Pesca deportiva
comercial
~--------l/ y
Eliminación
de limos Calidad
y fango general

Eliminación 3
del material Vegetación
superficial del fondo marino_
edimentos ~
---

avegación
~----~=========;~---7'-'se".. c'ºc.. '-"-'º----
. Dragados

Instalaciones
de recreo

Calidad
general
102 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Aplicación de
herbicidas por
fumigación

Contaminación del
agua con herbicidas

Descenso en el Pérdida de la· Mortalidad de


Contaminación de
crecimiento de las vegetación plantas no
la cadena trófica
algas, el fitoplacton, riparia pretendida
acuática
etc.

Descenso del Aumento Aumento del Contaminación


oxígeno temperatura en el agua de de la cadena
disuelto agua escorrentía trófica terrestre

Daños a la Aumento
Contaminación Aumento de
puesta de la erosión del caudal
por escombros
los peces

Aumento de las Aumento


Aumento de
demandas de generación de
sedi mentación
oxígeno disuelto agua

FIGURA 3.7. Una sección de un árbol de impactos (Bisset, 1983).

MÉTODOS DE LISTAS DE CONTROL


Los métodos de Listas de Control varían desde los listados de factores ambientales
hasta los sistemas muy elaborados que incluyen la ponderación de importancias para
cada factor ambiental y la aplicación de técnicas de escalas para los impactos de ca-
da alternativa en cada factor. Las «listas de control simples» son listas de los factores
u Usos
URBANIZACIONES

*LOTACIO~~~~;~~~E~:~:~~~~~ 1 f ff ff IIff ff
iI! i 1
FORESTAL 1 1 1 1 1 1 1• 1 1 1• • 1 1• 1

e IMPACTO POSIBLE
SITUACIÓN INICIAL SITUACIÓN INDUCIDA EFECTO
(/)
~ iI I i
(/) ~8 ~j.ij
l!
"'::, E
ene.ti ~
-e -e'l
g>::i~ l :!º
~
F CORRECTORA
(.)
"' ~
. 'ü111 ,..,
g~:g_~ ~ ~'i3 ~:~e
~ ~ ·e ·e
\._ • I F MEC~NISMO D
•1@ CONTROL
(/)

~ <ll>8~010.!!!•;:::Q1c..:,O.~"CU<ll
o
•® UH1H~tiHU! ~I©
2 F ÍNDICE DE
(.)

u..
"'
~r"º' REFERENCIA

1 1 1 • • 1 1 • • 1 1 1 1. 1 e1 101.lAumentodel 101.2.1 Estimulaoaumentalaerosión 101.2.1.1 Estructura del acantilado en pelig


flujo de agua du lce del acantilado 2.1 Ver 130.1
.2 Reduce la salinidad del estuario 3.1 Desarrollo de la plana 1luvial en peligro
.3 Aumenta la frecuencia y el uso de las inundaciones 4.1 Ver 301.1
.4 Aumenta la erosión laminar y remontante
1 1 1 1 1 1 1 1 1• • 1 1 1 1 1 1 102.1 Descenso del flujo 101.2.1 Descenso del vertido de contaminantes 101.2.1.1 Reduce la capacidad de asimilar
de agua dulce del estuario contaminantes adicionales
.2 descenso del oxigeno disuelto 2.1 Ver 150.2.3
.3 Concentración de sedimentos en la costa 3.1 Mortalidad moluscos
.4 Aumenta la intrusión marina 3.2 Acelera la
desecación
4.1
5.1
5
•• 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 103.1 103.2.1 103.2.1.1
2.1
...
104 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Oferta de suelo rural

Aspectos estéticos del area

-3

Tráfico Ru ido
+6
+2

:...------......~ ,-.Costes de las


Calidad instalaciones
del curso sanitarias
adyacente

Impuestos
sobre el
patrimonio
Costes de +2
-3 educación Costes de
seguridad
ciudadana
El «digráfico» se interpreta de tal manera que:
(+) indica un efecto de aumento, por ejemplo, un aumento en el vect or factor x nos lleva a un aumento
en el vector factor y, y un descenso en x lleva a un descenso en y.
(-) indica un efecto de inhi bición, por ejemplo, un aumento en x lleva a un descenso en y, y un des-
censo en x lleva a un aumento en y.

FIGURA 3.9. Ejemplo de un gráfico directo, o digráfico, de los impactos primarios


del proyecto de urbanización residencial (Hepner, 1981 b).

ambientales que deben ser estudiados; sin embargo, no proporcionan información


sobre los datos específicos que se requieren, los métodos de estimación o la predic-
ción y evaluación de impactos. Las «listas de control descriptivas» se refieren a mé-
todos que incluyen listas de factores ambie ntales junto con información sobre cómo
realizar las estimaciones, la predicción y la evaluación de impactos.

Listas de control simples

Durante los primeros años que siguieron a la aprobación de la NEPA se utilizaron


listas de control simples con gran profusión, de hecho constituyen un planteamiento
válido para sistematizar los estudios de impacto. Por ejemplo, la Tabla 3.9 contiene
un listado de los factores ambientales de una lista de control simple, utilizada para un
-------

MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 105

TABLA 3.9. Muestra de una lista de control simple para proyectos de gaseoductos

Categoría Comentarios

Características Identificar los usos actuales y describir las características del área.
y usos Usos del suelo. Describir la extensión de los usos actuales, tales como la
del suelo agricultura, negocios, industria, ocio, residencial, naturaleza y otras
categorías como el potencial de desarrollo; sitúe los grandes corredo-
res de transporte que se encuentren próximos, incluyendo carreteras,
autopistas, canales de navegación y pautas del tráfico aéreo; ubique
las instalaciones de líneas de comunicación y su disposición (subte-
rránea, superficial o aérea); identificar recursos hídricos.
Topografía,jisiografía y geología. Proporcionar una descripción detalla-
da de las características topográficas, fisiográficas y geológicas del
área en la que se propone la actuación. Incluya los mapas topográficos
del Servicio de Reconocimiento Geologico de los Estados Unidos, fo-
tografías aéreas (si están disponibles) y otro material gráfico.
Suelos. Describir las características físicas y la composición química de
los suelos, incluyendo la relación de estos factores con la pendiente
del terreno.
Riesgos geológicos. Indicar la posibilidad de que ocurran riesgos geoló-
gicos en el área, tales como terremotos, vuelcos, deslizamientos de la-
deras, subsidiencias, permafrost y erosión.
Especies y Identificar aquellas especies y ecosistemas que serán afectados por la ac-
ecosistemas tuación propuesta.
Especies. Recoger en categorías generales, con sus nombres comunes o
científicos, las especies vegetales y animales que se encuentran en la
zona de la actuación propuesta, e indique aquellos que tienen una im-
portancia comercial o turística.
Comunidades y asociaciones. Describir las comunidades y asociaciones
vegetales y animales dominantes dentro del área de la actuación pro-
puesta. Proporcionar una estimación de las densidades de población
de las principales especies. Si no hay datos disponibles del área inme-
diata a la actuación propuesta, se pueden usar datos de áreas compara-
bles.
Recursos hióticos únicos y otros. Describir ecosistemas únicos o espe-
cies raras o en peligro y otros recursos bióticos que puedan tener una
especial importancia en el área de la actuación propuesta.
Consideraciones Si la actuación propuesta pudiera tener un efecto socioeconómico signifi-
socioeconómicas cativo, discutir el futuro socioeconómico del área sin que se realice la
actuación propuesta, describir el desarrollo económico en las proximi-
dades de la actuación propuesta, particularmente la base de los im-
puestos municipales y el ingreso per capita e identificar las tenden-
cias de desarrollo económico y/o usos de l suelo del área, desde ambos
puntos de vista histórico y de predicción del futuro. Describir las den-
sidades de población del área inmediata y de la zona en general. In-
cluir distancias desde el emplazamiento de la actuación propuesta a

(continúa)
106 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.9. Muestra de una lista de control simple para proyectos de gaseoductos
(continuación)

Categoría Comentarios

Medio las zonas residenciales próximas, ciudades, áreas urbanas y enumerar


atmosférico e las poblaciones de estas áreas. Indicar el número y tipos de residen-
hídrico cias, negocios e industrias que se verán directamente afectadas y
aquellas que necesitaran trasladarse si se da la actuación propuesta.
Describir el clima predominante y la calidad y cantidad de recursos at-
mosféricos e hídricos del área.
Clima. Describir las condiciones climáticas que predominan en las pro-
ximidades de la actuación propuesta; extremos y medias de las tempe-
raturas, precipitación, dirección y velocidad del viento mensuales.
Además, indicar la frecuencia de. inversiones térmic'as, nieblas, smog
y tormentas destructivas como los huracanes y los tornados.
Hidrología e hidrografía. Describir las aguas superficiales (dulce, salina
o marina) en las proximidades de la actuación propuesta y discutir las
cuencas vertientes, las características físicas y químicas, ucos del
agua, reservas de agua y los flujos. Describir la situación del agua del
subsuelo, sus usos y fuentes, sistemas acuíferos y características dtl
flujo.
Aire, ruido y calidad del agua. Proporcionar datos sobre la calidad exis-
tente del aire y el agua (indicar las distancias desde la actuación pro-
puesta a las estaciones de seguimiento) y los niveles sonoros máximos
y medios en los bordes del emplazamiento.
Rasgos singulares Identificar rasgos únicos o singulares del área, incluyendo valores y sitios
históricos, arqueológicos y escénicos.

Fuente: Extraído a partir de Federal Power Commission, 1973.

proyecto de gaseoducto en los Estados Unidos. Otro ejemplo de una lista de control
es la que desarrolló el Servicio de Investigación Cooperativa del Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos (USDA) para proyectos que pudieran afectar a te-
rrenos agrícolas (USDA, 1990). Esta lista de control extensa, que se presenta en la
Tabla 3.10, puede utilizarse para planificar un estudio de impacto ambiental o para
resumirlo.
Otro ejemplo de una lista de control simple es la que desarrolló el Banco de De-
sarrollo Asiático para proyectos de grandes presas, embalses y aprovechamientos hi-
droeléctricos (Asian Development Bank, 1987). La lista de control también incluye
información sobre la corrección de impactos; en la publicación original de estas di-
rectrices se incluye información adicional de apoyo sobre los detalles de esta lista de
control (Asían Development Bank, 1987). ESCAP (1990) desarrolló una lista de
control en forma de cuestionario integral para pequeños proyectos de embalses que
reproducimos en la Tabla 3 .11 .
Se podrían citar muchas otras listas de control, algunas centradas en ciertos ti-
r
l
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 107

TABLA 3.10. Lista de control del USDA para tratar o sintet izar los impactos am-
bientales

Puede Comen-
Tema Sí ser No !arios

Formas del terreno. ¿Producirá el proyecto:


• Pendientes o terraplenes inestables?
• Una amplia destrucción del desplazamiento del suelo?
• Un impacto sobre terrenos agrarios clasificados como de primera cal idad o
únicos?
• Cambios en las formas del terreno, orillas, cauces de cursos o riberas?
• Destrucción, ocupación o modificación de rasgos físicos singulares?
• Efectos que impidan deterrninados usos del emplazamiento a largo plazo?
Aire/climatología. ¿Producirá el proyecto:
• Emisiones de contaminantes aéreos que excedan los estándares Federales o
Estatales o provoq uen deterioro de la calidad del aire ambiental (niveles de
inmisión) (por ejemplo: gas radon)?
• Olores desagradables?
• Alterac ión de movimientos del aire, humedad o temperatura?
• Emisiones de contaminantes aéreos peligrosos regu lados por la Ley del Aire
Limpio?
Agua. ¿Producirá el proyecto:
Vertidos a un sistema público de aguas?
Cambios en las corrientes o movimientos de masa de agua dulce o marina?
Cambios en los índices de absorción, pautas de drenaje o e l índice o cantidad
de agua de escorrentía?
Alteraciones en e l curso o en los caudales de avenidas?
Represas, control o modificaciones de algún cuerpo de agua igual o mayor a
4 hectáreas de superfic ie?
Vertidos en aguas superficiales o alteraciones de la calidad del agua conside-
rando, pero no sólo, la temperatura y la turbidez?
Alteraciones de la dirección o volumen del flujo de aguas subterráneas?
Alteraciones de la calidad de l agua subte rránea?
Contaminación de las reservas públicas de agua?
Infracción de los Estándares Estatales de Cal idad de Cursos de Agua, si fue-
ran de aplicación?
Instalándose en un área inundable fluvial o litoral?
• Riesgo de exposición de personas o bienes a peligros asociados al agua tales
como las inundaciones?
• Instalaciones en una zona litoral estatal sometida a l cumplim iento de un Plan
de Gestión de Zonas Costeras del Estado?
• Impacto sobre o construcción en un humedal o llanura de inundación interior?
Residuos sólidos. ¿Producirá el proyecto:
• Residuos sólidos o basuras en vol umen significat ivo?
Ruido. ¿Producirá e l proyecto:
• Aumento de los niveles sonoros previos?
• Mayor exposición de la gente a ruidos elevados?
Vida vegetal. ¿Producirá el proyecto:
• Cambios en la diversidad o productividad o en el número de alguna espec ie
de plantas (incl uyendo árboles, arbustos, he rbáceas, cultivos, microflora y
plantas acuáticas)?
(continúa)
108 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.10. Lista de control del USDA para tratar o sintetizar los impactos am-
bientales (continuación)

Puede Comen-
Tema Sí ser No tarios

• Reducción del número de individuos o afectará e l hábitat de alguna especie


vegetal considerada como única, en peligro o rara por algún Estado o desig-
nada así a nivel federal? (Comprobar las listas estatales y federales de las es-
pecies en peligro.)
• Introducción de especies nuevas dentro de la zona o creará una barrera para
e l normal desarrollo pleno de las especies existentes?
• Reducción o daño en la extensión de algún"c:ultivo agrícola?
Vida animal. ¿El proyecto:
• Reducirá el hábitat o númer.o de individuos de alguna especia animal consi-
derada como única, rara o en peligro por algún Estado o designada así a nivel
federal? (Comprobar las listas estatales y federales de las especies en peli-
gro.)
• Introducirá nuevas especies animales en el área o creará una barrera a las mi-
graciones o movimientos de los animales te rrestres o de los peces?
• Provocará la atracción o la invasión, o atrapará la vida animal?
• Dañará los actuales hábitats naturales y de peces?
• Provocará la emigrac ión generando problemas de interacción entre los hu-
manos y los animales?
Usos del suelo. ¿El proyecto:
• Alterará sustancialmente los usos actuales o previstos del área?
• Provocará un impacto sobre un elemento de los sistemas de Parques Nacio-
nales, Refugios Nacionales de la Vida Salvaje, Ríos Paisajísticos y Naturales
Nacionales, Naturalezas Nacionales y Bosques Nacionales?
Recursos naturales. ¿El proyecto:
• Aumentará la intensidad del uso de algún recurso natural?
• Destruirá sustancialmente algún recurso no reutilizable?
• Se situará en un área designada como o que está considerada como reserva
natural, río paisajístico y natural, parque nacional o reserva ecológica?
Energía. ¿El proyecto:
• Utilizará cantidades considerables de combustible o de energía?
• Aumentará considerablemente la demanda de las fuentes actuales de energía?
Transporte y flujos de tráfico. ¿Producirá el proyecto:
• Un movimiento adicional de vehículos?
• Efectos sobre las instalaciones actuales de aparcamiento o necesitará nuevos
aparcamientos?
• Un impacto considerable sobre los sistemas actuales de transporte?
• Alteraciones sobre las pautas actuales de circu lación y movimiento de gente
y/o bienes?
• Un aumento de los riesgos del tráfi co para vehículos motorizados, bicicletas
o peatones?
• La construcción de carreteras nuevas?
Servicio público. ¿Tendrá e l proyecto un efecto sobre, o producirá, la demanda
de servicios públicos nuevos o de distinto tipo en alguna de las áreas sigu ientes?:
• Protección contra incendios?
• Escuelas?
• Otros serv ic ios de la administración? (continúa)
MÉTODOS SIMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 109

TABLA 3.10. Lista de control del USDA para tratar o sintetizar los impactos am-
bientales (continuación)

Puede Comen-
Tema Sí ser No tarios

lnji'aestrncturas. ¿El proyecto producirá una demanda de sistemas nuevos o


de distinto tipo de las siguientes infraestructuras?:
• Energía y gas natural?
• Sistemas de comunicación?
• Agua?
• Saneamiento o fosas sépticas?
• Red de aguas blancas o pluviales?
Población. ¿El proyecto:
• Alterará la ubicación o la distribución de la población humana en el área?
Riesgo de accidentes. ¿El proyecto:
• Implicará el riesgo de explosión o escapes de sustancias potencialmente peli-
grosas incluyendo, pero no sólo, petróleo, pestic idas, productos químicos, ra-
diación o otras sustancias tóxicas en el caso de un accidente o una situación
«desagradable»?
Salud humana. ¿El proyecto:
• Creará" algún riesgo real o potencial para la salud?
• Expondrá a la gente a riesgos potenciales para la salud?
Economía. ¿El proyecto:
• Tendrá a lgún efecto adverso sobre las condiciones económicas locales o re-
gionales, por ejemplo: turismo, niveles locales de ingresos, valores del suelo
o empleo?
Reacción social. ¿Es este proyecto:
• Conflictivo en potencia?
• Una contradicción respecto a los planes u objetivos ambientales que se han
adoptada a nivel local?
Estética. ¿El proyecto:
• Cambiará una vista escénica o un panorama abierto al público?
• Creará una ubicación estéticamente ofensiva abierta a la vista del público
(por ejemplo: fuera de lugar con el carácter o el diseño del entorno)?
• Cambiará significativamente la escala visual o el carácter del entorno pró-
ximo?
Arqueología, cultura e historia. ¿El proyecto:
• Alterará sitios, construcciones, objetos o edificios de interés arqueológico,
cultural o histórico, ya sean incluidos o con condiciones para ser incl uidos en
el Catálogo Nacional (por ejemplo, ser sometido a la Ley de Conservación
Histórica de 1974)?
Residuos peligrosos ¿El proyecto:
• Implicará la generación, transporte, almacenaje o eliminación de algún resi-
duo peligroso reglado (por ejemplo: asbestos, si se incluye la demolición o
reformas de edificios)

Fuente: US Department of Agriculture (USDA), 1990, Añadido B, págs. 1-7.


'1

110 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.11. Muestra de una lista de control modificada para proyectos de peque-
ños embalses en Oregón

lnstrucc¡'ones
Responda las preguntas siguientes marcando una X en el sitio apropiado ya sea SÍ o NO; considere la
actividad, la construcción, la explotac ión, así como los impactos indirectos.
Use la sección «explicación» para clarificar puntos o añadir información.

A. MEDIO BIÓTICO NATURAL


1. ¿Podría la actividad propuesta afectar a algún factor natural o a un recurso hídrico ad~acent~
o próximo a las áreas de actividad? NO x SI
Si la respuesta es SÍ, especifique qué factor natural se afecta:

o o .. oN o
t;I
-a. "

:o"
-~
o
'O
..
"
E
u
u::
g ü
u
'§ -a. o ~ e ~ ·2
u
~
~
:a "'
.s
o
t:: ~o "i · "> "> 'O
o .~
i5 ..s (/) u
o
....l a:: .!:i" "
(/) ~ .5
( 1) Hidrología superf. (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) ( ) ( ) (x)
(2) Calidad agua sup. (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
(3) Suelo/erosión (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
(4) Geología (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
(5) Clima (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
2. ¿Podría la actividad afectar a la vida animal o los peces? NO X SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué vida animal o peces se afecta.
( 1) Hábitat natural (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
(2) Ecología de peces (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) (x) ( )

3. ¿Podría afectar la actividad a la vegetación natural? NO X SÍ


Si la respuesta es SÍ, espec ifique qué vegetación y en qué extensión se le afecta.

B. RIESGOS AMBIENTALES
1. ¿Podría implicar la actividad que se propone el uso, almacenaje, escape de, o eliminación de
alguna sustanc ia potencialmente peligrosa? x NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué sustancia y su efecto posible.
2. ¿Podría la actividad propuesta provocar un aumento real o probable de los riesgos ambien-
tales? x NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué tipo.
3. ¿Podría la actividad propuesta ser susceptible de sufrir riesgos ambientales debido a su situa-
ción? x NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué tipo.

C. CONSERVACIÓN Y USO DE LOS RECURSOS

1. ¿Podría la actividad propuesta afectar o el iminar tierra adecuada para la producción agraria o
maderera? NO SÍ
(continúa)
MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 111

TABLA 3.11. Muestra de una lista de control modificada para proyectos de peque-
ños embalses en Oregón (continuación)

Si la respuesta es SÍ, especifique hectáreas y clase de suelo que se verán afectados:


(1) Área inundable (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) ( ) (x) ( )
(si el proyecto pudiera repercutir en la inundación)
2. ¿Podría la actividad propuesta afectar a la pesca comercial o a los recursos de acuicultura o a
la producción? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué tipo se afecta.
3. ¿Podría la actividad propuesta afectar al uso potencial o a la extracción de un recurso mineral
o energético indispensable o escaso? x NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qu·é recursos se afectan y en qué cantidad aproximada.

D. CALIDAD Y CANTIDAD DE AGUA


1. ¿Podría la actividad propuesta afectar a la calidad de los recursos hídricos que se encuentran
dentro, adyacentes o cerca del área de actividad? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué recursos hídricos se afectan y en qué cantidad diaria
aproximada. ..,
...
o
o ou
o
N
"'
c.
o
N
"'
c.
...
:o :o
·~
o
-o
e
".,
u
i;::
tí '§ '§ e... ... ·a
tí ~ o o
e!' ...> Q)

...> -o -~
~
i5
'o
..s '"e
vi
t::
o
u "'
....l
...
i:i:: ~
...>
C/l ~
o
..s
( 1) Calidad y cantidad (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )

2. ¿Podría la actividad propuesta provocar un deterioro de la calidad de alguna zona o cuenca


del recurso hídrico? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué recurso hídrico se podría afectar.
(1) Riego mediante (x) ( ) ( ) ( ) (x) (x) ( ) ( ) ( ) (x)
captación de flujo (si fuera de aplicación)
Si la respuesta es SÍ, especifique qué sustancias posibles provocarían efectos.

( 1) Tóxicos para (x) ( ) ( ) ( ) (x) (x) ( ) ( ) () (x)


humanos y animales Tipo de Duración Rever- Gravedad
impacto sibil idad

E. CALIDAD DEL AIRE/MEDIO ATMOSFÉRICO


1. ¿Podría la actividad propuesta afectar a la calidad del área del proyecto, a las inmediatamente
adyacentes o la atmósfera regional? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué posible sustancia afectaría a la calidad del aire.

( 1) Medio atmosférico ( ) (x) ( ) ( ) (x) ( ) (x) ( ) ( ) (x)

F. RUIDO/MEDIO SONORO
X
1. ¿Podría la actividad propuesta generar ruido? NO sí
Si la respuesta es SÍ, especifique qué fuente de ruido.
(continúa)
112 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.11. Muestra de una lista de control modificada para proyectos de peque-
ños embalses en Oregón (continuación)

G. INSTALACIONES/SERVICIOS COMUNITARIOS

J. ¿Podría la actividad propuesta provocar cambios en las instalaciones, servicios o instituciones


comunitarias? NO x SÍ
2. ¿Se prevé alguna medida correctora o de mejora para compensar los impactos mencionados
en el párrafo anterior? NO x SÍ
3. ¿Creará la actividad propuesta nuevas oportunidades para el ocio? NO _x_SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique.
( 1) Ocio asociado ( ) (x) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
al embalse

J. RECUR$OS HISTÓRICOS
l. ¿Podría afectarse a algún lugar o construcción de importancia
histórica? X NO SÍ
2. ¿Podría algún yacimiento arqueológico o paleontológico resultar
afectado por la actividad que se propone? __x_ NO sí
K. RECURSOS VISUALES
1. ¿Podría la actividad propuesta provocar un cambio en el carácter visual en el área de la acti-
vidad o cerca de ella al alterar s us rasgos naturales o culturales? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique que rasgos culturales o naturales podían verse alterados.
( 1) Natural (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )
1. ¿Podría la actividad propuesta afectar a vistas o a accesos a vistas de los rasgos culturales o
naturales del paisaje? NO x SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique que cuencas visuales se afectan.
( 1) Natural (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) ( ) ( ) ( ) (x)
3. ¿Podría la actividad propuesta introducir nuevos materiales, colores y formas en el paisaje
inmediato? NO __x_ SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique.

(1) Embalses (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) ( ) ( ) (x)


Tipo de Duración Rever- Gravedad
impacto sibilidad
L. ECONOMÍA Y MEDIO AMBIENTE
1. ¿Podría la actividad propuesta provocar la eliminación o reubicación de las empresas comer-
ciales e industriales existentes? x NO SÍ

2. ¿Podría la actividad propuesta provocar la creación o la pérdida de empleos?


NO _x_S Í
3. ¿Podría la actividad propuesta afectar a los valores inmobiliarios y a los ingresos por impues-
tos locales? NO __x_ SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique los efectos potenciales.
(continúa)
MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 113

TABLA 3.11. Muestra de una lista de control modificada para proyectos de peque-
ños embalses en Oregón (continuación)

~
o oN e
o o N
"' "' :o" :o" o
-o "'
(J
<.:::
B t, (J
í5.. í5.. -~ '§ ~
e '§>
,., o o 8 ·a
(J

e 'i3 e t:: e.o "> "> "> "o


-o .~
ci .5 ü'i
o
u . "'
,...¡ "
~ E" "
V) ~ .5
(]) Área en regadío (x) ( ) ( ) ( ) (x) (x) ( ) (x) ( ) ( )
4. ¿Podría la actividad propuesta afectar al gasto público local en servicios e infraestructuras
(saneamiento, abastecimiento, etc.)? x NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique.
5. ¿Podría la actividad propuesta afectar a la economía local y a la
regional? NO X SÍ
Si la respuesta es SÍ, hasta qué punto, cómo y en qué escala(s)?

( 1) Aumento en la ( ) (x) ( ) ( ) (x) (x) ( ) (x) ( ) ( )


recaudación local
6. ¿Podría la actividad propuesta provocar un aumento o descenso
en la estacionalidad del empleo? NO _x_SÍ
S i la respuesta es SÍ, indique cuál y enuncie los tipos y grupos de empleo afectados.

( 1) Agricultores-regadíos (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) (x) ( ) ( )

M. PLANIFICACIÓN, COORDINACIÓN Y CRECIMIENTO


1. ¿Necesitará la actividad propuesta una variante o incurrirá en infracción
potencial de algún estatuto, ordenanza, orden municipal, reglamento o
evitar o reducir el deterioro ambiental? __x_ NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, indique qué variante legal y o qué estatuto.
2. ¿Podría la actividad propuesta estimular un desarrollo adicional de los
usos del suelo a nivel local o regional? NO _x_SÍ
S i la respuesta es SÍ, especifique extensión y escala(s).

(1) Usos suelo-regadío (x) ( ) ( ) ( ) (x) ( ) (x) ( ) ( ) ( )


3. ¿Existe alguna otra actuación prevista que sea o se verá afectada por
la actividad propuesta incluyendo aquellas que exceden el ámbito
del organismo público competente? __x_ NO SÍ
Si la respuesta es SÍ, especifique qué otras actuación o actuaciones se verán afectadas.

Fuente: Economic and Social Commission for Asia and lhe Pacific (ESCAP), 1990, págs. 22-26.

pos o categorías de impactos, como los impactos sobre la salud (US Agency for In-
ternational Development, 1980; World Bank, 1982; WHO Regional Office for Euro-
pe, 1983). La Tabla 3.12 incluye una lista de control en forma de cuestionario de po-
sibles impactos sobre la salud de proyectos de recursos hidraúlicos y de regadío.
114 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 3.12. Lista de control como cuestionario de los impactos potenciales sobre
la salud de actuaciones hidráulicas y proyectos de regadío

A. IMPACTOS DIRECTOS SOBRE LA POBLACIÓN EN LA ZONA DEL PROYECTO


• ¿Se introducirá nuevas enfermedades o nuevas cepas de enfermedades por la emigración
de los trabajadores de la construcción o por los nuevos colonos? ¿Afectará esto a los nue-
vos colonos o a los residentes previos o a ambos?
• ¿Se expondrán las comunidades desplazadas a nuevas enfermedades para las que tiene
poco o ninguna inmunidad?
•, ¿Se expondrán los nuevos pobladores las enfermedades endémicas de la zona para las que
tienen poca o ninguna inmunidad?
• ¿Empeorarán los problemas de higiene y sanidad por culpa de los alimentos, los residuos
o el ciclo del agua?
• ¿Las viviendas y las instalaciones sanitarias serán sobreutilizadas, mal usadas o sin uso
del todo, produciendo condiciones que conduzcan a enfermedades hídricas y a la propa-
gación de enfermedades contagiosas vía fecal-oral?
• ¿ Se contaminará el agua o el suelo con excrementos, favoreciendo la propagación de en-
fermedades contagiosas?
• ¿La introducción de trabajadores emigrantes provocará un aumento en las enfermedades
venéreas entre los trabajadores y entre los residentes?
• ¿Estarán expuestos los nuevos colonos y las comunidades desplazadas a cambios físicos,
sociales y culturales que conduzcan a daños psicológicos o traumas? Aquí se pueden in-
cluir cambios en los estilos de vida y empleo.
• ¿Los cambios en el abastecimiento de alimentos conducirán a posibilidad de desnutri-
ción, deficiencias nutricionales o efectos tóxicos? Estos efectos pueden darse debido a:
- introducción de alimentos de estilo occidental;
- cambios en la materia prima de los alimentos; al utilizar, por ejemplo, plantas tóxicas
desconocidas como sustitutos de alimentos comunes;
- contaminación del suelo o del agua de riego con sustancias tóxicas;
- reducción de la productividad del suelo debido a cambios hidráulicos (estancamiento
del agua, etc.), mineralización o contaminación del suelo y las aguas superficiales;
- reducción de la productividad de las pesquerías provocada por cambios en el régimen
hídrico o por,,contaminación del agua;
cambios en fa presencia de metales traza en el suelo debido a cambios en el régimen
hídrico (descenso o ascenso nive l freático, etc.).
• ¿Contaminarán los efluentes, las emisiones o las sustancias liberadas intencionadamente
en el medio (por ejemplo: pesticidas) el aire, el agua o el suelo generando una amenaza
para la salud humana?
• ¿Aumentará el riego los riesgos de contacto humano con enfermedades de origen, base o
asociadas al agua?
• ¿Aumentará el tráfico y en consecuencia el riesgo de accidentes asociados debido a la ac-
tuación?
• ¿Las industrias y actividades similares atraídas al área por el crecimiento inducido, pro-
vocarán contaminación del aire, el suelo, el agua o ruido con los subsecuentes impactos
sobre la salud humana?
B. IMPACTOS INDIRECTOS A TRAVÉS DE VECTORES DE ENFERMEDADES
• ¿Se introducirán nuevos vectores en el área aguas arriba como resultado de los cambios
hidrológicos? (continúa)
-,

MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 115

TABLA 3.12. Lista de control como cuestionario de los impactos potenciales sobre la
salud de actuaciones hidráulicas y proyectos de regadío (continuación)

• ¿Se introducirán nuevos vectores en el área a través de vehículos, animales, plantas tras-
plantadas, suelo, etc.?
• ¿Se infectarán o reinfectarán los vectores existentes debido al contacto con humanos in-
fectados que vengan a la zona?
• ¿Se alterarán la predom inancia y distribución de vectores existentes infectados debido a
los cambios en la disponibilidad de hábitats adecuados para la cría y supervivencia? Estos
cambios pueden ser el resultado de cambios hidrológicos (velocidad del agua, temperatu-
ra, profundidad, agua estancada), cambios morfológicos (pendientes de las orillas, cubier-
ta, etc.), cambios climáticos (lluvias, humedad) y cambios biológicos (vegetación, depre-
dadores, etc.). Pueden afectar a áreas infectadas en la actualidad o a áreas no infectadas.

C. IMPACTOS DIRECTOS SOBRE LOS TRABAJADORES


• ¿Se expondrán los trabajadores emigrantes a las enfermedades endémicas locales para las
que tienen pocas o ningunas defensas?
• ¿Se expondrán los trabajadores emigrantes a la presión psicológica o traumas debido a los
cambios en las condiciones de vida y trabajo?
• ¿Se expondrán los trabajadores a las amenazas físicas a su seguridad (daños físicos,
muerte) o peligros químicos o físicos para la salud (sustancias tóxicas, ruido, vibración,
radiación, altas presiones, etc.).
• ¿Se expondrán los trabajadores a entrar en contacto con el agua y por ello con las enfer-
medades asociadas con ella durante su trabajo?
• ¿Se expondrán los trabajadores a ataques de animales peligrosos durante su trabajo (ser-
pientes, escorpiones, etc.)?
• ¿Se proporcionarán adecuadas provisiones de alimentos para evitar la desnutrición y mi-
nimizar la expansión de enfermedades (por ejemplo, al utilizar vendedores de comida iti-
nerantes)?

D. IMPACTOS SOBRE LOS SERVICIOS SANITARIOS


• ¿Se verán desbordados los servicios sanitarios como consecuencia de los efectos sobre la
salud de los residentes y de los trabajadores?

Fuente: World Health Organization (WHO) Regional Office for Europe, 1983, pág. 13.

Listas de control descriptivas

Las listas de control descriptivas se usan con amplitud en los estudios de impacto
ambiental. Por ejemplo, Carstea et al. ( 1976) desarrolló un método de lista de con-
trol descriptiva para proyectos en áreas litorales. Este método trataba los siguientes
temas, acciones y proyectos; ubicación de desgarradoras; mamparas; muelles; em-
barcaderos, delfines, postes de amarre y construcción de rampas; dragados (nuevos y
de mantenimiento); desbordes, tendidos y conducciones sumergidas, y cruces aére-
os. Para cada uno de estos elementos, se proporcionó información sobre el impacto
ambiental sobre los posibles cambios en erosión, sedimentación y deposición, altura
116 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

y descenso de las mareas, calidad del agua, ecología, calidad del aire, ruido, seguri-
dad y navegación, ocio, estética y socioeconomía.
Varias listas de control descriptivas se han desarrollado para proyectos de recur-
sos hídricos. Por ejemplo, Canter y Hill ( 1979) sugirieron una lista de cerca de 65
factores ambientales relacionados con el control de calidad ambiental utilizado en
los Estados Unidos, esta lista se encuentra en el Capítulo 4. Para cada factor se inclu-
ye información sobre su definición y medida, predicción de impactos y curvas fun-
cionales para la interpretación de datos (donde estaba disponible o se desarrollaba
con facilidad).
Las listas de control descriptivas también se usan para proyectos de transporte y
de urbanización. Los métodos de transporte tratan los impactos sociales, económicos
y físicos de la construcción y explotación de autopistas (US Department ofTranspor-
tation, 1975). Los «Impactos sociales» incluyen efectos relacionados con la cohesión
de las comunidades, el acceso a instalaciones y servicios y el traslado de gente. Los
«Impactos económicos» están relacionados con los efectos sobre el empleo, el ingre-
so y la actividad de negocios, la actividad residencial, los impuestos sobre el patri-
monio, los planes locales y regionales y el crecimiento y los recursos. Los «Impactos
físicos» tratan los cambios en los valores históricos y estéticos, los ecosistemas acuá-
ticos y terrestres, la calidad del aire, el ruido y las vibraciones. Para cada uno de los
factores ambientales identificados se incluyen métodos aplicables según el estado
del arte, técnicas para la identificación de impactos-, recogida de datos, análisis y eva-
luación. Una parte de estas listas de control descriptivas que contienen varios facto-
res para proyectos de viviendas y otros tipos de urbanización se recoge en la Tabla
3. I 3. La columna Bases de la Estimación presenta un listado simplificado y breve de
los datos claves y los modelos (si existen) que necesita cada factor.
El Laboratorio de Investigación del Cuerpo de Ingenieros del Ejército ha desa-
rrollado un sistema informatizado de impacto ambiental (EICS) (Lee et al., 1974).
Este sistema utiliza técnicas informáticas para identificar los posibles impactos am-
bientales a partir de 9 áreas funcionales de las actividades del ejército y de 11 cate-
gorías ambientales amplias (Jain et al., 1973). Las nueve áreas funcionales son cons-
trucción; explotación, mantenimiento y reparación; entrenamiento; cambios de
misión; propiedades inmobiliarias; consecución; actividades industriales del ejército;
investigación, desarrollo, comprobación y evaluación, y administración y apoyo. Ca-
da una de estas áreas funcionales tiene un número de actividades básicas adicionales.
Ejemplos de actividades básicas dentro del área funcional construcción son las talas
de árboles, eliminar estructuras de hormigón, relleno de los cimientos, maduración
de firmes bituminosos, limpieza de estructuras de hormigón reutilizadas, instalación
de aislamientos y labores de integración paisajística. Se identificó un total de 2.000
actividades básicas dentro de las nueve áreas funcionales. En el sistema EICS, el
medio ambiente se ha dividido en 11 áreas temáticas, ecología, salud, calidad del ai-
re, agua superficial, agua subterránea, sociología, economía, ciencias de la tierra,
usos del suelo, ruido y transporte. Dentro de cada una de estas categorías se definen
parámetros adicionales. Aproximadamente, se definen unos 1.000 factores ambien-
tales específicos en las 11 categorías ambientales. Sobre esta base, es posible tener
una lista de control que tratan los impactos de aproximadamente 2.000 actividades
básicas del ejército sobre unos 1.000 factores ambientales.
MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 117

TABLA 3.13. Parte de una lista de control descriptiva para proyectos de urbaniza-
ción

Factor Bases para la eliminación

l. Economía Local
Equilibrio fiscal público Ingresos públicos: ingreso familiar espera-
Cambio neto en el flujo fiscal público do, según tipo de vivienda; valor añadido de
(ingresos menos gastos). la propiedad. Gastos públicos: análisis de
demandas de nuevos servicios, costes actua-
les, capacidades disponibles, por servicio.
Empleo
Cambios en el número y porcentaje Directo de nuevos negocios, o estimado a
de empleados, desempleados y partir de superficie de negocio, pautas
subempleados, por niveles de residenciales locales, emigración esperada,
especialización. perfiles actuales del desempleo.
Riqueza
Cambios en valores del suelo. Oferta y demanda de terreno en áreas
similares, cambios ambientales cerca de la
II. Medio natural propiedad.
Calidad del aire
Salud
Cambios en las concentraciones de Concentraciones ambientales actuales,
contaminación del aire según emisiones actuales y esperadas, modelos de
frecuencia de la ocurrencia y dispersión y mapas de población.
el número de personas bajo riesgo.
Molestias
Cambios en la aparición de molestias Reconocimientos de la estructura
relacionadas con la calidad del aire de ciudadana, procesos industriales esperados,
tipo visual (humos, nieblas) u olor y volúmenes de tráfico.
el número de personas afectadas.
Calidad del Agua
Cambios en los usos permisibles o Efluentes actuales y esperados,
tolerables del agua y el número de concentraciones ambientales actuales,
personas afectadas el aprovechamien- modelos de calidad del agua.
to de cada masa de agua.
Ruido
Cambios en los niveles sonoros y en Cambios en el tráfico próximo o en otras
la frecuencia de la aparición y núme- fuentes de ruido y en las barreras al ruido,
ro de personas a lás que se molesta. modelos de propagación del ruido o sonó-
grafos que relacionan niveles sonoros con
tráfico, barreras, etc.; reconocimiento
estructuras ciudadanas o satisfacción actual
sobre los niveles de ruido.

Fuente: Extraído de Schaenman, 1976.


118 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

El sistema informático se utiliza para identificar posibles impactos asociados con


los diversos tipos de actividad. En cierto sentido, este método es parecido a una ma-
triz de interacción informatizada. Aquí la consideramos como una lista de control
descriptiva porque cada uno de los factores ambientales aparece descrito en detalle,
con información adicional sobre los sistemas de medición y de interpretación de da-
tos. El sistema codifica cada interacción como perteneciente a una de las cuatro cate-
gorías ambientales, la primera categoría indica el impacto posible que puede evaluar-
se cada vez que la actividad se lleve a cabo; la segunda, que el impacto está siempre
presente pero que puede dejar de darse según sean las circunstancias individuales; la
tercera categoría, que el impacto surge en pocos casos pero que son previsibles y que
su presencia debe ser considerada en cada circunstancia, y, finalmente, si no hay in-
dicación sobre un posible impacto, entonces la actividad específica se considera co-
mo sin impacto sobre ese factor ambiental. Se han desarrollado variantes de esta lis-
ta de control descriptiva en el Laboratorio de Investigación de Ingenieros de la
Construcción del Ejército de los Estados Unidos (1989).

Resumen de observaciones sobre las listas de control


simples y descriptivas
Las listas de control simples y descriptivas de factores ambientales y/o impactos
pueden ser utilizadas en la planificación y dirección de un estudio de impacto, espe-
cialmertte si se usan una o más listas de control de ese tipo específico de proyecto.
Los siguientes comentarios son un resumen de las consideraciones hechas sobre las
listas de control simples y descriptivas:
l. Las listas de control de organismos públicos y de proyectos específicos que se
han publicado representa el conocimiento profesional colectivo y el criterio
de sus autores, por eso tiene credibilidad profesional y aplicación práctica.
2. Las listas de control proporcionan un enfoque estructurado para identificar los
impactos claves y factores ambientales pertinentes que han de ser considera-
dos en los estudios de impacto. Las listas más largas de factores o de impactos
no necesariamente presentan una mejor identificación, dado que es necesario
ser selectivo para escoger los impactos y factores de mayor relevancia. Las
listas de control se puede modificar con facilidad (se pueden añadir o eliminar
elementos) para hacerlas más apropiadas a un determinado proyecto en una
ubicación dada.
3. Las listas ·de control pueden usarse para estimular o facilitar las discusiones
interdisciplinarias en el equipo durante la planificación, la dirección y el resu-
men del estudio de impacto.
4. Al utilizar las listas de control es importante definir cuidadosamente los lími-
tes espaciales que se usan y los factores ambientales. Además, debe definirse
cualquier código o terminología que se use en la lista de control.
5. Se debe incluir documentación de los argumentos básicos que permiten iden-
tificar los factores e impactos claves. En este sentido, es una gran·ayuda reali-
zar la cuantificación de impactos-factores y la comparación con estándares
pertinente.
MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 119

6. Los factores e impactos de una lista de control simple o descriptiva pueden


agruparse para demostrar impactos secundarios y terciarios y/o interrelacio-
nes del sistema ambiental.
7. La ponderación de importancias pueden asignarse a los factores ambientales o
los impactos claves; la argumentación y la metodología para la asignación de
pesos de la importancia deben definirse con claridad.
8. Los impactos claves que deben corregirse pueden identificarse mediante el
uso sistemático de una lista de control simple o descriptiva.

RESUMEN

En las últimas dos décadas se han desarrollado numerosos métodos de EIA. Estos
métodos pued~n servir para identificar los impactos previstos, para determinar los
factores ambientales que deben incluirse en una descripción del medio afectado, pa-
ra proporcionar información sobre la predicción y evaluación de los impactos especí-
ficos, para permitir una evaluación sistemática de las alternativas y una selección de
la actuación propuesta, resumiendo y comunicando los resultados del estudio de im-
pacto. Los métodos más utilizados son del tipo de matrices de interacción, diagramas
de redes y listas de control. Las matrices de interacción son de gran valor para la
identificación de impactos y para enseñar la información comparada entre alternati-
vas. Los métodos de diagramas de redes proporcionan información útil para la iden-
tificación de impactos, así como un planteamiento muy válido para comunicar la in-
fo,mación sobre las relaciones existentes entre los factores ambientales y los
impactos previstos del proyecto.
Los planteamientos de las listas de control abarcan desde los listados simples de
factores ambientales hasta métodos más complejos que incluyen la asignación de pe-
sos que representan las importancias relativas de los factores ambientales y la jerar-
quización de los factores de impactos ambientales de cada una de las series de alter-
nativas. Los planteamientos de listas de control simples y descriptivas incluyendo los
cuestionarios son útiles para identificar factores ambientales y proporcionar informa-
ción sobre la predicción y evaluación de impactos.

BIBLIOGRAFÍA
Asian Development Bank: «Environmental Evaluation of Coastal Zone Projects: Methods
and Approaches», Manila, The Philippines, junio 1991, págs. 13-41.
- , «Environmental Guidelines for Selected Industrial and Power Development Projects»,
Manila, The Philippines, 1987.
Bisset, R.: «A Critica! Survey of Methods for Environmental Impact Assessment», An Anno-
tated Reader in Environmental Planning and Management, T. O'Riordan y R. K. Tumer,
eds., Pergamon Press, Oxford, England, 1983, págs. 168-186.
- , «Methods for Environmental Impact Analysis: Recent Trends and Future Prospects»,
Journal of Environmental Management, vol. 11, 1980, págs. 27-43.
Canter, L. W.: Environmental Health lmpact Assessment, Pan American Health Organization,
Metepec, México, 1986, págs. 232-247.
120 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

- , «Environmental Impact Assessment of South Coast Sewerage Project», report submitted


to Inter-American Development Bank, Washington, DC, julio 1991.
- , Water Resources Assessment: Methodology and Technology Sourcehook, Ann Arbor
Science Publisher, Ann Arbor, Mich., 1979.
- and Hill, L. G.: Handbook ofVariabtésJor Environmental lmpact Assessment, Ann Arbor
Science Publishers, Ann Arbor, Mich., 1979.
Carstea, D., et al., «Guidelines for the Environmental Impact Assessment of Small Structures
and Related Activities in Coastal Bodies of Water», HTR-6916, rev. 1, Aug. 1976, The
MITRE Corporation, McLean, VA.
Chase, G. B.: «Matrix Analyses in Environmental Impact Assessment», paper presented at
the Engineering Foundation Conference on Preparing Environmental lmpact Statements,
Henniker, N. H., julio 29-agosto 3, 1973 .
Economic and Social Commission for Asia an the Pacific (ESCAP): «Environmental Impact
Assessment: Guidelines for Water Resources Development», ST/ESCAPn86. United
Nations,-New York, 1990, págs. 19-48.
Federal Aviation Administration (FAA): «Procedures for Environmental Impact Statement
Preparation», FAA Order 1050. lA, Washington, DC junio 19, 1973.
Federal Power Commission: «Implementation of the National Environmental Policy Act of
1969: Order 485», Washington, DC, junio 1973.
Fischer, D. W., y Davies, G. S.: «An Apporach to Assessing Environmental Impact», Journal
of Environmental Management, vol. 1, núm. 3, 1973, págs. 207-227.
Hanley, P. T.; Hemming, J. E., y Morsell, J. W.: «Natural Resource Protection and Petroleum
Development in Alaska», FWS/OBS-80/22, US Fish and Wildlife Service, Washington,
DC, agosto 1981 , págs. 140-162.
Hepner, G. F.: «A Directed Graph Approach to Locational Analysis of Fringe Residential De-
velopment», Geographical Analysis, vol. 13, núm. 3, julio 1981 a, págs. 276-283.
- , personal communication to author, Department of Geography, Western Michigan Univer-
sity, Kalamazoo, agosto 1981 b.
Intemational lnstiture for Applied Systems Analysis: «Expect the Unexpected-an Adaptive
Approach to Environmental Management», Executive Rep. 1, Laxenburg, Austria, 1979.
Jain, R. K., et al.: «Environmental Impact Assessment Study for Army Military Programs»,
Tech. Rep. D-1 3, US Army Construction Engineering Research Laboratory, Champaign,
111., diciembre 1973.
Johnson , F. L., y Bell, D. T.: «Guidelines for the Identification of Potential Environmental
Impacts in the Construction and Operation of a Reservoir», Forestry Research Rep. 75-6,
Department of Forestry, University o f Illinois, Champaign, junio 1975.
Lee, E. Y. S., et al.: «Environmental Impact Computer Systems», Tech. Rep. E-37, US Army
Computer System», Tech. Rep. E-37, US Army Conslruction Engineering Research La-
boratory, Champaign, 111., septiembre 1974.
Lee, N.: «Environmental Impact Assessment: A Review», Applied Geography, vol. 3, 1983,
págs. 5-27.
- , «An Overview of Methods of Environmental Impact Assessment», Environmental Im-
pact Assessment Workshop, Seville, Spain, noviembre 1988.
Leopold, L. B., et al.: «A Procedure for Evaluating Environmental lmpac t», Circular 645, US
Geological Survey, Washington, DC, 1971.
Lohani, G. N., y Halim, N.: «Environmental Impact ldentification and Prediction: Methodo-
logies and Resource Requirements», background papers for course «Environmental Im-
pact Assessment of Hydropower and Irrigation Projects», International Center for Water
Resources Management and Training (CEFIGRE), Bangkok, Thailand, agosto 13-31 ,
1990, págs. 152- 18'2 . .
---
MÉTODOS SÍMPLES DE IDENTIFICACIÓN DE IMPACTO 121

McHarg, T.: Design with Nature, Doubleday and Company, Garden City, N. Y., 1971.
Nichols, R. y Hyman, E.: «Evaluation of Environmental Assessment Methods», Journal of
the Water Resources Managements and Planning Division, American Society of Civil
Engineers, vol. 108, núm. WRl, marzo 1982, págs. 87-105.
Personal communication to author, Oregon Highway Department, julio 1973.
Schaenman, P. S.: «Using an Impact Measurement System to Evaluare Land Development»,
URI 15500, The Urban Institute, Washington, DC, septiembre 1976.
Sorensen, J.: «A Framework for ldentification and Control of Resource Degradation and
Conflict in the Multiple Use of the Coastal Zone», Master's thesis, Department of Lands-
cape Architecture, University of California, Berkeley, 1971.
US Ageocy for lnternational Development: «Environmental Design Considerations for Rural
Development Projects», Washington, DC, 1980.
US Army Construction Engineering Research Laboratory: «Environmental Review Guide for
USAREUR», 5 vols., Champaign, Ill., 1989.
US Department for Agriculture (USDA): «Checklist for Summarizing the Environmental lm-
pacts of Proposed Projects» , Cooperative State Research Service, Stillwater, Okla., 1990.
US Department ofTransportation, Federal Highway Administration: «Environmental Assess-
ment Notebook Series», Washington, DC, 1975.
US Economic Development Administration: «Final Environmental Statement, Fruit/Church
Industrial Park, Fresno, California», Washington, DC, febrero 1973.
US Soil Conservation Service: «Guide for Environmental Assessment», Washington, DC,
marzo 1977.
Warner, M. L.: «Environmental Impact Analysis: An Examination of Three Methodologies»,
Ph. D. dissertation. University of Wisconsin, Madison, 1973, pág. 28.
y Bromley, D. W.: «Environmental lmpact Analyses: A Review of Three Methodolo-
gies», Tech. Rep. , Wisconsin Water Resources Center, University of Wisconsin, Madi-
son, 1974.
World Bank: «The Environment, Public Health, and Human Ecology: Considerations for
Economic Development», Washington, DC, 1982.
World Health Organization (WHO), Regional Office for Europe: «Environmental Health Im -
pact Assessment of Irrigated Agricultura! Development Projects, Guidelines and Recom-
mendations: Final Report», Copenhagen, 1983.
li

Capítulo 4
DESCRIPCIÓN
DEL EMPLAZAMIENTO
AMBIENTAL
(ENTORNO AFECTADO)

La descripción del emplazamiento ambiental (citado también como «básico», «exis-


tente», «ambiente» o «entorno afectado») es una parte integral del estudio de impac-
to. Los reglamentos del Consejo de Calidad Ambiental contienen los siguientes co-
mentarios en relación a este punto (CEQ, 1978, pág. 55996):
El estudio de impacto ambiental describirá sucintamente el entorno de las áreas
que serán afectadas o creadas por las alternativas bajo consideración. Las descripcio-
nes no serán más extensas de lo que sea necesario para entender los efectos de las al-
ternativas. Los datos y análisis del estudio serán proporcionales a la importancia del
impacto, con la documentación menos relevante resumida, integrada o simplemente
aludida. Las agencias evitarán el contenido suprefluo en el estudio y concentrarán los
esfuerzos y atención sobre las cuestiones de importancia. Las descripciones prolijas
del entorno afectado no son en sí una medida de la exactitud del estudio de impacto
ambiental.

Los principios enunciados por los reglamentos del CEQ son aplicales tanto en las
evaluaciones ambientales (EAs) como en los estudios de impacto ambiental (EISs).
En un estudio de impacto, los dos principales propósitos para describir el emplaza-
miento ambiental del área del proyecto propuesto son: (1) para evaluar la calidad
ambiental existente, así como los impactos ambientales de las alternativas que están
siendo estudiadas, incluyendo la alternativa cero o de no-actuación, y (2) para identi-
ficar los factores o las áreas geográficas ambientalmente significativas que podrían
excluir el desarrollo de una alternativa o alternativas dadas (es decir, la «identifica-
ción de cualquier 'efecto funesto' en el emplazamiento del proyecto propuesto»).
Ejemplos de estos factores o áreas son la presencia de segmentos de una corriente de
agua con mala calidad, áreas geográficas con calidad del aire «marginal», hábitat pa-
ra especies de fauna o flora amenazadas o en peligro y lugares históricos o arqueoló-
gicos significativos.

123
124 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AM BIENTAL

Los propósitos adicionales de la descripción del emplazamiento son proporcio-


nar información suficiente para que los decisores y los revisores no familiarizados
con la localización general puedan adquirir un conocimiento de la necesidad del pro-
yecto, así como de las características ambientales del área de estudio, implique éste
la construcción de una autopista, embalse o planta de tratamiento de aguas residua-
les; ampliación y/o modificación de las instalaciones de un aeropuerto; o el desarro-
llo de un polígono industrial. Aunque pueda haber una sección en la EA o EIS que se
ocupe específicamente de la necesidad del proyecto, se puede trazar brevemente la
base en la descripción del emplazamiento ambiental.
Este capítulo describe el marco conceptual para preparar la descripción del em-
plazamiento ambiental. Se describen las•técnicas para identificar la lista inicial de los
factores ambientales junto con los planteamientos para adaptar esta lista o reducirla a
una escogida. Se incluyen ejemplos que hacen referencia a diferentes tipos de pro-
yectos y por último se destacan algunas cuestiones y asuntos especiales.

MARCO CONCEPTUAL
La Figura 4.1 representa un marco conceptual que se puede utilizar para preparar una
descripción del emplazamiento ambiental. La metodología comprende; (1) identifi-
cación de una a varias listas de factores ambientales; (2) aplicación de un proceso de
selección encaminado a obtener una lista de factores ambientales; (3) adquisición de
datos relevantes de los factores escogidos y/o realización de los estudios básicos per-
tinentes, y (4) preparación de la descripción del emplazamiento. El énfasis principal
de este capítulo versa sobre las dos primeras etapas del procedimiento; las siguientes
etapas se contemplan principalmente en los capítulos de áreas más concretas (Capí-
tulos 5 al 14). La selección es la cuestión central, ya que una de las cuestiones claves
para describir el emplazamiento ambiental es asegurar que todos los factores am-
bientales que se necesitan considerar están incluidos, excluyendo aquellos puntos
que requieren un amplio esfuerzo de identificación e interpretación y que tienen po-
ca relevencia para el impacto ambiental de la acción propuesta o de cualquiera de sus
alternativas.

Lista Adquirir datos


de factores y/o planes Y ____., Preparar la
Identificar ambientales - ---1 •~ realizar descripción
de una ~ escogidos los estudios
Aplicar ~ básicos
a varias
listas de
• un proceso
de selección~ Lista
fa ctores
ambientales de factores
ambientales
no escogidos

FIGURA 4.1. Marco conceptual para preparar una descripción del emplazamiento
ambiental.
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 125

LISTA INICIAL DE FACTORES


Los cuatro elementos que se pueden utilizar para identificar una lista inicial de los
factores ambientales de potencial relevancia de un proyecto propuesto son: (1) uso
de directivas o reglamentos de agencias pertinentes; (2) empleo del conocimiento
profesional relativo a los impactos previstos de proyectos similares; (3) revisión de
otras EAs o EISs recientes de proyectos similares o de proyectos en el mismo área
geográfica que la del proyecto propuesto, y (4) manejo de las listas de los factores de
las metodologías de EIA. Se exponen a continuación estos cuatro planteamientos.

Directivas o reglamentos de las agencias

Se presentan dos ejemplos genéricos de directivas de agencias pertinentes. En el pri-


mero de ellos se da una lista de los factores ambientales asociados con la descripción
del emplazamiento ambiental de una central nuclear. Una de las ventajas de esta lista
es que es amplia pero no exhaustiva. Los factores son (Comisión de Energía Atómi-
ca, 1973):

l. Localización y topografía del emplazamiento.


2. Demografía, suelo y uso del agua a nivel regional. Determina la distribución
de la población en radios de 15 y 75 km (10 y 50 millas); identifica los usos
del suelo actuales y proyectados y las restricciones por zona cada 8 km (5 mi-
llas); indica el uso del agua y los recursos superficiales y subterráneos en ra-
dios de 75 km (50 millas); señala las localizaciones de cualquier tipo de verti-
do en el área.
3. Referencias históricas, singulares, culturales y naturales a nivel regional.
Inspecciona registros a nivel nacional y estatal de emplazamientos históricos;
realiza un estudio arqueológico.
4. Geología (topografía, estratigrafía, suelos y litología). La geología es impor-
tante para potenciales terremotos y estanques de refrigeración.
5. Hidrología. Describ~ las características físicas, químicas, biológicas e hidro-
lógicas (y sus variaciones estacionales) de las aguas superficiales y subterrá-
neas del emplazamiento y del entorno próximo; anota las fuentes de contami-
nación existentes; señala el mínimo caudal; cita cualquier estándar de calidad
del agua aplicable.
6. Meteorología. Describe diaria y mensualmente las temperaturas medias y ex-
tremas, punto de rocío y humedad, velocidad y dirección del viento, estabili-
dad atmosférica, altura de la mezcla, precipitación y tormentas como huraca-
nes y tornados: también incluye datos de calidad y fuentes de contaminación
del aire y de los estándares de calidad atmosférica aplicables.
7. Ecología. Identifica la flora y fauna importante de la región y sus hábitats,
distribución y relaciones con otras especies; señala las especies poco frecuen-
tes o en peligro; muestra los mapas dé distribución, y define cualquier tipo de
alteración ambiental preexistente. ·
8. Características radiológicas existentes.
126 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Se debería señalar que aunque la lista anterior se obtuvo para una central nuclear,
su aplicabilidad no está limitada a este tipo de proyecto. En términos generales se
podría ~plicar también a plantas industriales y centrales térmicas de carbón.
Un segundo ejemplo de una lista genérica es el obtenido por la Comisión Federal
de Energía, denominada actualmente Comisión Reguladora Federal Energética para
proyectos de gaseoductos, aunque podría utilizarse también en otras estructuras
lineales como carreteras o tendidos eléctricos. La Tabla 3.9 enumera la lista.
Una tendencia reciente en los Estados Unidos ha sido la evaluación de las locali-
zaciones en relación al establecimiento de la responsabilidad vendedor-comprador-
prestamista. Las directivas desarrolladas para describir el emplazamiento ambjental
cuando se aplica a estos casos puede servir también en el proceso de EIA. Por ejem-
plo, los siguientes factores ambientales se establecen para ser contemplados en los
informes básicos realizados en las instalaciones del Ejército de los EEUU (Departa-
mento del Ejército de los EEUU, 1990b, pág. 75):

1. Historia. Descripción de las actividades pasadas y presentes sobre/en la


propiedad.
2. Localización. Un mapa que muestre la propiedad en su contexto geográfico.
3. Geografía física/hidrología superficial. Topografía, localización de las lla-
nuras de inundación y de las zonas húmedas, caudal mínimo de los cauces
receptores, posibilidades de suministro de agua, potencial de inundación del
uso existente y propuesto.
4. Suelos. Tipo, profundidad, erosión y potencial de migración de los contami-
nantes.
5. Geología. Resumen de la geología de la región y de la propiedad objeto, su-
brayando el potencial para la migración de los contaminantes.
6. Hidrogeología. Profundidad del acuífero más superficial, calidad del agua
superficial, velocidad y dirección del flujo, capacidades de suministro de
agua y posibilidad de contaminar los acuíferos más profundos.
7. Meteorología. Valores de la precipitación y evaporación, veloc.idad y direc-
ción del viento predominante, temperaturas.
8. Estructuras, edificios e instalaciones contaminadas. Identificación de la es-
tructura y la clase de contaminación potencial, por ejemplo, amianto, trans-
formadores de PCB, plaguicidas/herbicidas, agentes químicos, explosivos.
9. Patrones de uso del suelo. Residencial, comercial, industrial, agrícola, etc.,
compatibilidad del uso propuesto con el uso existente en los alrededores.
10. Ruido. Una evaluación de los niveles de ruido ambiental.
11. Base ecológica existente. Las áreas objeto incluyen pero no se limitan al to-
tal de lo éxistente y a las localizaciones anteriores implicadas en la genera-
ción, transporte, almacenamiento, tratamiento o eliminación de materias/
sustancias/residuos peligrosos, aguas residuales, gasolinas, explosivos, ma-
terial de guerra y otros peligros potenciales como ruido excesivo, amianto o
gas radon.
12. Población. Este elemento resume la población humana existente y potencial
en la propiedad y en la región.
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 127

13. Conformidad ambiental. Este elemento resume el estado de conformidad


con los requisitos ambientales existentes, cualquier requisito de clausura si
las instalaciones de control de la contaminación hubieran sido abandonadas
debido a la transacción, y cualquier futuro requisito regulador previsto.

Conjuntamente con las directivas o reglamentos de la agencia es importante in-


tentar obtener requisitos de las agencias federales que realizan proyectos del tipo del
que está siendo analizado. Por ejemplo, si el tipo de proyecto que se va a analizar es
de energía hidroeléctrica, entonces las agencias que tracen y realicen o regulen estos
proyectos deberían tener directivas o reglamentos que enumeraran los factores am-
bientales pertinentes. Estas agencias federales en los Estados Unidos son, entre otras,
el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, Oficina de Recuperación, Autoridad del Valle
de Tennessee, Servicio de Conservación del Suelo y Comisión Reguladora Federal
Energética.

Conocimiento profesional

Una de las mejores maneras de identificar los factores ambientales es utilizar el co-
nocimiento profesional en relación a los impactos previstos de los tipos de proyectos
específicos. El ejemplo dado a continuación está relacionado con los efectos genera-
les del embalsamiento sobre la calidad del agua. Considerando únicamente la calidad
del agua, se sabe que el embalsamiento del agua acarreará los siguientes efectos be-
neficiosos:

Reducción de la turbidez.
Reducción de la dureza.
Oxidación de la materia orgánica.
Reducción de los coliformes.
Homogeneización del caudal.
Los efectos perjudiciales del embalsamiento son los siguientes:
Baja reaireación.
Aumento de sólidos inorgánicos.
Desarrollo de algas.
Flujo estratificado.
Estratificación térmica.

Quizás el impacto más significativo sobre la calidad del agua es el debido a la es-
tratificación térmica, que conlleva los siguientes cambios adicionales en la calidad
del agua: (1) descenso del oxígeno disuelto en el hipolimnion, (2) condiciones anae-
róbicas en el hipolimnion y (3) disolución del hierro y manganeso de los sedimentos
del fondo. La estratificación térmica tiene también como resultado cambios en los
patrones de mezcla. Una «corriente estratificada» es el movimiento, sin pérdida de
identidad por la mezcla turbulenta de las supe1ficies limitantes de un fluido por deba-
jo. a través o por encima·de otra lámina de fluido con la que es miscible; la «diferen-
128 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

cia de densidad» es función de las diferencias de temperatura, contenido de sólidos


y/o contenido de sales de dos fluidos. En el caso de la estratificación térmica, la dife-
rencia de densidad es función de la diferencia de temperatura. El agua presenta la
máxima densidad a 4ºC. La estratificación térmica puede tener por resultado un «flu-
jo superficial» (agua más caliente fluyendo sobre la superficie de la más fría), «flujo
intennedio» (agua caliente fluyendo entre las capas más superiores del agua más ca-
liente y las capas más inferiores del agua más fría) o un «flujo inferior» (agua más
fría fluyendo por debajo del agua superficial más caliente). Estas condiciones de es-
tratificación térmica impiden la mezcla completa.
Un aspecto adicional relacionado con el embalsamiento del agua es la disminu-
ción en la capacidad de autodepuración de la lámina de agua que está embalsada. La
«capacidad de autodepuración» es la aptitud de la lámina de agua para recibir resi-
duos orgánicos y purificarse mediante reaireación natural. En general, el embalsa-
miento de agua disminuye la capacidad de reaireación de la lámina de agua, redu-
ciendo de esta manera la carga del residuo que la lámina de agua puede recibir sin
tener la concentración de oxígeno disuelto por debajo de un estándar de calidad de
agua establecido.
La utilización del conocimiento profesional en relación a los impactos de la ma-
yoría de los tipos de proyectos puede ser apoyada recurriendo a las listas organizadas
de factores ambientales de interés de los tipos de proyectos específicos. La Tabla 4.1
es un ejemplo de una sencilla lista de control de los factores ambientales para pro-
yectos de embalsamiento. El Capítulo 3 describe otros métodos que pueden ayudar
en la identificación de impactos; ejemplos de estos métodos sistemáticos son las ma-
trices de interacción, redes y listas de control descriptivas. En el Capítulo 15 se des-
criben listas de control ponderadas-ajustadas para tipos específicos de proyectos; es-
tas listas de control incluyen factores ambientales que deberían ser contemplados en
la descripción del emplazamiento ambiental.
Otro ejemplo del uso del conocimiento profesional para identificar los impactos
previstos está relacionado con las actividades de construcción. La mayoría de las ac-
ciones propuestas implican una fase de este tipo, siendo estas actividades similares
para la mayoría de los proyectos. La Tabla 4.2 contiene un ejemplo de una lista de
impactos ambientales potenciales de las actividades de construcción -en este caso,
asociado con la preparación e instalación del emplazamiento de una central nu-
clear- y de la construcción de los tendidos eléctricos. Aunq ue esta lista se obtuvo
para la industria nuclear, gran parte de las actividades de construcción están relacio-
nadas con numerosos tipos de proyectos. Otra manera de obtener una lista de facto-
res ambientales sería la consideración de las áreas enumeradas en la columna Impac-
tos Ambientales Potenciales de la Tabla 4.2.
Para servir como última aclaración, otra cuestión de interés en la mayoría de los
proyectos son los impactos potenciales sobre la salud. Un ejemplo particular está re-
lacionado con los impactos sobre la salud de proyectos hídricos, como las presas pa-
ra el control de la inundación y/o obtención de energía hidroeléctrica y los sistemas
de riego en zonas agrícolas. Las siguientes cuestiones son pertinentes para identificar
factores ambientales y obtener información básica de los impactos potenciales de los
proyectos sobre la salud:
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 129

TABLA 4.1. Lista de control de factores ambientales biofísicos y culturales de pro-


yectos de embalsamiento

Categoría Subcategoría Factor

Terrestre Población Cultivos


Vegetación natural
Mamíferos herbívoros
Mamíferos carnívoros
Aves de caza de tierras altas
Aves rapaces
Hábitat, uso del suelo Bosque de tierra baja'
Bosque de tierra altaº
Espacios abiertos (sin bosque)°
Zona baja
Uso del suelo
Calidad del suelo, Erosión del suelo
erosión del suelo Química del suelo
Extracción mineral
Relaciones críticas de la Diversidad de especies
comunidad
Acuático Población Vegetación natural
Vegetación de la zona húmeda
Zooplancton
Fitoplancton
Pesca deportiva
Pesca comercial
Organismos intermareales
Bentos, epibentos
Aves acuáticas
Hábitat Corriente de aguad
Lago de agua dulce'
Pantano de ríor
Pantano (no en ríol
Calidad del agua pH
Turbidez
Sólidos en suspensión
Temperatura del agua
Oxígeno disuelto
Demanda bioquímica de oxígeno
Sólidos disueltos
Nitrógeno inorgánico
Fósforo inorgánico
Salinidad
Hierro y manganeso
Sustancias tóxicas
Plaguicidas
Coliformes fecales
Capacidad de autodepuración
(continúa)
130 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 4.1. Lista de control de factores ambientales biofísicos y culturales de pro-


yectos de embalsamiento (continuación)

Categoría Subcategoría Factor

Cantidad de agua Variación del caudal de la corriente


Pérdida de la cuenca hidrológica
Re laciones críticas de la Diversidad de especies
comunidad
Atmósfera Calidad Monóxido de carbono
Hidrocarburos
Óxidos de nitrógeno
Partículas
Climatología Dispersión
Interfase humana Ruido Ruido
Estéticos Anchura y alineamiento
Variedad del tipo de vegetación
Animales domésticos
Fauna autóctona
Apariencia del agua
Olor y sólidos flotantes
Olor y calidad visual
Ruido
Histórico Conjuntos internos y externos
históricos
Arqueológico Conjuntos internos y externos
arqueológicos

' «Bosque de tierra baja» representa la consideración de los 1 1 parámetros siguientes: asociaciones de espe-
cies, porcentaje de árboles maderables, porcentaje de cubierta del piso inferior, diversidad del piso inferior, por-
centaje de cubierta vegetal, diversidad de cubierta vegetal, número de árboles superiores a 40 cm o (45 cm) [16
in o ( 18 in)] dbh/acre, porcentaje de árboles superiores o iguales a 40 cm o (45 cm) [ 16 in o (18 in)) dbh/acre,
frecuencia de inundación, cantidad de orilla y calidad de la orilla.
• «Bosque de tierra alta» representa la consideración de los 10 parámetros siguientes: asociaciones de espe-
cies, porcentaje de árboles maderables, porcentaje de cubierta del piso inferior, d iversidad del piso inferior, por-
centaje de cubierta vegetal, diversidad de cubierta vegetal, número de árboles superiores o iguales a 40 cm o (45
cm) [16 in o ( 18 in)] dbh/acre, porcentaje de árboles superiores o iguales a 40 cm o (45 cm) [16 in o (18 in)]
dbh/acre, cantidad de orilla y distancia media a la orilla.
' «Espacios abiertos (sin bosque)» representa la consideración de los 4 parámetros siguientes: uso del suelo,
diversidad del uso del suelo, cantidad de orilla y distancia media a la orilla.
" «Corriente de agua» representa la consideración de los 8 parámetros siguientes: sinuosidad, media de la an-
chura mínima del agua, turbidez, sólidos disueltos totales, tipo de sustancias químicas, diversidad de peces y di-
versidad del bentos.
' «Lago de agua dulce» representa la consideración de los IO parámetros siguientes: profundidad media, tur-
bidez, sólidos disueltos totales, tipo de sustancias químicas, desarrollo de la orilla, inundación primaveral por en-
cima de la línea de vegetación, piscicultura, piscicultura deportiva, diversidad de peces y diversidad de bentos.
' «Pantano de río» representa la consideración de los 6 parámetros siguientes: asociaciones de especies, por-
centaje de cubierta de bosque, porcentaje inundado anualmente, diversidad de la cubierta vegetal, porcentaje de
cubierta vegetal y días sometidos al desbordamiento del río.
' «Pantano (no en río)» representa la consideración de los 5 parámetros siguientes: asociaciones de especies,
porcentaje de cubierta de bosque, porcentaje inundado anualmente, diversidad de la cubierta vegetal y porcentaje
de cubierta vegetal.
Fuente: Adaptado de Canter y Hill, 1979.
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 131

TABLA 4.2. Potenciales impactos ambientales resultantes de las prácticas de cons-


trucción

Fase de Práctica de Impactos ambientales


construcción construcción potenciales

Anteproyecto Inventario del lugar A corto plazo y nominal.


Tráfico de vehículos Polvo, sedimento y deterioro de árboles.
Calicatas Deterioro de la raíz del árbol, sedimento.
Control ambiental Insignificante si se hace apropiadamente.
Controles temporales A corto plazo y nom inal.
Agua de tormenta Vegetación, calidad del agua.
Erosión y sedimentación Vegetación, calidad del agua.
Vida vegetativa Fertilizantes en exceso.
Polvo Insignificante si se hace apropiadamente.

Trabajo en el Desmonte y demolición A corto plazo.


emplaza- Desmonte Descenso en el área de árboles, arbustos y cubierta
miento vegetal de protección, deterioro de la capa su-
perficial del suelo; incremento de la erosión del
suelo, sedimentación y escorrentía del agua de
tormenta; aumento de la temperatura de las co-
rrientes de agua; modificación de las orillas y de
los canales de las corrientes de agua y de la cali-
dad del agua.
Demolición Aumento del polvo, ruido y residuos sólidos.
Instalaciones temporales
Naves de talleres y Aumento de áreas superficiales impermeables a la
almacenamiento infiltración de agua, incremento del agua de esco-
rrentía y de los productos de petróleo.
Accesos y zonas de Aumento de áreas superficiales impermeables a la
aparcamiento infiltración de agua, incremento del agua de esco-
rrentía, generación de polvo sobre áreas no pavi-
mentadas.
Zanjas Aumento de los impactos visuales, de la erosión del
suelo y de la sedimentación para periodos cortos.
Instalaciones sanitarias Aumento de los impactos visuales y de los residuos
del suelo.
Cercas Barreras para la migración animal.
Áreas de dism. del terreno Impactos visuales, incremento de la escorrentía.
Planta de fabricación Aumento de los impactos visuales; eliminación de
del hormigón aguas residuales, aumento del polvo y ruido.
Control de plagas tempo- Plaguicidas no degradables o muy lentamente degra-
rales y permanentes dables acumulados por plantas y an imales quepa-
(termitas, hierbas, san al hombre por la cadena trófica; preferibles
insectos) para su uso plaguicidas degradables con una vida
media corta.
Movimiento de tierras A largo plazo.
Excavación Deterioro, api lamiento del suelo y nivelación del lu-
Nivelación gar; sedimentación y escorrentía, compactación
Apertura de acequias del suelo; aumento de los niveles de sustancias
Tratamiento del suelo peligrosas en el suelo; efectos secundarios sobre
la vida de las plantas y animales, e incorporación
de los productos de degradación a la cadena trófi -
ca; calidad del agua.
(continúa)
132 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 4.2. Potenciales impactos ambientales resultantes de las prácticas de cons-


trucció n (continuación)

Fase de Práctica de Impactos ambientales


construcción construcción potenciales

Drenaje del lugar A largo plazo.


Establee. del d renaje Descenso del volumen de agua subterránea para cor-
Desecación tos y largos periodos de tiempo, aumento del vo-
Puntos de sondeos lumen y de la velocidad del flujo de agua, perjui-
Reestablecimiento del cios corriente abajo, calidad del agua.
canal de Ia corriente
Ajardinamiento Descenso de la erosión y del flujo superficial del
Siembra temporal agua de tormenta, estabilización de las pendientes
Siembra y césped de relleno o de corte expuestas, aumento de la in-
pemrnnente filtración de agua y del agua almacenada en el
subsuelo, impactos visuales.

Instalaciones Tendidos eléctricos y áreas A largo plazo.


permanentes para el tráfico pesado
Zonas de aparcamiento Escorrentía del agua de tormenta, productos del pe-
tróleo.
Desvíos Impacto visu¡¡I, sedimento, escorrentía.
Vía ferroviaria muerta Escorrentía <Jel agua de tormenta.
Edificios A largo plazo.
Almacenes Superficies impermeables, escorrentía del agua de
tormenta, residuos sólidos, derrames.
Tratamiento de residuos Olores, vertidos, bacterias, virus.
sanitarios
Torres de refrigeración Impactos visuales.
Instalaciones relacionadas A largo plazo.
Entrada al reactor y canal Cambios de las orillas, cambios en la topografía del
de descarga fondo, migración de peces, cambios en la fauna
bentónica.
Suministro y tratamiento Vertidos de agua, calidad del agua.
de agua
Drenaje del agua de Sedimento, calidad del agua.
tormenta
Tratamiento del agua Sedimento, calidad del agua, elementos traza.
residual
Presas y embalsamientos Dragado, erosión de la ori lla.
Rompeolas, surtidores Patrones de circulación de las láminas de agua.
Equipo de manejo del Derrames, fuego e impactos visuales.
combustible
Tanques de almacena- Impactos visuales.
miento de combustible,
controles y tuberías
Sistemas de transporte Impactos visuales.
(grúas, montacargas,
rampas)
Equipo de manejo de Ruido, impactos visuales.
residuos (incinerado-
res, astilladoras para
la madera,
compactadores)
(continúa)
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AM BIENTAL 133

TABLA 4.2. Potenciales impactos ambientales resultantes de las prácticas de cons-


trucción (continuación)

Fase de Práctica de Impactos ambientales


construcción construcción potenciales

Vallas de seguridad A largo plazo.


Carretera de acceso Aumento de la escorrentía.
Cercado Barreras para los desplazamientos de los animales.

Conclusión Eliminación de las oficinas A corto plazo.


del proyecto y talleres temporales
Demolición Ruido, res iduos sólidos, polvo.
Restablecimiento Escorrentía del agua de tormenta, obstrucción del
tráfico, compactación del suelo.
Restauración del A corto plazo.
emplazamiento
Nivelación final Sedimento, polvo, compactación del suelo.
Colocación de la capa Erosión, sedimento.
superficial del suelo
Fertilización Escorrentía de nutrientes, calidad del agua.
Controles del sedimento Vegetación.
Puesta en marcha A corto plazo.
preliminar
Limpieza Calidad del agua, grasas, fosfatos y otros nutrientes.

Fuente: Adaptado de Hittman Asociados, 1974, págs. B13-B 18.

l. ¿Cuáles son los principales problemas de salud de la población circundante?


¿Cuál es el nivel de infección y el grado de resistencia?
2. ¿Cuáles son las vías de transmisión ambiental para las enfermedades existen-
tes?
3. ¿Qué hábitats son importantes para la reproducción y alimentación de los or-
ganismos y vectores de enfermedades?
4. ¿Cuáles son los ciclos de vida de los principales organismos y vectores de en-
fermedades?
5. ¿Cuáles son las características, localizaciones y número de la población exis-
tente?
6. ¿Qué información está disponible sobre las condiciones ambientales y socia-
les locales?
7. ¿Cuánto tiempo y qué extensión geográfica son necesarios para una inspec-
ción de las condiciones existentes para realizar variaciones espaciales y tem-
porales importantes?

Revisión de EISs

Alrededor de unos 20.000 borradores y EISs definitivos han sido p~eparados en los
Estados Unidos desde la entrada en vigencia en 1970 del Acta de la Normativa Na-
cional Ambiental (NEPA). Además, han sido preparadas decenas de miles de EAs y
134 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

otras cuestiones relacionadas. Por ejemplo, en una reciente conferencia sobre la NE-
PA, el director adjunto de la Oficina de la EPA de Actividades Federales de los
EEUU apuntó que unas 30 a 50 programáticas y de 250 a 450 proyectos de EISs eran
emitidos cada año, mientras que muchas más decisiones eran informadas como EAs
y como exclusiones categóricas del NEPA. La estimación del número anual de EAs
era de 30.000 a 50.000 (Smith, 1989). Para ciertos tipos de proyectos puede haber
varios cientos de estudios de impacto o EAs que se podrían examinar en relación a
los factores ambientales incluidos en la descripción del emplazamiento ambiental,
así como a los impactos expuestos en el propio estudio de impacto. Por ejemplo, Or-
tolano y Hill (1972) comunicaron impactos documentados de 55 EIS que trataban,de
presas y embalses del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EEUU. La presun-
ción es que se deberían describir las condiciones existentes para aquellos factores
ambientales que se espera puedan cambiar.
Otro ejemplo de impactos documentados para proyectos de presas y embalses es
la lista de 23 impactos característicos de la Tabla 4.3. También, Goodland (1989)
apuntó que el área de influencia, o los límites, de los proyectos·de presas y embalses
incluían: (1) las captaciones que contribuyen al embalse o al área del proyecto y el
área por debajo de la presa hasta el estuario, zona costera y región próxima a las ori-
llas; (2) todos los aspectos auxiliares del proyecto, como corredores de transmisión de
energía, tuberías, canales, túneles, carreteras de acceso, áreas de eliminación, campos
de construcción, así como cambios no planificados surgidos del proyecto (ej., tala o
cambio agrícola a lo largo de las carreteras de acceso); (3) las áreas externas al empla-
zamiento necesitadas como terreno de reasentamiento o indemnización; (4) localiza-
ciones donde la contaminación transportada por el aire (humo, polvo) puede entrar o
depositarse, y (5) las rutas migratorias humanas, de fauna, o peces, particularmente
donde están relacionada con la salud pública, economía o conservación ambiental.
Se citarán dos ejemplos referentes a proyectos militares. En el primero, referente
al programa de Realineamiento y Clausura de Bases Militares de los EEUU (BRAC),
los factores ambientales considerados en la descripción del emplazamiento para la
EIS del «Fuerte Dix» fueron los siguientes (Departamento del Ejército de los EEUU,
1990a):

11 A. Medio físico.
l. Geología, minerales, suelos.
2. Clima.
3. Recursos hídricos (agua superficial y subterránea).
4. Calidad del agua.
S. Calidad del aire y emisiones.
6. Ruido.
7. Gestión de los residuos peligrosos.
B. Medio biótico.
l. Ecosistemas terrestres.
a. Vegetación natural.
b. Fauna natural.
2. Ecosistemas acuáticos.
3. Especies amenazadas y en peligro.
...

DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 135

C. Recursos humanos.
l. Demografía.
2. Desarrollo y economía.
3. Uso del suelo.
4. Infraestructura.
a. Viviendas.
b. Colegios.
c. Asistencia sanitaria.
d. Transporte.
c. Recreativo.
d. Senúcios.
S. Recursos arqueológicos e históricos.

TABLA 4.3. Impactos característicos de presas y embalses

l. Cambio en la calidad del agua del embalse (estacional).


2. Pérdida de agua debido a la evaporación (estacional).
3. Efectos corriente abajo en términos de descenso del caudal (y más uniforme) en los estua-
rios, provocando cambios en los modelos de intrusión de agua salada y cambios en las acti-
vidades pesqueras del estuario.
4. Cambios en los niveles y calidad del agua subterránea local.
S. Corrimiento de tierras del embalse y/o aumento de la actividad sísmica en el área debido a
la presión del agua.
6. Cambios en el microclima del área; mayor viento, humedad y/o precipitación.
7. Inundación de los recursos minerales.
8. Cambios en la cantidad y especies de peces (ascenso en la temperatura del agua).
9. Exclusión de desplazamientos de los peces migratorios (un ejemplo son los salmones del
Río Columbia).
10 Mortalidad de peces por las turbinas y bombas (uso de pantallas protectoras).
11. Posible creación de «actividades pesqueras de embalse nuevas» como impacto positivo.
12. Aumento de áreas para la reproducción de los mosquitos e insectos relacionados y sus im-
plicaciones sobre la salud pública (ej., malaria y esquistosomiasis).
13. Contribución al crecimiento de vegetación acuática como el jacinto de agua.
14. Cambios en el hábitat de la zona inundada y de la fauna asociada.
15. Cambios en el hábitat de las aves acuáticas (de un hábitat poco profundo y en circulación a
lagos más profundos); posible impacto sobre las aves migratorias.
16. Impactos sobre las especies de flora y fauna poco frecuentes, amenazadas, en peligro y sin-
gulares.
17. Descenso de la capacidad autodepuradora del segmento de río.
18. Inundación de recursos históricos, culturales, arqueológicos o religiosos.
19. Cambio de lugar y reasentamiento de la población (y posible cambio en el estilo de vida).
20. Afluencia de obreros de la obra e impactos sociales, sobre la infraestructura y sobre la sa-
lud asociados.
21. Aumento del turismo en los alrededores del embalse.
22. Efectos corriente abajo sobre el cultivo tradicional de inundación total; reducción de la des-
carga de nutrientes del riego a los campos aguas abajo.
23. Desarrollos en el área de captación como resultado de las carreteras y de otros aumentos
asociados con el sedimento y nutrientes del embalse.
Fuente: Recopilado empleando datos de Carpenter y Maragos ( 1989), Goodland ( 1989), Dixon, Talbot
y Le Moigne ( 1989) y Liao, Bhargava y Das ( 1988).
136 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

El segundo ejemplo militar es una lista de control de cuestiones obtenida para su


uso en el Fuerte Jackson, Carolina del Sur; esta lista de control también se podría uti-
lizar como base para la descripción del emplazamiento ambiental (Knight, I 991 ).
Ésta, o con ligeras modificaciones, ha sido utilizada en numerosas instalaciones del
Ejército. Es similar a la mostrada en la Tabla 3.10, que fue utilizada en la identifica-
ción de impactos para proyectos agrícolas.
El último ejemplo de la utilización de EISs está relacionado con las plantas de
tratamiento de aguas residuales. Canter (1978) realizó una revisión detallada de 28
borradores o EIS definitivas sobre planes de instalaciones de aguas residuales prepa-
rados por la Agencia de Protección Ambiental de los EEUU o por sus contratistas.
La muestra escogida representaba aproximadamente el 25 por 100 de todas las EIS
preparadas sobre proyectos de plantas de tratamiento de aguas residuales. La distri-
bución geográfica incluía 17 estados. Los ejemplos de los EISs abarcaban una am-
plia diversidad de proyectos variando desde aquellos diseñados para poblaciones tan
pequeñas como Jacksonville, Oregón (1.600 habitantes) a las de 3,6 millones de ha-
bitantes (en el Condado de Los Angeles, California). Dieciséis proyectos constaban
de recogida o transporte, tratamiento y eliminación; c uatro tenían solamente trata-
miento y eliminación; seis, únicamente recogida o transporte, y dos, eliminación de
fangos solamente.
Para preparar una descripción del emplazamiento ambiental, se debería reunir in-
formación cuantitativa de tantos factores significativos identificados como sea posi-
ble. Se deberían incluir tambié n los estándares ambientales existentes, sobre calidad
del agua o del aire, para proporcionar una evaluación de la calidad ambiental. La
descripción del emplazamiento ambiental se debería centrar principalmente sobre el
área de estudio general del proyecto; sin embargo, se debería incluir información es-
pecífica de las localizaciones propuestas de las plantas de tratamiento. Para el caso
de proyectos de tratamiento de aguas residuales, los límites o las áreas de estudio se
pueden definir por el área de la red de alcantarillado o por el área de influencia del
vertido de agua residual.
Aunque la mayoría de las 28 declaraciones de la muestra escogida tenían des-
cripciones adecuadas de su emplazamiento ambiental, no todas evaluaban los mis-
mos factores ambientales. Esto es conveniente, ya que se deberían enfatizar aquellos
factores que son críticos o importantes para un determinado lugar. El entorno gene-
ralmente era descrito en dos amplias categorías: el medio natural, constando de fac-
tores físico-químicos y biológicos, y el antropogénico, conteniendo recursos cultura-
les y cuestiones socioeconómicos. Ejemplos de los factores de cada categoría y de
las áreas ambientales sensibles incluidas son:

l. Medio natural. Calidad y olor del aire, calidad del aire, calidad y cantidad del
agua subterránea, intrusión de agua salada, uso del agua, meteorología y cli-
matología, sucesos meteorológicos catastróficos, depósitos del bentos, ruido,
suelos, geología, sismicidad, topografía, biología acuática y teITestre, espe-
cies vegetales y animales amenazadas o en peligro, características visuales y
características estéticas de las zonas recreativas, espacios abiertos y áreas na-
turales.
T

DESCRIPCIÓN DE L EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 137

2. Medio antropogénico. Lugares históricos, arqueológicos y paleontológicos;


uso del suelo; población (permanente versus estacional); esquiar y otros usos
recreativos del área; infraestructura; recursos de consumo en términos de
energía y minerales, y estructuras reguladoras y planificadoras para el área,
incluyendo las leyes y reglamentos del agua y los grupos y agencias de plani-
ficación.
3. Áreas ambientales sensibles. Principales suelos agrícolas, llanuras de inun-
dación; zonas de recarga del agua subterránea; zonas húmedas, áreas de ma-
risqueo, áreas de protección de las líneas divisoria de agua, terrenos en pen-
diente y espacios abiertos recreativos.

Una forma de mejorar la comunicación de la información relativa al emplaza-


miento ambiental implica el uso de figuras, tablas, mapas y fotografías del área. Va-
rios EISs de la muestra escogida para proyectos de tratamiento de aguas residuales
incorporaban fotografías para describir el emplazamiento ambiental, así como unos
nuevos planteamientos para presentar la información biológica. Estas presentaciones
contrastan con los métodos más característicos de obtención de listas de especies de
fauna del área de estudio. Uno de estos planteamientos es identificar los tipos de há-
bitats en el área de estudio e incluir un mapa mostrando su distribución geográfica.
Otro planteamiento es el uso de un mapa de comunidades vegetales sobre el que se
delimita su distribución geográfica. También son útiles la tablas resumen que identi-
fican los tipos de com unidades, el valor de cada tipo de comunidad, las característi-
cas de la vegetación y del medio, la distribución geográfica y las especies representa-
tivas (Canter, 1978).

Metodologías de evaluación
del impacto ambiental

Otro planteamiento que se podría utilizar para preparar la lista inicial de los factores
ambientales a considerar se establece mediante la selección de los factores utilizados
en los métodos de evaluación del impacto ambiental (EIA). En este punto se citará
únicamente un método, aunque se han desarrollado centenares desde la aprobación
de la NEPA. En los Capítulos 3 al 15 se describen varios de ellos. En la columna de-
recha de la Tabla 3.2 se muestra una lista de aproximademante 90 factores ambienta-
les incorporados en las matrices de interacción de Leopold y preparada para usarse
por la Inspección Geológica de los EEUU (Leopold et al., 1971).

PROCESO DE SELECCIÓN

Seleccionar los factores ambientales de una lista inicial podría implicar visitas al em-
plazamiento, debates del equipo interdisciplinar, scoping, aplicación de cuestiones
de criterio y/o juicio profesional.
138 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Visitas al emplazamiento

Es importante para cada miembro del equipo de estudio visitar el área propuesta pa-
ra el proyecto. Una visita al emplazamiento facilitaría familiarizarse con el área y
capacitaría para una revisión más efectiva de los datos ambientales existentes. La
Tabla 4.4 expone algunas razones para visitar el emplazamiento.
Las descripciones exactas de lo que se busca en una visita al emplazamiento de-
penderán del tipo de proyecto propuesto y de los impactos previstos, así como de las
características particulares de la localización propuesta. Recientemente se han con-
vertido en- habituales las evaluaciones del emplazamiento como medida precursora
para '1a venta o adquisición de la propiedad. Tales evaluaciones incluyen habitual-
mente las visitas al emplazamiento y se han obtenido diferentes listas de control de
visita al emplazamiento; la Tabla 4.5 expone una de esta listas, que se podría utilizar,
tal como esta o modificada, en las visitas al emplazamiento para los procesos de EIA.

Debates del equipo interdisciplinar

El equipo de estudio debería entablar discusiones en grupo de los factores ambi~nta-


les relevantes que aparecen en una o varias listas iniciales. Estos debates pueden con-
ducir a una mayor familiaridad con los impactos del proyecto y posiblemente a la

TABLA 4.4. Algunas razones para realizar visitas al emplazamiento

• Obtener un sentido de las condiciones existentes y mejorar el informe escrito.


• Contrastar la información existente (verificar el terreno).
• Contrastar el área circundante en términos de otros acontecimientos e impactos secunda-
rios.
• Ayudar en la identificación de factores y datos desconocidos (nueva información; obten-
ción de datos rápidos; vídeos y fotografías del área).
• Verificar propuestas.
• Revisar o planificar el trabajo de los contratistas ambientales .
• Coordinar con otras agencias.
• Proporcionar credibilidad.
• Determinar la aplicabilidad de requisitos específicos (ej., Sec. 404).
• Determinar el estado actual del proyecto.
• Entrevistas con los promotores.
• Facilitar debates conjuntos mediante la visita del equipo.
• Tener debates entre agencias en el emplazamiento.
• Proporcionar una revisión independiente del emplazamiento sin los promotores.
• Contrastar cambios del proyecto y del entorno debido al transcurso del tiempo.
• Obtener experiencia en campo que ayude a acumular conocimiento a lo largo del tiempo y
contribuya al desarrollo profesional.
• Ayudar a planificar el programa de control ambiental.
• Contactar con los habitantes del lugar.
• Verificación de posible información errónea proporcionada por varios grupos de interés.
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 139

TABLA 4.5. Lista de control de los puntos a considerar en una evaluación del em-
plazamiento

Características físicas Procesos y Aguas Residuales


Zonas de aparcamiento Tamaños y construcción
Carreteras Función
Tendidos eléctricos Contenidos
Edificios públicos Interno o externo
Viviendas Por encima o por debajo del nivel
Mejoras de estructuras Fugas
Servidumbres y derechos de paso Tuberías
Puntos de adición de sustancias químicas
Bombas
Evidencia de derrames

Instalaciones Vertido de efluentes


Número, localización, tamaño Bocas de registro
Uso principal Sistema de alcantarillado
Tipo de construcción Tuberías de llenado
Material de aislamiento Campos de lixiviados
Antigüedad
Revestimiento del suelo
Drenaje
Olores
Contaminación intrínseca

Uso del Suelo Adyacente Pozos/estanques/lagunas


Agua superficial Tamaño y localización
Carreteras y servicios Material de construcción
Propiedades residenciales Propósito
Emplazamientos industriales Contenidos
Suelo disponible Revestido o sin revestir
Tipos de vegetación Por encima o por debajo del nivel
Condición general
Libre de tablas
Fugas
Tuberías de llenado y desagüe

Compañías de Servicio Público Zonas de Vertido


Electricidad Tamaño, localización, antigüedad
Gas Natural Contenidos
Carburante Condición general
Teléfono Escombros, fangos, cascotes
Alcantarillado para tratamiento Vegetación alterada
privado-público Contorno superficial
Agua Control y recuperación de pozos
Sumideros
(continúa)
140 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 4.5. Lista de control de los puntos a considerar en una evaluación del em-
plazamiento (continuación)

Características del agua Almacenamiento en Bidones


Sondeos de Sustancias Químicas/Gasolina
Manantiales Condición general
Filtraciones Seguridad y acceso
Pantanos y zonas húmedas Control de derrames
Estanques Plan de respuesta de emergencia
Corrientes de agua Evidencia de derrames
Evidencia de inundación
Dirección de la escorrentía
Erosión superficial

Características Geológicas Evidencia de residuos


Topografía y pendiente Bidones, barriles, contenedores
Características del suelo Materiales de desecho
Rocas en los cultivos Construcción y demolición
Fosas de depresión Escombros
Excavación Suelo descolorido
Actividad minera Filtraciones de lixiviados
Zanjas de desviación Agua,superficial coloreada
Suelos almacenados

Fuente: Bowman, 1989, págs. 19-20.

identificación de los factores ambientales significativos no incluidos en cualquiera


de las listas iniciales. Los debates pueden tener lugar durante o tras la visita al em-
plazamiento; siendo más productivas una vez que todos los miembros del equipo tie-
nen conocimiento de las características del proyecto propuesto.

Scoping
'1
El scoping se puede utilizar en la selección de los factores ambientales pertinentes
para su inclusión en la descripción del emplazamiento ambiental. El scoping se refie-
re a un proceso rápido y abierto para determinar el alcance de las cuestiones que se
contemplan y para identificar las cuestiones significativas relativas a la acción pro-
puesta (CEQ, 1978). El emplazamiento ambiental se necesita describir en términos
de cualquier factor previsto que pueda ser impactado por la acción propuesta.

Cuestiones de criterio

Se sugiere que únicamente sean descritos los factores ambientales que sean signifi-
cativos en el estudio específico; no se deberían incluir aquellos factores que tengan
poca relevancia y que para su obtención e interpretación requieran cuantiosos datos.
Para valorar la consideración de los factores se sugieren las siguientes tres cuestio-
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 141

nes; si cualquiera de estos criterios es aplicable a un factor dado, entonces ese factor
debería ser descrito en el emplazamiento ambiental:

1. ¿El factor ambiental se verá afectado, o positiva o negativamente, por cual-


quiera de las alternativas (incluyendo la alternativa de no-actuación) del estu-
dio?
2. ¿Ejercerá el factor ambiental una influencia sobre la programación de la cons-
trucción o sobre la fase operacional subsiguiente de cualquiera de las alterna-
tivas?
3. ¿Es el factor de interés o de controversia pública particular en la comunidad
local?

Juicio profesional

En la selección de los factores ambientales para su inclusión eo la descripción del


emplazamiento se debería confiar en el juicio profesional. Ésta puede ser una parte
de los debates del equipo interdisciplinar, o se puede solicitar, para un proyecto, a los
expertos reconocidos en las disciplinas particulares.

PROCESO DE SELECCIÓN DE DOCUMENTOS

En la descripción del emplazamiento para proyectos de potencial controversia puede


ser necesario documentar cuidadosamente los fundamentos usados en la inclusión-ex-
clusión de los factores ambientales. Además, una documentación cuidadosa es una
buena práctica a seguir para todos los proyectos. La Tabla 4.6 expone un planteamien-
to que se puede utilizar para documentar el proceso de selección-exclusión. La infor-
mación de la Tabla 4.6 se podría incluir como apéndice en el EA o EIS resultante.

TABLA 4.6. Documentación del proceso de selección de un factor

Base para la selección Base para la exclusión


No aparición Ninguna base
Factor Sª Q sv IDT PJ en el área de selección

l X X X

2 X

3
4 X X

ª S = scoping; Q = cuestiones críticas; SV = visitas al emplazamiento; IDT = debate del equipo inter-
disciplinar; PJ =juicio profesional.
142 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Los datos relevantes para describir los ambientes fisico-químicos, biológicos,


culturales y socioeconómicos se pueden obtener de informes y de datos inéditos de
numero~osas agencias reguladoras a nivel local, estatal, regional, federal y guberna-
mental. Sería de ayuda una lista de las agencias que pudieran tener información so-
bre diversos factores ambientales. Como ejemplo de lista, citar la incluida en la ma-
triz de interacción de Leopold (Canter, 1977). Además, en las directivas de CEQ de
1973 estaba incluida una lista de las agencias federales y agencias federales-estatales
con jurisdicción por ley o cualificadas por una competencia especial para hacer ob-
servaciones sobre varias cuestiones ambientales. Esta lista se podría ampliar para in-
cluir las agencias gubernamentales estatales y locales por cada entidad federal, pe es-
ta manera se ampliaría la lista de contactos para la obtención de información del
emplazamiento ambiental. La información por sensor remoto puede también ser útil
para describir características a gran escala del medio; el sensor remoto incluye datos
de fotografías aéreas, fotografías de infrarrojos y satélites. Los datos ambientales en
un área geográfica dada se podrían obtener de varios programas de control estando
dirigidos por las universidades locales y/o la industria•privada. Aunque esta informa-
ción puede no ser de conocimiento público general, podría obtenerse utilizando los
contactos apropiados.
La gran cantidad de datos ambientales de los Estados Unidos se encuentran en
sistemas informáticos de almacenamiento y recuperación. Ejemplos de estos siste-
mas son los que incluyen datos de calidad del aire (Almacenamiento y Recuperación
de la EPA del Sistema de Datos Aerométricos-SAROAD), datos meteorológicos
(US National Oceanic and Atmospheric Administration Climatic Center), datos de
calidad del agua (Almacenamiento y Recuperación de la EPA del Sistema de Datos
de Calidad del Agua-STORET), datos de calidad y cantidad de agua (Sistema de
Almacenamiento y Recuperación de Datos del Agua a Nivel Nacional de la Inspec-
ción Geológica de los EEUU- WATSTORE), datos biológicos terrestres y acuáticos
(Sistema de Evaluación de Peces y Fauna del Servicio Forestal de los EEUU-WA-
FA. El Sistema GEOCOLOGY incluye información del terreno, uso del suelo, fauna
y v~getación. Los datos socioeconómicos se pueden obtener de la Oficina del Censo
de los EEUU, del Sistema de Información de Datos Socioeconómicos y Ambientales
del Cuerpo de Ingenieros de los EEUU (SEEDIS) y del Sistema de Predicción de
Impactos Económicos (EIFS) del Laboratorio de Investigación en Ingeniería de
Construcción del Ejército de los EEUU. Además de proporcionar los datos básicos,
el EIFS se puede utilizar para predecir impactos. Las leyes y reglamentos ambienta-
les son básicos para la conducción de un estudio de impacto ambiental, y el Sistema
de Datos Legislativos Ambientales asistido por Ordenador del CERL (CELDS) pro-
porciona información resumida sobre las leyes y reglamentos aplicables.
Se está desarrollando como fuente de información el Programa de Control y Eva-
luación Ecológica· de la EPA (EMAP). EMAP tendrá redes de trabajo de control eco-
lógico integradas para estimar la extensión general y los cambios en los indicadores
de la condición de los recursos ecológicos a nivel nacional sobre una base regional
con un nivel de confianza conocido; para controlar los indicadores de exposición a la
contaminación y la condición del hábitat y buscar asociaciones entre las alteraciones
inducidas por el hombre y la condición ecológica, y para proporcionar resúmenes y
estimaciones estadísticas periódicas e informes interpretados sobre el estado y ten-
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 143

dencia de los indicadores (Hunsaker and Carpenter, 1990). EMAP proporcionará


también un marco de trabajo para la planificación y ejecución cooperativa con otras
agencias y organizaciones que tengan programas de control vigentes en las áreas de
recursos ecológicos y naturales. Se han definido dentro de EMAP seis categorías de
recursos ecológicos; aguas próximas a la costa, aguas superficiales del interior, zo-
nas húmedas, bosques, tierras áridas y agroecosistemas. Dentro de cada una de estas
categorías se han identificado diferentes clases de recursos ecológicos (p. ej., gran-
des estuarios, lagos pequeños, zonas húmedas surgidas de estuarios, terrenos de ma-
torrales dominados por salvia y cultivos de huerta). Además de las medidas de exten-
sión (cantidad, longitud, superficie), EMAP tendrá mediciones rutinarias de los
indicadores ambientales de las unidades de muestreo de recursos seleccionadas de
las clases de recursos. Se utilizarán varios tipos de indicadores, corno muestra la Fi-
gura 4.2. Los «indicadores de respuesta» son las características medidas para propor-

lndícadores ~ INDICADORES DEL MARCO_. Indicadores de exposición-


de respuesta (Rl DE TRABAJO hábitat (El

Biomarcadores

Patógenos
Almacenan1ienlo
y velocidades ASOCIACIONES Bioensayos
de los procesos ESPACIALES
del ecosistema
Concentraciones en tejidos
f(R,E,S)
Estructura de la comunidad Concentraciones en el am biente:
ASOCIACIONES agua, aire, suelo, sedimento
TEMPORALES
Estructura de la población Organismos exóticos/
\ de ingeniería genética
\
/
Patologia general \ Estructura del hábitat
/
\

Pauta del paisaje

\
\
/
/ '\ ,r "'\
Indicadores de peligro Indicadores de los procesos naturales Indicadores de gestión

Inmisión/emisión atmosférica Fluctuaciones climáticas Dragado/relleno


Demográficos Relac iones plaga-enfermedad Gestión del fuego
Vertidos estimados Relaciones predador-presa Proporción de la cosecha
Aplicaciones de fertilizantes & Etapa de sucesión Modificación hid rológica
plaguicidas Pauta del paisaje
Uso del suelo Control de plagas
Permisos
'-Carga contaminante , , \. ,

t. ._______ Indicadores dt
alteración (S) _ _ _ __ _ ____Jt
DATOS DE FUERA DEL MARCO DE TRABAJO

FIGURA 4.2. Estrategia de un indicador conceptual EMAP (Hunsaker y Carpenter,


1990).
Nota: Los indicadores son sustitutos cuantificables para evaluar el grado de alteración (pe-
ligros ambientales, acciones de gestión y fenómenos naturales). El círculo indica que el análi-
sis es por asociación estadi\itica más que por re laciones matemáticas explícitas (causales).
144 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

cionar evidencia de la condición biológica de un recurso en un organismo, pobla-


ción, comunidad o a nivel de organización del ecosistema. Los «indicadores de ex-
posición» y los «indicadores del hábitat» son indicadores de diagnóstico medidos
junto con los indicadores de respuesta. Los «indicadores de exposición» son caracte-
rísticas medidas para proporcionar evidencia de la presencia o de la magnitud de una
respuesta por el contacto del indicador con una alteración física, química o biológi-
ca. Los «indicadores del hábitat» son atributos físicos que caracterizan las condicio-
nes necesarias para sostener un organismo, población o comunidad en ausencia de
contaminantes. Los «indicadores de alteración» son característicos para cuantificar
un proceso natural, indicadores de peligro ambiental o de una actividad de gestión
que efectúe cambios en la exposición y en el hábitat (Hunsaker y Carpenter, 1990).
La información generada por el EMAP será útil para describir las condiciones exis-
tentes y las tendencias y para contemplar cuestiones más amplias que la diversidad
biológica.
Diferentes agencias ambientales han multiplicado los sistemas de datos de alma-
cenamiento y recuperación; tales sistemas pueden incluir datos de la calidad media,
de las fuentes de contaminación, y de la toxicidad y movilidad ambiental de los con-
taminantes. Por ejemplo, la EPA tiene sistemas de información que contienen esta-
dísticas a nivel nacional con respecto a la éalidad del agua potable tratada, a los pun-
tos de vertido de instalaciones de origen industrial y municipal que poseen permisos
del Sistema Nacional de Eliminación de Vertidos Contaminantes (NPDES), a la ca-
lidad del agua superficial y subterránea, a la calidad del aire, a los inventarios de
emisiones de contaminantes atmosféricos, a los emplazamientos de residuos peli-
grosos, a la emisión de sustancias tóxicas, a los riesgos sobre la salud de las sustan-
cias químicas y sobre otras muchas cuestiones (EPA, 1990, 1991). Otras agencias
con amplias bases de datos son la Inspección Geológica de los EEUU, Servicio de
Conservación del Suelo de los EEUU, Oficina del Censo de los EEUU. Una guía
parcial de bases de datos ambientales federales se puede consultar en Kokoszka
(1992).
Los sistemas de datos ambientales también se obtienen a través de organizacio-
nes internacionales, como el Programa Ambiental de las Naciones Unidas y la Orga-
nización Mundial de la Salud (WHO). La mayoría de los países tienen ya o están en
proceso de establecer bases de datos ambientales.
Aunque existan numerosas bases de datos ambientales, no todas tienen la misma
fiabilidad. Los programas de control de calidad deben estar asociados con la recogi-
da de datos, entrada de datos y cálculos asociados y salida de datos. Se pueden nece-
sitar valoraciones comparativas de los datos ambientales y de las bases de datos
(Rammamoorthy y Baddaloo, 1990).

CUESTIONES Y ASUNTOS ESPECIALES


Varias cuestiones y asuntos especiales se pueden plantear conjuntamente con el pro-
ceso de descripción del emplazamiento ambiental. Entre ellos, la determinación de
los límites del proyecto para su inclusión en la descripción del emplazamiento, reví-
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 145

sión de los datos existentes para su corrección, tratamiento con la variabilidad tem-
poral de los datos y planteamientos del coste efectivo de obtención de información
alternativa para su uso en ausencia completa de datos. El Capítulo 5 trata del uso de
índices e indicadores ambientales para describir el emplazamiento ambiental.
Los límites del proyecto se deberían establecer basándose en la consideración
de las localizaciones esperadas de los impactos. Los límites pueden variar en fun-
ción de si están siendo consideradas las consecuencias físico-químicas , biológicas
culturales o socioeconómicas y también se pueden definir basándose en las norma-
tivas de la agencia; como un caso especial puede ser apropiado el uso de zonas de
exclusión del proyecto como fronteras. Obviamente, las fronteras establecidas in-
fluirán sobre el nivel de trabajo asociado con la descripción del emplazamiento am-
biental.
Todos los datos obtenidos, o de los sistemas de almacenamiento y recuperación,
o de informes, o de archivos se deberían revisar para una corrección géneral. Los
profesionales expertos en varias áreas pueden revisar los datos y la información pu-
blicada y determinar rápidamente si existen errores obvios.
Las fluctuaciones normales diarias por estaciones y/o anuales de los datos am-
bientales deberían ser reconocidas y contempladas en las EAs o en los EIS. De par-
ticular importancia pueden ser las condiciones extremas, porque los estándares perti-
nentes pueden servir, o porque los impactos pueden ser más grandes en estos casos.
Por ejemplo, los estándares de calidad del agua son habitualmente más críticos para
las condiciones de bajo caudal en un segmento de un río.
Para muchas situaciones puede haber una ausencia completa de datos específicos
del emplazamiento para identificar los factores. Se podrían utilizar dos planteamien-
tos para tratar esta ausencia de información: planificar y ejecutar un programa del
objetivo de control centrado en los indicadores fundamentales y/o considerar el uso
de información obtenida de áreas próximas que sean de similares características al
proyecto del área de estudio.

RESUMEN

La preparación de la descripción apropiada del emplazamiento ambiental es una de


las etapas claves en el proceso de EIA. Un componente necesario de esta fase es la
descripción de una lista de factores ambientales, así como la documentación de la
información y los datos utilizados. Se debería proporcionar un resumen de la infor-
mación técnica y de los datos detallados con la información contenida en tablas,
mapas, notas a pie de página y apéndices referenciada apropiadamente. Se pueden
utilizar varios planteamientos para obtener una lista de los factores ambientales
pertinentes para un proyecto dado. Ningún planteamiento sencillo es universal, y la
utilización de una combinación de planteamientos conduce a los mejores resul-
tados.
Las fuentes de información y de datos para los factores ambientales relevantes
son múltiples; i;in embargo, éstas se pueden reducir generalmente a un mínimo nú-
mero de fuentes fundamentales.
146 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

BIBLIOGRAFÍA
Atomic Energy Commission: «Preparation of Environmental Reports for Nuclear Power
Plants», Regulatory Guide 4.2, Washington, DC, marzo 1973 ..
Bowman, V. A.: Preacquisition Assessment of Commercial and Industrial Property, Pudvan
Publishing Company, Northbrook, Ill., 1989, págs. 19-20.
Canter, L. W., Environmental lmpact Assessment, McGraw-Hill Book Company, New York,
1977,págs. 287-293.
- , Environmental lmpact Statements on Municipal Wastewater Programs, lnformation Re-
sources Press, Washington, DC, 1978.
- , y Hill, L. G.: Handbook of Variables for Environmental l mpact Assessment, Ann Arbor
'Science Publishers, Ann Arbor, Mich., 1979.
Carpenter, R. A. , y Maragos, J. E., eds.: «How to Assess Environmental Impacts on Tropical
lslands and Coastal Areas», Training Manual for South Pacific Regional Environment
Programme (SPREP). Environment and Policy lnstitute, East-West Center, Honolulu, oc-
tubre 1989.
Council of E nvironmental Quality (CEQ): «National Environmental Policy Act-Regula-
·1ions», Federal Register, vol. 43, núm. 230 , noviembre 29, 1978, págs. 55978-56007.
Cushing, C. E. : «Handford Site National Environmenta/ Policy Act (NEPA) Characteriza-
tion», PNL-6415-Rev. 3, Batte lle Pacific Northwest Laboratories, Richland, Washington,
septiembre 1990.
Dixon, J. A.; Talbot, L. M. , y Le Moigne, G. J.: «Dams and the Environment-Considerations
in World Bank Projects», Tech. Paper Núm . 110, World Bank, Washington, DC, 1989,
págs. 12-20.
Federal Power Commission: «Implementation of the National Environmental Policy Act of
1969. Order 485, Order Amending Part 2 of the General Rules to Provide Guidelines for
the Preparation of Applicants' Environmental Reports Pursuant to Order 415-C», Was-
hington, DC, junio 1973.
Goodland, R.: «The World Bank's New Policy on the Environmental Aspects ofDam and Re-
servoir Projects», World Bank reprint múmero de serie 459, World Bank, Washington,
DC, 1989.
Hittman Associates: «General Environmental Guidelines for Evaluating and Reporting the
Effects of N uclear Power Plant Site Preparation, Plant and Transmission·Facil ities Cons-
tructions», prepared for Atomic Industrial Forum, Washington, DC, febrero 1974, págs.
B- 13-B-1 8.
Hunsaker, C. T., y Carpenter, D. E.: «Environmental Monitoring and Assessment Program-
Ecolog ical lndicators», EPA 600/3-90/060, US Environmental Protection Agency, Rese-
arch Triangle Park, NC, septiembre 1990, págs. xii -xvii.
Knight, J. B., personal communication, Ft. Jackson, S.C., agosto 13, 1991.
Kokoszka, L. C.: «Guide to Federal Environmental Databases», Pollution Engineering, vol.
24, núm. 3, febrero 1992, págs. 83-92.
Leopold, L. B., et al.: «A Procedure for Evaluating Env ironmental Impact», Circular 645, US
Geological Survey, Washington, DC, 1971.
Liao, W.; Bhargava, D. S., y Das, J.: «Sorne Effects of Dams 011 Wildlife», Environmental
Conservation, vol. 15 , núm. 1, 1988, págs. 68-70 .
Ortolano, L., y Hill, W. W.: «An Analysis of Environmental Statements for Corps of Eng ine-
ers' Water Projects», Rep. 72-3, US Army Corps of Engineers, Institute for Water Re-
sources, Alexandria, Ya. , 1972.
Ramamoorthy, S., y Baddloo, E.: Evaluation of Environmental Data for Regulatory and Im-
pact Assessment, Studies in Environmental Science No. 41, Elsevier Science Publishers,
Amsterdam, 1990.
DESCRIPCIÓN DEL EMPLAZAMIENTO AMBIENTAL 147

Smith, E. D.: «Future Challenges of NEPA: A Panel Discussion», CONF-891098-10, Oak


Ridge National Laboratory, Oak Ridge, Tenn., 1989.
US Department of the Army: «Draft Environmental Impact Statement-Fort Dix Realignment,
Including forts Bliss, Dix, Jackson, Knox, Lee, and Leonardwood», Washington, DC,
enero 1990a.
- , «Environmental Protection and Enhacement», AR 200-1 , Washington, DC, abril 1990b,
págs. 73-78.
US Environmental Protection Agency (EPA), Office of Water: «Environmental and Program
Information Systems Compendium», EPA 500/9-90-002, Office of Water, Washington,
DC, agosto 1990.
- , «EPA Information Sources», EPA 600/M-91-038, Washington, DC, octubre 1991.
n

Capítulo 5
~

INDICES E INDICADORES
AMBIENTALES
QUE DESCRIBEN
EL MEDIO AFECTADO

En su sentido más amplio un «índice ambiental» es un número o una clasificación


descriptiva de una gran cantidad de datos o información ambiental cuyo propósito
principal es simplificar la información para que pueda ser útil a los decisores y al
público. También se pueden utilizar indicadores en los estudios de impacto. El énfa-
sis de este capítulo se centra en los distintos tipos de índices que se han utilizado o
pueden utilizarse en los estudios de impacto ambiental. El capítulo se organiza en
secciones que tratan sobre la información de partida, algunos ejemplos de índices
del medio ambiente (calidad del aire, calidad del agua, sensibilidad y diversidad
ecológica, recursos arqueológicos, calidad visual y calidad de vida) y los pasos ne-
cesarios para desarrollar un índice. Es interesante comprobar que se pueden citar
ejemplos de índices para todos los componentes típicos de un estudio de impacto
tanto biofísicos como socioeconómicos. Los Capítulos 6 al 14 contienen informa-
ción adicional sobre métodos de índices de los distintos componentes ambientales.
En cuanto a los estudios de impacto, los índices ambientales puede ser útiles,
pues cumplen uno o más de los siguientes objetivos:

1. Resumir los datos ambientales existentes.


2. Comunicar información sobre la calidad del medio afectado.
3. Evaluar la vu1nerabilidad o susceptibilidad a la contaminación de una deter-
minada categoría ambiental.
4. Centrarse selectivamente en los factores ambientales claves.
5. Servir como base para la expresión del impacto al predecir las diferencias
entre el valor del índice con proyecto y el valor del mismo índice sin pro-
yecto.

149
150 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

INFORMACIÓN DE PARTIDA

Es importante tener claro que un índice ambiental no es lo mismo que un indicador


ambiental. Los «indicadores» se refieren a medidas simples de factores o especies
biológicas, bajo la hipótesis de que estas medidas son indicativas del sistema biofísi-
co o socioeconómico. Se han usado indicadores ecológicos durante muchas décadas
(Hunsaker y Carpenter, 1990). Por ejemplo, en los Estados Unidos del oeste se han
utilizado plantas como indicadores de las condiciones del agua y del suelo, especial-
mente porque estas condiciones afectan al potencial agroganadero (Odum, 1959).
También se ha recurrido al uso de animales vertebrados y plantas como indicadores
de las zonas térmicas. Odum (1959) señaló que_debían tenerse en cuenta las siguien-
tes consideraciones cuando se manejan indicadores ecológicos:
1. En general, las especies «estenoicas» son mejores indicadores que las espe-
cies «eurioicas». Esteno quiere decir estrecho o limitado y Euri, ancho o am-
plio. Por norma general, las especies estenoicas no suelen ser abundantes en
una comunidad.
2. Las especies grandes son mejores indicadores generalmente que las especies
pequeñas, porque una biomasa más grande y estable puede sostenerse con un
determinado flujo de energía. El ritmo de reproducción de los organismos pe-
queños puede ser tan grande que el volumen de población de esa especie en
un momento determinado puede no ser muy ilustrativo como indicador ecoló-
gico.
3. Antes de confiar en una especie individualizada o en un grupo de especies
como indicadores, deberían obtenerse suficientes pruebas de campo y, si es
posible, pruebas experimentales de que ese factor que se ha escogido es ver-
daderamente limitativo. También se debería conocer la capacidad de las espe-
cies para obtener compensaciones y/o adaptarse.
4. Las relaciones númericas entre especies, poblaciones y comunidades enteras
sirven a menudo de indicadores más seguros que especies aisladas, pues el to-
do refleja mejor las condiciones integrales que las partes.
En relación a los efectos de la contaminación, un «organismo indicador» es una
especie seleccionada por su sensibilidad o tolerancia (más frecuentemente sensibili-
dad) a los diversos tipos de contaminación y sus efectos; por ejemplo, la contamina-
ción por metales o la desaparición de oxígeno (Chapman, 1992). En relación a cali-
dad del agua, los diversos grupos que han sido elegidos como indicadores
comprenden bacterias, protozoos, algas, macroinvertebrados, macrofitos y peces.
Por ejemplo, los mejillones de la Bahía de San Diego se han utilizado como bioindi-
cadores de los efectos ambientales del recubrimiento con tributileno (TBT) de pro-
tección contra golpes que se utilizan en los botes, las construcciones marinas y los
buques (Salazar y Salazar, 1990).
Como se describe en el Capítulo 4, el Programa de Evaluación y Cartografía
1
Ecológica de la EPA (EMAP ) utiliza indicadores para gran cantidad de funciones

' Ecological Mapping and Assessment Program (EMAP).


--r-

ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 151

(Hunsaker y Carpenter, 1990). Se ha sugerido que los indicadores ambientales pue-


den utilizarse como herramientas para el seguimiento del estado del medio en rela-
ción al desarrollo sostenible o a amenazas ambientales (Organization for Economic
Cooperation and Development, 1991). Se ha considerado el uso de indicadores para
poder medir el funcionamiento del medio respecto a niveles de calidad y sus cam-
bios, la integración de los intereses ambientales en las políticas sectoriales y la inte-
gración de las consideraciones ambientales en las políticas económicas generalmen-
te mediante la contabilidad ambiental, particulaimente a nivel macro. La Tabla 5. 1
contiene un conjunto preliminar de 25 indicadores, incluyendo 18 indicadores am-
bientales per se, seguidos de 7 indicadores claves que reflejan los cambios económi-
cos y sociales significativos para el medio ambiente.
Aunque algunos índices ambientales son bastante complicados en su estructura
matemática, debe recordarse que la simple comparación de datos puede ser útil. Por

TABLA 5.1. Conjunto preliminar de indicadores ambientales nacionales

Indicadores ambientales biofísicos

1. Emisiones de CO2.
2. Emisiones de gases invernadero.
3. Emisiones de SOx.
4. Emisiones de NOx.
5. Uso de recursos hídricos.
6. Calidad del río.
7. Tratamiento de aguas residuales.
8. Cambios en los usos del suelo.
9. Áreas protegidas.
10. Uso de fertilizantes nitrogenados.
11 . Uso de recursos forestales.
12. Comercio de madera tropical.
13. Especies amenazadas.
14. Volúmenes de pesca.
15. Producción de residuos.
16. Residuos municipales.
17. Accidentes industriales.
18. Opinión pública.

Indicadores del medio ambiente social y económico

19. Crecimiento de la actividad económica.


20. Intensidad de energía.
21. Energía disponible.
22. Producción industrial.
23. Tendencias del transporte.
24. Consumo privado de combustible.
25. Población.

Puente: Organization for Economic Cooperation and Development, 1991 , pág. 9.


-
152 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

ejemplo, los siguientes coeficientes proporcionan índices relativos que pueden ser
útiles en un Estudio de Impacto:

Calidad previa
Estándard de calidad ambiental

Cantidad o calidad de la emisión


Estándard de emisión

Calidad previa
Media temporal

Calidad previa
Media espacial o geográfica

Antes de pasar a ejemplos de índices, hay que tener en cuenta que se han tratado
previamente los problemas que subyacen bajo el concepto y manejo de los índices
ambientales, la cuestión principal tiene que ver con la distorsión que puede darse en
el proceso de simplificación que implica la agregación de variables ambientales en
un solo valor (Alberti y Parker, 1991).
Sin embargo, con una selección meticulosa de índices, usándolos sistemática-
mente y con una interpretación comparativa de resultados, podemos considerar que
el riesgo de distorsión se puede reducir al máximo.

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: CALIDAD DEL AIRE

Se han utilizado índices de contaminación del aire o de calidad del aire durante más
de veinticinco años. Por ejemplo, Thom y Ott (1975) resumieron los índices que re-
presentaban las distintas combinaciones de factores de calidad del aire. Debido a la
gran diversidad de índices que existía, se desanolló un índice estándard de contami-
nación (PSr2) en los Estados Unidos (Ott, 1978). Se definieron diez criterios para el
PSI que se utilizaron en su promulgación, estos criterios fueron que el PSI debería:
(1) ser entendido por el público con facilidad, (2) incluir los principales contaminan-
tes y ser capaz de incluir contaminantes nuevos, (3) estar relacionado con estándares
de calidad del ambiente atmosférico, (6) estar basado en hipótesis científicas razo-
nables, (7) ser consistente con los niveles perceptibles de contaminación del aire,
(8) representar las variaciones espaciales, (9) mostrar las variaciones diarias y
(1 O) debe permitir predecir con anticipación de un día (Ott, 1978)
A partir de estos criterios se desarrolló la Tabla 5.2 para representar la informa-
ción que directamente determinara el PSI. Se consideran cinco contaminantes en el

2
Pollurion Srandard lndex.
A 5.2. Comparación de valores del PSI con concentraciones de contaminantes, descripción en palabras, efectos sobre l
general y enunciados precautorios
--
Niveles de polución
Nivel de s.s. S02 co ÜJ N02 Descriptor
calidad (24 h) (24 hl (8 h) (1 h) (1 h) efecto sobre Efectos
del aire (µg/mJ) (µg/m·) (µg/mJ) (µg/mJ) (µg/m·l) la salud sobre la salud general Medidas de precaución
Daño 1.000 2.620 57,5 1.200 3.750 Peligroso Muerte prematura de los Todas las personas deben permanecer
significa. enfermos y ancianos. dentro de los edificios, mantenien
Las personas sanas las puertas y ventanas cerradas.
sufrirán síntomas Todas las personas deben reducir a
adversos que afectan su mínimo el ejercicio físico y evitar
actividad normal. tráfico.
Emergencia 875 2. 100 46,0 1.000 3.000 Peligroso Aparición prematura de Los ancianos y las personas con enfer
ciertas enfermedades medades previas deben permanece
además de un empeora- dentro de los edificios y evitar el
miento importante de los ejercicio físico. Toda la población
síntomas y descenso de debe evitar la actividad fuera de lo
la tolerancia al ejercicio edificios.
en las personas sanas.
Precaución 625 1.600 34,0 800 2.260 Muy insano Importante empeoramiento Los ancianos y las personas con enfer
de los síntomas y deseen- medades previas de corazón y pul-
so de la tolerancia al mones deben permanecer en el int
ejercicio de las personas rior de los edificios y reducir la
con enfermedades del co- actividad física.
razón y pulmones, exten-
sión amplia de IÓs sínto-
mas en la población sana.
Alerta 375 800 17,0 400' l. 130 Insano Empeoramiento leve de los Las personas con problemas previos d
síntomas en las personas corazón o sistema respiratorio.
susceptibles, con sínto-
mas de irritación en la
población sana.
NAAQS 260 365 10,0 i60 h Moderado
50% 75'" 80' 5,0 80 h Bueno
NAAQS
o o o o h

µg/m' se usó en vez del nivel de alerta de O, de 200 µgfm -' (ver el texto); 'Ningún valor de índice se presentó a niveles de concentración menores de los especificados c
l de alerta»; ' NAAQS primarios anuales. Fuenre: 011, 1978, págs. 149-150.
154 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

PSI (sólidos en suspensión, dióxido de azufre, monóxido de carbono y dióxido de ni-


trógeno), no se consideran los efectos combinados como, por ejemplo, el del dióxido
de azufre y los sólidos. Se podrían añadir otros contaminantes en el futuro.
El PSI se establece definiendo como valor 100 del índice el equivalente de los es-
tándares de calidad del aire (niveles de inmisión) de corto plazo (veinticuatro horas o
menos). Estos estándares primarios de c01to plazo representan la máxima concentra-
ción a la que no se han observado efectos sobre la salud, por tanto el PSI está basado
en los efectos sobre la salud. El procedimiento consiste en calcular el valor de subín-
dice de cada uno de los cinco contaminantes como un cociente simple y luego gene-
rar el OPSI como el máximo subíndice de los cinco contaminantes. El subíndice se
calcula como sigue :

concentración del c0ntaminante


Subíndice= (100)
estándard primario de corto plazo

El PSI que se presenta diariamente es el máximo subíndice de entre los cinco


contaminantes considerados, indicándose además cual es dicho contaminante máxi-
mo. En los días en los que dos o más contaminantes tienen subíndices mayores que
100, cada contaminante tiene un valor de subíndice de más de 100, siendo estos va-
lores los que constituyen el PSI junto con el máximo subíndice de todos los demás
contaminantes. La información acumulada durante años del PSI puede usarse para
describir la calidad ambiental del aire (niveles de inmisión) en un estudio del impac-
to atmosférico 3 •

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO:


CALIDAD DEL AGUA

Existen numerosos índices de calidad del agua que se han desarrolládo en los últi-
mos veinticinco años. A continuación se describirá el ejemplo de un índice conocido
simplemente como «índice de calidad del agua» (WQI 4) que fue desarrollado en
1970 por la Fundación de Sanidad Nacional (NSF 5 ) de los Estados Unidos. El WQI
se desarrolló mediante un Delphi, usando un panel de 142 personas repartidas por to-
dos los Estados Unidos con experiencia en diversos aspectos de la gestión de la cali-
dad del agua (Tabla 5.3). Se enviaron por correo a los miembros del panel tres cues-
tionarios. En el cuestionario número l se les pedía que consideraran 35 variables
para su posible inclusión en un índice de calidad del agua (Tabla 5.4). Podían añadir
cualquier variable a la lista inicial si pensaban que debería incluirse en el WQI. Se
les pedía que designaran cada variable como «no incluirla», «sin decisión» o «in-

1
N. del T. : La legis lación española sobre Protección del Medio Atmosférico distingue entre índices
de las emisiones (niveles de emisión) e índ ices del ambiente atmosférico (niveles de inmisión).
4
Wa1er Qua/i1y lnde.r.
5
Nalional Sa11i1a1io11 Founda1ion.
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 155

TABLA 5.3. Profesiones de los participantes en el panel WQI NSF

Inspectores (federal, interstatel, estatal, territorial y regional) 101


Gerentes de instalaciones públicas 5
Ingenieros consultores 6
Académicos 26
Otras (ingenieros de control de residuos industriales y representantes
de organizaciones profesionales) 4
Total 142

Fuente: Ott, 1978, pág. 203.

TABLA 5.4. Las 35 variables candidatas consideradas para el WQI del cues-
tionario núm. 1 de la NSF

Oxígeno disuelto Aceites y grasas


Coliformes fecales Turbidez
pH Cloruros
Demanda Biológica de Oxígeno Alcalinidad
a los cinco días (DBO5) Hierro
Coliformes totales Color
Herbicidas Manganeso
Temperatura Fluoruros
Pesticidas Cobre
Fosfatos Sulfato
Nitratos Calcio
Sólidos disueltos Dureza
Radioactividad Sodio y potasio
Penoles Acidez
Demanda Química Oxígeno (DQO) Bicarbonatos
Extracto de cloroform de carbono Magnesio
Amoniaco Aluminio
Sólidos totales Sílice
Fueme: Ütl, 1978, pág. 203.

cluirla». También les pedían que puntuaran cada «incluirla» de acuerdo a su impor-
tancia en la calidad global del agua. Esta puntuación se hacía sobre una escala de 1
(importancia relativa más alta) a 5 (importancia relativa más baja).
Cuando los encuestados devolvieron el cuestionario número 1, los resultados se
tabularon y se volvieron a enviar a los participantes en el panel para una reconsidera-
ción más detenida junto con el cuestionario número 2. En el cuestionario número 2
se pidió a cada miembro que revisara sus puntuaciones iniciales y que modificara su
respuesta si quería. A cada miembro se le pidió que anotara sus respuestas sobre ca-
156 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.5. Ejemplos de los cálculos para el índice de calidad del agua (WQI)

Variable Medida 1; W; l ;W; I¡w,1

DO 60% 60 0,17 10,2 2,01


3
Coliformes fecales 10 20 0, 15 3,0 1,57
pH 7 90 0,12 10,8 1,72
DBO5 10 30 0,10 3,0 1,41
NO3 10 50 0, 10 5,0 1,48
PO4 5 10 0, 10 1,0 1,26
Desviación temperatura 5 40 0, 10 4,0 1,45
Turbidez 40JTU 44 0,08 3,5 1,35
Sólidos totales (TS) 300 60 0,08 4,8 1,39
WQI.=45,3 WQI 01= 38,8

Los valores de subíndices son de las Figuras 5. 1 a 5.9. Los pesos de importancia asignados a las varia-
bles son= W;.

da variable y que las comparara con las observaciones de todo el grupo. Una vez re-
cibidos los resultados del cuestionario número 2 se identificaron las variables de ma-
yor importancia, a saber: el oxígeno disuelto (02), .coliformes fecales, pH, demanda
biológica de oxígeno a los cinco días (DBO5), nitratos (NO4 ) , fosfatos (PO4 ), varia-
ción térmica, turbidez (en JTU) y sólidos totales (TS). Los pesos de la importancia
basados en las puntuaciones de cada variable aparecen en la Tabla 5.5. Los pesos tie-
nen un claro sesgo de salud pública, pues están basados en el uso del agua para con-
sumo humano.
En el cuestionario número 3 se les pidió a los encuestados desarrollar una curva
de puntuación para cada una de las variables que se habían incluido (Ott, 1978), pa-
ra lo cual se proporcionaba a cada encuestado gráficos en blanco. Los Niveles de
Calidad del Agua de O a 100 se representaron en las ordenadas de cada gráfico,
mientras que los distintos niveles (o intensidades) de cada variable se dispusieron
sobre la abcisa.
A cada encuestado se le pidió que dibujara una curva en cada gráfico que repre-
sentara, según su opinión, la variación de la calidad del agua respecto a la cantidad
de cada contaminante. Las relaciones resultantes se denominaron «relaciones funcio-
nales» o «curvas funcionales».
Los investigadores concluyeron las medias de las curvas que les enviaban los en-
cuestados generando un conjunto de «curvas medias», una por cada variable conta-
minante. Las curvas resultantes se muestran en las nueve Figuras 5.1 a 5.9. En cada
figura la línea sólida representa la media aritmética de todas las c urvas de los en-
cuestados, mientras que las líneas de puntos que bordean el área sombreada repre-
sentan el 80 por 100 de los límites de seguridad.
Aproximadamente un 80 por 100 de las curvas dibujadas por los encuestados se
sitúan dentro de la zona sombreada. Una banda estrecha de sombreado, como la de
oxígeno disuelto (DO) (Figura 5.1) quiere decir que la mayoría de los expertos esta-
'ban de acuerdo, mientras que una banda sombreada muy ancha, como la de la curva
de la turbidez (Figura 5.8), significa lo contrario.
~ -

ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 157

100
,(
l
90
). "/1 ~ "i_

/ <cf"'g
,"'
)
K-'
p
\
\ 'v
80

70
!
,, l ~ J
<e•

\
¡,,\

t1 __.., l-~j \
I ~;,
~ 60 I I

/' "'i r,i'/


a,
u
'o 50

':/ l
e
:o::, ,..t"
en 40
t ~
l ·
1
/

30

20 I
P/,, ,, ·1'

Figura 5 . 1. Función de
t' l j
I
subíndice para Deman-
10
I j ... da de Oxígeno (DO) en
,r
~ - el índice general de cali-
o dad del agua NSF WQI
O 20 40 60 80 100 120 140 (Para DO > 140 %, 1, =
Ox igen o disuelto,% de saturación 50) (Ott, 1978).

100
-- ->e• r...-~
90
\\
¡
"' ">.._
80
1
\
\ '\
\ '\ ''·,
70
\ \
~

.,
_ N
a,
60 Í\. ' r,
'\
1?
u

:o::,
50 '\ '{
~
en 40

30

20 ,.,
\

'
',',, .'-'·

r
'
"' '\..
Figura 5.2. Función de
......
subíndice para Colifor-
"'."-
'\\
~,
'
I~\.,

mes Fecales (número


10

o
''

1Oº 2 5 1O' 2 5 101 2 5 103 2 5 1O' 2


r---...
\,
medio de organismos
"' !'-.1-- por 100 mi) en el índice
5 5
general de calidad del
--
10 agua NSF WQI (Para co-
1--H-tttttfl Escala logarítmica
Coliformes feca les liformes fecales > 105/
1 2 5 1 100 mi, b = 2) (Ott, 1978).
158 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMB IENTAL

100
} '•,
90 ! ~ '
80
,,
I
I
/ ', \ ' /'
\

I r '\.\
I
1
. 1
70
,I / i 1

M 60
,
}, I \\ 1

,
J , \\
l
a,
-~
-o 50
I ,, ,
.,
-~ I
,
.o
:::,
en 40 I
1
/ , 1
1
1 i
I

/ ., 1
1
\
\
\
30 ·•
¡ '
I ~
/
\
I· \

I
) \ \
20 ·"
,
1

/
1

Figura 5.3. Función de


.( Ir
1
1 \ ''
10
subíndice para pH en el ¿_V I
1
\ ;.
"-t'----.:;'
índice general de cali- o
dad del agua NSF WQI 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12
(Ott, 1978). pH

100 .-~,
' 1\
90 '\
80 \ ''
70
~\ \
\

\
"<t
60
'i \ \

a, \
u 1 '
1
'o 50 \
e \
B
:::,
en 40

1 \ \
\
1\

30
1
1 \ ''
Figura 5 .4. Función de ',.
subíndice para Deman-
da Biológica de Oxígeno
(D805 ) en el índice ge-
neral de calidad del
agua NSF WOI (Para
DBOs > 30 mg/1, 14 = 2)
20

10

o
o
'i1
1

5
\

' ·.
1O
"' 15
~ .....__
20 25
-
'.
'

30-
(Ott, 1978). 0BO,_m g/L
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 159

100 ¡ >,
....
............
90
':\ I'• ,
\
80

70
:\ \
•,

~ 60
~\ 1
\
1

(l)
1
·"'e
'O 50 '
:o::,
(/) 40
1

'· \ \
1
\

30
1
1
\ \ ,,
1 . \
-~
20 'r o
'
·1,
10
1
"' ¡--....__ ''
' ...
Figura 5.5. Fu nción de
subíndice para Nitratos

o
1
1
-........
~
r---
.... ....
- .. .....
-
en el índice general de
ca lidad de l agua NSF
o 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 WOI (Para Nitratos> 100
Nitratos, mg/litro m g/I, Is= 50) (Ott, 1978).

100
\

90
\
·.
1 \
80
1
1
' '

70 ' ·,
1
1
'
',.,
_w 60
(l) ¡ ' I•-.._
·"'e
'O 50
1
.
:o::, ¡, \ ' ' •.
(/) 40

30
1
1
1
I"\ r-, ,

'
20
1
1 ~ ''
' Figura 5.6. Función de
1
¡'......_ '
' ....
-·- sub índice para Fosfatos

--
1 ¡,..,__
10 Totales en el índice ge-
,. •,
nera l de calidad del
o 1
agua NSF WQI (Para fos-
o 2 3 4 5 6 7 8 9 10 fatos tot ales > 10 m g/I,
Fosfatos totales, mg/litro Is= 2) (Ott, 1978).
160 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

100
-' ."1
90 '
\
; ' o

80
)' ~
1
1 1
1/ '
70 JI \\ l,
\
....::- 60 f
/ I
i\ 1

\
(l)
-~
"O 50
e
i
\1
\
\
1, ,
.D 1
::,
(/) 40 1
.1
1·,
l
i \
' ' ...
30
Figura 5 .7. Fu nció n de 1
(
'\ >•

sub índ ice para Desvia- 20 I


I \ I'..
ción de Temperatura de l
Equilibrio (DT) en el ín-
dice general de calidad
10
I
1
J
I
l
l
1
,,. '--
" ...............
......
del agua NSF WQI (Para o
Dt > 15 ºC, 11 = 5) (Ott, -5 o 5 10 15
1978). Variación tem peratura, grad os celsius

100
-- --
90 1\ -- - ... ... ...
80
ll \

1
1
-.
- ....,_
1 1, ...
70 1 '
- "' 60
1 \ ''
(l) 1
-~

"" "
1
"O
e 50
'1
.D
::,
(/) 40 '-
\ .......

Figura 5.8. Fu nción de


30
\

' \
"'------
subíndice para Turbidez
\_ "I'---. r--.
20
(Unidades de Turbidez
Jackson) en el índice ge- 10
\

'' ---

neral de calidad del ' ' .·.
agua NSF WQI (Para tur- o
bidez> 100 JTU , Is = 5) O 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100
(Ott, 198). Tu rbidez, JTU
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 161

100 _,,.._ ......


·-:,

~~
90
-
-,
_/ -........._
80
~
70
~ r,, ' ......_

-~
"O
-~
m
Q)
60

50 I
I
,
I
I
''
'
'
''
"' " '-
D
::,
Cf) 40
¡ '
'-
'~ 1!

30
I
1
"
' '"
' ,,
"'
20 ·-, Figura 5.9. Función de
... ... subíndice para S,(>lidos
10

o
- ... '
... ...
Totales en el índic:-e ge-
nera l de cal idad del
agua NSF WOI (Para só-
O 50 100 150 200 250 300 350 400 450 500 lidos totales > 500 mg/1,
Sólidos totales lg = 20) (Ott, 1978).

Para calcular el índice WQI agregado, se puede utilizar o una suma lineal pon-
derada de los subíndices (WQlu) o una función ponderada de agregación producto
(WQI,,,). Estas agregaciones se expresan matemáticamente como sigue (Ott, 1978):

"
NSFWQia= ~ w;I;
i= 1

"
NSFWQI,,, = TI l'-'1 'i
i= 1

La Tabla 5.5 muestra un ejemplo de cálculo usando ambas agregaciones, WQIª y


WQI,,,. La interpretación del índice resultante puede desarrollarse a partir de los des-
criptores que propone la Tabla 5.6.
En resumen, los pasos que hay que dar para aplicar e l índice WQI en un estudio
de impacto son los siguientes: (1) reunir los datos medios y extremos de cada pará-
metro (publicados o mediante un seguimiento); (2) usar las Figuras 5. 1 a 5.9 para de-
terminar I; en condiciones medias y extremas, y (3) calcular WQI" y/o WQI,,, para
condiciones medias y condiciones extremas, e interpretar los resultados apropiada-
mente.
Lo que sigue son algunos comentarios generales sobre el WQI: ( 1) se ha utiliza-
do en al menos 17 estados en los Estados Unidos (Ott, 1978); (2) se usan métodos
conceptualmente similares en otros países para calcular índices de calidad de las
aguas, y (3) el énfasis está en los indicadores de contaminantes «convencionales», no
en los de tóxicos.
162 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.6. Descriptores y colores propuestos para presentar el índice gene-


ral WQI

Descriptores Ámbito numérico Color

Muy malo 0-25 Rojo


Malo 26-50 Naranja
Medio 51-70 Amarillo
Bueno 71-90 Verde
Excelente 91-100 Azul

Fuente: Ott, 1978, pág. 2 12.

También se han desarrollado índices ambientales relacionados indirectamente


con ~gua del subsuelo, incluyendo entre ellos los índices que expresan la vulnerabili-
dad del sistema acuífero a la contaminación y al transporte de pesticidas a través del
subsuelo hacia las zonas de contención de agua. En el Capítulo 8 se presentan ejem-
plos simples de estos índices. Si se desea se puede encontrar información más deta-
llada en Canter, Knox y Fairchild (1987) y también en Knox, Sabatini y Canter
(1993).

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: RUIDO

Von Gierke et al. (1977) desarrolló unas directrices para tratar el ruido en los estu-
dios de impacto. Además de los medios sonoros audibles genéricos, las directrices
tratan separadamente medios de ruidos puntuales de gran energía, ruidos especiales
como los ultrasonidos y los infrasonidos, y el impacto ambiental de las· vibraciones
en las construcciones. Siempre que sea viable y aplicable se debe utilizar una carac-
terización del impacto de ruido mediante un número único, que debe basarse en el
concepto de nivel ponderación según población; es decir, la suma para toda la pobla-
ción del producto de cada residente por un factor de ponderación que varía con la
media anual del nivel sonoro día-noche (L,, fuera de la residencia de esa persona.
11 )

Este planteamiento del número único es análogo al uso de un índice de ruido. El


Capítulo 9 incluye una discusión sobre otros sistemas para expresar el ruido en rela-
ción con los usos del suelo y la densidad de población.

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: SENSIBILIDAD Y


DIVERSIDAD ECOLÓGICA

Cooper y Zedler (1980) describieron un método de índice (básicamente un sistema


de clasificación) para valorar la sensibilidad relativa de los ecosistemas de una re-
gión a las posibles alteraciones. La sensibilidad ecológica a alteraciones de cada área
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 163

o ecosistema de una región era evaluada en términos de (Cooper y Zedler, 1980): (1)
importancia del ecosistema tanto regionalmente como globalmente; (2) rareza o
abundancia del ecosistema relativa a otros en la región o en cualquier otra parte, y (3)
la recuperabilidad o resiliencia del ecosistema. Siguiendo la aplicación y evaluación
de estos componentes se prepara un mapa de las áreas ecológicamente sensibles que
se describen en texto adicional. Este texto debe indicar aquellas características espe-
cíficas que hacen que cada área sea ecológicamente importante y ambientalmente
sensible y debe indicar qué clases de alteraciones ecológicas podrían preverse en los
proyectos propuestos (Cooper y Zedler, 1980).
«La importancia de los ecosistemas» representa una valoración subjetiva de la
importancia biológica de las especies y del ecosistema. La Tabla 5.7 enumera las ca-
racterísticas consideradas en la determinación de la importancia.
La rareza o la abundancia es el elemento más fácil de medir en el modelo de sen-
sibilidad. Generalmente, se conoce el área ocupada por cada ecosistema principal o
(;l número de plantas y animales de interés, dentro de unos límites aceptables de
error o si no se puede estimar a partir de imágenes de satélite, de fotografías aéreas o
trabajo de campo. A igualdad del resto de los factores, los ecosistemas que cubren
áreas más extensas ofrecen una mayor amplitud y flexibilidad para la ubicación del
proyecto y su diseño. Inversamente, un ecosistema.que no fuera especialmente im-
portante puede adquirir una gran importancia simplemente porque su tamaño sea re-
ducido y tenga por tanto una mayor probabilidad de ser destruido. La sensibilidad
del ecosistema está inversamente relacionada con la superficie, pero esta relación no
es de carácter lineal (Cooper y Zedler, 1980).
«Resiliencia» o recuperabilidad es una medida de la capacidad que tiene un eco-
sistema para absorver la tensión ambiental sin cambiar a una condición ecológica di-
ferente apreciable. Implica la capacidad del sistema para reorganizarse por sí mismo
cuando está bajo tensión, estableciendo itinerarios alternativos de flujos de energía
que le permitan mantener su viabilidad después de la alteración, aunque pueda con-
seguirlo quizás gracias a una modificación de su estructura de especies (Cooper y
Zedler, 1980).

TABLA 5. 7. Características consideradas para determinar la importancia de


especies y ecosistemas

l. Papel del ecosistema local en la función d~l ecosistema regional, o i~portancia de las es-
pecies en la función del ecosistema.
2. Singularidad y aislamiento.
3. Valor estético real y potencial.
4. Valor científico real y potencial.
S. Valor económico real y potencial.
6. Tamaño relativo o rareza.
7. Expectativas de persistencia continuada.

Fuente: Cooper y Zedler, 1980, pág. 289.


164 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.8. Respuestas ecológicas a tensión ambiental considerada al eva-


luar la resiliencia de ecosistemas o poblaciones de especies

1. Mortalidad.
2. Cambios en índice de nacimientos.
3. Desplazamiento (emigración o inmigración).
4. Cambio en cobertura, crecimiento o vitalidad de individuos.
5. Cambios en comportamiento.
6. Interrupción de interrelaciones del ecosistema (por ejemplo: interacciones depredador-
presa).

Fuenre: Cooper y Zedler, 1980, pág. 289.

Como se ve en la Tabla 5.8, el grado de resiliencia o recuperabilidad de un ecosis-


tema o de las especies medido como respuesta a una tensión ambiental determinada
es una composición de muchas reacciones parciales independientes. Quizás, el indi-
cador más importante de la resiliencia de las especies o de un ecosistema es el índice
de natalidad o el índice de reestablecimiento. La importancia ecológica de un nivel
dado de mortalidad, debido a una causa cualquie~a, debe considerarse a la luz de la
capacidad de las especies para repoblar un área ab,andonada (Cooper y Zedler, 1980).
En el planteamiento del índice de Cooper y Zedler ( 1980) se definieron cuatro
niveles de sensibilidad ecológica. Estos cuatro niveles son unas útiles divisiones de
un gradiente continuo. «Áreas mínimamente sensibles» eran aquellas que ya habían
sido alteradas gravemente por el hombre, en las que no era probable que una interfe-
rencia humana adicional fuera capaz de inducir un cambio ecológico. «Máxima sen-
sibilidad» se limitaba a aquellas áreas donde las plantas o animales ecológicamente
importantes serán muy reactivos incluso a una ligera intrusión humana, las canse-:
cuencias de este impacto no podrían reducirse con ninguna medida práctica a un ni-
vel que fuera considerado como aceptable. Los otros dos niveles de sensibilidad
(«principal» y «moderado») se encuentran entre los dos extremos anteriores. Los ni-
veles de sensibilidad ecológica se comprobaron en un estudio regional en el sur de
California (Cooper y Zedler, 1980).
Los índices de calidad del agua y/o para la valoración de la contaminación se ba-
san comúnmente en los datos e información asociada sobre las comunidades acuáti-
cas. Un primer ejemplo fue el de la evaluación del sistema y los índices sapróbicos
relacionados para describir la autodepuración del sistema del río que recibe vertidos
de aguas residuales domésticas, descrito en Chapman (1992). Se definieron cuatro ti-
pos de zonas asociadas con grados crecientes de autodepuración: (1) la polisapróbica
(contaminación extremadamente grave), (2) la alfa-mesosapróbica (contaminación
grave), (3) la beta-mesosapróbica (contaminación moderada) y (4) la oligosapróbica
(sin contaminación o con contaminación muy ligera). Estas zonas se caracterizan me-
diante una especie indicadora, ciertas condiciones químicas y la naturaleza general
del fondo de la masa de agua y del agua en sí misma (Chapman, 1992).
Los métodos basados en la presencia o ausencia en puntos escogidos de mues-
treo de ciertos grupos y/o especies indicadores parten de planteamientos alternativos
al índice sapróbico para la evaluación de la contaminación del agua. Algunos ejem-
- - - -- - - - -- - - - -- - ---------,

ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN ... 165

plos son el índice biótico Trent y el índice biótico Chandler que se basan en inverte-
brados (Chapman, 1992).
El planteamiento de la estructura de la comunidad acuática examina la abundan-
cia numérica de cada especie en una comunidad. Los métodos que se centran en la
contaminación se basan comúnmente en los índices de estructura de la comunidad,
ya sea en índices de diversidad o de similaridad.
Un «índice de diversidad» expresa datos sobre la abundacia de especies en una
comunidad mediante un número único. Un «índice de similaridad» se obtiene com-
parando dos muestras, una de las cuales es generalmente la muestra de control. La
Tabla 5.9 recoge algunos índices de diversidad y sus modelos de uso actual. Como
principio general, una mayor diversidad indica una comunidad acuática más es-
table.
Los métodos de evaluación del impacto biológico basados en el hábitat son sim-
ples métodos de índice; se describen dos ejemplos en el Capítulo 11, el sistema de
evaluación de hábitat del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos y
los procedimientos de evaluación del hábitat del Servicio de la Naturaleza y Peces de
los Estados Unidos.

TABLA 5.9. Ejemplos de índices de diversidad acuática

Índice Cálculo
s
¿ n; (n;- 1)
i =I
Índice de Simpson (D) D = - - - --
n (n - 1)

Déficit de especies según Kothé

Índice de Margalef (D)


S-1
D=--
InN

Shannon y Weaver: Índice de Shannon (H') H'=-±!!.i...1n!!.i...


1=
. 1
n n

H'
Uniformidad (E) E=--
H' máx

S El número de especies en una muestra o en una población.


A1 El número de especies en una muestra de control.
A, El número de especies en una muestra de interés.
N El número de individuos en una población o en una comunidad.
n El número de individuos en una muestra de una población.
n; El número de individuos de una especie (i) en una muestra de una población.
Fuente: Chapman, 1992, pág. 197.
166 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: RECURSOS


ARQUEOLÓGICOS
Se desarrolló un método de índice para evaluar la posibilidad de que se de un impac-
to sobre recursos arqueológicos de importancia para ocho rutas de canales de nave-
gación que se propusieron para un proyecto en el nordeste-norte de Oklahoma cen-
tral y en el sude~e-sur de Kansas central (Canter, Risser y Hill, 1974). El proyecto
implicaba considerar la ampliación de un canal de navegación de Tulsa, en Oklaho-
ma, a Wichita, en Kansas, valorándose ocho rutas distintas. No era posible realizar
una investigación arqueológica de las ocho rutas, por eso se usaron 19 parámetros (o
factores) para evaluar el potencial de recursos arqueológicos. Cada ruta se evaluó se-
gún estos 19 parámetros. En el Capítulo 12 se presenta más información sobre este
método, también se describen modelos de predicción que son análogos al método de
índices.

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: CALIDAD VISUAL


También se han desarrollado métodos de índice para valorar la calidad visual previa
y el posible impacto sobre los recursos visuales de los proyectos que se propongan
(Bagley, Kroll y Clark, 1973; Leopold, 1969; Smardon, Palmer y Felleman, 1986).
Debido a lo especial de su terminología, no se incluyen ejemplos aquí sin embar-
go, el Capítulo 13 incluye información precisa sobre varios índices de calidad visual.

ÍNDICE AMBIENTAL DEL MEDIO: CALIDAD DE VIDA


«Calidad de Vida» es un término que se ha desarrollado para indicar las característi-
cas del medio socioeconómico de un área dada. En muchos casos se han desarrolla-
do planteamientos estructurados (incluyendo índices) que describen la calidad de vi-
da y forman parte del proceso de EIA. Canter, Atkinson y Leistritz (1985)
proporcionaron una revisión integral de nueve de estos métodos agrupándolos en tres
grupos:
1. Listas de control estructuradas. En estos métodos las consideraciones sobre
la calidad de vida o bienestar social se organizan en categorías cada una con
un factor asociado.
2. Listas de Gontrol estructuradas con ponderación de la importancia. En estos
métodos a las categorías o factores se les ha asignado previamente unos pesos
de la importancia relativa. El objeto de esta ponderación de la importancia es
permitir el cálculo de un índice numérico de la calidad de vida.
3. listas de control estructuradas con interpretación de la información. En es-
tos métodos se dan indicaciones sobre cómo debe interpretarse la información
sobre un determinado factor, ya sea positiva o negativa, según sea de mejora
de la calidad de vida o no. Más aún, un incremento de los datos de algunos
,...

ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 167

factores implican una mejora de la calidad de vida (+), mientras que el incre-
mento de otros factores puede ser negativo (-) pues implican un descenso de
la calidad de vida.
Eseapa al alcance de este capítulo e,1 presentar una revisión detallada de estas
nueve metodologías; sin embargo, se indican brevemente dos de ellas relacionadas
con proyectos de recursos hidráulicos. Por ejemplo, Guseman y Dietrich (1978) de-
sanollaron una lista de control estructurada para tratar la contabilidad del bienestar
social en proyectos hidráulicos. La lista de control incluye seis categorías (distribu-
ción real del ingreso, vida, salud y seguridad; oportunidades en educación, cultura y
esparcimiento y otros servicios comunitarios; prevención de emergencias; cohesión
comunitaria y otras características de la población), 20 subcategorías (subdivisiones
de seis categorías) y 68 factores específicos. En este planteamiento cada categoría,
subcategoría y factor se considera con o sin las condiciones del proyecto.
Fitzsimmoi:is, Stuart y Wolff ( 1975) describieron una lista de control estructurada
con pesos de importancia para proyectos hidráulicos. Este planteamiento formaba
parte de una metodología integral que pretendía contabilizar el bienester social en
estos casos. La Tabla 5. 10 muestra el índice de calidad de vida como composición
ponderada de 29 dimensiones de la calidad de vida. Las 29 dimensiones, o factores,
tratan el bienestar psicológico y los intereses de situación (económicos, sociales, de
ocio y político). La utilización de este método implica la aplicación de juicios de va-
lor personales al asignar las puntuaciones numéricas a las 29 dimensiones. No hay
información sobre la posible aplicación de pesos de importancias relativas a otros ti-
pos de proyectos en diferentes áreas geográficas.
Basado en la revisión de los nueve métodos, y considerando la disponibilidad de
información, Can ter, Atkinson y Leistritz ( 1985) propusieron una lista de control es-
tructurada y genérica para la calidad de vida, que se basaba en la aplicación de las si-
guientes recomendaciones:
1. El método (lista de factores de la calidad de vida) debe ser integral en el uso
de «áreas de la vida», la calidad de vida tiene muchas dimensiones.
2. El enfoque debe incorporar factores perceptuales y objetivos de la calidad de
vida (indicadores), estos dos tipos básicos de indicadores son esenciales para
distintos fenómenos.
3. Se deben elegir factores específicos que representen las condiciones locales
en cada caso, ningún conjunto de indicadores debe aplicarse a todos los casos.
La Tabla 5.11 contiene la lista de control genérica estructurada de Canter, Atkin-
son y Leistritz (1985). El marco de referencia de esta tabla se puede adaptar a distin-
tas situaciones. Este marco se basa en tres componentes: (1) categorías de los distin-
tos tipos de demandas de la calidad de vida, (2) dimensiones, (3) indicadores
específicos (factores). Así, cualquier metodología de prediccción y evaluación de
impactos sobre la calidad de vida deben tratar cuatro categorías de demandas vitales-
básicas, bienestar, oportunidad y entretenimiento. Dentro de cada una de estas cate-
gorías se deben incluir varias dimensiones. Por ejemplo, las demandas vitales bási-
cas incluyen componentes sobre el ingreso y la vivienda, las demandas de bienestar
deben incluir empleo, salud y seguridad. Un planteamiento que no consiga induir
esta diversidad de dimensiones es probable que distorsione la visión que se adopte de
-
168 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.10. Índice de calidad de vida (QOL)

Pesos Dimensiones de la calidad de vida

. 10 I. Bienestar psicológico.
1. Amor, compañerismo.
2. Autorespeto.
3. Tranquilidad de espíritu.
4. Estimulación, reto.
5. Otros: popularidad, realización, individualidad, satisfacción sexual, partic-i-
pación, confort, novedad, dominanc ia, privacidad, etc.
.90 11. Descriptores de la situación.
.40 Económica.
.50 6. Nivel de vida (ingreso per capita, ingreso discrecional) .
.10 7. Desempleo.
. 10 8. Dependencia financiera (bienestar, grado de dependencia) .
.20 9. Vivienda (personas por habitación , propiedad del hogar, porcentaje de con-
diciones inferiores).
.05 1O. Segmentos críticos del abastecimiento y la distribución (comida, combusti-
ble, consumos, etc., racionamientos).
.05 11. Comodidad del transporte (incluyendo horarios de viajes residencia-trabajo) .
.25 Social.
. 17 12. Relac iones familiares .
. 13 13. Amistades .
.20 14. Satisfacción en el trabajo .
.05 15. Crimen y violencia (índice de criminalidad y riesgo de lucha c ivil y violen-
c ia política).
.35 16. Salud, seguridad y nutrición (consumo de calorías y proteínas, mortalidad
infantil, porcentaje de minusvalías; esperanza de vida).
.20 17. Educación (nivel de lectura, porcentaje de alistamientos, porcentaje de estu-
dios superiores) .
.20 Ocio.
. 30 18. Entretenimientos mediáticos (radio, TV y pelíc ulas).
. 15 19. Otros entretenimientos (deportes espectáculo, «vida nocturna», actuaciones
en vivo).
. 15 20. Oportunidades c ulturales (artes escénicas, objetos de arte, lectura, museos,
vistas históricas).
.20 21. Áreas e instalaciones recreativas (deportes, paseos, juegos, picnics, etc.) .
. 10 22. Áreas de belleza natural (parques, paisajes, accesos a) .
.10 23. Expos ición a la contaminación (aire, agua, radiación, ruido).
. 15 Política.
. 15 24 . Participación política (votaciones, campañas electores, activismo) .
. 15 25. Cobertura de noticias .
.30 26. Libertades y derechos civiles .
. 15 27. Capacidad de respuesta del gobierno.
.05 28. Servicios públicos (escasez, apagones, interrupciones, falta de disponibi-
lidad) .
.20 29. Igualdad (ingreso, oportunidades, justicia).

Fuenre: Fitzsimmons, Stuart y Wolff, 1975, pág. 39.

L
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN ... 169

TABLA 5.11. Lista de control genérica y estructurada de la calidad de vida

Categoría Dominio Indicadores (factores)


Necesidades ingreso Distribución del ingreso por vivienda.
vitales Ingreso real.
básicas Ingreso per copita.
Índice de coste de vida.
Vivienda Porcentaje de unidades de vivienda con propietario residente.
Valor mediana, propietario residente, SFDU's.
Inicios de viviendas netas.
Satisfacción con la vivienda.
Necesidades Empleo Proporción de desempleados.
del bienestar Porcentaje de mano de obra empleo.
Satisfacción con el empleo y oportunidades de trabajo.
Salud Índice de mortalidad infantil.
Índice de enfermedades contagiosas.
Número de médicos por cada mil personas.
Camas de hospital por cada mil personas.
Mortalidad por cada mil personas.
Satisfacción con los servicios de salud.
Seguridad Índice de crímenes graves (por cada mil personas).
Número de policía (por cada mil personas).
Porcentaje de crímenes resueltos por arresto.
Porcentaje de recuperación de propiedades robadas.
Seguridad percibida.
Libertad Educación Gasto en educación pública per copita.
de elección Base imponible para adm isión en colegio público.
Ingresos en colegios.
Oportunidades de formación continuada.
Satisfacción con elección educación.
Movilidad Proporción entre kilómetros de calles asfaltadas y calles no
del asfaltadas.
transporte Número de accidentes por cada 1.000 personas.
Licencias de vehícu los motorizados por cada 1.000 personas.
Porcentaje de trabajadores que usan transporte público para
ir a trabajar.
Satisfacción con el transporte.
Información Número de libros en bibliotecas públicas por cada 1.000 personas.
Periódicos dominicales de la localidad por cada 1.000 personas.
Cadenas de radio locales por cada 1.000 personas.
Igualdad Proporción entre el índice de empleo de blancos y el de no blancos.
Proporción entre el índice de empleo de hombres y el de mujeres.
Porcentaje de familias con ingresos inferiores al nivel de pobreza.
Desigualdad percibida por los residentes.
(continúa)
-
170 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.11. Lista de control genérica y estructurada de la calidad de vida


(continuación)

Categoría Dominio Indicadores (factores)

Participación Porcentaje de electores elegibles.


Participación en las últimas elecciones.
Satisfacción con las oportunidades de participación.
Demanda Esparcimiento Hectáreas de parques y de áreas de esparcimiento por cada
de ocio 1.000 personas.
Kilómetros de sendas por cada 1.000 personas.
Satisfacción con las opciones de esparcimiento.
Calidad Índice de calidad del aire.
ambiental Media anual frecuencia de las inversiones térmicas.
Índice de contaminación del agua.
Índice de contaminación acústica.
Satisfacción con la calidad ambiental.
Oportunidades Eventos culturales por cada 1.000 personas
culturales (danza, teatro, conciertos).
Ferias y festivales, proporción anual.
Eventos deportivos.
Satisfacción con las oportunidades culturales.

Fue/1/e: Canter, Atkinson y Leistritz, 1985, págs. 254-256.

la calidad de vida. Dentro de cada dimensión se pueden usar una gran cantidad de in-
dicadores. La elección de estos indicadores debe partir de las condiciones locales, el
tiempo y recursos disponibles para la recogida de datos y de los datos que estén dis-
ponibles. Comúnmente, existe información sobre los indicadores más objetivos en los
censos, bases de datos institucionales, cámaras de comercio e instituciones similares.
Sin embargo, esto no es así con los indicadores perceptuales, qué.pueden reque-
rir actividades específicas de recogida de datos, tales como reconocimientos nuevos
o encuestas.
Se han propuesto índices más simples para analizar las implicaciones sociales
y/o socioeconómicas de los proyectos de desarrollo (Asían Development Bank,
1991). Un ejemplo es el índice de desarrollo humano para países en vías de desarro-
llo. Este índice combina los tres factores que se consideran más representativos de
las condiciones humanas; la esperanza de vida, alfabetismo e ingreso (Asían Deve-
lopment Bank, 1991). Los bancos internacionales de desarrollo y las organizaciones
de ayuda utilizan muchos otros índices de este tipo.

DESARROLLO DE ÍNDICES
El desarrollo de índices numéricos o de clasificaciones de la calidad ambiental, la
vulnerabilidad del medio o la contaminación potencial de las actividades humanas
está asociado con la realización de varias etapas genéricas. Éstas incluyen la identifi-
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 171

cación del factor, la asignación de pesos de importancia relativa, el establecimiento


de funciones de escala o de otros métodos de evaluación de factores, la determina-
ción y realización de un adecuado método de agregación y la aplicación y verifica-
ción en campo. Varias técnicas que se discuten en el Capítulo 15 pueden ayudarnos
en la realización de cada una de estas fases, incluyendo la comparación por pares, los
procesos de grupo-nominal y el método Delphi.
La «identificación del factor» consiste básicamente en definir los factores claves
que pueden utilizarse como indicadores de la calidad ambiental, de la susceptibilidad
a la contaminación o del potencial de contaminación del tipo de foco. Para que sirva
de ejemplo, se plantea la caracterización de focos contaminantes del agua subterrá-
nea; como vertederos sanitarios o químicos y fosas, balsas o iagunajes de residuos lí-
quidos. Las metodologías existentes generalmente parten de considerar las caracte-
rísticas de los componentes del residuo, que pueden ser transportados al acuífero, y
de las características de la superficie y del subsuelo relacionadas con la facilidad o
contención del movimiento de contaminantes desde el foco hasta el acuífero. Algu-
rn~s metodologías dan consideración al transporte atmosférico de componentes del
residuo y de la exposición de la población asociada. Por ejemplo, la Tabla 5.12 resu-
me los factores de valoración del residuo que se incluyeron en tres metodologías em-
píricas de evaluación; dos para vertederos y una para balsas superficiales. Los «fac-
tores de valoración del residuo» son parámetros biológicos, químicos o físicos que
tratan la toxicidad, la persistencia y la movilidad. Para seguir con el ejemplo, la Ta-
bla 5.13 enumera los factores de valoración del emplazamiento para las tres metodo-
logías mencionadas que tienen en cuenta parámetros del suelo, el agua del subsuelo
y el aire. Si se desarrolla el método para un tipo nuevo de foco, deben considerarse
las características de la contaminación del foco, junto con factores que podrían ele-
girse como indicadores del potencial de contaminación del agua del subsuelo.

TABLA 5.12. Resumen de factores de valoración de residuos en metodolo-


gías empíricas de evaluaciónª

Factor de valoración del residuo Método

1. Toxicidad humana HPH, PNM


2. Toxicidad en agua del subsuelo HPH,PNM
3. Potencial de transmisión de enfermedades HPH, PNM
4. Persitencia biológica HPH,PNM
5. Persitencia química PNM
6. Propiedades de absorción PNM
7. Viscosidad PNM
8. Acidez/basicidad PNM
9. Índice de aplicación del residuo PNM
1O. Movilidad del residuo HPH -
11 . Potencial de peligrosidad del residuo (fuente/tipo) LeG

'HPH = Hagerty, Pavoni y Heer (1973); LeG = LeGrand ( 1964), y LeGrand y Brown (1977);
PNM = Phillips, Nathwani y Mooij ( 1977).
Fueme: Canter, Knox y Fairchild, 1987, pág. 3 18.
172 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 5.13. Resumen de factores de valoración del emplazamiento en me-


todologías empíricas de evaluaciónª

Factor de valoración del emplazamiento Método

A. Parámetros del suelo


1. Permeabilidad del suelo HPH, LeG, PNM
2. Capacidad de filtro (absorción) HPH, PNM, LeG
3. Capacidad de adsorción HPH
4. Profundidad del nivel freático (grosor de suelo no saturado) HPH, PNM, LeG
5. Filtración PNM
6. Capacidad de filtración (capacidad en campo) HPH
B. Parámetros del agua del subsuelo
7. Gradiente de presión del agua del subsuelo LeG,PNM
8. Velocidad del agua del subsuelo HPH
9. Distancia de la fuente al punto de uso LeG,PNM
1O. Contenido orgánico HPH
11. Capacidad de contención HPH
12. Calidad agua del subsuelo LeG
13. Distancia de migración HPH
C. Parámetros del aire
14. Dirección dominante del viento HPH
15. Factor de población HPH

' HPH = Hagerty, Pavoni y Heer (1973); LeG = LeGrand (1964), y LeGrand y Brown ( 1977);
PNM = Phillips, Nathwani y Mooij ( 1977).
Fuente: Canter, Knox y Fairchild, 1987, pág. 318.

La identificación de factores debe basarse en el criterio profesional colectivo de


personas con conocimientos relativos al medio o al foco de contaminación. Procedi-
mientos sistematizados como los del método Delphi pueden utilizarse para facilitar la
obtención de estos criterios y la agregación de resultados (Linstone y Turoff, 1975).
El segundo paso en el desarrollo de un índice es la asignación de los pesos de im-
portancia relativa a los factores ambientales y/o a los aspectos foco-transporte, o al
menos la jerarquización de estos factores según orden de importancia. Algunas téc-
nicas que podían utilizarse para completar esta fase incluyen el método Delphi, las
comparaciones entre pares no jerarquizados, la medida de la utilidad multiatributo,
la ordenación por jerarquías, la puntuación frente a una escala predefinida y el proce-
so de grupo-nominal. El Capítulo 5 incluye información sobre estas técnicas; a con-
tinuación se describe una de estas técnicas.
La técnica de «proceso de grupo-nominal» se ha utilizado en muchos estudios
ambientales. En el caso de asignaciones del peso de la importancia se pueden identi-
ficar cuatro fases (Canter, Knox y Fairchild, 1987): (1) un panel de expertos procede
a la generación nominal (en silencio e independientemente cada uno) de las ideas
que determinan el peso de la importancia escribiéndolas en un papel; (2) ronda de re-
cogida de las ideas generadas por los participantes en un gráfico sí/no mediante una
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 173

discusión en serie; (3) la discusión de cada idea recogida por el grupo al objeto de
proceder a su clarificación y evaluación, y (4) votación independiente sobre la priori-
dad de las ideas (es decir, los pesos de las importancias), la decisión del grupo se de-
termina mediante ordenación matemática.
Se han utilizado varios métodos para clasificar en escalas o evaluar los datos aso-
ciados con factores en metodologías de índices. Ejemplos de las técnicas de escalas o
evaluación incluyen el uso de: (1) escalas lineales o categorización basada en el al-
cance de los datos; (2) asignación de letras o números que designan categorías; (3)
curvas funcionales, o (4) la técnica de comparación en pares no jerarquizados. De
nuevo, el Capítulo 15 contiene información detallada sobre éstas y otras técnicas. El
desarrollo de los enfoques de escala y evaluación debe basarse en el criterio profe-
sional colectivo de personas con conocimiento en las áreas relacionadas con las cate-
gorías del medio y de la fuente de contaminación. Las técnicas utilizadas pueden ba-
sarse en métodos publicados por otros autores, o en la aplicación de técnicas
estructuradas como los procesos de grupo-nominal o el método Delphi.
La agregación de la información sobre los factores ponderados y jerarquizados
(es decir, evaluados) en un único índice numérico definitivo (es decir, su clasifica-
ción) es el penúltimo paso en el desarrollo del índice. La agregación puede incluir
adiciones simples, multiplicaciones y/o el uso de funciones complejas. Ott (1978) da
detalles sobre las características de los distintos métodos de agregación. Como míni-
mo, debe ut_ilizarse el criterio profesional colectivo de personas con conocimiento en
una o más áreas sustanciales.
Un último paso en el desarrollo de la clasificación de índice debe incluir la veri-
ficación en campo de su aplicabilidad. Esto puede implicar la recogida de datos y la
comprobación estadística abarcando desde comprobaciones simples hasta comple-
jas. Como mínimo, debe explorarse el posible uso del índice en términos las necesi-
dades de datos que implica y de la disponibilidad de éstos.

RESUMEN
Los indicadores y/o índices ambientales pueden ser útiles instrumentos en la elabo-
ración de la descripción del medio en el que se sitúa el proyecto propuesto. Estos
instrumentos pueden facilitar la búsqueda y la síntesis de datos, colaborar en la co-
municación de la información sobre la calidad ambiental previa y proporcionar una
base estructurada para la predicción y evaluación de impactos. En este capítulo se
han descrito ejemplos de indicadores e índices de varias categorías de los medios
biofísico y socioeconómico en términos de su posible utilización y sus limitaciones.

BIBLIOGRAFÍA
AJberti, M., y Parker, J. D.: «Indices of Environmental Quality-The Search for Credible
Measures», Environmental lmpact Assessment Review, vol. 11 , núm. 2, junio 1991 ,
págs.95-101. .
Asian Development Bank: «Guidelines for Social Analysis of Development Projects», Mani-
la, The Philippines, junio 1991, págs. 31-35.
174 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Bagley, M. D.; Kroll, C. A., y Clark, C.: «Aesthetics in Environmental Planning», EPA
600/5-73-009, US Environmental Protection Agency, Washington, DC, noviembre
1973.
Canter, L. W.; Atkinson, S. F., y Leistritz, F. L.: lmpact of Growth, Lewis Publishers, Chelsea,
Mich., 1985, págs. 235-258.
- , Knox, R. C., y Fairchild, D. M.: Ground Water Quality Protection, Lewis Publishers,
Chelsea, Mich., 1987, págs. 317-321.
- , Risser, P. G., y Hill, L. G.: «Effects Assessment of Altemate Navigation Routes from Tul-
sa, Oklahoma to Vicinity of Wichita, Kansas», University of Oklahoma, Norman, junio
1974, págs. 295-341.
Chapman, D., ed.: Water Quality Assessments: A Cuide to the Use of Biota, Sedimeñts and
Water in Environmental Monitoring, Chapman and Hall, London, 1992, págs. 183-198.
Cooper, C. F., y Zedler, P. H.: «Ecological Assessment for Regional Development», Journal
of Environmental Management, vol. 10, 1980, págs. 285-296.
Fitzsimmons, S. J.; Stuart, L. I., y Wolff, P. C.: «A Guide to the Preparation of the Social
Well-Being Account», US Bureau of Reclamation, Washington, DC, julio 1975.
Guseman, P. K., y Dietrich, K. T.: «Profile and Measurement of Social Well-Being Indicators
for Use in the Evaluation of Water and Related Land Management Planning», Mise. Pa-
per Y-78-2, US _Army Engineer Waterways Experiment Station, Vicksburg, Miss., 1978.
Hagerty, D. J.; Pavoni, J. L., y Heer, J. E., Jr.: So/id Waste Management, Van Nostrand Rein-
hold, New York, 1973, págs. 242-262.
Hunsaker, C. T., y Carpenter, D. E.: «Environmental Monitoring and Assessment Program-
Ecological Indicators», EPA 600/3-90-060. US Environmental Protection Agency, Rese-
arch Triangle Park, NC, septiembre 1990.
Knox, R. C.; Sabatini, D. A., y Canter, L. W.: Subsurface Transport and Fate Processes, Le-
wis Publishers, Ann Arbor, Mich., 1993, págs. 243-282.
LeGrand, H. E.: «System of Reevaluation of Contamination Potential of Sorne Waste Dispo-
sal Sites», Journal American Water Works Association, vol. 56, agosto 1964, págs. 959-
974.
- , y Brown, H. S .: «Evaluation of Ground Water Contamination Potential from Waste Dis-
posal Sources», Office of Water and Hazardous Materials, US Environmental Protection
Agency, Washington, DC, 1977.
Leopold, L. B.: «Quantitative Comparison of Sorne Aesthetic Factors Among.Rivers», Geo-
logical Survey Circular 620, US Geological Survey, Washington, DC, 1969.
Linstone, H. A., y Turoff, M.: The Delphi Method-Techniques and Applications, Addison-
Wesley Publishing Company, Reading, Mass., 1975.
Odum, E. P.: Fundamentals of Ecology, W. B. Saunders Company, Philadelphia, 1959, págs.
142-143.
Organization for Economic Cooperation and Development: «Environmental Indicators», Or-
ganization for Economic Cooperation and Development, París, 1991, págs. 8-10.
Ott, W. R.: Environmental Indices: Theory and Practice, Ann Arbor Science Publishers, Ann
Arbor, Mich., 1978, págs. 2, 5, 135-169, 202-213.
Phillips, C. R.; Nathwani, J. D., y Mooij, H.: «Development of a Soil-Waste Interaction Ma-
trix for Assessing Land Disposal of Industrial Wastes», Water Research, vol. 11, noviem-
bre 1977, págs. 859-868.
Salazar, M. H., y Salazar, S. M.: «Mussels as Bioindicators: A Case Study of Tributyltin Ef-
fects in San Diego Bay», Proceedings of the 17th Annual Aquatic Toxicity Workshop,
Scripps lnstitution of Oceanography, La Jolla, Calif., noviembre 1990, págs. 47-75:
Smardon, R. C.; Palmer, J. F., y Felleman, J. P.: Foundationsfor Visual Project Analysis, John
Wiley and Sons, New York, 1986.
ÍNDICES E INDICADORES AMBIENTALES QUE DESCRIBEN... 175

Thom, G. C., y Ott, W. R.: «Air Pollution Indices: A Compendium and Assessment of Indices
Used in the United States and Canada», Council on Environmental Quality and US Envi-
ronmental Protection Agency, Washington, DC, diciembre 1975, pág. 24.
Yon Gierke, H. E., et al.: «Guidelines for Preparing Environmental Impact Statements on
Noise», rep. on Working Group 69, National Research Council, National Academy of
Sciences, Washington, DC, junio 1977.
- ~

Capítulo 6
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN
DE IMPACTOS SOBRE
EL MEDIO AMBIENTE
ATMOSFÉRICO

Este capítulo trata los conceptos básicos y el planteamiento metodológico para reali-
zar un análisis científico de los posibles impactos de proyectos o actividades pro-
puestas sobre la calidad del aire. Los proyectos que producen impactos sobre la cali-
dad del aire incluyen la construcción y funcionamiento de centrales eléctricas que
queman combustibles fósiles, refinerías de petróleo, operaciones petroquímicas, si-
derurgias del hierro y del acero, incineradoras de residuos tóxicos, autopistas y auto-
vías principales así como aeropuertos. También pueden producir este tipo de impac-
tos las actividades de adiestramiento militar, los incendios controlados en zonas
forestales y la evacuación sobre el terreno de residuos tóxicos.
El principal objetivo de este capítulo es utilizar un planteamiento me_todológico
en seis etapas para cuantificar los impactos sobre la calidad del aire. Dentro de estas
etapas pueden incorporarse diversos niveles de análisis, relacionados con el alcance
de los posibles efectos sobre la calidad del aire y prestándoles la atención necesaria
en un EA o EIA. También se incluye en este capítulo información sobre la calidad
del aire, estándares de calidad del aire ambiente y exigencias de la Ley del Aire Lim-
pio de 1990.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LOS CRITERIOS


DE CALIDAD DEL AIRE

Para tratar de forma sistemática los impactos de los posibles proyectos o actividades
sobre la calidad del aire, es necesario familiarizarse con la información básica relati-
va a la contaminación atmosférica. Por ello, esta sección incluye la definición de
contaminación atmosférica y la información sobre los tipos y efectos de contaminan-
tes atmosféricos específicos, junto con un resumen de las fuentes de contaminación.

177
178 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Contaminación del aire

La «contaminación del aire» puede definirse como la presencia de uno o más conta-
minantes en la atmósfera exterior, en cantidades y duración tal que pueden ser (o
tienden a ser) nocivos para la vida del hombre, plantas o animales, o para la propie-
dad (materiales), o que pueden interferir con el uso y disfrute de la vida o propiedad,
o con la realización del trabajo. Esta definición se refiere al aire exterior o ambiente
en comparación con el aire interior o ambiente de trabajo. Este capítulo se centra en
analizar la calidad del aire en relación con la atmósfera del ambiente.
, La contaminación del aire puede producirse por la presencia de uno o más conta-
minantes. Ejemplos de algunos contaminantes tradicionales son el dióxido de azufre,
óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos, ozono, oxidantes, sulfuro
de hidrógeno, partículas en suspensión, humos y neblina. Esta lista puede dividirse
en dos categorías: gases y partículas. Los gases, como el dióxido de azufre y los óxi-
dos de nitrógeno, presentan propiedades de difusión y normalmente son fluidos
amorfos que pueden cambiar a estado sóljdo o líquido por un efecto combinado de
aumento de presión y descenso de temperatura. Las partículas representan cualquier
materia dispersa, sólida o líquida, en la cual los agregados individuales son más
grandes que las moléculas simples (alrededor de 0,0002 micrómetros, µm , de diáme-
4
tro) pero más pequeños de 500 µm (un micrómetro es 10- cm). La materia particu-
lada con un tamaño menor o igual de 1O µm tiene un interés particular, ya que puede
producir efectos sobre la salud humana. Además, las partículas pueden permanecer
en la atmósfera desde unos pocos minutos hasta varios meses; las partículas más
grandes sedimentan más rápidamente que las pequeñas.
Recientemente han adquirido importancia los «tóxicos del aire» o los contami-
nantes peligrosos del aire. Son un tipo de compuestos que pueden estar presentes en
la atmósfera y resultar potencialmente tóxicos no sólo para el hombre sino también
para todo el ecosistema. En la Ley del Aire Limpio de 1990, la categoría de los tóxi-
cos del aire incluye 189 compuestos químicos específicos que pueden resultar im-
portantes al estudiar los impactos sobre la calidad del aire (Quarles y Lewis, 1990).
Este grupo de compuestos representa sustancias típicas del medio ambiente indus-
trial, y tanto ellos como sus estándares de calidad están ajustados a las condiciones
atmosféricas externas.
La definición anterior también menciona la cantidad o concentración de conta-
minante en la atmósfera, y su duración o periodo de aparición asociado. Este es un
concepto importante, ya que los contaminantes que están presentes a concentracio-
nes extremadamente bajas y durante cortos periodos de tiempo pueden resultar insig-
nificantes al planificar y realizar un estudio de impacto.
Otros contaminantes y efectos atmosféricos que han adquirido importancia son
el smog fotoquímico, la lluvia ácida y el calentamiento global. El «smog fotoquími-
co» se refiere a la formación de constituyentes oxidantes en la atmósfera, como el
ozono, debido a la reacción fotoinducida de los hidrocarburos (o compuestos quími-
cos orgánicos volátiles) y óxidos de nitrógeno. Este fenómeno se observó por prime-
ra vez en Los Angeles (California) después de la Segunda Gue1Ta Mundial, y se ha
convertido en un importante problema de contaminación atmosférica en Estados
Unidos. La «lluvia ácida» se refiere a las reacciones atmosféricas que pueden ocasio-
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 179

nar una precipitación con un valor de pH menor que el de las precipitaciones norma-
les (que es de aproximadamente 5,7 cuando se considera que el dióxido de carbono
está en equilibrio). En los últimos años, en Europa central y en algunos países de Es-
candinavia, así como en Canadá y en el noreste de Estados Unidos, se ha prestado
especial atención a las posibles consecuencias de la lluvia ácida sobre el medio am-
biente. Los agentes causantes de la formación de la lluvia ácida están asociados con
las emisiones de dióxido de azufre y posiblemente con las emisiones de óxidos de ni-
trógeno, junto con el ácido clorhídrico gaseoso. Desde una perspectiva mundial, las
emisiones de dióxido de azufre son los principales precursores de la lluvia ácida.
Otro tema de importancia mundial es la influencia de la contaminación del aire
sobre los balances caloríficos de la atmósfera y sobre la absorción o reflexión de la
radiación solar incidente. Debido al aumento del nivel de dióxido de carbono y otros
compuestos carbonados en la atmósfera, la superficie de la tierra ha empezado a
mostrar mayores temperaturas, y esto, a su vez, puede implicar el cambio de las con-
diciones climáticas en todo el mundo.

Fuentes de contaminantes atmosféricos

Las fuentes de contaminantes atmosféricos pueden clasificarse desde distintas pers-


pectivas, incluyendo el tipo de fuente, su frecuencia de aparición y distribución espa-
cial, y los tipos de emisiones.
La caracterización del tipo de fuente puede realizarse de acuerdo a su origen na-
tural o por la actividad del hombre. Las «fuentes naturales» incluyen el polen de las
plantas, polvo transportado por el viento, erupciones volcánicas e incendios foresta-
les producidos por rayos. Las «fuentes de origen humano» incluyen los vehículos de
transporte, procesos industriales, centrales eléctricas, actividades de la construcción
y actividades de adiestramiento militar.
La caracterización de las fuentes según el número y distribución espacial incluye
categorías como fuentes sencillas o puntuales (estacionarias), fuentes zonales o múl-
tiples (estacionarias o móviles) y fuentes lineales. Las «fuentes puntuales» son ca-
racterísticas de las emisiones de contaminantes de chimeneas de procesos industria-
les, así como de chimeneas de instalaciones de combustión. Las «fuentes zonales»
incluyen el tráfico de vehículos, emisiones de polvo pasajero procedentes de pilas de
material de reserva o de la construcción, o de actividades de adiestramiento militar
en amplias zonas geográficas. En la Figura 6.1 se describen las categorías que pue-
den usarse para analizar las fuentes de contaminantes atmosféricos en una zona geo-
gráfica determinada.

Efectos de los contaminantes atmosféricos

Los efectos de la contaminación del aire también pueden dividirse en distintas cate-
gorías, que abarcan los efectos relacionados con la salud y los asociados con el dete-
rioro de la propiedad o materiales o con la disminución de las características estéti-
cas de la atmósfera. Ejemplos de efectos sobre la salud humana incluyen irritaciones
, -- - -- - -- - - ~- -"- - --

1 Fuentes zonales y puntuales 1

1 1 1 1

Fuentes Combustión Emisiones procedentes Evacuación de Varias


de transporte en fuentes de pérdidas en procesos residuos sólidos
estacionarias industriales

1 1 1 1

óviles Combustible Industrias Incineración Incendios


ción residencial de procesos on-site forestales
mbustibles Combustible químicos y municipal Incendios de
vehículos comercial y Industrias Quema a cielo edificaciones
erreno de uso público alimentarias abierto, etc. Quema de
s Combustible y agrícolas residuos
industrial Industrias de de carbón
s Combustible de la metalurgia Quema de
as por centrales de Industrias de residuos
oración generación de productos agrícolas, etc.
manipulación energía eléctrica minerales
solinas Industrias de
la refinería
de petróleo, etc.

RA 6.1. Categorías de fuentes para los inventarios de emisiones (Environmental Protection Agency, 1972).
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 181

oculares, dolores de cabeza y dificultades respiratorias. Las plantas y cultivos han es-
tado sometidos a las consecuencias indeseables de la contaminación atmosférica,
produciéndose formas de crecimiento anormales, decoloración o moteado de las ho-
jas y muerte. Los animales como el ganado han sido objeto de las consecuencias in-
deseables de los fluoruros de la atmósfera. El deterioro de la propiedad y los mate-
riales incluyen la devaluación de la propiedad debido a los olores, deterioro de los
materiales como las estatuas de hormigón y decoloración de las superficies pintadas
de los coches, edificios y puentes. Los efectos estéticos incluyen la reducción de vi-
sibilidad, la decoloración del aire, el smog fotoquímico relacionado con la interrup-
ción del tráfico en los aeropuertos y los aspectos molestos de los olores y el polvo.

TABLA 6.1. Estándares nacionales de calidad del aire ambiente (NAAQS)

Primario Secundario
(relacionado con la salud) (relacionado con el bienestar)
Conta- Tipo Concentración Tipo Concentración
minante de media del estándar de media del estándarª

co 8 horal 9ppm No existe estándar secundario


(10 mg/m3)
1 horab 35 ppm No existe estándar secundario
3
(40 mg/m )
Media aritmética anual 0,053 ppm El mismo que el estándar primario
(100 µg/m 3)
Máximo diario 0,12 ppm El mismo que el estándar primario
media de 1 horac (235 µg/m 3)
3
Pb Máxima media cuatrimestral 1,5 µg/m El mismo que el estándar primario
3
MP-10 Media aritmética anuald 50 µg/m El mismo que el estándar primario
3
24 horasd 150 µg/m El mismo que el estándar primario
Media aritmética anual 80 µg/m 3 3 horash 1300 µg/m 3
(0,03 ppm) (0,50 ppm)
24 horasb 365 µg/m 3

ª El valor entre paréntesis es aproxímadamente una concentración equivalente.


b No debe superarse más de una vez al año.
' El estándar se consigue cuando el número esperado de días por calendario anual con concentracio-
nes medias horarias máximas por encima de O, 12 ppm son iguales o menores que 1, según se determina
en el Apéndice H de los NAAQS para el ozono en el Código de Reglamentaciones Federales.
• Los estándares para partículas utilizan la MP-10 (partículas menores de 10 µ de diámetro) como
indicador de contaminación. El estándar anual se consigue cuando la concentración esperada de la me-
dia aritmética anual es menor o igual a 50 µg/m 3 ; el estándar de las 24 horas se consigue cuando el nú-
mero esperado de días por calendario anual con concentraciones por encima de 150 µg/m 3 es igual o me-
nor a 1, según se determina en el Apéndice K de los NAAQS para la MP en el Código de
Reglamentaciones Federales.
Fuente: EPA, 1992, pág. 3.
182 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

HERRAMIENTAS DE LEGISLACIÓN
Y REGLAMENTACIONES FEDERALES

En noviembre de 1990 se rectificó y aprobó, por el Congreso de Estados Unidos con


el acuerdo del Presidente, la Ley del Aire Limpio. Ejemplos de los estándares, regla-
mentaciones e información detallada que desarrolla la Ley del Aire Limpio de l 990,
o sus precursoras, incluidas en el Código de Reglamentaciones Federales (CFR) son
los estándares primarios y secundarios de calidad del aire (Parte 50), los planes de
desarrollo estatal (Parte 51), el control del aire ambiental (Partes 53 y 58), los están-
dares de emisión nacionales para los contaminantes tóxicos de la atmósfera tParte
61), la regulación de los combustibles y sus aditivos (Parte 80), el control de la con-
taminación atmosférica procedente de automóviles y sus motores (Parte 85) y el
control de la contaminación atmosférica procedente de los aviones y sus motores
(Parte 87) (EPA, 1991 c). La Parte 60 contiene los estándares de funcionamiento pa-
ra nuevas fuentes estacionarias, incluyendo estándares de emisión para un gran nú-
mero de fuentes, generadores de vapor con combustibles fósiles, incineradoras,
plantas de ácido nítrico, refinerías de petróleo, metalurgias de plomo primarias y se-
cundarias, plantas de tratamiento de aguas residuales, fábricas de fertilizantes fosfa-
tados, fábricas de pasta Kraft, estaciones de carga de gasolina a granel y muchas
otras (EPA, 1991c).
La Tabla 6.1 incluye la lista de los estándares nacionales de calidad del aire am-
biente, vigentes en Estados Unidos desde 1992. Los estándares primarios se centran
en prevenir cualquier impacto adverso sobre la salud humana. Los demás estándares
están relacionados con la calidad del aire ambiente en Estados Unidos e incluyen los
contaminantes tóxicos.
Se han desarrollado y difundido estándares de emisión, también denominados
«estándares de funcionamiento de nuevo origen», para más de 60 categorías de fuen-
tes industriales en EIA relacionados con las mismas.
La mayoría de estos nuevos estándares de funcionamiento se desarrollaron entre
1977 y 1990. La Ley del Aire Limpio de 1977 fue la legislación básicl:l. sobre conta-
minación atmosférica, vigente en Estados Unidos alrededor de trec~ años hasta fue
reemplazada por las enmiendas de 1990. Las Tablas 6.2 y 6.3 muestran los estánda-
res de emisión para generadores de vapor que queman combustible fósil y refinerías
de petróleo, respectivamente.
Otro aspecto importante es la regulación de los contaminantes atmosféricos tóxi-
cos, también denominados «tóxicos del aire». Este programa, creado por la Sección
112 del la ley, da una gran importancia a la regulación de la contaminación atmosfé-
rica; tiene relevancia para diversos proyectos y actividades, por lo que muchos conta-
minantes atmosféricos específicos se contemplan en la nueva ley. La Tabla 6.4 inclu-
ye una lista de 189 sustancias reguladas por la EPA en la Sección 112 como tóxicos
del aire. La reglamentación incluye el establecimiento de estándares de emisión, es-
tándares de calidad del aire ambiente y tecnologías de control.
La Ley del Aire Limpio de 1990 incluye también otras categorías de fuentes para
las cuales la EPA puede establecer, bajo la Sección 112, estándares para una tecnolo-
gía de máximo control (MACT, maximum-achievable control technology).

1 1
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 183
l
TABLA 6.2. Estándares* de emisión para generadores de vapor que queman con
combustible fósil

Contaminante Estándares

Materia particulada 1. Ningún propietario u operador podrá descargar a la atmósfera gases


procedentes de instalaciones afectadas que:
a) Contengan materia particulada en cantidades superiores a un apor-
te calorífico de 43 nanogramos por julio (ng/J) (O, 10 lb por millón
de Btu) procedente de combustibles fósiles o combustibles fósiles
y residuos de madera.
b) Muestren más de 20 por 100 de opacidad excepto para un periodo
de 6 minutos por hora o no más de 27 por 100 de opacidad.
Dióxido de azufre 1. Ningún propietario u operador podrá descargar a la atmósfera gases
que contengan dióxido de azufre procedentes de instalaciones afecta-
das en cantidades superiores a:
a) Un aporte calorífico de 340 ng/J (0,80 lb por millón de Btu) proce-
dente de combustibles fósiles líquidos o combustibles fósiles líqui-
dos y residuos de madera.
b) Un aporte calorífico de 520 ng/J ( 1,2 lb por millón de Btu) proce-
dente de combustibles fósiles sólidos o combustibles fósiles sóli-
dos y residuos de madera.
2. Cuando se queman diferentes combustibles fósiles simultáneamente
en cualquier combinación, el estándar aplicable (en nanogramos por
julio) se determinará por prorrateo utilizando la siguiente fórmula:
PSso2 = [y (340) + z (520))/(y + z)
donde: PS502 estándar prorrateado para el dióxido de azufre cuan-
do se queman diferentes combustibles simultánea-
mente, con un aporte calorífico procedente de todos
los combustibles fósiles quemados o de todos los
combustibles fósiles y residuos de madera quema-
dos, ng/J.
y = aporte calorífico total procedente de los combusti-
bles fósiles líquidos, %.
z = aporte calorífico total procedente de los combustibles
fósiles sólidos, %.
Óxidos de nitrógeno 1. Ningún propietario u operador podrá descargar a la atmósfera gases
que contengan óxidos de nitrógeno, expresados como NO2, proceden-
tes de instalaciones afectadas en cantidades superiores a:
a) Un aporte calorífico de 86 ng/J (0,20 lb por mHlón de Btu) proce-
dente de combustibles fósiles gaseosos.
b) Un aporte calorífico de 129 ng/J (0,30 lb por millón de Btu) proce-
dente de combustibles fósiles líquidos o combustibles fósi les líqui-
dos y residuos de madera o combustibles fósiles gaseosos y resi-
duos de madera.

(continúa)
184 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 6.2. Estándares* de emisión para generadores de vapo r que queman con
combustible fosil (continuación)

Contaminante Estándares

c) Un aporte calorífico de 300 ng/J (0,70 lb por millón de Btu) proce-


dente de combustibles fósiles sólidos o combustibles fósiles sóli-
dos y residuos de madera (a excepción del lignito o un combustible
fósil sólido que contenga 25 por 100, en peso, o más de restos de
carbón).
d) Un aporte calorífico de 260 ng/J (0,60 lb por millón de Btu) proce-
dente de lignito o lignito y residuos de madera (a excepción de lo
estipulado en el apartado l e)).
e) Un aporte calorífico de 340 ng/J (0,80 lb por millón de Btu) proce-
dente del lignito extraído en Dakoti: del Norte, Dakota del Sur o
Montana y que se quema en una unidad de quemado en ciclón.
2. Excepto lo estipulado en los apartados 3 y 4 siguientes, cuando dife-
rentes combustibles fósiles se queman simultáneamente en cualquier
combinación, el estándar aplicable (en nanogramos por julio) se deter-
minará por prorrateo utilizando la siguiente fórmula:

PSNo, = w (260) + x (86) + y ( 130) + z (300)


w+x+y+z
donde: PSNo, = estándar prorrateado para los óxidos de nitrógeno
cuando se queman diferentes combustibles simultá-
neamente, para un aporte calorífico (ng/J) proceden-
te de todos los combustibles fósiles quemados o de
todos los combustibles fósiles y residuos de madera
quemados.
w = aporte calorífico total procedente del lignito, %.
x = aporte calorífico total procedente de los combusti-
bles fós iles gaseosos, %.
y aporte calorífico total procedente de los combusti-
bles fósi les líquidos, %.
z aporte calorífico total procedente de los combusti-
bles fósi les sólidos (excepto el lignito),%.

3. Cuando un combustible fósil que contiene al menos un 25 por 100 en


peso de restos de carbón, se quema junto con combustibles fósi les o
residuos de madera gaseosos, líquidos o sólidos, no se aplica estándar
para los óxidos de nitrógeno.
4. Las unidades de quemado en ciclón que utilizan combustibles con al
menos un 25 por 100 de ligni to, extraído en Dakota del Norte, Dakota
del Sur o Montana, permanecen sujetos al apartado l e) anterior, inde-
pendientemente de los tipos de combustibles quemados en combina-
ción con el lignito.

* Los estándares están extraídos de las Secciones 60.42, 60.43 y 60.44 del Código de Reglamentacio-
nes Federales (CFR) Vol. 40, Subparte C.
Fuente: Recopilado utilizando datos de la EPA, 1991c.

11
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO ... 185

TABLA 6.3. Estándares* de emisión para refinerías de petróleo

Conta-
minante Estándares

Materia 1. Ningún propietario u operador descargará ni podrá producir la descarga a la atmós-


particulada fera procede nte del regenerador del catalizador de la unidad de desintegración del
flu ido catalítico de:
a) Materia particulada en cantidades superiores a una combustión de coque de 1,0
kg/1.000 kg ( 1,0 lb/ 1.000 lb) en e l regenerador catalítico.
b. Gases que muestren más del 30 por l 00 de opacidad, excepto para una media de
opacidad de 6 minutos durante un periodo de 1 hora.
2. Cuando los gases descargados por el regenerador del catalizador de la unidad de de-
sintegración del fluido catalítico pasan a una incineradora o a una caldera de resi-
duos donde se quema el combustible fósil líquido o sólido, auxiliar o suplementario,
la materia particulada que supera lo permitido en el apartado l a) anterior puede emi-
tirse a la atmósfera, excepto cuando el incremento de las emisiones de materia parti-
c ulada superen un apone calorífico de 43,0 g/MJ (0, l O lb/millón de Btu) atribuido al
combustible fósil líquido o sólido.
Monóxido Ningún propietario u operador descargará ni podrá producir la descarga a la at-
de carbono mósfera de gases procedentes del regenerador del catalizador de la unidad de desin-
tegración del fluido catal ítico que contengan monóxido de carbono (CO) en cantida-
des superiores a 500 ppm en volumen (base seca).
Óxidos 1. Ningún propietario u operador podrá:
de azufre a. Quemar en ningún dispositivo de combustión combustibles gaseosos que con-
tengan sulfuro de hidrógeno (H 2S) en cantidades superiores a 230 mg/dscm (me-
tro cúbico de estándar seco) (0, 1O gr/clscf) (pie cúbico de estándar seco). Están
exentos la combustión en una antorcha ele los gases del proceso o el gas de com-
bustión liberado a la antorcha como resultado de escapes en la válvula de seguri-
dad u otros funcionamientos defectuosos del sis tema ele emergencia .
b) Descargar o producir la descarga a la atmósfera de gases procedentes de plantas
tipo Claus ele recuperación ele azufre que contengan más ele:
i. 250 ppm en vol umen (base seca) ele dióxido de azufre (SO 2) en un O por 100
de aire en exceso para un sistema ele control ele la oxidación o un sistema de
control de la reducción seguido por incineración.
11. 300 ppm en volumen (base seca) de compuestos de azufre reducidos y I O
ppm de sulfuro de hidrógeno (H2S), calculados como ppm de SO2 en volu-
men (base seca) e n un O por 100 de aire en exceso para un sistema de control
de la reducción no seguido por incineración.
2. Cada propietario u operador debe cumplir para cada regenerador del catalizador de
la unidad de des integrac ión del fluido catalítico una ele las siguientes condiciones:
a) Con un dispositivo de control de la ad ición, reducir al 90 por 100 las emisiones a
la atmósfera de dióx ido de azufre o mantener las emisiones a la atmósfera de
dióxido de azufre en valores menores o iguales a 50 ppm en vol umen (vppm ),
que es menos estricto.
b) Sin la utilización de un dispositivo de control de la adición , mantener las emisio-
nes a la atmósfera de óxido ele azufre, calculado como dióxido de azufre, en valo-
res menores o iguales a 9,8 kg/1.000 kg de combustión de coque.
e) Procesar en el regenerador del catalizador de la unidad de desintegración del
fluido catalítico el caudal de refrigeración que tiene un contenido de azufre total
no superior al 0,30 por 100 en peso.

* Los estándares están extraídos de las Secciones 60.102, 60. t 03 y 60.104 del Código de Reglameniaciones
Federales (CFR), Parte 40, Subparte C.
F11e111e: Recopilado utilizando datos de la EPA, 1991c.
186 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 6.4. Lista de contaminantes atmosféricos peligrosos regulados por la Sec-


ción 112 de la Ley del Aire Limpio

Nombre químico

Acetaldehído o-Creso! Cloruro de etilo


Acetamida m-Cresol (cloroetano)
Acetonitrilo p-Cresol Dibromuro de etileno
Acetofenona Cumeno (dibromoetano)
2-acetilaminofluoreno Sales y ésteres del 2,4-D Dicloruro de etileno
Acroleína DDE ( 1,2-dicloroetano)
Acrilamida Diazometano Etilén glicol
Ácido acrílico Dibenzofuranos ~tilén imina (arizidina)
Acrilonitrilo 1,2-Dibromo-3- Oxido de etileno
Cloruro de alilo cloropropano Etilén tiourea
4-aminodifenilo Dibutilftalato Cloruro de etilideno
Anilina 1,4-(p)Diclorobenceno ( 1, 1-dicloroetano)
o-An•isidina 3,3-Diclorobencideno Formaldehído
Asbesto Éter dicloroetílico Heptacloro
Benceno [B is(2-cloroeti 1)éter] Hexabromobenceno
(incluyendo el benceno 1,3-Dicloropropeno Hexaclorobutadieno
de la gasolina) Diclorvos Hexaclorociclopentadieno
Bencidina Dietanolamina Hexacloretano
Tricloruro de bencilo N,N-Dietilanilina Hexametilén-1,6-diiso-
Cloruro de bencilo (N.N-dimetilanilina) cianato
Bifenilo Sulfato dietílico Hexametilfosforamida
Bis (2-etilhexil)ftalato 3,3-Dietoxibencidina Hexano
(DEHP) Aminoazobenceno Hidrazina
Bis(clorometil)éter dimetílico Cloruro de hidrógeno
Bromoformo 3,3 '-Dimetil bencidina Flu~ruro de hidrógeno
1,3-B utadieno Cloruro de dimetil (Acido fluorhídrico)
Cianamida de calcio carbamoilo Hidroquinona
Caprolactamo Dimetil formamida Isoforeno
Captano 1, 1-Dimetil hidrazina Lindano (todos los
Carbarilo Ftalato dimetílico isómeros)
Disulfuro de carbono Sulfato dimetílico Anhídrido maleico
Tetracloruro de carbono 4,6-Dinitro-o-cresol, Metano!
Sulfuro de carbonilo y sus sales Metoxicloro
Catecol 2,4-Dinitrofenol Bromuro de metilo
C lorambeno 2,4-Dinitrotolueno (bromometano)
Clordano 1,4-Dioxano (óxido de Cloruro de metilo
Cloruro 1,4-dietileno) (clorometano)
Ácido cloroacético 1,2-Difenilhidrazina Metil cloroformo
2-Cloroacetofenona Epiclorhidrín ( 1, 1, 1-tricloroetano)
Clorobenceno (l-cloro-2,3- Metil etil cetona (2-buta-
Clorobencilato epoxipropano) nona)
Cloroformo 1,2-Epoxibutano Metil hidrazina
Clorometil metil éter Acrilato de etilo Yoduro de metilo
Cloropreno Etil benceno (yodometano)
Cresoles o ácido cresólico Carbamato de etilo Metil isobutil cetona
(isómeros y mezclas) (uretano) (hexona)
(continúa)
-----
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 187

TABLA 6.4. Lista de contaminantes atmosféricos peligrosos regulados por la Sec-


ción 11 2 de la Ley del Aire Limpio (continuación)

Nombre químico

Metil isocianato Propoxur (baigón) Bromuro de vinilo


Metil metacrilato Dicloruro de propileno Cloruro de vinilo
Metil tert bu til éter , ( l ,2-dicloropropano) Cloruro de vinilideno
4,4-Metilen bis (2-cloro- Oxido de propileno ( l , 1-dicloroetileno)
anilina) 1,2-Propilenimina Xilenos
Cloruro de metileno (2-metil-aziridina) (isómeros y mezclas)
Metilén difenil diiocianato Quinolina o-Xilenos
(MDI) Quinona m-Xilenos
4,4 '-Metilendianilina Estireno p-Xilenos
Naftaleno Óxido de estireno Compuestos de antimonio
Nitro benceno 2,3,7,8- Compuestos de arsénico
5-Nitrobifenilo Tetraclorodibenzo- (inorgánicos,
4-Nitrofenol p-dioxina incluyendo arsina)
2~Nitropropano l , 1,2,2-Tetracloroetano Compuestos de berilio
N-N itroso-N-metil urea Tetracloroetileno Compuestos de cadmio
N-Nitrosodimetilamina (percloroetileno) Compuestos de cromo
N-Nitrosonorfolina Tetracloruro de titanio Compuestos de cobalto
Paratión Tolueno Emisiones de hornos de
Pentacloronitrobenceno 2,4-Toluen diamina coque
(quintobenceno) 2,4-Toluen diisocianato Compuestos de cianuroª
Pentaclorofenol o-Toluidina Glicol éteresb
Fenol Toxafeno (camfeno Compuestos de plomo
p- Fenilendiamina poi iclorado) Compuestos de
Fosgeno 1,2,4-Triclorobenceno manganeso
Fosfina 1, 1,2-Tricloroetano Compuestos de mercurio
Fósforo Tricloroetileno Fibras minerales finase
Anhídrido ftálico 2,4,5-Triclorofenol Compuestos de níquel
Bifenilos policlorados 2,4,6-Triclorofenol Materia orgánica
(arocloros) Trietilamina policíclici
l ,3-Propano sultona Trifluralina Radionucleidos
beta-Propiolactona 2,2,4-Trimetilpentano (incluyendo radón)°
Propionaldehído Acetato de vinilo Compuestos de selenio

" X'CN donde X= H' o cualquier otro grupo donde pueda ocurrir una disociación formal.
b Incluye mono- y di-éteres o etilenglicol, dietilenglicol y trietilenglicol R-(OCH2CH2) n-OR',

donde n = 1,2 o 3; R' = grupos alquilo o arilo; R' = R, H o grupos que, cuando se eliminan, producen
éteres de gl icol con la estructura R-(OCH2CH)n-OH. Los polímeros quedan excluidos de la categoría
del g licol.
e Incluye emisiones de fibras minerales procedentes de instalaciones de fabricación o procesamiento

del vidrio, roca o fibras de escoria (u otras fibras minerales derivadas) con un diámetro medio menor o
igual a 1 µm.
d Incluye compuestos orgánicos con más de un anillo benceno y que tienen un punto de ebullición
mayor o igual a IOOºC.
' Un tipo de átomo que experimenta una desintegración radioactiva espontánea.
Fuente: Adaptado de Quarles y Lewis, 1990, págs. 86-88.
188 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Otras disposiciones de la Ley del Aire Limpio de 1990 que pueden tener relevan-
cia para los estudios de impacto son las disposiciones de no cumplimiento (Título 1),
reducciones de las emisiones de vehículos mediante la· utilización de combustibles
alternativos (Título 11), control de la lluvia ácida, dióxido de azufre y/o dióxido de
nitrógeno mediante la utilización de tecnologías apropiadas y autorizaciones comer-
ciales (Título IV), exigencias permitidas (Título V) y reducciones de las emisiones
de clorofluorocarbonos para proteger la capa de ozono (Título VI).
La conclusión relativa a la legislación sobre la calidad del aire es que la zona en
cuestión es dinámica; las reglamentaciones vigentes están abiertas para ser comple-
mentadas. Los programas estatales deben ser tan estrictos como los requisitos fede-
rales y pueden serlo aún más dependiendo de los contaminantes y circunstancias.
Por lo tanto, para realizar de forma apropiada estudios de impacto sobre la calidad
del aire es necesario mantener actualizada la zona en cuestión.

PLANTEAMIENTO CONCEPTUAL PARA CONTEMPLAR


LOS IMPACTOS SOBRE EL MEDIO AMBIENTE
ATMOSFÉRICO
Con el fin de contemplar los impactos sobre el medio ambiente atmosférico, se pro-
pone un modelo en seis etapas o actividades para planificar y realizar los estudios de
impacto. Este modelo es flexible y puede adaptarse a diversos tipos de proyectos me-
diante modificación, en caso necesario, para tratar los aspectos específicos de pro-
yectos determinados en localizaciones extraordinarias. Las etapas identificadas son
típicas de estos estudios de impacto. Debe observarse que este modelo se centrará en
los proyectos y sus impactos sobre la calidad del aire; sin embargo, el modelo tam-
bién puede aplicarse a planes, programas y acciones reguladoras (o autorizadoras).
Las seis etapas genéricas asociadas con los impactos sobre el medio ambiente at-
mosférico son: ( l) identificación de las emisiones e impactos de los contaminantes
atmosféricos relacionados con la construcción y funcionamiento del proyecto; (2)
descripción del entorno medioambiental en cuanto a calidad atmosférica existente,
inventario de emisiones y datos meteorológicos en la zona de estudio; (3) obtención
de leyes, reglamentaciones o criterios oportunos relacionados con los estándares de
calidad del aire y/o de emisión de contaminantes; (4) realización de actividades pre-
dictoras de impactos, incluyendo la utilización de balances de masa, simples cálcu-
los de dilución, modelos matemáticos generales y/o predicciones cualitativas basa-
das en el estudio de casos y opiniones profesionales; (5) utilización de la
información oportuna de la etapa 3, junto con opiniones profesionales y públicas, pa-
ra evaluar el significado de los impactos beneficiosos y pe1judiciales previstos, y (6)
identificación, desan-ollo e incorporación de medidas con-ectoras apropiadas para los
impactos adversos. La Figura 6.2 describe la relación entre las seis etapas o activida-
des según el planteamiento conceptual propuesto.
Este modelo puede utilizarse para planificar un estudio relativo a los impactos
sobre la calidad del aire, para desarrollar este trabajo y/o para revisar la información
relativa a los impactos sobre la calidad del aire en una EA o EIA.
~ -

PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 189

Etapa 1: Identificación de los impactos del proyecto propuesto sobre la calidad del aire

Etapa 2: •
Descripción de las condiciones existentes en el medio ambiente atmosférico

Etapa 3: •
Obtención de estándares y/o directivas de ca lidad del aire

Etapa 4:

Predicción de impactos

Etapa 5:

Valoración de la importancia del impacto

Etapa 6: •
Identificación e incorporación de medidas correctas

FIGURA 6.2. Planteamiento conceptual para el estudio centrado en los impactos


sobre el medio ambiente atmosférico.

ETAPA 1: IDENTIFICACIÓN DE LOS TIPOS


Y CANTIDADES DE CONTAMINANTES ATMOSFÉRICOS
Y SUS IMPACTOS
Una etapa inicial apropiada cuando se analiza cualquier proyecto o actividad pro-
puesta es considerar qué tipos de contaminantes atmosféricos pueden emitirse duran-
te las fases de construcción y/o funcionamiento, así como las cantidades de contami-
nantes que se espera se produzcan. Se sugiere utilizar la información relativa a los
factores de emisión, organizada según el tipo de proyecto o actividad. Un «factor de
emisión» es la tasa media a la cual se emite un contaminante a la atmósfera como re-
sultado de actividades como la combustión o producción industrial, dividido por el
nivel de esa actividad (EPA, 1973).
Los «factores de emisión» relacionan los tipos y cantidades de contaminantes
emitidos con indicadores como la capacidad de producción, cantidad de combustible
quemado o millas recorridas por un vehículo.
Existe una considerable fuente de información sobre los factores de emisión para
un gran número de proyectos y actividades asociadas. La información sobre el factor
de emisión se ha desarrollado utilizando técnicas (tales como ensayos sobre las fuen-
tes) que comprenden medidas relacionadas con variables de proceso múltiples o me-
didas simples no definidas claramente, en relación con las condiciones de funciona-
miento del proceso, preparación de balances de materia del proceso, así como
valoraciones ingenieriles y opiniones profesionales (EPA, 1973). Para indicar la pre-
cisión de los factores evaluados para un proceso específico cada factor para la variable
de proceso se clasifica como A, B, C, Do E. Para un proceso con una clasificación A,
el factor de emisión se considera excelente, basándose en las mediciones en campo de
un gran número de fuentes. Un proceso clasificado como B se considera por encima
de la media, basándose en un número limitado de mediciones en campo. Una clasifi-
cación de C se considera como media; D por debajo de la media y E pobre.
190 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

La infonnación clave sobre los factores de emisión se encuentra en la Publica-


ción AP-42 de la EPA; esta publicación se distribuyó originalmente en 1973. Se han
publicado algunas ediciones y complementos posteriores al compendio AP-42 origi-
nal. El Volumen 1 de la edición más reciente contempla las fuentes puntuales y zona-
les estacionarias, tales como la combustión de fue!, combustión de residuos sólidos,
evaporación de combustibles y disolventes, procesos industriales y fuentes variadas
(EPA, l 985). Los complementos al Volumen 1 se publicaron en 1986, 1988, 1990,
1991 y 1992 (es importante utilizar la información más reciente para describir los
factores de emisión relativos a un proyecto). El Volumen 2 contempla las fuentes
móviles, y la edición de 1991 revisa los factores de emisión previos para fuentes mó-
viles en autopistas (EPA, 1991). Se da información sobre el factor de emisión para
ocho tipos de vehículos y el tráfico de vehículos en autopistas en diferentes condicio-
nes, tales como el calendario anual, velocidad media, temperatura, volatilidad del
combustible y fonnas de funcionamiento. El primer punto de contacto para adquirir
las publicaciones del AP-42 es la EPA, localizada en el Research Triangle Park (Ca-
rolina del Norte). Otras fuentes de infonnación sobre los f<}ctores de emisión son las
publicaciones de la Annada de Estados Unidos, muchas de las cuales han sido desa-
rrolladas por el Anny Construction Engineering Research Laboratory de Estados
Unidos; en Schanche y colaboradores (1976) figura un ejemplo específico.
La infonnación sobre los diversos tipos de factores de emisión se presentará en
fonna de ejemplos. Para saber qué tipos de factores de emisión buscar, una tarea ini-
cial sería identificar y enumerar sistemáticamente las actividades de construcción y/o
funcionamiento que pueden generar contaminantes atmosféricos. Después de elabo-
rar esta lista debe conseguirse infonnación sobre los factores de emisión específicos
para cada tipo de fuente. En la Tabla 6.5 se describen ejemplos de posibles fuentes
de contaminación atmosférica relacionadas con las instalaciones de la Armada de
Estados Unidos.
Las carreteras sin pavimentar son una fuente de contaminación atmosférica co-
mún para muchos proyectos y actividades. En las carreteras sin pavimentar son típi-
cos los penachos de polvo detrás de los vehículos, ya que cuando el vehículo se mue-
ve sobre este tipo de carreteras, la fuerza de las ruedas sobre la superficie pone en
suspensión el material superficial. Las ruedas levantan y lanzan las partículas y la su-
perficie de la carretera se ve expuesta a fuertes corrientes de aire con movimiento
turbulento. La estela turbulenta (detrás del vehículo) continúa actuando sobre la su-
perficie de la carretera aún después de pasar el vehículo (EPA, 1975). Como aproxi-
mación, la producción media de polvo pasajero (polvo generado en las can-eteras sin
pavimentar, denominado así porque no se descarga a la atmósfera en forma de una
corriente de flujo limitado) se considera 75 lb por milla recorrida por el vehículo
(Hesketh y Cross, 1981).
La cantidad específica de polvo generado para un tramo determinado de la ca-
netera sin pavimentar varía linealmente con el volumen de tráfico. Además, las
emisiones dependen de parámetros de corrección (velocidad media de vehículos,
mezcla de vehículos, textura de la superficie y humedad de la superficie) que carac-
terizan la condición de una carretera en particular y el tráfico de vehículos asociado
(EPA, 1975). Para el margen típico de velocidad en las carreteras no pavimentadas,
que es 30 a 50 millas/hora (50 a 80 km/h), los resultados de las mediciones en cam-
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 191

TABLA 6.5. Ejemplos de fuentes de contaminación atmosférica asociadas con ins-


talaciones de la Armada de Estados Unidos

l. Fuentes de combustión externa.


l. I Combustión de carbón bituminoso.
1.2 Combustión de carbón de antracita.
1.3 Combustión del fueloil.
1.4 Combustión de gas natural.
1.5 Combustión del gas licuado del petróleo.
l.6 Combustión de residuos de madera en calderas.
1.7 Combustión de lignito.
2. Evacuación de residuos sólidos.
2.1 Incineración de basuras.
2.2 Quema a cielo abierto.
2.3 Incineración de fangos de depuradora.
3. Fuentes de aparatos de combustión interna.
3. 1 Vehículos de las autopistas.
3.2 Fuentes móviles, fuera de las autopistas.
3.3 Fuentes estacio narias, fuera de las autopistas.
4. Fuentes de pérdidas por evaporación.
1:
4.1 Limpieza en seco.
4.2 Recubrimiento de superficies.
4.3 Almacenamiento del petróleo.
4.4 Venta de gasol ina.
8. Industria de productos minerales.
8. 1 Plantas de hormigón asfáltico.
8.9 Lavado del carbón.
8.10 Dosificación del hormigón.
8. 19 Procesado de arena y grava.
8.20 Explotación y procesado de piedra.
11 . Varias.
11.1 Incendios forestales no provocados.
I l.2 Fuentes de polvo pasajero.
Apéndice A. Datos variados.
Apéndice B. Factores de emisión proyectados para vehículos de autopistas.

Nota: Los números corresponden a las secciones de la Publicación AP-42 y complementos de la EPA
(1973).
Fuente: Schanche y col., 1976, pág. 9.

po indican que la cantidad de emisión es directamente proporcional a la velocidad


del vehículo.
Las mediciones en campo indican además que el polvo producido por los vehícu-
los en las caneteras sin pavimentar es proporcional al número de ruedas. Para las ca-
rreteras con un número significativo de vehículos de seis o más ruedas debería ajus-
tarse el volumen de tráfico para igualarlo con el mismo número de vehículos de
cuatro ruedas.
192 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

Además, se ha comprobado que las emisiones de polvo en las carreteras no pavi-


mentadas varían en proporción directa con la fracción de «limo» (es decir, las partí-
culas menores de 75 µm de diámetro, según define la American Association of State
Highway Officials) en el material superficial de la carretera. La fracción de limo se
determina midiendo la proporción de polvo superficial seco que atraviesa un tamiz
de 200. El contenido de limo para una carretera de grava tiene como valor medio al-
rededor del 12 por 100 y para una carretera polvorienta se estima en función del con-
tenido de limo del suelo original de la zona. Las carreteras sin pavimentar tienen una
superficie dura no porosa que se seca rápidamente después de la lluvia. La reducción
temporal de las emisiones debido a la lluvia puede explicarse por las emisiones eri
los «días húmedos»; es decir, los días con más de 0,01 pulgadas (0,254 mm) de llu-
via. La emisión de polvo pasajero procedente de una carretera sin pavimentar, por
milla recorrida por el vehículo, puede estimarse (dentro del ±20 por 100) utilizando
la siguiente expresión empírica (EPA, 1975):

E= (O 81s)
'
(_§_)
30
(360365-w)
donde: E = factor de emisión, lb por milla de vehículo.
s = contenido de limo del material superficial de la carretera, %.
S = velocidad media de los vehículos, millas/hora.
w = media anual del número de días con 0,01 pulgadas (0,25 mm) o más
de lluvia.
La ecuación es válida para velocidades de vehículos entre 30 a 50 millas/h (50 a
80 km/h).
En la Tabla 6.6 se muestran los factores de emisión para incineradoras de basuras,
junto con otros tipos de incineradoras. Los factores de emisión de la Tabla 6.6 se clasi-
fican como A, considerándose excelentes, ya que los datos corresponden a las medicio-
nes en campo de un gran número de fuentes. Para utilizar la información sobre los fac-
tores de emisión es deseable determinar la clasificación de la categoría (si se conoce).
También está disponible la información sobre los factores de emisión para seis
tecnologías de corrección de emplazamientos de Superfondo (tratamiento térmico,
stripping con aire, extracción de vapor del suelo, solidificación y estabilización, tra-
tamiento físico y químico y tratamiento biológico y sobre el terreno). Los contami-
nantes contemplados incluyen compuestos orgánicos volátiles, metales, materia par-
ticulada, dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono, ácido
clorhídrico y ácido fluorhídrico (Thompson, Inglis y Eklund, 1991 ). En Watkins
(1989) también se encuentra disponible un modelo de emisiones para embalses su-
perficiales.
Un tema de importancia creciente es la información sobre los factores de emisión
para contaminantes atmosféricos tóxicos (peligrosos) (EPA, 1988c). Están surgiendo
textos de referencia sobre este tema y otros ejemplos de fuentes de contaminación.
Es importante la referencia de Pope, Cruse y Most (1988) que suministra los factores
de emisión para contaminantes y fuentes atmosféricas tóxicas. En el artículo, estos
factores se obtuvieron mediante una revisión bibliográfica para más de 200 com-
A 6.6. Factores de emisión para incineradoras de basuras sin controlesª: clasificación del factor de emisión: A

Partículas Óxidos de azufreb Monóxido de carbono Hidrocarburos' Óxidos de nitrógeno


incineradora libra/ton kg/TM libra/ton kg/TM libra/ton kg/TM libra/ton kg/TM libra/ton kg/TM

ipal
ara múltiple incontrolada 30(8 a 70) 15,0 1,5 0,75 35(0 a 233) 17,5 1,5 0,75 2 1,0
cámara de sedimentación 14(3 a 35) 7,0 1,5 0,75 35(0 a 233) 17,5 1,5 0,75 2 1,0
sistema de pulverizac ión
n agua
ial-comercial
ara múltiple 7(4 a 8) 3,5 1,5 0,75 10(1 a25) 5,0 3(0,3 a 20) 1,5 3 1,5
ara simple 15(4a3 1) 7,5 1,5 0,75 20(4 a 200) 10,0 15(0,5 a 50) 7,5 2 1,0
ire controlado 1,4(0,7 a 2) 0,7 1,5 0,75 Neg. Neg. Neg. Neg. 10 5,0
nducto de humos 30(7 a 70) 15,0 0,5 0,25 20 10 15(2 a 40) 7,5 3 1,5
nducto de humos 6(1 a 10) 3,0 0,5 0,25 10 5 3(0,3 a 20) 1,5 10 5,0
dificada)
tica de cámara simple
uemador primario 35 17,5 0,5 0,25 300 150 100 50,0 1 0,5
quemador primario 7 3,5 0,5 0,25 Neg. Neg. 2 1,0 2 1,0
os patológicos 8(2 a 10) 4 Neg. Neg. Neg. Neg. Neg. Neg. 3 1,5

alores medios de los factores basados en los procedimientos de la EPA para el control del tiro de las chimeneas de las .incineradoras. Utilizar los ra
emisión más altos para partículas, HC y CO, cuando el funcionamiento es intermitente y las condiciones de la combustión son pobres.
presado como SO2.
presado como metano.
presado como NO2.
: Adaptado de la EPA, 1973, págs. 2.1-3.
194 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

puestos atmosféricos tóxicos. También se incluyen breves descripciones sobre las


deducciones de los factores de emisión, observaciones sobre las medidas de control
asociadas con estos factores, y referencias (Pope, Cruse y Most, 1988). Se ha desa-
rrollado un sistema de software que contiene los factores de emisión para los tóxicos
atmosféricos, con el fin de conseguir un fácil acceso y la puesta al día de los datos
(Radian Corporation, 1988, Pope y col., 1990).
Los humos y sustancias oscurecedoras se suelen utilizar en las actividades de
adiestramiento militar.
Shinn y col. ( 1987) han sugerido 13 componentes principales que deberían in-
cluirse en un informe de impacto ambiental, asociado con los ensayos en campo de
humos y sustancias oscurecedoras. Estos son: (1) introducción; (2) enunciado de la
acción propuesta; (3) descripción del entorno medioambiental; (4) comentario sobre
las propiedades físicas, químicas y biológicas de los humos y sustancias oscurecedo-
ras que se están ensayando; (5) comentario sobre los criterios de impacto; (6) identi-
ficación de los efectos medioambientales; (7) consideración de las consecuencias
medioambientales; (8) comentario sobre los efectos acumulativos a largo plazo de
ensayos repetidos; (9) comentario de los efectos a corto plazo frente a los efectos a
largo plazo sobre la productividad; (10) enunciado de las alternativas recomendadas;
(11) consideración de las medidas correctoras; ( 12) recomendaciones para la si-
guiente etapa en el proceso NEPA, y (13) referencias. Debe observarse que estos 13
elementos pueden utilizarse en estudios con una mayor variedad de impactos que los
relativos a la calidad del aire. Shinn, Sharmer y Novo (1987) han preparado un ejem-
plo de EA para los humos y sustancias oscurecedoras.
En la Tabla 6.7 se muestran los factores de emisión para los vehículos de pasaje-
ros. Debido a la importancia de las autopistas y automóviles, se ha desarrollado un
programa informático que calcula los factores de emisión para hidrocarburos (HC),
monóxido de carbono (CO) y óxidos de nitrógeno (Nüx) de automóviles de gasolina
y diese! (EPA, 1989a). El programa, MOBILE4. l, calcula los factores de emisión
para ocho tipos de vehículos individuales en dos tipos de regiones (al¡,a y baja alti-
tud) en Estados Unidos. Las emisiones de MOBILE4. l se estiman en función de di-
ferentes condiciones como la temperatura ambiente, velocidad y CO{~ficientes acumu-
lados por milla (EPA, 1991d).
Se han identificado contaminantes atmosféricos tóxicos como el benceno, for-
maldehido, 1-3, butadieno, acetaldehido, materia particulada de los vehículos diesel,
materia particulada de los vehículos de gasolina y vapores de gasolina de los auto-
móviles, estando disponible o en desarrollo la información relativa a los factores de
emisión (EPA, 1993).
En el resumen relativo a la etapa l debe añadirse información sobre el tipo de
fuente y fase de construcción y/o funcionamiento del proyecto o actividad propuesta,
pudiendo utilizarse para describir los tipos y cantidades de contaminantes atmosféri-
cos de interés. Para los contaminantes atmosféricos convencionales (como partícu-
las, monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno) debería estar fácil-
mente accesible la información sobre los factores de emisión. Para los contaminantes
atmosféricos tóxicos, la infom1ación es algo más limitada. Si existen estándares de
emisión para los contaminantes de interés, pueden utilizarse para representar las con-
diciones más desfavorables, en lugar de los factores de emisión.
--
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 195

TABLA 6.7. Factores de emisión de contaminantes atmosféricos para vehículos de


pasaje ros

Compuestos Monóxido Óxidos de Dióxido


orgánicos de carbono nitrógeno de azufre
Dióxido de carbono
Forma de transporte (libras/pasajero-milla) (gramos/pasajero-milla)

Camión (gasolina):
Ocupación simple 1,55 3,20 27,46 2,05 0,23
Ocupación media 0,81 1,68 14,45 1,08 0,12
Coche:
Ocupación simple 1,12 2,57 20,36 1,61 0,14
Ocupación media 0,68 1,5 1 11,98 0,95 0,08
Ocupación de vehículos:
Coches con 3 ocupantes 0,37 0,86 6,79 0,54 0,05
.,Coches con 4 ocupantes 0,28 0,64 5,09 0,40 0,03
Furgonetas con 9 ocupantes 0,17 0,36 3,05 0,23 0,03
Autobús (diesel):
Tránsito 0,39 0,25 1,21 1,82 n/a
Ferrocarril
Largo recorrido/Intercity
Diesel 0,43 1, 12 0,60 0,90 0,51
Eléctrico 0,26 neg. 0,05 1,10 2,07
Cercanías (diesel) 0,53 1,04 1,44 4,10 0,63
Tránsito (eléctrico) 0,37 neg. 0,06 1,48 2,89
Avión 0,57 0,50 0,52 1,08 0,08
Bicicleta o o o o o
Peatón o o o o o
Fuente: World Resources lnstitute, 1992, pág. 70.

ETAPA 2: DESCRIPCIÓN DE LAS CONDICIONES


DE CALIDAD DEL AIRE EXISTENTES

Las condiciones existentes de calidad del aire pueden describirse en función de datos
de calidad del aire ambiente, inventarios de emisiones e información meteorológica
relativa a la dispersión atmosférica.

Recopilación de información sobre la calidad del aire

En esta etapa debe reunirse información sobre la calidad del aire para los contami-
nantes descritos en la etapa 1. En Estados Unidos, las fuentes de información sobre
los datos de control de la calidad del aire son las agencias de control de la contami-
196 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

nación atmosférica municipales, regionales y/o estatales, e industrias privadas de la


zona que mantienen programas de control de la contaminación para su interés parti-
cular. Las agencias estatales, regionales o municipales también pueden contar con
estaciones de control como parte de un sistema nacional coordinado por la EPA.
Desde 1990, cerca de unas 4.100 estaciones de control proporcionan datos de calidad
del aire para la EPA; aproximadamente un 30 por 100 presenta datos de MPJO, un 20
por 100 sobre el ozono y dióxido de azufre y un 10 por 100 sobre monóxido de car-
bono, dióxido de nitrógeno y plomo (EPA, 1992).
El Sistema Aerométrico de Recuperación de Información (AIRS, Aerometric In-
formation Retrieval System) es un depqsito informatizado que contiene información
relacionada con la calidad del aire en Estados Unidos. En el AIRS está incluido el
Sistema Nacional de Datos de Emisiones (NEDS, National Emissions Data System),
que contiene datos relacionados con los inventarios de emisiones para contaminantes
(MPJO, monóxido de carbono, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, plomo, com-
puestos orgánicos volátiles [VOC] y ozono), y la Oficina Central Nacional de Infor-
mación sobre Tóxicos Atmosféricos (NATICH, National Air Toxics Information
Clearinghouse (NATICH), que incluye descripciones de programas reguladores,
concentraciones ambientales aceptables, información sobre el control de la contami-
nación del aire ambiente y datos de inventarios de emisiones. Por último, SAROAD
(Almacenamiento y Recuperación de Datos Aerométricos, Storage and Retrieval of
Aerometric Data) es un sistema para editar, almacenar, resumir y presentar los datos
de calidad del aire ambiente de Estados Unidos (Kokoszka, 1992). En SAROAD
también están disponibles los datos históricos de control de calidad del aire proce-
dentes de los programas gubernamentales en Estados Unidos.
Para interpretar apropiadamente los datos de calidad del aire deben considerarse
las tendencias históricas, así como información sobre las estaciones de control. Si es
posible, es aconsejable examinar el historial completo de la calidad del aire para las
estaciones de muestreo en la localización particular. Para utilizar esta información de
forma adecuada se deben describir cuidadosamente las características de cada lugar
de muestreo, incluyendo cualquier factor extraordinario del emplazamiento, como
utilización del terreno circundante, altura del equipo muestreador sobre la superficie
de la tierra, así como tipo y calibraciones realizadas a lo largo del tiempo en el equi-
po muestreador.
Puede ser útil presentar de forma gráfica la información sobre la calidad del aire,
particularmente si muestra tendencias ascendentes o descendentes en los niveles de
calidad de cualquier contaminante.
Una de las tareas al resumir la calidad del aire existente es expresar los datos se-
leccionados según los tiempos medios de los estándares de calidad del aire ambiente.
Por ejemplo, puede ser necesario calcular las concentraciones medias anuales, junto
con las distribuciones estadísticas. También puede ser necesario determinar las distri-
buciones de datos para periodos de tiempo más cortos (como 8 o 24 horas). El índice
de los estándares de contaminación (PSI, Pollutant Standard Index) descrito en el
Capítulo 5 puede utilizarse para exponer la información sobre la calidad del aire.
Un problema común al tratar la calidad atmosférica de referencia en la zona de
un proyecto o actividad propuesta es la ausencia de datos para el emplazamiento es-
pecífico. Una solución es examinar la disponibilidad de datos en zonas cercanas que
~ -

PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 197

muestren características similares en cuanto a la utilización del terreno (y posibles


fuentes de contaminación atmosférica) y climatología. Si se consideran apropiados,
pueden utili.zarse los datos de estas zonas similares.
Los datos sobre la calidad del aire ambiente existente se utilizan fundamental-
mente para determinar si esta calidad excede, alcanza o no cumple con los estándares
correspondientes. Además de los estándares para los contaminantes tradicionales
(como el dióxido de azufre y el monóxido de carbono), puede ser necesario determi-
nar si se han establecido criterios o estándares de calidad del aire ambiente para los
contaminantes atmosféricos tóxicos (ver la lista de las 189 sustancias químicas en la
Tabla 6.4). Debe darse una mayor importancia a los contaminantes que no cumplan,o
cumplan escasamente con las concentraciones permitidas en el aire ambiente. Si uno
o más contaminantes se encuentran en una zona de no cumplimiento, pueden necesi-
tarse medidas adicionales de gestión de la calidad del aire. Ejemplos de estas medi-
das incluyen los programas de reducción de fuentes y los convenios de emisiones;
las disposiciones de no cumplimiento de la Ley del Aire Limpio de 1990 tratan este
tema.

Obtención o desarrollo de un inventario de emisiones

Al analizar los potenciales impactos de un proyecto o actividad propuesta sobre la


calidad del aire es necesario considerar la zona de estudio (zona o región de influen-
cia potencial) asociada con las emisiones de contaminantes atmosféricos. La descrip-
ción de una zona de estudio puede realizarse utilizando los límites de terreno asocia-
dos con el proyecto o actividad, o puede incluir una gran zona considerando las
formas de dispersión atmosférica dentro de la proximidad del proyecto o actividad
propuesta. En Estados Unidos, una forma de definir la zona de estudio es considerar
el condado o municipio donde se localiza el proyecto o actividad propuesta.
La primera información que debe obtenerse o desarrollarse es un inventario de
emisiones para los contaminantes atmosféricos dentro de la zona de estudio. Un «in-
ventario de emisiones» es la información sobre las cantidades de contaminantes que
entran a la atmósfera en un periodo de tiempo determinado (normalmente se utiliza
un periodo de un año) para todas las fuentes de una zona geográfica definida. Un in-
ventario de emisiones convenientemente elaborado proporciona información sobre
todas las fuentes de emisión y define la localización, magnitud, frecuencia, duración
y contribución relativa de estas emisiones. Puede utilizarse como referencia para
evaluar las emisiones previstas de contaminantes atmosféricos y sus aumentos en la
zona geográfica de estudio como resultado de una actividad. Además, puede em-
plearse para comparat los datos de otras zonas geográficas cercanas.
Por lo tanto, un inventario de emisiones resume las emisiones de contaminantes
bajo condiciones normales en la proximidad del proyecto o actividad propuesta. De-
be observarse que los inventarios de emisiones tienen sus limitaciones, ya que no
consideran las reacciones atmosféricas, ni justifican los distintos efectos de los con-
taminantes atmosféricos en criterios de masa.
En Estados Unidos se han elaborado inventarios de emisiones para los 50 esta-
dos, para aproximadamente 250 regiones con control de la contaminación atmosféri-
-
11

11
¡ 198 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

ca dentro y entre los estados y para varios miles de condados y municipios dentro de
estas regiones. La primera fuente de información para estos inventarios es el Sistema
11 Nacional de Datos de Emisiones o NEDS (EPA, 1988a). El NEDS publica informes
anuales que resumen la acumulación de las emisiones para cinco tipos de contami-
nantes a lo largo del año: partículas, óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, VOC y
1.1
monóxido de carbono. Estos datos se presentan para la nación completa, para esta-
dos individuales, para regiones con control de la contaminación atmosférica y para
partes individuales de las mismas (EPA, 1988a). Se encuentra disponible informa-
li
ción relativa a la tendencia de las emisiones nacionales durante el periodo compren-
dido entre 1940 y 1989, para seis contaminantes específicos: partículas (MP/PST y
MPrn), óxidos de azufre, óxidos de nitrógeno, COY reactivos, monóxido de carbono
y plomo (EPA, 1991b).
En la Tabla 6.8 se muestra un ejemplo del resumen de un inventario de emisio-
nes. Este tipo de resumen es básico para los inventarios de emisiones desarrollados
en Estados Unidos; las categorías de fuentes se consideran en términos de combus-
tión de fue], pérdidas de proceso, evacuación de residuos sólidos, transporte y fuen-
1 tes zonales varias. El análisis de este resumen puede indicar las principales fuentes
de contaminación en la zona geográfica. Esta información es útil para planificar los
programas de gestión y las redes de control de calidad del aire. Hasta la fecha se ha
dado mayor importancia a los contaminantes atmosféricos convencionales. Sin em-
bargo, con la aprobación de la Ley del Aire Limpio de 1990 se está prestando más
atención al desarrollo de inventarios de emisiones para contaminantes atmosféricos
1
tóxicos. La EPA tiene un inventario donde se agrupa la información relativa a las
emisiones de tóxicos atmosféricos. Si el proyecto del estudio de impacto incluye las
emisiones atmosféricas de diferentes tóxicos, el inventario puede servir para compa-
,, rarlos.
Si no existe un inventario de emisiones o no es suficientemente específico para la
zona de estudio, puede ser necesario desarrollar uno. Las etapas asociadas con la ela-
boración de un inventario de emisiones global son las siguientes (EPA, 1972):

l. Clasificación de todos los contaminantes y fuentes de emisione·s en la zona


geográfica concreta.
2. Identificación y recopilación de información sobre los factores de emisión pa-
ra cada uno de los contaminantes y fuentes identificadas.
3. Determinación de la cantidad diaria de materiales manejados, procesados o
quemados, u otra información sobre unidades de producción, dependiendo de
las fuentes individuales identificadas.
4. Cálculo de la tasa de emisión de cada contaminante a la atmósfera, expresada
sobre una base anual.
5. Suma de las emisiones de 'contaminantes específicos para cada una de las ca-
tegorías de fuentes identificadas
11
' I!
Aunque exista un inventario de emisiones para la zona geográfica en cuestión,
puede estar algo anticuado; por lo tanto, es aconsejable actualizarlo cuando cambia
la información sobre los factores de emisión y producción, o cuando se eliminan o
aparecen fuentes nuevas. Si el inventario es actualizado por las agencias gubema-

11
11 !
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO ... 199

TABLA 6.8. Categorías resumidas y subcategorías seleccionadas en un inventario


de emisiones

Toneladas de contaminante/año
Categoría de fuente Partículas I S02 1 CO I HC INO.
l. Combustión de fuel
A. Combustible residual, fuente zonal
2. Combustible destilado
3. Gas natural
4. Total
B. Comercial- Instituc ional e Industrial
l .b. Carbón bituminoso, fuente puntual
3.a. Combustible destilado, fuente zonal
b. Combustible destilado, fuente puntual
4.a. Combustible residual, fuente puntual
b. Combustible residual, fuente zonal
5.a. Gas natural , fuente puntual
b. Gas natural, fuente zonal
8.a. Otros (especificar), fuente zonal
b. Otros (especificar), fuente puntual
9. Total
C. Central de generación de energía de vapor-eléctrica
2. Carbón bituminoso
3. Combustible destilado
4. Combustible residual
5. Gas natural
7. Total
D. Combustión total de fue!
II. Pérdidas de proceso
A. Fuentes zonales
B. Fuentes puntuales
III. Evacuación de residuos sólidos
A. Incineración
2. Municipal, etc., fuente puntual
B. Quema a cielo abierto
l .a. Onsite, fuente zonal
D. Evacuación total de residuos sólidos
IV. Transporte, fuente zonal
A. 1. Automóviles - gasolina
2. Automóviles - diese!
B. Utilización de combustible en vehículos todo terreno
C. Aviones
D. Ferrocarril
E. Buques
F. Pérdidas por evaporación en e l manejo de la gasolina
G. Otras (especificar) pérdidas de petróleo por almac.
H. Total del transporte
V. Varias, fuentes zonales
B. Otras (especificar)
C. Total
VI. Total global
A. Fuentes zonales
B. Fuentes puntuales
D. Total
Nota: Los números y letras se refieren a categorías de fuentes predeterminadas.
200 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

mentales, probablemente puede comprobarse realizando chequeos periódicos con las


mismas. Por otro lado, si el inventario es actualizado por una instalación militar, pro-
bablemente será necesario realizar revisiones y cálculos periódicos debido a los cam-
bios en el tipo de fuentes, o cambios ~n los datos de unidades de producción para las
categorías de fuentes. Fagin (1988) ha descrito un planteamiento para preparar in-
ventarios de emisiones para instalaciones militares (en particular, para las bases de
las Fuerzas Armadas de Estados Unidos). Incluye información sobre la utilización de
los factores de emisión para calcular de forma manual las emisiones, así como los
procedimientos para recopilar los datos necesarios para realizar el inventario.
El informe suministra guías y ejemplos de cálculo, hojas de datos impresas, fac-
tores de emisión y un ejemplo resuelto.

Resumen de datos meteorológicos clave

Deben resumirse los datos meteorológicos clave para la zona de estudio, recalcando
aquellos que indican condiciones de dispersión limitada para los contaminantes emi-
tidos a la atmósfera. Los datos necesarios pueden agruparse en tres categorías: ( 1)
datos que indican las características generales de dispersión de la contaminación at-
mosférica, (2) datos que pueden utilizarse para describir cualitativamente la disper-
sión en la atmósfera de los contaminantes procedentes de una actividad o proyecto, y
(3) datos necesarios para utilizar modelos matemáticos que determinan la dispersión
real del contaminante.
El conocimiento del transporte atmosférico es fundamental para describir las
condiciones generales de dispersión atmosférica; aún más importante, durante este
proceso pueden identificarse los tiempos, meses o estaciones limitantes, y esta infor-
mación puede utilizarse para planificar la fase de construcción y para tomar decisio-
nes en la fase de funcionamiento. Los datos indicativos de las características genera-
les de la zona con relación a la dispersión de la contaminación atmosférica son la
altura de la mezcla, la altura de la inversión y la velocidad media anual del viento. La
«altura de la mezcla» se refiere a la distancia vertical que puede alcanzar la mezcla
de contaminantes, por encima de la superficie de la tie1Ta en un lugar y momento de-
terminado (o durante un periodo de tiempo). Las alturas de la mezcla varían diaria,
estacional y topográfictimente. Las Figuras 6.3 y 6.4 indican respectivamente los va-
lores medios anuales de las alturas de mezcla durante la mañana y durante la tarde
para Estados Unidos. Son convenientes los valores más altos, ya que indican un ma-
yor potencial de dilución.
Las «inversiones» se producen cuando por encima de la superficie de la tierra, la
temperatura del aire aumenta con la altura (Hosler, 1961). Las inversiones se produ-
cen típicamente durante la noche o durante las primeras horas de la mañana, debido
al calentamiento y enfriamiento de la superficie de la tierra. En general, las inversio-
nes son más frecuentes durante el otoño que durante el resto de las estaciones. Una
de las características de las inversiones es que suelen ir acompañadas con velocida-
des del viento inferiores a 7 millas/hora; por lo tanto, a menudo representan periodos
de tiempo donde está limitada la dispersión horizontal y vertical. La Figura 6.5
muestra los mapas estacionales del porcentaje de horas totales durante el invierno y
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 201

FIGURA 6.3. lsopletas (m x 102 ) de los valores medios anuales de las alturas de
mezcla durante la mañana (Holzworth, 1972).
202 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

2
FIGURA 6.4. lsopletas (m x 10 ) de los valores medios anuales de las alturas de
mezcla durante la tarde (Holzworth, 1972).
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 203

FIGURA 6.5. lsopletas del porcentaje de frecuencia (porcentaje de las horas totales)
de existencia de inversiones o condiciones isotérmicas por debajo de los 500 pies,
durante el invierno y el ve rano (Hosler, 1961, pág. 322).
204 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

verano, donde existen inversiones o condiciones isotérmicas por debajo de los 500
pies. También son convenientes los valores más altos, .ya que indican un mayor po-
tencial de dilución.
Por último, la «velocidad media anual del viento» puede utilizarse como indica-
dor general de las condiciones de dispersión, siendo preferibles los valores más a l-
tos, ya que significan una dispersión más rápida de los contaminantes atmosféricos
en la zona de estudio. Las Figuras 6.6 y 6.7 representan las isopletas de la velocidad
media anual del viento en Estados Unidos promediadas a partir de las capas de mez-
cla durante la mañana y la tarde, respectivamente. Algunas zonas se caracterizan por
velocidades tan bajas como 3 m/seg du_rante la mañana, mientras que otras tienen ve-
locidades tan altas como 9 m/seg durante la tarde.
El planteamiento propuesto con relación a las características generales de disper-
sión es resumir los datos sobre uno o más de los tres indicadores anteriores, dando
particular importancia a las condiciones limitantes (diarias, mensuales y/o estaciona-
les). Deben considerarse las repercusiones de estas condiciones limitantes en rela-
ción con los tipos y cantidades de contaminantes atmosféricos emitidos por el pro-
yecto o actividad propuesta. Otro aspecto a considerar es el registro histórico de los
episodios de contaminación atmosférica en la zona dé estudio. Un «episodio» se re-
fiere a la existencia de altas concentraciones de contaminantes atmosféricos con
efectos potencialmente dañinos sobre el ser humano, plantas y animales; está asocia-
do con condiciones meteorológicas limitantes, generalmente inversiones térmicas,
que reducen el volumen efectivo de aire en el que los contaminantes se emiten y pos-
teriormente se diluyen.
Si persisten las condiciones de inversión y las fuentes siguen emitiendo al aire
ambiente, las concentraciones de contaminantes atmosféricos específicos aumenta-
rán. Debería documentarse cualquier episodio previo de contaminación atmosférica
en la zona de estudio.
Debe observarse cualquier fenómeno meteorológico extraordinario que se pro-
duzca en la zona, particularmente si está relacionado con la existencia de tomados o
características como la formación y persistencia de niebla. Algunas agencias exigen
valorar la probabilidad de que se produzca un tornado en la zona, que puede calcu-
larse utilizando el planteamiento sugerido por Thom (1963).
La información sobre la rosa de los vientos puede utilizarse para describir cuali-
tativamente la dispersión de los contaminantes atmosféricos procedentes de una acti-
vidad o proyecto. Una «rosa de los vientos» es un diagrama diseñado para mostrar la
distribución de la dirección del viento en una localización determinada a lo largo de
un periodo de tiempo considerable (Hesketh, 1972). Es un gráfico que muestra la di-
rección y velocidad predominante del viento, siendo la dirección aquella a la cual so-
pla el Yiento.
En la Figura 6.8 se muestran dos rosas de los vientos que representan el valor
medio de datos de diez años. La rosa de los vientos debe presentarse para la zona de
estudio o para la estación del año más próxima. En función de estos datos, pueden
establecerse relaciones cualitativas sobre la dirección que seguirán los contaminan-
tes atmosféricos procedentes de un proyecto o actividad.
Los datos meteorológicos específicos necesarios para modelizar matemática-
mente la dispersión de contaminantes atmosféricos incluyen registros horarios, día-
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO ... 205

,•'
, í ... ~
-- .,,, , :

--------~--;----
'
1
1
'
1
1
1
'
1
1

'
1
1
___ __ ___ j 1_ _ ; - - - - ''

'

FIGURA 6.6. lsopletas (m/seg) de la velocidad media anual del v iento promediada
a partir de la capa de mezcla durante la mañana (Holzworth, 1972).
206 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

a:,

l
a:,

FIGURA 6 . 7. lsopletas (m/seg) de la velocidad media anual del ·viento promediada


a partir de la capa de mezcla durante la tarde (Holzworth, 1972).
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 207

Rosa de los vientos Rosa de los vientos


para enero en para j ulio en
Cincinnati (datos Cincinnati (datos
de 10 años) de 10 años)

_ _N_ _ 10% __N_ _ 10%

o E O E

s 0-3 4-7 8-12 ;,13 s 0-3 4-7 8-12 :.13


vmijn l:•:•:•:•:I vwm, t:-:•:❖:I
mi/hr mi/hr

(a) (b)

FIGURA 6.8. Rosa de los vientos para enero y julio, Cincinnati. Las distribuciones
mensuales de la dirección y velocidad del viento se resumen en diagramas polares.
Las posiciones de los radios muestran la dirección en la que sopla el viento; la longi-
tud de los segmentos indican el porcentaje de velocidades en le;; distintos grupos
(Smith, 1968).

rios y/o mensuales de la precipitación, temperatura, velocidad y dirección del viento,


radiación solar, estabilidad atmosférica, humedad y otros aspectos. Los dos factores
básicos que influyen en el movimiento de los contaminantes desde sus puntos de ori-
gen hasta cualquier otra localización son la «velocidad y dirección horizontal del
viento» y la «estructura térmica vertical» de la atmósfera:. Estos dos parámetros in-
fluyen en el movimiento vertical y horizontal de los contaminantes emitidos a la at-
mósfera. La influencia de estos dos parámetros puede combinarse, denominándose
entonces el parámetro conjunto «estabilidad atmosférica» (en la Tabla 6.9 se mues-
tran valores representativos para cada una de las cinco categorías).
La clase A indica la máxima cantidad difundida bajo las condiciones atmosféri-
cas más inestables, mientras que la clase F indica la mínima cantidad difundida bajo
las condiciones atmosféricas más estables. La mayoría de los modelos matemáticos
implican utilizar una clasificación de la estabilidad. Probablemente, la utilización de
estos datos meteorológicos no es necesaria, a menos que se realice un análisis con
modelos matemáticos.
Las fuentes de datos meteorológicos para una zona de estudio son los aeropuer-
tos locales (de instalacir,mes comerciales y/o militares), oficinas meteorológicas y
208 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

TABLA 6.9. Categorías de estabilidad atmosférica a utilizar en la modelización de la


dispersión

Clases de estabilidad de la insolaciónª


Velocidad
superficial Día Noche
del viento a
10 m de altura Poco nublado o Claro o
(m/seg) Fuerteb Moderada' Ligerad > 1/2 de nubes' <1/2 de nubes

>2 (4,5 mi/hr) Ar A-B B


2-3 (4,5-6,7) A-B B e E F
3-5 (6,7-11) B B-C e D E
5-6 (11-13,5) e C-0 D D D
>6 (>13,5 mi/hr) e D D D D

' Insolación, cantidad de sol.


• Sol> 60º sobre la horizontal; soleado de verano por la tarde; muy convectivo.
' Día de verano con pocas nubes fragmentadas.
ª Tarde soleada de otoño; día de verano con nubes fragmentadas bajas; o día de verano con sol de
15 a 20º y con el cielo claro.
' Día de invierno.
r La clase A indica la mayor cantidad de dispersión y las condiciones atmosféricas más desfavora-
bles, y la clase F indica la menor dispersión y las condiciones atmosféricas más favorables.
Fuenle: Hesketh, 1972, pág. 6 l.

climatológicas locales o estatales y agencias federales como la Administración


Oceánica y Atmosférica Nacional de la Administración Federal de Aviación (FAA,
Federal Aviation Administration). Las agencias estatales o regionales de calidad del
aire también pueden tener datos meteorológicos importantes. En ausencia de infor-
mación meteorológica, es posible generar los datos; sin embargo, las consideracio-
nes económicas y de tiempo, así como la imposibilidad de recopilar datos de múlti-
ples años pueden ser factores condicionantes. La recopilación de datos específicos
sólo se justifica en caso de necesidad.

Control de referencia

El «control de la calidad del aire ambiente» se refiere al muestreo y análisis apropia-


do para establecer las concentraciones ambientales de contaminantes específicos. Es
aconsejable llevar a cabo un control elaborado para verificar los cambios experimen-
tados en las concentraciones de los contaminantes. Cualquier control debe coordi-
narse con los programas existentes, llevados a cabo por agencias locales, regionales,
estatales o federales. La informacjón detallada sobre la planificación del control de
la contaminación atmosférica se encuentra fuera de los objetivos de este capítulo. En
el Capítulo 18 se encuentra información general sobre la planificación de programas
de control.
PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL M EDIO... 209

ETAPA 3: OBTENCIÓN DE INFORMACIÓN RELEVANTE


SOBRE LOS ESTÁNDARES Y REGLAMENTACIONES
DE CALIDAD DEL AIRE

Las primeras fuentes de información sobre los estándares, criterios y normas de cali-
dad del aire son las agencias locales, estatales y federales encargadas de supervisar
los recursos atmosféricos de la zona de estudio. Es_ta documentación permitirá deter-
minar la importancia de los impactos sufridos en la calidad del aire durante el desa-
ITollo de los proyectos o actividades, y ayudará a decidir entre acciones alternativas o
a evaluar la necesidad de implantar medidas coJTectoras para una alternativa determi-
nada. Anteriormente se ha descrito la información institucional pertinente y las fuen-
tes de datos relacionados con el medio atmosférico. También pueden existir normas
o requisitos para gestionar la calidad del aire en zonas determinadas, siendo necesa-
rio comprobar sus exigencias concretas. Se encuentra fuera de los objetivos de este
capítulo tratar este tema completamente; sin embargo, algunos ejemplos de estas
normas son la prevención del deterioro (EPA, 1989b), los convenios y depósitos de
emisiones (EPA, 1986; Tietenberg, 1985) y las consideraciones sobre combustibles
alternativos estipuladas en la Ley del Aire Limpio de 1990 (Quarles y Lewis, 1990;
EPA, l 988b).

ETAPA 4: PREDICCIÓN DE IMPACTOS


La predicción de impactos en la calidad del aire puede basarse en uno o varios plan-
teamientos, incluyendo los balances de masa, utilización de modelos matemáticos
simples o detallados y otras consideraciones.

Planteamientos de balances de masa

Las emisiones de contaminantes atmosféricos procedentes de las fases de construc-


ción y/o funcionamiento de un proyecto o actividad pueden considerarse en función
de los inventarios de emisión existentes para la zona de estudio. Para ello necesita
elaborarse un inventario, que represente un balance de masa de las emisiones totales
de contaminantes atmosféricos procedentes de todas las fuentes del proyecto o acti-
vidad propuesta, durante las fases de construcción y/o funcionamiento. Las etapas
básicas asociadas con la elaboración de un inventario de emisiones son las siguientes
(EPA, 1972) :
l. Clasificar todos los contaminantes y fuentes de emisión procedentes del pro-
yecto o actividad propuesta en la zona geográfica estudiada. Deben conside-
rarse laf emisiones durante las fases de construcción y funcionamiento.
2. Identificar y reunir información sobre los factores de emisión para cada uno
de los contaminantes de las fuentes identificadas.
3. Determinar la unidad de producción apropiada, la cual, cuando se multiplica
por el factor de emisión, da como resultado un valor global del balance de
210 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

masa. La unidad de producción específica varía dependiendo del tipo de fuen-


te; así, puede oscilar desde las millas recorridas por el vehículo hasta las tone-
ladas de carbón consumido en la zona geográfica de un emplazamiento utili-
zado para construcción.
4. Calcular la tasa de emisión de cada contaminante a la atmósfera prolongada a
una base anual. La base anual se elige para poder comparar sistemáticamente
las emisiones de un proyecto o actividad propuesta con los inventarios de
emisión existentes para la zona.
5. Suma de las emisiones de contaminantes específicos para cada una de las
fuentes identificadas asociadas con el proyecto o actividad.

El siguiente aspecto de este planteamiento se puede describir como un «cálculo


de impacto a mesoescala»; necesita considerarse el aumento de uno o más contami-
nantes en el inventario de emisiones existente, como resultado de las fases de cons-
trucción y/o funcionamiento del proyecto o actividad propuesta. La relación mate-
mática básica es la siguiente:

información del inventario de emisiones


Aumento de para el proyecto o actividad (100)
porcentaje e n = - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
el inventario información del inventario de emisiones existente

Los aumentos de porcentaje pueden calcularse para cada uno de los contaminan-
tes y para cada proyecto o actividad. El aumento total de porcentaje se calcula su-
mando los valores para todos los contaminantes del inventario.
Ya que el resultado de este planteamiento es una figura que representa un aumen-
to de porcentaje en el inventario normal para uno o más de los contaminantes atmos-
féricos, el problema se centra en cómo interpretar esta información. Ningún criterio
o estándar de calidad del aire describe una interpretación apropiada. En su lugar, las
interpretaciones pueden basarse en opiniones profesionales y en las .siguientes consi-
deraciones: (1) la calidad atmosférica existente para el(los) contaminante(s) de inte-
rés, (2) la cantidad de emisiones y la magnitud del cambio porcentual, (3) el periodo
de tiempo del cambio porcentual esperado, (4) la posible reducción de visibilidad y
(5) cualquier receptor local sensible que pueda ser deteriorado por el(los) contami-
nante(s).
Además de estos factores, es necesario analizar las emisiones previstas de la ac-
ción propuesta en función de los estándares de emisión aplicables. Se supone que la
acción propuesta está de acuerdo con los estándares de emisión correspondientes; sin
embargo, debe discutirse su grado de conformidad.

Planteamientos de modelos de caja

Puede utilizarse un modelo sencillo de dispersión atmosférica, denominado «modelo


de caja», para calcular las concentraciones a nivel del suelo de los contaminantes at-
mosféricos específicos emitidos por el proyecto o actividad. Este modelo de caja su-
PREDICCIÓN Y EVA LUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 211

pone que los contaminantes emitidos a la atmósfera se mezclan de forma uniforme


en un volumen o «caja» de aire (Canter, 1985). El aspecto más crítico al utilizar este
modelo es establecer, de forma racional, las dimensiones con viento a favor, viento
de costado y las dimensiones verticales de la caja.
Además, debe establecerse el periodo de tiempo de emisión de contaminantes
considerado; un periodo normal es una hora. El tiempo y las dimensiones físicas de
la caja suponen condiciones de régimen permanente; es decir, se asume que las emi-
siones, velocidad del viento y características del aire disponible para conseguir la di-
lución no varían en el tiempo (Ortolano, 1985). En un modelo de caja también se su-
pone que las emisiones se mezclan completa e instantáneamente con el aire
disponible para la dilución y que el mate_rial emitido es químicamente estable y per-
manece en el aire.
Este tipo de modelo se ha utilizado frecuentemente para analizar los impactos so-
bre la calidad del aire en los aeropuertos (fuentes lineales de emisiones procedentes
de los ciclos de aterrizaje y despegue de los aviones) (Nelson y LaBelle, 1975). Por
ejemplo, las dimensiones de un modelo de caja para la pista de aterrizaje de un aero-
'puerto se establece de la siguiente forma: (1) la altura debe ser mayor de 1.100 m y
se determina en función de las emisiones producidas durante el ciclo de despegue-
aterrizaje del avión, (2) la longitud es función del tipo de avión y de sus ángulos de
vuelo a través de los 1.100 m de altura y (3) la anchura es 1.600 m (cuando el viento
está en calma).
El modelo de caja puede utilizarse para fuentes de contaminación atmosférica de
un único punto, puntos múltiples, zonales, lineales o de «tipo híbrido».
También puede emplearse en los entornos de los valles. En la Figura 6.9 se repre-
senta el modelo de caja básico, que se expresa matemáticamente de la siguiente for-
ma (Ortolano, 1985; Canter, 1985):

C=~
xyz
donde C = concentración media de gas o partículas con tamaño < 20 µm , en toda la
la caja, incluyendo el nivel del suelo, µ g/m3•
Q = tasa de emisión de gas o partículas con tamaño < 20 µm , procedentes de
distintos tipos de fuentes, µg/seg (relacionada con la información sobre
el factor de emisión descrito en la etapa 1).
t = periodo de tiempo donde la mezcla en la caja es uniforme, seg (periodo
típico, una hora).
x = dimensión de la caja con viento a favor, m (elegida según la velocidad
media del viento y los aspectos físicos del terreno).
y = dimensión de la caja con viento de costado, m (elegida según la veloci-
dad media del viento, la configuración de la fuente y los aspectos físi-
cos del terreno).
z = dimensión vertical de la caja, m (elegida según las alturas de inversión
limitantes en la zona y los aspectos físicos del terreno).
El mode!o de caja puede centrarse en los contaminantes clave identificados, utili-
zando planteamientos de balance de masa. Un método para establecer las dimensio-
212 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

r
-.. Emisiones
(totalizando
más de P)

Altura b

L
e)
Velocidad de viento U
Volumen de aire b(L/. w(L/. U(L/T/
Tiempo

Masa de contaminantes de residuales = P(M/T")


Tiempo

L = unidades de longitud, M = unidades de masa, T = unidades de tiempo

FIGURA 6.9. Aire d isponible para la dilución en un modelo de caja sencillo (Ortola-
no, 1985).

nes de la caja y el periodo de tiempo para las emisiones consiste en emplear los datos
de las condiciones meteorológicas limitantes desarrolladas en la etapa 2. En este
planteamiento, los cálculos del modelo de caja se basan en las condiciones más ad-
versas.
Los resultados del modelo de caja pueden interpretarse contaminante por conta-
minante, en relación con la calidad existente del aire ambiente y con los estándares
de calidad. Es importante comparar la suma de la concentración de contaminantes
existentes y la concentración procedente del proyecto o actividad propuesta, calcula-
das a partir del modelo de caja, con el valor dado por el estándar apli,~able.
Debería darse más importancia y prestarse mayor atención a aquellos contami-
nantes que no cumplen o están en el límite de las concentraciones permisibles para el
aire ambiente.

Planteamientos para modelizar la dispersión de calidad


del aire

Desde la perspectiva del usuario, los modelos de dispersión de la calidad del aire pue-
den clasificarse según el tipo de fuente puntuales elevadas (chimeneas), puntuales a
nivel del suelo, zonales a nivel del suelo o lineales), tipo de contaminantes (gases o
partículas), tiempos medios (corto plazo, 24 horas, mensual o anual) y reacciones at-
mosféricas (deposición, formación de smog fotoquímico o formación de lluvia ácida].
------- - -

PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO... 213

Se encuentra fuera de los objetivos de este capítulo tratar los distintos modelos
matemáticos para la dispersión de gases y partículas. En su lugar, en esta sección se
presentan algunos modelos matemáticos que pueden utilizarse para calcular los im-
pactos sobr~ la calidad del aire e identificar fuentes de referencia, que proporciona-
rán un estudio más detallado para un proyecto o actividad individual. En Turner
(1970, 1979), EPA (1978), Ortolano (1985), Szepesi (1989), Lyons y Scott (1990) y
Zannetti (1990) se encuentra información detallada sobre la teoría y práctica para
modelizar la dispersión de calidad del aire. La última referencia es un texto que abar-
ca la teoría de la dispersión, métodos informatizados y software disponible.
Los modelos matemáticos para predecir los impactos a microescala implican em-
plear una clasificación de la estabilidad (ver Tabla 6.9). Los modelos que se descri-
ben aquí se dividen en dos grupos: (1) cálculos manuales (con calculadora) y (2) mo-
delos informáticos. Como ejemplo, se presentan tres modelos de cálculo manual,
que pueden utilizarse para calcular los impactos de proyectos o actividades sobre la
calidad del aire. Estos tres modelos son útiles para calcular las concentraciones me-
dias de contaminantes atmosféricos a corto plazo (del orden de horas) en localizacio-
nes específicas.
Diversas categorías de proyectos o actividades tienen emisiones de chimeneas
(fuentes puntuales elevadas); algunos ejemplos incluyen las plantas químicas y las
instalaciones de generación de vapor o calor. El siguiente modelo, conocido como el
«Modelo Pasquill, modificado por Gifford», se suele utilizar para analizar los impac-
tos sobre la_ calidad del aire procedentes de fuentes simples, puntuales elevadas (Tur-
ner, 1970):
2
Cx.y.o = -~-
Q 2- + - y22-)]
exp [ - ( -H
ITap,u 2a, 2a y

donde C...y.o = concentración a nivel del suelo de gas o partículas con tamaño < 20 µm,
a una distancia x en m, con viento a favor desde de la fuente, en
µg/m 3, y a una distancia y en m, con viento de costado (a 90° de la
3
dirección del viento) desde la fuente, en µg/m •
Q = tasa de emisión de gas o partículas con tamaño < 20 µm , prncedentes
de fuentes puntuales elevadas, µg/seg.
ay = coeficiente de dispersión horizontal que representa la cantidad de pe-
nacho difundido con viento de costado a una distancia x con viento a
favor desde la fuente, y bajo una condición de estabilidad atmosféri-
ca dada, m (determinar la clase de estabilidad de la Tabla 6.9 y leer
Oy de la Figura 6.10).
o, = coeficiente de dispersión vertical que representa la cantidad de pena-
cho qifundido en dirección vertical a una distancia x con viento a fa-
vor desde la fuente, y bajo una condición de estabilidad atmosférica
dada, m (determinar la clase de estabilidad de la Tabla 6.9 y leer o,.
de la Figura 6.11 (Turner, 1970)).
u = velocidad media del viento, m/seg.
H = altura efectiva de la chimenea (altura física real más cualquier eleva-
ción del penacho cuando sale de la chimenea), m; 1a elevación del
214 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

penacho es el resultado de un efecto momentáneo producido por la


velocidad vertical del gas que sale de la chimenea, y un efecto de flo-
tabilidad relacionado con los gases calientes de la chimenea que tien-
den a elevarse hacia la atmósfera circundante más fría; la elevación
del penacho puede calcularse a partir de las ecuaciones de Holland o
Briggs (no expuestas aquí).

Existen diversas categorías de proyectos o actividades que presentan emisiones


de contaminantes atmosféricos procedentes de chimeneas o fuentes puntuales, loca-
lizadas en (o bastante cerca de) el nivel del suelo. Un ejemplo son las zonas indus-
triales con pequeñas incineradoras. El siguiente modelo puede utilizarse para fuentes
puntuales a nivel del suelo:

Cx.y,o = Q
ITaya,u
exp [-(-4)]
2ay

donde todos los términos son los definidos anteriormente pata el modelo de fuentes
puntuales elevadas.

E
tf

FIGURA 6.10. Coeficien-


te de dispersión horizontal
en función de la distancia
con viento a favor desde la 0.1 10 100
fuente (Turner, 1970). Distancia con viento a 'favor, km
r

PREDICCIÓN Y EVALUACIÓN DE IMPACTOS SOBRE EL MEDIO ... 215

I
I
/
I
I
I /
I /
I
I
1.000 /
/
/
I /
I /
I /
I
I /
1 /
Al I /
B1 /
/ e/ /
E 100 Q"
t,"
/

10

FIGURA 6. 11. Coeficiente de


dispersión vertical en función
1,0 ~ - - - - ~- -- - ~ -- - - ~ de la distancia con viento de
o, 1 10 100
costado desde la fuente (Tur-
Distancia con v iento de costado, km ner, 1970).

El tipo de fuente de contaminación atmosférica que se produce más frecuente-


mente es la zonal, seguida por la lineal. Ejemplos de fuentes zonales son los conta-
minantes atmosféricos procedentes de operaciones agrícolas, quema a cielo abierto,
erosión del viento y aplicaciones de pesticidas. Ejemplos de fuentes lineales son las
carreteras sin pavimentar y el tráfico de vehículos.
El siguiente modelo puede utilizarse para fuentes zonales o lineales a nivel del
suelo:

Q
e -"·º·º = IT(O yz + Oyo
z )112 -
0:U

donde C"·º·º = concentración a nivel del suelo de gas o partículas de tamaño menor
de 20 µm, directamente a favor del viento y a una distancia x en m,
con viento a favor desde la fuente, µg/m 3•
a y0 = un cuarto de la anchura de emisión de la fuente zonal o lineal a lo
largo del eje que coincide con la dirección del viento, m.
y Q, a y, ª=y u son los definidos previamente para el modelo de fuentes puntuales
elevadas.
216 MANUAL DE EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL

En la Tabla 6.10 se resumen algunos ejemplos de modelos informatizados para la


simulación de la calidad del aire. Muchos de estos modelos están disponibles para
aplicaciones en ordenador o en los software de ordenadores personales. Los modelos
son una parte del sistema UNAMAP (User's Network for Applied Modeling of Air
Pollution) de la Environmental Protection Agency de Estados Unidos. Todos los mo-
delos enumerados en la Tabla 6.1 O se basan en los conceptos gaussianos de penacho.
En la Tabla 6.11 se muestra una breve infonnación sobre otros modelos adicionales
disponibles