You are on page 1of 2

Copa Del Rey, Entre El Fútbol Y El Nacionalismo madrileños", para desviar la atención de la

Raúl Fain Binda superioridad futbolística del equipo culé y


BBC Mundo concentrarla en una supuesta gesta patriótica. Esta
20 abril 2011 faceta política de la rivalidad es aprovechada por
los interesados en agitar las aguas.
La final de la Copa del Rey entre el Real Madrid y el
Barcelona, en el estadio de Mestalla, en Valencia, En los últimos años se han podido escuchar silbidos
es una mezcla explosiva de rivalidades deportivas, y abucheos durante la ejecución del himno nacional
políticas, institucionales y personales. en la final, en presencia del rey, cuyos alcances
dependen de los orígenes y filiaciones de las
En este caso toma precedencia la vertiente política, hinchadas presentes.
dado que se trata de un torneo que lleva el nombre
del soberano, rechazado por el sentimiento más Todavía está fresco el recuerdo de la pitada durante
nacionalista del pueblo catalán y, al mismo tiempo, el himno en la final de 2009, en el mismo estadio,
levantado como bandera por los aficionados entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao: ambas
blancos. aficiones pertenecían a regiones con un fuerte
sentimiento nacionalista.
Esta coloración política de un torneo deportivo es
producto de una manipulación premeditada, pero Esta vez, peñas barcelonistas prometen "sepultar"
esta comprobación no le resta importancia política: el himno, mientras que peñas madridistas quieren
a fin de cuentas, la política misma se nutre de "cubrir el estadio" con banderas españolas, y la
maniobras calculadas. Real Federación Española de Fútbol, de acuerdo
con las autoridades valencianas, habría dispuesto
Hasta los jugadores se dejan llevar por las presiones hacer sonar el himno a todo volumen, para cubrir la
de este tipo. pitada.

El diario deportivo Marca, de Madrid, informa que Y así estamos. Lo último es que Solidaritat Catalana
el barcelonista Gerard Piqué, al finalizar el partido per la Independencia, un partido político, ha
del sábado por el torneo de Liga, gritó en el túnel a amenazado al Ayuntamiento de Valencia con una
sus adversarios del Real Madrid: "Os vamos a ganar demanda si el himno supera los 120 decibelios,
la copa de vuestro rey". "una imposición chapucera, propia de mentes
enfermizas y un atentado contra la salud pública".
Esta frase, que tal vez haya sido pronunciada en
tono ligero, habitual entre futbolistas, es Todo esto forma parte de la coreografía habitual en
presentada como prueba de la hostilidad los partidos entre ambos gigantes del fútbol
barcelonista a las instituciones nacionales, español, pero en los encuentros de liga la presencia
manipulada por intereses que quieren la secesión. de hinchas del equipo visitante es virtualmente
simbólica, mientras que esta vez 20.000 culés y
Silbidos y abucheos 20.000 blancos estarán pujando en el mismo
estadio.
En Barcelona se interpreta este recrudecimiento de
la pugna política como un recurso de "los
No sólo en España presencia del rey, que tiene un obvio y legítimo
interés político en el asunto.
Este desborde de intereses políticos en el ámbito
deportivo es de sobra conocido en muchos países. En Mestalla no jugarán la izquierda contra la
Y no hace falta que se trate de representantes de derecha, ni siquiera Barcelona contra Madrid, o
diferentes ciudades o regiones, como puede ser el Guardiola contra Mourinho, o Messi contra
caso de Guayaquil y Quito, en Ecuador. Cristiano. Se jugará un partido de fútbol

Acaso la rivalidad política más intensa, entre También se da un juego de presunciones, de


equipos de la misma ciudad, sea la que existe entre relaciones simbólicas entre clubes y tendencias
Celtic y Rangers, en Glasgow, la urbe escocesa. políticas, aparte de la pugna entre regiones y el
poder central.
La mayor parte de la afición del Celtic es católica y
la del Rangers protestante. La izquierda política, o buena parte de ella, tiende a
simpatizar con el Barcelona por su historia de
Pero, en el fondo, no es una cuestión religiosa: es enfrentamiento con el poder central, que estuvo en
una pugna entre los inmigrantes irlandeses manos durante varias décadas de Francisco Franco,
católicos que a fines del siglo XIX chocaron con la un dictador que veía con buenos ojos las hazañas
mayoría nativa protestante. Una de las expresiones del Real Madrid, símbolo entonces del prestigio
políticas más importantes de esta rivalidad adoptó futbolístico de España.
una máscara deportiva: Celtic vs Rangers.
Esta representación del Barcelona como "de
Sin ir más lejos, la BBC informó el martes que se izquierda" y del Real Madrid como "de derecha",
interceptó el envío de "paquetes explosivos" a Neil que es superficial, por supuesto, también tiene
Lennon, el técnico del Celtic, y a dos notorios ecos recientes: el ex presidente del gobierno José
aficionados del club. Las bombas "eran viables y María Aznar, del derechista Partido Popular, es un
capaces de hacer daño". ferviente madridista, mientras que el actual
presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, del
La animadversión entre las aficiones del Barcelona Partido Socialista, es devoto del Barcelona.
y el Real Madrid nos parece, en comparación, un
asunto bastante civilizado, una diferencia natural, Pero en Mestalla no jugarán la izquierda contra la
que sectores más o menos representativos derecha, ni siquiera Barcelona contra Madrid, o
aprovechan para sus propios fines. Guardiola contra Mourinho, o Messi contra
Cristiano. Se jugará un partido de fútbol. El resto
Relaciones simbólicas son distracciones que sólo vienen al caso si
nosotros decidimos atenderlas.
En esta ocasión se refuerza el aspecto político
porque el mayor equipo de la capital, supuesto https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/04/11
símbolo de la unidad española, se enfrenta con el 0420_copa_del_rey_real_madrid_barcelona_mt
equipo más poderoso de una región donde el
sentimiento secesionista es muy fuerte, en Actividad: Por favor construir una crítica a la
información que reposa en el documento.