You are on page 1of 13

INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

ESCUELA SUPERIOR DE INGENIERIA MECANICA Y ELECTRICA

Electro Acustica

PROF. Lelo De Larrea Polanco Adrian

7CM6
“Sonorización y Megafonía en conciertos”
Integrantes:
Pacheco Hernández Rafael
Sánchez Delgado Iván
Introducción
Coordinar la megafonía de un evento no es tarea fácil, sin embargo, la experiencia me ha enseñado
algunas pautas que puedes tener en cuenta para lograrlo con éxito.

Un sistema de refuerzo de sonido consiste en la combinación de micrófonos, procesadores de señal,


amplificadores y altavoces que aumentan la intensidad de sonidos pre-grabados o en vivo y que
también pueden distribuir esos sonidos hacia una audiencia más grande o distante.

Sonorización y Megafonía en conciertos


-Megafonía
En primer lugar

Lo primero que debes hacer es saber, con varios días de antelación, lo siguiente:

1. ¿Dónde es el concierto? ¿Es un lugar cerrado o al aire libre?


2. ¿Qué capacidad tiene el lugar (el aforo)? ¿Cuántos asientos o espectadores estarán
escuchando? ¿Cuál es el tamaño del escenario, la altura y los materiales de las paredes?
3. ¿Cuántas voces participan? ¿Son solistas, acompañantes o coros?
4. ¿Cuántos instrumentos acústicos, eléctricos o agrupaciones orquestales tocan en directo?

Además:

1. Elaborar la lista de todo el material necesario.


2. Contratar gente para que ayude a montar.
3. Reservar el lugar desde el día anterior al concierto o 12 horas antes del evento (asegurarse
que alguien tenga la llave para entrar y acceso a la electricidad).

Una vez que tengas esto claro, te puedes centrar en el concierto.

El concierto

Crea una hoja con la disposición de los cantantes, músicos, la PA, los monitores y un listado de
canales (pre-asignados y ordenados) para que otra persona sepa conectar los cables, donde colocar
los pies de micrófono, las cajas de inyección (para instrumentos eléctricos), las tomas de electricidad
y pueda conectar correctamente cada elemento en el cajetín de escenario.

Además establece claramente donde se colocan los altavoces principales (PA). Debes conseguir que
los músicos y cantantes estén por detrás de la PA y además cubrir son sonido directo toda la sala.
Por lo general se colocan los altavoces medios y agudos en los laterales superiores y los subwoofer
en el centro apoyados en el piso. http://qsc.com/

Coloca la mesa de mezclas en el centro de la sala (no a la izquierda o derecha) y casi al final de la
gente. El técnico de sonido debe tener visión directa con los músicos. Si hace falta coloca el equipo
sobre unas tarimas. Por ultimo ten en cuenta que si colocas altavoces a lo largo del lugar, debes
ajustar el retardo de cada altavoz (delay) para que funcionen en fase.
Micrófonos

Elegir el tipo micrófono y su ubicación es clave a la hora de captar el sonido de cada voz o
instrumento (http://www.aratechlabs.com/). Existen micrófonos dinámicos con distintas figuras
(omnidireccional, cardioide, hipercardioide o figura en 8). Estos micrófonos son muy resistentes,
incluso a los golpes. Se usan por lo general para cantantes o instrumentos con mucha presión
sonora y ofrecen un buen aislamiento de resto de sonidos. El otro tipo de micrófonos se denominan
de condensador (llamados también ambientales), y se usan para guitarras acústicas, coros, grupo de
cuerdas y ambiente de batería. Para que funcionen necesitan alimentación fantasma (Phantom
48+v); por lo general en estos micrófonos no solo captan el sonido que está cerca, sino que además
el resto de instrumentos.

Conexiones

Independientemente al tipo de micrófono, utilizar siempre cables balanceados.

Hay sistemas inalámbricos de micrófonos, y te recomiendo que coloques los receptores en el


escenario, utiliza una misma marca y configura bien los canales de transmisión para evitar
interferencias y superposiciones. Con el grupo Bienvenidos a adorar usamos el sistema EW135 G3.

Para los instrumentos eléctricos utiliza las DI (Cajas de inyección), lo más cercano al instrumento
posible. Es decir que el cable mono desbalanceado sea corto y el balanceado que sale de la DI sea
largo.

Ajustes

Luego de tener la PA en su sitio y conectada, los monitores, los instrumentos y micrófonos


conectados, asegúrate de que la mesa de mezcla este apagada y plana, con todo sus parámetros en
“cero”. Seguidamente enciéndela y con la ayuda de un micrófono de medición más un analizador de
espectro ajusta el nivel y la ecualización de la PA con ruido “rosa” o “marrón” para conseguir eliminar
resonancias y reforzar frecuencias (http://www.audiocheck.net/) . Lo mismo hay que hacer con los
monitores.

A continuación ajusta la ganancia y la ecualización de cada canal; ten en cuenta no pasar de 0dB. Es
mejor dejar un margen de -6 o -12dB en cada canal para que cuando todos lleguen al máster no
sature. Una vez afinados y ajustados los canales no cambies el lugar ni intercambies los micrófonos
con otra voz o instrumento.

Ten ordenados los canales en la mesa de mezclas y agrupa por separado las voces, los
instrumentos y efectos. Por ejemplo:

 Canales 1 – 8: voces (Asignados a subgrupo 1-2)


 Canales 9:15: instrumentos (Asignados a subgrupo 3-4)
 Canales 16:24 playback y efectos (Asignados a subgrupo 5-6)

Es caso de no tener un orden, volver a asignar los canales en una mesa digital es tarea fácil, pero en
una analógica tienes que volver a conectar, por lo cual es mejor tener antes de conectar la
asignación de cada canal.

Aprovecha los auxiliares para los retornos (monitoreo de escenario) optando entre pre/fader o
post/fader según necesites; estos tienen que tener su propia ecualización, para que los músicos de
escenario escuchen bien pero no compita con el sonido de la PA.
Casi terminando, configurar y ajustar cada parámetro desde un iPad o Tablet es muy práctico. La
libertad de poder moverte por todo el lugar para ir haciendo ajustes es genial.

-Sistema de refuerzo de sonido


Un sistema de refuerzo de sonido consiste en la combinación de micrófonos, procesadores de señal,
amplificadores y altavoces que aumentan la intensidad de sonidos pre-grabados o en vivo y que
también pueden distribuir esos sonidos hacia una audiencia más grande o distante.En algunos
casos, un sistema de refuerzo de sonido puede ser usado también para mejorar el sonido
proveniente de fuentes en el escenario, en lugar de una simple amplificación inalterada de las
mismas.

Un sistema de refuerzo de sonido puede llegar a ser muy complejo, al incluir cientos de micrófonos,
mezcla de audio compleja y sistemas de procesamiento de señales, miles de watts de potencia de
amplificación y múltiples arreglos de altavoces, todo esto supervisado por un equipo de ingenieros de
audio y técnicos.Por otro lado, un sistema de refuerzo de sonido puede ser tan simple como un
pequeño sistema PA (public adress en inglés), el cual consiste de un simple micrófono conectado a
un altavoz amplificado para, por ejemplo, un guitarrista-cantante tocando en una cafetería. En ambos
casos, estos sistemas refuerzan el sonido para hacerlo más intenso o para distribuirlo a una
audiencia mayor.

Algunos ingenieros de audio y otros en la industria del audio profesional están en desacuerdo acerca
de si estos sistemas de audio deben ser llamados sistemas de refuerzo de sonido o sistemas PA. La
distinción que se da entre los dos términos de acuerdo a la tecnología y la capacidad es común,
mientras que otros distinguen el uso intencionado ya que, por ejemplo, los sistemas de refuerzo (SR)
están hechos para soporte de eventos en vivo y los sistemas PA para la reproducción de discursos y
música grabada en edificios e instituciones. En algunas regiones o mercados, la distinción entre los
dos términos es importante, si bien los términos son considerados intercambiables en muchos
círculos profesionales.

Ruta de la señal

El refuerzo de sonido en un sistema de formato grande involucra, por lo general, una señal que
comienza con la pastilla de un instrumento o un micrófono (transductor), el cual es conectado a un
cable multifilar (también llamado "snake"). El snake envía las señales de todas las entradas a dos
mesas de mezcla: una en la "sala" (FOH por su siglas en inglés) para mezcla principal, y una mezcla
de monitores en una mesa junto al escenario. Una vez que la señal se encuentra en un canal en la
consola, ésta puede ser ecualizada, comprimida, o paneada antes de ser enviada a un bus de salida.
La señal también puede ser enviada hacia un procesador de efectos externo, el cual produce una
versión "húmeda" (con efectos) de la señal, la cual a su vez es mezclada en cantidades variadas con
la señal "seca" (sin efectos).

La señal es enviada después a un bus, también conocido como "grupo de mezcla", "subgrupo" o
simplemente "grupo". Un grupo de señales puede ser enviado a través de un bus adicional antes de
ser enviado al bus principal para permitirle al ingeniero controlar los niveles de varias señales
relacionadas al mismo tiempo. Por ejemplo, los distintos micrófonos para un conjunto de batería
pueden ser enviados a su propio bus para que el volumen del sonido del conjunto entero pueda ser
controlado con un solo fader o un par de ellos.7 A veces, un bus puede ser procesado tal como un
canal individual de entrada, permitiendo al ingeniero procesar un grupo completo de señales en una
sola exhibición. Después, la señal es comúnmente encaminada con todo lo demás al canal maestro
en la consola.Las mesas de mezcla tienen envíos adicionales, también llamados auxiliares o envíos
auxiliares, en cada canal de entrada, de modo que una mezcla diferente pueda ser creada y enviada
a cualquier otro lugar. Una función de los envíos auxiliares es crear una mezcla de las señales
vocales e instrumentales para el monitoreo (la cual escuchan los cantantes o músicos en el
escenario en sus altavoces de monitoreo o en sus monitores de oído).

El siguiente paso en la ruta de la señal generalmente depende del tamaño del sistema en el recinto o
lugar. En sistemas más pequeños, las salidas principales, por lo general, son enviadas a un
ecualizador adicional o directamente a un amplificador de potencia, con uno o más altavoces
(normalmente dos) conectados después a ese amplificador. En sistemas de formato grande, la señal
es típicamente enviada primero a un ecualizador y después a un filtro de cruce. Un filtro de cruce
divide la señal en múltiples bandas de frecuencia y envía cada una a amplificadores separados y
altavoces adjuntos para la reproducción de frecuencias bajas, medias y altas. Las frecuencias bajas
son enviadas a amplificadores y después a subwoofers, mientras que los sonidos en frecuencias
medias y altas son comúnmente enviados a amplificadores que alimentan altavoces con rango
completo.

Componentes del sistema

Transductores de entrada

Muchos tipos de transductores pueden ser encontrados en un sistema de refuerzo de sonido, siendo
los micrófonos los más usados como dispositivos de entrada. Estos pueden ser clasificados de
acuerdo con su método de transducción, su patrón polar o su aplicación funcional. La mayoría de los
micrófonos usados en el refuerzo sonoro son los micrófonos dinámicos y de condensador.

Los micrófonos usados para refuerzo sonoro por lo general se encuentran posicionados y montados
de distintas maneras, incluyendo soportes verticales con peso en la base, soportes de podio,
sujetadores, soportes para instrumentos, y conjuntos con auriculares. Los micrófonos montados en
auriculares y sujetadores son usualmente utilizados por medio de transmisión inalámbrica para
permitir a los ejecutantes o altavoces moverse libremente. Los primeros usuarios de la tecnología de
micrófonos montados en auriculares incluyen al cantante de country Garth Brooks,10 a Kate Bush y
a Madonna.

Existen muchos otros tipos de transductores de entrada, los cuales pueden ser usados
ocasionalmente, incluyendo piezoeléctricos magnéticos utilizados en guitarras eléctricas y bajos
eléctricos, micrófonos de cerámica para instrumentos de cuerda y pastillas para fonógrafo y piano
(cartuchos) usados en tocadiscos. La tecnología inalámbrica se ha vuelto popular en el refuerzo
sonoro, comúnmente usada para guitarras eléctricas, bajo eléctrico y micrófonos de mano. Esto le
permite a los ejecutantes moverse por todo el escenario durante el show o incluso introducirse en la
audiencia sin la preocupación de tropezarse o desconectar el cable.

Mesas de mezcla

Las mesas de mezcla son la base de un sistema de refuerzo de sonido. Éste es el lugar en el cual el
operador puede mezclar, ecualizar y agregar efectos a señales provenientes de fuentes de sonido.
Las consolas múltiples pueden ser usadas para diferentes aplicaciones en un sistema de refuerzo
sencillo. La consola de sala (FOH) puede ser colocada donde el operador pueda ver la acción en
escena y escuchar la salida del sistema de altavoces. Algunos recintos con sistemas instalados de
manera permanente, tales como instalaciones religiosas y teatros colocan la mesa de mezcla dentro
de un pabellón cerrado, aunque este acercamiento es más común para aplicaciones de grabación y
radiodifusión. Esto es menos común en la reproducción de sonido en vivo, ya que el ingeniero
obtiene mejores resultados cuando puede escuchar lo que la audiencia escucha.

Producciones musicales más grandes frecuentemente usan una mesa de mezcla para monitores de
escenario por separado, la cual está dedicada a crear mezclas en escenario o en los oídos para los
ejecutantes. Estas consolas son colocadas, por lo general, a un costado del escenario, a fin de que
el operador se pueda comunicar con los intérpretes.En casos en los cuales los ejecutantes tengan
que tocar en un recinto que no tiene un ingeniero de monitoreo cerca del escenario, la mezcla para
monitores es hecha por el ingeniero de la consola en el FOH, la cual está localizada entre la
audiencia o en la parte trasera de la sala de conciertos. Éste arreglo puede ser problemático porque
los ejecutantes terminan pidiendo cambios en la mezcla de los monitores por medio de "señales de
mano y frases codificadas". El ingeniero tampoco puede escuchar los cambios que está aplicando a
los monitores en el escenario, los cuales casi siempre resultan en la reducción de la calidad de la
mezcla.

Procesadores de señal

Los sistemas PA pequeños para lugares tales como bares y clubes ahora cuentan con
características que alguna vez estuvieron solo disponibles para equipo profesional, tales como
efectos de reverberación, ecualizadores gráficos y, en algunos modelos, circuitos de prevención de
retroalimentación con sensores electrónicos que evitan los "chillidos" antes de que se conviertan en
un problema para el evento. Las unidades de efectos digitales pueden ofrecer múltiples efectos
predeterminados, tales como reverb variable y eco. Los sistemas digitales de manejo de altavoces
ofrecen a los ingenieros de sonido delay digital, limitación, funciones de cruce, filtros y ecualizadores,
compresión y otras funciones en una unidad sencilla para ser montada en un "rack". En décadas
previas, los ingenieros de sonido comúnmente tenían que transportar un número sustancial de
dispositivos periféricos analógicos montados en un rack para completar estas tareas.

Ecualizadores

Los ecualizadores existen en los sistemas de refuerzo de sonido en dos formas: gráfica y
paramétrica. Un filtro paso alto y/o uno paso bajo pueden estar incluidos. Los ecualizadores
paramétricos están a menudo incluidos en cada canal en la mesa de mezclas, aunque también se
pueden encontrar por separado en unidades separadas. Estos se hicieron populares por primera vez
en los años 70's y han permanecido como los ecualizadores por elección de muchos ingenieros
desde entonces.

Los ecualizadores gráficos contienen faders (controles por deslizamiento), los cuales al ser
colocados juntos se parecen a una curva de respuesta de frecuencia trazada en una gráfica. Los
sistemas de refuerzo de sonido por lo general usan ecualizadores gráficos con puntos de control de
frecuencia central en tercios de octava. Estos son típicamente usados para ecualizar señales de
audio que se dirigen hacia el sistema principal de altavoces o a los monitores en el escenario.

Los filtros paso bajo (corte de bajos) y paso alto (corte de altos) restringen el ancho de banda de un
cierto canal. Al cortar la energía de frecuencias muy bajas (cuyo término es infrasónico o subsónico,
siendo este último no muy apropiado) se reduce el desperdicio de potencia de amplificación que no
produce vibración audible y que también puede ser dañina para los altavoces. Un filtro paso bajo
para reducir la energía ultrasónica es útil al prevenir interferencia de frecuencias de radio, control de
iluminación o de circuitos digitales cercanos a los amplificadores. Tales filtros vienen por lo general
incluidos junto con los ecualizadores gráficos y paramétricos, lo cual proporciona un control completo
del rango de frecuencias audible. Si la respuesta de éstos es suficientemente inclinada, los filtros
paso alto y paso bajo funcionan como filtros de corte extremo.. Un supresor de retroalimentación es
un filtro de rechazo de banda automáticamente ajustado, también conocido como filtro notch, el cual
incluye un microprocesador que detecta el comienzo de la retroalimentación y controla al filtro para
que éste pueda suprimirla por medio de la disminución de ganancia junto en la frecuencia
transgresora.

Amplificadores de potencia

Los amplificadores de potencia incrementan el nivel de una señal de voltaje mínimo y proveen
potencia eléctrica para habilitar el uso de altavoces. Todos los altavoces requieren de potencia de
amplificación de una señal con amplitud baja, incluyendo a los auriculares. La mayoría de los
amplificadores profesionales también proveen protección de señales saturadas, cortos circuitos a
través de la salida y temperatura excesiva. Un limitador es usado con frecuencia para proteger a los
altavoces de ser sobrecargados.

Así como en la mayoría del equipo de refuerzo de sonido, los amplificadores profesionales están
diseñados para ser montados en racks estándar de 19 pulgadas. Muchos amplificadores de potencia
contienen ventiladores internos para extraer aire a través de sus disipadores de calor. Dado que
éstos pueden generar una cantidad significativa de calor, la disipación de calor es un factor
importante que los operadores consideran cuando están montando amplificadores en racks. Los
altavoces activos se caracterizan por contener amplificadores montados internamente, los cuales
han sido seleccionados por el fabricante para ser el más adecuado para el parlante dado.

En los años 70's y 80's, la mayoría de los amplificadores eran pesados, del tipo AB. A finales de los
años 90's éstos se hicieron más ligeros, más pequeños, más poderosos y más eficientes, debido al
uso creciente de fuentes de poder conmutadas y amplificadores tipo D, los cuales ofrecen ahorro de
peso y espacio significativos, junto con una eficiencia mayor. Cuando se llevan a cabo instalaciones
en estaciones de ferrocarril, estadios y aeropuertos, su alta eficiencia les permite funcionar con
enfriamiento adicional mínimo y mayor densidad de módulos en el rack comparado con
amplificadores anteriores.

Los sistemas de manejo digital de altavoces (DLMS en inglés) que combinan funciones de cruce,
compresión, limitación y otras características en una unidad simple se han vuelto populares desde su
introducción. Estos son usados para procesar la mezcla desde la mesa de mezcla y enviarla a varios
amplificadores activos. Los sistemas pueden incluir muchos altavoces, cada uno con su propia salida
optimizada por un rango específico de frecuencias (bajas, medias y altas). La amplificación doble,
triple o cuádruple en un sistema de refuerzo de sonido con la ayuda de un DLMS resulta en un uso
más eficiente de la potencia de amplificación por medio del envío de las frecuencias apropiadas a su
altavoz respectivo. La mayoría de las unidades DLMS que son diseñadas para uso no profesional
tienen calibración y funciones de prueba tales como un generador de ruido rosa acoplado con un
analizador en tiempo real para poder llevar a cabo una ecualización automatizada del recinto.

La cantidad de potencia amplificada usada en una instalación para interpretación musical depende
de un cierto número de factores, tales como el Nivel de Presión Sonora deseado, si el lugar es en un
recinto cerrado o al aire libre y la presencia de ruido ambiental conflictivo. La siguiente lista
proporciona una "regla de oro" aproximada para la cantidad de potencia de amplificación utilizada en
diferentes instalaciones:

"Sistema vocal" pequeño- Alrededor de 500 watts

"Sistema vocal" grande - Alrededor de 1,000 watts

"Sistema para local" pequeño - Alrededor de 9,000 watts


"Sistema para local" grande - Alrededor de 18,000 watts

"Sistema para estadio" pequeño - Alrededor de 28,000 watts

Transductores de salida

Un altavoz simple y económico para sistema PA puede contener un controlador de altavoz con rango
completo, incrustado en un contenedor adecuado. Altavoces para refuerzo sonoro calibrados de
manera profesional pueden incorporar controladores separados para producir sonidos en frecuencias
bajas, medias y altas. Una red de filtros de cruce envía las diferentes frecuencias a los controladores
apropiados. En los años 60's, los altavoces de cuerno encontrados en los teatros y sistemas PA eran
casi siempre "columnas de controladores múltiples montados en una línea vertical dentro de un
contenedor alto. Los años 70's y principios de los 80's fue un periodo de innovación en el diseño de
los altavoces gracias a las múltiples compañías de refuerzo sonoro que diseñaron sus propios
altavoces. Los diseños básicos fueron basados en otros ya conocidos y los componentes de los
altavoces se obtuvieron de otros ya comerciales.

Las áreas de innovación estuvieron en el diseño de las vitrinas, la durabilidad, la facilidad de


empaque y transporte y la sencillez de su configuración. Este periodo también vio la introducción del
colgado o "vuelo" de los altavoces principales en los conciertos grandes. Durante los 80's, los
fabricantes de grandes altavoces comenzaron a producir equipos estándar usando las innovaciones
de los años 70's. Estas fueron en su mayoría sistemas de dos vías con woofers de 12, 15 o 30
pulgadas y un controlador de frecuencias altas adjunto a una bocina con este rango. Los años 80's
también presenciaron el inicio de las compañías enfocadas en el mercado del refuerzo sonoro. Los
años 90's fueron testigos de la introducción de los "Line array", en los cuales arreglos verticales
largos de altavoces con una pequeña vitrina eran usados para incrementar la eficiencia y proveer
dispersión y respuesta de frecuencia uniforme. Este periodo también estuvo marcado por la
introducción de contenedores de altavoces de plástico moldeado económico montados en trípodes.
Muchos de éstos se caracterizan por sus amplificadores de potencia incorporados, los cuales los
hicieron prácticos para uso no profesional en cuanto a instalación y operación exitosa. La calidad del
sonido disponible en estos simples "altavoces alimentados" varía extensamente dependiendo de la
implementación.

Muchos sistemas de altavoces para refuerzo sonoro incorporan circuitos de protección, los cuales
previenen daño por exceso de potencia o error de operación. Los resistores de coeficiente de
temperatura positivos, bulbos de luz especializados en limitación de corriente e interruptores eran
usados solos o en combinación para reducir fallos.31Durante el mismo periodo, la industria del
refuerzo de sonido profesional hizo que los conectores Speakon NL4 y NL8 de la marca Neutrik se
convirtieran en los conectores estándar de entrada, reemplazando a los jacks (conector hembra)de
una pulgada, conectores XLR y a los conectores de múltiples clavijas de la empresa Cannon, los
cuales están limitados a un máximo de 15 amperes de corriente. Los conectores XLR son aún el
estándar en conectores de entrada en vitrinas de altavoces activos.

Los tres diferentes tipos de transductores son los subwoofers, los controladores de compresión y los
tweeters. Todos ellos se caracterizan por la combinación de una bobina de voz, un imán, un cono o
diafragma y una coraza o estructura. Los altavoces tienen una clasificación de potencia (en watts), la
cual indica su máxima capacidad de poder, para ayudar a los usuarios a evitar alimentarlos con
mayor potencia de la necesaria para su correcto funcionamiento.33 Gracias a los esfuerzos de la
Audio Engineering Society (AES) y al grupo perteneciente a la industria de los altavoces, ALMA, las
especificaciones del manejo de la potencia se volvieron más confiables, si bien la adopción de la
norma EIA-426-B se encuentra todavía lejos de la universalidad. Alrededor de a mitad de los 90's, los
contenedores en forma trapezoidal se volvieron populares, puesto que esta forma permitió a muchos
de ellos ser fácilmente acomodados en conjunto.

Un cierto número de compañías están elaborando ahora sistemas de altavoces ligeros y portátiles
para recintos pequeños que envían parte de las frecuencias bajas en la música (bajo eléctrico,
bombo, etc.) a un subwoofer alimentado. El envío de la energía de las frecuencias bajas a un
amplificador separado puede mejorar sustancialmente la respuesta baja del sistema. Además, la
claridad puede ser mejorada, porque los sonidos en frecuencias bajas consumen una gran parte de
la potencia de amplificación; Con solo un amplificador sencillo para el espectro audible, los ávidos
sonidos en frecuencias bajas pueden consumir una cantidad desproporcionada de la potencia de
sistema de refuerzo.

Los sistemas profesionales de altavoces para refuerzo de sonido continuamente incluyen hardware
dedicado a "volar" sobre el área del escenario, a fin de proveer más cobertura uniforme y maximizar
la visibilidad dentro de los recintos de eventos musicales.

El número de contenedores de altavoces usados en una interpretación varía en cantidad


considerable, aunque la siguiente lista proporciona una idea aproximada de cuantos son usados en
un recinto típico:

"Sistema vocal" pequeño- Dos altavoces de rango completo montados en trípodes.

"Sistema vocal" grande -Cuatro altavoces de rango completo para una cobertura espacial amplia.

"Sistema para local" pequeño - Dos subwoofers y dos altavoces de frecuencias medias y altas.

"Sistema para local" grande - Cuatro subwoofers y cuatro altavoces de frecuencias medias y altas.

"Sistema para estadio" pequeño - Cuatro subwoofers, cuatro altavoces de frecuencias medias bajas
y cuatro de frecuencias medias altas.

Aplicaciones

Los sistemas de refuerzo de sonido son usados en un rango extenso de diferentes configuraciones y
lugares, cada uno de los cuales enfrenta diferentes retos.

Los sistemas audiovisuales para alquiler tienen que ser capaces de soportar uso rudo e incluso
abuso por parte de los arrendatarios. Por tal motivo, las empresas de alquiler tienden a tener en
posesión altavoces que están fuertemente envueltos y protegidos con esquinas de acero y equipo
electrónico tal como amplificadores de potencia o efectos montados dentro de estuches protectores
para traslado. De la misma manera, éstas compañías tienden a seleccionar los accesorios que
tienen características de protección electrónica, tales como circuitos de protección de altavoces y
limitadores de amplificador.

De manera similar, los sistemas para alquiler para no profesionales necesitan ser fáciles de usar y de
instalar y a su vez deben de ser fáciles de reparar y de dar mantenimiento por la compañía. Desde
esta perspectiva, los altavoces requieren tener bocinas, parlantes y circuitos de cruce de fácil
acceso, con el fin de que las reparaciones o reemplazos puedan ser hechos. Algunas compañías de
alquiler a menudo rentan consolas-amplificadores con sistema propio de alimentación, mesas de
mezcla con efectos a bordo y subwoofers alimentados para uso de no profesionales, los cuales son
más fáciles de colocar y usar.
Muchos conciertos de giras y eventos corporativos en grandes recintos alquilan grandes sistemas de
refuerzo de sonido que típicamente incluyen uno más ingenieros de audio de staff de la compañía
que renta. En el caso de los sistemas de alquiler para giras, normalmente hay varios ingenieros y
técnicos pertenecientes a la empresa de alquiler que viajan junto con el show para instalar y calibrar
el equipo para su uso por parte del personal de producción de la banda. El sujeto que llevará a cabo
la mezcla es comúnmente seleccionado y provisto por la banda, dado que éste es una persona que
se ha familiarizado con los aspectos del show y ha trabajado en el acto para establecer una idea
general de como quieren que suene el mismo. El ingeniero de mezcla del programa a veces también
coincide en ser parte del personal de la compañía de alquiler seleccionada para proveer el equipo
para la gira.

Sonido para iglesia.

Diseñar sistemas para iglesias e instalaciones religiosas similares también representa un reto, ya
que los altavoces podrían tener que ser discretos al combinarse con trabajos de madera y de piedra
antiguos. En algunos casos, los diseñadores de audio han llegado crear altavoces pintados al gusto
del cliente, con el fin de que los altavoces se incorporen adecuadamente conforme a la arquitectura
de la iglesia. Algunos sitios religiosos, tales como santuarios o capillas, son cuartos largos con techo
bajo, lo cual significa que los altavoces adicionales de refuerzo se necesitan a través de todo el lugar
para proporcionar una buena cobertura. Un reto adicional de los sistemas de refuerzo de sonido para
iglesia es que, una vez instalados, casi siempre son operados por voluntarios no profesionales de la
congregación, lo cual significa que éstos deben ser fáciles de operar y los problemas técnicos
relacionados también deben ser fácilmente resueltos.

Algunas mesas de mezcla diseñadas para templos contienen consolas automáticas, las cuales
apagan los canales no usados para reducir el ruido, y circuitos de eliminación que detectan y
eliminan frecuencias que están produciendo retroalimentación. Estas características pueden estar
disponibles también consolas de multifunción usadas en instalaciones para convenciones y otros
recintos de propósito múltiple.

Sistemas para giras

Los sistemas de sonido para giras tienen que ser suficientemente poderosos y versátiles para cubrir
muchos tipos de salas, siendo a menudo de diferentes tamaños y formas. Estos también necesitan
usar componentes "reemplazables en campo" tales como altavoces, bocinas y fusibles, los cuales
son de fácil acceso para su reparación durante un programa de conciertos. Los sistemas de sonido
para giras son comúnmente diseñados con características de redundancia, para que en caso de fallo
de equipo o sobrecalentamiento de amplificadores el sistema continúe funcionando. Los sistemas de
gira para shows interpretados para multitudes de unas cuantas miles de personas y más son
normalmente instalados y operados por un equipo de técnicos e ingenieros que viajan con el talento
a cada evento.

No es raro para conciertos populares que van a ser interpretados en sitios que van desde tamaño
mediano hasta grande durante el tour programar de una a dos semanas de ensayo técnico con el
sistema completo para el concierto y el personal de producción presente. Esto le permite a los
ingenieros de audio e iluminación familiarizarse con el show y establecer configuraciones previas en
el equipo digital para cada parte del evento, en caso necesario. Muchos grupos musicales modernos
trabajan con los ingenieros de sala (FOH) y de monitores durante este tiempo para establecer su
idea general de como debe de sonar el show, tanto para ellos mismos como para la audiencia. Esto
frecuentemente involucra la programación de diferentes efectos y procesamiento digital para su uso
en canciones específicas, en un intento por hacer que éstas suenen algo similares a las versiones de
estudio. Para manejar el show con muchos de estos tipos de cambio, los ingenieros de mezcla a
menudo eligen usar una mesa de mezcla digital, a fin de que ellos puedan recordar estos ajustes
entre cada canción. Los técnicos se mantienen ocupados durante el evento, asegurándose de que el
sistema SR esté operando propiamente y que esté calibrado correctamente, ya que la respuesta
acústica de un recinto responderá diferentemente a lo largo del día de acuerdo a la temperatura,
humedad y número de personas en el cuarto.

Los sistemas PA para bandas de fin de semana son un nicho en el mercado para el equipo de
refuerzo sonoro para giras. Estos grupos musicales necesitan sistemas que sean lo suficientemente
pequeños para entra en una minivan o en la cajuela de un carro, y al mismo tiempo suficientemente
poderosos para proporcionar dispersión uniforme y adecuada de sonido, junto con una inteligibilidad
vocal aceptable para un club o bar ruidoso. De la misma manera, los sistemas necesitan ser fáciles y
rápidos de colocar. Las compañías de refuerzo de sonido han respondido a esta demanda por medio
de una oferta de equipo que cumple con roles múltiples, tales como mezcladoras alimentadas (a una
mesa de mezcla con un amplificador de potencia y efectos integrados) y subwoofers alimentados (un
subwoofer con un amplificador de potencia y filtro de cruce integrado). Estos productos minimizan la
cantidad de conexiones que las bandas tienen que llevar a cabo para instalar el sistema. Algunos
subwoofers contienen soportes en la parte superior, de modo que estos pueden cumplir con la
función doble al servir también como una base para los altavoces PA de rango completo montados
en éste soporte.

Teatro en vivo

El sonido para teatro en vivo, teatro de ópera y otras aplicaciones dramáticas puede representar
problemas similares a aquellos en iglesias, en casos donde el teatro es parte de un edificio
patrimonial/histórico donde los altavoces y el cableado podrían tener que mezclarse con trabajos de
madeara. La necesidad de líneas claras de visión en algunos teatros puede hacer el uso de
altavoces regulares inaceptable; en vez de ello, altavoces compactos de perfil bajo son
frecuentemente usados.

En el teatro en vivo y cualquier drama, los intérpretes se mueven alrededor del escenario, lo cual
significa que micrófonos inalámbricos deben ser usados. Estos necesitan ser instalados y cuidados
propiamente, para evitar la interferencia y problemas de recepción.

Algunos shows de teatro y musicales de alto presupuesto son mezclados en sonido envolvente en
vivo, en los cuales el operador del sonido en la obra a menudo "dispara" efectos de sonido que son
mezclados con música y diálogos por el ingeniero de mezcla del show. Los diseños en estos
sistemas son usualmente más extensos, frecuentemente involucrando un conjunto separado de
altavoces para diferentes zonas en el teatro.

Instalación y prueba

Los sistemas de refuerzo de sonido a gran escala están diseñados, instalados y operados por
ingenieros de audio y técnicos de audio. Durante la fase de diseño de un recinto nuevo, los
ingenieros de audio trabajan con los arquitectos y empresarios, para asegurar que el diseño
propuesto se acomode a los altavoces y provea un espacio apropiado para los técnicos de sonido y
los racks del equipo de audio. Los ingenieros de sonido también dan consejos sobre que
componentes de audio se adaptan mejor al espacio y a su uso intencionado, así como la correcta
colocación e instalación de estos componentes. Durante la fase de instalación, los ingenieros de
sonido se aseguran de que los componentes eléctricos de alta potencia sean instalados y
conectados de manera segura y que los altavoces montados en paredes o en el techo sean
propiamente colocados (o "volados") sobre el aparejo. Cuando los componentes del refuerzo de
sonido son instalados, los ingenieros de sonido prueban y calibran el sistema, de modo que su
producción de sonido sea uniforme a través del espectro de frecuencia.

Prueba del sistema

Un sistema de refuerzo de sonido debe ser capaz de reproducir una señal desde su entrada,
pasando por cualquier procesamiento, hasta su salida sin ninguna coloración o distorsión, todo de
manera precisa. Sin embargo, debido a las inconsistencias en el tamaño, forma, materiales de
construcción e incluso en la densidad del público, esto no siempre es posible sin calibración previa
del sistema. Esto puede hacerse de muchas maneras. El método más antiguo de calibración del
sistema involucra un conjunto de oídos sanos, material del programa de prueba (música o habla), un
ecualizador gráfico y, por último pero no por ello menos importante, familiaridad con la respuesta de
frecuencia adecuada (o deseada). Se debe de escuchar el material del programa a través del
sistema, tomar nota de cualquier cambio en la frecuencia o en la resonancia, y corregirlo sutilmente
por medio del uso de un ecualizador. Los ingenieros expertos en esto normalmente usan un lista de
reproducción específica de música cada vez que calibran un sistema con el cual deben
familiarizarse. Este proceso aún es usado por muchos ingenieros, incluso cuando un equipo de
análisis es usado, como una revisión de como suena el sistema con música o con el habla.

Otro método de calibración manual requiere un par de auriculares de alta calidad parchados a la
señal de entrada antes de cualquier procesamiento (tal como la oída antes de la intervención de un
fader del canal de entrada con el programa de prueba en la mesa de mezcla, o con la salida de
auriculares del reproductor de CD o en el reproductor de casetes).Se puede usar entonces esta
señal directa como parte de una referencia casi perfecta con la cual encontrar cualquier diferencia en
la respuesta de frecuencia. Este método puede no ser perfecto, pero puede ser de mucha utilidad
cuando hay recursos o tiempo limitados, tal como el uso de música antes del show para corregir los
cambios en la respuesta causados por la llegada de la audiencia.46 Debido a que este es un método
aún muy subjetivo de calibración, y a que el oído humano es muy dinámico en su propia respuesta,
el material del programa usado para pruebas debe ser tan similar como sea posible a aquel que el
sistema usará en el evento.

Desde el desarrollo del procesamiento digital de señales (DSP), ha habido muchas piezas de equipo
y software de computadora diseñados para cambiar el volumen del trabajo del sistema de
calibración, de una interpretación auditoría humana a algoritmos computacionales que corren en
microprocesadores. Una herramienta para calibrar un sistema de sonido usando DSP o
procesamiento analógico de señales es un Analizador en Tiempo Real (RTA). Esta herramienta es
comúnmente usada al enviar ruido rosa al sistema y medir el resultado con un micrófono calibrado
especialmente conectado al RTA. Al hacer uso de esta información, el sistema puede ser ajustado
para cumplir con la respuesta deseada. La respuesta mostrada por el micrófono RTA no puede ser
tomada como una representación real del cuarto, dado que el análisis será diferente, algunas veces
de manera drástica, cuando el micrófono es colocado en una posición diferente frente al sistema.

Recientemente, los ingenieros de sonido han presenciado la introducción del software dual de
análisis de audio basado en la FFT (transformada rápida de Fourier), el cual le permite al ingeniero
observar no solo la información de la frecuencia contra la amplitud (tono contra volumen) que provee
un RTA, sino también ver las mismas señales (sonidos) en el dominio del tiempo. Esto proporciona al
ingeniero muchos más datos significativos que un RTA por sí solo. Además, el análisis FFT dual
permite comparar la señal de la fuente con la señal de salida y observar la diferencia. Esta es una
forma muy rápida de calibrar un sistema para que suene lo más cercano posible al material original
de la fuente. Como con cualquier herramienta de medición, esta debe de ser verificada siempre por
medio de oídos humanos reales. Algunos dispositivos de procesamiento de sistemas por DSP han
sido diseñados para su uso por no profesionales, por lo cual estos automáticamente llevan a cabo
ajustes en el ecualizador del sistema basándose en la lectura del micrófono RTA. Estos no son
usados prácticamente nunca por profesionales, dado que casi nunca calibran el sistema de manera
óptima como lo hacen manualmente los ingenieros de audio profesionales.