You are on page 1of 452

El MISTÉRIO DE SIRIO

Robert Temple
1998, Robert Temple
Madras, 2005.
Tradución: Silvia Maria Spada

http://groups-beta.google.com/group/digitalsource

1
A mi esposa Olivia

No hay ningún misterio más que el prodigio y la maravilla de estar juntos,


aliados para intentar entender la magnificencia de la mujer.

Robert Temple es profesor en Ciencia de Historia y Filosofía de la


Universidad de Louisville, en Kentuchy; Miembro del Colegio de
Optometristas de Londres y Licenciado en estudios Orientales en Sánscrito y
también en la Real Sociedad Astronómica. Es autor de diéz libros, traducidos
a 43 idiomas. Una de sus obras de gran protagonismo e importancia, The
Genius of China (título original; China: Lans of Discovery and invention), tuvo
su edición al Chino traducido por un equipo de más de 30 expertos. Otro
trabajo de Temple que merece su traducción, en versos, de La Epopeya de
Gilgamesh, El Quién Vió Todo, publicado en 1991 y presentado dos años
más tarde en el Royal National Theatre.

Agradecimentos

Mi agradecimento especial a Mark Booth, del Century de Londres, por esta


nueva edición. Su excelente trabajo en la preparación para su publicación,
así como sus puntos de vista sobre estos temas son muy inspiradores. No
puedo decirte lo que es mas agradable, su compañía o su conversación. Si
es posible separar ambas.
Mi agente literario, Bill Hamilton, de A. M. Heath, es divertido, entusiasta,
capaz, reconfortante, útil... ¿será que el tiene alguna falla? Provablemente
no.
Fue grandiosa la participación de mi esposa Olivia en cada etapa de la
preparación de la nueva edición y su consejo fué siempre la palabra final en
la secuencia de cada frase.
Quiero agradecer a la señorita Jenny Zhu por su maravillosa

2
asistencia oferecida por la Biblioteca Británica, reuniendo material adicional.
Y a Roderick Brown, por su mirada al detalle y entusiasta discernimiento, fue
un espléndido organizador de la nueva edición, dando varias sugerencias
excelentes para mejorar el trabajo. Los lectores pueden agradecerle la
capacidad de ver diferencias y semejanzas.
Liz Rowlinson, en este siglo, hizo un excelente trabajo de edición y ha
preparado mucho material para este libro. Los funcionarios de la Biblioteca
Británica, que han sufrido durante tanto tiempo, no sólo con las verdaderas
montañas de volúmenes, sino también con las inmensas dificultades para
localizar las obras durante el cambio de la biblioteca a un nuevo edificio, se
merecen mi gratitud por su ayuda y paciencia.
Doy las gracias a todas las personas que me han escrito, a lo largo de los
años, enviándome información nteresante que, lamentablemente, no pude
conseguir un mejor examen. Pero todo ha sido apreciado y espero todavía
hacer uso de esta información, una vez que se trata de un tema en continua
evolución. También me gustaría agradecer a Robert Bauval por presentarme
A Bill Hamilton y, junto con Jay Weidner, me han persuadido a rnovando mi
interés en el tema que se mantuvo en la animación suspendido por muchos
años.

Mi gratitud también a la tribu Dogon, en nombre de todos nosotros, por haber


hecho posible llevar a cabo esta investigación de primera mano.

3
Nota del Autor

En la segunda parte, después de cada capítulo, se muestra un resumen. En


vista del considerable volumen de datos, le recomendamos leer estos
resúmenes, cuyo objetivo es hacer más fácil de entender, ya que se
prepararon exactamente para una recapitulación, si el lector lo desea. El
autor no puede disculparse en relación con la complejidad del material,
porque ofrece poca ayuda a la comprensión del lector. Cada esfuerzo fue
hecho para rastrear la propiedad del material ilustrativo reproducido en este
libro. En caso de error u omisión en su reconocimiento, el autor presenta sus
excusas al lector y hará todo lo posible en beneficio de la corrección en
futuras ediciones.

4
Índice
Agradecimentos.......................................................................................7
Nota del Autor.........................................................................................9
Capítulo Uno
Los Mistérios de Sírio Hoy.....................................................................15
¿Cual es el Mistério?.............................................................................55

PARTE UNO
La Cuestión de la Propuesta Sírio
Capítulo Dos
El Conocimento de los Dogon...............................................................69

PARTE DOS
Se Reformula la Cuestion de Sírio
Capítulo Tres
Un Cuento de Hadas ..........................................................................101
Capítulo Quatro
Los Cincuenta Sagrados......................................................................135
Capítulo Cinco
Los Paquetes del Infierno....................................................................161
Capítulo Seis
Los Centros Oraculares ......................................................................191
Capítulo Siete
Los Origenes de los Dogon ................................................................253
Capítulo Ocho
El Nacimiento del "Diente de la Serpiente" .........................................281

5
PARTE TRES
Además del Mistério

Capítulo Nueve
Una Fábula .........................................................................................317

APENDICES
I Un Sistema de Sírio Sudanes, M. Griaule Y G. Dieterlen ................381
II Las Lunas de los Planetas, Los Planetas al Rededor de las Estrellas,
Revoluciones y Rotaciones de los Cuerpos en el Espacio - Descritos por el
Filósofo Neoplatonico Proclo. . 401
Los Fragmentos Sobreviventes de Berosso.......................................431
IV ¿Por Que Sesenta Años? ..............................................................443
V El Significado de la £ en Delfos ......................................................455
VI Por Que Estubieron los Hititas en Hebron, Palestina......................459
VII Las Etapas de Iniciación de los Dogon .........................................465
VIIIUna Nota sobre la Franco-Masoneria ...........................................469
Notas de las Tablas ............................................................................479
Índice ..................................................................................................485
Bibliografia ..........................................................................................505

6
Capítulo Uno

Los Mistérios de Sírio Hoy

¿Como las tradiciones antiguas y secretas de una tribu africana podrían


contener informaciones de astrofísica de alta precisión, sobre estrellas
invisibles en el sistema de la estrella Sirio? Algunas de estas informaciones
sólo fueron descubiertas recientemente por los científicos modernos, medio
siglo después de haber sido registradas por antropólogos que estudian esa
tribu.

La situación referente a El misterio de Sirio cambió completamente desde la


publicación de la primera edición del libro, en 1976. En época, la tradición de
la tribu Dogon insistía en afirmar la existencia de una tercera estrella en el
sistema de Sirio que los astrónomos modernos no podían confirmar. Algunos
críticos decían que eso comprobó la falsedad de la hipótesis presentada en
el libro. Por lo tanto, en un pasado lejano, la Tierra fue visitada por seres
inteligentes del sistema de la estrella Sirio, y éstos dejaron a su paso
información precisa sobre su sistema estelar, como, por ejemplo, la
descripción de la existencia de una tercera estrella, Sirio C, con la no
confirmación de ese hecho por la moderna astronomía, era suficiente para
lanzar la hipótesis en el descrédito. No obstante, finalmente, la existencia de
Sirius C fue comprobada.

La base de la ciencia es la formulación de una hipótesis contenida, previsión


que se busca entonces comprobar o refutar. Si se confirma la previsión, la
hipótesis se considera para verificación. En la actualidad, la hipótesis del
Misterio de Sirio ha sido verificada de manera dramática. En 1976, y en los
años subsiguientes, hice la previsión, en muchas ocasiones, de que la
existencia de una pequeña estrella enana roja sería constatada en el sistema
de Sirio, y ella sería llamada Sirius C (ya existían las estrellas A y B), según
el sistema de denominaciones de la astronomía. Esto acaba desuceder. En
1995, los astrónomos franceses Daniel Benest y J.L. Duvent publicaron los
resultados de años de estudio en el diario Astronomía y Astrophysics sobre
la pequeña estrella enana roja, Sirio C, existente en el sistema de la estrella
Sirio. Ellos detectaron una perturbación que era inexplicable por cualesquiera
otros

7
medios. Esta constatación fue una predicción astrofísica muy específica,
ahora confirmada. No es lo mismo prever, por ejemplo, que un cometa se
aproximaría a la Tierra durante el año 1997. Hay muchos cometas y uno de
ellos puede, en cualquier momento, aproximarse a la Tierra. Pero cuando se
prevé el descubrimiento de una estrella, en un sistema estelar específico, y
que será un tipo de una estrella muy especial, es gratificante que eso
realmente suceda veinte años después. ¿Cuál es entonces la hipótesis que,
de manera tan sorprendente se confirmó en las mejores tradiciones de la
ciencia?

Es la que nuestro planeta en algún momento en el pasado, fue visitado por


seres inteligentes del sistema de la estrella Sirio, que la sugerencia ya no se
considera tan espantosa como en 1976. Después de todo, el misterio de Sirio
generó una enorme discusión en todo el mundo y lo mismo ha ocurrido
continuamente desde su publicación.
Muchos años han pasado y la opinión pública ha sufrido un gran cambio.
Esta obra creó un género de libros y muchas obras hasta existen con los
nombres de Sirio o Orión en sus títulos. En la década de 1970, los "adeptos
de la Nueva Era" adoptaron, por primera vez, las opiniones de El Misterio de
Sirio, y una de las muchas obras que discuten cuestiones amplias adoptó mi
expresión "gatillo cósmico" como título. (Ver Robert Anton Wilson, en la
Bibliografía). Me sorprendió al saber hace poco tiempo que muchos sitios en
Internet discuten El misterio de Sirio, y que existe hasta una especie de
Industria de Sirio, en alguna parte allá afuera, en el espacio cibernético.
Recientemente, un amigo me preguntó: ¿"Usted nunca usó un aparato de
investigación para observar "Sirius", los "dogons", etc? Debo admitir que no.
Uso Internet, porque no tengo tiempo para consultar sitios que discuten mi
propio trabajo — dejo esto a los demás —, pero estoy contento de saber que
hay un gran interés y sólo espero que obtengan información correcta.

Muchos de mis llamamientos hechos en 1976, fueron atendidos: un joven


que leyó el apéndice sobre Proclo decidió hacer su PhD sobre este sabio, y
acaba de publicar un extenso libro sobre el tema (véase el post-scriptum a mi
Apéndice II). Otro, ha leído mi libro en 1977, durante un viaje por Egipto, y
decidió realizar sus propias investigaciones sobre el tema: su nombre es
Robert Bauval y sus artículos, así como su libro. The Orion Mystery (El
Misterio de Orión), exploraron algunas fascinantes posibilidades sobre el
culto de Sirio en las pirámides egipcias. Él entró en contacto conmigo varias
veces y, al encontrarnos,

8
finalmente me animó mucho a revisar y reeditar este libro. Cómo pueden ver,
acepté la sugerencia.
Toda una generación transcurrió desde la publicación original de El Misterio
de Sirius, y pocos se acordarán de la espantosa agitación

generada por su lanzamiento. Nunca se había publicado un libro como este.


Pero en la época, necesitaba disculparme constantemente, por hablar de
hombrecillos verdes, y algunos de los amigos íntimos llegaron hasta dejarme
de lado y nunca más hablaron conmigo, pues los extraterrestres no eran
considerados socialmente aceptables, así como cualquier discusión sobre el
sujeto. Por ejemplo, una anciana, con la que yo tenía una amistad que se
podía considerar íntima, me volvió completamente la espalda después de la
publicación de El Misterio de Sirius; amigos en común me dijeron que fue por
mí publicación, algo que ella consideraba muy espeluznante, como era el
caso de los hombres del espacio. Muchos estudiosos Británicos míos que me
conocían, solían ridiculizar el hecho de discutir el inculto tema hombres del
espacio y, por supuesto, no me consideraban una persona respetable.

Pero la recepción crítica de El Misterio de Sirio por la prensa Británica, en su


primer año, provocó un éxtasis universal. El día de su publicación, el libro fue
objeto de críticas favorables por The Times y Telegraph, a la que siguió un
número casi interminable de otras críticas en la mayoría de los periódicos y
revistas de Inglaterra — todas positivas. Nadie más sorprendido que mi
editor, el cual, por tres años, había aplazado la liberación del manuscrito
antes de la publicación (el anticipo recibido, a título de información, fue £
500, y durante tres o cuatro años, después de la liberación, no recibí los
derechos de autor debido a los retrasos en la publicación). Pero, entonces el
libro se convirtió en un best-seller mundial hasta en lugares tan inesperados
como Yugoslavia. Alemania fue el país donde fue más apreciado, allí
permaneciendo por más de seis meses en la lista de best-sellers. Después
de su publicación, un profesor de astronomía de la revista Nature hizo su
trabajo de críticas a favor. Más tarde, fue el turno de la revista Time publicar
las suyas. El libro fue tema de reportaje del programa Horizon de la
Televisión BBC (y también en el programa Nova de PBS en los Estados
Unidos). La comunidad astronómica Británica, que no es arrogante,
permaneció relativamente impasible en relación con el trabajo. Esto no sólo
por ser conocido por muchos astrónomos de renombre, sino también porque
"había hecho la cosa correcta", en The Observatorio, una publicación de
primera mano, una publicación del Royal Greenwich Observatory, en

9
materia sobre el tema, con eso gané el apoyo personal y el respaldo del
profesor William McCrea, presidente de la Royal Astronomical Society,
ganador de la Medalla de Oro, y una de las personas más agradables de
Inglaterra, digno del respeto universal y del afecto de sus colegas; así que fui
aceptado, aunque mi participación haya sido secundaria y un tanto anormal,
dando lugar a bromas bien humoradas en el Observatorio en Octubre.
Conmovedor cuando los periódicos de Alemania publicaron
algunos carteles sobre El Misterio de Sirio, y eso también me gustó mucho.

El dibujante de un periódico norteamericano hizo una sátira sobre el misterio


de Sirio y, bajo la misma inspiración, Faith Hubley, una cineasta de
animación y ganadora de Oscars, hizo algunas películas animadas (¡pero
qué pena, generalmente sin renta alguna, sólo por inspiración!). Recuerdo
haberla visto en Nueva York, en la ocasión en que ganó tres Oscares de una
sola vez — ¿cuántas personas han la tenido oportunidad de asistir, en sus
salas de estar, a la entrega de tres Oscares? Por cierto, encontré muchos
tipos humanos interesantes por medio de El Misterio de Sirio. Otros, sin
embargo, los he evitado. Por ejemplo, el fallecido Timothy Leary estuvo muy
interesado en ser mi socio en una especie de esquema, en California, sobre
el tema de Sirio, cuando salía de la cárcel, pero sólo la idea me era tan
repugnante que hasta hoy siento escalofríos. No hay nada que odio más que
las drogas y la cultura de la droga.

El Misterio de Sirio tuvo, en todos los aspectos, muchas ¡consecuencias


extrañas e inesperadas en el mundo de las artes! el compositor alemán
Karlheinz Stockhausen se inspiró en él para componer un poema titulado
Sirio, y anunció al mundo que había visitado Sirio, donde habría aprendido
técnicas de composición musical. La música del sistema de Sirio era
diferente — y afirmó que ¡era como su propia música! La novelista Doris
Lessing, según informó un amigo en común, originalmente, también se
inspiró en El misterio de Sirio para escribir su serie de cinco novelas de
ficción científica, el primer titulado Shikasta, El Diario de un Alienígena en
Misión en la Tierra. En su introducción a la novela, escrita en 1978, ella
menciona la tribu dogon y la Épica de Gilgamesh. Otro volumen de la serie
fue The Sirian Experiments (Los Experimentos de Sirio), e incluso hice algo
inusitado, es decir, solicité a una revista londinense de la época la
oportunidad de revisarlo, en el intento de reaccionar contra la revisión que
descartaba la novela Shikasta, publicada anteriormente por Tim Heald, un
viejo conocido, y

10
que había cerrado las puertas a Doris Lessing por escribir ciencia ficción.
(Más tarde, ella me escribió, agradeciéndome por "haber sido un buen
amigo") experiencia en el género extremadamente interesante.

Ella fue muy influenciada por Idries Shah del movimiento sufista, llegando a
desarrollar muchas nociones filosóficas profundas, debiéndose también a la
percepción de la importancia de la relación de la Tierra con otros mundos. El
hecho de una novelista de ese nivel de estar preparada para escribir cinco
romances serios sobre inteligencia extraterrestre es importante, pero
desgraciadamente muchos literatos, sintiéndose ofendidos, fueron hasta
despreciados.

Mis propias experiencias, como consecuencia de la publicación de ElMisterio


de Sirio, fueron, en muchos aspectos, lamentables. era muy agradable que
mucha gente me escribiera con ideas y sugerencias interesantes — pero
fueron tantas que sería inviable su total consideración. Espero, un día, tener
algún tiempo para leer hasta el fin todas las cartas y hacer un estudio
adecuado de algunas ideas de sus contenidos. Desisti de responder a esas
personas por ser realmente un número muy grande de cartas. Y, por
supuesto, aún el extraño fenómeno de la "correspondencia loca" — sin
embargo, nunca se sabe si es bueno o no conservarla. Un hombre
obsesionado por el Triángulo de las Bermudas, declaró haber volado
intensamente por el área, haciendo extraños descubrimientos y me escribió
contando que querían matarlo. Me pareció que estaba perdido en sus
fantasías paranoicas. Más tarde, sin embargo, fue realmente asesinado y su
cuerpo desmembrado fue a parar a la playa, en Canvey Island, en Essex.

Tuve la oportunidad de presentar dichas cartas a las autoridades, como parte


de la investigación criminal, aunque en principio la policía estuviera
intentando alejarme. Telegraph amenazó con publicar la historia de su
negligencia en un asesinato. Una chica americana, millonaria y un poco
perturbada, me seguía alrededor del mundo, pidiéndome apadrinar a "su hijo
de las estrellas". Fue una terrible molestia que continuó hasta que su familia
interfirió, la dejó totalmente sin dinero, imposibilitando la adquisición de sus
pasajes aéreos y así que me dejó en paz. Pienso muchas veces en las 25 mil
libras en dinero vivo que ella dijo haber enterrado al lado de la pista de
despegue del aeropuerto de Birmingham, como "garantía contra la inflación".
A esas alturas, ese dinero no sólo debe estar desvalorizado, sino que
también debe estar saturado de humedad. ella también estaba obsesionada
por

11
otras personas, entre las cuales los Moody Blues, un grupo pop que debe
haberse aburrido mucho oyendo sus tontas conversaciones a mi respecto, de
la misma forma que oí sus delirios acerca de ellos.
Pero el lado triste de las consecuencias de El misterio de Sirio fue la extrema
y virulenta hostilidad que sufrí de ciertas agencias de seguridad, más
notablemente las estadounidenses. Por ser de origen americana, consideré
el hecho insultante y desagradable. En varias ocasiones, fui blanco de
ataques tan extremos que los juzgué como inominables histerias. Por cierto,
informaciones falsas pasaron a mis archivos de seguridad maculando mi
reputación. He sido prohibido hasta en algunas organizaciones
aparentemente inofensivas, lo que hasta ahora no he conseguido entender.
Sólo para dar un ejemplo, yo era co-editor en una ocasión, cuando decidí
asociarme a la extranjera Press Association, la FPA, en Londres para tener
derecho a un almuerzo y obtener una carta de prensa. Me dijeron que
necesitaba de la recomendación de dos miembros de la FPA y hasta me
dieron los nombres de dos periodistas que estarian muy felices en hacer eso
por mí. Pedí, entonces, ese favor a Bonnie Ângelo de Time-Life, y ella me
atendió con placer. (Más tarde, pasé a escribir para su agencia de Londres,
durante varios años, además de hacer informes científicos para la revista
Discover). A continuación, el segundo miembro indicado, que fue igualmente
amigable y aceptó firmar mi formulario. En particular, este hombre, que no
quiero identificar, tenía allí sus conexiones en Washington, y el lector sabrá
lo que quiero decir. Algunas horas después, Catherine Postlethwaite, la
secretaria del FPA, me dijo que había recibido una llamada un tanto histérica
de un hombre que insistía en dar un voto contrario para impedir mi
asociación a la FPA.

Ella se quedó completamente atónita, pues si acababa de firmar el


formulario, por qué intentaba ahora dar un voto contrario, y así le preguntó
cuál era la razón. Él se negó a dar explicaciones, pero fue irreductible en su
insistencia. La secretaria y el Consejo llegaron a la conclusión de que el
hombre, por alguna razón, actuaba de modo irracional, y por lo tanto su voto
contrario fue desconsiderado. Sin embargo, reconocí en esa actitud un
patrón de comportamiento que, varias veces, promovió ataques contra mí.
Un ejemplo es una asociación que inicié, cierta ocasión, con un conocido que
había producido conmigo varias series de vídeos, yo como escritor y él como
coproductor, y que podría haber sido rentable. Su empresa proporcionaba la
financiación y las instalaciones y hasta llegamos a producir un vídeo, pero,
de repente, todo se paró misteriosamente.

12
Después de algún tiempo, me dijo: "Me gustaría realmente realizar estos
proyectos con usted, pero no puedo. A pesar de no poder decirle por qué,
creo que le debo una explicación. El hecho es que en las últimas tres
semanas he recibido llamadas telefónicas, casi diarias, de la CIA de América,
y me han molestado mucho, porque dicen que no debo trabajar contigo y, por
más que lo aprecie, mi vida de nada valdrá si yo continúo recibiendo ese tipo
de presión continua, siendo interrumpido diariamente en mi trabajo por
histéricos funcionarios públicos estadounidenses. Esta es la única razón para
mí al deshacer nuestra asociación en el proyecto". Le agradezco por haber
sido tan honesto conmigo. Varias otras personas actuaron de la misma
manera. De hecho, un viejo amigo, muy afable, el brigadier retirado Shelford
Bidwell, me dijo que le habían pedido leer el misterio de Sirio, y luego escribir
un informe completo para los servicios de seguridad Británica. Él lo consideró
un libro difícil, pues no era el tipo de tema que apreciaba. No tenía la
intención de contarme, pero el asunto acabó siendo ventilado, mientras
conversábamos durante un té, cuando, para ser agradable, dijo que El
Misterio de Sirio era interesante. Le expresé mi sorpresa con esta lectura tan
diferente de sus temas de interés, y él entonces me dijo que había leído cada
palabra minuciosamente, como si eso explicara todo.

Cuando respondi, diciendo que era realmente increíble, tuvo que explicar por
qué lo había hecho. Él se quedó muy encubierto y avergonzado por eso, y
entonces le ahorré de un cuestionamiento para no hacerlo pasar el resto de
su vida con una violación de seguridad en la conciencia. Otro viejo amigo,
que conocí cuando aún era policía de patrulla, y en la la época en que lo
encontré era un famoso comisario de policía Británico, me dijo que había
sido buscado por el MI5 para hacer un informe sobre mí. Fue un poco
perturbador para él la existencia de esa sospecha, ya que no podía explicar
el porque no le habían dado explicaciones. Él intentó informarles que no
había nada de sospechoso en mí, pues me conocía muy bien, y llegó a
escribir todo lo que pudo encontrar a mi respecto, buscando demostrar que
yo era inofensivo. Pero, al parecer, no era eso lo que querían escuchar y,
obviamente, quedaron insatisfechos, lo que perturbó aún más el comisario.

Esta persecución continuó durante más de quince años. Me costó dinero,


oportunidades de carrera y progreso, además de amigos. Pensé muchas
veces al respecto, especialmente en sus aspectos más delirantes. ¿Por qué
tantas personas en altos puestos se burlaban de rabia de una forma tan
incontrolable? Lo que yo ¿les había hecho?

13
Nunca pude saberlo. En mi opinión, sobre la base del instinto y la
información, la antigua Unión Soviética tuvo gran actuación en el sentido de
suprimir un estudio serio sobre inteligencia extraterrestre y fenómenos
paranormales. Parece un tanto irónico que, después de haber sido
perseguido por tantos años por la CIA estadounidense, yo todavía atribuyo la
culpa a la Unión Soviética, cuya actuación se dabapor intermedio de sus
agentes, los tipos de Aldrich Ames. Creo que la CIA se dejaba engañar y
manipular por los agentes soviéticos infiltrados en su medio, no sólo en lo
que me concierne, sino con respecto a muchos otros individuos también. La
Unión Soviética, por ejemplo, estaba absolutamente determinada a
monopolizar la investigación paranormal, y nada la podría detener. Creo que
realmente "sacaba a algunas personas de escena" a las drogas lesivas al
cerebro, pero las dejaban vivas, en estado de confusión mental, hasta el
punto de acabar en el propio descrédito.

He encontrado por lo menos dos científicos brillantes, envueltos en


investigación paranormal, que posteriormente sufrieron drásticos cambios de
personalidad, quedando sustancialmente privados de sus raciocinios, como
transformados en zombis mentales. Ambos vivían en América y deben haber
sido atacados por la KGB. Las personas inteligentes, involucradas en estos
asuntos, toman amplias precauciones: Uri Geller, el primero en ponerse en
contacto conmigo, me pidió que a su encuentro; él vivía aislado en una casa
alta en su casa de Inglaterra, rodeada por perros de guardia y dispositivos de
seguridad. Estoy seguro de que tenía sus razones. Él quería conversar
conmigo principalmente por haber percibido la amenaza de la KGB. Esto
ocurrió antes de la disolución de la Unión Soviética. Naturalmente, estaba
inclinado a convenir con sus temores. (Uri dijo, a propósito, que nunca había
leído realmente El Misterio de Sirius. En realidad, sólo había leído el texto en
folleto, una forma más apropiada para la lectura en su bicicleta ergométrica.
Él está muy interesado en mantenerse en buen acondicionamiento y, a
veces, usando apenas un short, pedalea vigorosamente su bicicleta,
mientras conversa con los visitantes. Mientras me hablaba sobre la KGB,
hacía ejercicios desesperados para combatir la grasa).

Los ataques que dos funcionarios de la NASA me dirigieron sobrepasaron,


en mi opinión, el límite de la mera crítica de desacuedo. Fue muy
desagradable, pues esto sucedió después de muchos años de amistad con
un hombre afable, el capitán Robert Freitag de la Marina

14
Estadounidense, subdirector del Departamento de Programas Avanzados de
la Agencia de Vuelos Espaciales de la NASA. Bob Freitag y yo nos
conocimos por intermedio de Arthur C. Clarke y fueron muchas ocasiones en
que, al venir a Londres, se encontraba conmigo para cenar, pues nos
interesábamos por la gastronomía y, en la búsqueda de algo diferente, hasta
fuimos a un restaurante húngaro. Durante una visita a Washington, en un
encuentro con Bob Freitag, él me habló de un amigo muy inteligente, Jesco
von Puttkamer, a su servicio, que le gustaría que yo conociera. Fuimos a
visitar a ese amigo y entonces les hablé sobre El Misterio de Sirio.

Este hombre era, en realidad, el Barón Jesco von Puttkamer, probablemente


uno de los alemanes venidos a Estados Unidos con Werner von Braun. Sin
embargo, me sorprendió cuando más tarde von Puttkamer, usando papel
timbrado oficial de la NASA (en Alemania), me difamó de manera
sorprendente con los editores míos alemanes, con una filial distinta que le
había solicitado revisión de mi libro a un periódico. La carta (del 11 de Julio
de 1977) decía acerca de mí: "Él actúa como uno seguidor de Ufología y
salta directamente de una hipótesis sin fundamento a otra, aún más artificial,
en una especie de suposición de la suposición de otra suposición, es decir,
habla de astronautas extraterrestres, simplemente por creerlo. Es algo más
religioso que científico ... La obra de Temple ... bajo el aspecto científico no
tiene ningún valor; la tesis que defiende, en mi opinión, no presenta la
mínima evidencia, sin mencionar pruebas" Von Puttkamer continuó diciendo
que estaba a la espera y disposición para dar una conferencia en Francfort,
si es así deseado.

Escribí para Bob Freitag el 3 de septiembre de 1977, y le dije: "Mis editores


alemanes, Umschau Verlag, me enviaron la copia de una carta con muchas
objeciones a mi libro El Misterio de Sirio que les fue dirigida por su amigo
Puttkamer, en papel de la de la Agencia de Programas Avanzados. El hecho
puede ser interpretado como una expresión oficial desde el punto de vista de
la Nasa, lo que le pido que envíe, a mis editores alemanes, una carta
desvinculando a la NASA de las opiniones expresadas por Puttkamer ... (él)
dice que usé su nombre en un programa de televisión, como si apoyara mi
hipótesis. Esto es totalmente falso. Dice que todo sucedió en una
presentación completamente fabricada, que, por supuesto, serviría para
promover el desarrollo del libro. Estoy bastante trastornado con esta
manifestación calumniosa por parte de su amigo ... "Puttkamer continuó
asignandome

15
ideas que no figuran en mi libro (como la historia de Gilgamesh, que registra
la visita de hombres del espacio, tal vez una idea de Däniken) sobre la base
de temas discutidos en partes de la obra, por ejemplo, en la segunda parte,
que admite ni siquiera haber leído".

Bob Freitag no tuvo gusto del comportamiento de Puttkamer y me escribió el


16 de septiembre de 1977:
"Ignoraba el contenido de su carta y el problema que le causó. En primer
lugar, me apresuré a desvincular a la Agencia de Programas Avanzados y la
NASA desde los puntos de vista expresados por el señor Von Puttkame.
Ciertamente son opiniones muy personales ... Le instruí a ponerse en
contacto con usted y con la editorial para proporcionar un desmentido lo
antes posible, en el plazo sentido de tratarse de una visión particular del
remitente y no de un punto de vista de la NASA ... Continúo interesado en
sus planes para un nuevo libro y apreciaría mucho que me informase sobre
todo el progreso. Me gustaría tener la oportunidad de discutir el tema con
usted en Londres ...".

La carta de von Puttkamer, con fecha de 7 de octubre de 1977, se siguió a


esa, exponiendo sus puntos de vista; "La carta no representa en ningún
aspecto una posición oficial de la NASA. El uso del papel con membrete
puede haberle dado esa impresión (lo usé sin darme cuenta, lo que lamento
...) ... Lamento que haya sido juzgada como una "expresión oficial de punto
vista de la NASA". También dijo que no tenía la intención de dirigirme un
ataque personal. A pesar de ser un científico de la NASA, él también había
formulado una hipótesis fantástica, completamente imposible, en los términos
astronómicos, de que otrora Sirio B era visible a simple vista.

Tal ignorancia en astrofísica me sorprendió, pues su afirmación ignoraba


totalmente el paralaje que impide que Sirio B, sea cual sea el tipo de estrella
que ha sido un día, en su historia, sea visible a simple vista y distinguible de
Sirius A. Una cierta exageración de Jesco von Puttkamer, que nunca más
entró en esa discusión. Sin embargo, más difícil aún fue tratar con el
comportamiento de otro funcionario de la Nasa, no subordinado al capitán
Freitag y cuyas acciones no se refutar con tanta facilidad. No presento aquí
su nombre, pero sus actividades me fueron reveladas por Arthur Clarke, en
una llamada hecha desde Sri Lanka para contarme que el hombre, que ni
siquiera conocía, lo había contactado para hacer críticas acerbas contra mí.
Yo necesitaba saber, porque al parecer el hombre había contactado a
muchas otras personas,

16
una de las cuales Isaac Asimov (que sólo conocía de paso). Clarke creía que
el hombre me había difamado por lo menos para algunas pocas personas
"de igual importancia y estatura". En 1977, la BBC presentó un documental
especial de 90 minutos, para la televisión, en su serie Horizon, titulada "El
caso de los Antiguos Astronautas". Fui contratado como investigador y ese
fue mi primer trabajo en la televisión.

Al principio, juzgué que el asunto ocuparía todo el programa, pero el


productor, Graham Massey, más interesado en desacreditar a Erich Von
Däniken, dedicó a ese propósito la mayor parte del tiempo. Graham se ha
comprometido, en la increíble tarea de demoler a Von Däniken; yo no había
preparado ese material y sólo me ocupé de mi propio tema. Los últimos
quince minutos del programa se dedicaron a El Misterio de Sirius, que
Graham de hecho trató de forma bastante razonable, contraponiéndolo,
como "una teoría respetable", a la teoría de Däniken que consideraba
absurda. Por el itinerario recibido, comprobé lo que la narración del programa
decía acerca de mí: "Él es un investigador asiduo, cuidadoso y
extremadamente inteligente".

Durante la preparación del programa, Graham pasó a recibir las constantes


llamadas telefónicas de un extraño de América. Por fin, me resolvió hablar de
lo que se trataba. Me contó que el hombre era un tanto falastrón y le había
dicho que "no debía presentar a Robert Temple en la televisión". (¡Además,
el individuo en cuestión se puso a disposición para una entrevista en
cualquier momento!). Dijo ese hombre irritante (palabras de Graham) que era
el productor del programa y decidiría yo mismo lo que debía o no presentar y
le pedí que hiciera el favor de dejar de llamarme todo el tiempo. Parece que
el hombre había mencionado que trabajaba en la NASA, lo que dejó Graham
doblemente aburrido, pues sugería que las autoridades estadounidenses
creían que no debía recibir atención de los medios de comunicación. Era el
mismo hombre que había telefoneado a Arthur Clarke. La NASA nunca
estuvo desvinculada de las actividades y ataques que esa persona me
Dirigió.

Abordo ahora los nuevos temas aún no discutidos en ese contexto y algunas
observaciones se hacen sobre las pirámides de la meseta de Giza y de la
Esfinge. Hay muchas afirmaciones, bastante frecuentes, de que la Esfinge
egipcia es una gran estatua con cuerpo de león y cabeza humana. No veo
razón para ello. Dice, hace cien años, con la misma confianza, que la Esfinge
era una gran cabeza humana que se

17
sobresalía de la arena. Está bien claro ahora, y es posible ver, que la cabeza
está unida a un cuerpo de animal, supuestamente de un león. Sin embargo,
existe ciertamente la cuestión de las "Ropas Nuevas del Emperador". No veo
ninguna característica leonina en la Esfinge, y como tiene cuatro piernas,
cuatro patas y una cola se cree que es un león. No hay una melena. No hay
músculos prominentes en el pecho, por encima de las piernas, como muchas
veces se ve en estatuas de leones, la cola carece de un mechon al final,
como la de los leones, en todas las estatuas de ese animal. Pero lo principal
en la historia es que la parte posterior del cuerpo no se eleva por encima del
nivel del dorso, abombada y prominente. La porción dorsal del cuerpo de la
Esfinge es recta. Pero cuando se mira el jeroglífico egipcio correspondiente a
la letra "r", lo que se ve es el cuerpo de un león sentado, de perfil, denotando
que, en Egipto, los leones eran retratados con sus partes traseras altas sobre
el nivel del dorso. Todos dicen que el cuerpo de la Esfinge es de un león,
porque así también les es dicho. Vemos con los ojos de personas
desconocidas y anónimas que "afirman" ser un león. Todos aceptamos las
información de terceros sin verificar su validez. Si el cuerpo de la Esfinge no
es el cuerpo de un león, entonces es el cuerpo ¿de qué animal?

¡Parece más el cuerpo de un perro! Las representaciones del dios Anubis,


como un animal canino — siendo más probable que no es un chacal (aunque
generalmente es llamado de chacal), pero quizás un perro (del cual
desciende, en parte, el moderno perro de caza Faraón) — muestran el perfil
de un animal cuya línea dorsal es más o menos recta, como la de la Esfinge.
Y su cola generalmente es rizada como la de la Esfinge y sin un mechon en
la punta. más allá no tiene ni melena ni pecho musculoso.

En mi opinión, tiene más sentido sugerir que la Esfinge sea Anubis ya que
originalmente era el guardián del territorio de las pirámides en Giza. Si, como
se sugiere con frecuencia, la cabeza fue esculpida por un faraón
megalomaníaco, a su propia imagen, ella puede haber sido tallada sobre la
propia cabeza de Anubis. La cabeza actual de la Esfinge es
desproporcionadamente pequeña en comparación con el cuerpo, como
muchas personas ya han resaltado. Por cierto, fue sustancialmente tallada a
partir de una cabeza original mucho más grande. Pero para ello, el cuerpo de
la Esfinge podía ser muy bien el cuerpo de un perro y no de un león.
Creo que es inevitable que el complejo de pirámides de Giza sea un

18
símbolo de importancia celestial. Y, siendo así, el guardián de un tal
complejo sólo podría ser un guardián egipcio por excelencia — Anubis.
Hay otro aspecto de la Esfinge, abordado con frecuencia por otros autores en
los últimos años y que, en mi opinión, es una manera de desviar el asunto.
John Anthony West se convirtió en la figura central de este debate, que se
refiere a la erosión hídrica tan evidente en la Esfinge. Al parecer, fui la
primera persona en publicar las teorías de West sobre el tema. De 1978 a
1980, fui co-editor de una revista americana llamada Second Look; así, de
común de acuerdo con mi co-editor, Randy Fitzgerald, publicé un artículo de
West, muy interesante, titulado "La Metafísica por el Proyecto. Armonía y
Proporción en el Antiguo Egipto", en el cual el autor exponía cuestión de la
erosión hídrica. Recientemente, como West ya no tenía el artículo y hasta se
había olvidado de él, le di una copia. El artículo fue publicado en la edición
de junio de 1979. Más tarde, en ese mismo año, surgió el libro Serpent in the
Sky: The High Wisdom of Ancient Egypt [La Serpiente en el Cielo: La Gran
Sabiduría del Antiguo Egipto]. La obra de West, mal editada y mal hecha,
conforme le dije personalmente, no causó el impacto esperado en el público.

Una parte sorprendentemente extensa del libro consistía en citas de varias


obras no integradas al texto y desvinculadas de cualquier tipo de comentario;
simplemente se encontraban en un gran margen. Considerable cantidad de
datos sobre los dogons fue distribuida de esa manera en el libro y solo dos
páginas se habían dedicado a El Misterio de Sirio. Aunque sugestivos, todos
estos datos no se expusieron en forma de tesis. Por lo tanto, es mejor
presentar en las propias palabras de West "su tesis real" ... cálculos más
remotos sitúan la fundación de Egipto alrededor de 30,000 a.C. y los más
recientes alrededor de 23,000 a.C. ... la 'Atlántida' ya no puede ser ignorada
por los que se "interesan seriamente por la verdad". West sugiere, por lo
tanto, que la civilización egipcia tiene por lo menos 25 mil años y tal vez la
fecha de 32 mil años.

En ese libro, él afirma que la civilización egipcia no se desarrolló, pero sí que


era una herencia. Estoy inclinado a concordar con él, y su fue una manera
elegante de presentar la idea. Además, mi concordancia me lleva a decir que
uno de los orígenes sería de 4,240 a.C. (el comienzo de algo llamado Primer
Ciclo Sótico* ligado al nacimiento helíaco de Sirius**), y, en cualquier caso,
debe remontarse a aproximadamente 3,500 a.C. En cualquier caso, es en
este punto que divergimos, pues West, al considerar muy natural su creencia
en la herencia de una

19
antigua civilización perdida del tipo "Atlántida" de este planeta, rechaza los
intentos de explicar los orígenes "extragalácticos" de la civilización egipcia.
West y yo estamos de acuerdo en muchos puntos, como en la admiración
por el egiptólogo Schwalleer de Lubicz y en el entusiasmo por los estudios
pitagóricos. Nuestra tendencia es concordar sobre muchos aspectos de las
medidas de las pirámides y sobre una infinidad de cosas. Además, él sabe
muy bien que siempre sugerí en El Misterio de Sirio que una explicación del
tipo "Atlántida" era, sin duda, una posible alternativa a la hipótesis
extraterrestre.

El problema es que no creo en la viabilidad de una teoría sobre la "Atlántida",


al menos no en su propuesta actual que concluí por la ausencia de un
contacto extraterrestre. Numerosas personas, entre ellas West, no pueden
pensar seriamente en extraterrestres, pues creo que sus mentes no lidian
bien con el asunto. Es una especie de límite natural más ligado tal vez a una
disposición psicológica que a una elección intelectual. soy amigable con
muchos autores que actualmente defienden la hipótesis de la "Atlántida", es
decir, la existencia de una gran civilización en el pasado de la Tierra, donde
todo el avance de la ciencia tenía su origen en el hombre y no había
contactos con seres de otros mundos. No apoyo esa hipótesis y ya
participamos en discusiones amistosas sobre nuestras divergencias de
interpretación de los orígenes. Por lo menos uno de los debatidores ve de
manera clara y perfecta la fuerza de la hipótesis extraterrestre, percibiendo
que podrá un día modificar su interpretación para amoldarse a ella.

* N.T.: Sotis, nombre de la estrella Sirio en Egipto; a cada 1,460 años la


estrella Sotis surgía antes de la salida del sol. Este período era el que se
denominaba ciclo sótico.

** Con o justo antes de la salida del sol; el autor discutirá este hecho por
delante.

Sin duda, creo que aún queda mucho tiempo por descubrir, posiblemente
bajo el limo y el fango del delta del Nilo — en lo que se se refiere a la gran
civilización de Egipto pre-dinástico. Sin embargo, la "Atlántida" que hoy se
postula es mucho más remota, y deja una a brecha de varios miles de años
de "inexistencia" entre Egipto y Sumeria. La sugerencia de John Anthony
West deja un "espacio en blanco" entre los períodos de ¡22 mil y 27 mil años!
Para aceptar tales sugerencias.

20
No es que la Esfinge tenga 12,500 años, a pesar de creer que tanto su
construcción como la de las pirámides probablemente se produjo bien antes
de la época en que vivieron los faraones Keops y Kefrén. Es sólo una
cuestión de ángulos. En mi opinión, en la Antigüedad se produjo un contacto
extraterrestre con la Tierra. Creo que el período de interacción con los
extraterrestres y la fundación de Egipto y la civilización Sumeria, con su
ayuda, probablemente se dieron entre 5,000 y 3,000 años a.C.

Este período de interacción, sea de qué época, puede ser que se denomine
Período de Contacto. Es muy probable que las pirámides y la Esfinge hayan
sido construidas por extraterrestres durante Este período de Contacto,
mientras que la Pirámide Escalonada de Saqqara fue un intento posterior y
magnífico de hombres que trabajaron sin ayuda y bajo la dirección del
arquitecto humano Imhotep — una vez que los extraterrestres hacía mucho
tiempo desaparecieron — para competir con esas misteriosas realizaciones
de otrora, mostrando que los hombres también eran capaces para ello.
Muchas otras pirámides egipcias imitaron la Pirámide escalonada, pero un
gran número de estas pirámides se redujo a polvo, pues no fueron bien
construidas. en consecuencia, los egipcios desistieron de intentar construir
grandes pirámides, cerrando de una vez la llamada "Era de las Pirámides".

Sin ninguna pretensión de agotar el asunto, debo observar que varios


autores discutieron los extraordinarios artefactos, los remanentes de la
antigüedad, lo que indica un avanzado conocimiento científico. La antigua
tradición de mapas, representando a la Antártica, antes de ser cubierta por el
hielo, en el El mapa de Piri Reis, por ejemplo, es de extrema importancia. En
la década de 1960, yo solía discutir estos mapas durante horas con el
fallecido Charles Hapgood, el primer hombre en publicar sobre el tema. Creo
que estos antiguos mapas preservan realmente un importante conocimiento,
además de ser una inestimable evidencia del avance de la ciencia en la
antigüedad. No obstante, no los interpreto como una evidencia de la
"Atlantida". Los veo más como remanentes del conocimiento dejados por
visitantes extraterrestres, capaces de mapear la Tierra a partir del espacio,
así como de detectar el verdadero contorno continental de la Antártica, a
través del hielo, en observaciones hechas mientras orbitaban en el espacio,
a ejemplo de lo que se hace hoy.

Este conocimiento estaba destinado a ser parte del legado de estos


extraterrestres, a su partida. El punto principal es que parte de esa

21
evidencia del Período de Contacto necesitaba sobrevivir para ser reconocida
por los hombres, en el momento en que ellos alcanzaran un desarrollo
científico y tecnológico suficiente para tanto. Estoy seguro de que nos tocó
juntar, a nosotros mismos, todas las piezas del misterio, con base en las
evidencias que restan. Los extraterrestres no quieren regresar antes de
seamos capaces de entender que ellos están ahí. Esto es porque se
preocupan por nuestro bienestar. No quieren presentarse sin hacer nada
anunciado, sino que pretenden que los detectemos — entonces regresarán.
Es parte de la ética de interacción de las especies Galácticas.

Estamos de vuelta, ahora, a la discusión sobre Egipto: West relegó la


sección "Egipto: Heredero de la Atlántida" al final de su libro, dejando bien
aislado ese punto y, con ello, las personas sin paciencia para una lectura
minuciosa, no harían más que dar una mirada por alto en el asunto. En esta
sección, West enfatiza la erosión hídrica de la Esfinge, un hecho por el cual
el fallecido Schwaller de Lubicz fue el primero en llamar la atención. Para
examinar la historia de cómo surgió ese tema, presento aquí los comentarios
del propio Schwaller de Lubicz en su libro, Le Roi de Ia Théocracie
Pharaonique (El Rey de la Teocracia Faraónica) que en el inglés fue titulado
Sacred Science (Ciencia Sagrada). En la discusión general sobre la Esfinge,
dice lo siguiente: "La Esfinge con su cuerpo leonino, con excepción de la
cabeza, muestra señales incontestables de erosión acuática". Añade al
comentario de este pasaje una nota a pie de página que dice: "Dicen que esa
erosión se debe a la acción de las arenas del desierto, pero el cuerpo entero
de la Esfinge está protegido contra los vientos del desierto que vienen de el
oeste, los únicos capaces de provocar la erosión. Sólo la cabeza se proyecta
de esa depresión y no muestra signos de erosión.

Estas constataciones que hicieron que el observador JohnAnthony West


avanzara en su investigación. West diverge uno poco de Schwaller de Lubicz
con respecto a los vientos; sin embargo, más adelante él resalta que los
vientos predominantes en el desierto proceden del oeste, sólo que su
preocupación mayor es con los vientos khamsin estacionales, que afirma
venir del sur ("el viento furioso del desierto que sopla del sur en el mes de
abril"). En cualquier caso, West se esfuerza por darnos la certeza de que la
Esfinge esta totalmente abrigada contra ese viento por el Templo de la
Esfinge, y que, por lo tanto, está bien. El punto frágil de este argumento, en
mi opinión, es la insistencia errónea de que la erosión hídrica evidente,
alrededor de la Esfinge, es causada sólo por la

22
lluvia en un período de clima húmedo, antes de que Egipto se tornara seco,
ocurrida hace más de 10 mil años — tema actualmente abordado por varios
autores. Tal argumento es utilizado de manera injustificable como evidencia
de que una civilización adelantada (equivalente a la de la Atlántida) haya
existido en la Tierra alrededor de 10,000 a.C. No me propongo entrar detalles
de esta teoría, pero simplemente a considerar la erosión de la Esfinge.

Otros aspectos de la teoría constituyen una discusión a la parte, de la que


nunca participé, ni pretendo participar, a no ser por el comentario sobre los
mapas antiguos hecho anteriormente.

Publiqué discusiones sobre la tecnología de los olmecas (habitantes pre-


Mayas de México y Guatemala) en la década de 1970; en la década de 1960,
me correspondía con la viuda de Arthur Posnansky con respecto a
Tiahuanaco en Bolivia; y que, personalmente, estudios sobre el "Portal del
Sol" de Tihuanaco por 1963, las Líneas Nazca en Perú me intrigaban mucho.
Estoy familiarizado con muchas de estas áreas, incluso no habiendo
mencionado aquí. He pensado en ellas desde hace más tiempo que muchos
autores actuales en actividad. No las rechacé livianamente como evidencia
de "Atlántida". No hay ninguna razón para creer que más descubrimientos
extraordinarios todavía se estén haciendo en Tihuanaco, por ejemplo.

Sin embargo, eso no nos debe distraer de la percepción de la fuerte


evidencia a favor del Período de Contacto. Los dogons y los egipcios
hablaron de una civilización venida del Sistema de Sirio y los babilonios
decían que esa civilización vino de los cielos; los dogons y los babilonios
están de acuerdo sobre la naturaleza anfibia de esos Seres. La información
preservada, en términos astrofísicos, presentan un fantástico grado de
precisión. Esta precisión es tan acentuada que llega a ser mayor la
responsabilidad de quien realmente trata de refutarla. Hasta ahora nadie lo
ha hecho. Mi colección de respuestas a varios críticos se puede leer en un
folleto para los revisores, publicado con esta nueva edición. Pero el
descubrimiento de Sirius C, en cualquier caso, hizo obsoleta la mayor parte
de las críticas.

En lo que se refiere a la hipótesis de la Atlántida, creo que la "evidencia de la


Esfinge" sea inexistente bajo el ángulo que puedo explicar en el momento.
No es mi intención hacer observaciones indelicadas a personas con quienes
mantengo relaciones amistosas, sólo porque sus

23
teorías son inexistentes, pero de cualquier forma escribiré sobre el tema,
pues se refiere a mi propio trabajo. Resalto, una vez más, que los aspectos
abordados a continuación no forman parte de cualquier discusión o diálogo
con quien quiera que sea.

En contraste con John Anthony West y sus defensores, si los egiptólogos


ortodoxos, que — como era de esperar — están horrorizados con la teoría de
que la Esfinge data de 12,500 años. Sin embargo, es probable que ambas
partes incurran en un error.

Pero mucho se equivocan los egiptólogos porque, al oponerse al mismo, al


argumento de West, se ven obligados a negar la existencia de la erosión
hídrica en la Esfinge. Pero cualquiera puede ver esa erosión; por eso, quien
es capaz de "ver con los propios ojos", piensa, y está cierto, que los
egiptólogos, en ese particular, están equivocados.
West y sus defensores quedaron sorprendidos con la "ceguera" de los
egiptólogos y eso les animó a que les dirigiera críticas cada vez más
exaltadas, acorralándolos y llevándolos a dirigirles palabras ásperas y
arrogantes, que en general el público ignora.

Este es un hecho que muestra la falta de desenvoltura de los egiptólogos y


capacidades bastante limitadas. Así como el asentador de los los ladrillos de
una hermosa pared raramente es el arquitecto que la diseñó, también los
arqueólogos con sus palas en manos raramente serán capaces de interpretar
la amplia gama de hallazgos de todos sus profesionales, o de hacer
observaciones históricas, y mucho menos aún de formular grandes teorías
sobre su área. Estoy perplejo al ver que los egiptólogos cayeron fácilmente
en la la trampa de la negativa de la erosión hídrica en la Esfinge, pensando
con eso deshacerse de la noción abominable de una Esfinge de 12,500
años, pues estarían colocando la cuerda en sus propios cuellos.

Al parecer, el debate sobre la Esfinge no puede avanzar ni siquiera una


pulgada antes de que se dispensen las asertivas de los egiptólogos de
inexistencia de erosión hídrica en la Esfinge. Está allá para quien quiera ver
— por lo tanto, hay que aceptarlo !Sin embargo, es absolutamente
innecesaria la suposición de que, tomando conocimiento de la existencia de
la erosión hídrica en la Esfinge, se tenga de admitir haber sido causada hace
más de 10 mil años por la lluvia, en una era anterior con menos sequedad!.
Hay algo obvio en los dos lados de esta disputa y que fue descuidado. Quien
visita la Esfinge, o examina una gran serie

24
de fotos de la misma, nota que está situada en una gran depresión de roca
excavada. Sabemos con certeza que el foso muchas veces fue cubierto por
las arenas del desierto. En realidad, sólo en los tiempos modernos es que
esta arena fue retirada de la depresión, permitiendo una vez más la visión de
la imagen total de la Esfinge. Algunas personas, aún vivas, recuerdan la
época en que ella no pasaba de una cabeza proyectada encima de la arena.
Era necesario remover la arena de la Esfinge, y así fue hecho, en 1816, en
1853 y en 1888. Sin embargo, en 1898, nuevamente ella estuvo medio
oculta, como constaté en foto de la época encontrada en medio a los papeles
de mi abuela. En 1916, una vez más la Esfinge fue totalmente cubierta por la
arena, con la excepción de la cabeza.

Y una sugerencia útil es: ¡Y si fuera el caso de que ese foso, en otro tiempo,
estubiese lleno de agua!. Vi en la planta de un arqueólogo la indicación de un
pozo antiguo en el Templo de la Esfinge y en el Valle del Templo situado a
su lado; Además, la presencia de agua en la plantación de Gizé también fue
sustanciada por la excavación de numerosas sábanas de agua, en 1995 y
1996 (hoy nuevamente encubiertas, mas antes fueron fotografiadas).
También sabemos, por los textos antiguos, que el Nilo solía elevarse mucho
en las inundaciones cercanas al nivel del Planalto de Gizé, en los tiempos
antiguos.
Hay algunas evidencias intrigantes relativas a las cantidades sustanciales de
agua en el Planalto de Giza en la obra Historia del griego Heródoto, el "Padre
de la Historia", que vivió en siglo V a.C. y pasó gran parte de su vida en
Egipto, dejando un relato sustancial aún hoy existente. ''En su Libro II",
Heródoto discute hasta cierto punto las pirámides, pero no menciona la
Esfinge. Por lo tanto, es prácticamente una certeza que ella estaba enterrada
en la arena, en la época de su visita. Este es un punto importante a recordar,
cuando se interpretan lentamente las observaciones que he registrado sobre
la existencia de agua en el Planalto de Giza. En primer lugar, considerando
las cercanías de la Gran Pirámide, Heródoto declara extrañamente que sus
informantes egipcios le dijeron lo siguiente:

Ellos trabajaban en grupos de cientos de hombres, cada grupo por tres


meses. Durante diez años, las personas se afligían por viajar por esos
caminos cuyas piedras estaban sueltas, y creo que la construcción de esos
caminos es una tarea un poco más ligera que la [Gran] Pirámide, pues ella
tiene cinco furlongs* de extensión y diez brazas de ancho, elevándose a una
altura superior a ocho brazas, y es toda de piedra

25
pulida y esculpida con figuras. Se tardó diez años, citados anteriormente,
para construir ese camino y las cámaras subterráneas, en la colina donde se
sitúan las las pirámides [es decir, la meseta de Giza]; estas, el Rey destinó
como lugares de sepultura y están rodeados de agua, a través de un canal
traído del Nilo*.

Este pasaje fue bastante ignorado por los egiptólogos. Pero antes de
considerar sus implicaciones, consideremos otros tres pasajes de Herodoto:
Quéfren también construyó una pirámide, menor que la de su hermano
[Queops era el hermano mayor]. Yo mismo la medi. no tiene cámaras
subterráneas [sabemos ahora que eso es falso], ni su entrada es como la de
la otra [la Gran Pirámide], por medio de un canal del Nilo, pero el río entra
por un paso construido y la circunda como una isla, donde, dicen, está el
propio Keops enterrado.

* N.T.: Furlong, medida lineal, correspondiente a un octavo de milla o


201.164 metros.

Y añade;

Hasta ahora he registrado lo que dicen los egipcios. Ahora, añadiré algo que
yo mismo vi.

Añade, además:

[Los egipcios] construyeron un laberinto, un pequeño paso mas alla del Lago
Moeris y cerca del lugar llamado la Ciudad de los Cocodrilos. Yo mismo lo vi
y, de hecho, no tengo palabras para describir tanta maravilla; todo el
conjunto de construcciones y adornos de los griegos reunidos, como se
puede ver, habría exigido menos trabajo y costo que este laberinto, aunque
los templos de Éfeso y Samos sean notables. Sin embargo, las pirámides
son aún más grandiosas de lo que las palabras puedan expresar, y cada una
se equipara a muchos de los grandes monumentos erigidos por los griegos;
este laberinto supera hasta las pirámides. Tiene doce patios cubiertos ... Hay
también conjuntos de cámaras dobles, tres mil en total, mil quinientas arriba
y el mismo número abajo. Hemos visto las cámaras situadas sobre el suelo,
y hablamos de lo que hemos visto; pero de las cámaras subterráneas sólo
escuchamos hablar; los guardias de las puertas egipcias no nos quisieron
mostrar, de manera alguna, pues, dijeron, son las criptas funerarias de los
primeros reyes, los constructores de ese laberinto, y de

26
los cocodrilos sagrados. Por lo tanto, de las cámaras inferiores sólo
hablamos lo que oímos decir; pero las de arriba nosotros mismos las vimos y
son las creaciones humanas más grandiosas. Las salidas de las cámaras y
los intrincados pasajes, que vienen y van a través de los patios, nos
causaron infinita maravilla, pues pasamos de un salón a otro, y de éstos para
las columnatas, de las columnatas para más cámaras y aún de éstas para
otros patios más.... Cerca del canto donde termina el laberinto, se sitúa una
pirámide con cuarenta brazas de altura, con grandes imágenes tallada. Fue
construido un pasaje hacia ese subterráneo.

Así es el laberinto y aún más maravilloso es el Lago Moeris, en cuyas


cercanías se encuentra. Este lago tiene un circuito de tres mil seiscientos
octavos de milla, o sesenta schoeni, el equivalente a toda la costa egipcia.
Su extensión va de norte al sur; su parte más profunda tiene cincuenta
brazas. El lago, que fue excavado y hecho por las manos del hombre, por sí
solo se demuestra; porque casi en su centro se encuentran dos pirámides,
construidas de tal forma que quedan cincuenta brazas arriba y cincuenta
brazas inmersas en el agua; sobre cada una hay una figura colosal de piedra
sentada en un trono. Así, las pirámides tienen cien brazas de altura, que
equivalen a cien brazas a una de seis pies de cuatro pies, midiendo la
brazada seis pies de cuatro cúbitos, el pie de cuatro palmos y el cúbito seis
palmos. El agua del lago no es natural (pues el país sufre de extrema
carencia de agua), pero es traída por un canal del Nilo; durante seis meses el
agua fluye hacia dentro del lago y en los otros seis meses ella vuelve al río.

Y finalmente:

Cuando el Nilo inunda la tierra, son vistas de las ciudades sólo las partes
altas y secas sobre el agua, de manera muy similar a las islas del mar Egeo.
Sólo esas partes quedan fuera del agua; el resto de Egipto es como una
sábana de agua. Por lo tanto, en estas ocasiones, el pueblo no es
transportado en balsa de la manera habitual por el curso de la corriente, sino
sobre la llanura. De hecho, de Naucratis a Menfis, el barco que sube el río
pasa cerca de las pirámides; pero el curso normal no es este...*

En todos estos pasajes, queda muy claro que, en el siglo V a.C., cuando
Heródoto era un testigo ocular, las grandes extensiones de agua eran mucho
más importantes en Egipto de lo que se podría suponer hoy. El

27
increíble relato del Gran Laberinto, de las tres pirámides no identificadas de
tamaño considerable junto a él, y del lago artificial, son asombrosos por sí
solos y, hasta donde es de mi conocimiento, aún no han tenido explicaciones
satisfactorias. Ciertamente el enorme lago artificial parece una buena base
para los visitantes anfibios, y es el tipo de cosas que ellos, en lugar de los
hombres, habrían construido. Pero hoy nadie tiene idea de dónde se
encuentran las ruinas de eso en la Tierra (aunque el egiptólogo Sayce cree
que se encuentra cerca de la Pirámide de Hawara), no debemos perder
tiempo con especulaciones a ese respecto ahora. Yo mencioné esto para
reunir varias afirmaciones de Heródoto al cumplimiento de las sustanciales
obras de ingeniería hidráulica que llevaban el agua del Nilo a través de
canales a lugares secos y extensión en la que el Nilo desborda y un enorme
lago distribuía agua en Egipto a los pies de las pirámides.

Vamos a analizar exactamente lo que Heródoto dice acerca del agua traída
al Planalto de Giza. El relato es un poco confuso, y el hecho de Heródoto de
no saber de la existencia de la Esfinge (además, posiblemente, de una
cabeza saliendo de la arena, que él no se preocupó en mencionar; ¿y quién
sabe si esta era incluso visible?) debe tenerse en cuenta. Él menciona las
cámaras subterráneas en la montaña donde las pirámides estan; las que el
rey quería que fueran su propio lugar de sepultura, y las rodeó con agua,
trazando un canal desde el Nilo. La primera cosa que el testimonio
contradice explícitamente cualquier idea de que el rey Queops quería ser
enterrado dentro de la ¡Gran Pirámide! Heródoto afirma claramente que el
rey pretendía ser enterrado en las cámaras subterráneas en la montaña
donde quedan las pirámides, refiriéndose a las cámaras de sepultura en el
Planalto de Gizé, no debajo o dentro de cualquier pirámide moderna. Puede
ser una evidencia intencionalmente ignorada por la comunidad de
egiptólogos que insiste en afirmar no sólo que Queops fue el constructor de
la Gran Pirámide, sino también que esta estaba destinada a ser su tumba.
Pero, en esta cuestión, son impugnadas abiertamente por Heródoto.

Algo aún por notarse es que los lugares de sepultura en el Planalto de Giza,
o al menos uno de ellos, eran "cercados por "agua", la palabra cercados da
indicios de la existencia de un un importante lugar, en el altiplano de Giza,
rodeado de agua. Y como ¿sería posible, si no hubiera un foso para represar
el agua? y donde, en el Planalto de Gizé, estaría localizado esa brecha de
represamiento de agua, ¿sino

28
alrededor de la Esfinge? Examinemos, ahora, el segundo pasaje de
Heródoto, en el que dice que el agua del Nilo "entra por un paso construido y
la circunda como una isla, en la que, dicen, el propio Keops está enterrado".
¿No está absolutamente claro? La Esfinge tiene la cara del Faraón y es
rodeada de agua en la fosa de retención. El Faraón está sepultado allí,
exactamente como dijo un egipcio, en una isla rodeada de agua. No importa
si el rostro es de Keops o de su hermano Quéfren, pues ellos podían ser
fácilmente confundidos. Aunque Herodoto dice que Keops está enterrado en
la isla rodeada agua, esta afirmación se hace en la sección en que el
historiador está realmente discutiendo a Quéfren, después de haber hablado
de Keops, y luego en seguida dice: "Queops, dicen, reinó por cincuenta y
seis años".

Si se tratan todos estos relatos, oídos de terceros y registrados por Heródoto,


se verá una clara tradición en Egipto del siglo V a.C. de que, en algún lugar
en el Planalto de Giza (donde el cuerpo de la Esfinge no podía ser visto
entonces), en la época de Keops y Quéfren, existía una isla rodeada de agua
donde está sepultado el Faraón. Como el cuerpo de la Esfinge podría estar
cubierto de agua y sólo la cabeza del faraón asomaría en el agua en aquella
época, tal afirmación era literalmente correcta. El faraón realmente yacía en
una isla rodeada de agua, siempre que la fosa de retención de la Esfinge
estubiese llena de agua, y nosotros sugerimos que sí. Caso contrário,
¿dónde quedaría esa isla en el Planalto de Giza? ¡Alguien sabría indicar su
ubicación!.

Mi sugerencia es, por lo tanto, que originalmente la Esfinge estaba rodeada


de agua y esto habría ocurrido durante un período significativo de su historia.
Además, este hecho está registrado en un texto de Heródoto que por 2,500
años no fue reconocido.

La explicación para que el agua llegue hasta la Esfinge sería el uso de


dispositivos simples, de madera, llamados norias y muy antiguas, que
promovían la elevación del agua, y aún hoy existentes en todo el delta del
Nilo. Por lo tanto, es probable que, durante gran parte de su historia, la
depresión alrededor de la Esfinge haya sido una brecha y, por lo tanto, sería
artificialmente rodeada o por la agua proveniente del Nilo, de un pozo en el
Templo de la Esfinge, o en el Templo del Valle, o de canales en la piedra,
descubiertos en excavaciones en 1995 y 1996, en el Planalto de Giza. Al
parecer, aún hoy existe un poco de agua bajo la Esfinge, hecho que tiene
intrigado a los arqueólogos modernos.
En cualquier caso, la noción de que el agua del Nilo llegaba hasta la

29
Esfinge es bien abordada por James M. Harrell, que escribe: "La base del
muro alrededor de la Esfinge se sitúa de 19,9 a 20,2 metros sobre el nivel del
mar ... La inundación máxima normal del Nilo en Roda Nilometer, cerca de El
Cairo, alcanzó los 19,0 y 19,5 metros arriba del nivel del mar en este siglo,
habiendo ocurrido inundaciones excepcionales que, en 1938, llegaron a 20,3
metros y, en 1874, a 21,4 metros. En los dos últimos siglos fueron
innumerables los relatos de que el agua llegó a la base del Planalto de Gize".
Si la Esfinge estuvo sentada sobre un foso por un gran período de su historia
de miles de años, esto podría explicar su significativa erosión hídrica. Los
vientos en la meseta, agitando la agua, habrían provocado un movimiento de
chorros y rociadores en varias ocasiones. Este movimiento se volvería aún
más erosivo, aliado a la arena soplada continuamente sobre el agua,
acarreando significativos efectos de fricción sobre la piedra.

También, para la retirada de la arena, el foso tendría que ser dragado con
frecuencia y, en ese proceso, grandes volúmenes de agua, elevándose, se
habrían derramado por sus laterales, de manera no uniforme, en ciertos
puntos. Este razonamiento corresponde a la observación de que el desgaste
de la subsuperficie del suelo calcáreo del foso de la Esfinge es más grande
en algunos lugares que en otros. En la parte trasera de la Esfinge, el
desgaste de la subsuperficie es menor, y la explicación podría ser el estrecho
espacio en este punto específico, facilitando acúmulo regular de la nube de
arena en el agua, en mayor profundidad, más rápidamente que en las áreas
más amplias y en otras direcciones. Este lugar sería una especie de trampa
de arena, que en ese punto tendría un efecto aislante del suelo calcáreo
contra la acción del agua. Cabe señalar, además, que la erosión sufrida por
la cabeza de la Esfinge es considerablemente menor que la del cuerpo, y la
razón por tanto sería porque nunca estuvo sumergida en agua. (Si la teoría
de la "lluvia en la Antigüedad" fuese verdadera, la cabeza de la Esfinge
habría sufrido erosión en la misma extensión que su cuerpo)
¿Por qué nadie "vio" que la Esfinge se asienta sobre una brecha? Y que ese
foso, habiendo permanecido lleno de agua durante un largo período de la
historia antigua, al menos hasta antes del Nuevo Reinado, es muy natural
que ocurra erosión hídrica alrededor de la Esfinge?.

Como ya mencioné, no apoyo la teoría de la "Atlántida", es decir, que una


civilización temprana que habría existido hace 12,500 años. Y por cierto, no
creo que se deba invocar el desgaste de la Esfinge en el intento de probar
que ella data de esa época. Creo que las cosas

30
extraordinarias ocurridas en nuestro planeta fueron más recientes que ese
período. Puede ser chocante para algunas gente, pero a mi parecer no hay
nada inusual en postular que una visita extraterrestre ha sido responsable del
puntapié para el avance de la civilización en la Tierra.

De hecho, no es inusual, siempre que se crea que el Universo está repleto


de vidas, algunas de ellas inteligentes. Creo que la visita recibida por nuestro
planeta procedió del sistema de la estrella Sirio, que pueblos antiguos, y
también los dogons, intentaron contarnos. Y como los relatos hablan de
seres acuáticos, de un planeta acuático, quizá esa sea la razón de que la
Esfinge — para mi una estatua de Anubis — esté asentada sobre el agua, es
decir, porque los visitantes del planeta del sistema de la estrella Sirio eran
anfibios. Si las cámaras debajo de la Esfinge, que se afirma han sido
descubiertas por geólogos, están llenas de agua, eso puede que no sea
accidental. Si es verdad que están llenas de agua, con indicaciones o
registros de algún tipo, conforme suponen los entusiastas de la existencia de
un "Salon de los Registros" (en ese sentido, hice una sugerencia en este
libro, en 1976), sería razonable que seres acuáticos preferieran dejar algunos
rasgos de este tipo en cámaras acuosas y no en las secas. La brecha que
rodea a la Esfinge podría considerarse un dispositivo simple, pero brillante,
de protección, pues sólo con ropa de buceo los ladrones podrían robar lo que
estaba preservado en las cámaras debajo del foso de la Esfinge. Aquellas
cámaras sumergidas, por otra, son accedidas fácilmente por anfibios. Así
pues, mi propuesta es la posibilidad de que su construcción haya sido
intencional.

Este no es el momento ni el lugar para evaluar los muchos intentos de


encontrar un significado en las medidas de la Gran Pirámide: tales esfuerzos
ya han hecho muchos libros. Sin duda, algunos no pasan de obras de
fanáticos, en especial en los casos en que mensajes bíblicos o proféticos son
buscados en las las proporciones de la pirámide. Sin embargo, creo
razonable que existan algunas correspondencias geofísicas, astrofísicas y
matemáticas; además, que ciertas medidas de la Gran Pirámide representan,
de hecho, ciertos aspectos del volumen de la Tierra, por ejemplo. Muchos
escritores han sugerido que la Gran Pirámide es la representación del
Hemisferio Norte de la Tierra, siendo muy probable que sea una de las
representaciones. Parece también incorporar o expresar los valores de Pi
(3,1416) y otra constante natural (1,618), que está ligada a la Sección
Dorada y una serie de números, las llamadas serie Fibonacci. Todo esto ya
fue discutido antes por

31
muchos investigadores. Pero estoy sugiriendo nuevas ideas sobre las
pirámides, que se considerará un aumento y no para descartar cualquier otra
anteriormente mencionada.

Veo ahora, en retrospectiva, que en El Misterio de Sirio, pionero de un tipo


de raciocinio que considera la representación de patrones estelares de una
constelación en el propio suelo de Egipto. Me concentré en la constelación
de Argos, como el lector verá en el Capítulo Seis (se muestra, en la Figura
19 de este capítulo, un el patrón de estrellas clave de Argos, en
representación geodésica). En mi opinión, esa era una manera normal de
pensar. Sin embargo, para la mayoría de la gente es un razonamiento
inusual. Robert Bauval, que en muchas ocasiones ha recibido generosas
contribuciones por mi trabajo, se adhirió de inmediato a ese modo de pensar
y luego pasó a buscar un patrón estelar exhibido en el suelo. El resultado de
este trabajo constituye la base del fascinante libro The Orion Mystery
(1994), resaltando que el plano de las tres las pirámides de Giza
corresponden a las tres estrellas del Cinturón de Orion. Orión y Argos, cuyas
presencias simbólicas pueden ser vistas en el suelo egipcio, son las
constelaciones más asociadas a Sirio. No obstante, un rompecabezas
permanece. Ciertamente existen asociaciones directas con la propia estrella
Sirio — ¿pero cuáles serían? La explicación de Bauval es que el eje del sur
de la llamada Cámara del Rey en la Gran Pirámide, en los tiempos antiguos,
apuntaba hacia la constelación de Orión; así, él desarrolló la noción de que el
eje sur de la llamada Cámara de la Reina apuntaba directamente a la estrella
Sirio.

Aunque la teoría de que las tres pirámides representen las tres las estrellas
del Cinturón de Orión no me es más conveniente, vale mencionar que existe
una teoría alternativa sobre la planta de las tres pirámides en un manuscrito
que me enviaron en 1978: Rocky McCollum, Gerald J. Fraccaro y Elmer D.
Robinson — ninguno de los cuales conozco, o he oído hablar de cualquier
otra conexión, escribieron un tratado titulado The Giza Pyramids: The Final
Decoding, datado de 1978, y me enviaron una copia mecanografiada (si
había alguna carta anexándola, ésta se extravió). Nunca tuve tiempo para
leerlo, pero noté al examinarlo, al hacer una búsqueda en antiguos archivos
sobre Sirius, durante la preparación de esta nueva en la página 31, Figura
16, que se muestra un diagrama extraordinario, que muestra la espiral
Fibonacci o "Espiral Dorada" (vinculada a la Sección Dorada) superpuesta a
la parte del Planalto de Giza de tal manera que los ápices de las tres

32
pirámides se sitúan al lo largo de una curva. Creo que debo mencionar esto,
aunque no ha habido una oportunidad para estudiar el asunto en función de
la escasez de tiempo. No tengo ninguna idea si estos tres autores lograron
publicar su trabajo, sólo sé que son americanos, porque vi en una página de
la introducción, con fecha de Lincoln, Nebraska. Tal vez realmente no me
han enviado el mensaje manuscrito, pero sí mi amigo, el físico argentino
profesor José Alvarez López. Era mi deseo, en sociedad con él, hacer
algunas investigaciones a finales de la década de 1970, pero nunca fue
posible. También me gustaría añadir que los constructores de las pirámides
eran tan inteligentes, que eran capaces de hacer varias cosas al mismo
tiempo, siendo posible que las tres pirámides se hayan esquematizado en
una espiral logarítmica Fibonacci y representen las tres estrellas del cinturón
de Orión. Y no necesariamente dos se excluyen mutuamente. En realidad,
Esta es sólo una especie de juego intelectual que parece tener encantado a
los constructores de las pirámides. La mejor manera de entender la
mentalidad de esos constructores es comparándolos con un genio de la
computadora, cuya mayor alegría en la vida es construir de manera
fantástica programas elaborados, dejando pistas en múltiples capas, que se
complementan con juegos intelectuales.

Descubrí ahora otra asociación, ya sospechosa en la década de 1970,


cuando aún eran muy imprecisas las medidas astrofísicas para confirmar mi
intuición. Con las cifras constantes del libro de referencia, Astrophysical
Quantities (Cantidades Astrofísicas), en 1973, no fue posible comprobar esta
correspondencia, indicada por una fuerte intuición, en la época, lo que me ha
dejado muy decepcionado. Hoy, sin embargo, las medidas astrofísicas
disponibles, con la publicación de los nuevos valores a la Astrophysical Data
(Datos Astrofísicos), en 1992, puedo sugerir esta asociación.

Me refiero al extraño hecho de que la Gran Pirámide esté situada al lado de


otra pirámide, próxima, pero no del mismo tamaño. Este hecho siempre me
pareció un tanto peculiar, y me di cuenta de que debía simbolizar algo, pero
¿qué?. Considero a la Gran Pirámide asociada al culto de Sirio, y creo que
debe representar la estrella Sirio B. Ya era de mi conocimiento que nuestro
propio sol poseía una masa casi, pero no exactamente igual que la de Sirio
B; o (según los datos obsoletos de 1973) tal vez fuera de otra forma. ¿No
estarían las dos pirámides, haciendo uso de algunas medidas clave entre sus
propias medidas, la representación de las masas relativas de nuestro sol y la
estrella Sirio

33
B? Sin embargo, no era posible continuar con esa idea en la década de
1970, pues entonces se creía, incorrectamente, que la masa de Sirio B
equivalía a 0,98 de la masa de nuestro propio sol, y tales medidas relativas
no se correspondía con las medidas de las dos pirámides. Sin embargo, hoy
esta situación cambió. De acuerdo con los nuevos números, Sirio B tiene una
masa equivalente a 1,053 de la masa de nuestro sol. Las nuevas cifras
también sugieren que el radio de Sirio B sea 0,0078 del radio de nuestro sol.

Es posible ahora establecer una correlación por la cual la Gran Pirámide


pueda ser vista como la representación de Sirio B y la Pirámide de Quéfren
como la representación de nuestro sol. Siguiendo esta línea de raciocinio, se
encuentra una correlación precisa de hasta dos puntos decimales. He
llegado a esta conclusión, de esta manera: según la principal autoridad en
las pirámides, el Dr. I. E. S. Edwards, la medida de cada lado de la base de
la Pirámide de Quéfren era originalmente de 707,75 pies. En cuanto a la
Gran Pirámide, Edwards dice que las medidas originales de los cuatro lados
de la base eran: norte: 755,43 pies, sur: 756,08 pies, este: 755,88 pies y al
oeste: 755,77 pies. La media de estas cuatro medidas es 755,79 pies. Si el
promedio del lado de la base de la Gran Pirámide es comparada con la del
lado de la base de la Pirámide de Quéfren, se descubre que la medida mayor
corresponde a 1,0678 de la menor.

Se sabe, por los nuevos datos astrofísicos, que la masa de Sirio B es la


misma de la masa de nuestro sol. La correspondencia tiene, por lo tanto, una
precisión de hasta 0,014. Sin embargo, hasta esta mínima discrepancia
puede ser de gran significado. Esto es porque 0,0136 (redondeado a 0,014)
es la discrepancia precisa entre las matemáticas de las octavas y las
matemáticas de las quintas en la teoría armónica, donde 1.0136 se conoce
como el Coma de Pitágoras, o coma pitagórico, siendo conocido de los
antiguos griegos que decían haber adquirido de los egipcios ese
conocimiento.

Un valor del Coma de Pitágoras, calculable a una sorprendente novena


posición decimal, aparece en la forma de una fracción aritmética preservada
en el antiguo tratado pitagórico griego Katatome Kanonos (División del
Canon). Nos dijeron que el número 531.441 es dos a veces mayor que
262.144. Dos veces 262.144 es igual a 524.288, aunque este número no sea
declarado. La razón tampoco es calculada en el texto, pero si se efectúa la
división, se obtiene 1,013643265, es decir, el Coma

34
de Pitágoras expresado en posición de nueve decimales. El texto griego está
reservado al extremo, dando las informaciones de manera tan oscura que
sólo de un iniciado en su significado se podría esperar alguna noción de lo
que expresa. El único comentario explicativo antiguo en el paso es: "Seis
intervalos de seis octavos son mayores que el intervalo doble". Es necesario
estar bien instruido en estas cuestiones para tener alguna idea de todo lo
que el autor quiere decir. André Barbera, editor moderno muy bien informado
y también el traductor de ese texto, no notó que ese pasaje, traducido por él
al menos, tres versiones distintas, en realidad presenta de forma oblicua el
misterio del Coma de Pitágoras. Él no menciona la Coma, y evidentemente
nunca efectuó la multiplicación ni la división necesarias para llegar a ello, ni
siquiera da indicación de que se percibió algo de significado especial de
paso. Si Barbera, que probablemente es un experto mundial sobre el texto,
no adivinó su real importancia, entonces, sin duda nadie más lo ha hecho
hasta hoy.

El verdadero autor del extraño tratado de donde proviene esa información es


desconocido. Ciertamente, esta información, según Barbera habrían de cierta
forma haber sido reunidas en el siglo V a.C., o a la vuelta del siglo IV a.C., —
siendo reformuladas algunas siglos más tarde. Sin embargo, parte del
contenido y, en particular, de la referencia encubierta al Coma de Pitágoras,
parece provenir de fuentes pitagóricas muy antiguas y no identificadas que
hoy no podrían rastrearse. Parece haber habido un intento real y típicamente
pitágorico en expresar, pero ocultando el misterio principal. Ninguna
afirmación abierta de este importante número es presentada y allí para su
cálculo serían necesarias dos operaciones matemáticas sucesivas y ese
cálculo no sería efectuado por no ocurrir siquiera a quien, en primer lugar, no
sabe qué buscar. El valor de la novena decimal de la constante universal, el
Coma de Pitágoras, está, por lo tanto, oculto en ese antiguo texto en una
especie de código, pero incluso después de identificado, sigue siendo
completamente ambiguo.

El texto antiguo es tan extraordinariamente reservado, técnico y cansado que


sólo teóricos musicales especializados serian capaces de leerlo, y, entre
éstos, sólo unos pocos iniciados habrían descifrado la referencia,
intencionalmente oculta, a uno de los mayores descubrimientos ya ocurridos
en la ciencia y las matemáticas antiguas. en esta forma, el texto parece más
destinado, entre otras cosas, a las discusiones mundanas, a fin de preservar
ese conocimiento secreto

35
pitagórico (y originalmente egipcio), al mismo tiempo en que se mantiene
cuidadosamente en secreto para ser preservado aguardando su
descubrimiento por la persona correcta.

He realizado un gran estudio sobre el Coma de Pitágoras, a lo largo de los


años, y descubrí que es necesario dar un nombre al incremento decimal de
0,0136; así, lo denominé Partícula de Pitágoras, que espero que sea
aceptada por los demás, si alguien, además de mí, quisiera discutirlo, por
supuesto. Creo que el coeficiente numérico de esta Partícula, 136, esta
relacionado con los 13 grados de libertad del fallecido sir Arthur, que fue
discutido por el famoso físico, Eddington, y que ese número más uno tiene
como resultado Constante la Estructura Fina de la física nuclear, que es 137.
(La Constante de Estructura Fina es una constante natural universal muy
apreciada por los físicos, aunque difícilmente otras personas hayan oído
hablar de ella).

Descubrí las relaciones entre esa que es una de las más importantes de la
historia. Sin embargo, tales discusiones son muy extensas y perturbadoras
para ser incluidas aquí. Las mencione sólo para que los lectores entiendan la
real importancia de la Partícula de Pitágoras. En esencia, se puede decir que
ella expresa la discrepancia mínima entre lo ideal y lo real. Para que los
constructores de las pirámides la incorporasen como una discrepancia
idéntica, que acabamos de discutir sobre la correlación entre Sirio y la
pirámide, su interpretación debe ser en el sentido de que esos constructores
querían darnos una señal: "Esta es una representación simbólica de un
hecho cósmico real".

Los teóricos de música deben saber muy bien que la discrepancia de 0136
requiere una técnica de afinación conocida como "tempera equivalente".
Publiqué un informe sobre la invención del "sistema de tempera Equivalente".
Como si nos quisieran provocar, los constructores de las pirámides habrían
dejado una discrepancia microscópica en la correlación, que es precisamente
equivalente a una constante numérica universal. Esto es porque el Coma de
Pitágoras está implícita en la estructura del propio Universo y es absoluta en
todo el cosmos.

Entre tanto, otro detalle debe ser resaltado en esta correlación, es decir, la
razón de 1,053 es realmente el valor preciso de la fracción sagrada,
mencionada por Macrobio a la vuelta de los siglos IV y V d.C, al describir su
uso en la teoría armónica por los "antiguos". La fracción también fue
mencionada en la Antigüedad por escritores, matemáticos,

36
armónicos y filósofos. Téon de Esmima (siglo II d.C), Gaudencio, Calcídio
(siglo IV d.C.) y Proclo (siglo V d. C.; ver Apéndice II de este libro sobre su
conocimiento del Misterio de Sirius) Se puede incluso indagar como este
número preciso, 1,053, sabidamente la razón precisa, en términos
astrofísicos, entre las masas de Sirio B y nuestro Sol, fue mencionado con
tanta frecuencia en obras de escritores que trataban del conocimiento
esotérico en los tiempos antiguos, uno de los cuales (Macrobio) es
identificado, de manera tan prominente, con la teoría heliocéntrica, y el otro
(Proclo) tal vez haya sido un iniciado en el Misterio de Sirio, y mencionó
específicamente la existencia de los cuerpos celestes importantes, pero
invisibles.

En particular, en el caso de Proclo, que parecía ser consciente de la


existencia de Sirio B, la mención a ese número, exacto en tres posiciones
decimales, especificando su masa, sobrepasa los límites de la credulidad.
Por cierto, las coincidencias son múltiples, alcanzando un grado imposible, si
se quiere considerar todo como obra del azar. (En relación a Proclo, descubrí
recientemente el siguiente pasaje en un viejo libro sobre las pirámides: "El
Jeroglífico de Sirio es, muy extraño, la cara triangular de una pirámide. Dufeu
[un autor francés del siglo XIX, que escribió sobre las pirámides] y otros
suponen que la pirámide puede haber sido dedicada a esa venerada estrella
... Proclo relaciona la creencia en la Alejandría de que la pirámide era usada
para observaciones de Sirius". Desafortunadamente, sólo vino a la luz poco
antes de que este libro fuera a la prensa; asi no pude localizar ese pasaje en
la obra de Proclo.)

Sin embargo, sigue siendo esta indagación puramente cosmológica: ¿por


qué nuestro Sol y la estrella Sirio B tienen una una proporción de masa de
1,053? Porque la fracción de la cual 1,053 es la expresión decimal, parece
ocupar una posición armónica universal. Así, al chocar en esa coincidencia,
tal vez se haya descubierto un valor armónico astrofísico, hasta ahora
insospechado, actuando entre dos estrellas vecinas. Creo que antes nadie
encontró una correlación numérica precisa que pueda ser extendida a la
noción de una "armonía de las esferas" además de nuestro sistema solar,
ligándolo a un sistema vecino. Pero parece es el caso. Tal vez tenga algo
que ver con la naturaleza inherente de las estrellas enanas blancas y sus
dimensiones, en comparación con estrellas como nuestro Sol y, de esa
forma, tal proporción sería una ocurrencia frecuente en todo el Universo.
Tiene más sentido ver la correlación como algo que conduce a los

37
fundamentos de las estructuras cósmicas en lugar de considerarla un caso
especial aplicable sólo la Sirio B y nuestro Sol. Pero aún así la correlación es
tan extraordinaria y tan precisa que sugiere todas las posibilidades de
investigación, además de ofrecer la esperanza de que las expresiones
numéricas absolutas se producen repetidamente en lugares insospechados,
en el cosmos. Y sólo podemos estar satisfechos con este descubrimiento,
pues nos permite discernir algunos elementos secuenciales de una
estructura oculta existente en el ámbito cósmico. Espero que los cosmólogos
no dejen de lado esta observación.

Creo que demuestra que el Universo tiene más estructura de la que se


piensa y tal estructura tal vez sea articulada con tanta precisión hasta el
punto de generar un valor exacto de este tipo, como es en el caso de la
proporción entre los cuerpos estelares vecinos. Por qué Sirio B y nuestro Sol,
en términos cósmicos, son vecinos. Y todo se reduce a esta pregunta:
¿como dos estrellas a 8,7 años luz de distancia pueden tener una proporción
de masa que no es aleatoria y expresa un valor armónico universal preciso
en tres posiciones decimales? Sólo puede ser porque la astrofísica de las
estrellas y su desarrollo evolutivo (como en la formación de una enana
blanca) ciertamente siguen ciertas leyes armónicas no sospechosas y,
mucho menos, expresadas. No se debe omitir el hecho de que esta fracción
armónica universal en cuestión no recibe hoy ninguna atención. Esto, a su
vez, indica que se trata de una teoría armónica antigua, de la que se sacude
el polvo para estudiar las evidencias de lo que está sucediendo. Muchos de
nosotros creimos durante años, incluso sin tal evidencia. Uno de mis
"hobbies" es intentar involucrarme en la teoría armónica antigua, razón por la
cuál tomo tan en serio la fracción, llegando hasta a efectuar su expresión
decimal, notando su importancia; Sin embargo, el valor decimal de la fracción
no aparece en Macrobio, y sólo realmente efectue la división y llegue al
resultado, comparando con él el valor de proporción entre la masa de Sirio B
y nuestro Sol, podría haber observado este hecho.

La reflexión sobre estas líneas a veces trae resultados útiles. Por por
ejemplo, en 1971 o 1972, noté que el diámetro de la Tierra excedía el de
Venus en 0,0294 y también el del planeta Mercurio en 2,94. El mismo
número, de ese modo, se repite, difiriendo solamente por un factor de escala
100. No puede ser una coincidencia. A mi ver, indica que la Tierra, Venus y
Mercurio — los tres planetas interiores — forman lo que llamo Ramo Interior
del Sol. No los veo como pedazos de rocas lanzadas en su giro por el
espacio, sino como una extensión del Sol.

38
Están unidos por un coeficiente numérico específico, de modo que sus
volúmenes no son arbitrarios en su relación mutua. Así como en astronomía
a la distancia de la Tierra al Sol se llama Unidad Astronómica (UA), lo que,
para nosotros, es simplemente una conveniencia computacional, se ve aquí
una ocurrencia real del tamaño de la Tierra como otro tipo de unidad — esta
vez, una unidad real — una unidad de referencia que actúa como una
especie de una nota fundamental en relación a la cual sus dos planetas
interiores se formaron en sus dimensiones, en resonancia demostrable en
relación con dicha nota. Por la operación de un coeficiente numérico
específico (el significado innato que requiere investigaciones adicionales),
Venus y Mercurio alcanzaron diámetros que guardan una relación fija con la
Tierra entre sí. Esto tiene considerables implicaciones para cualquier teoría
de formación planetaria. Pero todo eso es invisible, a menos que se tenga la
clave — el número real. Tan pronto que se conozca el número 294, y éste se
aplique, será posible ver las relaciones entre los tres cuerpos. En caso
contrario, sus tamaños serán aparentemente aleatorios. Por supuesto que yo
desconocía el número 294; tuve que encontrarlo por medio de investigación
intuitiva. Y hay todavía ciertos otros números operantes, en algún lugar en el
sistema solar, y espero que también estén todos interrelacionados. Estos
descubrimientos elucidan la estructura involucrada donde no hay ninguna
aparente.

La implicación de todo lo mencionado es que diferentes tipos de estrellas


expresan diferentes valores armónicos con una precisión espantosa. Pero
¿por qué la evolución estelar no debería tener una naturaleza armónica y
una estructura pertinente? Probablemente se descubra que esto es relevante
para el concepto de la "función de masa estelar", objeto constante de
especulación de los astrofísicos. Se puede constatar, por ejemplo, que las
dificultades de la formación de una estrella, en primer lugar, son
regularmente superadas por algún tipo de formación estelar binaria — en
nuestro propio sistema solar es posible considerar el planeta Júpiter como
una estrella enana marrón incipiente en formación — y, en 1983, publicé un
informe sobre la posible existencia de otra estrella pequeña e invisible, pero
real, en nuestro sistema solar, lo que fue sugerido por primera vez en 1977
por el radioeléctrico E. R. Harrison, en función de una perturbación
descubierta por él de que el sistema solar era impulsado sobre seis pulsares
en una pequeña región celeste. Así, la formación estelar implicaría un
proceso binario en un número mucho mayor de casos de lo que se piensa,
posiblemente en todos. Tal vez, las estrellas binarias sólo coexisten

39
según ciertas relaciones armónicas, como ocurre con ciertas notas musicales
que, tocadas en conjunto, son armoniosas, siempre que estén en
proporciones específicas, como es el caso de la quinta o cuarta musical.

Las sugerencias hechas por diversos astrónomos, entre los cuales, Harrison,
E. Wright de la MIT, H. F. Heinrichs, R. F. A. Staller, Serge Pineault y Daniel
Wilkins, son unánimes en decir que esta estrella, si existe — lo que la
mayoría cree que sí — debe tener por lo menos un tercio de la masa de
nuestro Sol, pero no puede ser una estrella normal, no condensada, por lo
que sería una estrella de neutrones, casi indetectable, o un miniburo negro a
una posible distancia de un año luz de nuestro Sol. Surgió porque el Sr. R.
Harrison detectó evidencias de que el centro de gravedad de nuestro sistema
solar está cambiando en dirección a una región específica del cielo,
volviéndose hacia el centro galáctico y afectando a esa pequeña región del
cielo con una perturbación. Siendo la masa conocida de nuestro sistema
solar insuficiente para ser la responsable de esta perturbación, si la
existencia de un componente aún no detectado es el mismo causal. Puede
incluso ser que vivimos en un sistema solar binario, sin tener conciencia del
hecho.

Es fundamental para una teoría refinada la comprensión de que los tipos de


estrellas son expresiones o articulaciones de proporciones y frecuencias
armónicas y que, sin embargo, por más variaciones que muestren, estas
variaciones son siempre metódicas y coherentes. La ausencia de método y
coherencia en estas ocurrencias cósmicas, por lo tanto, no se debe a la falta
de una estructura en el Universo, sino en gran parte a nuestra incomprensión
del asunto. De cualquier forma, esa lección fue aprendida por nosotros, por
el descubrimiento de que el caos es ordenado, con el maravilloso desarrollo
de la Teoría del Caos.
Más importante es la Teoría de la Complejidad, que aún está en proceso de
definición. Se trata del súbito inicio, o la pérdida, de un orden de largo
alcance llamado "transiciones fásicas" y "quiebra de simetría" por los
científicos. Se debe resaltar que la proporción de masa entre Sirio B y
nuestro Sol demuestra la existencia de un orden de largo alcance entre los
dos sistemas solares, extendiéndose a una distancia de 8,7 años luz, y sólo
explicada por la concepción de dos sistemas solares que ocupan la misma
célula espacial. Y si es así, la Teoría de la La complejidad se refiere a una
forma extraña de aparente "comunicación instantánea" existente en esas
"células", a través de la que inmensas

40
regiones del espacio se comportan como si sus elementos no estubiesen
separados en la distancia espacial o temporal, y esas "células" estarían
empeñadas en la llamada "Auto-Organización". Esta "célula" pasa a ser lo
que los científicos llaman "estructura disipativa", transformando el desorden
en orden.

El profesor Ilya Prigogine, ganador del Premio Nobel de Química de 1977, y


a quien he visitado en Bruselas, subrayó que el inicio de la complejidad en un
sistema puede resultar en la extensión instantánea de un orden de largo
alcance, con una magnitud de diez millones o más, como se muestra
fácilmente al inicio de la alineación de las llamadas Células de Bénard,
provocada por convección térmica en un fluido. Esta enorme expansión del
orden es equivalente, por ejemplo, a una quinta parte de la población de
Gran Bretaña, que de repente y de manera espontánea adoptara la misma
postura corporal, en el mismo instante, sin que los los individuos tubiesen
contacto directo entre sí. Imagine diez millones de personas repentinamente
levantando la cabeza sin una razón aparente. Un observador externo podría
llamarlo de turbulencia incontrolable; en el caso de una peluquería, por
ejemplo, sería como si comenzara el corte por las uñas de los pies, los
conductores perderían el control de los vehículos, los jugadores de tenis
invariablemente irían a las redes ... Sería el caos. Sin embargo, no se podría
negar que diez millones de personas habrían levantado sus cabezas, al
mismo tiempo, en función de algún principio misterioso de un orden de largo
alcance, que se extendió sobre todo el país. Este caos turbulento es, de
hecho, una creación espontánea de la complejidad. Pues, si hay momentos
antes, diez millones de personas no tenían absolutamente nada en común,
con respecto a sus posturas, no podrían negar ahora la inmensa complejidad
en la existencia — de repente pasa a existir una conexión que anteriormente
no existía —, se establece una consistencia. Diez millones de conexiones
simultáneas, complejas, las intrincadas y cruzadas pasan a existir: diez
millones de personas, de repente, levantaron sus cabezas, y cada una hizo
exactamente como las otras. Esta reacción es análoga a lo que sucede en
una Célula de Bénard, donde diez millones de moléculas se alinean al
instante.

El descubrimiento de la importancia de la proporción de 1,053 entre la masa


de Sirio B y la de nuestro Sol sugiere que nuestro sistema solar y el sistema
de Sirio son elementos de una entidad mayor — en termodinámica, la
llamada "estructura disipativa distante del equilibrio térmico", pero vamos a
darle un nombre real, proponemos que la llamen

41
la Célula de Anubis. La Célula de Anubis, evidentemente, posee un orden de
largo alcance, con una extensión de al menos 8,7 años luz. Como el orden
de tales las estructuras al aumentar elimina su desorden, un continuo
proceso de ordenación debe haber estado en actividad dentro de la Célula
de Anubis, desde por lo menos la formación de nuestro Sol o de la
condensación de Sirio B como enana blanca, independientemente de lo que
ocurrió más tarde.

Presumiblemente, el orden de largo alcance actuó entonces entre los


sistemas durante miles de millones de años. En estas circunstancias, los dos
sistemas solares saben que tienen un movimiento compartido en relación a
la Galaxia, los dos sistemas también deben estar en continua resonancia
armónica entre sí. Se puede suponer que una perturbación significativa de
uno afectaría al otro, lo que podría ser aplicado a eventos de frecuencia muy
alta, entre los cuales, los eventos "mentales", "de pensamiento" o "de
información". La articipación de la la misma célula cósmica sugiere el
potencial para la modulación de un campo de un lado a otro (de un tipo
desconocido, pero posiblemente no diferente del "potencial cuántico"
propuesto por mi amigo, el fallecido David Bohm, para solucionar la Paradoja
de Einstein-Podolsky-Rosen en la física — ¡un tema que no es posible
abordar aquí!) para fines de comunicación entre los sistemas. Podemos
llamarlo "potencial de célula".

En otras palabras, la modulación de la amplitud electromagnética, como la


radio, por señalarlo de manera tradicional, puede ser innecesaria, los
aspectos extraños de un orden de largo alcance pueden significar que, de
una determinada manera a ser un descubrimiento, la comunicación
instantánea entre los sistemas sería posible, algo que aparentemente supere
los límites de la velocidad de la luz para establecer la comunicación mutua, la
comunicación psíquica y hasta las interacciones inmateriales entre las almas
tal vez fueran posibles. Los antiguos egipcios decían que las personas iban
al sistema de Sirio cuando morían, los dogons dicen lo mismo y, tal vez, el
sistema de Sirio es la ubicaciónr real del "Otro Mundo" en más de un sentido.
Incluso es posible que la inspiración del sistema de Sirio para los seres
humanos, en la Tierra, llegue por medio de la resonancia armónica articulada
por el (aún indefinido) Campo de Anubis de la Célula de Anubis, siendo
instantáneamente "transmitida" no como una señal, sino como una señal de
respuesta de resonancia armónica dentro del Campo de Anubis que existe
dentro de la célula cósmica.

42
En toda la naturaleza ocurren fenómenos semejantes: se dice que hasta la
humilde esponja tiene un movimiento imposible, en términos físicos, de
"velocidad de conducción" para realizar la transmisión de estímulo de un
extremo a otro de su cuerpo. Tan fantásticos fueron esos descubrimientos
que tres científicos canadienses, involucrados en su estudio, fueron
obligados a sugerir que la esponja se asemejaba a una célula gigante única
de modo que "todo el sistema de conducción podría actuar como una única
neurona". Si una simple esponja del fondo del mar es capaz de desafiar el
tiempo y el espacio, ciertamente la Célula de Anubis puede hacerlo dentro de
una galaxia. La Célula de Anubis puede ser análoga a una "neurona"
macroscópica desde el punto de vista de escala galáctica. Y está viva.

El gran principio de ordenación puede ser una Entidad. Aunque no haya sido
una Entidad a iniciarlo, en un período muy remoto, algo generó
espontáneamente una considerable conciencia, aunque eso sólo se haya
producido por medio de conexiones ponderadas en un proceso de
distribución paralela. Y, sin duda, para poner en la práctica tal raciocinio
fueron necesarios algunos miles de millones de años. Y si en todo ese
escenario no pasamos de agradables y tolerantes parásitos, tal vez
deberíamos dedicar algunos razonamientos a esta cuestión. Es posible que
un ser se comunique con la Entidad haciendo la modulación entre el Campo
de Anubis y sus patrones de pensamiento — un procedimiento generalmente
conocido como oración. No obstante, no quiero animar a las personas a
intentar recibir esa "inspiración canalizada" a partir del Campo de Anubis,
porque de inmediato se abriría un portal para las locuras del mundo — cada
loco en California, juzgándose canal elegido para la comunicación
privilegiada, comenzaría a predicar y pontificar de la manera más ofensiva
bajo la pretensión de ser el Todopoderoso. Creo que se debe adoptar una
regla inflexible: quien afirma que lo que dice es la verdad, no es más que un
impostor.

Sólo se oyeron las personas que hacen las sugerencias, de forma un tanto
empírica, como posibles verdades. La conciencia de la necesidad nunca
insiste en la verdad del hombre, quien quiera que sea, por eso quiero resaltar
que todo lo que consta de este libro es hipotético. Nunca he insistido en
afirmar la verdad de nada. Si mañana se demuestra lo contrario, eso me
dejará sorprendido, pero no consternado. Creo que nunca se debe aceptar la
insistencia sobre cualquier verdad incontestable de una teoría que no pueda
comprobarse. Hacer esto es renunciar a ti mismo como una entidad. Esto
porque el individuo nunca

43
debe unirse a una secta religiosa cuyo líder afirme conocer la verdad
absoluta. Han habido varios cultos siniestros que adoptaron El Misterio de
Sirio como un texto recomendado, pero nunca recibieron mi incentivo. La
mayoría ya se dio cuenta y me dejó en paz. Todos los cultos son destructivos
a la integridad humana. Lamento mucho que las personas muy inseguras se
unan a estos cultos; sus líderes explotan esa inseguridad, ofreciéndoles un
"liderazgo" espurio. Y yo condeno totalmente quien intenta hacer uso de los
escritos míos o ideas en relación con esas actividades.

Volvamos ahora a nuestras observaciones sobre las medidas de la Comisión


pirámide. El valor de 1,0678 aquí presentado puede, por lo tanto, también
haber sido doblemente incómodo para sus constructores porque no sólo es
una alteración de la proporción entre la masa de Sirio B y la de nuestro Sol,
por un valor ínfimo equivalente a una constante natural armónica, sino que
también porque diverge de otra constante natural armónica por ese mismo y
exacto valor. Se puede entonces decir que la intención de los constructores
era sólo expresar este último valor, pero las correlaciones adicionales
relativas al sistema de Sirio, a continuación, contrarían tal concepto.

¿Qué decir de los rayos respectivos de Sirio B y los de nuestro Sol? ¿Son
indicados por las dos pirámides? Haciendo uso de una forma diferente de
medición, es decir, los ángulos de inclinación de las respectivas pirámides,
se descubre que en ambos lados de la Gran Pirámide originalmente los
ángulos eran de alrededor de 51° 52" en relación al suelo, según Edwards, lo
que equivale a 51,866°, mientras que la Pirámide de Quéfren presentaba
grados de inclinación un poco más pronunciados, de 52° 20" según Edwards,
lo que equivale a 52,333°. La inclinación de la Gran Pirámide es, por lo tanto,
0,0089 menor que la inclinación de la Pirámide de Quéfren, lo que da un
producto equivalente al radio de Sirio B, en relación al de nuestro Sol, con
una precisión de 0,0011. El establecimiento de estas dos correspondencias
actúa como una especie de correlación cruzada, pues una tiene una
precisión de 0,014 y la otra de 0,0011. Esto reduce significativamente la
probabilidad de una mera coincidencia en estas correlaciones, ya que no se
trata de una sola correlación, sino de un par. Sin embargo, más dos todavía
vendrán.

No insisto en que estas correlaciones sean intencionales, sino que sugiero


que tal vez estén pensando en las conexiones establecidas, y ya

44
notadas, entre las pirámides y el culto de Sirio. En las últimas informaciones
sobre Sirius C en su artículo de 1995, Benedicto y Duvent afirman que Sirius
C no puede tener una masa superior a 0,05 de la masa de nuestro Sol (y de
la masa de Sirio B). A partir de una de las medidas más simples del tipo que
parece indicar las masas relativas de Sirio B y de nuestro Sol, la masa de
Sirius C puede ser indicada por la altura del punto más alto de la pirámide
(piramidion, o punta), ausente en la Gran Pirámide. Este promedio de 31 pies
y la altura original total de la pirámide era de 481,4 pies, según Edwards, de
modo que la altura de la punta de la pirámide de la altura total de la pirámide,
correspondiendo a una masa interna de 0,01 a 0,05 de la masa solar
sugerida para Sirius C en 1995.

Esta es, por lo tanto, la tercera correlación precisa de la medida la astrofísica


de Sirio de 0,01, al menos, encontrada en el complejo de las pirámides de
Giza.

¿Y qué decir de la tercera pirámide en el complejo de Giza, conocida como la


Pirámide de Miquerinos? ¿Qué significado podría tener su configuración?
Edwards dice que la Pirámide de Miquerinos originalmente tenía una altura
de 218 pies. La altura de la Pirámide de Quéfren era, originalmente, de 471
pies, de acuerdo con Edwards. La proporción entre estas dos alturas es
2.160. Según Benest y Duvent, la última estimación de la proporción entre
las masas de nuestro sol y Sirius A es de 2,14. La precisión de la
correspondencia, por lo tanto, es alrededor de 0,02. Esta es una cuarta
coincidencia posible.

Sin embargo, el complejo de pirámides de Gizé representará para nosotros,


entre muchas otras cosas, como el valor de Pi y las dimensiones de nuestra
Tierra, ¿también las masas relativas de las tres estrellas del sistema de
Sirio? Ellas parecen estar representadas allí, con precisión, en la segunda o
tercera posición decimal. Y no hay la probabilidad de que se agotasen las
posibilidades. Pero cualesquiera las discusiones adicionales quedarán para
otra ocasión.

Cuando la edición alemana de este libro surgió, en 1977, añadí un extenso


Nachwort (que no es un salchichón, sino un epílogo). En ese epílogo,
anticipado a algunas especulaciones sobre los alienígenas, algunas de las
cuales pensé que debería mencionar aquí. Resalto que nuestro viaje
interestelar, en general, no sería fácil y los alienígenas competentes
probablemente serían los primeros en dominar la

45
tecnología de la criogenia (o la usarían, como alternativa, otra forma de
animación suspendida), para entrar en estado de animación suspendida
durante todo un viaje Interestelar. Mi sugerencia, entonces, es que tal vez en
términos globales sería tan difícil realizar tales viajes que, por lo general, no
tendrían vuelta. Y lo que me llevó a esta importante sugerencia es que
quizás los antiguos visitantes de nuestro planeta nunca hayan realmente
vuelto a casa. Todas las tradiciones parecen unánimes en afirmar que ellos
"ascendieron a los cielos" y dejaron la tierra. Pero no hay ninguna garantía
de que hayan regresado a Sirio. En realidad, para un individuo capaz de
dominar la tecnología de la animación suspendida para hacer un viaje
interestelar, la tarea de reentrar en ese estado, y así permanecer
simplemente, sería considerada simple, de este modo, los Nommos pueden
muy bien encontrarse, en algún lugar en el sistema solar, dormidos, o
poniéndose lentamente en movimiento, ahora que las cosas se están
volviendo más interesantes por aquí.

Existe, en las tradiciones, alguna evidencia relativa al lugar donde los


Nommos ¿Podrían estar dormidos? Existe en la tradición de los Dogon. Pues
un dogon diferencia claramente la aeronave ígnea, que aterrizaba con
estruendo, y es por él descrita como la portadora de los Nommos a la Tierra,
de la nueva estrella que surgió cuando llegaron; tal vez sea una referencia a
su base más grande de aterrizaje que permaneció en órbita. Ellos la llaman
"la estrella de la décima luna". El dogon hace tres dibujos de este
acontecimiento, mostrando las diferentes fases sugiriendo que la nave es
capaz de expandirse y contraerse libremente como una esfera.

Pensando en el tema, me di cuenta de que los dogons tal vez estén


sugiriendo que la base de los Nommos quede estacionada en el sistema
solar como la décima luna de uno de nuestros planetas del espacio exterior.
Neptuno no tiene diez lunas, por lo que está fuera de cuestión. No obstante,
no tardé mucho en darme cuenta de que la décima La luna de Saturno es
anómala en el sistema solar, además de ser la única cuya superficie parece
plana, sin cráteres u otras protuberancias y accidentes.

Su nombre es Febe. Su órbita es retrógrada alrededor de Saturno y


totalmente diferente de las otras lunas saturninas, de modo que cuando
nuestra sonda espacial fotogtafió las lunas de ese planeta, Febe fué,
significativamente la única que no estaba lo suficientemente cerca para

46
conseguir una buena foto. (La época en que propuse Febe como posible
cuerpo artificial precedió en varios años esa foto de la sonda espacial; pero
me quedé profundamente decepcionado por su incapacidad para producir
más información sobre esa luna.) Febe tiene alrededor de 160 kilómetros de
diámetro, pero su masa parecía ser todavía desconocida. Así pues, no fue
posible hacer comentarios sobre su composición. Ella orbita alrededor de
Saturno en 523 días y 15,6 horas. En 1982, después de los resultados del
Voyager, indagé sobre Febe a Brad Smith, del Departamento de Astronomía
de Universidad de Arizona, y él me respondió: "Por lo que se pudo ver, ella
es perfectamente redonda". Señaló que era muy grande para ser el núcleo
de un cometa degenerado y que posee sólo un 3% de reflexión.

No se debe olvidar que, si se realizan viajes interstelares, los seres acuáticos


y los anfibios necesitarán considerables cantidades de agua fresca para su
nave. En las leyendas antiguas sumerios y babilonios, el dios Enki (Ea) avisó
a la humanidad sobre el Diluvio, y así el Arca fue construida, y de ese dios se
decía que acostumbraba a dormir en un recipiente de agua fresca, o en una
cámara con forma similar a la de un Arca, llamada Abzu. ¿Sería una
referencia a un anfibio en animación suspendida? Hay al menos una ocasión
en la que la literatura Sumeria (del cuarto al tercer milenio a.C.) describe el
comportamiento del mismo. dios Enki como anfibio: "Enki, en el pantano, en
el pantano él se acuesta estirado ...". El contexto indica que es su postura
normal, y se sigue en el pantanal por un período de tiempo considerable
durante las idas y venidas de su vecindario. Dos cosas son intrigantes: por
qué Enki quedaría estirado y por qué en un pantano? Si, supuestamente, él
fue uno de esos seres anfibios con la cola de pescado, tal vez eso explique
ambas características por las que ningún estudioso abordó esta cuestión de
Enki estirado sobre un pantano, sino simplemente la ignoro. Sin embargo,
siendo Enki generalmente descrito como un habitante de Abzu, un lugar lleno
de agua, una reflexión al respecto lleva a la conclusión de que un individuo
que realmente vive en el agua necesita la cola de pescado para moverse de
manera adecuada.

En lo que se refiere a la "luna" Febe, tal vez sea improbable que se trate de
una nave interestelar real. Si es incluso artificial, entonces tal vez sea una
fina carcasa metálica (y, por lo tanto, "perfectamente ronda"), inflado o
fabricado aquí en el sistema solar, esencialmente hueca, tal vez hasta muy
vacía, como un globo, o que contenga un poco de agua en el centro,
adecuadamente aislada y calentada para impedir que se

47
convierta en hielo. Una esfera bien vacía podría ser necesaria para actuar
como aislante de uno núcleo acuoso. Los anfibios no necesitan gravedad
artificial como nosotros pues flotar en su medio natural les sería familiar,
aliado a un estilo de vida natural, más acorde con una condición de bajo
peso.

Si Febe es una esfera inflada, su densidad será muy baja y sin precesión
orbital en virtud de la presión de la luz solar su actuación sería la de un
"marcador" para llamar nuestra atención para sus anomalías, además de ser
la probable indicación de un objeto mucho más interesante en sus
proximidades, que con ella tendría alguna correspondencia, pero sería menor
e invisible a los telescopios con base terrestre. Indudablemente, algunas
singularidades fueron descubiertas en Saturno, como los satélites
conductores y rastreadores, co-orbitales, además de otros dos satélites que
periódicamente intercambian sus órbitas, y otro satélite casi del porte de
Febe (¿un "gemelo"?), que se mueve al largo del punto de conducción
oscilatoria triangular de la luna Dione. Febe fue el único de los satélites de
Saturno que no observó el Voyager One y tal vez lleve mucho tiempo para
mejorar esta situación.

Espero que finalmente sea observada por la Sonda Cassini que llegará a
Saturno en 2004*. Febe es el décimo satélite de Saturno en términos de
volumen. Es también el décimo satélite apropiado de Saturno, descartando
los ocho satélites internos menores, considerados como residuos asociados
a los anillos. En síntesis, ella puede muy bien ser "la estrella de la décima
luna" de la tradición Dogon. Si es el caso, puede haber sido colocada en su
extraña órbita para desviar la atención de las demás lunas de Saturno,
llamándola sobre sí, por cuestiones de seguridad y para garantizar que
misiones fotográficas, como las Voyagers Uno y Dos, no violen su secreto,
ya que la mecánica celeste prohibiría una primera sonda en el planeta, y en
las otras lunas, que podría estudiar Febe al mismo tiempo. Los alienígenas
también sabrían que, la Tierra, nunca enviaria una sonda al lejano Saturno
sólo para estudiar Febe, antes de estudiar todo el sistema de Saturno.

Según esta lógica, es posible que el Voyager Uno haga disparar una alarma
al entrar en el sistema saturnino, despertando a los Nommos. Tal vez sea un
diseño simple y elegante que invalide los criterios artificiales y cuestionables,
estableciendo como su límite absoluto a la entrada de una sonda artificial (de
cualquier tipo, ya que este proyecto permitiría el disparo de una alarma por
una sonda extraterrestre o terrestre). La

48
entrada en el sistema de Saturno sería entonces una trampa que habrían
activado los Nommos en 1981.

Es interesante observar que a dos años después de la publicación de mis


opiniones sobre Febe, el astrónomo D. G. Stephenson, develó una teoría
similar en el Quarterly Journal of the Royal Astronomical Society, referente al
planeta exterior, Plutón, dijo que, en su opinión, la órbita excéntrica podría
ser artificial, en los mismos moldes sugeridos por mí para Febe, y que eso
habría ocurrido en virtud de actividad de extraterrestres en visita a nuestro
sistema solar. También sugirió la existencia de "arcas espaciales" llenas de
extraterrestres que nunca regresaron a casa, pero continuaron dando origen
a generaciones de descendientes, en sus viajes, durante cientos de años,
por el espacio interestelar. Su teoría es que tal "arca", estacionada en
nuestro sistema solar, tal vez haya minado y despojado el planeta Plutón de
sus materias primas. Una sugerencia misteriosamente similar a la mia, por lo
que me intrigó que Stephenson la hubiera podido hacer sin incurrir en el
ridículo, porque yo, en ese caso, sufrí, por muchos años, virulentos ataques.
Pero me encantó la contribución imaginativa de Stephenson al debate, y ella
tiene mucho sentido.

*N.T.: El autor reeditó esta obra en 1997. La sonda Cassini, según las
últimas noticias, logró observar el satélite Febe, fotografiándolo, y las señales
brillantes en las fotos pueden indicar la existencia de hielo justo debajo de su
superficie.

No hay que olvidar que los dogones dicen que los Nommos regresarán y ese
día será llamado "El Día del Pez", la primera indicación de su regreso, dicen
los dogons, será el surgimiento de una nueva estrella en el cielo — "la
estrella de la décima luna" habrá regresado. Los elementos que, por el
momento, se encuentran retraídos dentro de ese "cuerpo", reemergen. Y los
Nommos aterrizarán de nuevo en la Tierra en su Arca — la nave que, al
aterrizar, hace mucho ruido y vomita fuego. De esa nave surgirán "los
ancestrales míticos", es decir, aquellas mismas personalidades de todos los
mitos. Esto refuerza la noción de que nunca murieron y nunca dejaron el
sistema solar. Después de su regreso, ese grupo de Nommos "gobernará
desde las aguas". Por lo tanto, ¡habrá presumiblemente considerables
implicaciones políticas a su llegada! Pero, es muy improbable que sean
hostiles a los seres humanos, ya que han invertido gran parte de sus
esfuerzos en el intento de ayudar a este planeta a desarrollar su civilización,
hace miles de

49
años, y no les agradaría ver todo su trabajo desperdiciado. Serían
indudablemente de gran ayuda, pero no tendrían ninguna restricción.

Como seres acuáticos que son, no es necesario ser un genio para percibir
que el actual estado de los océanos los dejará muy entristecidos, y pueden
adoptar medidas drásticas en este sentido. ¿Da para imaginar un Nommo,
visto desde el aire, siendo alcanzado en la nariz por una botella de plástico,
mientras que nadan en el mar? Piense como un Nommo: lo que ellos más
desearían. Mares limpios, por supuesto. Tal vez usen tecnologías avanzadas
para una limpieza muy rápida de los mares. De este modo, estarán muy
familiarizados con los ambientalistas probablemente harán alianzas con los
partidos "verdes" del mundo. Tal vez, los futuros amigos de los Nommos
sean los verdaderos "hombrecillos verdes".

Hablo como alguien que cree. ¿Creo? Por más comprobaciones que se
hagan, mientras no se dé el restablecimiento de ese el contacto con Sirio,
todo seguirá siendo hipotético, pero entonces no habrá necesidad de
imaginarse nada, pues todo será evidente. En mi opinión, es probable que
sea una verdad. Sin embargo, la hipótesis se vuelve cada vez más
convincente y, actualmente, hay pocas personas nerviosas, o que se hacen
de la vista gorda y rechazan el contacto extraterrestre como al principio,
imposible. Por supuesto, ya he visto muchos artículos escritos por
astrónomos en periódicos, como los de la Royal Astronomical Society (de la
que soy un asociado), sugiriendo que, aparentemente, no existen
extraterrestres cercanos o en contacto, y tal vez estemos solos en el
Universo. Pero no creo en ello.

En los últimos años, he tomado conciencia de los crecientes planetas


descubiertos por astrónomos en otros sistemas solares. Estos astrónomos
que, por la naturaleza de sus disposiciones psicológicas, están determinados
a ser escépticos, solían refugiarse en palabras como: "Los demás sistemas
solares no tienen planetas". Recuerdo muy bien, insensibles creían que tales
opiniones no eran más que ideas malucas, pero ahora se han comprobado.
Entonces, el argumento cambió a: "Tal vez existan planetas, pero en ellos no
hay vida", el que también se puso en duda en función de lo que ya se sabe
sobre Marte. Por lo tanto, una vez más, se espera el cambio del argumento:
"Puede haber vida, pero no vida inteligente". Es así por delante. Las
personas determinadas a tener pensamientos negativos siempre están
dispuestos a encontrar otros nuevos. Mencioné el planeta Marte de paso.
Creo

50
realmente que, en algún momento, ¿existió vida inteligente en Marte? No me
sorprendería si existiera una conexión marciana con el Misterio de Sirio,
como hace muchos años pensé. No tengo ninguna idea si el "Rostro de
Marte", en la región de Cidonia, es realmente un rostro, pero parece bastante
convincente, ¿no es así? Y creo que muchas otras personas deben pensar lo
mismo. Creía que la NASA, supuestamente, estubiese quebrada y, sin
embargo, en los últimos diez años ha enviado misiones a Marte, con la
participación de los Rusos. ¿Qué está pasando aquí? Los anuncios de
formas de vida en meteoritos marcianos me parecieron bien orquestados.
Los primeros anuncios fueron sobre las evidencias encontradas de bacterias.
Estas evidencias se extendieron después a los gusanos, y no por eso alguien
se mató con un tiro, a continuación, oí hablar de hielo en el lado más lejano
de la Luna, de agua en Europa (una de las lunas de Júpiter), de todo tipo
posibilidades de formas simples de vida en Marte, en un pasado lejos, y
ahora que las grandes inundaciones han barrido ese planeta. Más
recientemente, nos han dicho que en Marte, en otro tiempo, había un océano
más grande que el Pacífico. Todavía así ¡no hubo agitaciones en las calles!
Estos anuncios parecían ser liberados a ejemplo del médico que mide la
temperatura del paciente para verificar si la dosis puede ser aumentada.
mientras este libro estaba en el prelo, ciertamente otros niveles fueron
alcanzados en una serie creciente de revelaciones. ¿Quién podrá decir si la
sonda Mars Orbiter fue realmente dañada? ¿No habrá sido enviada de vuelta
con una indudable evidencia para los funcionarios del gobierno, encargados
de dicha información, y estos fingieron que la sonda estaba dañada para
ganar tiempo, mientras que formulaban una política de extravasación lenta,
ponderada con mucho cuidado, para evitar la histeria pública? pero ahora
estos funcionarios del gobierno percibieron que mucha agua rodó debajo del
puente (¿inundación marciana?) desde aquellos irreflexivos días, en 1938,
cuando Orson Welles, en un programa de radio, anunció el aterrizaje de
marcianos, provocando pánico en la nación y suicidios precipitados. ¡El
público ahora está muy bien y verdaderamente condicionado: traigan a los
extraterrestres, por favor!.

Puede haber el riesgo de que un público, tan acostumbrado a vibrar a cada


treinta segundos con la televisión, eventualmente quede aburrido con los
extraterrestres reales, porque tal vez ellos contrarresten nuestras fantasiosas
expectativas. Y, por supuesto, tal vez sean, como han dicho los babilonios,
físicamente repulsivos, aún que por otro lado muchas personas hoy están
familiarizadas con delfines y ballenas, y a

51
ver películas sobre historia natural que muestra criaturas de apariencia
extraña. Las únicas personas que, probablemente, van a estar muy tristes
con el contacto extraterrestre son los fanáticos religiosos, que, de cualquier
forma, se aborrecen con todo. Pero aquellas personas que, sin el menor
escrúpulo, creen en estatuas de santos que vierten sangre, serán las últimas
en aceptar que las creencias religiosas puedan extenderse más allá de este
planeta, y dirigir sus críticas a un centro religioso del Universo
transformándolo en una especie de revolución teológica copernicana. En
cambio, algunos, considerando este concepto muy cómodo y estimulante, en
él buscarán fuerzas.

Pasemos ahora a la nueva versión de El misterio de Sirio, que contiene


mucha información nueva. Nunca dispones de recursos suficientes para
realizar, como quisiera, gran parte de las la investigación. Espero que esta
versión resulte útil para los usuarios interesados en estos temas, que pueden
afectarnos más temprano de lo que se piensa.

¿Cuál es el Mistério?

La cuestión propuesta por este libro es: ¿la Tierra, en el pasado, fue visitada
por seres inteligentes de la región de la estrella Sirio?.
Toda esta cuestión del misterio de Sirius me llamó inicialmente la atención
alrededor de 1965. Yo trabajaba en algunos problemas filosóficos y
científicos con Arthur M. Young, de Filadelfia, inventor del Helicóptero Bell y
autor de muchos libros que, en su historia la mayoría, fueron publicados
después de la primera edición de El Misterio de Sirius

52
(en enero de 1976). En 1972, Arthur era el co-editor y un revelador del
fascinante libro Consciousness and Reality (Conciencia y Realidad). La obra
de Arthur tardó tanto en hacerse conocida que sus otros trabajos sólo
aparecieron en 1976, algunos meses después de la mía. Después de
muchos cambios en el título, él decidió nombrar su principal trabajo The
Reflexiva Universe (El Universo Reflexivo). Ya había sido titulado Quantum
Lost, Quantum Regained (Quantum Perdido, Quantum Recuperado) y, en el
pasado, The Universe as Process (El Universo como Método). Trabajé en
esta obra, en sociedad con él, bajo todos estos títulos, durante cinco años
(1962 a 1966, y algunas veces en los años subsiguientes) y cumplí, en
conjunto, dos o tres partes de su diagrama en "cuadrícula"; extrañamente, él
no agradeció mi participación en este trabajo central. pero me ha agradecido
en la portada de otro libro, publicado en 1976, The Geometry of Meaning (La
Geometría del Significado), en el que mi actuación realmente fue mucho
menor. El trabajo de Arthur sobre el Helicóptero Bell está registrado en su
libro The Bell Notas (Notas sobre Bell). Cuando era todavía muy pequeño,
con cerca de tres o cuatro años, se produjo un incidente vinculado a mí y un
helicóptero, cuya cabina estaba hecha de una especie de espuma de vidrio,
cuando sobrevolaba el río Hudson, en el Estado de Nueva York, y siempre
pensé que fue ese incidente que inducía Arthur a visitarme inmediatamente
después de sus pruebas de vuelo. Yo tenía 16 años cuando lo encontré
oficialmente, en 1961, en mi primer año como estudiante de graduación en la
Universidad de Pensilvania.

Arthur me enseñó más ciencia, en concomitancia con mis estudios oficiales


en la universidad, de 1961 a 1967, que la propia universidad. En la misma
época en que empezaba a emprenderme por los estudios del sánscrito y
otros temas pesados de nivel universitario oficial, absorbí una considerable
educación científica adquirida con Arthur, en compañía de unos pocos
amigos de la misma universidad, con los que he participado, durante años,
de series de seminarios extremadamente estimulantes, además de proyectos
de investigación supervisados por Arthur Young y ocasionalmente vinculados
a una fundación filantrópica establecida por él, la llamada Fundación para el
Estudio de la Conciencia.

Durante el año 1966, me convertí en el secretario interino de esa Fundación


embrionaria; uno de sus directores era el gradable el arqueólogo Fro Rainey,
que más tarde vendría a casarse con mi prima

53
lejana, Marina, pero en esa época él todavía no la había conocido. Arthur
estaba furioso conmigo por haberme trasladado para Inglaterra, en octubre
de 1966, y durante años alimentó la esperanza de que yo volviera a vivir en
América y reasumiera mi trabajo a su lado. Él consideró el hecho como un
rechazo personal, aunque, por supuesto, no había ninguna intención en ese
sentido. Continuamos manteniendo activa correspondencia, intercambiando
ideas filosóficas y, durante algún tiempo, planificamos cosas en sociedad.
Después, él se cambió a California, donde pasaba la mitad del año, hizo
nuevas amistades y relaciones, y nuestros contactos pasaron a ser
intermitentes, aunque nuestra amistad continuaba ilesa, fue muy difícil, para
él, cuando le conté que un libro de mi autoría había sido aceptado para su
publicación, ya que él mismo no lo había hecho sin embargo. No me fue
posible visitar el Institute for the Study of Consciousness de Arthur, en
Berkeley, a no ser después de su muerte. Pero, en los años que siguieron,
nos encontrábamos, en Inglaterra y Pensilvania, siempre que fuera posible, y
por la último me quedé a su lado, cerca de un año antes de su fallecimiento,
cuando entonces él me ofreció una sustancial porción de su enorme
biblioteca, diciéndome que no necesitaría más de ella. Mi última
conversación telefónica con él se dio poco antes de su muerte, y en esa
ocasión el dolor que lo acometia era tanto que no podía decir algunas frases.
Él tiene muchos discípulos actualmente y espero que su profundo trabajo
filosófico continúe a crecer y a propagarse como se merece. No conozco
muchos de sus recientes discípulos, pero supe que varios de los antiguos
(cuando los conocía yo era muy joven). Sin embargo, la dirección fue
asumida por Chris Paine, nieto de Ruth — esposa de Arthur — por parte de
su primer marido, así los trabajos de la Fundación y el Instituto felizmente
tuvieron continuidad.

Arthur Young tenía una pasión especial por la lectura de las mitologías de
todo el mundo, incluso de las más oscuras tribus. Un día, me mostró un libro
titulado African Worlds (Mundos Africanos), con muchos capítulos, cada uno
abordando una tribu diferente, con sus visiones de mundo, costumbres y
mitologías. Había un capítulo sobre los dogones, traducido del francés al
inglés, de la autoría de Mareei Griaule y Germaine Dieterlen, eminentes
antropólogos.

Arthur me mostró un pasaje que acababa de leer en ese capítulo, en el que


esos antropólogos describían las teorías cosmológicas de los dogons. Citaré
el párrafo que he leído en la época, y me llamó la

54
atención por primera para toda esta cuestión extraordinaria, para que el
lector, a ejemplo de lo que sucedió conmigo, sea introducido al asunto con
esa breve referencia:

"El punto de partida de la creación es la Estrella que gira alrededor de Sirius,


y actualmente se denomina estrella 'Digitaria'; ella es considerada por los
dogones la menor y la más pesada de todas las estrellas; ella contiene los
gérmenes de todas las cosas, su movimiento en su propio eje y alrededor de
Sirius sostiene toda la creación en el espacio. Veremos que su órbita
determina el calendario".

Y era todo. No había ninguna mención de los antropólogos a la real


existencia de tal estrella en órbita alrededor de Sirio. Ahora, Arthur Young y
yo sabíamos de la existencia de la estrella enana blanca, Sirio B, que
realmente gira alrededor de Sirio. Sabíamos que ella era "el más pequeño y
más pesado" tipo de estrella conocida, los neutrones y los "agujeros negros"
no eran muy discutidos y los pulsares no habían sido todavía descubiertos.
Naturalmente, estamos de acuerdo en decir que esta era la más curiosa
alusión que partimos de una tribu supuestamente primitiva. ¿Cómo explicar
este hecho? tenía que dejar de lado esta cuestión, pues en la época otras
actividades me preocupaban.

Aproximadamente dos años más tarde, en Londres, de repente me tomó el


irresistible impulso de investigar esta cuestión, yo instigado a ello por la
lectura de los extraordinarios ensayos futuristas de Arthur C. Clarke, que
había conocido entonces. En aquella época, ni siquiera me acordaba del
nombre de la tribu africana, por eso escribí a Arthur Young al respecto. En
respuesta, él amablemente me envió todo el capítulo que havía visto en los
African Worlds, por lo tanto, en posesión del conocimiento de que existía una
tribu, los llamados dogons, a los cuales yo buscaba, me dirigí al Royal
Anthropological Institute para ver lo que sería posible encontrar sobre esa
tribu peculiar.

La bibliotecaria me ha ayudado a comprobar los listados del catálogo, pero


había un problema: todo lo que existía estaba en francés y yo no sabía
francés. Sin embargo, perseveré en la búsqueda y encontré un artículo que
contenía la palabra "Sirio" en su título. A mi ver, era prometedor (aunque
para nadie más). Solicité una copia fotostática.
Cuando la saqué, una semana después (en el comienzo de noviembre

55
de 1967), no conseguí entender nada, por supuesto. Busqué entonces a un
profesional para hacer la traducción y pagué por ella. Finalmente, fui
regalado con el material en inglés — fue tan gratificante como yo deseaba.
Esto es porque el artículo trataba exclusivamente de la más secreta de todas
las las tradiciones de los dogons, que los antropólogos Griaule y Dieterlen,
después de una convivencia de años con ellos, habían logrado extraer de
cuatro de sus sumos sacerdotes, y aun así sólo después de una conferencia
sacerdotal especial entre la tribu y una "decisión política" de revelar sus
secretos a Mareei Griaule, el primer extraño en su historia a inspirar
confianza.
Todas las tradiciones más secretas de los dogones se refieren a la estrella
denominada por los dogones en homenaje a la menor semilla que (ver Figura
1), cuyo nombre botánico es Digitaria, y que, por lo tanto, se utiliza en el
artículo como el nombre de la estrella, en lugar de su nombre dogon real,
que se usa.

En cualquier caso, en este artículo que aborda exclusivamente el de Griaule


y Dieterlen sólo mencionan la existencia real de una estrella que realmente
existe y que, según los dogons, actúa a la forma de la planta Digitaria, en
una rápida nota a pie de página y con la breve observación: "No se ha
solucionado, ni se ha cuestionado, como hombres sin instrumentos a su
disposición podrían conocer los movimientos y ciertas características de
estrellas raramente visibles". Sin embargo, incluso al decir esto, los
antropólogos daban indicios de nuestra falta de conocimiento astronómico,
porque la estrella, Sirio B, en órbita de Sirius, no es en modo alguno
"raramente visible". Es totalmente invisible y sólo fue descubierta en el siglo
XIX, con el uso del telescopios. Conforme a colocación de Arthur Clarke, en
carta de 17 de julio de 1968, después de sugerir que verificaría los hechos:
"A propósito, Sirio B tiene una magnitud de casi 8 — es decir, es bien
invisible aunque Sirius A no la encubriese completamente". Solamente en
1970, Irving Lindenblad del U.S. Naval Observatory sacó con éxito una
fotografía de Sirio B, reproducida en la foto 1.

56
1. Un retrato de familia: la primera fotografía tomada (1970) de Sirio B, que es el punto
diminuto de la parte inferior derecha de la estrella grande, Sirio (pequeñas imágenes
múltiples de Sirio se ven aquí extendiéndose a la izquierda y a la derecha) . (Ver Notas de
las Fotos). Dr. Irving Lindenblad, Us. Naval Observatory.

Figura 1. La planta, cuyo nombre botánico en latín es Digitaria exilis.

Los dogones la llamaban jonio. Es una gramínea cuyas semillas se utilizan


como alimento, pero es muy localizada y sólo crece en el oeste de Africa; no
existe en el este de África. Su semilla es tan increíblemente diminuta que los
botánicos dijeron al respecto: "Este es el gran liliputiano, descrito por el Sr.
Clarke como una semilla de tamaño minúsculo ...". Sin embargo, a pesar del
tamaño minúsculo del grano, inmensas cantidades de él se producen para
alimento en la región. En 1976, el botánico relató que 721 mil acres de jonio
estaban siendo plantados anualmente en el oeste de África en la región "de
Senegal al Lago Chad" y que "los jonios eran cultivados a gran escala, como
cereales silvestres, antes que el mijo perla fue domesticado.

Su crecimiento como hierba a menudo se alienta en los campos de otras


plantaciones, y produce una cosecha mucho antes de la maduración del
producto del mijo perla o del sorgo ... proporciona alimento durante los

57
meses más difíciles del año". El jonio también es llamado "arroz bravo" en la
región. El botánico holandés Henrard habla favorablemente sobre su sabor:
"Es un delicioso grano que sirve de alimentos y en la opinión del Sr. [Robert]
Clarke,* si los grzosfundi [otro nombre del jonio dado por otras tribus más allá
de los dogons] lo cultivaran para ser exportados a Europa, sería comprobado
su valioso acrecimiento a la lista de artículos alimenticios farináceos leves,
en uso para personas débiles o convalecientes. "H. Burkill dice de la planta:"
Su grano es un cereal de extrema importancia, siendo el género alimentario
principal de muchas tribus. Su origen se pierde en la Antigüedad ... Para los
dogons, es la fuente de todas las cosas en el mundo ... El grano tiene un
sabor agradable, y se considera una delicia. Normalmente es molido y
transformado en harina, siendo consumido como salsa, minga o papa, y
templado de varias maneras. Es de fácil digestión y sirve como alimento para
los bebés ... El grano generalmente es fermentado para producir cerveza ...
La digitaria exilis es importante para el misterio de Sirius por ser una semilla
minúscula, tal vez la menor existente, habiendo sido elegida por los dogones
como símbolo de la estrella Sirio B, la cual, siendo una estrella enana blanca,
la menor de ese tipo, por estar compuesta de materia "superdensa" —, que
se describe en el texto principal de este libro. Cuando, en el texto, se hace
referencia a la estrella Digitaria de los dogons, se habla de Sirius B, la
denominación recibida de esa tribu, pues la estrella es simbolizada por la
menor semilla conocida por ellos. La razón de que los los dogons creen que
la semilla de Digitaria, sea la fuente de todas las cosas en el mundo, se debe
a su creencia de que todas las cosas las formas de materia fueron emitidas
por Sirio B — posible remanente de un concepto de que la materia, en el
Universo, es eyectada por explosión de supernovas que dejan atrás, como
restos de la estrella original, las enanas blancas, como Sirius B.

En el artículo que obtuve en el Royal Anthropological Institute, Griaule y


Dieterlen registraron que los dogons dijeron que la órbita de la estrella
Digitaria alrededor de Sirio llevaba cincuenta años para completarse. No
tardé en investigar a Sirio B y descubrir que su período orbital alrededor de
Sirio era de cincuenta años. Sabía ahora que estaba realmente en la
dirección correcta. Y a partir de ese momento, estuve sumergido en el intento
de llegar a resolver completamente ese misterio. Tengo delante de mí una
carta de Arthur Young, fechada el 26 de marzo de 1968, en respuesta a mi
artículo inicial llamado "La Cuestión de Sirius". Él dice en la carta: "Estoy
fuera de eso. Oí hablar por intermedio de Harry Smith,

58
con quien usted ya se ha encontrado". De hecho, me había encontrado, más
de una vez, con Harry Smith en la casa de Arthur, en Filadelfia. Arthur y yo,
muchas veces, nos empeñamos en discusiones sobre él: era una persona
que no me interesaba mucho, pero Arthur lo aprecia y siempre decía que era
útil. Harry Smith dio a Arthur la copia mecanografiada de una traducción del
libro de Griaule y Dieterlen sobre los Dogons, Le Renard Pâle (El Zorro
Pálido), hecha por Mary Beach (de quien nunca había oído hablar, no es esa
la traducción que publiqué una vez: vea Bibliografía).

Fue por eso que Arthur consiguió enviarme la traducción, ya que no leía el
francés del original. Esa misma copia me fue robada por un americano
asociado a la CIA, que lanzó mano de un ardil bastante elaborado y de
abuso de confianza con una audacia admirable: él la pidió prestada una
noche para tomar una copia, diciendo que la devolvería al día siguiente luego
temprano. Pero a la mañana siguiente, ni señal de él; entonces fui a su
búsqueda en el apartamento alquilado donde se había alojado. He
encontrado la puerta abierta y apartamento totalmente vacío. Le pregunté al
vecino lo que había sucedió y entonces me contó que el hombre se había
cambiado, y partió en un vuelo a California al amanecer. Nunca más he oído
hablar de él; fue un intento muy claro de sabotaje de mi trabajo. Sabía que
tenía amistad con un autor conocido, que vivía en América; me llamó por el
hombre y me quejé del robo del manuscrito, pidiéndole entonces que me
ayudara en su trabajo de recuperación. Él me insultó virulentamente con un
lenguaje muy grosero, además de decirme que el robo estaba justificado. Me
quedé perplejo al saber, más tarde, que él también había sido funcionario de
los servicios de seguridad. Comencé a percibir dónde ¡se encontraban
algunos de mis enemigos! Pero esto sucedió a principios de la década de
1970. Volvamos al relato cronológico.

Arthur C. Clarke fue extremadamente servicial durante los meses siguientes.


Me escribía de Sri Lanka y se dirigía a Londres a mi encuentro con cierta
frecuencia, y entonces discutimos, sin los problemas, los innumerables
hechos misteriosos alrededor del mundo, y en el libro Chariots of the Gods
(Carruaje de los Dioses) y en las obras en secuencia, del autor suizo-
germánico Erich von Däniken, que desde su publicación le habían conferido
prominencia. (Nadie en el mundo de habla inglesa, en la época, oyó hablar
de von Däniken).* Arthur Clarke siempre me presentaba a uno u otro
profesor interesante — cada cual con su misterio favorito. Derek Price Avalon
Profesor de Historia de la

59
Ciencia de la Universidad de Yale, descubrió la verdadera naturaleza del hoy
famoso ordenador mecánico de aproximadamente 100 a.C, descubierto en
un naufragio en AntiCitera, a la vuelta del siglo XX, y al que sólo se dio valor
después de romperse, al caer en el suelo, en Atenas, cuando entonces
vieron de que se trataba. También había descubierto rasgos de matemáticas
Babilonias en Nueva Guinea y abordó extensamente el "naufragio" de
Raffles.

* Erich von Däniken comenzó a corresponder conmigo el 22 de abril de 1976,


espués de leer mi libro. Él me escribió, diciendo: "Con gran entusiasmo, leí
su libro El misterio de Sirio. Me gustaría felicitar al señor por esta obra
maestra...Algo que se desconoce entre los círculos científicos es el hecho de
que hace mucho tiempo, en 1959/1960/1964 y 1965, escribí varios artículos
sobre el tema [de visitantes extraterrestres] publicados en varios periodicos,
para su información, estoy adjuntando una copia de un documento de esos
antiguos artículos)". Él adjuntó copia fotostática de un artículo de su autoría
en Alemania, publicado en 1964. Mi comentario original de que nadie había
oído hablar de von Däniken, en esa fase, es, por lo tanto, erróneo, porque en
el mundo de lengua alemana él ya escribía sobre visitantes extraterrestres
para los periódicos.

Después, fue el dr. Alan McKay, un cristalógrafo de la universidad de


Birkbeck en la Universidad de Londres, que se interesaba por el Disco de
Faistos de Creta, en una misteriosa aleación de metal encontrada en una
tumba china y en las regiones salvajes del río Oxus. Descubrí que personas
como esas, encontradas en cada esquina, me desviaban rápidamente de mi
verdadera búsqueda, distraído por esos enigmas resplandecientes. Por eso,
abandoné todos estos misterios, determinando que me estaba concentrando
profundamente en descifrar el rompecabezas, concreto y difícil, con la que
me había deparado inicialmente: ¿cómo los dogons tenían conocimiento de
cosas tan extraordinarias?.

Es importante que estos extraños datos se presenten al público a gran


escala. Como el aprendizaje se liberó de la tiranía de unos pocos,
abriéndose al público en general, en primer lugar por la invención de la
prensa y, en la actualidad, por los medios de comunicación modernos y la
proliferación masiva de libros y revistas; posteriormente se dio por la
"revolución del libro de bolsillo", y en los días de hoy la revolución de Internet
es cada vez más explosiva: cualquier idea sigue adelante y

60
lanza las semillas necesarias en los intelectos alrededor del mundo, sin la
intermediación de cualquier panel de aprobación o el filtrado de opiniones
basado en visiones de lo que actualmente es aceptado por un círculo de
mentes obsoletas.

Como es difícil recordar que no siempre fue así. No hace admiración,


entonces, que, antes de todo esto, existían tradiciones secretas de
sacerdotes que, durante siglos, fueron transmitidas oralmente en cadenas
ininterrumpidas, cuidadosamente conservadas, para que ninguna censura de
ellas se apodera, y así el mensaje se perdiera. En la era moderna, por
primera vez, las tradiciones secretas pueden ser reveladas sin el riesgo de
se extinguen en el proceso. ¿Quién sabe que los dogones percibieron algo
de todo esto, cuando, mediante algún instinto poderoso, y después de
confabular a sus sumos sacerdotes, tomen la decisión de dar un paso sin
precedentes, haciendolo público sus más altos misterios? Ellos sabían que
podían confiar en los antropólogos franceses, por eso, cuando Mareei riaule
murió, en 1956, aproximadamente 250 mil miembros tribales se presentaron
en masa a su funeral en Malí; tributo prestado a un hombre a quien
reverenciaban como gran sabio — el equivalente a uno de sus más altos
sacerdotes.

Tal reverencia debe indicar un hombre extraordinario en quien los dogons


implícitamente creían. No hay duda de que debemos a las calidades
personales de Mareei Griaule el descubrimiento de las tradiciones sagradas
de los dogons. Hoy es posible rastrear esas tradiciones hasta el antiguo
Egipto y ellas parecen revelar un contacto en el pasado distante entre
nuestro planeta Tierra y una raza temprana de seres inteligentes de otro
sistema planetario a varios años luz de distancia en el espacio. Si hay otra
respuesta al Misterio de Sirio, puede ser incluso más sorprendente que esa.
Pero ciertamente no será insignificante.

No nos sorprenderá que existan otras civilizaciones en nuestra galaxia y en


todo el Universo. Aunque en los próximos años se descubra que explicación
del Misterio de Sirio es algo totalmente diferente, hay que recordar que ese
misterio servirá para ayudarnos a especular siguiendo líneas adecuadas y
necesarias, abriendo nuestras mentes, naturalmente perezosas,
animándolas a ir más allá en la importante cuestión de las civilizaciones
extraterrestres que ciertamente deben existir. En el momento, somos como
peces en un acuario, es decir, de vez en cuando saltamos del agua, cuando
nuestros astronautas surgen en las alturas

61
Hace mucho tiempo, el público se enfadó con la exploración espacial, antes
de que comenzara de manera apropiada. Descubrimos que los congresistas
necesitan continuas inyecciones de "rescates espaciales" e "intervalos entre
satélites" en sus cansadas corrientes sanguíneas, como verdaderas dosis de
heroína, para servir como estímulo, sacándolos de su horrible estado de
letargo, y así votan fondos para los programas espaciales que muchos
consideran una molestia, nada estimulante y desprovisto de suspenso. El
impacto psicológico de las fotografías de la Tierra, hechas del espacio, un
orbe hermoso y gigantesco reposando en la nada, con nubes que se parecen
a las perlas y un mar brillante, pasó a enviar resonancias para los largos
corredores de nuestras inmensas psiques entumecidas. La humanidad se
empeña, sin notar, en una percepción nueva e innegable de que todos
formamos parte del juego. Estamos en posadas en ese globo suspendido
sobre el vacío aparente, estamos constituidos por átomos y, sobre todo,
somos las únicas criaturas realmente inteligentes que conocemos
directamente. En síntesis, estamos solos, con todas las implicaciones
fratricidas de esa tensa situación. En la actualidad, las explotaciones de
Marte prometen conducirnos a nuestros sentidos, redimiendo la sensación de
pavor y maravilla con respecto al espacio — inmediatamente. Por último,
estamos explorando otro planeta, aún que por control remoto, y el futuro
puede comenzar.

Pero, al mismo tiempo, la conclusión inevitable que sigue es que nuestra


lentitud en percibir tales cosas comienza también a hacer algún progreso. El
número de personas excepcionales (con inteligencia excepcional o insanas)
ya supera el de algunas pocas que perciben que, al igual que estamos
sentados sobre el planeta, involucrados en luchas intestinas, por falta de
distracción mejor, es posible que haya muchos otros planetas por el
Universo, donde seres igualmente inteligentes están sentados, como
nosotros, sufriendo las consecuencias de los propios errores; o bien ya han
salido de su cáscara para establecer el contacto con otros seres inteligentes
de otros planetas. Y si todo que está sucediendo de hecho, en todo el
Universo, tal vez no tarde mucho para unirse a nuestros compañeros de
otras partes — criaturas vecinas de otras estrellas, en el inmenso vacío que
genera planetas, soles y mentes.

Durante años, pensé que esas organizaciones, que invierten millones de


dólares por la "paz" y buscan descubrir lo que hay de mal con la naturaleza
humana a punto de favorecer algo tan perverso como un

62
conflicto, debían donar todo su tesoro a los programas espaciales y la
investigación astronómica. En lugar de realizar seminarios sobre
"investigación de paz", deberíamos construir más telescopios. La respuesta a
la pregunta, "La humanidad es ¿es perversa?", será bien conocida, si
hacemos una autoevaluación, comparándonos con otras especies
inteligentes, según una escala diversa de la que nos deja inflados de aire.

Por ahora, luchamos contra oponentes imaginarios y perseguimos fantasmas


... Las respuestas se encuentran en algún lugar allá fuera, en otras estrellas
y en otras razas de seres. solamente hacemos componer nuestras neurosis,
cuando nos volvemos más introspectivos y hasta narcisistas. Hay que mirar
hacia fuera. Al mismo tiempo, por supuesto, debemos echar una mirada
inflexible a nuestro pasado. Seguir adelante, sin la concepción de donde
hemos estado un día, no tiene absolutamente ningún sentido. También existe
la probabilidad de descubrir los misterios ligados a nuestros orígenes. Por
ejemplo, el resultado de una de mis investigaciones, iniciada de manera muy
inofensiva, sobre una tribu africana, demuestra la posibilidad de que la
civilización, tal como la conocemos, fue, primero, una importación de otra
estrella. Las culturas vinculadas de Egipto y de Sumeria, en el área del
Mediterráneo, simplemente surgieron de la nada. Esto no quiere decir que no
había otros pueblos antes de ellos. Sabemos de la existencia de
innumerables pueblos, pero no encontramos rasgos de civilización temprana.
Y pueblos y civilización son cosas muy diferentes Sirven como ejemplo las
palabras del difunto profesor W. B. Emery en su libro, Archaic Egypt (Egipto
Arcaico):

En un período de aproximadamente 3,400 años antes de Cristo, se produjo


un gran cambio en Egipto, y el país pasó rápidamente de un estado de
cultura neolítica temprana, con un carácter de complejo tribal, a monarquías
bien organizadas; una de las cuales comprendía el área del Delta y la otra el
propio el valle del Nilo. Al mismo tiempo, surge el arte de la escritura,
arquitecturas monumentales, con el desarrollo de las artes y de las
artesanías a un grado sorprendente, así como de todos los puntos de
evidencia sobre la existencia de una civilización bien organizada e incluso
lujosa. Todo esto se alcanzó en un período de tiempo relativamente corto,
pues aparentemente hubo poco o ningún antecedente para esos desarrollos
fundamentales en la escritura y la arquitectura. Ahora bien, con o sin la
suposición de la invasión de un pueblo adelantado en Egipto que trajo
consigo su cultura, permanece el

63
hecho de que, retrocediendo a ese período de la historia, nos enfrentamos
con tantas imponderables que sería muy difícil afirmar algo seguro. Lo que
se sabe realmente es que el paso de los pueblos primitivos a las
civilizaciones florecientes y opulentas fue abrupta.

A la luz de la evidencia sobre la cuestión de Sirio, así como la otras


evidencias provenientes de otros autores, al no ser aún obtenidas, se debe
admitir como seria posibilidad que la civilización de este planeta deba algo a
la visita de seres extraterrestres avanzados. No es necesario postular discos
voladores, o incluso dioses en trajes espaciales. Mi intuición dice que ese
asunto, hasta ahora, no ha sido tratado de manera suficientemente
sofisticada. Pero en lugar de adentrarnos en el campo de la mera
especulación sobre el descenso de extraterrestres, etc, volvamos a las
evidencias que indiquen, al menos, que tal vez estuvieron aquí. en la Parte
Tres, examinaremos algunos detalles e indicios de que los visitantes
extraterrestres de Sirio han sido criaturas anfibias que necesitan vivir en un
ambiente acuático. Pero todo eso es especulación; un terreno traicionero. La
política que siempre he adoptado, además de ser una inclinación personal,
es la de apegarme sólo a hechos concretos. Comprobamos la solidez de los
hechos, a medida que avanzan, y que la historia es muy extraña para aquel
tiempo. Como de costumbre, la verdad se ha comprobado más extraña que
la ficción. Se recomienda al lector que vea en la Parte Tres de este libro
algunas "especulaciones desenfrenadas".

El libro propone ahora una pregunta. No presenta, sugiere sólo una


respuesta. En la Parte Uno, la cuestión se presenta en su forma original y, en
la Parte Dos, se ha reformulado. Pero, en parte ninguna, se responde con
certeza. Las mejores preguntas son las que, muchas veces, se quedan por
mucho tiempo sin respuesta, conduciéndonos a nuevos caminos de
razonamiento y experiencia. ¿Quién sabe a donde el Misterio de Sirio nos
llevará, después de todo? pero vamos a acompañarle por el momento. Será,
como mínimo, una Aventura ...

Capítulo Dos
El Conocimiento de los Dogons

64
Cuando se mira al cielo, la estrella más brillante divisada es Sirius. Venus y
Júpiter algunas veces son más brillantes, pero no son estrellas, son planetas
que giran alrededor de nuestro sol, también una estrella. Pero ningún
astrónomo dirá que hay una razón particular para exista vida inteligente en el
área de Sirio. La razón para Sirius de ser tan brillante es el hecho de ser
grande y estar cerca, más grande que el sol y con una porción de otras
estrellas cerca. Sin embargo, un astrónomo inteligente dirá que tal vez las
estrellas Tau Ceti o Epsilon Eridani, bastante similares nuestro sol, tengan
planetas con vida inteligente.

Sería una buena hipótesis. Sin embargo, entre las estrellas discutidas con
más frecuencia y que posiblemente abriguen vida inteligente, Sirio no está
incluida. Esta no es una opción particularmente "obvia". El Proyecto Ozma en
la primavera de 1960 y, en años más recientes, otras búsquedas de vida
inteligente en el espacio por radio oyeron señales significativas procedentes
de las estrellas Tau Ceti y Epsilon Eridani, sin embargo, no se ha detectado
nada. Esto no prueba nada, pero estas dos estrellas cercanas se
consideraron sensibles, por algunos astrónomos, como posibles lugares con
vida inteligente en nuestra vecindad espacial. El Proyecto Ozma sólo hizo la
escucha de esas dos estrellas para comprobar si las señales enviadas tenían
cierto longitud de onda, en un momento dado, y también la cantidad de
energía detrás de ellas. Nada pasó. Más tarde, estos intentos se ampliaron
un poco más y, de forma más realista, en su ámbito; pero los astrónomos
sabían muy bien que valsaban en la oscuridad, y sus esfuerzos fueron
realmente considerados y descritos como verdaderas bravatas, frente a las
enormes probabilidades. No era posible tener la certeza de que estaban en
el camino correcto, pero hacían lo que podían y de la mejor forma posible.

A partir de entonces, el Proyecto Ozma, con su radiotelescopio gigante,


ubicado en Arecibo, Puerto Rico, y el más grande del mundo, ha realizado la
escucha selectiva de diversas estrellas — pero no de Sirius. El autor tiene la
esperanza de que la evidencia presentada por este libro sea suficiente para
incentivar una investigación astronómica sobre el sistema de Sirio más
minuciosa que las hasta entonces realizadas, elaborando investigaciones
basadas en los estudios de Irving Lindenblad. También creo que debería
establecerse un programa con un radio telescopio más grande para proceder
a la escucha del sistema de Sirio para detectar indicaciones de cualquier
signo de vida inteligente.

65
En el momento, la base de especulaciones sobre vida inteligente en espacio
siempre incluirá la posibilidad de que alguna sociedad evolutiva, de alguna
parte del Universo, ya haya hecho contacto con la vida en nuestro planeta.
Es esa posibilidad de contacto de nuestro planeta con una cultura
aparentemente del área de Sirio que se discutirá en este libro. Parece haber
evidencia sustancial de que en un pasado relativamente reciente —
posiblemente entre 7 mil y 10 mil años atrás — eso ha ocurrido y cualquier
otra interpretación de la evidencia no parece tener mucho sentido. Antes de
abordar la evidencia, me gustaría hablar un poco más sobre Sirius. A
mediados del siglo XIX, un astrónomo que con dificultad observaba Sirio por
algún tiempo, acabó aborreciéndole porque tal estrella no permanecía
inmóvil, ella oscilaba. El astrónomo pasó un buen rato reflexionando al
respecto y, finalmente, concluyó que sólo una estrella pesada y maciza, que
girara alrededor de Sirius podría causar tal oscilación. ¡El único problema es
que no había una gran estrella orbitando Sirius! Por el contrario, y a no ser
que se hubiera transformado en una cosa minúscula, completando su órbita
cada cincuenta años, existiría una estrella que se llamó Sirio B, y así que
Sirio pasó a ser Sirio A.

El astrónomo Johann Friedrich Bessel, en 1834. Poco antes de su muerte, en


1844, él decidió que Sirius debía ser un sistema binario. En 1862, el
americano Alvan Clark, observando por el mayor telescopio existente en la
época, vio un débil punto de luz en el lugar donde debería estar Sirio B,
confirmando su existencia. En 1915, el Dr W. S. Adams del Mt. Wilson
Observatory hizo las necesarias observaciones para saber cuál era la
temperatura de Sirio B, que es de 8,000°, casi dos veces superior a la de
nuestro sol. Entonces se pasó a notar que Sirio B era una estrella
intensamente caliente que irradiaba tres o cuatro veces más calor y luz por
pie cuadrado que nuestro sol. Así, fue posible calcular el tamaño de Sirio B,
que tiene solamente tres veces el radio de la Tierra, sin embargo su masa es
un poco menor que la de nuestro sol.

Una teoría de enanas blancas se desarrolló entonces para explicar a Sirio B,


y otras enanas blancas fueron descubiertas posteriormente.

En aquella época, Sirio B era la única estrella del tipo, en el Universo, de que
se tenía noticia. Más de un centenar de esos cuerpos celestes se
dispersaban realmente por el cielo, pudiendo existir miles, invisibles, a pesar
de nuestros modernos telescopios, pues son muy pequeños y su luz es muy
débil. Son las llamadas enanas blancas.

66
Las enanas blancas son extrañas por ser, al mismo tiempo, débiles y fuertes.
No distribuyen mucha luz, pero son fantásticamente poderosas en términos
gravitacionales. En una enana blanca nosotros no tendríamos siquiera una
fracción de pulgada de altura. Un pie cúbico de materia de Sirio B pesaría 2
mil toneladas. Una caja de fósforos, lleno de materia de esa estrella, pesaría
una tonelada y un cuarto. Sólo que una caja de fósforo lleno de la base de la
estrella pesaría aproximadamente cincuenta toneladas. La estrella es 65,000
veces más densa que el agua, mientras que nuestro Sol tiene una densidad
aproximadamente igual a la del agua. La "gran" estrella necesaria para
provocar la oscilación de Sirio se transformó en una cosa minúscula, pero
sigue siendo tan maciza y pesada como una estrella común de tamaño
mucho mayor. En síntesis, es una una estrella tan densa y compacta que ni
siquiera está constituida por materia regular. Es constituida por la llamada
materia "degenerada" o materia "superdensa", en la cual los átomos son
presionados entre sí y los electrones, comprimidos. Esta materia es tan
pesada que no es posible pensar al respecto en cualesquiera términos
familiares. No hay nada en nuestro sistema solar, de nuestro conocimiento,
comparable a esta materia. Sin embargo, los físicos la tienen considerada en
teoría y, en el siglo XX, se ha hecho algún progreso en su comprensión.

Algunos astrónomos hasta afirmaron que el sistema de Sirio posee una


Sirius C, o una tercera estrella. Fox afirmó haber visto la estrella en 1920 y
en 1926, 1928 y 1929, siendo también supuestamente observada por Van
den Bos, Finsen y otros en el Union Observatory. Más tarde, sin embargo,
cuando debería haber estado no lo hizo. Zagar y Volet dijeron que la estrella
estaría allí en virtud de la oscilación que la ponía en evidencia. y como vimos
en el Capítulo Uno, Benest y Duven, en 1995, confirmaron la existencia de la
tercera estrella. El extenso estudio sobre el sistema de Sirio, efectuado por el
astrónomo, fue realizado por Irving W. Lindenblad, del US Navy Laboratorio,
en Washington, DC. Nosotros nos correspondíamos y él me enviaba sus
publicaciones (las últimas aparecieron en 1973) y también la fotografía de la
tabla 1, tomada en 1970 después de varios años de preparación, siendo esa
la primera fotografía de la estrella Sirio B, que aparece como un punto
minúsculo cerca de la principal, Sirius A, diez mil veces más brillante.

El hecho de que Lindenblad, tuviese éxito en obtener una foto, se describe


en "Notas de las Fotos". Él estudió el sistema de Sirio por siete

67
años sin encontrar evidencias de una tercera estrella, Sirius C. Él dice: "No
existe una evidencia astrométrica, por lo tanto, de una compañera cercana
de Sirius A o B". Otro astrónomo, D. Lauterbom, persistió en su creencia —
correctamente, como si supiese que había una tercera estrella en el sistema
de Sirio. Es posible comprobar que el sistema de Sirio es muy interesante y
complicado. Sólo en el siglo XX, hubo progreso en el conocimiento sobre
materia degenerada y enanas blancas por intermedio de investigaciones en
física nuclear. Por lo tanto, es sorprendente que alguien, sin disponer de
nuestra ciencia moderna, tenga más conocimiento sobre el sistema de Sirio,
¿no es así? A continuación, la cita de paso de la obra Intelligent Life in the
Universe (Vida Inteligente en el Universo), de Carl Sagan y I. S. Shklovskii.
En un capítulo muy razonable, llamado "Posibles Consecuencias del
Contacto Directo ", dice Sagan:

[En la cuestión de la evolución humana], aunque es difícil para nosotros


hacer una reconstrucción a partir de una distancia de millones de años,
habría sido mucho más evidente que una civilización con tecnología muy
avanzada, en relación a la existente hoy en la Tierra, nos hubiera visitado
cada cien mil años, o bien para ver si algo interesante había estado pasando
últimamente. Hace unos 25 millones de años, una nave de inspección
galáctica en visita de rutina al tercer planeta de una estrella enana G,
relativamente común [nuestro Sol] puede haber notado un desarrollo
evolutivo interesante y prometedor: el Procónsul [el ancestral del homo
sapiens, o el hombre moderno]. La información habría llegado con la
velocidad de la luz, lentamente por la Galaxia, y una anotación se hizo en
algún repositorio central de informaciones, tal vez el centro galáctico. Si el
surgimiento de la vida inteligente en un planeta es de interés científico
general, u otro interés, para las civilizaciones galácticas, es razonable que,
con el surgimiento del Procónsul, el índice de muestreo de nuestro planeta
haya aumentado, tal vez en la proporción de una vez cada diez mil años. En
el inicio de la época post-glacial más reciente, el desarrollo estructura social,
arte, religión y habilidades técnicas elementales debe haber aumentado aún
más el contacto. Sin embargo, si el intervalo entre cada muestreo es de sólo
varios miles de años, existe entonces la posibilidad de que el contacto con
una civilización extraterrestre ha ocurrido en tiempos históricos.

Este es un preludio muy interesante para nuestra propia historia y creo que la
actitud de Sagan y Shklovskii es una verdad general de todo el

68
credo astronómico. Rígido y pesimista de hecho debe ser el astrónomo que
duda seriamente de la posible existencia de incontables civilizaciones
inteligentes esparcidas en todo el Universo, en otros planetas que orbitan
otras estrellas, la postura que afirma que el hombre es la única forma de vida
inteligente en el Universo es intolerablemente arrogante, aunque en 1950,
por por ejemplo, esto probablemente era común. Pero quién ahorra esta
opinión hoy es, afortunadamente para los que les gusta ver algunos progreso
en las concepciones humanas, una especie de aberración intelectual
equivalente ala creencia en la Teoría de la Tierra Plana.

El Dr. Melvin Calvin, del Departamento de Química de la Universidad de


California, en Berkeley, dijo: "Hay, por lo menos, cien millones de planetas en
el Universo visible que fueron, o son, muy similares a la Tierra... eso
ciertamente significa que no estamos solos en el Universo. Considerando
que la existencia del hombre sobre la tierra no ocupa más que un instante del
tiempo cósmico, sin duda la vida inteligente ha progresado mucho más allá
de nuestro nivel en algunos de esos cien millones de planetas".

El Dr. Su_Shu Huang del Goddard Space Flight Center, en Maryland,


escribió: "...los planetas se formaron alrededor de la principal secuencia de
estrellas del tipo espectral después de F5. Así, los planetas se forman
exactamente donde la vida tiene más probabilidades de florecer. Sobre la
base de esta visión, es posible la previsión de que en los planetas de casi
todas las estrellas simples, de la principal secuencia por debajo de F5, y tal
vez por encima de K5, existe la posibilidad razonable de haber condiciones
de vida. Cómo componen un pequeño porcentaje de todas las estrellas, la
vida realmente debería ser un fenómeno común en el Universo".

El Dr. A. W. Cameron, profesor de Astronomía en la Universidad de Yeshiva,


discutió las estrellas Tau Ceti y Epsilon Eridani, consideradas las dos más
probables locales para la vida inteligente en nuestra vecindad inmediata en el
espacio (a cinco ''parsecs" de nosotros; un parsec es una unidad de distancia
sideral). Él dijo él entonces: "Pero hay cerca de veintiséis otras estrellas
simples, de masa menor dentro de esa distancia, cada una con una
comparable probabilidad de poseer un planeta con condiciones de vida
según el presente análisis.

El Dr. R. N. Bracewell del Radio Astronomy Institute, de la Universidad

69
de Stanford, dijo:

Así como hay cerca de mil millones de estrellas en nuestra la galaxia, el


número de planetas sería alrededor de 10 mil millones ... Ahora bien, no
todos serían habitables; algunos serían muy calientes y otros muy fríos,
dependiendo de la distancia en que se encuentren de su estrella central; de
modo que, en el todo, sólo es preciso estar atentos a los planetas situados
en una posición similar a la de nuestra Tierra con relación al sol.
Consideramos que una situación así está en el ámbito de una zona
habitable.

Esto no implica que no se encuentre vida fuera de la zona habitable. Puede


muy bien haber seres vivos bajo las más arduas condiciones físicas.

... Después de la eliminación de los planetas congelados y de los


esterilizados por el calor, hacemos una estimación de que existan cerca de
10 probables planetas en la galaxia [de tener vida] .... De los 10 probables
planetas, francamente no sabemos cuántos poseen condiciones de vida
inteligente. Por lo tanto, exploramos todas las posibilidades, comenzando
con la de que la vida inteligente sea abundante y de que el hecho ocurra en
prácticamente cada planeta. En este caso, la distancia media de nuestra
comunidad inteligente para una siguiente sería de diez años luz. En
comparación, la estrella más cercana, de cualquier tipo, está a una distancia
de un año luz.

Diez años luz es una distancia muy grande. Una señal de radio llevaría diez
años para cubrir esa distancia ... Por lo tanto, la comunicación con alguien a
diez años luz de distancia no sería como una conversación telefónica ... y
¿estamos seguros de que es es posible enviar una señal de radio a una
distancia tan grande como diez años luz? Una respuesta definitiva puede
darse a esta cuestión.

No es innecesario continuar enumerando citas de científicos y astrónomos


notables en apoyo a la posibilidad de vida inteligente en el espacio, ya que la
situación actualmente es obvia. Las probabilidades contrarias a la vida
inteligente ocurren con razonable frecuencia, dentro de nuestra galaxia,
como imposibles. Una vez establecido esto, queda aún otro factor: en
nuestra propia historia, el desarrollo tecnológico ha sido rápido en el marco
de un corto espacio de tiempo. Era común, a los miembros de más edad de
nuestra especie que, en su juventud, no

70
hubiera aviones, automóviles, cohetes, satélites, electricidad, radio, bombas
atómicas, computadoras o la internet. La gente moría de enfermedades que
hoy ni se toman en serio, el individuo con dolor de diente no dispondría de un
tratamiento dental moderno, el concepto de higiene elemental era una
novedad. No estoy aquí recitando todos esos "milagros" simplemente como
un ritual de encantamiento a nuestro nuevo dios del progreso. El punto en
cuestión es la repentina e inflamable naturaleza de este tipo de progreso.
Todo esto puede suceder durante el ciclo de vida de un sólo individuo.

El "punto de despegue" es probablemente un fenómeno universal. Las


sociedades inteligentes en todo el Universo probablemente ya lo han
experimentado, o están a punto de hacerlo. Hoy, el ciclo de vida de una sola
persona no tiene importancia, a gran escala universal de tiempo, para el
desarrollo de civilizaciones, sin mencionar la formación de los planetas. Por
lo tanto, cualquier sociedad más adelantada que la nuestra por cierto debe
estar en adelanto mucho más grande. Después de llegar a su punto de
despegue, las sociedades inteligentes avanzan con tanta rapidez en la
escala de la competencia tecnológica que una comparación entre éstas y las
las sociedades no tecnológicas son casi absurdas. Sería una tontería
suponer que cualquier sociedad más adelantada que la nuestra sólo estaría
algunos años delante de nosotros. Lo más probable sería estar cerca de
decenas de miles de años por delante. Y la tecnología, así como la
naturaleza de tal sociedad, sobrepasaría nuestras habilidades más allá de lo
imaginable. Las sociedades inteligentes existentes en el Universo serían,
entonces, de dos tipos: menos avanzadas que las nuestras, "primitivas", y
fantasticamente más avanzadas que las nuestras, "mágicas". Para alcanzar
el punto de nuestro desarrollo actual, en la línea divisoria entre lo "primitivo" y
el "mágico", es un evento tan raro en la historia universal que tal vez seamos
la única sociedad inteligente en toda la galaxia, en este momento, a
experimentar esta etapa de evolución. Por lo tanto, deberíamos sentirnos
privilegiados en testimoniar este hecho. Por supuesto, la naturaleza del
tiempo surge de nuevo trayendo la imposibilidad de hablar con sensatez
sobre la simultaneidad en la galaxia. No obstante, hay otro tema, que tal vez
sea ignorado aquí.

Algunos razonamientos adicionales se siguen a las observaciones anteriores.


Al admitir que existen dos formas de sociedad en el Universo, además de
nuestra propia etapa bizarro de transición,

71
más adelantadas que la nuestra, por ser incapaces de ser comunicarse con
las demás. Ellas son como nosotros éramos hace sólo cien años:
provincianos, quietos, probablemente casi homicidas y satisfechos; sólo
ocasionalmente aparecería un visionario que sería quemado en la hoguera, o
crucificado, provocando agitación moral. Pero no pueden enviar ni recibir
mensajes entre las estrellas. En nuestra etapa de transición, con suficiente
capacidad, podemos recibir tales mensajes con el equipo existente, sin
embargo no tendríamos condiciones de enviarlas, a menos que se
construyan medios costosos y especiales para ello. Ahora bien, significa que
sólo las sociedades que realizan el diálogo interestelar de algún tipo son las
sociedades "mágicas". Estas sociedades pueden ser tan avanzadas que
probablemente mantienen las sociedades primitivas que están emergiendo
"bajo control de grabación". Por cierto, disponen de series estandarizadas de
procedimientos para lidiar con sociedades semejantes a las nuestras, y tal
vez ya hayan iniciado sus actividades, con el objetivo de largo alcance de
llevarnos a su club. Sin embargo, de la misma manera que desagradaría a
un caballero de los clubes londinenses llevar un salvaje a su club, con su
tanga, empuñando una lanza y flechas envenenadas, el club interestelar
probablemente no nos introducirá en sus circuitos como un miembro cubierto
de plumas.

Pero quiero decir con eso que no basta simplemente dar al lector la
impresión de la probabilidad de existencia de una jerarquía social en el club
interestelar de cualquier galaxia, al menos en el sentido de hacer
restricciones a novatos, para subrayar la importancia de todo el escenario. Y
la cuestión es que sociedades muy adelantadas posiblemente se
desarrollaron a tal grado de capacidad tecnológica que el viaje interespacial
se tornó posible, permitiéndoles transportarse físicamente a distancias
interestelares de algunos años luz hasta sus vecinos más cercanos. Y si ese
es el caso, entonces nuestro propio planeta, que sería considerado por
cualquier astrónomo extraterrestre el cabeza de chorlito de nuestras
vecindades un lugar probable para la existencia de vida, seguramente ya
recibió las visitas físicas de extraterrestres en viaje. Esto puede haber currido
en cualquier momento a lo largo de la historia de nuestro planeta. Sin duda,
al menos, nuestros distantes ancestros, los hombres de la cueva, fueron
observados por sondas extraterrestres, que los habrían hecho notar que algo
estaba sucediendo en este planeta. Es como Sagan y Shklovskii dicen, en
esta cita de su libro: "Es razonable que ... el índice del muestreo de nuestro
planeta ha aumentado, tal vez en la proporción de una cada diez mil

72
años...Pero si el intervalo entre cada muestreo es de apenas varios miles de
años, existe entonces la posibilidad de que el contacto con una civilización
extraterrestre ha ocurrido en tiempos históricos".

Si así sucedió, eso ciertamente causó algún impacto sobre el hombre,


incorporándose de alguna forma, a sus tradiciones. Pero, si varios miles de
años transcurridos entre esa época y la presente, la mayor parte de los
rasgos del impacto sobre la cultura humana puede haberse disipado y, al
parecer, sería casi imposible elucidar esos hechos. A menos que se
descubra la existencia de algunos restos específicos e inequívocos, en
circunstancias probablemente inusuales, la esperanza de reconstituir pistas y
fragmentos dispersos de la tradición originaria sería en vano. Sin embargo,
parece cierto que existe algo, siempre y cuando encontrar la clave de la
cuestión.

Volvemos a la continuación del paso de Sagan y Shklovskii a las sugerencias


de cómo la reminiscencia de un contacto extraterrestre puede haber sido
preservado a partir de la prehistoria o de los tiempos históricos en la Tierra
por la comparación con una historia verificable del contacto del francés con
ciertos indios americanos, en 1786, según relato hecho por el moderno
antropólogo en la forma de un mito tribal:
No hay relatos confiables sobre el contacto directo con una civilización
extraterrestre en los últimos siglos, cuando un razonamiento erudito crítico y
sin supersticiones fue bastante difundido. La historia de un contacto primitivo
puede estar comprometido, hasta cierto punto, por algún embellecimiento
fantasioso, simplemente en la razón de las visiones prevalecientes en la
época. El grado en que la subsiguiente variación y embellecimiento modifican
la estructura básica del relato es variable de acuerdo con el tiempo y las
circunstancias. [Un ejemplo] relevante al tema en foco es la narrativa de los
nativos sobre el primer contacto con el pueblo Tlingit de la costa noreste de
América del Norte con la civilización europea — una expedición dirigida por
el navegador francés La Perouse en 1786. Los tinglit no tenían registros
escritos; un siglo después del contacto, la narrativa verbal del encuentro fue
hecha a un antropólogo americano, G. T. Emmons, por uno de los principales
jefes tinglit. La historia fue superpuesta por la estructura mitológica de su
interpretación inicial de los barcos franceses. Pero es bastante sorprendente
que la verdadera naturaleza del encuentro fue fielmente preservado. Un viejo
guerrero ciego había dominado sus miedos en la época del encuentro y
abordó los barcos franceses, intercambiando mercancías con los europeos.

73
A pesar de su ceguera, él razonaba que los ocupantes de los barcos eran
hombres, su interpretación lo llevó al comercio activo entre la expedición de
La Perouse y los tlingit. La rendición oral contenía información suficiente para
una posterior reconstitución de la naturaleza real del encuentro, aunque
muchos de los incidentes se habían enmascarado por una estructura
mitológica — por ejemplo, los barcos fueron descritos como inmensos
pájaros negros con alas blancas.

Otro ejemplo, los pueblos del África subsahariana, que antes del período
colonial no poseían lenguaje escrito, preservaban su historia principalmente
por el folclore. Tales leyendas y mitos, transmitidos por personas iletradas,
de generación a generación, en general son historias de gran valor histórico.
No sé por qué los pueblos de la región subsahariana de África — para los
que leyeron nuestra evidencia inicial — se mencionan en este punto en el
libro de Sagan, porque no aparecen más en este capítulo, y es casi una
coincidencia su mención sin más, como es el caso. Sagan continúa
discutiendo algunas criaturas fascinantes a las que se atribuye la fundación
de la civilización Sumeria (que se difundió de ninguna parte, como muchos
arqueólogos de los sumerios desafortunadamente admiten). Se describen en
un clásico relato de Alexander Poliistor* como anfibios. Dice Polistor que
ellos estaban felices al volver al mar por la noche, y regresaban a la tierra
firme durante el día. Todos los relatos los describen como seres
semidemoníacos, personajes o animales dotados de razón, pero nunca son
llamados dioses. "Son sobre-humanos" en términos de conocimiento y
extensión de vida, eventualmente volvían en una nave "por los dioses",
llevando consigo ejemplares representativos de la fauna de la tierra. Discuto
esas tradiciones en particular en el Capítulo Nueve y los relatos y los
remanentes al respecto se encuentran en el Apéndice III, reimpreso en este
libro, en su totalidad, por primera vez, desde 1876.

La cultura Sumeria es muy importante. Se discutirá más adelante en este


libro. Ella se formó sobre la base original de la civilización de Mesopotamia,
más conocida por sus principales pueblos, babilonios y asirios, mucho más
tardíos, y herederos de la cultura Sumeria. La lengua verdadera de los
sumerios fue sustituida por la lengua acadia (que es semítica, el sumerio no
es una lengua semítica y no tiene ninguna afinidad lingüística con ella). Los
acadios y los sumerios se mezclaron y, algunas veces, formaron una
combinación similar a la existente actualmente entre lo que en otro tiempo
constituyó, en Gran

74
Bretaña, los normandos y los anglosajones, separadamente; sólo que los
acadianos eran los semitas y los sumerios no, habiendo entre ellos
considerables diferencias físicas. La ciudad de Babilonia, con sus babilonios,
y la región de Asiria, con sus guerreros asirios al norte — y más tarde a
distante región de Fars con sus persas al este — comandaban el área
mesopotámica. También evolucionaron del ambiente sumerio-acadio los
semitas, conocidos como hebreos o judíos.
Esto puede ser percibido de forma más amplia, cuando se observan figuras
bíblicas famosas, como Noé y Abraham, que "vivían" allí y no eran judíos, al
menos durante su existencia. En realidad, Noé es simplemente un nombre
hebreo concedido a un héroe del diluvio, mucho más antiguo, discutido en
textos antiguos, ahora recuperados de la antigua Sumeria. Son a esos
sumerios que Sagan acaba de referirse, con su leyenda de una criatura
anfibia, que fundó su civilización. Pero todo eso no nos dice mucho al
respecto. Sólo añadiré que se afirma que los judíos y los árabes son
tradicionalmente descendientes de Abraham y que éste no era ni judío ni
árabe.

Ahora bien, los pueblos del África subsahariana son la fuente de nuestras
principales informaciones. El pueblo, en particular, es llamado dogon y vive
en una situación semejante a la de los actuales malís. Las ciudades más
cerca de ese pueblo son: Timbuctu (ver Figura 2), Bamako y Ouagadougou
en Burkina Faso (antiguo Alto Volta). Mi investigación inicial sobre los
dogones vino a la luz en un artículo de la autoría de Mareei Griaule y
Germaine Dieterlen, publicado en un periódico de antropología y titulado "Un
sistema de Sirio Sudanés".

75
Vista de Timbuctu, en 1830 — la primera vez que fue vista por
el público occidental.

El artículo fue escrito en francés y una traducción se publica como Apéndice I


de este libro. Decidí publicar el artículo íntegro en vista de la dificultad que
los lectores más interesados tendrían en encontrar el periódico Francés en
que apareció el artículo original. Y, por supuesto, el artículo original sólo
podría ser leído por quien sabe el francés. El informe completo, con sus
notas al pie y todas las ilustraciones, y ahora traducidos al portugués, esta
por lo tanto disponible para aquellos que quieran leerlo. No es necesario
hacer un resumen de su contenido.

Figura 3

Cuando leí por primera vez el artículo (que se refiere al área francesa de
Sudán, no a la República de Sudán a más de mil millas al este debajo de
Egipto), apenas pude creer lo que vi. Allí estaba un informe

76
antropológico de cuatro tribus: los dogons y otras tres que tenían como su
más secreta tradición religiosa un conjunto de conocimientos referentes al
sistema de la estrella Sirio, que formaban parte de la información sobre ese
sistema estelar, que sería imposible que una tribu primitiva tuviera
conocimiento.

Los dogons consideran que la estrella más importante en el cielo es Sirio B,


que no puede ser vista. Ellos admite que no es invisible. ¿Cómo, entonces,
saben que existe? Griaule y Dieterlen dicen: "La cuestión de cómo, sin
instrumentos a disposición, estos hombres podrían conocer los movimientos
y ciertas características de las estrellas virtualmente invisibles no se han
establecido, ni siquiera una propuesta". Sin embargo, incluso al decir eso,
Griaule y Dieterlen sugieren que Sirio B sólo es "virtualmente invisible", pero
sabemos que es ¡totalmente invisible!, a no ser con el uso de un poderoso
telescopio. ¿Cuál es entonces la respuesta?

Figura 4. Leyenda: S = Sírius S2 — Posiones de Sírius B


S3 = Otras estrellas P = Un planeta

Griaule y Dieterlen dejan claro que la gran y brillante estrella de Sirio no es


tan importante para los dogones como la minúscula Sirius B, la que llaman
põ tolo (tolo significa "estrella"). Põ es un grano de cereal generalmente
llamado "jonio" en África occidental y que los especialistas botánicos llaman
Digitaria exilis. Al hablar de la estrella, Griaule y

77
Dieterlen la llaman "estrella Digitaria", o simplemente "Digitaria". La
relevancia del grano de Põ es que es el grano mas pequeño conocido por los
dogones, es extremadamente pequeño y conocido como alimento en Europa
o en América. Para los dogones, ese minúsculo grano representa a la
minúscula estrella y por eso es llamada de Põ, como el grano .

Figura 5. Una Elipse


En el artículo, se lee: "Sirio, sin embargo, no es la base del sistema: es uno
de los focos de la órbita de una minúscula estrella llamada Digitaria/ põ
tolo...que ... roba la atención de los hombres iniciados". Ahora bien, esta es
una afirmación bastante perturbadora. El lector común puede notar ahora
cuán raro es que una tribu africana coloque el hecho de esa manera. Pero la
órbita de la Digitaria, que los dogones, de otro lugar describen como en
forma de huevo, o elíptica (ver también las Figuras 8 y 9, así como las
ilustraciones del artículo en el Apéndice I), es específicamente descrita como
teniendo como "uno" de los focos de [su] órbita la estrella Sirio. Por
supuesto, el término técnico "foco" aquí fue presentado por los antropólogos.
Pero ellos reprodujeron fielmente lo que les fue dicho por los dogones en su
propia lengua. Y lo que los dogones decían, y también dejan muy claro
gráficamente en sus dibujos (ver Figuras 4 y 8), es que las órbitas de Sirio B
y de Sirius A son del tipo que obedece a una de las leyes de movimiento de
los planetas de Kepler, y se extiende a otros cuerpos en órbita. Fue
Johannes Kepler (1571-1630) quien primero propuso que los cuerpos
celestes no se mueven en trayectos circulares perfectos. Él insistió en el
brillante descubrimiento de que los planetas en sus movimientos alrededor
del sol se desplazaban en órbitas elípticas, teniendo el sol como uno de los
dos focos de cada elipse.

La mayoría de las personas con las que me comunico ni idea tienen de que
los planetas no giran en círculo alrededor del sol. A pesar de que les
hubieran enseñado la verdad en la escuela, hay muchos que olvidaron este
tipo de asunto. Y muchas, honestamente, no saben lo

78
que es una elipse, a menos que les muestren una. Para tener una idea, se
puede marcar el centro de un círculo, en papel, rasgándolo después en el
centro, en dos pedazos, y alejando las dos porciones. Esto, naturalmente,
hace que el círculo aplanado encima y debajo, mientras que en los lados es
abombado, y los dos pedazos cortados en el centro se alinean a lo largo de
una recta que une los dos puntos más lejanos. Estos dos fragmentos del
centro reciben, cada cual, el nombre de foco, y juntos constituyen "los focos
de la elipse". Si es posible tener en las manos esa elipse, empuje de vuelta
las dos puntas abombadas y se tendrá nuevamente el propio círculo. Pero,
pido a todos los lectores que anoten esto: ¿cómo la tribu de los dogones, que
nunca tuvo acceso a las teorías de Kepler o de sus sucesores, tiene
conocimiento de asuntos como ese? Kepler vivió en el siglo XVI; sin
embargo, vemos que otras informaciones que los dogones poseían sólo
surgieron en Occidente a finales de la década de 1920.
Figura 6. I. Círculo con un solo centro y Elipse

No hubo misioneros occidentales junto a los dogones antes de la visita de


Griaule y Dieterlen por primera vez en 1931. Los Padres Blancos, una orden
de misioneros franceses, me confirmaron en una correspondencia. La
transmisión de el conocimiento occidental para los dogons parece ser una
imposibilidad. ¿Cómo hasta tuvieron, en primer lugar, la idea de existencia
de una órbita en elipse, en vez de circular — y más, de aplicar esa idea a
una estrella invisible en el espacio exterior? Además, como afirman
correctamente que Sirio se sitúa en uno de los los focos y no en algún lugar
de la elipse? ¿Y ni en el centro? ¿No sería natural que una idea primitiva,
aun afirmando que la órbita es elíptica, colocara a la propia Sirius en el
centro? Pero no. Ellos sabían demasiado para cometer ese tipo de error.
Porque el punto más importante sobre la Ley de Kepler es que no sólo las
órbitas son elípticas, pero también el sol debe estar siempre en uno de los
focos; de lo contrario, nada funcionará. Ahora bien, para saber todo esto,
usted no necesita a Kepler. Las órbitas elípticas son una verdad universal, y
tan verdaderas aquí como en el otro lado de la galaxia, o incluso en otra

79
galaxia. Kepler simplemente descubrió un principio natural. Por lo tanto, no
era necesario que los dogones hubieran conocido a Kepler personalmente.
Sólo deseo dar la explicación de cómo aprendieron el principio universal de
otra fuente.
Planeta

Figura 7.
En la Figura 8, comparo los dibujos de las órbitas de Sirio B alrededor de
Sirio, hechos por los dogons, con los diagramas astronómicos modernos de
las mismas (que fueron confirmadas por Lindenblad como precisas en esa
escala); hay otra comparación de las mismas informaciones tribales y
modernas, vistas en una perspectiva lineal, extendida a través del tiempo. No
necesito reivindicar ninguna precisión científica perfecta para los dibujos de
los dogons. La semejanza es tan sorprendente que hasta el ojo más
desetrenado es capaz de ver inmediatamente que el cuadro general es
idéntico, en cada ejemplo. No es necesario que los perfeccionistas tomen
sus calculadoras y cintas métricas. El hecho se demuestra, es decir, los
dogons tienen un acurado conocimiento general sobre uno de los principios
más sutiles y menos obvios de que Sirio B orbita Sirius A.

Los dogones también conocen el período real orbital de esa estrella invisible,
que es de cincuenta años. En lo que se refiere a la ceremonia sagrada Sigui,
Dieterlen y Griaule nos dicen: "El período de la órbita es contado dos veces,
es decir, cien años, porque las Siguis forman pares de gemelos". Ellos
también dicen que Sirio B gira en su eje, demostrando también que la estrella
es capaz de ese movimiento. En realidad, todas las estrellas realmente giran
en sus ejes. Como ¿los dogons saben de un hecho tan extraordinario? En el
artículo, hay registro de que los dogons decían: "Así como su movimiento en
el espacio, Digitaria también gira en torno a sí misma en el período de un

80
año y su rotación es reverenciada durante la celebración del rito bado". Los
dogons creen que el día de bado ocurre cuando un haz de rayos,
transmitiendo importantes señales, inciden sobre la Tierra, partiendo de
Sirius B. La moderna astronomía desconoce cuál es el período de rotación
de Sirio B; la estrella es tan pequeña que ya es mucho haber podido verla.
Le pregunté a un astrónomo, G. Wegner, que en aquel entonces pertenecía
al Departamento de Astrofísica de Oxford y al Observatorio de la
Universidad, si un año podría ser una estimación razonable para el período
de rotación de Sirius. Él naturalmente respondió que no había cómo
determinarlo, pero un año podría ser correcto; en otras palabras, no puede
ser descartado, y era lo que yo buscaba establecer.

Los dogones describen a Sirio B como "la infinitamente pequeña". Como


sabemos, Sirius B es una enana blanca y la forma más diminuta de estrella
visible en el Universo. Sin embargo, una de las más sorprendentes de todas
las afirmaciones de los dogons es realmente ésta: "La estrella, considerada
la menor en el cielo, es también la más pesada:'Digitaria' es la menor cosa
que existe, y la estrella más pesada". Consiste en metal llamado sagalla, un
poco más brillante que el hierro y tan pesado" que todos los seres de la tierra
juntos no pudieran levantarla". De hecho, la estrella pesa el peso equivalente
a ... todas las semillas, o todo el hierro de la tierra ... (informaciones del
artículo de Griaule y Dieterlen presentado en el Apéndice I de este libro).

Vemos, así, que los dogones presentan una teoría de Sirio B que se
encuadra en todos los hechos científicos, y aún en algunos pocos conocidos
en la actualidad. Esta teoría constituye la tradición más sagrada y secreta de
los dogons, la base no sólo de su religión, sino de sus vidas, aliada a
afirmaciones sobre la existencia de una tercera estrella en el sistema de
Sirius, llamada emme ya ("Sorgo-Femenina" ), que, en comparación con
Digitaria, según afirman, es "cuatro veces mas ligera (en peso), y se mueve
en una trayectoria mayor, en la misma dirección y en el mismo período de
esta (cincuenta años). Sus respectivas posiciones son tales que el ángulo de
sus rayos está en ángulos rectos", Esta última estrella posee un satélite,
indicando que los dogons aprecian que otros cuerpos diferentes de estrellas,
sean satélites de estrellas. De la misma emme ya, ellos dicen: "Es el 'sol de
las mujeres' ... 'un pequeño sol' ... De hecho es acompañado por un satélite
llamado 'estrella de las mujeres' ... o Goatherd... como el" guía de emme ya".

81
Figura 10. Dibujo, hecho por los dogons, de un
planeta que gira en torno de Sírius C —
Emme ya.

La tercera estrella, emme-ya, "Sorgo Femenino", o el sol de las mujeres, es


Sirius C, cuya existencia fue confirmada en 1995 por los astrónomos, según
lo descrito en el Capítulo Uno. En torno a los hechos astronómicos de ese
extraordinario sistema, los dogons poseen un complicado sistema de
mitología. Sirio B, dicen ellos, es visto como "girando implacablemente
alrededor de Sirius ... y nunca es capaz de alcanzarla". Todos estos hechos
tienen, uniéndolos, cuentos mitológicos y personajes hechos en sí del
artículo, para presentarlos aquí al lector.

Pero a esta altura el lector ya ha visto con mucha claridad la razón de la


inclusión del artículo en su totalidad, pues la información es tan increíble que,
para no juzgar que simplemente lo monté todo, es necesario presentar su
fuente para que el lector verifique por sí mismo, incluso.
Pero, vamos a desplazarnos más allá del artículo de Griaule y Dieterlen "Un
Sistema de Sirio Sudanés" y considerar una publicación posterior y más
completa del porte de un libro, que obviamente por ser muy voluminoso no
pudo ser incluido como apéndice en esta obra. En el libro Le Renard Pàle,
publicado en 1965*, este libro, de Griaule y Dieterlen, fue producido diez
años después de la muerte del propio Mareei Griaule.
Contiene las últimas reflexiones sobre el sistema de Sirio de los dogons.

82
En ese compendio definitivo de los muchos hallazgos conjuntos, de ella y de
Mareei Griaule (es sólo el primero de sus volúmenes publicados, de una
serie planeada sumada a su trabajo), madame Dieterlen realmente añadió un
breve apéndice, en las páginas 529-531, con informaciones sobre Sirius y su
estrella en forma de un extracto del artículo del Dr. Baize, que apareció en la
edición de septiembre de 1931 de la Astronomía. Ella dice: "Los extractos se
refieren al descubrimiento, órbita, período y densidad de "La compañera de
Sirius". Su curiosidad obviamente se desarrolló a partir de 1960 y de la
publicación de "Un Sistema de Sirio Sudanés". Pero como una verdadera
profesional, Madame Dieterlen cita simplemente los hechos astronómicos en
la forma de ese breve apéndice al final de su libro sin sacar conclusiones o
incluso indicar un vínculo entre ese tema y las tradiciones de los dogons.

En realidad, para que el lector no suponga lo contrario, quiero dejar claro que
ni Mareei Griaule ni la señora Dieterlen, en ningún momento (que yo sepa),
hicieron cualquier afirmación sobre un contacto extraterrestre ocurrido con
los dogons. Ni siquiera hicieron comentarios directos sobre la extraordinaria
imposibilidad de los dogons de tener el conocimiento de todo lo que saben.
Yo nunca podría haber hecho descubrimientos como los de Griaule y
Dieterlen y diría simplemente (como dicen en el artículo): "El problema de
como saben... no se ha establecido, ni siquiera propuesto". Creo que tal
restricción merezca una medalla, pues es increíble que sea el principal factor
en favor de los descubrimientos de Griaule y Dieterlen. Si hubieran
proclamado sus descubrimientos, creo que nunca habrían sido tomados en
serio, pues no serían considerados confiables. Tales son las ironías en las
revelaciones de informaciones que casi desaparecen en función de la
reserva. Me senté para reescribir este libro a la luz de Le Renard Pàle (leí la
traducción en manuscrito), con su información más completa. Gran parte de
este libro se encontrará en el contexto de una discusión más avanzada en el
Capítulo Nueve.

En Le Renard Pàle es posible saber mucho más sobre las creencias de los
dogons y su conocimiento relativo a la astronomía y al sistema de Sirio. De la
luna, afirman ser "seca y muerta como un cadáver sin sangre". El diseño que
hicieron del planeta Saturno tiene un anillo alrededor, y es reproducido en la
Figura 12 de este libro. Ellos saben que los planetas giran alrededor del sol.
Estos planetas se llaman el tolo tanaze, las estrellas que giran (alrededor de
algo). Pero eso no significa

83
girar alrededor de la Tierra. Los dogones específicamente dicen, por ejemplo:
"Júpiter sigue a Venus girando al rededor del sol". Las varias posiciones de
Venus son evocadas en un espacio geográfico muy grande por una serie de
altares, rocas erguidas o arreglos en cuevas o abrigos. Las posiciones de
Venus forman un calendario venusiano. En realidad, los dogons tienen cuatro
tipos diferentes de calendario. Tres calendarios son litúrgicos: un calendario
solar, un calendario venusiano y un calendario de Sirio. Su cuarto calendario
es agrario y lunar. Los dogons saben de la existencia de otros cuatro cuerpos
celestes invisibles al lado de Sirio B y sus posibles compañeras en el sistema
de Sirio. Estos otros cuatro cuerpos están en nuestro sistema solar. Los
dogons saben de las cuatro mayores lunas "galileas" de Júpiter.

Estas cuatro lunas se llaman "galileas" porque Galileo las descubrió al


empezar a usar el telescopio, en el otoño de 1609. Las otras lunas de Júpiter
son pequeñas e insignificantes, siendo asteroides anteriormente capturados
por la gravitación de Júpiter en algún momento desconocido del pasado. (Se
cree que provienen de un cinturón de asteroides entre marte y Júpiter que
algunos astrónomos piensan había en otro tiempo, constituido por un planeta
que estalló). Los dogones dicen: "La mutilación que sufrió el Zorro
[identificada con el inoportuno Ogo; ver relato al respecto] aún sigue
sangrando. La sangre de sus genitales se derramó en el suelo, pero Amma
la hizo ascender al cielo en la forma de cuatro satélites que giran alrededor
de dana tolo, Júpiter, ..." "Las estrellas son las cuñas de Júpiter ... Cuando
Júpiter está representado por una roca, ésta es calzada por cuatro piedras".
Un dibujo hecho por los dogons, representando Júpiter con sus cuatro
principales lunas, es reproducido en la Figura 11. Griaule y Dieterlen
describen así ese diseño:
Esta figura representa al planeta — el círculo — rodeado por sus cuatro

84
Figura II. Dibujo de Júpiter con sus cuatro principales lunas, hecho
por los dogons.

satélites en las direcciones colaterales, que se llama dana tolo unum, "hijos
de dana tolo (Júpiter)". Los cuatro satélites, asociados a las cuatro
variedades de sene (acacia), brotaron de las gotas de sangre de los
genitales mutilados del Zorro.

"Las cuatro" Las ramas de los satélites representan las estaciones, giran
alrededor de Júpiter y sus movimientos favorecen el crecimiento de las hojas
de sene, porque el sene se mueve en el suelo por la noche, las estrellas en
el cielo, giran sobre sus propios ejes (en un año) como los satélites.

Ellos añaden una nota al pie: "Los troncos de ciertas variedades de sene son
espiralados. Una casa no se construye con la madera de sene, pues ésta
haría la casa 'girar'. Los supuestos "movimientos" del sene por la noche
atraen a las almas de los muertos, que "cambian de lugar".

En cuanto a Saturno, dibujado en la Figura 12, los dogons específicamente


describen su famoso halo, que sólo es visible por medio de un telescopio.
Según Griaule y Dieterlen, "... los dogones afirman que existe un halo
permanente alrededor de la estrella, diferente de aquel a veces visto
alrededor de la luna ... la estrella está siempre asociada a la Vía Láctea".

Saturno es conocido como "la estrella que limita el lugar", de cierta forma
asociada a la Vía Láctea. El significado no es muy claro y Griaule y Dieterlen
dicen que el tema debe ser más profundizado, pero parece que pueden estar
tratando de evaluar la idea de que Saturno "limita el lugar" del sistema solar,
separándolo — y, al mismo tiempo, haciendolo — actuar como un eslabón
con la Vía Láctea, donde se sitúa el sistema solar. Siendo Saturno el planeta
más distante mencionado por los dogons, éste puede tener un significado
intencional.

La Vía Láctea contiene la Tierra: ..." La Vía Láctea ... es, en sí misma, la
imagen de las estrellas espiraladas dentro del 'mundo de las estrellas
espiraladas' donde se encuentra la Tierra. En este 'mundo de estrellas', el eje
('el tenedor de Amma') en torno al cual giran, une la Estrella Polar.." y así
sucesivamente. La Vía Láctea se describe como "las estrellas más lejanas"
— es decir, más lejos que los planetas

85
12. Saturno y su Anillo. Diseño

Nos dijeron que "para los dogons, hay un número infinito de estrellas y
mundos en espiral". "Las estrellas fijas son una parte de la 'familia de
estrellas que no giran' (alrededor de otra estrella)...los planetas pertenecen a
la 'familia de las estrellas que giran' (alrededor de otra estrella), los satélites
se llaman tolo gonoze, 'estrellas que hacen el círculo' ". Los movimientos
celestes son similares a la circulación de la sangre. Los planetas y satélites y
compañeros son la "sangre circulante" y eso plantea la extraordinaria
cuestión de que los dogons tienen realmente conocimiento de la circulación
de la sangre en el cuerpo por medio de su propia tradición. En nuestra propia
cultura, el inglés William Harvey (1578-1657) descubrió la circulación de la
sangre. Por extraño que parezca hoy, antes de su época la noción no ocurrió
a nadie en el mundo occidental. John Aubrey, autor de Brief Lives (Vidas
Breves), conocía a Harvey muy bien y nos dice: Le oí decir, después de su
publicación de La Circulación de la Sangre, ... 'que entre la plebe se creía
que él estaba loco' ... Sin embargo, la misma teoría no surge entre las ideas
de los dogons, de que sus hombres sabios sean locos. A continuación, un
relato de la teoría registrada por los dogons en sus propias palabras:

El movimiento de la sangre en el cuerpo, que circula dentro de los órganos


en el abdomen, es por un lado la sangre "clara" y, por el otro, el aceite,
manteniendo a ambos unidos (en las palabras del hombre); es así que
progresa la palabra. La sangre-agua — o luz — sigue a través del corazón y
luego por los pulmones, el hígado y el bazo; la sangre

86
aceitosa sigue a través del páncreas, los riñones, los intestinos y los
genitales

Postdata (1997): Los chinos descubrieron por primera vez la circulación de la


sangre, aunque fuera desconocida para Occidente hasta 1546, cuando
Michael Servetus mencionó el hecho (él, Giordano Bruno y otros otros
realmente predijeron a Harvey). La circulación de la sangre se describe
claramente en el clásico de medicina china, The Yellow Emperor's Manual of
Corporeal (El Manual de Medicina Corporal del Emperador Amarillo), en el
siglo II a.C. y, supuestamente, la teoría fue formulada antes del siglo VI a.C.
Pero ese conocimiento parece haber quedado confinado en China durante
milenios y difícilmente llegaría a África. Publique un relato al respecto en mi
libro sobre la historia de la ciencia china, en 1986 (Temple, Robert KG The
Genius of China [El Genio de China], título en el Reino Unido: China: Land of
Discovery and Invention [China: Tierra del Descubrimiento y de la Invención],
Patrick Stephens, Wellingborough, 1986, Simon y Schuster, Nueva York,
1986, y Prion Books, Londres, 1991, pp. 123-124).

Los dogones dicen: "... el alimento que se come, la bebida que se bebe, es lo
que Amma transforma en sangre roja, la sangre blanca es una mala cosa".
También dice: "La esencia de la nutrición pasa a la sangre". Ellos saben que
la sangre pasa dentro de los órganos internos "empezando en el corazón".
Los dogones parecen hasta comprender el papel del oxígeno — o al menos,
del aire — que entra en el torrente sanguíneo. Equiparon el aire con "la
palabra" que afirman entrar en el torrente sanguíneo, trayendo la "nutrición
del interior" por el "impulso promovido por el corazón", La "integración de la
'palabra' (aire) en el cuerpo también tiene que ver con el alimento que nutre
la Sangre. Todos los órganos de la respiración y la digestión están asociados
a esa integración".

La Vía Láctea, a semejanza de lo que afirman sobre la circulación de la


sangre, es todavía descrita "... el término yalu ulo, designa la Vía Láctea de
nuestra galaxia, que resume un mundo estelar del que forma parte la Tierra,
y que gira en espiral ... (comprende) la multiplicación y el desarrollo, casi
infinito, de los mundos estelares espiralóides que Amma creó...(hay) mundos
espiralados que llenan el Universo — infinito y, sin embargo, mensurables".
Amma es el dios principal, el creador, del Universo, para los dogons. Hay un
interesante relato sobre Amma y la creación: "El papel activo de la
fermentación en el tiempo de la

87
creación es evocado en la presente preparación de la cerveza ... la
fermentación del líquido constituye una "resurrección" de los cereales
destruidos en la preparación de la bebida fermentada ... Ávida ... es
comparable a la fermentación. Muchas cosas estaban fermentando dentro de
Amma en la creación". Y "Girando y bailando, Amma creó todos los mundos
espiralados de las estrellas del Universo". "... el trabajo de Amma produjo el
Universo progresivamente, y éste se constituyó en varios mundos que giran
en espiral".

Los dogons no tienen dificultad para concebir la vida inteligente en todo el


Universo. Dicen:

Los mundos de las estrellas espiraladas eran universos poblados; porque


cuando creó las cosas, Amma dio al mundo su forma y su movimiento,
generando criaturas vivas. Hay criaturas que viven otras "Tierras" así como
la nuestra; esta proliferación de la vida es ilustrada por una explicación del
mito, en que se dice: el hombre está en la cuarta tierra, pero en la tercera
hay "hombres con cuernos", inneu gammurugu; en la quinta, "hombres con
colas", inneu dullogu; en la sexta, "hombres con alas", inneu bummo [una
antigua estatua de hierro dogon de esos "hombres con alas" de la "Sexta
Tierra" puede ser vista en la tabla 9], etc.

Esto resalta la ignorancia de lo que sería la vida en otros mundos, pero


también la certeza de que existe. Los dogons saben que la Tierra gira sobre
su propio eje. Una manera estándar de prever el futuro, para los dogons, es
dibujar una forma en la arena antes de ir a la cama, y por la mañana
comprobar, donde, en esa forma, el Zorro se detuvo durante la noche — eso
indica los sucesos venideros. Cuando el Zorro camina sobre las tablas de
adivinación dibujadas en la arena, "el planeta comienza a girar bajo la acción
de las patas (de Zorro)". "Cuando sólo los rasgos son visibles porque fueron
hechos por la cola, la imagen es similar al movimiento de la Tierra sobre su
propio eje". "Así, la tabla de adivinación representa la Tierra que gira por la
acción de las patas de Zorro, a lo largo de las marcas de indicación; mientras
que la tabla de instrucción representa el espacio en el que la Tierra se
mueve, y también el sol y la luna, que fueron colocados por Amma fuera de
su alcance". La tabla de instrucción aquí mencionada tiene doce marcas de
indicación y constituye el calendario lunar, en el que cada marca representa
un determinado mes. En la Figura 96, Le Renard Pàle. Estos doce meses
entonces son "el espacio donde la Tierra se mueve", es

88
decir, la órbita de un año alrededor del sol. de esta órbita, las revoluciones de
la Tierra sobre su propio eje ocurren cada día. La órbita alrededor del sol es
"el espacio de la Tierra".

Los dogons saben muy bien que el giro de la Tierra sobre su eje da la
impresión de que el cielo gira. Ellos hablan del "... aparente movimiento de
las estrellas del este hacia el oeste, como los hombres las ven". Los
dogones, por tanto, están libres de las ilusiones de nuestros ancestros
europeos, que pensaban que el cielo girase en círculo alrededor de la Tierra
(aunque existiera una excepción a tales nociones primitivas, en Europa,
aunque ningún historiador de ciencia las haya relatado, al menos no las
descubrí después de mucha investigación. Resumí esa tradición "secreta" en
el Apéndice II, resaltando su conexión con el misterio de Sirio).

La placenta es usada por los dogones como símbolo del "sistema" de un


grupo de estrellas o planetas. Nuestro propio sistema solar parece ser
referido como una placenta "Ogo", mientras que el sistema de la estrella Sirio
y de sus estrellas compañeras y satélites, etc. se refiere como la placenta
"Nommo". Nommo es el nombre colectivo dado al gran héroe cultural y
fundador de la civilización, venido del sistema de Sirio para establecer la
sociedad en la Tierra. Nommo — o, para ser más preciso, los Nommos —
eran criaturas anfibias y pueden ser apreciados en dos dibujos en las Figuras
52 y 54 de este libro.

Griaule y Dieterlen registran las creencias de los dogones acerca de las dos
placentas cósmicas, que acabo de mencionar, de esa manera: Dos sistemas,
que a veces se vinculan, intervienen y están en el origen de varios
calendarios, dando un ritmo a la vida y a las actividades del hombre ...Uno de
ellos, más cerca de la Tierra, tendrá el sol como eje; el sol es la prueba del
resto de la placenta de Ogo y otra prueba, aún más distante, es Sirio, de la
placenta de Nommo, el monitor del Universo.
Los movimientos de los cuerpos dentro de esas "placentas" son similares a
la circulación de la sangre en la placenta verdadera y los cuerpos en el
espacio son similares a las coagulaciones de la sangre en protuberancias.
Este principio se aplica a un sistema aún mayor: "En la Formación de las
estrellas, recordamos que el 'trayecto de la sangre' es presentado por la Vía
Láctea ... ", "...los planetas y los satélites (y las compañeras) están asociados
a la sangre circulante y a las 'semillas' ... que fluyen con la sangre". Un
sistema de Sírius , conocido como "la tierra del pez", siendo la placenta de
Nommo, es específicamente

89
llamada "placenta doble en el cielo", '^' refiriéndose al hecho de que se trata
de un sistema estelar binario. La "tierra", que hay en Sirio es "tierra pura", y
la encontrada en nuestro sistema solar es "tierra impura".

El desembarque de los Nommos en nuestra Tierra es llamado "el día del


pescado", y el planeta de donde vinieron, en el sistema de Sirio, es conocido
como "la tierra (pura) del día del pez ... no (la nuestra) tierra impura ...". En
nuestro sistema solar, todos los planetas emergieron de la placenta de
nuestro sol. Se dice que Júpiter "surgió de la sangre que cayó de la
placenta". El planeta Venus también fue formado de la sangre que cayó de la
placenta. (Venus "era la sangre roja cuando fué creado; su color fue
desvaneciendose progresivamente". Marte, también fue creado de una
coagulación de "sangre". Nuestro sistema solar es, como ya se ha notado, la
placenta de Ogo, la Zorra, que es impura.

Nuestro propio planeta es, notablemente, "el lugar donde el cordón umbilical
de Ogo fue unido a su placenta y evoca su descenso". En otras palabras, la
Tierra es el lugar donde Ogo está "conectado", por así decir, al sistema
planetario. Lo que Ogo, el Zorro, parece representar es el propio hombre,
una especie inteligente imperfecta que "descendió" o se originó de este
planeta, al cual, en nuestro sistema solar, el cordón umbilical está unido. Es
chocante percibir que somos Ogo, el imperfecto, el intruso, el prescrito. Ogo
se rebeló en su creación y permaneció inacabado. Él es el equivalente de
Lucifer, en nuestra tradición occidental cristiana. A fin de expiar nuestra
impureza, los dogones dicen, repetidamente, que el Nommo muere y
resurge, en un sacrificio por nosotros, para purificar y limpiar la Tierra. Los
paralelos con el Cristo son extraordinarios, extendiéndose hasta el hecho de
que el Nommo es crucificado en un árbol, constituyendo un alimento
eucarístico para la humanidad y resurgiendo enseguida.

Nos dijeron que el Nommo volverá. Una cierta "estrella" en el cielo aparecerá
una vez más y será la "prueba de la resurrección del Nommo". Cuando
originalmente desembarcó en la Tierra, el Nommo "aplastó al Zorro,
marcando de ese modo su futuro dominio sobre la Tierra construida por el
Zorro". Así, tal vez la naturaleza bestial del hombre ya ha sido
suficientemente subyugada en nuestro pasado lejano. Tal vez hayan sido los
visitantes, que los dogones llaman Nommos, que realmente "aplastaron al
Zorro" en nosotros, destruyeron el Ogo y nos dieron todos los mejores
elementos de la civilización que poseemos. Continuamos a ser una mezcla
curiosa de brutos y

90
civilizados, luchando contra el Ogo dentro de nosotros.

Los dogones comentan sobre los movimientos celestes: "... la Tierra gira
sobre su propio eje ... y hace un gran círculo (alrededor del Sol) ... La Luna
gira como una espiral cónica alrededor de la Tierra. El sol distribuye luz en el
espacio y sobre la tierra con sus rayos". El sol es "el remanente de la
placenta de Ogo" y el centro de nuestro sistema. Por alguna razón, dicen
ellos, por la cual la visita de los anfibios a la tierra trajo la civilización para
acá, los dogons centralizan su vida y su religión no en nuestro sistema solar
o planetario, sino en el sistema de una estrella cercana y sus invisibles
compañeras. ¿Por qué? ¿Será realmente por la razón que dicen ser? Y, si es
el caso, el Nommo volverá? Deberíamos investigar realmente los detalles del
conocimiento de los dogones como una total posibilidad. En Le Renard Pàle,
en oposición al mismo, el primer artículo aquí reproducido, se dice, por
ejemplo, que la estrella emmeya del sistema de Sirio puede tener un período
orbital de treinta y dos años, en vez de los cincuenta años que otros afirman.
Ella es más grande que Sirio B y "cuatro veces más ligera". En relación a
Sirio B, "sus posiciones están en línea recta". Se observa por encima de
Sirius y actúa como un intermediario, transmitiendo las "órdenes" de Sirio B.
Sabemos ahora que tal cuerpo celeste existe. Las señales de los dogons
actuarían entonces como una evidencia a ser probada. El Dr. Lindeblad no
pudo encontrar la evidencia de una Sírius C del tipo presumido anteriormente
por los astrónomos.

Pero ahora se ha descubierto la evidencia del tipo de Sirio sugerido por los
dogons.

Con tal descubrimiento, se estableció de forma conclusiva la validez de las


afirmaciones de los dogons. La información de los dogones sobre la órbita
real de Sirio es muy confusas e incoherentes; aparentemente contradictorias.

Entre los dogones, una alusión a la gran inmortalidad y estabilidad del


Creador se expresa en sus deseos de bienvenida o adiós dirigidos a amigos
o parientes; "Que el inmortal Amma lo mantenga asentado". De la misma
manera, es muy bueno que conservemos nuestros asientos, porque estamos
en vías de lanzarnos a las oscuras aguas de nuestro pasado en el planeta, lo
que produce un cambio significativo en nuestras concepciones normales al
respecto. Esto porque no sólo se produjo un contacto cultural entre nosotros
y una civilización alienígena del espacio

91
exterior, con la posibilidad de encontrar más evidencias en nuestras culturas
antiguas, como también se descubrió que el mundo antiguo, a cada
retroceso más remoto en el tiempo, tiende a desarrollar siempre más
sabrosas probabilidades. El misterio se vuelve más denso, la singularidad se
vuelve siempre más espesa y viscosa. Así como se rastrean los orígenes del
azúcar, desde el jarabe más claro hasta las más punzantes melazas, de
donde se desarrolla, parece que también lo mejor de nuestras expectativas
ya de inicio nos fueron retiradas en nuestro pasado. Sus puertas cubiertas de
telas de araña todavía emiten el mal olor del aire respirado por los
antepasados olvidados.

PARTE DOS

La Cuestión de Sirio es Reformulada

Introdución

Pasemos ahora a la historia de la estrella Sirio. ¿Cuál es su importancia, si


es el caso, para las antiguas religiones?. ¿Hay evidencias, en las antiguas
culturas, de que los misteriosos detalles del sistema de Sirius eran conocidos
por otros pueblos más allá de la tribu dogon?. ¿Es posible descubrir donde
los dogones obtuvieron sus informaciones?
El lector debe estar alerta a la complejidad de la Parte Dos, por la naturaleza
misma del tema abordado. Traté de hacer del texto una lectura más amena;
sin embargo, pido al lector que me perdone si no alcancé ese objetivo. El
material es estimulante y le agradará. Estoy seguro de que, llegando al final
del túnel, grande será su asombro. Esto es porque las culturas antiguas son
mucho más extrañas de lo que imagina un individuo común.

92
Capítulo 3

Un Cuento de Hadas

Era una vez una estrella hermosa y brillante llamada Sotis, bella como una
diosa. Con su posición dominante en el cielo, aliada a su belleza, era
admirada por todos. Pero, últimamente, ella no estaba bien; de hecho, era
evidente que su vida parecía haber entrado en decadencia. Noche tras
noche, en su lejana altura, en su orgulloso puesto en el espacio, ella se
acercaba cada vez más a la línea del horizonte y, sin duda, de la propia
muerte. Ella caía, caía, y en la caída se aferra a cualquier compañera que
encontraba, descubriendo entonces que ellas también sentían esa debilidad
mortal, sumergidas que estaban en una especie de somnolencia. ¿Que
hacer? Noche tras noche, percibía que sus fuerzas la abandonaban; no era
capaz de centellear como deseaba. En otro tiempo, era tan glamorosa, la
reina más brillante que el cielo estrellado habría visto. Ahora, se sentía
desvalorizada como una anciana, con la pérdida de su posición en el centro
de todo y también de su belleza, que se desvanecía continuamente ... La
frontera del final, lloró amargamente, con sus ojos rojos de vergüenza, pues
había llegado la hora de su eclipse. Tan grande era su aflicción, tan agudo su
sufrimiento. Acogió su destino con una especie de contentamiento y, por fin,
aquella terrible línea del horizonte de la tierra, con sus colinas delineadas,
motivo de tanto terror, devoró totalmente su brillante presencia. Al caer la
noche, ella había dejado de existir. Descansaba bajo la tierra en el alivio de
la muerte.

No obstante, tan bondadosa había sido esa reina del cielo durante su
reinado, pues no era arrogante o vulgar, que innumerables admiradores de
su belleza lamentaron su muerte. Mientras tanto, allá abajo, en la tierra, se
movían los mortales no tan brillantes. Cuántas noches no habían
reverenciado la belleza de Sotis en su apogeo. Algunos, de hecho, hasta
habían asistido a su nacimiento cuando, roja como un bebé al salir del útero
o como un Sol que nace todos los días, esa brillante y bella inmortal (o que
así parecía) y que por primera vez los rayos penetrantes que tenían su
incomparable presencia, haciendo su paso sobre la tierra — parecía hasta
quemar el suelo con su hermoso resplandor. Este primer surgimiento había
sido breve, pues luego la

93
seguía, atraído por su grandeza, el propio Sol inmenso que nacía. Indiferente
a Sotis, luego derramaba por los cielos la blancura de su esplendor. Todas
las estrellas se disolvían como gotas lácteas, perdidas de su jarro al súbito
desbordarse. Tan grandioso era el Sol, tan irresistible su presencia — al, que
algunos comparaban a un gran toro salvaje, que gritaba en su soberanía
sobre los cielos y sobre la tierra.

Pero todas las noches el sol se retiraba a su lugar de reposo y, noche tras
noche, Sotis, la diosa incandescente, entraba en escena para encantar a los
mortales, surgiendo, serenamente, y alcanzando gran perfección. Y siempre
más lejos del Sol, todas las noches ella surgía.
Pero, con su ausencia, cuán pobre, qué frío parecía ahora el cielo. La
desaparición de su renombrada belleza de la bóveda celeste era una
intolerable privación. ¡Cómo la diosa hacía falta! Muchos mortales
derramaron lágrimas amargas por no ver más su belleza, que los había
dejado enamorados, con sus miradas insinuantes, su cuerpo delgado de niño
y sus pies delicados. ¿Nunca más verían sus huellas luminosas en la danza
circular y celestial de las estrellas?

El día después de la noche se seguía y la tristeza de muchos fue


calmándose hasta ver venir la curación, con el tiempo que transcurría
lentamente, envolviendo a los sufridos en invisibles capas de sueño, olvido y
nuevos intereses en la vida. La belleza de Sotis, aunque lamentada, sólo se
había perdido de vista, pues era recordada por todos y su imagen inflamada
en la memoria era tan gloriosa que esperar por su real presencia era casi
una exigencia al Destino con sus tantos matices, variaciones e inconstancias.
Setenta días pasaron. La esperanza hace mucho se fue y sobrevivía la
aceptación; la tristeza se había transformado en entumecimiento. Un pastor
se levantó antes de la salida del sol para apacentar sus ovejas, que ahora
tenían seis meses de edad. El sol no tardaba en llegar, se acercaba la hora
del amanecer. El pastor miró hacia la línea del horizonte al este. Y vio
entonces el horizonte en llamas de un fuego refulgente y la luz tremula rojiza
del nacimiento de la diosa. ¡Era ella, debía ser ella! Ninguna otra estrella
poseía un aura como aquella, tan atractiva. El pastor quedó paralizado; sus
ojos estaban cauterizados por la estrella recién surgida, que parecía
derramar gotas, como aguas de la vida, irradiando también en su
renacimiento ardiente de una existencia renovada. Cuando el rápido sol
surgió, para apagar la breve y provocadora aparición de Sotis, el pastor se
volvió y corrió hacia el pueblo más cercano. "¡Despierten, despierten,
despierten, la diosa volvió, ella renació, ella es inmortal, ella resurgió!"

94
En ese instante, todos los devotos se reunieron llenos de entusiasmo y
renovada esperanza. Ellos oyeron la historia y la constataron por sí mismos,
a la mañana siguiente, instituyendo una celebración anual. Esta celebración
hasta hoy existe y muchos son los templos, muchos son los sacerdotes que
se reúnen en el mes de Julio en toda la tierra de Egipto para presenciar el
tan anunciado renacimiento anual de la gran Sotis, que concedía armonía y
bendiciones a su pueblo. Y en honor de sus setenta días pasados en el
submundo, fueron instituidos los ritos de setenta días de embalsamamiento y
momificación de nuestros propios muertos, en la forma más santa y correcta
como debe ser.

Escribí ese cuento de hadas desde el punto de vista de un antiguo sacerdote


egipcio, para transmitir al lector no sólo ciertos hechos, sino también ciertas
emociones, igualmente importantes y extinguidas. Eso porque las actitudes y
sentimientos de los pueblos antiguos son tan importantes como las áridas
descripciones de los hechos en que creían.
Sotis era el nombre egipcio antiguo de Sirius, en Griego, y significaba los
movimientos de Sirius que regulaban su calendario. La primera aparición de
Sirio en el horizonte occidental poco antes del sol — después de setenta días
en el Duat (el Submundo) — es llamado el nacimiento helíaco (surgir, o
nacer, "con el sol") de Sirio. Este evento ocurrió una vez al año y dio origen
al Calendario Sótico, cuyos detalles serán vistos a continuación.

95
Figura 13. El nacimiento helíaco de Sirio. El diseño de Sirio y
del sol unidos en este momento, hecho por los dogons

El nacimiento helíaco de Sirio era tan importante para los antiguos egipcios
(como en realidad también lo fue para los dogons) que templos gigantescos
fueron construidos, con sus principales naves laterales orientadas con
precisión hacia el punto del horizonte donde Sirio aparecería en la esperada
mañana. La luz de Sirio fue canalizada a lo largo del pasillo (en función de la
precisa orientación) para inundar el altar en el santuario interno, como si un
diminuto punto de luz se encendiera. Esta explosión de luz focalizada desde
una sola estrella era posible debido a la increíble precisión de la orientación y
también porque el interior del templo estaba en total oscuridad. En un templo
inmenso, completamente oscuro, la luz de una estrella enfocada sobre el
altar debía causar gran impacto en los presentes. De esta manera, la
presencia de la estrella se manifestaba en el interior del templo. Era así,
dedicado a la estrella Sirius, el templo de Isis en Dendera en Egipto.

Una antigua inscripción jeroglífica de este templo nos da información:


Ella brilla dentro de su templo en el primer día del año, y mezcla su luz con la
de su padre Rá en el horizonte. (Rá es un antiguo nombre egipcio del sol.)
El nacimiento helíaco de Sirio también fue importante para otros pueblos
antiguos. En la secuencia, una dramática descripción del nacimiento de
Sirius (generalmente conocida como la Estrella Perro (Can) por encontrarse
en la Constelación del Perro) hecha por el antiguo poeta griego Arato de Soli.

La punta de su terrible mandíbula (de perro) está marcada por una estrella la
más aguda de todas, tiene un brillo de llama resplandeciente y los hombres
la llaman Sirio. Cuando surge con el sol [nacimiento helíaco], los árboles ya
no la ocultan con la suave frescura de sus hojas. Eso porque, con la mirada
viva que lanza, ella penetra a sus súbditos, y para algunos ella concede
fuerza, mientras que, para otros, sólo hace latir.

Se ve que esta dramática descripción del surgimiento de la estrella indica un


evento que, por cierto, fue notado por los pueblos antiguos. En toda la
literatura latina existen muchas referencias a los "Días del Perro" que se
seguían al nacimiento helíaco de Sirius, en el verano (Canícula). Se creía, en
la época, que la ferocidad y la aridez de aquellos días

96
cálidos, de calor excesivo, provenían de la "incandescente" Sirio. Surgieron
tradiciones que afirmaban que Sirio era "rojo" como su propio nacimiento
helíaco, tanto como otro cuerpo celeste en el horizonte. Al hacer alusiones
retóricas a los Días del Perro, los latinos hablaron muchas veces que Sirio,
en la época, era roja. La tendencia es no percibir que las estrellas nacen y se
ponen. Esto no se deriva del hecho de vivir en ciudades resplandecientes,
con sus luces eléctricas reflejadas sobre nosotros, de nuestras emanaciones,
humo y neblina artificial. Cuando discutí sobre las estrellas con el fallecido
Seton Gordon, naturalista bien conocido, me sorprendió al saber que incluso
un hombre como él, que había pasado toda la vida observando la vida
salvaje y la naturaleza, era totalmente indiferente a los movimientos de las
estrellas. Y ya había dejado de ser un prisionero de las ciudades llenas de
niebla y humo. Él no tenía, por ejemplo, ninguna noción de que la Ursa (Osa)
Menor podía servir como un confiable reloj nocturno, con sus giros en
círculos cerrados alrededor de la Estrella Polar (y actúar como un puntero de
reloj a velocidad media — es decir, lleva 24 horas y no 12 en una sola
rotación).

Me gustaría saber lo que está mal. Nuestra civilización moderna no ignora


las estrellas sólo porque la mayoría ya no las ve. Hay, ciertamente, razones
más profundas para ello. Pues, incluso alejados de los vapores sulfurosos de
nuestras Gomorras y aventurándonos en busca de un escenario natural, las
estrellas no entran en ninguno de nuestros esquemas de retorno a la
naturaleza. Simplemente porque no les reservamos un lugar en nuestros
panoramas. Al mirar las estrellas, nuestras cabezas se curvan hacia atrás,
con temor y admiración, por existir en tanta profusión. Pero no va más allá,
excepción hecha por los poetas. Esta es simplemente una reacción de "¡oh,
Dios mío!" Actualmente, el creciente interés por la astrología no resultó en
una mayor observación de las estrellas. Y en relación al impacto del
programa espacial sobre nuestra visión del cielo, muchas personas seguirán
cuidadosamente los movimientos de un satélite visible, contra un fondo
estrellado, y las posiciones de las estrellas no tienen ningún significado para
ellos. Cuando éramos niños, nos enseñaron que las figuras mitológicas
trazadas en el cielo no pasaban de extrañas "fantasías de pastor" y, así, ellas
no merecieron la atención de nuestras mentes adultas. Estamos interesados
en satélites porque fueron hechos por nosotros, pero las estrellas son
alienígenas e intocables por las manos humanas — por lo tanto, son
aburridas. Llega a ese punto nuestra manía por la tecnología, como si desde
el nacimiento

97
hubiéramos sido cocidos en una solución bacteriana que nos redujo el
tamaño.

Sólo que las estrellas son parte integrante del escenario. El hombre dejó de
relacionarse con ese escenario. Él habita un mundo caracterizado por ser,
cada vez más, el fruto de su propia fantasía. Los granjeros se relacionan con
los cielos, así como los marineros, con caravanas de camellos y navegantes
aéreos. Esto es porque ellos integran todas las funciones que involucran el
principio fundamental —ya casi olvidado— de orientación. Pero en un mundo
casi totalmente secular y artificial, la orientación es considerada innecesaria.
Y los números de personas que viven en una casa, tomando tranquilizantes,
da testimonio de nuestra metafísica sin sentido ni objetivo.

Degradamos lo que fue otrora una vida natural integral, canalizada por las
orientaciones cósmicas — una vida íntegra — en pro de débiles y tibias
sensaciones de piel y malestar retiniano. Nuestros relojes internos,
conocidos como ritmos circadianos*, continúan actuando dentro de nosotros,
pero sin encontrar ningún contacto con el mundo exterior. Por lo tanto, pasan
a ser ciclos enclavados en la carne y frustrados que nunca se entrelazan con
nuestro ambiente.

*Es decir, ritmos diarios. La palabra "circadiano" significa "alrededor de un


día" porque los ritmos no tienen exactamente 24 horas.

Estamos transformandonos, por actuación propia, en máquinas corporales


sin sentido, programadas para ser lo que, en su aislamiento, parecen ser,
series arbitrarias de ciclos vitales. Pero al retirarnos del contexto, con el
corazón aún golpeando, arrancado del cuerpo de una víctima azteca,
inevitablemente violamos nuestras psiquies. Yo llamaría esa nueva
enfermedad del efecto colateral de la "alienación del joven", la demencia
temporal. Cuando intento atenuar mi propia ignorancia sobre este tema, creo
que es un proceso extremadamente difícil. Descubrí que leía una materia
explicativa coherente que yo "entendía", pero no comprendía. La
comprensión consiste en percibir lo íntimo tan bien como el exterior. Las
cosas que realmente no nos importan, o sobre las cuales no proyectamos
imaginativamente nuestra propia conciencia, permanecen extrañas para
nosotros; sólo la comprendemos

98
externamente (como un hombre siente la corteza de una naranja), pero no
establecemos una relación inherente a la cosa y, así, acabamos por
divorciarnos de su realidad. Este creciente aislamiento y alienación, una
plaga cultural de que se queja casi todo el mundo "civilizado", es también
otra consecuencia de la demencia temporal. Pues, ¿cómo penetrar en lo
íntimo de algo, después de todo, si el hombre paró de mirar hacia dentro de
su propio Universo con todos sus ciclos y eventos naturales? Quedarse
indiferente a la naturaleza es estar indiferente a todas las cosas.

Con estas observaciones en mente y un cuento de hadas infantil para ayudar


a guiarnos por la antecámara de la psique egipcia, vamos a prepararnos para
un buceo en la caída de agua, con la certeza de que no hay posibilidad de
ahogarse. Yo ya estaba antes en esa caída de agua y aseguro que la
emoción es absolutamente deliciosa, siempre y cuando nos dejemos llevar.
Pero no hay duda de que hay que nadar mucho. Estamos de partida ... y de
inmediato nos encontramos en la espuma de las correderas, donde los
nombres y las orientaciones básicas deben ser establecidos con rapidez. Los
profesores Neugebauer y Parker, expertos en estos asuntos, nos dicen:

El calendario-año egipcio, base para la fabricación de los relojes estelares


diagonales (en adelante llamados "calendarios diagonales"), es el bien
conocido año civil o año "móvil", dividido en tres estaciones de cuatro meses
cada uno, seguido de cinco días, los epugmenos, es decir, suplementarios,
llamados por los egipcios de "días añadidos al año". En consecuencia, el
total de 365 días era invariable, pero a lo largo del año natural el año egipcio
lentamente avanzaba un día, en promedio, cada cuatro años. Como se verá
posteriormente ... era una continua y aburrida complicación de mantener los
relojes ajustados.

La base de tales relojes era el surgimiento de las estrellas


(convencionalmente referidas como "decanos") a intervalos de doce "horas",
en el transcurso de la noche, y en semanas de diez días, durante el año.

La principal estrella, o decano, era Sirio. Los cuatro decanos inmediatamente


antes, en orden, comprenden la constelación de Orión. La última porción de
Orión surge por encima del horizonte una "hora" antes de Sirio. Por esa
razón, Orión asumió un significado en la mitología y la religión egipcias. Los
egipcios estaban tan preocupados

99
con Sirius, la estrella cuyo surgimiento constituyó la base de todo su
calendario, que el decano inmediatamente precedente pasó a ser visto como
el "centinela avanzado" de Sirio. La propia Sirius era conocida por los
egipcios como Spd o Spdt (una "t" confiere una terminación femenina).
Algunas veces, la grafía es Sept siendo pronunciada de esa manera. Orión
era conocido de los egipcios como Sih, transliterado como Sih o Sah, y así
es pronunciado.
Después de establecer algunos nombres y hechos, es necesario considerar
el siguiente punto fundamental. Debemos establecer, según las palabras del
profesor en ese sentido, que la estrella Sirio era realmente identificada (como
Sotis) con la famosa diosa Isis, la principal diosa del panteón egipcio.

El nacer, o surgimiento, helíaco de Sirio es llamado en lengua egipcia como


Spdt. Neugebauer y Parker dicen: "Ofrecemos la sugerencia de que Spdt sea
un nisbe, es decir, un derivado de spd refiriéndose a Ísis como" aquella que
es spd. "Que Sotis, spd y spdt se identifiquen con Sirio es una de las raras
certezas en la astronomía egipcia, Sotis es una diosa firmemente identificada
con Spdt y que allí reside. Sotis también es identificada con la diosa conocida
por nosotros como Ísis, pero cuyo nombre egipcio actual es transliterado
como Ast.

El profesor Wallis Budge fue probablemente el padre fundador de la moderna


egiptología. Él hace esta interesante observación: El trono o asiento jj es la
primera señal en el nombre de As-t JJQ, que es la la contraparte femenina de
Osiris, siendo muy probable que, originalmente, el mismo diseño es
subyacente a ambos nombres. Osiris, marido de Isis, fue identificado con la
constelación de Orión.
Wallis Budge dijo también, después de presentar las formas hieroglíficas de
Osiris: Por los textos hieroglíficos de todos los períodos de la historia
dinámica de Egipto, sabemos que el dios de la muerte, por excelencia, era el
dios que los egipcios llamaban por un nombre que podría ser escrito así: Ás-
Ar, o Us- Ár, generalmente conocido como "Osiris".

La forma más antigua y simple de su nombre es, es decir, se escribe con dos
jeroglíficos, el primero representando un "trono" y el segundo, un "ojo"; sin
embargo, el significado exacto, vinculado a la combinación de las dos
figuras, conferido por quien las utilizó por primera vez, para expresar el
nombre del dios, y también el significado de ese nombre en la mente de
quien lo inventó no podían ser dichos. En torno al nombre As-Ar existe toda
una elaboración hacia lo que no significa, envolviendo

100
los juegos de palabras, particularmente apreciados por los sacerdotes
egipcios y otros. Dos páginas adelante, concluye: "La verdad, en esta
cuestión, es que tanto como nosotros, los antiguos egipcios poco sabían
acerca del nombre Ás-Ár, y no disponían de mejores medios para obtener la
información pertinente, como nosotros".

La tribu bozo, de Mali, un pueblo primo de los dogones, describe a Sirio B


como la "estrella-ojo", y aquí se encuentra la designación de ojo, dada por
los egipcios a Osiris, por razones no claras. Y Osiris es "compañero" de la
estrella Sirio. ¿Una coincidencia? Los bozos también describen a Sirius A
como "asentada" — y un asiento es el signo de Isis.

Un poco más adelante, Budge añade: ... en algunos de los pasajes (Ás-Àr o
'Osiris') se refiere simplemente como 'dios', sin el añadido de cualquier
nombre. Ningún otro dios egipcio fue mencionado, o a él se aludió, de esa
forma, y ningún otro dios, de cualquier época de Egipto, jamás ocupó
exactamente la misma posición de glorificación en sus mentes, ni fue
considerado poseedor de sus atributos peculiares. Y añade:

"La placa de Hemaka es una prueba de la existencia de un centro de culto a


Osiris en Ábidos durante la Primera Dinastía, pero no existe comprobación
para suponer que al principio el dios había sido adorado allí, y ... es difícil no
pensar que , incluso en la Primera Dinastía, no se hayan construido
santuarios en honor a Osiris en varios lugares en Egipto.

Por lo tanto, se ve la inmensa antigüedad del reconocimiento de Ast y Ás-Ár


(Isis y Osiris), remontando a un período dinástico bien anterior en Egipto.
Wallis Budge dice: "El símbolo de Isis en el cielo era la estrella Sept, que era
muy amada por su apariencia marcada, no sólo en el comienzo de un nuevo
año, sino también por anunciar el avance de la Inundación del Nilo, indicando
riqueza y prosperidad renovadas para el país. Como tal, Ísis era considerada
la compañera de Osiris, cuyo alma habitaba la estrella Sah, o sea, Orión ... "
Wallis Budge también dice:

Aunque Ás, o Ást, es decir, Isis, sea una mencionada con mucha frecuencia
en los textos jeroglíficos, nada se sabe con certeza sobre sus atributos en los
tiempos primeros ... El nombre Ast, así como Ás-Ár, hasta el presente,
desafía todas las explicaciones, estando claro, por derivaciones de juegos de
palabras, a los cuales los egipcios recurrían,

101
que ellos no sabían más que nosotros acerca de su nombre. ... El símbolo
del nombre de Isis en egipcio es un asiento, o trono, jj, pero no hay cómo
relacionarlo a sus atributos de diosa, a fin de darnos una explicación racional
de su nombre, y todas las derivaciones aquí las propuestas deben
considerarse meras suposiciones. ... Un examen de los textos de todos los
períodos demuestra que Isis siempre estuvo, en las mentes de los egipcios,
en una posición enteramente diferente de aquella ocupada por otras diosas
y, aunque ciertamente sus visiones sobre ella se modificasen de vez en
cuando, y que ciertos aspectos o fases de la diosa hayan sido venerados de
forma más general en un determinado momento que en otro momento , es
correcto afirmar que, de la primera a la última dinastía, Isis fue la mayor
diosa de Egipto. Mucho antes de ser escritas las copias de los Textos de las
Pirámides, en nuestro poder, los atributos de Isis eran bien definidos, e
incluso cuando los sacerdotes de Heliópolis le atribuyeron la posición,
mantenida en el ciclo de sus dioses, entre 4,000 a.C y 3,000 a.C, las
funciones que desempeñaba, ligadas a la muerte, estaban claramente
definidas, además de ser idénticas a las que le correspondieron en el período
greco-romano.

Comencé a sospechar que la diosa hermana de Isis, llamada Néftis,


representaba una posible descripción de Sirio B, la compañera oscura que
describía un círculo alrededor de Sirio. (Esto porque acabamos de ver que
Ísis era identificada con Sirius, exactamente por los egipcios, un hecho que
ningún egiptólogo jamás soñó en dudar, por ser innegablemente establecido,
como se vio antes.) Sin embargo, debo confesar que no estaba preparado
para descubrir el pasaje a seguir:
Sobre el tema de Anubis.

Plutarco narra (44; 61) creencias interesantes. Después de referirse a la


visión de que Anubis nació de Néftis, a pesar de que se consideraba su
madre, prosigue diciendo que por Anubis ellos entienden el círculo horizontal,
que divide la parte invisible del mundo, llamado de Néftis, de lo visible, a la
que dan el nombre de Isis, y ese círculo toca igualmente los confines de la
luz y de la oscuridad, pudiendo ser considerado las dos cosas — surgiendo
de esta circunstancia la semejanza, por ellos imaginada, entre Anubis y el
Perro, animal que puede observarse tanto de día como de noche.

Se puede considerar que ésta sea la descripción del sistema de Sirio. Es


clara la descripción de Isis (que se sabe haber sido identificada con

102
Sirius), como "los confines de la luz" y "de lo visible", mientras que la de su
hermana Néftis es "los confines de la oscuridad" y de lo invisible, común a
ambos el círculo que les sirve de divisoria — el círculo horizontalmente
mencionado, ¿tal vez la órbita de la compañera oscura próxima de la estrella
brillante? Y, en este caso, también, es una explicación del simbolismo del
perro, siempre asociado a Sirio, que conservó a lo largo de las eras el
nombre de "Estrella Perro".

Anubis es representado ora con cabeza de chacal, ora con cabeza de perro
en el arte egipcio. Wallis Budge añade: "Por lo tanto, es tan cierto que en los
tiempos antiguos, los egipcios prestaban gran la reverencia y honor al perro
... ".

Anubis era también representado, a veces como el hijo de Neftis y Osiris,


siendo realmente idéntico al propio Osiris. En una famosa historia, él es el
embalsamador del cadáver de Osiris. Osiris era también conocido como
Anubis en Oxirrinco y Cinópolis.

Un nombre similar a Anubis (que es realmente Anpu en lengua egipcia) y


también asociado a Ísis-Sotis que es Anukis, una diosa compañera que, junto
a la diosa Satis, navega en el mismo barco celeste con Sotis, en las pinturas
egipcias. Por lo tanto, hay tres diosas juntas, Sirius A, Sirio B y Sirius C,
enfatizando aún que el sistema de Sirio es realmente considerado un sistema
de tres estrellas. Sólo para subrayar el punto, Neugebauer afirma,
específicamente: "La diosa Satis, como su compañera Anukis, raramente es
considerada una constelación separada, sino asociada a Sotis".

La diosa Anukis sostiene dos cántaros, de los cuales derrama agua —


posiblemente indicando dos planetas con agua ¿alrededor de su estrella?
Todas las referencias a los cielos son siempre un paraíso de aguas donde
crecen los cañones. Muchos arqueólogos suponen que es una referencia a
algún lugar egipcio en especial. Sin embargo, nadie tiene razón. Se sabe que
el cielo es casi invariablemente asociado al sistema de Sirio y su descripción
es la de un lugar de vegetación prolífera y con agua.

En el famoso y extenso tratado de Plutarco "Ísis y Osiris" (356), se lee: "...


Ísis nació en regiones que siempre son húmedas". En la edición de la Loeb
Library de ese tratado, el traductor FC Babbitt añade una nota al pie en esta
parte, diciendo: "El significado es dudoso ..." En otras

103
palabras, nadie está realmente seguro de lo que se quiere decir con todas
estas referencias a Ísis-Sotis y las "regiones húmedas", que la mayoría de
los estudiosos supone, de manera muy razonable, que sean las condiciones
locales de Egipto en las inmediaciones del Nilo, proyectadas en una región
celestial ideal. Sin embargo, casi todos los estudiosos admite que eso es
mera conjetura. Las "regiones húmedas" pueden muy bien ser un intento de
describir algunos planetas con agua. Es importante resaltar que, si los
planetas en el sistema de Sirio tienen agua, hay que considerar seriamente
la posibilidad de que los seres inteligentes locales sean anfibios.

Tal vez "las sirenas", en sentido figurado, sean un coro de sirenas evocadas
de tiempos primevos. Por coincidencia, en zoología una sirena es "un
organismo del género de anfibios (sirenídeos) con cola de anguila y
miembros anteriores pequeños, pero destituido de piernas traseras y pelvis,
con branquias externas permanentes, y en el que se refiere al canto de las
sirenas, que atraía a los marineros hacia las rocas, eran llamadas en la
Grecia de Seirén (singular), Seirénes (plural) y, y en el caso de que se trate
de una persona, algunos añadieron una cuarta. (Platón decidió que había
ocho sirenas porque era un número equivalente al de las notas musicales en
una octava). Es interesante que en Grecia, Sirio es Seirios. Liddell y Scott en
su diccionario del griego definitivo dan un significado de Seirén, anterior,
como "una constelación, como Seirios, Eust. 1709.54".

Otra palabra similar, Seistron, se convirtió en sistrum, en latín, definida por


Liddell y Scott como "un guiño usado en la adoración de Isis ..."

Ahora, nuestra atención se vuelve a un libro notable, Star Names, Their Love
and Meaning (Nombres de Estrellas, su Sabiduría y Significado), de Richard
Hinckley Alien. En este libro, en la discusión de la constelación del Perro
Mayor (El Perro), del que Sirio forma parte, en la página 130, hay una
descripción de la estrella de la constelación representada por la letra griega
delta: "Es la moderna Wezen (del árabe), Al Wazn , 'Peso', 'cuando la estrella
parece surgir, con dificultad en el horizonte'; sin embargo, Ideler dice que
este es un nombre sorprendente para una estrella".

Antes de dejar la estrella, vale la pena notar que Alien dice que los Chinos
conocían muy bien algunas estrellas en Argos con "Hoo She, el arco y la
Flecha", y que el arco y la flecha son una variación del tema

104
asociado al sistema de Sirio de los egipcios. En Neugebauer, se lee: "La
diosa Satis, así como su hermana Anukis, difícilmente será considerada una
constelación distinta, sino asociada a Sotis. En Dendera B, la diosa saca un
arco estirado con la flecha".

Más información sobre Al Wazn, "Peso", se encuentra en Untersuch ungen


ueber den Ursprung und die Bedeutung der Sternnamen (Investigaciones
referentes al Origen y Significado de los Los Nombres de las Estrellas), del
Dr. Christian Ludwig Ideler, de Berlim, 1809, que Alien describe como "el
principal compendio crítico de información sobre nombres de estrellas — en
árabe, griego y, en especial, en latín. A él debemos la traducción del texto
árabe original de Khazwini, Description of Constellations (Descripción de las
Constelaciones), escrito en el siglo XIII, que constituye la base de
Sternnamen, con añadidos y anotaciones de Ideler provenientes de fuentes
clásicas y otras. Muchas informaciones de mi libro derivan de esa obra".
Ideler podía muy bien comentar que Al Wazn es "un nombre sorprendente
para una estrella". Decir que una estrella, de la misma constelación de Sirio,
es "muy pesada para surgir con facilidad en el horizonte" parece un intento
un tanto sospechoso de describir una "estrella pesada", como Sirio B.

Esta referencia a una "estrella pesada" habría sido hecha por el pueblo a
Sirio B, por haber heredado una tradición ligeramente adulterada de la
versión de tratarse de una estrella superdensa invisible a simple vista —
¿debería ese resultado ser el apego a una de las aparentes compañeras de
Sirius (como es vista de la Tierra), haciendo de ella una descripción
apropiada, aplicable a su compañera real? Los árabes no mencionan "480
cargas de asno" para describir su peso, a la manera singular de los dogons,
pero la sustancia de la idea parece estar presente. Es bien conocido que la
sabiduría de los los antiguos astrónomos árabes provienen de Egipto, siendo
encontrada en las tradiciones de forma corrompida. ¡Obviamente, la
investigación deben volverse ahora hacia ese concepto de una estrella
superpesada en las tradiciones egipcias! Siempre he sospechado que esta
tradición más secreta de los dogons provenía de Egipto.

No es fácil descubrirlo, pues debe haber sido una enseñanza


extremadamente esotérica y secreta de los egipcios, tanto como era para los
dogons. En esta investigación, será relevante mirar las tradiciones griegas en
busca de más aclaraciones, y también para la

105
antigua Sumeria. Otro uso del nombre Wazn es su aplicación libre a la
estrella Canopus, de la constelación de Argos. En el caso de Argos, al
describir Argos, cita al antiguo poeta griego, Arato, en un pasaje que nos
muestra algo sobre la relación que Argos mantiene con el Perro Mayor, el
Gran Perro:

Junto a la cola del gran Perro, Sigue Argos

Argos es la constelación que representa el barco de Jasón con sus


cincuenta argonautas y el Arca de Noé.

El Argos, de Jasón, "transportó a Danaos con sus cincuenta hijas de Egipto a


Rodas", según Alien. Añade: "La historia egipcia decía que Isis y Osiris
nacieron en el arca del diluvio, mientras que los hindúes consideraban su
posición como la misma de Ísi e Iswara. La grafía arcaica "Iswara" usada por
Alien es una referencia a la palabra "Ishvara". Hay algunos hechos
interesantes a recoger de un examen de la palabra sánscrita ishu, que
básicamente significa "una flecha". Ella evoca la conexión del arco y de la
flecha con Sirio entre egipcios y chinos. (Otros ejemplos se presentan en el
libro Hamlet's MUI [Molino de Hamlet], de Santillana y von Dechend, junto a
interesantes ilustraciones.) Observe ahora que en el diccionario del sánscrito
definitivo de Monier-Williams, ishu no sólo significa "flecha", sino también
"rayo de luz". Ishvasa significa "arco" o "un arquero". Recuerde las tres
diosas y observe lo siguiente: Ishustrikanda, que literalmente significa "flecha
de tres partes", ¡es el significado específico de la constelación! Monier-
Wiliams que dice es "tal vez el cinturón de Orión" (que tiene tres estrellas
prominentes). El lector interesado debe consultar el libro Hamlet's MUI, en el
cual hay muchas discusiones sobre Sirius, la Estrella del Arco. Hamlet's MUI
es uno de los libros más fascinantes sobre la sabiduría de la astronomía
antigua. En la tabla 25, un sello cilíndrico babilonio muestra el nacimiento
helíaco de Sirio. ¡Es esta representada gráficamente por una Estrella en
Arco!.

Esta idea de los barcos celestes en Egipto, en los que navegaban sus dioses
por las aguas de los cielos, ya fue vista anteriormente. Las tres diosas de
Sirio, Sotis, Anukis y Satis, estaban todas en el mismo barco. Por lo tanto, es
interesante observar que el Argos era un barco vinculado a Isis y Osiris,
teniendo en cuenta el concepto del número cincuenta que obstinadamente se
une a ese buque. Tengo la sospechosa de que se trata de un remanente del
concepto de que la

106
órbita de Sirio B lleva cincuenta años para completarse alrededor de Sirio A.
Esa sugerencia no es tan forzada como parece a primera vista. De hecho, el
lector lo descubrirá, a medida que prosiga en la lectura, que aumenta cada
vez más la evidencia. Es necesario percibir que, en términos egipcios, la
órbita de Sirius B en torno a Sirius A tal vez sea expresada como un barco
celeste. Así, siendo Argos el barco de Isis y Osiris, ¿qué mejor manera de
expresar la órbita de cincuenta años sino concediendo cincuenta remeros?
Pues era lo que la nave Argos poseía — en la tradición poseía cincuenta
remeros, o Argonautas.

Para fortalecer mi argumento, quiero mencionar la descripción y en el caso


de que no sea así, "La mitología insistió en afirmar que él había sido
construido por Glauco, o por Argos, para Jasón, líder de los cincuenta
argonautas, cuyo número equivale al de los remeros del barco ..." En otras
palabras, lo importante no son los hombres, sino el número de remeros,
alineados alrededor de todo el barco. Un barco (una órbita) con cincuenta
remeros ¡(cincuenta "marcadores" o etapas)!

Pero antes de continuar, es válido presentar una ilustración del concepto de


"remero" del barco celestial del antiguo texto de una tumba egipcia, "El
Campo del Paraíso": "... en el lugar donde Rá (el Sol) navega con remos". Yo
soy el guardián de las velas del barco del dios, yo soy el remero incansable
del barco de Re". (Re es otro nombre más familiar de Rá).
La primera persona, en ese texto, se refiere al faraón fallecido. Este es uno
de los ejemplos del concepto egipcio común de que cuando moría, el se
convertía en un remero celestial. Sería obvio, en la época, como el concepto
de "cincuenta remeros" equivalente a cincuenta posiciones, o remos, se
transformó en símbolo importante en la antigua Grecia. Es un concepto que
remite a este tema egipcio.

Pasemos ahora a la civilización Sumeria (que posteriormente se transformó


en la civilización babilonica). La Sumeria-Acádia fue casi contemporánea del
antiguo Egipto, y se sabe que esas naciones estuvieron en contacto. En una
importante fuente, se lee, acerca de la palabra Sumeria Magan: "La tierra de
Magan es normalmente identificada con Arabia o con Egipto".
Sin embargo, cualquiera que haya sido el contacto entre las dos
civilizaciones, es necesario primero investigar la religión y la mitología
Sumeria. Para ello, contamos inicialmente con el excelente estudio del
fallecido profesor Samuel Noah Kramer, de la Universidad de

107
Pensilvania. Kramer me aceptó como alumno especial en la década de 1960,
pero nuestra asociación terminó en función de un grave ataque cardíaco que
lo forzó a un alejamiento temporal. Por fin, vivió hasta los noventa años. El
dios celestial sumerio se llama Anu. (En sánscrito, anupa significa "país de
las aguas".) Sufrí un choque considerable al descubrir lo que dice Alexander
Heidel en The Babylonian Génesis (El Génesis Babilonio): (...), los espíritus
de Enlil y Anu, que dejaron ese mundo, eran representados como el asno
salvaje y el chacal, respectivamente. Anu está representado por el chacal.
Bueno, por supuesto, el chacal es el símbolo (intercambiable con el perro)
del Anpu (egipcio).

Más adelante explicaré por qué considero Anu relacionado con la cuestión de
Sirio, dejando de lado el evidente paralelismo. Puedo echar mano de otros
paralelos relacionados y que considero sorprendentes. Anu es el rey de
algunas divinidades subordinadas, llamadas los Anunnakis. Observa la
repetición, en Sumeria, de "Anu", en Anu y en Anunnakis, así como en
Egipto, en Anpu (Anubis) y Anukis. En todos estos casos, Sirio está
involucrado. El chacal, o perro, es un símbolo común de "Anu" en los dos
países. Hay otros paralelos que serán abordados en el momento oportuno.

La palabra Sumeria An significa "cielo" y Anu es el dios del cielo.


Wallis Budge dice que el dios egipcio Nu con frecuencia era
identificado con Nut, que es el "cielo".
Es significativo que él lo afirme expresamente:

Es sorprendente, por tanto, encontrar tanta semejanza entre los dioses


primitivos de Sumeria y los de Egipto, especialmente cuando esa semejanza
no puede ser el resultado de un préstamo. No cabe duda de que los editores
de Assurbanípal se apropiaron del sistema de Egipto, o que los hombres
letrados de la época de Seti I tomaron prestado sus ideas de los literatos de
Babilonia, o Asiria. Así se nos lleva a la conclusión de que tanto los sumerios
como los antiguos egipcios derivaron a sus dioses primitivos de alguna
fuente común, pero muy antigua. La semejanza entre los dos grupos de
dioses parece muy grande para ser accidental ...

He llegado a todas esas conclusiones por mí mismo, antes de ver este


pasaje de Wallis Budge.

108
Pero volvamos a Anu. Osiris algunas veces conocido como An. En un himno
a Osiris, él es llamado el "dios An el de millones de años ..." y también "An el
anterior, El Grande, Heru-Khuti, tú que avanzas por el cielo en largas
pasadas". Por lo tanto, esta designación, An, está especialmente relacionada
con el cielo y las largas pasadas significan el movimiento celeste.

Al considerar a An y Anu, es preciso examinar a Anubis una vez más. Pero,


al hacer esto, se debe volver la mirada hacia el sánscrito. Recordemos que
Anubis, en el relato de Plutarco, parecía referirse específicamente a la órbita
de Sirio B. En sánscrito, la palabra anda significa "elipse" y la palabra anu
significa "minúsculo, atómico", "o sutil", un "átomo de materia" y animan
significa "menudencia, naturaleza atómica, la menor partícula, el poder
sobrehumano de llegar a ser tan pequeño como un átomo." La primera
palabra podría designar una órbita. Desde Kepler, sabemos que nuestros
planetas se mueven en órbitas elípticas y no circulares, y la órbita de Sirio es
elíptica. En cuanto a las dos formas anu y animan, parecen haber significado
peligrosamente periféricos a la explicación del nivel de materia (atómica)
manifestada por la naturaleza de Sirio. (Veremos en este libro que existen
otras semejanzas entre ciertos términos en sánscrito relevantes para la
cuestión de Sirio, así como términos similares en Egipto y Oriente Próximo, y
mostrarán que tienen considerable importancia).

Wallis Budge dice de Anubis: "Su adoración es muy antigua y, sin duda,
incluso en los tiempos antiguos su culto era general en Egipto, y
probablemente es incluso más antiguo que el de Osiris". En el caso de que el
hombre humano fallecido se identifique con Anubis, es exactamente la
cabeza de ese dios que es simbólicamente representado por el chacal o el
perro. Ya he señalado que se describe como el círculo, u órbita, que separa
la oscuridad de Neftis de la luz de Isis o Sirio. En otras palabras, creo que
Anubis representa la órbita de Sirio B alrededor de Sirius A. Además,
considero su descripción como el "tiempo", una manera particularmente
inteligente de mirar hacia una órbita progresiva y secuencial en el tiempo.
"Tiempo, el devorador", un tema común a todos nosotros, no es extraño a los
egipcios. No nos causaría sorpresa que Anubis también fuera representado
como un devorador. Más específicamente, es acusado de devorar el toro
Ápis. El toro Ápis es el animal en el que fue transportado Osiris muerto y
"reconstituido", según la leyenda tardía bastante conocida. Sin embargo, en
términos más básicos, "Tauro Ápis" (la divinidad conocida por los

109
Ptolomeos como Serápis) es Ásar-Hapi. ¡Es el propio Osiris! En Los Dioses
de los Egipcios (The Gods of the Egyptians), se lee: "Ápis es llamado la vida
de Osiris, el señor del cielo" y, de hecho, se creía que Ápis era animado por
el alma de Osiris el Osiris encarnado. Así, por lo tanto, cuando Anubis devoró
a Ápis, estaba ingeriendo al marido de Isis. Es una representación muy
pintoresca, en estos términos mitológicos dramáticos, pero el significado es
claro. Se lee más adelante:

Otros, sin embargo, son de la opinión de que Anubis significa Tiempo y su


denominación Kuon [la palabra griega para "perro"] no alude tanto a una
semejanza con el perro, aunque sea esa la traducción general de la palabra,
sino a otro significado extraído de la palabra generación; porque el Tiempo
genera todas las cosas, conteniéndolas en sí mismo, como si fuera un útero.
Mas esta es una de esas doctrinas secretas más conocidas en su totalidad
por los iniciados en la adoración de Anubis.

Exactamente. ¡Una doctrina secreta! ¡Cuánto no se daría por un relato en su


totalidad! Este es el problema que se enfrenta con la mayoría de las fuentes;
que poco revelan, a no ser por inferencia. Las doctrinas secretas no se
escriben con mucha frecuencia y se dejan para la posteridad. La doctrina
más secreta de los dogones sólo fue revelada con gran renuencia después
de muchos y muchos años, y aún así sólo después de una confabulación
entre los iniciados. Los egipcios no eran tontos y difícilmente se podría
esperar que dejara papiros o textos con revelaciones específicas, y con
muchas palabras, de asuntos que supuestamente no revelaban. Lo que se
puede lograr son fragmentos de pistas a ser reunidos. No obstante, nuestras
pistas, algunas veces, se transforman en una verdadera avalancha.

El último pasaje de Wallis Budge era una cita de "Ísis y Osiris", de Plutarco.
Muchos egiptólogos ya observaron que en ninguna parte, en las fuentes
egipcias, se encuentra un relato integral y coherente sobre Ísis y Osiris, ni
aunque todas las fuentes fueran reunidas. Por esta razón, se ven obligados a
depender de Plutarco, que preservó un largo relato escrito en su lengua
nativa, el griego. Plutarco (siglo I d.C.) fue sacerdote en Delfos durante los
los últimos treinta años de su vida. Su tratado "Ísis y Osiris" está dedicado a
Cléa y a ella dirigida. Comienza con las palabras: "Todas las cosas buenas,
mi querida Cléa, los hombres sensibles deben pedir a los dioses, y
especialmente orar para que por medio de esos dioses poderosos podamos,
en nuestra

110
búsqueda, adquirir el conocimiento que es de ellos, porque esto los hombres
lo puedemos alcanzar". Esto nos da alguna indicación del tipo de hombre
que era Plutarco.

La introducción de FC Babbitt, a la edición de Loeb de Isis y Osiris, dice: "En


una ocasión [Plutarco] visitó Egipto, pero no tenemos medios de saber
cuánto tiempo se quedó y el conocimiento que adquirió. Es más probable
que su tratado represente el tratado, el conocimiento actualizado de su
época, sin duda, proveniente de dos fuentes: libros y sacerdotes". Es cierto
que Plutarco, un sacerdote muy importante en Delfos, tuvo amplias
presentaciones a los principales sacerdotes de Egipto. Este tipo de cosas era
una práctica usual — también en relación al estudio de la religión y
astronomía egipcias realizado siglos antes por el estudioso griego Eudóxio
(compañero de Platón y Aristóteles), a quien se le concedió una carta de
presentación al último de los faraones nativos, Nectanebo, por el general
espartano Agesilau, el cual, a su vez, lo envió para asociarlo a sus
sacerdotes. Así, no hay duda de que Plutarco hizo, con relación a los
egipcios, lo mismo que Griaule y Dieterlen hicieron con los dogons — extrajo
de ellos algunas tradiciones secretas. Por lo tanto, no es tan sorprendente
que el estudio de Plutarco sea más respetado por egiptólogos que por
clasicistas.

Dice Plutarco: "Algunos son de la opinión que Anubis es Cronos". Cronos,


por supuesto, era el "tiempo devorador" griego, cuya grafía tenía una h, ¿y a
veces empleada como nombre propio para Tiempo?. De esta última palabra
derivan los términos cronología, crónica, etc. El dios sumerio Anu es
bastante similar al Cronos griego, pues ambos, Cronos y Anu, eran "viejos"
dioses destronados por dioses de sangre nueva — respectivamente, Zeus y
Enlil. Por lo tanto, existe otro posible eslabón entre Anu y Anubis, si se desea
garantizar que Cronos y Chronos no sean palabras y conceptos enteramente
distintos en la Grecia antigua pre-clásica.

Wallis Budge continúa, con referencia a Plutarco:

Refiriendose a Osiris como la "Razón común que permea tanto las regiones
superiores como las inferiores del Universo", él [Plutarco] dice que, además,
es llamado "Anubis y a veces es, igualmente, Hermanúbis (es decir, Heru-
em-Ánpu); el primero de esos nombres expresa la relación que tiene con el
mundo superior, así como el último tiene con el inferior, y por esa razón es
que se le sacrifican dos Gatos, uno blanco,

111
como el propio, el emblema de la pureza y esplendor de las cosas de lo alto,
y el otro del color de azafrán, amarillo-naranja, una expresión de la mezcla y
variedad encontrada en esas regiones inferiores.

Esa es una referencia que considero dirigida a la blanca Sírius A y a la "más


oscura" Sirius B. Pero, además, las "regiones inferiores" son los horizontes,
donde los cuerpos celestes blancos, tanto en sus "nacimientos" como en sus
"muertes", asumen un color amarillo-anaranjado.

Hay una traducción más clara de Babbitt en la descripción precisa de Anubis


como "la relación combinada" entre la estrella en órbita y la estrella alrededor
de la cual está en rotación. Para que esto sea establecido de forma más
consistente, es decir, menos fantasiosa y más un hecho, citaré las palabras
de Plutarco en el párrafo siguiente (en la traducción de Babitt): "Además,
ellos (los egipcios) tienen registros de los llamados libros de Hermes
(¿literatura trimegística? - ver página 103) están escritos en relación a los
nombres sagrados, llamados por ellos de la potencia que se determina para
dirigir la rotación de Höms-Sol ... "Eso es importante porque se ve aquí que
los egipcios dan específicamente a la órbita del sol el nombre de un dios. Si
dan a la rotación del sol el nombre de un dios, pueden atribuir a la rotación
de Sirio B (suponiendo que realmente tenían conocimiento de ella) el nombre
de un dios.

Estamos lidiando con un precedente. Resumimos, ahora, esta cita por ser
interesante por otras razones:"... pero los griegos lo llaman Apolo, y al poder
designado al viento algunos lo llaman Osiris, mientras otros lo llaman
Serápis; Sotis en egipcio significa "gravidez" (cyesis) o "estar embarazada"
(cyein); por esa razón, en griego, cambiando el acento, la estrella se llama
Estrella Perro (Cyon) que es considerada una estrella especial de Isis".

Los demás fragmentos de información de Plutarco sobre Anubis son: "Y


cuando el niño (Anubis, hijo de Neftis y Osiris) fue encontrado, después de
gran trastorno y dificultad, con la ayuda de perros que condujeron a Isis
hasta ella, fue llevada, por su guardián y siervo, y de ella recibió el nombre
de Anubis, por eso se dice que él protege a los dioses exactamente como los
perros protegen a los hombres.

Si Anubis es concebido como una órbita alrededor de Sirius, entonces de


hecho sería un siervo de Isis. Él tendría su órbita alrededor como un

112
perro de guardia.

Plutarco nos ofrece una pista importante y crucial uniendo Ísis a Argos y los
Argonautas, además de demostrar la probable derivación de una idea que
mucho intrigó a los clasicistas: "Son así las creencias de los egipcios, porque
ellos con mucha frecuencia llaman a Isis por el nombre de Atenea,
expresando algo parecido a la idea: 'Vine por mí misma', indicativa de
movimiento de autopropulsión".Se debe recordar que se afirmaba que
Atenea, la diosa griega de la mente y de la sabiduría, surgió y se había
desarrollado de la ceja de Zeus. Ella no nació. Vino por sí misma. Sin
embargo, continuemos la cita para resaltar ese punto:
Tífón, dicen, es llamado Seth, y también Bebon y Smu, nombres que
indicaría alguna restricción forzada y preventiva o, aún, una oposición o
reversión.

Además, la magnetita era llamada hueso de Horus o el hierro de hueso de


Tifón, según los registros de Maneto. Esto es porque el hierro, a menudo,
actúa como atraído e impulsado hacia la piedra y, en otras ocasiones, es
rechazado y repelido en dirección opuesta, de la misma manera que el
movimiento racional, saludable y bueno del mundo, en un momento dado,
atrae y trae para usted por persuasión, pero más delicado que ese
movimiento tifoniano y rudo, para de nuevo atraer y repeler, causando
dificultades.

La identificación de Ísis con Atena aquí, junto con las "magnetitas y el


movimiento de autopropulsión", trae a la mente la escena en que Atenea
está colocando una pieza cibernética* de madera de roble en el santuario de
Dodona (supuestamente fundado por Deucalión, el Noé griego, tras el
aterrizaje de su arca) en la quilla de Argos (ver Figura 15). H. W. Parke, en
su libro griego "Cuando el Argos fue construido, Atenea tomó una pieza
(viga) de madera de roble de Dodona (el centro oracular de Zeus) y la encajó
en la quilla. El resultado de ese acto de la diosa fue conferir al propio Argos
la capacidad de hablar, orientar o advertir a los Argonautas en los momentos
críticos, conforme nos es presentado en los épicos existentes sobre el tema.
El épico original se perdió, pero no hay razón para dudar de que esa
milagrosa característica date de la época y, en su caso, sería al menos tan
antigua como la Odisea en la que Argos y su historia son mencionados". (El
oráculo de Dodona y sus hojas de roble también se mencionan en la
Odisea.) Es un oráculo que actúa por sí solo y no es simplemente un medio
de predicción.
Así, se observa que el Argos poseía un "movimiento de autopropulsión"

113
concedido por Atena, viniendo desde su construcción (que Plutarco identifica
con Isis).

Dejemos los cincuenta Argonautas y su barco mágico para volver nuestra


atención hacia lo que tal vez sea una descripción egipcia muy precisa del
sistema de Sirio, y preservada por una fuente inusual. La fuente de
referencia es G. R. S. Mead (amigo del poeta Yeats, además de ser
mencionado por su apodo "El Anciano" en los Cantos de Ezra Pound), cuya
obra en tres volúmenes, Thrice Greatest Hermes (Hermes, Tres Veces
Grande), presenta una traducción de la oscura, y generalmente ignorada,
"literatura trismegística", con extensos prolegómenos y notas, sobre la
tradición hermética. Estos escritos son ampliamente rechazados por los
estudiosos clásicos, que los consideran falsificaciones de textos
neoplatónicos. Por supuesto, desde el desenfrenado crecimiento
neoplatónico, durante el período renacentista italiano, cuando Marsilio Ficino
tradujo y, por lo tanto, preservó para la posteridad (¡concediendo a Mediei el
crédito por haber encontrado y adquirido los manuscritos!) los textos
neoplatónicos, como el lámblico, y los textos trismegísticos, los neoplatónicos
han estado en malas sábanas.

Pero no estando la mayoría de los lectores familiarizados con el término


"trismegístico", o con los neoplatónicos, es conveniente una explicación. Los
neoplatónicos, según la mayoría de los estudiosos modernos, son filósofos
griegos que vivieron en época muy posterior a la de Platón para ser llamados
platónicos (pero se consideraban platónicos por ser discípulos intelectuales
de ese filósofo). Los estudiantes modernos añadieron el prefijo "neo" a
"platónico" para su propia conveniencia, haciendo distinción de sus
predecesores antiguos, los platónicos que vivieron en aquel período de
ciento cincuenta años que incluyó el propio Platón. La Academia Platónica
existió por más de nueve siglos en Atenas. En realidad, los estudiosos
hablan de "platónicos intermediarios", "platónicos sirios", "platónicos
cristianos", "platónicos alexandrinos", y así sucesivamente. Sugiero que el
lector vea el Apéndice 11, que trata de los neoplatónicos y sus vínculos con
el misterio de Sirius.

G. R. S. Mead, al inicio de su obra Thrice Greatest Hermes, explica de forma


bastante completa lo que es la "literatura trismegística". Utiliza el término
"trismegístico" en lugar de la designación antigua "hermética" (derivada del
nombre del dios griego Hermes) para distinguirla de sus

114
otros escritos menos interesantes, como las oraciones de Hermes, el
Egipcio, y también de la "literatura alquímica hermética". Los escritos
trismegísticos, ahora fragmentarios, consisten en una gran cantidad de
sermones, diálogos, extractos muy extraños de Estobeu (un antologista de
principios del siglo V d. C.) y de los padres de la Iglesia provenientes de
textos perdidos, etc. No me decidí a hacer un breve resumen de estos textos
y, por eso, sugiero que el lector realmente interesado busque por sí mismo el
asunto. Algunas cuestiones son verdaderos desafíos a los resúmenes y creo
que esta es una de ellas. Los escritos contienen ciertos elementos "místicos"
y sin duda algunos son sublimes. Ficino le dijo a Cosimo Mediei, el Viejo, que
era capaz de traducir la Literatura Hermética o los diálogos de Platón, pero
no ambos al mismo tiempo. "Cosimo, sabiendo que estaba al borde de la
muerte, respondió algo más o menos así:" Si por lo menos pudiera leer los
libros de Hermes, moriría feliz, Platón sería muy bueno, pero no tan
importante, Traducir a Hermes, Ficino". Y Ficino lo tradujo.

Conforme a la explicación presentada en el Apéndice II, los neoplatónicos


suelen ser completamente despreciados por la tendencia predominante, sea
cual sea el significado que se atribuya al término tendencia; así, durante el
neoplatonismo, la literatura trismegística fue desprestigiada por ser
considerada fuera de la realidad y de la lógica, inclinándose más al
misticismo. Una característica que no se adapta bien al inflexible
racionalismo, en una época aún presa a los grilletes del preconcepto
determinista científico (aunque decadente) del siglo XIX. La sublime ironía,
por supuesto, es que los textos egipcios auténticos y comprobados son
indiscutiblemente místicos, pero en ese aspecto no hay ningún problema. El
problema está en considerarse la literatura trismegística como neoplatónica,
que es menospreciada por ser mística.

La literatura trismegística puede ser neoplatónica. Pero tal hecho, por sí solo,
no hace menos válido lo que esa literatura tiene que decir sobre la religión
egipcia, era comparación con la obra Isis y Osiris del griego Plutarco, que
antecede un poco más a los neoplatónicos griegos. Esta es la hora para
llamar la atención de los estudiosos sobre esta información,
desgraciadamente descuidada. Gran parte de la literatura trismegística tal
vez remonte a fuentes o compilaciones genuinas, como es el caso de la Sotis
de Maneto, que se perdió. (Maneto, sumo sacerdote egipcio, vivió en
aproximadamente 280 a,C y escribió una historia de Egipto y otras obras en
griego, hoy fragmentarias.) O tal vez

115
sea una literatura muy antigua, y en este caso una parte, en su forma
presente, no podría preceder el período esolomaico, época en que el
Zodíaco, en su forma hoy conocida, fue introducido en Egipto por los griegos,
que lo habían recibido, a su vez, de Babilonia. (No se discute aquí la cuestión
de las formas anteriores del Zodíaco, como el de Dendera.) Mead cita un
papiro mágico, un documento egipcio incontestable, comparable a un pasaje
de la literatura trismegística: "Te invoco, Señora Isis, con quien el Dios
Daimón (Espíritu) se une, Él que es el Señor de la perfecta oscuridad".

Se sabe que Isis es identificada con Sirius A y ese pasaje puede ser una
descripción de su estrella compañera "que es el Señor de la perfecta
oscuridad", es decir, la invisible compañera con la que está unida, Sirio B.

Mead, por supuesto, no tenía ninguna noción sobre la cuestión de Sirio. Pero
citó ese papiro mágico con el objetivo de lanzar una luz comparativa sobre
algunos pasajes extraordinarios en un tratado trismegístico, traducido por él y
titulado The Virgin of the World (La Virgen del Mundo). En sus comentarios
sobre el papiro mágico, dice Mead: "Es natural que el término Agathodaimon
(el Buen Daimon) del Papiro se refiera a Osiris, por ser ésta, de hecho, una
de sus más frecuentes designaciones. Además, es precisamente Osiris que
está vinculado, de forma relevante, al llamado 'submundo', al mundo
invisible, a la 'oscuridad misteriosa'. Él es el señor de ese lugar ... y de hecho
uno de los antiguos misterios era precisamente la afirmación de que 'Osiris
es el Dios oscuro'".

La Virgen del mundo es un extraordinario tratado trismegístico, en forma de


diálogo entre el hierofante (sumo sacerdote), el porta-voz de Isis, y el neófito,
representando a Horus. De este modo, el sacerdote que instruye al iniciado
es la representación de Isis instruyendo Horus.

El tratado comienza alegando ser ése "su más sagrado discurso" y que "así
habló Ísis, emanando". En todo el discurso, el énfasis recae sobre el principio
jerárquico de seres inferiores y superiores en el Universo — o sea, de que
los mortales terrestres son gobernados, de tiempo en tiempo, por otros seres
superiores, que interfieren en los negocios terrenales, cuando las cosas por
aquí se vuelven desesperadas, etc. Isis dice en el tratado: "Por lo tanto, es
necesario que los misterios menores den lugar a los misterios mayores". Ella
está para revelar a Horus un

116
gran misterio. Mead describe este misterio como el que está en posesión del
archi-hierofante (el sumo sacerdote). El misterio era el grado ("grado" en el
sentido empleado en los misterios masónicos que, desgraciadamente, son
versiones falsas y diluidas de los genuinos misterios de los tiempos antiguos)
del "llamado 'Misterio de las Tinieblas' o 'Rito Negro'. Este era un rito
realizado sólo por aquellos considerados dignos, después de larga prueba en
los grados inferiores, e investido aparentemente de un carácter un poco más
sagrado que la instrucción sobre los misterios realizada a la luz del día".

Añade Mead: "Mi sugerencia, por tanto, es la de que se tiene aquí una
referencia a una institución más esotérica de la tradición Isíaca ...", y, por
supuesto, isíaca con el significado de "tradición de Isis", no debiendo ser
confundida con el Libro de Isaías, de la Biblia (por esta razón, quizás sea
mejor no emplear la palabra "isíaca").
Mead citó el papiro mágico, también citado por mí, en el intento de explicar el
misterioso "Rito Negro" de Isis, en el más alto grado de los misterios
egipcios. Su explicación es la de un "Rito Negro" vinculado a Osiris, el "dios
de las tinieblas", "Señor de la perfecta oscuridad", que es "el mundo invisible,
la misteriosa oscuridad".

El tratado The Virgin of the World describe un personaje llamado Hermes,


aparentemente la representación de una raza de seres que enseñó las artes
de la civilización a la humanidad terrestre: "Y así, encargado por los dioses,
de vigilar a sus parientes, ha ascendido a las estrellas".

Según ese tratado, porque la humanidad causó grandes problemas, era


objeto de rigurosa vigilancia y, en los raros intervalos de crisis, hasta de
intervención. A continuación, todo el párrafo de ese significante pasage: "A él
(a Hermes), le sucedió Tat, su hijo y también el heredero de esos
conocimientos [casi ciertamente eso sugiere el sacerdocio], y no mucho
tiempo después, Asclepio-Imuth, según la voluntad de Ptah, que es Hefestos,
y todos los demás que investigarían, para tener la fiel certeza de la
contemplación celeste, conforme al deseo de la Presciencia (o Providencia),
la reina de todos ".

Ahora bien, sin duda, este es un paso sorprendente. Tenemos aquí la


misteriosa sucesión de "Hermes" por un sacerdocio egipcio de Thoth, cuyos
miembros se iniciaron en los misterios celestes. Tenemos, en la sucesión,
alguien llamado Asclepio-Imuth, "y no mucho tiempo después,

117
Asclepio-Imuth, según la voluntad de Ptah". ¡Éste es Imhotep! El
extraordinario Imhotep, un genio brillante, filósofo, médico y primer ministro
(haciendo uso de nuestros términos) durante la Tercera Dinastía en Egipto,
cerca del 2600 a.C., en el gobierno del rey Zoser (o Djoser), cuya tumba y
templo diseñó y construyó. (La famosa pirámide escalonada en Saqqara, la
primera erigida por los hombres y, según algunos, también la construcción
más antigua de piedra.) A lo largo de los siglos, Imhotep se fue
transformando gradualmente en un dios y en "hijo de Ptah". Una razón para
el retraso de algunos miles de años en su proceso de deifícación fue el
hecho de haber sobrevivido sus escritos, de la misma forma que sobrevivió el
Galhas de Zaratustra (Zoroastro), lo que imposibilitaba la alegación de que
era realmente un dios un hombre que había dejado obras escritas. Así como
Mahoma y Zoroastro, Imhotep se convirtió en una especie de "profeta"
gracias a sus escritos remanentes. Ptah — conocido por los griegos como
Hefestos, o Hefaistos, dios del fuego y de la forja, además de marido de
Afrodita — era considerado el padre de Imhotep en el período egipcio tardío.
De hecho, es interesante notar que ese texto evita el empleo de la forma
tardía "hijo de Ptah" para describir a Imhotep. Conocido de los griegos,
Imhotep proporcionó las bases para su dios Asclepio (el dios griego de la
medicina, correspondiente a la forma egipcia tardía de Imhotep, dios de la
medicina). El nombre Imhotep también tiene grafías, Imouthes, Imothes,
Imutep, etc*, lo que explica el uso de la forma "Asclepio-Imuth" en ese
tratado.

No hay absolutamente ninguna duda de que, en ese texto se refiere a


Imhotep. Y bajo esta luz, y algunas otras afirmaciones de este pasaje se
vuelven muy interesantes. Ya se mencionó que en un tratado como The
Virgin of the World, en el que los nombres de los dioses son lanzados
alrededor, como alpiste, los autores se refrenaron, al máximo, para evitar el
empleo de la leyenda Asclepio-Imhotep como el "hijo de Ptah-Hefestos". Este
es un hecho que puede realmente apuntar a una fuente antigua y genuina de
una época anterior a aquella en que los egipcios dejaron de considerar a
Imhotep un mortal. Hurry Dice:

Durante muchos años, los egiptólogos quedaron un tanto confusos cuando


tenían que explicar por qué Imhotep, que vivió en los días del rey Zoser, en
aproximadamente el 2900 a.C, sólo llegó a ocupar una posición entre los
verdaderos dioses de Egipto en el período persa, que data de 525 a.C.
La apoteosis de un hombre tan eminente, tantos siglos después de su

118
vida terrena, parece misterioso. Tal vez la explicación sea aquella
inicialmente sugerida por Erman, es decir, la de que Imhotep fue considerado
una especie de héroe o semidios, durante buena parte de ese largo período,
siendo objeto de una veneración semidivina. Erman sugirió que esa posición
de semidios le fue concedida en la época del Nuevo Reinado, es decir,
alrededor de 1580 a.C.; Sin embargo, la evidencia más reciente parece
indicar que esta etapa de los semidioses se alcanzó en un período anterior.

En ese punto, un poco de cronología ayuda. La Virgen del Mundo describió


correctamente la sucesión de Imhotep, "no mucho tiempo después", es decir,
después de la creación del sacerdocio egipcio, presumiblemente en la
Primera Dinastía, después de Menes (alrededor de 3300 a.C), en la forma en
que esa clase sería conocida después de la unificación de Egipto. Imhotep
vivió en la Tercera Dinastía, al inicio del Viejo Reinado. I. E. Edwards estima
que ha sido alrededor de 2686 a.C. Se establece el inicio de la Primera
Dinastía en aproximadamente 3100 a.C. Por lo tanto, es a Imhotep,
literalmente, al que se refiere el trecho "no mucho tiempo después". Sea cual
fuera el tipo el autor de The Virgin of the World, conocía la cronología egipcia
y tampoco llamó a Imhotep el "hijo de Ptah".

Hay otro punto importante. "Observando este pasaje de The Virgin of the
World:" y todos los demás (es decir, después de Imhotep) investigarían para
tener la fiel certeza de la contemplación celeste, descubrimos una referencia
a los sucesores de Imhotep que "investigarían" los enigmas del Universo,
además de una descripción de las propias actividades de Imhotep como un
"investigador". Esto refleja un considerable conocimiento del asunto porque
Imhotep es, a veces, descrito como el primer filósofo genuino conocido como
tal; en la página 30 de su libro, se refiere a los aparentes sucesores
mencionados en el papiro de Oxirrinco (en Grecia, editado por Grenfell y
Hunt), mencionando que "Imhotep ya era venerado en la Cuarta Dinastía y
su templo era frecuentado por personas enfermas y afligidas". "Las otras
personas son Horus, hijo de Hermes, y Kaleoibis, hijo de Apolo (siendo
Imhotep hijo de Ptah), pero ellos no eran nuestros conocidos". ¿Serían
sucesores de Imhotep en trabajo de "investigación"?.

Hurry se refiere a la literatura trismegística (hermética) de la siguiente


manera: "Si las referencias a Imhotep, en la literatura hermética, son
confiables, él también se interesaba por astronomía y astrología, pero

119
no existen observaciones especiales asociadas a su nombre. Seth hace
varias referencias a esa literatura, mostrando que se juzgaba a Imhotep
asociado al dios Thoth (Hermes) en las observaciones astronómicas". Es
evidente que Imhotep, como sumo sacerdote durante el reinado de Zoser,
estaba asociado a Thoth (Tat) en la forma del sacerdocio, ya mencionado,
que tenía como su misterio mayor el "Rito Negro". Aquí está una verdadera
confirmación entonces, de que trataban los asuntos astronómicos.

Inscripciones en un templo en Edfu (en el extremo sur de Egipto, cerca de


Asuam), construido por Ptolomeo III Euergetes (237 a.C), describe a Imhotep
como "el sumo sacerdote Imhotep, el hijo de un niño, Ptah, que profesa
discursos o conferencias"., Dice que "agradaba a Imhotep la reputación de
'uno de los mayores sabios egipcios'", la fama de su sabiduría causaba tanta
impresión en sus compatriotas que perduraron por muchos siglos como una
tradición nacional. Con respecto a sus actividades literarias, se decía que era
autor de obras de medicina y arquitectura, así como de asuntos generales, y
algunas de ellas todavía existían en el amanecer de la era cristiana ... era un
hombre de letras tan eminente que pasó a ser conocido como el 'patrono de
los escribas'.

En otras palabras, fue el primer gran filósofo. Y, obviamente, "profería


discursos y conferencias" a lo largo de su vida. Tal vez fue el prototipo del
primer griego clásico. Hay todavía algo que se aguarda con interés — su
tumba aún no ha sido descubierta. Se cree que está en Saqqara (más al sur
de Giza, en el mismo lado del Nilo) y el difunto profesor Emery varias veces
supuso que estuviera en vías de descubrirla en sus excavaciones por la
región. Un descubrimiento de ese tipo sería el acontecimiento más
importante de la historia arqueológica y, en comparación, la tumba del faraón
niño Tutankhamon sería totalmente ofuscada. Lo mas interesante en un
probable descubrimiento de la tumba de Imhotep sería, quizá, el de estar
repleta de libros. ¿Un hombre como Imhotep sería enterrado sin ellos? Es
interesante la lectura de este pasaje de The Virgin of the World justo después
de la anteriormente mencionada:

Los símbolos sagrados de los elementos cósmicos fueron estrictamente


ocultos por los secretos de Osiris. Hermes, antes de regresar al cielo, lanzó
un encantamiento sobre ellos, y pronunció estas palabras: ... "Los libros
sagrados, escritos por mis manos inmortales, por los incorruptos
encantamientos mágicos ... (en este punto hay una laguna pues hay

120
fallas en el texto) ... ¡por toda la eternidad permanezcan libres de la
descomposición y sin sufrir la corrupción del tiempo! Se vuelven invisibles, y
no serán encontrados por ninguno de aquellos cuyos pies pisan las planicies
de esta tierra, hasta que el viejo Cielo cree los instrumentos para que sea
encontrado por vosotros, a quienes el Creador llama almas".

Así habló y, con las propias palabras, arrojó encantamiento sobre ellos,
encerrándolos en seguridad en sus propias regiones. Y mucho tiempo pasó
desde que fueron ocultos.
En el tratado, el principal objetivo de los hombres ignorantes en busca de la
verdad se describe como: "(Los hombres) buscarán ... la naturaleza íntima
de los espacios sagrados que ningún pie puede pisar, y los perseguira en las
alturas, con el deseo de observar la naturaleza del movimiento de los
Cielos".

"Eso ha sido hasta ahora moderado, porque nada más queda en la Tierra
sino los reinos remotos, y aún en su osadía seguirán la trayectoria de la
noche, de la más lejana de las noches.

"Nosotros los perseguiremos en las alturas" del espacio "para observar la


naturaleza de los movimientos de los Cielos", dice ese antiguo tratado (de
una antigüedad indeterminada). Y como estaba bien. Ya aterrizamos en la
Luna, que es lo mismo que "los perseguiremos en las alturas" con una
venganza. Estamos realmente "observando la naturaleza del movimiento de
los Cielos". Y el tratado también es cierto al afirmar que "eso ha sido hasta
ahora moderado", pues, como todos saben, el personal del programa
espacial se siente como si no lo hubiera iniciado. El hombre sólo hará
nuevamente una pausa apropiada cuando pueda familiarizarse con el
sistema solar, dominándolo. Entonces estará ante las limitaciones de nuestro
sistema solar y de la barrera que lo separa de las estrellas. ¿Y después? Sí,
lo que hemos hecho hasta ahora ciertamente merece la descripción de "esto
ha sido hasta ahora moderado". Vasco de Gama tal vez se haya felicitado
por sus brillantes realizaciones en la navegación, pero es posible ver
claramente, en su caso, que un inicio es sólo un comienzo. Es el caso de
"esto ha sido, hasta ahora, moderado".

Según el tratado, después de esas cosas moderadas, nosotros, "en nuestra


osadía", tomaremos conocimiento hasta del mayor de los secretos ...
descubriremos la "Noche". Y el significado del "Rito Negro"

121
será aclarado. Como ese rito y ese misterio se refieren a Ísis y a la estrella
Sirio, y el contexto se refiere claramente a los cielos, pueden acusarnos de
sensacionalismo al sugerir que nada podría sacudir más a la raza humana
que el descubrimiento comprobado de vida inteligente en otra parte del
Universo. ¿Y si la oscura compañera de Sirio realmente tiene la respuesta
para ese misterio? Y si hasta el más cercano centro de civilización realmente
tiene su base en Sirio, manteniendo sobre nosotros un ojo vigilante de
¿tiempos en tiempo? Y si es comprobado, por detección de nuestros
radiotelescopios, qué rasgos reales de comunicación de radio local,
resonando a través de esos nueve años luz en el espacio, en medio de la
amplia difusión ondulatoria de señales en desintegración, que una cultura
con un desarrollo casi cercano al nuestro, estaría a punto de "llover" del
Universo cayendo a nuestro alrededor? ¿Y si eso sucede? ¿Sería como si el
cielo se derrumbara, no es así?

Resumo
Sirio, era para los antiguos egipcios, la estrella más importante en el cielo. El
antiguo calendario egipcio se basaba en el nacimiento de Sirio. Se
estableció, con certeza, que Sirio a veces era identificado por los antiguos
egipcios con Isis, su diosa principal. El compañero de Isis era Osiris, el
principal dios egipcio. El "compañero" de la constelación de Perro Mayor (de
la que Sirio forma parte) era la constelación de Orión. E isis es asimilado a
Sirio, por lo tanto, su compañero debe ser igualmente equiparado al
compañero de Sirio.

Sabemos que el "compañero de Sirio" es, en realidad, Sirio B. Es concebible


que Osiris como Orión, "el compañero de Sirio", sea un sustituto de Sirio B,
el compañero invisible. Nos dijeron que "la forma más antigua y más simple
del nombre" de Osiris es el jeroglífico de un trono y un ojo. El aspecto de
"ojo" es, por lo tanto, fundamental. La tribu bozo de Malí, emparentada con
los dogons, llama a Sirius B "la estrella-ojo". Cómo Osiris es representado
por un ojo y algunas veces es considerado "el compañero de Sirio", eso
equivale a decir que Osiris es "la estrella-ojo", desde que se considera como
premisa que la existencia de Sirio ya era conocida de los antiguos egipcios,
siendo así "el compañero de Sirio" es una referencia a ese hecho.

Los significados de los jeroglíficos y de los nombres egipcios de Isis y

122
Osiris eran desconocidos a los propios egipcios de las dinastías más
antiguas, y aparentemente los nombres y las señales gráficas tuvieron un
origen pre-dinámico lo que significa alrededor, o antes, de 3200 a.C, en otras
palabras, hace por lo menos 5 mil años. No existe explicación tradicional de
los significados de los nombres y señales gráficas de Ísis y Osiris, a no ser a
partir de 2800 a.C. más o menos.

"Estrella Perro" es una denominación común de Sirio a lo largo de toda la


historia conocida. El antiguo dios Anubis era un "dios perro", es decir, su
cuerpo era humano, pero su cabeza era de perro.

En una discusión de las creencias egipcias, Plutarco dice que Anubis era
realmente el hijo de Neftis, hermana de Isis, pero se decía hijo de Isis. Néftis
era "invisible". Ísis era "visible". (En otras palabras, la madre visible era la
sustituta de la madre invisible, que era la verdadera, por la simple razón de
que la madre invisible no podía ser percibida).
Plutarco dijo que Anubis era un "círculo horizontal, que separa la madre, que
es la que se llama Isis, y ese círculo, igualmente, toca los confines de la luz y
de la oscuridad, pudiendo ser visto como algo común a ambas".

Esta es una descripción antigua de las cosas. más claras que se podrían
esperar de una órbita circular (llamada "Anubis") de una estrella negra e
invisible (llamada "Neftis") alrededor de la "hermana", una estrella brillante y
visible (llamada "Ísis") — y sabemos que (a) El círculo es realmente una
órbita, (b) Los personajes divinos son realmente estrellas, específicamente
en ese contexto.

En realidad, Anubis y Osiris son algunas veces identificados entre sí. Osiris,
el compañero de Isis, algunas veces el "compañero de Sirio", es también a
veces identificado con la órbita de la compañera de Sirio, lo que es una
expectativa bien razonable.
Ísis, en cuanto a Sirius, era generalmente representada en las pinturas de los
antiguos egipcios navegando con dos compañeras en el mismo barco
celeste. Y como se sabe, Sirio, según los astrónomos, posee dos
compañeras, Sirio B y Sirius C. Para los árabes, una estrella compañera de
Sirio (en la misma constelación del Gran Perro) era llamada "Peso" y
supuestamente era muy pesada — casi demasiado pesada para elevarse por
encima del horizonte. "Ideler dice que ese es un nombre bastante asombroso
para una estrella", nos dijeron sin causar ninguna sorpresa.

123
La estrella compañera de Sirio, Sirio B, está constituida por materia densa,
más pesada que la materia normal del Universo, y el peso de esta diminuta
estrella es el mismo que el de una estrella gigante normal.
Los dogons también, como sabemos, dicen que Sirio B es "pesada" y hablan
de su "peso".

Los árabes también dieron el nombre de "Peso" a la estrella Canopus de la


constelación de Argos. Argos era un barco en la mitología que transportó a
Danaos y sus cincuenta hijas a Rodas. El Argos tenía una tripulación de
cincuenta remeros comandados por Jasón, llamados argonautas. El Argos
tenía cincuenta remos, uno para cada remero, el argonauta. El argonauta
divino era un tema mediterráneo antiguo con significados sagrados.

La órbita de Sirio B alrededor de Sirius le lleva cincuenta años para


completarla, lo que puede estar relacionado al uso del número cincuenta
para describir los aspectos del Argos.

Hay muchos nombres divinos y otros puntos en común entre los antiguos
egipcios y los antiguos sumerios (de Babilonia). Los sumerios parecen haber
llamado a Egipto el "Magan" y mantenido contacto con ese país.

El principal dios sumerio, llamado Anu, era representado como un chacal,


una variación del tema del perro y también utilizado en Egipto para designar
a Anubis, siendo el perro y el chacal aparentemente símbolos
intercambiables. La forma egipcia del nombre Anubis es "Anpu" y semejante
a la forma Sumeria "Anu", siendo ambos dioses chacales.

El famoso egiptólogo Wallis Budge estaba convencido de que Sumeria y


Egipto debían sus cultivos a una fuente común "muchísimo muy antigua".

Anu también era llamado de An (una variación) por los sumerios. En Egipto,
Osiris también se llamaba An.

Recapitulando lo que dijo Plutarco, que Anubis (Anpu en egipcio) era un


círculo, es interesante notar que en sánscrito la palabra Anda significa
"elipse". Esto puede ser una coincidencia. Wallis Budge dice que Anubis
representa el tiempo. Los significados combinados de "tiempo" y

124
"círculo" para Anubis sugieren de manera acentuada un "movimiento
circular".

El culto a Anubis era una religión de misterio secreto restringido a iniciados (y


consecuentemente no se conoce su contenido). Plutarco, que escribe sobre
Anubis, era un iniciado de las varias religiones de misterios secretos,
habiendo razón para creer que su conocimiento al respecto provenía de
fuentes bien informadas. (El propio Plutarco era un griego que vivía en el
Imperio Romano.) Una traducción alternativa de la descripción de Anubis
hecha por Plutarco es la de que Anubis era "una relación combinada" entre
Isis y Néftis. Esto tiene matices que ayudan a pensar "en el círculo" como
una órbita — "una relación combinada" entre la estrella en la órbita y la
estrella orbitada.

Los egipcios usaban el nombre de Horus para describir "el poder al que se
atribuye el direccionamiento de la rotación del sol", según Plutarco. Por lo
tanto, los egipcios concebían y daban nombres a esa dinámica específica —
un punto esencial.

Plutarco dice que Anubis era vigilante como un perro y estaba al servicio de
Isis. Esto, aliado al hecho de que el Anubis es el "tiempo" y "un círculo",
sugiere un concepto hasta más orbital — la forma ideal de un perro de
guardia obediente haciendo su ronda.

El amigo de Aristóteles, Eudóxio (que visitó Egipto), dijo que era una
tradición egipcia que Zeus (el principal dios de los griegos, cuyo nombre es
usado por Eudóxio para referirse a su equivalente egipcio, llevándonos a
irnaginar que el dios egipcio en cuestión presumiblemente sea Osiris) era
incapaz de caminar porque "sus piernas estaban unidas ". Esto se asemeja a
una criatura anfibia con cola para nadar, en lugar de piernas para caminar. Y
muy parecida. Es como la criatura semidivina, Oannes, que se creía haber
llevado la civilización a los sumerios: era un anfibio, tenía cola en lugar de
piernas y se retiraba al mar por la noche.

Plutarco relaciona Isis a la diosa griega Atena (hija de Zeus) y dice que
ambas son descritas como "nacidas de sí mismas" y como un "movimiento
de autopropulsión". Atena supervisaba el Argos y colocó en su proa, como
guía, la viga de madera del roble de Dodona (lugar donde aterrizó el arca
griega, en su versión del Noé bíblico, Decalión y su esposa Pirra.). Así, el
Argos obtuvo de Atenea un "movimiento

125
autopropulsor" distintivo, una capacidad que Plutarco relaciona
específicamente a Isis.

Las versiones más antiguas del épico Argos, escritas antes de la época, por
desgracia se perdieron. La versión sobreviviente del épico es buena para
leer, pero relativamente reciente (siglo III a.C.).
Los sumerios poseían "cincuenta héroes", "cincuenta grandes dioses", etc.,
así como posteriormente los griegos tuvieron en su Argos "cincuenta héroes"
y el barco transportó a las "cincuenta hijas de Danaos".

Un papiro egipcio dice que el compañero de Isis es el "señor de la perfecta


oscuridad". Este parece ser la invisible Sirius B. El compañero de Isis, Osiris,
es un "dios de las tinieblas". El tratado trismegístico The Virgin of the World,
de Egipto, se refiere al "Rito Negro", vinculado al Osiris "negro" como el
grado más elevado posible de la iniciación secreta en la antigua religión
egipcia — es éste el más grande de los misterios de Isis.

Este tratado dice que Hermes vino a la tierra para enseñar la civilización a
los hombres y luego "ascendió a las estrellas" nuevamente, volviendo a casa
y dejando tras de sí la religión de misterios de Egipto, con sus secretos
celestes que serán un día decodificados.
Existen evidencias de que el "Rito Negro" realmente trata de asuntos
astronómicos. Por lo tanto, el Rito Negro se refería a temas astronómicos, al
Osiris negro y a Isis. La evidencia indica que ese rito puede haberse referido
a la existencia de Sirius B.

Una profecía en el tratado The Virgin of the World afirma que sólo cuando los
hombres se relacionen con los cuerpos celestes y los persigan en las alturas,
podran tener esperanzas de entender el sentido el tema del Rito Negro. El
conocimiento astronómico del espacio hoy nos califica para comprender el
verdadero tema del Rito Negro y si este tema es de hecho lo que se
sospecha que es. En la historia antigua de nuestro planeta, eso era
imposible. Debe recordarse que sin nuestro conocimiento presente sobre las
estrellas enanas blancas, que sólo son visibles con los modernos
telescopios, sobre la materia superdensa de la física atómica, con toda su
complicada tecnología, etc. no sería posible ninguna discusión sobre el
sistema de Sirio; ni siquiera presentar una tal explicación para el Rito Negro
— la cuestión de Sirio no podría ser propuesta. Gran parte de las
informaciones sobre los sumerios y los

126
babilonios sólo entró en circulación a finales de la década de 1950 y durante
la década de 1960, y nuestro conocimiento sobre los pulsares es aún más
reciente. Indudablemente, no sería posible escribir este libro antes de la
época actual. El autor, comenzó a trabajar realmente en 1967, y la edición
original fue concluida en 1974. Aún así, se da cuenta de que muchas
informaciones todavía se hacen necesarias: sitios arqueológicos aún no
excavados, textos no traducidos de varias lenguas antiguas e investigaciones
astronómicas que siguen incompletas.

El autor también se enfrentó a la dificultad de manejar datos, procedentes de


muchas áreas distintas y, para ello, me gustaría ser más cualificado. La
cuestión de Sirio no habría sido propuesta de manera tan realista, en épocas
anteriores, y los descubrimientos futuros en muchas áreas serán esenciales
para una consideración completa del asunto. A finales de 1997, esta
situación no había cambiado mucho.

Un grabado de 1675 mostrando "Júpiter Dodoneo" — el dios Zeus en su


bosque sagrado en el Oráculo de Dodona. Detrás de él, aparece un roble
con un tronco antropormórfico, pues sus hojas "profieren los oráculos" con
una voz rumorosa semejante al viento. En el hombro de Zeus, se asienta una
paloma oracular, aunque mal diseñada, con un tufo sobre la cabeza; la
leyenda original, en latín, sin embargo confirma que se trata de una paloma.
Según Heródoto, siglo V a.C., los egipcios de su época alegaban que el
Oráculo de Dodona había sido fundado por dos palomas que vinieron
volando de Tébas, en Egipto, y pararon para descansar en aquel lugar.
Como ya expliqué intensamente en mi libro Conversaciones con la Eternidad
Rider, Londres, 1984, en el que reuní evidencias textuales antiguas, como
los orígenes de las palomas Oraculares que eran palomas de correo que
llevaban mensajes a cientos de millas de distancias en un día, permitiendo
que los sacerdotes y sacerdotisas Oraculares hicieran "predicciones" sobre
la base de relatos inmediatos de eventos distantes. Esta red secreta de
palomas-correo era la base real del poder político de los centros de oráculos.
"También se utilizaron" Golondrinas de correo ". En esta figura, está colgada
en el roble una guirnalda dedicada por alguien que consultó el oráculo y
partió. Zeus pone el brazo, en un gesto protector, sobre el hombro de la
figura menor, tal vez con el propósito de representar a uno de los Selloi —
los sacerdotes Oraculares que dormían en el suelo, debajo de los robles
sobre lechos de hojas. Esta era una práctica que presumiblemente era
interrumpida durante los inviernos, cuando Dodona "abría para el trabajo",
aunque las hojas de

127
roble verdaderas no caían en la estación — los robles de Dodona serían
encinas, que son siempre verdes.

Capítulo Cuatro
Los Cincenta Sagrados
El tratado The Virgin of the World es bastante explícito cuando dice que Isis y
Osiris fueron enviados para ayudar a la tierra, concediendo a la humanidad
primitiva las artes de la civilización.

Y después dijo Horus:

"¿Cómo fue entonces, madre, que la Tierra recibió el Efluxo de Dios"?


Dijo Isis:

"No puedo contarte la historia del (de este) nacimiento, porque no es


permitido describir el origen de su descenso, Oh Horus (hijo) del poder
mayor, para que entonces el modo del nacimiento de los dioses inmortales
no sea conocido por los hombres — pero sólo que Dios el Monarca, el
Ordenador y el Arquitecto universal, envió por algún tiempo al poderoso
señor Osiris y a la diosa más poderosa, Isis, para ayudar al mundo en todo lo
que fuera necesario, fueron ellos quienes llenaron la vida con la vida plena.
Fueron ellos quienes hicieron cesar el salvajismo del exterminio mutuo de los
hombres.

Fueron ellos quienes consagraron los recintos a los dioses de sus


antepasados y los lugares para los ritos sagrados. "Ellos fueron los que
dieron las leyes, el alimento y el abrigo a los hombres". Etc.

Se describe también que ellos enseñaron a los hombres a buscar después


de la muerte, de una manera específicamente egipcia: "Ellos enseñaron a los
hombres a envolver en franjas, como deberían estar, aquellos que dejaron la
vida".

Ahora todos saben que esta es una práctica egipcia y no griega. ¿Cuál sería
el neoplatónico al hacer tal afirmación, si no fuera realmente extraída de una
fuente anterior y escrita por alguien que realmente vivió

128
en Egipto? El tratado encierra así esta larga sección:

"Fueron ellos quienes, instruidos por Hermes en los códigos de Dios, se


convirtieron en los autores de las artes y las ciencias, de todas las
actividades practicadas realmente por los hombres, además de ser los
donantes de sus leyes.

Fueron Los que, instruidos por Hermes, enseñaron que las cosas abajo
fueron dispuestas por Dios para ser agradables a las cosas de lo alto, y
establecieron en la tierra los ritos sagrados sobre los que presiden los
misterios del cielo. [La ausencia aquí de una ostensiva propaganda a favor
de la astrología indica una fecha pre-esolomaica de ese tratado; después de
la afluencia griega y babilónica, sería casi imposible hacer un leve
comentario, como éste, sin que el autor introdujera toda una parafernalia
entusiasta sobre la astrología del período tardío de Egipto].

Fueron los que, sabedores de la destructividad de las estructuras [mortales],


planificaron el grado de profetas, en todas las cosas que perfeccionaron,
para que todo profeta que extendiera las manos a los Dioses nada ignora, y
que la magia y la filosofía debían alimentar al alma , así como la medicina
preservar el cuerpo, cuando éste sufra dolor.

Y habiendo hecho todo eso, mi hijo, Osiris y yo misma percibimos que el


mundo estaba (ahora) completo; se nos exigió el retorno inmediatamente por
los que habitaban el cielo ..."

En el tratado, Ísis afirma que el "Rito Negro" se hace en su honor y "concede


la perfección". Este rito también se refiere a aquella misteriosa cosa llamada
"Noche" — "que teje su tela con una rápida luz aunque sea menor que la del
Sol". Es evidente que la noche no es el cielo nocturno porque se mueve en el
cielo junto a los otros misterios que se desplazan en el cielo, con
movimientos y períodos de tiempo ordenados, con ciertas influencias ocultas
que confieren orden a las cosas abajo y crecen en conjunto con ellas".

Es necesario comprobar, en la descripción, el significado de "Noche" en ese


tratado. Esta descripción deja perfectamente claro que la "Noche" de la que
habla no es la "noche", sino una palabra-código, pues se dice que ella posee
"luz aunque sea menor que la del Sol". La compañera oscura de Sirius es
una estrella y tiene luz, aunque menor que la del sol.

129
También se dice que la "Noche teje su tela con rápida luz", describiendo
específicamente un objeto con movimiento. Como la órbita de Sirio B
alrededor de Sirius A lleva cincuenta años para completarse, se mueve más
rápidamente que tres planetas de nuestro sistema solar — Plutón, Neptuno y
Urano. De estos tres, Urano es el más rápido, y su órbita alrededor del sol
tarda ochenta y cuatro años. Así, ¡aquí está una estrella cuya órbita es más
rápida que la de un planeta! Se puede de hecho decir que ella avanza
"tejiendo una tela con luz rápida".

Volvamonos ahora a la cultura sumeria o, más propiamente, cultura sumerio-


académica. Es casi contemporánea del antiguo Egipto y he sospechado que
sus conceptos religiosos básicos son muy semejantes a los de Egipto,
llegando a imaginar que tienen un origen común. Después, descubrí que
Wailis Budge pensaba como yo, según su punto de vista de renombrado
egiptólogo. No tengo información de que existan sumerólogos que hayan
abordado este problema en particular. La mayor atención se ha dado a los
vínculos comerciales conocidos entre Sumeria y la civilización del Valle del
Indo, además del problema de decidir dónde estaba localizado el Dilmun.
(Para los sumerios, el Dilmun era, por un lado, un país o región extranjera
real, del que se obtuvo la madera de construcción, pero por otro lado, parece
haber representado el "Otro Mundo" — no el Submundo — un "lugar limpio",
un "lugar" "puro", "un lugar brillante".) Kramer piensa que el Dilmun era el
Valle del Indo; Bibby, a ejemplo de Peter B. Comwall, cree que se trataba de
la isla de Bahrein en el golfo Pérsico. Pero para los sumerios, esa tierra
aparentemente situada en otra dirección, y no la de Egipto, era muy
importante. Por lo tanto, hay la tendencia a monopolizar la atención de los
estudiosos modernos que investigan las referencias geográficas de Sumeria.
Kramer cree probable que la tierra de "Magan" sea Egipto y que para allá
Sargón envió a sus ejércitos.
Tanto la astronomía egipcia básica como la sumerio-académica son
idénticas. Es posible consultar las inmensas variaciones, a un nivel básico
menor, en la obra The Exact Sciences in Antiquity (Las Ciencias Exactas en
la Antigüedad), del profesor Otto Neugebauer. Los intereses de Neugebauer,
sin embargo, se vuelven a los datos tardíos, según admite, casi sin hacer
justicia a los más antiguos, y sólo los examina rápidamente, mientras que
menosprecia algunos puntos importantes. A continuación, un ejemplo de esta
actitud, expresada en sus propias palabras, casi al principio del Capítulo
Cinco: "La descripción que hacemos de la astronomía babilonia será
presentada en un breve resumen. Como en el caso de Egipto, la discusión
detallada de algunos

130
pocos textos preservados no sólo requeriría mucho espacio, sino también
sería un exagerado infundado de su importancia histórica. "En cuanto al
período tardío, sin embargo, prevalece una situación opuesta". Bueno, al
menos el profesor Neugebauer es honesto en relación a sus preferencias.
Volvamos a la traducción de la creación épica académica conocida como
Enuma Elish, título derivado de las dos primeras palabras del texto que
significan: "Cuando en lo alto ..." Bien al principio de ese texto, se lee:

Él proyectó las posiciones para los grandes dioses,


Determinando su apariencia astral como constelaciones.
Fijó el año, designando zonas:
Estableció tres constelaciones para cada uno de los doce meses,
Después de definir los días del año [por medio] de figuras [celestes],
Él concluyó ..., etc.

En otras palabras, el texto presenta un sistema idéntico al registrado por el


reloj estelar de los egipcios. Son doce meses compuestos por semanas de
diez días, resultando en 36 constelaciones o "decanos", con la apariencia
astral de dioses. El texto afirma específicamente la existencia de doce meses
que consisten en tres períodos cada uno (a no ser que se exagere mucho
insistiendo, sin ninguna razón, que estos tres períodos sean desiguales, y
deban ser "semanas de diez días", como en Egipto) y que la constelación o
"zona" del cielo se refiera específicamente a cada una de esas semanas.
Como tres veces doce son treinta y seis, tenemos treinta y seis decanos,
siendo designada una "constelación" a cada uno, y así como en Egipto, cada
decano tiene la "apariencia astral" de un gran dios. Es sorprendente que
ningún estudioso haya percibido que ese pasaje del Enuma Elish, hasta su
último detalle, describe el sistema de reloj estelar egipcio.

Sin duda, los cinco días "epagômenos" también fueron reservados para
complementar el año de 360 dias, resultando un año de 365 dias, que se
hace referencia en el verso: "Después de definir los días del año [por medio]
de figuras [celestes]", una forma de expresar, repito, idéntica a la de la
tradición egipcia, en la que se atribuye un dios diferente, a cada uno de los
cinco días epagómenos, así definidos. En Egipto, estos cinco días
epagomeños se llaman "días añadidos al año. "También son
extremadamente importantes en la astronomía maya.

Se puede constatar que los sistemas astronómicos de Egipto y de

131
Sumeria tenían fundamentos absolutamente idénticos. Pero es una cuestión
de muchas diversidades y similitudes entre los dos pueblos, involucrando
nombres de dioses y conceptos religiosos. Por supuesto, se puede incluso
mencionar que, en diferentes partes del mundo, las personas, cuando son
tocadas por conceptos divinos, producen sonidos idénticos
espontáneamente. "La gente en todo el mundo dice Ma para Madre, como ya
tuvimos la oportunidad de escuchar muchas veces.

Pero un sistema astronómico de este tipo comprende un conjunto de datos


específicos y complejos. El texto académico, de la antigua Babilonia, datado
empíricamente por Speiser (es decir, de la primera mitad del segundo milenio
a.C.), registrando un sistema astronómico complejo, idéntico al del reloj
estelar egipcio, hasta nos permite afirmar que hubo contacto entre las dos
civilizaciones determinando ese conocimiento, o entonces ese sistema tuvo
un origen común. Se sugiere, además, que la fecha serviría como un límite
superior. El contacto cultural, durante el cual las dos civilizaciones comparten
esa información, no podría ser muy posterior. Cualquier fecha aceptada para
el surgimiento del texto del Enuma Elish puede usarse como límite superior.
Hecho esto, se descubrirá que el límite superior es el primer milenio a.C.,
hasta para aquellos individuos que exigen pruebas concretas irrefutables. El
contacto entre Egipto y Sumeria debe haber sido muy anterior, si ocurrió de
forma directa, pero no necesariamente hubo ese contacto, sino un origen
común del sistema (que es la idea favorita de Wallis Budge).

El reloj estelar egipcio data, como mínimo, de los reinados de Seti I (1303-
1290 a.C.) y de Ramsés IV (1158-1152 a.C.) de la 19ª. y 20ª. Dinastias,
respectivamente, habiendo sido encontrado en las paredes de sus tumbas.
Estos relojes estelares, por lo tanto, datan al menos de 1300 a.C. y parecen
retroceder hasta los orígenes de la cultura egipcia. Alrededor del primer
milenio a.C., ya habían sido sustituidos y una semana de quince días asumía
el lugar de la semana de diez días.

Otras innovaciones también ocurrieron en épocas posteriores, y el sistema


entró en considerable decadencia, convirtiéndose, al parecer, en una reliquia.
Imagino que la mayor popularidad del dios-sol Rá había hecho que las
estrellas y, en especial, Sirio, parecían menos importantes. En cualquier
caso, la integridad natural del sistema de Sirio en el momento Egipto empezó
a deteriorarse, y pasó a ser ignorado durante el primer milenio a.C., pues fue
suplantado por ideas más

132
obvias y menos esotéricas de sacerdotes impacientes. Es probable que al
comenzar esa declinación algunos puristas hayan partido a otros lugares,
con la esperanza de mantener las tradiciones sin la interferencia de
decadentes faraones. Más adelante volveremos a esa idea, con algunas
informaciones sorprendentes.

Volvamos ahora a Sumeria para dar continuidad a nuestras búsquedas. En la


Tablilla VI del Enuma Elish, descubrimos un pasaje interesante. En ese
pasaje, se menciona a los Anunnakis, hijos de An (An significa "cielo"),
también conocido por Anu, el gran dios. En número de cincuenta, ellos eran
llamados "los cincuenta grandes dioses". Casi siempre, los Anunnakis eran
anónimos, recayendo el énfasis en su número y grandeza, así como en su
función de control del destino. No existe una identificación indudable de
algún dios sumerio con uno de los Anunnakis, a no ser de forma periférica
(como será descrito más adelante). En verdad, los Anunnakis han intrigado a
todos los sumerólogos. Ellos no fueron "identificados" y nadie sabe
exactamente cuál es su significado. Los estudiosos recurren muchas veces a
los textos, lo que los irrita aún más, pues en ninguna parte existen
explicaciones claras al respecto. Pero su aparente importancia para los
sumerios no puede ser cuestionada.

En un antiguo fragmento sumerio (de época bien anterior a la de la


civilización babilonia) referente al héroe épico Gilgamesh, titulado
"Gilgamesh y la Tierra de la Inmortalidad", se encuentra un antecedente de la
tradición griega de los argonautas. Fue publicado en la traducción de Kramer
al inglés. En realidad, me siento confiado al afirmar que ese fragmento
sumerio es la más antigua forma conocida de la historia de ese héroe, que
posteriormente recibió el nombre de Jasón. En la historia constante de ese
fragmento, el héroe Gilgamesh anhela llegar a la "tierra de los vivos",
descrita como la tierra del dios-sol Utu. En la historia de Jasón y los
Argonautas, el héroe, Jasón, sale en busca del vellocinio de oro,
reconocidamente un símbolo solar. En el fragmento sumerio, también se
encuentra ese impresionante verso: "Los dientes del héroe eran como los
dientes del dragón. "En la saga de Jasón, el héroe, siembra dientes de
dragón (lo que también hace Cadmo, en otra narrativa griega que
examinaremos adelante).
En la historia de Jasón, el héroe es acompañado en su aventura por
cincuenta argonautas. En el fragmento sumerio, Gilgamesh también ¡tiene
cincuenta compañeros!. A continuación, un importante pasaje (en el que
Gilgamesh dice):

133
¡Quien tenga una casa, [vaya] a su casa! ¡Quien tenga madre, [vaya al
encuentro de] su madre! Y los hombres solteros, que harían lo que yo haría,
en número de cincuenta, que queden a mi lado. Quien tenía una casa, se fue
a casa; quien tenía madre, fue al encuentro de su madre, los hombres
solteros, que harían lo que él haría, en número de cincuenta, quedaron a su
lado. Para la casa de los herreros, él dirigió los pasos, Y allí hizo forjar el ...,
el ..., hacha, su "Poder de Heroísmo". Para el ... jardín de la llanura él [dirigió]
sus pasos, El ... árbol, el sauce, el manzano, el buxo, el ... [árbol], él los echó
por tierra. Los "hijos" de su ciudad, que lo acompañaban [los depositaron] en
sus manos.

Los cincuenta compañeros se mencionan varias veces. El texto fragmentario


está extremadamente encerrado y confuso. El tema de la siembra de los
dientes de dragón recibe alguna aclaración en el paso en el cual Gilgamesh
que por alguna razón desconocida había dormido, es despertado y,
ceñiendo, se eleva como un toro sobre la "gran tierra" y: "Él apoyó su boca
en el suelo, y (sus) dientes temblaron". Se observa que esta es una cuestión
abierta; se sabe por lo menos que la boca y los dientes eran realmente del
héroe y la palabra "sus y su" aparecen dos veces entre paréntesis,
insertadas por el traductor original. Pero este es todo el pasaje:

Él apoyó su boca en el suelo, y sus dientes temblaron. "Por la vida de mi


madre, Ninsu, que me dio a la luz, del puro Lugulbanda, mi padre, Puedo ser
el que se sienta sobre la rodilla de Ninsun, mi madre, que me dio a luz".

Gilgamesh desea sentarse sobre la rodilla de su madre, la diosa Ninsun, a


ejemplo de Horus que se asienta sobre la rodilla de la diosa Isis, su madre,
un tema constante en el arte egipcio, y aquí parece haber una referencia
oscura, pero significativa a una posible invocación de una especie de
renacimiento en fuerza, cuando el héroe incrusta la boca en el suelo y sus
dientes tiemblan. Sospecho que la traducción deba ser perfeccionada, pero
es difícil, pues hay muchas palabras sumerias cuyos significados no son
conocidos con precisión. Independientemente de ser o no la propia boca y
los dientes de Gilgamesh en ese pasaje, el hecho es que el héroe busca
fuerzas al incrustar algunos dientes en el suelo — sean o no. En el pasaje
anterior de la misma saga, hay una clara afirmación: "Los dientes del héroe
son como los dientes del dragón"; Por lo tanto, es probable que Gilgamesh
se refiera a ellos como suyos — porque sus propios dientes anteriormente se
describen como

134
¡los dientes del dragón!.

En los versos subsiguientes del pasaje, Gilgamesh, al colocar los dientes en


el suelo, nos informa que hace un llamamiento a la fuerza, pues necesita
luchar. En la historia del Argos, Jasón siembra los dientes de dragón en el
suelo, de donde brotan soldados armados que empiezan a luchar entre sí —
como es el caso en la historia de Cadmo, el legendario rey griego de Tebas,
nacido en Tiro (ver adelante, pp. 270-275 y Figura 42). De este modo, se
observa que en los dos mitos los griegos, tanto como en el fragmento
sumerio, los dientes de dragón van al suelo, siguiendo un combate en que el
héroe adquiere una fuerza sobrehumana. Más adelante, en este libro,
veremos la explicación precisa sobre el origen de esta curiosa confusión, que
proviene específicamente de un sagrado juego egipcio de palabras y su
significado.

Mientras tanto, permanecemos en el nivel actual de nuestra investigación.


Este libro es como la planta anabasís, en su viaje ascendente. Volvamos una
mirada más cuidadosa a la historia de Jasón y el vellocino de oro. El
vellocino, o velo, de oro fue concedido por el dios Hermes a Frixo y Hele. El
dios egipcio Anubis pasó a ser conocido de los griegos como su propio
Hermes. Además, el historiador griego del siglo I a.C., Diodoro Sícolo (IV,
47), y Tácito, historiador romano del siglo I d.C. (Ann., Vi 34), explican el
origen del vellocino de oro diciendo que Frixo y Hele (que, volaron en el
dorso de un carnero dorado para la Cólquida, habiendo Hele caído en el
Helesponto durante el viaje, dando su nombre al canal), en realidad,
navegaron en un barco que, en la proa, ostentaba una cabeza de un carnero,
y no sobre el carnero mágico de la historia. Por ser mucho más difundido el
mito de un carnero real en la historia, se conserva específicamente la versión
del vuelo en el dorso de un carnero dorado, probable referencia a un barco
celeste.

En cualquier caso, ese barco es, defínitivamente, un barco egipcio que los
sumerios habrían llamado "barco de Magan", desde que se acepta la teoría
de Kramer y de otros, o sea, de que Magan es Egipto. Y el barco era un
"regalo de Hermes" — en otras palabras, de Anubis. E indudable, entonces,
que los cincuenta, relacionados a Sirio, tengan vínculos con el vellocino de
oro, así como Anubis. Es válido mencionar que los cincuenta argonautas
también se llamaban de Minias, así como lo eran todos los aparentados de
una misma familia, descendientes de Minias, que había sido del rey de la
ciudad de Orcomenos, en Beocia, Grecia.

135
Jasón y los argonautas, en número de cincuenta, compartían así una especie
de oscuridad "anonimato", de cierta forma remanente de los cincuenta
Anunnakis de Sumeria, al ser referidos simplemente como "los de Mínias" —
un grupo de cincuenta hombres vinculados a los remeros del barco celestial.
Los escritores posteriores, como Apolonio de Rodas, algunas veces,
atribuyeron personalidades a los "cincuenta", lo que será discutido
posteriormente.

Más adelante, la historia del Argos será examinada cuidadosamente, y


también los vínculos entre la isla de Cólquida, objeto de su búsqueda, y el
antiguo Egipto, según el testimonio del historiador Heródoto. Sin embargo, es
necesario completar nuestro examen sobre la historia de Gilgamesh y la
Tierra de la Inmortalidad. En aquel fragmento, incluso un barco,
correspondiendo al Argos, es mencionado. La comparación hecha, entre el
Argos y el barco celeste egipcio, debe ahora ser vista en conjunto con el
paso siguiente, en el que el barco de Gilgamesh se refiere específicamente
al barco de Magan. Añade, además, que los árboles cortados por Gilgamesh,
y que, según el texto, sus cincuenta compañeros "las depositaron en sus
manos", ¡eran probablemente sus remeros! (El texto es tan fragmentario que
nada, absolutamente, puede ser considerado con certeza, ni siquiera la
puntuación, entre los cuarenta versos subsiguientes a ese pasaje en
particular). Es decir, que en esa secuencia, entonces, que el poema habla
sobre el barco:

Por mí, otro no morirá, el barco cargado no se hundirá,


El tejido de tres pliegues no será cortado,
El ... no será oprimido,
La casa (y) la choza, el fuego no destruirá,
Si me ayudas (y) te ayudo, ¿qué nos puede pasar?
Después de hundirse, después de hundirse.
Después de hundirse el barco de Magan,
Después de que el barco, 'el poderoso de Magilum' se hundió,
En el ..., el barco de las criaturas inmortales, están asentados aquellos
que salieron del vientre materno.
Vamos, adelante pues, y echámosle una mirada,
Y si seguimos adelante,
(Y) sentir miedo, si sentimos miedo, retrocederemos,
Si hay terror, y si hay terror, retrocederemos.
En tu ..., ven, adelante pues.

Se resalta que ese tramo es un tanto confuso. En una nota a pie de

136
página, Kramer resalta que a partir de la línea "Después de hundido" no se
tiene más certeza de lo que Gilgamesh habla. No está claro si el barco de
Magan realmente se hundió, o si ésta es una afirmación del "siervo fiel" de
Gilgamesh que, inmediatamente antes del paso mencionado, le dijo:

"Oh mi maestro, ve a la 'tierra', y yo iré a la ciudad, para hablar de tu gloria a


mi madre, y que ella brille sus lamentos, yo le hablaré sobre tu muerte
inminente, [deja] que ella derrame "llanto amargo".

En el pasaje anterior, Gilgamesh habla a su amedrentado siervo (que en el


texto acaba de ser mencionado como "tomado de pavor") que nadie morirá
por él y "el barco cargado no se hundirá". Entonces, el siervo, al parecer,
perturbado por el terror, va en busca de la madre de Gilgamesh y le dice:
"Después de hundido el barco...". A continuación, el discurso es de nuevo de
Gilgamesh, comenzando con las palabras: "Viene, adelante ..."

La frase "aquellos que salieron del vientre materno" describe a los ocupantes
del barco de Magan, tal vez una referencia a los hijos de la diosa Nintu,
también conocida como Ninmah, Ninhursag y Ki — la "tierra". Esta frase,
combinada con la extraña mención a los dientes ("Sus dientes tiemblan" —
vea página 176), parece referirse a los hijos de la diosa-tierra que surgieron
de su vientre — pues Ki (ki, en la lengua sumaria significa tierra) es también
Nintu o "la diosa que da a luz". (Ninmah significa "la gran diosa" y Ninhursag
significa "la diosa de la colina", una hursag, o colina, fue erguida por su hijo
— que le dio el nombre en homenaje al significativo evento místico, en
Egipto, Anubis es también llamado "Anubis de la Colina", un tema a ser
abordado a continuación, pero por ahora basta observar que si los sumerios
se referían a "Anubis de la Colina", ellos lo llamarian Anpu-hursag).

Básicamente, en relación a la diosa que da a luz, y también a la diosa-tierra,


se encuentran antecedentes de los soldados brotados de dientes de dragón,
sembrados en el suelo, ya que en el Deucalión, el Noé griego, también
surgen hombres de los "huesos de la "tierra" (piedras tiradas sobre sus
hombros, así como en otras historias, hombres también surgieron de dientes
[¡y los dientes son huesos!]).

Varios eslabones, además de esos, existen de hecho entre las historias de


Deucalión y Jasón. El arca de Noé es un concepto idéntico al del

137
arca de Deucalión: ambas son embarcaciones mágicas, ocupadas por
"aquellos que salieron del vientre materno", en el sentido de que esos
hombres poblarian el mundo después del diluvio. Ambas arcas, pero mas
particularmente la de Deucalión, también son conceptos relacionados con
Argos. (El que leyó toda la Épica de Gilgamesh sabe que el arca de Noé, en
el Oriente Medio, antecede a los hebreos o incluso el nombre Noé, era en
realidad el arca de Ziusudra, o de Utnapishtim, que, en la Épica, se produce
como un elemento de fondo mítico establecido.) El arca de Deucalión se
posó sobre la montaña, cerca del bosque del oráculo sagrado de Dodona,
donde Argos recibió su pieza de madera cibernética de orientación.

Además, por supuesto, el origen de la historia del diluvio y del arca (que
contiene los "arquetipos" de todas las criaturas vivas, dispuestas en parejas,
observándose aquí que la palabra arché, en griego, tiene ciertamente el
significado de arca, como se verá más adelante) y es, como mínimo,
sumeria, si no es anterior y de otro lugar (lo que se examinará en su debido
tiempo). Pero fue de esa antigua fuente que los griegos extrajeron su
Deucalión y los hebreos, su Noé, dos formas tardías de una historia
extremadamente antigua, fechandose miles de años antes de la existencia
de civilizaciones como la griega y hebrea. (Quien se interese realmente por
los orígenes de las civilizaciones griega y hebrea debe leer la brillante obra
del profesor Cyrus Gordon, el Common Background of Greek and Hebrew
Civilizaciones. [El origen común de las civilizaciones griega y Hebrea]).

Sin embargo, lo que importa en todo lo anterior es mostrar realmente que el


tema de los argonautas, los cincuenta héroes en un barco, en su arrojada
búsqueda, existía en la Sumeria y constituía un complemento a los
"cincuenta grandes dioses". Si los cincuenta héroes del barco de Magan
están asentados, como generalmente es el en el caso de los Anunnakis, y
son "los que salieron del vientre materno ", es decir, son los hijos de Nintu,"la
diosa que da a luz", tal vez ellos sean entonces un equivalente directo de los
Anunnakis. porque los Anunnakis, siendo hijos de An, también serían hijos
de una antigua consorte de An, Ki o Nintu. En otras palabras, los cincuenta
héroes son las contrapartes heroicas de los celestiales Anunnakis, de lo que
se concluye que es poco probable que la existencia de cincuenta Anunnakis
sea una coincidencia como se pueda suponer. Este hecho atribuye un
inmenso significado al número cincuenta.
El número cincuenta también ocurre en "Gilgamesh, Enkidu y el

138
"Submundo." Allí, Gilgamesh viste una armadura que pesa "cincuenta
minas". Y, en esa historia, Gilgamesh tiene también cincuenta compañeros.
En la versión babilónica posterior, los cincuenta compañeros se omiten de la
historia. En esa época, la naturaleza verdadera del simbolismo de los
cincuenta podía ya estar olvidada.

En su libro The Sumerians (Los Sumerios), Kramer resalta que las armas de
culto y simbólicas, los clavos con cincuenta cabezas, eran moldeadas por el
soberano Gudea (aproximadamente 2400 B.C).

De vuelta, por un momento, a la intrigante hursag de los sumerios, la extraña


"colina", recordemos que Ninhursag, la diosa de la colina, es idéntica a Nintu,
la diosa que da a luz. Son dos nombres distintos de la misma divinidad. Pero
es importante señalar que en la lengua egipcia, la palabra significa "colina",
por lo tanto, si se añade la palabra nin, que significa "diosa", tendremos la
expresión "la diosa de la "colina", en realidad un sinónimo. Eso no significa
de forma ninguna el final de esta interesante investigación porque, si
observamos que la forma egipcia de Horus (el hijo de Isis y Osiris) es Heru
(algo similar a la palabra Héroe, ¿no es?) y en esa lengua es una tradición la
secuencia de los términos de una expresión, por ejemplo, Heru-sa-algo, o
Horus — el hijo de algo, comprobaremos que la extraña e intrigante palabra
hursag podía en verdad ser el término egipcio Heru-sa-Agga, que significa
"Horus el hijo de Agga. "Sucede que Agga, en egipcio, es sinónimo de
Anubis. Y "Anubis de la Colina" ya fue mencionado. Y, más allá, la palabra
hursag en su antigua forma sumeria es, de hecho, hursagga, como se
observa en The Babylonian Génesis (El Génesis Babilonio), Capítulo Dos, de
Alexander Heidel, "Un relato Sumerio de la Creación de Nippur", abordando
la diosa Ninhursagga.

Acontece también que Agga es, en realidad, un nombre sumerio bien


conceptuado. Existe la traducción de un texto breve de 115 líneas tituladas
"Gilgamesh y Agga" del período sumerio. En la Linea 80 de ese texto, se
menciona el "barco-magurru", referencia muy similar a la del barco de Magan
en "Gilgamesh y la Tierra de la "Inmortalidad." A ejemplo del texto anterior, la
discusión en ese texto gira alrededor del hundimiento o no del barco de
Magan, y también si la proa del barco-magurru habría sido o no
cortada.Curiosamente, como en la otra historia, también se describe un
barco que padece el peor destino, pues, en la línea 98, se lee que "la proa de
barco-magurru fue cortada", de la misma forma que se lee en el texto
anterior: "después de hundirse el

139
barco de Magan, después de que el barco, 'el poderoso de Magilum' se
hundió".

Los eslabones entre las palabras egipcias y sumerias en los textos sagrados
son múltiples, de modo que es imposible ignorar las continuidades entre
ambas culturas. Examinemos, por ejemplo, el curioso fenómeno del cedro,
que siempre se afirma que fue cortado por Gilgamesh. En "Gilgamesh y la
Tierra de la Inmortalidad", dice el héroe: "Yo entraría en la tierra del cedro
cortado" y más adelante él es descrito como aquel que "echó por tierra el
cedro", etc. Este es un antiguo texto sumerio. En el épico completo real, tal
como se presenta, Gilgamesh va a la Montaña del Cedro y mata al monstruo
Humbaba (o Huwawa) en la "montaña del cedro", la "morada de los dioses".
En la Tableta V, se lee:

Gilgamesh tomó el hacha


Y con él echó por tierra el cedro.
Huwawa, oyendo el sonido de su caída,
se llenó de furia:
¿Quién llegó —
Y se entrometió entre mis árboles?
¿Los árboles que son míos y crecieron en mis montañas?
¿Y, además, derribó mi cedro?

En el Capítulo 22 del Hamlet's MUI, Santillana y von Dechend identifican a


Huwawa con el planeta Mercurio. Ahora bien, recordándonos que Huwawa
también es el dios del bosque de cedros, es interesante notar que una
palabra egipcia, seb, significa "cedro" y también "el planeta Mercurio". El
asunto es más complicado de lo que parece, pero quiero hacer notar el
origen adicional de un juego de palabras egipcias de otro tema sumerio
crucial. En otras palabras, Huwawa está ligado a Mercurio (el planeta) y al
cedro, porque tanto uno como el otro tienen la misma denominación en
lengua egipcia, es decir, seb.

Dejemos de lado, ahora, el enigmático monstruo-dios Huwawa y volvamos al


épico de Gilgamesh con otro objetivo. Pero observemos la opinión de Kramer
en su ensayo "The Epic of Gilgamesh and It's Sumerian Sources" (La épica
de Gilgamesh y sus orígenes sumerios) de que el poema circulaba
sustancialmente en la forma hoy conocida, ya en la primera mitad del
segundo milenio a.C.

Es necesario recordar que, en un antiguo fragmento sumerio, la madre

140
de Gilgamesh era la diosa Ninsun "que está versada en todo conocimiento" y
sobre sus rodillas él quería sentarse (como Hórus sobre la rodilla de Isis. En
la Tabuleta I, se lee:

Gilgamesh se levantó entonces del lecho


Y revelando sus sueños a la madre, habló:
Madre, vi en sueños la noche pasada
Que había estrellas en el cielo.
Y una estrella descendió sobre mí,
Como la esencia de Anu, el Dios del Firmamento,
Cuando intenté levantarla, sentí que era muy pesada,
Intenté alejarla, pero ella no podía ser movida.
La tierra de Uruk estaba a su alrededor,
La tierra se colocó a su espalda.
Todos se comprimian para llegar a ella,
Todos los nobles también la rodearon,
Todos mis amigos besaron sus pies.
Fui atraído hacia ella, como a una mujer,
Y me arrojé a sus pies.
Pero la señora me dijo que era una igual.

Hay otra versión de este fragmento al principio de la Tableta II, en la Primera


versión babilónica, anterior a la versión asiria citada, y preserva más el
significado original:

Entonces Gilgamesh se levantó del lecho


Y revelando sus sueños para la madre, habló:
"Madre, era noche
Y alegre yo caminaba en compañía de los nobles.
Las estrellas se reunían en los cielos.
La estrella-esencia de Anu bajó en mi dirección.
¡Intenté levantarla, pero era demasiado pesada para mí!
¡Intenté alejarla, pero ella no podía ser movida!
La tierra de Uruk estaba a su alrededor,
La tierra se puso a su espalda.
Todos los nobles la rodearon.
Y besaron sus pies.
Cuando su yugo me presionó la frente,
Yo lo alejé y los otros me ampararon,
Yo la arranqué y la traje para ti.

141
Kramer hace la traducción de las dos versiones de forma un poco diferente.
Una de las diferencias más importantes se produce en traducción que Heidel
(otro estudioso moderno), que lo precedió, interpretó como "el huésped del
cielo". "'Kramer traduce" An "no como "cielo", sino como An (o Anu), el dios
padre de los Anunnakis. Y a La palabra, interpretada por Heidel como
"huésped", es comentada por él en una nota de pie de considerable
extensión:

En cuanto a ki-sir, hay muchas acepciones posibles. Además, el significado


adoptado para ese pasaje ("el ki-sir de Ninurta", anterior a nuestro pasje
debe también ser aplicado al ... dios de la guerra Ninurta, y al dios-cielo Anu,
Enkidu y a cualquier cosa que descienda de los cielos. La hipótesis común,
de que en estos pasajes tal vez el autor haya utilizado el mismo término en
más de un sentido, es insatisfactoria.

En la edición anterior, intenté justificar la traducción de kisru como "vasallo"


en los distintos pasajes en cuestión. Ahora retiro esa sugerencia. El sentido
correcto, creo, es indicado por el uso del término en contextos médicos como
"concentración, esencia".

"Esencia", o un matiz de ese término, puede muy bien ser aplicado a


divinidades o a misiles venidos del cielo. Nuestro poeta tenía en mente, sin
duda alguna alguna alusión específica, pero el significado general parece
bastante claro.

Kramer interpreta, entonces, "el huésped del cielo" como la "esencia" de An.
"Él dice:" Como la esencia de Anu, ella desciende sobre mí ". Añade otra
nota al pie para comentar la palabra "ella" en esta sentencia: "La esencia de
las estrellas?".

Kramer también modificó las últimas líneas de la primera versión:


[Yo] me sentí atraído hacia ella, como si fuera una mujer.
Y me puse a [sus] pies,
Porque quería discutir conmigo.

Aquí, el énfasis en "atraído hacia ella" puede ser importante. lo que sigue:

[La sabia madre de Gilgamesh, que] es versada en todo conocimiento Dice a


su señor;
[La sabia Ninsun], que es versada en todo conocimiento,

142
Dice a Gilgamesh:
Tu rival, — la estrella del cielo,
Que descendió sobre ti como [la esencia de Anu];
[Que has buscado levantar], era muy fuerte para ti;
[Que intentaste rechazar], pero fuiste incapaz de moverla;
[Tú la depositaste] a mis pies,
[Porque deseo] disputarla contigo;
Fuiste atraído por ella como si fuera una mujer —

Examinemos, una vez más, la parte de la segunda versión, esta vez en la


traducción de Kramer:

"Madre mia, era noche


Y alegre yo caminaba
Junto con los nobles.

Las estrellas surgieron en los cielos.


La esencia de Anu bajó en mi dirección.
Traté de apartarla; era demasiado pesada para mí.
He intentado moverla; pero no la pude mover!

Vale la pena observar en todos los ángulos todo lo que se examinó aquí, en
las traducciones de cada versión, pues ayuda a abarcar todas las
posibilidades de significado. Es clara la referencia a una estrella ligada "a la
esencia de Anu" que "lo atrae hacia ella", y se encuentra en el área de los
(cincuenta) héroes — y es superpesada.
Así, se puede ver que, en Sumeria, están presentes los dos conceptos de la
estrella pesada (posteriormente ahí Wazn) y el tema de los "cincuenta"
asociado de alguna forma a aquella estrella. parece familiar?

En la Tablilla VI del Enuma Elish, se lee acerca de los Anunnakis y de algo


llamado "Estrella del Arco", un hermano, y que también se encuentra en su
medio, asentado en las regiones celestial. Esta Estrella del Arco también es
hija de Anu, que se se levanta en el centro. (Recordemos la "esencia de
Anu".) Aparentemente, se hace referencia a Sirio. Recuerde a la persona
diosa Sati (o Satis) con su arco, una de las tres diosas (la segunda es Sotis y
la tercera, Anukis) que navegan en el barco celeste de Sotis (Sirius) y
también de las otras conexiones entre el arco y Sirius, incluso en China. (En
este caso, es necesario consultar Hamlet MUI donde se encuentran muchos
ejemplos.) A continuación,

143
una referencia especial a las tres diosas, referidas por Neugebauer como
versiones de Sotis ("La diosa Satis, que a ejemplo de su madre La
compañera Anukis casi nunca es considerada una constelación distinta, pero
asociada de Sotis"), observe el énfasis sobre los tres nombres de la estrella,
pero sólo una es la "Estrella del Arco":

Los cincuenta grandes dioses ocuparon sus asientos.


Los siete dioses del destino determinaron los trescientos [en el cielo].
Enlil levantó el arco, su arma, y lo depositó delante de él.
Los dioses, sus padres, vieron la trampa que él había preparado.
Y viendo el arco, notaron su forma hábil,
Alabaron a sus padres este trabajo.
Levantándose, Anu habló a la asamblea de los dioses.
Besando el arco: "¡Ésta es mi hija!"
De los nombres que siguen:
El primero es Madera Larga, el segundo es [....];
Su tercer nombre es Estrella del Arco, en el cielo donde la hice brillar.
Y le determinó un lugar, donde los dioses, sus hermanos,

Una nota al pie dice, sobre la palabra "sus", en la última línea:


"Se refiere al Arco, indicado por el prefijo posesivo femenino en la línea 94 ".
(En la lengua egipcia, la palabra Sept, que es el nombre de la estrella Sirius,

también tiene el significado de "una especie de madera", sin embargo, se


reserva a las conjeturas si sería o no una madera larga.) Continuemos:

Al haber decretado el destino del Arco,


Y colocado ante los dioses el elevado trono real,
Se sentó en la Asamblea de los dioses.

La frase "la Asamblea de los dioses" invariablemente se refiere a la


asamblea de los cincuenta Anunnakis asentados. La afirmación es muy
clara, como se ve, que esta "Estrella del Arco" — la hija de An — fue por él
colocada en un alto trono real en medio de los cincuenta Anunnakis. En
Egipto, Isis y Sotis también son representadas asentadas en un trono real,
blanco, en los cielos — ella también era la hija del dios cielo. Recuerde que
el proceso Jeroglifo de Ast (o Isis) es un trono. Y el jeroglífico para el marido,
Asar (o Osiris), es un trono sobre un ojo.
Antes de continuar, verifiquemos quiénes son "los cincuenta dioses del

144
destino". A menudo, se los conoce como los siete Anunnakis del inframundo.
Y, como se verá, tienen vínculos con la cuestión de Sirio. Pero esta función
de los Anunnakis resalta el anonimato total del término "Anunnaki". Ninguno
de los siete dioses Anunnakis se identifica como un dios distinto. Siempre
son "los siete" dioses del submundo que determinar el destino. Los
Anunnakis estrictamente celestiales son también conocidos como los Igigis
(cuyo significado preciso es desconocido). Ningún sumerólogo explicó todo
esto de manera satisfactoria. Es terriblemente impreciso y confuso — a
menos que se tenga una estructura para llenar las lagunas de manera
adecuada, trazando perfiles que sean aceptados como una explicación
plausible y empírica.

Procuremos ahora reflexionar sobre o que sabidamente está relacionado a


los Anunnakis celestiales y Sirius, y que también se encuadra en la noción de
los siete dioses Anunnakis que vivían en el país del bajo mundo. Es
necesario recordar que, tanto en la Sumeria como en Egipto, cada dios
significativo, en términos astronómicos, posee su período de diez días o
"semana". Si multiplicamos siete (dioses) veces diez días, el resultado será
setenta días. ¿hay alguna base para que esa extensión de tiempo sea tan
significativa para el submundo en Sumeria y en Egipto?

Parker y Neugebauer dicen: "Aquí está claro que Sirius (Sotis) concede un
patrón a todas las otras estrellas-decanos. En términos astronómicos, Sirio
era el fundamento de todo el sistema religioso egipcio. Sus movimientos
celestes determinaban el calendario egipcio, conocido como el Calendario
Sótico. Su nacimiento helíaco marcaba el comienzo del año egipcio y
coincidía aproximadamente con la inundación del Nilo. (Plutarco dice que el
el propio Nilo era a veces llamado de Sirio). Este nacimiento helíaco era la
ocasión de una importante fiesta. Puede imaginarse una especie de Año
Nuevo con Pascua. El nacimiento helíaco era el momento en que Sirio, una
vez más, se convertía visible en el cielo después de un período de setenta
días en que no podía ser vista, cuando, supuestamente, se convirtió en un
ser habitante del Duat, o submundo. Un vínculo posterior con el anubis en
este aspecto, ya que este dios es considerado el embalsamador de Sotis en
sus setenta días en el Duat. Se creía que una momia embalsamada volviera
a la vida. Y es lo que acontece con la momia de Sotis. Ella renace en el
momento de su nacimiento helíaco.

145
Parker y Neugebauer también dicen: "Durante todo el tiempo de su
purificación (Sotis, la estrella) era considerada muerta y sólo al surgir de
nuevo del Duat, una vez más se considera viva".

Los egipcios se apegaban obstinadamente a los setenta días tradicionales


como un prototipo de la experiencia de inframundo, a pesar de su
inconveniencia y, como ya vimos: "Sirio concede un patrón para todas las
demás estrellas-decanos". De hecho esa fue una práctica durante toda la
historia, pues un período de setenta días, precisamente, estaba dedicado al
embalsamamiento de una momia humana — a ejemplo de Sirio. Incluso
durante el año período esolomaico tardío, el proceso de embalsamamiento
invariablemente duraba los exactos setenta días.

¡Encontramos, así, la explicación para los siete Anunnakis del bajo mundo!
Es interesante notar que, en México, antes de la la conquista española, se
consideraba que el submundo tenía siete cuevas.

Vale la pena notar también la saga sumeria Eíana, sobre el legendario rey
Etana. Él fue un antiguo soberano sumerio, un rey-pastor, de la que se decía
haber gobernado por 1560 años. Supuestamente, Etana vivió al principio del
tercer milenio a.C., poco después de la Gran Inundación, o Diluvio. Él tuvo
que ascender a los cielos, ¡pues necesitaba recibir un tratamiento para la
infertilidad! El resultado de este tratamiento fue ser capaz de engendrar un
hijo y un heredero, al regresar a la tierra. Esta historia menciona "Los Siete
divinos" y los describe específicamente como Igigi. Eso enfatiza un aparente
intercambio entre términos Igigi y Anunnaki.

En la misma historia, "los grandes Anunnakis" son así descritos: "Ellos, los
creadores de las regiones, establecieron los fundamentos".
En el "Descenso de Ishtar al Submundo" (un largo poema remanente tanto
en la lengua sumeria como en la acadiana), los Los Anunnakis se describen
como los que se han producido (son como si fueran animales empapados
salidos de un armario, y exhibidos en una competencia de taxidermistas) y
que se asientan en tronos de oro. Una vez más, surge el concepto de trono.
Aparentemente, los Anunnakis no hacen nada más que se asientan y son
simbólicos.

Los pequeños y bondadosos Anunnakis, como los poodles, se sientan y


sonríen a Anu. Nunca se les concede una personalidad, pobres

146
camaradas. Podría también mencionar que, en esa historia, el submundo se
describe como un lugar con siete puertas que conduce a siete salas (o
cuevas) sucesivas. Obviamente, el período de setenta días en que Sirio
permanecía "en el submundo" llevó a los egipcios a la quiebra de los setenta
días en diez semanas, teniendo cada uno un dios, en total de siete. Pero tal
vez, a esos siete días en el inframundo no se le asignaron personalidades
para no provocar distracción sobre las cualidades personales, depreciando el
significado puramente numérica del concepto. Y, por supuesto, las siete
salas de los siete dioses son sucesivos, conduciendo de "semana" en
"semana" hasta nacer de nuevo Sirio. Así, vemos otro eslabón esencial entre
los antiguos conceptos sumerios y los conceptos egipcios.

En los períodos tardíos, el dios Marduk usurpó de todos los demás dioses de
Babilonia la posición central en el panteón. (Marduk era uno dios semítico de
los babilonios, y no un dios sumerio. su ascendencia es el resultado de la
mezcla de culturas). El Enuma Elish es una amplia descripción de este
proceso, siendo básicamente escrito para Marduk, hablando de sus honores.
Esta fue realmente una innovación, una efectiva centralización de poder. "El
pueblo de cabeza negra", una referencia que los sumerios normalmente se
hacen a sí mismos en sus escritos (cuando el contexto es lo suficiente
religioso, ellos humildemente se llaman a sí mismos "obscurecidos"; y
también es interesante notar que los egipcios eran conocidos por los griegos
como "los melampodos" o "el pueblo de los pies negros"), lo que, por
supuesto, no da a lugar a la elevación de Marduk al poder una aclamación
unánime. De muchas maneras, el Enuma Elish es un tratado de ostensiva
propaganda sobre Marduk, en el intento de convertir, o de denunciar a las
personas.

Vemos, a continuación, de que su autor intenta persuadirlos:

Que su soberanía no sea sobrepujada por rival alguno.


Y él puede conducir a las cabezas negras, a sus criaturas.
Que hasta el fin de los días, sin olvidar, lo aclamen en sus
caminos.

En este pasaje, sin embargo, se observa un abordaje autoritario,


en que se disuelve la dulce sonrisa:

Que ordene a los cabezas negras que lo reverencien.

147
Pero en el momento siguiente, el compromiso reaparece en la forma de una
tolerancia burlonamente:

¡Sin falta, que apoyen a sus dioses!


Mejoren sus tierras, alzen sus santuarios,
Que el pueblo de las cabezas negras sirva a sus dioses.

En otras palabras, el autor se desespera y se deja tomar por la ira. Pues ya


en el siguiente trecho, las palabras indican el sentimiento:

"No los necesitamos, seguiremos solos":


En cuanto a nosotros, sea cuales sean los nombres a ser proferidos, él es
¡nuestro dios!
¡Proclamemos entonces sus cincuenta nombres!

En otras palabras, los defensores de Marduk creían que la mejor manera de


glorificar a su dios era asignándole cincuenta nombres. Así, de todos modos,
él sería omnipotente.

Así como Marukka, Marduk "alegra el corazón de los Anunnakis, "apacigue


sus [espíritus]." Los cincuenta nombres le son atribuidos, junto con breves
comentarios subsiguientes. En una nota de "Speap dice, de manera
reveladora:" El texto investiga la situación etimología de los nombres según
fueron popularizados por la Biblia; las etimologías, virtualmente asociadas a
cada nombre de una larga lista, pretenden ser cabalísticas y simbólicas, en
lugar de estrictamente lingüísticas, aunque algunas veces suenen de forma
lingüística".
Terminando la lista, entonces se lee en el texto:

Con el título de "Cincuenta", los grandes dioses


Proclamaron el que tiene cincuenta nombres y le
prepararon el camino supremo.

Esta nota final añade un énfasis especial tanto a la importancia del dios
supremo que recibe el título "cincuenta" como a la asignación de cincuenta
nombres.

Entre los cincuenta nombres atribuidos al dios, hay un grupo de particular


interés. Son ellos: Asaru, Asarualim, Asarualimnunna y el grupo de los tres
centrados en el nombre similar Asaruludu (siendo los

148
otros dos Namtillaku y Namru). Tengo mis sospechas de que estos nombres
estén ligados al Asar (Osiris) egipcio. ya vimos que Na, de Egipto, era
conocido en Sumeria no sólo como An, sino también como Anu, ganando un
"u" final. Por lo tanto, no es tan absurdo ver en el término Asaru la forma
sumeria de Asar, más el mismo "u" final. No obstante, los propios egipcios
también tenían un Asaru, o más precisamente, Asaruu, descrito por Wallis
Budge como "una forma de Osiris venerada en el bajo Egipto.

Como Asaru, en Sumeria, corresponde a Asar-uu, en Egipto, ¿que decir


entonces del Asaruludu sumerio?. En la lengua egipcia, un Osiris vegetativo
sería conocido como Asar-rutu, pero el "r" y el "t" finales son totalmente
intercambiables (un lugar común en la lingüística y los contemporáneos
chinos hacen lo mismo cuando hablan inglés) y representados por un mismo
jeroglifo. Por lo tanto, Asarrutu podría muy bien ser Asar-luto y el "t" lingual, a
diferencia del "f 'dental, es pronunciado de manera muy similar a la "d",
siendo un sonido más suave. Si se efectúa la mera transliteración, tendremos
Asar-ludu, cuyo significado es: "Osiris de las plantas cultivadas". Y de hecho,
en el texto sumerio, encontramos la descripción de Asaru como el "donante
del cultivo ... creador del grano y de las hierbas, que hace brotar la
vegetación".

Después de uno de los nombres de Asaru, conferidos a Marduk, en el


Enuma Elish, se comprueba que su decimotercero nombre es Tutu. Ahora,
Tutu es el nombre de un dios egipcio. Wallis Budge lo describe como "un
dios-león, hijo de Neith". (Wallis Budge dice que Neith "era una de las más
antiguas diosas de Egipto. Era la diosa de la caza y del tejer, pero era
identificada con muchas otras diosas, como Ísis, Meh-urt, y también sus
atributos le eran designados"). Existe hasta un precedente egipcio del uso de
Tutu, siendo entonces uno de los nombres de un dios con muchas
denominaciones. El monstruo egipcio de las tinieblas, Apep, "poseía muchos
nombres; para destruirlo era necesario lanzar una maldición a cada uno de
los nombres por los que era conocido. Para asegurar que se hizo realmente,
el Papiro de Nesi-Amsu añade una lista de tales nombres y, por ser tales
nombres el fundamento de muchos nombres mágicos encontrados en
papiros posteriores, ellos se enumeran ...". Y uno de ellos es Tutu.
Ciertamente esa preocupación casi idéntica con la necesidad de enumerar
cada uno uno de los nombres mágicos de un dios, en los dos países, debe
tener orígenes comunes — especialmente porque el nombre Tutu está en las

149
listas de ambos pueblos.

Es importante examinar mejor al dios egipcio Tutu. En la traducción de


Heidel del Enuma Elish, es conferido el antiguo epíteto sumerio namshub a
Asaruludu, en oposición a la forma babilonia tardía namru — ambos con el
significado de "brillante" y, en el texto, con la explicación adicional: "El dios
brillante que ilumina nuestro camino". En la nota a pie de página, Heidel
explica: Aquí, los poetas parecen estar jugando con el término shuba,
correspondiente a las palabras babilonias, ebbu, ellu y namru, todas con el
significado de "Brillante". Pero lo más interesante es que la palabra egipcia
shu significa "brillante" y también describe al dios-sol — de hecho, un "Dios
brillante que ilumina nuestro camino". Vemos entonces que shu, en egipcio,
significa lo mismo que shuba, en sumerio.
Ambos se emplean también en una descripción del sol. Y el el término
sumerio shuba se refiere a Asarluhi, siendo posible observar aún el hecho
sorprendente de que el dios Tutu es, según Wallis Budge, "una forma del
dios Shu, cuyo símbolo era un león en su marcha".

Así, a medida que los datos se examinan, se descubre una combinación


cada vez más compleja de los patrones comunes a Egipto y la antigua
Sumeria, en términos lingüísticos y también integrantes de la religión-
astronomica. En adelante, en este libro, llegaremos a un un significativo
punto culminante, como se demostrará.

Posdata
El tema mitológico de los "cincuenta" es muy amplio; Wilhelm Roscher llegó
a escribir acerca de un libro titulado Die Zahl 50 in Mythus, Kultus, Epos und
Taktik der Hellenen und Anderer Voelker Besonders der Semiten (El Número
50 en Mito, Culto, Épico y tácticas de los griegos y otros pueblos, en
particular los Semitas). En su erudita investigación, Roscher discute las
cincuenta hijas de Danaos (las danaidas), los cincuenta hijos de Egipto, los
cincuenta argonautas, las cincuenta hijas de Nereus, los varios monstruos de
cincuenta cabezas, de cincuenta brazos o de cien cabezas y cien brazos, las
cincuenta hijas de Téspios, los cincuenta hijos de Orión, los cincuenta hijos
de Príamo, los cincuenta hijos de Licaón, los cincuenta hijos de Palas, las
cincuenta hijas de Endimion, las cincuenta cabezas de la Hidra, las cincuenta
cabezas de Cérbero, las cincuenta cabezas de Tífón, las cincuenta vacas
robadas de Hermes por Apolo, y así por sólo mencionar algunos ejemplos.
Los

150
libros de Roscher sólo llegaron a mi conocimiento poco antes de la
publicación original de este libro, y no tuve tiempo hábil para ampliar mi
relato sobre el significado de los "cincuenta", con el apoyo de ese extenso
material. Esta reimpresión fue tan repentina que, repito, no tuve la
oportunidad de hacer justicia a la información de Roscher o la muchas otras
cuestiones. Sin embargo, llamo la atención, en particular, a una sección de
Roscher sobre los cincuenta hijos de Orión, por ser Órone la constelación
compañera de Sirio y en Egipto era identificada con Osiris.

Finalmente, el punto principal sobre la constelación de Orión es ser la


compañera visible de Sirio y, como tal, era sustituta y representante de la
compañera invisible, Sirio B. Por lo tanto, es de extrema importancia para
localizar una evidencia antigua de la afirmación de que "Orión tenía
cincuenta hijos", por ser evidente el reconocimiento de lo antiguo que es este
aspecto de "cincuenta" compañeras visibles de Sirio, así como de su
compañera invisible, cuya órbita se completa en cincuenta años.
Es importante no perder de vista que la importancia de Orión está en ser el
sustituto de una contraparte invisible. Por lo tanto, éste es un significado,
derivado y no intrínseco. Entre las estrellas, Sirio B era representada como la
sustituta visible de Orión y, en el sistema solar, su representación se daba
por un "sustituto local", el planeta Mercúrio.

"El Rito Negro" se refiere a algo denominado "Noche", aparentemente un


objeto en movimiento en los cielos junto a los "otros misterios en torno del
cual el cielo se mueve, con movimientos y períodos de tiempo ordenados.
"Ella tiene menos luz que el sol y "teje una tela con la rápida luz".

Resumen
Sirio B se mueve en el cielo con movimientos y períodos ordenados, tiene
menos luz que nuestro sol y teje claramente una tela con su movimiento
rápido, considerando que completa su órbita en tomo de Sirius A en tiempo
mucho menor que los planetas Urano, Neptuno y Plutón en su órbita
alrededor de nuestro sol.

"Noche", por lo tanto, puede ser una referencia a Sirio B, tanto como puede
ser al "Osiris negro" y a la "invisible Néftis".

En los tiempos realmente remotos, los conceptos básicos de las astronomías


egipcias y la sumeria eran idénticas. Más tarde surgieron

151
muchas diferencias. Los expertos en astronomía antigua tienden a no prestar
atención a los tiempos más antiguos; en consecuencia, las semejanzas entre
las dos culturas, en esa área específica, generalmente no son observadas.

En Egipto y en Sumeria (Babilonia), había sistemas idénticos de división del


calendario anual en doce meses, compuesto de tres semanas con una
duración de diez días. Cada semana se asociaban a una constelación del
cielo nocturno (que, en lenguaje moderno, puede describir como "una
especie de zodiaco"). Treinta y seis de esas semanas totalizan sólo 360 días,
es decir, menos de un año; así se llegó al año de 365 días sumándose, al
final, cinco días complementarios, o epagómenos.

Los sistemas idénticos de tal complejidad, en esas dos culturas, significan


que la relación entre Egipto y Sumeria debe ser más explorada.

En Sumeria, los "cincuenta grandes dioses", llamados Anunnakis, eran


anónimos como individuos, y solamente eran mencionados como "los
cincuenta grandes dioses", con énfasis en su número. Eran literalmente
restringidos al nivel de una cifra numerológica. eran continuamente
invocados y tenían importancia — pero nunca hicieron nada mas que
sentarse en tronos y "ser cincuenta". En una antigua historia sumeria, que
trata de su héroe épico Gilgamesh, éste se encuentra, en sus aventuras, en
la compañía de cincuenta héroes, lo que hace recordar los cincuenta
argonautas que acompañaban a Jasón. "Sus dientes eran los dientes del
dragón ", nos dijeron — a ejemplo de Jasón que sembraba dientes de
dragón. Y Gilgamesh también toca el suelo con los dientes (acto del cual
poco se puede deducir, ya que el pasaje es oscuro y, en realidad, puede
estar sembrando sus dientes). Cada uno de esos compañeros heroicos trae
consigo un árbol derribado especialmente para la jornada — y el único
propósito razonable para llevar consigo un árbol es para utilizarlo como
remo, principalmente si se asocian a un barco. Una vez más, como los
argonautas. Así, al parecer, descubrimos una historia del Oriente Próximo
que dio origen a los argonautas, surgida entre los griegos hace 2 mil años o
incluso más tarde.

Anubis, que hoy nos es familiar como proveniente de Egipto, era identificado
por los griegos con su propio dios Hermes (conocido en latín como Mercurio).
En el mito griego, fue Hermes quien originalmente

152
transformó el vellocino de una oveja en el Vellocino de Oro. El mismo
Vellocino de Oro que Jasón y los argonautas buscaban, y tuvieron éxito,
pues de él se apoderaron, llevándolo consigo.

En la antigua saga sumeria de Gilgamesh, el héroe y sus cincuenta proto-


argonautas tenían algún vínculo con la embarcación (el texto está
lamentablemente fragmentado), llamado "barco de "Magan" Hay que
recordar que Magan es el nombre de Egipto en Sumeria. Por lo tanto, el
barco está vinculado a Egipto.

Todos los argonautas griegos estaban conectados entre sí y eran individuos


más o menos anónimos — a ejemplo de los "cincuenta" héroes "sumerios
antiguos, compañeros de Gilgamesh, y de los "cincuenta grandes dioses"
conocidos como Anunnakis.
El arca griega de Deucalión, después del Diluvio, se posó en Dodona, lugar
donde Argos recibió su viga de orientación de madera de roble. El arca y el
Argos aparentemente recibieron su pieza de orientación. El arca y el Argos
se vinculaban también de otras maneras.
El profesor Cyrus Gordon escribió un libro importante sobre los orígenes
comunes de las culturas griega y hebrea a partir del medio egipcio-sumerio
del mundo cosmopolita del antiguo Mediterráneo.
Los "cincuenta grandes dioses" de Sumeria, los Anunnakis, invariablemente,
se presentan sentados. Los remeros sagrados o argonautas,
invariablemente, están sentados, mientras se remontan. "Los cincuenta
asentados" y "los cincuenta que se sientan y reman" parecen ser un tema.

El otro elemento, al lado de los ojos, en el jeroglifo del nombre de Osiris, está
en el trono, que es también el jeroglifo de Isis. El trono es un asiento divino.
Con frecuencia, los sumerios entonaban cantos sobre los Anunnakis diciendo
que "ellos estaban asentados en sus tronos", o algunas veces, para
dramatizar un poco más, "los cincuenta grandes dioses tomaban sus
asientos". (Por supuesto, sin embargo, ellos no hacían nada).

El Anubis egipcio (Anpu) era un dios "de la colina". La esposa del hombre
dios sumerio Anu era una diosa "de la colina".
La forma más antigua de la palabra sumeria para colina, hursagga, puede
haber derivado de Heru-sa-agga, término egipcio en el que "agga" se refiere
a Anubis (que era de la colina). Hay muchas otras similitudes entre palabras
y nombres en Egipto y en Sumeria.

153
En la épica de Gilgamesh, se describe un sueño de Gilgamesh en que
encuentra una estrella pesada que no puede ser removida, a pesar del
inmenso esfuerzo. Esta estrella desciende del cielo y se posa sobre él, y se
dice que está ligada a Anu (que es el dios del cielo). Por lo tanto,
encontramos el concepto de "estrella pesada" en Babilonia mucho antes de
la existencia de los árabes y de tener su estrella en la constelación del Gran
Perro [¿Perro Mayor?] (y la otra en Argos) llamada "Peso" y descrita como
"la estrella pesada".

Gilgamesh es atraído irresistiblemente hacia esa estrella pesada y, de la


manera como se describe, parece sugerir una especie de atracción
gravitatoria (para aquellos, por supuesto, que están conscientes de que una
"estrella pesada", como Sirio B, posee inmensa fuerza gravitacional, además
de ser "pesada").

La épica de Gilgamesh se refiere "a la esencia de Anu" poseída por la


estrella. La palabra que representa "esencia" se utiliza en los contextos
médicos para referirse a la "concentración, esencia" - ¿una insinuación de
materia superdensa? Esta "esencia de estrella concentrada de Anu",
además, era demasiado pesada para que, en su sueño, Gilgamesh pudiera
levantarla.

Se debe recordar que Gilgamesh tenía sus cincuenta compañeros en las


versiones antiguas de la Épica (ellos fueron descartados posteriormente en
los tiempos babilonios). Por esta razón, es que encontramos en Gilgamesh:

(a) Cincuenta compañeros anónimos aparentemente importantes,


pero sólo como elemento numerológico, en la historia y, posteriormente,
siendo considerados inútiles, se eliminaron.
(b) Una estrella superpesada ligada a An (también un nombre egipcio
de Osiris, marido de Isis, identificado con Sirio).
(c) Una descripción de la estrella que se compone de una "esencia
concentrada" y poseedora de extremos poderes de atracción, de los cuales
se habla como si se sugeriera una atracción gravitacional.

Estos elementos comprenden casi una descripción completa de Sirio B: una


estrella superpesada con gran poder gravitacional y constituida por materia
superdensa concentrada ("esencia"), siendo el número cincuenta asociado a
ella (¿para describir su período orbital?) — y ligada a An (Anu), que
sabidamente está vinculado a Egipto (y el "barco

154
de Magan" de Gilgamesh parece egipcio) y la Sirius.

Capítulo Cinco

Las Maquetas del Infierno

Una vez establecido que Sirio es la Estrella Perro, examinemos ahora la


diosa sumeria Bau con cabeza de perro. Según Thorkild Jacobsen,
importante asiriologo, "Bau parece haber sido originalmente la diosa-perro y
su nombre, sería la imitación del ladrido del perro, así como "Bau-au" en
portugués. Bau era también hija de An. Tenemos entonces la diosa-perro
como hija de An, mientras que en Egipto el propio Anpu (Anubis) era el dios-
perro. Estando An ligado a Sirio, no nos sorprendió que en Sumeria, la hija
era la diosa-perro. Sin embargo, Sirio, como la Estrella del Perro, era una
tradición considerada inexistente en la Sumeria anteriormente.

Así como los cincuenta Anunnakis, Bau también es hija de An, por lo que no
es necesario mucho esfuerzo para darse cuenta de que es un remanente
(pues es una diosa antigua que se ha desvanecido en la oscuridad en
períodos posteriores) del concepto equivalente de la diosa Ísis estrella-perro
como Sotis. Es interesante notar que tiene cabeza de perro. Anubis tampoco
era enteramente un chacal, o un perro, simplemente tenía la cabeza de perro
o de chacal.

El esposo de Bau, Ninurta, era hijo de Enlil. A ejemplo de Marduk, que


usurpó la posición de dios principal en la época anterior, también Enlil usurpó
de An esa posición. (Es una situación análoga a la de la mitología griega, en
la que Cronos usurpa la posición de Urano, siendo, a su vez, depuesto por
Zeus). Existe un interesante himno de 170 versos dedicado a Enlil, que
describe una morada estelar para el dios. La "mirada levantada" o la "luz en
las alturas", explorando y buscando las tierras, recuerda el concepto dogon
del rayo de Digitaria que una vez al año barre la Tierra. en En cualquier caso,
una "luz elevada" que busca y explora es, definitivamente, un rayo o rayos
luminosos y, por sí solo, es un concepto interesante que los sumerios hasta
situaron en el domicilio celestial. De antemano, debo resaltar al lector que el
lápiz-

155
lazúli era considerado por los sumerios la representación del cielo nocturno.
En este sentido, hay partes significativas del himno:

Enlil, cuyo mando es de largo alcance, cuya palabra es sagrada.


Señor del pronunciamiento inmutable, él decreta los destinos para
todo el siempre,
Su mirada se eleva, explorando las tierras.
Su luz sonda de las alturas los corazones, en todas las naciones,
Enlil, está asentado en la blanca plataforma, en la plataforma de las
alturas

La plataforma blanca y alta de Sotis-sirio es un concepto Egipcio. Es Ast


(Isis). Es también Asar (Osiris), con el acrecimiento de un ojo jeroglífico. Más
adelante, en este himno de la Sumeria, encontramos el templo de la ciudad
de Nippur y, en comparación:

Nippur — el santuario, morada del padre, la "gran montaña",


La plataforma de la abundancia, el Ekur que asciende ...,
La montaña elevada, el lugar puro ...,
Su soberano, la "gran montaña", el Padre Enlil,
Tiene su asiento establecido sobre la plataforma de Ekur, en el
santuario de las alturas;
El templo — sus leyes divinas, así como el firmamento, no
pueden ser violados.
Sus ritos puros, así como la tierra, no pueden ser sacudidos,
Sus leyes divinas son como las divinas leyes del abismo, nadie las
puede evaluar.
Su "corazón" es como un santuario distante, tan desconocido
como el zenit celeste ...

Y además:

El Ekur, la mansión de lápiz-lazúli, su morada en las alturas, inspira


temor
Su temor y veneración están cerca del cielo.
Su sombra se extiende sobre todas las tierras
Su elevación alcanza el corazón del firmamento.

Estas menciones al aspecto de lápiz-lazúli de la morada de Enlil, que alcanza


el corazón del firmamento, dejan claro que no se trata simplemente de una
descripción solar. No es del sol que se habla, sino

156
claramente de una dirección estelar. Por lo tanto, las referencias al rayo, o
rayos, son aún más curiosas, pues no se refieren a la luz solar, como se
pensaba en una lectura superficial del texto. Continuando:

En el Cielo — él es su soberano; en la tierra — él es un poderoso,


Oh Anunnakis — es él vuestro exaltado dios;
Cuando, en su terrible majestad, decreta los destinos,
Ningún dios se atreve a contemplar su cara.

En esta sección, Enlil es llamado el exaltado dios de los


Anunnakis (en otro texto, su hijo Enki, o Ea, se jacta por ser él "su defensor"
y líder.) En este pasaje, también se le confiere a Enlil el poder de decretar los
destinos, lo que por tradición corresponde a los Anunnaki. En la cuarta línea,
de abajo hacia arriba, "cielo" es An y "tierra" es Ki, An y Ki estaban casados.
La composición an-ki es una designación sumeria de "cielo-tierra", además
de ser la palabra que significa "Universo". Se observa la similitud entre an-ki
y el nombre de la diosa egipcia Anukis, identificada con Sotis-Sirius. Además,
es claro, de la semejanza con la palabra Anunnaki.

En el pasaje anterior, encontramos las descripciones de Enlil, el padrastro de


la diosa con cabeza de perro que intentamos identificar con Sirius. Y
descubrimos esos cincuenta irrefrenables Anunnakis insinuándose una vez
más. Ellos consiguen infiltrarse en todas partes, basta una oportunidad,
cuando el asunto en cuestión es Sirius.

Así, las muchas similitudes entre Sumeria y Egipto, notadas hasta ahora (y
aquellas que aún vendrán), y que nos llevaron a considerar la posibilidad de
que las dos naciones hayan mantenido algun tipo de vínculo, pueden
referirse a un paso más interesante del historiador judío del primer siglo d.C.,
Josephus, en que "los hijos de Seth" se mencionan. Muchos escritores
antiguos creían que Seth era Hermes Trismegisto.

Este hecho, de repente, puede ser incluso más importante a la luz de la


sospechosa que empieza a ser delineada en relación con la escasez de
tradición hermética sobreviviente (difamada y oscurecida por el caos del
desuso y los insignificantes co-sobrevivientes de los períodos tardíos). A
continuación, dicho pasaje:
"Los hijos de Seth" fueron los inventores de esta especie peculiar de

157
sabiduría referente a los cuerpos celestes y a su respectivo orden, y sus
invenciones no se podrían perder antes de ser suficientemente conocidas;
así, conforme a la predicción de Adán de que el mundo sería una vez
destruido por la fuerza del fuego y, una segunda vez, por la violencia y el
volumen del agua, erigieron dos pilares, uno de ladrillos, otro de piedra.

En estos pilares, describieron sus descubrimientos, y si el pilar de ladrillos


fuera destruido por la inundación, el de piedra podría permanecer exhibiendo
sus descubrimientos para la humanidad, informándola de la existencia de
otro pilar de ladrillos también erguido por ellos. Ahora bien, este pilar
permanece en la tierra de Siria o Seirad hasta el día de hoy.

Este pasaje suscita muchos comentarios. El punto principal, que salta


inmediatamente a la observación, es la existencia de un "pilar de ladrillos" en
la tierra de Siria, o en la tierra de Sumeria-Acadia-Babilonia.

¡Bien, esa es la propia tierra del ladrillo! Es la tierra del Zigurat de ladrillos o
la "gran montaña" — un pilar gigante, si se prefiere. pero ¿donde queda la
tierra de la piedra? Ahora bien, obviamente, en Egipto, la tierra de las
grandes pirámides de piedra. Esta es, por lo tanto, una descripción de dos
culturas ligadas, una que construye edificios de ladrillos y otra que construyo
edificios de piedra. En Egipto, tenemos la Gran Pirámide que, según la
convicción de muchos, contenía en su interior en su construcción básica las
proporciones y medidas indicando que se trata de una obra realizada por
hombres de una civilización muy temprana. Los grandes Zigurats de
Babilonia y sus ciudades, en estado aún más ruinoso, parecen incorporados
en su construcción, que en gran parte es profunda. ¿Habrá Josephus
preservado la tradición del vínculo entre Egipto y Sumeria y sus sus tipos de
construcción? Dice él que ese vínculo era del tipo que se define en términos
astronómicos. "Los hijos de Seth" inicialmente poseían "esa especie de
sabiduría que se refiere a los cuerpos celestes". Bueno, ya descubrimos por
nosotros mismos que los conceptos astronómicos, y astronómico-religiosos
fundamentales eran comunes a Egipto y a Sumeria, aspecto éste también
afirmado por Josephus, y más aún, nos informa lo que también el tratado The
Virgin of the World nos haría saber: que todo comenzó con Hermes
Trismesgisto — como ya descubrimos en los otros dos capítulos anteriores.
Ahora, sin embargo, iremos en busca de otras ramificaciones de Egipto

158
que se encuentran en otros lugares. Para ello, retomaremos el tema de
Argos y sus cincuenta argonautas, todos los mínias (descendientes del rey
Minías) y, comandados por Jasón (también un descendiente del rey Minías),
los cuales salieron en busca del vellocino de oro en la misteriosa isla de la
Cólquida, la cual existió realmente y era tan extraña como se pueda
imaginar. Eso porque, navegando por el Helesponto (denominación que se
debe a Hele, personaje mitológico que cayó del dorso del carnero de oro, en
ese lugar), en el Mar Negro (llamado Mar Euxino por los griegos), y siguiendo
por la costa de la actual Turquía hasta llegar a la región de la frontera con la
actual Georgia, se llega a la Cólquida. Era un lugar un tanto singular, por lo
que los griegos le atribuyeron tanta importancia. Se sitúa al pie de las
formidables Montañas del Cáucaso y, no muy lejos, se encuentra el pueblo
georgiano, montañés, que alcanza la espantosa edad de 110 años, y es
dueño de una cultura peculiar. Poco más al sur, se encuentra aquel extraño
lugar, el Monte Ararat, donde el Arca de Noé aterrizó después del Diluvio.
Indubitablemente, ésta es la más rara de las tierras y hay sido retirada desde
el mundo griego. ¿O todavía es parte de él? Mínias tenía un bisnieto llamado
Frixo. Este tenía cuatro hijos que vivían en la Cólquida, hacia donde Frixo
huyó en el dorso de un carnero de oro, con cuyo vellocino regaló después al
rey local, de quien recibió, a cambio, la bienvenida y su hija en matrimonio.
Es evidente que estos cuatro hijos de Frixo eran medio-cólquidas y
dedicaban cierta lealtad a la patria de su padre, Grecia, en el continente.

Cierto de eso, en su lecho de muerte, Frixo les pidió que lo volvieran a


Orcomenos, su tierra en Grecia, para reclamar su derecho de nacimiento.
Sus hijos estuvieron de acuerdo. El padre de Frixoe ahora el rey de
Orcomenos (tanto como Mínias lo fuera) y sus hijos tenían el mismo derecho
de reclamar tal honor y posición (sin mencionar las cuestiones materiales)
que ciertamente les correspondían. Sin embargo, sabían de las dificultades
para realizar de inmediato tal trabajo, una vez que su padre y su hermana
Hele (que había caído del dorso del carnero en el Helesponto) habían dejado
su tierra de prisa en el dorso del carnero de oro, con las bendiciones de
Hermes, y pocas habían sido las lágrimas derramadas en Orcomenos, en la
ocasión.

Así, los cuatro hijos de Frixo salieron al mar, y naufragaron, pero


afortunadamente fueron rescatados. ¿Quién los rescató? ¿Quien mas que
los argonautas que en aquel momento por allí pasaban?. De hecho, sus
primos argonautas estaban en camino de la Cólquida, con la misión

159
de recuperar el vellocino de oro. Los cuatro jóvenes camaradas no hicieron
objeción a ese plan, especialmente porque los argonautas también eran
descendientes de Minias. Además, habían perdido a algunos de sus
hombres (por ejemplo. Hércules y Hilas habían desaparecido; Hilas fue
tragado por las aguas de un torrente, por obra de una ninfa apasionada, y
Hércules, enfurecido, vagaba por Turquía llamando en vano por su nombre, y
más tarde acabó fundando ciudades y realizando varios de sus trabajos
heroicos). Por lo tanto, estos cuatro compañeros cólquidos eran exactamente
lo que necesitaban para completar sus filas.

¿Y cómo era ese lugar, la Cólquida? Tal vez, examinándolo, encontremos


algunos eslabones con Egipto. Todo parece posible en una tierra mágica
como esa.

De hecho, examinando la obra Historias de Heródoto se lee: "Es un hecho


indudable que los cólquidos son descendientes de egipcios. He observado
por mí mismo, antes de que alguien más mencione ese hecho, y ocurriendo
eso, hice algunas indagaciones en la Cólquida y en Egipto, y descubrí que
los cólquidos tenían un recuerdo más claro de los egipcios, pero no al revés.
Sin embargo, dicen los egipcios que los cólquidos eran hombres del ejército
de Sesóstris. Este Sesóstris es identificado con Ramsés II por los estudiosos
(siglo XIII a.C.), pero no de manera definitiva. continúa Herodoto:

Mi noción sobre el asunto se basaba, primero, en el hecho de tener pieles


negras y cabellos similares a la lana (pero los cabellos no son muy bastos,
como ocurre en otras naciones) y, en segundo lugar, porque los cólquidos,
los egipcios y los etíopes son las únicas razas de los tiempos antiguos que
han practicado la circuncisión. Los fenicios y sirios de Palestina admiten que
adoptaron la práctica de Egipto y los sirios, que vivieron cerca de los ríos
Termodon y Partenio, la aprendieron hace muy poco tiempo con los
cólquidos. Ninguna otra nación adopto la circuncisión y todas éstas, sin duda,
siguen el ejemplo egipcio. Yo no diría, en el caso de egipcios y etíopes, que
un pueblo haya aprendido la práctica con el otro, pues la costumbre es,
evidentemente, muy antigua; pero no tengo dudas de que otras naciones la
adoptaron en consecuencia de sus relaciones con Egipto, y en esa
convicción tengo gran apoyo en el hecho de que los fenicios, al mezclarse
con la sociedad griega, renunciaron a la costumbre egipcia, permitiendo que
sus hijos no fueran circuncidados. Y, pensando ahora

160
en este sentido, hay otro punto de similitud entre las cólquidas y egipcios:
ellos comparten un método de tejer el lino diferente del empleado por otros
pueblos; Además, hay similitudes entre sus idiomas y estilo de vida.

Por lo tanto, en el pasaje se observa una probable explicación (en realidad,


casi una certeza) de la unión de la Cólquida con la saga de los argonautas.

Sin duda, el vellocino de oro, presente por Hermes (lo que equivale a decir,
regalado por Anubis), estaba en la Cólquida. Esto es porque la Cólquida era
un país completamente egipcio. Pero en una historia griega los héroes deben
ser griegos y no egipcios, por lo tanto, todos los argonautas son de Grecia. El
anonimato familiar "de los cincuenta", observado en el caso de los Anunnakis
de Sumeria, prevalece también aquí, entre los argonautas. Varios poetas
épicos, que se ocuparon de la saga, desistieron de algunos de sus héroes
épicos. En Argonautica, el principal texto remanente, de autoría de Apolonio
de Rodas, Orfeo y Héracles (Hércules) forman parte de la tripulación del
Argos, pero Hércules se deja atrás, como vimos anteriormente. de hecho, es
evidente que Hércules fue prestado a la saga por ser "taquilla segura" y
"estrella invitada", en un desempeño con breve aparición, y el asunto no
debe ser tomado muy en serio.

Pero, continuemos con la historia y con los argonautas. Yo dije que Orfeo
había sido incluido en el elenco por un gran productor cinematográfico,
Apolonio de Rodews. Pero otro productor cinematográfico su competidor.

* La circuncisión es absolutamente fundamental en la cultura dogon, por


razones religiosas.

Ferécides, insistía en decir que Orfeo no era un argonauta.


Diodoro Sérico, gran defensor de la liberación femenina, afirmaba que
Atalanta* era una argonauta. Apolonio dice, intencionalmente, que la
superestrella Teseu, en la época, estaba en el Hades, ocupado en otra
empresa (otro compromiso), pero Estácio (que obviamente era de otro
estudio), más tarde transformó a Teseu en argonauta, de todos modos. H. W.
Parke subrayó que los los oráculos de Apolo (que preveían el futuro) fueron,
aparentemente, introducidos en la historia de los argonautas, como una
propaganda del creciente poder del Oráculo de

161
Delfos, que intentaba aplastar al oráculo de Dodona, que era el principal, y
alcanzar la supremacía a los ojos del público griego. Parke demostró que los
elementos Oculares centrales de la saga de Argos estaban en realidad
relacionados con Dodona y no a Delfos (Dodona es la que se muestra en el
mapa, en la Figura 17, más adelante en este capítulo). El oráculo de Delfos
era bastante arrogante en los siglos inmediatamente anteriores al período
clásico (que terminó con Alejandro, el Grande) y, al principio, no era más
importante que el de Dodona, pero acabó superándolo, asumiendo la
precedencia en la época de Sócrates y de los griegos clásicos. Parke
concluye diciendo que todos los elementos délficos y apolíneos en la saga de
Argos son acrecimientos de una época posterior, cuando Delfos usurpó la
supremacía de Dodona. En referencia hecha por Homero a la épica Argos,
mencionado en la Odisea (XII, 69-72) como el "celebrado Argos", esos
elementos no estaban presentes, lo que demuestra la antigüedad de la saga,
así como de Jasón y las Rocas flotantes. Es significativo que ningún otro
argonauta sea mencionado por Homero. Es evidente, por todo lo comentado
anteriormente, que los argonautas se notaron principalmente por ser en
número de cincuenta y por interrelacionarse (una manera cómoda de
anonimato — ¡eran primos!). Los los héroes helénicos importantes de la saga
se colocaron en sus posiciones por los caprichos de sucesivos poetas
épicos, para ellos conferir un color distintivo. Excepto en lo que se refiere a
Jasón, existe total desacuerdo entre todos los que se preocuparon en saber
que eran exactamente los argonautas. Y según Robert Graves, en The
Greek Myths (Los Mitos Griegos), originalmente Jasón era Hércules. Y
Hércules era originalmente Briareu (una figura más arcaica; ver más adelante
el relato más completo, págs. 235-237 y 256). Evidentemente, la respuesta
es que los argonautas no eran individuos y no pretendían serlo.

Eran en número de cincuenta, estaban interrelacionados, además por lo que


normalmente estaban sentados y navegaban en un barco mágico.
Exactamente como los Anunnakis y como los cincuenta compañeros
anónimos de ¡Gilgamesh!.

*Atalanta, una figura mitológica, gran cazadora y luchadora, de la que se


decía que sólo se casaría con el hombre que la venciera en combate.
Melanion la venció, pero usando artimañas.

** N. T .: Ciáneas o Rochedos Azules que se cerraban a la paso de los


buques.

162
En los fragmentos de Gilgamesh de los tiempos sumerios más remotos, la
embarcación mencionada es el "barco de Magan", o el barco egipcio. Se
debe recordar, además, que Sumeria se ubicaba entre Egipto y la Cólquida.

Estamos empezando a desentrañar la historia del Argos. no creo que los


niveles más remotos de esta antigua saga han sido alcanzados
anteriormente.

No sólo Heródoto, sino también Píndaro (518-438 a.C.), describe a los


cólquidos como negros. En esa IV Oda Pitiana, que en gran parte versa
sobre los argonautas, Píndaro dice (212): "Entre los Cólquidas de rostro
negro, en presencia del propio Aeetes. Por lo tanto, Píndaro confirma a
Herodoto en ese aspecto.

Todavía queda por intentar establecer una fecha. Si Herodoto está cierto, y
los cólquidos hubieran sido soldados egipcios de la época del reinado de
Sesóstris (Ramsés II), entonces es posible su ida a la Cólquida, en algún
momento, durante los años de 1301 a 1234 a.C., período estimado por John
A. Wilson como el del reinado de Ramsés II. Esta fecha se utiliza sólo como
un indicador de la antigüedad general de los orígenes de nuestros datos. Al
parecer, no existe información arqueológica referente al sitio no descubierto
de Aea, la capital de la Cólquida, ubicada en la costa del Mar Negro (junto al
río conocido como Faso, en la Antigüedad), al cruzar la frontera de Georgia,
procedente de Turquía. Sospecho que el sitio de Aea nunca ha sido
buscado. Sería ciertamente un interesante sitio para la excavación
arqueológica.

Presumiblemente ofrece una cantidad inusual de información en estilo


egipcio mezclado con los estilos armenios-caucasianos. Debe ser un lugar
extraordinariamente interesante, desde el punto de vista del arte antiguo,
siendo casi seguro que sea muy rico en metales preciosos y bellos trabajos
de metal, especialmente en oro. En adelante, en este libro, veremos que este
se encontraba cerca de un famoso centro metalúrgico de la Antigüedad. Y,
por supuesto, son posibles descubrimientos en confirmación al relato de
Herodoto.

A continuación, una descripción del lugar, para quien desee buscarlo:


"Ellos llegaron al largo estuario del río Faso, donde termina el Mar Negro ... y
luego remaron directamente hacia arriba, entrando en el poderoso río, que
arrojaba espuma a cada banco, al abrir el camino

163
para la proa del Argos. A la izquierda, se encontraba el imponente Cáucaso y
la ciudad de Aea; a la derecha, la llanura de Ares y el sagrado bosque del
dios, donde la serpiente vigilaba el vellocino, estirada sobre las frondosas
ramas de un roble. "(Otra alusión a Dodona, con el roble y el bosque.
Posteriormente se verá que esta similitud se toma extremadamente
relevante).

Volviendo a la cuestión de las fechas (teniendo también en mente la


referencia casual, y anterior, de Homero al "celebrado Argos"), se hace
necesario recordar que las mencioné cuando demostraba la naturaleza
idéntica de los sistemas astronómicos sumerio y egipcio en sus detalles
esenciales. Resalta que las tabletas babilónicas eran datadas del segundo
milenio a.C., lo que nos confiere un límite superior de tiempo en la región
sumeria. Los relojes estelares egipcios, que guardan gran semejanza con los
calendarios, ya habían sido alterados (como, por ejemplo, por la introducción
de una semana de quince días en lugar de diez días, indicando la
degeneración avanzada de las tradiciones) en Egipto en el primer milenio
a.C.

Por eso se observa que los relojes estelares egipcios no existían más en la
forma usual alrededor del primer milenio, lo que nos da una fecha límite
superior, en Egipto, situada al final del segúndo el milenio a.C., idéntica al
límite superior establecido para a Sumeria. Me siento tentado ahora a robar
una frase de los físicos, recordando al lector que esas fechas están en orden
de magnitud comparable con la fecha del reinado de Ramsés II, y asignadas,
empíricamente, para indicar el establecimiento de colonos egipcios en la
Cólquida. ¡Ciertamente, estas tres fechas no pueden ser mezcladas
accidentalmente en la toma de la misma información! No tenemos otra
opción que adoptar una fecha aproximada de 1200 a.C. como límite superior
para la diseminación (y subsecuente degeneración) de nuestros datos
relativos a Sirius en toda la zona del Mediterráneo, sea cual sea el territorio
lugar de su origen.

Puede ser relevante que esta diseminación coincida aproximadamente con el


final del dominio minóico del Mediterráneo. Desde el punto de vista de la
difusión de las tradiciones de Sirio, vincularía a lo que considero obvio: la
caída del poderío marítimo con base en Creta, cuando los egipcios y los
habitantes de Oriente Próximo no sólo tuvieron condiciones, sino que
expandieron sus propias actividades marítimas para llenar la brecha dejada

164
por la desintegración de las flotas minúsicas. (Una sugerencia alternativa,
pero improbable, es que los minoicos en fuga han difundido su cultura
cuando se establecieron en el exilio, en diferentes áreas del Mediterráneo,
después de la caída de su nación; pero creo que sólo ellos fueron la fuente
de los datos sobre Sirius).

Estoy inclinado a creer en la evidencia, cada vez mayor y acumulativa, de


que la cultura minóica recibió un golpe mortal con las erupciones del volcán
Terá. En "Minoan Civilization: Maturity y Zenith "(Civilización Minóica:
Madurez y Zenith), en el libro Cambridge Ancient History (Historia Antigua de
Cambridge), F. Matz dice: "La pacífica transferencia de poder en Creta de los
minoicos a los micénicos es difícil de explicar".

Pero no, ciertamente, si las erupciones volcánicas habían debilitado a los


minios. Las ciudades minúsicas no tenían muros. En su isla, los minoicos
confían, al parecer, en su incontestable poderío marítimo para poner a los
enemigos en apuros, exactamente como los espartanos en su ciudad sin
muros, Esparta, en la Grecia continental, confían en su incontestable poderío
terrestre para vencer a los enemigos, en los tiempos clásicos. Como la isla
de Creta sólo podía ser alcanzada por enemigos a pie y los minoicos estaban
en superioridad naval, no podían ser amenazados en casa. Las conclusiones
finales sobre el Terá son, aparentemente, que las ciudades, en aquella
pequeña isla volcánica cerca de Creta, fueron evacuadas primero por los
terremotos, algunos años antes de la erupción volcánica final que destruyó la
civilización minóica.

Herodoto, en el Libro I de su obra Historias, nos da una buena ilustración de


cuán desesperante es para el poderío terrestre desafiar el poderío marítimo,
y entonces nos muestra a los libios, marineros de agua dulce, abandonando
sus planes para construir barcos y extender sus conquistas a las islas, por
estar conscientes de que no sabían lo que estaban haciendo. Si sus flotas se
hubieran hundido en grandes olas de maremotos, después de erupciones
volcánicas, los minoicos no tendrían otra opción que llegar a un
entendimiento con los micénicos.

Cualquier otra posibilidad significaría un suicidio. Probablemente, hicieron un


un pacto elegante y noble, o una serie de pactos que dieron al lo inevitable
una apariencia de voluntariedad. Y si los micénicos tradicionalmente
provocaban más temor que los sofisticados minos, tanto mejor para estos
"condescendientes" en acuerdos de caballeros.

165
Sin embargo, las "esferas de influencia" de los minos de alta-mar no podrían
ser asumidas de inmediato por los micénicos, que sin habilidad maritima (sin
mencionar buques) para complementar en el mar su éxito en atravesar las
líneas de combate terrestres, sobre todo las de la isla de Creta,
probablemente dejarían ciertas áreas a los minoicos nativos, por medio de
pactos, como sugerí. Y no sería por faltar energía o voluntad a los micénicos,
sino porque, habiendo sido destruidas las flotas minúsicas, ni siquiera los
más dispuestos marineros minóicos podrían navegar, en buques no
existentes, al servicio de sus invasores micénicos. Además, el trabajo de
consolidación del poder en la isla recién tomada sería una cuestión
prolongada que desviaría la atención de los micénicos. Por todas estas
razones, no fue posible a los nuevos soberanos de Creta alcanzar el total
desarrollo de sus predecesores, ni obtener el completo dominio del Mar
Mediterráneo.

Los micénicos habían concurrido con los minoicos (y practicado la piratería


contra ellos, al parecer bajo el mando de Teseu), de la mejor manera posible,
algún tiempo antes del cataclismo. De hecho, F. H. Stubbings nos informa
que los minos han hecho una "desastrosa expedición siciliana contra los
intereses comerciales micénicos en el Mediterráneo central". Este hecho es
bastante similar, por supuesto, a la famosa expedición ateniense a Sicilia, y
también un desastre total, que ocasionó la pérdida de la guerra del
Peloponeso por Atenas. Sicilia fue, por lo tanto, responsable de dos grandes
desastres históricos que alteraron el curso de los eventos en niveles
desconocidos en todas partes, menos en la propia Sicilia Vemos, así, que
posiblemente el poderío minóico ya estaba en declinación. Dice Stubbings:
"De todo eso, lo que es realmente cierto, sin embargo, es que la caída de
Creta abrió el camino hacia un gran crecimiento de la actividad de los
micénicos". Y, con certeza, también se abrió el camino para un gran aumento
de la actividad de los Egipcios. Egipto, que sabidamente mantuvo un
comercio activo con Creta, en el período minóico, debe haber quedado sin
elección entre la expansión de la actividad marítima por cuenta propia o la
gran escasez de mercancías importadas. Hasta la fecha posibilidad de que el
nombre Mínias (y, consecuentemente, el adjetivo mínias para los
argonautas) tenga algún vínculo con Minos (que nos dio el término minóico).
Después de todo, los minoicos tuvieron un considerable contacto con los
egipcios, además de ser los mejores marineros de su época.

Es válido examinar los hechos en tomo de la caída minoica, más o

166
menos en la época de las fechas establecidas como límites superiores (1200
a.C. — véase la página 167) y a las que llegamos de otras maneras. Esto
porque, con la desaparición de la supremacía marítima minóica,
innumerables pueblos quedaron libres para las rutas de navegación y, sin
duda, navegaron, haciendo proliferar gran variedad de contactos entre
culturas, que el uniforme trafico marítimo mimoico había aplastado y
descaracterizado. Pueblos emprendedores de casi todas partes — etnias de
la Grecia continental, semitas sofisticados de la región ribereña de Egipto e
inteligentes del Líbano, Canaán y Palestina, todos con ojos de grandes
oportunidades, tuvieron condiciones de encontrar algo que fluctuase y se
desplazase.

Todos esos pueblos que, de repente, se lanzaron en altos mares han traído
una inevitable fertilización cruzada a nivel cultural, incluso si la piratería ha
sufrido un alarmante aumento. Tal vez una impresionante cantidad de
sincretismo haya ocurrido y, en ese proceso, la información sobre Sirio debe
ser extravasada con la moneda, superando los confines de Egipto y Sumeria.
Dos milenios antes, o en eras más remotas, las culturas egipcias y la
sumeria compartieron muchos secretos: que ahora se liberaron de la caja de
Pandora y que se introdujeron en la que vendría a ser la cultura griega, por la
síntesis entre las corrientes y explotaciones miconicas hostiles a Troya y
otros lugares. La puesta en marcha de la Era Heróica, forjaría el arete (el
ideal griego clásico de excelencia en todas las cosas) a sangre y acero, en la
Ilíada, con sus fuentes subsidiarias venidas de la gran Odisea y de los restos
de las sagas del Argos y muchos épicos antiguos, de los cuales sólo algunos
fragmentos sobreviven. Incrustada profundamente, como dientes de dragón
en la dura carne durante la batalla, la línea que delinea el esqueleto de la
información sobre Sirio sería examinado a través de la membrana de la
tradición épica griega, resurgiendo en nuestro siglo en la forma de los
hombres armados de la controversia.

Estos hombres, una vez más, entraron en el campo de batalla y cabe a


nosotros enfrentarlos. En vez de entrar en combate, cuestionemos estos
extraños con respecto a sus orígenes. Estamos ante sus fósiles inmortales,
venidos de un mundo totalmente más allá de nuestra comprensión moderna.
Estas criaturas están cubiertas por las telarañas de siglos que precedieron
incluso a la Grecia de la época anterior a Hesíodo y a Homero. Esos
fantasmas son antiguos en el sentido de que son raramente encontrados, a
no ser en el interior de las tumbas de Egipto o de los cementerios de Ur.

167
En continuidad a las aclaraciones de los hechos y circunstancias de la saga
de los argonautas, volvamos al más inestimable compendio, extraño y
maravilloso, sobre el mundo griego, la excelente obra Mitos Griegos, de
Robert Graves. En él encontramos: Aeaea ("lamentación") es una típica isla
de la muerte, donde la diosa Muerte canta, mientras teje. La leyenda de los
argonautas la sitúa en la cabecera del golfo Adriático; que puede muy bien
ser en Lussin o Póla. Circe significa "halcón" y poseía un cementerio en la
Cólquida, con los sauces plantados, consagrado a la diosa Hécate, por
sugerencia de Medea. Veremos a continuación que Hécate es una forma
degenerativa de Sotis, o Sirio. Pero examinemos la información antes de
Graves. En primer lugar, se nota que el nombre de Circe, una figura
destacada en Argonautica, tiene el significado de "halcón". Esto trae al
recuerdo el prominente "halcón de Horus" de Egipto, símbolo del
resurgimiento de la muerte, o resurrección. El halcón, o gavilán, de Horus
presidía la necrópolis egipcia en Menfis; Por lo tanto, es bastante obvio que
la necrópolis en la Cólquida estuviera bajo su autoridad égida.

Naturalmente, los griegos pensaban en términos de su diosa de la muerte,


Hécate*. No había razones para preservar el sexo masculino de Horus, sobre
el que nada sabían. Pero el halcón de Hórus, por ejercer posiblemente un
poderoso efecto, en la condición de símbolo, puede haber sido transferido a
una figura femenina del mito griego. De hecho, ese cementerio de Circe, en
la Cólquida, es casi indudablemente un cementerio egipcio que sobrevivió a
los cólquidas egipcios de Heródoto, y era presidido por el halcón de Horus,
llamado Circe en Grecia, y algunas veces asumía la forma femenina. El
surgimiento de soldados que brota de la tierra, sembrados de manera mágica
en la Argonautica debe referirse, en parte, a los soldados egipcios enterrados
en el "cementerio de Circe", que resurgen de la muerte bajo los auspicios del
dios egipcio de la resurrección, Horus, cuyo símbolo era el halcón, o "Circe".
(Excavaciones pueden desenterrar, algún día, la necrópolis Cólquida). Circe
vivía en la isla de Aea, que tiene el mismo nombre de la ciudad visitada por
Jasón en la Cólquida y de donde venía Medea. en la mitología griega, Circe
es la hija de Helio y Perse, y la hermana del rey de Cólquida, Aeetes. Por lo
tanto, es tía de Medea (Medea huye de la Cólquida con Jasón).

*El relato de Hesíodo sobre Hécate la muestra, originalmente, como una


diosa triple, con supremacía en el cielo, en la tierra y en el tártaro; sin
embargo, los tielenos resaltaban sus poderes destructivos a costa de

168
sus poderes creativos ... "El león, el perro y el caballo (eran) sus cabezas...el
perro era la Estrella Perro, Sirio". Robert Graves, Mitos Griegos. Hesíodo,
que vivió aproximadamente en 700 a.C., escribió The Teogony (La
Teogonia), un largo poema que trata de los orígenes y genealogías de los
dioses. En ese poema, él dice (Teogonía, 416): "En el cielo estrellado ella
tiene su lugar y los dioses inmortales le dedican gran respeto.

En relación a Aea, creo que era una isla fluvial, en el río Paso, cerca de la
ciudad de Aea. El episodio de Circe, en la Odisea, es una interpelación
bastante obvia al épico original central The Homecoming of Odysseus (El
regreso de Odiseo) — una inserción, un poco arcaica, de otros datos,
efectuada de una forma indigesta, — por lo tanto, cualquier conclusión
geográfica son injustificadas ¡Si la isla de Aea, allí representada, no estuviera
situada en el Mar del Norte o el Mar Báltico!.

El padre de Circe, Helio, es el sol, que se levanta cada mañana de su


magnífico palacio cerca de la Cólquida, donde dormía y se recogía sus
caballos al establo para pasar la noche. También el padre del Horus egipcio
era el sol, representando al propio Horus, en la salida del sol. El significado
bastante revelador de la palabra griega KipKt (kirke, latinizada como circ es:
"un pájaro desconocido", según el diccionario griego (que, a partir de ahora,
consultaremos...), de Liddell y Scott. En la forma KipKoç (kirkos), significado
es: "un tipo de gavilán o halcón", "un tipo de lobo", "un" circulo (que, en latín,
se convierte en circus) o "círculo" y, aún, "una piedra desconocida". KicKaia
(kirkaia) significa "cierta planta". De estos términos, sólo nombre Kipxij
(Kirke) tiene el significado específico de Circe, la Feitceira, aunque la misma
palabra, en general, sea también "un pájaro desconocido". Una reacción muy
apropiada de los griegos al halcón de Horus — un pájaro simbólico
desconocido para ellos. Pero, en el intento de ser más precisos, que
transforman a KipKoc (kirkos) en "un tipo de gavilán o halcón", lo que es
obvio, en razón de su apariencia, aunque sea de valor simbólico haga que
los griegos duden precisamente de la intención de los egipcios, en ese
sentido. Él parece ser un tipo de gavilán o el halcón, pero los griegos no
estaban preparados para insistir en la verificación de la especie exacta — por
tratarse de una idea egipcia y no griega.

En un punto importante como ese, es preciso "oír el consejo" de un abogado.


No basta simplemente con mencionar el diccionario de Liddell Scott. Sobre el
tema, examinemos el verbo kirkos que se encuentra en

169
la obra informativa de D'Arcy Thompson, A Glossary Of Greek Birds
(Glosario de los Pájaros Griegos). En esta vertiente, se lee; Nombre poético
y místico para Halcón: el Halcón sagrado de Apolo; generalmente un
emblema astronómico, tal vez solar ...Homero, el pájaro de Apolo ... Od. xv.
525 .. el pájaro no es identificado como una especie distinta, y lo mismo se
da en Scaliger y otros. Ni la breve nota referente a su tamaño, en un pasaje
corrompido del décimo noveno libro de History of Animals (Historia de los
Animales), ni las referencias místicas a sus alegadas hostilidades y atributos,
en Aristóteles, Aelian y Filo, son suficientes para comprobar que el término
en algún momento tenia indicado una especie de pájaro en particular. La
palabra es poética ... Las principales alusiones a KipKoç son místicas, sin
embargo, un simbolismo subyacente ... "no es descifrado".

En otra vertiente, Hierax, Thompson da algunas informaciones adicionales


interesantes. La palabra hierax es un término genérico para todos los
halcones. Además, parece compartir con Horus algunas cualidades, según
una observación específica de Thompson al referirse al "Culto de los
Halcones en Egipto", citando a Heródoto y Aelian: "En el Rig-Veda, el sol es
generalmente comparado a un halcón, que se asocia en el aire ... Su corazón
es comido para obtener poderes proféticos, Porfirio, De Abst. ii. 48. En
Egipto, el Halcón entró en innumerables jeroglíficos ... (como) en Horus y
Hat-Hor, siendo la última de Plutarco. Según Queremon, frag. 8. Sobre la
santidad de los halcones, y el simbolismo solar asociado a ellos, en Egipto,
ver también ... " etc, refiriéndose a Porfirio, Plutarco, Eusebio y Clemente de
Alejandría. El lector estudioso interesado en búsqueda debe consultar
Thompson directamente.

Kirkos también significa "una piedra desconocida". Aquí, una vez más nos
encontramos con el tema de la piedra encontrado en el Deucalión (el Noé
griego) y otros. Las piedras de Deucalión se convierten en hombres —
hombres nacidos de la tierra, así como los muertos del cementerio de la
Cólquida, destinados a resurgir de la tierra.
Otro eslabón entre Circe y el complejo de Sirio está en el hecho de que en su
isla Orión encontró la muerte. Orión, como constelación, era identificada
(como Sah, su nombre egipcio) con Osiris, el marido de Isis, a su vez
identificado, por supuesto, con Sirio.

El tema de la piedra en sus formas repetitivas parece haber mantenido un


vínculo especial con los mínias, como descubrí en información

170
inestimable "del fondo del baúl", del antiguo autor griego Pausanias (que se
distinguió en 150 d.C.), en la obra Guide for Greece (Guía para Grecia), que
es una "experiencia" real. La ciudad de Minia era, tradicionalmente,
Orcomenos, en Beócia, recordando siempre que los argonautas eran mínios,
descendientes de Minias, rey de Orcomenos.

Todas mis referencias a Pausanias son provienentes de una excelente


traducción de Peter Levi, publicada en dos volúmenes por Penguin, en 1971,
con extensas notas y comentarios de un erudito traductor jesuita, que viajó
casi en cada pedacito de tierra descrita por Pausanias, y buscaba hacer
breves comentarios sobre el actual estado de las ruinas y paisajes (y
lugares).

En el Libro IX, 34, 5, se lee: "Sobre el Monte Lafistion se sitúa Orcomenos,


tan famosa y gloriosa como cualquier ciudad de la Grecia". Las notas a pie
de Leví nos dicen: "Nadie sabe que la montaña es esa: probablemente
aquella sobre el Hagios Georgios y la moderna Lafistion" y "(Orcomenos se
sitúa) en la esquina noroeste del antiguo lago Kopaic".

En Orcomenos "están las sepulturas de Mínías y Hesíodo" (38, 3). Cerca del
Monte Lafistion se encontraba (34, 4) "el sagrado recinto de Zeus de
Lafistion ...La estatua es de piedra. Se dice que, en ese lugar, Atamas iba a
matar a Friho y Hele, cuando Zeus envió a los hijos del carnero con un velo
de oro y entonces ellos huyeron en ese animal".
Observe ahora lo que dice Pausanias (38,1) respecto de los mínios de
Orcomenos: "Orcomenos posee un santuario de Dionisio, pero el más
antiguo es consagrado a los agradecimientos. Dedican una especialmente
veneración a las rocas, afirmando que ellas cayeron del cielo en Eteócles:
estatuas de fina elaboración se dedicaban, en mi época, pero también éstas
se hacían de piedra". Levi añade: "Las ruinas de estos santuarios se
encuentran en el sitio del antiguo monasterio (ahora también en ruinas)".
Creo que esta singular observación sobre la preocupación de los mínios con
las piedras se vincula a todos los temas repetitivos sobre piedras en nuestra
información sobre Sirius. Es necesario examinar aún una repetición que se
refiere a otro tipo de vínculo (38,4): "Los orcomenianos tenían una leyenda
acerca de Ácteon.

Una aparición con piedras en la mano andaba devastando la zona rural:


cuando el oráculo de Delfos fue consultado, el dios ordenó que se buscara
algo de los restos de Ácteon, lo cubriese con tierra, para luego

171
hacer una imagen de bronce del fantasma, fíjándolo firmemente con
remaches de hierro a una roca. Vi esta estatua; una vez al año el pueblo
quema ofrendas a Ácteon como a un héroe divino". [los cursivos son míos].

Acontece, sin embargo, que Ácteon vio a la diosa Artemisa (conocida por los
romanos por su nombre latino, Diana), del arco de plata, bañarse desnuda.
Ártemisa, después de convertirlo en un ciervo, lo persiguió con cincuenta
perros de caza, matándolo con su arco (no sólo las manadas están ligadas a
la estrella de los perros, sino también un símbolo familiar vinculado a Sirio,
que en los tiempos antiguos también era conocida como la Estrella del Arco).
Esta escena, de la pintura en un antiguo florero griego de aproximadamente
470 a.C., se representa en la Figura 18. No sólo los perros de la jauría de
Hades, que persiguian a Ácteon, eran en número de cincuenta, sino que
también nos dice Robert Graves: "Ácteon era, al parecer, un rey sagrado del
culto prehelénico al venado, que se hace en pedazos al final de su reino de
cincuenta meses, es decir, en la mitad de un Gran Año ...". Observe la
aplicación del número "cincuenta" aquí como un período de tiempo. La órbita
de Sirio B alrededor de Sirius A es de cincuenta años; el reinado de un rey-
venado sagrado era de cincuenta meses. lo frecuente, en las antiguas
tradiciones, que los números, en los períodos de tiempo, permanezcan
estables, pero su calidad es variable (en términos de duración individual). Se
encuentran ejemplos clásicos en la Biblia, en la que los siete días de la
creación se refieren a siete eones, y los "años" de vida de los patriarcas
hebreos, como Matusalén, no se interpretan correctamente como años
solares, sino como meses lunares o "años lunares" con un mes de duración
(pues, en los períodos tardíos, en el área de Nuevo Oriente, que dio origen al
pueblo conocido como hebreo. había sucumbido a la moda del calendario
lunar — literalmente "tocado por la luna" — y el período de tiempo era lunar y
no solar para la gente de esa área).

Observese, además, la referencia al "Gran Año", dos veces cincuenta


meses, que consistía en dos reinos. Este sería un año con cien meses. Y no
sorprende el hecho de que se sabe ahora que el nombre de la diosa griega
Hécate, en griego, significa, literalmente, "Cien"*.

Tal vez se evidencie ahora que alguna verdad existe en el significado de los
mitos. Los pueblos antiguos no nos escondieron información por maldad. Su
objetivo, al disimular sus secretos, era constatar que éstos

172
podían sobrevivir. De hecho, los egipcios tuvieron éxito en esta tarea, de
modo que los griegos, muchas veces, preservaron los antiguos secretos de
ese pueblo en total ignorancia de su verdadero significado, reteniendo, sólo
por obra de un considerando importante, ciertos detalles peculiares
considerados tan importantes hoy.

No se trata sólo de historias míticas y simbólicas sin ninguna pretensión de


tener un valor real, sino implican "personajes" y "eventos", con significados
estrictamente Numéricos. Este aspecto puede incluso haber sido bastante
obvio para el lector desde el instante en que pasamos a estudiar a los
Anunnaki. Admito que, para nosotros, que fuimos creados en una civilización
estrictamente literal, en la que no existen cosas con significado oculto, sino,
por el contrario, todo se muestra a la superficie, es difícil pensar de una
manera y comprender los mitos antiguos.

• La tribu dogon generalmente describe el período orbital de cincuenta


años de Sirius B con las palabras: "El período de la la órbita es contada
doble, es decir, cien años, por causa ...(del principio de duplicidad)
(véase el Apéndice I). Encontramos en este trecho la misma costumbre
en uso por los griegos de "duplicar" sus períodos sagrados, como 50 x
2 = 100. Hécate ("cien") se une a ambos períodos. Como Sirio B y Sirio
C tienen órbitas de 50 años alrededor de Sirio A (C, por supuesto,
teniendo también su propia órbita alrededor de Sirio B), la "duplicidad"
puede referirse al hecho de que las dos estrellas comparten
simultáneamente un período orbital de 50 años. Esto explicaría la
tradición de 50 x 2 = 100.

173
Una aldea Dogon en Songho en Mali.

Una vista general de un aldeia Dogon en Komakan, Mali.

La casa de un sacerdote dogon cerca de Sangha en Malí. una


libación fue ofrecida a Amma, el único dios de los dogons,
escurriendo de lo alto, en la parte frontal de la casa.

174
Abajo: Antiguos pictogramas pintados como frescos en las paredes de una
cueva sagrada en Sonho, en Malí. Esta cueva, con su arte sagrado, ha sido
usado por los dogons, para sus observancias religiosas, desde hace muchos
siglos.

Los bailarines en el Festival de Sihui, asociado al sistema de


la estrella Sirio; el último fue realizado por los dogons en 1963,
Komakn, en Malí.

Los bailarines dogones se visten, antes de bailar, en la aldea de


Koamkan, como parte de la ceremonia de Sigui.

175
Los bailarines se dirigen a la plaza de la aldea de Komakan
para celebrar el Festival de Sigul

Un grupo de tres pequeñas imágenes, en cerámica, de anfibios o sacerdotes


vestidos como anfibios (como de 12,6 centímetros de altura cada una), que
formaban una unidad y que se creía haber sido excavadas bajo los cimientos
de un templo en la ciudad babilonia de Nínive, a mediados del siglo XIX, que
actualmente se encuentran en el Departamento de Antigüedades de Asia
Occidental en el Museo Británico (objetos 91,835-7). Estas imágenes
representaban tres de los "Siete Sabios", o apka, conocidos también como
Oannes o Dacon — fundadores héroes de la cultura anfibia de la
civilizaciones sumeria y babilónica. Era muy común enterrar estatuillas de
Oannes o grupos en ofrendas sagradas, bajo los cimientos de edificios de
importancia religiosa.

176
177
A fin de cuenta, la data de apenas un siglo de teoría de las personas
supuestamente inteligentes afirmando que la Tierra había sido creada en
4004 a.C., basadas en ¡supuestas afirmaciones de la Biblia!. Y no hace
mucho tiempo, en la década de 1930, las cortes de Tennessee, el famoso
juicio de Scopes, declaran que la teoría de la evolución no sólo era profana,
sino también ilegal, y decidieron que no se enseñaría en las escuelas.
Durante las décadas de 1970,1980 y 1990, surgió en América el "Movimiento
Creacionista", de una una fantastica estupidez — la ignorancia llevada al
extremo. En función de una tecnología y ciencia superlativas, pensamos,
erróneamente, ser también extremadamente civilizados, frutos de la
experiencia sutil de sofisticados pensadores. Pero todo no es mas que una
ilusión.

La diosa Artemisa lanza las manadas del infierno contra Acteon y lo mata.
Ella tiene en la mano el arco de Sirio, La Estrella del Arco. Las manadas son
de Sirius, la Estrella Perro. Ella misma, en el aspecto, es la versión griega de
Sirius, la diosa. Pero la tradición se ha vuelto confusa y fomentada por los
griegos, dividida en elementos usados para construir otros mitos. Artemisa
generalmente no es una representación de Sirius, sino la de la Luna. El arco
y los perros son, aquí, simplemente los restos ornamentales de un sistema
simbólico anterior y olvidado.

178
(De un vaso con figuras en rojo del Museo de Berlín de aproximadamente
470 a.C.).

En realidad, estamos situados en un bajo escalón de la inteligencia evolutiva


y, en varios aspectos (como la ética y la aspiración a la excelencia), hubo un
retroceso en nuestra insignificante historia intelectual en este planeta, desde
la época de los antiguos mutantes, como Confucio, Sócrates, Buda, etc que
el lector puede sustituir por sus favoritos.
Este libro no pretende ser un sermón sobre los males de una civilización
inexpresiva. Nuestro objetivo es examinar los nombres de algunos de los
principales personajes de Argonáutica; por lo tanto, lo mejor a hacer es fingir
que somos criaturas racionales, imbuidas de altos principios, y ahora
volvamos a nuestro asunto.

Jasón significa "conciliador", en griego, que corresponde al carácter suyo


vacilante (ver algunos comentarios sobre el héroe en la historia introducción
de Rieu a su traducción de Argonáutica, publicada por Pingüin). "Medéia"
significa "astucia', "Aeetes significa "poderoso", o "águila", y era el padre de
Medéia, el rey de la Cólquida, del cual Jasón robó el vellocino de oro.

Vimos hace poco que Ácteon estaba asociado no sólo a la ciudad de


Orcomenos, pues él era el fantasma que arrojaba piedras (ecos del
Deucalión), pero a una manada de cincuenta perros del Hades y un reino de
cincuenta meses. Estos vínculos van aún más lejos. En la obra de Pausanias
(34,4), el Monte Lafistion es así descrito: Y siendo más elevado aún (desde
el lugar donde el carnero con velo de oro se lanzó a los aires), se encuentra
el Hércules de ojos de fuego, monte que, dicen los beócios. Hércules "escaló
con un perro del Hades". Ahora, ese "perro del Hades" es Cérbero, que
originalmente ¡tenía cincuenta cabezas! (Más tarde, este número se ha
simplificado para tres cabezas, así como Hécate, también del Hades, en una
época en que cincuenta cabezas ya no tenían sentido y probablemente
dificultaban mucho la pintura en los vasos. Pero, por supuesto, el número
tres también es significativo. Los egipcios representaban tres diosas en el
barco de Sotis: Sotis, Anukis y Satis).

Graves nos da la información de que "Cérbero poseía, al principio, cincuenta


cabezas, así como la espectral manada que destruyó Ácteon (véase 222.1);
pero, después, pasó a tener tres cabezas como su dueña

179
Hécate (ver 134.1). "(Hécate, de tres cabezas es la fusión de las tres diosas-
Sotis en una sola, además de ser una contraparte del sumundo, así como,
para los sumerios, lo eran los "Anunnakis del inframundo ").

¿Y qué tiene que ver el vellocino de oro? Es evidente que existen vínculos
entre el vellocino de oro de la Cólquida y el color amarillo-dorado procedente
del azafrán (crocus sativus). El crocus, con su colorante, hoy se confunde
con el "azafrán de los prados" (colchicum), cuyo nombre, obviamente,
proviene de Cólquida, que fue su principal área de producción. La planta
colchicum, un tanto similar al crocus en su etapa de florecimiento, era de una
gran importancia para el mundo antiguo. Era el único remedio conocido para
la gota (y en realidad todavía lo es). Se sabe que, en los tiempos antiguos,
fue usada en Egipto y en toda la región del Mediterráneo para tratar la gota.
En la Cólquida, se encontraba el colchicum, lo que también explica por qué
los egipcios fueron los primeros en establecerse allí. (Ya vi inmensas
planicies y colinas cubiertas de colchicum cerca de la costa atlántica de
Marruecos, pero ese sitio sólo era accesible a los antiguos egipcios
navegando por el Atlántico y, después, siguiendo la costa hacia el sur,
adentrando ríos, hasta alcanzar el área apropiada, sin contar que debían
retomar con seguridad. Es evidente que esa era una tarea casi imposibles
para buques con velas cuadradas, sin los acordes adecuados y marco de
aparejo latíno).

Es probable que fueran abundantes en la Cólquida el crocus y el azafrán


común, junto con el azafrán de los prados, o falso, el colchicum, y tal vez en
la Antigüedad ambos se confundieran de la misma manera. En realidad, es la
botánica moderna que afirma que hay una diferencia entre los dos tipos de
planta para que, en los términos oficiales, ya no sean confundidas. Como el
azafrán verdadero produce un tipo de colorante muy valioso, nada menos
sorprendente que hablar de la existencia de un vellocino de oro, teñido por
un colorante amarillo-dorado, ¡en la Cólquida! Y, de hecho, el celebrado
conocimiento herbático de Medéia era bien adecuado a la Cólquida, el lugar
que producía el único remedio para la curación de una de las más terribles
enfermedades antiguas, causante de intenso dolor e incomodidad, la hierba
mágica de esa lejana tierra que daba alivio a ese mal. I. Burkill da
interesantes informaciónes sobre la antigua historia del azafrán. Él dice que
los adoradores del sol, un pueblo de la lengua aria, se diseminó, viniendo de
la India a Turquía, transformando el azafrán crocus en objeto de veneración,
además de descubrir las maneras de usar su

180
color. Esta información, también de Tánckholm y Drar, son un apoyo a mi
argumento.

Richard Allen discute Aries (el carnero) y dice que las estrellas del carnero
estelar egipcio se llamaban Vellocinos. Añade que el dios Zeus-Ammon
(Amen-Júpiter) "asumía la forma de Aries, cuando todos antes de Olimpo se
se refugiaron en Egipto para escapar de los gigantes comandados por Tífón".
En esta discusión sobre Aries, Alien menciona que de sus títulos, en
diferentes fechas, se aplicaban a la Capilla de la (constelación) de la Auriga.
"Este es el tipo de proceso encontrado de forma repetitiva — es decir, títulos
y descripciones de estrellas aplicados a estrellas vecinas, o similares,
siempre que las tradiciones originales se tornaban confusas. Y
particularmente evidente cuando diferentes estrellas, asociadas de algún
modo a Sirio, se describen como "pesadas" o llamadas de "peso"*, ya que no
son visibles Sirio B, el objeto original de la descripción, correspondía a la
tradición conservadora, asignando esas cualidades a otras estrellas visibles
ligadas a ella. A ejemplo de lo que ocurre en las tradiciones numéricas, como
es el caso caso de "cincuenta", siempre que el verdadero significado es
olvidado, una explicación nueva o improvisada se concede al símbolo o
concepto.

Aries era, de forma definitiva, identificado con el vellocinio de oro. Alien


proporciona información al respecto:

Aries estaba siempre con los romanos; pero Ovidio lo llamaba de


phixea ovis y Columella de pecus athamantidos helles, phhxus y
todavía portitor phrixi; y otros de phrixeum pecus ephrixi vector,
mientras que Frigo era el hijo-héroe de Atamas, que huyó en el dorso
de ese Aries en la compañía de su hermana, Hele, para la Cólquida
... Al llegar al fin de su jornada, Friho sacrificó a la criatura y colgó su
velo en el Bosque de Ares; allí se transformó en oro, pasando a ser
el objeto de la búsqueda de los argonautas, de allí se desarrollan los
otros títulos de Aries: ovis áurea y auratus, chrysomallus y, en latín
vulgar, Chrysovellus.

Siendo el vellocino un símbolo solar, es conveniente también examinar, una


vez más, el concepto de Horus. Horus, en la lengua egipcia, es Heru. Y, por
información de Wallis Budge, se sabe que Heru es "el nombre antiguo del
dios-Sol". La palabra heru tiene también el

181
significado de "cara". Examinemos entonces lo que sigue: Heru (Horus) y su
halcón presidían el cementerio de la Cólquida, y de ellos Circe (que significa
"halcón"), tía de Medéia, recibió su nombre. Dicen que Helio, el dios-sol
griego, tenía los establos de sus caballos en la Cólquida, además de un
magnífico palacio, de donde se se levantaba todas las mañanas. La Cólquida
también era el lugar de la residencia del vellocino de oro solar.

Es preciso recordar que, en la lengua egipcia, las letras "l" y "r" son
completamente intercambiables y están representadas por el mismo
jeroglífico. Consecuentemente, Heru puede equificar, de manera confiable,
exactamente a Helu. El término Helu, ascendido de un sufijo griego, ¡se
transforma en Helio! La misma palabra tiene el mismo significado de dios-sol
tanto en la religión egipcia (antigua) como en la religión griega (antigua). En
las dos tierras, a veces, ese nombre fue sustituido, por ejemplo, en Grecia,
por Apolo. Más un eslabón entre la tradición griega, que converge hacia la
Cólquida, y la egipcia, establecida en aquel lugar, sólo que esta vez la
evidencia es la lingüística.

Parece que la curiosa palabra griega héroe también se deriva de heru,


aunque existia un término similar en sánscrito, antigua lengua de la India
después de 1200 a.C. En sánscrito, la palabra con el significado de "héroe"
se refiere a Vira. En el antiguo Rig-veda, ella es empleada en el preciso
sentido de "héroe" (en oposición a un dios) y, de este modo, se pone de
manifiesto en la época de las primeras migraciones de los aranios a la India.
No hay duda de que son cognatos. Mi propuesta es, por lo tanto, el origen
común (veremos más ejemplos adelante) de ambas: de la palabra egipcia
heru.

Wallis Budge atribuye a la palabra heru un significado casi idéntico a de


héroe y vira, y así la describe: Se aplica a los reyes como representantes del
dios-sol en la tierra, que no es un dios ni un demonio, sino un héroe. Liddell y
Scott aclaran que la palabra no solo era empleada para los guerreros que se
destacaban en batallas, sino también para describir al trovador Demócrata y
el Heraldo Múlio; y hasta (en la Odisea, 7,44). El impredecible pueblo faécio
era así llamado. En Homero, ''los héroes eran exaltados por encima de la
raza de los hombres comunes", pero particularmente en el poeta Píndaro, la
palabra se utiliza para describir una raza "intermedia entre hombres y
dioses"; eso sí, en el preciso sentido en que se espera que la palabra heru

182
sobreviva en otra lengua. La atribución de esta palabra a los faraones, por
los egipcios, sobrevivió con mínima oleada en Grecia y en sánscrito,
posteriormente en latín y en las lenguas indoeuropeas tardias.

Es interesante notar en la descripción de la palabra Helio, presentada por


Liddell y Scott. que Homero usaba el término para referirse a "nacer y al
atardecer, luz y sombra, mañana y noche". En Egipto, la exacta aplicación
del término Horus, en la condición de dios-sol, referíase a la actividad de su
nacimiento y su poniente. Él era el niño recién nacido, cada mañana (y, para
los griegos, Helio nacía de nuevo cada mañana, en la Cólquida). Por lo tanto,
Homero usó el término helio, derivado de heru, en el sentido que sería usado
por uno poeta egipcio y no griego.

En Liddell y Scott, Hélio-Serápis, "una divinidad egipcia", es encontrado en


una lista, luego de Helio. El lector tiene la libertad de llegar a sus propias
conclusiones en lo que se refiere a este evidente empleo de la palabra Helio
como una especie de introducción a una descripción de Serápis. Serápis es
una forma griega de Ásar-Hep, siendo Hep conocido en Grecia como Apis, el
Toro. Por supuesto, es Osiris. En la lengua egipcia son muy comunes las
referencias a "Horus-Osiris", combinando Hem y Asar. Estas combinaciones
también se encontrarán en Grecia, desde que se acepte mi tesis de que la
palabra Helio deriva de helu o heru.

El lector, a esa altura, presumiblemente estará inmune a cualquier choque


provocados por las continuas "sorpresas" surgidas de nuestra investigación.
Él, sin dietas. ya estará preparado para saber que, si se retira el "e" griego, o
sea, el eta [h] de heru, y comenzando la palabra con épsilon, [E e]. el
resultado será la palabra derivada, eriou, que pierde el sonido aspirado,
probablemente en conjunto con la pérdida de la vocal, cuyo significado es —
** vellocino **.

Según Graves, hay posibilidad de que el nombre Héracles ("la gloria de


Hera"), del capitán original del Argos, y el de su protectora, la diosa Hera
(esposa de Zeus y Reina de los dioses) derivados de heru, y ambos,
reconocidamente, están vinculados a la palabra Seirios, de la que obtuvimos
la palabra Sirio, y en sánscrito, a svar, surjas, etc. Süra, en sánscrito,
significa "héroe", uno indicativo de la posibilidad de que tales palabras
también estén relacionadas. Liddell y Scott creen que éste es un complejo de
palabras distinto del complejo relativo a Helio, pero su opinión es sólo una
suposición. Sürana significa "llameante" y,

183
como Sirios, puede tener el sentido de "ardiente" (en función de la supuesta
"incandescencia" de la Estrella del Can (Perro), etc).
Estamos de vuelta a nuestro vellocino. Descubrimos que la palabra griega
que designa vellocino está relacionada con la palabra egipcia que designa a
Horus, a la palabra griega que designa el sol, etc. Por su naturaleza
enigmática, surge ahora la cuestión: ¿por qué un vellocino?.Volvamos a los
sagrados juegos de palabras, que nos rodean incesantemente.

No debemos olvidar a los sumerios. Examinemos una vez más la lista de los
cincuenta nombres de Marduk. Uno de ellos es Nebiru, generalmente
considerado el nombre del planeta Júpiter, pero hay confusión en este
aspecto, y se discute en Hamlet's MUI y en muchos otros textos, como una
de las palabras sumerias que nos llevan a la locura, pues nos gustaría
mucho entenderla. De donde surgio?, ¿Que significa?, ¿Por qué es uno de
los cincuenta nombres?.

Después de ese cuadragésimo noveno nombre, Marduk es llamado el "Señor


de las Tierras" (su forma académica, sin significado para nosotros, es Bêl
Mãtãti; desconozco la forma sumeria, que tal vez interesara). Después de
ese supuesto quincuagésimo nombre, viene Ea (Enki). A continuación, viene
la afirmación de que Marduk posee cincuenta nombres. Una afirmación que
aparentemente no tiene mucho sentido, ya que acababa de recibir los
cincuenta nombres. Una manera razonable es considerar el tratamiento de
"Señor de las Tierras" (forma presentada en inglés, en Speiser y Heidel, al
contrario a los otros nombres) como un sinónimo de Nebiru. Hecho este
arreglo, Ea pasará a ser el quincuagésimo nombre y todo va bién.

Ahora, examinaremos una vez más la lengua egipcia. Descubrimos que la


palabra Neb es extremadamente común; se utiliza en muchas combinaciones
y su significado es "Señor". Es necesario, sin demora, dejar claro que creo
que el Nebiru sumerio se deriva del egipcio Neb-Heru. Si el término Heru se
aborda en su antiguo sentido egipcio de sol, entonces las descripciones de
Nebiru, en el Enuma Elish babilonio, pueden ser consideradas perfectas
descripciones de Neb-eru — "el Señor sol": "Nebiru es el señor de los cruces
de los cielos y de la tierra"... Él atraviesa el mar a través del "Cruzamiento"
sea su nombre, el controlador del centro ", etc, y a pesar de la superposición,
a ejemplo de lo que ocurre con el Horus tradicionalmente, detrás del
elemento solar más evidente se encuentra un elemento estrictamente
estelar. No

184
quiero, sin embargo, cuestionar, provocar una gran confusión al retirar
muchas capas de una sola vez. Basta recordar las asociaciones, ya
mencionadas, de Hórus con el sistema de Sirio, notándose la existencia de
un Heru-ami-Sept, "Horus y Sotis", y de Heru-sept, "Horus, la Estrella
"Perro", otra asociación con Nebiru, que supuestamente era Júpiter, que
resultó en las palabras egipcias Heru-sba-res, "Horus, estrella del "sur", es
decir, "Júpiter" y Heru-up-Shet, "el planeta Júpiter". Además en el Enuma
Elish, Nebiru es claramente descrito como "una estrella". Hórus también es
Heru-ami-u, es decir, "un halcón con cabeza de cocodrilo y cuya cola termina
en cabeza de perro". El perro está relacionado con Sirio. Heru-ur-shefit es
una forma de Horus chacal; herii es también el nombre de un cetro y de un
símbolo de otro mundo de cabeza de chacal. Una forma de Horus, que
emplea la palabra común, Neb, es Heru-Neb-urr-t, que significa "Horus, el
poseedor de la suprema corona". Otra de las diversas formas es Heru-Neb-
pãt, que significa "Horus, señor de los hombres". Heru Neb-taui es "Horus,
Señor de las Dos Tierras". Es necesario recordar aún de nuestro sinónimo de
Nebiru — ¡"Señor de las Tierras"!.

Vamos profundizandonos cada vez más en nuestra leyenda del vellocino de


oro en los orígenes egipcios del pensamiento griego y del Oriente Medio,
aliadas a las palabras clave y nombres, etc. Todo eso que gira alrededor del
complejo de Sirio. ¿Qué más descubriremos? Hay muchos otros aspectos de
nuestro tema y él nos conduce siempre más a la solución de nuestro
misterio: y su propio origen.

Resumen
El dios sumerio An tenía una hija, Bau (nombre que representaba el sonido
del ladrido de un perro, pues la palabra en egipcio antiguo para "designar"
perro "es auau), una diosa con cabeza de perro. El dios egipcio Anubis
(Anpu) era un dios con cabeza de perro.

La Bau sumeria, hija de An, es una de las hermanas de los cincuenta


grandes dioses (Anunnakis), pues también son hijos de An. Siendo Bau una
diosa de la Estrella Perro Sirio el hecho de ser hermana de los dos
"cincuenta" es significativo, teniendo en cuenta el período orbital de
cincuenta años de Sirio B.

El vellocino de oro fue situado en la Cólquida, en el Mar Negro, por

185
donde Jasón y sus argonautas siguieron su búsqueda. La Cólquida era
una antigua colonia egipcia antes de 1200 a.C.

Heródoto resalta que los egipcios dieron origen a la circuncisión, práctica que
sobrevivió también entre los cólquidas, a los que visitó (los hebreos la
heredaron de los egipcios durante la esclavitud). Cabe señalar que la
ceremonia dogon del Sigui, vinculada al el misterio de Sirio de ese pueblo,
está en gran parte centrado en los ritos de la circuncisión.

Un personaje femenino destacado, en la saga de Argos, es Circe (nombre


que significa "halcón"). Hórus, hijo de Isis y Osiris, era simbolizado por un
halcón. Circe presidía el cementerio de la Cólquida (de origen egipcio, ex
colonia de Egipto). Horus presidía el cementerio de Ménfis, en Egipto, y
también lo hacía en la Cólquida bajo influencia egipcia directa. Circe es,
obviamente, una derivación griega de Horus.
La palabra kirke (Circe) en griego (normalmente tiene la ortografía "Circe",
como consecuencia de nuestro hábito de cambiar la "k" griega por la "c"
latina) tiene específicamente el significado de una especie de halcón o "un
pájaro desconocido" — confusión típica con relación a un concepto derivado
de la cultura egipcia utilizado por griegos y, por lo tanto, sin su total
comprensión.

Ácteon, que representa un rey-venado sagrado, fue perseguido por cincuenta


perros de caza (el tema del perro unido al número cincuenta) y muerto con
un arco de plata (Sirio también es conocido, en la tradición, como "la Estrella
del Arco", y en Egipto, la diosa Sirius tiene en la mano un arco).

El rey sagrado, representado por Ácteon, tenía un "reinado" "sagrado" de


cincuenta meses, y es discutible que los "cincuenta" meses sean una versión
abreviada de "cincuenta años", sin embargo, vemos ahora que en las
tradiciones antiguas irrefutables ligan a Sirio a períodos de cincuenta años
(meses o años) con el alcance de un "reinado". Y, por supuesto, el período
orbital de Sirio B es de cincuenta años, comprendiendo "una órbita", lo que
en términos mitológicos pueden muy bien ser considerado "un reinado".

Como se explicó en el Capítulo Siete, más tarde, el período de cincuenta


meses se aplicó cuando se establecieron los Juegos Olímpicos. Definía el
intervalo de tiempo entre los juegos —

186
aproximadamente cuatro años solares. En realidad, los Juegos Olímpicos se
realizaban cada cuarenta y nueve meses, pasando después por cada
cincuenta meses, de nuevo a intervalos de cuarenta y nueve meses, etc.
Esto sugiere un intento de hacer una aproximación más precisa con la órbita
de cuarenta y nueve años y medio de Sirio B, usando "código-meses".

Se utilizarían alternadamente los números enteros más aproximados, basta


con duplicarlos para obtener una exacta correspondencia, ya que cuarenta y
nueve más cincuenta es lo mismo que cuarenta y nueve y medio más
cuarenta y nueve y medio. Robert Graves nos ofreció la única teoría anterior
para explicar los "cincuenta meses" en la Grecia antigua, sin embargo esa
teoría lunar no explica la alternación entre cuarenta y nueve y cincuenta, ni
otros aspectos misteriosos. Es probable que la verdadera explicación basada
en el misterio de Sirio ha sido superpuesta más tarde por una tradición lunar
ofrecida como "explicación" a los no iniciados, a pesar de sus obvias fallas.

En los tiempos antiguos, era usual también agrupar dos reinados sagrados
de cincuenta meses para constituir un "Gran Año" de cien meses. (En la
práctica, como sucedía con los Juegos Olímpicos, eran realmente
considerados noventa y nueve meses, pero en teoría se usaba el número
redondo de cien meses considerados como "dos reinados"). El nombre de la
diosa griega Hécate (Hekate) significa literalmente "cien". Ella estaba
involucrada en la saga de Argos y fue específicamente identificada por
Robert Graves, con Isis, y de otras maneras ligada a Sirio como una "versión
del inframundo". Sirio B y Sirio C pueden compartir una órbita de cincuenta
años en torno de Sirius A; puede ser comprendido como "el doble de
cincuenta años" como una referencia esotérica a ese hecho.

Los cincuenta perros de caza del infierno, que persiguieron a Ácteon, tienen
su contraparte en Cérbero, el perro del infierno que, en la tradición antigua,
poseía cincuenta cabezas. Después, fueron eliminadas de la tradición, así
como los cincuenta compañeros originales de Gilgamesh, cuando también se
decía que Cérbero tenía tres cabezas. Pero, según la descripción de
Hesíodo, Cérbero tenía originalmente cincuenta cabezas. Por lo tanto, este
es otro tema-perro vinculado a los cincuenta (siendo Sirio la Estrella de
Perro) y también a la de Sirio de varias maneras, como es el caso de la diosa
Hécate como versión de Sirio en el inframundo. (Los cincuenta Anunnakis,
los

187
sumerios también tenían sus contrapartes en el inframundo. En el submundo,
los cincuenta eran las "contrapartes de la muerte", o las sombras, de los
cincuenta del cielo, totalizando cien — el verdadero significado de Hécate).

La única cura para la gota (una queja seria en el antiguo Egipto) era la
sustancia obtenida de una planta, el colchicum, nombre derivado de su lugar
de origen, la Cólquida. Esto puede explicar una colonia egipcia en la
Cólquida. El colchicum también se llama "azafrán de los prados", de manera
semejante al verdadero azafrán (que también crece en la región costera del
Mar Negro) del cual se producía un colorante dorado, que tal vez explique el
vellocino de oro. El vellocino de oro es un símbolo solar. Horus era un dios
solar. Las letras "l" y "r" son resultados fonéticos finales intercambiables. La
forma egipcia de Horus, Heru, puede transformarse en Helu, resultando en el
nombre del dios solar griego, Helio. En la Cólquida, supuestamente, Helio
tenía los establos de sus caballos. La palabra griega para "vellocino de oro"
es erion, similar a Heru con la caída de un sonido aspirado ("h").

Capítulo Seis
Los Centros Oraculares
Serán relevantes, ahora, algunas observaciones sobre los centros de
oráculos. A una mirada superficial, esos centros, en el Oriente Medio,
parecen haberse diseminado al azar. Pero, en verdad existe un patrón de
distribución que guarda alguna relación con nuestro tema, revelando una
ciencia de la geografía y disciplinas relacionadas bastante avanzadas en el
mundo antiguo. Un examen de los centros de oráculos nos hace ver los
vínculos mantenidos con el barco Argos, y ese hecho nos ayuda a llenar
algunas lagunas existentes en el fondo de todo el sistema de misterios
religiosos antiguos. Los centros de oráculos eran los principales lugares
donde se practicaba la religión en el mundo antiguo. Tiene mucho sentido
que su distribución y localización no hayan ocurrido por mera casualidad y,
ciertamente, ni por conveniencia. Dodona, en Grecia, es el ejemplo de una
ubicación muy lejana. que significa, en términos geográficos, estar fuera de
la esfera del mundo griego civilizado — una ubicación un poco más al norte,
y más al oeste, para que un griego se sintiera cómodo al visitarlo. ¿Por qué
era un lugar tan importante y antiguo de culto en el bosque? Es como
indagar por

188
qué el arca de Noé se posó en una montaña que nadie nunca visita, siendo
hasta más lejos del mundo civilizado que el centro de Dodona. El arca y el
Argos, junto con sus eslabones, están en estrecha relación con toda la
estructura geográfica de la práctica religiosa del antiguo mundo del
Mediterráneo. Es importante explotar minuciosamente estas extraordinarias
ramificaciones, de los centros Oraculares.

Estamos en vías de hacer algunas consideraciones sobre la red más difícil y


compleja de la práctica religiosa antigua. Vamos a proceder a una proyección
del buque Argos, para examinarlo, extendiéndolo sobre todo el globo
terrestre. Esta idea puede ser algo curiosa, pero el lector debe tener
paciencia y acompañarme. Al final, siendo un barco celeste, ¿por qué
entonces no hacer una proyección de su estructura sobre la superficie
terrestre, con vistas desde arriba a abajo? La estrella de mayor destaque en
la constelación es Canopo, que las principales figuras griegas de la
astronomía antes de Ptolomeo, Arato, Eudóxio y Hiparco, llamaron "Timón",
pédalion, en griego, según nos informa Allen. El uso de la palabra "timón" es
incorrecto, pués en aquella época, no existían timones reales; técnicamente,
sería más apropiado llamarlos "remo de dirección".

En la costa norte de Egipto, existió una ciudad llamada Canopo, muy famosa
para los griegos, y así descrita por Alien: "La antigua Canopo hoy está en
ruinas, pero ocupa su lugar la villa de Al Bekur, o Aboukir, famosa por la
Batalla de Lord Nelson, en el Nilo, en el 1º. de agosto de 1798, y por la
victoria de Napoleón sobre los turcos un año después; Además, es
interesante recordar que allí, de los muros con terraza del Serapeum, el
templo de Serápis, fue en el que Ptolomeo realizó sus observaciones". En su
libro, Hellenistic Civilizacion (Civilización Helénica), W. W. Tam hace
comentarios sobre Canopo, en época posterior a la fundación de Alejandría
por Alejandro, el Grande, en las proximidades, diciendo de Alejandría:

"Los Jardines de la abundancia se extendieron hasta Canopo, el parque de


los alemanes". Para los griegos, Canopo era la más famosa ciudad egipcia
de la costa norte, antes de la fundación de Alejandría. En los tiempos
antiguos, Behdet, una capital pre-dinástica de Egipto, antes de su unificación
y transferencia de capital para Memphis, más al sur, gozaba de la misma
fama de Canopo. Por lo tanto, así como fue suplantada por Alejandría,
Canopo también había suplantado a Behdet, extremadamente antigua, que
ya existía antes del 3200 a.C. y era la

189
ciudad más importante de la costa egipcia. En nuestra discusión, a
continuación, hay que observar que en los tiempos precedentes, y durante el
período clásico en Grecia, toda la antigua fama de Behdet pasó a ser de
Canopo, junto a sus muchas tradiciones, en verdad oriundas de aquella
antigua ciudad que, en la ocasión, estaba olvidada y ningún griego conocía.

Figura 19.0 patrón geodésico por encima de la izquierda, parece


similar al patrón de Argos (a la derecha).

Richard Alien comenta sobre la ciudad de Canopo: "Recibió su nombre en


homenaje al piloto jefe de la flota de Menelau, que, de regreso, tras la
destrucción de Troya en 1183 a.C., hizo una escala en Egipto, donde, a 12
millas en dirección norte-este de Alejandría, Canopo murió y, según Scilax,
fue homenajeado por un monumento erguido por su agradecido maestro de a
bordo, dando su nombre a la ciudad y a esa espléndida estrella que en
aquella época surgía a unos 772 ° por encima del horizonte. "Norman
Lockyer en The Down of the Astronomy (El Amanecer de la Astronomía)
describe los antiguos templos egipcios orientados al nacer de la estrella
Canopus.

En la historia del piloto Canopo se afirma, específicamente, que tanto el


nombre de la ciudad como el de la estrella tienen el mismo origen, es decir,
era un homenaje a un famoso piloto de una flota, hombre que estaba al remo
de dirección del buque principal. más una vez, de otro modo, la estrella (y el
lugar) se identifican con un remo de dirección, que es otro nombre para la
misma estrella.

190
Alien presenta otro interesante aspecto sobre el nombre de la.estrella, que
de cierta forma nos será familiar:

La precedente derivación de la palabra Canopo es antigua y popular;


pero otra y aún más probable, que nos viene de Aristides, es del
copto, o egipcio, Kahi Niib, Tierra Dorada. Ideler, concordando,
afirmaba que esas palabras también han dado origen a otros títulos
de Canopo, Wazn, Peso, en árabe, Hadar, Solo, y aún las
posteriores y ocasionales denominaciones de Ponderosus y
Terrestris. No veo razón para la asignación de tales nombres; Sin
embargo, es fácil concluir que proceden de la magnitud de la estrella,
así como de su proximidad con el horizonte; y, por cierto, el título de
"nepiyeioç" (Perigeios —" cerca de la tierra*) dado por Eratóstenes.

Se observa que el irreprochable término a Wazn, "Peso", y su forma latina.


Ponderosus, continúan surgiendo siempre que se presenta una posible
conexión con Sirio.

Es de Alien la mención: "El hindú llamado (Canopo) Agastya, uno de sus


Rishis, o sabios inspirados, además de ser el timonel de su Argo ... ", en
impresionante concordancia con los conceptos Mediterráneos.

Será interesante observar, también en alineación con nuestros


descubrimientos anteriores, lo que dice Alien sobre otra estrella de la
constelación de Argos, la estrella rj (eta): "(Jensen) alega ser esta una de las
estrellas del templo (babilónico) asociada a Ea, o Ia, de Eridu, el Señor de las
Olas, también conocido como Oannes, el misterioso pez humano y el mayor
dios del reino".

Presentamos aquí la criatura anfibia Oannes (ver a continuación discusión


especialmente en el Apéndice III, sobre dicho equivalente babilónico del
Nommo), identificado con el dios Enki, que en el mito el sumerio mora de
hecho en el fondo del Abzu o Abismo, en el agua (salada) fresca. Él era, en
realidad, el dios Enki que ayudó al hombre antes de llegar la inundación y,
aconsejados por él, los proto-Noes de la historia sumeria sobre el diluvio
construyeron el arca.

Así, Enki ocupó la función de la divinidad especial que presidía sobre los
judíos, el Jehová del Antiguo Testamento. Cuántos judíos ¿saben que su
dios originalmente era anfibio?.

191
Este antiguo Noé, o proto-Noé, a quien el dios Enki advirtió, era llamado
Ziusudra (en sumerio) o Utnapishtim (en babilónico), dependiendo del
período consultado de la literatura prebíblica. En las antiguas historias sobre
el diluvio, el proto-Noé en su arca envía pájaros al frente en busca de tierra
seca, a ejemplo de Noé en su arca, e incluso de Jasón, para que los pájaros
encontrar el camino por las rocas flotantes. H. W. Parke en su libro The
Oracles of Zeus (Los Oráculos de Zeus) asocia, específicamente a Dodona,
los pájaros enviados por Jasón. Tanto en Dodona como en Delfos se
afirmaba que el arca del "Noé griego", Deucalión, había aterrizado en lo alto
de la montaña en estos lugares. El propio Noé aterrizó su arca sobre el
Monte Ararat, que un pájaro encontró para él. En breve, veremos la
importancia de esos pájaros y de los lugares por ellos divisados. Sin
embargo, es necesario recordar que los eslabones entre Dodona y el Monte
Ararat sugieren una historia común, teniendo en cuenta que ambos fueron
encontrados por un "Noé" en su arca, que envió al frente el pájaro que
encontró una montaña.

Es cierto que una historia es genuinamente griega y la otra, genuinamente


hebrea.Naturalmente, no puede haber un vínculo real entre Dodona y el
Monte Ararat. Después de todo, es probable que sean localidades puramente
arbitrarias. Todo no es más que un mito y una fábula, ¿no? los judíos y los
griegos nunca estuvieron en contacto. No habia posibilidad de existir algún
lazo entre los dos pueblos. Son culturas distintas y herméticamente selladas
por medio de historias fantásticas y sin sentido. ¿No es verdad? ¿Quién
desafiaria esetipo de visión del mundo? Nadie, por supuesto.

Por lo tanto, es interesante que Dodona y el Monte Ararat estén situados en


el mismo paralelo y tengan la misma latitud.
Además, el Monte Ararat tiene un centro a él asociado que, en muchos
aspectos, tiene para los caucásicos la misma función de Dodona para los
griegos. Y llamado Metsamor. A continuación, una descripción de Metsamor,
de autoría del profesor David Lang y del profesor. Dr. Charles Bumey:

La investigación arqueológica, en la primera mitad del siglo [escribieron


en 1971], alteró de forma material nuestro concepto de historia de la
literatura, la ciencia y el conocimiento Transcaucasica. Un lugar clave es
la aldea de Metsamor, a pocas millas al oeste de Echmiadzin y en el
ámbito de visión del Monte Ararat y Alagoz.

192
El único diseño de la excavación original de Austen Henry Layard todavía
conservado en el Museo Británico, de esculturas asirias de Oannes, en
Kouvunjik (en Irak). El dibujo muestra la mitad inferior de un gran bajo relieve
quebrado como la "Divinidad "Pez" encontrado por los excavadores. La
imagen, que pretende realmente representar a Oannes o un sacerdote
vestido como Oannes, sostiene una cesta misteriosa usual, aparentemente
hecha de juncos. ¡Nadie sabe lo que había en la cesta! Probablemente este
dibujo se presentó por haber sido omitido de la reproducción de los editores
de los libros de Layard, mientras que los que fueron liberados
desaparecieron después de la impresión.

Cerca de la aldea, se encuentra una maciza rocosa, tal vez con


circunferencia de media milla. La elevación se cierra de galerías
subterráneas de almacenamiento y viviendas prehistóricas, y se observa
actualmente que posee un importante centro científico, astronómico e
industrial que opera en las áreas de metalurgia, astrología y magia primitiva
de un período que difícilmente tendría menos de cinco mil años.

El "observatorio" de Metsamor está cubierto por señales misteriosas y


cabalísticas. De hecho, la escritura jeroglífica en Armenia se remonta a
tiempos muy antiguos, tal vez a la nueva edad de Piedra. Por toda Armenia
se encuentran pictogramas o petróglifos, tallados o garabateados en rocas,
cuevas y caras de despeñaderos, mostrando figuras humanas y de animales
simplificados. Ya poco se duda de que

193
sirven como medios de comunicación, de rituales y auto-expresión artística.

También describen los contactos de largo alcance de Metsamor con el


mundo exterior:

Las realizaciones de los sumerios como pioneros en la metalurgia del cobre y


el bronce no pueden ser subestimados ... La antigua zona cultural
transcaucasiana, aunque en términos geográficos esté en el Oriente
Próximo, sólo fue dividida por el elevado Cáucaso, pero estrecho, de las
estepas del norte y, una vez allí, nada podría impedir que los comerciantes
lleguen a los centros europeos de trabajo del cobre. De esta forma, Georgia,
con sus regiones vecinas, tal vez fuera abierta de la misma manera a las
influencias de Europa así como del Oriente Próximo. La Transcaucásia
puede no haber sido un centro muy original, por ser una región en la que el
trabajo en metal vino de dos direcciones diferentes; y, si bien, en períodos
más antiguos estuviera presente de manera modesta, ese trabajo se arraigó
empezando a desarrollarse a partir del desarrollo del tercer milenio a.C., en
líneas distintas, y sus formas dejaron de tener inspiración externa ...
Metsamor sugiere que, poco antes, en la Europa, los mercaderes extranjeros
llegaron, un día, en busca de fuentes de metales, trayendo el cobre y, más
tarde, sus productos de bronce, enseñando, por opción o por otra razón, sus
técnicas a la población local, en una época que precedió al surgimiento de
una industria local. Si la evidencia actual apunta a Armenia como el más
antiguo centro de metalurgia en la Transcaucásia, ella también apunta a una
inspiración de Oriente Próximo.

Hace muchos años, un lector me envió fotocopias de varios informes


arqueológicos sobre Metsamor, en armenio y ruso, pero yo nunca quise tener
el gasto de su traducción. Él me dijo, sin embargo, que en ese lugar había un
centro religioso orientado hacia el nacimiento helíaco de Sirio y que los
arqueólogos estadounidenses y los rusos habían llegado a la conclusión de
que Metsamor era un centro de culto de la estrella Sirio. Este es uno de los
muchos temas que requieren fondos adecuados para una investigación. Es
extraordinario que al colocarse la punta de un compás sobre Tebas, en
Egipto, es posible dibujar un arco a través de Dodona y Metsamor.

De vuelta, ahora, a Alien y sus comentarios adicionales sobre Oannes:

194
"Berosso describió a Oannes diciendo haber sido él el amo del hombre en
todo el conocimiento y, en la mitología, era hasta el punto de creador del
hombre ... y algunos lo consideraban el prototipo de Noé".

Alien también describe la estrella Canopo: "Y, como la constelación (de


Argos) estaba asociada, en el Nilo, al gran dios Osiris, esa gran estrella se
convirtió entonces en la Estrella de Osiris..."

Él, presenta, además, otro uso de título "pesado": ''Las Tablas Alfojisinas" la
llamaban (la Canopo) de Suhel Ponderosus ("Entre los persas Suhail, era un
sinónimo de sabiduría..." y de ahí, por lo tanto, presentar también el nombre
de "Suhel Sirius"), que apareció en una crónica contemporánea como Sihil
Ponderosa, una traducción de Al Suhail al Wazn.

Alien presenta entonces varias historias, indicando que dicha designación se


aplicaba en el pasado a la otra estrella "anteriormente situada cerca de las
estrellas de Orión", pero "que estaba hacia el sur", admitiéndose, al parecer,
que Canopo también era llamada por el nombre de otra estrella.

Canopus se sitúa al sur de Sirius (que se encuentra "cerca de las estrellas de


Orión") y, por lo tanto, es obvio que era la descripción de la estrella invisible,
Sirio B, que "estaba hacia el sur", aplicada a una estrella visible, Canopo.

Volvamos, ahora, a nuestra proyección del Argos sobre la superficie Tierra.


El centro de la popa de la nave se coloca sobre un lugar obvio — Canopo.
(Pero, en realidad, con una leve alteración hacia el este en dirección a la
ciudad original, Behdet).

Ahora, son necesarias algunas consideraciones sobre Dodona. Según nos


dijeron, la madera de roble de Dodona "fue colocada en medio de la quilla"
del Argos por la diosa Atenea.

Evidentemente, esta viga de madera se extendía por toda la extensión del


barco. También se menciona como situada en la proa. Alien dice al respecto:

195
Figura 22
(a) El semidiós, un ser celestial anfibio con cola de pescado que,
según los babilonios, instituyó la civilización en la tierra.

196
De Ximrud. (b) Escultura asiria de Oannes en un muro del palacio real del rey
Sargón II (Reinó de 721 a 705 a.C. en Khorsabad en el moderno Irak).
Reproducción de la Figura 54 Niniveh and lt's Palaces (London, 1875)
(Nínive y sus Palacios) de Joseph Bonomi, que lo llama Dagón, el nombre
filisteo de Oannes. La escultura original muestra Oannes rodeado por las
olas del mar, que en este alto relieve se omiten.

La mitología insistió en que (el Argos) fue construido por Glauco o Argos,
para Jasón, el líder de los cincuenta argonautas, cuyo número era
equivalente al de los remos del buque, con el auxilio de Palas Atenea, que
había colocado en la proa una pieza del mencionado roble de Dodona; el
"Argos fue entonces dotado del poder de aconsejar y orientar a los
comandantes de la tripulación. Transportó la famosa expedición de Lolco, en
Tesalia, rumbo a Aea, en la Cólquida, en busca del vellocino de oro y,
cuando el viaje terminó, Atena colocó el barco en el cielo.

Para iniciar la medición de la proyección del Argos, partimos de la localidad


de Behdet, situada un poco al este de Canopo en costa norte del
Mediterráneo, en Egipto. No obstante, era una práctica griega clásica muy
común pensar en Canopo en lugar del olvidado Behdet, por ejemplo, y el
"Hércules de Canopo", que paso para Delfos, y es mencionado por
Pausanias, como un predecesor del Hércules griego de Tirins (antigua
ciudad sobre una colina en Planicie de Argiva, en Grécia, por fin destruida
por el Argos (aproximadamente en 470 a.C.) De fecha muy posterior (es
importante que los griegos hayan admitido que el Hércules original era
egipcio). De hecho, el propio oráculo de Delfos compara el Hércules griego
de forma más desfavorable con el original egipcio — y recordemos, además,
que se decía en las versiones más antiguas de la historia que Hércules, y no
Jasón, condujo a los argonautas. más allá de eso, es bien aceptado hoy por
la mayoría de los estudiosos que Hércules era, en varios aspectos, un
remanente de Gilgamesh; los temas y hazañas específicas eran idénticos en
ambos héroes.

Bien, una proyección del Argos se extiende sobre toda la tierra, colocandose
el centro de su popa en Canopo (realmente en Behdet); el otro extremo está
situado en Dodona, porque la madera de roble de la proa procede de esa
localidad.

Canopo y Behdet recibieron sus denominaciones de acuerdo con la

197
popa del Argos, mientras que Dodona es el lugar donde la proa fue
producida. Por lo tanto, ahora no hacemos más que crear fantasías al
proyectar la imagen del Argos de forma tal que la popa se quede sobre la
popa correspondiente en la tierra y la proa sobre su lugar de origen terrestre.

En nuestra proyección, manteniendo la popa en el mismo lugar y girando el


barco sobre el mapa, de modo que la proa, que tocaba Dodona, apunte
ahora en dirección a Metsamor, descubrimos que se forma un ángulo recto
de exactamente 90 °.

Figura 23. Una antigua escultura griega en gema representando


a Argus forjando una pieza del roble sagrado de Dodona para la
proa del barco Argos

Ademamos ahora el terreno de la geodésica, asunto impresionante, pero un


poco aburrido. Cuando se trata de latitudes y longitudes, se sabe que la
mayoría de la gente podría hacer un recorrido sin jamás haber escuchado
ninguna mención a (con excepción de marineros y pilotos aéreos). en
realidad, nadie mejor que un arqueólogo para huir horrorizado del asunto.
Nada más desagradable para un arqueólogo que ser recordado por el poco
que sabe sobre la Tierra como cuerpo celeste en el espacio y sobre
astronomía. En general, el arqueólogo casi siempre ignora hasta el más

198
elemental de los hechos astronómicos. Hay muchos comentarios mordaces
sobre este estado de cosas en la obra The Dawn of Astronomy (El Amanecer
de la Astronomía), de autoría del eminente astrónomo victoriano y amigo de
sir Wallis Budge, sir Norman Lochyer, y más recientemente algunas
observaciones muy recientes también se hicieron por Santillana y Von
Dechend en Hamlet MUI.

No obstante, examinamos ahora algunos nuevos descubrimientos muy


interesantes. Egipto se sitúa a 7 ° de distancia — de latitud — de Behdet
hasta la Gran Catarata. Tengo razones para creer que los antiguos egipcios
consideraban las distancias de 7 ° como una octava en analogía con la
música. La mayoría de los los lectores deben saber que una octava está
compuesta por una escala que contiene ocho notas distribuidas en el espacio
dividido en siete (en realidad, son cinco tonos y dos semitonos).

Antiguos pueblos mediterráneos conocían realmente los principios de la


octava musical. En el Times de Londres, se publicó un artículo del trabajo del
Dr. Richard L. Crocker, profesor de Historia y de la Dra. Anne D. Kilmer,
profesora de Asiriología y rectora de la Universidad de California, en
Berkeley. El artículo menciona las palabras del Dr. Crocker: "Siempre
supimos que había música en la antigua civilización asirio-babilónica. Sin
embargo, hasta el momento, desconocíamos que esa música poseía la
misma escala diatónica heptatónica, característica de la música occidental
contemporánea y de la música griega del primer milenio a.C.".

Después de quince años de investigación, Crocker y Kilmer demostraron que


algunas tabletas de arcilla de Ugarit, en la costa de la actual Siria, de
aproximadamente 1800 a.C., contenían un texto musical basado en nuestra
familia octava. La Dra. Kilmer resumió todo, diciendo: "Es la más antigua
'música en lámina' de que se tiene conocimiento". Los dos profesores hasta
grabaron en público el sonido de reconstitución de una lira antigua, después
del intervalo de sólo 3.700 años. (La grabación de un álbum comercial, que
contiene un folleto adjunto, titulado Sounds From Silence).

Una semana después, el 14 de marzo, una carta de Brian Galpin , apareció


en The Times diciendo que su padre, Canon F. W. Galpin, anteriormente
había establecido la antigüedad correcta de la escala diatónica heptatónica
en su libro Music of the Silence: Recientes

199
Descubrimientos en la Antigua Música de Oriente (Sonidos del Silencio) de
Anne Kilmer, Richard Crocker y Robert Brown, fue puesta en venta en 1976
por Bit Enki Publications and Records (BTNK 101), California. Las
grabaciones son fascinantes.

Creo que los egipcios distribuyeron una "octava geodésica", comenzando al


norte de Behdet (para enfatizar su separación del Egipto) y culminando en
Dodona. En el caso de Dodona, la latitud es precisamente 5º al norte de
Behdet y del centro oracular de Delfos a una latitud de exactamente 7º al
norte de Behdet. (Estos dos últimos hechos fueron descubiertos por Livio
Stecchini, como se explicará a continuación, en este libro.) Como ya vimos,
las octavas datan al menos de los sumerios.

Así, llegué a la siguiente secuencia, representando una octava oracular


geodésica.

Los lugares que identificé tienen, entre sí, un espacio de P de latitud, en la


secuencia, y son grados integrales de latitud, a partir de Behdet que, como
veremos, era el centro geodésico del mundo antiguo (de manera similar al
meridiano de Greenwich moderno), además de ser la capital pre-dinástica de
Egipto.

¿Qué justificación tengo para hablar de un vínculo entre los centros de


oráculos y la octava musical? Son varias, y creo que es mejor presentar
algunas indicaciones para que el lector, ya bastante intrigado, deje de
preocuparse por lo menos en relación a ese aspecto.

Graves nos da información sobre algunos hechos interesantes respecto de


Apolo, el dios patrono oficial de Delfos y Delos (dos de los centros de nuestra
lista): "En los tiempos Clásicos, la música, poesía, filosofía, astronomía,
matemáticas, medicina y ciencia estaban bajo el control de Apolo. Como un
enemigo del barbarismo, él representaba la moderación en todas las cosas, y
las siete cuerdas de su lira estaban ligadas a las siete vocales del alfabeto
griego posterior, y se les atribuye un significado místico, y se utilizaban para
la música terapéutica.

Finalmente, en función de su identificación con Horus, el Niño, un concepto


solar, él era adorado como el sol, cuyo culto corintio había sido asumido por
el Zeus solar ... ".

200
Figura 23. En esta antigua pintura griega en florero, el dios Apolo se sienta
en su trípode en el Oráculo de Delfos. A su lado. crece el laurel délfico. A su
derecha, él sostiene un recipiente místico, para el cual la sacerdotisa mira,
acercándose con un gesto de bienvenida, como si estuviera en trance. Un
asistente permanece con un cántaro con agua para llenar el recipiente, si
fuera necesario. El recipiente se llenó de un líquido que emite vapor que
contiene poderosas decocaciones de hierbas narcóticas, como meimendro,
manzana espinosa y heléboro, que ayudaban a induzir el arrebatamiento
profético en la sacerdotisa semi-hipnotizada. El terrible aroma agradaba al
público como si la tos "el humo del cadáver en deterioro del monstruo Píton ",
que supuestamente se desvanecía por una grieta bajo el templo (aunque los
excavadores modernos hayan comprobado la inexistencia de la grieta). Se
encontrará una larga exposición sobre procedimientos, plantas alucinógenas
e Instituciones Oraculares en mi libro Conversations with Eternity
(Conversaciones con la Eternidad), Rider. Londres. 1984; en las páginas. 53,
58 y 59 de esa obra se presentan ilustraciones directamente relacionadas
con esta figura.

Note también la referencia a Horus, cuyo halcón habría presidido la muerte


para los cólquidos en la esperanza de su resurrección. De hecho, un
significado de kirkos (Circe — "halcón"), no comentado anteriormente, era el
de "círculo". Quiero comentar, de paso, que el círculo no sólo era un símbolo
solar tradicional (como también lo eran el

201
vellocino de oro y el halcón), sino también el único ojo de los Ciclopes; en
realidad, en forma de círculo. de hecho, la palabra ciclope significa "ojo en
círculo".

Graves dice: El Polifemo de un solo ojo ... puede ser rastreado hasta el
Cáucaso. Cualquiera que haya sido el significado de la narrativa caucásica,
A. B. Cook en su Zeus (páginas 302-23) muestra que el Ciclope de un ojo
"sólo era un emblema solar griego".

Las observaciones de Graves, a continuación, tienden así a disociar los


términos Cyclops y Cyclope, en español Cíclope, pero tal vez no debe
hacerse a la luz de estos nuevos vislumbres. Después de todo, los antiguos
Ciclopes eran tres salvajes de un solo ojo y, además, los hijos de Gaia, la
diosa Tierra, así como los tres monstruos de cincuenta cabezas (hay mucho
aún para discutir sobre el respecto más adelante).

Ellos también serían solares, de acuerdo con mi "sistema", y el "círculo",


"halcón", "nacido de la tierra de Gaia" y solar que parecen caminar siempre
juntos en el esquema. En efecto, precedió al Apolo solar como la divinidad
protectora de Delfos. No causa sorpresa que el arca de Deucalión haya
aterrizado sobre el Monte Pamasso, por encima de Delfos (según la
propaganda délfica), y que su "madre" fuera Gaia, cuyos "huesos", una vez
más, lanzó detrás de la espalda, hacia el pueblo de la desolada Tierra.

Otras cuestiones que Higgins vincula a Delfos es la sílaba sagrada Om del


indoeuropeo. Él hace todo su relato con la música sagrada y el nombre
sagrado tradicional de Dios, que consiste en siete vocales pronunciadas en
secuencia. formando una palabra. "La palabra que no será pronunciada".
Dice además: "Así como un piados judío no profesa la palabra leue, de la
misma manera el piadoso hindú no proferirá la palabra Om". Siendo
estrictamente verdadero o no, la calidad sagrada de los nombres es
incontestable.

Higgins dice que epriphè, es la raíz verbal, en griego, de dQphaõ "hablar o


pronunciar" Qphéni, "decir" (Podría añadir que prjyoç, phégos, es la palabra
para roble, como en Dodona, y prjprj, "pêhmê" significa literalmente
"oráculo". Por lo tanto, Omphé significa "la expresión de Om". De la
enfermedad, phégos literalmente practicaba ompé, porque allí el roble
hablaba).

202
Decian que Delfos era el omphalos, "el ombligo", o centro del mundo. Pero
en realidad era sólo uno de muchos otros. en la Figura 26, el lector verá que
hay un Ônfalo cerca de Cnossos, en Creta, que en la secuencia de la octava
de los centros Oraculares se situaba en grados geodésicos integrales de
latitud, a partir de Behdet, la capital pre-dinástica de Egipto. Una fotografía
de la piedra angular de Delos también se puede ver en la Tabla 21. Las siete
vocales, las siete cuerdas de la lira de Apolo, las siete notas de la octava
(siendo la octava una repetición más alta de la primera, como casi todos
saben), los ocho centros Oraculares en la "octava del norte", los siete grados
de latitud, marcando la extensión oficial del antiguo Egipto, el nombre místico
e impronunciable de Dios, compuesto por siete vocales, forman una
combinación — y todos forman parte de un complejo coherente de elementos
formadores de un sistema que también involucra los cuerpos cósmicos.

Antes de proseguir, es necesario justificar mi selección empírica de un lugar


en la isla de Citera, fuera de la costa sur del Peloponeso griego, que
posiblemente está asociado al quinto centro de mi serie de centros
Oraculares geodésicos. He encontrado las informaciones necesarias cuando
leía el notable libro del profesor Cyrus H. Gordon, The Common Background
of Greek and Hebrew Civilizations (El Origen Común de las Civilizaciones
Griega y Hebrea). Al final del capítulo II, Gordon nos dice lo siguiente:

Algunas veces, los centros de culto atraen a las personas de áreas remotas.
Probablemente la causa más común para tal magnetismo era un sacerdocio
eficiente, que adquirió la reputación de ayudar a las personas necesitadas
con consejos, orientación psicológica y asistencia médica. Citera pasó a
atraer extranjeros ya en la era de las Pirámides.

Una copa de piedra, con el nombre de un templo solar [del Faraón Userkaf
en Abusir] de la Quinta Dinastía [la cronología de Richard A. Parker, informa
la fecha de 2501-2342 a.C. para la Quinta Dinastía], con inscripciones
jeroglíficas, fue encontrada en Citera. En el segundo cuarto del segundo
milenio, una inscripción babilónica de Naram-Sin, rey de Eshnunna, fue
dedicada en Citera "para la vida" de aquel monarca mesopotámico. [Esta es
una de las razones para creer que ambos textos fueron enviados a Citera en
la Antigüedad. Un fraude moderno es improbable porque el texto de Naram-
Sin fue encontrado en Citera en 1849, antes de descifrar la escritura
cuneiforme] Lo

203
interesante es que los dos textos encontrados en Citera son de carácter
religioso. Heródoto (1: 105) relata que los fenicios erigieron un templo en
Citera para la diosa de los cielos. Finalmente, en los tiempos clásicos, Citera
fue un gran centro del culto de Afrodita. Los templos antiguos fueron
construidos en las cercanías de Palaiópolis, cerca del cinturón de la costa
este. He visitado el lugar en 1958 y lo consideré un sitio extenso y
prometedor para la excavación.

Los egipcios, babilonios y fenicios venían al lugar para adorar a la gran


diosa. [En la época de la gran diosa Gaia el lugar estaba también bajo la
responsabilidad de Delfos, antes de la usurpación de Apolo] Las antiguas
instalaciones del culto, talladas en la roca viva, pueden todavía ser vistas en
un lugar alto en el extremo norte, cerca de la costa. Un pozo, claro hace
algunos años, tenía, en su fondo, un antiguo estatuario ... [hay] antiguas
paredes de piedra ... El área toda está cubierta de cerámica, mostrando que
el lugar estaba ocupado en el III período minóico medio (aproximadamente
1700 — 1570), en los períodos minucios tardíos I — III (aproximadamente
1570 — 1100) [Nota: "III período minóico tardío (aproximadamente 1400 —
1100); es la era Micénica"] y después los tiempos clásicos (V — IV siglos
a.C.).

El problema propuesto por la antigua Citera aún no ha sido solucionado. La


isla está muy alejada de Egipto y de Asia para que los hombres se
desplazaran hasta allí sólo con objetivos religiosos. Y, sin embargo, es difícil
descubrir cualquier otra razón práctica. Tales santuarios continuaron bien
conocidos a lo largo de las eras. En la Antigüedad clásica, el oráculo de
Delfos era buscado en el ámbito de una amplia área. Hoy, Lourdes atrae a
las personas necesitadas de todos los continentes en busca de lo que no
pudieron encontrar cerca de sus casas. Citera se convirtió, por lo tanto, en un
centro para egipcios y semitas, y también para otros pueblos, desde Abusir,
a lo largo del Nilo, hasta Eshnunna, además del Eufrates. Aquellos los
visitantes traían su influencia hasta el Egeon y, al volver a la casa, llevaban
consigo alguna cultura del Égeon. Es gratificante que Citera este siendo
excavada ahora por el profesor George Huxley para el museo de la
Universidad de Pensilvania. [Gordon escribió en 1964].

Cuanto compromiso de Citera. No obstante, un posible lugar alternativo es la


isla de la bestia; o bien ambos lugares pueden estar vinculados. Alguna
justificación para mi suposición de que el lugar de número tres esté situado
en el sur de Chipre procede de famosas referencias a

204
"Afrodita de Citera, e incluso en la lejana Chipre", en la antigua literatura,
además, Heródoto (Libro I, 105) se refiere al templo de Afrodita Urânia en
Ascalon, en Siria, y dice: "[es] según me dijeron, el más antiguo de los
templos de esa diosa. El templo de Chipre, los propios chipriotas admiten
haber sido derivados de éste, y el de Citera fue construido por los fenicios, a
quienes "pertenecía a esa parte de Siria". En la última parte (no citada) de su
última nota de pie de página, presentada anteriormente, Gordon menciona
que los "fenicios*", en el lenguaje de Herodoto, también incluía a los
minóicos.

Figura 21. Grabados en monedas de cobre de la era romana,


mostrando la piedra-ónfalo en el centro oracular de Zeus Kasios. cuyo
nombre está escrito en la parte inferior de tres monedas presentadas
en la parte superior de la figura. Este oráculo se situaba en el monte
Kasion, cerca de Latakia, el lugar que constituía la marca de la
octava oracular de 35 ° 30 '.

Cooke comenta: "Monedas de cobre acuñadas por Trajano y Antonino Pio


tienen en el verso un santuario sobre cuatro pilares e incluye una piedra
sagrada, que está adornada con filetes". Una representación de una piedra-
ónfalo filetada, mostrada en estas monedas, es definitivamente un meteorito
o una "piedra-trueno". Este es un lugar lejano: "El monte Kasion, una duna
de arena estéril junto al lago Sirbonis, era famoso por su santuario de Zeus
Kasios ...", había otro monte Kasion en Egipto. Y según Serbio, el antiguo
comentarista de

205
Virgilio, el santuario fue fundado por un cretense llamado Klparissos. Esta
información está en acuerdo con las asociaciones minóicas con Dodona.
Delfos y Delos. Nada de definitivo se conoce sobre el origen del nombre
Casio. Fue en ese lugar que el rebelde Tífón con cola de pescado/serpiente
(nombre griego del egipcio Seth) fue perseguido por Zeus en su conflicto
cósmico según el antiguo escritor Apolodoro (segundo siglo a.C).

Para aprovechar, yo podría mencionar que una pequeña isla del lado
opuesto de Citera que se llama Anti-Citera y allí fue recuperado un famoso
buque que naufragó, del que procede la miniatura de un ordenador
mecánico, que data del primer siglo a.C. (a ese respecto al profesor Derek
Price de la Universidad de Yale mucho escribió, incluyendo una "historia de
cobertura" para Scientific American y su obra definitiva Gears from the
Greeks: The Antikythera Mechanism — A Calendar Computer from ca. 80
a.C. (Mecanismos de los Griegos: El Mecanismo de Citera — Un Equipo de
Calendario de aproximadamente 80 a.C.), Science Historia de las
publicaciones, Neale Watson Academic Publications, New York, 1975). Este
pequeño ordenador es uno de los muchos sobrevivientes de los tiempos
antiguos que demuestran, de modo concluyente, que las actitudes
convencionales de hoy con respecto a la tecnología antigua son inadecuadas
y que subestimamos seriamente los pueblos de la Antigüedad.

Ahora bien, en relación al sitio de Delos, daré algunas informaciones


extraídas de la obra autorizada de H. W. Parke, Greek Oracles (Oráculos
Griegos), que indicarán su importancia como centro de oráculos en mi
proposición de "octava del norte" de los centros geosdésicos.

Otro punto que Dodona podía tener a su favor, contra Delfos, era el hecho de
haber sido el propio oráculo de Zeus. Apolo era, en la mejor de las hipótesis,
el hijo de Zeus, insertado de forma un tanto incómoda en el panteón griego.
En función de ello, sus profecías no podían ser más significativas que las
pronunciadas por el padre de los dioses y los hombres. Delfos respondió con
una elaborada obra de propaganda teológica. Aunque no intentaba disminuir
la posición suprema de Zeus, argumentaba que Apolo era su profeta
escogido. Esta doctrina apareció inicialmente en el Himno a Apolo, de
Homero, pero no en las secciones relativas a Delfos. Ella es encontrada en el
himno de Delos, donde el dios niño irrumpe de sus pañales y grita: "Que el
arpa y el arco armado

206
sean mi deleite y haré profecías entre los hombres sobre la infalible voluntad
de Zeus". En el resto del mismo poema, hay otras referencias a Delos como
centro oracular, una función que se había extinguido en el período clásico.
Pero esa parte del Himno homérico con su. descripción del festival de Delos,
por supuesto, fecha de una etapa inicial del período arcaico —
probablemente alrededor de 700 a.C. El concepto de Apolo como profeta de
Zeus puede, entonces, haber comenzado en Delos, pero ciertamente se
expandió y se desarrolló en gran parte en Delfos.

Además "... Delos, a pesar de ser más tarde famosa, sobre todo por ser el
lugar de nacimiento [de Apolo], evidentemente fuera en el pasado un centro
de adivinación.

La isla de Delos era conocida como "la Isla sagrada" y tradicionalmente


destinada a ser inmune a guerras o conquistas. En la expresión del gran
estudioso W. W. Tam, en su artículo sobre la "The Political Standing of
Delos" (La Posición Política de Delos): "Ahora bien, no hay duda de que la
minúscula isla de Delos, que gozó de posición especial en la vida religiosa
por ser el lugar de nacimiento de Apolo fue, durante siglos, considerada un
'lugar "sagrado" ... toda la isla de Delos era considerada sagrada ... En el
tercer siglo [a.C.]. El Himno a Delos, de Calímaco, la llama la más sagrada
de las islas: tiene inmunidad en la guerra, y no necesita de muros, porque su
muro es Apolo ... Delos fue entonces un lugar sagrado del sexto al segundo
siglo [a.C.]: posiblemente la tradición la hizo sagrada desde tiempos
inmemoriales; es decir, desde el nacimiento de Apolo ... ".

El historiador Diodoro Sículo (siglo I a.C.), haciendo uso de datos


históricamente arcaicos, compilados por sus predecesores, registra
importantes consultas al Oráculo de Apolo, en Delos, anteriores al siglo VII
a.C., realizadas de la misma manera que las consultas en Delfos en períodos
posteriores, más familiares a nosotros. por ejemplo:

Abajo;

Figura 25. Un grabado de Roma en Hoohe, publicado en 1688,


mostrando su concepción de la sacerdotisa délfica sentada en su
trípode e intoxicada por ondas de humo que salen al suelo.

Siguiente Hoja

207
... cuando en la tierra de Rodas surgieron grandes serpientes, de
algunas de ellas causaban la muerte de muchos nativos; por lo tanto,
los sobrevivientes enviaron a hombres a Delos para consultar al dios
sobre cómo podrían librarse del mal. Apolo les ordenó que recibieran a
Forbas y sus compañeros para juntos, colonizar la isla de Rodas ... y
los habitantes de la isla lo convocaron, como había ordenado el oráculo
y le dieron una porción de tierra. Forbas destruyó las serpientes y
después de liberar la isla de su temor, se estableció en Rodas ... Más
tarde, después de los eventos descritos, Altaemenes, el hijo de Catreu,
rey de Creta, mientras consultaba el oráculo, en relación con otros
asuntos, recibió la respuesta de que era su destino matar a su padre
con sus propias manos. Así, deseando evitar ese acto abominable,
abandonó Creta por libre voluntad ... Poco antes de la guerra de Troya,
Tlepolemo, el hijo de Héracles, que era un fugitivo a causa de la muerte
de Licimni, cuya muerte provocó involuntariamente, se evadió de Argos
por libre voluntad y, al recibir la respuesta oracular sobre el lugar que
debía buscar para establecerse, desembarcó en Rodas, junto a
algunas personas, y, siendo bondadosamente recibido por los
habitantes del lugar, allí construyó su hogar. Y, al convertirse en rey de
toda la isla aquí él la repartió ...

208
No es necesario saber quién eran las personalidades aquí mencionadas o
incluso comprender los incidentes — estos ejemplos sólo sirven para indicar
que el Oráculo de Delos mantenía una posición semejante a la del Oráculo
de Delfos. En relación al Ónfalo, en Creta, otro lugar arcaico en nuestra
octava oracular, Diodoro Sícolo registra lo siguiente:

... Réa ... cuando dio a luz a Zeus lo ocultó en Ida, como se le llama ...
Y muchas pruebas del nacimiento y la creación de ese dios existen
todavía hoy en la isla. Por ejemplo, cuando él estaba siendo llevado de
allí por los Curetes, dicen que su cordón umbilical (omphalos) cayó
cerca del río conocido como Tritón, lugar que se convirtió en sagrado,
pasando a ser llamado Ónfalo, después de ese incidente, mientras que
de la misma manera, la llanura alrededor es conocida como
Omphaleium.

Se decía que la diosa Atenea había nacido en el lago Tritón, en Libia


(también en nuestra octava oracular), y también que había nacido en el Río
Tritón, en Creta, cerca o realmente en lugar del Ónfalo. Tomamos
conocimiento de esa tradición por medio de Diodoro Sícolo: "Atenea, relatan
los mitos, fue también generada por Zeus en Creta, en las nacientes del río
Tritón, siendo ésta la razón por la que le hayan dado el nombre de
Tritogenia. Y allí se alza, hasta hoy, en esas nacientes, un templo
consagrado a esa diosa, en el lugar donde el mito dice que se ha producido
su nacimiento". Atenea, por lo tanto, parece haber nacido en dos lugares de
la octava oracular, pero el punto importante está en la relación entre sus dos
"nacimientos" y la ubicación a dos grados de latitud entre sí.

Mi afirmación de que los centros Oraculares de Dodona, Delfos, Delos,


Citera, Cnosos y Chipre están conectados en una serie — sin considerar que
están separados entre sí por un grado de latitud y constituyen grados
integrales de latitud desde Behdet, en Egipto, además de poseer vínculos
demostrables con Egipto, ya sea en tradición o arqueología — es
consolidado aún por otro pasaje del libro de H. W. Parke:

En Delfos, es decir, el lugar del santuario clásico de Atena Pronaia, al


este de Castalia ... como mostró la excavación, no existía un pueblo,
sino un centro de culto de los tiempos micénicos ... Es interesante, en
términos arqueológicos, que muchos descubrimientos importantes de
los períodos arcáicos más antiguos muestren claras afinidades o una
derivación real de

209
Creta. Pues, como ya hemos mencionado, el Himno a Apolo, de
Homero, termina con la descripción de cómo "Febo Apolo consideró
entonces quién, de entre los hombres, él traería para ser sus
adoradores y servirle en la rocosa Píton. Entonces, mientras pensaba,
él tomó conocimiento de un veloz buque en el mar oscuro como vino y
que en ese buque había hombres buenos y en gran número —
cretenses de la Cnossos minóica, que ofrecían sacrificios al señor
Apolo y anunciaban los oráculos de Febo Apolo de la espada de oro
siempre que él hablaba en profecía a través del laurel"... Algunos
estudiosos observaron evidentes eslabones arqueológicos entre Delfos
y Creta arcáicos sobre la base del hecho detrás de esa fachada de
leyenda, siendo posible que el culto de Apolo fuese introducido por el
mar a partir de Creta ...

En el Himno homérico, verificamos que se afirma específicamente que los


cretenses minóicos (contemporáneos del antiguo Egipto, por supuesto, y que
con éstos mantenían comercio) de Cnosos llevaron a Apolo para Delfos, el
lugar de un ónfalo. Y de esos habitantes de Cnosos se afirma que
respetaban los oráculos.

En las proximidades de Cnosos, hay un lugar llamado Ônfalo, situado a un


grado de latitud sur del sitio de Citera, a un grado al sur de Delos que, a su
vez, se ubica a un grado al sur de Delfos.

Parke nos da otra información. Él menciona las conexiones bien conocidas


entre Delos y Dodona por medio de los conocidos "regalos de los
hiperbóreos" (véase más adelante), enviados a Delos por Dodona, los cuales
provenían de los misteriosos hiperbóreos del norte, de una tierra que muchos
creen tratarse de Gran Bretaña.

En el Libro II, de Diodoro Sícola, se encuentra una descripción de los


hiperbóreos que aparentemente observaban cuerpos celestiales, a través de
un objeto que, en mi opinión y de algunos otros estudiosos, parece ser un
telescopio.

En un próximo libro hay mucho que decir acerca del uso de lentes de cristal y
vidrio en la Antigüedad, así como sobre su posible yuxtaposición como
telescopios simples. ¡Pero no podrían haber observado Sírio B!

210
Figura 29. Detalle del mural de Pompeya reproducido por W. H.Roscher. El
zafalo es similar al de Delos (ver Tablas 15 y 18). Aquí, el simpático ónfalo-
serpiente está siendo acosado por una píton.

Parke nos dice: "En las ciudades, Delos poseía, en el pasado, un un oráculo
apolíneo de importancia ... Se puede suponer que esa institución existía ... al
final del siglo VIII [a.C.] y puede haber desaparecido poco a poco en el
séptimo siglo [a.C. ... ... La época en que Pisístrato y Polícrates, en la última
mitad del siglo VI [a.C.] restauraron la santidad de Delos, el oráculo ya habría
dejado de existir y no se ha restaurado".

Vale la pena presentar algunos detalles de los "regalos de los hiperbóreos",


porque un relato al respecto es una de las más extrañas historias
remanentes de la antigua Grecia y se refiere directamente a nuestro tema.
Uno de los más largos estudios al respeto fue escrito por Rendei Harris. A
continuación, una parte de lo que él tiene que decir:

Las personas que envían presentes [a Apolo] son reales, con un


vínculo genuino con él: ellas lo perdieron, no lo olvidaron, lo
encontraron de nuevo por medio de embajadas y regalos sagrados, ...
los regalos, ... son provenientes de largas distancias por tierra y por
mar, son cuidadosamente envasados en paja, y escondidos a las
miradas de intrusos de todos, exceptuando los de aquellos a quienes
fueron enviados. La caja estaba etiquetada cuidadosamente. Apolo,
Delos, y era un tabú ... Ahora, veamos lo que dice Heródoto sobre los
presentes sagrados que llegaron a Delos en este día [Heródoto, "el
padre de la "historia", vivió en el siglo VI a.C.) Él nos cuenta (su
información provenía de

211
sacerdotes de Delos) que las cosas sagradas fueron llevadas por los
hiperbóreos, envasadas en paja, para los citienses, y que éstos
entonces las pasaban de tribus hacia la tribu, hacia el oeste, hacia el
Adriático; de allí los regalos eran transportados a Dodona, de donde
pasaban por manos griegas; de Dodona, eran transportados hacia el
este, de nuevo hacia el Golfo Maliano, después por la isla de Euboea,
de ciudad en ciudad hasta Caristos, y entonces el pueblo de esa ciudad
los llevaba a Tenos (pasando por Andros) y el pueblo de Tenos los
llevaba a Delos. [Heródoto, IV, c. 33].

Esta es una peregrinación por un recorrido realmente lleno de


desviaciones, pero algunas de las repeticiones y prolongaciones del
viaje se debió al intento de evitar las cordilleras. El Monte Citeron, por
ejemplo, se evita cruzándose Euboea, y cortando el camino hacia el
punto más al sur de la isla, en Caristos, donde Andros está a la vista y
Delos está casi a la mano.

La historia que Pausanias cuenta [siglo II d.C.] muestra grandes


variaciónes. Él nos dice que "en Prasiai (en la costa del Ática) hay un
templo de apoyo. Se dice que fue allí donde los primeros frutos de los
hiperbóreos llegaron. Los hiperbóreos, según me dijeron, nos
entregaron a los arimaspienses y, éstos, a los issedonios; de allí los
citienses los transportaron a Sinope; de allí fueron llevados por helenos
(griegos) a Prasiai y los atenienses se los llevaron a Delos. Estos
primeros frutos, decían, eran escondidos en paja de trigo y nadie sabía
lo que era". Pausanias sabe, sin embargo, que las ofrendas eran de los
primeros frutos de la naturaleza y su referencia al transporte de estas
ofrendas para el Ática es, al mismo tiempo, explicada por haber Atenas
adquirido la suserania sobre Delos, de modo que una desviación de la
ruta de Euboea sería natural.

Lo que nos es sorprendente es que las ofrendas son llevadas por el


mar Negro para Sinope (¿podemos decir Olbia?), y de Sinope ellas
pasan por la costa hacia el Bósforo y de allí para adelante. Esta es muy
diferente de la ruta descrita [100 años antes] por Heródoto. Pero tantos
detalles difícilmente podrán ser ignorados y, además de ello, hacen que
la ruta sagrada pase por Cicerón hasta el Euxino [Mar Negro] a lo largo
de la ruta del ámbar. Este autor también sitúa a los hiperbóreos más
distantes aún, al interpolar

212
dos tribus entre ellos y los citienses. Si, sin embargo, digamos, en la
época de Pausanias, las ofrendas llegaban a Delos por la ruta oriental
del ámbar, queda igualmente claro que Herodoto describe que se
transportan a lo largo de la ruta occidental del ámbar bajando hacia el
Adriático.

Una explicación de la modificación de la ruta se ofreció por el profesor


Ridgeway y endosado por Prazer ... Hace muy probable que, en eras
muy remotas, existía una vía regular de comercio del Mar Negro que
subía el Danubio y se cruzaba hacia el promontorio del Adriático ...
Esta ruta es indicada en el relato hecho por personas de Delos a
Heródoto de que la ruta seguida por las ofrendas provenía del sur de
Rusia siguiendo hacia Delos. Pero con el establecimiento de colonias
en el sur de Rusia, esa larga ruta indirecta sería cambiada por una
directa por el Bósforo, Helesponto y Égeon. Esta ruta nueva y más
corta parece ser la indicada por Pausanias. Él dice, de hecho, que las
ofertas venían de Cicio (Rusia) por el camino de Sinope, una
importante colonia griega, situada en la costa sur del Mar Negro frente
a Crimea.

Otro factor, descuidado por los estudiosos que intentaron explicar las vías
alternativas es que durante los siete siglos, entre la época de Heródoto y la
de Pausanias, la importancia de Dodona disminuyó, de modo que una
complicada ruta de viaje con tantos desvíos, que existía por razones
religiosas y servía de conexión de la octava oracular, fue abandonada porque
la colonia religiosa en Dodona, bajo el dominio de los romanos, cayó en
desuso y ningún significado quedaba. Por supuesto, la ruta posterior era más
fácil y más corta — pero la cuestión es: ¿por qué primero se utilizó la ruta
más difícil?. Porque los estudiosos del asunto, no comprendiendo la
importante conexión arcaica entre Dodona y Delos, nunca identificaron la
ruta original de aquellos misteriosos presentes transportados por miles de
millas por un terreno accidentado.

Es una perspectiva aterradora intentar demostrar, en su adecuada


proporción, todo el complejo enmarañado de información relativa a la "octava
del norte" y sus muchos eslabones con la tradición de Sirio. Es imposible
hacer justicia en este libro al tema del conocimiento astronómico de los
antiguos. En el libro Hamlet's MUI, tenemos un pasaje que ahora es
relevante. El lector tendrá que aceptar, en confianza, que en los tiempos
antiguos se consideraba existir vínculos

213
mutuos entre las siete notas de la octava y los siete planetas. No es posible
asumir aquí el debate sobre el antiguo pitagorismo versus neopitagorismo y
la génesis de los diferentes conceptos de "armonía de las esferas". A
continuación, el pasaje: "Y Aristóteles dice (Rhet. 2.24, 1401 a 15) que,
deseando circunscribir un 'perro', se permitió el uso de la 'Estrella Perro'
(Sirius) o Pã, porque Píndaro le afirma que la forma móvil del perro es la de
la Gran Diosa [Gaia]"... Para el admirable significado de Sirio, como líder de
los planetas y octavo planeta, por así decir, y de Pã, el maestro de danza
(choreutés) así como del real kosmokrator, regiendo 'los tres mundos', sería
necesario todo un volumen".

Ahora bien, esta referencia a Sirio como "octavo planeta, por así decir" es
una pista bastante interesante. (En realidad, alguna evidencia existe
sugiriendo que los antiguos sabían de la existencia del octavo planeta Urano,
porque los egipcios pueden haber exactamente logrado observar su
trayectoria sugerida por Peter Tompkins en Secrets of the Great Pyramid
[Secretos de la Gran Pirámide]. Creo que probablemente éste era el caso y
Urano era algunas a veces comparado a Sirio B porque ambos eran
"invisibles". Sirio B tiene su órbita alrededor de Sirius A, como la de un
planeta como ya mencioné anteriormente, siendo su período orbital nuestros
planetas Urano, Neptuno y Plutón. Sirio B, con más rapidez que Urano, un
planeta, siendo éste que ambos sean considerados similares. Sirio B, de una
manera un tanto oscura al planeta más cercano, Mercurio. Mercurio, con una
órbita cuya naturaleza es simbólica — ver Figura 16 —, y Urano era la
"octava" Mercurio).

Examinemos el tema del "octavo planeta" en relación a los centros


Oraculares. Dodona y el octavo centro oracular de la octava en la música, es
la octava nota que encierra la octava por medio de repetición de la primera
nota en una octava más alta. La octava de una nota tiene doble frecuencia —
si se toca Do en un piano y luego las siete notas subsiguientes, se alcanza
hasta el Do, mayor, pero doblando la frecuencia del Do original — a su
octava. El "octavo planeta" repetiría, por lo tanto, el primer planeta, Hermes
(en latín, Mercurio). Ahora bien, fue Hermes (Mercurio) que proporcionó el
carnero de oro para la fuga de Frixo hacia la Cólquida. Y la viga de roble de
Dodona que fue encajada en la proa del Argos, y que regresó con el
vellocino de oro. Durante el intervalo de estada del vellocino en la Cólquida,
éste fue mantenido "en el bosque de Ares [Marte]". El punto importante a ser
notado es que el

214
vellocino fue para la Cólquida bajo los auspicios del primer planeta, allá
permaneció bajo los auspicios del (planeta) Marte, volviendo bajo los
auspicios de Sirio, "el octavo planeta", ya con una pieza de roble, obtenida
en el octavo centro oracular, encajada en la proa del Argos. Y como ya
vimos, cuando el Argos se gira a un ángulo de 90° (sobre un globo terrestre)
su proa toca primero el centro de Dodona, y luego apunta directamente a
Metsamor, cerca del centro Monte Ararat. Pero, si la proa del Argos
extendida sobre el globo toca a Dodona y su popa toca a Tebas egipcia, tal
vez él pueda ser girado al Ararat/Metsamor, donde también su proa tocará.

Parke dice: "En Asia Menor, Didima, cerca de Mileto, se encuentra el único
centro oracular de cuya actividad ya tuvimos alguna evidencia en el sexto
siglo". Mileto parece estar situada en el mismo paralelo de Delos, así como
Sardis se encuentra en el mismo paralelo de Delfos. Ya hemos visto que el
monte Ararat (teniendo su centro asociado en Metsamor) se encuentra en el
mismo paralelo de Dodona. Por lo tanto, existe una "octava del noroeste"
correspondiente a la octava del norte. Pero, como se verá a continuación,
hay puntos geodésicos sobre grandes extensiones territoriales, determinadas
a partir de Behdet, Greenwich para los antiguos. (Por ejemplo, un arca girada
a través de Aea, en la Cólquida, también atravesaría La Meca, siempre que
la punta del compás esté situado en Behdet. Una línea partiendo de la Tebas
egipcia hasta Dodona intersecta las inmediaciones de Ônfalo y Cnossos, en
Creta. Las líneas que conectan Tebas, Dodona y Metsamor forman un
triángulo equilátero. Una línea de Behdet a Dodona intersecta Terá. Además,
una línea recta atraviesa los tres puntos, Behdet, La Meca y Dodona. En
cuanto a La Meca, dudo que muchos estudiosos musulmanes se sorprendan
al tomar conocimiento de estos aspectos de su centro sagrado. Ellos saben
muy bien que el centro presenta aspectos geodésicos y el santuario central
de la Kaaba data de los tiempos prehistóricos; dicen que él fue establecido
por el profeta Abraham).

Las asociaciones de Delfos con la tradición de Sirio no se limitan a la visita


canópica del Hércules egipcio, a procesiones en que se carga el Argos y el
deseo delfiniano de reivindicar el arca de Deucalión en vez de Dodona (los
centros entonces eran rivales como el poder y la atención, como ya he
mencionado).

Otros elementos de la tradición de Sirius, presentes en la conexión con

215
Delfos, se refieren al Argos y a los mínios. Un oráculo de Delfos dijo que el
vellocino de oro sería traído de vuelta de la Cólquida para lolco. Una serie de
insistentes oráculos de Delfos, después de todo, fue responsable de nuestro
conocimiento sobre la tradición de Sirio, por intermedio de los dogons de la
actualidad, como veremos casi al final de este libro. Fue Delfos quien
determinó el destino de los mínios y de su tradición, hoy sobreviviente en el
antiguo Sudán francés. La explicación para ello será presentada más
adelante.

Por ahora, volvamos a la piedra-ónfalo y también a Behdet. En cuanto a


estos temas, es necesario consultar un libro singular, publicado en 1971, The
Secrets of the Great Pyramid (Los Secretos de la Gran Pirámide Pirámide),
de Peter Tomkins (con un apéndice erudito de Livio Stecchini). Tomkins nos
dice:

... Ciudades y templos, dice Stecchini, fueron deliberadamente


construidos a distancias en cifras redondas y en fracciones simples, a
partir del trópico o del meridiano principal. La capital pre-dinámica de
Egipto se estableció cerca de la desembocadura del Nilo en Behdet.
directamente en el meridiano principal, a 31° 30'... Ménfis, la primera
capital del Egipto unido, fue nuevamente planificada sobre el meridiano
principal y a los 29° 51', precisamente 6 ° al norte del trópico ... siendo
cada uno uno de esos centros geodésicos un centro político, además
de ser un "ombligo", o centro geográfico del mundo, un ónfalo.

Una piedra-ónfalo, era ahi colocada para representar el hemisferio


norte del ecuador al polo, delimitado con meridianos y paralelos,
mostrando la dirección y la distancia de otros ombligos. En Tebas, la
piedra-ónfalo fue colocada en el salón principal del templo de Amón,
donde el meridiano y el paralelo se cruzan ... Para los antiguos egipcios
haber planeado un meridiano absolutamente recto de 30° de latitud del
Mediterráneo al ecuador, por 2 mil millas, y dibujado otros dos
equidistantes, al este y al oeste, como fronteras del país [ver Figura 20
de este libro], debe haber sido necesario una enorme cantidad de
funcionarios y cuidadosas observaciones astronómicas.

Aún mas sofisticado era su método de establecer la longitud,


reconstituida por Stecchini.

216
Los Centros Oraculares
Con el auxilio de un sistema elemental de telegrafía que consistía en una
serie de señales luminosas, los egipcios, de acuerdo con Stecchini, estaban
aptos para observar cuál estrella estaba en su cenit, en determinado
momento, y los datos eran emitidos en señales luminosas, por medio de
series de llamas, para los demás observadores, informando el número de
grados de este a oeste ...Por la avanzada ciencia geodésica y geográfica,
Egipto se transformó en el centro geodésico del mundo conocido. Otros
países localizaban sus santuarios y capitales en términos del meridiano
egipcio "cero", que abarcaba capitales como Nimrod, Sardis, Susa,
Persépolis y, al parecer, hasta la antigua capital china de An-Yang.

Todas estas localidades, según Stecchini, estaban situadas y orientadas


sobre la base de la más exacta observación. Lo mismo ocurre si se aplica a
los centros de culto de judíos, griegos y árabes.

Según los historiadores hebreos, el centro original de culto judío no era


Jerusalén, sino el Monte Gerizim, un punto estrictamente geodésico a 4°

217
al este del eje principal de Egipto. Sólo se ha transferido para Jerusalén
después de 900 a.C.

Los dos grandes centros Oraculares de Grecia — Delfos y Dodona —


también eran marcadores geodésicos, según Stecchini. Delfos se encuentra
a 7° y Dodona a 5º al norte de Behdet, la parte más septentrional de Egipto,
y en su mendiano principal.

Los autores que ya pudieron reflexionar sobre la extraña historia del Faraón
Tutankhamon — y su suegro, Akhenaton, y suegra, Nefertiti — pueden muy
bien haber notado la existencia de una disputa geodésico-religiosa detrás del
deseo de Akhenaton de construir una nueva capital geodésica, lo que de
hecho el hizo, pero no sin ultrajar, en el proceso, a los sacerdotes.

¿Por qué las piedras de frontera de esa ciudad fueron más tarde ferozmente
mutiladas?

Porque el faraón había intentado establecer una variación en el sistema


geodésico de Egipto y aquellos marcadores de piedra representaban
¡literalmente ese hecho!.

En las tablas 14 y 16, el lector puede ver, por sí mismo, las piedras-ónfalo de
Delfos y Mileto — las cuales están cubiertas por "redes" representando la red
geodésica de latitudes y longitudes.

Probablemente esa red es la que Oannes siempre lleva consigo (ver Figuras
21, 22 y 31, además de las tablas 34, 38 y 39) en forma de una "cesta",
porque la "trama y la urdimbre" de la cesta sagrada de Oannes/Dagon —
sobrevive como la cesta lyknos de la griega Deméter (la Diosa que regía los
frutos de la tierra, particularmente el trigo [y la madre de Perséfone] y a la
que sucedió el Dagón filisteo con cola de pescado, como deidad agraria,
conservando la "cesta" de Dagon) — representan perfectamente la trama y la
urdimbre de latitud y longitud.

Los dogons tienen tradiciones de importancia religiosa y mitológica de "trama


y urdimbre" en el tejer, y, en relación a las cestas sagradas "que no son
cestas", se pueden encontrar descripciones en muchas partes de Le Renard
Pâle. En la figura 33, otras imágenes de la piedra angular y su "cesta".

218
Figura 31. Esta representación de la cesta sagrada, encontrada en
Khorsabad (un pueblo moderno en Irak, lugar del antiguo palacio del rey
asirio Assumasirpal), es una evidencia importante que une a Oannes a la
tradición de la piedra-ónfalo. La cesta, que era invariablemente cargada por
Oannes, es vista aquí con dos palomas cuyas cabezas están orientadas
hacia lados opuestos — tema del ónfalo. Se observa también que la
confección de la cesta es similar a una red que generalmente cubre el ónfalo.

La Figura 32 muestra la piedra-ónfalo encontrada por Reisner en el gran


templo de Amón, en Tebas en Egipto. Esta piedra era colocada en el salón
principal del templo, donde el meridiano y el paralelo realmente se cruzan.
En la Figura 36, se presenta la reproducción de una figura, procedente de un
papiro egipcio de piedras de ónfalo, con dos palomas en la parte superior.
Estas dos las palomas son el jeroglifo estándar que significa "trazar paralelos
y "meridianos", que son las "dos palomas" que volaron desde Dodona a
Tebas, según el relato de Heródoto. Para hacer el contacto con estas
enormes distancias y mantener una comunicación inmediata entre los
centros de oráculos, esenciales para la operación exitosa de una red
religiosa "mundial" coherente diseminada por miles de millas, el único medio
disponible eran las palomas-correos. Estamos informados de que la paloma
de correo podían volar desde Tebas a Dodona en menos de un día. Para un
individuo viajar a esas distancias, tardaría meses. La comunicación diaria
entre el centro de Tebas y todas sus "colonias", habría sido palomas-correo
que vemos simplemente pintadas en representaciones griegas (vea Tabla
21) y egipcias, y

219
documentados claramente por Heródoto. Además de la "cobertura de
noticias" instantánea, me imagino, sería subrepticiamente traída en los
pronunciamientos Oraculares de los varios centros, ejerciendo una

considerable influencia política. Al final de cuentas, difícilmente habría un rey


o soberano en cualquier lugar del mundo antiguo que despreciara una orden
oracular "de los dioses". Probablemente, las fuerzas políticas eran totalmente
ignorantes con respecto a "canales directos de noticias" en secreto
transmitidas a distancia en el complejo de templos en el centro oracular local.

Figura 32. Una piedra-ónfalo egipcia encontrada en el templo de Amón en


Napata, en Nubia. Este dibujo es reproducido por W. H. Koscilerein, Leipzig,
1918, como figura 6. Roscher dice de la piedra:

"El 21 de abril de I917, recibí una carta del profesor Gunther Roeder, actual
Director del Museo Pelizaeus en Híldesheim, diciendo: que Heisner de la
Universidad de Harvard había encontrado una piedra, en excavaciones para
el 2º. Museo de Boston, en Gebel Barka (Napata) en Sudán, en un templo de
los reyes nubios, que era un ónfalo del oráculo de Amón de Napata ... ".

Desde la edición original de este libro, publiqué otra obra, titulada


Conversations with Eternity (Conversaciones con la Eternidad), que aborda
este asunto a una considerable extensión. Hay muchas evidencias textuales,
no sólo de redes de palomas, sino también de

220
golondrinas-correo y, en ese libro, describo la manera de como actuaban, en
el capítulo "La Institución Oracular".

Podría, de paso, también renunciar al notable sistema de Señalización


luminosa descrita en la pieza de arcilla de Esqauilio, Agamenón, producido
por primera vez en 458 a.C., en Atenas, cuyo propósito es describir cómo se
transmitió el resultado de la guerra de Troya para Argos, en Grecia, por
medio de una cadena de señales luminosas en el alto de las montañas. Un
extenso estudio al respecto fue escrito por J. H. Quincey, que incluso publicó
un mapa que muestra esta sección del informe un impresionante sistema de
señales luminosas, extendiéndose del monte Atos hasta la localidad de
Argos. La señal, una hoguera al aire libre, comenzaba en el monte Atos,
atravesaba el mar de Tracia en hacia el monte Pelión, y era transmitido de
allí al monte Otris, y de éste al monte Messapion, y luego a la colina
Cithaeron y el monte Aegaleos, de donde fue transmitido para Aracneon y
finalmente a Argos. Este uso práctico de las cimas de las montañas sirve
como un buen recordatorio de cómo eran importantes para los pueblos
antiguos. No sea por la evidencia preservada indirectamente por la pieza de
Esquilo, esa red de señalización en los cimas de las montañas nunca llegaría
a nuestro conocimiento. De la misma forma, las redes Oraculares en las
cumbres de las montañas estarían olvidadas, al lado de su importancia para
la medición del globo terrestre, señalando las líneas de latitud, y también
como "ombligos de la Tierra", en su papel de unir lo que está arriba con lo
que está abajo — esencial para las religiones antiguas.

Verifico que el reconocimiento de estos hechos viene a arrancar gritos y


lamentos de agonía de aquellos arqueólogos, para los cuales la revisión
drástica de sus ideas es más dolorosa que la amputación de sus miembros
sin anestesia. Estos son los riesgos que adeptos de los placeres opiáceos
corren al sumergirse en un conjunto de teoría ortodoxa.

El filósofo David Hume resalta, con relación al revolucionario descubrimiento


de la circulación de la sangre de William Harvey: Es digno de notar que
ningún médico en Europa, desde los 40 años hasta el el fin de su vida, haya
en algún momento adoptado la doctrina de Harvey sobre la circulación de la
sangre; y que esta práctica en Londres ha disminuido grandemente debido a
la reprobación contra él dirigida por este gran y destacado descubrimiento.
¿Cuán lento es el progreso de la verdad en toda la ciencia, hasta incluso
cuando no sufre la

221
oposición de las facciones o de ¡preconceptos supersticiosos!.

Se debe dar un fuerte énfasis al hecho de que Dodona y Metsamor/Ararat


sean equidistantes de la Tebas egipcia.

El arca griega aterrizó en Dodona y la hebrea en el Ararat. El proceso de


"aterrizaje del arca" es, por lo tanto, iniciado en Tebas, siguiendo en
dirección norte hacia una de las dos localidades situadas a 8° de latitud
norte, a una distancia, entre sí, equivalente a sus sus distancias de Tebas.

Puede parecer complicado, pero en realidad, un triángulo equilátero está


formado por las líneas que unen Tebas a Dodona y al Ararat. Es posible que
estos hechos no sean accidentales.

No es probable que se puedan separar las tradiciones griegas y hebreas sólo


por asignar puntos de aterrizaje del arca en sus respectivas regiones del
mundo, el que entonces transformaría en casualidad no sólo su equidistancia
de Tebas, sino también la misma distancia entre sí, además de la misma
latitud.

Como los "lugares de aterrizaje" del arca son Monte Tomaros, en Dodona, y
el monte Ararat, eso significa que la punta de la proa del arca literalmente
toca a ambos, cuando se procede a su proyección sobre el globo terrestre
desde Tebas. Se puede ver esto claramente, dibujado por un cartógrafo, en
la Figura 30.

También con base en Tebas, y con palomas-correo, según Herodoto estaba


el Oráculo de Amón, en Libia, conocido por situarse en el Oasis de Siwa.

Situándose el timón del Argos en Behdet (cerca de Canopo geográfica), y no


en Tebas, con la proa tocando el Monte Ararat, y girando la proa a través de
Dodona, en un arco de exactamente 90 ° (un ángulo recto), se descubre que
la proa queda entonces muy alargada y se debe disminuida.

En realidad, en el caso de un extraordinario punto, existe evidencia


documentada en el texto Babilonio.

222
2 1

3 4

Figura 33. Varias representaciones de piedras-ónfalos en que la serpiente


guardián del oráculo las circunda. Las de números 2 y 3, etruscas, son de
particular interés por mostrar claramente la intersección de las líneas de
latitud y longitud marcadas sobre el globo por los centros Oraculares. La
número 4 es romana, excavada en las termas de Tito, época en que las
representaciones de las las piedras-ónfalo no pasaban de meros temas de
arte, como es el caso de la número 1.

223
En el Capítulo Cuatro, citamos el pasaje en otro contexto, y aquí regresamos
a ella. Y el poema épico sumerio "Gilgamesh y Aga", de extrema antigüedad,
cuyas hojas restantes y preservadas datan de la primera mitad del segundo
milenio a.C. Este poema sumerio contiene, dentro de una estructura de
supuesta diatriba política local, un cierto núcleo extraño de información que
ningún estudioso jamás interpretó de manera satisfactoria. (El aspecto
político del poema, en mi opinión, ha sido superenfatizado en virtud de la
superexcitación de Jacobsen y Kramer y la evidencia real de la existencia,
hace 4 mil años, de un parlamento bicameral, que Kramer elogió como uno
de los "primeros" en su excelente libro, Historia Begins at Sumer [La Historia
comienza en Sumeria]).

El poema menciona (en la línea 104) un "pájaro en fuga", que tal vez sea una
referencia a la red de palomas de correo que acabamos de discutir. Sin
embargo, los elementos más importantes en el poema, al parecer, son dos
afirmaciones aparentemente contradictorias.

(1) "La proa del barco-magurru no fue cortada". (línea 80)


(2) "La proa del barco-magurru fue cortada". (línea 98)

En el Capítulo Cuatro, discuti por qué el barco-magurru y o el barco de


Magan de otro poema eran, en realidad, el barco que más tarde fue conocido
como Argos.
Creo que la declaración (1) se refiere a los Argos en la proyección Behdet al
Ararat, y que la afirmación (2) se refiera a la proyección del Argos de Behdet
a Dodona. La última requiere la disminución o el acortamiento de la proa
para que el Argos se extienda más allá de Dodona.

224
El diseño esculpido sobre el ónfalo babilonio. Rawlinson sugirió que era el
dibujo de un zodiaco. Le parecía obvio que las figuras tomen constelaciones.
Parecen, definitivamente, ser un mapa estelar, pero no es necesariamente
cierto que la intención es representar el cielo con precisión. Los intentos de
interpretación de estos complejos mapas (el zodiaco egipcio de Dendera es
un ejemplo notorio) generalmente no son satisfactorias, por eso, en ese
caso, no tentaremos la suerte.

En el poema "Gilgamesh y Aga", en cuanto a que la proa no fue cortada,


descubrimos que "La multitud no se cubrió de cenizas en sus
"lamentaciones". Eso porque mientras la proyección se extendía sobre el
noreste de Mesopotamia, la patria sumeria, al menos, era situada en las
inmediaciones en general. La línea de Behdet — Ararat realmente intersecta
el famoso centro oracular de Hierápolis [el nombre significa la "ciudad del
sacerdote"] que, en mi propuesta, es el quinto centro oracular del este a 36°
30'

El poema también dice que mientras la proa no fue cortada "Los pueblos de
todas las tierras extranjeras no fueron subyugados". En otras palabras, la
proyección no se aplica a los extranjeros, como los que vivían en Grecia.
Literalmente, no "subyugua" al pueblo de tierras extranjeras, en el sentido de
oscurecerlo o ignorarlos.
Pero, cuando la proa fue reducida, la proyección del Argos dejó
Mesopotamia y entonces "La multitud se cubrió de cenizas" y la gente de las
tierras extranjeras fueron subyugadas. En este punto, Gilgamesh dice a Aga:
"Oh Aga, el pájaro en vuelo que has alimentado con granos" (en otras
palabras, alimentó la paloma-correo preparándola para su vuelo a otro centro
distinto de oráculo — es decir, Dodona y no Metsamor). El poema entero se
fundamenta y gira alrededor de un estribor llamado por Kramer un enigma,
que trata de la excavación y conclusión de pozos, "de los pequeños
recipientes de la tierra", y se desea "completar la la fijación de las cuerdas".
En este punto, sólo un estudioso de los sumerios puede decirnos si existen
otros matices de significado o lecturas alternativas que aclaren un poco más
el tramo, siguiendo la pista de que "la fijación de las cuerdas" puede referiese
a la red semejante a cuerdas que se ve, por ejemplo, en los los ónfalos de
Delfos o Delos. Los "pequeños recipientes de la tierra" serían puntos
geodésicos o marcadores de esos puntos, ¿las propias piedras-ónfalos, que
parecen pequeños recipientes? la expresión "pequeños recipientes" estaría
en uso con referencia a los ónfalos en la lengua sumeria? Las respuestas a
estas preguntas superan completamente la competencia

225
de uno o más estudiosos. Incluso los expertos en la lengua académica no
nos podrían ayudar aquí en una expresión sumeria no Semita. Hasta la
respuesta de un especialista podría ser errónea en función de un error
humano. Previendo la dificultad de nuestro tema, volvamos una vez más
nuestra mirada a Egipto. Stecchini dice: "Habiendo los egiptólogos ignorados
la cuestión de los puntos geodésicos y de las unidades lineales, la figura del
revolucionario faraón Akhenaton se ha vuelto más misteriosa y controvertida
en la larga historia de la monarquía egipcia". A continuación, este autor hace
algunas observaciones extremadamente críticas al respecto al arqueólogo
Cyril Aldred (autor de Akhenaten, Pharaoh de Egipto: a New Study, London,
1968) y otros, continua:

Por la resistencia a aceptar los hechos sólidamente documentados,


estudiosos determinados dedicaron sus energías en debatir teorías
como la de que Akhenaton era impotente, era un homosexual
practicante, o una mujer disfrazada de hombre; hay historiadores que
admiten estar informados sobre las relaciones íntimas entre él y su
esposa, la bella Nefertiti. Por haber permanecido la imagen de
Akhenaton indefinida y oscura, los estudiosos la utilizan para diseñar
sus propias emociones. Aquellos que no gustan de Akhenaton lo
presentan como un psicópata y discuten acerca de la definición clínica
de su Enfermedad ... Si, en vez de intentar imaginar cuáles eran las
observaciones jeroglíficas del psicoanalista de la familia real, se
considerasen los hechos documentados, la acción más importante en
el reinado revolucionario de Akhenaton sería comprobandamente que
el establecimiento de una nueva capital, la ciudad Akhet-aton, "el
horizonte de Aton". Las ruinas de los edificios de esa ciudad, en una
extensión de millas, fueron encontradas y excavadas en la localidad
hoy conocida como Tell-el-Amama. Durante el reinado de Akhenaton,
un sustancial porcentaje de recursos nacionales se dedicó a la
construcción de esta ciudad.

Estudiosos del último siglo, que aún no habían adoptado la moda de la


psicologización, al menos reconocieron el significado político del cambio de
ubicación de la capital de Egipto. Akhenaton tenia la intención de cortar por
la raíz el poder de los sacerdotes del templo de Amón, en Tebas, que
estando en control del oráculo nacional, identificado con el dios de ese
templo, habían usurpado las finanzas reales. Pero lo que esos estudiosos no
sabían es que el Templo de Amón era el centro

226
geodésico de Egipto, su ombligo donde el eje este (32° 38' al este) cruza el
Nilo, y que el dios Amon era la piedra hemisférica que marcaba este punto, y
se destinaba a sustituir a Tebas, ya que el geodésico de Egipto estaba
establecida en una vertiente indeseable en términos de lo que se podría
querer de una capital. La nueva capital para el dios Aton, que había sido
elevado al templo de un dios único y verdadero, se estableció a una latitud
de 2° 45' al norte, en el punto medio entre el punto más setrentrional. Behdet,
y el límite al sur de Egipto en latitud de 24° 00' al norte ... Akhenaton
deseaba demostrar que Tebas no podía reclamar adecuadamente el derecho
de ser el centro geodésico de Egipto y que él había escogido el centro
geodésico de acuerdo con una interpretación absolutamente rigurosa de
inaat, el orden cósmico de la cual las dimensiones de Egipto eran una
incorporación. Con el fin de seguir normas absolutamente exactas, el había
invertido en el sistema geodésico pre-dinástico que calculaba en cúbitos a
partir de Behdet ...

En términos el sistema basado en la capital pre-dinástica de Behdet, no


podría haber ninguna duda de que Akhet-Aton es el "verdadero y exacto"
ombligo, u ónfalo, de Egipto.

Esta conclusión sugiere que se debe reevaluar todo el papel histórico de


Akhenaton, asumiendo como punto de partida lo que él mismo consideraba
como el paso inicial en su programa de establecimiento de la verdadera y
exacta conformidad con maat. Hay una posibilidad de que sus reformas
revolucionarias, que se extendieron de la religión al arte y también a las
relaciones familiares, hayan sido entendidas como un retorno general a las
ideas y prácticas predinásticas.

Se observa que Tebas estaba establecida como el "ombligo" de Egipto, pero


no sobre la base del "sistema de Behdet", el cual, al parecer, Akhenaton
intentó reavivar. Esto muestra antigüedad de la octava del norte, si se basa
en el "sistema de Behdet", mientras que Tebas no lo era. La evidente
implicación de Tebas en el sistema de octava del norte no es exclusivo, pero
sí complementario al de Behdet. En Heródoto, Libro II (54), encontramos esta
significativa narrativa:

En Dodona ... las sacerdotisas que anuncian los oráculos tienen ... una
historia: dos palomas negras, dicen, salieron volando de Tebas, a
Egipto. Una de ellas se posó en Dodona y la otra en Libia. La primera,
se posó en un roble y, hablando con voz de humano, les dijo que allí,
en ese mismo lugar, debería haber un

227
oráculo de Zeus. Aquellos que la oyeron, entendieron sus palabras
como una orden del cielo y la obedecieron inmediatamente. De la
misma manera, la paloma que voló hacia Libia dijo a los libios que
fundasen un oráculo de Amón — que es también un oráculo de Zeus.
Quién me dio esa información fueron tres sacerdotisas de Dodona —
Promenéia, la mas vieja; Timarete, la siguiente; y Nicandra, la más
joven — y su relato es confirmado por otros dodonenses vinculados al
mismo templo.

Es realmente interesante notar la gran intimidad de Heródoto con las


sacerdotisas de Dodona. Hay realmente una nítida precisión, que aumenta
siempre más, en la historia dodonense. Sin embargo, en relación con la
cuestión de Tebas frente a Behdet, vinculada que está a la cuestión de
Akhenaton, pido que me retire de esa controversia. Pueden incluirme en el
rol de los "sin opinión".

Hay que prestar atención a las observaciones de Stecchini acerca de Delfos:

El dios de Delfos, Apolo, cuyo nombre significa "la piedra", era


identificado con un objeto, el ónfalo, o un ombligo, que fue encontrado.
Él consistía en una piedra ovoide ... El ónfalo de Delfos era similar al
objeto que representaba al dios Amon, en Tebas, el "ombligo" de
Egipto. En 1966, presenté, en la reunión anual del Instituto de
Arqueología de América, el estudio defendiendo que relatos históricos,
mitos y leyendas, aliados a algunos monumentos de Delfos, indican
que el oráculo en el lugar fue establecido por los faraones de la
dinastía Etíope. Esta es la razón para que los griegos representaran a
Delfos, el epónimo de un héroe local, como un Negro

Stecchini explica también su teoría de que los oráculos, originalmente,


actuaban por medio de operaciones de dispositivos de cálculo:

Un objeto similar a una ruleta y que, en realidad, fue su predecesor


histórico, se situaba en el centro y arriba del ónfalo. El giro de una
pelota daba las respuestas; cada uno de los treinta y seis rayos de la
ruleta correspondía a un símbolo.

Al estudiar los dispositivos antiguos de cálculo, descubrí que eran


también para obtener respuestas Oraculares. Esta es el origen de

228
muchos instrumentos Oraculares usados hoy, como tableros ouija ... La
ruleta de Delfos originalmente era un tipo especial de ábaco para
calcular en términos de ángulos.

La siguiente información de Stecchini sobre la historia del Argos, es


sorprendente e instructiva:

Es muy revelador que la línea de referencia fuese marcada frente al


paralelo 45° 12' al norte, en la porción septentrional del Mar Negro.
Esta línea de referencia se inició en la desembocadura del Danubio,
atravesando Crimea y terminando al pie del Cáucaso. A partir de su
base, fue efectuado un levantamiento en Rusia, en una extensión de 10
grados, junto con los tres meridianos que formaban los tres ejes de
Egipto, hasta la latitud 55º 12' al norte. El rio Dnieper era considerado
una contraparte simétrica del Nilo, corriendo entre esos mismos
meridianos. Las posiciones clave a lo largo del curso del Dnieper se
identificaban con las correspondientes posiciones clave a lo largo del
curso del Nilo, hasta el punto de ser transferidos a Rusia los nombres
de lugares egipcios. La información sobre la existencia del sistema
geodésico se da por la descripción de un mapa de Rusia que lo toma
por base. La descripción del mapa indica que se utilizó al final del sexto
siglo a.C., pero el mapa puede ser más antiguo; en cualquier caso,
existen otras fuentes de información sobre la línea de referencia
indicando que, en tiempos mucho más antiguos, ella estaba marcada.

En el maravilloso libro de Tomkins y Stecchini hay algunas fotografías y


diseños excelentes de piedras preciosas, extremadamente útiles para tratar
de comprender todas estas cuestiones. Hace toda la diferencia ver la
naturaleza fantástica de esos objetos, representaciones que son de ciencia
antigua muy desarrollada, y que hace muy poco tiempo todavía era
completamente desconocida. Se reproducen aquí en las Figuras 36 y 37 y en
las Tablas 14 a 19.

229
Es también interesante notar, por la relación con las arcas de Noé, de
Ziusudra (o Utnapishtim), de Deucalión y con el Argos — todas las
embarcaciones envían pájaros sobre las aguas (así como los pájaros de
Tebas) — que el jeroglifo estándar egipcio para el trazado de paralelos y
meridianos es, como hemos visto, dos palomas frente a frente. Stecchini
dice: "En la religión del Viejo Reinado (de Egipto), Sokar es un importante
dios de la orientación y de los cementerios. El dios y el punto geodésico eran
representados por el objeto de piedra que los griegos llamaban omphalos,
'Vientre'; es un hemisferio (el hemisferio norte) situado sobre un cilindro (los
fundamentos del cosmos). En general, encima de Sokar, así como encima de
cualquier ónimo, hay una representación de dos pájaros que se enfrentan; en
una iconografía antigua, estos pájaros, generalmente palomas, son un
símbolo estándar de la extensión de los meridianos y paralelos".

Hasta otros puntos de unión egipcios existen con las narrativas griegas y de
Oriente Próximo, en que se sueltan pájaros de la nave para encontrar la
montaña del centro oracular.

El "árbol-código" también estaba probablemente asociado con los centros de


oráculos. Dodona poseía su roble. Delphi estaba asociada al laurel. Y
sabemos, por las Elegias del poeta Teognis (5-8) del siglo VI a.C. y por los
Himnos de Homero, que el centro de oráculos de Apolo, en Delos, se
asociaba específicamente a la palmera. Cualquier lugar en el Líbano, por
supuesto, como el Monte Líbano y Sídon, posiblemente su centro
relacionado, estaría asociado a los famosos cedros, que y en el épico de
Gilgamesh, por tener, ese héroe, estrechos vínculos con la explotación de los
cedros en la "Montaña del "Cedro", en el Líbano, con la reunión de un
esquema de árboles, nos enfrentamos con problemas considerables, pero
eso es sólo el comienzo.

230
Figura 38. Escena mitológica, que ocurre en un centro de oráculos, de una
pintura en ánfora, excavada en Ruvo. A la derecha, en la parte superior, el
dios Apolo está sentado con su arco, indiferente al hecho de que el joven
guerrero, Neoptolemo (en el centro, con la espada en la mano), hijo de
Aquiles, fue herido y está esperando recibir el golpe mortal en un combate. El
tema de la palmera de Delos/Mileto, está destacada a la derecha, y en el
fondo hay un templo con sus puertas, adornadas con marfil, abiertas. Una
mujer, probablemente la sacerdotisa de la Pítia, a la izquierda superior,
retrocede con horror. El principal punto de interés en la escena es la
representación en detalles de la piedra-ónfalo, en Delfos, en el primer plano
al centro. Y cubierta con filamentos que representan las longitudes y, en
sentido horizontal, se divide en latitudes, con graduación uniforme,
correspondiendo al esquema del octavo se encuentra sobre un montículo, de
hojas metálicas onduladas, evidentemente conectando un botón que brota de
la Tierra.

Muchas informaciones sobre el "alfabeto de los árboles" se encuentran en el


libro The Greek Myths, de Robert Graves y mucho más más aún en su obra
The White Goddess (La Diosa Blanca). el sauce estaba asociado al
cementerio de la Cólquida y a la isla de Aeaea de Circe (cuya ubicación es
desconocida), pero en la tradición está particularmente ligado a la isla de
Creta. Sin embargo, el asunto debe ser abordado en otro momento, para no
provocar la explosión de ese libro, con excesiva miscelánea, como si fuera
un globo lleno de aire. Robert Graves nos informa que el centro de los
oráculos de Hebrón — que se encuentra en la misma latitud de Behdet y
parece ser su contraparte oriental — estaba vinculado al árbol santo, o
acacia silvestre, "la especie con las flores de oro y de espinas agudas ... Es
ella ... la Zarza ardiente en la que Jehová se apareció a Moisés. "Graves
añade". La acacia es todavía una árbol sagrado en el desierto de Arabia y
quien rompe una de sus las ramas supuestamente morirá en un año".

Su simbolismo en relación al misterio de Sirio es un acto de puro genio y es


elucidado gráficamente por Teofrasto: "Hay dos especies, la blanca y la
negra; la blanca es débil y cae con facilidad, la negra es más fuerte y tiene
menos probabilidades de caer"... un símbolo perfecto de dos estrellas,
siendo la negra, Sirio B, "fuerte" para su tamaño en comparación con la
blanca, Sirius A. Con respecto a los sauces, nos dice Teofrasto: "Hay
aquel, llamado de sauce negro ... y el llamado de blanco ... La especie negra
tiene ramas más bellas y resistentes ... (enana)".

Resumen
231
La otra estrella árabe, llamada "Peso", se situaba en la constelación de
Argos. Vemos, sin embargo, que la nave Argos estaba asociada a Sirio, así
como estaba la primera estrella denominada "Peso" de la constelación de

Perro Mayor y una compañera visible de Sirio.


Si se efectuaba una proyección del Argos sobre el globo terrestre, con su
timón cerca de la antigua ciudad egipcia de Canopo en la costa del
Mediterráneo (la estrella Canopo forma el timón del Argos en el cielo) y con
su proa volcada hacia Dodona (de donde vino la pieza de roble colocada en
la proa del Argos), y se posiciona la popa firmemente sobre Canopo, pero
girando el barco hacia el este, en la parte superior, de modo que la proa
apunte al monte Ararat, supuestamente el lugar de aterrizaje del arca de

Noé, se descubre entonces que el arca describe un ángulo de 90°.


En lugar de Canopo, se debe realmente utilizar una localidad vecina de esa
ciudad, hoy totalmente desaparecida, Behdet, que fue la capital pre-dinástica
de Egipto, antes de la fundación de Menfis.

Dodona se encuentra exactamente a 8° de latitud norte de Behdet. Delfos se


sitúa exactamente a 7° al norte de Behdet. Delos (otro importante centro
oracular antiguo, desaparecido en los períodos griegos clásicos) se sitúa
exactamente a 5º al norte de Behdet. Behdet era el Greenwich del mundo
antiguo, antes de 3200 a.C.; utilizada como una de las sedes geodésicas.
El sitio de Metsamor estaba asociado al vecino monte Ararat, como un centro
de misterios, actualmente poco conocido. El monte Ararat se sitúa a 8º al
norte de Behdet y en el mismo paralelo de Dodona.

Un sitio, en Citera, es conocido por los vínculos con el Egipto dinástico, como
un antiguo centro religioso, y se sitúa a unos 5º. al norte de Behdet. La isla
de Terá, sin embargo, puede haber sido un centro oracular. Fue destruida
por una famosa erupción volcánica en los períodos minóicos.

Se nos reveló que todas estas ciudades formaban un patrón, hoy


denominado "octava geodésica", mediante una proyección de Argos sobre el
globo terrestre que, a su vez, está ligado a Sirius. Sirio no sólo era un
elemento de las tradiciones más sagradas de los dogons y de los antiguos
egipcios, sino aparentemente de todo el mundo mediterráneo civilizado y
cosmopolita anterior a menos de, 3000 a.C. y probablemente antes de 3200
a.C.

La criatura anfibia, Oannes, que trajo la civilización a los sumerios, a veces


es equiparada al dios Enki (Ea) que regía la estrella Canopo del Argos. Enki
es el dios que duerme en el fondo del abismo de las aguas, un remanente de

232
Oannes, que se retiraba al océano por la noche. Enki también es el dios
responsable del arca en aquellas primeras narrativas de los sumerios y
babilonios, que han dado origen al arca bíblica y a la historia del diluvio. Se
afirma que el "arca griega" ha aterrizado tanto en Dodona como en Delfos.
Una "arca" fue cargada en procesión en Delphi.

En Delfos y en Delos, existen piedras-ónfalos ("ombligo") sobrevivientes. El


ónfalo cercano de Cnossos se sitúa a 4° al norte de Behdet. Se sabe, por
intermedio del himno a Apolo, de Homero, que los minóicos (antes de 1200
a.C.) "llevaron Apolo de Cnossos a Delfos".

La reforma del faraón egipcio Akhenaton fue, al menos en parte, geodésica,


explicando el cambio a su ciudad capital. Puede haber sido su deseo
reanudar el sistema "puro" de los períodos prédinásticos.

Herodoto nos cuenta que Dodona (de acuerdo con sus acerdotisas, que él
conocía) fue fundada a partir de Egipto — en especial la Tebas egipcia. La
ubicación de Tebas era equidistante a Dodona, donde el arca griega aterrizó,
y al monte Ararat, donde el arca de los hebreos aterrizó. Los tres puntos,
cuando están conectados, forman un triángulo equilátero sobre el globo
terrestre. Además, según Heródoto, el Oasis de Siwa, con su oráculo de
Amón, fue fundado a partir de Tebas. Este centro, situado en el oasis, y
Tebas quedaron equidistantes de Behdet. Por lo tanto, en el antiguo Egipto
eran realizados levantamientos geodésicos de inmensa precisión, con el
conocimiento de que la Tierra era un cuerpo esférico en el espacio y las
proyecciones sobre ella eran consideradas una parte de las instituciones que
incorporaron la tradición de Sirio para la la posteridad.

Suplemento (1997)
Ningún aspecto me interesa más, en términos de investigación sobre el
misterio de Sirius, que el geodésico, incluyendo las octavas Oraculares. Este
tema fue un poco más ampliado en una sección sobre los centros de
oráculos en mi libro Conversations with Etenüty (Conversaciones con la
Eternidad), publicado en 1984. Algunos aspectos adicionales a este respecto
también se abordaron en notas de mi traducción al inglés de la Epic of
Gilgamesh (Épica de Gilgamesh). Sin embargo, la mayor parte se encuentra
en un trabajo adicional no publicado y aún incompleto, debido a la falta de
fondos para financiar expediciones a lugares muy lejanos y extensos. Por
ejemplo, creo conocer ahora la ubicación original del primer Oráculo de
Dodona, situado un poco más allá, subiendo la montaña, del lugar clásico (a
ejemplo de la ubicación original de Delfos que queda dos millas delante del
sitio visitado por los turistas). Sin embargo, para la realización de una
inspección sería necesario más que una simple visita e implicaría, como
233
mínimo, un pequeño equipo.

En 1979, mi amigo Randy Fitzgerald y yo instituimos una fundación


americana para recaudar fondos para la realización de una investigación
adecuada sobre la geodésica antigua, entre otras cosas. Pero no tuvimos
éxito y nuestra fundación fue cerrada. En la época, algunos expertos
altamente cualificados estaban preparados para ayudarnos; sin embargo, ni
siquiera podíamos cubrir sus gastos. De vez en cuando, millonarios
excéntricos ocuparon mi tiempo pensando en algunas investigaciones sobre
el misterio de Sirius, pero siempre acababan revelando sus caracteres fútiles.
Hay algo en las personas muy ricas que hacen de ellas una total pérdida de
tiempo; son como una especie de aves del paraíso superdotadas, cuyas
plumas coloreadas se exhiben en algun bosque distante donde sólo los
monos pueden verlas. Y lo más extraño es que al tratar con ricos, quien se
hizo más pobre fui yo. Ellos aspiran el dinero de su bolsillo por medio de un
mecanismo de vacío, así que nunca se restablece. Comienza por ofrecerte
algunas ventajas, tal vez un pasaje gratuito para ir a su encuentro, o algo
parecido. Pero el generoso siempre se transforma en la necesidad de gastar
más dinero con ellos.

Por lo tanto, me temo que la mayor parte de mi estudio adicional tema


permanezca en su estado incompleto, con el fin de la imposibilidad de
continuar las investigaciones apropiadas. Simplemente no es posible estudiar
geodésica sin hacer largos viajes, además de ser necesario estar con las
personas adecuadas, un investigador, por ejemplo. Sería inútil solicitar el
apoyo de una fundación, pues todos estos órganos levantarían las manos en
alto para expresar su horror, hecho vírgenes a punto de ser violadas, sólo
porque la investigación está vinculada a un tema respetable, es decir,
extraterrestres, cuya simple mención significa la condena de todo un trabajo
intelectual por ser considerado absurdo, mientras que su autor sería
etiquetado de insano. (Varios de mis inútiles amigos me dejaron
completamente de lado, después de la publicación de El Misterio de Sirio,
sólo porque las discusiones sobre la vida extraterrestre no son socialmente
aceptables y, por supuesto, yo era un loco peligroso).

Hay, además, un crecimiento crítico a ser hecho al tema aquí propuesto,


pero para realizar una búsqueda completa el número de viajes necesarios se
doblaría, lo que, de inmediato, nos haría desistir por tiempo. Se refiere a
China y, si se considera, será realmente posible "tratar con" los octavos del
Mediterráneo.

Cuando escribí El Misterio de Sirio, no había comenzado todavía mi larga y


fascinante asociación con Joseph Needham y, por esta razón, no percibí lo
que estaba en camino de discutir. en realidad, sólo unas pocas personas en

234
Occidente — o hasta en China, en relación al asunto — oyeron hablar acerca
del respecto que voy a abordar a continuación.

En torno a 1982, encontré, por primera vez, a Joseph Needham, de


Cambridge, cuyos escritos ya había leído en 1963 y, por lo tanto, sabía muy
bien quién era desde aquella época. Hoy, él está difunto, pero tal vez haya
sido el mayor estudioso del área después de Edward Gibbon, autor de The
Decline and Fali of the Romam Empire (La Declinación y Caída del Imperio
Romano). La enorme obra de Joseph, Science and Civilization en China
(Ciencia y Civilización en China) llegó a casi a veinte volúmenes, en la
época, y las partes que no se publican todavía están siendo examinadas por
un gran equipo de colaboradores. Mi asociación con José fue un poco
diferente de la relación que tuve con sus "colaboradores oficiales". La
tendencia de estos colaboradores era la de ser académicos, muchas veces
en universidades distantes, de diversos países, además de ser sinólogos "de
cartera". Tuve una relación más libre con Joseph y su colaboradora china, Lu
Gwei-Djen, que por fin llegó a convertirse en su segunda esposa. De hecho,
mantuve con Gwei-Djen una amistad más estrecha que la mantenida con
José, pues él era un tipo de persona distante, mientras Gwei-Djen y yo
compartimos el mismo sentido juguetón que siempre nos llevaba a las
carcajadas. Ella era realmente maravillosa. Todos nos divertimos mucho en
el viaje que hicimos juntos a China en 1986. Ella falleció antes que Joseph,
habiendo sobrevivido sólo con un pulmón durante dos décadas, de modo que
su respiración era siempre corta y un tanto sibilante; por lo tanto, sus
carcajadas siempre terminaban en falta de aliento.

Ella adoraba provocar a las personas que juzgaba obtusas y presuntuosas,


algo que a menudo ha traído dificultades para mi vida porque, muchas veces,
ella provocó e insultó algunos de sus más pomposos colegas, diciéndoles
que no estaban a la la altura de Robert Temple, lo que, por supuesto,
desencadenó el odio de ellos contra mí. Lo peor incluso ocurrió con el
fallecido Colin Ronan, encargado de todas las fotografías e ilustraciones
almacenadas en el Needham Research Institute, que malosamente me ha
negado el acceso a ellas, cuando yo compilaba e ilustraba el libro con José.
y cuando mis propias fotos fueron publicadas por Joseph, Colin borró los
creditos de las fotos que me pertenecían. Una muestra de cuán mezquino y
patético era. Afortunadamente, tuve la ayuda de la joven bibliotecaria de la
época, Carmen Lee, que me entregó las fotos y ilustraciones a escondidas
después de la salida de Colin que, por la tarde, iba a casa y le gustaba
mucho eludir los "accidentes de recorrido" de mi trabajo. La reacción de
Gwei-Djen a todo eso era simplemente burlarse y abusar mucho más de
Ronan, mostrando su desdén por haber descendido tanto en su mezquindad,
que sólo hacía aumentar la determinación de Ronan en frustrarme a toda
costa. A veces, nuestros amigos saben cómo empeorar ¡realmente las cosas

235
para nosotros!. A pesar de la desagradable situación, la ventaja era ser
también muy hilarante, porque los esfuerzos de Ronan en bloquear mi
trabajo constituían en realidad una una especie de farsa de los hermanos
Marx. De manera muy similar al escarabajo que rueda una bola de etérea
montaña arriba, yo nunca me dejé de sorprenderme con la espantosa
energía que Ronan empleaba en esa actitud completamente negativa —
consumiendo gran parte de sus horas de vigilia. Es realmente espantoso
como las personas pueden quedar obsesionadas con su trabajo y
antagonismo en la exclusión de un trabajo productivo.

Incluso siendo víctima de esas campañas, lo que muchas veces se produjo,


no puedo dejar de reírme del ridículo a que se exponen las personas que
pierden tiempo con eso. Sin embargo, aprendí que existe una gran
perversidad en la naturaleza humana, determinado que no era raro que
alguien, en lugar de dedicarse a una actividad constructiva, hága una
actividad destructiva. Para los constructores, y no para los detractores, tal
mentalidad insensata siempre será incomprensible, pero nosotros la
ignoramos por nuestra cuenta y riesgo. El orígen del problema está en la
vanidad personal: si no soy capaz otro lo sera: tal vez yo sea inferior, pero
igualándome no parecere tan insignificante.

Vanidad, pura vanidad, es la base de todas las cosas equivocadas en el


mundo. Y se ríen aquellos que consiguen en mayor o menor grado, de esa
sofocante falla humana. Por ejemplo, la vanidad estaba tan ausente como el
sol naciente de la montaña. Y el incluso era verdad para él, era incluso más
reservado, pero el se balanceaba como una pelota a punto de rodar cuesta
abajo, y a veces hasta caía de la silla cuando la gente clavaba los dedos en
sus costillas, haciéndole morir de reír, mientras que el rostro de José parecía
rendirse al medio como una montaña. ¿No es, Joseph? ¿No es él?. Él volvía
los ojos amorosamente hacia ella y concordaba, diciendo que sí, que era lo
mismo, transmitiéndole calor mientras se reía, cuando ella se burlaba
despiadadamente de las locuras de sus conocidos; y como él no había
abandonado su nombre de trabajo para hacer esto, se divertía
indirectamente con esa maliciosa digresión. Pero, basta de José y Gwei-
Djen. Sólo quise pintar el escenario de mi amiga de la época.

Mi tarea era escribir un libro popular sobre la historia de las invenciones


chinas, anunciado ya en 1946, por José, que tenía intención de escribirlo,
pero nunca había tenido tiempo. Gwei-Djen fue una gran defensora para que
se me asignara esa tarea, argumentado con Joseph, que acordó, que
habiendo pasado de los 80 años, él simplemente no podría escribir un libro
solo. Así, pasé a leer todo lo que José había escrito (con la excepción de su
primer trabajo sobre embriología), incluso el mismo material manuscrito y no
publicado. Debo haber leído, por lo menos, ocho millones y medio de

236
palabras en los escritos de José. No habia tiempo para hacer anotaciones;
así que hice algo más simple que fue recordarme todo. Pero eso significaba
que debía recordar también los "datos de rastreo", es decir, ser capaz de
abrir la página correcta, del volumen correcto, para juntar los fragmentos de
cada tema, pues el principio organizacional de Joseph era totalmente
incompatible con el mío (algo como dos lenguajes diferentes en dos
ordenadores). El resultado fue mi libro, originalmente titulado en China
británica: Land of Discovery and Invention (Tierra del Descubrimiento y de
Invención) y, en América, The Genius of China (El genio de China). La obra
fue, más tarde, republicada en la Gran Bretaña con el título de The Genius of
China.

Mientras comprobaba todo el material de José, leí uno de sus más oscuros
artículos, publicado en 1964. Era titulado "La línea del Meridiano del Octavo
Siglo: Cadena de Gnomons de I-Hsing y la Prehistoria del Sistema Métrico" y
fue escrito en conjunto con Gwei-Djen, otra sinóloga y tres astrónomos.
Discuti este tema sorprendente algunas veces con José y él concordaba que,
si nosotros pudiéramos visitar (en aquella época, él no podía estar incluido
en "nosotros", por estar muy viejo para hacer tal viaje) los locales y realizar
un estudio apropiado de campo sobre el fenómeno geodésico, sería un
proyecto increíble que traería grandes y fascinantes descubrimientos. Joseph
siempre quiso realizar este proyecto, desde la década de 1960, pero nunca
tuvo la oportunidad porque, supuesto, la locura del proceso de diez años de
la Revolución Cultural, en la época, cuando viajar al lado chino era
absolutamente imposible, incluso para él, un amigo de Chou-En-Lai.

Después de que Joseph descubrió la Línea del Meridiano casi veinte años
pasarían hasta que una investigación geográfica fuera remotamente posible.
En esa época, José ya estaba muy viejo para un proyecto tan exhaustivo.
El gran matemático y astrónomo del siglo octavo, I-Hsing, es uno de mis
favoritos, y también de José, en la historia de la ciencia China. Sin embargo,
transformando la grafía de su nombre por el moderno sistema Pinyin, pasaré
a llamarlo de Yixing. (En mi libro sobre ciencia china, he conservado las
grabaciones antiguas del sistema de Wade-Giles, porque están de acuerdo
con los volúmenes del propio Joseph y la mayoría de las publicaciones
eruditas.) En la cita del artículo de autoría de José, de Gwei-Djen y sus
coautores, a continuación, informaré también los nombres chinos en la grafía
Pinyin. El peculiar uso de las fechas de Joseph también fue alterado, ya que
él se negaba a emplear d.C. y a.C., pero insistía en el uso de señales de más
y de menos, ¡lo que sólo sirve para confundir a las personas!

A continuación, algunos extractos del artículo y, prácticamente, todas las


observaciones explicativas sobre los objetivos y las aplicaciones del sistema
también posibles de ser aplicados a los Octavos Oraculares de los orígenes

237
Mediterráneos:

El significado fundamental de la introducción del sistema métrico es haber


sido el primer intento de definir las unidades terrestres en términos de un
valor cósmico invariable ... ese sistema tuvo su origen en la necesidad
impuesta por el desarrollo del pensamiento científico en relación al inmutable
y, al mismo tiempo, a las unidades convenientemente relacionadas de
medida física. Y ellas sugieren que tal necesidad sólo fue atendida en la
última década del siglo XVIII de lo que puede ser verdadero o suficiente para
Europa, pero ... una aproximación de esa unidad inmutable fue efectuada en
China, en la primera década de aquel siglo. Además, como ocurrió con
muchos desarrollos posteriores al Renacimiento. hubo primitivos aspectos
históricos de ese vínculo celestial-terrestre: de hecho, ya es posible
encontrar en el siglo VIII d.C. en China, un intento a gran escala para
establecer esta unidad.

Un gran paso fue dado al surgimiento de la idea de fijar las medidas-


extensiones terrestres en términos de unidades astronómicas. Que
esto haya ocurrido a los estudiosos de cierta orma se debió al hecho de
que la sombra del sol lanzada sobre un gnomon, o puntero de reloj
solar, de 8 pies, en el solsticio de verano tenía una longitud
conveniente (alrededor de 1,5 pies) en la latitud de Yang-cheng, el
"Centro de la Tierra Central" [El el nombre chino de China era "Reino
Central"]. Desde los tiempos antiguos, se han utilizado "gnomones" (tu
giii), un sistema estandarizado hecho de cerámica, terracota o jade,
con extensión equivalente a la de la sombra del solsticio. Esto se utilizó
para determinación de la fecha exacta del solsticio de cada año.

Fue una idea, por mucho tiempo calentada, que la extensión de la


sombra solar aumentaba una pulgada cada mil Li [un Li era una
medida común de distancia, en China — como la milla o el kilómetro
para los occidentales — que desafortunadamente sufrió variaciones en
los diferentes períodos de la historia china, lo que provoca mucho dolor
de cabeza a los historiadores de la ciencia] para el norte el ''centro de
la Tierra", en Yang-cheng, y disminuía en las mismas proporciones
cuando se iba hacia el sur. Al término del período Han (siglo III d.C), las
medidas hechas hasta el extremo sur, hasta Indochina, por ejemplo,
luego refutaron numéricamente esa noción, pero no antes de la
dinastía Tang (siglo VIII d.C.) cuando una iniciativa sistemática intentó
abarcar la amplia gama de latitudes.

Esta iniciativa tenía por objeto correlacionar las longitudes de las medidas
terrestres y celestes por el descubrimiento de un número de Lis
correspondiente a 1º de diferencia en la altitud de la Estrella Polar

238
(resultando la latitud geográfica de la posición del observador) en términos
de circunferencia de la Tierra. La línea del meridiano, establecida para este
fin, ocupó su lugar en la historia entre la línea del meridiano de Eratóstenes
(cerca de 200 a.C.) y la de los astrónomos del Califa al-Mamun
(aproximadamente 827 d.C.) — Su examen detallado es el tema de este
estudio.

A esa altura ya es posible percibir la importancia del proyecto chino y su


relación con nuestras Octavas Oraculares, mencionadas anteriormente, y
totalmente desconocidas para Joseph. Esto es porque quien se encuentre
con las Octavas Oraculares inmediatamente imaginará: ''¿Por qué?'' — ¿Por
qué ir a cimas de montañas tan distantes y regiones remotas, por qué marcar
estas extensas series de líneas de latitud, por qué enfrentarse a esta
increíble dificultad — todo eso para qué?

Cuando se ve el asunto desde el punto de vista de José en relación al


proyecto chino del siglo VIII, de repente se percibe que tal vez se haya
considerado valiosa la determinación del número de "millas" (o la medida de
tierra de su preferencia) en un grado de latitud, una medida exacta de la
circunferencia de la Tierra y una correlación precisa de las "extensiones de
medidas celestiales y terrestres", en palabras de Joseph, pero hay mucho
más en juego, como se verá:

Cuando Liu Chuo, en la primera mitad del siglo VII d.C., hizo la afirmación
falsa de que la enmienda de 1° en la extensión de la sombra del Sol
correspondería a una diferencia de mil Lis en la distancia, él escribió al
Emperador, como sigue:

"Solicitamos que Su Majestad aporte mecánicos hidráulicos y matemáticos


para seleccionar una porción plana del país, en Henan o Hebei, que pueda
ser medido por algunos cientos de Lis (lis, medida de distancia) para elegir la
verdadera línea norte-sur, y determinar el tiempo por medio de relojes de
agua, para [establecer gnomones (mojoneras)] en lugares planos
[ajustándolos con] líneas de plomado, para acompañar las estaciones,
solsticios y equinoccios, además de medir la sombra del sol [en diferentes
lugares] el mismo día. A partir de las diferencias entre estas sombras-
longitud, se puede conocer la distancia en Lis. Por lo tanto, los Cielos y la
Tierra no serán capaces de ocultar su forma y los cuerpos celestes no nos
impedirán conocer sus medidas".

El emperador Sui no escuchó su consejo. Fue ésta la primera sugerencia de


una red nacional, de la que se tiene registro textual, remanente, pero el
asunto data de muchos siglos antes en China. Needham y Lu tradujeron una
sección "relevante del Registro de Instituciones del Zhou Dynast" (Zhou Li)

239
(Registro de las Instituciones de la Dinastía Zhou - Zhou Li), compilado hasta
en el siglo II a.C., pero conteniendo datos del período Zhou que lo precedió
en varios siglos. Él aborda:

... el método del molde de la sombra del gnomon para medir "a
profundidad de la Tierra" y establecer correctamente las sombras del
sol. a fin de descubrir el centro de la Tierra.

... El lugar [Sumeria] en que la sombra del solsticio está a un pie y 5

pulgadas se le llama centro de la Tierra. En ese lugar, el cielo y la tierra


se unen. Las cuatro estaciones se entrelazan, el viento y la lluvia se
unen y el Yin y el Yang se combinan.

Entonces todas las cosas prosperan y el territorio real puede ser allí
establecido

En torno al siglo II d.C., Zheng Xuan afirmó que la sombra del sol se alteraba
en una pulgada [china] cada mil Lis en la superficie de la Tierra [siguiendo
hacia el norte o hacia el sur]. "Del lugar donde la sombra está a 1 pie y 5
pulgadas sería [pensaba él] 15 mil Lis al sur del lugar directamente debajo
del Sol [es decir, en el Ecuador]. La Tierra hace sus cuatro excursiones y las
estrellas nacen y se colocan dentro de una franja de 30 mil Lis; por lo tanto,
obteniéndose la mitad de ese valor se tiene el centro de la Tierra".

Comenzamos a ver, ahora, cuál era su necesidad: muestras de extensiones


de sombra solar obtenidas en una larga franja territorial, hacia el norte y
hacia el sur, a lo largo de una serie de líneas de latitud ascendentes y
descendientes. Era tal vez exactamente lo que estaba involucrado en los
Octavos Oraculares. Los centros de oráculos del Mediterráneo también eran
lugares "donde los Cielos y la Tierra se unen", según la bella expresión del
documento chino del siglo II a.C. Esta era precisamente su necesidad: ser
los 'ombligos de la Tierra' de la región mediterránea.

Cuando los franceses excavaron la más antigua de las piedras-ónfalos de


Delfos, también descubrieron el nombre Gaia ("la Tierra") escrito sobre ella,
junto con el símbolo E (véase Apéndice V).

También descubrieron que esa antigua piedra-ónfalo tenía un orificio en lo


alto, como si de allí una fina varilla metálica se proyecta, en algún momento.
Mi sugerencia es que representaba o de hecho actuaba como un gnomon, un
fino pilar erecto que lanzaba su sombra a medir. (Este es el origen de los
obeliscos egipcios — gnomones que lanzaban sombras medibles.) Sería
algo parecido a los relojes solares muy sofisticados, pero en lugar de medir

240
la hora del día, estaban en juego consideraciones mucho más grandes, como
la circunferencia de la Tierra, por ejemplo.
Entonces, ¿hasta qué punto llegaron los chinos en ese aspecto?. Después
de todo, el sistema se organizó entre los años 721 y 725 d.C., durante el
período de la dinastía Tang. Según las palabras de Needham y Lu y sus
colegas:

... se organizaron las expediciones necesarias bajo la dirección del


Astrónomo Real, Nangong Yüeh, y de un monje budista, Yixing, uno de
los más prominentes matemáticos y astrónomos de ese período.
Nuestras fuentes de información al respeto son bastante extensas ...
Las fuentes nos dicen que al menos once estaciones se establecieron,
donde se realizaron mediciones de las longitudes de las sombras,
utilizando gnomones idénticos de 8 pies. La latitud de estas estaciones
variaban de 17,4° (En Lin-Yi [cerca de Hue en el actual Vietnam] ...)
hasta 40° (en Wei-zhou, una antigua ciudad cerca de la moderna Ling-
chiu, en las cercanías de la Gran Muralla, en Shanxi del norte y casi en
la misma latitud de Pekín). Había otro lugar más lejano al norte, el país
de Tieh-lo (Tolos), de la horda de nómadas turcos cerca del lago
Baical. Yang-cheng era una localidad que, durante muchos siglos, fue
la sede del observatorio imperial de China. Aunque no pertenece a la
cadena central de estaciones mensuradas, es el único lugar donde uno
de los gnômons originales de Yixing y Nangong Yueh todavía se
conserva ... En el lado sur, que contiene una inscripción
denominándolo "Torre de Zhou Gong para la medición de la sombra
solar", conocida por haber sido erigida en 723 d.C. La construcción se
hizo de modo que en el solsticio de verano, en aquella época, la
sombra se extendiera exactamente de la parte superior de la base
piramidal, y la pendiente del lado norte correspondía exactamente al
extremo de la sombra. En períodos tardíos, Guo Shou-Jing, Astrónomo
Real de la Dinastía Yuan [mongol], efectuó mediciones de la sombra en
Yang-cheng con un gnome de cuarenta pies de altura y una escala de
medidas de alrededor de ciento veinte pies. que se produjo alrededor
de 1270 d.C. y aún permanecen intactas, en el lugar, la maciza torre y
la escala construidas en los períodos Ming que adoptaba estos
métodos.

A continuación algunos extractos más del texto de la dinastía Tang


(siglo VIII):

... siguiendo hacia el sur, saliendo de Yang-cheng, a lo largo de un camino


tan estrecho como la cuerda de un arco, hasta el punto directamente debajo
del Sol [el Ecuador] no se llegaría a 5 mil Lis. Los miembros de la Comisión
de las mediciones de la sombra, Daxiang y Yuan-Tai. dicen que en Jiao-zhou

241
se observa que el polo sólo se eleva sobre la superficie de la Tierra un poco
más que 20°. Mirando hacia el sur. en el octavo mes en mar abierto, Canopo
está notablemente elevada en el cielo. Las estrellas en los cielos, debajo de
ella, son muy brillantes y hay muchas que son grandes y brillantes, pero no
están registradas en los mapas y sus nombres son desconocidos ... [por otro
lado] ahí el pueblo Guligan que vive al norte de Uighurs, y habita el norte de
Hanhai [Lago Baical], donde la hierba es abundante y hay muchas hierbas,
además de que se producen grandes caballos capaces de cubrir varios
cientos de Lis [en un día]. Al norte de ese lugar, a alguna distancia todavía
está el Gran Mar [el Ártico]. Los dias son largos y las noches son cortas.

Después de que el sol se pone en el cielo, todavía hay media luz y, si se


empieza a cocinar un carnero, difícilmente su parte externa estará cocida
antes del despuntar la aurora al este ... En el decimo tercer año del período
de reinado de Kaiyuan [725 d.C.], Nangong Yüeh. el astrónomo Real,
seleccionó una región de nivel de suelo. en Henan, y utilizando niveles de
agua y líneas de plomado (de nivel), estableció gnomones de 8 pies con los
que realizó mediciones. Comenzando en Baima Xien en Hua-zhou, descubrió
que la sombra del solsticio en Sumeria es de un pie y 5,7 pulgadas.

Comenzando por el sur, de la estación de observación de Hua-zhou, a 198


Lis y 179 Bus (fracción de un lis], ellos alcanzaron la antigua estación de
observación en Jun-Yin Bien-zhou con su gnommon: se descubrió que allí la
sombra del solsticio de Sumeria se situaba a un pie y 5,312 pulgadas. Una
vez más, siguiendo hacia el sur, desde Jun-Yi, a 167 Lis y 281 Bus, llegaron
en Fukou Xien en Xu-zhou, lo que da una longitud de un pie y 4,4 pulgadas
en el solsticio de Sumeria. Entonces, a 160 Lis y 120 Bus al sur de Fukou
había otro gnome, en Wujin, cerca de Shangtai en el distrito de Yuzhou, que
produce una sombra de un pie y 3,65 pulgadas en el solsticio de Sumeria. En
todo, por lo tanto, en una distancia de 526 Lis y 270 Bus, la diferencia en la
longitud de la sombra era poco más de dos pulgadas. Esta medida estaba en
total desacuerdo con la opinión de los antiguos estudiosos de que, para una
distancia de mil Lis, en el territorio real, habría una variación de una pulgada
en la longitud de la sombra.

El pasaje continúa de esta manera hasta alcanzar una enorme extensión y


entonces concluye:

Por lo tanto, las diferencias en la Sombra del Sol varían, a ejemplo del
ocurrido entre los solsticios de Invierno y de Verano, también entre las
latitudes norte y sur. Pero los antiguos estudiosos ecuaalizaban las
diferencias en todas partes con un valor fijo en términos de lis y, de esa
manera, fallaban en su cálculo, que no era preciso. De la misma manera, el
monje Yixing preparó el diagrama "De Yen" además de "invertir el diagrama

242
cuadrado", abarcando el más extremo sur y hasta el más extremo norte. Él
también hizo veinte y cuatro diagramas para investigar los cálculos de los
eclipses solares y establecer las longitudes de los bastones indicadores de la
clepsidra de la noche [relojes de agua]. Aquí, registramos las longitudes de
las sombras en pies y pulgadas de todos los centros de observación ...
[omitimos todo esto] ... Sobre la base de las sombras del norte y del sur,
Yixing hizo las comparaciones y estimaciones. En términos aproximados, se
descubrió que la distancia entre los polos norte y sur era de poco más de 800
mil lis. Esto es suficiente en relación a los detalles de las visitas a las
estaciones, medidas, etc. He presentado los textos en orden para que el
lector se perciba del tipo de mentalidad de los antiguos científicos que
visitaban una larga serie de estaciones de medición. Estas expediciones de
equipos de científicos son similares a las que se pueden imaginar haber
visitado los centros mediterráneos. Pero, veamos algunas conclusiones de
Needham y Lu:

La precisión obtenida es un poco extraña. Se puede ver fácilmente que


se cita un cálculo de las longitudes de la sombra en la que hasta tres
cifras significativas son realmente ... hasta 0,1 pulgadas o casi una
parte en mil ...Para permitir las divisiones de esta insignificancia, es
decir, cerca de dos minutos de arco, se interpreta con cierta certeza
que tendría, digamos, un centímetro cada división. que el aumento
requeriría un círculo de radio superior a diecisiete metros, o espacio,
como mínimo, del tamaño de un corredor de gran tamaño del palacio ...
Aunque la longitud de la serie central de las estaciones sea de
aproximadamente 150 a 215 kilómetros, si se incluye un lugar más al
norte, habría sido considerada una línea no inferior a 3,800 kilómetros.

Ese estudio debe considerarse, sin duda, uno de los más notables de
la encuesta de campo organizada, realizada en un cierto momento del
inicio de la Edad Media. Incluso si las grandes distancias de las más
lejanas estaciones no se hayan medido, tal vez no haya ninguna duda
de que las observaciones de las longitudes de la sombra del sol eran
efectuadas sistemáticamente.

Comenzamos a ver. ahora, la magnitud de un tal emprendimiento, que


rivalizaba, en ese sentido, con las Octavas Oraculares Mediterráneas.
La distancia de 3,800 kilómetros es grande y cubría una serie de estaciones
de observación en latitudes sucesivas. Por lo tanto, ese impresionante
proyecto del siglo MIL nos sirve como un significativo ejemplo de cómo sería
el uso de las Octavas Oraculares. Imaginen si todos los registros del
proyecto, en nuestro poder, hubieran sido perdidos — restando el gnomon de
Yang cheng y algunas pocas evidencias de otras y de las observaciones (y
sin embargo, de hecho, nada sabemos).

243
Todos fueron destruidos. Como habríamos sabido de ese increíble proyecto
en una secuencia de más de 3,800 kilómetros?. Si alguien, como yo. surgió
afirmando que existió un proyecto de ese tipo, nadie habría creído, por
parecer demasiado increíble para ser verdad. Y aun sabiendo que poseemos
los textos comprobantes, sólo llegaron a la luz muy recientemente, en 1964.

Esta es una situación parecida a la de las Octavas Oraculares. Reuní gran


cantidad de evidencias circunstanciales, y tan macizas hasta el punto de ser
suficientes para convencer, sin refutaciones. Pero no tenemos un informe
oficial, como es el caso de algunos informes chinos restantes. Sin embargo,
ese ejemplo chino nos alienta. El nos muestra que esos proyectos
gigantescos eran realmente organizados por los antiguos imperios y por
tanto había motivaciones. Omito en este libro todos los detalles adicionales,
como la disponibilidad u otras tablas trigonométricas, además del uso de
dispositivos de "captura de sombra" para perfeccionar las extremidades
indistintas de las sombras solares, eso porque el Sol no es fuente de luz,
sino un disco (sea cual sea el caso, explicaré en mi próximo libro, que aborda
algunos de esos temas), y así por delante. No es necesario, en esta obra,
entrar en más detalles. Needham y Lu también llegaron a la otra margen de
su evidencia disponible: ¿Yixing intentó derivar de sus mediciones un valor
para la circunferencia de una Tierra esférica? Y es imposible decir ... Aunque
no reste un registro de que Yixing ha hecho tales cálculos para obtener sus
datos sobre las dimensiones de una Tierra esférica, ciertas escuelas
cosmológicas chinas tienen supuestamente, desde la antigüedad, su
esfericidad. Eso sería muy bien conocido por él. Además, su conocimiento de
las astronomías hindú y helénica, obtenida por intermedio de un estudioso
budista, puede muy bien haberle dado información sobre las estimaciones
anteriores relativas a la circunferencia de la Tierra. Por lo tanto, no hay razón
para que Yixing hubiera vacilado en usar esa forma los datos recogidos por
sus observadores. Es difícil ver, todavía, cómo podría haber asignado un
constante Li por grado, si no tenía, al menos, alguna noción anterior de que
"la superficie de la Tierra era curva".

Y así, dejamos a China. En la época en que originalmente se escribió El


Misterio de Sirio, no tenía ninguna idea sobre el diseño de Yixing en el siglo
VIII en China. Otra importante fuente de información que tampoco estaba
disponible entonces — la traducción al inglés de la Geography (Geografía)
de Claudio Ptolomeu (escrita en el siglo I d.C). La única traducción existente
había sido publicada en Nueva York en 1932, pero en edición limitada a 250
copias. Sin embargo, en 1991, Dover Publications produjo un magnífico libro
en folleto, en formato grande, a precios accesibles, y ahora está disponible
para todos. Es un libro extraño e insatisfactorio. Ptolomeo tenía un carácter
rabioso y lamuriante. Él comienza con protestas hipócritas de amistad y el
reconocimiento por las realizaciones de su predecesor, Marino, pero luego

244
pasa a reducirlo a deshechos y a desmerecerlo. La mayor parte del texto
actual está dedicado a ese ataque continuo hecho a Marino, que fue acusado
de todas las fallas, y Ptolomeo asume la postura de hacernos creer haber
sido el único geógrafo sensible que haya existido. El resto del libro es en su
mayor parte, página por página abundante en datos. Parece que, bajo
diversos aspectos, Ptolomeo fue realmente más científico y riguroso que
Marino, produciendo de hecho algunos progresos científicos. Por otro lado,
en algunas ocasiones, pensé que Marino tenía razón y Ptolomeo, estaba
equivocado. Sin embargo, como no poseemos la obra de Marino, nunca se
realizará una comparación real.

Hay varios puntos muy interesantes en la obra de Ptolomeu desde el punto


de vista de las Octavos Oraculares. Sugerí que la línea de latitud Rodas, que
corta a través de la isla minóica de Terá, era un óráculo de la Li central. No
podía dejar de observar que Ptolomeo, muchas veces, acierta en la latitud de
Rodas. Él no deja absolutamente ninguna duda que tal paralelo era uno de
los fundamentos en la antigua geografía. Por ejemplo, en el Libro I, él a
menudo menciona el paralelo y dice:

El paralelo que atraviesa Rodas debe ser insertado, porque en este


paralelo se registraron muchas pruebas de distancias y se insertan en
la relación correcta con la circunferencia del círculo mayor, y por lo
tanto lo adopta Marino que, a su vez seguido de Epitecarto. Hecho
esto, se asegura que la longitud de nuestra Tierra, que es la más
conocida, estará en la correcta proporción con la latitud. Mostraremos,
ahora, cómo se puede hacer, abordando, primero, mientras que es
necesario, las propiedades de una esfera.

Y, en otra ocasión:

Sólo el paralelo a través de Rodas fue mantenido [por Marino] en la


proporción correcta con su meridiano y la circunferencia del círculo
ecuatorial.

Numerosas latitudes y longitudes de Ptolomeo son numéricamente


incorrectas, como se esperaba. Pero como se comprueba que "el paralelo de
Rodas" es utilizado centralmente, por lo menos por dos predecesores
mencionados, que le dieron destaque, es reconfortante creer que el esquema
de las Octavss Oraculares en realidad tenía como objetivo ser un sistema de
referencia de las latitudes para determinados fines. El tipo de uso
mencionado por Ptolomeo es similar a los de Yixing.

La cantidad de datos reunidos en el libro de Ptolomeo es absolutamente


gigantesca, y estos fueron obviamente extraídos de los informes seculares

245
de los viajeros — en centenas. Debe haber habido, mucho tiempo antes de
Ptolomeo vastos repositorios de datos geográficos (a menudo conflictivos).
Parecen haber sido escavados, a las pasadas, para este libro y con muy
pocos comentarios. a no ser de interés específico en la exactitud de los datos
ni siquiera su organización, sino su volumen total. Tolomeo, claramente,
extrajo información en forma bruta y muchos otros, una larga serie de
predecesores, trataron de organizarlas.

El incluso manejó gran cantidad de mapas, portuarios (mapas de puertos


costeros de capitales marítimas) y ayudas de datos cartográficos. Pero lo
que me sorprende es la inmensa masa de datos almacenados por tanto
tiempo y preservada sin ninguna estructura o información asociada. Es como
descubrir una pila enorme sitios de corderos e intentar imaginar cómo sería
un cordero.

Creo que gran cantidad de datos indican una acumulación continua y


prolongada de información geográfica surgida a la superficie y la deriva. En
época muy anterior, este tipo de información fue aprovechada por un sistema
de extrema creatividad; esquemas brillantes, como el de las Octavas
Oraculares dieron forma a cada artículo en particular. Pero ese sistema se
perdió totalmente. Los restos y escollos que sobrevivieron se combinaron
con los informes tardíos de viajeros (entre ellos, gran parte de lo que que se
ha convertido en la conquista del mundo conocido por Alejandro, por
supuesto), retrasados, como Marino y Ptolomeo, se esforzaron por construir
algo usando apenas sus nociones geométricas y con la creatividad que
pudieron reunir. Pero está claro que, en aquella época, la tradición se perdía,
y los hombres andaban en busca de nombres de lugares, como si
atravesaran aguas menos profundas, mientras fluctuaban en las olas los
números de latitudes y las longitudes — aflorando a la superficie y flotando
como cortijos.

Ellos han intentado, con mayor o menor éxito, estimar las distancias por los
números de días llevados en un viaje, y así sucesivamente (Ptolomeo estaba
siempre haciendo sustracciones de esos días, de forma muy sensible,
resaltando que la travesía de desiertos no era fácil, etc), pero no se
ocupaban más con un esquema de grandes proporciones. Estaban
improvisando. Había actores sin el texto de gión, en poseción de sólo
algunas líneas de diálogos y muchas fantasías. Vale la pena leer a Ptolomeo
sólo para ver lo que un colega podía hacer con una masa de datos, sin
principios organizados, a no ser algunos pocos descubrimientos geográficos
y una dosis embriagadora de escepticismo. Nada mal. Pero también nada de
particularmente bueno.

Les ofrezco estas reflexiones adicionales en la expectativa de que sean

246
útiles. Si la fortuna favorece, el tiempo traerá más datos en su marea que
devuelven los escollos.

Capítulo Siete
Los Origenes de los Dogons

De vuelta ahora a Hércules y al número cincuenta, encontramos un vínculo


entre ellos en Pausanias, Libro IX (27,5), cuando éste autor discute una
ciudad en la Beócia, la región donde está situada Orcómenos. Es la ciudad
llamada Téspia, "por debajo del Monte Helicon", según sus palabras.
Él prosigue:

Ellos poseen un santuario de Héracles* (Hércules), donde una la sacerdotisa


virgen sirve hasta la muerte. Esto se dice porque Héracles durmió con las
cincuenta hijas de Téstio la misma noche, con excepción de una. Sólo ésta
se negó a unirse a él. Considerando tal actitud un insulto, él la condenó a ser
su sacerdotisa virgen para toda la vida. Oí otra leyenda al respecto: que
Héracles se acostó con las cincuenta hijas de Téstio en una misma noche y
todas le dieron hijos hombres, pero la más joven y la más vieja le dieron
gemelos. Pero no puedo creer en la otra historia, ni que Héracles pudiera
comportarse de modo tan arrogante con la hija de un amigo. Incluso cuando
aún estaba en la tierra, él solía castigar a los ultrajes arrogantes,
particularmente los dirigidos a la religión: por lo tanto, sería muy difícil que
hubiera fundado su propio templo, instituyendo una sacerdotisa como si fuera
un Dios. Pero, de hecho, este santuario me pareció más antiguo que los de
la época de Héracles, hijo de Anfitrión, para pertenecer a Idaian Dáctilo,
llamado Héracles, cuyos santuarios también descubrieron en Eritrea, en el
litoral, y en Tiro.

En realidad, hasta los beócios conocían el nombre, pues también ellos


decían que el santuario de Mikalessian Deméter tiene a Idaian Héracles
como su patrono.

Levi, traductor de la obra de Pausanias al inglés, añade una nota de pie de


página diciendo que el santuario en Tiro es mencionado por Heródoto (2, 45)
y también hace otras referencias.

En retorno al amoroso trabajo de Hércules, espero que se haya notado que


Pausanias aclaró, en esa narrativa, un enlace entre el Oriente Medio y la
importante ciudad de Tiro, una localidad alejada de la costa del actual
Líbano. En esa localidad, por lo menos, existe alguna evidencia desde los
247
tiempos antiguos, que es el testimonio directo de los eslabones entre esas
curiosas tradiciones eternas en Grecia, con respecto a los cincuenta y sus
contrapartes del Oriente Medio, o de su ubicación en el Oriente Medio.

Es válido, ahora, examinar lo que Robert Graves tiene que decir sobre esta
narrativa. Graves llama a Téstio por el nombre de Téspio y pasa algún
tiempo ponderando sobre su significado. Él dice que significa "sonido divino",
pero me gustaría poder encontrar otro significado. Estoy inclinado a
contentarme con el gran énfasis en música, sonido y armonía entre los
antiguos. Los griegos eran famosos por haber, por ejemplo, considerado la
música más alta de las artes y los pitagóricos hicieron de la armonía y de los
números una verdadera religión. En nuestras consideraciones, ya vimos el
uso de la octava como un tema relevante e incluso como posibilidad de un
vínculo entre omphalos y om — siendo la última sílaba sagrada indo-aria,
coronada por sus cualidades de "sonido divino", sobreviviendo en el "Amén"
cristiano e islámico. Si estuviéramos en busca de una palabra griega para
escribir la sílaba sagrada om, podríamos escoger el nombre apropiado que
significa "sonido divino": parece que este significado no es de forma alguna
insatisfactoria.

Graves nos dice lo siguiente:

El rey Téspio tenía cincuenta hijas con su esposa Megamede (¿mega-


Megela?), hija de Ameu, tan alegre como cualquier persona de Téspia.
Con el temor de un matrimonio inadecuado, determinó que cada una
tendría un hijo de Héracles [Hércules], que ahora se empeñaba en la
cacería de un león; porque Eleja estaba alojado en Téspia por
cincuenta noches seguidas. [Tenga en cuenta los cincuenta empleados
aquí como una sucesión de días: días, meses, años. Estos pueden
llegar a ser indistintos, mientras los cincuenta permanecen. Usted
puede tomar mi hija mayor, Procris, por su compañera en el lecho,
Téspio así le habló, de forma hospitalaria. Pero, cada noche, una de
sus hijas visitaba Héracles, hasta que todas se acostaron con el.
Algunos dicen que en una sola noche todas fueron poseídas por el.

Es interesante notar que el nombre Procris de la hija mayor significa "la


primera elegida". Prokwssoí, una forma estrechamente relacionada con el
mismo radical, significa : "recorre una distancia, a intervalos regulares, a
pasos". Ahora, ¿que nombre podría ser más obvio que el de la hija mayor de
las hijas que contiene conotaciones y un significado claramente intencional,
para enfatizar que las hijas no debían ser consideradas individuos, sino
expresiones sucesivas de cincuenta períodos de tiempo tiempo — y en este
caso, períodos de veinticuatro horas o días?. Sin embargo, la intención
evidentemente era resaltar la secuencia de cincuenta períodos de tiempo,
personificados como las "hijas" que el omnipresente Héracles poseyó y está
248
ligado, en muchos aspectos, al complejo de Sirio.

Graves añade: "Las cincuenta hijas de Téspio — a ejemplo de las cincuenta


danaides, palântidas y nereidas, o de las cincuenta doncellas con las que el
dios céltico Bran (Foroneu) se acuesta en una sola noche — deben haber
sido una sociedad de sacerdotisas que servían a la diosa Luna, a quien el
sagrado rey, con piel de un león, tenía acceso una vez al año, durante las
orgías eróticas al alrededor de una piedra fálica llamada Eros ('deseo
erótico'). Su número correspondía a las lunaciones que caían entre un
Festival Olímpico y el siguiente".

¡Esta es la irreprochable diosa-luna de Graves — y también sus lunaciones!


Ella las lleva consigo dondequiera que vaya. Pero infelizmente, el valiente
intento de Graves para encontrar un motivo lunar para el número cincuenta
no es suficiente. Los Juegos Olímpicos eran, como todavía son, realizados
cada cuatro años y entendemos que las Olimpiadas, o períodos de cuatro
años, habían comenzado en 776 a.C., una fecha extremadamente reciente,
en comparación con la extrema antigüedad de los "cincuenta" en todas sus
innumerables sucesos. Por ejemplo, no existían Olimpiadas en la época de
Homero, cuando "la saga del Argos estaba en la boca de todos", y los
cincuenta mínios estaban en camino de su inmortalidad en el lugar que
vendría a ser el mundo occidental. Y mucho mayor es la probabilidad de que
un período de cincuenta lunaciones se han modelado según una antigua
tradición — el período esotérico de cincuenta años. Por lo tanto, las
secuencias de cincuenta meses y cincuenta días probablemente derivaron
de esa emulación.

Supongo que el ciclo de cincuenta lunaciones, mencionado por Graves, sea


idéntico al período de cincuenta meses referentes al reinado de un rey
sagrado, supuestamente a la "mitad de un Gran Año de cien meses". Quien
sabe si con esos cincuenta, como mitad de cien, no se quiera representar,
con su reducción, la proporción de dos a uno, como la expresión de un
concepto de la octava musical con su proporción de dos a uno?.

Sería ésta la razón para que el Argos supuestamente "entero en el cielo"


(Arato), y, además, para que la constelación también sólo represente la
última mitad de un buque?. Esta aparente contradicción sería otra manera de
expresar ¿la proporción de dos a uno?.

Parece todavía significativo que cada período de cincuenta meses sea


cuidadosamente especificado para constituir un "reino", aunque sea sólo la
mitad del "Gran Año". ¿Podría "un reinado" ser análogo a "una órbita*",
siendo el "Gran Año" la proyección de dos órbitas para transmitir la
proporción armónica, de dos a uno de una octava?. ¿O se refiere a una

249
órbita dividida por dos estrellas, Sirio B y Sirius A?. ¿O ambos conceptos al
mismo tiempo tiempo?.

Otra ocurrencia de cincuenta y cien, juntos, es el caso de los tres monstruos


nacidos de Urano, el cielo, y Gaia, la tierra. Sus nombres eran Coto, Brianeu
y Gige. De sus hombros brotaron centenares de brazos y por encima de esos
poderosos miembros surgieron cincuenta cabezas unidas a su espalda. Por
esa razón, ellos eran llamados Hecatoneros o Centímanos, conforme
información fiable.

Estos monstruos se asemejan al monstruo de Cérbero, el perro de Hades,


originalmente, tenía cincuenta cabezas. Más tarde, la noción fue amplificada
y pasó a tener sólo tres cabezas — presumiblemente en la misma razón que
el número de estos monstruos era tres y también para Hécate de quien
Cérbero era el perro doméstico, y una forma Ísis-Sirius, cuyo nombre
significa, literalmente, "cien", tenía tres cabañas en el arco de Sirio, en el
antiguo Egipto, en su interior llevaba tres diosas. Palabras, probablemente
por las que por la misma razón, los dogones insisten en tres estrellas en el
sistema de Sirio. Durante algunos años, la ciencia astronómica fue contraria
a la existencia de una tercera estrella, y, si la deformación no provoca la
perturbación que se afirmaba antes de las observaciones efectuadas por el
astrónomo Irving Lindenblad. Entre tanto, la situación ahora cambió
drásticamente con la confirmación de la existencia de Sirius C.

Recordemos que, originalmente. Hércules habría comandado la expedición


del Argos. En la versión de Apôlonio Ródio, él acompañaba la expedición. En
Graves, se lee otra explotación tradicional de Hércules en el Mar Negro. "Él
salió" en busca del cinturón de Hipólito en el Mar Negro" y "el cinturón
pertenecía a una hija de Briareu ("fuerte"), uno de los que poseían Cien
manos..." y, por supuesto, también tenía cincuenta cabezas. ¡Y tenga en
cuenta que su nombre es fuerte! La palabra Ppiãpóç (briaros) significa
"fuerte" y otra forma es ppiãpOTrjç (briarotés), que significa "fuerza, poder", y
una forma relacionada es jipíOoç (brillo), con el significado de "peso" y, sin
embargo, ppiGoavvrj (brithosyné,) "peso". ¿Dónde ya encontramos esa idea
antes?.

Se debe notar que Hipólito quiere decir simplemente "soltar los caballos". En
la Cólquida, los caballos del sol eran sueltos todas las mañanas, por ser allí
su establo, según la tradición griega. Un uso realmente peculiar de la palabra
hippopedé también existe con la acepción mundana normal de "una peña de
caballos", en el sentido cósmico. Aparentemente, según Liddell y Scott, esta
palabra era utilizada por el astrónomo Eudóxio (que fue a Egipto ya
mencionado anteriormente) para designar la curva descrita por un planeta.

250
Este conocimiento nos es dado por medio de Simplício en De Caelo de
Aristóteles, también por Proclo y Euclides. dos fuentes son mejores que una.
Habría, probablemente, más aún a ser descubierto, pero los textos
necesarios se perdieron.

Examinando el nombre griego Gige, uno de los tres monstruos, entre los de
Briareu, se comprueba que su significado tiene el mismo origen gygantelos
de los que dieron "gigante" en español,, pero el significado de esta palabra
no era, de ninguna manera, simplemente "gigante". Graves da a Gige el
significado de "nacido de la tierra"; otro concepto que esperamos que haya
conexión con el complejo de mitos de Sirio. Así como después del diluvio y el
viaje del arca griega las piedras que Deucalión y su esposa, Pirra, dispararon
sobre los hombros fueron retiradas de su madre tierra. Gaia, siendo también
sus huesos, transformádos en hombres para repoblar la tierra, y Jasón (y
Cadmo) sembraron dientes y de éstos brotaron "hombres nacidos de la
tierra", descubrimos que Gige es también "nacido de la tierra".

De la misma forma, cuando Gilgamesh sembró la fuerza de la tierra y "sus


dientes se estremecieron" en el suelo, descubrimos que las gygas significa
"poderoso" o "fuerte", siendo también el término empleado por Hesíodo para
referirse a los "hijos de Gaia (Tierra), que es el más específico posible,
porque nos da una conexión innegable y consciente entre los hijos de Gaia"
del Deucalión, "los descendientes de Gaia" surgidos de los dientes de los
cólquidos y "los hijos de Gaia", una raza de gigantes, y finalmente Gige, cuya
madre también era Gaia.

No podemos olvidar que la palabra Gige, tanto como Briareu, puede


significar "fuerza" y "poderoso", aunque un matiz especial de significado se
añada, como es el caso de fuerza y poder extraídos del cuerpo de la materia
degenerada. Después de todo, la materia superdensa es la "tierra fuerte".
Hay que recordar también que Gige tenía cincuenta cabezas.

En cuanto al nombre Coto, el tercero de los tres monstruos. Graves nos dice
que esta no es una palabra griega (3, 1): "Coto era el epónimo [nombre de
persona asignado a lugares] del antepasado de los cotienses, adoradores de
la orgía Cotito, que difundieron su culto de Trácia para todo el noroeste de
Europa. Estas tribus se describen como los hombres con "cincuenta manos",
tal vez porque sus sacerdotisas se organizaban en sociedades de cincuenta
miembros, como las danaides y nereidas; además, los hombres se
organizaban en filas de combate en número de cien, como los antiguos
romanos".

Es posible que el nombre de los cotienses se derive de una palabra Egipcia.


Tal vez haya sido lqeti, que significa "remeros", siendo empleada para

251
designar a los "remeros divinos". Esta palabra, con un determinante
diferente, y cuando su empleo no se aplicaba a un hombre, era la
aproximación de "órbita", "revolución", "girar en torno". "La palabra egipcia
también designaba un grupo de personas de una región específica. Los
ciereos eran nativos de Qeti, que según Wallis Budge significaba "El Cireão",
es decir, "norte" de la costa Siria, cerca del golfo de Issus y de los desiertos
entre Eufrates y el Mediterráneo".

También hubo un precedente egipcio para la asignación del mismo nombre a


un dios. Qeti es de "un dios del abismo", mientras que una versión reducida
del nombre. en que hay repetición de la letra 't', como en Cotito, es de hecho
Qetqet, que es significativamente uno de los 36 decanos. Además, Qetshu
se refiere específicamente "al desnudo" o la "diosa Sirius", que claramente
parece ser un elemento y que, según Graves, Cotito era una diosa de las
orgías. También parece muy claro que Coto sea de origen egipcio, que
designaba inicialmente la órbita de Sirio B y, en la era egipcia, el término en
particular pasó a ser asociado al pueblo de Siria, que se había desplazado a
Tracia, y hasta en los tiempos egipcios todos los empleos del nombre se
referían a un pueblo extranjero, a una diosa orgáica extranjera y los
conceptos relacionados con Sirio, entre ellos, remeros y una órbita, dos ideas
a menudo reunidas anteriormente.

En Egipto, descubrí una órbita designada por un nombre que significa


también un remero divino. La palabra sobrevive en Coto de cincuenta
cabezas. Cincuenta remeros, cincuenta años en órbita, cincuenta años
cabezas del monstruo de Sirio. ¡Cómo es simple y elegante!.Estoy
agradecido a mi amigo fallecido Michael Scott que una vez "remó" hasta
Oxford para hacer una excelente sugerencia de que no podría haber una
mejor analogía para un símbolo con el pretendido significado de "un intervalo
específico, sea de espacio o de tiempo" que el golpe del remo en el agua. El
remar es precisamente una disciplina rítmica, si se practica con seriedad, así
como en los tiempos antiguos, cuando era uno de los principales medios de
la navegación marítima, y el único fiable, si el viento falla, como muchas
veces sucedía. También representa la autoconfianza que ilustra el
movimiento auto-impulsado de un cuerpo en el espacio, que está en órbita (o
parece ser auto-impulsado).

Resaltaría aquí que el nombre más antiguo de la figura, conocida por


nosotros como Hércules, según Robert Graves en The Greek Myths (Los
Mitos Griegos) (132. h.), No era otro que Briareo. y también supimos que la
forma más primitiva de Jasón era Hércules (cuya forma más primitiva era
Briareo). Hemos encontrado, de ese modo, que Briareu, con sus cincuenta
cabezas, fue el más antiguo capitán del Argos con sus cincuenta remeros.
Briareus, cuyo nombre significa "peso", y con un hermano cuyo nombre

252
significa "remero" y "órbita".

Sin mencionar los tres monstruos, cada uno con sus cincuenta, Gaia también
dio a luz a Garamas, que no sólo es un nacido de la tierra, sino que también
"surgió de la llanura" como los hombres nacidos de la tierra de la Cólquida.
"Los libios, sin embargo, afirman que Garamas nació antes de los hombres
de Cien manos y, al surgir de la llanura, él ofreció a la Madre Tierra (Gaia) un
sacrificio de burbujas dulces", La bellota del roble — los robles son los
representantes de Dodona, ¡de la pieza de madera de la proa del Argos y del
bosque de la Cólquida!

En la nota a pie de Graves, tenemos la información de algo con un


significado realmente inmenso para nosotros: "Garamas es el epónimo del
Ancestral de los garantes libios que ocuparon el Oasis de Djado [ver la parte
superior de la Figura 40], en el sur de Fezzan, y fueron conquistados por el
general romano Balbus en 19 a.C.

Se decía que ellos descendían de los cushitas bereberes y en el siglo II d.C.


subyugados por los bérberes-lemta matrilineares. Más tarde, se mezclaron a
los negros aborígenes de la margen sur del Alto Níger, adoptando su lengua.
Sobreviven hoy en un solo pueblo que se llama Koromantse".

Se hace necesario resaltar para al lector alerta que el margen ¡Níger es


hogar de los dogons! Deben investigarse, en en el mismo lugar, las
relaciones subsistentes entre ese triste y oscuro remanente de los
grarmantes y sus vecinos dogons, además de otras tribus. Se puede
descubrir también que los aldeanos de Koromantse tienen conocimiento
sobre Sirio.

En un mapa francés más detallado de esta zona hay un pueblo llamado


Korienze a sólo sesenta millas de Bandiagara y en el corazón del país de los
dogons; se sitúa en el banco sur del Alto Niger y presumiblemente es a él
que Graves se refiere.

En alineación con ese importante descubrimiento, resalto las palabras de


Heródoto en el Libro Dos (103 y 106): "Y un hecho indubitable de que los
cólquidos eran descendientes de los egipcios ... los cólpidas, los egipcios y
los etíopes son las únicas razas que, desde los tiempos antiguos, han
practicado la circuncisión. Los fenicios y los sirios de Palestina admiten que
adoptaron la práctica de Egipto, y los sirios, de las inmediaciones de los ríos
Termodon y Partenio, así como sus vecinos, los macronianos, dicen que la
aprendieron hace bien poco tiempo de los cólquidos. Ninguna otra nación ha
adoptado la circuncisión y todas estas, sin duda, siguen el ejemplo Egipcio".

253
La circuncisión es fundamental para la cultura dogon y constituye una parte
central del ritual de Sigui realizado cada sesenta años — e incluso habiendo
resaltado todo esto antes, la repetición no esta de mas.

Es preciso recordar que, en Argonáutica, los argonautas se desviaron de su


curso hacia Libia, donde permanecieron algún tiempo encallados.

En su libro Herodotean Inquiries, (Indagaciones Herodotianas), Seth


Bernadete habla de los Garamantes, a los que da el nombre alternativo de
Ganantes. Se describen en Heródoto, Libro Cuatro (después del verso 178),
como habitantes de la "parte más alejada de la costa en dirección sur, donde
se encuentran los animales salvajes de Libia". En el verso 179, Heródoto
conecta la historia de Jasón y los argonautas a Libia a la eventual fundación
"de una centena de ciudades" en el lugar. Los comentarios de Bernadette
(p.122) en su libro la visita del Argos a Libia y la ciudad libia de Cirene:

Herodoto indica, en principio, la estrecha conexión entre Libia, Egipto,


Cítia y Grecia. Los ancestros de los fundadores de Cirene eran
descendientes de los compañeros de Jasón, que navegaron hacia la
Cólquida originalmente una colonia egipcia de la costa al este del Mar
Negro: y la tercera generación de estos argonautas fue expulsada de
Lemnos por los propios Pelasgianos, que posteriormente secuestraron
a mujeres atenienses de Brauron, donde el culto de Artemis-Ifigênia era
practicado, así como entre los taurianos en Crimea; y se afirma que
Jasón fue desviado de su curso hacia Libia. Cirene es el lugar donde
las cosas egipcias se mezclan, libios y citienses. Su fundación sugiere
un relato cibernético de sus orígenes. Dicen que los objetos de oro
cayeron del cielo, y llamaron cuando los dos hermanos mayores de
Colaxais se les acercaron. Sin embargo, fue el propio Colaxales que
conseguio llevarselos a casa. A esta celestial noirjidata [poiémata]
corresponden los versos Oraculares de Delfos, tanto en la versión
tebana como en la cirenaica, que sugieren el envío de una expedición
para establecer una colonia en Libia.

Robert Graves obtuvo esta información sobre el desplazamiento de los


garamantes hacia el Alto Niger, siguiendo por Libia, en una serie de libros de
Eva Meyrowitz, antropóloga que pasó años estudiando la tribu akan de
Ghana, directamente al sur de los dogons.

"El pueblo akan resulta de una antigua emigración de libios-bereberes en


dirección sur — primos de la población pre-helenica de Grecia — partiendo
del oasis del Sahara (véase 3,3) y de las bodas, en "Timbuctu, con negros
del río Níger". Timbuctu — o Timbuctoo — es la ciudad más cercana a los
dogons. Graves continúa: "En el siglo XI d.C. ellos se desplazaron aún más
hacia el sur hacia el lugar que hoy es Ghana". Podría resaltar que la vía de
254
migración de Timbuctu a Ghana sigue en línea recta por el país de los
dogons, cuyo territorio se encuentra directamente al sur de Timbuctu. Por lo
tanto, queda bien claro ahora que los pueblos estrechamente ligados con la
tradición de Sirio vinieron de Grecia y de Libia y de allí hacia el sur del oasis
libio del Sahara, siguiendo más hacia el sur, además del Sahara, hasta
Timbuctu y región de los dogons, donde se mezclaron con los negros de la
región dogon, adoptando su lengua, y por fin se tornaron indistinguibles de la
población africana local, en apariencia y lenguaje, reteniendo, sin embargo,
sus antiguas tradiciones como sus más secretas doctrinas. La ruta de
migración se muestra en la Figura 40.

Hay algo increíble en la supervivencia de los argonautas en los oscuros


rincones de Sudán francés. Esos pueblos, a lo que supongo, también
comprenden los dogons, así como sus vecinos suristas inmediatos (y, para
los dogons, vender cebollas a Ghana, es parte de su sustento), y parecen ser
descendientes directos de los griegos lemnianos, que afirmaban ser nietos
de los verdaderos argonautas. Para decir verdad, casi nos causa verdadero
espanto que al principio de este libro presentamos algunas consideraciones
sobre una extraña tribu africana, abordando, una secuencia, de tradiciones
de Sirio similares en el Mediterráneo, con orígenes en el antiguo Egipto,
retornando a la tribu africana, para descubrir que se trata de un descendiente
directo de los pueblos mediterráneos ¡familiarizados con el complejo de Sirio.

Posteriormente, mencionaré un poco más acerca de los pelasgianos que


vivían en Arcadia y, según informaciones de Heródoto, no fueron
conquistados por los invasores dorios de Grecia en los períodos pre-clásicos.
Ellos se encuentraban entre los los principales pueblos que dieron
continuidad a la tradición de Sirio y, al parecer, se vieron obligados a
desplazarse.

No obstante, los mencionamos ahora para presentar más información


pertinente en relación con dicha conexión con Libia. Graves dice: "Según los
Pelasguianos, la diosa Atenea nació cerca del lago Tritón, en Libia" y "Platón
identificó a Atena como protectora de Atenas, con la diosa libia Neith" ...
Neith poseía un Templo en Egipto, donde Sólon fue bien tratado por ser
ateniense ... Sólon escribe: "Las vestiduras y la égida de Atenea fueron
prestadas por las mujeres libias..."...las muchachas etíopes todavía usan
esos trajes ... Heródoto añade aquí que los altos gritos de triunfo,
pronunciados en honor a Atenea en las alturas eran de origen libio. Tritone
significa "la tercera reina". Una vez más se hace referencia a tres diosas.
Recordemos que Libia era el santuario de Amón, equivalente al oráculo de
Dodona de Zeus, a donde los otros dos pájaros volaron de la Tebas egipcia.
Además, Atenea, hija de Zeus, corresponde a la hija de Amón, que es
identificada con Zeus.

255
Atena era también conocida como Palas Atenea, por las razones
presentadas por Graves. Añade que "el tercer Palas" era el padre "de las
cincuenta palântidas, enemigas de Teseo (ver 97.g.y 99.a), que parecen
haber sido sacerdotisas guerreras de Atenas".

Una vez más el número cincuenta. Graves nos da una interesante


información: "La cerámica encontrada sugiere una inmigración de Libia a
Creta ya en el 4000 a.C. y un gran número de refugiados del Delta del oeste
los adoradores de la diosa Libia parecen haber llegado allí, cuando las
regiones del Alto y Bajo Egipto se vieron obligadas a unirse al dominio de la
Primera Dinastía alrededor del año 3000 a.C. La Primera Era Minoica se
inició enseguida y la cultura cretense se disemino por Tracia y por la Antigua
Grecia Heládica"

Figura 39. Distribución de las tribus libias según Heródoto.

Todavía, una vez más, sobre el tema de los cincuenta, quiero hacer notar
algunas observaciones sobre el caso de Cérbero, el perro del Hades, de
cincuenta cabezas. Graves dice: "Equidna dio a luz una terrible prole de
Tífon, a saber ...", etc. Recordemos que Tífon fue identificado con Píton en el
Himno a Apolo, de Homero, y en otros lugares; Píton era particularmente el
monstruo, muerto por Apolo, según la leyenda (según la representación en la
Figura 41), cuyo cadáver en descomposición yacía directamente bajo el
oráculo de Delfos.

Graves continúa: "Cérbero, asociado a los dórios, con la cabeza de perro del
Anubis egipcio, que conducía las almas hacia el Inframundo. En el fondo,
parece haber sido originalmente la diosa de la Muerte, Hécate, o Hécab; ella
era representada como una perra porque los perros comen la carne de

256
cadáveres y aullan bajo la luna... Otro, que generó hijos [varias criaturas] en
Équidna, era Sirio, la estrella-Perro, que inauguraba el Año Nuevo ateniense.
Como Jano, él tenía dos cabezas, porque el año ateniense reformado tenía
dos estaciones, y no tres. "Las tres cabezas de Hécate, de Cérbero en su
forma simplificada, etc., posiblemente representan el antiguo, o año original
que tenía tres estaciones e iniciaba en Egipto, con las estaciones de: (1) una
inundación, (2) la siembra (3) la cosecha, que eran tradicionalmente tres.

Pero parece improbable. Al final, dado qué las tres diosas navegaban en su
barco de Sirio en las representaciones egipcias ¿no tenían absolutamente
nada a ver con el calendario?. En síntesis, las tres diosas y las tres cabezas
siempre tienen algo que ver con Sirio y no son símbolos de calendario. No
obstante, alrededor de los períodos tardíos (postclásicos) de Atenas, las
explicaciones relativas al calendario pueden haberse convertido en una
moda para explicar lo que, de otra manera, no tendría explicación.

Figura 40. Ruta de migración de los dogons.

257
Figura 41. Artemisa, de pie, mientras el niño Apolo, en el regazo de su madre
Leto, arroja una flecha a Píton. Esta escena no ocurre en Delfos, sino en
Delos, donde las palmeras son los "árboles-códigos". Esta pintura en un vaso
ático proporciona una importante confirmación de que la historia, que
supuestamente habría ocurrido en Delfos, también estaba ligada a Delos. Si
Píton no estuviera solo en Delfos, sino en Delos también, entonces Píton
sería un concepto y no una criatura. Esta constituye toda la evidencia
adicional de la Octava Oracular Geodésica, englobando Delfos y Delos, que
están separadas por un grado de latitud. Delos había dejado de funcionar
como un centro oracular alrededor de 600 a.C., lo que ayuda a evaluar la
antigüedad del sistema, ya que en la época de la Grecia clásica no actuaba
como tal, cuando Sócrates andaba por el Ágora en Atenas.

En los pasajes anteriores, espero que el lector haya notado las informaciónes
específicas que conectan a Anubis (que desde el principio se identificó,
totalmente, en sus distintos elementos, con la órbita de Sirio B) con la versión
griega de Anubis, Cérbero, con sus cincuenta cabezas. En la tradición
egipcia, no había encontrado una conexión específica entre Anubis y los
cincuenta. Es verdad que descubrí que la palabra egipcia qeti significa tanto
"remero" como "órbita", y, por ser siempre cincuenta remeros en los barcos
relacionados con Sirio, tanto en la saga griega como en la sumeria, estamos
en el camino correcto para una identificación con sólidas bases. Pero aquí,
por fin, un vínculo específico viene a la luz y sería ¡una espléndida
confirmación de mi identificación!. Y además, vemos que el perro Ortro,
hermano de Cérbero, era específicamente identificado con Sirio. Por lo tanto,
descubrimos en el mundo mediterráneo todos los elementos de la
descripción del sistema de Sirio, que los dogons conocen. Además,
rastreamos todas las tradiciones y conocimiento de los dogons por la ruta de
Libia, después por el oasis del Sahara, a continuación, Timbuctu y finalmente

258
en el borde sur del Alto Níger y región de los dogons.

Por lo tanto, en miles de millas y miles de años, descubrimos el origen de


esa extraña tradición aún intacta entre una tribu en los recovecos del África.
Sin embargo, queda mucho por saber. Se necesita examinar más de cerca la
tradición mediterránea y, en particular, sus más antiguos orígenes egipcios
en el indistinto mundo prédinástico de Behdet (que parece no haber sido
excavada y presumiblemente se perdió en el lodo del delta del Nilo).
El padre de Ortro, la Estrella Perro, y de su hermano Cérbero, el perro de
cincuenta cabezas, era el monstruo Tífón, apenas mencionado (ver Figura 40
y adelante). Y vale la pena examinar qué es lo que el diccionario griego de
Liddell y Scott tiene que decir sobre el significado del nombre Tífón, además
de las formas relacionadas a ese vocablo.

Una de las acepciones de Tvcpcov (Typhon), curiosamente adecuada, es la


de "un tipo de cometa*" — en otras palabras, una estrella móvil. Otra forma
es Typíoeus o Typhos, refiriéndose específicamente al hijo más joven de
Gaia. que también era la madre del monstruo de tres cabezas y de los
Garamas. T-rkJos significa "humo, vapor", además de "presunción, vanidad
(porque tiende al intelecto del hombre". Typhios significa "ciego" y oscurecer
"en el sentido de anuviar, oscurecer". El verbo Typhloo significa "cegar,
enceguecer" o "cegar, confundir". También tiene sentido de "envuelto en
humo".

Como se dice específicamente que Tífón es el padre de Sirio (Ortro), siendo


una de sus definiciones la descripción de una estrella en movimiento, y su
hijo tiene cincuenta cabezas, yo eché mano de todas las referencias a la
oscuridad e invisibilidad en que Tífón es una forma de representar a Sirio B,
la compañera oscura de Sirius e invisible para nosotros. En otras palabras,
estamos typhios (ciegos) a Tífón por estar como oscuros, o typhloo, por
nphos (vapor, humo), por eso estamos confundidos y ciegos (typhios) en el
sentido de que el sujeto está obscurecido (typhloõ).

Un posible origen de la palabra Tífon tal vez sea la palabra egipcia tephit o
teph-t. ambas con el significado de "caverna, cueva, agujero en el suelo.
Esta palabra egipcia describe perfectamente la brecha o ranura en el suelo
en Delfos, donde supuestamente reposaba el cadáver de Píton en
descomposición, siendo de este cadáver las exhalaciones de humo
provenientes de la tierra. Y, como hemos visto, Píton correspondía a Tífón,
en los tiempos antiguos.

Examinando la palabra egipcia tep, descubrimos que significa "boca" y la


forma tep ra quiere decir "boca del dios", literalmente, pero su acepción real
es "oráculo divino". Tep es un teph no aspirado. Por lo tanto, el tep de Delfos

259
tiene bajo sí un tephit, o un abismo cavernoso. Más adelante, examinaremos
la palabra egipcia tep en sus otras ramificaciones. Pero por ahora es
suficiente constatar que la palabra Tífón casi ciertamente tiene su origen en
la palabra egipcia que designa una cueva o un agujero en la tierra, teniendo
en cuenta que los egipcios fundaron el tep, o oráculo, en una cueva. Como
Delfos pasó a la cultura griega y los egipcios se han olvidado en todas sus
leyendas, con la excepción de vagas menciones en algunas (como la famosa
visita del Héracles canópico a Delfos, etc), la palabra original para designar
la cueva de Delfos habría sido conservada en función de las inclinaciones
naturales de las organizaciones religiosas en preservar vocablos y lenguas
antiguas por períodos notablemente largos, olvidando sus fuentes. Por lo
tanto, un griego de los períodos primitivos, desconociendo la cultura egipcia,
o que no se haya profundizado en el conocimiento sobre su patria, no la
llamaría la cueva Delfos, con sus humos sulfurosos, de refugio de Tífón,
según su designación egipcia original de tephit. Este hecho ha sido
observado también por otros pueblos, no sólo por mí, y con un conocimiento
incluso mayor de la palabra sumeria para designar cueva, abzu, que
sobrevivió en griego como abismos, llevando termino en portugués abismo.

El humo exhalado de la cueva de Delfos, evidentemente, dio origen al uso de


formas de la palabra con las acepciones de "oscurecerse con humo,
oscuridad, etc". Y el hecho de haber ocurrido en estrecha asociación entre el
Tífón personificado y Sirio, obviamente por haber este vocablo entrado en
uso por los griegos, extendiéndose a las acepciones de "tiniebla, oscuridad",
él se ha hecho útil en lo que se refiere al conocimiento tradicional sobre Sirio,
siendo adoptado entonces en Grecia. Los demás significados de la palabra
se desarrollaron a partir de ahí, con la excepción de los usos populares
obvios, como su empleo para designar "vanidad", porque la vanidad
oscurece el intelecto del hombre — realmente una magnífica extensión del
significado en uso en la poética y en la expresión común.

Probablemente como consecuencia de consideraciones como éstas, con


respecto a Tífón, en el sentido de asociación de Sirio B con la tiniebla y la
oscuridad, y, por lo tanto, con la oscuridad de la caverna, es que se creía que
algunas divinidades relacionadas con Sirius vivían en las tinieblas del
inframundo. El prototipo de estas divinidades es, específicamente, Anubis, el
embalsamador de momias. Anubis no era originalmente el dios de la muerte
por sí mismo y su asociación con momias y con el submundo ya fue
explicada con anterioridad. Las momias egipcias eran, como ya he dicho,
embalsamadas en un período de setenta días, para corresponder al número
de días de cada año, en los que la estrella Sirio, se "encontraba" en el Duat,
o Submundo", no siendo visible, pues, en el cielo nocturno. Por lo tanto, la
"muerte" de setenta días de Sirio todos los años era el aspecto fundamental
y primitivo de la tradición de Sirius. Es evidente que Anubis, como la

260
expresión de la órbita de Sirio B, era visible todo el tiempo y no sólo setenta
días al año. Por esa razón, la permanente oscuridad tifónica podría incluso
extenderse un poco más allá, en la tradición tardía, dando origen a un
elevado sentido de la importancia de los aspectos del inframundo. que el
concepto de invisibilidad y oscuridad debe haberse vuelto cada vez más
importante, en el transcurso del tiempo, y la comprensión de la naturaleza de
los misterios se debilitó a lo largo de las sucesivas generaciones de
iniciados, que fueron siempre más allá de las fuentes originales de
información. No obstante, los dogons preservaron esas informaciones hasta
la actualidad en estado notablemente puro. Así se desarrolló la naturaleza
del submundo de Cérbero-Anubis de cincuenta cabezas en los períodos
Griegos. Con los primitivos egipcios, como siempre a partir de ellos, el
concepto de submundo ocupa más de un nivel. Para el público, el aspecto
del submundo parecía ser completamente explicable por la desaparición de
Sirio durante setenta días — un hecho que podía ser notado por cualquiera
— y su reaparición, después de ese período, al amanecer, en la época de su
nacimiento helíaco.

Pero los sacerdotes sabían que la compañera oscura de Sirio nunca era
visible. Vale la pena examinar, ahora, un poco más de cerca el perro Ortro,
que era Sirio. Ortro es el perro de Eurition (el pastor del monstruo Gerion, de
tres cuerpos, que vivía en la isla de Eritrea en el extremo al oeste, y era el
padre de una de las Hespérides. Dice que Héracles robó su ganado). Es
interesante que Graves compare este Eurición con el sumerio Enkidu,
compañero de Gilgamesh, hirsuto y salvaje, viniendo de las estepas y
poseedor de una increíble fuerza: "Eurition es el 'intruso', un personaje de
reserva ... El más antiguo ejemplo mítico del intruso es el propio Enkidu: él
interrumpió el proceso del matrimonio sagrado de Gilgamesh con la diosa de
Erech [Uruk], desafiandolo a un combate". Es particularmente interesante
descubrir que el compañero griego de Sirio es comparado por Graves con el
sumerio Enkidu, a quien también identifiqué con la compañera de Sirius. Esto
porque "la compañera de Sirio" es precisamente lo que es Eurition; si Ortro
es Sirio y Eurition, el pastor que lo acompaña, entonces Eurition es "la
compañera de Sirio". Enkidu es el salvaje fuerte y cabelludo, que se resistió
a una prueba de fuerza contra Gilgamesh, convirtiéndose en su compañero
después de una lucha corporal.

Tanto Eurition como Enkidu son personajes rudos e hirsutos, además de


estar relacionados, al parecer, al dios Pã, cuya naturaleza rústica e hirsuta
enmarca en la misma categoría de los otros dos.
El tema del "intruso" y "el que interrumpe", desafiando por una prueba de
fuerza, se relaciona con el hecho de que la brillante estrella Sirio es
desafiada por su fuerte estrella compañera. Graves añade: "Otro intruso es
Agenor" y la palabra Agenor significa "muy varonil". Él interrumpió las bodas

261
de Perseo con Andrómeda. Perseo era el hijo de Danae, bisnieta de Danaos,
que había tenido cincuenta hijas. Como hemos visto, en los comentarios de
Graves, la propia Danae tiene vínculos con un arca. Su padre "la encerró con
su hermanito Perseo en un arca de madera, que arrojo al mar". Más tarde,
los compañeros de Perseo, en sus explotaciones, eran "un grupo de
Ciclopes". Éste es otro ingrediente familiar.

Perseo se enamoró de Andrómeda, la hija de Cassiopéia (reina de Etiopía).


Graves dice: "Cassiopeía se jacta de que tanto ella como su hija eran más
bellas que las nereidas, que se quejaron del insulto", etc. Y, por supuesto, el
número de nereidas era cincuenta. Sobre las nereidas, Graves dice: "Las
cincuenta nereidas parecen haber sido una asociación de sacerdotisas".
Graves explica la repetición del número cincuenta en relación a la tradición
lunar. Y una valiente solución, sin embargo, una vez más, poco convincente.
Es interesante, a la luz de nuestro conocimiento sobre Danaos, que tenía
cincuenta hijas, leímos la apertura de la décima Oda Nemaica, de Píndaro,
escrita en gran parte sobre la ciudad de Argos (nombre relacionado con la
nave Argos, así como a su constructor, y también a la palabra "arca"):
La ciudad de Danaos
Y sus cincuenta hijas en tronos brillantes,
Canta, o Gracias,
Canta a Argos, hogar de Hera,
|
Hecho para los dioses.
Perseo y Danae también tuvieron vínculos con Argos. Y en cuanto a las
Gracias aquí mencionadas, su culto fue primero instituido en Orcomenos.
Las gracias a menudo se asocian a Hermes y eran llamadas "las Gracias de
Hermes", lo que se produce principalmente en una obra como The Lixes of
the Philosophers (Vidas de Filósofos) del historiador Eunápio. Él nos cuenta
algo extremadamente interesante sobre la región de Behdet y Canopo, en
Egipto. Al hablar de Antonino, hijo de la notable y brillante mujer Sosipatra
(siglo IV d.C.), Eunápio dice: "Se acercó a Alejandría y entonces, lleno de
gran admiración, y prefiriendo la embocadura del Nilo, en Canopo, pasó a
dedicarse, aplicándose enteramente, al culto de los dioses del lugar y a sus
ritos secretos". Y, además; "Antonino era digno de sus padres, pues
estableciéndose en Canobo, en la embocadura del Nilo, se dedicó totalmente
a los ritos religiosos del lugar". Es interesante la existencia de ritos peculiares
a Canopo, en lo que era posible dedicarse exclusivamente. Más adelante,
Eunápio menciona que los cristianos destruyeron los templos en las
cercanías y demolieron el Serapeum en Alejandría, estableciendo a sus
monjes de sotanas negras en la localidad de Canopo, a fin de suplantar el
262
paganismo. Ciertamente es un sitio que debería ser excavado. Los misterios
paganos del lugar, por fin destruido por los cristianos, probablemente
continuaron la tradición de Behdet y estaban relacionados a la cuestión de
Sirio.
Pero volvamos a las citas de Píndaro, presentadas con anterioridad. Lo que
es especialmente significativo en el pasaje de Píndaro es la expresión "y de
sus cincuenta hijas en tronos brillantes".

Se debe recordar que el trono Jj es el jeroglifo de Ast, o Isis, identificado con


Sirius, y aunque los cincuenta Anunnakis de la Sumeria se asentaban en
tronos. En todas las tradiciones antiguas, el gran énfasis se dio al trono, y
aquí, en el tardío autor Píndaro, en relación con la información sobre Sirius,
nos encontramos con la misma actitud. Afirmo que Píndaro era "tardío" en
relación a nuestra escala de tiempo referente a Sirio porque, por supuesto, él
era parte de una era griega clásica de las más antiguas.

Existen otras conexiones entre el sistema de Sirio y Argos y Danaos. Son


muchos los eslabones con los libios minóicos. El propio padre de "Danaos
era el hijo libio con Posseidón". Danaos fue también "enviado para gobernar
a libia". Sin embargo, también es fuerte el vínculo con Egipto. El hermano
gemelo Danaos se llamaba Egipto, del cual se lee: "Para Egipto fue
concedido el reino de Arabia, pero él también conquistó el país de
Melampodes del pueblo de los pies negros — [los egipcios] y lo llamó de
Egipto, como él. Él generó cincuenta hijos de varias madres: libios, árabes,
fenicios y semejantes". Vemos entonces que el hermano gemelo de Danaos
tenía cincuenta hijos, mientras Danaos tenía cincuenta hijas. Finalmente,
este hecho elimina el argumento de Graves que tal vez se refiera a una
asociación de cincuenta sacerdotisas de la luna, enfatizando el vínculo entre
los cincuenta compañeros de Gilgamesh, los cincuenta argonautas, los
cincuenta Anunnakis del sexo masculino, etc. Se observa aquí los dos
grupos relacionados, pero definitivamente separados de cincuenta miembros.

Juntos hacían y permitían abiertamente numerosos crímenes indecibles.


Pero eso era considerado piadosamente, y así mostraron menosprecio por
las cosas divinas. En aquella época, todo hombre que usara manto negro y
se comportarse de manera inapropiada en público se investía del poder del
tirano, ¡tal era el grado de virtud alcanzado por la raza humana!. Todo esto,
sin embargo, describí en mi obra Universal History. Ellos establecieron a
estos monjes también en Canobo y, así, obligaron a la raza humana a la
adoración de esclavos ... Entre los indecibles crímenes atribuidos a ellos está
la destrucción de la Gran Biblioteca de Alejandría por el obispo Teodosio, por
contener "literatura pagana". Por lo tanto, la pérdida de cientos de miles de
libros del mundo antiguo, que todos lamentan con tanta frecuencia, sucedió
por obra de un obispo cristiano fanático, en el intento de borrar todos los

263
rasgos de la historia anterior a Cristo, y no a un incendio accidental de la
época de Marco Antônio, como suele decir la historia.

No sólo tienen genitores distintos, sino especialmente padres diferentes, y


ellos mismos se separan por sexo. En este vínculo, debe ser recordado que
Sirius C es llamada por los dogons de "la estrella de las estrellas mujeres".
Su órbita de cincuenta años alrededor de Sirius A podría ser simbolizada por
las cincuenta hijas, mientras que la órbita masculina de Sirio B sería
simbolizada por los cincuenta hijos.

Danaos se entera de que el hermano desea casar a los cincuenta hijos con
sus cincuenta hijas, con la intención de matarlas después de la boda.
Entonces él y sus hijas parten a Rodas y luego a Grecia, donde
desembarcan y Danaos anuncia que, por elección divina, él es el rey de
Argos. Tenga en cuenta que elije Argos. Este hecho, y su vínculo con los
cincuenta serán importantes, más adelante, cuando se presente la derivación
de la palabra Argos, etc. Y particularmente interesante que Danaos al huir de
su hermano, lo hizo en una embarcación construida con la ayuda de Atena
— exactamente el caso de los argonautas, que también tuvieron la ayuda de
la diosa para la construcción del Argos.

La manera en que Danaos se convierte en el rey de Argos se debe al hecho


de que un lobo haya bajado de las colinas y matado al "toro líder" de la
ciudad, un presagio que los argivos, habitantes de Argos, aceptaron.
"Danaos, convencido de que el lobo era Apolo disfrazado, dedicó el famoso
santuario a Apolo Lício, en Argos, y se convitrió en un soberano tan
poderoso que todos los pelasgos de la Grecia pasaron a denominarse
danaos. También construyó la ciudadela de Argos y sus hijas llevaron a esa
ciudad los Misterios de Deméter, la llamada Tesmoforia, de Egipto, y los
enseñaron a las mujeres pelasgas. Sin embargo, desde la invasión la
tesmoforia ya no fue practicada en el Peloponeso, a no ser por los
arcadianos".

Es un hecho bien conocido que los pelasgos sólo sobrevivieron en la Grecia,


en la remota Arcadia, después de la invasión doria en aproximadamente
1100—1000 a.C. Esto es porque algunos de las más las antiguas tradiciones
continuaron en aquella extraña región después de dejar de existir en algún
lugar de Grecia. La Arcadia era, en un cierto sentido, el País de Gales de
Grecia.

Los pelasgos se consideraban "nacidos de la tierra", como será discutido en


breve. Cabe señalar que hay una referencia específica de que los misterios
egipcios fueron trasplantados a Grecia, entre los pelasgos. Cuando se afirma
específicamente que él llevó los misterios egipcios, la Tesmoforia.

264
Presumiblemente, así se transplantó el complejo de Sirio. (Heródoto aborda
el tema de Danaos, llevando a la Tesmoforia a Grecia en el Libro. el
elemento lobo, a veces sustituido por el perro en la tradición de Sirio de la
Estrella del Perro, es importante. Y un sustituto obvio para el chacal de
Anubis. Como no hay chacales en Europa, el lobo fue candidato. Apolo Lício
recuerda el chacal; la transformación del chacal en lobo, por adaptación al
clima europeo, surgieron esas tradiciones peculiares referentes al lobo en la
salvaje Arcadia, desarrollándose en los períodos pre-clásicos y
transformándose en los conceptos de lobo. Los vampiros aspiradores de
sangre, el uso del ajo para la protección contra ellos y la licantropía, o los
hombres lobo, todo esto se desarrolló en profusión en los bosques de la
Arcadia entre los pelagros sobrevivientes, en la Grecia preclásica, después
de la invasión doria. El fenómeno es muy similar a la superabundancia de
cuentos de hadas del "crepúsculo céltico", que se encuentra en Irlanda, con
numerosas historias y criaturas fantásticas. ¿Qué es un hombre lobo? Es el
cuerpo de un hombre con cabeza de lobo. Es exactamente lo que Anubis se
convirtió al ser transferido a Grecia; en lugar del cuerpo de un hombre con
cabeza de chacal, pasó a ser un hombre con cabeza de lobo porque en
Grecia no había chacales. Los templos de Apolo, el Lobo, no eran raros en
Grecia. La famosa escuela de Aristóteles, en Atenas Liceo, se situaba en la
planta baja del templo de Apolo Licio, en el exterior de la Puerta de Atenas
de Diocares. El nombre "Liceo" viene de Apolo Liceo que es Apolo, el Lobo.

Es extremadamente interesante, a propósito, leer a Pausanias que cerca de


Argos "se encuentran los desembarcaderos, donde, dicen. Danaos y sus
hijos desembarcar por primera vez en la Argólida" (La Argólida era la región
en las circunvecciones de Argos.) Vemos aquí la mención de hijos de
Danaos y no hijas. Esta es una fuerte indicación de que, en la progenie de
Danaos, lo más importante no era el sexo, sino su número, que era
cincuenta. Vimos, en el texto de Píndaro, que ellas estaban en cincuenta
tronos. El hecho de Egipto, de tener cincuenta hijos y que las hijas (o hijos)
de Damos enseñaron los misterios egipcios a los griegos, es una indicación
de que ese trasplante de conocimiento de Egipto a Grecia, deja transpirar
que todas las tradiciones importantes eran comunes a los dos países. Los
cincuenta estaban ligados a Sirio, la Estrella Perro, y también a los tronos
celestiales. En otras palabras, al misterio de la órbita de Sirio B alrededor de
Sirius A en sus cincuenta etapas celestiales. Según Graves, los dientes de la
serpiente, sembrados por Jasón, eran unos pocos que habían quedado de la
siembra de "Cadmo en Tebas".

Graves dice acerca de este último: "Una pequeña tribu, que habla lengua
semítica, parece haberse desplazado a las planicies sirias hasta el Cadmo
en Caria — Cadmo es una palabra semítica que significa "oriental" — donde
atravesaron a la Beócia, casi en el final del segundo milenio, tomaron Tebas

265
y conquistaron el país. El mito de los hombres sembrados ...". Pero antes de
continuar su explicación, quiero mencionar su descripción de las dos. La
Figura 42, pintura en un antiguo florero griego, representa Cadmo de pie
para arriba de una liebre, exactamente como Orión "se encuentra" sobre Lepi
la Liebre, en el cielo nocturno. Graves dice:

Cadmo navegó con Telefassa hacia Rodas [donde Danaos también hizo una
parada en su huida hacia Argos], donde él dedicó un caldero de bronce a
Atenea de Lindus, y construyó un templo para Posseidón, dejándolo al
cuidado de un sacerdocio hereditario. [A ejemplo de Danaos, por donde
pasó, Cadmo instituyó ritos religiosos]. A continuación, llegaron a Terá [de
dónde, más tarde, los mínios, dejando sus colonias, siguieron a Libia] y
construyeron un templo similar, llegando finalmente a la tierra de los irácios
edonos, quienes los recibieron con hospitalidad. Aquí Telefassa [madre de
Cadmo, cuyo nombre significa "la que brilla a lo lejos"; siendo su marido y
padre de Cadmos "Agenor, hijo de Libia con Posseidón y gemelo de Belo (el
cual) había dejado Egipto para establecerse en la Tierra de Canaán, donde
se casó con Telefassa, también llamada de Argiope ("cara brillante"), que dio
a luz a Cadmo", etc.

Notese el nombre Argiope, por la relación que guarda con el tema de nuestra
discusión, a continuación, cuando se aborda el complejo de palabras
relativas al Argos y también por el significado de argent, plata, en este caso
como un matiz de sentido a partir del extenso complejo de Argos, murió de
repente y después de su funeral, Cadmo y sus compañeros prosiguieron a
pie hacia el Oráculo Délfico. Cuando le preguntaron dónde se encontraba
Europa (su hermana perdida), la Pitonisa (de Delfos) le aconsejó renunciar a
su búsqueda y, en en su lugar, que siguiera una vaca y construyera una
ciudad en el lugar donde ella cayera de debilidad ... por fin (la vaca) cayó en
el lugar donde hoy se sitúa la ciudad de Tebas, y allí (Cadmo) erigió una
imagen de Atenea, llamándola por su nombre fenicio de Onga. Cadmo,
advirtiendo a los compañeros de que la vaca debería ser sacrificada sin
demora a Atena, mandó que buscar agua lustrai, o de purificación, de la
Fuente de Ares [Marte], hoy llamada de origen de la casta, pero no sabía que
ésta era vigilada por una gran serpiente. La serpiente mató a casi todos los
hombres de Cadmo y, como venganza, él le aplastó la cabeza con una
piedra. Tan pronto ofreció el sacrificio a Atena, la diosa apareció, alabándolo
por lo que había hecho, y le ordenó que sembrara los dientes de la serpiente
en el suelo. Al obedecerla, los Espartas, o Hombres Sembrados, brotaron
inmediatamente, cruzando armas. Cadmo les arrojó una piedra [así como
Jasón más tarde lo haría] y, a los gritos, ellos pasaron a hacerse
acusaciones mutuas por la piedra tirada, y lucharon tan ferozmente que, por
fin, sólo cinco sobreviviéron: Équion, Udaeus, Cetón, Hiperenor y Peloro, que
en unanimidad ofrecieron sus servicios a Cadmo. Sin embargo, Ares exigió

266
venganza por la muerte de la serpiente y Cadmo fue sentenciado por la corte
divina a convertirse en su siervo durante un Gran Año.

Figura 42. Una representación extremadamente importante, en el Louvre, en


la que Cadmo, en la Tebas griega, está matando a la serpiente-dragón. Los
dientes de la serpiente están un poco más prominente de lo que realmente
son. Cadmo parece representar a la constelación de Orión, pues bajo sus
pies se encuentra, la figura de una liebre, que parece representar a la
constelación de Lepus. Como si para dar énfasis al simbolismo estelar, en
ambos lados de Lepus hay algo parecido a estrellas. La propia serpiente a la
izquierda y un poco por debajo de Cadmo, correspondería por lo tanto a la
posición de la estrella Sirio en el cielo. (La Figura 14, presentada al principio
de este libro, muestra un mapa estelar de esa zona del cielo que ayudará a
visualizar las constelaciones, aunque no muestre el diseño de figuras
convencionales de un hombre, una liebre, etc.) Una vez sabiendo que
Cadmo y Jasón fueron dos héroes que sembraron dientes de serpiente y que
esta serpiente poseen series prominentes de dientes (notadamente no se
trata de presas, el énfasis está en las series de dientes), además de que el
animal se encuentra en la posición de la estrella Sirio en este mapa estelar
ilustrado, hay evidencia (desde que se acepta la interpretación del mapa
estelar) de que los griegos tal vez conocieran el juego de palabra egipcia, por
la cual "serpiente", en jeroglíficos, es un sinónimo de la "Diosa Sirio". Las
palomas y el santuario con las serpientes son elementos de los centros

267
Oraculares asociados a la tradición de Sirio en Grecia.

Se nota aquí, una vez más, que el tema de los dientes de la serpiente se
vincula al concepto de cincuenta. Esto es porque un gran año corresponde a
cien meses y consiste en dos ciclos distintos de cincuenta meses, como ya
se ha mencionado. Y muy bueno para nuestra investigación que Higino y
Apolodoro han preservado esa interesante parcela de información que
Graves nos transmitió. La "Fuente de Ares" se asemeja a la "gruta de Ares",
donde el vellocino de oro estaba colgado y también guardado por serpientes.
Tanto en la saga de Argos como en esa historia, el héroe dispara una piedra
en medio de los hombres sembrados — el tema de la piedra se repite; una
vez más, una piedra es arrojada, como punto central en la historia de
Deucalión, y también en el fantasma de Orcomenos, etc. (véase la página
221-222). También fue con una piedra que Cadmo aplastó la cabeza de la
serpiente.

La vaca, en la historia de Cadmo, es un remanente de la vaca sagrada


egipcia Hathor, que era identificada con Isis. Hathor es la forma en uso del
original egipcio He-t-Her, que significa la "Casa de Horus". (Horus es,
evidentemente, nuestra forma para el término egipcio Heru, o Her).
Es interesante notar que la vaca Hathor — La "Casa de Horus" — es
identificada con Ísis que, a ejemplo de Sotis, es la estrella Sirio y también
Madre de Horus. El término Hathor, al parecer, representa el verdadero
sistema de Sirius, la "casa" o el área en las regiones celestes. Y, de forma
significativa, la hermana de Isis, Néftis, ya identificada anteriormente con
Sirio B, la estrella oscura del sistema, es la forma empleada para el término
Neb-t-He-t, que significa "Señora de la Casa". El lector se acordará de una
discusión anterior sobre la palabra Neb, que significa "Señor". Nebt-t es
simplemente la forma femenina de la palabra y significa "Señora". Además,
presumiblemente, la casa donde Néftis es la Señora es la Casa de Horus. En
otras palabras, usted es residente del área tanto como Sirio. Ser una
hermana oscura no impide habitar la misma Casa de Horus, como Isis.

Tiene mucho sentido que una vaca haya conducido Cadmo a los dientes de
la serpiente; y más sentido tendrá aún, a medida que nos profundicemos.
Esperen hasta que descubramos lo que realmente significan los "dientes de
la serpiente".

A continuación, un resumen del comentario de Graves sobre todas esas


aventuras de Cadmo en Tebas: "El mito de los Hombres Sembrados y el
vínculo de Cadmo con Ares sugiere que los cadmiles invasores aseguraron
su permanencia en la Beócia interfiriendo en una guerra civil entre los
pueblos y las tribus que afirmaban ser autóctonos ["brotados de la tierra"], y
aceptaron la ley local de un reinado de ocho años [cien meses, según las

268
teorías lunares de Graves, pero realmente ese reinado es de sólo 96 meses]
para el rey sagrado. Cadmo mató a la serpiente así como Apolo mató a Píton
en Delfos (ver 21.12). Los nombres de los hombres sembrados — Equion
('víbora'); Udaeus ('de la tierra') ... "

Lo interrumpo, una vez más, en este punto. Examinemos este extraño


nombre, Udaeus. Se debe notar que la palabra similar ooaq (odax) significa
"por mordida con los dientes" y proviene del radical verbal AAK (dakeíiu que
significa "morder — de perros"). Tal vez un indicio de la importancia de los
dientes, ya que en griego ar ra "morder" se refería específicamente a la
mordida de perros y, en remoción de la fecha prehelénica, ese aspecto de
perros fue probablemente incorporado a la tradición de la Estrella Perro en
uno de los juegos de palabras que proliferaron en todas las grandes
civilizaciones del Mediterráneo. Para comprender las inclinaciones de los
antiguos juegos de palabras, hay que dejar de lado nuestro preconcepto
moderno contra ellos como una forma de humor. Los juegos de palabras en
el mundo antiguo no tenían intención humorística directa. En un entorno
donde los códigos y las alegorías eran bastante necesarias, los juegos de
palas proporcionaban los "instrumentos" para nuevas maneras de
enmascarar las verdades con el uso de sinónimos. Si fuera un juego, era un
juego sagrado, un ludens. Siendo Tebas el lugar donde se encontraba la
Fuente Casta, como se mencionó hace poco, participaba estrictamente del
medio de ludi del mundo antiguo.

Además, así como Circe significa "círculos", de la misma forma daktylios


quiere decir específicamente "cualquier cosa en forma de "círculo". Por lo
tanto, se ve otro significado en común en nuestro complejo de términos
entrelazados, ligado a la tradición de Sirio. Más un posible ejemplo se
encuentra en los jeroglifos egipcios. Wallis Budge nos da la información en
Egyptían Language (Lengua Egipcia), presentada en una lista de jeroglíficos,
en el que el signo para "espina" (el diente de una planta) es casi idéntico al
signo de Sotis-Sirius. El mismo signo, inclinado a 45° representa áíeb, la
tierra de un lado del Nilo y, si se coloca enseguida otro signo, formando un
par, significa "todo Egipto". El mismo signo está incorporado al signo de ãrt,
con el significado de "mandíbula con dientes". Recuerde a Gilgamesh, el
cual, apoyándo su mandíbula en el suelo, "sus dientes tiemblan".

Ciertamente todo parece no tener ningún significado. De hecho, el mismo


signo aisladamente significa "la tierra de un lado del Nilo", además de ser
también similar a un diente inclinado, teniendo la misma aceptación general
de "tierra", cuyo concepto posterior es tan importante en todas las tradiciones
griegas posteriores referentes a Sirio. Tal vez todos estos juegos de palabras
encima de un determinado el signo jeroglífico de Sirio ha formado, de la
manera usual, o por medio de los sacerdotes apreciadores de los juegos de

269
palabras, un complicado conjunto de doctrinas de Sirio involucrando dientes,
los nacidos de la Tierra, la forma en círculo, el halcón (Circe), etc, etc. No
nos sorprende ni un poco, por lo tanto, saber que la antigua palabra egipcia
que designa diente, ábeh, es representada exactamente por el mismo
jeroglífico de la Tierra. Por lo tanto, el origen, casi indubitable, de la conexión
entre dientes y Tierra: en el antiguo Egipto, las dos palabras se escribían
utilizandose un signo lingüístico idéntico, siendo las formas inclinadas de ese
signo empleadas para ¡designar a Sírio!.

Resumen
En la mitología griega, el rey Téstio (o Téspio) tenía cincuenta hijas, con las
que Hércules (en griego, Héracles), supuestamente el predecesor de Jasào
como líder del Argos y que, en parte, demuestra ser un derivado de
Gilgamesh, tuvo relaciones sexuales en cincuenta noches sucesivas. Una
vez más, se observa que el el número cincuenta se refiere a intervalos de
tiempo — en este caso, son días en vez de meses — y de nuevo se vincula
al complejo de mitos referentes a Sirio.

Los monstruos Coto, Briareu y Gige de la mitología griega tienen, cada uno
cincuenta cabezas. Briareo era el nombre original de el personaje
posteriormente llamado Hércules y como Hércules era el Jasón original, se
observa que el comandante original del Argos, con sus cincuenta remeros,
era un el individuo de cincuenta cabezas. El nombre Briareu se deriva de las
palabras que significan "fuerza" y "peso"; Gige también significa "Fuerza". En
relación con el nombre Coto, Robert Graves afirma no ser Griego. En
realidad, parece ser un derivado formal del término qeti egipcio con el sentido
de "remero" (nada sorprendente, una vez que Briareu era el comandante
original de los cincuenta remeros), y también de "órbita". En la lengua
egipcia, la palabra que designa "remador" y "órbita" es la misma, lo que tal
vez explique por qué los cincuenta remeros simbolizan una órbita de
cincuenta años. Los golpes del remo en el agua son los intervalos constantes
de tiempo, combinados con los intervalos constantes de espacio (distancia
de travesía), y por lo tanto son los símbolos perfectos de los intervalos de
una órbita. En las lenguas griega y egipcia, el vocablo que significa tanto
"órbita" como "remero" parece sobrevivir como el nombre de un monstruo de
cincuenta cabezas. La conclusión: una órbita de cincuenta intervalos (años)
referente, en cierto modo, a Sirio y algo llamado "Peso" (ya conocido por ser
el nombre atribuido por los árabes a una compañera visible de Sirio)
obviamente, una referencia a la órbita de cincuenta años de Sirio B.
Garamas, un hermano de los tres monstruos anteriormente, es también un
nombre adoptado por el pueblo garamante. Este pueblo eran los residentes

270
libios que habían migrado por la ruta de Argelia hasta los bancos del Níger,
en Malí. donde se mezclaron por el matrimonio con los negros locales.
Algunos relatos afirman que el Argos se ha detenido en Libia por algun
tiempo, lo que tuvo como consecuencia la fundación de "un centenar de
ciudades griegas". Los libios, de los que descienden los garantes, son
famosos por ser "descendientes de los argonautas" por intermedio de los
griegos lemnianos establecidos en la Libia.

Estos mismos garantes, durante cientos — en realidad, miles — de años en


su migración a Malí llevaron, obviamente, para aquella región, la tradición de
Sirio como la más secreta y sagrada de todas las tradiciones ahora
propuestas por los dogones, presumiblemente sus descendientes. (Los
propios dogons insisten en decir que, definitivamente, no son nativos de su
presente patria Mali).

La versión Libia de la diosa griega Athenea tenía como sus sacerdotisas las
"cincuenta palancas", con evidente asociación a un tiempo antiguo con los
garantes.

El perro Ortro, hermano del dios Cérbero, con cincuenta cabezas, era
específicamente identificado por los griegos con la estrella Sirio. Robert
Graves equipara Anubis, Cérbero y Hécate. Esa comparación hace una
aproximación entre Anubis-y-órbita con Cérbero, el perro de cincuenta
cabezas, y Hécate, que significa "cien", así como Ortro, que es Sirio, la
Estrella de Perro.

El padre de Ortro era Tífón, palabra que tiene como una de sus acepciones
"un tipo de cometa" o "una estrella móvil". otro significado es "ciego" o
"obscurecido"; es decir, verificamos que ella se refiere a una estrella móvil,
pero invisible. Su hijo, Ortro, es claramente identificado con Sirius y tiene un
hermano con cincuenta cabezas.

Ortro (Sirius) era el perro del pastor Eurition, que Roberto Graves compara
con Enkidu, el compañero de Gilgamesh. Es posible que el nombre Ortro sea
derivado del vocablo egipcio urt que significa "la estrella establecida". Vemos
esa misma palabra, en el Capítulo Ocho, empleada en referencia al complejo
de Sirio.

El Argos transportó a las cincuenta hijas de Danaos, que fue "enviado para
gobernar a Libia" y tenía un hermano gemelo, Egipto, rey de Egipto (que de
él recibió el nombre), padre de cincuenta hijos. Algunas veces, se afirma que
Danaos tenía cincuenta hijos y no hijas. Evidentemente, lo que importa es su
número y no el sexo. "El viejo del mar", el Nereu para los griegos, tenía

271
cincuenta hijas, las llamadas nereidas (enumeradas por Hesíodo en su
Teogonía, 241). Un "viejo del mar" es un remanente de Oannes y Enki —
generalmente hombres sabios.

El poeta griego Píndaro (siglo V a.C.) describe las cincuenta danaides


diciendo que se encuentran "en tronos brillantes", recordando los cincuenta
Anunnakis asentados en sus brillantes tronos e Isis en su brillante trono. (El
trono es el jeroglifo de Isis, que se identifica con Sirius.) Danaos también se
asocia al tema del lobo, o perro, tema que se refiere a la Estrella Perro, Sirio.

Capítulo Ocho
El Nacimento del "Diente de la Serpiente"

Es necesario ahora preparar un poco más los puntos que acabamos de


examinar. Se observa que en la lengua egipcia el jeroglifo de tchet, una
serpiente, significa tanto "serpiente" como "cuerpo". El jeroglífico de
serpiente, ãrán significa tanto "serpiente" como "diosa". En otra parte, nos
encontramos a menudo con el significado común y general de "diosa". La
frecuente incorporación de la serpiente a la tradición tardía de Sirius, entre
los griegos, probablemente se origina de un juego de palabras o corrupción
de la forma determinante egipcia para "diosa" en referencia a la diosa Sotis-
Isis (Sirius). De hecho, si un egipcio tendría que escribir "la diosa sirius", en
jeroglíficos, el resultado sería: ãS que también (haciendo un juego de
palabras) se puede leer de forma literal como: ¡"diente de la serpiente"!.

Añade a este juego de palabras egipcio un juego de palabras griego


vinculado a la historia de Jasón y la semilla de los dientes. En griego, la
palabra que describe el surgimiento de un diente en la encía es aíatolé; una
variante es anatellõ. Aquellas palabras describirían el crecimiento de los
dientes desde la base, y "hacer surgir" o "dar a luz, originar" es su significado
básico. No obstante, estas palabras también se emplean para describir el
surgimiento de estrellas y constelaciones. Por lo tanto, si se quisiera decir
que la estrella Sirio surgía en el horizonte, se puede usar el juego de
palabras: "El diente está surgiendo del suelo de la tierra la encía, es decir, la
base de la encía está surgiendo un diente". Así, todas las criaturas "nacidas
de la tierra" están vinculadas a las estrellas y especialmente a Sirius.

De hecho, al traducirse del griego las primeras narrativas, hoy perdidas,


sobre el Argos, sería algo problemático si, en vez de decir: "Los dientes, del
272
suelo, surgieron ...", etc, fuese dicho, considerando igualmente la traducción
literal: "Sirius, es decir, 'el diente' surgió en el horizonte". En síntesis, ¿cómo
saber cuándo el juego de palabras deja de serlo, y consiste sólo en una
traducción errónea basada en la ignorancia del verdadero tema?.

Es posible que algunos juegos de palabras, adoptados por los egipcios por
los griegos, puedan haberse implicado en los mismos equívocos con los que
nos enfrentamos en la traducción del griego a otro idioma. De este modo,
puede incluso existir una doble capa de obscurecimiento interpuesto entre
los lectores y el tema en cuestión. Es mejor que los expertos en mitología
griega, que se sientan lo suficientemente seguros para discutir las criaturas
mitológicas "nacidas de la tierra", supuestamente brotadas del suelo, en el
sentido directo del término, fangosas, sucias y sin duda desprendiendo los
terrones de tierra de sus pieles, al irrumpir en el aire, estén bien enterados
que el objetivo no era describir tales criaturas como si surgieran de agujeros
en el suelo, sino del horizonte, pues se trata de estrellas y constelaciones. y
siendo tales figuras cósmicas, sus formas y características se vuelven menos
extrañas y, por lo tanto, en contrario, pasan a ser más significativas.

Sabemos que la Cólquida era el lugar donde Hélio tenía sus establos y
surgía cada mañana, según la tradición mitológica Griega. Por ser entonces
la Cólquida el punto arquetípico del surgimiento oriental para los griegos,
situarse en el extremo más oriental del Mar Negro, así como estar "en el
extremo más extremo, que se puede alcanzar", para un griego realmente
representaba "el Este". De ese modo, se hace sencilido que Jasón haya
sembrado en ese lugar los dientes de la serpiente. Esto es porque el
desarrollo de dientes de la base (suelo), en ese preciso lugar, era el lenguaje
simbólico para; "La estrella (diosa) Sirio, conocida en código como el 'diente
de la serpiente', está naciendo con el sol (nacimiento helíaco) en el horizonte
oriental, simbólicamente representado por la "Cólquida", Y, como el sol sigue
inmediatamente la estrella en su nacimiento helíaco, hay muchas razones
para que el "Diente de la Serpiente", brote en el mismo lugar donde el Sol,
Helio, pasa la noche y luego surge.

La razón para que el otro singular ejemplo de siembra de los dientes de la


serpiente ocurra en la Tebas griega, por Cadmo, es que la Tebas egipcia y
Aea, en la Cólquida, son equidistantes de la Teba griega (véase la Figura
17). Por lo tanto, esta es una razón probable para usar el nombre de Tebas
en Grecia. La Tebas griega es, en cierto sentido, un "código" para la
Cólquida, por el posible entendimiento de que una acción allí realizada
ocurriría en el marco de la estructura del triángulo: Tebas — Cólquida —
Tebas (Figura 17). Ir a Tebas, en Grecia, era simbólicamente penetrar en el
eje de la Cólquida. Sembrar dientes en la Tebas griega era realizar una
acción cólquida, en suelo griego, en razón de su interrelación geodésica.

273
Este tipo de razonamiento se fundamenta en la teoría de las
correspondencias, como lo demuestran los dogons en cada uno de sus
mínimos actos todos los días. En mi opinión, es saludable a la mente capaz
de realizar los actos simbólicos dentro de estructuras mentales no
inmediatamente obvias, mientras que se enferma la mente incapaz de
comprender este tipo de vínculo, rehusándose a reconocer cualquier base
para ese pensamiento simbólico. El siglo XX fue especialista en la
producción de mentes enfermizas del tipo al que acabo de referirme, las
mentes que sólo hacen combinar la ignorancia con arrogancia. La base
hiper-racionalista del siglo XX burlaba de una teoría de las correspondencias
en la vida diaria y del ritual por considerarlos una"superstición primitiva". No
obstante, el comentario racionalista no es aquel que un individuo hace sobre
el raciocinio simbólico, sino lo que él hace sobre sí mismo, y que sólo sirve
como una etiqueta para definirlo como uno de los muertos vivientes.

La Tebas Ftiótida griega — bien diferente de la Tebas griega principal — era


casi contigua a Iolco, en Tesalia, algunas millas a continuación, de cuyo
puerto Jasón y el Argos zarparan para la Cólquida. El viaje de Argos puede
ser visto como una jornada simbólica. Viajar de la Tebas griega — o de la
propia, o de su sustituto nominal — para la Cólquida equitativa a viajar de la
Tebas griega a la Tebas egipcia: la distancia era la misma. La Tebas griega,
donde los "dientes de la serpiente" fueron sembrados, queda equidistante de
la Cólquida, donde los "dientes de la serpiente fueron sembrados", así como
la Tebas egipcia, donde el "Diente de la Serpiente" era adorado.

El establecimiento de categorías, de clasificaciones, de correspondencia,


constituye un marco comparable a la estructura de las construcciones, a la
estructura articulada de un cuerpo. Lo que les da la vida — les da la propia
fisiología — es, para los dogons, su propia relación con Dios y con el orden
del mundo creado por él, o con la forma en que el Universo está organizado
y funciona hoy en día. Es el mito que ilumina el todo. Las estructuras
aparecen progresivamente en el tiempo y se superponen, teniendo cada una
su propio significado, y también sus propias estrechas interrelaciones. Es lo
que confiere significado a la sucesión de categorías y las etapas de
clasificación, evidenciando las relaciones establecidas entre el hombre y lo
que no es del hombre en el hombre "Universo". Para encontrar un relato de
cómo la estructura de las interrelaciones simbólicas se extienden hasta la
más mínima acción diaria o objeto, para los dogons, se debe consultar la
sección "El Pensamiento de los Dogons", pp. 40-50 de Le Renardpâle.

Esta sección expresa muy bien la mentalidad necesaria para funcionar


dentro de una sociedad basada en la sociedad en todos los niveles. La única
desventaja de estos patrones de pensamiento es que pueden osificarse, si
son super elaborados como un laberinto barroco, tomando insensata la

274
investigación libre, como ocurrió en la Edad Media, en Europa, cuando la
Iglesia tenía la respuesta para todo, y quien discrepaba podía ser quemado,
convirtiéndose en una hoguera al aire libre y comprometiéndose con su
divinidad. Hay riesgos para todo; ningún sistema de pensamiento es
perfecto. Sólo el ejercicio constante e incansable del libre albedrío y de la
atención puede regular hasta el más desregulado de esos organismos, la
personalidad humana, manteniéndola en su curso. Los "sistemas" son, todos
ellos, panaceas, sea del pensamiento o de la sociedad, todos igualmente
inútiles al individuo incauto. La doctrina del hombre, expresada en todas las
buenas filosofías, es la doctrina del ejercicio de la atención en todo momento;
el arquetipo del hombre exitoso es el del hombre equilibrista sobre un hilo.

Figura 44. Odiseo (Ulises) vuelve a casa, en Itaca, después de todas sus
andanzas y es saludado por su fiel perro. Argos, el único que lo reconoce.

Después de saludarlo, el perro muere. Esta es la representación de un ciclo


que se completa (uno de los significados de la palabra egipcia arq, de la cual
el término Argos se deriva), y también de la capacidad del perro de
reconocer una verdad para la cual los hombres están ciegos. El C2i.o es el
símbolo de Sirio, la Estrella Perro, pues Sirius representa un alto nivel de
percepción, además de los sentidos normales de los seres humanos y de
una verdad más grande que no somos capaces de reconocer.

La propia palabra "arca" es interesante tema para una valiosa investigación.


Ya sabemos que la palabra relacionada, Argos, era el buque con cincuenta
remeros que se cree que es el símbolo de Sirio B en su órbita de cincuenta
años. ¿Podría la palabra "arca" estar ligada a las otras características de
Sirio B. es decir. la suya fuerza? En ese aspecto, no nos decepcionará. El

275
verbo griego àpKéco {arkeo) tiene el significado, según en el diccionario de
Liddell y Scott. ¡"ser lo suficientemente fuerte"!.

La palabra Argos fue empleada para un perro. Era el nombre de un viejo


perro de caza de Odiseo (Ulises), que reconoció a su dueño cuando
finalmente regresó de sus viajes, y murió al saludarlo. Nadie más reconoció a
Odiseo después de veinte años de ausencia, a no ser el fiel perro viejo, que
después del cumplimiento a su dueño, hace tanto tiempo perdido, expiró en
el sitio, como se muestra en la Figura 44.

Argos también fue un término usado por los griegos para designar a un
monstruo de cien ojos colocado por Hera para vigilarIo. Y fue, la vaca, que
condujo Cadmo de Delfos a Tebas, donde él sembró los dientes de la
serpiente.

Si se analizan las palabras arca, Argos, etc. como si tuvieran la misma


derivación lingüística, es decir, del antiguo Egipto (y, en si, precediendo, en
algún tiempo, la invasión aria de la India en aproximadamente 1500 aC, pues
la palabra existe en sánscrito, como pronto se verá), entonces esta
derivación podría ser básicamente ãrq y ãrqi, que son:

Estas palabras relacionadas tienen varios significados curiosos en lengua


egipcia y se pueden grabar de diversas maneras, además de las
presentadas arriba. Arq significa "completar, terminar", en el sentido de un
ciclo. También significa "el último", "el final de algo". Por ejemplo, ãrq renpet
significa "el festival del último día del año". Arquit significa la "conclusión de
un asunto". Todos estos significados recuerdan el significado de "Argos", en
Homero — para representar a un perro que atestigua el regreso de Odiseo y
muere inmediatamente después de ver la cara del dueño una vez más,
después de Muchos años. El gran ciclo estaba completo — Odiseo estaba en
casa. Y Argos muere inmediatamente. Aquí, en la antigua literatura griega,
vemos que "Argos" fue un término empleado como un sinónimo del ãrq
egipcio.

En la lengua egipcia, la palabra ärqi es incluso más significativa. Tenga en


cuenta el signo determinante final (dibujo no utilizado como letra) O, que es
un círculo con un punto en el centro. El significado de esta palabra es "el final
de un período, el último día del mes". Este término, entonces, tiene su
empleo en el calendario. Puede aplicarse también para designar cualquier
culminación de período. El monstruo Argos, de Hera, tiene cien ojos,
mientras que el Gran Año tiene cien meses (comprendiendo dos grupos de
cincuenta). En este caso, "Argos" es un sinónimo poético, en la antigua
tradición griega, de ãrquí, "el fin de un período " — su culminación, su total,
cuando es completado.

276
Sospecho de la existencia de una referencia distinta para un período orbital
de Sirio B, sugerido por el significado adicional de ãrq — "cinturón",
representando, como lo hace, algo que circunda un centro. Arq tiene el
significado verbal adicional de algo "que se une en círculo", sugiriendo
específicamente una rotación. El término latino, arcere, significa "envolver" y
actualmente la palabra "arco" contiene la idea de movimiento circular.

No es de sorprender que el término ãrqii signifique "un hombre educado", un


hombre sabio, un especialista, un adepto. No es difícil percibir que el
individuo que se interesa por los misterios de ãrq es necesariament un
adepto, un iniciado y un hombre sabio. por esta razón la palabra tiene esa
acepción de alguien que sabe al respeto de ãrq, un ãrqu.

En Wallis Budge, encontramos una descripción (adoptada de Mau) de un


templo italiano del siglo I a.C., con influencias egipcias, en cuyo interior había
"siete grandes pinturas representando escenarios egipcios" y era, vigilado
por Argos, y también era recibida por Isis en el Egipto. Era en ese salón,
probablemente, en el que se desarrollaban los Misterios de Isis. Así, tenemos
evidencia arqueológica de que Argos, de cien ojos, estaba pintado en la
pared del santuario interior de un templo de Isis, e Isis, como sabemos, es
identificada con Sirius. En la pintura también estaba Io que anteriormente
compare a la Hathor egipcia (véase página 271), también identificada con el
sistema de Sirio, y, por supuesto, era la misma Ia que condujo Cadmo a la
Tebas griega (lugar que también era la Tebas egipcia, como debe recordar el
lector).

¿Cuales eran los misterios de Isis? Bueno, al parecer, se referían a los


Misterios de la Tesmoforia, que supuestamente las hijas de Danaos habían
llevado de Egipto a Argos. En Liddell y Scott, descubrimos que
Thesmophoros ('legislador') era un nombre que se concede a ísis. Era un
nombre generalmente conferido a Deméter, la diosa griega, pero también el
nombre de ísis en Grecia. En síntesis. ísis era representada como Deméter
en relación con estos misterios, pero en el templo italiano, antes referido, era
representada como la propia ísis. Los "cincuenta" y los "cien", asociados,
como hemos visto, Danaos son encontrados nuevamente aquí, en las ruinas
de ese templo italiano, donde el Argos de cien ojos es representado en el
santuario interior del templo de ísis. El nombre Thesmophoros no nos debe
distraer en demasía. Él proviene de Thesis, con una acepción que engloba
nuestra tesis, no si: actual — y rhesmos, que significa "lo que es asentado,
establecido". El verbo thesmõdeõ tiene el significado de "proferir
preceptos",que, una vez más, no debe causar sorpresa.

En Wallis Budge, se lee un texto egipcio que habla de la "estrella Septet


(Sotis, la Estrella Perro), cuyos asientos son puros", una referencia

277
específica a tener asiento alrededor de Sirio — y, por supuesto, hay
cincuenta asientos ya conocidos, que nos llevan a los cincuenta tronos de los
Anunnakis, a los cincuenta remeros del Argos, etc.

En Wallis Budge, también se leen extractos de textos egipcios que se tratan


de las emanaciones sagradas procedentes de Sirio y Orión que "vivifican los
dioses, los hombres, el ganado y las criaturas arrastrantes, ... tanto dioses
como hombres" y son el brote de la semilla del alma. Por supuesto, los
dogones preservan el concepto casi precisamente en los mismos términos.

Para ellos, la semilla que energiza el mundo emana del sistema de Sirio.
Aún en Wallis Budge se encuentran algunas otras informaciones
especialmente interesantes. Descubrimos que el espíritu de un muerto "va a
Néftis" y al barco celeste. Mucho antes, identificamos la oscura Néftis con
Sirio B. Por lo tanto, es interesante saber que tan pronto el muerto visita a
Néftis y su "doble" (ka) se registra en el cielo, él inmediatamente "gira como
el sol" — creo que se trata de una descripción astronómica específica. A
medida que gira, él "es arrastrado hacia el Tuat (submundo o cielo)", una
nube frasal que sugiere una danza circular o, al menos, un movimiento con
una finalidad "y es pura vida en el horizonte como Sahu (Orión) y Sept (Sirio,
la Estrella Perro)". Espero que si en la frase que se dice "en el horizonte" —
y, mucho antes, dije que creía que el término "en el horizonte" era
específicamente empleado para designar la órbita de Sirio B. Aquí tenemos
el muerto girando como un sol con un propósito determinado "en el
horizonte". Creo que los egipcios no podrían ser más específicos y claros
que eso. Wallis Budge comenta: "La mención a Orión y Sothis es interesante
porque muestra que hubo un momento en que los egipcios creían que esas
estrellas eran los hogares de las almas de los muertos".

Una vez sabedores de ese hecho (una creencia preservada también por los
dogones, como sabemos), volvamos a nuestra palabra ãrq, que creo que es
el origen de arca y Argos en griego, que afirmo estar relacionadas con Sirio.
Tal vez el lector no se sorprenda mucho ahora que le informo que ãrq heh es
"necrópolis" y ãrq-hehtt es "el Otro Mundo" — que acabamos de ver que es
localizado por los egipcios ¡en la estrella Sirius!. (Recuerde también que el
guardián de la la necrópolis, en griego, era Circe en la saga del Argos).
La palabra ãrq tiene otra acepción, la de "una medida", posiblemente porque
en general se toman las medidas de los espíritus en Ãrq-hehtt. Además, ãrq
puede significar "serpentear" (de una serpiente) — de "unir lo que está
alrededor".

La misma palabra tiene todavía el significado de "plata" y Wallis Budge


afirma que el vocablo griego àpyvpoç (argyros) es un derivado suyo,
dandonos el término heráldico argénteo y el nombre del país Argentina. Por

278
ser, en griego, un término derivado de ãrq ur (ur con el significado de "jefe" o
"Grande"), en opinión de un eminente experto, creo que no hay objeción a mi
sugerencia de que otras palabras griegas se hayan originado de ãrq y sus
formas*. No obstante, como ya he dicho, esta derivación es la que se
introdujo en el Indo-europeo a partir de Egipto, antes de la invasión ariana en
la India, porque en sánscrito ãrksha significa "estelar, perteneciente o
regulado por las estrellas o constelaciones" y ãrkshavarsha es "un año
estelar o la rotación de una constelación". Eso es muy similar al significado,
en lengua egipcia, de "el fin de un período" al lado de su aplicación al
calendario como el fin de un mes. En sánscrito, una vez más, ãrka significa
"pertenencia o sobre el sol". Arkam significa "hasta el sol, de manera
inclusiva". Ãrki se tomó el nombre de Saturno, aunque en aquella época
fuera el planeta más lejano. "Significa" brillar, ser "brillante", pudiendo tener
la acepción de "provocar el brillo". Ãrkin significa "radiante como la luz". Arka
significa "un rayo", además de ser una ceremonia religiosa. Y el arkara es un
"rayo de sol". Arkaja significa "nacido del sol" procedente del sol y
juntamente con arkandana puede ser empleado para designar el planeta
Saturno. Arkaparna es el nombre de un demonio-serpiente: Arka-putra
también es Saturno. Las formas de la palabra se relacionan también a varios
acontecimientos astronómicos específicos y la ceremonia de Arka y, a la
planta arka, que posee "un grano de fruto" de cierta importancia, '*'
recordando que uno de los granos de los dogons (sobre el cual se puede
saber mas. buscando sobre los dogons), particularmente el grano de la
Digitaria, que dio su nombre a Sirio B, entre los dogons — en su propia
lengua, por supuesto.

Arca significa "culto, adoración". Arjuna, además de ser el famoso personaje


mítico hindú, significa "blanco, claro" y "hecho de plata" — ese último término
es. claramente, una forma de ãrq ur, la forma egipcia variante de ãrq con la
acepción de "plata", ya mencionada anteriormente, y según Wallis Budge.
tiene el correspondiente, en griego también ya mencionado, argyros, que
quiere decir "plata".

Por otra parte, así como Argos es una constelación en el cielo, no debe
causar admiración que encontremos en la India, en sánscrito, el término
Arjuna refiriendose a una constelación védica específica. (Los Vedas son los
más antiguos textos en sánscrito y dieron su nombre nombre al domicilio
ariano inicial en la India). El verdadero nombre de la constelación es
Phalguni. Phala significa "grano" o "semilla". la Phal-grantha es un trabajo
que describe los efectos de los fenómenos celestes sobre el destino de los
hombres.

También existe un vínculo con el sánscrito en relación con la expresión que


implica la palabra muslo: en griego, Arktos se convirtió en el nombre de una

279
constelación, la Osa Mayor, conocida por los egipcios como "el "muslo" —
con frecuencia, los egipcios la representaban en pinturas como el cuarto
trasero de un toro.

No hubo espacio disponible en la edición original, ni en esta edición revisada


(1997), para publicar mi apéndice titulado "Una Explicación para la Teoría
Laríngea de los Hititas". Sin embargo, he desarrollado una explicación para
este célebre problema lingüístico, originalmente sugerido por la cuestión ya
discutida, de las palabras originadas de arca. El correspondiente hitita de
argyros, "plata", es la palabra harki, "blanco". (El correspondiente tántrico es
ãrki, en el sánscrito es ãrjuna). Me interese por la extraña letra hitita, que era
un misterioso sonido gutural llamado "laríngeo".

Después de algun tiempo, tal sonido laríngeo desapareció del hitita, no


siendo conocido en ninguna de las lenguas indoeuropeas. por lo tanto, he
realizado una encuesta de ocho ejemplos de las palabras hititas, que
contiene el sonido laríngeo y pude demostrar que todas parecen tener sus
orígenes en palabras egipcias que contenían sonidos guturales extraños, que
los hititas intentaron acomodar en el sonido laríngeo. Las palabras hititas
eran: harki, ishai/ishiya ("unir"), pahs ("proteger"), newaljh ("renovar"), eshar
("sangre"), bastai ("hueso", ¡del cual se originó osteopatía!), pahhur ("fuego,
que dio origen a pira") y hanti (delante de, de donde proviene "anti-"). Los
orígenes egipcios de todos estos términos son: ãrq iir ("plata"), m shaiii
("enlaces de un arco"), pa-a-n-ursh ("guardián", en copto es panourshe), u
'iiatch ("ser joven y nuevo para"), tesher ("sangre"), ("huesos"), pán-u
("llamas") y khenti ("frente a"). Suguiero que una fuerza militar egipcia haya
mantenido contacto prolongado con los hititas y la mayoría de esas palabras,
como es el caso de "sangre", "hueso", "llamas", "proteger", "encender",
"ocupar la posición del frente", formaba parte de un idioma común de los
soldados, que por lo tanto fue adoptado por los hititas.

A partir de entonces, estas palabras se desarrollaron en gran parte de las


lenguas indoeuropeas antes de la migración de los arios a la India. El sonido
laringeo, sugiero, fue adoptado por los hititas para tratar de pronunciar estos
extraños sonidos egipcios, como las vocales a y ii profundamente aspiradas,
así como los sonidos guturales, como el qkh egipcios. He desarrollado esta
solución para la teoría laríngea de la lengua hitita alrededor de 1973 y sólo
veinticuatro años después es mencionada, en este libro, en forma abreviada,
lo que, supongo, es mejor que no se mencione.

Parece notable que la solución del problema haya surgido de una postura
asumida en relación a las formas de la palabra ark, como derivados de la
lengua egipcia, y la veo, por lo tanto, como una confirmación inesperada de
la finalización de un punto de vista.

280
Si el lector encuentra otras palabras, propongo que considere las más
importantes en otros aspectos. Le pido a usted que consulte la obra de Wallis
Budge, actualmente bastante familiar a todos, teniendo en vista las muchas
citas que hice de ese estudioso. El lector se percibirá que estamos cerca de
una conclusión del asunto y, así, deberá reunir sus últimas reservas de
paciencia hasta completar el estiramiento formal de nuestra marcha por el
terreno de los jeroglíficos, por más escarpado que sea.

En Wallis Budge encontramos un pasaje de uno de los textos de la Pirámide,


en que Osiris se describe en su papel de marido de Ísis (Sirius) e implora:
"No te enfurezcas, en tu nombre de Tchenteru". Esa melancólica súplica
debe ser examinada ¿podría ser más terrible en la tierra en relación a ese
"Tchenteru"?. Bien, pasemos a examinar; la palabra tchencha significa "ira,
"cólera." Por lo tanto, es evidentemente el significado de la palabra. Más,
continuemos rastreando los términos. Más adelante, en el mismo Texto de la
Pirámide, se lee acerca del nacimiento de Horus, el hijo de Osiris con Sotis:
"Horus-sept [Horus-Sirio] salió de ti en la forma de *Horus, habitante de Sept
[Sirius]. De él a él un espíritu, en su nombre, 'Espíritu, habitante de
Tchenteru'".

Tenemos aquí una interesante luz nueva sobre la Tchenteru, cuya


importancia se debía sólo a una razón inmediatamente aparente. Tiene algo
que ver con Sirio. ¿Pero lo que? Obviamente, la estrecha asociación del
lugar denominado Tchenteru y el sistema de Sirio me llevó a investigar la
palabra y sus formas relacionadas.

Descubrí que ichentha significa "trono" y tchenh-t significa "costado (de


navio)" — una segunda acepción significativa. Y descubri aún una tercera:
tchens significa ¡"peso, pesado"!. Supera en mucho el ámbito de la
coincidencia. Primeramente, la descripción del sistema de Sirio como el lugar
Tchenteru y entonces descubrí que la palabra, en sus formas relacionadas,
significa tres cosas que se refieren estrictamente a Sirio: "trono", "costado de
barco" y "peso, "Tchenteru es "el lugar del peso", siendo identificado por los
egipcios con el sistema de Sirio. También descubrí que Tchenti es un dios de
dos cabezas (posteriormente este nombre se torno en uno de los 75
nombres de Rá, perdiendo su importancia original). Ohora bien. Un: cielo de
dos cabezas, cada una representando una órbita, y con cincuenta ojos
resulta en un dios con cien ojos, y el monstruo de cien ojos de los griegos era
Argos.

Wallis Budge dice que otra forma de tchens, "peso", tiene, también el
significado de "peso, pesado". Y la siguiente palabra en el diccionario gigante
es teng, que significa "enano". Se ve entonces una aparente variación de la
misma palabra con el significado de "pesado" y "enano", específicamente

281
aplicados al sistema de Sirius.

Pero si aún quedan escépticos (y siempre quedan), será relevante examinar


la palabra egipcia shenit. Esta palabra significa "la divina corte de Osiris". La
misma palabra, shenit, significa "círculo, circuito" y shent significa "un
circuito, girar alrededor, rotación". Shenii significa "circuito, círculo, periferia,
circunferencia, órbita, rotación" y hay una expresión específica en la
escritura:

QQ

que Wallis Budge presenta y cuyo significado es "los dos circuitos" — y por
supuesto, dos veces cincuenta es cien, lo que nos da el Grande Año. Shen
ur significa "el Gran Círculo" o "el circuito del Gran Círculo" o "las islas de
Shen-ur", lo que resulta interesante por indicar que el lugar del Gran Círculo
no sólo es "la divina corte de Osiris", el marido de Sotis (Sirio), pero también
un lugar con las islas (estrellas o planetas) donde presumiblemente se puede
vivir.

Como el Sr. A.Wallis Budge dice en Egptian Magic (Magia Egipcia) ... que
pretende representar la órbita del sol y se ha convertido en el símbolo
período de tiempo indefinido, es decir, la eternidad; era colocado sobre el
cuerpo del muerto con el fin de darle la vida que resistiría mientras el sol
giraba en su órbita celeste. En la pintura de la cámara de la momia, las
diosas Isis y Néftis son vistas arrodilladas y con las manos descansando
sobre shen .... El cartucho .... tiene forma elipsoide y creo que ese
"estiramiento" o "elongamiento" del shen pretendía específicamente
representar una órbita elíptica. Y una referencia al sistema estelar binario de
Sirio y el hecho de que las hermanas Isis y Néftis, representando a Sirio y su
"compañera oscura", descansaran las manos sobre el shen y también la
razón por la que éste generalmente, sea representado en duplicidad.
Además, la forma elíptica del shen, que se ha convertido en un receptáculo
de nombres, es una referencia al conocimiento esotérico de que las órbitas
celestes son elípticas y no circulares, como afirmación específica de la tribu
dogon.

El verbo shenii significa "girar alrededor de, circundar", mas el verbo shen
significa "pararse sobre" y presumiblemente la gran órbita si se encuentra
encima de nosotros. en el cielo, flotando en el espacio.

La palabra egipcia khemut significa "vientos calientes y secos, khamasin, o


khamsin, es decir, vientos de los 'cincuenta' días calientes". Eso es muy
interesante. El khamsin arábigo, "cincuenta" y el khamshin hebreo,
"cincuenta", obviamente derivaron de esa fuente Egipcia. En los períodos

282
tardíos, "los días del perro" referentes al período de surgimiento de Sirius, y
así llamados por ser esta "la "Estrella Perro" (Canícula), supuestamente,
eran calientes y secos. Hay muchas referencias a esto en escritores como
Plinio y Virgilio. Aquí se encuentra una antigua tradición de días calientes
que incorporan el número de Sirius, cincuenta. Esta misma palabra, khemut,
tiene significados similares en sus formas relacionadas. Khemiuurtu significa
"las estrellas que no descansan". Khemhi-Hepu significa "una clase de
estrellas". Khemiu-hemu también significa "una clase de estrellas". En
resumen, khemiu significa "estrellas". Entonces khem (aunque
aparentemente no sea empleada en sus propios textos remanentes)
realmente significa "estrella", así como se refiere a cincuenta días. Khem
también posee los significados de "lugar sagrado, santo de los santos,
santuario" y "pequeño", y aún "aquel cuyo nombre es desconocido, es decir,
"Dios", "dios de la procreación y poder generador", "estar caliente" y
"Desconocido". Todos estos significados son relevantes para los los
misterios de Sirio. El sistema de Sirio se consideraba la fuente de poder
generador y creativo; como ya vimos, sirio B, por supuesto, era
"desconocido", además de ser "pequeño" y una estrella que no descansava.
¿Y qué otra estrella no descansaría sino Sirio B?.Esto porque sólo los
planetas bien conocidos y diferenciados por los antiguos egipcios "no
descansaban", con la notable excepción de Sirio B. Cometas y meteoritos
aparte, ellos también eran bien clasificados.

Existe un "Himno a Osiris" preservado en una Estela en la Bibliotèque


Xationale, en París, que data de la XVIII Dinastía por el 1500 a.C. y se
encuentra en Wallis Budge. Descubrimos el término khem empleado en este
interesante himno en el siguiente pasaje: Las estrellas que nunca disminuyen
están en el trono de su cara, sus tronos son las estrellas que nunca
descansan.

Este pasaje es extremadamente interesante en razón del tema repetitivo de


"tronos" (palabra que, en singular, es un nombre propio, Isis) usado para
designar la región celeste de Osiris — que, como se sabe, es el sistema de
Sirio. Por supuesto, en un examen superficial, este pasaje parece
simplemente describir una especie de vaga referencia a un gran dios que
está en el cielo, en un lugar u otro, y posee un trono celestial y muchas
estrellas, parpadeando aquí y allá, a su alrededor, para añadir
deslumbramiento. Sin embargo, una cuidadosa inspección de cómo se
expresan los hechos en ese pasaje, se verifica que ese tipo de interpretación
no es sostenible. El hecho es que los egipcios eran increíblemente precisos
en lo que decían. No se puede simplemente atenuar las afirmaciones
precisas inconvenientes, aparentemente ininteligibles, tratando de barrerlas
hacia un canto, a fin de "si reconciliar con ellas". En el pasaje anterior, que
describe khem, o las estrellas, descubrimos que están asociadas — en la

283
realidad, identificadas — con tronos, que son bien distintos del trono del
propio Osiris. Ahora bien, esta es una descripción exacta equivalente al del
trono de Anu y los tronos de los Anunnakis que los circundan con los que
encontramos en Sumeria. Aquí también, el contexto es tanto celeste como
relacionado con Sirio. Los tronos también son las "estrellas que nunca
descansan" — tal vez una descripción del movimiento de Sirio B,
atribuyéndose un significado familiar de la "etapa" de cada año en la órbita,
es decir, equiparándola a un "trono". La misma palabra, khemut, no en tanto,
se refiere a ¡cincuenta días y a Sirius!

Otra palabra egipcia puede arrojar alguna luz sobre nuestro tema. Un juego
de palabras usando el vocablo egipcio meni puede ser una posible
explicación de los términos dientes de la serpiente y brotar de soldados. Esta
palabra significa tanto "soldado" como "arar, cultivar". Una combinación de
los significados produce la extraña idea de soldados producidos de un
cultivo. En la historia de Jasón, él necesita someter dos toros en la canga y
arar el campo — y sólo después es que él puede sembrar los dientes de la
serpiente. Quien lee Argonautica lo sabe. Jasón no adentra el campo
simplemente, lanza algunos dientes de serpiente a su alrededor como si
fueran semillas, ¡se aleja y listo! Él tuvo que arar el campo. Tuvo que
practicar meni para producir meni.
Pero volvamos ahora nuestra atención hacia la misteriosa palabra egipcia
tchãm. Un significado de tchãm es "cetro, posiblemente porque el significado
de tchãm en Anpii es el nombre del cetro mágico de Ánpu (Anubis)".
Tchãmti son "arqueros" y Sirius es la Estrella del Arco, como sabemos.
Ahora bien, el significado realmente intrigante de tchãm es "una especie de
metal precioso". Hay varias expresiones en la literatura, como "el más fino
tchãm", "tchãm real" y "tchãm de la cumbre de la colina". Da la impresión de
que tchãm es un objeto muy especial. Presumiblemente, el cetro de Anubis,
que es el cetro tchãm, se hace de material tchãm. Cetro es un objeto que
ejerce dominio y fuerza. El hecho es que "tchán de la cima de la colina"
tenga un significado mundano en el sentido de ser el material un metal
excavado en la tapa de la colina, o más probablemente, sea conectado a
Anubis, no sólo por medio de su cetro. sino por ser en la cima de la colina la
residencia del Dios en el sentido de un zigurat. como el encontrado en
Sumeria, pues Anubis era conocido como "Anubis de la colina".
En Wallis Budge se encuentran más información de los Textos de la
Pirámide en cuanto a tchãm. Las referencias son enteramente estelares. Hay
una descripción del faraón muerto, en este caso, Pepi I. El padre de Pepi es.
"el gran dios de An (Heliópolis), y el otro, primer dios-Hombre vivo; el creador
del cielo y de la tierra". En Sumeria, también el gran dios de An era el
creador del cielo y de la tierra, pero a lo que se sabe no había una ciudad
con ese nombre, como en Egipto la ciudad de An, que vino a ser conocida
por los griegos con el nombre de Heliópolis.

284
Sobre Pepi se lee en el texto que "la aparición de ese dios en el cielo es
como la aparición de Tem en el cielo". Todo esto no es más que vulgar
lisonja — típica de los textos de lamentación por el faraón muerto. Cada
faraón se asemeja al gran dios de An y a uno u otro gran dios, además de
realizar cada una de las cosas celestes concebible. ¡El faraón está muerto,
larga vida para el faraón!.

Ahora bien, varios dioses, entre ellos el gobernador de la Isla del Arco y Sept
(Sirius) "bajo sus árboles", cargan una escalera para Pepi. Pepi entonces
"surgió sobre los dos muslos de Isis, Pepi reposó entre ambos muslos de
Néftis". Pepi es colocado por Tem al frente de todos los dioses y "Pepi es
puesto en su barco" con Horus. el permanece entonces "entre las
imperecederas estrellas, que se apoyan en sus cetros tchán y se ampararon
en sus escaleras". Eso significa, para dejar claro, que el metal tchãm es
también, ¡específicamente, un material estelar que sostiene las estrellas!*.
Se lee, a continuación: "Este Pepi tuvo vida más larga que la de sus cetros
ãir. La palabra au au significa "perro, chacal" y sospecho que hay un eslabón
con la "estrella del perro" y Anubis, el chacal/perro. Ademas la et en athen es
el aout-t del sol, o "el curso del sol". pero resumiendo:

Vosotros, dioses del Cielo, los imperecederos, vosotros que navegáis


por la Tierra de Tehenu [los Tehentiu son "los dioses centelleantes, las
luminarias estelares", palabra derivada de tehen que significa
"chispazo, centellear"] en sus barcos y los dirigís con vuestros cetros, y
este Pepi dirigió con vosotros su barco, por medio de su cetro uas
[Uàsar es una forma variante de Asar, el nombre de Osiris, y uas-t es
"un tipo de animal, perro (?)"] y del cetro tchãn y, se convirtió en el
cuarto, con vosotros [indicando que él se unió a un grupo de ¡tres
Estrellas!]. Oh, vosotros, dioses del cielo, vosotros los imperecederos,
que navegais por la Tierra de Tahennu, que os transportais por medio
de vuestros cetros, ese Pepi se trasladó con vosotros por medio del
uas y del tchán, y él es el cuarto con vosotros.

... Este Pepi es la materia que proviene de Néftis ... Pepi es una estrella
... Pepi es Sept, debajo de sus árboles sebt ... La estrella Septet (Sotis)
agarró la mano de Pepi. Pepi sembró la tierra ... Osiris [Pepi es tratado
por el nombre], tú eres el doble de todos los dioses. [Uas es también el
nombre egipcio de Tebas].

Vemos aquí la descripción de las experiencias celestiales post-mortem de


Pepi, el faraón muerto. Él va a las regiones estelares y se une a tres
estrellas, convirtiéndose en la cuarta. Utiliza tres cetros para el poder, el au
(similar a la palabra que designa perro/chacal), el uas (también el nombre de
Tebas, semejante a la otra palabra para designar el perro y relacionado con

285
una variante del nombre de Osiris), y (el metal misterioso y el cetro del dios
con la cabeza de perro/chacal, Anubis). La estrella Sirio es específicamente
descrita como la que sostiene su mano. El propio Pepi es transformado en
una estrella, según la clara afirmación: "Pepi es una estrella". Él se convierte
en una estrella y la estrella Sirius sostiene su mano, lo que no tiene otro
sentido que el de haber tomado también una Estrella del sistema de Sirio, y,
además, él "se convirtió en el cuarto con vosotros". Él es entonces
identificado, a su vez, con las tres otras estrellas del sistema de Sirio: Ísis-
Sotis, Neftis y Osiris. La primera emite "materia ünes" la segunda es la
femenina Néftis que puede ser idéntica a la "Sorgo-femenina", o Sirius C, de
los dogons (aunque algunas veces Néftis se refiere a Sirio B, en otros textos)
y la tercera se llama "doble de todos los dioses" — siendo la compañera
circundante y el "doble" arquetípico de muchos personajes desde Isis a
Gilgamesh. Obviamente, esa es Sirio B.

Y esta, todavía, tchán, la poderosa estrella de "metal", de la cual se dice


tener el poder de Anubis, anteriormente identificado como la personificación
de la órbita de Sirio B. Además, tchãm es una palabra bien semejante a
tchens, abordada anteriormente, cuyo significado es "peso" y sus formas
relacionadas tienen, "pesado, peso", tensmen "ser pesado" y el vocablo
similar teng, "enano". Cuando se habla de algo descrito sólo por una serie de
palabras, aparentemente relacionadas, a saber: tchens tens teng tchãm, el
significado literal resultante, admitiéndose la ausencia de una gramática
apropiada, sería "el peso (de la) estrella-metal enana pesada", recordando
que tchán también es identificada específicamente con el poder del dios
Anubis, ya identificado antes con la órbita de Sirio B, la estrella enana,
compuesta de "metal estelar" superpesado.

En lo que se refiere a este metal estelar, es conveniente señalar que, Isis y


Osiris (376 B) Plutarco dice sobre los egipcios: "Además, ellos llaman a la
magnetita el hueso de Horus o el hierro del hueso de Tífón, según registro de
Maneto" (Maneto, fragmento 77). Es necesario recordar que "los huesos de
la Tierra", en la antigua tradición, son piedras. Es interesante notar que el
hierro pesado es "el hueso" de Tífón, y por nosotros determinado,
anteriormente, como una descripción de Sirius B. El hierro magnetizado, o la
magnetita, es "el hueso" de Horus, el hijo de Isis y Osiris. Este tipo de
tradición se enmarca exactamente a nuestras expectativas.

Recordemos, además, que Anubis es la forma utilizada por nosotros para


grabar la palabra egipcia real Anp o Anpu. El verbo ánp significa "implicar", lo
que obviamente se vincula al papel del embalsamador sagrado
desempeñado por Anubis. Es bastante signifícativo que Aip heni sea "un dios
con cabeza de chacal que guardaba el río de fuego, una forma de Anubis".
Conforme nuestra proposición, "el río de fuego" es una forma de describir la

286
órbita de la estrella Sirio B, resaltando lo interesante que es la afirmación de
que Anubis, también ya identificado como la representación de la órbita, sea
específicamente el guardián del mismo río de fuego. Además, "implicar"
podría tener una acepción de órbita, así como su sentido obvio de "vendaje".
Es necesario recordar que una descripción especial de tchãm, presentada
por el Dictionary (Diccionario) de Wallis Budge era "tchãm de la cima de la
colina"; también hemos equiparado tchãm con Anubis. Por lo tanto, no nos
sorprende que el título de Anubis sea Tepi tu-f, "el que está en su colina".
Como acabo de citar, este parece ser un concepto de zigurat, como los
encontrados en Mesopotamia. El complejo de palabras tepi es bien
interesante e invita al análisis.

Tepi significa "el punto más delantero de la proa del barco", la parte más
extrema de la popa" — muy específica y se encuadra exactamente en mi
caracterización de lo que era importante en relación con el buque Argos. Tepi
también significa "el primer día de un período de tiempo", siendo dicho
anteriormente que las puntas de la proa y de la popa del Argos (con sus
cincuenta remeros entre ambas) eran un símbolo de la órbita de Sirio B. Hay
que recordar que el ãrqi significa "el último día de un período de tiempo". Por
lo tanto, en la lengua egipcia, el período de tiempo tiene un primer día
llamado tepi y un último día llamado ãrqi. Tepi describe el proceso Argos y
exactamente ãrq es el origen de la propia palabra Argos. tepi es una parte
del título descriptivo crítico de Anubis, ya equiparado al Argos. También
existe un eslabón entre tepi y el complejo de Sirio. la palabra tep ra significa
"la base de un triángulo" y las palabras y el septch tienen el significado de
"triángulo" — Septit es Sirio y su jeroglifo es un triángulo.

El significado básico de tep es "boca" (por lo tanto, el significado de tep ra


sebek es "boca de cocodrilo" — una enfermedad ocular") y de forma hasta
más fundamental "inicio o comienzo de algo". Es interesante para el estudio
de conceptos de geometría notar que los egipcios pensaban en la base de
un triángulo como su "boca" o un comenzando.

Ahora bien, la conexión entre ãrqi y tepi — es decir, el final de un ciclo y el


comienzo del siguiente — puede llevar a alguna confusión sin grandes
consecuencias. Si el último día del antiguo ciclo es ãrqi y el primer día del
nuevo ciclo es tepi, sería fácil pensar en ãrqi como el inicio — después de
todo, esta palabra y tepi son limítrofes equivalentes prácticamente a la
misma cosa. En cierto sentido, se puede incluso afirmar que el verdadero
final de un ciclo es el comienzo del siguiente. Para nosotros, el día de Año
Nuevo está representado por la combinación de un viejo con una hoz, o
segadora, alejándose, mientras que un bebé representa el Año Nuevo. Las
dos imágenes están juntas. El tiempo pasó y las tradiciones entraron en
declive, y debe haber sido algo muy fácil pensar en ãrqi como un nuevo ciclo,

287
ya que es el fin del antiguo. Y es lo que supongo ha ocurrido en el griego, en
el caso del verbo archõmai que significa "lo que debe comenzar" o "el que
debe proceder al inicio". Además está relacionado a arché, que significa
"comienzo, punto de partida", etc, y todavía sobrevive en nuestros vocablos
arquitectura y arquetipo. Tenemos entonces algunas evidencias más de que
las formas de la palabra "arca", en las lenguas indoeuropeas, derivaron de
las formas de la palabra ãrq de la lengua egipcia.

Otro eslabón en el complejo de palabras derivadas de "arca" con la saga de


los argonautas se encuentra en un lugar extraño. Uno de los más peculiares
tratados sobrevivientes de los tiempos antiguos es el curioso Names of
Rivers and Mountains and of such Things as are to be found Therein
(Nombres de Ríos y Montañas y de las Cosas en ellos encontrados). Este
tratado sobrevivió en el conjunto de escritos de Plutarco, pero evidentemente
no es de su autoría. Plutarco vivió en el siglo I d.C, pero ese tratado parece
ser un tanto posterior. De hecho, el tratado me sorprende, puede ser
básicamente la sátira de un tipo de escrito común en la época. Uno de los
ríos discutidos en ese tratado es el Faso, el cual Jasón subió en dirección a
Aea, a la Cólquida. De ese río, se lee: "Antiguamente era llamado de
Arcturus ..." Sin desarrollar ninguna noción de ese punto, quiero simplemente
observar que el propio río en la Cólquida tiene un nombre tal vez relacionado
con el complejo de palabras de "arca". Arcturus, supuestamente, significa la
"ala del oso" refiriendose a ala del oso conocida como la Osa Mayor, o la
Gran Ursa Arcturus en la constelación del Boieiro es concebida como su
compañera segun Alien, que afirma que ella tiene una conexión con Osiris y
posiblemente con Horus. Probablemente, esto es una de las muchas
confusiones referidas a las "compañeras" comparadas entre sí. Pero, como
ya he dicho, no quiero desviarme de la ruta, examinando esta cuestión del
nombre Arcturus y todo lo que envuelva. Sólo puedo observar el hecho de
que el río Faso era en el pasado llamado Arcturus y nada mas.

El nombre Faso tenía conexiones con los pájaros, en el caso de la expresión


"el pájaro fasiano". Se hace necesario recordar que la palabra kirke o circe
se vincula a la Cólquida. Entonces, es interesante observar que pasa, al
griego como, "paloma-trocaz". Las formas de esa palabra se refiere a
palomas y estos estan estrechamente vinculados, como ya hemos visto, a
los centros oraculares-ónfalo detemiinados a partir de Behdet. Sabemos
además que Aea, en la Cólquida, está situada a las a orillas del río Faso, y
tiene asociaciones con el Argos y los oráculos: además de los vínculos con
las palomas y, aún, del arca y del Argos se soltaron palomas. La conexión
entre los términos Phasis y phasa no causa sorpresa; Este río, que se llama
Faso o Arcturus, parece ser designado de la manera adecuada. Notese que
aunque griego, un phasso-phonos, y "paloma-asesina", es el nombre de un
tipo de halcón, así como kirke.

288
Antes de dejar Plutarco hacia atrás, podemos todavía observar que en Isis y
Osiris nos indica que el nombre de Osiris era Omphis. Un interesante
eslabón con los oráculos y, conforme al testimonio por Plutarco usual en su
época.

Volviendo a tepi, notamos que tep ra no sólo significa "la base de un


triángulo", sino también "oráculo divino", algo muy relevante. He presentado
la propuesta de que los oráculos tienen vínculos con el Argos como
representante de la órbita de Sirio B, que tiene su propio nombre el inicio
designado por tepi, y descubrimos que, en la lengua egipcia, la palabra para
designar "oráculo" es tep ra.

Tepi ã se convirtió en la palabra para designar "ancestros", en función del


interior, que mantiene con el marco de las cosas. En este caso, tepi-ãuiqerr-
en-pet significa "los dioses ancestrales del círculo del cielo", lo que, una vez
más, es relevante. ¿Visitantes, tal vez?.

Los dioses del círculo del cielo parecen ser una referencia al relato de
Plutarco sobre la religión persa en Isis y Osiris (370 A-B). La religión persa
anterior al Islam era el zoroastrismo, que aún hoy sobrevive como la religión
de los parses de Bombay, en la India, ciudad a donde fueron después de la
salida de su patria, en Persia, cuando se la conquista por invasores
musulmanes. Los persas no eran árabes semíticos, pero se relacionaban con
los hindúes arios y con el sánscrito. En realidad, la forma más antigua de
sánscrito, la llamada forma védica, es muy poco diferente de la forma más
antigua de la lengua persa, denominada avéstico.

Zoroastro (también conocido como Zaratustra) es famoso por haber


propuesto dos principios divinos básicos: Ahura Mazda, el principio de la luz
y de la benevolencia: y Arimán. el principio del mal y de las tinieblas.

Estos dos principios son también conocidos por los nombres de Oromazes y
Areimanius, nombres estos empleados por Plutarco en su tratado.
Recapitulando la descripción de Plutarco. citado antes, de que Anubis fuera
el círculo, que dividía la luz y las estrellas en la religión egipcia, será
interesante señalar que en las líneas 369 E-F él lo compara a este concepto,
describiendo, en términos semejantes, al dios persa Mitra,** el mediador
entre la luz y la oscuridad. En la línea 370, tenemos entonces este notable
pasaje: (Los persas) también cuentan muchas historias fabulosas sobre sus
dioses, como por ejemplo, el que sigue: 'Oromazes nació de la más pura luz,
y Areimanius, de las tinieblas, y están constantemente en guerra entre sí.

Oromazes creó seis dioses, siendo el primero el del Buen Pensamiento; el


segundo, el de la verdad; el tercero, el de la Orden y el resto, como sigue: el

289
de la Sabiduría; de la Riqueza y uno de ellos, el Artífice del Placer, siendo
Honrado en este particular. Sin embargo, Areimanius creó rivales, en cierto
modo, en número equivalente a esos dioses. Estos doce dioses serian
zodiacales. Pero el pasaje subsecuente es realmente interesante: 'Entonces,
Oromazes, amplió su propio tamaño, convirtiéndose en triple, y, se alejó
hacia muy lejos del Sol, ya que el Sol queda muy lejos de la Tierra, y adornó
el cielo con estrellas'. Una estrella fue colocada por él al frente de todas las
demás, como la guardiána y vigia: la Estrella Perro. Veinticuatro otros dioses
él creó y los puso en un huevo. Sin embargo, los dioses creados por
Areimanius, en número equivalente a los demás, perforaron el huevo y
penetraron en él; por eso, ahora el mal está mezclado con el bien. Una nota
al pie en la edición de Loeb añade: Es evidente que dos series de dioses se
entrelazaron, pero quien está dentro o fuera son los dioses malos o buenos,
eso no está claro en el texto.

Este pasaje realmente merece una cierta atención. Encontramos una


descripción bastante específica de todo lo ocurrido en una región destinada a
ser diferente de nuestro sistema solar. Parece que los persas entendieron
claramente que las estrellas fijas estaban más allá de nuestro sistema solar.
Esto, como mínimo, es lo que parecen estar tratando de transmitir — un
lugar diferente. en cualquier caso, la "luz" del dios Oromazes y las "tinieblas"
del dios Areimanius crean, cada uno, veinticinco dioses, lo que da un total de
cincuenta. Ellos se colocan dentro de un huevo, cuya forma es elíptica,
exactamente como una órbita. Uno de los veinte y cinco dioses creados por
Oromazes, por ligera adulteración, tiene la denominación de Sirio, sin
embargo, en cualquier caso, la Estrella de Perro, Sirio, fue creada por
Oromazes, además de los veinticuatro otros dioses, totalizando veinticinco, y
los correspondientes veinte y cinco, creados por Areimanius — y se mezclan
en la forma de un huevo. ¿Qué les parece? Y de Sirius se afirma,
específicamente, que es el principal. Y siendo Areimanius el dios de las
tinieblas y sus criaturas eran "oscuras", entonces su creación, en la
oposición, sería una Sirius "oscura", ¿no es así? En relación a los cincuenta
dioses secuenciales en tomo de Sirio (en los términos estrictos de este texto,
hasta se podría ordenar que los cuarenta y nueve dioses secuenciales,
alrededor de Sirio, pero yo hablo en cierta adulteración de la tradición
porque, por lo que ya se sabe, mediante las descripciones de otro, Sirio
realmente sería el quincuagésimo primer elemento), ellos, obviamente,
representan los cincuenta años de la órbita de Sirio B, en forma de huevo,
alrededor de la Estrella Perro, que es el "guardián y el vigilante".

Hay muchos otros ejemplos, en las tradiciones antiguas, oscilando entre los
cuarenta y nueve y los cincuenta. Graves hace estas interesantes
Observaciones: "Las principales sacerdotisas eran elegidas por una carrera a
pie (el origen de los Juegos Olímpicos), y corrianr hasta final de los cincuenta

290
meses, o de cuarenta y nueve años alternados". La parte del hecho de que
Graves habla en relación a los "cincuenta meses" como antecedentes de las
Olimpiadas, un punto ya discutido por nosotros mucho antes, verificamos el
uso alternativo de cuarenta y nueve y cincuenta como una medición
alternativa de tiempo. Y algo muy parecido a la descripción persa hecha
anteriormente. Hay todavía un ejemplo de la Biblia, en el Levítico 25, 8-13:

Contarán siete semanas de años, es decir, siete veces siete años, en


un total de cuarenta y nueve años, y en el décimo día del séptimo mes,
en el Día de Expiación, haréis resonar la trompeta de cuerno de
carnero. Debéis hacerla resonar por todo el país y entonces declarar
como santo el quincuagésimo día y proclamar la liberación de todos los
habitantes de la Tierra.

Haréis de este año vuestro jubileo. Cada hombre retornará a su hijo el


patrimonio, cada hombre volverá a su familia. El quincuagésimo año
será vuestro jubileo. No sembraras, ni recogeréis lo que la tierra
produzca en sí misma, ni haréis la vendimia de la viña no podada,
porque es su jubileo sagrado para vosotros. Comereis lo que produzca
espontáneamente la tierra.

Estas palabras y muchas otras subsiguientes, pero no citadas (ya que nadie
consultará la Biblia en busca del texto completo) fueron dichas por Dios a
Moisés en el monte Sinaí, y son las orientaciones de Jehová a los israelitas.
Y aún más significativo el que Jehová tiene que decir más adelante, en el
mismo discurso, respecto de todo lo que le debe ser dedicado, cuando habla
del jubileo de cincuenta años y, aún, lo que debe hacerse por los israelitas:
''... porque para mí los israelitas son esclavos, míos esclavos que saqué de
Egipto. Yo soy el Señor. Vuestro Dios". Recuerde aquí el origen de la
tradición de Sirio de Danaos al Argos, etc. Parece que los israelitas también
tienen grandes participación en todo eso, aunque probablemente ni un solo
rabino dejara de trepidar a esa sugerencia.

Un extenso apéndice, "El Misterio de Sirio: Cuestiones para el Judaísmo",


tuvo que ser omitido de esa edición (de la edición original) por falta de

291
espacio, y por lo tanto nunca será publicado. he encontrado algunos datos
fascinantes en la Cábala y todavía tengo mucho que decir sobre el Jubileo
Hebreo de cincuenta años.

¿Qué decir, entonces, de los cuarenta y nueve años versus cincuenta?. Tal
vez, como explicación, debiéramos volver al libro de Robert Aitkens, The
Binan Stars (Las Estrellas Binarias). En la discusión sobre el período del
tiempo de la órbita de Sirio B alrededor de Sirio A, él dice: Quizá la órbita de
volet, calculada en 1931, y que difiere muy poco de mi cálculo, publicado en
1918, tenga un período de rotación de 49-94, mientras que el período de
Auwers es de 49-42 años — siendo el punto principal que la órbita de Sirio B
esté entre cuarenta y nueve y cincuenta años, pero es un poco menos que
cincuenta años.

El libro de Aitken también nos informa con firmeza que la órbita es elíptica,
como lo son las órbitas de todos los cuerpos celestes. Pero y claro, cuando
se habla en términos generales de la órbita de Sirio B, no para afirmar que es
"una elipse", sino "un círculo". Decimos, en lenguaje coloquial: los planetas
circulan alrededor del sol, aunque se sabe que sus órbitas son elípticas. Y
muchas otras menciones sobre la órbita de Sirio B, en nuestras fuentes, se
refiere al "círculo". Pero, naturalmente, los dogons dibujan una elipse
específica en la arena para representar la órbita de Digitaria (Sirio B). La
Figura 8 compara claramente el diagrama tribal dogon de la órbita de Sirio B
alrededor de Sirio A con un diagrama astronómico moderno.

Ya hemos visto, casi al principio de este libro, que los dogons no sólo saben
que la órbita de Sirio B en el tomo de Sirius A es una elipse, sino también
conocen el magnífico principio de las órbitas elípticas, por el cual el cuerpo
celeste en el que se realiza la órbita tiende inevitablemente a ser uno de los
dos focos de la elipse. Los dogons dicen específicamente: "Sirius ... es uno
de los centros de la órbita de una estrella minúscula, la Digitaria". Kepler
formuló por primera vez en vez tal principio como ley del movimiento
planetario, revolucionario paso adelante en la ciencia occidental. Los dogons
también describen la órbita de la "Estrella de las Mujeres" (un planeta
alrededor de Sirius C), que forma una elipse con Sirio C en uno de los
centros.

Ahora bien, a la luz de la confusión entre los cuarenta y nueve y cincuenta


años que acabamos de mencionar, al lado de las referencias a siete veces
siete, equivalentes a cuarenta y nueve, y considerando el hecho de que el
período orbital de Sirio se sitúa entre cuarenta y nueve y cincuenta años,
esto puede muy bien ajustarse a la afirmación de Graves sobre el Año
Sagrado: "Cincuenta meses, o cuarenta y nueve, en años alternos", por lo
tanto contrabalanceando con una aproximación a la realidad, por medio del

292
recuento sucesivo de cincuenta años, y después de cuarenta y nueve años,
después cincuenta ... etc, se puede entender por qué las órbitas de Sirio B y
Sirius A son "contadas dos veces para llegar a cien años", según afirman los
dogons y según era el procedimiento en Egipto y Grecia, dando lugar a la
duplicación del Año Sagrado para un centenar de meses y la diosa Hécate,
que significa "cien", al lado de los hombres con cien manos de la mitología
griega, etc. El recuento en pares de las órbitas de Sirio B era necesario para
hacer el acercamiento de un número entero. La comprobación del hecho es
que los dogons y el pueblo del área del Mediterráneo confirman, con certeza,
que la tradición de Sirio, preservada por los dogones, es un remanente de la
tradición mediterránea (es decir, egipcia) llevada por los antepasados de ese
pueblo, por intermedio del reino de los garantes de Libia, donde esta
tradición fue adoptada por los inmigrantes minios.

Es también bastante significativo y concluyente, en particular, que los los


dogones afirman: "El período orbital de Digitaria es de alrededor de
cincuenta años y corresponde a los primeros siete reinados, de siete años
cada uno, de los primeros siete jefes ... E: "Esta regla era una operación
relativa a los cuarenta y nueve años para los primeros siete jefes, que
entonces nutrían la estrella, permitiéndole renovar periódicamente el mundo.
Pero el octavo jefe, habiendo descubierto la estrella ...", etc, combinando
también el sacrificio del jefe sagrado, un concepto enfatizado repetidas veces
por Graves, en sus innumerables referencias al Año Sagrado de cincuenta
meses. que paso del relato de Griaule sobre la información recibida de los
dogones son casi leídos como una rigurosa cita del Libro Levítico, de la
Biblia, o del libro ¡Los Mitos Griegos, de Graves!. ¿Es posible que todavía
quede alguna duda de que las dos tradiciones son idénticas?. Aquella traída
por los dogons del mundo mediterráneo para una área salvaje, donde
sobrevivió a los embates del tiempo y del imperio ¿espantosamente intacta y
específica? Y que la tradición mediterránea, a su vez. se refiere realmente a
Sirio y a la órbita de Sirio B, ¿la gran invisible?.

La tribu dogon es, sin duda, la última de los argonautas, de los cuales son,
en términos bien literales, descendientes directos — siendo ellos los mínios
en medio de África occidental. Volviendo a la palabra egipcia henti, se
verifica que es uno de los nombres de Osiris. y también "un dios con cabeza
de cocodrilo en el Tuat", o el submundo egipcio, cuyo significado también es
simplemente el de "dioses cocodrilos".

Henti es, específicamente, "el cocodrilo de Set"; y es interesante que hen-t


sea una localidad específica del submundo con el objeto significado de un
distrito en el Tuaf. Sin embargo, de forma más amplia, hen-t es "una
localidad mitológica", no necesariamente en el bajo mundo. Parece que la
fabulosa Hen-ti era una localidad que tenía su contraparte en el submundo y

293
obviamente está en cierto modo vinculada a Osiris y cocodrilos.

El nombre de esa región. Hent-t, cuando se considera un sustantivo común y


no un nombre, significa "dual", una fuerte evidencia de la naturaleza de la
fabulosa región. Una región estrechamente vinculada a Osiris y cuyo nombre
significa "dual" evoca la descripción de Plutarco de que el círculo o la elipse
es un aspecto dual de la separación entre luz y tinieblas. Para que el lector
no piense que se trata de un problema de argumento forzado, me apresuro
en añadir otro significado de hen-t, "borde, frontera" y otro, aún, "las dos
extremidades del cielo" — y todos parecen referirse a un círculo con la
naturaleza hen-t ("dual") y en su parte interna, en los dos extremos se unen
por un diámetro. Heji-t también significa "fin, límite", mientras que henti es un
período de tiempo específico con una duración de ciento veinte años. Es
necesario recordar que la Sigui de los dogons se realiza cada sesenta años y
dos Siguis que constituyen un hito egipcio. En realidad, un hen-t henti sería
una Sigui. o quizás, viceversa, dependiendo de la preferencia gramatical. (El
uso de la palabra "dual" puede ser un tanto ambigua y ser interpretada como
mitad o duplicación, según el contexto). Este período de tiempo dual, por lo
tanto, es algo similar a los dos períodos de cincuenta meses, totalizando los
cien meses del Gran Año sagrado ligado a Sirio, cuyo aspecto es dual. Henti
también tiene la acepción de "infinito" — y la infinita rotación de Sirio B
alrededor de Sirius A puede ser mencionado aquí. Una idea del género debe
estar en juego, de lo contrario la misma palabra tendría el significado de
"infinito" y también de ¿"ciento veinte años"?. Debe ser una referencia a un
ciclo de "infinito", tal vez el de la órbita de Sirio B o la propia base del ciclo de
la Sigui. En cualquier en el caso, se refiere a un ciclo repetitivo e interminable
que llevó ciento veinte años y, como tal, ese período debe haber sido muy
importante, según se imagina. En el Apéndice IV se propone una explicación
para la naturaleza verdadera del Sigui ... y del henti con base en ciertos
hechos astronómicos.

Considerando todos estos significados de henti y el de "dioses cocodrilos",


etc, es sorprendente comprobar que henn tiene la acepción de "arar" y que
hennti sea "un labrador". Inmediatamente se nos ocurre Jasón arando el
campo para sembrar los dientes del dragón ¿(cocodrilo)?. Puede muy bien
que el tema de "los dientes de la serpiente" sea una referencia a cocodrilos.
Aliado al hecho de que Sirius B sea representada por la figura de Enkidu,
hirsuto y bestial, vemos con interés que hen significa "comportarse de
manera bestial" y henti es también específicamente "una persona bestial".

Henti es uno de los nombres de Osiris, compañero de Sirio, pero también


encontramos la descripción de "persona bestial" para el término, un
compañero archetípico en las leyendas relativas a Sirio. Se añade el hecho
de que los términos encontrados Hathor, la diosa-vaca, una forma de Isis-

294
Sirio, mencionada como Hennu-Neferit (Neferit significa simplemente
"Hermosa"). Sin embargo, la palabra hennii con un doble "n" tiene el sentido
de "falo", con un jeroglifo determinante fálico y, por lo tanto, tal vez no se
relacione con las formas de palabras de hen con sólo una "n".

Hen-ta, de modo muy sugestivo, significa "grano", de acuerdo con el


concepto dogon de que Sirio B es un grano. Henii significa el dios-halcón
Seker y su barco de henu, Este barco (a ejemplo del celeste Argos) es "el
barco sagrado de Seker, el dios de la Muerte de Menfis". Esto nos remite al
complejo de Circe y del Dios-muerte de la Cólquida. Se resalta, además, que
el gavilán es constantemente confundido con el halcón y ambos sugieren una
vaga diferencia en el color de los ojos, pero el halcón tiende a ser menor.

Un gavión supuestamente tiene ojos dorados (¿solar?) al paso de que el


halcón tiene ojos castaños. Pero sus hábitos no son idénticos y, como
existen varias especies de gavilán y de halcón, la confusión entre ambos es
muy grande. Así, gavilán y halcón parecen haber sido indistinguibles para los
pueblos antiguos, o menos que el crocus y el azafrán (o "azafrán de los
prados"). Es evidente que las diferencias eran reconocidas en la práctica,
pero es notorio que, en el mundo antiguo, la estructura aristotélica de género
y especie de plantas y animales no estaba en uso y la diferenciación, en
términos lingüísticos y semánticos, no ofrecía una solución muy precisa al
enfoque. Pues tal precisión demandaría adjetivos calificativos y la moderna
terminología biológica no existía. En consecuencia, descubrimos mucho
antes que kirke, en griego, significaba "gavilán o Halcón". En síntesis, ambos
son intercambiables a nivel de terminología, tanto como lo son "t" y "r" en la
lengua egipcia en relación con la pronunciación y el símbolo. Parece que los
egipcios, tanto como los chinos de la actualidad con su "alozfIito" o "arroz
"frito", desarrollaron paralelismo, siendo incapaces de diferenciar los dos
sonidos finales. De hecho, la "t" podía ser más diferenciada para oídos
entrenados. Es posible pronunciar una "t" más lingual y menos dental que en
nuestro uso. Pero en relación a la "r" francesa, confieso ser incapaz de
configurar mi lengua para pronunciar ese sonido, así como Aristóteles se
admitía incapaz de pronunciar el "rho" griego — considerado un ceceo por
los griegos.

Pero me alejé un poco del asunto. Parece que el tema de los gavilanes y los
halcones deben rastrearse en busca de una solución. Seton Gordon,
probablemente un experto mundial en el águila dorada, no pudo darme una
diferenciación concluyente entre ambos, ni un amigo especialista en
halcones. Ya estaba quedando impaciente con la falta de esa respuesta
cuando supe, por mi amigo Robin Baring, que pensaba un día en tornarse
omitólogo a la existencia, del hecho, de una sutil diferencia entre el gavilán y
el halcón. Según mi amigo, la cuarta o quinta pluma del ala de un gavilán es

295
más larga, formando un ala redondeada, en cambio el halcón tiene la
segunda o tercera pluma del ala más larga — haciéndola más punitaguda.
Arcy Thompson dice que el antiguo poeta griego era muy erudito, afirma que
había diez especies de gavilanes. Aristóteles dice que los gavilanes egipcios
eran menores que los griegos, como si la gente intentara separar gavilanes y
halcones desde la creación. Pero si el lector está cansado de esos pájaros,
tanto como el autor, concordamos entonces en dejarlos, partiendo de las
últimas palabras egipcias a ser examinadas. Sobrevivimos a una cascada;
¿podemos entonces concentrar nuestras energías para llegar a la playa?

Hensekíi significa "el hirsuto", así como Isis y Néftis. Néftis puede ser
identificado con Sirio B, el arquetipo de "el hirsuto", parece más probable que
haya cierta alternancia entre los nombres de Sirio B y Sirius C, la estrella
femenina también invisible. Los henmemit son, de forma provocadora,
"hombres y mujeres de una era pasada". El significado de "arar" de henn y el
de "frontera" de hen-t son unidos por la "tierra arable" de henb-t en la palabra
hen-b, que significa "delimitar, medir la tierra, establecer una frontera". (Esto
parece estar vinculado a palabras con una sóla "n", pero no con las de doble
"n"). Por lo tanto, más posibilidades se abren para los juegos de palabras
referentes a delimitar la órbita de Sirio B y la de "arar" en conexión con el
acto de arar el campo para sembrar los dientes de la serpiente — siendo los
dientes de la serpiente un juego de palabras sobre la diosa Sirius, como ya
sabemos. Por lo tanto, sigue la serie de vertiginosos juegos de palabras
entrelazadas.

Para un cómputo final, notemos que Hen-b también es un dios-serpiente del


Tuat y Henb-Requ es un dios-chacal que nos remite a la conexión con el
Anubis perro/chacal y la órbita de Sirio B, el aumento que sirve como un
floreo final para formar más de un juego de palabras con serpiente.
Recordemos que el trono y el remo eran las dos principales alusiones a las
"etapas" anuales de la órbita de cincuenta años de Sirio B. También el
nombre de la diosa Isis (en griego: Isios, en lengua iônia, o jónica), que en la
lengua egipcia es Ást, significando "trono". Lo significativo, entonces, es que
às-ti, con el mismo jeroglifo del trono, significa "uno en lugar del otro, el
sucesor". Esta es una referencia específica a la secuencia de los tronos. un
reconocimiento especial a la órbita que representan, también conocida como
Anubis, parece haber sido concedida por la forma combinada de Ást Ánpu,
es decir, Isis-Anubis.

Otro nombre de Isis, como Sirio, es específicamente Áakhu-t, ¡nombre


también conferido a la Gran Pirámide! A la consideración de este nuevo
nombre no nos sorprende saber que Aakhuti es "el dios que habita en el
horizonte" y la akhii-t sheta-t significa "el horizonte secreto".
Aakhuti son "los dos espíritus, es decir, Isis y Néftis". Y el á akhu-t también

296
son "los uraei" en la corona real, etc, demostrando el origen de la insignia
faraónica más central. Por lo tanto, éstas son algunas más demostraciones
de la conexión del sistema de Sirio con "el horizonte secreto" de la órbita de
Sirio B y su profunda importancia para los egipcios.

Otra forma del nombre de Isis, À-st, es Ás-t, también considerada importante
se observa que asten significa "uno de los ocho dioses monos de la
compañía de Toth. Él presidía los siete ...". Esto porque éste es un paralelo
con la historia de los dogones ligada a Sirio, por el que los ocho jefes
presidían los siete jefes anteriores, representando de esa forma el período
orbital de Sirio B, empezando de nuevo con el advenimiento del octavo jefe
tras siete jefes, cada uno con un reinado de siete años, en un total de 49
años. Este concepto de Sirius remite a la otra forma del propio nombre de
Isis en lengua egipcia, que era identificada con Sirius.

Otra manera de referirse a ísis y la Néftis es Áãr-ti, "las dos diosas Uraeus,
Ísis y Néftis". Existe una forma estrecha en relación con esta palabra,
Áãrãrut, un probable origen del nombre de la diosa sumeria Araru. Esto es
porque ella era la contraparte de Ísis en Sumeria (y también conocida como
Ninhursag, Nintu, Ninmah, etc.). En especial, es con el nombre de Araru que
ella crea el hirsuto Enkidu, compañero de Gilgamesh. Sin duda, es en
función de Enkidu que ella se relaciona a Sirio B, pues aparece con ese
nombre en el épico de Gilgamesh, porque tal nombre se vincula a la tradición
de Sirio, por intermedio de su derivación de esa forma Egipcia. Áãr-ties un
nombre común tanto de Isis y de Néftis, y que esta última un vínculo más
estrecho con la compañera de Sirius. Por lo tanto, la denominación Aruru
está más cerca de Sirio B, también representada por Enkidu, que cualquier
otro nombre de la diosa Sirius, no específicamente compartida con Néftis. su
compañera oscura. Esta palabra también significa "uraei" y ya vimos que la
otra palabra para uraei es relativa al horizonte de la órbita de Sirio B, de la
misma forma que se comparte con Isis y Néftis — obviamente compartida
porque una de ellas describe una órbita alrededor de la otra y, como ya
vimos muchas veces, la órbita era común a ambas, además de dividir los
respectivos circuitos. Por lo tanto, las palabras vinculadas a esa órbita deben
ser comunes a ambas. ¿Qué nombre sería más apropiado para los sumerios
atribuir a una diosa, en su papel de creadora de Enkidu, la compañera
oscura de Gilgamesh, sino un derivado de ese aspecto de esa diosa?.

Sirius, la Estrella del Perro es representada por el jeroglifo de un diente. Así,


es importante también saber que existe una palabra en la lengua egipcia que
significa tanto "diente" como "perro". Me refiero a "shãar", diente ", y la
sha,"especie de QdiO\ska-t, "hembra del perro", shai, "diosa-perro" y Shaãiti,
una forma de Hathor identificada con Isis.
Sha-t tambien significa "cien", además de ser el sinónimo egipcio de la

297
Hécate griego, para "diente" y àbelj y una forma relacionada de la misma
pa.Vvta y significa "cnacar". Ademas de eso, aba significa "hacerse fuerte" y
ab-t significa "camino". Ãpp significa "atravesar" y àp significa "pasos". Si me
perdonan. por la falta de gramática, app ab-t en ap significa "atravesar un
camino en etapas", lo que es exactamente lo que Sirio B hace en su órbita.
Como Anubis es identificado con la órbita de Sirio B, no nos sorprende que
uno de los títulos de Anubis sea el de "contador de corazones", siendo "el"
contador "expresado por las palabras api y abu, cuyo significado es
"Corazones". Pero cambiando un poco la palabra para api-àbt, en en vez de
api-abu, el significado sería el "contador de meses", porque abt significa
"mes". Es otro juego de palabras con un significado más profundo relativo a
"cien meses" (o años) "contados" por Anubis, que es la órbita, a medida que
ella recorre su áb-t en ap, su "camino en etapas".

Continuar examinando la lengua egipcia sería superfluo para nuestros


presentes objetivos. Lo mismo se puede decir de una continua elucidación de
nombres religiosos sumerios de la lengua Egipcia. No obstante, sería
adecuado dar cierta información sobre esta transición que llevó a nuestra
tradición mediterránea de Sirio del sur de Libia hacia el río Níger. Heródoto
nos contó cómo los garantes de Libia fueron empujados siempre cada vez
más en las direcciones oeste y sur. Graves dice que fueron forzados a bajar
a Fezzan en las regiones desérticas del sur de Libia. Encontramos otro relato
en A History of West Africa (Historia de África Occidental) de J. D. Fage:

Heródoto, escribiendo alrededor de 450 a.C., habla de un ataque de los


garantes, al pueblo del oasis de Djerma en Fezzan (que, en términos
modernos, se considerarían los tuaregues), a los "etíopes", es decir, los
pueblos de piel negra, a través del Sahara, en dos carros de dos
ruedas tiradas por caballos. Cerca de 400 años más tarde, otro gran
geógrafo, Estrabón, habla casi lo mismo de los Farusis del Sahara
occidental, que tal vez sean equiparados a los ancestrales de los
Sanhaja ... Las carros de los garantes y de los Farusis eran muy leves
como vehículos de combate e inadecuados para el transporte de
mercancías, pero un punto de considerable interés en el relato de
Heródoto y Estrabón sobre sus actividades confirmó y añadió un punto
por el descubrimiento de algunos cientos de dibujos incipientes o
esculturas en rocas del Sahara, representando dos vehículos tirados
cada uno por cuatro caballos. El aspecto más significativo de estos
dibujos es el hecho de estar, en su mayoría, distribuidos a lo largo de
dos rutas sólo a través del Sahara, una al oeste desde del sur de
Marruecos, en dirección al Alto Níger, y otra central, corriendo de
Fezzan hacia el lado oriental de la curva del Niger.

En The White Goddess (La Diosa Blanca), Robert Graves dice también

298
respecto a los garantes:

Heródoto tenía razón al mencionar la autoridad de los sacerdotes


egipcios de los cuales eran contemporáneos los cultos de la paloma
negra y del roble oracular de Zeus en Amon, en el desierto de Libia, y
el de Zeus, en Dodona. El profesor Flinders Petrie propone la
existencia de una aleación sagrada entre Libia y el continente griego,
fechandolo el tercer milenio a.C. El roble de Ammon estaba a los
cuidados de la tribu de los garantes: los griegos sabían que su
ancestral Garamas fue "el primero de los hombres". El Zeus de Ammon
era una especie de Hércules con una cabeza de carnero semejante a
Osiris con cabeza de cordero el amon-ra, el dios-Sol con la cabeza de
carnero de la Tebas egipcia, de donde, dice Heródoto, salen las
palomas negras que vuelan a Ammon y Dodona.

En su fascinante libro Lost Worlds of Africa (Mundos Perdidos del África),


James Wellard, en el Libro Tres, "The People of the Chariots" (El Pueblo de
las Carrosas), discutió, hasta cierto punto, los garantes y los temas
relacionados con ese pueblo. Uno de los más espantosos elementos en la
historia se refiere a una civilización aparentemente perdida, establecida en
las arenas del Sahara, que en otro tiempo fuera centro del imperio garantista,
y dispersada por los invasores Musulmanes. Wellard describe esta
civilización en términos convenientemente misteriosos:

En la senda que corre por el desierto desde Sebha, la capital moderna


del Fezzan, hacia el oasis de Ghat, en la frontera con Argelia, el viajero
atraviesa un sistema subterráneo de aguas que encuentra pocos
paralelos en lo que se refiere al ingenio y esfuerzo en la historia de
África ... Una vista de su parte intema muestra que los principales
túneles tienen, en mínimo, diez pies de altura y doce pies de ancho,
tallados en la roca calcárea por instrumentos rudimentarios, sin ningun
intento de pulir la superficie del techo y de las paredes. No sé sabe con
certeza cuántos de ellos todavía quedan realmente, aunque cientos
todavía son visibles. No está claro todavía para nosotros como
funcionaba el sistema. Primero, ¿donde está la entrada de estos
túneles?. Se puede pasar horas tratando de descubrir su entrada y,
aunque la solución es aparentemente fácil, suponiendo que una barrera
en particular siga a lo largo de toda su extensión, el investigador
finalmente llega a una miscelánea de rocas en la base de la escarpa
sin poder decirnos donde el túnel desapareció en...(el sistema
posiblemente) presupone la lluvia regular y adecuada, y en ese caso es
preciso retroceder hasta 3000 a.C. para encontrar un clima marítimo en
el interior del Desierto del Sahara. ¿Las foggaras (sistema de riego)
pueden ser tan antiguas? ... Los los pozos son las únicas fuentes de
agua en el Wadi ei Ajal hoy y son adecuados para la población actual
299
de 7 mil personas. Si comparamos esa cifra con cien mil sepulturas, o
más, hasta ahora descubiertas en el Wadi, datadas de la época del
"pueblo de los túneles de agua", es posible tener alguna idea de cómo
era populosa esa región ... Además, la construcción de ese enorme
complejo hidráulico indica un pueblo inteligente y con tecnología
avanzada que alcanzó una etapa de cultura superior al de la Europa
septentrional antes de la conquista romana.

Por lo tanto, se puede suponer, con seguridad, que (a) entre 5000 y
1000 a.C. un pueblo criador de ganado y agrario, perteneciente a la
raza negra, ocupó grandes áreas del desierto del Sahara que ellos
mantenían habitable y fértil por medio de las foggaras (sistema de
riego); y era precisamente la prosperidad de esos indefensos africanos
que incitó a los colonizadores blancos a lo largo de la costa libia a
invadir Fezzan. Estos inmigrantes (originalmente, al parecer,
procedentes de Asia Menor hacia África) eran los garantes, pueblo de
las carros de cuatro caballos — primero mencionados por Heródoto,
que los describe como una nación ya muy grande en su época. A
continuación, aparecen y desaparecen durante todo el período clásico
y, alrededor de 700 d.C., desaparecen completamente, cuando el
último de sus reyes fue llevado en cautiverio por invasores árabes de
Fezzan. Su imperio en el Sahara duró más de mil años. Después de
eso, casí poco o nada se sabe aún sobre los garantes y la razón es
obvia: con la caída del Imperio Romano, África tornose un continente
"perdido", tanto que ningún viajero europeo llegó hasta Fezzan, en el
sur, hasta el siglo XIX.

Debo añadir que la civilización africana del norte fue destruida por el
emperador Justiniano (que reinó de 527 a 565 d.C.) antes de la llegada de
los musulmanes.

Wellard dice además que en el territorio garantista existen numerosas


tumbas, pirámides, fortalezas y ciudades abandonadas intocables por la pala
de un arqueólogo. Por ejemplo, visitó "la ciudad fortaleza de Sharaba,
situada allí en el desierto, la cual gradualmente fue sepultada por las arenas.
En el primer lugar, tal vez algunos pocos viajeros europeos han visitado el
sitio de alguna manera, una que se encuentra en la ruta de caravanas, en
uno de los más inacesibles bolsones del Mar de Arena de Mourzouk....En
relalidad, la investigación arqueológica en el país de Fezzan apenas
comenzó ... ".

Después de la conquista árabe del imperio garamantino, los sobrevivientes


huyeron en dirección suroeste y "se mezclaron con los aborígenes negros de
la margen sur del Alto Niger (río) y adoptaron su lengua", como nos cuenta

300
Graves en Mitos Griegos de acuerdo con lo que aprendió con los libros de la
antropóloga Eva Meyrowitz.
Por lo tanto, tenemos algunas aclaraciones sobre cómo los dogones y las
tribus negras relacionadas del Alto Niger entraron en la posesión de sus
impresionantes informaciones. Es una historia de miles de años y el drama
fue representado a través de miles de millas, y sólo parece conveniente si se
considera la naturaleza del mensaje que éste transmitiría a un mundo muy
diferente — el pueblo global de finales del siglo XX. Según los dogons, "el
modelador del mundo" visitó la tierra y retomó el sistema de Sirio, después
de haber concedido la cultura a los hombres. Ahora que nuestra raza se
introdujo en otro cuerpo celeste y miramos hacia fuera de nuestro sistema
solar, estamos preparados para considerar con seriedad nuestros vecinos,
tal vez situados a algunos años, habitando sus propios sistemas solares,
donde buscan vivir con el mismo deseo de saber, conocer, comprender y,
sobre todo, de construir una genuina civilización ética, motivándo lo que
mejor hay en nosotros. Si no estuvieran tan motivados, tal vez no
sobrevivieran a las propias tecnologías. Con amor es posible vivir; sin amor,
no hay mundo que no se envenene a sí mismo incluso. Se debe admitir que
cualquier criatura que viva en Sirio tendrá que entrar en acuerdo con una
ética sana y vital. Si es así, realmente, el hogar de un "modelador del
mundo", entonces Sirio también puede animarnos a convertirnos en modelos
de mundos.

Resumen
En el antiguo Egipto, el jeroglifo y la palabra para designar "diosa" también
significa "serpiente". El jeroglífico para Sirio también significa "diente"; por lo
tanto, "el diente serpiente". En la saga de Argos, Jasón sembró los "dientes
de la serpiente", una idea que tiene su origen, en un juego de palabras
egipcio. La palabra griega para el "el surgimiento de una estrella" también se
refiere al "desarrollo de los dientes a partir de la encía. "Por lo tanto, al ser

301
sembrados en el suelo, los dientes de la serpiente crecieron como si fuera a
partir la encía — es decir. la estrella Sirio ("el diente de la serpiente") surgió
en el horizonte.
Se verifica, entonces, que está en actividad el código mitológico del lenguaje
de los sagrados juegos de palabras. Por detrás de los mitos, están ocultos
los significados descifrables mediante un retomo a los jeroglíficos y por el
descubrimiento de los sinónimos que forman tales juegos de palabras.
Encontramos las explicaciones de las palabras Argos, Arca, etc. investigando
sus orígenes egipcios. Estas palabras derivan del vocablo egipcio arq, pero
también las palabras relacionadas, en griego, nos dan indicios: Argos era un
perro ligado a un ciclo. Había otro Argos, con cien ojos, el guardián de Ios
ojos, a su vez vinculado a las tradiciones de Sirio e Isis. La palabra egipcia
arqi se refiere al fin de un ciclo y, en la Odisea, está representada por Argos;
mientras que la pala. también egipcia, arq, se refiere a un concepto circular y
el origen del vocablo latino arcere y de nuestro término para arco.
Una pintura del Argos de cien ojos (representado, sin embargo, con una cara
y ojos normales) se encuentra en el santuario interno de un templo de Isis,
en el sur de Italia. En ese santuario interno eran celebrados los misterios de
Isis. Las cincuenta hijas de Danaos, que según la tradición fueron llevadas
de Egipto a Grecia (y por lo tanto hacia el sur de Italia), celebraban los
misterios de la Tesmoforia, que Plutarco afirmaba ser los misterios de Isis. Y
observada la estrecha relación de ísis, en lo más secreto y sagrado de los
niveles, con los números "cincuenta" y "cien" (Hécate) — y, aún, Ísis era
identificada con Sirio.
Los egipcios antiguos creían que Sirio era el hogar de las almas de los
muertos, una creencia también de los dogons. Los egipcios decían que,
cuando el espíritu de un muerto "iba a Néftis", giraba "en el horizonte" y
"giraba como el sol". Esta es una representación muy específica de la oscura
Néftis como un "sol" en órbita al alrededor de Sirio.
Otra creencia egipcia, y también de los dogons, era que las emanaciones de
la región de Sirius vivificaban las criaturas en la Tierra.
Siendo una creencia egipcia que Sirio era el otro mundo de las almas de los
muertos, lo interesante es usar, una vez más, la familiar palabra arq para
designar "el otro mundo", arq-hehtt.
En la lengua egipcia, la región de Sirio es descrita por una palabra con la
acepción de "trono" y también de "peso", además de asemejarse a la palabra
que significa "enano".
La palabra egipcia que significa "cincuenta" (de la que derivan las palabras,
en árabe y hebreo, con el significado de "cincuenta") se refería a los
cincuenta "días de perro", días muy calurosos, y también a "una estrella que
no descansa" — obviamente una estrella que se mueve, es decir, Sirio B con
su órbita de cincuenta años.
Sirio, en Egipto, es "la Estrella del Arco". La palabra egipcia para designar
"arquero" también se refiere a un metal estelar pesado ligado a Anubis (que

302
sugerimos, antes, referirse a la órbita de Sirio B que, después de todo, está
hecha de "metal estelar pesado"). La palabra para designar metal estelar
pesado es similar a las palabras "enano" y "peso".
La palabra egipcia para "el comienzo de un ciclo" (que, si se une a arq,
significa "el final de un ciclo") tiene también la acepción de "oráculo" y "las
puntas delantera y trasera de un navio" — una justificación para mi oráculo
Argos. La misma palabra tiene todavía la acepción de "la base de un
triángulo" (además, la palabra para designar "triángulo" es una variación del
nombre de Sirius, cuyo jeroglifo es un triángulo). También tenemos triángulos
geodésicos, vinculados al arca, de Tebas a Behdet.

Plutarco presenta una descripción persa de la Estrella Perro Sirio, de la cual


se afirma que está rodeada por cincuenta dioses bajo la forma de un huevo
(órbita elíptica), en el que el "dios de la luz" se enfrenta con el "Dios de las
tinieblas".

En el Libro Bíblico del Levítico, Dios ordena a los hebreos que observen un
jubileo cada cincuenta años, sólo que nunca he oído que lo hayan celebrado.
Obviamente, los hebreos no comprenden la órbita de cincuenta años de Sirio
B que Moisés (un iniciado de Egipto y "creado por el faraón")
presumiblemente tenia en mente.

En la lengua egipcia, la palabra para designar "el horizonte secreto" también


significa "los dos espíritus" — es decir, la luz de Isis y la oscuridad de Néftis.
La misma palabra significa, aún, "el dios que habita en el horizonte" y de "ísis
y Osiris". El horizonte secreto parece una referencia a la órbita de Sirio B
donde esta vive.

La palabra egipcia para designar "perro" también tiene la acepción de


"diente" (el jeroglifo del triángulo que significa "Sírius" y "diente"), y aún el
sentido específico de "dios-perro" y de "cien".

Otra palabra egipcia, con la acepción de "diente", significa "atravesar un


camino en etapas" y "fortalecer", siendo empleada en conexión con Anubis,
de modo que puede ser "el contador de meses mientras atravesa el camino".
Un sinónimo de esa palabra significa "cien" y "Sirius". Por lo tanto, tenemos:
"contar cien meses mientras atraviesa el camino de Sirio". Sin embargo,
Anubis, que realiza esa acción, es "un círculo". Por lo tanto, tenemos: "contar
cien meses mientras atravesa el camino circular de Sirius". Si se efectúa la
modificación de meses para años (¿como tal vez Moisés lo hizo?) el
resultado son los dos períodos orbitales de cincuenta años de Sirio B.

Se ve que los antiguos egipcios tenían la misma tradición de Sirio encontrada


en la tribu de los dogons en Malí. Sabemos que los dogons son

303
descendientes cuturales. y probablemente físicos, también de los griegos
lemnianos, que se decían descendientes de los argonautas, y se fueron a
Libia, migrando hacia el oeste, como los los garantes (descritos por
Heródoto), fueron empujados hacia el sur, y después de muchos y muchos
siglos llegaron al Níger, en Malí, mezclándose, por el matrimonio, con los
negros locales. Los dogones preservan como un misterio más sagrado la
tradición del Egipto pre-dinástico llevada por "Danaos" a Grecia y después
hacia Libia, siguiendo de allí, finalmente, a Malí, y el respeto al misterio de
Sirius. Por lo tanto, procedemos al rastreo hasta Egipto pre-dinástico, bien
antes de 3000 a.C. del conocimiento extraordinario del sistema de las
estrellas Sirius A, Sirio B y de la estrella, ahora confirmada, "Sirius C",
también en la posesión de los dogons.

Así, es posible reformular, si no responder, la cuestión de Sirius. Ya no se


indaga más: ¿"Como los dogons saben de esas cosas?", porque la pregunta
ahora es:" ¿Como los egipcios prédinásticos, antes de 3200 a.C. o sus
predecesores (desconocidos) sabían de esas cosas?.

¿Cuál es la respuesta a la cuestión de Sirio?. No sabemos. Mas y esencial


es hacer las preguntas adecuadas para una eventual comprensión de algo.
Las muchas investigaciones que se seguirían, adecuadamente, a la
formulación de la cuestión de Sirio, tal vez en los que dan más respuestas de
lo que se pueda imaginar. Añadido en 1997: Las investigaciones que solicité
en la década de 1970 todavía no han ocurrido y todo intento hecho por mí
para recaudar fondos, con este fin, fracasaron completamente — como
también recientemente, en 1997.

A los arqueólogos cabe la difícil tarea de intentar explicar las numerosas


similitudes entre Sumeria y Egipto, indicando un origen común, aún no
descubierto, de las dos culturas — una civilización totalmente olvidada cuyos
restos todavía deben existir en algún lugar.

Pero considerando los propios orígenes de los elementos por nosotros


llamados civilización humana en este planeta, debemos ahora tener en
cuenta la posibilidad de que los hombres primitivos, de la Edad de Piedra,
recibieron en bandeja la civilización de visitantes extraterrestres, los cuales
dejaron tras de sí los indicios a ser descifrados. Estos indicios se refieren a
información detallada sobre el sistema de la estrella Sirio, sólo inteligibles
para una sociedad con tecnología avanzada, como la nuestra, hoy. Estoy
seguro de que este es el momento destinado a los descubrimientos de estos
hechos codificados. Y hoy el momento que nosotros prepararnos para
afrontar la inevitable realidad de la existencia de civilizaciones extraterrestres
que, probablemente, son culturas mucho más avanzadas que la nuestra —
¡sin mencionar la tecnología que les permitiría el desplazamiento entre las

304
estrellas!.

Tal vez nos sea difícil impedir la reflexión de la más perturbadora y


provocadora de las nociones: seres inteligentes de alguna parte de la galaxia
ya han visitado la Tierra, ya saben de nuestra existencia, tal vez nos están
monitoreando de algún lugar en nuestro sistema solar, en ese momento, con
una sonda robot, quien sabe con la intención de retornar, personalmente,
algún día, para ver cómo lo está haciendo la civilización por ellos establecida.

Añadido en 1997: Una alternativa sería la de nunca haber dejando nuestro


sistema solar, como ya expliqué en el capítulo introductorio de esta nueva
edición. Tal vez sea necesaria alguna forma de animación suspendida para
realizar un viaje interestelar; y no habiéndose realizado en su totalidad el
trabajo de estos seres, pero sólo en parte, es más probable que hayan
entrado de nuevo en ese estado de animación suspendida, por algunos miles
de años, en preparación para su trabajo de reaparición, tal vez de alguna
base en el espacio exterior del sistema solar. Es muy probable que nuestro
planeta esté actualmente bajo intensiva observación por medio de monitores
muy poco sofisticados para detectar. Deberíamos prepararnos realmente
para la renovación de ese contacto, sin perder tiempo insistiendo en decir
que eso no sucederá. Nada más extraño realmente que un contacto
extraterrestre para una civilización ingenua como la nuestra — pues somos
simples niños en la casa jerarquía cósmica.

Capítulo Nueve
Una Fábula

Era una vez una niña que estaba sentada a la orilla del mar. su madre le
había dejado salir de la casa y jugar allá afuera. mientras miraba las olas,
ella pensaba: ''Quería tanto que me pasara una cosa maravillosa hoy,¡sólo
una!. El sol brillaba, abrasador, sobre la arena y ella comenzó a sentirse
somnolienta. El sonido sofocante de las olas, arrebatando en la playa, era
como una cancion de cuna.
Ella coqueteó.

De repente, despertó. El aire estaba animado por una nueva frescura, una
niebla floja, pero todo estaba espantosamente claro a la visión. A lo lejos,
entrevino un resplandor en el mar, luego otro destello, algo que relujo al sol.
Un nuevo destello — era algo que venía hacia la playa y abría camino entre
las olas. Debería ser un delfín. La chica estaba muy animada, estaba
305
sucediendo algo que iba a hacer memorable su día. Ahora no tendría más
que estar sentada, aburrida, a la orilla del mar.

El delfín se acercaba cada vez más, dejándola alarmada. ¿Será que iba a
chocar contra la arena, como ya había oído que, de vez en cuando, sucedía
con las ballenas gigantes en desesperación?. ¿Será que un delfín realmente
intentaría auto-destruirse?. La chica corrió hacia donde el delfín parecía estar
conduciendo. Vio su fina cola, muy cerca, mostrarse por unos instantes en la
superficie. Parecía haber algunas algas marinas sobre él, cuando emergió a
la superficie. El delfín era brillante, casi reluciente ... y estaba ahora cerca de
la arena ... ¿qué iba a hacer?. Ya daba para verlo bien, a través del agua. Él
entonces se detuvo. Parecía arrastrarse por la arena. Levantó la cola,
rociando agua alrededor, y luego la bajó. Se quedó allí, inmóvil.

¡Pobre delfín!. Había chocado contra la arena. Con mucha pena, la niña
entró en el agua y siguió en su dirección. Pero él se alejó un poquito. No
estaba encallado en la arena. Por debajo del agua, él la miraba. ¿Qué estaba
tratando de hacer?. La chica volvió a la playa. El pez se movió, de nuevo, y
se acercó un poquito más. Muy cerca de aquel pez, de repente una mujer
puso la cabeza fuera del agua. Ella usaba una pintura plateada en la cara y
los ojos, los cuales, entonces se voltearon hacia arriba. La niña estaba
preocupada con el pez. "¿Usted sostuvo el delfín?", preguntó a la mujer. Oyó
un ruido, justo debajo de los hombros de la mujer, que parecía ser provocado
por la presión del traje de natación, muy justo, contra la piel. La respuesta a
la chica fue una mirada fija y un gemido alto, que parecía una canción. Ella
se movió hacia la chica, sin quitar los ojos de ella un solo instante. Sus ojos
eran de un azul claro como el cielo. Era como si la gente viera el cielo a
través de ellos, una especie de dos orificios en su cabeza. Una vez más, su
traje de natación emitió un sonido de estrépito. Sus ojos parecían arder como
el sol. La chica sentía sueño. Los ojos de la mujer eran como el sonido de las
olas. La chica se sentó en la arena, intentando ver con más claridad a la
mujer. Su rostro parecía realmente hecho de plata.

Ahora, el pecho de la mujer aparecía por encima del agua y estaba desnudo.
Su traje de natación debía haberse soltado. El pecho de la mujer, reluciente
como el sol, tenía un hermoso tono verde plateado. Ella parecía incapaz de
seguir adelante. Miró fijamente a la chica y se detubo, permaneciendo
inmóvil, notándo sólo una ligera oscilación hacia adelante y hacia atrás.
"¿Quién eres tú?" — preguntó la chica. "Usted vino de un barco?". La mujer
emitió un largo gemido, sin alterar la expresión de su rostro. En ese instante,
otro estrépito fue oído de nuevo y venía de su traje de natación. Pero, esta
vez, la chica vio que por arriba del pecho de la mujer había dos largas
grietas, que se abrian y cerraban con un alto estrépito, como si fueran
músculos en flexión, justo debajo de su reluciente clavícula. La mujer se

306
movió, como si estuviera un poco incómoda sobre un banquito alto. Ella
miraba, insatisfecha, torciendo el tronco, y avanzó, chapoteando en las olas
que llegaban, ya cerca de donde estaba sentada la chica. No tenía piernas.

Por eso la chica había pensado que era un delfín. La mujer era una sirena.
Estiró su cuerpo en toda su extensión — él era liso y brillaba al sol —
mientras que la explosión de las olas pasaba por ella y retrocedía. ella se
inclinó sobre un codo y, levantando en el aire su cola de delfín, golpeó varias
veces el agua rasa, del mismo modo que la chica a veces golpeaba sobre el
escritorio escolar.

La sirena no tenía escamas, como un pez común. Su piel era como la de los
delfines del acuario que saltaban a través de los arcos. Pero era más
plateada y más verdosada. Además de eso, poseía cabellos que parecían
castaños o plateados, verdosos, o grisáceos o incluso negros, que
resbalaban por sus costados como finas algas marinas. Eran de casi todos
los colores. La sirena todavía golpeó con la cola las olas que se rompieron y
miró fijamente a la chica. Ella era muy parecida a una mujer desnuda. Era
parecida a la madre de la chica cuando se apresuraba a vestir su bata antes
del baño.

Una vez más, se escuchó el ruido de fricción, ahora, más atenuado. La niña
vio que las grietas largas y finas en el pecho abierto de la mujer se abrían y
cerraban. Entonces, la mujer emitió un sonido de zumbido bajo y agradable;
ella parecía somnolienta. Se inclinó hacia el frente y, al hacerlo, una serie
sorprendente de clics y chasquidos parecían ser emitidos de su garganta. La
chica llegó a verla contrayendose y moviéndose.

Se levantó y entonces le dijo: "Yo nunca había visto una sirena antes.
¿Puedo contarlo a mamá?". La sirena parecía responder a la chica tocando,
con la aleta, la piel en la región de su espalda. Ella se inclinó más adelante,
mirando a la chica, mientras sus ojos parecían encubiertos, volviéndose
verdosos. Abrió la boca mostrando los pequeños dientes puntiagudos en sus
rosas encías, y emitió un sonido largo y murmurante como el del mar a
distancia. A continuación, ella agitó a la chica con el brazo y los dedos
palmeados.

De pie sobre las olas que se rompían, la chica tocó a la sirena y le dijo: "Eres
tan suave, pero no como un pez. Es decir, los peces son blandos, pero tú
eres tan lisa". A la niña le gustó la sirena. Nunca había visto a nadie tan liso y
plateado, al mismo tiempo tan hermoso. "Apuesto que usted es capaz de
nadar mejor que cualquier persona normal". Voy a correr y contarle a ¡mamá
que estás aquí!. La chica empezó a alejarse. "Usted no se va ir, ¿no es así?
¡Espere aquí!". Y se esforzó al máximo para expresar con una sonrisa y

307
señalar sus intenciones. La la mujer pareció agitar con la cabeza en
asentimiento. La chica corrió y, mientras corría, miró muchas veces hacia
atrás para ver si la sirena esperaba por ella. La sirena no hizo ningún intento
para moverse, simplemente observaba a la chica.

A cierta distancia, su madre divisó algo en las olas que daban en la playa,
cuando entonces la hija le jaló las faldas ansiosamente. "Es algo que vino de
algún naufragio", le dijo la madre.

"¡No, mamá, es una sirena!", Dijo la niña.

"No seas tonta, querida, las sirenas no existen. Solo existen en las historias.

Entonces, ¿qué has encontrado?".

De repente, en medio de la revolución de las olas la "cosa" se movió. Era


horrible, parecía una serpiente. "¡Oh, ella está viva! ¡Se está moviendo! No
se". Y la madre se volvió, empujando a la niña de vuelta a casa. "Voy a
hablar con papá, el sabrá qué hacer. Tal vez sea una criatura herida. Ahora,
ven conmigo!".

Pero la niña, esquivándose, corrió hacia el mar. "No, mamá, es una sirena.

¡Ven a ver!".

Sintiendo un frío en el estómago y aprehensión, la madre siguió a su hija,


llamándola sin gran énfasis. La chica alcanzó rápidamente a su amiga del
mar y la madre, viéndola al lado de la la criatura que se movía, gritó: "¡No te
alejes! ¡Apartate de ella!". Diciendo eso, corrió y ... vio que era de hecho
mujer y pescado al ¡mismo tiempo! Era plateada. ¡Era una sirena! "No
querida, no! ¡Alejate de ella!, ¡Ella es horrible!". La hija entonces,
obedeciendo, fue al encuentro de su madre, que miraba atentamente, con
aversión y náuseas a aquella criatura marina horrible y lodosa que parecía
ostentar sobre sí una grotesca estructura humana — un monstruo, una

308
abominación. Se sentía que su estómago se contraía, respiraba con
dificultad, hasta se inclinó hacia; frente al sólo pensar y casi Vomitó. "¡Dios
Mío!", Jadeaba. "¡Ve a casa, ve a casa!", Y empujó violentamente a su hija
para obligarla a correr.

"¿Qué es mamá?", Preguntó la niña, que ahora empezaba a sentirse


aterrorizada. "¡Mamá!", Gritó alarmada. Su madre, sorprendida, con los ojos
abiertos, tropezando delante extendióle la mano para empujarla de vuelta a
casa. "¡Mamá, mamá!". Ellas oyeron el sonido alto de un chapotear y se
voltearon a tiempo de ver a la sirena desliza con facilidad, a una vertiginosa
velocidad, hacia el agua profunda. En un segundo, desapareció de vista.

"¡O, Dios mío!", Dijo la madre, con las manos en la cabeza, y cayendo de
rodillas en la arena.

"¡Ella se fue, mamá, la sirena se fue, pero la has visto!".

La madre miró a su hija, como si, en cualquier momento, ella pudiera


transformarse en sirena. Oh, querida, ¿qué fue eso? ¡Díme que no es
verdad!, dijo la madre, y apoyó la cabeza en la arena caliente y abrasadora.
Una historieta sobre un niña y una mujer adulta, cada una con una reacción
diferente a un anfibio extraño e inteligente.

La narrativa es de las más extrañas. Esto es porque los babilonios atribuyen


a un grupo de anfibios alienígenas el establecimiento de su civilización. El
principal individuo del grupo de anfibios se llama a Oannes. Ya hemos tenido
la oportunidad de referirnos a él con anterioridad. Hay varias ilustraciones en
este libro (tabla de colores final. Tablas 34 a 37 y Figuras 46 y 47).

En tradiciones poco posteriores a las compiladas por Berosso, Oannes se


transformó en el pez-dios de los filisteos, conocido como Dagón y familiar a
muchos lectores de la Biblia. En esa época, Oannes, ya como Dagón, se
había transformado en una divinidad agraria.

En los fragmentos sobrevivientes de Berosso, no encontramos referencia a la


tradición filistea y probablemente nunca se sabrá si Berosso lo mencionó o
no. Sin embargo, en los fragmentos de su obra, preservados por el
historiador Apolodoro, se lee que "allí apareció otro personaje del mar de
Eritrea, como el anterior, con la misma forma complicada intermedia entre el
pescado y el hombre, cuyo nombre era "Odacon". Parece bastante claro que
se trata de una corrupción de "Dagón". A no ser que "Dagon" sea una
corrupción de "Odacon". El "mar de Eritrea" es aquella porción de agua
conocida de los antiguos y que actualmente se subdivide en Mar Rojo, Golfo
Pérsico y el Océano Indico.

309
Figura 46. Oannes con cola de pescado sobre piedras preciosas en el interior
del Museo Británico. La representación de la derecha muestra una estrella y
un ojo de Osiris — un jeroglífico egipcio en una piedra preciosa Babilonica.

Apolodoro hace una crítica a Abideno (siglo IV a.C., discípulo de Aristóteles,


autor de varias obras), por no mencionar la existencia de otros seres
anfibios, además del propio Oannes.

Él dice: "En cuanto a éstos, Abideno no hizo ninguna mención". Apolodoro,


por lo tanto, parece haber prestado mucha atención a los detalles
presentados por Berosso, y descuidados por Abideno, por sus razones. Este
es un punto extremadamente importante, como se ve ahora. Berosso, según
el preciso relato de Apolodoro, llama a los anfibios por el nombre colectivo de
"Los Annedotus".

Ellos son descritos como "semidemónicos", y no dioses. Por algún tiempo,


pensé que "los Annedotus" fueran el nombre, conveniente y aprobado por la
tradición, de esas criaturas. Me preocupaba de tener un nombre para ellos
porque, como ya se sabe, la tribu dogon afirma que las criaturas anfibias, con
cola de pescado, también establecieron su civilización y que vinieron del
sistema de la estrella Sírius.

Si hay criaturas inteligentes en un planeta en el sistema de Sirio, éstas serían


anfibios, según todas las evidencias, similares a una especie de cruce entre
el hombre y el delfín. Por lo tanto, es necesario darles un nombre a estas
criaturas, si queremos discutirlas, de vez en cuando.

Con eso en mente, de repente imaginé lo que realmente podría significar la


palabra "Annedotus", que nunca fue traducida por Cory en los fragmentos de
Berosso. He leído una vez más el fragmento de Berosso presentado por el
cuidadoso Apolodoro y examiné la traducción, que era: "... época en que
apareció Musarus Oannes, el Annedotus del mar de Eritrea".

310
Figura 41. Oannes con cola de pescado en un sello cilíndrico Asirio, él está
de pie sobre una piedra-ónfalo cubierta por una red geodésica con octavas
descendientes en los lados. La estrella del ojo está encima de una "boca de
Nommo" en la parte inferior la izquierda.

¿Cuál sería el significado de las palabras no traducidas "Musarus" y


"Annêdotus"? Esto fue suficiente hasta la adquisición de un ejemplar de
Ancient Evnents (Fragmentos Antíguos). del propio Cory, pues el no había
notado que las palabras "Musarus" y "Annedotus" no habían sido traducidas.
En las bibliotecas, bajo la presión del tiempo, la tendência era omitir detalles.
Omiti igualmente estos nombres en el relato de Apolodoro, mencionado por
Carl Sagan en su libro Intelligent Life in the Universe (Vida Inteligente en el
Universo). Todas estas son razones que me hicieron percibir que devia
incluir como apendice, de este libro, los fragmentos remanescentes
completos de Berosso (que excluye a algunos sin ningún vínculo con nuestro
asunto, que se pueden encontrar en la tercera edición, que es también la
final, del famoso libro de Cory). Si todo el material no está disponible y es
fácil de manejar, se puede invariablemente omitir algo, dejando de hacer las
comparaciones necesarias que nos permitan leer entre líneas y entrever los
detalles.

Ahora bien, la mayoría de las versiones citadas del relato de Berosso, en


general, es la que es reservada por Alexandre Poliistor de Mileto. Y ahí
comienzan los problemas, porque Alexandre Poliistor no emplea las palabras
"annedotus" o "musarus" en su relato. Y la versión preservada por Abideno
emplea la palabra "annedotus" como si fuera un nombre propio: '' ... en su

311
época un semidemonio llamado Annedotus, muy semejante a Oannes, surgió
una segunda vez del mar ...". En cuanto a la palabra "Musarus", Abideno
simplemente no la usa.

**Un demonio en la Grecia Antigua era un espíritu semidivino y útil; un


semidemonio no era un espíritu, sino un ser incorporado con cualidades
sobrenaturales o paranormales.

Así, recurrí al diccionario para encontrar los significados de esas palabras.


De la suposición de que Cory las habría traducido al inglés, si tenían
significados simples y obvios. Pero, para mi sorpresa, descubrí que sus
significados eran muy simples y específicos. Un "Musarus" es "una
abominación" y un "Annedotus" es "alguien repulsivo".

Ahora, el lector puede evaluar por qué escribí la pequeña fábula. Porque las
criaturas a quienes se atribuye la civilización en Oriente Medio eran
abiertamente descritas por los babilónicos, que los reverenciaban y les
erigieron grandes estatuas (Tabla 34), como "abominaciones repulsivas".
Nada fue tan discutido en cuanto a su autenticidad de su relato sobre esa
tradición babilonica de que los anfíbios, a quien los babilonios todo debian,
tenían apariencias repugnantes, horribles y asquerosas. Un desemvolvimieto
más normal de cualquier tradición inventada sobre los orígenes de una
civilización habría sido la glorificación de dioses espléndidos o los héroes
que la crearon. Pero, por el contrario, se encuentran descripciones
específicas de "animales dotados de razón" (relato de Alexandre Polistor),
que provocan náuseas y repugnancia en sus temerosos beneficiarios de
gratitud. Y lo que es peor, la tradición admite libremente este hecho.

El problema de la repugnancia es difícil de solucionar Parece ser en parte el


resultado que nos enseñaron en nuestra juventud. Sin duda, los psicólogos
tendrían mucho que decir al respecto. Sin embargo, sin importar cuáles sean
los orígenes, el problema parece casi incontrolable, que existe una
propensión a su desarrollo. Si alguien se encuentra con las serpientes o las
arañas repulsivas, sería necesaria una gran dosis de persuasión para
cambiar su actitud; generalmente es necesario recurrir a la hipnosis para
superar una auténtica fobia. Como seres humanos, nuestra tendencia es la
de tener aversión a todas formas de criaturas viscosas, arrugas y rastreras,
criaturas limosas o resvaladizas o sinuosas. En realidad, como personas con
pronunciada predilección por tales criaturas muchas veces parecen que
sufren de condiciones patológicas. Conocí a una chica que mantenía una
boa en su habitación, cerca de su cama, para hacerle "compañía". Ella la
alimentaba con un ratón los jueves y le gustaba ver al ratón ser ingerido, aún
vivo, por la serpiente. A ella le gustaba, principalmente, oír por la noche, en
la oscuridad, una serpiente resbalaba de manera curiosa por la pared de su

312
tanque; eso la dejaba bastante agitada. Algunas veces, ella dormía desnuda
con una serpiente enrollada en su cuerpo. [Esta última frase, o lo que sea,
fue realmente censurada en mi primera edición, revelando que los tiempos
cambiaron.] Ahora bien, no pretendo criticar a la chica por sus extraños
gustos, pero creo que la mayoría de los lectores estarán de acuerdo en que,
en cierto modo, ella transformó en algo más su interés por la serpiente.
Este tipo de sustitución es la promoción de una fantasía posible de ser
clasificada como patológica, aunque pueda no ser peligrosa a nadie (a no ser
los ratones).

Admitendo todas esas circunstancias de relaciones humanas con criaturas


deslizantes, aliado al problema de la repugnancia, en general, me impresiona
como una magnífica ironía la posibilidad de existir realmente, en nuestras
vecindades espaciales, una raza de seres inteligentes, viscosos y repulsivos,
y que a pesar de ello han instituido muchos de los elementos de nuestra
propia civilización, además de ser los poseedores de una tecnología
suficientemente avanzada para permitirles un viaje por entre las estrellas. De
hecho, cuando todos los demás placeres de la vida son insuficientes, sólo
queda el de la ironía. Recomiendo este placer tanto a los hombres en cuanto
a los Annedotus. Según Berosso, en texto preservado por Alexandre
Poliistor, los los anfibios eran así:

El cuerpo entero del animal era como el de un pez; tenía debajo de la cabeza
de pescado otra cabeza y también los pies abajo, similares a los del hombre,
añadidos a la cola de pescado. Su voz y también su lenguaje eran
articulados y humanos; siendo preservada hasta hoy una representación de
ese animal ... Al ponerse el sol, ese Ser, solía sumergirse de nuevo en el
mar, pasando toda la noche en sus profundidades; porque era anfibio.

¿Quién era Berosso y hasta qué punto era confiable? Es mejor citar el propio
prefacio de Cory para esa información:

Berosso, un babilonio, se distinguió durante el reinado de Alexande y


vivió algún tiempo en Atenas: según algunos, escribió su historia
caldea en la lengua griega. Siendo un sacerdote de Bello (Bel o Baal),
gozaba de privilegios, teniendo acceso a los regimientos del templo y al
conocimiento, así como como a las tradiciones del dios; aparentemente
compuso su obra con un serio respeto por la verdad. Trazó su historia
de los tiempos más antiguos y en representaciones en las paredes de
los templos: en resumen, en los escritos y en el conocimiento
tradicional, además de ser conscientes de varios puntos muy bien
validados para ser puestos en duda: y la corrección de algunos de esos
puntos por otros produjo la historia delante de nosotros ... El primer
libro de historia tiene su apertura por supuesto con una descripción de

313
Babilonia ... El segundo libro comprende la historia del mundo
antediluviano y, en este, dos fragmentos deben haber sido insertados.

En relación con esos dos escritores tardíos, que preservaron los fragmentos
de Berosso, Abideno, el discípulo de Aristóteles, escribió una historia asiria,
hoy perdida, mientras Megástenes escribió una historia de la India, también
perdida. Ninguno de los textos de los cuatro escritores que preservaron los
fragmentos berossianos sobrevivió. Los escritores tardíos, como Eusebio,
historiador cristiano del siglo IV d.C. y Sincelo, historiador bizantino del siglo
IX d.C. preservaron, a su vez, todos los fragmentos de Berosso mencionados
anteriormente por los escritores más antiguos en sus propias obras. Porque
todo indica que el original de Berosso se ha perdido antes de los originales
de Abideno, Apolodoro, Megástenes (jonico de cerca de 350 a 290 a.C. que
visitó la India y escribió una famosa historia, Indika, también perdida) y
Alexandre Polistor. Y menos que alguna obscura biblioteca monástica
bizantina o algún papiro egipcio del período helenístico, o una tablilla
babilónica, hayan producido nuevos fragmentos, nunca se dispondrá de más
información sobre Berosso que las existentes hoy por medio de terceros. Sin
embargo, por lo menos, mi Apéndice III será útil, pues es la primera vez,
desde 1876, que los fragmentos de Berosso se publican.

Plutarco tiene una narrativa interesante: ''Además, Eudóxio dice que los

egipcios tienen una tradición mítica relativa a Zeus, es decir, que teniendo las
piernas del dios crecido unidas entre sí, él era incapaz de caminar ...". Es
muy similar al anfibio Oannes de los sumerios, con cola para nadar, en lugar
de pies para caminar.

Sección adicional añadida en 1997


No sabía, en la época en que originalmente escribí este libro, que la
mitología griega estaba repleta de seres anfibios con colas de pescado y
cuerpos humanos. Juzgaba estar familiarizado con la mitología griega, y de
hecho estaba, pero los seres anfibios griegos huyeron a mi atención o nunca
percibí su real signifícado.

Particularmente sorprendente es el hecho de ser muy numerosos. Uno de los


más antiguos es Nereu (ver Tabla 28), que tenía cinco hijas — las nereidas.
Los estudiosos creían que él era el dios del mar original, substituido por
Posseidon (Neptuno). Él fue el "Viejo del Mar". Hesíodo (siglo VIII a.C.) dice
a su respecto: "Y el Mar dio origen a Nereu, el más antiguo de sus hijos, que

314
es verdadero y no mente: y los hombres lo llaman Viejo por ser verdadero y
gentil, además de no olvidar las leyes de la rectitud, y pensar con justicia, y
sus pensamientos son bondadosos". Otro, entre los Viejos, era Proteu. "los
Viejos del Mar" eran personajes resbaladizos que, en el intento de lidiar con
ellos, cambiaban de forma, como descubrió Hércules. Mas eran
inmensamente sabios, tenían el conocimiento de todas las cosas y eran
capaces de profetizar los acontecimientos futuros — es decir, si alguien
consiguiera engañarlos para que dijeran todo lo que sabían. Ellos tenían gran
interés por las las sirenas, es decir, eran sus contrapartes masculinas.
Podrían abrazar una sirena sin la dificultad de deslizaseles.

Otro anfibio muy antiguo era Cecrops (Kekrops). El personal era muy
amable. El fué el fundador de Atenas, su primer rey, y dio su nombre a los
habitantes de esa ciudad, que se autodenominaban cecrópidas, o
cecropienses, antes del surgimiento de la diosa Atenea, cuando entonces se
pasaron a autodenominar atenienses en su homenaje.

Cecrops se presenta en la Figura 48 con Atena, cuyo hijo, llamado Erictonio,


es presentado por el padre al cuidado de esa diosa. Pero Cecrops y Erictonio
tenían colas de pescado y cuerpo (lo que se llamaba biforme). A lo largo del
tiempo, como era grande el número de esos personajes, las colas de los
peces se volvieron cada vez más similares a las colas de serpientes.
Cecrops fue el primero en dar la bienvenida a Atenea, en Atenas, decidiendo
a su favor en la disputa, entre ella y Posseidón, sobre quién sería el dios
patrono de Ática, el país de Atenas. Había una tradición, preservada por un
comentarista en la pieza de Aristófanes Plutus.

315
Figura 48. A la derecha, Cecrops, el mítico fundador y primer rey de Atenas,
con cola de pescado (que se transformó en cola de serpiente). La enorme
mujer que debajo levanta los brazos es la diosa Gaia, la "Tierra", que acaba
de conceder un hijo para Cecrops, un bebé con cola de pescado, llamado
Erictonio, que más tarde también se convirtió en el rey. El está siendo
entregando a la custodia de la diosa Atenea. Cecrops asegura una rama de
oliva para simbolizar Atenas y Ática. Se cree que esta es la ilustración más
antigua sobreviviente del nacimiento de Erictonio, más tarde se convierte en
un tema favorito de las pinturas en vasos atenienses.

Fue encontrada en excavación de una tumba en Ilisos y data de a mediados


del siglo V a.C. Antes de ser llamados atenienses, a causa de la diosa
Atenea, los habitantes de Atenas se autodenominaban cecropienses.

El hijo de Cecrops, con cola de pescado o de serpiente, ya mencinado, fue


Erictonio. Otra forma de su nombre era Erecteu. Más tarde, por divergir los
dos nombres, se pensaba tratar de dos personajes distintos. Quien esté
familiarizado con la Acrópolis de Atenas conocerá a Erecteon, sobre el cual
el filósofo Sócrates trabajó como un albañil que trabaja la piedra. Él recibió
ese nombre a causa de Ectereu/Erictonio. Hubo una época en que en la
Acrópolis había una extraña fuente de agua salada que, según decían, había
brotado por orden de Posseidón; pero su nombre era Erechtheis thalassa, y
Posseidon era allí invocado en forma ritualística por el nombre de ¡Erecteu!
Más tarde, sin embargo, Posseidon asesinó a Erecteu (en venganza por la
muerte de su hijo, Eumolpo), por lo que una contradicción muy curiosa existe
en esa mitología antigua. Las hijas de Erecteu eran las hadas. Según
Diodoro Siculo, los egipcios afirmaban la ascendencia egipcia de Erecteu,
que fuera a Atenas, y allí se convirtió en rey y fue introducido a los Misterios
de Elêusis, que de Egipto habían sido llevados a Grecia. Según las
tradiciones, Cecrops y su hijo, dos anfibios míticos o monstruos mitad
hombres/mitad serpientes, fueron los fundadores de Atenas, y eran de origen
Egipcio.

Tuvieron entonces a Cila, bien conocida por ser personaje de la Odisea de


Homero. Este personaje era terrible, tenía cola de pescado y de su cintura
salía una gran cabeza de perro, o quizás tres, a la vez hasta más, lo que la
hacía temible (ver Tabla 29).

Hesíodo nos cuenta que Cila era hija de Hécate, la contraparte de Sirio en el
inframundo. Indudablemente, esa es la razón para ostentar cabezas de
perros en su cintura, pues además de representar la Estrella Perro, su madre
era dueña de Cérbero, el perro del infemo, con cincuenta cabezas, que le
hacía compañía; así, los perros formaban parte de la familia. Poseer estas
cabezas de perro saliendo de la cintura, exactamente en el punto donde su

316
naturaleza biforme se transformaba de pescado a ser humano, es singular en
Cila, y no conozco la mitología que ha explicado este hecho. Presento una
posible explicación; en el tratado sobre Ísis y Osiris, Plutarco discute a
Anubis, cuando dice:

Cuando Néftis dio a luz a Anubis, Isis trató al niño como si fuera suyo;
eso es porque Neftis es la que se encuentra bajo la tierra, siendo
invisible; Ísis es aquella que se encuentra encima de la tierra, y es
visible, y el círculo que toca a ambas, llamado de horizonte, y les es
común, recibió el nombre de Anubis, representado con una forma
similar a un perro; porque el perro puede ver tanto de noche como de
día. Y, entre los egipcios, Anubis es considerado el poseedor de esa
facultad, a ejemplo de Hécate, entre los griegos, porque Anubis es la
divinidad del mundo inferior y al mismo tiempo tiempo un dios del
Olimpo.

Este pasaje, ya discutido anteriormente, indica claramente que Ísis


representa el componente visible de Sirio (Sírius A) mientras Néftis, su
hermana, la "diosa negra", representa el componente invisible, Sirio B. Como
ya vimos, "el círculo" es la órbita de Sirio B, llamado Anubis. Anubis también
se llamaba "el horizonte". El "horizonte", en lengua egipcia, es aakhu-t, y lo
que me interesó, más recientemente, es que aakhu-t también designa a la
Gran Pirámide. Por lo tanto, al parecer, ese otro nombre de Anubis era Aak,
pues designaba "el dios que habita en el horizonte" y, como ya vimos en
Plutarco, tal dios es Anubis. (Los egipcios, a veces, hacían mención a Él-
que-está-cerca-del-Horizonte, pero cuando lo hacían, la tendencia era una
identificación con Anubis. Una explicación para el extraño nombre de Horus-
en-el-Horizonte sería también muy complicado en un espacio tan pequeño).

En el primer capítulo de este libro, que es nuevo, explico por qué no creo que
la Gran Esfinge se destinó a representar un león, pues su cuerpo no posee
ninguna característica leonina (sin melena, sin mota en la cola, sin caderas
elevadas). Creo que la Esfinge representa un perro y no un león — y, en
realidad, originalmente era una inmensa estatua de Anubis. O bien, su
cabeza era originalmente la de Anubis, rehaciada después en la roca, con la
imagen de un faraón megalomaníaco (se sugiere con frecuencia, por
arqueólogos, que la cabeza haya sido rehusada para representar la cara de
un faraón de un período posterior), o bien el cuerpo de Anubis que siempre
ostentó una cabeza humana. Pero, en cualquier caso, el aspecto leonino de
la Esfinge es una completa fantasía y me causa sorpresa realmente que
todos la acepten y no hay que olvidar que no hay nada que hacer.

El cuerpo de la Esfinge sólo se hizo visible hace más o menos un siglo y me


imagino que originalmente la afirmativa era que se tratase de un león. Una

317
vez establecido un equívoco como ese, es decir, que la Esfinge fuera un
león, nadie más lo cuestiona. La Esfinge es, en realidad, un perro y Sirio es
la Estrella del Perro.

En esta hipótesis, entonces, era en el complejo de Pirámides de Giza que


aakhu-t, el horizonte, era guardado por Aakhuti, Anubis, en el edificio central.
¿Habría algo más apropiado?.

No obstante, en las observaciones de Plutarco sobre la conexión de Anubis,


se habla de la división entre Isis y Néftis, y que este dios se se encuentra en
medio de ambas, pudiéndose verificar que esa condición era simbólica en el
caso de Cila; porque la cabeza de un perro sale del medio de su cuerpo. En
la tradición egipcia, Anubis hace la división entre una forma femenina (Isis) y
otra (Neftis), mientras que en el período griego el perro dividía al medio una
única forma femenina. Por lo que vimos, se afirmaba que Cecrops y Erictonio
eran de origen egipcio; a lo que parece que Cila también era. Sin embargo,
en su extraña anatomía, ella incorporaba secretos mayores, que se referían
al Sistema de Sirio.

Hay otro posible vínculo aquí. En la lengua egipcia, la palabra Meh es el


nombre de una medida, el cúbito, que según los estudiosos modernos
corresponden a 0,525 metros, o cerca de 20 pulgadas. Esta medida también
era llamada cúbito real y estaba bajo la protección de un gran número de
dioses, entre ellos, ísis, Néftis y Osiris. Pero otro nombre del cúbito era
aakhu meh, por lo tanto, al menos en parte, la tradición puede tener
establecido un eslabón especial entre el cúbito y la Gran Pirámide
(¡difícilmente causaría sorpresa!) y también Anubis, que siendo una órbita
era también el metro por excelencia. Y tal vez también se deba mencionar
mehit, término egipcio para "pescado", y mehuiii que significa "el gran diluvio
que destruyó a la humanidad". Con o sin intención de establecer un eslabón
entre el cúbito real y el Gran Diluvio, y entre pescado o pez-hombre, este es
otro tema que vale la pena considerar. Pero no proseguiremos con ese tema.
Lo que nos interesó, en particular, fue el simbolismo de la forma de Cila y sus
vínculos con la tradición de Sirio. Ella ciertamente fué uno de los más
extraños anfibios de la Antigüedad.

Otro famoso anfibio griego fue Tritón. En los períodos posteriores, se había
multiplicado cuando en la época se hablaba de "tritones". Era divertido para
los pintores y escultores de vasos que muchos de los tritones daban
maromas en medio de las olas. Esto produjo los adorables efectos en estilo
rococó.

No obstante, originalmente, sólo había un Tritón. Por supuesto, él tenía una


cola de pescado y un cuerpo de hombre. Era otro Viejo de Mar. De hecho,

318
había al menos otros cuatro, además de Nereu y Proteu, ya mencionados:
Glauco, Forquis, Palaimon y Nigaion, también eran Viejos del Mar. Por lo
tanto, totalizan ocho, como mínimo.

El nombre de Tritón es importante. Era también el nombre del centro de la


Octava Oracular en el Lago Tritón, en Libia, lugar de nacimiento de la diosa
Atenea, en una de las versiones sobre su nacimiento. Es interesante que los
arianos hayan llevado consigo, a la India, la tradición de un dios del agua
llamado Trita, mencionado en el texto en sánscrito más antiguo, los Vedas.

Esto indica la extrema antigüedad del nombre y del dios, ya que puede
significar que Tritón/Trita fue exportado alrededor de 1500 a.C. hacia un
pueblo extranjero, que lo llevó consigo, más o menos en esa época, en su
marcha lejos del mar, a través de Asia Central hacia la India. Monier
Williams, compilador del diccionario de sánscrito definitivo, presenta el griego
fritos como un cuñado del nombre Triía, por lo tanto la relación entre los
nombres es aceptada y significa "En tercer lugar". Trita era una figura muy
misteriosa. Él luchó contra los demonios causantes de la ruptura, siendo
también el guardián del néctar de los dioses. Era capaz de preparar la bebida
sagrada, que también era suministrada a los dioses. Él estaba asociado con
el dios Indra en el combate al desorden caótico, y también era amistoso con
el dios Ti, del viento y con Maruts, divinidades auxiliares del viento. Su otro
nombre era Aptva, "la divinidad del agua", y supuestamente residía en la
región más remota del mundo. Él podía conceder una vida larga y
supuestamente, decían, había escrito, parte de las escrituras sagradas.

Existe, además, una historia acerca de ese ser, según la cual se encuentra
encerrado en un pozo, lo que puede ser un eco del Enki sumerio encerrado
en su Abzu (tierra acuosa o "abismo").

Gilgamesh también era descrito como "el dios un tercio humano". Dos tercios
y un tercio también forman parte del referente a la órbita del planeta
Mercurio. El triángulo místico que para los pitagóricos simboliza el agua,
también posee ángulos de dos tercios y un tercio. Describí todas estas
cuestiones, en cierta medida, en las notas a mi traducción del épico de
Gilgamesh, por lo que no se repetirán en este libro. Pero parece claro que las
tradiciones de Tritón/Trita preservan la tradición sumerio-babilonia y no sólo
en el sentido de ser Tritón uno de los anfibios y héroes culturales del tipo de
Oannes, o Annedotus. La Teogonía, de Hesíodo, del siglo VIII a.C. es el
texto más antiguo que realmente menciona el nombre de Tritón que, según
Hesíodo, "es el dueño de las profundidades del mar" y es hijo de Posseidón.

Tritón estaba en camino de la India en esa época, que se ha partido con los
arianos alrededor de 700 años antes de Hesíodo. Daremberg y Saglio están

319
convencidos de que Tritón "originalmente era un dios independiente" y sólo
más tarde fue considerado hijo de Posseidón: y dicen:

En los tiempos antiguos, se encuentra su establecimiento en dos


regiones del mundo poblado por los griegos eolios y donde la
civilización egesa dejó profundas marcas: en la Beócia y en Creta ...
[existe también un río Tritón en la Beócia] ... En Creta, en Itanos, su
imagen está grabada en las monedas locales. Se puede indagar si esa
divinidad cretense sería el dios delfín Delfinio cuyo nombre se
transformó en un epíteto de Apolo y su culto, originalmente en Cnossos
[Creta], se diseminó por la cuenca del Mediterráneo, instalándose en
Delfos, donde fue transformado. De la misma forma, en la costa de
Libia, donde los ciudadanos de Itanos contribuyeron a la fundación de
Cirene, había un río y un lago Tritón (hoy Farooun, o El-Loudeah) en
cuyos márgenes se sitúan leyendas cosmogónicas. En este pasaje, no
es posible engañarse en el reconocimiento, por lo menos en la
formación del tipo artístico, de la influencia de los dioses-peces de la
costa de Siria: Dagón, adorado en Azoth y Gaza, en la forma de un
monstruo mitad hombre y mitad pescado; Derceto, una divinidad
femenina, análoga, que tenía un templo en Askalon. Es probable que el
Tritón africano sea una divinidad puramente libia, asimilada por los
griegos, como sus propios dioses con la mayoría de las características
marinas. Él desempeñó un papel importante en la leyenda de los
argonautas: ayudó a los héroes en su navegación, haciéndolos escapar
de los peligros de Sirtes [Golfo de Sirtes, aguas poco profundas cerca
de Libia], además de mostrarles las cosas futuras. Los habitantes de
Ática y de Euboéia, las torres de Corinto, de Bizancio y de Troezen,
parecen igualmente haber conocido a Tritón en la época antigua.
Finalmente, se puede encontrar su representación en monedas de
Císico, una ciudad del lado opuesto de Bizancio [una de ellas es
reproducida], de Nicodemia, en Bitinia, de Agrigento y de Skiletion.

A ejemplo de Trita, en la India, Tritón tenía asociaciones con el Gran Diluvio.


Daremberg y Saglio nos dicen:

En la Gigantomaquia, es posible divisarla, en una batalla, detrás de su


padre [Posseidon] "y el terrible sonido de su concha. hizo que los
adversarios huyeran". Es él quien hace retroceder las aguas del
Diluvio, mientras Zeus, apaciguado, entregaba la tierra para la raza
humana. Parece que Posseidon le delegó una parte de sus poderes.
Podía, a su antojo, con el llamado de su concha, levantar o calmar las
olas del mar. Hacía temblar las rocas con su tridente y surgir islas de
las profundidades del océano. Así como otros dioses marinos,
notablemente Nereu y Proteu, él tenía el don de la profecía ...

320
Desempeñaba, al lado de su padre, el mismo el papel de Hermes, al
lado de Zeus: era el portador de mensaje de dios... el dio asistencia a
Teseo....acompañó a Frixo y Hele [en conexión con el Vellocino de
Oro], los Argonautas y las Dioscóridas ... Por encima de la cadera, dice
Apolonio de Rodas, su cuerpo tenía la forma semejante a la de los
cuerpos de los dioses bendecidos, pero por debajo de ellos, sus
flancos, en ambos lados, se unían formando la cola de un enorme
monstruo marino ... originalmente [ese tipo de cuerpo] pertenecía al
Viejo del Mar y ... Lereu y Glauco ... Como ya dijimos, Tritón era
heredero del Viejo del Mar y es él quien debemos identificar en las
representaciones de monstruos marinos mitad hombres y mitad peces.

Es una de las múltiples formas bajo las cuales el Set fenicio continuó
viviendo en la mitología griega. Se sabe que, en la leyenda egipcia, Set,
también llamado Tífón [nombre que Plutarco da a Set, por ejemplo, cuando
escribe sobre la mitología egipcia en griego], es el hermano de Osiris. El
último personifica la luz; Set es, por el contrario, el demonio de la tempestad
y de la oscuridad ... El origen oriental de Tífon parece estar bien demostrado
por estas semejanzas. más allá de la mayoría de los escritores, y ya Homero,
sitúa la corta la permanencia de Tífón en Cilicia [en Asia Menor] ... Píndaro
nos muestra a Tífon, monstruo de cien cabezas ... Los artistas lo
representaron [adicionalmente] con las alas para significar su furioso salto en
dirección de los cielos [ilustrado en la Figura 49] ... Las piernas del monstruo
son reemplazadas por serpientes ... [estaba] en conflicto con Zeus y, en ese
combate, el fuego de la tierra lo cargó directamente al fuego del cielo ... Los
vientos malsanos eran, según decían, los hijos de Tífón y Equidna, "la
víbora" [otra criatura biforme, la parte superior humana y la inferior,
serpiente, y que vivía en una cueva debajo de la Tierra, siendo
extremadamente desagradable, con una respiración repugnante]. Además,
Tífón ha sido considerado el demonio del Huracán. De su unión con Equidna,
el monstruo tenía descendientes que eran malos agoreros ... [entre los
cuales] la Esfinge, las Harpias ... el Perro Ortro.

321
Figura 49. Zeus. manejando un rayo, es visto en una batalla contra el feroz
Tífón, líder de la rebelión contra su ley, y, según decían, poseía cincuenta
cabezas (aunque sólo una sea mostrada aquí) .Tífon era la versión griega del
dios egipcio Set, que asesinó y desmembró a Osiris. En la tradición griega.
Tífon era, como Cecrops. Erictonio, Nereu, Tritón, Cila y otros, un monstruo
con cola de pescado/serpiente y sin piernas. Pero, a diferencia de los otros,
él fue el principal rebelde contra el orden celeste. Zeus lo persiguió
finalmente, hasta el monte Kasion, uno de los centros sagrados de la octava
oracular del este. De una pintura en vaso Griega.

Tenemos aquí asociaciones específicas de Tífón con Sirius: él y su


monstruosa novia eran los padres del perro cósmico Ortro, que es la estrella
del perro, y también eran los padres de la Esfinge, mencionada, hace poco,
cuando dijimos creer que representaba el perro Anubis. Y, por supuesto,
Tífón tuvo cincuenta o cien cabezas, el número de años que constituyen la
órbita de Anubis — Sirio B. Tífón y Equidna también eran los padres de
Cérbero, el perro del infierno con cincuenta cabezas.
El relato de Hesíodo a ese respecto, en el siglo VIII a.C., hace poner los
cabellos de punta del lector:

... La feroz Equidna, mitad ninfa, con ojos brillantes y hermosa cara, y,
nuevamante, mitad de una gran serpiente, grande y terrible, con piel
manchada, y que se alimentaba de carne cruda en las profundidades
secretas de la tierra sagrada. Ahí ella tiene una caverna profunda bajo
una roca hueca, lejos de los dioses inmortales y de los hombres
mortales. Allí, entonces, los los dioses le designaron una gloriosa
morada para habitar: y ella montaba guardia en Arima [en Cilicia]
debajo de la tierra la repugnante Equidna, una ninfa que no muere ni
envejece en todos sus días.

Los hombres dicen que Tifaon [Tífon], el terrible, insultante y sin ley, se
unió por amor a ella, la doncella de ojos brillantes. Así, ella concibió y
generó una prole feroz; primero dio a luz a Ortro, el perro de Gerione y,
a continuación, un segundo, un monstruo que no sería superado y no
se puede describir, Cérbero, que se alimenta de carne humana, el
perro de Hades de alta voz, cincuenta cabezas, incansable y fuerte. Y,
una vez más, dio a luz un tercer hijo, la malvada Hidra de Lerna [que
tenía cincuenta cabezas] ... Equidna fue sometida por Ortro [su propio
hijo] y dio a luz a la mortífera Esfinge ...

Tenemos aquí una referencia adulterada a la relación entre Isis y el suyo


propio hijo Horus, que sucedió al padre, Osiris, en importancia. La Esfinge
griega mantenía estrecha relación con la historia de Edipo, que se casó con
la propia madre. Mi sugerencia es que la historia de Edipo tiene sus orígenes

322
en un ambiente mitológico más arcaico, tal vez el de la unión de Ortro con su
madre, Equidna. La Esfinge griega es el eslabón común entre los
matrimonios entre madre e hijo. Y probablemente el origen definitivo de todas
esas narrativas derivadas del tema egipcio de Horus, sucesor de su padre
Osiris, mientras la consorte de su madre Ísis — o al menos, en la visión de
los griegos, que pueden no haber apreciado necesariamente todos los
pequeños detalles de la historia egipcia, o por considerarla una visión un
tanto sensacionalista, en tabloide, de la situación de ese hijo asumiendo la
posición del padre, como es el caso, y adoptando una actitud apenas un
poco más amigable con la madre.

Y así, como vimos, fue grande el número de personajes marinos con cola de
pescado, en la mitología griega, derivados de Oannes y Dagon, relacionados
con la tradición de Sirio, muchas veces hasta afirmarse específicamente su
procedencia de Egipto, y son relacionados con Ísis, Anubis y hasta la
Esfinge.

En la Tabla 31, se presentan dos efígies notables de Císico, una ciudad del
lado opuesto de Bizancio. Estas efigies muestran la misma diosa Ísis como
criatura ¡mitad humana, mitad pez!. Una de ellas muestra a la diosa con su
cola entrelazada con su marido Serápis (un nombre posterior de Osiris que
también posee cola de pescado). Estas efigies son de una fecha bastante
tardía, siendo del período grecorromano; es decir, de los últimos siglos a.C.
— y los primeros siglos d.C. Pero tal vez, en ese período, los secretos de los
misterios egipcios se han revelado, difundiéndose, como supongo, en las
sectas gnósticas paganas y después también en las sectas cristianas
gnósticas.

Creo que, en esa época, los llamados libros herméticos hayan sido escritos
en griego, en algunos casos extraídos de antiguos textos egipcios auténticos,
especialmente en el caso del tratado The Virgin of the World (La Virgen del
Mundo), ya discutido en detalle en la página 153 de este libro. Por lo tanto, la
noción de que Ísis y Osiris poseían las colas de pescado puede haber sido
un secreto negro en Egipto, sólo emergiendo cuando las tradiciones de
misterio se dispersaron, después del colapso de Egipto como nación
independiente. Plutarco hace alusión a eso, cuando dice en su tratado de Isis
y Osiris, que los egipcios afirmaban que el Viejo Horus había "nacido
arrastrandose" tal vez al referirse a su imposibilidad de caminar porque no
tenía piernas apropiadas. (En Grecia, la claudicación del dios Hefestos, o
Hefaistos, tal vez tenga su origen). A partir de ese período, la adoración a
Isis se extendió ampliamente como un culto de las minorías por toda Grecia,
Italia y Asia Menor, de modo que la diosa sobrevivió, en algunos siglos, a sus
faraones. Algunos incluso dirían que ella todavía sobrevive con el nombre de
Virgen María, la cual, también usted, lector, se acordará, dio a luz un hijo

323
sagrado. Pero dejo esas cuestiones a otros.

Las imágenes de Ísis y Serápis (Osiris) con las colas de pescado, o de


serpientes, entrelazadas, sea cual sea su preferencia, es notablemente
similar, como tema iconográfico, a las que se encuentran a miles de millas de
distancia, casi en la misma la época ¡en China! Tal vez, casi con toda
certeza, sea algo no considerado cuando escribí El misterio de Sirio
originalmente. Eso es porque fue a partir de entonces que me involucré con
China y la historia de la cultura china (véase, sobre el tema, la reciente
discusión adjunta al Capítulo Seis). Ahora diré algo sobre los héroes
culturales e iniciadores anfibios de la civilización china, sólo para mostrar
cuánto se ha diseminado realmente la historia de "Oannes".

Los chinos siempre afirmaron que su civilización fue creada por un ser
anfibio, con cabeza de hombre y cola de pez, llamado Fuxi (grafía antigua:
Fu-Hsi). La fecha tradicionalmente atribuida a él es 3332 a.C. Fue el
Emperador Celestial antes de la institución de la Primera Xia (Hsia) Dinastía
de China, por el Emperador Yü. Su esposa, también su hermana, según
decían, era Nu Gua (a veces llamada de Nu Wa; (en inglés). Ellos fueron los
iniciadores tradicionales de la civilización, así como Oannes lo fue de los
babilonios. Fuxi se describe en el siglo III a.C., en el Gran Apéndice del Libro
de la Mutación (I-Ching), de la siguiente manera:

En los tiempos antiguos, cuando vino a ser el soberano de todas las


cosas bajo el cielo, Fuxi miró hacia arriba y contempló las formas en él
exhibidas, y mirando hacia abajo contempló los procesos que ocurrían
en la tierra. Contempló los patrones de aves y animales, así como las
propiedades de los diversos hábitats y lugares. Muy cerca, en su propio
cuerpo, descubrió cosas que deben considerarse, y también la
distancia, en relación a los hechos en general. Así, diseñó los ocho
trigramas, en orden, para guardar relaciones con las virtudes de los
Espíritus iluminados, y también clasificar las las relaciones de las diez
mil cosas.

Se atribuye a Fuxi la invención del sistema de trigramas y hexagramas del


Libro de las Mutaciones (I-Ching). Ellos le fueron revelados por otro ser
anfibio que emergió del Río Amarillo y en su dorso exhibía los patrones (el
llamado "Día-irama-HQ": conocido por haber sido preservado en la corte
china en un lugar de honor en 1079 a.C.). La disposición específica de los
hexagramas llamados de Disposición de Fuxi, es idéntica al sistema de
números binarios (ceros y unos), introducida en Europa y que actualmente se
utiliza como base de matemáticas modernas.

¿Puedo arriesgarme a indagar como Fuxi, en la Antigüedad, estableció


los grados de la esfera celeste? No hay escalones por los cuales se
324
pueda ascender a los cielos, y la tierra no es que sea el origen de esos
números?.

La cosmología china más antigua también fue atribuida a Fuxi. Es llamada la


Teoría Gai Tian (grafía antigua: Kai Tien). Esta representa el cielo nocturno
como una bóveda esférica vista por la parte interna. El origen de esta
cosmología de una teoría del mundo con una bóveda celeste doble está
registrada en la Historia de la Dinastía Jin (grafía antigua: Chin) (265 a 420
d.C.), de la siguiente manera:

La teoría se originó por tener Fuxi establecido los grados de la


circunferencia celeste y el calendario. ... El sol ... corta el camino a
través de siete barreras (declinación-círculos) y las seis vías (entre
ellas). El diámetro y la circunferencia de cada barrera ... se pueden
sumar matemáticamente, utilizando el método de triángulos de ángulos
rectos iguales y observándose las extensiones de las sombras del
gnomon. Las medidas de distancias del polo, así como los
movimientos, si más cercanos o más distantes, son todos obtenidos
con el uso del gnome y con el triángulo de ángulos rectos que la forma.

Resalta Needham: ... una teoría del mundo con doble bóveda celeste el
mismo similar existía en Babilonia. Puede haber sido una de las
características culturales que pasó a Occidente, por los griegos, y por el este,
hacia los chinos, desarrollándose, en ambas civilizaciones, como la teoría de
la esfera celestial. Needham insiste, correctamente, en los orígenes
babilonios de la astronomía y cosmología china. Se puede ver que Oannes,
como inventor del sistema, se transmitió a los chinos, junto con la
astronomía, con el nombre de Fuxi.

El mayor de los historiadores de China fue Sima Chien. Su libro Historical


Records (Registros Históricos) fue escrito en aproximadamente 91 a.C. Uno
de sus descendientes, Sima Zheng, añadió un capítulo preliminar que
contenía la tradición mitológica en alrededor de 720 d.C. En este capítulo,
describió a Fuxi y Nu Gua. Se asignan a Fuxi dos nombres alternativos,
Taihao ("Gran Luminoso") y Paoxi. La descripción física de él dice: "Él tenía
cuerpo de serpiente, cabeza de hombre y la virtud de un sabio ... Elaboró un
sistema de registros por medio de tablillas ... era llamado de Fuxi ("víctimas
ocultas") ... Construyó el laúd de treinta y cinco cuerdas. También está
claramente asociado al primer día de la primavera. Según el registro del
traductor Herbert J. Alien: "Afirma que Fuxi (nombre por el cual este noble es
más conocido) nació después de una gestación de doce años". Si esta
afirmación tiene el propósito de mostrar la peculiaridad de la gestación de los
anfibios, que cargan su prole durante muchos años, o, según Alien, se refiere
al período orbital del planeta Júpiter, o aún tenga cualquier otro significado,
es una cuestión abierta a las suposiciones. Según Sima Zheng, Nu Gua
325
también "tenía el cuerpo de una serpiente, la cabeza de un hombre y la virtud
de un santo". Pero en ese relato, Nu Gua no es un ser femenino, la esposa
de Fuxi, sino el sucesor de Fuxi: "Él subió al trono en lugar de Fuxi, con el
título de Nuxi ... En su último año, uno de los príncipes, llamado Gong-Gong,
encargado de administrar la ley criminal, se había vuelto violento y se
comportó como un tirano. Él no gobernaba de manera adecuada ... Él
también luchó con Chuyong [también llamado Chungli, el Dios del Fuego] y
no fue victorioso; cuando se precipitó en su furia, golpeó la cabeza en la
montaña incompleta y la derrumbó. El 'pilar del cielo' se derrumbó y así la
tierra fue desprovista de sus cantos". Nu Gua, afortunadamente, reparó el
daño y entonces. "Después de eso, la tierra quedó en reposo, el cielo se hizo
íntegro y las cosas antiguas se volvieron inmutables".

Ante un examen de los mitos chinos, se constata la existencia de muchos


seres anílbios. además de Fuxi, de su esposa y del ser que surgió del Río
Amarillo, revelando los hexagramas. Había otro héroe mítico en la China,
llamado Gong-Gong, hace poco (en la grafía antigua: Kung-Kung). que era
"un monstruo con un cuerno y cuerpo de serpiente ", y que corresponde al
Ogo de los dogons, o al Sei de los egipcios. Gong-Gong era un rebelde
comprometido en una batalla cósmica, y colisionando con una montaña fue
el responsable de la inclinación de la Tierra en su eje: "El cielo y la Tierra, a
partir de entonces, se inclinaron uno para el otro, en el noreste, sin embargo,
en la dirección opuesta, se alejaron. Los otros anfibios, al inicio de la historia
china, fueron el emperador mítico Yü, el primer emperador de la primera
dinastía llamada Hsia (supuestamente fechada de 2205 a.C.), y su padre,
Gun (grafía antigua: Kun). El carácter chino de Gun contiene el elemento (en
el lado izquierdo) que significa "pez" y el de Yü contiene un elemento
generalmente utilizado para los reptiles, por lo que ambos héroes "míticos
eran" de orígenes no humanos. "En el mito chino, Yü venció la Gran
Inundación o Diluvio. Hay varias peculiaridades en los mitos referentes a Gun
y Yü. En primer lugar, Yü nació de la barriga del propio padre, lo que indica el
mismo aspecto andrógino de los anfibios referidos por los dogons. Y,
después de dar a luz, Gun se convirtió en un pez negro o un dragón amarillo
y se sumergió de vuelta al mar, como Oannes. Yü, por supuesto, no nació en
la tierra, porque después de nacer "descendió de las alturas".

No podía caminar de manera adecuada y tenía una marcha peculiar,


posteriormente conocida como "el andar de Yü", lo que se espera para un
anfibio con cola de pescado. Una de sus primeras preocupaciones fue medir
"las dimensiones del mundo, de este a oeste y de norte a sur".

Vemos que había, al menos, seis seres anfibios distintos e identificables,


involucrados en el establecimiento de la civilización china, según las
tradiciones mitológicas. Eran siete en total: Se decía que Fuxi tenía una hija,

326
Fu Fei, que vivía en el río Lo y se llevó a su diosa. Hay que recordar que, en
Babilonia, había cerca de seis a ocho anfibios Annedotus, y muchas veces
eran referidos como "los Siete Sábios".

Gran número de esculturas chinas talladas en huesos y muy extrañas, que


contienen caracteres arcaicos, no posteriores al siglo III a.C., pero quizás
incluso mucho más antiguos, representando a los anfibios, recuerda un poco
los diseños dogons del Nommo. Estos fueron recogidos por L. C. Hopkins,
que los adquirió de un coleccionista de huesos Oraculares de la dinastía
Shang, el cual fue forzado a venderlos en 1910, en razón de actos políticos.
Hopkins sugiere, pero no afirma, que las cinco esculturas en hueso, entonces
adquiridas, habían sido encontradas en Anyang y asociadas a los datos de
Shang, y en ese caso datarían de 3.500 años y no de 2.200; las inscripciones
en las esculturas parecen ser un manuscrito Shang. Sólo encontré una
narrativa sobre estas esculturas, en el informe de Hopkins, publicado en
1913, conteniendo fotografías de cuatro de estos objetos. (La reproducción
de estas fotos no sería adecuada porque generalmente no son de buena
calidad). Las figuras contienen una o dos (bifomies) colas de pescado o
serpiente. En vestigios de piernas presionadas junto al cuerpo parece que
sólo hay cuatro puntas. Las cabezas poseen barbas largas y ojos fijos.

Hay la indicación de un pequeño cuerno en la frente de dos ejemplares.


Hopkins registra algunos caracteres chinos inscritos en lo que él llama
"esculturas de dragones", en las cinco principales esculturas, así como en las
"seis miniaturas, en forma de dragón, adquiridas en fecha anterior". Se
destaca en estas esculturas la ocurrencia del carácter que significa "lluvia" y,
en una gran escultura, del carácter long, que significa "dragón". Otra
escultura contiene una inscripción oracular Shang típica de los medos del
segundo milenio a.C.: "El rey indagó sobre los presagios". (El carácter de
"rey" es \vang\ asimismo, y precedente a la unificación de China.) Hopkins
concluye diciendo: "Y en ese asunto, por el momento estoy satisfecho de
dejar estas reliquias Oraculares de un pasado anfibio y ambiguo ...". No
tengo idea del paradero de estos objetos hoy, ni he escuchado ninguna
mención a los mismos después de 1913.

Los "dragones" de la China arcaica estaban asociados a las estrellas de


modo singular. El dragón celeste, conocido como chen, también
representaba las "estrellas brillantes", entre las cuales está las del Cinturón
de Orión.

Los espíritus del agua, dioses del río, peces sobrenaturales, etc. fueron parte
del folclore chino durante milenios. Aunque tales creencias dudosas
permanecen entre el pueblo, en áreas remotas de la zona rural (recordando
que 800 millones de chinos viven en la zona zona rural), parece que las

327
tradiciones sobrevivientes relativas a los antiguos anfibios son más fuertes
entre las minorías tribales, como las del Pueblo Yao de la Provincia de
Guangxi. Muchos estudios sobre las las tradiciones se han publicado en la
lengua china, pero uno de ellos, publicado en inglés en 1982 por Chang
Ping-leung resume gran parte del folclore de las minorías contemporáneas
sobre el asunto. Las tradiciones actuales tienden a resaltar el Gran Diluvio y
el aspecto sexual del matrimonio incestuoso entre Fuxi y Nü Gua, llevando a
la repoblación del mundo después del Diluvio. Es interesante que, en la
leyenda antigua de Fuxi, poseía un perro negro, compañero: él era "un dios
con cara humana y cuerpo de serpiente". Tal vez, ciertos detalles sobre la
apariencia de los anfibios, remanentes — se hayan incorporado al folclore
más reciente.

Por ejemplo, Groot registra cómo era chocante que los demonios del agua no
usaran ropa y sus "traseros" se mostrasen desnudos; además, que "ni sus
ojos ni sus cejas estaban marcadas en negro. "La criatura se levantó,
erguida, del agua, con un cuello inmóvil como el de una imagen de madera".
Estos detalles pueden ser totalmente fantasiosos o remontarse a las
descripciones originales de Fuxi y sus compañeros, cuyos textos más
antiguos, donde se mencionan, se perdieron. Todavía existían templos
dedicados al culto de Fuxi, en 1945, cuando Needham visitó al dirigente de
uno de ellos, en Tianshui, en la lejana provincia china del oeste de Gansu
(grafía antigua: Kansu) — y Needham dice haber notado que "la cola de la
sirena todavía es un destacado iconografico". Aquellos que nada saben
respecto a China son conscientes de la prominencia del símbolo del dragón
en ese país, de dragones que vagan por las calles en los festivales, en
dibujos de cojines, señales en restaurantes y logotipos de empresas. Se
creía que el concepto del dragón chino tenía origen de la tradición de los
seres anfibios iniciadores de la civilización. G. Willoughby-Meade, experto en
el estudio de historias míticas y animales y monstruos chinos legendarios
dice:

"Los dibujos remanentes más antiguos de los dragones chinos son de ruda
artesanía y tienen el aspecto muy similar al de peces; en el estadio artístico
subsecuente, ejemplificado por los objetos funerarios de jade del período
Han — aproximadamente dos siglos a.C. y dos siglos después —, la
transición hacia una forma de reptil vigorosa y plástica se muestra
claramente". Por lo tanto, parece que los seres con cola de pescado se
convirtieron en dragones en el transcurso de los milenios de la historia china,
y que a ellos debemos el actual dragón omnipresente en la China.

En las Figuras 50 y 51, vemos las representaciones de Fuxi y Nü Gua con


sus colas de pescado entrelazadas, en la forma en que fueron imaginados
hace 2 mil años. Es conveniente presentar este resumen de la tradición china

328
para mostrar cómo realmente se diseminó por el mundo la historia del
establecimiento de la civilización por los anfibios celestes. Sin embargo, la
sorprendente similitud entre las Figuras y la tabla 31, mostrando Ísis y
Serápis, con colas similares entrelazadas, plantea la cuestión sobre la
posible existencia de representaciones dramáticamente similares a una
distancia de miles de millas en culturas completamente diferentes.

Es probable que se haya producido un préstamo directo de los chinos, pero


¿por qué habrían prestado una imagen, colocándola en el centro de su
cultura, representando sus propios orígenes culturales, cuando tal imagen
proviene de la región del Mediterráneo?.

En mi opinión, no debemos permitir que la cuestión de Fuxi y Nü Gua se


debilite por omisión. Sus representaciones iconográfícas en tumbas de la
época de la dinastía han planteado un problema muy directo con respecto a
los contactos culturales entre China y Oriente Próximo, o bien algun otro
factor igualmente intrigante. En cualquier caso, un minucioso estudio de los
iniciadores con cola de pescado de la civilización china debe ser realizado
por alguien capacitado para lidiar con áreas altamente especializadas de la
mitología y folclore chinos, con la Dinastía Han y con las evidencias antiguas
tanto textuales como Arqueológicas. Probablemente, una sola persona no
dispondría de habilidad para realizar todo un estudio. Pero este estudio
debería ser realizado.

Figura 30. Dos de los iniciadores de la civilización china con cola de


pescado, Fuxi y Cang Jing, en un bajo-relieve de la tumba de Wu Lian, de la
Dinastía Han, datada del siglo II d.C. La inscripción dice que ellos

329
gobernaron el mundo dentro de los mares, crearon los trigramas, el sistema
del Libro de las Mutaciones [I-Ching] y establecieron la realeza'. Fuxi tiene en
la mano una escuadra de carpintero y de albañil, un emblema de su papel
como iniciador de la civilización. Fuxi normalmente se muestra con la cola
entrelazada a la de su esposa, Nü Gua. Entre ambos, las dos figuras
principales, un bebé, una criatura con cola de pescado, cuyas dos piernas
son colas separadas, como se observa con frecuencia en las figuras de los
tritones griegos. La iconografía de la ilustración es misteriosamente similar a
la de la tabla 31, que muestra a Ísis y Serápis con las colas entrelazadas, y
fue encontrada en excavación en un lugar a mil millas de China. ¿Cómo la
imagen viajó a tan lejos?.

Figura 51. Cinco anfibios de la civilización china representados en alto-


relieve en una tumba de la dinastía Han (siglo I d.C), publicada por Edouard
Chamanns en su libro La Escultura en Piedra en China — París, 1893, Tabla
24. Fuxi, la gran figura a la derecha, como siempre, sostiene la escuadra de
carpintero o albañil con la cual midió la tierra. Su cola está entrelazada con la
de otro anfibio, posiblemente su esposa Nü Gua, o tal vez Cang Jing. En el
centro, una pareja menor de anfibios con las colas entrelazadas también está
de la mano. A la derecha, un quinto anfibio parece un espectador. A la
izquierda, la cola de un sexto anfibio parece estar representada, pero no se
puede ver completamente. Ondas y las olas del mar se representan debajo
del grupo.

Vamos a echar un vistazo ahora a lo que tiene que decir la tribu dogon sobre
las criaturas anfibias, a las que se atribuye también el establecimiento de su
civilización y que, aparentemente, vinieron de Sirius. En las Figuras 52 y 54,
se presentan dibujos tribales de los dogons con las representaciones de esas
criaturas. Ellos afirman que esas criaturas descendieron en un arca que, al

330
aterrizar, parecial al diseño de la Figura 55, representando "el giro, o
turbulencia, del descenso del arca. "El dios del Universo, Amma, (cuyo
nombre, estoy seguro de que se trata de un remanente del dios Ammon del
Oasis de Siwa), envió los anfibios a la tierra. Ellos son llamados Nommos.
Pero de la misma manera en que la tendencia de los babilonios era hablar de
Oannes, el líder, en vez de siempre decir "los Annedotus", en el colectivo, los
dogons con frecuencia hablan del "Nommo" o "el Nommo" como un
individuo. Los Nommos son, colectivamente, llamados "los Maestros del
Agua" y también "los Instructores" o "los Monitores". Ellos necesitaban vivir
en el agua: "El asentamiento del Nommo es en el agua". Esta última
afirmación es muy similar a la tradición babilonia de su dios Ea (Enki para los
sumerios), cuyo asentamiento también era el agua y que, a veces, se
conecta a Oannes.

Figura 52 Figura 54
Descenso de Nommo del Cielo
Dibujo dogon

331
Figuras 53 y 55. El descenso torbellinante de la nave espacia
del Nommo. Dibujo dogon

Las descripciones del aterrizaje del arca son extremadamente exactas. Ellos
afirman que el arca aterrizó en el noreste del país.

Los dogons describen el sonido del aterrizaje del arca. Ellos dicen que la
"palabra" Nommo fue lanzada por él en las cuatro direcciones, cuando
descendió* y el sonido es similar al eco de cuatro bloques de piedra que los
niños golpean, unos con otros, que corresponden a ritmos especiales, dentro
de una cueva muy pequeña cerca del lago Debo. Se supone que los dogons
intentaron transmitirnos un sonido vibratorio de truenos. Se puede incluso
imaginar que estamos en el interior de una cueva con los oídos atentos a ese
ruido. El trabajo del descenso del arca debe haber sido similar al de un jet en
una pista de despegue y la pequeña distancia.

El aterrizaje del arca, en términos visuales, se describe así: "El arca aterrizó
en la tierra seca del Zorro y se desplazó, con un torbellino, un montón de
polvo se levantó. Ver el hecho en la Figura 53. Continúan: "La violencia del
choque ha impactado el suelo".

Ellos afirman sobre el Nommo, o más probablemente sobre su arca: "Él


parece una llama que salió cuando tocó la tierra". Dicen: "El Nommo era 'rojo
como el fuego' ... cuando aterrizó, se volvió blanco". Y por lo tanto, un poco
de folclore: "El albino es el testamento, en la Tierra, de las llamas del Nommo
en su descenso; se afirma que el albino trae la 'marca de las quemaduras', la
cicatriz del Nommo".

Parece que los términos "brotar sangre" son usados por los dogons para
describir lo que se llamaría "agotamiento del cohete". Recordemos ahora
que, a falta de máquinas antigravedad (lo que puede ser imposible), es
probable que una aeronave aterrizando en un planeta utilice la propulsión de
cohete, no importa si la nave madre interestelar sea sofisticada o no se
asemeje a un cohete, ni siquiera si se trata de una civilización inmensamente
avanzada.

Esto es porque el principio del cohete es muy simple, siendo improbable que
sea dispensado totalmente en cualquier tecnología futura previsible. En
realidad, los dogones parecen hacer clara diferenciación entre el arca, en
que los Nommos realmente descendieron a la Tierra, y lo que se podría
imaginar como una nave madre interestelar verdadera, flotando en el gran
cielo a distancia, y el descrito por ellos como el surgimiento de una nueva
estrella, y que parte con los Nommos cuando estos dejan la Tierra. En
realidad, ese es el tipo de arreglo esperado.

332
Figura 56. Dibujo dogon del ie pelu tolo; los diez
rayos, en pares, son la parte interna del círculo, no
habiendo todavia "emergido".

Una nave interestelar probablemente se asemeja a una nueva estrella


brillante, tal vez visible de día y de noche, mientras que la nave que hace el
aterrizaje sería sólo un tipo que emplea la propulsión de cohete, no muy
diferente del principio de las máquinas por nosotros utilizadas para aterrizar
en la luna.

Los dogons pueden describir una nave interestelar flotando sobre la Tierra
con los términos ie pelu tolo, "estrella de la décima luna". También se dice
"Cuando (el arca) aterrizó, su peso hizo 'manar' la sangre del cielo". Sería
algo muy similar al aterrizaje de una nave del tipo cohete en la tierra. Pero
ellos afirman que la "sangre que brota" (¿llamas?) es compartido con el ie
pelu tolo y "da realidad y brillo a la estrella." Ver tres diferentes diseños
tribales complementarios del ie pelu tolo en la Figura 57. Estos dibujos
parecen representar la "estrella" en tres condiciones distintas, en que los
"chorros de sangre" se emiten en cantidades diferentes. Los dogones todavía
describen que esta "estrella", específicamente, tiene un círculo de rayos rojos
a su alrededor, y que tal círculo de rayos es "como un foco de luz que se
extiende", pero sigue siendo del mismo tamaño.

333
Figura 57: Tres estados de ie pelu tolo en el cielo.
Dibujo dogon.

Ellos dicen que los Nommos volverán. Habrá una "resurrección del "Nommo".
Por lo tanto, no nos debe sorprender que el símbolo celestial de la
resurrección es la "estrella de la décima luna", ie pelu tolo ...

Esta estrella no es fácil de ver ... Los diez rayos, dispuestos en pares, están
en la parte interna del círculo porque la estrella no "emergió" todavía; se
formará al bajar el arca del Nommo, porque simbólicamente es también la
resurrección.

1. Un retrato de familia: la primera fotografía tomada (1970) de Sirio B, que


es el punto minúsculo en la parte inferior derecha de la gran estrella, Sirio
(múltiples y pequeñas imágenes de la propia Sirio es vista, extendiéndose de
izquierda a derecha).

334
2. El "zorro pálido" de Malí, Vulpuspallidus. El sólo sale de su madriguera
por la noche y nunca se ve durante el día.

3. Los cuatro sacerdotes dogones que revelaron las tradiciones de Sirio a los
antropólogos.

335
Arriba: Bailarines dogons en Sana.

Abajo: Uno de los iniciados dogons está siendo adornado con un caso antes
de la ceremonia de la Sigui.

336
9. Antigua estatua de hierro dogon, con probabilidad de tener, por lo menos
de 300 años, representando a los hombres con alas, supuestos habitantes
de la "sexta Tierra" — un planeta en otro sistema estelar también cercano,
pero que no es el nuestro ni el de Sirio. Los habitantes de Sirius nos
conocen, pero ellos no participan del proyecto de Sirio en la Tierra y nos
dejan a los cuidados de los Nommos. Vivimos en la "cuarta Tierra" y los
"hombres con cuernos" viven en la "tercera Tierra", mientras que los
"hombres con colas" viven en la granja. En síntesis, los dogones afirman que
existen cinco o seis sistemas solares con vida inteligente en nuestra
vecindad.

11. Jarra [Tasa] Número E466 del Museo Británico. La escena representa el
nacimiento helíaco de Sirio. Orion está en el centro, volteado hacia atrás en
su postura acostumbrada, con el brazo derecho levantado, como en la
configuración de la constelación y con su pelvis en el ángulo constituido por
las estrellas del "cinturón de Orión". Bajo su pie derecho se encuentra el
Perro Mayor, o C2iO de Sirio, que acabó de surgir. A la derecha de la
escena, Eos, la diosa alada de la aurora está ahuyentando a Sirio y Orión,
pues ya es la hora del amanecer. (En el otro lado, fuera de nuestra visión en
esta foto, el dios sol en un carruaje con cuatro caballos contiene sus
impacientes animales, mientras que nos abre el camino hacia el sol
naciente).

337
12. La masa elevada del monte Ararat en Turquía, donde aterrizó el arca
bíblica.

13. El vecino sitio de Mestamor, importante centro de culto religioso y


observatorio astronómico que nunca fue estudiado satisfactoriamente (todas
las publicaciones pertinentes son en lengua rusa o armenia).

Piedras-ónfalo ("ombligos del mundo") de tres culturas antiguas: griego,


egipcio y mesopotámico. Ver las notas de las Tablas.

338
14. Delfos.

339
16. Mileto - comparte el tema de la palmera con Delos, situada en la misma
latitud.

19. Egípcia.

20. La magnífica campanilla de Delfos, en Grecia, con las ruinas del


santuario del oráculo, el Templo de Apolo

340
21. Bajo relieves y monedas mostrando la evidencia de los centros de
oráculos y el uso de las piedras-ónfalo ("ombligos"). Las dos monedas
inmediatamente encima de ambas muestran el Templo de Apolo, en Delfos,
con la estatua del dios. Ver Notas de las Tablas.

1 - Jasón, Medida y los dientes del dragón, de una antigua pintura en vaso.

341
23. Viejo sello cilíndrico babilónico que muestra la siembra de los dientes de
la serpiente/dragón. Ver las notas de las Tablas.

342
24. Jasón y Medéida con el vellocino de un carnero vivo para ser
transmutado en oro por medio de alquimia.

25. Sello cilíndrico babilónico en el Museo Británico que representa el


nacimiento helíaco de Sirio.

343
26. Abajo, la representación de la construcción del buque Argos. A la
izquierda, la diosa Atenea entrega la viga de roble. Es difícil el trabajo de
Argos en la proa que contendrá la pieza de roble. El propio árbol, el roble,
adorna la escena, notando la falta de una de sus ramas.

27. Argos, que tenía cientos de ojos en todo su cuerpo, es asesinado por
Hermes bajo el mando de Zeus. Ver las notas de las Tablas.

28. Pintura griega en cerámica del "Viejo del Mar", Nereu. Sus hijas eran
llamadas de nereidas, y eran en número de cincuenta (según Sófocles). Se
combinó así la tradición de Oannes con la tradición de cincuenta/cien, a
semejanza del anfibio Tífón, que según decía poseía cincuenta cabezas.
Nereu pasó a ser representado en el arte griego a principios del siglo VI a.C.
Sin embargo, se creía que él era el dios del mar original de los griegos y que
Posseidon, el más famoso, se alejó de esa posición en una fecha remota.

344
29. Antigua pintura en florero exhibiendo el monstruo femenino con cola de
pescado. Cila, con la cabeza que se proyecta de su pecho. Segun Homero,
Cila vivía en una cueva enfrente del remolino de agua Caribdes y comía a los
marineros cuando pasaban por ella.
Decian que ella latia como un perro. El nombre griego de cação era skylion.
El nombre Cila probablemente vino de skylax, que significa "Perrito". En sus
atributos y en su nombre. Cila combinó, por lo tanto, el tema del C2iO de
Sirio, la Estrella Perro con cola de pescado y la naturaleza de la cabeza
humana de Oannes.

345
30. Ánfora etrusca anteriormente en el Museo Real de Berlín. El tema se
denomina Dagón (es decir, Oannes) de Lenormant y de su obra Elite de los
Monumentos Céraíucoraphiques, París.

Probablemente es más correcto identificarlo con Tirreno, el Oannes Etrusco.

Fig. 31

Fig. 32

Fig. 33
31. Estos dos objetos de culto de adoración a la diosa Isis durante la era
grecorromana fueron excavados en la ciudad griega de Cisico, la antigua

346
Frigia, del lado opuesto de Bizancio. Ambos muestran a la diosa Isis con cola
de serpiente y la estatua de bronce muestra su cola entrelazada con la de su
esposo, Serápis (nombre posterior de Osiris). Vea las notas de las tablas.
32. La diosa Isis mostrando la pequeña cola de pescado en su interior
adorno de cabeza.
33. Estela votiva del Templo de Tanith en Cartago. (Abajo) Dos palomas de
los orígenes flanquean la piedra en punta, o puntero de la pirámide con un
símbolo del ombligo de la tierra.

Fig. 34 Fig. 35
34. Restos de una estatua gigante de Oannes encontrada en Kouvunjik.
35. Representación de Oannes en cerámica, o de un sacerdote vestido con
los trajes de Oannes. Una cabeza de pescado se eleva sobre una cabeza
humana, una aleta se proyecta de la espalda, con 12,6 cm de altura. Se creía
que había sido excavada en Nín por Lavard. a mediados del siglo XIX.
Departamento de Antigüedades Asiáticas Occidentales del Museo Británico.

347
Fig. 36 y 37. Dos vistas de otra figura Oannes, n-91836, también con 1 cm de
altura, encontradas presumiblemente en Nínive. Una de estas dos figuras
parecen ser enteramente peces; sin embargo, de frente, vi la cara humana,
teniendo en una mano un cesto sagrado.
Fig. 38 y 39. Acciones del ser celestial anfibio Oannes, en tres cilíndros
Asirios.

Fig. 40 y 41. Vistas frontal y lateral de un busto identificado como el filósofo


griego Proclo; véase el Apéndice II sobre este filósofo; En otras palabras, la
"estrella" no es una estrella y sólo podra ser vista cuando el Nommo regrese
y su arca descienda a la Tierra. en Capítulo Uno discutí, en cierta medida, la
estrella de la décima luna, sugerí que ella continúa en nuestro sistema solar,
como la décima luna de Saturno Febe, siendo la base de los Nommos
visitantes que a esta altura ya despertaron de la animación suspendida.
El Nommo es "el monitor del Universo, el 'padre' de la humanidad, el
guardián de sus principios espirituales, el dispensador de la lluvia y el
maestro de las aguas en general". No todos los Nommos vinieron a la Tierra.

348
"Aquel llamado Die", o el "Gran Nommo", permaneció "en el cielo con Amma,
y él es su representante". Se manifiesta en el arco iris, que se llama "vía del
Nommo". Él es el guardián de los "principios espirituales de las criaturas
vivas de la Tierra".

Hay otros tres tipos diferentes de Nommos, cada uno personificado como un
individuo. Hay el Nommo Titiyayne, "mensajero (o representante) del Nommo
Die ... él (ejecuta) las grandes obras finales. "Los Nommos que vinieron a la
Tierra en la nave espacial son presumiblemente de esa clase. Las Figuras 52
y 54 representan a estos seres en especial.

Fig. 38 Dibujos de Sirigi hechos por los


dogons.

Una tercera clase de Nommos es representada por el Nommo, "Nommo de


la laguna". "Él será sacrificado por la purificación y la reorganización del
Universo ... El surgirá en la forma humana y bajará a la Tierra, en un arca,
con los antepasados de los hombres ...entonces asumirá su forma original y
gobernará a partir de las aguas y dará a luz a muchos descendientes". Esto
sugiere que un grupo de Nommos es voluntario a la reencaminación como
seres humanos, durante el período de ausencia total en la Tierra de los
líderes del Nommo Titiyayne.

El cuarto Nommo es el perverso desorganizador llamado Ogo o Nommo


Anagonno. "Cuando estaba casi al final (de su creación) él se rebeló contra
su creador e introdujo el desorden en Universo. En consecuencia, él se
convertirá en la Zorro Pálido (de Renard pâle), que es la imagen de su
caída". De muchas maneras, el Zorro se asemeja a la divinidad egipcia Set.

El nombre Nommo proviene de una palabra dogon ligada al radical nõmo,


"tomar una bebida". Se afirma: "El Nommo dividió su cuerpo entre los
hombres para alimentarlos; por lo que se dice también que por 'tener el
Universo ha bebido su cuerpo', el Nommo también hizo a los hombres que
consumieran bebidas. También concedió todos los principios de su vida a los
seres humanos", crucificado en una un árbol de kilena también murió y
resucitó.
Después del aterrizaje del arca, según los dogons, ocurrió una interesante

349
serie de eventos que tienen mucho sentido, si se recuerda que las criaturas
estaban en la parte interna. Algo descrito como un "caballo", exactamente un
"cuadrúpedo", parecía tirar del arca con cuerdas a un lado del suelo. La
impresión en el suelo fue entonces llenada de agua. Sin embargo, sucedió
un imprevisto desfavorable: "Después de la primera lluvia, cuando el agua
llenó la laguna, los insectos de agua ... entraron en el agua ... y querían
'picar' la cabeza del Nommo ... pero el insecto no consiguió llegar a la
esquina del arca".

El perverso "insecto de agua" no tuvo éxito al pretender causar el peligro del


mal. Cuando el agua llenó la charca, el arca flotó como una alta piroga
[canoa excavada en tronco de árbol] ... Y se dice entonces: "La gran arca
surgió del cielo y descendió. En el centro, el Nommo que allí estaba bajando.
Entonces, regresó al agua"... A partir de entonces, él pasó a ser llamado el
Nommo, "Nommo de la laguna" — por respeto los hombres no proferirán
este nombre. pero él será llamado el tigi, el "maestro del agua".

De este modo, vemos que la segunda y la tercera categorías de Nommos


son realmente las mismas, pero representan estados sucesivos. Y en
relación al futuro:

Su gemelo, que bajará posteriormente con el Forjador, el "gemelo de la


víctima" también será transformado en la laguna. Ellos tendrán muchos
descendientes y siempre estarán presentes en el agua "dulce" masculina de
los arroyos, ríos, charcas y pozos, así como en el agua marina "femenina".

En relación con esta referencia al agua dulce como masculina y al agua


salada como femenina, es similar a las antiguas tradiciones Babilonia y
Sumeria, donde el Apsu (Absu — ver página 244) era una divinidad
masculina del agua dulce y Tiamat una divinidad femenina del agua salada.
Dicen los dogons: "El Nommo tiene su asentamiento en las aguas de la
tierra", lo que puede muy bien ser la descripción de Enki/Ea, ya mencionada
anteriormente.
Me sentí impulsado a reproducir en este libro, en la Figura 58, un diseño
dogon que muestra cuatro variantes del bosquejo de su máscara sirigi.
Cualquier persona puede ver que parecen naves del tipo cohete. Griaule y
Dieterlen hacen relatos detallados de los significados de los rombos,
rectángulos, etc. Se afirma específicamente que todos estos esbozos
variantes representan "el descenso y el impacto del arca". El descenso del
arca fue como los rombos y su impacto fue como un rectángulo. Tal vez sea
por eso que los dogons dicen: ''Cuando el arca estaba bajando, el espacio
tenía cuatro ángulos; cuando el arca ya estaba abajo, el espacio tenía cuatro
lados". El esbozo del sirigi representa "una casa con pisos"...(e) indica
también el arca y su descenso, tal vez los dogons realmente han diseñado

350
un cohete.

Ellos dicen que ''po tolo (Sirio B) y Sirius fueron, otrora, el sol que hoy existe.
Parece una manera tan buena como cualquier otra de describir la llegada de
visitantes a nuestro sistema solar, oriundos del sistema de Sirio, y dejando
aquellas estrellas por la nuestra, el sol. Pero por ahora dejemos a nuestros
amigos dogons.

Vamos al lugar donde Sirio y su compañera, la estrella enana blanca, son los
soles, y donde nuestro propio sol pasa a ser sólo otra estrella en el cielo.
Visitemos el planeta de los anfibios.

¿Cómo son Sirio y Sirio B en cuanto a soles? Sabemos que giran en torno a
un centro común, equivalente a la rotación de Sirio B en torno a Sirius A, en
una órbita elíptica. Sirius A, una estrella grande y brillante, tiene dos veces y
media la masa de nuestro sol. Sirio B — como ya esta bastante discutido en
el Capítulo Uno — tiene 1,053 de la masa de nuestro sol, pero por ser
constituida de materia degenerada, siendo tan pequeña, eso no es obvio. Si
Sirio B, con su masa, no fuera una enana blanca, sería posible verla desde la
Tierra como estrella de magnitud 2, pero el problema del paralaje, es decir,
un aparente desplazamiento, imposibilita no sólo su visión a simple vista,
sino también su separación de Sirius A. En cualquier caso, si Sirio B
estuviera por sí misma en algún lugar equivalente a más o menos su
distancia de la tierra, y no fuera una enana blanca, sería una de las más
brillantes estrellas del cielo.

En realidad, Sirius A es diez mil veces más brillante que Sirio B. La


luminosidad de Sirius A corresponde a treinta y cinco veces y media la
luminosidad de nuestro sol. Este es un número que la hace una estrella muy
caliente. Se puede estar seguro de que nuestro planeta no se encuentra muy
cerca de esa estrella. La "zona habitable", discutida en el Capítulo Dos, es
mucho más lejana de Sirio que la "zona habitable" de nuestro sol. En cuanto
al tamaño real de Sirius A, que tiene un radio que corresponde a poco más
de una vez y media de nuestro sol. Esto significa que Sirio, en el cielo, será
menor que nuestro sol, vista del planeta. Hasta mucho menor, pero sería
necesario que tuviera aproximadamente la misma cantidad de calor, lo que
no es muy difícil, teniendo en cuenta cuán caliente es y brillante. Para
nosotros, sería una extraña experiencia ver un cuerpo celeste tan pequeño,
emit