You are on page 1of 8

La realidad del Impuesto a las Ganancias que recae

sobre los trabajadores en Argentina

INFORME ECONÓMICO

Autores:
Nadin Argañaraz
Andrés Mir

Noviembre de 2018

Área de Finanzas Públicas y Federalismo Fiscal

Instituto Argentino de Análisis Fiscal


www.iaraf.org - @IarafArg - e-mail: contacto@iaraf.org
ISSN 2250-7329

1
La realidad del Impuesto a las Ganancias que recae sobre los
trabajadores en Argentina

El impuesto a las ganancias es una de las principales fuentes de ingresos tributarios en


prácticamente la totalidad de los países desarrollados o en vías de desarrollo.
Adicionalmente, es uno de los principales instrumentos utilizados para darle
progresividad al sistema, toda vez que su principal alternativa, los impuestos al
consumo, afectan proporcionalmente con mayor énfasis a los estratos de más bajos
ingresos.

Los ingresos de las personas físicas están normalmente alcanzados por este impuesto
cualquiera sea su fuente, incluyendo las remuneraciones de trabajadores, tanto de
aquéllos que prestan servicios en relación de dependencia como de quienes lo hacen
como autónomos. En consecuencia, no existen dudas doctrinarias respecto a la
procedencia del pago de este impuesto por parte de los trabajadores, por lo cual la
discusión debiera centrarse en dos dimensiones del tributo:

I. a cuántos trabajadores alcanza


II. cuánto pagan los trabajadores alcanzados.

Estos dos aspectos no pueden analizarse en forma aislada, dado que están
estrechamente relacionados. Esto es así porque reducir la importancia relativa del
impuesto a las ganancias atentaría contra la progresividad del sistema, razón por la
cual si se pretendiera excluir del tributo a mayor cantidad de potenciales
contribuyentes, paralelamente se debería incrementar la presión tributaria sobre los
que quedasen alcanzados por el mismo, debiendo optarse por si ésta va a recaer
principalmente sobre los trabajadores de ingresos medios o altos.

La situación experimentada entre 2002 y 2015 se caracterizó por la decisión de


mantener un elevado porcentaje de trabajadores dependientes fuera del alcance del
impuesto, pero a costa de un fenomenal incremento de presión tributaria sobre los
trabajadores dependientes y autónomos de ingresos medios, dado que la situación de
aquéllos de ingresos altos permaneció, en términos relativos, casi sin modificaciones.
Esta decisión de política tributaria, unida a una pésima implementación, deterioró
totalmente la progresividad y la equidad del tributo dado que, por ejemplo:

2
a) trabajadores de igual nivel de ingresos quedaban sujetos a una situación
tributaria totalmente diferente conforme hubiera sido su remuneración en un
momento específico del período analizado (por ejemplo agosto 2013).
b) trabajadores con mayor nivel de ingresos antes de impuestos podían terminar
ganando menos como consecuencia del tributo, que otro cuya remuneración
bruta fuera inferior.
c) para importantes niveles de ingresos, el impuesto no distinguía entre
trabajadores con y sin cargas de familia.
d) prácticamente no había diferencia entre la alícuota efectiva de un trabajador
de ingresos medios (normalmente alcanzado por alícuotas superiores al 25%) y
grandes contribuyentes cuya alícuota efectiva terminaba siendo solo
ligeramente superior al 30%.
e) los trabajadores autónomos quedaban sometidos a alícuotas promedio entre
dos y tres veces superiores a los dependientes de similar nivel de ingresos
netos.

¿Cuál es la situación desde el año 2015 a la actualidad?

Como se manifestó anteriormente, la respuesta a este interrogante debe plantearse


analizando dos dimensiones del tributo, la evolución de la cantidad de contribuyentes
y la alícuota efectiva que tributan, ya que el análisis individual de una de ellas puede
llevar a conclusiones erróneas.

Es decir, hay que ver en forma conjunta cuántos pagan y cuánto pagan.

¿Cuántos Pagan?

En lo referido a la evolución de la cantidad de trabajadores alcanzados por el impuesto


desde el año 2015 a la actualidad, puede mencionarse que:

a) La cantidad de trabajadores autónomos se ha mantenido constante, ya


que en términos relativos prácticamente el ciento por ciento de ellos son
contribuyentes, porque los mínimos y deducciones han sido y son
notablemente reducidos. Con la duplicación en la deducción especial

3
dispuesta para el año 2018 puede inferirse (dado que no se han presentado
todavía las DDJJ correspondientes a este año) que debería verificarse una
pequeña reducción en la cantidad de contribuyentes, seguramente no
significativa, toda vez que aún con el aumento dispuesto se debe pagar el
tributo para ingresos netos mensuales de sólo $17.000 para solteros y de
$27.000 para quienes puedan deducir cónyuge y dos hijos.
b) La cantidad de trabajadores en relación de dependencia alcanzados por el
impuesto, conforme a los datos aportados por Jefatura de Gabinete en su
reciente comparecencia ante el Congreso de la Nación, se ha
incrementado. En base a los datos del mes de agosto de cada año habrían
pasado de 1,2 millones en agosto 2015 a 1,9 millones en agosto del año
2018, lo que supone un aumento de cantidad de contribuyentes cercano al
60%. Este porcentaje de aumento será seguramente algo inferior si la
comparación se hace sobre el mes de junio de cada año por el efecto del
cambio en la forma de incluir el sueldo anual complementario en la
liquidación del impuesto. Esto es así porque anteriormente se computaba
totalmente en el mes de pago, razón por la cual había trabajadores que solo
quedan alcanzados por el impuesto en ese momento (sufriendo una
detracción significativa del SAC), mientras que ahora se prorratea en los
doce meses del año, dividiendo así proporcionalmente la carga.
c) Las causas de este crecimiento tienen diversos orígenes:

i. una reducción relativa en las deducciones para ciertos contribuyentes


que por efecto de las disposiciones vigentes desde el año 2013 quedaban de hecho
fuera del impuesto si en ese momento percibían una remuneración mensual bruta
inferior a $ 15.000, o podían aplicar deducciones incrementales si la misma era inferior
a $ 25.000.

ii. la diferenciación en las deducciones entre trabajadores con y sin


cargas de familia

iii. reducciones en algunas deducciones tales como la limitación en la


deducción de hijos (solo a menores de 18 años), la posibilidad de su cómputo solo por
parte de uno de los cónyuges, etc.

4
iv. mejoras en los procesos de administración tributaria que, por
ejemplo, ahora invalidan automáticamente la deducción de cargas de familia que
poseen otros ingresos y, por consiguiente, no corresponde legalmente su deducción.

d) Más que en términos absolutos, corresponde analizar la cantidad de


dependientes alcanzados por el tributo en valores relativos, lo que permite
observar que según los últimos datos disponibles habrían pasado de
tributar el impuesto aproximadamente el 20% de los asalariados,
porcentaje que en el año 2015 ascendía a alrededor del 13%. Que el 20%
de trabajadores dependientes tribute al impuesto (evidentemente los de
mayor nivel de ingresos) no es una cifra superior a la que se verifica en los
países de la región.

¿Cuánto Pagan?

El segundo aspecto que es imprescindible considerar para analizar la evolución del


efecto del impuesto a las ganancias sobre los trabajadores, es cuánto pagan de
impuesto quienes quedan alcanzados por el mismo. Para visibilizar esta situación se ha
procedido a:

 Considerar el caso de trabajadores dependientes e independientes, en ambos


casos con y sin la posibilidad de deducir cargas de familia.
 Se ejemplifican diferentes niveles de ingresos brutos nominales mensuales a
partir de la remuneración percibida en agosto del año 2013.
 La remuneración equivalente para el año 2015 y el año 2018 se determina
considerando la evolución del RIPTE.
 Para que la presión tributaria sea comparable se calcula la tasa efectiva del
impuesto en cada período, entendiendo por tal el porcentaje que el impuesto
a las ganancias anual representa del total de ingresos netos del contribuyente.

Los resultados obtenidos para el caso de trabajadores dependientes se exponen en los


siguientes cuadros:

5
Cuadro 1: Resultados obtenidos para trabajadores en relación de dependencia
solteros y sin hijos.
TRABAJADORES EN RELACION DE DEPENDENCIA SOLTEROS SIN HIJOS
SUELDO BRUTO MENSUAL
PROMEDIO 2013 10.000 12.000 15.000 18.000 22.000 25.000 30.000 40.000 50.000 60.000 75.000
PROMEDIO 2015 17.682 21.219 26.524 31.828 38.901 44.206 53.047 70.730 88.412 106.094 132.618
IMPUESTO ANUAL 2015 0 0 0 60.617 90.142 113.069 152.848 218.821 284.795 350.768 449.727
ALICUOTA EFECTIVA 2015 0,0% 0,0% 0,0% 17,9% 21,7% 24,0% 27,0% 29,0% 30,2% 31,0% 31,8%
PROMEDIO 2018 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 145 7.273 30.440 62.075 112.965 154.023 222.452 359.311 496.169 633.028 838.316
ALICUOTA EFECTIVA 2018 0,0% 1,5% 5,2% 8,8% 13,1% 15,8% 19,0% 23,0% 25,4% 27,0% 28,6%
DIFERENCIA ALICUOTA pp 0,0 1,5 5,2 -9,1 -8,6 -8,2 -8,0 -6,0 -4,8 -4,0 -3,2
DIFERENCIA ALICUOTA % -50,6% -39,6% -34,3% -29,8% -20,8% -16,0% -13,0% -10,1%

Fuente: IARAF en base a AFIP.

Cuadro 2: Resultados obtenidos para trabajadores en relación de dependencia que


deduce cónyuge y dos hijos.
TRABAJADORES EN RELACION DE DEPENDENCIA QUE DEDUCE CONYUGE Y DOS HIJOS
SUELDO BRUTO MENSUAL
PROMEDIO 2013 10.000 12.000 15.000 18.000 22.000 25.000 30.000 40.000 50.000 60.000 75.000
PROMEDIO 2015 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 0 0 0 42.473 71.998 94.925 140.822 206.795 272.769 338.742 437.701
ALICUOTA EFECTIVA 2018 0,0% 0,0% 0,0% 12,5% 17,4% 20,1% 24,9% 27,4% 28,9% 30,0% 31,0%
PROMEDIO 2018 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 0 0 6.197 28.600 71.717 110.165 178.594 315.453 452.312 589.170 794.458
ALICUOTA EFECTIVA 2018 0,0% 0,0% 1,1% 4,1% 8,3% 11,3% 15,2% 20,2% 23,1% 25,1% 27,1%
DIFERENCIA ALICUOTA pp 1,1 -8,4 -9,1 -8,8 -9,7 -7,2 -5,8 -4,9 -3,9
DIFERENCIA ALICUOTA % 0,0% -67,5% -52,0% -44,1% -38,9% -26,5% -20,1% -16,2% -12,5%

Fuente: IARAF en base a AFIP.

Como surge claramente del cuadro, salvo para los niveles de menores ingresos
alcanzados por el tributo que antes no pagaban y ahora lo hacen, la presión tributaria
sobre los trabajadores se ha reducido significativamente dado que pagan en
concepto de impuesto un porcentaje muy inferior en la actualidad.

En tal sentido pueden extraerse las siguientes conclusiones:

i. Los nuevos trabajadores alcanzados por el impuesto que pueden deducir


cargas de familia, tributan un porcentaje exiguo de sus ingresos (en torno al 1% del
sueldo neto). Este porcentaje es algo superior en el caso de aquéllos que no pueden
deducir cargas de familia, oscilando el mismo entre el 1,5% y el 5% del ingreso.

ii. Los trabajadores que ya estaban tributando el impuesto, actualmente han


visto reducida su alícuota efectiva para todos los niveles de ingresos como
consecuencia de la actualización de los mínimos y deducciones y, fundamentalmente,
de los tramos de la escala del impuesto.

6
iii. Dado que se ha dispuesto una actualización automática de los parámetros
mencionados en el punto anterior, no se corre el riesgo que el porcentaje del salario
que sea absorbido por el impuesto se incremente como consecuencia de aumentos
meramente nominales en los ingresos, tal como sucedía hasta el año 2015.

iv. la reducción en la alícuota efectiva del impuesto que pagan los trabajadores
es significativa (oscilando entre el 67% y el 10% en los casos ejemplificados), con la
particularidad que es mucho mayor en los primeros niveles de ingresos alcanzados por
el impuesto que en los estratos salariales más elevados, lo que ha contribuido a
restaurar en parte la progresividad perdida en el esquema anterior. En consecuencia
los trabajadores alcanzados por el impuesto han experimentado una reducción de la
alícuota efectiva de entre 10 y 8 puntos porcentuales, para los niveles de ingresos
menores, y de entre 5 y 3 puntos porcentuales para los de mayor remuneración.

Estas mismas conclusiones son aplicables para trabajadores autónomos tal como surge
de los siguientes cuadros:

Cuadro 3: Resultados obtenidos para trabajadores autónomos solteros y sin hijos.


TRABAJADORES AUTONOMOS SOLTEROS SIN HIJOS
SUELDO BRUTO MENSUAL
PROMEDIO 2013 10.000 12.000 15.000 18.000 22.000 25.000 30.000 40.000 50.000 60.000 75.000
PROMEDIO 2015 17.682 21.219 26.524 31.828 38.901 44.206 53.047 70.730 88.412 106.094 132.618
IMPUESTO ANUAL 2015 49.880 64.733 87.013 109.292 138.999 161.279 198.412 272.678 346.944 421.210 532.609
ALICUOTA EFECTIVA 2015 23,5% 25,4% 27,3% 28,6% 29,8% 30,4% 31,2% 32,1% 32,7% 33,1% 33,5%
PROMEDIO 2018 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 41.208 65.714 108.549 154.768 216.393 262.611 339.642 493.705 647.767 801.829 1.032.923
ALICUOTA EFECTIVA 2018 9,4% 12,4% 16,4% 19,5% 22,3% 23,9% 25,7% 28,0% 29,4% 30,4% 31,3%
DIFERENCIA ALICUOTA pp -14,1 -13,0 -10,9 -9,1 -7,5 -6,5 -5,5 -4,1 -3,3 -2,7 -2,2
DIFERENCIA ALICUOTA % -60,2% -51,1% -39,9% -31,7% -25,0% -21,5% -17,5% -12,7% -10,0% -8,2% -6,5%

Fuente: IARAF en base a AFIP.

Cuadro 4: Resultados obtenidos para trabajadores autónomos que deducen cónyuge


y dos hijos.
TRABAJADORES AUTONOMOS QUE DEDUCEN CONYUGE Y DOS HIJOS
SUELDO BRUTO MENSUAL
PROMEDIO 2013 10.000 12.000 15.000 18.000 22.000 25.000 30.000 40.000 50.000 60.000 75.000
PROMEDIO 2015 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 37.784 52.637 74.917 91.148 120.855 143.135 186.386 260.652 334.918 409.184 520.583
ALICUOTA EFECTIVA 2018 17,8% 20,7% 23,5% 23,9% 25,9% 27,0% 29,3% 30,7% 31,6% 32,1% 32,7%
PROMEDIO 2018 36.681 44.018 55.022 66.027 80.699 91.704 110.044 146.726 183.407 220.089 275.111
IMPUESTO ANUAL 2018 12.668 31.300 67.806 110.910 172.535 218.754 295.785 449.847 603.909 757.972 989.065
ALICUOTA EFECTIVA 2018 2,9% 5,9% 10,3% 14,0% 17,8% 19,9% 22,4% 25,5% 27,4% 28,7% 30,0%
DIFERENCIA ALICUOTA pp -14,9 -14,8 -13,2 -9,9 -8,1 -7,1 -6,9 -5,2 -4,2 -3,4 -2,7
DIFERENCIA ALICUOTA % -83,8% -71,3% -56,4% -41,3% -31,2% -26,3% -23,5% -16,8% -13,1% -10,7% -8,4%

Fuente: IARAF en base a AFIP.

7
En conclusión, un análisis integral de lo sucedido con el impuesto a las ganancias de las
personas humanas en los últimos años, permite afirmar que es cierto que un mayor
número de trabajadores queda alcanzado actualmente por el impuesto mientras
antes no lo eran, pero lo hacen a tasas reducidas; en tanto que quienes ya tributaban
en el año 2015 han experimentado una significativa disminución en la presión
tributaria derivada de este impuesto.