You are on page 1of 9

DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

El corazón de un intercesor: Intimidad con Dios

- ¿Cuántos de ustedes ha dicho alguna vez, “Yo no sé orar”?


- ¿A cuántos le gustaría aprender a cómo ser buenos intercesores y hacer oraciones
efectivas?
- ¿Cuándo ustedes creen que una persona es un buen orador? (conversar en parejas)
- ¿En qué se basa que podamos desarrollar esa vida de oración efectiva?

NUESTRA INTIMIDAD CON DIOS

I. El corazón de un intercesor es la relación con Dios

Nuestra confianza en Dios

Debemos comenzar por decir: “Yo no creo en la oración”. No ponemos nuestra confianza en la
oración, más bien ponemos nuestra confianza en el Dios al que oramos. La diferencia es esta: Si
orar es mi meta, voy a esforzarme por dominar esa habilidad; pero si conocer a Dios es mi meta,
entonces esto va llegar a ser una relación viva. Viendo las cosas así, orar es más que una materia
para aprender como mandar peticiones a Dios.

El intercesor no es una persona que nos enfoca en las cosas malas para orar por ellas; porque si no
queda reducido a solamente un estratega que puede o no funcionar. El orador debe ser la
consecuencia natural de alguien que se relaciona con el Dios viviente.

El incomparable valor de la relación con Dios ¿Por qué sabemos que lo más importante es la
intimidad y nuestro corazón hacia Dios?

Muchas Escritura enfatizan en el imprescindible valor de esta clase de relación íntima.

Sal 27:4 Solo una cosa he pedido al Señor, solo una cosa deseo: estar en el templo del Señor todos
los días de mi vida, para adorarlo en su templo y contemplar su hermosura.

Sal 84:10 (11) ¡Más vale estar un día en tus atrios, que mil fuera de ellos! Prefiero ser portero del
templo de mi Dios, que vivir en lugares de maldad.

filp 3:8 Aún más, a nada le concedo valor si lo comparo con el bien supremo de conocer a Cristo
Jesús, mi Señor. Por causa de Cristo lo he perdido todo, y todo lo considero basura a cambio de
ganarlo a él

jua 17:25 Oh Padre justo, los que son del mundo no te conocen; pero yo te conozco, y estos
también saben que tú me enviaste.

Jua 17:26 Les he dado a conocer quién eres, y aún seguiré haciéndolo, para que el amor que me
tienes esté en ellos, y para que yo mismo esté en ellos.”
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

Cuando uno ha invertido tiempo contemplado la belleza y la incomparable grandeza del Señor y
experimenta el amor del Señor en el (nuestro) interior, entonces ha comenzado una relación
personal con Dios y el orador/a ha comenzado a entrar en el proceso de formar un verdadero
intercesor.

II. Desarrollando esa relación con Dios

¿Cómo se debe desarrollar esa relación con Dios? A través del entendimiento de quién es Dios y
luego acercarnos a Él.

A. entendiendo quién es Dios.


Para entender mejor quien es Dios, debemos desafiar primero nuestro concepto de Dios y
luego desarrollar una verdadera percepción de Él.
1. desafiando nuestro concepto de Dios.

Nuestro entendimiento de quién es Dios y a cómo es Él depende de las circunstancias en se


halla movido nuestras vidas. Por causa de eso terminamos teniendo un concepto errado de
Dios. Eso afecta nuestra capacidad de acercarnos a Él con seguridad y confianza; también nos
inhibe nuestra habilidad de recibir de Él y nos impide ser capaces de reflejar su amor,
misericordia y poder a un mundo caído. Jesús vino a revelarnos al Padre, a mostrarnos como es
Dios. De la misma manera que le experimentamos es él, él traerá sanidad a nuestra
personalidad y nos ayudará a trasladarnos al lugar de intimidad que Él ha ordenado para
nosotros.

a. Nuestra actual percepción de Dios es afectada por como percibimos a nuestros padres
cuando éramos niños

A menos que prestemos atención a este asunto, nuestra tendencia natural será esperar tener la
misma relación con Dios que tuvimos con nuestros padres. Esperamos que Dios actúe y sea de la
misma forma que eran y actuaban nuestros pares

b. Como actuamos con nuestros padres afecta la manera en que actuamos con Dios.

Por ejemplo, si la percepción de tus padres es que eran muy críticos, entonces tu tendencia va ser
pensar que Dios es un crítico y tu respuesta a ambos, tus padres y Dios, pudiera ser con rebeldía.

Mientras examinas la lista de abajo, recuerda que estas tratando con percepciones; quizás tus
padres no son como los estás percibiendo. Lo más importante que debes notar es como entiendes
que son ellos y que has llegado a creer acerca de lo que es Dios por esa relación.

Si mi papá fuese......................................Yo podría ser

Abierto y honesto ………………………………. Confiable

Como un policía………………………………… como un prisionero


DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

Abusivo…………………………………………… miedoso

Liberal ……………………………………………… malcriado

Un maestro ………………………………………… un estudiante

Machista…………………………………………………………… blandengue

Criticón……………………………………………………….rebelde

Ausente……………………………………………………solitario

Súper controlador ………………………………… descontrolado

Amante incondicional ……………………………… amador, dador

Firme pero razonable……………………….lleno de seguridad, confiado

Superior………………………………………….inferior

Líder siervo…………………………………… un seguidor voluntario de sus pasos

confiado ………………………………………… firme, sin temor

Si tienes la tendencia a ver a Dios como un Dios lejano, desprendido o ausente en tu vida, cuando
más lo has necesitado, quizás deberías preguntarte si así es como tú ves a tu padre terrenal. Si tú
respuesta es “si”, posiblemente tu forma de reaccionar va a ser más como la de tu padre terrenal
que como se ha recelado naturaleza de Dios. Entonces le puedes pedir a tu Padre Celestial que
ilumine tu mente y corazón con la verdad de su presencia eterna.

De la misma manera, si tienes la tendencia de percibir a Dios como un policía que te inspecciona
para ver si has roto alguna “ley”, deberías analizar tu relación con tu padre terrenal. Es posible que
estés proyectando una imagen de Dios que corresponde con lo que realmente Él es.

c. La imagen y la sociedad afectan tu imagen acerca de Dios.

Aunque el hogar es una fuerte influencia en nuestras vidas, también somos grandemente
impactados por nuestras experiencias seculares y religiosas. La actitud de los maestros de Escuela
Dominical y el pastor o lo que se no ha pegado en el nuestro barrio o en la escuela influencian en
nuestra percepción de Dios, y por ende en tu relación con Él. Esto nos puede servir para analizar si
estas de influencias están verdaderamente distorsionando tu concepto de Dios.

2. desarrollando una verdadera percepción de Dios

Cuando aprendemos a identificar las expectativas que tenemos de Dios, nos da posibilidad de
desafiar y cambiar nuestras percepciones a la luz de la realidad de la verdad de la Palabra de Dios.
Por tanto debemos aprender cómo es Dios realmente.
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

a. Por pedir a Dios que ilumine nuestras mentes

Necesitamos crecer en la verdad al pedir a Dios que ilumine nuestro entendimiento de quien es él
y confiar en que el está dotado, dispuesto y es capaz de hacerlo también. Este es un proceso de
renovación de nuestras mentes y por tanto podemos tener una relación íntima con él.

Romans 12:2

Citar a Romanos 12:2

Podemos también pedir al Señor que nos muestre específicamente que tan diferentes es el de lo
que nosotros percibimos a nuestros padres terrenales.

b. Por declararnos la verdad a nosotros mismos

La verdad es siempre una Buena noticia. La verdad llega para traer la perspectiva de Dios en una
situación de tal manera que conforta, libera y nos estabiliza mientras caminamos en la vida. He
descubierto que es importante decirme la verdad a mí mismo. Cuando me acuerdo y me repito a
mí mismo la verdad de la provisión de Dios: salvación, redención, poder, amor, majestad y gloria,
estoy permaneciendo en la verdad. Esto es mucho mejor que dejar que mi mente sea llena con
mentiras y amenazas del enemigo o hasta la locura de mi propia equivocación.

Efe. 4:14-16

c. Orando las Escrituras

Una forma de desarrollar una verdadera percepción de Dios es orando las Escrituras. Cuando
tomando textos de la Biblia y los décimos en primera persona orándolos al Padre, Dios ilumina
nuestras mentes para verlo realmente tal y como es Él. Tenemos la oportunidad contrastar la
manera intelectual de creer en Dios como deberíamos conocerlo como realmente es. Podemos
empezar por identificar cual percepción incorrecta estamos teniendo de Dios y pedirle a Él que nos
guie a conocerlo en la Verdead.

Personalmente, yo me he descubierto orando continuamente así: “Señor, muéstrame que estoy


creyendo realmente sobre ti, tus propósitos y sobre como estoy interpretando esta situación en mi
vida. Enséñame a creer que tú eres realmente el camino que dices que eres, aun cuando mis
sentimientos y percepciones de las circunstancias me digan lo contrario”

Interactuando con las Escrituras en oración podemos ver las cosas así “Señor, tú eres mi buen
pastor. tú conoces tus ovejas, y tú dices que tus ovejas te conocen a ti, y reconocen tu voz, y nunca
seguirán la voz extraña. Padre, permíteme experimentar la realidad de estas palabras. Yo deseo
conocerte de esta manera, reconociendo cada momento en que tú me hables, para que siga tu voz
y las voces de mis propias emociones o la de mis enemigos. Concédeme experimentar tu corazón
de Pastor, y confiar en tu protección y provisión para mi vida” (basado en Juan 10)
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

B. teniendo una imagen clara de Dios

Como ya tenemos un mayor entendimiento de Dios, estamos listos para aprender como tener una
imagen clara de Él. Entre otras cosas, esto ocurre a través de la adoración, del silencio y la
completa obediencia.

1. a través de la adoración.
a. Dios está buscando adoradores.

Los parámetros de Dios para la adoración son muy altos. En Juan 4:23 dice: “Pero llega la hora, y
es ahora mismo, cuando los que de veras adoran al Padre lo harán de un modo verdadero,
conforme al Espíritu de Dios. Pues el Padre quiere que así lo hagan los que lo adoran”. Esto me
hace ver que nuestro Padre está buscado a aquellos que tengan una relación personal con Él,
teniéndolo como su porción, su deleite (Salmos 16). Él está buscando a aquellos a quienes les
satisfaga esta relación. No está interesado en los solo les importe desarrollar sus ministerios o sus
propios reinos, sino en aquellos que se deleiten en conocerlo y seguirle.

b. cantando canciones de amor al Padre

La verdadera adoración fluye a medida que cantamos justamente sobre y a Dios. Cuando cantamos
al Padre, nos presentamos cara a cara, en intimidad, tal y como somos venimos a él estableciendo
una relación personal más allá de nuestra humanidad, esa es la manera en que podemos hacerlo
con el Padre. Podemos hacerlo a través de canciones tan simples como esta:

“quiero conocerte, Señor, deseo conocerte”

“tú eres la Vid, nosotros somos las ramas, mantennos apegados a ti”

“Vengo a ti doblando mis rodillas, en un clamor, dame más de ti.”

c. Debemos venir al Padre con la simplicidad de un niño

A dios le importa cuán elocuente sean nuestras oraciones, ni la perfección con que nuestras voces
den notas agudas. Más bien, él nos recibe en la medida en que entregamos nuestro corazón con la
simplicidad y entrega total de un niño.

2. a través del silencio.

Invertir tiempo para estar en silencio ante el trono de Dios es algo que con frecuencia escasea en
los cristianos de este último siglo. A veces pensamos que necesitamos “hacer que las cosas pasen”
o “hacer algo” para obtener la aprobación de Dios. Cuando practicamos la disciplina del silencio
podemos, muchas veces, permitir que podamos escuchar la voz del Señor en nuestros corazones.
Le damos acceso a Dios a que nos revele a sí mismo en nosotros y nos cambie nuestra forma de
pensar sobre Él, nosotros mismos o nos guie sobre alguien que Él quiera que intercedamos.

3. A través de la total obediencia


DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

C.S.Lewis escribió muy bien en el resumen de su libro “Puro Cristiano”

Cristo dice, “Dame todo. No quiero mucho de tu tiempo o mucho de tu dinero o mucho de tu
trabajo: Te quiero a ti. No he venido a atormentar tu yo natural, sino a matarlo. Nada a medias es
bueno. No quiero cortar una rama aquí y otra allí, quiero tumbar todo el árbol. No quiero
empastarte un diente, sino extraerlo. Entrega todo tu ser natural, todos los deseos y tus
pensamientos, los que crees que son inocentes y los que piensas son perversos, es decir todo tu
ser. Y en cambio, te daré un nuevo ser. De hecho, te daré a mí mismo: mi propia voluntad llegará a
ser la tuya.

A veces vemos que entregar todo tu ser (todos tus deseos e interioridades) a Cristo es la cosa más
terrible y casi imposible. Pero, esto es más fácil que lo que estamos tratando de hacer que es
mantener lo que llamamos “nosotros mismos”, para conservar la felicidad personal como nuestra
gran meta en la vida, y con todo eso pretendemos ser “buenos”. Estamos tratando de dejar que
nuestra mente y corazones tracen su propia ruta – centrados en el dinero, placer o ambición y
esperando, a pesar de todo esto, a comportarse de manera honesta, santa y humilde. Y eso es
exacto de lo que Cristo nos advirtió no hacer. Como Él dijo, los espinos no producen higos. Si soy
un campo que no tiene nada excepto hierba, no puedo producir trigo. Cortar la hierba puede
mantenerla baja: pero aun seguiría produciendo hierba y no trigo. Si quieres producir trigo, el
cambio debería ir más profundo que la superficie. Debo arar y replantar (pp. 166-170)

Aplicación

- Como evalúas el grado de intimidad con dios (del 1-10)


- Sientes que tu intimidad con el Señor ha progresado. Compara.

III. Nuestra vida de oración refleja nuestra relación con Dios

Como mismos desarrollamos nuestra relación con Dios a través del entendimiento de quién es Él y
teniendo una imagen clara de Él, así mismo encontramos sus propósitos en nuestros propósitos;
sus decisiones llegan a ser nuestras decisiones; su Espíritu llega a ser más evidente en nosotros.

A. Del legalismo a la libertad

Así como el vientre de una mujer se va hinchando con el embarazo, por causa de la criatura que
crece dentro de ella; así nos vamos llenado cada vez más con el precioso fruto del Espíritu Santo.
Nuestra vida de oración refleja este cambio a medida que convertimos los principios del legalismo
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

(orando por “obtener cosas” de Dios, para “impresionarlo” o “satisfacerlo”) del basamento
legalista a la libertad y el gozo. No debemos establecer una gran confianza en nuestras habilidades
de ser fieles en orar o “hacerlo bien, mejor y largamente”; sino que nuestra confianza debe
incrementarse en Dios, en su fidelidad, en su misericordia, en su poder.

Nuestras oraciones van a irradiar con la naturaleza y el carácter de Dios cuando dejemos que Jesus
nos llene de Él y nos mantengamos en su enfoque. Este tipo de oración que es originada por la
morada en nosotros, del Espíritu glorificado de Aquel que la produce: Cristo. En la medida que nos
enfoquemos, seremos como Él. Porque Él es la fuente de vida, necesitamos estar incentivados por
Él, permitiendo que su vida abunde en nuestras oraciones y peticiones.

B. La recompensa de nuestras oraciones están en el cielo

Este tipo de oración, de la que hemos estado hablando, no tiene nada que ver con aplausos y
aprobación humanas, sino en lo secreto, para recibir recompensa en el cielo.

Todo hemos estado en reuniones o tiempos de oración, don la gloria, la atención, el foco esta
puesto en una persona, semejante tiempo de oración, es fruto de corazones frios, espíritus críticos,
amargados, celosos, desamorados e injustos. Esto causa desprecios los unos de los otros. Nos
encontramos a nosotros mismos en el lugar del fariseo en Lc 18, quien se deleitaba en sus
oracioens y ayunos, en vez de regocijarce en el Señor.

C. las oraciones fluyen del Espíritu


1. muestran el fruto del Espíritu

¡Qué diferente es la oración que fluye del mismo Espíritu de Dios dentro de nosotros! Esta oración
está llena de amor, gozo, paz, paciencia, fe, amabilidad, bondad y dominio propio. Cuando esta
clase de oración está en operación, todo el mundo es atraído a Jesús. No hay sensación de
competencia entre rivales, más bien los participantes lo logran en Él. Dejemos de estar
preocupados porque no nos están midiendo y gocémonos en la meta externa hacia el Señor;
dejemos la persecución y gózate en el mismo Señor.

2. Rechazando (reprendiendo) las mentiras del enemigo

En la medida que recordemos estar enfocados en Jesús, cuando oremos, Él nos enternecerá hacia
la oración y la intercesión en sus propósitos. El Señor no nos atrae a la oración con condenación.
Necesitamos reconoce que esto lo hace el enemigo, quien nos diría que todo lo que hacemos no es
suficiente o no es lo bastante bueno.

Nuestro enemigo intentará hacernos creer que no somos dignos de ser aprobados delante de Dios,
o de ser perdonados o para que nuestras oraciones sean recibidas. La sangra de Jesús es
verdaderamente adecuada para perdonar todos nuestros pecados y faltas. Necesitamos continuar
meditando en la verdad que nos hace entender al Padre que está revelada en su Palabra para
cerrarle las puertas al enemigo.
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

3. Evitar sentirte abrumado

Cuando permitimos que el foco de nuestra oración se aleje de la Persona de Jesucristo, nos
sentimos abrumados (recargados) con el claro volumen de las peticiones alrededor de nosotros.
Con frecuencia me maravillo como Jesús pudo manejar caminar en medio de la aglomeración de
perdidos, enfermos, necesitados, sin que eso lo desanimara, ni lo llenara de anciedad.

Todo esto lo puedo comprender mejor cuando lo miro a luz de Juan 5:19 “Jesús les dijo: “Les
aseguro que el Hijo de Dios no puede hacer nada por su propia cuenta; solamente hace lo que ve
hacer al Padre.[i] Todo lo que hace el Padre, también lo hace el Hijo.” Jesús caminó en tan gran
intimidad con el Padre que Él era capaz de percibir las cosas que el Padre estaba iniciando en el
cielo! Él habló hacia esas cosas que Él veía que su Padre estaba haciendo.

4. Revelar (liberar, desatar) las respuestas de Dios a las oraciones

Cuando relacionamos lo antes dicho con Juan 17:23 (lo cual afirma que el Padre nos ama así como
ama a Jesús) podemos esperar que nuestro Padre nos muestre también las cosas que Él está
haciendo diariamente. Usualmente veía la intercesión así: Mi trabajo era tocar el hombro de un
Dios muy ocupado y dispararle todas las necesidades de todos alrededor mío, esperando que Él
hiciera lago por ellos. Frecuentemente sentía ansiedad y sobrecarga.

Sin embargo, a medida que pasaron los años, Dios me dio una nueva visión sobre la intercesión:
Ahora yo veo mi rol como el que viene a los pies de mi Padre celestial, quien conoce todas las
cosas y está abundantemente lleno de compasión con todo lo que Él ha hecho. En la medida que
soy capz de esperar en quietud en Él, Él me toca mi hombro y me dice “Cathy, mira lo que deseo
para el surgimiento de esta situación. Libera sanidad (o salvación, etc) a través de tus oraciones”

D. Su carga (oracion) es ligera

El trabajo del Padre es saber cuando y cómo extender sus mandamientos y su reino en la tierra; mi
trabajo es escuchar y obedecer. Cuánto podemos liberar y ejecutar cosas cuando lo hacemos en su
Palabra y en su tiempo! Verdaderamente este yugo es fácil y ligera su carga. Dios no se va a olvidar
ni es lento en realizar su voluntad. Mi entendimiento es que Él está buscando a aquellos que
deseen permanecer quietos en sus corazones para escucharlo y orar en cuales Él pueda
revelárseles.

IV. Intimidad con Dios y la oración por las naciones

Cómo nuestra intimidad con Dios conecta con la oración por las naciones? Cómo hemos sugerido
desde el principio, el corazón de toda intercesión está en la intimidad con Dios. Esto incluye la
oración por las naciones.

De la misma manera

Como realmente logramos conocer a Dios, podemos aprender más y más sobre como el Espíritu
Santo está pensando en el asunto de las naciones para guiar a la gente hacia él. Al ver nuestra
DESPERTANDO A LA INTERCESIOÓ N

nación más desde la perspectiva de Dios, somos más capaces de orar hacia aquellas cosas que él
quiere llevar a cabo. Ahora nuestra oración es más poderosa mientras aprendemos a atar en la
tierra lo que Él ya ha atado en el cielo y soltar en la tierra lo que él ya ha soltado. Ahora estamos
orando porque su voluntad sea hecha en nuestra nación y no solo traer nuestros planes y deseos
a Él.

Nuestra oración esta ahora comenzando a alinearse con lo que Dios está haciendo, el tema del
próximo capítulo.

Father, I pray that you would grant us, out of the rich treasury of Your glory, to be strengthened
and reinforced with mighty power in our inner person by Your Holy Spirit. We ask You to indwell
us in our innermost being and personality. Father, would you cause Christ, through our faith, to
dwell, to abide, to make His permanent home in our hearts! Cause us to be rooted deeply in
love and founded securely in love, that we may have the power to apprehend, to grasp with all
the saints the experience of Your love, the breadth and length and height and depth of it. Cause
us, Father to really come to know practically, through the experience for ourselves, the love of
Christ, which far surpasses mere knowledge, that we would be filled throughout our being unto
all the fullness of God. Enable us to experience the richest measure of the divine Presence, and
become a body wholly filled and flooded with Yourself.

Now unto You, Lord, Who, by Your power at work within us, are able to carry out His purpose
and do superabundantly, far over and above all that we dare ask or think, unto You be the glory
in the church and in Christ Jesus throughou