You are on page 1of 97
Portada

Portada

¡Apoya al autor comprando sus libros!

Este documento fue hecho sin fines de lucro, ni con la intención de perjudicar al Autor (a). Ninguna traductora, correctora o diseñadora del foro recibe a cambio dinero por su participación en cada uno de nuestros trabajos. Todo proyecto realizado por Bound by the books es a fin de complacer al lector y así dar a conocer al autor. Si tienes la posibilidad de adquirir sus libros, hazlo como muestra de tu apoyo.

¡Disfruta de la lectura!

¡Apoya al autor comprando sus libros! Este documento fue hecho sin fines de lucro, ni con
MODERADORAS DE TRADUCCIÓN  Serenity , Kayllah & Anice TRADUCTORAS  Serenity  Kayllah  Anice

MODERADORAS DE TRADUCCIÓN

Serenity , Kayllah & Anice

TRADUCTORAS

Serenity

Kayllah

Anice

MODERADORAS DE TRADUCCIÓN  Serenity , Kayllah & Anice TRADUCTORAS  Serenity  Kayllah  Anice

CORRECCIÓN Y REVISIÓN FINAL Serenity Kayllah Anice

DISEÑO

Anice

Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8

Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11 Epílogo

Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7 Capítulo 8
El doctor está adentro. Cada centímetro de él ... Soy el director médico más joven, brillante

El doctor está adentro. Cada centímetro de él ...

Soy el director médico más joven, brillante y con más experiencia que jamás se haya visto en la clínica de fertilidad. Nada se interpone entre mi trabajo y yo, hasta que Ada Chase entra.

Se supone que no debo tocarla, al menos, no de la manera que quiero. Ella está fuera de los límites de muchas maneras. Demasiado rica. Demasiado inocente. Demasiado intocable.

...

Demasiado mi paciente.

La joven heredera protegida está en mi oficina para que su rica y miserable familia pueda ver si es capaz de tener hijos. Y se supone que debo examinarla, cada centímetro de su dulce y tentador cuerpo, para comprobar.

Pero la he querido desde el instante en que la vi, y ahora estoy obsesionado, poseído y colocado como nunca.

Primero, la haré rogar. Segundo, la haré mía. ¿Y tercero? Bueno, la tercera es la mejor parte.

El doctor está adentro. Cada centímetro de él ... Soy el director médico más joven, brillante

Tercero es yo poniendo un bebé en ese vientre joven y suave. Y después de eso, la robaré de todo esto. A la mierda el código de conducta médica olvida el profesionalismo y maldita las consecuencias.

Oh, Ada puede tener hijos bien.

...

siempre y cuando sean míos.

Sé lo que estás pensando, esto suena sucio, grosero, y como a un obsceno doctor de fantasía. Y si estás pensando eso, la buena noticia es que tienes toda la razón. Este libro es ardiente e intenso: amor y lujuria de lo mejor, con un héroe alfa dominante completamente obsesionado con la crianza y el reclamo de su heroína intacta. Seguro, sin trampas, y un Felices por siempre garantizado.

El médico te verá y te llevará ahora ...

Doctor babymaker (Bad Medicine #1)

ADA L TIMBRE DEL ASCENSOR SUENA, y mi corazón se acelera mientras me estremezco. había llegado.

ADA

ADA L TIMBRE DEL ASCENSOR SUENA, y mi corazón se acelera mientras me estremezco. había llegado.

L TIMBRE DEL ASCENSOR SUENA, y mi corazón se acelera mientras me

estremezco. había llegado.

Las puertas se abrieron, y pude sentir mi respiración entrecortada cuando salía al área de recepción de la clínica, mis dientes muerden mi labio inferior mientras me acercaba al mostrador de facturación.

Todo estaba mal. No se suponía que tuvieras pensamientos así sobre hombres como él. No debías entrar en una oficina como ésta y mojarte.

Se suponía que no debías tener fantasías sucias, incontenibles sobre tu doctor.

...

Pero entonces, si estaba tan mal, ¿por qué no había podido dejar de pensar en él? ¿Por qué había pensado cada segundo desde la primera vez que lo vi? una semana antes de quemar el pensamiento de él en mi mente. Me había pasado horas recordando la sensación de sus poderosas y dominantes manos sobre mí, y la forma en que su profunda y baja voz había golpeado algo esencial dentro de mí.

Y había pasado todas las noches temblando en mi cama mientras mis dedos y mis fantasías se preguntaban qué habría pasado, si hubiera habido más.

...

ADA L TIMBRE DEL ASCENSOR SUENA, y mi corazón se acelera mientras me estremezco. había llegado.

¿Sra. Chase?

Parpadeo, mis pensamientos sucios se dispersaron mientras miro a la recepcionista arqueada frente mi con una expresión de desconcierto. ¿Todo está bien, querida?

No, tengo un enamoramiento incontrolable y los pensamientos más sucios que he tenido sobre uno de sus médicos. Oh, sí. , dije rápidamente, tragándome el calor de la cara.

Dije que puedes entrar. El Dr. Petite estará contigo en breve. Gracias.

Lo digo rápido, mis manos se apretaron con puños nerviosos a los lados mientras pasaba frente a su escritorio, a través de las grandes puertas de madera doble, y por el pasillo hacia las salas de examen.

El Doctor Petite no era mi fantasía prohibida, y gracias a Dios por eso. No, esos estaban reservados para el doctor Brody, magnífico, intensamente sexy, endurecido y perfeccionador de pantys.

Doctor Jackson Brody.

Verlo en mi última visita una semana antes había sido un error. Y no me refiero a eso como "porque me arrepentí", me refiero a eso literalmente. Alguien había estropeado algunos de los horarios de los médicos, y en lugar de Doctor Petite, era con él con quien había tenido la cita. Había comenzado inocentemente, y sabía que todo probablemente estaba en mi cabeza.

No, tengo un enamoramiento incontrolable y los pensamientos más sucios que he tenido sobre uno de

Pero no hizo ninguna diferencia.

Jackson Brody - Dios, él era precioso. Alto, hombros anchos, y construido como una maldita estatua griega. Ese cabello oscuro, como el mío, y esos penetrantes ojos oscuros, diferentes de mis ojos azules.

Esas manos poderosas y cálidas, y la forma en que me tocó. Me estremecí cuando me detuve en la puerta de la habitación de examen del Doctor Petite.

Esto fue ridículo. El doctor Brody era solo eso, un doctor, y esta era yo siendo, bueno, rara. No debería haber fantaseado con mi doctor. Quiero decir, ya era bastante malo lo que sucedió antes, durante el último examen. Sin embargo, él no había dicho nada.

...

Espero que no se haya dado cuenta, bueno

...

eso

Dios, espero que no.

Pero afortunadamente, incluso si una parte de mí deseaba verlo, no lo vería hoy. Y probablemente nunca lo haría. El problema de la programación había sido resuelto, y sería el doctor Petite, de sesenta años, gordinflón y canoso, quien me examinaría hoy para asegurarse de que era fértil.

Sí, de hecho, acabo de decir eso.

Tenía diecinueve años, apenas me habían besado, y estaba en la clínica de fertilidad más costosa de la ciudad de Nueva York para asegurarme de que podía tener bebés.

Si quieres saber por qué, la respuesta corta fue: "porque mi familia está loca".

Cuando provienes de una familia como la mía, con el pedigrí que la

acompañaba, había ciertas “expectativas”. No, no es como si tuviera un

matrimonio arreglado o algo así de bárbaro, pero esto era mucho peor. Definitivamente más espeluznante.

Verá, mis padres me habían enviado aquí para esta serie de pruebas y exámenes para asegurarme de poder tener hijos. Todo era parte de la máquina de cómo los ricos se casaban con ricos y se mantenían ricos. Mi ser "capaz" era parte del paquete, así que cuando llegara el momento, y lo sería pronto, de encontrar a alguien con el mismo rango social y económico, ya sabrían que no habría problemas para tener niños.

Sí, es tan jodido como suena.

Dios, espero que no. Pero afortunadamente, incluso si una parte de mí deseaba verlo, no lo

No es que estuviera en contra de los niños, y no lo estaba, en absoluto. Amaba a los niños, y probablemente me hubiera adentrado en la psiquiatría de la primera infancia si me hubiera salido con la mía. Excepto que no me había salido con la mía, y estudiar psicología o premédica era un error para una "chica como yo", o eso pensaban mis padres. No, para mí, si fuera a la universidad, sería para algo fácil como English Lit. Algo inútil, y algo de lo que hablar en cócteles.

Por eso estaba allí; diecinueve, con cero experiencias, viendo si era capaz de dar a luz. Quiero decir, por Dios, primero tendría que tener sexo. Al instante me sonrojó, pensando en el Dr. Brody.

De Jackson.

Me sonrojo y tiemblo de nuevo cuando entro en la sala de examen y cierro la puerta. Una parte de mí hizo un puchero de que tendría que volver a aburrir al Doctor Petite. Pero entonces, al menos lo que sucedió la última vez no volvería a suceder.

Sabes, cuando me puse húmeda, notablemente, con solo mis bragas, justo en frente del Doctor Brody.

...

Me encogí, sonrojándome ante la idea mientras me sentaba en el borde de la mesa, de espaldas a la puerta. El examen fue realmente agradable, no estéril y todas las luces fluorescentes como la mayoría de los lugares. La iluminación aquí se redujo, el piso de madera dura, los muebles de la parte superior de la línea eran hermoso.

Espero que no se haya dado cuenta, Jackson, es decir, la semana pasada con mis bragas. Si lo hubiera hecho, ciertamente no había dicho nada. Pero, de todos modos, una parte de mí se sintió aliviada de ver al Doctor Petite, y que no se mojaba mis bragas.

Jugueteo con mis manos, mirándolas y sonrojándome nuevamente mientras vuelvo a jugar como colegiala enamorada del magnífico doctor. Lo busqué en Google, como un bicho raro. Sabía que él era el jefe de esta clínica y tenía un gran respeto en el mundo de la medicina prenatal y neonatal. Sabía que era uno de los médicos más jóvenes que alguna vez se había convertido en el jefe de una clínica de este prestigio, o cualquiera, en eso. Tenía treinta y dos años y no estaba casado. Sin novia ni nada tampoco, por lo que pude ver al acechar su página de Facebook.

De Jackson. Me sonrojo y tiemblo de nuevo cuando entro en la sala de examen y

Sentí que el calor se colaba hacia arriba, recordando cómo había observado las fotos en su página, él sudando y sonriendo después de correr un triatlón. Jackson parecía delicioso con tan solo un par de bañadores cortos y perfectamente ajustados, sin camisa y luciendo como un jodido dios en la playa.

Oye, era virgen, pero una chica tiene pensamientos.

Recordé las últimas noches de la última semana, jadeando bajo las sábanas de mi dormitorio mientras mis dedos se deslizaban entre mis piernas. Recordé gimoteando en mi almohada y fingiendo que eran sus

manos las que me separaban las piernas y me decía lo que iba a hacer

para…

Ada.

Casi chillé cuando la voz de mi travieso sueño atravesó la habitación, desde la puerta detrás de mí que no había escuchado abrir. Me congelé, la sangre se convirtió en fuego en mis venas y mi corazón saltó en mi garganta.

Esa voz.

Esa profunda, resonante y poderosa voz que desencadenó algo dentro de mí.

Jackson.

La voz detrás

de

era el doctor Brody, y cuando lo escuché entrar y

cerrar la puerta con un fuerte clic detrás de él, sentí que todo mi cuerpo temblaba.

Te he estado esperando, Ada. Oh Dios.

Recordé las últimas noches de la última semana, jadeando bajo las sábanas de mi dormitorio mientras
JACKSON UE EL AROMA DE SU CHAMPÚ QUE ME GOLPEÓ PRIMERO, tal como lo había hecho

JACKSON

JACKSON UE EL AROMA DE SU CHAMPÚ QUE ME GOLPEÓ PRIMERO, tal como lo había hecho

UE EL AROMA DE SU CHAMPÚ QUE ME GOLPEÓ PRIMERO, tal como lo

había hecho la última vez: algo sutil y floral, con un toque cítrico que me volvía jodidamente salvaje. Gruño para mis adentros mientras inhalaba bruscamente, llenando mis sentidos con ella mientras mis ojos la beben.

Joder ella era hermosa

incluso sentada de espaldas hacia mí, todo sobre ella hizo que mi verga se hinchara en mis pantalones, palpitando con toda su longitud entre mis muslos mientras mis bolas hormigueaban. Ese cabello largo y oscuro, sin restricciones y cayendo por su espalda flexible. Esos hombros traviesos y sus brazos desnudos bajo la blusa de manga corta.

Ese pequeño y dulce culo en forma de corazón suyo, posado en el borde de la mesa de examen. Llevaba pantalones de yoga -Dios bendiga los pantalones de yoga- que abrazaba cada dulce y tentadora curva de ese pequeño melocotón de un trasero tan jodidamente perfecto que todo lo que hizo fue hacer que mi pene palpitara aún más fuerte.

He estado esperando por ti, Ada. ronroneo

JACKSON UE EL AROMA DE SU CHAMPÚ QUE ME GOLPEÓ PRIMERO, tal como lo había hecho

Y lo había sido. Dolorosamente. Me estaba volviendo loco haciéndolo. La última vez fue peligroso. La última vez, estuve cerca de tirar toda mi carrera por este ángel, y lo hubiera hecho, si me hubiese preguntado.

Pero donde la última vez había sido un error, esta vez fue todo mío. Esta vez, me había asegurado de que Roger Petite estuviera preocupado con otros pacientes. Porque esta vez, no habrá confusión, no habrá errores.

Esta vez, ella sería mía. Ada Chase, mi puta obsesión. Mi lujuria devorada por su cuerpo.

Primero, iba a hacerla rogar. Segundo, iba a hacerla mía.

¿Y tercero? Bueno, el tercero era la mejor parte.

En tercer lugar, estaba yo poniendo un bebé en ese fértil y joven útero. Y después de eso, ella sería mía. Después de eso, la robaría de todo esto si tuviera que hacerlo.

Me había perdido en el mismo instante en que entré a esta misma habitación la última vez, una semana antes. Estaba acabado en el momento en que puse los ojos en ella, y olí ese champú, y vi esa inocencia increíblemente dulce en sus ojos. Ella había abierto esos labios tentadores y rosados, y yo había estado perdido.

A la mierda el código de conducta médica. Olvida el profesionalismo. La quería y, desde entonces, solo había empeorado un millón de veces. Desde entonces, ella había consumido todos mis pensamientos y mantuvo mi verga dura casi una semana entera. Desde la última vez.

UNA SEMANA ANTES:

Primero, iba a hacerla rogar. Segundo, iba a hacerla mía. ¿Y tercero? Bueno, el tercero era

ENCANTADA DE CONOCERLE, Doctor Brody.

Joder. La forma en que mi nombre rodó por esa suave lengua y por esos dulces labios hizo que mi cuerpo zumbara por la necesidad. La forma en que se ruborizó-sus mejillas ardiendo mientras miraba hacia otro lado, como si estuviera avergonzado.

Me acababan de presentar a esta criatura perfecta, después de explicar el error de programación con el doctor Petite.

Son. Trago saliva espesa, sus brillantes ojos azules se lanzaron a los míos. Cristo, esa piel suave, blanca como el lirio, con ese cabello castaño oscuro y ese puñado de pecas en su nariz increíblemente linda me hizo ahogarme en ella ya.

¿Estamos haciendo un examen hoy?

Ella estaba nerviosa. Lo tengo. Después de todo, no es como si un examen de fertilidad fuera una brisa, pero no ayudó que no fuera el médico que había estado viendo en las primeras visitas a la clínica.

No, señorita Chase, no lo estamos. Deseo.

Dios me ayudé, la deseaba. Olvide el profesionalismo y los límites, y mis propios juramentos. Olvida al doctor en mí. El maldito hombre de las cavernas en mí quiere tocar cada centímetro de su cuerpo.

Ella estaba sentada allí con sus pantalones de yoga negros y un top sin mangas, gris y suelto, con el pelo desabrochado y cayendo por un hombro, y un labio suave, suculento y brillante atrapado entre sus dientes. Quería arrancarle esa prenda pieza por pieza, como un regalo para que desenvolver hasta que estuviera desnuda frente a mí. Y luego, quería sentir lo suave que era esa piel. Quería ver si sus pezones eran tan rosados como sus mejillas, y quería extender esas lindas piernas y pasar mi lengua por ese coño que solo podía imaginar probarlo como si fuese un caramelo.

De alguna manera, me tranquilice. Cómo, no estoy del todo seguro.

No, hoy es todo exterior. Estamos utilizando la nueva tecnología de imágenes externas para echar un vistazo a todo lo que hay dentro. Es un poco como un sonograma.

Ella estaba nerviosa. Lo tengo. Después de todo, no es como si un examen de fertilidad

Ella asintió, todavía mordiéndose el labio nerviosamente de la manera más tentadora, hasta el punto en que apenas podía concentrarme en hacer las palabras.

¿Por qué no pasa y te recuestas?

Entonces quiero que extiendas tus piernas, hagas que tus rodillas vuelvan a tus hombros, y me muestres lo húmedo que está ese coñito apretado.

Gruñí

para mis adentros, mi mandíbula se tensó mientras

calmarme. ¿Me gusta esto?

trataba de

Joder, su voz era tan dulce, como la miel, y la forma en que me miró mientras estaba recostada en la silla reclinada del paciente había algo que chispeaba dentro de mi pecho.

Así.

Agarré el dispositivo de imágenes, realmente era como un sonograma, y me volví hacia ella.

Levanta tu camisa.

Lo gruñí, como una demanda. Como si le estuviera diciendo a alguien que acababa de traer a casa para hacerlo, y no a un paciente.

Mantén un maldito control de ti mismo.

Sobre tu estómago, agregué rápidamente, viendo el rubor en sus mejillas.

Pero Ada asintió y lentamente, se había agachado y había levantado la parte superior.

Gemí para mí mismo. Esa piel intachable. Ese pequeño y suave vientre, la curva fácil de sus caderas. La pequeña visión de la parte inferior de un sujetador de encaje azul claro.

...

Estuve duro como una roca en un maldito segundo.

Todo mi puto cuerpo estaba zumbando mientras me acercaba a ella, mirándola estremecerse cuando me acercaba.

Y necesito que te bajes un poco los pantalones de yoga.

— Así. Agarré el dispositivo de imágenes, realmente era como un sonograma, y me volví hacia

Ada jadeó silenciosamente, su pecho subía y bajaba mientras sus ojos se dirigían a los míos.

¿Qué? No todo el camino, solo para no obstaculizar las imágenes. Oh, correcto.

Ella forzó una sonrisa, pero todo lo que había hecho era resaltar lo nerviosa que estaba. Todo lo que hizo fue hacerla parecer aún más inocente, y más completa y totalmente follable.

Un poco más, Sra. Chase.

Lo hizo, tirando de la cintura elástica aún más, y mostrándome más de ese vientre liso, y el suave surco de sus caderas. Todo el camino hasta que

alcancé el borde de sus bragas de encaje azul, haciendo coincidir el sujetador.

Gruñí.

No pude evitarlo, y para entonces honestamente no me importaba. No sé si ella incluso me escuchó, pero sus mejillas todavía estaban sonrojadas de un rojo brillante.

Soy médico, señora Chase. , dije en voz baja.

Pero en mi cabeza, te puse de rodillas con ese cabello envuelto alrededor de mi puño y tus labios carnosos envueltos alrededor de mi verga.

Ella ríe nerviosamente, sacudiendo la cabeza. Lo sé, lo siento. Estoy siendo extraña.

No lo eres. Solo estoy nerviosa es todo. Sonreí, poniendo una mano en

su

brazo.

comodidad. Estaba destinado a calmar.

Estaba

destinado

a

dar

Hizo exactamente lo opuesto, para mí al fin. Para mí, hizo rugir mi sangre. Para mí, tocar esa piel suave y cálida hizo que el animal dentro de mí gritara como una bestia, y mi verga palpitara con fuerza contra mi muslo. Podía sentir mis bolas hormigueando, lleno de esperma para ella.

Tosí. Vamos a empezar.

alcancé el borde de sus bragas de encaje azul, haciendo coincidir el sujetador. Gruñí. No pude

La varita estaba caliente, pero, de todos modos, pude ver su piel temblar con piel de gallina cuando la moví sobre su estómago.

Entonces, estos son tus ovarios, murmuré, mis ojos en la pantalla junto a nosotros.

—Trompas de Falopio, el útero

...

Que quiero llenar con cada jodida gota de mi esperma pegajoso.

Iba fuera de los putos rieles aquí con ella, pero no podía parar. Estaba consumido por ella, por toda ella. La forma en que su cabello olía, la forma en que sonreía. La forma en que quería protegerla.

Sí, sabía por qué estaba allí, y sabía que no era que de repente se interesara a sus diecinueve años en lo fértil que era. No, sabía el nombre de Chase y lo que su padre era capaz, y yo sabía de qué mundo era. Esta no era la primera vez que veía a los descendientes de los súper ricos en esta clínica para asegurarse de que pudieran "continuar la línea".

Joder, ¿qué?

Gruñí para mis adentros, volteándome y mirando la pequeña sonrisa en sus labios perfectos mientras miraba la pantalla. Tan jodidamente hermoso, y dulce, e inocente. Tan jodidamente mía.

Y al instante, supe que era verdad. O lo sería en un instante, el rugido dentro de mí se convirtió en una resolución feroz.

Ningún otro hombre vería cuán fértil era. Nadie más que yo. Nadie más tocaría a este ángel perfecto.

Vamos un poco más abajo y revisemos su cuello uterino.

Lentamente moví la varita más abajo, hasta que choqué con sus manos que sostenían la cintura de sus pantalones.

Iba fuera de los putos rieles aquí con ella, pero no podía parar. Estaba consumido por

Durante todo el camino, Sra. Chase, casi jodidamente gimoteé, la sangre rugió en mis oídos cuando dejé que mi mirada se clavara en ella. Joder profesionalismo. A la mierda ser su doctor. Todo lo que estaba en ese momento era un hombre. Un hombre que había visto lo que quería.

Y ahora este hombre quería ver más de lo que era suyo. Ada se mordió el labio, jadeando en silencio antes de asentir.

...

Oh, correcto. Por supuesto, doctor. Fóllame más duro, doctor.

Mi verga hincho, palpitando fuerte como una roca contra mi pierna.

Ada se lamió los labios, esa suave lengua rosada salía para mojarlos cuando lentamente enganchó sus pulgares en la cintura de sus pantalones de yoga y los empujó hacia abajo.

Más. Gruñí, como un hombre que apenas aguanta. No me importó.

Ada jadeó en silencio, su rostro rojo brillante. Pero ella los bajó aún más cuando comencé a mover la varita sobre su vientre inferior.

Y ahí estaba. Santo. Mierda.

Se había quitado el apretado material negro casi por encima de las bragas, y allí, justo en el medio de ellas, justo entre sus piernas, había una pequeña mancha oscura y húmeda.

El resto del mundo desapareció para mí por un segundo, todo mi ser estaba fijo en la mancha de sus bragas apretadas sobre sus labios, y el letrero de los pequeños cuentos se filtró.

Ada Chase no estaba nerviosa. Ada Chase estaba jodidamente excitada.

Yo quería arrancarlos. Quería poner mi cara entre sus muslos, inhalar el dulce olor de ella y luego lamer ese pequeño coño a través de sus bragas hasta que llegara a toda mi lengua.

Ada se lamió los labios, esa suave lengua rosada salía para mojarlos cuando lentamente enganchó sus

El resto del breve examen fue borroso. Recuerdo que gruñí acerca de que todo estaba en orden, y que mi opinión profesional era que ella era perfectamente capaz de tener hijos.

Pero el hombre dentro de mí tenía una opinión ligeramente diferente: ella no era sólo capaz de tener hijos, ella era capaz y jodidamente estaba destinada a llevar a mis hijos.

Se puso su ropa en su lugar después, y saco ese pequeño culo perfecto de la silla de examen. Ella se giró y me sonrió, su cara aún sonrojada y brillante, y sus ojos azul claro chispeando. Me estrechó la mano y, una vez más, tocarla así, por muy inocente que fuera, casi hizo que la empujara hacia

mí, aplastando mis labios con los de ella, y luego mientras la besaba le arrancaría la ropa de su pequeño y apretado cuerpo.

Presente:

Y LUEGO, ella se había ido, dejando solo la sensación de su suave piel, el aroma de su cabello, y la imagen de sus pequeñas y húmedas bragas grabadas permanentemente en mi cerebro. Apenas había salido de la habitación cuando me rompí los pantalones, saqué mi verga dura y comenzó a acariciarme. Gruñí, imaginando lo dulce que su coño probaría en mis labios, cuán suaves serían sus llantos cuando la reclamé como mía.

Qué jodidamente sexy se vería toda hinchada con nuestro hijo.

Gemí, mi puño agarrando el borde de la mesa con fuerza, y tan cerca de rociado mi semen a través de la superficie del escritorio, cuando me detuve.

No.

No así. No después de haber tenido un vistazo de lo que podría ser mío. Y no solo podría, lo haría, porque había decidido allí mismo, cual quiera que fueran las consecuencias, Ada Chase sería mía.

Suelto mi verga jadeando, y siento mis bolas adoloridas en señal de protesta. Pero no, no desperdiciaría ni una gota de semen. Nunca, porque de ahora en adelante, cada gota pegajosa era para ella.

mí, aplastando mis labios con los de ella, y luego mientras la besaba le arrancaría la

Inmediatamente llamo a la recepcionista y le pido que llame a la Sra. Chase para reservar un último chequeo.

¿Con el Doctor Petite? Fruncí el ceño. Sí. Por supuesto.

Me encargaría de esa parte más tarde. Me aseguraría de que él nunca la viera, y eso hice.

Y ahora aquí estábamos, en la misma habitación, mi sangre rugiendo en mis oídos, mi verga estaba dura como una roca abultada en mis pantalones y mis bolas pesadas e hinchadas de semen para ella.

Te he estado esperando, Adaronroneé.

Ella jadeó en silencio, tensándose antes de girar lentamente para mirarme por encima del hombro. Y joder, mi corazón se derritió.

Esos bonitos ojos azules, esos labios carnosos, ese puñado de pecas en su linda y pequeña nariz. Se deslizó fuera de la mesa de examen y se giró, sus manos jugando entre sí y su pecho subiendo y bajando. Sus mejillas se volvieron rosadas de nuevo, y sus hermosos ojos brillaron cuando levantaron la vista para encontrarse con mis castaños de acerados.

Hola, doctor Brodyrespiró. Yo- yo no sabía que… —Quítate la ropa.

Gruñí las palabras, mirando y sintiendo mi pene palpitar cuando vi el rubor ardiente más caliente sobre sus mejillas.

¿Qué-qué? Ella jadeó en silencio.

Quítatelos. Me moví a través de la habitación hasta que estuve justo en frente de ella, casi tocándola. Ella gimió: Jesucristo, ella maldijo gimiendo, abriendo levemente su boca mientras me miraba con esos grandes ojos azules. Y allí mismo, lo sabía. Justo allí, sabía que esto no estaba en mi cabeza.

Porque todo lo que vi en esos bonitos ojos de ella, era querer.

...

Y yo iba a darle todo lo que ella quería.

Ella jadeó en silencio, tensándose antes de girar lentamente para mirarme por encima del hombro. Y

Quítate la ropa, Ada. ronroneé, mis ojos nunca dejaron los de ella. Ahora mismo.

ADA I CUERPO ENTERO TEMBLÓ, y pude sentir un escalofrío de algo caliente y perverso burlarse

ADA

ADA I CUERPO ENTERO TEMBLÓ, y pude sentir un escalofrío de algo caliente y perverso burlarse

I CUERPO ENTERO TEMBLÓ, y pude sentir un escalofrío de algo caliente

y perverso burlarse de mí. Por un segundo, pensé que era miedo que se sentía propiciándose dentro de mí. Pero luego me di cuenta de que era otra cosa: emoción. No sería el viejo Doctor Petite haciendo el examen ese día, iba a ser él.

Jackson.

Sería él poniendo sus manos sobre mi piel, y diciéndome que me desvista, y al verme. Que sería él quien me toque, y me mande, y dejaría que el calor de su cuerpo perfecto irradie a través de mí en la pequeña sala de examen.

Mi pulso rugió en mis oídos, y pude sentir un hormigueo que se extendía por cada centímetro de mi piel. Sabía que esto estaba mal, sabía que era una tontería estar tan emocionada y excitada y, bueno, encendida por mi médico. Y sabía que desnudarme era algo que podría haber esperado para un examen como este. Pero entonces, la forma en que acababa de

decir era tan

exigente, que había encendido algo dentro de mí. No era

... la forma en que un médico podría decirle a un paciente que se desnude, era la forma en que un amante podría decírselo.

ADA I CUERPO ENTERO TEMBLÓ, y pude sentir un escalofrío de algo caliente y perverso burlarse

No es que tuviera ninguna experiencia con eso.

Pero, mal

o

no,

no

había forma de negar cómo me sentía, y cómo la

perspectiva de quitarme la ropa frente al doctor Brody me asustaba y me

excitaba tanto que apenas podía soportarlo. Y quería

...

en realidad,

realmente quería hacerlo, de esta manera loca y electrizante. Pero

entonces…

Me mordí el labio, mi respiración se aceleró rápidamente cuando tragué saliva.

Déjame llamar a una enfermera.

Mierda. Él había tomado mi vacilación por sentirme incómoda. Y, bueno, sí, estaba bastante seguro de que se suponía que debía de haber una enfermera en la habitación cuando me desvestí delante de un médico. Pero entonces, no quería a nadie más aquí, porque tan equivocado como era y tan malo era el pensamiento, quería desnudarme solo para él y para él.

Jackson comenzó a mirar el teléfono en la pared. Espera, yo. Está bien.

Las palabras salieron de mis labios rápidamente, y pude sentir mi pulso acelerarse mientras se congelaba, sus hombros se apretaron antes de volverse hacia mí.

Tragué.

Yo

no me importa.

Dios, ahí estaba, esa mirada feroz, y esa hambre grabada en su mandíbula cincelada.

Me mordí el labio, mi respiración se aceleró rápidamente cuando tragué saliva. — Déjame llamar a

Eres un doctor después de todo. Dije en voz baja, sin aliento.

Vi la chispa que ardía en sus ojos cuando se volvió completamente hacia mí. Lentamente, sonrió hambriento.

Muy cierto. Y hoy, Ada, soy tu médico.

Me estremecí cuando me incliné para comenzar a desabrocharme la blusa.

Jackson no se movió. No hizo un solo movimiento para mirar hacia otro lado, o incluso parpadear. Sus magníficos ojos oscuros se limitaron a enfocarse en mí, su mandíbula apretada, una tormenta gestando detrás de su rostro.

Temblé cuando

terminé

con

los

botones,

quitándome

la

blusa

y

colocándome sobre la silla cerca de la pared. Tragué saliva,

todo mi

cuerpo temblaba de emoción y expectación mientras lentamente alcanzaba la cintura de los pantalones negros de yoga que había llevado.

Quítatelas, Srta. Chase. Ronroneó en voz baja, su profunda, resonante voz de barítono palpitante a través de mi cuerpo.

Jadeé más rápido, con el corazón acelerado mientras los sacaba lentamente, sobre mis bragas y mi trasero, y luego por mis piernas, inclinándome para despojarlos de un pie. Deseé muchísimo haberme puesto algo más sexy que solo un sujetador negro y bragas, unos que ni siquiera coinciden en eso.

Pero, Dios, ¿por qué debería? ¿A la oficina del doctor? Quiero decir, si hubiera sabido que era él quien me vería ese día, tal vez ...

Sentí que mi cuerpo se estremecía, mis pezones se fruncían en pequeños puntos debajo de mi sujetador, el calor inundaba mis muslos. Joder, ¿por qué demonios estaba tan enojado estando en una habitación pequeña y cerrada con este hombre? Me incliné para quitarme los pantalones de yoga del otro pie, cuando comencé a perder el equilibrio. Al instante, su mano estaba allí, agarrándome firmemente del brazo y manteniéndome en pie.

Oh.

Oh, es por eso por lo que estaba tan enojado en estar en una habitación pequeña y cerrada con este hombre. Porque su toque me convirtió en una maldita gelatina. Porque su mano en mi brazo envió un fuego ardiendo a través de mí y un sucio y travieso pulso dentro entre mis muslos.

cuerpo temblaba de emoción y expectación mientras lentamente alcanzaba la cintura de los pantalones negros de

¿Demasiado frío? Ronroneó, arqueando las cejas divertido mientras me estremecía bajo su control.

N-no. Apenas

susurré,

parada

justo

en

frente

del

hermoso

e

increíblemente sexy hombre mayor de mis fantasías, en solo un sujetador y bragas.

Demasiado calor, tal vez, pensé para mí misma. Tan malditamente caliente que me haces estremecer cuando me tocas.

Vas a subirte aquí. Finalmente murmuró, rompiendo el hechizo mientras suelta mi brazo y se daba la vuelta para acariciar la silla del examen.

Me estremecí cuando hice lo que me dijo, trepándome al suave y lujoso asiento y recostándome. Me lamí los labios, sintiéndome tan traviesa, incluso si él era un médico, simplemente sentándome frente a él en solo ropa interior. Pero entonces, no había mucho "doctor" sobre la forma en que sus ojos se deslizaron sobre mí, dejando un pulso caliente a su paso. Mis pezones se endurecieron bajo esa mirada, golpeando obviamente contra mi delgado sujetador, incluso con lo cálida que estaba la habitación.

Comenzaremos con otra ronda de lo que hicimos la semana pasada, solo para asegurarnos.

El doctor Brody mantuvo sus ojos fijos en los míos mientras recogía el instrumento de la semana anterior y lo llevaba a la mitad de mi sección. Y al igual que la semana anterior, lo colocó contra mi piel cuando el monitor junto a nosotros parpadeó. Pero luego, bajó su otra mano, y de repente, su palma estaba plana contra mi vientre.

Oh Dios…

Temblé, su mano cálida y poderosa me tocó entre el ombligo y el borde de mis bragas. Uno de sus dedos estaba tocando el borde de ellos, y era todo lo que podía hacer para no gemir allí mismo. Apreté mis piernas juntas, masticando locamente mi labio inferior mientras sentía el crudo calor de ese toque hormigueo directo a mi centro.

Me estremecí cuando hice lo que me dijo, trepándome al suave y lujoso asiento y recostándome.

Jackson comenzó a mover el instrumento nuevamente alrededor de mi piel, pero esta vez, no estaba mirando la pantalla. Esta vez, estaba jadeando, con la boca abierta y los ojos encapuchados mientras observaba su mano apoyada en mi piel. Bajó el instrumento con la otra mano, y el que descansaba sobre mí lentamente se desplazó hacia abajo y hacia abajo.

Estaba empapada, tan mojada que sabía que estaba haciendo un desastre con mis bragas. Mis pezones se tensaron contra mi sujetador, y estaba segura de que mi jadeo era lo más ruidoso en la habitación. Pero el doctor Brody no pareció darse cuenta. Él movió su mano más abajo, hasta que la mitad de su mano descansaba sobre mis bragas y mi montículo debajo de ellas.

Y luego, de repente, se alejó.

La respiración que ni siquiera sabía que estaba conteniendo salió de mí apresuradamente. Jackson se volvió y me sonrió, pero no era una sonrisa "doctor", era algo absolutamente hambriento. Rodó las mangas de su camisa blanca hasta el codo, y gemí por dentro.

Tinta de tatuaje y músculos durante días. Quiero decir mierda, esos antebrazos se ondularon cuando se fue a la otra manga, ¿y los tatuajes? Mis ojos trazaron la tinta y los diseños, sintiéndome más y más como una pervertida total por codiciar a mi maldito profesional médico.

¿Pero en serio? Los doctores no deberían estar tan calientes.

Bueno, esa parte está hecha. Murmuró, sus ojos arrastrando mi cuerpo casi desnudo hasta que se encontraron con mi mirada con un destello caliente. Él sonrió, y me derretí debajo, mirándolo deslizarse sobre su mandíbula cincelada, y sus pómulos magníficamente construidos, e incluso esos pequeños hoyuelos en la esquina.

¿Esa parte?

Él sonrió de nuevo, pero esta vez regresó a esa mirada que tenía un matiz de hambre y una promesa peligrosa.

Bueno, todavía tenemos el examen para hacer hoy. Mi estómago se sacudió. ¿El qué?

La respiración que ni siquiera sabía que estaba conteniendo salió de mí apresuradamente. Jackson se volvió

El examen, Ada. gruñó, esa feroz hambre ardiendo en su rostro. Él se acercó a mí. Tenemos que hacerlo hoy.

¿Lo hacemos? Chillé. Oh Dios, oh Dios, oh Dios ...

Sí, lo hacemos, Ada. Ronroneó. Su brazo se extendió, y de repente, sus dedos rozaron mi cadera, apenas, pero lo suficiente como para enviar un relámpago a través de mí.

Llamaré a la enfermera.

Él comenzó a girar, cuando de alguna manera, las palabras salieron de mi boca.

Notragué saliva. No, está bien. Dije en voz baja. ¡No, eso no está bien! Grité por dentro. ¿Qué demonios estás haciendo?

Este hombre no podría examinarme, no así, y no ahora. Quiero decir, obviamente, cada sucia fantasía que tuve sobre él durante la última semana dijo que sentía lo contrario, pero sabía que, si lo hacía ahora, vería cuán malditamente mojada estaba.

Olería lo excitada que estaba por él. Para mi doctor. Quiero decir, ¿qué tan mortificante es eso?

 

¿No?

Él

sonrió,

volteándose

hacia

y

levantando

sus

mangas,

haciendo que sus antebrazos tatuados se ondularan.

Solo tú

y

yo,

entonces. Gruñó. Sí. Susurré. Perfecto. Si somos solo nosotros dos, podemos comenzar. Ronroneó.

Juré que oí un gruñido bajo en su garganta cuando se acercó más y más, hasta que estuvo sobre mí. Se inclinó, sus manos se movieron a cada lado de mi cabeza en la suave silla detrás de mí mientras se inclinaba más cerca. Jadeé cuando sentí que sus labios apenas rozaban mis oídos.

Entonces, ¿por qué no me extiendes esos bonitos muslos, Ada?

— No — tragué saliva. — No, está bien. — Dije en voz baja. ¡ No,
¿ UÉ ? ADA Estaba escuchando cosas, lo sabía. Mis pensamientos inmundos y malvados sobre este

¿ ?

¿ UÉ ? ADA Estaba escuchando cosas, lo sabía. Mis pensamientos inmundos y malvados sobre este

ADA

Estaba escuchando cosas, lo sabía. Mis pensamientos inmundos y malvados sobre este hombre finalmente me habían alcanzado, y oficialmente estaba escuchando cosas. Tenía que ser mi cuerpo y mi cabeza jugando a los trucos, después de una semana completa de fantasear con él. Sabía lo que creía haber escuchado, pero no había manera de que realmente lo tuviera.

¿Correcto?

Parpadeé, mi aliento se aceleró cuando me estremecí y miré sus profundos y oscuros ojos.

¿Doctor?

Había algo tan caliente en estar tan expuesto frente a él así, casi desnudo. Sabía que era médico, y que esto era un consultorio médico, pero no cambió nada. Había ido mucho más allá de buscar a Jackson como profesional médico, y en su lugar lo veía como una fantasía real, viviente, que respiraba y me derretía las bragas. Y con él parado sobre mí de esa manera, como si me estuviera inmovilizando en la maldita silla del examen, las fantasías de la última semana se estaban volviendo muy, muy reales.

¿ UÉ ? ADA Estaba escuchando cosas, lo sabía. Mis pensamientos inmundos y malvados sobre este

Dije. Ronroneó, bajando más cerca otra vez, hasta que por un segundo pude haber jurado que iba a besarme.

Extiende. Esos. Bonitos. Muslos amplios para mí. Y gemí. Dios me ayudé, cuando gruñó esas palabras casi contra mis labios, todo mi cuerpo se estremeció como si alguien hubiera enviado corriente eléctrica a través de mí, y gemí.

Para el examen, por supuesto. Agregó Jackson con una intensidad tranquila. Sus ojos fieros y cautivadores se clavaron en los míos, y pude sentir el calor de su cuerpo contra mi piel desnuda.

Por supuesto. le susurré, mi corazón martillando un millón de millas por hora en mi pecho mientras asentía lentamente.

Me gusta ese color en ti. Murmuró, mirando hacia abajo y dejando perfectamente en claro que sus ojos estaban atraídos por mi sostén, y luego bajó a mis bragas. Me sonrojé ferozmente.

Gracias. El negro es increíblemente sexy contra tu tono de piel. Murmuró el doctor Brody, con la mandíbula apretada.

Sexy.

El doctor acababa de decir que mi ropa interior era sexy. Yo diría que las cosas estaban empezando a cambiar a la izquierda del profesional, pero entonces, estaba bastante segura de que estar sentada en mi sostén y mis bragas a solas con él después de que él me dijera que extendiera mis muslos significaba que ya habíamos pasado eso.

La idea me hizo temblar con una especie de emoción traviesa.

Comencemos entonces. Ronroneó con esa profunda voz de barítono, antes de que sus ojos se deslizaran de vuelta a mis bragas otra vez.

Conseguiré estos para ti.

— Para el examen, por supuesto. — Agregó Jackson con una intensidad tranquila. Sus ojos fieros

Jadeé cuando sus dedos se deslizaron por la parte exterior de mis piernas, dejando calor y deseo a su paso. Deslizó sus dedos bajo la cintura de encaje de mis bragas, y pude sentir cada nervio en mi cuerpo ardiendo con anticipación.

Esto realmente estaba sucediendo.

Un hombre estaba a punto de quitarme las bragas y verme a todos por primera vez. Bueno, un hombre además de mi-

Me sonrojé, dándome cuenta de lo cerca que había estado en mi cabeza de decir “un hombre además de mi médico". Sabía lo que se suponía que

significaba: que nadie me había visto íntimamente. Pero cada cosa sobre ese momento se sintió bastante intimidante.

Y me encantó eso.

Algo se sintió, tan loco como incluso lo fue pensarlo, este momento el más íntimo de mi vida. Algo sobre Jackson lo hizo así. Fuera cual fuera el magnetismo que tenía, me atraía y me hacía desear este momento con él. Y ahora que estuvimos aquí, se sintió bien. Sentí que había esperado esto por mucho tiempo para que pudiera ser él. Y sabía lo insano y loco que sonaba incluso en ese momento, pero no me importó.

Lentamente, sus dedos se apretaron en el borde de encaje de mis bragas, y comenzó a tirar de ellos hacia abajo. Temblé, el calor ardiendo a través de mi cuerpo cuando este hombre magnífico y dominante tiró lentamente de mis bragas. Mi vientre inferior estaba expuesto, y luego más de mis caderas, y mi montículo, hasta que, con un jadeo apenas contenido de mis labios, mi coño se le reveló.

Empezó a tirar de las bragas hacia abajo, cuando de repente, se atascaron. Toda mi cara, y probablemente todo mi cuerpo, se sonrojó, escarlata, mientras la delgada tira de tela entre mis piernas se pegaba a mi pegajoso coño mojado y resbaladizo.

Jackson gruñó. Jadeé, mirando hacia abajo para ver su mandíbula apretada y sus ojos ardiendo.

significaba: que nadie me había visto íntimamente. Pero cada cosa sobre ese momento se sintió bastante

Hermoso. Murmuró, con los ojos fijos en el lugar resbaladizo y húmedo entre mis piernas que ningún hombre había visto.

¿Qué-qué? Apenas me atragantó. Jackson levantó la vista.

Me escuchaste, Ada. Dijo con esa intensidad melancólica y silenciosa que me había provocado tanto y goteaba en primer lugar.

Eres jodidamente hermosa. Oh Dios.

Me estaba convirtiendo en gelatina frente a él cuando él se movió, sus manos se deslizaron por mis muslos cuando comenzó a separarlos.

Sin guantes El doctor no estaba usando guantes mientras sus fuertes manos masculinas se deslizaban sobre mi piel. Gimoteé, todo mi cuerpo dolía por más de su toque mientras se movía más alto. Sus manos eran tan suaves, pero firmes y fuertes.

Se movió más y más alto, haciéndome jadear en voz alta. Los dedos se deslizaron por los pliegues donde mis muslos solo tocaban mi coño, y esta vez, no pude evitar el gemido que brotó de mis labios.

Buena chica. ronroneó, moviendo las yemas de los dedos hacia arriba y hacia abajo por el mismo pequeño pliegue, una y otra vez hasta que jure que mis caderas se movían contra sus manos. Él no dejaba de molestarme cuando llegó tan cerca de tocarme donde nadie lo había hecho antes.

...

Y luego lo hizo.

Gemí. No había posibilidad de esconderlo, pero para entonces, estaba bastante segura de que no podría tenerlo de todos modos. Sus dedos fuertes se deslizaron directamente entre mis labios lisos y suaves, trazando sobre mi abertura y sobre mi clítoris, haciéndome gritar. Sus dedos se empujaron entre mis pliegues, abriéndome para su penetrante mirada. Su pulgar rozó mi clítoris, haciéndome jadear mientras todo mi cuerpo cobraba vida para él.

Mmm. Gruñó Jackson, sus ojos deslizándose por cada centímetro de mi cuerpo hasta que su mirada feroz y hambrienta estaba fija en la mía. Buena reacción, Ada.

Sin guantes El doctor no estaba usando guantes mientras sus fuertes manos masculinas se deslizaban sobre

¿Oh? Grité, tragando espesamente y tratando de evitar que otro gemido se colara de mi boca cuando comenzó a frotar mi clítoris con lentos y burlones pinceles de su pulgar.

Sí. gruñó, su mirada feroz. ¿Por qué no probamos eso otra vez? Jadeé, asintiendo lentamente con la cabeza. Sí, por-Ooh ...

Gemí en voz alta, cayendo por completo cuando su fuerte pulgar rodó sobre mi dolorido clítoris, una y otra vez. Se movió lento y deliberadamente, enviando un rayo a través de mi cuerpo mientras jugueteaba con mi pequeña protuberancia. Grité, gimiendo por él mientras enviaba chispas de electricidad a través de mi cuerpo.

Muy bien, Ada. gruñó Jackson, sus ojos se arrastraron hacia los míos. Deslizó un dedo contra mi abertura. Nunca había tenido sexo, pero montar a caballo cuando era más joven significaba que hacía tiempo que había perdido mi himen. Y, sin embargo, nadie aparte de un médico, y un médico en una circunstancia muy diferente, había sentido alguna vez dentro de mí. Jackson estaba a punto de ser el primero.

...

Y no era lo único por lo que quería que fuera el primero.

Metió su dedo dentro y lo acurrucó contra ese dulce y perfecto lugar interior, y supe que estaba perdida. Tumbada allí, totalmente a su merced con esos hermosos ojos fijos en los míos y sus dedos y pulgar haciendo cosas a mi cuerpo que ningún hombre alguna vez tuvo, supe que estaba perdida.

Sabía que era suya.

Deslizó un segundo dedo dentro, y gemí cuando mis caderas se balancearon para encontrarlo ansiosamente. Jackson se rio entre dientes, llevándose la otra mano al estómago y descansando la palma allí.

Tan jodidamente ansiosoGruñó, su mandíbula temblando. ¿Estás tan emocionada por el Doctor Petite? Esta jodidamente mojada.

¡No! Jadeé en silencio, negando con la cabeza.

— Muy bien, Ada. — gruñó Jackson, sus ojos se arrastraron hacia los míos. Deslizó un

¿Y qué hay de cualquier otro hombre? Replicó humildemente, con los ojos destellando fuego. —¿Hay otros hombres que… —No hay otros hombres. dije en voz baja, mordiéndome el labio. Ahí. Aparté la vista, pero de repente, su mano estaba ahuecando mi mandíbula, y suavemente volviéndome a esa mirada feroz. Nunca ha habido otro hombre, ¿verdad, hermosa? Tragué saliva, mi cara se sonrojó y negué con la cabeza. No. Bien.

La palabra gruñó de sus labios, y ese

fuego en sus ojos ardió aún más

cuando permitió que me penetraran. Se movió más cerca de mí, casi como si estuviera a punto de acercarse a la silla conmigo. Sus dedos se

deslizaron dentro de mí, acariciándome tan perfectamente como su

pulgar rodó sobre mi clítoris una y otra vez, haciendo que mi cuerpo se derritiera por él.

Dulce y mojado. Susurro. Me encanta la forma en que tu pequeño coño responde por mí.

Jadeé bruscamente, jadeando ante sus palabras sucias y autoritarias. No uso términos médicos, Ada. Murmuró Jackson, inclinándose hacia mí. Pueden ser tan fríos y estériles. Asentí, jadeando mientras su pulgar rodó sobre mi clítoris. Así que quiero utilizar términos familiares con mis pacientes.

Seguía deslizando sus dedos dentro y fuera de mí, acariciando contra mi pared interior mientras su pulgar jugueteaba con mi clítoris una y otra vez, hasta que yo era un charco para él. O al menos, dejando uno en la silla debajo de mí.

Términos familiares como coño. Gruñó, curvándose los dedos dentro de mí y trayendo un fuerte grito de placer de mis labios. O clítoris.

Su pulgar se frotó sobre mi pequeña protuberancia dura, enviando mi cuerpo tambaleándose en éxtasis.

pulgar rodó sobre mi clítoris una y otra vez, haciendo que mi cuerpo se derritiera por

Después de todo, la razón por la que estás aquí es para que podamos asegurarnos de que puedas tomar el semen de un hombre dentro de este pequeño y dulce coño hasta que te hinches con un niño.

Mi pulso tronó a través de mí, el jadeo de mis labios ante sus palabras. Sus dedos se hundieron dentro y fuera de mí, su pulgar acariciando mi clítoris, y su otra mano acariciando mi vientre y mis muslos.

Jackson se inclinó más cerca, y cuando sus labios rozaron mi oreja, el fuego comenzó a brillar fuera de control dentro de mí.

Y créeme cuando te digo, Ada. Gruñó humildemente en mi oído, haciendo que mi coño se apretara alrededor de sus dedos y los inundara con más de mi excitación pegajosa.

Créeme cuando te digo que personalmente me aseguraré de que puedas.

El fuego se apoderó de mí, y de repente, una sensación que solo había tenido conmigo comenzó a entrar en erupción.

Oh Dios mío… Me iba a venir. Justo ahí. Para él. Para mi doctor.

Sus dedos se deslizaron profundamente dentro y comenzó a doblarlos adentro como si me estuviera haciendo señas. Su pulgar comenzó a frotar mi clítoris más y más rápido, y cuando sus dedos burlones recorrieron mis caderas y mis muslos y mi montículo, comencé a caer.

Jackson se inclinó nuevamente, sus labios calientes contra mi oreja.

Sé que estás cerca, hermosa. Murmuró. Sé que este coñito pequeño y apretado quiere correrse tan jodidamente malo para mí. Sé que quieres darme toda esa dulce miel y cubrir mis jodidos dedos para que pueda lamerlos.

— Créeme cuando te digo que personalmente me aseguraré de que puedas. El fuego se apoderó

Así que sé una buena chica. Gruñó, sus dientes raspando sobre mi lóbulo de la oreja mientras sus dedos entraban y salían y su pulgar rodó mi clítoris una y otra vez.

Sé una buena chica y correrte para mí. Grité y luego sucedió.

Me caí por el borde, todo mi cuerpo se arqueaba en la silla del examen. Comencé a gritar de placer, cuando de repente, sus labios se apretaron contra los míos, besándome ferozmente y tragándome los gritos de placer mientras sus dedos me hacían venir más fuerte de lo que nunca me había corrido en toda mi vida.

Buena chica. susurró en mis labios. Y ahora eres mía.

JACKSON A BESÉ HAMBRIENTO, saboreando esos labios dulces y melosos con los que había estado soñando

JACKSON

JACKSON A BESÉ HAMBRIENTO, saboreando esos labios dulces y melosos con los que había estado soñando

A BESÉ HAMBRIENTO, saboreando esos labios dulces y melosos con

los que había estado soñando durante una semana. Reclamé su boca, junte mis labios con los de ella y dejé que mi lengua explorara la suya. Por un segundo, se congeló, como si esto fuera algo sorprendentemente nuevo para ella a pesar de que acabara de hacer que se viniera con mis dedos.

Y supongo que lo era.

Una virgen. No iba a convertirlo en un fetiche, pero el hecho de que ningún otro hombre había estado dentro de ella, que ningún otro hombre la había tocado, ni la había hecho gemir, ni le había hecho suplicar por más, ni la había hecho venirse. Convirtió mi verga en un jodido acero sólido. Ella sería mía y solo mía, siempre. Sería yo quien le enseñe a suplicar por mása mí, quien la hizo venirse hasta que no pudo soportarlo más.

Sería yo quien deslice mi verga entre sus muslos por primera vez quien sintiera como ese coño apretado, resbaladizo y joven se extendía alrededor de mi eje y como se deslizaba cada centímetro de mí hasta que vaciara mis bolas dentro de ella.

JACKSON A BESÉ HAMBRIENTO, saboreando esos labios dulces y melosos con los que había estado soñando

Ella gemía mientras se derretía dentro de mí, el momento congelado se hizo añicos mientras me devolvía el beso, hambriento y gimiendo suavemente.

Sabes quién soy, hermosa. Gruñí en sus labios, mis dedos todavía bromeando en ese coño mojado y caliente que goteaba.

S-sí, lo hago. Susurró, jadeando mientras volvía a juguetear con el dedo sobre su clítoris.

"Conoces mi reputación y posición aquí en la clínica y en el campo de la medicina en general.

Ella titubeó, sus ojos miraron hacia otro lado mientras fruncía el ceño.

Sí, estoy. Miró hacia abajo, su labio entre sus dientes. Lo siento, doctor Brody. Sé que no deberíamos estar haciendo esto, y sé que te estoy poniendo en una

Ada.

Mi voz era firme, deteniéndola mientras ella, ¿qué?, ¿intentaba disculparse conmigo? ¿Como si esto fuera algo malo, y de alguna manera era su culpa? Fruncí el ceño, no enojado con ella, sino enojado con el mundo en el que había crecido que le había enseñado a disculparse por lo que acababa de pasar.

Me incliné y, lentamente, dejé que mis labios sellaran los de ella. La había besado ávida y ferozmente la primera vez. Esta vez, me tomé mi tiempo. Esta vez, la besé lentamente, dejando que sus labios se derritieran contra los míos y dejando que su lengua jugara con la mía.

Mi reputación, mi posición. todo. La besé más fuerte, dejándola sentir cada parte de mí como antes. Lo dejaría todo por ti.

El grito ahogado permaneció en silencio mientras provocaba con sus labios, y la forma en que sus mejillas se sonrojaron de color rosado y la forma en que sus ojos se iluminaron hicieron que mi jodido corazón prácticamente saltara de mi pecho.

¿Qué?

Ella titubeó, sus ojos miraron hacia otro lado mientras fruncía el ceño. — Sí, estoy. —

Todo eso, Ada. gruñí. Mis manos se deslizaron hasta su cintura atrayéndola hacia mí mientras medio trepaba a la silla y sobre ella. Desde el segundo que te vi aquí la semana pasada, sabía una cosa, y no he dejado de pensarlo, y nunca lo haré. ¿Sabes qué es eso?

Tragó grueso, con los ojos muy abiertos y mirando a los míos mientras negaba lentamente con la cabeza.

Que fuiste hecha para ser mía, Ada. Y que fui hecho para ser tuyo. Que tu corazón, y ese dulce cuerpo tuyo fueron hechos para que yo los tome, los guarde, los abrace y los proteja. Lo supe en el momento en que

te vi, y en la semana entre entonces y ahora, solo se hizo más grande y más real.

Y lo hacía. Las décadas de duro trabajo, los años de estudio y sudor. La dedicación. Todo, lo dejaría en un abrir y cerrar de ojos por ella.

Y sé que sentiste lo mismo, Ada. Lo sabía entonces, y lo sé ahora por la forma en que tu cuerpo reacciona ante mí, por la forma en que me devolviste el beso en este momento. Mis ojos ardieron ferozmente mientras me inclinaba más cerca, tirando de ella en mis brazos.

Y lentamente, ella asintió. Yo, Esta semana entera ... Lo sé. gruñí. Eres mía, hermosa. Eres mi princesa

ahora, mi

reina. Conozco el mundo del que eres, y sé lo que hay en tu futuro, y por

qué estás en una maldita clínica de fertilidad. Pero quiero más para ti. Quiero que tengas todo el jodido mundo, conmigo. Y si tienes miedo.

No lo tengo.

Creo que sus palabras nos tomaron a los dos por sorpresa, porque ambos nos congelamos y nos miramos a los ojos.

Y ella no lo tenía. Pude verlo en sus ojos y escrito en su rostro. Lo que sea que iba a venir de esto, me había equivocado. Esta chica no tenía miedo, estaba excitada.

Ella estaba lista.

te vi, y en la semana entre entonces y ahora, solo se hizo más grande y

Ella gimió cuando chocamos, nuestros labios se encontraron lo suficiente como para herirlos. Gruñí en esa dulce y joven boca, mis manos se movieron para medio rasgar los botones de mi camisa mientras la abría de golpe. La besé ferozmente mientras le quitaba la camisa, tirándola lejos antes de que mis manos encontraran con avidez su piel otra vez. Ada tembló, gimiendo en mi boca mientras desabrochaba su sujetador y lo sacaba de su cuerpo. Rompí nuestro beso solo lo suficiente como para alejarme y mirar sus dulces y suaves pezones, sus pezones rosas se endurecieron bajo mi mirada y me hicieron agua la boca.

Gruñí mientras bajaba mis labios hacia ellos, chupando un suave pezón rosado dentro y gruñendo mientras mi verga se sacudía en mis pantalones. Su piel sabía a flores y miel, y cuando arqueó la espalda de la silla de examen, presionando sus pechos suaves contra mi boca, solo

chupé más fuerte. Ella gritó cuando mi lengua se movió sobre el brote de color rosa, mis fuertes manos sosteniendo su pequeño cuerpo contra mi torso desnudo.

Sus manos se encontraron con mi piel, sus dedos tentativamente tocaron mis brazos como si todavía no estuviera segura de que estuviera bien. La acerqué más, tomando sus manos con las mías y guiándolas hacia mi erección palpitante a través de mis pantalones.

Esto es todo para ti, hermosa. Gemí en sus labios, amando la forma en que ella jadeaba tan dulcemente mientras su pequeña mano sentía mi enorme y pulsante verga.

Yo nunca

Lo sé. Ronroneé en silencio en sus labios. Retrocedí, nuestros ojos se encontraron mientras sentía que mi corazón saltaba de mi pecho por este perfecto ángel; esta chica inocente, hermosa e increíble que había salido de mis sueños y había entrado en mi mundo.

Y voy a enseñarte todo. Voy a mostrarte cosas con las que nunca soñaste, y para el momento en que termine contigo, nunca querrás otra verga más que esta.

Yo no quiero

ninguna otra.

Susurró ella, su

cara se

sonrojó

 

cuando esos grandes ojos azules de cristal me tomaron a su merced.

Cogí mi cinturón, abrí

los

pantalones

y

luego los

empujé y

mis

chupé más fuerte. Ella gritó cuando mi lengua se movió sobre el brote de color rosa,

calzoncillos bajaron por mis musculosos muslos. Ada jadeó ruidosamente, sus ojos se abrieron de par en par y su mandíbula cayó cuando vio mi pene, cualquier verga, por primera vez.

Me

quité

la ropa

mientras daba un

paso al

frente

de

la

silla de

examen. Deslicé mis manos sobre sus pies, sobre sus tobillos y sus pantorrillas, apretando sus esbeltas piernas. Las abrí de par en par, gruñendo en cruda lujuria cuando su coñito rosado y reluciente se abrió para mí como una flor. La silla de examen se construyó de manera tal que la parte que sostenía las piernas se extendiera para un examen.

Hoy, lo extendería por una razón diferente.

Empujé sus tobillos dentro de los suaves y acolchados soportes de las piernassin apretarlos, sino que los apoyé allí. Extendí la mano y pulsé el

interruptor que separó la parte inferior de la silla, permitiendo que los dos lados se separasen. Ada jadeó en silencio mientras hacía eso, sus tobillos descansando en los soportes mientras extendía sus piernas y la misma silla debajo de ellos se extendía.

Me encanta que seas mía para tomar. Ronroneé, moviéndome entre esos cremosos muslos mientras mis manos rozaban su piel. Me encanta que ningún otro hombre haya sentido lo apretado que está tu pequeño coño, o sentido lo suave y resbaladiza que eres por dentro.

Envolví mi puño alrededor de mi pene hinchado, acariciándome lentamente mientras me acercaba. Ada gimió, su pecho se agitaba y sus pezones se movían hacia arriba mientras el rubor se deslizaba sobre su pálida y suave piel. Se veía tan jodidamente sexy de esa forma, tan malditamente inocente y, sin embargo, radiante de cruda sexualidad. Esa mezcla de excitación nerviosa e inocente y una ardiente lujuria como nunca había sentido hizo que todo mi cuerpo rugiera por reclamarla.

Yo lo quería, allí mismo y entonces. Quería empujar hacia adelante, aliviar mi gruesa verga contra su coño cremoso y apretado, y conducir hacia adelante hasta que le diera cada centímetro de mí, hasta que mis bolas descansaran sobre su culo y hasta que todo ese pequeño coño dulce se extendiera por completo ante mí. Pero, me contuve, de alguna manera. Ada Chase era mía y la reclamaría, pero no aquí. No, primero, la provocaría. Le enseñaría. Le mostraría lo bien que podría hacerle sentir. Y cuando tome esa inocencia y la haga mía, lo haría con ella sintiéndose como una reina, extendida sobre sábanas suaves y elegantes. No en la maldita consulta médica como una especie de estrella porno.

interruptor que separó la parte inferior de la silla, permitiendo que los dos lados se separasen.

Pero todavía iba a provocarla. Todavía iba a hacer que ese bonito coñito se viniese duro por mí.

Acaricié mi verga dolorida mientras me movía hacia ella, mis caderas extendiendo sus muslos de par en par mientras mi verga palpitaba pulgada a pulgada sobre su cuerpo. Me incliné con la otra mano y acaricié la punta de mi dedo sobre su clítoris, haciéndola jadear mientras su pequeño y apretado cuerpo se arqueaba y temblaba. Una gota gruesa y blanca de líquido pre seminal se acumuló en la punta de mi corona y luego goteó sobre su piel, haciéndola jadear. Gruñí, acariciando de nuevo

y viendo como más líquido pre seminal se filtraba de mi cabeza hinchada y goteaba por mi eje y sobre su piel de porcelana.

Ningún otro hombre sabrá la sensación de estos pétalos dulces, suaves y rosados que se extienden alrededor de su pene. Gruñí, mirando ávidamente su brillante y rosado coño.

Ningún otro hombre sentirá cada centímetro de tu pequeño coño deslizarse por su pene para que estés llena hasta la empuñadura.

Gruñí mientras bajé mi verga, y los dos gritamos de placer mientras empujaba la gruesa cabeza sobre su clítoris. El líquido pre seminal pegajoso y cremoso se escapó de mi verga, cubriendo sus suaves y aterciopelados labios goteando por sus muslos internos.

Ada gritó y lanzando su cabeza hacia atrás mientras su largo cabello oscuro se dispersaba salvajemente a su alrededor. Se estiró por mí, y tomé su mano, llevándola al lugar donde nos encontramos.

Siente lo pegajosa, resbaladiza y húmeda que eres, hermosa. Gruñí, dejando que sus dedos frotaran sobre su duro clítoris y luego sobre mi palpitante verga. Y siente lo malditamente duro que estoy por ti.

Ella gimió profundamente, una ferocidad hambrienta quemando su rostro mientras deslizaba su mano audazmente alrededor de mi verga y comenzaba a acariciarme lentamente.

y viendo como más líquido pre seminal se filtraba de mi cabeza hinchada y goteaba por

Nunca has visto uno.

No. Susurró ella, su voz ronca y profunda con lujuria. Eses tan grande.

Una emoción que parecía una preocupación cruzó su rostro, pero extendí la mano y ahuequé su mandíbula, levantando su mirada hacia mis ojos.

No lo haremos hoy, dulzura. Ronroneé. No

aquí,

ni

así.

Y

cuando lo hagamos, iremos despacio. Nunca te lastimaré, Ada. Te haré sentir agradable y lista, para que cuando te tome, y lo haré, me lo supliques. Cuando deslice mi pene dentro de este coñito bonito, no querrás nada más que eso.

Ella gimió profundamente, mordiéndose el labio mientras sus dedos acariciaban arriba y abajo mi eje mientras frotaba la cabeza hacia adelante y hacia atrás sobre su clítoris. Es muy cálido. susurró. Muy duro. Todo para ti, dulzura. ronroneé. Todo lo que soy es para ti. Mi mano todavía estaba ahuecando su mandíbula, y cuando pasé mi dedo pulgar por sus labios carnosos, ella repentinamente los envolvió alrededor y comenzó a chupar suavemente. Mierda.

Mi pequeño angelito tenía una veta sucia, como yo sabía que lo hacía. Esta criatura inocente y dulce había estado esperando que el fuego encendiera la chispa dentro de ella. Sus dedos se burlaron de mi pene mientras mis musculosas caderas empujaban la cabeza sobre su pequeño nudo de un lado a otro. El líquido prese minal blanco pegajoso se filtró sobre ella, haciéndola un jodido desastre, goteando por sus medias y en pequeñas gotas por los labios de su coño.

Ella gimió cuando moví

la cabeza más rápido, frotando su duro

clítoris con mi corona hinchada. Nadie te ha hecho venir antes, ¿verdad? No. jadeó ella. Pero tú sí.

Ella gimió profundamente, mordiéndose el labio mientras sus dedos acariciaban arriba y abajo mi eje mientras

Ella se

puso de

un

rojo

brillante, sus ojos empañados por

la lujuria

mientras sostenían mi mirada. Has hecho venirse a este pequeño coño, ¿verdad, hermosa?

Estaba

callada,

jadeando

de

placer

con

sus

suaves

pezones,

subiendo y bajando y su aliento atrapado en su garganta.

Dime,

ángel.

Gruñí

ferozmente,

meciendo

las

caderas

más

rápido y frotando su clítoris más rápido. Sí. finalmente se quedó sin aliento. ¡Lo he hecho!

Hiciste venirse a este pequeño coño esta semana, ¿verdad? Eres una niña sucia y te frotaste los dedos sobre este coñito cachondo hasta que llegaste tan duro, ¿verdad?

Ada gimió en voz alta, gritando cuando su cuerpo se

tensó y se

arqueó para mí. Dime. Gruñí de nuevo. ¡Sí! Gimió, jadeando cuando sus ojos se clavaron en los míos.

¿Y estabas pensando en esto? ¿Eres una mala chica, pensando en tu médico, tocándote así y frotando su enorme verga sobre tu estrecho coño virgen hasta que no pudieses resistirte a esperar sentir cómo se deslizaba dentro?

Ada envolviendo sus apretados labios alrededor de mi pulgar de nuevo y gritando de placer fue la única respuesta que necesitaba. Aparté mi mano, deslizándola en su largo cabello oscuro, enredándolo alrededor de mi puño, y tirando de ella con fuerza. Nuestros labios se aplastaron juntos, las lenguas se entrelazaron mientras tragaba sus gemidos reclamando su boca como mía.

Deslicé mi gruesa cabeza sobre su clítoris una y otra vez, dejándola sentir cada jodida pulgada de mi verga palpitante deslizándose por su coño. Podía sentir a su pegajosa venida goteando por mi eje y cubriendo mis bolas, tan hinchadas por la necesidad. No me había venido en una jodida semana, y ahora, era todo para ella.

— Hiciste venirse a este pequeño coño esta semana, ¿verdad? Eres una niña sucia y te

La besé más fuerte, gruñendo en su boca mientras una mano se aferraba a su cabello en un puño y con la otra agarraba su cadera con fuerza. Empujé mis caderas contra ella más fuerte, y más rápido, rozando cada pulgada gruesa de mi verga dura como una roca sobre su coño resbaladizo y caliente. Ada tembló contra mí, gimiendo en mi boca mientras sus dedos jugueteaban sobre mi eje.

Doctor Brody, estoy, Me voy a

Vente

por

mí,

ángel.

Siseé

en

sus

labios,

mis

pelotas

hormigueaban y cada músculo de mi cuerpo se tensaba cuando sentí que su pequeño y dulce coño comenzaba a gotear sobre mí.

Sé una buena chica y vente tan bueno para mí, y luego entonces te marcaré como mía. Entonces, voy a darte cada maldita gota de mi semen.

Todo el cuerpo de Ada se puso rígido antes de que de repente gritara en mi boca. Su espalda se arqueó fuera de la mesa de examen, sus caderas se sacudieron con fuerza contra mí y sus duros y pequeños pezones rozaron mi musculoso pecho. Sus brazos me rodearon, y ella me abrazó fuertemente mientras tragaba sus dulces gritos de placer.

Pude sentir que también me iba hacia ese borde. Una semana de lujuria reprimida por esta chica, y una semana de semen acumulado e hirviendo en mis bolas por ella. La besé con avidez mientras empujaba la hinchada cabeza de mi verga más abajo y la acomodaba entre los sedosos labios de su coño, sin penetrarla, solo sentía su pequeña hendidura tan caliente y húmeda alrededor de mi palpitante verga.

Con un rugido, me vine. Duro.

Me golpeó como una maldita bomba, el resto del mundo se hizo añicos a mí alrededor hasta que solo fuimos Ada y yo, y la sensación de que se venía por mí. Cada músculo de mi cuerpo se apretó con fuerza cuando el semen salió disparado de mi pene, bombeando gruesas corrientes contra su apretado, húmedo e intacto coño. Rugí, mi semen goteando sobre sus labios, y su vientre, y sus muslos gota tras gota tras espesa gota de mi pegajosa semilla cubriéndola y marcándola como mi mía. Ada se estremeció y se presionó contra mí, y cuando gimió profundamente en mis labios, me di cuenta de que acababa de venirse una vez más.

— Sé una buena chica y vente tan bueno para mí, y luego entonces te marcaré

La abracé fuerte, mi verga dura como una roca palpitaba tan fuerte contra su coño. todo su cuerpo temblaba contra el mío. Mi esperma la cubría y goteaba por su coño y sus muslos y se acumulaba debajo de su culo. Rayas gruesas cubrían su vientre y sus caderas, y verla así encendió algo tan feroz que mi verga se levantó, gruesa y dura como una roca y lista para reclamar más de ella.

El golpe en la puerta hizo que Ada jadeara en estado de shock y yo girando con un gruñido en mi cara.

¡Estoy con un paciente! Ladré, mi mandíbula apretada mientras giraba, como para proteger a Ada de quien fuera lo suficientemente estúpido como para intentar abrir la puerta.

¡Doctor Brody! Era Helen, mi recepcionista. Helen, estoy con…

Doctor, lo siento mucho, pero es el Hospital neonatal Mercy, ¡y tienen una emergencia y lo necesitan urgentemente!

Mierda. Cerré mis ojos, mis dientes se juntaron mientras lentamente asentía. Terminaré en un minuto. Diles...

Me volví para dejar que mis ojos se fijaran en los de Ada, odiando lo que estaba a punto de decir.

Diles que voy a estar allá pronto. La cara de Ada cayó, el resplandor se desvaneció ante mis ojos. Ada.

— ¡Estoy con un paciente! — Ladré, mi mandíbula apretada mientras giraba, como para proteger a

Tienes que irte, lo sé. dijo en voz baja, mirando hacia otro lado. Apagada.

De ninguna manera.

Esta

chica me

había consumido. Ella invadió cada uno

de

mis

sentidos, y se arrastró dentro de mi corazón y mi cabeza. Ella había salido de la nada, y desde el momento en que la vi, supe que la quería a ella,

todo de ella. No solo su cuerpo, quería ese corazón que latía ferozmente en ella.

La había amado el segundo que la vi, y esto. lo que acabábamos de hacer, no iba a terminar así, con ella pensando lo equivocado.

No es así. le dije en voz baja, tomando su barbilla. ¿Crees que te programé una cita para un examen que no necesitas, con un doctor y

que me cambié deliberadamente a una rotación diferente, porque solo quería esto? ¿Solo una cosa de una vez contigo? ¿Crees que eres todo lo que he pensado desde el momento en que te vi, poseerte, hacerte mía, darte el maldito mundo a tus pies ha sido mi obsesión desde entonces porque quería, Una aventura contigo?

Ella me miró, con los ojos muy abiertos mientras se mordía los labios. Extendí la mano y la tomé de las manos, acercándola a mí. Una mano se deslizó por su cuello, enredándose en su cabello mientras la acercaba a mi boca y la besaba lenta y profundamente.

Eres todo para mí, Ada Chase. Gruñí.

Eres todo de lo que he estado pensando. Dijo en voz baja, sonriéndome casi tímidamente mientras sus dedos se enredaban con los míos.

Un paciente me necesita en este momento, pero regresaré por ti, Ada. gemí en sus labios.

¿Lo prometes? Susurró ella. Siempre.

Ella se apartó para alcanzar su ropa, cuando la vi inclinada sobre el lavado de la sala de examen en busca de una toalla de papel.

que me cambié deliberadamente a una rotación diferente, porque solo quería esto? ¿Solo una cosa de

No. Gruñí, retirando suavemente su mano. Me arrodillé, agarrando sus pequeñas bragas negras y deslizándolas sobre sus pies. Tiré de ellos por sus piernas, sobre sus muslos hasta que los apreté contra su pequeño y sucio coño.

Mantenlo ahí. Ronroneé en sus labios. Mantenlo bien dentro de tu coño. Todavía no he tomado tu flor, pero quiero que te acostumbres a la sensación de mi semen entre tus piernas, dulzura. Y luego, si eres una buena chica, te daré más.

Ada gimió, agarrando mis caderas con fuerza y presionándose hacia mí mientras me besaba ferozmente.

Sí, por ¿Cuándo?

favor. Susurró en

voz

baja

y

acalorada al

oído.

Sonreí mientras lamentablemente me alejaba de ella y comenzaba a ponerme la ropa de nuevo.

Esta noche.

Sus ojos brillaron, y una pequeña sonrisa comenzó a extenderse por sus labios antes de que frunciera el ceño de repente.

No quiero estar lejos de ti. dijo en voz baja, mirándome a los ojos. No quiero irme de aquí.

Entonces no te vayas. Sus cejas se arquearon.

No tardaré, ángel. Quédate, aquí en la clínica. Mi oficina privada es tuya. Quédate, "gruñí, acercándola. Quédate, y cuando regrese, sabré dónde encontrarte. Hay una cocina completa, un salón y un baño privado completo si quieres meterte en una bañera, lo que quieras, dulzura.

Ella sonrió tímidamente, pasando sus dedos por mis bíceps.

Pensé que querías que lo mantuviera allí. ronroneó, esta seducción de su parte que aún no había visto. Y a mí me gustó. Se sonrojó mientras miraba hacia abajo a sus bragas, manchadas y mojadas, aferrándose y moldeándose con tanta fuerza a su coñito apretado. Pude ver mi semen todavía surcado en su piel, como una marca declarándola mía.

Sonreí mientras lamentablemente me alejaba de ella y comenzaba a ponerme la ropa de nuevo. —

Sonreí cuando la acerqué y la besé. Lo hice, ¿no? Bueno, si quieres limpiarte, supongo que tendré que darte más de mi semen, ¿no es así?

Ella gimió, besándome ferozmente.

Esta noche, ángel. la besé una vez más cuando terminé de abrocharme la camisa. Esta noche, voy a por ti. Esta noche, te haré mía.

JACKSON — JACKSON. — ¡Jackson! Salí de la perfecta y dichosa bruma en la que había

JACKSON

JACKSON.

 

¡Jackson!

Salí

de la perfecta

y dichosa

bruma

en la

que

había estado a la

deriva, dándome cuenta de que todavía me estaba lavando las manos. Miré a Aiden y arqueé una ceja.

¿Qué?

 

Mi amigo, colega neo y médico prenatal se rio profundamente, sacudiendo la cabeza.

Nada,

estabas

en

blanco

viendo

a

demonios está pasando contigo?

la jodida pared. ¿Qué

Nada. Espeté, terminando de enjuagarme y luego secarme las manos. Estábamos parados afuera del quirófano, en la habitación de descanso para después de un trabajo particularmente intenso. De eso se trataba la llamada a la clínica, una madre que estaba de parto y el bebé adentro mostrando signos de angustia. Ahí es donde llegue.

JACKSON — JACKSON. — ¡Jackson! Salí de la perfecta y dichosa bruma en la que había

Estuvo difícil, pero entonces, es cuando di lo mejor que pude en mi trabajo. Me había desconectado del resto, las alarmas, los médicos que gritaban, los padres que gritaban. Todo ello. Y había hecho lo que mejor hago. El pequeño no era feliz, pero yo lo había hecho respirar, lo había estabilizado y lo había devuelto a los brazos de sus padres, y él iba a estar bien.

No voy a mentir, son días como este cuando jodidamente adoro mi trabajo.

Pero Aiden tiene razón, estaba distraído. Mierda, ni siquiera estaba aquí. Mi mente estaba firmemente de regreso con Ada, de vuelta con la chica que había salido de mis sueños a mi realidad. La chica cuyos labios

todavía podía saborear, y cuyos dulces gemidos aún podía oír, y cuyo suave toque aún podía sentir.

La chica que sostuvo mi corazón.

Cuando estaba en el quirófano, no había nada más que yo y el trabajo, porque así era como tenía que ser. Pero ahora que había salido, ella volvía a mis pensamientos y nunca he querido que se fuera.

Hiciste un increíble trabajo ahí dentro, amigo. Aiden levantó una ceja hacia mí, asintiendo con su fuerte mandíbula con esa expresión oscura de él en sus ojos. Ese niño va a estar bien.

Gracias. Gruñí, todavía distraído. Pero no estás pensando en eso, ¿verdad? Lo miré, sin decir nada.

Él

se

rio entre dientes. Bueno, cualquiera que sea su nombre,

espero que haya sido divertido. Fácil. gruñí, mientras mis manos se cerraban a puños.

Aiden me miró con curiosidad. Mierda, parece que toqué un nervio.

No tocaste nada, simplemente no es así.

todavía podía saborear, y cuyos dulces gemidos aún podía oír, y cuyo suave toque aún podía

El asintió. Está bien, está bien, te escucho. Frunció el ceño, como si estuviera tratando de mirar dentro de mí.

¿Oh qué?

 

Aiden

se

rio.

Nada,

Jackson,

solo

estas

...

Se

encogió de

hombros. Si no lo conociera mejor, diría que realmente te ves feliz. Cuidado, podría pegarse.

Puse los

ojos en blanco y lo empujé mientras

me quitaba la ropa

quirúrgica y comenzaba a ponerme nuevamente la camisa.

El caso es que estaba feliz y es algo que no había sentido en mucho tiempo. Pero cuando la vi en esa habitación la primera vez, es como si alguien hubiera abierto las persianas que habían estado cerradas por tanto tiempo que olvidé que incluso se abrieron.

Bueno, mierda, hombre. Gruñó Aiden. Sé que te lo guardas para ti, pero sea quien sea, me gusta esto. No te he visto así desde antes

Lo sé. Gruñí en voz baja. ¿Cuál es la duda que parezco escuchar allí?

Negué con la cabeza. No tengo dudas. No con ella. , agregué ferozmente. Pero habrá complicaciones.

Aiden levantó una ceja y suspiré, gruñendo. Es una paciente.

Él hizo una mueca, pero luego se encogió de hombros. No es la mejor Relación Pública*, pero la gente vivirá.

Es joven.

Aiden frunció el hablando aquí, Brody?

ceño nuevamente. ¿Qué tan joven estamos

Lo miré. Vamos, no me mires así. Ella tiene casi veinte años, no es así. Pero aún…

Pero, aun así, tienes treinta y dos. Sí.

— Bueno, mierda, hombre. — Gruñó Aiden. — Sé que te lo guardas para ti, pero

¿Por qué tengo la sensación de que no te importa ni una mierda lo que yo o cualquier otra persona tiene que decir sobre el asunto?

Porque no lo hago. Gruñí ferozmente, mi corazón latía más rápido y acelerado al pensar en Ada. Porque ella lo es, hombre. Ella es todo.

Aiden silbó. ¿Esta chica misteriosa que parece haber atravesado el muro de Jackson Brody tiene un nombre?

Ada. dije en

voz

baja, el

sonido de

su nombre hizo que mi

corazón latiera acelerado y mi verga latiera.

Mi amigo asintió. Bueno, joder hombre, supongo que solo tengo una pregunta.

Levanté una ceja. Sí, ¿cuál es?

Él sonrió. Joder, ¿Qué haces aun hablándome?

d

ESTABA SONRIENDO. Yo, sonriendo. No es como si no hubiera sentido ninguna felicidad desde, bueno, antes. Pero nunca había sentido esta clase de felicidad. La vida nunca se había sentido tan resuelta, como si todo encajara en su lugar. Ada era la pieza que faltaba que siempre había sabido que no estaba allí. Ella, y lo que vi en nuestro futuro era lo que quería, y sabía que iba a hacer que funcionara con ella.

Y joder, no podía esperar para volver.

Estaba buscando la manija de la puerta de mi Mustang, cuando la voz me golpeó como un cuchillo en la espalda. La voz que había tratado de olvidar, con la que había estado bien sin nunca la volviese a escuchar por el resto de mi vida.

Jen.

Jen había sido hace toda una vida, un error que seguía pensando entonces que valía el precio en algún momento del camino.

Nunca lo fue.

Nos conocimos cuando todavía estaba en la escuela de medicina y ella estaba, bueno, buscando un médico con quien casarse y aferrarse. Y eso es exactamente lo que hizobueno, lo que casi hizo. Habíamos planeado casarnos. no porque estuviera locamente enamorado de ella, sino porque era joven y pensé que eso era lo que tú hacías. Nunca se había sentido exactamente bien, pero tampoco era malo.

Él sonrió. — Joder, ¿Qué haces aun hablándome? d ESTABA SONRIENDO. Yo, sonriendo. No es como

Hasta que lo fue. Hasta que descubrí su traición y sus verdaderos motivos.

Mira, yo quería niños. Siempre quise tener hijos, y hasta donde yo sabía, Jen estaba a bordo. Intentamos concebir mientras ella estaba planeando nuestra gran y elaborada boda, pero nunca sucedió. Fue Aiden quien me salvó del mayor error de mi vida. Sabía que había tenido problemas para decirme y romper su propio juramento hipocrático como médico, y le estaría eternamente agradecido por ello.

Aiden fue quien descubrió la verdad sobre Jen. Había estado en un bar frecuentado por los doctores y estudiantes de medicina de la universidad, y fue allí donde vio a Jen, mi prometida, llevar a otros dos médicos al baño y poner sus manos sobre ellos. Había ido directamente al hospital y sacó sus registros, porque es un hombre inteligente y calculador, y fue entonces cuando encontró el resto antes de que ella me mostrara.

Jen había estado secretamente en control de la natalidad todo el tiempo que estuvimos juntos. A pesar de toda su mierda acerca de querer tener hijos y una familia, había estado fingiendo. fingiendo y luego abriéndose camino a través de tantos médicos como pudo. Parece que era un fetiche, no un compañero.

A través del Investigador Privado que contraté, descubrí el resto. Su verdadero plan era seguir "intentando" tener hijos conmigo, y cuando no pudiéramos, iba a solicitar el divorcio bajo el argumento de que no podíamos concebir. Y en este estado, eso le daría la mitad. Estaba furioso, por supuesto, y viese golpeado a los otros hombres en la cara y amenazado con sacarlo a la luz en la corte, pero no podía. No tenía nada concreto además del testimonio de Aiden, pero el testimonio de Aiden también lo expondría a ser quien me filtró su historial médico, lo que le costaría su licencia y su futuro.

No podría hacer eso.

Aiden fue quien descubrió la verdad sobre Jen. Había estado en un bar frecuentado por los

Además, el investigador privado había usado la vigilancia ilegal para obtener lo que había descubierto, así que eso también estaba fuera. Lo peor era que Jen había venido preparada para la guerra. Todo el asunto me había golpeado de la nada, pero ella había hecho su tarea. Durante el transcurso de mí pateando su trasero fuera, ella había presentado una demanda por "agravio", alegando que había abusado de ella y la había engañado.

...

Sería divertido si no fuera exasperante.

La bruja incluso tenía cuatro mujeres de Dios sabe dónde jurando que había intentado forzarlas, o que había tratado de usar mi condición de médico para hacer lo que quisiera con ellas. Jen afirmó que fueron mis indiscreciones las que la obligaron a "protegerse" con un método

anticonceptivo secreto y la "forzaron"

a

buscar

intimidad

con

otros

hombres. Mi abogado se había asegurado de que su mierda

completamente inventada sobre las otras mujeres nunca saliera de la sala para dañar mi reputación, pero no había podido mantenerlo fuera de "la cláusula". Y era eso lo que había colgado sobre mi cabeza durante los últimos

años.

La cláusula declaraba que, si alguna vez me casase de nuevo, o que engendrara hijos, sería una prueba de que había querido atar a Jen y dejarla todo el tiempo. Absolutamente absurdo, lo sé, y tan jodidamente poco convincente que era una broma. Pero el juez había estado incrédulo y de acuerdo con todo, a pesar de las protestas de mi equipo legal.

Entonces, fue eso. No fue la única razón por la que estuve solo y alejado de las mujeres y la mayoría de la gente durante los últimos años tampoco me había interesado en nadie después de haberlo vivido. Pero, ciertamente fue una razón. Pero luego conocí a Ada, y todo mi mundo se había inclinado sobre su eje. La había encontrado, y el resto de la mierda que estaba en mi pasado se había desvanecido en un segundo, hasta que todo lo que pude ver fue a ella, a mí y a nuestro futuro juntos.

La voz en el estacionamiento hizo añicos eso. Me giré lentamente, mi cara se endureció mientras la miraba. ¿Qué quieres, Jen?

completamente inventada sobre las otras mujeres nunca saliera de la sala para dañar mi reputación, pero

Sonrió con esa falsa y estúpida sonrisa, hacia mí, agitando su mano como si fuéramos "viejos amigos". Mi mirada se posó en la roca en su mano, y rodé los ojos. Así es, había escuchado a través de fuentes oficiosas que había encontrado a un pobre tonto a quien adular. Ella no podía casarse sin anular la cláusula, así que estoy seguro de que solo llevaría al tipo con una correa todo el tiempo que fuera necesario.

Te ves bien, Jackson. Vete a la mierda, Jen.

Ella rio, el sonido agudo y penetrante. Ahora Jackson, seamos amables.

No lo seremos. Ella me miró.

¿Qué quieres, Jen?

Nada, Jackson, solo estaba visitando a Petey aquí en Mercy, y cuando vi tu coche pensé en esperar y saludar.

¿Petey? Puse los ojos en blanco. Por supuesto, su nuevo chico era un doctor. Pobre bastardo. El caso es que, al mirar a Jen entonces, no tenía idea de cómo había sentido algo por ella. No había nada allí, solo una falsedad fría y calculadora. Y honestamente, al verla así, casi quise sonreír ante la vida de prisión y frialdad que había esquivado. Y quería sonreír más ampliamente ante la promesa de la vida real, y un verdadero amor que había encontrado con Ada.

¿Estás bien, Jackson? La ignoré, girándome para desbloquear mi auto. Me tengo que ir,

Jen.

 

¿Viendo a alguien, Jackson? Gruñí, mi mandíbula se tensó peligrosamente mientras giraba hacia

ella.

Vete a la mierda, bruja. Escupí.

Jen se rio. Ahora, ahora, seamos amables, Jackson. Quiero decir, Petey tiene todo tipo de dinero, ¡pero tú eres mi boleto de lotería esperando para ser pagado! Una chica tiene que verificar su plan de retiro de vez en cuando, ¿verdad?

— ¿Qué quieres, Jen? — Nada, Jackson, solo estaba visitando a Petey aquí en Mercy, y

Mantente alejado de mí. Susurré, entrecerrando los ojos. Y no me pruebes, Jen.

Ella

se

erizó,

pero

luego

trató

sarcásticamente. Jackson… —Buenas noches Jen.

de ocultarlo rodando los ojos

Subí a mi auto, cerré la puerta de golpe, aceleré el motor y salí del estacionamiento.

Odiaba que ella tuviera este poder sobre mí, y odiaba que todo lo que pudiera tener con Ada fuera bajo esta jodida sombra. En un semáforo

en rojo, me detuve y respiré, contando hasta cinco y dejando que mi cabeza se calmara.

Joder Jen. Joder si dejo que su mierda me tire hacia abajo, cuando tenía más felicidad de la que alguna vez había estado esperándome. La idea de Ada hizo desaparecer las nubes de tormenta, hasta que todo lo que pude pensar fue en su dulce sonrisa, sus ojos, los gritos suaves y melosos que haría cuando la hiciera mía. Ni siquiera me di cuenta de que estaba allí sentado sonriendo como un idiota e imaginándome a Ada toda embarazada hasta que el auto detrás de mí tiró un bocinazo, recordándome que estaba sentado aun ante la luz verde.

Pisé a fondo, el motor rugiendo mientras me abría paso por las calles de Nueva York, de vuelta a la chica que amaba.

en rojo, me detuve y respiré, contando hasta cinco y dejando que mi cabeza se calmara.
ADA USPIRO, mi boca se abre y mis ojos se cierran en éxtasis mientras lentamente me

ADA

ADA USPIRO, mi boca se abre y mis ojos se cierran en éxtasis mientras lentamente me

USPIRO, mi boca se abre y mis ojos se cierran en éxtasis mientras lentamente me hundo en el agua burbujeante. Dios, sí. La bañera de hidromasaje en el baño privado de Jackson de su oficina en la clínica había sido demasiado tentadora para dejarla pasar. Me derretí en el agua, hundiéndome hasta mi barbilla mientras dejaba que el vapor girara a mí alrededor. Mis pensamientos hicieron lo mismo.

Todo este día había sido un torbellino, y mi tímido enamoramiento de colegiala con mi sexy doctor mayor se había convertido en algo muy real. Jadeé en el agua caliente, pensando sobre sus manos sobre mí, y su promesa de lo que estaba por venir.

ADA USPIRO, mi boca se abre y mis ojos se cierran en éxtasis mientras lentamente me

Esa noche, iba a ir a donde nunca había ido con nadie. Esa noche, iba a dárselo todo a él. Y no puedo esperar.

No tenía miedo, estaba emocionada. Quería que fuese el hombre que lo tomase. Porque esto no era solo una lujuria física que sentía por Jackson. No, era mucho más, y sabía que él sentía lo mismo.

Jackson Brody me había robado el quedase.

corazón, y quería que se lo

Me senté en su bañera por un rato, dejando que el agua caliente empapara mi piel y relajase cualquier tensión que surgiera, cualquier nerviosismo que surgiera pensando en lo que vendría esa noche. Pero todo era un nerviosismo de excitación. No había miedo ni aprensión allí.

No podía esperar a que él me tomara.

Finalmente, salí de la lujosa bañera y me envolví con una toalla, solo entonces me di cuenta de que en realidad no tenía ni una cosa que ponerme aparte de la ropa que me había quitado. Me envolví en una toalla blanca esponjosa, asomándome de nuevo a su oficina antes de salir del baño. Toda la oficina estaba ricamente decorada, paneles de madera oscuros y masculinos, estanterías de libros en las paredes, sillas de cuero y un moderno escritorio de madera regenerada y hierro, ubicado cerca de la enorme ventana que daba al centro de Manhattan.

La oficina estaba a oscuras y camine por el suelo descalza con mi toalla para contemplar la deslumbrante vista de la ciudad por la noche, brillando como joyas.

Ahora este es un espectáculo que me moría de ganas por ver.

Jadeé, girando mientras abrazaba la toalla, para ver a Jackson sonriéndome desde la puerta de su oficina. Entró, cerrando la puerta detrás de él antes de ir hacia mí. Apenas tuve tiempo de abrir la boca para saludarlo antes de que me envolviera en sus brazos, acercándome a él, y me besase ferozmente.

Joder,

te

extrañé.

Gruñó

en

mis

labios,

sus

duros músculos

ondulaban mientras me abrazaba fuertemente.

No podía esperar a que él me tomara. Finalmente, salí de la lujosa bañera y me

Regresaste. Sonreí, sintiendo mi pulso rugir por el olor de él, y el sabor de esos labios, y el sonido perturbador y sexy de su profunda voz en mis oídos.

¿Por ti? Siempre, ángel. ¿Está todo bien? Él arqueó una ceja. La emergencia, en el hospital ...

Él asintió, sonriendo. El bebé estará bien. Las complicaciones

suceden, y yo arreglarlo.

...

Se encogió de hombros. Creo que estoy allí para

Algo ardió

dentro

de

mí,

la

idea de que

él

cuidara a todos esos

pequeños bebés

tiraba algo primario

dentro de

mí.

Era

increíble, por

supuesto, pero también muy atractivo. Era tan sexy y caliente pensar en este hombre no solo como este magnífico dios del sexo, sino también ese héroe desinteresado y afectuoso que salva a niños.

Me hizo pensar en cuan maravilloso padre que sería.

 

La idea

me

hizo gemir, mi

corazón se

paró ante

la

idea

de

convirtiéndolo en padre. Imaginé como su verga se deslizaba tan profundamente dentro de mí, y me reclamaba, y luego me bombeaba con su semilla hasta que lo tomase. Me imaginaba hinchándome con un niño mientras él se preocupaba por mí, y luego los dos cogiendo a nuestro recién nacido juntos, como familia.

Cuando él

me

tomó en

sus

brazos

otra

vez,

me

hundí

en

él,

besándolo con una pasión aún mayor, con una llama aún más brillante que ardía a través de mí. Él gruñe ante la forma acalorada en que más fuerte lo besé, y me atrajo hacia su camisa.

Te duchaste. Ronroneó Tomé un bañoOoh.

La mano de Jackson se deslizó hacia abajo sobre mi trasero, tirando de la toalla hacia arriba mientras su cálida palma se deslizaba sobre mi suave piel. Él ahuecó mi culo y luego empujó su mano más profundo entre mis piernas, hasta que, con un grito, pude sentir, por detrás, sus dedos jugando con mi coño ya húmedo.

supuesto, pero también muy atractivo. Era tan sexy y caliente pensar en este hombre no solo

Gruñe, quitándome la toalla y haciéndome jadear mientras tiraba de mi cuerpo desnudo contra su musculoso y hermoso cuerpo.

Supongo que eso significa que tendré que darte más de mi semen, ¿no es así, pequeña chica mala?

Gemí en sus labios mientras me besaba, mis manos deslizándose por su torso acanalado y cincelado. Él me empujó hacia atrás hasta que mi culo se presionó contra el costado de su escritorio. Él me levantó sin esfuerzo, deslizándome sobre la madera pulida y separando mis piernas mientras se movía entre ellas.

¿Es por eso, que te bañaste? ¿Así

que podrías hacer que te dé

más de mi caliente semen? ¿No podías esperar a sentirme llenando ese pequeño coño con cada gota?

Gemí, sus palabras sucias, besos dulces y manos firmes me volvieron loca. Tiró de los botones de su camisa de vestir, sacándola y tirándola lejos antes de que se moviera contra mí. Mis pequeños y duros pezones rozaron su grueso y varonil pecho, y cuando sus manos agarraron mis caderas y me empujaron contra el grueso bulto en sus pantalones, grité.

Tan jodidamente mojado. Gruñó. Y no me digas que es del baño, porque puedo sentir tu coño resbaladizo y pegajoso contra mi verga incluso a través de mis pantalones. Puedo sentir que empapas mis pantalones con tu dulce miel.

Me besó de nuevo antes de bajar a mi cuello, haciéndome jadear. Jackson me ayudó a apoyarme en mi espalda sobre su escritorio, mi cabello extendido alrededor y mis piernas abiertas para él.

Sus labios se arrastraron más abajo, a través de mis pezones, y por la suave pendiente de mi pecho. Besó mis costillas, moviéndose más hacia abajo mientras mi cuerpo entero temblaba de anticipación. Poderosas manos me abrieron los muslos, y cuando sus labios encontraron mi estómago y mordisquearon su camino hacia abajo, juro que solo por eso prácticamente me podría haber venido.

Su lengua se arrastró a través de mis labios, haciéndome gritar de placer mientras arqueaba mi espalda en el escritorio. Nada en este mundo se había sentido tan bien como esa sola lamida, y cuando lo hizo de nuevo, me perdí en el cielo puro por eso. Jackson gruñó, su húmeda y malvada lengua penetrando profundamente dentro y luego bombeando dentro y fuera. Él jugueteó sobre mis labios, su lengua arrastrándose lentamente sobre mi dolorido clítoris mientras mis caderas se sacudían del escritorio contra él.

Gemí, sus palabras sucias, besos dulces y manos firmes me volvieron loca. Tiró de los botones

Pequeña, ansiosa, ¿no? Gruñó, sus manos se tensaron en mis muslos cuando los abrió y me inmovilizó contra el escritorio. Su lengua se deslizó hacia abajo, provocando mi apertura y luego empujando hacia adentro. Empezó a deslizar su increíble lengua dentro y fuera de mí, como si me estuviera jodiendo con eso. Todo mi cuerpo se encendió, cada nervio ardía de calor mientras gritaba y gemía su nombre. Mis dedos encontraron su cabello, y me agarré fuerte mientras comenzaba a sacudir mi mundo.

Se movió hacia mi clítoris, sus labios envolviéndolo y chupando suavemente mientras su lengua se arremolinaba en círculos lentos y enloquecedores. Me convertí en pedazos, gimiendo y lloriqueando, mis jugos resbaladizos cubriendo su barbilla y goteando por mi trasero hasta su escritorio. Su lengua se arremolinó sobre mi clítoris, sus gemidos vibraron a través de mí y me hicieron tambalear cuando el placer explotó en mí.

Jackson gruñó, haciéndome jadear cuando sus manos fuertes agarraron mis muslos y empujaron mis piernas arriba y abajo. Su lengua descendió más abajo, sobre mis labios, y luego bajó aún más.

Mis ojos

se

abrieron de

par en

par,

mi respiración era un grito

ahogado en mis labios mientras su malvada lengua se arremolinaba sobre mi pequeño culo apretado.

Oh Dios, Jackson.

Recuéstate, ángel. Gruñó, sus manos se tensaron en mi piel posesivamente. "Recuéstate y déjame mostrarte lo bien que te puedes sentir.

Su lengua se arrastró a través de mi arrugado y sensible anillo, haciendo temblar todo mi cuerpo con un placer prohibido y perverso. Mi cara se tornó roja al pensar en este hombre besándome en un lugar tan privado, pero se sentía tan malditamente bien que nunca quise que se detuviera. Todo mi cuerpo se estremeció en crudo éxtasis cuando me lamió lentamente, burlándose de mi pequeño trasero. Su pulgar se movió hacia mi clítoris, rodeándolo lentamente, haciendo círculos como si mi mundo entero se hubiera borrado en los bordes.

Se movió hacia mi clítoris, sus labios envolviéndolo y chupando suavemente mientras su lengua se arremolinaba

Su lengua empujó contra mi trasero, colocando la punta contra mi anillo mientras su pulgar trabajaba cada vez más rápido. Me quedé sin aliento en la garganta, mis pezones rosados se tornaron a puntos pequeños y todo mi cuerpo temblaba de placer. Él gruñó en mi piel, su lengua, sus dedos y sus gruñidos masculinos me empujaban más y más alto, hasta que de repente, todo se hizo añicos.

Grité, mis caderas se arquearon contra el escritorio mientras el poderoso orgasmo explotaba a través de mí. Jackson gimió, inmovilizándome contra su escritorio y manteniendo su lengua y sus dedos moviéndose, empujándome a través de mi clímax hasta que jadeé por aire

y me fundí en un charco en su escritorio. Temblé mientras él se alejaba, jalándome de su escritorio y tomándome en sus brazos mientras se sentaba en la silla de su oficina.

Podía sentir su verga tan fuerte, gruesa y palpitante contra mí a través de sus pantalones. Jadeé por aire y temblé al sentir las réplicas de mi orgasmo cuando me estiro entre nosotros y curvo mis dedos alrededor de él.

Lo quiero. gemí en voz baja. Lo quiero todo. Quiero que me tengas, Jackson.

Él gimió, atrayéndome hacia él y besándome ferozmente. Por favor. Jadeé.

Retrocedió, su cara

dura

y llena

ardiendo ferozmente. No aquí, dulzura. Ronroneó. Pero yo quiero…

de lujuria

y necesidad, sus ojos

Oh, te voy a tomar, Ada. Voy a empujar mi pene dentro de ese coñito pequeño y apretado y te mostraré cómo se siente un hombre. Te extenderé mucho y me conduciré tan profundo que me extrañarás cuando no esté dentro de ti.

y me fundí en un charco en su escritorio. Temblé mientras él se alejaba, jalándome de

Jadeé, besándolo con avidez.

Pero cuando haga eso. Ronroneó. Será con sábanas a tu espalda, como una reina.

—Dónde… —Mi pent-house. Gruñó. Vístete. Te llevaré allí ahora.

ADA L MUSTANG oscuro y de color negro mate de Jackson rugió por las calles de

ADA

ADA L MUSTANG oscuro y de color negro mate de Jackson rugió por las calles de

L MUSTANG oscuro y de color negro mate de Jackson rugió por las

calles de Nueva York, haciendo que mi corazón retumbara en mi pecho mientras la ciudad pasaba borrosa a través de nosotros. Sin embargo, el coche fue solo una de las razones de la emoción y la adrenalina que me atravesaban. La otra parte era él, y las cosas que acabábamos de hacer, y la promesa de lo que estaba por suceder.

Además, la emoción de que debajo de la parte superior suelta y los pantalones de yoga que me había vuelto a poner, estaba vacía. Me quitó las bragas de las manos cuando traté de ponérmelas nuevamente y se las guardó en el bolsillo.

Estas son mías ahora. Había gruñido. Los pantalones de yoga eran delgados, y el coche rugía ferozmente mientras nos conducía, enviando pequeños y traviesos temblores a través de mi núcleo mientras el asiento debajo de mí palpitaba contra mi pequeña rendija y mi dolorido clítoris. Jackson se volvió hacia mí, su rostro duro y lleno de lujuria cruda. Quítatelos. , Gruñó. ¿Qué? Quítate los pantalones de yoga, ángel. No puedo esperar hasta llegar a casa, tengo que verte. Jadeé, mi lengua salió para mojar mis labios. ¿Aquí? ¿En el auto?

ADA L MUSTANG oscuro y de color negro mate de Jackson rugió por las calles de

Muéstrame lo húmedo que está el coño. Ronroneó, con los ojos destellando fuego. Muéstrame qué tan listo está ese pequeño coño rosado para mí.

Gimoteé, la emoción de sus feroces palabras tronando a través de

mí.

Y lentamente, asentí.

Me volví hacia él en mi asiento, mis manos se deslizaron hacia la cintura elástica de los pantalones ceñidos. Mis pulgares se engancharon en el interior, y lentamente, comencé a bajarlos mientras mi pulso se aceleraba y la chica sucia dentro de mí volvía a la vida.

¿Te gusta esto, doctor? Arrullé.

Sonreí, viendo la lujuria en su rostro y la forma en que sus manos se apretaban tornándose los nudillos blancos sobre el volante.

Joder, Ada. gruñó.

¿Pasa algo, doctor Brody? Ronroneé con mi voz más dulce e inocente. ¿Quiero decir, eres médico y todo, y esperaba que pudieras echarle un vistazo a mi pequeño coño y decirme qué está mal?

Él gruñó ferozmente, su mandíbula apretada fuertemente. ¿Y qué tiene de malo, dulzura?

— Muéstrame lo húmedo que está el coño. — Ronroneó, con los ojos destellando fuego. —

Está tan mojado. Jadeé. Bajé los pantalones, mostrándole casi todo mi coño resbaladizo y goteante.

Más. Gruñó Jackson, sus ojos se movían rápidamente entre la carretera y yo. Muéstrame más.

Gimoteé mientras empujaba los pantalones hacia abajo sobre mis caderas, deslizándolos por mis piernas hasta mis rodillas. Levanté mis piernas, extendiéndolas lo más que pude con el material elástico de los pantalones de yoga que ataban mis rodillas y permitiéndole ver mi coño rosado y resbaladizo.

¿Te gusta esto, doctor? Jadeé. Jackson gimió. Tócate, ángel. Juega con ese pequeño coño para

mí.

Gimoteé, mi mano empujando entre mis piernas hasta que mis dedos se deslizaron a través de mis labios pegajosos y calientes. Me sentí tan traviesa, y ardiendo tanto por este hombre. Esto no era nada que hubiese hecho nunca, pero aquí con él, era todo lo que quería hacer. Quería ser mala por él, y mostrarle lo mala que podía ser, porque él lo sacó de mí.

¿Te gusta esto? Di un grito ahogado cuando comencé a rodar mi clítoris bajo mis dedos. El placer se disparó a través de mí, haciéndome gemir fuertemente mientras jugaba con mi clítoris. Jackson gruñó, y una de sus manos dejó el volante para alcanzarme.

Mmm. Gruñó, haciéndome estremecer. "Tan jodidamente húmedo para mí, pequeña chica mala. ¿Tu coño siempre se pone tan pegajoso y necesitado por hombres mucho mayores? ¿Por tu doctor?

Grité cuando dos de sus dedos se hundieron y penetraron hacia dentro.

¡Solo por ti! Di un grito ahogado, lanzando mi cabeza hacia atrás y frotando mi clítoris más rápido.

Frota el clítoris de chica mala por mí, ángel. gruñó. Frota ese pequeño clítoris y haz que este coño se venga en mis dedos.

¿Quieres que me venga por ti, doctor?

Se giró, sus ojos parpadeando mientras me sentía comenzar tambalear.

a

Gimoteé, mi mano empujando entre mis piernas hasta que mis dedos se deslizaron a través de

Quiero que este coñito apretado cubra mis dedos con tu crema para que pueda lamerlos. Quiero que te vengas por mí, porque te quiero agradable, mojada y lista. Porque cuando lleguemos a casa, extenderé esos bonitos muslos y deslizaré cada pulgada de mi pene dentro.

Grité,

tambaleándome

en

el

borde

mientras

mis

dedos

se

desdibujaban sobre

mi clítoris

y

él

bombeaba dentro y

fuera de

mi

apretado coño. Vente por mí, ángel. Gruñó Jackson. Vente por mí, amor.

Oh, mierda.

Mis gemidos explotaron a través del rugiente Mustang cuando el orgasmo me hizo añicos. Grité, agarrándome de su muñeca y sosteniendo sus dedos profundamente dentro de mí mientras el clímax llenaba mi cuerpo y me hacía tambalear.

Apenas

me

di

cuenta

de

que

estábamos entrando al

estacionamiento subterráneo y estaba apagando el automóvil. Todavía estaba jadeando y sintiendo un cosquilleo cuando Jackson abrió la puerta, me envolvió en una manta y me llevó al ascensoruno privadoque nos llevaría hasta el pent-house.

Las puertas apenas se habían cerrado cuando estaba juntando sus labios contra los míos y presionándome contra la pared del ascensor. Podía sentir su gran verga latiendo contra mi temblorosa hendidura cuando sus poderosas manos agarraron mi culo con fuerza.

¿Estás lista, dulzura? Ronroneó en mi oído, haciéndome estremecer.

Sí, Jadeé. Entonces déjame mostrarte todo.

Mis gemidos explotaron a través del rugiente Mustang cuando el orgasmo me hizo añicos. Grité, agarrándome
JACKSON L AGUA CALIENTE SE DERRAMÓ SOBRE NOSOTROS, su piel tan rosada y cálida mientras mis

JACKSON

JACKSON L AGUA CALIENTE SE DERRAMÓ SOBRE NOSOTROS, su piel tan rosada y cálida mientras mis

L AGUA CALIENTE SE DERRAMÓ SOBRE NOSOTROS, su piel tan rosada y

cálida mientras mis brazos musculosos la atraían hacia mí. Sabía que ella acababa de bañarse en mi oficina, pero yo acababa de llegar del hospital, y necesitaba limpiarme. Y además de eso, me gustaba su cuerpo dulce y flexible, todo suave y caliente y enrojecido después de un baño o una ducha. La amaba fresca y limpia, tan lista para mi lengua, mis dedos y mi verga.

Ella gimió tan dulcemente en mis labios mientras mis manos acariciaban su cuerpo. La enjaboné, nuestros cuerpos se deslizaron hábilmente juntos. Mi pene ansiaba liberarse, latiendo fuerte como una roca contra mis abdominales, intercalado contra su pequeño y suave cuerpo. Tembló por mí mientras mi mano se deslizaba para enjabonar ese pequeño culo apretado, y la sensación de su estremecimiento contra mí hizo que mi pene palpitara con necesidad. Pre-semen se filtró libremente desde la cabeza hinchada, goteando por mis abdominales y su vientre, entre sus piernas mientras el agua caliente se derramaba sobre nosotros.

La

besé

lenta

y

profundamente,

escuchando

el

sonido

de

mi

JACKSON L AGUA CALIENTE SE DERRAMÓ SOBRE NOSOTROS, su piel tan rosada y cálida mientras mis

corazón atronando en mis oídos, y sintiendo que ella hacía lo mismo

mientras se aplastaba contra mí.

Joder, me estaba enamorando de esta chica tan fuerte que me hacía girar la cabeza. La había querido, seguro, desde el momento en que la vi. Pasé una semana queriendo su dulce cuerpo y deseándolo - deseando nada más que extender sus bonitos muslos y saborear ese coño joven y apretado. Pero era más que eso ahora- era más que cualquier cosa que hubiera conocido o incluso concebido.

Cuando era más joven, pensé que solo encontrabas a alguien, tal vez la primera persona, y simplemente te casabas con ellos. Esa era la vida, ¿verdad? Eso era lo que se suponía que debías hacer, y un hombre como yo, joven, ambicioso, un doctor talentoso, se suponía que debía estar con alguien como Jen.

Que. Se. Joda. Eso.

Eso no había sido para mí, y había pensado que tenía que hacer lo que "ellos" pensaban que debería hacer. E incluso en los años transcurridos desde entonces, cuando me metí en mi trabajo y cerré mi corazón del resto del mundo, y ciertamente de las mujeres, mantuve esa mentalidad venenosa.

Pero luego conocí a Ada, y todo había cambiado.

Gruñí en sus dulces y suaves labios, abrazándola tan cerca de mí como si temiera que ella pudiera escabullirse. No, todo era diferente con ella. Me hacía sentir vivo por dentro, de una manera que generalmente solo practicaba la medicina. Encendió algo dentro de mí que se había extinguido hace mucho tiempo. Ella me completaba, y ahora que la había encontrado, nunca la dejaría ir.

Sabía que hablarían. Sabía que los círculos de los que venía, y los que también hice, arrugarían sus narices altivas ante esto. Sabía que dirían que ella era demasiado joven o que yo no provenía de una familia lo suficientemente exclusiva. No lo conocía personalmente, pero sabía de su padre, que estaba en las juntas de varios hospitales de la ciudad con su riqueza y su poder. Conocía el tipo de hombre que era y lo que diría sobre un hombre como yo con su hija.

Cuando era más joven, pensé que solo encontrabas a alguien, tal vez la primera persona, y

Pero no me importó. No me podría importar eso, no con este ángel en mis brazos, sus labios sobre los míos, y el agua corriendo sobre nosotros. Permitámosles a todos que hagan clic en sus lenguas y arruguen sus narices. Dejémosles preocuparse de que soy mucho más viejo que ella, o no tengo suficiente pedigrí.

A la mierda.

Este ángel, mi dulzura, mi corazón nada iba a cambiar eso.

...

ella era mía. Mía para siempre, y

La quería de todas las maneras imaginables. Quería reclamar su cuerpo, por supuesto, pero era su corazón que sabía también que era mío. Con Ada, vi el futuro que podríamos tener juntos. Vi su vientre redondo y sus mejillas sonrojadas mientras la vida que creamos crecía dentro de ella. Vi niños corriendo, parte de la vida que construiríamos juntos.

Yo quería embarazarla. Quería abrirle bien las piernas, atraerla hacia mí y deslizar cada centímetro de mi gruesa verga dentro de ella. Quería echarla en la cama y follarla, hacerla mía por completo, y hacerla venir una y otra vez hasta que apenas pudiera soportarlo. Y sería entonces que la llenaría con mi semilla. Sería entonces cuando llenaría ese hermoso coño hasta el borde con mi esperma caliente, hasta que se deslizara por sus muslos.

...

Y luego lo haría de nuevo.

Y lo seguiría haciendo hasta que fuera necesario. Olvida el resto del mundo. Nos encerraríamos aquí en mi ático, y la mantendría firmemente instalada en mi pene hasta que estuviera seguro de que estaba cargando a mi hijo.

Jackson.

Este ángel, mi dulzura, mi corazón nada iba a cambiar eso. ... ella era mía. Mía

Parpadeé, dándome cuenta de que me estaba mirando, esta sonrisa brillante y burlona en su curioso rostro mientras me miraba, el agua corría por su suave y tentador cuerpo.

¿Qué es? Preguntó con curiosidad. Pero de repente chilló y soltó una risita mientras la atraía hacia mí, gruñendo mientras aplastaba mis labios con los de ella.

Nunca te dejaré ir, sabes. Ronroneé en su oído. Mi mano se deslizó entre nosotros, y cuando mis dedos se deslizaron entre sus piernas y se burlaron de su coño resbaladizo, ella gimió.

Lo sé, jadeó. Y nunca quiero que lo hagas. Tendrán mucho que decir al respecto, lo sabes.

¿Ellos? La gente. gruñí.

Ada se mordió el labio, sus ojos brillantes mientras me miraba. Joder, ella era tan jodidamente hermosa. Tan perfecta. Tan mía.

Déjales hablar. Ronroneó. Su mano también se deslizó entre nosotros, y cuando sus pequeños dedos se enroscaron alrededor de mi dura y palpitante verga, gruñí. Su pequeña mano tentativamente me acarició contra su piel suave, mi cabeza hinchada deslizándose sobre su piel jabonosa y dejando pegajoso pre-semen en su estela.

Joder ella era increíble. Nunca había visto a Ada venir, pero ella era el aliento de aire fresco que había estado buscando. Era mi presente y mi futuro. Y cuando imaginaba ese futuro, su cuerpo redondo, hermoso y preñado estremeciéndose mientras montaba mi gruesa verga, tomando todo mi semen en su interior, mi verga se tambaleó en su mano.

Tenía que tenerla.

Voy a follarte ahora, ángel. Gruñí en su oído, haciéndola jadear. No voy a lastimarte, pero te reclamaré como mía ahora. Voy a deslizar esta verga profundamente dentro de ese pequeño y dulce coño hasta que te llene por completo. Voy a hacer que te vengas hasta que tus dulces jugos cubran mis bolas. Y luego voy a llenarte con cada gota de mi semen. Voy a embarazarte y llenar ese útero joven con mi semilla.

— ¿Ellos? — La gente. — gruñí. Ada se mordió el labio, sus ojos brillantes mientras

Ada gimió, su cuerpo temblaba mientras se aplastaba contra mí y me besaba con ganas.

Por favor. Gimió, besándome ferozmente. Eso es todo lo que quiero, contigo.

Ella jadeó cuando la levanté, mis brazos ondearon mientras la levantaba contra mí con sus piernas a horcajadas sobre mi cintura. Mi gruesa verga latía contra su piel, tan jodidamente ansiosa por ser enterrada dentro de ella mientras sentía los suaves labios de su coño arrastrarse por la parte superior de mi eje. Mis manos agarraron firmemente su apretado culo cuando salí de la gran ducha acristalada de vidrio y entré a mi habitación, dejando un rastro mojado en nuestra estela.

La recosté sobre mi cama grande y suave, sin importarme una mierda lo húmedos que todavía estábamos de la ducha. Me arrastré hasta la cama detrás de ella, empujándola hacia atrás para que mi ángel se extendiera por el medio de mi enorme rey de California. Deslicé mis manos por sus muslos, jugueteando sobre su piel y apretando sus piernas mientras las extendía.

Muéstrame ese bonito coñito, ángel. gruñí mientras me movía entre sus muslos.

Ada gimió cuando mis labios encontraron su cadera, besándola y bromeando entre sus piernas. Ronroneé, mi verga dura como el acero palpitando entre mis piernas mientras me acercaba a mi premio. Agarré sus muslos con fuerza y le abrí las piernas, dejándome verla, mis testículos se tensaron con la necesidad de tenerla mientras me inclinaba para probar lo que era mío.

Ada gritó mientras mi lengua se deslizaba sobre su apretado y fruncido ano, chillando de placer mientras lentamente lo arrastraba hacia arriba. Bromeé sobre su apertura, a través de sus suaves y aterciopelados labios, hasta que chocó húmedamente sobre su duro clítoris. Me moví hacia abajo e hice lo mismo otra vez, y luego una tercera vez, lenta, lamí desde su culo hasta su clítoris, hasta que sus gemidos de placer llenaron la habitación.

La recosté sobre mi cama grande y suave, sin importarme una mierda lo húmedos que todavía

Gruñí mientras inhalaba el aroma de ella y bebía el dulce sabor de su coño perfecto. Empujé mi lengua profundamente, sumergiéndola profundamente dentro de su coño y saboreando cada gota de su dulce miel. Mis gemidos retumbaron a través de ella, mis manos agarraron su pequeño y apretado trasero posesivamente mientras me movía hacia su clítoris. Envolví mis labios alrededor de su pequeño botón palpitante, mi lengua girando suavemente alrededor y sobre ella.

La bromeaba sin piedad. Le hice el amor a su coño con mi boca, hasta que mi pequeña Ada gritó de placer, su cuerpo entero se arqueaba fuera de la cama. Deslicé una mano para ahuecar una de sus tetas suaves y perfectas, tomando el pequeño pezón duro con mi pulgar y apretando su culo con mi otra mano mientras mi lengua bailaba sobre su clítoris.

Pude sentir mi verga dolorida por la liberación entre mis muslos. Devorar su coño solo me puso más duro, y el esperma hirvió tan caliente en mis bolas que goteaba de mi hinchada cabeza.

Gruñí mientras me inclinaba para envolver mi puño alrededor de él, gimiendo en ella mientras acariciaba mi verga lentamente y lamía su pequeño y dulce coño hasta que ella gritaba por su liberación. Mi lengua se movió más rápido, ahondando en su hermoso y pequeño culo y arremolinándose alrededor de su anillo antes de subir para poner su clítoris salvaje. Lo chupé entre mis labios, gruñendo dentro de ella y tirando de mi gruesa verga mientras mi lengua giraba sobre su pequeño brote una y otra vez, hasta que supe que iba a romperse para mí.

Córrete para mí, dulzura.

gruñí. Haz que este pequeño coño se corra por toda mi jodida lengua, y cuando termine de lamerla, voy a deslizar cada centímetro de esta gran verga dentro de él. Voy a llenarte hasta el borde, hasta que sientas mis bolas pesadas descansando sobre tu trasero. Y luego voy a reclamarte, y embarazarte, y vaciar cada gota de la esperma de estas bolas en lo profundo de tu útero.

Ada gritó de placer, cada músculo de su apretado cuerpo joven se apretaba y ondulaba cuando comenzó a llegar al borde.

Córrete para mí, ángel. gruñí. Haz que

este jodido y sexy

Pude sentir mi verga dolorida por la liberación entre mis muslos. Devorar su coño solo me

coñito se corra por mí ahora mismo. Vente por mí, así puedo poner mi semen dentro de ti. Vente por mí ahora.

Mi

lengua

se

arremolinó

sobre

su

clítoris,

mi

pulgar e índice

pellizcaron y se burlaron de su pezón, y mi gemido retumbó a través de su coño, hasta que, con un grito, perdió todo control.

Ada gimió, el sonido tan dulce y jodidamente sexy como el infierno cuando su grito quedó atrapado en su garganta. El orgasmo tronó a través de ella, haciéndola estrechar sus caderas con fuerza contra mi boca mientras se corría. Podía probar su dulce y pegajoso jugo cubriéndome la lengua y corriendo por mi barbilla, lo que solo me hizo lamerla más rápido y acariciar mi verga aún más fuerte.

Seguí burlándome de ella, solo disminuyendo la velocidad cuando me rogaba una y otra vez por alivio. Me aparté, mi cuerpo entero

enroscado y listo y deseándola mientras me movía entre sus piernas. Ada gimió, sus brazos me rodeaban y me acercaban mientras la besaba con fiereza. Sabía que podía saborear su coño en mis labios, y ella solo parecía besarme más fuerte por eso. Ella gimió dentro de mí, extendiendo sus piernas y envolviéndolas alrededor de mi cintura mientras me besaba como si nunca quisiera parar.

Moví mis caderas hacia adelante, dejando que la cabeza palpitante e hinchada de mi pene se arrastrara sobre sus labios resbaladizos. Ada jadeó en mi boca mientras dejaba que la gruesa cabeza chocara con su clítoris. Mi líquido pre seminal fluyó libremente, cubriendo su hendidura virgen con una pegajosa y desordenada promesa de lo que estaba por venir. Bajé la cabeza, dejando que se alojara justo entre sus labios contra la entrada de su coño resbaladizo y aterciopelado.

No estoy ...

tragó saliva, jadeando mientras me miraba a los ojos.

No estoy en control de natalidad o cualquier

Bien. gruñí, haciéndola gemir mientras me acercaba a ella y me besaba ferozmente. Bien, porque cuando vacíe mi semen dentro de ti, quiero que lo tome. Quiero que esa raja ansiosa chupe cada gota y lo mantenga dentro de ti.

Gruñí, besándola hambrientamente mientras tragaba sus gritos de placer. Deslicé una mano hacia abajo entre nosotros, arrastrando mis dedos sobre su vientre suave y desnudo.

enroscado y listo y deseándola mientras me movía entre sus piernas. Ada gimió, sus brazos me

Quiero sentirte hinchada, ángel. ronroneé. Quiero ver crecer esta barriga, y quiero ver cómo se extiende el resplandor sobre tu piel a medida que la vida que hacemos crece dentro de ti. ¿Quieres eso, ángel? ¿Quieres que tome tu dulce virginidad y ponga un bebé dentro de ese útero intacto?

Pude haber recibido el feroz y voraz beso en el que ella me tiró como respuesta suficiente, pero cuando me abrazó con tanta fuerza y me susurró al oído: sí, sí, ¡SÍ! Supe cuán real era esto.

Entonces voy a tomarte ahora, dulzura, Ronroneé en sus labios. Sus ojos bebieron los míos, toda su cara sonrojada y lista para mí.

Abre las piernas de par en par, ángel. Gruñí, empujando mis caderas hacia adelante. Ada gritó cuando la gruesa cabeza comenzó a

entrar. Extendió sus piernas, abrazándolas alrededor de mis caderas mientras yo comencé a empujar más dentro, dejándola sentir cada centímetro en donde nadie más se había metido.

Siénteme

extenderte

tan

amplia.

gemí.

Siente

mi

pene

llenando este pequeño y perfecto coño intacto por primera vez.

Por favor, fóllame. jadeó Ada, besándome ferozmente mientras me abrazaba. Lo quiero todo. Toma mi verga, dulzura, Gruñí, preparándome. Toma todo.

Empujé, y con un grito de sus labios y un rugido del mío, enterré cada centímetro de mi gran verga profundamente dentro de su coño apretado, resbaladizo y virgen.

Mía. gemí en sus labios, sintiendo su coño agarrarme con tanta fuerza, ondulándose como si estuviera ordeñando el semen de mis bolas.

Mío. susurró ella, jadeando mientras presionaba sus labios contra los míos y me besaba lentamente.

Apreté mis caderas contra las de ella, dejándola sentirme tan profundamente dentro. Ada gimió con tanta dulzura, su cuerpo temblaba mientras lentamente salía. Dejé solo la cabeza adentro, palpitando contra

sus paredes internas y estirando su coñito apretado tan dulcemente alrededor de mi grosor, antes de volver a entrar. Ella gimió, raspando sus uñas por mi espalda mientras enterraba mi verga hasta la empuñadura. Mis pesadas bolas llenas de esperma descansaron contra su pequeño culo apretado antes de que retrocediera, solo para hacerlo todo de nuevo.

entrar. Extendió sus piernas, abrazándolas alrededor de mis caderas mientras yo comencé a empujar más dentro,

Ada se movió contra mí, meciendo sus caderas para enfrentar mis embestidas profundas mientras comenzábamos a movernos más rápido. Sus gritos de placer llenaron mis oídos, el sonido tan jodidamente caliente y tan jodidamente tentador que pude haber escuchado solo su placer. Sus manos agarraron mis bíceps y mis hombros, sus uñas se arrastraron sobre mi piel mientras su pequeño y apretado cuerpo ondulaba y temblaba debajo de mí.

Mi

pene

estaba

más

duro

de

lo

que

nunca había estado,

hundiéndose en su pequeño y caliente coño una y otra vez, resbaladizo, pegajoso y reluciente con su miel. Mis pelotas golpearon su culo en cada

empuje, el semen hirviendo dentro de ellas, tan ansioso por llenarla. Mi pulso rugió en mis oídos, mi corazón más grande y más conectado de lo que nunca había estado cuando me perdí en ella.

En Ada, la chica de mis sueños que nunca había visto venir.

Mi verga volvió a entrar, haciéndola chillar en éxtasis mientras abrazaba mis caderas con fuerte con sus muslos y gritaba por más. Podía sentir su agarre más y más fuerte, sus pezones duros como pequeños guijarros mientras se arrastraban por mi amplio y musculoso pecho. Podía sentir sus jugos gotear por mis bolas y cubrir sus muslos. A medida que mi verga se hinchaba más y más dentro de ese coño increíblemente apretado con sus paredes resbaladizas agarrándome con tanta fuerza, sabía que ninguno iba a durar mucho más.

Voy a darte mi semen ahora, ángel. ronroneé en su verga entrando y saliendo de ella, clavándola en la cama.

oído, mi

Voy a llenar tu pequeño coño con cada gota de mi pegajosa semilla. Te voy a ensuciar y llenar ese útero hasta que sea necesario. La besé ferozmente, bombeando mi pene dentro de ella mientras sentía que su coño comenzaba a agarrarme más y más fuerte a medida que todo su cuerpo comenzaba a temblar

Voy a poner un bebé dentro de ti.

empuje, el semen hirviendo dentro de ellas, tan ansioso por llenarla. Mi pulso rugió en mis

Solté un grito de placer cuando lo dije, su cuerpo temblaba contra el mío y ella gimió profundamente por mí.

Voy a embarazarte, y voy a bombear mi semen profundamente en tu útero hasta que lo tome. Puede que no sea esta vez, pero voy a seguir follándote, y seguiré reclamándote hasta que lo haga.

Hazlo. jadeó en mi oído, abrazándome con tanta fuerza y balanceando sus caderas para encontrarse con las mías. ¡Lléname! Quiero que me embaraces, Jackson. ¡Quiero sentir a nuestro bebé dentro de mí!

Rugí, retrocedí y luego entré en ella una y otra vez, toda la cama temblaba mientras mi gruesa y palpitante verga se hundía una y otra vez entre sus apretados labios rosados, hasta que nos estrellamos más allá del punto de no retorno.

¡Pon un

bebé dentro de

mí! Ada gimió en mi

oído, sus uñas

arañaron mi espalda y sus piernas se cerraron alrededor de mí.

Toma mi semen, ángel. Rugí, mi visión se borraba en los bordes cuando comencé a explotar. Quiero sentir que este pequeño coño se viene por mí, y quiero que tomes toda mi semilla en el fondo. Vente por mí, dulzura. Vente por mi gran verga, así puedo darte cada gota.

Me conduje profundamente, mis labios apretados contra los de ella, y todo el mundo estalló a nuestro alrededor.

Ada gritó en mi beso, todo su cuerpo se tensó y luego se rompió debajo de mí. Pude sentir su pequeño coño apretando y ordeñando mi pene tan jodidamente apretado mientras el orgasmo la golpeaba, y perdí todo control. Rugí, enterrando mi verga tan profunda como pude, mientras el semen salía de mi hinchada cabeza. Mis bolas palpitaban contra ella, bombeando mi pegajosa semilla profundamente dentro de su cuerpo. Carga tras carga de mi semen la llenó una y otra vez mientras me besaba a través de su propio clímax, hasta que los dos jadeamos por aire.

La

abracé

fuertemente,

besándola ferozmente cuando nos

detuvimos. Su cuerpo temblaba por mí, y ella me besó como si nunca

hubiera querido que dejara de besarla.

...

Y no lo planeaba.

— ¡Pon un bebé dentro de mí! — Ada gimió en mi oído, sus uñas arañaron

Nos quedamos así ni siquiera sé por cuánto tiempo, porque el tiempo no importaba. Nada importaba excepto ella y yo en ese momento.

Eventualmente, empecé a salir de ella. Pero cuando miré entre nosotros y vi que el gran goteo de semen blanco nacarado comenzaba a filtrarse de sus labios rosados, sacudí mi cabeza.

Uh-uh, gruñí, apretando mi mandíbula. No podemos tener eso. Quiero que mi semen permanezca dentro de ti.

Ella jadeó cuando la coloqué en mi regazo, y antes de que se diera cuenta, había alineado mi verga aún dura como el acero en su entrada y lentamente la bajé sobre ella. Ada gritó, jadeando mientras lentamente acomodaba cada centímetro grueso de mi verga hasta que podía sentir su clítoris rozándose contra la base de mi pene.

Manteniéndolo dentro, ¿eh? Jadeó, sonriéndome cuando su coño se apretó tan fuerte a mí alrededor.

Creo que se filtró algo, así que creo que será mejor que te dé un poco más.

Ada gimió, besándome lentamente. ¿Quieres darme más semen?

Quiero darte todo mi semen, ángel, gruñí. Mi mano se apoderó de su culo apretado posesivamente mientras dejaba que mi pene palpitara profundamente en su interior.

Móntame, dulzura. Monta esa gran verga hasta que le dé más a tu hambriento coño.

Lentamente, se levantó, solo para hundirse, su coño tragándose cada centímetro de mí.

Quiero más.

ella

gimió,

sus

caderas

rodando mientras

comenzaba a montarme. ¿Puedo tener más semen, doctor?

— Manteniéndolo dentro, ¿eh? — Jadeó, sonriéndome cuando su coño se apretó tan fuerte a mí

Oh dios mío…

Oh dios mío… ADA Grité, jadeando de placer mientras su gruesa y hermosa verga se deslizaba

ADA

Grité, jadeando de placer mientras su gruesa y hermosa verga se deslizaba dentro de mí. Podía sentir lo pegajoso y húmedo que estábamos, resbaladizos de mi deseo y de todo su semen que aún estaba en lo profundo de mi útero. Sus poderosas manos agarraron mi culo con firmeza, sus dedos se clavaron en mi piel mientras me deslizaba por su grueso eje. Él me atormentó allí, con solo su hinchada cabeza dentro de mí y parte de su espeso semen goteando por su palpitante eje antes de sumergirse dentro, deslizándose fácilmente a través del desastre que habíamos hecho mientras se enterraba hasta la empuñadura dentro de mí.

Jackson gruñó en mi cuello, su enorme y musculoso cuerpo envolvió por completo mi cuerpo mucho más pequeño. Me sentí como si estuviera envuelta en él, completamente rodeada y protegida por este hombre perfecto, hermoso y dominante que se había robado tanto mi corazón como mi virginidad. Lo último acababa de pasar, ¿pero el primero? Bueno, él me había robado el corazón el día que lo conocí.

Oh dios mío… ADA Grité, jadeando de placer mientras su gruesa y hermosa verga se deslizaba

Lo besé con avidez, sintiéndome más sexy y más viva de lo que nunca me había sentido. Agarré sus anchos y musculosos hombros y me levanté, sintiendo que su grueso eje me estiraba tan fuerte antes de mover mis caderas hacia abajo y tomar cada centímetro de él. Mis dedos rasparon su piel, aferrándose a sus músculos y amando la forma en que ondulaban bajo su piel entintada.

Monta mi verga, ángel. gruñó en mi oído, sus manos me agarraron fuertemente cuando su gran verga se hinchó aún más dentro de mí. Gimoteé, moviendo mis caderas más rápido mientras rebotaba sobre él. Su mano se deslizó hacia mi vientre, sosteniendo su palma hacia mí mientras empujaba su enorme pene profundamente dentro.

Monta mi verga y ordeña todo ese semen de mis bolas. Quiero sentir que llegas al límite. Quiero que tu útero engulla todo hasta que este vientre se hinche con un bebé.

Grité de placer, rebotando más y más rápido arriba y abajo de su grueso eje y sintiendo su hinchada cabeza profundamente dentro. Mi clítoris se rozó a través de su eje en cada embestida, enviando mi cuerpo a

la órbita mientras el éxtasis me atravesaba. Pero fueron sus palabras las que lo harían, y yo lo sabía. Era la forma en que gruñía esas cosas sucias en

  • mi oído, y cómo me decía exactamente qué hacer.

Era

él

diciéndome cuánto quería tener un bebé conmigo

-

... embarazarme y sentirme crecer con la vida que creamos dentro de mí- que finalmente me llevó al límite.

Había pensado en niños antes, por supuesto, pero siempre parecía una de esas cosas inalcanzables donde todos a mi alrededor me decían "espera hasta que seas mayor". Excepto, cuando pensaba en niños, pensaba en ellos en el presente, no en el futuro. Pero con mi futuro tan planeado, cada vez que se me ocurría, rápidamente lo descartaba.

Hasta Jackson. Hasta que este poderoso, increíble, protector y

... amoroso hombre me hizo suya, y me dijo cuánto deseaba hacer de mí una madre. Y fue entonces cuando supe cuán real era esto. Esto no era solo una aventura caliente, o incluso una "aventura caliente" extendida. Esto era para siempre. Esto era por siempre.

Esto era amor.

— Monta mi verga y ordeña todo ese semen de mis bolas. Quiero sentir que llegas

Apreté mis labios contra los suyos, arañé su piel y me conduje en su gruesa verga una y otra vez cuando comencé a hundirme.

Lléname. jadeé en sus labios. Vacía tu semen en mi interior y pon un bebé en mí. Lo quiero, contigo. Lo quiero tanto.

Entonces sé una buena chica para mí, Ada. gimió Jackson en

  • mi boca. Sé una buena chica y córrete, y si dices por favor, te daré cada

gota de mi semen caliente.

Y como una bomba explotando, me estrellé contra el borde. Grité en su boca, rebotando arriba y abajo cada centímetro de su enorme e hinchada verga cuando el orgasmo se hizo añicos a través de mí.

¡Córrete en mí! Gemí, empujando mis caderas contra las suyas y sintiendo la ola golpearme una y otra vez. ¡Córrete en mí!

Di,

por

favor,

ángel.

siseó

con

los

dientes

apretados,

sus

músculos ondulaban y sus manos se apretaban sobre mi cuerpo.

¡Por favor, dame tu semen, Jackson!

Con un rugido, me jaló tan fuerte a su cuerpo grande y musculoso, y se dejó ir. Enterró su cara en mi cuello, gritando en mi piel mientras conducía su verga tan dentro de mí. Grité, sintiéndolo hincharse tanto como podía antes de sentirlo. Sentí los chorros calientes, gruesos y pegajosos de su potente esperma chapoteando dentro de mí -bombeo tras bombeo tras bombeo llenándome hasta el borde.

Me abrazó con fuerza, empujándose en mi interior mientras sus bolas se contraían contra mi culo y su verga hinchada salía una y otra vez dentro de mí. Hasta que lentamente, nos detuvimos.

Jackson me besó ferozmente, levantándome y luego empujándome sobre mi espalda en la cama grande y cómoda. Su verga se mantuvo firmemente dentro de mí. Se acomodó entre mis piernas, besándome tiernamente y acariciando mi piel hasta que estuve segura de haber ido al cielo.

— ¡Córrete en mí! — Gemí, empujando mis caderas contra las suyas y sintiendo la ola

Perfecta. susurró. Eres jodidamente perfecta, Ada.

Me besó lentamente, saboreando mis labios suavemente antes de comenzar a alejarse de entre mis piernas. Su verga dura y resbaladiza se liberó, pero cuando rodó junto a mí, me puso de costado, me apretó contra su duro y acanalado cuerpo y deslizó su mano entre mis muslos. Ahuecó mi tierno y todavía tembloroso coño, su mano cálida y poderosa me cubrió y me hizo estremecer mientras me empujaba contra él.

Mantenlo adentro, ángel. ronroneó en mi oído, acariciando mi costado con la otra mano mientras plantaba besos en mis hombros y en la parte posterior de mi cuello.

Y lentamente, exhausta, me dormí así contra él, y cuando soñé, eran los mejores sueños que había tenido.

d

La cama estaba caliente, pero vacía cuando me desperté a la mañana siguiente. Fruncí el ceño, antes de que repentinamente todo lo de la noche anterior regresara rápidamente en este increíble y acalorado apuro. Jadeé silenciosamente, recordando la sensación de su boca y sus manos sobre mí, o la forma en que se había sentido deslizándose dentro de mí por primera vez. Gemí, apretando mis muslos y sintiendo el delicioso dolor allí mientras recordaba cómo me había reclamado, y cómo había puesto su semen tan profundo dentro de mí.

Recordaba todo lo que habíamos dicho, y lentamente, mis manos se arrastraron sobre mi piel desnuda para ahuecar mi vientre suave y plano.

...

Y me pregunté si ya habría sucedido.

Cerré los ojos e intenté centrarme, como si pudiera sentir el calor creciendo dentro. No podía decirlo, obviamente, pero al pensarlo, y sintiendo que el amor y el brillo se apoderaban de mí, mi corazón saltó y todo mi cuerpo zumbó. Quería que arraigara, y quería sentir la vida que él y yo habíamos creado crecer dentro de mí. Y, si no fuera esta vez ...

Sonreí, sonrojándome. Bueno, dicen que la práctica hace la perfección, ¿verdad?

d La cama estaba caliente, pero vacía cuando me desperté a la mañana siguiente. Fruncí el

Llamé al nombre de Jackson, pero no hubo respuesta. Fruncí el ceño, pero cuando volteé en la gran cama, mis cejas se elevaron. Allí, en la mesita de noche, había una docena de rosas blancas y una simple nota manuscrita.

Buenos días, ángel. Nos estoy trayendo café parece que estoy fuera.

Con amor,

J

Leí la nota dos veces, y una tercera vez, y luego una cuarta, antes de que finalmente me concentrara en esa última parte.

Amor.

Cerré los ojos, abrazando la nota en mi pecho y sintiendo que la sensación que nunca había sentido me atravesaba. Porque amaba a este hombre -total y completamente. Había pasado de la lujuria por él y gemir en mi almohada por la noche cuando se convirtió en objeto de sucias fantasías, en compartir su cama y nuestros corazones. Le había dado mi cuerpo, sí, pero él me había dado su corazón a cambio.

Y nunca lo iba a dejar ir.

Todavía sonriendo como una completa idiota, me deslicé de su cama y caminé por el piso del dormitorio. Saqué una gran camisa de él del vestidor, medio abotonándola mientras me abrí paso a través de su enorme y magnífico ático.

En la cocina, me preparé el té. Sonreí, dándome cuenta de que aún había demasiadas cosas sobre nosotros que aún no sabíamos -como, por ejemplo, que yo prefería el té al café. Solté una risita, pensando en lo dulce que había sido que hubiera ido a por café sin siquiera saberlo.

Cuando hirvió el agua, tomé un sorbo humeante, dejando que la cafeína se filtrara lentamente en mí mientras caminaba por la sala de estar hacia el gran balcón a través de las puertas corredizas de vidrio. Salí, respirando profundamente el aire de la ciudad de la mañana mientras mi mirada se arrastraba por los tejados de Nueva York.

Cerré los ojos, abrazando la nota en mi pecho y sintiendo que la sensación que nunca

La corneta de un coche me llamó la atención, y cuando lo vi allí abajo en la acera, tantos pisos más abajo, mi corazón comenzó a latir más rápido, y la sonrisa comenzó a arrastrarse por mi rostro.

Antes

de repente, como si hubiera

recibido un golpe de un

cuchillo, comenzó a hundirse, y doler.

 

La mujer

tenía

el

pelo

oscuro, casi

negro, recogido con

fuerza.

Llevaba una blusa blanca y elegante, una falda de lápiz de corte, y

sinceramente no me importaba qué más, porque no era su jodido pelo, o su armario lo que estaba viendo. Era el hecho de que ella estaba tomada de la mano con Jackson.

...

La rabia verde y envidiosa ardió dentro de mí -los celos como nunca hubiera sabido que podía experimentar explotando en mi cuerpo. Me obligué a tomar respiraciones profundas, y traté de hacerme pensar en

todo lo que podía ser que estaba viendo. Tal vez ella era una amiga, u otro doctor, o incluso una ...

La mujer envolvió sus brazos alrededor de Jackson, abrazándolo, y justo delante de mis ojos, besó su mejilla.

...

Y él la abrazó de vuelta.

La rabia verde se convirtió en algo peor, y lentamente, pude sentir que algo dentro de mi pecho se rompía. Y de repente, supe que había sido una idiota por pensar que había sido real. Cuando lo pensé, fue tan obvio: la chica joven e ingenua que se enamoraba, y el magnífico y perfecto médico, listo para abalanzarse. Por supuesto que había otra -u otras muchas chicas.

Todo había sido una pequeña mentira, y me la había tragado toda.

Luchando por contener las lágrimas, me volví y hui a su ático para agarrar la ropa y desaparecer.

todo lo que podía ser que estaba viendo. Tal vez ella era una amiga, u otro
JACKSON La sonrisa en mi cara era nueva, pero me gustaba. Mierda, me había acostumbrado bastante

JACKSON

La sonrisa en mi cara era nueva, pero me gustaba. Mierda, me había acostumbrado bastante a no sonreír, pero entonces Ada había entrado en

  • mi mundo, y todo había cambiado. Sabía que iba a sonreír mucho más

ahora, demonios, todo el tiempo, y todo se debía a ella.

...

Todo por encontrar el amor de mi vida.

Podía

sentir

mi

corazón martilleando en mi pecho cuando el

ascensor subió a mi ático, y a mi ángel dormido. Esto era. No más vacilaciones en la vida, no más errores, no más viviendo la vida que quería vivir. Encontré a la única chica que realmente me importó, y ahora, nunca iba a dejarla-

¡Estúpido!

La sonrisa

cayó

de

mi

rostro cuando algo pequeño y feroz se

abalanzó sobre mí en el momento en que se abrieron las puertas del

ascensor. Pequeños puños golpearon mi pecho, y uno incluso se acercó a

  • mi cara antes de agarrar una muñeca delgada y empujar al pequeño

demonio hacia atrás.

JACKSON La sonrisa en mi cara era nueva, pero me gustaba. Mierda, me había acostumbrado bastante

¡Idiota!

Parpadeé, agarrando a Ada con fuerza mientras miraba hacia abajo a su rostro furioso y cubierto de lágrimas.

Jesús, ángel, qué es

¡Oh, no me digas ángel! Espetó ella, alejándose de mí. Pude sentir que un pedazo de mí se hacía añicos: un cuchillo retorciéndose por dentro.

Ada. gruñí, moviéndome hacia ella. ¿Qué está pasando exactamente?

¡Dímelo! Ladró, cruzando los brazos sobre el pecho. Llevaba su ropa del día anterior, no desnuda y todavía calentando mi cama como

me había imaginado en mí camino hacia arriba. Eso, y ella me estaba mirando con furia y rabia en su rostro como nunca hubiera imaginado que fuera capaz.

Ada, háblame. gruñí, dando un paso más hacia ella. Negó con la cabeza, retrocediendo hacia mi ático cuando entré detrás de ella.

Solo llévame

a casa, Jackson. Llévame a casa y nunca más

vuelvas a hablarme. Ángel… — ¡Te vi, está bien! Espetó, toda su cara tensa y dolorida.

Fruncí el ceño. ¿Qué? Ada, ¿qué viste?

¡A ti! ¡Con ...

con esa chica!

Fruncí el ceño, buscando de qué demonios podría estar hablando, cuando de repente, me di cuenta.

Me di cuenta, y comencé a reír.

... ¡Oh, vete a la mierda! Siseó acaloradamente. Fue a pasar junto a mí por la puerta, pero fui más rápido. La agarré, sonriendo cuando me dio una patada y me dio una palmada en el brazo con sus pequeñas manos mientras la acercaba. ¡Déjame ir, Jackson! Sé lo que eres y lo que esto es, y solo quiero ir.

..

me había imaginado en mí camino hacia arriba. Eso, y ella me estaba mirando con furia

Mi hermana, Ada, dije en voz baja, tirando de ella contra mí con mis manos agarrando fuertemente sus muñecas. Mis ojos buscaron los de ella.

¿La chica, la que estoy suponiendo que viste afuera cuando me estaba despidiendo de ella en la puerta de entrada al edificio? Me reí entre dientes, el miedo y la sensación de tensión de no saber lo que estaba lastimando a la mujer que tanto amaba disipándose mientras la verdad encajaba en su lugar.

Su nombre es Ellen, y es mi hermana.

Las manos que golpeaban se detuvieron y, lentamente, Ada se quedó quieta.

¿Qué?

Me reí entre dientes, sacudiendo mi cabeza y soltando sus manos. Ellen es mi hermana. Ella vive aquí en la ciudad, y ...

—Oh Dios…

 

Las

mejillas de

Ada

se

pusieron rojas, su

cara entera cayendo

mientras la cubría con sus manos. Dios mío, soy una completa idiota.

No, no lo eres, gruñí, atrayéndola hacia mí. Extendí

la mano

para ahuecar su barbilla, alzándola mientras apartaba sus manos de su

perfecta y angelical cara.

Supongo que hay muchas cosas que todavía no conocemos el uno del otro. dijo en voz baja, mirando hacia abajo.

¿Así que eres del tipo celoso?

Se mordió el labio, escondiendo una sonrisa tímida mientras me

miraba y asintió. Eso es nuevo. Tal vez es solo

...

Tragó saliva. Tal vez

eres solo tú él que saca los celos. La idea de cualquier otra mujer

...

Ella

frunció el ceño, sacudiendo la cabeza mientras la estrechaba y la besaba suavemente.

La sensación es familiar. La idea de que cualquier otro hombre ponga un dedo sobre ti ...

— ¿Qué? Me reí entre dientes, sacudiendo mi cabeza y soltando sus manos. — Ellen es

Nunca habrá otro hombre. susurró, sacudiendo la cabeza.

Bien.

gruñí. Ángel, no hay

nadie más

para

mí,

y

no

habrá

nadie más, nunca. Tú eres la única para mí, todo lo que siempre quise y todo lo que siempre desearé o querré. Y te amo, total y completamente.

Ella jadeó, sus mejillas sonrojadas y sus labios suaves y carnosos se abrieron.

Jackson, yo también te amo. Gimió en voz baja, presionándose contra mí.

Y lo que dije anoche

...

Mantuve su mirada, el fuego en la mía

brillaba. Lo dije en serio. Quise decir cada maldita palabra de eso. Quiero que tengas a mis hijos, Ada. Quiero crear una familia contigo.

Gimió, besándome suavemente mientras sus brazos se deslizaban alrededor de mi cintura. Quiero eso tanto. susurró en mis labios.

La besé de nuevo, tomándome mi maldito tiempo y saboreando realmente esos labios mientras la abrazaba como si nunca la fuera a dejar ir.

Cuando se retiró, su cara estaba roja, mientras gemía y miraba al suelo.

y puso los ojos en blanco

No puedo creer que sea tu hermana. Dios, soy tan psicópata, ¿verdad?

Sonreí, tomando su barbilla y acariciando su mandíbula con mi pulgar.

Ven acá.

La levanté, amando la forma en que ella jadeó y me abrazó fuerte mientras caminábamos hacia la gran habitación y la colocaba en el borde de la cama. Di un paso atrás, respiré hondo e intenté desacelerar mi acelerado corazón.

Esto era. Ada, me encontraba con mi hermana, porque ella me traía esto.

Gimió, besándome suavemente mientras sus brazos se deslizaban alrededor de mi cintura. — Quiero eso tanto.

Saqué la

abiertos.

pequeña caja negra de

terciopelo del

bolsillo de

mi

chaqueta. ¿Qué es

esto?

Susurró, apenas respirando con los ojos muy

Era de mi abuela, y Ábrelo.

luego de mi madre. dije en voz

baja.

La habitación estaba en silencio a excepción del estruendo de mi corazón mientras lo hacía, y lentamente, vi el brillo y la sorpresa y la emoción cálida en su rostro.

—Oh Dios mío…

Solía ser un collar. dije en voz baja. Había un anillo, pasó de mi abuela a mi madre, pero eso por supuesto ha ido a mi hermana. Esto era parte de un collar que también se transmitió a través de las generaciones y lo convertí en un anillo.

Ada me miró, con los ojos muy abiertos y la boca abierta, aunque no se escucharon las palabras durante unos segundos.

¿Cuándo? Preguntó sin aliento. ¿Cuándo lo convertiste en un anillo?

Sonreí. El día después de conocerte.

Su mano voló a su boca, y lentamente, caí de rodillas frente a ella. Ada Chase. gruñí, mi corazón latía a mil por hora, pero sabiendo que nunca había estado más seguro de nada en toda mi vida. Lo había sabido en el momento en que la vi, y ahora, ella sería verdaderamente mía, para siempre. Miré a esta chica perfecta, que me había robado el corazón, y me había enseñado lo que era volver a sentir y amar. Cásate conmigo. le susurré, sosteniendo la caja mientras la miraba profundamente a los ojos. Quedó paralizada por un breve segundo, parpadeando como si ni siquiera estuviera segura de que esto fuera real mientras me miraba en estado de shock. Cásate conmigo, Ada. dije en voz baja, tomando su pequeña mano en la mía. Cásate conmigo, y sé mía ... Sí, jadeó. ¡Sí! Ella se lanzó a mis brazos, tirando de los suyos con fuerza alrededor de mi cuello mientras me sostenía con tanta fuerza. ¡Jackson, sí!

— Solía ser un collar. — dije en voz baja. — Había un anillo, pasó de

Tus

padres,

lo

que

dirá

la

gente

...

Negué con la cabeza,

abrazándola tan fuerte como pude. Olvida el resto. Me encargaré de todo. Solo se mía, y haremos nuestra propia vida juntos.

Y

una

familia.

Susurró

acaloradamente,

con

sus

labios

a

milímetros del mío. Hagamos una familia juntos.

Joder, ángel. gemí, sintiendo su cuerpo presionarse contra mí y el calor entre sus muslos. Mi pene palpitaba contra ella mientras sacaba el anillo de la caja y lentamente lo deslizaba sobre su dedo.

Mía.

¿Crees que lo hicimos anoche? Dijo con timidez, sus mejillas sonrojadas mientras pasaban con hambre su lengua por los labios.

Difícil de decir. le devolví la sonrisa, quitándome la camisa lentamente mientras me levantaba. La arrojé sobre la cama, quitándome la ropa mientras se quitaba los pantalones, antes de caminar lentamente sobre ella.

Me

dolió

la

verga

mientras

me acomodaba entre sus piernas,

extendiéndolas de par en par y guiando la hinchada cabeza hacia su resbaladizo coño.

Será mejor que sigamos tratando para asegurarnos.

— Tus padres, lo que dirá la gente ... — Negué con la cabeza, abrazándola tan

Fóllame, Jackson. Susurró acaloradamente en mi oído mientras envolvía sus piernas alrededor de mi cintura y comenzó a llevarme dentro.

Pon un bebé en mí. Con placer.

Empujé

hacia

delante,

enterrándome

lentamente

en

su

calor

fundido hasta que todo yo estaba dentro, desnudo, y listo para darle todo lo que tenía.

Ahora ordeña ese semen de mis bolas, ángel, ronroneé en su oído. Sé una buena chica y toma mi semen.

ADA Cuatro años después… Al final del día, todo lo que necesitas es amor. No, no

ADA

Cuatro años después…

Al final del día, todo lo que necesitas es amor.

No, no pasamos de mi diciendo que sí ese día a un feliz para siempre con el roce de una varita mágica. Hubo partes difíciles entre el Punto A y el Punto B. Mis padres, en primer lugar, lo perdieron cuando les dijimos. Mi padre juró que demandaría a Jackson y le quitaría su licencia, y mi madre me gritó que me estaba "estableciendo".

Sí, puedes seguir adelante y poner los ojos en blanco. Ciertamente lo

hice.

Pero, lentamente, creo que lo entendieron. Mi padre lo hizo, al menos. Incluso si se demoró un poco en no pensar que Jackson tenía casi

el doble de mi edad, y que esta podría no haber sido su elección para mí, eventualmente lo obtuvieron. Llegaron a conocer al hombre por el que estaba locamente enamorada, y vieron que incluso si él no era del mundo de la más alta riqueza y privilegio, el trabajo que realizaba en el mundo era noble en un grado que la mayoría de la gente nunca se acercaba. Y eso

es lo que creo que los ganó al final

incluso si Jackson me jurara que me

... robaría y se fugaría conmigo, con o sin su bendición.

ADA Cuatro años después… Al final del día, todo lo que necesitas es amor. No, no

Pero la dieron, porque vieron lo que vimos entre nosotros: amor. Y al final, el amor gana, cada vez.

Eso nos lleva a Jen, la horrible y espantosa ex de Jackson. Dios, cuando descubrí por primera vez sobre ella y todo lo que había hecho, no estaba segura de si quería abrazar a Jackson y protegerlo con todo lo que tenía, o correr y encontrarla para poder ponerle un estilete a través de su ojo.

...

Está bien, está bien, tal vez tengo una veta de celos.

Lo que le había hecho al hombre que amaba era realmente terrible, y cuando supo de mí y de nuestro compromiso, intentó todo lo que estaba en su poder para ser aún peor de lo que había sido.

Fue entonces cuando intervino mi padre. Específicamente, el equipo de veinticinco abogados corporativos verdaderamente terroríficos y sangrientos de mi padre. Sabía que Jackson estaba amargado, y supe al principio que veía esto como "alguien más peleando sus batallas", pero al final, me aseguré de que entendiera que no era solo "alguien más", era yo. Iba a sacar a esa perra de su espalda de una vez por todas, porque no había forma de que fuera a formar una familia con él con ella pendiente de nosotros.

También podría haber insistido en entregar personalmente la declaración de los abogados: no para hacerle algo, y no porque incluso quisiera conocerla. Pero quería ver la expresión de su cara cuando se diera cuenta de que había perdido, no solo a un hombre tan increíble, sino a todos sus intentos de lastimarlo.

...

Fue una mirada muy buena, tengo que decir.

Han pasado cuatro años desde que el hombre de mis sueños me atrapó, me hizo suya, y me pidió que me casara con él, y desde entonces ha sido un sueño.

Lo que le había hecho al hombre que amaba era realmente terrible, y cuando supo de

Jackson amplió su clínica a ser la atención neonatal y prenatal más grande y mejor en Nueva York, y como sería demasiado modesto para decirlo, el mundo. Ahora les gana a todos con el espacio adicional y todos los donantes que tienen ahora, no solo los ricos clientes, sino también los pobres que normalmente no pueden pagar una atención como esta. Pero con él, obtienen lo mejor, y lo obtienen pro-bono.

¿Yo? Estoy terminando mi licenciatura en pre-medicina, y ya he sido aceptada en la Facultad de Medicina de NYU, donde me centraré en Psicología Pediátrica. Le hice jurar a Jackson que no tiraría de ningún hilo ni que usara su influencia, pero que, de todas maneras, podría tener, incluso si supiera que podría hacerlo por mi propio mérito, porque así es quién es. Él quiere el mundo para mí, y me lo da todos los días.

No sé si fue ese día, específicamente, pero si no lo fue, entonces no fue mucho tiempo después cuando "arraigó". Di a luz a nuestro hijo Jonah diez meses después de que Jackson se propuso y nueve meses después la boda. Un año y medio después, Carrie llegó. E incluso con los niños y mi

escuela, y con

la clínica

y

las

responsabilidades ampliadas de

Jackson, aún nos hacemos tiempo para nosotros y para las cosas que hacemos tan bien juntos.

Que es exactamente la razón jeans habituales en estos días.

...

por la que no me ajustaban mis

Sí, el número tres está en camino, otra pequeña niña en poco menos de cuatro meses. Y, sin embargo, parece que mi marido me encuentra irresistible, aparentemente.

Ven aquí, ángel.

El gruñido tiembla a través de mí, despertándome de la mitad del sueño en que estaba. Me despierto completamente, medio volteando para encontrar que Jackson se había metido en la cama detrás de mí, en casa tarde de la clínica, pero de todos modos en casa. La habitación de la esquina de nuestro nuevo ático está a oscuras, pero las cortinas de la ventana, que se extienden hasta el suelo, están abiertas, dejando que las chispeantes luces de la ciudad brillen a nuestro alrededor.

Te

extrañé,

susurré,

sonriendo

deslizaba una mano sobre mi vientre.

mientras

él me abrazaba y

No sé si fue ese día, específicamente, pero si no lo fue, entonces no fue mucho

Las extrañé también, gruñe. ¿Cómo está nuestra pequeña princesa?

Grande. hice puchero.

Puedo sentir a Jackson sonreír mientras se mueve directamente hacia mí, pero luego, también puedo sentir algo grande palpitando contra mi culo cubierto con panty.

Vamos, no hay manera de que sea por mí. refunfuño. Estoy enorme.

Estás jodidamente hermosa, es lo que eres. gruñe, sus manos se deslizan sobre mi piel. Empieza a tirar de la blusa de maternidad que llevo puesta, tirando de ella por mi barriga y hasta mis pechos.

¿Los niños están dormidos?

Asiento, tragando espesamente mientras sus manos empujan el top endeble sobre mis pechos hinchados. Sus dedos se burlan de mis pezones extra sensibles, haciéndome jadear.

Bien, ronronea. Porque creo que ha pasado demasiado tiempo desde que te hice venir sobre mi verga.

¿Demasiado tiempo? Sonrío, poniendo los ojos en blanco. Me parece recordar a alguien viniendo a la ducha detrás de mí esta mañana y haciendo exactamente eso.

Jackson gruñe suavemente, y puedo sentir su verga latir contra mi trasero. Eso fue hace al menos diez horas. Como dije, demasiado tiempo.

Sus manos se deslizan hacia abajo a mis bragas, los pulgares se enganchan en la cintura cuando comienza a quitarlas. Me quejo, sintiendo que mi pulso se acelera mientras me desnuda. Levanto la mano, gimiendo cuando siento la gruesa verga de mi marido palpitando con tanta fuerza en los pantalones de su traje.

— Estás jodidamente hermosa, es lo que eres. — gruñe, sus manos se deslizan sobre mi

Alguien está usando demasiada ropa para esta cama, creo.

Prácticamente se rompe la camisa, y cuando escucho el tintineo de su cinturón y el tirón de su cremallera, y lo siento patear sus pantalones, mi aliento se detiene. Él se mueve detrás de mí, y esta vez, es la cabeza totalmente desnuda, caliente e hinchada de su verga lo que siento atormentándome entre mis muslos. Su mano sigue, deslizándose entre mis piernas desde atrás y acariciando mi coño.

Alguien está muy mojada. gruñe, haciéndome gemir en mi brazo mientras extiende mis labios y acaricia mi clítoris con su pulgar. Creo que mi sucia chica ha tenido algunos pensamientos muy agradables mientras yo no estaba.

Jadeo, empujando su mano y arqueando mi espalda. Su otra mano cubre mis pechos llenos, jugueteando con mis pezones y acariciando mi piel mientras su pulgar rueda mi tierno brote. Puedo sentir mi calor resbaladizo cubriendo mis muslos, y cuando desliza su hermosa verga entre ellos, gimo.

Estaba imaginando que volvías a casa, y hacías exactamente esto, en realidad ronroneo en voz baja, mordiéndome el labio mientras sus manos me vuelven loca. Sus labios rozan la parte posterior de mi cuello, enviando un escalofrío por mi espina dorsal.

¿Haciendo qué, exactamente, ángel? Esto. Dime. gruñe, torciendo mi pezón lo suficiente como para hacer que jadee. Pone la hinchada cabeza de su verga contra mi coño, permitiéndome sentir lo duro que está sin realmente penetrar. Puedo sentir su pegajoso y dulce líquido pre seminal goteando desde la punta y cubriendo mis ansiosos labios. Deslizándote en la cama detrás de mí. lloriqueo. Y fijándome en la cama. Y, gruñe, frotando su grueso eje a través de mi abertura. Y haciéndome gritar en las almohadas mientras me follas, grito, estremeciéndome mientras su pulgar amenazaba con hacerme venir.

Jadeo, empujando su mano y arqueando mi espalda. Su otra mano cubre mis pechos llenos, jugueteando

Abre las piernas. Jackson gruñe suavemente en mi oído, haciendo que todo mi cuerpo se incendie. Me doy media vuelta en la cama, extendiendo una pierna frente a mí mientras arqueo mi espalda y empujo mi trasero hacia atrás, abriéndome para él. La cabeza de su verga se burla de mi clítoris, pero cuando lo alisa contra mi apretada y resbaladiza abertura; Puedo sentir todo mi cuerpo queriendo que él me tome.

Dime lo que quieres, chica sucia. ronronea, burlándose de mí sin piedad con el sabor de su pene.

Fóllame. me quejo. Quiero que me folles con esa gran y dura verga tuya.

Gimoteo

y

giro

la

cabeza,

mordiéndome

el

labio

y

jadeando

mientras miraba fijamente al hombre que amo.

Folla mi pequeño coño, doctor.

Apenas tengo tiempo de agarrar una almohada para gemir mientras Jackson empuja hacia adelante y entierra cada centímetro de su verga hasta la empuñadura dentro de mí. Mi cuerpo se estremece, mi coño se aferra a él y ordeña su hermosa verga mientras se adentra en mi interior. Sus poderosas manos agarran mis caderas, sosteniéndome fuertemente mientras él se retira solo para sumergirse de nuevo.

Sus caderas comienzan a moverse contra mí más fuerte, llenándome con cada empuje profundo y poderoso y haciéndome gritar en la almohada. Mis manos se deslizan hasta mis pechos, ahuecándolos y pellizcando mis propios pezones mientras la verga de Jackson envía escalofríos de puro éxtasis estremeciéndose a través de mi cuerpo.

Él se mueve sobre mí, poniéndome de rodillas con su verga aun estirándome. Sus manos se deslizan por mi espalda desnuda mientras dejo caer los hombros hacia la cama, jugueteando con mi piel antes de que él enrede una en mi pelo. Grito de nuevo en la almohada mientras él se retira y luego se hunde profundamente, llenando mi pequeño coño hasta el borde. Sus bolas, pesadas e hinchadas con semen, golpean mi clítoris con cada golpe, haciéndome gemir y estremecerme mientras mi hermoso esposo toma el control y comienza a follarme de la manera que sabe que me encanta.

Gimoteo y giro la cabeza, mordiéndome el labio y jadeando mientras miraba fijamente al hombre que

Su cuerpo cincelado se ondula, sus músculos se tensan y se enroscan mientras tira de mi cabello, me agarra del culo y hunde su gorda verga dentro de mí una y otra vez. Giro la cabeza y la mejilla hacia la cama mientras jadeo de placer, sintiendo que me empuja cada vez más cerca del borde.

Dame tus manos, dulzura. gruñe, deslizando sus propias manos sobre mi espalda y mis brazos. Nuestros dedos se cierran, y lentamente, él me tira hacia arriba hasta que estoy arrodillada, de espaldas arqueada con su verga todavía enterrada dentro. Él agarra mis muñecas con una mano, fijando mis brazos detrás de mi espalda y dejando que el control me estremezca como un reguero de pólvora que me prende fuego.

Joder,

Ada,

sabes

cuánto

amo

tu

coño

cuando estás

embarazada, gime en mi oído, la otra mano envolviendo mi cuerpo para extender sus dedos sobre mi vientre protuberante. Cuan jodidamente húmeda te pones, y cuan apretado tu pequeño coño

ordeña mi verga.

Cómo se siente

tu

cuerpo más caliente, cómo te

hormiguea la piel cuando te toco. Me encanta cómo se te hinchan los senos y cómo deslizar un dedo por tus pezones ...

Él desliza su mano hacia arriba para ahuecar mis tetas, deslizando un dedo sobre mi sensible pezón. Me quejo profundamente, arqueando mi espalda y empujando mi trasero hacia atrás para tomar tanto de su gran verga como pueda.

Justo así. gime, su pene palpita dentro de mi coño. Sus dos manos se mueven hacia mis pechos, ahuecándolos y jugueteando con mis pezones mientras él comienza a follarme así, ambos arrodillados en la cama.

Puedo sentir tu coño pegajoso y dulce goteando por mi pene, ángel. Puedo sentirlo goteando por mis bolas. Gruñe, deslizando una mano hacia abajo donde nos encontramos y provocando mi clítoris mientras comienza a follarme un poco más fuerte. Grito, empujando hacia atrás para enfrentar sus embestidas mientras sus dedos juguetean con mi clítoris. Desliza su mano hacia arriba, pero esta vez, se la lleva a los labios.

— Joder, Ada, sabes cuánto amo tu coño cuando estás embarazada, — gime en mi oído,

Jackson gime mientras chupa mis jugos de sus dedos.

Joder, sabes a caramelo, ángel. gruñe, deslizando sus dedos hacia abajo. Lo hace de nuevo, provocando mi pequeño clítoris sin piedad mientras me folla, antes de levantarlos y lamerlos mientras me hago añicos a su alrededor.

Sé que estás cerca, amor. Ronronea en mi oído, sus brazos envolviéndose alrededor de mi cuerpo y abrazándome tan fuerte contra su musculoso pecho mientras comienza a penetrar más fuerte y rápido. Sé que puedes sentir lo grande que vuelves a mi verga, y sé que puedes sentir lo pesadas e hinchadas que están mis bolas. Joder, ángel, me he estado muriendo por darte más de mi semen desde esta mañana. Me

moría de ganas de llenar este pequeño coño apretado con cada carga mientras te vienes tan bien por mí.

Nuestros cuerpos chocan una y otra vez, mi clítoris arrastrándose en su grueso eje con cada embestida. Sus manos ahuecan mis pechos otra vez, jugueteando con mis pezones mientras sus labios y sus dientes dejan marcas en mi cuello.

Y estoy perdida. Todo mi cuerpo comienza a temblar, cada vez más fuera de control hasta que siento que toda la ola comienza a estrellarse contra mí.

Folla esa gran verga gorda, ángel. sisea en mi oído. Bombea ese coño hacia atrás y tómalo todo.

Grito de placer, empujando mi trasero hacia atrás para tomar sus empujones mientras los da, sintiendo cada pulgada de él entrar.

Ahora haz que se venga ese coño, dulzura. Haz que ese coñito apretado se venga para mí, así puedo sentir tus dulces jugos gotear por mis bolas. Y luego voy a darte cada gota de mi semen, y quiero que este pequeño coño se trague cada gota.

Se conduce más profundo, su cuerpo musculoso se enrosca y ondula a mi espalda. Sus manos cubren mis pechos llenos, y cuando sus dedos ruedan sobre mis pezones y sus dientes se deslizan por mi lóbulo de la oreja, grito.

moría de ganas de llenar este pequeño coño apretado con cada carga mientras te vienes tan

El orgasmo explota a través de mí, golpeándome como una tormenta. Lloro, todo mi cuerpo se tensa y aprieta contra él mientras voy gritando por el borde. Jackson gruñe en mi oído, conduciendo su verga tan profunda como puede antes de que sienta su semen explotar dentro de mí. Bombeo tras bombeo de su esperma caliente sale a borbotones dentro de mí, salpicando contra mi útero hasta que puedo sentir que se escapa y gotea por mis muslos.

Lentamente, él me toma en sus brazos y nos empuja, tirando de mi espalda contra su pecho mientras nos recostamos de nuevo. Sonrío, jadeando y acurrucándome de nuevo mientras arrastra besos sobre mis hombros.

Te amo, Ada. Ronronea en mi oído, sus gruñidos masculinos retumban a través de mí.

Yo también te amo. le susurro, girando la cabeza para besarlo suavemente.

Tú, uh, sonrío. Sabes que ya estoy embarazada, ¿verdad? Mi sonrisa se ensancha cuando veo su propia sonrisa deslizarse por su cincelada y hermosa mandíbula. Quiero decir, si estuvieras tratando de embarazarme, creo que es seguro decir misión cumplida, como hace cinco meses.

Culo inteligente. se ríe, acercándome y besando la parte trasera de mi cuello. Además, solo estoy practicando.

Arqueé una ceja, volteándome a sonreírle. ¿Para?

Mi marido me sonríe con avidez, y cuando siento su verga aún dura palpitar contra mi trasero, mi pulso se acelera.

Para la próxima vez, ángel.

— Te amo, Ada. — Ronronea en mi oído, sus gruñidos masculinos retumban a través de
NO "O” VEN A CONOCER TU CURA Es hermoso, dominante, y derrite-bragas, y me mira como
NO "O” VEN A CONOCER TU CURA Es hermoso, dominante, y derrite-bragas, y me mira como

NO "O” VEN A CONOCER TU CURA

Es hermoso, dominante, y derrite-bragas, y me mira como si quisiera arrancarme la ropa y cumplir cada una de las sucias fantasías que he tenido.

¿El único problema? Él es mi médico. Oops.

Lo veo para arreglar "mi problema", mi gran problema "no O". Sí, verás, nunca he tenido uno, ni un gran final, ni un gran beso, ni un final feliz.

Nunca.

El doctor Aiden Owenson - "Doctor O " - supuestamente es el hombre que puede ayudar, pero tengo mis reservas.

NO "O” VEN A CONOCER TU CURA Es hermoso, dominante, y derrite-bragas, y me mira como

Eso es, hasta que me ponga las manos encima. Hasta que me mire como si quisiera devorarme. Hasta que él me diga que soy suya, y solo suya.

Estoy bastante segura de que no debes enamorarte de tu doctor.

Estoy bastante segura de que tu doctor se supone que no debe examinarte en su cama, en su escritorio, y mientras estás gritando su nombre.

Estoy bastante segura de que estamos rompiendo todas las reglas, y estoy bastante segura de que no me importa.

Se supone que el Doctor O me mostrará la O. Ahora el único problema es que nunca quiero que se detenga.

(Bad Medicine #2)

Madison Faye es una alter ego sucio de una muy normal y sana ama de casa

Madison Faye es una alter ego sucio de una muy normal y sana ama de casa suburbana detrás de estas historias. Quizás pueda ser una esposa, mama y organizadora de la Asociación de padres por fuera, pero bajo la superficie. ¡no hay más que creadora de fantasías obscenas, fluidas y atrevidas!

Cansada de tenerlas ocultas o solo dejarlas salir en el dormitorio, aquí están todas en forma de excitantes y malvadas historias. Héroes alfa exclusivamente, relaciones pecaminosamente tabúes y escenarios salvajemente exagerados. Si te gusta lo extra sucio, lo extra caliente y

extra-travieso, ¡este es el lugar para ti! (Sólo no le digas a los otros miembros

de la Asociación de padres que la viste aquí…)

Madison Faye es una alter ego sucio de una muy normal y sana ama de casa

Related Interests