You are on page 1of 4

Catecismo Ortodoxo – 1ra.

Clase del Segundo Semestre 2018

EL TEMPLO

El Templo es un edificio, dedicado a Dios y asignado a los Oficios Divinos. En el templo ,


El Señor está presente de manera invisible y recibe nuestras plegarias, tal como él lo ha
dicho: “Donde están dos o tres congregados en Mi nombre, allí estoy Yo en medio de
ellos” (Mat. 18:20). Aquí “las fuerzas celestiales lo sirven invisiblemente junto con
nosotros” por eso se puede decir que el templo es un pedacito del Cielo en la tierra, o una
isla del Reino del Cielo.

El templo: es el centro de nuestra vida espiritual. En él se realiza nuestro nacimiento


espiritual y transfiguración, aquí nosotros recibimos el Santo Sacramento:

- La Eucaristía: que nos dá la vida eterna


- El Matrimonio: La bendición para la vida familiar
- También aquí nos acompañan al camino de la vida eterna (en el entierro)

En el templo especialmente se siente la “vivificante gracia de Dios”. Después de rezar en el


templo la persona devota sale “purificada, consolada y fortalecida espiritualmente”.

Por eso, vamos a ver los siguientes puntos:

- Historia de la aparición del templo y sus formas arquitectónicas


- Organización interior del templo
- Significado de los diferentes objetos en él
- Los principales Oficios Divinos
- Reglas de conducta dentro del Templo
- Preparación para la Confesión y la Divina Liturgia

1. El nacimiento del templo y sus formas arquitectónicas

A- La organización del templo ortodoxo está basada sobre una milenaria


tradición, que se remonta al primer templo-tienda (Morada de Dios),
construido por el Profeta Moisés, 1500 años antes del nacimiento de Nuestro
Señor Jesucristo.

El templo del Antiguo Testamento y los diferentes objetos sagrados:


 El altar de la ofrenda
 El candelero con 7 velas
 El incensario
 Las vestimentas sacerdotales y otras, eran elaborados por orden del Altísimo:
“Conforme a todo que Yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de
todos sus utensilios, así lo haréis. Y alzarás el tabernáculo conforme al
modelo que te fue mostrado en el monte” (Exodo 25:9; 26:30), dijo el Señor a
Moisés.

B- Aproximadamente 500 años más tarde, el Rey Salomón, sustituyó el


tabernáculo transportable por un magnífico templo de piedra en la ciudad de
Jerusalén.

Durante la consagración del templo, una nube misteriosa bajó y lo llenó. El


Señor dijo a Salomón: “Yo consagré este templo y estarán Mis ojos y Mi
corazón en él por los siglos”(1Rey. Cap. 8-9:1; 1 Cron. Cap. 6-7)

Durante 10 siglos, desde el reinado de Salomón hasta los tiempos de la vida de


Jesucristo, el templo de Jerusalén era el centro de vida espiritual para todo el
pueblo judío.

Nuestro Señor Jesucristo visitaba el templo de Jerusalén, reconstruido


después de la destrucción, y rezaba en él.

- Exigía un trato respetuoso del templo “Mi casa se llamará casa de oración para
todos los pueblos” y expulsó del templo aquellos que se portaban indignamente en
él (Is. 56:7; Mt.21:12-13; Mc.11:16; Jn, 2:13-20

C- Después de Pentecostés, los Apóstoles, siguiendo el ejemplo del Salvador,


también visitaban el templo y rezaban en él (Hechos 2:46)

Pero también comenzaron a complementar los servicios del templo con oraciones
propiamente cristianas y los Sacramentos.
Los Domingos: Día del Señor – los apóstoles con los cristianos de reunían en las
casa de los fieles o en los locales designados para la oración (ikoses) y allí
rezaban, leían la Sagrada Escritura, realizaban la Liturgia ”fracción del Pan” y
recibían la Sagrada Eucaristía. De esta manera, surgieron las “Iglesias
domésticas”(Hechos 5:42; 12:12; 20:8; Rom. 16:4; Colos. 4:15)
Y durante las persecuciones por parte de los gobernantes paganos, los cristianos
se reunían en las catacumbas (locales subterráneos) y allí se realizaban la
Liturgia sobre las tumbas de los mártires.

D- Después de la declaración de Constantino el Grando sobre la libertad de culto


de los cristianos en el años 313, los templos cristianos comenzaron a surgir en
todas partes.

- Al principio los templos tenían forma de Basílica: un rectángulo alargado con un


atrio en la entrada y un ábside (una pared en semicírculo) en el lado opuesto a la
entrada. En interior dividido en tres partes llamadas nefas o naves. La nave
central era la más alta que las laterales y por encima ventanales que daban
abundante luz y aire.

- Desde siglo V comenzaron a construirse los templos en forma de cruz, con


techumbre y una cúpula sobre la parte central. Rara vez un templo rectangular o
circular.

La arquitectura eclesiástica bizantina tuvo mucha influencia en el Este (Oriente)


ortodoxo.

- Con la admisión del cristianismo en Rusia: surge la arquitectura eclesiástica


rusa. Su característica particular consiste en construcción de cúpulas, que
recuerdan la llama de una vela.

- Más tarde aparecieron otras formas arquitecónicas: el estilo gótico, con los
templos con picos altos, propio del occidente.

- Así el aspecto del templo cristiano creada y desarrollada durante siglos, adquiría
en cada lugar y tiempo su aspecto irrepetible.
Desde tiempos antiguos, los templos adornaban las ciudades y aldeas. Ellos
llegaron a ser símbolos del mundo espiritual, prototipo de la futura renovación
del universo.

Significado de las Cúpulas

La cantidad de cúpulas sobre el tiemplo:

- Una sola cúpula se erige en honor del Dios Unico


- Tres cúpulas en honor de la Santísima Trinidad
- Cinco cúpulas en honor del Salvador y los Cuatro Evangelistas
- Siete cúpulas en honor de los 7 Sacramentos
- Trece cúpulas en honor del Salvador y los 12 apóstoles.

Encima de la entrada o junto al templo está el Campanario.

El sonido de las campanas recuerda a los creyentes los oficios que se celebran en el
Templo.

– El toque lento de la campana más grande se llama “blagovest”= la buena noticia, y se


usa antes del comienzo de un Oficio Sagrado: antes de las Vísperas o Liturgia.

– El toque melódico y alegre de las campanas, se llama “Tresvon” y se usa en días de


fiestas.

– El toque triste de diferentes campanas alternadamente se llama “Peresvon” y se usa


durante el entierro.

El sonido de las campanas es una melodía, que santifica los alrededores del Templo, que
recuerda la oración a los ocupados en el trabajo, o quien está de viaje, o a los sumergidos
en la vida cotidiana.

El toque de campana fuera es una especie de sermón musical que” proclama la verdadera
fe, ilumina la vida y despierta la conciencia dormida”.