You are on page 1of 2

Cambios estructurales y sistémicos.

Los cambios en el aspecto comienzan a notarse en los años de mitad de vida.

La piel pierde tersura y suavidad, puesto que la capa inferior de grasa se adelgaza, el colágeno se endurece y la
elastina se hace quebradiza.

El pelo se adelgaza por la reducción de la sustitución y encanece por el bajo pigmento de melanina.

El aumento de peso ocurre por la acumulación de grasa y la estatura se pierde porque se encogen los discos
vertebrales.

La densidad ósea alcanza lo máximo a los 20 – 30 años. Luego se sufre una perdida ósea ya que se absorbe más
calcio del que se reemplaza, y los huesos se vuelven frágiles. La pérdida ósea es dos veces más rápida en las
mujeres y puede producir osteoporosis.

El tabaquismo, alcoholismo y malos hábitos alimentarios, aceleran la perdida, mientras que el ejercicio aeróbico
y el consumo de calcio y vitamina c, lo lentifica.

Las articulaciones se endurecen por la tensión y mejora mediante los ejercicios y movimientos.

Algunas personas sufren poco o ningún deterioro orgánico, mientras que otras tienen complicaciones con el
bombeo del corazón, se vuelve lento e irregular.

Las enfermedades cardiacas se vuelven comunes y la capacidad vital (volumen máximo de los pulmones),
disminuye hacia los 40 años y se pierde un 40% a los 70 años.

La regulación de la temperatura y el sistema inmune se debilitan y el sueño no es tan profundo.

MUJERES HOMBRES
Cambio hormonal Baja de estrógeno y progesterona Baja de testosterona
Síntomas Bochornos, resequedad vaginal, Indeterminados
disfunción urinaria
Cambios sexuales Excitación menos intensa, orgasmos Perdida de excitación psicológica,
menos frecuentes y más rápidos erecciones menos frecuentes, mayor
tiempo de recuperación entre
eyaculaciones, mayor riesgo de
disfunción eréctil
Capacidad reproductiva Termina Continua, hay alguna disminución de la
fertilidad

Sexualidad y funcionamiento reproductivo: La sexualidad no es sólo característica de la juventud. Aunque los dos
sexos experimentan deterioros de su capacidad reproductiva en algún momento de la adultez media, el goce
sexual puede continuar toda la vida adulta. Muchas personas de edad media sienten preocupaciones relacionadas
con la sexualidad y el funcionamiento reproductivo y las explicaremos a continuación.
La menopausia y sus significados.

La menopausia tiene lugar cuando una mujer deja de ovular y de menstruar de manera permanente, por lo que
ya no puede concebir un hijo. En cuatro de cada cinco mujeres esto sucede entre los 45 y los 55 años; en promedio,
alrededor de los 50 o los 51.

La menopausia no es un hecho aislado, sino un proceso que ahora se llama transición menopáusica.

A mediados de los 30 o de los 40 años, la producción de óvulos maduros en la mujer empieza a disminuir a medida
que los ovarios producen una menor cantidad de la hormona femenina estrógeno. El periodo de tres a cinco años
durante el cual la producción de hormonas y óvulos decae, antes y durante el primer año que sigue a la
menopausia, se llama perimenopausia, o también climaterio o "cambio de vida".

- Actitudes hacia la menopausia.


o Siglo XIX, la menopausia era considerada una enfermedad, por la insuficiencia de los ovarios
o Actualmente se considera un proceso natural y se asume de manera positiva
o La menopausia trae mayor independencia y crecimiento personal

- Síntomas y mitos: Los síntomas más comunes son los "bochornos". Otros posibles síntomas físicos
incluyen la resequedad vaginal, el ardor y la comezón; infecciones vaginales y urinarias y disfunción
urinaria ocasionada por la contracción de los tejidos.

- Tratamiento de los síntomas menopaúsicos: Dosis baja de estrógenos sintéticos pueden aliviar los
bochornos, pero puede presentar riesgos.
Hay eficacia con algunos antidepresivos, como el antihipertensor clonidia y el anticonvulsivo gabapentina,
tratan los bochornos, pero pueden tener efectos adversos.
También se usa la vitamina E, la hierba de San Juan y otras preparaciones naturales.

Cambios en la sexualidad masculina.

Los niveles de testosterona tienden a disminuir lentamente después de los 60 años en muchos hombres, lo cual
es un fenómeno que ha sido llamado "andropausia". Aun cuando un hombre puede reproducirse hasta una edad
muy avanzada, su conteo espermático presenta un decremento a finales de los 40, o los 50 años, disminuyendo
la probabilidad de que se engendre un hijo.

Las erecciones tienden a volverse más lentas y menos firmes, los orgasmos menos frecuentes y las eyaculaciones
menos abundantes; además, la recuperación para eyacular de nuevo lleva más tiempo.

Sin embargo, algunos hombres de edad media en adelante sufren disfunción eréctil (popularmente llamada
impotencia): una persistente incapacidad de tener o mantener una erección del pene suficiente para un
desempeño sexual satisfactorio. Se calcula que 39% de los hombres de 40 años y 67% de los hombres de 70 años
sufren disfunción eréctil. Diabetes, hipertensión, colesterol elevado, insuficiencia renal, depresión, trastornos
neurológicos y muchas enfermedades crónicas están asociadas