You are on page 1of 108

Las posibilidades de emplear

la arteterapia
En general hay muchas posibilidades de emplear la terapia de este
tipo.Podemos hablar sobre el empleo de la arteterapia de dos tipos, dos
corrientes principales.

Es posible emplear la arteterapia de una manera activa, lo que significa que el


cliente o la persona dependiente, no importa cómo llamemos a un participante
de la arteterapia, realizará actividades creativas. Incorporará el papel del
creador, es decir, el arte se entenderá como material. Otro elemento importante
es también la capacidad de expresarse a sí mismo y, por supuesto,
experimentar la catarsis, pero, en general, queremos que el cliente se convierta
en un creador y que perciba el arte como material. Nuestro paciente puede
dibujar o pintar y los dos tipos de actividad, este tipo de arte se entenderá como
material. También podemos combinar las artes entre sí, siempre y cuando
nuestro paciente esté activo en este rol. El segundo tipo de distinción se refiere
a la arteterapia entendida como más pasiva. En este caso, el cliente será el
destinatario del arte o del estímulo y el arte será el estímulo para ejercer cierto
tipo de reacción; nosotros contaremos con esta reacción. Tenemos aquí la
oportunidad de evocar el aspecto emocional, sentimientos, asociaciones,
imágenes, recuerdos, pensamientos. Podemos imaginarnos una situación en la
que nuestro cliente escucha una grabación de música preparada previamente,
se ha formulado claramente una disposición, el terapeuta acordó antes, lo que
nuestro paciente imaginaría durante la tarea, o qué preguntas planteaba él
mismo o qué respuestas buscaba y luego, después de escuchar la grabación
aparece un producto y el arte como un estímulo, se pasa a la siguiente etapa
de la actuación y se basa precisamente en las reacciones, emociones y
sentimientos evocados por esta pieza de música. Tengan en cuenta que
nuestro cliente asumió el papel pasivo, no creó la música, sino que la
escuchaba. No bailaba ni dibujaba, los procesos internos solo surgían en él.

Esta una distinción importante, porque tanto en la danzaterapia, como en la


biblioterapia, en la musicoterapia de creación visual podemos hacer tal
distinción, o utilizar el arte como estímulo, es decir, preparar antes los
productos artísticos o actuar de manera activa animando así a nuestro cliente,
nuestra persona dependiente, que se convierta en un creador. Es importante
no considerar a nuestro pacienta un artista, porque esto no es nuestro
objetivo; nuestro paciente es más bien la persona que crea, gracias a la que
se creará algo, en lo que podremos trabajar.

Arteterapia como herramienta:

Tengan en cuenta que la arteterapia también se utiliza como una herramienta


diagnóstica, como ya mencionamos, pero se usa en todas las etapas de la
terapia, lo que significa que puede ser un elemento diagnóstico y apoyar todo el
proceso de terapia, y al final de todo el ciclo de reuniones, puede ser un
elemento que apoya la evaluación. Además, puede ser un componente
después de terminar la terapia, que es extremadamente importante, es decir,
después de terminar el contacto entre el terapeuta y el paciente. Animamos a la
persona dependiente, a nuestro paciente, a seguir alcanzando el campo del
arte con el que ha trabajado hasta ahora, para continuar su trabajo, para
permanecer siendo el creador activo, para alcanzar constantemente el campo
que le proporcionó mucho placer, gracias al que obtuvimos un efecto
terapéutico como la acción de mantener, como la actuación que estimule el
desarrollo de la personalidad.

Así pues aquí será el final del proceso terapéutico y el comienzo de este
proceso, que llamaremos el proceso de desarrollo de la personalidad. También
es muy importante la cuestión que no hemos mencionado todavía, es decir, el
hecho de que al comienzo de nuestro contacto con el paciente, hay que prestar
atención a los aspectos que nuestro paciente no necesita, o incluso no tiene
que caracterizarse por ninguna habilidad artística. Esto significa que vale la
pena explicarle ya al principio que durante estas sesiones de arteterapia no
vamos a enseñar a bailar, dibujar, pintar ni escribar poemas, nada por el
estilo. El arte se entenderá solo como un cierto recurso para la acción,
para evocar la catarsis, para producir esta sensación de relajación, para
estimular la producción de endorfinas y, por supuesto, para proporcionar el
placer del proceso terapéutico.

Muy a menudo trabajando con mis pacientes les digo al principio que no tienen
que preocuparse por poseer las habilidades o no, porque incluso una línea
dibujada en el centro de la hoja o un punto serían buenos. A veces les resulta
difícil acostumbrarse, porque todo el proceso de educación escolar se
concentraba en otros elementos, nos animaba a otros tipos de creatividad
mientras que ahora tenemos que ver con la situación en la que el paciente se
siente totalmente libre. Es esencial que puede dibujar lo que quiera. No debería
hacer lo que yo le impusiera o, lo que le pidiera.

La persona que realiza la sesión estimula, anima a crear, guía, pero todo el
proceso se lleva a cabo a través de liberar los procesos internos del paciente.
Por consiguiente es importante y me gustaría enfatizarlo, que las habilidades
artísticas no tienen ningún significado y no se toman en cuenta en absoluto.
Recuerden que la postura también causa relajación, minimiza la tensión y da
sensación de libertad, que también es un factor relevante durante estas
sesiones. El terapeuta no se concentra sobre todo en los valores artísticos del
producto ni en el aspecto diagnóstico, tengan en cuenta que aquí la expresión
clave es "en primer lugar". Por lo tanto, mirando el dibujo, podemos plantear
preguntas adicionales a nuestro paciente, prestar atención a algunos
elementos, preguntar por qué aparecieron o qué quería decir, qué ilustran. En
cambio, no corregimos nada, es decir, cuando vemos una mancha en el centro
de la hoja, le preguntamos a nuestro paciente "qué representa esta mancha" y
él nos explica que por ejemplo se trata de una locomotora, en este caso no
deberíamos interferir en este trabajo, plantear más preguntas ni siquiera pedirle
que dibujara ruedas, vías de tren, chimenea, humo saliendo de esta
locomotora. Debe asumirse que esto es una locomotora, tal como la representa
nuestro paciente, nuestra persona dependiente. Lo que sí podemos hacer para
estimular aún más el proceso creativo, es preguntar por el objetivo de dibujar la
locomotora, o hacia dónde se dirige o qué papel tiene que jugar en este dibujo,
qué es lo que quiere decirnos a través de dibujarla. De esta manera, al hacer
preguntas abiertas o ciertas sugerencias, aún podemos estimular el elemento
creativo de nuestro paciente, pero de ningún modo le imponemos ninguna
dirección a la que deba dirigirse, tampoco prestamos atención al hecho de que
el dibujo tiene que ser terminado, elaborado, complementado o incluso requiere
cambios ser dibujado desde el principio. Sería un error muy grave.

Antes de nada, no nos centramos en el enfoque diagnóstico, este es el


elemento que mencioné anteriormente, es decir, no colocamos al paciente en
una situación en la que vamos a analizar y diagnosticar ya su primer dibujo.
Para que el diagnóstico sea completo, adecuado y nos proporcione la mayor
cantidad de información, es decir, para que sea el diagnóstico bastante
completo, debemos disponer de una amplia gama de materiales. Por eso solo
el dibujo o cualquier otro producto no va a ser suficiente. Recuerden hablar con
los pacientes, a menudo es necesario analizar también su situación familiar,
personal, sentimental y emocional. Además hay muchos aspectos de la vida
cotidiana, el funcionamiento diario, la personalidad y el dibujo solo puede
complementar el proceso diagnóstico. Me gustaría que no se olviden de
que solo un ciclo de dibujos es realmente una herramienta de diagnóstico
completa que nos muestra todo el espectro de la personalidad de nuestro
paciente y podemos hablar de la selección de elementos que serán esenciales
para nuestro diagnóstico.
Por supuesto, estamos hablando de la arteterapia en el contexto
psicoterapéutico con el factor de curación correcto. Recuerden que el contexto
psicoterapéutico en este caso llamará nuestra atención sobre la diferencia
básica entre la arteterapia y las clases de plástica o la terapia ocupacional, el
curso de baile o incluso la discoteca. No podemos contar con la situación en la
que yendo a una discoteca que dure toda la noche y volviendo por la mañana
presumamos que hemos estado bailando durante 6 horas y precisamente
realizamos en nosotros mismos el entrenamiento, las clases, la arteterapia o la
danzaterapia. Sin el contexto psicoterapéutico no podemos hablar aquí del
efecto terapéutico del arte, la danza o la creación visual, no importa qué
elemento consideremos.

En el contexto arteterapéutico prestamos atención a la presencia del cliente, la


presencia del terapeuta y el tercer elemento clave que es el producto o la
creatividad de nuestro paciente, y en el contexto psicoterapéutico prestamos
atención a la seguridad, la relación apropiada entre el paciente y la persona
que realiza la terapia, la ética profesional y todos los demás elementos.

De acuerdo a Cathy Malchiodi, que ya he mencionado aquí, dice respecto a la


sesión de la arterterapia difiere significativamente de otras sesiones. Es decir,
se pone énfasis en la experiencia interna, en la forma de sentir y percibir el
mundo y la imaginación. Se diferencia de las clases de plástica de tal modo
que no hacemos referencia a la realidad como el producto de nuestra
creatividad, sino que queremos visualizar esta experiencia a través de la
experiencia interna, por un lado queremos verbalizar lo que se encuentra
dentro de nosotros a través de las palabras, pero por otro lado, demostrarlo de
manera no verbal, por medio de crear, por ejemplo en forma de un dibujo.
Gracias a esto, tenemos un acceso más amplio a lo que siente nuestro
paciente, lo que percibe, cómo ve el mundo exterior, cómo se ve a sí mismo,
podemos influir en su imaginación. Durante la arteterapia se pueden enseñar
nuevas habilidades y técnicas plásticas. Por supuesto, podemos ver más
ampliamente nuestra gráfico simbólico, es decir, no solo aprendemos a dibujar,
podemos aprender a bailar, escribir un libro, escribir poemas, incluso crear
fotografías o películas. Hoy en día las posibilidades de los teléfonos móviles
son tan grandes que la creación de un vídeo corto no constituye ningún
problema mayor y está disponible para casi todos. Estas nuevas habilidades
también pueden ser adquiridas por nuestros pacientes durante el proceso de
arteterapia. Sin embargo, tengan en cuenta que la arteterapia se dirige más
bien al desarrollo y extracción de imágenes procedentes de personas, es decir,
lo que sucede a nuestro alrededor, el mundo exterior, no es la esencia de la
arteterapia como lo que está sucediendo en nuestro paciente / persona
dependiente. Todo el tiempo no tenemos acceso a lo que sucede en otra
persona, por lo tanto, la arteterapia nos trae una hermosa clave, a través de la
cual podemos alcanzar dentro de ella y sacar lo que está adentro.

Selección del grupo para la terapia

En primer lugar la arteterapia se puede utilizar como un método terapéutico y


un método de desarrollo personal.

 Terapéutico significa aquí el trabajo terapéutico y psicoterapéutico con


cada tipo de cliente. En este caso me refiero a personas que están
socialmente inadaptadas, vamos a hablar también de personas con
trastornos mentales, personas que tienen problemas con adicciones, con
fobias, miedos; así pues este método terapéutico es puede utilizar en
casi todos los tipos de contacto entre el clientes y el paciente.
 Hay también públicos objetivo, estos son todos los grupos de edad que
se pueden enumerar. Por lo tanto, podemos considerar que la
arteterapia es una actividad que se puede aplicar a niños, adolescentes,
adultos y personas mayores, sin contraindicaciones algunas. Recuerden
que la decisión de emplear la arteterapia en un grupo determinado o en
relación con un paciente dado la puede tomar el terapeuta mismo.
Podemos suponer entonces que hay ciertos antecedentes que nos
impiden usar la arteterapia u otra técnica específica, un método
arteterapéutico específico. Yo misma me enfrenté a la situación parecida
cuando quería introducir el elemento del mar en forma de un recipiente
con agua, un recipiente con arena, pero también un plástico de
protección del que crujíamos y fingíamos que fuera un océano.
Accidentalmente resultó que entre los participantes de esa sesión había
personas que tenían el miedo al mar. Fue una situación bastante difícil,
era necesario prestar atención a ese aspecto y proteger a esas personas
para que no se sintieran amenazadas, a pesar de que en realidad no era
un océano, o era un mar, sino solo un elemento contractual, cuyo
objetivo era provocar algunas asociaciones. Por eso recuerden por favor
que llevar a cabo la arteterapia con un cliente / paciente determinado o
un grupo determinado de receptores cada vez es la decisión de la
persona que realiza la terapia, independientemente de si la llamamos
psicoterapeuta o arteterapeuta.

Empleo de la arteterapia en diferentes campos científicos.

Discutiremos las posibilidades de emplear la arteterapia en diferentes campos


científicos. Estos son solo los ejemplos de áreas en las que se usa la
arteterapia y sobre las cuales pueden leer más en la posiciones mencionadas
en la bibliografía. A continuación, esta la lista de áreas, podrán verificar qué
problemas y casos específicos se solucionan a través de la arteterapia tanto en
Europa como en el resto del mundo. Recuerden por favor que no siempre
tenemos que ver con informes provenientes de nuestra propia investigación, es
decir, no siempre son investigaciones llevadas a cabo de acuerdo con las
directrices de pedagogía o psicología, pero constantemente estamos buscando
la información sobre los públicos objetivo en los que se emplea la arteterapia,
los problemas con los que se encuentran y efectos de la terapia usada. Por eso
les animo a buscar más información en diferente bibliografía.

 Acerca del campo de la medicina. Creo que es bastante triste que no


nos encontramos constantemente en nuestra realidad con la arteterapia,
aunque es muy fácil de emplear o fácil de implementar en diversas
ramas científicas, por ejemplo, en las actuaciones médicas. Las
actividades arteterapéuticas más populares están dirigidas a apoyar la
convalecencia, se utilizan durante estancias hospitalarias a largo plazo,
para la preparación de procedimientos quirúrgicos graves o para aliviar
el dolor, especialmente de larga duración, persistente, que es difícil de
eliminar por medio de sustancias farmacológicas. El método que apoya
los tratamientos quirúrgicos muchas veces es la musicoterapia. Y ahora
solo podemos plantear la pregunta si la música que se escucha durante
los procedimientos quirúrgicos tiene la influencia en las personas que lo
realizan o en los pacientes. En mi opinión influye tanto en unos como en
otros, porque la música es un elemento que nos llega
independientemente de nuestra atención. Entonces, incluso si nos
parece que no escuchamos la música o no lo hacemos con atención, a
pesar de todo, esta influye indirectamente en nuestro cerebro, así como
en la personalidad o el estado emocional. Incluso los médicos o el
personal médico, las personas que se someten a tratamientos, sin duda
pueden sentir un gran alivio durante esta sesión de musicoterapia, se
sienten relajadas, menos cansadas, en este último caso pienso por
supuesto en el personal y menos tensión cuando se trata de la persona
que está recibiendo tratamiento. Tampoco podemos olvidarnos de los
partos, hospitales para niños, así como hospitales oncológicos,
hospicios y del apoyo para la adaptación social de personas con
discapacidades.
Por supuesto, todos estos elementos son muy importantes. Es decir,
podemos referirnos a todas estas situaciones y buscar ejemplos de
interacciones que se describen en la bibliografía, pero mi sueño es
simplemente que se emplee a una escala mayor, por ejemplo, durante el
parto. La música, especialmente la que relaja, tranquiliza,
definitivamente tendría un impacto fantástico en las mujeres que dan a
luz y en los niños que vienen al mundo, pero también en el personal que
a menudo está cansado, estresado y a veces actúa bajo presión.

 La rama siguiente es la psicología. La arteterapia se usa tanto en la


terapia individual como en la terapia de grupo en varios públicos
objetivo, como lo hemos mencionado anteriormente. Se la emplea en el
entrenamiento de las habilidades interpersonales, en el entrenamiento
de la conducta, en particular en la intervención en crisis, en el trastorno
por estrés postraumático, la depresión, los trastornos del apetito, las
adicciones, las trauma y la violencia doméstica. Tengan en cuenta
entonces que esto es solo una parte de las posibles actuaciones que
pueden ser apoyadas por el proceso de arteterapia. Vale la pena
consultar esta cuestión, buscarla en la literatura, porque todas estos
usos se describen de la manera muy interesante y todos logran
resultados positivos.
Recuerden que la arteterapia no nos garantiza la aceleración por 100% y
la curación completa si hablamos del enfoque de la enfermedad y la
salud. Sin embargo, todos los científicos, todas las personas que
presentan informes de su propia investigación, indican que el proceso
terapéutico, gracias al empleo del arte, gracias al empleo de arteterapia
es más rápido y más efectivo. Y también por esta razón vale la pena
prestar atención a la arteterapia ya que fortalece el proceso terapéutico
en aspectos que realmente merecen interés.

 También tenemos la resocialización, es decir, el trabajo con personas


privadas de libertad, y este trabajo debe prevenir los efectos negativos
de la inadaptación social. Hablamos de la resocialización en el sistema
abierto, la reintegración de personas que están socialmente
inadaptadas. En todas las etapas de la inadaptación social, tanto al
principio cuando hablamos de la prevención, en su desarrollo cuando la
persona es diagnosticada como inadaptada socialmente, como después
de una colisión con la ley y después de abandonar la institución en la
que se encuentra, es extremadamente importante que el proceso de la
resocialización y de la reincorporación completa a la sociedad, así como
el proceso de desarrollo de la personalidad y el apoyo al desarrollo
personal en la etapa posterior, sea constantemente respaldado por los
elementos de la arteterapia. Desgraciadamente, que yo sepa, la
arteterapia no se emplea con mucha frecuencia en el campo de la
resocialización.

 También hay pedagogía como el área más amplia, que muy a menudo
se define como la educación o la socialización. Me he permitido
combinar estas ideas, estos campos científicos, porque se unen, se
interfieren y a veces es difícil establecer claramente qué elemento se
separa de los demás. Aquí tenemos actividades que están apoyadas por
la arteterapia, como por ejemplo la prevención social, la prevención de
adicciones, la educación, la socialización, la intervención pedagógica,
las dificultades de aprendizaje, la estimulación del desarrollo de la
personalidad adecuado y los déficits de desarrollo.

Este es un breve resumen de las áreas científicas en relación con las esferas
particulares de la personalidad.
Emplear la creación visual del baile y de la música en el trabajo con
públicos objetivo específicos en el proceso arteterapéutico

Empleamos la creación visual del baile y de la música en el trabajo con


públicos objetivo específicos en el proceso arteterapéutico. Se especificaron
aquí tres principales tipos de grupos.

Personas adictas, personas con trastornos de ansiedad y con trastornos


emocionales. La arteterapia puede ser utilizada en los tres grupos, y cada vez
más tiene un efecto muy positivo. Además, el proceso de transformación
interna se profundiza, lo cual no carece de importancia. En este caso, cuando
hablamos de estos tres grupos de personas, es decir, esos tres públicos
objetivo, antes que nada hablamos del impacto de la arteterapia que se
acumulará en el aspecto diagnóstico, pero también en este otro elemento que
nos importa, o sea en el elemento terapéutico. Aquí hablamos sobre cómo
desarrollar la expresión de sí mismo, enriquecer el desarrollo cognitivo y
soportar mejor los problemas cotidianos. Tengan en cuenta que existen tres
elementos; al principio se trata de señalar a uno mismo, es decir, al paciente,
luego, enriquecer el desarrollo cognitivo: comenzamos a dirigir la atención del
paciente hacia el mundo que lo rodea, las relaciones con otras personas, en
general hacia la sociedad en la que vive. Y tenemos el tercer elemento: apoyar
a soportar mejor los problemas cotidianos con respecto a estos trastornos, o a
la enfermedad o adicción con la que nuestro paciente está luchando.
1. Primero, me gustaría resumir un poco sobre qué es la adicción.
Enumeramos diferentes tipos de adicciones y comentaremos todos tipos al
mismo tiempo, simplemente mencionando el concepto de la adicción. A saber,
especificamos aquí la adicción al alcohol, a las sustancias psicoactivas, al
comer, a la comida, a la compra, a los ordenadores, etc.
La adicción es una fuerte necesidad adquirida de hacer algo o usar alguna
sustancia. También se la define como comportamientos típicamente
arriesgados y fuera de control. Lo que cabe señalar en el momento de
determinar qué es la adicción, es que se trata principalmente del
comportamiento, por lo tanto, podemos emplear métodos de conducta durante
la terapia, que nos presentan el elemento de modificación del comportamiento,
ya sea a través de un sistema de sanciones o recompensas u otro sistema. Sin
embargo, la arteterapia puede introducirse aquí adicionalmente, no
necesariamente como el único método de interacción y su actitud, su
orientación será importante porque el paciente descubrirá cómo se comporta,
pero también cómo pueda controlar este comportamiento. Debido a las
consecuencias, tengan en cuenta que aparece aquí el concepto de peligro, y
que los comportamientos se definen como arriesgados, por lo tanto, nuestra
tarea es informar a nuestra persona dependiente sobre los efectos de sus
actuaciones y hacerla consciente de las consecuencias. Entonces se trata de
correr el riesgo cuando estas adicciones o conductas pasan a primer plano.
Observen que esto muy a menudo afecta a los jóvenes en el período de la
adolescencia, con mucha frecuencia a partir de 11 o 12 años, antes de cumplir
18 años, lo que significa que son personas que todavía no están totalmente
formadas en términos de la personalidad. Por lo tanto, no son totalmente
responsables de lo que hacen, pero sus acciones son tan importantes, tan
arriesgadas que tienen que tenerlas en cuenta, porque se trata de su vida y su
salud, así como de la vida y la salud de las personas que les rodean.

Por ejemplo unas personas caminan por la acera y otra persona adicta al
alcohol conduce el coche, por lo que es muy fácil causar un accidente y, por lo
tanto, un persona ajena, el miembro de la sociedad que no es adicto y que no
tiene ningún problema con este tipo de trastornos puede convertirse en una
víctima. Tomar una sustancia que amplíe nuestro razonamiento y nuestra
evaluación de la realidad no es un elemento suficiente, no es un elemento que
explica nuestro comportamiento. También especificamos que es un trastorno
en el sistema de recompensa: en el cerebro aumenta la secreción de
neurotransmisores, por ejemplo la dopamina, en respuesta a algún
comportamiento que proporciona placer. Por supuesto, además de la
dopamina, podemos hablar sobre las endorfinas como una hormona de la
felicidad que se libera cuando realizamos este tipo de actividad. Entre las
actividades de este tipo generalmente enumeramos beber alcohol, fumar
cigarrillos o tomar sustancias psicoactivas. Por supuesto, debido a la extensión
de este concepto, que hice al principio, también hablaremos acerca de tomar
comer o no comer, comprar, usar el ordenador o Internet, todo depende de lo
que concierna a la adicción. En cuanto a la introducción de la arteterapia en el
trabajo con adictos, podemos decir que esto se refiere a todos los elementos
del proceso terapéutico. Es decir. podemos introducir la arteterapia como un
elemento de diagnóstico o de apoyo al proceso de diagnóstico, así como como
un elemento terapéutico que acompaña al proceso terapéutico desde el
principio hasta el final, es decir, un elemento que proporciona la información
adicional. La obra del paciente constituye para nosotros mensajes sobre lo que
está sucediendo en su interior y automáticamente es la base del proceso
terapéutico que sirve para el contacto con el paciente. Ya lo comentamos.

Por favor presten atención a la secreción de dopamina y endorfinas. Si somos


capaces de descubrir cuál de los elementos de expresión es muy atractivo para
nuestro paciente o la persona dependiente, ya sea dibujar, ya sea el baile o la
música, crear música o incluso cantar o escribir libros, que lo absorbe por
completo y constituye para él o ella una fuente de placer, podemos hablar de
un elemento adicional que incluye la arteterapia, o sea el intercambio. En otras
palabras, extinguiendo las conductas cuyo objetivo es tomar sustancias
adictivas, introducimos la arteterapia, la creatividad, la expresión como un
reemplazo de estas sustancias muy dañinas. Mostramos a nuestra persona
dependiente que gracias al contacto con el arte, gracias a la arteterapia,
gracias a convertirse en un creador, puede sentir las mismas o las situaciones
similares, estados, sentimientos y emociones, así como observar la secreción
de hormonas que le proporcionan la misma sensación de placer que se
produce en el momento de tomar sustancias adictivas o actuar de la manera
determinada. Esto es muy importante, porque en la situación de este tipo
cambiamos un elemento por otro, un elemento que era socialmente
inaceptable, que introducía el estado de alteración, enfermedad, lo
transformamos en un elemento de creatividad, de arte que es socialmente
aceptado, da la oportunidad de liberar emociones, aliviar la tensión, como ya lo
hemos discutido, por eso se puede decir en pocas palabras que el paciente no
se queda con nada. Le proponemos un reemplazo, que de manera similar y en
un nivel similar es capaz de estimular sus sentimientos y su funcionamiento.
Sin embargo, esto se produce de una manera socialmente aceptable, lo que es
muy importante y que mejora, fortalece y acelera el proceso terapéutico.

2. Aquí aparece el concepto de trastornos de ansiedad. Podemos enumerar


fobias, trastornos de ansiedad, trastornos obsesivo-compulsivos, que a menudo
se usan intercambiablemente para describir estados similares. Son unas
enfermedades que pueden ser diagnosticadas y tratadas. Este es un elemento
muy importante, porque si diagnosticamos un trastorno, que luego llamaremos
la enfermedad, entonces el paciente puede sentir la esperanza de un proceso
de curación, la vuelta al estado de salud que perdió hace tiempo. Dicho
elemento fortalece el proceso terapéutico, es decir, la persona que se somete a
la terapia se siente más movilizada. En este caso vale la pena empezar la
terapia, continuarla y terminarla. En la base de los trastornos de ansiedad
pueden estar los factores genéticos, de desarrollo y de personalidad, que
provocan, en contacto con una situación difícil de la vida actual, la aparición de
diversas formas de estos trastornos de ansiedad.

Tengan en cuenta que esta base genética, de desarrollo o de personalidad


complica realizar la terapia, porque indica la necesidad de buscar apoyo,
opciones de tratamiento o terapia en los tres campos. La arteterapia es la más
posible de emplear y se usa con éxito, mientras que las modificaciones de los
factores que se encuentran en la base están relacionadas con factores de
desarrollo y personalidad. La genética, lamentablemente, se convierte en un
área separada en la cual la arteterapia no tiene ninguna influencia. Sin
embargo, los trastornos de ansiedad que a veces son difíciles de revelar,
porque son forzados al subconsciente, indudablemente constituyen un
elemento que es más fácil de visualizar, es más fácil de alcanzar a través de la
arteterapia. A causa del carácter no verbal, como ya hemos mencionado,
debido a la expresión individual del paciente se puede llegar a sus recursos
escondidos, de los que se olvidó, negó, que son inaccesibles para él, y gracias
al arte, gracias a la esfera emocional serán revelados.

3. También tenemos los trastornos emocionales. Aquí podemos enumerar al


menos cuatro subgrupos, según la base literaria que adoptemos aquí. La CIE
10 indica reacciones neuróticas caracterizadas por una gran variedad de
síntomas cambiables. Enumeramos el trastorno en la formación de la
estructura de la personalidad, expresado por un comportamiento agresivo o
pasivo, que causa la retirada. En la resocialización, el primer nivel de
clasificación se refiere a las personas que son antisociales y agresivas o
antisociales y pasivas. También podemos mencionar los trastornos de
comportamiento que son resultado de la agresión y que tienen un carácter
antisocial. No nos olvidemos del cuarto grupo, o sea los trastornos psicóticos.
Para todos estos 4 grupos de trastornos podemos ajustar las actuaciones
basadas en la arteterapia, pero la pregunta clave es que si la arteterapia la
tratamos como terapia de apoyo o si forma parte de todo el ciclo terapéutico,
que ocurre, por ejemplo, durante una estancia en un hospital psiquiátrico u otro
tipo de instalación, o en un centro de resocialización, por ejemplo en un cetro
penitenciario o un centro de internamiento de menores infractores.
Seguramente, la arteterapia se puede emplear con gran éxito, porque, por un
lado, podemos aprender más sobre el paciente, más sobre el fondo del
trastorno, también podemos acumular y dirigir o canalizar sus emociones,
estados emocionales y sus experiencias. Durante la sesión podemos ayudarlo
a funcionar mejor en la sociedad, podemos referirnos a las estructuras de la
personalidad, como por ejemplo las esferas de la personalidad, y prestar más
atención a los elementos relacionados con el comportamiento de la persona
dependiente, así como su esfera emocional o cognitiva.

También podemos referirnos a los trastornos psicóticos: además de la


arteterapia, se requerirán otras actividades para ser introducidas en todo el
proceso de tratamiento. Cada vez enfatizo un aspecto tan importante que la
arteterapia no es el elemento principal de la terapia, aunque puede ser, pero
esto sobre todo significa que además de ella en el trabajo con cada tipo de
paciente que hemos mencionado aquí también se incluyen otros tipos de
actuaciones. Estas pueden ser farmacológicas o completamente diferentes,
que se apartan de las actividades de arteterapia. Así pues, no solamente es
una práctica a través de la arteterapia.

Elementos de la arteterapia
La arteterapia es una terapia a través del arte. ¿Qué significa esto? Este
método se usa a menudo para trabajar con niños profundamente perturbados.
También es un método excelente que favorece la tranquilización y la
eliminación del exceso de energía.
Estas son interacciones terapéuticas a través de medios de expresión artística
seleccionados adecuadamente (papel hecho a mano, acuarelas, tinta,
pasteles, óleo, cooling, composiciones hechas de materiales naturales, como
madera, pintura de vidrio, patchwork, arcilla de moldear y muchos otros).
También vale la pena señalar que un niño no tiene que ser hábil artísticamente
para participar en este tipo actividades. Aquí nos concentramos en el
resultado, no en la forma. Este método se refleja en el trabajo de personas
con problemas emocionales. Les permite crecer y hacer cambios. Mientras que
el proceso creativo en sí mismo es purificativo para el cuerpo y el alma.

Permite también deshacerse del exceso de energía, reducir el estrés y


desarrollar las habilidades sociales (por ejemplo, la autoestima).

1. Información general:

Una cuestión muy importante en la vida de cada persona es la relajación y la


tranquilidad, que le permiten recuperar su fuerza. Los niños durante todo el
día están "cargados" con una gran cantidad de estímulos que son difíciles de
procesar. Necesitan un momento de respiro: esto es especialmente importante
cuando maduran sus estructuras nerviosas. El niño debería ser capaz de
relajarse no solo mentalmente sino también físicamente.

Sin embargo, esto no significa solo estar quieto. Para algunos niños, la
relajación pasiva es simplemente imposible, por lo que se les aconseja, entre
otras cosas, relajarse realizando diferentes tareas. Existen varios métodos
relacionados indirecta y directamente con la relajación y la tranquilización.
Emplearlos intercambiablemente le permitirá al niño relajarse.

1.1 ¿Cómo se ve un niño que está relajado?

 Tiene las piernas y los brazos relajados.


 Tiene menor actividad motriz.
 Su corazón late más lentamente.
 Tiene el cuerpo cálido (el sistema circulatorio funciona mejor).
 Respira uniformemente.
 Observamos un aumento en las emociones positivas y una disminución
en las negativas
1.2 Objetivos de la relajación

 La reducción del tono muscular.


 La tranquilización.
 La regeneración mental y física.
 Contrarrestar estados de ansiedad.
 La protección contra el exceso de estímulos.
 El autoconocimiento complejo.
 El desarrollo de la imaginación.
 La mejora de concentración.

1.3 ¿Qué tipo de niños deberían participar en actividades de tranquilización y


de relajación?

 Con hiperactividad psicomotriz.


 Agresivos.
 Ansiosos.
 Tímidos.
 Con problemas de concentración.

¿Qué vale la pena recordar antes de comenzar la relajación?

1. Hay que elegir el momento adecuado cuando el niño esté relajado.


Definitivamente no les recomiendo la relajación justo después de un esfuerzo
intenso, ya sea físico o mental.

2. Vale la pena asegurar el ambiente agradable para que el niño se sienta


cómodo.
El espacio también juega un papel importante. Si el niño está de mal humor y
no quiere seguir las instrucciones, hay que tenerlo en cuenta.
Está bien si tratamos de hablar sobre el problema y tranquilizar al niño, ¡pero
sin ejercer la presión! Vale la pena elegir un lugar tranquilo donde nada
distraiga al niño.
También es necesario recordar de una manta o colchoneta en la que uno se
pueda acostar.

3. Elijan la ropa cómoda para usted y para su hijo.

4. Los ejercicios de respiración son una buena introducción a la relajación.


Los padres/el terapeuta deberán mostrar al niño cómo respirar.

5. Muchos niños, a pesar de su carácter alegre, tienden a ser tensos.


También es importante relajar los músculos de todo el cuerpo. La relajación
según Jacobson sirve para este propósito. Además, para niños son agradables
los masajes educativos según Bogdanowicz1.
Es muy importante recordar que a no todos los niños les gusta ser tocados.

6. La terapia comienza con la relajación con el acompañamiento de la música


tranquila y del volumen bajo.
Intentemos proporcionar la tranquilidad del cuerpo y de la mente. Es una buena
idea preparar antes un reproductor de música y los CDs con la música
relajante, o la música clásica mantenida al ritmo adagio (lento). Durante la
relajación debemos evitar la música que anima al movimiento y a la danza.

7. La siguiente parte de la terapia se puede dedicar a los juegos y los ejercicios


(como los de la lección anterior)

8. La fase final de la terapia, al igual que a su principio, será la tranquilización.


Se puede inventar una despedida ritual, que repetiremos constantemente.

9. Pregunten, pregunten y pregunten al niño por sus experiencias.


Para evaluar la eficacia de las actividades empleadas se puede preguntar al
niño sobre su experiencia. Cuáles elementos le han gustado y cuáles no.
Constituirán probablemente buenos consejos al planificar las próximas
reuniones.

Encuesta para padres


Las respuestas a las preguntas en el archivo para descargar les permitirán
averiguar si el niño está sobrecargado de actividades y les facilitarán la
reflexión sobre la esencia del descanso en la familia.

Conclusiones sobre la encuesta

Vale la pena considerar si la cantidad de las clases adicionales a las que asiste
el niño no es excesiva para él. También se debe garantizar que el niño todos
los días pase el tiempo al aire libre, donde el cuerpo y la mente se regeneran. A
menudo las dificultades que experimenta nuestro hijo son el resultado de
diferentes situaciones: entre coetáneos o familiares, vale la pena tenerlas en
cuenta. El descanso regular también tiene una buena influencia en el sistema
inmune.

Ya hemos revisado conceptos básicos de Arteterapia, visto algunos ejemplos


prácticos y ahora iniciaremos con el diagnóstico y la evaluación de los
problemas o trastornos a través de los instrumentos de la arteterapia. Pero
antes hagamos un repaso para recordar cómo se construye la sesión
arteterapéutica y sensibilizar al paciente para finalmente tener material de
trabajo y ser capaces de hacer un diagnóstico acertado.
Arteterapia: formas de
terapia a través del arte
La arteterapia es tratada como una forma específica de influir en la esfera física
o psíquica de una persona enferma sin utilizar fármacos.

Es también una forma perfecta de complementar el proceso educativo. Suele


ser llamada entrenamiento creativo, ya que utiliza el proceso de creación o su
resultado para enriquecer la personalidad del autor.

El nombre arteterapia procede de dos palabras: del latín arte que quiere decir
realizar algo perfectamente, con maestría y de la palabra ars, arte.

Mientras el término terapia (del griego therapeuein) significa cuidado,


protección de alguien, preocupación por alguien y, en un sentido más amplio,
curar a alguien.

Los destinatarios de la arteterapia son personas de cualquier edad: desde la


niñez hasta la vejez avanzada. Además, es utilizada no solo como método
terapéutico, sino también como ayuda al desarrollo personal.

Su valor terapéutico se emplea en el tratamiento de la depresión, los miedos,


los trastornos emocionales y sociales, las neurosis, las dependencias, los
trastornos de las relaciones familiares, en los problemas psicosociales cuyo
origen son enfermedades somáticas, en situaciones traumáticas, así como en
casos de violencia doméstica y abuso sexual.

En personas sanas puede ser empleada como uno de los métodos que
garantizan relajación, sensación de alivio, nivelación y liberación de la tensión.

La arteterapia cumple muchas funciones, entre ellas:


 educativa: proporciona al individuo conocimientos adicionales útiles en el
proceso de interpretación del objetivo y el sentido de la vida;
 recreativa: consistente en la creación de condiciones para el descanso con el
objetivo de regenerar las fuerzas necesarias para hacer frente a los problemas
vitales y, como resultado, superarlos;
 de comunicación: facilita la resolución de conflictos interiores de forma no
verbal;
 correctora: permite transformar y modificar los mecanismos dañinos en otros
más valiosos;
 estimulante: despierta emociones positivas, con una influencia beneficiosa
sobre el estado de ánimo.

Las actividades de terapia a través del arte pueden realizarse individualmente o


en forma de actividades en grupo. La base es establecer contacto con el niño y
crear una atmósfera segura y de aceptación.

Durante el trabajo terapéutico es imprescindible tener en consideración los


siguientes factores con una influencia importante en su organización,
transcurso y resultados. Estos son: la edad de los participantes y su estado
psicofísico, la aparición de eventuales déficits y enfermedades o la ausencia de
las mismas.

También tiene importancia el lugar de permanencia de la persona sometida a la


actividad de arteterapia: hogar familiar, hospital, centro asistencial y educativo.
También debemos recordar siempre que los métodos y las formas de nuestro
trabajo estén estrictamente adaptados a las posibilidades y estado de
desarrollo de los niños.

La arteterapia facilita:

 el desarrollo continuo, la liberación segura de emociones y sentimientos


relacionados con su estado actual;
 la expresión de estos pensamientos y experiencias, que son difíciles de
transmitir de forma verbal y la manifestación de aquellos que son reprimidos,
así como la reacción a las emociones, las tensiones;
 el desarrollo de la habilidad de una actividad y un pensamiento creativos, la
manifestación de expresiones en el proceso creativo y también el
perfeccionamiento de la imaginación, la memoria y la atención;
 la organización del tiempo, el alejamiento de los pensamientos negativos (por
ejemplo, acerca de una enfermedad o acontecimientos traumáticos).
 una actitud abierta y curiosa ante el mundo;
 el aprendizaje y el perfeccionamiento de la autonomía, la precisión, la
ingeniosidad, el orden y la limpieza;
 la elevación de la autoestima, la revalorización de uno mismo a través la
observación de los resultados de las acciones propias.

Durante la realización de actividades de arteterapia se


debe recordar que en las mismas son obligatorias las
siguientes normas:

 la voluntariedad de la participación en las actividades y la decisión del


participante sobre su actividad en los ejercicios propuestos;
 una comunicación a dos niveles consistente en un entendimiento en la esfera
verbal y no verbal;
 la expresión de emociones que revelan un sentimiento;
 la oposición a la rivalidad, destacando claramente la ausencia de una división
entre vencedores y vencidos;
 el empleo de diferentes formas de expresión, tales como: el canto, el baile,
tocar un instrumento, la pintura, la interpretación de un papel, etc.;
 el principio de "aquí y ahora" que destaca el valor de las sensaciones
experimentadas durante las actividades.

El uso en el trabajo con niños de actividades de arteterapia sin duda hace para
ellos más atractivo el proceso educativo y además influye positivamente sobre
su personalidad y desarrollo psicofísico. Los padres también pueden estimular
el desarrollo de sus hijos mediante juegos con elementos de entrenamiento
creativo, estableciendo con ellos relaciones adecuadas mediante el juego
conjunto, garantizando a sus pequeños una sensación de seguridad, de
comprensión y aceptación.

Las actividades con elementos de arteterapia permiten utilizar el arte tanto con
fines terapéuticos como para la estimulación del desarrollo del niño. En las
actividades emprendidas con el objetivo de conseguir cambios terapéuticos se
da al niño la posibilidad de expresar sus vivencias, experiencias y emociones
que le dificultan alcanzar éxitos en un grupo de niños de su misma edad. La
terapia a través del arte y las actividades libres están dirigidas a los niños como
forma de activación, sin importar su nivel intelectual ni su edad.
También desempeña un papel importante en las actividades de arteterapia la
actitud de la persona que las dirige. Esta debería caracterizarse por: la
empatía, un interés auténtico por el niño y sus problemas, la tolerancia, la
elasticidad, la creatividad, el compromiso. Es imprescindible también el cuidado
por el propio desarrollo, así como la habilidad de separar los puntos de vista
propios de los del niño.

La arteterapia se define en dos ámbitos: amplio y reducido. En un espectro


amplio representa el nombre para el grupo completo de terapias que utilizan el
arte. En un ámbito reducido, sin embargo, incluye la terapia con ayuda de artes
plásticas: la plasticoterapia.

Plasticoterapia: terapia con ayuda de las


artes plásticas
Las artes plásticas son la forma de arte más frecuentemente utilizada en la
arteterapia. Ayudan al proceso terapéutico, así como al desarrollo personal. La
terapia con ayuda de artes plásticas ayuda a descubrir las capacidades propias
y desarrolla los intereses y las predisposiciones. En las actividades se utilizan
las más diversas técnicas plásticas: dibujo, pintura, escultura, gráficos por
ordenador, collage y técnicas combinadas. A través del arte los participantes
reflejan sus miedos, temores y emociones ocultas, lo que les ayuda a reducir la
tensión y la ansiedad. La interpretación de la obra propia facilita el conocerse a
uno mismo, y el reconocimiento por el entorno aumenta en los artistas
discapacitados el sentido del valor propio y les moviliza para seguir actuando,
se sienten valorados y excepcionales. En el proceso de formación de la obra no
son importantes el nivel ni la técnica, solo la pasión con la que es creada. Cada
trabajo es excepcional y bello. Observando a una persona durante la creación,
viendo la forma de realización del trabajo, los colores seleccionados, podemos
saber mucho de sus experiencias y problemas. A menudo una pintura es la
expresión de la personalidad del autor, el reflejo de su alma, con ayuda de
medios artísticos intentan enfrentarse a sus problemas con el entorno y la
realidad. Las personas discapacitadas muestran frecuentemente una mayor
sensibilidad e imaginación que las personas que no lo son, gracias a lo cual
surgen trabajos únicos.

La plasticoterapia provoca: un perfeccionamiento de la destreza manual,


permite conocer nuevas técnicas plásticas, el desarrollo de intereses y
habilidades plásticas, la formación de la imaginación y la invención creativa, el
desarrollo de la esfera sensorial, también permite aprender a expresar
emociones difíciles de una forma socialmente aceptada, una elevación del nivel
de aceptación propia, la posibilidad de expresarse mediante trabajos plásticos,
el desarrollo de la comunicación verbal y no verbal, aprender a pasar el tiempo
libre de forma creativa.

Musicoterapia: terapia con música


La musicoterapia es un método que aprovecha la variada influencia de la
música sobre el sistema psicosomático del hombre y constituye un método
extraordinariamente valioso en el trabajo con niños. En la esencia de la
musicoterapia se inscribe la creatividad, lo que significa que en cada etapa de
su vida el hombre es capaz de desarrollar su actividad creativa, enriqueciendo
así su vida interior, su psique e intelecto.

De entre el amplio rango de formas de influencia terapéutica, M. Kierył


menciona los siguientes objetivos de la musicoterapia:

 la obtención de una comunicación básica entre el cuerpo y la música,


 la mejora de la comunicación, de la integración en el grupo, de la integración
en la familia, de la integración de enfermos y sanos,
 la sincronización de las funciones del organismo bajo la influencia de la
percepción del ritmo interior liberado por la música,
 la sensibilización cultural: ampliación de los intereses musicales enriquecidos
con otras formas de arte, musicalización a nivel básico,
 el aprendizaje de formas de ocio ayudadas por la música: tanto activas como
de relajación,
 la estimulación del desarrollo psicomotor de niños y jóvenes,
 el cambio de los comportamientos psicofísicos incorrectos: mejora de la
eficiencia respiratoria y circulatoria, aumento de la fuerza muscular, reducción
del cansancio, incitación al movimiento,
 la confirmación o la corrección del diagnóstico,
 el desarrollo de la sensibilidad estética.

Las técnicas más frecuentemente empleadas en la musicoterapia son:


Tocar instrumentos: es una forma de actividad muy interesante y atractiva
para los niños. Permite a los niños un contacto directo con la música. Se
utilizan con más frecuencia instrumentos de percusión, que están disponibles
en la mayoría de las escuelas de educación infantil (triángulos, tamboriles,
matracas, carracas, cascabeles, platillos, cajas acústicas, etc.). También
pueden utilizarse campanillas o xilófonos. Merece también la pena recordar la
posibilidad de utilizar instrumentos no convencionales, realizados por los
propios niños.

Normalmente los instrumentos sirven para crear un acompañamiento a la


música y las canciones escuchadas y también en los ejercicios rítmicos y de
oído.

Se pueden tocar los instrumentos en forma de juego, por ejemplo "el juego del
director de orquesta" o "ecos rítmicos". Gracias a los instrumentos se pueden
crear diálogos, gracias a esta "conversación musical" el niño también puede
establecer contacto más fácilmente con el entorno y expresar sus emociones
de forma segura. Las actividades con instrumentos pueden tener un carácter
totalmente espontáneo, o bien estar incluidas en el marco de un tema concreto.

Ejercicios musicales y motores: el movimiento con música empleado en la


musicoterapia aporta relajación a las actividades y también satisface la
necesidad de movimiento natural en cada niño.

Gracias a esta forma de actividad se intensifican procesos tales como: la


observación, la imaginación, la memoria, el pensamiento, se perfecciona la
capacidad de concentrar la atención y la orientación. Igual que mientras se
tocan instrumentos, los ejercicios musicales y motores pueden tomar tanto la
forma de juego como de improvisación consistente en una interpretación en
movimiento de obras musicales de diferentes tipos. Los niños pueden dibujar
en el espacio conceptos relacionados con la música (imágenes, lugares,
personas, animales, etc.) o con su ritmo o dinámica (dibujar puntos, rayas,
etc.).

En el ámbito de la integración de la música y el movimiento la musicoterapia


también utiliza elementos de rítmica, en particular el concepto de C. Orff y E.
Jaques-Dalcroze.
C. Orff es el creador de la terapia multisensorial, en la que la influencia sobre
los sentidos tiene lugar a través de la música, el movimiento y la palabra unidos
con la acción de tocar un instrumento, y la música nace del movimiento y el
habla. Resaltó la estrecha relación entre la música y el movimiento y reconoció
la imitación y la responsabilidad por el movimiento como un factor esencial en
la socialización del niño.

En los ejercicios motores a menudo se emplean el baile o sus elementos.


Mediante la necesidad de recordar movimientos y figuras de baile formamos la
memoria del niño.

Además, enseñamos la colaboración en un grupo y la habilidad de moverse en


el espacio.

Canto: entre los métodos más populares y que más gustan a los niños se
encuentra la cantoterapia, es decir, una terapia que utiliza la voz humana. La
voz es un instrumento musical natural de cada persona que influye en el
contacto con los demás, en el tono, del que podemos percibir estados afectivos
y emociones. Entre las técnicas de cantoterapia más importantes se
encuentran el canto de canciones, la improvisación vocal y los ejercicios de voz
con música. La canción es la forma básica de expresión musical del niño, reúne
dos elementos, música y palabra, tiene muchos valores expresivos y estéticos,
por lo que enriquece su mundo interior y también influye en la esfera
cognoscitiva. Por eso es tan importante la selección de las canciones
adecuadas para la terapia, que son adaptadas al nivel de desarrollo del niño.
La interpretación de canciones tiene lugar a cappella o bien con un
acompañamiento de instrumentos musicales profesionales o instrumentos de
percusión infantiles. A menudo se añade a las canciones un elemento motor.
Todas estas actividades ayudan a formar la divisibilidad de la atención y una
mejor coordinación.

La cantoterapia tiene en consideración diferentes tipos de ejercicios de voz con


música, que influyen de forma similar al canto en el aparato fonador. También
se emplean diálogos e improvisaciones vocales sobre un tema cualquiera o
bien propuesto.
Escuchar música: es una actividad empleada en la musicoterapia que
acompaña a todas las demás técnicas. Sin embargo, como técnica individual
incluye tanto escuchar música como todo tipo de ejercicios de oído. Escuchar
música incluye obras instrumentales, tanto grabaciones como interpretadas "en
directo", obras vocales, incluyendo canciones para niños y obras vocales e
instrumentales.

Para la música escuchada también pueden crearse narraciones, tanto por parte
del terapeuta como por los mismos niños, algo que influye positivamente ante
todo en la imaginación y los procesos mentales.

Los ejercicios de oído, cuyo principal objetivo es musicalizar a los niños


mediante la formación de su oído, consisten en reconocer determinadas
características del sonido, a saber, altura, longitud, timbre y en reaccionar
correctamente a ellos, así como en reconocer melodías conocidas y también
otros sonidos, incluyendo voces de la naturaleza, sonidos producidos con el
cuerpo o sonidos de instrumentos. Estos ejercicios pueden tener la forma de
juego o de adivinanzas musicales. Además del oído, desarrollan la
concentración de la atención, la observación, la memoria.

Técnicas de relajación: entre las técnicas de relajación empleadas en la


terapia de niños las más populares, y al mismo tiempo las más fáciles para el
niño, son los ejercicios de respiración, ejercicios de relajación sencillos en
diferentes posiciones, las modificaciones del entrenamiento autógeno de J. H.
Schultz, la relajación de E. Jacobson y ejercicios de visualización. Todas
deberían ir acompañadas de música, ya que optimiza la actividad terapéutica
provocando una intensificación de los resultados. Los ejercicios de relajación
pueden realizarse en una posición sentada, tumbada o de pie. Sin embargo, se
recomienda decididamente la segunda de ellas. A menudo en los ejercicios del
ámbito de la musicoterapia se emplean actividades plásticas. Esta forma es
muy atractiva para los niños. En el trabajo podemos emplear muchas técnicas:
pintura, dibujo, collage, modelado.

Estas actividades también son una forma de hacer más atractiva la terapia.
Coreoterapia: terapia con baile
La coreoterapia, también llamada musicoterapia activa o arteterapia musical y
motriz, es una forma que aprovecha la expresión motriz.

Esta forma incluye:

 el baile,
 los ejercicios musicales y motores,
 la improvisación motriz para la música seleccionada.

Los valores terapéuticos del baile, que han sido decisivos para su empleo cada
vez más amplio en psicoterapia, son ante todo: el carácter social del baile, la
diversidad y el atractivo de las formas de baile y la posibilidad de influir en la
psique a través del movimiento, la música y el contacto psíquico con las
personas.

La coreoterapia se puede emplear con pacientes que sufran trastornos


psicomotores, trastornos psíquicos, problemas en los contactos con la gente.
Esta forma no es un baile, no hay en ella pasos ni grupos de baile.

Su objetivo es que el participante sienta su cuerpo y desarrolle su


autoconciencia y como resultado se llegue a través del movimiento hasta
sentimientos que no pueden ser verbalizados. Viendo la forma en la que se
mueven las personas podemos llegar hasta su forma de pensar y de expresar
las emociones. Mediante el movimiento individual conseguimos una visión de la
fuente del problema. Sin embargo, los cambios se producen cuando
empezamos a movernos de otra forma. También podemos trabajar
conscientemente en nuestro cuerpo, esto conduce a un conocimiento más
profundo de uno mismo, una mejor calidad del movimiento y la conciencia del
cuerpo, así como cambios a la hora de experimentar las emociones.

La coreoterapia, o terapia mediante el baile, también se puede emplear en


personas interesadas en su propio desarrollo, para mejorar su calidad de vida y
su estado de ánimo. También se emplea para fortalecer el Yo, es decir, para
enriquecer la propia personalidad.

Las actividades de coreoterapia se realizan principalmente en grupo, en las que


son parte activa todos los participantes.
En estas actividades los participantes experimentan el baile espontáneo y la
improvisación motriz. La pequeña comunidad creada de esta forma permite a
los participantes individuales librarse de la sensación de aislamiento. También
ayuda a establecer un contacto psíquico y físico.

La participación en actividades de coreoterapia provoca:

 cambios positivos en el cuerpo y la psique de la persona que baila;


 liberación de energía, incremento de las ganas de actuar;
 satisfacción, sensación de placer;
 una mejora de la coordinación neuromuscular;
 una mejora de la circulación, la regulación de la acción cardíaca, una
respiración más profunda;
 el desarrollo de la imaginación;
 un aumento de la actividad;
 una atmósfera positiva de las reuniones, una mejora del estado de ánimo y un
aumento de la implicación en el juego;
 un aumento de la habilidad de comunicación no verbal, de expresión, de
comprensión de los demás.

Biblioterapia: terapia a través de la


literatura
La biblioterapia (del inglés bibliotherapy, readingtherapy) aprovecha la
influencia de la literatura sobre el funcionamiento del sistema nervioso y la
psique del hombre. También puede emplearse como recurso con fines
preventivos.

En el trabajo con niños se emplea una variante de la biblioterapia llamada


cuentoterapia, es decir, terapia mediante cuentos. Empleamos con más
frecuencia los cuentos terapéuticos en el trabajo con niños en edad preescolar
y escolar temprana (de entre cuatro y nueve años de edad).

Los cuentos son obras con una gran influencia sobre la personalidad del niño.
Gracias a ellos los niños tienen la oportunidad de trasladarse a otro mundo.
Los cuentos terapéuticos son obras dirigidas a una persona concreta, que se
enfrenta a situaciones difíciles. Estas obras tienen como objetivo vencer
problemas emocionales, tranquilizar y relajar, así como ayudar al desarrollo de
su joven destinatario. "Habitúan" al problema, permiten mirar situaciones
difíciles sin miedo, muestran formas de superarlas. El niño tiene la oportunidad
de "trabajar" el problema, de mirarlo sin temor, de conocer las formas de
arreglárselas ante situaciones difíciles, que pierden así su horrible poder.

La cuentoterapia es también un excelente método de relajación. Bien elegidas,


las historias contadas o leídas pueden tranquilizar perfectamente, antes de
dormir, tras un día lleno de emociones. Pueden ayudar al niño en muchas
situaciones emocionales difíciles para él, tales como, por ejemplo, miedos
irracionales, los primeros días en el colegio, la separación de los padres, la
pérdida de una persona próxima.

Tipos de cuentos terapéuticos:

 relajante: su principal objetivo es tranquilizar y calmar al niño. Su fundamento


son imágenes interiores, a saber, la visualización basada en tres formas
relacionadas con los sentidos:
o visual: imaginación de diferentes objetivos, escenas, lugares, etc., por
ejemplo, pájaros que vuelan, un prado soleado,
o auditiva: imaginación auditiva de diferentes sonidos: cantos de pájaros,
el murmullo de los árboles, de la lluvia, del mar, de voces de personas.
o sensorial: imaginación de sensaciones, por ejemplo, los rayos del sol en
la cara, entrar en alguna habitación, tocar objetos, etc.;
 psicoeducativo: su principal objetivo es introducir cambios en el
comportamiento del niño. Al conocer al personaje y sus problemas, parecidos a
los propios, aprende formas de solucionarlos;
 psicoterapéutico: tiene un argumento bastante más desarrollado y es más
largo. Su principal objetivo es disminuir el miedo mediante la compensación, es
decir, una satisfacción sustitutiva de las necesidades, apoyo, comprensión de
los problemas del niño, elevación de su autoestima y aumento de la sensación
de su propio valor. Este cuento facilita al niño conocimientos relativos a la
situación que despierta el miedo y a continuación le muestra posibles vías para
superarlo.

Al trabajar internamente sus problemas, el niño puede aceptar o rechazar el


cuento. Los recursos utilizados en la biblioterapia no son solo libros en el
sentido literal de esta palabra, son también cuentos terapéuticos, formas de
comunicación no verbal, tales como: la fotografía, las artes gráficas los
recursos de audio: discos compactos, cintas magnetofónicas.

También tiene una gran importancia la propia creatividad del niño, que
constituye la exteriorización de sus emociones. También su propia creatividad.

Filmoterapia: terapia a través del cine


La filmoterapia es una forma derivada directamente de la biblioterapia y que
utiliza el mismo mecanismo: la presentación de situaciones difíciles y la
identificación con los personajes que las viven.

Normalmente, ver una película es para nosotros un entretenimiento. Es una


forma de relajación específica y de descanso. Es también una fuente de
emociones, tanto positivas como negativas. A menudo se afirma que en las
películas hay demasiada violencia, que provoca agresión. Sin embargo, los
partidarios de la filmoterapia mantienen que si una película puede tener ser una
mala influencia, también puede tener propiedades terapéuticas y modelar en
las personas comportamientos adecuados y deseados.

Al comenzar el trabajo con una película es necesario, ante todo, conocer su


contenido. Al proponer a los niños ver una película debemos saber
exactamente a qué problemas hace referencia y conocer los objetivos que
queremos alcanzar. Nunca puede ser una propuesta casual y no meditada. El
adulto debe prever las posibles consecuencias de esta forma de actuación.
Tras ver la película podemos hacer preguntas al niño sobre su contenido y las
emociones que ha despertado en él.

Tras ver una película, animemos al niño a hablar de su protagonista, a


caracterizar el problema con el que se encontró, a intentar reconocer y definir
las emociones que sintió y también de qué forma solucionó su problema.
Animemos también al niño a intentar buscar otras formas de solucionar el
problema y a que se las diga al protagonista. Pidámosle que diga si la película
le ha gustado o no y por qué, y también qué emociones ha despertado en él.
Teatroterapia: terapia a través del teatro
El teatro es un medio en el que se realiza una síntesis de las artes y por ese
motivo su acción terapéutica puede verse reforzada por la combinación de
diferentes formas de actividad artística. El rasgo característico del teatro es la
posibilidad de experimentar emociones reales en el mundo de la ficción
escénica creada (puede ser un reflejo de experiencias auténticas). Como
consecuencia del proceso creativo se produce una reacción a las emociones
acumuladas, se activa la esfera de comunicación, se incrementa el nivel de
autoaceptación.

En la teatroterapia distinguimos tres formas:

 psicodrama: empleado en psiquiatría


 pantomima y drama: empleados en pedagogía

Los principales objetivos del drama son: formar la sensibilidad del niño,
perfeccionar la habilidad de expresar las sensaciones, concienciarlo de su
propia individualidad, desarrollar el respeto hacia otras personas, que no pocas
veces son distintas a nosotros.

Los destinatarios pueden ser niños no discapacitados o discapacitados, tanto


mentales como físicos.

En el drama se utilizan las siguientes técnicas:

 lema: técnica que introduce a los participantes en el tema de las actividades;


 pausa: detención de la acción en un momento importante y análisis de la
misma conjuntamente con los participantes;
 escultura: creación de una composición de personas, de participantes en el
juego;
 observaciones: forma adecuada de reacción de la persona que dirige la
actividad consistente en la plena aceptación;
 papel - máscara: adoptada por el participante, le permite experimentar de
forma segura y cambiar sus comportamientos por otros que proporcionen unos
mejores resultados sociales o emocionales. En el drama el niño no interpreta
un papel, sino que está en él decidiendo por sí mismo qué y de qué forma
quiere cambiar;
 marcha de fábula: sirve para presentar con ayuda la pantomima situaciones de
la vida;
 abstenerse de realizar un dictamen: no reaccionar a los errores cometidos por
los participantes hasta el momento de resumen de las actividades. Empleado
en la agresión, la timidez y en dificultades específicas del aprendizaje.

Nos estamos acercando al final de nuestro curso, y como ya hemos revisado


conceptos básicos, en este módulo revisaremos aspectos:

• Cómo corregir los problemas emocionales de niños y


adolescentes a través del contacto con el arte
• Biblioterapia y cuentoterapia
• Cómo preguntar por la "obra de arte" al paciente animándo a
reflexionar sobre su creación
• Cómo trabajar con el paciente para que la comunicación verbal y
el mensaje por medio de las artes plásticas se complementen
mutuamente

"Mandala de mi vida"
Cómo construir el sentimiento de identidad mediante el dibujo y el contacto con
el arte. Entendemos la identidad como la búsqueda de respuestas a preguntas
existenciales claves, características en el proceso de la adolescencia.
Obviamente no podemos afirmar que una persona mayor de edad es
totalmente madura, a veces el proceso de la adolescencia se alarga. Por eso
hablamos de un trastorno del desarrollo de la personalidad. A veces llegan
personas de 25, 30 o 40 años en los que podemos observar una adolescencia
y una maduración personal aún por finalizar. En esta etapa reflexionaremos
sobre preguntas clave como: "¿Quién soy? ¿Quién quiero ser? ¿Qué o
quién es importante para mí? ¿Qué tiene valor para mí?". Por lo tanto no
se trata solo de mí, sino de lo que tiene valor para mí, no solo lo que creará mi
sentimiento de valor, sino también lo que creará el sentimiento de valor en caso
de tener contacto con otras personas. Lo que se va a proyectar en la forma de
entablar relaciones de amistad, en las personas de las que me voy a rodear, en
el grupo al que quiero pertenecer. En la adolescencia, cuando hablamos de un
trastorno del desarrollo de la personalidad, de una inadaptación social, estas
son preguntas clave.
Cuando alguien se escapa de casa, deja de hablar con sus padres y sus más
allegados, por fuerza buscará otros grupos de referencia. Este grupo de
referencia suele ser el grupo de personas que le rodean, es decir, personas de
la misma edad que sufren de problemas similares. Si es un grupo de
adolescentes, por ejemplo gente de clase o del barrio, podemos considerarlo
como un proceso natural y no nos debe preocupar. Es peor cuando la persona
que busca esas respuestas clave en su vida busque grupos de referencia de
carácter negativo, subcultural, o incluso criminal. Por desgracia, una
adolescencia inacabada o acabada de manera incorrecta tiene estas
consecuencias y perpetúa la inadaptación social. Una falta de respuesta a
estas preguntas clave puede provocar una sensación de fracaso en la vida,
dificultades al sistematizar esa idea de "¿quién soy?", al designar nuestro
propio valor, nuestros roles y cómo deberíamos afrontar nuestras dificultades
en la vida. "¿Cuál es mi sitio en la vida? ¿En el mundo? ¿Qué función quiero
cumplir en mis relaciones con otras personas?". Una falta de respuestas a
estas preguntas suele provocar un déficit de identidad, de aceptación, una
autoestima baja, una búsqueda de compañías y relaciones tóxicas, y como he
mencionado, de grupos criminales como grupos de referencia, grupos que
garantizan aceptación, aumentan la autoestima y aceptan a la gente como es.
Esto agudiza la frustración y los trastornos de comportamiento.
A continuación podrás descargar el guión de clase esquemático, que empleo
en el trabajo. Lo sigo con personas de centros penitenciarios y con estudiantes
que asisten a pedagogía de reinserción social y también trabajan con reclusos.
Suelo trabajar con estos dos grupos y he seguido este guion con ellos varias
veces. Este guion, que se llama "Mandala de mi vida", o en algunos casos
"Baila tu mandala", también lo he seguido en grupos abiertos, grupos de
formación que asisten por motivos de desarrollo.

Luego de concluir este taller, nos podemos dar cuenta que ayuda los
participantes a poner orden en su interior, en sus sentimientos, en lo que
realmente es mi vida, quién soy y qué lugar ocupo.

Cómo preguntar por la "obra de


arte"
La obra plástica o cualquier otro tipo de creación de nuestro paciente es como
un medio que nos permite contactar con él. Es decir, al mirar el dibujo de
nuestro paciente, recibimos información que nos permite comenzar la
conversación con él y hacerle preguntas. Cuando mostramos el dibujo a una
persona que no ha estado presente durante la terapia, por ejemplo si se lo
describimos a nuestros compañeros de clínica o del equipo terapéutico, esas
personas que ven el trabajo deben preguntarse lo que el autor quería decirnos.
Comenzamos un diálogo específico, no nos paramos a pensar en "¿qué estoy
viendo?", aunque también supone un contexto importante. En cualquier caso,
tenemos que intentar adquirir el punto de vista de la persona que ha creado el
dibujo. En el caso de las artes visuales este proceso es más sencillo, ya que la
creación plástica es visible, podemos cogerlo, podemos enseñárselo a otras
personas, podemos hacerle fotos y enviarlas a la otra punta del mundo para
que un especialista lo analice o nos ayude a interpretarlo. Sin embargo, es más
difícil trabajar en el contexto arteterapéutico si se trata de una creación efímera,
como un baile. Por eso la coreoterapia, es decir, la terapia mediante el baile, es
un área bastante difícil. No se suele emplear muy a menudo porque es
complicado recopilar material diagnóstico que permita debatir, realizar análisis
a posteriori o comparar elementos. Por supuesto, los coreoterapeutas manejan
esta situación grabando la sesión con cámaras o describiéndola mediante
formularios especiales. De cualquier modo, supone una dificultad importante.
Me gustaría ahora ahondar en la pregunta: ¿Cómo formular preguntas sobre
la obra de arte, sobre la creación de nuestro paciente, sin tomar su punto
de vista pero animándole a pensar sobre su propia creación?

Se pueden distinguir dos tipos de preguntas. Unas preguntas crearán un grupo


que nos permitirá, como terapeutas, intentar entender el punto de vista del
paciente, sobre todo si la imagen se ha creado por ejemplo con manchas,
rayas, distintos elementos que no son unívocos. El diálogo se centrará en lo
que nuestro paciente ha dibujado, en lo que nos quería comunicar con ello. Por
supuesto, podemos añadir nuestra propia interpretación, pero sin conversar
con el paciente no es posible comprender del todo su creación y el proceso en
el que se encuentra.

Por otro lado, el segundo grupo de preguntas que me gustaría mencionar


incluye aquellas que deben funcionar como elementos estimulantes. Cuando
nuestro paciente crea una obra, hablamos con él sobre lo que ha dibujado, lo
que ha presentado, por qué, qué motivos hay detrás, qué es lo que siente;
queremos seguir estimulando su creación y mantener el proceso creativo.

Entonces, ¿qué preguntas podemos formular? Hay muchísimas, he preparado


algunas de ejemplo. Lógicamente no representan todo el acerbo de preguntas,
y además las preguntas deben adaptarse al paciente; no tanto a la obra que
crea, lo que obviamente pone un contexto muy importante, sino que
hablaremos de forma diferente con personas de 5, de 15 o de 50 años. Por eso
insisto que estas preguntas son solo ejemplos y que el terapeuta debe decidir
en todo momento lo que va a ser relevante para él, lo que debe debatir con el
paciente, hacia qué lo quiere orientar o en qué sentido querría estimularlo.

El primer grupo de preguntas son preguntas de ejemplo sobre la fantasía.


Señalando un elemento concreto del trabajo del cliente, podemos preguntar "¿a
qué te recuerda esto?". Es decir, no solo podemos preguntar "¿qué es esto?",
"¿Qué querías comunicar con esto?" o "¿Qué es este elemento de tu trabajo?",
sino que también podemos preguntar sobre las asociaciones de ese elemento
en concreto, que de seguro nos darán un contexto más amplio de lo que quería
presentar con su trabajo. También podemos preguntar "al ver esto, ¿qué te
imaginas?". Puede que en la hoja veamos una línea recta, pero al hacer esta
pregunta podemos enterarnos de que representa una autopista. Nunca se
sabe. A nosotros nos puede parecer una línea negra, una grieta o un árbol
caído, pero el paciente nos mostrará su punto de vista y nos daremos cuenta
de que efectivamente, ese era el elemento que quería dibujar. También
podemos preguntar: "¿Qué piensas/sientes al ver tu dibujo, al ver el elemento
que has dibujado?". No solo se trata de que nuestro paciente busque un amplio
abanico de pensamientos o sensaciones, sino de que los verbalice
simplemente. Un momento antes, al hacer el dibujo, justo tenía estos
pensamientos y sensaciones. Sin embargo, cuando los verbaliza, no solo nos
comunica al terapeuta información adicional relevante, sino que oye por sí
mismo lo que hasta hacía un rato solo estaba en su cabeza Es un elemento
muy importante, ya que gracias a él algunas cosas suenan totalmente distintas,
nuestros pacientes mismos pueden decir: "no pensaba para nada que sonara
así, no pensaba para nada que iba a decir esto". Puede suponer el comienzo
de más opiniones, interpretaciones y pretextos para dialogar. El paciente está
en diálogo constante con su obra y con la persona que dirige la terapia, aunque
el diálogo consiste aquí en una discusión entre dos partes, mientras que
nosotros tenemos tres elementos en este proceso, ya que añadimos la obra.
Por lo tanto, hay intercambio constante de información, comunicación y
conversación sobre este tema.

El siguiente grupo de preguntas incluye aquellas sobre la creación del


paciente, sobre el dibujo que ha creado. Supongamos que se trata de un
trabajo plástico, lo que suele ser un dibujo con colores, así que mis sugerencias
irán con este enfoque. Así pues, preguntamos sobre el orden espacial: "¿Por
qué has colocado este elemento justo aquí en este lugar? ¿Tiene relevancia
para ti?". Podemos observar, por ejemplo, una pequeña mancha roja en mitad
de la hoja que nos llama la atención como terapeutas. Si queremos averiguar
por qué se encuentra justo en el centro del trabajo de nuestro paciente, solo
tenemos que preguntar. Puede que para él tenga un significado especial, o
quizás los responda algo que suelo oír muy a menudo: "Aaaah, no lo sé, se me
cayó el lápiz ahí y no me dio tiempo a borrarlo. El punto es irrelevante".
Mientras tanto, nosotros ya podíamos haber construido todo un significado
alrededor del punto, así que antes de interpretar y anotar nada, recomiendo
que pregunten por su significado.

Podemos preguntar por la forma: "¿Significa algo para ti esta mancha, línea o
elemento?". Puede que no, puede que nuestro paciente comprobase cómo
pinta el lápiz que le dimos porque es la primera vez que dibuja con él y está
interesado en sus posibilidades plásticas. O quizás quería comunicar un
elemento importante para él que le había venido a la cabeza. Así que
pregunten. La forma siempre depende de los elementos que veamos en el
trabajo de nuestro paciente. Si empleó manchas, líneas que nos querían
mostrar algo de manera simbólica. También existen elementos concretos,
como un perro, una casa, una mariposa, un árbol... Ahí no hay discusión
posible, vemos lo que son. Pero su ubicación, su forma y la manera de
dibujarlos pueden llamarnos la atención y ser un elemento sobre el que
queremos obtener información de nuestro paciente.

Más preguntas, sobre colores. Como hablamos en nuestras sesiones


anteriores, solemos tener una gama completa de colores a nuestra disposición.
En algunas técnicas se aplican gamas de colores más amplias, de 8 a 12
colores. A veces se trata de un número ilimitado, a veces tenemos un número
limitado de recursos que se adapta a un método concreto. Su disponibilidad,
sus posibilidades y la multitud de colores seguro que tendrá relevancia y
merece la pena preguntárselo a nuestro paciente, preguntarle por qué ha
utilizado unos colores específicos. Los colores que emplean las personas que
presentan sus obras plásticas están unidos a la historia del arte, pero también a
nuestras bases culturales. Entendemos el color negro como algo triste, un color
que se atribuye simbólicamente a situaciones de pérdida, a funerales. En otros
países hay que vestirse de blanco para los funerales, así que es importante
que sepamos cómo interpreta los colores nuestro paciente, aunque nosotros,
como responsables de la terapia, también empleamos claves de color
específicas. Los animo a buscar mas información, hay muchas publicaciones
que hablan de este tema.

Puedo preguntar a mis pacientes: "¿Por qué has elegido este color? ¿Por qué
es relevante? ¿Con qué asocias este color? ¿Qué significado tiene?". Puede
que las respuestas que obtengamos sean tan sencillas como antes: "No lo sé,
dibujé el pelo de esta persona con este color porque justo tenía este lápiz en la
mano / porque me llamó la atención el color. Me gusta mucho este color y
quería que estuviera presente en mi trabajo". Pero también puede tener un
significado más profundo. Puede que sea el color que esa persona tenía
siempre, por ejemplo pelo negro, y por eso el paciente quería reproducirlo de
manera fiel. En este caso, nuestro paciente ha intentado darle un peso
concreto a esta persona, sabe quién es perfectamente y sabe el color de pelo
que tiene. Las preguntas estimulantes, es decir, aquellas que deben despertar
la imaginación, deben obligar a nuestro paciente a reflexionar.

"Si tuvieras que pintar un sol, una montaña o el mar, ¿qué color tendría?". Eso
si esos elementos no están presentes en el trabajo de nuestro paciente. Y
ahora: "¿Por qué?". Es decir, preguntas sobre el significado del color. Podemos
encontrarnos personas que no pintan el mar de color azul o verde, sino de
amarillo, ya que pueden tener recuerdos de cuando estuvieron en la costa y el
sol se reflejaba en el agua de manera que tenía un aspecto dorado. No es que
sea ningún malentendido, sino una evocación a una situación, a esa estancia
en la costa en el pasado.

"¿Piensas que en un año pintarías el mismo dibujo sobre el mismo


tema?". Es una pregunta sobre la perspectiva temporal. Si pensamos que en
un año seremos iguales, si tendremos otras experiencias, conoceremos otras
personas, estaremos en otras situaciones. Y si todo esto que viviremos este
año, lo que vamos a cambiar y lo que nos vamos a desarrollar influirá en
nuestro dibujo. Por supuesto, por mi experiencia en la arteterapia sé que sí.
Simplemente se trata de preguntar a nuestro cliente si es consciente de que el
dibujo en cuestión refleja su estado actual. El estado de aquí y ahora. Y de que
en un año, este dibujo tendrá un aspecto totalmente diferente. Puede ser más
optimista, más pesimista, contendrá más o menos elementos. Puede que se
reorganice por completo. Es lo que queremos que nuestro paciente nos diga.

Siguiente pregunta: "Si hubieras hecho este dibujo antes del


evento/problema que estamos trabajando ahora, ¿sería diferente? ¿Qué
opinas?". Es una pregunta para incitar a nuestro paciente a reflexionar que
cada acontecimiento de nuestras vidas cambia la perspectiva de nuestro
mundo. En relación con esto, las creaciones plásticas/arteterapéuticas
evolucionarán de distinta manera. Son el reflejo de nuestro estado actual, el
cual comprende todos nuestros acontecimientos vitales. Por lo tanto, tenemos
que hacer que nuestro paciente se dé cuenta de que antes de ese
acontecimiento seguro que el dibujo tendría otro aspecto y de que en un
tiempo, al acabar el proceso terapéutico, el dibujo también tendrá matices
diferentes, otra composición e incluiría distintos elementos y colores.

"¿Crees que si fueras 20 años mayor tu dibujo sería diferente? ¿Por


qué?". Aquí también es importante que el paciente adopte una perspectiva
que permita cambiar el enfoque respecto una situación determinada, intentar
alejarse de esa situación, de ese problema, y que adopte una perspectiva de
una persona mayor, más madura, una persona que en 20 años quizás ni
recuerde este acontecimiento que trabajamos hoy y que seguro estará en otra
etapa de la vida. Es una pregunta muy interesante y estimulante, sobre todo
para los adolescentes que a veces tienen un enfoque muy radical respecto a
sus situaciones vitales y problemas. Les parece que son muy difíciles, de
hecho, imposibles de resolver. Adoptar la perspectiva de una persona de 35
años, adulta, quizás con familia, hijos, piso, casa, coche, trabajo, permite a los
pacientes ponerse por un momento en la situación de una persona que todavía
no existe pero que cambia por completo el punto de vista sobre una situación
determinada.

La metamorfosis de Narciso
Ejemplo de una sesión

Hablare acerca del famoso cuadro de Salvador Dalí "La metamorfosis de


Narciso". He elegido este cuadro en particular por su estructura, por su
significado. Por supuesto, es uno de mis pintores favoritos. Estoy segura de
que trabajar con este cuadro les aportará mucha satisfacción y mucha
información interesante sobre los pacientes. También utilizo este cuadro en el
trabajo. Lo he escogido debido a su ambigüedad. Así pues, nuestro paciente, al
observarlo, puede atribuirle significados totalmente inesperados, muy
individuales. Cada participante puede encontrar algo para sí mismo, algo que le
llama la atención en especial, que hace volar su imaginación, que le recuerda a
algo. Puede que recuerde acontecimientos concretos, puede que una imagen,
emociones que nos permitan conseguir material de trabajo adecuado y sacar
esa primera respuesta que dará inicio al diálogo con el paciente. Otro aspecto
por el que creo que este cuadro es muy útil es la cantidad de detalles. El
simbolismo, también la ambigüedad, la posibilidad de interpretar diferentes
cosas libremente y la irracionalidad.

"La metamorfosis de Narciso" representa el símbolo conocido por todos,


Narciso, un hombre joven y apuesto que mira su reflejo en el agua y se
enamora de él. Representa la situación de una persona muy bella, que al
mirarse en el agua ve su reflejo, quizás sin ser consciente del todo, quizás
nunca lo había visto hasta ese momento, puede que busque a alguien muy
parecido. Aquí tenemos una serie de interpretaciones diferentes. Sin embargo,
al principio me gustaría hacer hincapié en el contenido de este cuadro. Es un
solo cuadro, pero realmente consta de dos partes principales: la izquierda y la
derecha. Podría parecer que contiene a Narciso que se refleja en el agua, es
decir, un tipo de espejo. En este caso el agua se coloca simbólicamente
debajo, mientras que los dos elementos que deben representar el reflejo se
encuentran a la izquierda y a la derecha del cuadro.

A la derecha hay un colorido totalmente distinto, unas asociaciones totalmente


diferentes, observamos otros elementos. El huevo del que nace la flor, pero
también el huevo sujeto con los dedos, parece que es parte de la mano, creada
o esculpida en piedra, al menos esa impresión da. En el otro lado, hay colores
totalmente distintos, otro tipo de interpretaciones. La parte superior no da la
impresión de ser un huevo, tampoco hay flor que salga de él y los elementos
que vemos alrededor no los asociamos inequívocamente con una mano
humana, sino que nos parece más bien una figura humana. Teniendo en
cuenta los colores, podemos añadir la interpretación de que que es una
escultura que debe representar una figura humana, hecha de algún metal
noble, puede que incluso de oro. Presten atención también a los elementos
adicionales alrededor de esta figura: mucho rojo, negro y dorado que evocan
otras asociaciones, sentimientos y estados de ánimo. Y en este lado la imagen
de nubes, cielo, una montaña a lo lejos. Podemos atribuirle a la montaña un
significado adicional, por supuesto. También hay un cierto elemento rojo,
vemos un tablero de ajedrez. La montaña se puede interpretar incluso de otra
forma, podemos pensar que es una pirámide o incluso montones de basura- De
verdad, aquí tenemos la oportunidad de atribuir cantidad de información y
asociaciones a esto.

Por supuesto, recuerden que la elección del cuadro tiene como objetivo mostrar
la mayor cantidad de información, pero no tiene por qué ser este específico,
puede ser otro que nos permita preguntar este tipo de preguntas que se
correspondan con el problema y la situación del paciente. Esto es clave: tomar
la decisión sobre el material que usaremos para colaborar con nuestro
paciente. Si se trata de un niño de cinco años con trastorno de apego con los
padres, lógicamente elegiría otro objeto, elemento o cuadro. Este cuadro lo
elegiría para personas con un trastorno de la visión sobre sí mismas, pero que
también se encuentran en una etapa clave de su vida. Para mí, esa etapa es la
adolescencia, la etapa de maduración. Reaccionan muy bien ante este cuadro,
les apetece hablar sobre él. El cuadro puede ser tan solo el punto de partida de
la conversación. Sé por experiencia que los adolescentes necesitan
conversaciones sobre otros temas que no necesariamente traten sobre las
situaciones concretas en las que se encuentran. Por lo tanto, aquí el reflejo, la
dualidad de elementos, la diferencia de interpretaciones, estructuras y colores,
la derecha y la izquierda y la totalidad del cuadro les dan pie a conversar sobre
la dualidad de este mundo, sobre la posibilidad de mirar de manera diferente a
la misma situación. Sobre que al mirar un mismo elemento, tú y yo podemos
interpretarlo de manera diferente. Lo cual no significa que uno de los dos tiene
razón o se equivoca, simplemente significa que somos diferentes.

Estas son las preguntas que he preparado específicamente para este


cuadro: "¿Qué piensas que ve Narciso al mirar al agua? ¿Qué ve Narciso a la
derecha y a la izquierda?" Puede que nuestro paciente nos diga que la imagen
de la derecha no presenta una figura humana en absoluto, que no es Narciso.
Por otro lado, será propenso a afirmar que a la izquierda es Narciso. Por
supuesto, se habran dado cuenta con esta primera pregunta que al emplear
este cuadro y la metáfora de Narciso suponemos que nuestro paciente sabe
quién fue Narciso. Es necesario realizar esta introducción al principio. "¿Qué
verías si te miraras en el espejo del agua? ¿Qué reflejo observarías?". Repito,
no tiene por qué ser algo unívoco, también puede estimular a que se
identifique: "¿Con cuál de estas figuras te identificas más? La de la izquierda o
la de la derecha? ¿Por qué? Si pudieras mirarte en esta agua, si pudieras
acercarte a este lago pintado, ¿qué verías? ¿Sería seguro lo que ves ahora en
el cuadro, o quizás otra cosa?". También podemos emplear un espejo para
esta ocasión. Es decir, además del cuadro, podemos animar a que nuestro
paciente se mire al espejo en realidad e intente interpretar lo que ve de manera
plástica. Esta pregunta es muy obvia. No obstante, hay que hacerla: "¿Qué ves
en esta imagen?". Yo veo otros elementos, me fijo en ellos primero, y tú ves
otros, hablemos de ello. Puede que nuestro paciente afirme que le ha fascinado
la flor que surge del huevo. Puede que se dé cuenta de que hay otro huevo a lo
lejos. O que el huevo realmente no lo es, por ejemplo puede ver que es el
hombro de la figura en dorado. Puede que se dé cuenta del animal en primer
plano, o quizás se fije en el tablero ajedrez que tiene color negro, pero también
otros.

Siguiente pregunta: "¿En qué te has fijado primero? ¿Qué te ha llamado la


atención al principio? ¿Por qué? ¿Qué opinas? ¿Qué sensaciones te evoca
este cuadro? ¿Qué sientes al observarlo ahora? ¿Puedes atribuirle diferentes
sensaciones a la imagen de la izquierda y a la de la derecha?". Recomiendo
tener a la mano una hoja y un bolígrafo parar a reflexionar juntos durante un
tiempo. Dejen que el paciente reflexione un rato y que anote esos elementos,
esas emociones que puede que se hayan despertado en él. Dividamos la
hoja en dos partes, izquierda y derecha, y anotemos los sentimientos y
emociones correspondientes a las partes del cuadro. Esto nos proporciona más
material de análisis con el que podemos trabajar durante la sesión terapéutica,
podemos hacer referencia a notas concretas que ha escrito nuestro paciente.

"¿Cómo describirías estos dos mundos?". Suponiendo, claro está, que nuestro
paciente vea dos imágenes y coincida con nosotros en que son dos mundos
específicos, a la derecha y a la izquierda. ¿Dicen algo distinto? ¿Muestran otra
realidad? ¿Evocan otras percepciones? También podemos preguntar
directamente: "Si pudieras entrar en el cuadro, ¿en qué lado querrías vivir?
¿Qué crees que el autor quería comunicar? ¿Qué quería decirnos la persona
que pintó este cuadro? ¿Se trata de mensajes unívocos, obvios para todo el
mundo, o cada uno los puede entender de forma distinta? ¿Cambiarías algo o
añadirías algo en este cuadro?". Es decir, manipulamos, estimulamos. Una vez
hayamos pasado tiempo describiendo este cuadro, podemos intentar que el
paciente cree su propio collage. Por supuesto, para ello tenemos que imprimir
este cuadro en un formato algo más grande y preparar elementos adicionales
que pueda utilizar nuestro paciente: revistas, papel, papel de seda, cintas,
hilos, palillos e incluso elementos que suelen utilizar los niños como lentejuelas,
elementos que puedan evocar distintas asociaciones.

La siguiente parte de nuestra sesión estará enfocada a crear nuestra propia


versión de este cuadro. Con esa posibilidad de manipular objetos podemos
estimular la creación visual. Y podemos suponer que gracias a ello, nuestro
paciente creará una realidad totalmente nuevo. Ahora solo queda preguntarnos
qué realidad: ¿una que se corresponde con el cuadro original, o una que
resulta ser más extraña, llamativa y dice mucho de nuestro paciente? Todo
esto servirá para profundizar en el diagnóstico y en la conversación con nuestro
paciente.

Siguiente pregunta: "¿Qué elementos del cuadro te han interesado más?".


También podemos preguntar: "¿Qué eliminarías del cuadro y por qué?". Y la
última pregunta: "¿Qué piensas que ocurría en el cuadro hace 5
minutos? Antes de que alguien captara esa imagen, ¿qué crees que estaba
ocurriendo?". Las figuras que se encuentran en el centro del cuadro tienen una
historia. "¿Tiene el lado derecho del cuadro una historia diferente a la del
izquierdo? ¿Son personas que se han quedado petrificadas por culpa de un
horrible hechicero?". Podemos crear elementos adicionales como he dicho, por
ejemplo collages, pero además, si estimulamos la imaginación, podemos pasar
a la siguiente etapa y animar a nuestro paciente a que escriba estas reflexiones
en forma de relato. También podemos preguntar: "¿Qué va a ocurrir en 5
minutos?", o "¿cómo cambiaría la historia de este cuadro si lo pudieras
modificar, y por qué?".

Todo lo que he mencionado debe representar otra herramienta que nos permita
estimular a nuestro paciente a que cree. Puede que hablar del cuadro sea una
situación accesible e interesante, pero crear algo por sí mismo, la creación
visual y plástica, ya no tanto. Provoca incomodidad porque no se siente hábil
para hacerlo. Por eso podemos sugerirle que cree un relato, un cuento o
incluso un cómic. Puede que eso le interese mucho más, que este tipo de
trabajo le reporte más satisfacción y que le permita acceder a su interior de
manera más profunda, realizar el análisis del tema que trabajamos y comenzar
a trabajar a fondo con el problema en cuestión. Los animo a crear este tipo
de sesiones heterogéneas, es decir, que combinen distintos tipos de
elementos de creación en el marco de las técnicas arteterapéuticas, ya que son
las más creativas y estimulantes. No aburren, no dan lugar a situaciones en las
que nuestro paciente empieza a cansarse, a perder ganas, deja de hablar con
nosotros y se piensa si merece la pena volver para otra sesión. Crear a
diferentes niveles nos da la posibilidad de trabajar dinámicamente, pero
también nos permite conocer las características y las preferencias de nuestro
paciente.

Psicodibujo
Un dibujo que tiene como objetivo incitar la propia creatividad, pero una
creatividad muy estructurada. Tenemos la posibilidad de utilizar muchos
elementos diferentes, muchos modelos o temas distintos.

En este caso en la figura 1 hay un esquema de la figura de una persona, no se


trata tanto de cómo está hecho sino del contorno de la silueta, que nos permite
rellenar esta silueta. Si se trata de personas que llegan a nosotros para
actividades de arteterapia, no siempre son capaces de representar de forma
correcta esta silueta, cuando tienen este modelo para rellenar es para ellos
mucho más fácil.

Debido a que se trata de la silueta completa de una persona, tenemos la


cabeza, las extremidades, el tronco, podemos pedir que con ayuda de lápices,
de colores, de símbolos, coloquen dentro de esta silueta humana unos
elementos en determinados lugares, que simbolizarán sentimientos negativos
en el cuerpo. En la zona de los hombros, del pecho, aparecen manchas
intensas, negras o rojas, que suponen una opresión, aparecen dolores de
cabeza dibujados, a veces simbólicamente hinchazón de las piernas, pesadez
en los brazos, y gracias a esto el trabajo en la expresión de estas emociones
negativas, de este peso o esta incomodidad es muy fácil de manifestar de esta
forma.

Podemos también trabajar con el reflejo especular, por ejemplo, Narciso. En un


reflejo colocamos lo que nos desanima, lo que nos duele, lo que nos afecta a
diario, y en el otro colocamos en los lugares adecuados lo que nos permite
sentir la alegría de la vida, de qué forma la sentimos, puede ser en la zona del
abdomen, o en el pecho o los brazos, a veces se dibujan alas, a veces un
escudo y una espada, como forma de valérselas en situaciones difíciles.

Fig. 1

Y en la figura 2, en el que puede verse el bosquejo de una figura que fue el


punto de partida, que se llamaba "Yo y mi Ángel". Y aquí cada uno de los
participantes tenía a su disposición un gran pedazo de papel gris, en el que
podían acostarse. En este caso no se limitó simplemente de rodear la silueta
como aquí, sino que se tumbó de costado y dibujó unas bellas alas de
mariposa, todo el trabajo se mantiene en unos colores pastel claros, pero el
punto de salida siempre es el contorno de la silueta. Da la sensación de que yo
doy un prototipo para lo que será realizado en un momento. El espacio del
papel gris, los lápices de colores y las pinturas tienen aquí un efecto
intensamente fortalecedor, estimulante de la propia expresión.

Fig. 2

Preguntas empleadas en el contexto del psicodibujo:

 ¿Qué has pintado?


 ¿Qué historia cuenta tu dibujo?
 ¿Qué representa esta mancha, línea, elemento?
 ¿Puedes decirnos algo más de este elemento?
 ¿Qué cambiaría si este elemento fuera más grande, o más pequeño que
ahora?

Yo combino a menudo el psicodibujo con el movimiento, que introduce


relajación y espacio para el cuerpo, es decir, de lo que hablamos en el contexto
de la mandala: codificación y descodificación, cambio de los esquemas de
movimiento y de los esquemas de pensamiento, transformación de las
imágenes mentales en una imagen visual, así como el movimiento en forma de
dibujo.
Valores terapéuticos: relajación, tranquilización, reducción de la tensión,
posibilidad de expresión, manifestación, catarsis, concienciación de lo
inconsciente, exteriorización de lo interno y trabajo con un continuo, es decir,
podemos hacer referencia a lo que hubo, lo que hay y lo que habrá.

En cuanto a los temas del psicodibujo, estos pueden ser muy


diferentes. Normalmente se trabaja con: yo y mi fuerza, qué es mi escudo, mi
puerto, mi estorbo, mi pirámide de necesidades, de dónde vengo – a dónde
voy, yo como animal, yo como árbol, mapa de los sueños, tras la puerta
cerrada (algo profundamente oculto en mi interior), qué encontré en la
madriguera del conejo, los tres deseos más importantes del mundo, mi amigo,
yo - yo no, máscaras y retratos.

Debemos advertir a nuestros pacientes que no es importante que tengan o no


tengan talento. Todo el que es capaz de sujetar un lápiz de colores y una hoja
puede hacer un dibujo, que es importante y está lleno de contenido, no lo
valoramos como bonito o feo, bien hecho o no, no prestamos atención en
absoluto a estos contextos.

Es importante lo que el paciente experimenta durante la creación de este


dibujo, no es esencial cuál es su resultado. No le damos demasiada
importancia a lo que ha sido creado. Es más importante la forma en la que fue
creado el dibujo y qué emociones despertó en nuestro paciente. A pesar de
que haya dejado de dibujar, o le parezca que el dibujo está acabado, podemos
seguir trabajando con él, podemos estimular, animar a seguir actuando, puede
que esto dé como fruto un cambio introducido por nuestro paciente.

Biblioterapia y cuentoterapia
La biblioterapia es un tipo de terapia que se incluye en el campo de la
arteterapia y que se basa en la literatura. Tenemos el libro impreso detallado,
audiolibros, ebooks y adaptaciones para la pantalla. Mientras tanto,
la cuentoterapia se concentra en la terapia a través del cuento. También
aquellos que están disponibles como cuentos en el mercado editorial. Son en
particular cuentos de carácter terapéutico y se emplean en este contexto.
Tenemos aquí la posibilidad de leer estos cuentos y de crear cuentos o relatos.
Puede emplearse una terapia basada en obras ya creadas, es decir, una en la
que empleamos un libro preparado, un cuento preparado, la llamada
cuentoterapia pasiva, y otra que está basada en la creatividad propia de
nuestros pacientes, la llamada cuentoterapia activa. Pueden utilizarse ambas
actividades. Pueden combinarse con otras técnicas de arteterapia. Podemos
animar a crear ilustraciones para un cuento que sea un texto.

Prevención y tratamiento: si se trata de la depresión, trabajaremos con


cuestiones tales como la pérdida del sentido de la vida, la sensación de
desesperación, una baja autoestima, la falta de confianza en las propias
posibilidades y fuerzas, el pesimismo. Buscamos un tipo de contenido que
pueda ser compatible y comparable con las sensaciones de nuestro paciente.
También tenemos aquí trastornos de conducta: falta de autocontrol, frustración,
baja autoestima, sensación de inferioridad, a menudo trastorno del apego,
sensación de falta de afiliación.

En el contexto de los trastornos de ansiedad crearemos la figura un héroe, un


protector, que debe ayudarnos a vencer estos miedos y es así como se
construyen los cuentos terapéuticos, especialmente para los niños, en los que
este héroe, esta persona clave o figura clave es creada como un amigo que
ayuda a vencer las situaciones de ansiedad. También podemos evocar la
creación mágica de hechizos que llaman a este héroe, una descripción
detallada de la figura de este héroe, de qué elementos está formado, qué lleva
encima, si tiene algunos elementos adicionales, mágicos, y la creación de su
aspecto, también podemos pedir crear una ilustración. Tenemos muchas
actividades diferentes: creación de relatos, de diarios, de libros, de pequeñas
formas de cine, fotografías, artes teatrales, performance, improvisación o baile.
En cuanto a la biblioterapia, se basa en materiales de lectura seleccionados.
Tenemos que seleccionar debidamente el material. Los libros empleados en la
biblioterapia son materiales terapéuticos auxiliares. Empleados en la
orientación para la resolución del problemas personales mediante una lectura
dirigida. La biblioterapia es un esfera más completa y uno de sus elementos es
la cuentoterapia.

La terapia mediante los relatos, los cuentos, llamados también cuentos de


ayuda. Como han demostrado los estudios de los psicólogos, al leer
determinadas historias se puede ayudar en muchas situaciones difíciles -
emocionales - tales como miedos irracionales o los primeros días en la
guardería. La cuentoterapia es un método que se utiliza para el trabajo con
niños en edad preescolar y escolar temprana, pero, por supuesto, también
podemos servirnos de esta herramienta en el contexto del trabajo con adultos.

Influencia de la cuentoterapia: adquisición de nuevos conocimientos,


aprendizaje de nueva información sobre el mundo, conocimiento de nuevas
formas de salir de situaciones difíciles, creación de una actitud positiva, de una
imagen positiva de uno mismo, de la propia persona, experimentación de una
catarsis.
Como corregir los problemas
emocionales a través del
contacto con el arte
Hablaremos de cuatro tipos de trastornos: trastornos de conducta, trastornos
de ansiedad, trastorno reactivo del apego y depresión. En el contexto de
estos elementos hablaremos de las posibilidades de emplear la arteterapia.

Los trastornos de conducta tienen diferentes tipos de manifestaciones.


Normalmente hablamos de trastornos de conducta si se trata de un contexto de
personas en el periodo de la adolescencia, los niños y los jóvenes entre 11 y 18
años de edad (el rango de edades es convencional). Tenemos aquí dos
determinantes que son muy intensos: el carácter antisocial y la aparición de
la agresión y la rebeldía. El carácter antisocial, como la agresión, pueden
pasar por esta etapa de forma más o menos positiva, no solo en el trabajo de
arteterapia, sino también como resultado del desarrollo de la personalidad, y
estos trastornos desaparecen o reducen su intensidad. En función de qué tipo
de trabajo se emprendió. Los trastornos de conducta están incluidos en la
clasificación ICD:10:F91, así que es posible hacer referencia a esto y buscar.

Como resultado se llega a una inadaptación social permanente. En este


contexto la inadaptación social transcurrirá en tres etapas.

Una 1ª etapa relativamente poco intensa, poco peligrosa, una 2ª en la que ya


debería producirse esta intervención diagnóstica, iniciar la terapia y una 3ª
etapa en la que la agresión y la rebeldía llegan a su nivel máximo, donde las
reacciones activas son de hecho el único tipo de reacción, que se extiende y
afecta no solo a las personas hacia las que realmente sentimos aversión, sino
que empezamos a comunicarnos de esta forma con todas las personas que
hay en nuestra vida y el individuo trastornado buscará referencias y buscará el
contacto con grupos criminales, entrando de esta forma en una estructura
criminal. Los niños, los jóvenes de entre 11 y 18 años de edad tienen a menudo
un comportamiento agresivo sin motivo alguno, cualquier situación es suficiente
para que estos comportamientos adquieran un cariz agresivo. También somos
conscientes de que este tipo de comportamientos son cada vez más frecuentes
en el mundo que nos rodea. El trastorno se clasifica como permanente, se
mantiene durante más de 6 meses. No es resultado de la malicia infantil o la
rebeldía juvenil. A veces es complicado constatar esto de manera inequívoca,
siempre intentamos llegar en nuestro diagnóstico a conclusiones claves,
reuniendo de paso gran cantidad de materiales que nos permitan excluir la
incidentalidad, la malicia infantil o la rebeldía juvenil.

Conductas más frecuentes: peleas frecuentes y ataques de ira, tiranización y


crueldad hacia personas y animales, devastación del entorno, provocación de
incendios, robo, mentiras frecuentes, huida de casa, ataques de ira y
desobediencia. Cada persona joven presenta casi todos estos síntomas una o
varias veces. Seguro que en el colegio vemos peleas, empujones, mentiras,
ataques de ira, desobediencia, a veces también crueldad hacia personas y
animales, puede ser incidental, puede que en una situación de emoción
extrema, pero cada vez tenemos que tratar con esto más a menudo.

En este contexto se pueden emplear actividades con ayuda de la creación


visual, la musicoterapia, el baile, la teatroterapia, la biblioterapia, la filmoterapia.
Reducción de la intensidad del carácter antisocial. Llamo aquí la atención a los
contactos con otras personas. Gracias a las actividades de arteterapia
podemos incluir, de forma muy controlada, muy atractiva, a individuos que
tienen problemas de conducta en los contactos con otras personas.
Preparando así las actividades de arteterapia, para tener la posibilidad de
trabajar en grupos más grandes o más pequeños. Esto es extremadamente
importante y este entrenamiento interpersonal, un entrenamiento de la
interacción en el marco de las actividades de arteterapia, trae unos resultados
fantásticos. Tenemos una reacción a la agresión mediante la descarga de la
tensión de forma socialmente aceptada, el control de las propias emociones, la
reacción emocional de forma adecuada a la situación, sin una reacción
excesiva.

Las actividades de arteterapia pueden tomar esta forma, que ante todo da la
posibilidad de descargar la tensión bien en forma de movimiento intenso o bien
tocando intensamente algún instrumento. Nos encontramos cada vez con más
frecuencia con actividades muy interesantes. Para la musicoterapia pueden
emplearse incluso cestos de plástico, papeleras de plástico, que puestas del
revés y con ayuda de dos palos de madera pueden servirnos como tambores y
pueden proporcionarnos de forma muy sencilla una posibilidad de
descargarnos. De este modo se reduce la tensión sin destruir nada, pero
sintiéndolo.
Y un último elemento de rebeldía. En el caso de la rebeldía, es decir, la
negación de todo lo que nos rodea, la falta de disposición para el acuerdo, la
falta de ganas de asumir el papel de una persona que debe aceptar ser dirigida
por otras, trabajaremos a través del deseo de expresar la oposición. No
podemos ahogarla, porque provocaremos una situación en la que esta rebeldía
aumentará y finalmente explotará con fuerza redoblada. En relación con esto,
buscamos una vía, una posibilidad de expresar nuestra oposición en el campo
de la arteterapia, que será atractiva para estas personas y les permitirá
descargar las tensiones relacionadas con el hecho de destacar su
individualidad. Hay que recordar que la rebeldía no siempre significa que la
persona joven, que expresa su oposición, sabe lo que quiere. Es una llamada
de auxilio, a veces es una llamada diciendo "préstame atención". Para eso se
es rebelde, para llamar la atención sobre mí, porque si hago lo que me mandas
no me elogias, no me percibes. En relación con esto, la rebeldía es un
elemento por el que podemos entender diferentes aspectos, y nuestro paciente
puede querer expresar diferentes cosas. Tenemos que saber qué se esconde
tras el aspecto de la rebeldía. En caso de oposición podemos trabajar con
preguntas claves, es decir, con la búsqueda de la pregunta a la respuesta de
quién soy. Si no quiere hacer lo que le pido, no hay ninguna idea sobre qué
hacer en esta situación. Resulta que esta persona no tiene ninguna idea. No
quiere hacer lo que se le manda, pero si tiene la oportunidad de elegir no sabe
qué debe hacer. No es una persona creativa o constructiva en sus actuaciones.
Búsqueda de la respuesta a la pregunta ¿quién soy? ¿qué me gustaría? ¿qué
puedo proponer? La situación se revierte, la oposición se convierte en una
situación en la que como un individuo fuerte dirige al grupo. Pero debe tener
algo que ofrecer, debe tener una idea de actuación. ¿Es la oposición esa
actuación? No, porque por norma niega todo lo que se le propone. Por eso
animo a menudo a utilizar actividades en cuya estructura se incluye un
elemento en el que cada uno de los participantes es la persona dirigente por un
momento, y el resto de los participantes deben prestar atención a esta persona
y hacer lo que esta persona les mande. Por ejemplo, en un grupo de
coreoterapia, por un momento cada uno de los participantes muestra su
movimiento y todos los demás deben reproducir ese movimiento, repetirlo. Es
algo difícil, pero muestra a cada uno de estos participantes durante un corto
tiempo lo difícil que es ser la persona que dirige y lo difícil que es luchar con un
grupo que no quiere colaborar.

Trastornos de ansiedad. Tenemos aquí un amplio grupo, es decir, trastornos


neuróticos, que tienen influencia sobre la conducta, el pensamiento, las
emociones y la salud física. Se puede decir que la totalidad de la psique, la
totalidad de nuestro organismo está conectada y los trastornos neuróticos
actúan sobre todas las esferas de nuestra personalidad y de nuestro
funcionamiento. Algo que está provocado tanto por agentes biológicos como
por agentes personales individuales. Las personas afectadas por estos
trastornos sufren a menudo más de un trastorno de ansiedad. Muy a menudo
pueden ir acompañados de depresión, trastorno del apetito o dependencia, por
ejemplo de las drogas o sustancias estupefacientes, el alcohol, la nicotina, los
ordenadores, la dependencia de las compras y muchas otras cosas.

Los síntomas más frecuentes son: ataques de pánico, nerviosismo, trastorno


postraumático de la memoria. Pueden ser consecuencia de experiencias
traumáticas como una violación, la violencia sufrida en la infancia, el hecho de
ser testigo de una guerra o una catástrofe. También tenemos fobias,
obsesiones, visiones y compulsiones.

El tratamiento es normalmente bipolar: psiquiátrico y psicoterapéutico. Toma de


diferentes tipos de específicos y además psicoterapia. La psicoterapia y la
farmacoterapia se complementan mutuamente, pero podemos añadir a esto la
psicoeducación, es decir, el hacer consciente al paciente de dónde, por qué
motivo, por qué causa sufre este tipo de trastorno y cómo él mismo puede
ayudarse, cómo puede colaborar con el terapeuta y acortar su tratamiento.
Métodos de autoayuda.

Si se trata de la arteterapia, sobre todo en el caso de diferentes tipos de fobias,


gracias a la arteterapia podemos incluir el proceso
de "desensibilización" gradual, de estimulación, exposición de nuestro
paciente al estímulo. Desde un dibujo, pasando por un trabajo con fotografías,
o un trabajo con relatos, música, visualizaciones, podemos incluirlo todo aquí.
También tenemos el problema de la reducción de la tensión. Los trastornos de
ansiedad van muy frecuentemente acompañados de una muy intensa tensión
muscular, lo que a su vez influye en una desorganización del funcionamiento
de todo el organismo. La sangre circula peor, la falta de oxigenación de todo el
organismo, la ralentización de los órganos internos, toda la presión, que
funciona aquí como una coraza que presiona todo nuestro organismo,
producen una desorganización, una disfunción a muchos niveles diferentes.
Introducimos una reducción de la tensión. Podemos imaginar actividades
motrices que tienen como función relajar, introducir un espacio, animar a la
actividad. Pensamos también en diferentes tipos de actividades relacionadas
con la relajación en una posición sentada o tumbada, así como actividades que
introducen elementos de musicoterapia, que mediante grabaciones de música
debidamente seleccionadas permiten relajar todo el cuerpo sin la necesidad de
pensar tan intensamente en ello. La música con propiedades relajantes actúa
sobre nuestro organismo independientemente de nuestra voluntad. Así pasa
con todos los tipos de música. Podemos hablar de cierto elemento de
manipulación, pero mediante una herramienta tan sencilla podemos conseguir
este efecto de reducción de la tensión. Una facilitación de la consecución del
llamado estado de relajación en una situación de estrés y ansiedad.

Facilitación de la expresión de aquello que le cuesta verbalizar al paciente, es


decir, el origen o la causa del trastorno. A veces los trastornos de ansiedad son
difíciles de definir para el paciente. Le cuesta afirmar de forma inequívoca que
es lo que los causa realmente. Con una creación visual no impuesta, sin un
tema impuesto, puede que consigamos llegar a la causa de este trastorno.
Igual que en la coreoterapia o en la escritura de un poema. Si el paciente es
acostumbrado a este trabajo arteterapéutico en diferentes niveles, de repente,
en un determinado momento se pone en marcha el proceso de su expansión
creativa, la expresión creativa de uno mismo, y el orden natural de las cosas
será la transformación de la información que hasta ese momento se encontraba
en la esfera del subconsciente en información consciente. Es decir, este nivel
de control interno es rebajado. Asociaremos la situación arteterapéutica con
una situación cómoda, con una situación en la que nos podemos relajar,
descansar, y entonces será el momento de poner en marcha este proceso
interno.

Puede ayudarnos a visualizar lo que hasta ese momento se encontraba en la


esfera de la imaginación, lo que podemos llamar como imagen interna
mediante la manipulación de la imagen que representa la causa del trastorno.
Puede reducir su importancia o aniquilarla al encerrarla simbólicamente en una
jaula (prisión) simbólica, o bien al destruirla simbólicamente (rasgando o
quemando un dibujo).

Ahora pasemos a un conjunto de trastornos. Hay aquí varios nombres


utilizados en la literatura, puede hablarse del síndrome de trastorno del
apego o trastorno reactivo del apego (RAD). Normalmente hace referencia a
trastornos en los vínculos entre la madre y el niño. Estos trastornos aparecen
muy pronto (0-3 años, pero también se habla de un rechazo psíquico del niño
por parte de la madre todavía en el periodo prenatal). Las causas más
frecuentes son: la falta de una atención adecuada y un cuidado del niño por
parte de los padres, es decir, los padres están presentes, pero no atienden
debidamente al niño, o bien por parte de los tutores o instituciones educativas.
Tengo aquí en mente orfanatos u otros tipos de centros que se encargan de
cuidar al niño en diferentes etapas de su vida. También sufren este trastorno
los niños maltratados, utilizados, que han sufrido abusos y tratados
incorrectamente. El rango de la problemática es muy amplio. La relación del
niño con la madre es imprescindible durante los primeros tres años de vida. Sin
este vínculo el niño no puede aprender la confianza, el amor, la compasión ni la
empatía. Son estos 4 elementos con los que podemos trabajar de forma
constructiva durante las actividades de arteterapia. Estas 4 habilidades de
supervivencia son clave en el desarrollo del niño en un niño cariñoso. Es decir,
en un adulto maduro. Los síntomas más frecuentes son: un compromiso
emocional inadecuado a la profundidad de la relación, demasiado profundo o
demasiado superficial. Las características comunes de los niños que los sufren
son la ansiedad, la hipersensibilidad, la ambivalencia emocional, una tolerancia
a la frustración reducida (una irritación muy rápida, una reacción en forma de
frustración ante incluso situaciones de la vida sin importancia), la respuesta
mediante la agresión ante los obstáculos encontrados (un elemento frecuente
de la Inadaptación Social). La evitación del contacto visual, la evitación de la
demostración de sentimientos o una demostración excesiva de apego, de
contactos próximos, la falta de control de los impulsos, el niño no puede con los
impulsos que le llegan, por eso reacciona de manera inadecuada: o con
demasiada intensidad o con poca, normalmente se siente atacado por una
cantidad demasiado grande de impulsos que le llegan, debido a esto se
encuentra en un estado permanente de tensión, de frustración. Explosiones
frecuentes de agresión, de autoagresión, pueden manifestarse en forma
extrema como intentos de suicidio, pueden ser dirigidas hacia las personas, los
animales o los objetos del entorno. Dificultades en los estudios, a la hora de
concentrarse en una determinada actividad, falta de apego, falta de confianza y
de cariño. Causa también la sensación de ser continuamente bombardeado por
muchos tipos diferentes de impulsos, debido a lo cual no somos capaces de
concentrarnos y tranquilizarnos para recibir una información sencilla, de ahí los
problemas en los estudios y que concentrar la atención en una acción sea aquí
un reto enorme. Comportamientos antisociales, a saber, mentiras, robo, falta de
remordimientos y trastornos atípicos de la alimentación: glotonería, esconder la
comida, etc.
Cómo podemos incluir las actividades de arteterapia. Reducción de la
intensidad del carácter antisocial, es decir, relacionarnos en el grupo con otras
personas, la formación gradual y lenta de las reacciones adecuadas mediante
los encuentros con otras personas, la habituación a la tranquilización, la
relajación. Contrarrestación de la agresión mediante la descarga de la tensión
de forma socialmente aceptada, el control de las propias emociones, la
reacción emocional de forma adecuada a la situación (sin una reacción
excesiva). Trabajo en el desarrollo de la habilidad de percibir, de sentir
compasión y cariño, empatía (el arte como fuente de emociones), podemos
utilizar obras que ya existen así como las obras individuales creadas por
nuestros pacientes. El arte es un portador muy intenso de emociones, por lo
que no tenemos que explicar durante mucho tiempo a nuestro paciente cómo
es la reacción emocional a la que llamaremos amor y cómo es la reacción
emocional que significa agresión. Se pueden emplear grabaciones musicales
adecuadas, que lleven precisamente a este estado de ánimo, despierten esas
emociones y nuestro paciente podrá experimentar en qué se diferencian estos
dos elementos.

El siguiente trastorno es la depresión, es decir, el proceso de búsqueda del


sentido perdido de la vida. El profesor Kępiński escribió en sus trabajos que la
depresión es tristeza que llega sin una causa concreta, se produce una caída
de la dinámica vital, aparecen dificultades para pensar y la temática de
nuestros pensamientos empieza a ser pobre. Las ambiciones, los éxitos o la
rivalidad dejan de tener importancia. Son característicos los problemas para
dormir, los trastornos del sueño: el paciente se queda dormido rápido y
después se despierta temprano por la mañana. Este sueño no es efectivo, no
aporta regeneración ni descanso. Kępiński se sirve del concepto de
metabolismo de la información, que significa el intercambio de información
entre la persona y su entorno. En la depresión este metabolismo está, en su
opinión, considerablemente limitado. Este intercambio de información decae.
La depresión es una enfermedad complicada, una situación vital difícil y difícil
de curar. La depresión crece lenta e imperceptiblemente. Gradualmente decae
el estado de ánimo, la persona se vuelve apática, pasiva, no tiene ganas de
ninguna actividad, prefiere permanecer alejada de otras personas, busca la
soledad, se encierra en sí misma. Esta tristeza no pueden hacerla desaparecer
ni los familiares, ni los sucesos positivos en la vida del enfermo. Lo que antes
suponía un placer, satisfacción, la realización de sus intereses, ya no le
interesa. En una forma más grave de esta enfermedad aparecen delirios y
comportamientos agresivos, como una expresión de la frustración, con un alto
nivel de intensidad. Aparecen pensamientos negativos.

Los síntomas corporales que acompañan a este tipo de trastornos son los
trastornos del sueño, de los que ya hemos hablado, los problemas con el
apetito, con la menstruación, diferentes tipos de trastornos hormonales, que
además complican el funcionamiento diario, en particular en el caso de las
mujeres. Dolores de cabeza, sequedad en la boca, reducción de la libido,
cansancio general, imposibilidad de regeneración y descanso.

Propuestas de actividades de arteterapia que pueden


emplearse para estos 4 grupos mencionados.

 Escribir relatos, cuentoterapia, trabajo con un cuento de carácter


arteterapéutico, escribir relatos. Animamos a nuestro paciente a escribir relatos
que contengan finales alternativos felices de una determinada situación, es
decir, fantasear con lo que en la vida no me pasa, en la situación en la que me
encuentro, lo que experimento, intento describir la situación de forma más
optimista. Observando ciertas cuestiones, presentes en la cuentoterapia, el
bien siempre gana, el mal siempre es vencido, inequívocamente y sin
posibilidad de que vuelva a nacer. Es un pensamiento mágico, simbólico, con
ayuda de diferentes tipos de elementos, semillas de judías, varitas mágicas,
capas invisibles o botas de las siete leguas, son cosas posibles que en la vida
normal son imposibles. Se trata también de experimentar una catarsis, como
en todas las técnicas de arteterapia.
 Escribir cartas. Una carta, en caso de que hablemos de trastornos de ansiedad
o del trastorno reactivo del apego, cuando es el autor, cuando es una persona
implicada, que es la razón, escribir cartas tiene diferentes aplicaciones, nos da
la posibilidad de hablar simbólicamente con las personas implicadas. Por
ejemplo, cartas a los causantes de los miedos. O a situaciones traumáticas,
donde esta confrontación no es posible. La escritura de cartas se utiliza
frecuentemente en la psicoterapia, en el contexto de salida, en el contexto de
pérdida de la tristeza, especialmente en una situación en la que las personas a
las que hace referencia la situación han muerto, cuando no existe la posibilidad
de encontrarse con ellas y hablar. Animamos al paciente a esta forma de
expresión, como si le hablásemos a esta persona.
 Hacer dibujos u otras obras visuales, creaciones visuales, que presenten el
objeto de los miedos y trastornos y manipularlos, es decir, mediante la inclusión
de otros elementos podemos colocar estas situaciones o estos objetos de los
temores en otra realidad, podemos hacerlos más pequeños, podemos dibujar
elementos como unos barrotes o una cárcel. Podemos encerrarlos, podemos
meterlos en una torre o en una cueva, para encerrarlos, separarlos.
 Bailar, y durante este baile el paciente puede expresar sus sentimientos. La
coreoterapia se emplea en la terapia individual, nos da entonces la posibilidad
de un trabajo más profundo e intenso. Gracias a este baile nuestro paciente
puede exteriorizar sus sensaciones, sus experiencias, relacionadas con la
causa de los trastornos, y a continuación introducir elementos motores. Unos
elementos motores que tienen como objetivo expresar sentimientos opuestos.
Si encierro mi silueta, realizo movimientos que el observador puede valorar
como encogerse, o encerrarse o encorvarse, podemos proponer una apertura.
Es decir, unos esquemas motores, unas estructuras motrices que sean
opuestas, independientemente del contexto que provocó el contexto original, es
decir, encorvarse o encerrarse. Se trata aquí de acostumbrar a nuestro
paciente a nuevas alternativas, a modelos opuestos de movimiento.
 Ver películas motivadoras: ámbito de la filmoterapia. Si la filmoterapia es
convenientemente organizada, se escogen unas películas adecuadas, se
transmite información acerca de otros que se encuentran en tu misma
situación, tienen problemas parecidos, pero se las arreglaron de una u otra
forma.
 Escuchar grabaciones musicales, durante la cuales se realiza un trabajo visual.
Tenemos aquí un elemento de visualización, sugerimos al paciente en qué
debe pensar, en qué contexto, a qué realidad es posible viajar, directamente
relacionada con el problema con el que trabaja el paciente. La posibilidad de
repetir en cualquier momento una visualización que se adapte
convenientemente a la grabación musical elegida tendrá como resultado una
acción de refuerzo, mediante la posibilidad de imaginar muchas veces una
situación en la que el paciente se enfrenta simbólicamente a los miedos o a las
causas de los trastornos. Como resultado de escuchar varios sonidos
conocidos en cualquier momento se provocará una reacción aprendida del
paciente y esto hará que se consigan los efectos buscados.
 Dramaterapia, es decir, la realización de una situación teatral, el meterse en un
papel que en un espacio seguro nos puede permitir una confrontación segura.

Estamos complacidos de que hayas formado parte de esta emocionante


ruta de aprendizaje del mundo de la arteterapia. Para este módulo
trataremos diversas técnicas y métodos para aplicarlos en el trabajo
diario con nuestros pacientes; entre los cuales podemos resaltar la
terapia Sandplay, receptive music therapy, la dramaterapia, entre otros.

¿Sienten los niños el blues?


Estimulación del desarrollo cerebral y activación de la
expresión de las emociones mediante la música y el
movimiento
El desarrollo a través del arte crea la madurez del niño, que se relaciona con su
experiencia en la esfera motriz, mental, emocional y social. La madurez
socioemocional la demuestra un cierto grado de socialización que permite al
niño establecer contactos con otros niños de su edad y la capacidad para
empezar la educación en el colegio. En los niños se advierten ciertas
disfunciones psicofísicas, que pueden corregirse a través del ritmo, el baile, la
música y el arte.

El cuerpo expresa impaciencia, ira, falta de fe, de confianza, a menudo odio y


reserva. De ahí los labios apretados en los niños, los hombros encorvados, los
movimientos nerviosos de los brazos y la intranquilidad interior del niño. El baile
desempeña el papel de una expresión no verbal de las emociones: habla de los
problemas, de las preocupaciones, de los antiguos complejos, de lo que
nuestro cuerpo recuerda. En el baile nos quitamos la máscara, recuperamos
nuestro propio ritmo, la fluidez de movimientos, la gracia y nos liberamos de
emociones negativas.

Los juegos de baile y movimiento tienen una influencia positiva en el desarrollo


multilateral del niño: forman el sentido del ritmo, la estética del movimiento y la
sensibilidad musical, la imaginación espacial,

y también modelan la voluntad, el carácter, desarrollando características tales


como: la autonomía, la audacia, el ingenio, el control sobre uno mismo y la
disciplina. La música tiene la capacidad de armonizar las relaciones del niño
con el mundo.

Funciones educativas de la música


Tanto la guardería como el colegio deberían desarrollar en el niño a través del
arte las necesidades intelectuales, de expresión, estéticas, emocionales y
culturales. El arte también puede ayudar a entender la vida, enseña a vivir,
explica la vida, la aclara.

El baile tiene una función especial: permite reducir las emociones negativas, el
estrés y la tensión del cuerpo y la mente. La armonía del cuerpo y la mente
facilita conocerse a uno mismo y las emociones propias y enseña además a
comunicarse con los demás.

A través de la música y el baile los niños tienen la oportunidad de:

– expresarse,

– reaccionar espontáneamente: bajo el influjo de la música dan palmadas,


zapatean, realizan movimientos libres,

– aprender a hablar sobre la música y a adquirir nuevas experiencias,

– reducir las emociones negativas, el estrés y la tensión del cuerpo y la mente,

– rebajar el nivel de ansiedad,

– mejorar la concentración,

– reducir la tensión psicofísica,

– descargar el exceso de energía y la agresión,

– mejorar la coordinación motriz y la resistencia,

– aumentar la autoestima.
La música es una de las artes que más fascina al niño, por ese motivo se debe
intentar transmitir a los niños buenos modelos, para no estropear o trastornar
su sentido estético. Ya desde sus primeros años el niño debería ser introducido
en el mundo "secreto" de la música. El contacto del niño con la música no nace
solo, surge bajo la influencia de un contacto intencionado iniciado en el campo
de la enseñanza y la educación por parte del colegio y de los padres.

La manifestación de la actitud creativa de los niños es la improvisación, gracias


a la cual aprenden a expresar sus propias experiencias, a darles formas
definidas o a formularlas en una forma establecida, así como las retroacciones
que se producen entre la obra y su creador.

Valores que aporta la divulgación de la música:

– formación de la cultura musical,

– perfeccionamiento del gusto,

– desarrollo de la habilidad de escuchar,

– comprensión de la propia psique, de las costumbres, de las condiciones de


vida,

– estimulación de los intereses y simpatías hacia las personas,

– formación de la habilidad de expresión, de percepción de la belleza,

– influencia sobre la disposición del niño hacia el trabajo,

– desarrollo del sentido de vínculo con el grupo, de la autonomía, etc.

La música es por lo tanto un elemento indispensable para la actividad psíquica


del niño y su desarrollo de una personalidad adulta

Valores terapéuticos de la música

El tratamiento con música es perfecto en el trabajo con niños con diferentes


disfunciones psíquicas:

– en el tratamiento de las neurosis,

– del autismo,
– de la discapacidad intelectual,

– de la depresión,

– de la hiperactividad en enfermedades mentales, etc.

La música en el trabajo con niños invidentes

A menudo es utilizada en el trabajo con niños invidentes y desempeña un papel


muy importante en sus vidas, ya que llega directamente hasta su esfera
emocional. El trabajo terapéutico con niños invidentes requiere un cuidado
especial. La discapacidad provoca que estos niños a menudo se cierren en sí
mismos, sean reacios a trabajar en grupo y sufran debido a una baja
autoestima. Las actividades con ritmos y música satisfacen las necesidades
naturales del niño, se asocian con un juego y son para ellos una gran alegría.

La música en la rehabilitación del lenguaje

Los estudios han demostrado que existe una relación clara entre los trastornos
del lenguaje y la eficiencia motriz de los niños. E. Kilińska-Ewertowska trabajó
con un grupo de niños que mostraban trastornos del lenguaje, tales como:

– dislalia,

– tartamudeo,

– incapacidad para reproducir correctamente un texto verbal,

–descoordinación respiratoria-articulatoria,

– trastornos del ritmo de expresión verbal.

Desde el punto de vista intelectual estos niños no se apartaban de la norma.


Sin embargo, mostraban dificultades a la hora de establecer contactos, torpeza
en sus movimientos, trastornos de la tensión muscular, una baja sensación de
valor, problemas de aprendizaje, timidez, falta de una reacción correcta ante
fenómenos musicales: ritmo, tiempo, dinámica.
Los ejercicios se realizaron desde el punto de vista de:

– la formación de la técnica del movimiento, de su percepción en el tiempo y el


espacio,

– la sensibilización hacia la música,

– la formación de la habilidad de reaccionar mediante el movimiento al tiempo,


el volumen y el timbre de la música.

Las conclusiones de los ejercicios son inequívocas: se consiguió una mejora en


la eficiencia motriz general, se mejoró la coordinación audiomotora, los niños
establecían contactos con más facilidad y se produjo una mejoría del lenguaje.

Los niños con defectos de audición no tienen la habilidad de escuchar


claramente los sonidos.

Pensando en ellos se emplean numerosas técnicas de percepción de la


música. Una de ellas es la técnica vibratoria, consistente en que el niño se toca
con todo su cuerpo con un instrumento, por ejemplo, un piano, sobre el que
puede tumbarse. Desde el momento en que el niño siente la vibración sonora y
capta su ritmo, alcanza una etapa importante en el desarrollo psíquico. Estas
técnicas tienen como objetivo estimular gradualmente los centros cerebrales
responsables del proceso de audición.

La música y el movimiento en la terapia de niños con autismo


En el caso de niños con autismo, debería ser una tarea muy importante del
profesor la formación de un mecanismo de imitación en los mismos , un
mecanismo extremadamente importante en el proceso educativo, así como en
el desarrollo psíquico del niño. En los niños autistas este mecanismo está muy
limitado, está alterada la simetría motriz (estereotipia motriz), el lenguaje, la
comunicación interpersonal, la capacidad de entender metáforas, etc. son los
principales síntomas. Un problema similar se observa en los niños muy
neurotizados, con una discapacidad mental, con TDAH o depresión. Un niño
pequeño, al aprender el idioma, primero imita los sonidos y las entonaciones, y
posteriormente domina la sintaxis. El mecanismo de imitación tiene una
especial importancia en el desarrollo social del niño: el niño aprende los
papeles relacionados con el sexo, así como el comportamiento moral. Las
personas con las que el niño se identifica especialmente son los padres. En los
niños autistas supone una mayor dificultad la imitación de los movimientos del
cuerpo que la imitación de acciones utilizando un objeto. Los niños sanos
aprenden muchos comportamientos complejos mediante la imitación: los niños
autistas, por desgracia, no. No son capaces de reproducir los movimientos de
los demás, si se encuentran en un grupo estos niños no son capaces de unirse
al juego. Sin imitación tampoco se forma el lenguaje.

Podemos formar la habilidad para desarrollar la imitación en niños autistas (así


como en el caso de otros trastornos) durante una terapia conductual, mediante
el entrenamiento de la imitación.

Al principio enseñamos a imitar movimientos sencillos de la motricidad gruesa


utilizando objetos, por ejemplo:

tirar un bloque a una caja,

golpear con un palillo en un tambor,

repetir un sonido o imitar movimientos sin utilizar objetos:

– imitación de la acción de levantarse de la silla o dar palmadas,

– levantar los brazos y luego otros cada vez más precisos o más complejos
(incluyendo en ellos la pronunciación de palabras, un juego o mensajes no
verbales: gestos).

El movimiento en la cromoterapia de niños autistas


Un de las terapias más eficaces en el tratamiento del autismo es la
CROMOTERAPIA, es decir, la terapia mediante la luz. Con ayuda de una luz
láser el niño reproduce la configuración de una determinada figura. Aquí
también puede incluirse el teatro de sombras. A los niños les gusta jugar con la
luz, especialmente en la oscuridad.

La música y el movimiento en la terapia de niños con trastorno por déficit


de atención con hiperactividad

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un trastorno en el que


a menudo el mecanismo de imitación está limitado. El niño hiperactivo no es
capaz de concentrarse durante mucho tiempo y repetir lo que ha oído o lo que
ha visto. Los problemas para concentrar la atención hacen que el niño no sea
capaz de mantenerse concentrado hasta el final de las órdenes del profesor, a
menudo le interrumpe, se precipita en su respuesta, antes de conocer el
sentido de la pregunta o bien reproduce mal la orden.

Por ejemplo: el profesor reproduce de una cinta el sonido de un búho y les pide
a los niños que lo imiten, y el alumno con TDAH empieza a correr por la clase,
agitando los brazos, imitando los movimientos del pájaro y no sus sonidos. El
alumno no es capaz de comprender por qué la clase se ríe de él, se irrita,
porque ha cumplido la orden del profesor y ha imitado al pájaro.

Para ayudar a un niño hiperactivo es necesario reforzar el mecanismo de


imitación: el profesor, con ayuda de los padres, deberá centrarse en ejercitar en
él la habilidad de concentrarse durante más tiempo, de controlar su voluntad y
atención. Estos ejercicios dan resultados visibles e influyen en una mejora del
funcionamiento del niño.

El movimiento como agente dinamizador del sistema biológico del alumno y la


vida psíquica

El movimiento es un estimulador de la vida, tanto de la parte biológica como


psíquica:

de la parte biológica el movimiento:

– estimula el desarrollo no solo de características personales morfológicas, de


la motricidad, de los sistemas internos,
– aumenta el grosor de las fibras de los músculos esqueléticos, de la red de
vasos capilares, la capacidad de oxígeno de la sangre,

– mejora la coordinación visomotora,

– reduce la cantidad de tejido adiposo,

es un estimulador de la vida psíquica:

– refresca la mente,

– permite acumular sensaciones, percepciones,

– aumenta el bagaje de ideas,

– forma la memoria, la atención, el pensamiento,

– es un medio insustituible de educación moral, estética y social,

– el movimiento estimula y activa los procesos mentales,

– integra y fija en nuestras redes nerviosas la nueva información y las


experiencias,

– es necesario para todas las actividades definidas mediante el aprendizaje y la


comprensión,

– es el fundamento para la formación de la vista, para reconocer y estudiar el


aspecto y las formas de nuestro entorno, así como para interaccionar con las
personas.

Rudolf von Laban, creador de la cinetografía moderna y de la gimnasia


expresiva, afirma que el movimiento es la expresión de la necesidad humana
de actividad. A través del movimiento de nuestro cuerpo aprendemos a
establecer contactos con el mundo que nos rodea.

La ausencia de movimiento en un niño lleva a la ralentización del desarrollo de


los modelos necesarios para crear el lenguaje interior y el pensamiento causa-
efecto. La idea de ayuda al desarrollo del niño a través del movimiento, del
baile y la creación de un lazo emocional con otras personas la tratan en sus
trabajos R. Laban y W. Sherborne (2003).
En el método de R. Laban y W. Sherborne se distinguen varias categorías
de movimiento:

 Movimiento que lleva a conocer el propio cuerpo. El conocimiento del propio


cuerpo y el control de sus movimientos llevan a la formación de la identidad
propia, al aislamiento del propio "yo".
 Movimiento que modela la relación del individuo con el entorno físico. Esta
categoría de movimiento tiene como objetivo formar la orientación en el
espacio, para que a partir de ella se pueda crear una relación entre la persona
y lo que le rodea.
 Movimiento que lleva a la formación de una relación con otra persona. Lleva a
la estimulación de la confianza hacia otra persona y a partir de esto a crear una
relación con ella.
 Perfeccionamiento de la fluidez de movimientos y percepción del peso del
cuerpo en el espacio y en el tiempo.
 Adaptación de los movimientos propios a los movimientos del compañero y del
grupo.

La interacción en un grupo que se produce durante las actividades motrices en


el colegio o durante la terapia desarrolla una sensación de solidaridad y
corresponsabilidad, modela la voluntad, "acaba con los complejos y la timidez y
también tiene un papel terapéutico en el ámbito de la hiperactividad".

Los niños expresan sus sentimientos mediante la puesta en marcha de la


actividad muscular. Cuando un niño pequeño tiene miedo de expresar un
determinado sentimiento inmoviliza cierto grupo de músculos. Esta represión
de los sentimientos mediante la creación en el cuerpo de estados de tensión
muscular conduce a menudo a trastornos neuróticos u otras disfunciones
psíquicas. En un niño cada experiencia encuentra su expresión en un gesto, un
movimiento y un sonido, lo que constituye la totalidad dinámica del desarrollo
de su personalidad. El movimiento del niño tiene su origen en estímulos
elementales y rítmicos, que se relacionan con la transformación de la música y
la activación de las emociones, que condiciona la sincronización audiomotora.

La música define y determina los fenómenos comunes que se producen tanto


en la música como en el movimiento, por ejemplo, el espacio, el tiempo, la
forma, la expresión. En el baile el niño se mueve al ritmo de la música: rápido,
lento, acelerando y frenando, ilustra mediante el movimiento los cambios de
tiempo, el lenguaje corporal traza diferentes motivos musicales y rítmicos de
una duración variable. La dinámica motriz en el "lenguaje corporal" es muy rica
y se expresa con una intensidad variable, pasando de movimientos suaves,
oscilantes, redondeados, a otros intensos, poderosos, tensos, angulosos. La
música sencilla, adaptada a la psique del niño, libera inicialmente impulsos
motores espontáneos, que mediante el "lenguaje corporal" manifiestan alegría,
expresión, libertad y relajación.

Mediante el movimiento el niño:

– adquiere conocimientos de su propio cuerpo,

– conoce las acciones en el espacio,

– adapta su propia actividad a la situación,

– exterioriza sus sentimientos en forma de mímica, gestos, movimientos y


gracias a la exteriorización conoce sus posibilidades,

– conoce su propio cuerpo como medio para expresar voluntades,


sentimientos, fantasías,

– se vuelve sensible hacia su propia actitud, activa los sentidos, pero también
se asocia con el comportamiento hacia otros niños,

– establece contacto motor con otros niños, colabora, se convierte así en


miembro de una comunidad, que actúa y percibe conjuntamente,

– gana confianza, deja de ser egocéntrico, se vuelve comunicativo y abierto,

– aumenta su sensación de seguridad en sí mismo, de confianza en sí mismo.


Esto es especialmente importante en relación a un niño tímido. También es
esencial satisfacer una de las más importantes necesidades del niño: la de ser
observado.

Una música adecuada es tratada como un medio de comunicación


multidimensional no verbal y como una forma de expresar los sentimientos que
hasta ese momento se no podían expresar de otra forma. Sirve para que los
niños se comuniquen entre sí, da la posibilidad de compartir las experiencias
propias con otros y por lo tanto de practicar los contactos sociales. La música
lleva al niño a dominar el mundo exterior mediante la estimulación de su
fantasía, que en los niños pequeños es un juego de la imaginación y hace que
los niños a menudo confundan la fantasía con la realidad.

El profesor, el terapeuta o el padre deberán cuidar de que el lenguaje corporal


sea adornado con la belleza del movimiento, la creación de composiciones
motrices propias que deben facilitar la legibilidad de la comunicación
interpersonal así como mostrar distinción, cultura y la belleza del cuerpo.

Uso terapéutico de la música en la vejez


El culto al cuerpo creado por los medios deja al margen de la sociedad a las
personas mayores, profundizando los procesos morbosos y la sensación de
soledad. Sin embargo, podemos influir conscientemente durante toda nuestra
vida en esta última etapa: mucho depende del estilo de vida, de las relaciones,
de la actitud hacia el mundo. Los estudios demuestran que la música y la
participación de los mayores en reuniones musicales tienen una significativa
influencia sobre un mayor nivel de energía vital y la calidad de vida, algo que
confirma la influencia terapéutica de la música en la vejez.

La vejez es la última etapa de la vida del hombre. Es el momento de reunir


reflexiones y resumir la vida hasta ese día. Esta etapa a menudo es marginada
por la cultura contemporánea, o bien vista de forma peyorativa. Todos
deseamos ser bellos y jóvenes. A pesar del progreso de la ciencia y la
medicina, no podemos detener el inevitable paso del tiempo.

Experiencia de la vejez en el mundo contemporáneo: diferentes enfoques

La vejez es una etapa de la vida sobre la que podemos influir en gran medida
durante toda la vida, depende de:

 el tipo de vida seguido, en el que intervienen una dieta adecuada y la actividad


física,
 también son importantes las relaciones con otras personas,
 una actitud consciente y positiva hacia la vida.

En el pasado, a las personas mayores se les atribuían más virtudes, recibían


una mayor atención de los demás, se destacaba su saber y su experiencia.
Hoy, en la época de internet, las fuentes de información están disponibles al
momento, por ese motivo también conseguimos muchos menos conocimientos
de las generaciones más mayores.
Un problema creciente de las personas mayores, por ejemplo en casi toda
Europa, es la soledad. En la actualidad está desapareciendo el modelo
multigeneracional de familia, en la que las personas mayores se sentían
seguras y tenían garantizadas todas sus necesidades asociadas a las
relaciones con los demás, así como con la salud. Sus hijos cambian de pareja,
de lugar de residencia, viajan al extranjero para mejorar sus condiciones de
vida, por eso también ocurre que las personas mayores se quedan solas. No
participan en la vida familiar de sus hijos debido a los kilómetros que los
separan: no pueden ver todos los días a sus nietos, acompañarlos a diario en
sus actividades y ser simplemente útiles.

Los problemas con los que se encuentran las personas mayores son las
enfermedades que les atormentan en esta etapa o la muerte de una persona
próxima, del cónyuge. Estas personas necesitan normalmente una ayuda
especializada por parte de un personal debidamente cualificado, por ejemplo:
un psicólogo, un terapeuta ocupacional, un fisioterapeuta.

En muchos países el sistema de asistencia a las personas mayores no está


todavía tan desarrollado como para que esta ayuda sea prestada de forma
integral. Ante todo faltan residencias, instituciones o clubes para personas de la
tercera edad y recursos para unas rentas y jubilaciones más altas, de forma
que las personas mayores puedan funcionar dignamente, tener recursos para
desarrollar sus pasiones y aficiones. También se trata de cambiar la imagen de
la vejez, porque a pesar de que la vejez también tiene muchos aspectos
positivos, su potencial no es debidamente aprovechado. Las personas mayores
pueden utilizar sus conocimientos y experiencia en muchos aspectos de la
vida. En su edad adulta tardía tienen tiempo para desarrollar sus pasiones,
intereses, para crear relaciones con sus nietos, para todo tipo de actividades y
para verse con otras personas.

Un ejemplo de cómo pueden pasar el tiempo libre las personas mayores son
las actividades en las que interviene el canto, en diferentes tipos de clubes,
instituciones o residencias. Estas actividades se incluyen dentro de la esfera de
la musicoterapia.

Sobre la música y la musicoterapia en el proceso terapéutico

La música y su influencia positiva sobre la salud eran ya conocidas y


empleadas en la antigüedad. Se instruía de esta forma a los guerreros: el ritmo
debía ayudar a prepararse para las batallas, reproducía su transcurso. La
música empezó a utilizarse en la terapia tras la Segunda Guerra Mundial
debido a las numerosas lesiones cerebrales de los soldados. Quedó
demostrada su influencia positiva sobre la psique y las emociones del hombre.
Actualmente es empleada como una forma de psicoterapia, especialmente en
el tratamiento de las neurosis, los trastornos mentales o psicosomáticos.

La música se caracteriza por su recepción sencilla y accesible. Merece la pena


destacar que el idioma musical es sencillo, llega fácilmente hasta el
subconsciente, mucho más rápidamente que el lenguaje. La musicoterapia
como forma de ayuda al proceso terapéutico encontró aplicación en el grupo de
pacientes con daños cerebrales, en la terapia de niños discapacitados, en los
que el contacto verbal está dificultado.

La musicoterapia es un método:

de apoyo: en el juego, el descanso, el contacto con otros receptores,

expresivo: permite manifestarse por sí mismo,

comunicativo: construye relaciones con los demás,

terapéutico: relaja, tranquiliza, es un estímulo para iniciar la actividad.

La esencia de los efectos de la musicoterapia consiste en que el


paciente/cliente, bajo el influjo de la música, da expresión a sus emociones
interiores. El autocontrol y el pensamiento racional pasan a un segundo plano.
La música incita a la imaginación, la fantasía, por lo que el receptor se olvida
de los problemas y dificultades cotidianos. La música es algo que se recibe de
forma natural, es un medio fácilmente accesible. Además, actúa tanto en niños
como en personas mayores. Ya en el quinto mes de embarazo el niño distingue
los sonidos.

La música puede influir sobre el sistema vegetativo, regulando el pulso, la


temperatura corporal o la rapidez de la respiración. Los entrenamientos
musicales especialmente compuestos, combinados con sugestiones, relajan
eficazmente y reducen el nivel de estrés, elevando el funcionamiento y la
acción del sistema inmunitario, reduciendo el nivel de cortisol.

Las contraindicaciones para el uso de la musicoterapia son pocas y hacen


referencia a estados depresivos agudos, psicosis o epilepsia musicogénica.
Una dificultad a la hora de utilizar la musicoterapia es la ausencia de
musicoterapeutas especializados o la falta de recursos para su contratación. La
mayoría de los terapeutas en el campo de la música trabajan en hospitales
psiquiátricos o pediátricos. La profesión de musicoterapeuta es un trabajo de
carácter asistencial y, por lo tanto, responsable, requiere conocimientos en el
campo de la psicología, la medicina, la música, la pedagogía o la terapia
ocupacional.

Un problema es la adaptación del lenguaje musical a un determinado receptor,


en particular cuando tratamos con una persona mayor. El terapeuta debe
distinguirse por un gran tacto, ser un buen observador. La personalidad del
paciente, las experiencias previas, el nivel de musicalidad, las aficiones
musicales así como el estado emocional en un determinado instante tienen
influencia en el transcurso del proceso terapéutico.

Musicoterapia en grupo e individual

Distinguimos entre musicoterapia en grupo e individual en función de:

 los objetivos que pretendemos conseguir,


 el carácter específico del paciente/cliente,
 la organización del propio centro.

Musicoterapia individual:

 trabajo basado en una relación próxima terapeuta-paciente,


 se hace especial énfasis en las experiencias emocionales.

Musicoterapia en grupo:

 tiene una alcance más amplio e incluye numerosas interacciones sociales


positivas,
 durante la realización de las actividades puede producirse un intercambio de
puntos de vista y opiniones,
 los participantes establecen contacto con más facilidad, debido a lo cual
desaparecen las barreras y los problemas de comunicación.
Las actividades en las que participan personas mayores permiten realizar
numerosos objetivos terapéuticos. La musicoterapia también se divide en
receptiva y activa.

Tabla 1. División de la musicoterapia en receptiva y activa

MUSICOTERAPIA RECEPTIVA MUSICOTERAPIA ACTIVA

Escuchar programas musicales


debidamente preparados de forma Interpretación de música por el paciente
imaginativa, sin realizar ninguna acción

Participación pasiva
Participación activa: tocar instrumentos,
diálogos instrumentales, canto,
movimiento con la música,
improvisaciones, composición, dibujo con
música

Discusión sobre los sentimientos,


Exteriorización del estado de ánimo,
emociones, experiencias, recuerdos y
comunicación en el grupo, activación
asociaciones acompañantes

Papel de la musicoterapia en los clubes para la tercera edad y en las


residencias sociales
En el periodo de la edad adulta tardía la música desempeña las siguientes
funciones:

 evita la depresión,
 ayuda a mejorar la memoria,
 es un impulso que incita a la actividad,
 mientras escuchan música las personas empiezan a aplaudir, a patalear, a
mover el cuerpo: esto es un cierto tipo de expresión que influye positivamente
sobre el humor y el estado de ánimo.

La musicoterapia tiene una influencia beneficiosa en los problemas de


depresión, de conciliación del sueño, de concentración, en estados
emocionales bajos, distimia o en el tratamiento de trastornos de la alimentación
en personas de edad avanzada. Mediante los encuentros musicales las
personas mayores tienen un nivel de energía más elevado y disponen de más
energía a lo largo del día.

La tarea de la musicoterapia en los centros de asistencia social es ante


todo:

activar a los residentes, profundizar la sensibilidad hacia la música y desarrollar


los intereses relacionados con esta, las actividades permiten administrar
provechosamente el tiempo libre.

De los estudios que he realizado en clubes y residencias para la tercera edad


se deduce inequívocamente que las actividades musicales disfrutan de la
mayor popularidad entre muchas otras formas de pasar el tiempo libre. Entre
ellas podemos distinguir: actividades de canto, participación en conciertos, así
como en grupos corales. El motivo principal por el que los mayores participan
en actividades musicales son sus ganas y la posibilidad de estar con otras
personas, y después las aficiones musicales y la sensibilidad hacia la música.

Las actividades de canto son un método popular debido a su facilidad de


aplicación y su gran interés. Merece la pena que estas actividades vayan
precedidas de ejercicios de calentamiento del aparato fonador, así como
ejercicios de respiración (por ejemplo, soplar una pluma): puede emplearse una
escala, repetir sonidos cada vez más altos, etc. También es importante la
postura del cuerpo, si es necesario hay que corregirla. A menudo los mayores
se preparan juntos para actuaciones, conciertos. La preparación de este
espectáculo es con toda seguridad motivo para crear una colaboración mutua,
responsabilidad y compromiso en la obra común.

Durante las actividades de musicoterapia en un grupo de personas mayores se


emplean diferentes objetivos terapéuticos, tales como: la mejora de la
motricidad, la mejora del control de la respiración, el aumento de la motivación
para emprender diferentes acciones, la disminución del estrés, la mejora del
estado de ánimo y de la seguridad en uno mismo. Para conseguir estos
objetivos se utilizan formas musicales tales como: canto, tocar un ritmo,
aplauso, realización de movimientos específicos de partes del cuerpo en
diferentes posiciones, baile e improvisación musical.

En los pacientes mayores se pueden definir las siguientes funciones de la


música:

 evaluativas: la música sirve como herramienta de evaluación,


 regulatorias: la música relaja y tranquiliza,
 estimulatorias: la música influye en el movimiento, las funciones cognoscitivas
y ayuda a establecer relaciones sociales,
 comunicativas: la música mejora las interacciones sociales.

Al emplear la musicoterapia en el trabajo con personas mayores se debe:

 adaptar la música a la edad de los participantes: con la edad pueden aparecer


problemas de audición; las personas mayores tienen a menudo zumbidos en
los oídos, una pérdida de audición y una sensibilidad incrementada a la
intensidad de los sonidos; a menudo utilizan audífonos;
 elegir obras suaves, melodiosas, con una estructura musical sencilla: los
mayores prefieren normalmente la música de fiesta, canciones de
exploradores, militares o música clásica;
 utilizar la música acompañada de un instrumento, ya que es más sencillo
mantener diferentes tiempos;
 preparar cancioneros impresos con letra grande: las personas con problemas
de vista también deberían llevarse las gafas.

La musicoterapia en la rehabilitación de personas mayores

Se atribuye un papel importante a la musicoterapia en el tratamiento de las


enfermedades degenerativas: demencia, enfermedad de Alzheimer o
enfermedad de Parkinson.

En personas con enfermedad de Alzheimer se ha constatado una considerable


reducción de la ansiedad. La música actúa aquí en ciertas zonas de la memoria
y características de la personalidad. En los pacientes con demencia se deben
emplear canciones conocidas, que permitan llegar a hasta las emociones
profundamente ocultas. Esto puede verse en la postura de los pacientes, que
después de escuchar melodías conocidas cambian la mímica de su cara y la
expresión corporal. O. Sacks analiza en el libro Musicofilia la importancia de la
música como la única forma de llegar hasta los enfermos, aportando
numerosos ejemplos concretos.

A su vez, en las personas con enfermedad de Parkinson la música tranquiliza


el cuerpo y la mente. Aquí se emplean principalmente técnicas de estimulación
rítmica, que influyen sobre el control y la calidad del caminar de estas
personas. Una característica de esta enfermedad es la dificultad para iniciar el
movimiento. Con participación del ritmo adecuado, los enfermos pueden cantar
de forma fluida, tocar un instrumento y moverse bailando. Estas personas
necesitan un estímulo externo, por ejemplo, pueden coger y tirar una pelota,
aunque después regresan la ralentización y el temblor muscular. Un estímulo
tan largo solo puede ser la música.
En la terapia de pacientes tras un accidente cerebrovascular la música estimula
el lenguaje y puede incitar a la actividad. En un grupo de pacientes que habían
sufrido un accidente cerebrovascular sometidos a una estimulación mediante el
movimiento se observó un tiempo de marcha más rápido en comparación con
los pacientes que realizaban una rehabilitación tradicional. La música muestra
una especial importancia en el trabajo con pacientes con afasia. Los estudios
estadounidenses demuestran la influencia de la terapia de entonación melódica
sobre la mejora del lenguaje en pacientes enfermos.

El uso de la música durante las actividades con personas mayores influye


en muchas esferas de su funcionamiento emocional-cognoscitivo y físico:

 mejora los estados emocionales y psíquicos,


 permite olvidarse de los problemas y dificultades cotidianos al estar en un
determinado momento y sacar todo lo posible del aquí y ahora,
 la entrega a la música y el movimiento eleva el estado de ánimo y la
autoestima, por lo que las personas mayores participan de mejor grado en
actividades adicionales, son autónomos e independientes de otras personas,
 la música profundiza las experiencias estéticas,
 para muchas personas mayores estas actividades pueden ser un lugar de
reunión y un momento para desarrollar vínculos, para profundizar relaciones
mutuas,
 en la terapia neurológica puede ayudar eficazmente e influir en el proceso de
rehabilitación: fisioterapéutica, logopédica, destinada a mejorar la comodidad
psíquica del paciente.

Sandplay therapy
Terapia en el arenero
Esta técnica pertenece a la arteterapia, puede relacionarse con la terapia
mediante el paisaje, con la terapia estética. Se pueden sacar conclusiones
distintas sobre la base de este tipo de terapia. Lo más importante es que se
encuentra enraizada en la psicoterapia de niños y en la psicología Junguiana.
Permite de manera segura y estructurada trabajar con un material simbólico
profundo. La eficacia del método se basa en pasar el proceso terapéutico a un
espacio seguro: un arenero en miniatura.
¿Cómo es esta terapia?

Lo más importante e indispensable es tener un recipiente compacto pintado de


azul por dentro, lo que simboliza el agua, y lleno de arena. El recipiente suele
tener dimensiones de entre 50 y 70 cm. A eso se le añade un conjunto de
varios cientos de figuras. Puede resultar un reto complicado, porque no
siempre disponemos de tal cantidad de figuras. Su selección y su variedad
estimularán a los participantes en la terapia. Si recortamos el número de
figuras, su carácter, tipo y tamaño, no será tan útil. Es clave que haya cuantas
más figuras mejor; pueden ser personas, animales, plantas, objetos... Esto
estimulará al paciente y contribuirá a nuestra terapia en el arenero.

En una sesión de una hora, el paciente debe elegir la cantidad de figuras que
quiera y crear una escena en el arenero. Animamos al paciente a colaborar,
pero le damos la oportunidad de dirigir el ejercicio. El paciente elige la escena
que va a representar.

La sesión engloba el juego del paciente mediante las figuras en el arenero. La


presencia del terapeuta es meramente de contención. ¿Qué significa
esto? Contención nos suena a espacio, a delimitar algo. Nos suena a algo que
limita el espacio y no permite extenderse fuera de sus confines. Nuestra
presencia acompaña, estimula, pero también sostiene y apoya lo que ocurre
durante la terapia. La terapia siempre finaliza con una breve conversación
sobre la escena presentada, lo que permite estimular las asociaciones o
formular interpretaciones breves. Aquí nos referimos a la psicología analítica. Al
acabar la sesión, realizamos fotografías para documentar la imagen resultante.
Gracias a estas fotografías, podemos determinar ciclos fotográficos completos
e implementar un diagnóstico y una evaluación adicionales que nos permitirá
analizar el proceso terapéutico.

He incluido varias fotos aquí debajo. Yo no empleo este método, así que me he
permitido la licencia de incluir fotos que he encontrado en internet. Les
recomiendo buscar más, son muy creativas, estimulantes y plasman
exactamente el transcurso de esta terapia en la práctica.
A la izquierda tenemos una cantidad menor de objetos para la escenificación, y
a la derecha mayor. Pueden entender por qué al principio he recalcado que
tiene que haber muchas figuras. Representan personajes, objetos, edificios,
plantas, animales, elementos del paisaje. Todo ello puede influir en la
creatividad y en la representación de lo que se encuentra en el subconsciente
del cliente.

Me gustaría que se fijaran en la estructura del espacio a la derecha. Mientras


que a la izquierda podemos observar que el espacio es un todo y presenta
exactamente lo que vemos en el arenero, es decir, un paisaje con un arroyo
que fluye a través, a la derecha el paisaje está dividido en islas pequeñas
divididas por un espacio grande. Estas islas están conectadas por puentes, lo
que quiere decir que es posible moverse entre ellas. Esto puede dar pie a una
conversación interesante con el paciente, ya que no siempre una isla está
conectada con otras. Solo se puede cruzar de una a otra en lugares
determinados, en secuencias determinadas. Puede ser simbólico y puede
requerir que hablemos de ello con el paciente.

En la imagen siguiente se presenta una comunicación más amplia, pero


siempre es necesario el arenero y las figuras que estimulan la actividad, la
imaginación y los procesos inconscientes de los pacientes.
Vemos que el terapeuta está sentado al lado de su cliente. Lo más común es
que los clientes de este tipo de terapia sean niños. La literatura sobre el tema
también habla de grupos de adolescentes. Este método también está indicado
para adultos. Suele aplicarse en niños porque el espacio con el arenero y los
juguetes está estructurado de manera que los niños que tienen problemas de
verbalización se sientan seguros y libres. Con base en estas actividades que
les gustan a los niños y que realizan cada día, queremos que se introduzcan en
el proceso terapéutica de manera segura y plácida. Les recomiendo a todos los
que trabajan con niños que se familiaricen con esta terapia.

Recuerden que tanto como en el caso de la terapia con el arenero como en el


resto de métodos, se requieren cursos adicionales y formaciones profesionales
para que la persona que lleva a cabo la terapia tenga los certificados
pertinentes.

¿Qué más podemos decir sobre la terapia en el arenero? ¿Qué más es


importante? Sobre todo se trata de crear un clima muy agradable, pero también
se trata de construir. Tenemos la posibilidad de usar un espacio simbólico
limitado por esta caja. En este espacio simbólico, nuestro paciente puede
construir una constelación de interacciones entre elementos de su mente. La
terapia permite llevar a la realidad lo irreal o lo que queda desplazado al
inconsciente. Podemos actuar directamente en una red de proyecciones de
esos elementos inconscientes que en un momento dado cumplen su función en
la experiencia de los mecanismos psicopatológicos del paciente.

La terapia permite integrar y transformar elementos en el ámbito de los


conflictos interiores que determinan las funciones patológicas. En muchas
ocasiones, sin necesidad de comprender conscientemente su naturaleza.
Se puede comparar la actividad en el arenero con el análisis de sueños e
incluso con el psicodrama. En estas técnicas, el paciente investiga y después
integra contenidos inconscientes que tienen una influencia esencial en su vida
psíquica.

Un aspecto importante que también cabe mencionar es la estructura


diagnóstica que engloba el diagnóstico de los elementos clave de la psicología
del paciente, al igual que su potencial de desarrollo y su tendencia a los
cambios. También engloba la evaluación del proceso terapéutico mediante la
comparación entre las escenas de las sesiones siguientes.

¿Cómo podemos usar la terapia en el arenero para supervisar los


cambios o los efectos conseguidos durante la terapia?

Tenemos dos posibilidades: supervisar el proceso a largo plazo o a corto plazo.

El proceso a largo plazo se entiende como un ciclo completo de citas, por


ejemplo en un mes o varios meses, y consiste en comparar y analizar las fotos
de distintas sesiones. Creamos un ciclo de imágenes y analizamos las
secuencias. ¿Qué vamos a analizar? La cantidad de figuras utilizadas, su
posición, las relaciones entre ellas. Analizaremos lo que el paciente ha
presentado en su escena. Sobre qué o quién ha hablado y en qué contexto.
Comparamos las relaciones entre personajes, es decir, analizamos la historia
que nos cuenta el paciente. Analizamos las relaciones que se pueden observar
en la narración del paciente y en la vida real del paciente.

Como proceso a corto plazo, se analiza el transcurso de una sesión


terapéutica. Entonces se analizan los elementos mencionados anteriormente y
se hace referencia a la situación del paciente al principio y al final de la sesión.
Lo ideal sería grabar cada sesión para reproducirla más tarde y tomar notas
para evaluar la estructura diagnóstica.

Musicoterapia
La técnica de la musicoterapia está estrechamente relacionada con la
arteterapia, se basa en una de las artes más bonitas, es decir, la música.
Musicoterapia se define como curación mediante la música. La musicoterapia
es un proceso en el que un musicoterapeuta cualificado utiliza la música o sus
elementos, por ejemplo sonidos individuales, para devolver la salud, mejorar el
funcionamiento o apoyar el desarrollo de personas con distintas necesidades
emocionales, físicas, mentales, sociales o espirituales. Debo resaltar de nuevo
que solo una persona cualificada puede dirigir la sesión. La música influye de
manera muy intensa en todo el mundo, lo que requiere que las personas que
se ocupan de esta terapia estén especializadas. Así, el paciente que se somete
a estas sesiones no será tratado de manera incorrecta y el proceso transcurrirá
de manera adecuada.

La música que escuchamos cada día es una onda energética. No siempre


somos conscientes, pero esa onda entra en nuestro organismo
independientemente de si se trata de música o de ruido de la calle. La onda
energética impacta nuestro organismo, hace vibrar el agua de nuestro
organismo. Esta vibración influye en todos nuestros órganos y en los procesos
que tienen lugar en nuestro organismo.

Hay un experimento con personas en coma. Se les expuso a distintos sonidos


y música y se registró cada vez que tenía lugar una reacción intensa a los
sonidos. Esta reacción se podía ver en la tensión muscular, pero sobre todo se
observaron cambios en el ritmo cardiaco, en la presión sanguínea y en la
respiración. Es tan solo una curiosidad, pero les recomiendo buscar más
información sobre estos ensayos.

Si nos damos cuenta, incluso al ir de compras, en las buenas tiendas la música


es agradable y relajante. Su objetivo es animar a que la gente se quede más
tiempo para comprar cuantos más artículos mejor. Por otro lado, cuando
estamos expuestos a un ruido constante, este influye en nuestro cerebro y
provoca cansancio debido a que intentamos abstraernos del ruido
constantemente. El cerebro percibe los estímulos auditivos, pero por otro lado
intenta contrarrestar su acción perjudicial. Por lo tanto, realiza un trabajo doble.

La música que no nos gusta también provoca efectos en nuestro organismo


que se manifiestan en nuestro humor y nuestro ritmo cardiaco. Sentimos
malestar, una disonancia entre la música y la reacción de nuestro organismo.

Las técnicas de musicoterapia más utilizadas son activas y pasivas.


 Las activas incluyen una gama completa de actividades que tienen como
objetivo experimentar la música. Me refiero a cantar, tocar instrumentos,
crear música, sacar sonidos de objetos. También se trata del movimiento
que acompaña a la música, del baile, del juego.
 Las técnicas pasivas o receptivas suelen consistir en escuchar música,
relajarse y visualizar.

Otro elemento importante son los objetivos psicoterapéuticos y


extrapsicoterapéuticos de los que habla, entre otros, Natanson, uno de los
representantes más famosos de la musicoterapia. Tenemos una serie de
objetivos adscritos a la musicoterapia. En primer lugar se encuentra la
motivación de las emociones deseadas. La música, como estímulo que provoca
una reacción emocional, está estrechamente relacionada con nuestra esfera
emocional, con nuestros sentimientos, estados afectivos y estados de ánimo.
Aquí utilizamos la música para introducir cambios en la esfera emocional.

Otro grupo de objetivos incluye estimular la preparación al contacto, inspirar y


desarrollar una interacción humana adecuada. En este caso, la música, la
musicoterapia y demás actividades relacionadas tendrán como objetivo
estimular al paciente para que entre en reacciones interpersonales. Me refiero
a contactos en el marco del contacto con el terapeuta y con el grupo, en caso
de que la terapia sea en grupo.

Enriquecer la personalidad del paciente mediante sensaciones estéticas,


construir una base creativa, multiplicar los recursos de sus experiencias
emocionales e intelectuales. Nos referimos a presentar música variada que no
conozca el paciente para estimularle a que cambie y animarle a realizar
actividades desconocidas hasta el momento. También se trata de ampliar su
gusto musical.

Otro grupo de objetivos incluye influir en el estado de estimulación


psicosomática y en la tensión emocional y muscular. Mediante la música,
podemos relajar pero también aumentar la tensión. Si presentamos un tema
musical de ritmo tranquilo y agradable, provocamos una disminución de la
tensión nerviosa y emocional. Si presentamos un tema vivo, enérgico, la
tensión emocional y muscular aumentará. Debemos preguntarnos si el
paciente, en un momento dado, estará lo suficientemente preparado para
percibir esa música y notar esa tensión.
Otro objetivo es influir de manera general en el estado de ánimo psicofísico del
paciente. Se trata de mejorar su humor; es importante analizar ese humor al
principio y al final de la sesión.

También se trata de estimular ciertas reacciones fisiológicas, sobre todo


vegetativas, y de influir en los cambios bioquímicos que tienen lugar en nuestro
organismo.

Como he mencionado anteriormente todo el conjunto de objetivos


psicoterapéuticos y extrapsicoterapéuticos. Gracias a ellos, podemos entender
lo mucho que influye la música en el contexto de la musicoterapia y en otros
ámbitos. Debemos recordar que al buscar esos objetivos, al hablar de música,
debemos prestar atención a la que escuchamos y buscamos cada día. ¿Nos
ayuda, nos refuerza y nos ayuda a funcionar? ¿Escuchamos música por
casualidad y no nos refuerza ni ayuda a nuestro desarrollo? Les recomiendo
analizar lo que el paciente escucha y qué música deberían buscar.

Hay cinco métodos principales de musicoterapia utilizados en todo el


mundo.

 El primer método es la musicoterapia creativa, creative music


therapy, elaborada por Paul Nordoff y Clive Robbins. Es un enfoque
creativo que estimula el desarrollo. Les recomiendo buscar videos en
YouTube de sesiones de musicoterapia creativa. Este método se basa
en el potencial creador de las personas. Los autores del método dan por
supuesto que todos tenemos potencial para crear, independientemente
de nuestros problemas, disfunciones o déficits. Cualquier persona tiene
potencial para crear. Se sigue la norma de no trabajar en los déficits del
paciente, sino en el potencial que tiene para compensar esos déficits. La
forma básica de la terapia se trata de componer música conjuntamente y
un diálogo musical con el cliente. Tanto el terapeuta como la persona
que participa en la terapia disponen de distintos instrumentos y objetos
con los que se pueden emitir sonidos. Con base en una conversación
creativa, dialogan y establecen un contacto terapéutico. La esencia del
contacto terapéutico consiste en seleccionar los instrumentos
adecuados, colocarlos y estimular al paciente para animarle a crear algo
nuevo, a que coja instrumentos nuevos, emita sonidos nuevos y estimule
su potencial creativo. Como curiosidad, en este método hay dos
terapeutas en cada sesión con un paciente. Uno cuenta con un
instrumento y el otro es la persona que apoya y acompaña a la persona
que participa en la terapia. Es el asistente del paciente.
 Otro método es la musicoterapia analítica, analitical music therapy. Se
basa en el simbolismo de la interpretación y la improvisación, a menudo
en contar cuentos e historias. Aprovecha el papel terapéutico de
fenómenos como la transferencia y la contratransferencia que se
manifiestan en el proceso terapéutico. La sesión, normalmente
individual, viene precedida por una conversación sobre el tema que
quiere trabajar el paciente. Aquí vuelve a haber un elemento
característico: la improvisación musical, por lo que no utilizamos un
material musical preparado, sino que sacamos sonidos de objetos e
instrumentos y los combinamos con las historias y los cuentos que nos
presenta el paciente. Esas historias se desarrollarán mediante la
conversación con el terapeuta.
 Tercer método: musicoterapia conductista, creada por Clifford Madsen.
Se centra en la evaluación del comportamiento y en la idea de un
programa de corrección que contemple la influencia del entorno. La
música cumple la función de modificar el comportamiento. Mediante las
actividades musicales, se refuerzan las conductas correctas y se
eliminan aquellas conductas indeseadas, como ocurre en el enfoque
clásico conductista. La música representa un nexo de unión en la
reacción terapéutica, entendida como reacción entre paciente y
terapeuta o con el entorno. Si desistimos del método de premios y
castigos, hay muchas probabilidades de que los efectos terapéuticos
conseguidos se pierdan.
 Visualización guiada con música – Guided Imagery and Music según las
premisas de Helen Bonny. Es un método muy interesante y que se
diferencia bastante de los que he descrito hasta ahora. Utiliza programas
especiales basados en música clásica. La música no solo estimula la
imaginación, también las emociones, y permite extraer de la consciencia
contenido que requiere examen. Es decir, como en el resto de métodos
y técnicas de la arteterapia, hablamos de aspectos de nuestra psique: el
subconsciente y el inconsciente. Se trata de llegar a ellos y sacarlos a la
consciencia para que se puedan percibir, para que pueda existir un
proceso de introspección y se puedan examinar. Es más, la música
puede apoyar el proceso terapéutico y ayudar a recuperar el equilibrio
físico y mejorar la calidad de vida y el desarrollo de nuestro paciente.
 El último tipo de musicoterapia es la musicoterapia de Benenzon, creada
por Rolando Benenzon. Este modelo tiene como objetivo permitir que el
cliente dirija su energía creativa para abrirse a la comunicación con otras
personas. Aquí no hay elementos preparados ni programas musicales
predeterminados. Se hace hincapié en la creatividad, en que el paciente
improvise mediante la creatividad en las relaciones con otras personas.
Estas relaciones se construyen en un contexto no verbal, sin palabras,
mediante sonidos, onomatopeyas, instrumentos... El musicoterapeuta
ayuda a las personas a olvidarse de experiencias negativas y a
descargar sus emociones mediante sonidos, música, movimientos,
gestos, mímica y silencios.

Todos esos enfoques que he descrito se diferencian entre si.

¿En qué consiste la interacción terapéutica durante la sesión de


musicoterapia? Aquí vuelvo a hablar de Natanson. En su práctica, se basó en
obras de música clásica, lo que argumentó de la siguiente manera: "La música
clásica, debido a su función social natural, consigue evocar experiencias
emocionales más profundas en sus receptores que otros géneros y demuestra
la mayor capacidad de afectar el estado de ánimo". Esto es importantísimo, ya
que el estado de ánimo está estrechamente relacionado con las emociones, y
las emociones son el medio que consideramos durante el proceso terapéutico.
Además de la música clásica, recomiendo buscar otros géneros que puedan
ser igual de útiles y contribuir al proceso terapéutico.

La música es el elemento más relevante de la musicoterapia. Por lo tanto,


surge la pregunta: ¿cómo debemos escogerla? ¿Hay alguna clave infalible? No
existe una lista de piezas elaborada científicamente. Por lo tanto, no podemos
afirmar que un tema en concreto evoque una reacción específica. Cada vez
que elijamos canciones, objetos o instrumentos para estimular al paciente,
tenemos que experimentar. Esto requiere que el terapeuta conozca
perfectamente su taller, sus competencias profesionales y, sobre todo, que
diagnostique bien a su paciente mediante una conversación inicial y recabando
documentación. Esta información será clave para la terapia tenga éxito.

La normativa ISO determina que la música aplicada en la arteterapia debe


atrapar al receptor. El terapeuta debe tener en cuenta el entorno musical del
paciente. Con qué música creció, qué música le resulta más cercana, qué
escucha cada día. Los musicoterapeutas que quieren sintonizar con el humor
del paciente al principio de la sesión siguen esta norma. La norma ISO viene
del griego "isos", "iguales". Esto significa que la selección musical para
comenzar a trabajar con el paciente debe adaptarse a su estado emocional al
inicio de la interacción. Es decir, si el paciente os cuenta que está triste,
deprimido o preocupado, de acuerdo con esta norma, no debe escuchar al
principio música animada que estimule un aumento de la tensión nerviosa y
muscular, ya que esto provoca una disonancia. Esta disonancia suele hacer
que el paciente se abstraiga del proceso terapéutico, o que este transcurra con
mucha dificultad.

A nosotros nos interesa que el paciente sintonice con la música y que cambie
su ritmo de respiración junto con ella. Esto lo hacemos gradualmente. Primero
respondemos al estado emocional del paciente, y a continuación, durante la
sesión, vamos cambiando el carácter de la música que queremos proponerle al
paciente. La selección musical debe adaptarse al conocimiento y a las
preferencias culturales de la persona que se somete a la terapia. Debemos
acumular una gran cantidad de material sobre el paciente.

Cualquier tipo de música puede ser útil en la musicoterapia. La función del


musicoterapeuta no es solo lograr un desarrollo musical, sino que este
desarrollo sea el adecuado.

¿Cómo se siguen los cambios y los efectos? ¿Qué resultados podemos


conseguir mediante los métodos de musicoterapia? Este seguimiento puede
transcurrir de distinta maneras, ya que hay métodos diferentes, así que el
seguimiento se basará en distintos elementos.
En el caso de la musicoterapia creativa, se graban las sesiones y después los
terapeutas que participan en la sesión las reproducen y las describen. Se hace
hincapié en la evolución de la relación paciente-instrumento, pero también en el
terapeuta. El terapeuta es la persona que estimula y dispone de instrumentos
de todo tipo, pero en relación con el segundo terapeuta, es una persona de
apoyo. Se supervisan los cambios en la comunicación recíproca y en el
desarrollo individual del cliente. Por ejemplo, la adquisición de nuevas
habilidades manuales. Pensemos en una persona con dificultades de
motricidad: no se movía, y ahora, en la medida de lo posible, intenta acercarse
a los instrumentos que le interesan. Si durante la sesión, el terapeuta ve un
movimiento, ve que el paciente tiene una preferencia particular, alejará ese
instrumento del paciente un poco más. Lo hará para estimular su desarrollo
mediante el estímulo a participar en la sesión, así anima al paciente a recorrer
distancias mayores para así desarrollar su motricidad.

En la musicoterapia analítica, hacemos un seguimiento de los cambios en el


simbolismo de la improvisación interpretada, de decir, supervisamos el
simbolismo que aparece y que desaparece, el proceso del cambio. Nos
fijaremos en la temática actual de relatos e historias, un elemento importante
en este enfoque. Algunas aparecen en las siguientes sesiones. Nos fijaremos
en los ámbitos relativos al fenómeno de transferencia y contratransferencia.

Musicoterapia conductista. En este enfoque, la música cumple la función de un


medio o estímulo que provoca cambios en el comportamiento. Observamos el
refuerzo de los comportamientos correctos. Analizamos el ritmo al que el
paciente adquiere nuevas capacidades, lo rápido que se refuerzan esas
capacidades y el ritmo al que se eliminan los comportamientos indeseados. La
desaparición del estímulo, en este caso la música, puede acarrear una pérdida
de los efectos de la terapia. Al dejar de estimular, no podremos mantener los
efectos terapéuticos que el paciente espera conseguir gracias a nosotros.

Visualización guiada con música. En este caso, evaluaremos los efectos de la


estimulación de la imaginación y las emociones, además del transcurso del
proceso de obtención consciente de contenido que requiere un esfuerzo. ¿Va a
transcurrir de manera rápida de manera exponencial, o muy lento y paso a
paso? El proceso de recuperación del equilibrio psíquico es clave y debemos
tenerlo en cuenta en el seguimiento del paciente. Debemos observar hasta qué
punto recupera el equilibrio y hasta qué punto existe una mejoría de su vida y
de su desarrollo. Esto es muy relevante para analizar este método.
El último método de musicoterapia es el de Benenzon. En este caso, se evalúa
el proceso de reconducción de la energía creativa del paciente y su apertura al
diálogo con la gente. Sabemos que, durante la sesión, el elemento principal es
entablar una relación con otros participantes de manera no verbal, sin usar
palabras. Analizaremos los gestos, sonidos y movimientos que utiliza el
paciente. Analizaremos sus relaciones interpersonales: con quién entabla
relaciones, qué carácter tienen esas relaciones y cuál es su efecto. Quizás
retoma o corta esas relaciones. Todo esto será muy importante.

Es clave que puedan hacer un seguimiento de los cambios y los efectos


durante la sesión para poder elegir el método adecuado a cada paciente y sus
preferencias.

Fototerapia
Ahora veremos cómo usar la fotografía en el proceso terapéutico y qué
técnicas podemos utilizar para activar lo que evoca la fotografía.

En cuanto al desarrollo de la fototerapia, hablaremos de dos enfoques


importantes. Sobre la fototerapia: se trata de trabajar con el material que
describe la literatura como material de "fotografoterapia" o fotografía
terapéutica, es decir, un tipo de trabajo que consiste en que el participante
realice fotos. Aquí el participante es el creador que realiza fotografías.

En el caso de la fototerapia, no es un requisito. El proceso de hacer fotos no es


un elemento terapéutico y no se encuentra presente en esta terapia. Los
procesos terapéuticos consisten en trabajar con fotografías preparadas. En un
momento describiré cinco técnicas de fototerapia. El autor de las fotos
empleadas en la fototerapia no tiene por qué participar en ella.

Veamos lo que es la técnica de fototerapia. Esta técnica emplea fotos


personales y familiares de los clientes, o sea, material ya existente y
emociones, pensamientos, recuerdos e información que transmiten las fotos.
Son un catalizador, un estímulo que da lugar a una comunicación terapéutica.
La imagen es el estímulo que provoca una reacción, pone en marcha el
proceso terapéutico y da lugar al diálogo con el paciente o con el grupo de
pacientes en la sesión terapéutica. Cada foto es un como un tipo de
autorretrato, un reflejo del pasado que muestra momentos y personas que
fueron excepcionales. Muchas veces trabajamos con un conjunto de fotografías
que presentan una historia vital personal. Esta huella visual deja ver un camino
emocional y un pasado físico, y a veces incluso muestra un camino futuro. Las
reacciones a las fotos hechas por otras personas, a postales o a ilustraciones
de revistas pueden ayudarnos a interpretar el significado interno que esconden.
El significado real de la foto es lo que podemos ver, lo que está en la foto,
cómo está hecha. A nosotros nos interesa más la reacción a las fotos. Lo que
sucede en el corazón y en la esfera emocional de las personas que la miran. Al
mirar una foto, la gente crea un significado de manera espontánea que, en su
interior, forma parte de la fotografía. Estos significados no siempre coinciden
con el significado que quería darle a la foto su creador, el fotógrafo. El fotógrafo
no tiene por qué participar en la fototerapia.

Pasemos a las técnicas que se utilizan en la fototerapia. ¿Qué es lo que


provocan? Buscar significados visuales, entablar un diálogo, formular
preguntas, deliberar sobre los cambios imaginados. Un tipo determinado de
historia sobre las fotos.

Lo que para el fotógrafo es el punto de conclusión, es decir, una foto realizada,


es el punto de partida en la terapia. La función básica del terapeuta es
estimular la exploración personal del cliente y animarle a interactuar con fotos
familiares privadas que guarda, recuerda o incluso se imagina. Cada una de las
cinco técnicas está relacionada con un tipo de fotografía, cada técnica se
puede combinar con otra y puede utilizarse con otras técnicas de la arteterapia.

Cinco técnicas básicas.


1. La primera son las fotos hechas o elegidas por los clientes. Fotos hechas con su
cámara y fotos de otros autores. Pueden ser postales, imágenes de internet,
incluso ediciones digitales.
2. Segunda técnica: fotos del cliente realizadas por otras personas. Pueden estar
posando o ser espontáneas.
3. Tercera técnica: autorretratos. Fotos realizadas por el cliente para presentarse de
manera fidedigna y metafórica. Siempre son fotos en las que el cliente decide
sobre cómo se deben hacer y qué deben sacar.
4. La cuarta técnica se centra en álbumes familiares y otras colecciones biográficas,
tanto de la familia biológica u de otro grupo de referencia como otro tipo de
colecciones, por ejemplo fotos pegadas a la nevera, en el escritorio del PC o en
páginas de internet familiares. En este caso, vale la pena proponer una cuestión. El
elemento con el que trabajamos es un álbum familiar en relación con la historia de
la familia. Recomiendo utilizar la técnica del árbol genealógico. Se puede escribir,
dibujar o completar con fotos reales de miembros de la familia.
5. Última técnica: fotoproyecciones. Cada foto se crea mediante procesos activos y la
percepción del observado. Mirar cada imagen provoca emociones y reacciones
que son producto de la realidad interior personal, por eso esta técnica no está
relacionada con ningún tipo de fotografía, sino más bien con la relación entre la
imagen y su observador. Cada persona crea su versión de asociaciones única.

¿En qué se diferencia la fototerapia de la terapia mediante fotografía


terapéutica? La fotografía terapéutica supone que el paciente lleve a cabo una
actividad, es decir, usar una cámara y realizar fotos con ella. No nos basamos
en un material fotográfico predeterminado, sino en lo que se crea a partir del
trabajo terapéutico del cliente. Se inicia fuera de las estructuras terapéuticas
formales. Puede ser en el momento en el que se establece un contacto con el
terapeuta o fuera de las estructuras terapéuticas. Se puede mandar como
deberes para casa, es decir, se hacen las fotos entre sesiones y se llevan las
fotos a las sesiones. La fotografía terapéutica sirve para descubrirse a uno
mismo creando una forma artística de expresión particular. Por otro lado, los
terapeutas emplean la fototerapia para ayudar a los clientes que necesitan esa
ayuda.

La exploración fotográfica, la fotografía como terapia, puede tener


espontáneamente un carácter terapéutico por sí misma. La fotografía
terapéutica no es lo mismo que un cambio planificado y activado
conscientemente que tiene lugar mediante el trabajo con un especialista
cualificado y preparado para ello. La forma artística de las fotos queda en un
segundo plano. Lo más importante es lo que se ve en las fotos, las emociones
que ha provocado al autor, y en qué manera podemos trabajar con este
material.

Wita Szulc utiliza el término fotografoterapia, equivalente al término fototerapia


empleado por otros autores. Hablamos de que es una de las formas de
culturoterapia o arteterapia que se basa en el trabajo con fotos, con una obra
acabada, pero se basa en un material existente. Algunas personas consideran
que las técnicas fotográficas son más sencillas, ya que sacar fotos es más fácil
que dibujar. Para mucha gente, hacer fotos es una actividad común y popular, y
en los tiempos que corren es posible hacerlas casi en cualquier lugar y
situación. Sacar fotos dura poco tiempo, por lo que el proceso creativo no tiene
tanto impacto en el fotógrafo. El proceso no dura tanto como el de dibujar, no
hay tiempo para prepararse y reflexionar.

No obstante, el impacto de la creación para las personas que trabajan con ella
es mucho más intenso que en el resto de técnicas de arteterapia y métodos de
expresión. El participante en la sesión no tiene que ser fotógrafo ni tener
competencias profesionales, no tiene que ser el autor de esas fotos. La imagen
es algo que surge en un abrir y cerrar de ojos y se registra de la misma forma.
El seguimiento de los efectos se basará en distintas posibilidades analíticas. En
especial, comprobaremos, haremos un seguimiento y analizaremos las fotos
que se han elegido. ¿Ha elegido una foto propia o de otro fotógrafo? ¿Retratos,
autorretratos, fotos de la naturaleza, objetos o situaciones? Es importante
preguntar por el contenido de la imagen que se analiza y sobre los elementos
que se observan en la fotografía, o si el contenido ha sufrido algún cambio. Por
ejemplo, al describir una foto específica varias veces durante el proceso
terapéutico, indagamos si se ven cambios en la evaluación de nuestro
paciente. Debemos reflexionar sobre su interpretación. Si es de carácter
positivo o negativo, qué elementos percibe nuestro paciente en la foto. ¿Es la
interpretación objetiva, o más bien subjetiva? ¿Hace referencia al pasado, al
presente o al futuro?

Como pueden ver, usando fotografías se puede hacer un seguimiento de los


efectos terapéuticos de distintas maneras. La pregunta es siempre la misma:
¿qué tipo de seguimiento es el mejor? ¿Cuál nos dará más información sobre
el proceso terapéutico que ha tenido lugar y sobre el momento al que ha
llegado el paciente?
Quiero presentarles cómo se puede trabajar gracias a esta técnica. Tenemos
dos fotos de internet, no las ha sacado el cliente. Hacen referencia a la música,
ya que la protagonista es Florence, la cantante del grupo Florence and the
machine. El paciente que ha elegido esta foto la interpreta de la siguiente
manera: "La música de Florence para mí es como el aire, esta foto me ha
hecho darme cuenta. Me ha permitido entender el papel de la música y la
pasión en mi vida. Me permite respirar, recuperar mis fuerzas".

A la izquierda tenemos otra foto totalmente distinta en la que se ve la sala en la


que tienen lugar las sesiones. La foto es de mi taller, y el título de la fotografía
es el siguiente: "La sesión de coreoterapia que cambió mi vida", y la
interpretación de esta foto fue así:

La foto muestra uno de los momentos más importantes de mi vida, evoca


recuerdos, pero su valor artístico es insignificante. Una persona que no haya
estado en la sesión pocas conclusiones puede sacar de lo que ve. Sin
embargo, quien haya estado, puede volver a ese momento y evocar los
sentimientos que le produjo esa experiencia, recuperarlos, interpretarlos y
reflexionar sobre lo que esa experiencia realmente supuso. En este caso, el
participante afirmó que el taller fue clave para él y tuvo un gran impacto en su
vida. Este tipo de fotos va a estimular que nuestros clientes nos cuenten cosas,
interpreten y analicen.

Dramaterapia
Un método de psicoterapia cuyo objetivo es diagnosticar y curar trastornos
psíquicos. Aprovecha elementos del teatro y del drama y se basa en que los
miembros de un grupo terapéutico representen obras teatrales. Aquí podemos
usar figuras, muñecos, marionetas, cualquier tipo de objetos de la sala o del
taller donde tenga lugar nuestra terapia.El doctor Jacob Moreno, una
personalidad muy conocida, creó en los años 20 del siglo pasado el
psicodrama en el ámbito de la psicología.

La dramaterapia consiste en que una persona represente distintos papeles


sociales en situaciones improvisadas. Representar situaciones sacadas de
eventos que en la realidad estuvieron unidos a emociones fuertes es el pretexto
para volver a experimentarlas en una situación segura de "purificación"
emocional, además de para conocer las posibles reacciones de otras personas.

Me refiero a una situación en la que el grupo terapéutico, que se reúne en un


espacio concreto, crea un espacio muy significativo para cada participante.
Sobre todo, el responsable de la sesión debe crear un potencial y un ambiente
adecuado que garantice una sensación de seguridad. ¿Por qué hablo de
sensación de seguridad? Porque para representar y meterte en el papel de
lleno, es importante sentir que lo que en la vida fuera de la terapia puede ser
socialmente inaceptable en este espacio se trabajará y se aceptará. Esta
sensación de estar en un espacio seguro, con la aceptación incondicional del
grupo y del terapeuta, es un elemento clave. Por supuesto, la purificación o
catarsis será otro elemento clave.

La catarsis puede surgir en todas las sesiones terapéuticas y en todos los


participantes; esa sería la situación ideal. No obstante, esa catarsis puede
ocurrir de manera gradual en un esquema lineal, o puede aparecer al final
cuando la obra teatral se represente. En este caso, la dramaterapia tendrá
como objetivo permitir a los participantes crear sus propios escenarios desde el
principio hasta el final.
Al final, la obra no tiene por qué presentarse en público. Los espectadores
pueden ser las mismas personas que han conformado el grupo. En cualquier
caso, la situación ideal sería que la obra se representase ante un mayor
número de receptores. Pueden ser personas seleccionadas, elegidas de entre
espectadores ocasionales, familiares de alguien del grupo, otro grupo de otra
institución, o personas que asistan por su propia iniciativa.

Como he dicho, el momento clave es experimentar la catarsis, así que las


reacciones del grupo serán cruciales. Serán el primer reflejo de lo que muestra
el participante. Será la primera confrontación, que además es segura, ya que
ofrece la posibilidad de experimentar. Esta técnica aporta beneficios tanto a los
"actores" como a los "espectadores". Los espectadores tienen la oportunidad
de experimentar e identificarse con los personajes, su expresión y lo que
sienten y presentan. Es muy importante debatir con el paciente sobre lo que ha
ocurrido en la escena y los sentimientos que le han acompañado. Así
podremos trabajar su problema. Este debate no solo tiene lugar a nivel del
grupo, sino también a nivel espectador-actor.

¿Qué técnicas vamos pormenorizar en el psicodrama?

 Representación de uno mismo, aquí tenemos la oportunidad de


presentarnos como un "papel". Podemos ser nosotros mismos en el
escenario, no tenemos que ponernos máscaras ni revisar nuestras
intenciones y emociones. Esto nos da un psicodrama empapado en
aceptación incondicional.
 Monólogo.
 Doble como conciencia.
 Intercambio de papeles. Suele hacerse en parejas y cada participante
representa papeles opuestos, por ejemplo, víctima y criminal. Los
participantes van intercambiando sus papeles para que todos puedan
experimentar el papel de víctima y de criminal. También pueden ser
papeles estilo madre – hijo. O Caperucita roja y el lobo. Da igual lo que
representemos, lo importante es que los papeles sean opuestos e
intercambiables.
 Reflejo. Esto es distinto al intercambio de papeles, ya que nos permite
trabajar con un compañero, experimentar y observar lo que presentamos
nosotros mismos. Consiste en hacer un movimiento o formular una
palabra, y nuestro compañero lo imitará. Nos reflejamos como en un
espejo, imitamos los movimientos y gestos.
Ahora me gustaría presentarles una sesión de dramaterapia general,
bastante esquemática y limitada, que se suele dividir en 3 fases.

1. Etapa introductoria / calentamiento: pantomima, coreoterapia (no nos olvidemos de


esta introducción, tiene que estar presente en cada sesión, así comprobamos en
qué estado nos ha llegado el paciente). Durante esta introducción saldrá el tema
sobre el que trabajará el grupo, a no ser que sea la continuación a un tema ya
comenzado en sesiones previas.
2. Etapa principal – presentación del problema y trabajo con el problema.
3. Etapa final – conversación general, debate (descripción, resumen, ronda final, es
decir, se trata de comprobar cómo sale de la terapia cada uno de los participantes).

La dramaterapia consiste en trabajar con distintos juegos, elementos artísticos,


música y baile, pero no nos olvidemos de que el teatro es la idea clave.

 Crear relatos con base en fábulas populares y en historias inventadas


(en forma oral o escrita).
 Representar papeles e improvisar (por ejemplo, mediante utilería,
marionetas, objetos aleatorios como el contenido de bolsas o mochilas,
elementos sueltos de un armario). Todo esto puede fortalecer la
inventiva y estimula el potencial creativo.

La dramaterapia permite trabajar con los problemas y los sentimientos que nos
atormentan en unos límites seguros de imaginación creativa. Además, tiene en
cuenta las necesidades individuales de cada participante, algo importantísimo.

En este caso, las habilidades dramáticas no son tan relevantes, al igual que
ocurre con la fototerapia. El objetivo es experimentar situaciones que faciliten
un crecimiento interior y enriquezcan nuestro autoconocimiento. El respeto
mutuo, la sinceridad y la confianza aumentan la sensación de seguridad hasta
que los participantes se sienten preparados para abrirse y empezar su proceso
curativo. Con el tiempo, les será totalmente posible aceptar sus sentimientos y
los de la gente que nos rodea.

Describamos ahora escenarios de ejemplo que utilizo en mi trabajo con


pacientes jóvenes, por ejemplo en centros de menores cuando organizo
sesiones de coreoterapia o terapia mediante el baile. Las propuestas que les
muestro permiten trabajar tanto con un grupo completo como con grupos más
pequeños de 4 o 5 personas, parejas o de forma individual.

El primer ejercicio es un Cuento.

En grupos pequeños de 5 o 6 personas, los participantes, una vez hayan


recibido la utilería, intentan crear una fábula (un corto teatral) mediante esos
objetos. Por lo tanto, todos los participantes obtienen un objeto aleatorio.
Pueden ser utensilios caseros como un cepillo, un peine o un trapo. Se utilizan
para poner en marcha nuestras asociaciones. Se puede imponer un género
(comedia, tragedia, etc.) o una forma (sin palabras, mediante un texto). A
continuación, se presentan todos los cortos frente a todo el grupo y se debate
sobre ellos.

El siguiente ejercicio es el Saludo con música (por ejemplo, música del


ciclo Relaxing Dream, Mountain Paradise, la canción Songbirds). Los
participantes en el juego se mueven libremente por la sala y se saludan de
distintas formas: dándose la mano, frotando las narices estilo esquimal,
dándose la mano y enganchando los pulgares derechos, mientras el resto de
los dedos hace un movimiento de ala de pájaro, abrazándose, tirando de las
orejas a la otra persona para que saque la lengua. Por experiencia sé que
suena raro, pero los participantes se lo toman muy bien, siempre mejora el
humor del grupo.

Otro ejercicio que se puede preparar en grupo es el siguiente: Academia de


pasos tontos (por ejemplo, con Canned heat del discoSynchronized de
Jamiroquai). Los participantes se colocan uno detrás de otro haciendo un
círculo. Un voluntario empieza la presentación de la academia de pasos. El
resto del grupo debe imitar el paso que da el líder. Un rato después, cuando la
persona que lidera toca a la que va delante de él, le pasa el testigo. Así, cada
persona debe hacer una "tontería", sin repetir la acción. Así, cada participante
es el más importante durante un momento y el resto debe seguirle los pasos.
Debemos animar a los participantes que utilicen todo su cuerpo, entonces los
"pasos" son más interesantes y graciosos. Se trata de quitarles a los
participantes el lastre de la vida diaria y darles libertad.

Otra propuesta de trabajo en parejas es la excursión por el desierto.


Visualización – cómo hacerlo con éxito. (Peter Gabriel - Passion). Preguntamos
a los participantes que a quién elegirían para un viaje tan peligroso a la par que
interesante.

Bajo la influencia de la música, los compañeros atraviesan el desierto para


encontrarse con una aventura (la solución a su problema). Surgirá una historia
llena de acción: una introducción, una aventura llena de sorpresas hasta
conseguir el objetivo al final. Los participantes comparten sus experiencias con
la persona que han escogido.

La última propuesta es un trabajo creativo en grupo: "Enséñame tu


problema". Se hace el ejercicio en parejas, pero también se puede trabajar con
otro compañero. Una persona de la pareja muestra lo que acaba de
experimentar en su imaginación, es decir, esa "excursión finalizada con la
solución a su problema". Con música tranquila, la otra persona intenta imitar los
movimientos de su compañero (su baile tranquilo y fluido) de manera que
parezca su reflejo en el espejo. Después, los compañeros se intercambian los
papeles. Recomiendo música tranquila y relajante. Después del ejercicio, las
parejas comparten sus sensaciones: "¿Qué sentiste al imitarse mutuamente?
¿Se han entendido? ¿Han descifrado sus relatos mutuamente? Se puede
modificar este juego de muchas maneras, por ejemplo poniendo un "tema":
animales, tu humor, aventura, plantas, emociones, etc.
Arte bilateral
Es una técnica de arteterapia relacionada con los procesos neurobiológicos.
Trata sobre cómo se deben activar ambas manos y ambos hemisferios del
paciente durante la terapia y el trabajo sobre el problema en cuestión, y de los
beneficios que esto puede ofrecer. El arte bilateral se suele aplicar en la
arteterapia, es decir, en la creación visual (dibujar, pintar). Durante este tipo de
actividades, los participantes deben dibujar con ambas manos a la vez.

En ese momento, ambos hemisferios cerebrales se activan. No obstante,


durante el trabajo, los participantes pueden cansarse física o psicológicamente,
algo natural cuando llevan a cabo un tipo de ejercicio nuevo que nunca habían
realizado.

En nuestro día a día no estamos acostumbrados a este tipo de actividad.


Requiere un trabajo intenso de nuestro organismo y acarrea una pérdida de
fuerzas más rápida. La esencia del arte bilateral es activar ambos hemisferios
cerebrales a la vez, hacer que colaboren para intensificar los procesos
cerebrales.

La kinesioterapia cumple una función parecida: por ejemplo, dibujar con ambas
manos, dibujar con ambas manos y los ojos cerrados para activar ambos lados
del cuerpo y, mediante el movimiento, estimular el trabajo de ambos
hemisferios cerebrales. Hay ejercicios muy básicos, como mover la mano
derecha y la pierna izquierda a la vez. O un ejercicio parecido, dibujar ochos a
la vez con ambas manos. Esta actividad es relajante y permite mantener
nuestra concentración y regenerar nuestras fuerzas.

Otro tema que abordamos son las funciones que realizan los hemisferios
izquierdo y derecho. Analizando la imagen, miremos al lado izquierdo del
cerebro, lo que nos interesa es el elemento del habla, al igual que los números
y las palabras. Cuando hablamos de arteterapia, prestamos especial atención
al tacto. Cuando sujetamos un instrumento para dibujar, por ejemplo si
tenemos que pintar con pintura con los dedos, notamos sobre todo su
estructura, la posibilidad de un tacto tangible será muy importante en este caso.
Lo mismo pasa con el olfato, si la pintura o los rotuladores huelen.
Oído: cuando trabajemos con temas musicales. Y ahora si combinamos
nuestro trabajo con los hemisferios cerebrales, a nuestros sentidos se le va a
unir también la vista. A las cifras y a los símbolos se le unen las imágenes. Al
trabajar con el arte bilateral, podremos concentrarnos por completo en las
funciones de nuestro cerebro y unir elementos que solemos dividir, como el
habla y los colores, o el intelecto y la sensualidad o la emotividad. Conectar
estas cosas nos permite entrar de manera aún más profunda en nosotros
mismos, podemos esperarnos unos efectos muy intensos.

Unir las partes verbalizadas con la experiencia no verbal en el proceso de la


arteterapia puede traducirse en un funcionamiento más integrado de ambos
hemisferios cerebrales, quienes son responsables en diferente medida de los
distintos procesos psíquicos. Los posibles cambios en el funcionamiento
cerebral pueden modificar el modo de pensar, sentir y comportarse del cliente.
Aunque el análisis de los procesos neuronales se trata de una forma de análisis
que se aplica con menos frecuencia en la arteterapia, los resultados que se han
conseguido hasta ahora son prometedores. Como informa Carole McNamee,
los efectos positivos del arte bilateral que se manifiestan como cambios del
comportamiento son la consecuencia de una "colaboración"del hemisferio
cerebral izquierdo –el cual se encarga de solucionar problemas, del habla y del
lenguaje– con el hemisferio derecho –que se especializa en crear
imaginaciones, en el habla no verbal y en el pensamiento holístico e intuitivo.

En comparación con otras corrientes terapéuticas, parece que la arteterapia


facilita en un mayor grado la integración del conocimiento lógico y racional del
paciente con aquellas experiencias más "emocionales", figuradas e intuitivas.
Este mecanismo puede explicar las reglas por las que se rigen los cambios en
las impresiones, el pensamiento y el comportamiento del cliente como
consecuencia del trabajo terapéutico.

Filmoterapia
Se usa como terapia desde hace mucho tiempo. La literatura nos dice que los
primeros intentos de usar películas como terapia tuvieron lugar después de la
Segunda Guerra Mundial. No obstante, hasta los años 90 no se empezó a
describir de manera teórica ni a explicar su uso intencionado y sistemático para
conseguir cambios psicológicos. Por supuesto, esto se traduce en la
disponibilidad del material que empleamos en esta terapia.

En la psicoterapia y en la psicoeducación, las películas se emplean de dos


formas.

 Una de ellas se basa en crear,


 la segunda en observar.

En ambos casos, trabajar con películas va de la mano de la activación de los


procesos cognitivos, emocionales y motivadores individuales, la cual está
enfocada a la expresión, el perfeccionamiento o la racionalización de esos
procesos que tienen lugar en la relación terapeuta-cliente/clientes (por ejemplo,
una familia) o en el contexto de un grupo terapéutico o psicoeducativo.

Ambas maneras de usar películas entran dentro del ámbito de la arteterapia.


En el primer caso, las personas que hacen una película –normalmente un corto
de 5 o 10 minutos– crean arte en un sentido amplio para expresar sus
emociones, intenciones y puntos de vista, acordándolos dentro de un grupo
(crear cortos suele tener carácter de equipo).

En el segundo caso, las películas vistas se tratan como una expresión de


creación humana, al igual que los libros empleados en la biblioterapia.

La visualización terapéutica de películas siempre va acompañada de un


procesamiento psicológico que suele tomar la forma de conversación, aunque
también se puede combinar –sobre todo en la psicoterapia de grupo y en la
psicoeducación– con otras formas de arteterapia, como el dibujo terapéutico o
el psicodrama.
El segundo método de empleo de películas para provocar o reforzar los
cambios psicológicos es el que principalmente define la idea de filmoterapia. La
causa de esto no está demasiado clara. Solo podemos suponer que la
visualización de películas empezó a llamarse "filmoterapia" antes que la
creación de las mismas, ya que la primera opción estaba más disponible
técnicamente, y no se vio sentido a definir con el mismo término a dos tipos
distintos de efectos terapéuticos.

Aunque es posible que las películas ya se utilizaran en la psicoterapia en el


periodo de entreguerras, la primera definición de filmoterapia la formularon en
1990 Berg-Cross, Jennigs y Baruch. De acuerdo con ella, la filmoterapia es "la
técnica terapéutica que consiste en que el terapeuta elige una película y le
recomienda al cliente que la vea solo o con personas determinadas. Según
Dermer y Hutchings, las películas se pueden emplear como un tipo de
intervención terapéutica que sirve para solucionar diversos problemas.

Según Sharp y otros autores, la filmoterapia es la técnica terapéutica que


implica seleccionar unas películas concretas y recomendarlas a los clientes,
para luego procesar las experiencias relacionadas con la visualización en las
sesiones terapéuticas. Por lo tanto, la sesión tiene como principal objetivo
trabajar con la película que se ha visto.

Teniendo en cuenta que un largometraje puede durar una hora y media más o
menos, tendríamos que alargar la sesión otra hora más. Eso no siempre es
posible, así que normalmente los clientes tendrán ver la película en casa, como
si les mandáramos deberes. Después, en la terapia, se trabajará sobre la
película que han visto.
Powell, Newgent y Lee la definen como "uso de películas en la terapia como
metáforas que refuerzan la percepción y el crecimiento adecuado del cliente".
Marsick define la filmoterapia como una ampliación de la biblioterapia, un
"enfoque creativo hacia la terapia que consiste en recomendar al cliente ver
películas que se refieran a sus problemas durante la sesión terapéutica o entre
ellas, para después debatir sobre las mismas con el psicoterapeuta". Por lo
tanto, el debate y el trabajo sobre la película es el elemento clave de la terapia.

Si el terapeuta combina varios elementos terapéuticos puede ocurrir que


durante el trabajo con la película utilicemos técnicas adicionales como el dibujo
o la expresión visual. El repaso no exhaustivo anterior de las descripciones de
la filmoterapia permite definirla como una técnica para iniciar, ejecutar o
reforzar cambios terapéuticos mediante el trabajo psicológico adecuado sobre
las experiencias del cliente relacionadas con la visualización de la película que
el psicoterapeuta ha recomendado.

Por supuesto, la temática o el contexto de la película siempre tendrá que


relacionarse con el problema que sufre el cliente. La selección de películas
tiene que basarse en ello. No obstante, solemos tener varias películas para una
temática en cuestión. Por lo tanto, el terapeuta decidirá cuál elegir con base en
su formación profesional y experiencia, ya que es capaz de tomar un enfoque
individual y elegir el film que más se adecue a la situación del paciente.

Las fases de la sesión filmoterapéutica son parecidas a las de la


dramaterapia. Distinguimos tres fases:

1. Identificación: el cliente percibe los parecidos entre él mismo y el personaje de


ficción, o siente un vínculo emocional con él. El análisis de las acciones y los
motivos de este personaje puede suponer un punto de partida para analizar sus
propias emociones, intenciones, comportamientos y relaciones con otras personas.
2. Catarsis: la identificación con el personaje de ficción puede hacer que el cliente
comience a liberar sus sentimientos reprimidos y sus conflictos interiores. La
identificación, unida a la observación de cómo el personaje lidia con sus problemas
y con la tensión emocional, puede provocar que esos sentimientos reprimidos
salgan a la luz.
3. Comprensión: entender los comportamientos y los motivos del personaje de la
película con el que el cliente siente un vínculo puede acrecentar su consciencia
sobre sus propios problemas, sus causas y las posibles soluciones.
El seguimiento de los cambios observados gracias a la filmoterapia en la sesión
terapéutica consistirá sobre todo en observar los cambios en el paciente, en
particular en sus esferas de personalidad emocional, conductual, volitiva-
normativa y cognitiva.

En cuanto a las películas que podemos proponer para la sesión terapéutica, no


hay límites. Debemos decidir qué películas actuarán de refuerzo o serán
constructivas para nuestro paciente, y qué películas no ofrecerán resultados
positivos.

Como resultado positivo me refiero a los cambios que queremos observar. El


paciente no tiene por qué estar entusiasmado por una película en particular.

Los títulos que les presento son tan solo propuestas. Recordemos que el
terapeuta elige las películas con base en la conversación previa con el cliente,
el diagnóstico y los datos obtenidos (nivel de desarrollo intelectual del paciente,
trastornos, enfermedades, nivel de desarrollo de la personalidad, edad, gustos
cinematográficos, etc.). Antes de elegir una película para trabajar con nuestro
paciente, debemos analizar si los procesos internos que provocará, el material
para analizar y los efectos terapéuticos conseguidos gracias a él coinciden con
nuestros objetivos terapéuticos.

Los elementos terapéuticos de la película no se centran tan solo en la historia o


en los personajes que representan los actores, sino también en la música, la
imagen, los diálogos, la fotografía, la composición de los fotogramas, el
vestuario, la escenografía o el guion. Al seleccionar la película debemos tener
en cuenta todos estos elementos como estímulos que conforman el impacto
terapéutico en el paciente. Esto significa que, además de la historia, son
relevantes los medios con los que se presenta y la manera en la que el director
ha decidido contarla.

En cuanto al género de películas, realmente la literatura de materia considera


que casi todos los géneros cinematográficos se pueden usar en las sesiones
filmoterapéuticas, a excepción de películas eróticas y de terror, ya que la
historia, el contenido y los valores de estas películas son demasiado limitados
para el trabajo psicoterapéutico.

Ahora les voy a presentar cuatro películas. Son de mis favoritas y suelo usarlas
en las sesiones de filmoterapia.
Película Descripción

La película cuenta una historia muy bonita


que me llegó a inspirar en mi desarrollo
profesional. Se basa en hechos reales y
cuenta la historia de un experto bailarín de
baile clásico y de salón. Narra cómo empezó
a trabajar con sus atípicos alumnos fuera de
la escuela de baile que dirige. La historia
presenta las etapas de contacto con unos
adolescentes desobedientes, que tienen
muchos problemas y van a una escuela que
no goza de mucha popularidad.

El personaje principal es testigo del robo de


un coche, ve al criminal y decide unirse al
incidente y no llamar a la policía. Contacta
con la dueña del coche, que resulta ser
Ritmo y
directora de una escuela. Le propone una
seducción "Take the
colaboración atípica en la que ella no cree;
lead" 2006
piensa que no tiene sentido. La idea consiste
en organizar talleres de baile gratis para
jóvenes.

La película cuenta una historia de cómo el


personaje principal se enfrenta al trabajo que
ama, cómo anima a los jóvenes a que
intenten entrar en su mundo y los motiva para
trabajar. Además, vemos un proceso muy
creativo de intercambio entre estos jóvenes al
participar en las clases de baile. También
podemos observar la actitud de los
profesores y los consejos de los padres. Es
un camino repleto de giros de guion,
una historia sobre la amistad, el
descubrimiento de la pasión y la fuerza y la
valentía que otorga la amistad.

La película no es sencilla, cuenta tres


historias. La primera tiene lugar en el siglo
XVI. El conquistador español Tomás Creo,
por encargo de la reina (a quien ama), se
embarca en la misión de buscar el legendario
Árbol de la Vida.
La fuente de la
La segunda ocurre en nuestra época.
vida "The Fountain"
Tommy, busca obsesionado la cura al cáncer
2006 de Darren
de su mujer.
Aronofsky
La tercera transcurre en el siglo XXVI. El
astronauta Tom intenta entender el secreto
de la vida y responder a las preguntas
planteadas por sus vidas anteriores. ¿Qué
pasaría si pudiera vivir eternamente y amar
eternamente a la misma mujer?

Cuenta la historia de un neonazi


estadounidense y su hermano. El personaje
principal muestra su racismo en todo
momento, sobre todo con su esvástica
tatuada en el pecho. Una noche, debido a
una discusión en casa (de lo que nos
American History X
enteramos más tarde), asesina brutalmente a
dos chicos negros. Le condenan a 3 años de
cárcel por homicidio involuntario y le meten
en un bloque con reclusos negros, donde
trabaja clasificando ropa interior con un
hombre negro.

Es una historia de amor sorprendente y llena


de secretos que plantea preguntas polémicas
Siete almas "Seven sobre la vida y la muerte, el dolor y el perdón,
pounds" 2008 la amistad, el amor y la redención.

Es un emotivo relato sobre una persona


atormentada por un secreto que decide expiar
su culpa drásticamente cambiando la vida de
siete personas que no conoce para nada.
Cuando pone su plan en marcha, no hay
nada que pueda detener su decisión.

Les recomiendo que vean estas películas en casa y que las aprovechen (ya
sea enteras o fragmentos) para sus sesiones de arteterapia.